Sunteți pe pagina 1din 7

LA NORMA JURIDICA PROCESAL

Derecho adjetivo. Las normas que integran el derecho civil y el derecho comercial, ramas
que se acostumbra designar conjuntamente como derecho privado, tienen por objetivo
establecer y organizar relaciones jurídicas entre los individuos, y determinar sus efectos.
Se las llama generalmente normas de derecho sustantivo. A su lado hay otras normas
jurídicas, que instituyen un procedimiento o camino a seguir para proteger y hacer efectivas
esas situaciones jurídicas. Se las conoce como normas de derecho adjetivo.

Un sistema de medios para hacer ejecutar, las leyes" o sean las disposiciones del derecho
sustantivo. El derecho procesal c i v i l, a u n q u e estudia principalmente esas normas de
derecho adjetivo, estudia al mismo tiempo otras normas que tienen un carácter sustantivo;
no es, pues, el derecho procesal civil un derecho puramente formal, como generalmente se
creía.

Objeto de las leyes procesales. En el sentido más amplio de la expresión, el procedimiento


es el conjunto de las normas jurídicas que regulan principalmente’’’1: lo. La organización,
el funcionamiento y las atribuciones de los órganos del Poder Judicial y sus auxiliares, en
todo cuanto se relaciona con su intervención en los diversos asuntos que, aunque
interesando directamente a los particulares, el Estado considera necesario tutelar por
consideraciones de interés social; 2o. las formas que deben ser observadas para dirimir los
conflictos entre particulares, o para obtener la protección de sus intereses aun en ausencia
de todo litigio; 3o. finalmente, la ejecución de los actos emanados de esos distintos
órganos, relativamente a los asuntos de su incumbencia.

El régimen de la justicia pública o justicia social, que consiste y se resume en la garantía y


la protección de los intereses privados de toda índole por el Estado, erigido en un poder
colocado por encima de los particulares, por medio de los órganos especialmente
designados para ese fin por el derecho. 3 Es la función jurisdiccional del Estado.

Clasificación de las leyes procesales. La precedente enumeración hace ver que existen tres
ramas o categorías de leyes procesales, es decir, leyes de procedimiento lato sensu: la.
1. Las leyes de organización judicial enumeran cuáles son los órganos del Poder Judicial,
y determinan las condiciones de aptitud y las obligaciones de sus miembros.
2a. Las leyes de competencia atribuyen a cada órgano del Poder Judicial el conocimiento
de determinadas controversias entre particulares, la potestad de decidir acerca de ellas en
nombre del Estado, y la de adoptar o prescribir ciertas medidas encaminadas a la protección
de los intereses de esos particulares.
3a. Las leyes de procedimiento, stricto sensu, son las que determinan las formas que
deben observar las partes interesadas para obtener y asegurar, y los órganos jurisdiccionales
para otorgar esa protección de los intereses de los particulares.

Obligatoriedad de las leyes procesales. Las leyes procesales, o sean las relativas a la
organización judicial, la competencia y el procedimiento, tienden a asegurar la paz social y
la protección de los derechos y las otras situaciones jurídicas de que gozan los particulares,
por medio del ejercicio de la función jurisdiccional del Estado.
El arbitraje. Los particulares no están obligados a someter a los tribunales la decisión de
sus diferencias, sino en los casos en que se trate de cuestiones que interesen al orden
público o a las buenas costumbres, como, por ejemplo, las que se refieren a las relaciones
de familia, al estado civil, a la protección de los incapaces (art. 6 del C. Civil, 1003 y 1004
del C. de Pr. Civil). Es una aplicación del principio de la autonomía de la voluntad, y una
consecuencia directa y necesaria del derecho de propiedad, derecho natural inmanente de la
personalidad humana (art. 8 de la Constitución) que confiere a su titular todos los poderes
de disposición que la ley no le retira expresamente (art. 544 del C. Civil).

Reglas de forma; reglas de fondo. Las reglas jurídicas que estudia el derecho procesal civil
son en su mayoría reglas de forma. Pero en el procedimiento hay también numerosas reglas
de fondo, que tienen una importancia tan grande como las reglas de forma, y el examen de
una y otra debe hacerse conjuntamente.

El formalismo procesal. Tanto en el dominio de las reglas de fondo, como en la aplicación


de las reglas de forma, el derecho procesal civil se caracteriza por el establecimiento de un
conjunto de formalidades y plazos que deben ser observados por las partes interesadas para
solicitar, y por los órganos jurisdiccionales para proceder a la aplicación de la ley a los
casos particulares. El formalismo es el rasgo esencial de las le-yes procesales sean de
organización judicial, de competencia o de procedimiento propiamente dicho.

Eficacia de la ley procesal en el tiempo. De acuerdo con el Art. 45 de la Constitución las


leyes son obligatorias inmediatamente después de transcurrido el tiempo legal fijado para
que se reputen conocidas; es el principio del efecto obligatorio inmediato de la ley.

Derecho público de los dominicanos, se expresa así: ninguna ley puede tener efecto
retroactivo.
Interpretación de la ley procesal. Son aplicables en esta materia los principios generales
de interpretación elaborados por la doctrina y la jurisprudencia.

El derecho procesal civil. El derecho procesal civil se propone, según ha venido


exponiéndose, el estudio sistemático de la legislación procesal civil, en su triple aspecto de
leyes de organización judicial, de competencia, de procedimiento y en sus relaciones con el
derecho privado (derecho civil y comercial).
La denominación procedimiento civil, dada a esta materia en los programas oficiales,
conforme al uso tradicional, es evidentemente inexacta, porque mira únicamente la
sucesión de actos con que se integra el proceso, y no su estructura interna. La de derecho
judicial civil, propuesta por algunos autores, no es tan exacta y comprensiva como la de
derecho procesal civil, puesto que muchos procedimientos ejecutorios o embargos son
extrajudiciales (infra, libro IX), y deben sin embargo ser estudiados por esta rama de la
ciencia jurídica.

Desde el punto de vista sistemático, la ciencia del derecho procesal civil se propone, como
materia de estudio, tres nociones fundamentales: la jurisdicción, la acción, el proceso,
La jurisdicción es, como lo indica su etimología, la privativa actividad que ejerce el Estado
mediante jueces y tribunales, de decir el derecho.
La acción es la actividad que desarrollan las partes a quienes divide un conflicto de
intereses para solicitar de los órganos jurisdiccionales.

LA ORGANIZACION JUDICIAL
Separación de los Poderes. En el sistema constitucional dominicano, análogo al de casi
todos los demás Estados, el gobierno se divide en poder legislativo, poder ejecutivo y poder
judicial, según expresa el art. 4 de la Constitución del 28 de noviembre de 1966.

Acto jurisdiccional; acto legislativo. El acto legislativo, o, lo que es lo mismo, la ley en


sentido material, es la disposición general y abstracta que expone la regla de derecho
objetivo.
Acto administrativo; acto jurisdiccional. Para diferenciar el acto jurisdiccional del acto
administrativo no basta tomar como criterio la calidad del autor del acto, y decir que es
jurisdiccional el acto que emana de la autoridad judicial, y que es administrativo el que
emana de un agente de la administración, porque, como se ha expuesto, los tribunales
tienen a su cargo, concurrentemente con las autoridades administrativas, numerosas
atribuciones puramente administrativas.

Unidad de la jurisdicción judicial. La jurisdicción civil, en la cual se incluye por


extensión el conocimiento de los asuntos comerciales, y la jurisdicción penal, se hallan
confiadas casi siempre, simultáneamente, a los mismos tribunales. Esto puede designarse
como principio de la unidad de la jurisdicción judicial. El j. de paz, el j. de primera
instancia, la c. de apelación, la S. C. de Justicia, tienen atribuciones civiles y comerciales y
atribuciones penales o represivas. No ocurre así con el T. de Tierras que tiene solamente
jurisdicción en lo civil y en lo penal pero que no conoce de asuntos comerciales.

de donde resulta que, al hallarse limitado en sus poderes por el tenor de las conclusiones de
las partes, tiene que decidir secundum allegata et probata, estándole prohibido, en
consecuencia, fallar sobre cosas que no se le han pedido (extra pe tita), ni otorgar más de lo
que se le ha pedido (ultra petita). En el proceso penal no existen esas limitaciones a los
poderes del juez:

Atribuciones que comprende. La jurisdicción contenciosa, o sea la jurisdicción


propiamente dicha, tiene por objeto la decisión de las contestaciones relativas a los
derechos y obligaciones de los particulares. Es la función normal de los órganos del Poder
Judicial.

Jurisdicción voluntaria o jurisdicción graciosa, heredadas del derecho romano y del derecho
canónico respectivamente. El nombre que mejor les conviene es el de administración
judicial.

Protección de los incapaces y ausentes. En esta categoría de actos judiciales no


jurisdiccionales entran: la presidencia de los consejos de familia de los menores y los
interdictos (C. Civil, art. 405 y s., 494 y s.); las medidas que pueden ser adoptadas en
interés de los ausentes (C. Civil, art. 112 y s., C. de Pr. Civ, art. 859 y s.).

Jurisdicción voluntaria del Tribunal de Tierras. En esta materia el T. de T. tiene


diversas facultades administrativas. Algunas son anteriores al proceso de saneamiento;
otras son concomitantes con el saneamiento; otras son posteriores al registro.

La más importante de las operaciones administrativas anteriores al proceso de saneamiento


es la resolución de concesión de prioridad para el establecimiento y adjudicación de
títulos.

Unipersonalidad o colegialidad. Dos sistemas opuestos pueden ser adoptados para la


composición de los tribunales: el uno es el de la pluralidad de los jueces o colegialidad; el
otro es el juez único, o unipersonalidad. Ambos sistemas tienen impugnadores y
defensores. Las críticas dirigidas al sistema de la unipersonalidad son argumentos en pro
del sistema de la colegialidad, y recíprocamente.

COMPOSICION DE LOS TRIBUNALES


Composición General. Todos los tribunales se hayan integrados: lo., por uno o varios
jueces, según sean unipersonales o colegiados; 2o., por un secretario.

Juzgados de Primera Instancia. El art. 73 de la Constitución dispone que la ley


determinará su número, organización y cámaras en que podrán dividirse. Son actualmente
unipersonales, esto es, desempeñados por un juez, conforme lo dispuesto por el art. 44 del
L. de O. J.

Cortes de Apelación. Según el art. 32 de la L. de O. J. mod. por las L. 255 de 1981 y 107 de
1983, las Cortes de apelación se componen de cinco jueces no pudiendo funcionar con
menos de tres, según lo dispone el art. 34 de la L. de O. J. mod. por la indicada L. 255.

La C. de Apelación de Santo Domingo tendrá dos Cámaras: a la Cámara Civil


corresponden los asuntos civiles y comerciales, los relativos a la calificación de las huelgas
laborales y las atribuciones como Tribunal de Confiscaciones; a la Cámara Penal
corresponden los asuntos penales incluyendo el conocimiento de los recursos contra las
providencias calificativas de los J. de Instrucción.

Como auxiliares de la justicia pueden ser distribuidas en varias categorías, atendiendo a sus
respectivas funciones:
El secretario es auxiliar o asistente indispensable del juez y forma parte integrante del
tribunal. Los alguaciles son auxiliares de los tribunales en la celebración de las audiencias y
mensajeros oficiales de las partes o de sus representantes, y están encargados de la mayor
parte de los actos de ejecución de las sentencias y de los otros actos ejecutorios.

Los abogados son representantes de las partes, sea cuando su intervención es obligatoria,
sea cuando actúan por mandato que las partes les confieren espontáneamente en los casos
en que su ministerio no es obligatorio (v. infra, Monopolio).
Los intérpretes judiciales, los médicos legistas y los venduteros públicos, son oficiales
públicos que en ciertos casos intervienen, los dos primeros para esclarecer al juez, el último
para proceder a ciertos actos de ejecución.

Los notarios públicos son funcionarios en quienes el juez delega o puede delegar ciertas
atribuciones de carácter judicial, como por ejemplo las de proceder a una venta o a una
partición.

Los abogados de oficio, son profesionales a quienes está encomendada la defensa gratuita
de los pobres y de otras personas.

Los agrimensores son auxiliares de la justicia cuando están encargados de una mensura
catastral.

Los conservadores de hipotecas y registradores de títulos son oficiales públicos que, en


ciertos casos, intervienen en la ejecución de las decisiones judiciales.

Los peritos y los árbitros informadores, son simples particulares a quienes el juez pide o
puede pedir informes de carácter técnico.

Los síndicos de quiebras, los curadores de sucesiones vacantes y los administradores


judiciales, son también personas particulares designadas por el juez para desempeñar
determinadas funciones.

Deberes profesionales. Los arts. 78 y 80 de la L. de O. J. enumeran los siguientes deberes


profesionales del abogado: sustituir a los jueces y los funcionarios del ministerio público en
los casos previstos por la ley; expresarse ante los tribunales, y en los escritos o instancias
que les dirijan, con respeto y moderación, tanto hacia la parte contra quien actúa como
hacia el tribunal; exponer los hechos con claridad y precisión; no emplear medios
reprobados por la moral en la defensa de las causas; defender de oficio en los casos
determinados por la ley; prestar sus servicios, cuando el tribunal competente lo mande, a la
persona que no ha podido encontrar abogado que voluntariamente se encargue de su
defensa.

Sumisión a la disciplina judicial. Por el hecho de ser auxiliares de la justicia y de las partes,
los abogados se hallan sometidos a la jurisdicción disciplinaria del juzgado de primera
instancia, de la corte de apelación y de la S. C. de J. (art. 137 de la L. de O. J.).

El Colegio de Abogados. La L. de O. J., art. 128 a 133, siguiendo los precedentes de la


legislación anterior (art. 72 de la L. Orgánica de 1884, 75 a 80 de la L. de O. J. de 1908),
organizaba un Colegio de Abogados en la Capital de la República, con centros
correspondientes en los lugares en que residieran cinco abogados por lo menos, facultado
para dictar su reglamento interior.
ACTOS Y PLAZOS PROCESALES
Cuáles son y en qué consisten. Todos los procedimientos ya se trate de un procedimiento
contencioso o proceso propiamente dicho, llamada también instancia, ya se trate de un
procedimiento no contencioso, como una autorización o una homologación, ya se trate de
los procedimientos ejecutorios, como los embargos, se componen de una serie de actos, que
pueden llamarse actos del procedimiento, en un sentido general.
Los actos que emanan de las partes son preparados, según los casos, o por ellas mismas o
por un oficial público, alguacil, secretario judicial, etc.

Acto significa, en primer término, una declaración de voluntad, una actuación jurídica
emanada de una parte, sea directamente, sea por mediación de un abogado o de un oficial
ministerial: demanda, intimación, solicitud, declaración, conclusiones; o emanada del juez:
sentencia, auto.
Las citaciones son los actos por medio de los cuales una persona llama a otra para que
comparezca en justicia.

Citación es el nombre genérico, pero se aplica más particularmente al acto notificado para
comparecer ante el juzgado de paz (art. 3 y s. del C. de Pr. Civil); emplazamiento es el
acto notificado para comparecer ante el juzgado de primera instancia (art. 59 y s. del C. de
Pr. Civil); acto de apelación es el acto notificado para comparecer ante la corte de
apelación, o ante el juzgado de primera instancia cuando funciona como tribunal de
apelación respecto de las sentencias dictadas por el juzgado de paz (art. 456 del C. de Pr.
Civil).

El acto debe indicar su fecha, o, como lo expresa el art. 61, el día, el mes y el año de la
diligencia, menciones indispensables para poder establecer si el acto ha sido hecho en
tiempo oportuno, tanto en los casos en que debe ser emitido en un determinado momento,
como en los casos en que sirve de punto de partida a un plazo.

El acto debe indicar el re queriente, de este modo: si se trata de una persona física, con
expresión de sus nombres, profesión, nacionalidad y domicilio, y del número y la serie de
su cédula personal de identidad, con indicación de que está al día en el pago del impuesto.

El acto mencionará el alguacil que lo prepara, con indicación de sus nombres y residencia,
del tribunal ante el cual ejerce sus funciones, y de su cédula personal de identidad.

El acto enunciará la persona a quien va dirigido, mediante la indicación de sus nombres y


residencia (nombres y residencia del demandado dice el art. 61-2o. cuando se trata del acto
de emplazamiento; nombres y morada del demandado expresa el art. 2 al tratar de la
citación ante el juez de paz).
El acto debe indicar su objeto, distinto para cada clase de acto de alguacil.

Notificación en el domicilio. La notificación en el domicilio es la más ventajosa y segura, y


por ello la más usada. Se trata del domicilio legal, o sea, del "principal establecimiento" que
la parte posea en cada jurisdicción de la República (art. 102 del C. Civil, 3 de la L. 259 de
1940), no de la simple

ACTOS DEL JUEZ


Tiempo de ejercicio. De conformidad con lo que disponen los art. 27, 37 y 47 de la L. de O.
J., los tribunales tienen. Que ejercer sus funciones en los días laborables.

Lugar de ejercicio. En principio, de acuerdo con la disposición general del art. 1040, los
jueces tienen que ejercer sus funciones y despacharlos asuntos de su competencia en el
local destinado al tribunal, y con la asistencia del secretario. La regla general tiene cuatro
excepciones.

LOS PLAZOS PROCESALES


Relaciones entre actos y plazos. El estudio de los plazos procesales tiene en la teoría del
proceso igual importancia que el de la forma impuesta por la ley para la preparación de los
actos procesales. El proceso es, en efecto, una sección de actos que deben ser realizados
dentro o después de transcurridos ciertos plazos.. Las nociones de acto y de plazo son, pues,
correlativas e interdependientes.

Computación. Los plazos establecidos por meses se calculan de fecha a fecha (Casación 8
de agosto de 1951, B. J. 501, p. 733; 28 de octubre de 1974, B. J. 676, p. 2850), sea cual
sea el número de días de que se compongan los meses incluidos en el plazo, y no por
períodos de treinta días.

Caso en que es feriado el último día. De acuerdo con el art. 1033, "Si fuere feriado el
último día del plazo, éste se prorrogará hasta el siguiente." El alcance de esta disposición es
controvertido.

SANCIONES
Diversas sanciones. La ley reprime la inobservancia de las reglas relativas a las formas de
proceder: o con la nulidad del acto irregular, o con penas pecuniarias contra el oficial
ministerial responsable de la irregularidad, o con ambas sanciones. El oficial ministerial
puede incurrir, además, en penas disciplinarias.

Sistema del Código de Pr. Civil. Este sistema se resume en las siguientes reglas
fundamentales:
1 a. El acto no puede ser anulado sino cuando la nulidad está formalmente pronunciada por
la ley (art. 1030): no hay nulidad sin texto. En cada caso la ley declara formalmente que la
formalidad impuesta debe ser observada a pena de nulidad, por ej. En los art. 61, 68, 69, 70,
252 y s. del Código de Pr.
El juez tiene que pronunciar la nulidad del acto en que se contraviene a las reglas mandadas
a observar a pena de nulidad. Irregularidad que produce la nulidad. De acuerdo con un
principio anteriormente enunciado, no se consideran observadas las formalidades legales,
referentes a la enunciación del lugar, la fecha, los nombres y demás circunstancias relativas
a la parte re queriente, al nombre y la calidad de la persona a quien se entrega la copia del
acto, etc., sino en tanto que su cumplimiento se halle expresamente consignado en el mismo
acto.