Sunteți pe pagina 1din 3

CAPÍT ULO 1

LEGIT IMACION EN EL PROCESO

1.1. CONCEPTO
Se refiere o a la capacidad para comparecer a juicio, para lo cual se
requiere que el compareciente esté en el pleno ejercicio de sus derechos
civiles; o a la representación de quien comparece a nombre de otro. 1

1.2. LA LEGITIMIDAD
Artículo 1. Solamente puede iniciarse la actividad judicial a instancia de
parte legítima.2

La legitimidad para obrar está referida a los sujetos a quienes, ya sea


en la posición de demandantes o de demandados, la ley autoriza a formular
una pretensión determinada o a contradecirla, o a ser llamados al proceso
para hacer posible una declaración de certeza eficaz o a intervenir en el
proceso por asistirles un interés en su resultado.

1
Tribunales Colegiados de Circuito. Octava Época. Semanario Judicial de la Federación.
Tomo XI, Mayo de 1993, Pág. 350.
2
Código de Procedimientos Civiles
2

La legitimidad para obrar tiene dos aspectos: la legitimidad activa y la


legitimidad pasiva, que corresponde, la una, a la parte que sostiene la
pretensión, y la otra, a la parte contradictora. 3

Mención especial merece la legitimidad para la intervención de terceros


por sus particulares características, aunque en la mayoría de los casos los
terceros terminen integrándose en la legitimidad activa o pasiva.

La legitimidad para obrar tiene una definitiva vinculación con la relación


jurídica de derecho material o estado jurídico cuya declaración de certeza,
ejecución, u otro tipo de providencia judicial se pretende.

Como lo anota Véscovi, la legitimidad para obrar se refiere a la


posición de un sujeto respecto al objeto litigioso que le permite obtener una
providencia eficaz. Aunque es un concepto procesal, la legitimidad está
referida a la pretensión y al objeto del proceso, esto es, al derecho
sustancial reclamado.

1.2.1. LEGITIMACIÓN ACTIVA


"Por legitimación activa se entiende la potestad legal para acudir al
órgano jurisdiccional con la petición de que inicie la tramitación del juicio o
de una instancia."

Asimismo, distingue entre la legitimación ad procesum, que es esta


última y que "se produce cuando el derecho que se cuestionara en el juicio
es ejercitado en el proceso por quien tiene aptitud para hacerlo valer". bien
porque se ostente como titular de ese derecho bien porque cuente con la
3
Gómez Frode Catarina. Nuevos paradigmas del derecho procesal, Universidad Autónoma de
México investigaciones jurídicas, 2016.
3

representación legal de dicho titular": en cambio la legitimación ad causam,


"implica el tener la titularidad de ese derecho cuestionado en el juicio."

Mientras que la legitimación ad procesum constituye un requisito para


que el juicio proceda, la ad causam cs requisito pam que se pronuncie
sentencia favorable. Para poder determinar si existe o no legitimación
procesal, se deberá atender al momento de presentación de la demanda o
del recurso ante el órgano jurisdiccional respectivo, en virtud de que la
legitimación procesal activa se produce únicamente hasta el momento en
que se ejercita la acción en el proceso. Dicho en otras palabras, la acción
nace con su ejercicio ante el órgano jurisdiccional. 4

1.2.2. LEGITIMIDAD PASIVA


La legitimación pasiva es la legitimación de una persona contra la que
se endereza una demanda para poder actuar en el juicio, dado que se está
entablando en su contra y tiene la necesidad de defenderse jurídicamente,
independientemente de que sea aquélla que tiene a su cargo el cumplim
iento de la obligación demandada ~Ia que si no lo es, no está legitimada
pasivamente ad causam para responder del cumplimiento de la obligación
que se demanda, por no ser la titular de la misma, que es lo que le daría la
legitimación pasiva ad causam.

La legitimación activa como la pasiva en el proceso, deben ser


examinadas de oficio por el juzgador en cualquier fase del juicio en virtud de
que constituyen un requisito cuya falta impide el nacimiento del ejercicio del
derecho de acción y que se pronuncie una sentencia válida.

4
Ibid. 256