Sunteți pe pagina 1din 3

TECNICAS INTERVENCION PSICOLOGICA ESTRÉS

CAPITULO 1. SINDROMES Y SINTOMAS DEL ESTRÉS.

El síndrome del estrés se define como una combinación de tres elementos: el ambiente, los pensamientos y las
respuestas físicas. Estos interactúan de tal manera que hacen que una persona se sienta ansiosa, colérica o
deprimida.

Existen dos fórmulas básicas para explicar el síndrome del estrés:

1. Estimulo ambiental Activación fisiológica Pensamientos negativos = Emoción dolorosa


2. Estimulo ambiental Pensamientos negativos Activación fisiológica =Emoción dolorosa.

 LA PRIMERA FÓRMULA DEL ESTRÉS


La primera fórmula del estrés fue introducida por Stanley Schachter en su teoría de la atribución. En 1962,
Schachter y Singer realizaron un clásico experimento que tuvo una gran influencia sobre la forma de ver las
emociones por parte de los psicólogos. Schachter obtuvo las siguientes conclusiones:

1. La emoción no es meramente un suceso fisiológico. La activación fisiológica, por si misma, no produce


emociones.
2. La elección de etiqueta de la activación fisiológica determina la respuesta emocional.
 LA SEGUNDA FÓRMULA DEL ESTRÉS
Los autores cognitivos Aaron Beck y Albert Ellis son los principales exponentes de la segunda fórmula.
Argumentan que las reacciones emocionales son el resultado de la forma en la que se estructura la realidad.
 EL CIRCUITO DE RETROALIMENTACIÓN NEGATIVO.
En el síndrome del estrés se crea un circuito de retroalimentación negativo entre la mente y el cuerpo. Para
romper el circuito de retroalimentación negativo se debe cambiar los pensamientos, las respuestas físicas,
etc.

 INTERVECIÓN COGNITIVA DEL ESTRÉS:


Inventario de Síntomas-. Este inventario puede clarificar muchísimo como responde cada persona al
estrés. Según la naturaleza del síndrome del estrés, algunas técnicas serán más útiles que otras. Se
recomienda aplicar este inventario antes y después de aplicadas las técnicas de intervención cognitivas
del estrés.
CAPITULO 2. COMO DESCUBRIR PENSAMIENTOS AUTOMATICOS.
El diálogo interno ha sido denominado «auto charla» (selftalk) por el terapeuta racional emotivo Albert Ellis, y
«pensamientos automáticos» por el teórico cognitivo Aaron Beck. Beck prefiere el término pensamientos
automáticos «porque describe más adecuadamente la forma en que se experimentan los pensamientos como
si fueran un reflejo, sin reflexión o razonamiento previo; y se graban como plausibles y válidos». Los
pensamientos automáticos tienen normalmente las siguientes características:
1. Son mensajes específicos, discretos.
2. A menudo los pensamientos automáticos parecen taquigrafiados, compuestos por unas pocas y
esenciales palabras o una imagen visual breve. A veces el pensamiento automático es una breve
reconstrucción de un suceso pasado.
3. Los pensamientos automáticos, no importa lo irracionales que sean, casi siempre son creídos.
4. Los pensamientos automáticos se viven como espontáneos.
5. A menudo los pensamientos automáticos se expresan en términos de «habría de, tendría que, o
debería».
6. Los pensamientos automáticos tienden a «dramatizar».
7. Los pensamientos automáticos son relativamente idiosincrásicos.
8. Los pensamientos automáticos son difíciles de desviar.
9. Los pensamientos automáticos son aprendidos.
Visión de túnel-. Cada preocupación crea una especie de visión de túnel que hace que una persona sólo
tenga una clase de pensamiento y se dé cuenta de un solo aspecto de su ambiente. Beck ha usado el término
abstracción selectiva en su examen de la visión de túnel. La abstracción selectiva significa considerar una
serie de señales del ambiente, excluyendo el resto. La visión de túnel constituye la base de la mayoría de las
neurosis.
Prestar atención a los pensamientos automáticos-. Los pensamientos automáticos a menudo son
relámpagos rápidos y muy difíciles de percibir. Existen dos métodos para hacer frente a esta velocidad de
los pensamientos:
1. Reconstruyendo una situación problemática, repasándola una y otra vez en la imaginación hasta que
la emoción que provoca ansiedad empiece a emerger.
2. Desarrollando la frase taquigrafiada hasta completar la original de la que proviene. «Marearse» puede
ser la frase taquigrafiada de «estoy mareándome y creo que voy a ponerme peor... No puedo resistirlo».
Diario de pensamientos-. Hay que hacer una anotación cada vez que se experimenta una emoción
desagradable. Se debe incluir todo lo que una persona se dice a sí misma para impedir que la emoción
progrese.
CAPITULO 3. COMO COMBATIR PENSAMIENTOS DEFORMADOS.
Los dos autores que han contribuido más a estudiar la forma de combatir los tipos de pensamientos deformados
son Albert Ellis y Aaron Beck. Ellis usa el modelo ABC para describir lo que sucede:
A) Hechos y sucesos Un repartidor de periódicos lanza el periódico de un cliente sobre el césped mojado. El
Cliente sale corriendo y le dice gritando que sea más cuidadoso.
B) Autocharla del repartidor de periódicos Este tío está enfermo… Puede denunciarme… Me quitarán mi
ruta… Estoy como una cabra… Este tío es muy duro… Odia a los jóvenes.”
C) Emociones Ansiedad y cólera.
Efectividad contra el sintoma-. La terapia cognitiva defendida por Beck y Ellis ha demostrado ser efectiva para
reducir la frecuencia e intensidad de la ansiedad interpersonal y general, la depresión, la cólera crónica y el
perfeccionismo compulsivo.
Tiempo necesario para dominar la técnica-. La evaluación de los tipos de pensamientos deformados necesita
varios días, así como observar los pensamientos en una variedad de situaciones de estrés. El hábito de combatir
las distorsiones necesita desde unas dos semanas a varios meses para llegar a ser automático.
Tipos de pensamientos deformados:
1. Filtraje: se toman los detalles negativos y se magnifican mientras que no se filtran todos los aspectos
positivos de la situación.
2. Pensamiento polarizado: las cosas son blancas o negras, buenas o malas. La persona ha de ser perfecta
o es una fracasada. No existe término medio.
3. Sobregeneralización: se extrae una conclusión general de un simple incidente o parte de la evidencia.
Si ocurre algo malo en una ocasión esperará que ocurra una y otra vez.
4. Interpretación del pensamiento: sin mediar palabra, la persona sabe qué sienten los demás y por qué
se comportan de la forma en que lo hacen. En concreto, es capaz de adivinar qué sienten los demás
respecto a ella.
5. Visión catastrófica: se espera el desastre. La persona se entera o escucha un problema y empieza a
decirse “Y si”: “¿Y si estalla la tragedia? ¿Y si me sucede a mí?”.
6. Personalización: la persona que los sufre cree que todo lo que la gente hace o dice es alguna forma de
reacción hacia ella. También se compara con los demás, intentando determinar quién es más elegante,
tiene mejor aspecto, etc.
7. Falacias de control: si se siente externamente controlado, se ve a sí mismo como una víctima del
destino. La falacia de control interno convierte a la persona en responsable del sufrimiento o de la
felicidad de aquellos que le rodean.
8. Falacia de la justicia: la persona está resentida porque piensa que conoce qué es la justicia, pero los
demás no están de acuerdo con ella.
9. Culpabilidad: la persona mantiene que los demás son los responsables de su sufrimiento, o toma el
punto de vista opuesto y se culpa a si misma de todos los problemas ajenos.
10. Debería: la persona posee una lista de normas rígidas sobre cómo deberían actuar los demás. Las
personas que trasgreden estas normas le enojan y también se siente culpable si las viola ella misma.
11. Razonamiento emocional: cree que lo que siente tendría que ser verdadero automáticamente. Si siente
como estúpida y aburrida una cosa, debe ser estúpida y aburrida.
12. La falacia del cambio: una persona espera que los demás cambiarán para seguirle si los influye o camela
lo suficiente. Necesita cambiar a la gente porque sus esperanzas de felicidad parecen depender
enteramente de ello.
13. Las etiquetas globales: se generalizan una o dos cualidades de un juicio negativo global.
14. Tener razón: continuamente está en un proceso para probar que sus opiniones y acciones son correctas.
Es imposible equivocarse y se hará cualquier cosa para demostrar que se tiene razón.
15. La falacia de la recompensa divina: espera cobrar algún día todo el sacrificio y abnegación, como si
hubiera alguien que llevara las cuentas. Se resiente cuando se comprueba que la recompensa no llega.
Dos signos del pensamiento distorsionado:
La presencia de emociones dolorosas: sentirse nervioso, deprimido o crónicamente irritado. Así como sentirse
disgustado consigo mismo, o repetirse las mismas preocupaciones una y otra vez como un disco rayado.
El malestar psicológico puede fluctuar a lo largo del día, según las situaciones que se produzcan.
Como combatir distorsiones:
La falta de lógica es la raíz de muchos errores de pensamiento y el factor más importante del dolor humano. Un
silogismo lógico tiene tres partes: Ejemplo:
▪ Premisa mayor (norma) Todos los hombres son mortales (premisa mayor)
▪ Premisa menor (caso especial) Sócrates es un hombre (premisa menor)
▪ Conclusión Sócrates es mortal (conclusión)
Para empezar a combatir las distorsiones, se debe volver al momento en el que se experimentó la emoción
ansiógena o el conflicto interpersonal, y seguir los siguientes 4 pasos:
1. Nombrar la emoción
2. Describir la situación o suceso
3. Identificar las distorsiones
4. Eliminar las distorsiones

CAPITULO 4. TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Existen diferentes técnicas de relajación. Entre las más conocidas y usadas figuran: respiración profunda,
relajación progresiva de Jacobson, entrenamiento autógeno de Schultz, técnicas de visualización y meditación
trascendental.