Sunteți pe pagina 1din 100

Teatro Villamarta.

TEMPORADA 2009/2010

La canción
del olvido
Zarzuela en un acto y cuatro cuadros de
JOSÉ SERRANO (1873-1941)

Libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw


Estrenada en el Teatro Lírico de Valencia el 17 de noviembre de 1916

Versión dramatúrgica y adaptación de Francisco López

Los números musicales añadidos (procedentes de El príncipe Carnaval,


de José Serrano, y Las princesas del dólar, de Leo Fall) han sido revisados
y reorquestados por Julio Lozano, Ignacio Lozano y José Ramón Hernández

Viernes, 28 de mayo a las 20.30 horas


Sábado, 29 de mayo a las 20.00 horas

PRODUCCIÓN DEL TEATRO VILLAMARTA DE JEREZ


índice
ÍNDICE

REPARTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

UNA BUENA DOSIS DE OPTIMISMO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11


José Luis de la Rosa. Presidente de La Arcadia-Jerez

COLOFÓN A UNA MAGNÍFICA TEMPORADA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13


David Fernández Mejías. Director de Diario de Jerez

UN AÑO PARA NO OLVIDAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15


Carlos Tarín

ARGUMENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

LIBRETO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Personajes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Primer acto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

SELECCIÓN DISCOGRÁFICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

CATÁLOGO DE OBRAS LÍRICAS DE JOSÉ SERRANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

RELACIÓN DE PRODUCCIONES LÍRICAS INTERPRETADAS


EN EL TEATRO VILLAMARTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

CURRÍCULOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
Ruth Rosique (Rosina); abajo, con Marina Pardo
(Flora Goldoni)

Luis Varela (Toribio Clarinetti) y Ruth Rosique.


A la derecha, José Antonio López (Capitan Leonello); arriba con José Canales (Sargento
Lombardi); abajo con Benito Cordero (Paolo).
reparto
REPARTO
Rosina Ruth Rosique
Capitán Leonello José Antonio López
Flora Goldini Marina Pardo
Sargento Lombardi José Canales
Toribio Clarinetti Luis Varela
Director Manuel Monteagudo
Casilda Helena Dueñas
Pietro Lucas Trapaza
Paolo Benito Cordero

Camarera limpieza Rosa Moreno


Botones Nigel Leach
Camarero Nicolás Montoya
Ascensorista David Ortiz
Diva Inmaculada Moreno
Gimnasta enamorado Miguel Martí
Dama con perrito Julia Sánchez
Palista y Acompañante Sergio Parra

BALLET
Rebeca García, María Jesús Lorente, Rocío Menéndez, Nieves Portas,
Sara Portilla, Begoña Quiñones, Karelia Sánchez, Eloy Aguilar, Jorge Brea, Iván García,
David Guerra, Óscar Manhenzane, Cristian Martín, Emilio Ochando

ORQUESTA MANUEL DE FALLA


Rondalla: Tuna de la Escuela de Empresariales de Jerez
CORO DEL TEATRO VILLAMARTA
Director: Juan Manuel Pérez Madueño
Equipo artístico Director musical
Juan Luis Pérez

Director de escena
Francisco López

Coreografía
Alessandra Panzavolta

Escenografía y figurines
Jesús Ruiz

Iluminación
Francisco López

ASISTENTES DEL EQUIPO ARTÍSTICO


Ayudante de dirección Alessandra Panzavolta
Ayudante de vestuario Ana Llena
Maestra repetidora Silvia Mkrtchian

REALIZACIONES
Escenografía Antonio Candalijas
Vestuario Peris Hermanos, En Escena
Utilería A. Otaegui, J.P. Juanmartiñena, R. Sánchez
Peluquería y caracterización Alicia Suárez

Equipo técnico Regiduría Carmen Guerra Técnicos Antonio Romero, Alfonso Romero,
José García, Ramón Junquera, Daniel Román
Ayudante de regiduría Carlos Granados
Sastras Mª Josefa Castaño, Mº Josefa Moreno,
Sobretitulación Julio Lozano
Natalia Piudo

Técnicos del Teatro Villamarta Peluquería y maquillaje Alicia Suárez, Equipo KOKOA
Jefe escenario Juan Román Jefa de producción Eva Rodríguez
Subjefe de escenario Alberto Martínez Coordinación producción técnica-artística
Javier Sabadíe
Oficina técnica Marcos Serna
Coordinador de giras Rafael Galisteo
José Serrano (1873-1941)
Marina Pardo (Flora
Goldoni), a la izquierda
junto a José Canales

Helena Dueñas (Casilda) con Ruth Rosique y la ayudante de dirección de


escena y coreógrafa, Alessandra Panzavolta.
una buena dosis...
UNA BUENA DOSIS DE OPTIMISMO

Al inicio de cada temporada nos pregunta- Igualmente, agradecemos a la Fundación Te-


mos que vamos a hacer para llevar a cabo el ci- resa Rivero el que nos ceda sus magnificas ins-
clo de actividades; al final de la misma nos pre- talaciones y patrocine, desde hace varios años,
guntamos como hemos conseguido realizarlas. el ciclo de conferencias que nos ha permitido
La respuesta pasa por el apoyo económico de traer a expertos de lírica, como en esta última
nuestros patrocinadores, la identificación con cita en la que hemos tenido la suerte de escu-
un proyecto apasionante, mucho entusiasmo char al prestigioso musicólogo, escritor y crítico
y una gran dosis de optimismo, que, ligados al musical Andrés Ruiz Tarazona hablarnos de la
trabajo –continuado y riguroso–, dan como fru- personalidad y obra del maestro José Serrano.
to que cada temporada cumplamos con nues- No podemos negar que estamos en un mo-
tros objetivos, haciéndonos eco de la máxima mento económico difícil para todos, sin embar-
de Víktor Frankl de “quien tenga por qué vivir go no debemos caer en la trampa de sacrificar
encontrará siempre cómo”. proyectos y empresas culturales que se han con-
Con este libreto de La canción del olvido pone- vertido en la estructura que da solidez a una so-
mos el punto final a una temporada que desde el ciedad avanzada con clara proyección de desa-
principio se auguraba difícil; incluso llegamos a rrollo. Tratemos de afrontar los problemas más
plantearnos dejar de hacer el libreto al no contar como un reto que como una dificultad infran-
con el apoyo económico suficiente para hacer fren- queable, aguzando el ingenio y aprovechando
te a los gastos de impresión. En este sentido que- todos los recursos que están a nuestro alcance.
remos manifestar nuestro agradecimiento a las dos En estos momentos, la puesta en escena de
entidades que siguen manteniendo su patrocinio: esta hermosa producción jerezana de la zarzue-
Alfonso catering y Bodegas González & Byass; a la del maestro Serrano, debería servirnos para
Ingrasa, concretamente a José Aguilera quien siem- apreciar mejor el enorme esfuerzo que hace
pre encuentra la forma de viabilizar nuestro empe- nuestro Consistorio y la Fundación Teatro Villa-
ño a pesar de las dificultades crematísticas. marta por mantener un patrimonio artístico que
No menos reconocible es el entusiasmo y se ha convertido en generador de ilusiones. Ilu-
apoyo que recibimos del Teatro Villamarta, per- siones que son, en definitiva, las que nos sirven
sonificado este en la persona de su directora para mantener el tipo en momentos difíciles.
Isamay Benavente, y del Diario de Jerez, esca-
parte de nuestras actividades.
José Luis de la Rosa
La Arcadia-Jerez
colofón...
COLOFÓN A UNA MAGNÍFICA TEMPORADA
La zarzuela La canción del olvido de José grado lo más importante, que todo el mundo
Serrano servirá para poner el broche de oro a deje volar su imaginación nada más ocupar el
una nueva temporada lírica del Teatro Villamar- patio de butacas gracias a que todas las funcio-
ta, cuando aún flotan en el ambiente las notas nes han sido más que sugerentes. También hay
del piano de Rubén Fernández acompañando a que dar las gracias a los miembros de La Ar-
Ismael Jordi en su antológico homenaje a Alfre- cadia-Jerez por haber organizado un sinfín de
do Kraus, para inaugurar la temporada con un actividades alrededor de la programación lírica,
magnífico recital. La obra que servirá de colo- empezando por la realización de este magnífi-
fón para los amantes de la lírica se trata de una co libreto que tienen en sus manos y que edita
producción del coliseo jerezano que ahora se Diario de Jerez con mimo y mucho empeño. Sin
repone con un reparto de lujo integrado por los su enorme afán, los aficionados no tendrían la
cantantes Ruth Rosique, José Antonio López, oportunidad no ya de obtener una detallada in-
José Canales y Marina Pardo y los actores Luis formación acerca de cada obra que se presenta
Varela, Helena Dueñas y Manuel Monteagudo, en el coliseo jerezano; sobre todo, no podrían
entre otros. Francisco López estará al frente de conocer tan de cerca a los protagonistas, algo
la dirección escénica y Juan Luis Pérez dirigirá casi único en el mundo de las artes.
la Orquesta Manuel de Falla. No faltará en la Pero sería imperdonable hablar del broche
despedida de la temporada el Coro del Teatro de oro a esta temporada sin hacer mención es-
Villamarta y Jesús Ruiz se encargará de la esce- pecial a los patrocinadores que han estado des-
nografía y el vestuario. de el primer día respaldando este proyecto y
Necesariamente, hay que felicitar a la de- que lo han hecho posible: son Alfonso Catering
legación de Cultura del Ayuntamiento y a los y González Byass. Creer en la Cultura también
profesionales del teatro que dirige Isamay Be- como negocio a la vez que se divulga entre los
navente por haber llegado a puerto con una jerezanos es prueba más que suficiente de su
programación que sigue haciendo honor al devoción por una ciudad en la que ambas fir-
Centro Lírico del Sur en un año muy difícil en mas tienen sus raíces. A todos ellos, gracias por
lo económico. Pese a los elementos en contra, disfrutar con la lírica y hacer realidad el sue-
no han faltado ni la diversidad ni el buen gusto ño de los aficionados que acuden al Villamarta
en el repertorio elegido, y sin duda, se ha lo- puntualmente.

DAVID FERNÁNDEZ MEJÍAS


Director de Diario de Jerez
Diversos momentos del director
de escena, Francisco López,
dando pautas a los cantantes,
actores y figurantes.
Abajo, el director musical,
Juan Luis Pérez.
un año para no olvidar
UN AÑO PARA NO OLVIDAR

La larga trayectoria de la historia zarzue- le aconsejó su ingreso en el Conservatorio


lística, que para algunos arranca en el barroco valenciano, experiencia que resistió durante
de Calderón de la Barca y llega hasta autores dos años, al cabo de los cuales abandonaría.
tan recientes como Moreno Torroba, Pablo Es claro que semejante actitud la compartie-
Sorozábal o Joaquín Rodrigo (aunque Julio ron muchos músicos en toda Europa, a los
Gómez afirmaba un tanto despiadadamente que las enseñanzas regladas les alejaban de su
que «la zarzuela muere con Chapí», es decir, interés por la música; sin embargo, la mayor
en 1909), ha atravesado numerosos altibajos parte de los grandes compositores que opta-
durante tan extenso recorrido creativo; sin ron por esta vía completaron posteriormente
embargo, encontraron durante la primera su formación por su cuenta o por el aprendi-
treintena del siglo XX a un insigne valedor en zaje con reputados maestros. No fue el caso
la figura de José Serrano (1873-1941). Nacido de Serrano, quien entra así en otra categoría
y criado en esa inmensa cantera musical que dentro de la anterior, bastante común en el
es la Comunidad Valenciana, fue animado a la mundo de la zarzuela, que es la del inspirado
música por su padre, director de la banda de músico que carece de una formación sólida,
Sueca, localidad natal del autor, donde apren- sobre todo en lo que a la armonía y orques-
de solfeo a los cinco años, tocando algunas tación se refiere. Es siempre referida la frase
piezas al violín con siete, instrumento que de Amadeo Vives, un compositor que sí tenía
dominaba bastante bien a los doce, además sobrada formación musical, que afirmaba no
de la guitarra. Y aunque irá adquiriendo una exento de perfidia a la vez que de admiración:
preparación académica sucinta, son sus dotes «Si Pepe Serrano supiera algo más que solfeo,
melódicas las que constituyen –como en tan- en España sólo comería él».
tos compositores del género– el verdadero eje Aunque llegó a Madrid en 1895, su primer
de su obra. Todavía en Sueca compondrá para éxito no llega hasta el comienzo del siglo, ya
el teatro su primera obra con texto en valen- que por entonces vivían todos los grandes
ciano, Un poble de la Rivera, lo que unido a compositores del género. Es en este momen-
su segunda obra, ¡Alerta, qu’es studiant!, lle- to en el que coinciden la mayor parte de los
varía a su padre a apostar por una educación estudiosos del tema en que un siglo nuevo re-
musical en Valencia, a cargo del profesor más quería nuevas fórmulas; pero es que además
reputado del momento, Salvador Giner, quien se da la circunstancia de que entre fines del
TEATRO VILLAMARTA 16

XIX y principios del XX fallecen una buena nario popular como Bretón, Chapí, Caballero
parte de los mejores zarzuelistas, aquéllos o Giménez. Volvieron a triunfar, más si cabe
que habían elevado al género a sus más altas con La reina mora (de nuevo con los Álvarez
cotas. No hay que olvidar que la crisis del 98 Quintero, 1903), después de algunas obras
marcaría fuertemente a toda una generación sin mayores consecuencias (El corneta de ór-
y que podría explicar el cambio de rumbo en denes, El olivar, La mazurca roja y Don Miguel
muchos aspectos, como la mirada al Norte, de Mañara, entre otras), en donde ya anticipa-
a Europa, mientras otros se atrincheraban en ría sus características que lo harían famoso: la
los rasgos más marcados de nuestra idiosin- extraordinaria inventiva melódica, capacidad
crasia. Serrano permaneció fiel a un género, para desarrollar sencillos temas y apurarlos
el «chico», al que prolongó la vida cuando ya hasta sus últimas consecuencias, y sucinta
se daba por extinto, y fue ajeno a toda extran- orquestación y dominio de la armonía. Ob-
jería en la música. tuvo un gran éxito de público, entre el que se
Como no parecía encontrar la forma del encontraba Camille Saint-Säens, quien al feli-
triunfo, tras años de verdaderas penurias, a citarlo le espetó: «Es una partitura magnífica:
punto estuvo Serrano de volver a su tierra y ¡Me gustaría ser el autor de La reina mora!».
renunciar a sus aspiraciones; sin embargo, la Seguiría El mal de amores y Moros y cris-
suerte le sonrió en el último momento. Uno tianos (1905), esta última en colaboración
de los compositores que terminaba sus días, con los libretistas Thous y Cerdá, en la que
Fernández Caballero, le pidió su colabora- se avienen dos características intrínsecas al
ción para transcribir Gigantes y cabezudos, autor: la cercanía del tema moro, geográfica-
habida cuenta de la ceguera progresiva que mente hablando y por las estelas arábigas que
sufría, e incluso le propuso participar míni- va dejando en algunas de sus obras, y de otro
mamente escribiendo una romanza en el ho- lado el fondo verista que esta vez evidencia
menaje a la tiple Lucrecia Arana. Sólo al final sin ambages, obteniendo con la obra un gran
de su canto revelaría el nombre del verdadero éxito sobre todo en su Valencia natal, aunque
autor, cosa que no hizo. Contrariado, expresó con el desacuerdo en algunas partes de sus
su queja a la no menos famosa y paisana Fe- colaboradores. Alma de Dios (1907) sería un
lisa Lázaro, quien en ese contexto le presentó sainete melodramático también de gran éxito
a los hermanos Álvarez Quintero, autores de que surge en colaboración con Carlos Arni-
éxito. Éstos aprovecharon la oportunidad y ches y Enrique García Álvarez, que dibuja ese
le eligieron para poner música al libro de El tranquilo Madrid del año de su estreno, lleno
Motete (1900), cuyo estreno se realizaría en de gracia y a veces de llanto. A La alegría del
el «templo» de la zarzuela, el Teatro Apolo. batallón (1909, con Arniches y Quintana), El
Se trataba de un entremés compuesto de tres amigo Melquíades (1914, otra vez con Arni-
números: un preludio, una canción y un pa- ches) seguirán obras como El trust de los te-
sodoble, que le catapultaron del anonimato al norios (¿quién no recuerda su jota?) o El carro
olimpo zarzuelero, codeándose en el imagi- del sol (1910), aunque lo más conocido de su
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 17

producción, junto a la obra que nos ocupa, lo que comenzó así de rápido se prolongó en
sean tres de sus últimos títulos: Los de Ara- el tiempo: «Pasó más de un año y, aunque yo
gón (1927), Los claveles (1929) y La Doloro- frecuentaba las visitas a la hora de la sobre-
sa (1930). Como se ve, su asociación con tan mesa del mediodía compartiendo con el ma-
afamadas plumas para los libretos facilitaron trimonio Serrano –¡oh Isaura inolvidable!– y
el camino del éxito; pero también supo intuir los ocho hijos, la cháchara y la broma, ¡ni una
la destreza de unos jóvenes veinteañeros como nota de aquel “príncipe errante!”, al parecer
Federico Romero y Guillermo Fernández por cambios constantes que en cada encuen-
Shaw, quienes encontraron en esta Canción del tro contradecía los del último. Resultó al final
olvido la oportunidad de abrirse camino junto que el libro quedó tal como se lo llevamos,
a un autor en la plenitud de su carrera. salvo dos modificaciones importantes: la su-
presión, en gracia de la brevedad que imponía
El libro el acto único, de un cuadro –por cierto, in-
La que sería una de las grandes parejas de cluido en la película que filmó Televisión Es-
libretistas de zarzuela, la formada por Fede- pañola y que fue premiada en Milán–, y que
rico Romero y Guillermo Fernández Shaw, otro cuadro fuese musical de cabo a rabo ¡y
habían compuesto el libro alrededor de 1911, dura veinte minutos!». Luego añade el libre-
y se lo habían ofrecido en primer lugar a Pa- tista que Serrano, partiendo del texto y de la
blo Luna, a quien no le había interesado. El situación creaba «monstruos», es decir ver-
Figurines diseñados por encuentro con éste y otras muchas anécdotas sos sin sentido que tienen el ritmo prosódico
Jesús Ruiz para los personajes de sobre la creación de la obra las conocemos
que él necesitaba para la música. Y Fernández
la producción jerezana de gracias a las memorias de ambos libretistas. Shaw pone el ejemplo de «Junto al puente de
La canción del olvido Cuenta Romero cómo fue la primera entrevis- la Peña/por la noche la encontré/y su guan-
ta, cuando le ofrecen a Serrano el libreto de lo te/chiquitito/le cayó a los pies. Serrano había
que entonces titularon de manera «levemente enunciado: En la calle de la Abada/veinticua-
justificada» El príncipe errante: «Nos encon- tro principal,/vive un tío/que es baulero/y es
tramos con un hombre simpatiquísimo y lo- muy colosal», una práctica habitual entre mú-
cuaz extremado que nos habló durante hora sicos y libretistas, y que resulta muy curioso
y media de varios temas y pocos segundos de apreciar referido a una romanza tan concreta
lo que más nos interesaba. Leería el libro y, y conocida, que nos ayuda a comprender la
si le gustaba, compondría la música. No le colaboración entre dos mundos tan distintos
importaba que fuéramos noveles. Era un sá- y complementarios. Finalmente, la cosa duró
bado y nos citó para el jueves. Pero el lunes, cuatro años y medio.
tres días antes de la fecha indicada, en una En cuanto al cambio de título, Federico
tarjeta de visita […] estampó estas palabras: Romero lo cuenta así: «Otra tarde, acompa-
“He leído la obra. Vengan a verme”. Y bajo su ñándole camino del Círculo de Bellas Artes,
nombre y apellido impresos, trazó una pre- paró en seco al llegar a Peligros por Caballero
ciosa clave de sol, que era su rúbrica». Pero de Gracia. Iba diciendo que el libro quedaba
TEATRO VILLAMARTA 18

muy a gusto y el parón estaba motivado por y cuando se cumplían cien representaciones,
una declaración tajante: “Hay que ponerle se estrenó el Preludio. Luego siguió hacia Bar-
otro título”. “Verdad, maestro –le respondí–. celona, Bilbao y Zaragoza.
El título es impropio y, además, feo y cursi”. Hasta 1918 no se estrenaría en el Teatro de
[...] Le propuse cinco o seis improvisados la Zarzuela, gracias al empeño de su director,
e inadmitidos y, de pronto, se me vino a las Arturo Serrano. Otra vez merced a Romero
mientes el de un poemita publicado por mí en sabemos los detalles: «Cerca de año y medio
La Tribuna, diario de Real, en 1904. Tímida- contaba nuestra zarzuela y ninguna empresa
mente balbucí: –La canción del olvido. –¡Ése! de Madrid se había enterado del éxito desco-
–exclamó Serrano». munal. Algo oyó Arturo Serrano, padre de su
homónimo actual. Era el empresario más in-
El estreno tuitivo y más valiente que he conocido. Tomó
La obra finalmente vio la luz el 17 de no- el tren y se marchó a Valencia. Regresó ilu-
viembre de 1916 en el Teatro Lírico de Va- sionadísimo. Dado que el espectáculo no era
lencia. No fue esto debido a un amor patrio, propio para su “barquillera”, el Infanta Isabel,
ya que el autor estaba instalado en Madrid y subarrendó el Teatro de la Zarzuela donde se
sabía que un éxito en la capital le garantizaba estaba explotando el cine por una entidad
los demás; el problema era la Sociedad de Au- alemana. Vino a Madrid el maestro y los dos
tores de España, a la que el compositor había Serranos concluyeron un contrato tan favo-
pertenecido, pero de la que se había dado de rable para el autor de la música, verdadero
baja en 1915. Con la programación de la zar- motor del éxito, que cuando Arturo ganaba
zuela prevista en el Teatro Apolo madrileño catorce mil duros, a fin de temporada, Pepe
para febrero de 1916, las discrepancias de la había recibido treinta y cinco mil duros, a fin
Sociedad con Serrano provocaron la suspen- de temporada. Pregunté al primero cierto día:
sión de la obra, debida a las enormes presiones “¿Cómo firmaste un contrato tan desigual?”
y amenazas de aquélla sobre el empresario del Y él me contestó rápido: “Pepe podía ganár-
Teatro Apolo, que prefirió retirar la obra antes selo todo. Me dejaba ganar una parte y ben-
que enfrentarse a la todopoderosa Sociedad. dito sea Dios, porque el éxito era seguro”».
Así que Serrano terminó por marcharse a su El reparto del estreno de Valencia/Madrid fue:
tierra, donde un empresario amigo, José Na- Rosina, Conchita Gil, soprano; Leonello, José
varro, adquirió el cine Trianón y lo reconvir- Sala/Manuel Fernández Carbonell, barítono;
tió en el Teatro Lírico, para abrir sus puertas Sargento Lombardi, Pepe Caballer, tenor; Flo-
como tal con esta Canción del olvido. Fue un ria Goldoni, Amparo Martí/Srta. Campoamor,
éxito absoluto, contando con el decorado del actriz; Casilda, Srta. Campo/Srta. Gorgé, ac-
escenográfo Martínez Garí y el vestuario de la triz; Toribio, Patricio León, actor; Pietro, Ri-
Casa José Zamora, de Madrid. Y cuando ha- cardo Iturbi/Sr. Vivas, actor; Paolo, Manuel
blamos de éxito nos referimos a llenos diarios Vivas/Sr. Villasante, actor; El hostelero, Sr.
desde el estreno hasta el Domingo de Ramos, Tomás, actor.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 19

El género de la obra, atendiendo al texto, ca del maestro Serrano, a la vez que su intuiti-
esquiva el costumbrismo castizo madrileño vo sentido y gusto por la orquestación, siem-
para vincularse mejor con el más europeo de pre en difícil equilibrio entre la originalidad
la opereta, sin dejar de lado la idiosincrasia y la sencillez. Su chispeante motivo inicial va
del género. Desde el punto de vista musical recorriendo la primera parte de este inicio,
apenas se percibe una influencia extranjera, demostrando imaginación sobre economía
ya que Serrano siempre rehusó la moda de in- de medios. Para el engarce entre las diferen-
cluir bailables extranjeros, así como exceder tes frases musicales recurre a elementos que
el marco del pequeño formato. Un Nápoles realcen los finales (como escalas cromáticas
imaginario centralizado en la dieciochesca y en crescendo) y a un motivo muy subrayado,
fantaseada ciudad de Sorrentino sirve como de notas más largas que, repetido al unísono
escenario para los amores de la princesa ro- y fuerte, de carácter expectante, nos condu-
mana Rosina y el apuesto capitán Leonello. La cirá a la segunda sección (Andantino, 2/4, Mi
trama es sencilla, pero está bien conducida: el mayor). El cambio al luminoso tono mayor,
amor de Rosina por el militar llevará a ésta a el cantábile pausado de la trompeta –que aca-
impedir, en primer lugar, la «conquista» de so anticipe el sometimiento del marcial ins-
la bella cortesana Flora Goldoni prevista por trumento a los dulces sones del amor– y el
Leonello; luego conseguirá el enamoramien- delicado arpegiado de la cuerda constituyen
to de éste al dejarle disfrutar de su belleza, y el nuevo decorado en el que se mueve la mú-
resistirse estratégicamente a los encantos del sica. Tras alternar ambas partes brevemente,
galán, cuyo amor propio quedará así herido y finaliza brillantemente sobre el mencionado
posteriormente convertido en amor, a secas. motivo enfático. Nótese cómo en algunos pa-
sajes, como en una prolongación del segun-
La obra do tema (en donde acompaña el arpa), hay
Se trata de una comedia lírica en un acto, guiños formulados de manera sencilla a ese
dividida en cuatro cuadros, y en la que a pe- verismo que asoló Europa.
sar del número de integrantes, en realidad hay No es de extrañar que casi todos los nú-
sólo tres cantantes: el dúo protagonista y un meros fuesen bisados la noche del estreno
tenor que alterna dos personajes, el sargento madrileño. Porque desde la inicial Canción de
Lombardi y una voz desde dentro. Lo que sí Leonello (Allegretto, 2/4, Re mayor), la popu-
debemos destacar son sus exigencias vocales, laridad ha ido acompañando a gran parte de
y en tanto que tesitura, la del barítono alcan- los números presentados. Y si el comienzo de
za prácticamente el límite superior de la mis- la romanza es bien conocido por su joviali-
ma (Fa sostenido), mientras la de la soprano dad y gallardía, no digamos cuando el capi-
lírica se acerca más bien a la de mezzo (de Si tán entona «Mujer, primorosa clavellina», en
bemol grave a La agudo). donde se aglutinan ese aire marcial y binario
Desde el breve preludio (Allegro vivo, 3/4, del guerrero, con el esplendor enfático y el vi-
Mi menor) ya observamos la facilidad melódi- gor lisonjero de un mujeriego empedernido.
TEATRO VILLAMARTA 20

Nos llama la atención qué pudo haber llevado apropiado para el lenguaje amoroso (es más,
al maestro Serrano a preferir la voz de barí- el texto en la segunda letra dice: «Al llevarla
tono para el protagonista, aunque acaso sea a su palacio/mis finezas repetí», y comienza
la misma que hizo que Bizet prefiriera la de nuevamente el ritmo ternario). Por último, el
mezzo para Carmen: contrastar una voz os- paso a una tonalidad menor enmascara mo-
cura, grave, hecha, de mundo, corrida, con la mentáneamente al predador, que en ese pun-
más aguda de un enamorado/a virginal en su to se vuelve romántico y lírico ante la dama,
inocencia. Y si atendemos al texto, hoy nos desapareciendo –al menos mientras tanto– el
resultaría tan políticamente incorrecto –y exultante y altanero tono mayor, a la vez que
tan increíblemente popular– como el de «La se acompaña de una orquesta delicada y lige-
donna è mobile». Una entrada enérgica y pal- ra. La insolencia volverá en cuanto lleguemos
pitante parecen expresar los impacientes lati- al estribillo, donde exteriorizará sin pudor su
dos del cazador ante su nueva presa, pero van instintiva obsesión («yo soy caminante/que
decreciendo hasta hacer que la cuerda ponga al pasar/arranca las hojas de la flor/y sigue
la sordina, seguramente para no ahuyentarla; adelante/sin recordar tu amor»), empezando
es aquí donde sale ese acierto melódico del por sublimar el nombre de «mujer» (en una
valenciano, en el que el canto inspirado, em- alta nota tenida), doblado por la flauta (im-
baucador, es enunciado con certeza, dobla- prescindible instrumento fálico que también
do por su émulo orquestal, el fagot. Adopta es solista en Verdi) y el clarinete. La cuerda
forma de canción estrófica, pero la copla se sostiene el ritmo con un jadeante y excita-
subdivide a su vez en el recuerdo del diálogo do galop, en forte, junto a las dos trompetas
que el capitán sostiene con la incauta dama y más adelante las dos trompas, sacando, ya
(«–Perdonad/ –Por favor/ –Atended/ –¿Qué puestos, los timbales, en lo que constituye un
decís?…» Allegro, 3/4, Re menor), algo que auténtico desfile militar de intenciones.
nos resulta original y cuya plasmación musi- Tampoco queda atrás el acierto del canto
cal la acabamos de anticipar: un cambio en el delicado de Rosina (Nº 2, Moderato, 2/4, Sol
tempo aparentemente más rápido, pero no si menor) al entonar la romanza que da título a la
tenemos en cuenta que las figuras aumentan obra, con su aire nostálgico y ensoñador, subra-
su duración. La primera consecuencia de ello yado por la languidez del arpa. No tiene la pie-
es la sensación de que el cazador ha de ocul- za más dificultad que la de su canto líricamente
tar su ansia, pausando su canto, y alejando sentido, acompañado también por las cuerdas
así cualquier atisbo de prisa ante la presa, a la en pizzicato acentuando el contratiempo, aca-
vez que el cambio de compás acentúa la am- so como una autoserenata sobre su sentir y ese
bientación de esa escena dentro del racconto amor que, como Marinela, no encuentra, y que
general. Pero también ese cambio implica que sólo en la música buscará la esperanza que la
hemos pasado de un ritmo binario y arrasador haga «olvidar su dolor». La sección central pasa
castrense (que «arranca la hoja de la flor») a –casi como podíamos esperar– al tono mayor,
otro elegante y aristocrático, el ternario, más donde las evocaciones siguen siendo nostálgi-
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 21

cas, pero hay un aire de ilusión y dulzura, lo Rosina nos brindará una nueva y melancó-
que parece generar una ligera impaciencia en lica intervención de la soprano en la Canción
el arpa, que opta por acompañar ahora de una del trovador (Nº 4, Allegretto, 3/4, Mi menor),
manera más anhelante (mediante un ritmo sin- de nuevo acompañada por el arpa y las cuer-
copado). Es claro que la elección de una sopra- das en pizzicato. Serenata estática, no sólo por
no lírica se adecua con acierto al papel, si bien su ritmo reposado y sus frases pausadas, sino
la elección del rossiniano nombre de la prota- por una melodía que va repitiendo un único
gonista acaso no sea casualidad y, como la Rosi- motivo casi sin quererlo (Serrano señala la
na del Barbero, la joven inocente y melancólica alternancia de frase fuerte y débil «como un
de su canción sea quien finalmente subyugue eco», aunque la sección acabe terminando las
al seductor capitán. frases con un ribeteado hispano (nos atreve-
Y en esta clasificación de popularidad no ríamos a decir más maño que otra cosa, habi-
podemos obviar la que es conocida como da cuenta de la vinculación entrañable que le
Canción de la Ronda (Nº 3, Moderato, 3/4, Mi unió a Aragón). Estamos viendo que dentro
mayor), y que se inicia con otra nueva demos- de la manera de componer de Serrano el cam-
tración de acierto melódico y con harta eco- bio del mismo tono, de menor a mayor (mo-
nomía de medios: un mismo motivo, intensí- dulación) constituye un recurso casi fijo en
simo, abre de modo brillante la escena, siendo cada número, algo no habitual en la música
interrumpido súbitamente por la aparición clásica desde el barroco (tonalidad bifocal),
del coro, de nuevo en otra muestra de espon- aunque sí se utilizará en la canción españo-
taneidad e inventiva, donde las voces se su- la. La verdad es que el efecto es inmediato:
perponen disciplinada y ortodoxamente (por en esta languidez inicial de pronto la músi-
terceras), primero los hombres solos, luego las ca brilla como un foco de luz (Allegro mosso,
tiples (acompañadas de los clarinetes y cuer- Mi mayor) sobre «Ligero mi canto vuela», un
das, mientras los bajos puntean la base), para efecto acentuado no sólo por la armonía, sino
terminar todos juntos, antes de que el tenor por la intensidad de los violines, que frotan
irrumpa con su serenata (Andantino, 6/8, Mi ávidamente en trémolos, consiguiendo en-
mayor), que formará la sección central del cender el fuego de la esperanza, mientras el
número. Su canto es brillante no sólo porque violonchelo y el oboe subrayan la nobleza del
su melodía enamora y seduce, sino porque su canto de Rosina, doblando la melodía. Final
tesitura es permanentemente alta, sin requerir delicadísimo sobre una nota ligeramente ele-
agudos portentosos (lo máximo es un Sol). La vada (Mi), tenida durante nueve compases.
armonía es muy sencilla con acompañamiento Confluimos en el que es el número más
de arpa y muy delicadamente por bandurrias y conocido de toda la obra, cuando el coro y
laúdes, que dan ese característico color espa- el tenor entonan Soldado de Nápoles (Nº 5,
ñol (la bandurria recalaría en nuestra Penín- Allegretto, 2/4, Do mayor), popularidad que
sula y Canarias, pero que sepamos en ningún se alcanzó la misma noche del estreno en el
otro sitio de Europa). Teatro de la Zarzuela madrileño, donde se re-
TEATRO VILLAMARTA 22

pitió en cuatro ocasiones y cuando se alcanzó sin que renuncie a lo árabe. Al entrar el te-
la quinta –nos cuenta Ángel Sagardía– «unos nor (sargento Lombardi) vuelve a cambiar de
espectadores tomaron a Serrano en hombros tono (esta vez a Fa menor). Cuando se vuelve
y lo pasearon por la sala. Al dejarlo ante el a unir al coro, nuevamente la luz pasa a ma-
atril, por su estado emocional, sufrió un des- yor, con un hermoso contracanto de las púas.
vanecimiento; una vez se le pasó empuñó la Vuelve a recordar Federico Romero el éxito
batuta y dirigió de nuevo la canción nombra- de Madrid, que fue tan grande que «soportó
da, para continuar la representación, que ter- heroicamente la terrible epidemia de gripe,
minó en medio de un entusiasmo pocas veces apodada “el soldado de Nápoles” porque esta
manifestado en el teatro con tal magnitud». serenata era tan pegadiza como la enferme-
Romero coincide con la cantidad de repeti- dad, aunque menos mortífera».
ciones, aunque añade que los dos acordes fi- De entre los números que siguen, mere-
nales no se oyeron hasta la cuarta repetición ce destacarse el dúo entre Rosina y Leonello,
«porque la ovación se iniciaba antes de que bastante extenso, y en el que concurren evo-
los soldados acabaran de desaparecer por el caciones de bellas melodías anteriores con
foro». El maestro Serrano sabía de antemano otras nuevas, junto a recitados e intervencio-
que sería el número más famoso de la zarzue- nes del coro, todo lo cual aporta una variedad
la, y por eso «no consintió que nadie de la y riqueza extraordinarias. No se debería ver
compañía, salvo los intérpretes, ni de la or- en las reminiscencias musicales que encabe-
questa, oyera al coro de tenores y a la ronda- zan el dúo (Nº 6, Andantino, 6/8, Mi mayor)
lla. […] Lo ensayó siempre a puerta cerrada y ningún conato de leitmotiv ni conexión más
a horas singulares fuera de tablilla. Otro tanto allá de la puramente melódica. Son dos mi-
había hecho Verdi, sesenta y cinco años antes, nutos y medio que introducen un número en
con la “Donna è mobile” de su Rigoletto, y por el que la entrada de Rosina abre una puerta
igual motivo: que no se propagara en la calle más creativa, libre, que acerca este número
antes del estreno», citando textualmente el a la escena musical, con cambios continuos
recuerdo de Federico Romero. de tiempo, ritmo, declamación/canto, etc. No
La orquesta entra en pleno (forte) con una podemos dejar de pensar nuevamente en el
melodía que arrasa, sencilla –como todas–, duque de Mantua, cuando el conquistador
pero de una eficacia arrebatadora; luego un Leonello se acerca a su presa cantando la can-
glissando del arpa introduce los instrumentos ción que lo define; la preparación de la escena
de púa, que serán quienes acompañen al coro viene de la madera, que entona una suerte de
cuando entre, con un cambio de tono (mo- coral de un carácter religioso, que enfatiza la
dulación) que nos resulta un tanto brusco, sensación de Leonello de estar profanando un
aunque académicamente no lo sea (6/8, Fa templo. Al ver dormida a Rosina será la músi-
mayor). De nuevo oímos las bandurrias y laú- ca de la canción de ronda la que lo acompañe
des, más los dejes de final de frase, que nos en sus tribulaciones éticas. Los diversos te-
hacen pensar otra vez en su alma aragonesa, mas van y vienen con más o menos acierto,
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 23

ya que a veces nos encandilan momentos de en el cambio de tono: mientras ella canta en
intensa emotividad como otros no terminan el principal, él salta de uno a otro. Y después
de hacerse creíbles. de que Leonello lo dé todo por perdido («para
El Nº 6 bis (Allegretto, 3/4, Sol mayor) es mí no hay amor»), ella rompe a reír, mientras
un interludio de algo más de tres minutos de recupera la tonalidad principal, la melodía
duración, caracterizado de nuevo por elemen- juguetona de la orquesta. Y así, cuando ella
tos espontáneos y efectivos. Tres secciones, ha decidido terminar la farsa, él se instala por
la primera de la cual se caracteriza por una fin en la tonalidad principal: «¿No mentís?»,
serena melodía en arco que Serrano sabe evo- inquiere ella; «Mi amor es sincero», capitula
lucionar hasta ribetes arabescos, introducida él, aunque sigue jurando su amor y desean-
por el clarinete y con continuos acelerones do la muerte si no lo tuviera (y aquí Rosina
(affrettandi) y disminuciones (ritardandi) del se queda con la mejor frase de todo el libro,
tempo, a veces en el mismo compás (al menos contestándole: «así no moriréis de amor»).
en la reciente edición de Roa y Sobrino; en la Luego ella atornilla aún recordando la can-
de canto y piano de Unión Musical Española ción del capitán, mientras música y texto han
de 1936 no se especifica tanto cambio). Esto dado de sí ya lo máximo, y lo que queda es la
constituye una especie de estribillo, entre recapitulación de melodías, como la que can-
los que se intercala una segunda sección de tan juntos al final, protagonizando un intenso
carácter más bailable, aunque lenta (Poco ri- y breve momento amoroso.
tardando), y otra más animada (Allegro), con Nos recuerda Ángel Sagardía que en una
una pulsión palpitante y algo más cambiante representación de esta Canción en La Coruña
armónicamente. (1969) asistió el ya octogenario barítono Ma-
El dúo final (Nº 7, Allegretto scherzando, nuel Fernández Carbonell, que seguía dando
2/4, Mi bemol mayor) reúne nuevamente a clases de canto. En la reseña que para ABC
los enamorados, en donde ella domina, con hizo José Luis Bugallal de esta reposición,
ironía y risas, al indomable caballero. Como recordaba el estreno madrileño: «Han pasa-
decimos, Rosina ya tiene al tigre en la jaula, do cincuenta y un años y aún lo recuerdo [a
y sólo le queda jugar con él, sobre todo para Fernández Carbonell] encarnando al capitán
asegurarse de que sus días de conquistador Leonello, altivo y arrogante, cantando la céle-
han acabado. Sus palabras de temor ante el bre aria “Junto al puente de la Peña…”, enca-
militar, espada en mano, destilan un cruel rado a la gran sala del Teatro de la Zarzuela. Y
sarcasmo, como comprende la orquesta que en el podio, el maestro Serrano. ¡Qué ovacio-
la acompaña de forma distendida; sin embar- nes!... Era 1918. El año del armisticio; el año
go, el capitán suplica amor en solitario pri- del Gobierno nacional; el año de la gripe; el
mero, y luego seguido de dos clarinetes tan año del soldado de Nápoles...».
retraídos como él, con una melodía llena de
dolorosos cromatismos. Y para que se vea la Carlos Tarín
correlación, su estado vacilante se demuestra
argumento
ARGUMENTO
La acción se desarrolla en Sorrentino: imagi- al capitán Leonello, un donjuán de quién está
nario lugar entre Nápoles y la Albufera. Allá por locamente enamorada en secreto. El director
los alegres –y locos– años 20 del pasado siglo. informa a Rosina de la causa de las frecuen-
tes visitas de Leonello al balneario, que no es
otra que sus amoríos con Flora, la cortesana.
CUADRO I Acuden al hotel dos joviales militares, Pie-
Interior del Gran Hotel, balneario a orillas tro y Paolo; ya, al poco, Leonello, muy satisfe-
del mar. Mañana esplendorosa de junio. cho con el último éxito de sus empresas amo-
rosas: la conquista nocturna de Flora. Para
El balneario es un hervidero. Varios admi- relatarlo, canta En el puente de la peña.
radores esperan la aparición de la espléndi- Luego, el capitán sigue hablando de Flora
da Flora, cortesana de lujo que se aloja en el y dice que le ha encargado al sargento Lom-
hotel. Aparece: canta La canción del opio. Se bardi una serenata para ella.
marcha de compras, seguida de la cohorte de Ante la irrupción de Flora –siempre ro-
caballeros. deada de sus pretendientes–, y para llamar su
Sale Toribio Clarinetti, músico ambulan- atención, le ordena a Toribio que cante. A ello
te, simpático indigente. Su llegada, afortuna- se dispone Clarinetti; pero apenas lanza los
damente para su bolsa vacía y su estómago primeros acordes, es Rosina quien, sin poder
hambriento, coincide con la celebración de la contenerse, entona La canción del olvido.
clásica noche de las serenatas. La voz de la desconocida sorprende a to-
El director del balneario lo aborda. Gra- dos y, especialmente, cautiva a Leonello. Sin
cias a su labia, Toribio se entera de los perso- embargo, el recuerdo de Flora vuelve a impo-
najes principales que se alojan en el hotel; en- nerse y, después de dar al sargento Lombardi
tre los que está, además de Flora, la princesa las instrucciones para la serenata, se retira para
Ferratta, a quien Toribio asegura que conoció escribir una encendida carta de amor a Flora.
en Roma. Rosina, que no puede sufrir todo esto, se
Rosina –la princesa Ferratta– llega con dispone a impedir a todo trance tales amoríos.
Casilda, su dama de compañía, sin parar Llama a Toribio, lo contrata como el fingido
mientes en el embustero Clarinetti. Cuando príncipe Ferratta, su esposo. El “príncipe”
el director acude a atenderlas, Rosina lo in- Clarinetti deberá enamorar a Flora y ahuyen-
terroga. Rosina ha venido de Roma siguiendo tar a Leonello del lado de la cortesana. Rosina
TEATRO VILLAMARTA 26

le ayudará en la empresa, haciéndose pasar Flora va a lo suyo: a obtener una suculenta


por su ayudante. Todo acordado, Toribio se tajada de la fortuna del príncipe; por lo que
marcha para engalanarse. lo invita a acompañarla a su habitación del
Regresa Leonello, leyendo su carta. De balneario.
pronto, Rosina entona de nuevo La canción Sale Lombardi y sus valientes soldados,
del olvido. El capitán, sin darse cuenta, rompe para entonar Soldado de Nápoles bajo la ven-
la carta. tana de Flora, tal como había quedado con el
capitán.
Se van los soldados y reaparece Leonello,
CUADRO II a observar el efecto de su serenata. Pero da
Exterior del balneario. En plena noche de con Rosina, que le advierte que la cortesana
serenatas. está entretenida con su señor. Leonello, tras
plantearse desafiar al supuesto príncipe, de-
Es la clásica noche de las serenatas. A lo cide sobornar al “valet” de Toribio. Rosina le
lejos, se oye la ronda. Los huéspedes del bal- da la idea: puesto que el príncipe es casado,
neario acuden a escucharla. Aparece Toribio, que vaya a su palacio a las diez de la noche
espléndidamente vestido de príncipe Ferratta. e intente conquistar a su mujer. El capitán,
En un monólogo, explica las primeras impre- entusiasmado, queda de acuerdo y sale. En la
siones de su nueva vida de prócer. noche, siguen sonando las trovas de amor.
Sale el capitán Leonello, encontrándose
con el supuesto príncipe, al que supone rival
en la conquista de Flora. Toribio hace algunos CUADRO III
alardes de ridículo valor, que corta el capitán En el dormitorio de la princesa Ferratta, esa
en seco; advirtiéndole de que, a su regreso, misma noche.
quiere encontrar la calle despejada.
Toribio respira con tranquilidad; pero al Rosina regresa de su aventura nocturna,
oír pasos de nuevo, se esconde. Sale Rosina, se despoja de su traje de hombre. Inquietud,
vestida de hombre. Canta el trovador es su se- ante la inminente llegada de Leonello. Dan
renata a la cortesana. Acude Flora. Rosina le las diez. Cuando el capitán se cuela en la ha-
dice que su señor, el poderoso príncipe Fe- bitación, Rosina finge dormir y despertarse,
rratta, está locamente enamorado de ella; por con indignación.
lo que le pide una cita para él, que Flora con- El capitán se enamora de Rosina y confie-
cede al momento. sa humildemente su amor. Ella se burla, pero
Rosina, aparte, alecciona al reaparecido acepta verse con él al día siguiente.
Toribio, para que sepa mantener el tipo ante Al marcharse, Leonello oye cantar La can-
la cortesana. Luego, presenta al falso príncipe ción del olvido; con lo que reconoce la miste-
a Flora; y Toribio, a pesar de que le apunta riosa voz de la hostería.
Rosina, no deja de decir barbaridades. Pero
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 27

CUADRO IV correspondido. Pietro y Paolo lo sorprenden


Gran terraza del balneario, sobre el mar. en sus cavilaciones, burlándose de su nuevo
Atardecer de fiesta, unos días más tarde. ideal romántico. Los amigos se marchan y en
la mente de Leonello nace la idea de desafiar
Se celebra una fiesta, ofrecida por la prin- al falso príncipe.
cesa Ferratta. Las compañeras de oficio de Llega Toribio. El capitán le confiesa que
Flora hacen su trabajo, mientras bailan. Los ama a su esposa y que, por lo tanto, uno de
concurrentes –entre ellos, Lombardi– critican los dos obra. Como Toribio entiende que el
al poder del dinero. que está de más allí es él, hace mutis. Leone-
Toribio aprovecha la ausencia de “esposa” llo va tras él, cuando aparece Rosina. La prin-
para contar una historia picaresca. Aparece cesa, al principio, se burla de él. Él le canta su
Flora, que, en la actuación estelar de la tarde, amargura, por alentar un amor imposible.
canta la Canción española. Al fin, Rosina, comprendiendo que el amor
La princesa invita a todo el mundo a que de Leonello ya es suyo, le confiesa su amor. Re-
le acompañen a la orilla del mar. Hacen mutis gresan todos los invitados con Toribio, se des-
todos, menos Leonello; que, pasadas dos se- cubre que éste es un marido por contrato. Final
mana, sigue enamoradísimo de Rosina, sin ser feliz, entre las burlas de todos hacia Leonello.
TEATRO VILLAMARTA 28

Algunos momentos de los ensayos de escena


de La canción del olvido . Arriba a la izquierda,
Nicolas Montoya (camarero) con Benito Cordero,
Lucas Trapaza (Pietro) y José Antonio López.
Abajo, estos mismos con el director de escena,
Francisco López.
Arriba a la derecha, Rosina y Toribio Clarinetti
convertido en Príncipe de Ferratta.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 29

libreto
A la izquierda, el
actor Luis Varela. A la
derecha, la regidora,
Carmen Guerra, el
ayudante de regiduría,
Carlos Granados y la
ayudante de dirección
de escena, Alessandra
Panzalvolta

El director de escena durante los ensayos con el Coro del Teatro Villamarta.
PERSONAJES Rosina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . soprano

Capitán Leonello. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . barítono

Flora Goldoni . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . mezzosoprano

Sargento Lombardi. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . tenor

Toribio Clarinetti. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . actor

Director del balneario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . actor

Casilda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . actriz

Pietro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . actor

Paolo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . actor

Admiradores de Flora, huéspedes del hotel, camareros, bañistas,


amas de cría, soldados, muchachas alegres.

La acción se desarrolla en Sorrentino: imaginario lugar entre


Nápoles y la Albufera. Allá por los alegres –y locos– años 20
del pasado siglo.
Actores y figurantes durante los ensayos de escena. Arriba a la
izquierda, Nicolás Montoya, Rosa Moreno, Manuel Monteagudo y
Julia Sánchez. A la derecha la ayudante de dirección de escena con
David Ortiz e Inmaculada Moreno, abajo esta con Miguel Martí.
A la izquierda, el nene se ha hecho pis... y algo más.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 33

PRIMER ACTO Cuadro i (Entregándole una nota y unos billetes)


Día radiante de verano. Vista interior del hall Tenga, entréguele esto, háblele de mí.
de un balneario. Al fondo, la playa, el cielo azul.
BOTONES
Preludio ¡Señor Sainati, su esposa de usted se acerca!

DIRECTOR
Escena I Es que dos horas de aguas duran tan pocos
(Cuando se alza el telón se ve el personal del minutos...
balneario. Movimiento al fondo, en la playa.
Llegan los pretendientes de Flora, entre ellos SAINATI
Sainati. Aparecen las alegres bañistas) Y que lo diga, y que lo diga...

Escena II DIRECTOR
Pues no descuide el asedio, porque tiene
Hablado muchos
competidores y alguno le lleva la ventaja de ser
DIRECTOR soltero. Si al menos enviudara usted...
¡Caramba, señor Sainati! ¿Otra vez por aquí?
SAINATI
SAINATI ¡Dios le oiga! Hasta luego.
¡Chist...! (Le da otros cuantos billetes y va hacia su mujer)

DIRECTOR
No se ve nada, ¿eh? Escena III
(Llega Toribio, que se ha colado en el balneario
SAINATI aprovechando un descuido del botones)
Nada.
DIRECTOR
DIRECTOR (Aparte)
Es que es un poco pronto para ella, para su... ¿Qué rondará este pájaro?
cutis, ya sabe. Y su esposa de usted, tomando
las aguas, como de costumbre. ¡Dos horas de (Aparece Flora Goldoni, espléndida. Todo el
libertad para dedicarlas a la otra! mundo se pone en movimiento, la llaman. Ella va
de un lado para otro atendiéndolos a todos)
SAINATI
¡Es tan... arrebatadora...! TORIBIO
¡Mi abuela la de Sueca! Ésta debe ser la musa
DIRECTOR de todas las serenatas que me han encargado
¡Evidente! Pero, siéntese, siéntese allí... y para esta noche. ¡Voy a verla más de cerca, para
espere. inspirarme a conciencia!
(Se dirige hacia ella. Lo intercepta el Director)
SAINATI
No, no puedo.
TEATRO VILLAMARTA 34

DIRECTOR Encantos, amores,


¡Alto! ¿Dónde te crees que vas? ¿Tú sabes placeres celestiales,
quién es ésa? que engañan, traidores,
el opio os fingirá.
TORIBIO Del opio los sueños
No, pero mi mujer no es. ocultan, seductores;
y un día, entre flores,
DIRECTOR la muerte vendrá.
Evidentemente. Es Flora Goldoni, la La mujer desengañada que,
famosísima cortesana. Y tu mujer... no será una insaciable,
cortesana. necesita sensaciones,
quiere una pasión.
TORIBIO En mi droga, que es encanto
¡Qué va a ser, si es muy fea! inagotable,
busca nuevas impresiones,
DIRECTOR vive una ilusión.
Y será honrada. Y, entre sueños de placer,
al amante llega a ver
TORIBIO tan ardiente cual le finge
Es muy fea y basta. su deseo;
que la oprime de un amor
(En este momento, todos los pretendientes rodean con fuertes lazos,
a Flora. Ella sale del círculo) apagando entre sus brazos
del placer la sed.
Canción del opio ¡Amor! ¡Placer!
Encantos, amores,
FLORA placeres celestiales,
Los amantes que se ven engaños traidores,
desesperados al opio os fingirá.
y abominan de la vida Del opio, los sueños
por una mujer; ocultas, seductores,
los que buscan mil secretos que, un día, entre flores
ignorados, la muerte vendrá.
la ilusión desconocida, (Entra, seguida de los pretendientes. Gran
sombras de un placer; revuelo)
en mis brazos, sin cesar,
quieren todos encontrar Hablado
los delirios de sus locos
desvaríos;
porque el opio, de sus cuerpos, Escena IV
se hace el dueño
y los mete en un ensueño, TORIBIO
que es la sed de amar. ¡Ya le dije que no podía ser mi mujer!
Dormir, soñar.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 35

DIRECTOR DIRECTOR
(Observando el papel de grandes dimensiones (Acercándosele otra vez, algo despreciativo)
que tiene Toribio en sus manos) ¿Estás a dos velas, verdad?
¿Qué es eso?
TORIBIO
TORIBIO ¡A ocho cirios, diría yo!
Las serenatas contratadas para hoy. De nueve a
nueve y media: a la hija del juez Borelli, música DIRECTOR
apasionada y meliflua. De nueve y media a diez: Pues es tu día de suerte; porque estoy
a la sobrina del obispo Rapaddo, mística. De diez autorizado por la princesa Ferratta, que es
a diez y veinte: a la esposa del general Bombón, cliente de este balneario, para invitar a comer a
dulce... Y así hasta las dos. Además, esta noche todos sus paisanos indigentes...
voy a estrenar un tango compuesto por mí, que
va a ser un éxito. Vamos: la canción del verano. TORIBIO
(Interrumpiéndolo, echándose a sus brazos)
DIRECTOR ¡Oh, ángel anunciador con pajarita!
¿Y para quién va a ser la afortunada?
DIRECTOR
TORIBIO (Recobrando la compostura)
¡Ah! ¡He ahí el problema! Como yo soy de Tú la conocerás, si eres de Roma.
Roma y no conozco a nadie de por aquí y la
letra es algo atrevidilla... TORIBIO
¿Qué si la conozco?
DIRECTOR (Aparte)
Pues, ¡ojo con el general! Pues no la conozco.
(En voz alta)
TORIBIO ¿Qué si la conozco?
¿Muerde? En Roma nos conocemos todos.
(Hace una pausa dándose importancia)
DIRECTOR Así
Peor. Y además, como está siempre borracho... (Indicando una pequeña estatura)
Así me ha conocido.
TORIBIO
No le va el raconto. Le va mejor una melopea. DIRECTOR
(Repasando la lista) ¡Si es mucho más joven que tú!
¿Y el obispo? ¿Qué tal?
TORIBIO
DIRECTOR (Reaccionando)
¡Ah! Ése es un... Así me ha visto mil veces a la puerta de su
(Se interrumpe. Toribio se ha ido tras el palacio... así: ¡en cuclillas!
camarero, que cruza el hall hacia el ascensor con
una apetitosa bandeja) DIRECTOR
Y dime: ¿tú sabes algo de su vida?
TEATRO VILLAMARTA 36

TORIBIO TORIBIO
¿Su vida? ¡Me la sé al dedillo! (Después de mirar)
Efectivamente, no la he visto en mi vida.
DIRECTOR
Cuenta, cuenta... ¿Es soltera, o casada? DIRECTOR
Me extraña que no se haya fijado en ti.
TORIBIO
Casada. TORIBIO
(Aparte) ¡El orgullo, que se la come!
¡Ya la casé! (El Director va hacia Rosina. Toribio detiene
al camarero)
DIRECTOR ¡Eh! Pásale la cuenta a mi paisana y sírveme
¿Y cómo no va con ella el príncipe? una gallina.

TORIBIO CAMARERO
Porque un príncipe como ése no va a ninguna Volando.
parte. (Toribio pregunta al ascensorista por el
restaurante. Entra en el ascensor)
DIRECTOR
La princesa tiene en su rostro un sello de nobleza... DIRECTOR
(Saludando a Rosina)
TORIBIO Señora...
Pues a él se le despega el sello. Es un patán.
(Aparte) ROSINA
¡Cómo lo estoy poniendo! ¿Ha venido el capitán Leonello?

DIRECTOR DIRECTOR
En cambio, ella, ¡qué mujer tan misteriosa! No tardará, porque es mi cliente más asiduo.
Llegó hace una semana, alquiló el palacio ¿Queréis que le diga...?
Marinelli, que es maravilloso, ideal, carísimo...
¡una pasada! Bueno, pues en vez de residir en ROSINA
el palacio, ella se aloja aquí, en mi balneario. ¡Nada! No le hables de mí, ni le dirás mi
nombre aunque te lo pague a peso de oro.
TORIBIO
Es muy caprichosa. DIRECTOR
Como queráis.

Escena V ROSINA
(Sale Rosina, seguida de Casilda. Lleva un gran ¿Sabes qué le trae tan a menudo por el
sombrero. Mientras Casilda se dirige a la balneario?
recepción, Rosina observa)
DIRECTOR
DIRECTOR Los amoríos de Flora Goldoni, una... señora
¡Chist! ¡La princesa...! que está aquí alojada.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 37

ROSINA CASILDA
¿Cómo? ¿Está enamorado? ¿No es ya suficiente con abandonar vuestro
palacio en Roma por seguir a ese hombre? ¿No
CASILDA es ya bastante locura sentir amor por quien no os
Señora: no nos importa. conoce? ¿Por quien no merece vuestra pasión?
¿Necesitáis que todo el mundo se entere, que se
ROSINA hable de vos, que llegue a oídos del capitán
Es cierto; pero, por curiosidad... por Leonello y os confunda con esas meretrices?
curiosidad...
(Rosina se separa unos pasos)
DIRECTOR
El capitán Leonello no se enamora de nadie. CAMARERO
Vino de Roma pocos días antes que vos y ya (Viene de vacío. A Toribio, que sale del ascensor y
le he conocido cuatro aventuras. No tiene se le acerca)
corazón. Me has dicho que una gallina, ¿verdad?

ROSINA TORIBIO
¡La madre...! Sí hombre.... Y creo recordar que me la ibas a
traer volando.
CASILDA
Señora, ¿qué decís? ¿Verdad que es muy CAMARERO
gracioso? Corriendo.
(Se va)
ROSINA
(Reprimiéndose) CASILDA
¡Oh, sí! Graciosísimo... graciosísimo... ¿Qué me decís, señora?
(Al Director)
Muchas gracias. ROSINA
¡Que me indigna que tengas razón! Pero es
DIRECTOR irremediable. Tú eres ya vieja y no puedes
Gracias a vos. recordar el efecto de un capitán intrépido en
(Marchándose y aparte) un
Graciosísimo... que no te ha hecho ninguna corazón de veinte años.
gracia.
(Se va) CASILDA
¡Veinte años locos!
CASILDA
Señora: vais de imprudencia en imprudencia. ROSINA
Si al capitán Leonello lo destinan aquí, a
ROSINA Sorrentinos ¿qué hacer sino seguirle?
Tienes razón.
TEATRO VILLAMARTA 38

CASILDA DIRECTOR
Pero reparad en que una señorita huérfana, (Acercándosele)
viajando sola, ocultando su verdadero nombre, ¿Qué haces, imbécil?
gastando su herencia sin tino...
TORIBIO
ROSINA Hombre, ¡a ver si venía la gallina!
¿Y en qué otra cosa lo voy a gastar que más lo
merezca? DIRECTOR
¡Ya viene!
CASILDA (Se aleja)
¡Ay, Dios mío! Princesa, juradme que no pensáis
confesar a ese donjuán vuestro loco amor. TORIBIO
¡Pobrecilla! ¡Qué aburrido lo va a pasar en un
ROSINA estómago tan solitario!
Eres una boba, Casilda. Con dinero y verdadero
amor no hay nada imposible. El capitán debe
venir a mí, debe quererme. Escena VI
(Salen Pietro y Paolo)
CASILDA
¿Quereros? Pero, ¿cómo, si es un sinvergüenza? DIRECTOR
(Yendo rápido hacia ellos)
ROSINA Señores... ¡Cuánto honor para esta casa!
Aún no lo sé.
PIETRO
TORIBIO ¡Buenos días, señor director! ¿No ha venido el
(Desesperando, junto a la puerta por la que ha capitán Leonello? Me extraña.
desaparecido el camarero; imitando el canto de
un gallo) PAOLO
¡Ki ki ri kiii...! Y la ‘paloma’, ¿está?

ROSINA (El Camarero cruza con la gallina, seguido de


¿Qué es eso? Toribio. Esperan el ascensor)

CASILDA DIRECTOR
¿No lo conocéis? Toribio Clarinetti, el más Ha salido de compras...
simpático caradura de Roma. Y me parece que (Risas de connivencia)
es de los que comen por vuestra cuenta, lo cual Ya saben...
es otro despilfarro.
PAOLO
TORIBIO Pues el gavilán está al caer... porque suele ser
¡Ki ki ri kiii...! puntual.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 39

DIRECTOR por la noche la encontré,


(Viendo aparecer a Leonello) y su guante chiquitito
¡Puntualísimo! le cayó a los pies.
Por si un reto me lanzaba,
(Aparece la Diva que viene seguida del gimnasta. recogí su guante yo,
La escena se paraliza. La Diva cruza su mirada y en su mano bella
con la de Leonello, va a la playa. El gimnasta le puse un beso de pasión,
hace un gesto desafiante al militar y la sigue) ¡porque al verla no se puede
resistir la tentación!
PAOLO Por las calles solitarias,
El cazador cazado: fábula. embozado, la seguí,
esquivando las malicias
LEONELLO de la gente ruin.
¡Hola, murmuradores! Y acercándome galante
(Abrazando a los dos) mis respetos le ofrecí:
Sí, sí, reíros de mí.. (Simulando el diálogo)
“–Perdonad...
PAOLO –Por favor.
Pero si ésa no quiere más que músculo... –Atended...
–¿Qué decís?
PIETRO –Que os adoro...
Y celuloide... –¡Callad! No decídmelo así...”
Y escuchando su voz, yo pensé:
LEONELLO ¡Qué infeliz...!
(Exhibiéndose) “Mujer, primorosa clavellina,
Podéis aplaudir... La Goldoni... que brindas el amor,
Los acontecimientos se atropellan. yo soy caminante que al pasar
arranca las hojas de la flor
PAOLO y sigue adelante sin recordar
Cuenta, cuenta.... tu amor...”
A la dueña que le sirve,
LEONELLO con dinero soborné,
Desde ayer es cosa hecha. y, admirada de mi rasgo,
saludó y se fue.
PAOLO Y al decir la cortesana:
¿De veras? “Caballero, que yo espero a mi galán”;
en mi fiel acero puse mano, sin dudar,
LEONELLO ¡que mi espada se enardece
¡Cuando yo os lo digo! con la sombra de un rival!
Convencida y conquistada,
Canción en mi brazo se apoyó,
y escuchaba mis embustes
LEONELLO llena de ilusión.
Junto al puente de la Peña, Al llevarla hasta su puerta
TEATRO VILLAMARTA 40

mis finezas repetí: DIRECTOR


(Simulando el diálogo) No le puedo decir más, es evidente.
“–¡Dulce bien! (Señala disimuladamente hacia Rosina. Ve entrar
–Me engañáis... a una Dama con perrito. Va hacia ella
–No acostumbro a mentir. pero Leonello lo detiene)
–¿Volveréis?
–¿Cómo no? LEONELLO
–Ya veré si fingís...” Pues di a tu clienta que, en concluyendo con la
Y dejándola ya de su amor me reí... Goldoni, podrá disponer de mí... un par de días.
“Mujer, primorosa clavellina (Riendo a carcajadas)
que brindas el amor,
yo soy caminante que al pasar ROSINA
arranca las hojas de la flor ¿Qué? ¿Oyes, Casilda?
y sigue adelante sin recordar
tu amor...” CASILDA
¡Es un sinvergüenza!
Hablado
ROSINA
PIETRO ¡Quién sabe si por eso me seduce más!
¡Eres el mejor! ¡Tomemos un vermú para
celebrar esta nueva aventura! PIETRO
(Va hacia el camarero, que cruza; le da la orden) ¡Eres el más grande, Leonello!

LEONELLO LEONELLO
Sea. ¿Ha venido el sargento Lombardi? ¿Lo dudabas? Además, ahora me estoy
volviendo un romántico.
DIRECTOR (Risas)
No, capitán. ¿No me creéis? Y Flora Goldoni es también la
mujer más romántica del mundo. Si la fama no
LEONELLO miente, caballero que se desmaya en sus brazos...
¿Nadie ha preguntado por mí? ¡se arruina!

DIRECTOR PIETRO
Nadie... Es decir... Que se lo pregunten al duque de Sueca.
(Bajando la voz)
Ha preguntado una de mis clientes: la más PAOLO
hermosa, la más distinguida, la más rica. ¡Y toda la nobleza del Reino!

LEONELLO LEONELLO
(Engallándose) Pues sí, amigos: esa devoradora de hombres y de
¿Lo oís? ¿Y...? riquezas es una romántica terrible... a su modo...
(Remedando a Flora)
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 41

“¡Ay, carissimo Leonello! Nosotras somos unas LEONELLO


incomprendidas. Hemos de dar amor a fortiori y Ni más barato.
no llega jamás el caballero de nuestros sueños...”.
ROSINA
PIETRO Es necesario estropear sus planes.
El caballero de sus sueños sería el mismísimo (A Casilda)
Rockefeller, con cien barcos cargados de oro y Piensa algo, mujer.
diamantes.
CASILDA
TORIBIO Pienso que lo mejor sería volver a Roma.
(Que acaba de regresar, saciado. Aparte)
¿No querrá encargarme una serenata ese tal ROSINA
Roque Pérez? Nunca sin él.

LEONELLO CAMARERO
Pero yo, que conozco muy bien el corazón de ¡Los martinis!
las mujeres...
TORIBIO
ROSINA (Aparte)
¡Que conoce el corazón...! ¿Han dicho martinis?
(Hace un gesto. Se va acercando al grupo)
LEONELLO
... Y que no aspiro a arruinarme por semejante LEONELLO
madama, he concebido un plan digno de mi ¡Callad! Ahí llega Flora
paisano Don Juan Tenorio. (Expectación de todos. Flora, entre sus
pretendientes, no puede ver a Leonello,
PAOLO que le hace alguna pose, alguna seña)
A ver, a ver... No me ve.

LEONELLO TORIBIO
He encargado al sargento Lombardi que No me ve.
contrate a la mejor comparsa de la ciudad, (Se bebe una copa. El camarero sigue distraído)
y hoy, en la noche mágica de San Juan, le No me ve.
ofreceré una serenata como si ella fuera una (Bebe otra. Cuando va a coger la tercera copa,
virgencita de quince años. Saldrá a escucharla lo detiene Pietro)
y, entre la música y la poesía de la noche,
la luna que iluminará su rostro y cuatro o cinco PIETRO
versos que acabo de aprenderme del propio ¡Eh! ¡Amigo!
Zorrilla... ¡rendición del castillo de Flora Goldoni!
TORIBIO
PIETRO (Aparte)
No se puede imaginar nada más romántico. Me vio.
TEATRO VILLAMARTA 42

LEONELLO Canción del olvido


Perdónale, porque va a serme útil.
ROSINA
TORIBIO “Marinela, Marinela,
Mándeme. con su triste cantinela
se consuela
LEONELLO de un olvido maldecido,
Yo creo que, si tocara algo, Flora me prestaría Mari, Marinela”.
atención. “Campesina, campesina,
como errante golondrina,
ROSINA cantarina,
¡Ni lo sueñes! vas en busca del amor.
¡Pobre golondrina
CASILDA que al azar camina,
¿Qué vais a hacer? tras un sueño engañador!”

LEONELLO LEONELLO
(A Toribio) (A Toribio, que ha dejado de tocar)
Canta, canta alguna cosa. ¡Sigue, sigue!
(Toribio continúa tocando y Rosina cantando)
TORIBIO
¿Qué quiere? ¿Cavatina, serenata, rondó, ROSINA
tarantela, romanza, brindis, jota..., tango? “El aire murmura en mi oído
dulces cantares
LEONELLO que en nuestros labios
Lo que tu quieras, pero pronto. ha sorprendido
en noches lejanas de amor.
TORIBIO Cantares de tiempos mejores,
¿Alegre, melancólico, forte, piano, lírico, cantares risueños,
poético, romántico...? que huelen a flores
y alientan ensueños
LEONELLO de amores”.
Sí, poético; y muy, muy romántico.
LEONELLO
TORIBIO ¿Quién será?
No diga más: “La Canción del Olvido”.
Ésta no me falla. En Roma, hace furor entre las ROSINA
peluqueras y las chachas sensibles. “Marinela, con su cantinela
Con permiso. busca olvido a su dolor.
(Se dispone a cantar; pero se le adelanta Rosina) ¡Pobre Marinela!
Ese bien que anhela
no lo da ese amor!”
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 43

Hablado Escena VII

TORIBIO LOMBARDI
Bueno... Esta señora se asocia conmigo y nos (Saliendo)
hacemos de oro. ¡Mi capitán...!

PAOLO LEONELLO
Chico, nos ha encantado la misteriosa ¿Qué hay, Lombardi?
desconocida.
LOMBARDI
LEONELLO Malas noticias. En toda la ciudad no queda un
(Reponiéndose) músico disponible.
Lo que yo os digo siempre: cosas de mujeres.
Ésta es otra enamorada de la luna... LEONELLO
¿Cómo?
CASILDA
¿Lo veis, señora? PIETRO
¡Adiós luna y estrellas, poesía y aventura...!
ROSINA
Déjame. Estoy ciega. LEONELLO
(Muy agitada) ¡Pues hay que buscarlo!
Haz que venga ese músico.
LOMBARDI
CASILDA Previendo esta orden, tengo reunidos en el
Señora... cuartel a todos los soldados que tocan algún
instrumento... y cantaremos...
ROSINA
Te lo ordeno. LEONELLO
¡Bien, lo que sea! Basta con un pretexto para
(Casilda va a buscarlo. Intenta llamar la atención llamar la atención de la Goldoni.
de Toribio. Situación equívoca)
LOMBARDI
LEONELLO De que llamaremos la atención... ¡no le quepa
Venga, tomemos ahora ese martín prometido. duda!
(Al camarero)
¡Tres martinis! LEONELLO
(Deteniéndolo) Ya lo sabes: a las ocho, frente a la puerta del
Y apúntalo en la cuenta de Flora Goldoni. balneario.
(Risas)
No os preocupéis: algún tonto lo pagará. LOMBARDI
¡A la orden!
(Se va)
TEATRO VILLAMARTA 44

Escena VIII TORIBIO


Alteza...
PIETRO
Tendrá que oírse la serenata del sargento. ROSINA
¿Cómo andas de dinero?
LEONELLO
Se juega en ella cuatro tiros. TORIBIO
(Aparte)
PIETRO ¡A buen sitio vas a parar!
Ya nos contarás. ¿No vienes? (En voz alta)
Señora, lo siento mucho, pero estoy
LEONELLO atravesando una mala coyuntura financiera. No
No; ahora empiezo el prólogo para esta noche: puedo pagar la gallina.
una carta de amor... para que Flora sepa de quién
son las canciones. ROSINA
Desde hoy vas a ser mi marido: el príncipe
PIETRO Ferratta.
(Riéndose, mientras entra con Paolo)
Acabarás poeta. TORIBIO
¡Pero si estoy casado!
LEONELLO
(Riendo) ROSINA
¡Poeta! ¡Vade Retro! No importa.
(Va hacia el Director)
TORIBIO
CASILDA (Envaneciéndose)
(A Toribio) Y, ¿qué habéis visto en mí para enamoraros tan
La princesa reclama tu presencia. perdidamente? ¿Acaso mi mirada irresistible...?

TORIBIO ROSINA
¿Qué? ¿La princesa? ¿Es por la cuenta de la No me interrumpas. Tú serás el príncipe Ferratta
gallina? a los ojos de todos. Tienes que enamorar a una
cortesana y recibirás en pago tres mil liras, si estás
HOSTELERO conforme en pasar por príncipe.
¡Calla! Debes ser discreto.
TORIBIO
TORIBIO ¿Vale interrumpir?
(Aparte)
¡Nada, que nos asociamos! ROSINA
(Va con Casilda) Habla.

CASILDA
Aquí está el músico.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 45

TORIBIO que te ha ‘parío’, reina mora!”; no tengo


Por tres mil liras... paso yo por los doce repertorio.
apóstoles ¡y ceno más que los doce juntos!
Pero, ¿qué dirá vuestro esposo? ROSINA
Para esos menesteres, te acompañará tu ‘valet’.
ROSINA (Ante la cara de desconcierto de Toribio)
No dirá nada, porque mi esposo no existe. Tu secretario.

TORIBIO TORIBIO
¡Dios lo tenga en su seno! ¡Ah! ¿Y dónde está?

ROSINA ROSINA
¡Imbécil! Soy soltera. Seré yo.

TORIBIO CASILDA
¿Y creéis que tengo porte de príncipe? ¿Vos?

ROSINA TORIBIO
A ver: paséate. ¿Vos mi…?
(Toribio se contonea ridículamente)
Más natural. ROSINA
(Nuevo contoneo, aún más ridículo) ‘Valet’. Quinientas liras más y no vuelvas a
interrumpirme.
CASILDA
No va a colar... (A Toribio se le queda en los labios una
frase entrecortada. Mímicamente expresa su
TORIBIO agradecimiento y su propósito de cobrar. Se
Bueno... es que... ¡hay que ver mi ropita! deshace en cumplidos, se aleja, se vuelve como
para decir algo, se arrepiente y se marcha por fin,
ROSINA sin decir palabra y saludando a todos lado)
Esta noche tendrás un vestuario espléndido.
Ve al palacio Marinelli; allí están mis criados.
Quítate esas barbas y espéranos. Escena IX

TORIBIO CASILDA
Me habéis dicho que tenía que enamorar... Señora, seguís un camino muy peligroso.

ROSINA ROSINA
A una cortesana: a Flora Goldoni. No te inquietes.

TORIBIO CASILDA
Es que os advierto que, fuera de “¡Hola, ¿Se fue el capitán?
terremoto femenino!”, “¡Adiós, sílfide
vespertina!” o el más castizo “¡Viva la madre
TEATRO VILLAMARTA 46

ROSINA (Leonello sigue escuchando. Casi sin darse


Ahí lo tienes. cuenta, empieza a romper la carta. Una multitud
(Lo escucha. Hacia el final de la lectura del irrumpe en la escena con el ahogado. Griterío.
poema, entra en el ascensor, con una sonrisa Caos. Las nodrizas son empujadas hacia el
enigmática) proscenio. Cae el telón y quedan delante de él)

LEONELLO Interludio de las amas de cría.


Si después de esta carta la Goldoni no se
derrite por tus huesos, ¡te retiras, Leonello! TODAS
Porque es definitiva. Rorro… Rorro… Rorro…
(Leyendo) Para dar teta a un chico
“La luna va a deciros, non la hay comu yo.
ya que le oís ingrata, Rorro… Rorro… Rorro…
sus duelos y sus penas Las amas de Asturias
en una serenata. non dicen que no.
Cuando su voz os llame, Rorro… Rorro…
oídla atenta, Flora.
No desdeñéis el canto UNA
de tan gentil señora. Yo he nacido una tarde serena
Que, si al cabo su queja muy cerquita de Pola de Lena.
no os parece importuna,
yo sabré repetiros TODAS
lo que os diga la luna”. Pola de Lena, villa asturiana
¡Enervante! adonde me iría de muy buena gana.

Canción del olvido (bis) UNA


Quince abriles tan sólo tenía
ROSINA y estudiaba para ama de cría.
“Marinela, Marinela,
con su triste cantinela TODAS
se consuela Unos estudios muy cunvenientes,
de un olvido maldecido, en que nus dieron dos sobresalientes.
Mari, Marinela”.
(Leonello la busca. Rosina deja de cantar. UNA
Leonello se detiene. Rosina sigue cantando) Lo que prueba que desde chiquita
“Campesina, campesina, ya era yo muy aprovechadita…
como errante golondrina, (Al niño)
cantarina, Toma, toma, toma, vidita;
vas en busca del amor. toma, monada, toma tetita.
¡Pobre Marinela! Duerme, duerme, porque el coco
Ese bien que anhela se lleva al niñu que duerme poco.
no lo da ese amor”.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 47

TODAS Escena I
Toma, toma, toma, vidita; (A lo lejos, se oye una trova que se va acercando)
toma, monada, toma tetita.
Duerme, duerme, porque el coco Ronda
se lleva al niñu que duerme poco.
CORO
UNA Ya la ronda llega aquí, firulirulí.
Se llamaba Tumás el indino A cantarte amores va, firulirulá.
y las vueltas buscándome vino. Sal a tu ventana que mi canto es para ti.
Sal, napolitana, firulí, firulí, firulí,
TODAS firulí, rulá.
También mi noviu me las buscaba Lucero, lucero, lucero, lucero;
y casi siempre me las encuntraba. morena, morena, morena, morena;
te quiero, te quiero, te quiero,
UNA mi amor cantar.
Una tarde al volver de la fuente
me agarró mi Tumás de repente. (Empieza a bajar un globo. Dentro se hayan la
Diva y el sargento Lombardi)
TODAS
Mi noviu usaba las mismas tretas LOMBARDI
y yo, asustada, me estaba muy quieta. Hermosa napolitana,
valle florido,
UNA rayo de luna clara:
Y, unos meses después de aquel día, no sé yo cómo en el fuego
senté plaza de ama de cría. de tus pupilas
Toma, toma, toma, vidita; no se ha fundido
toma, monada, toma tetita. la nieve de tu cara.
Duerme, duerme, porque el coco Niña de mis amores,
se lleva al niñu que duerme poco. que esperas gozar un día
la dicha que da el amor:
TODAS amor, que siembra de flores
Toma, toma, toma, vidita; tu fantasía,
toma, monada, toma tetita. da espinas de dolor.
Duerme, duerme, porque el coco Niña de mis amores,
se lleva al niñu que duerme poco. ya sabes lo que es amor.
(se van)
CORO
Ya la ronda llega aquí, firulirulí.
CUADRO II A cantarte amores va, firulirulá.
Exterior del balneario. Todo es movimiento y Sal a tu ventana, que mi canto es para ti.
agitación durante la fiesta. Es noche de luna. Sal, napolitana, firulí, firulí, firulí,
firulí, rulá.
TEATRO VILLAMARTA 48

(La Diva y Lombardi se dirigen al balneario. Las Escena III


parejas de fiesta miran cómo se aleja la ronda y (Sale Leonello y se encuentra con Toribio.
luego entran en el balneario) Hablando cada uno aparte del otro)

TORIBIO
Escena II ¿Eh? ¿Qué es eso?
(Se van perdiendo los últimos sonidos cuando
aparece Toribio, silbando la melodía de la ronda. LEONELLO
Viste un magnífico traje blanco de militar con ¡A este Lombardi
capa, gran sombrero y espada) se le habrá parado el reloj!

Hablado TORIBIO
¡Si es el capitán Leonello!
TORIBIO Como me conozca, ¡adiós! ¡
Esto marcha de maravilla. Me han vestido de Y se para aquí! Pero, hombre,
príncipe, he bebido como un príncipe y he ¿cabe osadía mayor?
comido como un bárbaro. Ahora que, como
este demonio de princesa es tan impaciente, LEONELLO
me ha dejado sin postre. Impaciencias a mí. ¡Qué tipo!
(Mira alrededor y cuando se convence de que está
solo saca unos pastelillos) TORIBIO
Esto no será muy principesco, pero... (Temblando de pavor)
(Traga a dos carrillos) ¡Cómo me mira!
La fortuna es volátil y yo he nacido para prócer.
Las damas me miran, los caballeros sonríen a LEONELLO
mi paso, los chicos me siguen. Estoy llamando Nos estorbamos los dos.
la atención como no podía imaginarme. Lo echare de aquí.
(Se limpia la boca con el forro de la capa) (Hace ademán de acercarse)
Y a todo esto, pronto serán las nueve. La hija
del juez Borelli va a formar muy triste idea TORIBIO
de mi seriedad artística, porque como no le (Retirándose)
dé la serenata algún espontáneo... Toribio Lo que es éste
se desacredita. Bien es verdad que entre un me corta la digestión.
serenatero y un príncipe que come... La duda es
un ataque a la... nutrición. Bueno, y esta señora, LEONELLO
¿será fácil de conquistar? ¡Porque a ver si tengo Es un rival, desde luego.
que llamar a un hombre para que me ayude! ¡Un rivalillo!
(Asaltado por un repentino temor)
¡Ay, Mare! ¿Y si me sale pasional? Las hay TORIBIO
que se encierran con el amante en la sauna (Adoptando una postura ridícula, que cree ser
del balneario y “¡Amor mío!, ¡Vida mía!, gallarda y pretenciosa)
¡Cielito!...” Venga fuego, venga vapores y ¡Valor!
¡zas!... ¡Dos cadáveres!... ¡Ah, no! ¡Eso de la Esta actitud... principesca
sauna me da a mí unos sudores…! va a arrugarle el corazón.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 49

LEONELLO LEONELLO
(Dando unos pasos hacia Toribio) Yo puedo aliviaros.
¡Vive Dios que es insolente!
TORIBIO
TORIBIO ¿Vos?
(Retrocediendo)
Me parece, ¡vive Dios! LEONELLO
que esta actitud principesca... Podéis tirarla conmigo.
va a valerme un coscorrón.
TORIBIO
LEONELLO ¿Yo tirarla? ¡No, señor!
¿Quién será este mentecato? Es... recuerdo de familia.

TORIBIO LEONELLO
Bueno. Pues por sí o por no, Guardadla, pues.
¿para qué demonios llevo
en el cinto el asador? TORIBIO
(Desenvaina y hace grotescos aspavientos con la (Envainando con gran satisfacción)
espada) ¡Al cajón!
Yo, por mí, no sentiría
que me diera un achuchón; LEONELLO
pero el príncipe... ¡Ferratta Y cuidad de que en la calle,
lo va a sentir un horror! para cuando vuelva yo,
no haya ningún importuno
LEONELLO rondando en este rincón.
(Reparando en la espada de Toribio) Y si lo hubiere, advertirle
¿Cómo? ¿Me reta o me teme? que escapar será mejor,
(Va hacia Toribio) a no ser que esté pidiendo
que lo llame a juicio Dios.
TORIBIO (Se va)
¡Ahora sí que se acabó!
TORIBIO
LEONELLO ¡He quedado como un hombre!
(Dando a Toribio un manotazo) Porque, cuando hay discusión
¿Has desnudado la espada? y uno de los dos se marcha...
¡el otro es el vencedor!
TORIBIO (Recelando, al ver que alguien se acerca)
¡Vamos...! ¡Si es que hace un calor! ¿Qué es eso? ¡Viene más gente!
¿Otra escenita? ¡Nooo!
LEONELLO Ya no quiero hoy más duelos,
¿Os estorba? porque si mato a uno... o dos,
es un cargo de conciencia
TORIBIO para un noble como yo.
¡Ya lo creo!
TEATRO VILLAMARTA 50

Príncipe ilustre: aquí sobras. Escena V


Flora: ¡perdona, por Dios!
(Sube al globo y se esconde en la cesta. Empieza FLORA
a subir) (Evocadora, en la puerta del balneario)
Esa voz, como un suspiro…
¿Quién me acaricia con su canción?
Escena IV
(Llega Rosina vestida de hombre) ROSINA
¿He perturbado vuestro retiro?
Canción del trovador Pues concededme vuestro perdón.

ROSINA FLORA
Canta el trovador ¿Vos entonasteis la serenata?
bajo tu ventana
a tus ojos negros ROSINA
de napolitana. ¿Bella os parece?
Del jardín de amores
la más linda flor: FLORA
la canción serena Lo es, en verdad.
que en sus labios suena
de esperanzas llena, ROSINA
suspirando amor. Bella es, sin duda, porque os retrata
Bajo tu ventana con asombrosa fidelidad.
canta el trovador.
Ligero mi canto vuela FLORA
buscando un cariño fiel, Guarde sus flores el caballero.
y el alma también anhela Por tal lisonja, gracias os doy.
volar hacia ti con él. Pero, decidme, ¿sois extranjero?
Llegar a tus pies confía,
cantando su pena allí. ROSINA
Si el canto de mi agonía (Aparte)
merece llegar a ti, ¡Cualquiera sabe lo que soy!
verás que nace mi alegría (En voz alta)
si alcanzo, señora mía, Un caprichoso príncipe errante
un recuerdo para mí. que el mundo corre tras el placer
¡Ay, tirana de mi albedrío! es quien me envía para que os cante
¡Ay, dulce tormento del amor mío! trovas que él hubo de componer.
De amor,
oye mi canción mejor. FLORA
Bajo tu ventana ¿Cuándo me ha visto?
canta el trovador.
ROSINA
Hablado ¿Qué importa cuándo?
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 51

FLORA ROSINA
¿Dónde? Mas, ¿cuándo? ¿Ahora?

ROSINA FLORA
Tampoco lo he de decir, Cuando lo quiera vuestro señor.
mas desde entonces va suspirando...
¡y da una pena verlo sufrir! ROSINA
“Porque me cure de duelos tales (Aparte)
-son las palabras de mi señor-, ¡Si que es divina la pecadora!
ve a Sorrentinos, que hay mil rosales,
y en los rosales hay una flor. FLORA
Una flor blanca, maravillosa, (Aparte)
como una estrella de luz boreal, ¡Sí que es gallardo su embajador!
que, disfrazada de mariposa,
diera el vuelo sobre el rosal.” ROSINA
Así su Alteza me dirigía Iré a avisar al príncipe. Aguardad dentro y yo
para encontraros y, ¡vive Dios!, os avisaré de su llegada.
que yo he supuesto, señora mía,
que la flor blanca seríais vos.
En una trova como un lamento, Escena VI
por su mandato quise poner (Flora entra en el balneario. Queda tras
cuanto recuerde su sentimiento, la ventana, desde donde vigila impaciente.
que es un suplicio y es un placer. Rosina mira a un lado y a otro. Toribio llama
Porque es rapsodia de todo canto, su atención. Rosina le hace señas para que
porque es perfume de toda flor, descienda. Lo hace. Intenta bajar de la cesta, pero
porque es hechizo... porque es encanto... tiene dificultades)
porque es locura... ¡porque es amor!
ROSINA
FLORA ¡Anda, imbécil! Más ligero.
(Pensativa)
Sobre la noche de mi alma inquieta TORIBIO
un sol radiante viene a alumbrar. Reparad que los calzones
me aprietan de un modo horrendo.
ROSINA
Mas yo, señora, como un planeta, FLORA
sólo reflejo la luz solar. (Que ha reaparecido en la puerta del balneario)
Para que el noble príncipe errante ¡Alteza...!
su vivo anhelo consiga al fin,
abrid las puertas, y que él os diga TORIBIO
lo que yo debo callar aquí. Voy.
(Intenta bajar, pero el globo vuelve a subir)
FLORA
Venga su Alteza.
TEATRO VILLAMARTA 52

ROSINA ROSINA
(A Toribio) (A Toribio)
Ten cuidado. ¡Bruto!

TORIBIO TORIBIO
¡Qué preciosa sois! (Aparte)
(Volviéndose luego a Rosina) ¿Qué habré dicho?
¿No es eso?
ROSINA
FLORA Quiso deciros que, en viendo
Llegad, príncipe, en buen hora vuestros encantos, no acierta
y recibid mis respetos. a expresar sus pensamientos.

TORIBIO FLORA
¡Bueno! No me extrañan vuestras frases
ni tan “donosos” conceptos,
ROSINA pues sé que tenéis un alma
Mi señor soñaba que es toda ella sentimiento.
con el instante de veros.
TORIBIO
FLORA Así... regular...
¡Ay, muchas gracias! Su Alteza
es demasiado discreto FLORA
y sus ojos indulgentes La trova de antes es prueba de ello.
no ven mis muchos defectos.
ROSINA
TORIBIO (A Toribio)
¿Defectos vos? ¡Embustera! Pero, dile algo...

ROSINA TORIBIO
(A Toribio) (A Rosina)
¡Cuidado! ¿Y qué digo? Si no se me ocurre...

TORIBIO FLORA
¡Cómo lo siento! Veo que vuestra esbelta figura
Si en vez de ser tan hermosa, y vuestro ropaje espléndido...
fueseis cualquier adefesio,
tened seguro que os mando TORIBIO
inmediatamente al cuerno. (Aparte, esponjándose)
¡Nada! ¡Que ya le he gustado!
FLORA
¿Cómo?
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 53

FLORA ROSINA
... Son, sin duda, fiel reflejo Calla, calla...
de una alcurnia respetable
y de un ilustre abolengo. FLORA
¿Sois romano? ¿Os gustan?

TORIBIO TORIBIO
¡Romanísimo! Mucho.

FLORA FLORA
Seréis rico... ¿De veras...?

TORIBIO TORIBIO
Por supuesto. (A Rosina)
Tres mil millones de liras... ¿Qué digo a esto?
¡y una guitarra!
ROSINA
ROSINA Que sí.
(Aparte, a Toribio)
¿Serás mostrenco? TORIBIO
¡Que sí!
FLORA
¡Tres mil millones! ¿Qué rico! FLORA
Pues entonces, ¿querríais de cerca verlos?
TORIBIO
(A Rosina) TORIBIO
¡Me llama rico...! ¿Contesto? ¿Cómo?

ROSINA FLORA
Dile una flor a sus ojos. Viniendo a mi habitación, que es la vuestra...

TORIBIO (Toribio mira a Rosina, como preguntándole qué


Tenéis dos ojos soberbios. debe hacer)
Los dos, ¿eh? Pero, ¡ay, señora!,
el derecho, en todo el reino, ROSINA
no hay derecho que lo iguale. (A Toribio)
Bueno.
ROSINA
¿Qué dices? TORIBIO
¡Bueno!
TORIBIO
Que no hay derecho...
TEATRO VILLAMARTA 54

FLORA Canción
Dadme unos minutos y, luego, subid.
(Se retira hacia el balneario, después de SOLDADOS
coquetear un poco con Toribio) Soldado de Nápoles
que vas a la guerra:
TORIBIO mi voz, recordándote,
¡Je! ¿Y eso? Me va a recibir a solas. cantando te espera.
Dos pellizcos por lo menos... Cariño del alma, ven,
que vas a probar
ROSINA la dicha de amar,
Mira: cuando Flora salga a abrirte, correcto, oyendo los sones
le besas la mano. ¿Entiendes? de mis canciones.
Es una fineza.
LOMBARDI
TORIBIO Soldado de Nápoles
Entiendo. me quiso mi suerte.
Mas... ¿cuál? ¿Ésta o ésta? La gloria romántica
me lleva a la muerte.
ROSINA No digas tu cántico,
¡Hombre...! ¿Cuál ha de ser? que aviva mi pena;
si muero queriéndote,
TORIBIO ¡qué muerte más buena!
¡La izquierda!
SOLDADOS
ROSINA Soldado de Nápoles
¡La otra! que buscas la gloria,
te espero brindándote
TORIBIO la ansiada victoria.
Me da lo mismo. ¡No mueras, soldado, no!
Ahora veréis qué bien quedo. Cariño del alma, ven,
(Hace ademán de irse pero se detiene) que vas a alcanzar
Estad tranquila, “cheríe”. la dicha de amar
Ahora entro yo en mi terreno. que es gloria también.
Quedaré mal con mis dichos
¡pero lo que es con los hechos...! (Cuando terminan la canción, los soldados se
(Entra) marchan seguidos de las nodrizas. Algunos entran
en el balneario. También Rosina. Leonello, solo,
observa a la gente marcharse: no está Flora)
Escena VII
(Se oye a lo lejos una rondalla de soldados, que
poco a poco van acercándose. Al frente, va el
sargento Lombardi. Leonello viene detrás. Sale
gente del balneario. Rosina se esconde, para no
ser descubierta por Leonello)
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 55

Escena VIII LEONELLO


Hablado (Airado)
¡Pues dile a tu ilustre señor
(Rosina reaparece, creyendo que han entrado que pruebe conmigo su acero!
todos. Descubre a Leonello, que se le acerca,
confundiéndola con alguien del hotel) ROSINA
(Burlonamente)
LEONELLO ¡Qué poco sabéis de amor...!
¿Sabes si está la Goldoni?
LEONELLO
ROSINA ¿Qué dices?
Está... pero no para vos.
ROSINA
LEONELLO Que tal es locura.
A Flora pretendo y a Flora reclamo. Tenéis el ingenio y optáis por la espada.
Mucho dice el caso de vuestra bravura,
ROSINA pero la estrategia sale mal parada.
Justo es que reclame, mi buen caballero;
pero Flora, ahora, discurre con mi amo LEONELLO
y, acaso, el discurso no admite tercero. (Queda un momento callado y confuso)
¿Tú eres ambicioso?
LEONELLO
¿Quién es el intruso que se acerca a Flora? ROSINA
¿El que la importuna? ¡Mucho!

ROSINA LEONELLO
O el que la enamora. Si me ayudas,
quinientas liras conmigo tendrás.
LEONELLO
Se verá conmigo, quienquiera que fuera. ROSINA
¡Por treinta monedas vendió a Cristo Judas!
ROSINA ¡Quinientas liras son bastantes más!
¿Cómo os opondréis a lo que ella quiere?
LEONELLO
LEONELLO ¿De acuerdo? Pues dime lo que me interesa.
¡Blandiendo la espada!
ROSINA
ROSINA Vuestra dama os quitan, y a tan ruin empresa,
¡Blandiendo la espada...! con otra semejante debéis responder.
Preciso es entonces que esté bien templada. Y pues que mi amo tiene una princesa...
Mi señor, el príncipe, es un caballero. ved que es un camino fácil de correr.
Id a buscadla, enamoradla vos.
Y si tal lograseis, creo que con esto
quedabais de sobra pagados los dos.
TEATRO VILLAMARTA 56

LEONELLO no sé yo cómo en el fuego


Por Dios, que me encanta. Pero, oye, ¿tú sabes de tus pupilas
que abrirá la puerta? no se ha fundido
la nieve de tu cara.
ROSINA Niña de mis amores,
¡Oh, mi capitán! que esperas gozar un día
Quinientas liras son quinientas llaves la dicha que da el amor:
que, a mi humilde juicio, sí las abrirán. amor, que siembra de flores
Yo os facilitaré el encuentro. tu fantasía,
da espinas de dolor.
LEONELLO Niña de mis amores,
¿No me engañarás? ya sabes lo que es amor.

ROSINA
(Intencionadamente) CUADRO III
Poned vivo fuego, poned ansia loca,
que yo, de seguro, pondré lo demás. Escena I
(Cuando sube el telón, estancia vacía. Llega
LEONELLO Rosina. Ensoñación: el encuentro de “Leonello” y
Le haré juramento en vida y en muerte. “Rosina”. Final del sueño)

ROSINA Serenata de la Ronda


Diré mil engaños en vuestro favor.
LOMBARDI
LEONELLO (A lo lejos)
(Mientras se aleja) Hermosa napolitana,
En tus manos dejo mi suerte. valle florido,
rayo de luz de sol:
ROSINA amor que es rosa temprana
(Con una sonrisa de triunfo) que hoy ilusiona tu fantasía,
¡Qué poco sabéis de amor! da espinas de dolor.
Niña de mis amores,
ya sabes lo que es amor.
Escena IX
(Comienza a sonar de nuevo la serenata a lo
lejos. Rosina escucha) Escena II
Dúo
Serenata de la Ronda
ROSINA
LOMBARDI Virgen y madre del Redentor:
(A lo lejos) no me abandones, por favor.
Hermosa napolitana, (Se inquieta, mira)
valle florido, Pensé que era él.
rayo de luna clara: Me engaña el deseo.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 57

¿Por qué a un tiempo mismo Dormida parece...


le aguardo y le temo? Ella debe ser.
¡Qué loca aventura! ¡Cuidado, Leonello!
¿Por qué, por qué, Dios mío, ¿Qué vas a hacer?
no he guardado ¡Pero es tan hermosa!
mi amor en secreto? Verla dormir
(Suena un reloj lejano) es soñar y aprender
Valor, Rosina. a sentir.
Ya llega el momento. ¡Oh, mujer!
¡Las diez! Bella flor...
¡Quién supiera lo que sueñas tú!
LEONELLO Cabecita que duermes un sueño feliz.
(Cantando desde dentro) ¿Qué ideal pensamiento se adueña de ti?
Mujer, primorosa clavellina... ¿Qué ilusión tienes tú, cabecita gentil?
La inquietud
ROSINA que adivino ya en tu frente
Ya abrieron la verja, quiero sorprender,
ya entró en el jardín. y que mis labios puedan besar,
¡Es él! dulcemente aprisionar
Aquí viene. Al fin... tus ensueños de mujer.
(Finge dormir. Llega Leonello) ¡Qué hermosa está!
(Va a besarla, pero reacciona)
¡Leonello!
Escena III esto es indigno de un capitán.
(Se aleja de Rosina, como para marcharse)
LEONELLO Ve a buscar las aventuras
Ésta es la estancia. en tus locos amoríos...
La aventura es singular; No mancilles este hogar.
parece una página
de un cuento oriental. ROSINA
Todo parece (Aparte)
dispuesto para amar. ¡Ay, que se va...!
Aquella puerta (Finge despertarse, deja caer una revista, a cuyo
me dará la clave. ruido se vuelve Leonello. Ella simula la mayor
Capitán Leonello... indignación y sorpresa)
¡adelante! ¿Quién...? ¡Un hombre!
(Descubre a Rosina)
¿Me engañan los ojos LEONELLO
con una ilusión? Señora...
¿Me espían, acaso?
¿Será una traición? ROSINA
(Acercándose) ¿Dónde vais?
¡Una mujer!
TEATRO VILLAMARTA 58

LEONELLO Ese amor que sentís


Yo os diré. es aroma que el viento renueva,
y el amor no es así.
ROSINA El cariño verdadero
Atentáis a mi nombre. dormido en el alma se lleva;
¡No lo quiero saber! capullito que quizá
con el tiempo se abrirá.
LEONELLO
Disculpadme. LEONELLO
(Con acento de sinceridad)
ROSINA Yo siento
¿Por dónde penetrasteis aquí? una pena aquí escondida
como un nuevo sentimiento,
LEONELLO que es suspiro y es lamento
Escuchadme, os lo ruego. que se escapa de mi vida.

ROSINA ROSINA
¿Qué podríais decir? No os importe padecer,
que un amor de verdad
LEONELLO no ha de florecer
Señora mía, perdón os pido si no sabe suspirar.
y aguardo rendido
vuestra sanción severa. LEONELLO
Un cariño verdadero
ROSINA dormidito en el alma tenía,
Sois un osado y al mirarme junto a vos,
que en vano espera mi cariño despertó.
lograr perdón.
ROSINA
LEONELLO (Coqueta)
El capitán Leonello Lo dudo.
sólo ha podido
pecar de amor. LEONELLO
¡Lo duda...!
ROSINA
¡Ah! El capitán Leonello... ROSINA
Si; conozco aventuras La historia pasada no debo olvidar.
que la fama pregona
de ese buen capitán. LEONELLO
De un amor como el vuestro, Yo os juro...
¿qué se puede esperar?
Torbellino de pasiones ROSINA
y locuras nada más. Es inútil.
(Con mucha coquetería)
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 59

LEONELLO ROSINA
Mi fe de soldado lo puede jurar. Desistid.

ROSINA LEONELLO
Os ciega el deseo. (Desesperado)
¡Por piedad!
LEONELLO ¡Mi amor no consigue siquiera
Creedme, señora. saber que le espera
vuestro perdón!
ROSINA (Se arrodilla ante ella)
No os creo.
ROSINA
LEONELLO (Aparte)
Princesa, mi espada os ofrece ¡Dios mío!
probar que merece
tan altos favores. LEONELLO
Pedidme, señora, que hiera, Princesa...
que mate, que muera, hablad, por favor.
por vuestros amores.
Ved que os ofrezco ROSINA
vida y honor. Si queréis ser feliz,
Y honrarse mi espada querría olvidaos de ese nuevo amor.
sabiendo, alma mía, Corred la vida
que el premio sois vos. sin pensar en mí.

ROSINA LEONELLO
¡Callaos! ¡Tal vez no pueda
ya vivir sin vos!
LEONELLO
Prestadme oído. ROSINA
Si es verdad que sabéis
ROSINA un cariño sentir,
(Aparte) aprended, como yo,
Ya está en mis redes. la virtud de sufrir.

LEONELLO ROSINA
Miradme al menos: (A la vez que Leonello)
ya arrepentido. Y quizá el amor
llegará pronto a ser
ROSINA nueva luz,
No seguid. que es la risa del amanecer.

LEONELLO
¡Escuchad!
TEATRO VILLAMARTA 60

LEONELLO Escena II
(A la vez que Rosina) Hablado
Esperanzas de amor
ilusionan mi ser (Sale un grupo de invitados a la fiesta, entre ellos
como luz que se enciende Toribio, Prieto, Paolo y Lombardi e invitados a
con la risa del amanecer. la fiesta. Gran agitación. Las voces apenas si se
(Se marcha lentamente) oyen por encima del ruido)

ROSINA PAOLO
Marinela, Marinela, (Interesado en el relato de Toribio)
con su triste cantinela Seguid con el relato.
se consuela
de un olvido maldecido. TORIBIO
Mari, Marinela. Pero, ¿dónde?, si ya he perdido el hilo de mi
Campesina, campesina, historia.
como errante golondrina,
vas en busca del amor. PIETRO
¡Pobre golondrina ¿No recordáis? Quedamos en que el conde
que al azar camina...! llama al castillo...
(Marchandose lentamente)
TORIBIO
LEONELLO Cierto... ¡Qué memoria!
(Regresando) “Nadie a los ecos de mi voz responde.
Acude, vida mía. ¿Dónde están mis criados? ¡Ay de ellos!
Escúchame. Soy yo. ¿Dónde está la condesa...?”.
Aquel aventurero
hoy busca un tierno amor. (Empieza a sonar la música. Llegan unas
Al fin ya en mi pecho nació muchachas y sus pretendientes. Los invitados se
el cariño ideal. apartan y comienza el baile)
Princesa: no temas.
Mi honor guarda el tuyo. Vals
¡Volverá tu capitán!

Interludio orquestal Escena III


(Entran las alegres muchachas. Rumores, críticas.
Lombardi se adelanta).
CUADRO IV
Canción de Las alegres muchachas del dólar
Escena I
(Fiestas al atardecer en la gran terraza sobre el LOMBARDI
mar, en el balneario) Ustedes saben bien quién ellas son:
las flores que irradian luz,
Foxtrot de los martillitos las que su vida es eterna canción
y tienen de oro el capuz.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 61

Encantadoras en el vestir, Hablado


es su elegancia sin par;
no hay que deciros ya dónde ir PIETRO
para poderlas hallar. Seguid con vuestra historia.
No conocen las delicias Quedamos en que el conde....
que tan sólo amor nos da.
Y es inútil preguntaros, TORIBIO
ya sabéis quién ellas son: (Interrumpiéndolo, haciendo alarde de memoria)
son las mujeres que tienen El conde llama al castillo.
de hielo el corazón. ¿Y mis criados?
¿Dónde está la condesa?
TODOS
Y son, y son, y son… DIRECTOR
(Irrumpiendo)
LOMBARDI ¡Princesa! ¡Princesa! ¿Dónde está la princesa?
Que os diga el príncipe quién ellas son… (A Toribio)
Excelencia, ¿ha visto a su señora esposa?
TODOS
Y son, y son, y son… TORIBIO
No, ni quiero verla.
TORIBIO
Las hijas son del metal. DIRECTOR
(Reacciona. No comprende. Se queda pensando:
TODOS él conoce esa cara. Sale Rosina; seguida, a
Son flores de la fortuna distancia, por Leonello)
y tienen de oro el capuz. ¡Ah, princesa¡ ¡Venid, venid! ¡Atención todos,
Son las princesitas del dólar, por favor! Silencio.
que irradian la eterna luz. (Gritando hacia dentro)
Son las princesas del dólar, ¡Silencio! Y ahora, llega el momento más
Las hijas son del metal. esperado de esta ‘suaré’, que el Gran Balneario
Son las que todo lo pueden, de Sorrentinos ha organizado para todos
son las que no tienen rival. ustedes por cortesía de nuestra ilustre
huésped, la princesa Ferratta. Con ustedes, ¡la
LOMBARDI, TODOS famosísima, la sin par Flora Goldoni!
Son las princesas del dólar,
las hijas son del metal. Canción española
Son las que todo lo pueden,
son las que no tienen rival. FLORA
(Se oyen varios olés y un profundo suspiro)
De toreros y manolas
Escena IV así
(Aplausos, vivas. Se forma, otra vez, el grupo de son las hembras españolas
Toribio, que sigue con su historia) aquí:
bellas manchas de color
TEATRO VILLAMARTA 62

que se suelen falsear, que enciende el sol,


y vender y comprar; que ilumina el radiante
porque ni en Londres ni en New York cielo español.
ha de haber fiesta española
que no tenga una manola
y un gentil toreador. Escena V
¡Ay, manola, manola! (Rosina desaparece entre los aplausos. Leonello la
¡Ay, manola, manola, sigue. Toribio se dispone a seguir su relato)
con tu sangre de española!
(Siguen jaleandola) Hablado
Sus amores un gitano me dio,
que por otra más bonita me dejó. TORIBIO
Que allí es donde viven ¿Dónde está la condesa?
las hembras más guapas (Nueva interrupción. La orquesta empieza a tocar.
que el cielo crió. Algunos bailan. Toribio, enfurecido, se dirige al
Flores son que engalanan maestro. Lo manda callar. La orquesta deja de tocar,
la patria mía: pero siguen bailando, como si nada sucediese)
Aragón y Valencia
y Andalucía. TORIBIO
Perfumados claveles ¿¡Dónde está la condesa!?
que enciende el sol, (Calla un momento, expectante. Nada ocurre. Sigue)
que ilumina el radiante Y de repente
cielo español. se le erizan al conde los cabellos
y se pasa la mano por la frente.
TODOS, FLORA Como es infranqueable aquella puerta
Flores son que engalanan y el conde, aunque hace frío, está quemado,
la patria mía: traspone una ventana que hay abierta
Aragón y Valencia y sube al dormitorio desolado.
y Andalucía. Su esposa está despierta,
Perfumados claveles reclinada en un lecho de brocado,
que enciende el sol, con la mirada fija en un mancebo...
que ilumina radiante
cielo español. PAOLO
¡Ahí viene la tragedia!
FLORA
De toreros y manolas TORIBIO
así ¡Qué infeliz!
son las hembras españolas El mancebo que mira es un efebo
aquí: bordado en un tapiz.
bellas manchas de color “¿Cómo no te has dormido?”,
que se suelen falsear. le dice a la condesa su marido.
“No me puedo dormir sin compañía”.
TODOS, FLORA “Pues voy a acompañarte, esposa mía”.
Perfumados claveles
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 63

(Dudando) temblando de mirar a su marido,


Bueno... pues... cuando el conde le dice: “¿Lo has oído?
¡Te he ganado mil liras, por testaruda!”.
PIETRO Y luego dio en la cama media vuelta...
¿Qué os sucede? y se quedó durmiendo a pierna suelta.

TORIBIO (Risas generales. Se oye un gran acorde y


Nada... nada... concluye el baile)
Que está pidiendo a voces la decencia
que vuelvan las señoras la mirada...
¡porque va a desnudarse su excelencia! Escena VI
(Regresan Rosina y Leonello)
FLORA
(Que se ha unido al grupo: muy falsa) ROSINA
¡No sigáis, príncipe, que me recato! ¡Vengan conmigo todos!
Va a empezar en la playa la regata
TORIBIO y os tengo preparada una sorpresa.
Si no lo halláis discreto, rectifico.
ALGUNOS
FLORA ¡Vamos!
No, no rectifiquéis. El abanico
nos permite escuchar vuestro relato FLORA
(Ella y las demás se ponen el abanico delante de ¿Príncipe?
los ojos)
TORIBIO
TORIBIO (Dándole el brazo)
El conde se desnuda. Boguemos,
(las señoras se quitan el abanico ruidosamente) pero no me miréis con tal ternura,
Ya en la cama, porque, si me miráis, se me figura
ve que tiembla el tapiz, y un ruido leve que voy a andar muy torpe con los remos.
sale de aquel rincón. “¡Pardiez! –exclama–
¡Este tapiz se mueve!”. (Se van todos, menos Leonello, Pietro y Paolo)
“¡Qué ha de moverse!”, dícele la dama,
intentando quitar con su entereza
cualquier malicia que al esposo agite. Escena VII
Mas lo que el conde tiene en la cabeza
no hay ya quien se lo quite. LEONELLO
“Te digo que el tapiz tiembla, y no poco”. Princesa de mis sueños,
“¡Te digo que estás loco!”. tan bella y tan honrada:
“Van mil liras apostadas ¿qué amor has encendido
a que el tapiz se mueve”, insiste el conde. donde jamás brotara?
“Se mueve, sí. ¿Qué pasa?”, le responde
por detrás del tapiz una voz airada.
Quédase la condesa fría y muda,
TEATRO VILLAMARTA 64

PIETRO PIETRO
Pero, ¿no vienes? ¿Cómo Y la princesa, ¿cómo
desdeñas la regata? en sólo dos semanas
pudo cambiar tu genio,
LEONELLO pudo nublar tu fama?
¿Qué quieres? El jolgorio,
la bulla, me anonadan. LEONELLO
No sé. Tan sólo afirmo
PIETRO que si ella me rechaza,
¿Tú, el hombre de las risas? va a terminar la historia
¿Tú, el hombre de las chanzas? de una manera trágica.

PAOLO PIETRO
Será cuestión pasajera. Pues, ¡a rendirla!

PIETRO PAOLO
Más bien cuestión de faldas... ¡Pronto!

LEONELLO LEONELLO
Estoy enamorado Rendirla, no. Alcanzarla.
de una mujer casada. Subir hasta su altura,
llegar hasta sus plantas.
PIETRO Rogar... Sufrir por ella...
¡Ya, ya! De la princesa.
PIETRO
PAOLO (Remedándolo)
Que será una de tantas. ¡Por ella! Chico, calma.
No sigas. ¡Estás loco.
LEONELLO
¡Estoy enamorado LEONELLO
de una mujer honrada! De amor sin esperanza.
¡Sí, loco! ¡Y es el caso
PIETRO que la princesa me ama!
¡Honrada! ¿Quién lo fía?
PIETRO
LEONELLO Entonces...
¡Yo lo proclamo, y basta!
LEONELLO
PIETRO Lo adivino:
Perdona, mas... ¡tu lema...! lo dice su mirada,
que es tan limpia, que en ella
LEONELLO se dibuja su alma.
¡Mi lema... eran palabras!
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 65

PIETRO ¡Hola! El galán de mi... esposa,


Ya es bastante. que me la quiere quitar.
Debe tenerme un cariño
LEONELLO este muchacho...
No, Pietro, (A Leonello)
porque sus labios callan; ¿Qué tal?
porque es altiva y noble
y es inocente y casta. LEONELLO
Por eso me entristece Estoy de pie.
y me aloca y me arrastra.
Quizá no la quisiera TORIBIO
no siendo tan honrada... ¡Qué gracioso!
¡Miren qué bromista!
PIETRO (Aparte, observando la actitud de Leonello)
¡Vaya, adiós! Te dejamos. ¡Ay! Me parece que éste tiene
pocas ganas de bromear.
PAOLO
Olvida. LEONELLO
Príncipe: aquí estamos solos.
LEONELLO ¡Los dos solos!
¡Olvidarla!
TORIBIO
PIETRO ¡Qué soledad!
Pues... a aguardar que enviude. (Dándose cuenta de la situación)
Mira... ¡quién sabe! Aguarda, Pero... ¿qué hacemos tan solos?
que el príncipe no es joven... Voy a llamar.
se fatiga... se cansa...
A lo mejor... un infarto... LEONELLO
No llaméis.
(Pietro y Paolo se van)
TORIBIO
LEONELLO (Aparte)
¿Y por qué no una espada? Está que trina.
(Queda pensativo) (En voz alta)
Me... altera la soledad.
Escena VIII
LEONELLO
TORIBIO Es... que la necesitamos.
(Saliendo)
Tanto de alteza me ponen, TORIBIO
tantos honores me dan, ¡Ah! ¿Qué la necesitáis?
que el que me llamen Toribio Pues os dejo.
me va molestando ya.
(Viendo a Leonello, sin ser visto por él)
TEATRO VILLAMARTA 66

LEONELLO (Melodramático)
¡Quieto! ¡Y me lo decís...! ¿Qué escucho?

TORIBIO LEONELLO
(Aparte) La amo con locura.
¡Vaya si me la voy a ganar!
TORIBIO
LEONELLO ¡Ah!
No os marchéis, porque hay asuntos (Comprensivo, reconciliador)
que aquí se decidirán. Pero ya habréis comprendido
que es una barbaridad...
TORIBIO
(Aparte) LEONELLO
¡Y vestido de etiqueta! Por su amor, llegar pretendo
Hoy no puedo quedar mal. adonde haya que llegar.
Al escándalo... a la lucha...
LEONELLO ¡a la muerte!
Príncipe: entre caballeros
se ha de decir la verdad. TORIBIO
El engaño y la mentira Capitán: no os suicidéis por tan poco.
quédense para el rufián. Es un consejo leal.

TORIBIO LEONELLO
El prólogo os ha salido redondo. No me entendéis.
¡Qué bien habláis!
TORIBIO
LEONELLO (Aparte)
Hablo bien; pero hablo poco. No, ni quiero.

TORIBIO LEONELLO
Yo os daré carrete. Vos la queréis, y yo más.
Uno de los dos estorba:
LEONELLO ¡uno sólo quedará!
Pensad que no os tolero las burlas.
(Pausa) TORIBIO
Sabed que amo a la princesa. Y ¿qué queréis? ¿Qué me vaya?
(Toribio no le da mayor importancia) ¡Pues no me voy!
¡A Vuestra esposa!
LEONELLO
TORIBIO Bien está.
¡Caray!
Y ¿me lo decís tan fresco? TORIBIO
(Aparte) (Recordando su papel)
¡Ay, no! ¡Que lo hago muy mal! ¡Es mía! Dios me la otorga.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 67

LEONELLO (A Leonello)
¡Y yo os la quito! Perdonadme, que me llaman.
Vuelvo enseguida.
TORIBIO
(Inconscientemente) LEONELLO
¡Probad! (Indignado)
(Aparte, arrepentido de lo dicho) ¿Qué? ¿Os vais?
¡Que no pruebe!
TORIBIO
LEONELLO ¿No oís que me llaman?
(Desenvainando) (Llendose)
¡Con mi espada! Tomad la vuestra. Ya vuelvo.

TORIBIO
(Desenvainando con mucha parsimonia) Escena IX
Ya, ya... (Leonello lo sigue. Se encuentra con Rosina)
No penséis que yo soy manco.
(Aparte) Dúo
Dentro de un poco... ¡quizá!
ROSINA
LEONELLO Pero, capitán...
¡En guardia! ¿Qué vais a hacer...?
¿Vais a matar...?
TORIBIO Decidme a quién...
¿En guardia? Estáis gallardo de veras...
(Aparte) El gesto airado os va bien...
¿Qué es eso? Guardad la espada...
(Viendo a Leonello) No me asustéis.
¡Ah, vamos! Así.
LEONELLO
LEONELLO ¿Por qué, Rosina,
Atacad. por qué os burláis de mí?
¿Por qué mi duelo y mi pena
TORIBIO os hace reír?
(Aparte) Dejadme que al partir maltrecho
¡Y aquí no viene un cristiano! salgan de mi pecho
ayes de dolor.
LEONELLO De un loco amor arrepentido,
Defendeos. ¡Vamos! soñé un feliz hogar risueño
(Ataca. Toribio da un gran salto, huye) y todo se ha desvanecido
como un sueño.
TORIBIO
(Respondiendo a una imaginaria llamada)
¡Ya va!
TEATRO VILLAMARTA 68

ROSINA LEONELLO
Con ayes y con lamentos ¡Oídme! Ya que mi dicha
los sufrimientos será imposible con vos,
no podréis vencer. engañadme diciendo
Tened valor y fortaleza, que no olvidáis mi amor.
templad el corazón en el dolor,
abrid el alma a la tristeza, ROSINA
que es ahora cuando empieza ¿Qué pretendéis con ello?
el amor.
LEONELLO
LEONELLO Hacedme la ilusión
¡Imposible! de que suena siempre
Para mí no hay amor. en mi oído vuestra voz.
(Muy vibrante)
ROSINA ¡Jamás la olvidaría!
(Interrumpiéndolo, como antes) Decídmelo, por Dios.
¡Ja, ja, ja, ja! Ved que me consume
la desesperación.
LEONELLO
Volvéis a reíros... ROSINA
(Remedándole)
ROSINA “¡Mujer, primorosa clavellina
¡Cómo no voy a reír...! que brindas el amor...!”.

LEONELLO LEONELLO
¡Creedme, Rosina! No, no, Rosina...
Mi pasado olvida.
ROSINA
¿No mentís? ROSINA
Es una cancioncilla
LEONELLO que vino a mí sin pensar.
Mi amor es sincero,
mi amor es verdad. LEONELLO
Os ruego, os suplico...
ROSINA Soy un amante sincero
¡Amor y pena que quiere consagraros su fe.
debéis olvidar! Caen sobre mí las maldiciones
de cuantas mujeres burlé.
LEONELLO Pero en vos llega al fin
Yo sabré buscar la muerte. el castigo de mi torpe afán
y aquella risa tan alegre ayer
ROSINA en amargura se convertirá.
Así no moriréis de amor.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 69

ROSINA LEONELLO
¡Mi Leonello...! El príncipe... ¡Esto es absurdo!

LEONELLO TORIBIO
(A la vez que Rosina) Hijo, por tres mil liras no se puede hacer más.
Al fin el amor ilumina mi ser
como luz que se enciende ROSINA
con la risa del amanecer. Muy bien, Toribio.

ROSINA LEONELLO, FLORA


(A la vez que Leonello) ¿Qué?
Al fin el amor ilumina mi ser
como luz que TORIBIO
es la risa del amanecer. (Presentándose)
Toribio Clarinetti: en mí tenéis una amistad... y
ROSINA, LEONELLO una guitarra.
Y siempre unidos
su canción dirán LEONELLO
unos labios de galán... (Volviéndose hacia Rosina)
Pero ¿todo ha sido una farsa?
Escena X
ROSINA
(Salen Toribio, Pietro y Paolo, a la cabeza de un Todo, menos mi amor.
bullicioso grupo de invitados) (Flora, con la noticia, se desmaya. Toribio corre
a atenderla)
Hablado sobre la música
LEONELLO
PIETRO Y el mío... el que empezó oyéndote cantar...
(Coreado por todos)
Muy bien, muy bien. ROSINA
¡... la canción del olvido!
TORIBIO
(Adelantándose) Fin de la zarzuela
¡Enhorabuena, capitán!
Ensayos de escena con el Coro del Teatro Villamarta. Arriba a
la derecha, La maestra repetidora Silvia Mkrtchian.
selección discográfica
SELECCIÓN DISCOGRÁFICA
Los personajes aparecen en el orden siguiente: Rosina, Leonello, Lombardi a continuación
orquesta, coro, director musical, director de escena (en las grabaciones audiovisuales) y
sello discográfico.

CD DVD
1931 Ángeles Ottein, Marcos Redondo, 1969 Película realizada por TVE con los
Arturo Castro. Orquesta y Coro del actores siguientes: María Cuadra, Juan
Gran Teatro del Liceo de Barcelona, Luis Galiardo, Rosana Yanni, Antonio
Antonio Capdevila. Blue Moon. Martelo, Luchy Soto, Luis Frutos y José
Sacristán, dirigida por Juan de Orduña,
1954 Pilar Lorengar, Manuel Ausensi, Car-
perteneciente a una grabación de 1968
los Munguía. Gran Orquesta Sinfóni-
cantada por Josefina Cubeiro (Rosina),
ca, Coro Cantores de Madrid, Ataúlfo
Vicente Sardinero (Capitán Leonello) y
Argenta. Columbia-BMG Music.
Francisco Saura (Sargento Lombardi),
1963 Isabel Castelo, Renato Cesari, José con la Orquesta Lírica Española y el
María Higuero. Orquesta de Concier- Coro Cantores de Madrid, dirigidos por
tos de Madrid, Coro Cantores de Ma- Federico Moreno Torroba. RTVE.
drid, Pablo Sorozabal. EMI.
2004 María de los Ángeles Damunt, Cris-
1970 Pura María Martínez, Antonio Blan-
tóbal Viñas, Francisco Periú. Orquesta
cas, Julián Molina. Orquesta Filar-
Sinfónica de Las Palmas, Coral Lírica de
monía de España, Coro Cantores de
Las Palmas, José Mª Damunt, Antonio
Madrid, Rafael Frühbeck de Burgos.
Ramallo.
Alambra-BMG Music.
1997 Ofelia Sala, Josep Miquel Ramón,
Ignacio Giner. Coro y Orquesta de Va-
lencia, Enrique García Asencio. Edi-
ción Palau de la Música de Valencia.
TEATRO VILLAMARTA 72

José Serrano CATÁLOGO DE OBRAS LÍRICAS DE JOSÉ SERRANO,


TIPO, TEATROS Y FECHAS EN QUE FUERON ESTRENADAS

Un poble de la Ribera La mazorca roja La torería


Revista Zarzuela en un acto Sainete en un acto
Teatro de Sueca (Valencia) 1888 Teatro de la Zarzuela, 8 de mayo de 1902 Teatro Eslava, 5 de abril de 1904

¡Alerta, que és estudiant! El jaleo nacional La casita blanca


Teatro de Sueca (Valencia) 1888 Revista en una acto en Zarzuela en un acto
col. V. Lleó/ R. Calleja Teatro de la Zarzuela,
Les Albaes Parque del Retiro, 28 de junio de 1902 11 de noviembre de 1904
Apropósito
Teatro de la Zarzuela, 1896 Don Miguel de Mañara Las estrellas
Zarzuela en un acto Sainete en un acto en col. E. Valverde
Las sotanas (1896) Teatro de la Zarzuela, Teatro Moderno, 30 de diciembre de 1904
No estrenada 28 de diciembre de 1902
El mal de amores
La fiesta de la calle (1896) El solo de trompa Sainete en un acto
No estrenada Humor cómico-lírico en un acto Teatro Apolo, 28 de enero de 1905
Teatro Cómico, 18 de abril de 1903
El motete Moros y cristianos
Entremés lírico en un acto El pelotón de los torpes Zarzuela en un acto
Teatro Apolo, 24 de abril de 1900 Zarzuela en un acto en col. A. Rubio Teatro de la Zarzuela, 27 de abril de 1905
Teatro Apolo, 4 de julio de 1903
El corneta de órdenes El contrabando
Zarzuela en un acto El vals de las olas Sainete en un acto
Teatro Apolo, 30 de octubre de 1900 Zarzuela en un acto en col. J. Fernández Pacheco
Teatro Cómico, octubre de 1903 Teatro Eslava, 4 de mayo de 1905
Coplas y vino
Entremés en un acto La reina mora El perro chico
Teatro Apolo, 25 de abril de 1901 Sainete lírico en un acto Viaje cómico-lírico en col. J. Valverde
Teatro Apolo, 11 de diciembre 1903 Teatro Apolo, 5 de mayo de 1905
¡Y no es noche de dormir!
Entremés en un acto en col. J. Valverde El trébol La reja de la Dolores
Teatro Cómico, 23 de diciembre de 1901 Zarzuela en un acto en col. Valverde Zarzuela en un acto en col. J. Valverde
San Juan Teatro Apolo, 25 de septiembre de 1905
El olivar Teatro de la Zarzuela, 19 de febrero de 1904
Zarzuela en un acto en col. T. Barrera
Teatro Eslava, 14 de enero de 1902
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 73

El amor en solfa Alma de Dios El rey de la banca


Capricho literario en un acto Comedia lírica de costumbre populares Zarzuela en un acto
en col. R. Chapí en un acto Teatro Ruzafa (Valencia),
Teatro Apolo, 8 de noviembre de 1905 Teatro Cómico, 17 de diciembre de 1907 21 de octubre de 1914

La infanta de los bucles de oro La alegría del batallón El rey del corral
Cuento infantil Cuento en un acto Fantasía cómico-lírica en un acto
Teatro de la Zarzuela, 6 de enero de 1906 Teatro Apolo, 11 de marzo de 1909 1914

El pollo Tejada El trust de los tenorios La canción del olvido


Aventura cómico-lírica en un acto Humor cómico en un acto Zarzuela en un acto y cuatro cuadros
en col. J. Valverde Teatro Apolo, 3 de diciembre de 1910 Teatro Lírico (Valencia), 12 de noviembre
Teatro Apolo, 29 de mayo de 1906 de 1916
El palacio de los duendes
La mala sombra Zarzuela en un acto en col. A. Vives La sonata de Grieg
Sainte sevillano en un acto Teatro Apolo, 28 de diciembre de 1910 Balada en un acto
Teatro Apolo, 25 de septiembre de 1906 Teatro Lírico (Valencia), 8 de diciembre
Barbarroja de 1916
La noche de Reyes Zarzuela en un acto
Zarzuela en un acto Teatro Apolo, 11 de mayo de 1911 La venda en los ojos
Teatro de la Zarzuela, Entremés en un acto
15 de diciembre de 1906 El carro del sol Teatro de la Zarzuela, 31 de octubre de
Zarzuela en un acto 1919
La banda nueva Gran Teatro, 4 de julio de 1911
Zarzuela en un acto en col. E. Bru Los leones de Castilla
Teatro Apolo, 22 de enero de 1907 La gentuza Zarzuela en un acto
Comedia lírica de costumbres popula- Teatro de la Zarzuela, 19 de diciembre de
La escala de Jacob res en dos actos 1919
Zarzuela en un acto en col. E. Bru Teatro Cómico, 12 de noviembre de 1913
Enero 1907 Danza de apaches
Si yo fuera rey Película teatral en un acto
Nanita, nana Opereta en dos actos Teatro de la Zarzuela, 13 de mayo de 1924
Entremés en un acto Teatro Novedades (Barcelona),
Teatro Apolo, 27 de febrero de 1907 17 de noviembre de 1913 La maga de oriente
Zarzuela en un acto en col. E. Rosillo
La gente seria El amigo Melquiades Teatro de la Zarzuela, 28 de mayo de 1924
Sainete lírico en un acto Sainete en un acto en col. J. Valverde
Teatro Apolo, 25 de abril de 1907 Teatro Apolo, 14 de mayo de 1914 Magda la tirana
Drama en tres actos
La suerte loca El príncipe Carnaval Teatro Lara, 18 de febrero de 1926
Pasacalle en un acto en col. J. Valverde Opereta en dos actos en col. J. Valverde
Teatro Apolo, 19 de junio de 1907 Teatro San Martín (Buenos Aires), Los de Aragón
julio de 1914 Zarzuela en un acto
Teatro Centro, 16 de abril de 1927
TEATRO VILLAMARTA 74

El príncipe se casa Los claveles La venta de los gatos


Revista en tres actos Sainete lírico en un acto Ópera en dos actos
Teatro Reina Victoria, 18 de abril de 1927 Teatro Fontalba, 6 de abril de 1929 Teatro Principal (Valencia) 24 de abril de
1943
La prisionera La Dolorosa
Zarzuela en un acto en col. F. Balaguer Zarzuela en dos actos Golondrina de Madrid
Teatro Calderón, 29 de mayo de 1927 Teatro Apolo (Valencia), 23 de mayo de Sainete en dos actos
1930 Teatro Principal (San Sebastián),
Las hilanderas 1 de septiembre de 1944
Zarzuela en un acto
Teatro Eldorado (Barcelona), 3 de diciem-
bre de 1927

Notas:
Todas las obras de José Serrano se estrenaron en escenarios de Madrid, salvo que se indique lo contrario.

Fuente: Diccionario de la Zarzuela – España e Hispanoamérica, dirigido y coordinado por Emilio Casares Rodicio – ICCMU 2003.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 75

producciones líricasPRODUCCIONES LÍRICAS INTERPRETADAS EN EL TEATRO VILLAMARTA DE JEREZ


desde su reapertura en noviembre de 1996

óperas
AUTOR TITULO FECHA

Emilio Arrieta (1823-1894) Marina (1871) 8 y 9-X-1999


Belá Bartók (1881-1945) El castillo de Barbazul (1918) 15-V-2008
Vincenzo Bellini (1801-1835) Norma (1831) 4 y 6-X-2007
Leonard Bernstein (1918-1990) Trouble in Tahiti (1952) 2-IV-2005
Georges Bizet (1838-1875) Carmen (1875) 22 y 24-XI-1996 (c)
19 y 21-I-2006 (v)
Tomás Bretón (1850-1923) Los Amantes de Teruel (1889) 19 y 21-IX-1997 (c)
La Dolores (1895) 18 y 19-IX-1998
Benjamin Britten (1913-1976) El diluvio de Noé (1957) 7 y 8-XII-2007 (v)
13 y 14-XII-2008 (v)
Gaetano Donizetti (1797-1848) El elixir de amor (1832) 13 y 15-VI-1997
29-IV y 1-V-2004 (v)
20, 22 y 24-I-2008 (v)
Lucia de Lammermoor (1835) 19 y 2-IV-2001
Don Pasquale (1843) 23-V-2000
La hija del regimiento (1840) 3 y 5-IV-2008 (v)
Georges Gerswin (1898-1937) Porgy and Bess (1935) 4-XI-1998
Christoph W. Gluck (1714-1787) Orfeo y Eurídice (1762) 4-IV-2003
Charles Gounod (1818-1893) Romeo y Julieta (1867) 17 y 19-I-2003 (v)
24 y 26-I-2008 (v)
Leos Janacek Jenufa (1904) 7-II-2009
Johan Frederik Lampe (1703-1751) The Dragon of Wantley (1737) 29-V-1997
Tomás Marco (1942) Segismundo (2003) 27-XI-2004
Jules Massenet (1842-1912) Manon (1884) 13 y 15-II-2004
Claudio Monteverdi(1567-1643) L’Orfeo(1607) 1-XII-2007
Wofgang A. Mozart (1756-1791) El rapto en el serrallo (1782) 18 y 20-II-1999 (v)
Le Nozze di Fígaro (1786) 26 y 28-II-1998
Don Giovanni (1787) 6 y 8-XII-1997
27 y 29-V-2005 (v)
21 y 23-I-2010 (v)
La flauta mágica (1791) 9 y 11-II-2001
23, 25 y 27-V-2007 (v)
Jacques Offenbach (1819-1880) Los cuentos de Hoffmann (1881) 3-II-2007
Manuel Penella (1880-1939) Don Gil de Alcalá (1932) 18-XI-2000
Giaccomo Puccini (1858-1924) Le Villi (1884) 23-III-2007
La Bohème (1896) 21 y 23-I-2000
1 y 3-VI-2006
Tosca (1900) 6 y 8-VI-2002
Madama Butterfly (1904) 25-VI-1999
21 y 23-I-2005
Suor Angelica (1918) 14-X-2005
Turandot (1926) 23 y 25-X-2008
TEATRO VILLAMARTA 76

Henry Purcell (1659-1695) La reina de las hadas (1692) 16-X-1999


Gioachino Rossini (1792-1868) El barbero de Sevilla (1816) 7 y 9-II-1997
La italiana en Argel (1813) 4 y 6-VI ,m-2009 (v)
La Cenicienta (1817)

Dimitri Shostakovich (1906-1975) La Nariz (1930) 5-II-2005


Piotr I. Tchaikovsky (1840-1893) La Dama de Picas (1890) 10-XII-2000
Eugene Oneguin (1879) 19 y 21-IV-2007
Giuseppe Verdi (1813-1901) Nabucco (1842) 30-V y 1-VI-2003
Rigoletto (1851) 18 y 20-II-2000 (v)
10 y 12-VI-2004 (v)
16 y 18-XI-2006 (v)
El Trovador (1853) 22 y 24-V-1998
1 y 3-XI-2007 (v)
La Traviata (1853) 26 y 28-VI-1998 (v)
7 y 9-VI-2001 (v)
5 y 7-XI-2004 (v)
Aida (1871) 15-I-1999
Falstaff (1893) 28 y 30-VI-2009
Amadeo Vives (1871-1932) Maruxa (1913) 17 y 18-IX-1999 (v)
Richard Wagner (1813-1883) El holandés errante (1843) 12-II-2010

ZARZUELAS
AUTOR TITULO FECHA

Francisco Asenjo Barbieri (1823-1894) Los dos ciegos (1855) 14 y 15-XI-2002


El niño (1859
El hombre es débil (1871)
Mis dos mujeres (1855) 8-X-2004
El barberillo de Lavapiés (1874) 2 y 3-X-1998
Tomás Barrera (1870-1938) La señora capitana (1900) 1-XI-2003
y Joaquín Valverde, (hijo) (1875-1915)
Tomás Barrera(1870-1938) Emigrantes (1905)
y Rafael Calleja (1870-1938)
Tomás Bretón (1850-1923) Estudiantes y alguaciles (1877) 4 y 5-X-2002
La verbena de la paloma (1894)
Ruperto Chapí (1851-1909) La bruja (1887) 2 y 3-XI-2001
La revoltosa (1897) 3 y 4-X-1997
Federico Chueca (1846-1908) La Gran Vía (1886) 27-IX-2008
El bateo (1901) 3 y 4-X-1997
M. Fernández Caballero (1835-1906) El dúo de la Africana (1893) 25 y 26-IX-1998
Gerónimo Giménez (1854-1923) El barbero de Sevilla (1901) 25 y 26-IX-1998
y Manuel Nieto (1844-1915)
Jacinto Guerrero (1895-1951) Los gavilanes (1923) 1 y 2-X-1999
El huésped del Sevillano (1926) 19 y 20-I-2007
La rosa del azafrán (1930) 10 y 11-X-1997
Jesús Guridi (1886-1961) El caserío (1926) 5 y 6-XII-2001
Pablo Luna (1879-1942) El asombro de Damasco (1916) 13 y 14-X-2000
Vicente Lleó (1870-1922) La corte del Faraón (1910) 21 y 22-IV-2006
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 77

Federico Moreno-Torroba (1891-1982) Luisa Fernanda (1932) 9 y 10-X-1998


José Serrano 1873-1941) La canción del olvido (1916) 5 y 6-X-2001 (v)
Pablo Sorozábal (1897-1988) Katiuska (1931) 22 y 23-IX-2000
La del manojo de rosas (1934) 30-XI y 1-XII-1996
1-IV-2004
La tabernera del puerto (1936) 26 y 27-IX-1997
Reveriano Soutullo (1884-1932) La leyenda del beso (1924) 3 y 4-X-2003 (v)
y Juan Vert (1890-1931)
Amadeo Vives (1871-1932) Bohemios (1904) 7 y 8-II-2003
La Generala (1912) 16 y 17-I-2004
Doña Francisquita (1923) 15 y 16-IX-2006 (v)
30-V, 1 y 3-VI-2008
TEATRO VILLAMARTA 78

RUTH ROSIQUE soprano

La soprano sanluqueña Ruth Rosique comienza sus estudios de can-


to en el Real Conservatorio Manuel de Falla de Cádiz con Pilar Sáez,
prosigue en el Conservatorio de Guadalajara con Ángeles Chamorro y
Manuel Burgueras, finalizando el grado superior en el Conservatorio
Superior de Música de Valencia con Ana Luisa Chova.
Actúa como solista en los auditorios y salas más importantes, tanto
del territorio nacional (Palau de la Música de Valencia, Gran Teatre del
Liceo, Auditori y Palau de la Música de Barcelona, Teatro de la Maes-
tranza de Sevilla, Auditorio Nacional de Madrid, Teatro de la Zarzuela,
Teatro Real de Madrid, Teatro Monumental de Madrid, etc.) como de
Italia (Teatros Comunale de Modena, Regio de Parma, delle Muse de
Ancona, La Fenice de Venecia, San Carlo de Nápoles, Maggio de Florencia, Cremona, Bari, Verona,
Regio Emilia, Siena, Cagliari...), Alemania, Francia, Portugal, Egipto, Turquía, Túnez, Marruecos,
Siria, Jordania, Líbano, Polonia, Holanda, Bélgica, Rusia, Japón, EE.UU (Carnegie Hall de Nueva
York, Boston Early Music Festival).
Ha cantado papeles principales en Los siete pecados capitales de K. Weill, Moisés y Aaron y
Pierrot lunaire de Schöenberg, Réquiem de Mozart, El Mesías de Händel, Novena Sinfonía de Bee-
thoven, Réquiem de Fauré, Misa en Do menor de Mozart, Il Combattimento di Tancredo e Clorinda
de Monteverdi, Orfeo y Eurídice de Gluck, Il Prigionier Superbo de Pergolesi, Andromeda Liberata
y Atenaide de Vivaldi, L’Incoronazione di Poppea de Monteverdi, The rape of Lucretia de Britten, Il
Turco in Italia e Il Viaggio a Reims de Rossini, Marina de Arrieta, Orfeo y Eurídice de Haydn, Ma-
ruxa, Doña Francisquita y Bohemios de Vives, Curro el de Lora de Alonso, El barbero de Sevilla de
Giménez, El rapto en el Serrallo, La flauta mágica, Don Giovanni y La finta giardiniera de Mozart,
Wherther de Massenet, Romeo y Julieta de Gounod, L’Enfant et les sortilèges de Ravel, La Bohème de
Puccini, Lakmé de Delibes, Elena e Costantino de R. Carnicer, Die Frau ohne Schatten de R. Strauss,
L’Olimpiad de Galuppi, Orfeo en el infierno de Offenbach, Elegy for young lovers de Henze y Ottavia
restituita de Scarlatti. Participa en la inauguración del Teatre Martin i Soler del Palau de les Arts de
Valencia, así como en el estreno en España de la ópera Der Kaiser von Atlantis de Viktor Ullman.
Colabora con orquestas y grupos de reconocido prestigio como la Orquesta Nacional de Cataluña
y Sinfónica de Barcelona, Orquesta y Coro de Valencia, Orquesta de Córdoba, Orquesta Ciudad de
Granada, Coro y Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de Galicia, Orquesta Barroca de
Sevilla, Al Aire Español, Coro y Orquesta de R.T.V.E, Escolanía de Montserrat, Ensemble Barroque
de Limoges, Kings Consort, Venice Baroque Orchestra, El Concierto Español, Cappella della Pietà
dei Turchini, I Virtuosi Italiani, Accademia Bizantina, Capella de Ministrers, Musica Ficta y Grup
Instrumental de Valencia, bajo la batuta de directores como Manuel Galduf, Arturo Tamayo, Hel-
muth Rilling, Paul Goodwin, Corrado Rovaris, O. Dantone, F. M. Sardelli, Federico G. Vigil, Manel
Valdivieso, Josep Pons, Enrique García Asensio, Robert King, Johnathan Webb, Christophe Coin,
Christopher Hogwood, Salvador Mas, Jesús López Cobos, Víctor Pablo, Christophe Rousset, Yves
Abel, Miguel Roa, E. López-Banzo, Miquel Ortega, Leopold Hager, Gustac Kuhn, Andrea Marcon,
Christoph Spering, Pinchas Steinberg, Antonio Florio, Jeffrey Tate o M. Plasson.
Ha realizado veintidós grabaciones que abarcan diversos estilos y compositores con los sellos
Enchiriadis, EMI Odeon, Dynamic, Naïve...
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 79

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ barítono

Formado en numerosas disciplinas musicales: clarinete, piano, direc-


ción y pedagogía musical. Graduado en Canto en el Conservatorio
Superior de Música de Valencia, y alumno de la profesora Ana Luisa
Chova, el barítono José Antonio López dedica su actividad artística al
concierto, la ópera y la canción abarcando diversos géneros y períodos
históricos incluyendo las músicas más vanguardistas y actuales.
Regularmente actúa en la mayoría de salas de conciertos del país ha-
biendo tenido como directores, entre otros, a Josep Pons, Gerd Albre-
cht, Juanjo Mena, Josep Caballé, C. Hoogwood, Maurizio Pollini, Salva-
dor Mas, J .R. Encinar, Ernest Martinez Izquierdo, Lorin Maazel,Victor
Pablo Pérez, Álvaro Albiach y Sir Neville Marriner.
Su repertorio de concierto incluye las interpretaciones, entre otras, de las obras Pasión según S.
Juan, Pasión según S. Mateo y Gran Misa en Si mayor de Bach, Réquiem de Mozart, La Creación de
Haydn, Réquiem de Brahms, Novena sinfonía de Beethoveen y Die Erte Walpurgisnacht de Mendel-
sohn. De Gustav Mahler ha interpretado los Lieder eine fahrenden Gesellen y la Sinfonía de los mil,
la Sinfonía lírica de Zemlinsky y Gurrelieder de Schönberg.
Ha cantado Don Giovanni, Papageno, Figaro y Guglielmo (de las óperas de Mozart), Tío Sar-
vaor (La vida breve de Falla), Der Tod (Der Keiser von Atlantis de Vicktor Ulmann), Malatesta (Don
Pasquale de Donizetti), Achilla (Julio Cesar de Haendel), Ned Keene (Peter Grimes de Britten), Tom-
batossals (La filla del Rei Barbut de Matilde Salvador), Noé (El diluvio de Noé de Britten), Die Schöne
Müllerin y Winterreise (Schubert), Historias naturales (Ravel), Tres sonetos de Petrarca (List).
Ha grabado Don Giovanni de Mozart para Opus Arte, La verbena de la Paloma para Decca, Pepita
Jiménez de Albéniz, El diluvio de Noé de Britten y Gurrelieder de Schönberg para el sello Deutsche
Grammophon.
TEATRO VILLAMARTA 80

MARINA PARDO mezzosoprano

Esta versátil cantante cántabra se licencia en Oviedo bajo las enseñan-


zas de Celia A. Blanco con Matrícula de Honor, Premio Fin de Grado
y Premio Extraordinario Muñiz Toca. En 1994 es seleccionada por Al-
fredo Kraus para perfeccionar sus estudios en la Escuela Superior de
Música Reina Sofía y ese mismo año se le concede el Primer Premio en
el II Festival Lírico de Callosa d’En Sarriá (Alicante), concedido por
Elena Obratzsova y Ana Luisa Chova.
Especializada en oratorio y lied, ha ofrecido innumerables recitales con su
pianista habitual, Kennedy Moretti, entre los que destaca el Winterreise de
Schubert en el Auditorio Nacional. Con el guitarrista José María Gallardo,
así como con su grupo La Maestranza, ha actuado en el Festival de Guitarra
de Dublín, en la sede de la UNESCO, Beirut y en el Teatro de la Filarmónica de Polonia.
Dentro de la música sinfónica, y bajo las batutas de Víctor Pablo, Zedda, Malheiro, Valdés,
García Asensio, Ros Marbà, López Cobos, Leo Brouwer, Max Valdés, Peter Guth y Miquel Ortega,
debuta en el Teatro Campoamor de Oviedo con Alexander Nevski de Prokofiev. Además, destaca su
interpretación de Alt Rapsodie de Brahms en el Teatro Monumental de Madrid, la Misa en La bemol
mayor de Schubert en Stuttgart y su colaboración con la Compañía Nacional de Danza en el espec-
táculo Raptus de Nacho Duato, cantando los Wesendonk Lieder de Wagner en el Teatro Real.
En el terreno de la música antigua y barroca ha interpretado Dido y Eneas de Purcell (Sorce-
ress), L’Incoronazione di Poppea de Monteverdi (Nerone) en el Teatro de la Zarzuela y Giulio Cesare
de Händel (Sesto y Cornelia) en el Teatro Arriaga y en el Cervantes de Málaga. Asimismo, perte-
nece al grupo Al Ayre Español con el que ha actuado en los más prestigiosos festivales europeos
del género, representando las zarzuelas barrocas Acis y Galatea y Júpiter y Semele. También ha
cantado música barroca con Zarabanda y renacentista con los grupos Speculum y Camerata Iberia
en importantes festivales.
En el campo de la ópera de repertorio, ha intervenido en numerosas producciones con roles
como Cherubino (Le Nozze di Figaro), Grimgerde (Die Walküre), Mercedes (Carmen), Flora (La
Traviata), III Dama (Die Zauberflöte), Berta (Il Barbiere di Siviglia), Alisa (Lucia di Lammermoor),
Emilia (Otello), Ruggiero (Tancredi), Maddalena (Rigoletto), L’Ecureuil (L’Enfant et les Sortilèges),
Rosette (Manon), Erste Magd (Elektra), Teresa (La Sonnambula)…, bajo la dirección escénica de
Sagi, Iturri, Poda, Guti, Pontigia, Kemp, López, Font, Lavelli, Joel y Pizzi en los más importantes
teatros españoles (Real, Zarzuela, Villamarta, Palacio de Festivales de Santander, Maestranza, Pe-
ralada, Arriaga), así como el Carlo Felice de Génova.
Ha intervenido en La tarasca de Martín Pompey (estreno absoluto) y en Il Viaggio a Reims de
Rossini (estreno en España). Asimismo, Miquel Ortega le dedicó una de las canciones de su ciclo y
Antonio Noguera escribió para ella las Nanas que estrenó en la Fundación Marcelino Botín dentro
del ciclo Compositores Cántabros.
En 2005 participa en La verbena de la Paloma (Cantaora), dirigida por Els Comediants en
Peralada, Sagunto y Bilbao, además de en El pequeño deshollinador de Britten (Ms. Bagott) en el
Teatro Real. Uno de sus principales roles en los últimos años es La Abuela de La vida breve de
Manuel de Falla, que ha interpretado en numerosas ocasiones en giras tanto en España como en
el extranjero.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 81

JOSÉ CANALES tenor

Nacido en Torrelavega (Cantabria), José Canales estudia violín y se


traslada a París. Estudia canto en el Centro de Música Barroca de Ver-
salles, la Maîtrise de Notre-Dame Paris, el Conservatorio Superior de
París-CNR, donde obtiene un Diploma de Música Antigua, además del
Conservatorio Superior de Música de Lyon. Es licenciado en Musicolo-
gía por la Universidad de la Sorbona de París.
Su repertorio abarca desde la música medieval hasta la contemporá-
nea y ha cantado con directores de la talla de Marc Minkowski, David
Stern, Emmanuelle Haïm, Jean-Claude Malgoire, René Jacobs, Domi-
nique Trottein, Hugo Reyne, Laurence Equilbey, John Nelson, Olivier
Schneebeli, Christophe Coin, Martin Gester, Maurice Bourbon, Kurt
Masur y Jacques Wocjekowski.
En el escenario ha cantado Monostatos en Die Zauberflöte de Mozart en el Festival d’Aix en
Provence, Teatro Verdi de Padova, La Fenice de Venecia, Teatro MC93 de Bobigny, en la Ópera de
Lausanne y Ópera de Rouen. Canta el papel de Alcibiades en Der Geduldige Sokrates de Telemann
en la Ópera de Cámara de Varsovia, Cirque Royal de Bruxelles, Teatro de Magdebourgo, Ópera de
Tourcoing. Canta Don Curzio en Las bodas de Figaro en la Ópera de Rouen.
En mayo de 2001 canta en el Kunsten Festival de Bruselas Cena furiosa, espectáculo sobre
los madrigales de Monteverdi en el Théatre Marni. Es también Philôcome en La Belle Hélène de
Offenbach en el Théâtre du Chatêlet de Paris. Canta Don Ottavio en Don Govanni de Mozart y
Pierrot en Le Tableau Parlant de Grétry.
En mayo de 2006 interpreta el papel de Pilgrim en Curlew River de Britten en Rouen e Il Podes-
tà en La Finta Giardiniera de Mozart. Además, ha encarnado el rol de Achilles en La Belle Hélène de
Offenbach, un Notario en La Périchole del mismo autor en la Ópera de Dijon, así como Monsieur
Wendler en Le Brave Soldat Sweik.
Debuta en España con Monostatos en la producción de Die Zauberflöte del Teatro Villamarta,
dirigida por Francisco López, con gran acogida de crítica y público, y recientemente ha cantado
Hortensius en La Fille du Régiment, dirigida por Javier Hernández y el maestro Juan de Udaeta.
También se le ha podido escuchar en el papel de Pong (Turandot) en el mismo coliseo y en el Teatro
Cervantes de Málaga, de nuevo con Die Zauberflöte, dirigida por el maestro Lorenzo Ramos.
En el campo del oratorio y música contemporánea, ha interpretado obras de R. Tessier, Luciano
Berio, Ligeti, Donatoni y T. Machuel escritas para él. Dirige el grupo Tonos Humanos, consagrado
a la música barroca española y sudamericana, con el que ha estado presente en varios festivales de
Francia y España.
TEATRO VILLAMARTA 82

LUIS VARELA actor

Nace en Madrid. A los diez años comenzó su carrera artístico-profesio-


nal en el Teatro María Guerrero de Madrid, bajo la dirección de Claudio
de la Torre, simultaneando su actividad teatral con sus estudios y con la
carrera de piano. Desde entonces ha intervenido, ininterrumpidamen-
te, en numerosos espectáculos, alternando su trabajo de teatro con el
de cine, televisión, radio y doblaje. Uno de sus primeros trabajos, fue
precisamente en el Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela de Madrid,
interpretando El retablo de Maese Pedro.
Gran amante de la lírica, siempre cosechó éxitos con sus actuaciones
en: La Revoltosa, La canción del olvido, La del manojo de rosas, La verbena
de la Paloma, La Gran Vía, El Rey que rabió, Pan y toros, Los sobrinos del
capitán Grant, Los gavilanes..., y siempre en los mejores teatros, tanto de Europa como de América.
Además, ha formado parte del reparto de Katiuska, Luisa Fernanda y La Calesera. Con este último
título ha estado presente en los escenarios españoles en 2009.
En televisión, su último trabajo conocido ha sido el papel de Gregorio Antúnez en la serie
Camera café, que ha venido interpretando desde 2005 y por el que ha conseguido varios premios
como el otorgado por la ATV y la Unión de Actores. Fue un actor habitual de los célebres Estudio
1 de Televisión Española en títulos como Tres sombreros de copa, La señorita de Trevélez, Don Juan
Tenorio y La mosca en la oreja, entre otros.
La carrera profesional de Luis Varela cuenta con una gran variedad de registros dramáticos
tanto en teatro como en cine. En teatro debutó con la obra La torre sobre el gallinero, dirigida por
Fernando Fernán Gómez. En cine, lo hizo de la mano de Vicente Luch en La espera. Entre sus
últimos trabajos en la gran pantalla destaca Crimen perfecto de Álex de la Iglesia, Fuera de carta de
Nacho G. Velilla y Pájaros de papel de Emilio Aragón.
En 2008 el Festival de cine y televisión de Islantilla le concedió el Camaleón de Honor por toda
su trayectoria. Dos años antes, en 2006, recibió el Premio al Mejor Actor de Zarzuela concedido
por el Teatro Campoamor de Oviedo.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 83

MANUEL MONTEAGUDO actor HELENA DUEÑAS actriz

Se formó en el Instituto de Tea- Se inicia en el teatro en la com-


tro de Sevilla (1984) y en la Es- pañía Akelarre, dirigida por Luis
cuela Jacques Lecoq de París Iturri, en los años 70. Más tarde,
(1988). Comenzó su andadura en 1975, funda y dirige su propia
en la Compañía Esperpento, con compañía –Ardatz–, con la que
la que representó Flash (de Karl realiza tres montajes: Y al amane-
Valentin-Álvarez Ossorio), La cer, La hora encendida y El cuervo de
marquesa Rosalinda (Valle-In- Alonso Sastre. Entre los años 1981
clán-Juan Carlos Sánchez) y Don y 1996, ha compaginado su partici-
Juan (Tirso/Zorrilla). pación en montajes para el circuito
Fue miembro fundador de la catalán y para las compañías inde-
Compañía Variedades Manhattan(1992) y ha trabajado para La pendientes de Mallorca y Barcelona. Será, a partir de 1987, cuando
Jácara ( Lulú de Wedekin), Imperdible (Ibn Jaldun), Los Ulen su trabajo alterna las ciudades de Madrid y Barcelona.
(Cadáveres exquisitos) y Compañia Kiti Manver (Las bizarrías de Rómulo el Grande, La familia interrumpida, La partida de caza,
Belisa de Lope de Vega). Con el Centro Andaluz de Teatro ha Bandidos, Las amazonas del caballo y La pirámide son algunos
formado parte del reparto de Don Juan (Pedro A. Ossorio), Madre de los títulos teatrales en los que ha formado parte del reparto.
Caballo (Onetti-Emilio Hernández), El rey de Algeciras (Salvatie- En esta lista hay que incluir también sus más recientes trabajos
rra-Julio Fraga), Los siete pecados capitales (Alfonso Zurro), In en Las alegres comadres de Windsor, El burgués gentilhombre, La
Nómine Dei (Saramago-José Carlos Plaza ). Además, ha colabo- discreta enamorada y La tienda de la esquina.
rado como actor con el Teatro Villamarta en la puesta en escena Sin embargo, Helena Dueñas atesora una gran experiencia
de la zarzuela Doña Francisquita y la ópera La flauta mágica. profesional en el campo de la zarzuela. A su participación en El
Con su propia compañía ha estrenado Tai Viginia (con tres huésped del Sevillano, La fama del tartanero y Katiuska, hay que
premios teatrales y más de quinientas representaciones), ¡Ay, añadir otros títulos del repertorio lírico español como El caserío,
Carmela! y Así que pasen cinco años de García Lorca. El rey que rabió, Luisa Fernanda, Don Gil de Alcalá y La del Soto
Ha participado en cine y televisión en El Comisario, Amar en del Parral, entre otros.
tiempos revueltos, Cuéntame, Los Serrano, Los hombres de Paco, Her- Asimismo, también ha formado parte del montaje de óperas
manos y detectives, La familia Mata, Aída, La que se avecina, etc. como Rigoletto, La Traviata, Otello, Don Pasquale, La madre invita
Otros trabajos suyos en el cine, pendiente de estreno, son a comer, Una furtiva lágrima, Segismundo y Norma.
12 más 1 de Chiqui Carabante y La mula, dirigida por Michael En televisión, ha colaborado en las series Famosos, Familia y
Radford. Actualmente rueda Un mundo cuadrado, segundo largo- Hospital central. Su experiencia cinematográfica incluye los fil-
metraje de Álvaro Begines. mes 1492, Sálvate si puedes y Pecata minuta. Además, ha dirigido
La labor profesional de Manuel Monteagudo ha sido recono- los espectáculos infantiles Los reyes bailones, Dancerías y El co-
cida con el Premio Mejor Actor de la Feria del Sur por Tai Viginia rral del Príncipe.
(1996) y el Premio Imperdible de Oro a la Trayectoria (2000) Entre sus últimos trabajos, cabe destacar Doña Francisquita,
La Gran Vía y La Calesera en el género de la zarzuela; la ópera
La flauta mágica; y las series televisivas Aquí no hay quien viva y
La señora.
TEATRO VILLAMARTA 84

LUCAS TRAPAZA actor BENITO CORDERO actor

Nacido en Langreo (Asturias), Ha realizado cursos de Interpre-


Lucas Trapaza inició su formación tación y Dirección Escénica en el
como actor junto a compañías Instituto de Teatro de Sevilla, ade-
independientes de teatro como más de haber recibido formación
Lavi e Bel, Zanguango, Legaleón teatral con profesionales de la talla
y Pikor, así como con profesiona- de Alfredo Mantovanni, Guillermo
les de la talla de Emilio Goyanes, Heras y Antonio Onetti.
Miguel Muñoz, Claudia Contin y Como profesional, interviene en
Ferruccio Merisi, entre otros, con montajes teatrales tan dispares
los que ha llevado a cabo una for- como Aquí no paga nadie de Darío
mación escénica multidisciplinar. Fo; Trébol de pasiones, sobre textos
Amplía su formación con la práctica del clown junto a Jango de Francisco Nieva y Valle-Inclán; Don Álvaro o la fuerza del sino
Edwards, Carlo Colombaioni, Laura Herts, Eric de Bont y Peter de Duque de Rivas; Farsas maravillosas de Alfonso Zurro; Retablos
Shub, con los que ha trabajado en diversos espectáculos y semi- de las Maravillas de Cervantes; El deseo atrapado por la cola y Los
narios. Desde 1998 combina la labor de clown profesional con ciegos, entre otros. Todos ellos con el Centro Andaluz de Teatro
la pedagogía impartiendo talleres de comedia y teatro tanto en (CAT), Teatro Lebrijano, Instituto del Teatro del Mediterráneo,
España como en el extranjero. Grupo Zorongo de Francia y Teatro del Velador.
Ha dirigido piezas y sketchs cómicos, colaborando con ar- En 2010 ha formado parte del elenco artístico de Veinticinco
tistas y compañías. En la actualidad pone en escena sus propios años menos un día de Antonio Álamo, un espectáculo producido
espectáculos con su compañía La Destilería. Tras participar en El por la Diputación de Sevilla para conmemorar el Día Mundial
hermano bastardo de Macbeth, La orquesta del aire y La tempestad del Teatro.
de Shakespeare, mantiene en repertorio Onoff, Anatomía de la risa En cine participa en el rodaje de Casas Viejas de José Luis
y El cuerpo de juguete. López del Río y Solas de Benito Zambrano. Su experiencia te-
En televisión ha formado parte de las series Policías, Los levisiva incluye la serie Plaza Alta de Canal Sur y el docudrama
hombres de Paco, Hospital Central y Amar en tiempos revueltos. La mano negra emitido por el citado canal regional. Su primera
Su experiencia profesional en cine abarca 33 cortos y 6 largo- incursión en la ópera tuvo lugar en el Teatro Villamarta, donde
metrajes. encarnó el papel de Ayudante en El elixir de amor de Donizetti.
Como director de escena se adentra en el mundo del flamen-
co con los espectáculos Chachi pen y Majari Cali, ambos con la
Compañía Manuel de Paula. Su última incursión en este género
es Mujeres con la Compañía Inés Bacán.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 85

JUAN LUIS PÉREZ director musical

Nace en Jerez, donde inicia sus estudios musicales con Dolores O´Ferral
y Joaquín Villatoro. Realiza estudios de Piano con R. Coll, Composición
con M. Castillo, Dirección Coral con R. Rodríguez y Dirección de Or-
questa con M. Galduf y J. Kalmar. Es profesor de Fundamentos de Com-
posición y Música de Cámara.
En el campo de la música sinfónica ha dirigido, entre otras, a las orques-
tas de Granada, Córdoba, Manuel de Falla de Cádiz, Málaga, Castilla-
León, Comunidad de Madrid, Joven Orquesta de Andalucía, Sinfónicas
de Bilbao, Gran Canaria y Galicia, así como a formaciones de Italia, Aus-
tria, Rumanía y Eslovaquia. Ha dirigido a solistas de la talla de R. Buch-
binder, E. Virsaladze, B. Nismann, N. Zneider, B. Douglas, J. Howarth, A.
Guijarro, J. Perianes, C. Linares, J. Mª Gallardo… Colaborador habitual desde su creación de la Real
Orquesta Sinfónica de Sevilla, con la que ha trabajado en conciertos de abono, giras, grabaciones,
programación, etc. Asimismo, y desde su reapertura, colabora asiduamente con el Teatro Villamarta
de Jerez.
Colabora con la Compañía de Víctor Ullate en el estreno mundial del ballet El amor brujo de Ma-
nuel de Falla, dirigiéndolo en diversas ciudades. Ha hecho también ópera y zarzuela (Don Giovanni,
El rapto del serrallo y La flauta mágica de Mozart, Orfeo y Euridice de Gluck, Rigoletto de Verdi, óperas
de cámara de Pergolesi y Britten y diversos títulos de Chapí, Chueca y Barbieri). Dirige en Córdoba
el estreno andaluz de Pepita Jiménez de I. Albéniz. Ha dirigido al Coro de la Radiotelevisión Española
y al de la Comunidad de Madrid así como a diversos coros andaluces, destacando su trabajo con
el Coro de la A.A. del Teatro de la Maestranza (Sinfonía Resurrección de Mahler, Novena sinfonía de
Beethoven, Réquiem de Fauré, etc.) junto a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.
Interesado en la música de nuestro tiempo, ha dirigido y estrenado numerosas obras de compo-
sitores contemporáneos (especialmente andaluces). Entre éstos, cabe mencionar a Manuel Castillo,
Antonio Flores (que le dedica su Sinfonía de cámara), Luis I. Marín, Juan A. Pedrosa, G. Erkoreka,
José M. Sánchez Verdú, Claudio Prieto, Manuel Balboa, Sydney D´Aguilo, Romero Ramírez, J. Ramón
Hernández (que le dedica su obra Acuarelas), etc. Dirige en el Auditorio Nacional de Madrid el es-
treno del Concierto para arpa de Gustavo B.-Schmidt. Es autor de monografías sobre Anton Webern
y Alban Berg.
Con la Orquesta de Sevilla y con Ana Guijarro al piano ha grabado para ENSAYO un CD con
obras de M. Castillo; con Dai Kimura a la guitarra, ha registrado el Concierto de Aranjuez de J. Rodri-
go (SONY). En marzo de 2008, junto a la Orquesta de Córdoba y M. Floristán al piano, aparece la
grabación del proyecto Castillo de damas (homenaje de mujeres compositoras a M. Castillo). Recien-
temente han salido al mercado Alqibla, con música de José María Sánchez Verdú (con la ROSS); Jaén,
memoria de los sentidos de Jesús Barroso (Orquesta de Córdoba y Fernando Fernán Gómez), música
de Germán A. Beigbeder (Filarmónica de Málaga) y M. Castillo (con la ROSS y J. Enrique Ayarra).
La Asociación de Amigos de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla le concedió el premio Paraíso
en el año 2003. Es director honorario de la Joven Orquesta G. A. Beigbeder de Jerez.
TEATRO VILLAMARTA 86

FRANCISCO LÓPEZ director de escena

Córdoba, 1.954. Vinculado al teatro desde finales de la década de los se-


tenta, ha dirigido más de una veintena de títulos; y escrito y estrenado
varios textos dramáticos.
Ha dirigido los ballets flamencos La fuerza del destino (para la Com-
pañía Ziryab Danza), Eco y Narciso (para el Festival de la Guitarra de
Córdoba), Réquiem flamenco (para la Compañía Andaluza de Danza)
y El Loco (para el Ballet Nacional de España); todos ellos con libreto
y dramaturgia propios. Sus últimos trabajos en este ámbito han sido
el espectáculo ¡Viva Jerez! (coproducción del Festival de Jerez con la
Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco) y Navidad flamenca
en Jerez (grabado para la televisión por Canal Sur).
Dentro del género lírico, ha dirigido producciones de La Traviata, Rigoletto, Las bodas de Fígaro,
Don Giovanni, La flauta mágica, Carmen, Romeo y Julieta, Orfeo y Euridice (Gluck), L’Ottavia res-
tituita al trono (D. Scarlatti), Don Pasquale, El elixir de amor, Los amantes de Teruel, Cecilia Valdés,
Maruxa, La canción del olvido y Doña Francisquita.
Trabajos suyos han sido presentados en teatros españoles como el Real y la Zarzuela (Madrid),
Liceo (Barcelona), Maestranza y Lope de Vega (Sevilla), Arriaga (Bilbao), Cervantes (Málaga),
Principal y Auditorio (Palma de Mallorca), Gran Teatro (Córdoba), Albéniz (Madrid), Palacio de
Festivales (Santander), Victoria Eugenia (San Sebastián), Palacio Valdés (Avilés), Villamarta (Je-
rez), Gayarre (Pamplona) y el Palacio de la Ópera (A Coruña); en eventos como el Festival Mozart,
la Quincena Musical de San Sebastián, los Festivales de Ópera de Oviedo, Las Palmas y A Coruña;
el Festival de la Muralla de Ávila, el Festival de Cap Roig (Girona), el Festival de Verano de Gijón,
el Otoño Lírico Jerezano o el Festival de Tardor de Barcelona; así como en teatros y festivales de
Italia, Francia, Gran Bretaña y Suiza.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 87

ALESSANDRA PANZAVOLTA coreógrafa y ayudante de dirección

Nace en Italia e inicia los estudios de danza clásica y moderna en el Tea-


tro Alla Scala de Milán. Con una beca acaba su formación de bailarina
en la Royal Academy of Dancing de Londres, bajo la dirección artística
de Margot Fonteyn. Al mismo tiempo, se licencia en lenguas extranje-
ras y disciplinas humanísticas e inicia sus estudios musicales clásicos.
Comienza a bailar como solista a los 15 años y debuta como primera
bailarina en Tavolo Verde de K. Joss en el Teatro Filarmónico de Verona,
donde permanece durante tres años participando en todos los espectá-
culos así como en las giras de la compañía por el extranjero.
A partir de este momento, trabaja en los principales teatros italianos y
europeos y en 1990 es elegida por el Ministerio de la Cultura italiano
como representante de la danza italiana en una gira mundial. En 1991 R. Nureyev le propone una
gira con su compañía Nureyev and Friends.
Es asistente coreográfica del Teatro de la Ópera de Roma e inicia su carrera de coreógrafa y
ayudante de dirección de ballets y obras, colaborando con artistas como M. Haydé, M. Pistoni, R.
North, Y. Kokkos, P. Pier’ Alli, P. Pizzi, R. Laganá y otros.
En 1995 trabaja en el Reggio Emilia con Emilio Sagi, con el que realiza los espectáculos El
retablo de Maese Pedro e Il Corodovano. En el mismo escenario participa en 1999 en el montaje de
la obra Werther de A. Fassini, con G. Sabbatini y S. Ganassi. En 1996 y 1997 es invitada al Festival
Rossini de Pesaro y al Wexford Festival Opera, donde vuelve como directora de la ópera Carmen.
En este mismo año participa en la producción de Macbeth con la dirección de G. Vick y dirigida
por el maestro R. Muti para la inauguración del Teatro Alla Scala.
En el 1999 trabaja en el Teatro Politeama de Lecce poniendo en escena I Capuleti e i Montecchi
e inicia la colaboración con José Luis Castro en el Teatro de la Maestranza de Sevilla para El barbero
de Sevilla y Bodas de Fígaro. En el mismo teatro dirige en el 2000 El secreto de Susanna, estreno
absoluto en España. Ese año en el Teatro Regio de Turín realiza las coreografías de Rigoletto y de
L’Isola del Tesoro, producida por el Teatro Stabile de Venecia que inaugura la Bienal de Venecia.
Regresa al Rossini Opera Festival para trabajar en la producción de Scala di Seta y a Sevilla para
La Traviata, dirigida por Plácido Domingo. De 1995 a 1999 ha sido directora artística del S. P. I. D.
de Milán, (Escuela Profesional Italiana de Danza) y profesora de mimo y gestualidad teatral en la
Universidad Católica de Milán.
En el 2000 continúa la colaboración con el Teatro Goldoni de Venecia, participando en los
espectáculos El viaje a Venecia y Casanova y con el Teatro de la Maestranza, ocupándose de la
reanudación de las producciones del teatro en gira (Toulouse, Washington, Baltimore, Bilbao, La
Coruña...). Desde 2002 es realizadora y colaboradora en la programación del Teatro de la Maes-
tranza. En 2003 firma la dirección de Gianni Schicchi en Orvieto, en 2004 I Puritani en la Ópera de
Baltimore y, en 2005, La Scala di Seta en el Teatro Massimo de Palermo.
Entre sus últimos trabajos, destaca Eracle para el Teatro Greco de Siracusa, Elektra para el
Teatro Olímpico de Vicenza, El laboratorio del doctor Fausto para el Teatro Real y El diluvio de Noé
para el Teatro Villamarta.
TEATRO VILLAMARTA 88

JESÚS RUIZ escenografía y figurines

Nace en Córdoba en 1964. Licenciado en Historia del Arte y en Diseño


por las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid. Posee,
además, estudios de composición.
En 1985 estrena la ópera La muerte escarlata de la que es libretista,
compositor, escenógrafo y figurinista. En 1989 estrena en la Catedral
de Almería la Cantata de la Virgen del Mar. En 1991 gana el Primer Pre-
mio de Escenografía Ciudad de Oviedo, dedicándose desde entonces al
diseño de espectáculos, fundamentalmente ópera, danza, cine, teatro y
musicales.
Ha trabajado con los directores de escena Emilio Sagi, Gerardo Vera,
Luis Iturri, Tito Capobianco, Horacio Rodríguez Aragón, Gustavo
Tambascio, Francisco López, José Antonio Gutiérrez y Paco Mir.
Ha colaborado con el Teatro Real, Teatro de la Zarzuela de Madrid, Liceo de Barcelona, Maggio
Musicale Fiorentino, Maestranza de Sevilla, Arriaga de Bilbao, Verdi de Pisa, Châtelet de París,
Tchaikovski de Perm, Palacio de Festivales de Cantabria, Festival de Otoño de Madrid, Hong Kong
Arts Festival, Teatro de la Ópera de Aachen, Quincena Musical Donostiarra, Cervantes de Málaga,
Villamarta de Jerez, Gran Teatro de Córdoba, Festival de Ópera de Oviedo, Ópera de Niza, Ópera
de Aquisgrán, Ópera de Lausanne…
Entre los títulos operísticos realizados destacan: La flauta mágica, Orfeo y Eurídice, Don Pasqua-
le, Falstaff, Signor Bruschino, La Scala di Seta, La Cambiale di Matrimonio, Salomé, Rigoletto, Don
Carlo, Manon, Don Sebastiano, Los amantes de Teruel, La Traviata, Carmen, Eugenio Onieguin, Otello,
Giulio Cesare, La Finta Giardiniera, L’amico Fritz, El elixir de amor, Romeo y Julieta, El trovador, Don
Giovanni, Dulcinea, Don Quischote, Segismundo, Ottavia, Hangman, Hangman!, City of Greed, Las
hadas, Parténope y Macbeth. En zarzuela ha formado parte del equipo artístico de La Generala, La
Gran Vía, Arrieta Barbieri, Cecilia Valdés, Maruxa, Katiuska, Me llaman la presumida y La canción
del olvido.
También ha desarrollado una interesante labor en el ámbito de los musicales. Es el autor del
vestuario de El hombre de la Mancha, Peter Pan (Premio Max 1998), Grease y Azabache. En teatro
destacan sus producciones de Ágora silenciosa, La familia interrumpida, Rómulo el Grande, El ho-
mosexual o la dificultad de expresarse, Entremeses cervantinos, Las alegres comadres de Windsor, El
burgués gentilhombre, Desván Verdi, Góngora y Los tres mosqueteros.
Su trayectoria artística incluye, además, el ballet (Réquiem flamenco, Eco y Narciso, El Loco y
¡Viva Jerez!) y el cine (Peor imposible). Entre sus próximos proyectos figuran compromisos con el
Palau de les Arts de Valencia y, nuevamente, con el Teatro Châtelet de París.
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 89

JUAN MANUEL PÉREZ MADUEÑO


director del Coro del Teatro Villamarta

Comienza su andadura como director en 2001, dirigiendo la Coral de


la Universidad de Cádiz. En el plano orquestal ha dirigido la Orquesta
Manuel Castillo, del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, y la
Orquesta Provincial Manuel de Falla, con la que también ha colaborado
en la recuperación y montaje de la zarzuela Cádiz. Asimismo ha funda-
do y dirigido el grupo vocal Virelay y el conjunto instrumental Música
Poética, con el que está llevando a cabo una tarea de recuperación del
patrimonio musical español de los siglos XVIII y XIX. En 2004, y con
el fin de llevar a la práctica esta labor, funda el Ensemble Instrumental
de la Universidad de Cádiz.
Todo este trabajo ha quedado plasmado en diversas ediciones discográficas e impresas, tanto
para la Universidad de Cádiz, la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía, además de la
recuperación para concierto de obras tan emblemáticas del oratorio español tales como Las siete
palabras de García Fajer, el Stabat Mater de Nicolás Ledesma o el de Germán Álvarez Beigbeder. Ha
dirigido la Camerata Vocal del Teatro Falla de Cádiz, con la que ha actuado también en calidad de
tenor solista. Desde 2007 participa en diversas producciones del Teatro Villamarta siendo, desde
2008, el actual director del Coro del teatro jerezano.
Realiza sus estudios de Canto en el Real Conservatorio de Música Manuel de Falla, en Cádiz.
De igual modo, ha realizado cursos de Dirección Coral y Orquestal con Juan Luis Pérez y Juan
Manuel Esteban, profundizando en el repertorio coral y orquestal de la mano de José Luis López
Aranda en Cádiz y Tomás Garrido en Madrid, con el que ha ampliado e intensificado la labor de
recuperación musical, en especial, del siglo XIX español. Además, ha continuado con el estudio de
diversos elementos técnicos y de perfeccionamiento vocal con Lambert Climent, Josefa Troncoso y
Mª de los Llanos Martínez; y de Pedagogía Musical y Estética, con Jos Wuytack, Iramar Rodrigues
y Manuel Angulo.
TEATRO VILLAMARTA 90

FLAUTAS TROMPAS VIOLINES VIOLONCHELOS PERCUSIÓN


Sara Martín García José Carlos Mairena José M. García Belmonte Ivo Cortés Montero Moisés Ibáñez García
Patricia Lisbona Manuel J. Álvarez León Clare Appelwhite Carmen Teixeira Da Silva Elena Guerrero Aguilar
Alejandro Tuñón Gonzalo Manuel Tomillo Peralta
OBOE TROMPETAS Salvador Tejonero Álvarez Fernando Vázquez TIMBALES
Ángel Sánchez Moguel David Guillén Monje Lara Sansón Mora José Tur Brines
Miguel Arellano Álvaro Climent Miranda CONTRABAJOS
CLARINETES Noelia Climent Miranda Francisco Lobo Fernández ARPA
Rafael García Gómez TROMBONES Valentín Sánchez Venzala Eduardo Rodríguez Espínola Daniel Lolkicheva
Juan M. Ortigosa Fernández Leonrado Bedmar Estrada José M. Pombar Flores
Ismael Flor González Adriano Colombo
FAGOT Daniel Crespo Alcarria
Francisco José Navarro
VIOLAS
Silvia Martín García
José Ferrer Victoria
Álvaro Arrans Lara
Antonio Cortés Aguilar
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 91

ORQUESTA MANUEL DE FALLA

La Orquesta Manuel de Falla se crea en 1996 por iniciativa de la Diputación Provincial de Cá-
diz, con ocasión del cincuentenario de la muerte del maestro Don Manuel de Falla (1876-1946).
La gestión de la Orquesta se realiza desde el Patronato Provincial de Música Manuel de Falla, que
tiene como objetivos principales la producción de la actividad concertística, incidiendo especial-
mente en las escenas tradicionalmente alejadas de los circuitos, la recuperación del patrimonio
musical de la provincia de Cádiz, la formación de los jóvenes instrumentistas y el apoyo a los
nuevos creadores.
La Orquesta Manuel de Falla ha desarrollado, en sus ya trece años de existencia, programas
para el Circuito Andaluz de Música de la Comunidad Autónoma andaluza, para entidades privadas
y públicas nacionales y extranjeras (Bergen, Saint-Maló), etc., y, por supuesto, para el Gran Teatro
Falla de Cádiz, el Teatro Villamarta de Jerez y el Teatro de la Maestranza de Sevilla. Ha participado
en el Festival Manuel de Falla, en el de Segovia, en el Internacional de Jimena, en el de Sanlúcar,
en el de Música Antigua de El Puerto de Santa María, en el de Música Contemporánea de Málaga
y en el Festival de Música Española de Cádiz.
Se trata de una orquesta de calidad contrastada formada por músicos jóvenes y andaluces.
Entre sus solistas destacados podemos citar a Carmen Linares, Alberto González Calderón, Lu-
cien Ciorata, Ruth Rosique, Guillermo Peñalver, Marcos Socías, Rosa de Alba, Guillermo Orozco,
Vadim Brodsky, Barry Sargeant o María Esther Guzmán. Ha sido dirigida por Juan Luis Pérez, José
Luis Temes, Miguel Roa, Joan Albert Amargós, Juan José García Caffi, José Luis López Aranda
(director fundacional), José Gómez, Enrique Rueda, Rafael Pascual, Jerome Ireland, César Javier
Álvarez y Francisco de Gálvez. Ha estrenado música de López Aranda, Romero Ramírez, Toledo
Pica, Hernández Bellido, L.I. Marín, Manuel Pérez, Juan Luis Pérez, Enrique Rueda y Manuel
Bernal, así como patrocinado la versión para orquesta de las Siete canciones populares de F. García
Lorca, según encargo que realizó a José Manuel Delgado.
La Orquesta Manuel de Falla cuenta con las grabaciones de la zarzuela Cádiz y de la serie Cien
años del Carnaval de Cádiz, en el sello Discos de la Frontera Sur, que son producto de su vocación
por rescatar el patrimonio musical de la provincia gaditana. En esta misma línea de trabajo, destaca
la construcción y estreno del Retablo del Maese Pedro de Manuel de Falla, junto con la Compañía
de Títeres de la Tía Norica, que representó un hito en nuestra memoria musical, o la trascripción
y reestreno de El Miserere de Vicente Palacios para la Catedral de Cádiz. Ha participado en los
programas sinfónicos de Joan Manuel Serrat, por todo el territorio nacional, y de Tomatito, para
la XIII Bienal de Sevilla.
La Orquesta Manuel de Falla es ya una digna representación de la cultura andaluza, acercando
el repertorio clásico a escenas tradicionalmente alejadas de los circuitos, promocionando, artística
y profesionalmente, a los jóvenes músicos gaditanos y andaluces mediante una formación de mú-
sica clásica de excelente trayectoria y futuro.
TEATRO VILLAMARTA 92

SOPRANOS I TENORES I
Herminia Álvarez Turrillo José Borrego García
Erregiñe Arrotza Gil José Luís de La Rosa Retamero
Lola Franco Ocaña
Mª Ángeles Nondedeu Gómez TENORES II
Mª Carmen Panés Benítez José Algeciras Álvarez
Charo Rendón Macías Mario Benicio Nieto
Jorge Garzón Moreno
SOPRANOS II Carlos J. Hurtado Pérez
Clara Cantero Girón Juan Luis Lorenzo Gómez
Teresa García Rodríguez Manuel Jesús Roldán Hierro

CONTRALTOS I BAJOS I
Matilde Benicio Martel Rafael Berdún Ruiz
Mª del Carmen Reyes Barroso Luis García-Cernuda Sainz
Pilar Hernández Gil de Montes Juan Carlos Pardo Moreno

CONTRALTOS II BAJOS II
Clotilde Gálvez Cuesta Carlos Gonzalo Torres
Delia García de Arboleya y Casado José Fermín Moreno Rodríguez
Elena Gómez Saucedo Juan Muñoz Arjona
Mónica Padilla Daza Juan Pablo Pérez Portero
César Serrano Domínguez
LA CANCIÓN DEL OLVIDO 93

CORO DEL TEATRO VILLAMARTA


Juan Manuel Pérez Madueño, director
Victoria Guerrero, pianista repetidora

El Coro del Teatro Villamarta viene participando desde su creación en 1997 en las temporadas
líricas del teatro jerezano, así como en numerosos escenarios y certámenes que se celebran en Es-
paña: el Teatro Palacio Valdés de Avilés, el Teatro Jovellanos de Gijón, el Palacio de la Ópera de La
Coruña y el Auditorio Manuel de Falla de Granada, o los festivales de verano de Gijón y Cap Roig
(Gerona) son algunos de ellos. En su ya dilatada trayectoria ha contado con la dirección técnica de
Ángel Hortas, Antonio Martín y, actualmente, con la del maestro Juan Manuel Pérez.
Desde el reestreno de la obra Los amantes de Teruel, en 1997, ha estado presente en títulos clási-
cos del repertorio lírico internacional como Don Giovanni (1998, 2005 y 2010), Las bodas de Fígaro
(1998), El rapto en el serrallo (1999) y La flauta mágica (2001 y 2006) de W. A. Mozart; Il Trovatore
(1998 y 2007), La Traviata (2001, 2004 y 2005), Nabucco (2003), Rigoletto (2004 y 2006), Falstaff
(2009) y Macbeth (2009) de G. Verdi; Madama Butterfly (1999 y 2005), La Bohème (2000 y 2007),
Suor Angelica (2006), Le Villi (2007), Tosca (2002) y Turandot (2008) de G. Puccini; Don Pasquale
(2000), Elixir de amor (2004 y 2009) y La hija del regimiento (2008) de G. Donizetti; Orfeo y Euri-
dice (2002) de G. Gluck; Romeo y Julieta (2003 y 2008) de Ch. Gounod; Manon (2004) de J. Mas-
senet; Carmen (2006 y 2007) de G. Bizet; Il Barbiere di Siviglia (2005), La italiana en Argel (2009)
y La Cenerentola (2009) de G. Rossini; Eugene Onegin (2007) de P. Tchaikovsky.
Igualmente, ha contribuido de manera destacada a la revitalización y proyección de la zarzue-
la, con su intervención en La Revoltosa de Roberto Chapí y El bateo de Federico Chueca (1997);
La Dolores (1998) y La verbena de la paloma (2001) de Tomás Bretón; Maruxa (1999), Bohemios
(2002), La Generala (2004) y Doña Francisquita (2006 y 2008) de Amadeo Vives; Los gavilanes
(1999) y El huésped del Sevillano (2007) de J. Guerrero; Katiuska (2000) de Pablo Sorozábal; El
asombro de Damasco (2000) de Pablo Luna; Don Gil de Alcalá (2000) de Manuel Penella; La leyenda
del beso (2003) de R. Soutullo y J. Vert; Mis dos mujeres (2004) de Francisco A. Barbieri; y La corte
de Faraón (2006) de Vicente Lleó
Durante este tiempo, ha compartido escenario con intérpretes como Ainhoa Arteta, Elena de la
Merced, Carlos Álvarez, Ángeles Blancas, Carlos Chausson, Nancy F. Herrera o Cristina Gallardo-
Domâs; maestros de la talla de Juan Luis Pérez, Elena Herrera, Kamal Khan, Enrique Patrón de
Rueda o David Jiménez Carreras; y directores de escena de reconocido prestigio como Lindsay
Kemp, Alfonso Zurro, Gustavo Tambascio o Francisco López.
En el 2005, el sello de RTVE Música editó la grabación en directo de La Traviata, producción
del Teatro Villamarta de 2004, en la que participó el Coro. En septiembre de 2007 celebró sus diez
años de vida artística con una Gala Lírica en la que participaron las voces de Ruth Rosique, Cris-
tina Faus, Ismael Jordi, Juan Jesús Rodríguez y Felipe Bou, destacados intérpretes con los que ha
colaborado en diversas ocasiones a lo largo de esta primera década de existencia.
En diciembre de 2008 fue invitado a participar en el Concierto de Navidad Así canta nuestra
tierra, retransmitido por la RTVA y que contó con la participación del tenor José Luis Sola, la so-
prano Ruth Rosique y la Orquesta Joven de Andalucía.

www.coroteatrovillamarta.com
TEATRO VILLAMARTA 94

TUNA DE LA ESCUELA DE ESTUDIOS EMPRESARIALES DE JEREZ

La Tuna de la Escuela de Estudios Empresariales de Jerez se fundó en el mes de febrero de


1983, siendo apadrinada por la Tuna Universitaria Autónoma de Cádiz. A partir de esa fecha y des-
de los primeros certámenes en 1984, sus miembros han desarrollado una intensa e ininterrumpida
labor que les ha llevado a recorrer la casi totalidad del territorio español y diversos países: Francia,
Portugal, Holanda, Bélgica, Estados Unidos, Cuba, etc…, obteniendo importantes premios en cer-
támenes como, por ejemplo, los de Figueira da Foz (Portugal) o Eindhoven (Holanda).
En el año 1988 esta Tuna fue nombrada Embajadora Honoraria de la ciudad de Miami (Estados
Unidos), recibiendo el título de manos del alcalde de dicha ciudad norteamericana. Igualmente fue
reconocida con la Medalla de la Escuela de Empresariales en su LXXV Aniversario y de la Herman-
dad de Donantes de Sangre de Jerez por participar en los actos benéficos que organiza.
Es fundadora del Certamen Nacional de Tunas de Económicas y Empresariales y, entres sus nu-
merosos premios, se podrían citar los siguientes: cuatro veces Primer Premio Nacional a la Mejor
Tuna y numerosos segundos y terceros premios nacionales, además de varios premios a las mejores
interpretaciones instrumentales y solistas.
Tiene en su haber la grabación y producción de tres discos, uno de ellos grabado en directo
desde el Teatro Villamarta de Jerez, con motivo de la Celebración del XII Certamen Nacional de
Tunas de Económicas y Empresariales de Jerez de 1998 y el último, en 2003, también en directo
desde el Teatro Villamarta, junto con el grupo musical canario Los Sabandeños, en conmemora-
ción del 20 aniversario del nacimiento de la Tuna.
Recientemente, en abril de 2010, obtuvo el Primer Premio del I Certamen Mundial de Tunas
que se celebró en Mojácar (Almería) donde participaron 35 tunas procedentes de España, Portu-
gal, Holanda y diversos países de Hispanoamérica.

COMPONENTES DE LA RONDALLA

BANDURRIAS I LAÚDES
Nicolás Ballesteros Pastoriza David Camas Peregrino
Ángel Cárdenas Rodríguez Carlos Lluis Lanza Ortiz
José Alberto Piñero Gutiérrez Manuel Marín Barbosa
Gabriel Mateos Benítez
BANDURRIAS II Manuel Romero Pérez
Patrice Martel Héctor Valle Marcelino
José María Piñero Menacho
Eduardo Torné Cruz
El equipo técnico del Teatro Villamarta montando la escenografía de La canción del olvido .
TEATRO VILLAMARTA 96

Andrés Ruiz Tarazona conferenciante

(Madrid, 1936).
Licenciado en Derecho, estudió Piano y Música con Ángel Martín Pom-
pey e Historia y Estética del Arte con los profesores Sopeña, Gaya Nuño
y Azcárate. Ha ejercido como crítico musical en el diario El País, en
Hoja del Lunes y en las revistas Scherzo, Ritmo, Diverdi y Melómano.
Ha pronunciado conferencias en la Real Academia de Bellas Artes de
San Fernando, en la Residencia de Estudiantes, en la Academia Liszt de
Budapest y en el Royal College of Music de Londres, entre otros.
Ha sido director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y
de la Música (INAEM). Actualmente, es miembro de la Junta Directiva
de Juventudes Musicales de Madrid y consejero técnico del Área de las
Artes del Ayuntamiento de Madrid. Es miembro de número de la Academia de Arte e Historia de
San Dámaso y en 2009 ha sido nombrado Cronista de la Villa de Madrid.

Conferencia patrocinada por


Actividades programadas VIERNES, 21 DE MAYO A LAS 20.30 HORAS
por Conferencia a cargo de de Andrés Ruiz Tarazona, musicólogo, escritor y crítico musical
Lugar: Sede de la Fundación Teresa Rivero. Plaza Rivero, 4. Jerez

Conferencia patrocinada por: Con la colaboración de:

con motivo de la producción


de La canción del olvido

JUEVES, 27 DE MAYO A LAS 12.30 HORAS


Presentación del libreto-programa de La canción del olvido
Lugar: Sala ArteaDiario de Diario de Jerez. C/ Patricio Garvey s/n. Jerez

Libreto patrocinado por:

Editado por: Realizado por:

JUEVES, 27 DE MAYO A LAS 20.30 HORAS


Charla coloquio sobre la producción a cargo del director musical Juan Luis Pérez y
del director de escena Francisco López
Lugar: Sala Arte Bodegas González & Byass. C/ Manuel María González, 12. Jerez

Colabora:
Fundación Teatro Villamarta

PresidentA

PiLAR sánchez muñoz (Alcaldesa de Jerez)

Patronos

Mª DOLORES BARROSO VÁZQUEZ (Vicepresidenta)


francisco lebrero contreras
JUAN MANUEL GARCÍA BERMÚDEZ
AINHOA GIL CRUZ
JUAN SALGUERO TRIVIÑO
JOSÉ GALVÍN EUGENIO
juan román sánchez
josé carlos sánchez benítez

Secretario

manuel báez guzmán

Gestión

Director gENERAL: Francisco López Gutiérrez

Directora GERENTE: Isamay Benavente FERRERA


Créditos
LIBRETO
Coordinación: José Luis de la Rosa (La Arcadia-Jerez)
Estructuración del libreto: La Arcadia-Jerez
Diseño gráfico: Viqui R. Gallardo
Ilustración de cubierta: Moisés Buitrago (La Arcadia-Jerez)
Fotos: Francisco Valenzuela (La Arcadia-Jerez)
Maquetación: Teatro Villamarta
Patrocinadores:
González & Byass, Alfonso catering,
Editado por: Diario de Jerez
Impreso por: Ingrasa

Colabora: Carlos Tarín

Actividades complementarias
Conferencia de Andrés Ruiz Tarazona
patrocinada por:

Con la colaboración de:

El espectáculo tiene una duración aproximada de dos horas y treinta minutos con intermedio

Nuestro agradecimiento a Francisco López, director de escena y a Juan Luis Pérez, director
musical, por su participación en la charla-coloquio en torno a la producción de La canción del
olvido, así como a todas las personas y entidades que han participado con su colaboración y
patrocinio en la elaboración de este libreto y de las demás actividades.