Sunteți pe pagina 1din 28

DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO.

LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL


SISTEMA FAMILIAR

Bañón González SM, García Sánchez F, Martín carballeda J, Pastorelli RV.

Hospital General Universitario de Móstoles.

saradoctora@hotmail.com

RESUMEN:

La terapia familiar es un movimiento que se ha desarrollado como una extensión del


psicoanálisis en la década de 1950, en el intento de encontrar estructuras cognitivas y métodos de
terapia más eficaces que el enfoque psicoanalítico. La familia humana es un sistema que sigue las
leyes dinámicas de los sistemas naturales.
Dentro de ese sistema, toda persona tiene una función que la convierte en un “segmento”
imprescindible de un todo más vasto. Así, el terapeuta debe ser consciente de que está actuando en
un sistema emocional que es transaccional y en el cual el conflicto conyugal, la conducta
disfuncional de uno o ambos conyugues, o la proyección sobre uno de los hijos de la familia nuclear
están determinados por tres factores fundamentales: el nivel de madurez o indiferenciación del sí-
mismo en relación con la propia familia de origen; el grado de fusión trasmitida, en el curso de
varias generaciones (al menos 8 en los casos de esquizofrenia), a las unidades individuales y, por
último, los repetitivos mecanismos conflictuales, verbales y no verbales, que se trasmiten de
generación en generación. El objetivo terapéutico es el que hace que, a través de la comprensión de
las reglas y del modo de funcionar del sistema en su totalidad, la familia se convierta en una
experta, capaz de lograr, no sólo restablecer el equilibrio en los momentos de crisis aguda, sino
también en situaciones similares de tensión que eventualmente se puedan repetir con el paso del
tiempo.

1
15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014
www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

MURRAY BOWEN

Murray Bowen es una de las figuras más relevantes de la terapia familiar y relacional
norteamericana.
Ha sido uno de los pioneros de la materia.

Teorías fundamentales

- La terapia familiar es un movimiento que se ha desarrollado como una extensión del


psicoanálisis en la década de 1950, en el intento de encontrar estructuras cognitivas y
métodos de terapia más eficaces que el enfoque psicoanalítico.
- La familia humana es un sistema que sigue las leyes dinámicas de los sistemas naturales.
Dentro de ese sistema, toda persona tiene una función que la convierte en un “segmento”
imprescindible de un todo más vasto.
- El terapeuta debe ser consciente de que está actuando en un sistema emocional que es
transaccional y en el cual el conflicto conyugal, la conducta disfuncional de uno o ambos
conyugues, o la proyección sobre uno de los hijos de la familia nuclear están
determinados por tres factores fundamentales: el nivel de madurez o indiferenciación del
sí-mismo en relación con la propia familia de origen; el grado de fusión trasmitida, en el
curso de varias generaciones (al menos 8 en los casos de esquizofrenia), a las unidades
individuales y, por último, los repetitivos mecanismos conflictuales, verbales y no
verbales, que se trasmiten de generación en generación.
- La disfunción aparece de manera notoria cuando predomina un mecanismo redundante,
que se hace crónico en el momento en que la tensión extrema bloquea los circuitos de
comunicación hasta paralizarlos. Los subsistemas, entendidos como conceptos básicos de
la teoría sistémica, son variables críticas de la disfunción en el seno del sistema más
amplio. En los subsistemas familiares, los síntomas constituyen las evidencias del
trastorno emocional, físico o social.
- Todo terapeuta debe ser consciente de que forma parte de tres subsistemas como
mínimo: el de su núcleo familiar, el de la familia amplia y el terapéutico. En todos los
casos, a partir de la suya propia, debe ser la familia un objeto de investigación, sabiendo
convertirse, por un lado en un experto en esa familia (comprendiendo sus sistemas, sus
reglas y su funcionamiento) y por el otro, en un ingeniero (ayudándola a restablecer el
equilibrio funcional de fuerzas).
- El objetivo terapéutico es el que hace que, a través de la comprensión de las reglas y del
modo de funcionar del sistema en su totalidad, la familia se convierta en una experta,
capaz de lograr, no sólo restablecer el equilibrio en los momentos de crisis aguda, sino
también en situaciones similares de tensión que eventualmente se puedan repetir con el

-2-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

paso del tiempo. En este sentido, el terapeuta asume una función principal, la de preparar
a la familia para pensar en sí misma en términos relacionales y sistémicos, más que para
reaccionar en un nivel meramente contradictorio y sensitivo. Precisamente, la capacidad
de pensar es la cualidad exclusiva que distingue al hombre de los otros seres
“protoplásmicos”.

Las técnicas más originales

Bowen da las indicaciones pragmáticas, maduradas a través de su experiencia clínica de 25


años, una vez establecidos en el plano teórico los conceptos esenciales de la escala de
diferenciación, es decir, los correspondientes:

- A ese procedimiento complejo que permite “predecir”, sobre la base de muestra


importante, cuantitativa y clínicamente, el modo en que los individuos tienden a ponerse
en contacto con los distintos componentes de la familia de origen, en el continuum de
una gama que va de la fusión extrema a la total diferenciación del sí mismo.
- A la familia nuclear entendida como sistema emocional.
- A la individualización de los factores que determinan la “selección del hijo” en el proceso
de proyección familiar.
- A la estabilidad de la relación triangular en todo tipo de interacción humana.
- A las características de observación, comprensión y control propias de un sistema
terapéutico eficaz.

Todas estas técnicas tienen un objetivo específico:

- Disminuir y vencer la ansiedad paralizante, restituyendo al individuo la dirección y el


control de su “cenagosa” existencia, incluso cuando la muerte inminente o la separación
de personas significativas tienden a despojarlo de esa fuerza humana que todavía posee.
- Rencontrar la individualidad sepultada en la masa “unicelular” dejando libre la conciencia
mediante un proceso lento de observación, conocimiento y valoración del sí-mismo real
en las relaciones personales con los demás (familia de origen, familia nuclear y medio
extrafamiliar).
- Fragmentar el pseudo sí-mismo, elaborado por el sistema social del que la familia,
inconscientemente, es el emisario reproductivo que lo perpetúa, extrayendo de la masa
amorfa el auténtico sí-mismo, sumergido en el lado de los “contratos fraudulentos” que se
trasmiten de generación en generación, como base y puntual de la familia mitificada e
institucionalizada
- Preparar a los agentes “experimentales” de modo tal que, antes de entrenar a los demás,

-3-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

se entrenen ellos mismos para crecer, ensayando las dificultades que les son propias, las
“encoladuras”, las reacciones irracionales, las “ondas de choque emocionales”, los
conflictos relacionales y conyugales, siguiente el mismo modelo de training terapéutico
que después aplicarán a los demás en la práctica clínica.

Si bien hay diferencias estructurales entre la familia norteamericana y la de otros países, es


igualmente cierto que el hecho de poner acento en la familia de origen como estímulo principal para
provocar un proceso de diferenciación del sí-mismo individual puede ser un procedimiento válido en
todas partes. En el hecho de regresar para poder permanecer fuera se puede captar un
elemento paradójico, pero más aún un modo de canalizar hacia otros objetivos las energías vitales
del individuo, “desperdiciadas” muy frecuentemente en inútiles juegos conyugales desarrollados bajo
el lema de reaccionar frente al otro para sentirse independientes. A primera vista, puede
parecer cuando menos original que una problemática de pareja o el trastorno emocional de un hijo
puedan ser tratados separando a la pareja y comprometiendo a cada cónyuge a reactivar procesos
terminados tiempo atrás o interrumpidos en el seno de la respectiva familia de origen. Si se hace un
análisis minucioso este volver atrás permite al que lo experimenta ir adelante en sus relaciones
más significativas, con una realización de su sí-mismo diferente y más madura. “Regreso
liberador” a la familia.
La terapia pasa entonces a ser una palestra en la que se programan ejercicios para llegar a
ser más expertos en el conocimiento del propio sí-mismo y en la que se nos entrena para su
eventual aplicación en la vida; se trata pues de una terapia-aprendizaje que lleva al cliente a vivir
y comprobar en carne propia cuánto ha aprendido.
¿Es conveniente que el aprendizaje se convierta en una verdadera terapia? ¿Qué relación hay
entre mayor conocimiento y diferenciación del sí-mismo y verdadera eficacia terapéutica? ¿Cuál es
la ventaja de experimentar antes en carne propia lo que después propondrá a los demás en la
terapia?
Los teóricos de la familia han asumido posiciones distintas. Jay Haley: perjudicial para la
terapia interesarse por las dinámicas emocionales del terapeuta, a quien hay que limitarse a
proporcionarle el instrumental técnico adecuado para hacer de él un experto en disfunciones
familiares. Carl Whitaker: considera que el uso del sí-mismo del terapeuta y de su capacidad de
compartir lo irracional con el paciente son elementos indispensables para el crecimiento de uno y
otro. Bowen: hace un aporte original cuando confirma en el plano operativo que el primer usuario
de la terapia familiar es precisamente aquel que la está aprendiendo. La familia no podrá rencontrar
el rol de protagonista hasta que el terapeuta aprenda cómo insertar las técnicas en una relación
terapéutica vital en lugar de utilizarlas como medicamentos para ser administrados.

-4-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

APLICACIÓN DE LA TEORÍA DE LA FAMILIA EN LA PRÁCTICA CLÍNICA

El movimiento familiar comenzó entre principios y mediados de la década de 1950 y se


desarrolló debido a la tentativa de buscar métodos más eficaces en los casos de graves trastornos
emocionales. Prosperó como una extensión del psicoanálisis.
La teoría psicoanalítica explicaba toda gama de problemas emocionales, pero las técnicas de
tratamiento psicoanalítico no eran efectivas en los casos de graves trastornos emocionales.
Hay quienes sostienen que el movimiento familiar no es nuevo y que se remonta a 25 años
atrás o más. Hay pruebas que confirman la tesis de que la importancia que se da actualmente a la
familia comenzó paulatinamente, a medida que las formulaciones psicoanalíticas de los comienzos,
referidas a la familia, se iban aplicando a la práctica clínica. Con el desarrollo del análisis infantil y al
iniciarse el child guidance movement se hizo habitual para los asistentes sociales o para el
segundo terapeuta el procedimiento de trabajar con los padres como complemento de la
psicoterapia primaria, que es la que se le hace al niño. Más adelante, estos principios se adoptaron
en el campo de los adultos para complementar la psicoterapia primaria del paciente. Desde los
albores del movimiento de la childguidance se realizaron esfuerzos para comprometer a la familia
“en terapia” pero se protegía la relación terapéutica paciente-terapeuta de toda intrusión.
El actual movimiento familiar fue iniciado por muchos y diferentes investigadores (cada uno
de los cuales trabajaba independientemente) que, partiendo de un concepto teórico o clínico,
comenzaron a afirmar que la familia era importante. Desde el momento que la atención se desplazó
del individuo a la familia, todos ellos tuvieron que afrontar el dilema de describir y conceptualizar el
sistema relacional de la familia. La teoría individual carecía de un modelo conceptual en cuanto al
sistema de relación.

Estado actual y perspectivas del movimiento

“Terapia de grupo de familia”: Los integrantes de la familia aprenden la capacidad de


verbalizar y comunicarse pensamientos y sentimientos, mientras el terapeuta permanece con ellos
con el objeto de facilitar el proceso y hacer observaciones e interpretaciones.
La familia humana es un sistema que sigue las leyes de los sistemas naturales.

Orientaciones teóricas y clínicas del autor

El esfuerzo técnico consistía en analizar el proceso emocional ya existente entre los miembros
de la familia y en tratar de mantenerme emocionalmente apartado de ella es decir “ no dejarme
envolver por la transferencia”. Bowen.
Cuando se observa a todos los miembros de la familia juntos, se pueden advertir múltiples
facetas del fenómeno humano. “Kinesis”: sistema del lenguaje del cuerpo, automático en toda

-5-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

relación. La comunicación en el nivel más simple es la verbal.


La familia es un sistema en la medida en que el cambio de una parte del sistema va seguido
de un cambio compensatorio de otras partes de ese sistema. Es una variedad de sistemas y
subsistemas. Los sistemas funcionan en todos los niveles de eficacia, desde un nivel óptimo hasta el
mal funcionamiento o fallo total. Hay que pensar en un superfuncionamiento, que puede oscilar
desde una compensación de la superfunción hasta una no compensación de la superfunción en sí. El
funcionamiento de todo sistema depende del funcionamiento de los sistemas más amplios de los que
forma parte y de sus subsistemas. Ej: madre dominante (superactiva)- padre pasivo. Reciprocidad
superadecuada-inadecuada. Los síntomas se desarrollan cuando la disfunción se aproxima al no
funcionamiento. Es común que las familias no busquen ayuda hasta que se pierde la flexibilidad del
sistema y el funcionamiento de uno de los componentes queda seriamente limitado. Si el mecanismo
va más allá de un punto determinado, la ansiedad impulsa este mecanismo al pánico y a un
aumento rápido de la superfunción-disfunción. El incremento de la tensión puede “bloquear los
circuitos” del incapaz hasta llegar a un colapso paralizante.
También el terapeuta forma parte de este concepto de familia como sistema. Cuanto más
aprende el terapeuta de una familia, más esa familia aprende de sí misma y cuando más aprende
esa familia más aprende el terapeuta. Experto en la comprensión de sistemas familiares e
ingeniero que les ayuda a establecer un equilibrio funcional por sí solas. Asesor de los problemas
familiares durante las primeras sesiones y luego supervisor de los esfuerzos de la familia. Cuando
el terapeuta s convierte en curador o protector la familia entra en disfunción en espera a que él
realice el trabajo.
La familia es una combinación de sistemas emocionales y relacionales. Emocional se refiere
a la fuerza que motiva el sistema y relacional al modo en que se expresa.

La teoría familiar

Masa indiferenciada del yo de la familia: Relación simbiótica o folia a deux.

La escala de diferenciación del sí-mismo


0-25: dependientes de los sentimientos que los demás experimentan respecto a ellos. Crecen
como apéndices dependientes de la masa del yo familiar.
25-50. 40-50: personas sensitivas. Se adaptan con facilidad a la ideología predominante.
Tienen la capacidad de diferenciar su sí-mismo. Posibilidad pero baja probabilidad.
50-75: mayor grado de diferenciación y nivel más bajo de fusión del yo.
75-100. 85-95: seguras de sus opiniones y convicciones.
En la segunda mitad de la escala aparecen fluctuaciones, pero menos acentuadas y es más
fácil evaluar los niveles básicos. Casi no manifiestan desplazamiento funcional. Las personas
menos diferenciadas son movidas como peones por las tensiones emocionales mientras que mas

-6-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

mejor diferenciadas son menos vulnerables frente a los estados de tensión.


Cuanto más alto en la escala se encuentra una persona, más predominan en ella las
cualidades adultas y viceversa. Cuanto más abajo está una persona en la escala más se aferra a
dogmas religiosos, valores culturales, supersticiones y opiniones y menos capaz es de quitarse de
encima estas ideas rigurosamente preservadas.
Las personas difieren entre sí, de manera definible, en cuanto a la proporción en que mezclan
el funcionamiento emocional con el cognitivo y esa diferencia se ordena en un continuum de 0 a
100.
La psiquiatría nunca ha sido capas de definir el concepto de normalidad. Ausencia de
síntomas o éxito en los objetivos vitales o conjunto de ambas cosas.
La vida de la familia se convierte en una masa de complicaciones que son el resultado de
decisiones determinadas por los sentimientos. Las personas difieren notablemente con respecto al
grado en que sus funciones de pensar y de sentir está fusionadas o relativamente diferenciadas. En
un extremo se encuentran aquellos para quienes las funciones del pensamiento están eclipsadas en
gran parte por el proceso emocional que rige sus vidas. Alguno de los que pertenecen a esta
categoría no tienen síntomas evidentes, pero su adaptación es precaria y caen fácilmente en la
disfunción. En el otro extremo a aquellas personas cuyas funciones de pensar y sentir son mas
diferenciadas y autónomas. El cuarto perfil de personas con niveles más altos de diferenciación es
una proyección “hipotética” de características tomadas de los otros perfiles.
Emotividad en un extremo y racionalidad en el otro. ¿Implica personas que sólo son capaces
de pensar y carecen de sentimientos: son frías y no emotivas? El concepto de intelecto no es similar
al concepto de intelectualización, tal como es entendido por el psicoanálisis, es decir como
mecanismo de defensa contra los sentimientos. Según este punto de vista, la expresión de los
sentimientos se considera una respuesta válida y la intelectualización, negativa.

El sistema relacional en la masa del yo de la familia nuclear


Los cónyuges emplean 3 mecanismos para controlar la intensidad de la fusión del yo:

- Conflicto conyugal, en el cual cada uno lucha por dividir en partes iguales el sí-mismo
común y ninguno cede ante el otro.
- La disfunción de un cónyuge. Ambos se perciben como “sí-mismo capaces de ceder”
pero solo uno de ellos lo hace más a menudo. Uno se ofrece como el “no sí-mismo”, que
empieza a funcionar en niveles más bajos.
- La trasmisión del problema a uno o más hijos.

Cuando el grado de fusión del yo es significativo se toma también en préstamo y se


intercambia fuerza del yo entre la familia nuclear y la de origen. Familias explosivas y cohesivas.
Cuando ambos cónyuges se alejan de las familias de origen, tienden a implicarse más en los

-7-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

sistemas emocionales del medico laboral y en situaciones sociales.

El proceso de transmisión multigeneracional


Los padres proyectan gran parte de su inmadurez en un hijo único. Hay un hijo que crece
relativamente ajeno a los requerimientos y a las presiones emocionales de la masa del yo familiar y
alcanza en esa situación el nivel más alto posible de diferenciación.
Se necesitan por lo menos tres generaciones para que una persona adquiera el nivel de “no
sí-mismo” que culminará en la esquizofrenia.

Aplicación clínica de la psicoterapia familiar

Reconocimiento de los campos familares


No es posible conocer a una familia sin una observación clínica directa y no es aconsejable
trabajar solo con algunos segmentos de la familia sin haber obtenido antes un conocimiento eficaz
del conjunto.
Un buen punto de partida es la revisión cronológica del desarrollo del síntoma en el niño. El
nacimiento del primer hijo cambia el sistema familiar de una relación entre dos a una entre tres. El
proceso proyectivo que en general se establece entre madre e hijo cambia el funcionamiento interno
del sistema. Esta energía psíquica que la madre comunica al hijo cambiará el sistema de energía
psíquica de la familia.
La segunda zona de investigación la constituyen las dos familias extensas, similar a la
investigación de la familia nuclear.

El proceso de diferenciación del sí mismo


Consiste en ayudar a cada uno de los componentes de la familia a alcanzar su nivel más alto
de diferenciación del sí-mismo.

- Lo óptimo es la diferenciación del sí-mismo de cada cónyuge con respecto al otro, como
esfuerzo de cooperación hecho en presencia de un “triángulo” potencial (con el
terapeuta).
- Un segundo camino consiste en iniciar la diferenciación de uno solo con la guía del
supervisor, lo que equivale a dar el paso preliminar hacia la diferenciación del sí- mismo.
Psicoterapia familiar hecha aun miembro de la familia. No tratar alternativamente a uno y
otro para evitar la triangulación.
- Tercero, menos efectivo, consiste en poner en marcha todo el proceso con la guía de un
supervisor que hace las veces de entrenador de campo. El uso del triángulo se pierde, el
proceso es más lento y mayores son las ocasiones de “impasse”.

-8-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

Principios y técnicas de psicoterapia familiar


4 años: lapso necesario para una diferenciación significativa del sí-mismo.
Cuando los cónyuges cambian su relación, perturban el equilibrio emocional de la familia de
origen.
Contrato emocional fraudulento: el matrimonio se inicia siguiendo un modelo ideal en el que
cada cónyuge dedica un alto porcentaje de su “sí-mismo” a procurar la felicidad y el bienestar del
otro.
Por la intensidad de la interdependencia emocional y la habilidad para utilizar el conflicto, la
pareja, en general, no se decide a pedir ayuda hasta que los mecanismos están saturados.
Cambiar el sí-mismo significa buscar el modo de escuchar los ataques que se sufren sin
responder, o bien buscar el modo de vivir con “las cosas son como son” sin tratar de cambiarlas,
definir aquello en que se cree y las convicciones personales sin atacar las del cónyuge y por último
observar la parte del sí-mismo que se pone en juego en las distintas situaciones. Si uno de los
componentes de la pareja lo logra, la primer reacción del otro será: “eres un ser bajo, egoísta y
vicioso, no comprendes, no amas y tratas de herirme”. Si el primero es capaz de escuchar el ataque
sin reaccionar, habrá alcanzado la meta. Después habrá que estar preparado para que el otro
cónyuge se encierre en sí mismo y te dará a entender “si es para terminar un infierno, no tengo
necesidad de ti”. Este es el más difícil. Es común que esto ocurra pocos días después de que el otro
integrante de la pareja haya solicitado hora para él, pidiendo una terapia, y no mucho antes de que
ambos estén en condiciones de trabajar juntos.
La triangulación del triángulo: significa ayudar a uno de los padres a establecer una
posición de yo y a diferenciar un sí-mismo en su relación con el niño. El otro componente de la
pareja no tiene dificultades para fusionarse con el hijo en una relación cohesiva, más intensa, que
alternativamente ataca al “padre diferenciado” y le implora que vuelva a reunirse con ellos en la
antigua cohesión. Si este padre consigue mantener, al menos por unos días, una posición de yo
razonable se producirá una disminución automática de la intensidad del apego existente entre los
otros dos y consecuentemente una disminución permanente de la intensidad del triángulo. El
segundo paso implica una tentativa análoga del otro padre para diferenciar un sí-mismo. El esfuerzo
consiste en ayudar a uno de los miembros lo que puede restituir la función al sistema familiar.

HACIA LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN LA FAMILIA DE ORIGEN

El tema central de la teoría de los sistemas familiares gira alrededor del modo en que todos
tenemos un sí-mismo apenas diferenciado o tenemos un apego emocional no resuelto en nuestra
familia de origen.
La diferenciación del sí mismo sólo se puede producir en un triángulo. Si el terapeuta se
diferencia relativamente de ambos cónyuges, cada uno de ellos puede iniciar un lento proceso de

-9-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

diferenciación. El vínculo emocional entre ambos era idéntico al que cada uno de ellos había tenido
en su respectiva familia de origen. Es norma de toda terapia alentar a ambos cónyuges a trabajar
sistemáticamente para diferenciar su sí-mismo de la familia de origen.

El punto clave

Los terapeutas podían ayudar a las familias en tratamientos cuando había tenido una
experiencia previa con las suyas propias.
Es difícil para una familia prestar oído a la idea de la familia extensa cuando existen
ansiedades y síntomas: en general, la primera parte de esta terapia se dedica a la relación
matrimonial. Cuando se supera la ansiedad y hay más objetividad, gran parte del resto de la terapia
se dedica a la familia extensa.

La definición del sí-mismo en la familia de origen

Depende mucho de factores innatos en la madre y de su capacidad de permitirle al hijo


crecer alejándose de ella, más que de factores innatos del hijo. En el trasfondo existen muchos otros
factores, incluyendo el grado en que la madre ha sido capaz de diferenciarse de sus propios padres,
la naturaleza de la relación con el marido, con los padres y con otras personas significativas y por
último el estrés en la realidad y su capacidad de soportar la tensión. El grado en que el chico se
compromete con el padre depende mucho de la relación entre el padre y la madre.
El nivel de diferenciación se repite en el matrimonio tras el cual el sí mismo está ligado
emocionalmente de los padres en la generación pasada, al cónyuge el en presente y a los hijos en la
futura.

Cómo se afronta el apego emocional no resuelto

El grado de apego emocional no resuelto equivale al grado de diferenciación. Cuando no hay


estrés emocional, estas personas pueden interactuar entre sí con mayor espontaneidad y libertad,
mientras que cuando la ansiedad aumenta se hacen más reservadas y se aíslan más. Estos
mecanismos son necesarios para el mantenimiento del equilibrio emocional de la familia.
Considerarlos patológicos y tratar de eliminar el síntoma sin tener en cuenta todo el núcleo familiar
puede provocar ansiedad e inadaptación en la familia. En el otro extremo encontramos personas tan
sensibles ante la presencia física de otra que para su equilibrio emocional se hace necesario cierto
grado de distancia física. Podemos observar formas menos nítidas de distancia física en todos sus
grados. La mayor parte de la gente aplica una combinación de mecanismos internos y distancia
física.

-10-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

El corte emocional

Indica la distancia emocional sin tener en cuenta si se ha logrado por mecanismos internos o
distancia física. No es indicativo de la intensidad del grado de apego emocional no resuelto. La
persona que se va del hogar está ligada del mismo modo que lo esta el que se queda en él y pone
en funcionamiento mecanismos internos para controlar su compromiso.
El que se va se aleja con la ilusión de “conquistar su independencia”. Cuanto más definitivo
es el corte con los padres, más previsible es que se repita el modelo en relaciones futuras: cuando
aumente tensión en matrimonio, se irá, pudiendo contraer otros matrimonios o tener relaciones que
serán cada vez más transitorias.
La persona que logra distancia con mecanismos internos puede permanecer en escena
durante los momentos de tensión emocional, pero está expuesta a disfunciones tales como
enfermedades físicas, trastornos emocionales, disfunciones sociales (alcoholismo…).
La manifestación principal de corte emocional es la negación de la intensidad del apego
emocional no resuelto a los padres: el sujeto se comporta fingiendo una mayor autonomía de la que
en realidad tiene y alcanza la distancia emocional tanto por medio de mecanismos internos como por
medio de una real distancia física. La intensidad de la negación y simulación es en adolescentes un
índice sumamente preciso del grado de apego emocional a los padres no resuelto.

Modelos de vida

El grado de apego emocional a lo padres no resuelto lo determina el grado de apego de cada


padre a su familia de origen, el modo en que los padres respectivos han interferido en el matrimonio
de los hijos, el grado de ansiedad durante los momentos críticos de la vida y el modo en que los
padres han afrontado esta ansiedad. La cantidad de ansiedad tiende a ser similar al grado de apego
no resuelto en la familia.
Uno de los mecanismos automáticos para reducir los niveles excesivos de ansiedad en un
sistema relacional relativamente abierto (esto es, los miembros de la familia tienen un grado de
contacto razonable, lo opuesto a encierro emocional) es la familia extensa. Una apertura relativa
no aumenta el nivel de diferenciación en la familia pero reduce la ansiedad a un nivel más bajo que
permite a los miembros de la familia que se sientan motivados a empezar a moverse lentamente
hacia una mayor diferenciación.

Las relaciones familiares con respecto a las relaciones sociales


Las familias que cortan los lazos con su familia de origen tratan de crearse familias
sustitutas. Esa tendencia proviene de la fuerza emocional que impulsa a las personas a la negación
emocional del pasado.
Las familias sustitutas no remplazan la verdadera cuando ésta existe. Hay excepciones:

-11-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

desgracias, familias deshechas y otras graves situaciones sociales. Reducen la ansiedad inmediata y
pueden funcionar bien por algún tiempo. Cuando las relaciones sociales adquieren carácter
significativo, se convierten en duplicados de las relaciones con la familia de origen. SI la persona se
encuentra en estado de estrés y su ansiedad aumenta, corta también los lazos con esta relación
social y va en busca de otra más satisfactoria. Después de unos cuantos ciclos tiende a aislarse cada
vez más.

Principios y técnicas para contribuir a la definición del sí-mismo en la familia extensa

“Definir el sí-mismo, trabajar en la propia individualización son sinónimos de diferenciación”.


A medida que el sistema se vuelve más abierto y uno comienza a observar los triángulos y los
papeles que juega en modelos reactivos de la familia puede iniciar el proceso más complejo de
diferenciarse. Al esfuerzo de ayudar y supervisar: “entrenamiento”.
Relaciones entre dos:
Un consejo simple es que la persona inicie una relación entre dos con cada uno de sus
progenitores: sacaría a la luz todos los problemas emocionales que los padres han tenido en su
relación y, antes, en sus respectivas familias de origen. El “entrenador” ha de haber tenido la misma
experiencia. El esfuerzo de diferenciación es aquel que se produce en el sí-mismo en relación con los
otros sí-mismos.
Llegar a ser un mejor observador y llegar a controlar la propia emotividad:
El esfuerzo por llegar a ser un mejor observador y aprender más sobre la familia reduce la
reactividad emocional y esto a su vez contribuye a llegara ser un mejor observador. Es provechoso
para la familia que uno de los miembros pueda relacionarse con más libertad, sin tomar decisiones y
sin dejarse enredar en el sistema emocional de la familia.
Destriangular el sí-mismo de las situaciones emocionales:
Todo el trabajo en el ámbito de las relaciones interpersonales, el mayor conocimiento de la
familia a través de la observación y el control de la propia reactividad contribuyen a crear un
sistema relacional más “abierto” y a reactivar el sistema emocional cuando el sujeto se ha
mantenido aparte. Es posible entonces ver los triángulos en los que uno ha crecido y cambiar con
respecto a ellos. Mantenerse en contacto con un sistema emocional que envuelve al sí-mismo y a
otras dos personas, sin tomar partido por ninguna de las partes, sin contratacar ni defenderse y
buscando siempre una línea neutral de respuesta.
Cuando el sistema pasa por un periodo tranquilo, no sólo no hay contextos emocionales con
los cuales tomar contacto, sino que además el sistema familiar hace cualquier cosa por evitar que
afloren. En situaciones como esta hay que buscar algún hecho emocional del pasado sin caer en
enfrentamientos emocionales: el error más grave que la gente comete en el trabajo con la familia
extensa es la confrontación emocional, que puede ser de una eficacia relativa por poco tiempo, por
cuanto el que la propone cree haberla justificado pero la familia reacciona negativamente y puede

-12-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

ser necesario un periodo de meses o de uno o dos años para que la familia supere una actitud de
rechazo hacia el que provoca esa confrontación.
Otros aspectos:
Una dimensión operativa es factible únicamente cuando se centraliza el trabajo en otros
miembros de la familia importantes para los padres, es decir, en un triángulo constituido por uno de
los padres, por un miembro de la familia y por uno mismo.

Exposición de los resultados

En las familias en las que la atención se centra en la diferenciación del sí-mismo dentro de la
familia de origen, los progresos en la elaboración del sistema relacional formado por los dos
cónyuges y por los hijos son superiores, automáticamente, a los progresos de las familias en las que
al tratarlas se enfoca, en cambio, la interdependencia de la pareja: evitar considerar los contextos
emocionales en la familia nuclear.
Para la familia es mucho más sencillo asistir periódicamente a sesiones de terapia familiar
durante uno, dos, tres años que afrontar los trastornos emocionales, el tiempo y los gastos que
suponen las visitas a las familias de origen. Al terapeuta, tener que abordar a la familia extensa le
exige una mayor competencia, más trabajo continuo de sí mismo y mayor atención a los detalles
que en la terapia más convencional. No cabe duda de que tenemos mucho que ganar si centramos
nuestra atención en la interdependencia emocional en el matrimonio, pero es más eficaz aún tener
en cuenta a la familia de origen. No se trata exclusivamente de trabajar exclusivamente en la familia
de origen. La resistencia de las familias a este modo de encarar la cuestión fue menos de lo que
cabía esperar.

EL ANÓNIMO

Se refiere a la experiencia clínica de pocos meses de duración en el transcurso de los cuales


Bowen se diferencia de su familia de origen. Esta experiencia fue precedida de 12 años dedicados al
estudio de su familia desde la perspectiva de la teoría familiar.

Conceptos importantes para la diferenciación del sí-mismo

La masa indiferenciada del yo en la familia de origen


El hecho de discutir las situaciones familiares tranquilizaba, aparentemente, al sistema
familiar pero simultáneamente aumentaba la fusión y se hacía entonces más difícil volver a la
objetividad. La tentativa de definirse o diferenciarse era más eficaz cuando la persona estaba fuera
del sistema emocional y todavía no se había fundido con este último. Visitas breves y frecuentes son

-13-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

más eficaces que largas y espaciadas.

La diferenciación del sí mismo


Un sistema familiar en equilibrio emocional está libre de manifestaciones sintomáticas en
cualquier nivel de diferenciación. El sistema se transforma cuando se produce una regresión en
algún miembro de la familia, actúa entonces para restablecer el primitivo equilibrio libre de
síntomas, siempre que sea posible. En sistema también se trasforma cuando alguno de sus
miembros alcanza un nivel de diferenciación levemente superior, poniéndose entonces
automáticamente en movimiento para restablecer el equilibrio inicial.
Las reacciones previsibles de la familia frente a la diferenciación son de tres tipos:

- Estas equivocado o algo parecido


- Vuelve atrás, que puede ser comunicado de muchos modos diferentes
- Si no lo haces, las consecuencias serán estas

Si el que se está diferenciando logra mantener su posición sin defenderse ni contratacar, la


reacción emocional es, por lo general, breve y el otro termina por dar su aprobación.

El “ nosotros” de los padres


El sí- mismo poco definido de cada padre se funde en un sí-mismo común y pasa a ser el
nosotros familiar. Coloca al niño frente una amalgama de parientes en la que faltan tanto el
elemento femenino como el masculino y que le impide conocer tanto a los hombres mediante una
relación individual con el padre, como a las mujeres a través de una relación con la madre. El
nosotros familiar pone al niño en una situación de dos contra uno que carece de toda flexibilidad
emocional a menos que él logre de algún modo abrir una brecha en el otro lado del triángulo.

La relacion persona-persona y los princiipos referidos a ella


Descuida otros trabajos que son de nuestra competencia directa.

La relación persona-persona en el triángulo familiar


Hemos sido programados en el sistema mucho antes y es automático para ambas partes
recaer en los modelos familiares. La condición óptima para una relación como ésta es encontrar un
tema de interés común que no implique al resto de la familia. Todas las personas tienen sus
resistencias intrínsecas a trabajar en esta relación. Al confiarle a una persona una misión especial
con su familia de origen muchas veces le es imposible ponerse en contacto por ejemplo con los
padres por separado o ha dejado pasar el momento ideal (triángulos a terceras personas…). El
objetivo principal de Bowen en su familia era mantener con su padre una conversación vivaz y
eliminar los triángulos con su madre.

-14-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

El proceso de diferenciarse de la familia de origen comprende dos momentos principales. El


primero consiste en el desarrollo de la persona a persona, que ayuda a construir relaciones más
vivaces, a reconocer los viejos modelos (que podían pasar inadvertidos) y, ante todo, provoca una
respuesta familiar más viva ante el esfuerzo de “destriangularse” y de cambiar los viejos modelos.
Hay muchos factores que influyen para que este modelo surja, contándose entre ellos la
adaptabilidad básica de la familia (no se manifiesta ningún conflicto cuando hay una buena
adaptabilidad), la inexistencia de estrés lo bastante fuerte para poner en evidencia los síntomas y la
cantidad de subtriángulos que absorben niveles menores de desavenencia.

La experiencia familiar

Prólogo
La muerte de un miembro tan importante puede conmocionar el sistema familiar durante
meses y meses: “onda de choque”. El sistema habla del miembro ausente y tiene reglas muy
definidas.

El plan
Contrasentido: consiste en afirmar algo asintiendo lo contrario. Esta técnica funciona de
modo previsible cuando el terapeuta está “fuera” del sistema emocional, pudiendo ser bastante
desenvuelto y mantenerse directamente.
Un paso diferencial tiene dos aspectos. Sólo quien se está diferenciando conoce el
pensamiento y el plan lógico que debe intervenir en una tentativa semejante. Si alguien más está al
corriente de lo que está pasando, es dudoso que el esfuerzo pueda resultar una diferenciación. El
otro aspecto es la respuesta emocional y si esta respuesta no aparece es sumamente dudoso que
pueda tener lugar una diferenciación. La reacción inicial de la familia es de sorpresa y rabia,
inmediatamente después de agradecimiento espontáneo. Si quien se está diferenciando pide una
elaboración de la respuesta inicial de aprecio la respuesta será, automáticamente, lo contrario de lo
que el espera. En este punto habrá comentarios que invocaran las leyes de la cohesión, que son las
que rigen el lado sentimental de la operación. Los comentarios pueden consistir en una
descalificación o una negación de la importancia del hecho, o pueden expresar una opinión crítica si
la respuesta que se desea es la queja. El esfuerzo de diferenciación sólo consigue su objetivo cuando
se hace para uno mismo: así el sistema se beneficia automáticamente. Cuando se hace sobre todo
para ayudar a los demás o con la expectativa de que los demás lo aprueben y expresen su
agradecimiento, es porque se trata de un esfuerzo de cohesión y no de diferenciación: el sistema
emocional no aprecia esas maniobras estresantes y nefastas al servicio de la cohesión.

-15-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

PRINCIPIOS Y TÉCNICAS DE TERAPIA FAMILIAR MÚLTIPLE

Observaciones preliminares

Familias completas vivían en el servicio hospitalario en el que se llevaba a cabo la


investigación con un hijo o hija esquizofrénicos. El proyecto duro 5 años. El primer año se hizo
hincapié a las madres y en los pacientes, que fueron tratados individualmente. El segundo año se les
pidió a los padres, comenzando la “psicoterapia de familia”. Se adoptó la expresión de “psicoterapia
de familia” para descartar e integrar el correspondiente concepto de la “familia como unidad
patológica”. Muy pronto las sesiones diarias incluyeron a todos los miembros de las familias y todos
los miembros disponibles del personal.
“Terapia de Red de Familias Múltiples”. El método terapéutico de base adoptado era la terapia
de grupo, si bien se calificaba a las reuniones de sesiones de “psicoterapia familiar” para poner
relieve que el objetivo principal de intervención era la familia y para establecer una clara distinción
entre este método terapéutico y la terapia de grupo tradicional. Luna de miel terapéutica, gran
entusiasmo al personal. Observadores silenciosos.
No era raro que un terapeuta que empezaba a definir un tema específico no lograra llegar al
final porque lo interrumpía otro terapeuta que desplazaba el interés a un tema muy distinto. Las
familias empezaron a servirse de ese canal para proyectar la angustia intrafamiliar sobre las
diferencias entre los terapeutas. Se cambio la estructura para que un único terapeuta tuviese la
responsabilidad de cada sesión.
Un miembro ansioso de otra pareja podría interrumpirlo y desplazar el centro de la discusión
a un problema existente en su propia familia. Cualquiera estaba en condiciones de interrumpir el
proceso de definición. Se dedicó cada sesión a una familia única, la demás oyentes silenciosos. Se
llegaron a definir con claridad los problemas emocionales y entender realmente sin tener la
preocupación de prepararse para comentar lo que se decía.

Cambios en la teoría y en la terapia con posterioridad a la primera investigación

Los padres insistían tanto en los problemas del hijo que resultaba difícil detenerse a estudiar
la relación entre ellos. Se empezó a citar a los padres solos desde la primera sesión, para intentar
confirmar la convicción de que el problema básico residía en la relación. Los problemas del hijo
desaparecían automáticamente, la mayor parte de estas sesiones de terapia familiar fueron ágiles y
fructíferas, en tanto que las sesiones con los hijos eran tediosas y poco productivas.
Los triángulos son una herramienta flexible para predecir la conceptualización y modificación
del sistema emocional de la familia. Representa el cimiento o la molécula del sistema emocional, ya
se trate de un sistema familiar, social o de otro tipo. Un triángulo está en movimiento constante y

-16-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

los movimientos se efectúan automáticamente como reflejos emocionales, son previsibles. El


conocimiento de los triángulos proporciona la “técnica” necesaria para modificar su funcionamiento
en un momento dado.
Hay dos maneras de modificar el funcionamiento de un triángulo: poner en contacto a dos
personas con una tercera que conozca y comprenda el funcionamiento de los triángulos y no esté
implicada en los movimientos emocionales de la díada familiar. Si la tercera persona logra
permanecer en contacto si dejarse involucrar, el funcionamiento de la pareja se modificará
automáticamente. Madre-padre-hijo: pongamos a un extraño en el lugar del hijo. Éste quedará
envuelto en el modelo del funcionamiento el triángulo familiar o se echará para atrás. Los padres
harán acciones previsibles para incluirlo. Si el terapeuta consigue evitar que se le triangule y al
mismo tiempo permanecer en constante contacto emocional con ellos durante algún tiempo, la
relación de los padres comenzará a cambiar.
El segundo criterio para modificar un triángulo consiste en trabajar con un miembro de la
familia. Si uno de los miembros está en condiciones de cambiar habrá muchas posibilidades de que
se modifique el triángulo, del mismo modo si un triángulo está en condiciones de cambiar puede
cambiar toda la familia extensa: “Psicoterapia familiar con un miembro de la familia”. Exige que se
le enseñe cuales son las características previsibles de los triángulos y de los sistemas emocionales.
El objetivo es el cambio y el mejoramiento del sí-mismo, luego esta modificación influirá en los
demás miembros del sistema. Es útil cuando uno está motivado y otro se opone. Mejores resultados
en las familias tratadas en el contexto de proyecto de investigación que las entrevistadas sólo con
fines terapéuticos: el terapeuta se sale del rol de quien cura o ayuda y la familia asume la posición
de que acepta la responsabilidad de su propio cambio.
En un principio el problema afectaba a toda la familia y se reunía a toda la familia para hablar
del problema. Hoy en día la base de la terapia se realiza con los dos miembros de la familia más
responsables o con el miembro de la familia más motivado.

Psicterapia familiar en ambos cónyuges

“Familia: los dos miembros con mayores responsabilidades (los dos cónyuges) y el
terapeuta”.
1956: procesos intrapsíquicos de cada cónyuge en presencia del otro. Importancia a los
sueños.
1960: sistema de relaciones entre los cónyuges. Hablar directamente entre ellos más que con
el terapeuta. Necesidad de hacer una exacta distinción entre pensamientos y sentimientos.
Mediante este método, el terapeuta cumple cuatro funciones principales:

- Define y clarífica la relación entre los cónyuges.


- Mantiene su sí-mismo destriangulado del sistema emocional de la familia.

-17-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

- Enseña el funcionamiento de los sistemas emocionales.


- Hace una demostración práctica del concepto de diferenciación, asumiendo una posición
de yo muy definida durante la terapia.

Definir y clarificar la relación entre los cónyuges

Desalentar la tentativa de los conyugues de seguir en casa la discusión iniciada durante la


terapia. Que se dirijan la palabra directamente. Cada uno de ellos me habla directamente con la
mayor calma, tranquilidad y objetividad posibles. En situaciones así, es frecuente que el otro sea
capaz de escuchar y “entender realmente” sin reaccionar en el plano emocional por primera vez en
muchos años de vida común. El objetivo general es tocar zonas emocionalmente significativas para
ellos y obtener respuestas serenas en tono tranquilo. Resultados más satisfactorios que con la
expresión “terapéutica” de los sentimientos. Cada uno de los conyugues escucha y conoce al otro.
Expresión libre y abierta de los sentimientos. A partir de un estímulo emocional de poca entidad en
uno de los miembros desencadena respuestas emocionales más intensas en el otro. Esta reactividad
emocional puede ser una profunda incidencia en el curso de una relación. Uno de los objetivos es
que los cónyuges lleguen a ser más conscientes de estos mecanismos para así ser capaces de
definirlos con la mayor cantidad posible de detalles aumentando su capacidad de observación
recíproca. Una vez descubiertos pueden ser controlados.

Mantener a su sí-mismo destriangulado del sistema emocional de la familia

Los esfuerzos del terapeuta deben apuntar constantemente al proceso de diferenciación e su


sí-mismo del sistema emocional de su propia familia y también del sistema emocional en el cual
trabaja. De este modo, es necesario que conozca los triángulos y que sepa aplicar eficazmente este
conocimiento a los sistemas emocionales más significativos para él.
Cada uno de los cónyuges utiliza los mecanismos con los cuales está más familiarizado para
involucrar al terapeuta en el sistema emocional de la familia. La primera movida consiste en
obligarlo a tomar partido por una u otra parte. El terapeuta corre el riesgo de quedar triangulado,
tanto cuando reacciona con rabia como cuando se deja seducir. Adoptar la posición justa entre la
seriedad y el humor. “Alejarse” en el plano físico/emocional aunque si estas demasiado distante
corres el riesgo de no tomar contacto real con ellos.
El problema emocional entre dos personas se resuelve automáticamente cuando ellas se
mantienen en contacto con una tercera persona, que logra mantenerse libre de su compromiso
emocional pero, al mismo tiempo, entra activamente en relación con cada uno de ellos. Si consigue
mantener con el sistema el justo grado de distancia y de contacto emocionales es casi automático
que diga y haga los más adecuado. Si guarda silencio y no logra dar respuesta es que está
demasiado implicado emocionalmente. En frecuente que los cónyuges vean en el terapeuta un aliado

-18-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

o enemigo.
El contrasentido, un comentario que destaca un aspecto inusitado o totalmente opuesto de
un problema dado o toma su lado prosaico o ligeramente humorístico, es una de las herramientas
más efectivas para aliviar una situación demasiado seria.
El conocimiento de los triángulos es la herramienta más eficaz para comprender los
sistemas emocionales y mantener el propio sí-mismo en un significativo contacto emocional sin
quedar atrapado.

Enseñar el funcionamiento de los sistemas emocionales

Cada cónyuge interpreta los mensajes a su modo; después de discutirlos en su casa, vuelven
al terapeuta para que les diga cual es la interpretación correcta. El objetivo del terapeuta consiste
más en destriangularse que en dar explicaciones que lo envolverían más aún en el sistema familiar.
Al iniciciarse la terapia, el grado de ansiedad en la familia es alto. Las instrucciones se dan
desde la “posición-yo”. Después, cuando la ansiedad disminuye, el terapeuta imparte su
enseñanza por medio de “parábolas” constituidas mediante ejemplos de otras familias que llegaron
a una solución satisfactoria de problemas similares. Más adelante, cuando el grado de ansiedad es
mínimo, se desarrolla la verdadera actividad didáctica.

Psumir la “Posición-yo”

Cuando un miembro de la familia es capaz de afirmar con calma sus convicciones y creencias
y hacer que sean adecuadas sin criticar las opiniones de los demás y sin involucrarse en conflictos
emocionales, los demás miembros de la familia inician entonces el mismo proceso que les lleva a
alcanzar mayor seguridad en sí mismos y aceptar a los demás.
Una de las primeras fases significativas de la terapia es el estadio en el que cada uno de los
cónyuges llega a conocer mejor al otro. Hay quienes piensan que esta fase es lenta y gradual, otros
que es rápida y casi dichosa. Hay quienes quedan tan satisfechos con una disminución de los
síntomas y el aumento de “cohesión” en las relaciones matrimoniales que están dispuestos a
concluir el tratamiento.
Cuando los dos cónyuges están motivados para seguir adelante, el proceso terapéutico ayuda
a cada uno de ellos a diferenciar gradualmente su sí-mismo respecto al otro. Uno de los cónyuges
comienza a concentrarse en su sí-mismo, mientras que el otro pide una mayor cohesión. Es muy
frecuente que el cónyuge que se está diferenciando ceda ante la solicitud de mayor cohesión, al
menos por una vez, antes de proseguir su proceso de autodeterminación y pese a la oposición del
otro, que se manifiesta en una breve reacción emocional. Después de este episodio ambos cónyuges
alcanzan un nivel de diferenciación algo más alto. Sigue un periodo bastante sereno y luego, el otro
cónyuge se concentra en su sí-mismo y avanza, a su vez, rumbo a la diferenciación, mientras que el

-19-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

primero se opone con apremiantes exigencias de cohesión. De este modo, el proceso de


diferenciación avanza en pequeños pasos alternativos. Cada nuevo paso provoca en la familia
extensa y en otros sistemas interdependientes una desavenencia entre los cónyuges. El terapeuta
comienza lo antes posible a entrenar a los miembros de la pareja para el proceso de diferenciación
del sí-mismo de cada uno en las respectivas familias de origen.
El cónyuge con mayor tendencia a la cohesión asume, en general, una actitud negativa y
escéptica con respecto a la acción terapéutica. El otro esta casi siempre satisfecho y deseoso de
continuar.
Lo normal es que una terapia termine cuando ambos cónyuges han alcanzado un buen nivel
de diferenciación de su sí-mismo con respecto al otro y con respecto a las respectivas familias de
origen, cuando han adquirido un conocimiento suficiente de los sistemas familiares para que ambos,
alternativamente, estén en condiciones de afrontar las crisis y, por último, cuando están bastante
motivados para seguir trabajando en el futuro hacia una mayor diferenciación.

Terapia familiar múltiple

Había que evitar una cohesión social y emocional entre los grupos y preservar el aislamiento
emocional entre las familias, indispensable para poner de relieve los matices de la interdependencia
emocional y del proceso familiar entre los cónyuges.
El terapeuta estaba más expuesto a ser triangulado en este contexto ampliado que en el
tratamiento de una sola familia. El progreso excepcionalmente rápido de estas familias fue algo
inesperado. Sin duda, es más fácil percibir y comprender los problemas personales cuando se los
observa en otros que cuando sólo se los conoce en relación con uno mismo. Las familias aprenden
unas de otras.
Las familias entrevistadas una vez al mes habían obtenido resultados similares y a menudo
mejores que los alcanzados con familias de otros grupos que se reunían una vez por semana. Estas
familias son más responsables, menos dependientes del terapeuta y por tanto más obligadas a
investigar por sí mismas los recursos necesarios para la solución de sus problemas.
La duración media de las terapias con familias motivadas: 4 años, con sesiones de una o dos
veces al mes.
Existe una resistencia profunda a abordar y conocer a las personas de la familia extensa, ello
actúa dificultando todo contacto significativo con el pasado.

-20-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

LA REACCIÓN DE LA FAMILIA FRENTE A LA MUERTE

Se llama sistema relacional “abierto” aquel en el cual el individuo es libre de comunicar una
parte notable de pensamientos, sentimientos y fantasías interiores a otro, que, a su vez, puede
responderle del mismo modo (noviazgo).
Después del matrimonio, en la mutua dependencia emocional que crea la convivencia, cada
cónyuge se hace sensible a determinados temas que pueden perturbar al otro, aprende
instintivamente a evitar estos temas y la relación se circunscribe en un sistema mas “cerrado”.
Protege a sí mismo de la ansiedad de otra persona, evita los temas tabú.
La muerte es el principal tema tabú. En estos casos se activan por lo menos dos procesos:
uno es el proceso intrapsíquico, que implica siempre cierta negación de la muerte; el otro es el
sistema relacional cerrado.
En torno de la persona afectada por un mal incurable giran al menos tres sistemas cerrados.
El primero actúa dentro del paciente, es un dato obtenido de la experiencia que el enfermo en fase
terminal tiene alguna percepción de su muerte inminente y que muchos, en su fuero interno, llegan
a tener una profunda conciencia de este hecho que, sin embargo, no comunican a nadie. Otro
sistema cerrado es la familia, que recibe las informaciones básicas del médico, agrega noticias
recogidas de otras fuentes y por tanto aumenta, distorsiona y le da a todo ello una nueva
interpretación durante las conversaciones que se sostienen en la casa; después prepara el
comunicado oficial, cuidadosamente revisado y corregido para el paciente, sobre la base de la
interpretación familiar de las noticias y modificado con tal de evitarle una reacción ansiosa; otras
versiones de este comunicado se susurran no lejos del paciente. En los hechos, los enfermos está
atentísimos a las grases dichas en voz baja. El médico de cabecera y el resto del personal sanitario
tienen otros sistema cerrado de comunicación, basado en datos médicos, influido por la reactividad
emocional ante la familia y por las relaciones que se establecen entre ese personal.
Cuanto más emotivo es el médico, más tiende a usar una jerga que los familiares no
comprenden o a simplificar demasiado, en su esfuerzo de hacerse comprender. Cuanto más ansioso
es, habla en exceso y menos escucha, abreviando después. Cuanto más siente la familia la ansiedad
del médico, más insiste en obtener detalles específicos que él no logra dar. Habitualmente, los
médicos responden a preguntas específicas con excesivas generalizaciones. Después, el médico se
comunica con el paciente a otro nivel.
Los problemas surgen cuando el sistema cerrado de la medicina tropieza con el arraigado
sistema cerrado entre el paciente y la familia, y la amenaza de la enfermedad mortal exaspera la
ansiedad.
Todas las personas con enfermedades graves y hasta las que no están enfermas se sienten
agradecidas cuando se les brinda la oportunidad de hablar de la muerte.
Hasta mediados de la década de 1960 la mayoría de los médicos eran contrarios a revelar a
los pacientes la gravedad de su enfermedad, en los 10 últimos años ha cambiado esta opinión, pero

-21-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

no la práctica clínica en la misma proporción. El médico puede creer que ha dado al paciente una
información objetiva, pero la emoción del momento, la rapidez y la vaguedad de la comunicación y
la situación emocional del paciente hacen que el enfermo “no escuche”. El sistema cerrado entre el
paciente y la familia es, en el mejor de los casos, bastante grande; creo que el mayor problema
reside en la escasa comunicación entre el médico y la familia y el médico y el paciente. Si el médico
o cirujano no tiene el tiempo necesario o no se siente motivado para afrontar la situación por si solo,
se debe acercar a profesionales expertos en terapia familiar.

El equilibrio emocional de la familia y la onda de choque emocional

La muerte o la amenaza que representa es sólo uno de tantos acontecimientos que puede
trasformar a una familia. Una unidad familiar se encuentra en equilibrio funcional cuando atraviesa
un periodo tranquilo en el cual cada uno de sus miembros funciona con un grado de eficacia
razonable. El equilibrio se perturba tanto por el nacimiento como por la pérdida de algunos
miembros, y la intensidad de la reacción emocional de que ahí resulta depende tanto de la
importancia del recién llegado como de la persona que desaparece.
Las pérdidas son físicas cuando un hijo se va a estudiar a una ciudad o un hijo adulto se
casa y abandona el hogar. Hay pérdidas funcionales cuando un miembro clave de la familia queda
inválido a raíz de una larga enfermedad o de un accidente que le impide continuar la actividad
laboral de la que la familia depende económicamente. Hay pérdidas emocionales como la ausencia
de una persona capaz de alegrar el ambiente familiar. El tiempo que la familia necesita para
establecer un nuevo equilibrio emocional depende de su integración emocional anterior y de la
intensidad del trastorno. Una familia bien integrada puede tener una reacción significativa en el
momento del cambio, pero adaptarse después con bastante rapidez. Una familia menos integrada
puede manifestar una reacción menos evidente en el momento y responder más adelante con
síntomas de enfermedad física o emocional, o con conductas sociales atípicas. Tratar de inducir a la
familia a expresar sus sentimientos en el momento del cambio no necesariamente aumenta el nivel
de integración emocional.
La onda de choque emocional es una maraña espesa de contragolpes subterráneos
constituidos por hechos de vital gravedad que se pueden producir en cualquier parte del sistema
extenso durante los meses o años que siguen a un acontecimiento de grave importancia emocional.
No está relacionada directamente con las reacciones de dolor y duelo que las personas allegadas al
muerto tienen normalmente. Actúa sobre la base de una red subterránea de recíproca dependencia
emocional entre los miembros de la familia. Esa dependencia emocional es negada, los distintos
hechos vitales y graves no parecen tener nexo alguno entre sí, la familia intenta camuflar toda
vinculación entre esos hechos y, si alguien trata de relacionarlos, provoca una intensa reacción
emocional de negación. Esto ocurre muy a menudo en familias con un considerable grado de fusión
emocional negada.

-22-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

Los síntomas se pueden presentar en forma de cualquier problema humano. Enfermedades


físicas: desde una creciente incidencia de resfriados hasta la primera aparición de condiciones
crónicas, como la diabetes o alergias, o enfermedades agudas, clínicas y quirúrgicas. Es como si la
onda de choque constituyese el estímulo que activa un proceso físico. También manifestaciones
emocionales y disfunciones sociales (alcoholismo, fracaso escolar…).
Ej: la muerte de un abuelo importante: manifestación de síntomas en hijos y nietos. A
menudo los síntomas aparecen en un nieto con poca ligazón afectiva a los abuelos.
Ej: una familia con un equilibrio emocional poco compensado, en la que el funcionamiento de
la madre dependía de la relación con la hija. La mayor parte de las disfunciones que siguieron se
manifestaron en la madre, pero el hijo y el padre, a su vez, eran lo bastante dependientes de la
madre para desarrollar sus propios síntomas.
No todas las muertes tienen la misma importancia para la familia, pero algunas muy
probablemente dan origen a la onda de choque. Otras muertes son más neutrales y por norma
general van seguidas de la acostumbrada reacción de dolor y duelo. Hay otras, por fin, que son un
alivio para la familia y sigue un periodo de mejor funcionamiento.
Ejs de muertes con onda de choque emocional grave: la muerte de ambos padres cuando la
familia es joven, de un hijo significativo, del jefe de la familia: abuelo (las abuelas viven más a
la sombra de los maridos y su muerte es menos importante), abuela, o el hermano más
significativo. Hay otro grupo de miembros de la familia a cuya muerte le sigue el periodo normal de
dolor y duelo: aquellos con roles periféricos, parientes neutrales que vivieron sin pena ni gloria. Es
muy raro que la onda de choque siga a la muerte de un miembro disfuncional de la familia, a menos
que la disfunción haya ejercido un rol crucial en el mantenimiento del equilibrio emocional de la
familia. Suicidio: les siguen prolongadas reacciones de duelo pero la onda de choque es
habitualmente de poco alcance salvo que el suicidio signifique la renuncia a un esencial papel
funcional.

La terapia en el momento de la muerte


Conocer la estructura global de la familia, la posición funcional que en ella ocupa la persona
que se está muriendo y el nivel de adaptación vital es importante para todo aquel que se proponga
ayudara una familia antes, durante o después de la muerte. Médicos y hospitales han delegado a
sacerdotes. Estos orientan su ayuda a la expresión abierta del dolor. Pueden prestar una ayuda
superficial pero no tienen en cuenta los procesos más profundos. La creencia popular de que el
llanto es la expresión del dolor puede reconfortar a muchos pero a otros les complica la situación. Es
importante que el médico y el terapeuta conozcan las circunstancias y mantengan un control
razonable sobre su emotividad, sin hacer un uso excesivo de la negación o de otros mecanismos
externos respetando la negación de la familia. Utilizar términos directos. El término directo le señala
al otro que soy capaz de hablar con naturalidad de ese tema y ayuda también a los demás a sentirse
más cómodos, mientras que un término alusivo parece querer suavizar la realidad de la muerte,

-23-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

pero induce a la familia a responder con palabras de referencia. El uso de términos directos ayuda a
abrir un sistema emocional cerrado. Los terapeutas han de poder dominar su emotividad lo
suficiente y poder ser más objetivos frente a la muerte.

La función de los funerales

Las ligazones emocionales no resueltas entre las personas, que permanecen activas durante
toda la vida, influyen en las futuras relaciones significativas y siguen dirigiendo el curso de una
existencia. “Enterrar definitivamente al muerto en el momento de su muerte”. El rito pone en
contacto íntimo al muerto con amigos importantes y ayuda a estos y aquellos a cerrar su relación
con el fallecido y seguir adelante en la vida.
Hay quienes se rehúsan a ver el cuerpo “porque quieren recordarlo tal como lo han
conocido”. Las costumbres funerarias permiten que el cuerpo sea retirado del hospital sin que la
familia tenga contacto personal con él. Es corriente no llevar a los niños a los funerales para no
perturbarlos. De ahí una serie de eternas fantasías e imágenes distorsionadas y poco realistas que
ya no pueden ser corregidas. El funeral privado es otra costumbre que protege de la emotividad de
la muerte, lo motiva el afán de la familia por evitar un contacto con la emotividad de otras personas.
Esta práctica impide que el sistema de los amigos tenga la posibilidad de concluir su relación con el
muerto y priva a la familia del consuelo de los amigos.
El objetivo consiste en poner a todo el sistema familiar en contacto más intimo posible con la
muerte y echar una mano a los más ansiosos que preferirían huir antes que afrontar un funeral.
Ataúd abierto.

-24-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

UNA ENTREVISTA CON MURRAY BOWEN

En general la terapia familiar sigue siendo un método empírico inserto en el viejo modo de
pensar.
Entre los primeros investigadores: Don Jackson, Lidz, Ackerman, Bell. Los terapeutas de
familia que se aventuraron en este terreno después de 1957 tendieron a crear métodos terapéuticos
basados en la teoría psicoanalítica.
En menos de veinte años mis colaboradores han encontrado paulatinamente analogías entre
mi teoría y la biología.
“Ceguera teórica” de los investigadores: todo era para ellos confirmación de la teoría
psicoanalítica (provenían del psicoanálisis).
¿Cómo se hace para expulsar perjuicios teóricos? Traducir los términos psiquiátricos a un
lenguaje simple descriptivo. Masa indiferenciada del yo familiar: podría ser un ejemplo de
retraducción a un lenguaje tradicional.
Tríada: la gente respondía a nuestro uso como si supiese lo que significaba. Buscamos un
término más apto para describir las fuerzas emocionales que actúan cíclicamente en el sistema
relacional. Sustituí tríada por triángulo para comunicar que había gran diferencia.
El triángulo es un modo natural de ser. No es exacto pensar que es un fracaso de la
relación dual, pero ésta es una visión más restringida de un sistema relacional más amplio. Cuando
la ansiedad no es intensa y las condiciones externas son favorables, el flujo y reflujo de la
emociones en una díada pueden ser serenos y tranquilizantes. Podríamos definir esto como una
condición ideal o normal para una relación de dos. Pero la relación dual es inestable por cuanto tiene
poca tolerancia a la ansiedad y se ve perturbada fácilmente por fuerzas relacionales que actúan
desde afuera. Cuando la ansiedad aumenta, el flujo emocional en la díada se hace más fuerte y la
relación se torna difícil. Cuando la ansiedad alcanza un determinado nivel, los integrantes de la
díada, previsible y automáticamente, involucrarán en su trama emocional a una tercera persona
vulnerable. Con el compromiso de la tercera persona disminuye el grado de ansiedad, como si esta
ansiedad se diluyese, pasando de una a otra, entre las tres partes que forman el triángulo. El
triángulo es más estable y más flexible que la díada, tolera mejor la ansiedad y puede dominar gran
parte del estrés de la vida. Cuando disminuye la ansiedad en el triángulo, la configuración emocional
vuelve a ser la de la díada y el tercer miembro pasa a ser ajeno. La ansiedad puede retroceder hasta
un nivel tan bajos que se configuran tres individuos funcionalmente separados. Puede suceder
también que la ansiedad crezca hasta el punto que el triángulo ya no logre controlarla. En esta
situación, uno de los tres implica a otra persona de afuera. Entonces las fuerzas emocionales se
disponen siguiendo el mismo modo de triangular entre dos de los tres miembros iniciales y la
persona que antes era ajena. El tercer miembro del triángulo inicial pasa a ser emocionalmente
inactivo. Si la ansiedad sigue siendo muy fuerte, el proceso emocional puede involucrar a otra
persona de afuera o puede volver al triángulo inicial. Si la ansiedad sigue creciendo, la propagación

-25-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

triangular puede trasponer los confines de la familia implicando a los vecinos, los amigos, la escuela,
las instituciones sociales o legales. Cuando la ansiedad decrece se vuelve al triángulo inicial. El
triángulo tiene mayor flexibilidad y adaptabilidad que la relación dual para tolerar y controlar la
ansiedad. Cuando la ansiedad compromete a más de tres personas, la configuración se difunde en
una serie de triángulos interconexos. Creo que una auténtica y honesta relación de dos es aquella en
la que hay un recíproco intercambio. Estas personas son relativamente raras y es difícil mantenerlas
en equilibrio emocional. La mayor parte de las relaciones de dos son el lado tranquilo de un
triángulo ya en funcionamiento, en el que la calma se mantiene en detrimento de una relación
negativa con el tercer ángulo del triángulo.
Las razones por las que una persona puede no ver los triángulos son dos. La primera es que
el sistema esté en estado de calma y los triángulos inactivos. Pero la razón más probable es que
están tan implicados emocionalmente en el automatismo de la “danza de la vida” que no pueden
ver. Para poder hacerlo, es necesario primero llegar a ser un observador. La incapacidad de ver es
bastante común de los discípulos que no han sabido dominar lo suficiente su propia emotividad para
poder observar y que sólo consiguen ver un triángulo si dan de cabeza en él.
He usado los términos sí-mismo real y seudo sí-mismo para indicar una variable importante.
El sí-mismo real esta compuesto de creencias claramente definidas, convicciones, opiniones y
principios vitales. Cada uno de ellos se incorpora al sí-mismo sobra la base de la experiencia
individual, después de un atento razonamiento, ponderando las alternativas y asumiendo la
responsabilidad de las propias acciones. El seudo sí-mismo se adquiere bajo los efectos de una
presión emocional y puede ser modificado también por el impulso emocional. Está compuesto de
creencias y principios irregulares y discrepantes, adquiridos por una exigencia en este sentido o
porque es lo que se debe pensar y hacer, o para dar valor a la imagen del sí-mismo en la amalgama
social. El sí-mismo real se da cuenta de la incongruencia de estas creencias, mientras que el seudo
sí-mismo la ignora. El sí-mismo real está incorporado al sí-mismo, contrariamente al seudo sí-mismo
que está suspendido del sí-mismo. El seudo sí-mismo es una ficción. De acuerdo con mi experiencia
en lo que se refiere a este concepto, el nivel del sí-mismo real es mucho más bajo y el del seudo sí-
mismo mucho más alto, en todos nosotros, de lo que podemos reconocer. El seudo sí-mismo es el
que envuelve la fusión emocional con los demás, mientras que el sí-mismo “funcional” puede ganar
o perder en la transacción. El seudo sí-mismo: complots y embrollos para ganar algo a expensas de
los demás. La actividad del seudo sí-mismo es la que nos da lecturas erradas cuando tratamos de
evaluar los niveles de diferenciación.
Dos variables principales de mi teoría:

1. El nivel de integración del sí-mismo en una persona está ligado al concepto de la


diferenciación del sí-mismo.
2. El nivel de ansiedad: cuanto más bajo es el nivel del sí-mismo, más el individuo reacciona
a la ansiedad. Una persona poco diferenciada puede parecer normal en un campo libre de

-26-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

ansiedad, pero, muy pronto, cuando la ansiedad aumenta, desarrolla sus síntomas.
Conocer la reactividad frente a la ansiedad nos da informaciones sutiles para evaluar el
funcionamiento de una persona e indicios eficaces para la terapia.

Existe un riesgo de que la teoría pueda convertirse en un sistema cerrado de creencias o un


dogma.
El grado de diferenciación de una persona está determinado por el grado de diferenciación de
los padres en el momento de su nacimiento, por su sexo, por la manera en que esa persona se ha
adaptado a la esfera familiar, por el orden de nacimiento, la normalidad, o no , de su patrimonio
genético, por la disposición emocional de cada progenitor y de su matrimonio antes y después de su
nacimiento, por el tipo de relación de cada progenitor con su respectiva familia de origen, por la
cantidad de problemas reales en la vida de los padres en el periodo que precedió a su nacimiento y
que le siguió, por la capacidad de los padres para afrontar los problemas emocionales y reales a un
tiempo y por otros detalles que se insertan en la configuración general. Así, además, en nivel de
diferenciación de cada padre ha sido determinado por los mismos factores en la situación en que
nacieron y crecieron. La programación biológica, genética y emocional inherente a la reproducción
y al nacimiento es un proceso muy estable, pero influido de algún modo por las circunstancias
afortunadas o desafortunadas y por el azar cuando las cosas andan mal. En igualdad de condiciones,
una persona sale con el mismo nivel de diferenciación de sus padres y este hecho está determinado
por el proceso que se desarrolla antes de su nacimiento y por la situación durante la infancia. Puede
intervenir entonces, para modificarlo, algunas circunstancias afortunadas o desafortunadas durante
la segunda infancia y la adolescencia. Como todo lo demás el nivel fundamental de diferenciación se
estabiliza al fin cuando el joven adulto separa su sí-mismo del de la familia de origen. Me refiero a
los niveles fundamentales de diferenciación que continúan a lo largo de las generaciones como
proceso estable. Más allá y más acá de esto hay muchos niveles funcionales de diferenciación que se
superponen con el nivel básico. Cuanto más bajo sea este nivel de diferenciación, mayor será la
adaptación funcional. El nivel funcional de diferenciación sufre la influencia de múltiples factores que
hemos llegado a conocer en detalle y que dan por resultado amplias fluctuaciones del nivel
funcional. Si logramos controlar la ansiedad y nuestra reacción frente a ella, el nivel funcional
mejorará. Mas allá de esto creo que es posible aumentar también de algún modo el nivel básico.
El concepto de transmisión multigeneracional: algunos hijos salen con un nivel más bajo de
diferenciación que el de los padres y otros más alto en tanto que la mayor parte tiene el mismo nivel
aproximado que los padres. Más bajo: ha estado expuesto a circunstancias desfavorables superior a
la media y los que más alto: más suerte. Las circunstancias favorables o desfavorables se definen
más por el proceso emocional de la familia que por las habituales ventajas y desventajas en sentido
social. Siguen un modelo genético pero nada tiene que ver con los genes. Los sociólogos se han
referido a la conducta animal programada que se trasmite de generación a generación sobre una
base genética “conducta programada”. Ahora está usando el concepto “genético” para lo mismo.

-27-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com
DE LA FAMILIA AL INDIVIDUO. LA DIFERENCIACIÓN DEL SÍ MISMO EN EL
SISTEMA FAMILIAR

Esto no significa que hayan descubierto e identificado nuevos genes. Quiere decir que creen que los
genes determinan la conducta. Si seguimos pensando en las ciencias, quizás algún día podamos
establecer un verdadero contacto conceptual con las ciencias reconocidas y la psiquiatría pasará
entonces a ser una ciencia. Hasta ahora, nuestras teorías de la conducta humana no han ido más
allá de los sistemas cerrados de creencias. En este momento sólo puedo decir que los niveles de
diferenciación se trasmiten de generación en generación según el modelo símil genético que, sin
embargo, nada tiene que ver con la genética tal como se la define corrientemente.

-28-

15º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014


www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com