Sunteți pe pagina 1din 10

LA FALTA DE AMOR DIOS EN LA VIDA DEL HOMBRE ES CAUSANTE DE LA

MALDAD QUE LO RODEA.

JOSE ALEJANDRO MARTÍNEZ CORTÉS

UNIVERSIDAD PILOTO DE COLOMBIA


FACULTAD DE INGENIERÍA
PROGRAMA INGENIERÍA CIVIL
GIRARDOT – SEMESTRE 1 - 2015
La falta de amor Dios en la vida del hombre es causante de la maldad que lo rodea.

En primer lugar, querido lector lo quiero invitar a que piense por unos segundos sobre la

cantidad de tragedias, por las cuales se ve afectado Colombia, entre ellas: la pobreza, corrupción,

desempleo, enfermedades, muertes, cambio climático, entre otra cantidad de falencias por las

cuales el país está siendo conducido a una destrucción inminente. Esto es claro en la Biblia, que

dice: “La maldad habla al malvado en lo íntimo de su corazón. Jamás tiene él presente que hay

que temer a Dios”. (Salmos 36:2) Como se observa la malicia se encuentra establecida en el

corazón de toda persona, esperando el momento preciso en el cual, el individuo deje de creer en

ese motor que mueve su vida, es en ese instante, en donde se comienza a desarrollar toda esa

gran cantidad de problemas que se nombraron al principio, siendo los seres humanos -hijos de

Dios- los precursores de la destrucción de la creación de su padre. Por consiguiente se afirma

que, la maldad es la ausencia de Dios en la vida del hombre.

Debido a que, la codicia ha creado un país lleno de insensibilidad y masoquismo, ya no se

teme a nada, ni a la forma en que se trata a la gente. Es necesario resaltar que la codicia es un

pensamiento que está latente en la vida del hombre; debido a que, es un deseo que no puede

saciarse, porque el ser humano lo quiere en cantidades inimaginables, aun así le toque pasar por

encima de cualquiera, con el fin de conseguirlo; de esta manera lo lleva querer las cosas

equivocadas, en el momento equivocado. Es el caso de un político, se puede observar que su

deseo es tener el poder de un país, ser el centro de atención, recibir los elogios de la gente que lo

rodea, ¿Pero a qué precio, estaría dispuesto a conseguirlo? De esta manera, se ha generado que
grandes familias que se hunden en el poder de la ambición, causen muertes injustas y acarreen

grandes desgracias para sus futuras generaciones.

A causa de un país, que viene de una proceso lleno de guerras y destrucción, donde la

cultura narcotraficante, es la que ha marcado la mente de todos los colombianos. Desde hace un

tiempo, se observa esta situación, la influencia que tiene los carteles de la droga en el país, los

cuales son un medio ilícito, por el cual otras organizaciones de maldad, se lucran para cometer

sus fechorías. Todo lo anterior, ha sellado la mente del Colombiano como tres palabras, como lo

dice Gutiérrez: “Rápido, Fácil y Bastante” (2011). Estas tres palabras han hecho que el pueblo

Colombiano, no se esfuerce por nada, ni siquiera aportando con ideas de negocio al país, siendo

estas una fuente primordial para crecer; no solo aportando con ideas, sino haciendo que sus

proyectos sean una base, para cuando el Estado tiene tremendos problemas de desequilibrios

sociales y de inequidad, esos líderes además de hacer lo que hacen como buenos emprendedores,

hacen un enorme esfuerzo por ayudar a equilibrar esos desordenes. (Restrepo, 2013)

Según un informe de lavado de activos publicado por la Diario El Dinero, afirma que:

“Si pudiera estimarse la cantidad de dineros ilícitos provenientes del secuestro, la extorsión o la

corrupción administrativa, la cifra de activos lavados en Colombia podría superar con creces el

cálculo que reveló la Unidad de Información y Análisis Financiero de Colombia (UIAF), que

estimó que los dineros de origen ilícito que se lavan en el país ascienden al 3% del PIB”. (2013)

Por esto, existen problemas incontrolables que afectan a la familia, célula fundamental

que compone a la sociedad, donde se pierde el ideal de esfuerzo y sacrificio, por cosas más

fáciles de hacer, ya que el país se encuentra untado de la corrupción existente en los diferentes
gobiernos y que ha sido ocultada, como una manera para hacer quedar bien a los candidatos que

un día el pueblo eligió. Ahora bien, ¿Será que la cantidad de dinero que invierte el gobierno

Colombiano en: fusiles, tanques, aviones de espionaje y helicópteros es necesario? Porque hay

otra cantidad de inversiones, que en realidad si son necesarias, entre ellas la educación y los

proyectos de tipo técnico y tecnológico, los cuales pueden darle a Colombia, avance, desarrollo,

posicionamiento, frente a otras potencias mundiales.

Hasta el momento se ha enfatizado, en la cantidad de problemas que acosan a Colombia;

pero, no se ha hablado de su raíz, la maldad que convive en el corazón del hombre, esta

expresión que solo sale, cuando “no se tiene oficio”. (Gutiérrez, 2011) Una consecuencia de lo

dicho es la ruptura de las relaciones sociales, a causa de problemas constantes lo que con lleva al

desplazo del individuo, por tener una baja autoestima. Ese sentimiento llamado soledad,

generado por el poco amor de Dios, que tiene una persona en su corazón, ya que cuando no se

ama a ese ser supremo, la vida no tiene sentido, le parece más fácil a cualquiera decir, me siento

bien así, solo como un vegetal, nadie me molesta, nadie me coloca órdenes y mentira, por dentro

existe un sufrimiento constante.

En vista que, hace falta el cariño de Dios, un cariño irremplazable, alguien que aconseje y

guie cuando se cometa un error. Por ello, cuando una persona se encuentra sola puede llegar a

generar miles de pensamientos negativos, que la conducen a un estado de depresión. Un estado

psicológico, que en la actualidad se puede calcular más de 350 millones de casos a nivel mundial

y de los cuales ochocientos mil, llevan a las persona a suicidarse, ya que le dejan de ver el
sentido a la vida, dejando crecer en su corazón una maldad tan fuerte que los lleva a la muerte.

(OMS, 2015)

Puesto que, la gente siente apego a sus cosas materiales, hasta el punto de pasar por

encima de alguien para conseguir lo que necesita. Ese materialismo constante, generado en el

siglo XXI, por el pensamiento de tener lo mejor, por pertenecer a un grupo, desajuste emocional

y tener nuevas experiencias, es una ausencia Dios en el proyecto de vida de cualquier individuo;

en vista que, no sabe que es lo que quiere aun, no ha encontrado a ese ser supremo, es así que es

bueno resaltar la famosa frase “no hay nada que el dinero, no puede comprar”, esto es bien

cierto, nosotros podemos llenar nuestra vida con objetos exóticos, sustancias psicoactivas para

estar bien e incluso comprar el amor; nada dura para siempre y tarde temprano todo lo que se

adquirió por el consumismo desacelerado, llevará a la gente a la soledad, ya que cualquier

“amigo”, que consiguió fue porque tuvo dinero; sin embargo, ahora que no existe, nadie lo voltea

a mirar. De modo que, lo único predispuesto para consolarnos en esos momentos es el padre

Todopoderoso de la humanidad, que como ama a sus hijos, guiara a ese individuo al buen

camino, ya que toco fondo.

Por lo cual, ese consumismo ha llevado a que - no existe el espíritu de solidaridad- si no

el de una competencia destructiva. Por eso, si se observa en la vida laboral, estudiantil o familiar,

se ha dado el pensamiento de “quiero ser mejor que”, una competencia que es buena, porque se

quiere destacar, pero llega el punto donde comienza a desarrollar una rivalidad. Dado que, las

personas olvidan que en una competencia, se busca el ganar-ganar, que todo lo que se desea

lograr, se lleve a cabo haciendo las cosas bien, sin perjudicar al otro, sino más bien guiándolo
para que también logre su objetivo. El resultado de un ganar-ganar, lleva a la persona a que en su

corazón, la semilla del valor de la solidaridad comience a germinar, ese valor que Dios, a través

de su hijo Jesús, quiso esparcir por toda la humanidad. De manera que, una sana competencia

nos lleva a crear grandes proyecto, puesto que los desarrollamos en compañía. Por otra parte, una

competencia, donde exista un ganar-perder, un perder-ganar o en el peor de los caos un perder-

perder, son consideradas enfrentamientos entre las personas.

Otro elemento que cabe destacar, es cuando una persona no tiene a Dios en su corazón, es

alguien Infeliz, por el vacío que los objetos materiales, no puede llenar. La felicidad, es

considerada en el mundo actual, como un estado de gozo, de bendiciones, de tener todo que se

quiere, pero no es así. Puesto que, la verdadera felicidad es cuando se recibe en el corazón al

espíritu santo, a Dios en la vida de cualquiera, como un volante que guía las decisiones, tanto en

los buenos como malos momentos.

Dios quiere que estemos felices en el Señor y no en nosotros mismos, o sea, en la

naturaleza propia. Su gozo es el verdadero fruto del Espíritu que glorifica a Dios y no al

hombre. Podemos tener ese gozo, esa alegría, esa felicidad siempre…que andamos en el

Espíritu y no en la carne. (Clark, S.F.)

Por consiguiente, la gente convierte su personalidad en una máscara, para ocultar sus

problemas, por el miedo que tiene de compartir sus sufrimientos, debido a que no tiene a ese ser

creador de todo lo visible e invisible en su corazón. Hace falta amor, cariño y afecto que llene la

vida de aquellas personas que creen que la felicidad es estar bien física y emocionalmente, ya
que falta lo espiritual, si no estamos bien con Dios, no vamos a estar bien en ninguno de los

aspectos de la vida, incluso se deja que el conductor de la misma sea “el malvado”.

Por consiguiente, la familia es un centro, fundamentado por el amor, el compartir y

demostrar a través de un simple abrazo, todo el cariño que se siente por los miembros, es una

fuente de enseñanza perfecta. Los padres son los encargados de impartir, el primer aprendizaje

del niño, son ellos los encargados de fundamentar las bases de Dios en cada uno de las criaturas

que dieron a luz, cuando estos crecen pueden olvidar ciertas cosas, pero ahí está latente, toda esa

cantidad de enseñanza, en cualquier momento de la vida del individuo, ese ser supremo, buscara

al niño y lo conducirá por el buen camino.

De suerte, Dios es un ser hecho de amor, que está presente en los corazones de las

personas, aun así no crean en él, ya que ese ser superior, ama su maravillosa creación y siempre

estará ahí para los suyos. Puesto que ese ser supremo, creo un mundo espectacular, para que

viviera el hombre una creación hecha a su imagen y semejanza. No obstante, como hijos de Dios,

la humanidad debe recompensar a su padre por todo lo bueno y lo malo, ya que son esas

situaciones las que guían la vida de cualquiera, recompensan cuando es necesario y corrige si es

imperioso.

En consecuencia, este ser solo será misericordioso, si la gente está dispuesta a

arrepentirse frente a la cantidad de pecados cometidos. Realizando una evaluación de todos los

actos ejecutados, que al ser confesados se llegará a una plena satisfacción. Un aspecto clave, en

la vida del hombre, es su buena relación con el padre todopoderoso, esa relación perfecta hace
que todos los aspectos de nuestra vida, funcione de manera coordinada. Para lo cual, es necesario

que el ser humano se confiese, realice un acto de constricción por todos los pecados cometidos.

De esta manera, su corazón se une con el de ese ser supremo, generando un vínculo especial que

genera felicidad y aleja cualquier agente maligno que quiera hacer daño en la vida de la persona.

De esta manera, se habla de que el perdón de Dios es transparente, puro y perfecto, es allí

donde se puede arrepentir por lo mal hecho, para sanar y llenar de luz el alma. En el libro de

Gutiérrez, hace referencia a la misericordia, un perdón propio de Dios, que solo ese ser supremo

realiza, gran cantidad de veces a sus más o menos siete billones de hijos en el mundo. Porque,

como lo dice un pasaje de la biblia: “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces

perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete,

sino aun hasta setenta veces siete.”(Mateo 18:21-22) Es así que, Dios es amor- un amor- capaz

de perdonar la cantidad de veces a sus hijos por los pecados que cometa, si ellos están dispuestos

a no olvidar ese acto malvado que cometieron, sino más bien a recordar viendo lo positivo de

aquella situación.

Finalizare, lector invitando a que reflexione, hasta el momento en que aspectos de su

vida, usted siente que ha fallado, contra el amor de Dios. Para ello, es indispensable que, mire

bien atrás en su vida y haga una retroalimentación sincera y de arrepentimiento, cuando crea que

ya encontró las falencias que ha tenido, se dirija a una iglesia, para que se confiese y libere su

alma de todas esas ataduras que hasta el momento lo ha reprimido. Dios es amor y nunca es tarde

para que él, entre de nuevo en los corazones de aquellos en los cuales la maldad o ausencia de

ese ser, ha acabado con sus vidas.


Referencias Bibliográficas:

Restrepo, G. 2013. “La juventud tiene que superar la cultura del dinero fácil”. Revista Semana.

Artículo digital consultado el día 22 de noviembre de 2015 de

http://www.semana.com/economia/articulo/la-juventud-tiene-superar-cultura-del-dinero-

facil/334276-3

Gutiérrez, I. (2011). ¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena? Cap. 4 “Dios no es

fanatismo, es sabiduría y amor”. Bogotá D.C. Editorial Planeta Colombia S.A.

Cálculo de lavado de activos se quedó corto. 2013. Periódico el Dinero. Artículo digital

consultado el día 22 de noviembre de 2015 de

http://www.dinero.com/pais/articulo/calculo-lavado-activos-quedo-corto/168937

Organización Mundial de la Salud. 2015. La depresión. Artículo digital consultado el día 22 de

noviembre de 2015 de http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs369/es/

Clark, S. S.F. La Infelicidad. Los Navegantes.net. Artículo digital consultado el 22 de noviembre

de 2015 de http://losnavegantes.net/discipulado/la-infelicidad/