Sunteți pe pagina 1din 11

E M O R IA H IS T Ó R IC A

ARCHIVO Y M N O
T R O L AT IN O A M E R IC A
DEL TEA
te Martín
Lilliam de la Fuen la Casa seguía ya muy cerca el proceso teatral
de América Latina. Y sabíamos lo que estaba
n medio de los festejos por el aniversario pasando en esa década. Hoy lo sabe todo el

E 50 de la Casa de las Américas, la revista


Conjunto arriba a sus cuatro décadas y
media de fructífera existencia, con 150 números
mundo. No vamos a repetirlo aquí. Una revolu-
ción se estaba operando también en nuestros
terrenos. Los del teatro. Sólo desde Cuba,
publicados, en cuyas páginas ha quedado plas- desde su revolución y desde la Casa, expresión 108
mado el devenir del teatro latinoamericano de de esta revolución, se podía, en aquel entonces,
crear un órgano que detectara tal revolución 109
este período, el cual no se puede contar al mar-
gen de esta revista. Es imposible hacer referencia silenciosa, o no tanto pero sí, ¿cómo decirle?...
a un aspecto, cualquiera que fuere, del teatro de hermosamente subrepticia y creadora.
la región, sin tener en cuenta a esta publicación Detectarla, recogerla, documentarla, dar fe de
que, si bien no es la decana de las revistas espe- ella, para el futuro, rescatarla, difundirla, esti-
cializadas en teatro en Nuestra América, sí es, y mularla, articularla. Porque, usted lo sabe hoy
con mucho, la que se ha editado durante más muy bien y mucha gente más, pero entonces
tiempo, con mayor rigor, sistematicidad y conti- no muchos, por una causalidad dialéctica que
nuidad, incluso en Iberoamérica. no vamos a ahondar aquí, el fenómeno de la
insurgencia teatral latinoamericana se produ-
GÉNESIS Y DEVENIR: PROPÓSITOS Y ACTUANTES cía, sin que hubiera una voluntad dirigida a
Su primer número vio la luz en julio-agosto de ello, en forma sorprendentemente simultánea,
1964, bajo la égida de su fundador, el Dr. Manuel en todas partes. Desde los chicanos y los lati-
Galich, a pesar de que su modestia le impidió nos, en los Estados Unidos, hasta el venerable
incluir su crédito como director en el machón de Brasil y el Cono Sur, de largas y ricas tradicio-
la revista hasta unos años más tarde. El propio nes teatrales. Todo se sacudía buscando lo
Galich recuerda en una entrevista, aparecida en nuevo, la transformación, la inserción del tea-
la edición número 58 de Conjunto, a menos de tro con la conmoción revolucionaria y social de
un año de su lamentable desaparición física: la década. Encontré en Marcia Leiseca, enton-
... Es como una hija que cumplirá veinte años ces secretaria ejecutiva de la Casa,1 una inteli-
el próximo. Fue en 1964, cuando concebí la gentísima comprensión del problema y un
idea o sentí la necesidad de crearla. Yo era apoyo irrestricto para la creación de la revista.
entonces subdirector de la Casa de las No era fácil, entonces, porque proliferaban las
Américas. Todavía Haydée no había dispuesto revistas y escaseaban los recursos. Y la bauticé.
la creación del Departamento de Teatro
Latinoamericano, como lo hizo en 1971. Pero 1
Hoy su vicepresidenta primera.
“Conjunto” era una palabra no usada todavía, nes que han abarcado un período de seis meses,
en una publicación de esa índole, como otras nueve de las cuales han sido con números
de la jerga teatral. Además, sugería mi propósi- dobles. Solamente en seis ocasiones los números
to: el Conjunto latinoamericano, nuestros pue- han sido cuatrimestrales.
blos intercomunicados a través de su vital Mientras, el machón del número 9 acusa que el
movimiento teatral”. 2
mismo “estuvo a cargo de” Manuel Galich, Rine
Así surgió Conjunto. Los únicos créditos que Leal, Oscar Collazos y Arqueles Morales; el 10,
aparecieron en aquella primera edición fueron el fue responsabilidad de Galich y Morales; el 11, de
de su jefe de redacción, David Fernández Galich y Adolfo Cruz-Luis, no es hasta el 12
Chericián, y el del diseñador Umberto Peña. (enero-abril 1972) en que aparece el crédito de
Salieron dos números más en 1964, con una Manuel Galich como director y Adolfo Cruz-Luis
periodicidad bimestral. Hubo un impasse en los como secretario.
años 1965 y 1966 pero a partir de
agosto-septiembre de
1967 en que se publica el
número 4, ha sistematiza-
do su publicación de mane-
ra permanente. Es a partir
de dicho número, y hasta la
octava entrega, en que apa-
rece el destacado crítico tea-
tral cubano Rine Leal como
jefe de redacción y un
Consejo de Dirección inte-
grado por Isidora Aguirre
(Chile), Enrique Avellán
(Ecuador), Román Chalbaud
(Venezuela), Helio Eichbauer
(Brasil), Manuel Galich
(Guatemala), Juan Vicente
Melo (México), Carlos José
la Casa
Manuel Galich en s
Reyes (Colombia), Juan Ríos la Ca sa de las América
Foto: Archivo de
(Perú), Juan Manuel Tenuta La historia ha demostrado
(Uruguay) y Nora Badía que, desde ese número, se ha
(UNESCO), evidenciando llegado al presente con un
desde tan temprano la reducidísimo número de per-
intención de que la revista tuviera una sonas que la conciben y edi-
pluralidad de intenciones y expresiones teatrales. tan desde la Casa de las Américas y una impre-
Cuando en 1971 se crea el Departamento de sionante cantidad de colaboradores que han
Teatro, Galich era el miembro de su Consejo de publicado en sus páginas de manera desinteresa-
Dirección que mayor relación tenía con esta da. Tan es así, que en cuarenticinco años solo ha
manifestación artística y por ello deja de fungir tenido cuatro directores: Manuel Galich [hasta el
como subdirector de la institución para comen- número 61-62 (julio-diciembre 1984)], Magaly
zar a dirigir ese departamento. A partir de enton- Muguercia [del número 69 (julio-septiembre
ces “la revista Conjunto sufre una transforma- 1986) y hasta el 89 (enero-junio 1992)], Rosa
ción, se consolida como el órgano del Ileana Boudet [del número 90-91 (enero-junio
Departamento de Teatro Latinoamericano en la 1992) al n. 116 (enero-marzo 2000)] y Vivian
Casa de las Américas y se vuelve una revista Martínez Tabares [a partir del número 117 (abril-
seriamente trimestral”,3 salvo en quince ocasio- junio 2000 hasta la fecha)].
2
Carlos Espinosa Domínguez: “Poder hacer algo más en lo En el área de la redacción se han desempeña-
que me queda de futuro. (Entrevista a Manuel Galich)”, do: como secretario, Adolfo Cruz-Luis (números
Conjunto n. 58, octubre-diciembre 1983, p. 46. 12-18); como secretario de redacción, Francisco
3
Isaías Peña Gutiérrez: “Manuel Galich: entre la historia y Garzón Céspedes (números 19-31); como jefe de
el teatro latinoamericanos”, Conjunto nn. 114-115, julio-
redacción, Rine Leal (números. 4-8), Francisco
diciembre 1999, p. 10.
Garzón Céspedes (números. en la primera página, en el
32-56), Carlos Espinosa 67 se informaba del reverso
Domínguez (del 57 al 60. de cubierta y contracubierta,
Debido al fallecimiento del Dr. Galich, pero este tipo de información
Espinosa asumió a partir del número 61-62 de se comportó de manera inestable hasta el núme-
nuevo el cargo de secretario de redacción y fue ro 105 en que se hace referencia al contenido de
responsable de la publicación de la revista hasta portada, contraportada y a sus respectivos rever-
el número 69), Abilio Estévez (sólo en los núme- sos. Sólo a partir del número 124, y hasta el pre-
ros 72, 73 y 75), Guillermo Loyola (números 77 sente, es que esta información completa aparece
al 92), Vivian Martínez Tabares (92-111) y Nara de manera sistemática.
Mansur (124-143). Como redactores: Guillermo Con el número 90-91 apareció por primera vez
Loyola (ediciones 93 a 95-96), Nara Mansur en la primera página la reproducción de la porta-
(números 105-123), Jaime Gómez Triana (a partir da; de forma permanente esta inclusión se hizo a
del número 143) y Marta María Borrás (a partir partir de la número 100 y hasta el 115-116, en
del número 150). que cesó.
Conjunto ha evolucionado tanto en su formato Con la entrada de Pepe Menéndez al diseño en
como en el diseño. Comenzó siendo una revista el número 117 la revista comenzó a presentar
de sesentidós páginas presilladas, pero muy una visualidad diferente. Este diseñador, que en
pronto fue encuadernada con un lomo. Sus mi opinión es de los más talentosos y profesio-
medidas oscilaron entre 18,3 x 24,6 cms. y 19 x nales con que cuenta Cuba, es hasta la actualidad
25,5 cms. hasta el número 67. Del 68 al 74, sus el responsable de la nueva imagen de la publica-
medidas cambiaron a 19,5 x 24 cms. y, a partir ción, en mi criterio, la mejor de toda la colección.
del número 75 hasta la actualidad, se mantienen Con este número apareció un nuevo logotipo,
en 21,5 x 28 cms. En una época su paginación que aparece en su portada y primera página,
osciló entre 128 y 144 páginas, con algunos más una versión reducida del mismo que el lec-
números más extendidos, pero en la actualidad tor puede apreciar al término de cada trabajo, a
generalmente tiene 120 páginas y 128 las edi- manera de cierre. Ambos llevan la firma de 110
ciones dobles. Menéndez. A partir del número 118, el pliego de
111
Sus diseñadores han sido Umberto Peña cubierta comienza a imprimirse con un acabado
[números 1 al 50, período en el que también en brillo, con un nuevo diseño que aporta una
dejaron su impronta junto al fundador, Pericles imagen muy atractiva a la publicación.
Mora (números 16-18) y Rubén Robledo (núme- Menéndez renovó el diseño no sólo de la pri-
ros 29-32)], Ramón Milián [(51-71), secundado mera página sino de toda la revista de manera
por Orlando Díaz (56)], Modesto Braulio (72), muy sugerente. Desde el propio número 117,
César Mazola (números 75-88), Orlando Silvera este consecutivo aparece por primera vez en el
(comenzó colaborando con Mazola en los núme- lomo de la publicación; a partir del número
ros 87 y 88 pero fue su responsable absoluto del siguiente emplea un color diferente cada vez, el
89 al 97-98, excepto en el 94, que realizó Ulises mismo que utiliza en el cabezal (incluye “Casa de
Rivero, al igual que el número antológico que las Américas, Revista de Teatro Latinoameri-
apareció publicado a continuación; y, en el 99, cano”, el número y el logotipo); y, como un cri-
tuvo la colaboración de Ricardo Rafael Villares). terio editorial, se comienzan a utilizar en la por-
Del número 100 al 102 fue su director de arte tada fotos de puestas en escena, donde siempre
Nelson Haedo. Del 103 al 116 Villares fue el dise- está presente el actor.
ñador titular. Y hasta ese número presentó 8 Con su sello personal, Pepe Menéndez ha revo-
logotipos diferentes. lucionado, también, el diseño interior de la revis-
Desde el número 117 han compartido esta ta, desde una forma muy peculiar de resaltar la
labor, bajo la conducción de Pepe Menéndez, paginación, hasta el empleo de fondos negros
este junto con los diseñadores Khiustin Tornés (que si bien le dan mucho realce al diseño, en mi
(números 117-127, excepto los 125 y 126), opinión personal, son páginas más difíciles de
Carlos Zamora (125, 126 y 131) y Nelson Ponce leer, sobre todo de noche) en algunas de sus pági-
(133, 134 y 141). Los números 144 y 147 fueron nas; diseños de fondo (en tonos grises); uso de
responsabilidad de Ponce. imágenes que provienen de otro mundo más allá
A partir del número 65 el contenido de la por- de la escena, como muebles, libros de medicina,
tada y la contraportada comenzó a identificarse herramientas de carpintería, esquemas de libros
de ciencias, bicicletas, sobre todo en materiales recen Los Trashumantes (Panamá), Osvaldo
dedicados a la crítica, que son más difíciles de Dragún (Argentina), Oduvaldo Vianna Filho
ilustrar; mayor empleo de fotos (ya identificadas (Brasil), Marco Antonio de la Parra (Chile),
en su casi totalidad, para alegría de actuales y Enrique Buenaventura (Colombia) y César
futuros investigadores), carteles y dibujos; y un Rengifo (Venezuela).
uso creativo y desprejuiciado de la ilustración, Los países más representados en este sentido
que le imprime una imagen provocadora al artí- son Argentina (con veintinueve autores), Cuba
culo donde la emplee, lo cual es novedoso en (veintidós), Colombia, Uruguay y Venezuela
revistas especializadas de teatro. (quince cada uno), México y Chile (doce respecti-
En el número 142 volvió a hacerle nuevos cam- vamente) y Perú (once). Belice es el único país de
bios, más favorables aún: incluyó en la primera Centroamérica que no tiene publicado ningún
página un detalle de la imagen que aparece en la texto teatral, mientras que del Cono Sur faltan
cubierta, rediseñó la pauta de la revista y cambió Paraguay, Surinam y las Guayanas. El Caribe es el
la fuente tipográfica, tanto en el texto como en área con menos textos de obras publicados.
los titulares. Como parte de su constante La mayor cantidad de obras publicadas proce-
sentido renovador, y a solicitud de los edi- den de Argentina (veintiséis), Cuba (veinticuatro),
tores de marcar alguna diferencia entre el Chile (veintiuno), Colombia y Venezuela (diecisie-
texto teatral y el resto de los materiales, a te cada uno), Guatemala (dieciséis) y Uruguay
partir del número 145-146, el texto dramá- (quince).
tico publicado aparece con un destaque en Muchas menciones o recomendaciones para
negro en el borde derecho de la hoja, lo que publicación de los miembros del jurado de la
le da una especificidad dentro del conjunto categoría Teatro del Premio Casa de las Américas
y permite al lector interesado en la obra ir han aparecido en las páginas de esta revista,
directo a ella sin tener que consultar el índi- como complemento a las ediciones del Premio.
ce. Una presencia considerable de escritores se
Por todo lo anteriormente expuesto consi- encuentra a través de textos dramáticos basados
dero, no por casualidad, que esta última en sus obras literarias o adaptaciones hechas a
etapa de Conjunto es la más brillante de la partir de ellas, como es el caso de Gabriel García
publicación en su historia desde el punto de Márquez o Pablo Neruda, publicados en los
vista del diseño, muy contemporáneo y elo- números 58 y 67, respectivamente. Pero el teatro
giado por infinidad de lectores, a algunos de latinoamericano está lleno de montajes hechos a
los cuales les he oído decir que el mismo es partir de obras surgidas de esta misma manera y,
tan atractivo que invita a la lectura. así, el lector puede encontrar referencias que van
de Shakespeare a Miguel Angel Asturias, de
ARCHIVO Y REPERTORIO Chéjov a Ariano Suassuna, de Víctor Hugo a
Desde el primer número, Conjunto ha publi- Rómulo Gallegos y de Valle-Inclán a Goethe, por
cado en cada número, al menos un texto de una sólo citar algunos.
obra teatral. En sus cuarenticinco años de vida
han visto la luz 224 obras, que incluyen frag- DOCUMENTACIÓN Y REFLEXIÓN. BALANCE Y DEUDAS
mentos de tres de ellas, un collage de otra y un A lo largo de sus primeros ciento cincuenta
texto performativo. Están firmadas por 197 dra- números, Conjunto ha publicado dos mil setenti-
maturgos (treinticinco procedentes de Centro- trés trabajos de mil ochenta autores, muchísimos
américa, treinticuatro del Caribe, 117 de de los cuales lo han hecho de manera absoluta-
Suramérica, veintidós de Cuba, siete de mente desinteresada desde el punto de vista eco-
Norteamérica y cuatro de Europa). Treintiuna de nómico pero todos con la convicción y la seguri-
ellas son fruto de la creación colectiva. Seis obras dad de que su criterio o pensamiento está pre-
fueron escritas a dos manos y una, a tres. Otras sente en una revista especializada de teatro, que
doce son el resultado de la colaboración de un tiene un prestigio incuestionable, que participa
dramaturgo con un grupo. en la medida de sus posibilidades en festivales,
Los autores con más obras publicadas en encuentros y otros tipos de eventos teatrales en
Conjunto son Manuel Galich (Guatemala, doce), Iberoamérica y que llega de manera sistemática,
Jorge Díaz (Chile, seis), Francisco Garzón mediante un canje de revistas especializadas que
Céspedes (Cuba, cuatro) y con tres cada uno apa- la Biblioteca de la Casa de las Américas tiene ins-
tituido y muy bien organizado, a universidades,
instituciones, bibliotecas, centros de educación Carballido, Roberto Cossa, César Rengifo, Aimé
artística e institutos de más de veinticinco países Césaire, Augusto Boal, Ariel Dorfman, Rosa Luisa
en el continente americano, el Caribe y algunos Márquez, César Brie, Jorge Dubatti, Arístides
países europeos. La dirección de la revista tiene Vargas, Carlos José Reyes, Abelardo Estorino,
establecido un sistema de envío por cortesía y, Wilson Pico, Osvaldo Dragún, Nelson Rodrígues,
de manera directa y paralela al de la Biblioteca, Román Chalbaud, Enrique Buenaventura, Víctor
otro sistema de canje con universidades, teatris- Hugo Rascón Banda, Miguel Rubio, Fernando
tas reconocidos y colaboradores lo que, unido a Vinocour, Reynaldo Disla, Patricia Ariza, José de
una cantidad de personas que Jesús Martínez, César Vieira,
están suscritas a la publica- Luis A. Ramos-García,
ción, significa que a pesar de Alberto Pedro Torriente,
tener una tirada de sólo mil Mauricio Rosencof, Jorge
ejemplares (insuficiente hace Díaz, Oscar Castro, Jesús
mucho tiempo), llega siste- Gregorio, Rafael Spregel-
máticamente a un amplio burd, Rodolfo Santana,
abanico de públicos por los Arqueles Morales, José Ig-
cuales es muy demandada. nacio Cabrujas, Roger Mirza,
La mayor presencia de tea- Alan Bolt, Jaime Chabaud,
tro por países recae en el que Marco Antonio de la Parra,
se produce en Argentina, Lowell Fiet, Enrique Dacal,
Chile, Colombia y Venezuela Edmundo Desnoes, Samuel
en el Cono Sur; Guatemala, Rowinsky, Bruno Bert, An-
México y Nicaragua en tunes Filho, Juan Carlos
Centro-américa y Cuba, Gené, Fernando González
Puerto Rico, la República Cajiao, Grínor Rojo, Albio
Dominicana, Santa Lucía y Paz, Jack Warner, Luis de
Martinica en el Caribe. Tavira, Rubén Yáñez, Gri- 112
Aunque hay varios artículos selda Gambaro, César Ba-
113
dedicado a la danza (por dillo, Graziella Pogollotti,
países, especialidades e incluso a Francisco Urondo, Sara Joffré,
la de raíz indígena), su presencia no es significa- Javier Villafañe, Ramón Griffero, Florencio
tiva. Sánchez, Beatriz Rizk, Osvaldo Cano, Angel
La revista representa un vehículo para dar a Rama, Fernando Peixoto, Ugo Ulive, Laurietz
conocer el teatro que se hace en Latinoamérica, Seda o Juan Radrigán.
no sólo de autores consagrados sino de otros La lista sería interminable, pero no se pueden
muy jóvenes que, con el decursar del tiempo, dejar de mencionar otros nombres de la América
han devenido en reconocidos y prestigiosos dra- del Norte o del Viejo Continente cuya presencia
maturgos. Muchos de ellos publicaron su prime- en las páginas de Conjunto siempre despiertan el
ra obra en Conjunto, y una buena cantidad de interés de los lectores. Me refiero, por ejemplo, a
grupos se han nutrido de estos textos para engro- Eugenio Barba, Juan Antonio Hormigón, Rogério
sar su repertorio, que han presentado después en Paulo, José Monleón, George Woodyard, Patrice
numerosos escenarios, lo cual llena de regocijo a Pavis, Ricard Salvat, Tadeusz Kantor, Josette
su equipo de realización pues esa es una manera Féral, o a los Premios Nobel de Literatura Harold
también de difundir el teatro de la región y uno Pinter, Wole Soyinka, Darío Fo, Samuel Beckett,
de los objetivos fundamentales de la publicación Pablo Neruda, Derek Walcott y Gabriel García
desde su génesis. Márquez quienes, unos con artículos firmados
Sus firmas han prestigiado la publicación con por ellos y otros por ser citados a menudo o fuen-
trabajos teóricos, comentarios, artículos o ensa- tes de inspiración para textos dramáticos, han
yos. Quién no estaría de acuerdo con esta afir- enriquecido también con su presencia en una u
mación cuando se trata de teatristas, críticos, otra medida el teatro latinoamericano.
investigadores, actores, directores, dramaturgos Otro aspecto positivo de esta revista es la varie-
de la América Latina que son personalidades tan dad genérica de materiales que el lector puede
destacadas del teatro latinoamericano como encontrar en ella: ensayos, testimonios, entrevis-
Santiago García, Atahualpa del Cioppo, Emilio tas, artículos, reseñas y reseñas críticas, discur-
sos, declaraciones, encuestas, notas informati- porque estas tres materias, junto con los festiva-
vas, conferencias, crónicas, llamamientos, ensa- les, el teatro político y el teatro popular son las de
yos, convocatorias, cartas, ponencias o mesas mayor presencia en ella.
redondas, amén de los ya mencionados textos de Análisis crítico, desplazamientos, medios de
obra y, eventualmente, una nota editorial. comunicación (entre los que descuellan la prensa
También aparecen reflejadas más de 250 mate- y las revistas), improvisación, pedagogía, crítica,
rias, entre las cuales los eventos cubren el diez investigación, máscaras, giras artísticas, persona-
porciento de ellas, a saber: reseñas o artículos lidades, repertorio, teatro de vanguardia, de títe-
relacionados con festivales, premios, congresos, res, niños, universitario, popular y latinoamerica-
conferencias, simposios, encuentros, talleres, bie- no son algunas de las materias más tratadas,
nales, convenciones, forum, ferias, certámenes, mencionadas o analizadas en la revista. Dentro
celebraciones, cursos, salones, fiestas, semina- de las otras manifestaciones artísticas, las pal-
rios, muestras, concursos, semanas, panoramas, mas se las llevan la literatura y el cine.
jornadas y temporadas. Por ejemplo, hay impor- Buena parte del resto de esa larga lista de mate-
tantes festivales cuya historia puede ser recons- rias están relacionadas directamente con el
truida a lo largo del tiempo a través de las pági- momento histórico, social y/o cultural que esté
nas de Conjunto, donde aparecen reflejados y viviendo el continente en cada momento. Por
valorados los montajes y gru- ejemplo, con la muerte de Bertolt Brecht,
pos participantes, los encuen- sus trabajos irrumpieron
tros teóricos, los talleres, invi- en las revistas latinoame-
tados y la mayor parte de su ricanas y justo su presen-
programación. Tal es el caso cia en la América Latina
del Festival Iberoamericano ha sido uno de las mate-
de Teatro de Cádiz o de las rias más asiduamente
Temporadas de Teatro presentes en Conjunto. El
Latinoamericano y Caribeño triunfo de la Revolución
Mayo Teatral, por solo citar Cubana en 1959 fue un
dos ejemplos, pero puedo faro que se encendió
asegurar que hay referencias para Latinoamérica, que
a más de un centenar de fue tomando conciencia
festivales en todo el conti- de la situación en que
nente y no de manera aisla- se encontraba cada
da, sino con la sistematici- uno de sus países y las
dad con que se celebran y causas que la origina-
es posible seguir. También ban, las cuales fueron
están am-pliamente cubier- asumidas por los tea-
tos los En-cuentros de tristas con una nueva
Teatristas Lati-noamerica- óptica: surgen nuevos
nos y del Caribe, los procesos de creación
Premios Casa de las Américas, y con ellos nuevos
los talleres de la Escuela públicos. Así, la crea-
Internacional de Teatro de ción colectiva y el
América Latina y el Caribe movimiento del Nuevo Teatro imperan en los
(EITALC), los festivales de grupo y los alternativos años 60 y buen parte de los 70.
de Bogotá. La celebración del Primer Festival de Teatro de
La revista puede ser considerada una valiosísi- Manizales en 1968, que en esa ocasión tuvo
ma fuente alternativa de información si toma- carácter universitario y que después evolucionó
mos en cuenta la cantidad de publicaciones que hasta convertirse en un evento fundamental para
son citadas en relación con los artículos princi- el movimiento teatral latinoamericano, abrió la
pales, ya sea porque los autores se refieren a ellas época de los grandes festivales en el continente
directamente en sus materiales o porque las al que le siguieron el surgimiento de los
citan como fuentes consultadas. Otro tanto suce- Festivales Internacionales de Caracas y de
de con las instituciones y las organizaciones que Bogotá (lamentablemente los dos últimos han
son mencionadas a lo largo de toda la colección
ido perdiendo en variadas medidas el perfil con porque las salas de teatro fueron cerradas y los
el que habían nacido, perdiendo el interés fun- teatristas tomaron por asalto las calles con tre-
dacional que tuvieron en sus primeras ediciones, menda recepción por parte del público, un públi-
al relegar al teatro latinoamericano del protago- co nuevo, que surgía paralelamente al proceso
nismo que había gozado hasta ese momento). En social que estaban viviendo. De la misma mane-
el propio 1968, Conjunto se erige como Órgano ra, también había divulgado la génesis, repercu-
Permanente de los Festivales internacionales. sión e importancia del ciclo de Teatro Abierto
Pero es justo señalar que mucho antes, entre que tuvo lugar en Argentina entre los años 1980
los años 1961 y 1966 la Casa de las Américas y 1983.
convocó a Festivales de Teatro Latinoamericano Quiero destacar las referencias al teatro indíge-
y, durante esos seis años, La Habana sirvió de na, que si bien no es mayoritario dentro de las
anfitriona al movimiento continental, producién- materias abordadas, recorre una amplia muestra
dose en cada ocasión la interrelación y de sus expresiones: aymará, guaraní, quechua,
retroalimentación necesaria para los lati- náhuatl, quiché, zutujil, flaxcala, tarahumara,
noamericanos, manteniendo un trabajo chibcha, tzoztil, choi, tojolabal, trique y azteca.
sostenido y permanente de comunica- Con el advenimiento de las democracias en el
ción a través de Conjunto que, en estos continente en la década del 80, el discurso escé-
años, también reflejó el teatro de van- nico latinoamericano comenzó a cambiar; el len-
guardia de los 60, la irrupción y el desa- guaje teatral sufrió una transformación; el teatro
rrollo del Nuevo Teatro, los procesos de antropológico comenzó a hacerse presente y el
investigación y el teatro experimental. tema de la identidad se abordó desde nuevas
En 1969 surge la Corporación perspectivas; el teatro de grupo recobró auge, el
Colombiana de Teatro; se abren posibilida- que junto al teatro alternativo, el experimental y
des de intercambio hacia los Estados el de vanguardia conforman el teatro de nuevas
Unidos que centran la atención en el teatro tendencias; las formas de comunicación se pre-
latino y el chicano; en 1971 TENAZ (Teatros sentan más complejas, los códigos ya no son ver-
Nacionales de Aztlán) reúne a los teatros bales solamente, sino que cobran protagonismo 114
chicanos; y se rescatan aproximaciones al lo gestual y lo físico, el musical o el de máscaras;
115
movimiento de teatros independientes que alternan los discursos mítico, narrativo y ficcio-
tuvo un papel tan destacado en muchos paí- nal con el sonoro, el verbal y el visual; en la
ses. danza impera la danza-teatro, en cuyas puestas
La situación cambiará drásticamente con la en escena el lenguaje no verbal hace mayor su
llegada de las dictaduras militares al sur del presencia o desde el movimiento se dialoga con
Río Bravo: ya en Brasil en 1964 había habido la palabra. Y la revista da testimonio fidedigno de
un golpe de estado que dio al trate con el todos estos procesos.
gobierno de João Goulart; en 1973 se produce la
caída de Allende en Chile y se desata una repre- DE LA ESTRUCTURA
sión extrema en Uruguay; un año después muere Una de las características de la estructura inter-
Perón en Argentina; en 1975, con la suspensión na de Conjunto es la presencia de varias seccio-
del V Festival de Manizales, se abrieron las puer- nes: Entreactos, con carácter fundamentalmente
tas para el exilio en casi todo el Cono Sur. De noticioso, es la más antigua. En los números 1 y
1974 a 1986 se pierde la esperanza de integra- 2 apareció lo que considero fue el antecedente,
ción latinoamericana y se enseñorean en el con- bajo el nombre de “Información, notas”, pero a
tinente la censura, la represión, la violencia y el partir del número 5 ya aparece con el nombre
exilio y la revista, desde sus páginas, defendió las actual. Solamente no se publica en los números
causas más nobles de los pueblos latinoamerica- 7, 15, 17, 19 al 21, 23, 25, 35 y 39. Entre los
nos, denunció las prisiones, persecuciones y exi- número 27 y 59 la sección estuvo firmada por
lios de sus teatristas y luchó a brazo partido por Carlos Espinosa Domínguez y entre los 76 y 87
romper el bloqueo cultural imperialista al que por José Ramón Neyra.
estuvieron sometidos los latinoamericanos. Fue Al principio, todo lo publicado en esta sección
una etapa donde la publicación recogió con eran notas informativas y sin ninguna imagen
mucho más énfasis todo lo relacionado con el que las apoyara, pero poco a poco se fueron
teatro político, con el teatro popular, con el teatro incluyendo reseñas, reseñas críticas, obituarios e
callejero, formas que comenzaron a tomar auge incluso algún artículo y, en la actualidad, muchas
de estas unidades de infor- Argentina, Venezuela, Costa
mación están firmadas e Rica, Ecuador. A Brasil y
incluyen lo valorativo. A México se le han dedicado dos
partir del número 90-91 a cada uno), uno al Caribe, otro
comienzan a aparecer fac- al Primer Encuentro de Teatris-
símiles, fotos, logotipos y tas Latinoamericanos y del
afiches, lo que le ha dado Caribe, y otro a Manuel Galich.
a la sección una riqueza mayor. El resto correspondió a Teatro
La sección Últimas Publicaciones Recibidas para niños, Teatro latinoamericano para niños y
también tuvo antecedentes que aparecieron jóvenes, Teatro en Centroamérica, Teatro cubano
publicados, por este orden, bajo los títulos de la Revolución, Veinte años de teatro latinoa-
“Ultimas obras recibidas”, “Recibimos”, “Obras mericano y caribeño, Teatro y narrativa, El teatro
recibidas”, “Libros recibidos”, “Otras publicacio- por la identidad latinoamericana y Territorios
nes” y “Últimos libros recibidos”. La nominación infinitos del actor. Hay un número antológico,
actual comenzó a aparecer en el número 93, publicado en octubre de 1993, coordinado por
pero desde el anterior comenzaron a incluirse Vivian Martínez Tabares y dedicado a El teatro de
facsímiles de las portadas de la publicación que la América indígena, que recopila trabajos ya
son comentadas o reseñadas en esta sección. publicados con anterioridad referidos a dicha
Generalmente son diez títulos por número y el temática. Se preparó para la edición de 1993 del
destino final de los libros y revistas que se FIT de Cádiz dedicada a esta temática y fue
comentan, una vez que termina el proceso edito- coauspiciado por ese evento.
rial de cada número, es la Biblioteca de la Casa El dossier es una manera muy interesante de
de las Américas, donde el público los puede con- presentar información sobre un grupo, un crea-
sultar. dor o una temática cuando la misma no es sufi-
Anaquel de Libros incluyó reseñas críticas o ciente como para dedicarle un número mono-
artículos sobre algunas publicaciones llegadas a gráfico. No en todas las ediciones aparece esta
la redacción de la revista. Apareció por primera estructura, pero sí treinta de ellas incluyen dos o
vez en el número 39 y se mantuvo hasta el 92. más dossiers. Importantes han sido “Bertolt
El Índice incluye la relación, por orden alfabéti- Brecht en América Latina”, “Retablo histórico del
co del apellido del autor, de todos los materiales teatro en Nuestra América”, los dedicados a
(autor y título) que han aparecido en las revistas Chile, Nicaragua, Venezuela, la Unión Soviética,
Conjunto y sale generalmente cada cuatro núme- Uruguay, Perú, Brasil, Puerto Rico, Polonia,
ros y/o al término de un año. Ha aparecido en Francia y Colombia así como los dedicados al
veinticuatro revistas. Es una sección que apareció interculturalismo, el teatro de calle, la totalidad
por primera vez en el número 11 y no ha dejado de las ediciones de la Temporada de Teatro
de publicarse. Latinoamericano y Caribeño Mayo Teatral, teatro
La sección Colaboradores ofrece una breve de títeres, teoría teatral francesa, la escena
información de los autores de los trabajos de argentina contemporánea, la dramaturgia, el per-
cada número de Conjunto, relacionados por formance, el actor y la crítica, por sólo citar algu-
orden alfabético con una síntesis curricular de nos.
cada uno de ellos. Comenzó a publicarse en el Otro punto a favor de la revista es que ha dado
número 13 y solamente tuvo una ausencia entre a conocer, por primera vez en español, textos
los números 31 al 58. Entre el 79 y el 99 la infor- escritos en otros idiomas, para lo cual su direc-
mación aparece al pie de la primera página de ción se ha valido de la labor de cincuentisiete tra-
cada trabajo. Generalmente, y a partir de enton- ductores que han hecho su trabajo desde el por-
ces de modo estable, esta sección aparece en la tugués, francés, italiano, inglés, ruso, yugoslavo,
última página de la revista. alemán y hasta del náhuatl. De esta manera
CELCIT Informa y Últimas Actividades son Conjunto ha sido también la vía para que se
otras secciones que han conformado la revista conozcan en español textos teóricos que han
pero no han tenido una larga duración y en el marcado pauta en la reflexión y el pensamiento
caso de Hallazgos, Leer el Teatro, Páginas Vueltas en cada momento como por ejemplo, los dedi-
a Leer aparecen de manera irregular. cados a la semiología, que apareció en los años
Se han publicado veinte números monográfi- 80, el universo de la antropología teatral, a partir
cos, nueve de ellos dedicados a países (Perú, y sobre todo, del vínculo sostenido de Eugenio
Barba con el teatro de grupo en el contexto lati- talleres, festivales, coloquios y foros, que son
noamericano, y la presencia de Brecht en la espacios ideales para el intercambio y a los que
América Latina ya mencionada. accede a través de invitaciones que recibe debi-
do, fundamentalmente, al prestigio con que
PRESENTE, PASADO Y PORVENIR cuenta dentro del movimiento del teatro latinoa-
La última etapa de la revista Conjunto ha estado mericano. Gracias a su participación o la de
dirigida por Vivian Martínez Tabares, quien antes algún otro integrante del equipo editorial de la
de haber sido su jefa de redacción, venía de diri- revista en eventos de este tipo, se han podido
gir la revista del teatro cubano, Tablas. Con esto coordinar, por ejemplo, algunos de los números
quiero significar que al asumir la nueva respon- monográficos que han sido dedicados a un país
sabilidad, traía consigo una experiencia en el y que han cubierto, en más de ocasión, una
campo editorial teatrológico, que vertió de lleno ausencia significativa del teatro que se está pro-
en su nuevo desempeño. duciendo en el mismo. Es una manera de actua-
Bajo su égida, la revista se ha empeñado en lizar la información sobre la producción teatral
actualizar, desde el punto de vista teórico y del más reciente en cada caso y ojalá esas oportuni-
pensamiento, los caminos más contemporáneos dades fueran más frecuentes para el grupo edito-
del análisis, el papel del actor, la investigación, la rial de la revista, porque propi-
crítica, la dramaturgia en ciarían una divulgación mayor.
sus muy diversos aspec- Países como Belice, Paraguay,
tos así como la crítica, Surinam y las Guayanas o
que a mi juicio son temas buena parte de las islas
que están predominando del Caribe, por ejemplo,
en los últimos años en el serían muy beneficiados
teatro latinoamericano. en este sentido y el resto
Términos tan contempo- del continente sabría de
ráneos como postmoderni- primera mano qué sucede
dad, teatro de la desinte- dentro de sus respectivas 116
gración, performance, per- fronteras en el campo tea-
117
formatividad, liminal, escri- tral.
turas (término en el que En el sector de los pre-
incluyo nuevas formas de mios, Conjunto tampoco ha
escritura, escrituras invisi- estado ausente: en 1976
bles y rescritura del texto), obtuvo el Premio Ollantay,
dramaturgia catástrofe, otorgado por la Federación
multiculturalismo, no-luga- de Festivales de Teatro de
res, literalidad, teatro América (FFTA), decisión
emergente, Tercer Teatro, basada en que “Conjunto
teatro de la representación no es una revista cubana.
y de la re-presentación, Es el testimonio permanente
convivio, intertextualidad, de la constante evolución del
partitura y sub-partitura, interculturalidad, teoría teatro latinoamericano...”,4 y
y dramaturgia, en sus más diversos aspectos, en 1988, recibió la Placa de Bronce y Diploma en
están presentes en los trabajos publicados más la VIII Trienal Internacional de Libros y
recientemente. Publicaciones Periódicas de Teatro, celebrada en
Conjunto siempre ha tenido una visión desde la ciudad yugoslava de Novi Sad. También su
Latinoamérica, con una pluralidad de intencio- director, Manuel Galich, recibió el Premio
nes y conciencia de análisis desde y para el tea- Ollantay otorgado por el CELCIT, en la categoría
tro de la región, siempre con el superobjetivo de de Hombre de Teatro, en la edición de 1983.
servir de enlace dentro de nuestro continente y Cuando hace exactamente un quinquenio
entre este y el resto del mundo. Es en este senti- Vivian me llamó a trabajar en el Departamento
do que Martínez Tabares ha realizado, y continúa de Teatro de la Casa de las Américas para que me
realizando, ingentes esfuerzos de actualización a encargara del procesamiento analítico de
partir de dicha premisa pues a lo largo de los 4
“Premio Ollantay a Conjunto”, Conjunto n. 32, abril-junio
años ha mantenido una activa participación en 1977, pp. 2-3.
Conjunto, no me imaginé todo lo que iba a apren- ver por primera vez Potestad, interpretada por
der leyéndome la colección completa. Eduardo Pavlovsky en el Teatro Circular de
Pero tampoco tenía una idea exacta de la Montevideo o El viento y la ceniza, propuesta con
importancia de la revista. En la década del 80 yo la que llegó La Candelaria a un festival de teatro
trabajaba como programadora en la entonces convocado por la Asociación Sandinista de
Dirección de Teatro y Danza del Ministerio de Trabajadores de la Cultura celebrado en
Cultura, y dentro de mi responsabilidad tenía la Managua; haber programado aquí, fuera de una
de organizar las presentaciones de los grupos sala convencional, en el Palacio de los Pioneros
extranjeros que nos visitaban y, por supuesto, la del Parque Lenin, la obra Pluto, del Galpón, una
programación de los festivales, entre los que mañana en la que los niños se identificaron rápi-
tengo que contar las cuatro primeras ediciones damente con aquel actor (que si no recuerdo
del Festival de Teatro de La Habana. En mi labor mal, era Arturo Fleitas) que patinaba en medio
diaria contemplaba no solamente los grupos invi- de la puesta en escena; o la sorpresa que me
tados por el Ministerio de Cultura sino también causó cuando, en la fiesta final del Festival de
los que traía a Cuba la Casa Teatro de La Habana 1987 y del
de las Américas. XXII Congreso del Instituto
¡Cuántas veces me Internacional del Teatro
llamó Galich para pre- (ITI), César Vieira me dijo:
guntarme si podía venir “este festival es mejor que
a su oficina de la Casa el de Manizales”.
para entregarme los En aquellos momentos no
materiales publicitarios tenía una visión clara de la
del grupo que estaba lle- importancia que tenía la
gando en pocas sema- presencia en los escenarios
nas, junto con sus necesi- cubanos de muchas de las
dades técnicas. Yo venía obras que formaron parte de
apresurada y realizaba Teatro Abierto, que los
todas las coordinaciones espectáculos más valiosos
correspondientes para del momento eran vistos en
presentar el grupo en cues- La Habana u otras ciudades
tión tanto en La Habana cubanas, y de haber conoci-
como en otras provincias. do en los escenarios, talleres,
Tengo recuerdos muy encuentros o festivales inter-
vívidos de esa etapa, como nacionales celebrados en
los de haber conocido a Cuba o en el extranjero a
Patricio Guzmán en las una cantidad significativa
escaleras de la entrada del de directores, actores, drama-
Hotel Camagüey, ciudad a donde había previa- turgos, investigadores e incluso críticos, de los
mente programado la puesta en escena en la que más prestigiosos y respetados en el mundo del
él integraba el elenco junto con Leonor Manso; teatro, en una época en que aún persistían dicta-
haber disfrutado la obra Papi, protagonizada por duras en la América Latina o el intercambio artís-
Luis Brandoni y Marta Bianchi; el tremendo éxito tico con los artistas latinos que residían en los
de público que tuvieron en La Habana los grupos Estados Unidos no era tan fácil para los cubanos.
ICTUS, Rajatabla y La Cuadra de Sevilla con los No fui capaz de entender en esos instantes que
espectáculos Residencia en las nubes, Bolívar y con mi trabajo estaba contribuyendo a difundir
Nanas de espinas, respectivamente; cuando me lo mejor del teatro latinoamericano en Cuba y,
tocó atender al grupo Teatro 4 que, comandado para muchos invitados, en el caso de los festiva-
por Oscar Ciccone, emprendía su primera gira les, encuentros o talleres internacionales.
fuera de Nueva York y venía por primera vez a Ahora, con el distanciamiento que me da ha
Cuba. Fue la ocasión en que conocí a Ciccone y dado el tiempo y la lectura completa de Conjunto,
a Cecilia Vega, quienes años después realizaron número a número, he podido comprender la tre-
una importantísima labor a favor del teatro lati- mendísima labor de esta revista en su empeño
noamericano, latino y chicano desde el Festival de divulgar todo lo destacable del teatro de
Latino de Nueva York y el Shakespeare Festival; Nuestra América. Sólo mis compañeros de ofici-
na, actuales redactores de la revista, que son distribuidores, vendedores), por su empeño dia-
muy jóvenes y no tuvieron la suerte de ver rio en lograr que cada entrega llegue a sus lecto-
muchos de esos espectáculos o ver actuar a res trimestralmente, aunque para ello tengan que
varios artistas ya desaparecidos físicamente, salvar infinidad de contratiempos inimaginables;
saben la alegría que me produce, mientras estoy a la Casa de las Américas, por su apoyo de siem-
leyendo algún artículo, descubrir que supe de ese pre en todos los sentidos; a todos los amigos de
suceso de primera mano, vi una puesta en esce- varias latitudes del mundo que han mostrado a lo
na o conocí a esta o aquella personalidad en La largo de estos años su solidaridad para que la
Habana, Montevideo, Managua o Buenos Aires, y publicación pudiera mantener su asiduidad; y,
que en su momento esta revista los reseñó. por último, pero no por ello menos importante, a
En el número 10 de Conjunto, por primera vez todo el movimiento teatral latinoamericano y
apareció publicada en el machón la siguiente muchos otros intelectuales de otras partes del
nota editorial: mundo que, a lo largo de estos años, han colabo-
La Casa de las Américas, consecuente con su rado enviando sus trabajos para ser publicados,
propósito de estimular las expresiones cultura- lo que ha permitido que Conjunto se enorgullezca
les de América Latina, especialmente aquellas hoy de ser una revista especializada de primera
que no encuentran cauce bastante para su difu- línea en el mundo.
sión, creó la revista dedicada exclusivamente al Estoy segura de que en el medio siglo venidero
teatro latinoamericano Por eso, en las páginas ese espíritu de amor evidenciado por tantos ami-
de esta revista se recogen estudios críticos, teó- gos durante todos estos años no mermará ni un
ricos o informativos del movimiento teatral ápice, por el contrario, se sumarán otros muchos,
latinoamericano; el texto completo de obras y cuando Conjunto cumpla un siglo de existencia
inéditas y noticias sobre acontecimientos tea- será la revista de teatro latinoamericano más
trales de nuestra América. Creemos cumplir así codiciada por estudiantes e investigadores, perio-
un doble objetivo: ofrecer un campo para distas y pedagogos, teatristas y teatreros.
difundir lo que hacemos y pensamos en teatro
y romper la incomunicación entre nuestros tea- Agosto, 2009 118
tristas. Es decir, nosotros, los latinoamerica-
nto.
119
nos.5
76, otorgado a la revista Conju
Doctor Manuel Galich, estoy segura que, donde Premio Ollantay 19
ate
Foto: Abel Carmen
quiera que se encuentre, se siente muy feliz de
ver que esta que consideró su hija cuando estaba
a punto de cumplir veinte años, ha llegado a la
mayoría de edad, que goza de perfecta salud,
que evidencia la madurez de su existencia y que
no lo ha hecho quedar mal, porque la “educa-
ción” que le “enseñó” en sus primeros sesentidós
números, sus sucesoras supieron mantenerla con
mucho esmero, para que continuara regida por
los principios fundamentales por los que Usted la
engendró. Creo que la importancia que ha alcan-
zado Conjunto y el prestigio con que cuenta hoy
día, al cabo de cuatro décadas y media, es el
mayor homenaje que le ofrecen no sólo su equi-
po de realización y colaboradores sino todo el
movimiento teatral latinoamericano.
Como colofón, quiero felicitar al equipo de tra-
bajo de la revista en este momento en la Casa de
las Américas (directora, redactores, diseñadores,

5
Nota editorial aparecida por primera vez en Conjunto
n.10, a. 3. Se ha mantenido, con ligeros cambios aunque
no esenciales, hasta la fecha.