Sunteți pe pagina 1din 3

Protocolo de Intervención Policial para la Atención, Orientación y Derivación de

Personas Víctimas de Violencia Familiar

Fundamentos:

Quedan comprendidas en las disposiciones de la ley provincial 11.529 todas aquellas


personas que sufriesen lesiones o malos tratos físicos o psíquicos por parte de alguno de
los integrantes del grupo familiar. Entendiéndose por tal a aquel surgido del matrimonio
o uniones de hecho, sean convivientes o no, comprendiendo ascendientes, descendientes
y colaterales. (Artículo 1)

Conforme a la Ley 11.529, las personas que resultares víctimas de violencia familiar
podrán contar con absoluta reserva de la información en todos los procesos y
tramitaciones. (reformulado del Artículo 2)

Así mismo, los servicios asistenciales, sociales y educativos, públicos o privados; los
profesionales de la salud, y todo otro funcionario que en razón de sus funciones accedan
al conocimiento de una situación de violencia familiar, - luego de asistir a la víctima –
podrán efectuar la presentación del caso ante el Ministerio Público el que actuará en
forma inmediata acorde al artículo precedente (reformulado del Artículo 3).

DECRETO Nº 1.745/2001
REGLAMENTACION DE LA LEY 11.529 DE PROTECCIÓN CONTRA LA
VIOLENCIA FAMILIAR

Art. 1º.- A título enunciativo y a los fines de la aplicación de la Ley 11.529, violencia
familiar es toda acción u omisión ejercida por un integrante del grupo familiar contra
otro que produce un daño no accidental en lo físico, psíquico, sexual o patrimonial.
Se entiende por violencia física toda acción u omisión que arriesga o daña la integridad
corporal de una persona.
Se entiende por violencia psicológica toda acción u omisión destinada a degradar o
controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de otras personas por
medio de intimidación, manipulación, amenaza directa, humillación, aislamiento o
cualquier otra conducta que implique un perjuicio en la salud psicológica, emocional, la
autodeterminación o el desarrollo personal.
Se concederá comprendida, dentro del alcance de la violencia psicológica, el
incumplimiento del deber o del derecho de un adecuado contacto con los hijos no
convivientes, medie o no resolución judicial previa. Así también, la negativa a brindar
información sobre la identidad de una persona por parte de un familiar o presunto
familiar.
Se entiende por violencia sexual toda acción que obliga a una persona a mantener
contacto sexualizado, físico o verbal, o a participar en otras interacciones sexuales con
la persona que despliega la acción o con un tercero, mediante el uso de la fuerza física,
amenaza, chantaje, soborno, manipulación o cualquier otra conducta que anule o limite
la voluntad personal.
Se entiende por violencia patrimonial toda acción u omisión que implique perjuicio,
perdida, transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos,
instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos o recursos
económicos, destinados a satisfacer necesidades que conlleven un riesgo de daño
inminente en la salud física o psíquica o la vida de algún miembro del grupo familiar.
Queda comprendido dentro del alcance de violencia familiar el incumplimiento de los
deberes de asistencia alimentaria.

Art. 2º.- Entiéndese por presentación, poner en conocimiento de un juez, cualquiera sea
su competencia, o del Ministerio Público, el hecho o situación de violencia.

Protocolo de Intervención Policial para la Atención, Orientación y Derivación de


Personas Víctimas de Violencia Familiar:

• Guía general de actuación secuencial:

Considerando que el presente Protocolo de Intervención Policial es una guía para la


adecuada atención de las víctimas, fija pautas que debe tener presente todo/a agente y/o
funcionario/a de la policía que en ocasión de sus funciones, se encuentre ante una
persona víctima de violencia familiar, quien deberá:

1. Recibir y atender a la víctima garantizando la privacidad de la exposición o


denuncia.
2. Evaluar si es una situación de riesgo y/o urgencia en función de:
o presencia de lesiones.
o estado emocional.
3. Si la víctima se encuentra en una situación de riesgo y/o urgencia se la debe
derivar al hospital, centro médico, centro de salud o centro de asistencia más
próximo. (Ley 11529 de Protección contra la Violencia Familiar y su Decreto
Reglamentario-1.745/2001)
o Caso contrario, esperar que se tranquilice, brindándole un ambiente de
confianza y respeto. Cuando comience a contar lo sucedido, escucharla
atentamente, respetando sus tiempos y permitiendo que se exprese de
manera espontánea. Evitar interrupciones innecesarias, sin prejuzgar ni
descalificar su discurso.
4. Explicar los derechos que la asisten para la efectiva protección de su persona y
de ser necesario derivar a la oficina más cercana para atención de víctimas del
Ministerio de Justicia.
5. Justipreciar el grado de complejidad, la gravedad de la situación y la edad de la
víctima. Si ésta es menor se debe dar intervención a la Subsecretaría de los
Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia (Ley Nacional 26061 – Sistema
de Protección Integral para Niños/as y Adolescentes)

La evaluación de complejidad y gravedad surgirá del relato de la víctima, teniendo en


cuenta diversos aspectos, tales como:

• existencia de lesiones;
• aumento en la frecuencia de los actos de violencia;
• presencia en el hogar de armas de fuego o similares que potencien el poder
ofensivo de la víctima;
• abuso de substancias psicotrópicas;
• amenazas;
• relaciones sexuales forzadas;
• vigilancia constante;
• si la víctima tiene a su cargo niños/as, sus edades y si también son víctimas;
• aislamiento y encierro crecientes;
• celos intensos y acusaciones de infidelidad;
• amenazas de suicidios y/u homicidios;
• conocimiento por parte del agresor de los planes de la víctima de denunciar la
situación y/o abandonar la relación;
• justificación del agresor y de sus actos por parte de la víctima;
• serios trastornos de salud de la víctima;
• intentos previos de suicidio.

Considerar cualquier otro dato relevante que permita evaluar la situación por la cual
atraviesa la víctima.