Sunteți pe pagina 1din 12

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/28172117

Debriefing y tría psicológica en intervención en crisis: una revisión

Article · January 2002


Source: OAI

CITATIONS READS
2 792

2 authors, including:

Manuel De Gracia Blanco


Universitat de Girona
42 PUBLICATIONS   556 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Translation of Screening and Evaluation Instruments for Restless Legs Syndrome View project

Sobrepeso y obesidad en preadolescentes mexicanos: estudio descriptivo, variables correlacionadas y directrices de prevención View project

All content following this page was uploaded by Manuel De Gracia Blanco on 04 July 2014.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Psiquis, 2002; 23 (5): 198-208

Bases para una definición frente a un acontecimiento traumático, el impacto de


estas experiencias son siempre mucho más negati-
Según Caplan ( l ) , la intervención psicológica en vas.
crisis es un recurso que engloba el conjunto de No hay un modelo único de intervención para
acciones y técnicas que tienen por objetivo la asis- todas las víctimas de una crisis, por lo que es nece-
tencia psicológica en emergencias. Su finalidad es sario una aproximación sistemática, amplia y multi-
la reducción del estrés agudo, el restablecimiento factorial, que recurra al apoyo psicológico de toda la
de un funcionamiento independiente y adaptado y la comunidad para garantizar al máximo la recupera-
prevención de los efectos de un posible trauma ción de las personas afectadas (5, 6). Aunque los
psicológico en las víctimas. En definitiva, pretende niños y las personas mayores son los colectivos
parar un proceso de estrés que aumenta, mitigar más vulnerables, todas las personas implicadas en
sus síntomas, normalizar el funcionamiento de las un desastre y de forma especial los miembros de
personas y alcanzar un nivel de equilibrio o de bie- los servicios de emergencias, pueden padecer un
nestar psicológico más alto. trastorno por estrés postraumático (PTSD) (6).
A diferencia de las estrategias de intervención Las intervenciones en crisis requieren entrena-
psicológicas habituales, que inciden en la preven- miento y preparación para garantizar la eficacia en
ción de problemas y en la identificación y corrección la intervención (7). Para responder a las crisis es
de factores etiológicos, la intervención en crisis se muy importante escoger la mejor intervención, el
caracteriza por su inmediatez. Se centra en propor- momento para llevarla a cabo y el tipo de ayuda
cionar apoyo sistemático, en facilitar la expresión específica que requieren las víctimas (6).
emocional, en la resolución de conflictos e inconsis- Desde un punto de vista histórico, los aspectos
tencia~,y en proporcionar estrategias para aceptar que conforman la intervención en crisis se empeza-
la realidad y reorganizar actitudes (1). ron a definir en los años cuarenta y sesenta, perio-
La crisis psicológica es aquella respuesta que se do en el cual los estudios de Caplan (8) fueron deci-
presenta de forma aguda cuando: a) el equilibrio sivos. Este autor definía la intervención en crisis
psicológico se ha interrumpido, b) los mecanismos como una actuación acotada y urgente que se reali-
habituales de afrontamiento han fallado en sus za después de una catástrofe, crisis o emergencia
intentos de resolver el problema o de reestablecer en la que hay que: a) intervenir con rapidez, b) esta-
el equilibrio psicológico y c) el estrés producido por bilizar la situación, c) facilitar la comprensión de los
la crisis causa una determinada disfunción. hechos, d) focalizar en la resolución de problemas y
Todas las situaciones de crisis tienen una serie e) alentar la dependencia de recursos propios (6):
de factores comunes que las definen: los sucesos a) Intervenir con rapidez: la crisis, per se, es
de crisis son normalmente inesperados y de corta una situación de elevado riesgo emocional, que si
duración. Las víctimas de una situación no están no se afronta de forma adecuada puede provocar
preparadas para las crisis y se ven desbordadas procesos de inmovilización o inadaptación.
rápidamente por la intensidad de ésta, por lo que se b) Estabilizar: es importante estabilizar las vícti-
requiere una intervención rápida y controlada a tra- mas o la comunidad víctima, haciendo uso de los
vés de una metodología de intervención eficaz (2). recursos y ofreciendo trabajos de apoyo que ayu-
Los sucesos traumáticos causan reacciones den a restablecer el funcionamiento normal de la
emocionales en las personas que los experimentan . persona.
o en aquellas que son testigos (3). La mayoría de c) Facilitar la comprensión: para poder alcanzar
las reacciones hacia un acontecimiento traumático los niveles de adaptación previos al desastre, es
dependen de cómo perciben la situación las perso- importante que las víctimas estén bien informadas
nas afectadas (1). Además, cuanto más prolongada de lo que está pasando. Para conseguirlo, es nece-
es la situación crítica, mayor puede ser la afectación sario explicar los hechos ocurridos, escuchar las
psicológica de las personas implicadas (4). El narraciones que hacen las víctimas de sus propias
mismo acontecimiento traumático puede producir experiencias, alentarlos a expresarse emocional-
también reacciones muy diferentes en las personas mente y ayudarlos a entender lo que está sucedien-
involucradas. En general, como señala Everly ( l ) , do, tanto desde un punto de vista emocional, como
una mayor implicación o identificación con el suceso cognitivo y conductual.
traumático se muestra directamente relacionado d) Focalizar en la resolución del problema: se
con una mayor afectación psicológica. En la misma trata de ayudar a las personas a centrarse en las
línea, Mitchel y Everly (5) indican que si no hay una dificultades relacionadas con los problemas reales o
preparación o un entrenamiento previo para hacer potencialmente derivados de la crisis, evaluarlas e
A. Costa Marcé y M. de Gracia Blanco

identificar todas sus dimensiones, con el objetivo de para apoyar tanto a las víctimas como al personal
encontrar maneras de afrontarlas y superarlas, cosa de emergencia y para seleccionar las personas que
que permitirá recobrar el funcionamiento indepen- requieren mayor asistencia (5).
diente. Además de los resultados positivos que ofrece a
e) Alentar la autodependencia: es importante corto plazo, la intervención en crisis también aporta
para poder alcanzar un buen nivel de funcionamien- beneficios a largo plazo, ya que es un instrumento
to autónomo y adaptado, a la vez que para poder preventivo que ayuda a reducir el número o la gra-
prevenir los posibles efectos traumáticos. vedad de los casos de PTSD. Esto revierte directa-
mente en una reducción de los gastos sanitarios,
Cuando se realiza la intervención en crisis, hay legales y de personal.
una serie de factores como son la cohesión grupal, En este sentido, Slaikeu (2) facilita una serie de
la disminución de recuerdos perturbadores, el com- premisas a tener en cuenta a la hora de realizar la
portamiento imitativo o el hecho de compartir infor- primera ayuda psicológica:
mación, que pueden facilitar el proceso de recupe- Contacto: escuchar con atención. Reflejar sen-
ración. La intervención psicológica en crisis debe timientos y hechos. Comunicar aceptación.
propiciar cambios en tres aspectos fundamentales: Dimensiones del problema: formular pregun-
1) debe ayudar a liberar las emociones descargan- tas abiertas. Pedir concreción a la persona. Evaluar
do la tensión, 2) proporcionar apoyo social y, 3) faci- la mortalidad.
litar estrategias adaptadas de afrontamiento. Posibles soluciones: hallar maneras de afron-
El hecho de poder compartir las emociones nega- tar la situación. Hacer frente directamente a los obs-
tivas vividas, ayuda a las personas a empezar a táculos. Establecer prioridades.
encarar los miedos, entender el alcance de lo suce- Acción concreta: tomar una medida en el tiem-
dido y comprender que está ocurriendo, lo que per- po. Establecer objetivos específicos a corto plazo.
mitirá restablecer lentamente la rutina habitual. De Confrontar cuando sea necesario. Ser directivo sólo
la misma manera, el apoyo que ofrece la red social si es necesario.
es un recurso clave de ayuda que al mismo tiempo Seguimiento: llegar a un acuerdo con las per-
garantiza a la persona afectada el apoyo necesario sonas afectadas para realizar el posterior segui-
para restablecer la normalidad. El último elemento miento. Evaluación de todas las etapas de la inter-
que actúa como agente de cambio es lo que se vención.
denomina afrontamiento adaptativo. Para que el
afrontamiento adaptativo sea eficaz, se necesita Concretamente, Nicolás et alt. (9) proponen una
que la información proporcionada a la persona afec- serie de pautas a seguir para la intervención en los
tada sea suficiente para que comprenda lo que está entornos familiares de las víctimas:
pasando; es decir, para que pueda hacer una valo- Permitir y facilitar que los familiares puedan
ración cognitiva de lo sucedido que le permita reali- expresar sus sentimientos, teniendo en cuenta el
zar acciones concretas de afrontamiento y para grado de afectación de sus hijos, en el caso de que
desarrollar habilidades suficientes para llevarlo a los haya. Los niños suelen comportarse en función
cabo. de lo que ven y entienden de sus padres, buscando
Estos tres factores facilitadores del cambio están límites, apoyo y guías. Cada niño presenta unas
en consonancia con los cinco principios menciona- .necesidades propias en función de la edad y de la
dos anteriormente y son la guía para articular las situación que deberán ser tenidas en cuenta a la
intervenciones. hora de intervenir.
Para alcanzar los objetivos, toda intervención en Es importante dejar hablar a los hijos con sus
crisis se concreta en acciones específicas como padres sobre los miedos, preocupaciones, confusio-
son: movilizar la población para asegurar la seguri- nes, enfados, tristezas y problemas. Hay que sentir,
dad, descargar la tensión emocional tanto individual escuchar y responder sin imposiciones.
como grupal en una o diversas sesiones para pre- Se recomienda hablar a los hijos con términos
venir el PTSD, procedimientos de intervención en que puedan entender, evitando palabras técnicas o
crisis en el ámbito familiar, desarrollo de acciones que no puedan comprender. Hay que inspirarles
mediante organizaciones, terapia psicológica, etcé- confianza y garantizarles que están seguros y a
tera. Todas estas acciones se han de adaptar a las salvo. En algunos casos, y dependiendo obviamen-
necesidades que surgen durante la intervención. Se te de la edad y madurez de los niños, es recomen-
han desarrollado programas que incorporan varios dable compartir con ellos los sentimientos, pero sin
de estos elementos, y que en la práctica son útiles esperar que resuelvan el dolor de los adultos.
Psiquis, 2002; 23 (5): 198-208

Se ha de ser honesto con los hijos, sin miedo a maniobra de relajación. En todos los casos la des-
mostrar la ignorancia de la respuesta a ciertas pre- movilización solo se inicia cuando la exposición de
guntas. Esto puede facilitar que los hijos acepten las víctimas al desastre ha terminado.
mejor la ambigüedad de sus propios pensamientos. Otra situación de intervención especifica es la
En caso que haya alguna defunción, también es que se realiza con los miembros de los equipos de
importante comunicar a los niños la situación de emergencia y rescate, cuando la situación a la que
forma correcta, con franqueza, evitando los equívo- se enfrentan desborda sus recursos habituales de
cos y facilitándoles siempre la comprensión de lo afrontamiento. En este caso, veinte minutos de
sucedido. separación de las tareas de rescate y de descanso,
Los adultos deben formular expectativas realis- permitirán al personal afectado conseguir cierto
tas de si mismos y de sus hijos. nivel de desahogo emocional y una reducción de la
En el momento que se pueda, es necesario tensión que permita la reincorporación a la tareas
reemprender la rutina empezada y continuar con los de rescate. En algunas ocasiones, la mejor ayuda
proyectos que se habían iniciado. Planificar salidas es dejar a las personas afectadas solas hasta que
y encuentros con otras personas puede facilitar la las operaciones del desastre hayan finalizado y rea-
red de apoyo. lizar la intervención en días posteriores.
Los grupos de ayuda son eficaces para encon-
trar apoyo externo. Se puede asistir conjuntamente Tipología de los desastres e intervención
con los hijos o por separado, como sea más ade- psicológica
cuado en cada caso concreto.
Es importante mantener un buen nivel de salud Mitchell y Everly (29) clasificaron los desastres en
y de higiene personal; pasear o hacer ejercicio categorías para facilitar la adecuación de las inter-
regularmente y descansar las horas necesarias. venciones psicológicas. La clasificación incluye las
siguientes categorías de desastres: naturales,
Tipos de intervención industriales y sociales.
Desastres naturales. Perry, Lindell y Greene
Como se insiste en muchos trabajos (5, lo), ade- (1 1) desarrollaron un modelo para categorizar las
más de seleccionar a la población y el período tem- reacciones de las personas frente a los desastres
poral adecuado, también se tiene que elegir la inter- naturales. Un modelo que posteriores investigacio-
vención más adecuada. El enfoque de la interven- nes demostraron que se podía ser aplicable tam-
ción debe ser sistemático, comprensivo y multicom- bién a las víctimas de desastres tecnológicos (12).
ponente. No obstante, es importante señalar que no Este modelo distingue dos formas de evaluación
existe una respuesta única, distintas acciones pue- del riesgo personal percibido. La evaluación prima-
den ser útiles y adecuadas delante de una crisis. ria se centra en la valoración de la amenaza, y la
Por esta razón, en algunos momentos será más secundaria en las capacidades individuales de per-
adecuado llevar a cabo un apoyo individualizado y cepción del riesgo y en la habilidad para gestionar
en otros será adecuado efectuar un trabajo en cognitivamente esos riesgos y actuar de forma con-
grupo. Algunas veces, los propios familiares de las secuente. Así por ejemplo, si durante el proceso de
víctimas necesitan más asistencia que las propias valoración primaria, la situación se ha percibido
víctimas. La adaptación y la acomodación de cada . como amenazadora, la valoración secundaria se
intervención a las necesidades de cada circunstan- convierte en crítica para afrontar la amenaza. De
cia es la clave para conseguir dar la mejor ayuda a este modo, si la situación se percibe como peligrosa
las víctimas. o de riesgo y las personas consideran que sus habi-
Durante las operaciones de rescate normalmente lidades para hacerle frente son limitadas, es fre-
no se interviene, excepto en aquellas situaciones en cuente que se sobreactúe con respuestas inade-
que es necesario realizar una desmovilización. Una cuadas que pueden aumentar el riesgo de estrés
desmovilización consiste básicamente en proporcio- emocional.
nar a la persona afectada una breve información Desde el punto de vista de las reacciones ante
que le permita reconocer y manejar los indicios indi- los avisos de emergencia, el modelo propuesto por
cadores de un posible PTSD. Además se le facilitan estos autores señala que cuando un desastre es
estrategias para hacer frente a la situación. Inme- inesperado y el nivel de preparación para la emer-
diatamente después y en aquellos casos en los que gencia es bajo, la reacción inmediata de la mayoría
la persona afectada lo requiera, se facilita el des- de las personas ante del primer aviso es de incredu-
canso, que puede ir acompañado o no de alguna lidad y continúan con el comportamiento rutinario
A. Costa Marcé y M. de Gracia Blanco

normal, con el consiguiente aumento del riesgo debriefing, que puede ser traducida como descarga
potencial para la población afectada. emocional o desahogo. Tiene por objetivo principal
Distintas investigaciones han permitido obtener ayudar a las víctimas de los desastres, sus familias
información más específica que facilita la interven- y, en general, a todas las personas implicadas en la
ción en otros desastres naturales como: terremotos asistencia de la emergencia. Con esta técnica se
(13, 14, 15, 16 y 17), incendios (18), huracanes (19, intenta disminuir y10 prevenir las respuestas de
20 y 21), inundaciones (22) y erupciones volcánicas estrés, prevenir los posibles PTSD, el sufrimiento
(23, 24). psicológico, somatizaciones, y aumentar el nivel de
Desastres industriales. Desde un punto de vista bienestar de las personas que han sido víctimas o
psicológico, la proximidad de las poblaciones a las testigos de un desastre.
plantas industriales es un factor importante en las En la práctica, consiste en la formación de grupos
respuestas de los residentes ante riesgos potencia- formados por entre una y diez personas, donde
les. Por ejemplo, las personas que viven cerca de estarían incluidos los psicólogos responsables que
centrales nucleares aceptan esta forma de produc- actuarían como facilitadores, uno de las cuales
ción de energía y sus riesgos potenciales, mucho tomaría el rol central. Sólo pueden participar perso-
más que aquellas que viven lejos de las plantas nas que estén directamente afectadas por el desas-
nucleares (25). En este sentido, el estudio de Wieg- tre, ya sea porqué lo han padecido, han sido testi-
man y alt. (12) concluyó que las personas que viven gos o han intervenido como profesionales de las
en barrios próximos a las grandes industrias quími- emergencias o como voluntarios.
cas, muestran una actitud más positiva hacia todo El debriefing se centra en: a) alivio en un contex-
los relacionado con esas instalaciones y tienen una to de grupo de apoyo, b) la normalización de las
mayor percepción de control, que las personas que respuestas y c) la educación sobre las reacciones
viven a más de 15 kilómetros de estos complejos psicológicas después del acontecimiento. El trata-
químicos. Este hecho es importante en situaciones miento normalmente consiste en una única y prolon-
críticas. Se ha puesto en evidencia (12) que des- gada sesión (6).
pués de varios avisos de emergencia, los residen- Las sesiones de grupo empiezan con una breve
tes de las zonas industriales de riesgo, perciben la descripción de su finalidad. .Uno de los puntos clave
situación menos amenazadora y más aceptable, tie- del debriefing consiste en confrontar a los partici-
nen menos sentimientos de inseguridad y hacen pantes con la realidad de lo sucedido. Es importan-
frente a la emergencia menos activamente. Esto te que las personas sepan qué ha pasado en reali-
afecta negativamente a la intervención, ya que las dad, por lo que se debe informar sobre los aconteci-
personas que viven cerca de los complejos estarían mientos con precisión, de forma realista y actualiza-
menos predispuestas a evacuar. da.
Desastres sociales. Otro ámbito de actuación A continuación, el facilitador invita a hacer una
son los denominados desastres sociales, que son descripción de las experiencias relatándolas a tres
producidos por un creciente malestar civil o político niveles: cognitivo, afectivo y comportamental. Tam-
que amenaza la estructura social de una población bién se les invita a describir los peores momentos
determinada. Los desastres sociales requieren a vividos. El facilitador alienta y reconoce la intensi-
menudo una intervención psicológica específica. dad de las experiencias y enfatiza la universalidad
Por otra parte, hay catástrofes como las sucedi- de las reacciones y la realidad del hecho que han
das en el atentado de Oklahoma o en las Torres sobrevivido. El fracaso percibido se redefine como
Gemelas, que provocan una sensación generaliza- algo que se espera en un desastre. Se conducen
da de desastre social en los individuos de la comu- las reacciones de las víctimas permitiendo que ver-
nidad afectada. Después de estos hechos, se balicen sus experiencias, impresiones, sentimientos
observaron reacciones de PTSD entre la población y pensamientos. Se pretende que las compartan
general en diferentes grados. Se identificaron, ade- con el resto de miembros del grupo para encontrar
más, reacciones iniciales de ira y diversas sintoma- apoyo y maneras para afrontar la situación. Tam-
tologías somáticas que se prolongaron semanas y bién se facilita que se hable sobre la naturaleza
meses después del acontecimiento (6). azarosa de los sucesos, sobre los pensamientos
deterministas y las atribuciones causales, con el fin
Técnicas de intervención en crisis: debriefing de incidir sobre las posibles creencias erróneas de
las víctimas.
Mitchell y Everly (29) desarrollaron una forma de Después se presenta material informativo que se
intervención psicológica en crisis que denominaron centra en: a) ofrecer información para entender los
Psiquis, 2002; 23 (5): 198-208

hechos pasados y lo que las personas sienten en el la crisis y números de teléfono de ayuda psicológi-
momento presente y b) en la prevención de posi- ca. Simultáneamente también se ofrecieron una
bles reacciones futuras. Es una metodología que serie de servicios mediante el teletexto.
potencia la creencia que tienen las personas en su Con posterioridad a la intervención se evaluó el
habilidad para superar una crisis y refuerza sus sen- efecto del debriefing a través de un cuestionario a d
timientos de seguridad. Por este motivo, en el hoc que incluía ítems sobre reacciones de estrés y
debriefing también se incide sobre síntomas que reacciones somáticas (32). Además se evaluaron
pueden aparecer en el futuro: ansiedad, miedo, falta los recuerdos de los síntomas al cabo de una sema-
de concentración, bloqueos de memoria, pensa- na, de un mes y de ocho meses.
mientos obsesivos y síntomas somáticos. Los ítems del cuestionario se agruparon en tres
En el modelo de intervención de Mitchell (34), factores principales:
después de aproximadamente tres horas de proce- Reacciones generales de estrés traumático:
so grupal, en el que se desarrollan los pasos descri- incluye reacciones como la depresión, sentimientos
tos anteriormente, se proporcionan una o dos de de irrealidad, dificultad para concentrarse, ansie-
horas de recuperación. En estas, se describen las dad, irritabilidad y cogniciones recurrentes
reacciones habituales al desastre y las fases usua- Miedos: incluye la mayoría de miedos: miedo a
les de recuperación. Se aconseja facilitar informa- tempestades, agua, miedo a lo que les pueda ocu-
ción escrita para que las víctimas la puedan trans- rrir a los otros, y el miedo a la propia muerte.
mitir con afinidad a sus familiares. Además, se enfa- Reacciones somáticas: vómitos, temblores, pal-
tiza la normalidad de las reacciones posteriores a pitaciones, mareos y tensión muscular.
los sucesos traumáticos para que se puedan afron-
tar de forma adaptativa. (29). Los resultados indicaron también que las reaccio-
En definitiva, la estrategia a seguir se fundamen- nes al estrés decaen con el tiempo en aquellas per-
ta en el hecho de que compartir las experiencias sonas que individualmente han participado en el
con el resto de miembros del grupo, genera senti- debriefing y también que las mujeres consideran el
mientos de afinidad y promueve o activa la red debriefing de más ayuda que los hombres.
social, que garantiza más recursos para reaccionar Por otra parte, Jacobs (26) destaca la importan-
ante los síntomas posteriores al suceso. cia del material informativo facilitado a las víctimas,
insistiendo en que es otro tipo de intervención váli-
Evaluación del debriefing da en cualquiera de las categorías descritas. Este
material, además de ser muy útil para las víctimas,
Chemtob y alt. (30) valoraron los efectos del se puede facilitar a los medios de comunicación, a
debriefing en las víctimas de un huracán que afectó las escuelas, a los padres, empresas y sirve como
una isla Hawaiana en 1992. La intervención psicoló- material educativo para la comunidad. Teniendo un
gica se evaluó con posterioridad y en diferentes carácter eminentemente preventivo y educativo.
momentos después del debriefing con la lmpact of Específicamente, en los folletos informativos se
Event Scale. Los resultados mostraron una reduc- debe facilitar al máximo la comprensión de las res-
ción significativa en las puntuaciones de la escala puestas que las personas pueden manifestar ante
después de realizar el debriefing. Los autores con- un hecho crítico, los posibles síntomas de un PTSD,
cluyeron que había suficiente apoyo empírico para los comportamientos que sirven para aumentar la
corroborar la efectividad de una intervención psico- eficacia del afrontamiento al estrés, los aspectos
lógica posterior al desastre. propios de cada tipo de desastre y los recursos
Otra investigación sobre la eficacia del debriefing locales específicos especializados en salud mental.
fue llevada a cabo por Saari et alt. (31) con las vícti- Es recomendable tener estas hojas informativas en
mas del hundimiento del Estonia en el Norte del mar distintas lenguas y con distintas ilustraciones gráfi-
Báltico en 1994. Se realizó un debriefing con las cas, de acuerdo con las necesidades de cada
víctimas y familiares, con el personal de los trans- comunidad (27).
bordadores, buceadores, pilotos de helicópteros, Un caso especial de intervención es cuando la
miembros del grupo de identificación, y a aquellas población afectada directa o indirectamente son
personas que por su implicación en el desastre se niños o adolescentes. Los niños y los adolescentes
creyó oportuno. Además, se editaron y repartieron manifiestan diferentes respuestas dependiendo de
folletos en diferentes lenguas que proporcionaban características como el sexo, la edad, el tipo de
información escueta y precisa sobre el suceso, las suceso, el contexto familiar y comunitario, el nivel
posibles reacciones que podían padecer a causa de de exposición, el sentimiento percibido de amena-
A. Costa Marcé y M. de Gracia Blanco

za, el dolor y la pérdida. Por lo que, como apunta debriefing tendría que ser el mismo para todas las
Hobfoll (28), el conocimiento de las etapas del personas atendidas. Por tanto, los facilitadores del
desarrollo, del contexto social y de la cultura de la debriefing tendrían que controlar la duración, la aco-
comunidad es crucial para hacer prevención e inter- modación, el número de participantes de cada
vención. Por este motivo, es recomendable solicitar sesión y el desarrollo de la misma, algo que en la
la colaboración de profesionales de la salud mental práctica es sumamente difícil.
con experiencia en asistencia infantil que conozcan
el entorno en el que se ha producido la crisis. Como últimas recomendaciones, Chemtob et al.,
(30) proponen que futuras investigaciones deben
Recomendaciones para las intervenciones en confrontar el tipo de desastre con el tipo de inter-
crisis vención realizada y su posterior evaluación. Identifi-
car las posibles variables psicológicas predictoras
Diversas investigaciones (29, 30, 31) han pro- de una evacuación eficaz y hasta que punto es
puesto una serie de recomendaciones que ayudan necesario incrementar el peligro percibido para
a planificar y garantizan una mayor eficacia en las garantizar comportamientos preventivos.
intervenciones en crisis:
a) Coinciden que en la mayoría de debriefings Tría psicológica
participan más las mujeres que los hombres. Se ha
sugerido que ello puede ser debido a una mayor Como señala Mitchel (34), no todos los supervi-
necesidad de desahogo o bien porque no tienen vientes a un desastre o a una situación crítica
tanta dificultad en expresar públicamente sus emo- requieren una misma intervención psicológica. Cada
ciones. A la vez, como se mencionó anteriormente, persona reacciona de una forma diferente y con dis-
las mujeres valoran más positivamente el debriefing tinta intensidad emocional delante de una misma
que los hombres (29). situación crítica. Por este motivo, indica Mitchel, es
b) Las personas que han participado en los necesario un proceso de selección previa que per-
debriefings presentan' niveles inferiores de estrés y mita proporcionar la intervención psicológica más
tienen mayor percepción de ayuda externa. adecuada en el momento más adecuado.
c) Se tendrá que valorar el nivel de precisión de El concepto de tría está muy bien desarrollado en
las noticias y la fiabilidad de los distintos medios de la intervención médica en emergencias, donde se
comunicación durante el desastre (33). Al planificar entiende como un proceso de selección cualitativo,
la intervención psicológica es importante conocer la basado en la observación de los señales físicas de
calidad y la frecuencia con que se suministra la lesiones y10 un conjunto de síntomas, unido a la
información. En muchas ocasiones, las propias con- urgencia de un tratamiento o intervención quirúrgi-
diciones de la emergencia (p.e. cortes de suministro ca.
eléctrico, vías de comunicación) dificultan la llegada En cambio, en la intervención psicológica en
de información objetiva y coherente a las víctimas, emergencias hay una carencia de criterios homogé-
por lo que es necesario prever sus consecuencias neos que permitan elaborar unos protocolos clínicos
para ajustar la intervención estandarizados y contrastados empíricamente. Se
suele planificar la actuación en función de la obser-
Desde un punto de vista metodológico, hay varios .vación directa de una serie de signos que se rela-
aspectos a tener en cuenta que dificultan la evalua- cionan con una descompensación o con estrés sig-
ción y seguimiento de una intervención psicológica nificativo. Desde un punto de vista logística es
en crisis: importante que los psicólogos que realizan la inter-
a) La variable sexo no se mantiene constante en vención en crisis, puedan identificar a aquellas per-
los estudios porqué participan más las mujeres que sonas que requieren una asistencia más inmediata
los hombres. Este hecho dificulta la elaboración de y cuál es el orden de prioridades a seguir. Un proce-
una intervención en crisis específica para cada dimiento de tría psicológica será operativo si decide
sexo. adecuadamente quien necesita recibir intervención
b) Hay una gran dificultad para hacer investiga- y quien no. Se tiene que identificar la población
ción sistemática con las víctimas de los desastres. objeto de intervención y organizarla en grupos
No es ético, por ejemplo, la formación de un grupo específicos: víctimas supervivientes, heridos y no
control: no se puede aplazar la asistencia psicológi- heridos, familias con difuntos, miembros de la
ca a nadie por intereses metodológicos. comunidad, testigos o espectadores y profesionales
c) Para realizar estudios fiables, el proceso de de la emergencia. Una falta de selección o una
Psiquis, 2002; 23 (5): 198-208

selección incorrecta de las personas afectadas y de lógica que las que hayan sido víctimas de situacio-
la intervención a realizar puede interferir negativa- nes descritas en los últimos niveles. Los niveles
mente en los sistemas de recuperación natural. propuestos son los siguientes:
Para poder realizar una tría psicológica adecuada El nivel 1 es aquel en el que la situación afecta
es clave saber qué reacciones ayudan o facilitan la de forma muy limitada a la comunidad y que no
recuperación y qué reacciones pueden llevar a un causa un estrés significativo en los profesionales de
pronóstico de PTSD. Cannon (35) fue el primer emergencias que intervienen. Se incluyen los acci-
autor que hizo énfasis en la respuesta de lucha o dentes sin víctimas mortales y los actos delictivos
huida como guía para realizar una tría psicológica. sin violencia. Es un nivel que requiere una respues-
Este autor entiende que las respuestas psicofisioló- ta limitada de los equipos de intervención psicológi-
gicas que caracterizan el periodo de adaptación a ca. En el caso que se decida intervenir hay que
las crisis preparan a la persona para sobrevivir. hacerlo de inmediato, pocas horas después del inci-
Gracias a la movilización de los mecanismos psico- dente. Las intervenciones más adecuadas son: el
fisiológicos aumenta la probabilidad de superviven- apoyo individual en la crisis, la neutralización y
cia física al permitir hacer frente a la amenaza. Los desahogo de las víctimas, facilitación de material
mecanismos fisiológicos que preparan para una res- informativo y terapia breve para aquellos que hayan
puesta adaptable a la situación de crisis o trauma quedado más seriamente impactados. En casos de
son: robo, también suele ser útil realizar un proceso de
a) aumento de la activación de la rama simpática ayuda grupal.
del sistema nervioso autónomo; El nivel 2 incluye aquellos sucesos con víctimas
b) aumento de la actividad del sistema neuromus- mortales, donde se ven implicados un pequeño
cular y, número de personas de la comunidad y un pequeño
c) aumento de la activación del sistema simpáti- número de personal de emergencias. Son situacio-
co-adrenal (36). nes en que la familia o el entorno inmediato de la
víctima, requieren de apoyo psicológico en el duelo
Hay una amplia gama de manifestaciones que y facilitación para la posible terapia posterior. En
suelen tener una corta duración como son: episo- estos casos, los familiares suelen necesitar sesio-
dios agudos de dolores musculares, taquicardia, nes prolongadas y continuas. Sin embargo, hay que
manos y pies fríos, elevaciones de la presión san- tener en cuenta que en determinadas ocasiones lo
guínea, respuesta de hipertensión, hipervigilancia, más recomendable será actuar al cabo de unos
agitación leve, formas de agresividad, disminución días o incluso semanas, con el fin de que el proce-
del apetito, disminución de la movilidad gastrointes- so de duelo familiar no interfiera en la intervención
tinal, disminución del deseo sexual, etcétera, que si psicológica y los familiares sean más receptivos a la
bien pueden presentarse con cierta intensidad, no ayuda externa. Con frecuencia también suele que-
parecen estar relacionados directamente con PSTD dar afectado algún profesional de los equipos de
(37). emergencia, que necesita apoyo en crisis de forma
Se pueden identificar varios procesos fisiológicos inmediata. En estos casos, podría ser necesaria la
cuya activación puede desencadenar crisis agudas realización de una sesión de neutralización y un
o PTSD y que numerosas investigaciones han vin- proceso de ayuda grupal. Generalmente, el perso-
culado con la aparición de diferentes manifestacio- . nal de emergencia requiere sesiones cortas y espe-
nes psicológicas traumáticas como son : sentimien- cíficas.
tos de disociación, despersonalización y10 desreali- El nivel 3 engloba aquellos desastres en que el
zación, de reacciones de culpabilidad, incluyendo la número o el tipo de víctimas (sobre todo niños)
"culpa por el hecho de sobrevivir", ideas de impo- supone un impacto considerable en personas de la
tencia, desesperación e ideación suicida (38-46). comunidad y en los miembros del personal de
Mitchell (34) ha propuesto una clasificación en emergencia. En estos casos se requiere un doble
cinco niveles en función de los efectos psicológicos equipo para actuar sobre las víctimas: uno sobre la
del acontecimiento traumático, que se pueden utili- familia, testigos y miembros de la comunidad y el
zar para identificar el tipo de intervención más ade- otro sobre el personal de emergencias. La interven-
cuadaencadacaso. ción individual tendrá que ser inmediata y al cabo
El modelo de clasificación propuesto, estructura- de pocos días se podrá llevar a cabo alguna actua-
do en varios niveles, propone que las víctimas que ción grupal. Las familias requieren apoyo en crisis,
hayan sufrido situaciones clasificadas en los prime- asesoramiento y counseling, mientras que para el
ros niveles tendrán que recibir menos ayuda psico- personal de emergencias se recomiendan procesos
A. Costa Marcé y M. de Gracia Blanco

TABLA l

Clasificación de las intervenciones psicológicas en crisis en función de los distintos niveles de


gravedad de los sucesos

Efectos del acontecimiento Intervención adecuada

Nivel 1 La situación afecta de forma muy limitada - Apoyo individual en crisis.


a la comunidad y no causa un estrés - Neutralización.
significativo en los profesionales de - Desahogo de las víctimas
emergencias que intervienen. Se incluyen - Facilitación de material informativo
los accidentes sin víctimas mortales - Terapia breve para los afectados
y los actos delictivos sin violencia. - En caso de robo, proceso de ayuda grupa1
Nivel 2 Sucesos con víctimas mortales, donde Familias:
se ven implicados un pequeño número -Apoyo psicológico en el duelo y facilitación para
de personas de la comunidad y un la posible terapia posterior.
pequeño número de personal - Sesiones prolongadas y continuas
de emergencias. Personal de emergencias:
-Apoyo en crisis de forma inmediata
- Neutralización
- Proceso de ayuda grupal
- Sesiones cortas y específicas
Nivel 3 Desastres en que el número o el tipo Familias, testigos y miembros de la comunidad:
de víctimas (sobre todo niños) supone - Apoyo en crisis
un impacto considerable en personas - Asesoramiento y counseling
de la comunidad y en los miembros - Intervención individual inmediata
del personal de emergencia. Personal de emergencias:
- Neutralización
- Intervenciones grupales al cabo de unos días
Nivel 4 Sucesos donde el impacto en los Familias, testigos y miembros de la comunidad:
miembros de la comunidad y el - Asesoramiento y counseling
personal de emergencias es grave. Personal de emergencias:
- Neutralización
- Apoyo individual
- Se requieren intervenciones a corto y largo plazo
Nivel 5 Engloba sucesos extremos: guerras, Familias:
ataques terroristas, huracanes, riadas, - Counseling
incendios. Todos tienen en común - Apoyo
su gravedad, el número elevado de - Seguimiento
víctimas mortales, los cuantiosos daños Víctimas en general:
materiales y la necesidad de movilizar - Atender las necesidades individuales, grupales
a numerosos equipos de emergencias. y comunitarias.

de neutralización e intervenciones grupales al cabo grupales y el seguimiento; para las familias es ade-
de unos días. En casos concretos también puede cuado el asesoramiento y el counseling.
ser recomendable una terapia más prolongada. El nivel 5 es la categoría que engloba sucesos
El nivel 4 incluye sucesos donde el impacto en extremos: guerras, ataques terroristas, huracanes,
los miembros de la comunidad y el personal de riadas, incendios. Todos tienen en común su grave-
emergencias es grave. En este caso también se dad, el número elevado de víctimas mortales, los
requieren dos equipos, pero el nivel de intervención cuantiosos daños materiales y la necesidad de
sobre el personal de emergencia, comparado con el movilizar a numerosos equipos de emergencias.
nivel 3, es más intenso y prolongado. En estos
casos se requieren intervenciones a corto y largo En estas situaciones extremas, la infraestructura
plazo. Para los grupos de emergencias es eficaz el de los distintos servicios de emergencias no permite
apoyo individual, las neutralizaciones, los procesos dar una respuesta eficaz de forma inmediata, los
Psiquis, 2002; 23 (5): 198-208

equipos de emergencia pueden tardar días o inclu- Bibliografía


so meses para organizarse y poder atender a las
diferentes necesidades, tanto individuales como 1. Everly GS. Psychotraumatology: A two factor formula-
grupales o comunitarias, de apoyo a las familias y tion of post traumatic stress. Integrative Psychological
los servicios de seguimiento, asesoramiento o tera- and Behavioral Science 1993; 28:270-278.
pia (6) (Tabla 1). 2. Slaikeu KA. Crisis Intervention: A handbook for practi-
Por último, la tría psicológica debe poder facilitar ce and research. Boston, MA: Allyn and Bacon, Inc;
la identificación de las víctimas por sus necesidades 1984.
específicas y de este modo, adecuar el tipo inter- 3. APA. American Psychiatric Association. The diagnos-
vención más urgente. En particular, los miembros tic and statistical manual of mental disorders (4th
de los equipos de emergencias tienen que recibir Ed.). (DSM IV). Washington, DC: American Psychia-
tric Press, 1994.
una intervención a parte del grupo de víctimas, ya
que ambos necesitan intervenciones centradas en 4. Holmes R. Acts of War: The behavior of men in battle.
New York: Free Press, 1985.
las necesidades y cuestiones específicas. El hecho
de compartir el espacio de intervención en crisis 5. Mitchell JT, Everly GS. Critical incident stress debrie-
fing: An operations Manual for the Prevention of Trau-
podría agravar los síntomas de estrés.
matic Stress Among Emergency Services and Disas-
Actualmente, la mayor parte de las intervencio- ter Workers. Ellicott City, MD: Chewron Publishing,
nes priorizan sus operaciones de rescate en los 1996.
riesgos para la seguridad y la salud física, dejando 6. Everly GS, Mitchell JT. Critical lncident Stress Mana-
en un segundo plano la intervención psicológica. gement (CISM): A new era and standard of care in
Para mejorar las futuras intervenciones en crisis, se crisis intervention (2nd Ed.). Ellicott Citym MD: Chev-
tienen que articular las operaciones de rescate y ron, 1999.
asistencia con la intervención psicológica, de una 7. Dyregrov A. Teachin trauma intervention - lessons
forma integrada con el resto de actuaciones. learned. En D. Ajdukovic (Ed). Trauma Recovery
Training. Zagreb, Croatia: Society for Psychological
Assistance, 1997.
8. Caplan G. Principles of preventive psychiatry. New
York: Basic Books, 1964.
Correspondencia: 9. Nicolás L, Artetxe A, Juaregi A, López S. Intervención
Dr. M. de Gracia Blanco psicológica en situaciones de emergencia y desas-
Departamento de Psicología tres. Vitoria: Servicio Central de Publicaciones del
Universitat de Girona Gobierno Vasco, 2000.
Placa Sant Domenec, 9 10. Raphael B. When Disaster Strikes. New York, NY:
E- 170 17 Girona Basic Books, 1986.
E-mail: manuel.gracia @udg.es
11. Perry R, Linde11 M, Greene M. Evacuation decision-
making and emergency planning. Seattle, Washing-
ton: Battelle Human Affairs Research Centers,
1980.
12. Wiegman O, Boer H, Gutteling JM, Komilis E, Cadet
B. The Development of Reactions of the Public to
Warning and Emergency Situations in France, Gree-
ce and the Netherlands. Journal of Social Psychology
1990; 132(1):101-116.
13. Abe K. Levels of trust and reactions to various sour-
ces of information in catastrophic situations. En Qua-
rantelli EL, ed. Disasters: Theory and Research. Lon-
don: Stage, 1978; 147- 158.
14. Mikami S, lkeda K. Human response to disasters.
lnternational Journal of Mass Emergencies and
Disasters 1985; 3: 107-132.
15. Mileti DS, Hutton JR, Sorensen JH. Earthquake pre-
diction response and options for public policy. Boul-
der, CO: lnstitute of Behavioral Science, The Univer-
sity of Colorado, 1981.
16. Turner RH. Waiting for disasters: Changing reactions
A. Costa Marcé y M. de Gracia Blanco

to earthquake forecasts in Southern California. 31. Saari S, Lindeman M, Verkasalo M, Prytz H. The
International Journal of Mass Emergencies 1983; Estonia Disaster: A Description of the Crisis Interven-
1:307-334. tion in Finland. European Psychologist 1996; 1(2)135-
17. Turner RH, Nigg JM, Heller Paz D y Shaw-Young B. 139.
Earthquake threat: The human response in Southern 32. Dyregrov A. Catastrophe psychology. Tampere: Vas-
California. Los Angeles: lnstitute for Social Science tapaino, 1994.
Research, University of California, 1979. 33. Spencer JW, Seydlitz R, Laska S, Triche E. The diffe-
18. Abe K y Kazama R. A psychological analysis of the rent influences of newspaper and television news
evacuation behavior at the great Sakata fire. Interna- reports of a natural hazard on response behavior.
tional Journal of Mass Emergencies and Disasters Communication Research 1992; 19:299-325,
1985; 3: 133-146. 34. Mitchell JT. Essencial Factors for Effective Psycholo-
19. Baker J. Hurricane evacuation beha vior. lnternational gical Response to Disasters and Other Crises.
Journal of Mass Emergencies and Disasters 1991; lnternational Journal of Emergency Mental Health
9:287-3 1O. 1999; 1:51-58.
20. Haas JE, Cochrane HC y Eddy DG. The consequen- 35. Cannon W. The wisdom of the body. NY: Norton,
ces of largescale evacuation following disaster: The 1932.
Darwin Australia cyclone disaster of December 25, 36. Everly GS. A clinical guide to the treatment of the
1974. Natural hazards research working paper no. 27. human stress response. NY: Plenum, 1989.
Boulder, CO: lnstitute of Behavioral Science, The Uni- 37. Everly GS. Toward a Model of Psychological Tría:
versity of Colorado, 1976. Who Will Most Need Assistance? lnternational Jour-
21. Hodler TW. Residents' preparadness and response to nal of Emergency Mental Health 1999; 3: 151- 154.
the Kalamazoo tornado. Disasters 1982;6:44-49. 38. Levine P. Walking the Tiger. Berkeley, CA: North
22. lrish JL y Falconer B. Reaction to flood warning. En Atlantic Books, 1997.
Heathcote RL, Thom BG. Ed. Natural Hazards in Aus- 39. Fontana A, Rosenheck R. A causal model of the etio-
tralia. Canberra, Australia: Australian Academy of logy of war-related PTSD. Journal of Traumatic
Sciences, 1979; 313-329. Stress 1993; 6:4 75-500.
23. Greene M, Perry R y Linde11 M, The March 1980 erup- 40. Marmar CR, Weiss D, Schlenger W, Fairbank J, Jor-
tions of Mount St. Helens: Cityzen perceptions of vol- dan B, Kulka R, Hough R. Peritraumatic dissociation
cano threat. Disasters 1981; 5:49-66. and posttraumatic stress in male Vietnam theater
24. Perry R. Population evacuation in volcanic eruptions, veterans. American Journal of Psychiatry 1994; 151:
floods, and nuclear power plant accidents: some ele- 902-907.
m e n t a r ~comparisions. Journal of Community Psy- 41. Koopman C, Classen C, Spiegel D. Predictors of
ch010gy 1983; 11:36-47. posttraumatic stress symptoms among survivors of
25. Chiva J. Perception of risks in the neighbourhood of the Oakland/Berckeley, California firestorm. American
some nuclear power stations. Paper presented at the Journal of Psychiatry 1994; 151:888-894.
colloquium on the Risks of Different Energy Sources. 42. Holen A. The North Sea oil rig disaster. En Wilson J,
Paris, 1980. Raphael, B. Ed. lnternational Handbook of Traumatic
26. Jacobs DF. lnterim report: APA-CPA Disaster Res- Stress Symdroms. NY: Plenum, 1993; 471-478.
ponse Project. Unpublished manuscript, 1991. 43. Shalev AY, Peri T, Canetti L, Shreiber S. Predictors of
27. Aguilera DM, Broenen R. Experiences of psychologist PTSD in injured trauma survivors: A prospective
volunteers on Red Cross Crisis lntervention Teams. study. American Journal of Psychiatry 1996; 153:219-
Paper presented at the 100th Annual Convention of 225.
the American Psychological Association, Whashing- 44. Brewin C, Andrews B, Rose S, Kirk M. Acute stress
ton, DC, 1992. disorder and posttraumatic stress disorder in victims
28. Hobfoll SE, Spielberger CD, Breznitz S, Figley C, of violent crime. American Journal of Psychiatry 1999;
Folkman S, Lepper-Green B, Meichenbaum D, Mil- 156:360-366.
gram NA, Sandler 1, Sarason 1, van der Kolk B. War- 45. Lee KA, Vaillant G, Torrey W, Elder G. A 50 year
related stress: Addressing the stress of war and other prospective study of the psychological sequelae of
traumatic events. American Psychologist 1991; 46: World War 11 combat, American Journal of Psychiatry
848-855. 1995; 152t516-522.
29. Mitchell JT, Everly GS. Critica1 incident stress debrie- 46. Seligman MEP. Helplessness: On depression,
fing. Ellical City: Shewron, 1993. development, and death. San Francisco: Freeman,
30. Chemtob CM, Sharon PhD, Wayne MA, Cremniter 1975.
MD. Postdisaster Psychological Intervention: A Field 47. Smith W, Dowell J. A case study of co-ordinative
Study of the lmpact of Debriefing on Psychological decision-making in disaster management. Ergono-
Distress. Am. J. Psychiatry 1997; 154(3):415-417. mics 2000; 43(8): 1153-1166.

View publication stats