Sunteți pe pagina 1din 3

Gestión del mantenimiento preventivo en

hospitales
375263 • 01/02/2019
Nota anteriorTodasSiguiente Nota

En los hospitales y centros de salud, es importante contar con un plan de mantenimiento


preventivo, predictivo, correctivo y mantenimiento técnico legal para garantizar la seguridad y
funcionamiento de las instalaciones de los gases medicinales.

Se deben llevar a cabo revisiones por mantenimiento preventivo, de las instalaciones de los
centros hospitalarios con guías del departamento técnico, subsanando los defectos
encontrados y reponiendo los elementos que se hayan deteriorado.

Se debe garantizar la seguridad, el buen funcionamiento de las instalaciones y equipos en su


lugar de ubicación, prestando todos los servicios y suministros que requieran los centros
sanitarios y hospitales.

El servicio técnico debe estar debidamente formado, con equipos calibrados y herramientas
necesarias para la realización de todo el mantenimiento preventivo y conocer la normativa
vigente sobre seguridad laboral.

Mantenimiento preventivo
Para garantizar la seguridad y los máximos estándares de calidad de los gases medicinales, es
necesario que los centros cuenten con un completo mantenimiento preventivo.

Parámetros de un buen mantenimiento preventivo:

 Eficiencia: se pueden reducir consumos y costos relacionados con los gases medicinales
gracias a una instalación eficiente, eliminación fugas y equipos bien mantenidos.
 Un buen mantenimiento preventivo reduce los costes por mantenimientos
correctivos, ya que aumenta la vida útil de los equipos y por tanto evita invertir en
nuevas instalaciones y/o equipos.
 Seguridad: garantizar la continuidad del suministro a los pacientes evitando riesgos por
fallos de la instalación y/o de los equipos y evitar riesgos para los pacientes y
profesionales como incendios, explosiones o asfixia. Garantizar la calidad de los gases
que salen por la toma y respiran los pacientes.
 Cumplir la ley BOE Real Decreto 2060/2008, Directiva 93/42/CEE, UNE-EN ISO
7396-1 y 2, UNE-EN ISO 13485.

Se trata del mantenimiento preventivo del sistema de dispensación de gases medicinales con
costes fijos, con operarios específicos del proveedor de gases medicinales, sin dedicar sus
propios recursos humanos y económicos al control operacional de la instalación de gases.

Los mantenimientos preventivos son acordes a las especificaciones, manuales de equipos y


reglamentación de seguridad y control industrial vigente. Durante la revisión, los técnicos
interfieren lo mínimo posible en la actividad hospitalaria al comprobar el funcionamiento de los
equipos.

Si fuera necesario, deben sustituir piezas de recambio, proporcionando mayor control de los
equipos, sin que afecte al suministro del hospital, todas las piezas de recambio proporcionadas
deben ser originales de los fabricantes de los equipos.

Se debe garantizar la correcta planificación, trazabilidad y control del mantenimiento


preventivo mediante un sistema de gestión integrado con el que se puede trazar, seguir y
programar tanto las instalaciones existentes en nuestros clientes como los planes de
mantenimiento y órdenes de servicio efectuadas.

Mantenimiento correctivo
El mantenimiento preventivo de los equipos mejoran la calidad de los mismos reduciendo el
número de mantenimientos correctivos. De cualquier manera, dado lo crítico de estos equipos,
en caso de encontrar algún defecto, se debe poner todos los medios necesarios para corregirlos
en el menor tiempo posible, sin que afecte al suministro de gas del hospital.

Se debe disponer de un stock mínimo de repuestos críticos que pueden afectar al suministro de
gases medicinales para poder solventar averías en un tiempo lo más corto posible; lo que
permite que la reparación de las averías pueda resolverse en 24 horas desde la comunicación al
servicio de atención técnica.

Mantenimiento predictivo
El mantenimiento predictivo anticipa fallos en los componentes de la red de distribución de
gases medicinales. Si se prevén estos fallos, se pueden planificar acciones de mantenimiento
antes de que estos ocurran.
El mantenimiento predictivo permite, por un lado, optimizar la frecuencia de mantenimientos
correctivos, que siempre conllevan sobrecostes e incidencias, sobre todo en aplicaciones tan
críticas como el suministro de gases medicinales en hospitales y por otro, en ciertas
aplicaciones, evitar un exceso de mantenimiento preventivo.

Existen muchas maneras de predecir un fallo, pero todas ellas deben ser efectivas y capaces de
dar avisos con suficiente antelación para realizar las tareas de mantenimiento necesarias.

Se deben utilizar técnicas como el análisis de las vibraciones, el análisis de la calidad de los
aceites, la imagen termográfica o la observación de los equipos.

Este tipo de mantenimiento se utiliza como un complemento al mantenimiento preventivo,


para optimizar el balance entre este último y el mantenimiento correctivo, tanto a nivel de
costos como de tasas de disponibilidad de equipos.

Mantenimiento técnico legal


El mantenimiento técnico legal de las instalaciones relativas al suministro de gases medicinales
comprende las inspecciones reglamentarias de equipos de alta presión. En concreto, en un
centro sanitario u hospital, el ámbito de aplicación de este tipo de mantenimiento es:

 Los depósitos criogénicos.


 Los evaporadores ambientales.
 Las tuberías de suministro de gas.
 Todos los equipos y accesorios que componen la central de gases.
 Las botellas de suministro y/o reserva.
 Los depósitos pulmón de los mezcladores.

El mantenimiento técnico-legal consiste en inspecciones de los equipos de nivel A, B y C en


función de la categorización de los mismos:

 Nivel A. Inspección en servicio.


 Nivel B. Inspección fuera de servicio.
 Nivel C. Inspección fuera de servicio con prueba de presión.