Sunteți pe pagina 1din 35

¿Qué es la electricidad?

La electricidad es un conjunto de fenómenos producidos por el movimiento e


interacción entre las cargas eléctricas positivas y negativas de los cuerpos
físicos.
La palabra "electricidad" procede del latín electrum, y a su vez del
griego élektron, o ámbar. La referencia al ámbar proviene de un descubrimiento
registrado por el científico francés Charles François de Cisternay du Fay, que
identificó la existencia de dos tipos de
cargas eléctricas (positiva y negativa).
Las cargas positivas se manifestaban
al frotar el vidrio, y las negativas al
frotar sustancias resinosas como el
ámbar.
Diagrama de un campo eléctrico
con cargas positivas y negativas

La energía producida por las cargas eléctricas puede manifestarse dentro de


cuatro ámbitos: físico, luminoso, mecánico y térmico.
Si bien la electricidad es abstracta o "invisible" en la mayoría de sus
manifestaciones, como por ejemplo en el sistema nervioso del ser humano, es
posible "verla" en ocasiones, como los rayos cuando se desarrolla una fuerte
tormenta.

Rayos sobre una ciudad en mitad de una tormenta eléctrica

La electricidad es una fuente de energía secundaria


Se denominan energías primarias las que se obtienen directamente de la
naturaleza: solar, hidráulica, eólica, geotérmica, biomasa, petróleo, gas natural
o carbón.
Las energías secundarias provienen de la transformación de energía primaria
con destino al consumo directo, o a otros usos: gasolina, electricidad, gasoil, fuel
oil...
¿Cómo se produce la electricidad para el consumo?
La electricidad se produce mediante sistemas eléctricos que garantizan su
disponibilidad.
Un sistema eléctrico es el conjunto de elementos que operan de forma
coordinada en un determinado territorio para satisfacer la demanda de energía
eléctrica de los consumidores.
Los sistemas eléctricos se pueden clasificar básicamente de la siguiente manera:

 Centros o plantas de generación donde se produce la electricidad


(centrales nucleares, hidroeléctricas, de ciclo combinado, parques
eólicos, etc.).
 Líneas de transporte de la energía eléctrica de alta tensión (AT).
 Estaciones transformadoras (subestaciones) que reducen la tensión o el
voltaje de la línea (alta tensión / media tensión, media tensión / baja
tensión).
 Líneas de distribución de media y baja tensión que llevan la electricidad
hasta los puntos de consumo.
 Centro de control eléctrico desde el que se gestiona y opera el sistema de
generación y transporte de energía.

Usos y aplicaciones de la electricidad


La electricidad es una fuente de energía imprescindible. En cualquier hogar
existen todo tipo de aparatos y electrodomésticos que funcionan con corriente
eléctrica, además del sistema de iluminación.
En la industria, casi la mitad de la energía que se consume es eléctrica. La
electricidad se utiliza tanto como fuente impulsora de los motores eléctricos de
las máquinas y aparatos de cada sector, como para calentar los contenidos de
tanques, depósitos y calderas. Al igual que en el sector doméstico, la electricidad
también es la principal fuente de iluminación, y permite obtener calor y frío
con equipos de climatización.
En el ámbito del transporte, el tranvía, metro o tren son los medios de transporte
eléctrico por excelencia. Actualmente se están diseñando vehículos eléctricos
dirigidos principalmente a usos urbanos, así como vehículos denominados
"híbridos" en los que el motor eléctrico se combina con un motor de explosión,
de manera que disfruta de las ventajas de ambas fuentes de energía. Con un
simple enchufe de corriente eléctrica puede recargarse la batería.
Energía electrostática de una distribución de carga eléctrica
Hasta ahora hemos supuesto distribuciones de carga, pero no hemos
considerado la energía necesaria para formarlas. Se llama energía electrostática
de una distribución de carga eléctrica al trabajo que hay que realizar para
trasladar esa carga desde regiones de potencial cero al lugar que ocupa en la
distribución, supuesto que no hay más campo eléctrico que el que crea la carga
de la distribución. Ese trabajo coincide con el que realizarían las fuerzas
electrostáticas de la propia distribución, si se permitiera que se dispersara su
carga para volver a su situación inicial. En lo que sigue, supondremos que el
medio en el que se sitúa la distribución es un dieléctrico lineal y homogéneo
respecto a la permitividad 𝜀 que llena todo el espacio, y que su densidad de carga
es inicialmente nula en todos sus puntos, por lo que el campo eléctrico también
es inicialmente cero en todos los puntos del dieléctrico. Supondremos el origen
de potenciales en el infinito1.

ELECTROSTÁTICA
La fuerza electromagnética es la interacción que se da entre cuerpos que
poseen carga eléctrica. Es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la Naturaleza.
Cuando las cargas están en reposo, la interacción entre ellas se denomina fuerza
electrostática. Dependiendo del signo de las cargas que interaccionan, la fuerza
electrostática puede ser atractiva o repulsiva. La interacción entre cargas en
movimiento da lugar a los fenómenos magnéticos.
Históricamente los fenómenos eléctricos y magnéticos se descubrieron y estudiaron de
forma independiente, hasta que en 1861 James Clerk Maxwell unificó todos ellos en
las cuatro ecuaciones que llevan su nombre. Por simplicidad, en estas páginas
trataremos por separado los fenómenos eléctricos y magnéticos.
En el Sistema Internacional, la unidad de carga eléctrica es el Culombio (C). Un
Culombio es la cantidad de carga que pasa por la sección transversal de un conductor
eléctrico en un segundo, cuando la corriente eléctrica es de un amperio.
La carga eléctrica es una propiedad fundamental de la materia que poseen algunas
partículas subatómicas. Esta carga puede ser positiva o negativa. Todos los átomos
están formados por protones (de carga positiva) y electrones (de carga negativa). En
general, los átomos son neutros, es decir, tienen el mismo número de electrones que
de protones. Cuando un cuerpo está cargado, los átomos que lo constituyen tienen un
defecto o un exceso de electrones.
La carga eléctrica es discreta, y la unidad elemental de carga es la que porta un
electrón. En el Sistema Internacional, la carga del electrón es:

La carga del electrón es una constante física fundamental. El protón tiene la misma
cantidad de carga que un electrón, pero con signo opuesto.
La carga eléctrica está cuantizada, por lo que, cuando un objeto (o partícula, a
excepción de los quarks) está cargado, su carga es un múltiplo entero de la carga del
electrón.
El concepto de electrón (carga elemental indivisible) fue introducido en el siglo XIX
para explicar las propiedades químicas de los átomos. Desde entonces hasta
principios del siglo XX se propusieron distintos modelos atómicos. Tanto en el modelo
de Rutherford como en el de Bohr, los electrones son partículas que giran en torno al
núcleo, por lo que el átomo es un sistema solar en miniatura.
Con el descubrimiento de la mecánica cuántica se desarrolló una ecuación
(la ecuación de Schrödinger, equivalente a la segunda ley de Newton en Mecánica
Clásica) que permite calcular la función de onda asociada a un electrón. Éste ya no es
una partícula con una posición bien definida, sino que lo que podemos determinar es
la probabilidad de encontrar un electrón cerca de una cierta posición r del espacio.
Esta probabilidad es el cuadrado de la función de onda.
Las soluciones de la ecuación de Schrödinger están cuantizadas, dependiendo sus
soluciones de una serie de números cuánticos relacionados con su energía, con su
momento angular y con su spin.
En la siguiente figura está representado el orbital 1s de un electrón en el átomo de
hidrógeno, que es su estado de más baja energía, denominado estado fundamental:

A lo largo de estas páginas trataremos los fenómenos asociados a dos tipos de


objetos cargados: cargas puntuales y distribuciones continuas de carga.
 Una carga puntual es una carga eléctrica localizada en un punto sin
dimensiones. Este concepto es una idealización, y resultará muy útil a la hora
de estudiar los fenómenos eléctricos.
 Una distribución continua de carga es un objeto cargado cuyas dimensiones
no son despreciables. Los fenómenos eléctricos producidos por distribuciones
de carga son más complicados de analizar, aunque trataremos algunos
sistemas sencillos.

ELECTRIZACIÓN

¿QUÉ ES LA ELECTRIZACIÓN?
Cuando a un cuerpo se le dota de propiedades eléctricas, es decir, adquiere cargas
eléctricas, se dice que ha sido electrizado.
La electrización es uno de los fenómenos que estudia la electrostática.
Para explicar como se origina la electricidad estática, hemos de considerar que la
materia está hecha de átomos, y los átomos de partículas cargadas, un núcleo
rodeado de una nube de electrones. Normalmente, la materia es neutra (no
electrizada), tiene el mismo número des cargas positivas y negativas. Algunos átomos
tienen más facilidad para perder sus electrones que otros. Si un material tiende a
perder algunos de sus electrones cuando entra en contacto con otro, se dice que es
más positivo en la serie Triboeléctrica. Si un material tiende a capturar electrones
cuando entra en contacto con otro material, dicho material es más negativo en la serie
triboeléctrica.
Un ejemplo de materiales ordenados de más positivo a más negativa es el siguiente:
Piel de conejo, vidrio, pelo humano, nylon, lana, seda, papel, algodón, madera, ámbar,
polyester, poliuretano, vinilo (PVC), teflón.
El vidrio frotado con seda provoca una separación de las cargas por que ambos
materiales ocupan posiciones distintas en la serie triboeléctrica, lo mismo se puede
decir del ámbar y del vidrio. Cuando dos materiales no conductores entran en contacto
uno de los materiales puede capturar electrones del otro material. La cantidad de
carga depende de la naturaleza de los materiales (de su separación en la serie
triboeléctrica), y del área de la superficie que entra en contacto. Otro de los factores
que intervienen es el estado de las superficies, si son lisas o rugosas (entonces, la
superficie de contacto es pequeña). La humedad o impurezas que contengan las
superficies proporcionan un camino para que se recombinen las cargas. La presencia
de impurezas en el aire tiene el mismo efecto que la humedad.
En la escuela hemos frotado el bolígrafo con nuestra ropa y hemos visto como atrae a
trocitos de papeles. En las experiencias de aula, se frotan diversos materiales, vidrio
con seda, cuero, etc.. Se emplean bolitas de sauco electrizadas para mostrar las dos
clases de cargas y sus interacciones.
De estos experimentos se concluye que:
1. La materia contiene dos tipos de cargas eléctricas denominadas positivas y
negativas. Los objetos no cargados poseen cantidades iguales de cada tipo de
carga.
2. Cuando un cuerpo se frota la carga se transfiere de un cuerpo al otro, uno de
los cuerpos adquiere un exceso de carga positiva y el otro un exceso de carga
negativa. En cualquier proceso que ocurra en un sistema aislado la carga total
o neta no cambia.
3. Los objetos cargados con carga del mismo signo, se repelen.
4. Los objetos cargados con cargas de distinto signo, se atraen.

FORMAS DE ELECTRIZACIÓN: Cuando un cuerpo cargado eléctricamente se pone


en contacto con otro inicialmente neutro, puede transmitirle sus propiedades eléctricas.
Este tipo de electrización denominada por contacto se caracteriza porque es
permanente y se produce tras un reparto de carga eléctrica que se efectúa en una
proporción que depende de la geometría de los cuerpos y de su composición. Existe,
no obstante, la posibilidad de electrizar un cuerpo neutro mediante otro cargado sin
ponerlo en contacto con él. Se trata, en este caso, de una electrización a distancia o
por inducción o influencia. Si el cuerpo cargado lo está positivamente la parte del
cuerpo neutro más próximo se cargará con electricidad negativa y la opuesta con
electricidad positiva. La formación de estas dos regiones o polos de características
eléctricas opuestas hace que a la electrización por influencia se la denomine también
polarización eléctrica. A diferencia de la anterior este tipo de electrización es transitoria
y dura mientras el cuerpo cargado se mantenga suficientemente próximo al neutro.
Finalmente, un cuerpo puede ser electrizado por frotamiento con otro cuerpo, como
aprecio Tales de Mileto en el siglo sexto antes de Cristo.
Electrización por frotamiento: La electrización por frotamiento se explica del
siguiente modo. Por efecto de la fricción, los electrones externos de los átomos del
paño de lana son liberados y cedidos a la barra de ámbar, con lo cual ésta queda
cargada negativamente y aquél positivamente. En términos análogos puede explicarse
la electrización del vidrio por la seda. En cualquiera de estos fenómenos se pierden o
se ganan electrones, pero el número de electrones cedidos por uno de los cuerpos en
contacto es igual al número de electrones aceptado por el otro, de ahí que en conjunto
no hay producción ni destrucción de carga eléctrica. Esta es la explicación, desde la
teoría atómica, del principio de conservación de la carga eléctrica formulado por
Franklin con anterioridad a dicha teoría sobre la base de observaciones sencillas.
Electrización por contacto: La electrización por contacto es considerada como la
consecuencia de un flujo de cargas negativas de un cuerpo a otro. Si el cuerpo
cargado es positivo es porque sus correspondientes átomos poseen un defecto de
electrones, que se verá en parte compensado por la aportación del cuerpo neutro
cuando ambos entran en contacto, El resultado final es que el cuerpo cargado se hace
menos positivo y el neutro adquiere carga eléctrica positiva. Aun cuando en realidad
se hayan transferido electrones del cuerpo neutro al cargado positivamente, todo
sucede como si el segundo hubiese cedido parte de su carga positiva al primero. En el
caso de que el cuerpo cargado inicialmente sea negativo, la transferencia de carga
negativa de uno a otro corresponde, en este caso, a una cesión de electrones.
Electrización por inducción: La electrización por influencia o inducción es un efecto
de las fuerzas eléctricas. Debido a que éstas se ejercen a distancia, un cuerpo
cargado positivamente en las proximidades de otro neutro atraerá hacia sí a las cargas
negativas, con lo que la región próxima queda cargada negativamente. Si el cuerpo
cargado es negativo entonces el efecto de repulsión sobre los electrones atómicos
convertirá esa zona en positiva. En ambos casos, la separación de cargas inducida por
las fuerzas eléctricas es transitoria y desaparece cuando el agente responsable se
aleja suficientemente del cuerpo neutro.
Conductores, aisladores y semiconductores: Cuando un cuerpo neutro es
electrizado, sus cargas eléctricas, bajo la acción de las fuerzas correspondientes, se
redistribuyen hasta alcanzar una situación de equilibrio. Algunos cuerpos, sin
embargo, ponen muchas dificultades a este movimiento de las cargas eléctricas por su
interior y sólo permanece cargado el lugar en donde se depositó la carga neta. Otros,
por el contrario, facilitan tal redistribución de modo que la electricidad afecta finalmente
a todo el cuerpo. Los primeros se denominan aisladores y los segundos conductores.
Esta diferencia de comportamiento de las sustancias respecto del desplazamiento de
las cargas en su interior depende de su naturaleza íntima. Así, los átomos de las
sustancias conductoras poseen electrones externos muy débilmente ligados al núcleo
en un estado de semilibertad que les otorga una gran movilidad, tal es el caso de los
metales. En las sustancias aisladoras, sin embargo, los núcleos atómicos retienen con
fuerza todos sus electrones, lo que hace que su movilidad sea escasa.
Entre los buenos conductores y los aisladores existe una gran variedad de situaciones
intermedias. Es de destacar entre ellas la de los materiales semiconductores por su
importancia en la fabricación de dispositivos electrónicos que son la base de la actual
revolución tecnológica. En condiciones ordinarias se comportan como malos
conductores, pero desde un punto de vista físico su interés radica en que se pueden
alterar sus propiedades conductoras con cierta facilidad, ya sea mediante pequeños
cambios en su composición, ya sea sometiéndolos a condiciones especiales, como
elevada temperatura o intensa iluminación.

CARGA ELÉCTRICA

Tipo de interacción (atractiva o repulsiva) entre


cargas de igual y distinta naturaleza.
La carga eléctrica es una propiedad
física intrínseca de algunas partículas
subatómicas que se manifiesta
mediante fuerzas de atracción y repulsión entre
ellas a través de campos electromagnéticos.
La materia cargada eléctricamente es influida por los campos electromagnéticos,
siendo, a su vez, generadora de ellos. La denominada interacción
electromagnética entre carga y campo eléctrico es una de las cuatro interacciones
fundamentales de la física. Desde el punto de vista del modelo estándar la carga
eléctrica es una medida de la capacidad que posee una partícula para
intercambiar fotones.
Una de las principales características de la carga eléctrica es que, en cualquier
proceso físico, la carga total de un sistema aislado siempre se conserva. Es decir, la
suma algebraica de las cargas positivas y negativas no varía en el tiempo.
La carga eléctrica es de naturaleza discreta, fenómeno demostrado
experimentalmente por Robert Millikan. Por razones históricas, a los electrones se les
asignó carga negativa: –1, también expresada –e. Los protones tienen carga positiva:
+1 o +e. A los quarks se les asigna carga fraccionaria: ±1/3 o ±2/3, aunque no se los
ha podido observar libres en la naturaleza.

PROPIEDADES DE LAS CARGAS:


 Principio de conservación de la carga:
En concordancia con los resultados experimentales, el principio de
conservación de la carga establece que no hay destrucción ni creación neta de
carga eléctrica, y afirma que en todo proceso electromagnético la carga total de
un sistema aislado se conserva. En un proceso de electrización, el número total
de protones y electrones no se altera, sólo existe una separación de las cargas
eléctricas. Por tanto, no hay destrucción ni creación de carga eléctrica, es
decir, la carga total se conserva. Pueden aparecer cargas eléctricas donde
antes no había, pero siempre lo harán de modo que la carga total del sistema
permanezca constante. Además esta conservación es local, ocurre en
cualquier región del espacio por pequeña que sea. Al igual que las otras leyes
de conservación, la conservación de la carga eléctrica está asociada a una
simetría del lagrangiano, llamada en física cuántica invariancia gauge. Así por
el teorema de Noether a cada simetría del lagrangiano asociada a un grupo
uniparamétrico de transformaciones que dejan el lagrangiano invariante le
corresponde una magnitud conservada.11 La conservación de la carga implica,
al igual que la conservación de la masa, que en cada punto del espacio se
satisface una ecuación de continuidad que relaciona la derivada de la densidad
de carga eléctrica con la divergencia del vector densidad de corriente eléctrica,
dicha ecuación expresa que el cambio neto en la densidad de carga dentro de
un volumen prefijado es igual a la integral de la densidad de corriente
eléctrica sobre la superficie que encierra el volumen, que a su vez es igual a
la intensidad de corriente eléctrica .

 Invariante relativista:
Otra propiedad de la carga eléctrica es que es un invariante relativista. Eso
quiere decir que todos los observadores, sin importar su estado
de movimiento y su velocidad, podrán siempre medir la misma cantidad de
carga.8 Así, a diferencia del espacio, el tiempo, la energía o el momento lineal,
cuando un cuerpo o partícula se mueve a velocidades comparables con
la velocidad de la luz, el valor de su carga no variará.

CARGAS ELÉCTRICAS, MÉTODOS DE ELECTRIZACIÓN Y LEY


DE COLUMB
CARGAS ELECTRICAS: La carga eléctrica es una propiedad de la materia que
permite cuantificar la pérdida o ganancia de electrones.
La carga eléctrica que puede clasificarse como carga eléctrica positiva (protones) y
carga eléctrica negativa (electrones).
TIPOS DE CARGAS ELÉCTRICAS:
Positivas: en este caso la carga de protones será mayor a la de electrones, o bien el
objeto estará únicamente cargado por protones.
Negativas: por el contrario, se trata de la materia que posea mayor cantidad de
electrones que de protones, o que contenga solamente electrones.
MÉTODOS DE ELECTRIZACIÓN:

 ELECTRIZACION POR INDUCCION: Un cuerpo cargado eléctricamente


puede atraer a otro cuerpo que está neutro. Cuando acercamos un cuerpo
electrizado a un cuerpo neutro, se establece una interacción eléctrica entre las
cargas del primero y el cuerpo neutro.
 ELECTRIZACIÓN POR CONTACTO: Cuando un cuerpo cargado se pone en
contacto con otro, la carga eléctrica se distribuye entre los dos y, de esta
manera, los dos cuerpos quedan cargados con el mismo tipo de carga.
 ELECTRIZACIÓN POR FROTAMIENTO: Al frotar un cuerpo fuertemente con
un paño, este se carga positiva o negativamente dependiendo de su tendencia
a perder o ganar electrones respectivamente. Por ejemplo, al frotar una barra
de vidrio, ésta se cargará positivamente.

LEY DE COULOMB
Se tiene dos cargas, por ejemplo dos electrones, separados por una distancia, la
fuerza que uno produce sobre el otro crecera en cuanto mayor sean los valores de las
cargas, osea, a mayor carga, mayor es la fuerza que se produce. ademas dice que es
inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, o sea.. si estan muy separadas,
la fuerza es chica, cuanto menor sea la distancia, o sea que esten mas cerca entre si
los electrones, mayor sera la fuerza.
ELECTRIZACIÓN Y CARGAS
En los experimentos anteriores has podido observar que los cuerpos se pueden
electrizar de tres maneras: por frotamiento, por contacto y por inducción.
A finales del siglo XIX se descubrieron unas partículas que tenían carga eléctrica
negativa y que se llamaron electrones. Este descubrimiento hizo pensar a los
científicos que los átomos no son indivisibles. Por lo tanto, debían tener una parte
cargada positivamente ya que en su conjunto son neutros.
Diversas experiencias permitieron descubrir que esa parte cargada positivamente es
un denso núcleo alrededor del cual giran los electrones. Este núcleo, a su vez, está
formado por dos tipos de partículas unidas firmemente, los protones y los neutrones.
Los protones tienen carga positiva y los neutrones no tienen carga.
Las cargas del protón (positiva) y la del electrón (negativa) son iguales pero de signo
contrario.
La existencia de los electrones permite explicar las tres formas de electrización que
has visto.

Definición de Fuerza

Denominamos fuerza a toda acción capaz de producir cambios en el movimiento o en


la estructura de un cuerpo. Si empujamos una bola con el dedo le estaremos aplicando
una fuerza. Tras aplicarla caben varias posibilidades. Una de ellas es que empiece a
moverse. Otra es que se deforme. Dependiendo de donde la apliquemos, en que
dirección, sentido o cantidad, la bola se moverá o deformará hacia un lado o a otro.
Por tanto, es lógico pensar que las fuerzas tienen un caracter vectorial, de hecho
son magnitudes vectoriales.

Como vector que és, las fuerzas se representan como una flecha, que se caracterizan
por su longitud (módulo), donde se aplica (punto de aplicación), su dirección y sentido.

La fuerza es una magnitud


vectorial que
representa toda causa
capaz de modificar el
estado de movimiento o de
reposo de un cuerpo o de
producir una deformación
en él.

Su unidad en el Sistema
Internacional es el Newton (N). Un Newton es la fuerza que al aplicarse sobre una
masa de 1 Kg le provoca una aceleración de 1 m/s2.

Unidad de Fuerza:
Adicionalmente al Newton (N) suelen utilizarse otras unidades para medir las fuerzas.
Entre ellas podemos encontrar:

 dina (d). 1 d = 10-5 N


 kilopondio (kp). 1 kp = 9.8 N
 libra (lb, lbf). 1 lb = 4.448222 N

Efectos de las fuerzas:


Tal y como hemos visto anteriormente, las fuerzas son las responsables de producir:

 cambios de velocidad, o lo que es lo mismo, aceleración


 deformaciones en un cuerpo.

En el primer caso, si la dirección de la fuerza que se aplica a un cuerpo libre no pasa


por su centro de gravedad, le producirá un movimiento de rotación (giro) y un
movimiento de traslación (desplazamiento). ¿Has probado a golpear un balón con el
pie justo por el borde y no por el centro? ¿A qué la pelota a parte de salir disparada
comienza a girar? La combinación de ambos movimientos hace que describa una
parábola.
FUERZA ELÉCTRICA:
Entre dos o más cargas aparece una fuerza denominada fuerza eléctrica cuyo
módulo depende del valor de las cargas y de la distancia que las separa,
mientras que su signo depende del signo de cada carga. Las cargas del mismo
signo se repelen entre sí, mientras que las de distinto signo se atraen.

La fuerza entre dos cargas se calcula como:

FE = Fuerza eléctrica [N]


q1, q2 = Valor de las cargas 1 y 2 [C]
d = Distancia de separación entre las cargas [m]

La fuerza es una magnitud vectorial, por lo tanto además de determinar el


módulo se deben determinar la dirección y el sentido.

Dirección de la fuerza eléctrica: Si se trata únicamente de dos cargas, la


dirección de la fuerza es colineal a la recta que une ambas cargas.

Sentido de la fuerza eléctrica: El sentido de la fuerza actuante entre dos


cargas es de repulsión si ambas cargas son del mismo signo y de atracción si
las cargas son de signo contrario.

Fuerzas originadas por varias cargas sobre otra: Si se tienen varias cargas
y se quiere hallar la fuerza resultante sobre una de ellas, lo que se debe hacer
es plantear cada fuerza sobre la carga (una por cada una de las otras cargas).
Luego se tienen todas las fuerzas actuantes sobre esta carga y se hace
una suma de fuerzas, con lo que se obtiene un vector resultante.

CAMPO ELÉCTRICO:
El campo eléctrico existe cuando existe una carga y representa el vínculo entre
ésta y otra carga al momento de determinar la interacción entre ambas y las
fuerzas ejercidas. Tiene carácter vectorial (campo vectorial) y se representa por
medio de líneas de campo. Si la carga es positiva, el campo eléctrico es radial
y saliente a dicha carga. Si es negativa es radial y entrante.

La unidad con la que se mide es:

La letra con la que se representa el campo eléctrico es la E.

Al existir una carga sabemos que hay un campo eléctrico entrante o saliente de
la misma, pero éste es comprobable únicamente al incluir una segunda carga
(denominada carga de prueba) y medir la existencia de una fuerza sobre esta
segunda carga.
Algunas características
 En el interior de un conductor el campo eléctrico es 0.
 En un conductor con cargas eléctricas, las mismas se encuentran en la
superficie.
Determinación del campo eléctrico:

Existen básicamente dos formas de determinar el valor del campo eléctrico. La primera
es utilizando una carga de prueba y la segunda es conociendo el valor de la carga que
lo genera y la distancia a la misma.

Con una carga de prueba:

Un primer caso es aquel donde no sabemos cuál es la carga que genera el campo ni a
que distancia se encuentra, entonces utilizamos una segunda carga de prueba. Por lo
tanto, si sabemos que hay un campo generado por otra carga que no conocemos,
ponemos una segunda carga cuyo valor conocemos y medimos la fuerza actuante
sobre la misma. Debemos utilizar una carga (que por convención es positiva) muy
pequeña de tal manera de que no modifique el campo eléctrico que medimos.
Valor del campo

E = Valor del campo eléctrico en ese lugar [N/C]


F = Módulo de la fuerza que obtenemos [N]
q0 = Valor de la carga de prueba [C]

Dirección del campo:


El campo tiene la misma dirección que la fuerza eléctrica.

Sentido del campo:


Sabemos que los campos eléctricos son salientes de cargas positivas y entrantes a
cargas negativas. Por lo tanto si la carga de prueba que estamos usando es positiva, la
fuerza eléctrica tendrá el mismo sentido que el campo (alejándose de la carga positiva
que lo genera).

Conociendo la carga que lo genera:

Si conocemos la carga que genera el campo y a qué distancia se encuentra, podemos


determinar el campo a una determinada distancia de la misma.

Valor del campo

E = Valor del campo eléctrico en ese lugar [N/C]


q = Valor de la carga que genera el campo [C]
d = Distancia a la carga [m]

Sentido y dirección del campo:


Si la carga que lo genera es positiva el campo es radial y saliente. En cambio si es
negativa es radial y entrante.
Teoría Campo Eléctrico
El Campo Eléctrico es la región del espacio en la que cualquier carga situada en un punto
de dicha región experimenta una acción o fuerza eléctrica debido a la presencia de una
carga o cargas eléctricas.
Las características más importantes de la carga eléctrica son:

 La carga eléctrica se conserva.


 Está cuantizada, debe ser un múltiplo entero de la unidad de carga fundamental,
que es la carga del electrón. qe = 1,602 x10-19 C
 Las fuerzas de igual signo se repelen y de signos contrarios se atraen.
 Las fuerzas entre cargas son inversamente proporcionales al cuadrado de la
distancia que las separa.
 Las fuerzas entre cargas son de carácter central.
 Las fuerzas entre cargas son conservativas, es decir, el trabajo realizado por ellas
a lo largo de una trayectoria cerrada es nulo.

Los campos eléctricos pueden tener su origen tanto en cargas eléctricas como en campos
magnéticos variables.
La unidad del campo eléctrico en el SI es Newton por Culombio (N/C), Voltio por metro
(V/m) o, en unidades básicas

POTENCIAL ELÉCTRICO:
El potencial eléctrico en un punto representa el trabajo que debe realizar un campo
eléctrico para mover una carga entre ese punto y otro punto tomado como referencia o
bien el trabajo que debe realizar una fuerza para mover una carga en contra del
campo eléctrico, desde el punto de referencia hasta el punto para el cual se mide el
potencial. Cómo punto de referencia muchas veces se toma el valor de tierra.
Normalmente se habla de diferencia de potencial o de tensión eléctrica, en dónde en
vez de tomar un punto de referencia se toman dos puntos de un campo eléctrico.
El potencial eléctrico en un punto, es el trabajo a realizar por unidad de carga para
mover dicha carga dentro de un campo electrostático desde el punto de referencia
hasta el punto considerado,1 ignorando el componente irrotacional del campo eléctrico.
Dicho de otra forma, es el trabajo que debe realizar una fuerza externa para traer una
carga positiva unitaria q desde el punto de referencia hasta el punto considerado, en
contra de la fuerza eléctrica y a velocidad constante. Aritméticamente se expresa
como el cociente:
El potencial eléctrico solo se puede definir unívocamente para un campo estático
producido por cargas que ocupan una región finita del espacio. Para cargas en
movimiento debe recurrirse a los potenciales de Liénard-Wiechert para representar un
campo electromagnético que además incorpore el efecto de retardo, ya que las
perturbaciones del campo eléctrico no se pueden propagar más rápido que
la velocidad de la luz.
Si se considera que las cargas están fuera de dicho campo, la carga no cuenta con
energía y el potencial eléctrico equivale al trabajo necesario para llevar la carga desde
el exterior del campo hasta el punto considerado. La unidad del Sistema
Internacional es el voltio (V).
Todos los puntos de un campo eléctrico que tienen el mismo potencial forman una
superficie equipotencial. Una forma alternativa de ver al potencial eléctrico es que a
diferencia de la energía potencial eléctrica o electrostática, él caracteriza sólo una
región del espacio sin tomar en cuenta la carga que se coloca ahí.

DIFERENCIA DE POTENCIAL O TENSIÓN:


La diferencia de potencial entre dos puntos A y B de un campo eléctrico es un valor
escalar que indica el trabajo que se debe realizar para mover una carga q0 desde el
punto A hasta el punto B. La unidad en la que se mide el potencial es el voltio o volt.

Unidad de potencial:
Al ser una medida del trabajo por unidad de carga, una forma de definir al voltio es
como joule / coulomb. Es decir que existe una diferencia de potencial de un voltio,
cuando para mover un coulomb de carga entre dos puntos se debe realizar un trabajo
de un joule.

Es posible también expresar al voltio con otras relaciones, como por ejemplo potencia
eléctrica sobre corriente eléctrica. De esta manera:

Si dos puntos entre los cuales hay una diferencia de potencial están unidos por un
conductor, se produce un movimiento de cargas eléctricas generando una corriente
eléctrica.
Fuerza electromotriz:
Cuando se tiene una diferencia de potencial entre dos puntos, es decir una capacidad
de producir corriente eléctrica y por lo tanto energía, se la suele denominar fuerza
electromotriz (FEM). Se la mide en voltios.

BIOELECTRICIDAD
Es una rama de las ciencias biológicas que estudia los fenómenos consistentes en la
producción de campos eléctricos producidos por seres vivos.

 ELECTROSTATICA: Es el área de la física que se encarga de estudiar


fenómenos asociados a cargas eléctricas en reposo. La electrostática es el
punto de partida para el estudio del fenómeno de la electricidad.
 ELECTRODINAMICA: Parte de la física que estudia las cargas eléctricas en
movimiento y los fenómenos que da origen el movimiento de las cargas
eléctrica
 CARGA: Propiedades intrínseca de electrones y protones. Puede ser positiva o
negativa.
 CANALES IONICOS: Son proteínas que atraviesan la membrana permitiendo
el pasaje de iones a favor de su gradiente de potencial electroquímico,
constituidos por regiones hidrofóbicas en contacto con las cadenas
hidrocarbonadas de los lípidos, y por regiones hidrofílicas encerradas en el
interior y protegidas del ambiente hidrofóbico,
LEY DE COULOMB: Menciona que cargas opuestas se atraen y cargas iguales se
repelen. Formula: La unidad de carga en el sistema Internacional de Unidades es el
Coulomb (C). Un electrón tiene una carga de 1.602 10-19 C mientras que un protón
tiene la misma cantidad de carga, pero de signo contrario.
DIFERENCIA DE POTENCIAL: La diferencia de potencial entre A y B se relaciona con
la diferencia de energía asociada al movimiento de carga entre los puntos A y B, bajo
la influencia de un campo eléctrico: ∆ VAB = ∆E / q Cuando la energía asociada al
desplazamiento de 1 Coulomb es de 1 Joule, la diferencia de potencial es 1 volt Volt =
Joule/Coulomb
EQUILIBRIO ELECTROQUÍMICO: Una membrana separa dos soluciones acuosas en
dos compartimentos A y B. El ión X+ se encuentra más concentrado del lado A que del
B. Si no hay una diferencia de potencial entre ambos lados de la membrana, X+
tenderá a ir de A a B lo mismo que si se tratara de una partícula no cargada.

Presión osmótica:
Presión osmótica
Osmosis (presión osmótica): Puede definirse como
la presión que se debe aplicar a una solución para
detener el flujo neto de disolvente a través de una
membrana semipermeable.
La presión osmótica es una de las cuatro propiedades
coligativas de las soluciones (dependen del número
de partículas en disolución, sin importar su
naturaleza). Se trata de una de las características
principales a tener en cuenta en las relaciones de los
líquidos que constituyen el medio interno de los seres
vivos, ya que la membrana plasmática regula la
entrada y salida de soluto al medio extracelular que la
rodea, ejerciendo de barrera de control.

Ósmosis
Por ósmosis se conoce
al fenómeno de difusión de agua a través de una membrana semipermeable
(conocidas también como de permeabilidad diferencial o de permeabilidad
selectiva).

Ejemplos de ese tipo de membrana son la membrana celular, como así también
productos como los tubos de diálisis y las envolturas de acetato de celulosa de
algunas salchichas.
La presencia de solutos decrece el potencial de agua de una sustancia, por lo tanto
existe más agua por unidad de volumen en un vaso de agua corriente que en el
volumen equivalente de agua de mar.

En una célula, que posee organelas y moléculas grandes, la dirección del flujo del
agua es, generalmente, hacia el interior de la célula.

Presión osmótica:
La presión osmótica se define como la presión hidrostática necesaria para detener
el flujo neto de agua a través de una membrana semipermeable que separa
soluciones de composición diferente. La presión osmótica (p) está dada por:

P = Rt (Cb – Ca) = Rt ΔC Donde p es presión osmótica medida en atmósferas (atm),


R la constante de los gases, T la temperatura absoluta y DC la diferencia de las
concentraciones de solutos a ambos lados de la membrana. La presión osmótica es
una propiedad de tipo coligativa, es decir, depende del número de partículas. Así
por ejemplo una solución de NaCl 0,5 M, si estuviera totalmente disociada en Na+ y
Cl-, sería equivalente a una solución de glucosa 1M.

 Las soluciones hipertónicas son aquellas, que con referencias al interior de


la célula, contienen mayor cantidad de solutos (y por lo tanto menor potencial
de agua).
 Las hipotónicas son aquellas, que en cambio contienen menor cantidad de
solutos (o, en otras palabras, mayor potencial de agua).
 Las soluciones isotónicas tienen concentraciones equivalentes de solutos y,
en este caso, al existir igual cantidad de movimiento de agua hacia y desde
el exterior, el flujo neto es nulo.

Las células animales se hinchan cuando son colocadas en soluciones hipotónica,


algunas como los eritrocitos terminan estallando debido al agua que penetra en ellas
por flujo osmótico (se lisan),

Una de las principales funciones del cuerpo de los animales es el mantenimiento de


la isotonicidad del plasma sanguíneo, es decir un medio interno isotónico. Esto
elimina los problemas asociados con la pérdida o ganancia de agua desde y hacia
las células. Se está hablando por supuesto de una de las claves de la homeostasis.

Pared celular:
A diferencia de las células animales, las células de bacterias y plantas están
rodeadas por una pared celular rígida, en este caso.
 Cuando se encuentran en un medio hipotónico, el agua que penetra por
flujo osmótico genera una presión de turgencia que empuja al citosol y la
membrana plasmática contra la pared celular.
 En cambio en soluciones hipertónicas las células se retraen, separándose
la membrana de la pared celular como consecuencia de la pérdida de agua
por flujo osmótico (fenómeno conocido como plasmólisis).

Organismos unicelulares como Paramecium, y otros organismos de vida libre en


agua dulce, tienen el problema de que son usualmente hipertónicos con relación a
su medio ambiente. Por lo tanto el agua tiende a fluir a través de la membrana
hinchando a la célula y eventualmente rompiéndola, hecho molesto para cualquier
célula. Una vacuola contráctil es la respuesta del Paramecium a este problema, si
bien el bombear agua hacia exterior de la célula requiere energía ya que trabaja
contra un gradiente de concentración.

Proteínas de membrana: Debido a su interior hidrofóbico, la bicapa


lipídica de una célula constituye una barrera altamente impermeable a la mayoría
de las moléculas polares. Esta función de barrera tiene gran importancia ya que le
permite a la célula mantener en su citosol a ciertos solutos a concentraciones
diferentes a las que están en el fluido extracelular; lo mismo ocurre en cada
compartimiento intracelular envuelto por una membrana. El desarrollo evolutivo ha
creado sistemas celulares destinados transportar específicamente moléculas
hidrosolubles, subsanando el problema del aislamiento celular.

El transporte de moléculas es realizado por parte de las proteínas integradas en la


membrana celular. Por lo general es altamente selectivo en lo que se refiere a los
productos químicos que permiten pasar.

Clases principales: Las tres clases principales de proteínas de membrana


(todas ellas de transmembrana) que intervienen en el pasaje de moléculas a través
de la misma son:

 Proteínas de canal que conforman un "túnel" que permite el paso de agua y


electrolitos a favor de un gradiente de concentración o potencial eléctrico
(forman un canal que atraviesa la bicapa en todo su espesor). La partícula
que pasa se selecciona de acuerdo a su tamaño y carga. Suelen estar
cerrados y abrirse frente a estímulos específicos. El pasaje se realiza de
acuerdo al gradiente de concentración de las moléculas.

Las células que presentan gran permeabilidad al agua poseen un canal que facilita
la entrada de la misma. La proteína responsable: la acuoporina, fue identificada por
Peter Agre en eritrocitos, a mediados de los ´80.

Acuaparina
¿Cómo trabaja el canal de agua?
En 2000, junto con otros equipos de investigación, Agre informó las primeras
imágenes de la estructura tridimensional de la aquaporina. Con estos datos, era
posible trazar en detalle cómo funciona el canal de agua. ¿Porque sólo admite las
moléculas de agua y no otras moléculas o iones? por ejemplo, no permite que pasen
los protones. Esto es crucial porque la diferencia en la concentración de protones
entre el interior y el exterior de la célula es la base del sistema de almacenamiento
de energía de la célula.

La selectividad es una propiedad central de la aquaporina. Debido a la carga positiva


del centro del canal, los iones cargados positivamente se rechazan. Esto impide el
pasaje de protones a través del mismo. Las moléculas que se introducen a través
del estrecho canal se reacomodan, orientándose en el campo eléctrico local formado
por los átomos de la pared. Los protones (o más bien los iones oxonium, H3O+) se
detienen en el camino y son rechazados debido a sus cargas positivas.

 bombas:utilizan energía (provista por el ATP) para transportar moléculas


contra un gradiente de concentración.

Bomba

 Transportadores: este tipo de proteínas, luego de fijar las moléculas a


transportar (A),

Transpote
¿Qué es la difusión?
Es uno de los varios procesos de transporte que ocurren en la naturaleza. • Los
procesos de transporte involucran intercambio de masa, energía y momento entre
sistemas, o dentro de un mismo sistema.)
La difusión fue descrita y estudiada como una teoría fenomenológica por el médico y
fisiólogo alemán Adolf Fick.
Ley de difusión (Fick, 1855) basada en las observaciones de Thomas Graham sobre
gases. Difusión son Fenómenos de transporte por movimiento atómico La mayor parte
de los procesos y reacciones más importantes del tratamiento de materiales se basa
en la transferencia de masa. El fenómeno de difusión se puede demostrar mediante el
par difusor formado por la unión de dos metales puestos en contacto (Cu-Ni). Este par
se calienta a elevada temperatura durante un largo período de tiempo y luego se
enfría.
El análisis químico revela: Cu y Ni en los extremos separados por una región de
aleación. La composición de ambos metales varía con la distancia.
Difusión de moléculas y iones en solución:
En una solución los solutos se transportan debido a fuerzas impulsoras, que pueden
ser gradientes de concentración, potencial eléctrico o presión. Difusión: es el
transporte neto de un soluto desde una región de mayor potencial químico a otra de
menor potencial químico. Si el soluto es neutro este difunde desde una región de
mayor concentración a otra de menor concentración La base molecular de la difusión
está en el movimiento al azar de las partículas de soluto debido choques entre ellas o
con las moléculas del solvente, causado por la agitación térmica.
CÉLULAS EXCITABLES
Son aquellas que pueden transmitir o
potencial de acción o corriente eléctrica,
mediante el cual se produce el
acortamiento muscular (
o contracción muscular) así como
desencadenar otras funciones.
Ante de determinado estimulo, dicho
potencial de reposo, se invierte, dando
lugar un potencial de acción, el se va
propagando.Son
llamadas así células excitables. Representadas por células nerviosas, neuronas
y células musculares. Las señales, sus sensaciones de calor, frío, dolor se transmiten
por estos potenciales de acción.
CARACTERÍSTICAS CELULAR
La membrana de las células está polarizada, debido a que hay un reparto desigual de
cargas eléctricas entre el interior y el exterior de la célula. Esto crea una diferencia de
potencial, siendo el exterior positivo respecto al interior. En el exterior, en el líquido
intersticial, el anión más abundante es el cloro. En el citoplasma, los aniones más
abundantes son las proteínas, que en el pH celular se ionizan negativamente.
El catión más abundante en el líquido
intersticial es el sodio, y en el
citoplasma el potasio y la mayor parte
de los cambios en el potencial son
debidos al intercambio de estos iones.
La representación gráfica de la
variación de potencial respecto al
tiempo es el potencial de acción. La
cantidad de estímulo necesario para
provocar la actividad de una neurona,
se denomina umbral de excitabilidad.
Alcanzado este umbral, la respuesta
es un potencial de acción
independiente del estímulo. Es decir, sigue la ley del todo o nada. Esto es debido a
los canales activados por voltaje de sodio.
Durante la despolarización, la neurona no es excitable y se dice que está en periodo
refractario absoluto. Durante la hiperpolarización subsiguiente, la neurona es
parcialmente excitable, parcialmente refractaria, es decir, que se precisa un estímulo
más intenso para provocar un nuevo potencial de acción, ya que ha aumentado el
umbral de excitabilidad.
TIPOS DE CELULAS EXCITABLES
 La Neurona: célula nerviosa, son las especializadas para la recepción de
estímulos, conducción de impulso nerviosos.
 Células Musculares: musculo liso, cardíaco y esquelético, el musculo liso son
las paredes de las vísceras (estomago, intestino, vasos sanguíneos ...)
involuntario. Cardíaco son los estriados e involuntarios y los esqueléticos,
unido a los huesos; responsable del movimiento coordinado y voluntario.
 Células Sensoriales: Receptores de la vista y oído.

Bomba Na/k: continuamente saca 3 Na de


la célula e introduce las dos k. se
denomina bomba electrogénica pues
actúa contra un gradiente eléctrico, pues
deja menor cargas positivas dentro de las
células (electro negativo en el interior).
Creando la condición para que haya
diferencias de concentración a un lado y
otro de la membrana.
BIOMAGNETISMO
El Bioelectromagnetismo (BEM) es la ciencia emergente que estudia la forma en que
los organismos vivos interactúan con los campos electromagnéticos (EM). Los
fenómenos eléctricos se hallan en todos los organismos vivientes. Más aún, existen
corrientes eléctricas en el cuerpo que producen campos magnéticos que se extienden
fuera del cuerpo. En consecuencia, los organismos pueden verse influidos también por
campos magnéticos y electromagnéticos externos. Cambios en los campos naturales
del cuerpo pueden producir cambios físicos y de conducta. Para comprender cómo
pueden ocurrir estos efectos de campo, resulta útil primero comentar algunos
fenómenos básicos asociados con los campos EM. En su forma más simple, un campo
magnético es un campo de fuerza magnética que se extiende hacia afuera a partir de
un imán permanente. Las corrientes eléctricas en movimiento producen campos
magnéticos. Por ejemplo, cuando una corriente eléctrica fluye a través de un cable, el
movimiento de los electrones a través del cable produce un campo magnético en el
espacio que rodea al cable (Fig. 1). Si la corriente eléctrica es una corriente directa
(CD), la misma fluye en una sola dirección y el campo magnético es estable. Si la
corriente eléctrica en el cable posee una naturaleza pulsátil, o fluctuante - tal como
sucede en una corriente alterna (CA), que significa que el flujo de corriente cambia
constantemente de dirección - el campo magnético también fluctúa. La fuerza del
campo magnético depende de la cantidad de corriente que fluye a través del cable; a
mayor corriente, más fuerte será el campo magnético. Un campo EM contiene tanto un
campo eléctrico como un campo magnético. En el caso de un campo magnético o EM
fluctuante, el campo se ve caracterizado por su ritmo, o frecuencia, de fluctuación
(p.ej., una fluctuación por segundo equivale a 1 Hertz (Hz), que es la unidad de
frecuencia). Un campo que fluctúa en esta forma se extiende teóricamente hasta el
espacio infinito, disminuyendo su fuerza con la distancia y finalmente perdiéndose en
la maraña de otros campos magnéticos y EM que llenan el espacio. Dado que fluctúa
a cierta frecuencia, posee también un movimiento ondulatorio (Fig. 2). La onda se
mueve hacia el exterior a la velocidad de la luz (aproximadamente 300,000 km por
segundo). Como resultado, posee una longitud de onda (es decir, la distancia que
separa dos crestas de la onda) la cual es inversamente proporcional a su frecuencia.
Por ejemplo, una frecuencia de 1 Hz posee una longitud de onda de millones de km,
mientras que una frecuencia de un millón de Hz, ó 1 megahertz (MHz) posee una
longitud de onda de un centenar de metros, y una frecuencia de 100 megahertz posee
una longitud de onda de aproximadamente dos metros. Todas las frecuencias
conocidas de ondas EM o campos, se encuentran representadas en el espectro EM, y
que van desde la CD (frecuencia cero) hasta las frecuencias más altas, tales como los
rayos gamma y cósmicos. El espectro EM incluye los rayos X, la luz visible, las
microondas, las frecuencias de radio y televisión, y muchas otras. Más aún, todos los
campos EM son campos de fuerza que transportan energía a través del espacio y son
capaces de producir un efecto a distancia. Estos campos poseen características tanto
de ondas como de partículas. Según qué tipo de experimentos lleve uno a cabo para
investigar la luz, las ondas de radio, o cualquier otra parte del espectro EM, uno hallará
ya sea ondas o partículas denominadas fotones. Un fotón es un pequeño paquete
energía que no posee una masa medible. Cuanto mayor es el energía del fotón, mayor
es la frecuencia asociada con su forma ondulatoria. El ojo humano detecta sólo una
angosta banda de frecuencias dentro del espectro EM: el de la luz visible. Un fotón
entrega su energía a la retina en la parte posterior del ojo, el cual la convierte en una
señal eléctrica en el sistema nervioso que produce la sensación de luz. La Tabla 1
muestra la clasificación habitual de los campos EM en términos de su frecuencia de
oscilación, y que van desde la CD, a través de extrema baja frecuencia (ELF), baja
frecuencia, frecuencia radial (RF), microondas y radar, infrarrojo, luz visible,
ultravioleta, rayos X y rayos gamma. Para campos oscilatorios, a mayor frecuencia,
mayor será la energía que transportan. Los campos endógenos (aquellos producidos
dentro del cuerpo) deben distinguirse de los campos exógenos (aquellos producidos
por fuentes externas al cuerpo). Los campos EM exógenos pueden clasificarse ya sea
como naturales, tales como el campo geomagnético de la tierra, o artificiales (por
ejemplo, líneas de transmisión, transformadores, equipos eléctricos domésticos,
radiotransmisores y equipos médicos). El término electro-polución , o contaminación
electrónica, se refiere a campos EM artificiales que podrían estar asociados con
factores de riesgo para la salud. En la biofísica de radiaciones, un campo EM se
clasifica como ionizante si su energía es lo suficientemente alta como para desplazar
electrones de un átomo o molécula. Las formas de radiación EM de alta frecuencia, y
por ende de alta energía, tales como los rayos gamma y los rayos X, son fuertemente
ionizantes en contacto con el material biológico. Por esta razón, una exposición
prolongada a tales rayos resulta dañina para la salud. La radiación ubicada en la
porción central del espectro de frecuencias y energías - tales como la luz visible,
especialmente en la región ultravioleta - es débilmente ionizante (es decir, puede ser
ionizante o no, según cual sea la molécula atacada). Aún cuando se ha sabido desde
hace mucho tiempo que la exposición a radiación EM fuertemente ionizante puede
provocar daños extremos en los tejidos biológicos, sólo en fechas recientes se han
producido estudios epidemiológicos, así como otra evidencia, que relacionan la
exposición a largo plazo ante campos EM exógenos no ionizantes, tales como los
emitidos por líneas de transmisión, con crecientes peligros para la salud. Estos
peligros pueden incluir un mayor riesgo de desarrollo de leucemia en niños (Bierbaum
and Peters, 1991; Nair et al., 1989; Wilson et al.,1990a). Sin embargo, también se ha
descubierto que campos EM oscilantes y no ionizantes, en la región ELF (extrema baja
frecuencia) pueden llegar a tener efectos biológicos vigorosos que podrían ser
beneficiosos y por tanto no dañinos (Becker and Marino, 1982; Brighton and Pollack,
1991). Este descubrimiento constituye una piedra fundamental en la fundación de la
investigación y aplicación de BEM. Determinados cambios en la configuración del
campo y del patrón de exposición ante campos EM de bajo nivel pueden producir
respuestas biológicas muy específicas. Un aspecto aún más intrigante, es que algunas
frecuencias determinadas producen efectos muy específicos en ciertos tejidos
orgánicos del cuerpo, tal como sucede con los efectos muy particulares sobre ciertos
tejidos por parte de las drogas medicinales. El mecanismo concreto por medio del cual
los campos EM producen efectos biológicos se encuentra bajo estudio intenso. Las
evidencias sugieren que la membrana celular podría ser una de las primeras
localizaciones donde los campos EM aplicados actúan sobre la célula. Las fuerzas EM
sobre la superficie exterior de la membrana celular podría modificar las interacciones
ligando-receptor (es decir, la unión de compuestos químicos mensajeros, tales como
las hormonas y los factores de crecimiento, a moléculas especializadas en la
membrana celular conocidas como receptores), las cuales a su vez podrían alterar el
estado de grandes moléculas en la membrana celular que desempeñan un papel
fundamental en el control de los procesos internos de la célula (Tenforde and Kaune,
1987). Sin embargo, recién se están iniciando los experimentos para establecer todos
los detalles de una cadena mecanística de sucesos tales como éstos. Otra línea de
investigación se enfoca a los campos EM endógenos. A nivel de los tejidos y órganos
del cuerpo, se sabe que la actividad eléctrica exhibe patrones macroscópicos que
contienen información médica útil. Por ejemplo, los procedimientos diagnósticos de la
electroencefalografía (EEG) y la electrocardiografía se basan en la detección de
campos EM endógenos producidos en el sistema nervioso central y en el músculo
cardíaco, respectivamente. Llevando las observaciones en estos dos sistemas un paso
más allá, la investigación actual en BEM está explorando la posibilidad de que los
campos EM débiles asociados con la actividad nerviosa en otros tejidos y órganos
pudiera también transmitir información con valor diagnóstico. Estas nuevas líneas de
investigación se han vuelto factibles gracias a las nuevas tecnologías para construir
transductores EM (por ejemplo, magnetómetros y electrómetros) extremadamente
sensibles y equipo de procesamiento de señales. Investigaciones recientes en BEM
han descubierto una forma de radiación EM endógena en la región visible del
espectro, que emite la mayor parte de los organismos vivos, y que abarca desde
semillas de plantas hasta seres humanos (Chwirot et al., 1987, Mathew and Rumar, en
prensa, Popp et al., 1984, 1988, 1992. Cierta evidencia indica que esta luz
extremadamente tenue, conocida como emisión de biofotones, puede resultar de
importancia en fenómenos tales como la biorregulación, transporte en membrana y
expresión de genes. Es posible que los efectos (tanto beneficiosos como perjudiciales)
de los campos exógenos puedan ocurrir a través de alteraciones en los campos
endógenos. Así, campos EM aplicados externamente mediante instrumental médico
podría actuar para corregir anormalidades en campos EM endógenos, característicos
de ciertas enfermedades. Más aún, la energía de los biofotones y procesos
involucrados en su emisión, así como otros campos endógenos del cuerpo podrían
demostrar su presencia en terapias energéticas, tales como las interacciones que
llevan a cabo los curanderos. En los temas de avanzada de la investigación en BEM,
yace la pregunta de cómo los campos EM endógenos del cuerpo pueden cambiar
como resultado de cambios en la conciencia. La formación reciente y rápido
crecimiento de una nueva sociedad, la Sociedad Internacional para el Estudio de las
Energías Sutiles y de Medicina Energética, constituye un índice del creciente interés
que existe en este campo.

El biomagnetismo es una terapia complementaria que fue creada por el doctor


mexicano Isaac Goiz. Este tratamiento esta indicado para tratar diferentes
patologías, que van desde aliviar los síntomas de un resfriado hasta liberar al
paciente de tumores. Con los imanes se busca tratar todo tipo de dolencias como
estados depresivos, jaquecas reiterativas con las que muchas veces las personas no
pueden llevar una vida normal.

Rosa Marín, terapeuta biomagnetista, que aprendió la técnica del mismo doctor Goiz
explica que “el cuerpo tiene un campo magnético, por el que pasan iones que recorren
el cuerpo, por lo que tenemos electricidad y eso genera un electro imán de muy bajo
voltaje. Y ese electro imán que debería tener un pulso determinado se desvirtúa por
las enfermedades. Las enfermedades hacen que el pH cambie y si éste se logra
restaurar los microorganismos patógenos mueren”. Es justamente eso lo que se
busca con el biomagnetismo, que los imanes restauren el ph, generando un ambiente
incómodo para estos microorganismos, favoreciendo su eliminación.

LA TERAPIA:

El biomagnetismo trabaja actualmente sobre alrededor de 300 puntos


distribuidos en el cuerpo. El paciente esta acostado en una camilla y el terapeuta va
nombrando estos distintos puntos, según nos explica Marín “es el agua del cuerpo la
que responde” y cuando una zona del cuerpo tiene desvirtuado el ph, el lado derecho
del cuerpo se encoge. En ese momento la terapeuta pone sobre el lugar dañado un
imán positivo, otro negativo y se dejan actuar.

Es importante que el paciente asista a la terapia abrigado, de todas formas se


encuentra tapado sobre la camilla, además debe estar alimentado e hidratado, pues el
agua en el cuerpo es esencial para el resultado de los imanes.

Las sesiones tienen una duración aproximada de una hora y dependiendo de


cada caso es cuantas sesiones se necesitan. Normalmente las sesiones están
espaciadas entre una y dos semanas, dependiendo de cada caso, como dice Rosa
“cada paciente es un mundo aparte”.

Hay algunos casos concretos que pueden tener respuesta con una sola sesión. La
terapeuta ha tenido experiencias de este tipo con resfríos, cuadros de alergias o
manifestaciones en la piel que no han respondido a tratamientos tradicionales.

El biomagnetismo está indicado para todas las enfermedades o malestares, sin


embargo, es importante señalar que no se recomienda trata a mujeres que recién
estén embarazadas, cuando el embarazo ya está avanzado no hay ningún
problema. Tampoco está indicado para personas con cáncer que estén
recibiendo quimioterapia, según explica la terapeuta “la quimioterapia altera el
campo magnético del cuerpo, por lo que no es posible hacer ni el diagnóstico, ni el
rastreo de la enfermedad”. El paciente con cáncer puede tratarse antes de empezar su
tratamiento con quimioterapia o un año después de haber hecho ese tratamiento. A las
personas con marcapaso tampoco se le pueden aplicar imanes sobre esa zona.

Es importante señalar que el biomagnetismo es una terapia complementaria que


buscar acompañar los tratamientos de la medicina tradicional y que éstos
puedan tener una mejor evolución.

Magnetoencefalografía
La Magnetoencefalografía (MEG) es una técnica no invasiva
que registra la actividad funcional cerebral, mediante la
captación de campos magnéticos, permitiendo investigar las
relaciones entre las estructuras cerebrales y sus funciones. La
posibilidad de dichos registros viene determinada por la actividad
postsináptica neuronal y por la activación sincrónica de millones
de neuronas, lo que genera una actividad cerebral uniforme,
diferenciada y localizada, capaz de ser registrada
mediante magnetómetro localizados a lo largo de la
convexidad craneal.

FUNCIONAMIENTO:
Una de las técnicas de registro de los campos magnéticos de
origen biológico de mayor incidencia y relevancia científica es
la Magnetoencefalografía (MEG). La capacidad de la MEG, tanto en análisis como en
organización de la información recibida, es tan grande que permite valorar
en milisegundos la actividad cerebral y organizar mapas funcionales cerebrales con
delimitación de la estructura cerebral en espacio de pequeños centímetros, e incluso,
milímetros cúbicos. Esto permite generar mapas funcionales de la actividad cerebral
capaces de ser organizados y representados temporal y espacialmente. En particular
la MEG registra la actividad postsináptica generada por las dendritas apicales de
las células piramidales cuya justificación desde el punto de vista neurofisiológico la
podemos encontrar en los potenciales postsinápticos (PPS) que son potenciales con
una cinética más lenta, durando entre 10 y más de 100 ms. Los PPS originan la
actividad neuromagnética de baja frecuencia (entre 10 y 100 Hz).
Si analizamos detenidamente el proceso comprobaremos que la excitación inicial de
una región de la membrana citoplasmática produce la entrada de corriente (corriente
transmembrana o Imemb). A esta región se la denomina sumidero. Esa corriente debe
formar un circuito cerrado, que se propagará por el interior (corriente intracelular o
Intra) del axoplasma tanto anterógrada como retrógradamente, de forma que
encontrará zonas de membrana por las que saldrá, a la vez que las despolariza. Estas
regiones de salida de corriente se denominan fuentes. A partir de estas fuentes la
corriente se propagará por el espacio extracelular (corriente extracelular o de volumen,
Ivol). Este mecanismo con dos tipos de corriente (intracelular y de volumen) es el
responsable de la generación de los campos magnéticos. Ya que se trata de un mismo
circuito, resulta evidente que la magnitud de ambas corrientes será igual (Iintra = Ivol).
Sin embargo, los volúmenes por los que se propagan no son iguales, y esta diferencia
va a ser muy importante a la hora de determinar los campos magnéticos.

Ventajas:
Existen diferentes técnicas de estudio de la actividad cerebral que podemos comparar
con la MEG:

 Frente a las técnicas que miden o valoran la estructura cerebral, la Resonancia


Magnética (RM) o la Tomografía Axial Computarizada (TAC), la MEG nos da
información sobre los procesos funcionales de la anatomía cerebral con
menor resolución espacial pero con mayor resolución temporal.
 Con relación a las técnicas que miden o estudian el metabolismo cerebral, como
la tomografía por emisión de fotón único (SPECT) y la tomografía por emisión de
positrones(PET), proveen información sobre diferentes cambios vasculares y
metabólicos subyacentes a la actividad neuronal con una resolución temporal muy
limitada y lejos del tiempo real de los procesos funcionales.
 Y comparándola con técnicas que estudian o miden procesos bioeléctricos como
la Electroencefalografía (EEG), la EEG tiene una resolución temporal cercana a la
MEG, pero la resolución espacial es muy limitada. Por otro lado, las señales
registradas por la EEG se ven afectadas por los diferentes grados de resistencia
de los tejidos que traspasan hasta alcanzar el electrodo externo, lo que conlleva
dificultades e imprecisiones al interpretar la localización de las diferentes fuentes
cerebrales generadoras de la señal electroencefalográfica. Por el contrario, la
MEG registra la actividad eléctrica primaria, cuyos campos magnéticos asociados
no sufren problemas de atenuación, distorsión o modificación de la conductividad.

BACTERIAS MAGNÉTICAS

Hace poco tiempo se descubrió una evidencia más directa que el mencionado
efecto del magnetismo terrestre sobre los seres vivos. Se descubrió, en cierta
medida en forma accidental, que existen bacterias que utilizan el geomagnetismo
para orientarse. Se estaba estudiando una especie de bacterias que suelen habitar
en el lodo marino y se observaron microorganismos que migraban muy rápidamente
hacia un lado de la gota de lodo. Primero se pensó que era un efecto debido a la
luz proveniente de una ventana en el noroeste del laboratorio, pero pronto se dieron
cuenta que la luz no podía ser la causa, pues siempre se movían en la misma
dirección, aunque se cambiara la fuente luminosa. Se les ocurrió acercar pequeños
imanes a la gota y la dirección del movimiento se alteró inmediatamente. Era el
geomagnetismo el causante de la migración de las bacterias.

Este tipo de microorganismos se encuentran en los sedimentos lodosos, tanto


salados como de agua dulce, de todo el mundo. Presentan cadenas de cristales de
magnetita del tamaño de un monodominio (Figura 28). Estas células hacen que las
bacterias tengan un momento magnético neto que se alinea con el campo
magnético terrestre. En los hemisferios norte y sur, donde el campo magnético
terrestre tiene una componente vertical mayor que la horizontal, su componente
magnética les sirve para dirigirse al fondo, hacia el sedimento y áreas anaeróbicas
que favorecen su crecimiento. Para comprobar esto se compararon bacterias
crecidas en el hemisferio norte, con crecidas en el hemisferio sur, y aún más, con
bacterias del ecuador. Al llevar bacterias del sur al norte, éstas se dirigían a la
superficie en lugar de al fondo (no hay que olvidar que la dirección del campo
magnético es opuesta en el norte y el sur). En el ecuador se encuentran bacterias
de ambos tipos, que podríamos llamar tipo norte y tipo sur. Ahí el campo, por su
dirección, no ayuda a distinguir el fondo de la superficie, pues tiene una dirección
prácticamente paralela a la superficie. Hay otros microorganismos, como las algas,
que presentan comportamiento magnético, y por tanto se presenta la probabilidad
de una nueva taxonomía basada en comportamientos magnéticos.

Figura 28. Fotografía de microscopio electrónico de una sección de


bacteria magnética delgada. Se ven las cadenas de cristales magnéticos.
La barra mide 250 nm.

Si se cultivan estas bacterias en un medio sin hierro, se observa que no presentan


propiedades magnéticas, aunque se conserva la posición de las células
magnéticas.

Se han hecho diferentes pruebas que han mostrado que el hierro se encuentra en
forma de magnetita, pero con cierto porcentaje de vacancias. Es importante señalar
el hecho de que el tamaño de los cristales de magnetita (40nm) corresponde al de
un solo dominio y que es imposible producir tecnológicamente un cristal de ese
tamaño. La respuesta de estos monodominios es directa, no por inducción. Son
brújulas biológicas. También se ha encontrado magnetita en el abdomen de abejas
vivas y en el cráneo de pichones, pero no se ha podido demostrar su relación con
su sentido de orientación. Sin embargo, recientemente, al estudiar los mecanismos
de migración de peces, se encontraron respuestas condicionadas por el campo
magnético terrestre en el atún de aleta amarilla y se detectaron y caracterizaron
cristales de magnetita provenientes de un tejido que se encuentra ligado a un hueso
del cráneo del atún. Se llevaron a cabo gran número de pruebas y se comprobó
que la acumulación de magnetita era común a la especie y similar a la forma en
que se da en las mencionadas bacterias. También confirmaron la conexión entre el
material magnético y el sistema nervioso del pez, y por la forma en que las
partículas están organizadas, se concluye que el atún probablemente tiene una
navegación muy precisa.

La orientación animal ha sido uno de los grandes misterios de la naturaleza y resulta


apasionante la posibilidad, que empieza a confirmarse, de que la brújula, ya sea
construida o natural, mueva a todos los seres vivos sobre la superficie del planeta.

CARDIOMAGNETISMO
Dentro de las aplicaciones del biomagnetismo, el corazón es el segundo órgano más
importante, en función de la gran incidencia de enfermedades cardíacas y de las
posibilidades de intervención.
Hace ya más de tres décadas que Baule y McFee (1963) utilizaron bobinas de
inducción para detectar el campo magnético del corazón humano, siendo esta la
primera detección realizada de un campo biomagnético. Hoy en día, la
magnetocardiografía (MCG) tiene el mismo potencial de diagnóstico que la
electrocardiografía (ECG) (Chaikovsky et al., 2001; Golbach, et al., 2001) y se asegura
que es posible localizar fuentes de actividades eléctricas anormales en el corazón sin
la fijación de dispositivos en la piel del paciente o en el órgano. La localización de esas
fuentes de actividad anormal aún depende de la resolución del llamado “problema
inverso”, es decir, encontrar las fuentes del campo magnético a partir de la medición
de los mismos. El avance de las investigaciones en ese sentido permitirá a la MCG
identificar las áreas afectadas con gran precisión, orientando la cirugía. Hoy en día,
esto es hecho de modo extremadamente invasivo: un catéter introducido en el corazón
produce descargas eléctricas en varios puntos del músculo cardíaco, hasta que el área
afectada es localizada. Cuando se torne operacional, la MCG facilitará la localización
de las áreas afectadas, reducirá el trauma y agilizará la recuperación de los pacientes.
El biomagnetismo posibilita aún estudiar el latido cardíaco del feto, a través del
magneto cardiografía fetal (MCGf). Desde que el primer MCGf fue registrado por
Kariniemiet al., (1974) varios grupos en todo el mundo han explorado el potencial de
investigación de la actividad cardíaca fetal, tanto en embarazos en condiciones
normales, como en otros que involucran diversas patologías (Van Leeuwen,1997). El
bienestar del feto está directamente asociado a su actividad cardíaca, lo que torna
importante acompañarla durante el embarazo. El latido cardíaco fetal puede ser
registrado por electrodos fijados en el abdomen de la madre, por ultrasonido y
actualmente por biogradiómetros, que son dispositivos que detectan de modo selectivo
los campos magnéticos a los que son expuestos. En general, las señales obtenidas
por electrodos sufren mucha interferencia del corazón de la madre, especialmente al
final de la gestación, cuando la piel del feto está envuelta por una capa de cera, el
vérnix caseoso, que actúa como aislante eléctrico. El ultrasonido tiene buena
resolución señal/ruido, mas no proporciona la razón de latido cardíaco instantáneo, ni
la forma de la onda de la actividad eléctrica del corazón. El magneto cardiografía fetal
en cambio, tiene buena relación señal/ruido durante toda la gestación y una óptima
definición de la forma de la onda, lo que la hace excelente para observar la actividad
cardíaca de los fetos. Al igual que en el caso del EEG y el MEG, es importante
enfatizar que el ECG y el MCG están fundamentados sobre las mismas bases físicas.
Las fuentes de corrientes en el miocardio pueden ser investigadas por mediciones del
potencial eléctrico y componentes del campo magnético (Kosch et al., 2001). En
general, ambas técnicas pueden ser usadas en forma complementaria, ya que no toda
la información proporcionada por uno de estos métodos es necesariamente
proporcionada por el otro. En varios artículos se ha discutido además la importancia de
la anisotropía y la falta de homogeneidad de la conductividad en el tejido cardíaco lo
cual produce algunas diferencias en la información contenida en la ECG y la MCG.
Magnetocardiografía: Técnica que nos permite estudiar los campos magnéticos
creados por el corazón.

ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA
TRANSCRANEAL.
La estimulación magnética
transcraneana (EMT) o transcraneal,
(Transcraneal Magnetic Stimulation o TMS,
en inglés) es una forma no invasiva de
estimulación de la corteza cerebral, y
constituye una herramienta llena de
posibilidades de estudio e investigación en el
ámbito de las neurociencias, así como para el
tratamiento de diversos padecimientos y
trastornos neuropsiquiátricos. Permite la
estimulación incruenta del tejido nervioso
(corteza cerebral, médula espinal, vías
motoras centrales y nervios periféricos), sin
dolor, y permite interferir de forma controlada la actividad normal del cerebro humano.

FUNDAMENTOS:
La estimulación magnética transcraneana se basa en el principio de inducción
electromagnética descrito por Michael Faraday en 1838. Se aplica una corriente
eléctrica de determinada fuerza y duración proveniente de una bobina de estimulación
ubicada sobre el cuero cabelludo, lo cual genera campos magnéticos que penetran hasta
el cerebro con una atenuación insignificante. Estos campos magnéticos inducen una
corriente eléctrica en el tejido neural, cuyo volumen depende de la forma y tamaño de la
bobina de estimulación, de la fuerza (intensidad) del campo magnético y de la frecuencia y
la duración de los pulsos magnéticos producidos.1
Estos pulsos magnéticos de intensidad específica, producen una despolarización selectiva
de neuronas del neocórtex o corteza cerebral, ubicadas entre 1,5 y 2 cm por debajo del
cráneo. Estos pulsos pueden ser únicos en la estimulación magnética trascraneana o bien
regulares repetitivos, en la modalidad que toma el nombre de estimulación magnética
transcraneana repetitiva o EMTr (por sus siglas en inglés, rTMS).
Desde la perspectiva terapéutica, existe ya una gran cantidad de estudios que demuestran
que las dos vertientes de la estimulación magnética transcraneana, la EMT y la EMTr, son
efectivas y además pueden ser catalogadas como seguras, siendo necesario adoptar
ciertas medidas para garantizar tal seguridad.

Aplicación:
La aplicación de la estimulación magnética transcraneal requiere del empleo de
un transductor que el operador ubica sobre el lugar que se quiere estimular. El operador
puede controlar la posición del transductor, la focalización, la intensidad y la frecuencia del
estímulo. En el caso de la estimulación de la corteza cerebral, la posición debe ser
perpendicular al surco central, fluyendo diagonalmente de atrás hacia adelante. La
intensidad se regula cambiando la intensidad de la corriente que fluye por el transductor, lo
cual modifica la magnitud del campo magnético inducido y, por lo tanto, del campo
eléctrico secundario inducido. El foco depende de la forma del transductor, ya sea en
forma de ocho o circular. El primero permite una estimulación más focalizada, permitiendo
un mapeo más fino de la representación cortical. El segundo induce un campo eléctrico
distribuido más ampliamente permitiendo la estimulación simultánea de ambos
hemisferios, lo cual es muy útil en estudios de tiempos de conducción. Por último, la
frecuencia del estímulo puede ser modificada para lograr diferentes efectos sobre una
región determinada del cerebro.25

Uso en investigación y terapia[editar]


Se utiliza tanto en investigación como en terapia de trastornos neurológicos.6
Investigación

 Funcionamiento del cerebro, función ejecutiva.


 Áreas funcionales, corteza cerebral, memoria, etc.
 Neurología, neurociencias, neurociencia cognitiva.
Como terapia alternativa en trastornos de caracter neurológico
 Enfermedad de Parkinson  Síndrome del miembro fantasma o
 Depresión lesiones del sistema nervioso central
 Ansiedad  Migraña
 Déficit de atención  Disminución de la libido
 Hiperactividad  Esquizofrenia
 Autismo  Epilepsia
 Tinnitus o acúfenos en el oído  Trastornos del sueño
 Estrés postraumático  Trastorno obsesivo-compulsivo
 Trastorno bipolares.
Asimismo, hoy se sabe que tiene efectos neuroprotectores que ayudan, al menos
temporalmente, a personas afectadas por enfermedades neurológicas degenerativas como
la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, y que
incide muy favorablemente en la modulación de la plasticidad cerebral, que se refiere a la
capacidad del cerebro para renovar o reconectar circuitos neuronales y, con ello, adquirir
nuevas habilidades y destrezas y preservar la memoria.

Contraindicaciones[editar]
Las principales contraindicaciones relativas que el tratamiento tiene son: mujeres en
periodo de gestación, niños menores de seis años, y personas con marcapasos,
electrodos o bombas de infusión medicamentosa, o bien, con placas metálicas, alambre o
tornillos, en la cabeza.
Por otra parte, algunos pacientes sometidos a esta estimulación cortical experimentan
algunos efectos secundarios tras su aplicación, que pudieren considerarse como menores
y pasajeros, como cefaleas (dolores de cabeza), que pueden ser mitigadas con
analgésicos comunes. Igualmente, existen reportes de que personas que padecen
epilepsia o toman antidepresivos epileptogénicos, pudieren llegar a presentar crisis
convulsivas durante el tratamiento con la estimulación magnética transcraneana
LAS POSIBLES APLICACIONES
Las investigaciones en esta área han explora-do diversos métodos, no invasivos, de
medición de los campos biomagnéticos, que pueden ser usados para diagnósticos
más precisos, auxilio a tratamientos e identificación prequirúrgica de áreas afectadas
en diferentes órganos del cuerpo. Otras técnicas si bien ya consiguen, en granparte,
estos resultados, en general son invasivas. Así, el biomagnetismo podrá ser una
alternativa práctica, rápida y segura y en algunos casos,menos costosa.
Las áreas de investigación en las cuales es mayor el potencial para futuras
aplicaciones sonel neuromagnetismo (Hämäläinen et al., 1993),el cardiomagnetismo
(Baule y McFee, 1963), elgastromagnetismo (Baffa y Oliveira, 2001),
elpneumomagnetismo (Cohen, 1973) y labiosusceptometría (Andrä y Nowak, 1998).

NEUROMAGNETISMO
En el neuromagnetismo, los datos obtenidos sobre los campos magnéticos cerebrales
permiten varias aplicaciones, como en la investigaciónsobre el funcionamiento del
órgano. Los cam-pos pueden ayudar a “mapear” el procesamien-to, hecho a través de
impulsos eléctricos, de lasinformaciones en el cerebro. Saber dónde ycuándo ciertas
informaciones son procesadas esimportante para la neurociencia, y los datospueden
ayudar también a entender ciertas pato-logías y a formular nuevas terapias.
El alto costo aún limita el uso clínico de lamagnetoencefalografía (MEG), que consiste
enel registro de los campos magnéticos cerebrales.Sin embargo, la rapidez en la
obtención dedatos, la no invasividad y la excelente resolu-ción temporal la convierten
en una técnica degran potencial. Su aplicación es creciente en ladeterminación pre-
quirúrgica de áreas afectadasdel cerebro, en el mapeo de las regiones deactividad
cerebral y en la localización de activi-dad ligada a la epilepsia (Hummel et al., 2001;
Pataraia et al., 2001a).
El estudio de las actividades magnéticas cere-brales es realizado básicamente de dos
maneras: por el registro de señales espontáneas del cere-bro, como las ondas alfa y
por el registro derespuestas a estímulos externos o campos evoca-dos. En ambas, el
registro necesita ser hecho endiversos puntos para que la fuente sea localiza-da. Los
estímulos externos, por ejemplo, pue-den ser alterados de modo
controlado,obteniéndose la información de interés por unproceso de promedio de las
señales magnéticasprovenientes de las regiones activadas. Reciente-mente, ese tipo
de imagen ha sido combinada alas obtenidas por resonancia magnética nuclear,lo que
genera las llamadas imágenesmultimodales (Fenici et al., 2001; Pizzella etal., 2001).
Un aspecto interesante es la comparación dela MEG con otros métodos estándares de
usocotidiano en la medicina. Particularmente rele-vante es su comparación con
laelectroencefalografía (EEG). Varias diferenciasimportantes, así como similitudes
entre los dosmétodos pueden ser establecidas. Ciertamente,los méritos relativos de la
EEG y la MEG hansido objeto de discusión en un gran número deartículos (Balish et
al., 1991; Cohen et al.,1990; Crease, 1991; Cuffin et al., 1991;Malmivuo, 1980;
Malmivuo, 1993; Malmivuoy Plonsey, 1995; Suihko y Malmivuo, 1993;Wikswo et al.,
1993).
Por un lado, ambas, la MEG y la EEG,proporcionan información sobre la distribuciónde
corrientes primarias en el cerebro. Cuandoun tejido eléctricamente activo produce un
cam-po bioeléctrico, éste simultáneamente produceun campo biomagnético. Así, el
origen de ambas señales bioeléctricas y biomagnéticas, es laactividad bioeléctrica del
tejido. Por consiguien-te, la MEG y la EEG están formalmente sobrelas mismas bases.
Sin embargo, la detección magnética de laactividad bioeléctrica de los tejidos es
técnica-mente distinta al método eléctrico. Una ventajatécnica del método magnético
es que las señalesbiomagnéticas pueden ser detectadas sin colocarelectrodos sobre
la piel. Por otro lado, la tecno-logía biomagnética requiere, especialmente enlos
estudios del cerebro, una instrumentacióncostosa. Así mismo, hay diferencias en el
conte-nido de la información de las señales magnéticasy eléctricas y en la capacidad
de estos métodosde localizar las fuentes eléctricas.
Sus diferencias pueden ser resumidas comosigue:
1. En un modelo esférico del cráneo, la MEG es sensible sólo a los
componentestangenciales del campo, mientras que la EEGpuede detectar los
tres componentesortogonales de corrientes primarias.
2. El campo eléctrico es afectado por las conduc-tividades del cráneo y del cuero
cabelludo.Por consiguiente, la interpretación de la se-ñal del EEG requiere un
conocimiento máspreciso del espesor y las conductividades delos tejidos en la
cabeza. En un modelo esféri-co, la ausencia de homogeneidad concéntricano
afecta el campo magnético en absoluto,en tanto que esto debe ser tomado en
cuentaen el análisis de los datos del EEG.
3. La instrumentación necesaria para MEG esmás sofisticada y por consiguiente,
más cos-tosa, que aquella para EEG.
4. Las mediciones de MEG son más rápidas,puesto que no se necesita
establecer contactocon electrodos con el cuero cabelludo. Porotro lado, el
sujeto debe estar inmóvil du-rante las mediciones de MEG, en tanto
quemediciones de mayor duración son posiblesdurante el EEG.
Otro aspecto objeto de discusión en las com-paraciones entre estas dos técnicas es la
precisiónabsoluta en la determinación de la fuente eléc-trica. Un reciente ejemplo
acerca de los aspectoscontroversiales de comparación entre MEG yEEG es la
discusión acerca del artículo de Cohenet al., (1990). Estos autores argumentaron
quela MEG es sólo marginalmente más precisa quela EEG en localizar la actividad
eléctrica cere-bral. Cohen et al., (1990) midieron el campoeléctrico con 16 electrodos
sobre el cuero cabe-lludo y el campo magnético con unmagnetómetro de un solo canal
de SQUID en16 sitios fuera de la cabeza. La localización devarias fuentes de pruebas
fue calculada sobre labase de las mediciones de MEG y EEG, respec-tivamente. Se
reportó un error promedio de 8mm para MEG y 10 mm para EEG en lalocalización de
las fuentes. Sin embargo, esteartículo ha sido criticado por Hari et al., (1991)y por
Williamson (1991), sobre basesmetodológicas. Discusiones más comprensivassobre
este tópico fueron presentadas tambiénpor Anogianakis et al., (1992) y por Van
denNoort et al., (1992).
En el estudio de Cohen et al., (1990) dos delas fuentes de prueba estaban
colocadastangencialmente. Para este caso el error reporta-do en la determinación
magnética fue sólo de5.5 mm. Por consiguiente, los resultados deCohen et al., (1990)
apoyan la superioridad dela MEG en la localización de fuentestangenciales. Esto
concuerda con el error máxi-mo de 3 mm encontrado por Yamamoto et al.(1988) en la
localización de dipolos dentro deuna esfera.
Por otro lado, Hämäläinen et al. (1993) re-portaron que bajo condiciones favorables,
laMEG tiene una discriminación espacial de 2 a 3mm para fuentes en la corteza
cerebral, en tantoque su resolución temporal es superior a 1 ms.
De las discusiones presentadas se puede argu-mentar que el EEG y la MEG son
métodoscomplementarios, en el sentido de que las me-diciones con una técnica no
siempre revelantodo lo que puede ser encontrado con el otrométodo. Por consiguiente,
los mejores resulta-dos se obtienen combinando la información deambas técnicas. Así,
el valor del diagnósticoclínico de la MEG y más aún, la justificaciónde su uso, a pesar
de su alto costo comparada ala EEG, está basada precisamente en su utilidaden el
desarrollo de estudios paralelos a la EEG(Malmivuo, 1997; Pataraia et al., 2001b).
La MEG puede también ser combinada conmétodos de imágenes. La tomografía de
rayos Xasistida por computadora (CAT) y la imagenpor resonancia magnética nuclear
(MRI), pro-veen imágenes precisas de la anatomía del cere-bro con resolución de
milímetros. La tomografíapor emisión de positrones (PET) da informa-ción de la
actividad metabólica con una resolu-ción espacial de aproximadamente 4 mm, perola
resolución temporal es decenas de segundos.Se puede prever la combinación de
estos méto-dos de imágenes con EEG y MEG a variosniveles. Se puede superponer,
por ejemplo, lalocalización de la actividad cerebral, encontradapor MEG, con las MRI’s
(George et al., 1989;Schneider et al., 1989; Suk et al., 1989;Hämäläinen, 1991). Otra
posible aplicación deesta combinación de MEG y métodos de imá-genes es la
determinación de las fuentes de corrientes en el cerebro.

PNEUMOMAGNETISMO Y BIOSUSCEPTOMETRÍA:
Los órganos que almacenan partículas mag-néticas, como los pulmones y el hígado,
sontambién objeto de estudios biomagnéticos. Engeneral, las personas expuestas a
ambientes insa-lubres por mucho tiempo acumulan partículasferromagnéticas en los
pulmones, lo que puedeafectar la respiración. En particular, la determi-nación de la
acumulación de partículasferromagnéticas, como la magnetita Fe3O4, hasido
reportada por varios autores en personasque trabajan con soldadura eléctrica de
arco(Cohen, 1973; Nakadate et al., 2001). La mag-netita se encuentra comúnmente en
el polvo yes fácilmente inhalada. Existen además otrosreportes de acumulación de
contaminantes mag-néticos en pulmones de trabajadores del área defundición y
mineros (Swithenby, 1989).
En el hígado, el depósito de partículasparamagnéticas en la proteína ferritina
ocurre,por ejemplo, en personas con talasanemia, quees una alteración en la síntesis
de la hemoglobi-na y quienes requieren de frecuentes transfusio-nes de sangre.
Determinar la concentración deesas partículas es, por tanto, indispensable. Va-rias
técnicas consiguen esto, mas la gran mayo-ría exige exámenes invasivos, lo que no
ocurrecon las medidas biomagnéticas. La concentra-ción de partículas
ferromagnéticas en los pul-mones es obtenida midiendo la magnetizaciónremanente, o
sea, la que resta después de laaplicación de un campo externo. Este métodose
conoce como pneumomagnetismo. En el casode la acumulación de partículas
ferromagnéticasen otros órganos, como en el hígado o en otrostejidos, se mide la
susceptibilidad magnética obiosusceptometría (Farell, 1983; Brittenham etal., 1983;
Paulson et al., 1989). La medición eshecha durante la aplicación de un campo
pocointenso. El campo aplicado es alterado por elmagnetismo inducido en las
partículasparamagnéticas presentes en el órgano evaluadoy el campo resultante es
proporcional a la con-centración de las partículas (Cohen, 1973;Brittenham et al.,
1983).
GASTROMAGNETISMO:
El estómago es otro de los órganos que pue-de ser estudiado con las técnicas
biomagnéticas (Baffa y Oliveira, 2001). En general, el uso de medidas magnéticas
para estudiar el estómago puede ser dividido en dos categorías: la primera se refiere a
campos magnéticos producidos intrínsecamente por corrientes eléctricas en el órgano,
en tanto que la segunda se refiere acampos magnéticos producidos por la ingestión de
trazadores magnéticos. En el primer grupo, las mediciones magnéticas son usadas
para detectar corrientes eléctricas asociadas con el estómago. En el segundo grupo, la
medición de los campos magnéticos producidos por los marca-dores ingeridos permite
la determinación de la posición, evolución temporal y cantidad del marcador,
proveyendo información de la motilidad gastrointestinal (Weitschies et al.,1994; Baffa y
Oliveira, 2001). La medida del campo magnético generado por la actividad eléctrica del
estómago es llamada magnetogastrografía. Esa técnica ha sido desarrollada para
evaluar la frecuencia de esa actividad, su velocidad de propagación y su
comportamiento bajo diferentes condiciones alimenticias o en el caso de ingestión de
drogas. Las contracciones del estómago también pueden ser estudiadas a través de la
susceptibilidad magnética y de la magnetización remanente. Aproximándose un
biosusceptómetro al órgano, las ondas de con-tracción son registradas en un gráfico.
Tales ondas provocan la mezcla del alimento con el jugo gástrico y lo empujan en
dirección del intestino. Frei et al., (1970) y Benmair et al., (1977) fueron los primeros
en usar un sus ceptómetro para estudiar el vaciamiento gástrico de trazadores
ferromagnéticos. El mismo proceso puede ser estudiado midiéndose, con
magnetómetros, la disminución de la magnetización remanente. Un alimento que con-
tiene magnetita, Fe3O4, es ingerido y magnetiza-do en una cierta dirección por
bobinas, pero la magnetización inducida pierde intensidad con el tiempo. Esa
disminución está ligada al movimiento que el estómago impone sobre el bolo
alimenticio en su interior. Tales estudios son una alternativa a ciertos métodos
invasivos actuales, que usan sondas, tubos, radiación ionizante, medios de contraste
con bario y con fármacos radiactivos (Carneiro et al., 1999;Forsman, 2000)