Sunteți pe pagina 1din 3

23 inventos que pueden mejorar la vida de millones de personas

Decenas de proyectos ingeniosos buscan ayudar a quienes no tienen agua, luz,


saneamiento, sanidad u otras 'comodidades del primer mundo'

Lámpara portátil 'luz colectiva' en una aldea de Malí. MATTEO FERRONIFUNDACIÓN


ELAND

PABLO LINDE

Madrid 16 SEP 2015 - 11:51 CEST

Aunque las cifras indican que el mundo es un poco mejor que unos lustros atrás,
todavía quedan años para que los 1.600 millones de personas que carecen de
electricidad en sus hogares la consigan, para que los 600 millones que no tienen
acceso a agua potable cuenten con ella o para que llegue saneamiento a los 2.500
millones que aún viven sin él. Mientras tanto, decenas de innovaciones tratan de
acercar estas y otras comodidades del primer mundo a aquellos que no las gozan. En
esta recopilación hay 23 de cuatro ámbitos importantes: energía, agua y
saneamiento, alimentación e informática.

Energía

1. Lámparas con agua y sal

“No solo es un producto, es un movimiento social”. Estas palabras encabezan la web


de Salt, un proyecto que trata de abastecer de luz a las más de 7.000 islas de
Filipinas, algunas de las cuales tienen muy complicado el acceso a la electricidad.
Como sucede en muchos lugares rurales del mundo, las principales fuentes de
iluminación nocturna son las peligrosas lámparas de queroseno. Las de Salt
funcionan a base de sal y agua. Sus promotores aseguran que con esta fuente de
energía pueden dar luz ocho horas al día durante seis meses, que es el tiempo en el
que hay que sustituir los consumibles.

2. Energía del sol

Algunos de los lugares que más necesitan energía por la noche son los que más
reciben durante el día desde el Sol. El proyecto Little Sun quiere aprovechar esto
mediante unas lámparas LED diseñadas por el artista Olafur Eliasson y el ingeniero
Frederik Ottesen que se cargan con energía solar durante el día. “No es caridad,
sino un negocio social”, explican. En lugar de repartir estas lámparas, esta
iniciativa trata de trabajar con comercios locales para distribuirlas. Puede servir
tanto de lámpara como para cargar distintos dispositivos con conexión USB.

3. La pelota que da electricidad

La popularidad del fútbol en todo el mundo inspiró a la empresa Uncharted Play a


idear una forma de energía que se basa en este deporte. Se trata de una pelota que
se carga mientras se juega con ella mediante la energía cinética. Media hora de uso
permite aportar electricidad para una lámpara LED durante tres horas. El principal
reto fue, según cuentan sus responsables, fabricar un balón lo suficientemente
suave para patearlo, que a la vez no se rompiera y pudiera acumular energía. Su
principal problema para países en desarrollo es su precio, de casi 90 euros, que
hace casi imprescindibles las donaciones para que quienes la necesitan puedan
adquirirla.

4. Luz para el Malí rural

Este proyecto italiano con fondos de la Universidad de Barcelona está especialmente


pensado para las comunidades rurales de Malí que no cuentan con luz nocturna. El
arquitecto italiano Matteo Ferroni estudió durante tres años el entorno para idear
una solución que pudiera fabricarse sobre el terreno con los costes mínimos. Así
nació Foroba Yelen o Luz Colectiva, una lámpara callejera transportable que se
carga con energía solar e ilumina con tecnología LED. Un día de sol puede cargar
una batería con un pequeño panel solar con energía suficiente para siete horas de
luz. Los próximos 16 y 17 de octubre se presentará en el Teatre Antic de Barcelona.

El arquitecto Matteo Ferron con su lámpara portátil.

5. Electricidad a pedales

Numerosas innovaciones se basan en el pedaleo humano en sustitución de otras


fuentes de energía. Las usan diversos países de América Latina y África y Asia como
lavadoras, bombas de agua, afiladores, arados, desgranadoras de maíz, molinos,
licuadoras, descascaradoras de café, sierras... En las versiones más sofisticadas,
como la Power Cycle, esta energía se acumula para después ser usada en forma de
electricidad.

Agua y saneamiento

6. Agua del aire

El agua está (también) en el aire. Warkawater es una estructura de bambú y plástico


biodegradable que sirve para recolectar el líquido que está en el ambiente en forma
de niebla, rocío o lluvia. Un entramado que forma una red atrapa las gotas y las va
depositado en un depósito para conseguir hasta 99 litros de agua diarios.

7. Potabilizar por muy poco

En muchos de los lugares que no tienen agua potable sí que cuentan con ella sucia y
no apta para el consumo humano. Para ellos, el H2prO, el invento de una joven que
quedó finalista en los Google Science Fair del año pasado, puede ser una solución.
Se trata de un dispositivo con un filtro de titanio que separa los compuestos
perjudiciales para dejar agua pura. Se comercializan por algo menos de 10 euros.

8. El reto del retrete

Más de 2.500 personas carecen de un váter en su casa. Además de los problemas de


higiene y comodidad, supone incluso un obstáculo para la igualdad de género de los
países en desarrollo. En 2011 la Fundación Bill y Melinda Gates puso en marcha el
reto de reinventar el retrete para intentar hacer llegar lo antes posible de
este lujo a las comunidades que carecen de él, especialmente en la India, donde son
más numerosas. Decenas de proyectos buscan desde entonces poner a disposición los
dispositivos más baratos y útiles.
Este retrete desarrollado por el Instituto Tecnológico de California usa la
energía solar para transformar los desechos humanos en fertilizante.

9. De desechos al grifo

También auspiciado por la Fundación Bill y Melinda Gates, el OmniProcessor es capaz


de transformar 100 toneladas de desechos orgánicos al día en unos 80.000 litros de
agua potable. La imagen del hombre más rico del mundo bebiendo lo que hasta hacía
unos minutos eran aguas fecales dio la vuelta al mundo y es un símbolo que puede
cambiar la vida de miles de personas en el planeta.

10. Tuberías que captan agua

Estas tuberías inteligentes, llamadas Dutyion Root Hydration System (dRHS), están
fabricadas por un material extrarresistente y patentado llamado Dutyon. Su
tecnología hace que capten el vapor, que una vez dentro se licua y se convierte en
agua limpia que sirve para el riego. Son especialmente útiles en zonas áridas y
calurosas donde es difícil que las plantas crezcan.