Sunteți pe pagina 1din 3

arot y Coaching, Cambio Personal

La consulta del Tarot


- En mi experiencia como tarotista escucho preguntas que se enfocan en el “otro”. Me
llama la atención que ese “otro”, ya sea la pareja, el jefe, etc., se constituye como el
protagonista de la cuestión desde diferentes perspectivas:

 ¿Qué hará el otro?

 ¿Cómo me ve?

 ¡El otro tiene la solución a mi problema!

 ¡El problema está en el otro!

Las consultas al Tarot bajo estas condiciones me suelen llevar a la reflexión sobre
las oportunidades de Cambio Personal que identifico para quienes otorgamos poder al
“otro”, cuando el sujeto de toda angustia y preocupación somos nosotros mismos.

Las oportunidades de Cambio Personal


Reconozco en esta forma de proceder un lugar común delimitado por conductas y creencias
de apariencia opuesta:
Una de estas creencias consiste en infravalorar el propio poder de acción. Desde la
convicción de que nada de lo que hagamos cambiará la situación, las acciones posibles se
limitan a las que el “otro” decida ejercer. Acostumbro a explicarme esta actitud desde la
posibilidad de que algún día remoto actuamos frente a una situación similar, sin obtener
resultado alguno.

Por otro lado, observo comportamientos que insisten en la misma actuación, a pesar de no
haber obtenido hasta ahora consecuencias satisfactorias para nuestros fines. Nos
desempeñamos así mediante una conducta próxima a una de las definiciones de locura más
sencillas y expresivas que conozco: “La locura es repetir una y otra vez las mismas
acciones, esperando obtener un resultado diferente”.

En todo caso, parece que ambos extremos delimitan con claridad nuestra zona de confort -
de la que siempre resulta incómodo salir - incluso a costa de renunciar así a la posibilidad
de encontrar soluciones efectivas a nuestros problemas. Desmontar nuestras creencias
limitantes y cambiar nuestras acciones constituyen las oportunidades más valiosas para
emprender un proceso de Cambio Personal.

El Coaching como disciplina para el Cambio Personal


Durante las sesiones de un proceso de Coaching, y una vez que el Cliente (Coachee) ha
tenido la oportunidad de analizar su situación, reconocer sus inquietudes, formular el asunto
que le preocupa e identificar su visión y sus objetivos al respecto, iniciamos la fase de
entendimiento. En la misma el Cliente distingue los obstáculos y comprende los motivos
por los que no está consiguiendo sus objetivos. Mediante las preguntas potentes que como
Coach formulo, indagamos sobre las creencias y hábitos que rigen sus acciones y que
dificultan el logro de los resultados que quiere.

A partir de este momento, se abren ante él nuevas posibilidades que antes permanecían
invisibles o inviables. La elección de aquéllas que está dispuesto a emprender, así como la
secuencia en que las llevará a cabo, se aborda en la fase de definición, en la que el Cliente
empieza a actuar de forma diferente, prueba con nuevas acciones y experimenta las
consecuencias, siempre bajo ciertas premisas:

 Considerar las acciones posibles en consonancia con nuestros valores, llegando


incluso a revisar dichos valores.

 Planificar la acción y no actuar por impulsos, manteniendo viva nuestra visión y


nuestros objetivos.
 Afirmar que nuestro cambio y las nuevas acciones inciden en la realidad y nos
llevan a un resultado diferente.

Estoy convencida de que en este nuevo escenario alcanzado mediante el Coaching, las
preguntas al sabio Tarot cambiarán la tercera persona por la primera, formulándose en
unos términos diferentes que nos otorgan el poder a nosotros mismos…

 ¿Qué alternativas tengo?

 ¿Cómo puedo proceder?

 ¡Dame una orientación sobre mis posibilidades para…