Sunteți pe pagina 1din 1

Página 510

Extraordinarias y de los caudales correspondientes. El método de transposición de los


aguaceros consiste en adquirir que, precipitaciones excepcionales idénticas, pueden
producirse en la primera cuenca y en calcular la crecida máxima a temer en aquélla, según las
observaciones más completas efectuadas en la segunda.

El método conlleva numerosas variantes que producen, por ejemplo, a investigar, habida
cuenta de las situaciones meteorológicas, las localizaciones de tormentas y las formas del
relieve pluviométrico más peligrosas, el valor máximo de las intensidades de lluvias
verosímiles, etc.; se comprende que ese método no puede ser aplicado más que por
especialistas expertos, a fin de permanecer en los límites de una objetividad razonable.

Un ejemplo notable de investigaciones hidrometeorológicas de ese género es resumido por las


“cartas de las máximas de precipitaciones posibles” trazadas para una gran parte de los
Estados Unidos por el U.S Weather Bureau y el Corps of Engineers (Figs. IX-9 y IX-10).

Esas cartas han sido establecidas ajustando y trasponiendo los datos disponibles concernientes
a los grandes aguaceros en el territorio considerado. El análisis estadístico de los tenores en
humedad de la atmósfera con relación al máximo posible (supuesto igual a la humedad de una
atmósfera saturada encima de un océano a 26 grados centígrados), ha permitido el cálculo
aproximado de la cantidad de agua máxima condensable (Primera Parte, capítulo II), teniendo
en cuenta la velocidad de los vientos y el trayecto habitual de las perturbaciones. Se ha podido
estimar así cual hubiera podido ser la máxima de un aguacero observado, si la “cantidad de
agua precipitable” hubiera alcanzado su mayor valor meteorológicamente posible: la etapa
final del estudio consiste en trazar las isihietas envolventes de las “precipitaciones máximas
posibles” en función de la extensión de la cuenca y la duración del aguacero. En general, para
condiciones semejantes, las precipitaciones máximas posibles decrecen cuando se alejan de las
costas. El valor de esta técnica es dudoso en las regiones de relieve elevando del este y del
oeste de los Estados Unidos, por lo que esas zonas están sombreadas en las cartas de las
figuras IX-9 y IX-10. Las indicaciones de éstas no deben ser consideradas, por otra parte, sino
como datos generales, pues la influencia del relieve topográfico y otros factores pueden
producir localmente anomalías que solo análisis más afinado permitirá descubrir.

III. Método del hidrograma unitario

El métodos del hidrograma unitario que hemos expuesto en el capítulo VIII resuelve en teoría,
muy completamente, el problema, puesto que permita calcular no solamente el caudal
máximo, sino el hidrograma mismo resultante de un aguacero máximo posible -por métodos
análogos