Sunteți pe pagina 1din 1

I

Aspectos conceptuales
1. Los orígenes de la Neuropsicología del Desarrollo
La Neuropsicología Infantil es una neurociencia que estudia las relaciones entre la con-
ducta y el cerebro en desarrollo, con el objetivo de aplicar los conocimientos científicos
de dichas relaciones para tratar de corregir en la medida de lo posible las consecuencias
derivadas de las lesiones cerebrales que se han producido a lo largo del período infantil
(Aylward, 1997; Teeter, 1997).
Esta ciencia, también denominada Neuropsicología del Desarrollo, surge a partir de
los años sesenta del pasado siglo, como fruto de las aportaciones realizadas por diferentes
especialidades como Neuropediatría, Psicología del desarrollo, Terapia física y ocupacio-
nal, Psicología clínica infantil, Psicología pediátrica y Psicología escolar. En su proceso de
formación ha dado lugar a diversas especialidades: Neuropsicología clínica infantil, Neurop-
sicología pediátrica, Neuropsicología del Desarrollo temprano, Neuropsicología cognitiva
infantil o Neuropsicología de la edad escolar (Reynolds, 1997; Goldstein & Reynolds, 1999).
Como fruto del interés del interés suscitado, han ido apareciendo den el panorama interna-
cional diversas publicaciones científicas especializadas en el tema: Child Neuropsychology
y Developmental Neuropsychology. Sin embargo, el número de manuales que versan sobre
Neuropsicología infantil todavía sigue siendo muy escaso.
La Neuropsicología infantil no es una versión miniaturizada de la Neuropsicología
del adulto, por lo que no se pueden estudiar las relaciones conducta-cerebro en la infancia
con los mismos criterios, simplemente “rebajando” los niveles de exigencia, sino que
se deben emplearse criterios específicos y diferenciados (Obruttz & Hyndt, 1986). Sin
embargo, aunque se asume este importante factor diferencial, todavía persiste una excesiva
tendencia a la sobregeneralización de los resultados obtenidos en el ámbito de la investigación
neuropsicológica, equiparando el daño cerebral infantil al del adulto (Berembaum, 1998).
Al igual que sucede en el ámbito de la Neuropsicología del adulto, en la Neuropsicología
infantil también existen diferentes tendencias con una orientación más preocupada por el
estudio del sistema nervioso o bien por el del comportamiento, por lo que es necesaria
una aproximación más integradora o psiconeurológica, siguiendo el modelo de unidades
funcionales propuesto por Luria. Desgraciadamente también en la Neuropsicología
infantil persiste una visión sesgada de las relaciones cerebro-conducta, predominando una
concepción excesivamente neurologicista que en ocasiones pierde de vista que el único
output posible del sistema nervioso es la conducta. Más recientemente el sesgo se viene
produciendo desde aproximaciones de signo cognitivista radical que se despreocupan del
procesamiento neural de la información, para centrarse casi en exclusiva en el estudio de
los procesos cognitivos incurriendo en casos extremos una Neuropsicología infantil estática
y descerebrada. Además, existen diferencias en la orientación dependiendo de cada país, y

291