Sunteți pe pagina 1din 164

REVISTA DE MÚSICA

Año XXI - Nº 213 - Noviembre 2006 - 6,30 €


Nº 213 - Noviembre 2006 - SCHERZO

ENTREVISTA

Joshua Bell

DOSIER

Dimitri
Shostakovich

ENCUENTROS
Sting y Edin
Karamazov

ACTUALIDAD

Franz Schreker
Dennis Russell
Davies

ESTUDIO
Ley de Propiedad
Intelectual
AÑO XXI - Nº 213 - Noviembre 2006 - 6,30 €

2 OPINIÓN DOSIER
Dimitri Shostakovich 113
CON NOMBRE Revisionistas
PROPIO José Luis Pérez de Arteaga 114
6 Jos van Immerseel La intimidad del corredor de
Enrique Martínez Miura fondo
8 Franz Schreker José Luis Tellez 118
Juan Carlos Moreno Artesanía y color
10 Dennis Russell Davies Elisa Rapado 124
Christian Springer Testimonios 128
Una discografía abundante
12 AGENDA Santiago Martín Bermúdez 134

20 ACTUALIDAD ENCUENTROS
NACIONAL Sting y Edin Karamazov
Juan Antonio Llorente 142
46 ACTUALIDAD ESTUDIO
INTERNACIONAL La ley de la selva
José Miguel Rodríguez Tapia 146
60 ENTREVISTA EDUCACIÓN
Joshua Bell Pedro Sarmiento 148
Franco Soda JAZZ
Pablo Sanz 150
64 Discos del mes LIBROS 152
SCHERZO DISCOS LA GUÍA 154
65 Sumario
CONTRAPUNTO
Norman Lebrecht 160
Colaboran en este número:

Javier Alfaya, Julio Andrade Malde, Iñigo Arbiza, Rafael Banús Irusta, Emili Blasco, Alfredo Brotons Muñoz, José Antonio Cantón, Patrick
Dillon, Giacomo Di Vittorio, Pedro Elías Mamou, José Luis Fernández, Fernando Fraga, José Luis García del Busto, Manuel García Franco,
José Antonio García y García, Antonio Gascó, Mario Gerteis, José Guerrero Martín, Fernando Herrero, Bernd Hoppe, Antonio Lasierra,
Norman Lebrecht, Juan Antonio Llorente, Fiona Maddocks, Santiago Martín Bermúdez, Leticia Martín Ruiz, Enrique Martínez Miura, Aurelio
Martínez Seco, Blas Matamoro, Erna Metdepenninghen, Pedro Mombiedro, Miguel Morate, Juan Carlos Moreno, Antonio Muñoz Molina,
Miguel Ángel Nepomuceno, Rafael Ortega Basagoiti, Javier Palacio Tauste, Josep Pascual, Enrique Pérez Adrián, José Luis Pérez de
Arteaga, Javier Pérez Senz, Paolo Petazzi, Francisco Ramos, Elisa Rapado, Arturo Reverter, Barbara Röder, José Miguel Rodríguez Tapia,
Justo Romero, Ignacio Sánchez Quirós, Pablo Sanz, Pedro Sarmiento, Bruno Serrou, Franco Soda, Christian Springer, José Luis Téllez,
Asier Vallejo Ugarte, Claire Vaquero Williams, Pablo J. Vayón, Juan Manuel Viana, Albert Vilardell, Carlos Vílchez Negrín, Federico Villalba.

Traducciones:
Rafael Banús Irusta (alemán) - Fernando Fraga (italiano) - Barbara McShane (inglés) - Juan Manuel Viana (francés)
Impreso en papel 100% libre de cloro

PRECIO DE LA SUSCRIPCIÓN: Esta revista es miembro SCHERZO es una publicación de carácter plu-
por un año (11 Números) de ARCE, Asociación de ral y no pertenece ni está adscrita a ningún
España (incluido Canarias) 63 €. organismo público ni privado. La dirección
Revistas Culturales de respeta la libertad de expresión de sus colabo-
Europa: 98 €. España, y de CEDRO, radores. Los textos firmados son de exclusiva
EE.UU y Canadá 112 €.
Publicación Centro Español de responsabilidad de los firmantes, no siendo
Méjico, América Central y del Sur 118 €.
subvencionada por: Derechos Reprográficos. por tanto opinión oficial de la revista.

1
OPINIÓN
EDITORIAL

OPINIÓN LIBERTAD DE EXPRESIÓN

L
o sucedido con la suspensión de las funciones de Idomeneo de Mozart
en la Staatsoper de Berlín por considerar ofensiva contra la religión islá-
mica una de sus escenas constituye un episodio más en la ceremonia de
la confusión a que nos está llevando la reconsideración —podríamos
decir que asimétrica pero el concepto puede llevar por igual a lo cuantitativo
que a lo cualitativo— de la libertad de expresión en nuestros días. Desde lo
que llamamos mundo occidental, es decir, el construido a partir de bases tan
diferentes como las de la compasión cristiana, el humanismo del Renacimiento,
las luces de la Ilustración y la experiencia de las dos guerras mundiales, la
corrección política tiende a confundirse cada vez más con la renuncia a valores
que, edificados por la propia sociedad como suscitadores y sustentadores de
derechos, se ponen en cuestión por mor de una mal interpretada considera-
ción hacia lo otro. Nadie es poseedor de la verdad completa pero el consenso
histórico y sus logros en materia de libertades individuales y colectivas permite
a quienes esgrimen esos mismos valores considerarlos, a pesar de cualquier
peligro, tan inalienables como irrenunciables.
Que las ideas de un director de escena dejen que desear en materia inter-
pretativa del pensamiento de un compositor es un problema de índole estéti-
ca que sólo puede discutirse con esas mismas armas, para eso están la crítica
y el derecho del público a la protesta en el teatro o al desdén frente a la taqui-
lla. La historia de la cultura está hecha de logros y de fracasos y la sucesión de
sus épocas es la de los intentos por rescribirla desde presupuestos que sólo el
tiempo será capaz de juzgar. Por eso podemos protestar por las ideas de un
creador como tal pero no establecer la censura de las mismas como la única
forma de evitar el peligro de que estas sean consideradas como una suerte de
atentado colectivo al pensamiento ajeno.
En el caso de Idomeneo —e independientemente de que al fin se represen-
te—, flaco favor le hacemos a nuestra idea de cultura con la negación de una
propuesta en virtud de su oportunidad política. Pero no menos débil es, a la
postre, la consideración que nos merecen los presuntos agraviados como sus-
tentadores de un pensamiento que, desde el momento en que se considera
susceptible de ser agredido por una simbología escénica, aparece ante nos-
otros como negador de esa libertad de pensamiento que hemos de defender
celosamente. Muchos de los que no entienden la reacción de quienes decidie-
ron suprimir las representaciones berlinesas piensan, sin duda, en el disgusto
que les supondría estar en la otra parte —en la supuestamente ofendida— y
ser considerados como seres humanos todavía en el alba de la consecución de
sus derechos como tales. No puede haber ofensa en la representación crítica
de lo religioso para quien de verdad cree, para quien considera su creencia
como algo por encima de la contingencia de lo humano, para quien sabe que
la fe pertenece al dominio de lo íntimo y debe incluir, siempre, el respeto,
incluso para aquellos que no comparten idea alguna de trascendencia. Aquí
ese respeto se debe, ni más ni menos, a los seres humanos que nos hemos cre-
ado unas reglas de juego a las que no debemos renunciar por ningún motivo.
El asunto es grave por lo que tiene de claudicación de unos principios que
ha costado instalar en la sociedad en la que vivimos, en la misma sociedad
que en su momento propuso la multiculturalidad como signo de respeto y
que hoy se ve atacada por dos flancos: el de los que se crecen desde la impo-
sición y el de los que se achantan desde el miedo. Los grandes valores de
nuestra sociedad, imperfecta en tantas cosas, se asientan en el principio —no
ya sagrado, sino simple y profundamente humano— de la libertad. Sin liber-
tad nada somos, ni lo sería tampoco el arte construido a pesar del miedo, de
la censura, de la delación o de la tortura. Sólo pensar en los creadores que
sufren alguna de esas cosas en razón de sus ideas debiera ser suficiente para
dotar de coraje a los responsables de ofrecer visiones diferentes de los dramas
que nos han hecho ser como somos. Carecer de ese coraje es empezar a dar
la batalla por perdida y mostrar muy poco respeto por los que, al otro lado de
la barrera ideológica —religiosa en definitiva— dan la batalla a favor de unos
derechos que siempre les han parecido envidiables y susceptibles de alcanzar
no sin esfuerzo. Desde aquí nuestro apoyo a ellos, a los que han visto en la
supresión de Idomeneo el paso atrás que verdaderamente significa y que no
es otro sino la insolidaridad profunda con quienes anhelan esa libertad que
no poseen y que nosotros disfrutamos.

2
OPINIÓN

La música extremada
LIQUIDACIÓN
Diseño
de portada
Argonauta
Foto portada:
Dirk Vervaet

Edita: SCHERZO EDITORIAL S.L.


C/Cartagena, 10. 1º C
28028 MADRID
Teléfono: 913 567 622
FAX: 917 261 864
Internet: www.scherzo.es
E mail:
Redacción: redaccion@scherzo.es
Administración: revista@scherzo.es
Presidente
Santiago Martín Bermúdez

REVISTA DE MÚSICA

Director

U
Luis Suñén n hombre anuncio aún más ochenta que tenía la cadena en los Esta-
enorme que las letras rojas del dos Unidos. Con una mezcla de desola-
Redactor Jefe
Enrique Martínez Miura cartel que le cuelga de los hom- ción y de rapiña inmediata me apresuré
Edición bros da vueltas junto a las puer- a sacar provecho de los precios de la
Arantza Quintanilla tas giratorias de Tower Records, en una liquidación. Se notaba mucho el abando-
Maquetación esquina de Lincoln Square, a pocos no en una tienda hasta hace nada relu-
Iván Pascual pasos de algunas de las instituciones ciente. Los anaqueles de las revistas de
Fotografía musicales más queridas de Nueva York: música estaban vacíos, y había revistas y
Rafa Martín
la Juilliard School of Music, el Avery Fis- folletos de promoción tirados por el sue-
Secciones her Hall, la Metropolitan Opera, el Alice lo que nadie se ocupaba de barrer. En la
Discos: Tully Hall. En un barrio en el que han sección de jazz un empleado viejo y de
Juan Manuel Viana
vivido y viven tantos músicos —no es aire abatido le explicaba a un cliente tan
Educación:
Pedro Sarmiento infrecuente distinguir desde lejos la for- rapaz como yo —salía con una gran bol-
Jazz: midable cabeza beethoveniana de James sa amarilla llena de discos— que más de
Pablo Sanz Levine— y por el que circulan tantos afi- tres mil trabajadores se iban a quedar en
Libros: cionados, Tower Records era un gran la calle. No es cosa de ponerse sentimen-
Enrique Martínez Miura bazar donde podía encontrarse de todo, tal por la ruina de una gran compañía,
Página Web todas las músicas posibles, o casi, las de cuyos ejecutivos probablemente se han
Iván Pascual
Broadway y las del Metropolitan, el pop reservado para sí jubilaciones más opu-
Consejo de Dirección más liviano y los blues más venerables, lentas que la del hombre que me atendía
Javier Alfaya, Manuel García Franco,
Santiago Martín Bermúdez, el minucioso archivo alfabético del jazz. por última vez, pero tampoco deja de
Enrique Pérez Adrián, Uno venía a propósito o pasaba por entristecerme la desaparición de un lugar
Pablo Queipo de Llano Ocaña y Arturo Reverter delante y no resistía la tentación, o bus- que he frecuentado con tanto provecho
Departamento Económico caba anticipadamente las obras que iba a y placer a lo largo de los años, y con él
José Antonio Andújar
escuchar unos minutos más tarde en un la de tantos discos que ya no se sabe a
Departamento de publicidad concierto, o quería comprar cuanto antes dónde irán, que yo no podré buscar
Cristina García-Ramos (coordinación)
cristinaramos@scherzo.es
las que acababa de descubrir, y volvía sabiendo que voy a encontrarlos o que
Magdalena Manzanares impaciente a casa desgarrando con difi- no descubriré en el azar de una tarde
magdalena@scherzo.es cultad la envoltura del disco. perezosa. Ya sé que podré seguir buscan-
DOBLE ESPACIO S.A.
primerespacio@teleline.es Las horas que he pasado deambulan- do y descubriendo músicas en Internet,
do entre los expositores y mirando dis- que los fabricantes están pagando ahora
Relaciones externas cos hasta casi marearme son tan difíciles la codicia de mantener absurdamente
Barbara McShane
de calcular como el dinero que me habré altos los precios de los discos, que tam-
Suscripciones y distribución
Alicia Andújar dejado en Tower Records. El aficionado bién las grades cadenas habían borrado
suscripciones@scherzo.es a la música, como el aficionado a los del mapa a los pequeños comercios. Pero
Colaboradores libros, tiene algo de acaparador ansioso: me dará pena pasar por esa esquina de
Cristina García-Ramos nos faltará vida para escuchar todos los Lincoln Square y no ver los escaparates
Impresión discos que hemos adquirido, todos los espléndidamente iluminados y las gran-
V. A. IMPRESORES, S.A. libros a los que no nos hemos sabido des letras rojas de Tower Records, y
Depósito Legal: M-41822-1985 resistir. Pero en el cartel del hombre cuando salga de un concierto entusiasma-
ISSN: 0213-4802 anuncio no había ninguna tentadora do por una obra que acabo de escuchar
© Scherzo Editorial S.L. novedad, sino una sola palabra termi- por primera vez ya no podré concederme
Reservados todos los derechos. nante, Liquidation: la tienda a la que yo la gula inmediata de comprar el disco.
Se prohíbe la reproducción total o parcial por ningún
medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, llevaba unos meses sin volver estaba a
grabados, o cualquier otro sistema, de los artículos punto de cerrar, y con ella las más de Antonio Muñoz Molina
aparecidos en esta publicación sin la autorización expresa
por escrito del titular del Copyright.

3
OPINIÓN

Música reservata
SEMEJANZAS

a dialéctica entre variedad y semejanza configura la dual, sino que permiten articular discursos de dimensión

L personalidad del objeto sonoro: su originalidad sola-


mente es legible desde lo semejante. Una música no
es original por el hecho de no parecerse a otra, sino
por el modo en que reinterpreta el código que comparte
con esa otra. Cuando el código es fuerte la sensación de
mucho más amplia, como las fachadas. De este modo, lo
sorprendente no es que de modo esporádico aparezcan
parentescos (que al lego pueden resultarle significativos,
tomándolos como plagios de un autor respecto a otro) sino
que esas semejanzas ocasionales no resulten muchísimo
individualidad es también más acentuada que en el caso de más frecuentes: hay ejemplos que parecen llamativos perte-
un código débil: el fenómeno resulta especialmente ilustra- necientes a autores y obras extrañas entre sí, como el
tivo en relación con la tonalidad y la atonalidad, dada la comienzo del coral de la Novena beethoveniana y el del
condición de sistema de aquélla. ofertorio mozartiano Misericordias domini K. 222, interpre-
Desde un punto de vista teórico, la variedad de obras tado en Múnich en 1775, cuando Beethoven contaba cinco
dodecafónicas posibles se deriva, años, que comparten incluso la
en último extremo, del inmenso tonalidad de re y cuya semejanza
número de series existentes (fac- es obvia, pues las dos melodías
torial de 12: algo más de 479 parten de segmentos de escala
millones), cifra elevadísima aun- ascendente y descendente, o cier-
que los recubrimientos parciales tos fragmentos de Palais de Marie
entre dichas series sean también de Morton Feldman en extremo
extremadamente numerosos. La semejantes al nº IX de la Música
serie es un módulo individual callada de Frederic Mompou,
único para cada obra concreta, que comparten células análogas
un módulo que contiene todos derivadas del tetracordo menor.
los motivos y todas las posibilida- En las músicas de doce notas las
des melódicas y armónicas de la diferencias son más profundas
obra (o de un conjunto de obras pero, al tratarse de un código
posibles), cuyos elementos son débil carente de una gramática
proyecciones horizontales y verti- común (es decir: en ausencia de
cales de aquélla. Pero cualquier funciones armónicas), resultan
serie no produce cualquier obra: menos discernibles de un modo
con la serie de Moses und Aron inmediato. La tonalidad, al instau-
no podría escribirse Lulu y la de rar una jerarquía a la que se sub-
Das Augenlicht no generaría Le ordina cada elemento del discur-
marteau sans maître. so, permite que las menores dife-
La realidad es que las diferen- rencias resalten y sean legibles en
cias entre estas obras son mucho tanto que rasgos de individuali-
más marcadas y más profundas dad, mientras que las semejanzas
que las que separan entre sí los quedan inmediatamente subsumi-
textos pertenecientes al ámbito das en el corpus del sistema justa-
de la música tonal o, al menos, mente por su carácter de tal: de
algunos de sus segmentos más ahí que sea muchísimo más difícil
especialmente cualificados, como hacer música dodecafónica que
puede ser el clasicismo vienés. música tonal, como repetidamen-
En este caso, el grueso del mate- te señalase Schoenberg (buena
rial procede de diseños normali- música, se entiende). En el clasi-
TDK 2005

zados, módulos que podríamos cismo (en la tonalidad), la dimen-


describir como configuraciones sión de la retórica es de tal mag-
arquetípicas, tales como las esca- nitud que cualquier diferencia
las (o los fragmentos de ellas), los arpegios perfectos o los resulta significativa, lo que no sucede en la música fundada,
arpegios de séptima mayores y menores, y la música se por así decir, sobre sí misma, cuyas reglas de organización
construye sobre la base de semejante vocabulario que, pese existen solamente para cada obra concreta. La conciencia
a ser sumamente restringido, permite un sorprendente gra- de la diferencia solamente puede alcanzarse a través de la
do de diversificación: el motivo de la mirada en Salome y el evidencia de lo semejante: de ahí que ese oyente lego arriba
nombre de Agamenón en Elektra están construidos exclusi- citado crea ver parecidos (es decir: confrontación de indivi-
vamente con las notas del arpegio de re menor, y sin dualidades) en lo que son meras fórmulas, pero pase por
embargo resultan extraordinariamente disímiles, tanto en alto los aspectos más personales de las músicas cuyo módu-
virtud del orden de las notas como (y sobre todo) en razón lo enunciativo solamente es generalizable como método,
del respectivo patrón rítmico de cada uno de ellos. La situa- pero no como sistema, experimentando como equivalentes
ción ofrece similitudes con las estructuras elementales del (es decir: indescifrables) obras profundamente disímiles. Es
lenguaje y, por supuesto, con la arquitectura: articulaciones precisamente su extrema individualidad lo que dificulta su
básicas como el sintagma arquitrabe/friso/cornisa o el for- aprehensión inmediata: porque lo semejante enmascara lo
mado por ventana/frontón, y sus correspondientes subdivi- obvio.
siones y variantes, crean igualmente figuras arquetípicas
que no sólo se reconocen como tales de un modo indivi- José Luis Téllez

4
OPINIÓN

Prismas
EL GRAN DINERO

A
sí se titulaba una novela de John de una concepción puramente especta-
Dos Passos, un escritor que, me cular de la cultura se están gastando
temo, está más olvidado de lo enormes cantidades de dinero público
que debiera. Pero no se trata de hablar en cosas que nada tienen que ver con lo
de literatura sino del gran dinero que que necesitamos con más urgencia: una
en este país parece estar en todas par- auténtica reforma de la enseñanza prác-
tes, de manera especial en el territorio ticamente en todos los campos. Por
de la cultura. ¿De la cultura realmente? supuesto no soy tan lerdo como para no
Esa es la primera pregunta que habría entender que detrás de esas faraónicas
de hacerse pero que, una vez más me realizaciones hay otra cosa y son los
temo, no se hace nunca. Miles de millo- desmedidos beneficios de las empresas
nes proyectados e invertidos en faraóni- constructoras que parecen haber tomado
cas construcciones de teatros y audito- el país por asalto y andar a su antojo por
rios, en pretenciosos intentos de que- todas partes. No es sólo la música la que
mar etapas, no se sabe muy bien de padece de ese déficit educativo. Pero la
qué. Tanto dinero me hace pensar en la música necesita menos ladrillos y más
cantidad ingente de becas y de bolsas inversión en mejorar la calidad de la
de estudio de las que podrían disponer enseñanza. ¿Es o no es así?
estudiantes que sufren en su piel el El hecho de que en otros países
déficit educativo de nuestro país. europeos y en los EEUU se vive una
Echen un vistazo a las últimas profundísima crisis en la enseñanza en países ricos. Tenemos dinero pero
encuestas, algunas de las cuales vienen general no resta un ápice de la alarma nuestra producción cultural es menos
avaladas por organismos internaciona- social que debería producirse si hubiera que mediocre. Y ante eso no debería-
les. España sin duda es un país que se una verdadera conciencia cívica. Suele mos cruzarnos de brazos y decir “Es
ha enriquecido mucho en los últimos ocurrir que en esos países existen unas una lástima”. Porque la mayor parte de
veinte años. (Otra cosa es la injusta dis- élites sociales que mantienen un alto la responsabilidad de esa situación está
tribución de esa riqueza, pero esa no es nivel educativo y eso se nota en su vida entre nosotros y no en otra parte.
la cuestión ahora). Lo que importa es en cotidiana. Aquí no, aquí estamos empe-
qué se invierte ese dinero. En nombre zando a incorporarnos al club de los Javier Alfaya

5
CON NOMBRE PROPIO

Mago de los colores


CON NOMBRE
PROPIO
JOS VAN IMMERSEEL

Vanhaute Thomas

E
l público español conoce el arte ción del grupo Collegium Musicum,
de Jos van Immerseel desde con el que interpretaba obras rena-
hace prácticamente un cuarto de centistas y barrocas, períodos históri-
siglo, cuando se diera a conocer cos que centraron al comienzo el inte-
en festivales y cursos especializados rés de Immerseel.
en música antigua como clavecinista y Como teclista, el músico —que es
fortepianista. Era entonces un intér- dueño de una importante colección de
prete hipervirtuoso y acaso un tanto instrumentos y muchas veces viaja con
radical en algunos de sus plantea- el que necesita para sus conciertos—
mientos que, en cuestiones como la despliega una actividad variadísima,
elección del tempo, los años han ido que le lleva lo mismo al papel de solis-
moderando. Fue su triunfo en el I ta que al de acompañante de un can-
Concurso Internacional de Clave de tante o un instrumentista o a integrarse
París, celebrado en 1973, el que lanza- en un grupo de cámara. Significativa-
se tempranamente su carrera. Antes se mente, cabe pensar que se va alejando
había formado musicalmente estu- un tanto del clave, el instrumento que
diando órgano, piano y clave en el le diera a conocer, para centrarse en
Conservatorio de Amberes con Flor los pianos de época, en un sentido
Peeters, Eugène Tracy y Kenneth Gil- muy amplio, de Mozart a Debussy. En
bert. Sus comienzos como músico su discografía, encontramos elocuente-
práctico estuvieron ligados a la crea- mente representada esta tendencia.

6
CON NOMBRE PROPIO
JOS VAN IMMERSEEL

El empeño más destacado relativo grabación titulada Los años vieneses,


a la literatura concertante es segura- que reunía gran parte de la música
mente el de los Conciertos para piano para tecla escrita por Mozart en la
de Mozart, ciclo grabado de cara a la capital imperial.
conmemoración mozartiana de 1991 y Paralelamente, Immerseel se ha ido
que suponía el segundo de la historia dedicando cada vez más a la dirección
del sonido grabado que usaba un for- de orquesta, recorriendo un camino
tepiano. El instrumento solista aparecía que, comenzando en el clasicismo, le
muy integrado en la orquesta, en unas ha hecho desembocar hasta la fecha
lecturas poéticas, delicadas, dramáticas nada menos que en Ravel. Los grandes
en su caso, mas siempre idiomáticas, proyectos, unidos a los momentos de
donde Immerseel figura ya como prosperidad de la industria del disco,
director junto a la orquesta Anima cuajaron en las Sinfonías de Beetho-
Eterna, creada por él mismo en 1987. ven y las obras orquestales de Schu-
Igualmente notable el acercamiento a bert. A partir de un estudio exhaustivo
los Conciertos de Beethoven, por de todas las fuentes disponibles de las
medio de versiones señaladas por la composiciones, Immerseel entregó
crítica como transparentes y austeras. versiones muy interesantes y trabaja-
La música de cámara ha inspirado das de las obras de Beethoven —toca-
varias de las joyas de la labor de das en concierto en 1999 por casi toda
Immerseel, como los Tríos de Schu- Europa— y concienzudas y estilistas
bert, al lado de la violinista Vera Beths de las de Schubert. Las incursiones en
y el chelista Anner Bylsma. Al mismo la música de Mozart han dado buenos
compositor pertenece la grabación que réditos estéticos, tanto en las interpre-
reúne el Quinteto “La trucha”, en una taciones de la trilogía sinfónica final,
versión ligera y jubilosa, la Sonata que supusiera una refrescante nueva
“Arpeggione” —en curiosa propuesta aproximación a partituras archigraba-
adaptada al violonchelo piccolo de cin- das, y las dos sensacionales entregas
co cuerdas— y el Notturno, con Archi- de conciertos, el Segundo y Tercero de
budelli. Sólo con Bylsma, integrante violín con Midori Seiler de solista, y el
fundamental de este conjunto, se pro- complemento de una deliciosa Sinfo-
dujo el acercamiento a las Sonatas nía nº 29, y el de dos pianos, más el
para violonchelo y piano de Beetho- de flauta y arpa y el tercero de trompa,
ven. Y con Jaap Schröder, las de vio- en lecturas siempre reveladoras, que
lín, en lectura con la pasión —y las multiplican el valor de estas músicas
imperfecciones— del descubrimiento. mozartianas en principio menores. La refulgente mundo de colores del disco
Encontramos a Immerseel en el incansable progresión hacia el futuro consagrado a Rimski-Korsakov. Espe-
papel de acompañante de la voz en un ha producido la sorprendente aproxi- ramos impacientes la distribución
disco sobresaliente y hoy algo olvida- mación a los poemas sinfónicos de española de la grabación de Ravel.
do, el que recreaba el Winterreise Liszt, la nueva luz arrojada sobre la
schubertiano, junto al soberbio baríto- Cuarta Sinfonía de Chaikovski y el Enrique Martínez Miura
no holandés Max van Egmond, bien
conocido del ciclo de las cantatas
bachianas de Harnoncourt y Leon- DISCOGRAFÍA
hardt. Visión intimista, perentoria, BEETHOVEN: Conciertos para piano. TAFELMUSIK. Director: BRUNO WEIL. Sony.
carente de todo exceso retórico y con — Sinfonías. ANIMA ETERNA. Sony.
sorprendentes efectos de color. Igual- — Sonatas para violín. JAAP SCHRÖDER. Deutsche Harmonia Mundi.
mente destacado el CD dedicado a — Sonatas para violonchelo y piano. ANNER BYLSMA. Sony.
canciones de Debussy, con la soprano CHAIKOVSKI: Sinfonía nº 4. ANIMA ETERNA. Zig Zag.
Sandrine Piau, donde toca el pianista DEBUSSY: Canciones. SANDRINE PIAU, soprano. Naïve.
un Erad propio de 1897. Pero es pro- LISZT: Poemas sinfónicos. ANIMA ETERNA. Zig Zag.
bablemente la colaboración con la vio- MOZART: Los años vieneses. Sony.
linista Midori Seiler la que ha dado — Conciertos para dos pianos, para flauta y arpa, y nº 3 para trompa. FRANK THEUNS,
hasta hoy los frutos más maduros, con flauta; ULRICH HÜBNER, trompa; MARJAN DE HAER, arpa; YOKO KANEKO, fortepiano. ANIMA
versiones de todo punto extraordina- ETERNA. Zig Zag.
rias de las Sonatas para violín y piano — Conciertos para violín nºs 2 y 3. Sinfonía nº 29. MIDORI SEILER, violín. ANIMA ETERNA.
de Mozart y Schubert. Admirable equi- Zig Zag.
librio y entendimiento entre las dos — Fantasías y variaciones. Accent.
partes —las obras, como se sabe, son — Conciertos para piano. ANIMA ETERNA. Channel.
enunciadas originalmente como “para — Sinfonías nºs 39-41. Concierto para fagot. JANE GOWER, fagot. ANIMA ETERNA. Zig Zag.
piano y violín”— en las páginas — Sonatas para violín y piano. MIDORI SEILER, violín. Zig Zag.
mozartianas y reivindicación radical, RAVEL: Bolero. Concierto para la mano izquierda. Pavana. Rapsodia española. La
inaudita de las de Schubert. valse. CLAIRE CHEVALLIER, piano. Zig Zag.
Y ya en solitario, Immerseel ha RIMSKI-KORSAKOV: Scheherezade. ANIMA ETERNA. Zig Zag.
demostrado sus credenciales mozartia- SCHUBERT: Obras orquestales. ANIMA ETERNA. Sony.
nas tanto en un primer disco que — Sonatas para violín y piano. ANIMA ETERNA. Zig Zag.
agrupaba Fantasías —además de la — Tríos. VERA BETHS, violín; ANNER BYLSMA, violonchelo. Sony.
Sonata K. 457—, el Rondó K. 511 y — Quinteto “La trucha”. Sonata “Arpeggione”. Notturno. Sony.
las Variaciones K. 265, como en la — Viaje de invierno. MAX VAN EGMOND, barítono. Channel.

7
CON NOMBRE PROPIO

Estreno de Der ferne Klang en España

FRANZ SCHREKER
dicción, de la ambigüedad… Lo feo
arrebata su aura a lo bello, lo deforme
a lo equilibrado, la disonancia a la con-
sonancia, lo irracional a lo racional, el
sueño a la realidad…
La música no iba a permanecer
incólume a todos estos cambios y
transformaciones. Esa crisis de valores
indiscutidos halla su traducción en
unas partituras en las que, a remolque
del acorde del Tristán wagneriano, la
mismísima sacrosanta tonalidad es
cuestionada. Si Mahler hace estallar la
forma sinfónica y en Viena se gesta
una escuela encabezada por Schoen-
berg que llevará a la disolución del sis-
tema tonal, las escenas operísticas se
llenan de obras en las que los héroes
se descubren como unos seres frágiles,
atormentados por fuerzas externas e
internas que los conducen a la aniqui-
lación…
Como en toda época de crisis, los
resultados son tan perturbadores como
fascinantes. Y una prueba de ello es la
ópera que ese 18 de agosto se da a
conocer en Francfort, después de que
el director de la Ópera de Viena la
hubiera rechazado por imposible: Der
ferne Klang (El sonido lejano). El éxi-
to, acompañado de un monumental
escándalo ante lo que se consideraba
una apología de la inmoralidad, fue
rotundo, tanto que le valió a su crea-
dor, Franz Schreker, la consagración
como el gran autor operístico de su
tiempo. Incluso por encima de todo
un Richard Strauss…
El mesías de la ópera alemana, el
estreno más importante desde la Tetra-
Sevilla. Teatro de la Maestranza. 7, 9, logía y el Parsifal de Wagner… Los
11-XI-2006. Schreker, Der Ferne elogios alcanzaron escala ditirámbica,
Klang. Producción de la Deutsche tan extremados como las críticas de los
Staatsoper unter den Linden. Director sectores sociales y artísticos más con-
musical: Pedro Halffter. Director de servadores, heridos ante un libreto en
escena: Peter Mussbach. el que el componente sexual, a pesar
del tratamiento simbólico, es harto evi-
dente, y ante una música de un croma-

F
rancfort, 18 de agosto de 1912. burguesía no estaba dispuesta a conce- tismo exacerbado.
Europa está en vísperas de derles así como así. El mismo “yo” ya Hijo del fotógrafo de la corte de
enfrentarse en una guerra devas- no es unívoco, sino que se descubre Mónaco, donde vio la luz el 23 de
tadora que supondrá, más aún múltiple, una “compañía dramática” en marzo de 1878, Schreker fue el gran
que el calendario, la verdadera entrada palabras de Arthur Rimbaud, cuyas poeta musical de todas esas crisis que
en el siglo XX. El Imperio Austrohún- pulsiones más íntimas pone al descu- definen a la sociedad del cambio de
garo tenía las horas contadas, como bierto el psicoanálisis. En el terreno de siglo, y en particular a la de Viena, la
también la Alemania imperial de los la filosofía y las artes, el movimiento de capital de un imperio herido de muer-
káiseres prusianos. Las estructuras polí- la Sezession provocaría un absoluto te, que se obcecaba en mostrarse al
ticas y sociales se tambaleaban, apare- cataclismo en principios que hasta margen del devenir de la historia. Fue
cían con fuerza elementos nacionalistas entonces se consideraban inmutables: precisamente en Viena, de donde pro-
disgregadores, al mismo tiempo que frente a la razón, la belleza y el equili- cedían sus padres, donde tuvo lugar su
las clases sociales menos favorecidas brio clásicos, se asiste al cuestiona- formación, bajo la atenta mirada de
reclamaban unos derechos que la gran miento de todo, al culto de la contra- Robert Fuchs, uno de los adalides del

8
CON NOMBRE PROPIO
FRANZ SCHREKER

el resto, pues los nazis, cada vez destrucción y la locura. El arte, por
mejor organizados y extendidos, muy bello que sea, no es más que un
empezaron a atacar al compositor disfraz tras el que se esconde la per-
por sus raíces judías, hasta que, versión humana… El nivel de refina-
una vez en el poder en 1933, le miento que alcanza aquí Schreker en
expulsaron de su puesto de pro- los terrenos de la armonía y la instru-
fesor de la Hochschule für Musik mentación es inaudito: a pesar de
de Berlín. Una crisis cardiaca le algunos italianismos en el tipo de
llevó a la muerte poco después, escritura vocal, que la acercan a un
el 21 de marzo de 1934. Y de ahí, Puccini, la partitura se define por una
la prohibición de su música y el tonalidad llevada a su mismo límite,
olvido, hasta que el interés por con pasajes que llegan a abrazar la
todos aquellos creadores coloca- bitonalidad, y por un refinamiento
dos bajo la etiqueta de la Entarte- sonoro que rebosa en timbres sor-
te Musik, la “música degenerada”, prendentes, originales, que explotan
ha ido rescatando sus composi- toda la paleta de un gigantesco con-
ciones y dándolas a conocer en la junto orquestal tratado de forma
escena y en el disco. camerística… El resultado es un tapiz
Schreker, quien asimismo fue sonoro sugerente y perturbador, que
un estimable director de coro y ilustra a la perfección los recovecos
orquesta (sobre él recayó la res- más íntimos del drama. Virtuosista, sí,
ponsabilidad del estreno de los pero nunca gratuito.
monumentales Gurrelieder de su El universo de los cuentos de hadas
amigo Schoenberg en 1913), fue vuelve en Der Schatzgräber (El busca-
antes que nada un compositor dor de tesoros), que le supuso a Schre-
de ópera. Flammen (1900) supu- ker un éxito aún mayor que el de Der
so su debut en el género, si bien ferne Klang. Estrenada en Francfort el
esta breve ópera sólo conoció un 21 de enero de 1920, marcó paradójica-
Der ferne Klang, Francfort 1912. Fritz (Karl Gentner) estreno en versión de concierto mente también el declive del maestro,
y Grete (Lisbeth Sellin) y en una reducción al piano. Le quien empezó a quedar desfasado,
siguió Der ferne Klang, la historia anticuado, ante las nuevas corrientes
academicismo musical. Brahms sería de un músico que persigue un “sonido emergentes, en especial esa Nueva
una de sus primeras pasiones, que lejano” y que por él abandona a su Objetividad representada por Paul Hin-
conservó toda su vida, y a la que lue- amada, que se ve arrastrada al teatro y demith y Kurt Weill. Sus óperas, según
go se añadirían Bruckner y, sobre la prostitución. El argumento perse- la nueva óptica, no eran más que
todo, Wagner. Su primer éxito lo guía al compositor desde la época de monstruos de un subjetivismo pasado
conoció en 1908 con la pantomima Flammen, aunque debió pasar una lar- de moda. De ahí que Irrelohe (1924)
Der Geburstag der Infantin (El cum- ga década hasta que consiguió escribir apenas llamara la atención. Además, el
pleaños de la princesa), pero fue su toda la partitura, enfrentándose a la ascenso del nazismo y su campaña
segunda ópera, la citada Der ferne opinión generalizada de su círculo de contra Schreker llevó a éste a retirar de
Klang, la que lo convirtió en un autor amigos de que tal empresa, por su cartel su ópera Christophorus (1924-
reverenciado, sobre todo por los jóve- explícito contenido sexual, era una 1928), que sólo conocería su estreno
nes compositores que buscaban nue- locura. Su profesor Fuchs incluso llegó en 1978. Der singende Teufel (El diablo
vos universos sonoros, expresivos a considerar las primeras páginas de la cantante), de 1928, y Der Schmied von
cuando no expresionistas, tanto en el composición como el fruto de un Gent (El herrero de Gante), de 1932,
terreno armónico como en el tímbrico, enfermo mental… pasaron también inadvertidas.
dos campos en los que Schreker fue Das Spielwerk und die Prinzessin Aparte de óperas, Schreker escribió
un absoluto maestro. Uno de esos pri- (La caja de música y la princesa) ocu- también numerosas canciones en las
meros admiradores fue Alban Berg, pó a Schreker entre 1909 y 1912. que alcanzó a traducir musicalmente
quien siempre reconoció su deuda con Sobre un libreto propio como la ante- las tormentas del alma, todo ello gra-
él y su influencia a la hora de escribir rior y todas las posteriores, en ella, y cias a una escritura melódica de gran
su ópera Lulu. Otros, más jóvenes, bajo la apariencia de un cuento de riqueza y poder de seducción, apoya-
como Alois Hába, Ernst Krenek o hadas, el músico profundizó en un da en una armonía que en ocasiones
Karol Rathaus, se convertirían en sus tipo de ópera llena de complejos sim- se acerca a los mismos límites de la
alumnos en Berlín. bolismos, en la que el retrato psicoló- tonalidad y a un tratamiento casi
El éxito, no obstante, acabaría sien- gico de los personajes alcanza un gran orquestal del piano. Una Sinfonía en
do efímero. El fin de la Primera Guerra desarrollo. Posiblemente la culmina- la menor de juventud, cuyo movimien-
Mundial trajo consigo el de toda una ción de este proceso sea la siguiente to final se ha perdido, y una Sinfonía
época, la del romanticismo, lo que en ópera, Die Gezeichneten (Los estigma- de cámara para 23 instrumentos
el terreno de las artes se tradujo en la tizados), estrenada en Francfort el 25 (1917) conforman dos de las escasas
aparición de movimientos como la de abril de 1918. En ella se escenifica obras orquestales “puras” de este crea-
Nueva Objetividad, que perseguía un el drama de un ser deforme, pero de dor, cuya producción sinfónica se
arte puro, cuyo creador fuera un artesa- alma noble y pura, que crea un verda- completa con extractos de sus óperas,
no alérgico a poner en su obra una sola dero paraíso en el que sólo reina la partituras programáticas, como la
gota de sí mismo. Todo lo contrario, en belleza. Mas las pasiones humanas obertura de concierto Ekkehard (1902)
fin, que lo que hacía Schreker en cada acabarán descubriendo la falsedad de o piezas de circunstancias, como la
una de sus partituras, todas ellas con un todo, y cómo esa búsqueda de la Suite romántica (1902).
poderoso fondo autobiográfico. Las cir- belleza, encarnada en la figura de una
cunstancias políticas acabaron de hacer mujer, Carlotta, acaba provocando la Juan Carlos Moreno

9
CON NOMBRE PROPIO

Un músico versátil

DENNIS RUSSELL DAVIES


Madrid. Auditorio Nacional. 24, 25,
26-XI-2006. Orquesta Nacional de
España. Director: Dennis Russell
Davies. Obras de Wagner y
Bruckner.

E
l increíblemente versátil director, politan Opera), Houston y Chicago, así Concertgebouw de Ámsterdam.
pianista e intérprete de música como en los festivales de Bayreuth Desde 2002 es director titular de la
de cámara Dennis Russell Davies (Der fliegende Holländer), Salzburgo Orquesta Bruckner de Linz y director
(Toledo, Ohio, 1944) posee un (Mahagonny) y del Lincoln Center de de ópera en el Landestheater de dicha
amplísimo repertorio que se extiende Nueva York (Four Saints in three Acts ciudad austriaca, donde ha ofrecido
desde la música barroca hasta la más de Virgil Thomson y White Raven de con gran éxito obras tan diversas
rabiosa vanguardia. Desde sus estu- Philip Glass). como West Side Story, Cavalleria rusti-
dios en la Juilliard School de Nueva También ha actuado como director cana, Pagliacci, Carmen, Die Zauber-
York se ha ocupado con particular invitado con las principales orquestas flöte y The Voyage (Glass). En sus con-
interés de la creación contemporánea, estadounidenses (Boston, Cleveland, ciertos se dedica básicamente a la obra
en estrecha colaboración con compo- Filadelfia y Nueva York), y en Europa de Anton Bruckner, ampliando consi-
sitores como Berio, Cage, Copland, trabaja habitualmente con conjuntos derablemente el repertorio de la
Glass, Henze o Schwertsik. En la como la Gewandhaus de Leipzig, orquesta con composiciones de auto-
actualidad, Davies trabaja en la graba- Accademia di Santa Cecilia de Roma, res de hoy.
ción completa de todas las sinfonías Orchestra Filarmonica della Scala,
de Anton Bruckner, a cuya monumen- Filarmónicas de Múnich y Berlín y Christian Springer
tal obra le beneficia sobremanera el
interés del director por la claridad en
las estructuras tímbricas antes que la DISCOGRAFÍA SELECCIONADA
búsqueda de sonoridades místicas. Salvo indicación expresa, todas las grabaciones son con la Orquesta Bruckner
Después de trabajar como director de Linz
titular de pequeñas orquestas america-
nas, Russell Davies mostraría una BRUCKNER: Sinfonía nº 4 en mi bemol mayor (1ª versión, 1874). Arte Nova 82876 60488 2.
especial afinidad con el área alemana — Sinfonía nº 8 en do menor (1ª versión, 1884-1887). Arte Nova 82876 62856 2.
y su cultura musical. Fue Generalmu- GLASS: Sinfonía nº 6 “Plutonian Ode”. LAUREN FLANIGAN, soprano. Orange Mountain
sikdirektor en Stuttgart (1980-1987) y Music OMM0020.
Bonn (1987-1995), y de 1997 a 2002 — Sinfonía nº 8. Orange Mountain Music OMM0028.
director titular de la Orquesta Sinfóni- HOLST: Los planetas. Coro Mozart del Conservatorio de Linz. Chesky SACD 234.
ca de la Radio de Viena, con la que no HINDEMITH: In Sturm und Eis (Música para orquesta de salón en 6 actos). DEUTSCHES
sólo cultivó el repertorio sinfónico SYMPHONIE-ORCHESTER BERLIN. RCA CD 09026 68147 2 (Premio de la Crítica Discográfica Alemana).
sino que también presentó en la Kon- SCHWERTSIK: Sinfonía-Sinfonietta. Concierto para violín nº 2. Schrumpf-
zerthaus varias óperas infrecuentes en Symphonie. Roald Dahl’s. CHRISTIAN ALTENBURGER, violín. KURT SCHWERTSIK. ORQUESTA
versión de concierto, como Edipo Re SINFÓNICA DE LA RADIO DE VIENA. Oehms OC 342.
de Leoncavallo o The Firebrand of
Venice de Kurt Weill. Desde 1997 es Para el sello Arte Nova se está realizando actualmente el que hasta la fecha
profesor de dirección de orquesta en es el más ambicioso proyecto discográfico de la Orquesta Bruckner, la graba-
el Mozarteum de Salzburgo. ción completa de las Sinfonías de Anton Bruckner bajo la dirección de Dennis
Ha dirigido regularmente en los Russell Davies. El ciclo comenzó con las Sinfonías nºs 4 y 8, y ha proseguido
grandes teatros de ópera de Múnich, con las nºs 1, 2 y 3. La Sinfonía nº 2 se ha grabado en la segunda versión (ver-
Hamburgo, París, Nueva York (Metro- sión de Viena) de 1877.

10
SANZKONZERT, S.A.
AVANCE TEMPORADA 2007-2008
ORQUESTA FILARMÓNICA DE LIEJA
Director: Louis Langrée
Programa 1:
Sinfonía nº 1 “Clásica”- S. Prokofiev
Concierto para violonchelo N.1 - D. Shostakovich
Sinfonía N. 2 - J. Brahms Truls Mork
Programa 2:
Obertura trágica - J.Brahms
Concierto para violonchelo - R. Schumann
Sinfonía en Re menor - C. Franck
Fechas: 16 al 19 octubre 2007 con Truls Mork, violonchelo
20 al 25 octubre 2007 con Anne Gastinel, violonchelo Anne Gastinel Louis Langrée

BERLINER BACH AKADEMIE


Director: Heribert Breuer
Programa:
Pastoral “Acis y Galatea”- G.F. Haendel
Cantata dramática “Apolo y Dafne”- G.F. Haendel
Fechas: del 12 al 19 diciembre 2007

El CABALLERO DE LA ROSA
Música: R. Strauss
Ópera Estatal de Gdansk
Director musical: Eckart Manke
Director de escena: Günter Mayr
Escenografía: Jacek Mocny
Fechas: 15 enero al 3 febrero 2008

KONZERTHAUSORCHESTER BERLIN
(antes Orquesta Sinfónica de Berlín)
Director: Lothar Zagrosek
Solistas: Tanja Tetzlaff, violonchelo
Severin von Eckartstein, piano
Programa 1:
Sinfonía N. 3 - F. Schubert
Lothar Zagrosek Concierto en Do mayor - J. Haydn
Sinfonía N. 6 - A. Bruckner
Programa 2:
Sinfonía N. 88 - J. Haydn
Capriccio para piano -I. Stravinski
Variaciones sinfónicas para piano - C. Franck
Sinfonía N. 3 - R. Schumann
Fechas 5 al 15 febrero 2008

CAPELLA REGIA PRAGA (conjunto de música antigua)


Director: Robert Hugo
Programa 1:
Responsorio per Hebdomana Sancta - J.D. Zelenka
El Diluvio Universal - G. Carissimi
Programa 2:
Immisit Dominus, ó 4 Responsorios de Viernes Santo - J.D. Zelenka
Jesús, Alfa y Omega -V. Alberici
El Diluvio Universal -G. Carissimi
Fechas: 10 al 16 marzo 2008

HUNGARIAN SYMPHONY ORCHESTRA


Director: Andras Ligeti
Programa 1:
Sinfonia N. 104 “Dudlesack” - J. Haydn
El Castillo de Barbazul - B. Bartok
Programa 2:
Obertura de Semiramis - G. Rossini
Suite “El Mandarin Maravilloso”- B. Bartok
Sheherazade op. 35 - N. Rimsky-Korsakov
Andras Ligeti Fechas: 11 al 21 mayo 2008

Pau Claris, 113, 1º2ª – 08009 Barcelona – Telf. 934.873.833 - Web: www.sanzkonzert.es – e-mail: sanz@sanzkonzert.es
AGENDA

Ciclo Arriaga
AGENDA ARRIAGA EN LA REPÚBLICA CHECA

O
rganizado por la Conservatorio Janácek el 25-
Embajada de Espa- IX-2006, Praga en la Sala
ña en Praga ha Martinu del Palacio Lichtens-
tenido lugar un tejn el 2-X-2006 y Brno en la
ciclo de cuatro conciertos Sala del Monasterio de Brno
para conmemorar el segun- el 9-X-2006, con la particula-
do centenario del nacimien- ridad de que en cada con-
to de Juan Crisóstomo de cierto tocaban tres cuartetos
Arriaga (1806-1826). El pri- distintos: Cuarteto Rubín el
mer concierto, 13-VI-2006 en Primer Cuarteto, Cuarteto
la sala del Museo de la Músi- Janácek el Segundo Cuarteto
ca Checa en Praga, estuvo y Cuarteto Stamic el Tercer
dedicado a la obra orquestal Cuarteto. Tuvimos la oportu-
e interpretado por la nidad de asistir a los dos últi-
Orquesta Filarmónica de mos conciertos y el éxito fue
Cámara de Praga que pro- total, tanto por la numerosa
gramó la Serenata para asistencia que desbordó las
orquesta de cuerdas, op. 6, previsiones como por la aco-
de J. Suk, la Obertura pasto- gida de unas obras que eran
ral (1824) y la Sinfonía para nuevas para un público tan
gran orquesta (1824) de J. C. experimentado. y eso sin
de Arriaga. En los tres con- olvidar la calidad de las
ciertos siguientes se progra- interpretaciones. Nuestra
maron los Tres Cuartetos del más sincera felicitación a la
músico bilbaíno en tres ciu- Embajada en Praga y a todos
dades, Ostrava en la Sala del sus colaboradores.

Premiados Biennale
CERHA Y FURRER, LEÓN DE ORO DE VENECIA

E
l compositor y director FRIEDRICH CERHA
de orquesta austriaco
Friedrich Cerha ha
recibido el León de
Oro de la Biennale de Vene-
cia como premio a toda su
trayectoria artística. Cerha
nació en Viena en 1926, y
allí fundó el conjunto Die
Reihe, imprescindible para
seguir la evolución de la cre-
ación musical de los últimos
cincuenta años. Ha enseña-
do en la Hochschule für
Musik de Viena y dirigido
las mejores orquestas del
mundo. El trabajo compositi-
vo de Cerha abarca la esce-
na y la sala de conciertos,
con obras como la ópera
Baal. Pero lo que otorgó a
su nombre una mayor reso-
nancia fue el hecho de con- tor suizo Beat Furrer (1954) mente, de la Deutsche Opera
cluir la ópera Lulu, de Alban obtuvo el León de Oro dedi- am Rhein y del Teatro La
Berg, presentada por vez cado a la música de hoy por Fenice; Xavier Güell, director
primera con el tercer acto su obra Fama, escrita en de musicadhoy; Jonathan
completo en París, en 1979, 2005. El jurado estuvo com- Reekie, director del Festival
después de diecisiete años puesto por Tobias Richter y de Aldeburgh y Lyndon
de trabajo. Giampaolo Vianello, Terracini, director del Festival
Por su parte, el composi- sobreintendentes, respectiva- de Brisbane.

12
AGENDA

Necrología
ARMIN JORDAN

E
n la noche del 19 de septiembre se
apagó en Basilea el gran director de
orquesta suizo Armin Jordan. Como
ha referido Georges Delnon, director
del Teatro de Basilea, Jordan fue golpeado
por un síncope el viernes 15 de septiembre
mientras dirigía la primera representación
de El amor de las tres naranjas de Sergei
Prokofiev, con dirección escénica de sus
queridos y fieles colaboradores de larga
fecha Patrice Caurier y Moshe Leiser. Des-
pués del ataque, el director de orquesta fue
rápidamente trasladado al hospital y la
representación prosiguió bajo la batuta de
Lutz Rademacher. La noticia de la muerte
fue dada a conocer en la mañana del 20 de
septiembre por la Orquesta de París, con la
que estaban previstos tres conciertos en
París y Besançon. Nacido el 9 de abril de
1932 en Lucerna, Armin Jordan estudió en
Lausana y Ginebra. En 1961 era ya director
del Teatro de Bienne, en 1963 de la Ópera
de Zúrich, de 1968 a 1971 lo encontramos
como director musical del Teatro de St.
Gallen y desde 1971 a 1989 del Teatro de
Basilea. Paralelamente, de 1973 a 1985 fue
director artístico y musical de la Orquesta
de Cámara de Lausana y de 1985 a 1997
director artístico de la Suisse Romande, el
primer director en encargarse de estas tare-
as después del abandono de las funciones
por parte de Ernest Ansermet, llevando a
estas dos orquestas de gira por todo el
mundo y poniéndose al mismo tiempo al
frente de las formaciones sinfónicas inter-
nacionales más prestigiosas. Sin embargo,
ha sido a la Ópera de Lausana y al Gran
Teatro de Ginebra a los que Armin Jordan
ha dedicado la mayor parte de sus energí-
as, regresando en cierto sentido a sus orí-
genes en la última etapa de su vida. Será
para nosotros inolvidable en especial la
realización del Anillo wagneriano comple-
to, junto a Caurier y Leiser, a finales de los
años noventa. Últimamente había dirigido
también Parsifal y Tristan und Isolde y por
lo que respecta a la primera también diri-
gió la banda sonora del film homónimo de
Javier del Real

Hans Jürgen Syberberg de 1982, interpre-


tando al mismo tiempo el papel de Amfor-
tas, personaje al que a veces se parecía en
la vida. También se dedicó a Claude
Debussy, a los títulos más raros del teatro
musical de Shostakovich y luego a los compositores de la lla- de la Ópera de Montecarlo. Pero en lo que quizá fuera verda-
mada Entartete Musik, de Zemlinsky a Schoenberg, a Erich deramente único este gran artista fue por su extraordinaria
Wolfgang Korngold, cuya ejecución de Die tote Stadt fue su humanidad, el diálogo siempre claro, sereno y abierto con los
último saludo al Gran Teatro de Ginebra. En 1996, recibió la músicos, los directores de escena, artistas, coreógrafos, con
medalla Genève reconnaissante y en 2000 fue galardonado los cuales era prácticamente imposible que disputase o tuviera
con la Légion d’honneur del Gobierno francés. No faltaban incomprensiones. Una lección de arte y de vida que será
tampoco Mozart y Puccini en su repertorio, y en lo que con- seguramente recogida por su hijo, el joven director prodigio
cierne al público parisiense, muchos recordarán su Viuda Philippe Jordan, cuya actividad comienza a ser conocida a
alegre de Lehár en la Ópera Bastilla y Der Rosenkavalier en nivel internacional.
el Châtelet. Muy estrecha también la relación con la Orques-
ta Filarmónica de Radio Francia y con la Orquesta Nacional Giacomo Di Vittorio

13
AGENDA

Del Liceu al Palau

GRABAR CON BUEN TINO

L
a Orquestra Simfònica
de Barcelona i Nacio-
nal de Catalunya
(OBC) comienza a
poner un poco de orden en
su actividad discográfica.
Nunca ha estado muy clara
su política artística en este
sentido, ni por el rumbo fija-
do por sus gestores, ni por
las líneas marcadas por sus
anteriores directores titula-
res, desde la lejana etapa
del desaparecido García
Navarro a la de Ernest Martí-
nez Izquierdo, pasando por
la muy prolífica etapa de
Lawrence Foster, la disco-
grafía del conjunto catalán
se ha enriquecido notable-
mente, pero de forma bas- grammy por la Fantasía por EMI, Auvidis y Claves autores vivos en los proyec-
tante caótica y dispersa: hay, Carmen en el mismo (Falla, Gerhard, Montsalvat- tos discográficos, y no me
incluso, discos en sellos que sello)— y nos parece muy ge y otros), a las que no refiero sólo a los más vetera-
no se han distribuido en el saludable que así sea (el puede renunciar una nos, sino a las nuevas gene-
mercado español. palmarés de grammys de la orquesta de titularidad públi- raciones de compositores —
Si repasamos sus últimas OBC se completa con La ca que, no lo olvidemos, tie- y compositoras— que pug-
grabaciones encontramos dolores, de Bretón (Decca). ne asignado un periodo de nan por hacerse un hueco
de todo, como en botica. La Junto a estas recientes grabaciones en su agenda de en el mercado del disco.
nominación como mejor propuestas, destacan la cola- servicios anual. También la Ampliar el arco de composi-
disco clásico del año en la boración en la serie de com- OBC, como tantas formacio- tores, dar más cancha a la
próxima edición de los Pre- positores españoles en nes europeas, ha decidido cantera de solistas y a los
mios Grammy latinos del Naxos, con especial protago- editar sus propios discos, propios solistas de la OBC,
álbum George Gershwin nismo de las obras de Leo- aunque los dos primeros ordenar prioridades y buscar
con Michel Camilo y direc- nard Balada (otro brillante volúmenes, dedicados a alianzas estables con sellos
ción de Martínez Izquierdo orquestador, por cierto) y la autores catalanes, son ejem- que garanticen una buena
(Telarc) no deja de ser un nueva línea de colaboración plares promocionales, no distribución en el mercado
elocuente testimonio de la emprendida junto a Harmo- para la venta. El más recien- nacional e internacional no
vocación de llegar al gran nia Mundi Ibérica, en la que te, dirigido por Brotons, serían malos objetivos a la
público. También busca el ya han aparecido monográfi- contiene obras de Joaquim espera de que el nuevo titu-
éxito comercial el disco cos consagrados a Joan Serra, Lluís Benejam. Ricard lar, el japonés Eiji Oue, defi-
Tango in Blue bajo la batuta Guinjoan, Salvador Brotons Lamote de Grignon y Joa- na con más precisión sus
de José Serebrier en BIS — y José María Sánchez-Verdú. quim Zamacois. ideas sobre este tema.
con este brillante director y Son propuestas, como lo Quizá convendría
orquestador se llevaron un fueron las editadas en su día aumentar la presencia de Javier Pérez Senz

Grandes Intérpretes
UN VIEJO AMIGO

E
l ciclo correspondiente los grandes asiduos de la temprana originalidad Sona-
al año 2006 de la serie propuesta madrileña, Chris- ta nº 4, y Schubert, una de
Grandes Intérpretes, tian Zacharias. Cada concier- las grandes Sonatas finales,
que organiza la Funda- to del gran pianista alemán la D. 959.
ción Scherzo, con el patroci- es una fiesta para los aficio-
nio de El País y la colabora- nados, que conocen y apre- Madrid. Auditorio
ción del Ministerio de Cultu- cian su arte desde hace Nacional. 21-XI-2006.
ra y la Fundación Hazen muchos años. El programa Christian Zacharias,
Hosseschrueders, se encuen- reúne obras de Schumann, piano. Obras de
tra ya muy avanzado. En las Kinderszenen, Beetho- Schumann, Beethoven y
Marce Morante

noviembre, nos visita uno de ven, la sorprendente por su Schubert.

14
AGENDA

En la muerte de Agustín Muñoz


HASTA SIEMPRE, AGUS

sensible y exquisito cuya famosa colección de músicos en


general y directores de orquesta en particular es uno de los
legados más importante de la vida musical madrileña de los
últimos veinticinco años. Como siempre suele ocurrir en
este país, la colección no se quedará en España y será
enviada a una fundación alemana que oportunamente
daremos a conocer, “donde seguro que la saben apreciar
mejor que aquí”, como él mismo dijo cuando tomó la deci-
sión de exportarla poco antes de dejarnos. Las magníficas
fotos de Celibidache, Giulini, Sanderling, Inbal, Markevich,
Arrau, Maazel, Rostropovich y muchos otros siempre fue-
ron proyecto de un libro frustrado en sus sucesivos inten-
tos de publicación. Algunos artículos que elaboramos para
acompañar este valioso material gráfico se quedaron igual
que las fotos mismas, en el correspondiente cajón.
Agustín nunca fue ni acomodaticio ni persona fácil de

D
ifícil empeño el hacer una necrológica de un ami- tratar. Crítico, incisivo, en ocasiones con un humor soca-
go de toda la vida, de un socio fundador de esta rrón y sarcástico que no todo el mundo era capaz de com-
revista con el que el firmante estaba unido además prender ni soportar, se granjeó frecuentes enemistades en
por un trabajo en común, unos gustos artísticos el mundo de la música, hasta el extremo, entre otras cosas,
similares, unas charlas políticas a menudo discrepantes y de que la intendencia del Auditorio Nacional le impidió el
subidas de tono (siempre enriquecedoras) y, sobre todo, acceso a sus dependencias para hacer su trabajo correcta-
por un profundo amor a la música, de la que hablábamos mente. Incómodo para los capitostes de turno, nunca se
incansablemente en muchos momentos del trabajo cotidia- casó con nadie y nunca vendió su independencia a cambio
no con temas, compositores, situaciones, discos e intérpre- de las sustanciosas prebendas que suelen estar presentes
tes que a ambos nos fascinaban, ironizando también muy a en este mundillo. Un extraño caso de probidad y honradez,
menudo sobre los talibán de turno que pretenden que la además de ejemplo para todos. Y como en el caso de Car-
afición comulgue con ruedas de molino. Recibí un verda- los Kleiber, querido Agus, ya me he pasado de las treinta
dero shock cuando me dieron la noticia de que un infarto líneas y aquí tampoco se casan con nadie. Por tanto, hasta
fulminante había acabado con él en su casa de Madrid. El siempre, amigo.
26 de octubre hubiese cumplido 59 años.
Al lector de SCHERZO quizá no le suene este fotógrafo Enrique Pérez Adrián

Necrología
ALMUDENA CANO

E
l pasado tres de octu- publicación especializada de nalidad como la suya. La
bre, a los cincuenta y una altura y rigor absoluta- muerte nos ha arrebatado
cinco años, fallecía en mente únicos, no ya en una mujer que dedicaba la
Madrid Almudena España, sino en toda Europa. misma atención y energía a
Cano: pianista de sonido Otros empeños como los todas las facetas de su arte y
poderoso y gran expresivi- Cursos para Jóvenes Pianis- que jamás transigió con la
dad, ejercía desde su cátedra tas de Lucena (y el festival mediocridad burocrática ni
en el Conservatorio Superior musical que los prolonga) con la tentación del protago-
de Madrid un magisterio que llegaron a buen puerto gra- nismo. Era una persona inca-
formó una generación de cias exclusivamente a su paz de la hipocresía o el
intérpretes entre los que hay tenacidad. Su actitud reivin- compadreo, pero también
nombres de la categoría de dicativa y su combativa luci- era un ser humano lleno de
Miguel Ituarte. Su compromi- dez se plasmaron en los generosidad, amor y delica-
so con la enseñanza le llevó manifiestos sobre las ense- deza y de una honradez pro-
a crear en 1987, junto con ñanzas musicales que firma- fesional y cívica absoluta-
Avelina López Chicheri, pro- ron todos los premios nacio- mente insobornables. Con su
puestas de tanta originalidad nales de música: textos des- entrega absoluta, Almudena
y eficacia como el Aula de enmascaradores de la barba- Cano dio, literalmente, su
Música de Alcalá de Hena- rie didáctica oficial que los vida por la música. Su ejem-
res, por la que han pasado interesados pueden leer (y plo artístico y su compromiso
las voces más cualificadas de suscribir) en www.almude- personal marcarán siempre
la música mundial (tanto en nacano.com. la docencia y que, además, un ideal para cuantos goza-
el terreno de la interpreta- No es común que el desarrolle tan persistente ron del privilegio de su trato.
ción como en el del análisis), intérprete cultive también (y activismo, y por ello resulta-
y la revista Quodlibet, una con igual fortuna) la teoría y ba tan admirable una perso- José Luis Téllez

16
MADRID, 2007 TILL FELLNER
5
CONCIERTO

6
piano Martes, 24 de abril
19:30 horas

J. S. BACH
15 Zweistimmige Inventionen, BWV 772-786 (1723) ALFRED BRENDEL CONCIERTO
L.V. BEETHOVEN piano

www.scherzo.es
Sonata nº 16 en sol mayor, op. 31, nº 1 (1802) Martes, 22 de mayo
19:30 horas
E. CARTER
Organizado por la 90+ (1994)
J. HAYDN
FUNDACIÓN SCHERZO, R. SCHUMANN
Sonata nº 33 en do menor, Hob. XVI/20 (1788)
Kreisleriana, op. 16 (1838)
con el patrocinio LV. BEETHOVEN
del diario EL PAÍS Sonata nº 31 en la bemol mayor, op. 110 (1821)

7
y la colaboración del R. SCHUBERT
Impromptu nº 1 en fa menor, op. 142, D 935 (1827)
Ministerio de Cultura (INAEM) Impromptu nº 3 en si bemol mayor, op. 142, D 935 (1827)
y la Fundación Hazen-Hosseschrueders W.A. MOZART
Sonata nº 14 en do menor, K 457 (1784)
GARRICK OHLSSON CONCIERTO
piano Martes, 5 de junio
19:30 horas
ORGANIZA: PATROCINA:

8
LV. BEETHOVEN
Sonata nº 1 en fa menor, op. 2, nº 1 (1796)
J. BRAHMS
Variaciones sobre un tema de Haendel, op. 24 (1861)
F. CHOPIN
Barcarola en fa sostenido menor, op. 60, KK 807-814 (1845-46) PIOTR ANDERSZEWSKI

1
CONCIERTO
Mazurca en do sostenido menor, op. 50, nº 3, KK. 708-722 (1842) piano
Sonata nº 3 en si menor, op 58, KK 783-790 (1844) Martes, 26 de junio
19:30 horas

PROGRAMA POR DETERMINAR


ELISABETH LEONSKAJA CONCIERTO
piano Miércoles, 17 de enero
19:30 horas
NOTA IMPORTANTE: Todos los intérpretes, programas

2
F. LISZT y fechas son susceptibles de modificación.
Sonetos 123 y 104 del Petrarca (1847)
(N.OS 6 y 4 de los Années de Pèlerinage, Deuxième année: Italia, S 161)
P. CHAIKOVSKI
ABONOS Y LOCALIDADES:
Sonata nº 2 en sol mayor, op. 37, “Grande Sonate” (1879)
F. CHOPIN
GRIGORI SOKOLOV CONCIERTO TIPOS DE ABONOS: ADQUISICIÓN DE NUEVOS ABONOS:
Scherzo nº 1 en si menor, op. 20, KK 250-254 (1831-32) piano Lunes, 12 de febrero
1. Se establecen dos tipos de abonos a precio reducido para los ocho conciertos del ciclo. 1. Se podrán adquirir nuevos abonos, si los hubiere, una vez terminado el plazo de reno-
Scherzo nº 2 en si bemol menor, op. 31, KK 505-509 (1837) 19:30 horas
2. El abono normal (25% de descuento) está destinado al público en general. El vación de los mismos, cumplimentando el boletín de adquisición de nuevos abonos. Los
Nocturno en re bemol mayor, op. 27, nº 2, KK 357-369 (1835) abono de suscriptor (35% de descuento) sólo lo podrán adquirir los suscriptores de suscriptores de la revista SCHERZO y los abonados al Ciclo de Jóvenes Intérpretes
Scherzo nº 3 en do sostenido menor, op. 39, KK 610-614 (1839) PROGRAMA POR DETERMINAR la revista SCHERZO, que se encuentren al corriente de pago de su suscripción anual (por ese orden) tendrán prioridad sobre el público en general para adquirir los abonos
Scherzo nº 4 en mi mayor, op. 54, KK 744-748 (1842) para el año 2007. disponibles. Los suscriptores de la revista SCHERZO solo podrán comprar un máximo
de dos abonos a precio especial de suscriptor.

3
PRECIO DE LOS ABONOS Y DE LAS LOCALIDADES 2. El boletín para adquirir nuevos abonos se podrá enviar por correo a nuestras oficinas,
por fax al número 91.726.18.64 (las 24 horas del día) o hacer su solicitud por teléfono

4
llamando al 91.725.20.98 (de 10:00 a 15:00 horas de lunes a viernes, excepto festivos),
ZONA ABONO ABONO LOCALIDADES por correo electrónico a la dirección fundacion@scherzo.es, o rellenando un boletín en
NORMAL SUSCRIPTOR (Venta Libre) nuestra página WEB www.scherzo.es. A partir del 20 de noviembre comenzarán a adju-
VADIM REPIN violín dicarse los abonos no renovados, por estricto orden de llegada de las peticiones.
CONCIERTO A 270€ 234€ 45€
NICOLAI LUGANSKY piano Miércoles, 21 de febrero IVO POGORELICH CONCIERTO
B
C
222€
180€
193€
156€
37€
30€
VENTA LIBRE DE LOCALIDADES:
19:30 horas
piano D 138€ 120€ 23€ Las localidades sobrantes, si las hubiere, que hayan quedado sin vender por el sis-
Martes, 20 de marzo tema de abono, se podrán adquirir en las taquillas del Auditorio Nacional de Músi-
L. JANÁČEK 19:30 horas ca, en la red de teatros del INAEM (dentro de los horarios habituales de despacho
RENOVACION DE ABONOS:
Sonata para violín y piano (1922) de cada sala) y mediante el sistema de venta telefónica de Serviticket en el número
L.V. BEETHOVEN PROGRAMA POR DETERMINAR 1. La renovación de abonos consiste en adjudicarle para el XII Ciclo de Grandes Intér- 902.33.22.11, de 8:00 a 24:00 horas, Servicaixa y Servicajeros de La Caixa. Teléfono
Sonata nº 7 para violín y piano en do menor, op. 30, nº 2 (1802) pretes las mismas localidades que usted tiene actualmente. de información 91.337.01.40.
R. STRAUSS 2. Los actuales abonados al Ciclo de Grandes Intérpretes recibirán por correo antes VENTA ANTICIPADA para cualquiera de los ocho conciertos del ciclo a partir del martes,
del 21 de octubre de 2006, de acuerdo con los datos que figuran en nuestro archivo de
Sonata para violín y piano en mi bemol mayor, op. 18 (1887) 9 de enero de 2007.
abonados, un boletín de renovación con la forma de pago, la fecha y el lugar donde podrán
retirar sus nuevos abonos. La renovación la podrán hacer todos los abonados, con inde- Forma de pago: las localidades de venta libre se podrán adquirir en efectivo o mediante tar-
pendencia de si son suscriptores o público en general. Si después del 21 de octubre usted jeta de crédito American Express, Dinners Club, Eurocard, Master Card, Servired y Visa.
no hubiera recibido el boletín de renovación en su domicilio, le rogamos que se ponga en
contacto con nosotros en el teléfono 91.725.20.98 de lunes a viernes en horario de 10:00 FUNDACIÓN SCHERZO (Ciclo de Grandes Intérpretes)
AUDITORIO NACIONAL a 15:00 horas, excepto festivos; mediante fax en el número 91.726.18.64 o por correo C/ Cartagena, MADRID www.scherzo.es
DE MÚSICA electrónico en la dirección fundacion@scherzo.es durante las 24 horas del día. Teléfono de información: 91.725.20.98 Correo electrónico: fundacion@scherzo.es
3. El plazo de renovación de abonos concluirá el viernes 10 de (para consultas o sugerencias sobre la renovación y/o venta de nuevos abonos del XII Ciclo de
sala sinfónica
noviembre de 2006. Se considerará la renuncia de los abonos si el boletín de Grandes Intérpretes)
renovación no ha sido devuelto a nuestras oficinas antes de esa fecha. Horario de atención al público de lunes a viernes, excepto festivos, de 10:00 a 15:00 horas.
MADRID, 2007 TILL FELLNER
5
CONCIERTO

6
piano Martes, 24 de abril
19:30 horas

J. S. BACH
15 Zweistimmige Inventionen, BWV 772-786 (1723) ALFRED BRENDEL CONCIERTO
L.V. BEETHOVEN piano

www.scherzo.es
Sonata nº 16 en sol mayor, op. 31, nº 1 (1802) Martes, 22 de mayo
19:30 horas
E. CARTER
Organizado por la 90+ (1994)
J. HAYDN
FUNDACIÓN SCHERZO, R. SCHUMANN
Sonata nº 33 en do menor, Hob. XVI/20 (1788)
Kreisleriana, op. 16 (1838)
con el patrocinio LV. BEETHOVEN
del diario EL PAÍS Sonata nº 31 en la bemol mayor, op. 110 (1821)

7
y la colaboración del R. SCHUBERT
Impromptu nº 1 en fa menor, op. 142, D 935 (1827)
Ministerio de Cultura (INAEM) Impromptu nº 3 en si bemol mayor, op. 142, D 935 (1827)
y la Fundación Hazen-Hosseschrueders W.A. MOZART
Sonata nº 14 en do menor, K 457 (1784)
GARRICK OHLSSON CONCIERTO
piano Martes, 5 de junio
19:30 horas
ORGANIZA: PATROCINA:

8
LV. BEETHOVEN
Sonata nº 1 en fa menor, op. 2, nº 1 (1796)
J. BRAHMS
Variaciones sobre un tema de Haendel, op. 24 (1861)
F. CHOPIN
Barcarola en fa sostenido menor, op. 60, KK 807-814 (1845-46) PIOTR ANDERSZEWSKI

1
CONCIERTO
Mazurca en do sostenido menor, op. 50, nº 3, KK. 708-722 (1842) piano
Sonata nº 3 en si menor, op 58, KK 783-790 (1844) Martes, 26 de junio
19:30 horas

PROGRAMA POR DETERMINAR


ELISABETH LEONSKAJA CONCIERTO
piano Miércoles, 17 de enero
19:30 horas
NOTA IMPORTANTE: Todos los intérpretes, programas

2
F. LISZT y fechas son susceptibles de modificación.
Sonetos 123 y 104 del Petrarca (1847)
(N.OS 6 y 4 de los Années de Pèlerinage, Deuxième année: Italia, S 161)
P. CHAIKOVSKI
ABONOS Y LOCALIDADES:
Sonata nº 2 en sol mayor, op. 37, “Grande Sonate” (1879)
F. CHOPIN
GRIGORI SOKOLOV CONCIERTO TIPOS DE ABONOS: ADQUISICIÓN DE NUEVOS ABONOS:
Scherzo nº 1 en si menor, op. 20, KK 250-254 (1831-32) piano Lunes, 12 de febrero
1. Se establecen dos tipos de abonos a precio reducido para los ocho conciertos del ciclo. 1. Se podrán adquirir nuevos abonos, si los hubiere, una vez terminado el plazo de reno-
Scherzo nº 2 en si bemol menor, op. 31, KK 505-509 (1837) 19:30 horas
2. El abono normal (25% de descuento) está destinado al público en general. El vación de los mismos, cumplimentando el boletín de adquisición de nuevos abonos. Los
Nocturno en re bemol mayor, op. 27, nº 2, KK 357-369 (1835) abono de suscriptor (35% de descuento) sólo lo podrán adquirir los suscriptores de suscriptores de la revista SCHERZO y los abonados al Ciclo de Jóvenes Intérpretes
Scherzo nº 3 en do sostenido menor, op. 39, KK 610-614 (1839) PROGRAMA POR DETERMINAR la revista SCHERZO, que se encuentren al corriente de pago de su suscripción anual (por ese orden) tendrán prioridad sobre el público en general para adquirir los abonos
Scherzo nº 4 en mi mayor, op. 54, KK 744-748 (1842) para el año 2007. disponibles. Los suscriptores de la revista SCHERZO solo podrán comprar un máximo
de dos abonos a precio especial de suscriptor.

3
PRECIO DE LOS ABONOS Y DE LAS LOCALIDADES 2. El boletín para adquirir nuevos abonos se podrá enviar por correo a nuestras oficinas,
por fax al número 91.726.18.64 (las 24 horas del día) o hacer su solicitud por teléfono

4
llamando al 91.725.20.98 (de 10:00 a 15:00 horas de lunes a viernes, excepto festivos),
ZONA ABONO ABONO LOCALIDADES por correo electrónico a la dirección fundacion@scherzo.es, o rellenando un boletín en
NORMAL SUSCRIPTOR (Venta Libre) nuestra página WEB www.scherzo.es. A partir del 20 de noviembre comenzarán a adju-
VADIM REPIN violín dicarse los abonos no renovados, por estricto orden de llegada de las peticiones.
CONCIERTO A 270€ 234€ 45€
NICOLAI LUGANSKY piano Miércoles, 21 de febrero IVO POGORELICH CONCIERTO
B
C
222€
180€
193€
156€
37€
30€
VENTA LIBRE DE LOCALIDADES:
19:30 horas
piano D 138€ 120€ 23€ Las localidades sobrantes, si las hubiere, que hayan quedado sin vender por el sis-
Martes, 20 de marzo tema de abono, se podrán adquirir en las taquillas del Auditorio Nacional de Músi-
L. JANÁČEK 19:30 horas ca, en la red de teatros del INAEM (dentro de los horarios habituales de despacho
RENOVACION DE ABONOS:
Sonata para violín y piano (1922) de cada sala) y mediante el sistema de venta telefónica de Serviticket en el número
L.V. BEETHOVEN PROGRAMA POR DETERMINAR 1. La renovación de abonos consiste en adjudicarle para el XII Ciclo de Grandes Intér- 902.33.22.11, de 8:00 a 24:00 horas, Servicaixa y Servicajeros de La Caixa. Teléfono
Sonata nº 7 para violín y piano en do menor, op. 30, nº 2 (1802) pretes las mismas localidades que usted tiene actualmente. de información 91.337.01.40.
R. STRAUSS 2. Los actuales abonados al Ciclo de Grandes Intérpretes recibirán por correo antes VENTA ANTICIPADA para cualquiera de los ocho conciertos del ciclo a partir del martes,
del 21 de octubre de 2006, de acuerdo con los datos que figuran en nuestro archivo de
Sonata para violín y piano en mi bemol mayor, op. 18 (1887) 9 de enero de 2007.
abonados, un boletín de renovación con la forma de pago, la fecha y el lugar donde podrán
retirar sus nuevos abonos. La renovación la podrán hacer todos los abonados, con inde- Forma de pago: las localidades de venta libre se podrán adquirir en efectivo o mediante tar-
pendencia de si son suscriptores o público en general. Si después del 21 de octubre usted jeta de crédito American Express, Dinners Club, Eurocard, Master Card, Servired y Visa.
no hubiera recibido el boletín de renovación en su domicilio, le rogamos que se ponga en
contacto con nosotros en el teléfono 91.725.20.98 de lunes a viernes en horario de 10:00 FUNDACIÓN SCHERZO (Ciclo de Grandes Intérpretes)
AUDITORIO NACIONAL a 15:00 horas, excepto festivos; mediante fax en el número 91.726.18.64 o por correo C/ Cartagena, MADRID www.scherzo.es
DE MÚSICA electrónico en la dirección fundacion@scherzo.es durante las 24 horas del día. Teléfono de información: 91.725.20.98 Correo electrónico: fundacion@scherzo.es
3. El plazo de renovación de abonos concluirá el viernes 10 de (para consultas o sugerencias sobre la renovación y/o venta de nuevos abonos del XII Ciclo de
sala sinfónica
noviembre de 2006. Se considerará la renuncia de los abonos si el boletín de Grandes Intérpretes)
renovación no ha sido devuelto a nuestras oficinas antes de esa fecha. Horario de atención al público de lunes a viernes, excepto festivos, de 10:00 a 15:00 horas.
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 20

ACTUALIDAD
ALICANTE

Estado de la composición española


ACTUALIDAD EL CENTRO DE LA MODERNIDAD
Alicante. Castillo de Santa Bárbara. 20-IX-2006. Elena Montaña, mezzo; María José
Sánchez, soprano. Voz dramática. Teatro Arniches. 21-IX-2006. Camerata de Madrid.
Director: Pascual Osa. Obras de Lutoslawski, Medina, De la Cruz, Martínez y Berg. 23-IX-
2006. Grup Instrumental de Valencia. Director: Joan Cerveró. Carlos Apellániz, piano.
Obras de Del Puerto, Cerveró y Lindberg.
ALICANTE
El pasado 20 de septiem-

Fotos: Xavi M. Miró


bre se inauguró la 22
edición del Festival de
Música de Alicante
(antes Internacional y
Contemporáneo, adjeti-
vos que ahora desapare-
cen por sobreentendidos).
Para la ocasión contaron con
el Castillo de Santa Bárbara
por vez primera, aunque, en
palabras de su director Jorge
NAC I O NA L

Fernández Guerra, “no la


última” dado el éxito de aco-
gida y lo singular del lugar.
Las voces de Elena Montaña
y María José Sánchez, habi-
tuales de la muestra, quizá Elena Montaña y María José Sánchez
por lo complejo del reperto-
rio contemporáneo en el pero efectista que hizo muy Loriga, Sebastián Mariné,
que están especializadas, amena la presentación. Mario Carro, Jesús Torres,
presentaron un programa de Varias generaciones de com- Mariné, Mercedes Zabala y el
nueve compositores hispa- positores españoles, desde el argentino Juan María Solare,
nos, ocho de ellos presentes más joven Daniel Hurtado demostraron la riqueza de la
por tratarse de encargos del hasta los homenajeados voz humana con los matices
propio Festival, con una Marisa Manchado y García y juegos que le presta la
puesta en escena sencilla Laborda, pasando por Durán nueva música. Aunque fue

XXII Festival de Alicante

INSTRUCCIONES VISUALES
Alicante. Teatro Principal, Teatro Arniches. 28/30-IX-2006. Víctor Ánchel, oboe; Ema
Alexeeva, violín; Alberto Rosado, piano. Academia de Música Contemporánea (JONDE).
Director: Fabián Panisello. Klang Art Berlin: Romain Bischof, barítono; Heike Gneiting,
piano; Jan Schlichte, percusión; Martin Heinze, contrabajo; María de Alvear, vídeo.
Compañía Nacional de Danza 2. Coreógrafos: Nacho Duato, Chevi Muraday. Obras de Del
Puerto, Panisello, Ligeti, De Alvear, Rzewski y Camarero.

T
res partituras concertan- su instrumento. Como mues- final. En la segunda parte, el
tes para diversos instru- tra, la virtuosista cadencia encaje rítmico del endiabla-
mentos solistas ocupa- inserta en la Toccata conclu- do Concierto para piano de
ron el primero de los dos siva; excelente también el Ligeti tuvo en Panisello y
programas dirigidos por ajuste con los miembros de Rosado, magnífico defensor
Fabián Panisello a los jóve- la Academia en el agitado de la abrumadora parte
nes músicos de la Academia Preciso intermedio. Notable solista, unos sobresalientes
de Música Contemporánea igualmente la versión del valedores.
de la JONDE, en la atractiva Concierto para violín (2002) En Gran Sol Alto (13
recta final del Festival de de Panisello, si bien hubiera estudios de tiempo fuerte),
Música de Alicante. En el sido deseable una mayor estreno encargo del CDMC
Concierto para oboe nº 1 transparencia para desentra- debido a la madrileña afinca-
(1992) de David del Puerto, ñar la tupida textura del pri- da en Colonia María de Alve-
Víctor Ánchel superó con mer movimiento; Ema Ale- ar, las ambiciosas intencio-
creces los escollos técnicos xeeva, aplicada intérprete de nes de la autora —construir
del adornado —por momen- la pieza, destacó en la verti- un “Mándala con inspiración
tos agotador— discurso de ginosa cadenza del scherzo íbera” en el que el personaje

20
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 21

ACTUALIDAD
ALICANTE

blanco y negro, obra de del Puerto, con el que com-


contrastes en la que destaca parten el Premio Nacional de
la gran presencia de orienta- Música 2005, Mito. Esta obra,
lismos y uso de diferentes con claras referencias a la
técnicas interpretativas de música modal y a lo griego,
Israel David Martínez, con con una primera parte más
La desintegración del ser, abstracta, los dioses, y otra
mostró su maestría en una más reconocible al oído y
obra en la que la tensión rít- quizá más disfrutable, en la
mica y un canon llevan has- que sentimos que se trata de
ta una riqueza melódica una música para los hom-
desarrollada con pocos ele- bres. Destacables la interpre-
mentos pero muy bien des- tación del violín, el fagot y la
arrollados. percusión. Para terminar, un
El tercer día, en el Teatro estreno del Festival al maes-
Principal, nos encontramos tro Joan Cerveró, que aquí
Grup Instrumental de Valencia con el grupo valenciano por estuvo en un doble papel de
antonomasia, y último Pre- director y compositor con su
muy de agradecer la presen- maestras de Lutoslawski y mio Nacional de Música, el Primera Sinfonía “Tentación
cia escénica de las artistas Webern. Fue destacable el Grup Instrumental de Valen- del vacío”, dedicada al Grup
habría que hacer porque los Concierto para violín “Pací- cia, con su director y funda- Instrumental y compuesta
intentos teatrales dejaran de fico” de Zulema de la Cruz, dor Joan Cerveró. En su pro- especialmente para su luci-
serlo para convertirse en ver- tanto por su dificultad, que grama nos encontramos con miento y también para el dis-
daderas puestas en escena. el solista superó con creces, el primer homenaje, mereci- frute del público. Una músi-
El día 21, en el Teatro como por lo interesante de dísimo, al desaparecido, ca rica en timbres y melodías
Arniches, se presentó en su música, que demuestra la György Ligeti, con su Kam- que demostró que hay
Alicante por primera vez el madurez de la artista en la merkonzert. La presencia muchas maneras de enten-
conjunto de la Camerata de que podemos escuchar foránea se complementó con der la modernidad. Destaca-
Madrid, con su concertino y incluso reminiscencias de la el omnipresente Magnus ble en este concierto el
solista Manuel Guillén, bajo música electroacústica y que Lindberg y su obra Arena II. hecho de que nuestros
la dirección de Pascual Osa. nos lleva a través de una Estas dos obras se caracteri- maestros nacionales no des-
Un complicado concierto, gran riqueza tanto melódica zan por su riqueza tímbrica merecieron en nada y pusie-
aunque demasiado extenso como rítmica hasta lugares que permitió al grupo ron de manifiesto una vez
en duración, en el que los en que la música encuentra demostrar que se encuentra más el gran momento en
tres estrenos de Zulema de su verdadero espacio de en un gran momento musi- que se encuentra nuestra
la Cruz, Juan Medina e expresión, sin necesidad de cal e interpretativo. La otra composición.
Israel David Martínez, se más explicaciones. Juan mitad del concierto se pre-
presentaron entre obras Medina presentó Visiones en sentó con una obra de David Leticia Martín Ruiz

Danza 2 sobre la escena.


Además del ya conocido
Coming Together de Rzews-
ki, con sonido grabado y
una frenética coreografía de
Nacho Duato, el máximo
interés de la sesión radicaba
en el estreno de Instruccio-
nes para dejarse caer al otro
lado del vacío de César
Camarero. La coreografía de
Chevi Muraday, elegante y
sobria, apoyada en blancos y
verdes y sólo enturbiada al
final por el empleo de un
ventilador de presencia
sonora algo excesiva, subra-
Concierto para violín de Panisello e Instrucciones para dejarse caer al otro lado del vacío de Camarero ya la tensión y el misterio, la
refinada paleta tímbrica y la
principal, símbolo del géne- Heike Gneiting, y la belleza desgracia infrecuente en esta sutileza rítmica de la partitu-
ro humano, canta a la natu- de algunas de las imágenes cita alicantina, la velada que ra del madrileño. Una repre-
raleza “en un diálogo con (nubes, olas, árboles…) pro- clausuraba el Festival se sal- sentación cuya próxima
connotaciones eróticas”— se yectadas por las seis panta- dó con un rotundo y justifi- comercialización en DVD
apoyan en unos cimientos llas de vídeo. Convincente cado éxito gracias a la feliz hará, sin duda, mucho por la
musicales tan débiles que el en lo interpretativo pero de conjunción de dos compañí- difusión de una afortunada
extenso edificio se resiente timbre algo opaco, el baríto- as jóvenes, la citada Acade- colaboración que debería
pese a la bondad de los ins- no Romain Bischof. mia de Música Contemporá- tener descendencia.
trumentistas del Klang Art Con un Teatro Principal nea, con Panisello en el foso,
Berlin, en especial la pianista repleto de público, algo por y la Compañía Nacional de Juan Manuel Viana

21
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 22

ACTUALIDAD
BARCELONA

Inauguración de temporada

MATICES E INCOHERENCIAS
Barcelona. Gran Teatre del Liceu. 2-X-2006. Mozart, La clemenza di Tito. Michael Schade, Véronique Gens,
Ofelia Sala, Vesselina Kasarova, Marianna Pizzolato, Umberto Chiummo. Director musical: Sebastian Weigle.
Nueva Coproducción: G. T. Liceu/Oper Leipzig. Director de escena: Francisco Negrín.

Bofill
La temporada operística otros más genéricos. El plan-
BARCELONA

del Liceu se inauguraba teamiento escénico de Fran-


con La clemenza di Tito, cisco Negrín tenía detalles,
obra que sólo ha estado pero pecaba de una cierta
en su programación cua- incoherencia, con un primer
tro veces. Por ello, era acto con una estructura de
esperada con gran inte- metacrilato, situando a distin-
rés, aumentado por el tos niveles a los personajes,
reparto, la dirección musical que al final acaban juntos,
y la nueva propuesta escéni- mientras que en el segundo
ca, que se estrenaba en la presentaba una cierta desola-
ciudad condal. Los resulta- ción, posible por el incendio,
dos fueron en general intere- pero que no acababa de defi-
santes, pero quizá no alcan- nir la acción, con un final,
zaron las expectativas previs- dotado de plantas como de
tas. Entre los cantantes des- Kasarova, Pizzolato y Schade en La clemenza di Tito de Mozart invernadero, que podían
tacaba, por méritos propios tener relación con la actitud
y por sus anteriores éxitos la versión quedó algo oscu- calidad y Humberto Chium- magnánima de Tito, pero
liceístas, Vesselina Kasarova, recida por determinadas mo, correcto, aunque algo quedaba poco convincente.
mezzosoprano que destaca contenciones, que le hicie- apagado. Aparecían también situacio-
por la belleza de su canto, ron perder homogeneidad Sebastian Weigle ha nes incongruentes, como el
por la forma de su expresión en la forma. Véronique Gens demostrado su capacidad de baño de Vitellia o el movi-
y también por la belleza de volvió a mostrar su gran estimular a los músicos y su miento del coro en el segun-
su voz, pero en esta ocasión musicalidad, su capacidad dominio de las partituras que do acto, que poco aportaban
surgieron sonidos de distinto escénica en un rol que domi- dirige, cualidades que tam- a la dramaturgia. El vestuario
color, que disminuyeron la na en los registros medio y bién han estado presentes en era indefinido y en un algu-
continuidad del canto. alto, pero que le queda algo esta ocasión, consiguiendo de nos casos bellos, pero dificul-
Michael Schade es hoy uno hueco en el grave. Comple- la orquesta y coros, cohesión taba la labor de dos de los
de los mejores tenores taban el reparto la siempre y matices, si bien la versión cantantes, por la larga cola
mozartianos y lo demostró efectiva Ofelia Sala, con su pareció excesivamente creci- que les acompañaba.
por la vitalidad de su timbre canto espontáneo, Marianna da y aun teniendo momentos
y su cuidado fraseo, aunque Pizzolato, con un timbre de muy matizados, surgieron Albert Vilardell

Concerts de cambra

PROMETEDOR ARRANQUE
Barcelona. L’Auditori. Sala de Cambra. 9 y 10-X-2006. Concierto inaugural. Cuarteto Casals. Obras de
Mozart, Cervelló y Ravel.

P
or fin, siete años después turales de las más altas institu- cuerda en fa mayor, op. 35 cial para la enseñanza del
de la puesta en marcha ciones catalanas. que Ravel escribió en 1903 violín, Cervelló hace un ejer-
de la Sala Sinfónica, el Ya es buen síntoma que todavía en la estela de cicio de recreación que no
Auditori de Barcelona ha haya sido el Cuarteto Casals Debussy; y, en medio, sólida- deja de ser un nostálgico via-
inaugurado su Sala de Cáma- el elegido. Desde su creación mente escoltado, el estreno je a los años de aprendizaje
ra, “Oriol Martorell”, que con en 1997, este grupo español de Etüden nach Kreutzer, de un instrumento que hubo
sus 602 localidades, buena no ha hecho más que crecer obra que Jordi Cervelló (Bar- de dejar a causa de un acci-
acústica, ambiente cálido y en calidad, rigor, profesiona- celona, 1935) ha compuesto dente. Bella, poderosa y
acogedor y gran entusiasmo lidad, competencia y conoci- este mismo año y de la que seductora obra, en la que
por parte de quienes la han miento de lo que tienen el 21 de septiembre pasado nos ha parecido percibir tam-
de gestionar, nos anuncia un entre manos. El programa el propio Cuarteto Casals bién un recóndito homenaje
muy prometedor futuro. La escogido comprendía el ofreció una primera audición —tal vez inconsciente— al
inauguración se ha querido Cuarteto de cuerda nº 1 en en la Mozartsaal de Hambur- mundo italiano de la cuerda.
solemne y muy oficial, con la sol mayor, K. 80, que Mozart go. Basándose en cinco estu- Versión de gran altura la del
presencia de Rafael Moneo, la compuso en 1778 sabiendo dios del ciclo de 40 que el Cuarteto Casals, del agrado y
ministra de Cultura, el Presi- explotar muy bien las bases francés Rodolphe Kreutzer plena aquiescencia del autor.
dent de la Generalitat, el sólidamente establecidas por escribió en 1807 y que
alcalde, los responsables cul- “papá Haydn”; el Cuarteto de siguen siendo una obra esen- José Guerrero Martín

22
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 23

ACTUALIDAD
BARCELONA

OBC

IRREGULAR COMIENZO
Barcelona. L’Auditori. Temporada de la OBC. 22-IX-2006 al 1-
X-2006. Festival Mozart. Josep Maria Colom, piano; Magdalena
Martínez, flauta. Christian Zacharias, director y piano. Obras de
Mozart y Stravinski. 6-X-2006. Elisabeth Leonskaia, piano. Cor
Madrigal y Cor Lieder Càmera. Director: Franz-Paul Decker.
Obras de Bach-Elgar, Beethoven y Brahms.

I
rregular comienzo de tem- CHRISTIAN ZACHARIAS
porada de la OBC. ¿Cau-
sas? Falta de engrase des-
pués del periodo veraniego
y vacacional; una menor
homogeneidad que en oca-
siones anteriores en los con-
ciertos del Festival Mozart,
ya en su décimo año, de
nuevo dirigido por Christian
Zacharias; una discutible
conformación de los progra-
mas… Bajas y sustituciones,
incluidas las de algunos
solistas (el de violonchelos
todavía por cubrir), se han
notado en el cuerpo orques-
tal: imprecisiones, sonido
incierto y espeso, desajus-
tes… El Festival Mozart pre- sido la figura destacada del
sentaba la novedad de ofre- concierto que ha seguido al
cer, junto a las del genio de ciclo mozartiano: Elisabeth
Salzburgo, algunas obras del Leonskaia ha vuelto a dejar
Stravinski neoclásico. Más una memorable prueba de
allá de la necesidad o no de su sensibilidad y de su depu-
tal dualidad, un hecho nota- rado arte en el Concierto
ble a destacar: la prestación para piano y orquesta nº 4
de Zacharias se agiganta en sol mayor, op. 58 de Bee-
cuando está al piano y dirige thoven, en el que la seda de
desde él, porque entonces lo su digitación y el terciopelo
hace desde la esencia, desde de su sonido nos han vuelto
el alma de la partitura, mien- a situar en el seno mismo de
tras que decrece cuando lo la música, que es de lo que
hace sólo desde el podio de se trata, todo ello envuelto
director. Así pudimos com- en una gran sobriedad, en el
probarlo, una vez más, en rigor y en el respeto a la par-
los mozartianos Conciertos titura y a su autor. Franz-
para piano y orquesta nº 23 Paul Decker —que parece
y nº 18. Los solistas, en reali- estar ya por encima del bien
dad, han sido los grandes y del mal—, dirigiéndose al
triunfadores de este Festival público, justificó la inclusión
porque, además del propio final de una selección de
Zacharias, Josep Maria Danzas húngaras de Brahms
Colom (Capriccio para pia- como contrapeso alegre de
no y orquesta de Stravinski) las tristes obras precedentes
y Magdalena Martínez (Con- del propio Brahms: Nänie,
cierto para flauta y orquesta op. 82 y Canción del destino,
nº 1 en sol mayor, K. 313 op. 54. Y para empezar, la
(285c) de Mozart) han esta- orquestación que Elgar hizo
do a gran altura en sus res- de la Fantasía y fuga en do
pectivas interpretaciones. menor, BWV 537 de Bach,
Especialmente emotiva la una grandilocuente desvir-
entusiasta y cariñosa res- tuación del original sonido
puesta del público a quien barroco del órgano por la vía
hasta la temporada pasada efectista y espectacular.
fue primera flauta de la
OBC. También la invitada ha José Guerrero Martín
23
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 24

ACTUALIDAD
BILBAO

Inicio de temporada

TOSCA REESCRITA
Palacio Euskalduna. LV Temporada de la ABAO. 28-X-2006. Puccini, Tosca. Isabelle Kabatu, Franco Farina, Albert
Dohmen, Stanislav Shvets, Mikeldi Atxalandabaso, José Manuel Díaz, Alberto Arrabal, Fernando Latorre, Leyre Mesa.
Coro de Ópera de Bilbao. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Director musical: Yoram David. Directora de escena: Nuria
Espert. Coproducción de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO) y el Teatro Real de Madrid.

Moreno Esquibel
Isabelle Kabatu y Albert Dohmen en Tosca de Puccini en la ABAO

Una obra de Giacomo del tercer acto pasan a mejor débil y vencida de los otros en la interpretación (ahí
BILBAO

Puccini inauguraba la vida. La monotonía y escasa dos quedó algo difuso. Claro están los ejemplos de Tito
nueva temporada de la animación del discurso tea- que tampoco dio mucho pie Gobbi y Ruggero Raimondi),
ABAO, la primera del tral no impidió que se pudie- el canto basto y ordinario de y es evidente que Dohmen
Tutto Verdi, esa idea se disfrutar de ciertas esce- Franco Farina, un tenor busca otro perfil, más musi-
imposible que resulta, dicen nas, sobre todo del especta- dotado de un buen material cal, acaso menos teatral; en
algunos, demasiado bilbaína cular, aunque revestido de pero definitivamente inca- todo caso, reconozcámoslo,
para llegar a ser realidad. cierto efectismo, Te Deum. paz de proponer dos frases Scarpia necesita mucha más
Sobra ambición por estos Además el Coro de Ópera de consecutivas con cierto sen- vida. Vocalmente tampoco
pagos. En medio de tanta Bilbao estuvo aquí, en estos tido musical. Es verdad que parecía estar tan cómodo
ilusión, y un lustro después minutos que terminaron por sus agudos son sonoros e como en las partes wagne-
de haberlo hecho por última ser los mejores de la noche, impactantes, e incluso que rianas que pasea por los
vez, Tosca, primera gran soberbio. en ocasiones (E lucevan le principales teatros, pero sal-
ópera del siglo que dejamos, Ya en el reparto, Isabelle stelle) se pudo intuir una vados ciertos problemas en
cumbre del verismo, punto Kabatu nos pareció una generosa voluntad de llegar la zona alta las prestaciones
de encuentro de públicos de artista interesante pero quizá al matiz, pero lo cierto es fueron, en ese sentido, bas-
las más dispares geografías no del todo adecuada para que globalmente, a juzgar tante buenas.
musicales, volvía a Bilbao. estos cometidos. La voz tie- por los muy escasos y más El bilbaíno Mikeldi Atxa-
Se ha hablado mucho de ne personalidad, metal y corteses que entusiasmados landabaso se reivindicó con
la producción firmada por la volumen, ascendió sin apa- aplausos, no convenció a un magnífico Spoletta, en
actriz catalana Nuria Espert, rentes problemas a los do5 y casi nadie. tanto la sólida, atenta e idio-
quien en un alarde de ego se en las tablas se movió con Albert Dohmen hizo un mática dirección de Yoram
da el lujo poco menos que seguridad, aun sin ser una Scarpia noble, imponente y David sirvió para que los
de reescribir el libreto y nos gran actriz. Con todo, su ita- poco dado a excesos veris- músicos de la Orquesta Sin-
lleva en todo momento al liano es duro y el fraseo aje- tas. Si no caló fue precisa- fónica de Euskadi crearan un
Vaticano del Juicio Final, el no a la sensibilidad pucci- mente porque la tradición tejido orquestal adecuado
clero se ve representado por niana. Se podría decir que nos ha venido imponiendo para cada ambiente, con flui-
los malos y detalles impor- se impuso la Tosca fría, barones sedientos, viles, do pulso narrativo y atractiva
tantes como la ceremonia de enérgica, fuerte y vencedora sádicos y extremadamente variedad de colores.
Tosca tras la muerte de Scar- del segundo acto, mas el crueles, que se olvidan inclu-
pia o el amanecer romano retrato de la enamorada, so del canto para centrarse Asier Vallejo Ugarte

24
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 25

ACTUALIDAD
CASTELLÓN / CUENCA

Unidad en la diversidad

EL UNGIDO DEL DIVINO RICHTER


Auditori i Palau de Congresos. 19-X-2006. Andrei Gavrilov, pianista. Obras de Chopin y Prokofiev.

Gavrilov alcanzó un falsos efectismos de ecos y na, pero no menos excelso poético Andante y, desde
CASTELLÓN

señalado éxito en el abusos de pedal, patentizaba en su lentitud radiante. luego, admiró el virtuosismo,
Auditori de Castellón en los Nocturnos a un pia- Del mismo modo, la poderío sonoro y delirio del
con un programa en nista introspectivo, que Octava Sonata de Prokofiev difícil movimiento conclusi-
principio aparentemente intentaba llegar más lejos de (la tercera de las del ciclo de vo, que en sus manos tuvo
diverso que, en verdad, la poesía misma, para cuajar guerra) en su íntimo (aunque un muy alto predominio de
tuvo una importante uni- ese amargo espíritu psicoló- diverso) primer movimiento, lo interpretativo para confor-
dad conceptual, al gico del descubridor de tuvo derivaciones de la que- mar una catarata sonora de
menos tal y como él la supo sonidos que había en Cho- rencia chopiniana, en la pul- sensaciones existenciales.
cuajar desde su particular y pin, que buscaba la nota sación, en el respeto por el En suma: un pianista
reflexiva interpretación. Una azul. La definición de la sonido aéreo, en la dicción, imaginativo, profundo, tem-
selección de Nocturnos de música barroca pareció con- valorando los enigmáticos peramental y, sobre todo,
Chopin y la Octava Sonata ceptualizar una norma, para intervalos, las comas de color poderoso y sensitivo a un
de Prokofiev componían el definir la articulación precisa y las aviesas arpegiaturas de tiempo. Saúl ungió a David.
repertorio. de las sentimentales piezas la convulsiva sección central. Richter a Gavrilov.
El tecleo definido, diáfa- del polaco. Nada que ver Uno quería recordar a Schu-
no de pulsación refinada sin con la tradición rubinsteinia- mann en la concepción del Antonio Gascó

Restaurado un órgano de la Catedral de Cuenca

Santiago Torralba
DESPIERTA ÓRGANO
Cuenca. Catedral. 28-IX-2006. Concierto de inauguración del
órgano restaurado. Sacabuches de Toulouse. Ensemble Gilles
Binchois. Jan Willem Jansen.

Con estas palabras: preciosamente interpretado


CUENCA

“Despierta, órgano, ins- por el grupo de sacabuches,


trumento sagrado…” abría el concierto. En esta
invocaba el Obispo al segunda parte el instrumen-
instrumento recién res- to protagonista se mostró en
taurado, a lo que res- sus vertientes de solista y
pondía con una paleta de como instrumento acompa-
timbres de trompeta, flauta y ñante. Magníficas fueron las
violón, mostrando sus rique- interpretaciones a solo del
zas y poderes musicales. Y organista Jan Willem Jansen:
es que la inauguración del potente y seguro en la Bata-
órgano de la Epístola de la lla de Correa Braga, exquisi-
Catedral de Cuenca no fue el to y elegante en la Salmodia
típico recital. El mecenas de de Rafael Anglés o con el
la restauración (la Fundación singular sabor español en las
Caja Madrid) rescató un anti- Diferencias de Antonio de
guo rito de bendición de Cabezón. Acompañó con
órganos para realizar una total transparencia a los
Bendición Solemne presidi- sacabuches y grupo vocal en
da por el Obispo de la Dió- las Lamentaciones de Cristó-
cesis de Cuenca. El acto bal de Morales y despidió la
comenzó con la procesión velada con un austero y sen-
del clero al Altar Mayor tido Carlos Patiño.
(mientras el grupo Sacabu- Los organeros han sido
ches de Toulouse entonando los hermanos Desmottes,
una pieza de Mateo Flecha) que han realizado una
y el canto de unas vísperas sobresaliente labor de más ca; luego irían los de Villar majestuoso. La ciudad de
de Carlos Patiño (por el de cinco mil horas, mitad de Cañas y Málaga. El de Cuenca pasa a contar con un
Ensemble Gilles Binchois); reconstrucción y mitad res- Cuenca sigue el diseño que fantástico recurso musical,
además de la correspondien- tauración, hasta llevar el ins- lo identifica como el típico ideal además para los con-
te lectura, el sermón y la trumento al estado original órgano del barroco español, ciertos del festival de música
bendición propiamente de 1769. Fue ese año cuan- con más de tres mil tubos, religiosa.
dicha. Tras el boato, un do Julián de la Orden termi- dos teclados y cinco filas de
interludio anónimo del XVII, nó los dos órganos de Cuen- trompetas horizontales: Pedro Mombiedro

25
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 26

ACTUALIDAD
JEREZ

Una zarzuela clásica

POR EL SENDERO DE LA TRADICIÓN


Teatro Villamarta. 15-IX-2006. Vives, Doña Francisquita. Yolanda Auyanet, Jorge de León, Carlos Durán, Beatriz Lanza,
Guadalupe Sánchez, Alfonso Echevarría. Coro del Teatro Villamarta. Orquesta de Plectro de Córdoba. Director musical:
Luis Remartínez. Director de escena: Francisco López. Escenografía y figurines: Jesús Ruiz. Coreografía: Javier Latorre.

En el ámbito de la direc-
JEREZ

ción escénica el dispara-


te por el disparate, la
ideación peregrina y
calenturienta, estrambótica y
ganosa de epatar se ha insta-
lado finalmente en nuestra
cotidianidad, llegando a
tomar carta de naturaleza
hasta tal punto que una
puesta en escena sensata y
comedida, canónica y des-
provista de esos alardes de
“imaginación” que tan sim-
páticos se nos hacen en los
fugaces fusilazos de la coda
de los telediarios y que tan
insufribles resultan luego
sobre los escenarios, merece
sin duda no ya sólo nuestro
aplauso más cálido, sino
también —como suerte de
contrapeso a tanta gratuita
alharaca y tanta publicidad
engañosa— aún más amplia
difusión y eco.
Vistosa y bien perfilada,
sin innecesarias estridencias
ni ingeniosidades huecas, la
lectura del clásico de Vives Escena de Doña Francisquita de Vives en el Teatro Villamarta de Jerez
propuesta en esta primera
producción conjunta llevada lugar el desplazado Fandan- con respecto a la Aurora “la escasamente ágil, sin la
a buen puerto por el merito- go, como no sea la del capri- Beltrana” de la soprano cán- debida comunión intencio-
rio Villamarta jerezano y la cho de enmendarle la plana tabra Beatriz Lanza, ya que nal y expresiva con la batuta
Consejería de Cultura de la a los autores de la obra para el propio papel parece ni con sus compañeros de
Junta de Andalucía enfilaba buscar un final más trepi- demandar una voz carnosa, reparto (no obstante, sería
nítidamente, sin timidez ni dante, lucido y espectacular. llena y con presencia, más injusto dejar de consignar
rubor, los senderos de la tra- En lo vocal el espectácu- de mezzo; con todo, la aquí que, llegada la hora de
dición: así, pudimos disfrutar lo resultó algo más irregular: soprano santanderina supo los reconocimientos, el
de un espectáculo pulcra- me gustó bastante Yolanda defender su parte sin tibie- canario fue de los más fogo-
mente trabado en casi todas Auyanet, pues, pese a sus zas, con genio y arrojo, aun- samente aplaudidos, desco-
sus vertientes, de líneas clá- esporádicos apuros en las que en ciertos momentos no nozco por qué). Las abun-
sicas en su escenografía, con agilidades de la Canción del alcanzara a retratar con el dantes partes corales fueron
unos figurines hermosos e ruiseñor, compuso una debido acierto el talante defendidas por el coro titu-
idóneos por línea, diseño y Francisquita dramáticamente “echao p’alante”, fogoso y lar del Villamarta con sus
colorido, una soberbia labor creíble y casi intachable en coplero de su personaje. habituales fuego e implica-
coreográfica traducida casi lo canoro; tampoco estuvie- La mayor decepción de ción emocional, aunque a
milimétricamente por el ron mal ni Carlos Durán, un la velada vino de la mano de veces pareció echarse en fal-
cuerpo de baile y una direc- Cardona cercano a lo irre- Jorge de León, un tenor ta de precisión, tersura y
ción escénica con la firma prochable pese a que una canario del que tenía muy delicadeza precisamente
inequívoca de Francisco vuelta de tuerca más en buenas referencias pero que aquello que sobraba de
López, por su orfebresca comicidad no le hubiera no debió tener precisamente ímpetu, bríos y encendi-
precisión en los detalles y su venido de más, ni el rotundo su noche mágica: salvo en miento. Remartínez, al frente
atención perenne a la íntima Lorenzo de Mario Rodrigo; contados momentos, de de una suficiente Orquesta
cohesión del conjunto. No Alfonso Echevarría fue un León se mostró a menudo Provincial Manuel de Falla,
se acaba de entender, sin Don Matías eficaz y cumpli- descuadrado y ayuno de dirigió el conjunto sin fulgo-
embargo, la razón que dor, y lo mismo podría afir- musicalidad, haciendo gala res de nota, con aséptica
podría sustentar la decisión marse de la Doña Francisca de un instrumento quizás no profesionalidad.
de eliminar el coro que de Guadalupe Sánchez; más del todo adecuado para la
corona la obra, ocupando su distingos habría que hacer empresa, por gravoso y Ignacio Sánchez Quirós
26
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 27

Temporada CDMC Auditorio del Museo Nacional


2006-07 Centro de Arte Reina Sofía

6 noviembre. 2006
Circuits. Portugal (II). SMITH QUARTET
Miguel AZGUIME, proyección de sonido
y electrónica en vivo
Obras de Azguime, Alcorn, Pinho Vargas, Oliveira, Reich

20 noviembre. 2006
PLURAL ENSEMBLE. Director: Fabián PANISELLO.
Solistas: Anne MERCIER, violín; Esteban ALGORA,
acordeón, David APELLÁNIZ, violonchelo
“50 años de José Manuel López López”

27 noviembre. 2006
Horacio LAVANDERA, piano y sintetizador
Obras de Berio, Gondai, Stockhausen

4 diciembre. 2006
ENSEMBLE MODERN. Director: Georges BENJAMIN
Obras de Benjamin, Rihm, Knussen, Bedford

11 diciembre. 2006
PREMIO FUNDACIÓN AUTOR – CDMC
Concierto final y entrega de premios

El espacio
de la MÚSICA
de nuestro
tiempo

Todos los conciertos, lunes 19:30 h.


AFORO LIMITADO
Auditorio MNCARS. Ronda de Atocha, esquina a calle Argumosa
Información: 91 7741072 / 91 7741073
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 28

ACTUALIDAD
LA CORUÑA

LIV Festival de Ópera

GRANDES REALIDADES
Teatro Rosalía de Castro. 23, 24-IX-2006. Mozart, Bastián y Bastiana. Diego Neira, Aida López, Xurxo Varela. Orquesta
Sinfonieta. Director musical: Joam Trillo. Director de escena: Xosé M. Rabón. Palacio de la Ópera.
29-IX y 1-X-2006. Bizet, Carmen. Nancy Herrera, Michael Hendrick, Leontina Vaduva, Jean-Luc Chaignaud. Orquesta
Sinfónica de Castilla y León. Director musical: Antonello Allemandi. Director de escena: Francisco López. 30-IX-2006.
Fiorenza Cedolins, soprano. Coral Polifónica El Eco. Orquesta Sinfónica de Galicia. Director: David Montané. Arias y
fragmentos de ópera, de Rossini, Donizetti, Bellini, Verdi, Boito, Mascagni, Catalani, Cilea y Puccini.
LA CORUÑA

Miguel Ángel Fernández


En mi anterior reseña cantó maravillosamente el
califiqué como “grandes repertorio belcantista, sus
esperanzas” (con permi- grandes hitos se alcanzaron
so del gran Dickens) los con Verdi y el verismo: La
comienzos del Festival de forza del destino (Pace, mio
este año (dos recitales y Dio), de Verdi; Adriana
una representación); Lecouvreur (Io son l’umile
tales expectativas se con- ancella), de Cilea; Cavalleria
firmaron como grandes reali- rusticana (Voi lo sapette, o
dades: en conjunto, esta tem- mamma), de Mascagni; Tos-
porada, que hace el número ca (Visi d’arte), de Puccini.
54 de las organizadas por los La Sinfónica de Galicia,
Amigos de la Ópera de La como base musical para la
Coruña, puede conceptuarse ópera, no tiene parangón:
como de muy alto nivel. estuvo formidable, a pesar
Bastián y Bastiana se de una dirección rutinaria y
hizo en un ámbito más redu- poco precisa de una batuta
cido (Teatro Rosalía, 700 sensible pero bisoña. El más
localidades) y con medios Nancy Herrera como Carmen perjudicado por ello fue el
dignos, pero modestos. Plan- coro. El Eco celebraba su 125
teamiento original, para los men de referencia. Hendrick, yectada, manejada con gran aniversario —¡nada menos!—
niños, a modo de fábula, en tras un primer acto flojísimo, inteligencia e impecable y cumplió bien su desempe-
un gallinero con la corres- se fue afianzando hasta cul- escuela de canto; fraseo ño sobre todo cuando cantó
pondiente humanización de minar una actuación sobresa- exquisito, moldeando la fra- solo el célebre coro de
los volátiles: Bastián el pollo, liente. La Vaduva, que parece se mediante una regulación Nabucco. Montané estuvo
Bastiana la joven gallina y acentuar las calidades dramá- dinámica sutil que por pendiente sobre todo de la
Colás el gallo; los miembros ticas de su cuerda, no resulta momentos alcanza pasajes soprano y de las licencias
de la Sinfonieta, sobre el la voz ideal para Micaela de gran belleza (amplios temporales que se permitía
escenario y con crestas posti- (una lírica estricta); Chaig- reguladores del volumen tomar. Se desbordó el entu-
zas en la cabeza, figuraban el naud, correctísimo, excelente abriendo y recogiendo siasmo del público. Un públi-
resto de la población avícola. cantante, no alcanza a emo- notas); graves intensos, cen- co ejemplar que llenó una y
Carmen alcanzó un alto cionar al público. Bien el tro bellísimo, agudos esplen- otra vez las salas y celebró
nivel. Actuación excepcional coro. Muy bien la orquesta, dorosos; y, por añadidura, con extraordinarias manifes-
de la mezzosoprano canaria dirigida con profesionalidad un temperamento escénico taciones de aprobación y, en
Nancy Herrera, tanto en lo por Allemandi. Escena, irre- que surge, inevitable, incluso muchos casos, con aclama-
vocal como en lo escénico; gular: buenos momentos y en el recital. En mi criterio, ciones, todos los actos musi-
propone un personaje más desaciertos evidentes. su voz es más de lírico-dra- cales que han integrado un
sensual que desgarrado; tras Extraordinario recital de mática o incluso decidida- Festival signado por el éxito.
unos años de maduración, Fiorenza Cedolins. Voz de mente dramática que de líri-
puede llegar a ser una Car- hermoso timbre, bien pro- ca estricta. Por eso, y aunque Julio Andrade Malde

La soprano recupera su buena forma vocal

ARTETA DEDIVIVA
La Coruña. Palacio de la Ópera. 13-X-2007. Ainhoa Arteta, soprano. Orquesta Sinfónica de Galicia. Director: Miguel Ángel
Gómez Martínez. Obras de Mozart, Donizetti, Bellini, Gounod, Massenet, Puccini, Mascagni, Catalani y Cilea.

H
ace siete años, Ain- co, hasta seis bises, complici- do, en gran medida de lírico- revistas del corazón, la que
hoa Arteta cantó en dad coloquial de la cantante ligera, desigualdades eviden- cantaba en el Metropolitan,
La Coruña, acompa- que dedicó algunos de ellos tes en los registros, demasia- la que apadrinaba Plácido
ñada por el excelente pia- y contó diversas historias… dos apoyos corporales en Domingo. Mi crítica de
nista Alejandro Zabala: lleno ¿Y el canto? Pues también, detrimento de los estricta- entonces —en la revista
en el Palacio de la Ópera, claro; pero con muchos pro- mente vocales… Pero era la Mundoclásico— fue dura,
gran entusiasmo del públi- blemas: repertorio inadecua- soprano que salía en las pero todas las observaciones

28
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 29

ACTUALIDAD
LEÓN

Festival Internacional de Órgano Catedral de León

MARCANDO DIFERENCIAS
Catedral. Otras sedes: Santa Marina del Rey, Carrizo de la Ribera, Santa Marina la Real de León, Catedrales de
Valladolid, Palencia y Zamora. 15-IX/22-X-2006.

La XXIII edición del Fes- contratenor Massimiliano


LEÓN

tival Internacional de Mauthe, así como el impac-


Órgano Catedral de León tante Virgam virtutis, donde
ha tenido este año una el coro, ahíto de luminosa
especial relevancia, al estre- musicalidad, sirvió de con-
nar un mayor número de trapunto a la soprano. Mag-
obras que en ediciones níficos igualmente los dos
pasadas y ser el acto donde tenores de voces poderosas
tuvo lugar el estreno absolu- y muy bien timbradas. Como
to en España y la segunda dato curioso, hay que resal-
ejecución mundial de la par- tar que el sexto movimiento,
titura recientemente descu- Dominus a destris tuis es
bierta de Antonio Vivaldi, idéntico a una de las arias
Dixit Dominus RV 807, que de la ópera del mismo Vival-
el excelente grupo barroco di La fida ninfa, de 1732. La
Modo Antiquo, dirigido por Stagione de Frankfurt, con
Federico María Sardelli, puso Michael Schneider, sirvió
en atriles. magníficamente dos Canta-
Veintiún conciertos dis- tas de Bach y dos obras de
tribuidos por diferentes Telemann y Sammartini, en
lugares de la provincia y en las que destacó la soprano
cuatro catedrales de la franca del Bierzo. Estreno Dixit Dominus RV 807, una Anna Monoyios de timbre
Comunidad: Palencia, Zamo- absoluto en España de la obra que se escuchaba como dulce y vocalidad perfecta
ra, Valladolid y León, sede obra Florestas y jardines, de Vivaldi, pero que durante para este tipo de obras.
del festival, han acogido a Tomás Marco, para conjunto más de 250 años se creyó El resto de actuaciones
un selecto número de intér- instrumental de cámara. Asi- que era de Baldassare fue del más alto nivel, caso
pretes que han concitado mismo se continuó con la Galuppi. Modo Antiquo la de las Orquestas de Castilla
llenos absolutos cada día en recuperación de los órganos presentó levemente adulte- y León, Camerata de Madrid,
los diferentes lugares donde históricos de la provincia. rada con respecto a la parti- La Sinfónica de Galicia, La
se celebró. En lo que respecta a tura, al incluir un contrate- Capilla Real de Madrid, con
Numerosas han sido las artistas invitados Modo Anti- nor en lugar de la contralto, más cantantas bachianas y el
novedades de este año en lo quo y La Stagione de Frank- aunque esto no significó que aliciente de volver a escu-
que a primicias se refiere: furt, que abrieron y cerraron lo escuchado no tuviera una char a la esposa del presi-
como el estreno mundial respectivamente el festival, exquisita factura tanto por la dente del Gobierno, Sonso-
absoluto de la obra Piedra y han sido las mejores mues- vocalidad de los solistas les Espinosa, como primera
cristal para órgano y orques- tras de la calidad que ha sig- como por el cuidado con- soprano, en el recinto en el
ta escrita y dedicada expre- nado toda la programación. traste de sus timbres, que que tantos años fue miem-
samente para la Catedral de Modo Antiquo, con la Capi- otorgan a toda la lectura una bro del Coro de la Universi-
León por el compositor lla Peñaflorida y Federico profunda sensación de tene- dad de León. Los organistas
Mario Gosálvez. Estreno Maria Sardelli como director, brismo. Sardelli confirió un Leguay, Gutiérrez Viejo, Pai-
mundial absoluto de las sie- estrenaron el hallazgo de la contagioso tempo que resal- va, y Artigas completaron
te obras seleccionadas por el musicóloga australiana Jani- tó las partes más sobresa- esta programación de lujo.
jurado calificador en el Cur- ce Stolckigt en la Saxon Lan- lientes como De torrente,
so de Composición de Villa- desbibliothek de Dresde, el interpretado por el excelente Miguel Ángel Nepomuceno

aparecían justificadas. Pasa- excesivamente coloquial, ha ne un marcado squillo que a Orquesta Sinfónica de Gali-
dos algunos años, vi a Ain- limitado los apoyos corpora- veces afea un poco la calidad cia no estuvo a su altura
hoa Arteta en un programa les y en gran medida se han del sonido, pero que en cam- habitual, sobre todo en la
de televisión y allí contó, suavizado las irregularidades bio comunica un brillo espe- primera parte: los operistas
con una admirable sinceri- de la cuerda. Centrada en un cial a sus agudos; éstos conti- clásicos no son el fuerte de
dad, cómo habían comenza- repertorio de lírica estricta y núan siendo poderosos, con Gómez Martínez. Mejoró en
do los problemas en la voz y aun de lírico-dramática, dio lo frecuencia espléndidos; la la segunda parte —con Puc-
cómo un prestigioso profe- mejor de sí misma en Puccini voz se proyecta admirable- cini y los veristas— lo que
sor de canto en Viena le (Turandot, Bohème, Gianni mente, “corre”, llena una gran también se notó en la
había hecho empezar de Schicchi) y los veristas, Cata- sala hasta el último rincón; Orquesta. El intermedio de
cero. Terrible, pero eficaz: lani (La Wally) y Cilea; de además, utiliza con inteligen- Manon Lescaut fue el
los resultados son evidentes. éste cantó muy bien, como cia la regulación del volu- momento de mayor calidad
Ha vuelto a La Coruña, segundo bis, la bellísima aria men. Mantiene evidentes cua- interpretativa.
ahora con la Orquesta, y se Io son l’umile ancella, de lidades escénicas y una pre-
ha mostrado comedida, no Adriana Lecouvreur. Mantie- sencia muy agradable. La Julio Andrade Malde
29
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 30

ACTUALIDAD
MADRID

Música y acción

IMPOSIBLE EQUILIBRIO
Teatro Real. 4 y 5-X-2006. Strauss. Ariadne auf Naxos. J. DiDonato/K. Goeldner, R. Margison, D. Damrau/Liubov
Petrova, A. Schwanewilms/A Kampe, W. Holzmair, G. Argus. S. Degout, G. Clark, S. Cordón, D. Meek, J. Van Wanroij.
Director musical: Jesús López Cobos. Director de escena: Christof Loy. Escenógrafo y figurinista: Herbert Murauer.
Iluminadora: Jennifer Tipton.

Javier del Real


MADRID

En esta curiosa ópera y la vitalidad y sutileza rítmi-


hay demasiada retórica y cas son básicos. Supo resol-
sesuda reflexión sobre ver todo ello con escasas
trascendentes asuntos, lo irregularidades, apoyado en
que ocasiona no pocas una excelente Sinfónica.
detenciones de una Tras un Prólogo muy
acción que no prospera. Cla- bien resuelto, con un movi-
ro que la música es en miento primoroso, vivaz y
muchos instantes de gran bien distribuido, con un
inspiración, ora scherzante, bello espacio escénico —
ora de una cálida y luminosa bien que se nos antoja
melodiosidad, muy propia superfluo y, desde luego,
del autor bávaro. Lo que costoso la existencia de dos
plantea dificultades innega- alturas—, que recrea una
bles en la puesta en escena. acción situada en nuestros
En el Real tuvimos opor- días, Loy entra en el terreno
tunidad de escuchar, en el de la ensoñación en la ópera
reparto del día 5, a tres mag- propiamente dicha, con esa
níficas cantantes: Joyce mezcla de lo serio y lo bufo:
DiDonato, mezzo muy lírica no hay isla para Ariadna ni
de voz argéntea y tornasola- Graham Clark, Joyce DiDonato y Diana Damrau en Ariadne auf Naxos sus ninfas, sino una habita-
da, que hizo en el Prólogo ción, empequeñecida en el
un compositor juvenil, emo- poco para despreciar, una con especial mención para la amplio escenario, donde
tivo, efusivo, creíble; Anne entusiasta Katharine Goeld- joven Susana Cordón, que pululan los cantantes. Náya-
Schwanewilms, soprano líri- ner, más corta arriba, de tim- arrostró con eficiencia las de es una sirvienta, Dríade
co-spinto, que mostró, con bre metálico; una asentada notas altas y las agilidades una gobernanta y Eco una
una voz pasable, afinación, Anja Kampe, de voz ancha y de Náyade, y para el actor especie de caballero de la
finura, fraseo caleidoscópi- con tendencia a abrir en Götz Argus, mayordomo de rosa que actúa como con-
co, graves suficientes y unos exceso el agudo, y una lige- ejemplar y contrastada dic- ductor almibarado de la
ataques bien regulados, en rísima pero atinada Liubov ción. Nos parece que López estática acción. La solución
la mejor tradición straussia- Petrova. Cobos se encuentra como postrera, en un espacio aún
na, y Diana Damrau, vibrátil Junto a ellas el canadien- pez en el agua en una parti- más acotado, con estrellitas
y carnal Zerbinetta, de pene- se Richard Margison sorteó tura como ésta, escrita para en las paredes y una horri-
trante instrumento lírico- con habilidad y no pocos un contingente de menos de ble peluca en la cabeza de
ligero. Bordó su célebre y engolamientos la difícil parti- cuarenta músicos, en la que Baco, no pareció demasiado
suicida aria Grossmächtige cella de Baco. Los demás la elegancia, la calibración adecuada.
Prinzessin. En el otro repar- compusieron un equipo de timbres, la capacidad can-
to, a menor altura, pero tam- generalmente homogéneo, table, el transparente lirismo Arturo Reverter

XIII Ciclo de Lied

LA VOZ DEL ANDRÓGINO


Madrid. Teatro de la Zarzuela. 2-X-2006. Bejun Mehta, contratenor; Kevin Murphy, piano. Obras de Mozart,
Schubert, Wolf, Vaughan Williams, Finzi y Quilter.

L
as singulares facultades posee un órgano ancho y de Rosita de la pradera y el e intenso. Desde luego, aña-
vocales de Mehta nos vibrante, que maneja afinada- impresionante diálogo de La dió una especialidad de la
permiten imaginar la voz mente y con un virtuoso con- muerte y la doncella. Pasó casa, una aria de Orlando
del andrógino, perdida en la trol de los volúmenes. Todo luego a las atmósferas vela- finto pazzo de Vivaldi, con
selva de los mitos. Un agudo ese dispositivo funciona al das y agrias de Wolf, desta- una coloratura de vértigo.
de soprano, un centro de servicio de un arte imaginati- cando su extrema concentra- Murphy demostró un
mezzo y un grave de tenor vo, culto, inteligente y pleno ción en Plegaria, y a las ama- concienzudo trabajo de aso-
juvenil entremezclan sus per- de encanto. Su Mozart resultó bilidades un tanto sositas del ciación, con un sensato uso
files sexuales con especial dieciochesco y su Schubert, mundo británico, al cual de tiempos y volúmenes.
seducción. Al revés que el del todo romántico, con explotó al máximo por la
común de sus colegas, Mehta hallazgos como la velocidad intención de su decir preciso Blas Matamoro
30
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 31

ACTUALIDAD
MADRID

150 aniversario del Teatro de la Zarzuela

PASARELA ZARZUELA
Madrid. Teatro de la Zarzuela. 13-X-2006. Varios solistas. Coro del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la
Comunidad de Madrid. Director musical: Miguel Roa. Director de escena: Luis Olmos.

L
os tiempos corren que es Rey. Las inasumibles condi- Fauró y la Orquesta de la Digno es mencionarlos y
una barbaridad. Y he ciones que puso el dueño Comunidad de Madrid, guia- reconocerles su labor,
aquí que ya se han cum- del solar, el Marqués de Sala- da por un experto en el voluntariedad y entrega
plido ciento cincuenta años manca, situado frente a la género zarzuelístico como es cuando la hubo: Mar Abas-
desde que surgiera en el pai- fachada del teatro que se el maestro Miguel Roa. Todos cal, Acosta, Carlos y Luis
saje madrileño un nuevo tea- quiere abandonar y las algo ellos habituales en estos últi- Álvarez, Bayón, Bou, Cansi-
tro, el cual contribuyó a dig- mejores del solar de la calle mos tiempos en la vida del no, Castejón, Cantarero,
nificar el género zarzuelístico Jovellanos, propiedad de Teatro. Se unió al espectáculo Fdez. Cañadas, Gallar, de
a los ojos de muchos que Francisco de las Rivas, hizo su actual director, Luis Olmos, León, Martos, Mendizábal,
veían, todavía con menos- posible la construcción e con una propuesta escénica Menéndez, Meneses, Mira-
precio e indiferencia, los inauguración de un elegante variada, pero también inex- bal, Morales, Moreno, Nava-
intentos de hacer arraigar la teatro que ha hecho, en bue- presiva en ocasiones, que ser- rro, Pardo, Rivera, Rodrí-
zarzuela en las costumbres na medida, la historia del vía de fondo a cada uno de guez, Romero, Roy, Ruiz del
teatrales españolas. género del que toma su los solistas en los distintos Portal, Emilio y Guadalupe
El Teatro de la Zarzuela nombre. motivos o fragmentos de zar- Sánchez, Serrano y Subrido.
se levanta por el sueño visio- Para conmemorar el siglo zuela seleccionados. Toda esta exhibición nos
nario de cuatro miembros de y medio de existencia del Celebró el público inter- reveló el estado real de
la Sociedad Artística, Olona, Teatro de la Zarzuela se ha venciones como la de Carlos nuestro género, algo empali-
Gaztambide, Lerroa y Salas y celebrado una gala lírica con Álvarez y Mariola Cantarero decido y con pérdida de su
Barbieri, que tienen el con- dos funciones en las que la que en la segunda función estilo y de su espíritu, y se
vencimiento de que el “nue- gran concurrencia de un sustituyó a Susana Cordón. dejó sentir el problema
vo” género resultaría pro- público entusiasta abarrotó la Treinta fueron los cantantes generalizado de los cantan-
ductivo, aunque la causa sala. Acudió a su escenario que actuaron el día en que tes, que se puede resolver
premiosa es el excesivo un desfile de numerosos can- este comentarista estuvo con dignidad, pero general-
alquiler que están pagando tantes, así como el Coro del presente, cada uno hizo lo mente sin brillantez.
por el arriendo del Teatro Teatro que dirige un buen que supo y pudo, desde lo
del Circo, en la Plaza del profesional como Antonio mejor hasta lo más tibio. Manuel García Franco

Gala Lírica

ÁNGELES CON BRILLO


Madrid. Teatro Real. 28-IX-2006. Tres sopranos con la zarzuela. Elisabete Matos, Marina Rodríguez Cusí, Yolanda
Auyanet. Guión y dirección: Jesús Peñas. Coro Eurolírica. Orquesta Filarmonía. Director musical: Pascual Osa.

D
e manera oficiosa, el zuela) y La fiesta nacional en lla puesta escénica y un actor pudieron brillar. Elisabete
Teatro Real abrió su la zarzuela, ha ofrecido últi- como Luis Varela, entraña- Matos, familiarizada con
temporada con un mamente este nuevo espec- ble, más nostálgico que gra- nuestro género en páginas
agradable recital de zarzuela, táculo que quiere ser un cioso en esta ocasión, y un como La Dolores y Margarita
interpretado por tres de recorrido por las romanzas y diseño y selección de vestua- la tornera, destacó con su
nuestras cantantes más nota- dúos femeninos más emble- rio, de buen gusto, de voz intensa, bien timbrada,
bles que supieron contentar máticos. Se manejaron moti- Gabriela Salaverri. aunque algo engolada y
a un público que ocupó vos de La Tempranica, El Tanto las sopranos Elisa- alguna que otra dificultad en
todo el aforo del “teatro de baile de Luis Alonso, El bar- bete Matos, como la joven el agudo. Yolanda Auyanet
Oriente”, como antaño en bero de Sevilla (Jiménez); El canaria Yolanda Auyanet, se reveló con una voz
ciertos círculos y periódicos barquillero, Las hijas del lamentablemente poco cono- espléndida, natural, de gran
se le nombraba. Zebedeo (Chapí); Doña Fran- cida en la Península, como la limpieza en toda la gama de
El concierto fue presenta- cisquita (Vives); La taberne- mezzo valenciana Marina su registro, elegante y lírica,
do por la Fundación de la ra del puerto, La del manojo Rodríguez Cusí, ofrecieron fue la que más sorprendió.
Zarzuela Española, entidad de rosas (Sorozábal); Don Gil una buena lección de canto, Marina Rodríguez Cusí lució
que ya nos viene acostum- de Alcalá (Penella); Los sobri- entre otras cosas, además de su aterciopelado timbre, ade-
brando a la organización de nos del Capitán Grant (Fdez. sus voces, la acertada elec- más de su rotunda voz, fue la
proyectos en torno a nuestro Caballero); El barberillo de ción del repertorio para sus que quizás puso más garbo
género más autóctono. Des- Lavapiés (Barbieri); Los clave- registros, cosa que en zar- en el gesto. La atenta y ani-
pués de promover produc- les (Serrano); La rosa del aza- zuela tiende a olvidarse para mada dirección de Pascual
ciones como La Dolores, El frán (Guerrero) y El último mal del intérprete y de los Osa al frente de la Orquesta
dúo de la Africana, Madrile- romántico (Soutullo y Vert). escuchas. En esta ocasión Filarmonía ayudó a todo ello.
ña bonita (Homenaje a la Fragmentos que estuvieron parece ser no se cayó en ese
mujer madrileña en la zar- acompañados por una senci- olvido, las tres vocalistas Manuel García Franco

31
213-pliego 2 21/1/10 13:43 Página 32

ACTUALIDAD
MADRID

Josep Pons dirige El amor brujo y La vida breve

DOS VISIONES DE FALLA


Madrid. Auditorio Nacional. Temporada de la OCNE. 22-X-2006. Ana Ibarra, Marina Pardo, María José Callizo, César
Hernández, Gustavo Peña, Enrique Baquerizo, José Antonio López, Carmen Linares, Manuel Ochando. Coro Nacional
de España. Director: Josep Pons. Obras de Falla.

A
Josep Pons siempre se partituras escénicas. venciones, con palmas, Sarvaor), con especial men-
le han dado bien los La pieza fundamental del susurros, murmullos, etc., ción al lírico timbre y la refi-
pentagramas fallianos. concierto fue la ópera La dotando de auténtica fuerza nada línea de Gustavo Peña
Ya lo demostró en su época vida breve, de la que Pons teatral a la versión. como Voz en la fragua.
al frente de la Orquesta del brindó una visión rutilante, Ana Ibarra fue una ele- En la primera parte se
Teatre Lliure y después, con rica en colorido instrumen- gante Salud, si bien su voz interpretó El amor brujo, en
especial intensidad, en su tal, resaltando las influencias presentó notables cambios de la suite de ballet de 1925, en
labor al frente de la Orques- impresionistas y el fatalismo color entre un hermoso y una lectura esencializada,
ta Ciudad de Granada. Por andaluz, en la que la cálido centro y un agudo algo alejada de tópicos, en la que
ello no es de extrañar que orquesta respondió con metálico y menos rico. La Carmen Linares aportó la
haya querido inaugurar el absoluta entrega, mostrán- soprano valenciana tuvo a su expresividad de su dicción y
nuevo curso de la OCNE dose como en sus mejores lado a un reparto muy homo- su profundo conocimiento
con un programa formado días. El Coro Nacional tuvo géneo, con excelentes presta- de la obra antes que un
íntegramente por música del asimismo una actuación pro- ciones de César Hernández especial desgarro.
maestro gaditano, con dos tagonista, mostrándose muy (Paco), Marina Pardo (Abue-
de sus más representativas participativo en sus inter- la) o Enrique Baquerizo (Tío Rafael Banús Irusta

Mahler en la OSRTVE

LO QUE ME CUENTA LEAPER


Madrid. Teatro Monumental. 13-X-2006. Eva Podles, contralto. Coro de RTVE. Escolanía Nuestra Señora del
Recuerdo. Orquesta Sinfónica de RTVE. Director: Adrian Leaper. Mahler, Tercera.

L
a ambiciosa Tercera Sin- al concierto ha sido exigen- un espejismo el poderoso minutos), sin permitirse
fonía de Gustav Mahler, te, y los lazos entre los músi- arranque de la Sinfonía, con durante el mismo ni el más
que no se tocaba en el cos siguen siendo fuertes su potente trompetería des- leve desmayo ni una sola caí-
Monumental desde los tiem- tras la crisis con la Adminis- plegada, ni la descarga tan da de tensión que pudieran
pos de Comissiona, tuvo una tración Pública —motivada vehemente de los violonche- poner en peligro la coheren-
esmerada traducción por por el Plan de Saneamiento los obrada de inmediato. Y cia interna del fragmento.
parte de la Orquesta Sinfóni- y sus anunciados recortes— tampoco fueron aislados El solo O Mensch! Gib
ca de Radio Televisión Espa- que de forma tan angustiosa detalles de calidad, porque acht! contó con Ewa Podles,
ñola y de su titular, Adrian les afectó durante la tempo- Leaper dirigió con trazo firme la célebre mezzo de voz
Leaper. Por los resultados se rada pasada. el extenso tracto inicial de la acontraltada, no exenta de
deduce que el trabajo previo Por consiguiente, no fue obra (que dura más de treinta entubamientos. Dotada de un
empaque solemne, en lo
vocal se fue soltando a lo lar-
go de la velada. Sin embargo,
el tempo de Leaper, premioso
y alicaído durante el citado
solo, comprometió en alguna
medida la respiración de las
frases orquestales e impidió
que el resultado fuera redon-
do. Para que la ejecución
cobrara nuevos bríos y mayor
trascendencia hubo que
esperar hasta el movimiento
final, enfocado con gran
mimo y delicadeza, donde no
defraudó el canto sublimado
de las cuerdas, ni tampoco
los idiomáticos solos de obo-
es y flautas, concluyendo la
versión en un clima de franca
apoteosis.

J. Martín de Sagarmínaga

32
ACTUALIDAD
MADRID

Gardiner y López Banzo celebran al compositor

EN BUSCA DE MOZART
Madrid. Teatro Real. 11-X-2006. English Baroque Soloists.
Director: Sir John Eliot Gardiner. Solistas vocales. Fragmentos
de óperas de Mozart. 13-X-2006. Al Ayre Español. Coro de la
Comunidad de Madrid. Director: Eduardo López Banzo. Obras
de Arriaga y Mozart.

E]did / :g^X AVggVnVY^Zj


A
veces, las cosas más Smanie implacabile entre
esperadas son, precisa- dos sopranos no tuvo nin-
mente por ello, las que gún efecto porque las voces
producen una mayor desilu- de ambas solistas eran prác-
sión. La gala que había pre- ticamente iguales. En suma,
parado el Teatro Real pro- que una velada que podía
metía ser uno de los aconte- haber sido memorable, al
cimientos del año Mozart. final nos dejó con un sabor
Sin embargo, la cancelación de boca bastante agridulce.
de varias de las voces más Dos días después se
esperadas (Genia Kühmeier, abrió el ciclo Arriaga-Mozart
Sophie Koch…) obligó a con el primero de los tres
rehacer buena parte del pro-
grama, privándonos de
varios de los números musi-
conciertos previstos, dedica-
do a la música sacra. El plato
fuerte lo constituía la infre-
RENÉ JACOBS
cales y haciendo que el cuente cantata Davide peni-
espectáculo perdiera su tente, afortunado “reciclaje”
equilibrio y coherencia. El de la Misa en do menor pre-
director de escena Stephen sentado en la Sociedad de
Medcalf, de reconocido Conciertos de Viena en 1785,
talento en otras ocasiones, que supuso el primer
dio la impresión de haberse encuentro del músico salz- DISPONIBLE EN DOBLE
limitado a improvisar las burgués con el libretista CD Y DOBLE SACD EN
UNA LUJOSA EDICIÓN A
entradas y salidas de los per- Lorenzo da Ponte. Eduardo PRECIO ESPECIAL
sonajes, además de mostrar López Banzo propuso una
su afición a tirar atriles y versión compacta y rigurosa
sillas para crear dramatismo. al frente de su conjunto Al
Por supuesto, quedó la Ayre Espanol, revelando el
incuestionable clase de los excelente momento del gru-
siempre impecables English po, cada vez más centrado Dirige G.F. HANDEL
Baroque Soloists, que fueron en el repertorio clásico, así
el auténtico lujo de la vela-
da. Sir John Eliot Gardiner
pareció encontrarse mucho
como el siempre seguro Coro
de la Comunidad de Madrid
y tres adecuados solistas,
eL MesiaS
Versión de 1750 con dos contraltos
más a gusto en el mundo de Maria Grazia Schiavo, Sharon
la ópera seria, como demos- Rostorf-Shamir y Jörg Schnei-
tró en la excelente obertura der. La primera había tenido Kerstin Avemo • Patricia Bardon
de Idomeneo, que en el de la una intervención algo desvaí- Lawrence Zazzo • Kobie van Rensburg
bufa, en sus bastante aburri- da en el motete Exsultate,
Neal Davies • The Choir of Clare College
das versiones de Così fan jubilate, del que el director
tutte y Le nozze di Figaro, aragonés resaltó su espíritu FREIBURGER BAROCKORCHESTER
cuyo final del acto II resultó luminoso y mediterráneo,
muy poco teatral y con esca- pero salvó con seguridad las Después de una interpretación
so sentido de la comedia. dificultades de su aria Tra le magistral del dramático Saúl
Tampoco los cantantes oscure ombre funeste. El con-
destacaron dentro de la gri- cierto se había abierto con (Gramophone Editor’s Choice,
sura general, a excepción del dos páginas juveniles de Choc de Le Monde de la Musi-
expresivo Idomeneo de Kurt Arriaga, el motete O salutaris que, etc.), René Jacobs se vuelca
Streit y los barítonos Christo- y el Stabat Mater, plasmadas en El Mesías, en la versión con
pher Maltman (Papageno, con gran riqueza de contras-
Conde Almaviva y Don Gio- tes y un prerromántico dra- dos contraltos de 1750...
vanni) o Kyle Ketelsen (Figa- matismo de fondo, e impeca-
ro, Leporello). Las mujeres blemente cantadas por los
(Anna Chierichetti, Linda tenores Jörg Schneider y
Markeby, Camila Tilling) Agustin Prunell-Friend y el
revelaron muy poca perso- barítono Konrad Jarnot.
nalidad. La extraña idea de lll#]Vgbdc^VbjcY^#Xdb
dividir el aria de Dorabella Rafael Banús Irusta

33
ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la ORCAM

BEETHOVEN Y DOS MODERNOS


Madrid. Auditorio Nacional. 26-IX-2006. Coro y Orquesta de la Comunidad de Madrid. Coro de Radio Televisión
Española. Isolde Siebert, soprano; Annely Peebo, mezzosoprano; Christoph Genz, tenor; Hubert Classens, bajo.
Director: Sigiswald Kuijken. Beethoven, Missa solemnis. 4-X-2006. José María Pinzolas, piano; Manuel Miján, saxofón.
Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Director: José Ramón Encinar. Obras de Humet, Mozart, Cano y Haydn.

I
ndiscutible la magnitud de suntuosidad sonora y solidez con saxofón solista e inspira- concierto postromántico, con
la obra con que la ORCAM constructiva en una línea dos en poemas de Words- schumanniano arranque del
abría su ciclo de abono, la que sacó excelentes presta- worth, Blake y Keats, se trata Allegro assai, exigente con el
expectativa se satisfizo con ciones a todos los elemen- de tres estampas que sólo se solista —especialmente en el
creces. Lejos del divismo, tos. Algo ocioso queda men- relacionan por el uso del segundo tiempo— y hallaz-
Kuijken condujo con una efi- cionar detalles: entre ellos el saxo solista, de atmósfera gos como la delicada articu-
cacia y una sinceridad abso- estallido en coro y orquesta orquestal y soliloquio solista lación de los primeros violi-
lutas a unos conjuntos entre- del Gloria, con los remansos el primero, más rítmico el nes arriba y abajo en el últi-
gados por completo, con un en Et in terra y Glorificamus segundo y más etéreo el ter- mo movimiento, configuran-
cuarteto vocal mejor que te, adoramus te; en el Credo, cero requirieron de Miján do el ir y venir que le carac-
bueno, pues si bien el nivel regulado y con empaste el verdaderas contorsiones en teriza en su canto principal.
fue más bajo en las dos pasaje Qui propter nos homi- lo que de lejos se aproxima Pinzolas, tanto en esta
voces masculinas, lo fue por nes, el Et incarnatus transpa- —no es la pretensión— a obra como en el Concierto nº
comparación con sus com- rente y litúrgico, y lograda la líneas melódicas, muy con- 20 de Mozart, hizo gala de
pañeras femeninas, que intimidad en el Benedictus, trastada su misión con la de esa pulcritud que le distingue
rayaron a envidiable altura. con el solo de violín esplén- la orquesta. Por cierto, salu- y que aleja su pianismo de
La masa coral dominó mati- dido a cargo de Víctor Arrio- dó Humet impropiamente vuelos subyugantes. Se finali-
ces y esa entrega casi desafo- la. Un éxito logrado concien- vestido para subir al estrado, zó el programa con una acer-
rada que la inmisericorde zudamente por todos. por muchas modas moder- tada versión, quizá suscepti-
escritura exige, sin perder la El primer concierto de nas que quieran invocarse. ble de algo menos de peso
redondez ni el empaste. No temporada de la ORCAM Más convencional Francisco orquestal, de la Sinfonía nº
anduvo a menor altura la con su Director Titular al Cano desde todos los puntos 26 “Las lamentaciones” de
orquesta, lográndose en la frente incluía dos estrenos de vista, nos da un Concierto Haydn.
globalidad de la interpreta- absolutos: el primero, Tres para piano y orquesta en tres
ción grandeza, solemnidad, nocturnos de Ramón Humet, tiempos con aires de gran José Antonio García García

Ibermúsica

AIRE LIGERO
Madrid. Auditorio Nacional. 2-X-2006. Orquesta del Estado de Baviera. Director: Kent Nagano. Obras de Wagner y Bruckner.

E
l conjunto sinfónico puntos de vista polifónico y tescos desarrollos. Nagano
KENT NAGANO

que, desde hace siglos, dinámico. La orquesta cantó confirmó sus virtudes de
ocupa el foso de la Ópe- bien, de manera muy natu- director preciso, minucioso,
ra Estatal sigue conservando ral, con un lirismo sereno y tranquilo, capaz de estable-
la solidez, el equilibrio entre reconfortante, sobre un tem- cer y construir progresiones,
familias, la ductilidad y el po no demasiado moroso. de nimbar de luces variadas
espectro sonoro, entre dos Todo respiró con mesura, la exposición, bien que aún
luces, que supieron mante- aunque no se llegara a tocar a falta de controlar de forma
ner y acrecer durante dece- la veta poética más profun- más rigurosa y férrea los
nios directores como Bülow, da, amorosa y efusiva. Esta diversos planos sonoros. La
Walter, Knappertsbusch, dimensión, conectada con sensación siempre conforta-
Krauss, Keilberth, Fricsay, esa tan sensual sonoridad ble de ligereza, de aireación
Álvaro Yáñez

Sawallisch y, en estos últi- emanada de una música envolvió la interpretación,


mos tiempos, Mehta. Kent basada en muchas ocasiones en la que, por supuesto,
Nagano, actual titular, es sin en formalismos arcaicos, tra- echamos de menos esa cali-
duda un músico de criterios tados con arreglo a un dis- dez, esa efusión, ese toque a
objetivos —en lo que quizá curso en el que la estructura neación de los elementos la postre místico —que
podría asemejarse a Fric- sonatística alcanza su máxi- que fundamentan un edificio necesita de unos acentos
say—, de planteamientos ma plenitud, fue el que menos coherente que el de más calurosos, de un fraseo
tímbricos diferenciados y de Nagano aplicó a la obra la habitual de 1878-80. La más amplio y de una expre-
línea fraseológica concisa. bruckneriana. batuta —ausente en Wag- sividad más directa— que es
El Idilio de Sigfrido de La Sinfonía nº 4, en su ner— fue clara y fina, libre consustancial a la música del
Wagner tuvo un desarrollo versión original de 1874, se de adherencias, y desentra- organista de San Florián.
límpido, lineal, excelente- ofreció transparente, con ñó sin problemas los plie-
mente calibrado desde los una hábil y equilibrada deli- gues temáticos y los gigan- Arturo Reverter
34
ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo SInfónico de la Fundación Caja Madrid

NOUVELLE CUISINE
Madrid. Auditorio Nacional. 7-X-2006. Teunis van der Zwart,
trompa; Eric Hoeprich, clarinete. Orquesta del Siglo XVIII.
Director: Frans Brüggen. Obras de Mozart.

Rafa Martín
FRANS BRÜGGEN

D
e la mano de uno de interpretación de los con-
los grandes promoto- ciertos con solista para des-
res de la música plegar todo su talento creati-
madrileña, la Fundación Caja vo en la Sinfonía nº 40 de
Madrid, llega un nuevo Ciclo Mozart. A pesar de lo com-
Sinfónico. Viene a cubrir el plicado de aportar alguna
hueco dejado por la baja de novedad en un repertorio
uno de los ciclos más exqui- repetido hasta la saciedad,
sitos que han podido pasar Frans Brüggen estiró las
por el Auditorio: Primusic. dinámicas, revolvió los pla-
Música Antigua, instrumen- nos secundarios y, con una
tos originales, solistas y velocidad vertiginosa, se
directores de renombre y sacó de la manga una intere-
una programación vertebra- santísima versión de uno de
da en torno a Mozart son sus los grandes hits del genio de
señas de identidad. Salzburgo.
Para inaugurar el Ciclo, El Concierto de clarinete
un viejo conocido de la afi- fue interpretado por el solis-
ción madrileña: Frans Brüg- ta de la orquesta con el cla-
gen con su Orquesta del rinete di bassetto. La inter-
Siglo XVIII. El concierto en pretación de Erich Hoeprich
líneas generales podría com- fue de una sensibilidad
pararse a un plato de Nouve- soberbia, con un minucioso
lle cuisine: raciones un tanto trabajo de cada detalle y una
escasas (media hora de pri- compenetración puntillosa
mera parte, cuarenta minu- con el conjunto. El único
tos la segunda), una puesta problema es el instrumento.
en escena espectacular, El clarinete di bassetto es un
especialmente por lo exótico instrumento bello, exótico,
del clarinete di basseto y la pero su sonido no tiene
trompa natural y una calidad mucho volumen y en los
superior. graves, especialmente, es
La orquesta estuvo inaudible. Teunis van der
espectacular. Tiene una sec- Zwart se encontró con un
ción de cuerdas inigualable problema similar: la trompa
que contrasta, y tal vez éste natural es tan difícil de afinar
sea su talón de Aquiles, con que empleó todas sus fuer-
una sección de viento resul- zas en tocar las notas correc-
tona pero irregular. Frans tas dejando la interpretación
Brüggen, ese director holan- en un segundo plano.
dés con alma de relojero sui-
zo, se mostró regular en su Federico Villalba

35
ACTUALIDAD
MADRID

Liceo de cámara

TRAS LA HUELLA DE BACH


Madrid. Auditorio Nacional. 10-X-2006. Cuarteto de violas da gamba Il Suonar Parlante. Coro infantil del Colegio
Alemán de Madrid. Obras de Locke, Eccles, Purcell, Macque, Gesualdo, Trabaci, Ghielmi y Bach.

D
entro de las sugerentes IL SUONAR PALANTE género donde la conducción
temáticas que cada contrapuntística deja poco
año nos regala el Liceo espacio a la expresión.
de Cámara, esta vez nos des- Los corales de Bach, al
cubrirá la influencia en la final de cada parte, vinieron
historia musical del genio de a ser una síntesis, un resu-
Eisenach. Aunque la tarea es men de todo lo escuchado
ardua por lo extenso, el con anterioridad. El coro
Liceo de Cámara cuenta con infantil del Colegio Alemán
uno de los mejores equipos de Madrid, tímido al princi-
de programadores. ¿Su secre- pio, más suelto al final, puso
to? Es uno de los pocos una nota alegre y colorida al
ciclos en España que verte- concierto. A pesar de las
bra su temporada en torno al reducidas dimensiones de la
programa y no a los capri- heterogénea, pero cuando les originales, sólo cabe pre- sala de cámara, se quedaron
chos de los artistas. impera el buen gusto todo guntarse si la variedad en las un poco cortos de volumen,
El ciclo comenzaba con fluye de manera natural. dinámicas y la asimetría de si bien lo compensaron con
una selección de obras del El cuarteto, liderado por los tempi que nos regalaron, un trabajo bien hecho. Un
último Renacimiento y del Vittorio Ghielmi, violista y son propias de este tipo de buen comienzo para un
primer Barroco para cuarteto compositor, es uno de los repertorio. En cualquier buen ciclo que promete bas-
de violas da gamba entre- (pocos) conjuntos de refe- caso, y fuera de cualquier tante y suele cumplir con
mezcladas con corales de rencia en su género. Con un consideración musicológica, creces sus promesas.
Bach. La sucesión de autores sonido rico en matices y su mayor virtud fue la diver-
y de estilos podría parecer unos planteamientos musica- sidad y el contraste en un Federico Villalba

El piano en la edad de plata

LECCIONES DE HISTORIA
Madrid. Residencia de Estudiantes. 8-X-2006. Joaquín Achúcarro, piano. Obras de Falla.
Ángel Ruiz de Azúa

A
mantes de la música, Con mucho gusto y refina-
JOAQUÍN ACHÚCARRO

honremos a nuestros miento pero desprovista de


héroes. Porque, ni toda pasión. Su capacidad
tenemos tantos como para para entrelazar frases, planos
dejarnos algunos por los sonoros y dinámicas en las
senderos perdidos de la his- Tombeaux de Debussy y
toria, ni tan buenos que Dukas fue superlativa, la
puedan redimir a la multitud interpretación soberbia. En
de los mediocres. Por enci- la Fantasía bætica, donde la
ma de cualquier considera- chispa y el encanto de Falla
ción estética, Joaquín Achú- exigen un poco más de fuer-
carro es un punto de refe- za emocional, se mostró un
rencia en la historia del pia- poco más frío y distante,
no español. Uno de los demasiado simétrico. En los
pocos que han trascendido bises, estuvo magistral: una
nuestras fronteras y se han Soirée dans Grenada de
colado en el Walhalla de los Debussy elegante y compleja
grandes virtuosos. ataques agresivos, sus con- Falla. El ciclo de once con- y un Preludio de Chopin rico
Aunque joven todavía, ceptos profundos y medita- ciertos abarca desde la en matices.
Achúcarro es un pianista de dos evocan con profunda Generación del 98 hasta Recital para el recuerdo
los de antes, en blanco y nostalgia otros tiempos en Mompou y Gerhard. Presen- de uno de los grandes maes-
negro. Representa una los que las ideas musicales ta una selección de grandes tros del piano español. Un
escuela pianística en peligro maduraban poco a poco. autores españoles, junto a pianista que ha marcado una
de extinción. En estos tiem- Achúcarro inauguró el una variopinta colección de época y que en sus profun-
pos de artistas dulzones, de ciclo El piano en la edad de compositores infrecuentes. das interpretaciones nos
música que gusta a todos plata en la Residencia de Su interpretación de Falla regala lecciones de historia.
pero que no sacia a nadie, Estudiantes con un recital fue austera y comedida. Sin
su estilo incisivo y ácido, sus dedicado íntegramente a excesos, ni extravagancias. Federico Villalba

36
ACTUALIDAD
MADRID

Contextos

SOMBRA Y SONIDO
Madrid. Teatro Real. 9-X-2006. Concierto-proyección. El
caballero de la rosa, film de Robert Wiene, música de
Richard Strauss. Sinfónica de Madrid. Reconstrucción y
dirección: Berndt Heller.

Javier del Real


n un intere-
santísimo
artículo, el
musicólogo y
director de
orquesta Berndt
Heller nos
explica la aven-
tura de recons-
trucción tanto la
película El
caballero de la
rosa, de Robert
Wiene, con
guión del pro-
pio Hofmanns-
thal; como la
partitura que
Richard Strauss
destinó a dicho
film, a partir no
sólo de la ópera
del mismo títu-
lo. Se ha perdi-
do mucho mate-
rial fílmico y no
poco musical,
pero triunfó el
tesón de Heller,
y también el
nuevo ciclo del
Real, Contextos, que arro- se ha visto poco, por ir uni-
pa (por decirlo así) a las da a un concierto orquestal,
puestas en escena norma- un exceso de gastos. Ahora
les en este teatro. hemos tenido nuestra oca-
Había expectación por sión —única en mucho tiem-
este experimento, paralelo al po, sin duda— y hemos revi-
que provocaba la llegada de vido el juego de sombras
la Ariadna del Covent Gar- que teorizaban tantos espec-
den. A la admiración por la tadores, pasmados ante el
labor reconstructora de nuevo medio, y en esas som-
Heller, se añadía cierto rece- bras estaban Huguette
lo ante la capacidad de éste Duflos, Jaque Catelain, Elly
para ofrecer un concierto Felicie Berger, Michael Boh-
bien sincronizado con la nen. Más Paul Hartamann,
pantalla. Por fortuna, el con- en el Mariscal, puesto que la
cierto y la sincronización película se permite tramas
funcionaron de manera bas- que la ópera ignoraba.
tante adecuada, y Heller Lamentablemente, los 20
condujo a la Sinfónica con minutos que faltan (y, al
no poco dominio. parecer, faltan desde 1957,
Sorprende el muy bello no de antes) nos impiden
film, cinco años posterior al asistir a la unión final de las
Caligari del mismo director, parejas. Tuvimos que imagi-
y muy diferente, una recons- narlo. Una gran velada cine-
trucción de época de gran matográfica y musical, en
vuelo, con respetuosas cualquier caso.
copias de los figurines origi-
nales de 1912. Esta película Santiago Martín Bermúdez
37
ACTUALIDAD
MÁLAGA

Rueda y Vadillo

ACENTOS ANDALUSÍES
Teatro Municipal Miguel de Cervantes. 16, 22-IX-2006.
Orquesta Filarmónica de Málaga. María Espada, soprano;
Miguel Ángel Díaz, saxofón; Javier Paxariño, mey; Aziz
Samsaoui, qanun; Ana Guijarro, piano. Directores: Aldo
Ceccato y José Luis Temes. Obras de Castillo, Mozart,
Rueda, Stravinski y Vadillo.

MÁLAGA
El concierto que ha cado de esta pieza resta atrac-
abierto la temporada tivo a su discurso, que supo-
2006-2007 de la OFM ha ne todo un acto iniciático de
estado marcado por la creación que demuestra las
figura de Mozart y una dotes de Eneko Vadillo, lla-
clara referencia a la crea- mado claramente a proyectos
ción más reciente hasta el de mayor anhelo.
grado de producirse un estre- La amplia paleta cromáti-
no absoluto como ha sido el ca que requiere la inquietud
caso de la obra Usúl del musical del compositor
malagueño Eneko Vadillo, madrileño Jesús Rueda
encargo de la Fundación adquiere un manifiesto pro-
Autor y de la Asociación tagonismo en su Viaje ima-
Española de Orquestas Sinfó- ginario, “Francisco Guerrero
nicas, que, sin duda alguna, in memoriam” dedicado al
se erigió en lo más destacado recuerdo del que fuera su
junto a la soprano extremeña maestro y gran compositor
María Espada, que eligió tres linarense que abrió el segun-
arias de concierto del músico do concierto de temporada
de Salzburgo que suponían de la OFM. José Luis Temes,
grandes riesgos vocales, responsable de su dirección,
especialmente la K. 418, mantiene una excelente
Vorrei spiegarvi, oh Dio!, de comunicación con esta
una dificultad pareja a su orquesta que siempre le res-
extraordinaria belleza. La ponde con atención y efica-
cantante asumió toda la res- cia, y así pudo apreciarse en
ponsabilidad de la interpreta- el lento discurrir de este
ción, incluso, en cierta medi- memorial póstumo todo un
da, imponiendo el tempo a ejemplo de sonidos super-
seguir que, en las sinfonías puestos que crean una
extremas, primera y cuadra- atmósfera acústica de suge-
gésimo primera del catálogo rente espacialidad.
mozartiano, quedaba bastan- La seguridad técnica y el
te desfigurado ante un enten- exhaustivo conocimiento que
dimiento del director dema- tiene Ana Guijarro de la obra
siado solemne de esta músi- pianística de Manuel Castillo
ca que siempre transpira son siempre una garantía en
chispeante duende en cada la interpretación de la música
uno de sus compases, inclu- de este autor. Así, en el Con-
so en sus tiempos lentos. cierto nº 2 para piano y
Ceccato supo captar el orquesta, la “moderada”
sentido de Usúl, obra de riqueza creativa de este com-
variados contrastes basados positor quedó plasmada en
en el diverso color tímbrico una interpretación impecable
que le impregnan los solistas de la solista dentro de la flui-
al darle un marcado carácter dez orquestal que supo
exótico que lleva a recordar determinar positivamente la
giros sonoros arábigo-andalu- conducción de Temes. Éste
síes de una enorme riqueza sacó sus mejores recursos en
micropolifónica interna, que el ballet Petrushka de Igor
favorecen una primera audi- Stravinski, procediendo a
ción, haciéndola familiar des- una lectura clara en el gesto
de su complejidad y dotándo- que motivó surgieran las
la de una hermosa morbidez mejores cualidades de la
que lleva al oyente a tener orquesta malagueña.
una experiencia gratificante.
En ningún momento lo intrin- José Antonio Cantón

38
ACTUALIDAD
OVIEDO

Discreta polémica ante la versión escénica

MANÓN PARA DOS


Teatro Campoamor. 8-X-2006. Puccini, Manon Lescaut. Verónica Villarroel, Ismael Pons, Renzo Zulian,
Enric Serra, José Luis Sola, Alberto Feria, Jorge Rodríguez, María José Suárez, Juan Manuel Muruaga, Xavier
Martínez. Orquesta Sinfónica Ciudad de Oviedo. Coro de la Ópera de Oviedo. Directora musical: Elena
Herrera. Director de escena: Daniel Slater. Escenografía y vestuario: Robert Innes Hopkins.
OVIEDO

Carlos Pictures
Tras el discreto nivel La realidad es que la pro-
vocal de Il viaggio a puesta de Slater no sólo no
Reims, llegó Manon Les- desentonó sino que funcio-
caut para mejorar la nó bien, y hay que valorarla
imagen lírica del notablemente, si bien algún
comienzo de esta LIX Tem- aspecto del vestuario, de
porada de ópera de Oviedo. Robert Innes Hopkins quizás
El resultado general de esta resultase algo monótono.
Manon es positivo, funda- Del reparto gustó en
mentalmente porque todos especial el dúo de protago-
los apartados de la produc- nistas. Sobre todo Verónica
ción funcionaron por la Villarroel, una de esas gran-
notable profesionalidad de des artistas que lo ponen
sus componentes, de los todo de sí para confundirse
que sobresalieron por su con su personaje. Su versión
calidad la pareja formada fue muy personal, como su
por la soprano chilena Veró- voz, si bien no brillante téc-
nica Villarroel y el tenor nicamente, sí acertada en su
veneciano Renzo Zulian. planteamiento lírico dramáti-
Por un lado, la dirección co. También gustó, pero
musical de la cubana Elena menos, Renzo Zulian, un
Herrera, al frente de una estupendo tenor, imponente
Orquesta Sinfónica Ciudad en escena y magnífico en
de Oviedo afortunada, en una primera impresión. Des-
una versión que sin ser bri- pués, esa voz de gran cuer-
llante resultó coherente, po y personalidad y hermo-
apasionada por momentos so timbre se apaga bastante
—Intermezzo— y siempre por sus limitaciones técnicas
cuidadosa con los cantantes. en el agudo, que producen
Por otro, la versión escé- un importante desasosiego
nica, una producción de la en el oyente, aparte de las
Opera North a cargo de visibles desafinaciones.
Daniel Slater, que actualizó Podría ser un tenor de refe-
acertadamente la historia rencia de otra manera, de
trasladándola a la Francia esta, todavía no.
posterior a la II Guerra Mun- Después está el resto del
dial. La trama se presenta reparto, del que se puede
entre realista y romántica. generalizar perfectamente,
Realista por el planteamien- porque se trata de buenos
to, al incluir cuestiones profesionales que no defrau-
sociológicas como el rapar a daron. Estupendo Ismael
mujeres acusadas de colabo- Pons como Lescaut, exultan-
racionismo con los nazis, te y lleno de frescura el
por parte del partido comu- Edmundo de José Luis Sola,
nista. Y así se nos presenta a contundente el comandante
Verónica Villarroel como de Alberto Feria, llenas de
una Manon rapada, imagen buen gusto las aportaciones
bastante cruda e impactante, de María José Suárez y Jorge
por cierto. Se incluyen imá- Rodríguez como un músico
genes filmadas de este esti- y maestro di ballo y quizás
lo, y se respira un aire cine- Renzo Zulian y Verónica Villarroel en Manon Lescaut de Puccini demasiado justo pero siem-
matográfico en general gra- pre elegante el Geronte de
cias a una acertada ambien- sin duda lo es, y más en los conservador, pero con no Enric Serra.
tación y escenografía, siem- dos últimos actos, especial- demasiado convencimiento, Finalmente, el Coro de
pre enmarcada por dos mente aplaudidos tras las porque en esta ocasión la la Ópera volvió a ofrecer
gruesos elementos arquitec- frialdad con que se asumie- actualización no era tan alo- intervenciones de notable
tónicos entre neoclásicos y ron los dos primeros. Como cada como en otras, así que calidad.
fascistas. Lo romántico se viene siendo habitual otra lo que predominó fueron los
percibe en una historia que vez hubo pateo del sector aplausos de reconocimiento. Aurelio M. Seco
39
ACTUALIDAD
SANTIAGO

VIII Ciclo de Lied

DAMAS Y CABALLEROS DEL LIED


Teatro Principal. 15-IX-2006. Joan Rodgers, soprano. Obras de Mozart, Schumann, Musorgski y Shostakovich.
22-IX-2006. Christianne Stotijn, mezzo. Schumann y Chaikovski. 13-X-2006. Robert Holl, bajo. Obras de Schumann,
Schubert y Musorgski. John Mark Ainsley, tenor. Mozart y Schumann. Roger Vignoles, piano.
SANTIAGO

Precedida por una confe- obras de los cuatro composi- supo obtener de ellos toda su pudo cantar con naturalidad
rencia introductoria de tores motivadores del ciclo. triste belleza y Vignoles dio a y manifestar toda la profun-
Roger Vignoles, entusias- Estuvo perfecta de voz en su parte un especial relieve, damente trágica emoción de
ta codirector de estos todos, con tablas y comuni- transmitiendo el adecuado las canciones. El tenor John
ciclos que ya van por su cabilidad, pero hay que resal- apoyo a la voz, que tampoco Mark Ainsley ofreció tres de
séptima edición ininte- tar sus antológicos rusos, tan- desmereció, ni mucho Mozart y los dos grandes
rrumpida y con un públi- to El cuarto de los niños de menos, en las canciones de ciclos de Schumann Kerner
co fidelizado, la edición de Musorgski como las Sátiras Chaikovski. El también Lieder, op. 35 y Dichterliebe,
este año respondió al genéri- de Shostakovich. La mezzo holandés Robert Holl, un op. 48. Soberbio, una voz
co título de Aniversarios, holandesa Christianne Stotijn bajo de poderosa voz, tuvo exquisita apoyada en una
como podía ser esperable. Es aún no ha cumplido 30 años que lidiar con la flexibilidad gran técnica y sin engola-
lo de menos, pues lo impor- pero ya es un valor sólido, a que obligan tanto Schubert miento alguno, llenó al
tante es que permitió disfru- como lo era su programa. como Schumann y no siem- público de emoción, particu-
tar de cuatro estupendos Los Andersen Lieder, op. 40 y pre salió airoso, pero se des- larmente en la segunda par-
intérpretes especializados en las cinco Gedichte der Köni- quitó en Los cantos y danzas te, con su extraordinaria-
el género y de diferentes tesi- gin Maria Stuart, puede que de la muerte, dando una mente musical versión del
turas vocales. La soprano no estén entre los ciclos más interpretación memorable del maravilloso ciclo de poemas
Joan Rodgers dio una exce- interpretados de Schumann, ciclo de Musorgski, donde no de Heine.
lente lección interpretativa en pero son de lo más caracte- teniendo que hacer forzados
un programa que abarcaba rístico de su autor. Stotijn adelgazamientos de emisión, José Luis Fernández

Pocos matices

FÍGARO GOYESCO
Santiago de Compostela. Auditorio de Galicia. 19-X-2006. Mozart, Las bodas de Fígaro. Elena de la Merced, Joan
Martín-Royo, Josep-Miquel Ramón, María Rodríguez, Cristina Faus, Soledad Cardoso, Luisa Maesso, Celestino Varela,
Jon Plazaola. Taller de Canto Terra a Nosa. Real Filharmonía de Galicia. Director musical: Antoni Ros Marbà.
Dirección de escena: Emilio Sagi-Curro Carreres.

E
l comienzo de la tempo- na de la Merced, muy metida
rada oficial de la Real en su personaje como can-
Filharmonía en el Audi- tante y como actriz y el Con-
torio, estuvo precedido por de de Josep-Miquel Ramón,
un concierto de presentación de convincente presencia
en la catedral en el que la escénica. Al Figaro de Martín-
orquesta, bajo la dirección Royo le faltó un poco de
de Hansjörg Schellenberger, chispa, así como de ardiente
interpretó obras de Haydn, sensualidad adolescente al
Mozart y Schubert. Se hace Cherubino de Cristina Faus.
todos los años con la inten- La Condesa necesita más
ción de captar más audien- empaque y más diferencia-
cia, pero la catedral se aba- Josep-Miquel Ramón, María Rodríguez y Elena de la Merced ción con Susana, por muy
rrota y por el Auditorio, con aliadas coyunturales que
mucha mejor acústica, situa- pechoso. Hay que felicitar a cepción escénica de Emilio sean, que lo ofrecido por
do a poca distancia, con los responsables de la pro- Sagi, dirigida en esta ocasión María Rodríguez. En resu-
aparcamiento gratuito y unos puesta: homenajear digna- por Curro Carreres. Clara y men, faltaron matices. Ros y
precios muy por debajo de mente a Mozart, hacer disfru- apropiada para seguir el des- la orquesta cumplieron, pero
lo normal pasan sólo los de tar al público con unos recur- arrollo de la intriga, con un sin más. Los que escucharon
siempre. A ver si esta tempo- sos sencillos pero imaginati- vestuario inspirado apropia- su Don Giovanni del pasado
rada, con una programación vos, utilizar nuestra orquesta damente en Goya y sin adop- año en Bilbao, dicen que
que mejora sensiblemente y unos jóvenes cantantes tar ninguna de las actitudes nada que ver. ¿Será que el
las de los últimos años, se españoles con suficiente cali- estrafalarias que algunos equipo juega mejor fuera que
consigue llenarlo y con gen- dad y oficio, sin caer en el directores de escena tanto en casa? Tanto aplauso
te que pague su entrada. despilfarro de relumbrón que imponen últimamente para incondicional puede traer
Con Las bodas de Fígaro, tanto gusta a algunos. Se uti- que se hable de ellos como esas cosas.
hubo lleno en su primera lizó una producción de la sea. Los cantantes, dignos,
función, pero un lleno sos- Ópera de Oviedo, con con- destacando la Susana de Ele- José Luis Fernández

40
ACTUALIDAD
SANTIAGO

Temporada de la OSE

ESPECTACULAR
ARRANQUE
Auditorio Kursaal. 6-X-2006. Frank Peter Zimmermann,
violín. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Director: Gilbert
Varga. Obras de Donostia, Brahms y Franck.

Franz Hamm
FRANK PETER ZIMMERMANN

Comenzó la nueva tem- para violín y orquesta en re


SAN SEBASTIÁN

porada de abono de la mayor op. 77 de Johannes


OSE y lo hizo de un Brahms, obra que dio
modo realmente bueno. muchos quebraderos de
Días atrás los profesores cabeza al autor y que pre-
de la sinfónica tocaron senta matices mucho más
desde el foso del Euskal- cercanos a las maneras sin-
duna de Bilbao la Tosca fónicas. Zimmermann sacó
de Puccini, lo cual hace jugo al instrumento entrando
pensar lo complicado de al trapo en los tempi e indi-
una agenda llena de ensayos caciones del maestro. Lució
donde la ópera se ha ido sus habilidades en el Adagio
entremezclando con los y remató la faena en el Alle-
sones de otros autores como gro giocoso final, tanto que
Brahms o Franck. Si hay o los aplausos fueron sinceros
no cansancio por las horas y no de cortesía. Tuvo a
metidas en ello es algo que bien deleitarnos con la Sara-
quedó totalmente al margen bande de la Partita nº 2
en el concierto inaugural de para violín de J. S. Bach, que
la temporada que tuvo lugar sonó preciosa. Por su parte,
en el Kursaal donostiarra. Y Varga salío a escena con su
es que el resultado no sólo habitual arranque, con sus
satisfizo, sino que dejó el lis- también habituales exigen-
tón tan alto que complicado cias, pero en esta ocasión
lo van a tener a partir de con una energía especial
ahora para mantenerlo. Con- que logró una respuesta
tribuyó al excelente resulta- muy buena por parte de los
do la combinación de dos profesores de la orquesta,
artistas de gran talla, por una tanto en el citado concierto,
parte el joven y jovial violi- en las Acuarelas vascas de
nista Frank Peter Zimmer- Aita Donostia y en la densa
mann y por otro la siempre y pegadiza Sinfonía en re
exigente batuta del cotitular menor de César Franck,
Gilbert Varga. El primero donde destacaron especial-
demostró con creces los mente los metales y las cuer-
motivos por los que es uno das más graves.
de los solistas más reclama-
dos en el precioso Concierto Íñigo Arbiza

41
ACTUALIDAD
VALENCIA

Un recuerdo de Martín y Soler

ESFUERZO BALDÍO
Palau de la Música. 17-X-2006. Martín y Soler, La festa del villaggio (versión semiescénica). Amparo Navarro, soprano;
Eugenia Pont-Burgoyne, soprano; Marina Pardo, mezzosoprano; Emilio Sánchez, tenor; Tomás Puig, Marqués; José
Antonio Carril, barítono; Carlos López Galarza, barítono. Estil Concertant. Director: Juan Luis Martínez.

La contraprogramación que la buena voluntad se


VALENCIA

preparada por el Palau podría salvar.


de la Música para la tem- La reanudación compor-
porada inaugural del tó una mejora en música e
Palau de les Arts (¿tiene interpretación. El hecho de
algún sentido no sólo que la estupenda voz de
mantener sino hasta Eugenia Pont-Bourgoyne
aumentar la oferta de óperas (Inés) contara de inmediato
en concierto precisamente con un aria quizá espoleó a
cuando su función subsidia- sus compañeros, pero la
ria va a desaparecer?) vivió adecuación por poco no
su primer asalto a costa de genial de las notas a las
Martín y Soler. Sobre todo palabras por ejemplo en el
por su segundo acto, La festa cuarteto y la indiscutible
del villaggio habría merecido brillantez del segundo final
otro tratamiento. Con tan también debieron de
pocos medios materiales, el Escena de La festa del villaggio de Martín y Soler influir. Quienes apenas die-
esfuerzo en sí encomiable ron motivos de reproche
del director escénico (Ale- Incluso el primer acto atribuir a fallos de memoria. fueron una orquesta muy
xander Herold) y de todos podría haber gustado más si La precariedad de la situa- poco exigida por Martín y
los músicos intervinientes en se hubiese contado con un ción pareció afectar a los Soler y un director como
este reestreno en tiempos coro siquiera mínimo. Esa mismos cantantes, de los suele muy atinado en la
modernos resultó casi tan carencia condicionó algunos que antes del descanso, sal- elección de tempi y matices
baldío como en tantas oca- cortes añadidos a los anun- vo por el aria de Amparo de fraseo.
siones similares que cabría ciados en los recitativos y a Navarro (Laura) y algún
recordar. los que seguramente cabe pasaje del final, poco más Alfredo Brotons Muñoz

Las orquestas de los Palaus en un acto simbólico

TODOS A UNA
Valencia. Palau de les Arts. 8-X-2006. Orquesta de la Comunidad de Valencia y Orquesta de Valencia.
Directores: Zubin Mehta y Yaron Traub. Obras de Martín y Soler, Rimski-Korsakov, Valero, Stravinski y Berlioz.

L
a orquesta titular del gió desde su asiento unos
nuevo Palau de Valencia aplausos sobre todo mereci-
se envolvió en un gesto dos por el dominio del ins-
de hermanamiento con la del trumento orquestal nueva-
antiguo. En la segunda parte, mente demostrado. En los
(casi) todos los integrantes números impares del Pájaro
de ambas orquestas, que en de fuego, Yaron Traub extra-
la primera se habían alterna- jo ominosos colores de la
do, interpretaron juntos la Introducción, electricidad de
Fantástica de Berlioz. Los la Danza de Katschei y bri-
resultados artísticos presenta- llantez del Final.
ron varios flancos criticables. En la Fantástica, Mehta
El delirante popurrí pro- conectó el piloto automático
gramado para la primera para lograr una versión tan
parte se inició con la ober- Zubin Mehta en un momento del concierto escasa en incorrecciones de
tura de La isla del placer, ejecución como en inspira-
ópera recientemente recu- Capricho español encontró con la orquesta sobre el ción interpretativa. El públi-
perada. Sin indicación de el director indio la forma de estrado. co, por poco no congelado
tempo porque Martín debió aunar espectacularidad y Sin salvar por entero esta físicamente por el aire acon-
de pensar que bastaba con claridad de líneas, en parte dificultad, en la Orquesta de dicionado, estuvo relativa-
llamarla Tempestad, Zubin por la bisoñez de sus músi- Valencia se apreció otro mente frío al final, casi abso-
Mehta no hizo el menor cos, en parte por la acústica empaste ya en la Rapsòdia lutamente hasta entonces.
caso al dato. Tampoco en de una sala que para la sobre temes valencians, por
los últimos números del ópera podrá funcionar, no la cual Andrés Valero reco- Alfredo Brotons Muñoz

42
ACTUALIDAD
VALENCIA

Revelación de María Rubio

UNA MAGNÍFICA SOLISTA


Valencia. Palau de la Música. 20-X-2006. María Rubio,
trompa. Orquesta de Valencia. Director: Yaron Traub.
Obras de Berlioz, Mozart y Mahler.

MARÍA RUBIO

Y
aron Traub le dijo más densidad y brillantez del
o menos al público: timbre y su perfecto redon-
“Para este primer con- deamiento a cualquier altu-
cierto de la temporada se ra e intensidad, por el
me ocurrió invitar a un gran férreo control de los volú-
solista internacional, pero menes en un espectro diná-
pensándolo mejor me di mico de amplitud por igual
cuenta de que lo tenía en extraordinaria, por el inteli-
mi propia orquesta”. No gente diseño del fraseo para
mintió. Nacida en Alboraya modular aquellos matices
hace veintisiete años, María que más elocuentes hicieran
Rubio llegó hace cuatro a la los sucesivos pasajes, por la
Orquesta de Valencia carga- inmaculada tersura de las
da de promesas que se con- notas tenidas y los trinos,
cretaban en un importante por la incisividad con que
premio conseguido en Ber- colocaba las picadas, en fin,
lín y un currículum increí- por la equilibrada suma de
ble para tan corta edad. técnica y musicalidad que
Hoy es una realidad conso- demostró de principio a fin,
lidada, que a otro premio no es exageración afirmar
de gran entidad conquista- que nos hallamos ante una
do en Italia y sus cada vez magnífica solista de trompa.
mejor realizados solos en No debería ensombrecer
las sinfonías de Chaikovski el éxito de la solista el de
o Mahler acaba de añadir sus colegas ni el de un
una actuación más que director que antes con la
sobresaliente como prota- obertura El carnaval roma-
gonista absoluta del Tercero no de Berlioz y luego con la
de Mozart, uno de los con- Primera de Mahler estuvie-
ciertos para trompa más ron también deslumbrantes.
hermosos jamás escritos si
no el más hermoso. Por la Alfredo Brotons Muñoz

43
ACTUALIDAD
VALLADOLID / ZARAGOZA

Temporada de violinistas

EXQUISITECES Y PIEDRA DE TOQUE


Catedral. 26-IX-2006. The Scholars. La Capilla de Borgoña. Director: Josep María Saperas. Músicas del tiempo de
Felipe el Hermoso. Teatro Calderón. 5-X-2006. Antonio Baciero, piano. Obras de Mozart. Feria de Muestras. 6-X-
2006. Shlomo Mintz, violín. Paganini, Caprichos. Teatro Calderón. 10-X-2006. Orquesta Sinfónica de Castilla y León.
Director: Alejandro Posada. Sergei Krilov, violín. Obras de Arriaga, Wieniawski y Brahms.

Conciertos exquisitos, Baciero, gran pianista sin otro joven violinista de soni-
VALLADOLID

SHLOMO MINTZ
ajenos al relumbrón fuegos mediáticos, es natu- do bellísimo que, en el boni-
externo, con intérpretes ral, con magnífica pulsación to Concierto nº 2 de Wie-
afines a músicas muy y sonido que desentraña las niawski, lució tanto en los
diversas. En la Catedral obras mozartianas como las pasajes líricos como en los
vallisoletana, de defi- trascripciones de Schubert y virtuosistas. La Toccata y
ciente acústica, diecio- Liszt desde una visión arqui- fuga de Bach de regalo fue
cho piezas y con unión tectónica que tiene influen- toda una exhibición de téc-
de los dos conjuntos conme- cias de sus estupendas inter- nica y musicalidad. La tem-
morativos a Felipe el Her- pretaciones de Bach. Ausen- porada de los violinistas no
moso, con una rara unidad te de todo artificio, el único ha podido comenzar con
en la composición del con- regalo fue la repetición del mayor altura.
cierto. Alejandro Massó nos Confutatis y el Lacrimosa del La orquesta y su director
daba las claves que el Réquiem. Nada se puede tenían una piedra de toque
esplendido cuarteto vocal tocar después, me dijo virtuosismo que pocos en todas las obras del pro-
The Scholars y la Capilla de Baciero. Señalo como alcanzan, pero también por grama. Buen acompaña-
Borgoña nos restituían con excepcional el primer tiem- la de sobrepasar la mera miento de Wieniawski, pre-
instrumentos de época y una po de la Sonata K. 310, el perfecta ejecución. Mintz cioso color en la obertura de
elevada musicalidad. Los sublime tema mozartiano alcanzó a darle unidad y, sin Los esclavos felices y sonido
dos títulos del concierto que Baciero dijo como los caer en romanticismos deca- pleno y matizado en la difí-
Orbe aciago y El sueño de grandes. dentes, en aquellos capri- cil prueba de la Primera
Castilla eran significativos. Gesta extraordinaria la chos que lo requerían, supo brahmsiana. Unos días des-
Lleno en el templo y respeto de Shlomo Mintz al interpre- darles la adecuada musicali- pués de la Orquesta Nacio-
y entusiasmo del público. tar sin otra interrupción que dad. Escuchar el bloque de nal y su programa Falla, el
Algunos momentos fueron un descanso de quince esta suma violinística en sus conjunto castellano-leonés
especialmente emotivos, el minutos, los 24 apabullantes manos, portentosa la no desmereció, ni mucho
motete Gaude prole regia, el Caprichos op. 1, de Paganini izquierda, fue toda una menos respecto de aquélla.
Laus Deo y Fortuna despera- con una naturalidad objetiva experiencia. El éxito fue cla- Está en una esplendida for-
ta de Agrícola, que marcan y una técnica excepcional. moroso. Al “diabólico” Nic- ma, y Brahms, calor e inten-
la tragedia de la muerte pre- Este magma de literatura colò Paganini le sustituyó un sidad en la dirección y eje-
matura de Felipe, meses violinística que expresa sobrio en la apostura, discre- cución, fue la perfecta pie-
después de la del olvidado todas las posibilidades del to y enorme artista. dra de toque.
Colón en Valladolid. instrumento, resulta agota- También fue exquisita la
El Mozart de Antonio dor por la necesidad de un actuación de Sergei Krilov, Fernando Herrero

XII Temporada de Grandes Conciertos de Otoño

SÉPTIMA AL DESNUDO
Auditorio. 19-X-2006. Staatskapelle Berlin. Director: Daniel Barenboim. Mahler, Sinfonía nº 7 en mi menor.

La Séptima pasa por ser dixit, necesitado de un Nachtmusik, premiosa quedaron desconcertados y
ZARAGOZA

la más impopular y difí- director que favorecezca la exposición del exultante pri- sin saber si Barenboim juga-
cil de las sinfonías de comprensión del supuesto mer tema del Finale—, esca- ba a favor o en contra de
Mahler. El silencio del programa de la obra: el trán- sa carga climática —inicio Mahler; si desnudar la Sépti-
autor —otras veces proli- sito espiritual de la oscuri- poco sombrío, Andante ma de sus velos expresivos
jo en explicaciones—, la dad a la luz; de la ignorancia amoroso sin arrobo—, sólo era una genialidad o una
similitud de carácter de a la sabiduría. un movimiento —el Scher- extravagancia.
dos de sus movimientos, Flaco favor empero el zo— del todo logrado, y Objetivamente cabe
otro que en opinión extendi- que Barenboim y su orques- por doquier la voluntad de hablar de un director opina-
da no casa con el resto, y un ta operística berlinesa hicie- entender la Séptima como ble y de una orquesta pas
final extrañamente pompo- ron esta vez a Mahler: tran- música pura y ajena a cual- mal, pero un mahleriano
so, han llevado a muchos a siciones forzadas —como en quier trasfondo; el afán de experto sentenció: un con-
hablar de escasa trabazón y el paso del Langsam incial al rebajar la emotividad mah- cierto nifunifásico. Veredic-
de interés progresivamente primer Allegro—, tempi de leriana. Si la mayoría del to que yo no apelaré.
decreciente; o de un mamo- dudoso acierto —cansino respetable se mostró encan-
treto simbólico, Adorno segundo tema de la primera dilada, los más avezados Antonio Lasierra
44
ACTUALIDAD
ALEMANIA

Estreno mundial de Calígula de Detlev Glanert


ACTUALIDAD ANATOMÍA DE UN TIRANO
Oper. 7-X-2006. Glanert, Calígula. Ashley Holland, Michaela Schuster, Hans-Jürgen Lazar, Martin
Wölfel, Gregory Frank. Director musical: Markus Stenz. Director de escena: Christian Pade.
Decorados y vestuario: Alexander Lintl.

FRANCFORT

Monika Ritterhaus
Fue un monstruo, un personajes está en contra de
tirano, un loco que tortu- la eruptiva arquitectura
raba a sus víctimas hasta sonora de Glanert, como
que se desangraban, y cuando Calígula estrangula a
luego les arrancaba el su esposa Cesonia, al tiempo
corazón. Su nombre es que le susurra al oído: “Los
sinónimo de violencia y vivos no me bastan para lle-
esquizofrenia. Con apenas nar el vacío del mundo”.
30 años fue ejecutado por el Por fortuna, Ashley
pueblo y el senado. Albert Holland posee una cierta
INTERNACIONAL

Camus, escritor existencialis- aura del muchacho terrible y


ta, creó su drama Calígula soñador, al que encarna de
en París en 1937-1947, en manera prodigiosa. Su Calí-
plena guerra. En los diarios gula se expresa de manera
de Camus encontramos una confusa, canta de forma refi-
gran fuente de anotaciones nada y susurra con brutali-
que aparecen en su pieza Schuster y Holland en Calígula dad, siendo merecidamente
teatral o en otras de sus aclamado por su interpreta-
obras como preguntas bási- nal y psicológica de Calígula ción. Junto a él se reunió un
cas sobre la existencia comienza con un fuerte gri- excelente reparto, destacan-
humana. El autor francés se to. El emperador ha perdido do ante todo Michaela
sentía muy unido a Nietzs- a su hermana Drusilla, a la Schuster como una bien deli-
che y Dostoievski. Por ello que le unía un amor inces- neada Cesonia, un tremendo
no sorprende que las pre- tuoso, y pasa de ser un papel que, al igual que su
guntas que se hace Calígula gobernante de buen corazón reciente Kundry, ella convir-
en el libreto de la ópera de a convertirse en una perso- tió en una magistral actua-
Detlev Glanert podrían pro- na, un homo ludens que no ción. Magníficos también
ceder de los labios de conoce límites. Calígula Hans-Jürgen Lazar (Mucius),
Nietzsche. En el Calígula de quiere detener el aliento del Martin Wölfel (Helicon) y
Camus, el desprecio por la mundo y empieza a matar. Gregory Frank (Chera), así
vida es un don divino. Desea alcanzar lo inalcanza- como el coro preparado por
Camus presenta al empe- ble —la luna—, ser el amo Alessandro Zupardo, que
rador desde la perspectiva de de lo imposible; fundar un asumió el papel de comenta-
sus enemigos y sus confiden- reino en el que los seres rista al modo de la tragedia
tes. Detlev Glanert, composi- humanos no mueran y sean griega. Markus Stenz, buen
tor hamburgués de 48 años y felices. “El amor no significa conocedor de la nueva músi-
discípulo de Henze, ha com- nada”, confiesa. De este ca, extrajo sonoridades
primido, con ayuda de su modo descubre el absurdo. camerísticas de la estupenda
libretista Hans Ulrich Trei- La puesta en escena de Frankfurter Museumsorches-
chel, el drama de Camus con Christian Pade, con su ter. Una gran ovación mere-
sus casi 40 cambios de esce- desenvuelto tratamiento del ció la virtuosística actuación
na en cuatro actos con dos trágico cosmos de Calígula, del chelo solista, que acom-
intermedios. La idea de Gla- tan sutilmente expresado pañó una de las muchas
nert fue presentar musical- por la música, priva al dra- transformaciones anímicas
mente a Calígula, los estados ma de Glanert de buena par- del protagonista.
de su cuerpo y de su alma. te de su profundidad. Las Albert Camus tenía el
Su cerebro es un gran espa- fuerzas filosóficas que se sueño de escribir “música
cio sonoro que marca el pul- crean a través de las pregun- para las enfebrecidas voces
so de la partitura. Glanert tas fundamentales de del hombre de hoy”. A tra-
alcanza una intensa tensión Camus, y que han inspirado vés del poderoso lenguaje
cuando elimina por completo indudablemente al composi- sonoro y filosófico-sensual
las voces intermedias para tor, quien ha creado a partir de Clanert este sueño se ha
resaltar los extremos graves y de ellas tejidos sonoros realizado. Un desbordante
agudos del espectro sonoro. insospechados y conmove- drama musical, que sin duda
Su ópera está basada en un dores, no las encontramos llegará a muchos escenarios
acorde de 25 notas, con las en la producción. Faltan y se inserta en la lista de
que Glanert trabaja en siete también poderosas imáge- obras sobre los grandes des-
octavas desplegadas como nes que hubieran acentuado tinos del hombre.
una flexible espina dorsal. el poder de seducción de la
La metamorfosis emocio- música. El estatismo de los Barbara Röder
46
ACTUALIDAD
ALEMANIA

La Kammeroper celebra sus bodas de plata con una rareza

DE NUEVO KEISER
Kammeroper. 22-IX-2006. Keiser, Arsinoe. Eeva Tenkanen, Melanie Hirsch, Raymond Spogi, Julian Podger, Olivia
Vermeulen, Jörg Gottschick, Steffen Wolf. Director musical: Thomas Ihlenfeldt. Director de escena: Kay Kuntze.
BERLÍN

La Berliner Kammeroper excesivamente contenida, lo mond Spogi otorgó una ger. En la pareja de criados,
ha celebrado sus bodas cual dio como resultado una notable presencia y una Lesbia y su pretendiente
de plata con un festival dinámica demasiado unifor- agradable voz de barítono Elmiro, brillaron Olivia Ver-
en el que ha presentado me. El director de escena con la que sedujo a la reina. meulen y Jörg Gottschick, al
una ópera desconocida Kay Kuntze ha tratado de La soprano Eeva Tenkanen igual que Steffen Wolf en el
de Reinhard Keiser, estrena- ironizar la confusa acción en confirió al papel titular un personaje cómico de Ninfo.
da en 1710: Arsinoe. Des- torno a la rivalidad de dos aire melancólico, sabiendo Al final, después de una
pués de Masaniello furioso mujeres, la reina viuda Arsi- reflejar tanto los ataques de batalla con cojines y varios
en 1992 y Der verführte noe y su hija Berenice, resal- ira como sus doliente queja. intentos de copulación en el
Claudius (La seducción de tando las situaciones grotes- Su hija estuvo defendida pobremente decorado esce-
Claudio) en 2003, ésta ha cas a través de exagerados por la ligera Melanie Hirsch nario giratorio, sin olvidar
sido la tercera ocasión en trajes como la larga cola de (a la que la figurinista Irene un intento de envenena-
que la compañía se ocupa Arsinoe, que aparece una y Suhr caracterizó a medio miento, se llegó al consabi-
de este compositor que tra- otra vez en diferentes camino entre una hechicera do lieto fine, con tres pare-
bajó en la Ópera de Ham- variantes —como toga, velo y la muñeca Olympia), con jas felizmente unidas a la
burgo. La Capella Orlandi de o fetiche erótico. gran seguridad en las colo- manera de la más pura con-
Bremen, bajo la dirección de El objeto del deseo de raturas. Su prometido Tolo- vención operística.
Thomas Ihlenfeldt, tocó de las damas es Demetrio, rey meo estuvo encarnado por
manera colorista aunque de Macedonia, al que Rai- un caricaturesco Julian Pod- Bernd Hoppe

Nicolas Brieger presenta un violento Otello en la Staatsoper

CARRERA HACIA EL ABISMO


Staatsoper. 16-X-2006. Verdi, Otello. Janez Lotric, Brigitte Hahn, Brian Davis, Pedro Velázquez Díaz, Kathuna
Mikaberidze. Director musical: Wolfgang Bozic. Director de escena: Nicolas Brieger. Decorados: Hans Dieter Schaal.
HANNOVER

El escenógrafo Hans Brieger es un nihilista, un


Christian Brachwitz

Dieter Schaal ha creado hombre que teje sus redes


para Otello el blanco y de manera sutil. Para él, Dios
límpido interior de una ha muerto. El Dios cristiano,
iglesia con altas colum- el del amor y la razón es eje-
nas. A la derecha vemos cutado y vejado sin piedad
un confesonario, a la en la nave de la iglesia.
izquierda la pila del agua La Desdemona de Brigit-
bendita, y en el centro pen- te Hahn tuvo rasgos delica-
de una cruz con la imagen dos y frágiles, y supo hacer
de Cristo. Al fondo brillan justicia a todas las facetas del
rojas luces de muerto. Una papel, desde el lirismo al
enorme luna irrumpe de desgarro. Janez Lotric apro-
manera amenazadora, mien- una marioneta de Jago, ya La compasión ha sido la vechó los exabruptos escéni-
tras unos cuerpos desnudos que le falta un mayor senti- fuente del amor entre Desde- cos de Otello, con su pode-
se balancean como siluetas miento de autoestima. Una mona hacia Otello, y hace rosa voz de tenor y su com-
que representan a los cuatro imagen impactante es cuan- tiempo que se ha desvaneci- pleta caracterización. Brian
jinetes del Apocalipsis. do Jago coloca a un Otello do. En su reencuentro en el Davis dio a su Jago la nece-
El director de escena paralizado por los celos un puerto, Otello pone delica- saria naturalidad del mal.
Nicolas Brieger ha observado sombrerito en la cabeza y damente a Desdemona las Excelentes los demás perso-
detalladamente el libreto que juega con él como si fuera botas de goma para que no najes, desde el Cassio de
Arrigo Boito escribió para la una marioneta. En la escena se corte con los cristales Pedro Velázquez Díaz a la
penúltima ópera de Verdi. La final, Desdemona reza su rotos que hay en el suelo. En Emilia de Kathuna Mikabe-
historia de Otello no es oración como enloquecida, el cuadro final, él mismo ridze. El coro, preparado von
entendida aquí como un sim- sobre un inmenso pañuelo desgarra los zapatos y ata a Dan Ratiu, actuó al principio
ple drama de amor. El moro blanco rodeado por grandes la supuesta pecadora al con- con cierta rigidez, pero fue
de Venecia y su esposa van cirios de iglesia igualmente fesonario. Para Brieger, Ote- ganando soltura a lo largo de
desarrollando escena a esce- blancos. El techo se transfor- llo y Desdemona son vícti- la función. Wolfgang Bozic
na con gestos angustiosos, ma en una fría cámara mor- mas de una destrucción cós- reflejó en la orquesta toda la
precipitándose cada vez más tuoria donde se encuentran mica. Y Otello destroza el violencia del Juicio Final.
hacia el abismo en su gélido la enajenada mujer y su des- espejo de su propia alma, su
desamparo. Otello resulta esperado esposo. esposa amada. El Jago de Barbara Röder

47
ACTUALIDAD
ALEMANIA / BÉLGICA

Fiorella Burato, aclamada protagonista de Luisa Miller

PASIONES ENTRE CRISTALES


Oper. 23-IX-2006. Verdi, Luisa Miller. Fiorella Burato, Konstantin Andreiev, Marco Vratogna,
Giovanni Furlanetto, Tuomas Pursio, Alexandra Kloose. Director musical: Riccardo Frizza.
Director de escena: Guy Joosten. Decorados y vestuario: Johannes Leiacker.

El asesinato del viejo na tuvo la necesaria energía, fraseo, alcanzando la cima gancia y autoridad. Tuomas
LEIPZIG

conde es presentado en el calor italiano y brío en las de su actuación en la escena Pursio resultó quizá excesi-
escena por Guy Joosten cabalettas, sin olvidar los con su padre y en el dúo vamente simpático como
al final del preludio del abundante momentos de final, con su transfigurada Wurm. Alexandra Kloose
melodramma tragico de delicado lirismo. El decora- preparación para la muerte. mostró una emisión gutural
Verdi Luisa Miller. En una do giratorio único es frío y Por desgracia, al Rodolfo de y un fuerte temperamento
urna de cristal, que actúa a funcional. En lugar del idilio Konstantin Andreiev se le como Federica. Yoonjin
modo de impenetrable pri- campesino vemos un estili- agotaron en ese momento Song como Laura y Torsten
sión, el anciano cae cubierto zado vestíbulo. La dirección las reservas, después de Süring como un campesino
de sangre, abatido por la de actores, por el contrario, haber cantado admirable- completaron el reparto de
pistola y la espada. El dra- contiene momentos de mente su gran aria. Marco una producción que, en
matismo de esta escena es indiscutible fuerza. Vratogna fue un excelente conjunto, ha supuesto un
subrayado por Riccardo Friz- En el papel titular, Fiore- Miller, de voz viril, algo prometedor comienzo de
za y la Orquesta de la lla Burato volvió a triunfar juvenil para el papel, y Gio- temporada.
Gewandhaus. Su vigorosa gracias a su hermoso timbre vanni Furlanetto dio al Con-
visión de la partitura verdia- oscuro y su delicadeza en el de de Walter una grave ele- Bernd Hoppe

Última temporada de Foccroulle

UNA HISTORIA SENCILLA


Teatro de La Moneda. 14-X-2006. Wagner, Tristan und Isolde. John Keyes/Mark Lundberg, Kirsi Tiihonon, Franz
Hawlata, Lilli Paasikivi. Director musical: Kazushi Ono. Director de escena, escenografía y vestuario: Yannis Kokkos.

La primera nueva pro- increíble energía. La calurosa


BRUSELAS

Johan Jacobs

ducción de la última voz de mezzosoprano de


temporada de Bernard Lilli Paasikivi sonó un tanto
Foccroulle al frente de excesiva para el papel de
La Monnaie ha sido la Brangäne, a la que propor-
ópera Tristan und Isolde cionó toda la necesaria
de Wagner, dirigida por el ansiedad. Franz Hawlata fue
director musical del teatro, un rey Marke noble y huma-
Kazushi Ono, y escenificada no, con sonoras y expresivas
por Yannis Kokkos que tam- sonoridades de bajo, pero el
bién diseñó los decorados y Kurwenal de Matthew Best
el vestuario. Ono enfocó la careció de presencia vocal.
música como si fuera de Yannis Kokkos presentó
cámara, con un sonido Tristan und Isolde como un
transparente de la orquesta, drama sombrío sobre un
finos detalles instrumentales, John Keyes en Tristán e Isolda de Wagner escenario oscuro y desnudo.
y matices llenos de color, Había algunos efectos hechos
pero pese a todo esto los que mostró ser una Isolde ció de brillo, pero a pesar de con un espejo y proyecciones
instrumentos de madera muy convincente. Aunque todo cantó bastante bien. de nubes que se relacionaban
sonaban a veces agresivos. no tenga una gran voz dra- Antes del comienzo del ter- con el pintor belga Léon Spi-
Ono dotó a la representa- mática, que es lo ideal para cer acto se puso enfermo y llaert, pero muy pocos deco-
ción de tensión nerviosa y este papel (su registro medio el tenor Mark Lundberg, pro- rados, colores o luces, salvo
brío, dando a la partitura los es débil) cantó con gran gramado para algunas de las cuando Marke interrumpe la
acertados impulsos rítmicos, dedicación, unas notas agu- representaciones, tomó su noche de amor. Kokkos
a la vez que hizo lo posible das muy seguras, musicali- lugar. Aunque Lundberg cuenta la historia sin compli-
para que no se ahogaran las dad, verdadera emoción y también tenía un catarro y caciones, lo que está bien,
voces dentro de las grandes suficiente resistencia para tosía de vez en cuando, can- pero en general la produc-
olas wagnerianas. No siem- llegar al final Mild und leise. tó hasta el final con una voz ción fue demasiado estática y
pre logró sus objetivos. Al comienzo de la represen- vigorosa y fresca, que daba a uniforme como para evocar
Iréne Theorin, la Isolde tación se anunció que John los sueños febriles de Tristán la magia de la noche de amor
programada, no pudo cantar Keyes, que hacía de Tristan, la fuerza necesaria. Como y para mantener la atención
las primeras representacio- tenía un fuerte catarro pero actor fue menos convincente del publico.
nes y la sustituyó la soprano que cantaría. Sonó un poco y como moribundo deambu-
finlandesa Kirsi Tiihonon, bajo de ánimo y su voz care- laba por el escenario con Erna Metdepenninghen
48
ACTUALIDAD
ESTADOS UNIDOS

Minghella monta Butterfly

UN CUENTO ORIENTAL
Metropolitan Opera. 30-IX-2006. Puccini, Madama Butterfly. Cristina Gallardo-Domâs, Marcello Giordani, Dwayne Croft.
Director musical: Asher Fisch. Director de escena: Anthony Minghella. Escenografía: Michael Levine. Vestuario: Han Feng.

Ken Howard
La Madama Butterfly de —creo que parte del proble-
NUEVA YORK

Minghella está llena de ma era que nunca le dio la


maravillosos detalles oportunidad de proyectarla
visuales y dramáticos. físicamente hacia el publico.
Para el ojo del aficiona- Su interpretación parecía
do, las pantallas y pane- dirigida hacia su interior.
les resaltados del escenó- Aunque la marioneta que
grafo Michael Levine, los representaba al hijo de But-
fuertes contrastes y silue- terfly fue una maravilla de
tas del iluminador Peter expresividad humana, la
Mumford, los colores y dibu- esforzada Gallardo-Domâs
jos delicados del vestuario parecía menos humana que
de Han Feng, y el soberbio Cristina Gallardo-Domâs en Madama Butterfly de Puccini este muñeco de madera. Y
arte de los titiriteros del no le ayudaba —ni a ella ni
Blind Summit Theatre consi- tral norteamericana sacada mente con soltar las riendas a nadie— los tiempos plo-
guieron evocar algo auténti- de un cuento norteamerica- de vez en cuando. Tanto él mizos de Asher Fisch, que a
camente asiático, aunque no no inspirado en una novela como Dwayne Croft, un lo mejor eran un legado de
había ni un japonés en el francesa. Y nunca he visto soberbio Sharpless, interpre- James Levine, que dirigió el
equipo de producción. Y la ni escuchado una Butterfly taron sus papeles con un señalado estreno antes de
meticulosa dirección escéni- menos italiana que la de garbo natural indudable- pasar la batuta a Fisch.
ca de Minghella, de una pre- Minghella. Continuamente mente pulido por el direc- Había poca flexibilidad en
cisión total, cuenta la historia me encontré esperando ver tor. Pero la Cio-Cio-San de su lectura nada italiana,
sin excesos ni histrionismos. un estallido de irrefrenable Gallardo-Domâs, meticulo- pero tal como lo hizo acom-
Sin embargo, el proble- emoción. El tenor Marcello samente miniaturizada y pañó a la perfección una
ma era que por muy admira- Giordani, cuya voz sonaba detallada, fue una triste víc- Butterfly que tal vez ni
ble que fuera la producción, mejor que cuando la esforzó tima de las fuertes limitacio- siquiera Puccini hubiera
Butterfly no es un drama para cantar Cellini de Ber- nes emocionales a que esta- reconocido como obra suya.
japonés, es una ópera italia- lioz y Gualtiero de Bellini, ba sometida la producción.
na basada en una obra tea- amenazaba excepcional- Su voz pareció siempre fría Patrick Dillon

Una producción cuarentona

REGRESO A LO ANTIGUO
Nueva York. Metropolitan Opera. 30-IX-2006. Ponchielli, La Gioconda. Violeta Urmana, Olga Borodina, Irina Mishura,
Aquiles Machado, Zeljko Lucic, Paata Burchuladze. Director musical: Bertrand de Billy. Director de escena: Peter
McClintock. Escenografía: Beni Montresor.

Q ué placer ver los


decorados de La Gio-
conda. Con sus cua-
renta años, es la producción
demostró que creía en lo
que tan hermosamente can-
taba, pero a veces su admira-
ble musicalidad fue desbor-
principales, pero eso queda-
ba compensado, ya que era
la mejor de la ópera, y estu-
vo totalmente admirable.
de Alvise, Paata Burchuladze
al menos tuvo una presencia
adecuada. Salvo cuando se
decidió a disminuir el ritmo
más vieja del repertorio del dante, privando así a los En su debut en el Met, de la música hasta casi dejar-
Met. El problema de esta amantes de La Gioconda de Zeljko Lucic en el papel del lo parado, la dirección de
ópera es que está anticuada, las vibrantes notas de pecho malísimo Barnaba, impresio- Bertrand de Billy fue cariño-
con grandísimas emociones de Callas, Milanov o Tebaldi. nó con su calurosa y elegan- samente detallada e idiomá-
unidas a una estructura clási- No faltaron esas notas en la te voz de barítono ligero. tica. Y el coreógrafo, Chris-
ca. Lo que necesita La Gio- suntuosa interpretación que Pero Aquiles Machado, topher Wheeldon hizo de
conda es un reparto que hizo Olga Borodina de Lau- como Enzo, con una voz esta producción la mejor
crea en la obra, que pueda ra, un papel que a menudo potencialmente soberbia y Danza de las horas, cuyos
coger sus cambios inespera- no recibe mucha importan- algunos impresionantes agu- bailarines Letizia Giuliana y
dos e infundirles una verda- cia, aunque una Borodina dos, cantó con poco color o Ángel Corella recibieron —
dera emoción. Y para que muy enérgica tenía una pre- línea y su interpretación probablemente ante el
esto ocurra también tiene sencia poco probable en este estuvo acartonada, tampoco asombro de los cantantes—
que cantar con exquisitez e papel de muchachita pasiva. le ayudó el hecho de que la ovación más abrumadora
intensidad. El elenco del Met En el papel de La Cieca, Irina quedó empequeñecido físi- y prolongada.
lo hizo en parte. La protago- Mishura, con menos que camente por las dos cantan-
nista, Violeta Urmana, cantar que los otros papeles tes principales. En el papel Patrick Dillon

49
ACTUALIDAD
FRANCIA

Primera ópera de Bruno Mantovani

PROMESAS LÍRICAS
Festival Musica. Opéra National du Rhin. 23-IX-2006. Mantovani, L’autre côté. F. Dalis, M. Fallot, L. Peintre, A. Klemberg,
S. Vadimova, R. Expert, J.-L. Pagésy. Coro de la Opéra National du Rhin. Les Percussions de Strasbourg. Orquesta
Filarmónica de Estrasburgo. Director musical: Bernhard Kontarsky. Director de escena: Emmanuel Demarcy-Mota.

Bruno Mantovani (n. y un aliento dramático que Neveux. Pero allí donde, en para la ocasión es homogé-
ESTRASBURGO

1974) no es un descono- revelan una personalidad el francés, el hombre vacila nea, pese a sus debilidades:
cido en Musica, pero la exigente y copiosa, ajena a entre el sueño y la locura, en Jean-Loup Pegasi (el Empe-
manifestación francesa toda concesión. Con coro y el austríaco, convertido en rador), de timbre irregular,
más importante en mate- orquesta abundantes y héroe, la fábula es una intui- Marilyn Fallot (Mme Kubin),
ria de música contem- rechazando toda referencia ción del naciente siglo XX, con exceso de trémolo, y
poránea le ha distingui- histórica, Mantovani logra profusa en absolutismos. Fabrice Dalis, Kubin omni-
do este año con el estre- ser original en todo momen- Todo es sueño, tanto que la presente pero no demasiado
no de su primera ópera, to; tiene sentido de la épica, acción se sitúa a este lado de ágil. Por el contrario, Sylvia
L’autre côté, fruto de un del drama y sabe mantener las fronteras del Imperio de Vadimova sobresale en el
encargo de la Ópera Nacio- al público en tensión sin los sueños, la amistad, la papel del Editor y, sobre
nal del Rin. ceder jamás a la facilidad. infancia, la búsqueda, la luz; todo, Lionel Peintre en sus
Inspirada en la única Adoptando la forma de arco dentro, la pesadilla, la diversos empleos. Bernhard
novela del dibujante austría- repartido en dos actos de convulsión y premonición Kontarsky, experimentado
co Alfred Kubin (1877-1959), cuatro escenas, ligadas por hasta la lenta degradación en estrenos líricos, ha aviva-
Die andere Seite (1908), que suntuosos interludios orques- mortífera. Emmanuel Demar- do el fuego de la representa-
Hermann Hesse calificara de tales, la obra cuenta la estan- cy-Mota se ha impuesto en ción mientras la orquesta,
libro mayor y que influirá a cia de Kubin en el Imperio su debut operístico como un enriquecida con miembros
Kafka, Jünger, Lovecraft y los de los sueños, un poco a la auténtico director de actores, de Los Percusionistas de
surrealistas, la ópera de Man- manera de la ópera de Marti- subrayando la escenografía Estrasburgo, se ha mostrado
tovani —sobre un libreto de nu Julieta o la llave de los de Yves Collet el expresio- a gran nivel.
François Regnault— posee sueños (1938), inspirada en nismo de la obra.
una fuerza, una originalidad el surrealista Georges La compañía reunida Bruno Serrou

Estatismo escénico

TRISTÁN ÁTONO
Corum-Opéra Berlioz. 5-X-2006. Wagner, Tristan und Isolde. Richard Decker, Hedwig Fassbender, Nora Gubisch,
Xiaoliang Li, Wolfgang Schöne, André Heyboer. Coro de la Ópera Nacional de Montpellier. Orquesta Nacional de
Montpellier. Director musical: Friedemann Layer. Director de escena: Georges Lavaudant.

Si la Orquesta Nacional de logra un Rey Marke de gran


MONTPELLIER

Montpellier revela progre- humanidad. Wolfgang Schö-


sos considerables por su ne es un Kurwenal de una
indudable cohesión y la pieza, generoso y entusiasta;
calidez de sus timbres, si su voz no tiene la frescura
pese a algunas carencias de antaño, su fuerza y oficio
en los metales, a la sólida lo compensan y su presencia
dirección de Friedemann le permite ser el personaje
Layer le falta, sin embar- más creíble del reparto. Nora
go, cuerpo y poesía, igual que Gubisch, de articulación con-
a la sombría y estática puesta Hedwig Fassbender y Richard Decker en Tristán e Isolda de Wagner fusa y voz falta de proyec-
en escena de Lavaudant. Los ción, decepciona como Bran-
cantantes están constante- menos molesto que en el sus desplazamientos. gania. La Isolda de Hedwig
mente paralizados, la direc- Tristan parisino de Peter En el aspecto vocal, sólo Fassbender da el pego al
ción de actores es inexistente. Sellars, pues se limita a efec- los papeles secundarios res- principio, pero se apaga
La escenografía, negra y gris, tos marinos en el acto prime- pondieron a las exigencias poco a poco hasta en el final,
no deja penetrar ninguna luz, ro, cielos en el segundo y de la partitura: el marinero y con un Mild und leise conte-
si no es alguna fantasía ininte- algunos colores lisos en el ter- el pastor de Christophe nido y frío. Richard Decker,
ligible como el blasón proyec- cero. El decorado del primer Berry, el timonel de Gilles de voz velada, es un Tristán
tado en el tercer acto cuyo acto, simulando una proa de Hubert y el excelente Melot sin brillo, que se anima sólo
dragón escupe fuego, o el navío, está bastante logrado de André Heyboer. En los en el último acto. Ambos
imponente reverbero del pero las láminas del tercero, roles principales, sólo Xiao- otorgan al dúo final una
segundo, cuya llama se multi- sin duda para recordar que liang Li suscita el entusiasmo. interpretación monocroma,
plica mediante su proyección tierra, mar y cielo se confun- Con voz de bronce, timbre sin fiebre ni aliento.
en vídeo. Un vídeo que se den en la misma cosmología, ardiente y gran capacidad de
hace sistemático, si bien dificultan a los cantantes en matización, el bajo chino Bruno Serrou
50
ACTUALIDAD
FRANCIA

Homenaje a Wernicke

TROYANOS ROJOS Y AZULES


Opéra Bastille. 11-X-2006. Berlioz, Les troyens. Deborah Polaski, Jon Villars, Gaële Le Roi, Anne Salvan, Elena Zaremba, Franck
Ferrari, Eric Cutler, Bernard Richter, Kwangchul Youn. Coro, Orquesta y Escolanía de la Ópera Nacional de París. Director musical:
Sylvain Cambreling. Director de escena, decorados, vestuario e iluminación: Herbert Wernicke (realizados por Tine Buyse,
Joachim Janner, Dorothea Nicolai y Olaf Winter).

Presentado como home- to con la de Dido, pero a


PARÍS

naje a Wernicke, falleci- costa de un amplio vibrato.


do en abril 2002, este Vibrato, con todo, relativo
espectáculo estrenado (y comparado con las fastidio-
filmado) hace seis años en el sas convulsiones vocales de
Festival de Salzburgo ha sido Elena Zaremba. El Eneas de
repuesto en la Bastilla por Jon Villars resultó a menudo
cuatro de sus colaboradores. inaudible. El reparto merece
Wernicke transfiere la epo- la pena, sobre todo, por los
peya de Virgilio a la época papeles secundarios: el
moderna, con uniformes y emocionante Ascanio de
metralletas de ejércitos Gaël Le Roi, los excelentes
actuales. Sobra decir que las Narbal de Kwangchul Youn
alusiones xenófobas del Escena de Les troyens de Berlioz en la Ópera de París y Corebo de Franck Ferrari
libreto adquieren una trágica y, en particular, el Iopas de
actualidad. El arco de círculo los amantes se declaran su Encontramos en París a Eric Cutler y el Hilas de Ber-
del muro de los dos actos amor. Wernicke procura, los mismos dos protagonis- nard Richter. Los coros de la
troyanos deja entrever la car- mediante su vestuario, tas que en Salzburgo, pero Ópera de París incurrieron
casa de un avión de caza y remarcar el conflicto ideoló- con seis años más. ¿Es esto en desajustes y las suntuo-
ruinas en llamas mientras gico entre la fuerza militar de lo que provoca la decep- sas sonoridades de la
que, en los actos cartagine- los troyanos y la naturaleza ción? ¿O se debe a una baja orquesta no lograron tras-
ses, se muestra al fondo de pacífica de los cartagineses, forma pasajera? La noche cender la dirección atenta
ese mismo arco un mar bri- aquellos de uniforme negro del estreno, Deborah Polas- pero falta de aliento de Syl-
llante y, en el famoso dúo realzado con guantes rojos y ki tuvo dificultades para vain Cambreling.
Nuit d’ivresse, un cielo carga- los segundos con ropas ele- superar la tesitura de Casan-
do de estrellas al tiempo que gantes y guantes azules. dra, mostrándose más a gus- Bruno Serrou

Recuperada una institución histórica

RESURRECCIÓN DE LA SALA PLEYEL


París. Salle Pleyel. 14-IX-2006. Simona Saturova, Mohoko Fujimura. Coro y Orquesta de París. Director: Christoph
Eschenbach. Mahler, Sinfonía n° 2 “Resurrección”.

P
arís acaba de reencon- y ha firmado un convenio tancia: la Segunda Sinfonía nueva acústica. El acerca-
trarse con la Sala Pleyel, con la Sinfónica de Londres, de Mahler, oportunamente miento de Eschenbach a la
hito en la vida musical que presentará en ella sus titulada Resurrección, lo más Sinfonía en do menor de
de la capital desde 1927. conciertos parisinos. adecuado para una sala inac- Mahler suscita, por el contra-
Vendida en 1998 por el Esta- La semana de conciertos cesible desde hacía cuatro rio, reservas, en particular
do a fin de satisfacer una ínfi- organizada para la inaugura- años y que incluso se pensó por la elasticidad de tempi,
ma parte del déficit de la ción permitió apreciar la demoler. Además, los consi- que engendra enfásis y otor-
banca pública Crédit lyonnais labor particularmente conse- derables efectivos puestos en ga un tono excesivamente
que fue su propietaria, la sala guida con respecto a la acús- juego por el compositor, así solemne a esta partitura de
se cerró en 2002. Con un afo- tica, cuyo tiempo de rever- como la amplia paleta de juventud. En Urlicht, la exce-
ro de 1917 localidades, en beración ha sido aumentado, matices e intensidades de su lente Mihoko Fujimura, escu-
lugar de las 2400 anteriores, y que ahora permite percibir escritura son idóneos para chada el invierno pasado en
y a la espera todavía incierta los tutti más potentes sin juzgar las cualidades acústi- el Anillo del Châtelet con la
del auditorio previsto para saturación y el pianissimo cas de la sala. Una acústica misma orquesta y director,
2012 en la Cité de la Musi- más tenue, con una presen- precisa, que no perdona magnificó su prestación con
que, la Sala Pleyel, adminis- cia sin equivalente en París. nada, difundiendo con gran un timbre mullido y una
trada por esta última, se con- Con toda lógica, la Orquesta claridad la fuente sonora expresiva matización. El coro
vierte no sólo en residencia de París, su residente perma- más delicada. de aficionados de muy alto
de las Orquestas de París y nente, ha sido la encargada Eschenbach ha aprove- nivel de la Orquesta de París
Filarmónica de Radio France del concierto de apertura. Su chado plenamente la nitidez se mostró a la altura del
sino que acoge también a director musical, Christoph de los timbres pero no ha acontecimiento.
orquestas de la región, como Eschenbach, ha elegido una logrado un trabajo de fusión
la Nacional de Île-de-France, obra adaptada a tal circuns- más sutil al amparo de la Bruno Serrou

51
ACTUALIDAD
GRAN BRETAÑA

Un experimento fallido

ÓPERA EN HIP HOP


English National Opera. 16-IX-2006. Savale, Gaddafi. Ramon
Tikaram. Director de escena: David Freeman. Escenografía y
vestuario: Es Devlin.

Sarah Lee
Nigel Cook, Funda Onal y Ramon Tikaram en Gaddafi de Steve Savale
LONDRES

Por fin Tony Blair ha parquedad en el drama. Pro-


encontrado la inmortali- paganda política, de acuer-
dad, si no en su papel do, ¿pero para demostrar
de primer ministro briitá- qué a quién? La música,
nico, si al menos como principalmente una banda
figurante en Gaddafi: A sonora como fondo de un
Living Myth, un estrafala- texto que es gritado por los
rio experimento de ópera actores, es de Steve Savale
hip-hop que fracasó estrepi- de la Asian Dub. Unas cuan-
tosamente. Tuvo su estreno tas canciones breves apare-
mundial en el Coliseo que se cieron como estrellas fuga-
llenó hasta los topes de un ces en un mazacote auditi-
publico multicultural como vo, en el que las ideas se
nunca se había visto en este desplegaban en lánguidas
dorado auditorio. Ahora repeticiones.
bien, será difícil persuadir a La inventiva producción
ese publico para que vuelva. diseñada por Es Devlin utili-
Este encargo del English zó elementos sencillos para
National Opera fue creado conseguir poderosos efec-
por un colectivo británico de tos. El director de escena
fusión, la Asian Dub Foun- David Freeman, fundador de
dation, y consistió en un la genial e innovadora com-
despliegue de efectos de pañía Opera Factory, galva-
vídeo y una partitura a base nizó la acción todo lo que
de golpeteos pregrabados pudo, pero aun con eso el
en parte y en la que uds y reparto fue incapaz de decir
armonías árabes se mezclan con sentido los diálogos.
con la orquesta del ENO. ¿Fue un buen espectácu-
Fue una larga velada que lo? Por desgracia, no. Las
demostró, sobre todo, que si óperas no tienen que tener
una ópera necesita persona- razón ni ser políticamente
jes importantes y grandes sólidas. Sin embargo, su
estructuras para tener éxito, música debe valer la pena.
también requiere una ten- Ni la música pop ni los dicta-
sión y una resolución que la dores acaban de llegar a la
mantengan en movimiento. ópera. El clásico de este
La debilidad principal género sin embargo sigue
fue el pobre texto rimado de siendo Nixon in China, de
Shan Khan que mostró la John Adams, y en compara-
historia de Libia como una ción con éste, Gaddafi es
enorme serie de episodios realmente burda.
sangrientos, con una sobre-
dosis de tendenciosidad y Fiona Maddocks
52
ACTUALIDAD
GRAN BRETAÑA

Una semilla mozartiana

ENREDOS EN EL JARDÍN
Londres. Covent Garden. 21-IX-2006. Mozart, La finta
giardiniera. Genia Kühmeier, Patrizia Biccirè, Camilla Tilling,
Robert Murray, Sophie Koch. Director musical: John Eliot
Gardiner. Dirección de escena: Christof Loy-Annika Haller.

Bill Cooper

Genia Kühmeier y Robert Murray en La finta giardiniera de Mozart

T
erminada cuando Mozart con su falta de control en la
tenía dieciocho años, La dirección, alentó algunas
finta giardiniera se con- interpretaciones exageradas
sidera más bien como una que provocaron las risas de
obra profética. Todas las un publico bastante frío.
semillas de su breve pero ¿Sería que ya que estamos
deslumbrante madurez están casi a finales de año aniver-
contenidas en aquel período. sario de Mozart y hay menos
Pero incluso con un paladín apetito por lo novedoso?
como Sir John Eliot Gardiner La mayor parte de la
al frente de la nueva produc- música oscura pertenece a
ción de la Royal Opera Hou- Sandrina, la jardinera disfraza-
se, la obra careció de una da del titulo. Genia Kühmeier,
vida realmente dramática, a aunque competente, tardó en
pesar de algunos momentos tranquilizarse y sufrió lapsos
muy buenos. tonales. Patrizia Biccirè, en el
Con sus propios músicos papel de la criada Serpetta,
de los English Baroque Solis- una especie de Zerlina, evi-
tas en el foso, Gardiner infun- denció mucha energía. Cami-
dió su característica energía lla Tilling, una aguda Armin-
febril en las arias episódicas, da, que mostró una gama de
todas de claridad emocional gestos dignos de una pasare-
pero carentes de un contexto la, dejó fuera de juego a
capaz de despertar nuestra Robert Murray como el capri-
atención hasta que empieza choso Belfiore. Las únicas
el sombrío tercer acto, cuan- voces que realmente sobresa-
do el drama toma fuerza, al lieron fueron la de Sophie
igual que la música. Koch en el papel del caballe-
La producción misma, ro Ramiro, cuya aria de ven-
con sosos decorados de Her- ganza del tercer acto llamó la
bert Murauer, fue más bien atención, y la de Christopher
un fiasco después de que el Maltman en el pequeño papel
director Christof Loy abando- de Nardo, el criado-jardinero.
nara su puesto dejando a su Hay pocas cosas que se pue-
ayudante, Annika Haller, dan hacer con una regadera
sola para intentar dar vida a pero él las hizo todas.
la puesta en escena de Düs-
seldorf de 1998. Pero la obra, Fiona Maddocks

53
ACTUALIDAD
ITALIA

Saramago y Corghi reinterpretan un mito

INFIERNO Y SALVACIÓN
Teatro alla Scala. 22-IX-2006. Corghi, Il dissoluto assolto. Hindemith, Sancta Susanna. Vito Priante, Julian Rodescu,
Tatiana Serjan y Brigitte Pinter. Director musical: Marko Letonja. Directora de escena: Patrizia Frini.
MILÁN

En la tormentosa crisis
de 2005 fue suficiente
que los músicos de La
Scala anunciaran una
huelga para inducir a
Riccardo Muti a ni siquiera
comenzar los ensayos y el
sobreintendente Fontana
cancelase la novedad encar-
gada a Azio Corghi, Il disso-
luto assolto, que ahora ha
sido recuperada correcta-
mente al final de la primera
temporada de Lissner. El
estreno, mientras tanto, tuvo
lugar en Lisboa, dirigido por
Marko Letonja y con los
mismos cantantes que se
han escuchado en la Scala,
donde el público aplaudió
con cortesía a los intérpretes
y se dividió claramente Il dissoluto assolto de Corghi en el Teatro alla Scala de Milán
cuando Corghi salió junto
con Saramago. Se puede música. Admiro mucho a rios y agradable, pero inútil, Blimunda o de Divara, una
explicar la desilusión de Saramago, pero me parece la idea de confiar el rescate figura femenina encarna
gran parte del público con un poco fácil el juego de a la providencial interven- valores humanos auténticos
la fragilidad del texto y la defender a Don Giovanni de ción de Zerlina (una vez y positivos en Saramago y
pobreza inventiva de la la hipocresía de sus adversa- más, como en el caso de Corghi). Don Giovanni es

Dudamel se presenta en La Scala

LA BÚSQUEDA CONTINUA
Milán. Teatro alla Scala. 9-X-2006. Mozart, Don Giovanni. Carlos Álvarez, Carmela Remigio, Ildebrando D’Arcangelo,
Monica Bacelli. Director musical: Gustavo Dudamel. Director de escena y escenografía: Peter Mussbach.

Marco Brescia

E
ra predecible que la
nueva producción esca-
lígera de Don Giovanni
de Mozart dividiera las opi-
niones y fuese un momento
particularmente significativo
del final de la primera tem-
porada de Stéphane Lissner
en Milán. Ha sido la primera
coproducción con la Staatso-
per de Berlín, comienzo de
una colaboración que podría
volverse más intensa en los
próximos años, pero sobre
todo para el público milanés
era el primer encuentro con
la dirección de escena de Ildebrando D’Arcangelo, Carlos Álvarez y Monica Bacelli en Don Giovanni de Mozart
escuela alemana. En la Scala
se había visto la dirección de taba esta vez Gustavo Duda- sido interesante y hasta las aparece discontinuo, con
Strehler —y en el Piccolo mel, una elección arriesgada opiniones contrastadas pue- momentos de gran energía y
Teatro había llegado la de en ópera de semejante den ser un signo de vitalidad algunas bellas intuiciones en
Peter Brook— con Riccardo empeño. El éxito de este y apertura. Dudamel está varios instantes líricos, pero
Muti en el podio. Se presen- nuevo Don Giovanni ha ciertamente dotado, pero con muchas zonas opacas y

54
ACTUALIDAD
ITALIA

burlado por Donna Elvira, porque las mujeres sobre


que le roba el catálogo y todo actúan), que no consi-
que junto a Donna Anna lo gue casi nunca emprender
acusa de impotencia. Este el vuelo —pero no disgus-
sería el infierno al que tan algunas páginas corales
ambas desearían condenarlo breves—: así el acto único,
y del que lo salva el final que sólo dura una hora,
feliz amoroso con Zerlina. parece muy largo. Estupen-
La ironía y el carácter de da la interpretación dirigida
diversión del texto hubieran por Marko Letonja, con los
requerido un ingenio y una magníficos Vito Priante,
movilidad que no encontra- Julian Rodescu, Roberto De
mos en la música de Corghi. Candia, Marco Lazzara y las
En la poética de Corghi asu- válidas actrices. Sobrecarga-
me desde hace tiempo enor- da la dirección de escena,
me relieve (excesivo, a mi concebida por Giancarlo
modesto entender) la rela- Cobelli en 2005 y realizada
ción con la música del pasa- por Patrizia Frini, con esce-
do. En Tatiana saqueó a nografía de Alessandro
Chaikovski, en este Disoluto Ciammarughi.
absuelto cita de manera Antes de la novedad de
demasiado explícita y pro- Corghi la bellísima y rara
longada el aria del catálogo Sancta Susanna de Hinde-
de Don Giovanni de Mozart mith, bastante bien dirigida
y usa además la entrada de por Letonja, que tuvo intér-
la estatua del Comendador, pretes notables en Tatiana
el aria de la calumnia del Serjan y Brigitte Pinter. Tam-
Barbero, un madrigal del bién aquí la fantasía visiona-
siglo XVI y melodías popu- ria de Cobelli, que proyecta-
lares. Los materiales no ba las visiones de Susanna
mozartianos son tal vez en un paisaje rocoso, evitan-
manejados con habilidad y do la ambientación en una
la escritura orquestal, en su iglesia, incurrió en una cierta
fluidez, es en cualquier caso pesadez.
preferible a la vocal (limita-
da a las partes masculinas, Paolo Petazzi

apagadas. La inexperiencia móviles que cambian conti-


hizo problemática la relación nuamente el espacio y con-
con los cantantes, un reparto tribuyen a crear uno de los
que todos han reconocido aspectos más sugestivos de
de alto nivel. la propuesta, el continuo
Carlos Álvarez es desde buscarse y perderse de los
hace tiempo un protagonista personajes. La actuación,
de segura autoridad, Ilde- muy cuidada, se sitúa bajo el
brando D’Arcangelo un signo de la tensión y del
Leporello vivaz e imaginati- movimiento arrebatado. Ves-
vo, Carmela Remigio una tuario moderno o fuera del
válida Donna Anna, Monica tiempo: Don Giovanni lleva
Bacelli una Elvira inteligente el torso desnudo y una gran
y sensible, bien que asimis- capa negra, Leporello viste
mo un poco frágil, Veronica un hábito gris, Anna y Elvira
Cangemi una discreta Zerli- van de negro (pero Elvira
na. Notas muy positivas para tiene las botas rosas y es
los nombres nuevos Fran- blanca la Vespa con la que
cesco Meli (Ottavio) y Alex llega a escena, imagen casi
Esposito (Masetto, y también irónica de su inquietud). A
Leporello en el segundo diferencia de los aristócratas
reparto junto a Erwin Sch- de negro, los campesinos
rott). Se tenía la impresión (que van siempre en grupo)
de que el punto de referen- van de blanco. Masetto e
cia más sólido para los can- Zerlina parecen los protago-
tantes era la escenografía de nistas de Fiebre del sábado
Mussbach, valiosa aunque noche. En conjunto, una
quizá no la más imaginativa dirección de escena de indu-
del director alemán. En esce- dable relieve y vitalidad.
na, sólo hay dos grandes
paralelepípedos, paredes Paolo Petazzi

55
ACTUALIDAD
ITALIA

Proyeto juvenil

DIDO SIN ENEAS


Teatro Malibran. 15-IX-2006. Cavalli, Didone. Claron McFadden, Magnus Staveland, Jordi Doménech, Manuela Custer.
Director musical: Fabio Biondi. Directores de escena: Francesca Cabrini y Davide Ortelli. Vestuario: Valentina Ricci.
VENECIA

Se ha iniciado la tempo- siempre bastante sobrias.


rada en Venecia con la Los cantantes hicieron
bellísima Didone (1641) comprender constantemente
de Francesco Cavalli, en las palabras —hecho decisi-
el Teatro Malibran, den- vo en este tipo de vocali-
tro de la temporada de dad— y aparecieron estilís-
La Fenice y como parte de ticamente conscientes. Cita-
un proyecto dedicado a la remos al menos a Claron
extraordinaria vitalidad de la McFadden (Didone), Mag-
ópera veneciana en el XVII nus Staveland (Enea), Jordi
en colaboración con la Cáte- Doménech (Jarba), Manuela
dra de Arte y Diseño de la Custer, Marina De Liso,
Facultad de Arquitectura de Donatella Lombardi y Maria
Venecia. La dirección, la Grazia Schiavo. La esceno-
escenografía y el vestuario grafía de Alberto Nonnato y
de Didone han sido firma- Serena Rocco estaba pensa-
dos por estudiantes de esta Escena de Didone de Cavalli en el Teatro Malibran da con sobria y elegante
facultad, integrantes de un sencillez (oscuras tiendas de
taller creado a propósito mismo genial libretista de la La música está concebida campaña para la destrucción
dirigido por Carlo Majer. La Coronación de Popea —pos- como declamación entona- de Troya del primer acto,
dirección y la revisión crítica terior en un año—, y en sí da, con gran libertad y flexi- estructuras geométricas
del texto musical han sido mismo de gran interés por el bilidad, lo que permite a esenciales con un plano
de Fabio Biondi, que con su audaz sentido dramático y Cavalli pasar continuamente inclinado para segundo y
grupo Europa Galante y una por la mezcla de lo cómico y del declamado simple al tercero), la lineal dirección
bien calibrada compañía de lo serio, e incluso la manera arioso y al aria. En Venecia fue de Francesca Cabrini y
canto ha asegurado una eje- de llegar a un final feliz se usaban entonces poquísi- Davide Ortelli; el vestuario,
cución de alto nivel y una (Dido, en el momento del mos instrumentos; Biondi ha agradablemente variado, de
segura pertinencia estilística. suicidio es salvada por Jarba adoptado una plantilla un Valentina Ricci.
El texto de Didone se debe a y lo esposa), dando original poco más amplia y variada
Gian Francesco Busenello, el relieve al personaje de Jarba. (14 músicos) y soluciones Paolo Petazzi

Bienal de Venecia

EMBAJADA MADRILEÑA
Venecia. Teatro La Fenice. 1-X-2006. Iñaki Alberdi, acordeón; Gareth Davis, clarinete; Ananda Sukarlan, piano. Orquesta de
la Comunidad de Madrid. Director: José Ramón Encinar. Obras de Torres, del Puerto y Botter.

P
or tercer año consecuti- Va’ pensiero) del Festival manera admirable, y cautivó, dio pie a que el pianista
vo acudía la Orquesta Internacional de Música el acordeonista Iñaki Alber- Ananda Sukarlan desplegara
de la Comunidad de Contemporánea nacido en el di. La obra de Torres, como su conocido y valorado vir-
Madrid a la Bienal de Vene- seno de la Bienal. la de David del Puerto que tuosismo, puesto al servicio
cia para ofrecer, en esta oca- Con la dirección clara y cerraría la sesión, constituían de una obra destinada a él y
sión, un concierto sinfónico precisa de José Ramón Enci- estreno en Italia, mientras que, desde luego, él
con dos partituras españolas nar, la Orquesta de la Comu- que fue estreno absoluto la demuestra que ama.
y una italiana interpretadas nidad de Madrid llevó a interpretación de Sentiero in Semejante programa fue
en el marco musical vene- cabo un trabajo pulcro, un deserto di lava, encargo llevado por Encinar y sus
ciano más cargado de histo- redondo, en tres obras bien de la Bienal al compositor músicos de la Comunidad
ria: el Teatro de La Fenice. distintas, complejas las tres y italiano Massimo Botter. La madrileña con fluidez y
Abundante presencia de las tres con solista de impor- obra, para clarinete bajo y seguridad demostrativas de
público, transmisión por la tante papel. Sonó primera- orquesta, es un recorrido su alto nivel artístico y de un
RAI, intensas ovaciones y mente el Concierto para intrincado y sin concesiones grado de compromiso con la
múltiples salidas de intérpre- acordeón y orquesta de que tuvo como esforzado creación actual que, desde
tes y compositores son los Jesús Torres, obra honda, solista a Gareth Davis. Tras luego, es advertido y valora-
elementos objetivos que sus- hasta se diría que con un el descanso, la Segunda Sin- do por los seguidores y los
tancian la altura de la presta- punto de desgarro, en la que fonía de David del Puerto, mentores de la prestigiosa
ción de nuestro conjunto en el autor dejó alguna vivencia titulada Nusantara, de per- Bienal de Venecia.
la que ya era la edición 50 y toda su clase de composi- sonalidad sonora y capaci-
(significativamente titulada tor, que es mucha. Tocó de dad expresiva tan marcadas, José Luis García del Busto
56
ACTUALIDAD
ITALIA

Primera interpretación moderna de una ópera de Galuppi

INTERÉS SIN SORPRESAS


Venecia. Teatro Malibran. 13-X-2006. Galuppi, L’Olimpiade. Roberta Invernizzi, Franziska Gottwald, Ruth
Rosique, Romina Basso, Furio Zanasi, Filippo Adami, Mark Tucker. Director musical: Andrea Marcon. Directora
de escena: Dominique Poulange. Escenografía y vestuario: Francesco Zito.

Michele Crosera
E
n el tercer centenario del Galuppi, pero era interesante dad: Roberta Invernizzi
nacimiento de Baldassa- conocer una ópera seria de (Argene), Franziska Gott-
re Galuppi se ha repre- este músico, famoso sobre wald (Licida), Ruth Rosique
sentado en el Teatro Mali- todo por la colaboración con (Aristea) y Romina Basso
bran, dentro de la temporada Goldini en el género cómico (Megacle). Discretos tam-
de La Fenice, su Olimpiade, y que se ha podido compro- bién Furio Zanasi (Alcandro)
compuesta en 1747 para el bar que en el serio se desen- y Filippo Adami (Aminta).
Regio Ducal Teatro de Milán. volvió por la los terrenos de Mayores dificultades tuvo
Entre los muchos composito- la elegancia y la elevada Mark Tucker como Clistene,
res que escribieron óperas artesanía. Al igual que otros parte escrita para un grandí-
sobre el texto de Olimpiade, contemporáneos, adapta el simo tenor. Andrea Marcon
obra maestra admiradísima y texto de Metastasio, cortando —que hizo la revisión de la
quizá ejemplar entre los dra- unos quinientos versos de partitura junto a Claire
mas para música de Metasta- los recitativos y sustituyendo Genewein— dirigió a la
sio, Galuppi no es el más arias —tal vez para incluir Orquesta Barroca de Vene-
ilustre y no puede ser com- alguna pieza de éxito pero cia de modo apropiado,
parado con Vivaldi o Pergo- no pertinente en el contex- desenvuelto y puede que un
lesi, entre los más grandes to—, aunque sin modificar la poco sumario. La escenogra-
que le precedieron, o con planta formal acostumbrada, L’Olimpiade de Galuppi fía elegante y ligera de Fran-
Cimarosa, cuya bellísima la sucesión de recitativos y cesco Zito —esbozos de pai-
Olimpiade (1784), que lo arias, con un dúo, el de cional y que aparecen más sajes y arquitecturas— y la
manipula libremente para Megacle y Aristea al final del intensas y variadas en el dirección expeditiva pero
adaptarlo a los cambios de primer acto, que es una de segundo, en especial en el pobre de ideas de Domini-
gusto y ha sido recuperada las piezas más conseguidas patetismo de Se cerca, se que Poulange procedían,
recientemente en Venecia en de la obra. El interés musical dice, y en parte del tercero. con adaptaciones, del mon-
2001. No era el caso esperar depende, por lo tanto, de la La escritura vocal es de un taje veneciano de la Olim-
revelaciones extraordinarias calidad de cada aria, que en virtuosismo comprometido, piade de Cimarosa.
en la primera representación el primer acto apenas supe- que las cantantes femeninas
moderna de la Olimpiade de ran una elegancia conven- supieron afrontar con digni- Paolo Petazzi

Festival barroco

JOYA HAENDELIANA
Montefiascone. Iglesia de San Flaviano. 17-X-2006. Haendel, Tolomeo (versión de concierto). Ann Hallenbeg,
Karina Gauvin, Romina Basso, Piero Spagnoli, Marina Bartoli. Il Complesso Barocco. Director: Alan Curtis.
VITERBO

El festival barroco es una libreto de Nicola Francesco final feliz: recuperado el tro- potencia y agilidad. Bueno
seña de identidad, segui- Haym, en su primera inter- no de Egipto. Una delicia el registro central de Marina
do por un público fiel, pretación italiana, bajo la desde la primera nota de la Bartoli (Elisa), pero menos
culto y curioso. Desde experta batuta de Alan Cur- obertura. controlada en los agudos.
hace años propone rare- tis, el mayor especialista en Curtis evidencia y exalta Ann Hallenberg (Tolomeo)
zas absolutas de los Haendel. La ópera, la última cada claroscuro, subraya cantó aunque estaba indis-
siglos XVII y SVIII, interpre- compuesta para la Royal todo sentimiento, que resul- puesta, algo heroico, bien
tadas por grupos prestigio- Academy of Music, se estre- ta potenciado, puesto a la que lo hiciera a media voz.
sos. El concepto una acerta- nó en el King’s Theatre de luz. El Concerto Barocco es Cuando una lágrima surcó el
da mezcla de arte y música, Londres en 1728, cuando el de sonidos caleidoscópicos rostro de una violinista,
los conciertos tienen lugar gusto italiano comenzaba a y tiene excelentes solistas. Gauvin y el propio Curtis se
en algunas iglesias viterben- considerarse anticuado. Esto Karina Gauvin como Seleuce conmovieron, si no se entró
ses de las más bellas cuanto explica por qué se trata de enfatizó cada palabra, inclu- en el reino de lo sublime, se
desconocidas. una ópera de arias: son vein- so en los recitativos, dándo- estuvo muy cerca, ¡un con-
Este año, una joya en el tidós. Todas bellas, algunas les alma, emociones a go go. cierto inolvidable! Pronto
espléndido San Flaviano de bellísimas. Alessandro Tolo- Romina Basso (Alessando), saldrá la edición en disco de
Montefiascone. Se siguió meo, exiliado por su madre tiene una fascinante voz un Deutsche Grammophon,
con el proyecto Haendel Cleopatra que le ha usurpa- poco andrógina, perfecta pero con Anna Bonitatibus
con la ejecución en versión do el trono, vive de incógni- para el papel. El bajo Piero como Elisa.
de concierto de Tolomeo, to en Chipre con su esposa Spagnoli (Araspe), sobresa-
ópera en tres actos con Seleuce. Intrigas, amores y lió por su voz de gran Franco Soda

57
ACTUALIDAD
SUIZA

Una ópera bufa de Prokofiev inaugura la nueva época del Teatro

ESTUPENDA DIVERSIÓN
Theater. 15-IX-2006. Prokofiev, L’amour des trois oranges. Stefan Kocan, Rolf Romei, Rita Ahonen, Andrew
Murphy, Karl-Heinz Brandt, Ursula Füri-Bernhard. Director musical: Armin Jordan/Lutz Rademacher. Director de
escena: Moshe Leiser, Patrice Caurier. Decorados: Christian Fenouillat. Vestuario: Agostino Cavalca.
BASILEA

Cambio de dirección en puso al frente de la orquesta, encontró el cuento y la sátira por los franco-belgas Moshe
Basilea: Georges Delnon y la representación continuó en la commedia dell’arte del Leiser y Patrice Caurier, quie-
ha tomado el cetro de sin problemas —con toda la escritor del siglo XVIII Carlo nes no tuvieron que acudir al
Michael Schindhelm e ironía y el sarcasmo que bri- Gozzi, logrando la más distanciamiento porque ya
intenta, a pesar de las llan a través de la partitura espontánea e ingeniosa de está implícito en la partitura.
reducciones financieras, del compositor ruso. sus seis obras escénicas, y Más importantes son el tem-
mantener el buen ánimo. El La obra (que se ofreció también la que ha tenido po y el movimiento, y aquí
estreno de la nueva produc- en el original francés de su más éxito. En ella hallamos encontraron un magnífico
ción de El amor de las tres estreno en Chicago en 1921, también el espíritu del gran cómplice en el mejor coro
naranjas estuvo a punto de con sobretítulos en alemán) burlón Jacques Offenbach. suizo de teatro, que llenaba
malograrse en el último tiene un maravilloso prólogo, No es una obra profunda, la escena desfilando a los
minuto. El director de que presenta un carácter casi pero está llena de ideas fres- sones de la célebre marcha,
orquesta Armin Jordan, que simbólico para el nuevo equi- cas y picantes. Las fuerzas creando con ello un auténti-
regresaba a Basilea después po. En él, varios grupos de sobrenaturales se entremez- co placer visual. A esto últi-
de la gloriosa época Dügge- (pseudo)espectadores dispu- clan en la enrevesada acción mo contribuyeron también
lin, sufrió a los pocos minu- tan sobre la verdadera esen- en torno a un príncipe decisivamente los decorados
tos de la representación un cia del teatro. Unos quieren melancólico, mientras que de Christian Fenouillat (unas
infarto, a consecuencia del una obra que les conmueva, en la pareja de los ávidos de enormes paredes que se abrí-
cual fallecería unos días des- otros una farsa, los terceros poder Leandro y Clarisa an y se cerraban, junto a una
pués. Tres cuartos de hora desean una tragedia y los últi- encontramos una marcada imaginativa utilería) y los
más tarde, el co-repetidor mos se inclinan más bien parodia política. coloristas trajes de Agostino
Lutz Rademacher (que habría hacia lo cómico. Al final Debutaba en la Suiza ale- Cavalca.
de dirigir posteriormente ganan los “ridículos“. mana el conocido dúo de
algunas de las funciones) se El joven Prokofiev directores de escena formado Mario Gerteis

Thomas Hampson protagoniza Doktor Faust de Ferruccio Busoni

EN LA CABEZA DEL ARTISTA


Opernhaus. 24-IX-2006. Busoni, Doktor Faust. Thomas Hampson, Gregory Kunde, Sandra Trattnigg, Reinaldo Macias. Director
musical: Philippe Jordan. Director de escena: Klaus Michael Grüber. Decorados: Eduardo Arroyo. Vestuario: Eva Dessecker.
ZURICH

Suzanne Schwiertz

La obra más ambiciosa ra impactante, gracias al Gregory Kunde.


de Ferruccio Busoni, joven pero ya muy experi- El aspecto teatral no
quien, a comienzos del mentado director Philippe resultó tan compacto como
siglo XX, quiso crear un Jordan. Especialmente en los el musical. El pintor español
“nuevo clasicismo“ a par- pasajes más contenidos y en Eduardo Arroyo ha puesto
tir del verismo y el postro- los interludios orquestales en escena fuertes imágenes:
manticismo, no resulta fácil alcanzó a crear una emocio- estantes y elixires en el estu-
para el público. Algunas nante magia sonora. dio de Fausto, lujosos can-
cosas suenan de manera El mejor cómplice de Jor- delabros en la corte de Par-
solemne e intelectual, cuan- dan fue su protagonista: ma, etc. Pero todo resultó
do en realidad deberían ser Thomas Hampson posee — demasiado estático, y fueron
de una gran sensualidad — tanto en la voz como en la finalmente los costosos ves-
como la escena de la seduc- presencia escénica— todos tidos de Eva Dessecker los
ción de la duquesa en la cor- aquellos atributos que hacen que determinaron la acción,
te de Parma. Busoni no sigue atractivo a este tornasolado antes que la discreta produc-
la conocida versión de Goet- Doctor Fausto. El artista pue- ción de Klaus Michael Grü-
he, sino la del antiguo teatro de moldear su hermoso tim- ber. El director alemán tra-
de marionetas. En realidad, bre baritonal para volverlo baja con gusto por el detalle,
todo ocurre en la cabeza de dulce o áspero según las cir- Thomas Hampson en Doktor Faust pero pierde el concepto glo-
un espíritu fáustico en per- cunstancias, emitiéndolo con bal, quedándose en lo mera-
manente búsqueda, inclu- fuerza o con contención. Así, bólico alter ego, Mefistófeles, mente decorativo. Una vez
yendo su fracaso. Es la trage- encontramos al experto lie- no necesita mostrar tantas más en Zúrich, el aspecto
dia de un artista, en la que la derista que sabe resaltar un facetas. El papel exige un musical ha dominado sobre
música representa la dimen- momento de directa decla- tenor con una voz penetran- el escénico.
sión más profunda. Esto ha mación dentro de las gran- te e incisiva, como pudo
ocurrido en Zúrich de mane- des frases cantadas. Su dia- demostrar brillantemente Mario Gerteis
58
ENTREVISTA

Joshua Bell

“VIVIR SOLÓ EL PRESENTE”

J
oshua Bell es uno de los
violinistas más notables de su
generación. Músico inquieto, su
actividad reciente le ha llevado a
iniciarse en la dirección de orquesta,
bien que con conjuntos pequeños y
todavía no se considera más que un
aprendiz en este terreno. Cree en la
condición vocal de su instrumento —
es dueño de un magnífico
stradivarius—, aspecto tratado
precisamente por su último disco. Se
interesa por la música
contemporánea, pero opina que
ninguna tendencia moderna puede
apartarse del melodismo. SCHERZO
le ha entrevistado durante una
reciente visita a Italia.

Timothy White

60
ENTREVISTA
JOSHUA BELL

Es usted “uno de los cincuenta hombres cedía de una generación de músicos; un stradivarius como lo tengo yo aho-
más guapos del mundo”, según la revista me introdujo a la generación de Jascha ra; el primer stradivarius que escuché
People: atleta, campeón de videojuegos y Heifetz, Fritz Kreisler y su profesor fue fue el suyo. Fue mi ídolo. Y sus ídolos
un excelente músico al que le gustan los Eugène Ysaÿe del siglo XIX; ya sabe, llegaron a ser mis ídolos también…
coches, sobre todo el Porsche. Quiero una celebridad en su época. Así que gente como Jascha Heifetz, Fritz Kreis-
decir con esto que tiene múltiples facetas: tengo una especie de vínculo directo ler, Arthur Grumiaux… violinistas de
por un lado, es un violinista famoso y por con esa celebridad, lo que es muy ins- antaño. Si mira la lista de nombres,
otro le entusiasman muchas cosas que pirador. También Gingold dedicaba están todos muertos. Es porque a través
nadie relacionaría con un músico. todo su ser a la música y a través de de mi profesor se convirtieron en mis
No entiendo por qué la gente se ella hizo feliz a mucha gente. Por ídolos cuando era un niño, aunque hay
sorprende cuando los músicos desarro- supuesto que podía contarle las cosas otros vivos que me gustan mucho.
llan aficiones que nada tienen que ver que me enseñó sobre el violín, pero lo ¿Qué importancia tiene para usted un
con la música. Todos los músicos que que más le importaba era la felicidad al stradivarius y por qué quería el Gibson en
conozco tienen hobbies interesantes. Y hacer música y era como un padre para particular?
por supuesto, como la mayoría, tengo mí. Eso fue muy importante, fue un Tuve tres stradivarius antes de
otras aficiones, pero mi mundo es la buen padre y un modelo a imitar. comprar el Gibson, que encontré hace
música, que es lo más importante de mi ¿Cuándo empezó con la música? ¿Fue cinco años. Un stradivarius es algo
vida. Creo que la comida sería la cuando su padre le regaló su primer violín? muy especial, es famoso por su dulce
segunda cosa más importante. Está Tenía cuatro años cuando mis sonido, un sonido de soprano… ideal
hablando conmigo en Italia y una de padres me regalaron un violín. Pero mi para el violín. Pero otros stradivarius
las razones por las que vengo aquí es casa, incluso antes, era muy musical. Mi tienden más hacia un sonido más grave
la comida, pero lo que más me interesa madre tocaba el piano y mi padre tenía y profundo. El stradivarius es muy
es que interpreto música y también que un violín y todos mis primos y mis her- femenino y hermoso, y repito, posee el
me aprecie la comunidad musical. Son manas tocaban algo. Cuando tenía cua- sonido ideal para un violín. Un stradi-
cosas más importantes que lo que diga tro años, mis padres me encontraban varius del “período dorado” como el
una revista como People. Pero también colocando gomas elásticas de diferen- mío tiene los dos tipos de sonidos, por
son importantes todas estas frivolida- tes tamaños de un picaporte a otro para eso me gusta tanto. Me enamoré de
des, como las relaciones públicas, por- sacar diferentes sonidos y tocaba melo- este violín en particular, digamos que
que vivimos en un mundo donde para días con ellas. Inventé este juego, y al fue un amor a primera vista. Por pura
llegar al publico tienes que dedicarte a ver cómo jugaba creo que mis padres, casualidad, estaba en Londres visitando
esas cosas. No se puede vivir metido en psicólogos profesionales, acertaron ple- por otras razones a alguien dedicado
una burbuja únicamente tocando y namente cuando decidieron comprar- comercialmente a los violines y me
pasar por alto todo de lo demás. Hace me un violín. Se dieron cuenta de que dijo: “Tenemos el Gibson”, que también
falta encandilar al publico. Precisamen- estaba interesado en la música, pero no se conoce como el Huberman, por uno
te estoy intentando hacer eso, sobre pensaban que fuera a convertirme en de los violinistas más famosos del siglo
todo en los Estados Unidos, y he podi- músico profesional. XIX. Famoso también porque fue roba-
do hacer atractiva la música para una Antes de convertirse en músico profesio- do en 1926. ¡Tiene toda una historia
serie de personas que no suele asistir a nal, ¿qué significaba el violín para usted? detrás! Así que lo cogí y en seguida
los conciertos y eso ha sido un verda- Cuando empecé a los cuatro años, dije: “Tengo que encontrar la manera
dero reto porque por encima de todo significaba algo bien diferente de lo de comprarlo”. Así que vendí mi otro
quiero que asista la gente joven. que representa hoy. Entonces era como stradivarius que también era muy her-
Ha dicho que quiere atraer a los jóvenes un juego y un reto: me gustaban los moso… ¡ojalá hubiera podido quedar-
pero que no quiere dedicarse a la enseñan- rompecabezas como a todos los niños. me con los dos! Pero eso era imposible.
za. ¿Ha cambiado de opinión? Las dos cosas que más me interesaban Ahora llevo cinco años con el Gibson.
No tengo tiempo para la enseñanza. entonces eran las matemáticas y los ¿Tiene miedo de que alguien pudiera
Toco 200 conciertos al año, así que ten- rompecabezas. Y el violín se convirtió robarlo?
go poco tiempo libre para dar clases. en un rompecabezas para mí, eso es lo Bueno, es mejor no pensar en esas
De vez en cuando, doy clases magistra- que significaba para mí. Era una espe- cosas. La gente siempre me pregunta si
les y también visito las escuelas en los cie de profesional, no paraba de expe- tengo miedo. Sólo puedo contestar una
Estados Unidos y en otros lugares para rimentar con el instrumento. Más tarde, cosa: “Haga esa misma pregunta a una
hablar con los jóvenes. Me gusta hablar el violín adquirió otra dimensión. Fui madre sobre su bebé”. Creo que al
con la gente joven la tarde anterior a un chico tímido, no me gustaba hablar cabo de algún tiempo uno va superan-
un concierto, a veces visito escuelas de ni hacer nada delante de los demás y do la preocupación y un bebé, claro, es
música, pero también de tanto en tanto fue una forma de liberación que me tan valioso como este violín. Al igual
me encanta hablar con los alumnos de permitía expresarme en publico, Me que un bebé, puede ser robado o pue-
escuelas pobres, con chicos que nunca sentía cómodo con el violín y me ayu- de caerse. Uno aprende a vivir con ese
han visto un violín. Les cuento que me dó a superar mi timidez. Luego, cuando problema y desde luego no suelto el
entretengo con videojuegos y otras cumplí los once años, el mundo de la instrumento nunca.
cosas para romper el estereotipo del música se transformó en algo mucho ¿Para usted es la música más cerebral o ins-
músico como persona aburrida con más significativo y profundo. Me di tintiva? ¿Le gusta arriesgarse?
quien es difícil relacionarse. Pero sí me cuenta entonces que no sólo me gusta- La verdad es que me gusta arries-
interesa la enseñanza. Quería mucho a ba, sino quería dedicar mi vida a la garme… forma parte del hecho de
mi profesor y mis años con él fueron música. hacer música. Me gusta escuchar a
tan grandes, que espero que dentro de ¿Quiénes eran sus ídolos? ¿Qué músicos le intérpretes que se arriesguen también.
algunos años yo pueda ser como él. inspiraban? Eso es porque la actuación en vivo, si
¿Qué aprendió de Josef Gingold? Tuve muchos ídolos, el primero fue está demasiado calculada y no suena
Fue mi mayor inspiración musical. mi profesor. Gingold era un violinista espontánea, no es interesante. Así, en
Empecé con él a los doce años, cuando increíble y su sonido ha sido el más primer lugar, la música debe ser instin-
era ya un hombre bastante mayor. Pro- hermoso que he oído en mi vida. Tuvo tiva y luego cerebral, aunque ambas

61
ENTREVISTA
JOSHUA BELL

cosas son igualmente importantes. ya que no estaban viajando por todo el tan melódico como la voz humana, así
Cuando era joven, el instinto primaba, mundo como usted. que para mí todo es melodía. Los ritmos
y eso es algo que no se puede ni expli- No sé si eso de viajar es tan nuevo. son muy importantes también, pero pre-
car ni enseñar. Ahora que soy mayor, Ysaÿe, primero, y luego Michael Hell- fiero los profesionales que utilizan el vio-
encuentro el lado intelectual más atrac- man tocaban unos 200 conciertos al lín para lo que hace mejor, es decir
tivo y estudio las partituras de forma año. Pero claro que los viajes quitan extraer melodías. Incluso mi último CD
más cerebral, pero no se debe intelec- tiempo. Para componer, la tranquilidad de Sony se llama La voz del violín. Son
tualizar demasiado, porque siempre se y el tiempo libre son necesarios, no los transcripciones nuevas del repertorio
pierde algo con un análisis excesivo. viajes constantes en avión. Y, al pare- vocal, de óperas y canciones, que he
Por lo tanto, lo maravilloso de la músi- cer, nunca hay suficiente tiempo libre. transcrito para violín porque opino que
ca es su perfecto equilibrio, que podría Siempre estoy pensando en tomar un el violín es un instrumento de una clase
llamarse “el cerebro derecho y el cere- descanso sabático, un año libre para decididamente vocal. Y en mi nuevo CD,
bro izquierdo”. Opino que la música es intentar terminar de verdad algo. Hasta acompaño a Anna Netrebko, la maravi-
la más grande de las artes, porque hoy no he podido… ¡tengo que pagar llosa soprano, que canta Morgen de
resulta atractiva al cerebro en todos los las facturas! Richard Strauss en una de las pistas.
niveles y por eso tiene tanta fuerza. ¿Le interesa la música contemporánea? ¿Ve ¿Qué significa crossover para usted? ¿Le
¿Por qué compositores como Corigliano y que exista alguna tendencia en particular? gusta? Parece que está de moda…
Nicholas Maw han escrito piezas para Por supuesto que me gusta la músi- Depende. Crossover… puede ser
usted? ¿Qué significa que haya una música ca contemporánea y también me gusta bueno o malo. Mucho es malo. Hay
escrita especialmente para usted? el camino que están tomando ciertas también un crossover que es auténtico,
Me gusta interpretar nueva música y tendencias. Hay tanta variedad en la es como con la comida… hay mezclas
trabajar con compositores; me encanta. música de ahora, se puede escuchar exóticas que tienen mucho éxito. Fun-
Soy muy especial en cuanto a la nueva muy fácilmente la música del sello dis- cionan y la comida puede ser más inte-
música, porque hay mucha con la que cográfico que produce mis grabacio- resante así, pero tiene que haber inspi-
no puedo conectar. Por eso, tengo nes. Para el año que viene, he encarga- ración. A veces, cuando son los ejecuti-
mucho cuidado antes de pedir a do una pieza a un joven compositor vos de los sellos discográficos los que
alguien que escriba música para mí, no que tiene un CD que Sony acaba de se empeñan en hacer crossover, las
quiero encontrarme con algo que no sacar este mes. Se llama Jay Greenberg, cosas no salen muy bien. Ahora bien,
entienda, porque luego se hace muy tiene quince años y el CD que Sony puede ser un producto genuino; por
difícil de interpretar. Pero he encontra- saca ahora es su Quinta Sinfonía. Hay ejemplo, uno de mis proyectos favori-
do a algunos compositores que hablan mucha gente que dice que es uno de tos fue el trabajo que hice con Edgar
un idioma que creo que puedo enten- los mayores genios de los últimos dos Meyer y con su amigos de Blue Grass.
der. Me gusta sentirme involucrado en siglos. ¡Y lo creo! Conocí a Edgar a los doce años; diseña
el proceso del nacimiento de una nue- ¿Dónde vive? proyectos pensando en un instrumen-
va pieza, es muy emocionante. Cuando En los Estados Unidos, escribió su tista concreto y aprendí mucho con esa
digo involucrado, quiero decir como Sinfonía nº 5 cuando tenía doce años. Y experiencia. De verdad, disfruté mucho
consejero y para ayudar en el proceso suena tan madura, me refiero al nivel de con él. También creo que la música de
de composición. Me gustaría poder complejidad y emoción de la sinfonía. cine es muy interesante y es crossover.
componer, escribo mis propias caden- Es extraordinario, después de oírla le El trabajo que hice para la película El
cias para todos los conciertos importan- encargue inmediatamente una pieza violín rojo, cuya banda sonora ganó un
tes y poco a poco espero llegar a ser nueva, porque dentro de unos años Oscar, fue fascinante y la música era
compositor. creo que va a estar
¿Ha compuesto alguna pieza? muy atareado con
Estoy trabajando en algo, pero por muchos encargos.
ahora mi contribución consiste más Me entusiasma, y la
bien en arreglos de algunas cosas y en semana que viene
escribir mis propias cadencias. Cuando voy a estrenar una
era muy joven, escribí mi primera nueva pieza de
cadencia para el Concierto de Brahms; Edgar Meyer, que
y por cierto nuestra generación de es el contrabajista
músicos no suele usarla desde hace con quien he toca-
unos quince o dieciséis años. Pero me do muchas veces,
gustaba tanto que quiero componer. procede del mundo
Casi da miedo ser compositor. del American Blue
¿Sólo le interesa componer música para Grass, el jazz y el
violín? clásico. Es un músi-
Sí. Escribo muy de vez en cuando, co increíble, ha
cuando encuentro cinco minutos libres, compuesto una
trabajo en una pieza para violín solo. sonata para violín y
Por supuesto, me siento cómodo escri- piano para mí que
biendo para mi instrumento. Y todos es espectacular.
mis héroes, Kreisler, Ysaÿe, eran com- ¿Serán melódicos los
positores también. Esa es una tradición compositores del
que hoy casi no existe, pero quedan futuro?
algunos músicos que siguen mante- Me inclino siem-
Timothy White

niéndola. Admiro a los compositores pre hacia la melo-


que son a la vez intérpretes. día. Al ser violinista,
¿Tiene tiempo para componer? Supongo opino que el violín
que sus ídolos tuvieron más tiempo libre, es un instrumento

62
ENTREVISTA
JOSHUA BELL

Chris Lee
espléndida. Y ahora Corigliano la ha tocar, composiciones que quiero encar- música de cámara. No diría que fuera
transformado en un nuevo concierto: el gar… y por supuesto música que quie- muy sobresaliente, fueron actuaciones
Red violin Concerto. Así que el crosso- ro intentar escribir. Pero nunca hay discretas. Es un festival maravilloso y
ver puede ser muy fascinante y en este tiempo. Así que sigo adelante y ya tengo muy buenos recuerdos de los
caso tuvo mucho éxito. No olvide que veremos qué me depara el futuro. No veranos que pasé allí. Al estar aquí en
la música clásica ha tenido también sus tengo ningún plan, sólo seguir mi cami- Cortona, me trae a la memoria varias
influencias externas, Mozart aprovechó no… vamos a ver hacia dónde me lleva sensaciones de aquellos veranos.
melodías populares, por ejemplo la la música. Pero es muy diferente aquí.
música turca, en sus conciertos; ¿No hay realmente nada que ambicione Muy diferente. Esto es más peque-
Brahms, la música folclórica y luego hacer? ño, porque no hay una orquesta resi-
Ravel utilizó Blues en su Sonata para Bueno, hay cosas, pero de nuevo el dente de jóvenes como en Spoleto,
violín. El Crossover no es tan nuevo. problema es la falta de tiempo. Me gus- pero es muy interesante, Cortona es un
También dirige. Una vez me comentó taría tomarme un año para dedicarme pueblo muy hermoso y el ambiente ita-
Georges Prêtre que un solista no logra diri- únicamente a estudiar y hacer cuartetos liano es algo que he echado de menos
gir a una orquesta. ¿Qué opina? para cuerda. Poder estudiar los últimos desde mis veranos en Spoleto, así que
No lo creo es absoluto. Algunos de cuartetos de cuerda de Beethoven, por estoy encantado de estar aquí y poder
los directores más grandes de hoy antes ejemplo. Interpreto mucha música de disfrutar de la comida italiana.
eran solistas. Para mí, algunas de mis cámara, pero normalmente el cuarteto ¿Cuál es el lema de su vida?
experiencias concertísticas más grandes de cuerda está reservado a los especia- Mi lema es, pues no sé. Supongo
han ocurrido sin la intervención de listas; sí, me gustaría poder tener un que es la idea de que la vida es muy
director, pero todavía no me considero año libre para eso. Algún día, tal vez. Y corta, así que disfruta el momento.
un director sino un pequeño dirigente. también quiero interpretar las sonatas ¡Carpe diem!
Hay un ambiente magnífico a veces para violín más grandes del repertorio. Carpe diem, bueno está un poco tri-
cuando no hay director, digamos con Es también una de mis metas. llado pero es la verdad. Vivo el
una orquesta de música de cámara. Por ¿Ha sido muy importante su experiencia en momento, no hay duda. Porque cuan-
supuesto que me gustaría llegar a ser Spoleto? do uno está siempre viajando, tiene
director en toda la extensión de la pala- ¿Spoleto? amigos por todo el mundo, y vive en
bra. Dirigí mi primera Sinfonía nº 7 de Sí, aquí en Italia, se considera que su estreno un lugar nuevo todas las semanas, no
Beethoven, y fue muy emocionante, europeo fue en el Festival dei Due Mondi. le queda más remedio que vivir sólo el
Pero también toco solo muchas veces. ¿De verdad? No sé, no creía que presente. Es algo que todos los músicos
¿Hay algún proyecto con el que sueñe, fuera en Spoleto. que viajan mucho tienen que aprender
pero que aún no ha podido realizar? ¿No estuvo en Spoleto por primera vez hacer.
Hay muchas cosas que me intere- cuando tenía veintitrés años?
san pero no sé si voy a tener tiempo Tenía diecinueve. Estuve tres vera- Franco Soda
para hacerlas. Hay piezas que quiero nos en Spoleto, tocando casi siempre Traducción: Barbara McShane

63
D I S C O S
EXCEPCIONALES

LOS DISCOS XCEPCIONALES


DEL MES DE NOVIEMBRE DE 2006
La distinción de DISCOS EXCEPCIONALES se concede a las novedades discográficas que a juicio
del crítico y de la dirección de la revista presenten un gran interés artístico o sean de absoluta referencia.
FOULDS: Dymanic Triptych op. SCELSI:
88. Music-Pictures Group III op. 33. La obra para piano, vol. 3.
e.a. PETER DONOHOE, piano. ORQUESTA AKI TAKAHASI, piano.
SINFÓNICA DE LA CIUDAD DE BIRMINGHAM. MODE 159.
Director: SAKARI ORAMO.
WARNER 2564 62999-2.
Giacinto Scelsi bien podría tener un
sitio entre los compositores mayores
Si el anterior disco con obras de del siglo. Al igual que la interpreta-
Foulds a cargo de Sakari Oramo fue ción de Aki Takahasi, la filmación es
una sorpresa, éste es una confirma- ejemplar. P.E.M. Pg. 108
ción rotunda. C.V.W. Pg. 99

LANG: VAUGHAN WILLIAMS:


Das Theater der Wiederholungen. Las avispas.
LES JEUNES SOLISTES. KLANGFORUM WIEN. HENRY GOODMAN, narrador. CORO Y
Director: JOHANNES KALITZKE. ORQUESTA HALLÉ. Director: MARK ELDER.
2 CD KAIROS 0012532KAI. 2 CD HALLE HLD 7510.
La más lograda obra de carácter dra- Este disco es un descubrimiento.
mático de toda esta generación de Mark Elder hace un trabajo admira-
compositores. F.R. Pg. 82 ble, lleno de luminosidad. C.V.W.
Pg. 93

LUTOSLAWSKI: VIVALDI: Griselda.


Sinfonías nºs 3 y 4. Partita para violín MARIE-NICOLE LEMIEUX, VERÓNICA CANGEMI,
y orquesta. ROMAN LASOCKI, violín; SIMONE KERMES, PHILIPPE JAROUSSKY, STEFANO
ANTONI BROZEK, piano. ORQUESTA FERRARI, IESTYN DAVIES. ENSEMBLE MATHEUS.
FILARMÓNICO-SINFÓNICA DE SILESIA. Director: JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI.
Director: MIROSLAW JACEK BLASZCZYK. 3 CD NAÏVE OP 30419.
DUX 0506.
Spinosi defiende la obra con su vigor
Disco imprescindible para todo aquel e incisividad habituales al frente de
que se declare devoto del autor. E.B. su magnífico conjunto y de un elenco
Pg. 83 fabuloso. P.J.V. Pg. 94
MOZART: Conciertos para piano DAVID RUSSELL. Guitarrista.
nº 17, K. 453 y nº 21, K. 467. Renaissance Favorites.
ORQUESTA FILARMÓNICA DE VIENA. Obras de Mudarra, Narváez, Byrd,
Director y piano: MAURIZIO POLLINI. Anónimo, Dowland, Canova Da Milano,
DEUTSCHE GRAMMOPHON 477 5795. Borrono y Dalza.
TELARC CD-80659.
Lo rectilíneo y proporcionado del dis-
curso convierten estas versiones en El contenido del presente compacto
una de las más estimulantes de los es de un encanto irresistible. Ineludi-
últimos tiempos. A.R. Pg. 84 ble para muchos. J.P. Pg. 97

NEBRA: Arias de zarzuelas. EDICIÓN GÜNTER WAND.


BOCCHERINI: Sinfonía op.12, nº4 Vol. 6. Mozart: Serenatas K. 239 y
“La casa del Diavolo”. K. 320. Concierto para flauta K. 313.
MARÍA BAYO, soprano. AL AYRE ESPAÑOL. WOLFGANG RITTER, flauta. SINFÓNICA DE LA
Director: EDUARDO LÓPEZ BANZO. NDR. SINFÓNICA DE LA RADIODIFUSIÓN
HARMONIA MUNDI HMI 987069. BÁVARA. Director: GÜNTER WAND.
PROFIL PH05006.
Al Ayre Español suena como nunca,
con un refinamiento en el fraseo y Una auténtica delicia. A destacar,
una fuerza expresiva formidables. dentro de un raro nivel de excelen-
P.J.V. Pg. 88 cia, la extraordinaria Serenata del
Postillón. E.P.A. Pg. 100
OCKEGHEM:
Misa Caput. Ritual del Mandatum.
GRAINDELAVOIX.
DIRECTOR: BJORN SCHMELZER.
GLOSSA Platinum GCD P32101.

Los resultados son de una sorpren-


dente exuberancia, de una sugeren-
te vitalidad y una agitación expresi-
va casi continua. P.J.V. Pg. 88

64
DISCOS
Año XXI – nº 213 – Noviembre 2006

Eric Manas
FRANÇOIS-FRÉDÉRIC GUY

NICHOLAS ANGELICH
GABRIELA MONTERO

ERIC LE SAGE
Craig Semetko

Serge Degrossi Aymeric Fouquez

Nuevos nombres

DESDE EL PIANO

P
ianistas jóvenes, algunos más veteranos y, sobre todo,
muchos nombres aún poco conocidos se incorporan en los
próximos meses a la oferta discográfica en torno al teclado.
Entre estos últimos, el israelí Iddo Bar-Shaï publica en Mira-
re (Harmonia Mundi) un recital haydniano que incluye la Sona-
tas Hob. XVI, nºs 23, 24, 40 y 49 junto con las Variaciones XVII,
nº 6. La venezolana Gabriela Montero edita su segundo disco

SUMARIO para EMI, Bach and Beyond, con improvisaciones sobre temas
del músico alemán. En Naïve, François-Frédéric Guy consagra su
último registro a Beethoven: Sonatas nºs 8 “Patética”, 19 y 29
“Hammerklavier”. Markus Groh, Primer Premio del Concurso
ACTUALIDAD: Reina Elisabeth de 1995, ofrece en Avie (Gaudisc) un recital lisz-
tiano con la Sonata en si menor, la Fantasía y fuga sobre
Desde el piano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 B.A.C.H. y Totentanz. Del mismo compositor pero esta vez para
Sony, Bertrand Chamayou, uno de los más firmes valores del
ESTUDIOS: nuevo pianismo francés, se atreve –y además en directo– con
Mahler en DVD. E.P.A.. . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 sus Doce estudios de ejecución trascendental. Otro intérprete
galo, Cédric Thibergien, agrupa en su nuevo disco (Harmonia
Mundi) las Cuatro Baladas de Chopin y las Cuatro Baladas, op.
BREVES: 10 de Brahms mientras que el mediático Lang Lang da a la luz
Brittania moderna. C.V.W. . . . . . . . . . . . . . . . 67 en DG sus Dragon Songs.
Voces de las islas. C.V.W. . . . . . . . . . . . . . . . 67 Dos nuevas versiones de los Cuadros de una exposición
musorgskianos se incorporan al mercado: las debidas a Peter
Jablonski (Altara; con obras de Liszt, comentado en este mismo
REEDICIONES: número) y Lilia Zilberstein –otrora artista de DG–, que completa
Doremi. R.O.B. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 su registro para Hänssler con los Seis Momentos musicales, op.
BBC Legends. C.V.N. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 16 de Rachmaninov. Dentro también del repertorio ruso, Lev
Gala. A.V. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 Vinocour (MDG), Plamena Mangova (Fuga Libera) y Diana
Baker (Stradivarius) dedican sus respectivos recitales a Chai-
Stradivarius Echo. P.E.M. . . . . . . . . . . . . . . . . 70 kovski –Las estaciones y otras piezas breves–, Shostakovich
Myto. A.V. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 –Sonata nº 2 y 24 Preludios, op. 34– y Gubaidulina.
Ponto. A.V. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Y mientras Eric Le Sage comienza en Alpha una integral pia-
GOP. F.F.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 nística Schumann (Papillons, Davidsbundlertänze, Intermezzi),
Paolo Giacometti (Channel) y Stefan Irmer (MDG) añaden un
nuevo volumen (el séptimo en ambos casos) a sus colecciones
DISCOS de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . 74 rossinianas para tecla.
La integral de Sonatas de Arnold Bax por Michael Endres
DVD de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 (Oehms) y el valioso y desconocido pianismo del romántico pola-
co Juliusz Zarebski (a cargo de Marian Mika en CPO) completan
una oferta a la que se suman los más veteranos Nicholas Angelich
ÍNDICE DE DISCOS CRITICADOS . . . . . 111 (Opp. 116 a 119 de Brahms en Virgin), Pierre-Laurent Aimard
(Carnaval y Estudios sinfónicos de Schumann para Warner) y
NEGRO MARFIL. P.E.M. . . . . . . . . . . . . . . . . 112 Gerhard Oppitz (Sonatas nºs 12 a 15 de Beethoven en Hänssler).
65
D I S C O S
ESTUDIO

Bernard Haitink

FASCINANTE DEMOSTRACIÓN ORQUESTAL

Snowdon
MAHLER: Sinfonías nºs 1-4, 7. SILVIA BERNARD HAITINK
MCNAIR, soprano; JARD VAN NES, contralto;
FLORENCE QUIVAR, contralto. CORO ERNST
SENFF. NIÑOS CANTORES DE TOLZ. ORQUESTA
FILARMÓNICA DE BERLÍN. Director: BERNARD
HAITINK.
3 DVD PHILIPS 074 3131/074 3132/074 3133.
152’, 106’ y 140’. Grabaciones: Berlín,
Philharmonie, 1991-1994; Berlín, Schauspielhaus,
1991 (nº 4). Formato imagen: 4 : 3. Formato
sonido: LPCM Stereo, DTS Digital 5.1 Surround.
Código región: 123456. Coproducción de Brilliant
Media, Philips Classics y la Sender Freies Berlin.
Distribuidor: Universal. N PN

se quedó en la Séptima y que ahora, inoperante, teniendo que tener en


dados los tiempos que corren para la cuenta también que el Adagio final de
fonografía clásica, no creemos ni en sue- la Tercera (¿se ha tocado alguna vez
ños que pueda tener continuidad. Las mejor este movimiento?) o la Cuarta en
películas recogen de la Primera a la su totalidad, una de las mejores versio-
Cuarta y terminan con la Séptima, pero nes de la discografía, compensan con
no incluyen ni Quinta ni Sexta que sólo creces los aparentes puntos discutibles
se grabaron en CD. de estas recreaciones. Excelentes solis-
Las versiones son irreprochables, tas, especialmente McNair en la Cuarta
faltaría más, con una Filarmónica de y Quivar en la nietzscheana canción de
Berlín que todavía conservaba la opu- la Tercera. Las filmaciones son precisas

E
xcelente trabajo protagonizado por lencia sonora y el refinamiento de su y adecuadas, profesionales a carta
uno de los directores mahlerianos director de tantos años Herbert von cabal, pero sin la imaginación de las de
más célebres de nuestros días, un Karajan, entonces recientemente desa- Humphrey Burton para Bernstein.
maestro que desde sus primeros tiempos parecido (1989). Es una de las demos- Tomas sonoras claras, espaciosas y
de titular de la Concertgebouw (1964) y traciones orquestales más brillantes y contrastadas que captan espectacular-
hasta hoy mismo se ha mostrado como fastuosas que hoy se pueden encontrar, mente el maravilloso sonido de la
un recreador ejemplar de las obras de con equilibrio, cohesión, belleza y pre- orquesta alemana.
este autor, si bien a un nivel distinto, cisión indiscutibles. A nuestro juicio, sin En fin, soberbias interpretaciones
menos idiomático y variado que el de embargo, la Concertgebouw era enton- que en su línea objetiva, brillante y de
los Bernstein, Kubelik o Neumann, pero ces una orquesta más apta para este perfecta realización forman una opción
con un interés indiscutible en su línea autor, ya que independientemente de la muy a tener en cuenta en la filmografía
objetiva, diríamos que incluso por enci- tradición mahleriana, su idioma, compe- dedicada a Gustav Mahler. El criterio
ma de otros ciclos de justificada fama, netración y su ocasional acidez y crude- del firmante es que Bernstein (DVD
como los de Solti, Abbado I u Ozawa. za de timbres eran la característica seña DG), a pesar de que sus tomas sonoras
Ya es conocido de sobra su primer ciclo de identidad para recrear todas estas no tengan la perfección y nitidez de las
completo en CD con la orquesta holan- músicas (recurran al primer ciclo citado, que ahora se comentan, es preferible
desa (Philips, disponible actualmente en o esperen a ver en DVD cuando se tanto por interpretación como por fil-
un álbum de serie económica de 10 CD, publiquen las versiones de Cuarta o mación, sin contar con otros detalles
442050-2, por cierto, muy recomenda- Novena). De ahí que, por ejemplo, las (traducciones de los textos cantados,
ble), más otras versiones aisladas con la dos Nachtmusiken en la Séptima nos ensayos, Sinfonías completas más La
agrupación de Ámsterdam que todavía parezcan ahora más refinadas de lo canción de la tierra) que claramente
esperan su publicación (en CD y DVD). deseable, y el fantasmagórico Scherzo inclinan la balanza a su favor. De todas
Ahora, nos llegan estas películas con la en la misma obra carezca de ese acento formas, estamos ante un complemento
Filarmónica de Berlín filmadas especial- mórbido tan especial que Bernstein, idóneo al álbum de Bernstein que los
mente para el vídeo y captadas con Kubelik, Maazel o Abbado II han sabido mahlerianos de pro tienen que conocer
algunos días de distancia respecto a sus traducir admirablemente, incluso el pro- obligatoriamente, especialmente Cuarta
segundas versiones en CD (salvo la ver- pio Haitink se ha acercado mucho más y Séptima sin olvidar la Tercera con su
sión de la Cuarta, grabada simultánea- a la esencia del movimiento en otras de emotivo Adagio final, tres bellas recrea-
mente para los dos soportes), algo que sus muchas versiones (Philips I, RCO ciones que seguro que no decepcionan
ya se anunció entonces a bombo y plati- Live). Sin embargo, la Séptima está tan a nadie.
llo como su segundo ciclo Mahler, un bien concebida y planificada que cual-
proyecto frustrado que como es sabido quier observación crítica es totalmente Enrique Pérez Adrián
66
D I S C O S
BREVES

NMC, Toccata, Genuin

BRITANNIA MODERNA

L
a firma NMC (distribuidor: Diverdi) por Sir Andrew Davis— y On Beholdin a
realiza desde hace años un trabajo Rainbow, un seductor concierto para vio-
benemérito como divulgadora de la lín y orquesta que negocian muy bien
música británica de hoy. Su última entre- Anthony Marwood y la Orquesta del
ga ofrece diversas variedades de esa Royal Northern College of Music dirigida
modernidad que no se limita a los nom- por el excelente Garry Walker. El RNCM
bres más conocidos sino que indaga en Brass Ensemble está a cargo de los más
otros que viven a su sombra. Entre los previsibles …Into the Gyre of a Madre
primeros están, sin duda, Judith Weir y Dance y Unrise (NMC D105). A música
Gerald Barry. De éste se nos da su ópera escrita para piano, metales y percusión se
The Intelligence Park, una obra, con muy dedica un disco con obras de Nicholas
agudo libreto de Vincent Deane, hecha Sackman —Meld—, Diana Burell —
pensando en la música del XVIII pero Gold— y Geoffrey Poole —Lucifer. Las
más como pauta formal no como evoca- tres obras tienen el interés de su contin-
ción sonora. El habla, el gesto expresivo gente instrumental, de la búsqueda de
tienen una gran importancia aquí y la pie- ideas aunque ninguna llame especialmen-
za demanda mucho a cantantes y orques- te la atención. Las versiones, a cargo del
ta. Entre aquéllos destacan Richard Jack- pianista Philip Mead —impulsor de estas
son, Paul Harrhy o Nicholas Clapton y piezas— y del RNCM Brass Ensemble son
ésta, el Almeida Ensemble, es dirigida muy solventes (NMC D099).
con entrega por Robert Houlihan (2 CD Un nombre nuevo para muchos afi-
NMC D122). De Judith Weir, Blond Eck- cionados será el de Matthew Taylor, un
bert, una ópera breve basada en el libro discípulo de Robert Simpson que sabe
de Ludwig Tieck. La compositora consi- unir muy bien la formación sólida con
gue una partitura que sabe trasladar con un lenguaje suficientemente personal,
enorme pericia esa aparente linealidad de como hacía, por cierto, su maestro. Estu-
una historia llena de sugerencias, justo lo pendo trabajo de desarrollo formal en su nada menos que de la Orquesta de la
que quería según sus palabras en el libre- Trío con piano, op. 17 y en el Cuarteto Gewandhaus de Leipzig. En él encontra-
to que acompaña al disco. Los intérpretes nº 3, con versiones adecuadas a ello del remos el muy bello y muy emocionante
vocales —Nicholas Folwell, Anne-Marie Lowbury Piano Trio y el Cuarteto Schid- Cuarteto de Judith Weir —una de las
Owens, Christopher Ventris y Nerys lof. El disco se completa con Conflict obras camerísticas más interesantes
Jones— responden plenamente, como la and Consolation, una obra para metales, escritas en el Reino Unido en los últimos
directora Sian Edwards al mando del timbal y percusión en la tradición ecléc- años—, los intensos y agudos Pequeños
Coro y la Orquesta de la English National tica de mucha música británica (Toccata cuartetos de Maxwell Davies y el amplio
Opera (NMC D106). Lo mejor del disco Classics TOCC 0015. Distribuidor: Tocca- y demasiado preterido Cuarteto de
con obras de Anthony Gilbert son las ta). Buenísimo de veras el disco —llega- Elgar. Muy recomendable (Genuin GEN
canciones que conforman el ciclo Certain do de Alemania— con música de cámara 86065. Distribuidor: Gaudisc).
Lights Reflecting —con la soprano Susan a cargo de esa excelente formación que
Bickley y la Sinfónica de la BBC dirigida es el Cuarteto Reinhold —procedente Claire Vaquero Williams

Hyperion, Quartz, Harmonia Mundi

VOCES DE LAS ISLAS


res discos nos ofrecen música lo dice todo. Se trata de una sucesión

T coral británica del siglo XX en un


reflejo de lo que es una tradición
viva, en parte porque sigue igualmen-
de referencias a lugares como Soma-
lia, Tibet, Chile, Nigeria, Austria, Tur-
quía, Bengala, Zaire, Bosnia, Macedo-
te activa la política de encargos para nia, Argelia, Grecia, Kurdistán y Ango-
el uso litúrgico y la vitalidad de los la, con textos de la misma proceden-
conjuntos de las Islas. Magnífico es el cia y un prólogo y un epílogo sobre
que protagoniza la formidable Schola poemas de Tony Morrison y el uso, a
Cantorum de Oxford dirigida por veces, de la cinta con canciones autóc-
Jeremy Summerly con base en los cin- tonas a la que se suman las voces de
co Negro Spirituals que Michael Tip- los solistas —nada menos que Catheri-
pett integrara en su oratorio A Child of ne Wyn-Rodgers, Gregory Kunde y
Our Time. Se añaden obras de Brych- Gerald Finley. Pero si el anhelo es dig- fesionalidad compositiva pero tam-
more, Edgley Smith —sobre poemas no de encomio el conjunto peca de bién de apego a las formas y a su fun-
de e. e. cummings—, Pitts, Pott, exceso de oficio, de una cierta ampu- cionalidad y, por ello, de escaso inte-
O’Neill y Rodríguez —un compositor losidad que acorta su mensaje estéti- rés fuera del devocional. Ejemplo de
portugués—, que ofrecen una calidad co. David Hill dirige muy bien el Bach ello todo pero más claramente la Mis-
general excelente y forman un conjun- Choir, el New London Children’s sa Brevis y el Edington Service. Ningu-
to realmente apetecible. Un disco a Choir y la Orquesta Philharmonia en na sorpresa, pues, aquí, más que la
conocer por cualquiera que se intere- una grabación técnicamente sensacio- que ofrece el fantástico Coro del Mag-
se por el canto coral (Hyperion, distri- nal (Quartz, distribuidor LR Music, dalene College de Oxford dirigido por
buidor Harmonia Mundi, CDA67575). QTZ2018). Grayston Ives se mueve en el ex King Singers Bill Ives (Harmonia
Las mejores intenciones presiden el un terreno plenamente tradicional en Mundi, HMU 907420).
titulado Voices of Exile, una composi- la música para la liturgia que ofrece
ción de Richard Blackford cuyo título Listen Sweet Dove, un ejemplo de pro- Claire Vaquero Williams
67
D I S C O S
REEDICIONES

Doremi

DE LEYENDA

D
e la mano de Gaudisc nos llegan habría que darle alguna colleja, pero en
muestras de sabrosas colecciones todo caso el espectacular resultado inter-
de grabaciones históricas (que no pretativo borra de la memoria bien pron-
necesariamente “antiguas”) de artistas to todo lo demás. Sensacionales los
legendarios. De Sviatoslav Richter nos registros de Prokofiev en el volumen 5
han llegado los vols. 1, 4, 5, 7 y 9. Igno- (DHR 7758), tanto el del Concierto nº 5
ro por qué no nos han llegado los —Sinfónica del Estado de la URSS, diri-
demás, pero para los interesados, ahí va gida por Evgeni Svetlanov— como los
la información de lo que falta: los volú- de las Sonatas y Visiones fugitivas, obras
menes 2 y 3 están dedicados a Chopin todas ellas que han sido carta de natura-
(recitales entre 1954 y 1977 el primero y leza en el repertorio del ucraniano y que
entre 1954 y 1990 el segundo); el volu- obtienen, como en otras ocasiones en
men 6 contiene un recital en Szeged que las grabó, interpretaciones formida-
(Hungría) en 1972 con la Sonata D. 958 bles de fuerza y tensión, aparte de estar
de Schubert, una selección de Roman- ejecutadas con una brillantez pasmosa.
zas de Mendelssohn, el Nocturno op. 9, En el volumen 7 (DHR 7786), dedicado
nº 1 de Chopin y obras de Debussy a los Schumann, destacan una segunda
(Hommage à Haydn, L’isle joyeuse); el 8 Novelette pasmosa y una Fantasía op. 17
contiene un recital en Savona (Italia) en que se acerca mucho a la tensión conse-
1990 con obras de Mozart (Sonata K. guida en la interpretación de los 60 para
570), Prokofiev (Sonata nº 4) y Debussy EMI, con una efusión lírica extraordina-
(selección de Estudios y Preludios); el ria y un final del segundo tiempo de los
volumen 10 es un álbum de seis discos de ponerle a uno al borde de la silla. Y
dedicado a los recitales en el Carnegie para cerrar, una memorable, contunden-
Hall en 1960. Independientemente de te y apasionada lectura del Quinteto op.
esta colección, existe también en este 44 junto al Borodin, una interpretación
sello una grabación de las Sonatas para sensacional que rivaliza, pese al peor
violonchelo y piano de Beethoven con sonido, con la de estos mismos intérpre-
Rostropovich (en vivo, 1964). tes para Teldec. Interesantes como docu-
En cuanto a lo que nos ocupa, ya se mentos los dos lieder (uno de Robert y
pueden imaginar que cuando el pianista otro de Clara) grabados con su compa-
estaba inspirado, y en muchas de estas ñera Nina Dorliac. Sonido simplemente
grabaciones lo está, era capaz de inter- discreto, mejor en la toma del Quinteto.
pretaciones sencillamente magistrales. El El último volumen que nos ha llegado
primer volumen de la serie (DHR 7718), de esta serie recoge un recital del 22 de
un monográfico Beethoven nada menos diciembre de 1974 (DHR 7806), con
que con las 3 últimas Sonatas, más la nº obras de Miaskovski, Shostakovich y
28. Tiene un sonido claro pero un tanto Prokofiev. Muy bien de sonido (de los
entubado, del que uno rápidamente se mejores de la colección), se trata de un
olvida porque la interpretación es incon- disco absolutamente excepcional. Desde
mensurable en lo técnico y en lo artísti- el brillantísimo y monumental Miaskovs-
co. Y para cuando llega el último tiempo ki hasta la Octava Sonata de Prokofiev,
de la Op. 109 estamos ya sin respiración. pasando por la asombrosa lectura de la
Qué maravilla de sonido, de intensidad selección de Preludios y fugas de Shosta-
expresiva, de colorido, de capacidad de kovich, se trata de un disco que no tiene
enganchar con esta música sublime. El desperdicio. Escuchen el Preludio y fuga
disco cita Ohrid, en Macedonia, como el nº 21 de este último y entenderán bien
lugar de grabación, aunque la bien lo que digo. Y el nº 20 no es para que con sus oscilaciones) e incluso en la
documentada web www.trovar.com menos. De quedarse sin respiración. de Shostakovich (pese a ser de 1946) y
menciona Dubrovnik y fecha el registro En resumen, una serie del mayor bastante malo en la de Schubert, que
unos días antes, el 19 de julio de 1971. interés, muy recomendable, en la que procede de la misma época pero de un
En cualquier caso, creo que se trata de quizá cabe destacar los volúmenes 4, 7 y disco de 78 rpm. Bastante mejor funcio-
una grabación que no ha llegado antes 9, bien por el carácter único del registro nan las cosas en el volumen 6 (DHR
por estos lares, o si lo ha hecho ha sido (Op. 24 de Brahms), bien por el carácter 7742), con un soberbio Trío de Chaikovs-
de puntillas. Sensacional también (aun- especialmente memorable de las inter- ki —con Sviatoslav Knushevitski, chelo,
que con el sonido asimismo algo entu- pretaciones (Schumann y recital de y Lev Oborin, piano— que se oye muy
bado) la interpretación de la Op. 110 de 1974). aceptablemente para proceder de 1948.
una emotividad irresistible (¡qué último Para los tres discos de David Ois- Las otras tres obras del mismo autor
tiempo!). El volumen 4 (DHR 7746) con- trakh valen en general los mismos (Meditación op. 42, nº 1; Vals-Scherzo
tiene una interpretación apasionada del comentarios, desde el punto de vista téc- op. 34, Serenata melancólica op. 26)
Segundo Concierto de Brahms —con la nico. El volumen 1 (DHR 7701) contiene obtienen traducciones memorables, ante
Sinfónica de Bucarest, dirigida por Geor- interpretaciones sensacionales, tanto del las que uno disculpa las deficiencias de
ge Enescu—, que brilla sobre todo en Cuarteto op. 11 de Chaikovski —con la técnica sonora. La Serenata melancóli-
un tercer tiempo de inefable nostalgia, Piotr Bondarenko, violín; Mikhail Terian, ca, con la Sinfónica del Estado de la
aunque el sonido en esta ocasión no viola y Sviatoslav Knushevitski, chelo— URSS y Kiril Kondrashin, es, sencillamen-
pasa de lo mediocre y el acompaña- como del Trío op. 67 de Shostakovich, te, sublime. Formidable de afinación, de
miento es sólo discreto. El gran interés ésta sencillamente memorable, con el belleza de sonido, de emotividad, de
viene dado por una interpretación sen- compositor al piano y Milos Sádlo en el melancolía. Una verdadera maravilla. Por
sacional, épica y poderosa, de las Varia- chelo; una lectura sobrecogedora, y del último, en el volumen 10 (DHR 7800)
ciones op. 24 de Brahms, el único regis- Andante del Cuarteto “La muerte y la encontramos tres Sonatas de Beethoven
tro de esta obra por Richter. El sonido doncella”. El sonido es muy variable, —Op. 12, nºs 1 y 3 y Op. 96—portento-
no parece de 1988 y al técnico del piano plausible en la obra de Chaikovski (aun- sas interpretaciones junto a Richter. Téc-
68
D I S C O S
REEDICIONES

nica y musicalmente sensacional, con un laciones de nivel ni las opacidades que virtudes y limitaciones. A destacar el
impulso contagioso y una elegancia y hallamos en las grabaciones soviéticas muy buen cantable de los tiempos len-
expresividad extraordinarias. Lástima que de ese periodo. El primer álbum (DHR tos, por lo demás un tanto románticos.
el sonido resulte más que mediocre para 5701/2) tiene el interés suplementario de El sonido es aceptable, aunque algo más
ser de los 70. En resumen, documentos encontrar a Claudio Arrau en un reperto- opaco que en el primer álbum. Mejor el
que en lo sonoro resultan pobres pero rio, el camerístico, que apenas está pre- tercer volumen (DHR 5705), con nota-
que en lo artístico no admiten objeción. sente en su discografía. Versiones sensi- bles, intensas lecturas de los Sextetos de
Si se es generoso con el primer aspecto bles y especialmente vibrante la del Brahms (con Walter Trampler, viola, Les-
no hay que dudar en cuanto al segundo. Quinteto de Franck, verdaderamente lie Parnas, chelo y Bernard Greenhouse,
Para no perdérselos. electrizante. Sin embargo, no todo son chelo), en un disco que tiene la mejor
Por fin, los discos dedicados al Cuar- luces, como la entonación a menudo no toma de sonido de las escuchadas hasta
teto Juilliard en la Biblioteca del Congre- perfecta en el primer violín (así en el ahora en esta serie. En resumen, discos
so tienen similar valor histórico, con la primer tiempo del Trío K. 548 mozartia- que no constituyen especial referencia
ventaja añadida de que la calidad técnica no, pero también en algunos momentos pero que tienen interés, siempre y cuan-
de las grabaciones monofónicas es supe- de La trucha y del Quinteto op. 81 de do se ejerza cierto grado de tolerancia
rior (las cosas a nivel tecnológico circu- Dvorák). El segundo volumen (DHR con las tomas sonoras y con la entona-
laban bastante mejor en aquellos 5703/4), dedicado a los Quintetos K. ción de alguno de los intérpretes.
momentos a este lado del telón de ace- 515, 516, 406, 593 y 614 de Mozart, con
ro), con lo que no encontramos las osci- el viola Walter Trampler, tiene similares Rafael Ortega Basagoiti

BBC Legends

HISTÓRICOS DE LA RADIO

L
a impagable serie BBC Legends triota a pesar de cierta tendencia a una
(Diverdi) presenta seis nuevas refe- estructura granítica.
rencias en el mercado con interesan- En el apartado concertístico, de Clif-
tes aportaciones. Una de ellas es la ford Curzon se han agrupado tres inter-
Novena Sinfonía de Mahler a cargo de pretaciones de Delius, Mozart y Beetho-
Bruno Maderna (BBCL 4179-2) grabada ven tomadas en un espacio de once
en el Royal Festival Hall el 31 de marzo años (BBCL 4181-2). El concierto de
de 1971. Una versión que es perfecto Delius, acompañado por un especialista
reflejo de la fascinante personalidad del como John Pritchard, posee el clima
director y compositor italiano. En ella adecuado, aunque dada su avanzada
trasmite su inmensa capacidad de análi- edad (74 años) los pasajes más virtuosís-
sis, la vívida disección de los estados de ticos adolecen de la falta de precisión
ánimo, la conjunción orquestal perfecta- necesaria. No obstante, el pianismo per-
mente tramada. Es una visión que antici- sonal y único del británico se impone
pa ya la llegada de Schoenberg y de su sobre todo lo demás para ofrecer una
revolución. Descarnada e insolente, es lectura de intenso lirismo y personali-
una versión de una tremenda moderni- dad. Lo mismo le ocurre al Concierto nº
dad que aún hoy, 35 años después, se 24 de Mozart, una lectura tardía, pero El último pianista de esta serie es
mantiene fresca. muy personal. Exquisita en su concep- Rudolf Serkin, cuyo Bach está en las
Sus principales cualidades hay que ción, opta por unos tempi amplios, de antípodas de la anterior (BBCL 4177-2).
buscarlas en la intensidad de su desarro- una morosidad cadenciosa en el Larghet- El Capricho BWV 993 es sosegado y
llo y en el diseño del juego de tensiones. to. Además, la dirección de Haitink le reflexivo, tendente a un romanticismo
Y todo ello a pesar de que la búsqueda imprime más consistencia que el ante- en desuso pero de gran belleza formal.
de una aparente objetividad, que no está rior. La Fantasía para piano, coro y Al igual que las Variaciones sobre un
reñida con lo anteriormente expuesto. orquesta de Beethoven es la más antigua tema de Bach, de Max Reger es, quizás,
Sólo hay que escuchar el estremecedor de las tomas (1970) y la más perfecta el espejo donde se mira el pianista para
Adagio final o el inicio del Andante, que desde un punto de vista meramente téc- la obra anterior. Por último, dos sonatas
abre todas las posibilidades expresivas nico, pero al mismo tiempo es la menos para piano de Beethoven, la nº 24 y la
de la pieza. sugerente. Waldstein. Ejecuciones en las que prima
Otro cantar estilístico es el Haydn de Otra pianista representada es Myra lo poético, aunque suponga una cierta
Eugen Jochum (BBCL 4576-2), de quien Hess. La casi olvidada pianista británica pérdida de coherencia estructural.
se incluye las Sinfonías nºs 100 y 101. muestra aquí su capacidad para adap- El último disco corre a cargo del his-
Clasicismo de la vieja escuela, sin excesi- tarse a los más variados repertorios, tórico Cuarteto Smetana con el Primer
va preocupación sobre la densidad del aunque en los tiempos de madurez Cuarteto de Janácek, el nº 14 de Dvorák
sonido, el estilo o la ligereza de los pla- redujo considerablemente el abanico. y el Terceto de este último (BBCL 4180-
nos sonoros. El alemán era un músico Obras de Beethoven, Schumann y Bach 2). Versiones marca de la casa en un
con evidente percepción de la musicali- (BBCL 4178-2) grabadas en sus últimos repertorio que dominaban a la perfec-
dad, como demuestra en los movimien- años conforman este recital. Hay que ción y en el que eran prácticamente
tos más danzables de las sinfonías. Podía reconocer que llegó hasta el final en imbatibles. Tanto la conjunción de sus
ser todo efervescencia a pesar de su una envidiable forma, como atestigua el músicos, como la exquisita musicalidad,
avanzada edad (aquí contaba con 76 Concierto nº 2 de Beethoven grabado realzan unas lecturas magníficas, a las
años de edad), y la Filarmónica de Lon- cuando contaba con 70 años de edad, que no se le puede poner un pero.
dres le secunda con entusiasmo. A los pleno de virtuosismo, o el Concierto de Resultan brillantes, a la vez que pueden
79 años dirigió estas Metamorfosis sinfó- Schumann, de una rara intensidad. La ceñirse a la más acogedora intimidad,
nicas sobre temas de Carl Maria von dirección orquestal, a cargo de Alexan- sobre todo cuando se trata de Dvorák. El
Weber, de Paul Hindemith. Una interpre- der Gibson y Malcolm Sargent, respecti- Janácek es desolador, inquietante (qué
tación que acentúa los aspectos más vir- vamente, resulta solvente e intrascen- Adagio final…), sin concesiones a la
tuosísticos desde el punto de vista dente. Cierra el disco la Tocata BWV galería. Unas lecturas soberbias, en fin.
orquestal. Y lo logra sin descuidar el 916 de Bach en una lectura ligera y
dramatismo de la partitura de su compa- algo precipitada. Carlos Vílchez Negrín
69
D I S C O S
REEDICIONES

Gala
LA SEGUNDA FILA

E
l mundo de las grabaciones proce- el efectivo Vladimiro Ganzarolli y la
dentes del teatro está llegando a una correcta Ana Di Stasio, acompañados
cierta saturación, donde después de por una dirección genérica de Bruno
publicarse las noches memorables de los Martinotti. En el bonus tenemos unos
principales coliseos, se están editando fragmentos del primer acto de L´elisir
funciones con cantantes de segunda línea, d´amore, donde junto a Reri Grist,
sin que ello tenga carácter peyorativo, ya encontramos el efusivo Nemorino de
que se trata en general de cantantes pro- Luciano Pavarotti. La segunda ópera es
fesionales, algunos de los cuales los qui- Lucrecia Borgia, en una versión en con-
siéramos hoy en día. La nueva oferta de cierto del 16 de julio de 1972, en París
Gala (Diverdi) es una mezcla de nombres (GL 100.763), donde destaca la presen-
famosos y otros de carrera menos espec- cia de un juvenil José Carreras, en un rol
tacular, como ocurre en la versión del 8 que había cantado en el Liceu el año Annovazzi en una versión de oficio.
de octubre de 1977, de I Capuleti e I Mon- anterior, donde muestra la belleza de su Una de las mejores voces españolas
tecchi procedente de Viena, (GL 100.767) voz y su estilo apasionado, a veces poco es la de Ángeles Gulín que hizo una
donde destaca la presencia de Agnes Balt- belcantista, con su fraseo claro y explíci- importante carrera en un repertorio siem-
sa, en un rol que grabó años más tarde to, junto a Vasso Papantoniou, soprano pre difíciles, de la que solo hay algún
con Muti, que sabe contrastar los momen- que tiene referencias al estilo de Maria registro comercial de zarzuela, pero de la
tos más románticos con los de mayor den- Callas, que es una buena cantante con que se han recuperado algunas represen-
sidad, con una voz bella, redonda, homo- una prometedora carrera que luego se taciones en vivo, aunque falten obras tan
génea en todos los registros y segura en fue diluyendo, con un timbre homogé- representativas como La Gioconda o algu-
las agilidades y en la zona alta. A su lado, neo, un canto seguro y una visión bas- nos grandes títulos verdianos. Afortunada-
Sona Ghazarian es una cantante musical y tante donizettiana, que podía profundi- mente nos proponen dos óperas (una
delicada, que sabe dar el aire juvenil, aun- zar. Junto a ellos la impecable expresión completa y otra en selección) de la prime-
que le falta una mayor identificación con de José van Dam, reflejando el espíritu ra época del genio italiano, y así en Alzi-
el estilo, completando el reparto los vengativo del Duque y la correcta Cora ra, de la RAI el 2 de enero de 1973, (GL
correctos Ottavio Garaventa y Kurt Rydl y Canne-Meijer, en una versión discreta de 100.783) podemos oír su timbre, mucho
el discreto Tugomir Franc, bajo la direc- Pierre-Michel LeConte. Para ampliar el más impactante al natural, y su canto
ción del efectivo Giuseppe Patané. Como conocimiento de Vasso Papantoniou se valiente, pero también matizado, con un
bonus se incluyen tres arias belcantistas incluyen unos fragmentos de Il corsaro. fraseo claro y explícito, y esa capacidad
por Agnes Baltsa, donde se muestran sus En el bello marco del Teatro Petruz- de integrar al público y de definir un per-
cualidades. zelli, de Bari, es esta función de 1972, de sonaje, estando acompañada por el efecti-
Donizetti está representado por dos Turandot, (GL 100.782), donde el rol pro- vo Gianfranco Cecchele y el buen fraseo
obras: La figlia del reggimento, en ver- tagonista está asumido por Marion Lip- de Mario Sereni, dirigidos con discreción
sión italiana, dada el 9 de noviembre de pert, soprano alemana que cantó esta por Maurizio Rinaldi. La selección de Stif-
1978 en Ginebra, (GL 100.766) con un obra en el Metropolitan de Nueva York y felio, procedente de Parma en 1968 está
reparto con el gran estilista Luigi Alva, nos presenta una versión correcta, que cuidadosamente dirigida por Peter Maag y
quizá algo ligero para el rol, que mues- supera las dificultades, pero a la que falta Ángeles Gulín sabe marcar las situaciones
tra su gran capacidad expresiva y su una mayor brillantez y sentido dramático, y la evolución del personaje, con su estilo
sentido del texto y aunque echemos en estando muy expresiva en el dúo final. Le comunicativo, acompañado por Gastone
falta una mayor brillantez. Reri Grist es acompañan Flaviano Labó, tenor seguro Limarilli, voz y poco más y Walter Alberti,
una soprano correcta, con ductilidad, y valiente, Lydia Marimpietri, musical discreto Stankar.
pero le falta capacidad de comunicación aunque algo distante Liu y el correcto
y su Marie queda algo sosa. Junto a ellos Antonio Zerbini, dirigidos por Napoleone Albert Vilardell

Stradivarius Echo

ECOS DE UNOS PRIMEROS PASOS

M
ás allá de la proeza técnica, de la vo (acaso ignorancia mía) los Antichi
consecución de la belleza del Instrumenti que hacen estallar con sus
sonido o de la maestría (a veces oboes, fagotes, clarines y timbales los
ya adquiridas o por venir, eso no colores de Graupner (Stradivarius STR
importa) todo era entonces menos afir- 11011, Diverdi). Todos son hoy verdade-
mado, más cuestionable. ¿Defectos de ras stars: Cantica Symphonia de Maletto
juventud? ¿Cualidades? ofrecía un Dufay algo meditabundo, algo
Las músicas, las conocemos: fondo alejado de la visión triunfal de sus últi-
o base de cedeteca, fáciles, elegantes, mos CDs (Misas Ave Regina y Resvellies
ora campechanas ora aristocráticas, vous con la ballata. STR 11013); Monica
melancólicas y robustas a la vez, siem- Huggett, soberbia, nos descubre a un excelente, para cuarteto, el también
pre (bien) escritas para los instrumen- conmovedor Bagio Marini preso de una excelente Aglàia); el Insieme Romano
tos, para la voz; tienen en ocasiones la enfermedad cuyo nombre no existía con el Opus 2 del demasiado secreto (y
galante desenvoltura de la frivolidad o todavía, la nostalgia (Curiose invenzioni. demasiado célebre) Tomaso Albinoni
se agitan en una suerte de delirio místi- Galatea. Paul Beier STR 11006); el mis- (STR 11009); Miatello, Cavina, Naglia,
co en el que el amor hacia Dios no mo Paul Beier es el solista de la música etc. que fueron las voces del Concerto
esconde la angustia, luego conocen para laúd de Francesco Da Milano (STR Italiano de Rino Alessandrini antes de
momentos tranquilos, serenos, para 11010); Laura Alvini, radiante fortepiano, formar La Venexiana de hoy (Carissimi.
poder finalmente elevarse, liberadas de en la versión para cuarteto del Concierto Motetes, Misa y Cantata “Sciolto
toda carne y de su peso. K. 466 de Mozart (STR 11012, con un havean”. Le Istituzioni Harmoniche.
Los intérpretes, los conocemos, sal- Réquiem intimista en versión muda, Marco Longhini. STR 11008). Y mientras
70
D I S C O S
REEDICIONES

Myto

GEOGRAFÍA LÍRICA EUROPEA

L
a serie Myto continúa su recorrido incluyen fragmentos de La forza del des-
por los principales teatros, en esta tino, por el buen hacer de Ilva Ligabue,
ocasión europeos, y nos presenta un la lección de canto de Carlo Bergonzi y
abanico de ofertas. La mejor de todas es la nobleza de Nicolai Ghiaurov, en la
sin duda Moïse de Rossini (2 MCD inauguración de la Scala en 1965.
083.326), dado en la Ópera de París en Las dos siguientes propuestas tam-
1975, en su versión francesa, que cuenta bién proceden de la Scala. La primera
con un reparto en el que destaca por fue Anna Bolena (2 MCD 062.324) que
encima de todos la presencia del baríto- aunque no se indica, creo que es de
no norteamericano Samuel Ramey que 1982, estando el papel protagonista a
deleita por su sentido del canto rossinia- cargo de Montserrat Caballé, en un rol
no, por su fraseo lleno de detalles y por que el público milanés había visto por
la prestancia de su voz, acompañado Maria Callas y sus seguidores desgracia-
por Cecilia Gasdia, interesante soprano damente lo recordaron. Ello coincidió
que tuvo un lanzamiento excesivo, pero además que la soprano catalana anuló la
cuando actúa con tranquilidad muestra primera representación y como se evi-
su delicada musicalidad y su técnica, y dencia en estos discos cuando finalmen-
Shirley Verrett que a pesar de la breve- te actuó no estaba del todo recuperada. línea. El protagonista está a cargo de
dad de su rol muestra su fuerza interpre- Los resultados fueron irregulares, con Hans Beirer, tenor con una voz plena y
tativa y su identificación con el persona- momentos en que se notaba su situación un registro agudo brillante, aunque en
je de Sinaïde. Keith Lewis es un buen y en otros surgía la gran cantante, como esta ocasión luce menos, con un estilo
tenor y cumple, pero está más adecuado ocurre en la escena final. El resto del algo superficial, completando el reparto
en otro tipo de repertorio, manteniendo reparto está integrado por Elena Obrazt- la sensual Janis Martin, como Venus, y
su profesionalidad Jean-Philippe Lafont, sova con su bella e impactante voz, en Victor Braun, más interesante por su fra-
al que quizá falta un cierto empaque, un repertorio que no es el suyo, Paul seo que por sus medios. Se incluye
todos bajo la dirección de Georges Prê- Plishka, correcto, pero con una presta- como complemento una interpretación,
tre, que muestra capacidad de contras- ción genérica y Antonio Savastano que en su estilo, de fragmentos del primer
tes, cohesión y sabe expresar las distin- supera las dificultades de su papel, acto de Siegfried.
tas situaciones. todos bajo la cuidada batuta de Giusep- De otra ciudad italiana, Roma, pro-
Procedente de Turín es la versión de pe Patané. El otro registro es la versión ceden las dos últimas propuestas, en las
Falstaff (2 MCD 062.323) de 1966, prota- de Tannhäuser (3 MCD 062.325) en que destacan nuevamente los directos.
gonizado por Tito Gobbi, artista que a 1967, con Wolfgang Sawallisch en el En Aida (2 MCD 062.327) dada en 1966,
pesar de no estar dotado de unos foso, que muestra su profundo dominio Oliviero de Fabritiis muestra su dominio
medios muy bellos, sabe adentrarse en de una obra que dirigió muchas veces, de la partitura, su capacidad de sacar lo
el fondo del ridículo personaje, remar- sabiendo contrastar los momentos más mejor de la orquesta y su conocimiento
cando su afán de conquistador, fracasa- expansivos, con los más intimistas, los del mundo verdiano, fraseando en aque-
do, y en el fondo su carácter iluso, pero más alegres junto a los más tristes y apo- llas escenas más líricas, dando fuerza en
con gran humanidad. Está acompañado yando a los cantantes. Entre estos desta- las más dramáticas y ampulosidad a los
por la efectiva Ilva Ligabue, como Alice, can Sena Jurinac, que sabe evolucionar momentos de masas. Leontyne Price ha
los musicales Lidia Marimpietri y Agosti- desde la alegría a la pena, remarcando sido una de las mejores Aidas de su
no Lazzari, dando vida a los jóvenes su carácter inocente, pero también sere- generación, como se puede comprobar
enamorados, quedando Walter Alberti no y su total entrega, y Martti Talvela en esta función donde la voz surge ple-
como discreto Ford, y dirigidos con ofi- que impacta no sólo por la potencia na, densa y bella y es capaz de remarcar
cio por Mario Rossi. Como bonus se vocal, sino por la nobleza y calor de su la evolución del personaje, con sus mie-
dos y deseos, brillando tanto en la
expresión como en los momentos más
las Sonatas de Haendel (STR 11007) las villas aristocráticas (las venecianas comprometidos. Del resto del reparto, lo
encuentran con Triple Concordia a sus de Palladio ofrecían la más suntuosa de más interesante es el Amonasro de Mario
interpretes —exactos, con buen gusto, las arquitecturas para esa nueva forma Zanasi, bien definido, completando el
saben ser discretos y a la vez mantener de espectáculo). Banchieri fue uno de reparto Giorgio Casellato-Lamberti, bien
la tensión y la atención— la muy secreta los primeros en desarrollar, en realidad vocalmente, pero lineal en la expresión
y muy misteriosa diva del barroco, crear, esa ópera ambulante y fácilmente y Mirella Parutto-Boyer, correcta sin
Roberta Invernizzi (Lucrezia. Cantatas y desmontable. Su CD (Pazzia senile más. La otra interesante dirección la
sonatas de cámara. Con el Retablo Saviezza giovanile. Delitiæ Musicæ. encontramos en Der Freischütz (2 MCD
Barocco. STR 11002), devuelve a Haen- Marco Longhini. Stradivarius STR 061.322) el año 1973 en Roma y corre a
del la juventud de sus años italianos, 35704) relata las aventuras y desgracias cargo nuevamente de Wolfgang Sawa-
reinventa ese Haendel que no había amorosas de Pantalone dei Bisognosi: llisch, que diferencia claramente los
adquirido la barriga inglesa y cervecil, bonito tour de force de estructura momentos líricos y alegres, de aquellos
ese autor de una música sin traza alguna (narrativa y musical) en la que Pantalo- de mayor densidad dramática, contras-
de bodybuilding, irradiando una belleza ne forma pareja con otro personaje de tando las situaciones. El reparto mantie-
ambigua (la música y el compositor) esa commedia dell’arte quien a su vez ne una alta calidad con Margaret Price,
capaz de hacer zozobrar el corazón del se empareja con otro en el número elegante y con una descripción de la
cardenal Pamphili, convertido en poeta siguiente y eso sigue hasta el reencuen- enamorada Agathe, Helen Donath, risue-
para la ocasión. El placer de la escucha tro con Pantalone que cede su puesto a ña y divertida Ännchen, James King,
es total; misterio de la memoria, todo su pareja y etc. en un sinfín de combi- atormentado y brillante Max y Karl Rid-
aparece intacto, como si el tiempo, naciones sutiles y complicadas, fanta- derbusch, profundo y envolvente Kas-
sobre tales acontecimientos, no tuviera siosamente inteligentes, inteligentemen- par. Se complementa la visión sobre
poder. te frenéticas, frenéticamente alegres, Sawallisch con unos fragmentos del ini-
Asentado su éxito popular, las alegremente irónicas, irónicamente cio de Tannhäuser, muy sensual, con
marionetas burattini saltaron desde las delicadas, delicadamente fantasiosas… René Kollo y Mignon Dunn.
plazas a la escena (por primera vez en el
Teatro Angelelli de Bolonia en 1610) y a Pedro Elías Mamou Albert Vilardell
71
D I S C O S
REEDICIONES

Ponto

EN OTRA LENGUA

L
os comentarios que hacía en las ree- Robert Dumet y Claude Meloni y la bue-
diciones de Gala son también aplica- na línea de Jacques Mars, con una direc-
bles a esta propuesta, con el añadi- ción cuidada aunque algo homogénea
do de las óperas que no están en su de Roger Norrington. Como bonus se
idioma original, lo que diluye algo el incluyen unos fragmentos de la misma
espíritu de la obra. Este es el caso de obra, a cargo de Maria Casula, dueña de
Dialogues des carmelites cantada en ale- una voz más adecuada y mayor comuni-
mán en Viena el 8 de noviembre de cabilidad.
1961 (PO 1041) donde, a pesar de con-
tarse con cantantes de mérito, el carácter
místico e intimista de Poulenc queda
algo desleído y además a la versión de
Berislav Klobucar le falta una mayor está integrado por un conjunto de profe-
profundización y dominio de la ópera sionales correctos, donde John Mitchin-
francesa de la época. Entre los cantantes, son es un protagonista valiente y expre-
hay que destacar la musicalidad de sivo, al que le falta mayor densidad, Lois
Emmy Loose como Blanche, el carácter McDonald canta Irene con musicalidad,
de Elisabeth Höngen como Priora y la pero falta un cierta fuerza y Lorna Hay-
entrega de artistas como Hilde Zadek, wood da vida al infortunado Adriano
Christel Goltz, Rosette Anday, Anneliese con una válida línea, pero con un senti-
Rothenberger y Murray Dickie. do dramático excesivamente contenido.
También de Viena es Idomeneo, re
di Creta, en la función del 14 de marzo
de 1971 (PO 1044), donde destacan las
protagonistas femeninas, con la musical
Ilia de Lisa della Casa y la densa Elettra
de Sena Jurinac, que años antes había Antonieta Stella ha sido una intere-
cantado el personaje de Ilia, que sabe sante soprano spinto, cuya carrera que-
reflejar el carácter vengativo de la joven. dó algo oscurecida por las dos grandes
El protagonista masculino está a cargo divas italianas de la época. En 1949
de Waldemar Kmentt, que cumple pero triunfó en el Concurso de Spoletto y ya
no domina el estilo, junto al también en 1951 era protagonista de La forza del
tenor Werner Krenn, en Idamante, rol destino en Roma y esta producción de
que cantan mezzos, simplemente Ámsterdam de 3 de septiembre del mis-
correcto, siendo destacable el Gran mo año (PO 1037). Estaba en sus prime-
Sacerdote de Manfred Jungwirth, con ros años de carrera y ya mostraba las vir-
una dirección profesional de Jaroslav tudes que le hicieron triunfar en los
Krombholc. grandes teatros, si bien le faltaba redon-
dearlas, su técnica era buena pero la
zona alta mejoró después. Ya da aquí La última propuesta incluye dos
carácter a la protagonista, pero le falta obras de Weber, Der Freischütz y Obe-
una mayor profundización, aunque su ron, (PO 1045). En la primera, dada en
versión es interesante para ver la evolu- Roma el 27 de enero de 1973 y que ha
ción de una cantante. José Soler era un sido recientemente editada por Myto,
tenor uruguayo seguro y valiente, con encontramos un reparto interesante con
un canto algo extrovertido, mientras que Margaret Price, que sabe reflejar los mie-
Rolando Panerai, con una voz algo lírica dos y el amor de forma muy expresiva,
muestra su capacidad de fraseo. Com- Helen Donath, que capta el carácter
pletan el reparto los discretos Amalia juvenil y algo alocado de Annchen,
Pini, como Preziosilla, y Enzo Feliciati, mientras que James King da vitalidad a
como Padre Guardiano, y el buen estilo Max, expresando sus dudas y miedos y
de Melchiore Luise como Fra Melitone, Karl Ridderbusch da vida al atormentado
siendo dirigidos con oficio por Argeo y rencoroso Kaspar, todos dirigidos por
Quadri. Se complementa el álbum con Wolfgang Sawallisch con su habitual
fragmentos de dos versiones de la mis- conocimiento de las partituras. Oberon
ma obra, una en alemán donde destaca es la última obra del compositor y su
La vestale es una obra que hasta su Helge Rosvaenge y otra de Londres con vida teatral no ha tenido la fortuna que
recuperación por Maria Callas era poco la interesante Gilda Cruz Romo y el merece, ya que tiene momentos muy
representada y a partir de entonces algu- tenor verdiano por excelencia, Carlo bellos, aunque el lastre de un libreto
nas sopranos, como Leyla Gencer o Bergonzi. fantasioso, pero con acción limitada, le
Montserrat Caballé, la introdujeron en su Rienzi es la tercera ópera de Wagner priva de un mayor éxito. El reparto de
repertorio, contribuyendo todo ello a su y su catálogo discográfico es limitado y esta versión del 7 de febrero de 1973, en
mayor difusión. La función que ahora se por ello es interesante una nueva graba- Roma, tiene cantantes correctos, pero
edita procede de la RTF y se dio en París ción como la que nos ocupa, procedente con voces excesivamente líricas para la
en 1976 (PO 1038), destacando La Gran- de la BBC North, de fecha 27 de junio obra, como es el caso de Werner Holl-
de Vestale de Nadine Denize, que con- de 1976 (PO 1040). Lo más interesante weg y Joseph Hering, destacando la
vence por fraseo y estilo. La protagonista de esta versión es la dirección de correcta Rezia de Ingrid Bjoner y la
está a cargo de Michele Le Bris, soprano Edward Downes que consigue un musical Fatima de Julia Hamari, con una
musical y correcta, pero limitada tanto importante equilibrio entre los momen- dirección profesional de George Alexan-
en sentido dramático como en la dife- tos descriptivos y los más dramáticos, en der Albrecht.
renciación evolutiva de la sacerdotisa, una obra que tiene una cierta influencia
estando acompañada por los discretos de la grand opéra francesa y el reparto Albert Vilardell
72
D I S C O S
REEDICIONES

Great Opera Performances

CUATRO COMPOSITORES ITALIANOS

P
ropone GOP (distribuidor: LR Music) nuevo encontramos a viejos conocidos
cuatro óperas de igual número de como Meletti, Calabrese, Campi, Caselli,
músicos que abarcan cuarenta años Maionica, Amadini, destacan la soberbia
compositivos de la contemporaneidad mezzo Cloe Elmo como Debora y la otra
vez estupenda Clara Petrella, intensa en
el canto y en el decir, como Jaele. Gino
Penno, tantas veces compañero de
Callas en cometidos que le sobrepasa-
ban un tanto, demuestra su siempre
buen hacer, con medios líricos de cierto
impacto sonoro, como Sisera.

labor vocal de su protagonista baritonal


Anselmo Colzani (a quien la entrega
dedica el bonus con fragmentos de
varias óperas verdianas). Silvana Zanolli
lírica italiana. Iris de Mascagni (GOP da a Calpurnia unos climas que recuer-
66.257), estrenada en 1898, responde a la dan a menudo los que podría dar la Oli-
moda orientalista, en este caso “japone- vero y, en medio de un extenso reparto
sista” que culminará un lustro después de figuras bien conocidas de la época,
con la Butterfly pucciniana. Nada que ver destacan el soberano Bruto de Renato
esta historia de seducción con otros títu- Capecchi y el Cassio de Afro Poli. Aldo
los mascagnianos precedentes como Bertocchi aprovecha moderadamente su
Cavalleria o L’amico Fritz ni sucesivos importante soliloquio del acto II Possente
como Amica o Il piccolo Marat. Teatral- Cesare. Riccardo Zandonai, tres años menor
mente algo inerte, la partitura cuenta con que Pizzetti y que moriría cinco años
momentos muy ambiciosos, como al antes que Mascagni, es el que mejor
Himno al sol que la abre (donde el Coro supo aunar tradición italiana del s. XIX
de la Ópera de Roma de 1956 no está a con la impuesta modernidad del XX.
la altura de lo exigible), y otros dentro de Más decidida o convencionalmente
la mejor tradición operística italiana, “operístico” que Pizzetti o Malipiero, de
como la bonita serenata de Osaka o las más exuberante melodismo, sus dos
intensas páginas solistas destinadas a la obras más destacadas, Francesca da
protagonista. Dirigida por Gavazzeni con Rimini y esta reedición que propone
un interés y un mimo apreciables, la ver- GOP, Giulietta e Romeo (66.352), mere-
sión cuenta con tres elementos que la cerían mayor difusión de la que tienen.
distinguen: Clara Petrella, tan italiana de La correcta lectura de la RAI milanesa
colores y personalidad, el calidísimo Giu- dirigida por un profesional del oficio de
seppe Di Stefano que, aunque acusando Angelo Questa encuentra en Anna Maria
ya un registro agudo problemático es Rovere una protagonista digna y en
capaz de dar a cada frase un contenido Angelo Lo Forese un compañero no tan
sustancioso, y la imponente presencia de a su altura pese a que reincidiera como
Boris Christoff, el padre ciego de Iris que Romeo en otra versión discográfica pos-
da un relieve inusitado, como era de terior, realizada en 1961. Papel que fuera
esperar, a su parte. Merece la cita el El lenguaje de Ildebrando Pizzetti estrenado por Miguel Fleta, ofrece al
sinuoso Kyoto, de acuerdo a su negativa recuerda al de su casi contemporáneo protagonista grandes oportunidades
personalidad, de Saturno Melletti. Es la Malipiero (se llevaban entre sí casi tres como cantante y como diseur, que no
única de las cuatro óperas que ha mere- décadas), aunque sea más austero y desaprovecha del todo Lo Forese, pese a
cido registros discográficos “oficiales”. menos complaciente, sin que resulte su algo ingrato timbre, volcando todo su
Veinte años más joven que Mascagni nunca monótono ni agobiantemente interés en el Giulietta son io, tan querida
y con quien compartió casi seis décadas plúmbeo. Su Debora e Jaele de 1922, con de Mario del Monaco y que. últimamen-
de existencia, Giovanni Malipiero com- libreto propio a partir de la Biblia, no ha te, nos recordó Roberto Alagna. Igual-
puso numerosas óperas, muchas inspira- alcanzado la difusión (relativa) de otras mente la soprano Rovere, que tiene in
das en autores relevantes, entre ellas obras posteriores en treinta años como mente a Tebaldi sin duda, con la que
este Giulio Cesare estrenado en Génova Assassinio nella catedrale o La figlia di comparte un timbre hermoso y cálido en
en 1936 (GOP 66.358), sobre un propio Jorio. Una oportunidad que se nos ofre- el registro centro-grave, hace creíble su
libreto a partir de la obra de Shakespea- ce (GOP 66.254) de acercarnos a una personaje. Impone su presencia, como
re. El lenguaje vocal del compositor música honestamente escrita, fiel a sus suele hacer siempre, Renato Capecchi
sigue de cerca el texto original exigien- ideales artísticos y que es capaz de como Tebaldo. Ninguna grabación viene
do de sus cantantes una dicción nítida, infundir en los oyentes tanto interés con el libreto, ni siquiera el original ita-
siendo a menudo la cuidada elaboración como rechazo. Gavazzeni fue uno de los liano, lo cual dificulta sin duda su difu-
orquestal la encargada de transmitirnos defensores más ardientes del maestro sión. Lástima: la experiencia merece la
con mayor ahínco el desarrollo y los parmesano y encontrarlo aquí al frente pena, dado que además la toma sonora
acontecimientos del drama. Magnífico el de la RAI milanesa de 1952 es una de la cuatro óperas es aceptable.
trabajo de Nino Sanzogno al frente de la garantía de profesionalidad e interés por
RAI milanesa de 1956 y aceptable la la labor. En el amplio reparto, donde de Fernando Fraga
73
D I S C O S
BACH-BRAHMS

DISCOS BACH: Tras los excelentes resultados logrados

CRÍTICAS de la A a la Z
Fantasía cromática y fuga en re menor en el de Navidad hace siete años (véase
BWV 903. Coral Num komm, der SCHERZO, nº 135, pág. 81), se esperaba
Heiden Heiland BWV 659. Tocata en re con interés los otros dos que completan
mayor BWV 912. Coral Ich ruf’ zu dir, la integral de oratorios bachianos, para-
Herr Jesu Christ BWV 639. Preludio y lela (junto con muchas otras obras cora-
fuga en la menor BWV 543. LISZT: San les, orquestales e instrumentales) de la
Francisco de Paula caminando sobre el de las cantatas. Como sucede en esta
agua S. 175, nº 2. Soneto 104 de última, los solistas han ido cambiando
Petrarca. La góndola lúgubre. Vals con el paso del tiempo: de hecho, de los
Mefisto nº 1. LISA DE LA SALLE, piano. del oratorio mayor ninguno repite y la
NAÏVE V 5006. DDD. 75’32’’. Grabación: Sion, incorporación de los dos occidentales a
XII/2004. Productor: Jean-Pierre Loisil. Ingeniero: la empresa es muy reciente. Y precisa-
Jean-Claude Gaberel. Distribuidor: Diverdi: N PN mente por este lado se produce la mayor
flaqueza del disco, pues en las sendas
Con tan sólo diecisiete años de edad, la arias que le corresponden pero muy
pianista gala intenta hacerse un hueco especialmente en la del Oratorio de la
en el panorama internacional. Y lo hace Ascensión (más tarde el Agnus Dei de la
con la frescura y desparpajo de la juven- Misa en si menor) el contratenor Patrick
tud. Su primer disco, dedicado a Ravel y Van Goethem, ni por timbre afalsetado,
Rachmaninov, fue publicado hace tres ni por afinación, ni por musicalidad, aca-
años y ya mostraba las cualidades técni- ba de dar la talla a que Robin Blaze, por
cas que refrenda aquí. Su pianismo es ejemplo, nos tiene acostumbrados. Sin
elegante, matizado. Deudor en muchos llegar tampoco a los niveles de un Gerd
sentidos de su compatriota Hélène Gri- Türk, Jan Kobow halla mejor acomodo
maud, aunque todavía le quede un largo en unas versiones en las que de todos
camino que recorrer hasta madurar del modos lo realmente glorioso lo aportan
todo. unos coros y una orquesta a los que
Bach, canónico en su concepción, Masaaki Suzuki extrae prestaciones lle-
resulta transparente y poco afectado. nas de energía festiva. Como en la
Poco tendente al dramatismo, como se Pasión según San Juan y según parece
puede comprobar en los dos corales es norma en él, en el Oratorio de Pascua
incluidas, de los que mantiene cierto dis- ha escogido la última redacción, también
tanciamiento afectivo. Estructuralmente de 1749.
está muy bien resuelto, aunque carezca
de la grandeza de otras opciones. Alfredo Brotons Muñoz
A Liszt le dedica lo mejor de su vir-
tuosismo. Una articulación precisa y una
técnica depurada le permiten exhibir BALADA:
unos medios espectaculares, aunque, en Sinfonía nº 5 “Americana”. Prague
el fondo, no dejan de ser fuegos de arti- Sinfonietta. Divertimentos. Quasi un
ficio. La Góndola, por ejemplo, carece pasodoble. REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE
de la brumosidad y misterio necesarios. SEVILLA. Director: EDUARDO ALONSO-CRESPO.
No se aprecia una lectura entre líneas. NAXOS 8.557749. DDD. 63’29’’. Grabación:
Todo resulta demasiado plano, demasia- Sevilla, I-II/2005. Productora e ingeniera: Eleanor
do obvio. Walton. Distribuidor: Ferysa. N PE

Carlos Vílchez Negrín Este compacto nos presenta dos obras


que se graban por primera vez, ambas
de 2003, la Sinfonía nº 5 “Americana” y
BACH: la Prague Sinfonietta, dos obras que
Oratorio de Pascua. Oratorio de la para el propio compositor “representan
Ascensión. YUKARI NONOSHITA, soprano; en su estructura básica, una transforma-
PATRICK VAN GOETHEM, contratenor; JAN ción a la manera surrealista”. En la pri-
KOBOW, tenor; CHIYUKI URANO, bajo. BACH mera, el lenguaje es, según Balada, “una
COLLEGIUM DE JAPÓN. Director: MASAAKI simbiosis que mezcla la vanguardia con
SUZUKI. sonidos tradicionales y étnicos”, algo
BIS SACD-1561. 70’28”. Grabación: Kobe, que el oyente capta de inmediato nada
V/2004. Productora: Marion Schwebel. Ingeniero: más empezar a escuchar el intensamente
Jens Braun. Distribuidor: Diverdi. N PN dramático primer movimiento (un

TIPO DE GRABACIÓN DISCOGRÁFICA

N Novedad absoluta que nunca antes fue editada en disco o cualquier otro soporte de audio o vídeo
H Es una novedad pero se trata de una grabación histórica, que generalmente ha sido tomada de un
concierto en vivo o procede de archivos de radio
R Se trata de grabaciones que ya han estado disponibles en el mercado internacional en algún tipo
de soporte de audio o de vídeo: 78 r. p. m., vinilo, disco compacto, vídeo o láser disco

PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO DEL DISCO

PN Precio normal: cuando el disco cuesta más de 15 €


PM Precio medio: el disco cuesta entre 7,35 y 15 €
PE Precio económico: el precio es menor de 7,35 €

74
D I S C O S
BACH-BRAHMS

recuerdo a las víctimas de los atentados no sea originalísimo ni suponga una Brahms sin aspiraciones, sin un fuego
del once de septiembre en Estados Uni- aportación fundamental ni a la discogra- interior como espíritu conductor. Aparte
dos). Después, en el segundo movimien- fía en general ni a la beethoveniana en de lo dicho, es de justicia decir que la
to hay ecos de un canto espiritual negro particular. Ciertamente se trata de una calidad de los músicos participantes es
tal como reconoce Balada, un fragmento versión más de dos sinfonías de Beetho- más que buena, tanto individualmente
éste que expresa la esperanza tras la tra- ven y las referencias —y las preferen- como en grupo. Destacamos el sonido
gedia, mientras que el tercero es ya la cias de cada uno— no se mueven, pero del trompista Stephan Katte que es dul-
expresión de una “felicidad apoteósica”, estamos ante interpretaciones de prime- ce, sobrio, cálidamente expresivo, al
de claro carácter danzable y con sonori- ra fila. Por lo primero (la duración de igual que su fraseo, que es bello. La for-
dades muy americanas. Para Balada, esta cada uno de los compactos) y por lo mación constituye un conjunto sólido,
obra “es como un viaje de lo abstracto a segundo (por el repertorio, trilladísmo, eso sí, aunque estas no sean unas ver-
lo étnico”, y aún añadiríamos que ven- elegido), es lógico que este par de dis- siones para quitar el sueño.
dría a ser un trayecto que parte del caos cos pase inadvertido entre las montañas
más devastador para llegar a la felicidad de versiones que existen de una y otra Emili Blasco
y a la esperanza. Especialmente intere- sinfonías. El propio Skrowaczewski
sante resulta el tercer movimiento, muy explica en las notas adjuntas a la graba-
colorista y, sin duda, punto álgido de ción su concepción del repertorio en BRAHMS:
esta muy interesante sinfonía. aspectos tales como los tempi elegidos a Cuartetos con piano nºs 1-3. ISABELLE
La Prague Sinfonietta, destinada a partir de las ya casi eternamente discuti- FAUST, violín; BRUNO GIURANNA, viola; ALAIN
una orquesta checa que la estrenó en la das indicaciones metronómicas, del MEUNIER, violonchelo; DEREK HAN, piano.
localidad ampurdanesa de Torroella de equilibrio entre las distintas secciones y 2 CD BRILLIANT 93040. DDD. 71’53’’ y 45’34’’.
Montgrí, representa un curioso encuen- familias de la orquesta, sobre la conve- Grabación: Sion, VIII/1996. Productor e ingeniero:
tro entre la música de Mozart (autor de niencia o no del empleo de instrumen- Judith Sherman. Distribuidor: Cat Music. R PE
la célebre Sinfonía “Praga”) y Vicenç tos “modernos” (que lo resuelve muy
Bou, popularísimo compositor de sarda- brevemente) y alguna cosilla más, aun- Cuartetos con piano nº 1-3. TRÍO BEAUX
nas. La convivencia de estas dos músi- que lo que importa es el resultado y, lo ARTS. WALTER TEMPLER, viola.
cas tan distintas se explica, pues, por las dicho, se trata de dos versiones estu- 2 SACD PENTATONE PTC 5186 151. SACD.
circunstancias que rodearon su estreno, pendas de estas dos sinfonías magistra- 72’49’’ y 48’38’’. Grabación: La Chaux de Fonds,
ya conocidas de antemano por Balada. les. En cuanto al estilo, y como ya viene VI/1973. Productor: Wilhelm Hellweg.
La obra es una pura delicia, casi neoclá- siendo habitual, Skrowaczewski opta Distribuidor: Diverdi. R PN
sica y casi popular, pero sin ser del todo por una claridad casi clásica en la
ni lo uno ni lo otro, pues es una compo- Segunda, mientras que la Tercera resul- Fuera de un precedente mozartiano, la
sición muy personal con esos dos refe- ta más densamente sinfónica y dramáti- verdad es que cuando en 1860 Brahms
rentes bien presentes en todo momento ca. En todo caso, el clasicismo de una y emprendió la composición de su Cuarte-
y siempre tratados con gran originalidad el aliento romántico de la otra se rela- to con piano nº 1 en sol menor, op. 25
y más allá del pasticcio o del mero cionan, como no puede ser de otra no contaba con muchos modelos que le
collage. manera, en estas versiones que se sirvieran de guía. Quizá por eso mismo
Algo anteriores son los tres Diverti- deben a un director que, sin duda, las se decidió a abordar tan infrecuente
mentos, de 1991; cada uno de ellos pre- concibe no como entes aislados sino combinación musical, pues bien sabida
senta una particularidad en cuanto a la como parte de un ciclo. es la resistencia del maestro hamburgués
emisión del sonido por parte de los a abordar aquellas formas consagradas
arcos: el primero, pizzicato; el segundo, Josep Pascual por la tradición, como la sinfonía y el
con armónicos; y el tercero, con arco. cuarteto de cuerda, en las que veía
Entronca, por una sonoridad cercana al demasiados “gigantes” marcándole el
neoclasicismo (especialmente en el pri- BRAHMS: paso, Beethoven el primero. Tan a gusto
mer movimiento) y por la claridad en lo Tríos opp. 36 y 40. TRÍO ABEGG. STEPHAN debió sentirse con este primer cuarteto
constructivo con la obra anterior, si bien KATTE, trompa. con piano, que casi de inmediato escri-
una y otra pertenecen a mundos sustan- TACET 147. DDD. 65’31’’. Grabación: Bad bió un segundo, en la tonalidad de la
cialmente distintos. Y termina el progra- Krozingen, 2005. Productor: Andreas Spreer. mayor y con el número de Opus 26, que
ma con Quasi un pasodoble, de 1981, Distribuidor: Gaudisc. N PN fue acabado en 1861. Cuarteto con pia-
“un divertimento orquestal en donde la no que, como es habitual en Brahms,
sugerencia del pasodoble es intermiten- Este disco, sin duda, es un buen ejem- quien solía escribir paralelamente obras
te” y en el que conviven, característica plo de cómo las obras pueden cambiar, para la misma formación, pero de carác-
del Balada de los últimos años, “lo nue- dependiendo de los tempi y del carácter ter contrapuesto, abandona la extrover-
vo y lo viejo”. Muy interesante y variado y nervio que los ejecutantes puedan sión y dinamismo del primero para
este compacto magníficamente interpre- imprimir en las partituras. El caso que hacerse más poético en cuanto a expre-
tado por una orquesta cuyo prestigio va nos ocupa es el del Trío Abegg y sus sión. Aun llegaría una tercera partitura
consolidándose tal como merece. interpretaciones de Brahms. Esta forma- de estas características, en 1875, el Cuar-
ción utiliza instrumentos históricos que teto con piano en do menor, op. 60, una
Josep Pascual permiten la audición de las obras de de esas obras maestras de la madurez
diferente manera. Aunque su manera de brahmsiana que sobresalen tanto por su
ver al compositor de Hamburgo, al magisterio técnico y constructivo como
BEETHOVEN: menos en las obras aquí incluidas, no es por su aliento poético, contenido al mis-
Sinfonías nºs 2 y 3. ORQUESTA SINFÓNICA DE ágil ni ligera, sino más bien pesante y mo tiempo que cálido y lleno de senti-
LA RADIO DE SAARBRÜCKEN. Director: STANISLAW poco dinámica. Nos explicaremos, ya miento, pero sin abandonarse nunca al
SKROWACZEWSKI. que todos los componentes de la forma- sentimentalismo.
2 CD OEHMS OC 522. DDD. 32’40’’ y 49’32’’. ción parece que adolecen de lo mismo. Coinciden ahora en el mercado dos
Grabaciones: Saarbrücken, I/2005 (la nº 3 en vivo). Los tempi escogidos por los intérpretes, integrales muy diferentes, y ello en
Productor e ingeniero: Thomas Raisig. Distribuidor: raramente enérgicos, no acaban de todos los sentidos (económico inclui-
Galileo MC. N PM avanzar, bloqueando el espíritu de la do), de estas tres creaciones. En el fon-
música, impidiendo que ella se desarro- do, se trata de dos formas distintas de
Es una verdadera lástima que este par lle naturalmente. Y claro, esto influye en abordar esta música: por un lado, la del
de compactos tenga una duración que, el carácter de la misma. Parece que los Trío Beaux Arts, reforzado por el viola
en estos tiempos que corren, no dudarí- músicos entienden a un Brahms confor- Walter Templer, que aporta un sonido
amos en considerar como impresenta- mista (insistimos, tras la escucha de este denso, poderoso, bien empastado, que
ble, porque lo que contienen es muy CD), lo que no tendría que confundirse en algunos momentos adquiere un
bueno a pesar de que, evidentemente, con nostálgico ni ensoñador. Este es un aliento sinfónico; por otro, el del con-
75
D I S C O S
BRAHMS-CORIGLIANO

junto formado por la violinista Isabelle mediante sus largos y lentos procesos dis- BRUCKNER:
Faust, el viola Bruno Giuranna, el vio- cursivos. Es por lo tanto la mayor predi- Sinfonía nº 8. SCHUBERT: Sinfonía nº 8.
lonchelista Alain Meunier y el pianista lección de este compositor nacido en Lin- ORQUESTA FILARMÓNICA DE MÚNICH. Director:
Derek Han, que opta por un enfoque dau, la de crear un efecto hipnotizador GÜNTER WAND.
en el que las líneas instrumentales apa- con su música ayudado muchas veces del 2 CD PROFIL PH 06008. DDD. 61’54’’ y 54’40’’.
recen más individualizadas, el sonido poder de la reiteración. Grabación: Múnich, 13/16-IX-2000 (en vivo).
es más cortante, las texturas más ligeras El presente disco de Col Legno, Producción: Filarmónica de Múnich. Distribuidor:
y los tiempos más vivos, otorgándose recoge una muestra de las obras del Gaudisc. N PM
un mayor relieve al ritmo que a la pura compositor escritas entre 1999 y 2003. Se
melodía. Son dos formas contrapuestas trata de tres obras para plantillas reduci- No sabemos si ésta es otra Edición Gün-
de entender unos mismos pentagramas, das y de marcada voz personal, en don- ter Wand distinta a la que Profil Hänssler
ni mejores ni peores, simplemente dife- de se aborda la composición desde dife- venía publicando hasta la fecha, ya que
rentes. En este caso, la decisión de rentes puntos de vista aunque siempre estos dos volúmenes llevan los números 1
escoger una u otra dependerá en últi- dejando en su música una impronta pro- y 2 que anteriormente correspondían a
ma instancia del gusto personal de pia de estructuras interrumpidas y de CD de Mozart (vol. 1) y Messiaen-
cada cual. Puesto en esa disyuntiva, frases entrecortadas. Webern-Fortner (vol. 2). Igual es una
quien esto suscribe seguramente se A due, compuesta en el 2003, consti- publicación enteramente dedicada a
inclinaría por la segunda de las lectu- tuye la pieza más interesante del disco. Bruckner que lleva su numeración propia.
ras, sin duda menos expansiva y pasio- En ella, las sonoridades de un acordeón En fin, sea como fuere, aquí tenemos dos
nal que la primera en el plano expresi- y de un violín pugnan por fundirse en espléndidas recreaciones de los últimos
vo, pero precisamente valiosa por eso, una misma sustancia sonora. Una música años del viejo maestro, en esta ocasión al
por “ir más al grano” y no olvidar el queda e insistente estructurada en cuatro frente de una orquesta singularmente bien
componente puramente formal de las movimientos encabezados por títulos de preparada para este autor, nada menos
composiciones, ese magisterio en la carácter poético extraídos de la novela que la orquesta de Celibidache, todavía
construcción instrumental que es una de Yasushi Inoue My mother. Son las vivo cuando se interpretó la primera de
de las claves de Brahms. El que el estu- suyas, notas tenidas susurrantes, silbidos las obras reseñadas. Ambas, Quinta y
che cueste, como es tradicional en Bri- —en la segunda de las piezas de nom- Octava, siguen las pautas de otras versio-
lliant, menos de cuatro chavos, puede bre Bajo el resplandor de la luna—, así nes de Wand con diversas agrupaciones
ser otro aliciente… Aunque en cuanto como sonoridades huecas y planas que que ya hemos comentado desde estas
a sonido, la versión de Pentatone gana concentran su mayor logro en la evoca- páginas (WDR de Colonia, NDR de Ham-
claramente, si bien aquí cabe hacer una dora tímbrica resultante. burgo, SWR de Stuttgart y Filarmónica de
pequeña aclaración, pues estamos ante La pieza con que comienza el disco, Berlín, de todas existen grabaciones en
un SACD grabado en la década de Void, para piano solo (1999), se desplie- CD y DVD), esto es, lecturas claras, lige-
1970. O, mejor dicho, ante un disco ga en repeticiones de frases intermiten- ras, luminosas, coherentes, orgánicas,
grabado por Philips Classics con un, tes, construidas a partir de vacíos sono- intensas e impecablemente concebidas y
entonces, innovador sistema de cuatro ros. Una confrontación entre la vacuidad tocadas. La Filarmónica de Múnich res-
canales que garantizaba una calidad y la presencia, que despliega su mayor ponde de modo admirable a los dictados
sonora muy superior a la del estéreo, tensión en amplios clusters en fortísimo de Wand (que siempre exigía más ensa-
pero que fue incapaz de imponerse a que acaparan gran parte del espacio yos de los habituales y siempre le eran
causa de unos sistemas de reproduc- sonoro. Un momento de especial interés concedidos) hasta el punto de parecer su
ción domésticos que iban muy por es aquél en que la dialéctica se hace más orquesta de toda la vida, y aunque en
detrás de los de grabación. Pentatone intensa cuando tras violentos y abruptos algún momento puntual (codas finales de
ha rescatado las cintas originales, y eso estallidos de sonoridad, unas pocas ambas Sinfonías) se echa de menos el
es lo que nos ofrece aquí. El trabajo notas, en un plano sonoro inferior, per- supremo refinamiento y la pasmosa clari-
realizado por los técnicos del sello dis- manecen constantes evocando, paradóji- dad del máximo recreador de las obras
cográfico es excelente, por lo que sólo camente, el vacío. (Celibidache, naturalmente), se nota una
cabe felicitarse por la recuperación de En Trío, escrito en 1991, para piano, especial afinidad o química, para expre-
estos cuartetos tal y como fueron con- violín y violonchelo, Brass establece dos sarlo en lenguaje cinematográfico, entre
cebidos por los ingenieros de Philips y partes, divididas a su vez en veintidós obras, director, orquesta y público, y por
los miembros del Beaux Arts. Lo dicho, micro-secciones, en donde se exponen supuesto que salta la chispa en estos dos
aunque uno acabe inclinándose hacia retazos de material musical que pugnan soberbios conciertos brucknerianos
la versión de Brilliant, ambas interpre- por aunarse. Con una duración de trein- imprescindibles para cualquiera que dis-
taciones son muy dignas de ser tenidas ta y seis minutos, constituye la pieza de frute con el “mayor sinfonista de todos los
en cuenta. mayor duración del disco. En ella se tiempos”, como el propio Wand y Celibi-
propone la experiencia de vivir un tiem- dache acostumbraban a repetir. Sobria e
Juan Carlos Moreno po estático, paralizado, con una fuerte impecable realización de la Incompleta
presencia de silencios como elemento schubertiana. Tomas sonoras impecables,
generador de tensión entre el sonido y comentarios en alemán e inglés y precio
BRASS: la ausencia del mismo. medio. Excelentes publicaciones que mere-
Música de cámara, vol. 1. MONIKA STÖHR, Todas las piezas del disco requieren cen toda la atención del buen aficionado.
piano; HUGO NOTH, acordeón; SUSANNE tiempo y paciencia para su escucha. Una
SCHÜTZ, violín; KRISTI BECKER, piano; GEOFFRY escucha atenta y repetida para poder Enrique Pérez Adrián
WHARTON, violin; ROMAN GUGGENBERGER, adentrarse en el universo de Nikolaus
violonchelo. Brass, en donde se prefiere la sencillez a
COL LEGNO WWW 20235. DDD. 74’31’’. la grandilocuencia y la concentración al CHARPENTIER:
Grabaciones: 1999-2004. Productor: Wulf puro artificio. Misa a 8 voces H. 3. Domine salvum fac
Weinmann. Ingenieros: Wilfried Hauer, Winfried regem H. 283. Te Deum H. 145. LE
Mesmer. Distribuidor: Diverdi. N PN Miguel Morate CONCERT SPIRITUEL. Director: HERVÉ NIQUET.
GLOSSA GCDSA 921612. DDD. 79’40’’.
La música del compositor norteamerica- Grabación: París, IX/2005. Productor: Dominique
no Morton Feldman y las filosofías orien- BRUCKNER: Daigremont. Ingeniero: Manuel Mohino.
tales, son los elementos clave para com- Sinfonía nº 5. ORQUESTA FILARMÓNICA DE Distribuidor: Diverdi. N PN
prender la obra de Nikolaus Brass (1949). MÚNICH. Director: GÜNTER WAND.
Estas influencias se traducen en una PROFIL PH 06012. DDD. 75’41’’. Grabación: Hervé Niquet, uno de los más conspi-
música estática y enigmática, que fluye Múnich, 29-XI y 1-XII-1995 (en vivo). cuos frecuentadores de los pentagramas
con pocos sobresaltos, y que tiene como Producción: Filarmónica de Múnich. Distribuidor: de Marc-Antoine Charpentier, ofrece
objeto principal el absorber al oyente Gaudisc. N PM aquí un programa con dos obras de
76
D I S C O S
BRAHMS-CORIGLIANO

extraordinaria suntuosidad en las que el libreto más bien flojo, basado en la ca. Estas últimas cualidades asoman parti-
compositor parisino hace uso de la poli- novela de René de Chateaubriand, que cularmente en el hermoso y hermosa-
coralidad: son la Misa H. 3 escrita para no termina de perfilar a los personajes. mente dicho Larghetto central del Con-
ocho voces, ocho violines y flautas y el La orquesta adquiere un rol relevante cierto. La Filarmónica de Varsovia con
Te Deum H. 145 para ocho voces con ya desde la interesante obertura, y tie- Antoni Wit suena tan bien como siempre.
flautas y violines. No se trata del Te ne junto al coro números especialmen- Es cierto que, pese a estas virtudes, el
Deum más conocido del músico (el H. te logrados, como la pomposa y triun- compacto no alcanza a despertar pasio-
146), que Niquet ya registró en un ante- fal escena Grenade est libre que cierra nes, pero sí respeto y reconocimiento a lo
rior disco de Glossa, ni del H. 147 (que el segundo acto. La dirección de Maag bien hecho. Sus 74 minutos se completan
grabó para Naxos), sino del menos fre- es dramática, precisa y abierta al juego con cuatro piezas para piano solo. En
cuentado (junto al H. 148) de los cuatro teatral de Cherubini, y el suizo se hace ninguna de ellas Olga Kern logra sentar
conservados del compositor. En cuanto inmediatamente con el protagonismo cátedra, pero sí asentar su condición de
a la Misa H. 3, es también de las menos de una grabación que, sin duda, lleva pianista de fuste capaz de penetrar y de
interpretadas y grabadas, aunque en impuesto su sello. Margherita Rinaldi decir con autoridad y criterio los siempre
2002 György Vashegyi dejó en Hungaro- era entonces una gran dama del bel- intrincados pentagramas chopinianos,
ton una versión muy notable. canto y hace una Noraïme acaso algo especialmente en una coloreada lectura
Música majestuosa y solemne, sin ausente del drama, pero canta bien, la de la Fantasía en fa menor y en la vivaz
duda, pero que, como siempre en Char- voz tiene un color bastante atractivo y Fantasía-impromptu. La fiel calidad de la
pentier, deja espacio para los pequeños tiene un digno apoyo en el Almanzor toma sonora —la del Concierto procede
detalles llenos de encanto y de delicade- de Francisco Ortiz. Las prestaciones de de una grabación en vivo—, la lograda
za. En esta doble naturaleza (la suntuosi- los demás miembros del equipo vocal presentación del compacto y los escuetos
dad del gran espectáculo público y el oscilan entre lo discreto y lo meramen- pero precisos comentarios de George
refinamiento intimista del camerismo) te correcto, aunque todos ellos se Gelles son datos a añadir al interés intrín-
descansa el poder sugestivo de esta benefician en buena medida del seco del compacto.
música, y eso lo entiende Niquet a la espléndido trabajo de Maag. En defini-
perfección, con unas interpretaciones de tiva, se trata una versión muy bien diri- Justo Romero
dinámicas siempre bien modeladas, en gida de una ópera que en su momento
progresiones que rehúyen el efectismo. deslumbró a casi todos.
Los pasajes instrumentales están tocados CORIGLIANO:
con la brillantez característica del estilo Asier Vallejo Ugarte Phantasmagoria. To Music. Fantasia on
italiano y los solistas del doble pequeño an Ostinato. Three Hallucinations.
coro resultan siempre de una franca y ORQUESTA FILARMÓNICA DE TAMPERE. Director:
directa expresividad. El bajo Benoît CHOPIN: ERI KLAS.
Arnould merece mención destacada por Concierto para piano y orquesta nº 1 en ONDINE ODE 1058-2. DDD. 58’41’’. Grabación:
el arranque del Te Deum y las dos sopra- mi menor op. 11. Fantasía en fa menor. Tampere, XI/2004. Productor: Seppo Siirala.
nos (Stéphanie Révidat y Hanna Bayodi) Bolero op. 19. Fantasía-impromptu op. Ingeniero: Enno Mäemets. Distribuidor: Diverdi.
nos hacen recordar por la claridad y sen- 66. Polonesa en la bemol mayor. OLGA N PN
sualidad de sus timbres a las más gran- KERN, piano. ORQUESTA FILARMÓNICA DE
des intérpretes francesas de este reperto- VARSOVIA. Director: ANTONI WIT. En las obras que contiene este compac-
rio, de Mellon a Piau, pasando por Gens HARMONIA MUNDI HMU 907402. DDD. to tenemos más del Corigliano habitual.
o Massis. 71’47’’. Grabaciones: Irvine, California, XI/12004; Ya saben: una música de impecable
Londres, II/2005. Productora: Robina G. Young. factura, muy bien hecha desde cual-
Pablo J. Vayón Ingeniero: Brad Michel. N PN quier punto de vista, heterogénea en
afectos e influencias y a menundo
A bote pronto, el primer comentario atractiva, con esos momentos, a veces
CHERUBINI: que provoca este monográfico Chopin fugaces, de cierto vuelo poético entre
Les abencerages. MARGHERITA RINDALI, firmado por la pianista estadounidense un ordenado conjunto en el que preva-
soprano (Noraïme); FRANCISCO ORTIZ, tenor Olga Kern es “¿para qué una enésima lece el efecto y, en muchas ocasiones,
(Almanzor); JEAN DUPOUY, tenor (Gonzalve); grabación de su Primer Concierto para el efectismo. Hay aquí, en las distintas
ANDREA SNARSKI, bajo (Alamir); JACQUES MARS, piano?”. Con la cantidad casi innumera- obras, citas de composiciones del pro-
bajo (Kaled). CORO Y ORQUESTA DE LA RAI DE ble de referencias, ¿a quién podría inte- pio autor pero también de ilustres cole-
MILÁN. Director: PETER MAAG. resar a estas alturas este compacto si no gas de otro tiempo, como Schubert en
2 CD ARTS Archives 43066-2. ADD. 126’43’’. es a la familia y a los amigos próximos To Music, Albéniz en Three Hallucina-
Grabación: Milán, I/1975. Productor: Gian Andrea de su protagonista? Por otra parte, el tions y Beethoven en Fantasia on an
Lodovici. Distribuidor: Diverdi. R PE acompañamiento mil veces repetido de Ostinato. Esto último, por cierto, debe
la Filarmónica de Varsovia con Antoni ser una versión orquestal de la obra
Luigi Cherubini es uno de esos autores Wit es de sobra conocido por casi todos: pianística homónima que el que suscri-
que deben gran parte de su reconoci- los registros del Primer Concierto para be escuchó hace dos años en el Festival
miento a una única obra, en su caso a la piano y orquesta de Chopin del veterano de Lucerna interpretada por Hélène
ópera Medea, revivida por Maria Callas director polaco superan ya con amplitud Grimaud, y de la cual, la verdad, no es
allá por la década de los cincuenta. Les la decena, y algunos son tan admirables que guarde un recuerdo especialmente
abencerages, estrenada en París en 1813, como la fragante y elegante versión fir- grato (de la obra, por supuesto, pues la
fue en su momento admirada por el mada junto al pianista Kun-Woo Paik interpretación tuvo lugar en el marco
público y alabada por músicos ilustres para el sello Decca. de un recital inolvidable) por desmere-
como Hector Berlioz y Felix Mendels- Sin embargo, Olga Kern, artista de cer bastante en medio de un repertorio
sohn; aun así, como otras tantas obras, méritos, avalada desde 2001 por la meda- mucho más interesante y sustancial. Y
pronto descendería al silencio. Carlo lla de oro del Premio Van Cliburn, destie- como sucedió con el concierto de Gri-
Maria Giulini propuso en el florentino rra pronto esa primera impresión. Su maud en la ciudad suiza, en este com-
Mayo Musical la versión italiana de la toque es generoso y amplio; canta y se pacto pasa otro tanto: la interpretación
ópera en 1956, con la Noraïme de la explaya con decisión apoyada en un es sensacional y supera lo interpretado,
espléndida soprano Anita Cerquetti, rubato y unos usos métricos que saben de modo que lo que aquí escuchamos
pero no fue hasta 1975 cuando Peter mantener el difícil equilibrio entre el sirve más para reivindicar una vez más
Maag, al mando de las fuerzas de la RAI exceso y la rigidez. Por otra parte, su el buen hacer de los músicos convoca-
milanesa, se enfrentó a las páginas de la mecanismo, como no podía ser de otra dos que para llamar la atención acerca
original francesa. manera en una vencedora del Van Cli- de la actividad de Corigliano.
En Les abencerages Cherubini se burn, es poderoso y le permite volcarse
asoma al romanticismo partiendo de un con comodidad en el meollo de la músi- Josep Pascual
77
D I S C O S
COUPERIN-GURIDI

COUPERIN: mer. En ellas se puede distinguir el pre- en El mandarín. Un disco de mucho


Lecciones de tinieblas. Más obras de ciosismo y el clima de Desormière, la interés.
Marais y Visée. LA SFERA ARMONIOSA. perfecta estructuración de Toscanini o la
Director: MIKE FENTROSS. expresividad del citado Coppola. Son Santiago Martín Bermúdez
CHANNEL CCS SA 20306. DDD. 62’. Grabación: lecturas complementarias que permiten
Deventer, I/2003. Productor e ingeniero: Jared C. apreciar lo poliédrico del lenguaje del
Sacks. Distribuidor: Harmonia Mundi. N PN autor de Pelléas et Mélisande. Sucede lo DOWLAND:
mismo con los Nocturnos a cargo de Canciones. STING, voz; EDIN KARAMAZOV,
Inghelbrecht y Coppola, o la comedida archilaúd.

COUPERIN
Iberia de Coppola junto a la arrolladora DEUTSCHE GRAMMOPHON 06025 170 3139.
de Fritz Reiner. DDD. 48’41’’. Grabación: Italia y Londres, s. f.
Otros directores de primera fila, Productores: Sting y Edin Karamazov. Ingeniero:
como Barbirolli o Monteux, están repre- Donal Hodgson. Distribuidor: Universal. N PN
sentados por una efervescente Primera
Rapsodia para clarinete y orquesta (en De este disco quedarán las piezas ins-
el caso del maestro inglés) y por una trumentales a solo tocadas excelente-
Del ciclo completo de Lecciones de tinie- exquisita Gigues, extraída de las Imáge- mente, aunque innecesariamente poten-
blas compuestas por François Couperin nes. Se trata, en fin, de un documento ciadas en la mesa de mezclas, por Edin
sólo han sobrevivido las tres del Miérco- imprescindible para apreciar la tradi- Karamazov, notabilísimo laudista. El res-
les Santo. Escritas para voz de soprano ción interpretativa debussyana de la to es completamente olvidable. Sting se
(primera y segunda, para voz solista; ter- primera mitad del pasado siglo. muestra incapaz de transmitir un solo
cera, para dúo) y bajo continuo, se trata matiz de la maravillosa música de Dow-
de piezas de carácter italianizante, delica- Carlos Vílchez Negrín land, aplastada por su voz rasposa, pla-
das y refinadísimas. Muy bien representa- na, tosca, leñosa, irregular en color y
das en la discografía, en esta nueva inter- ayuna del mínimo refinamiento exigible.
pretación puede admirarse la belleza tím- DOHNÁNYI: Y no, no es que Sting se acerque a
brica y la potencia expresiva de Anne Suite en vals op. 39a. Vals op. 3. Dowland desde la perspectiva del can-
Grimm y Johanette Zomer, que consi- BARTÓK: El mandarín maravilloso. tante popular, es que ni el antiguo tim-
guen versiones de sugerente sensualidad, MONIKA EGRI Y ATTILA PERTIS, pianos. bre (sugerente) de sus años con The
con un extremo cuidado en los aspectos HUNGAROTON HCD 32321. DDD. 63’20’’. Police aparece aquí salvo en contadísi-
ornamentales y una fusión entre sus Productor: Tibor Alpár. Ingeniero: István Berényi. mas ocasiones (arranque de Clear or
voces de resonancias casi operísticas, lo Distribuidor: Gaudisc. N PN cloudy, acaso). No se trata ya sólo de
que, dada la temática de las obras, provo- que el estilo sea por completo ajeno a la
ca una sensación transgresora de notable Es muy interesante esta reducción para música del período, sino de que Sting
interés. El disco se completa con Les voix dos pianos de El mandarín maravilloso, canta rematadamente mal y de que su
humaines de Marais, que toca de manera ballet o suite que sigue siendo excitante, inglés resulta en general incomprensi-
acaso demasiado lánguida Paulina van incluso vanguardia. Pero no deja de ser ble. Hay que escuchar su inútil esfuerzo
Laarhoven a la viola da gamba, y con una una evocación de algo que conocemos por salvar los melismas y los ascensos al
pieza de Robert de Visée interpretada a la de otro modo. Una proeza, una hazaña, agudo de Have you seen de Robert
tiorba con una flexibilidad rítmica admi- y en cierto sentido una caricatura. Eso sí, Johnson (única obra del CD que no per-
rable por Mike Fentross. Menno van Delft Egri y Pertis están magníficos, ágiles, de tenece a Dowland) para darse cuenta de
completa con un órgano positivo de pre- una musicalidad agresiva y, si se tercia, que todo es un quiero y no puedo que
cioso sonido el continuo, muy medido, con una poética sutil y sugerente. Don- roza lo patético. Si a ello añadimos los
elegante y discreto siempre. Para los que de de veras escuchamos música como coros y las segundas voces (no se nos
no conozcan la obra, la ocasión de acer- fue es en esas partituras que, en compa- informa cómo se han hecho) de Can she
carse a ella es estupenda; los que tengan ración, son menores, pero que tienen excuse my wrongs, Fine knacks for
las versiones de William Christie (Erato) o encanto de época, de tiempo que se fue, ladies o Come, heavy sleep el resultado
Christophe Rousset (Decca) van ya bien que nos hace evocar el período de global termina rozando lo grotesco: su
servidos, aunque esta interpretación no entreguerras húngaro, época dolorosa, mejor símbolo puede ser el In darkness
les molestará en absoluto. época absurda, época de monarquía sin let me dwell que cierra el disco en una
rey, de jefe de estado que es almirante tremebunda versión cantada sin asomo
Pablo J. Vayón en un país sin mar, de dictablanda que alguno de delicadeza, absolutamente
DEBUSSY: tiene a raya a la izquierda e impide el plagada de irregularidades (hay finales
Obras orquestales. VARIAS ORQUESTAS. paso al nazismo, todo eso… No es que de frase que uno tiene que intuir, por-
DIRECTORES: BARBIROLLI, BÜSSER, COPPOLA, al oír los Valses de Dohnányi oigamos que el cantante llega a ellos con un bal-
DESORMIÈRE, INGHELBRECHT, LEVIN, MONTEUX, todo eso, desde luego que no, pero es buceante y casi imperceptible hilo de
REINER, STRARAM Y TOSCANINI. ese mundo que ya no cree en el fasto voz, como en “The ground shall Sorrow
4 CD ANDANTE AN1200. ADD. 73’45’’, 67’26’’, valseador y sin embargo valsea como si be”) y detalles de pésimo gusto (por
71’46’’ y 73’58’’. Grabaciones: 1929-1951. no hubiera habido tratados de posgue- ejemplo, ese crescendo sin sentido, que
Distribuidor: Diverdi. R PN rra. Es un valseo amargo, porque en roza el grito más destemplado, de “My
rigor es una suite de cuando ese mundo music hellish jarring sounds”).
Con la exquisita presentación y la cali- ficticio se ha hundido del todo. Sándor
dad de reprocesado habitual de la casa, Márai nos habla de él. Estos Valses op. Pablo J. Vayón
el modélico sello francés ha recopilado 39a podrían servir de fondo a su libro
en esta ocasión una serie de interpreta- ¡Tierra, tierra! Muy anterior a los desas-
ciones históricas de la obra orquestal de tres diversos es el Op. 3, otro vals, pero FOERSTER:
Debussy grabadas entre 1929 y 1951 de otra creencia, de otra ingenuidad. Sinfonía nº 4 op. 54. Obertura festiva
por directores tan variopintos como Este sí es para bailar. No como los del op. 70. Mi juventud op. 44. ORQUESTA
Barbirolli, Desormière, Monteux, Reiner Op. 39a o como La valse de Ravel. Que SINFÓNICA DE LA RADIO ESLOVACA. Director:
o Toscanini, entre otros. Pero el direc- se bailan, sí, pero de aquella manera, LANCE FRIEDEL.
tor con más presencia es Piero Coppo- vestidos de muertos. El contraste de Egri NAXOS 8.557776. DDD. 72’33’’. Grabación:
la, de quien casi nadie se acuerda ya, y Petris en ambos números de opus sir- Bratislava, IX/2004. Productor: Emil Niznansky.
pero que fue un firme defensor de la ve de oposición entre esos mundos evo- Ingeniero: Hubert Geschwandtner. Distribuidor:
música francesa y de la de su tiempo en cados. Porque aquí, en este recital, lo Ferysa. N PE
general. que hay sobre todo es evocación. Evoca-
Resulta curioso escuchar en un mis- ción como vida. Evocación con algo de De la generación anterior a la de Suk y
mo disco tres versiones distintas de La inquietante, tanto en el Op. 39a como Novák, y en rigor coetáneo, algo más
78
D I S C O S
COUPERIN-GURIDI

joven, de Fibich y Janácek, Josef Bohus-


lav Foerster fue longevo, nacido al final Peter Donohoe y Sakari Oramo
del neoabsolutismo austriaco posterior a
la Revolución de 1848 y fallecido en ple- LIBRE Y EXCÉNTRICO
no proceso Slánsky. Su estro es postro-
mántico y tradicional, pero es un compo- FOULDS: Dymanic Triptych
sitor inspirado, riguroso y muy dado a lo op. 88. Music-Pictures Group
mismo que otros compatriotas checos, la III op. 33. April-England op 48,
música como expresión de elementos nº 1. The Song of Ram Dass. Keltic
dramáticos o sugerencias extramusicales. Lament op. 29, nº 2. PETER DONOHOE,
Este CD nos ofrece una obra de circuns- piano. ORQUESTA SINFÓNICA DE LA CIUDAD DE
tancias, lo que se le daba como hongos a BIRMINGHAM. Director: SAKARI ORAMO.
estos compositores; un poema sinfónico WARNER 2564 62999-2. DDD. 61’05’’.
de pretexto autobiográfico, y una sinfo- Grabación: Birmingham, I/2006. Productor: Tim
nía más o menos bruckneriana en toda Oldham. Ingeniero: Jean Chatauret. N PN
regla. Son obras anteriores a la primera
guerra mundial y a la independencia Si el anterior disco con obras de
nacional, que situaría a Foerster en el Foulds a cargo de Sakari Oramo fue
stablishment. La Obertura festiva tiene una sorpresa, éste es una confirmación
mucho de “maestros cantores” y de músi- rotunda. El aventurero, excéntrico y
ca al aire libre o para la celebración de peculiar ser humano que fue John llena de sabiduría y de colorido. Y las
algo (en este caso, la apertura de un tea- Foulds (Manchester, 1880-Calcuta, evocaciones pictóricas de Music-Pictu-
tro en Praga). Mi juventud es un poema 1939) resultó, además, un compositor res Group III (1912), donde el pretexto
sinfónico bello cargado de resonancias de una personalidad incuestionable, de plástico alcanza una traducción de
de Smetana, y no exageramos; quien una libertad de planteamientos insólita enorme eficacia en la variedad de los
acaso exageraba era Foerster. La Sinfo- en la música inglesa del siglo XX, de acercamientos a sujetos bien distintos.
nía nº 4 es de 1905, pero Foerster no una originalidad sorprendente. Su obra Como en la ocasión anterior Oramo —
volvió a componer ninguna otra. Es una no se ofrece en las salas de concierto qué gran director— y los sinfónicos de
pieza magistral, obra de plena madurez pero gracias a discos como estos su Birmingham, con el añadido de un
de un compositor de 46 años, una obra presencia debiera ser insoslayable a la excelente Peter Donohoe, realizan un
plena de equilibrio entre lirismo y dra- hora de revisar la música de los últimos trabajo impecable. Los dos discos fir-
matismo, de la que acaso habría que des- cien años. Qué variedad y qué ingenio mados por ellos, más el de los cuarte-
tacar ese Andante sostenuto más breve revela lo que ahora nos llega. Desde el tos a cargo del Endellion (Pearl) y el de
que los otros tres movimientos. lírico Keltic Lament, de 1912, con su la música para piano por Kathryn Stott
Se trata, en fin, de obras muy intere- poso popular, hasta el orientalismo (BIS) ofrecen al aficionado una visión
santes, que en algún caso tal vez desme- trascendido de The Song of Ram Dass impagable de Foulds. Una pena que no
rezcan en comparación con los grandes (1935), pasando por el dinamismo, la se importen en España los discos de la
compositores checos y a veces con el modernidad asumida y quintaesenciada firma británica Lyrita, pues ahí está una
propio Foerster. Muy bien leídas por la de Dynamic Triptych (1926-1929), don- excelente miscelánea a cargo de Barry
Sinfónica de la Radio Eslovaca, muy bien de el piano circula imparable y lumino- Wordsworth que completaría la imagen
dirigidas por la batuta fiel, rigurosa e ins- so o por la idílica April-England (1926- de este grandísimo compositor.
pirada de Lance Friedel, que busca y 1932), donde el sabor de la tierra apa-
halla sobre todo en el terreno de lo líri- rece trascendido en una orquestación Claire Vaquero Williams
co, ahogado a menudo por lo dramático
de Foerster, cuando no por cierta ten-
dencia a lo heroico. nos hace sumamente felices. Las melodí- autor contaba veinte años de edad, y en
as se suceden, como en la mayoría de ella se aprecia su talento y su buen ofi-
Santiago Martín Bermúdez obras de Gounod, con asombrosa natu- cio aunque no es una gran obra, como sí
ralidad y uno no sabe si la que escucha lo es la de Gounod, pues ésta es una
en determinado momento le cautiva más composición de madurez y de marcada
GOUNOD: que la anterior. Pero además está la personalidad. El peso del italianismo
Messe solennelle de Sainte-Cécile. BIZET: exquisita instrumentación, la hermosa y entonces tan en boga se aprecia clara-
Te Deum. ANGELA MARIA BLASI, soprano; aparentemente sencilla escritura armóni- mente en el Te Deum aunque no faltan
CHRISTIAN ELSNER, tenor; DIETRICH HENSCHEL, ca… En fin, sólo falta que halle unos detalles que apuntan al Bizet posterior.
barítono. CORO MOTETE DE MÚNICH. SINFÓNICA intérpretes sensibles y capaces para que Podrá considerarse como una obra con-
DE MÚNICH. Director: HANS RUDOLF ZÖBELEY. podamos disfrutar con esta maravilla. Y vencional, previsible incluso, pero no
PROFIL PH05028. DDD. 60’21’’. Grabación: aquí tenemos a esos intérpretes, que nos puede discutir su interés por venir de
Múnich, III/1996 (en vivo). Productor: Wilhelm ofrecen una versión totalmente acorde quien viene y por algún que otro
Meister. Ingeniero: Peter Jütte. Distribuidor: Gaudisc. con el espíritu de esta deliciosa compo- momento realmente interesante. La
R PN sición. Bravísimo por todos, estamos interpretación es magnífica y supone
ante una versión de los más recomenda- una entusiasta defensa de las bondades
E ntre Palestrina y la ópera francesa, ble como primera opción, y probable- de este juvenil Te Deum. Excelente disco
impregnada de cecilianismo y de roman- mente se trate de una referencia a añadir en todos los sentidos y oportunísima su
ticismo de gran expresividad a la vez a las ya conocidas, con la inolvidable de reedición.
que de remarcable equilibrio y de la Lorengar, Hoppe y Cras como solistas
definitoria elegancia de su autor, la misa bajo la dirección de Jean-Claude Harte- Josep Pascual
de Gounod que aquí escuchamos es una mann, que ha aparecido en diversas oca-
de esas obras que atrapan de inmediato siones en el catálogo de EMI, como
al oyente y una de esas que uno nunca imprescindible. GURIDI:
se cansaría de escuchar. Y es que la El interés del complemento, el Te El caserío. VICENTE SARDINERO (Santi), ANA
música de Gounod es de las que gustan Deum de Bizet, es evidente (y para más RODRIGO (Ana Mari), EMILIO SÁNCHEZ (José
(o podrían gustar si se divulgara más y de uno será el auténtico gancho de este Mari), FELIPE NIETO (Chomin). SOCIEDAD CORAL
mejor) a todo el mundo, y hay quien compacto). Bizet y Gounod pertenecen DE BILBAO. ORQUESTA SINFÓNICA DE BILBAO.
(como el que suscribe) tiene especial a un mismo mundo estético y es muy Director: JUAN JOSÉ MENA.
debilidad por ella aun reconociendo que adecuada la inclusión de este Te Deum NAXOS 8.557632 . DDD. 78’33’’. Grabación:
su autor, obviamente, no era ni Bach, ni en el presente compacto. Se trata de una Vitoria, VIII/2001. Productor: Peter Newble.
Mozart ni Bethoven, pero su audición obra de juventud, creada cuando su Ingeniero: Andrew Lang. Distribuidor: Ferysa. R PE

79
D I S C O S
GURIDI-KRIEGER

La sutil vena teatral del alavés Jesús imponente catálogo inglés ha dejado sin HASSLER:
Guridi quedó bien plasmada en las pági- embargo en la sombra al italiano, y esta Obras para clave. LEON BERBEN, clave.
nas de El caserío, sin duda la zarzuela es la laguna que la integral de cantatas RAMÉE RAM 0501. DDD. 79’37’’. Grabación:
más popular de cuantas compuso. La que con este disco se inicia viene a Múnich, II/2005. Productor e ingeniero: Rainer
obra respira aires vascos ya desde las cubrir en el terreno discográfico. No del Arndt. Distribuidor: Diverdi. N PN
primeras líneas, resolviendo a partir de todo, pues ya hay bastante grabado,
un imaginativo colorido orquestal un pero si los intérpretes mantienen sus E ste disco tiene como protagonista el
universo sonoro lleno de vida, que huye prestaciones en torno al elevado nivel clave construido por Franciscus Patavi-
de cualquier suerte de nostalgia provin- de excelencia técnica y expresiva que nus sobre el año 1561, que se conserva
ciana para decidir una síntesis ideal de aquí alcanzan, el éxito puede ser más en el Deutsches Museum de Múnich,
colores y ambientes. que bastante importante. Roberta Inver- lugar donde se llevó a cabo la graba-
Hay que decir que la lectura de Ata- nizzi apenas presenta una cierta debili- ción. No solamente es notable la conser-
úlfo Argenta, de un extraordinario dad en la colocación de las notas agu- vación en excelente estado de un instru-
empuje lírico, no ha sido aún superada das, pero que queda con creces com- mento de esa época, lo realmente fantás-
desde que viera la luz allá por los cin- pensada por un dominio impecable de tico es la calidad de su dulce sonido,
cuenta. No obstante, el alavés Juanjo la coloratura, un timbre uniforme en nada agresivo, sin provocar la sensación
Mena aporta ímpetu y una conveniente toda la gama y una comprensión sensi- de cansancio a que da lugar muchas
fluidez narrativa a la obra, la orquesta y ble de hasta los más mínimos detalles de veces este tipo de instrumentos. Es posi-
el coro responden bastante bien y los inflexión que enriquecen el fraseo. En ble que este soberbio ejemplar pertene-
cantantes cumplen en general con justa cuanto a La Risonanza, colectivamente ciera a los Fugger, la célebre familia de
profesionalidad. Así, Emilio Sánchez, se constituye en una riquísima paleta, banqueros de Augsburgo y a cuyo servi-
tenor de voz sana y emisión algo irregu- con la que la vitalista dirección de Fabio cio trabajaron durante unos años los her-
lar, propone un José Mari viril y apasio- Bonizzoni no deja una sola zona del manos Hassler, Hans Leo y Jacob.
nado, mientras Ana Rodrigo es una espectro cromático sin llenar con el El CD está aprovechado al máximo,
soprano lírica de cuidada línea que, sin matiz, claro u oscuro, más apropiado. Y pues dura casi 80 minutos y su calidad
embargo, nos resulta una Ana Mari un cuando se piden contribuciones indivi- sonora es irreprochable. La primera par-
tanto inexpresiva. Se impone con fuerza duales (los obbligatos abundan), ningu- te contiene seis obras de Jacob, de las
el noble, emotivo, intenso y sensible no de sus solistas se muestra menos que que la mitad son fugas o ricercar, formas
Santi de Vicente Sardinero, muy bien excelente, con mención de mérito espe- que parece ser constituyen la mayor par-
cantado, variado, matizado y definitivo. cial debida al violinista David Plainter. te de su obra. Las recogidas aquí conser-
Recordamos que el barítono catalán se van la influencia italiana de sus años de
despedía con esta parte de los estudios Alfredo Brotons Muñoz estudio y estancia en aquel país, precep-
de grabación, apenas seis meses antes
de fallecer en Madrid recién cumplidos
los 65 años. Donald Crockett
Por supuesto, desde el punto de vis-
ta técnico la grabación es muy superior
a la de los registros anteriores de la
OLEAJES SONOROS
obra, y además las documentadas notas
de Santiago Gorostiza juegan en favor
de las opciones de este buen disco. HARTKE: Tituli. Cathedral in the
Thrashing Rain. MICHELLE MAKARSKI, violín;
Asier Vallejo Ugarte LYNN VARTAN, JAVIER DÍAZ, percusión. THE
HILLIARD ENSEMBLE. Director: DONALD
CROCKETT.
HAENDEL: ECM New Series 1861 4760512. 60’28’.
Cantatas Tra le fiamme (Il consiglio) Grabación: 2003. Productor: Stephen Hartke.
HWV 170, Pensieri notturni di Filli (Nel Ingeniero: John Newton. Distribuidor: Nuevos
dolce dell’oblio) HWV 134, Il delirio Medios. N PN
amoroso (Da quel giorno fatale) HWV
90 y Figlio d’alte speranze HWV 113. L os romanos eran unos verdaderos
ROBERTA INVERNIZZI, soprano. LA RISONANZA. amantes del graffiti urbano, y no perdí-
Director: FABIO BONIZZONI. an oportunidad de dejar por doquier ins-
GLOSSA GCD 921521. DDD. 66’14’’. Grabación: cripciones de carácter indistintamente
Brescia, X/2005. Productora: Tini Mathot. civil, sacro o hasta pornográfico en pare-
Ingeniero: Adriaan Verstijnen. Distribuidor: des y monumentos. Algunos de estos abordarnos con mayor urgencia e inten-
Diverdi. N PN antiguos rastros en la piedra, llamados sidad (Columna rostrata), o servir de
tituli, han sido traducidos a música por conmovedor aunque enigmático lamen-
el americano Stephen Hartke, quien ha to (Elogium parvuli, epitafio por un niño
HAENDEL

seleccionado con todo las inscripciones muerto a los seis años). Todos estos
menos sicalípticas (celebración de cierta efectos de sinuosa materialidad sensorial
victoria en las Guerras Púnicas, textos se apoyan en la tarea de la espléndida
oraculares, recuerdo de ofrendas a los violinista Michelle Makarski, cuyas sua-
dioses…). Así nos ofrece una inspirada ves disonancias se entrecruzan muy bien
composición en siete movimientos, Titu- con el tejido vocal, y del percusionista
li, de planeantes y hasta cierto punto Javier Díaz, que construye telones de
Si Haendel se hubiera quedado en Ita- arcaicas armonías, que cuenta en el capí- fondo tan lacónicos como detallados.
lia, seguramente habría sido un músico tulo interpretativo con un Hilliard Una obra, pues, de misterioso poder
diferente, pero no menos grande. En Ensemble generador de evanescentes evocador, bastante mayor que el de Cat-
cantidad, los cuatro años que pasó allí, líneas vocales, de oleajes sonoros de hedral in the Thrashing Rain, para con-
donde llegó con apenas veinte años a sutil cromatismo, como si las palabras tratenor, dos tenores y barítono, pieza
finales de 1706 y de donde partió para despertaran dulcemente del océano tem- de entidad armónica algo artificiosa que
Inglaterra en 1710, fueron desde luego poral que las encierra (Lapis niger) y flo- debe algún ocasional encanto a sus fie-
tan productivos como los casi cincuenta taran por unos instantes en el aire para les citas al organum medieval.
que le quedaban de vida, y en calidad volver de nuevo a su sueño eterno.
más prometedores aún que los primeros Otras veces los textos parecen querer Javier Palacio Tauste
que pasó al otro lado del canal. Su
80
D I S C O S
GURIDI-KRIEGER

to de obligado cumplimiento para todo Volvemos a los Haydn, ahora a El apellido Hotteterre está vinculado a
aspirante a músico y especialmente Joseph, al mayor, pues el registro acoge una familia francesa de constructores de
notable es la Fantasia noni toni. La tres arias compuestas por el austríaco instrumentos de viento, de la que algu-
segunda parte contiene las Variaciones para su inserción en representaciones en nos fueron compositores de mérito,
sobre “Ich geing einmal spatieren” del Esterházy de sendas óperas de Domeni- muy en especial Jacques-Martin (1674-
hermano mayor y más conocido Hans co Cimarosa (L’impresario in angustie), 1763), conocido como el romano, quien
Leo. Suponemos que esta canción, que Pasquale Anfossi (La Matilde ritrovata) y fue el editor en 1722, y a título póstu-
podría traducirse por “fui una vez de Giovanni Paisiello (La Frascatana), idea- mo, de La nopce champêtre ou l’himen
paseo” y sobre la que montó nada das para la voz de su amante, la napoli- pastoral, una especie de suite progra-
menos que 31 variaciones, sería muy tana Luigia Polzelli. La vena lírica del mática de danzas compuesta por su her-
popular en su época y es la que da título autor de La Creación recorre estos pen- mano Jean, que había muerto en 1720.
al disco. La obra dura más de 42 minutos tagramas con perfecta lucidez, y la La obra requiere el empleo de instru-
y Hans Leo hizo con ella todo un monu- soprano Ursula Fiedler la sigue con gus- mentos pastoriles (musette, zanfoña,
mento, compacto pero no pesado, pues to y sentido musical, si bien la dicción flauta), gran especialidad de los Hottete-
las variaciones son de muy diversos resulta a veces algo dura. Por lo demás, rre, junto a un violín y continuo (viola
tipos y es obra que tanto más gusta Paul Angerer y el Concilium Musicum de da gamba, clave, tiorba). La segunda
cuanto más se escucha. Aunque sea un Viena, de instrumentos originales, firman parte del disco está dedicada a obras de
recurso fácil, es obligado decir que es unas lecturas estilistas y al tiempo vivifi- cámara de Jacques-Martin: una sonata
un notabilísimo precedente de las Gold- cantes, prestándose al juego de estas en trío de la Op. III, una suite para dos
berg, por no entrar en otros ejemplos ya páginas tan divertidas. instrumentos de la Op.VIII, cuatro prelu-
alejados de la estética barroca. Cuánta dios para flauta de El arte de preludiar
soberbia música queda todavía por des- Asier Vallejo Ugarte (uno de ellos con continuo) y una obra
cubrir o al menos por dejar constancia de carácter descriptivo titulada La gue-
sonora de ella. Esta obra de Hassler es rre, interpretada con zanfoña y musette,
un ejemplo claro de recuperación. Se HOLST: especie de gaita.
encuentra recogida en los fondos Foá- Los planetas. MATTHEWS: Plutón. El Ensemble Le Berger Fortuné es
Giordano de la Biblioteca Universitaria SAARIAHO: Asteroid 4179: Toutatis. un trío formado por Jean-Christoph Mai-
de Turín (¿tienen fondo estos fondos?) y PINTSCHER: Towards Osiris. llard (musette), Róbert Mandel (zanfoña)
podemos acceder a ella gracias a esta TURNAGE: Ceres. DEAN: Komarov’s y Pál Németh (flauta travesera), a quie-
grabación, realizada además en un ins- Fall. CORO DE LA RADIO DE BERLÍN. ORQUESTA nes se unen otros cuatro intérpretes
trumento de la época, que hasta es posi- FILARMÓNICA DE BERLÍN. Director: SIR SIMON (violín y continuo) para completar el
ble hubieran tocado los propios compo- RATTLE. elenco de este CD, que presenta obras
sitores y provisto de un maravilloso 2 CD EMI 3 59382 7. DDD. 94’51’’. Grabación: en primera grabación discográfica. La
sonido. Nada arqueológico, pura música Berlín, III/2006. Productor: Stephen Johns. música de Jean Hotteterre carece, como
y un éxito cultural de Ramée, otra edito- Ingeniero: Mike Clements. N PN puede suponerse, de toda trascenden-
ra de las que merecen la pena. cia, pero es divertida y está interpretada
Este disco reúne la segunda grabación de forma impetuosa, lúcida y muy colo-
José Luis Fernández que Sir Simon Rattle hace de Los planetas rista, pese al sonido más bien áspero
de Holst con obras encargadas a compo- del violinista Piroska Vitárius. Muy con-
sitores contemporáneos a las que se aña- trastadas las obras de Jacques-Martin,
J. M. HAYDN: de la ya conocida de Colin Matthews entre el carácter de estudio de los prelu-
Serenata en re mayor. HOFFMEISTER: dedicada a Plutón, recientemente rebaja- dios, la elegancia introspectiva de la
Sinfonía en re mayor “La chasse”. J. do de categoría astronómica. La versión sonata en trío (traverso y violín como
HAYDN: Arias. URSULA FIEDLER, soprano. de la obra maestra de Holst decepciona voces superiores), el delicado tejido
CONCILIUM MUSICUM WIEN. Director: PAUL desde su arranque con un Marte algo contrapuntístico de la suite de piezas
ANGERER. anémico que marcará la pauta de una lec- (interpretada con dos traversos) y el
CAVALLI CCD 449. DDD. 77’43’’. Grabación: tura a la que le falta energía, compromi- desenfado descriptivo cercano al de La
Viena, X/2005. Distribuidor: Gaudisc. N PN so, cuidado con los mil detalles de una nopce champêtre en La guerre.
partitura extraordinariamente rica en ellos
a la que tampoco sirve una toma de soni- Pablo J. Vayón
J. M. HAYDN

do carente de relieve. El segundo disco


del álbum —complementado con imáge-
nes sobre el origen de los planetas— KRIEGER:
resulta mucho más interesante, pues ofre- Sonatas para violín, viola da gamba y
ce obras de cuatro compositores de entre continuo op. 2, vol. I: nºs 1-6. K ERSTIN
los más dotados de hoy y que plantean LINDER-DEWAN, violín; JORDI COMELLAS; viola
A pesar de haber vivido durante siglos a una diversidad de acercamientos al tema da gamba; ALBERTO MARTÍNEZ MOLINA, clave.
la sombra de la de colosos como Mozart astronómico unidos por una impecable ARSIS 4193. DDD. 61’51’’. Grabación: Bolea
o su hermano Joseph, la música de sabiduría formal. Por una vez, dos no son (Huesca), s. f. Productor: Fernando Paz.
Johann Michael Haydn respira una mejores que uno y lo que hubiera sido Distribuidor: Diverdi. N PN
humanidad capaz de envolvernos en un una estupenda muestra de música de
delicioso manto de alegría tejido de nuestros días queda rebajada por la pre- Prácticamente en su primera aproxima-
armonías transparentes, ritmos reconoci- sencia de unos Planetas rutinarios que no ción a la figura y la obra del compositor
bles y melodías que fluyen naturalmente. se acercan ni de lejos a las grandes refe- alemán Johann Philipp Krieger (1649-
Su extensa (alcanza los 42 minutos) Sere- rencias de la obra: Steinberg (DG), Boult 1725), quien suscribe ha quedado abso-
nata en re mayor tiene aires marciales ya (EMI Studio Plus) y Karajan (DG). lutamente deslumbrado. Si tiene muchas
desde el inicio, deja cantar, nunca crispa más obras como las que aquí se presen-
y la escritura es tan limpia que casi se Claire Vaquero Williams tan, ¡qué descubrimiento! Como suele
puede disfrutar de sus líneas sin apenas suceder, sí compuso mucho, pero se
prestarles atención. Otro autor reivindi- conserva poquísimo: de unas dos mil
cado en este disco es el muy aplaudido J. y J.-M. HOTTETERRE: cantatas (que se dice pronto) sólo se
en vida Franz Anton Hoffmeister (1754- La boda campesina. ENSEMBLE LE BERGER conservan setenta y cuatro, de dieciocho
1812), de quien se incluye la Sinfonía en FORTUNÉ. óperas apenas un puñado de arias… ¿a
re mayor “La chasse”, moldeada al uso HUNGAROTON HCD 32334. DDD. 67’07’’. qué seguir? Y uno en estos casos no pue-
de la época, con su apacible Adagio, su Grabación: Budapest, IX/2004 y V/2005. de evitar preguntarse: ¿son grandes todos
candoroso Minueto con trío y sus briosos Productor: Pál Németh. Ingeniero: István Berényi. los “grandes” o sólo aquellos de los que
movimientos extremos. Distribuidor: Gaudisc. N PN conservamos suficiente obra? Krieger
81
D I S C O S
KRIEGER-MOZART

desempeñó importantes y duraderos car- MAHLER: sombras anunciadas en el motivo secun-


gos en la corte de Wissenfels tras haber- Sinfonía nº 4 en sol mayor. ANU KOMSI, dario; incurre posiblemente en algo de
se formado primero en Alemania y en soprano. ORQUESTA SINFÓNICA DE LA RADIO DE melosidad, pero ello desde luego proce-
Dinamarca, luego en Italia. Aunque glo- STUTTGART. Director: ROGER NORRINGTON. de la propia música. De enorme ternura
balmente Kerstin Linder-Dewan tiene HÄNSSLER CD 93.164. DDD. 52’49’’. Grabación: el Ruhevoll, con una sensacional transi-
razón cuando en la carpetilla califica de Stuttgart, 22, 23-IX-2005 (en vivo). Productor: ción al clímax, donde se enuncia en fortí-
alemán el estilo del Opus 2 (publicado Dietmar Wolf. Ingeniero: Friedemann Trumpp. simo el tema del Finale. En éste se pinta
en 1693), las seis muestras reunidas en Distribuidor: Gaudisc. N PN un mundo tan dulce como imaginario.
esta primera entrega no ocultan que, al Komsi contribuye con su emisión aniña-
menos en condición de superadas en el L a interesante labor de Norrington de da a crear esa impresión de fantasía. Una
sentido hegeliano del término, las ense- limpieza de las grandes obras del reper- versión, en definitiva, atípica y atractiva.
ñanzas recibidas a orillas del Mediterrá- torio sinfónico llega ahora a Mahler. El
neo dejaron huella profunda en el com- director británico plantea la ingenua Enrique Martínez Miura
positor: entre las más importantes, sin Cuarta desde una obvia perspectiva clá-
duda la maestría para jugar con la posi- sica, y en este sentido pocas veces ha
ción entre voz cantante y refuerzo del estado la obra tan cerca de Mozart como MASCAGNI:
bajo que adopta la viola da gamba. Ver- en esta lectura. El primer movimiento In filanda. ROSSELLA REDOGLIA, soprano
siones impecablemente ejecutadas y surge alegre y bienhumorado, pero no (Ninetta); MASSIMILIANO FICHERA, barítono
registradas. Debe conocerse. sólo se mueve por ese terreno, sino que (Capo fabbrica); ANTONIO DE PALMA, tenor
son igualmente notables los aspectos (Beppo). CORO Y ORQUESTA I SOLISTI DI NAPOLI.
Alfredo Brotons Muñoz tímbricos y de color, como en el famosí- Directora: SUSANNA PESCETTI. Bonus:
simo hallazgo mahleriano del unísono de Fragmentos de Guglielmo Ratcliff y Silvano.
las cuatro flautas que parecen producir BONGIOVANNI GB2374-2. DDD. 62’52’’.
www.scherzo.es un nuevo instrumento. Muy cantable el Grabación: Nápoles, 6-IV-2003 (en vivo).
segundo movimiento, pese a algunas Distribuidor: Diverdi. N PN

Johannes Kalitzke
ESTADO DE TRANCE
LANG: Das Theater der ca”, por medio de textos tomados del
Wiederholungen. LES JEUNES Marqués de Sade y Huysmans, prosigue
SOLISTES. KLANGFORUM WIEN. con textos de Burroughs, como figura
Director: JOHANNES KALITZKE. que simboliza los años 60 y una percep-
2 CD KAIROS 0012532KAI. DDD. 105’45’’. ción nueva de la sociedad, para terminar
Grabación: Graz, XI/2003. Productora: Barbara con los protocolos del juicio de Nurem-
Franzen. Ingeniero: Norbert Satdlhofer. berg y algunos testimonios procedentes
Distribuidor: Diverdi. N PN de distintos campos de concentración.
La pertinaz repetición de los textos y
A lo largo del último decenio, han pro- el nervioso discurrir de la masa instru-
liferado, en los países de lengua alema- mental puede por momentos remitir a
na, las obras pertenecientes al género las disposiciones polifónicas de un
del teatro musical. Aparte de Lachen- Robert Ashley en la escena americana,
mann, compositores como Furrer, pero es en la rica trama formal y en el
Kalitzke, Haas y Neuwirth han frecuen- ambicioso corpus textual empleado
tado la ópera con éxito desigual, sin donde la obra de Lang no admite com-
que el peso del lenguaje derivado del rica en fogonazos y momentos de paración posible. La base literaria, el
expresionismo haya desaparecido nun- auténtico caos (especialmente memora- motor que mueve a la obra entera no es
ca de sus propuestas. Solamente, de ble es la sección décima, “The baron tema baladí. Lang parte de las reflexio-
entre estos autores nacidos en el perío- says these things”, con la omnipresente nes de Gilles Deleuze sobre las nocio-
do 1953-1968, Bernhard Lang (n. 1957) guitarra eléctrica y los sintetizadores), nes de diferencia y repetición, pero la
ha sabido, al menos hasta ahora, desli- llevan a forjar una pieza que está llama- repetición no significa para Lang nece-
garse de la losa que para los composi- da a ser un capítulo importante en la sariamente explotar una idea simple,
tores de este ámbito geográfico ha producción operística contemporánea. sino que, al contrario del minimalismo,
supuesto la huella del expresionismo. A veces, el delirio que exhalan las la repetición puede generar un entrama-
Lang, del que ya se conocía su interés convulsas e incontenibles voces puede do formal extremadamente complejo,
por el fenómeno de la repetición en pesar en la escucha, pues se necesita como queda demostrado en esta Das
música, ha llevado esta constante a su una gran concentración para asimilar Theater der Wiederholungen. Lang lleva
primera obra de teatro musical (Das todo el flujo de información que la obra a sus últimas consecuencias el concepto
Theater der Wiederholungen, compues- transmite. El estar al borde de la pura de olvido que un musicólogo como
ta entre 2000 y 2002) con especial for- histeria es el gran problema con el que Daniel Charles aplica a la música repeti-
tuna. Se trata, de entrada, de la más se enfrenta este lenguaje propuesto por tiva. Antes que plantearse como un dis-
lograda obra de carácter dramático de Lang, pero a veces el riesgo que supone curso convencional en el que la memo-
toda esta generación de compositores. llevar hasta sus últimas consecuencias un ria cobrase un sentido capital, Das Thea-
Al contrario que sus colegas, Lang pro- proyecto estético como éste es mejor ter adopta la repetición precisamente
pone una simultaneidad de voces con solución que plegarse a los cánones. para que el receptor, con cada nueva
la que consigue efectos de auténtico Estructurado en tres actos, cantados secuencia, olvide lo que ha oído. Sólo
frenesí. El tejido instrumental, en lugar en francés, inglés y alemán (mucho más así, privilegiando el presente y la insis-
de confiarse a un ensemble de tipo convincente el manejo de las voces en tente repetición de los motivos, se con-
estándar, se concibe como una banda la lengua inglesa, que es más dúctil, se sigue que la escucha de Das Theater der
de jazz-rock. La unión entre el vértigo acomoda mejor al cúmulo de palabras Wiederholungen pueda conducir a un
de las voces, en su recitado de pesadi- cortas del texto) y con un total de 21 estado de trance.
lla, y el irregular e imprevisible com- piezas, Das Theater der Wiederholungen
portamiento de la masa instrumental, parte como un “Himno a la razón cíni- Francisco Ramos

82
D I S C O S
KRIEGER-MOZART

este autor). El estilo de Moreno-Buendía


Miroslaw Jacek Blaszczyk se inscribe en la intemporalidad caracte-
RAZÓN DE SER rística de algunos compositores de su
generación que han ignorado delibera-
damente las vanguardias y han optado
LUTOSLAWSKI: Sinfonías por permanecer fieles en lo esencial a la
nºs 3 y 4. Partita para violín y tonalidad y a lo que podríamos llamar
orquesta. ROMAN LASOCKI, violín; inteligibilidad. Estamos pues, ante un
ANTONI BROZEK, piano. ORQUESTA autor que gusta de la melodía, de las
FILARMÓNICO-SINFÓNICA DE SILESIA. Director: armonías claras (aunque nunca exentas
MIROSLAW JACEK BLASZCZYK. de refinamiento) y, en general, de la
DUX 0506. DDD. 70’06’’. Grabación: Katowice, obra bien hecha. Entre un neoclasicismo
XI/2004. Ingenieros: Malgorzata Polanska, Lech prudente y un cierto pintoresquismo fol-
Tolwisnki. Distribuidor: Diverdi. N PN clorizante que manifiesta evidentes deu-
das con Rodrigo, Moreno Torroba y
La evolución del lenguaje de Witold autores estéticamente afines a estos, la
Lutoslawski (1913-1994) a lo largo de música de Moreno-Buendía tiene interés
su vida es muy clara y evidente. En y uno intuye que aspira, con el mejor de
este disco se presentan tres de sus los propósitos y con la seguridad que da
obras de madurez en las que su escri- el ser dueño de un buen oficio, a la cre-
tura denota grandes cromatismos y ación de belleza. En este sentido, los
una desarrollada técnica de oposición nalidad de este gran músico (en Polo- momentos más líricos del Concierto del
entre texturas aleatorias y métricas nia goza de un extraordinario presti- buen amor y el poético Andante calmo
(vale la pena subrayar que la Sinfonía gio) aporta a sus interpretaciones del Concierto goyesco son excelentes
nº 4 data de dos años antes de su veracidad y vocación, maestría y peri- muestras de ello. En las partes más rápi-
muerte, es decir cuando el compositor cia a las partituras. Gran conocedor y das apreciamos cierta originalidad y
tenía 79 años). Lutoslawski trabajó a lo admirador de la obra de su compatrio- alguna que otra audacia en la escritura
largo de su vida arduamente para ta, imprime a las versiones brío y tem- rítmica que no plantea mayores proble-
mantener una personalidad y un crite- peramento, dotando a la equilibrada mas (al menos en apariencia pues los
rio propio que le han convertido sin Orkiestra Filharmonii Slaskiej (de la resuelve con autoridad) al guitarrista
duda en uno de los autores del siglo cual es director artístico desde 1998) Gabriel Estarellas, indiscutible protago-
pasado más emblemáticos e indepen- de mordientes colores en cada una de nista de este compacto. Estarellas, ade-
dientes. Como decimos las obras que secciones: cuerda, vientos y percu- más, está excelentemente acompañado
contiene este disco son presas de un sión, además del piano. También por una orquesta que suena estupenda-
lenguaje a veces obsesivo y desgarra- merece especial atención la Partita mente a las órdenes de Edmon Colomer.
dor que no distrae de la idea musical, para violín y orquesta (1988), en la
sino que la potencia y de qué manera. que Roman Lasocki se encuentra con Josep Pascual
La música se sirve de los recursos para lógica comodidad, tras haberla inter-
existir, aún a pesar de que su razón de pretado cerca de setenta veces (¡!). La
ser no tenga sus fundamentos en éstos interpretación de este conocido violi- MOZART:
propiamente. Ambas sinfonías, en un nista polaco es mordaz y viva, cuidada Tríos con piano K. 496, K. 542 y K. 548.
solo tiempo, expresan con seriedad y y sabiamente refinada, teniendo en TRÍO GUARNERI DE PRAGA.
trascendencia su razón de ser. Los cuenta las características de la música. PRAGA PRD/DSD 250 226. DDD. 64’27’’.
intérpretes del compacto bordan unas En fin, disco imprescindible para todo Grabación: Bratislava, IX/2005. Productor: Milan
versiones imaginativas y brillantes, aquel que se declare devoto del autor. Slavick. Ingenieros: Václav Roubal y Karel
poderosas y recias. La batuta de Soukeník. Distribuidor: Harmonia Mundi. N PN
Blaszczyk es viva e inquieta; la perso- Emili Blasco
De los seis tríos con piano de Mozart,
aquí escuchamos tres. Estas obras
Pietro Mascagni había nacido en 1863 y tados y Antonio De Palma, de voz más superan ya el habitual esquema, pre-
el 9 de febrero de 1881 estrenaba la can- timbrada, pero con un fraseo algo gené- sente en obras anteriores de su autor
tata In filanda, cuya partitura fue apro- rico. La parte orquestal consigue unos para esta misma formación, del violon-
vechada para la ópera Pinotta estrenada buenos resultados, bajo la dirección de chelo que dobla la mano izquierda del
dos años después, que fue reelaborada y Susanna Pescetti, que sabe reflejar las piano y de un violín que se limita casi
vuelta a estrenar en San Remo en 1932. sutilezas de la obra, al igual que hace en exclusiva a un papel secundario que
Con motivo del centenario de naci- con Il sogno de Guglielmo Ratcliff. oscila entre el acompañamiento o, sim-
miento del compositor se celebró una plemente, doblar la voz aguda a cargo
exposición con muchos manuscritos de Albert Vilardell del piano. En la primera de las obras
su época joven, en la que se encontraba contenidas en este compacto, el
In filanda, que ahora ha dado lugar a espléndido K. 496, los tres instrumen-
este registro, que nos permite comprobar MORENO-BUENDÍA: tos dialogan desde el principio, casi
las ideas de un autor de dieciocho años. Concierto del buen amor. Concierto como iguales, y ahí empieza el camino
La experiencia es positiva, ya que goyesco. GABRIEL ESTARELLAS, guitarra. que conduce hasta el K. 548, conside-
apunta muchas de las cualidades que ORQUESTA SINFÓNICA DE BALEARES. Director: rado por algunos como un avance de
han hecho famoso a Mascagni, junto con EDMON COLOMER. la Sinfonía “Júpiter” y, sin duda, una
algunas de nuevas que prometían bue- AUTOR SA01090. DDD. 56’47’’. Grabación: de las cimas del camerismo mozartia-
nas posibilidades. Como es lógico, la Palma de Mallorca. Productor: Joan Valent. no. Y entre uno y otro tríos se sitúa el
obra es de juventud, pero podemos Ingeniero: Mateu Picornell. N PN no menos interesante K. 542, con una
encontrar fragmentos muy inspirados escritura cuya aparente placidez no
como el Preludio inicial, la plegaria, el Los dos conciertos que se incluyen en puede esconder la agitación que repre-
terceto O cara fanciulla, destacar la esta grabación constituyen la integral de sentan ciertas audacias cromáticas y
capacidad melódica de la romanza de la obra para guitarra y orquesta de con unos desarrollos que van más allá
Beppo o remarcar las cualidades del Manuel Moreno-Buendía (por cierto, de las convenciones clásicas y de los
bello final. La interpretación está a cargo entre las dos composiciones que aquí modelos que el propio Mozart contri-
de un conjunto de cantantes entregados, escuchamos se sitúa la Partita del silen- buyó a perfilar. Pero eso es la geniali-
con Rossella Redoglia y Massimiliano cio perdido, para guitarra sola, que com- dad y Mozart fue un genio incluso en
Fichera, musicales, pero de medios limi- pleta la breve producción guitarrística de
83
D I S C O S
MOZART

obras consideradas menores como que mesurado, un Mozart cantable y tetos contaron con la colaboración del
éstas, pero que son tan dignas de aten- sereno pero no necesariamente jugue- violista austriaco Hatto Beyerlé, miem-
ción como las que están en la mente de tón y plácido. O al menos, no sólo eso. bro fundador del Cuarteto Alban Berg.
todos (y que deberían ser todas cuan- Una delicia. El disco, grabado íntegramente en direc-
tas compuso, incluso las más aparente- to, logra trasmitir la emoción del
mente modestas, y no sólo esas). Josep Pascual momento, el singular ambiente que se
Estos tres tríos constituyen un uni- produce con los músicos en el escena-
verso musical más diverso y heterogé- rio. Entre los cinco músicos existe com-
neo de lo que pueda parecer y su aten- MOZART: plicidad. Eso se nota. Lo cual no siem-
ta audición nos convencerá de que Quinteto para cuerdas nº 5 en re mayor pre se consigue cuando uno de los
cada uno de ellos es todo un mundo. K. 593. Quinteto para cuerdas nº 4 en miembros no pertenece a la formación.
No es fácil abordar este repertorio cam- sol menor K. 516. CUARTETO PRAZÁK. HATTO Las interpretaciones no brillan por
biante, ya casi de transición, no muy BEYERLÉ, viola. su perfeccionismo formal, ni por la
lejano en el tiempo a la eclosión PRAGA PRD 350 012. DDD. 60’45’’. Grabación: absoluta belleza del sonido, pero sí lo
romántica pero todavía bien asentado Dijon, 1-II-2000 (en vivo). Ingeniero: Franck hacen con una intensidad fuera de lo
en el clasicismo aunque personalísimo Guinfoleau. Distribuidor: Harmonia Mundi. N PN común y un entusiasmo casi juvenil. Al
como siempre en Mozart. Así pues, las escuchar, por ejemplo, el Allegro final
versiones deben partir de un conoci- del K. 593, nos damos cuenta de la
miento profundo de aquello que se energía antes mencionada, que condu-
interpreta y cabe esperar de los intér- ce casi al descontrol, si no fuese por su
pretes una adecuación estilística que precisión dinámica y la sobriedad
posibilite a la vez cierta expresión per- expresiva.
sonal y de grupo de los músicos convo- El K. 516, una obra más temprana
cados. El equilibrio entre respeto a la pero de plena madurez, goza de una
letra (que no a la asepsia) y subjetivi- lectura más equilibrada que la anterior,
dad se impone, pues esta música hay sin que todo lo anteriormente expuesto
que tocarla bien y “a la clásica”, pero P ara celebrar su concierto número no se mantenga. Es la pasión personifi-
también hay que sentirla. En este senti- 2000, el Cuarteto Prazák eligió dos cada, con todas sus imperfecciones.
do, la presente versión es impecable y obras de Mozart especialmente queridas
estamos ante un Mozart vital a la vez por sus miembros. Para estos dos quin- Carlos Vílchez Negrín

Maurizio Pollini
ESTIMULANTE
MOZART: Conciertos para sivo del compositor. La ligereza y
piano nº 17 en sol mayor K. 453 transparencia del Allegretto final, tan
y nº 21 en do mayor K. 467. propio de un Papageno, está conse-
ORQUESTA FILARMÓNICA DE VIENA. guida de forma espectacular. Y no nos
Director y piano: MAURIZIO POLLINI. molestan, la verdad, los tradicionales
DEUTSCHE GRAMMOPHON 477 5795. 57’15’’. canturreos del pianista. Soberbio pres-
Grabación: Viena, V/2005. Productor: Christopher to de cierre. La prodigiosa variedad
Alder. Ingenieros: Klaus Hiemann, Oliver Rogalla temática del Allegro inicial del nº 21
von Heyden y Wolf-Dieter Karwatky. Distribuidor: es reproducida con claridad a lo largo
Universal. N PN de una muy contrastada dinámica. Los
contrapuntos, cromatismos y claroscu-
En este disco Pollini nos muestra ros del movimiento se nos ofrecen
cómo, desde su altura intelectual y con una pulcritud excepcional, nada
desde su experiencia, la propia de un reñida con una expresividad que, en
hombre que ya ha doblado el cabo de las séptimas del desarrollo, nos toca
los sesenta años, tiene trabajados, ela- en lo más hondo. Un canto sereno,
borados y digeridos los pentagramas Pollini es menos aéreo que el de límpido, nada enfático, natural, bien
de dos de los conciertos más relevan- Casadesus, no tan cálido como el del balanceado, es el que hace posible un
tes de la maravillosa colección de primer Brendel, menos apolíneo que Andante alejado de los en otras oca-
Mozart, un compositor al que ha dedi- el de Gould y no llega a reunir el por- siones peligrosos edulcoramientos.
cado mucha menor atención que a tentoso juego de matices de Haskil, Tras la introducción del operístico
otros. La sonoridad del piano es den- Richter o Lupu, ni a emparentar con Rondó, Pollini nos obsequia con una
sa, nítida y penetrante, el fraseo, deci- los apuntes de lo insondable del viejo fermata ágil y espumosa, en la que,
dido, la manera, elegante, el acento, Brendel, ni a propiciar ese lirismo tan como en todo el fragmento, reproduce
aguerrido y viril. Rasgos que no signi- caro a Perahia o a Barenboim, amigos con diabólica infalibilidad las notas
ficarían gran cosa si no hubiera ade- de extasiarse ante lo maravilloso; ni a picado-ligadas. Abre así el curso de un
más un magistral y proverbial trata- poseer el increíble espectro sonoro movimiento vivaz, espirituoso, en el
miento de la dinámica, un equilibrio del de Gulda. Pero lo rectilíneo y pro- que colabora una orquesta magistral,
polifónico admirable, un rigor en la porcionado del discurso, situado a llena de vitalidad, dotada de la tradicio-
exposición y un respeto por lo escrito medio camino de lo clásico y de lo nal tersura y colorido que han definido
impecables. Sin que, como es costum- tempranamente romántico, convierten desde hace tantos años su espectro tím-
bre en el artista, se pierda nunca la estas versiones en una de las más esti- brico. La agrupación vienesa canta y
intensidad expresiva y no dejen de mulantes de los últimos tiempos. colabora a satisfacción con el solista-
crearse esas tensiones subterráneas En el Andante del nº 17, quizá director, que la ha sabido llevar a su
que nos proporcionan en ocasiones menos grácil en su conjunto de lo que terreno. En éste y en los demás tiempos
reveladores datos acerca de lo que hay hubiéramos querido, Pollini regula de ambos conciertos. Inteligentes
en el fondo de estas partituras maes- con exquisitez una exposición en la cadencias de Sciarrino en el K. 467.
tras. que se contienen todas las sombras y
Sin duda, el piano mozartiano de luces que conforman el fondo expre- Arturo Reverter

84
D I S C O S
MOZART

MOZART/HUMMEL: Nadie puede obviar los acercamientos a cometidos. Sin desmerecer a los otros dos,
Concierto para piano nº 20 en re menor estas páginas de los grandes traductores merecen mención especial la nobleza de
K. 466. Concierto para piano nº 25 en mozartianos del siglo pasado, ahí están tono cantabile de que el trompista hace
do mayor K. 503. FUMIKO SHIRAGA, piano; los nombres de Carlo Maria Giulini, Josef gala (sobre todo en el Allegro) y el virtuo-
HENRIK WIESE, flauta; PETER CLEMENTE, violín; Krips, Otto Klemperer y Erich Kleiber, sismo exhibido muchas veces desde la
TIBOR BÉNYI, violonchelo. entre los de otros muchos, mas estos últi- segunda línea pero perfectamente apre-
BIS CD-1147. DDD. 65’27’’. Grabación: Múnich, mos lustros la tendencia parece ir, una ciable del fagotista (sobre todo en el
VI/2003. Productor e ingeniero: Uli Schneider. Dis- vez superadas las iniciales reservas, hacia Andantino). La Sinfonía nº 31, por el con-
tribuidor: Diverdi. N PN planteamientos basados en criterios histó- trario, trata más bien de apabullar al oyen-
Concierto para piano nº 22 en si bemol ricamente informados. Thomas Fey cuen- te con dos mascletàs orquestales separa-
mayor K. 482. Concierto para piano nº ta aquí con una orquesta compuesta esen- das a modo de interludio por un Andante
26 en re mayor K. 537 “De la corona- cialmente por instrumentos modernos (a que aquí se ofrece en las dos opciones
ción”. FUMIKO SHIRAGA, piano; HENRIK WIESE, excepción del viento metal y los timbales) previstas por Mozart, y también en esta
flauta; P ETER C LEMENTE , violín; T IBOR B ÉNYI , orientada a seguir dicha línea, pero sus ocasión los intérpretes captan y cumplen
violonchelo. propuestas no terminan de convencer. Se la intención compositva de manera admi-
BIS CD-1537. DDD. 68’49’’. Grabación: Múnich, evidencia, por ejemplo, una suerte de rable. Como si entre estos dos polos no se
V/2005. Productor e ingeniero: Uli Schneider. Dis- agresividad que en nada casa con los hubiera sabido acertar con el punto
tribuidor: Diverdi. N PN aires vitales y radiantes que uno espera medio o una tercera vía coherente, el
encontrar en estas dos obras. Además la Concierto para flauta y arpa queda en tie-
Johann Nepomuk Hummel (1778-1837) cuerda no tiene vida, no canta, el metal rra de nadie, sin que en ningún momento
fue el pianista de más renombre durante tiene demasiada presencia, los contrastes se acierte con el camino de salida. Lásti-
el primer tercio del siglo XIX, en concreto se revelan algo exagerados y el discurso ma, porque podría haber sido un disco de
hasta que se vio desplazado en el favor carece de ese aliento teatral necesario auténtica referencia.
del público por los primeros triunfos cuando se intuye con tanta fuerza como
internacionales de Liszt y Chopin. Como en estas páginas la irrefrenable pasión Alfredo Brotons Muñoz
éstos (sobre todo el primero), también él operística de Mozart —una realidad que
había sido niño prodigio, y Mozart así lo acusa también la obertura de La clemenza
reconoció cuando admitió durante dos de Tito. Así, las lecturas de Fey palidecen MOZART:
años a aquel niño de siete no sólo como ante las debidas a otros intérpretes más o Réquiem K. 626. Terminado por
alumno, sino como un miembro más de menos modernos, como John Eliot Gardi- Sigismund Neukomm. HJORDIS THÉBAULT,
su familia. Varios de los conciertos que ner, Trevor Pinnock o Frans Brüggen, y soprano; GEMMA COMA-ALBERT, mezzo; SIMON
luego con más frecuencia interpretaría quedan sin duda muy lejos de las de maes- EDWARDS, tenor; ALAIN BUET, barítono-bajo.
Hummel eran de Mozart, y uno de ellos, tros como los citados arriba, siempre refe- KANTOREI SAARLOUIS. LA GRANDE ÉCURIE ET LA
el K. 503, fue compuesto precisamente renciales una vez aceptados sus principios. CHAMBRE DU ROY. Director: JEAN-CLAUDE
durante el tiempo de su convivencia. En MALGOIRE.
total fueron siete los que transcribió con Asier Vallejo Ugarte K 617 180. DDD. 52’06’’. Grabación: Sarrebourg,
reducción del acompañamiento a flauta, XI/2005 (en vivo). Ingeniero: Manuel Mohino.
violín y violonchelo, aunque más que la Distribuidor: Harmonia Mundi. N PN
reducción numérica lo que en verdad los MOZART:
distingue es la limitación de su función a Sinfonía concertante para flauta, oboe, El día de Santa Cecilia de 1819 o 1821, y
una mera duplicación de los registros pia- trompa, fagot y orquesta, en mi bemol en homenaje a los compositores falleci-
nísticos. En efecto, no se trata propiamen- mayor K. 297b. Concierto para flauta, dos durante el año precedente, el
te hablando ni siquiera de música de arpa y orquesta en do mayor K. 299. Réquiem de Mozart sonó en Río de Janei-
cámara, sino apenas algo más que pura- Sinfonía nº 31 en re mayor K. 297 ro con un Libera me final añadido por el
mente instrumental, pues es el piano el “París”. SUSANNE KAISER, flauta; ANN-KATHRIN compositor salzburgués Sigismund Ritter
que lleva la voz cantante todo el tiempo. BRÜGGEMANN, oboe; JAVIER ZAFRA, fagot; von Neukomm (1778-1858), quien había
Por suerte, en las versiones que aquí se WERWIN WIERINGA, trompa; MARA GALASSI, sido alumno de Michael Haydn en su ciu-
sirven la pianista japonesa Fumiko Shiraga arpa. ORQUESTA BARROCA DE FRIBURGO. dad natal, fiel colaborador de su hermano
no abusa de su posición dominante, pero Director: GOTTFRIED VON DER GOLTZ. Joseph en Viena y llevaba en Brasil desde
quizá a esa voluntad haya que achacar la HARMONIA MUNDI HMC 901897. DDD. 77’43’’. 1816 (año que empezó residiendo en
opción por una tímbrica menos brillante Grabación: Mas de Wert, IV/2005. Productor: París) adonde había ido, acaso animado
de lo que uno espera de un piano moder- Martin Sauer. Ingenieros: René Möller y Tobias por su buen amigo Talleyrand, como
no. Tal como aquí se oyen, estas trans- Lehmann. N PN representante de una comitiva de artistas
cripciones resultan sin duda altamente franceses en misión diplomática. En el
interesantes, entre otras cosas porque los Las tres obras que se recogen en este dis- manuscrito de Neukomm figuran indica-
otros tres instrumentistas desempeñan sus co, todas ellas escritas por Mozart durante ciones metronómicas de su Libera me, lo
cometidos con solvencia; pero probable- su segunda visita a París (iniciada en que nos dice algo no sólo de la rapidez
mente para valorar cabalmente el trabajo 1777), constituyen, así oídas una tras otra, con que circuló el invento del metróno-
de Hummel haya que esperar al turno de un compendio doble: de las enseñanzas mo, que había hecho Johann Maelzel en
los historicistas. recién adquiridas en Mannheim y de los 1816 (el año en que Neukomm dejó
múltiples palos que trató de tocar en pos Europa), sino también acerca de los tem-
Alfredo Brotons Muñoz de un triunfo que le sacara de la asfixiante pi aplicados al Réquiem de Mozart en
atmósfera de Salzburgo y que finalmente aquella época, ya que el Libera me utiliza
sólo resultó muy mediocre. Aunque a motivos de la obra mozartiana, como
MOZART: muchos podrá sorprender desde la extre- veremos. Neukomm preparó además un
Sinfonías nºs 39 y 41. Obertura de La ma delicadeza de su mismo inicio, la lec- anexo, en el que ofrece la posibilidad de
clemenza di Tito. MANNHEIMER tura de la Sinfonía concertante para ins- una instrumentación diferente a la propia
MOZARTORCHESTER. Director: THOMAS FEY. trumentos de viento (aquí en su versión del Réquiem, con adición de dos trom-
PROFIL PH05047. DDD. 74’35’’. Grabación: con flauta en lugar de clarinete) se corres- pas, dos flautas y dos oboes, acaso para
Mörlenbach, V/2005. Ingeniero: Eckhard Steiger. ponde maravillosamente con el propósito adaptar la obra al tipo de orquesta que
Distribuidor: Gaudisc. N PN de agradar con una de aquellas galantes tenía a su disposición José Mauricio
“conversaciones musicales” que por Nunes García, que fue el encargado de
Las dos sinfonías reunidas en este disco entonces hacían furor en la capital france- estrenar el Réquiem mozartiano en ese
no necesitan presentación, basta decir sa. Sobre el fondo de un sonido orquestal nuevo estado.
que son cimas absolutas del género y, que la Orquesta Barroca de Friburgo bien Es aquella versión la que, por prime-
como tales, imprescindibles en cualquier podría patentar, los cuatro solistas des- ra vez en época moderna, interpretó
discoteca que se pretenda completa. pliegan los diferentes caracteres de sus Jean-Claude Malgoire para un concierto
85
D I S C O S
MOZART-NIN CASTELLANOS/NIN-CULMELL

en Sarrebourg el 13 de noviembre de
2005, cita fielmente recogida por este dis- Christian Thielemann
co, que nos ofrece la primera ocasión de
escuchar el Libera me de Neukomm. Se EMOCIÓNROMÁNTICA
trata de una pieza sinfónico-coral de
idéntica instrumentación a la partitura
mozartiana, unos siete minutos de dura- MOZART : Réquiem K. 626.. Versión
ción y un carácter notablemente tremen- de Süssmayr-Eybler. SIBYLLA RUBENS, sopra-
dista, como marca la incisiva presencia de no; L IOBA B RAUN , mezzo; S TEVE D AVISLIM ,
los trombones en la primera estrofa o los tenor; GEORG ZEPPENFELD, bajo. CORO DE LA
trémolos muy marcados en la cuerda al RADIO DE BAVIERA. ORQUESTA FILARMÓNICA DE
inicio de la segunda (sobre la expresión MÚNICH. Director: CHRISTIAN THIELEMANN.
“Tremens factus”). En la tercera estrofa DEUTSCHE GRAMMOPHON 477 5797. DDD.
(“Dies iræ…”) y en la cuarta (“Requiem 52’. Grabación: Múnich, Philharmonie, II/2006
æternam…”), Neukomm se limita a repe- (en vivo). Productor: Arend Prohmann. Ingeniero:
tir la música prevista por Mozart para el Jürgen Bulgrin. Distribuidor: Universal. N PN
arranque de la secuencia y el introito en
el cuerpo original de la obra, retomando Mozart no es un compositor habitual-
su propia música para la repetición del mente asociado al nombre de Thiele-
“Libera me”. Un fragmento salido de la mann. Aunque el director alemán decla-
mano de un profesional solvente, no ra haber dirigido mucho la música del
cabe la menor duda, pero bastante corto salzburgués durante sus primeros años,
de inspiración, sobre todo si se compara y de hecho interpretará esta misma obra
con el resto de la monumental partitura. en la Staatsoper vienesa este año, el día tación parece más para quienes gustan
El interés del añadido de Neukomm del aniversario de la muerte de Mozart de los modos del último Giulini (aun-
es pues bastante limitado, y la interpre- (5 de diciembre), además de haberlo que los tempi del italiano fueran bastan-
tación de Malgoire no pasa de la más hecho ya en Múnich, un vistazo a sus te más lentos, en general, que estos) o
ramplona corrección. Nada de extraor- programas encuentra rápidamente sus los precitados Karajan o Böhm, que
dinario hay en ella, y sí una falta irritan- afinidades en Beethoven, Brahms, para quienes se encuentren más cerca-
te de profundidad, vigor y dramatismo, Strauss, Wagner y Bruckner, más que en nos a Gardiner, Harnoncourt y compa-
pese a la rapidez general de los tempi. el ámbito mozartiano. Las maneras ñía. Como “vía media” entre el romanti-
Lo mejor es un cuarteto vocal de voces conocidas del berlinés son las de un cismo de las grandes masas sinfónico-
no extraordinarias pero homogéneas, director a la antigua usanza germánica. corales de los primeros y la visión más
claras y de convincente expresividad. El En esta ocasión, dice haber intentado camerística y descarnada de los segun-
conjunto instrumental es bueno, aun- tomar nota de algunos detalles de la dos, no hay que olvidar la gran versión
que parece demasiado contenido por la interpretación históricamente informada, de Schreier, que consigue, en este senti-
batuta (los timbales suenan algo fantas- fundamentalmente en materia de trans- do un mayor equilibrio, como también
males, pero eso parece un efecto de la parencia, algo también perceptible en lo hace la, sin salirse de la tradición,
toma sonora, menos clara de lo que algún que otro tempo (tal ocurre en el más genuinamente mozartiana de Davis.
podría esperarse), y el coro, falto de inicio de la obra, más verdaderamente Con un joven y notable, aunque no des-
empaste, desajustado y sin brillo, resul- Andante que las clásicas lecturas de lumbrante, elenco solista, estamos ante
ta claramente insuficiente para mante- Kempe, Walter, Böhm, Giulini o Kara- una interpretación muy convincente
ner en pie con dignidad uno de los jan, por no hablar de la morosísima de (aunque algunos detalles, ya apuntados,
grandes mitos de la cultura occidental Celibidache con esta misma formación). puedan parecer algo exagerados) y sóli-
de los últimos dos siglos. Sin embargo, su interpretación tiende damente construida, con intensidad
declaradamente al romanticismo en su emotiva y captada de forma excepcional
Pablo J. Vayón expresión, como era de esperar, con por los ingenieros de DG, en una graba-
una gran masa sinfónico-coral (maneja- ción que traduce fielmente la gran trans-
da, desde luego, con absoluta nitidez y parencia conseguida. Disco pues, que
MOZART: transparencia de planos), legato amplio sin ser excepcional, y con fuerte —y
Zaide, K. 336b/344. DIANA DAMRAU, soprano y frases largas, y detalles que hoy sue- creo que en algunos casos preferible—
(Zaide); MICHAEL SCHADE, tenor (Gomatz); nan un poco anacrónicos, como algún competencia, sí es globalmente muy dis-
RUDOLF SCHASCHING, tenor (Soliman); FLORIAN que otro ritardando enfatizadísimo o frutable, aunque para ello convenga
BOESCH, barítono (Allazim); ANTON SCHARINGER, interminables calderones finales de bas- situarse tan lejos de la nostalgia de las
bajo (Osmin). Texto insertado y narración: tantes números. Dicho esto, la interpre- grandes batutas del pasado como de la
TOBIAS MORETTI. CONCENTUS MUSICUS WIEN. tación tiene grandeza y recogimiento a extrema defensa de las visiones más
Director: NIKOLAUS HARNONCOURT. la vez, y no carece de brío dramático — modernas de esta partitura.
2 CD DEUTSCHE HARMONIA MUNDI 82876 Dies iræ— o emotividad —Lacrimosa.
84996 2. 107’03’’. Grabación: Viena, Musikverein, Así las cosas, esta muy notable interpre- Rafael Ortega Basagoiti
III/2006 (en vivo). Productor: Friedemann
Engelbrecht. Ingeniero: Michael Brammann.
Distribuidor: Sony-BMG. N PN que falta y dotar a la cosa de cierto hilo Giardiniera, también asociado a Har-
conductor, opinan algunos. Peter noncourt) se encarga de proporcionar
En este nuevo año Mozart no podía Sellars ofrecía hace poco una visión un un texto, que él mismo narra, y que
faltar algún intento de recuperación de tanto singular en el Barbican, donde la oscila entre el tufillo demagógico
páginas más o menos infrecuentes en actitud del mundo occidental frente al (atentos al texto inicial, libremente “tra-
la interpretación mozartiana. Como Islam era severamente criticada, discur- ducido” de una conversación “captada”
singspiel que nos ha llegado incomple- so muy popular en determinados ámbi- en la Convención del Partido Republi-
to, sin recitativos ni texto hablado, sin tos. En esta interpretación registrada en cano de EEUU) y lo humorístico. Inde-
final, ha habido diversos y variados vivo en el Musikverein vienés, el actor pendientemente de la opinión que
intentos por reconstruir y hacer de la austríaco Tobias Moretti (bien conoci- merezcan los textos insertados de
hermosa música que nos ha llegado de do de los televidentes españoles por Moretti, lo cierto es que su escucha en
Zaide, escrita en 1780 por el salzbur- ser el primer protagonista de la telese- el CD se hace más que larga (su prime-
gués, algo “interpretable”. Y claro, con rie austriaca Rex, un policía diferente, y ra parrafada dura 5 minutos, y, para
las reconstrucciones llegan las liberta- que hace sus pinitos también como que se hagan una idea, de los 55 minu-
des y con ellas, cómo no, la polémica. director escénico, como veremos en un tos que dura el primer disco, más de 10
Algo hay que hacer para suplir el texto DVD de la también mozartiana Finta se los lleva él). Hechas estas puntuali-
86
D I S C O S
MOZART-NIN CASTELLANOS/NIN-CULMELL

Magdalena Kozená y Simon Rattle


EL CANTO NATURAL
MOZART: Arias de Le nozze di zá es más discutible, arias de papeles
Figaro, Così fan tutte, La clemenza di que no están pensados para su voz.
Tito e Idomeneo. Ch’io mi scordi di te? Cierto, la de la checa tiene una tesitura
Non temer, amato bene K. 505. Vado, sobrada, pero aunque se defiende con
ma dove? O Dei K. 583. Alma grande, e notable éxito, partituras como Per pietà,
nobil core! K. 578. MAGDALENA KOZENÁ, ben mio, perdona parecen no encontrar-
mezzo. ORQUESTA DEL SIGLO DE LAS LUCES. JOS la del todo cómoda, curiosamente, en la
VAN IMMERSEEL, fortepiano. Director: SIR zona más grave de la tesitura, algo que
SIMON RATTLE. ocurre también en el aria de Vitellia Non
DEUTSCHE GRAMMOPHON 477 5799. DDD. più di fiori. Tras su espléndida interpre-
67’56’’. Grabación: Londres, XII/2005. Productor: tación de Sesto en La clemenza di Tito
Arend Prohmann. Ingeniero: Wolf-Dieter con Mackerras (también DG, este mismo
Karwatky. Distribuidor: Universal. N PN año), cabe preguntarse por qué introdu-
cir algo que quizá no es lo más adecua-
En este año mozartiano las discográficas do para su voz, porque aunque en ese
siguen aprovechando el tirón: Minkows- territorio se defienda muy bien, donde
ki, Concerto Köln, Terfel, Mackerras, le deja a uno boquiabierto es en otras orquesta británica (donde destacan un
Abbado, Thielemann y ahora la pareja páginas, como la espléndida Padre, ger- formidable oboe y clarinete como solis-
casi inevitable: Kozená y Rattle, éste mani, la antes mencionada Voi che tas, antes que un trompa de sonido algo
cambiando su Filarmónica berlinesa sapete o la no menos formidable Al temblón), con el también sobresaliente
(¿hay nubarrones en la relación entre desio di chi t’ adora con que se cierra el concurso de van Immerseel en el recita-
director y orquesta?) por una formación disco. Por lo demás, la coloratura nunca tivo y aria de Idamante Ch’io mi scordi
historicista que ha dirigido con frecuen- fue su problema, y tampoco lo es en di te? realizado para una revisión de la
cia: la Orquesta del Siglo de las Luces. esta ocasión. La supera como el que da ópera Idomeneo (una de las piezas más
Su actual pareja, la mezzo Magdalena un paseo. En ese sentido Kozena parece deliciosas de este disco). Algún tempo
Kozena, es por otra parte una de las lograr con pasmosa facilidad su inten- parece algo precipitado (Non so più cosa
voces más demandadas del momento en ción de que su canto mozartiano suene son), pero en todo caso el resultado glo-
su cuerda. Con toda la razón, hay que natural y, por así decirlo, simple, nunca bal de la dirección de Rattle es espléndi-
decir, porque la checa canta de forma forzado. El fraseo surge con fluidez y do. En resumen, y aunque no exento de
deliciosa y tiene una voz bellísima. Algo expresividad extraordinarias, y así, logra algún que otro pequeño “pero”, un
evidente desde el principio al fin de este que uno se olvide pronto de los “peros” estupendo disco con el que los admira-
disco. Y lo es aunque alguna elección y se siente a disfrutar de una música dores de esta gran cantante van a disfru-
puede no ser del gusto de todos, como maravillosa y de una voz que no lo es tar de lo lindo. Muy recomendable.
la versión ornamentada por Corri del menos. Cuidadísimo acompañamiento
famosísimo Voi che sapete, o, lo que qui- de Rattle al frente de la estupenda Rafael Ortega Basagoiti

zaciones, lo cierto es que Harnoncourt MUSORGSKI: rica, portentosa Balada nº 2, página en


ofrece, con un estupendo elenco presi- Cuadros de una exposición. LISZT: la que Jablonski parece echar el resto, y
dido por el magnífico hacer canoro de Rapsodia húngara nº 11. Balada nº 2. no por furor de dedos y concepto, sino
Damrau y Schade, una interpretación Muerte de amor de Isolda. En rêve. PETER por esa sensación de musa creadora que
soberana de la parte musical, maestra JABLONSKI, piano. se produce cuando el artista se familiari-
en el color sonoro, el impulso rítmico y ALTARA ALT 1013. DDD. 62’42’’. Grabación: za con una página a base de trabajo y de
la variedad de fraseo (qué maravilla de Västeräs (Suecia), VI/2004 (Liszt); XII/2005 búsquedas de sentido. Así, Jablonski en
non legato, qué exquisito acompaña- (Musorgski). Productor: Paul Myers. Ingeniero: este Liszt. Un recital, en fin, de conside-
miento a Damrau —que canta de forma Stephan Lövstrand. Distribuidor: LR Music. N PN rable interés.
primorosa— en su primer aria). Todo
ello es bien evidente desde la Sinfonía S ugerente y sin embargo objetivista; Santiago Martín Bermúdez
K. 184 ofrecida como obertura, otra intenso, y al mismo tiempo tenue y hasta
libertad que no observamos en la lectu- sutil (de trazo fino, aunque no siempre);
ra (sin texto alguno añadido) de Good- muy respetuoso con la división de com- NIN CASTELLANOS/NIN-
win (Harmonia Mundi), versión muy pases, demasiado incluso, aunque a CULMELL:
interesante pero que por lo demás no veces dé la impresión de rubateo; algo Obra coral y vocal. ASSUMPTA MATEU,
alcanza la excelencia de la presente en afirmativo, también con cierta tendencia soprano; PAU CASAN, piano; DAVID MALET,
cuanto a los ingredientes mencionados. a la plétora (el paseo evoca a veces una órgano. COR DE CAMBRA DYAPASON.
Estupenda grabación e incomodísima marcha militar)… El caso es que el pia- COLUMNA MÚSICA 1CM0146. DDD. 57’12’’.
presentación, con los textos insertados nista sueco Peter Jablonski consigue Grabación: Llerona, IX-X/2005. Ingeniero: Albert
“de aquella manera”, mezclados los unos Cuadros musorgskianos de muy Moraleda. Distribuidor: Diverdi. N PN
textos de Moretti y los cantados con el buen nivel, aunque no equiparables a los
artículo de fondo de Thomas Betzwie- grandes de este repertorio (un repertorio, Unos pocos datos nos ayudarán a com-
ser en diferentes idiomas, artículo que, en rigor, poco transitado, si lo compara- prender mejor el porqué de este CD:
por cierto, no explica la razón de ser mos con la trascripción orquestal ravelia- Joaquín Nin Castellanos (1879-1949)
del devaneo político de Moretti en tor- na). Pero después de la media hora larga nació en La Habana pero fue educado
no a esta música. En suma, una esplén- de Cuadros, en la que Jablonski nos en Cataluña; su hijo Joaquín Nin-Culmell
dida interpretación de este incompleto hace soñar con castillos, carros rústicos (1908-2004) nació en Berlín de madre
singspiel mozartiano, lamentablemente cargados o con los dos judíos opuestos, cubana, la soprano Rosa Culmell, pero
rodeada de un halo panfletario que, nos esperan cuatro Liszt muy distintos y tuvo una continua e intensa relación con
modestamente, me parece que salía de muy diferente alcance. La trascripción Cataluña. Ambos fueron pianistas,
sobrando. de Wagner, Muerte de amor, es sencilla- ambos encontraron en la música hispana
mente arrebatadora en algunos momen- una gran fuente de inspiración y ambos
Rafael Ortega Basagoiti tos. Pero el número fuerte es la amplia, acudieron a la música tradicional para
87
D I S C O S
NIN CASTELLANOS/NIN-CULMELL-PONCE

orientar buena parte de sus partituras. llanos y Nin-Culmell, respectivamente: mell vuelve a los temas tradicionales,
En consecuencia, el programa que aquí en el primero, de 1929, la influencia del tanto danzas como canciones, y a home-
se nos ofrece comienza con una docena maestro impresionista francés combina najes a compositores como puntos de
de canciones tradicionales catalanas con ecos catalanes y ritmos cubanos; en arranque. El mismo autor reincide en
armonizadas para soprano y piano por el segundo, de 1990, el recuerdo de 1956-57, al escribir Cançons tradicionals
Nin-Culmell en 1957. Siguen un par de maestro barcelonés es perceptible en harmonitzades per a cor a capella. Toma
obras para piano solo, sendos homena- armonías y contrapuntos. En Sis tonadas el relevo la Missa brevis en honor de
jes a Debussy y a Mompou de Nin Caste- catalanes volum IV, de 1952, Nin-Cul- Santa Rosa de Lima y del Cristo de Salo-

María Bayo y Eduardo López Banzo


¡VIVA NEBRA!
que cada vez son más conocidos, José
NEBRA: Arias de zarzuelas. de Nebra (1702-1768), a cuyo rescate ha
BOCCHERINI: Sinfonía contribuido notablemente Eduardo
op.12, nº 4 “La casa del López Banzo.
Diavolo”. MARÍA BAYO, soprano. AL AYRE Al Ayre Español suena como nunca,
ESPAÑOL. Director: EDUARDO LÓPEZ BANZO. con un refinamiento en el fraseo, un
HARMONIA MUNDI HMI 987069. DDD. cuidado en las articulaciones, un equili-
73’39’’. Grabación: Zaragoza, XII/2005. brio entre secciones (estupenda la cuer-
Ingeniero: Jean-Daniel Noir. N PN da; algún apurillo pasan las trompas
naturales), una intensidad rítmica y una
Estrenada en Lisboa en 1728 y calificada fuerza expresiva formidables. La sinfo-
de dramma armonica, Amor aumenta nía de Boccherini (con una soberbia
el valor es la obra más antigua de cuan- cuerda grave) es un prodigio por la
tas están representadas en el disco, en capacidad para combinar los detalles
este caso con una sola aria. Un único más sutiles con los contrastes (dinámi-
fragmento (unas seguidillas) se incluyen cos, agógicos) más extremos y exube-
también de Donde hay violencia no hay rantes. No tiene nada que envidiar a la
culpa (1744). Dos arias (una de ellas extraordinaria versión que dejó Il Giar- el color adecuado al sentido de los tex-
con el recitado que la precede) figuran dino Armonico hace un par de años tos, que dice con extrema claridad pro-
de la zarzuela Para obsequio a la dei- para Naïve. Pero la gran protagonista sódica, enfatizando casi siempre, con
dad, nunca es culto la crueldad, y Ifige- del CD es desde luego María Bayo, que extrema elegancia y eludiendo cual-
nia en Tracia (1747). Es la zarzuela parece recobrar la frescura vocal de sus quier atisbo de cursilería, sus perfiles
Vendado es amor, no es ciego (1744) la primeros años. Aunque pasa un poco más líricos. El CD se acompaña de un
mejor representada, pues de ella se ofre- por encima en los recitativos, la sopra- DVD de unos 20 minutos con fragmen-
cen la Obertura y los dos minuetos que no navarra matiza las arias con extraor- tos de la presentación de este programa
la siguen, cuatro arias (dos con sus reci- dinario gusto. Sin deslumbrar en los en el Teatro Real de Madrid en diciem-
tados) y unas seguidillas. Todo ello per- pasajes de mayor agilidad, que resuelve bre de 2005.
tenece al repertorio teatral de uno de en cualquier caso con solvencia sobra-
esos compositores españoles del XVIII da, es capaz de modular con habilidad Pablo J. Vayón

Bjorn Schmelzer
AGITADORES
OCKEGHEM: Misa Caput. inquieto Bjorn Schmelzer, ha apostado
Ritual del Mandatum. por este estilo interpretativo, bárbaro,
GRAINDELAVOIX. Director: BJORN oriental, para acercarse a la Misa Caput
SCHMELZER. de Johannes Ockeghem, que se relacio-
GLOSSA Platinum GCD P32101. DDD. 58’52’’. na, de forma un tanto cogida por los
Grabación: Amberes, VIII/2004. Productor: Bjorn pelos, con el ritual del Mandatum (lava-
Schmelzer. Ingeniero: Jo Cops. Distribuidor: do de pies de los apóstoles), de cuyos
Diverdi. N PN textos en canto llano se acompaña el
ordinario de la misa. Schmelzer ha trans-
El machicotage era una forma de orna- portado la misa una cuarta abajo, lo que
mentación extraordinariamente florida y permite que un tenor agudo pueda can-
sutil del canto llano que fue común tar la voz más aguda, mientras que la
entre los cantores parisinos en la Edad más grave corresponde a un bajo pro-
Media y que sobrevivió subrepticiamen- fundo. El estilo es muy parecido al que
te hasta el siglo XIX, cuando la reforma llevan empleando Marcel Pérès y su
unificadora de Solesmes le dio el golpe Ensemble Organum desde hace décadas,
de gracia. En su Diccionario de canto aunque Schmelzer y su conjunto (nueve las voces y su marcada individualidad,
llano (1853), Joseph-Louis d’Ortigue voces en total) lo emplean no sólo en la mientras que los perfiles polifónicos
afirma rotundo: “Los franceses y entre interpretación de los versos gregorianos, quedan algo desdibujados, a causa de
ellos principalmente los parisinos, nun- sino también en la polifonía de Ockeg- una mezcla que sacrifica la pureza y la
ca han perdido una ocasión de mutilar hem. Los resultados son de una sorpren- claridad al movimiento continuo, a la
las melodías gregorianas y de degradar- dente exuberancia, de una sugerente búsqueda de recursos para la agitación
las con fantasías bárbaras. El machico- vitalidad y una agitación expresiva casi del oído interior de los oyentes. Que
tage es una prueba de ello”. continua. La parte del canto llano queda buena falta nos hace.
El hasta ahora desconocido grupo marcada por el embellecimiento extrava-
flamenco Graindelavoix, dirigido por el gante de los melismas, la intensidad de Pablo J. Vayón

88
D I S C O S
NIN CASTELLANOS/NIN-CULMELL-PONCE

mó (ciudad ésta de la provincia de estriba en que ella aporta un color sono- Contemporary Music finds a humani-
Tarragona de la que procedía parte de la ro tras el que es fácil percibir la influen- zing alchemy, A lost political soul finds
familia de los Nin), para coro y órgano, cia de las formas arcaicas, mágicas de la himself among the voteless women of
obra que Nin-Culmell escribió en 1998 cultura maya. Pero por encima de esa paradise…
para la boda de una sobrina-nieta. Y cie- inmersión en lo sobrenatural, el nudo de Abundando en las excelencias de las
rra el compacto Cançons per a un cor los conflictos sonoros desplegado aquí partes instrumentales de The Bewitched,
femení i piano, que Nin Castellanos por Paredes le debe mucho al gusto de el tema que sirve de Prólogo, The Lost
compuso en 1926. La joven, fresca, vital un Elliott Carter por dotar de extraordi- Musicians Mix Magic, tal vez pueda ser
y sensible voz de la soprano Assumpta naria profundidad y carácter a cada uno considerado el más brillante logro instru-
Mateu es la columna vertebral en el de los componentes del grupo instru- mental de toda la obra de Partch. Por
capítulo interpretativo, muy acertada- mental, de manera que se alcanza un una vez, el artista no se deja llevar por el
mente acompañada por Pau Casan al pequeño drama lleno de una humanidad desenfreno e impone unas reglas de
piano, David Malet al órgano y el Cor de desbordante. ralentización del material y un juego de
Cambra Dyapason, preparado por Teo- De ese mundo sonoro, nacido de los variaciones tímbricas que son subyugan-
dor Roura. entrecruzamientos de los timbres y los tes. El poder ritual de toda la pieza,
diferentes choques emocionales, surgen extensa y muy desarrollada, se apoya en
José Guerrero Martín unas obras, el cuarteto y el quinteto con un muy sabio uso de las percusiones, a
piano, que sitúan a Hilda Paredes entre las que se agrega un canto onomatopéyi-
los autores de excepción en la actuali- co de claras evocaciones mágicas. Al
PAREDES: dad en lo que hace al tratamiento riguro- lado de la hipertecnología de nuestro
Uy U T’an. Cotidales. Ah Paaxo’ob. Can so y moderno de la escritura camerística, tiempo, es gratificante observar en Harry
silim Tun. IAN PACE, piano. CUARTETO donde, está claro, demuestra un dominio Partch a una figura consagrada a lo arte-
ARDITTI. NEUE VOKALSOLISTEN STUTTGART. que va más allá del placer por el virtuo- sanal, atenta al ritmo natural de los fenó-
ENSEMBLE MODERN. sismo. No obstante, su paleta tímbrica y menos, por tanto del devenir musical.
MODE 149. DDD. 68’35’’. Grabación: Méjico, su imaginación quedan en entredicho Transgresor en su sencillez y poder de
IV/2002; Stuttgart, IX/2003. Productor: Brian cuando dispone de un material más encantamiento, la huella de Partch es
Brandt. Ingeniera: Valeria Palomino, Friedman amplio, que es lo que le sucede a las imprescindible para entender muchas de
Trump. Distribuidor: Diverdi. N PN poco convincentes, un punto farragosas las conquistas sonoras de los tiempos
Ah Paaxo’ob y Can silim Tun, la insus- modernos.
Para su debut discográfico, la composi- tancial obra para voces que cierra el CD.
tora Hilda Paredes, nacida en 1957 en Francisco Ramos
Méjico y residente en Londres desde los Francisco Ramos
21 años, no ha podido tener unos intér-
pretes más idóneos: el pianista Ian Pace, PONCE:
el Cuarteto Arditti (Irvine Arditti es su PARTCH: Canciones mexicanas. Estudios de
esposo, precisamente) y los famosos The Bewitched. FREDA SCHELL, voz. THE concierto. Dos “Trozos románticos”.
Ensemble Modern y el Neue Vokalsolis- UNIVERSITY OF ILLINOIS MUSICAL ENSEMBLE. Légende. Mazurcas. Suite cubana. Deux
ten Stuttgart. El sello Mode hace el resto, Director: JOHN GARVEY. études pour piano (A Arthur
con un diseño de producción excelente, NEW WORLD 80624-2. DDD. 75’43’’. Grabación: Rubinstein). JORGE FEDERICO OSORIO, piano.
que incluye unas notas al programa Urbana, 1957. Productor: Jon Szanto. Ingeniero: CEDILLE CDR 90000 086. DDD. 74’ 40’’.
extensas y muy esclarecedoras a cargo Mark Hoffman. Distribuidor: Diverdi. N PN Grabación: Chicago, VII/2005. Productor: James
de Richard Toop. Sin embargo, Mode no Ginsburg. Ingeniero: Bill Maylone. Distribuidor: LR
ha cuidado del todo la toma de sonido. Con la aparición del cuarto volumen de Music. N PN
Se observa en la tercera pieza, la que la colección de New World, consagrada
está interpretada por el Ensemble a dar a conocer el legado de Harry El nombre del compositor mexicano
Modern, Ah Paaxo’ob, de 2001, un soni- Partch, se completa la visión sobre este Manuel María Ponce suele asociarse con
do muy pobre, sin suficiente sensación músico, artista sonoro mejor, capital en la guitarra y con el nombre de Andrés
de espacio. Existe una gran diferencia la adopción de formas irredentas y trans- Segovia, pero también con Estrellita, una
entre la brillantez de las grabaciones de gresoras del material musical en la Amé- de las canciones más célebres del siglo
los otros tres temas, con una vívida pre- rica de los años 40-50. De 1956 es The pasado, de la que fue autor feliz y afor-
sencia, por ejemplo, de los instrumentos Bewitched, una pieza de marcado carác- tunado. Después de su formación en
de cuerda, y esta debilísima señal sonora ter teatral en la que Partch lleva a sus México (con el madrileño Vicente
que transmite la prestación del grupo últimas consecuencias sus ideas de fisici- Mañas), en París y en Berlín, al regresar
alemán. La pieza, además, es la más dad del sonido (la música se hace gesto, a su tierra el piano centró su atención, y
endeble del programa. La ausencia aquí signo visual, ajeno a la abstracción a la la huella europea en la correspondiente
del fuerte poso ancestral, mágico, con que la cultura occidental la ha llevado obra parecía inevitable, lo mismo que su
que Paredes aborda el resto de las obras, siempre) y función ritual y religiosa, inspiración en el folclore indio mexica-
tal vez deja demasiado desnuda esta papel que la música desempeñara con no. Jorge Federico Osorio es el encarga-
intrascendente Ah Paaxo’ob. Su sentido normalidad en la Antigüedad. do en este CD de transmitir a través del
teatral, gestual y el pretendido cruce Algunas de las más logradas páginas piano, con energía, musicalidad y pro-
entre las distintas texturas nunca alcan- escritas por Partch se encuentran en los fundo conocimiento del repertorio, el
zan el fin propuesto. interludios instrumentales de esta The programa escogido. Légende y los Estu-
El disco, en cambio, se inicia de for- Bewitched. Los ritmos y los timbres exó- dios delatan la herencia de la tradición
ma admirable, con unas aportaciones ticos están salpicados por toques de pianística romántica recibida por el
del Cuarteto Arditti de una solidez a humor. El texto contiene muy pocas autor. Algo parecido ocurre con Deux
prueba de bomba. El grupo se mueve en palabras articuladas, siendo la mímica y études pour piano (1930), dedicados a
su terreno favorito en las dos piezas que la danza los elementos que soportan la Arthur Rubinstein. Los arreglos de las
abren el CD, el cuarteto de cuerdas Uy U obra. El tono surrealista y enloquecido Canciones mexicanas (a partir de 1911,
T’an y el quinteto Cotidales, en el que el domina toda la pieza, en la que el grupo entre las cuales la mencionada Estrellita)
pianista Ian Pace tiene un papel menos Lost Musicians, asistido por la Ancient cabe situarlos en el nacimiento del
relevante de lo que su técnica podía Witch, se encarga de ridiculizar los débi- nacionalismo musical mexicano. Sus
hacer esperar. Las dos piezas son una les y falsos productos derivados de la Trozos románticos (1910-1911) siguen
especie de síntesis de entre todos los excesiva mecanización de la vida las huellas de los estimados Schumann o
modos de acometer el lenguaje de la moderna. Los títulos de las diferentes Mendelssohn. Las Mazurcas (1900-1917)
música de cámara en los tiempos actua- secciones son explícitos: Three under- rinden un homenaje a Chopin. La Suite
les. Lo que distingue a Paredes, con res- grads become transfigures in a Hong cubana demuestra lo bien que supo asi-
pecto al grueso de los compositores, Kong Music Hall, A soul tormented by the milar el compositor mexicano la esencia
89
D I S C O S
PONCE-SCHUMANN

y el ambiente de la isla caribeña, en la M artha Argerich, en su generosidad Este clima deriva en sonoridades dramá-
que permaneció exiliado entre 1915 y proverbial, presenta a menudo a otros ticas de gran tensión, en las dos últimas
1917. En definitiva: un acierto la divulga- solistas, los introduce y permite que piezas del registro, Six Poems by Silvia
ción de esta muestra de la producción muestren su talento. Esto hace en este Plath y Nachtstück II.
pianística de Ponce, relativamente poco CD de belleza delicada y grácil en el Nachtstück I (1966) y Nachtstück II
conocida. Música que, como el resto de que domina Prokofiev. La beneficiada (1978), interpretadas por el barítono
la del autor, contiene originalidad y fuer- es sobre todo la pianista Polina Les- Barry McDaniel, ponen música cada una
za expresiva, elegancia y lirismo. chenko, que no es ninguna principian- de ellas a cinco textos de Joseph von
te, ni mucho menos, porque sus giras y Eichendorff (1788-1857). La primera es
José Guerrero Martín sus clases la han llevado por todo el una obra temprana en donde las caracte-
mundo. Martha y Polina nos proponen rísticas de su estilo están plenamente
una curiosa reducción a cuatro manos definidas y en donde la influencia del
POULENC: de la Sinfonía Clásica de Prokofiev, lied romántico y posromántico se pone
Salve Regina. Misa en sol. Ave verum como para entrar en materia, y lo hacen de manifiesto de principio a fin. La escri-
corpus. Exultate Deo. 4 Salmos para un con un sentido camerístico tan hondo y tura de Reimann se hace más sofisticada
tiempo de penitencia. DURUFLÉ: 4 delicado que consiguen una magia que y los clusters se convierten en elemento
motetes sobre temas gregorianos. DE es algo más que un clima introductorio. recurrente en Nachtstück II con un dis-
LEEUW: Prière. MESSIAEN: O sacrum El corazón del recital es para Leschen- curso cuya tensión se desarrolla en arco
convivium. CORO DE LA BAYERISCHE ko, ella sola en una lectura rica, no y que adquiere su clímax en la cuarta de
RUNDUNFK. Director: PETER DIJKSTRA. especialmente efusiva, mas sí expresiva, las piezas.
OEHMS OC 540. DDD. 64’06’’. Grabación: de la Sonata nº 7. En rigor, el recital El tenor Ernst Haefliger, uno de los
Múnich, IV y VII/2004. Productores: Wolfgang termina con el Op. 119, en el que Poli- grandes especialistas en Bach de los
Karreth y Jens Schünemann. Ingenieros: Susanne na acompaña al chelista Christian Polté- años sesenta, interpreta el ciclo Engfüh-
Wocker y Mechtild Homburg. Distribuidor: Galileo ra en una versión que renueva esas rung (1967), compuesto sobre los textos
MC. N PM cualidades, acaso con más sugerencia de Paul Celan. Son poemas de carácter
aún de hondura y sugerencia, por el enigmático, que han sido vistos como
Un coro en estado de gracia: esa es la contraste de la línea penetrante del vio- manifiestos del terror del holocausto y
impresión que da. Y un director muy lonchelo y el comentario del piano. Las de la amenaza nuclear que presenció su
joven (nació en 1978), con mucha sabi- otras tres piezas son propinas de final autor. La música retoma la atmósfera
duría, que sabe dar profundidad a estos de concierto, muy conseguidas, muy noctámbula y apesadumbrada de la pri-
cantos potenciando precisamente esa bellas; en ellas aparece un magnífico mera de las piezas del disco, Nachtstück
dimensión, la de la línea que evoluciona violinista oculto hasta estas alturas del I, y recrea el clima de los poemas con
y se desencadena. El Poulenc más hon- recital, Roby Lakatos. Atención, en cual- gran acierto.
do está aquí, o parte de él, y en estas quier caso, a esta pianista rusa: Polina Six Poems by Sylvia Plath (1967) es
voces suena de veras como discurso Leschenko. el ciclo que alcanza el mayor nivel de
angelical, en especial ciertos momentos intensidad dramática mediante una escri-
de la Misa en sol y, desde luego, los Santiago Martín Bermúdez tura pianística que recuerda al free jazz y
Cuatro salmos penitenciales en su inte- que hace uso, una vez más, de los clus-
gridad. Cierra el disco una nueva lectura ters continuos y de sonoridades extre-
de esa partitura bella y breve de Messia- REIMANN: mas en el piano que requieren de gran
en, O sacrum convivium. Y, en medio, Lieder. Nachtstücke I & II. Engführung. virtuosismo por parte del intérprete.
dos rarezas impagables, una Plegaria del Six Poems by Silvia Plath. CATHERINE Todas las piezas constituyen regis-
holandés Ton de Leeuw, compositor que GAYER, soprano; ERNST HAEFLIGER, tenor; tros de los años sesenta y setenta, que
vivió entre 1926 y 1996; y Cuatro mote- BARRY MACDANIEL, baritóno; ARIBERT REIMANN, podemos calificar como históricos, reco-
tes sobre temas gregorianos de Maurice piano. gidas por primera vez en CD, con el lujo
Duruflé (1902-1986). Son grabaciones de ORFEO C 663 051 A. ADD. 78’41’’. Grabaciones: de ser el propio compositor quien las
estudio a las que tan sólo les falta un Berlín, 1968, 1973, 1975 y 1981. Distribuidor: interpreta junto a los destinatarios de las
poco de sabor de iglesia antigua, de vie- Diverdi. N PN mismas. Las obras están dispuestas de
ja catedral, de templo de piedra con forma cronológica, de modo que la evo-
sonoridades y ecos de las devociones de De este gran compositor apenas se oye lución estilística de Reimann se percibe
antaño. Estas piezas para coro mixto nada en nuestro país. Su producción, de en la escucha de este singular y ya esen-
solo, totalmente a cappella, están dichas gran calidad y solidez, cuenta con varias cial disco. La labor de los intérpretes es
además con una afinación insuperable. óperas, entre ellas Lear, compuesta en impecable y la calidad de las obras,
1978, con la que alcanza su mayor éxito extraordinaria.
Santiago Martín Bermúdez y reconocimiento internacional. Además
de compositor, ejerce la labor de pianis- Miguel Morate
ta, dando conciertos desde una tempra-
PROKOFIEV: na edad, lo que le brinda un acerca-
Sinfonía nº 1 op. 25 “Clásica”. miento a la música desde el punto de SCHOENBERG:
Transcripción para dos pianos de Rikuya vista puramente práctico. Serenata op. 24. Variaciones para
Terashima. MARTHA ARGERICH Y POLINA En sus lieder, recoge la tradición ale- orquesta op. 31. Orquestaciones de
LESCHENKO, pianos. Sonata nº 7 op. 83. mana desde Beethoven hasta Webern. Bach: Fuga BWV 552, Schmucke dich,
POLINA LESCHENKO, piano. Sonata para No se trata de una música pretendida- O liebe Seele BWV 654; Komm, Gott
violonchelo y piano op, 119. CHRISTIAN mente innovadora, sino de una obra Schopfer heiliger Geist BWV 631.
POLTÉRA, violonchelo; POLINA LESCHENKO, muy expresiva en la que el manejo de la ORQUESTA PHILHARMONIA. Director: ROBERT
piano. Marcha de “El amor de las tres voz es extraordinario. Su trabajo como CRAFT (op. 31 y Bach). STEPHEN VARCOE, bajo;
naranjas” op. 33ter, nº 12. Arreglo de pianista acompañante le permite estable- CHARLES NEIDICH, clarinete; ALAN R. KAY,
Jascha Heifetz. CHAIKOVSKI: Mélodie cer una íntima relación con los cantantes clarinete bajo; PETER PRESS, mandolina;
de Souvenir d’un lieu cher op. 42. ROBY para quienes compone sus obras y fruto DAVID STAROBIN, guitarra; ROLF SCHULTE,
LAKATOS, violín; POLINA LESCHENKO, piano. de esta colaboración es el disco que violín; TOBY APPEL, viola; FRED SHERRY,
RACHMANINOV: Vocalise op. 34, nº tenemos entre manos. vilonchelo. TWENTIETH CENTURY CLASSICS
14. ROBY LAKATOS, violín; CHRISTIAN POLTÉRA, En la selección de obras para piano ENSEMBLE.
violonchelo; POLINA LESCHENKO, piano. y voz que presenta el sello Orfeo, la NAXOS 8.557522. DDD. 67’54’’. Grabaciones:
AVANTI 5414706 10212. DDD. 63’17’’. escritura taciturna de los años sesenta de Nueva York, I/1994 (op. 24); Londres, VII y X/1998
Grabación: Bruselas, IV/2005. Productor: Frédéric Reimann, como es la de Nachtstück I y (resto). Productores: Michael Fine (Nueva York) y
Grün. Ingenieros: Hugues Deschaux y Michel Huon. Engführung, se hace patente con una Gregory K. Squires (Londres). Ingenieros: Ben Rizzi
Distribuidor: LR Music. N PN predilección por los colores oscuros. y Michael Sheedy. Distribuidor: Ferysa. R PE

90
D I S C O S
PONCE-SCHUMANN

De nuevo, reediciones de Koch para la de compromiso estético, pero el len- tos de la historia del instrumento, la
Edición Schoenberg de Naxos y Craft. En guaje lisztiano le es más próximo. Fantasía de Schumann y la Sonata de
obras como la camerística y tensa Sere- Borac logra el sutil equilibrio entre lo Liszt. Impresionante repertorio. Pedro
nata op. 24 y la orquestal y agresiva Op. descriptivo y lo onírico. De la captura Burmester nace en Oporto en 1963 y
31 se encuentra el mejor Schoenberg. de lo folclórico en la Tarantella al cli- estudia en su ciudad, desplazándose
Comparada con las Variaciones, la Sere- ma sereno y al mismo tiempo desasose- después a los Estados Unidos donde tra-
nata es casi pastoral, pero no hay que gante de Gondoliera. De la calidez de baja con Sequeira Costa, Leon Fleicher y
fiarse de las contigüidades. Es cierto que los Juegos de agua a la fortaleza estruc- Dmitri Paperno. Sobra decir que es
el mundo sonoro y de tempi, y hasta de tural de Tras una Lectura de Dante. No ganador de múltiples concursos y que
clima, del Op. 24 está más cerca de Pie- es una referencia insoslayable, pero se sus conciertos por todo el globo son
rrot que de Moisés, al contrario que las merece una oportunidad. cada vez más frecuentes. Pero si a este
Variaciones, pero no era Pierrot precisa- disco debemos atenernos, hay que decir
mente un obra tranquilizadora. Estos dos Carlos Vílchez Negrín que este artista aborda las obras enume-
contrastes de un mismo compositor se radas con vehemencia y exagerado
nos dan en sendas interpretaciones ímpetu. La pasión desconoce el rubor en
magistrales, una por un grupo neoyor- SCHUBERT: este caso, en el que la música vuelve a
quino de altísimo nivel, y otra por la Fantasía en fa menor op. 103 D. 940. adolecer de la conocida enfermedad:
Philharmonia y la sin par batuta de Sonata “Gran Dúo” op. post. 140 D. precipitación y poca calma, poca óptica
Robert Craft. Las tres orquestaciones de 812. EVGENI KOROLIOV, LJUPKA y escasa mirada al horizonte. Está claro
Bach son interesantes, pero aquí cum- HADZIGEORGIEVA, pianos. que Burmester no entiende estas partitu-
plen función de propina, aunque de TACET 134. DDD. 65’15’’. Grabación: Oslo, 2004. ras con sosiego, ya que sus versiones
lujo. Los neoyorquinos acentúan el con- Productor e ingeniero: Andreas Spreer. son demasiado impetuosas: tantas frases
traste de timbres, y en uno de los siete Distribuidor: Gaudisc. N PN aceleradas lo certifican. Cierto es que
movimientos la voz de bajo es uno de estas interpretaciones son fluidas, mas
esos timbres (en el cuarto, Soneto de D os obras encomendadas al piano a añadamos un aspecto también definitiva-
Petrarca), pero la pulsión rítmica está cuatro manos que bastarían por sí solas mente importante: el sonido del pianista,
llena de vivacidad, simplemente de vida. para acreditar al autor como compositor especialmente en el registro agudo, es
Craft dibuja unas Variaciones de verda- de fuste. O sea, un disco importante en duro, poco dulcificado, fruto pensamos
dera referencia, ventiún aristados minu- su programa. Y, anticipémoslo, en la rea- de tanta energía (mal conducida, sin
tos en los que la Introducción, el tema, lización de éste. No en vano hace cuatro duda). Claro que el disco tiene virtudes,
las nueve variaciones y el Finale se ofre- décadas que estos dos pianistas fundaron pero pesa más todo lo dicho, sobre todo
cen con clara diferenciación de exposi- su dúo, que se produce con una conjun- porque la música es la que se resiente
ciones, aunque desde luego en continui- ción y una madurez admirables. de tales “favores”. Aunque no hubiera
dad. Para el buen aficionado hay que La Fantasía en fa menor es plasma- ninguna versión de las obras, no reco-
señalar que la indexación se ofrece pre- da en ese espíritu, en ese estado de áni- mendaría ésta, pero habiendo tantas y
cisamente en doce pistas que permiten mo que hace pensar en un amor revivi- tan buenas versiones, hay que ser since-
tanto el control como el acceso directo. do y añorado que nos da desde el pri- ros. Ya se sabe que la juventud padece
Muy buen sonido, junto con otras calida- mer momento la carga de lo ya perdido de arrebatos y fogosidad, pero esto tras-
des técnicas; excelentes interpretaciones que fue bueno, y nos hace ir desde la pasado a Schumann y Liszt…
de piezas muy diferentes entre sí: las dos renunciación a la casi presencia. En los
cualidades de cualquier disco plenamen- dos tiempos intermedios, esa idea del Emili Blasco
te recomendable. sujeto de lo ido florece, se aviva y se
hace presente como si lo disfrutáramos
Santiago Martín Bermúdez otra vez, y regresa luego al poso del SCHUMANN:
dolor anímico, porque lo que no fue no Piezas de fantasía op. 73. Sonatas para
pudo ser. piano y violín op. 105 op. 121. DORA
SCHUBERT: De la Sonata “Gran Dúo” es fácil inci- SCHWARZBERG, violín; POLINA LESCHENKO,
Fantasía Wanderer D. 760. LISZT: Italia dir en su proclividad a obra escrita para piano.
de Años de peregrinaje. L UIZA BORAC , la orquesta. Schubert canta en el dúo de SACD AVANTI 5414706 10192. DSD. 55’55’’.
piano. pianos como cantó en la orquesta, como Grabación: XI/2004. Productor: Frédéric Grún.
AVIE AV 2061. DDD. 74’14’’. Grabación: Lindau, cantó en la voz humana, como cantó des- Ingeniero: Jan Verschoren. Distribuidor: LR Music.
VIII/2004. Productores: John Barnes y Luiza Borac. de niño, y ese canto se desgrana entre los N PN
Ingeniero: John Barnes. Distribuidor: Gaudisc. N PN dos instrumentos para alcanzar una forma
grande como el título indica. La nunca fácil tarea de reseñar los dis-
La pianista rumana Luiza Borac, forjada Muy buenas las interpretaciones de, cos que nos llegan a veces conlleva sor-
artísticamente en concursos de toda seamos galantes, Hadzigeorgieva y presas muy agradables, y otras, como
índole (Enescu, Gina Bachauer, Viotti- Koroliov, que se ponen en el Gran Dúo es lógico, no tanto, aunque sí por lo
Valesia, Mendelssohn, Oslo, Grieg y casi casi a la altura referencial de Baren- menos interesantes. Este es uno de esos
una veintena más) afronta, en su segun- boim/Lupu. Hay que decir que la graba- discos de los que tras su escucha uno
da incursión discográfica, dos piedras de ción de los dos últimos es algo más clara queda con el espíritu inquieto, irritable,
toque del repertorio romántico. La Fan- en el timbre que la de los rusos y que el con raras sensaciones. La música apa-
tasía Wanderer es una de esas obras programa total del disco es distinto. Cul- sionada de Robert Schumann, y en con-
contra las que muchos intérpretes de minan estos un disco muy serio. creto la dedicada al piano y al violín
fuste se han estrellado, bien por falta de (aunque las piezas de fantasía sean una
comprensión o bien por incapacidad de José Antonio García y García trascripción de la obra para clarinete)
trasladar el complejo romanticismo de la llenan este compacto que como deci-
partitura. Este último puede ser el caso mos despierta contradictorias sensacio-
de la intérprete que nos ocupa. Está SCHUMANN: nes. Las intérpretes de este disco, dota-
correctamente interpretada, pero naufra- Fantasía op. 17. LISZT: Sonata en si das de un excelente nivel técnico ins-
ga en el intento de profundizar en los menor. PEDRO BURMESTER, piano. trumental, tocan con excesiva vehe-
recovecos expresivos de la partitura. SACD AVANTI 5414706 10202. DSD. 68’30’’. mencia las ya de por sí cargadas parti-
Una y otra vez recordamos la sublime Grabación: Estados Unidos, II/2005. Productor: turas. Con un discurso demasiado
versión de Sviatoslav Richter (EMI). No Frédéric Grün. Productor e ingeniero: Hugues rebuscado y desmedido apabullan a la
pretendemos que sea como él, pero es Deschaux. Distribuidor: LR Music. N PN música sin posibilidad de respiro. El
que así debe ser la Wanderer, y todo lo violín de Schwarzberg expone un vibra-
que no se le acerque palidece. La casa Avanti propone esta vez un reci- to incontrolado, inestable, e incluso
Italia requiere también dosis altas tal pianístico, dedicado a dos monumen- molesto para la comprensión natural de
91
D I S C O S
SCHUMANN-VEINBERG

la música. La pianista parece que pavor más que en momentos determi- STRAUSS:
comulga con su colega, pues todo en nados (Dies Iræ, Tuba mirum, es decir, Canciones con orquesta. Cuatro
ellas es dramatizado y poco natural. en el oficio de difuntos y semejantes). últimas canciones. MICHAELA KAUNE,
Son éstas unas versiones llenas de brus- Esa evocación es serena, es emotiva, soprano. NDR PHILHARMONIE. Director: EIJI
quedades y de amaneramientos que pero no se deshace en patetismos. La OUE.
poco ayudan a la recepción de unas búsqueda de lo sagrado puede produ- BERLIN 0017812 BC. DDD. 62’32’’. Grabación:
músicas tan complicadas como bellas. cirnos pavor, pero lo sagrado nunca se Hannover, V/2004. Productor: Matthias Ilkenhans.
Las intérpretes de este disco tocan com- muestra pavoroso para llamarnos. Ingeniera: Helge Martensen. Distribuidor:
pulsivamente a Schumann: su fraseo no Un magnífico coro y unos solistas Gaudisc. N PN
deja lugar a dudas. En fin, ya saben a espléndidos y de garantía, incluidos los
qué atenerse. dos niños. La flauta de Gergeli Bodoki Para resolver todo un programa mono-
dibuja el apoyo o acaso respuesta a la gráfico Richard Strauss hay que desple-
Emili Blasco línea vocal del corazón de la obra. El gar un dispositivo de lectura amplio.
Coro de la Radio de Berlín realiza una No es el caso de Kaune, excelente
auténtica obra de arte con una de las soprano lírica con un orillo soubrette,
SHCHEDRIN: mejores obras que conocemos de Rodia de voz agradable y emisión depurada,
El ángel sellado. SOPHIE KULSSMANN, Shchedrin, dirigido con auténtica maestría buena dicción y dotes musicales de
soprano; JUDITH SIMONIS, contralto; RENÉ y sentido del matiz (aquí, el matiz dinámi- probidad, pero que resuelve todo en
VOSSKÜHLER, tenor; LORENZ WÜSTHOF Y co es fundamental) por Stefan Parkman. plan melódico, destacando las frases
RICHARD SCHWENNICKE, niños; GERGELI BODOKI, ligadas, con un lirismo amable e incau-
flauta. CORO DE LA RADIO DE BERLÍN. Director: Santiago Martín Bermúdez to que resbala por la superficie de la
STEFAN PARKMAN. monotonía. La orquesta la secunda en
SACD COVIELLO COV 60504. DDD. 55’12’’. la tarea, haciendo un Ricardito liviano y
Grabación: Berlín, 2005. Productor: Olaf Mielke. SHOSTAKOVICH: transparente, desprovisto de todo rasgo
Ingeniera: Anne-Marie Munich. Distribuidor: Música completa para piano, vol. 1: 5 siniestro, contrastado o meramente
Gaudisc. N PN Preludios op. 2, 3 Danzas fantásticas op. meditativo y misterioso, como el de la
5, Aforismos op. 13, Polka op. 22a, 24 penumbrosa voluptuosidad final de sus
El título alude no a un ángel del Apoca- Preludios op. 34, Danzas de las finales canciones.
lipsis que llevara un sello, sino al sello muñecas. BORIS PETRUSHANSKI, piano.
burocrático que le imprimieron a un STRADIVARIUS STR 33727. DDD. 76’50’’. Blas Matamoro
ángel de cierta secta de creyentes los ser- Grabación: Bernareggio, IX/2003. Productor e
vicios administrativos policiales. Se trata ingeniero: Raffaele Cacciola. Distribuidor: Diverdi.
de un relato de Nikolai Leskov, el mismo N PN STRAUSS:
autor de Lady Macbeth de Mtsensk, y no Elektra. GWYNETH JONES, soprano (Electra);
tiene en rigor demasiada relación con la LEONIE RYSANEK, soprano (Clitemnestra);
hermosa secuencia de Shchedrin, nueve ANNE EVANS, SOPRANO (Crisotemis);
números y un desarrollo casi total en WOLFGANG SCHÖNE, barítono (Orestes).
espejo, en simetría. Shchedrin es un ORQUESTA DE LA SUISSE ROMANDE. Director:
compositor nacido en 1932, y pertenece JEFFREY TATE.
a la generación de grandes músicos 2 CD CLAVES 50-2514/15. ADD. 101’48’’.
soviéticos que creció en el peor momen- SHOSTAKOVICH Grabación: Gran Teatro de Ginebra, 10-III-1990
to del régimen, los que además sufrieron (en vivo). Productor: Antonin Scherrer. Ingeniero:
los últimos coletazos de quienes no com- A tención a este principio de nueva Maurice Charrière. Distribuidor: Gaudisc. R PN
prendían la mala voluntad de músicos integral pianística de Shostakovich. De
como éstos, que no componían lo que momento, tenemos un buen puñado de Estamos ante una versión británica de la
“el pueblo” esperaba de ellos (Gubaiduli- miniaturas: 77 minutos en 50 pistas; esto obra straussiana. Tate evita marcar los
na y Schnittke son de ese grupo). Esta ya sugiere bastante. Boris Petrushanski contrastes y explora la maraña orquestal
obra de 1988, en la que todavía era nece- propone unos Preludios que recuerdan la de Strauss con una diafanidad y una
sario disimular el carácter litúrgico de la romántica música de salón. ¿Chopiniano, minucia dignas de Mendelssohn. Así
obra y había que adjudicarle el argumen- Shostakovich? Tengamos en cuenta que quería Ricardito que sonara su orquesta
to al viejo Leskov, es no sólo una obra se trata de los juveniles Preludios, no de cuando los músicos se ponían frenéticos
de arte; es también un documento. los maduros Preludios y fugas. El de expresionismo. Puede cuestionarse
En la secuencia de El ángel sellado romanticismo permanece por alguna la validez del enfoque pero no la cali-
dominan las gamas inferiores y los tem- parte, aunque la parodia, la imitación y el dad y el cuidado de la tarea.
pi calmos cargados de tensa expectati- disfraz sonoro configuren el ciclo. Que es En esa misma línea, Jones hace una
va. La temática evoca la liturgia eslava, el rey de este CD, si aceptamos el Electra dolorida y lírica, a la cual sirve
aunque matizada por más modernas acercamiento sugerente e intenso de con sus majestuosos medios y su dic-
propuestas, y con una interesante opo- Petrushanski. La sobriedad se impone de ción atenta y pulida, no siempre impe-
sición de timbres (y la flauta, en deter- manera natural, aunque también cables, ya que a veces la vibración es
minados momentos), lo que da lugar a implacable, en los Aforismos, más abusiva, algún agudo se destempla y
una dimensión colorista que impide juveniles todavía. El baile, presente casi algún grave es sordo. Sus mejores
cualquier identificación estética ortodo- siempre en los Preludios, es explícito en momentos son los relajados e íntimos,
xa o arcaica. Puede dar la impresión de los siete fugaces números de Danzas de como la escena del reconocimiento,
que Schchedrin, con esta bellísima las muñecas, que proceden de las Suites acaso lo mejor de esta partitura difícil y
obra, se acerca a la sensibilidad de cier- de ballet; aquí, la parodia y el gusto por exigente, árida y pedante.
tos compositores polacos o bálticos, valses, polkas y otras danzas se dan la Quien pasa a primer plano es Rysa-
pero en El ángel sellado de Shchedrin mano con humor, mas también con algo nek, con la morbidez enfermiza y cana-
falta por fortuna algo que en los otros parecido a la añoranza o a cierta lla que alcanza su voz de Clitemnestra,
abunda: el pathos y el hipnotismo. No melancolía. Ni rastro aquí del su decir alucinado, el mordiente sonoro
es que no estén en parte presentes, Shostakovich terrorífico. Petrushanski de sus medios, sus conmociones de
pero son un elemento en la composi- consigue un CD que transcurre por todos pesadilla y que con cierta fatalidad clí-
ción, uno entre otros. En la secuencia estos contrastes, variado, contrastado y nica a la vez que poética, pone a Sófo-
de nueve de Shchedrin hay un intento rico en propuestas, una riqueza de cles en manos de Freud a través de la
de evocación de Dios mediante la litur- humores contraria a la rutina: es arte e Viena de Hofmannsthal. El resto del
gia, esto es, el drama ritual que llama a inventiva. Así de sencillo. elenco suena con probidad y eficacia.
la reflexión y a la fe, que da por senta-
do el entusiasmo y que no apela al Santiago Martín Bermúdez Blas Matamoro
92
D I S C O S
SCHUMANN-VEINBERG

Mark Elder
TODOS LOS AGUIJONES
VAUGHAN WILLIAMS: Las mucho tino para las necesidades del
avispas. HENRY GOODMAN, canto— del conocido director de esce-
narrador. CORO Y ORQUESTA HALLÉ. na David Pountney.
Director: MARK ELDER. La importancia de este disco es
2 CD HALLE HLD 7510. DDD. 105’37’’. enorme porque ofrece estupenda
Grabación: Bolton, VI/2005. Productor: Andrew música, tan buena como la que cono-
Keener. Ingeniero: Simon Eadon. Distribuidor: cíamos por la suite y llena del sufi-
Diverdi. N PM ciente número de sorpresas como para
hacer de su audición un permanente
Este disco es un descubrimiento. Recu- gozo. De entrada se puede ir viendo
pera toda la música escrita por Ralph cómo aparecen, desaparecen y se
Vaughan Williams para las representa- entrelazan los temas —todos bien
ciones de Las avispas de Aristófanes memorables— que contiene la obertu-
dadas en Cambridge en 1909 —es ra. Los coros son espléndidos —La
decir, el mismo año de la Sea Symp- Serenata de las avispas o la amplia
hony. En 1912 el compositor extrajo Parábasis que es, por sí sola, una obra
una suite orquestal que es la que se ha maestra. Lo mismo cabe decir de algu- bajo admirable, lleno de luminosidad,
hecho —sobre todo su obertura— rela- nos de los episodios orquestales, en el que demuestra su enorme valor
tivamente famosa. Recientemente, como la fresquísima Marcha del como director de obras relacionadas
Ursula Vaughan Williams —la viuda del segundo acto. Por añadidura, están las con la escena. Henry Goodman es un
compositor— encargaba una edición citas de otros autores —Mendelssohn, muy buen narrador y todos firman una
de la partitura completa —que publica- Offenbach, Lehár, Parry o el folclore grabación excepcional, uno de los dis-
ría Faber and Faber— al experto Igor de Cambridgeshire—, un acicate más cos más importantes de música británi-
Kennaway. Y aquí está por fin, casi un para la escucha atenta. ca aparecidos en las últimas décadas.
siglo después de que fuera estrenada, Mark Elder, al mando de las huestes
en la traducción inglesa —pensada con de la Hallé de Manchester, hace un tra- Claire Vaquero Williams

TELEMANN: desde la canción estrófica hasta diversos compositor motivos judíos, de manera
Ejercicios para cantar, para tañer y para tipos de aria en dos partes, pasando por “imprudente”, por decirlo así. Los otros
el bajo continuo TWV 25:39-85. KLAUS el aria da capo y llegando incluso a una dos compositores son judíos, y si uno
MERTENS, barítono; LUDGER RÉMY, clave. suerte de pequeña cantata (aria-recitati- de ellos es muy poco conocido
CPO 777 045-2. DDD. 70’14’’. Grabación: vo-aria) a propósito de un tema enton- (Weprik) entre otras cosas porque estu-
Colonia, IV/2004. Productores: Christiane Lehnigk ces como ahora de tan rabiosa actuali- vo en el Gulag y murió más tarde antes
y Burkhard Schmilgun. Ingeniero: Stephan Reh. dad como el tabaco. Klaus Mertens y de cumplir los sesenta años; el otro
Distribuidor: Diverdi. N PN Ludger Rémy, con una larga experiencia (Veinberg) ha sido objeto de defensa
no sólo en el repertorio barroco, se por partes de los músicos rusos desde
En el inmenso océano telemanniano, la mueven como pez en el agua en estas épocas anteriores a su muerte en 1996.
producción vocal constituye una de las aguas tranquilas pero cuya corriente Lógicamente, se trata de un recital que
polinesias menos conocidas al tiempo cambia constantemente de dirección. muestra composiciones que desagrada-
que más dignas de conocerse. Y entre ban al antisemitismo del sistema soviéti-
las canciones profanas se encuentran un Alfredo Brotons Muñoz co, que a menudo las perseguía de
sinfín de pequeñas joyas. La casi cin- manera directa. Para nosotros, las Tres
cuentena de arias que en este disco reci- danzas de Alexandr Weprik son total
be su bautismo fonográfico se publica- VEINBERG: novedad, y bastante agradable, por cier-
ron entre 1733 y 1735 con una periodici- Trío op. 24. WEPRIK: Tres danzas to. El Op. 24 de Veinberg es una pieza
dad semanal para el disfrute y aprendi- populares op. 13b. magistral en la que reconocemos al
zaje de aficionados y estudiantes de SHOSTAKOVICH: Trío op. 67. seguidor y amigo de Shostakovich, pero
música. Anunciadas como fáciles, son DIMITRI SITKOVETSKI, violín; DAVID GERINGAS, no porque su discurso sea servil, sino
sobre todo pegadizas: como dijo Tovey, violonchelo; JASCHA NEMTSOV, piano. por una inspiración creativa que bebe
Telemann es el grandísimo músico que HÄNSSLER CD 98.491 DDD. 60’27’’. Grabación: de fuentes idénticas y obedece a una
no escribió ninguna melodía sabida por Múnich, XII/2004. Productor: Wolfgang Schreiner. sensibilidad muy semejante. Creo que
todo el mundo, pero sí muchas que a Ingeniero: Gerhard Gruber. Distribuidor: Gaudisc. esto lo hemos dicho en más de una oca-
muchos les encantaría saber. Aquí todo N PN sión. Disculpen los lectores. Estamos
es variado: los textos, por ejemplo, sólo ante un disco excelente por las obras en
comparten la brevedad y ofrecen un E ste CD está formado por obras para sí, mas también por la unión y reunión
panorama del gusto poético de la bur- trío que tienen que ver con lo judío en de tres músicos de nivel superior, en un
guesía de la época; los contenidos, a la URSS. El conocido, agilísimo y en recital que pone de manifiesto cierta
menudo humorísticos pero casi nunca algún momento (el Allegretto final) estética muy del siglo XX, muy del
intrascendentes, se enriquecen a cada terrible Trío de Shostakovich es la pieza espanto de aquellos tiempos.
paso con toques de ironía marca del más conocida de este magnífico recital,
compositor; el espectro formal abarca y en esta obra de 1944 introduce el Santiago Martín Bermúdez

93
D I S C O S
VIERNE-ZIMMERMANN

VIERNE:
Sinfonía nº 1 en re menor op. 14. Jean-Christophe Spinosi
Sinfonía nº 2 en mi menor op. 20. DANIEL
ROTH, órgano. OTRA MÁS
SACD AEOLUS AE-10451. DSD. 79’16”.
Distribuidor: Gaudisc. N PN VIVALDI: Griselda. MARIE-
NICOLE LEMIEUX, contralto
(Griselda); VERÓNICA CANGEMI,
soprano (Costanza); SIMONE KERMES, soprano
(Ottone); PHILIPPE JAROUSSKY, contratenor
(Roberto); STEFANO FERRARI, tenor

VIERNE
(Gualtiero); IESTYN DAVIES, contratenor
(Corrado). ENSEMBLE MATHEUS. Director:
JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI.
3 CD NAÏVE OP 30419. DDD. 154’44’’.
En el mismo órgano suntuoso de Saint- Grabación: Brest, XI/2005. Productor: Jean-Pierre
Sulpice, en el que tocó Louis Vierne Loisil. Ingeniero: Pierre-Antoine Signoret.
durante treinta y siete años, uno de los Distribuidor: Diverdi. N PN
magníficos Cavaillé-Coll, Daniel Roth
toca dos de esas cimas absolutas del La Edición Vivaldi que inició el sello
órgano romántico que son las Sinfonías Opus 111 y que ha seguido apoyando
de Vierne en el comienzo de un ciclo y publicando rigurosa y puntualmente
total de ellas. En la Sinfonía nº 1 en re Naïve se alza ya, sin duda alguna, ras, pero la escritura resulta muy intere-
menor, que fue estrenada por Widor en como una de las iniciativas discográfi- sante, con texturas muy trabajadas y de
este mismo instrumento hay clara cas más importantes de la última déca- extremado refinamiento.
influencia de la obra de éste asumida por da. La recuperación del legado vival- Spinosi defiende la obra con su
su discípulo: Las texturas sobre cuatro diano conservado en Turín resulta vigor, su intensidad y su incisividad
temas se van haciendo más y más densas especialmente decisivo en el terreno habituales al frente de su magnífico
hasta retornar la calma del Maestoso ini- operístico, y no sólo por la incesante conjunto y de un elenco fabuloso.
cial del primer tiempo; le sucede la fuga recuperación de títulos jamás grabados, Marie-Nicole Lemieux no sólo supera
algo más libre para dar paso a la Pasto- sino porque éstos son presentados en las extremas dificultades de su persona-
ral, que se va haciendo más elemental interpretaciones que pueden hacer por je, sino que sabe articularlo expresiva-
hasta el Scherzo siguiente, al que sucede sí mismas historia y serán muy difíciles mente con gran sutileza, construyendo<