Sunteți pe pagina 1din 330

· CARLOS E.

ALCHOURRON
EUGENIO BULYGIN

Análisis lógico
.•<.·;'.,~·-· y Derecho
.•··~

Prólogo de Georg H. von Wríght

UNICO EJEMPLAR

. .
CENTRO DE ESTUD!OS CONST!TUCIONÀLES ;
MADRID, 1991
\.
'
Colección: «El Derecho y la justicia»
Dirigida por Elías Díaz

1
1
'
1
A Gcorg Henrik y
Elisabetb von Wright

1
t
por todo lo que Jes debemos

'
~

1;
1
t
;

i=~
>' 1
}'

1
.i
:{
1

1
Reservados todos los derechos
~ Carlos E. Alchourrón
@ Eugenio Bulygin
© Centro de Estudios Constitucionales
NlPO: 005-91...008~3
lSBN: 84-259-0R:96-5 Depósito Legal: M42623-t99t
Imprime: Prisma tnd. Grãfiea. 28037 Madrid
!NDICE

Pig.
Prólogo . ,·...... , , .............................•.. •.•.. Xl
lntroducción ........................................ " >XV
PARTE!. Lógic• y Normas ........... , . , . , .. , •• ,'.... .
I. Los argumentos jurídicos «a FortiorJ;; y a <fPaii);.. CarJOS E•. .-·
Alchoilrrón ........ , .............. :.·; .- • ~ ._ ... ,:., ...•.... :_ J -
2. Lógica de normas y lógica de proposícióiiéS · i.iormativas.
Carlos E. Alchourrón .................... ., ; .... , ; . . 25
3. Funâamel"lto intuitivo del discurso rtormativó·y su forma.:.> ·
lización. Carlos E. Alchourrón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SI
4. Von Wright y Ja filosofia del derecho: Carlos E. Alchou-
rrón y Eugenio Bu!ygin . . . . . . . . .. . .. . . .. . .. . • . . . . . . . · 69 ..
5. Prescripciones y normas: la teg.rÍa de· Castafieda. _Carlos E. ·
. :Atchourrón .......................... ; •... : .. .. . . . í03 ·
~ 6. La concepción expresiva de las normas. _Carlos E.. Alchou-
rrón y Eugenia Bulygín •.......... : . : . : . . . . . .. . . . . . 121
7. Fundamentos pragmátic-0s para .una · lógica -de-. normas.
Carlos E. Alc!Jourrón y Eugenia Bulygin . . . . • . . . . • . . . . '·tss
8. Normas, proposiciones normativas y enunciados jurídicos:
Eugenia Bulygin . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. 169
9. Tiempo y validez. E',ygenio Bulygin ••.•. , • . . . . . . . • . . . 195
1O. Permisos y normas permisivas. Carlos E. Alchourr6n y
Eugenia Bulygin .................••.•• ;'.,, •. . . . . • . . 21.'i
11. Libertad y autaridad normativa. Carlos E., Alc!Jourr6n y
Eugenio Bulygín ......•............ , . , • ; ...... ; . : . . . 239
12. Normas y lógica. Kelsen y Weinberger sobre la ontologia' '--·
de las normas. Eugenio Bulygín ..... , ........... ,·: . . . 249
13. Condicionalidad y Ia representación de las iíbrinaS JU:f'idí- ·
cas. Carlos E. Alchourrón ..........•.. >. ·; ••...• : .... 267
14. Peiigros de confusión de nivel en e1 discurso noÍIUatiVo. ·
Respuesta a K. Opalek y J. Wolenski. Carlos E. Alchou-
rrón y Eugenio Bulygin ....................... , , . . . . 28 í

lX
15. Conflictos de normas y revisión de sistemas normativos.
Carlos E. Alchourrón .. .. .. .. .. .. .. • . • • .. .. .. .. .. . • 291
16. Los límites de la lógica y e! razonamiento jurídico. Carlos
E. Alchourrón y Eugenio Bulygin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303

PARTE n. Problemas de la teoria general dei derecho .... 329


17. Sobre la estructura lógica de las próposiciones de la cien-
cia dei derecho. Eugenio Bulygín . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
18. El concepto de vigencia en Alf Ross. Eugenio Bulygin 339
19. Sentencia judicial y creación de derecho, Eugenio Bulygín 355
r
20,. Kant la Filosofia de Derecho contemporânea Eugenio
PR@LOGO
· Bulyg,n .. . . .. • .. .. .. • • • .. .. .. .. • .. .. • .. • .. .. .. • .. • 371
21. Sobre la regia de reconocimiento. Eugenia Bulygin .. . • 38-3
22. Sobre e! concepto de orden jurídico. Carlos E. Alchourrón
. y Eugenio Bulygiu _'.... • • • .. .. • • .. .. .. .. .. . . .. .. • • . 393 Conocí personalmente a Carlos Alchourrón y a EUgenio Bulygin
23. Teoria y técnica dê Jegislación. Eugenia Bulygin. . . • . • . • 409 en I 968, cuando por prímera vez visité Ia Argentina y dicté un ciclo de
24. Enunciados jurídicos y positivismo: respuesta a Raz. conferencias sobre lógica de.las normas. Mi auditorio estaba integrado
. Eugenia Bulygin .. • .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . • .. .. .. 427 casi exclusivamente por estudiantes y profesores de las facultades de
25. Definiciones y normas. Carlos E. Alchonrrón y Eugenio Derecho y no por lógicos o filósofos. Me impresionó e! alto nível de
Bulygiu • .. .. • • . • .. . .. • • .. . .. • .. .. .. •.• • • • • .. .. .. • . • 439 competencia filosófica y sofisticación de la joven generación de teóri-
26. Dogmática jurídica y sistematización de! derecho. Eugenío cos- y filósofos dei derecho en ese país. Ello se debía en gran medida
Bulygin .................... , .. .. . .. • • • • .. .. . • .. • • •
27. Sobre las normas de competencia Eugenio Bulygín ; . . •
465
485 • -según se me dijo- a la labor dei profesor Ambrosio L. Giojá, quien
había sido maestro de muchos de ellos.
28._ Validez y posJtivismo. Eugenia Bulygiu • • • • . • .. • . . . . . . 499 En aquellos aiíos la lógica deóntica era todavia una disciplina jo·
ven. Alchourrón y Bulygin -que, con e! tiempo, habrían· de conver-
PARTE li!. Algunos problemas filosóficos • • . . . • • • • • • . • • .
521 tirse en dos de sus más competentes y originales paladines- conocían
29. La metamorfosis de la analiticidad. Carlos E. Aléhonrión 523 e! tema, pero todavia no habían publicado nada a! respecto. Habían
30. iHay realmente un desacuerdo entre Strawson y Russell oído hablar por primera vez de esta nueva rama de la lógica a través
respecto de las descripciones definidas? Carlos E. Alchou- de un filósofo de! derecho Iatinoamericano que en Una fecha sorpren.:.
rrón .............................................. 535 dentemente temprana bahia intuído su importancia para la teoria jurí-
31. Omnipotencia, omnisciencia y libertad; Engenio Bulygin ---545 dica: e! profesor Carlos Cossio. .·.- ..
32. Negación y tercero excluido. Carlos E. Alchourrón • • . . 561 En 1969, Alchourrón publicó en la revista Logique et Analyse sú
33. El compromiso ontológico de las proposiciones acerca dei trabajo '"'Logic of norms and Iogic of normative propositions", cuy~
futuro. Carlos E. Alchaurrón ................ , . .. . . • . 567 versión castellana se incluye en este Iibro. Puede decirse que con esté
34. Verdad deóntica y valores. Carlos E. Alchonrrón y Buge- ,Jra.bajo _se inicia U!!!. líne~ central de argumentación que fuera,.poste-
nio Bulygiu. . . . .. .... .. • •.•• •• .. •• • .. • • •• •• • .. .... . • 591 riormente desarrollada en la monografia de Alchourrón y Bulygin
35. Sobre la adecuación filosófica de las teorlas de conjuntos. Normative Systems, publicada por Springer Verlag en 1971. Con este
Carlos E. Alchourró11 • .. .. .. .. .. • • • • .. • . .. • .. .. • • .. 611 libro~ los dos autores pa8aron, por así decido, a1 escenario internacio,;.
36. Sobre el status ontológico de los derechos humanos. na!. Esta obra sigue siendo hasta e! dla de hoy el más completo estudió
Eugenio Bulygiu .. • .. • .. • ... .. .. .. .. • .. .. • • .. • .. • .. • 619 monográfico sobre temas básicos de la teoria del dérecho realizado·.·:
con los instrumentos de la lógicá moderna y del anállsis conceptual.·:
Sus problemas centrales son algunas cuestiones perennes de la füosoffa, ..

X
deJ derecho. Pero, sus técnicas son aquéllas que los autores habían deI árnbito de la verdad o falsedad .. Las normasjurídicas,.eS àecir, las
aprendido estudiando Ios escrilos de Rudolf Carnap y de Alfred normas de1 derccho positivo tien~n este -carácter. -Paiá ellas .es ad.e-
Tarski. y algunos otros ciásicos de !a filosofia lógico-analítica. cuada una ·teoria expresíva de las normas;.=taI ·como c"onvlnceniemente
Deseo mencionar aqui separadamente unas pocas contribuciones han argumentado Alchourrón y Bulygin. -(Ver el ensayo "La concep-
de Ias muchas de Alchourrón y Bulygin. que me impresionan como ción expresíva de las normas'}. . .
particularmente importantes. . Sin embargo, si Ias normas no tien~n· vàlores de verdad, tcómo
La primera tiene que ver con la distinción entre normas y propos1- pueden darse entre eIJas relaciones ,.tales como contradicción o-conse-
ciones normativas. La ~istinción misma había sido sefialada·hacía ya cuencia lógica?, lCS entonces "posible" una lógica de las nor"xnas. una
? mucho tietilpo y es bien &fnocida. Pero. a menudo, su importancia ha lógica deóntica? A!gunos autores han pensado que Ja prégunta. debe'
sido minimizada o mal interpretada. ·rambién filósofos que la elabora- ser respondida con un no. Y, a su vez, la mayoría de quienes aàmíten
ron cuidadosamente no han visto con claridad la cuestión de si !a ló- esta posibilidad no han reflexionado sobre el problema. Alchóurrón y
gica deóntica es una lógica de Ias normas "mismas" o de las proposi- Bulygin se cuent.an entre los relativamente pocos que han desarroUado
ciones que dicen que hay (~xisten. h;i~ ~\ci0 dirt:?.d,1s) tales : ~ua\e:-. una lógica deóntica tomando en cuenta Ia naturaleza problemática de
normas. Así, por ejemplo, en Norrna y Acción, yo pensaba que la sus fundamentos. (Alchourrón, en un trabajo conjunto con A. A. Mar~
lógica deóntica era una lógica de la::; proposiciones normativas en las tino, ha argumentado en favor de una-relación de consecuericia lógica
que se "reflejan" rasgos lógicos de las normas gcnuinas. que es independiente de que sus términos tengan o no .valores de ver-
E!$,ta era una visión confusa e insatisfactoria del asunto. Lo que dad). .
CarloS A1chourrón hizo en el trabajo mcncíonado y, conjuntamente Otra contribución original de Aichourtóri. "j, ·Bul)'gih ·a·jâ··teória de
con Eugenio Bulygin, elaborara cn A-ormatiTle Systems y en varios ar- las normas -quizás la más importante- es su tratamiento.de la ·dero-
tículos posti;rlores, fué' subrayar la n-ecesidad de contar con lógicas gación. Por cierto, su concepto y también su papel en la vidâ deI dere-
separa.das para los dos tipos de entidades (norma, proposicíón norma- cho no han escapa.do a I;a atención de teóricos dei derecho anteriores.
tiva). Fueron, además, los primeros en desarrol!ar una lógica especial Perq, por lo que sé, nadíe antes que ellos había visto Ias peciiHarid"acteS
·para las proposicíones normativas. Uno puedc tener algunas reservas lógicas que la distinguen. Habitualmente, los actos dé derogación ha-
acerca de la forma como esta fue hecho. Pero, nadie puede discutir Ia bían sido considerados cornp..consl~tiendo símplemente en actos de•.
importancia de la empres~ mi_~ma. Ticne consecuencias de gran al.- e1lminacíón o "invalidación '' de àlguna. norma· díctada previa"rnente. · -
cance, por ejetnp,lo, para, eI tratamieãto de dos dificuhades notarias e1 ~ero: no habían sido estudiadas sistemáticamente las impiicaciones ló-
· · ia teoria tradicional de1 derecho. es decir. la posibi!idad de ulagunas" y gicas que tales actos pueden tener en el resto del sistema normativo.
de contradicciones en los sistemas normativos. Lo que los autores han lnterés particu!ar t!ene eI ~so en el que la derogación requiere e! re-
escrito acerca de esta problemática me parece ser de suma importan- chazo alternativo de al~na otra norma, a más de la derogada y, por
cia. lo tanto, conduce a una 1ndeterminación en el sistema. Una teoria sa-
Una lógica de las proposicioncs norn1ativas permite también dis- tisfactoria de la derogación establece también la necesidad de recono-
tinguir entre tipos de pennisiones que no pueden ser diferenciados fá- cer el status índependiente dei concepto~dê perm'isión en relación con
cilmente dentro de una "lógica deóntíca" de I ipo corriente. El status de el de obligación (prohibición). ·
.. ,'fá perrnisión es, como se sabe, un tóp!cc.1 controvertido en la teoría Una teoria de la derogación de las normas tiene interesantes con-
jurídica tradicional. Las contribuciones de Alchourrón y Bulygin a su tr~partídas an~lógícas en la _lógica de las acti~udes doxásticas y episté-
clarificación son otros de sus notab!es aportes. (Por ejemplo, en e! m1cas, es dec1r, en Ia lógica de la creencia y de Ia opinión. En
artículo "Permisos y normas permisivas"). pub!icaciones escritas en colaboración con Peter Gãrdenfors y David
Una proposíción que dice que ha.y tal o cual norma es verdader.a o Makinson, Alchourrón ha investigado estos análogos de la dcrogación
falsa, según el caso, pero, ;,es posible adscríbir valores de verdada las en Ia lógica de las normas.
normas mismas? Esta es una cuestión controvertida. Quizás, con res-
pecto a normas de algún tipo tiene sentido decir que pueden ser consi-
:\{~eradas como verdaderas o falsas, pero. normas que han sido dictadas
-~?: actos de ordenar o permitir o prohibir ciertas cosas quedan fuera
* * *

xm
He mencionado tan sólo algunas de las contribuciones de Alchou-
rr6n y Bulygin a la lógica de las normas (y de las proposiciones nor-
mativas). Lo he hecho, en parte, porque el tópico ha sido también µna
de mis Preocupaciones centrales durante: mi carrerá fiIOSófica y, en
parte, porque creo que estas contribuciortes'Son las más originales y
ricas de los dos autores. a la lógica y fa filosofia. Espero que mijuicio
sea correcto. Que.los· autores tienen muc.h_as más flechas en sus arcos

'
· filosóficos lo demuestran arnpliaine~i{à.fiJ!'~,:sus tra)>aj,Js tanibién ~·.
inclílidos en esta pub!icación. Para°l'(n .sólo menciónar âos: e! af!Ículo
de Bulygin sobre e! problema de! deteiminismõ ffa presciencia. con
raíces en el pensamiento medieval sobre la naturaleza de Dios, y .el de
Alchourrón sobre las concepciones de Russell y Strawson acerca de las
descripciones definidas: '
Esta colección de ensayos no es sólo tCstimonio de l"os aportes de
los dos autores .ai análisis lógico y a la filosofía del derecho. Es tam-
bién un bello ejemplo de cómo las diferenqias intelectuales y tempera- INTRODUCCION
mentales de dos personas tan ricamente dotadáS pueden fundirse en
una amistad filosófica y ofrecer una síntesis más fecunda que la que
quizás hubiera surgido de sus dotes, si se hubieran desarrollado aisla-
'.çlamente. ··

Helsinki, Finlàndia Georg HeJ\rik von Wright


Agosto de .1991 • f:
:-;i/.': '..
1

XIV
. ::': .-··· ·.:. - .: _. . . -> -::· .-: ·_

Este libro, que el Centro de•EsiÚcliôstonstitÜcionaiés ofre~ hoy a


los Iectores de habla castellana,-;côhtiene-Ia:· rirájcfr parte de 10s articu-
las publicados por nosotros a lo largo de 30 anos: desde 1960 hasta
!990. A excepción de los libros (Normlitive Systems, 1971, publicado
en castellano con el título .. de lntrodúcci6n a la Metodologia de Ias
Ciencias Jurídicas y SocíalesT 1975, y -So.b.JJ;..lli eXísténcía de Ias normas
jurídicas, 1979) este voiumeD·tólltiene·, j)ues/êàsi toda núestra produc-
ción correspondiente ai período indicado,El ·hechó de que gran parte
de los artículos aquí reunidos fueran ·escritos en ingiés y nunca apare-
cieran en castellano y los otros fuerari ·publicados en revistas o Jibros
que hoy son dífíciles de hallar puede ·Servir si no de justificación, aI
menos de excusa para reunir todos -los ensà}'Os en Un solo volumen.
Aunque algunos artículos aparecen firmados por· Alchourrón, otros
por Bulygin y muchos por AlchourrÇln y Bulygin, esto ocurre tan sólo
para preservar la verdad histórica; en· re'âliàad la coincidencia -en los
enfoques teóricos es tan grande ·que no seria ·deinasiado. exagerado
considerar que todos estos trabajós hàY~n·-salido de la misrà.a .pluma,
empufiada -según algunas maias ·Ienguas.;..._ pôr Carlos EµgeJJ._io ..Buiy-
rrón, un personaje mítico, que sôlo realiza. aé:tividades filosóficas.
Pues, los que nos conocen de cerca s·abên que, 'peSe ~ la largay fructí-
fera amistad, como seres humanos sotnôs muy diferentes en lo que a
gustos personaies y opíniones estéticás· o políticás se refiere y, en con-
secuencía, discrepamos respecto de ca5i todos)os temas que revisteil
verdadera importancia (política inlétnaéional, economia de mercado,
socialismo, iglesias románlcas, playas, vinos, mariachis, etc.), pero no

,XVII
CARLOS E. ALCHôl'RRON 'í HGEX!O BlilYG!.\'. l~TRODUCCIO:.:

'"'" li
eri cuestiones filosóficas. En este reducido campo reina la más absoluta
armonía.
Los ensayos están. divididos temáticamente en tres grupos; en el El" ensayo N. 0 1 "Argumentos jurídicos a fortiori y a pari" surgió
primero (Parte l) predominan los problemas lógicos que plantea el como una respuesta a Perelman, quien en 1960 dictó algunas confe-
estudio de Ias normas.· Aunque estos ensayos no se ocupan primor· rencias en la Universidad de Buenos Aires. Su tesis central era que la
dialmente dei derecho, su contenido tiene obviamente relevancia para lógica formal deductiva es incapaz de dar cuenta,de los argumentos
las normas jurídicas. Cabe decir que los ensayos de· Ia,Parte l propor- jurídicos típicos, que superan el "estrecho margen" de Ia validez lógica,
cíonan las bases teóricas que luego serán aplicadas en la Parte II a los pero son extremadamente útiles para er jurista. Por lo tanto, se re-
problemas específicamente jurídicos. quiere -siempre según Perelman- la elaboración de nuevas reglas
E! segundo grupo (Parte ll) está dedicado a temas de la teoría ge- capaces de justificar esos razonamientos jurídicos, entre los que men-
neral .de! derecho> pero como se trata de problemas jurídicos enfoca· cionaba los argumentos por analogia (a pari), a fortiori y a contrario.
dos desde el punto de vista lógico, resulta muy dificil trazar una línea Con ello Perelman creia continuar la línea trazada en la Retórica de
divisoria clara respecto-de los trabajos agrupados en la primera parte. Aristóteles como complemento de su Lógica.
-En algunos casos la inclusión en una u otra es un tanto arbitraria; asi> El ensayo trata de mostrar que la lógica formal es perfectamente
por ejemplo, los ensayos 22, 25 y 26 bien podrían figurar en la primera capaz de dar cuenta de tales razonamientos; se trata,' por lo general, de
parte. Su ubicación en:Ia segunda parte se d.ebe más que nada a razo- razonamientos entimemáticos que contienen ciertas _premisas implíci-
nes de simetria y de equilíbrio numérico. tas; una vez que esas premisas subyacentes se formülan en forma ex-
· ' El tercer grupo (Parte.III) .comprende ensàyos sobre temas filosófi- presa, los razonamientos muy bien pueden resultar lógicamente váli-
cos que.no guardan relación directa cone! dérecho, salvo el ensayo 36 . dos. El valor de la lógica consiste precisamente en que obliga a explici•
. . Dehtro de cada una de Ias tres partes, los'trabajos figuran en orden tar las premisas tácitas. Curiosamente, el mismo tema reaparece en el
cronológico, según la fecha de su publicación originaria, ,;. bien con último ensayo de la primera pane: "Los limites de la lógica y el razo-
algunas excepcíones. Así cuando e! lapso entre la redacción y la publi- namiento jurídico" (ensayo N.º 16), escrito casi treinta afíos después.
cación de un trabajo es demasiado grande se indica la fecha corres- También aquf se destaca el valor de la lógica formal para el control de
pondiente a la primera. Esto ocurre con los ensayos N.º 4 (publicado los razonamientos jurídicos, especialmente en el contexto de la justifi-
en)989, i 16 ailos después de haber sido.escrito!) y N.º 20 (que tardó 6 caciôn de las decisiones jü_diciales. La motivación inmediata para este
aiios en ver la luz). En virtud de su íniitJla conexión con su antecesor, trabajo fue un artículo (inédito) de Neil MacCormik; si bien MacCor- 1
el ensayo 7 figura a continuàción de! 6, aunque su publicación es pos... mik adopta una posición fundamentalmente deductivista, algunas de
terior a los dos que le siguen. sus tesis aparecen infectadas por errares, tales como la falta de distín..
Salvo Ia corrección de algunos errores tipográficos·.y Ia unificación cíón entre normas y proposiciones normativas, su tratamiento dei pro-
de los símbolos lógicos, los trabajos aquí reunidos se publican tal blema de 1a verdad y de. las valoraciones en los contextos judiciales.
como aparecieron en su mo~ento, sin modifica.ción ni reelaboración Estos errares parecen vincularse con una tradición que arranca de Pe-
alguna. Esto acarrea indudablemente algunos inconvenientes como relmari (o si se quiere de Recaséns Siches) y-Touhnin y que en nuestros
por ejemplo, Ias diferencias. en la terminologia,. una serie de rei,eticio.. dias han retomado los autores que trabajan en la l!amada teoría de la
nes que de otro modo hubieran podido evitarse, así como también argumentación (Aarnio, Alexy, Peczenik, Atienza y otros). En cierto
ciertas incoherencias.que no escaparán a la àtención dellector. Pues sentido, cabe considerar que Ja línea trazada por los ensayos 1 y 16 ·
no. ha de exttaiíar que a lo largo de treinta àfi,os hayamos cambiado constituye una especie de Leitmotiv de todo este libro: la convicción de 'I'.·
algunas ídeas; ciertos enfoques fueron abandonados· otros en cambio que la lógica formal deductiva es una herramienta metodológica básica
tuvi~ron un desarrollo ulterior. El obje!ivo de esia Intr~ducción e; e indispensable para el análisis filosófico en general y para e! estudio
prect!amente seiial~r tales cambios, destacar las ideas que nos parecen de las normas y de los sistemas normativos en particular. Esta posición
fructiferas y otras que no_resultaron tanto y suplir en algunos·casos el está reflejada también en el titulo de! Jibro.
trasfondo que motivó la.publicación de tal o'cual articulo.

xvrn
CARLOS E, Al.CHOVltRO;,.; Y El;Gf~IO Bc..c_LY_<c..11:'_
> _ _ _ _ _ __ INTROOUCC!ON

IIl (problema estudiado con mucha más amplitud en NormatÉve System.s,


pero que aparece tambíén en los ensayos -2, 3, 4 y 10) y el de íos
Uno de los principales temas que aparece en diversas formas y vaM conf1ictos entre normas (analizado con más detenimiento en los ensa-
riaciones en casi todos los ensayos de la Parte I y en unos Cuantos de yos 6, 7, !2, l3 y 15). Es precisamente láposibilidad de sistemas nor-
Ia Parte II es Ia distinción entre normas y proposiciones normativas. mativos incompletos e inconsistentes lo que hace interesante la distin-
Tanto en unas como en otras figuran términos tipicamente normativos ción entre las dos lógicas, pues respecto dé .. los sistemas complétos y
como ••permitido", ''prohibido", "obligatorio", etc., pero los conceptos consistentes- la distinción entre operadores· fuertes y débiles y los dos
expresados por estos términos son prescriptivos en las normas y de- tipos de negación desaparece y JaS dos ·Iógícas ~e yuelven isomorfas
criptivos en Ias proposiciones normativas. Seguimos considerando hoy (hecho que quizás pued'á'servir de explicaci6Íl deLporqué esa distin-
que esta distinción tiene una importancia fundamental para poder en- ción ha pasado inadvertida para un importante número de autores).
focar con algún éxito los problemas que plantea la lógica deóntica y, Las ideas expuestas en el ensayo 2 fueron desarrolladas en Notma.-
por ende, los problemas lógicos dei derecho. tive Systems y en los ensayos 3, 4, 6, 8 y 16. El ensayo 4 fue esCrito
Esta distinción aparece enforma rudlmentaria ya en el artículo que para un libra de homenaje a G. H... von Wright en la conocida serie àt
abre la segurlda parte (cnsayo 17), baju la funna de! análisis de íu Arthur Schilpp ~Library of Living Philosophers'.1 2 y conüene> adernás,
distinción kelseniana entre norma jurídica (Rcchtsnorm) y proposición un detallado análisís crítico de algunos conceptos céntrales de Nornia
jurídica (Rechtssatz). Pero donde esta distinción está formulada con y AccÉón 1• Entre tales conceptos figura ·en primer lugar el de la exis-
toda generalidades en el ensayo 2. En él se elaboran dos sistemas lógicos; tencia de las normas y su relación con la Consístencia o- coherencia,
uno para las normas y otro para las proposiciones normativas. La idea para cuya clarífi.cación la aludida distinción entre ~ormas·.Y proposi-
centE"âl es que eI sistema de lógica deóntica elaborado originariamente ciones normativas resulta especialmente releV~t:te .. Çabe agregar que
..P.W.. von Wright 1 ·es una reconstrucciôn bastante razonabie de la ló~ica esa distinción fue introducida: -aunque à,.,nu"eStÍ'o juicio no .suficien-
de Ias nórmas y no -como pensaron en algún momento von Wnght temente desarrollada- por von Wright precisamente en ese libro. La
mismo y los que siguieron- sus pasos en los a fios cincuenta y sesenta- insuficiencia del desarrollo se debe a! hecho de que von .Wright pre-
de la de las proposiciones normativas. Ai mismo tiempo se muestra fiere mantener la ambigüedad del. lenguaje corriente en su lenguaje
que Ia lógica de las proposiciones normativas es marcadamente dis- . simbólico y habla de dos interpretaciones (unfl preScriptiva y Ot['.a des-
tinta: aparecen en ella dos tipos de operadores normativos descriptivos criptiva) de los mismos símbolos en lugar_.de· introducir dos simbolis-
(fuertes y débiles) y dos tipos de negacióq (interna y externa). Además, mos difer~ntes. Uno de Ios objetivos· centrales- del ensayo .4 es suminis~
los operadores normativos descriptívos son en un importante sentido trar ·razoneS para la conveniencia âe tener dos simbolismos claramente
rel.itivos (a un sistema normativo), mientras que los operadores nor- diferenciados. Otro problema -planteado tamhién por von \Vright en
mativos prescriptivos son absolutos. (Este carácter relativo de los ope- ,Yorma J" Accíón- para el cual el uso de simbolismos diferentes para
radores descriptivos fue subrayado terminológicamente a partir del en- las normas y para las proposiciones normativas resulta de gran utili~
sayo 6 al introducirse en las fórmulas que expresan proposicioncs dad es eI de la reiteración de los operadores normativos. Cabe agregar
normativas un suscripto que se refiere al sistema normativo conside- que en un ensayo publicado en 1982 von Wright 4 llega a conclusiones
rado). substancialmente idénticas a las defendidas en el ensayo N.º 4 respecto
La importancia de la distinción entre Jus ·Goy,'lógicas deriva dei he- a ese tema. _. :.. ·.,.: · .. _.:.
_,·.:. _.. -~ho de que una serie de conceptos rnuy relcvantes 1 tales como la com- En una serie de artículos tratamos de poner de tnanifiéstO la impor-
·:"-:.':.:".:._'.,:;~pletitud y la coherencia o consiStencia (ambos términos son usados .. ·.- .,..... ····~
-···. .\J_:;i::_?_mo._sinónímos en distintos ensayos} de sistemas normativos"'"sólo i, ......... · .....· . . . .. ·.. . ..
_ .J P-. A•..SdtÜJp an L E. Hahn (eds.), The Philo$ophj, ôf Georg··Hénrík ·vori Wi{ghc,
}fr{f:P.µe.den ser caracterizados adecuadamente en la lógica de proposicío- HJ...ibrary of Lj..-ing Phílosophers", Open Court, Ia Salle, Illinois, 1989,
..._. :~ormativas y no en la de normas. Estos temas aparecen·en el dereM J G. H. von Wright. Norm and Action. A Lo_gical .faquiry, Routledgc·ancrKégan
...:~n la forma del problema de las \\amadas lagunas del derecho Paol, London 1963 (hay traduccíón castellana de P. Garcia Ferrero, J,forma. y Acción.
[/na investígación lógica. Tecnos, Madrid, 1970). , _ _. _ . _ _ _ _ _.
4 G, H. voo Wright. "Norms, truth and logic", e"rl A;· A. Martino (eâ.),' :Oéôntic
.or.g ffenrik von Wtight, "Deontic Logic-. :\.find. 60 (195! ), reproducido en Lo- Lvgic, Computatíonaf Linguistics and L<:gal Informa.tion Systems, North Holland, Arrts-
lCS, Routledge and Keagan Paul, London, !957. terdam et a!. !982.

. 'XXI.
CARLOS E. ALCHOUR.R.ON Y EUGENIO BULYGIN
!'.'<TROOUC<.'ION

tancia de la dlstincióÍl entre nornias y,próposiciones normativas a tra- cho carece·d~ lagunas y es_siempre comp.leto. Se.irata, empero, de un
vés de la critica de distintas teorias, en .las que esa distinción no es argumento falai. Si el principio .de prohibición es un.a proposición
admitida o no es reconocida cori suficiente .claridad.. Esto ocurre con normativa, caben dos posibilidades de entenderlo: ~ "permitido" signi-
autores como Castaiieda.(ensayo 5), Hart, Dworkin (ensayo 8), Wein- fi~a permiso débil, el principio resulta analíti_co y como tal no elimina
berger (ensayo 10), Opàlek y Wolenski (ensayos .!O y. 14), Cossio (en- nnigun~ laguna._ Si significa .permisó fuerte só1o. es contingentemente
sayo ·f!) Hilpinen (ensayo.15) y Aarnio (ensayo .26). verdadero respeeio·de aquellos sistemas que.son.completos (con lo
cual presupone lo qúe pretende probar). Y si el principio de prohibi-
c1ón es una northa, cotno tóda Ilonna; es contingente y, Cn.consecuen-
IV cia, no pertenece necesariameilte a todos los sistemas. La conclusi6n es
que los sistemas nàÍ'matiyoS "(y por consiguient~ el deieCho) no son
=

.·un: tema que está··en estrecha ·Conexió.Ir cbn el''anteriof es el del necesariamente comj:,Mos y muy bien pueden coriterier lagunas. Este
·concepto de permisión y· de n.orinas permisivas. ·Fue ·también von es el resultado dei análisis efectuado en Normativo Systems y :en el
. Wright quien en Norma y Acci6n introdujo ·1a 'distínción entre el per- ensayo N:º 1L · · · ·.
.miso fuerte y débil; pero -'como argumentamos en detalle en e! en- ·si bíen la noción de permiso fuerte presupone la· existencià de
sayo !O- no distinguió con debida claridad éiltre e! permiso fuerte normas permisiv~; ~n "Iós ensayOs 6 y 7 $e pril~ba que aun si no se
(que como·el débil es un elemento de la proposición normativa y, por acep~ran norm.~ pérmisiyas, "cabrla caracterizar. la noci6n de permiso
· .'lo ·tanto, es descriptivo) .y el concepto prescriptivo de permisióri que po_s1tivo, en contraposición a per~o. negativo, en tértmnos de dero~
;figura en la norma permisiva (cosa que· êl·niísmo·von Wright recono- gación (o más exactamente de recházo) y que el comportamiento ló-
ci6. algunos anos más tarde'): La falta de· una dara distinción ·entre gico de los dos pares de conceptos (permiso fuerte o positivo y permiso
estos conceptos es responsable de no pocas.confusiones de las que han débil o negativo) es esencialmente equivalente. .•
sido v!ctimas varios filósofos y·lógfoos (entre otros, Weinberger, Alf La importancia de là distinción entre la permisión fuerte o positiva
Ross, Raz y. Opalel<,-.y·,wolenski); como. tratamos de mostrar en el
' q~ surge de actos de autoridad (acto de permitir en el caso dei per-
aludido ensayo. Este tema ha dado lugar a una interesante· polémica. m1so fue~e y acto de rechazo de una prohibición en el del peimiso
con los conocidos .filósofos polacos Opalek y Wolenski, quienes ·en positiVo) y Ia pCrmisión débil o negativa se muestra.Sobre todo.en la
1973 publicaron un articulo titulado "On strong and. weak permi- perspectiva ~ináínica de creaci6n y derogación de las normas {enSayos
.·síons"-6. criticando la·distinción trazada por von Wright en Norma y 1.0 y Il). . ••.
Acción y por Alchourrón en e! ensayo N.0 2. EI ensayo N.º 10 contiene
, una réplica que, a su,vez, fue contestada etl 1986·7• El ensayo N.0 14 Cs
Ia respuesta a este artículo de Opalek y Wo1enski, pero no es el último V
.. de la serie) pues está· por aparecer en un número especial de Ratio
Juris dedicado a lógica deóntica, editado por Tecla Mazzarese, una El pr~b1erâ~ de la der9gáCión .comenz6 a inte~sarnos a mediados
nueva réplica de los autores polacos. de l_a década delos setenta. El.descubrimiento de.lá paradoja dedero-
El tel"!}a de las noiinas per.misivas y d.e ,los distintos tipos de permi- gac,ón fue lo que nos motivó a trabajar en este problema. Esta para-
sos es trat~do en ,os .ensayos 2, 3, 4, 6, 7, IO, 11 y 14. Entre los pro- ~oja Y.ª había sido advertida por Cornides. en 1969 •, pero ef"áutor,
blemas relacionados con este tema figuran la interdefinibi!idad .entre mexphcablemente,.. no le atribuyó mayor importancia. La . paradoja
"permitido" y "prohibido" y su incidencia en el famoso principio de consiste en. que. la eliminación de algunas normas dei sistema a conse-
que todo lo que no está prohibido está permitido (principio de permi- c?encia de .un acto de derogación no síempre es -.unívoca; en ciertas·
sión) que más de una·vez ha sido invoçado para sostener (lue el dere- circunstancias tal eliminación puede practicarse de distintas manetas
5 G.
según Cómo se la practique el resultado será distinto. Dícho en - '""· · '" ··
H. von Wright !982, obra· citada en la nota 5. términos: si de un conjuntq. de normas se sustrae un conjunto de 0mor•
6 .Rcchtstheon'e, 4 (1973) 169·182.
1
• K. Opalek-J. Wolensk~ "On weak and strong: permissions once more", Rcchtslh<10-
n~ 17 (1986) 83-88.

XXII
lITTRODUCCION

mas el resultado no siempre es -como podría suponerse- un con- que dé cuenta del carácter dinámico del oiden jurídico. Parte d~. esta
junto de normas sino una pluralidad alternativa de conjuntos. El tarea fue Uevada a cabo en el ensayo N. 0 9 que se ocupa de los múlti-
problema fue presentado por primera vez en un congreso sobre Lógica ples aspectos_ o dimensiones teI!lporales de las normas jurídicas. Aparte
Deóntica y Semántica que tuvo lugar en Bíelefeld, Alemania, en 1975 de los camb1os temporales de! orden jurídico como consecuencia de
en un trabajo que luego fue publicado en alemán y en italiano 9, pero actos de promulgación y derogación que dan lugar_.a suce"sivos siste-
este artículo no figura en la presente coleccí6n. Una versión algo mejo- mas diferentes (tíempo externo), hay otros problemas relacionados con
rada de este trabajo es el ensayo N. 0 22. Luego el tema fue desarro- la apHcación temporal de las normàs (tiempo interno). La distinción
Hado en Sobre la existencia de las normas jurídicas (1979) y en los e1_1t_re la pertenen~ia de Ia norma a un determinado sistema y su ap1ica-
ensayos 6, 7, 11, 23 y 26, así como en Alchourrón-Makinson 1981 10• El b1hdad a determinados casos muestra que ésta última no está en fun-
problema de la paradojade derogación fue "descubierto" aõos después ción de la pertenencia de Ia nor.ma al -sistema que corresponde al
en forma independiente por David Lewis I i. momento en que la norma se aplica. Con frecuencia se aplican (y los
El concepto de derogación es analizado en e! ensayo N.º 6 en dos jueces tienen a _menudo_ eI deber de hacerlo) normas derogadas, que no
componentes: el acto de rechazo mediante el cual la autoridad identi- pertenecen_al s1stema.v1gente en eI m.9mento de aplicación.· Este último
fica· Ias normas~que quiere que no f0rn,,.n ;'.':'-:- ~!·.,: sis:c,;~~ {y yu\.., 11u, ..:vn.,;c:rva, iin embargo, una Jfosición privilegiada en el sentido de que
lo tanto, han de ser eliminadas, si pertenecen al sistema, o no han de los criterios de apiicabiTidad últimos tienen que formar parte del sis-
ser incorporadas, si no forman parte de este último) y la eliminación tema que corresponde al momento temporal en que la forn1a es apli-
de las normas rechazadas conforme a cicrtas regias. Esto muestra, di- cada. ·
cho sea de paso, que si bien só[o pueden ser derogadas (eliminadas) La distinción entre los. conceptos :de pértenencia y aplicabilidad
normas que ya forman parte del sístema, nada irnpide que se rechacen que en el discurso jurídico se oculta debido ai uso indiscriminado del
por anticipado nonnas que no pertenccen al sistema, por ejemplo, .. t~rmino "valídez" que suele cubrir ambos conceptos, permite resolver
para impedir su futura incorpo.r.ación. · · yarios p-Y-ob1emas tra~íc~onales del derecho, como, por ejemplo, el de
EI tema de la derogación es especialmente importante para la di- la reforma del proced1m1ento para la reforma constitucional planteado
nárnica de los sistemas normativos en general y para el derecho (sis- por Alf Ross. · .
t7m':" dinámico por excelencia) en particular. Los actos de promulga- Cabe agregar que el problema dela dinámica del derecho resultó
c16n y _de recha~~ _,?-e la~ n,o:mas son .los que tienen por efecto que el ser un caso particular de un problema mucho más general: el de Ios
contentdo de un orden JUndico cambie en el transcurso del tiempo, lo cambias en las teorias, que fue desarroilado por Carlos E. Alchourrón
que det_ermina su .~arácter dinâmico. F.n consecucncia> el orden.jurí- Peter Gárdenfors y David Ma.t::inson en una serie de trab(\j"os ri. Est;
dico no puede ser definido como un conjunto de normas. Pa;a dar problema se ha convertido bajo el nombre de actualización de una
cuenta de este hecho se íntrodujo en cl ensayo ~.º 22 la dístinción bas: .ct:= datos ('"updati.ng") e~ un tema de gran moda en Inteligencia
terminológica entre sistema jurídico {como un conjunto de normas que Art1fic1aL En este sent1do Ia 1dea de la derogación result6-una de las
comprende todas sus consecuencías) y cl orden jurídico como una sc- más fecundas. ..
cuencia temporal de tales conjuntos normativos. br
i: Cfr. P. Gãrdcnfors, "Conditionais and cha:rlgcS:" beJief", en o:-"Níi~ÚuotoiR.
El cambio de los sistemas en virtud de actos de promulgación y Tuon:-da {eds) •. -The Logic of Epistemofogf and Scicntiffc Change, Acta Philosophica
derogación sugiere la posibilidad de dcsarrollar una lógica de sistemas Fenn1ca 3~, Nonh_ H:ollan,d, Amsterdam, 1979; P.-0-ãrdenfors, "Rules of rational chan-
ges of behef', Phüosoph1cal Studics, 34, University of ..Uppsafa,-1982; e. E. ·Alchou-
rrón D. Makinson, "On the !ogic of theóry change: contraction functions and their
9 "UnvoUstãndigkeít, Widerspruchlichkcii u11,J t:nbes(immtheit <ler Normentird· associated revisi_o~ functions", Thco'.ia 48 (1982) I4-37; P. Gãrdenfors, "Epístemic,im-
nungen", en A. Conte/R. Hilpinen/G. H. von \Vright (cds.) Dcont,:~chc Logik und Se~ por~anc~ and m1~1mal c~ang.e of b.ebef', ~ustralasian·{óurnal o[ Philosophy, 62 (1984}
mantik, Athenaion, Wiesbadcn 1977, y "lncompk1e1/it. contradditcoríetà e inde1ermina- !36 157. D. Ma~:nson, How to g1ve 1t up-. a survey of some formal aspects of the Jogic
tezza degli ordinamenti normativi" en G. Di Bcro,irdo (etl.). I.ol!i'c:a dconrica e :Seman1ic:1. ~: theo1;: change • 5.ynthesr:, 62 (1985) 347-3?3; C.. E, Alchou~rón/ P. Gãrdenfors/D:Ma~
U Mulino,. Bo!ogna, 1977. - kinson. On the !og1c of theory change: partia! meet contract1on and revision functions"
1~ C. E. A!chourrón/D. Makinson, "Hieran:hic:-. of regulacions and their Jogic~. en the Jo~ma! of Symbolic Logic. 50 {1985) 510-530: C. E. Alchourrón/D. Makinson, "0~
R. Hf1fpinen (ed.). New Studies in Deontic í.<1gic. Rt::ide!, Dnrdn:chr. !981. - the logic of theory change: safe contraction", Studía Lçigi.ca, 44 (1985) 405-422· C. E.
D. Lewis, "A problem about permission-. en E. Saarinen e1 ai. (eds). E$-'ii11-s in Alchourrón/D. Makinson, "Maps between some different kinds of contraction fu~ction:
Honour of Jaakko Hintikka, Reide], Oordrechl, !979. · lhe fin!te case··. Studia logica, 45 (1986} 187-198, y e! artículo citado en la <19ta. IO.,.

xxv
CARLOS E. ALCHOURRON Y· _EUG.ENIO BUl.Y_GIN
!NTRODUCClôN .

Yl.· Reichenbach ,s,.que ;.:,..a_diferencia de los operadores:normativos "O"


Y "P" en la concepción hllética.- no .forma parte dei significado de, la
A partir de]. ensayó N.0 2'hémos ·desarrollàdo la.sfntesis de ·una expresión "!p": En co"ú~e"cu~ncià "!p'~ no puede.ser ,negada·, ní tampoco
lógica ·de normas sin preocupamos mucho por la justifi~ión Semán- pu~~': ~nt~ar· en. combuiactones con otras expresiort_es- mediante con-
tica. Paralelamente fueron presentados variós sistemas de lógica de las 1unc10n, d1syunc1ón y otras conectivas lógicas. En esta concepción sólo
proposiciones· normatiVas,··algunos formulados como una.exté:nsión puede . hâber una lógica de las proposiciones calificadas normativa-
dei mismo lenguaje en que está formulada fa lógica de ·.lás normas y mente·:· Así' el corijunto de .las proposiciones ordenadas (por una dé-
otras. veces (a partir de Normative Systems) en un metalenguaje de! terminada· ~utoridad ·o conjl.Into de autoridades). que incluye ·todas sus
lenguaje de las normas; El rasgo saliente.de 11' lógica de las normas fue consecuenctas puede ser considerado como un sistenias.normativo. La
la aceptación acrítica de que las conectivas proposicionáles y, en par- lógicn..su!tanté no ,se reduce a la lógica proposicional,,porque a los
ticular. la negación podían ap]icarse directamente. a las normas, de tal efectos de la inconsistencia lógica se toma en cuenta también el factor
modo que la negación de una norma, por ejemplo "-Op", también pragmático de la intención normal de la autoridad que dieta la norma
resultaba ser una notma (ésta fue la crítica que nos hízo von Wrighi-en es decir, Ia intencióri . as·o·ciada a1- aéto de ordenar. _•
su ·contestación ai ensayo N.6 4 13), pero est9 implica que las normas Al advertir que Ia éoncepción expresiva de-las noimas goza de gran
sori. entidades semejantes ·a proposiciones, d.apaces de entrar en rela- PºP?l~ridad •!~ecialmente entre los filósofos de] derecho (desde la
cion~s lógicas entre sí. ·Para ello una norma ha·de ser concebida como teor:a 1mperah~~ta 4e Ias normas hasta el -último -Kelsen), nuestr.a in-
el Significado de una orãción normativa enforma alláloga a coiµo una tenc1ón al escnbir el_ensayo N.0 6 era explorar.Ias pos_ibili\lades con-
proposicíón es considerada como significad.o de una Qraci611.descrip- ··· cept?ales de la concepción expresiva y en este sen~:iá. iii:vé.sligación
tíva. El grave problema que se plant~~ p-at~~ éSta i:oncepción, que he- arroJó resultados· _ínteresantes; muchas ~istinciones·~c'Oiicef,tllales..que
mos denominado hilética, consiste êfi. explicar de qué manera entida- aparecen en Ia concepción hilétíç~ pu~den ser r~constr"u-idas en la con-
des prescriptivas que carecen de valores de verdad pueden ser portado- cepción expresiva, sienipre que se admitan, además de actos de orde-
ras de relaciones lógicas;· cuahdo éstas s<;>n ·definidas- en·términos de , nar o mandar, también actos de rechazo (cosa perfectamente cómpati-
verdad. El mismo problema se plantea respecto a la aplicación de co- ble co~ ~l. espíritn'de 1a cc:ncepclón expresiva), Ya hemos mencionado
nectivas proposicionales, definidáS,.usualmeiite· ên términos de verdad la pos1b1hdad d~ caracterizar dos conceptos de p~rmisión fuerte y dé-.
y falsedad (vgr. mediaI1te las tablas de la verdad). Tan grave es"este b1L Cabe tamb1én -'e-orno .sé pretende mosh'iúº ên el ensayo N.º 12
problema que el mismo fundador de la lógica deónticà, G. H. von -interpretar Ia evolucíón dé Kelsen en sus últimas obras (sobre todo
Wright, se inciínó en aigún momento-a considerar que Una lógica de en su obra póstuma Allgemeine Theorie der Normen) como acentua-
normas es imposibJe precisamente porque las normas careceu de valo- ~ión de su tendencia -~xpresivista y no como ~xpresióri de un iriaciona-
res de verdad 14. hsmo que algunos comentaristas cómo. Weinberger o.· Losano Ie han
Una manera de eludir estas dificultades consiste en aceptar que no querido atribuir.
h_ay relaciones lógica.$ entre nor.rµas y _q\J,e lp.. lógica deóntica-sólo puede Sin·étnbargo, desde el punto de ".ista de l;i lógica deóntica, el resul-
as_µmir 1a fOrma de una lógiêa de las proposiciones-normativas, es de- tado-no fue del todo satisfactorio, sobre toao porque_:no se pudo ofre~
cir, de proposiciones descriptivas de normas. Tratamos de explorar cer en Ia lógica de las proposiciones normativas una_ reconstruccióÍl
este camino en los ens_ay_os 6 y 7. Para la concepCión expTesiva el fe- satisfacto:ia de las ~?rmas condicionales. En este sentido, Weinberger
nómeno normativo consiste en un us.o _típico, deJ Ienguaje, el us_o pres- -con qwen ..mantuv1mos una fructífera e intereSante polémica ai res..
criptivo. Para indicar que Una ·proposici6n ~ue ordenada o prescripta 16
pecto - pa_~ece tener razón. Este fue el motivo "principal por el cual
usamos el signo"!". La expresi6n "!p" indicâ que la proposición p fue ·N.
ordenada (por una autorídad no especificada), pero ella ·no describe 15
Cfr. H. Reichenb.ach, Elemcnts of Symbolíc Logic. The MacMillan Company
l
este heého. El signo*'!', es .un mero iildi?ador pragmático al estilo.de New York, 1947. ' · · '
• tó Cfr. O...Weinberger! "'!'f1e expresive conception .of no'rm.s ".' an impasse for the
Cfr. el volumen citado en !~·!lota ·2.
13 logi.c of norms,, L~w an~ Philosophy4 (1985) 165-198, "On the meaning of norm sen~
14 tences, nonnat1ve m.cons1st~cr, and normative entailment. A reply to Carlos E. AI·
G. H. von Wright, "Pfoblems and prospects of deontic logic. A survey" en E.
A~zzi (cd.), Modern Logic ~ A. Survey, ReídeL Dordrecht, 1980. chourrón and Eugeruo Bulygin , Rechtsteoríe 15 (1984) 465476, y "Der normenlogi.sche
Skeptizismus", Recbtsthecrie 11 (1986) t3~J.

XXVI
lNTRODUCC!ON

0 autor no conocía lo que en InteHgencia Artificiai esLá difundido hoy


en las publicaciones posteriores al ensayo N. 7 vol.vimos a la ,c~ncep- como '"lógicas no monotónícas". Para quien esté famíliarizado con este
ciÓn hilética. El problema de justificacíón sem~nttca de l~ lo~tca de tema será claro que la teoría expuesta en este ensayo es una lógica no
normas fue abordado más tarde por Alchourron y Martxno , pero monotónica para las ca1ificaciones juríàicas que, además, puede fácH-
esto es otra historia. mente extenderse a otras áreas. Cabe agregar que en la actualidad esta
forma de enfocar e1 problema ya no nos parece satisfactoria y esto se
debe a la actitud crítica frente a las lógicas no monotónic'As. Tal acti-
Vll tud ha surgido en parte,.por Ia autocrítica al ellsayo 13.,y tam.bién por
otras razone.S que seriá demasiado largo expl_icar aqui (pero que ya
1 En el~ensayo N.º 13 se aborda e! problema de la formaliz~ci?~ de están insínuadas en el ensayo N.º 16).
las normas expresadas en e! lenguaje corrientc de los textos 1und1~?s
(sobre todo, legales). Es un fenómeno co~oc_ido que en .su ~xpres1on
corriente las 1_1ormas subordinan el establec1m1ento 9e
obhgac10!1:s Yel
otorgamiento_de derechos a que se cump!:'ln <le!('Tmi:!~da::- condic:0n:::s. vm
Sin em·bargo, las condiciones que e.xpresumcnte n1~nc1ona l.a n~~ma no
son todas las que el orden requiere para que surJa la obhgac1~n. o el La Parte II, como ya se ha dicho, cbntiene enSayos·:sohfé:Pro~
derecho en cuestión. En general, suelen omitirse aquellas cond1c1ones blemas lógicos en la Teoria General deI Dereçho, en los que se apHcan
negativas, cuya presencia impide el nacímiento de un derecho o de ~~a al derecho algunos de los resultados alcani:ados ep. la~Parte I. · · .. -
obligación. Uno de los procedírnientos en ei proceso de reconstruccion La distinción de Kelsen entre normas y_proposíciones jurídica"S"y Ia
racíonal del material jurídico consis1e en reformul~r ~ad~ .una de las crítica de su concepción de estas últimas como proposiciones de.deber
normas tornahdo en cuenta la totalídad dei matenal 1und1c~, _con e! (Sollsãtze) es el tema de! ensayo N.º !7 y este tema es desarrollado
propósito de agregar a cada una de las normas todas las cond1~1ones Y Iuego en Ios ensayos N.º 20, 24 y, sobre .todo, en el ·28, en _el que
excepciones que no figuran en ella, pero que se :nc~~ntran d1spe::as tambíén se analizan las tesis princÍpales del pqsitivismo de Kelseri y la
en las otras formulacíones normativas de! orden JUndico en cue:5t1on. incompatibilidad de estas últimas con algunas de sus doctrinas de ori-
Un procedimiento aparentemente alternativo consiste en considerar gen kantiano, especialmente su concepció.n de la vali5!'ez como fuerza
que no hace falta reformulación alguna de !as normas,. ~orque estas obiigatoria y su teorfa de la norma básica ..La distihCión entre el con~
últimas rio pretenden enumerar la totalidad de las cond1c_1on:s qu~ se cepto normativo de valídez (vaiidez como obligatoríedad) y ê{. ton-
requieren para el s.u:gimiento de .un der:cho o de una obhgaclón.' stn? cepto descriptivo (validez como pertenencia) permite formulár un:a

r presentar las condiciones que pnma f.1c1e ~an lugar a dcrechos ): nb!i-
gaciones, sin que ello excluya qu_e en c1rcunstanc1as _e~cepc1onales
pueda ocurrir que se den las cond1c1ones contemp1a9as y, s1n embargo,
no se generen los derechos y obligaciones estab!ec1d.os P?r norma. !ª.
critica a la norma fundamental kelseniana, que resulta inneceSatia
para Ia noción de membreda (es decir, pertenencia de las normas a un
sistema normativo) e insuficiente para fundamentar la obiigato:ríedad
de las normas jurídicas. . . . .. .. · ·
1 Se trata de considerar que las calificaciones n?rmau_vas 1und1cas so_n En el ensayo N.º 18, motivado por 1a::aparición del libl'o dé<Á1r
por naturaleza prima facie (en el senti.do. de Sir David Ross). o-.; di- Rós.r· On Law and Justice, se critica su ·concepción predictiva de la
1
L cho en términos más corrientes hoy en dia -- qut \as normas son de- noCión de vigencia y se formul? una propuesta alternativa··de art8.Iiiaf
rrotables" (defeasible). . . la vigencia en términos disposicionales·; una norma es vigente cuando
En el artículo se elabora una teoria de las caractenzac1ones norma- los tribunales tienen la.!=lisposición de usarla para just'ificar suS deci-
tivas prima facic, hacíendo aplicación de la teoría de cambio co:1re~ida siones. . . . .. . ·....... _._,. . . .·. :-· _ ...
en el artículo ''On the logic of theory change: safe contraco~n de La importancia de la justificación ·de -lá senie":riciajudicíal (Coriie-
Alchourrón y Makinson 18 • Cuando e! ensayo \:.º 13 fue escnto. su nida en los considerandos de la -sentencia.por oposición··a:-ra P~rte
dispositiva) es destacada en el ensayo N. 0 19. Se ttàta· de rriOstrar :que
11 C. E. A!chourrón A. A. Martíno. ''Log;,.; 1q11'1<n1< tnl!ii". Ralio Jurí$ J ( !990) el juez no crea derecho cuando se limita a aplicar titia ·norma general
46-67.
18 ver nota ! 2.
existente a un caso particular> aun cuando para ello deba dictar_u_na

xxrx
CARLOS E.-_AI.CHOURRON Y EIJGENIO, BULY(HN
~ ll\ílt.OOUCÓON

norma individual, sino cuando justifica su decisíón mediante normas E! principal reproche que se le formula a Raz es la identificación de los
generales nuevas. enunciados int~rnos de H~. con las proposicionesjurídicas de ·Kelsen,
El ensayo N. 0 20 se ocupa de la influenciá kantiana en la filosofia cuando en real1dad estas ultimas, siendo descriptivas y, por ende, ver-
daderas o falsas, corresponden a los enunciados externos de Hart.
·jurídica moderna. Tomando como ejemplo e! caso de Kelsen trata de
Ambos representan un intento de reconstruir los enunciados teóricos
mostrar que las ideas ligadas al idealismo trasctndental, tales como la
creacíón epistemológica del objeto de la ciencia jurídica y -la validez de .la ciencia del der7cho, ·mientras que los enunciadàs internos son
emI_ne?temente prácticos: son usados- para evaluar o guiar conductas~ _".,.
objetiva basada en la norma básica> resultaron poco fructíferas y fue-
ron paulatinamente abandonadas por Kelsen mismo. Su obra sólo es es d~1r, p_a~a expresar .exigencias, críticas, consejos, etc~ Por lo tanto,
kantiana en el sentido débil de que la filosofia dei derecho es conce- son enunc1ad?s n_ormattv~s que no describ~n ningún hecho y no son ni
bida a la tTianera kantiana como análisis de la estructura êonceptual de v~~{i~deros n1. falsos. Raz cree errt?neamente que las proposiciones ju-
la ciencia jurídica. Buena parte de la filosofia. anaütica moderna puede, 4'1~,cas de Kels.e11 ·pretenden aplicarse tanto al discurso teórico, como ai
en este sentido, ser considerada como kantiana en su espíritu. Los en~ discurso pr~~1co. De .ª1:-í·que su distinción entre enunciad~s jurídicos
sayos N.º 24 y, sobre todo, N.'° 28 constituyen una aplicación de Ia comprometidos, c~n~1c1~nales y. no comprometidos (detached state-
misma temática. men:s) ,re~ul_t~. ~spur11;, .~1n. _menc1ônar qu:e Ias dos últimas ,categorias
son 1nd1st1ngu1bles.. . :
En el ensayo N .º 21 se .analiza el funcionamiento de la regia de
recono.cimíento de H.art y:se llega a la conclusión de que esa· regla no Una ide"a.. interesante, Pero no muy satisfactoriamenté desarrollada,
es una norma, sino un criteriC?,<?Onceptual para la identificación de las se encuent~a e': el ensayo N.0 25. Se tratá de investigar el papel que en
reglas o normas -que pertenecen ai orden jurídico y que el deber dei los .te.XtOS JUr!dJ~OS (y Sobre f.pdo en Jos teXtOS !ega]es) desempefian las
J?ez de aplicar tales normas no proviene de 1a regia de reconocimiento, defimc1on~. La 1dea FS que numerosos artlculos de un código o de una
sino de aiguna norma del sistema, identificada conforme a esa regla. ley n~ conttenen_~or1il;~S, ~ decir, enunciados·qµe obligan, pr_ohiben o
Afi?s después de su publicación, este artículo fue objeto de una aguda permtten h~cer .u o~it!r, sino defmiciones, esto es,. regias semántiCas
crítica por parte de Juan .Ruiz Manéro 19, lo que dio lugar a una intere.. • que determ.1'!an e! s1snili~do de un término•. Seguimos .creyendo hoy
que el .aná)ISIS de las;defiruciones legales es un. tema importante, pero •
san..t~e dí~.cusión que apareció.en el N.º 9 de FJ_axa~ discusión-en la que
terc1ó, además de las partes directamêà.te involllcradas, Ricardo A. su realizac16J: en .e1 ej}sayo que nos ocupa es deficiente én varios aspec'.'
Caracciolo. · tos. Una·11plicac16n de ·una de las ideas esbozadas en este trabajo se
En e! ensayo N .0 22 se intenta reconciliar la concepción de! derecho halla en el ensayo N.0 27: tras analizar Ias explicaciones "clásicas" de
como un conjunto de normas con Ia idea, intuitivamente igualmente las normas de competenci~ es decir, de las normas qrie confieren po-
aceptable, de que e] orden jurídico cambia de contenido con el trans- deres Y pot~st~des, en té.rrrunos de normas permisivas (V:on Wright en.
curso de tíempo, sin·qué tales cambias afecten su identidad. Esta re- Norn:ay 1cc1ó!7), i:ior~~ imperativas índirectas 20, o cdmo reglas con-
?onciliación se logra ·rnç}.iiante -Ia -distinción -terminológica y concep- ~ecut.J.vas . , se intenta 1nterpretar estas últimas como definiciones. La .
tual- entre sistema jUrídiéo como un conjunto de normas que contie- 1dea de que las llamadas normas de competencia no.puedan reducírse.
ne_n todas su~ consecuencias, y orden jurídico como secuencia tempO- a normas de conducta por contener un ingrediente dtfinitorio parece
ral ·de tales s1stemas, a Ja que ya nos hemos referido. · · sana,. ~ero no es muy claro si tales normas pueden redticirse a meras:
En el ensayo N. 0 23 .se esboza una clasificaci6n ·de los distintos defin1ciones.
problemas _que plantea a1 jurista la legislación, con·especial rererencia , E1 ensayo N.º 26 surgió como una.respuesta a ciert.á~ Críticas diri- ·
aj ya mencionado problema de indeterminación al que dan lugar cier- g1das por Aarnio y por Niiniluoto a la concepción de Sistema jurídico
tos actos de derogación de normas. . · Yde las normas contenidà en Normative Systems. El ensayo trata de·,
El ensayo ~:º 24, qu:_surgió como respuesta-a un trabajo de Raz t9,. aclarar aJgunos puntos escuros en la exposición de Ia teoria e intenta .
~sboza una critica de la 1nterpretación que R;az hace de los enunciados formular con mayor claridad la distinción entre distintas tareas lleva~
Internos y extern~s de Hart y de las proposiciones jurídicas de Kelsen. das a cabo por los teóricos dei derecho: la identificaci61tde las normas
~~ Alf Ross, On Law .and Justice, .Stevens, London,. 1958. :.
19 Cfr. J. Ruiz Manero, Jµrisdicción y Normas, Centro de Estudios Constituciona- Alf Ross, Dirc-ctives ~nd No11!15- Routledgc and Kegan Paul. London, 1968. y
les.;·Madrid, !990• Scarle, Speecb A\s, Cambndge Un1versity Press, 1969.

.xxx
cA_R_L_o,_E._A_LC_H_o_~'RROX y E\'(;r:,.::.'º:'...'.'.."::.'·::.YG:::'::.'-------
________ INTROOUCCJON

.,1
jurídicas, Ia sistematizacíón y las modificac!ones dei. ~isterna. Dentro extensivos constituye la justificación d_e la ·tesis del empiricismo JÓgico
del rubro ••sistematización" se presta especial atenc1on a lo que fue de que todas las proposiciones a priori son analíticas. Junto con este
llamado rcformulación dei sistema y se muestra a la luz_ del problema ensayo se publica un comentariO. poétiCo_ ;.hasta ahora inédito-de
de la derogación que disti~tas formulaciones de dos conjuntos de T'.aomas Moro Simpson. . .. .. ·....

1
normas normativamente equivalentes pueden, no obstante, dar lugar a El objetivo dei ensayo N.º 30 es ffiOstiar que -contrariam.ente a la
dos sistemas diferentes. Por último se anaiizan diversas técnicas que creencia generalizada entre los filósofos- la teorfa de las descripciones
usan los juristas para modificar el sistema a los efectos de la e!imina- d~ .Russell y la teoria d.e, Stra.wson eXpuesta .~n -~On Referring 1t .sólc
ción de lagunas, contradicciones e lnjusticias, es decir, defectos.que los d1fieren en la presentac1on .. ·No hay díferencias sustanciales entre las
sistemas jurídicos presentan a la luz de las exigencias de que e! derecho dos teorías, por Io cual no puede considér:arse -como se hace habi-
sea completo, consistente y justo. tual:nente- que Strawson haya puesto de manifiesto algún error en la
teona de Russell. . . ·>-':.·· _.,.... .
Stra\\'.SOn sostiene que los entinéiadOS ·_qúe· Ôo tienen referencia ca-
IX recen de valores de verdad. Cabe mostrar, sin embargo, que en Straw-
son ~ay dos nocior:es ~~ falsedad: un enu_nci~o es falso, en un primer
La Parte Ill es la más heterogénea de todas, pues está integrada seD:ttdo, cuando el 1nd1v1duo no t1ene la prop1edad que el enunciado Ie
por ensayos sobre diversos problemas filosóficos {!a mayoría no rela- atnbuye Y es falso, en un segundo sentido, cuando no es verdadero. La
cionados en absoluto y aJgunos, salvo e! último, relacionados sólo muy misma diferencia, si ?ien presentada en un .Ienguaje distinto, se en-
tenuarnente con el derecho). cue~tra en Russ~ll baJo la for~a de la distinción entre figuración riz;i-
En el ensayo N.º 29 se analiza la e\"olución de las nociones de lo mana y figurac16n secundaria de -las frases descriptivas. Las dos
analítico y de.lo a priori desde Kant hasta nuestros días. En la concep- formas de negación de un enunciadô' predicativo .en Russell -coires-
ción ·cte Kant tanto las proposicioncs aritméticas, corno geométricas ponden exactamente a los dos sentidos" de falsedad de S.trawson sólo
son sintéticas a priori. Frege muestra que las pro posiciones aritméticas que este últim<: lo exp~es:1' e? el metalenguaje,.mientras que en R~ssell
son analíticas, para lo cual se vc ob!igado a redefinir y ampliar e! '1 las correspond1entes_ d1st1nc1on~ aparecen .en. el Jenguaje objeto. Pero
concepto de lo analítico, y es Poincaré quien seiia!a que también son desde el punto de vista semántxco Ias _dos teorias .no· difieren en este
analíticas Ias proposiclones geométrícas (a} menos !as de la geometria punto. . .. ..... ..... ·.·.· . .
pura), ya que los axiomas de la geometria no son más que definiciones Los ensay'?:s N .~ 32 Y.}? .se refiere.U .à. lá teoda -de. conjuntos~·aunque
implícitas. El concepto de lo analítico es definido con rigor por Car- e~ tema dei pnmêro ~e ellos es la negación .Y su relación con e! princi-
1
nap mediante su método de construcción de knguajes artificia!e::i. Su pio del tercero exciu1do. En la lógica escolástica aparecen dos formas
noción de postulado de significación e:.1á destinada a precisar las dcfi- de negación de términ?~ (a difere.nci~ de la .negación proposicional);
nicíones implícitas de Poincaré. Por otra parte, fueron las invcstiga- una, en la que Ia negac1on de un termino lleva a un término privativo
ciones de Poincaré respecto dei caráçtcr apriorístico de las pro posicio- que ~o sat~sface eI principio del ten~~ro excluido y que compromete~
nes geométricas las que motivaron la nece::;idad de reelaborar cl con- la ex1ste?C1~ de una prop1eda? n:gau;a, y la_ otra ,..:n Ia que Ia negación
cepto de lo a priori. Esta tarea fue !!c\·ada a cabo por C. 1. Lew)~. Si de un termino Ueva a un termino indefinido. esta última no tiene
bien la motivación fue distinta: semântica cn d caso de Frege y Car- compromiso ontológico a1guno Ysatisface el principio de tercero ex-
nap y pragmática en el de Poincaré y Lewis. !O!i conceptos de lo analí- cluído. pero los térm·inos indefinidos son considerados .por muchos
tico y de lo a priori resultan coe.xtensíYos. Las críticas de Quine y autores como meras ficciones lógicas, lo qué conduce a su rechazo poi'
Morton White a la noción de·ana!iticidad, basada.s en la necesidad'de razones ontológicas. . .· .... ".- ,.. · · · .· .. ·
recurrir para su caracterización aI significado intensional, resultan in~ . ~u~osamente en 1a ~eoría de corijuTitos moderna aparecé.'-ià:nílsma
justificadas en la medida en que es posible determinar un correlato d1st1nc16n (aunque motivada por razones diferentes): la negación de
. pragmático para la noción semántica dt intensión. Carnap ha n1os- una c~as.e admite .d.os interpre.taciones, según .si tenga o no compromiso
trado que se trata de un concepto empírico y científicamente verifica- o.nt.olog1co, En la tnterpretac16n comprometJda la aceptación de! prin-
·.... ~le, lo que permite definir una noción pragn1ática de analiticídad. El cipio d,el tercero exclwdo !leva.ª la aceptación de la clase universal y la
:.:.'.))\\~ue los conceptos de a priorí y de lo analítico resulten finalmente co- mayona de las teorias de con1untos no la. admiten. Este rechazo co-

xxxm
. CARLOS E. AlCHOURRO~ Y EUGESIO BUL YGJN . INTRODUCÇION ...

rresponde a la nO ·aceptacíón de genµinas.propiedades como referencia Por razones _similares, .si el .hombre· CS' libre, Dios--no puede crear un
de los términos negativos. En consecuencia, .la- negación no satisface el mundo en todos sus detalles: aquellos aspectos dél mundo que depen-
principio de tercerO excluído. En Ia .inte,rpretación no comprometida, en den de los actos libres dei hombre no pueden ser creados por Dias, so
. cambio, la negació'n satisface. el principio .del ..tercero excluido, pero pena de aniquilar la libertad de! hombre. En forma similar se sostiene
carece de compromiso ontológico y !leva.una te'õrla virtual de Ias clases que Díos .. no puede conocer los futuros contingehtes y e~tre ellos los
que es el análogo'·con.temporáneo;.~ l? teoria de los términos indefinidos futuros actos libres de! hombre. Pues, si à diférenciâ del pi!Sado que es
como ficciones lógicas. Hay' ún càsi.exacto paralelismo con la lógica lineal, e! futuro está (no sólo epistemológicamente, sino ontológica·
escolástica. En dêfinitiva, Ia noCíón de negación aparece más vinculada mente) ramificado, entonces las proposiciones acerca de los futuros
a! concepto de exclusión ·(principio de no contradicción) que a! de contingentes carecen de valores de verdad. Pero sólo es lógicamente
exhaustividad (tercero excluído). · posible conocer las proposiciones verdaderas. Por lo· tanto, el hecho de
--E! ensayo N. _35 sefiala un grave problema que .afecta a casi todas las
0
que Dios no conozca algo que es lógicamente imposible conocer es
teorias de· conjuntos. Con la ·exce.pción. dei sistema de -New Founda- perfectamente cornpatible con su omnisciencia.
tions de Quine, las teorias de cônjuntos de t_ipo Zermelo-von Neumanq El e_nsayo N.0 33 profundiza. el tema de las proposiclortes acerca de!
no admiten Ia clasC universal, es decir, una clase a .la que pertenezcan futuro. Una proposición acerca dei futuro, corno Por ejemplo, "MaN
todas las entidades. Esto da lugàr à la llamada paradoja de úrayen: iíana habrá una batalla naval o manana no habrá .unà batàlla naval"
Raúl Orayen ha demostrado que la lógica dei primer orden (la parte admite varias interpretaciones ·diferentes. Una de ellas está ligada a!
semántica de la metateoria dei lenguaje ,en el que la teoria de conjuntos ·determinismo,-es "decir, determinación-del futuro por el presente, otra
es formalizada) requiere la existem;ia ·de 'la clase_uitlversal que fa teoria (independiente de _la primera) está conectada con erprincipio dei ter-
de conjuntos· fonnalizada en el lenguaje·objeto niega. De esta manera cero excluído. Otro problema distinto es la realidad dei futuro, que
resulta .que la teorla niega la existencia de una entidad que es reque- permite distinguir entre e! determinismo ontológico (una tesis que pre-
rida por la interpretación (estândard) de esta misma teorla. Si bien las supone la unicidad de! futuro, pero independiente de. su realidad) y el
consecuencias de. esta paradoja no. hart. sid.o ~xpl_oradas, cabe conside- • determinismo semántico quê está ·comprometido ,da realidad dei fu·
rar que las teorias de conjuntos de la tradición Zermelo-von Neumann turo. ~ cu~sti_ona.miento de los. principios· lógicos está, ·a su vez, vincu-
son filosóficamente inadecuadas. Una ..teoría de conjuntos, sin clase Iado. con e! segundo,· siempre que se acepte el concepto de verdad
universal no es·tinà teoría gêneialâê:conjuntos (que.es la aspifiíción de como correspondenêia y se exija correspondencia tanto para Ia verdad
la teoria de coajuntos), aunque sea.muy útii como teoria parcial a los como para la falsedad de las proposiciones.
fines de la recbnstrucción de la matemática. Como se ve hay una Hnea
común a los ensayos 30, 32 y 33, que están basados en dos sentidos de
..-negación (falsedad), con'o sin eompromiso ontológico.
XI
X Los ensayos ·N.0 34 y 36 son los únicos que se ocupart···de temas
éticos. Ambos artícµlos trasuntan claramente la posición esdptica de
El ensay~ N.º 31 planteá la pregíinta,acerca de la compatibilidad !os autores respecto _a la posibilidad de! conocimieiit<J de los valorés.
entre los conceptos de omnipotencia divina, por un la~o, y Ia libertad , E! primero pretende mos'.trá'r"ios presupuestos _que subyacen aJa
del .hombre, por el ·Otro. Se sostiene que Ia omnipotenc:ia no significa atribución de verdad a los enunciados deóntieos. Las eondici<>nes de
que Dios puede crear1o todo -sin restricc~ones. Hay ciertos lfmites que verdad de tales enunciados están dadas· por varias factores, entre los
Dias no puede traspasar y estas limites ~on compatibles con su omni- que cabe destacar Ia. situación fáctica en que se encuentra el agente, las
potencia. En primer lugar, Dios no puede crear mund_os lógicamente futuràs alternativas de acción de las que éste disponeyel orden jerár- ·
imposibles; en segundo' lugar, no puede tampoco creai: ciertos mundos quico de las distintas alternativas o historias. Se· anaUzan dos concep..
lógicamente posibles, pero cuya creación por Dios daria lugar a una cioneS básicas: realismo y conceptualismo en materia de valores. Para.
contradicción. Un mundo no cre-ado por Dios es petfectamenté posi- e1 realismo los valores y, por ende, el orden jerárquico de las historias
ble, pero seria contradictorlo que tal mundo fuese creado por Dios. están en la realidad, forman parte dei mundo; esto no precluye, _:-:

XXX!V
,1
C'A.RLOS f. At.C'HOl!RR().', Y l'IJGE:,;JQ JH~LYGí:'i

embargo, la posibilidad de cambio de la verd ad deóntica conforme


cambien las circunstancias fácticas en !as que se realiza la acción. Para
el conceptuallsmo los valores son constituidos por el hombre; en con-
l
secuencia, los juicios acerca del orçfen jerárquico de las álternativas no
son verdaderos ni falsos y han de ser justificados de otra manera. Esto
permite distinguir, a su vez, entre dos variantes dei conceptualismo:
absolutista y relativista. Para la primera todos los hombres que se en-
cuentran en condiciones ideales de imparcialidad y conocímiento acep~
1 tan la misma jerarquía de las historias; !a segunda varlante admite que
< puede haber discrepancias aun entre sujetos en condiciones idea!es. La
justificación dei ordenjerárquico reside para los absolutistas en el con-
senso en coridiciones ídeales (contrafácticas), mientras que los relati-
vistas buscan -acuerdos efecüvos en e! grupo social.
En eI ensa)'o N. 0 36 se plantea !a pregunta acerca del status ontoló-
gico de los derechos humanos desde el punto de vista no cognosciti- PARTE I
vista de valores, es decjr, de alguien que no acepta que halla juicios
morales verdaderos y cuya verdad sea objetiva y accesible af hombre. LOGICA Y NORMAS
Desde esta perspectiva los derechos humanos son exigencias que se
formulan a las·órdenes jurídicos para que éstos los íncorporen al dere-
cho. La fundamentación de los derechos humanos en derecho natural
o en una mora] absoluta ·cfea la falsa sensación de seguridad; recono~
cerque los derechos humanos son una obra de los hombres y que su
efectividad depende de lo que haga e! legislador positivo subraya la
importancia de Iuchar por su creación en e! derecho positivo y de cui- '1
dar. que los derechos humanos no sean avasaUados o aniquilados.
Quisiéramos expresar, por último, nuestro profundo agradecimien-
to al Director dei Centro de Estudios Constitucionales, Profesor Fran-
cisco Laporta, por su tenaz insistencia y persecución, sin las cua!es,
dada Ia abulia de los autores, este libro no se hubiera publicado, así
como a Pablo· y a María Eugenia Navarro, quienes con gran paciencia
dedicaron un enorme esfuerzo y no poco tiempo a la corrección de las
pruebas.

Buenos Aires, octubre de 199!


1. LOS ~R~UMENTOS JU;IDICOS '
A FORTIORI Y A PARI*
' ' '

' Cá~l<is E. Alchourr6n ...

"":···· 1: lNTRODUCCION '

~. P~ j~i~cai·~ui ~~rdottes lo~ ;urisl~ .re~ufte~: con·~~e~e~~ia . ,;


a ciertas formas de. argumentaci6n. que"'!" ~l!PO!le, .están.. basadas. en
• principios expresádosgénerálmente'eíudagios:TaJ ,is'el.éa'so'de algunos
. de- IoS .IlainadQS·.·argumeritos jurídicOs a fortiori y á pari. Asf,. por
ejemplo,el argumento a maiori ad}ninus -e! que tfone derecho alô más
tiene derecho a lo.merios- y e1 argumento-a mínori ad maius -sí está
prohibido· li>' menos está prohibido lo más-. Los argumentos a fortióri
y a pàri son usados gerieralmenté COn el propósito de extender el ámbito
de .aplicabílidad de las normas existentes. Ellos constituyen las dos
especies dei Hamado argumento por analogia.

i. La mayor ·-parte de- IâS obr~s jurídicas""· cfUe me~~ion~ estos


argumento_s los consideran instrumentos que Ia lógica· formal pone a
disposición dei jurista. Aftalión, Garcfa OIano y Vilanova nos dicen que
esas «argumentaciOnes aforísticas (son) reducibles en última instancia a
operaciones Iógiç.as>> 1• En el mismo seritido se expresa F.· Geny2 • Borda
afirma que los adagios no son <<Sino preceptos Iógicos» 3•

• Publicado en Revista Jurídica de Buenos Aires, 1961, IV,· 177~199.


I Aftalión, E. R., Garcia 01ano, F. y Vilanova, J., /ntroducción ai Derecho. Buenos

Aires 1956, p. 459, T. 1. . •


2 Geny, F., Método de interpretadón y fuen1es de derecho privado positivo, Madrid .,
1902, p. 29.
1 Borda, G., Derecho Civil, Parte general, Tomo I, p. 178.
!.OS ARGl!MENTOS JUR!DTCOS A FORT!OlU Y A PARI
CARLOS E. Al.("HOVRRON

variables, las que el jurista utilizará paia. evaluar Io-s. razon~mientos que
Esta maner_a de catalogar dichas forma~ .de ar_gumen_tación ~a
'b 'do sirt duda a címentar el gran prestigio que ellas tienen pa,a se dan en su campo. ... _ . . . ._ .. · ..
cont~1 u1 u~ores Es' concebible que haya ocurrido así, pues los Se ha generado así entre los juristas U.Ila espeCie de desprestigio· de la
m~c .º:o:ló i"co; son considerados como verdades necesarias qu~ no es lógica formal. Muchos de ellos suscribifán complacidos el aforismo de
Bacon: ({La lógica hoy en uso sirve más para ftjar y consOli<lar errores,
pn~~\~1dejarga un lado sin introducir el error en nucstros ;a~onam1entos.
bs1 ta suerte -se cree- el rigor y la exactitud de Ia log1ca entran en fundados en nociones vulgares, que paTa inquirir la verdad; de tal modo
que es más perjudicia1 que ú_tiI»~. Sóio ~na nueva lógica, o .üna,·
ele t:reno del razonamiento jurídico a través de tales formas de
ampliación de Ja "lógica formar que· Ia adapte a las características ,del
. argumentación. derecho. podría dar cuenta de las formas de justificación típicamente
··,·.·:. ; ..-': No todos los autores, sin e,mbargo, valo_ra~ positivamente e; jurídicas. De acuerdo con esto, hay juristas contemporáneos que
imaginan estar realizando una tarea coinparable a Ia que llevó a cabo
apel que ellas desemperian en el raz:onamien~o J:-t:1d1co: Dualde, PJ
Aristóteles aI elaborar e! Org:anon: se habla deI _descubrimiento de «.una
-~ ~jempio~ afirma que <(cuando en una contienda3udic1al :e invoca uno e
esos proverbios1a poca cultura que tenga el adversano es seguro cy;1~ nucva lóg.;,:-a,) que permitirá apreé::"iar correctamente las argumentaciones
lanzará otro. cabal y consagrado, que conduce a ur~ resultado dtic de los juristas.
rente>>4 Esta~ paiabras son representativas del pensan11ento de muc~?s 4. La creen.cia de que ciertas forinas ·-"de:-àfgún:ientació~: ~}~;". \~s
teórico~ eminentes que han objetado tales esquemas de a~gu1;1ent~c1~n juristas están _apoyadas en la lógica formal· ha conducido, ..pues,-: a
seííalando que «conducen a resultados opues~os y (que) n1ngun cnterào posiciones antitéticas. Aigunos han encontrado en ello la raión · para
permite decidir cuándo debe darse preferenc1a a una u otra (forma e confiar cieg:amente ep las mismas; otros, por ei contrario, han visto ~n -
argllmentacíón)> 5• . - - el carácter lógico que se atribuye a tales argumentácioliesJa razón _para
Estas atífbres··piensan que las forma.$ de ~rg~mentac1on que.1:?s desconfiar de la lógica.
ocu an son radicalmente impotentes para Justificar..una dec1s1on
· d.P.al ·oímos decir así que se presta un mal serv1c10 a1 derecho 5. Es sorprendente que el desprestigio:de ia 16g"iéâ eritre·Ios jtiri~tas
~:a~~o.se: ·pretende ju;tific~r sus conclusiones utíiizand ~ l~s cánon;s .de coincida con el momento de mayor .desarrollo.-.y ··e·splendor dé: is-a
la 16 ·ca formal, pues <da vida del derec~o no h~ conststldO en !og1ca discipfüoa. Desde que Aristóteles escribió .su ·Organon · Ja 16gicá no
sinô fn experiencia>>6, Sólo el olvido o la 1gnoranc1a d~ esta ver~ad -se
estima- ha podiilo conduc}i.,11,,lP que Holmes llamo «la falac1a de la
registró may·ores,adelantos. Su extraordinario desartollo actriàl af:ranCa
de mediad6s det siglo XIX; hoy tj.ía se ha convertido eri un poderoso
f onna lógica», que· êon~~ 'êQ creer que es pos1~le transpo.rt~r al camp~
Júrídico laS rígidas deaióstraciones que caractenzan a la l??1ca formal ·
1 instrumento que ha hecho posible la comprensión de las más comj)Iéjâs
estruccuras de la ciencia. . -
Esta línea de pensamiento remata, pues, en ta co?clu~1on de que los Hay algo de paradoja en eI hecho --de que; ·prééiSâfuériie" éfl':êi
princípios de la 16gica formal no son apticables en el ambtto del der~~~º· momento en que Ios científicos de todas las· disciplinas· tI'atân de
Esto no significa, en opinión de los ~utores que adapta~ esta po~1~1~n, aprovechar los progresos de la lógica contemporânea,- algunóS juriStilf"·
que no exísten criterios para apreciar las argumenta~10.nes Jundrcas, 1 vean en ella un fa~r de rémora y perturbación .. Hay una circunstancia 1
sino, únicamente, que dichos criterios no son los de la log1ca form~L ~e empero, que~~,xplicg_Ja yosición de esos juristas: Todos ellos tienen: por
reputa que la experiencia, y sólo efl~, ~~ la fuente de todo cr:teno verctadera Iá afiiffiaciôn de, que razonamientos tales como el que en eI
genuinamente :utilizable en la aprec1ac1on de las argume_ntac1ones campo ~jurídico se conoce con e1 nombre de arfiumento a fortior{ sÓrl.
jurídicas. Ya no.serán verdades necesarias, sino verdades contingentes Y IQgicamente correctos. A partir de ello y de éonvicciones análogas se·.han,
elaborado muchas críticas a Ia aplicabilidad de la lógica en la
justífícación de las conclusiones jurídicas.
t Dualde, J., Una revolución en Ia Lógica de{ Oerecho, Barcelona 1933, P· 9. Los poco:> que han advertido que dichas argumentaciones ilo .-son.--·
s Kefsen, H., T_eoria Pura dei Derecho, Buenos Airts 1960. p. 168. lógicamente Yálidas9, al reconocer que su uso ·irae aparejadas -algúD.as
6 Rolmes, O. W.,.The Common Law. p. J.
' La expuesta en el texto es una interpretación corriente de 1~ pal~bras de Holme!.
aunque infiel al pensamiento dei autor. merec<: especial con!'i1derac1ón por la ampha i Bacon, F.. Sovum Organum, Libra l, Aforismo XH.. ·:::-:·-·:: · _. .
. ·dífu,;ión que ha logrado.
9 l"na argunÍ~rnación es !ógicamente válida cuando ejeffiplifica·Una forma·para la·t!Ué ·!
CARLOS E. ALCHOURR~N LOS·ARGUMf'NTOSJURIOlCOS A FORtlORI Y A PARI

.ventajas, también han ·concluido, pre_cisamente por élio~.-~q~; la lógica _enuncia- una tesis falsa: AI demostrar esto) queda destrÜido uno de.los
fonnal es inaplicable al derecho. H.an razonado más o roenos . así: EI -P~upuestos en los que se_ sustenta ·Ia pretensión-de crear «una nueva
argumento jurídico·afortiori no es lógicamente válido; p~ro a pesar de lóg(ca».,paraa.dar razón de aquellas argumentaciónes jurídicas que la
ello presta algunos servidos a los juristas. Ergo, estas, ventajas no lógica formal no podría convalidar. · ·· .
pueden ser apreciadas tomando en cuenta los. criter~os-.de Ia lógica
formal, pues ésta los descarta como lógicamente i~lldos. Q,1'. ,.aqui.se
sigue que es -menester: elaborar nuevos , criterios cuya· elücidación 2. LOS ARGUMENTOS A FORTIORI
constituye et material· temático de una «nl:leva lógica» que ayudará al
jurista a apreciar la justificación de sus conclusiones. 8. ·· Debemos ai genio de Aristóteles el primer tratamiento sistemáticl
de las leyes que controlan Ia validez lógica de las argumi:ntaciones. E~
6. Este modo dé"";;r ··eS équivocado. St 7i'ii~it: ~s cierto que . Ias obras que c~mponen el Organon -nombre _con que se acostumbrli
razonainientos del tipo dei argumento jurídico a fortiori no son a designar Ja compilacióri de los escritos "lógicos de AristóteleS- sb
lógicamente válidos, no es menos cierto que. las ventajas que en encue~tr~n-reunidos los distintos trabaJos en que éste fue desa_rrollandG
1'·!
i:f,_
: determinadas circunstancias derivan de su utílización pueden ser
perfectamente explicadas con el auxilio de los criterios- de Ia lógica
su _ob1euvo. ·_ De entre ellos, los Prémeros Analíticos -constituye~
postbl~mente la obra más original y revolucionaria q~e ,$e haya escritÇ
1 !'h·
lfl.
moderna 10 • en l~gi~. Ali! se e~c?Ontra expuesta ~on admirable perfecéión la teorí'i
d7l stlog1smo categonco, que aunque impecableAesde mu-.hos puntos dé
iilWi' l 7. Lo que antecede "permite círcullscribir el propósito del:·presertte vista, n.~ 9a cue~ta de.numerosas formasitváliÕa5 dê ~rgumentación .. i·
~,! ~- trabajo, que apunta a justificar las tesis siguientes: __ Etm1smo Anstóteles parece haoer sido consciente de esta.limitacióri;
!i~~i
Ir i
... : f
'l 'Í
(r
'
if
(1) Los . llamados argumentos jurídicos afortiori, tal como se los
usá en las. _argumentaciones jurfdicas,-no·son-Iógicamente válidos. La
afirmación· de 'que tales argumentos · son, réductibles á operaciones

a J~ largo d.e s~ o?ra~·eneuentran·alusiones a lajustific~ción de fo:rtná$
de 1nfer;nc1a dtsttnt~s:de aqueUas·que coniponen sú teorià ~Cl silQgis.mÇ
categ6:1co. En· particular en los Tópicos -e! quinto Qe los tratados
conten1dos en. -el Organon- bailamos ·numerosas·· réferenCiás a Iai
!" lógicas, por lo tanto, es. falsa,, y en consécuencia, lós· a:dagios. en· que argum~1:1a:J~~es 99~ Aristóteles ~laina-·«de·to rrlás_alo roenosi, y_que e~
r:~, pretendidamente se apoyan no son preceptos lógicos. Además, dichas la trad1ciôn escolastJ.~-~.denominaron argumentos a fortiOri. t
argu~entaciones no.se apoyan realmente en los mencionados adag'.iós.
(2) No obstante lo afirmado en (!), la moderna lógica de Ias ?· Lajustificación ~ siste~ati-zación de los argu_meritos de este tipJ.
relaciones permite darcuenta del hecho de que; en ciertas circunstancias, f~e 1nt_entada por-}os penpatéticos y·por los lógicos mediQevaies, quiene~
esos argtimentos pueden conducir a concluSiones perfectamente justifi- disc?tieron amphamente e! problema de los llamados silogismos 4
cadas. Para. ello hay que mostrar los prestlpuestos que ·es neceSario y fortzorz. No ··obstante el -esfuerzo realizado, los frutos obtenidos no.
suficienTu admitir para- que aquellos argumentos constituyan form"as fueron plenamente satisfa~torios. La razôn de este fracaso se li'álla en la'.
válidas de argumentación 11 • • · incondicional adhesión,alà.tesis ~totélica de que todas las proposicioneS_
(3) De(!} y (2) puede inferirse que cuándo se afirma que lá lógica son de naturaleza simplemente átributiva, lo que importa sostenér qué1
fonnal · no puede ayudar a una mejor ínteligencia de los problemas todas el!as son dela forma Sujeto-Predicado. · i
jurídicos, porque ella no ~s aplicable al material que maneja eJjurista, se En el análisis de los argumentos a fortiori es indispensable recurrir al
la ll~mada lógi~a de las relaciones, que comenzó a ser elaborada a[
es impo~ible que sus premisas sean veMaderas y no lo sea s.u ~onclusión. Esto garanti~a mediados dei. siglo XIX. EJ. desarrollo de Ia teoria de las relaciones'
q_ui: cuando una argumentación es lógicamente válida ·y sus· prêmisas son verdaderas su supone aband~?ar la tesis de q~e la ~nica forma correcia para: el análisisl
conclusión necesariamente es verdadera. . ' de las propos1c1ones es lafonna SuJeto-Predicado. i
10
Lo afirmado en et texto para los argumentos a Jortiori es extensivo a todos los
argumentos por analogia.
. . n Tales formas de argumentación se han utilizado desde siempre por aqueltos grandes
W. ·. Pasemo! ahora a la exposición y análisis de los argumentos quei
~unstas que han caracterizado tas justificaciones de sus tesis por una fina comprensión la lógic,a-.escolástica llamó a forriori. Se trata de razonamientos en cuyas/
intuitiva de las relaciones lógicas. propos1c1ones componentes figuran expresiones comparativas como!··. ·

6 \

'··· ... ,.,.:,:·


CARLOSE,ALCHOURRO~ LOS ARGUMENTOS JURlDTCOS /\ F'ORT!OR! Y A PARl

mayor que"· o "menor que•t, etc ... Por ejemplo: "Como A tiene más
11 "t:ner i:nás dinero que", "ser mayor que'\ son ejemplos de relaciones
dinero que B y B tiene más dinero que C, se sigue aforfiori (con ~ayor as1métncas. · '
razón) que A tiene más dinero que C". La vatidez de este razonam1ento Aun cuando los ejernplos de relaciones_ transitivas que hemos dado
es evidente. Decir que el mismo es lógicamente válido significa afirmar son t~1:11bién ejefi:Pl?s :fe relacio?es asimétricas, no todas las relaciones
que posee una forma tal que es imposible que sus premisas .sean transitivas son as1metncas (por e;emplo, las relaciones "ser hermano de"
verdaderas y no lo sea su conclusión o, en otras p;ilabras, que s1 sus o "ser igual a", son transitivas pero :no asimétricas) ni todas Ias
premisas son verdaderas su conclusión necesariamente es ver?adera. relaciones asimétricas son transitivas (pór_. ejemplo 1~ relación ••ser
Las proposiciones que figuran en este tipo de razonam1ento son padre de", es asimétrica pero no transitivà). · ' . -· ·
todas relacionales, e~to es, establecen una relación entre dos o más Las relaciones que ·son a Ia vez transitivas y asimétricas Uamaàas en
individu'os. Así, en la '·primera de las pro posiciones que figuran en el lógica relaciones de ordenación, tienén una ímportancia e~traordinaria
ejemplo anterior ("A tiene más dinero que B") "A" y "B" designan los para l:1 ciencia, pues siempre que los distintos elementos de an conjunto
dos individuas referidos por Ia proposición, y ''tiene más dinero que" de ob3etos es.t~n ~igadós éntr:e,.sí 'por una reiacíó.n de este tipo es ·posibie
determina Ia .relación afirmada entre A y B. una ordenacion d-e ellos. Como coosecuencia de! descubrimiento rie fas
Las argumentaciones· a .f()_rtf,iri :t''~::-r:d~-r: al siguii::'ntc:: <~l1us:n1a pror::iedades de la~ re1!1ciones ordena~o~as (tránsitivas.Y asimétricas) se
formal: _,. . logro un extraord1nano progreso en Jóg1ca. No es este, empero, el Iugar
para ocuparnos de ello.
Esquen1a ( 1)
12. Sót_o nos interesa aquí dejaf ·câf·â6{;~ii~d.'as ,con:p;iéisión las
argumentac1oncs que la lógica escolástica liariiQ...afortiori..Son todas- lás
x-R-y Ejemp!o: A tiene más dinero que B
que exhiben la forma (!), es decir
y-R-z B tiene más &inero que C
i Esquema (I)
x-R-i Luego A tiene más dinero que C
' 1 X - R -y
y - R-i
Si "bien todos los argumentos a forríori rcsponden al esquema (IJ.y.-
son válidos, no todos los argumentos que responden a tal esqtlema son Luego X - R - z
afortiori nl son válido"'S"; Es decir, el esquema (l) no es suficiente, aunque 1
si necesario, para caractedz_ar los argumentos..a JOrtiorL Para que (l) sea donde R es una" r~lación trans.i;.Í~~-~ asimétrica (relación Orde~adbra).
el esquema característico de los argumentos a fortiori es indispensable Como consecuenc1a de este anahs1s resulta que las argumentaciones a
que Ia relación 1~R" satisfaga ciertas exigencias, a saber, que se trate de /ortiori ~on siempre lógicam.ente-válidas, pues (I) es un esquema qüe
una relación transitiva y asimétrica. proporc1ona.argumentos váhdos cuando la·relación R es transitiva, y
esto. es:. prec1sa~ente lo que oc·utre en· el ·caso de los argumentos a
11. Una relación R es transitiva cuando si una entidad x ticne !a forliorz. - -· ·
relación R cony, y laentidad y tíene !a r-c!ación R con z, entonces x tiene
la reiazión R con z, cualesquiera sean las entidades x, y z escogidas.
"Estar situado encima de", "tener más d incro que", "ser rnayor que" son ]. Los ARGUMENTOS Jummcosi;ó~rwR~ •..... ·
ejemplos de relaciones transitivas. - ' .. '
Una relación es asimétrica cuando si una cntidad x t!ene la relación 13. Lo que acabamos de expresa.I:'iP~r~tie~:c·o·ntrad;~it;Il~estra ·
R con y, entonces no es verdad q uc _r tcnga Ia rclación R con x. a,nt~rior afir~acj~n _de que Ias_.~r;gu~ent_ació~es jurídicas afortiori son
cuatesquierasean las entidades x e y escogidas. En otros términos: sí una log1cam.en~e 1nvahdas. No h:3,y,. s1n ~mbàrgo, .ta~ .contradiccíón, :pues lo
relación R es asimétrica, la verdad de la proposición x-R-y entrafía que los Juristas Ilaman argumento afortiori no-es.exactamente lo mismo
la faisedad de Ia proposición y-- R ·- x, "Estar situado encima de", que lo que los lógicos mediq:y:~1-~? ..desígnar'on · c·on tal .nombre. Estos

9
.. ~·
·'
CARLOS E. ALCHOURRON LOi ·ÀRÓUMÊNTÓS JtRIDicós A FOiri:roRI y A f>.ÀR.t

últimos se referían a· u.na forma de argumentación lógicamente válida, la .. argullíento; La re1aciôft· en·Cué.Stión Será, ·como en los argumentos a
que· acabamos ·de 8.Ilàlizar. Los j\irist~~.,en cambio, se refieren a algo fortiori de la lôgica·escohistiça; una relación transití~a y asimétríca. Así,
diferente, que resultá_'Ser u·n arguffi~nt9 iti.Válido a menos que se acepten · en -el ejemplo utilizado, ia relación es. "ser un préstàmo más .oneroso
· ciertos supuestos qué'--anaHzaremoS a continuaci6n. ·que", que evidentetllCnte es tránsitiva y .asimétrjca. _·Es transitiva, pues
Es muy posible que los teóricos dél derecho hayan considerado que siemp.re que· A~ un préstamo más oner~so que B Y.J3 uno_ m,ás oneroso
lQs argumentos jurídicos afôrtiori son lógicamente válidos por no haber que C~ A es un préstamo más .Oneroso que C. Es asiIIlé_tric~.pues si A es
ádvertido las diferencias e~encialeS que hay entre ellr;,s,y_ los· argumentos un·préstamo más'on:e:roso·quê B~ B no es más oneroso que A.
que en los textos de lógica reciben_ el mismo nombre.. :_ Apoyándonos en 1as·présentes consideraciones,. podemos formular el
esquema (li) haciendo expresa la premisa implícita: ·
. 14. iA qué llaman los juristas argumellto a fortiori y. cuál es SQ_
estructura? Empecemos con un ejemplo: «Corno los préstamos con un Esquema (III)
interés de un 12% anual son·petmitídos, con.mayor, razón (afortiorf}
son permitidos los ·préstilrnos con uil interés anital del.8%». Ejemplo: Son permitidos los présta-
Veamos la forma de esta inferencia. Consta de dos proposiciones, una mos con 12% de interés
como premisa y otra .Como conclusión; en cada una de eIIas se afirma anual.
que una deterniinada acción es permitida. Sean x e y las acciones cuya Los préstamos con 12% de
permisión se establece, Í'esfCct_iv~rnente, en la premisa y en l~. interês anual son más one-
conclusión. "P-x" y,."P·- y 1 sírnbolizarán las proposiciones ~~1a acción Premisa P - .x rosos que los préstamos con
x es permitida" y '"Ia acción y es permitida". COn este simbolismo el implícita x - R ... y 8%.
esquema de la argumentación es el siguiente:
Luego P - Y Luego Son permitidos los présta-
Esquema (li) mos con un interés del 8 %
anual
Ejemplo: Son permiiidos)os présta!llos con 12-%,de
P - x interés anual.
· Pàra que (Ill)s;0:,.,1 esqÜema de un arguméhto aforriori es necesatio
qU·e la relación .R sea transitiva y .asimétrica.
16. Los argumentos que respondeu ai esquema (III) no son
. Luego P -Y Luego Son permitidos los préstamos con 8% de
interés anual. lógicamente válidos.. Es decir, que es perfectamente posible que sus
premisas sean verdaderas y· su conclusión falsa. Es en este sentido que
hemos afirmado la invalidez de lo que los juristas Uaman argumentos a
15. Es.evidente' que quien·hace la argurn~ntac-ión anterior habrá
fo_rfiori. · .. : ·..-.!:-. _ .
considerado que la existencia de alguna1elación especial entre las dos
Podemos rastrear con facilidad la premisa que falta en (Ill)'j:,ara su
acciones constituye uit factor de particular relevancia. En el ejemplo que
validez· si volvemos ai ejemplo de los préstamos. En este caso se trata,de
nos sirve de ilustraciónt resulta claro que se ha tomado en consideración
· Ja es~ecie .de argumentación a fortiori·llamada a niaiori ad 1ninus. La
el. hecho de que un P.réstamo al 8 % ~e ínt.erés anual es menos oneroso
premisa imPiícita eri las argumentaciones.de esta especie·suele expresarse
que uno al 1-2%..Es verdad que este hecho no está expresado en la
argumentación, pero si no se lo expresa no es porque no se lo toma en mediante el. adagio ..quien tiene derecho .a lo más tiene·· derecho a lo
menos". ÉÍl iluestro ejemplo dicho adagio se convertiria en la siguiente
cuenta en Ia misma, sino más bien porque se lo puede tener por proposición!'. ·
, · sobreentendido. Si las cosas no fueran asf,. quien hace la argumentación
seguramente expresa'iía e1 ·hechoi y la proporción resultante seria una de Proposición (l): ·si-· P._..;,.x )-' x:....:.. R-y. entonce.S ·p..;__1-, cualesquiera
las premisas de aquêlla. sean x e y. (Es decir: Sí un préstàmo ,es permitido el
Es·decir, que lo usual en esta forma de argumentàción es descansar mismo es más oneroso que otro, "entonces este
en una premisa que opera generalmente en forma implícita, y cuya también es permitido) (0. son permitidos los presta1n_os
función es indicar una relación entre las acciones consideradas en el menos onerosos que-J,os préstamos pe,rm,tt<ios,).

!O
CARLOS E. ALCHOURRON
,1
LOS /\RGUMENT.OS JIJR.!DlCOS A FORT!ORl Y A PARl

Anaficemos 1~ proposición_ (l) desde el pun:o. ?e vista de s~ forma forma implicita en ias argurnentaciones j~rídicas afortiori, es indísp~nsablc
ló · a Podría decirse que en vrrtud de la propos1c1on ( I) la prop!edad P para la vaiidez de la argumentación. Si eua· resultara falsa no .. resuitarí.a
gic ·' teresa ·en este momento que "P" signifique perm1.t1do) es justificada la verdad de la conclusión'. Es por elio importante detenerse
(no ~n 'd de la entidad x a la entidad y a través de la relac1ón R, o un momento a analizada.
trans1er1 a · d R Esta última
también que y hereda de x la propiedad P a trave? e . ..
fi de lenguaje es sugerida por e! hecho de que s1 R fuera la relac1on a) Lo prímero que corresponde sefialar es que ena nunca cs
;;u:~ernidad·(«ser padre de"), la proposición (l) afirmaria que P es una verdadera por razones lógicas; lo que allí se estabíece es una pauta ·
p ·edad que el hijo posee- cuando la posee el padre, esta es, que es valorativa contingente que puedé varia{ no'-sólo de un siStema jurídico _
h~~:~ada Por-ethijo dei padre, como sucede con el ape!li,do, o algunas a otro sino tanibién dentro de un sistemai en función de la distinta
enfermedádes y caracteres biológic?s ..En estas casos d1namos que ( 1) situación o contexto.
indica que la propiedad P es hered1tana. . b) En segundo lugar, es necesario destacar que e'n las diferentes
1
Apoyándose en esta figur~ ~e lenguaje tos lógico~ han ~ene,rah~a~-~ argumentacíop..es aff!r/iori tendrá un contenido.taritbién diferente, pues
!a re1ación que en una propos1c1ón de la forraa th: (1, ::ic ~s.table~e c~ldc al cambiar el contenido de la relación R ~que ·en una argumentación
la propiedad p y la relación R, ?ici~ndo que ral.e; propos1c1ones. 1nd1:an puede significar "ser un préstamo·más OtJ:~r'ôso {Jue" y· en otra "ser un
que p es una propiedad heredttana con re!ac1on R: cualesqu1er~ ~~e acto más impúdico que", etc.- tambiént::airibia el.de Her. (P, R), de tal
fueren la propíedad P y la relación R. En .e~te sentido la pr?p~s1c1on forma que en un caso Ia premisa puede ·sê(verdadera y en otro falsa.
(1) establece que la propiedad ?e ser pe~m1t1do (P) es ,?ered1ta;1a con e) Por último, es necesario comparar .eI alcance de esta premísa
respecto a la relación "ser un prestamo mas oner:o.so que , p~es si ella :s implícita con eJ deI adagio que afirma que qÚiéh tiene derecho a lo más
verdadera resulta que si un préstamo cs permtHdo, 1amb1en lo se:~n tiene derecho a lo menos. Aun supàniendo.que la rélación R fuera una
aquellos que sean menos onerosos (es dccir, todos aquel!os con relac:on de aqueilas que indican mayor cantidad eíf <_l!gún sentido, Ia .Premisa
a los cuales el permitido es más oneroso). . . . . .. l Her. (P, R) que figura en (IV) tiene un alcaiiéé mucho más débil que el
Si agregamos al esquema (IIl) como premisa ad1c1on~l la propos1c1on .. ! adagio, pues éste sigrtifica que la propiedad "permitido" es hereditaria
{1), que afirma que P es hereditaria con rcsp~cto a !Z,y s:,. como~ usual con referencia a todas las relaciones que í;idíq'úen mayof magnitud, y es
en lógica de relaciones, abreviamos esta úl~1m_a af1rmac1on m:,d1ant~ la muy posibie que esto último sea falso y que·no obstante sean verdaderos
expresión "Her. (P, R)'~ Obtendremos el s1gu1ente esquema d-. nuestro 1 ~uchos de sus czi:Sos particulares. ·
argume1'.'to jurídico a fortiori .
·t~agineID.oS'~~e en una comtinidad, en ráión de los grandes gastos
Esquf!rna (1 V) 1 que. origina· un conílicto armado,· se impone a -los habitantes la
obligacíón de entregar aI Estado, comó mínimo, éI 25% dé:' súS entradas.
p - .Y En tal hipótesis estaria permitido entregar .el 25 %, pero Ilo lo estaria
X - R -y entregar menos. Es decir, que la propiedád '"permitido" .no seria
Her. (P, R) hereditaria con referencia a Ja relación ..seruna·entrega.de dhúi'ro .ITia):'.or
que", pues se podría entregar más perO no· menos. Eil este ejeffipio el
Luego P - y adagio resultaria falso por la falsedad·de·uno d~ sus·casos, riéro eso no
impHcaría la de otras proposiciones de la forma ·Her~ (P, R), que
En.donde ya sabemos que R es tran~itiva y asünétrica. podrían muy bien ser verdaderas, y en .consecuencia . ser usadas
eficazmente -no obstante Ia faisedad del ·ada&"io- .e·n ãrgumentáciortes
17, El esquema (lV) es una forma de argurnenración lógicamente jurídicas a fortiori.
Válida de la teoria de las relaciones. Es por esto que muchas de las
argumentaciones jurídicas a Jortiori son lógicamente correct.as ~ 18. De todo esto se infiere:
continúan síendo usàdas por los juristas para justificar sus conclusiones
a pesar.de las críticas recibidas. (J) Que el adagio "quien tiene derecho a Io más tiene derecho a lo
Obsérvese que la tercera de las premisas, que en general opera en menos", no es presupuesto para la validez de los argumentos afortfori
llamados a maiori ad minus. ·

l3
,:

CARLOS E. At:CHOt!RRON
LOS AROUMf:NTOS JURJDICOS A FORTIORJ y A PART

(2) Que dicho adagio no es un princjpio lógico. Este se infiere dei Esquema (V)
hecho de· que sus casos concretos no. son· principios lógicos, y de que si
algo es un principio ]ógico no pUede·tener casos que no lo sean. (Las EjempJo;. Es permitido entregar aJ
verdades lógicas sólo implican verdades lógicas).
Estado . el 25 % de las
.. Í' . y entradas .
.'.Una entrega de] 30% es
4. DISTINTAS FORMAS DEL ARGUMENTO JURIDICO .t·R 7 J .. .. mayor que una dei 25 %.
AFORTIORI Her. (P, Co~v. R): Son permitidas las en-
Luego P. x ·- ·tregas ·mayores que las
19. El último de los ejemplos es ilustrativo de los casos en los que entregás permitidas.
· el uso dei éSR.uema (IV) lleva a una conclusión falsa, por ser falsa la
·tercera dê"~prêmif~ -qu~.á.finTia qUe ~·es.hereditaria con.referencia Luego Es permitido entregar al
a R-. y, por consiguiente, muestra una de las aplicaciones insatisfactorias
Estado el 30 % de las
del argumeittÕ a mai(ifi .ád minus. · entradas.
No obstante lo· állterióf, . el mísmo _ejemplo puede servir como
·-. ilustraci6n de una s·ólida arguinentación. a minori ad malus como la
siguiente: «Como es .permitido .entregar ai Estado .el 25 % de las entradas, . P~:ii'qúe <YJ S~~ el esquema de .un argumento a fortiori·R debe ser
lo es afortiori(con-!llayor raión) entregar el 30% dé la& mismas». La trans1trva y. 8Simétrica. .
conclusi'ón de esta illfereiicia es, evidentemente~ verdadera, pues la . ~V) es,' al igual quê (IV), un esqÜema lógicamente válido. Este
. permísión de toda entreg3: supérior ai 15% se desprende de los ·supuestos s1gn1fic~ que no es posible ·que sus premisas sean vérdaderas y su
dei ejemplo. Este significa que la propiedad J' (permitido) es, en este co~clus1ón fals~. De est.e modo identificamos en (V) otra de las formas
caso, hereditaria co·n. I'eferencia a la relación "S~f una entrega de dinerO lógicamente válidas.de argumentacíón jurídica aJortiorl (en el presente
menor que", es decir,' que si x (entrega dei ~5 %) es una entrega de dinero eJemp!o ~e trata de un argumento a minori ad maius). · .. . ·
menor que y (entrega de! 30%) y x es permitida, entonces y tambíén Aun .cuand~ (IV) Y (VJ
son esquemas diferentes, y puede acontecer
,.Jj' lo es.
En el ejemplo ut.ilizamos "R". para simbolizar la relación '"ser una
. que en c1ertas circunstancias -como en.el ejernplo anterior- sólo uno
t !leve a resultados satisfactorios -por ser el único _con premisàs
entrega ·de dinero. m_ayor que" y vimos que P no era hereditaria con verdaderas-, ambos esquemas son deductivamente equivalentes pues
1 . referencia a R, a d.ifé_rencia Qe-lo que.acontece con "ser una entrega de cad! u?o de ellos puede derivarse lógicamente del otro mediante
dinero ·menor que". Es evidente que entre ambas relaciones existe un sustituctones adecuadas.
estrecho parentesco.. "Ser una entrega .de dinero menor que" es la La equivalencia deductiva de. los esquemas no impi<le en manera
1
relacíón conversa. de ~ser una entreg_a de:dinero mayor que", pues, en ~lguna sus .esenci~es diferencias. Entre estas conviene destacar Ia
general, se llama.relación conversa de R -Conv. R- aquella que es 1
ndependenc1a lógica de ~us premisas más características, es decir,
· verdadera entre y Y. x cuando R es verdadera. entre x e y . {Así "ser aqueHas que expresan el càrácter her.editarlo de Permitido. Al decir que
1 ascendiente de" es la ~onvers~ de "ser descendiente de"). Hfier. (P, R) Y Her. (P. Conv.. R) son lógicamente independientes
1 Luego de estas êonsidéráciones resultará claro. que la forma .dei a.irrnamos:

l argumento a minOri ad maius. que estamos .~nalizando corresponde al


siguiente esquema: (A) que ning~a de ellas implica a Ia otra, y, por consiguiente, que
no son lógicamente equivalentes
. . . ' .
.(B) q.u~ es Posiólé'. '.(1ue "ii:inbas ~ean verdaderast
o_ .se.a, .que son ·.
logicamente compatibles, y ..

(C) que es posible que ambas sean falsas. ·

14
CARi.O~ {t Al.CHO\HllH)'.',
LOS ARGUMENTOS JURIDICOS A FORTIOR! y A f>AR!

En general el éxito que puede obtenersc de estos esquemas dependen aquellos con un interés deI 40 por. c.·iento anual)}. Que. en forma
fundamentalmente de la verdad de las premisas que indican el carâcter completa, es:
hereditario G.S;: los conceptos normativos. Estas premisas, como ya
dijimos, no son usualmente explicitadas. Son prohibidos los préstamos con un -~nter~ <leÍ 30 % a~::L·
20. Además de las anteriores existen otras formas de argumentos .Lo~s préstatnos co_n un 40% de iri.tktés :sÓn·más· an~~i:is·oi;":q.ue l
jÚridicos afortiori que se distinguen de (IV) y (V) por el carácter de sus prestamos con un 30%. · . .-".,,.__;s
·'-'éininciados normativos.
Los esquemas (IV) y (V) permitenjustificar ajorriori enunciados que
afirman el carácter permitido de un acto, Esta permite identificar ~n
San prohibidos todos los préstamos
proh1b1dos. .
más. onerososq· ue fosprésiamos
ellos Ias formas de argumentación a fortiori de las normas permisivas, y
Uamarlos "Argtlmentos afortiori permisivos". -
Es claro que no todo argumento afun:vri lÍt.:nc por objeto ju:iÜÚ..:ur
Luego: Son prohibidos los préstamos·'c(ifl'un'inféré~-d~/~ó·. ~llluai.
una norma permisiva. En muchos casos interesará justificar normas Enforma semejante puede ejemplific.;.~~el~squema{VIir
prohibitivas, en otros normas que determinan obligaciones, etc. Es ast
como es posible distinguir tantos tipos de argumentos a foriiori como
modalidades normativas diferentes {Permitido, Prohibido, Obligatorio, 23. Entre las pre.m.i~as que determinan el carácter hereditario de Pb
Facultativo). en los esquemas pro~1~1tivos y_Ias que·determinan el carácter heredítari~
. De estos distintos tipos de argumentos a fortiori expondremos .~ ~e P en .!º~
y.erm1s1vos ex1~ten .. 9i.~-~~ ;relacioºes · .-lógicas _ .que ~s
solamehte los prohibitívos. Nuestro propósito es ejemplificar como se 1mpo~tante sellalar_ Tales relaciones -se eXpresan mediante las siguient•
interrelacionan con los permisivos, ya que en general puede afirmarse aserciones: ....s
que.todo argumento jurídico afortiori, de cualquier tipo que sea, es
deflvable de (IV) o de (V) a partir de las relaciones lógicas existentes (A) La pr?posición Her. (P, R) -tercera de !ás premisas de (JV)-
entre las distintas modalidades normativas. es lógicamente eqmvalente a la proposición Her. (V Conv R)
-t~rcera de las _p~emisas de {:~-~:).-<Esto sign~tióa G.ne n~ es
21. Los esquemas de los argumentos a Joniori prohibitivos son: pos1bie que una de tales-propos1c1ones:sea·verdadera y la 0 ~ra
falsa. - · - ~

Esquema (VI) Esque._!l1a (VI[)


(B) La propos.ic!ón Her. {P. ~onv._ R) -t_erce_~a de JáS pr~Illisas de
V-y \. - X

X - R - y X R - y
- {V)- es loglcamente equivalente· a la )ú'oposición de Her (V
Her. (V, Conv. R) Her. (V. R) R) -tercera de las premisas .de (Vll). .. · '
(C)
1 Luego V - x Luego \. ~ y L"-: proposiciones Her. (V;R)·y ;Hei.<(V, Conv. R) scn
!óg1c_amente 1ndependrentes. Esta significa.que ninguna de ellas
Tambíén· en ellos R debe ser transíti,·a y asimétrica para que ia implica a .la otra -rpor consiguiente no son equivalentes-,
1 inferencia sea a fortiori. que ~on ambas cons1stentes entre sí .-es decir que pueden S"'
En estes esquemas "V" designa la propiedad de ser un a('.IO ambas verdaderas-, y que _es po_sible q?e ambas sean falsas~r
11\ prohibido. Como en el caso de (IV) y {\.} se irara de esquemas de
argument~ciones lógk:amente válídas. La verdad de (C) res.ulta como corisêêi:ietlcí~ lógica de
(Â)(B' ,
22. Un ejemplo de argumentación a (oniori --en este caso a nlinori
nuestra antenor afirmac1on de la indepe:ó.âehtia."Ióg-íca de ·He·· (P R)
1
Her. (P, Conv. R). (Ver N.' 19). · ·• · · · . r.. • Y
ad maius- que responde al esquema (ViJ s.ería ei siguiente: {1Como son . La.demost:ación de la verdad de (A) y(Bj n<> eis niá.s que un
sim le
prohiPidos los préstamos con un interés del 30Çf anual lo son afortiori
eJerc1c10 en Iog1ca de relac1ones, en ,el ~1:1-é __ .~.ólo :.~~ _presupone Pla

17
CARLOS E. ALCHOU~RON LOS ARGlJMfNTOS JIJRJD!COS A f"ORTIORI Y A PARI.

identificación de lo' prohibido corÍ lo ~o permitido. Demost;aciÓ~ que 5. ARGUMENTOS A FORTIORJYAPARI


por su naturaleza cae fuera de los límtte'S dei presente trabaJO.

24. Basándose ·~n ·la equivalencia (Â)' y en la identificación de lo


. 26. En Ia~ obras jurldic~ es usual presentar junto :a.l~s
argument~s
afortiori los llamados argumentos a pari, que e)".tienden una solución
prohibido y lo .. no permitido es posible derivar.el,esquema ("'.lJ.del normativa a casos diferentes de.los reglados pero que_ se encuentran en
esq,t1ÇJna·(IV) transponiendo la.primera de l_as . pre~ts~s de. est~ ult1!110 :paridad de circunstancias. Es realmente --acertada. esta costumbre de
con'Sü cOilclusión, es 2ecir, pasando tal prem~a al lugar de la con?lus1ón considerar conjuntamente a tales argumentos, pues tanto-los argumentos
negándola y la conclusiôn a! lugar de la premisa negándola tamb1én. La a pari como-los afortiori surgen dei ·uso, muy corriente por cierto, de
va!idez de esta operación está garantizada por las leyes. de la lógica conceptos comparativos, como por ejemplo _,imás (o menos) oneroso''
....
1
proposicional. . _ ·
La misma operación.permite derivar el esquema (Vll): dei esquema
nmás (o menos) anciano!'; -·~más (o nienOs) insalubre",_-etcétera.
Estos cónceptos suelen ser caracterizados, desde u_n, punto de vista
(V) mediantda equivalencia (B). . . l~gico, mediante las relaciones transitivas y asimétricas, que, como ya
ri Estas·· .Consideraciones muestran las estrechas: relac1~nes. lógicas
existentes eillre los esquemas pennisivo~ y los prohibitivos.
Vimos son las que figuran en los argumentos a fort/ori. SU) embargo tal
caracterización no es.completa, pues el uso de conceptos comparativos
no sólO'- presupone . un criterio· que· -permita .determinar cuando, -por
25. Cada útio de los cuatro esquemas. de àrgumentos ·a fortiori ejemplo, un objeto esim·âs oneroso qu~ otro; o es más insalubre que otro,
analizados precedentemente, puede ser iritérpretado· c·omo el esquem? de . es decir cuândo un objetô posee la propiedad comparativa en mayor
un argumento a maioti ad minus o como el esquen).a de U?, argU:111ento .grado que otro, si~o también un criterio qUe· determine cuándo dos
a minorf ad· maius, según cual sea la naturaleza de la relac1ón R;. que en objetos poseen en igual,grado la misma propiedad, por.ejemplo, cuando
ellos figura. · ·· dos objetos.son igualmente onerosos o igualmente insalubres._
Dos ..relaciones .son necesarias para caracterizar tl . uso de· un

·1
1) Si. '"R" significa una relación de mayor magnitud, entonces: concepto comparativo. ·Una, .Ilamémosla "R", que es transitiva ,.y
e]
a) . esque;,,à (ÍVJ da lugar a un3rgumenio amaio ri ad minus. asimétrica, en la que se apoyarán las inferencias afortlorl, y·que indicará
i, b) el esquema (V) d?1. lµgar a·un argumento.a n:mo;i ad m~ius:
e) el esquema (VI) da lugar a un argumento a mmon ad ma,us; Y
cuándo un objeto. posee en mayor (o menór) grado que oJr.o. .la
propiedad. comparativa, y otra relación, llaméniosla "S", que indicará
cuándo dos objetos poseen en igual grado la propiedad en cuestión. En
.
"( d) el esquema (VII) da lugar a un argumento a maiori ad minus.
2) Si "R" si~nlfica unB: relación de ~~nót niagnit~d, entonces:
esta última se apoyaráQ. los argumentos a pari.

27. t.Cuáles so-n las propiedades lógicas que caraCierízan a S? Un

'
a) . el esquemâ (IV) da lugar a un:argumentO a mi~or~· ad m?ius. ejemplo nos ayudará a descubrirlas. En las ilustraciones precedentes
:". b) el esquema (.X}. Qa Jugar a un argumento a maior1 ad mznus. hemos usado la onerosidad como propiedad comparativa, de los
e) el esquema(V'lí'd[lugàr a un argmnénto a mai?ri ad mim,~; Y. préstamos. Como nuestro. interés estaba citcunscripto a-los argümentos
d) el esquema.(Vll) dalugara·un argumento a mmon ad ma1us. a fortiori sólo consideramos las relaciones "ser uit préstamo más
oneroso que': .Y ••ser un pr~tamo menqs oneroso -que". Sólo falta
Este ~uadro muestra que· si µna misma relación figura en dos d~ los analizar Ia relación-"ser un préstamo tan oneroso como~ que es la que
esquemas cuyas terceras premisas son equivalentes -es decir en (IV) Y en el ejemp!o·.ilustra la relación.S, base de posibles argumentos a pari.
(VI) o en (V) y (VII)- el resultado será que si uno de ellos es un La ~elac1ón S -"ser un prés~amo tan oneroso como!,·en el ejemplo-
argumento a maiori ad mi~us el o~o es a minori ad_mqius.. De donde se pertenece a las llamadas en lógica "relaciones de equivalencia" 11• Son
concluye que la premisa. implícità ·en los argumentos a .maiori a~ minus
no siempre es distinta a·Ia premisa implícita e~ los~ m~'!-~ti ad Jrl(!ius, Y 12
que con un mismo_ presupue$tO se puede e~aboI'ar !antô ~n argumento Las relaciones de equivalencia son las que establecen igualdad en algún sentido. La
ídentidad es.aquellarelaci6n de equivalencia que determina i.gualdad en todo sentido. Asi
ad maitis como ad minüs, si se escogen adecuadamen.té los esquemas de "x es tan oneroso. como y .. afirma. que x e y -son igualmente onerosos (iguales en
inferencia y Ias restantes premisas. · ooerosisad), "Ia recta xes paralela ay" que x e y poseen igual dirccción, etc. Las relaciones

18
CARLOS f_ AL(HO\;RRON

I ·
,/ LOS ARGUMENTOS JUiUVlCOS A FORTfORi Y 1\ PAR!

·e equivalencia 1as que son transitivas, simétricas y re0exivas. esclarecimiento de los razonamientos jurídicos por analo_gía, ya. que
reaciones
Una a
reiación,S.es , · · • x- s - y es equ1valente
simétrica cuando 1a propos1c1on ., tales conceptos figuran en todos los argumentos a fortiori y a pari (las
a 1a propos1c1
· ·ón y - S - x · "Ser un préstamo tan oneroso como ,. es 1 dos especies &l razonamiento jurídico por analogía) i;.
· étrica pues Ja proposición "x es un préstamo tan oneroso co~o Y es 29. Entre los argumentos a pari es posibie distinguir,-al igual oue
sim. ale;te a «y es un préstamo tan oneroso como x". (Otros _eJempl~.s con los argumentos afortiori, distintas especies según que la conciusÍón
~~~~aciones simétricas son: "ser cónyuge de", "ser co_ntempora~eo de , sea una norma permisiva, prohibitiva, .etc.
t ) Una relación es reflexiva cuando todos Ias obJetos rel~c1onados
~~ Íal relación e~!án en dicha rel~ción consigo mism?s; es dec1r, .afirmar
Ei esquema que figura a contínuación corresponde a Ios argumentos
d pari permisivos. (Los únicos que considerá.remos). ·'
·...:: que ses refleXiva es afirmar que s1 xes una de las ent1dades relacionadas
por s entonces es·verdad la proposición x- S - x. "Ser un préstamo tan Esquema (Y!l!)
onero~o como" es reflexiva, pu~s todo prés~amo es t;n oneroso corno él
mismo. (Otros ejemplos de relactones reílextvas son: ser contemporáneo
de", ••medir tanto como ..., etc.). Son permitidos los préstamos con
un í,1.terés de! 12 9ó anual,
28. De este modo quedan caracterizadas las dos relacion<:'s ~ Y S,
que determinan un concepto comparativo, mediante !as dos s1gu1entes · Ün·prés{;~t/con un"'intéfés-deI 12%
pro posiciones: P-x anual es tan oneroso como uno con
un interés."del 1% mensuat ·
(A) R es transitiva y asimétrica. x-S-y
Son permitidos .los ··préstamos tan
(B) s~es transitiva, simétrica y reflc.x.lva. Her. (P, S) onerosos como los préstamos per-
mitidos... ·
Sin embargo Ia verdad de estas dos proposicione.s no es suficien!e Luego P-y Luego
para. que R y S deterrnin_en un concepto co.mparativo. Es ~ecesano Son··perniitidds los Jjréstamos con
además cierta conexi6n entre ambas relaciones: .~n part.1cular _es . . .. de! l % mensual.
un)!)tJ:rés
··--., indisJ}ensable que sea verdadera la siguiente propos1c1on de tncotom1a: P_ara. que (VIII) sea el esquema: de- 'iittàt'iillfiléô.ib j~fÍdic; a pari, la
relac1ó:i, S debe ser la reiación tr~ns~.tíva1 simétrica y :reflexiva que
(C) Una y sólo una de las siguicnte:c; proposiciones es ve:dadera; x- determina un concepto comparatívo; .. . :
S _y, x- R- y ó y- R-x, en dondç x -e y son cualesqu1era de las
entidades relacionadas. La formulación usual del ejemplo ·sena:
Como son permitidos los
préstamos cdn un interés anual del ~2%. lo son, por la misma razón (a
parr), los préstamos con un interés del 1 por ciento mensuaL
Es claro que las relaciones de nucstro ejcmplo satisfacen la condición
(C) pues cualesquiera que fueren los préstamos x e y es verdad q.ue o
30. En el uso y aprecíación críticà de ·IOs ·~rgl1fu~~t~s jurídicos a
bien x es tan oneroso como y, o bicn x es rnás oneroso que J', o b1en Y Jortiori y tfpari los juristas recurren con frecuencia, en forma intuitiva
es más oneros.o que x. . ..
y atemática, a ciertos princípios que gobiernan la coherencia de las
En síntesis, cuando dos relacion~s R :· S satisfacen las co~d1c1ones diferentes formas de argumentos por analogia.
(A) 1 (B) y (C), entonces determinan un concepto comparativo. L?s Requieren-especial atención a!gunas tesís qlle relacionan los presu..
conceptos comparativos son instrun1ento!> usados con mucha frccuencia
puestos hereditaríos de las formas de ·argunientación .·consideradas
en el âmbito jurídico. Su comprensión !ógica e.s indispensab!e para el precedentemente. Antes de exponerlas ··conYiene observar que existen
dc.cquivafencias .son las que se mem::ionan en in 1~··Hia de l;1 justicia cuando se uti!i?.a ta
· ·: .. .noción de igualdad, cuando por ejernp!o se exige iguaklud d-: trntamicn10 frente a !os que iJ Para una expo_sición más completa de los conceptos comparativos· ver Hcmpel, e.
<_~~ ~ric"uéntran en igualdad de condiciones. G., Fundamen;afs a[ Concept Fcrmation in Empírica! Science, Chicago 1952. N.~ JO v j 1.
y Carnap, R., Logical Foundarions o[ Probabi!ity; Chicago !950, Cap. ·r, parag. 4, •

21
LOS ARGUMENTOS JURIOICOS A FO"R.TIOÍlt Y A'i>'A~(··· ., :. .
CARLOS E. A-LCHOURR.ON

encima -es mayor-"' dei permitido. Es obvio qüe esto tiene que
s6lo tres presupuestos .hereditarios. diferCntes en los argumentos por ser así, pues c.ómo es posible inferir J)ertnisivaméote· dd minµs y
analogía. Ellos son: · a pari, re~1;1ltatá que todos los actos que estéli a la par o debajo
del permtttdo serán también permitidós. .
(A) Her. (P, R) - Presupuesto hereditario.del esquema (IV).
4) Si (B) ;"(C) son'lil!idailén!$1:y~çfso'ii aos de l~s àct"" :aios que
(B) -Her.. (P, Conv. R) - Presupuesto hereditario dei esquema (V). hace refere1;~iá el concepto CO@j)arativo determinado por R y S,
' ·:, . .,,,· :.... '•• . . . . y x es permitido e y prohibido, éntonceS es verdad la proposición
(C) Her. (P, S). Presupuesw hereditario dei esquema (VIII). x-R-~ ·. · . · ·
Los presupuestos' hereditarios de cualquier forma de argumentación Un ejemplo: Supóngase que "R'' signifique ·una relaciólÍ de
por analogía son lógicamente equivalentes a alguno de estos tres o a mayor Y que ._se dan los supuestos del argumento ad maius
alguna combinación de ellos. Asl, por ejemplo, el presupuesto de (VI} - -'-esquemas (V) y (VI)-, ·supóilgase ade111âs que uno de los
Her. (V. Conv. R) - es lógicamente equivalente a (A), y el de (VII) - actos ordenados por R está permitido y otro prohibido,
Her. (V, R) - es lógkamente equivalente a (B). ento1;c~s el per~tido estará por encima .._es mayor- del
pro-!rlb1~0. E_s obvio. 9-ue esto tiene que, ser así, Pl;!CS, como es
Las tesís ··que nos· ínteresari sellalar son: · pos1ble 1nfer1r pernus1vamente ad maius y a pari.resultará que
-..... tod9s. ~os _act(?S q:ne es~n a la p~r, p encit_na del permitido serán
1) Si (A) y (B) son verdaderos, entonces tarnbién (C) es verdadero. perm1t1dos. · · ·
Esto significa,· que s.i son .verdaderos los presupuestos de los
argumentos à/Ortiori, lo es el del argumento a pari. O sea que, Conviene obser.var•.que no es usuál que.(A) y (B) sean ambos
cuando se dàn las condiciones que presuponen los argumentos . verdaderos, Jo·cc,rnente es que sófo 1.o séan (A) y (C) ó (B)'y (C).
ad mtnus y ·aa matus, se da 1~ que presupone el a pf[!· Recuérdese que '(C) se infiere de (A) y· (B) conjnntamerite pero
no. separadamente. · ·.. ·._
2) Si (A) y (B)'son verdaderos, entonces todos los actos a los que
se I"efieré: el concepto comparativo determinado por R y por S Las cuatr9 · proposiciones recientemente menéionadas sólo pueden
tendrán el···mismo valor normativo, ·es dec~r, s~rân todos ser usadas eficat!Ilente cuando las normas que_ se. manejan son
permitidos, 'tódos prohibidós O todos obligatorios; y no será coherentes entre si. Si no lo fueren, cualquier cosa- podría ser inferida de
posible, por ejemplo; que algunos ·sean permitidos y algunos ~lias~ pues es una verdad lógica que de proposiciones contradíctorias se
prohibidos: Esto tam,bién significa que si alguno de dichos actos 1nfi.ere cualquier proposición. En tal caso, natu:rillmente, toda argumen~
fuera permitido y· alguno prohioido, entónces. (A)· y (B) no tac1ón que se ~ase en l~mismas carece de·interés'~,: ·
pueden ser ambos verdaderos, es decir, que en tal suPuesto (A)
y (B) son incompatibles.
6. CONCLUSIONES
3) Si (A) y(C)son verdaderos,y xeyson dos de los actos 0alos que
. hace referericia el concepto comparativo· determinado por R- y S, Las ~onsideraciofies precedentes jllstifi.can, entre otras, las siguientes
y x es permitido e y probibido, entonces es verdad la proposición conclustones:
y-R-x.
Un ejemplo: Supóngase que "R" signifique una· relación de
.' Las cua\ro t~i~ .del texto se deducen de las dos siguientes proposiciOlfes: 1)-R y S
4
mayor y que·se. dan los presupuestos dél_ argumento .àd minus satisfaccn.-las cond1c1on~ (A), (B} ~ (C) dei N.º 28 -R y S detenninan un concepto
-esquemas (IV) y (VII)- y del ·a j,àri -esquemà (VIII)-, comparativo-, y 2) R.e:iste (es d:c!r, hay por lo menos dos entidades relacionadas por
supóngase además que uno de los actos ordenados por R está R). La segunda propos1e16n fue onutida en el texto para no complicado innece-sariamente,
permitido y otro prohibido, entonces el prohibido estará por pues eJla es verdadera para todas las relaciones que interesan a1 jurista.
CARLOS E. ,\LC'HOU\R(),'<

s ar .umentos por analogía -a fortiort y a pari- \ª!


como se
1) Lo ! ámbito jurídico no son lógicamente. validos: En
los usa e~ es un error afirmar que son reducib1es a operac1ones
consecuenc1a,
lógicas.
2) Los adagies que es costumbre asociar a tales arg1;mentos nf son
preceptos lógicos, ni. su verdad es condición necesana para e uso
satisfactorio de los mismos. ·. . ,. ;:. .-- .. :- ·. - .. ·-

3) La lógi~a formal contemporánea, y cn especial la lógica de las


f
relaciones permite identificar con precisión tos presupuestos e t~l,es
ent;s y--delímita de este modo. !as condiciones de su ap 1cac1on
:r~:~asos ~n que son ~erdaderos dich,1:, pr:!supucsto.s. De ~st~ n1anc:ra
2. LOGICA DE NORMAS tóGlCADE
PROPOSICIONES NóRMATlV AS*
t
se demuestra que es infundado el escepticis.m_o de aquellos JUnstas que
creen que no exíste ningún criterio para dec1dlf cuándo p_uede escogerse Carlos E. Alchourróii
entre una u otra de las distintas formas de argumentac1on.

4) De lo anterior puede inferirse que es falsa la opin~ón ~e qu~enes L lNTlWDUCC!ON


iensan que la lógica formal no pucde ayudar a la me3or 1ntehgenc1a de
fos problemasjurídícos. Se destruye así uno de los presupuestos en que En este artículo presentaré un sistema lógicO.qu_e intenta reconstruir
se·basa el reclamo de una 44 nueva lógica" para el derecho. algunos conceptos de ob1igac-ión, perhiisión ·y· oiiós de los llamadós
caracteres normatívos, que son importantes y se usan con frecuencia.
Este sistema no debe ser considerado como una.nueva i6gica -deóntica,
esta es, como una lógica de normas. sino cOtnô ·ún sistema de lógica de
..Jas proposiciones n'orma.tívas, es decir'",""'prOposiciones que dic.en que·'tniâ
norma ha sido dictada. _. __ :.. _, ___ .. -- · _ -. . .
Uso Ia expresión !'lógica deóntica" para·ideritificar las propiedadés y
relaciones lógicas de las normas y "lógica nôrmativa" para identificar la
lógica de !as proposiciones normativas. La lógica normativa presupone
la lógica deóntica, pero no es idéntica a ellá. Creo que muchas de Ias
dificultades relacionadas con la interpretación y aceptabilidad de varios
sistemas de lógica deónticg-ex.i~t~.n.tes pro:vJenen de Ia falta de distincíón
entre esas dos lógicas-. · ..:-·:._.,_-__ .-... · ·:.. __
Par~ _mostrar sus diferencias presentaté pririiero enforma más bien
dogmática dos sistemas formaies: uno para la lógica deôntica y otro
para la lógica normativa. A·-eontinuación daré'urt"a justificaci6n intuitiva
de lo que llamo "lógica normativa" y trata~é- d~· !llostrar que esa.1ógica
0

"Publicado con eJ t[tu!o <1Logic of Norms and -~~~;;··~;·:N·~~maliv€-"iropcisiÚ~n:~)) ên


logique er Analyse 12.• :'..'' 47 (1969).
u· Quisiera ex.presar mi gratitud a los profesores G. H. von Wright y A. N. Prior
quienes leyeron una versíón amerior de este artículo e iticíeron rriuchas sugerencias
sumamente útiles y valiosas. ·

25
CARLOS E. ALCHOORRO:-. I.OOICA DE ~ORMAS Y tOO!CA DE PROPOSIC!ONEiNORM-AT!VAS

· hace posible: ( 1) dé_tectar algunas amhigiledades en el uso de ténninos . (b) ·1ó,mulas D (/ófmulaii'deôntii:as):
tales como "obligátorio''. "permitido", etc. en el Ienguaje corriente y (i) Si a es una fórmula C, Oa es una fórmula D. (Además es una
especialmente en el discurso jurídico; {2) caracterizar algunas propiedades fórmula D atómica). '
importantes de sístemas normativos tales como coherencia y completitud (ii) Si a es una fórmula D, ~ a es una fórmula D. ·
que no pueden ser formuladas adecuada1:Jlente en Ia lógica deóntica. · (fü) Si ay ~ son fórmulas D, entorices (o:&~). {a,v ~). (a - ~) y
(Esto muestra que là lógica normativa puede ser considerada como la (a "' ~) son fórmulas D. ··
lógica de sistemas normativos y como tal es especialmente adecuada
para tratar e! problema de las llamadas "lagunas dei derecho "); (3) (3)
mostrar que si bien la .interpretación de los operadores reiterados es Ax-1): /- O (a-~}- (O o:·- O e) (donde a y ~ sonfórmulas C)'.
altamente problemática en Ja.Jógica deóntica; Ias modalidades reiteradas
en la lógica normativa rep.rese"ntan conceptos ~ue son .frecuentemente (4) Regias de inferencias:
usados en el diseurso jurídic.o. · R-l): Si-a es una tautologia (de Já lógica proposicional), .entonces
La diferencia entr~ los conceptos deónticos y normativos es al menos /- o: (donde a es una fórmula O). · · ,
parcialmente ocultada por e1 hecho de que bajo ciertas condiciones R-2): De 1- o: Y 1- (o: - Jl) se ·sigue 1- ~ (donde a v ~ son ambas
( coherencia y completitúd) ambos cálculos son isomórficos. Este hecho fórmulas C o fómlulas D): Modus ponens. ·
podría explicar parqué la mayoría de los filósofos no han prestado . . R-3): De 1--a se,sigue 1--0 a (donde o: es una fórmula C):
suficiente atencíón a la lógica normativa. . Principio de Conttadtcción Deóntic'a. ·. ~. ··. : . .
, >R-4):.De 1- o: se sigue 1- O ci (donde à és una fónnÚla C): P;incipio
de Tautologia Deóntica; · · · ·•
2. LOGICA DEONTICA (SISTEMA O).
(5) Definiclones:
(l) Signos: , , .. • Ç~!f:~<., ·. Permitido: Df. P: Pa =- O- o: (donde a es una fórmula C).
(i) · Una lista infiniia .de variahles: Prohibido: Df. V: Va = O-o: (donde a es una fórmula C).
P, q, "r, S, P1, Í'r, Si, P2... · · · ·: ·· · · · Facultativo: Df. F: Fa = (P o: & P - a) (donde o: es una fórmula C).
(ii) Paréntesis izquierdo y derecho y los signos proposicionàles En la interpretación propuesta las variables representan proposiciones;
usuales para negación, conjunción, disyunción incluyente, implicación las conectivas proposicionales tienen el significado usual. Los operadores
material y equivalencià material:
()), -; &, v, ~, = . deónticos han de Ieerse de la siguiente manera: "Es .obligatorio
(permitido, prohibido) que". El operador qF" puede leerse como "Es
(iii) E! operador deóntico de o.bligación: facultativo que,'.
o Como el _siste.mgi.. 9 es sustancialmente idéntiêo #a} bien conocíâo
0 sistema de von Wright [9]'-siendo la única diferencia la regia R-4), que
(2) Fórmulas biénformadas (f6~mulas 0): es expresamente rechazada en [91 mediante el principio que von Wright
Hay dos tipos de fórmulas O: . Uama de Contmgencia Deóntica - me limitaré a dar una:·lJ.ómina de
a_que1los teoremas que usaré luego para enfatizar las diferencias entre el
(a) Fórmulas de·contenido (fórmulas C): sistema O y el sistema NO.
(i) . Todas las variables soii, fórmajas C.. .
(ii). Si a.es una fórmula C, - a es una fórmulà C.' T-l) !-O (p&q) s(Op&Oq)
(iii) Si a y ~ son fórmulas C, entonces (a, & ~), (o: v ~). (a - ~) y T·2) 1- P (pvq) "" (Pp v Pq)
(a s ~) son fórmulas C. ·
T-3) 1- {Op - Pp)
I Letras griegas se _usan. como variables metafingu.ísticas para fór-mulas. Las
conectivas proposicionales y los operadores deóntícos, as( como los paréntesis se usan en 2
Uso el signo "1-" como abreviatura de "es ia forma de una tesis del sistema en
forma autónima. cuestión".

i·,l 26
CARLOS F.. ALCHOURRON
r
• LOGlCA DE NORMAS Y I.O(;ICA OF. PROPOS!ClüNES NORM,\TiVAS

T-4) r(Vp - P-p)


Fórmulas bienformadas (fórmulas ~VO):
(2)
T-5) r {Op =-P-p)
T-6) r(-OpssP-p) Hay tres tipos de fórmulas NO:
T-7) r (Pp =-0-p) . (a} . Fórmulas de contenido o fórmulas C. Son ias fórn:1u1as e del
sistema O.
T-8) r(-Pp=O- p)
T-9) r (Pp v P-p) (b) Fónnulas deónricas o fórmulas ·D. Son Jas fórmulas D dei
sistema O. - ·.
T-!O) ,--(Vp& V-p)
T-I 1) r (Pp ~ Vp) (e) Fórmulas normativar o fór;a~Í~s N: .
T-12) r (Vp v Op v Fp) , (i) Si_ a es
formula N atómica).
~;;a
fórmula D, Nxa es una fórmula T'i (y además una
· ·
T-13) ,-Vp-(-Op&-Fp)
T-14) r Op-(-Vp& -Fp) (ii) Si a es una fórmula N, ..._. c(·es una· fórmltla N.
T-.IsJ,.. Fp - c~op&-vrJ (iii) Si a y Bson fórmulas N~ entonces (a & B) (a\:- ~;;-·{a_ ~) y
(u = PJ son fórmulas N. .. . '.. ·
Los teoremas T-1) y T-2) son !eyes de distf!bucíón para los
operadores O y P. Los teoremas 1·-3) a T-l l) son leyes de oposición y (3) Axiomas-Esquemas:
subalternación. Las últimas cuatro !cyes rnuestran que los operadores Ax-1) r O (a- il)- (O a - O P)(don:dê àyp sónfórmulas e;
"0'', "V" y "F''son conjuntamente cxhausüvos y mutuamente exc!uyen- Ax-2) r Nx (a - P) - (Nxa - Nx il) donde a y p son fórmulas D).
tes.
(4) Regias de inferencia:
RN-1) Si ex es una ~autología (de·'fa ·Ió'gíCâ':próf}dSiciO·ri~i)/entonces
r a (donde a es una formula NO). · ··
3. LOGICA NORMATIVA (SISTEMA NO) . RN-2) De r a yr se sigue f-' ·p (donde ri y l)son ambas
(a - PJ
formulas C o fórmulas D o fórmulas N): MódUsponens . ... ·.· ..
La lógica normativa, esta es, la lógica de las proposiciones R~-3) De+ -- a. s~ s1gue r- -- O a (do·nde·_a es una fórinüla" C).
normativas, presupone (:::::::: es una extcnsiôn de) la lógica deóntica en el . RN-4) De r a se s1gue r O a (donde a es una fórmula q.
mismo sentido en que Ia lógica deóntica pres'llpone la lógica proposicio- . RN-5) De
formulas D).
r
(a - il) se sigue r
(Nxa - Nx il) (donde a y il son
· .
nal.
Las proposiciones más elementak:s de la lógica normativa son las
que dicen que un agente ha dictado una norma. Para formalizarias es Es obvio q~: todos los t~oremas ·y +~glâS: "àerivâ~fas ·_dêf o ·;i;t~ma
necesario íntroducír un conjunto de variables para agentes y una per~anec~n vahdos en el sistema· N?,
.Por _··.10 t"anto,. presentaré a
expresión relacional que correlacione al agente con la norma dictada. conunuac16n algunas regias caracterist1cas·patâ·las fórmúias N ..
"x" será usado provisionalmente con19 .V.lJ símbolo que representa a un
agente específicó, esro es, este sínibolo Será usado no como una variab1e, ·· (5) X'lgunas regias derivadas:
síno como un parámetro. RN-6) Una variable en una fórmula N pueà~ Siir susÚtuida por una
Para la relación normatíva introducire el sín1bolo "N", de tal modo fórmula e.
que laexpresión «NxOp"significarú "x ha norrnado (dictado una norma R~~7) Todas 18:J. ~ariables de una fórmula -c-pu~den ser sustituid.as.-~
a los efectos de) que sea obligatorio que p". por formulas N. · . . ---
El sistema NO tiene la siguiente cstructura; RN-8) De r (a =
P) se sigue r (Nx a Ê Nxp)
'(donde a y p son
fórmulas D): Regia de Extensionalidad para 'Wx''. .. , . . .
( l) Signos.
(i) Todos los signos del sistema O {lógica deónüca), {6) Teorema-Esquema: _... ·.- .· __.::·./':·._:· ...._: _. . . ·
(ii) EI operador normativo "N x ··. m
TN-1) 1-- Nx (a & Pl = (Nx a & Nx (donde a y p son fórmúlas D).

29
,i LOGlCA DE NOR~AS V LO<i!CA DE PR:OPOSICIOXES XORMATIVAS
j CARLOS E. ALC!"!OURRON

li!,. 4. UN MET.ODO DE DECISION·PARA EVSISTEMA NO


fórmulas C contenidas en ellas inmediatamente después del operador
"O" implica proposicionalmente Ia fórmUJa C contenida·inmed_iatamente
después del operador "O" en por lo menos una"fórmula:D atómica que
Para decidir si 'una fórmula dada es -un teorema en e] sistema NO es evaluada con uF". . .
propongo el siguiente mCtodo: · DD-3): Elimine aquellas evaluaciones en las que una o., .TP:~~ _fórmulas
D atómicas están-evaluadas con "Vr" y son tales que la con3unczón de las
Regias de qgçisión para las fbrmulas N (regias DN): fórmulas C contenidas en ellas inmediatamente después del operador
ºO" es proposicionalmente inválida.(u.11~ Contradicción). __
DN-1): 'constrúyase una tabla de vdrdad para la fórmula considerada, DD-4): Elimine aquel!as evaluajones. en las que hay una fórmula D
tomando sus fórmulas-N atómicas como elementos para cada evaluac1ón atómica evaluada con "f" y es tal que rà fótmula e coritenida· en ella
arbitraria. Si Ja.tabla de verdad de la fórmula arroja una ºVr" para toda inmediatamert'f~â'esPués dei operadór "O~' es proposícíonalmente válida
evaluación posible de sus constituyentes atómicos, entonces ~s un (una tautologia).
teorema. Si para alguna evaluación posib!e !~ tabla de verda~ ª:roJ~ una · ·Si después de una o varias aplicacionesde las-regias DD-2), DD-3)
"F" para toda la:fórmula> apüquese Ia s1gu1ente regia de ehm1nac1ón:
DJII-2): Elimine aquellas evaluaciones en las que una o más _fórmulas
· . y DD-4) todas aquellas evaluaciónes q.ue dan lugar a· "F"
son
--,:-..élhninada5, entonces la fórmula es un teorema. Pero si hay por lo menos
N atómicas.están ,evaluadas con ·~vr"yson.tales·CJ.ue la conjunc16n de las Una evalúacíón tal qué: rio ·puede ser- eliminada por ninguna de las regias
fórmulas D contenidas en ellas inmediatamente después de! operador : d~ eliminación, entonces y sólo entonces ta fórmula no-es un teorema.
· "Nx" iillplica proposicional o deónticament_e Ia fórmula D contenida
inmedíatamente después del- operadoz:.t'Nx" en (por lo menos) una
fórmula N atõmica que es eva_luada. con l'F~. 5. OPERADORES NORMATIVOS - FUERTES Y DEBILES
Si después de ,una º· varias aplicaciones de DN-2) :odas las
evaluaciones' que_: arrojan_ºF"-_e~ _la -~abla .de verdad:-son eitm1nadas, ._.:.fü1t{'i-(::-O;. En muchos contextos la frase "p está permitido" se- usa no con Ia
entonces Ia -fórm·ul_a ·en cueS:tión es un _teoreiµa. Pero si existe por lo ·.'.::::.}~\fft(f{rtten.ción de ·dictar uria norma que permita que p, sino·tà:n sólo con la
menos una evahia~ión tal que no puede ser eliminada. _mediante la · · intenciôn de informat· de -que algún otro agente hà (Jictado una norma
aplicación de DN'2), eíitonces y sólo eiltoncês la. fórmula no es un :tâi,-es decir, que uÍl-agente·determinado e identificado ha·permitido que
teorema. p. En muchas circunstancias..,. como ocurre a menudo entre juristas, decir
Claramente, la efectividad de DN-2) presupone un método de que p·está permitidó es tati sólo afirmar que una prqposiCión normativa
decisión para fórniulas D, esto es, para la.lógica deóntica y un método es verdadera. Entales situaciones "p está permitido" significa exactat!J.ente
de decisión para la lógica proposicional. !'ara esta última disponemos de lo mismo que «NxPp~'. Ciertamente, seria más claro y m:ás ~nformativo
las tàblas de verdad ordinarias. P.ara 'la primera. ~I procedirniento de decir ·~x ha ·permitido p", pero a menudo se 0:mite la teféténcia a x, _
decisió_n es es que·:sigúe: · ;:;,;;,) porque en el" contexto es demasiado obVio quí~s ~.- Por lo tap._!o, .s<&~ __
dice simplemente "p está-permitido". · · ·. _
Regias de decisión parafórmulas .D (Regias-D D): Exactarnente lo mismo sucede con "p ·eStá prohibido", i'p es
\
obligatorio ", y con otras expresiones norill:ativas.
DD-1): Construya una tabla. de verdad para la fórmula D en A fin de formalizar tales significados de expresiones · normativas
cuestión, tomando -sus fórmulas n·atótniCas como elementos para cada introduciré las siguientes definiciones:
evaluación arbitrária.
Si la tab1a de verdad arroja una "Vr" para to.da ev~Iúación posible,
Permisión fuerte: Df. Ps: Ps NxP. =
Obligación fuerte: Df. Os: Os = JIIxO. .
entonces la fórmula es un teorema. La lectura natural de "Pspn es "Está permitido que.pn·de Ia misma
Si para alguna _evaluación posible la tabla de verdad arroja una "F" manera como "Pp", pero1 eHos· tienen, por: supuesto, significados
para toda la fórmula en cuestió~, aplíquénse las ~iguientes reglas de diferentes, ·como resulta claro de sus definiciones. ·
eliminación: Enforma análoga, t•Ospn se lee "Es obligatorio que p", ai igual que
DD~2): Elimine aquellas evaluaciones en las que una o más fórmulas "Op".
D atómicas están evaluadas con ''Vr"y son tales que la conjunción de las

30
31
CARLOS F.. 1\1.CHOLJRRQ:>;

LOG1CA D.E NORMAS Y LOGICA DE PROPOSTCIO:-.:ES ;\:OR~AT!VAS

(Estas definiciones pueden parecer defectuosas porque e!. ~efiniens


parece contener una variable librc ("x") que no figura en.~I definz~ndum. Lógica normativa
Lógica deóntica
Pero debemos recordar que "x" no es aquí una vanable, sino un
parâmetro). . ,, .. una
TN-6)
TN-7) 1- Psp =- p•---========- T-7) 1- Pp =-O-p
Ow-
1- Pwp =-Os- p-
A veces puede resultar interesante considerar a . x. como
1- Osp ae- Pw- P·---=======
TN-8)
variable. En tal caso las defíniciones han de ser sustttu1das por las TN-9) 1- Owp =-Ps-p- l-5) 1- Op =-P-p
siguientes:
1- - Psp =Ow - p,---====:::::=-
TN-10)
Ps., = NxP TN-ll) 1- - Pwp =Os - P- 1-8) 1- - Pp =O - p
f- -- Osp =Pw - p--.::::=::::::::=-
Os,= NxO TN-12)
TN-13) 1- - 0wp =Ps-p- T-6) 1--0p = P-p
donde "Ps.p·• significa x ha pern1itido que p. y "Os,p significa x ha
ordenado que p. . ., . .
La demostración de estos teoremas es obViâ;·de rriõdO'que Ia omitiré.
-:-.Q

Á·veces "p está permitido" no se usa c?n la 1nt~nc1on de tnlormar Nótese, por ejemplo, que la demostración de TN·6} no es más que ia
que alguien ha permítido que p, es decJr. ha d1ctado u~~ norma demostración de:
permitiendo que p. sif!O para informar que e! agente en cues.tion no ha 1- NxPp = (--NxP-- p).
prohibido que p, esto es. que es falso que ~! agente haya d1ctado una
norma pro.hibiendo que p (o, lo que es !o mismo, una norma de que es
Es importante observar la forma en que :Ia ·négacióri··afecta a Ios
conceptos normativos.
obligatorio no - p). . . .
La negación de un concepto fuerte (Pettiiisióri..:Ob1ígación) es un
En tales casos "Está permitido que p" s1gn1fíca .1?, m1sn10 que
concepto débil (Obligación~Perrnisión), y la negación ·de· uil concepto
« - NxO -p". Llamaré a esto el sentido débil de pern:1s10!1: .. débil (Permisión-Obligacíón) es un concepto fuerte (Obligación-Permi-
Por analogía introduciré un operador llamado obbgac1on debr/,
En símbolos: sión). Cada concepto fuerte afirma ia existencia de un .ácto normativo
{el acto de díctar la norma) y cada concepto débil niega la existencía de
Perrnisíón débil: Df. Pw •= - NxO - un acto normativo. '
Obligacíón débil: Df. Ow ~ -- NxP- Cada concepto fuene es equivalente àf-cohcepto débÜ opuesto con
una negación delailte. ~y detrás d_e.~·él. ("Opuesto" significa aquí
"Pwp" expresa otro sentido de "Está permitído que p" {que es Obligación-para Permisión y viceversa).
distinto dei sentido de .. Psp"y de "Pr'"). de modo que puede leerse de la
Cada concepto débil es equivalente al cOrtCepto o_buesto con una
misma rnanera que los otros dos. ., negación delante y detrás de él.
Distinto es el caso con ·~owp". :\o creo que esta expres1on pucda
Ieerse como ..Es obligatorio que p": es!a última oración se usa a veces
con el significado de «Osp", a veccs cone! significado de "Op" Y a \·~ces. 6. NEGACION.FUERTE (INTERNA)
probablemente con otros significados. distintos de éstos dos; pe'r:o•no·
creo que se use nun~a con el significado de '"0\1,:p".. _ .
Los siguientes teoremas son consecuencias 1n·med1atas de !as
definiciones:
·
f' Con respecto a los conc'eptos normaÜvos es 'posible· inttoducir una
forma distinta y más fuerte de negación, que cabe Hamar negación
interna. Para simbolizada voy a usar e! signo·que se utiliza a veces para
la negación intuicionista: "l ", pero con un significado diferente,
TN-2) 1- NxPp as Psp La negación fuerte (interna) de un conce.Pto·normatívo repr~senta la
TN-3) 1- NxOp as Osp

(-NxP-p) =
operación de introducir un signo de negación ordinaria (" --- ") detrás de
TN-4) 1- (-Nxo- p) Pwp "Nx .. y delante dei operador deóntico, esto es:
TN-5) 1- s Owp
Negación fuerte de Permisión fuerte; Df. 1 Ps: 1 Ps ::::: Nx--. p
,- , Algunas leyes de oposición en los sis[cmas O {lógica deónüca) Y ?\ O
(lógica normativa): · " " " Obligación " ; Df. l Os: 1 Os == Nx --- O
" Permísión débil: Df. i Pw: 1 Pw =-
Nx - O -
,., Obligación ~ : Df. 1 Ow: i Ov, == ,.._ Nx ~ P ......

3J
('ARLOS E. ALCHOURRON L001CA DE N_O~MAS Y LOG!CA DE PR.OPOSIClONES NORMATIVAS

De estas definiciones se infieren -,Ias sígµientes leyes de oposición: LOS PRINCIPIOSDE DISTRIBUCION PARA LOS
CONCEPTOS NORMATIVOS
Lógica normativa Lógica deóntica
... , .. , ..los Í>rincipiOs. de distribución para no" en la .lógica -deóntica son
TN-14) f- 1 Psp = Os-p-=======-'T-8) 1--Pp = O-p · tronbién válidos para."Os» en Ia lógica normativa. Y la-misma analogia
TN-15). 1- l Pwp = Ow-p. vale tambíén para "P" y "Pw~·.
TN-16) f'-1 Osp = Ps-p-=======-'T-6) 1--0p = P-p
TN-17) 1-1 Owp s Pw-p.. Operadores normativos Operadores deónticos
TN-18) 1- Psp = 1 os-p-======-T-7) 1- Pp = -:-0-p
TN-19) 1- Pwp = l Ow-p TN-26). 1-·0s (p&q)=(Osp&Osq) T-l)f'-O(p&q)sOp&Oq)
TN-20) 1- Osp = 1 Pw-p-===::::=-T-5) 1- Op = -P-p =
TN-27) f'- Pwp (pvq) (Pwpv Pwq) T-2) 1- P (pvq) "'(Ppv Pq)
TN-21) 1- Owp = 1 Pw-p.
·. ·· ··.. (Por razones de brevedad omito la demostracióil de· éstos y de la
Cada operador normativo fueite (débil) es equivalente ai otro · .; .:mayoria de· otros-.teoremas). · · · · · · º· .
operador fuerte (débil) con la negación fuerte delante y·la negación ,,,,, · .. Obsérvese que ,para la obligación débil y la permisión fuerte la
ordinaria detrás de é!. · · · .· implicación.vale en·una sola dirección: · .
Los sigriientes t~oremas ·se refieren a las propiedades de la negación
reiterada: . .:- ·', • · · · ,. rn:2sr·1- (Psp v Psq) -
Ps (pvq) {La conversa no es váli<l'!,),,. .
TN-29). 1-0w(p&q).-(Owp&Owq) ( " " " " " )..
TN-22) f-':--1 Psp s Pwp (= l-Psp)
TN-23) 1--lPwp=Psp(sl -Pwp) ,-.YJ< .. Veremos niás adelante que estas diferencias son -rriuy importantes.
TN-24)
· TN-25)
1--lOspsOwp(sl-Osp)
1--1 Owp = Osp (= 'l -Owp)
• .-~fi(j\~µ~,~yudan a clarificar ~i~rtas dificult_ades .refe~ntes _a la interpr~t?ci9n
·\~;::f11J ~e 1.â
lógica de6ntica; ·q~e a veces: se· cónf\mde eITi,')neamente cOn la
: lógica norm?,~va, ·· . · ·... , · .
Cuando ull ôiferador normativo es. afectado··_po·r una ·negación
ordinaria y una negación fuerte, el orden. de estas dos negaciones es
irrelevante.
La doble negación -ordinaria y fuerte- de un operador fuerte 8. LOS PRINCIPIOS DE SUBALTERNACION
(débil) es equivalente ai correspondiente operador .débil (fue,te). EN LA LOGICANORMATIVA
\.fediante esta doble forma de negacióil Se·puede ·pasar de un concepto
fuerte (débil) al correspondiente concepto débil (fuerte).. : · ·... Prohibici6n'• se Usa a men':l:~.o como un con.cepto' IlormatiVo (no
La ley de .doble negación (igual)· es ·válida para ambas formas de deóntico) con el mismo signif'~S··que la negación ftierte de permisión
fuerte. ·
negación y el re_sultado es el ·mismo en ambos casos~ Por ejl!:inplo:
1- (11 Psp = (Psp) (=- -Psp). · Para la rep"resentàción simbólica de esta noción USaré 1~V" con la
En general,:s:i'x es uno de los opera~ores norrnatiVóS (Ps~·Pw, Os o siguiente lectura: "Está prohibído que". · ·J
Ow)t entonces .es válido· que: Definición de prohibición normativa: Df. V: V= lPs.
11 x=x=- -x. Este es un concepto normativo fuerte. Es posible fotrodJJcir un
con"':J'.tO débi! de prohibición con el significado de la negación fuerte de
pe~Slón débil. Pero para esta noci6n no introduciré ningún simbolismo
esp:<=taJ., porque creo que _"prohibición" nunca se uSa en el lenguaje
~rdman.".con un significado tan débil. En.este sentido "Obligación" y
ifí· Prohibtc~ón se parecen: se usan como conceptos normativos, pero sólo
en el sentido fuerte,
Consecuencias inmediatas de la definición dada sob:
\1:~
lt,,, '
1'

34
'
11; i: '
ilI. 11,,1
·•,;11:.
...., ·.. ,·h.·:",.::•
TN-30f f- Vp =l Psp
C:tiRLOS E. A!.CHOURRO.'l
J
18
TN-31) f- Vp = Os - p 1:1

. En la lógica normativa esta situación es retleiada •n 1 1.d· . 1


Los princípios de subalternación de la lôgicà normativa son
ex4ctamente paralelos a los de la lógica deóntica:
I stgu1ente teorema; :.i • ... a va 1 ez áe

f L0ftca normativa
Operadores normativos TN-35) f-. - CVp & Pwp) ~Lóiica deóntica
Operadores deónticos
TN-32) f- Osp - Psp,--======~T-3) f- Op _ Pp f-.-(Vp& Pp)
TN-33) f- Owp - Pwp , Mediante el método de decisión de la seddó~ VÚes fád 'f I
TN-34) f-.Yp-Ps-p T-4)i--Vp-P-p vaJidez de este teorema, y también es fácil ver que . • ven icar a
-(Vp & l'sp) , , por eJempio,
Obligación implica permisión del mismo tipo y prohibición implica no es un teorema. Por las definícíones de "V" Y "Ps" st , 1 , , - . . ,
Perrni~íón de la negación. es una abreviación simbólica de · e. a u t!ma 1orrnu1a
-(Nx-Pp&Nx Pp)
Muchos autores han expr-csado sus dudas acerca de Ia legitimidad de F Vr Vr Vr
"aceptar como lógicamente verdaderos tales príncipios. Ellos argumentan
deI siguiento modo: Si obiigación implíca lógicamente permisión que resulta falsa_ para la evaluación indicada debajo de ella
entonces es lógicamente imposiblc que algo sca obligatorio y no esté
permitido, esto es, esté prohibido. Esto, sin embargo, no sólo no es
imposible, sino que se da con frccuencia en ia cxperiencia. Es bastante
1 Esta evaluac,ón no puede ser eliminada or
elimínación en e! caso de una fórmula N es DJ-2
1 • :
que ,' un,ca regia de
por lo menos una de sus fórmulas N ato'm,·cas ha) y ~/dl.P. resupone que
común qu.e.un.es-ta"do de~osas e::; calificado como obligatorío y tamblén p· -
, tenso. que todo esto está de acuerdo c'&t, noéstr rec1u1. o ,el, valor "F"..
como prohibido. Naturalmente, esta sítuación sería lamentabJe, pero no
imposible, y los juristas saben muy bien cuan frecuentemente ocurren
sentm1~ 0 es
o de que perfectámentê-posible que Uh age::ie'~~~\~í~~:y
nor .a o un estado de cosas como <permitido .
~;y:
ª1
tales· situaciones.
Este argumento fue dirigido contra
prohíbido. Lo que resulta obvio es que en tal caso x fui Jªmbién como
incompattbles en eJ sentido de que i'--Pp" y "P " , ictado n?rmas
f- (Op - Pp) Esta reflexión su ·ere la e , . . .P son 1~comp~t1bles7
que en Ia lógica deóntíca es equivaJcnie a definición de incoherfncia deó~~~:n:i~n~:a ~~o~:~~!~1~eiª s;gduiendte
f-.-(Op&Vp) cosas p por un agente ·X; _.· . . ~a o e
···.. .. .
Pero si se analiza el argumento. cabe advertir que los conceptos
involucrados en él son norrnatívos y no dcónticos. Respecto de los
operadores normativos no se da ia in'-'ompatibilidad entre obligación y
Definición de incoherencia normativa: IX IN: Í~:(p) ~}Vp& PspJ
prohibíción.
La negación de Ja normación incoh~re"~t :_· . . ....
La siguiente fórmula no es una ky de la lógica normativa: d(syuncíón de Ia permisión débil Y de la negació; r:!n!qdu,vlale~te .ª. Ja
-(Osp& Vp)
deb1l, esto es: e a p ... rnus1on
y esta fórmula no es equivalente a T\"-32). TN-36) f- - IN (p) ,a; (Pwp v l PwpJ . .
Obiigación fuerte implica la permisión fuerte, pero prohibición es
Demostración:
compatible
. ,;;:JVp & con_
Psp)
permisíón fuene. La fórmula siguiente no es válida:
• (IJ f- TN (p) =
(Vp & Psp)
.. :,·'[2-l 1--~ lNJp),i-(1 Vp & J>spJ
·., A Veces, e1 argumento precedcntç no fue considerado como (por Df, INJ
concluyente. La explicación de esta opinión ha de buscarse, creo, en la • · (3) f-·~ IN (p) s ( -1 Psp v- Psp) (de (l) por (LP)y D{ V)
ambigüedad de la noción de perrnisión. porque cuando "permisión" es (4) f- - IN (p) ,a; (J>wp v 1 PwpJ (de (2) por LPJ
usada en .el sentido normativo dCbiL entonces es verdad que es (de (3J por TN-22): TN-IOJ YTN-JSJ)
incompatible con prohibición.
Cu~ndo ,x ha normado p como ob!igaforío y Cón\ó prohibido ha
~;J:t.';,,~;~c~~;~;~~~mente_ Lo que ha hecho no es ímposible, ;e;o

37
CARLOS E, AtCHOURRON :- . LOGICA DE NORMAS Y LOGICA OE PROPOSICJONÉS NORMATIVAS

TN-37) r- (Osp & V)- IN (p) La siguiente ev'aluación nifrestrà que,-para:la.permisíón· fuerte la
siguiente fórmula no es un teorema de Ia lógica normativa:
Demostración:
(!) r- Osp - Psp (TN-32) [Psp v Ps-p) (= (NxPp v.Nxp-p)]
(2) r- (Osp & Vp)- (Vp & Psp) (de(!) por LP) .. · F F F F F F
(3) r- (Osp & Vp)- IN (p). (de (2) por Df. IN)
. · · Esta· eva!uación no puede ser . eliminada. porque ·la regia de
, eliininación para las f~_l{ls N"(esto.es, bN-2) sólo puede ser aplicada
si hay por lo menos una 'iórmulli N atómica que fue evaluada con "Vr".
. La· fórmula .precedente puede ser. usada para..-identificár aquella
9. EL PRINCll'IO DE PERMISION Y tANOCION situación en la que x ha dictado alguna. norma acerca de p, es decir,
DE NORMACION ::i:cuando. x ha norinado p .de. alguna manera. Usarê "N(p)" como
,,,.·represenfación simbólica de "p ha.sido normado (por x)'.'.·' · ·
En la l6g.ica normativa no hay un teorema- análogo al Principio'.
de Permisió_ri . de la lógica d'eóntica:. Principio de Permisíón:
T-9) f-- (Pp v P'-p). · . . . · • {~}'/;Definició~,de n'!rinac~6n: Df. N: ; (p) =(Psp v Ps- p)
l
1 Contrâ este principio se h&!_d,ucido_ q;1e no es lógic~':'ente ve'.dadero
que todo estado de cosas es tal qut·o b1en,e.stá penmtido, o bien es,lá : :: : Cuando es. verdad que lt ha dictado alguna norma respécto de p,
i
!
.permitida su rtegación, porque si esto fuera así no podrfa haber n11;gun .·:
p no caracterizado deónticamente. Pues sucede que de hecho ex,sten
·';: ~ntonces ~·N "(p)" es vêrdadet'a". Esto lo muestran, en parte; los siguientes
;.:. ~-: teoremas:
estados de cosas·que no es~ normados en ningún sentido, es decir que •
carecen de todo status deóntico. ·
- Este tipo ·de argumen;o es convincente para 3.quellos aut~res que
\t~íi~t:'.éb· TN-41
TN-39) r- Psp- N (p)
r- Osp - N (p).
TN-40) l- Ps-p-N (p)
TN-42) r- Vp- N (p) .
· ·sostienen que· hay lagunas en el derecho. Aquellos -que n1egan la
existencia de tales lagunas seguramente rechazarían el argumento. - Normación incohere;nte ~mplica normación, p'e:to la negación de
Creo que todo el problema surge de Ia confusíón entre diferentes normación incoherente ito implica normación. _
significados de permisión fepresentados por ºP'\ ·~Ps'' y '"~''> porque
aqllellos que -argumentan en contra del Principio de Permisión están TN-43). !- IN (p) '- N (p)
pensando en- ~·Ps" y los que arg~rnentan en su favor normalmente
piensan en ''Pw" y presuponen la ausencia de normación incoherente.
Para la permisi6n débil el análogo ~- Principio de Permisión vale
Esto sugiere la.siguiente f
bajo la condición de no-incoherencia, eSto es: Defini.ción de normaci6n consistente:
TN-38) r- '- lN (p)- (Pwp v Pw- p). Df. CN: CN (p)=[N (p)&-IN (p)]
1
Demostración: De aqui se sigue, por TN'38 y Df. N:

{!) r- (Osp & Vp)- IN (p) (TN-37) ... TN-44) f-- CN (p)e[(Psp v Ps~p)&(Pwp v lPwp))
(2) r--IN(p)--(Osp&Vp) (de (l) por LP)
3
(3) r--IN (p)-(-Osp v-Vp) (de (2).por LP) • Cuando en el texto se usa "N {p).. para identificar la situación en la que x ha dictado
(4) 1--IN(p)-(Pw-pv..:.lPsp) (de (3) por TN-1.2 y Df. V) !1çuna norma,. hay que recordar que he elegido uno entre varios significados plausibles de·
(de (4) por LP) dtct~~una norma respecto de p". Para este significado vale que si x ha dictado una.norma -
(5) l--IN (p)-(-1 Psp v Pw-p) ~rmttrendo p-o ·q, ha normado p- o· q. pero no ha normado p 111 q. Esto es así :
(6) r--lN (p)-(Pwp v Pw-p) (de (5) por TN-22) rs (pvqy• no implica "N (p)" ni tampoco implica ..N (q}'', aunque implica "N

38
j
C"ARl.OS E. !1!.ÇHOURRO!'i r,, lOO!CA DE NORMAS y LOG!CA DE PROPOSIÇ!O:,.'ES :-iOR.\';.a.TlYAS

Normación coherente implica normación. Normación coherente y Definición de determinación normativa:


normaci6n incoherente son incompatibles y soo exhaustivos bajo la
condición de normacíón: Df, DN: DN (p) = (Psp v 1 Psp)

TN-45) 1- CN (p)- N (p) TN-46) 1- CN (p)--IN (p) Consecuencias inmediatas de esta definiCióifson:
TN-47) 1- N (p)-(CN (p) v IN) p) T'<-48) 1- N (p)-(CN (p)aa- lN (p))
TN-50 1- Vp - DN (p)
TN-5!) 1- Psp - DN (p)
10. EL PRINCIPIO DE PROHIBICION Y LA NOCION DE TN-52) 1- Osp - DN (p)
DETERMINACION
Cuando p está normativamente determi~ado (·p·- 0 -:..·\.)- ,;,.· h _. _ ,
Se dijo más arriba que en la lógica normativa la prohibición es p de alguna 0:anera y 1o mismo
, ocurre cuando no .._J p" 'está," a no·maao
. ,.. .
íncompatíble con Ia permisión déhi!. r-cr0 n0 c0n la permisión fucrte. mente determinado, esta es: norm."tlva-
Además. prohibición y permisión débil son conceptos lógicamente
exhaustivos. Esto muestra otra ana!ogía en(re la lógica normativa y la TN-53) 1- DN (p)- N (pJ
TN-54) !-' DN (-p)- N (p)
lógica deóntica, a saber:
Cu~ndo x ha normado P de alguna·- llJairera ; por:_-io menos ha
Lógica normativa Lógica deóntica determinado p o ha determinado,:?.?~ ....... p. '

TN-49) f- (Vp v Pwp) T-11) f- (Vp v Pp) TN-55) f- N (p)-(DN (p) v DN (-p)) ••.
TN-56) 1- N (p) = (DN (p) v DN (- p))
Pero prohibición y permisión fuerte no son lógicamente exhaustivos,
esto es, (Vp v·Psp) no es un teorema. Por definlción de "V" y "Ps" esta . Normacíón coherente es el concepto contr'ádÍ~ib~io 'ci_- :- .
última fórmula es Ia abreviatura simbólica de: 6
- --~n~coherente bajo la condición de ~eterminación normativa~. no:~a...c~ n
:,,.e• (Nx - Pp v Nx Pp) "f"lc57) 1- DN (p) - (CN (p) se "'-IN (p)) ..·• (cteTN-53 y TN-48).
·,·,,. FFF
La idea de determinación normatívfi\.~j<fri~ _. <.·
que resulta falsa en la eva!uación indicada. Que esta evaluación no p_uede ser usada para caracterizar el écillceptoyd~m{o%:1~~~; :~orq~e
puede ser eliminada sigue del hecho de que ta ap[icación de DN-2 sistemas de normas, o - lo que es lo mismo - sist . I u pa1 a
~-u~óngase qu: x es el legislador y ha dictado una se;i;~se s~~r~~~n~~
presupone que por !o menos una de !a.'5 fórmulas N atómicas tenga la
evaluación "Vr". ira qu~ e! COOJUnto de normas dictadas por X es com leto e . ...,
Creo que todo esto está acorde con nuestras intuiciones, en el sentido determinado normativamente todo P posiblé Esto supg·e , lua~d~ x ha
de que es perfectamente posible, para una autorídad x dada que haya un • 1 re a s.1gu1ente
estado de cosas posible p respecto dei cual x no ha dictado una norma
permítiendo p y tampoco ha dictado una norma prohibiendo p. En taI Definición de con1pletirud nornzariva a~sofuta: ~/.' '.: ·-.
caso se dirá que x no ha determinado ningún carácter normativo para p,
aunque tal vez: lo haya hecho respccto de no ....... p.
De la misma manera, cuando x ha dicrado una norma permitiendo
Df. CIN: CIN =(p) DN (p)
p o ha dictado una norma prohibiendo p. entonces ca:be decir que p ha Consecuencias dlrectas de esta definíci6n sO:n:
sido determinado normativamente por x.
Para esta idea de determinación normativa usaré el simbolismo "DN TN-58) i-C!Nse(p) (1Pp v Psp)
(p)" con referencia implícita a x. TN-59) f- CINse(p) (Yp v Psp)

41
L9(JICA-0E NORMAS Y·l.OOICAOE- PROPOSICIONES NORMATIVAS
CARLOS E. .~LCHOURROX

o - lo que es equivalente - de (A').


Normalmente· esta exigencia resultará demasiado fuerte: lo que se En este Sentido es correcto decir que el' principie{ de prohibición es
requiere ell la mayt?ría de los ~o~ no es la determinaci~n. de todo p · · verdadero e incluso· necesariamente verdadéró y, en ·consecuencia, la
posible, sillo tari-sólo la determtnac16n de todas Ias.propos1C1ones de un existencía de lagunas es lógicamente imposible.
cierto conjunto. Este significa que lo.que se requ1ere normalmente es Pero a veces el enunciado (A) es usado en el seritido de
algo parecido a la siguiente ·
(A') (-Vp-Psp)

Definic;6n de completitu_d non:nativa .relativa: .En tal caso el concepio''ct,r'iermisión referido en (A) es entendido
. êomo perm.isión fuerte.
Df. Cl 0N: Cl 0N= (p)(0(p)- DN (p)) (A'') es propôsicionatmente equivalente a
(donde n0" es usado para identificar el conjunto de proposicíones (Vp v Psp)
seleccionado). _ . . . .
Muchas confusiones subyacen a las d1Scus1ones comentes acerca de que no es .una fórmula lógicamente verdadera.
la cOmpletitUd de los sistemas.. ~e n?rrnas, r.ero s7~ta,!11ente àlguna de Cuando el c0:ncepto de completitud normativa es definido en
ellas depende de los diferentes sentidos de permmón , . . . términos dei cóncepto de permisión fuerte, como lo he hecho antes,
Un punto en debate 'lUi es verdadero o no el llamado Prmcrpzo de ::/· entonces la existencia de lagunas no es lógicamente imposible.
Prohibición...f. . . . Esto o algo parecido fue afirmado, creo; por aqueUos que Sostienen
ilt\\ii\i,,que _Ias lagunas son posibles y que el principio de. prohibición es
(A) Todo lo que no .está prohibido está permitido, l
,~°';"*~~i~r.,.S..PP.~ngente. . . . t • .
··. ?;;f:·}?t;:::::-:;;;,..A veces (A) ha sido identificado con el teorema deont1co:
.-; . Si.este prinéiPio es verdadero, lde qué típ~ de verdad se_trata? &Es
· necesariamente verdadero o sólo contingeiitemente._verdadero? . ..... ''f·(-Vp-Pp)
El principio de prohibición no debe ser confund1d~ ~on e! pr1nc1.P10
nullum crimen, porque éste último no es una propos1c_16_n normativa, yf:como esto. es-e_qU:ivalente a
sino tina norrri.a que permite todo lo que no está proh1b1do por otras
normas. ·· · ·
El enunciado (A) se usa a vCCes con el significado de
es decír, a la .mitad de la definición de ••0 en términos de ·~p" o de "P"
11

(A') (-Vp-" Pwp) en_,térmillos de uo~·._Ia}tdmisíbilidad de tales definiciones ha sido puesta


en .duda por ~quellos que admiten Ja existencia de léigúnas.
donde el conceí,to de permisión referido en (A) se entiende como una t
Creo.que nos~ trata aqui de un:problema,de lógica deóntica, sino de
permisión débil, · · lógica normativa. . ···, '. . ' . -
(A) es proposicionalniente equivalente a TN-49) y, por lo tanto,
lógicamente verdadera.. . . .. .
Aquellos autores que sostienen la tmpoSibilidad lóg_ica de lagu~as
interpretan (A) en el sentido de (A') y definen la completttud normatlva
como la cuantificación universal respecto !fe ~" de li. LOS PRINCIPIOS DE TRICOTOMIA YLA ··
. DETERMINACION NORMATIVA
(Vp v Pwp)
· Introduciré ahora el concepto de facultativo en la .lógica normativa. ,..
-:J.
·1·::.;1;~ ' Para un enfoq_Ut: similar véase [t]. ,~,~);jediante Ja siguiente: · · ·· · .· .

42
CARLOS E. A!.CHO!JRRON
LOG!CA f)f: i'iOR:.!AS Y l.OG!CA DE. PROPOS'iCIO!'-:F$ ~OP.\ft,TJV,\S

Definición de Facultativo: Df. F: Fp = (Psp & Ps - p)


(~~~ (.Pueden las proposiciones normativas sét contenido de normas?
Decir quepes facultativo significa que tanto p, como_no-p están (ul) 1,Pueden los operadores normativos sér reiterados?
permitidos en el sentido fu;r!e. , _ La respuesta- a !ª.
pregunta (ii) es,·._creo, ·.claramente afirmativa.
La siguiente ley de la log1ca deontrca C~ando una propos1c~ón normativa es el ·contenido·de una norma el
T-12) (Vp v Op v Fp) su3eto de la norm~ e~ la autoridad de la propoSición normativa.
puede Uamarse Principio de Tricotomía. . Formaimen~e esto significa que debemos trazar una distinción clara
La fórmula análoga de la lógica normativa, esto es, entr?, ~or eJemplo, Op y ONxOp (; OOsp). Esta última fórmula tiene
un s1gn1ficado claro: afirma que es ·obligàtorio paÍ'a x normar (=:: dictar
(T) (Vp v Osp v Fp) una norma que diga) que es obligatorio que p.
La distinci~n entre (i) y (ii) hace posíbie dâr··una: "i~terpretación
no es teorema, pero es interesante observar qué ocurre cuando ~s nueva (n?rmativa) para algunas fórmulas deóntic·as. · . ·
verdadero: (T) es verdadero sí, y sólo .si_ tanto p. como no - p estan Por eJemp!o, A. N. Prior considera en [6] p.·.225 qu'e · ·
norn1ativamente determinados.
O (Op-p)
Esto es reflejado en los siguiente.s teoremas:

TN-60) 1- (Vp v Osp v Fp) - (Psp v 'Psp) es una ley deóntica y la interpreta como "Debemos haéer~lo~que-
TN-61)
TN-62)
1- (Vp v Osp v Fp)- (Ps - pv l Ps- p)
1-((Psp v 1 Psp) & (Ps - pv 'Ps - p)) - (Vp v Osp v Fpl
1 debemos-hacer".
. Usand~ e! .simbolismo d: von Wright para las normas hipotéticas, ia
TN-63) 1- ((Psp v 1Psp)&(Ps-pv·, Ps- p))ae(Vp v Osp v Fp) teSiS de.Pr-;:or parece requenr que · ;. : <·-. ,... w

Resulta interesante observar que usando la cuantificación proposi- O (piOp)


cional la síguiente equivalencia es válida:

(p) (Psp V 1 Psp) =(Vp V Osp 1· Fp)


sea considerada como Jey de la lógica deóniiC;:'~iádtc~. ·.· _.: . :--:.·.·.
. El signi~cado de. estas fór~uias no es muy Claro y es ·~udoso sí un
ststerz.ia lógieo deónttcamente interpretado debería contener una tesis de
"_'_,,. lo qu;~uestra la noción de complctitud norn1ativa pueda ser definida este trpo (cf. Lemmon [4]). ·
mediante la cuantificación universal de (T). Pero si reemplazamos la fórmula "O (p/Op)" por

O (p. OspJ (; O (p/NxOp)J


12. MODALIDADES REITERADAS
(esto es, si interpretamos normativamente lá ,·segúnêi~ o como Os)
{i) <ti,Pueden las normas mism1.ts :-i:r contenido de normas?>, Con obt~~emos un,a .no~ma muy sug~~~i~.ª e interesante, que se parece much~
esta pregunta comienza von Wright su capítulo sobre las normas de a la ~arma bas1ca de Keisen, s1 x representa la aut_oridad suprema de
orden superior en (12) (cfr. también [ l )J. pp, 9 ! ss.). Esta es una Il!'anera una c1erta cof:lunidad. Keisen parece pensar que· s!l· tiorriia báSica carece
muy directa de:.preguntar por fa po.sibilidad misma de modalidades de un ~ontentdo especffi~o y sólo tiene cont~~n.i.~,..0:--lonceptual, síendo
deónticas reiteradas. Aquí nos enfrentamos con un interrogante. n1uy algo aSI como una ley lógica .(cfr. (3], p. 200 ss.). En esto está muy cerca
difícil~ pues no és nada claro quê sentido pucde atribuirsc a expres1oncs de Pnor._ (_Esto no es, por c1erto, Ja única interpretación po$ibie de Ia
como "OOp". No analizaré este probkma aqui. pero creo que. la norma bas1ca de l(elsen. Para esta interp:retaC:ión y Ias dificultades que
distinción entre operadores deóntico:,, y norn1ativos puedc arro_1ar surgen de eilas para la teoría de Kelsen véase. Ross [7], p. 156 ss.).
alguna luz, porque nos permite formular dos prcguntas relacionadas. Me. parece que la pregunta (iii) tambiéri puede .ser respondida
afirmativamente.
pero distintas y a daí- respuestas claras a dias. Estas preguntas son:
~º-~sideremos las siguientes proposiciones:

45
CARL9S E.;A~ltOURRON
LOG!Ci\ DE NORMAS V LOGICA OE PROPOS!CJO'.':ES ~ORMA'l'J\"A.'>

Os,Os,p (= NyONxOp)
Ps,Os,p (= NyPNxOp)' ·. Ún tipo de negación. L~ distinción enti-e Ias forrri~· débiles y fuertes
desaparece. .
Vs,Os,p. (=N y.O-NxOp). (""Os,Pw.-p)
Para probar el isomorfismo demostrafé que los. axiomas y regias de
Estas fórmulas parecetl tener un. significado clato; La priritera~ por inferencia de la lógica deóntica:para "On pueden sér dCmo~trados como
ejemplo1 , pue:de 1eerse como "y hS: normado que CS obligatorio para X válidos para "Os" .. y ,por. (Cl-CN-4) ·también para "Ow", y que "Ps"
puede-ser definido en términos de uos" y " - ... ~·
nofmar que sea obligatorio que p''. · .
E! análogo al Ax-1) es:
He colocado suscriptos debajo ddos oper':dores normat1v~s _para
distinguir las -diferentes autori?ades de. las · d1fere~tes propos1c1~nes
normativas. Cabe preguntarse s1.son -postbles modahdades norn;iat1vas , :. Cl-CN-6) · 1- Os,(a- P)-(Osa- OsP) donde a y P son fórmulas C).
reiteradas con el mismo suscripto, e$to es, si puede haber algo as1 co_mo Demostracíón:
la norrnación· autorreferente. Creo que Ja respuesta puede ser afirmativa,
siempre que las normas no se identifiquen con órdenes (cfr. Hart [2], p.
(!) f- O (a-P)-(Oa-Op) (Ax - l)
18 ss.)..
(2) f- Nx O (a - PJ- Nx (Oa - OP) , (de(!) por RN - 5)
(3) · f- Nx (Oa -OP)- (Nx Oa ... Nx OpJ (Ax N-'- 2)
13. EL ISOMORFISMO ENTRE.LA LOGIC:A DEONTICA Y LA (4) 1- Nx O (a- P) '--(Nx Oa- Nx OP) (de (2) y (3) por LP)
NORMATIVA ., .. _ ,. · (5). !-Os (a-P)-(Os a-Os P) (de (4) por Df. Os)

El simbolismo de la lógica deóntica fue leído muy a menudo con el ,. , · . De la demostración surge -que este teorema·no depende de la hipótesis
significado de.-lógica normativa. Esto puede dar lugar, por supuesto, a · · (CJ-CN), de modo que es un teorema de! ·sistema NO. Pero para e!
muchas confusionest pero no, necesariamente siempre, porque los dos i ,:;Jii.°%1f;)"f:emplazo de .. Os" por "Ow" en este teorema se necesita (CI-CN-4).
cálculos son isomorfos bajo dos supuestçs que: a ..I.Renudo son aceptados .t!t~~':'.1~:-;'..\· _
.,,.,·, ..·' · · E! análogo a R-3) es: ·
~çitamente. ·~ ..' . . fl... . .
Cuando _nos referimos a un conjunto de normas completo y
coherentet el cálculo para los operadores deónticos y el cálculo para los ·cl-CN-7) f- -«-1- - Os a (donde a es una fórmula C).
operadores normativos son isomorfos.
Demostración:
Esto significa que, bajo la hipótesis:
(1) 1--a (Hipótesis).
(CI-CN) (p) (DN (p) &- IN (p)) (comp!etitud y no incoherencia) (2) 1--0u (de OJ por R·.1)
(3) 1-(0u--Oa) (de (2) por LP)
los siguienteS-_teoremas pueden ser demostrados (colocaré "(CI-CN)" (4) f-(NxOu-Nx-Ou)
delante de estos·teoremas para recordar que sólo pueden ser demostrado& (de (3) por RN-5)
(5) i- (Pw-a v 1 Pw-a). (de CI-CN-2)
bajo esa condición);
(6) H-NxO--uv-Nx-0--a) (de (5) por Df. Pw y Df. 1 Pw)
(7) H-NxQuv-Nx-Oa) · (de (6) por RN-8)
Cl-CN-1) 1-(Psp v 1 Psp) . (de C!-CN·por Df; DN)
{8) 1-(Nx O a~-Nx-b a) (de (7) por LP)
Cl-CN-2) f- (Pwp v 1 Pwp) (de Cl-CN por TN-36) . (9) 1--Nx Ou
C!-CN-3) 1-(PspePwp) (de (4) y (8) por LP)
(JOJ 1--os à (de {9) por Df. Os)
Cl-CN-4) 1- (OspeOwp)
CJ-CN-5) ..1- (1 Psp =-Psp)
EI· anál~go a R-4) es: ·
Estas teoremas muestran que ·bajo Ia condición de completitud y
coherencia hay sôlo un tipo de permisióni un tipo de obligación y sólo
Cl-CN-1!) f- a- f- Os a (donde a es una fórmula C)

46
1
1

1
LOOICA OE NORMAS Y LOGICA DE PR0POST~l9NES NÔRMATIVAS
CARLOS E. ,\i.CH()t;RRO;>;

Obsérvese que las leyes característícas para '•Os" en eí sistema NO


Pemostraci6n: pueden ser derivadas de los siguientes princípios:
( Hipótesis) 1- Os (a-~)- (Os a- Os ~) (que corresponde a L Ax -i)
(l) 1- a (de {I) por R-4)
(2) 1-0a De 1- (a - ~)se sigue 1- (Os.a-Os 13) (que corresponde a L R)
(de (2) por LP)
(3) 1- (- O a- O a) (de (3) por RN-5)
(4) 1- (Nx - O a- Nx O a) Estos son los principios a;iomáticos aceptados por Limrnon para la
(de Ci-CN-2) lógica de obllgación y ellos c·óinciden con Jos sugeridos por Stenius en
(5) 1-(Pw-a vl Pw-a) , (de (5) por DL Pw.y DL 1 Pw)
(6) 1-(--NxO--av-Nx-O--u1 (8]- En este sentido las ideas de Lemmon y Stenius son reflejadas en el
(de (6) por RN-8)
(7) 1-(-Nx O a v-Nx-0 a) sistema NO. Pero cabe observar que en sus sistemas la permisión fuerte
(de (7) por LP) (Ps} no puede ser definida._._ &Í bien lo puede ser· ta permlsiól'l débii
(8) i,-(Nx-0 a--Nx-0 a)
(de (4) y (8) por LP)
(9) 1--Nx-Oa (Pw). Por lo tanto, elios careceri de ra posibiliàad de expresar algunos
(de (9) por DL 1 Os)
conceptos normativos importantes.
·w (I0)1--1osa
(Il) 1- Ow a
(de ( 10) por TN-241
1<le (11) por Ci-CN-4)
Considero que el artículo de Stenius, y en cierto sentido también el
~J (12) ;-Os a de Lemmon, es una buena exposición de ta lógica de oblígación
i normativa (Os)i pero creo que una i6gica tal só!o es una parte de la
lógica de las proposiciones normativas.

,
El análogo a la definición de "P'' por "O" es: Por otro lado, creo que sus críticas a la lógica deóntica se
desvanecen, una vez que reconocemos la$ diferencias entre los conceptos
1.!, Cl-CN-9) 1- Psp ;;a- Os- P deónticos y los normativos, porque tales críticas provienen del error de
Ieer el simbolismo de la lógica ·deóntica con el significado de lógica -
DemõStfación: normativa .
• (1) 1-Pspsa-Ow-p (TN-6)
(2) 1-Psp;;a-Os-p (de {I) por CI-CN-4) REFERENC~AS RIBlLIOGRAFlCAS -.

[l] A. L. Gioja, E! Postulado Jurídico de la Prohibición, Buenos Aires, 1954.


\4. 'LPMMON
L
y STEN!US SOBRE LOGICA DEONTICA (2] H. L. A. Hart, The Concept Ôf.Uw, Oxford 1961. '
YNORMATIVA [JJ H. Kelsen, Reine Rechtslehre, 2 ed. Viena 1960.
[4] E. J. Lemmon, «New foundations for Lewis modal systems», Journa! of
En (4) E. J. Lemmon present~ un sistcm~l !ógic_a deóntica,
?e Symbo/ic Log;c, 22, 176-186 (1957),
Uamado D2, cuyos princípios deónttcos caracter1st1cos son. (5] E. J. Lemmon, «Deontic logíc and the logic of imj,eratives», Logique e!
Analyse, 8, 39-7! (1965).
1- O (a- ~)-(Oa- Of,) [6J A. N. Prior, Formal Logic, Oxford 1955.
L, Ax-l) [7} A. Ross, Directives and Norms, London 1968.
L Ax-2) i,-Oa--O-a [8] E. Stenius, <<The principies of a logic of normative systems1> 1 Acta
L. R,) De~ (,q=.~).,s• sigue ,- 10 a - O Bl Philosophica Fennica, 16, 247-260 (1963).
[9] G. H. von Wright, Logical Sludies, London 1957.
Se trata de un; axiomatización esen(:ialmentc equ~v.at1;..n:te de los [10] G. H. von Wright, ({A note on deontic logic and derived obligatiom>,
sistemas de Prior y von Wright conteni<los en-[6] y [9] respectivamente. M;nd, 65, 507-509 (1956),
Más tarde Lemmon en (S] formula severas cr~tíca~ contra ia a?m1s1ón de [II] G. H. von Wright, Norm an.d Action, London I963:
L. Ax·2) como principio de la lógica de ob!Jgac1ón. Esta ~1sma ley es [ 12] G. H. von Wright, An Essay in Deontic Logic and the General Theory of
rechazada por S_tenius en [8]. Pero, de! contexto de sus art1culos su:~e Acrion, Acta Philosophica Fennica, 21 (1968).
claramente que elios interpretan '"O" corn? ~n operador normativo
parecido a "Os" y no como un operador dconuco.
f Q .-'

í' 49
. 3•. FUNDAMENTO INTUITIVO
DEL DISCURSO NORMATIVO
Y SU FORMALIZACION*
Carlos E. Alchourrón
--;.....~·
Una de las mótivaciones para la construcción de muchos sistemas de·
lógica deóntica ha sido el descubrimiento de ciertas analogías puramente
formales con otras lógi,cas µiodales .•.Es Un hecho. bien Conocido que los
primeros sistemas de lógicá deónticà: (von Wright l95la y 19Slb) se
óriginaron en la observación de fuertes analogias entre los operadores
deóriticos P y O y los opera<!ores modales aléticos de pôsibi!idad ·y
necesidad (M· Y·N}, Ylei" ·mismo vale para rnuchos sistemas posteriores.
Pero la lógica deóntica puede también ser enfocada como una
reconstrucción racional de las características príncipaleS d-e las norpi.as y
de· ciertos conceptoS ·n.ôtinativQs, típicos _.para el. discurso normativo
Ouridico y moral): Desde este punto de vista, un sistema formal ha de ser
complementado por un análisis interpretacional, a fin .de poner en claro
qué conceptos son los explicaTlda de _tal reconstrucéi~n racional. La
clarificación de los expl(randa suministra criterios_ de àdecuación para
los distintos sistemas de lógica deóntica. Esto no sigriifica que cuando
nos enfrentamos con dos sistemas rivaies, en e1 sentido:·de que en uno de
ellos aparece un prindpio'(axioma, definidón,. regtã de inferencia) que
no figura.·en·el otro, tengamos qile réchazru: uno 1.ie los dos sistemas.
Puede muy bien ocufrir ·que én Iugâr de .. ser dos .reconstrucciones
diferentes dei· mismo expliéandum. · preten~an reconstruir conceptoS
diferentes, ocultos detrás de la arnbigiledad. dei discurso normativo',

* ~ftulo ~rigina!: <(The:·1~tu.Úi;e:·~ackgrou~d of ~ormat;H: LegarDiscou.rse and its ., .


Formalization». Publicado en Journol o/ /'hi!osopltkal Lo,t:i(· { {1972). -447--46.l
CARLOS E. ALCHOU.RROS
FUNDAMENTÇ INTUITIVO DEt. DTSCURSO NORMATIVp Y SU FORMAtlZAClON

irn ortante delimitar sus respectivas áre~s de C2=(AO-A!, Rl, R2, R4)
Pel~o
ap e~óntod~e~!~~
1cac1 Y :neri clarificar en lo posible los correspond1entes D2=(AO-A2, RI, R2, R4)
explicanda. 1 · · · W=(AOl, Al, Al.l, Rl, R2, R4, R5)
En este artículo trataré de hacer o s1gu1ente.
DB=(AO-A4, RI -3)
( 1.) Presentaré varies sistemas de lógica deóntica divergedn~;s y bi.en DS4 = (AO - AJ, A5, RI - 3)
'd en la literatura a fin de analizar a[gunas 1 erenc1as DS5 = (AO -A3, AS, A6, Ri - 3)
conoc1 as ' · reanda
moti'\Í'adas por referencia~.tác1tas a d·rst1ntos
·
exp l .

(Los nombres entre paréntesís.provienen de.Le1nmon 1966).


(2) Trataré de mostrar de qué manera los sistemas aparentemente
.
opuestos pueden s:r mteg:~
d
e:%do algunos usos muy comunes de
c~a~el derecho positivo y de la teoría Los sistemas de la columna lzquierda son sustancialmi::nte los de
j;~~i!~~nn;::~::s c~:o e~ futaamento intuitivo para la identificacíón
Hanson (1965), si bíen he cambiado levemente la presentación. AO
figura usualmente como una definición y no como axioma; Hanson y
de los correspond1entes expltcanda. Lemmon usan O (A - B)- (OA-OB) en lugar de A!, pero estas
fórmulas son deductivamente equivalentes en presencia de_ R4 que, por
supuesto, pertenece a todos los sistemas; por lo tanto he e1egido el estilo
de von Wright para los axiomas <le distributividad. Los dos primeros
sistemas de! segundo grupo provienen de Lemmon (1966). D2 es e!
Definíré algunos sistemas deónticos basado~ en_ una lista ~u1!1~rable sistema originario de von Wright, con algunas restrice:iones en las reg1as
e infinita de variables proposicionale:> y las s1gu1entes,.,con,.,c~1v?s .ºº de formación. W es el cálculo monádico débil P1 - Oi'contenido en von
fi "d . -(implicación material), -(negación), O (el operador. 7o_nt1co
t) ~rup ~perador deóntico PJ. Las regias de formac,ón y las defm,c,one~
de otras conectivas proposicion.ales son las usuales. Los axiomas
Wright (1967). . - .····• ·· .· ·· ·
Lo que quiero discutir'' en este artículo eStá .relaCionadO'_.con el
dominio de aplicabilidaâ de estos sistemas; :.esto es,- su .fundamento o
esquemas y Ias reglas de 1nferenc1as soo: interpretacióil iµtuitiva. Como resultará obvio,- cuando' me réfiero a la
AO J- Pke;-0-A ,\O.! PA--0-A interprctación de un sístem~ no estoy pensando·en algo a1 estilo de los
AI J-(OA&OB)-O(A&B) AI.! p (AvB)-(PAvPB) modelos semánticos de Kripke o interpretaciones algebráicas de
A2 1-0A--O-A .-\2.I OA-PA McKinsey ó"Tarski. He elegido los sistemas de Hanson y Lemmon
A3 J- O (OA-B) precisamente porque los problemas de su interi,retación semântica y
albegraica están ya resueltos.
A4 J- O (A-OPA)
A5 J- OA-OOA Las relaciones entre los sistemas de lógica déóntica y los sistemas
A6 J- PA-OPA modales aléticos de Lewis S2, S4, S5, M (IJ de Von Wright [FeysJ y B
(Brouwer) de Kripke están representadas en .el siguíente diagrama de
RI Si A es una tautología, entonce:5 - A contención:
R2 Si J- A y J- A- B, entonces t- B
R3 Si J- A, entonces J- OA
R4 Si J- A-B, entonces J-PA-PB

En ·términos d~''"ios axiomas-esquemas y de las regias de inferencia ···""


definimos los ·siguientes sistemas:
F=(AO-Al, Rl-3)=[T (C)]
D=(AO-A2, Rl-3)=[T (D)]
DM=(AO-A3, Rl-3)
-CARLOS é. At.CKOURRON FUNDAMENTO INTUJT!VO D~L DJSCURSO NORMATl.VO y Sll FQRMAl.!L-\ClOX

1 ·(OA-"'-ç>-A) (el rechazo de] axioma alético OA- A, Es por eso


! .
I A{A,0)
1
'B(RJ) c
1 (modalidades finitas} que l~s sistemas s1t~dos e.Qtre las Jíneas. ,D y E fueron IIamados
1 deónttcos en la literatura especializada.
.s~ [14],
Sl >< [1J , :: Sin ~mba~o, algunos ·.auto~. han pensado que- este- axioma no
.. expre,;a _una verdad p~nceptual necesaria.(a priori), de modo que de!i•~.. .
, \. ss [6) "s.er elim1~ado de los sistemas deónticos.. Esta es la .opinión -de Le.íi':
• 1 , B i

D (A-A}I
O
l '.
!

1 .· ;fl,

; . •!
! en su articulo de 1965, donde recomienda e! reemplazo de D2 pór"c: ·
·; · : · 'r; i '; __,_( 1 ------ . (Más tarde, veremos porqué rechaza también los sistemas situados a la
dere~ha de Ja l!ne.a B). Stenius.en su artículo de 1963 destaca Ias ventajas
b-->-~--'f--r-! ; DS4 [14] . dei st~tema F ([T (C)] respecto,de D [T.(D)]. Von Wright ha expresado
Dl I o'""- 1 • :·tamb1én. algunas dudas .acerca dHa posibilidad de una justificación
.
:
j [T (0)]
:
f
! -~~.\'.';...':..-----
. DSS [6) .
purame~te conceptual de este principio: _.

i..:- +----
1 Menciono esta_s opinío~es diferentes y a veces vacilantes para
subrayar la neces1dad de fiJar con claridad el marco_ intuitivo que nos
E (A2) : ----- > l O~--------- . --- ----- - --- . ----- ayudaría a tomar decisiones en estos casos dudosos.
W C2 F[T{C)) f

~ . ·: II

Una flecha vade un sistema ai que 10 contiene en sentfdo prOi,io.· Los . _-_-"t?rriêiice-níos po~.-~onsiderar una le~tura uSua1 de los.operad'àre~
sistemas a la derecha de la línea A tienen e! axioma' de interdefinibilidad _ deónt1~os. Lee,e~?S:'Op' como .'.Es obligatorio (hacer) que p', '0-p'
AO_ Los sistemas a la derecha de la linea B tienen la reg]a de necesitación .:,.:tY{,,,;. 5~m~ Está ~rofüb1do (.h:icer) que p' o 'Es obligatorio (hacer) que no p'
R3, Los sistemas a la derecha de· la linea C tienen un número finito de • · "/f~~jff·f?}t?Pp, como Está perm1ttdo {hacer) que p'. CentremoS.11uestra atención
;. modalidades distintas. El número entre corchetes es el correspondiente ··. ·"····· en un .u!o muy co~ún de tales frases en el lenguaje de los juristas,
""al ·número de Ias modalidades, cOmo c,onsecuencia de Iôs axiomas de cuando esto.s se.re!1eren al derech<?,Pº.~~tivo legislado. Para simplificar
reducci6n AS y A6. Los sistemas situados arriba de la línea D tíenen el las cosas, s~pondre -:como lo hac-e lfárt en su libro de 1961- que hay
axioma alético de subordinación OA -A. Los sistemas situados arriba una poblac1ón .que vive en un territorio en el que reina· un monarca
de la lfnea F tienen el axioma deóntico de subordinación A2. absoluto Rex. Rex es.reconocido unánimemente com'o·la única fuente
Analizaré algui1os de los principias diferenciadores indicados por Ias dei derecho. Los juristas dirian que es obligatorio que p cuando y
líneas A, B, C, D y E dei.diagrama. solamente cuando Rex ha ordenado que p y eJlos admitirían también
Los sistemas deónticos a la derecha de la Jíneà C, esto es, DS4 y D.S5 que Rex ha ordenado que p, no só1o cuando se ha referido directamente
fueron creados siguiendo analogias puramente formales. Êl problemã ~ P :n su orden, sino también cuando Iá orden de h8cer p puede se_r
consistia en obtener una lógica deóntica con las mismas 14 modalidades mfenda de sus órdenes expresas. Ellos dirlan también que está
de S4 y con las mismas 6 modalidades de S5, Lo mismo vale para DB. \ P~~híbido hacer p si y sólo si Rex ha ordenado que no p. _De esta manera
En este sentido los axiomas característicos de estos sistemas -A4, A5 y dinan que es obligatorio y prohibido (hacer) que p cuando Rex ha
A6- reqtiieren una fundamentación interpretativa intuitiva. No anaiizaré orde':ado ~irecta o indin:ctam~nte que p y que no p.' Por supuesto, en
esta cuestión por· el momento, pero quisíera sefialar que en aigunas una situa.c1~n tal. los desi11,1atano~ de las ~ormas se sentirian perplejos,
interpretaciones muy importantes de los operadores deónticos las porque h1c1eran lo que h1c1eran s1empre vtolarían alguna de Ias· órdenes
expresiones que contienen un operador deóntico dentro de! ámbito de de Rex. Naturalmente esta seria una situación lamentabJe pero por
otro operador deóntíco carecen de sentido, de modo que· resulta d~sgra?i3: no imposible y los juristas saben cuán a menudo ;e da en la
conveniente consideI'arlas como mal formadas. v1~a diana.. En este sentido, es perfectamente claro.-que-.por Jo menos el
Lo que fue considerado como el rasgo más característico de la lógica axioma ~ h.a de s~r rech~d? como ley de una lógica de obligación.
deóntica es la aceptación del axioma deóntico de subordinación A2 Pero, ocuando d1rfan los 3unstas que p está permitido? Aqui. las cosas

. 54
CARLO!:i E. AL<.:!lül:RRO:. FUNDAMENTO ll'.llJ!TJVO DEL DISCURSO NORMATIVO ,,.·su FO
' RM!,Ll21'C\ON

no son tan claras~ porque 'permitido' tiene un significado fluctuante. interpretación no puede haber 1ey alguna de Ia f
Seguramente los juristas admitifian que cuando Rex dieta una ley su es Ia razón por la que Lemrnon elim· ·3 . orma OA. Creo que ésta
contenido no s)empre es una orden; a veces la ley dictada por Rex es una
autorización para llevar a cabo una cierta acción. Este tipo de ley no da
sus s~stemas de lógica deóntica y
Sistemas de ambos tipos tie e
epts~:!ca~s1
f- A, entonces r- OA) de.
_ -:·
lugar a una obligación, ni tampoco a una prohibición, sino tan sólo a un izquierda de Ia línea B. Este rech:i~ ,quer estar s1~mpre -situados a lá
permiso y en este sentido se diría que p está permitido cuando y (el principio de Prior), porque éste es':f
1:~ también el :echazo de A3
solamente cuàndo Rex directa o indirectamente ha autorizado p. En este porque si se lo agregara a los p . . . orma proscnpta de 'OA' y
sentido, el dicho de Rex autorizando p es necesario para la verdad de R3 podría ser derivada comi~~1p~~s aceptados~ la regla rechazaqa
·-~- 'Está pe,i::mitido qu~ p', de. ~oda que el mero hecho de que Rex no haya (1957). ~ serva_.-correctamente Lemmon
\:9rdeiia_4~0 p_no ~ suficiente para que p esté permitido. Un argumento Si estas comentarias son correcto - -,., -···---·· .· ·
de este·tiPo subyace tal vez at rechazo de von Wright de la mitad del ~ op(erador. O y e! operador Pw (per~i~~~o~~~~1lªe;6~~\de~ntica para
Axioma O, esto es, de la implicación - O - A - PA. Pero en tal caso s permitido fuerte) es aiiadido la b ... , : 1 e operado,
teneIIlos que reChazar también AO.!, esto es, la segunda.mitad de AO, complementada con ' ase ax1omat1ca ha de ser
porque ,puede suceder qUe Rex haya dieta.do una ley autorizando p
directa o indírectarnente y también una Jey ordenando que no p; esto, de A2.l rOA-PsA
nuevo, sería una situación lamentable, pero no imposible.
y R5 para Ps, esto es: Sl J- A-. B, entonces PsA.;..; PsB
En este sentido considero que A 1. I ha de ser recbazado también; las
razones para ello serán dadas más adelante.
Si AO y A2 son aceptados en !a lógica deóntica, A2. I también es una
leJ _lógiCa, porque es una consecuencía inmediata de los dos, pero Ia lil
eliminaç_ión de AO y A2 de la lógica deóntica no nos fuerza .r'elimínar . .. Estos resultados pueden parecer un·t f ..... _,: ..
A2.!. ~Creo q_ue éste último principio es una ley de lógica deóntica, trataré de explicar y delimitar más 'fd an o art1fic1a1es, de modo que
cuando los operadores son interpretados en la forma indicada, porque sí de la ínterpretación que estamos c~~;idamendte_~!.~-?minio de aplicación
Rex ha ordenado que p, también ha autorizado indirectamente hacer p, 'Op' 'P , . eran o.. . ,
de· ·modo que resulta que p es obligatorio y permitido a la vez. y sp requ1eren para su veqlad u a t : •.
(Rex .en nuestra sociedag sim lificada ~ e o pos1tiv? __ de !ª. p~rsona
Precisamente porque las cosas son así, se puede encontrar una auto.ndad.~ ·creado,ãs de de!ch D) ho personas reconocidas como
explicacíón__ !fl,ejor del desconcierto que nos causa el hecho de que sea hac-e·r depender Ias calificaciones nº~rm~~· o ·S~aÍ_de·'p_aso;_·_es~e estilo de
ob}igatorio que p y también sea obligatorio que no p; pues cuando esto
autor~dades refleja eI punto de vista es iv; ed 7,mportam1~1'1;t~ ~e las
es verdad,. lo que ocurre es que está permitido algo que a la vez está esta xnterpretación las oraciones de~e~~ ico- e ~ere~ho·pos1t1yo: En
prohibido, y" esta, por supuesto, es perfectamente posible, porque Rex
descriptivas acerca de actos prescriptivo~ I~:sl expresa.n _proposi~iones
puede autorizar p y puede también ordenar que no p. del derecho. .... as ·autondades creadoras
Pero a veces 'permitido' no se usa por los juristas en la forma
explicada. Muchas veces, se dirá que p está permitido cuando y e! c~~:rd:a·oc:r~:~:;~dad~eRex (o Ia corr~;P~-~die~~-~·a~to;~d_a-d~·:~~ºgún
solamente cuando Rex no ha ordenado que no p, esto es, cuando no es s1gn1ficando que lo que ~a hepchoy Resto puded~· ser interpretado corno
verdad que está prohibido que p. Llamaré perrniso débil a este nuevo ex es ec1r: .- -. · ..
sentido del operador P y permiso fuerte al anterior. En el sentido débil
de P, e[ axioma AO es, en efecto, una verdad lógica necesaria y puede (IJ 'Debe ser que P, ( o 'p debe hacerse').
ser considerado como una definlción. Este es e! único sentido, que los
autores que consideran que toda ley es un imperativo, dan al permiso. hay;~~r:i 'Psp' es verdad, Io que tiene que haber o~~rrid~ ~~.-~'.~e Rex
Tal teoria es, a veces, llarnada teoría imperativista de! derecho.
En el sentido explicado. nada es obligatorio si Rex no lo ha (II) 'Puede (hacerse) p '.
ord..enado, de .mo.do que no hay siluaciones obligatorias por razones
lógicas. Esto significa que en la lógica deóntica que corresponde a esta
Muy a menudo ias oraciones (I) y (II). ha~- sid~-: ~~·~~~~-~~à~-~'i ~riJo
57
CARLOSE.ALCHOURRON , FUNDAMENTO INJ"l!lll~O,DEL DJSCURSO.NO°RMATIVO y SU FOR.~ALlZAC'IOX

traducciones de las oracíones deóntíéas oji··y. Pp.'. Creo · que esta )Ytr: ~onnas) ha ordenadoque.py que-no p.'He seflalado que esta sítuación
int~rpretación és,corre7ta y muy .i~p-ortan.te•.:reto d~be~o.s ·º;bservar . /(l~!;);::S~ bien no e~-i~posibie,·es indeseable; Pero, z.porqué es··indeseable? N~
que en esta interpretac1ón las orac1ones 4eó~hcas ,r~c1~en significados }fi"r porque sea.inJus.ta o mala desde algún punto·de vista axiológico, sino
muy diferentes de.los que hemos,analizadô con ant~n?ndad, porque .(l) ,··;-:::>i i: porqu~ -~a autori?ad -ha .trai~ionado su propia intención prescriptiva al
y (II) no tienen .contenído descriptivo, sino prescnpt1vo. Son prescnp- , . )::,,,_., prescnbu:·demas,ado,,es dec1r, a! prescribir resultado íncompatibles. En
cionest son normas dictadas por las autoridades creadoras del derecho,. ·,._.::'_';,:,:este ..sen~do, creo .. que A2 represrnta un criterio conceptual~para la
Resum2,~t~1>
..... . int.erpretaciones
.. en la Tabla !:
. .
· :,. -cohere11c1a deéntica en e!.campo de! discurso prescriptivo; por lo tanto,
,.:. ,ha de. s~ .aceptado·,en_Ja .interpretación normativa ó prescriptiva.
Expresiones Iritei'ptetaci6n descriptíva · interpretación p~e$ériptíva Tenemos que aceptar también AO como ló niuéstra e! siguiente
deónticas · (proposiciones normativas) (normas) ./:argumento. Supongamos que algún destinatarió·(sujeto normativo)
pregunta a la autoridad si puede ha:cer p.· La. autoridad puede en tal caso
Op Es obligatorio que p Debe ser que p (p debe ser) .:descalificar prescriptivamente la-situación diciendo 'Usted debe abstenerse
.•.. .' .de hacer p', o 'Usted no puede hacer p'. ·
0-p Está .prohibido que p debe ser que no p· :- .:. ,'-:- Pp' Y~0:-:-.p~_tienen '.el mismo contenido directiv.o o prescriptivo,
Es obligatorio que no p p no debe ser (hacerse) asf como también lo tieneJ?-'.Pp'y '-0--p'. La aceptacitm de A2;J;que
.::;·%,/ ;p~dede se: pa!afraseado d1c1endo que -en Ia interpretaci6'n·-prescriptiva
Pp Está permitido qu~.P (con Puede ser que p ""''""/º' enar unpl!ca autorizar, es una_çonsecuencia de la aceptación de AO
.. -{f;:(,.y.'A2.. . . . .. .· .• . .
dos interpretáciones: ·una p puede ser (hacerse)
para .permiso· fuerte [Psp] · ,. ·.)}$~.:i,-.;: ·_::~i .queremos. reconstruir -el ·'.discurso prescriptiVo lÕ más cércano
y una ,para permiso débil ·_: ·.··,)-:;::·_ pos1ble al uso corriente, tenenios -que 'rechazar com-O· mal formadas
[Pwp].. ·. ;.-.;_:tlJ%;J:t.;L~~?..~as aquellas <:raciones deón~icas ;n-Ias:que la_expreSión qu~ sigue al
• --~('._f:f(-~P~~dor deónttco. es contradictona -o .taut016gica, est~ es, ~O~as. Ias
Hay por los me!!OS ,<los aÍterriativ3:' para la lógica de expÚsiones ' ·:,~::,rref;f:.:~raciones de la forma OA o.PA en la-que·A es una cOrltradicêióri o uita
deónticas en la interpretación prescripuva. Se puede tomar D [T(D)J o · '..t~u~9logía, por.que tales or~ciones no prescriben (ordéna 6 _autorizan)
D.2~ pero en ambos. casos.hay que agregar una testricciõrl;a1as.regla5 de . ·· mngún estado de cosas -particular. Para prescribir uno débe caracterizar
formac~óri. para-.excluir oraciones en las.que u~ operador deó?t1co figura . _lá situació_n ~rd~nai;Ia o autorizada~ y como dijo Wittgenstein, «Tautologfa
dentro de! âmbito, de otro. operador deónt1co. El co,ntemdo de ~na ·Y.conirad1cc.1ones no son representaciones de Ia realidad.-No reprCSentan
norma, _esto. es, ~quello- _que es afectado por el caracter . normativo nm~n postble estado de. cosas. En efecto, ··una pennite todos !os
·expresado .. por e1 operador deóntico, debe ser una acc16n o ~na posibles ':'tados de cosas;. la ?tra, ninguno» (Tractatus 4.462). Creo que
actividad, de.modo que.Ia.expresión que sigue a1 operad9r ~eónt.J.co eJ c9.nte:11do. de un.a norma. t1ene que ser una proposici6n ·en ·el ~ntido
debe ser uria descripción de una de estas cosas, pero no puede·ser una restnng1d·o . de.- W.1ttg~nstem en el .- que «Ia proposicíón es· sólo la
1 prescripción (una nomia); Los operador~s deónticos ~n ta irtterp~et~ción descripción de un estado de cosas» (Noteboocks 30e). En este sentido,
prescriptiva genéran normas (prescripc1ones) a partir de descr,pctones «La tautologia YIa contradicción no-son proposiéiones· ieales; sino casos
de cierto tipo. dege~erados» JRamsey, p. 10). (<La tautología yla côntradicción careceti
En este sentido AI y R4 son claramente princípios lógicos, por las de sen!i?.º" (Tractatus · 4.46 l.). Son casos límiJ~.s en Ids . que la
razones siguientes. Primero, cuaiiciO'"àlguie~-p:t5cribe·que_deb.~ ser que proposic1on. desaparece: «es tan sólo .por cortesia·- que· se· -Ias l_tama
p y que debe ser que q, e! contenído prescnpt1vo de lo que ha hecho es proposiciones» (Black, 229). .. · · ·
el mismo que cuando prescribe que debe ser que p y.q. Segundo, porque Si siguiéramos esta .Jínea de pensamienfo· el -cálculo lógii:o resultaria
las consecuenciãs de las situaciones prescriptas tanibién están prescriptas; ~xtremadamente complicado. (Bulygin· y yo hemos ·desarrollado · estas
cuando a1guien prescribe que debe ser que p, también prescribc 1deas en 1971). Por tanto,. he decidid.o ser cortés y admitir expresiones de
indirectamente que las consecuencias· de p deben ser. la fonna OA y PA donde A es una tautología o una contradiccíón.
· ·Hemos visto ,que en la interpretaciôn descriptiva un estado de cosas Habiendo dado este paso, es un asunto de gusto personal aceptar o no
p es obligatorio y prohibido cuando Rex (o la autoridad creadora de R3. Tal vez su aceptación nos lleye a un cálculo más elegante. ·

58
CARLOS E. A!.CHOURROX
FUNDAMENTO INTtJ!TlVO DEL Dlscu. RSO NORMATIY ,:- ~·
· O Y -,V F01'.r,lALIZACTON
Para resümír, la lógicadeóntica para la interpretación prescriptiva es AN:
D2 o D [T (D)] con las restrícciones en las regias de formacíón indicadas /- (NxA & NxB) - Nx (A & B) (d
RN: Si ~ A B onde A Y B son fórmulas D)
más arriba. , - , entonces /- NxA-N B (d . •
fórmulas D) . x · onde A y B son
Tenemos-ahora diferentes lógicas que corresponden a las interpreta-
ciones descriptiva y prescriptiva de las expresiones deóntícas. Los
puntos de díferencia esenciaies se refieren a A2, AO y A2. I. Los tres son Además, podemos introducir I I
definiciones: en e enguaje N·o làs siguientes
válidos sólo en Ia interpretación prescriptíva. Para la interpretación
descriptiva A2 es. inválido; A2. l es válido sólo en el sentido fuerte de P Dl Op=NxOp .....
·cPs) y AO es válido sólo en e! sentido débil de P (l'w). En esto mis D2 Psp..= NxPp
conclusiones difieren de los de Stenius (1962), quien cree que D [T(D)] D3 Pwp=-NxO-p
es la lógica adecuada tanto para la interpretación prescriptiva, como la
descriptíva.

IV
i ~st~ definiciones se entienden corno reco .·
deonttcos en Ia interpretaciún de ;·· ·t· . :-~trucc1_ón de los operad6res
que 'Es obligatorio que p' es verd~~;fo1;fy t1
_ :_ _ .

est.a.Rnterpretación vimos
P, esto es, cuando Rx ha normado dic s o s1 ex ha ~rd~nado que
Estas concepciones del discurso deóntico están relacionadas. El nonna a los efectos) de que P debe(se/~d: u_~a prescnp.c1ón ..-o-una
enfoque descriptivo depende del prescriptivo en un sentido que trataré (hecho)' es formalizado mediante Op (hemo17:i cho). Como p debe ser
de explicar siguiendo dos caminos diferentes pero paralelos. El primero de manera prescriptiva) 'Rex ha d s e recordar que O es usado
, norma o Op' hall f . .
consiste en reconstruir las dos interpretacioncs en un cálculo mixto natural en •NxOp' (donde x represe ta R - "1 a su. ormahzac1ón
desarrollado en un Ienguaje único y e! segundo reconstruirá la ?5to just~ica DI y la introduc~ón a deex; a autor1dad del c:aso):
interpretación descriptiva en e[ metalenguaje de un Ienguaje interpretado interpretac16n descriptiva del operad d bl" p .Para reconstruir la
'E t' · · or e o 1gac16n
prescriptivamente. s a permitido que p' en el sentido fuert . - . - .-
Llamemos lenguaje O ai que tíenc las siguíentes características: (l) Rex ha autorizado P, esto es. cuando Rex ha: : verdadero s1 y sólo si
una lista infinita de variables, (2) las conectivas proposicionales usuales, (hecho). Como 'P.puede ser (.hecho)' es fo 1· dmado que p puede ser
h norma?o que
.ª • Pp nos da 'NxP •rma IZa O·médiã- ·i 'P ,
-·~··<:'·_:,.. __ ._n_e .. p,Rex
(3) e! operador deóntico O, (4) e] conjunto de las fbf (fórmulas bien
formadas) es el conjunto unión de (i) cl conjunto de -fórmulas de interpr~tao1ón désêr1ptiva del operaà p o ~ ~sp, .que ··.repr~senta la.
contenido (fórmulas C), que es e! conjunto más peque:ão que contiene Para que \Está permitido ue. •.e or perm~s1vo !t17rte.- ...
las variables y está clausurado respecto de !as concctívas proposicionaies, necesarío y suficiente que Re~ no )i
n eI ~ent1do debll sea verdadéfo es
(ii) el conjunto de las fórmulas deónticas (fórmulas D) que es el conjunto no sea verdad que Rex hay~ normidª or en;cto·que no p, -~sto.es, que
más pequeão que contiene todas las fórmulas de la forma OA, donde A 'O ...... p' significa que debe ser ue n~ que~ ebe ser q:-1? no p: Como
es una fórmula C y está clausurado respecto de las conectivas representado por-NxO-p (P~p). P, Esta permitido que p' es
Con este formar ( é ·· · ··
proposicíonales. Incorporamos al lenguaje O como axiomas y regias de
inferencia los de D [T (D)], reemplazando AO por la definición Alchourrón 1969 i:~iay:
a~ fª2ra edl desarro!Io_f~rmal dê eSté enfoque .
1·d ent1·r·1cados anteriormente
' 1

como e e este
t , ;
volume _ n
) 1_os pr1ncipios
·
P=-0-.
El lenguaje O es entendido prescriptivamente. Llamaré lenguaje NO descríptiva pueden ser demostrad arac enst1cos de Ia rnterpretacíón
E f os.
a la extensión del lenguaje O que se obtiene al agregársele un operador n e ecto, sean A y B dos fórmulas C:
Nx y cuyo conjunto de fbf (fórmulas NO) es el conjunto unión de las /- (PwA '='O-A
fórmulas O y el conjunto que contienc todas las fórmulas de la forma (que corresponde a AO).
/-(OA&OB)-0 (A&B)
NxA, donde A es una fórmula D y que está clausurado respecto de los (que corresponde a·AJ) ·
1-Pw (AvB)-(PwA v PwB)
operadores propo~icionales. Como axiomas y reglas de inferenciai para e- OA-PsA (que corresp·onde a'A!,1)
el lenguaje NO adoptarernos los del !enguaje O más: (que corresponde a A2.JJ ·
Rcs,chlecd {Rdescher 1968, p; 277), La única· diferencia -es ·Í~ ~:;,.,·:·.:_.'.-'.:.:· .:'._,· .. -..",:: _:. _: :, _:·
I
La lógica para 'Nx' es casi la misma qu:: el sistema A.. de la lógica de aserción de Pos u a o e no vacuidad. .. " ncia-en m: s:stema:del
CARLOSE.At.CHóURRON
.{ffi··-___ Fu_,_o_A><_w~ro_,_,T_u_,r_,v_o_o_,_,._o,_sc_u_RS_·o_,~-o-•_.,_AT_w_o_v___s---u_F<---'"---"-A---1;1---u_c---·1<_"_-_ _

· ·,;;.,·-· prescriptivamente. Póf'el otro, 'O', 'P~' y 'Pw que_.-representan la 1

(que corresponde a R4) __interpretaciõn _descriptiva y cuyos princípios lógicos "dependen de las
Si 1- A- B, entonces r OA- OB
- -Si 1- A -B, entonces 1-- PsA- PsB (que corresponde a RS) , - -- léyes de !os 01;_eradores prescriptivos J- e! operador 'Nx' para e! cual rigen
las leyes del sistema C2. - ·
También pued:e· demostrarse q.1.1:e. las fórqiulaS siguientes no son ___ . · _· Algunos autores han. pensado que los princípios -lógicos de los
teoremas · ·· .... óperad.Qres de6nticos son los mismos en ambas ínterpretaciones. Creo
·· qu~ en tal easo estas autores han pensado .en _situacionés ideales en las
(que corresp~nde a AO.l) - .. :;·_-.:.:-: que la fuente (o las fuentes) de·las normas no crean regias incoherentes
(!) PsA--0-A
(que corresponde a la otra mitad ·. ,. ··:.Y. h~n determinado elstatus normativo pàra tOda acción posible. Tal vez
(2) -o-A-Psa
de AO) - algo de eso posa con aquellos autores que adoptan e! punto de vista dei
(que corresponde a A2) derecho natural o algún ·enfoque ético omnicomprensívo en lugar det
(3) OA--0-A
(4) OA-PwA (que corresponde a A2, !) punto de vista del derecho positivo. Esto es aún más claro en el caso de
(5) Ps (AvB)- (l.'sA v PsB) (que corresponde a A l.l) àquellos autores que consideran a Dios como la única fuent~ de los
__ .- principios morales y del derecho natural.
-Del hecho de-que (1) no es un teorema se si~e que PsA.& O-A es · · Tal situación es fo.rina1mente ·reflejada en la aceptación, como
coherente, esto es, que es posible que esté per1:11udo y pr~h1bido que P· ·,. principios axiomáticos; .de:
Pero cuando esto o~rre diríamos que la autor1dad x ha di~tado _no:mas
incof!lpatibles respecto de p, de modo qUe cabe introQu~r la s1gu17nte ;- - JN (A) ·. (Postulado de la Çoherencia Normativa_ Universal).
4efinición para •x (!" autoridad) ha dictado normas mcompaubles ·- r DN (A) "(Postulado de Completitud o Detenninación Normativa
respecto de p': Universal)°

JN (A) se (PsA &:.O- A) ·......,:{'::.ji{(}<<;t>n-estos dos principiO:s ~greiados·:a. !os. an~ores;· 1ai f?t~ulas
-~-c,/,~l•(l)""'·(S) pueden.ser demostradas. Además, la lógica de los operadores
La posib)éfalsedad de (3) múestra la ~osibilídád de q~e ~,i estado de '·- ·,,;1~''°deõnticos descriptivos resulta idéntica a la lógica de los operadores
cosas sea obligatorios prohibido, pero puede probarse que en tal cas~ .·deónticos prescriptivos y la diferencia entre los dos operadores
Ia autoridad x ha dictado normas incompatibles. Esto es reíleJado en e descriptivos· de permisión desaparece, de modo que las dos lógicas se
.tornan isomorfas. Cre-0 que ésta es la razón. por la que mtichos autores
teorema: habJan de dos interpretáciories de un cálculo único en luga"r de tratar de
construir dos formalismos para estos dos explicanda. .
1- (OA&O-A)--,!N (A) Hasta aqui hemos inttod.ucido los operadores descriptivos y hemos
desarrollado ·la lógica de lils provasiciones normativas en el lenguaje
La fórmula (2) puede ser falsa, pero también puede .ser verdadera. extendido NO, que pertenece à! mismo nivel de Jenguaje que el !enguaje
Cuando es verdadera, diré que la autoridad x ha detenn1n.a~o el status O de las normas. -
deóntiéo de A [DN (A)]; por [o tanto introduciré la definic16n: _

DN (A)'-" (0 - A"v PsA)

La idea de la . determinación normativa pu~de ser usada. _para Un enfoque más esélarecedor · se obtiene si la lógica de ias
·caracterizar e1 concepto ~e completitud _para ui: stStema normat1yo o, proposiciones normativas es desarro!lada en el metalenguaje _de!
como se to Uama en lajergajurldica, un SJstema s1n lagunas. El con1unto leaguaje de las normas. Esl>ózaré a continuación las caracteristícas
de normas dictadas.-.PÓr .una autoridad ~ es completo cuando x ha principalés de este tipo de_ aná!isis.
determinado normativamente todo estado de cos~ . . Vamos a construir un lenguaje FO como una extensión del lenguaje
Por tanto, en e! Jenguaje NO tenemos dos conJuntos de opera?ores O, de la rnanera siguíente:
deónticos. Por un lado~ ·o· y •p~ que son interpretados normativa o

62
CARLOS E. A!.(HOVRRO:'i
FUNDAMENTO INTUITIVO DSL DISCURSO NORMP(""'YO. .
" Y SU f'ORMAL!ZAC'íON
(1) Además dei conjunto de las variables dei Ienguaje O incorpora- a a producir el estado de cosas referid . .
mos al lenguaje FO un conjunto distinto de variables que son las esto es, O.: (y) si y sólo si la norma O eº por la_or~c1ón referida por Y,
variables F.
(2) La- fbf son ídentificadas a través de los síguíentes pasos:
por a, esto es, cuando OyE Cn (a) ;
obligatorio -en relación a a- p od
f
rt.en~ce_ a] ~1stema determinado
_os junstas d1rfan también que es
la oración referida por Y en el c:sou~1r e estado_ de cosas referido por
(i) Sea.Clos (conjunto de las variables f) el conjunto más pequefio referido por Ia oración refen'd e que ocu.rra eI estado de cosas
que contiene el conjunto de las variales F y que está clausurado respecto norma Oy puede ser inferida de a y x ; t
o (;) ·
aporx estoesi - ti y x s1 y sólo si Ia
de las conectivas proposicionales. º.-loque es eq?ivalente- cuando (.;.~ ~es, cu.ando Oy E Cn [a+ (x)1',
(ii) _ El conjunto .M de Ias fbf es la unión de: (a) el conjunto más dirá que en Platma es obligatorio pagar eli;~E Cn (a). Por.eJemplo, se
pequefio que-contiene Clos (conjunto de variables F) y el conjunto de las $10, en el caso de una ganancia de $1000 pi.;esto a las ganancias de
fórmulas D y que está clausurado respecto de las conectivas proposicio- que dice• Aquellos que tienen un ingres por ano s1 y sólo si la norma
nales; y (b) el conjunto de las fórmulas C. impuesto a las ganancias de $!0' o anual de $_1000 deben pagar un
n d. es unaconsecuencl~ dei ·
ormas tctadas por las autoridades d PI . --*°--- conJunro de-l-as
(3) E! conjunto L de las kyc:-. i\J,gi,:c1.'> <..:::. ~j t:unjunlú mãs pc'-Jueiio de Mut ( · e atina.
M que contiene todas las tautologías proposicionales y las leyes lógicas a is murand1 puede mostrarse qu 1 d f ..
D3~ ~ D3b re_c~nstruyen eI significado des:ri as.. e 1n1c1ones .f?~a, D2b,
del lenguaje· O y que está clausurado bajo la operación de separación y debil, cond1c1onal y categórica respe ~· ptivo de Ia perm1s1on fuerte
(modu; ponens). C b h • Cdvamentê
En el'metalenguaje sintáctico del lenguaje FO definimos, ai estilo de
ª e acer una observación im t . , -· .
O, (y/x), O, (y), Ps, (y/x) etc usf~: ante aqui. En la.s traducciones de
Tarski, el conjunto de las consecuencias de un conjunto a de enunciados transpuesta.; lo usamos e~ lo ., C s el meta1engua3e de una manera
[Cn (a.)] como el subconjunto más pequefio de M, tal que contiene a+ L hablar, en eI Ctial {{para decir q~e o :rnap Uama eJ modo material de
y que está clausufado bajo la operación de separación (modus ponens). oración) decimos algo paralelo g cerca .de una _palabra {o de una
Identificamos como el conjunto de Casos (Ca) el conjunto Clos palabra (o el hecho descripto por i'°erca.ódel objet~ designado por la
(conjunto de variables F) menos L; y como el conjunto de contenidos _19~7'. p. 309). Carnap detectó m~yº:~~~ n, .respectivamente)» (Carnap
(normativos)- Con - el conjunto de las fórmulas C menos L.
Jun.d1co cuando escribió: {cDe acuerdo al :r:ente este uso deI le.nguaje
Usaré '~', ·-·, 'v', '&' y '-' para negación, implicación materia1 1 acc1ón a de una cíerta persona es llamad. º.nor:nar del lenguaie, una
disyunción inclusiva, conjunción y equivalencia material en el metalcn-
país en que vive esa persona coloca la d a d~ht~ s1 e! derecho penal de1
guaje descriptivo del Ienguaje normàtív-o FO, 'x.' para un efemento
a que penenece a en Ia lista de los de1it~:~r~pc13~)d e Ia clase de acción
arbitraria de Cae 'y'para un elemento arbitrario de Con. Las conectivas
.Puede demostrarse que con Ias definic· p. . .
y los operadores de1 lenguaje obje10 son usados cn el metalenguaje cn
forma autorreferente. lógica~ J?ara la interpretación descríptiva d tores . . P~ecedentes las leyes
(categoncos o condicionales) pueden bt : os. operad.ores deónticos
En e! metalenguaje podemos definir:
agregado adicional. (Para un desa 1~ e~:_1se s1n. neces1dad de ningún
Bulygin 197!). rro O m.., ampho véase Alchourrón-
Dla O. (y/x)-(x-Oy)E Cn Cu) Dlb o., (yJ-OyECn (a) Voy a l'l ustrar este punto presentando 1 .-. • • .
,eJ2a Ps. (y/x)-(x- Py)E Cn (o.J Db2 Ps.(y) - Pye Cn (aJ de subafternación distribución y I . as caractenst1cas pnrtcipales
D3a Pw.(y/x)-(x-0-y)!fCn (oJ D3b Pw (y) -0-y;,. Cn (a) ' corre ac1ón, .·

Expl~aré ahora el trasfondo inniítivo de esta maquinaria formal.


Sea a'éfconjunto de todas las oracioncs que expresan todas las normas Operadores condici~n~le;
dictadas (promulgadas) por una o varias autoridades creadoras de r- O, (y/x) - Ps, (y, x)
derecho {por éjemplo, Rex de nuestro modelo simplificado). Normalmente
Cn (a) menos L será reconocido como e] sistema normativo creado por
esa autoridad o esas autoridades.
Creo también que los juristas dirian que es obligatorio -en relación
~ r:.,(
,- O,(y,&y,!x)-0,(y,/x)&O (y/x)


(y,/v y,/xp)-[Pw, (y,/x); P~, (y,/x]
º y, x)v s,(y,/xJ-Ps,(y,vy,Jx)
.

1- X (y/x, v x,)- [x (y/x,) & X (y/x,)]


64

65
. CARLOS E. ALCHOURRON
. ... . . ' .

[Donde en lugar ôe x puede coloc~;se cuàlqúiera de los signos: O,, Ps,


.oPw,] ·· RamEssey. F.H·P:, ·J93f: ·nze· F.cundations of.Màthematics and Other Lagical
says, arcourt, .Brace & Co., New York.
1- O, (y/x)-:_Pw, (-y/x) _Resc.her, ~·, 1968i Topics ''! J'.h[losophiea{Logic, Reidel, Dordrecht.
.,/(:- Ste~;; E.,hl.963;.,. <iT.~e- Pnnc1ples of a· Logic ~f"Normative Systems))· Ac1a
1- Pw,(y/x)-,,.,0,(-y/x) <. · . \'-::·.~::· osop tca renn1ca. 16, 247-260. :. ··. · ' ..,,,"'
1- O, (y)-·O, (y/x) para todo x [{x) O;(y/x)] _··:7/S('.·.Von V(ri~ht, G. H., .1951-a: <{Deontíc Logié»'°·Mfiitt60 J.. Js. ~···.
1- Ps, (y)-Ps, {y/x) para todo x [(xfPs, {y/x)] ·- . '·Y Von Wnght, G, H,, 195!b: An Essay in Modo/ Logic North-Hol!and,
1- Pw,.(y)- Pw, (y/x) para algún x [(Ex) Pw,(y/x)] . Amsterdam. . ' ·
:vo~.~;i~~3~- Ji:., -1967: <<Deontic Logics)}, A;,,_e,ican,-Phiki!óphi'éai Qu~rter{i·
·.:Qperadores·tattgóricós ...,:.: Wittg,enstein, ~-· 1922: Tractatus Loêi;o Philosophkus K Paul Trench,
·i.-.-,:-::· ·. · Trubner & Co.1 London. ' · '
1- O, (y)- Ps, {y) . .(;,t;c\·Wittgenstein, L,, !961: Noteboocks 1914,1916, B. Blackwell; Oxford.
-:~·-," ' .
1- O, (y, & y,) ~,[O.·(y,) & O, (y,)]
1- Pw. (y, v y,) - (Pw, (y,) v Pw, (y,)].
1- [Ps. (y,) v.Ps, (y,)J- Ps, (y, v y;J
,.; o. (y)--Pw, (-y)
1- Pw, (y)--0, (-y)

En este enfoque los problemas metate6ricós principales referentes a


_Ia coherencia, :. completitud e indépendencia de sistemas jurídicos
e~cuentran su presentación natural. •

REFERENCIAS ]lliit!OGRAFICAS
' . .
Alchourr6n, C. g:;~'~969: «Logicóf'Normsand LogicofNonnative PTôj;õsitioillm,
Logique et An{!lyse 41, 242-268. (Ensayo N. 0 2 de este voiumen).
Alchourrón, C. E. y Bulygin, E.• 1971: 1Vor.matíve.Systems, SpringerwVerlag,
Wien.~ New York. ·
Black, M., 1964: A Compan}an lo WttigensteihS Tracratus, Cambridge
University Press~
Carnap~ R., 1937; The .L,ogical Syn(q;c of úmguage, K. Paul, Trench, Trubner
& Co. 1 London. .. ··
Hanson. W. H., 1965: «Semantics for Deontic Logic)}, Logique et Anal)''Se 3l.
177-191.
Hart, H. L. A.• 196!: The Concepr of úzw, C!arendon·Press, Oxford,
Lemrnon, E. J., 1957: «New _Foundations for Lewis Modal Systems», Journal
for Symbolic Logic, 22, H6-!86.
Lemmon, E. J., 1965; «Oeontic Logic and tbe-Logic of lmperativesu, Logíque et
Ano/yse, 8, 39-71.
Lemmon, E. J., 1966: «Algeh_raic Semantics for Modal Logics», Journalfor
Symbo/ic Logic, 31, 191-218,

66
4. VON WRIGHT Y LA FíiÔSÓFIA.
DEL DERECHO *
Carlos E. Alchourrón y Eugenio B~l;gjn · ·

«Hay muchos hechos que hablan en favor deI purttô :cte ViStá··dé:que
nada puede ser p~rte deJ derecho de una cornunidad a menos qúe haya
sido deseado por alguna persona o personas·que tienen la·necesaria
autoridad sobre esa comunidad o pueda ser deducidô de aigo que·eUas
han deseadO.>}
:·::c.E:·1v!óÍJre

1. INTRODUCCION

Es difícil exagerar la importancia de la obra···dé_--ó~·~·rg::âenrik·;~n


Wright para Ia filosofia dei derecho, aunque en suS ·escritos sólo haya
referencias aisladas a problemas específicamente jurídicos. A pesar de
no ser unjurista profesional ni un filósofo deI derecho Srf'icto sensu, von
Wright ya ha ejercido una profunda influencia sobre· ·e1 pensamíento
jusfilosófico contemporâneo. Este hecho no debe sorprendernos si se
iama en cuenta su constante interés en nocíones tan fundamentales
como ias de norma, acción y valor, que. subyaceri à___ Casi todos los
problemas de la filosofia jurídica. Cabe esperar que esa influencia se
incremente en el futuro. Pues aunque !a relev~cia de la lógica de6ntica

* TílUto original: ((Von Wrtght on Deoni[c logic-·and ;h~:-_


_i;~jfo~ophy ~'~ Law;,~
publicado en P, SchHpp y L. Hahn (ed.s.). The Phífosophy of Georg Henrik von Wr{ght.
Library of Líving Phi!o.sophers, la Sal!e, Illinois, !989 (aunque e! articulo fue escrito en
1973}. Traducción de Eugenio Bulygin.

69
CARLOS F~ AL-CHOUR.RON Y "EUGENIO BUt.YGIN YON WR/GHT Y t.A flLOSOAA DEL DERECHO.

O
de Ja teorfa de la acción para la fúosofla dei derecho es bastante ~b.via,
Ja aplicación de ]as ideas de von Wright a los problemas JUnd1cos
especfficos está a menudo plagada de considerables dific~tadei- El
;u:::t:~
r.'.·.;_;,~_:_.~_._r_i_•.'_'._:~.·.:.· ..::..

.
~~:~i~::gran:~r~nªd::::1;s{ºr~:!~:r~~:1t~:~t:~
qué medida- el análisis de von Wright puede ser considerado como una
arácter altamente abstracto de sus escritos y el uso del s1rnbohsmo
fógico bacen difícil para muchos juristas el acces~ a sus obr~~ ?º les de -una norma jurídica, aunque von Wright mismo no haya tenido
reconstrucción adecuada de lo que Jos juristas entienden pc;,r existenciâ.

.propósito de analizar específicamente las1\b11tÍâs"jíiridicas al escribir su


el
resulta fácil coinprender plenamente su importanc~a y sus pos1~1lidades
de aplicación a temas jurídicos. Pero en parte la d1ficultad_ estnba en e! Jibro.
hecho de que· los conceptos elaborados por von. Wr1g~t .n? son ·;,'.'.·: .. En la explicación de von Wright dos condiciones básicas se requieren
enteramente adecuados para las correspondientes noc1ones 3und1cas.
Conforme .à· esto çste ensayo. persigue dos fines: (1) mostrar la ··-·· ·· · la norma por .{7)
. );;L~-~~-pai"a·Ia verdad dei enunciado de que una norma existe: (1) la emisión de
IR autoridad normativa, Y.• la recepción dê la norma por
los sujetos normativos. El "'aspecto de dar'* una norma es Ia acción
relevancia y Ja fecundidad de·-la obra de von Wright para Ja fil?sofia del
derecho y (2) ilustrar qué tipo d~ tr2:1sformac1.ones o ~dap~ac,ones son ·;:,!~/ ·normativa realizada por Ia autoridad normativa, que puede ser
necesarias patâ adecuar sus eluc1dac1on~ al dis_cu~so JUríd1c?. ';.\0;: . analizado en dos componentes: (l.l) la promulgación de la norma, que
Vamos a concentrar nuestra atenctón en f9.rrna exclusiva en los :. es esencialmente una actividad -verbal~ que consiste en :el uso de ciertas
problemas.de:t'a teoria de Ias normas y de ta lógica de6nti~a; no nos . -expresiones IingUfsticas (u otros símbolos) para formular la norma; y
vamos a referir en absoluto a la teoria general de la ~cc16n o a .la
axiologia,_ aunque su importan~ia. para la filosofia ~el derecho·sea o~VIa.
,·_:fi~}J/:: \L2~ una sanción efectiva, esto es, una amenaza exp_resa o
/ic'.iiliiJicastigo para el caso de dosobediencia (NA, 125). Para que la sanción sea
detácita
· En lo que siiw.e usaremoo. báS1camente la termmología de ~o'.m and · .- .;<.:·_.;.:?f~:·:·efect,'va la persona (o personas) que actúa como autoridad normativa
Action 1."''Nos oCU.paremos sólo de.1as normas que se~ pr~cr1pc1ones Y .({(fj}\. debe, ~umplir una condición especial: tiene que tener 1a capacidad
no nos referiremos.a costumbres o·normas consuetud1nanas,-a pesar de ·>: :,·,,· (genenca) de mandar, que se basa en "la fuerza superior dei que manda
su importancia. en ta vida jurídica. Además, s~Jo tomaremos en cuenta · '\t,;obre e! mandado" (NA, 127).
tas normas positivas,_ creadas por las autondades hum!nas, l~ que t, ':i.ff/:'' Pero eJ aspecto de dar no basta; la acción. normativa es exitosa sólo
excluye .,ei llamado derecho nat.ural. ?ntenderemos por norma una ·.-,_r'·f;i(logra establecer una vinculació!} normativa (o ·vinculación bajo
prescripción emitida por- uno o, varros agente~ humanos (llamados .· norma) entre la autoridruJ·J1bs sujétOS normativos. '\ .. cuandO el uso dêl
... -·· · ' lenguaje prescriptivo conduce a o tiene como resultado eI-establecímiento
autoridad notinativa);· dirigida a uno o van:os agente~ human~s
(llamados sujetos normativos), que ordena, proh1be o p;rmite ~eterm1~
nadas acciones o estados de cosas. Ordenes o mandatos ( Juan, ,sáqu.ese
de esta vinculación entre la autoridad normativa y
normativo, entonces Ia prescripción se ha dado el acto normativo se ha
algún
sujeto

el sombrero!í.están íncluidos en estano7ión de 1:or~a. La forn.iulac1ón ejecutado con éxito y Ia norma ha cobrado ex~tencia"_(NA, 118). Para
verbal de Ia n.Orma (por medio de ora.~1ones deoni.tcas. u orac1ones en eso el sujeto normativo tiene que "recibir" la norma) síendo este
modo imperativo y aun indicativo) puede variar de un, caso. a otro; lo "aspecto de recibir" esencial para su existencia. Pero là recepción de Ia
decisivo es el uso prescriptivo de las J)f\;labras U· Otros ·s1mbolos .. norma no consiste en el mero hecho de haberse percatado de la
promulgación de la norma; el sujeto normativo no puede recibir una
norma "a menos que pueda realizar lo que sele ordene o permita" (NA,
2. LA EXISTENCIA DE LAS NORMAS .. ! 1!). Su capacidad de actuar confonne a la norma es un "presupuesto de
l~s normas" (NA, f'!O). Este presupuesto conecta la noción de la
Un análisis detaJlado dei pr~blema de la ~xisiencia de una ~~rma o, existencia con el principio kantiano Deber implica Poder.
como lo form"Ula von Wright, del '~problern3: ontológico ~e Ias normasn De acuerdo a von Wright las normas tienen una duración temporal.
se halla en el capítulo VII de Norm ~n~ Actwn.. Se trata fun~amentaJ- Cobran exístencia con el establecimiento de Ia vincuJaci6n normativa y
mente de la cuestión de saber qué s1gnifica,decrr que hay.(extste) tal o dejan de existir cuando esta vinculación se disuelve (NA, 118). "La vida
· de una prescripción es así la duración de Ia vinculación entre una
1_ Georg Henrik von Wright, Norm and Aclion, Róútleâ:ge·-ar«rKegan Pàui, Lon~?n
1963 (abreviado NA). Hay traducción castellana de P. Garcia Ferrero. Norma Y A«ron.
autoridad normativa y uno o varios sujetos normativos. Mientras
esta vinculación, se dice que la prescripción está en vigor. La existencia
dura
Tecnos, Madrid 1970. de una prescripción no es el hecho, como tal, de que se ha dado~ sino el

70
CARLOS E. ALCHOURRO:,.; y EUGENIO BUL YG!1'
VON" \VRiGITT Y LA FILOSOFIA DêL Oi:;RECHO

. " (NA 118) Por consiguiente, la existencia


de unade
hecho que está
norma depenendev1dgº{a
e ~xiste~cia
. d.e la vinculación normativa
. entre de otros y la recepción de la prescripción es por cierio una condició11
necesaria para lograr
1
este objetivo. Y sin embargo podemos· abstracr ej
ia autoridad Y.los ~ujftos n~i:~nª~:º1~ adecuación de este análisis a Ias "aspecto de recibír ' de la p.rescripción para centrar nuestra atención en
Ant~s ~e. discutir a cu~e \ratar de determinar cuál es el explica:7dum el "aspecto de darn solamente. En tal caso, -tendrerrtós''aigo análogo &
normas JU~d1cas, tenemo~~ es la noción intuitiva que él quiere_clanficar. una aserción y Io llamaremos norma-prescripción, Una ·normá-p'réscrip-
de von Wr1ght,.esto es, e t d posibles conforme se ehge uno de ción es eI contenido de un acto efectivo -de ·prescrib_ir. La·· gente, .Y
Hay por lo menos tres exp _1can a - nific~dos del término ''norma". especialm.ente los juristas, habla a menudo de nor_mas en este Segundo y
los tres diferentes aunque relac1o~~dos s1g os primero el uso descriptivo m_ás abstracto sentido. Todo lo que se ·necesita para la existencia -de uná
Para clarificar este ~sunto, cons1 erarem
nói-ma-prescripdóri es su promulgación, esto es, el acto de préscripir por
del lenguaje.ás , "natural" dcl !enguaje descriptivo es comunicar la correspondiente autoridad. Su. recepción por eI sujeto nOrniativo no
El uso m comun y . . , están involucradas por lo menos es necesaria para su existencia.
algo a algui.en. En una comun1cac1o~e (en el caso de la comunicación Fínalmente, podemos considerar eI conten{dó · de un .âéfO de
dos person~s, el. hablant~ Y. el oyen x.istcncia . de una comunicación prescribír meramente posible. Esta contrapartida presCriptiva de la
;1~~:~;aj~a
escrita la _s1tuac1ó.n_óes e~· decir de ciertas palabras por el proposición será denominada norma-lekton. Exacta:tnente como el caso
requiere: (1) (l.~)e:1~ec:pc~ón del m~nsaje p~r e! oyente. ~o hay una de las aserciones y las proposíciones, los conceptos de norma-
hablan~ Y.. 11 • l ente no ha recibido e! mensaJe. prescripción y norma-Iekton son el resultado de sucesivas abstràcciones
comun1cac1on efectiva s1 e ~

. , de! oyente v centrar nuestra de una base común (norma~comunicación).
P:rO podemos hacer a :~:;c~iaremos entonées en presenci~ .de
. -· atenc16n en el hablante solam . ~ n1ente una a~erción o aseverac1on.
lo. que podría ll~~arse. conven1en e te entre el. acto de aseverar y ei 3. EX!S'fENCIA Y P.IWMULGACION
(Tenemos que d1st1ngu1r, naturalmen . : aseveración) Una asercíón
contenido de este acto, ~s\o ~· la ase~~·~:.º la única condición para su De 1a explicaéión de la existencia de von ·Wright parec{( dêspt'êridérse
existe à'1;1n cuando .nad.te a a~~:~~! a~ev;rar. (Un filósofo que escribe claramente que·su explicandum es Ja norzna..;comunicacíón;·Cómo una
.existenc1a es la realtzac16n deI a. cuando oculte sus ideas por expJicación de esta nocíón su análisis es a la vez.fecundo e··iiustrativo.
un libro ciertamente hace aserc1ones, aun o;, •
Pero nuestro interés está dirigido a1 Ienguaje jurídico y estamos
temor a1 pla~rô). ' ás l d de abstracción podemos prescindir interesados en la aplicabilidad de los explicata de von Wright a normas
En un n1vel aun m e eva o uedaremos con e! contenido de jurídicas. En este sentido, eI conceptb de existencia ·elaborado' por von
incluso d~ól nhapbolsan1·bf:i· ~:t~ª1s ~~s~u~~~sqlógicos co~únmente llarnan una
una aserc1 Wright no es enteramente adecuado, pues puede (áêilmente inostr'atse
que los juristas rara vez usan el término "norma'~ con e1 significado de
proposició1;. .ó aserción y proposición son tres difere.ntes conc~ptos norma-comunicación cuando hablan de··. Ia existencia de. normas.
Comun1cac1 n, b · , Al oo anal ogo Normalmente lo usan en el sentido de norma-prescripción.' .
que se obtienen mediante sucesivos grados de a straccion. ei xisten las
sucede con las prescripciones, si bíen en este terreno no e e tanto Como ya se ha mencionado, e1 concepto de existencia de VOn ·Wi:'ight
distinciones terminológicas correspon.die~.tes. Es~e hecho hac es particularmente adecuado para mandatos -~irectOs Y' péffilisos
ás eligrosa la ambigüedad de! término norma . ., particulares (respecto de1 sujeto) y aún para normas generàles"dirigidas
m c!onsideremos primero una situación análog~ a~~
codmeul nmic:;~:7~ :~ a un auditorio _relativamente pequefio o· -en· todo· 'case( fáCiimente

:~~~~
. . 1 , l d andar I a comun1cac1on ídentificable (coillo ocurre con Ias.órdenes militares).:Pero en el caso de
;i;:',;a~v:~:re~e :er"tna condición necesaria para la ext:n~~~ las normas generales dirigidas a una clase de persohas cuyos mieinbros
de un mandato (una orden), al menos en.s!tuac1o~esb nor~~ 1~:do sino · no pueden identificarse fácilmente -y tal es el cas(rde· 1a má.yoríà de las
ue ara que un mandato exista, no só!o t1ene que a er s~. ,; será normas jurídicas- la situación es diferente, .Ciertamente êS verdad que
~m'&ién recibido por el mandado. Este significado de norma el legislador trata de informar a la población ·cada ·vez- qué· dieta una
denominado norma-comunicación. . . ducta nueva ley ffiediante su publicación en ·1os diarios O"àl menos en algún
El uso más común de Ias prescripcioncs cs para influir en la con boletin oficial (si bien también hay leyes secretas), pero el graá número
de disposiciones jurídicas hace casí impos.ible que suS destiriatarios

73
éAR.LOS E. ALCÁOURR.ON_ Y ~UGENIO 8ULYGI,; . VON WRIGHT )• LA FILOSOFIA DEL OE.R"ECHO .

conozc.án todas i~. normas, y ni siquiéra aqu~rias_ 9ú~ . l~ conci~rnen ·~-~:; ptescribir y su ·existeriêia comenzárà:éon·Su proniutgación. La realilación
de! acto de dictar la norma ("promulgiición'.' en e!.sentido que von
directainentC. Pero .este, hecho- no impide que los· JW:1Stas. h~blen. de
normas jUrldicas êx;ístentes y Ias traten como t~les. L_as ~~rmas ~urf~1cas Wright da a este término) será e! ·único requisito,para su exístencia. (E!
son consideradas-existentes mucho antes de su efectiva rec_ep~16n por .toncepto de promulgacióll·requiere; a su ·véi:t exp'Iicación. La promulga~
· los_ sujetOs jul'Ídic5)s.. Aquí Ia diferencia entre un mandat~ d1~~çto y 1.;1na ción puede consistir"· en · el' sirnple acto. de
e~itir Q ..escribir ,ciertas
norma jurídica general es muy n?table. .· . . . .. ,,·palabras, pero también pilede ser e! resultado de un proceso comp!ejo.
Podemos ~lustrado con un eJemplo. Supong_~.~9s _qu~ ..du!ant7 un ·en el- cual está -invdiucrada la ·actividàd -de mtichiS personast como
combate un general resuelve· que .uno de sus o_fic1~le! hag~ -una. cierta -.\'.\:·'
1 · sucede; por ejêrti'plo, ·con lá sanción :de una ·tey por el padame.nto. -Pero
:_ (i"i:.'.: : no vamos a analizar este problema a~uí). . .- ·. ·
cosa. Da la ~orrespondiente orden y envía un ~ens~ero ~~ _Q~~-1al. Al
mensajero 10· matail en el camino y, en consecuenc1~, ~o-. entrega el .\'.t~'..:":·.::~"-- Conforme·a'ntiestrà deC:isión; todo acto serio de prescribír da lugar
<t' •>a (la exístencia de) una norma. Sófo quedaiiexcluidas las emisiones de
mensaje y el oficial.no cumple la orden; 6Puede el o~c,aiser acusado Y
castigado por desobediencia? Ciertamente no, pues si pued~ probar que
no recibió la órden, no puede decirse que la ha .~es.o~edec1do. .•
;:~.I.x./ -~;~~:e; fadr~;d~1:!J~ls :;:~:~c:!i:::~::~com~,.
. E! acto e 1çtar a norma {la proinu!gación) .marca, e1 momento en
por ejemplo, las
Distinta es la situación en el caso ·de. normas JUr1d1cas $e_neral~s.. Un
sujeto de derechQ _pilede muy, bien ser cast~gado ~ór no c~mplt:" _una que una norma comienza a existir. La norma cesa de -existir cuando es
norma, aun cuando pueda probar que no sabia nada de su ex1stenc1a. La derogada; La derogación de uria norm·a puede ser táCita. ~ expresa. Una

~ ~E~1i~ ?~~~ii;1T~E::i~~;:af~i~;:lt1!;:i!
ignorancia de Ja ley no es considerada ~orno una excusa yaledera, pues
existe una pret\1,ll_ciónjurldica de que las_leyes son ~onoc1das por tod.os
1
y esta presuncíón es juris ~t de jure, es dec!r, no admite pru':ba c.o~tr":"1a. ·.·•·.· .· •.·•::·,1.•. :.i•.·i.'.~.w'."·;,.·:·f·:···r···
Desde Juego, esta·pr.esunc1ón esmera fi~tón; de ~echo nad1e~ n1 ~qu1~ra __ - ·~> - de su expiración). Tales casos son excepcioilales; normalmente una
un especialista, conoce todas las leyes de un pru:s; Pero :-5ta situa.~160 . ilorma jurídica· cesa de existir cuando es derogada por la autoridad
muestra claramente que la.existencia de normas juddicas ~ mdepend1i:nte • :/i n.ormativa correspondiente mediante un acto de deroga_ción 1•
de Ia recej,ción dela·norma en elsentido de vonWrighc ~na Iere;<1~te ·· ·. :· ·r_. La- existC.ncia· de una norma es temporalinente cqntitlua: se· dice que
cuando ha sido dictada, es decír, promulgada Pº! I.a autondad Jund1ca ... uiiâ•. norma exist.e .. desde e! momento de su promulgación hasta e!
corresj;ôii'ciiente:· _ . . · · . . .... ,. ._, . füomento-ae su derogaCión> pero la duración temporal de Ia nonna es
Más aún la clase de los suJetos -normativos- de una norma JUr1d1ca ..;:)>': ·· mera construcción lógica. No hay hechos (además de! hecho inicial de la
puede inclus'o ser..vacla, sin que los:ju~stas dejeri de ~a~~r. la norma promulgación y de! hecho fmal de derogación) que harían verdadera la
como existente. Supongàmos que se d1cte una Iey estableciendo: que afirmación de que.una norma exiSte durante un período de tiempo. Sólo
todos los habitantes de Platina, cuyo: ihgreso es sup-erior a una c1erta hay ciertos criterio$ para el comíenzo y la finalización de la existencia de
las normas.
suma, deben pagàr un impuesto ·especi~t Supong~n:os, ãdemás~ q!-'e
Platina-es un país\pobre y nadie-ti~ne·1ngresos·tan. ele~~do~s. Un dia, Esta caracterizãción de· Ia existencia temporal de las normas -que
Onassis decide establecerse en Platma T nuestra ley ~ apl:cada a é!. difiere significativamente de- la de von Wríght- concuerda con los· usos
lDiríamos que est~Jey no existía antes y sólo cob.ró' extste~c1a a raí~ ~e lingüísticos corrientes en el campo de! derecbo. Los juristas dícen a
la !legada de Onassis? Los juristas seguramente ?JríanAue la ley existi ó menudo que hay (existe) tal y tal norma y todo lo que significa esto es
desde su promulgâción, aunque no pudo ser·aphcada antes por falta de que esa· norma fue promulgadà (tal vez hace mucho tiempo) y aún no ha
0 sido derogada.' Es un hecbo digno de ser destacado e! que las. normas
~~~t~consideráciones mu~tran qu~
en ···el leriguaje jurl~icO .. ~l _ jurídicas frecuentemente sobreviven a sus autoridades: una norma
jurídica general puede,exístir durante un considerable lapso, después de
término "norma'~ es usâdo normalmente en el sentido· de norma-
prescripción. (Una . excepción ·• .esta r9gla .la .constituyen las.. no~as. que haya desaparecido la autoridad que la habla dictado. (Las leyes
dictadas por los Jueces, que deben ser ,notificadas ,a sus dest~at~1:1~s. continúan existiendo después de Ia muerte de un rey ~ Ia·disolución del
para producir efectos respecto· de ellos). Por lo tanto, parece razonable .
tomar la noción de norma-prescrición como explicandum. Por cons1- ~ Hay 1.l'n. breve, pero muy- interesani.e ariálisis dei concepto de derogación o
guiente, por ,.,norm:a" entenderemos el contenido de un acto efectivo de cancelación de normas en NA, 191.

74 75
CARLOS E. ALCHOURRO:. y F.1:-GE:-i!O 8lil.YG1N
VON WR!OHT Y LA FILOSOFIA. OEL .OERECHO

, mul ado) Este hecho muestra que la


parlamento. que las ha?1a p~o con~nua de la norma en términos ?e la otorgado realmente un permiso. Pero el ·reqttiSito de la posibilidad
cara~tet:izac1?n de ~a eX:St~z~l~Ormativa entre la autoridad ~ lo? ~UJetOS efectiva de castigar quizás sea demasiado fuene. La capacidad de
cont1nu1dad de la v1dncu acd a la mavoría de las normas JUnd1cas. mandar puede estar basada en una ·sµperióridad :.meramente· moral.
normativos no es a ecua a par .,
Cuando un hombre viejo 1 pero por a1gunas razones respetable dice a
otro, mucho más joven y fuerte, que haga cierta cosa, esta acci6n1 puede
LA CAPACIDAD DE MANDAR muy bien ser descripta como mandar, aun cuando el que manda no
4.
puede efectivamente castigar ai mandado. Y no hay necesidad alguna de
. . d h ber ele ido un exp!icandum diferent7, que el mandado crea, equivocadamente, que el que"- manda tenga más
Como consecuencia e.
- .··
ª ~ . -
do~l aspecto de rec1b1T como cnteno
· ·
de Ia existencta fuerzd\'.}ue él: éI puede saber que no ha}' tal superioridad física y sin
hefllos abandona. : . ahora la atención ai aspecto de dar. embargo hacer lo mandado y su c-ondllcta . séría ._descripta -como
de las normas. _Dir1g1;~o~t la acción normativa no consiste sólo en la obediencia a una orden. Es por eso· que preferimos· habiar de-la reiación
De acu~rdo ~ von ng ! ás Este segundo componente es de superioridad sin especificar en qué consiste. _. . .-···, .
promulgac-ión, sino qdue requ1eremaolgpo1· ~--:·,1\·" lla1narla·- la rdación dt La exigencia de von Wright de que la autoridad tenga superiotidad
· ·d d d man ar o --co
~~;=~~~:d:d e~tre la ai;t~ridad Y los
von Wr~ght habla aq.u1 e
;.;,,.;" v ...

un:sr::c'i:'°:s
:~nn~:~:1
1
~:~s· :~:];;;~~q~:
;fecto von Wright admite que
sobre los sujetos normativos como- ·condición necesaria para Ja
ex.istencía de las normas se inscribe en una importante tradición de la
filosofia de1 derecho, que podríamos llamar Ia tradición Bentharn-
superiondad es la n~~16n más b la ·a~ción p~ede ser implícita. En el Austin J. Sin embargo, hay poderosas razones para no aceptar esta
la amenaza de_l casti~o, ~~t? es, ·e 'smo sabemos que hay tal cosa? exigencia, aI menos no como una condiéión necesaria para Ia existencia
caso de sanciones imp ic1tas, l., o .. l ui! manda tiene una fuerza de todo tipo de normas. La razones principales son:,a) La índeterminación
Obviamente porque sabemos Ju~ ,.: ófo cuando sabemos que existe de los sujetos normativos. Como ya hemos _visto, los _sÚjetos de una
superior respecto al que es !"ll~n. a ºu; shav una amenaza implícita de norma jurídica pueden estar indeterminados e incluso -ser inexistentes y
tal superiorídad podemos .tn1e_nr q ~
esto no impide que la norma exista. b) La autoridad normativa puede
castigo en caso de desobed1enc1a. ho sentido hablar de sanciones dejar de existirf mientras la norma continúa existiendo-:No es claro cuál
P t arte no parece tener muc bl
or o ra P , .. y . embargo parece razona e es la relación de superioridad entre Napoleón_y los ciudadanos.franceses
en el caso ~e las normas perm1s1va~~de s~:r ennis~s a cualquiera; Ia de hóy, pero el código civil promulgado por Napoleón sigue existiendo,
persona que otorga un _.permiso i
f
sostener que no todo el mun.do ene gue r;u~{f~ciertas condiciones:
. o en cuestión No es rnuy
Una niânera...<fc mantener esta exigencia es suscribir la teoría de los

!ii:;~!!f:;~;ri:!{~;~:~fi~~,~~~:i~~~o:Oºdr:~~=
0 mandatos tácitos de Austin, de acuérdo a Ia cuaI. todo soberano
01 tácitamente ordena tOdo lo que había sido ordénado·por su predecesor.
~\:ndr~, ~:eqr:léan~c~ap Pero esta teoria es poco más que una ficción,.elaborada ad hoc\
po nase . . · uede manar o El resultado de nuestro análisis púede ser resumido ·deI ·Siguiente
puede dar un permiso a otra persona ~1. Y so 1o si. p ble de
rohibir la acción permitida. Esta sena una mane.r~ razona modo; en á.Igunas situaciones (como en el caso de rriandatos y pennis~s
~xtender el criterio de von Wright a las normas perm\Stvas .. 'dad de directos) la re1aci6n de superioridad es una condición necesaria para Ia
existencia de una norma; pero hay contextos en los que tal relaci6n no
·En qué consiste Ia relación de supenondad o la c~pa~1
ma~dar y dar permisos? Para el enfoque de von Wrig~t
posibilidad de castigar: ~uando e_! que ma.nda. p~~:rte Esta fuerza
~re:~:~~;;nt:
l
es necesaria. Si queremos construir un concepto general de existencia de
las normas, apHcabie a toda clase de normas (jurídicas), _tenemos que
castigar al sujeto normativo se dtce que ~~ mas . NA 127)
' de] que··manda constituye su capac1dad de mandar (1 .'. d. J Tanto Bentham como Austin definen el derech; eri_.-~~~~~~óS:oe· -m=3.nôatcis'd~· ü~·
supenor · · .. . . , t" de relac1on e
Cíertamente parece razonab!c ex:iglf. 1gun ip 0 . ª ·. soberano, quk:n e"s·la persona o conjunto de personas que son habirnalmcme obedecidos
por una cierta comunidad. Cfr. J. Bentham, Of laws in. Generàl. ftditado por H. L. A.
su eríoridad entre la autoridad normativa .Y e! SUJeto normau:o. HartJ, Athlone Press, London !970, p. ! y 20 ss., _'S J. _Ausiin;- _,The Province of
Nlrma1mente no diríamos que un ch!Co que dice a ~n ~aballer~ may,or Jurisprudence
4
De!ermined,- London 1954, p. 194. . ____ _ .. -_._, · . . .
"·Dame tus anteojos!" le haya dado una ordeno qu_e 1:opez, ~.uten hd1ce Para una críiica aguda de esta teoria véase H;·L~·_A .. Hait,·Thé' Concepl o/_law,--
a' su vecino González "Te permito no pagar los impuestos Je aya C!arendon Press, Oxford 196!, pp. 62~64. (Existe una traducciôri ca.stellana_de .O. R.
Carrió, El Concepto de Derecho, Abeledo~Perro!, Buen_oS Aires, 1963}..

n
---
ÇARLOS E. ALCHOURRON Y EUOE~JO BULYOIN Y9N WRIOHT Y LA FILOSOFfA DEL.bE.RECHO

re;hazar esa exigehcia de superioridad. La p'.omul_gación de.la.norma ·;~idez-ya p~upone Ja.-d~ existencia;-,p~r lo ·menos en,el sentido de la
será pues la única· condici6ri para su ex1stencia; . esto puede · ser · promulgación, y no puede ser idéntica con ella. En efec.to, la validez es
considerado como:·un requisito mínimo, común a toda clase de normas. una relación entre dos normas existentes. La norma que otorga
·.:'_/';'.:.-:. competencia "à ~na autoridad- (permitiéndole dictar ciertas p.~_:mas)
"- convierte en válidas las normas dictadas · por esa ~!~ridad, pero la
5. EXISTENCIAY VÁLIDEZ. _. ngi:ma y{l,{4ante no·tiene pÕiqué·serváiida, aunque poi:..cierto tiene que
\;;~istir. Thl noímà puede ser eventuaJmente·urta norma inválida ·o una
.ull<' :,;;:.,;~~\e,nátiva d; iiíi~rp;eiâr'Ja ;.iadón de super)or)dad norma soberana (NA, 199;, ELD, 94-95). Y si validez fuera una
entre la ãritoridad y Ionujetos normauvos es reemplazar la super10r1dad ~·condición .. neeesa.,ia para, la:existeilcia de uria norma, entónces ni
fáctica (flsica) por Ja noción no_rmat_iv~. de competen_cia• .Desde este ;...,...... -.normas inválidas·.ni normas-soberanas podrfan existir. Rêsulta, pues.
punto de vista, una condicí6~ofce5arla párà la existeI;t~1a de ~n~ norrpa
es Ia competencia de· sú autoridad: una norma cobra e;,c1ste~c1a s1, Ysolo
· si,. es promulgada por· una autoridad compet_ente. Se dtce que un~
~.~.:_~_-.:.~_i,i· .·•:_:,f
'.. .•.•. :.·.·~.....' ;;-4::~~:t:ii~~::;;ª
1

~.- ...., . ,,esta cuestión en la sección 12).


i:;:;:n~f;:t:~~e!~º~ai~e;~~~~!e~~:~t=~~!:
autoridad es competente para dictar la norma s1 el ~cto de d1ctarla .esta Yc• . ·.· Por otra parte, aunque sea verdâd que en e! lenguaje jurídico los
permitido· por otrà · norma. De una _norma dada por una auto~1~ad .- , términos ."existencia~· y '\>alidez" se·usen à menudo como aproximáda..
competente se dice ·que es válida: I~ v_alidez de una norma es la perm1s1ón -~::·,tt\~i~.~-'-.:m~nte equivalentes, tal·hecho no prueba que- los dos concepto~ sean-
(legalidad) del acto de dictar _esa norma{NA,_ 195 ss.). .· · :,/{}ij,®(Jdénticos;"pues el término ~váJido''es;.como lo ha sefialado Von Wríght
Hans Kelsen es probablemente el representante.má$ consp1cuo de '-)'lb'":'' -{NA, !9/ÇJ-95); .ambíguo: a-. veces· es usado en el sentido de validez
esta Hnea de pensamiento, que es compartida por. m\léhos filósofos _dei '-'/{il\?\:(:normativa- y otras .veces en ,et.-:sentido de· vigencía: (de estar en vigor).
derecho. É! mismo von Wright presenta est~ e~foque com~ una postble :: :·: Pero la noción normativa de validez (como legalidad dei acto creadorde
manera de-interpretar lo que él !lama e! Prmc1p10 de _Vali~".'· , · · " J!t,!IO!lll•) no debe .ser .confundido con la noción fáctica de la existencia.
, "El·Principio deValidez.•••dice que valid_ez es un r,qu1Sito (lógi~o) .... '.;yerdad-que .los juristas-normalmente están interesados en aquellas
,para. e! .éxito ·dei acto normativo; en el sentido de _que 'U!)a n.orma _no _. t·iiol'mas que ex~ten -.Y son válidas. ·pero en alguno.S;·contex~C!S _les
puede cobrar existehcia en un sistema como_ resul~ad~ de uxta,..a~ón ifül)9rtan tambi~n·normas:que.aunque existentéS Sóit·íriVálidas. El cas·o
normativa.a menos ·que haya sido creada por una.ãutortdad aprop1ada, · tfpiéo es-el de una Iey inc2nstitucional, esto es, tina· zey dictada por el
esto es normativamente competente" 5 • • · ,· legislador (y, por .lo tanto; existente), pero cuya creación está prohibida
· Kel~en va todavia más lejos al identificar existencia con va11der. « Por por. la constitución ..Una ley .tal es inválida,- pero ningún jurista dirfa que
6 no existe.. Es .. ·précisamente porque esta· ley existe: que ··estamôs
validez entendemos]a existencia especifii:a ele las n.ormas'..'. • .
La.. identificación··de Ia existencia Con Ia vatidez es :un- ser10.error interesados .- en su. anulación, · que puede exigir un procedimiento
lógico, pues conduce a un regreso a!fofinito (NA, 196-197).. En·efecto; complejo. Sin .embargo,.ningúnjurista se Preocuparia por ánular una
en esta concepción _una·norma requ1ere pa~a su valid~z (ex1stenc:a) la nonni;t_..inexistente,. es:_decirl una.norma :que·ni -síquiera -file promulgada.
validez de otra noI1lJa -Ia n-orma que per?11te Ja .~~~ac~ón de la p_nmera Una .nôrmà. .ine.xistertte.,-no: es · una ..norma, ··Peró ·Una,.norrna inválida.
norma-. Pero la validez de esta segunda·no~a requ1e:re.la validez de ci~rtamente es una .norma,, siempre que haya sidó ,promulgada:·.·
una te.r:cera norma y así aI infinito; Von Wright sefial~ correctamente que
la validez de Una norma no pu~de ser relatjva a la vahdez de o~ n_orma,
·sino sólo a la existe!lcia-de otra norma. ,Est~ m~f:S_~r~ que la noc16n de 6.. EXISTENCIÂY CONSÍSTENC[A ,, · ·
i _O, H. von Wri.ght; _Àn Essay ln Deontie logie and rhe _Generaf-·Theory ºJ.Action: El iíltimo y prÔbablemente el másfondamental problema concerniénte
Amsterdam 1968"(abreviado EDL), p. 94. {Existe una,traducc1ón c-astella?a de-E._Gar.zón a la existencia de las normas.es su.relación con la consi'stencia. La
Valdés, Un En.sayo de Lôgiea Deóntica }" la Teoria General de la Â<'cr6n, Instnuto de consistenéia. es.considera_da por. von Wright condición neceSarià para Ia
Jnvestigaciones Filosóficàs, UNAM. Méjico,)976). .. •
6 Hans Kclsen, General Thf!Ory of law_ and State• .Harvard Untversity Pr-ess 1943, p.
existencia de' las riorrnas: "...Ias prescripciones consistentes son Ias que
30. (Existe una traduc-dón castell8rta de E. Garcia Mãynez. Teorta General dei Derecho .V pueden existir, y las prescripciones inconsistentes, las que no pueden
dei Estado, UNAM, Méjico 1958). _: . existir, al menos en lo que concierne a la lógica" (NA, 135).

78
CARLOS E. ALCHOURRON Y EUGENIO BUL YGlN

j,Qué significa decir que una norma sea (auto-) consi:tente o que dos tibles p~eden coexistir y por lo tanto no son inconsistentes, siempre que
O más normas sean (mutuamente) consiste~tes7 von Wngh~ pare~e usar hayan sido dictadas por autoridades distintas (NA, ·148). Dos normas
dos diferentest- aunque relacionados, cntenos de cons1sten~1~·- Su expresadas por dos formulaciones normativas -incornpatibies sólo son
criterio de auto-consistencia de una norma está basado ~n la pos1b1hdad inconsistentes si provienen de la misma autoridád, porque·no ·pueden
de realizar la acción prescripta: una norma es auto-consistente cua:1cto el coex!stir como 7xpres~ones de una volu,ntad raciôhal y eI hecho· de que
ontenido normativo es consistente, y no lo es cuando el conten1do es la m1sma autondad d1cte dos formulac1ones norinativas incompàtibles
r ~nconsistente. Pero -seíiala,.von Wright- "~o está muy claro parqué ~uesti:a qu~. su voluntad no es racional. Por lo tanto,. el criterio de
una preSÇripción·- habría de Ila~~rse c?ns1sten.te cuando !ª acc16~1 1ncons1stenc1a de Ias: no,rmas de.. von.. Wright· ·está basado. en Ia
' prescripta pudiera ser ejecuta~a, e 1nco_ns1ste~te s1 no puede eJecu!a.rs:_ irracionalidad de.la voluntad y no en la mêra imposibilidad de réà.Hzar
(NA 135). Sólo si fuera lóg1camente 1mpos1ble ord~nar y per.m1tir al Ia.e: acciones prescriptas. Obsérvese -que es igualmente ímposible para un
agen'te hacer y omitir Ja misma acción en la m1sma o~as16n; tal su3eto normativo ejecutar las acciones prescriptas por dos formulaciones
prescripción sería inconsistente. Pero dado el concepto de ex1stenc1~ de norm~tivas inc_ompatibles cuando éstas fueron· dit:tadas por la misma
von Wright, una norma no puedc exist.ir a menos que el suJeto autondad o por dos autoridades distintas. ,
normativo pueda ejecutar la acción prescnp~a; por ~anto, una norma "Es importante que nos demos cuenta de qüé ·no podein"6S ·contestar
que no pueda ser obedecida porque la acc1on ~resnp~a no puede ser la pregunta de ~o:qué de?eríamos dec~r.que es lógicamente impo"sible
ejecutada, no puede existir. Por consiguiente es 1ncons1stente. . mandar y pr~h1b1r la .m1sm~ cos.a, d1c1endo ·que esto es imposible,
i,Qué significa que dos o más normas sean m~tua1:1ente cons1~t~1:tes.9 por.que es .lógicamente 1I?pos1~le que una y, la ·tnísma persona haga y
von Wright da primero un criterio formai de cons1stenc1a o compat1b1.hdad omita la m1sma cosa al mismo t1empo. Pues si yo ordeno a alguien· hacer
para ·las · formúlaciones normativas, esto .es, para las expres1ones algo Y usted le prohibe hacer lo -mismo, es · t3.mbién lóoicaniente
deónticas O y P. La definici6n de consistenc1a formal está dada e~ tres imposible que esta persona nos obedezca·a los'doSt·pero, no" obstante es
pasos: para conjuntos de expresiones O, para con~untos de expresiones perfectarnente posible que existan este ·m·andato··y esta prohibición"
p y, finalmente, para conjuntos mixtos de expres1on~s O Y ~- , . (NA, 148-149). . . . . .
Un conjunto de expresiones O (mandatos):~ ;ons1sten~e SI: Ysolo s1, De esta manera la noción de consisténtia"·e·stá-ronfiàádá"a'ri"ôtinas
.. '~es.lógiciunente posible, bajo cualquier cond1c1on de apl:cac16n _dada, que tiene.n l~ misma auto.ddad;. úri. conjunto de. tales normas· es
obedecer todos los mandatos (colectivamente) que se aphcan baJo esa denominad@ corpl,ls..{Nk, 151). La consistencia (i.:.çórlipatibilidad de
condición" (NA, 143). . normas es, por consiguiente, la J)osibilidad de su" coêxistencia deiltro··cte
Un conjunto de expresiones P (permisos) e~ sl~~pre c?n~1stente: un corpus. ·
Porque los permisos nunca se contradiccn. Esto s1gn1ftca ~o s1gulen~e: s1 ~a racionalidad d~ l~_volunta~ de una-atitorida:d:n·orni'àtivà·ocupa
bien puede nó ser posible hacer uso de todos los. perm1sos al mismo aqu1 ~! lugar de!ª pos.1bil1dad de eJecutar las acciones·prescriptas·como
tiempo, siempre es posible hacer uso de cualqulera de ellos en un cnteno de cons1stenc1a de las normas. Pero los. dos criterios no son
momento determinado. . i~dependientes. En efecto, la voluntad es irracional-cuando la autoridad
Un conjuritÜ mixto (de mandatos y pe~misos) ~s. consistent.e "~1 Y ~1~ta do_s f~rmul~cio~es n?rmativas incompatibles (éste parece ser el
sólo si, es lógicamente posible, bajo cualquier cond1c16n de aplicac16n un.1co c:1teno de 1rrac1onahdad), esto es, cuando la autoridad prescribe
dada obedecer todos los mandatos colectivamente y hacer uso, dos. acc1ones que no pueden ser ejecutadas conjuhtamente por razones
indivÍdualmente, de cada uno de los permisos que se aplican bajo esta lógicas. De tal manera el criterio formal de ·incompatibilidád. de
condición" (NA, 144). . formulaciones normativas -restringido por el reqU.isito de identidad ·de
Pero este criterio de incornpatibilidad de form'ulaciones normattvas la autoridad- es, después de todo, el criterio para la inconsisténcia de
no es el criterio de von Wright para la consistcncia mutua de las normas. las normas. ··
Si esto fuera así, entonces dos formulacíones normativas incompatibles El concepto de consistencia de normas elabci"fàdo ·po"f\;Ói{Wriihfda
nunca podrían expresar normas, porque tales normas serían inconsist~nt_es lugar a varias dificultades.
Y~ de acuerdo a von Wright, normas inconsistentes no pueden coexistir, a) La ~ógica de n?rmas queda restringida a n:ormas dictadas por
pues se anulan mutuamentê (NA, 148). Sin embargo, von Wright cree u~a Y la m1sma autoo.~t~d. Si no hay incompatibilidad .entre normas··
que dos normas expresadas por dos formulaciones normativas incompa- d1ctadas por _diferentes autoridades, entonces no .háy relaciones lógicas

8!
VOX.,~.RlQHT Y LA FILOSOFIA. OEl. DE:RECHO
ÇARLOS E. ALC!iOURRON Y, EUGENIO BULYGlN
.exigir .]a:subsistencia continua de la voluntad. parâ la existencia de Ia
entré taJes normas,: Pero ia noción de un corpus, de n~rmas ~s de. poca norma. Tal requisito seria claramente ínaceptable; al menos para Ias
utilidad en e! campo dei derecho. Hay muchas au~ondades 3ur!d1cas Y . :_. nÓrmas jurídicas, que corno regla continúan existie'I1dO. mucho tiernpo
muy a menlldo losjuristas manejan normas proven1~ntes de auto1;,dades : después de que haya desaparecido la voluntad de sti. autoridad.
diferentes y ellos':iib vacilarían en llamar ~ un conJunto :al un-_.s1ste~a d) Una consecuencia sorprendente deI criterio' de von Wright es
normativo 1• ConfOnne al criterio de von Wnght no.h~brla tt):con,stste~cias que no pue9,ê..-haber .normas inconsistentes: ni dentro ní .fuera de un
en un sistelUa tal., De esta manera su criterio se vuelve· demasiado corpus. l;i> éfec;to, si dos normas .incompatibles "se aniquil<m mutil'tiffnt~~ .,•.,... ;;.,."
restrictivo, pues deja afuera precisamente el caso-interes~nte, ·Han:ado .. ·cuando-tienen la misma ailtoriãad·y no soti-inconsistenteN.t~t.oYléttett"~·, ·.
por é! éonflicto !]e voluntades (esto es, dos normas m<;omp~t,bles de autoridades difétéiifGS, êiitonces·no hay normas inconsistentes. Esto
dictadas por autoridades distintas). ~t~ seria un caso parad1gmát1co de · suenª a una paradoja: es como decir que nó puede haber proposiciones
lo que losjuristasJlamarían contrad1cc16n entre.normas. . "··" incQ.nsistentes, que-nunca.dps.proposiciones pueden contradecirse. Por
b) La ex.igencia d~ Ia·identidad.de la auto~1dad normat1~a-es ?más supuesto, si por existencia de una proposición entendemos su verdad,
bien problemática. ;.Qué significa que' la autondad ~ea la mJSma. La · entonces seria verdadero que dos proposiciones contradictorias no
pregunta no .es difícil de conte.star cuando. la autondad es un agente pueden coexistir; pues no pueden ser verdaderas las_ dos; sólo una de
· personal, pero, J,qué. pasa con autoridâde.s 1mpe_rsona~es. que- es el caso ellas es verdadera. En el caso de las normas la situación es diferente: de
más común en el derecho? La .concepc16n ps1colog1sttca de normas acilerdo a von Wright ambas normas desaparecen pues. se aniquilan
(como expresiones_·de _una voluntad) de ~o·n Wright parece ~mpli?ar que · , .mutuamente. (Se .podría tal vez sostener que sólo una. de ellas
la identidad de una autoridad impersonal está dada por la 1dent1dad de · ·i;!;~.:,. desaparece,. pero .seria· muy diffcil decidir. cuál de las dos normas
· todos los indivJdúos .que constituyen esa autoridad. Así diríamos. que é . incompatibles ha de considerarse como inexistente):. ·
dos nont1$ fueron. dictadas por e! mismo tribunal o por e! mismo .. .. . ..... · Von Wright es muy enfático sobre la seriedad dei problema .de la
parlamento si. y SÓ.lo si, todos los miembrQ~ ir~dividuales dei tnbunal o _,/:,._-:. contradicción ~ntre normas. "Es serio porque si dos. nurmas no pueden
de! parlamento son los mismos. Esto significaria -:además de la ./·,.;:0~jtw{)6~camente contradecirse entre sf, entonces·tampoco P?d1:á haber una
dificultad práctica de.establecer la identidad de 1~.autondad;'- que dos • J';il,IJj}J§gxca de. n?rmas" (NA, 148}•.Pero ahor! todo·parece md1car que dos ·.: ·'
Jeyes dictadas por eJ .• parlamento· en dos ocasiones suces1vas s~rían . :' ,,,,~-,ff:.'~::=:-:: normas (existentes) no pueden contradec1rse nunca. .... ,.... "
normas provenientes de autonOades "diferentes y, por ende, no suscept1bles La sítuación tal vez no sea tan dramática como parece. Pues como
de .ser inconsisteri_tes en virtud 9-el mero hecho · de que uno de los . consecuencia de Ia concepción de von Wright no podría haber una
diputados no asistió a una de Ias dos reuniones. · . lógica de normas, habría no obstante una lógica de.las formulaciones
e) Puede .patecet .plausible decir que un hombr: qu': en Ia m1sma .normativas. De hecho, Ia lógica de normas (prescripciones) de. von
ocasión ordena y prohiPe la.misma cosa se comporta irracionalmente Y, Wright es una lógica de formulaciones- normativas (expresiones deónti-
por Io tanto, no h·a· .dictado norma algu~a. Pero, -<,qué sucede· co~ dos i:as).
normas incompatibles dictadas por el mismo agente· en d?s ocas1?nes La fuente de las dificultades se encuentra en Ia .decisión de von
diferentes? iNo diríamos-en tal caso·que el ag<i:nte ha c~m~1ado de 1dea, Wright de hacer. de ·la consistencia una condici6n necesaria para. la
en vez de calificarlo de irracional? <,Tenemos que restnngir .aún más la existencia de _las normas~ que está basada en su pecúliar .concepto de
noción de consistenCia estipulando que-sólo las normas dictadas por la _existencia.. _Si .abandonamos _esta exigencia, una noción satisfactoria de
misma autoridad· Cn I~ misma ocasi6n pueden-.ser inconsistentes? Esto ·consistencia normativa pue.de ser elaborada en estre"cha analogia a la
no serfa seguramente un resultado deseado•. Podríamos tratar de salvar .. consistencia de las .. proposiciones. De hecho, esta. noción ya fue
la teorfa diciendo· que en. tal caso no hay inconsistencia porque la ·. propuésta por von Wright mismo, pues se trata de su criterio formal de
primera norma ha :dejado de existir en, el preciso momento. en. que ;I ~mpatibiÍid~d. de formulaciones normativas. Nuestra sugerencia se
agente cambió de ·idea y emitió Ia nuev~ norma .. Pero esto s1gn1ficana .. , red_uce a-.1a.siguiente ..propuesta: rechazar su ontologí2·de .Ias. normas Y
. aceptar su lógica, basándola en una ontología diferente.
1 Cfr. Carlos E. AlchÔurrón y- Eugenio Bulygi·n. NortrlaÍ!ve SySié~s." (abreviado ~S)
· Al analizar el. concepto. de e.xístencia hemos argumentado que al
Sprínger- Verlag, Wien·"'. New York 1971. especialmente capít1llo IY;,pp. 43-64. <_Ex1~te meiios en· los .contextos jurídicos el concepto .de von Wright -debería
traducción castc!Iana- de· tos autores, Jntroducción a . la Metodologra de las Cienc1os ·reemplàzàrse por el de promulgación, Si se acepta esta propuesta, no
Jurfdict1$ y Socíales, Astrea, Buenos Aires 1975).

83
82
. CARLOS E. ALCHOURRON y EUGENlO BULYG!N
VON W1UONT Y LA FfLOSOFTA OEL DERECHO

h . cesidad alguna de vincular el concepto de consistei:icia al ~e la


e:~t::cia de las normas. El criterío formal de von Wr1ght p~l.ª la 7. LOG!CA DJEONTICA (LD)'
com atibilidad de las formulaciones normativas, esto es, 1a. p~s1b:hdad
f
de ecutai la acción prescripta, será, pues, nue:tr~ cnteno de La lógica de normas como lógica del lénguij~-Il~nÜâtivo prescriptivo
} · de las normas Esto significa que presc1nd1remos de su (LD) puede así ser construída c~mo una lógica dé]as ·normas-lekta; esfo
cons1stenc1a · · auton'd a d·, lo que von
ex1genc1a de que las normas tengan la misma
· · , ción corresponderia a lo que von Wnght llama la ínterptetación prescriptiva
Wri ht llama conflícto de voluntades sera --en nuestra co1:c:1? ~ de un cálculo deóntico ~. . _ .. . .
una ~enuína coritradicci?n? pu~ no necesitamos negar la pos1b1hdad de Esbozaremos ahora las caracterfsticas-·prinCijiaies .de :una I6gica '
r
·< coexistencia de normas 1ncons1~tentes. ,, deóntica. de este tipo rn. .·· ·:· _.
e be observar que «conf11cto de voluntades es -aun en la Las expresíones usuaJes de la Iógicá' déórl:Úêa""será~ iéíd~; coino
rªación de von Wright- tan sólo un diferente nombre par<:_ una expresiones de normas: mandatos (Op), prohibiciones .(0-p) y
:~~;~ión formalmente idéntica:. ~ncompatibilf,dad de. f~1;11~lac1ones permisos (Pp). "Op" será lefdo "debe ser que p" o ."p debe ser (hecho)";
normativas. Esta sítuación es cahficada ~orno con_trad1cc1on cu~nd~ "O....,. p" como ''debe ser que no p" o up no 'déb"e- .ser·(hecho)", y ';Pp"
las form.uTàcíones normativa$ incon1pal1bk$ prov1enen de la m1sma como ..puede ser que p" o "p puede ser (hecho)".
autoridad y reéibe el nombre de "conflicto de voluntades" cuando las En eI lenguaje ordinario la norma que prohibe·p:})\Íede ser ex presada
autoridades sou distintas. . . . de diferentes maneras, por ejemplo, diciendo "Vd. no debe hacer p" o
La distínción que hemos propuesto entre norr_n~s-prescnpc1ones Y "Vd. debe abstenerse de hacer p" o ·~vd. nó puede hacer p"_ Esto
normas~lekta (análoga a la de aserciones y propos1c1o_ne~) muestra que muestra que las expresiones "- Pp" y "O ....... p" tienen el .-mismo
nuestro conceptO de consístencia de normas es similar al de las significado prescriptivo. Lo mismo vale pata :las- ·ei::presiones "Pp" y
proposiciones. ~n, efecto, una proposición es -cons.istente_ cuand? el "- O- p". Por lo tanto, podemos aceptar como ley de la lógica
estado de cosas.descripto puede darse (NA, 13~) y es.1ncons1stente_s1 tal deóntica (prescriptiva): ..
estado de cosas es·lógicamente imposible, Cons1stenc1a es una prop~e?ad LDI.,-Pps-O-p .. ··• ... · · ·.; ... · · •.
de las proposiciones; pero no hablamos de la existencia de propos1c:ones Hemos aceptado, siguiendo los crite:rios·:d"e ··von·
Wright .para la
(excepto en el sentido de la verdad). Por o_n:a par:e, las aserc1ones incompatibilidad de las formulaciones normativas; "que.una norma que
pueden·existir, pero no son ni consistentes n1. 1~co?s1sten~es, a me~os ordena p es inconsistente con una norma qu"é ordena no p. Esto significa
que nos refiramos a la aserción de una propos1c16n 1_ncons1stente Y esta que i'Op,, y HO-p" son inconsistentes; de ahf se sigue que una·de-·esas
ciertamente .puede existir: Es ·perfec:amente P?S_Ible aseverar una , noiffias implica Ia negación de la otra, Estc>'Condüce a la aceptación de
proposici6n auto-inconsistente o vanas propos1ctones mutuamente la siguiente ley, como criterío de consistencia nortllátiva: .
inconsistentes. 'Lej.os de ser irnposible, ta! co.s~ oc~rre frecuentemcnte. LD2. f-Op--0-p . .. . .
Una distinción similar puede hacerse en el amb1to de ~as normas. La De LDJ y LD2 se sigue:
consistencia es ulla propiedad de las normas-lekta, .m1~ntras que la LD2. f- Op - Pp (mandar implica permitir). . .. . ·· ·
existencia es una propiedad de las no~mas-prescnpc!ones. Pa~ece Además, tenemos que aceptar la siguiente ley· dé: distríbución:
natural aceptar __ Ia posi9ilidad lógica de e3ecutar la a~c16n prescnpta
como criterio de consístencia de las normas cn el s_entldo de nor-:nas-
lekta. Pero normas inconsistentes puede ser prescnptas,. de la m1sma s Usamos aquí la e.xpresiôn "lógica deóntica" pa.râ·;rêfei.ifugS ~·l~-J~gi~l d~ n~;inas
manera como se puede aseverar proposiciones inconsistentes. Esto (prescriptfra) y"lógica normativa'', a la de proposiciones normativas·(descriptiva). Tal.vez.
significa que conforme a nuestro criterio no~rnas ipconsistentes .pueden seria más conveniente. siguiendo las propuestas de Kalonowski y Weinberger, invertir"los
existir (como norm.as-prescripciones) y un c?nJunto de no~mas (existentes) têrminos."Q.
9 : ~ . . ,- . ::.::._. .. . .
LD sena un CJemplo de lo que Aqv1st !lama "lógica_ateorética".. Cfr. t: ..-·Áqvist,
será contradictorio si 1 y sólo si, los suJetos normativos no P1:~den «lnterpretations of Deonric Logic", Mind 73 (!964), 246-253. E! muy interesante anális.is
.. -,ejecutar (por razones lógicas) cualquiera de las acciones. perm1t1das de Bentham de los..<1aspectos de la ley)) (Of Laws in Generdl. pp. 93 ss.), revela una
· junt"ô."con todas las acciones ordenadas po: esas norn:as, s1n tom~r en concepclón curiosamente similar de una !ôgica de las expresiones prescriptivas.
cuenta que estas últimas provienen de la misma autondad normativa o io Por raz.ones de simplicidad sólo nos ocuparemos de los cálculos monádicos y no nos
no. referiremos a los cálculos diádicos (obligación y permísión· c011dicíonales), a pesar de su
obvia importancía para el derecho. Por la misma razón usamos el simbolismo de EDL en ·
[u_gar dei de :-.A.

84

85
CARLOS S. ALCHOURRON y EUOENIO BULY(ilN voN _WR:oHT Y LA FILO.~OFIA. DEI. PE~ECHo

LD3. f-Op& Oq=O{p&q)'' normativ_os. {Yolveremos -sobre -esta cuestión en _la sec-
pues cuando alguien prescribe que debe ser p y que debe ser q, el
contenido pre$crlptiVo de lo qué hace es·el mism·O que si piescri.biera que
debe ser que p y q. . . .
La corresp.ondiente ley de distribución para el operador P será pues: · 8. NORMAS Y PROPOSICIONES NORMATIVAS .
LD3.l. f-PpvPqaeP(pvq) . .· ·..•
Finalmente, parece claro que cuando a!guien prescribe que debe ser .. E~ hec~o ?i~n P:Q!\.~C!do que_ las oraciones ~~ónticas exhib;; en el
pJ .tijmbi~n prescribe (implicitamente) que las consecuencias de p deben .. -I~~gul:Je _cornente una característica ambigüedad: a v.eces son usadas
ser; En otras palabras, las consecuencias de la sítuaci6n prescripta, ·,,\·:.:,. <·_presc~1p:1vame~te como formulaciones de normas y ofras veces,
también están prescriptas. Esta idea puede introducirse en el cálculo :·.. ,descnpttvamente .para hacer enunciados normativos.~ e! ·primér caso
lógico en l~{~rmaje ~na regia de·inferencia: · .-. :· e.xpresan normas, . en el segundo proposiciones normativas· (NA
.. ·.104/ 106). ' : '
LDRl. ;si 1-.R~ ,i, entonces f- Op:-;- Oq ..
Como es fácif darse cuenta,. los princípios LDl-LD3, junto con tfJ~~\t·._· · -. Au~que ·baya imp?rtantes ?iferencías entre normas y proposiCiones
LDRJ ··llevan a una lógicá deóntica.·que es muy próxima ai primer . norm!'tivas,. von Wnght decide (NA, 132) no .usar un simbolismo
sistema de vori.~ Wright 12• De ~a rnariera, su primer cálculo deóntico ' '. espe:,1al para unas y otras, reteniendo la ambígüedad de! lenguaje
resulta ser una);eiconstrucción adecuada de Ias nociones prescr:iptivas de , • .,, ..,,.~.,.º."rnei:te en su cálculo formal,·Asf en lugar de dos simbolismos tierie un
permisión y ol,ligación. ·.. :r"itf~{{·;s~m~o11~~-.~ºn dos interpret.àciones! una interp;etación prescriptiva y
Cabe formular do$ coinentarios adicionales. {i) Si queremos · ''/'·,/ otra descnpt1v~. Esta ~!rate~a está basada en la 1dea de que bay'!!Jguna
reconstruir el discurso jurldico prescriptivo cifiéndonos en lo posible a :}J?~·}/. .~ase d~ p?falehsmo log1co o isomorfismo entre normas·y propo.sici_ones
los usos lingüísticos existentes, tenemos que rechazar como carentes de .·· .'.)f"}.{;:,.non:iat1vas, de modo que las. propiedades lógicas de las normas son
sentido {mal formadas) aquellas expresiones deónticas en Jas que un . :; .. i\.'\ci.T refleJadas en las propiedades lógicas de las proposiciones normativas.
operador .deóntico es seguido. por:una.. expresión contradictoria o • (·\fi.sllf'!ü•nunque von Wright concib.e su lógica deóntica como úna ti:or!a de
tautológica, porque tales: éxpresiones: .no. ·presên'b'eil: (no •órdeaan IÚ \ ·;J~~:,;§)~~Jãs> eXpresj~hes· de~n~icas desriptivamente. interpret~das, ~e da plena
permiten) ningún estado de cosas. Pero, por otra parte, un rechaz<> ta) ::· . __ .c':~nta (a d1fereng1~ de.algunos.de sus sueesores:e.n este-campo) del
llevaría a un cálculo muy complicado (NA, 34-43). Es por estas razones · ·heclio _de que la ~ase de la.lógica deóntica es la teoria lógica de las
puramente -form_ates que la mayotía de los lógicos, incluyendo a von ·expres1ones O y P. m'.erpretadas.prescriptivamente'.'{NA, 134).
Wright~ aceptan como bienformadas (y eventualmente como .axiomas) {!~a de__l~ ..Pn~c1~ales _tesis .de e~e ensayo es _que la creencia en
expresíones de Ja forma "Ot" o "PJ" (en 1as que ºt" representa una · alguna clase :de armoma preestablecida entre las propiedades lógicas de
tautologia). . l~- no;m~.s- Y las de las proposiciones normativas -que está inuy
(ii) Tenemos que excluir aquelias- :expresiones en las que un d1fun?1da ~ntre los lógico.s deónticos y los filósofos de! derecho ;,,_
operador deóntico figura dentro del âmbito de otro operador deóntico. .c?n~t1tuye u~ ser10 error, pu~ sus propiedades lógicas·son efectivamente
Esto es asi porq~e el contenido de una norma tiene que ser una acción, dtStintas. En todo .c~so p~rece _más prudente, en · lugar ile aceptar
una actividad o un estado de cosas. resultante de una acción o áctividad. presup~e.stos. dogmât(cos, investigar por separado Ias normas y las
Por lo tanto, Ias -expresiQnes que sig'uen aI operador normativo tienen propos1c10.ne.s .no:mat1vas .para: ver si son o no ísom_orfas. .· .
d · P~~ d1sting~ur c~a~ente entre. oracioneS ·deónticas prescriptivás y
1j'
que ser descripcianes. de una. de estas ··cosas, pero no pueden seJ:,.....
prescripciones. En otras palabras, lo$ operadores normativos géneran escnptivas, estipularemos que los símbolos usuales Oy P serán siempre
normas a partir de descripciones de cierta clase, pero no pueden generar rsa~os para repre~entar los_ operadores .prescriptivos (con la lectura
normas a partir de otras normas. Esto elimina la reiteración de nd1c~d'! en la se":lón 7), m1entras que para los operadores deóntiéos
descr1pt1v?s.será~ 1ntroducidos tres símbolos nuevos: "O". "P+" y «p:..n_
11 Oesdeel ptinto de vista axiomático LD3 puede serdcbiliíadaa 1-0p & Oq - O (p &·q),
La expres1ón "Op" será leída (descriptivamente) "p es obligatorio" y las
porque su conversa p_uede obtene:rse a parti, de LDRJ. . '.
ll «Oeontic LogicJJ,; Minâ 60. 1-15 (1951 ). reproducido ~n J..ogi<'al Srudies. Routledge !2& c_fr. Kcisen, Reine R-echrsiehre. 2. ed., F, Deuticke, Wien J960, 76.77. (Existe una
and Kegan Paul, London 1951. 58-74. traducc1ón castellana de R. J. VemengQ. Teoria Pura dei Derecho, UNAM, MéjicoJ.

86
VON WRIGfIT Y LA FILOSOFIA DEL D.ER.EOJ:o
CARLOS E. ALCHOURRO:-- Y EUGENIO SUL YGlN

expresiones "p+ p" y ••p- p" C?f1:º "p está_permi~i?º":, (Como, ver~mos también.puede ser expresada en términos de permisión (como veremos
en seguida, Ia expresíón descnpuva "pesta permitido es.a:11b1gua, P_Or en seguida, Ia fórmula "NxOp" es equívalente a "Nx-P ....... p" y
eso introduciroos dos símbolos para los operadores perm1~1vos descnp- "NxO--p" a «Nx- Pp"). .. . · ·
Enforma-similar la propíedad de estar permitido puede· ser definiria
tivos). . 'nf ·ó b I en términos de una norma permisiva. Pero este sólo-es un significado del
Las proposiciones norm~tivas proporc1onan t ormac1. n so re e
status deóntico de ciertas acc1ones o estados de cosas: enunc1an 9ue u.na término ·~permitido" cuando éste fig~rà en las proposiciones normativas ..
acci6n es obligatoria, prohíbida o permitida, y son v~rdad~ras s1, Y.s?lo Lo 1Iamaremos permisi6n positiva o fuerte (Pt) 14 •
si Ia acción en cuestión tiene la propíedad de ser obhgator1a, proh1b1da fil~FN~ .
1

0 per.mít.ida. Pero, 2,cuándo ~na . a~ción tiene la propiedad. ~e ser


C?~for1:1e a, est~ definición una acción p. eStâ positivamente
obl~atoria'! Esta pregurlta a"""drtnte d1st1ntas respuestas. Algunos filosofos permitida st, y solo -s1, hay una norma jurídica que permite o autoriJ;i
creen <iue la 'obligatoriedad es una propiedad intrínseca (probabl:mente (hacer) P· Esta norma puede ser expresada en términ9s de p (NxPp) 0
no natural) de la acciôn y su presencia puede ser detectada med1~~te el en términos de O: Nx - O,.._. p. -·· · .
examen detenído de la acción. Otros filósofos creen que una acc1on es Pero el térm1no "permitido" es tambíén frecUériternenté: tisàdO en Ias
obligatoria en virtud de mandatos diYinú.s o ciertos principies eternos prop.osiciones normativas con un significado diferente, A·veces lo que se
del derecho natural. Pero nosotros estamos interesados en el derecho requ1ere para la verdad de la proposición «p está ·permitido" no es Ia
positivo y en eI enfoque positivista que es compartido por la mayor_ía .de existencia de una norma que permita p. sino la-mera ausencia de una
los jurlstaS (aunque no por los filósofo~, dei derech_o). L~ ca:acter1st1c~ prohihición de p. Cuando el legislador no · dictó ninguna norma
distintiva de este enfoque es que la acc1on p es obIIgatona s1, Y sólo s1, prohibiendo p, Ia acción p se considera permitida. Este sentido de,
hay una norma (en el derecho positivo del país cn cuestión) que ordena "permitido" será denominado permisi6'n negativa o ·débil (P ).
p (o prohibe no 'p), y no porque tal acción sea intrínsecamente bue_na o D3.P.··p=-NxO-p . ··. ·.. ·
calificada así por principies morales o de derecho natural. Esto. equ1vale Esta ambigiledad deI término "permitid·on~tÚàhdo·es·usádo .en el
a decir que la proposición de quepes obligatoria significa lo mismo que discurso descriptivo- carece de contrapartida en el len"guaje prescriptivo
la proposición de que hay (existe) una norma jurídica que ordena en e1 que se expresan Ias normas. (Una distinción -similar puede, por
{hacer) p. Por lo tanto las proposiciones normativa: pu~den ser supu~to, hacerse respecto de la obligación. definiendo 1a· obligación
anàlizadas en términos de proposlciones acerca de Ia ex1stenc1a de las n;ga~1va ..cºIl!º me.r~, ause;1.~La de permisi~n. Pero es dudoso que el
normas. Ahora bien, si se acepta que la cxistencia de una norma consiste term1no obhgato.no. sea usado en un sentido tan débil)~
en su promulgación por una autoridad, entonces decÍr que una acción p · Tenemos que distinguir cuidadosamente entre lós caracte-res de Ias
es obligatoria (Op) es decir que una cierta autoridad ha promulgado la normas expresados. por los operadores prescriptivos O y p y los
norma "Op", es declr.1a norma que ordena (hacer) p. caracteres de las acc1ones expresados por los operadores descriPtivos o
Esta última proposición será representada simbólícam~nte como P· yP, '
"NxOp", donde x·.denota la autoridad legislativa y el operador N denota En Norm and Action von Wright hace: úha-,··c1ara: éiísiin.é:"ión
la relación díádica de promulgación de una norma (Op) por una -conceptual y tenninológica entre permisión fuerte y débil (NA 86)
autoridad {x). Esto conduce a la siguientc dcfinición; pero no distingue entre permisión fuerte (positivai y el ca;ácte;
Dl. Op=NxOp". normativo P. "La permisión débil no es .un çaÍ'ácier n6:i-mativo
La propiedad de ser obligatorio (o prohibido) -como carácter de independiente. Las per.misiones débiles no son·err absoluto preScrípciones
acciones- es definido así en términos de la existencia de una norma de o normas. Sólo la permísión fuerte es un carácter de las normas"
obligación. {No necesitamos un símbolo especial para la prohibición, (N&, 86-87). Esta grase parece implicar que las pertnisiones fuerte o
...;;,'- ---i1-~:~~.ú~_µia puede ser expresada obviame~te ~-n ,,términos de
· ·.. ;:~~,~;-'~'!~1ôn::tl ...... p ( = NxO --- p). Por "norma de obhgac1on entendemos 1
~. En _NS usamos, siguiendo a von ?fright, los t-érti:tino.S"''flierte"·y l;iifiiI", pe~ó esta

· ::·· · ·· .'õ:O.a norma que prescribe que p debe ser (hecho), pero esta norma .term;no!ogfa pued: ~ar lugar a confusi?nes, porque P.arece sugerir·que:·1a·rorrna fuenc
1mp!1ca !a forma deb!l, lo que -contranamente a Io que piensa von· Wright én ·NA- en
reahdad no ocurre. Además. los términos "positiva" y "negativa"1lenen la ventaja de
ll La fórmula Op contiene un suscripto imp!ici10 x (OxpJ: cuando h.ay pc!igro de en.fatizar que la permisión positiva requiere la existencia de un acto d~ creación normativa
confusiones lo hacemos expreso (ver sección !2J. mien(ras que la permisión negativa significa la mera ausenCia de tal .acto, . .. '

89
CARLOS E. AL('HOURRON 't' EtJGEN!O rn.:~ YO!.N.
_:>. ---·.
posjtivas son-nor~~: E~. sin etnbar~o 1 _.tnUy.~Il;Pº~tante_ dars~ ~uenta
que ni Ja permisión posit1va{fuerte), ni la perm1s1ón negauva (debll) son
:\{Jjifi.- Í~- ~e~aci~~- i~~~rna de una .P7:fflisíón p_ositiva y, __ en.f~rma simil~r~ la
-)~1.f)f{,~:·· ·negactón interna de una perm1sión.negattva es eq~1valente a la negación
normas; ambas son proposicione~ -normati~.. ~a prin:iera. afir~a Ia ·.\J1{}f.Y' . externa de·una·petmisió.n positiva. Esto Io muestr~ la siguiente tabla n:
existencia de.-una norma permisivà; Ia s·egunda afirma-la 1nex1stenc1a de -P.p=-·NxPp=-Nx--Pp=lP-p
una norma prohibitiva. .l~·ps=-Nx-Pp=---:Nx-Pp=-P··p .. ,
, ·
. . ..':';.\i;i . .. ·Por lo tanto, hây sólo·dos formas de negación dei. enunciaifo''p·'está
... ,..1_..·:.--per"mitidõ~; la asefción de.-que.!lo e:x,iste una norma que-permite p--"y la
9. LA NEGACION EN EL DISCURSO NOil.MATn'Ô . ,i/fa,t>aserción de que existe uná norma que prohíbe p. . ·
i(}ic.:<,· .Hay también· dos formas de negación de la proposición "p es
EI uso de "p es obligatorio" en e! ·sentido de _"Op" y...de "p está :?/;'.:.'t>bligatorio": ·la aserción ·de que no existe una .norma que or~.ena
·permitido'1 en.el-sentido de "P"" p'' ~-"~' p" es típico par~ m~c~a~ formas ;.\b::p(-Op) y la aserción de que existe una norma·que permite· no
dei discurso jurídico. E! objetivo prmc1pal de la ~10nc1a 1und1ca. es la \('.'(@ p(10p=NxP-p=Nx-Op). . · ,
descripción de normas-jurídicas :Y. no_ la_.Pres~r1pc1ón de acc~ones; (,:}:J:.='.··i.· En Norm a"nd Acti_on .hay un_.interesante .análisis de la noció1f de
tampoco un abogado p=noe_ a, s~ clie?t_e. que debe. _hacer: solo le {'f{<negación en el disc,úrso normativo prescriptivo y descriptivo (NA. 135-
informa acerca de su s1tuac1ón Jund1ca, d1c1endo~ .por eJempio, que la ... ,,:.. .141). Para caractérizár la nociónd~ negación von Wright formula cinco
acción p es obligatoria (Op) y la a~ón q está permiti?•·. Esta última ./ftJ~j{.:Condiciones ,q~e rêptoducimos. en .una forma s.ustallcialmente equi_va~
aserción .es característicamente·antb1gua, pues ..puede s1gn1ficar p+ p o ·--)Jl?fff)·lénte: ·: · · .-: · : ·· , .. . . . . ·· , · .: .
P p y sólo e! contexto puede aclarar a cuá!. de los d.os caracteres -;1iB};f;,\' (i) La negación de .una proposición ·(norma) dada debe ser una
descriptivos de: permisión se refiere el término ~·permitido".. . · :'/''/,;.' proposición (norma). · ·
Esta ambigüedad de "p,está permitido" que es tfpic<1 dei d1Scurso '··· · · (ii) .La negación debe ser _única, esto·es, debe haber·una y sólo una
normativo descriptivo.no puede ser·~xpresada.e~ el simbolismo usual de
la lógica deóntlca. y. constituye una razón (aimque no la única) P_ara • gacíón de nna proposición (norma} dada. .
.,{(iii) .ta negación debe ser reciproca,. esto es, si una segunda
desarrollar un.simb.olismo distinto para el len~.i!-j_e normativo dé'SCrip- proposición.(norma) es la negación de la prlmera .proposición (normà),
tivo. -··: . . . ·entónces Ia primerii es Ia negación de la segunda. · . · ··
La otra razón.ês'la-posibilidad· de dos clases de negac1ón de los . (iv) Una proposición (norma) dada y su negación deben ser
operadores descriptivos. T-0memos en primer lugar la proposición mutuamente excluyentes. · ,..
normativa ºp está permitido" (P'" p): Su negación "p no éstá permit~do" (v) · Una proposición (norma) y su negación deberi ser conjuntamente
es ambígua: puede significar (!) que la norma que permite p no existe, exhaustivas.
esto es, que et:Iegislador no ha pro~ulgado la norma ••pp". Usaremos Von Wright considera varias alternativas para la ·negación de Uria
para esta negación, Ilamada negacióh externael símbolo usual ......... ": por norma. Para una norma que ordena p los dos pos-ibles candidatos Son:
lo tanto, en ,esta interpretación 11 --- p+ p" significa lo mismo ·que una norma que ordena no p (esto es, que prohibe p) y·una norma que
" ....... NxPx'\ Pero el enunciadQ '.'P no está Permitido" puede también permite no p; Vo.n Wright re.chaza la primera de las dos (por razones que
significar (2) :que hay .una norma, que prohibe p, es decir, que el no .vamos a analítar). ·Por-lo tanto, elige como.negació'n de la norma qJ:Ie.
legislador ha promulgado Ia norma··~~o-- p'1 o· -lo que es lo mismo- on!ena.p a la norma que permite no _p•. Eii la sección 7 ya hentós:
·~- Pp". EstC:segundo tipo de negaci6h será 'denominado negación tácitamente aceptado esta ~ugerencia al tomar 1•-0p" (que~ sob~e ..Ia·
interna y simbolizado mediante."1 "~ Su definición es: base de LN!, es equivalente a "P-p" como la norma·negación de la
1 p• p= Ni<-Pp(= NxO-p) norma "Op'?.
En vista de esta ambigüedad · de .. no u cuando·. figura en las Para la negación de la fórmula "Op" interpretada descriptivamente
proposiciones normativas, uno podrfa pensar ~dada la ambigüedad de -en ~1.1estra terminologia se trata de la proposición normativa "Op ~•_;.:. ;
••permitidon- ·que el enunciado up_·.no e,stá permitidou daría lugar .a Von Wrigftt usa el signo para la negación •• - "... ..._ Op': significa que la
cuatro interpret~ciones dife~entes: negaciones exter~a e interna de la norma "Op" no existe. Así Ia negación expresada por ........ " es una
pennisión positiva y de Ia negativa. Pero en ·réalidad e.Sto no es asf,
porque la negaclón externa de una permisión negativa es equivalente a 1
·· . ' Para la demostración véanse las regias dadas más abajo (secciõn 10).

90
VON WRIGITT Y LA FILOSOFJA OEL DERECHO
CARLOS E. ALCHOURRO:-; '( ftiGF.:'<10 BULYGl:,.;
exhaustivas. pues las fórmulas "Pp v-- Pp" y ••.-.. (Pp ....... Pp)" son
• .. que lleva de la asercíón de la existencia de una norma a la válidas. Por Io tanto, la negación prescriptiva satisface ambos requisitos:
op...rac1on . (iv) y (v). Pero es importante darse cuenta qué es lo que significa esto
. d 1 · · tencia de la m1sma norma. ·
aser;16n teo ~a~:x:onforme a von \Vrí.ghr, a cada norma corresponde exactamente. Decir que "Pp" y « -- Pp" son mutuamente ex.cluyentes no
or o r ición ~ormativa esto es una oración descriptiva que afirma significa que las normas ·~pp" y " ........ Pp" no púeden coexistir en un
rna ~r~Pºcia de _esa norm;. Por l; tanto podemos distinguir entre la sistema normativo; sólo significa que las dos normas de este tipo son
\ a exis .e~ón ue describe (la existencia de) una norma da~.ª y '.ª
p~~:~:~~1ón ~ue describe (la existencia de) su norma~nega~10;. Stn
inconsistentes, conforme al crit.erio dado en la sección 6, porque Ia
obediencia a la segunda norma excluye la pOSíbili'Oad -de hacer uso de' la
si p ar o la operación que Jleva de la aserc:ión de la e~,1stenc1a e una
embma~a Ía asercíón de la existencia de su norma-negac1on no puede ser
permísión dada por la primera. Porque la lógica normativa como lógica
de normas-Iektasuministra criterioS de consistencia de normas·posibles,
11 nor
expresad~
en el len ua·e simbólico de von Wright. Todo lo .que_hemos
d .-g J evo símbolo ("- ") Hamado negac1ón interna
pero no dice nada acerca de Ia existencia efectiva de Ias normas. Este
muestra la importancia de .separar las nociones de existencia y
hecho es 1ntro uc1r un nu ~

! como nombre para esta operación. y C!- imponante desta:ar qu~ es!~
·
upo
de negación es frecuentemente usado cn e! lenguaJe cernente,
especialmente en los contextos JUfl 1cos.
. .d.
.
Los diferentes tipos de negación mencionados (d~s t!p~s de n~g~c,10,n
"descriptiva" -ex~e!"Ila : inte;na- y la negac16n prescnptrva ')
.,
consistencia.
Por razones similares, decir que las normas ·."Pp11 y .u .....;,pp,,. son
conjuntamente exhaustívas no significa que en todó sistema ·normativo
tiene que haber una norma que permite p o una norma que no permite
(esto es, pr_ohibe) p. Sólo significa que toda regulación de un estado de
·satisfacen los requisitos (1) - (v). . . . f cosas p ~êcesariar?,~nte implica Ia permisión de p o la_prohíbición de p.
" La negac1on · • ex terna ( ...... ) c,·ertamcnte lo hace · '\o I
·.. solo
. satJs ace, os Esto 'nó implicá:.::.que todo estado de cosas .esté .de hecho regulado,
tres primeros requisitos (lo que es· óbvio), sino tambien (1v) -el caracter precisamente por(jue Ia lógica normativa nada tiene:· que decir·acerca de
exclÚyente- (porque las proposiciones Op y - Op no pueden s~r ~mbas los hechos (existencia de normas).
verdaderas) y (v) -exhaustividad- (porque una d_e .tas dos ª.. e ser Es muy importante darse cuenta de que la aceptaciórf de· JáS:fó.fmulas
verdadera). En efecto, "Op v ,.._ Op" es una ky de la log1ca propos1c1onaL "Pp v-Pp" y "-(Pp&-Pp) como leyes de la lógica deóntica
Lo mismo vale para pt Y p-· . . . . prescriptiva -no nos compromete ai punto de vista de que todos los
La negación interna satisface sólo ias pnmeras tres cond1c1ones, en sisterllas normativos son de hecho completos .y consis_tentes 1~. Lo· que
cambio, no satisface los requisitos (iv) y (v). Op y] ,op P:1-eden ~-~-r ambas estas fórmulas hacen es formular dos tipos de condiciones:
verdaderas; son verdaderas -si e] sistema en cuesuon es 1ncons1stente, e~ a) Una condición míníma que toda formulación normativa· debe
decir cuando el legislador ha dictado una norma ordenando P ~ cumplír para expresar una norma (si una oración no permite, ni prohibe
7
tamb ién ha dictado una norma ord(nan~o que no P, esto es, p, entonces no expresa una norma respecto de p), y
rohibiendo p. Por la misma razón p- p y • p· p pueden ambas ser b) Una condición que toda norma debe · satisfacer·' pár'a: :ser
~erdaderas. También pueden ser falsas las dos. Esto ocu~re cuando et consistente (si una norma permite y prohibe p,· entonces es inconsistente
sistema es incompleto esto es, cuando el legislador no ha d1ctado norma
1
respecto de p). ·
alguna respecto de p. (Volveremos en ta secci?n 1 l s_ob:e los problemas Von Wright s9stiene que una norma y >su .-nbrtn8.~ne·gàCíón
de compJetitud y consistencia). Esta cs, una diferen~;a importante entre satisfacen la exigeJ!,çâa (iv) porque no pueden coexistir en un corpus,
las dos negaciones que muestra que solo la negac1on externa lo es en pero no cii.fuplefi· (V)_ porque las dos pueden estãr ausentes, _es ·decir)
sentido pleno. .. . . !· faltar en iin corpus de normas (NA, 140, 154-155). Pero este argumento .
Tenemos que considerar ahora la ncgac1on prescr1puva, esto es; a sólo mues.tra qüe von Wright no puede trazar una clará distinci_ón entre
operación que lleva de una norma as~ norma-ne~a~ión. Que este .Hpo la lógica de Ias formulaciones normativas prescriptivas (basa:da.. é:rt Ia
de negación· satisface los tres pnmeros . requisitos es claro .. la idea de consistencia). y la lógica de las proposiciones· normativas
norma-negación es una norma, hay una y solo una norma-negac16n
de una norma dada, y las dos son recíprocas. Pero, <,qué ocurre contas 1" Esta podríir ser la razón· de las dudas persistente~- ·de·:~~~: iÍ~Í~h~· :~~s-pe~t~ ·j~ -'la

otras dos condiciones? .. exhaustividad y completitud. Véase también EDL y "Deontic. 'Lo'g:ics", American
En la lógica deóntica prescriptiva csbozada en la se~c1on 7 las Phf!osophical Quarterly 4, 136-143 (1957). ·
normas "Pp" y ";....... Pp11 son mutuamente exduyentes y conJuntamente

.93
CARLOS E...\LCHOURRO~ Y EUGENIO BULYGIN .VON WRJGHT Y LA flLOSOFIA DEI. OERECH:O

descriptivas (basada en la ide':de existe?cia d~ Ias normas). Y esto es .asi \.x=(p,. p,.,.p"J. S_i)( es la_ conjünción de _todos los elementos x (p,,
precisament_e P,Orque su criteno de cons1stenc1a está basado en la n«:t:!ón \;.Pi~·:.Pn), ent_o~ces _:N~p e~u1y~le a. t- x~ p, donde:-"~" _representa Ia
·ae existencia. -La separaciôn de los dos conceptos es una cond1c1ón :·n,oc1~n d~ co~~ecu~-~~1a_.o 1mpI.1cación lógica. Así x prOmulga psi, y sólo
necesaria para: esa distinciôn. : ·''\,. ;· s!, P -~s 1mph~d~ . po.r .X .. ,~n .. esta int~rpretación e1 legislador es._ un
'º .: it~~i(;:~~:~ :!~!~=~= ,~ormatt.'.~· Y__este. legts~~or promulga todo Io que pertenece aI
10. LA LOGICA DE LAS PROPOSICIONESNORMATIVAS(LN) :.~~~~(:·.:·:: :· .. . ·Estanios_ahór~,en i.a _sitú2c~ón .de. pod~r' c~~1arar· corli~ a\;uda de
· ;'.}fü\L:LNl y.LN2 las própiedades Iógícas de los operadores o, P· y p · conlas
Las propiedades lógicas de los caracteres de acciones O,:.P' _YP- son
reflejadas en la lógica normativa descriptiva (LN), que es la: '.ógi&~ de )as
-;:j!tr,l;tt}e sus colegas prescrip:ivos O y P. Algunos de l?\ princípios de LD
· \.'~{t;-.;\:;.. carec~~ de· c?:itraparttda en _LN; ~tros son vahdos sólo _para, .Ia
pFoposiciones._normativas en el mismo sentí~o _en que la l?g1ca de~n~ca :)}!:\{/.-_ periillst.ón _po!nttva·? sólo para permiSión negativa. Así, por ejemplo; !a
prescriptiva es una lógica de las normas. La !og1ca normat1':a descript~va ,, ;~~\:ley deont1ca LDI n:o es válida- para .P+:. ni '~p+-p--0--p'',:.ni
puede ser construida como una exte_nSión ~e Ia lógica deónt1ca ·• ._ . \/'. -- O.- p - . P' p ,,,on leyes de LN. Esto es así porque "P· p - - O - p"
prescriptiva. Aios axiomas y reglas d:' mferenct': de LD tenemos que : .:~}~f:ti:'.,:!.. ~º· es.1~cons1stente,;porque es posible.qUe el mismo es_tado de cosas esté
agregar -a finde caracterizar las prop1edades lógicas del operador N- · · ·.:\?t,.y:·'· permitido por un'tfci~i:tª autóridad y también prohibido por la misma o
los dos principiós síguientes: · por alguna otra ~uto!1dad. Esto .~ucede cuando el legislador promulga
.. ..,, ..
LN.L 1-(NxA & NxB)- Nx (A & B)(donde Ay B son fórmulas bien
formadas de la lógica d-eóntica) y · • · · . . ::· .,, ..
?na ~orma que_ per~le py·1a11;b1én_proml)]ga una norma que prohibe
:._:V.; ~Jo~ de ~r .~!;(po.s1ble/esta s1tuac1ón ocurre con. bastante frecuencia,
LN2.- Si 1-(A-B),-entonces 1-(NxA -- NxB). · ·· . . •.
La justificación intuitiva de estes principias no es· demas1àdo dif1cll.
:~_º?1~ _todo JUnsta sabe por exl)eriencia. _Cie~amente, esas dos normas
;~on·· 1n_cons1~tentes. y· los_ juri.stas_ estarían _ansiosos--·por eliminar esa
LN2 refltja la idea -ampliamente aceptada pór los juristas-;-. de qu~ Ias , '-:~fons~ten~a, p~ro 10· que ellos quieren eliminar es precisamente-,}a
consecuencias .lógicas de una norma, promulgada son tamb1én cons,d~- !rtons1stenc1a de dos normas. .
radas como tácitamerite promulgadas. Las normas que son conseç?-e~c1a ,.,(:••·H~1·en LN urialey análoga a LDl,. pero.sólo para 1a:permisión
lógica de (es decir, son implicadas por) las noi")llas expresamente · negattvâ: ,~· · ...,..,... ~ .---- · .·- ·· ·· - -
promulgadas son denominadas por-von Wright normas derivadas (NA, . LN'.l. P-p..--Ó-p
156-158). "Las normas derivadas están necesariamente.. en el corpus. con
las normas originales. _Están allí, aunque no hayan s1do promulgadas
-' ·. ·.Perh·n.o ~ay _u1
·a~~I~.gO -ª-· (~2:' porque ..Op.--.. o·-- pº no es
válida, pues . Op & O- p es cons1Stente. ·No hay relaciones lógicas
expresamefite. Su promulgación está oculta en la promulgación de otras :ntre actos: ~l ~cto de mandar. p_ ':5 compatible. (y puede coexistir) con,el
prescripciones~' {NA, 158). cto de·proh1b1r p, aunque, PPt:.c1erto, los contenido.S:de.estos dos actos
El fundaménto de L~ J.. es bastaQte -obvio; si -dos normas fueron (d mandato Op y la prôhibición 0-:-- p) son incompatíbles (contradicto-
promúlgadas s_eparadamente por eJ legislador, entonces las _dos fuero:n :1os). ·Pero -como y~ _.se ha · st;fialado- .Ia existencia de normas
promulgadas por ese legislador. EI único problema_ que puede surgir 1ncornpatíbles· no ·es "itnpõsible. _ - · ,
aquí es el concepto. de legi•lador. Hemos partido de] supuesto \ Hay tambíén una·ley análoga a LD2.l.:
-adoptàdo .por razones de simplicidad- de la existencia dé una sola LN4.0p-P'p .. .
autoridad legislativa, a Ia que llamamos_x. Pero puede haber -_Y en la pero la fórml)]a c.orréspondiente para la permisión negàtiva (Op -.;.. p- p)
mayoría de los órdenes jurídicos de hecho hay- una buena cantldad de
autoridades díferéntes. La pluralidad de las autoridádes creadoras de
normas hace dudoso el principio LNI: es simple.mente falsó decii··que.si
no es válida. E!. principio de distribución LD3 es válido en- LN:. . .· .
-·-• LN5.f-Op&Oq"-O(p&q). _ . ···_·-. . -·· _.· l
.1
pero e! principio distributivo para P (LD3.l) sólo es válido para p- y no
dos autoridades diferentes (dei mismo orden jurídico) han promulgado parai>'. · · ·· · · ·
dos normas. eritonces hay una autorid~d que ha.promulgado-.las dos
normas. (Y tal seria el resultado, si decidiéramos.cuantificar existencial- 1
mente sobre x). Para escapar a esta dificultad-la.noción de "la autoridad La Çfr. ~: ·.1.l.~scbér. Topi~·i, Philosophfca/.Lcglc, R~ide~·-;oTCir~~~t·r~68: 261~262.
~
1 ~1ca de Nx está constru1da en estrecha analogia c-on Ja lógica asertiva de Rescher.
legislativa" puede ser construida como un conjunto (finito) de normas: espec.1almente, su sistema Ao.

94
95
VON WRJGHT Y LA F!LOSOF1A DEL DERECHO
CARLOS E. ALCHOURRO.\" y EtiGEN!O SULYGIN

que ha sido rouy discutido por los juristas y los filósofos del derecho ( cfr.
LN para o y para ambos
La regla de inferencia de LD vaie en Normative Systems). _.· · .· .. _..· .._._.
operadores permisivos. Todo esto prueba que un simbolismo espéêiâres·neéieSâriÓ para la
LN?. Si 1- p - q, entonces r O~ - Oq. lógica de Ias proposiciones normativas, porque,· algunas propiedades
LNS. Si f- p - q, entonces 1- P P
LN 9. Si f- p- q, entonces 1- P P
q
q
=i interesantes de los sístemas normativos; tales· como- _consistencia y
completitud, no pueden ser formuladas adecuad_arnente . .en la. ,]i;Sgica ·
deóntica tradicional (iriterpretada·descriptivamente).- . · ·::: .. · ..:... ~
Por otra parte, nuestiO análisis de la diferencia entÍ"é loS.operadofes
permisivos positivo y negatívo y entre las negaciories··eX:ierriá e interna
! l.
CONSISTENCIA y COMPLEHTUD ba mostrado que esas diferencias están basadas en.el ·hecho de que puede
haber sistemas de normas inconsistentes e incompletos .. Para los
Hemos visto que las fórmulas sistemas que son completos y consistentes no hay tales diferencias. En
(!) l"p--0-p efecto, puede fáci!mente probarse que si aceptamos .r'" '""': IN {p) y
(2) -O-p-~PY l-- DN (p) corno principias axiomáticos (que equívale al presüpuesto de
(3) Op--O-p que todos los sistemas de normas soo ·consistentes y ··completos),
entonces las fórmulas "J?-l- p - ....... O.,... p"y "Op---·O,..., p" se convierten
. LN es ueden resultar falsas. La posible falsedad de en teàremas y la diferencia entre la permisión positiva (fueiie) y negativ:a
no son válidas en r-' pu l ~•p- &. O"" p" es consistente, esta es, puede
(t) significa que la ~rmu a ~ ( a en qué condiciones resulta (débil) se desvanece, y lo mismo ocurr~__con .la :distínción ~ntre _la
ser. ve"rdadera~· ~. tnteI~santf i~:e~;;d:dera cuando el legislador ha negadón externa y la interna. ("Pt- p E P p" .. y:·.u,....,. p .. p :::S'-1 p+ p"
verdadera esta ultim~ rmu ª: 5 res ecto de p: ha permitido p y ha pueden ser demostrados como teoremas sobre 1á básétle·ese_presUpuesto).
promulgado normas. 1nc.omp~t1bl~ . . ' ~ definición de la regulación Las dos lógicas se vuelven isomorfas, . _ .. .
rohibido p. Esto sugiere a s1gu1cn e' . Este isomorfismo puede servir de explicaci6n (al meriOs pai"cial).dei
fnconsistente de un estado de cosas p \l.N {p)). hecho de que los lógicos deôntícos tienden a pasar por altó la diferencia
IN( J-P•p&O-p(=P· p&' l p)
La :osible fa1seda~ ~e (3) mucstr~ iu:rs~n
0
~;:~::J c~::;
0 :e~:~
estar ordenado-y prol~1bd1do. ~~~n~on1p;tibis. Este está reflejado en
de
eI
entre ta lógica de normas prescriptiva y la descriptiva, · es·pe"cíalmente
porque se ecupan principalmente 'dé nôrmas motáles. · En contextos
típicamente éticos parece natural aceptar que todas las aécion·es tienen
legislador ha promu ga o norm alguna caracterización deóntica y que ninguna acción puede ser a ia vez
la siguíente fórmula: obligatoria y prohibida. En otras palabras, es muy común considerar.·
r (Op & O- p)- IN (p) __ p
11
, puedner inferido de (3). Si que los sistemas éticos son siempre consistentes y coinpletos::~ero este
[En efecto, en presenc1apde 1- 0 p . phahría do'> diferentes tipos de hecho no disrninuye el interés en la distinción·mencionaâa en eI.campo .
no se aceptara Op - p, entonces . . (3)) deI derecho, donde contradicciones entre normas y"lagürt"as".normativas ,·
incoS~sistenf~i~~~aº ~;~ac!~n;!r~~~;r:'.)
I 1a o .
deterroina<lo el status normativo t: p
d,
Ji~:~:º ~~;·
e\ ·legisl~dor h~
o uue D está normat1van1entt:.
, .
son fenómenos bien conocidos y molestes, a ctiyà ..eliminación los
juristas dedican buena ·parte de sus esfuerzos.

determinado [DN (p)].


DN( )=O-pvP·p . · · '
ue ha J'e leerse: p está normativa1nentc dctcrn1tnado st. y só!o s1' p esta
12. REITERAC!ON DE OPERADORES DÊÔN1'lCÔS
(q .. t)
Hay todavia otra razón para desarrollar d~S-:si~h~ii-Sci6~ se~ar~d·~-s
prot~i1~e~ pde;~ti!:t~:~~va~~:n ~;rmatlva ruede ser usad.a par~ para las expresiones deónticas prescriptivas y ias dês"ériptivaS; vinculada . -
caracterizar un concepto de completitu<l Pª'.ª sistemas norma t~;:ss.i E
con·unto de normas promulgado por e! legislador x e~ comp
1
J ,·, todo estado de cosas es normativamente dctenn1nado por~· ~
i: con una idea muy importante adelantada por von ·'llrighi (NA, 18Q ss., ,
EDL, 91 ss.). Esta idea consiste en usar las fórffilllàs 9o'r;_,operadores
deónticos reiterados, como "Oüp" o "POp" para repreSé:Ilt"ar normas de
Sólº , • · te en el pensam1ento
idea de completitutl desempena un pape1 importanl del derecho ortlen superior. Tales normas desempeõan un papel ..ir~1p~rt.ante en .ei
juríd~co, pues subyace al famoso problema de las agunas • •

97
CARLOS E. ALCHOURRON \' e.µGENIO 8ULYO:lN
VON WRtoHT 'r' LA FILOSOFIA DEL DEkECHO

derecho, especialmente ·bajo la forma de normas de c_o~p 7tencia. Hay


varias nociones aÍlipliamente usadas en la teoria Ju~d1ca que son recomendada a muchos filósofos de1 derecho. Especialmente importante
caracterizadas en -_téi'minos de . normas de competencia, como .Por ::·: nos parece su distinción entre las normas qúe delegan poderes (normas
ejemplo validez. orden jurídico, autoridad (órgano), etc. . d · de competencía) que son esencialmente permisos y otras normas de
La i~terpretacióii de las f(lrmulas deónticas con ·operadore~ :e1tera os ·. orden superior, que pueden ser mandatos o prohibiciones. Pero no
presenta algunas ~ificult~des~,àque :ao ~scap~ron a ~a at_ención de
.•\llright. Tomem9s,_ç9mo~emplo la re1terac1ón dei o~erador O.....
:on ·
. vamos a analizar estos problemas aquf.
Finalmente, la fórmula OOp.. es una proposición normativa que
· · En vista de lâdis'tinción entre Ios operadores deón_tlcos prescnpt1vos afirma Ia existencia de una norma de orden superior, esta es, diciendo
y descriptívos cu"atfô ~iferente~ casos deben ser cons1der3:dos: ql;le la autoridad x ha díctado una norma que C:stablece que, otra
(l) OOp . • autori,dad y debe dictar una norma de la forma Op; por lo ·tanto, su
(2}. OOp forma expandida es
(3} OOp
NxONyOp
Aqui tonemos que distinguir entre las diferentes autoridades, porque
(4) OOp . .· · t "d otra . ~J_cas~ limite de una presci:ípción dirigida a sI mismo, donde x = y, és dé
La primera fórmula, 4;00p" es u.na noí1;1a c~yo·con en1 o es
norma (Op). Sí aceptamos que solo ac~tones o ·~tados de. cosas · poco mterés para el derecho. Este hecho hace aconsejable · utilizar
resúltantes de acciones pue.den ser conten1dos de normas (secc1ón 7), . .. . ~u·sCriptos Para indicar las autoridades correspondientes:: "O" 0y p" que
entonces la fórmula ~'OOp" ha de ser rechazada como mal fo~mada ',:.corresponde a "NxONyQp". . •..
(carente de sentido). Este resultado está de aeuerdo con la optmó'.' de ~-\~_:: Sobre la :base de est_as consideraciones·· podemos estabieCér ias
von Wright (NA, ~·89,' EDL, 91): las normas no pueden ser contemdos : S1gui~11's '7glas. de. formación para expresiones · eo·n . operadores
de -otras normas .. -__ . . .dêónticos reiterados: ·
Por razones similares tenemos que rechazar la fórmula (2). En su Rl. Los operadores prescriptivos no pueden ser reiterl!dos.
forma expandida esta. fórmula equivale a ."NxOOp". Parte. de esta R2. Un operador.prescriptivo· no puede Jigurar:dêntro del .ámbito
fórmuià (OOp) és una expresión mal formada; por este motivo cabe nj,perador descriptiyo. . , · · ·
considerar a toda la'fórmula como mal formada. . .. ,. R3. L~~ ope_~adores: descriptivos pueden ser réiterados indefinida-
mente.
Làférmula (3)_.es una norma cuyo contenido es una propos1c1ón
normativa. En ta fcirma expandida equiva!e a "ONxOp1~, esto es, se_ trata R4. Los operadores descriptivos pueden figurar dentro de] ámbito
de una norma que mailda que .una .autondad x debe ~1ctar ui:i-a norma de un operador prescripttvo.
de la forma '"Op". Esto es exactamente lo que von Wng~t enttende por Se si~ que. sólo los operadores descriptivos pueden ser reiterados y
''normas de orden suP.erior"'1 esta es, normas que prescn~n (~rdenan, que un·operador_.pr_escriptivo .sólo puede figurar ai comiehzo de una
permiten o prohibén) la realización de ~cciones_ norma~1~a~, esta. es. expresi6n de ordeil superior. . .. -
acciones que consi:Sten en la protnulgac1ón. (o derogación~.de otras Como lo m_?stró vqn . Wright, una,-. importante aplicación de
normas. Un ejemplo de una norma de orden s?perior de la forma OOp expresiones de' ·oi'den superior es Ia caracterización .del concepto de
puede encontrarse en las disposiciones del Código Penal: <<E! que matare validez (NA, 194, EDL, 94). .
a otro será penado con prisión de 8 a 25 ailos•.. » pued<; ser mterpretada Conforme _a vqn W:right1 «.•. una norma es válida ( en Jiil sistem~
como una norma::díi:,igi~a al juez., que le ~r~ena d1ctar una norma normativo S) si,. j sólo si, el acto normativo de dictar esa ·normâ está
condenando ai qu~ mate' a otro a pena de pr1s1ón. . permitido (en ese sistema)?> (EDL, 94}. ·
Tal vez ]a clasC· rp.ás ímportante de normas de orden superior se_a . ·~Per~tido" se refiere aquí a .la- permisión. positiva, esto es, a la
-como lo sugiere vi>n. Wright (NA, 192}- la de las normas. de. _CX:1Stenc1a _de- una norma .permisiva de orden superior. Esto está
competencia. Estas_·tie.riêft la fórma de PO:p o Pp+.p, ~sto es, son no~mas claramente formulado en.Norm and Action: «.• .la validez de una norma
permisivas «a- Ios-'e_feétos .~e que una c1erta autorid.ad ·pueda d1ctar sig~ca que·1a·nonn.a existe y que, .además,- existe otra· norma qué
normas de un ciertocontenido» (NA, 192 ss.). Von.Wnght hace algunas. PerIDJte a la autorídad de 1.a prímera.norma a dictarla» (NA, !95). Esto
obsei:vaciones brevês, pero sumamente ilustrativas a~rca de las normas muestra que la: validei es· una relación entre dos normas existentes.
de competencia (NA, · 192 ss.), cuya lectura cuidadosa puede ser Decir que la norma N1 es válida en relación a la norma N, significa que
/1} N, fue.promulgada por una determinada autoridad (por ejemplo, y},
98
CARLOS E. ALCHOURRO:-. Y EUGENIO BUL Yú!N
VON WR!GHT y LA FILOSOFIA OEL DERECHO

(2) N2 fue proffiulgada por otra autoridad x. y (3) N2 permite ta creación ético de tales palabras 19. Por el cont-a ,
de N, por y. una acción sea aI mismo tiernpo . A'df!O, es perfectamente posibie que '
Por otra parte, una norma Ni es inválida en re!ación a N1 si, y sólo (taI como_hemo~ argumentado enJl:r~e~c~~e~\)_-Permitida y probibída
si, las dos normas existen y Ni prohibc ta creación de N i por la autoridad Esta diferencia está fnti.tnament 1· d n : . _.-- · :
que efectivamente ha dictado N 1 (NA, 197, EDL, 94). De esta manera la normas jurídicas Y morales. Las en~~a a a.la ?1~t1nta naturaleza de Ias
proposición «"Op" es válida» implica "P-NxOp" y «"Op" es inválida»
implica "Q-NxOp".
Se sigue de lo dicho que una norma puede ser válida e inválida en el
humanas; son esenciaimente
podemos citar de nuevo a Moore·
no~:
derecho positivo) dependen en un e : : ~und1cas (al menos las de
h o ~mportante· de Ias acciones
ec as por -eI hombre. Aquí
mismo ··sistema· (si bien en relación a normas distintas). Esta sucede forma parte del derecho de una· <(••• par~ce ser eI caso que toda ley que
cuâri-dô urla autoridad permite Ia crcación de esta norma y otra o la dependiente de Ia voluntad human~º~~n1dad esi -~n un cierto sentido.
misma autoridad prohibe su creacióo. Además, una norma puede ser ni en e! caso de cualquier ley siem . hs o es verdad en el sentido de que
válida, ni inválida; una norma tal se denomina soberana (NA, 199).
Una norma es soberana sL y só!o ,'i. su crcnción no está perntitida
1 realizar ciert(?s actos de voÍuntadpre d ~y a~unos.bombres, quienes··al
serio; y también respecto de algo p~e r~an acer que e~a ley dejara de
positivt1.mente ni tampoco prohibida. Por consiguiente, decir que "Op" hombres, quienes por medio de un !to d o esl Iey~ hay SH;mpre algunos
es una norma soberana implica ......... P-NxOp" y"...., O - Nxüp". Se sigue en ley... Parece por lo tanto u 1 I e vo untad po~nan convertírlo
que una norma o bien es o no es soberana y que no puede ser soberana esencialmente dependientes d~ [ e las eydeshen el sentido jurídico son
y no soberana en el mismo sistema.
p _ a vo unta umana» i(/
or otra parte, la idea misma d 1 - 1 - .
La definición de von Wright de valídez e invalidez ya implica la Como dice Hart· <( es incom a( e egis ac1ón moral parece absurda
posibilida<l de normas soberanas (que él natura!n1ente acepta). Por otro moral en la vid; d~·
los 1nv1
· .dPuos,iblequeconlasel regias
papel desempenado por 1;
pr· ..
lado, la aceptación de normas soberanas, es decir, normas que no son mora] es sean considerados e , 1nc1p1os o pautas
válidas ni inválidas nos obliga a aceptar la tesis de que hay sistemas s uscepu'bl es de creación cambio ' omo 1od.son 1as normas Jun . 'd'1cas, cosas
O
normativos abiertos, porque una norma soberana suministra precisamente o criterios de conducta no pued me_~~nte acto deliberado. Las pautas
un ejemplo de una acción deón1ica1nenre indetenninada, esto es, una de éI, por unfiat humano, mie:~::c.1 ~~ sratus mor:aI; ní verse privados
acción que no está prohibida, ni permitida positivamente. Se trata de la tales como los d.e sanción Y derogac'óq d el uso c~t1d1a.no de .conceptos
acción normativa de promulgar una norma soberana. no ocurre lo mi.Smo en el ,....ampo d '1 nd e nhonnas Jurídicas muestra que
E. .-· -... >- e erec o» 21

13. Ol!SERVACIONES FINALES


s por eso que la nocióll de existen 1. d
diferente de Ia de las normas m I
compietitud tienen much~
fª .
e normas-jurídícas es muy
ora :s Y os problemas de consistencía y
. mavor Importancia en el d' . . .
Hemos aduéido aigunas razones en favor del desarrollo de un que en el discurso moral .Es ta~b- é 1 . 1scurso ;uríd1co
simbolismo especial para las expresioncs deónticas interpretadas des- !os lógicos deónticos atrÍbuyen ~e~ ia raz 6n P?r la que.la maroria de
criptivamente a fin de identificar a!gunos usos muy comunes de los Jos lenguajes normativos resc p( mporta~c1~ a Ia. diferencia entre
términos '"obligatorio". ''permitido''. '·prohibido'', etc. Esos usos son esta diferencia está basadapen lar:0 ~"":~·i:',
d~s~n1;uvo.,_,Hem~s visto que
altamente característicos para el discurso jurídico. El sentido tipicamente c?mpletitud, porque para los sistem~ I toa . e Incons1~tenc1a y falta de
jurfdico de esos términos dffiere sustancialmente de lo que podríamos calcuios son isomorfos Por lo t t s c~ns1stentes Y completos los dos
Ilamar su sentido ético. Es un hecho notable (aunque no síempre normas moraies es siem~re consis~e:t~} ~1 se aJcepta que un sistema de
_Y comp eto, entontes -mientras
notado) que Ias palabras deónticas son usadas en sentidos algo distintos
en los contextos-morales y jurídicos. Una diferencia importante es ésta: mente cuando hablamos acerca del seniid . . .
ninguna acción puede estar moralmente permitida y prohibída al mismo Y no la moral positiva, en !a que la ~iwac?. ~p1cai_ne~t,e ético es la mOral ideal o raciona!
10
i,; Esto no nos ooliga a ace ta; ai es sim, ar~ la~~ dereCho posítivo.
tiempo. G. E. Moore ha enfatizado que no podemos decir en un sentido Stevenson, «Moore's Argument PA . guna fo_rma óe mtmc1onismo ético. Cfr. C L
típicamente ético que la misma accíón particular es ai mismo tiempo PhilosophyofG, E. ,Voore. Lib:an·g:;rr.c;~a~~ For~s of E1hícaI·Naturalism11 en .Th;
correcta e incorrecta 1*. Esto parece ser un rasgo característico deI uso 71-90. · m~ 1 osop ers, vol. IV, ed. P. A. Schilpp, pp.
10 Erhics, p. 92.
18
G. E. Moore; Ethics, London 1912, pp. 50 y ss. Como Moore, lo que tenemos in 11
TJie Coni:ept of La1,·. p. 171.

!00
iOi.
CARLOS E. ALCROtJRRON y EIJOENIO SUL YOlN
-~ .. -

esternos i~teresá.d()S en ética- no hay heces1dad de distinguir entre las

dos ~:C~~;discrepancias entre los lógicos déónticos se debe1;1 ai hecho


de que eJlos presuponen tácitamente diferentes tratondozj l~Wttot~
AI unos de ellos -como por ejemplo H. N. Casta~e ª:- s o ,en n
g normas moraie s· Uno de los pocos que
mente . tamb1én tiene en cuentab ela
len ua:e 'urídico es precisamente von Wr1ght. Pe:o.~~n en suo ra,
pes~ de ;u sensibilidad respecto de los proble~as J~nd1cos, no ~ay _una
clara se aración entre los sentidos morales y iurfd1cos de l~s t rmmos
de6ntic.;s y tal vez sea ésta la fuente principal de sus perple31dades.

S;PRESC:RIPCIONES.Y NORMAS:
LA TEORIA DE CASTA:N'EDA*
Carlos E. Alchourrón

.. Eirel discurso práctico ocupan un lugar de privilegio.las prescripciones
.:y. Ias expresiones en.Jas que figuran nociones deónticas; por e.ste motivo,
.-~~ulta imperioso contar con una teoria que explique adCcuadamente la
"ªlidez. de. las .inferencias en las que el!as intervienen. Las obras de (
.·éctoi-Nei:i Castaiíeda· sobre el tema constituyen, sin duda algJ!na, uno
de los intentos contemporáneos tnás serios e interesantes destinados a
lograr una teoria unificada que cubra las- diversas áI'eas de tiuestro
razonamiento práctico. Sus escritos abundan en agudas observaciones
que no pueden. pasar inadvertidas a quien trate de entender el
pensamiento dirigido ala acción. .
Una carac;erística distintiva de Ia concepción del autor proviene dé
su opini6n de que las principales dificultades que se han planteado en la
elaboración de una adecuada lógica deóntica derivan de no habet
ad~ertído Ia íntima vinculación que. los enunciados deónticos guardart
con las prescripciones. Una ,prolija distinción entre proposiciones y
prescripciones· constituye la clave para entender el concepto de deber y
las restantes Ilociones normativas. El desarrollO de esta idCa, y los
resultados que de eUa pueden obtenerse, fueron expuestos por Castaíieda
en una largá serie de articules en donde muestra la fecundidad de su
enfoque al presentar!o desde distintas perspwtivas. En su libro Thinking
and Doing: The Philosophical Foundations of lnstitutlons (al que me
referi ré como "T&D'') e! autor hace una exposición general de .los temas
involucrados en el razonamiento práctico que permite apreciar las

e. Publicado en CRITICA J3, N." 38 (1981),

!02
CARi.OS E. Af.CHO\ .:::'":::'::_J:,;c__ _ _ _ _ _ _ __

múltiples repercusiones de su pensamtento. La obra es realmente afirmar el cumplimiento de la nega ·ó d"' , ..


estimulante pero, por momentos, no es fácil compaginar .las diversas negar el cumpiimíento de esa prac~~í~n .... una pract1c16n es tanto como
intuiciones fundamentales del autor. En el presente ensayo expondré
alg\lnas dif~tades que encuentro en la tcoría de Castafieda. Creo que
ellas pueden Superarse recorriendo nuevamente alguno de los caminos
Primera ley de correspondencia: e(- Pi ~q~i;~le· ai....... ~:(;).:
por los que transita su pensamiento. Aun cuando Castai'íeda adopta cóm :.. _·_. -· . . ...·
negación y Ia conjunción no se refie-e o .. _c~n.ectlvos pn~tivós ia
c;Je las practiciÓnes con]untivas
adopta Ia siguiente ·
sin!~~:ond,1c~onels de cumplii::niento
rgo, es e aro que el autor
l. PRACT!ClONES Y PROPOSICIO:\ES
Segunda iey de correspondencia; c(P&Q) equiv~le a (c(P)&c(Q))
--.·" Un rasgo importante de la teoria de Castafieda consiste en su 1-}h.
observación dé: que las prescripo.:!u,;-:~ >..:\H-:-:1(a1~·en junto ron :;h
intenciones un conjunto de noemas prácticos de estructura homogénea;
a los elementós de ese conjunto los denomina practiciones. El autor
pro~i~dt~ªJ~í~i;~~t 0;:'.,~~;;~~:~~~~e;i~e;~~~tt!~~e!htd.aetieánenh la
pract1c1ones m1xtas en las _ _ . .. · m s ay ii1\fl
caracteriza con·.todo detalie Ia estructura y contenído de las practiciones; (cuando en un compuesto a(:::~:r:cen ·prop-os1c1ones y practiciones
pero, para nuestros fines) basta con seõa!ar que !as prescripciones son
las practiciones en segunda o tercera persona, y las intenciones son las
compuesto también Jo es) Es~o nos eni:
i;:em~ntos es.
~na practición eI
cuándo se cumple una c~n ·unción mi n a a a c:z.ies.t1?n ~e d~~errninar
·. ···r .
·.·.·.·.·•·.·11,;:;11
. :1
practiciones en· primera persona. seguramente acepta Castafiida es que·~~:· sEI pnnf1p10 1ntu1t1vo, que
Proposici6nes y practiciones son entidades de un mismo tipo la proposición involucrada s~ e cu1;1:p ,e cuando es verdad
•. :; .!I
· 1·

li
genérico: son cOntenidos conceptuales, Sin embargo, unas y otras tienen esta forma obtenemos la Y cumple la .practic1on componente. De
propiedades diferencíales específicas. Las proposiciones se caracterizan
por el hecho de ser verdaderas o falsas. Esta permite, como es sabido, el Tercera ley de correspondencia: c(I,&Q) equivàl~ á'(p&;(Q)J .•.
desarrollo semántico de Ia lógica proposicional. Las practiciones, porei
contrariot carecen de valores de verdad; por eso se plantea el prob1eina .......La noción de cu"rnp1imiento-dê ~na t' 'ó .· .- ..- .. -·
de justificar s·emánticamente la lógica correspondiente. Castafleda ce~tral en la juStificación semántíca de prac. 1c1 n ocupa· u~~· posición . . ·.··i·.ili
•' ! {! ã
resuelve esta dificultad introduciendo dos valores semánticos para Ias
practiclones: Legitimidad y No-Legi1in1idad. Con estas nociones formula
!a Justificación semântica de la lógica~ l~gi~a de Jªs pract1c1o~es y en
tratado de presentarla· con especial detall:. nt1ca. or este motivo, he
·.··iJf;
una de sus tesis fundamentales: Legitimidad y No-Legitimidad se ii!l
comportan respecto de Ias practiciones co1no verdad y falsedad respecto :j
de las proposiciones, de modo que las leyes de la lógica de las
practiciones son exactamente las que satisfacen el modelo abstracto de 2
la lógica bivalente clásica. Esta tesis es la razón por la cual el sistema · t1i~~~~~CIONES DE VERDAD DE LÂSPRÔPosicloNEs
sintáctico axiomático (e inferencial) de la lógica de las practiciones es el
mismo que el de Ia lógica proposiciono.L Más ade lante daremos algunas L . . ·... . ...
as noc~ones .deónticas como Oblígaiorf~t/Pr~'i~Ú,id -._-_ p ·_· ·-. -.
razones contrarias a esta aserción. etc., se aphcan a practiciones a · . º~: . éi m1hdo,
A pesar de que proposiciones y practiciones son entidades diferentes Castaiieda llama normas U P ra generar las ·.~ropos1c1ones 9-ue
hay un Principio general de correspondencia que determina que a cada deóntica es que los operad~res ~e:s~ecto caract~.rí~tico de su lógica
practición P corresponde una proposic~ón c(P) cuya verdad indica el contexto de legitimidad Esta relat:1t~~o~ son relativo.~: a lo que Hama un
cumplimiento de la practición (en lo succsivo se usarán las letras semánticos de Ias ra~( , 1v1. a ? que se ext1ende a los valores
P,Q,R.: .. como variables de practiciones, y p.q,r... como variable coloca~o junto a cada op;;~~:: es indicada medí~te un subindice
propos1c1onales): Elprincipio general dt': correspondencia requiere, en la La idea intuitiva es tan s ·m l · · _· · -' · · · '_ ·
lógica no cuantificada, tres leyes espcciales. Castaõ.eda observa que sea obligatoria depende de q1 ufper~~;1~ 1nteresahnte:·el_que·un·a-cô"nduêta
ic1ones se ayan adoptado, quiénes

!05
CARLOS E. ALCKOURRON l>RESCRIP-C'lONES. Y NORMAS: LA TEORIA DE C~STAnEOA

y en qué momento-lo hayan he~~o~ y en qué.circunstán'Cias se encuentren ,, àgentes para cada una d;, las practiciories. de E,. Así, Castalíeda afirma
Ios destinatarios.de·esas practtc1ones. ., . á. ' ·, que quien mantiene su ciudadanfaen un país asume la totalidad de las
Para la lógica deóntica Castaíieda ofrece una presenta"'.on ~x1om t1ca leyes de ese país, y qriién susciibeunà parte de !a moralidad de su media
apoyada en una justificación semântica. Parte. de. m,s d1ficultaies cultural asume la totalidad de esas pautas moiales. Aun cuando pueda
derivan de que -encuentro·- una.·falt8: de co?rd1nac.16_n e_ntre am. os · . {)·;~_;~:,\ · parecer demasi~do generosa esta noción de adOpción, es indudable que"'
enfoqyl'5. rara ejemplificar ese problem.a·selecc10naré de su presentac16n la condición CJ) está destinada a que las cualidades deónticas de las
axiomátiêa las siguientes cuatro leyes · .:?iiJ/ . . .. acciones dependan en parte de ias actitudes o disposiciones de los
agentes del contexto, ··
Leyes de co,ifinamiento
C2) El conjunto F, es verdadero. (Todas las proposiciones de F, son
(LI) O,(P&q}=(O,P&q}
(L2) O,(p-::> Q}"= (p-::> 0,Q)

· Leyes de subordinaci6n
(L3} O,P-::J P'
,,!I,J.~···~~.:::::.:-:.::.'::ro"::º:.~:~.=~
:/; ·deónticas, Castafieda postula que los únicos contextos que toI.I1ar:á en
(IA} 0,P-::J- O,- P · cuenta serán los'que además satisfagan la siguiente cóndíción adicional
coheren.cia: · · · ·
·para luego evaluarlas desde el·punto de vista semântico e intuitivo.
Comencemos- por indagar· bajo qué condicio_nes es ver~adei:3-. una C3) El conjunto F,+ (=c(E,J+ F,}, formado por e! conjunto de las
· · ·6 d la f rma "o p•: La primera aproxitnación la sum1n1stra proposiciones de cumplímiento que corresponden a E, agregando
propos1ct
· el e
autor ennsu Tesis o '
SemánticaN.º .
1, que reza; Un enuncia
. do de la forma
. · .las p"r~pcfsiciones de Fr,.es un conj~nto.coh~nte.-
"0,P" es verdadero cuando la practición· P es Necesariamente Legitlma '
en el contexto e: . .· Diré qllé mi contexto_' C, es adé.cuado. curuido s~ ·cumpie~ Ías -ties
: cOntiiciones indicadas.~ ·· · ·
Para .comprender esta tesis tenetnos ·qu: .aclarar lo qu~ ~ un i
-!
contexto. de Jegitimidad. y cuándo una pract1c1ón, ~ Necesar!amenJe Cuando _aQemás de·est~ condÍCiones. se da, para Una practición P,
Legítirn,a en un: cqntexto~ Castafieda, e~ sus· m~tipl~s .e~cr_itos, a que
caracterizaciones- diferentes de lo que es un contexto de leg1hm1dad. La
versión que aquí se ofrecerá es sustancialmente la que figura en «The ·c4; F,+ implica c(PJ
Role ofScience in_tbe Justification ofNo~ms» (16th World Congress of
Philosophy, Düsseldorf, 1978, versión m,m~ográfica). -entonces Castafied~ afir~a que P Cs ·N~cesariamente ..Legítima en el
Un. contexfô·. _de ·Iegitimidad es un con1unto or?_ena.~o 4e cuatro contexto C (que~ por-ia·Tesis.Seniántica N." I, equivale a que uo,pn es
elementos c1=<·A,, t 1, Et, F,> en donde Ai es un conJw:'t? de agentes~ ~' verdadera). Esa última condicíón aparece en su Tesis Semántíca· N. º 2:
un momento detérminado, E, un conjunto de pract1c1ones Y J:1 un
conjunto de proposíéiones·fácticas. Para que el.co':'texto se constl!ll;Yª "O,P" es verdadera'·si y s'ólo si F,+ implica. c(P).
como tal.es n.ecesario que sean verdaderas·l~ ~1~u1ente~ dos cond1c10-
nes: Esta tesis sugiere qu~ Pará
la verdad de "0,P" es suficiente con la
verdad de C4). No obstante, se requiere también. la .verdad de las otras
Cl) Los ag~~tes .de ·A, asumen en t1 las practiciolles de E,. Ires condiciones, Cl) a' C3): La Tesis Semántica N.º 2 hay que Ieerla
precedida por Ja cláusula: «Sup:uesto que e,, es un contexto adecuado... ».
Para satisface'r los propósitos del autor esta cláusula debe. e!ltenderse Coando C · no es un contexto àdecuado las exp"réSíones ~·p es
de modo que el oonjunto E, incluya ta totali<lad de !as prac:1c1~mes que Necesariamente· Legitima én C," y "0,P" no están definidas· o, por lo
asumen todos los agentes de A, en t,. No obstante, esta no s1gmfica que menos, carecen de valores· de verdad. Es importante recordar este
para el a~tor sea indispensable una actitud positiva de cada uno de l.os aspecto. En ciertas oportunidades puede alguien,.aceptando la verdad

W6
CARLOS E. ALC'HOURROX
PRESCRJPCJONES Y NORMAS: LA TE.ORlA DE CASTAN°CDA

.
de C4) rechaz.ar O,P porque, por eJemplo, crea que E; no es el conjunto (2') O,Q
' . . d t das por los agentes.
de las practicion~s. a op a C sea un contexto adecuado como
La presupos1c16n de qu~ . ' , nticas tengan valores de verdad Cuando una practición implíca otra, la· o~ligatoríedad de lifprinlera
condición par!! que las{ropo~?:~c~:s yd~f
mple en que Castafieda incluye
permite cuestionar la _orma t . ·o al clásica que requiere que todas
implica la obligatoriedad de la segunda .. La paradoja se seguiría si la
practición "P&q" implicara la practición ''Q':. pero Castafieda afinna
1 normas en una lógica propos1c1 n '
as propos1c1
· 'ones tengan siempre valores de verdad. que esto no sucede; lo único que "P&q" implica es la ,proposición ''q':
Ias En consecuencia, de (!) no se sigue la conclusión paradójica (2). La
paradoja se evita porque "0,(P&q)''. no implica "O,Q''. ·
El alcance concêptual de (1) sé'comprende plenamente apelando a la
primera ley de conftnamiento, Ll)(O,(P&q)equivale a (O,P&q). De este
3.
~~~~:T~~;lf;~fucíoN
DEONTICAS)
EI El\FOQUE SEMANT!CO Y EL
DE ALGUNAS PARADOJAS modo se explica por qué de (]) se infiere que Juan matará a Pedro la
próxima semanat pero no que tiene el deber de hacerlo. .
Frente a esta soiución hay dos observaciones ..qUe deben tomarse en
cuenta: . .. . .
· · ax1·0.1n ática y el enfo4
La falta de correlación entre la prc~entac1on ue
rocedi-
. d 1 ló ·ca deóntica será 1lustrada anahzando los p Observación 1. La ley de confinamiento 0,(P&q)=(O,P&q) no
semánt1co gi l as que utiliza
e afó rmu
mientos y las . Castaõ.eda para resolver algunas puede justificarse semántícamente y, si se lo intentara, se produciría ei
colapso de la lógica deóntica.
para?ojas
Nuestrodeó11;tic~a-
pnnc1p l e·iemplo
:1
es un caso de !a Paradoja del Buen Intentemos probar Ia implicación de izquiei-da a derecha. Supon.gamos
Samaritano. Supongamos que: O,(P&q) para demostrar q. De la hipótesís se sigue que F,+ implica q.
Pero, por las condiciones impuestas por .Castafieda,-. Ft puede ser un
(1) Es obligatorio que Juan ayudc a Pedro aun cuando lo matará conjunto falso. Para poder concluir la verdad de -q hace falta que }';
la próxima semana implique q, ya que F; ·es eI único subconjunto .de.·.F;+ cuya verdad
tenemos asegurada (por C2). Para que esto suceda es necesario ·que en
Es intuítivamente claro que 'de (l) no se inficrc todos los contextos F; implique todas las proposicioncs que implica F/
o, lo que es lo mísmot que F, y F,+ scan conjuntos equivalentes. Esta
(2) Juan debe matar a Pedro !a próxima sen1ana. condíción es insostenible ya que Jlevaria al colaP.§O <lé la lógica deóntica.
Con ella resulta válida la fórmula "0,P::) c(P)"(todas las obligaciones se
cumplen siempre). En efecto, de O, P se sigue que F,+ implica c(P) y,
Sin embargo, la inferencia e~ .':áli?a s! .se acepta ~~- ;t~~ed:; supuesta la equivaiencia de F/ y F;, se obtiene que· F'; implica c(P) pero
. ue cuando una propos1c1on implica otra, la o ig.
â!rfan;:fniira Ímplica la obligatoriedad de la segund~; Yse co~~,d~~ q~e como, por C2), F, es un conjunto verdaderoJ se concluye la verdad de
c(P). .
(1) (2) son ejemplos de sustitución de las formas O(p&q). y q .
hstafíeda comienza por seiialar que e! primcr er~or denv~ dee:;,: Con la implicación de derecha a izguierda sucede-algo ·más-grave,
. decuada formalización, resultado de no haber tst1ng~1 o Supongamos 0,P y q para inferir O,(P&q).. De O,P se sigue que F,+
implica c(P); para obtener lo deseado es necesario·que F? impiiqué q.
~:!cticiones y proposiciones. Sólo cn _las practici~ncs !~ ac;10n:idc:~ã~
rácticamente consideradas, y en (l) unicamente a acc1on eª~ ~â Esto sólo es posible si F,+ implica todas las proposiciones verdaderas (si
~o la de matar, está prácticamente considerada. De modo que la for hubiera alguna proposición r verdadera que no fuera .implicada por Ft ~
de(!) es: entonces el!a en conj_unción con O,P no .impiic?ría O,(P&r]J. Lo
indicado requiere que en todos los contextos F;t. sea un conjunto
(!') O,(P&q) maximal verdadero. Esta condición no surge de las impuestas pOr
Castafieda y, si fuera agregada para probar Ia 1ey de Confinamiento, se
Por el contrario en (2) la acción. de matar está prácticamente produciría el colapso total de Ia lógica deóntica, ya que se·probaria que
considerada y, en consecuencia, es un eJemplo de la forma. lo que se hace y lo que es obiigatorio .necesariatnente coinciden:
"0,P=.c(p)". En efecto, supongamos que c(P) es verdaderai Si F'( es

109
CARLOS E. ALCHOURRON

maximal verdadero implica c(PJ y, admitiendo que C, es un contexto O,(p::JQ)y O,Piioimpl1cánO,Q ·


a<lecuado; se seguiria la verdad de·O,f:A la inversa! de )a verdad de 0,P

1, =:!!~~~-::.~~~!=
resulta que Ft implica c(PJ, pero como en la h,pótesrs ~n que nos
mOvemos F/ implica todas las proposi.ciones ver~aderas y n1nguna falsa
.. Sin e~liargo, si j, es I~ proposiclónde cumplimie~t~ d~ la practi~ión
. (por ser.coherente), se sigue la verdad de c(P). . ...
Este argumento muestra ·que la ley de confinam1ento no sólo n~ es
convalidadà por el·enfoque sem_ántico, sino._que, además,.su adm:s1.ón
exigiria incluír.condicion':S m.anifiestamen~e rna~ptables par~ Ia:logica
deóntica. ·· ·· . · · •. •
En.consecuencia, debemos admitir·que de la premisa .(l) (analizada · · '.,)~~({'.~; ·· · Castafíeda apóya . itiuchas de sus consideraciOhes. intuitivas en las
mediante.e! esquemá·(J'))no se infiere. que Jua;1.matará a•Pedro la
próxima semana. No obstante, la paradoJa connnua bloqueada s1 puede
. T:)Ytsr, 1eyes de confinamiento de ia obligación respecto de 1as practícíones
..;:::;J{~Çk::-ntixtas. Ya mostramos que el confinamiento .respecto de Ia conjunción
descartarse "0,(P&q) implica O,Q"., Nuestra segunda observac1ón se Jtl~Wffkt;~está semántiéamente d.~cartadO. Lo mismo sucede con·el confinamiento
hace cargo de este aspecto de la cuestión. • ..:.:,!l\l!/"'''.·tespecto dei condicional (L2}
Observación 2. En los casos en que se da la paradoja, _las .: !')i_t~i~t::·
condiciones de verdad dei enfoque semántico justifican la .implicación
que s~ descarta. · · _.· · . . . ..
·. La paradoja se pfantea .c:1ando q ,es pre~1samente la p__:0pos1ctón de /tastaíleda usa estaley-para resolver otras parad~jas y para ejemplificar
cumplimiento. de· la pract1c1ón Q, es decir, cuando '!-c(Q)c. En e! •• \.el modus P'#]ens deóntico en ejemplos como: .-
ejemplo es manifiesto que «Juan matará a Pedro Ia pró~ma ~emana}> es
Ia proposición de cumplimiento de la practición que exige a Ju~ ma!ar , , .,. Héctor debe rectificar su teoria si Carlos tiene razón.
a Pedro la próxima seman;1. Cu~ndo O,(P&q).e~ ver~adera, F, nnplica · · ·:-.:':.:. Carlos tiene razón. ·
c(P&q)pero, como por hipótesrs q=c(Q), F,' nn~hca c(P~c(Q)J Y_en • Luego, Héctor debe rectificar su ·teoría.
consecuencia ~por la tercera ley de correspondenc,a- tamb1én 1mphca
c(Q). Esto último garantiza la·verdad de O,Q. . .
Esta conclUSión puede generaiizarse, ya que es fácil mostrar que
Esta indiferencia es indudablemente válida cuando su ·primera premisa
es pensada a través de la forma, (p:>O,Q), ya que en ese caso se trata de
·r·. ·
0,(P&c(QJ)="(O,P&O,QJ.
._ modus ponens puramente proposicional. Las dificultades comienzan ,. .
: ·'. cuando se intenta analiritrla como un ejemplo de sus_titüCión de Ia;forma
·. 01(p-:JQJ, pues en·ese C$ó se necesita Ia ley de confin"amiento.
es verdadera eri·todo contexto y, en consecuencia, hay que.tomarl-a
· ~n a~1:1ento paralCio a1 anterior sirve pafa mostrar-que está forma J;.
como una ley de la lógica deóntica de Castaííeda. Ellá ~o f:gm:a en sus de confinanue!}tO es sên'iánticamente ·inadmisible porque nuevamente se
cálculos sintácticos, porque-en ellos no ha xnco~orado n1~gun signo. que necesitarfa que F,-+. fuez:a maximal Verdadero en todos Ios contextos.
refleje la noción de cumplimientp de una practiCión, cuya 1mportanc1a es Veamo.s I~ consecuencias de las dos observaciones precedentes.
fundamental en la justificación semántica. ... La _asp1rac!ón de resolver las paradojas deónticas en las Jeyes de las
Las dificultades·que hemos observado ai comentar la paradoJa dei ' ·practictones .rruxtas debe-abandonarse si se desea conservar la justificación
Buen Samaritano reaparecen·en·las soluCiones que el autor ofrece para semántica. · ·
otras paradojas. Así, por ejemp!o, las perplejida.des derivadas de la
La ?bservación 2, ai ejemplificar oómo las fórmulas que generan las
obligación condicional las resuelve .observando que, a pesar de que
paradoJas no fig~ran en la presentación axiomática~ - constituye un
m_etate~rema de mcompletitud: no todo lo que es. válido es tesís
O;(P::J Q) y 0,P implican O,Q;
1,,.,,,,,,. , . (smtáct1ca). La observación I prueba que también se d ala conversa: no
todas las tesis son (semânticamente) válidàs. Clásicamente representa un
no sucede lo .mismo, .cuando el antecedente· de -ia; n:órma Coridiclonal es
metateorema de inconsistencia semánticE4 aunque puede- vérselo como.
una proposiÓión en lugar de una practición. Castaí!eda piensa. que mostrando otra forma de incompletitud, ··

! lO
1
CARLOSE.ALCHOVRRO~ PRESCR!PCIONES Y NORMAS: LA TE01UA DE {:ASTAREDA
1

-·1 Si todo el problema fuera el de encontra~ procedim~entos para evit.ar Legi~i?"Iidad que_ aparece e.n. T&D no tiene este Óefecto porque sólo
Jas paradojas indicadas, el resultado que obuene Castaned.a co~ las leyes presupone la lógica propos1c1onal.
de confinamiento podría conseguirse mediante la traducciÓU d1recta del . Po: :ste camin~ s~ cons~gu: la justificación semántica de la versión
lenguaje corr:íente a Ia fórmula confi.nada. As.í, por ejemplo, si ia ax1o_m~t1ca de la lo~1ca deont1ca ~ ~osta de sac~ificar. la jústificación
premisa de la paradoja del Buen Samantano se prensa como un c~so de semant1ca de 1.as lóg1ca de las pract1c1ones. Segllrâínente·por esta razón
la forma 0 1P&q, se consigue todo lo que Castafieda desea (que se 1nfiera Castafi.e~a atr1buye un valor se<:undario a su Tesis Semântica N.° 3. Lo
q pero no Q). Sin ernbargot Castafieda piensa, con fundamento, que los que pos1?Iemente. no ha advertido es que ella n·o es equivalente a sus
recursos de ese tipo son artificiales (ad hoc). . otras tes1s sernánt1cas. . · ·
Cualquiera que ~ea la posición que se adapte en cuanto a Ia meJor 'i
.La posíci~n que. se adapte en definitiva 'fiénte éS·{6~ pfóbiefn·as de
mariera de resolver Ias paradojas, las observaciones 1 y 2 plantean un lógicas de?nt1cas diferent~ dependerá)· en ·gran medida, dé:1" modo en
problema más profundo: la necesidad de coordinar intuiciones que que se enttendan los enunciados deónticos ..
conducen a lógicas radicalmente diferentes.
Supongamos que se intenta preservar la versión axíomãtica de la
Jóoica deóntica dándole una justificac;(11, ~-:rnán:;cs.,. En e;>c caso ha~ ;;n 4, LA GUILLOT!NA DE HUME: SER Y riEllÊRBER (LÁ
r&D elementos (incorporados en su Tesis Semántica N.~ 3) que lNTEIRPRETACION DE LOS ENUNCIADOS DEONT!CÓS)
permiten elaborar una nueva noción de Le_gitimi~ad ~~cesaria con la
que se satisface exact.a~ente _l~ presentac1~n _ax1omau~a: Basta con La relación entre lo que ocurre y lo que··d~oe··odliri~r' .-érithrio· qúe e
reempla:zar en la defin1c1on ong1nal las tres ultimas cond1c1ones por: y lo que ~ebe ser, e1:tre juicios_ de h_echo y juícios d~·valo~, es :u'r1. terna ct!
. _perenn7 1mp~r~~.:1c1a en la d1scus1ón filosófica .. -Las cohSeCUencias ·de
C2') F1 es maximal verdadero cu~qu1er pos1c1on que se adopte aI respecto sofr·_de tal magriitud ue
C3') Fl (=E1+ F,) es coherenre exige1:_ que el tema sea ab.ordado con e! máximo ·cuidado. ·E1 enfoqueqde
C4') F/ implica P <=:ast~~eda es represe1:tat1vo de una v~~sión teórica que goza de amplia
d1fus1on en nu_estros d1as: Por ~~te motivo lo que puedá decirse· acerca de
, Este enfoque difiere del anterior en un aspecto importante: en e!
su º?~ª
adqu1ere una d1mens1on que desborda· "los Iíin:ites p.·urament
exeget1cos. . e
conjunto F/ aparecen tanto proposic!ones como practiciones (en F,- J.;astafieda rechaza, como muchos· autores·coritemp···oraneós ::Ja•t ,
sólo había.proposiciones). Esta tiene como consecuencia que_para poder .que . de n o mina
· «gu1.·11ottna
· d e H·ume)): ningún jUicio de ·_deber·
' es,s
es
determinar la verdad de C3') y C4') hacc falta un criterio para ide_ntificar 1mphcado por prem1sas que no contíenen juicios _de debCr".(T&D
la lógica·cte las practiciones. Además, para que con la nueva definición 332). . . . .•. . .. .. , p,
se pueda dar adecuadajustificación de la presentación axiomática de la . Analizaré la posición de Castafieda toma:n<ló·éii ;êtlériü'1"if~·S'eriÍidos
lógica deóntica> se necesita que la lógica de las practiciones sea isomorfa
con la lógica proposicional. Esta plantea dos dificultades;
d1fe~entes con q~e aparecen !as
oraciones de ·cteber .en ._el Iengua·e
corne.nte. Para; evitar equívocos 1ntroduciré preViainente·uria terniinolog1a
especial. Consideramos las siguientes oraciones:
(A) Si la lógica de las practíciones se identifica a través de los
valores de Legitimidad y No-Legitimidad en la forma en que figuran en (l) En la legislación sueca hay una presctip"Cíóti guê:éXigê. ~~-!l(i"úcir
T&D (como v~Iores derivados de ia noción original de Legitimidad p,or la derecha. · ·· - - , ·
Necesaria), la lógica de las practiciones no tiene las mismas leyes que la (2) Conduzcan en Suecia por la derecha. ..
lógica proposicional (ver argumento fina: dei próxímo parágrafo). (3) Co:idu~e;~n en Suecia por la derecha;·:Yi.'··qtie·: ~í ·1 0 :~-~Íge '.ia
leg1slac1on sueca. , .. _· · · ..
' · ~(B) Todo ·intento de identificar 5emánticamente la lógica de las (4) · En Suecia debe conducirse por la ·déiéêh~'. :.: : ::·. ·.-·· ·· .__ :·· ·.
practiciones por una noción de Legitimidad construida a partir del (5) Es debido (según la legis!ación sueca) condúéir por la derea1a.
nuevo concepto de Legitimidad l\ecesaria será inevitablemente circular,
ya que presupàne su ídentificación (sintáctlca) previa. La definición de De (!) dire' que expresa una prçpos{êióf(
· · ···
horr11ativa: ;-es -. una
. ,.
112
1!3
CAP.LOS E. A.LCH_OUR.R.O!'i PRESCR!PtlONÉS Y NORMAS: LA TEORIA DE CASTA~EÓA

proposición acerca .dê prescripciones 1 .pero ella· no exige nada. De (2) '·:·.- conttâdiêe la··tesis de Hume ya que, obviamellte,.- .Rume se refiere al
diré que expresa:"Qnaprescri'pción..y:no..una pro~osición; podría-~er Ia ·, deber P:escriptivo .Y. no al _descriptivo. ·.· . .
prescrlpción contenida en )a orden: de los legxsla?ores suecos. c~ya ;_: · . Esa mterpretaetón no s1empre es fiel alpensamiento .de ,Castafieda ya
existencia sé afirma en (1 ), como podría ser tamb1én la prescnpc16n ·que en su obra hay párraf~s que la excluyen. Así, en T&D(p. 193), Juego
contenida en el ·coD.sejo o exigenci~ de alguien que no tiene nada que ver { ·de reconocer que las orac1ones dél tipo de (5).pueden ser entendidas en
con Jas autoridades suecas. De (3) diré que es.·una conjuncion que ·, la int~ryretación _des_criptiva, afirma que eri esi;:is casos n9 son _((genuinos
expresa tanto·la p,escripció.n .(2) como la proposición·(l); en ella e! :,en~~c1ados deó;"tlcos»c Sefl_ala entonces la necesidad de una comprobación
hablante refuerza prescriptiYamente la exigencia de la ]egislación sueca. , . ,::;{/e:,· adtct?nàl r~fenda a la achtud de! hablanle para identificar parte de su
Las oraciones de1 tipo de (4) son sistemáticamente ambíguas en el ::/J~ft,f.:~f ~serc1ón.: s1 el hablant~ ap~eb_a que _se ~aga- Ia acción--indicada, y esta
lenguaje corriente. Es frecuente usar (4) con el mismo alcance ?º (!): ''>~Ji~+}t:. aprobac16n es expresada en· ~.aserción, entonces hay un enunciado
para informar,, aunque sea indirectamente, acerca de la adopc16n 4.e '!i1:(a:7:deóntico (gen!'ino). Como la ~~robáción.de que.se haga la acción se
ciertas presctjpciones. En. esos ·casos ··diré que figura I_a noclón ;:.:~_expresa mediante -~na pract1c1ón, parece. razonable suponer. que
descriptiva de deber. En otras'oportunidades (4) tiene·el sentido de (2): ;, Ç~a~ed.a adopta, ·por momentos, una _.interpretación-· mixta .de. sus
se límita·a expresaf Una prescripción. Diré entonces que figura la noción :' enunetados dédebei;. En este sentido. "O,P"requiere las cqndiciones Cl)
prescriptiva de deber. Finalmente, en otras situaciones (4) es usada con '.·a O!J·_-.que deterrrnnan. q_~e P sea Necesariament~ Legítima en C,- en
el sentido de (3): tanto _.para requerir un comportamiento -como p~a ,..~PnJunc16n con 1a·pract1c16~ P, a.fio de incluir el refuerzo prescriptivo
informar· acerca de la exigencia correspondiente. En esos -casos figuran :'que el hablante hace .de la practición Necesariamente Legítima.
por igual ambas nociones de.deber. La existencia de esos-casos-·mixtos /":~·::.Con este alcance los· enunciados-deóhticos genuinos expresarían
complica sensibleme~te la.itlterpretación ~el lenguaje no':ffiativo.·· . ·~U;nto un deber descriptivo como uno prescriptivo -Como en eI caso del
Las oraciones de! ..tipo de (5) adrmten tanto la mterpretac,ón ,eJemJll? (3)-. En esta interpretación toda norma de deber implica una
descriptivacomó la.interpretación mi.xta. La indicación que figura entre . r~cttctó.n (porque, ;n deflll;Ítiva, es una practlción). Lamayor díficultad
paréntesis excluye la interpretación prescriptiva. Las oraciones·de este
tipo son las que Castaiieda adopta para ejemplificar sus normas.· · ·
• ,.st~. mterpret""!ón radica en el. hecho .de que Ias. normas (como
.. ... .. prest?':1 de genm:1os enunciados deónticos) ya no' se infieren de
EI cOntenidó de las oraciones en Ias que figura·.eJ deber prescriptivo :.:";\~,~;)i.,.:'",.?~ºP?~1e1ones · emp1r~ca_s Y. relaciones .lógic{!S, puesto que de Ias i
· cÕnstituye el : material gue Castafieda expone en la lógica de· las ji;?;(fi'..cond,cwnes Cl)a C4)ito se 1nfiere la practición P. Castaííeda noes muy
practiciones. , ;.·.:. ''.\' ~!ardaº en este_pun:o, Jio rque ei: '.°últiples oportunidades rechaza que
Si bien es claro que en la forina canónica de Castafieda· los . .. norma_ irnp11que:.1a pr~ct1c16n correspondiente (con lo que se
enunciados de!-)nticos no expresan la noción prescriptiva de·deber, se descarta fa mterpret~c1ón m1xta), pero afirma que en e! . contenido
plantea el prôblema de averiguar cuál es su exacto contenido. absoluto -que identifica con el subíndice "J'.)- O,P implica P: Esto
En una primera interpretación se dir.ía que .ellos expresan pro posi- hace pensar que e~ el contexto absoluto sigue la inrerptetación mixta, y
ciones normati\làs, que su lógica deóntica reconstruye la noción en los demás la 1nterpretaciPn descriptiva. Sín embargo, no puedo
descriptiva de deber. Esta interpretación se apoya, entre otros, en los asegurar que CastafieQa piense las cosas de ese .modo.
siguientes datos: {i) Ias no~as son, para el autor-, proposiciones y no Lo . que si _.pode;11os concluir es que cuando OtP expresa una
practiciones (ni preséripciones); (ii) si se analizan las condiciones Cl) a propos!~ón no tmpltca Ja·practición P, y cuando implica· p no es una
C4), que determinan la verdad de los enunciados· de deber (u propos_~c1ó~ _si!1o una··practic!ón. Si Ias normas son proposiciones,
obligación), se observa que en ellâs no figura ninguna practición usada entonc:5 eI·dooer que en e~as figura es el descriptivo y no el prescriptivo.
como tal sino solamente proposíciones acerca de practiciones, ~demas, ~s clar? que n1 en la i1!terpretatjón descriptiva ni- en la
De aceptarse esta interpre~ación no 'debe. extraiiarnos que Castafieda .· 1nterpretac1ón m1xta de los enunciados deónticos de obligación se
sostenga que de proposiciones no normativas es posible inferir normas, . contradice la tesis de Hume. ·
ya que los valores de verdad de las proposiciones deónticas sólo _L_a impresión de que la lógica .deóntica de Castafieda entra en
dependen, en última instanci~ de proposiciones empíricas e implicaciones coltstón COil'!a ~esis ~e Hume deriva de la peculiar terminología elegida.
no deónticas (T&D, p. 25). De premisas fácticas pueden inferirse juicios UsuaI:nente se identifica como norma a lo expresado por una oración
de deber. La afirmación es correcta pero, con el alcance indicado, no deónt1ca en la que figura el deber prescriptivo (prescripción o practición

114 ll5
CAIU.0.5 !:. AlCHOt!l!.RO'.\ PRESCRíl'CIONES Y NORMt.S: Lh TEORTA OE CAST,<.8'.EDA

en el léxico del autor) y proposición normativa cuando figura e~ ~eber lógicamente equivalente a s_u pro~osici~n de cuinp!imiento. Estas leyes
descríptivb: Coando Castafíeda llama ~ormas a las propos1c1ones no aparecen en la presentac16n axlomática por e_I hecho, antes indicado
expresadas por las oracíones deónlicas 1ntroduce un cambio que ha de que en eJ enfoque sintáctico no figura ningún Signo que represente l~
inducido a error a algunos de sus Jectores. noción de cumplimiento. · .........,. .......... .
Para encontrar en la obra de Castafieda !~s .el.ementos que se .oponen A esta altura puede intentarse Ia .siguient~ .-defenSa: · aun cuando
efectivamente a la tesis de Hume debemos dinglf nuestr~ atenc16n ~ .Ia "c(PJ3P"sea una ley lógica, de ello no se sigue que la inferenciade "P"
lógica de Ias practiciones, ya que en ella se tematiza la noc1on a partir de "c(P)" sea válida, si no justifica .previamente Ia vaiidez del
prescriptiva de deber. . . . modus ponens mixto. Es decir, si no puede justificarse !a regla ·
Castafieda se opone a Hume cuando en su enfoque s1ntact1co acepta
regias como la siguiente: De p y (p 3 Q) se sigue Q.

(R) De -p se infiere -(p& Q) En general puede mostrarse que las con.diciOties···.semánticas no


garanti~a~ ninguna ínferen.cia de ·propoSiciones ·a practiciones, aunque
donde se concluye una practición de un,1 prorosición. La admisión de e! cond1c1onal correspond1ente sea una )ey _lógica. La regla (R) nos
iníerencias de este tipo .sati~fas:-.: ui,u li~ Ju~ propósitos.dei aut?r ~n. !a servirá para ejempiificar Ia estrategia general. Supongamos que "--p "es
construcclón de la lógica de las practiciones: que ex1~t~n pnnc1p1os verdadera. Para la va!idez de (R) hace falta que .'.':-(p&Q)" sea Legítima
puentes que permitan concluir pracrício,ne~ de propo~1c1?~es, Y a Ia en todo contexto. Es claro que esto no ocurre, ya ·que en todo contexto
inversa. Castafieda reconoce que hay un !Imite en los pnnc1p1os puentes it:.
:~,
adecuad.o en que los agentes asumen «(p&Q)'.'~ -esta .practición es
que es razonable aceptar. Así, ~n. _T&D (p. l~2)_, rechaza q~e una Necesanai,n~nte Legíti~a {y en co1!secuencia Legítima), luego "---(p&QJ"
practición se infiera de su propostcion de cumphm1ento Y a Ia inversa no es Legitima. ~upon1endo .que una forma de inferencia no es válida
,_,c(PJ no implica P, y P no implica c(PJ-. . . . . cuando sus prem1sas son verdaderas y su conclusión no es Legítima, se
El problema es desconcertante, por cuanto_ ~o es fa~il fiJar un cnteno c~ncluye que la inferencia (R) es inválida. Obsérvese que (R) no es
claro que delimite los principies puentes ad mrs1~les (s1 es que algu~o lo vá11?~ aun cuando eI cond1c1onal correspondiente ."--p--:J(p&QJ" es
es). El criterio semántíco de CastaT!cd.a es, en c1ert? m?~º' demasiado Legitimo en todo contexto. .. . . .
generoso porque justifica las impli~aciones que .su 1ntu1c1ón rechaza Y, Por esta vía v~mos que la aparente vióiació~:~j princÍpio'de·Hume
:en otro sentido> no alcanza a cubnr lo que el autor pretende, X.ª..S1:~· ~eposa ~n la valldez de cíertas leye~ que no justifican la regia de
Como veremos, no justifica nirrguna de las inferencias que v1olan··er 1nferenc1a paralela. . .:· .· ...
principio .de _Hume. ,· . ,.
Según el .autor, una fórmula es una ley de !a log1ca de las pract1c1?nes
'ÍI Naturalmente, esto no prueba que la fesiS.·d~· H~rii~ sea·coi~eét"a Lo
que s~ podem?s ~firmar es que el enfoque .semánticoi. tanto ·de. los

1
c.uando Ia practición que expresa es Legitima ~n todo con.text.~ pos1bJe. enunciados deonticos como de Ias pr~cticiones, .no suministra ningún
No necesitamos embarcarnos en la compleJa caracter1zac1on de la elemento de prueba en su contra. A la inversa, en Ja medida en qu'e él es
noción de Legitimidad, sólo precisamos recordar que todo lo que es plausible, Ia tesis de Hume resulta reforzada. ..
Necesariamente Legítimo en un contexto es Legítimo en ese contexto. Desde mi punto de vista, los resultados obtenidos :·muesttan la
De este modo, si una fórmula es \cccsariamente Legítima en todo enorme ?istancia de las intuiciones que han guiado a Castafíeda en la
contexto, ella es una ley de la !ógica de tas practiciones. Con estos elaboración de ~u enfoq~e se.mántico. Seguramente, hay muchos
elementos es fácil mostrar que "'c(P;-:;P"es una ley lógica. En efecto, detailes q~_; requ1eren modificac1ones, pero e1 camino es adecüado. No
para que .. esa fó:r:mula sea Necesariarnente Legítima en un contexto se trata de abandonar Ia empresa sino de perfeccionarla.· :
aâeçllhdêiCí,Í!~.!9.-,,;gn que su proposición de cumplimiento "c(c(PJ-:> P)" .con independ.e~cia dt;l probie.ma de Hume, es manifiesto que la
sea imp,Ncada ..p~f".F;+. Esta proposic-Jón es equivalente, por las leyes de lógica. de las pract1c1ones t1ene eI m1smo problema que vimos en la lógica
córrespond~Iicia, a "c(PJ~c(P)" que, como es una tauto!ogfa, es d_eóntl~a: no hay una correlación adecuada entre··-Ia presentàción
implicada por todo conjunto de pro posiciones y, en particular, por F.'". s1nt~~t1~a y el enfoq~e. s~mántico. En este· sentido, no es cierto · que
Un argumento análogo muestru que también es ley lógica su Legit1m1dad y No-Leg1t1m1dad se comporten respec;to·de las·practicidnes
conversa: "PJc(P)". De las dos leycs resulta que toda practición es como verdad y falsedad se comportan respecto de_'.las ·proposiciOnes.

116 117
CARLOS E.. Al.CHOURRôN PRE.SCRIP.CIONES Y N"ORMAS: LA TEORIA OE CASTAREDA

Con esos valores· la: lógica' de· ·la~· practiciories no es .isoIP.orfa con la . Lamentablemente tenemos que admitir la existencia de contextos de este
lógica proposicional. . . ·. . . tipo. . · .
.Las intuic'tones que han guiado a Castafi~da.eii ambos enfoques son Castaíieda,. por su aceptación del princípio kántiano, rechaza que
sustancialmente diferentes:· Tanto unà"S .COfl'.ló otras son sugestivamente yueâa haber contextos en que (i) y (ii) sean verdaderos. Podría pensarse
persuasivas; sin embargo, eS evidente· que~ para consegui_r un todo . q_ue para é! ~o _son poSibles los con!lictos de obligación en las
c9herente y homogéneo, habrá qúe introducir ~~~-~Illodifi~~~io~~s. ':"·.: c1rcuns.tan~~ 1nd1cadas; No obstante, no e_s esa su _po~ición: para él
tales con~1ctos son pos1bles, sólo que, por su postulaeión, tiene que
reconstruirlos de otra manera. Castaiieda usa dos procedimientos según
5. EL PRINCIPIO KANTIANO: OEBER IMPLICA PODER cuál de los siguientes casos se presente: · '
(CONFLICTOS DE OBL!GACirN)
. ,... ;._·Caso 1. -·Cuando el conjunto de las practiciones E; es inc~herente
La interpretación descriptiva de los enuricia<los ·~éónticos es-la que ·-. Castafieda procede a.fraccionar el material de E1 en otros subconjunto;
mejor se adecúa ai' enfoque general de Castafíeda ya que, como vimos, .Ek E., .•. tales ;1ue para cada praetición P que sea implicada por E; junto
es la única.que permite rechazar que -o,P" implique en todo contexto con .su .negac1ón, haya dos teX:tos G y C.1:, _que tengan los mismos
. la practición "P''. · -..elementos de ·C;, con excepción de Ei, y · para Ios-·que se· cumplan:
. . Cuando las oraciones deónticas son analizadas desde esta perspectiva ~Py~-~. • . .
. - : .. no. se ve ·1a necesidad ni la.·convenieneia de excluir los conte~tos que no / • .De este ~odo; los con!lictos de obligación nunca se dan en un mismo
satisfücen la cond.ición de ooherencia C3). Obsérvese que C3) está . ~ontexto,.s1no que surgen 4e la comparación entre varios corttextos... Es
destinada a reflejar el principio ~antiano <<Deber implica._Poder». Es ymdudable que muchos <;onflictos de obligación sólo aparecen como
razonable aceptar este· principio para la noción prescriptiva de deber, re~uitado de Ia comparac16n· entre varias contextos, pero no se entiende
pero no para la· noción descriptiva. . . ·. !,1~ es la:raz6n por la que se exc!Uye a priotj que puedan darse .en un
Es perfectamente posible que, por ejemp!o, la .totalidad de las -·· 9J::Qntexto. . .. .- . ·
prescripciones que integran la Jegislación sueca· no sea de hecho . . . . ,, .. ) ;,Por _qué recurie a este procedimientó tan àrtificial? (que además, si
Coherente, porque conscienteho inconscientemente se han promulgado :-}riJif.1~),(··~e., expus1e:a con todo detalle, serja·extrem~dam~nte .complejó). ,t,.
éxigencias que apuntan en direcciones opuestas. -La expe~ienciajurldica
confirma· ·a diario la existencia· de situaciones de esa lndole. Es más,
sucede con frecuencia que en determinadas cô'ndiciones de hech,Q no es
,_:r<:'~/E·:··. - Es postble que ef autor haya estado más 1nteresado en cómo resolver
f; }}}'., . co~flictos que en cómo ·identif:carlos. Si quienes han promulgado E;
.:. _.quieren hacer .coherente ..eI, ?ºnJ1!nto de sus regulaciones, tendrán que
1
-/f·:. r
posible .cumplir. con todas lás exigencias que íntegran un.conjunto abandonar .alguna de sus ex1gencias, de manera de transformar E en E
E, l' . . t 'h
.coher.ente de regulaciones. . . .: . .1., o a gu~ otro conjunto coherente~ Pero ·estõ és.·aigo que; Corresponde
·C~n un sentido descriptivo de la nociõn de. deber es. razoilable : ha~r a qu1.enes han promulgado-·las prescripcíones. Lá rCComendación
esperar que haya conteXtos en que los siguientes entinciad,oS-sean ambos _de.C~ta~eda.parece.destinada a que ellos logren que ei conjunto de Süs
verdader.os: . · pr~~ripc1ones s~ coherente. ·P~r el contrario, llo parece te.Úer sentido
una ':":omendac1ón. de esa. fndole para el teórico que sólo pretende
(i) . Es obligatorio , P .. descnbrr.fieh~1ente.lo que.ocurre en una situación fá:ctica determinada,
(ii) Es obligatorio , - P proc~ando identificar los actos obligatofios . qtie resultàn de la
.~dopc1ón de ciertas prescripciones. = · · · · •

Estas proposicione..reflejan algo·que·efectivaniente ocurre en ciertos h::, Cas<? 2.. E e~ coherente, pero fif' .no lo es porque ~ª1 ·éti" Pi. al~unos
conrextos: que·hay.obligaciones en conflicto. La adopción de C3J-que . echos tncompattbles con.el cumplinuento de las pract1ctoneS de Ei. En
justifica e!. principio O,P":J-0,- P- significa excluir a priori la e! enfoque de Castaiieda no hay, en este caso, proposiciones deónticas
existencia de obligaciones en conflicto en un mismo·contexto. Nàtural~ Verdaderas p_orque no .se ha constituído un contexto adecuado (por falia
mente, .la .verdad de (i) y (ii) es un sintoma de que algo anda mal en e! de C3). La·dificu[tad de esta situación por cierto muy frecuenre ha sido
contexto: bay excesivas exigencias. Podría decirse que la regulación es claramente eJemp · !ilitcada por Francisco' Miró Quesada -<<Considera.ciones
'
irracional por cuanto no se puede cumplir con todas las prescripciones. .. sobre "Pensar y Hacer"<>, Crítica, vol. Xl/N: 32/México, 1979-

118
:i.
CARLOS F.. /\LOIQl'RRO='<

observando que en Perú existe una prescripci~n. leg~l. que exige que
todos los peruanos deveintiún aiios hagan el serv1cio m1hta~ (P<~ pero de
hecho algunos peruanos de esa edad no lo hacen ('--c{P)). S1 se intentara
colocar pen E1 y ...... c(P) en F., e1 conte,:;to C, no s_ería adecuado Y, ~n
consecuencia, no habría en él proposiciones deónt1cas verdadera~. ~;n
embargo, es claro que en Ja situación per~ª?ª l~s- peruanos de ve1nt1un
aõos tienen Ia obligación de hacer el serv1c10 m1htar. .
El procedimiento de Castaí'ieda para resolver esta d1ficultad
--<(Normas, imperativo y hechos,), Crftica,vol. Xl/N." 32, p. 119-- : . .
consiste en eliminar de .F;Ja proposjción "Algunos peruanos no hacen e!
servicio militar'', construyendo un F,, sín esa proposición, de modo tal 6. LA coNcEPc10N ExPREsrvÂ
que el nuevo. contexto, identificado por F, y l:.~ (donde E;= E,) sea DE LAS NORMAS*
adecuado, y la proposición de obligación sea verdadera. Este recurso es.
por cierto, artificial y ad hoc, ya que el nH{'\"0 contexto no cs un fiel
reflejo de lo que sucede en Perú. En reali~ad no_es el cor.itexto peruano Carlos E. Alchourrón y Eugenio lfolygin
sino otro; en el contexto peruano sigue s1endo c1erto 1 con las
condiciones deI autor, que no hay obligación alguna.
Para saber qué hechos pueden incluirse en la situación fáctic~ ~e un
l. DOS ÇONCEPCJONES DE NOlfMAS -
contexto Castafieda necesita saber previamente qué propos1c1ones
deóntica; son verdaderas. De este modo cl rectirso usado pri1ta à .~la
caracterización semántica de su función específica: sumínistrar el
.Los problemas referen!es a1 stat_us ~ntoiógico'._. . y-:.';~~--;~ró"~~e~:âdês
criterío para identificar cuándo una proposición deóntica es verdad:ra. Iógzcas de Ias .no;1:1as han s1do muy discutidos en afiós recientes no ·sólo
El origen de esta dificultad es más profundo que en eI caso antenor, por fil~sofos JUndtcos y mo rales, sino también por un número crecient"'
y no se resuelve·fáciJmente. En la interpretació~ descriptiva de los de lógicos llamado,s ."deónticos". A pesar de ello, toda una série d;
enunciados deónticos es razonable esperar que ctertos actos resulten d.1ficultades. muy bas1cas no han podido aparentemellte sér resueltaS y
s1guen en pie. .. : __ . .
obligatorios como consecuencia de la aceptación de determinadas
practiciones, pero lo que no es adrnisiblc es que por e! hech~ de que Uno de tales problemas :s la posibilidad ·mism·a··dê.-"tú:ia' iógica:de
ciertas acciones se hayan realizado ellas sean obligatorias con 1ndepen- normas. Algunos autores p1ens.a:1 que hay_ relaciones·'lógicas entre
dencia de cuales practicíones se hayan aàoptado. La definición de norm~s Y, por lo tanto, prop1c1an la construcción de··una lógica
Castaí'í.eda lleva a·este resultado. Cuando una proposición c(P) figura ~spe~1fica de n?rt;!as (liamada a menudo ºlógica ··deóntícá", aunque
entre los hechos del contexto -c(PJ pertenece a F,-- poresa sola razón ~og.1c~ normativa s:rfa tal vez un nombre más apropiado- para ·esa
la acci6n correspondiente es obligatoria {"O, P" es verdadera). Este es el d1sc1pllna) '. Otros n~egan la posibilidad de una ·J6gica tal,. porque
motivo de fondo que explica la artificialidad dei recurso con que se. cons1d~ran q1;e ~o ex1sten relaciones lógicas entre normas. Según el1os
resuelve la dificultad planteada por M iró Quesada. Obsérvese que si no la lóg1~~ deont1ca sóJo puede asumir Ia forma --de· ·una lógica d~ .
se aâopta la interpretación descriptiva la conclusión es mucho más proposzc1ones normat1vas, esto es, de proposicioües_ (verdadei"as · 0
falsas) acerca de (la existencia de) Ias normas".
sorprendente.
Encontrar dificultades en una teoría es una empresa muchó más .~ -* Título origina!: {(The Expressíve Concep1ion ofNorms:»;_pub;\~~~ ~~ R--~'f ·-·- ·
sencilla que elaborar una teoria adecuada. En la obra de Castaãe,;;Ia hay {ed.) . .New Essqys in De-ontic Logic. Reide!, Dordrccht-l3osion~Lor:idon !98i
Version castel!ana <le Eugenio Bulvein. · '
~f r1~n
1


íntuiciones fundamentales que tienen que ser e! soporte para resolver los
comp1ejos problemas que hemos visto. Se trata de verdaderos enigmas . ~ Quísiéram_os expresar nues1~; gratitud a Da>id MakiíiSOii Por s:u~ "Gbsér'!.acion~s· ·
cn~icas, como ~1~i:1pre acertad_as, _Y !as correccione:s tanto de! estilo como dei conte'nido.
para los q~e todavia no se.ha encontrado e! tratamiento adecuado. Cfr. el ana!tsis de estos termmo5 en Ka!ínow:>ki 1978.
~ Cfr. F0!lesdal~Hilpinen !971.

121
120
CAiU..0.~ E. ALCHOURRON Y fUGENIO BIJLYOIN . LA CON;CEPCJON EXPRêSJVA Ot:: LAS NORMAS

Otro problema fundamental, o quízás otro _aspecto del mismo '.\.:.aunque. ~ólo ~ueden :Ser expresadas por medio del. 1e~gµaje 5t Su
problema, sobre e! cual no hay consenso entre lógicos Y filósofos es la <existen9i:i, no depende de·expresión lingüística alguna. Hay normas que
relación entre normas y verdad: mientras algunos autores atribuyen ·::::no han sido formuladas (aún) en ningún lenguaje y que tal vez no serán
alegremente valores de verdad a las normas 3, otros niegan enfáti~ament': .-:· formuladas nunca. Una norma es,· en esta concepción, -una entidad
que las normas .puedan ser verdaderas o falsas. Esta cuesuón esta k:abstracta, puramente conceptual."·
relacionada con ·1a primera, aunque de una manera no muy clara. .: · Pero Ias normas no son indep'eildientes de las _proposiciones
Aquellos que creen que las nor~as ti7nen valores de verdad seguramente .~_:: .descriptivas: son el resultado de una operáción sobre tales prop.osicione.s.
aceptarán la posibilidad de una lógica de n".nnas, pero la conversa no /:.: Así en. una norma,. por ·ejemplo uop" encontramos dos componentes:
vale: la creencia en la existencia de Ias relaciones lógicas entre normas i~:.u11a proposición.descriptivap y un oi,erador normativo O, pertenecíentes
no compromete a la aceptación de que las normas sean verdaderas o (;_los dos al contenido :conceptual de la norIQa. En este seittido los
falsas\ · } ~peradores normativos son similares a los operadores aléticos rµ.odales
Un tercer problema, aparentementê no relacionado con los otros
0
}'..Y·.una norma es una proposición en el mismo sentido en que de una
dos, es el de Ias normas permisivas. Gran número d~ filó~ofos ;_'proposición modal como Np se dice que es una proposición.
(especialmente de los filósofos dei derecho) re_chazan la existencia de . ·· Las normas han de ser distinguidas de Ias proposiciones normativas,
normas permisivas, ya que admiten un solo tlpo de normas: normas .·:.és. decir, · de .las proposiciones descriptivas que afirman. que p es
imperativas u órdenes. Los lógicos y los juristas -.aum1ue probabl;mente :_obligatorio (prohibido o-permitido) conforme a -una cierta norma ó un
· por raz.ones diferentes- se -·.sienten· menos . 1nchnados hac1a una :_ç,onjunto no:especLficad_o...de normas.·... Las proposiciones normativas
concepción monista de este tipo y º? ven motivo~ para no hab~ar de ,:-~e pueden ser consideradas como proposiciones acerca de conjuntos ·
normas permisivas, con·independe~c1a de la C?~ón ~e saber.s1.~~es :j>:: ststemas de normas -también ·contie'n.en términos normativos como
normas son definibles .o no en términos de obhgac1ón. ·. -:'((Obligatorio», «prohibido», .etc., pero esos términos tienen. un sentido.
Tales. discrepancias.. se deben en gran medida·:al hecho ~e que ~os ·. uramente descriptivo 6;· En.lo que sigue los símbolos "OA" y "P,.," serán.,
autores parten. . a .. menudo, ..de: dos concepciones muy diferent~ e os para.referirse a esos operadores deónticos descriptivos. .
incompatíbles repecto de la naturaleza de Ias normas, que rara vez se . ara la concepción expresiva, en ·cambio, las normas son el resultado:
hacen explícitas. Puede resultar interesante caracterizar brevemente . d~l.uso.~rescn'ptivo del lenguaje. Una oración que expresa una misma:
estas dos eoncepciones de normas para descu.brir las ~~ones por. las .P:"~pos1món puede ser. usada en diferentes ocasiones para hacer cosas .1
cuales diferentes autores mantienen puntos de vista conflict1vos Y a veces dtStintas: para aseverar{afirmar), interrogar, ordenar, conjeturar, etc. El ::
díametralrrienté opuestos respecto de algunos rasgos ~uy fundament~les resultad? de esas acciones será una asercíón, una pregilrita, una .orden o .
de las normas. Estas dos concepciones serán denominadas concepc16n u?a collJetura. Sólo en el nível praginático dei uso de! Jenguaje surge la :
hilética y concepción expresiva de las 'normas. . . · d~erçnçia entre aserciones, ·preguntas, órdenes, etc. No hay tal
Para Ia concepción hilética las normas-son ent1dades parecidas a las d1ferencia.en el nivet·semántico. Por ejemplo, la proposición expresada
proposicioti~s) esto es, significados de ci:rtas e.x:presio?es, .nama~as por la oración .<(Pedro pone eI libro sobre la mesa>> puede ser usada para :·
oraciones normativas. Una oración normativa es la expres1ón hngilísuca hacer una -aserción (Pedro pone e! libro sobre la mesa), una_ pregunta _
de-una norma y la norma es·el significado de una oración normati~a etJ, (i,Pedro pone el libro sobre la mesa?) o una orden (Pedro, ;pon e! Jibro
e1 mismo sentido en qUe la proposición es considerada como el sobre la mesa!) ..
significado (sentido) de una oraci6~ descriptiv;>- .Pero fas oracio~es ·.. . ~os. signos «}:-," y "!" serán usados para indicar el tipo de acto .
normativas a diferencia de las orac1ones descr1ptivas, ttenen sentido
prescriptiv~: ellas no indicàn que algo eS de una cierta manera, sino que
debe o no debe o puede ser (hecho). _ _ ·· .
\lingu(st1co (asercion. u orden) llevado a cabo por un_ hablante no __
-- especificado. Estos signos son meros indicadores de lo que e! hàblante _
~ac~ cuando ,emite- ciertas· palabras, pero ellos no contribuyén al
1l
En esta concepci6n ·Ias normas son i~dependientes del k;nguaJe; Significado (esto es, al contenido conceptual) de las palabras usadas.

,..• j El término «.!enguaje»- ha de entenderse en un sentido más amplio: un gesto, una


1 Entre otros Kalinowski y Rõdig. · tntrada, un semáforo son expresiones lingüísticas en este sentido. :
6
4 Cfr. von Wright 1963 y Weinberger 1977. Cfr. Alchourrón-Bulygin {1989).

122
CARLOS E. ALCHOURRO:- Y E\iGENlO StJLYGIN

Ellos muestran qué es lo que está haciendo el ha?Ia~te, pero al hacerlo para Ia muy intrincada naturaleza de! problema el ·que entre los oue
él no dice qué está haciendo; de esta manera esos 1nd1cador_es i_io forman parecen oscilar entre las dos concepciones se encuentren aqueiios
parte de lo tjtie el hablante dice o lo que sus palabras s~gn1fican, del fi1ósoros que han penetr~do más profundamente en eSos problemas. Así,
mismo modo como en el Ienguaje ordinario (escrito) el punto o los P?r e;emplo, C. I. Lewis aparece como un claro ex.presivista· Cuando
signos de interrogación o de exciamación no fo~an parte del d1ce: {<: ..Jl elemento de aserción en un enunciado es·· extrafío a. la
significado de la oracíón, sino que índican qué se está hac1endo con ella. propos1c1ón ~everada. L! proposición es algo asevéràble; el contehido
Laexpresión "f-p"indica quepes aseverado y "!p", quepes ordenado~ de una aserc1ón; y este mismo contenido que significa el misitió'-estado
mientras que "Op"expresala proposición de que p_debe.ser:(hech~). As1 de cosas puede .también ser interrogado, neg'ado o meramente snpüêstO
i "Opn es el símbol<J: par3:_una norma en la co~~epc16n h1_Iét1ca, m1entras Y pue_de ser obJeto de otros modos también>;, Entre· esos modos Lewi;
que "!p'' simbulíza una_ norma en la concepc1on expr~s1va... ,, " " menciona 7xpresamente el "modo imperativo o exhortativo" e incluye
Es iniJ)ortante enfat12ar el hecho de que !as expres1ones !p y 't-P los "enunc1~dos modales de ~osibilid,~d y neéesidadns. Pero.en su lógica
no describen el hecho de que p haya sido ordenado o aseverado. Las modal Lewis trata la expi:-~1?n 1~op... como una proposición, -d'onde el
oraciones "A asevera que p"' y "A ordena que p" ciertamente expresan operad?~, modal de pos1btl!dad forn1a parte de1 contenido. de !a
proposiciones que ~éscriben cienn-.; :!;::t1'.,;. lin~üi:-tk·os. per() e!f;t, no propos1c1on. . -· . ·
dicen qué se estáhacrendo con esas propos1c1ones: ellas, a su vez, pueden !ambién en von Wright se encuentran argumentos··4ue Jiérrriit{~fail
ser aseveradas, ordenadas, etc. Pero "lp" y «r-p" no ex.presa? clas1fi~rlo en cual9uiera de las dos concepciones. Por un lado habla cte
proposición aiguna, aunque esas expresiones están construidas a partir «expres1o~es deónuc~ prescript}vamente interpretadas>>, entre las cuales
de la proposición p; por eso, eilas carecen de valores de verdad ~· ?º se ~an . c1ertas relaciones lógicas 9; esto parece ubicarlo entre los
puede ser negadas ni combinadas por medio de operadores propos1c10- par;t1danos de Ia con_cepción h.~ética ..Pero por el otro lado, afirma que
nales7. Lo que un hablante hace en una ocasión determinada no puede sena erró:1eo conceb1r la relac1on entre las normas y sus expresiones e.ú
ser dicho por él (en esa misma ocasión); sólo puede ser mostrado por
medio de un gesto, una cierta inflexión de la voz o aJgún signo es~~cial,
el le~guBJe sobre !ª
base de aqueHas dos "dimensiones semánticas 1·•
[sentido Y referenc!a]. Por lo.menos las normas que son prescripciones
pero estos recursos se Iímitan a mostrar e! modo en que la oracton es n~ d~ben ser consideradas como referencia ni tampoco como sentido
usada, pero no forman parte de lo que la oración dice (es decir, de su (s1gn1ficad?) de Ias correspondientes formulaciones normativas... el uso
contenido conceptual). deI 1engua1e para dar prescripc,i_unes ~ semejante al uso del lenguaje
)• Para la condepción expresíva las normas son esencialmente ó~d_enes, para hacer prqmesas. Ambos pueden ser denominados·usos realizativos
·pero ellas deben ser cuidadosamente distinguidas de las pro~os1c1ones deI ·Jenguaje "-
que afirman la existencia de una norma de un cierto conten1do. ~ que Esto parece inclinarse más en Ia dirección de1 ex_pr~sivismo.
aseveran quepes obligatorio o está prohibido, que so~ propos1c1ones Lo q~e muestran estas citas tomadas de las obras de los fundàtfor~s··
normativas. Las proposíciones norn1ativas cstán rclac1onadas con las de la ~ógica n;odal y de la lógica deóntica es que ambas c·oncepciones son
normas del siguiente modo: si p ha sido ordenado, entonces la plaus1bles, s1?ndo quizás una más piausíbie que·· ta·, otra en algún
proposición de quepes oblígatorio cs verdadera. Si - p (la omisión de contexto y v1ceversa, de modo que no sea fácil totna:r ·una· decisi6n
p) ha sido ordenado, entonces es verdad que p está prohibido o, lo que respect~ a l~s d?s concepciones ante.s·de.haber explorado'todo eI áníbito
es lo mismo, que- p es obligatorio. de sus 1mphcac1ones. . ·: · · .- . · ·· ·
Las dos concepciones de normas son radicalmente diferentes e Pero taI como están las cosas la mayoria de IÔiffiI?~ôfOsju:rídftôS:·y ·
incompatibles: no hay espacio aquí para nlngún tipo de electicismo. Si
las normas son expresiones en un cíerto modo pragmático, entonces no
pueden ser parte 4el significado; si son sentidos (proposiciones) entonces ~ .•J.!.ewis !946, p. 49. ,. .. _ . -,. .· ._, _.. ·. ·. -.-.. .. · · .··.
~ «_Cn sistem3: ·:totalmente· desarrollado" de Lógicá ·o~·ónÚéfl. ~s: ..~~a· __-t·e~ria: ·ae·:
son independientes de cualquier uso lingüístico o modo pragmático. Y expre.s;ones descnp:1vamente interpretadas. Pero !as leyes {principies; regias) que son
sín embargo muchos autores no adhieren claramente a ninguna de Ias pccuhare.s a esta lógica ara.íien a las. p;opicdades lógicas.de las nor,rias piism«s, que luego
dos concepciones~ o más bien, pareccn adhcrir a an1bas. Es sintomático S?n reíle3a~as en ~as pr~p1edades_l~g1cas de!~ propos1cíones nom\àtiVas. Así, pues, en
cierto sentido, r.a _base de !a Logica Deõnuca es una teorfa lógica de las expresiones
(O} Y (PJ pres.crtptivamente interpretadasJ1. (von Wright I963, p.-·134) ..
7
Cfr. Reichenbach !947, pp. 337 ss. li) YOO Wnght !963, p. 94.

124
125
CARLOS E. AL<:ffOURRON Y EUG;ENlO BUJ.YGIN· LA ÇONCEPCIÓN fXP.RES~A ~!::'.LAS.NORMAS :

mor~les, .asi coriio de .los .lógicos deóriticos· com_parten Ia concepción ,.; ' Núestro pr~p6sito en este trabajO ·. . • . . ·
. éoncepción. expresiva de las no ~ exammar en algún detalle la
expresiva de las normas; siendo los casos más claros y destacádos los de ,: resultá 1:1ucho más poderosa deli;:"'::~ VJSta de cerca, esta con"!'pció~
Bentham, Austin, .Kel.se~, Alf Ross, Hare~ Jõgensen; ..Moritz.; Hanssont
__;:.·sela ennquececon algunos cOnce t q puede parecerª- pnm.era vista. S1_
Âqvist, Raz y voll Kutschera 11 • ·Entre los rnucbo menos numerosos
repieSentáhtés. de Ia concepción .hilética cabe.mencionar a Kalinowski v
<con su espíritu, aunque frecuente::. os t'="vos (perfectamente compatibles
~
i capazae ·dar cuentà de. la ma , ·~ e ignorados por sus P";'1idarios) es
a ·Weinberger 1z, : ,.: · . .. ·..
No cabe sorprenderse de que pÍ.lntos de vista tan antagónicos
: dei fo~ómeno nonnatil'o. /e~:':;," no de todos l?s rasgos importantes
~ ;I-Iorac1Q en Hamlet, reConocer u uchos. expresiv1st~ deberían,_ como
respecto la naturaleza de las normas hayan conducido a respuestas · que sueílasufilosofía.:. . q ehaymáscosasenc1eloytíerradelas
totalmente diferentes a lastres preguntas planteadas a! comienzo de este
artículo. Par~ la concepci6n.expresiva no puede haber una lógi~a de t.::··:\hab1amos
:.~n publicaciones a.titeri,ores, especial .
aceptado la concepción hilé 1. meLasnte en Normatrve Systerns
nor_mas, porque no _hay relaciones lógicas entre estas últimas. La lógica
de6ntica sólo puede asumir la forma de una lógica de proposiciones \,fO~o entidades abstractas co ! ca. nor11;~ fueron tratadas
:.·ptescriptivo, portadoras de rnf 1:n llpo de.propos1c1ones consentido
normativasu. Para la concepción hilética, en cambio. hay doS lógicas:
":coenta_ que. la mayoría de 7o:"'ones lógicas. Después nos di".'os
una lógica de normas y una lógica de' proposiciones nórmativàs H. . :·. expres1va; as1 nos pareció m· te autores comparten la concepc16n
En lo referente.al segundo problema ia situación es menos clara. LoS . .. . resante explorar sus po "b"lidad
partidarios de la concepción expresiva están comprometidÓs a sostener ,·.;,P.oner de manüiesto sus lim'ta · s1 1 es para
~'t~Jt:ei:enciàs entre 135 dos con'ceci<?nes YTpalara mostr~ de esta manera Ias
que Ias normas carecen de valores de verdad, pero entre los representantes ···.-.,·_":::/
· · .,. · pc,ones fue el or1= d · t b ·
de la eoncepción hilética se observan dos tend~nçias. Algunos de ellos" . .1.enemos. . - .ahora 'la impres,ón
· · • que l'as mib"n e. ~.S'
de d" e .tra. aJo.
creen que las normas son verdaderas o falsas; otros sostiehen qüe·ll.o lo
i:!.?'n~ptuales ap~eceÍl ell ambas co ,· . . smas 1st1nc1ones
:expresadas en leriguajes diferentes ~e~cio~Jª• aunque ~por supuesto-
son "· Este problema no será analizado aquL ·
La mayoría de los expresivistas·rechazan la posibilidad de normas
permisivas (lo que no.implica·negar la>exisfoncia de estados de'cosas.
j,..;99f~-Y~da P":).r Çonsideracion~s o:t~~~n!re las
~~~~P:J~, pero no parece haber un.
t c~~cepciones
. . • ~~ª--.. -..:~1~t~ale~. de
·, .. a,dec1S1,~n en favor de una de elias test. cruc,al que pernnt'.' Justificar
permitidos). porque aceptan._un solo ··tipo de acción nomiativa o
,.,.una cuestlon de estilo fiiosófico y d De ':,ta
prêscriptiva, a saber,:·erordenar. Esta verSión de la concepción expresiva
es la conocida teoria imperativisla de las normas. Pero hay excepciones
-'. p~o'ç.Iema de verdad. COmo dic
.aseiclones ·y críticos a1 e .e
car: m~era, la opc1ón es más
pre erenc1as personalest que uri
ap: «Seamos cautelosos en hacer
aún :':tre expresivistas clar~s: al!!U':os aceptan la posibilidad de que lingüisti.cas». . xam1narIas. pero tolerantes ·con las formas·
perm1t1r sea un acto normativo peculiar 17. Veremos más adelante si hay
razones para la concepci6n.expresiva. para aceptar otros tipos de actos
normati"Vos además de las ór-denes y la existencia de normas permiSivas:
Estes problemas no surgen para la cqncepción hilética; de ahi que 2. NORMAS y Sl8TÊ111AS NORMATIVOS
autores que comparten esta concepción aceptan por lo menos dos tipOs
de normas: normas imperativas o normas de carácter O y normas . La concepción expresiva se .ocu a bás. -. ··- ,. : ?
,. poi: a_lgún ·agente_· (auto!idad horJativa icam~r_it~ de normas dictadas;
permisivas de carácter P. .. · ·
II Cfr. Bibliografia. Une-aso menos claro -por lo menos a pdmera vista- es el de
·. (~UJetos normativoS), .es. Qecir norm !
) -drr1gi~as a otros agentes:
Castalleda. pero debe tenerse presente la diferente terminologia usada por este autor. Lo
Nosotros tomatenios'en.cue~s-q~- von ~r1ght Ilama-prescrip ....
c1_ones1s.
que Castaiieda llama «normas» son proposiciones noi;mati.vas (en nues:tro sentido); de tal que muchas normas jurídicas su. . . ;" s lo este tlp': de nonnas, de las ,
manera. resulta que su teorf~ es una tcorfa llluy int~ante de las- proposiciones
nor~ativas:, pero él. no-·analiza normas, a -tas que sé refi~ como aregulations11,
«ordmances» o «rut_eS)~. Cfr. Castafieda 1978. · ·
que admite uri sólo tipo
lo. tanto. un sólo; ti o d
:!
Comenzaremos]?or éxamin· _trun1~ ran :1n buen:eiempio '9.

nor~ativo; el ª?f-º de ordenar y,


.
~~t~oria im~erativista de Ias normas, ..
12 Cfr. Kalin!)WSki 1.967 y 1978 y Weinberger·t978. · · p e normas. normas imperativas. (Es
1' F0l1esdal y Hilpinen 1971, p. 1 ss.
1• Cfr. Alehourrón 1969 y 1972. · - . ;on Wrigbt. 1963, pp. 7 ss.
is Kalinowski 1967 y 1978. 19
1~ Cfr. Wcínberger 1978, von Wright 1963,. 1968, y A1cbourr6n~Bu1ygin 1971.
ero Ia. teoria es fãcilmente adaptable a las n , .
. . de de ciertas disposiciones que se reveI ormas ~onsuetud1nanas. Su existencia .
17 Cfr. Moritz. 1963. ·: · an en detemunadas acciones.

126
CARLOS E. ALCHº
t;RRO-:.: y Et:UE:-;JO BL'LYGIK
LA CONCEPC!ON EXPRESlYA DE LAS NORMAS
--------- í
·,-.i
ensadas como obligaciones o prohibicio- momento t 1 pertenece a todos los conjuntos siguientes al conjunto
indiferente si esas normas son p . correspondiente a ti.
nes). . , denes) es una actividad esenc1almente De esta manera la existencia de una -norma'(= pertenencia del
Ordenar (en el sen_t1d?.,d~ d:r ;:1 acto consiste en la -rormulaci~n de contenido normativo ai conjunto ordenado) .depende de ciertoi hechos
lingüística> un acto hngu1;t1~oios) que tienen un determinado sentido o empíricos (actoS de promulgación .en el Caso·, de IaS preséiipcioneS;
ciertas palabras (u otros sim na oración significativa en su uso ciertas acciones reveladoras de disposiciones en er caso de làs normas
significado. Una . norma es u "! p" El contenido de la norma es ia consuetudinarias). Por lo tanto, como no hay relaciones lógicas entre
imperativo; la simbolizare~~~.c~e ~ste. modo el acto de ordenar puede hechos, no hay cabida para una lógica de·.normas.
proposición expresada por p
_ser descripto como el a~to .e
promulgar tiene. una ex1stenc1a e.
d
~r:fe
mulgar una norma. El acto ~e
oral aunque instantánea. Sin
e~ forma continua durante un
Pero es.to no precluye la posibilidád de una lógica· dé-:pidjjOSiciones
no:tm~tivas. En efecto, tal como ya lo hemos sefía_lado, la proposición de
quepes óbligatorio en A es verdadera si p ha sido ordenado pór Rex v
embargo, decimos :1ue las norma~
cierto período de t1empo (esto sde
jurídicas)..lDe qué mane~a pue e cl co
teex1f
ar:m~nte en el caso de las normas
nccpción expresíva dar cuenta de
..
pertenece~ por lo tanto, aI conjunto ordenado A. Pero esto es un;
condición suficiente, pero no necesaria para la verdad de Ia proposición
"p cs oblígatorio en A". Puede ocurrir que p no haya ·sido nunca
este rasgo de las normas. si uiendo a Hart- una situac1ot1 ordenado por Rex y, sin embargo, p sea obligatorio en A. Sll.pongamos,
Para ilustrado, supondremos g . , n vive en un país gobernado por ejemplo, que Rex no haya ordenado p, pero sí ha ordenado p&q.
simplificada en la que una cierr pob:~l~a a su pueblo dando órdenes Esta es una proposición diferente de p y, conforme a nuestro criterio, o
or un monarca llamado Rex: ex go i y abstenerse de hacer otras. no pertenecería a A. Pero como p es una consecuencia·lógica de p&q
P · hacer diversas cosas , (pues p&q implica lógicamente a p), también es ·Yerdad que p es
generales que ex1gen 1 única autoridad legislativa dei pais. ,
Supongamos que R:ex sea a r . la acción de ordenar una c1erta .. &bligatorio en. A. La obiigatoriedad .de-p es .una consecuencia de la
En ciertas ocas1ones Rex rea iz.a. Las pro posiciones ordenadas obligatoriedad de p&q, porque p es una consecuencia _lógica de p&q.
. .. niunto de propos1c1ones. d A Podemos definir ahora el concepto de sistema norniativo··como e1
propos1e1on o un co '-' . uc llamaremos conjunto ordena o .
por Rex. forman un .con3unto q va orden este conjunto se increm~nta conjunto de todas Ias proposiciones que son consecuencias ·de Jas
Cada vez que Rex dieta una nue R de modo que se conv1erte proposiciones ordenadas expresamenteXI .. (Aunque esternos .usindo Ja
· · ó ordenada por ex, · expresión tradicional "sistema normativo", hay que tener presente que
con la nueva pro1:os1c1 n. A Así con e! transcurso dei tlempo
en un nuevo con3unto, .digamo~ !· a secuenci-a de conjuntos (A" ç_o Ia conç~pción expresiva un sistema n9rmativo no es un corijunto de
obtenemos no un conJuntoÍ sin<: ~~d i~perativista del expresivismo normas, sino un conjunto de contenidos normativos, este· es, de
A,.•. An), Pero tratándos~ de a varie entados con nuevas proposiciones, proposiciones). Es.to hace posible distinguir .entre el conjunto A
esos conjuntos sólo pud~ e~ se:d~~:11sólo hay adición (suma} pero no (formado por todas las proposiciones expresamente ordenadas) como la
pero no pueden ser 1Sm1ni._u. · · · base axiomática del sistema y eI sistema normativo Cn(A), que es el
sustraccíón (resta) de propos~c1ones. - mbro de algún conjunto de la conjunto de las consecuencias de A.
Una proposición se conv1erte en d:1~rdenar llevado a cabo por Rex. Estamos en condiciones de poder corregir·nuestro Criterié/de véfdad
secuencia como resultad~ de un ~cto a I existe a partir del momento p@.ra las proposiciones normativas: '"p es obligatorio en ·A". es verd'ádera
De ahi que se pueda dec1r que la nor~ .p ·ri·ó en miembro ·ctel si y sólo si, p pertenece al sistema Cn(A), es decir, si, y sólo sfpperteriece
•ct denado v as1 se conv1 I •. -
en que p . ha s1 o · orto Esto ~por clerto, . ·
no
es más que un modo de a Ias consecuencias de A. Esto significa que .p es·obiig~torio en· A· si, y
correspond1ente conJun . na existencia instantânea, de la sólo si, p ha sido ordenado o es consecuencia ·de làS·'Proposiciónes
hablar. En realidad, la norma
misma manera como el acto e ?~ en,
J
!' .
t1c~e uar p El punto interesante, sin
. ertenecen aI conjunto /\
ordenadas. En este último caso decimos que OA(p) y que p es··ona
obligación deriva_da. . .; ·:·· ..... ·: ·: . :·· ··
embargo) es que todas Ias propo~tcioneAs qyu~!mo la misma proposición La noción· de obliiación derivada está ·relàCiohâda i:;di): iâ\io.~ióh· de
son cons1·dera_das corno obhgatonas
. enlos ·conjuntos suces1vos
d"' . A1, A., ....AB
orden implícita. Este último concepto, a su vez> está en-estrecha:·reiáción
p puede ser_m1embro, por eJemp1o, " bli atorio en A· pero sí lo
sin ser mleµ1bro de Ai, resulta que p ~o es o cges·1vos sólo ,p, ueden ser
. t as que los conJuntos su [
20 Sobre la noción de consecuencia ver Tarski 1956, j~pJ~;. 11·H·i h~·~· i 1~ ia~ji~i~;.Ú;i, V,
es en A 21 etc. M 1en r . · . , d es p ordenado en e Xtl y XVI.
incrementados por med10 de nuevas or en , ,

i29
CARLOS E. ALCHOURRON.Y l:.UGENIO Bt."L YOIX
LA CONCEPCION l:XPRESíVA O"E LA$ .NORMAS
. fi hay por lo menos dÓs sentidos
con el de aserción.implíc1ta. En ~ e~~~, ue una persona· ha· hetho una
diferentes. en los. q~e se ~u~e ·c~~á:.~aserci6n"lo que st·àfi!íµ:a en un
> &tas corisideracfones muestran que existen n,laciones Iógicàs entre
: propósiciónes riotmáiivas. Adernas de la noéión de obligación podemos
aserción. En u!1 ·sent1do ps1co ·f :~itiôa . ni siquiera la pr~p_gsici.ón ::··defininambién los conceptos ile prohi!Jición y permisión para Ias
"acto· de aserctón .es .]a oraci n e t!do de ,~aserción" s1 algu1en · j>ropOsicione.s'nO~tíi~tivas: · _ · _ . _ .: . . . _
d a oración En este·! sen i ' J
expresa a por. es. ,. ifir'mó <<Mariâ fue-besa:da por uan~>, . . . ·p está ptohibido en A[O,(--:p)]= df. la negación de p (c-p) pertenece
afirmó «Juan beso a Mar1~», .. no ~ . aun- cuando'ambas tengan el /:ai sistema Cn(A). · . ·
porque se-t~ata de dos ora.c1ones !~!)!t:Ísma·prbposié:-ión. Per? .en un ;. · p está permitiâ~ en A[P,:(p)J .df. la negación <Ie p {,:-p) no
mismo significado, es dec1r, expr_ .. l ien·hizo la áserción :<<Juan {:>pertenece à! sisiema' Cn(A); · · . .. .• . . ...
sentido n.o psicológico del .té~fno, .s~::n de que· Juari besó a María ··.'·:.:. ·Aull cuando·:parri:la' téOr.ía imperativista.de.las normas.. no :existen
besó a Maria», entonces afirmb/pr~~ ~aría fue besada por Juan Y, ;·normas·permiSivil$, h-ay p:ropoSíciones· o estados de cosas permitidos. De ~.,. -
y, por lo tanto, afir1n;6 ta~ i n !e todas las propOsiciones q~e son acuerdo a la definición, p-es~permitido si, y sól~ si, p no está.pr.ohíbido
además, ha afirmado implic!t~e. firmada· expiesimente, cotno por ~en A,··Esto muestrá '<1.Ue 188.permisiones .tienen.un status .normativo
. consecuencias de la_ prop~tcl~ ·~a Este· eS un sentido· no psié~lógico ··distinto'delde las obligacfones y prohibiciónes: La permisióri de p está
ejemplo, ?e iue algu1enlbes a 1!~eÍ'soiia en cuestión se~.ramente no '.dada·por Ia ausénciade un cierto acto (ausencia dei. acto de prohibir p
de "aserc1ón ' pues es e aro que . . . s ot lo tanto no tuvo la menor ··a·~ lo que es io'mismo, de-·or~enar.~ p), mientras que la.prohibición {u
ha pensado.en todas esas prop?~1~10n~ Y.~ que q se~nnaéons~cuencia bligacíón) requíere lifexis~nciá deciertos actos.normativos.
íntención de afrrmarlas. Pu: inc ;s~~lo ignore este hechà)··sino que V,LoS'·análisis de esta seccióri ÍllUeStran l'l,,.necesidad.de,una clara
de p y que .la person~ que ":: uesta a afiPÍÍtar q (e,g; porque Ia crea .distinció.n.entre: a) elactl>dé')>romulgación de una norma (el ordenar),
crea·..que ~ es falsa, $1 no está posiC:ión es incoherente, ·prõbando ~ue 'b):la'operàción de silmar nuevos elementos. ai ~ema, como resultado
falsa), podemos mostrar que su.p ododeargumentarmuycomun: ·<1,na1es ·actos, y e) los criterios que gobiernan esa adicíón de nuevos
q es una consecuencia de Pf: Este es ':s~ro oponente mostrando -que las · . lnentos ..·Es importante enfatizar que lo que se suma .ai sistema A
a menudo. tratamos de re utar ~ n r can ai una propósición que él no
1 .:mo:consecuenéia de nn àcio de pr<>mulgar un conjunto de proposiciones
proposiciones afirmadas :ré! ,m~ a guJentaéión está·basado sobre B ·no -es solanrente el c~njunto: B, sin~ también todas.sus cop.secuencias
esté d.ispuesto a.a~pt3:. li1: t1~0 ee·ster sentido uno asevera todas las además, todas aqueJias proposiciones tjue.sin ser consecue;rfclas de B,
1 ·ón de aserci6n 1mp cita. en • . t
a noc1
proposiciones.que . d e las proposiciones
son consecuenc1as , expresamen e tampoco· consecuencias de A, son, sin embargo, consecuencias- .del -
conjunto formado por A y 11: En otras palabras, si a un coajunto A
aseveradas. . · t un caso famoso. Citando Russell
En c_~nex16n con.~to.cabe e;~i:tema de Frege, este hechó produjo
· agrégamos un conjunto B, el sistema resuhanie no será Cn(A) Cn(B), +
·sino Cn(A+B). En la inayorla de los casos .este último conjunto será
descubr16 una contrad1cc16n en. p é? -Frege· ciertamerite ·no afirmó considerablemente más grande que el primero..
un terrible impa~t;> en. ~~e~~- .<i o~ ~~
Jero
-Russell mostró que . una . ..
"llinguna propos1c16n .. co~lràd~ctor1a:, teorema (es decir una conse·
proposición auto--contr;d1cto~a er.~aºafirmó implícitarnen;e, al afirmar 3, RECHAZO
cuencia).~el sisteip.a de rege. rd~gemantener los axiomas y rechazar ese
los axiomas .del -~lSt~m.a Y no. po 1 ª . -·
· Supongamos ahofa queRéx se da cuenta.qile el estado .de. cosas.p,
tet?iema. ·. .6 d h -~erse respecto·de1 actó de ·ordétlar. •.. q~e él prohibió hace,algún tiempo, no deberla estar prohibido,ahora
La misma observact n pue ~ a · sicológiCo de orden íinplícita. é;(sea porque se equivocó ai prohibir p, o porque las .éircunstancias· que
Aqui tal!lbié~ .~enemos. un sent~do dno pt mbiéii"toâas· 1as consecuenCias · hacfan aconsejable la ptóhibición de p han cambiàdo): Por consigµiente,
CuandO.l.lna ~ona ordena algo, -or enar aamente (aun cuando no esté · Rex quiere que p deje de estar prohibido, és decir, qne esté permitido;
de la proposición que ha ?rdenadoie:: ::aestro de.escueta ordena que :· lcómo puede lograrlo? . .· . . ..
consciente~~ ella~.~-1?~ e1:mr!:il~~!r
el.aula, ordena implícitamente que
) debe abandonar el aula. aun cuando
•''"', Es.claroque una vez:nevado a cabo el acto de ordenar-p (es decir,
todos (sus
Juan es urto deelosenaª1·umnos
quealumnos a . de prohíbir p), nadie puede modificar este becbo. Siempre será verdad
no se haya dado cuenta que Juan estaba alll. . '(Ue p está prohibido en A. Si Rex quiere permitir p, debe cambiar e]
• S!Stema
~ transformándolo en otro donde ,,.. p no se dé. Pero
.
este cambio
130
CARLOS E. ALCHOURRO;>. y f.\JGt'.'<lO SULYGIN t.A CONCEPClON EXPR.ES!YA DE lJi.S NORMAS

. - s de ordenar, que son los únicos que la existe. El agnóstico, en cambio, rechaza la pioposiclón de que Dios
es imp?sible s~ ~ólo hay act~ediante una orden un estado .de cosas
teoria 1mperat1v1sta acepta. . . do mas no viceversa. El cambio de una existe, sin afirmar la proposíción de que Dios no existe. Esto muestra de
permitido puede volverse ~r?,h1b1 qu'cere ;na operación de" substracción; paso que la posición de un escêptico no tiene porque ser incOherente. Su
posición sería efectivamente incoherente si el. escéptico afirmara que
proh1 1c1 n p
la adición sola no es su :~~~e.
'b' 'ó or una perm1s1on rc ' -.
fi . te Por lo tanto para pern11t1r p, ex
R debe
o más exa~tamente, debe eliminar :--P
derogar la norma ftºeJ'ebe en p~im~r lugar identificar aquello que.qu1ere
nada puede ser conocido~ pues en tal caso pretende conocer por lo
menos ·una proposición, a saber, de que nada p_uede ser conocído. Pero
del sjsterna. Par~ e ~
si el escéptico se limita a rechazar todas Ias proposiciones,:entonces no
en se undo lugar, realizar la operac1ón. ?e
afirma ninguna proposición y su posición se vuelve- perfectamente·
'ó dec1r,
eliminar (es de-p de Y, manera
p)tal g que co mo resultado de esa. operac1on coherente.
substracc1 ~ .
.
'd 1 . t ma Aqui tambíén debemos dist1ngu1rentre
~p quede el!nunado e s1s e u~ denon1inaremos acto de rechazo, la En forma similar, eI rechazo (presciptivo): de :p · ·no es una
eI acto. reahzad? ,ror .I;-~xdeq ciertas proposiciones del sistema. y los prescripción; en particular, no es una prohibición.de p. EI signo "j1' es un
operac1ón degob1ernan
eh_m1nacio . . . , 11 . Comenzaremos por analizar el mero indicador de un cierto acto lingüístico ..y no forma parte del
criterios que tal e11m1nac1on . contenido conceptual de ese acto. C'ip" aI igual que "!p" no expresa una
proposición, sjno sólo indica qué se hace con Ja proposíción p) 2'.
acto de re:hazo. ede haber {entre otros) dos tipos de
Del roismo modo como pu · · - to de la Cuando los juristas hablan de derogación,.Jo que hay es rechazo de
. osicíonales, descriptiva y prescnpt1va, 'espec un contenido normativo. No hace falta ningún acto de rechazo cuando
act:J.tudes pro~ . . ·r hacer aserciones y dar ordenes, hay
rnisrna propos1c1ón, lo que s1gn1 ica den referirse a Ia misma lo derogado no es un contenido normativo, sino Una mera formulación
de una norma (u_na oración). Cuando el 1egislador se da cuenta que hay
dos tÍJ?º.~ deL~it~!ni~i~:~~:is ~~:a~~edescriptivo y rec~~~o pres- dos o más formulaciones redundante}, esto es, cuando el :mismo
propos1c1 n. . d ti os de actos es una propos1c1on, pero
conteniào .normativo. es formulado varias veces) :·por ejemplo, es
d 1 El conterudo
cdptivo. de los os Pd·1· • te EI primer acto de recbazo
hazan de una manera 1 er,..n · . .. ., expresado por.distintos art.ículos de una ley,.pUede querer derogar las
los os a rlecaserción
seoponea a , el segundo
. a una orden.
h Usaremos los s1gnos -1 formulaciones redundantes, pero sin eliminar el cont_enido normativo.
y ..... para simbolizar los dos ttpos de rec azo. . e negar Lo que quiere hacer el legislador en tal caso es,:-por así decir; "borrar"
. 'Es importante darse cuent~ que rechazar no e~~o ;~s~s~c?:n que e;
1
Cuando. negamos u_na pro~o~ición, rª~ :;:~~~a~t___ P:
la negac16n de la pr1mera. --~hdnega
E:
forma similar,
. ·de ado como ordenar ~p: en
las formuiaciones redundantes, dejando una sola de ellas. No se-requiere
rechazo alguno de contenidos de normas para.·alcanzar ese· objetivo.
Pero Ia eliminación de una formulación de un_a norma :.no · debe
la
negar orden de.tac;; faPi:d:ns~e
c~;:~r ; seria una prohíbición de confundlrse con la eliminación de un contenidQ. normativo; ··En este
último caso lo que la autoridad quiere es eliminar dei sistema un cieno
~~e~:; te"a";t~~tsi Re\ pcrnú~~',;ct~:;~~:~;~J;~~~~~~: ~: ~Í
para
ordenando p, lo un1co que ograna cs r , a Cn(A) y ambas
contenido conceptual (una proposición), y para lograr ese resultado es
necesario llevar a cabo an acto de rechazo.
.stema pues entonces tan o P como - p pertenecenan
Sl t . h.b.d en A" scr'1an Por consiguiente~ el expresivísmo debe aceptar àdein:ás·'de··actos de
' · · A" · "o esta pro 1 t o
proposiciones "p es ~bhgatono.en Y .,··das E~to no es Io que Rex ordenar, otro tipo de actos normativos: los ··de ·rechàzo .. La teoría
verdaderas Y n1 p n1 -p estan~n. perrni I .. " . imperativísta de Ias normas no puede dar cuenta: del -fenóméúo de
quiere hacer cuando desea perm1tJr P: de acto lingüístico: aquel que derogación, pero el expresivísmo no tiene porqué ligar su suerte a· Ia del
Por lo tanto el rechazo es otro upa . .. l . de imperativismo. La aceptación de diversos· tipos de ·actos normativos y,
rechaza una pro'posición no afirma ninglllíla p:or-os1c~r·a~esoe la n~~~~ en particular, de los actos de rechazo, es perfecta:mente compatible con
la concepción expresiva de las normas.
diferencia que se da entre el ateo y e agnos :e~; . s no
existencía de Dios; lo hace afirmando la propos1c1on de que D10 Si como resultado de un rechazo de un contenido normativo, este
último es eliminado dei sistema, Ia norma deja àe existir. Dos
. . es más bicn escasa
2r La literatura sobre el concepto <le <leroga~wn Cf~'distindón
po · La e! excelente
de 12
articulo de Cornides, quien es un verdadero pwner~ l'n est~i~ª:O J; arece reproducir Hare dcscríbc la diferencia entre negación y_rechazo, diciendo que en la negación e!
Weinbergerentre ,iBegrenzungssatz?? <l!ilg~.ngso_Perat:o~ ~Str<.: !97t) : 192. término "no" es parte de! frástico, pero puede aparecer también en el néustico. Esto último
nuestra <listinci6n entre rechaz:o y ehmmac10n. ( fr. \\ein erger ' . parece corresponder a nuestro rechazo. Cfr. Hare 1952, pp. 20~21.

132
133
CARLOS E. ALCHOURRON" Y EUGEN!O BUl.YOfN , L\ CONCEPCION EXpR.ESIVA DE LAS NO~MAS

importantes coll,'lusiones cabe extraer de este hec~o: (!) la~ normas _no CONFLIÇTOS DE PROMULGACION Y. RECHAZO
sólo comienzan- a existir en un morp.ento determinado, sino ta~b1én
pueden dejar de existir en un. momento· dado;. 2) los c~n1untos
·normativos no s61o pueden .ser incrementados med.1ante· la adic16n. de
f::si X .afirma que p y Z afirma que -p, las dos asercionés son
Compatibl~, no en el sentido de que no podrian darse símultáneamente
nuevos elementos, sino .también disminuidos mediante la substr~cc1ón \O .c?existir;. sino en el sentido de que las dos ·proposiciones afirmadas por
de sus elementos. ·. . . . _:-X.,.y:por Z son_contradictorias, es decir, no pueden set verdaderas ni
La conclusión (1) requiere alguna observac1ón ad1c10nal. Como ya falsas la_s do!. El hec~o de que dos personas afrrmen dos proposiciones
hemos visto Ia existencia-temporal de las normas es una mera metáfora. 0 pontr~d1ctorias, es. c1ertament': posible (y además muy frecuente);
Lo que ªsucede realmente es la realización de do~-.tipos de_ actos (or~enar :J~b1é~ es J?OS1ble qu~ una. m1sma persona afirme dos proposiciones
y rechazar): éstos son los únicos hechos e~p1:1c.os ~ele~antes para la :.~ontrad1ctonas.. Pero tale~ aserciones son conflictivas.- Si queremos
existencia de una· norma. No tiene parqué e~1st1r n1ngun otr~ hecho :;_tnteg~arlas- .en un. todo. coherente, tenemos que -resolver priniero el
para que la proposición de que una determinada norma -ex1st7 sea ..conflicto.
verdadera". Por otro lado, la afirmación de que una determinada ,'e,:.: E.n forma análoga, la ord~n de hacer p y la orden de hacer -p son
norma deja de existir en un _clerto momento puede dar lugar a ,conflict1vas, porque los conterudos·normativos p y ...... p_son contradictorios.
confusiones. Todo lo que hay, son una serie de diferentes conjuntos de ;:&f:a-es la noción ºclásicau -de contradicción normativa. Se.trata· de una
proposiciones y una proposición p dada puede pe;tenecer ~ algunos de :::~xtensión del ~oncepto de contradicción entre proposíciones.a. las
tales conjuntos y no a Qtros. Si. p pertenece a un c1erto conjunto, ~unca ~fl_rmas.(en:parttcular, a_las.\lrdenes), pues este conceptô está basado no
deja de pertenecer a é!, pero puede ocurrir que U.f> pertenezca afcoi:iunto }!1·el cnteno d~ verd'."Í (fas ór~enes. carecen de lo!,_valo,es.de verdad).
siguiente. uo g_ue..hacemos es tomar en momentos diferen~es conJuntos .,smo en el de. sat1Sfacc1ón: es lógicamente irnposible satisfacer u obedecer
diferentes como puntos de referencia para nues~as a~erc1ones. d_e que Jas..dos órd~nes !p·y !-p. Sin embàrgo, es perfectamente posible que dos
ciertas proposiciones (o estado~ de.cosas) son ob)tgatorias, prohib1das o -~rsonas d1cten dos ór~enes conflictivas o incompatible~. -Mientras e"sas
permitidas: esto produce la tlus1ón de · cambio temporal. Pero en • ,?..;·~~nes. pertenezcan a dos sistemas-diferentes no surgen problemas;
realidad las proposiciones normativas son.atemporales, .pues.s~ r~eren .. ,eces!dad de resolve: e! conflicto sutge cuando ellas· perteneceri al
siempre a un sistema determinado. Por lo tanto, la proposic16n p es _·.mISm? sistema. Es la. un1dad de! sistema lo que da lugar a·esa necesidad.
obligatorio en A11' es verdadera o f~sa, pero si es v7rdaden:, l? será· /~Yn:.s1stema normativo que contiene ·ias proposiciones p y -p- es
siempre, aun después de la derogac1~n de p. Pues s1 p es. e~m1~ado, .zncoherente y ~to es considerado como ·un serio defecto de un sistema,
estamos en presencia de un nuevo sistema A2. · La propos1c16n p es .pues. e? relac16n ~· él las proposiciones de que p es· ·obligatorio y
obligatorio en A/ es, en nuestra hipóte!í~ f~~~ pero ~e tra~a de u~~
1
proh1b1do son ambas verdaderas.
proposición diferente. La primera propos1c1ón ( p es ob!tgatono e~ A, ) : Consi.deremos ~o;a .el tipo de conflicto -que se da, n<r entre ·un
sigue siendo verdadera, pero·uno proba~lemente ·:1º se·1t1;terese mas P?r , crerente Y un ateo (q.u;enes a:firman dos proposicioiles corttradictorias:
ella. En este sentido los sistemas.normativos son 1nstantaneos (es dec1r, "D1os.exi~te" y "Dio_s_.1:10 e~!ste"), sino entre un creyente y-un agnóstico.
referidoS a un momento temporal dad0) 1'. Cuando los juristas hablan de El ag~óst1co rechaza 1ã~~roposici6n de que. Dios existe, sin afirmar. su
sistemas jurídicos. que persisten a través del tiempo (e.orno. Pº": ejemplo,\ :· nega:1ÓI\. Aquí no.hay ~ncoherencia entre dos proposiciones,-sino un
el 9erecho francés. o. espafi.ol), no se refieren a un sistema, sino a una . conflic:o.. entre d~s actttudes proposicionales referidas ·a Ia misma
secuencia de sistemas. ·. ,:_ propo~1c!ón: ..aser~1ón y rechazo. En cierto sentido, aserción y.rechazo
., . (descnpuvo) son. mcompatibles.
>"; En forma similar, la promulgación de una norma y el rechazo de la
;__ mtsma norma son 1ncomi:atibJes: he aquí un conflicto entre _1a orden y
·· el rechazo de p. Este conflicto es distirttô del que sé da entre la orden de
ll Cfr. ·Alchoutrón~Bulygin 1979; para un punto de vista diferente véase von Wright .:.:;P. Y Ia ordei:i de. ~p. En este_últímo caso estamos-en presencia de un
1963, eapítuto 7. ,,:.acuerd~ en. -act1tudes, pero un desacuerdo en contenido; lo· hemos
<4 Fue Raz. qulen Jiamó nuestra atención sobre este hecho. Cfr. Raz 1970 Y . . Hamado contradicci6n o incoherencia normativa. En el primer caso,
Alchourr6n--Bulygin 1976. . -tenemos un desacuerdo en actitudes y un acuerdo en el contenido; este

134
CARLOS E. ALCUOVRRO'.\ Y fX<ir.~10 BCLYG!:-.
LA CONC'EPCJON E){PRESJVA DE LAS NORMAS

tipo de conflicto será denominado, siguiendo a <=:arnap ambivalencia. 1


~,

La necesidad de resolver el conflícto de a.mbtvalenc1a surge cuando puede provocar confusiones, por lo que conviene formular algunas
aclaraciones.
la misma proposición es (di:ecta o indn:ectamente) or.denada Y
rechazada por la misma autondad o por diferentes autondades dei Si dfstinguimos er:,tre Ia operación de eliminatión __de los,éontenidos
norm.auvos que han sido rechazados y el ácto 'de· rechazq·(que a menudo
mismo sistema. . . .
Para resolver los conflictos de ambivalencia se u~an c1ertos cntenos, tam~1én es IIamado "derogar"), nos daremos .cuenta que tiene perfecto
que llamaremos criterios o regias de preferen~1au. Las regias de sent~do recbazar un contenido normativo p, aun ?Uando p no pertenezca
preferencía están destinadas a resolver !os co~fhctos ;!nl_re actos de al sistema. Aunque tales rechazos no conducen a eHminación de
promulgación y actos de rechazo que se refieren (d:recta o 1n~irectamente) proposi?ión aigun~, pueden producir el importante efectO de prevenir la
al mismo contenído normativo. Estas regias est1pulan que acto ha de ª?reg~c16~ de p, s1 p es promulgado más ·tarde _por una autoridad de
prevalecer sobre el otro. El que el aci:o_de rechazo de p l:'revalece sobre n1ve! _inf~nor. Esto es l? q~e ocurre con los derechos y las garantfas
el acto de ordenar p significa que e! con.1unto que no conttene p ~a de ser constitucionales: Ia constttuc1ón rechaza por anticipado ciertos contenidos
preferido al conjunto que contiene p como punt~ de referencia de los normativo~ (aquellos que afectan los derechos básicos), pre"vinie"ncto·su
juicios norlJlativos de la forma Q ..(p) o P,(p). y v1cevcrsa. promulgac1ón por el poder legislativo,. p~es si un contenido norffiatjv
0
Las reglas de preferencia rara vc1. son formuladas expresamente. tal es prof?ulgado por el parJamento, puede ser declarado inconstitucional
por los tnbunales y no sera agregado al sistema.-
pero de hecho son usadas por los juristas y por todos aque!los que
manejan sistemas normativos. T res reglas son frccue~temente ~sadas en La~ otras_ dos reglas operan en"forma.semejarite. La regla auctorltas
la prácticajurídica; Ias denominar:mos rc~la_au:tontas superior, regla posterior esu~u!a que ?n acto temporalmente posterior prevalece sobre
auctoritas posterior y regla auctoruas spec1ahs .. I:stos nomb'.es_ son una un acto antenor, sea este de promuigación o de rechazo. Obviamente
adaptación deêiertas otras reglas que son semeJa~!es pet~ d1.st1ntas que ~sta re~la sólo se aplica a actos realizados por· ã.utoridades de _igual
los juristas usan en forma ex.presa para r:solvcr contra.d1~ctones ~ntre 3erar9u1a; por lo tanto, esta regla es suplementaria de la prirnera ..
normas: las reglas lex superior, !ex postenor y lex spec1ahs, de las que F1nalm~nte, la regla aucto,ritas specialis estipula que un acto de
vamos a hablar más adelante (sección 6). promulgac1ón o rechazo de .. 11n ·contenido _normativo menos· .general
La rCgla auctoritas superior estipula que el acto. {sea éste. de prevale~e sobre el acto referi~o: ~ un contenido más .general. .. .
promulgación o de rechazo) realizado por :1na autondad de ~1vel E: importante subrayar :que estas regias llo resuelven todos ·los
jerárquico superior prevalece sobre ct acto realizado ~or una au:ondad confl1cJos posib_les entre a~tos de pro.mulgación.-y de recha"io. Pué:de
de nivel_ inferior. Esto significa que cuando una autondad, sup:n?r, por "!11UY b1~n o~Ir 5ue la. m1sma autor1dad o dos autoridades _de igual
ejemplo el poder legislativo, ha·prómu1gado una norma,_esta ultima no Jera~qnra reahcer_r s1multane!"-mente los actos de promulgar y de rechazar
puede s~r derogada por una autoridad _inferior, por e3emplo, por el el nusmo conten1?0 normativo. En tal caso, es claro que ninguna de las
ejecutivo. Aun cuando esa norma sea objeto de un acto ~e rechazo,. e: tres regias es ap.üc3;ble.; ~asos. de esta índole, aunque raros, ocurren a
sistema no cambia. Por el otro lado. cuando una autond_ad supenoi veces e~ la. práct1c~ 3undrca. ~1 t~les conflictos han de ser resueltos, será
rechaza un contenído normativo, este acto lo deroga, es decir, lieva a su nece~ano 1ntroduc1r;otros cntenos de preferencia. Pero sería un errar
elíminación del sistema, si fue promulgado con anterioridad por una c?n.s1derar esas reglas· de preferencia (tradicionales· o no) como reglas
logicas.
autoridad inferior e impide su adición al sistema mediante un acto de
promulgación posterior realizado por una autorídad inferior. Este
último caso es especialmente intcrcsantc, pues muestra que el rec~~zo no
tiene porque ser temporalmente posterior ai acto de promulgac1on. En 5. RECHAZO IMPLIC!TO Y DEROGAC!ON
otras palabras, cabe habiar de ''derogación" anticipada de normas
tódavfa no promulgadas. Pero el uso de ese término en tales contextos Cu~ndo Rex r:chaza un co~teni~º-· normativo .o :un ·conjunto ·-de
c~nt:n1dos nor1:=1at1vos, este a~to identifica aqueHo qUe·él quiere que sea
25
ehm1nado del sistema. El conJunto de las proposiciones expresamente
Carnap l 942, p. 187. . .. rechazadas será denominado derogandurn.
:>6 Aquí el término "regia" no significa no;m;1 (una ordcn o una propos1cwn ordenada),
sino un criterío puramente conceptuaL Sin .embargo, si lo que es eliminado de(_Sistemá es t~n sólo el
derogandum, Rex puede verse defraudado. Supongamos, por ejemplo,

137
.CARLOS E. ALCHOURR.Í)N y EUGENIO tiUtYGi:,. .- LA. CONCEPCJ~N EXPR.ES1VA DE LAS NOR.MAS

e ha sido rechazado.. Poi Rext pero el sistema contie~e no sólo p,


~~o iambíén ·p&q. En tal caso la mera eliminación de_.P sena clar~ente
i>~táincluido en A. Como los miembros de Cn(A) están promulgados,
: . tenemos un conílicto de ambivalencia y hace falta ·alguria regia de
. insuficíeritet .pues, -mientras p&q forro~ _pa_rt~. de{. sistema, tam.1 n p y~.preferencia para resolverlo•. Si el conflicto· se resuelve en favor de la
ertenecerá ai sistema, ya que p· es una consecuenc,a de ~&q.. Lo que el ,;'.. promulgación, el rechazo no ·produce efecto alguno y no lray ninguna
~echazo d,ip lograria en tal c'aso, serfa.a lo sumo el cambio del staius ~e ',·;· P,erogación y el sistema no cambia.-Pero si prevalece-el·rechazo, ciertas
. si había sido Ordenado expres'a"mertte y, por lo tanto, p~rtenec~a a_ a ,C: proposici?nes . deben ser eliminadas del ··sistema· por medio de la
b~se ~el sistema, ahora será una cons~cuencia.de ..Ia: b~~) pero seguirá ;--,· substra_cctón, l,ǵále~ 1son,.esas proposiciones? ;,Qué Criterios de_tetminan
perteneciendo al sistema. Por co.rt_s,igruente, p no ha sido _derogado en '..,:la op~ració~ de substracción?.. - · · · ·

abs:~\rgumentomuestra que la derogacíón de p req~iere no sólrl el { , Es claro. que ninguna ·proposición rechazada :, níngún conjunto
rechazo expreso de. p, sin·o 1:a!Ilbién el rech~o :d.e.. Jodas aque as · · recbazado pueden permanecer en A,,pues en tal caso algunos miembros
ro osiciones ·de las qúe p es una consecuenc1~. Diremos _que esas de! derogandum (esto es; algunas propusíciones expresamente rechazadas)
~ro~osicíones son implícitamente rechazadas por el ª°'.º de rech~zo de .iseguirian perteneciendo ai sistema Cn(A). En partjcular, si un coajunto
Más aún puede ocurrir que dos o más propoS1c1ones ~mp iquen \"es rec~ado, por lo menos una proposición expres:am·ente rechazada
ft~madas en'conjl.lnto) una· proposicíón rechaza~a, aunque n1n~una de \-..e~, ..entre _sus .. Cons~cuencias. --Por lo tanto, todos:·los conjuntos
ellas (tomada aisladamenre) la implique. Supongamos, por e1e1:1plo, r)·e~~azad_?s d~ben ser eliminados.Qe A. Pero,-1,qué significa ..eliminar un
~-i,
ue. _

. rechazado.
fonnen parte de! sistema y p es rechaza~o. ~l ,con1unto
~ .~,;!plica p, por lo. tanto tiene que ser (1mphc1tamente)
. _ . , . . .
-~tpon{~to '1 S1 .:uno: de:.los -eleme~~os -de un· conjunt<lj es eliminado, el
(conJunto como tal des'àparece: lo que tenemos en su: · lugar es · otro
:;.êónjti.nto, menos-grande que el primero. -Por otra·parte; mientras están
Generalizando: este ·resultà~ô podemos f?rmular el s1gu1ent~ _crlteno ,_presentes. todos sus elementos. · tenemos. el mismó· conjunto; Por
eneral pm-a e/ rechazo implícito: El rechazo de ~1!- ._conJunto de \.consiguiente, la. eliminación de por lo ·menos uno de· sus elementos es
g ro osiciones B rechaza-imP,lícitamente:todas l~ propos1c1on:5_~ todos . a condición suficiente y necesaria para la eliminàción de lin conjunto.
Íos ~onjuntOs de proposiciones _que implican alguna propos1c1on que .,-~."Ah'ora ~ien,._si :-eomo ocurre en nuestra hipótesis- por lo menos
pertenece a B. ·_ · , -- h .·;~a de las proposiciones expresarnente rechazalms pertén(fCe'. a1 sistema
Vale·la pena notar que lo rechazaâo .por un.acto,d~ rec azo no.~s un /.'Cn(A), e!. coajunto A.(es·..decir, la base dei sistema) es uno ·de los
conjunto de proposiciOnes (contenidos normativos), s1~0 un~famllra ~e · :: __ c~nj~ntos rechàzados. Por lo tanto, debe-ser eliminado; pero si nosotÍ"bs
conjuntos. Este hecho determina una ,importa~te :d_1ferenc1a e?-t,re a _ ehmmamos .todos sus elementos~ todo e! sistema se derrumba. De esta
promulgación 'V I;i derogacióµ: es siempre un c;:o~J~nto de ~ropos1c1ones -_._·manera aI derogar una norma, derogaríamos todo e! sistema.: Este
lo que es proniulgado) pero es sie_mpre unajam~fra de conJuntos lo que ·procediri1iento parece ,ser demasiado .drástico· corno métodO para
es rechazado. ("Rechazado" .s~gnífica aquf rechazado expresa o ÇUmplircon el requisito de que todos los conjuntos rechaz8dos deben ser
implícitamente''). · d. · · efiminados· deI sistema.
lQué efectos produce un acto de rechazo? Tenemos que. 1sungu1r . Esta obsefVaci~n sugiere ·las siguientes. condiciones de adecuaci6n
dos casos: ·para la operación de substracción: (i) ninguna proposición o conjunto
·:rechazados pueden permanecer en-el sistema, y {ii) el conjunto de los
(i) Si ninguna de las pr9"posicio.nes, expr~s·amente rechazadas .. :·elementos que se: .substraen deJ sistema debe ser mínimo, esto· es, sólo
pertenece ai sistema Cn(A); entonces nmgun _co:11u~to rechaz~do .está ,,, .. aqu~Uas prnposiciones deben ser restadas de A, cuya eliminación es
incluído en A. Aqui no surge él problema de ehmmac,ón. Pero s1 aiguna 1·· estnctamente necesaria para satisfacer la condición (i). En otras
de Ias proposiciones rechazadas fuese pr~mulgada más adel~nte, e~te palabras, el remanente de la operación debe ser el subconjunto máximo
hecho daria lugar a un conflicto de amb1v.ale~c1a. Tal co~fltcto solo de A, compatible con ia derogación.
podría ser solucionado ·mediante la aphcac1ón de las regias de , . . Un subconjunto de A (es decir, de las proposiciones expresamente
preferencia. · · d ·; promulgadas) que satisface los requisitos (i) y {li) será llamado derogans.
(ii) Si alguna de Ias proposiciones expresa~ente rechaza as - A todo derogandum no vacío corresponde por lo menos un derogans.
pertenece ai sistema Cn(A), entonces alguno de los conJuntos rechazados Para construir un derogans correspondiente a un derogandum,

138
CARLOS E. ALCHOURRON Y EUOENIO BVL YGlN

tenemos que tomar por lo menos una proposición de todos y cada uno
de los conjuntos rechazados en Ai:_ Pero como algunos de tales
.í1 LA CONCEPCJON EXPRESIVA OE LAS NORMAS

el sistema :esultante es e! remanente después de restar un derogans


correspond1ente ~l derogandum. {Cuan?o hay·mas de un deroiáns _que
conjuntos pueden tener varies elementos, ninguno de .los cu~l~s es corresponda aI mismo derogandum, el sistema :resültante está iildetermi~
rechazado~ cualquiera de ellos puede ser usado para la c?nstrucc1on de nado). Hay que enfatizar, por último, que este tipo de substracción es
un derogans. Por lo tanto, hay varias maneras de_ constr~1r un derogans -~orno_ lo .muestra nuestro análisis informal-->una operación .mucho
y en consecuencia tenemos no un dcrogans, sino vanos ~e_rogantes mas complicada que Ia substracción conjuntística· nofmaP.,. · .
posibles. Como todo derogans es un conju:1:0 de propos1c1ones, el
conjunto de todos los derog~ntes es una fa1:11~1a. Pero lo que ?ªY que
restar de A -si queremos sat1sfacer las cond1c1ones de adecuac1ón- es 6. CONTRADICC!ON NORMATIVA
só/o uno de e/los, pues si eliminamos un derogans, el remane?te no
contendrá ningún conjunto rechazado Y; P?r _lo tanto,, n1nguna En la sección 4 her_nos examinad_o .los CónfiíciOldê-im'bi'Vái~O-ÓÍa,,.qtie
proposición rechazada. Por otro lado. si ehm;n~mos mas d~ .~n surgen entre _dos actituct:s proposI~tonales· opuestas: ·_prOniu!gación y
derogans, el remanente ya no será un conjunto max1mo y la cond1c1on rechazo d~I mismo conten1do normativo. Los dos actos s·on inconipatibles,
(ií) no será satisfecha. . porque tienden a lograr resultados incompatiblés: adición de ·un
Esta muestra que pueden surgir situaciones en l~s .que a un co~te_nido normativo al sistema y su substracción de! siStema. Nuesir~
derogandum correspondan varies derogantes y, P.~r cons1gu1ente, haya ?bJettvo er1; esta sección e~ analizar el otro tipo de conflictO normativo:
varias maneras diferentes de practicar la substracc1on o re;ta correspon- 1nco~erenc1a entre cont~~1-dos normativos (conttadícción nórmatiVa).
díente al mismo acto de rechazo. Y lo q uc hace las cosas aun peor, puede . Si tanto u?a propos1c1~n p, com~ su negación -:-:-P- 'forman parte deI
no haber criterios para preferir una de tales restas frente a otras. En esas Slstema, se dice que este ultimo es 1ncohe+enre:··E1 problema con los
situacionts, hay varias posibies remanent~s- en lug3:r de uno; el sistemas incoherentes es quê és imposible· l)Or··razóties l6gicâs sátisfacer
remanente no es un conjunto, sino una famiha de conJuntos. Hemos (obedecer) todas ~us normas. Por l? rn~nos Jas_"nt,triias !p y·?.-p no
llamado indeterminación lógica del sistema a este fenómeno 18. • • pueden ser ?bedec1das ambas. Más aun, si se acepta la rtoción cláSica de
El problema de la indeterminación no surge cu ando las propos1c1ones consecuenc1a, los _efectos de una contradícción ·norinativa son aún más
exptesamente rechazadas (es decir, el derogandum) son elementçs desastros~s: todas Ias proposiciones pertenecen·al Sistema lncciherente.
independientes de A. En tal caso es suficiente con_ eliminar. de A el Esta es as1 porque de acuerdo a la nocióni,!lásitâ de Consecuencia de un
derogandum. En general, la derogación es unívoca s1, y sólo s1, hay un par de_ propuSiêiones - contr~9_ictorias ·púêde· :s·~r. ~e.rivada cu~lquie;
solo derogans y, por ende, un solo remanente. . . . . propos1c~ón. De taI manera resulta que todos Ids s1stemàs íncoherentes
Puede ocurrirque la resta de un derogans oblt~ue a la ehm1nac16n de ~on equrva!entes:, eIJos co~tienen_ !as mismas }!OnSecuéhciás·. y .son
algunas otras proposiciones que son consecuencLa de A -esto es, no 1gu~lmente 1nservibies. Todo es obhgatorio ~onf()~~e·a uh ~istema tal y
forman parte de A, pero perteneccn ai sistema Cn(A}-- P.ero no son nad1e pue_de o?edecer todas sus normas y, por fo tanto;·un Sistema asi no
consecuencia de A menos el derogans. l)c tal rnanera, el conJunto de las puede guiar n1nguna conducta. _ · · - · ·- . :· · ·.
proposiciones eliminadas puede resultar rn~s gran_de. qu~ e! de las . Sin embargo, es importante darse cuentá··Crli~:siit~,rn~;::rio;hlati.V~;
proposiciones restadas. Esto hace conveniente d1st1ngu1r entre la incoherentes son perfectamente P.osibles y en àlgunàS .áreas; crimo en e1
substracción (resta) y la eliminacíón. derec~?· bastante frecu~n5es .. La razón de este hecho es clara. ·.:La
~·· ~--,.... Para resumir: la derogación ha sido analizada en .sus dos componentes: sele~c1on de las .propos1c1ones. que forman la base ..del .sisteniã_:..(el
el acto de rechazo y la operación de substracción que !leva a un nuevo conJunto A) esta basada en c1ertos hechcis émj:Jíric"os:·.1os .actos <le
sistema (el remanente). EI acto de rccha1.o
. identifica
_ ..,,,. --un derogandum Y ......ordenar o promu!gar. Ahora ?ien, no hay na~a extt'àvagá'úte e'n Ja iéiea:
.. ~~ue una au~ondad no~mauva ordene p, miéntrà.s"q'u'e Otra auioridad.
11 Decimos "por lo menos una" en lugar dt' ~~olamen,c una'º porque en e! caso de los (o tal vez la m1sma autondad en o_casión dífe~é.ilte) _9rdêne-~p. _1Ílciuso
conjuntossuperpuestos es imposible eliminar uno y sólo un demento de ca?a un~ d7 el!os. puede darse el caso en que !a m1sma autofidàd orêiene.. ê-ii..e! '.mismo
Considérese e! caso de los tres conjuntos siguicnte$; ix. yj, !Y· z). {x, zJ; s1 se ehmtna un
elemento de dos de ellos, todos los elemento:, dd tcrcero desapareccn.
18 Cfr. Alchourrón-Bulygin 1976, 1977. 1978. Este problema fuc ya advertido por
Cornides, aunque é! no parece darle mayor imponancia. Cfr. Cornides 1969. p. 124!.

141
CARLOS E. Al.CHOURRON y .EÚGENrO BULYGJ:-:
LA CONCEPClO~ EXM\ESIVA DE. LAS NORMAS

momento p y -p, Sobre todQ _cuando ,un gran número ~e normas ~on
dictadas en la misma_· ocaS:ión. Esto ocurre cuando el parlamento dieta .. coriflictO)> entiende dos··normas que prescriben acciones incompatibles,
una 1e muy ex-tensa, por ejemplo,. un _Código C~vil, que .suele contener -. por ejemplo, p y -p. (Así la noción de! conflicto ·normativo en Kelsen
de cualro a seis mil artículos..T?dos .ellos .se cons1deran promulgados e~ \,corresponde. exactamente .a nuestra contradicción normativa). Tales
el rriismo mdmento,.por la m1sma autor1dad~ de,modo gue.no,es d .:,; COnflictos s~ di.stinguen, de acuerdo a la nueva doctrina de Kelsen, de"Ias
extraiiar que tales cuer_l)os tegaJes·co~tengan, a veces, un cierto numero contradicciones lógicas en que dos proposiciones contradictoria's no
de contradicciones expresas o 1mplfc1tas. pueden ser verdaderas-las.dos,. mientras que··dos normas en conflicto
No obstante muchos autores son extremadamente renuentes p~ra pueden ambas ser válidas, en ehêntido de haber sido dictadas por las
aceptar este hecho relativamente sencil~o. Algunos de ellos (e~ especial autoridades competOJ1tes. Y un conflicto de esté tipo pi.lede resolverse
los lógicos deónticos y los filósofos. m_orales) . estlm. poS!blemente ·, ~de acuerdo a! nuevo punto de vista de Kelsen- mediante derogación
ínfluenciados por su interés directo o 1nd1recto en el d1scurso .moral, /,Z'"CX})resa o implícita·de·una-cualquiera de Ias dos normas co.tlflictivas, o
pues parece difícil aceptar que la ~ii<ma acci~n pue~a ser moralme1;t! .\ .de ambas. Resulta,. pues,. que Ia .nueva posición de Kelsen concuerda
buena y mala (obligatoria y prob1b1da) ai m1smo uempo. Hay algu :...'. plenamente con las ideas expuestas en este trabajo.
grano de-verdad en esta idea. Probabl~mente esto. sea verdad tratándose ;à.--· Es, por cierto, una mera cuestión· ·terminológica si el términd
de !amoral racional, pero muy probablemente no sea verdad respec:o de <>~~sisteina'? sea aplicado só1o a conjuntos de conteriidos-normativos una
la mofal positiva y. es seguramente falso respecto del derecho _positivo. \.:'::Yez que éstos. estén depurados de ·sus contradicciOnes o también .. a
Extrailamente liay también filósofos dei .. ?':recho, es decrr, gente :-.:conjuntos incoherentes:'Lo importante es identificar las incoherenéias y
interesada -primariamente en el derec~o p~s1t1vo que co;11part:n esta '·\.~Xaminar .Jas ·.técnicas usadas para· eliminarlas. Es ló que nosotros noS
concepción antiséptica. Kelsen <;s.-'-'o lllás b1en eraen.algun penodo de ·:::proponemos hacer·en esta sección. ·.. · - ....
su desarrollo intelectual- tal vez su más pr9-minente representante entre \::-··· _Es interes.ante observar que los juristas (no contamiriados ·por 18: ·. . •
los filósofos de! déreclio. En su Reine Rechtslehre (196?) Kelsen no : filosofia) aceptan sin problemas la p-osibilidad 'de contradicciones en e!
niega que los legisladores pueden dictar normaS: co1:trad1ctonas, pero '.,derecho. Esto lo muestra el hecho,de·que existen viejos y tradicionales
mantfone firmemente que el sistema del derecho. es. Slem_Pre _co_he1;~te: ···p~~ipios destinados especialmente a solucionar·tales_ conflictos. El
Este "milagro" es logrado, ~e acuerd? :a. Kelsen, por Ia c1enc1a Jundica. Principio.. lex posterior,_. !ex superior. y· iex speciàlis · ·no :tendríán
los juristas eliminan ;odas.las contrad1c~1on_es y de este modo «e.l c!o.s.se ~plicación si no hubiera contra._dicciones entre disposiciones Jegales. El
convierte en un cosmós>>, esto es, «Ia mult1tud. .de l~ norm~ J,u!1d1cas . mero hecho de que los juristas apelan a tales principios muestra por. lo
generales e individuales creadas por diferentes. autondad.es.Ju;1~1c~ se · ~enos que los juristas creen que las contradicciônes ·noI"matiVàs son
convierte en'Un sistema unitario .y coherente, en un ord~n 1und1co» 0· posibles. Y esta creencia no. es errónea. ·
Lo que KeISen. âice aqui sue_na tal vez .un poco opt1mtsta,. pero. es · i,Cómo son tratados en la prácticajurÍdica esos casos de íncoherencia
o contradicción normativa? ·
sustancialmente veI'dadero. Sin embargo,_ leJos de apoyar su tes1s de que
todos los sistémas jurídicos son· siempre coherentes, prueba_ q~e esta Tenemos que distinguir entre .dos situacíones: (a) Cuando una
tesis es falsa.· En Cfecto,- si las éoptradicciones han de ser .eh1;11~adas, autoridad IegisI~tiva·d~~-cubre una contradicción en un sistemajurídicO,
,. puede o ,bien··derôgai.algún co_ntenido normativo o ·1os ·dos contenidos
entonces hay iàl. cosa c'.oino una ~onttadicción que debe ser ehnunada. {-. '!?:;:.::. normativos en conf:Ucto, o bien dejar las cosas como están, confiàndo en
Q.EE~~· resultad~ e~ coirQ.Óórado Por :K'.elseri mismo. En e:f~tos :en sus la habilidad de los jueces para solucionar el conflicto. Si elige derogar
últimas ,··publicáciOl'les («Déro&ãtion~> y. -«Law .and Log1c», ambas uno ? los dos contenidos normativos en conflicto, eJ problema queda
incluídas en Weinberger 1973b) Kelsen ~mbia radicalmente su p~nto de ... soluctonado. Un aspecto curioso de Ia <lerogación es que la resol_ución
vista respecto de· los conflictos- no~mat1v~s, que había. manten1do en
todos sus escritos ailteriores. · · : __ . .
En «Law and Logic» Kelse·n sostiene ·claramente que los conflictos
entre normas son perfectamente posibles, donde po.r «normas en
1 ' .-:· .dei conflicto puede alcanzarse (al menos si se acepta la nOción·cJásica de
·'"''Consecuencia) mediante. un procedirniento totalmente inesperado: a
saber, imediante Ia derqgación de cua_I_quier próposición! Esto puede
., probarse fácilmente. Supongamos que p y -p son miembros de Cn(A)
·.•yque el legislador rechazaq; en tal caso IP, -p) es uno de los conjuntos
)~ Kclsen 1960, p. 74. :""h"':ados (pues de una contradicción cabe deducir cualquier proposición,
1nclus1ve q) y por lo menos uno de sus elementos debe ser eliminado. P~r
142
CARLOS E. ,\L<:"HOL:RRO.\ Y fl.GF.:-;10 BULY(;!.\
LA CONCEPCION .EXPRESJYA DE LAS NORMAS.

}Ô.tanto, para que un sistema sea coherente basta que una proposición Pero s.i por "s.isten:-a normativo~· entendemos un coajunto ordenado
cualquiera no sea miembro de! sistema. E! único problema que puede de conten1dos nor!Ilahvos, en!o.nces toda m':dificación de-Jas relaciones
surgir en esta conexión es la indeterminación ?eI sistema remanente. ordenadoras modifica automaticamente el srstema··mismo. El heCho de
(b) La situación del juez parece ser dis~1nta. Se supone que los que :orno r~sultado de una nueva ordenación el · sistema s-Uminístre
jueces deben aplicar el derecho, no i:nodificarlo. Ello~ carecen de s?Iuc1ones d1feren!es p~ra los misn:ios casos muestra·que se trata de otro
competencia para derogar las n?rmas ~ict~das por e! le?tslador (salvo ststema que no es 1déntico al antenor, aun cuando conte'fzifa· tos misinos
tal vez en el caso de las normas 1nconst1tuc1onales). {,Que pueden hacer elementos (contenidos normativos).
los jueces cuando se enfrentan con un 5lstema incoherente? ;,Qué . A pesar de el!o, está rnuy difundida la idea de que"Ja derogâción (que .
métodos usan realmente para manejar tales situaciones? ehm1na totalmente c1ertos contenidos normativos) es una operació
Tenemos que recordar que los sistemas jurídicos no son ~eros mu_cho más fundamental. que la simple -ordenación,. y-que por lo tanto~
conjuntos de normas, sino estructuras jerárquicasH. Hay c1ertas eJ Jt:ezt aunque. pueda 1mponer una nueva ordenàción jerái-quica
relaciones jerárquicas entre las normas ju.rfdicas o, m~s exac~all;e~te, O
m?d1ficar la extstente, no puede derogar normas legisladas, por las
entre los contenidos normativos pcrtenecrentes a un sistema Ju~1d1co. m:smas razo1:les que no puede promulgar nuevas normas: La id-ea es que
Tales jerarquías pueden ser establecidas por e! !egisfador (es dect.r. r:or
Ias normas juddicas mismas) o dcti.:nninadas por ciertos cntenos
e!
n_11entras s,rst:ma contenga los mismos elementos permanece sustan-
~ia!me~te 1dent1co y de esta manera el juez que "sólo" altera e1 orden
generales basados en la _fecha de la p~omulgación_ d; la norma (!ex ;erarqu1co de los elementos ~el. sistema no lo cambia a este último Yt por
posterior}, Ia competencta de la autondad que d1cto la norma (!ex lo tanto. n~_tra_ns~red~ los hm1tes.de su competencia. En c~nse_cuencia
superior) o el grado de generalidad de los contcnidos normativos (!ex la _ord~n~c1on Jerarqu1ca es considerada como una Operációrf mucho1
specialis), o pueden incluso ser impuestas por el juez, usando sus mas elastica ~ menos permanente que la derogación.
criterios personales de preferencia.1:_ . P~ro ~sta ide~ :s errónea. ia impres.ión de que la eHminación de una
Como en el caso de la ambivalencia, los trcs princípios tradicionales o vanas propos1c1ones medíante derogación es ·de aJgún modo inás
no son suficientes para solucionar todas las contradicciones posibles. fundament:U y pennanent~ q:-ie Ia impos.ici~n· de un' orden· jerár(lúico
Algunas veces, los jueces deben recurrir a otros criterios, basados, por sobre un sistema es una 1Ius1ón. Una mod1fiCación ·de las relaciones
ejemp!o, en consideraciones referentes a la justicia u otros valores ord~nadoras es tan fundamental como la eliminacióh ·de eleniéhtos· en
involucrados en la cuestión. realidad ambos _procedimien_tos son sustancialmente· equivalent;si1.
EI orden jerárquico del sistema hace posible que el juez dé Aquel}os conten1dos nor1?auvos, que {(50-9.... ,_d_ejados·· de· 1adó» ai sef
preferencia a ciertos contenidos norrnativo~, o conjuntos de_ tales pref:ndos otros de maror Jer~rqura son tan inaplicabids "(.rúieritras"no se
contenidos, sobre otros y de 'esta manera deJe de lado los conJ,untos ;1od1fique el ?rden .1erárqu1co) como si estuvieran.. deréigadús. y
jerárquiçamente inferiores.Entales casos los juristas tienden a dec1r que tampoco hay diferencias en lo referente a la pretendida· pe'tmanencia de
el conflicto no era más que aparente y que cn realidad no había la derogación. {!na d~roga~ión efectuada por el ·legislador puede tener
contradicción alguna. muy poca duractón, si e! legislador cambia de idea y promulga de· nu"eVo
Esto puede ser verdad, siempre que se entienda por "sistema '.ª norma derogada. Por otro Iado, un orden jerárquíco im·puesto por un
normatj_vo" no un conjunto, sino un conjunto ordenado de contenidos ;uez que puede tener larga vida, si o_tros jueces comparten su criterío ..
normativos, de tal manera que !as relaciones ordenadoras sean Por I?, tanto, el problema de la durac16n temporal es irrelevaàte para la
intrínsecas aI concepto de sistema normativo. Esto muestra que los cuest1on. .·. ...
juristas usan -ai menos en a!gunos contextos-- la expresión "sistema
normativo" en este sentido especial.
.El.muy dis~uti<lo problema de saber si losjUec~'<<b[eálú).dereêh·~ ·o.
se hm1tan a aphcario> puede ser resuelto en favor de Ia·ptirne~_a t~sis, por
11 Esto es enfatizado por la mayoría de los fíl!hofo:; dei dcrecho, porejemp!o, Kdsen,
JJ En el .sentido de que a cada derogadón corresponde una·órde"riâê'Í6r{ô·~-~·~oiijÚrit ·
Alf Ross, Hart.
n Desde el punto de vista lógico tal ordcnación e..~ o bien un ordcn parcial (~na d<! ordena~ones, Y a cada orde~ación corresponde una derogación. Para una· rueb~ ·
relación reflexiva, transitivay antisimétrica) o bien un ordcn débil (una relación reflexiva,
deta'.lad? vease Alchourrón~&fakmson l9SJ. Per?.ºº son totalmente idénticos: unporden
conexa y transitiva, pero no necesariamente antisim<!trica). La primera alternativa (orden
parcial lmp.uesto ~obr: un sisiem~ :onfiere umc1dad a tas derogaciones mediante un.
proceso ~e Jerarqurrnc1ón de fos distintos remanentes, que de otro modo permanec ,·
parcial) fue estudiada detentdamente en Akhourrón~Makinson 198 !. indctenninados. e 1an

!44
!45
- CARLOS E. ALCHOUR.RON Y, EtlGENlO BULYGJ;,,;. LA coNcEPCTON EXPRESIVi\ oE LAS No~AS

l.o menos en el ·,entido de que ellos modifican"e].sistema· jurídlico . . Estas dos· propuestas serán analizadas por separado.

ordenando jerárqu1camente sus e1ement0:s euando han__ de· reso. \·er (i) El segundo análisis implica la aceptación. expresa..de un nuevo
conflictos normativos, dejandq de lado algunas normas, lo·que equ1va_1e ,;: ... tipo de·acto·nofmatiVó; esta es j;robablemente Ia. razón por la que es
·_:_,.:menos popular entre los éxpresivistas que acus~n- alguna afinidad con
a su derogación. · lt d
No obstante aunque estos dos métodos conducen a. resu a os .. Ockham. Pero como se ha mostrado en la sección 3, .también el primer
t ialménte, idênticos, (y es esto.· lo que _justifica. d~c1r q?e. son ,-,análisis·conduce ..implícitamente a la. aceptación· de,un. nuevo acto
su::1etites), son dos métodos düerentes, aphcados por ~os d1st11:nos . normativo, a saber; e! .acto de iêchazo•. Pero como los filósofos y los
:os de autoridades (el legislador en el caso ~e ]a.dero;ac1ón y ~) 3ue~ '.· ·lógicos han dedicado·. poca atención hasta ahora a! concepto de
en el de orderiación). Ambos sirven para solucionar el nnsmo pro ema: derogación, no se ha elàborado·todavía un análisis. completo dei acto de
contradicciones en el sistema normativo. Esto muestra que· las contra~ rechazo"·.· Este es un serio··defecto de.las teorias expresivistas conocidas.
dicciones normativas son tratadas efectivamente como un pr~?le;na qu~ Una vez llevado a cabQ esW ·paso, -tenemos dos diferentes conceptos de
requiere Soluc16.n y, por lo tanto, que puede haber contra 1cc1ones ) . permisión: permisión negativa (ausencia de prohíbición) y permisión
sistemas i~coherentes. ( positiva (derogación de una prohíbición).. ·
:. - La. permisión positiva ~stá ligada .a un acto positivo, el acto de
·. rechazo, y de esta maneta, al cônflicto de ambivalencia, Este conflicto
7. PERMISION puede ser actual o mera:mente·potencial, si p no ha sido.prohibido hasta
. ~ntonces. Una vez que el conflicto es . resuelto. dando prloridad ai
P~a la teoría imPêratlviSta d~·Ias normas--(9Ue·es-la.ve~~i6n D;~ ; rechazo y la eventual próhibición es eliminada (mediante la substraceión),
ular de Ja concepción expresiva1hay,unsolo upo de acto normamo p está permitido en el sentido positivo.
fO
oidenár en el sentido de dar órdenéii)l'1'or consiguiente sólo hay
im eràtivas que prescriben, actos y omis~o!1es y-., de est3: manera, an .
~ºn,:'1" ' , La. diferencia principal entre la.· permisión negativa y positiva
'(àdemás de su diferente origen) parece ser ésta: si p está permitido en
Juiar a obligaciones y prohibiciones. Pe~~!ón es una no'?'ó~ pura"':ente :_: sentido negativo, entonces si tina autoridad prohibe p· no. surge ningún
negativa;· se trata de Ia ausencia de proh1b1ción. P~r cons1gmente, p;1ed~. .'.c.onflicto: -p es agregado al sistema y en el nuevo sistema ya no es
haber estados de cosas permitidos, pero no hay n1 actos de perm1t1r. nt ,.'yerdad .que p está permitido.· Pero si p está permitido en el sev.tido
normas permisivas. . ' l ;, fuette, cualquier acto de ptohibfr p dará lugar a UJ<·'.conflfoto·',fo.
;.,.De qúi manera .puede esta teoria dar. cu:nt~ de· os. actos ·'9~: ·ambivalencia qpe requerirá solucióH. Sólo si este conflicto es resuelto OI).,
consisten en ·otorgar .un permiso .o una autonzamón. C~ando Rex d1c · favor delacto de prohibfriserá verdad que p está prohibido (en e! nuevo,
sistema)*. .. · · · .
"Permito que -~e hàga p", _l,cómo I ha de ser_ analizado -este ...~ct_?.
lingüístico? . ·· · · · . ') u ·' (ii) Para el segundo análisis de las oraciones que otorgan .perlnisos
Parece haber dês· vias para enfrentar esta. d1ficultad. {1 · . n.a: ~ ia hay dos actos normativôs díferen~~s: ordenar y permitir; promulgación .
consiste en describir esê acto como un acto d7 I~:~ntar una P,~)º·tbic;o.f~ de una norma imperativa y prornuigaCiót1 de_ una, norma permísiva. En .
es decír co·mo una derogación de la proh1b1c1on de ~· (u na " consecuencia, tambien hay dos tipds::tre,perinisión:. permisión negativa o :_
alternativa seriá· aceptar ull nuevo tipo de acto normativo, el acto ~e
permitir u otOrgar un perrniso. Si se acepta esta segunda via, enton.ces a
de ser aceptado también que hày dos tipos de normas (e". el sent:do en 1. " En Hare 1952 (p. 21) se encuen!ran algunas obsemciones ínteresantes sobre este
tema: «O~ciones modalcs que contienen 'i!l término upuede" podrlan, ai parecer, se-r
que un expresiVista usa el término :"norma''), normas imperativas Y .. ,, ·: representadas mediante la negaclón del néustico; as! ·"Vd. puede cerrar la puerta" '.
normas permisivas. Una norma permisiva es -c~rno la norma ,;; -~ (pennisivo) podrla escribirse "No le ordeno n_o cerrar la puerta.. y esto, a su-ve-z,podría ·
imperativa- una· oración significativa en su uso pecuha:, esto es, uso
··
pernnszvo. D e tal manera , el acto de otorgar.
. un permtSo
. . ~ puede ser 1 . traducirse a ""Su no cerrar la puerta en el futuro inmediato, no-por favor'\>. Si s-e acepta
..,... .que la negación del néustico CS!echazo:, como fue sugerido en Ja·Nota 22, la propuesta de .,
".-.... -.._' _Hare equivale a analizar él acto de permitir-en términos de rechazo.
descrito como el acto de promú!gar u~a.norma perm1s1va • \_;:,. M Algunos autores interpretan las pennisiones como ·excepciones a una norma
i,:prohibitiva. Asít pues, permitir signüicaría introducir una excepción en una prohibición.
;\4 Relativamente poeos expresivistas ac-eptan esta segunda interpretación. Moritz ,Esto_ equivale a Utta derogación parcial de Ia norma prohibitiva, es decir. una derogación
.·-,· .de atgunas de sus consecuendas.
1963, es uno·de los pocos.

146
CARLOS .E. ALCHOURRON Y Et:GEMO BU!.YG!N
LA CONCEPClON EX?RliSlVA DE LAS NORMAS ·
débil {ausencia de prohibición) y permisiónfuerte, dada por una norma
permisiva. La permisi6n fuerte, como la permisión positiva es incompatible Hay en efecto muy fucrtes analog[as entre los dos conceptos:
con prohibición, pero aqu[ el conflicto que surge no parece ser el de (l~ Ordenar una proposición es incornpatible con permitir su
ambivalencia, sino el de contradicción entre dos normas.·Sin embargo, negac1ón, exactamente como orden~r p es íncompatible con rechazar p.
cabe observar que no se ~rata aquí de la clásica contradicción normativa !=,n arnbo? casos tenemos un confl1cto de ambivaiencía (dos actitudes
en la que tanto p, corno -p pertenecen al conjunto ordenado A. En 1ncompat:J.bles ~especto de Ia misma proposición) ... _.. _ _ . .
nuestra hipótesis, ~ p ha sido ordenado, por lo tanto, ~ p pertenece al (2) El con1unto de las negaciones de Ias proposiCiones -·per'roitidas
conjunto. ordenado, pero p no ha sido ordenado: ha sido permitido. (que h:' de ser restado del_c?njunto ordenado) esformalmente idêntico
iQué ocurre con p como resultado de haber sido permitido? Ciertamente al conJunto de las ~ropos1ciones rechazad~,-pues ambos·conjuntos·se
no puede pertenecer al conjunto ordenado, pues en tal caso sería verdad construyen de la m1srna manera.
que p es obligatorio. En otras palabras. lCómo hemos de construir el (3) La operación de substracción es la misrn~: Ia identidad dei
sístema una vez que hayamos aceptado dos tipos de promulgación? No substraendo determina Ia identidad deI remanente.
podemos colocar juiltos todos los contenidos normativos promulgados, (4) ~ermisi~n fuei::e resulta ser igual a lª-.Permisión positiva....
porque entonces no podríamos di::ainguir entr{' 0hligadones y permisi0ne-:.. yno t1ene Ia nnpr:s1ón de que los dos análisis sOn sustancialmente
(Para un expresivista la diferencia sólo pucdc residir en el tipo de acto equ1vale.ntes e~ el s~~tido ?e que representan dos distíntas descripciones
de promulgación. no en el contenido conceptual de ese acto; si de Ia m1sma s1tuac1on. S1 esto fuera así, seria un ,.resultado -más- bien
aceptãramos que hay una diferencia en la proposlclón, 1esto significaría sorpr~ndente, p_ues mostraria la fecundidad del concepto de derogación
la aceptaci6n de la concepción hiiética!). La única saiida parece consistir Y su ~n:iportanc1a para ,1~ teoría de las normas. EI concepto de norma
en la formación de los conjuntos: el conjunto de las proposiciones ~enn~s1v~ :es1:_ltaría te?r.t~amente superfluo: se podr!a .prescindir de él.
ordenadas (el conjunto ordenado A) y e! conjunto de las proposiciones ....sto JUst_1ficar1a _Ia pos1c1on de aquellos expr~ivistas que sólo aceptan
permitidas (erConjunto permitido B). Pero en tal caso tenemos que normas. ~mperat1vas, con la condición de .que -acepten la _noción de
unificar de alguna manera esos dos conjuntos, si queremos tener un derogacron.
sistema no ambivalente. Es claro que restar el conjunto permitido del
conjunto ordenado no seria satisfactorio. Lo que queremos no es
eliminar obligacíones, sino prohibiciones; por lo tanto, si p está 8. CONCLUSIONES
prohibído y en consecuencia - p pertenece al conjunto A, y p está
tambíén permitido y, por lo tanto, pertenece a B, lo que tenemos que Estamos en condícíones de sacar !:tlgunas ~On~l~~i~~~i··~'~\bsi~~{i~-{;
restar de A no es p, sino su negación (-p). Por consiguíente, la preced~ntes; lo harerrios comparando las _concepciones hilética -·-Y
operación de unificación requiere la substracción dei conjunto ordenado e-xpres1va de .las normas (para referirse a esas dos concepciones
de las negaciones de 1as proposiciones que pertenecen ai conjunto usaremos los signos CH y CE). . .. . . . . .·
permitido 11 • Resulta~ pues, que si p está permitido,....., p debe ser restado (l) CH .descansa sobr: una fuerte presupOSicíón -ontOlógica:·de
(eliminado de A) y viceversa. Pero entonces resulta que la permisión sabo_; plat.orusta; la acept~c~~n de proposicíones prescriptivas .. CE no
(fuerte) de p da lugar a la misma opcración que el rechazo de -- p. requlere n1nguna presupos1c1on de este tipo.
A esta altura, uno se siente tentado a forn1uiar la pregunta: lson (2) E_[ precio qu_e CE ha :de pagar por esta ventaja . es la
estas dos anáfisís realmente distintos? j,Cuál es Ia diferencia, si hay prohferac1ón de ~:tos 1locuc1onanos: no s61o tiene :que distinguir entre
alguna, entre promulgar una perrnisión y derogar una prohibición? l?s actos de asercxon y de ordenar (dar órdenes), sino también entre dos
z.Cuál es la diferencia entre el acto de permitir p y el acto de rechazar tipos de actos de :echazo; rechazo. descriptivo y rechazo prescriptivo.
-p? Para CH, en carnb10, sólo hay dos t1p1?s de actos,.actos de aserción y de
rec~az-o, porque d~r. una orden es afirmar una ·norma.imperativa (de
1
> • ~o tendría _sentido formas dos conjuntns. d conjunto de'. las proposicíoncs caracter O) Y p~rmxttr. es afirmar una norma permisiva (de carácter P),
permrt1das Yel con1unto.de sus negaciones. dd rnismo modo como scría poco íntcresan1e Y sólo hay un tipo de .rechazo: lo que varía es el contenido de ese acto·
.separar Ias proposiciones ordenadas de las prohibid<1s. f.n :ambos casos tenemos !a misma pues ~ra~arse de una proposición descriptiva o de una proposició~
actitud referente a dos proposiciones contradictnri,1s. prescnptiva, esto es, de una norma.
(3) CE puede prescindir de normas perl!lisivás~ _pues ·pllede .dar
[48

i49
CARLOS E•. ALCHOURRON Y EUGENIO 81)1.:VGJN.

cuenta de lús actos que otorgan permisos en térrri.inos de ·derngación . · .:· ..yàlidez p~ri los sist~ma~ ·Í~cohere~tes y .una de làs -princip~le~ :t~sis .de
(rechazo y substi;.\'cción). Para CH hay,normas permisivas en·e1 mismo :' , este trabaJo es que ·los sistemas normativos pueden ser .incoherentes.
nivel que Ias imperativas.. ,· , e .. Pero .de lo que se ha_dicbo en. las secciones 6 y 7 se sigue que un
( 4) Para CE hay dos tipos de incompatibilidad: ·c<mflictos entre . , S)~t"'?a es coh_erente: (1) s, bay por lo menos una proposición derogada;
contenidos normativos (contradiceióri ·normativa: !p y t- p} y confli"ctos .. (n) si-la no~1ón de .consecuencia .está restringida por . una relación.
entre actos de promulgación y recbazo (ambivalencia: !p y jp). Para CH, ..ordena??ra 1m~l!esta ;al· sistema~2, y· (iü) si hay por-.Jo ·menos -una
en cambio, hay dos tipos de incoherencia o contra:dicción n·ormativa: la .··•.. ,propos1c16n positivamente P.ermitida.(De hecho, lastres condiciones.se
contradicción entre ·Obligación y prohibición (Op · y 0-Cp) y la ..- ~guce~- :,a Jo..Jnismo:, _derogación de .por lo menos un contenido
contradicción entre prohibición y permisrón (0-p y Pp, o -lo que . ;-normat1vo)..De-esta.manera.las condiciones.en las que un sistema es
viene a ser lo mismo- entre Op'y -Op). Además de estós dos tipos de coherente (y la ley de .subalternación deóntica vale) sorrextremadamente
incoherencia entre normas, está el conflicto·de actitudeS entre proniulga- Mbiles y fáciles de obtener, .. ·
ción y rechazo (ambivalencia). ·Si la incohetencia·:entre prohibk:ión y
permisión-es reducible o no al conflicto dê ambivalencia (como· Sugiere
el análisis de la sección 7) puede ser considerado como un problema
abierto. • REFERENCIAS BíBUOGRAF!CÁS
(5) Para.CH hay dos lógicas: una lógica de normas y una lógica d.e
proposiciones normativas, que es una lógica de promuJgación ·. ·y "Alchóütrõ~··-1969::·Ca.r~Q$~J;::;;)\lchourrón,· «Logi'c of Norms. ãnd Lçgic .of
derogación. ·La-lógica de normas se ocüpa de las relaciones I6gicas ·enire . · , . Normative Propos1t1onsl>, logiqrie eJ Analyse 12, 242;.268. (N." 2 de e5te
proposiciones prescriptivas (normas); se trata de una lógica específicà~ -· · . volumen).- . · .- · ·
mente normativa 38. La lógica de proposiciones normativas se ocupa de '.-:-.-19,72: .«:nie. Intuitive Backgrottnd- of Normatlve Legal Discourse and lts
las relaciones lógicas entre las proposiciones descriptivas acerca de! ·. . _.Formalu:auon», Journal of Philosophical Logic, I, -447-463. (N-." 3 de este
sistema normativo. Su finalidad es e! desarrolló' dé una lógica de ·1',.:·_-'· v9lumen). ,. . .
sistell1~S gor~ativos~ que puede ser considerada como un caso especial (.AlchÓurrón..BulY~n 19.?1: Çarlos E. Alchourrón and-Eugenio Buly~n. Normative
de la lógica de sistemas de Tarski. Espécialmentê interesante seria .- ...· ~sr:ms, Sp~1.nger Jerlag, Wien-New York Oa versión. castellana fue
construir una ,lógica capaz de_ dar cuenta del carácter <linániico de los ,,_ ?ubJ1:ada baJo. el titulo lntroducdón a la Metodologia de las Ciencias
Jurfrlrc~ y Sf:cuzles, A5trea1 Bue.rios Ajres, 1975).
sistemas normativos, es decir, su desarrollo temporal a través de actos - ·1916: «Sobre·el Concepto de Orden Jurídico», Critica 8 3~23. (N~º 22 de este
de promulgación-y derogación. (No_hace falta mencíonar que en su volumen}. · '
estado actual la.lógica deóntica se encuentra lejos de haber alcanzado - 1977: -«UnvOUstãndigkeit,- Widersprüchlichkeit uhd ·unbestimmtheit der
este objetivo) 39 • Normenordnunge?», en. Conte~Hilpineri:.von Wright 1977~ 20..32. · ·
(6) Para CE hay sólo una lógica pôsible: la lógica de prôposiciones - 1979: Sobre la Extstencra de las Nor,nas Jurídicas, Univen;idad de C:tra'bo~
normativas (descriptivas), en el·mismo sentido que la bay para CH. ·Esa _bo,. Valenci_a (Yene4-uela). · . . .
lógica deóntica se parece mucho a la lógica deóntica «clásica» de von - 1989: {tvon Wrlgbt. on Deonti~ Logic and Philosophy of Law>> en Schílpp,
Wright.w, pero con dos importantes d.ifeiencias: ~·Y.~ahn L: (eds.), The PhilosophyofGeorg Henrik von Wright, Líbrary
a) Las proposiciones ·normativas son siempre relativas a un sistema of L1v1ng Philosophers, La_Salle, Illinois (Ver N." 4 de este volumen).
normativo determinado. Esto condiciona la- aparici6n de suscriptos en Alé:ho~rrón~~akinson t98.l: CailoS E. Alchourrôn and David Makinson,
las fórmulas como O,(p). · · · «Hterarchies of Regulattons and Their Logic» en Hilpinen 1981
Austin. 1954: Jo~n Austin> The Provfnce of Jurisprudence Determined,
· b) La ley de subalternación deóntica. O,(p}-P,(p) análoga al Â. ~e1denfeJd&N1coiion.. .Lon~on _(primera publícación, 1832).
teorema de von Wrig:ht Op- Pp no tiene validez iriestricta'l 1• No tiene q~1.l964: Lennart Aq~ist, «lnterpretations of Deontic Logici>,.Mind 73. 246-

Cfr. Ak:hourrón 19.691 1972 y Aichourr6n-Bulygin 1971.


.• llentham 1970: Jeremy llentham, Of Laws ln General (ed: por H. L. A. Hart)
JS
Athlone Press, London. · '
39 Algunas sugerencias cn este sentido se encuéfitran- en AlchOurrón-Makínson 1981.
Mi von Wright 1951 y 1968.
41 Cfr. Lemmon 1965. .i2 CTr. Alchourrón-Makinson 1981.

150
CARLOS E. ALCHOt:RRO'.'> \" El GE'.'>lO SCLYG!;'>
LA CONCEPCION EXPRESJVA DE LAS NORMAS

earnap 1961 ., Rudolph Carnap, lntroduction to Semanti<:s, Harvard UniveÍ-Sity


1· . , ! 942) Lemmon 1965: E, J. Lemmon, «Deontic Logic and the Logic of Imperatives1,,
Press Cambridge, Mass. (primera pub 1cac1on, : . Logique et Analyse 8, 39-71.
Castaiieda 1972: Héctor-Neri Casta:õ.eda. <<Ün <he Semant1cs of úught-to-do)} ln Lewis 1946: Clarence Irving Lewis, An Analyse of Know(edge and Valuation, La
Davidson-Harman, 1972, 675-694. . . Sa!Ie, Illinois.
_ 1974: The S1ruc1ure of Morality, Spring~~!d, _llhoois. Morio:: 1963; Manfred Morítz, <1Permissive Sãtze, Erlaubnissâtze und deontische
_ 1978: «The Rôle of Science in the Justtf1ca11on of Norms}i, 16 Congreso Logík1,, en Philosophical Essays·dedicated to Gunnar Aspelin, Lund.
Mundial de Filosofia, Düsseldorf. . . . ~- 1972: 11Kann das (richterliche) UrteiI deduzíert werden?,> en Festskrift 1ill Per
Conte-Hilpinen-von Wright 1977: Amedco G. Conte, Risro Hllp1~en und G~org Olof EkelôJ, Stockholm.
Henrik von Wright (eds.) Deontische Logik und Semanuk, Athenaion, Raz 1970: Joseph Raz, The Concepr_of a Legal System, Clarendon Press,
Oxford.
Wíesbaden. . B r, hi S d'
Cornides 1969: Thomas Cornides, «Der W,derruf voo e e em}, ru 1um - 1975: Practical Reason and Norms, Hutchinson, London.
Generale, 22, 1215-1263. . . . Reichenbach 1947: Hans Reichenbach, Elernents of Symbólic Logic, Macmillan,
Davidson-Harman 1972: Dona!d Davidson and G1!ben Harman (eds.) Sernanncs New York.
of Natural Languages, Reide!, Dordrccht-Boston. . . . Ross 1958: AJf Ross, On Law and Justice, Stevens. London (exi.q-e t!r;:i
F0Uesdal-Hilpinen I971: Dagfinn Fz.11e~u,~1. and Rís10 Hilrinc-n. "n~-nni,c traducción castell?.na de G. R. Carrió. Sobre e! Derecho y la Juszicia, Buenos
Logic: An lntrv(hH.:tion,,. ::,: Hiip,:i,::; !'·;. [. . . . Aires, 1963).
van fraassen 1972: Bas C. van Fraass.en, "Thc Logtc of Conda1ona 1 Stenius 1963; Erik Stenius. <<The Principles of a Logic of Normativc Systems>\
Obligation}>, Journal of Philosophical l.ogic l. 417-438. . . . Acta Philosophica Fennica 16, 247-260.
Hansson 1971: Bengt Ransson, ((An Analysis of Some Deont1c Logicsi} 1n Tarski 1956: Alfred Tarski, Logic, Semancics, Metamathematics, Ciarendon
Hilpinen 1971, pp. 121-147. Press, Oxford.
Hare 1952: Richard M. Hare, The I.anguag" u.f }..fo:~Js, Clarendon P:ess, Weinberger 1970: Ota Weinberger, Rechtslogik, Springer, Wien-New York.
Oxford (existe traducción castellana d,:, G. R. Carne y E. A. Rabosst, E! - l973a «Der Erlaubnisbegriff un~ der Aufbau der Normenlogik», Logique et
Lenguaje de la Moral, México). . Analyse 16, ll3-142. ,- ·-
Hart 1961: H. L. A. Hart, The Concep1 of La,\·, Clarendon Press, Oxford (existe 1973b; O. Weinberger (ed.) Hans Kelsen. Essays in Legal and }.{orai
traducción castellana de Genaro R. Carrió. E/ Concepto de Derecho, Philosophy~ Reide], Dordrecht-Boston.
Abeledo-Perrot, Buenos Aires 1963), . 1977: ((Normeniogik und logische Bereiche1; in Conte-Hilpinen-von Wright
Hilpinen 1971: Rísto Hilpinen (ed.), Deonlic l.ogic: lníroductory and S!·~remat1c 1977.
Readings, Reide}~ Dordrecht. . .· . ,
von Wright 1951: Georg Henrik von Wright, 1(Deontic Logic», Mind 60, 1-15.
_ 1981: R. H.Hpinen (ed.), Nev; Studfes in Deonnc Log1c, Reide!, Dordrecht- - 1963: Norm and Actionr Routledge and .Kegan Paul, London (existe
Boston~London. ·- . . .
· tradu~ción castellana de P. Garcia Ferrero, ··Norma y Acción, Tecnos,
Hintikka 1971: Jaa~ko Hintikka, 11Some ~lain Problcms of Deont1c Log1c» 1n Madrid 1970).
Hilpinen 1971. . , . , 1968; An Essay in Deontic Logic and the General Theory of Action, Acta
Kaiinowski 1967: Georges Kalínowsb, l.e prohftne de la vente en mora/e et en
Philosophica Fennica XXI, North Ho1Iand, Amsterdam (Existe una
droit, Lyon. · h. traducción casteUana de E. Garzón Valdés, Un Ensayo de Lógica De6ntica
1977: <{Über die Bedeutung der Deontik für E~hik und Rechtsph1losop 1e» en y la TeorÍa General de la Acción, UNAM, l\,:féjico 1976).
Conte-Hilpinen~von Wright 1977, 101-/29. . . . ~
- 1978: Lógica de las Normas .r Lôgica í)(•Ón.li{"(1, l;mvcrsidad de Carabobo,
Valencia (Venezuela). . .
Kelsen 1960: Hans Kelsen, Reine Rechtslehn•, 2 Auflagc, Franz. Deut1cke, W1en
(existe una traducción castellana de: R. \'crnengo. Teoria Pura dei Derecho,
UNAM, Méjico). . . .
1962: <cDerogation}> en Ralph A. Newman (cd.l Essays LQ_ Junsprudence in
Honor of Roscoe Pound, J\:ew York: reproducido en V:e1nberger l9~3b.
- 1965: {(Recht und Logik1>, Neues Foruni No. !42 143 {Wien), repr~ducid~_en
Weinberger 1973b. (Existe una traducción casiel!ana de U. Schm1ll Ordonez
y J. Castro Valle, UNAM, ~féjico 1978}. . _
von Kutschera 1973: Franz von K utschera. Einführung in d1e logtk der
Normen, We~te und Entscheidungen, Alber. Fr-eiburg-Milnchen.
!52
153
7. FUNDAMENTOS PRAGMATICOS
PARA UNA LOGIÇA DE NORMAS*
Carlos E. Alchourrón y Eugenio Bulygín

··.:.: ..En un articulo de:cgran in.terés Ota· Wei!lb~rger·, ·critica n~estra


:_:" cOncepción ((expresiva>) de laS normas .y. Ia resultante lógica de
· · proposiciones normativas 2• Weinberger_penetra profundamente en_ Ios
'problemas de la lógica de normas, pero algunas- de sus observacíones
·/Críticas están basadas so~re malentendidos .que se deben por lo menos en
.. parte a la falta de clàridad de algunas de nuestras formU!acíones en la
., presentación originaria ,de la teoria. EI presente trabajo apunta (i) à
· clarificar aqueHos malentendidos, reformuJan_do algunas·_de làs te~is
principaies de la concepción expresiva; (ti} a sefialàr los importan~es
acuerdos y coincidencias a los que Hegamos dur.inte nu~tras discusiones~
públicas y privadas, en 1984-en Buenos Aires, J1 (iii) a delimitar el ámbito
de los desacuerdos remanentes. El artículo de \Veinberger. podria dar la
impresión ~de que las diferencias entre· nuestras respectivas posiciones .
son mucho más grand~ de lo que son.en realidad; sin embargo, tenemos
la esperanza de quç este lrabajo .mostrará que Jas dos posiciones son en
realidad mucho·más cercàtlas, o ·por lo menos se volvieron:más cerca:nas
·despué_s ~e nuestro_ encuen_tro en el ,Congr~_so de Buenos Aires •
•:,:. ,(E Titulo original: «P~gmatic· F~undãtions for a Logic -of NormS1>: Rfd11sthe<1ri"e ·15
?(1984) 453-464. Duncker&HumbJot. Berlín 4!: traduccíón.de EugtoniO 'Bulygin- .
- :__ .1 O Weinberger: (1Thc Expressh·e Conceptiori of Norms • An Impasse for {he togk of
...: Norms», IA•,,, and Philosophy 4 (1985) 16S~l98'. Reide!. Dordrecht Bos1on: citadó en
.. :!'ldelante como W.
2
/:·~, .C. E. AkhotJrrón • E. Bulygin, ·«The Expréssí\•e Conception of Norms». en R.
. Htlpinen (ed.) New Studies ln Deontic- lcgic. 9.S-124, Reidel, Dordrccht·Bos1on-london .
.1981; citado en adelante como CEN. (N.~ 6 de este volumen).
CARLOS E. ALCHOL'RRO!-i Y fl'Gfl\lO 8UlY<:i!N FUNDAMENTOS PRAGMATtCOS PARA UNA LOO!CA Di: <',QRMAS

!. LAS CONCEPCIONES EXPRESIYA E HILET!CA negadas y combinádas mediante conectivos proposícionales, míentras
DE LAS NORMAS que para la concepción expresiva el operadores un mero indicador cie
ciertas funciones pragmáticas realizadas por aquêllos que usan Ias
El punto de partida sobre el cuat estân de ac.uerdo ambas ..partes es oraciones de acci6n para prescribir u ordenar. Así, pues; las oraciones
la distinción tajante entre oraciones normaa~as (Normsatze). que normativas no pueden ser negadas, ni pueden entrar en combinaciones
expresan· normas que no son ni verdaderas n1 _{~Isas, y oracrones con Ia ayuda de los conectivos proposicionales. Usaremos '~!p" como
descriptivas (Aussagensiitze) que ex~resan propc:sr7tones verd~deras o símbolo para una norma en la concepci6n expresiva. Cabe observar aue
falsas. Una subclase de las orac1ones descnpt1vas, especialmente la concepción hilética no está necesariarriente ligada ai platonismci como
iÕteresante para nuestros fines e·s..la de oraciones deóntica~ que expresan parece pensar Wei!lberger, aunque por cierto está má<; cerca de las ídeas
proposiciones normativas: Las. oracio?e_s deóntica~. d1cen que una platónícas que la concepción expresíva.
determinada acci6n es obllgatona, proh1b1da o perm1tida de acuerdo a La ~oncepción de normas de Weinberger es claramente hilética, pero
un sistema· normativo dado o una cicrta autoridad normativa. Son como el comparte nuestro punto de vista de que Ias normas v las
metaliri_gUísticas en relación ai lenguajc en el que están expre~adas las nradone-s n0rn1ati\':1S c.Jrcc.;;1 J..:: \"..ih:-,;-C.$ de rerdad, ;Surg~n -para êÍ do::.
normas y son --con10 t01.L:.. ~ iu::: ~,:., . .,<.~-' ....-_.,,,p;:\-1~ \crua~cr.a.s o problemas grandes: En primer lugar, el àe explicar su tesis de que las
falsas. Pero las oraciones normativas son prescriptivas y no descnptrvas; oraciones normativas tienen significado semântico, y en segundo lugari
por ello carecen de los valores de verdad '. eI de caracterizar las nociones de incoherencia e implicació.q lógica para
Las oraciones normativas pueden ser analizadas cn dos componentes: las normas que no son ni verdaderas ni falsas. Teniendo en c1,1enta que
un componente descriptivo, que es !a descripción de una acción o estado ·:}t. las expiicaciones "clásicas" tanto del significado semántico de las
de cosas resultante de una acción y que denominaremos oraci..ón de oraciones normativas, como de las relaciones de incoherencia .e .
. ..acci6n, expresiva de proposiciones de acci6n'. y un componente implicación lógica en términos de verdad le están vedadas, Weinberger .
- presct1ptivo: el operador normativ-o. Acerca de !a natu:aI~za ?e este ::Íi1t 1· está obligado a dar una explicación alternativa para esas nociones. En
operador no hay consenso entre los filósofos: podem_?s d1sungu1r.entre "!t\tj1t CEN tratamos de mostrar (i) que e! primer problema no surge para la
concepción expresiva, y (ií) que ésta última puede dar cuenta en forma

;~;:~E~ti:~:i!~~Er:r:; !~~i: ~~':i?:fz;;t:~º;;~!:~~ei:i .


significado semántico de las orac1ones normauvas, en cuyo cas_i;i UQ.<l_
1
,-_i.::r_r_:_t_},::,...
_-;tJ;e:b_:. t
satisfactoria dei segundo problema, si bien de un modo un tanto
indirecto. Esta última afirmación requiere aigún comentar.i.o.

norma resulta ser el significado semântico de una oración normativa, de '.'{iZ}..r~-~


la misma manera como cabe decir de una proposición que es el ·-,i~f~-·í
significado (sentido) de una oración descriptiva. La segunda considera ;.-Ji: J 2. INCOHERENC!A NORMATIVA
que el operador normativo es un signo en capacidad pragmática 6 , 9ue
no tiene ningún significado semántico y no forma parte del conten1do Como fue sefialado por Weinberger en nuestra~ di;~il~·ioi::t~ .teU~~~s
conceptual de la oraci6n normativa. que distinguir entre dos sentidos deI término ''norma~1: (i) nor~a como
Estos dos enfoques dan lugar a dos concepciones de normas una entidad lingüística (oración normativa), y (ii) nonna como hecho
radicalmente opuestas, que hemos bautizado en CEN como la concepción institucional, esto es, una norma existenr.e. Dejando de lado Ias normas
hilética y la concepción expresiva. Para !a concepción hilética las consuetudinarias (que requieren un tratamiento separado aunque no
normas son entidades semejantcs a propos!ciones, que pueden ser ese.ncialmente diferent_e), la existen.çia de una norma dePende de un ·
t[p1co uso de las ·orac1ones normativas, es decir, .de una cierta.·acció:n
J O. Weinbergér, <iNormenlogik oder deunü~d1c Logii;: ... en O. \Veinberger, Normen- · !-levada a cabo por una autoridad normativa que .llamamos acto de
theorie ais Grundlagefür Jurisprudenz und t"thik. Anhang H. Ber!in !981. promu{gación. Un (aunque noel único) uso muy común de las oraciones
4 En CEN usamos la expresión "n,;1rm-come,:,,i" (('onttnido normativo), pero
nor~ativas ~onsiste ~~ requerir que alguien haga algo, es decir, que,-;·
"proposición de acción" parece ser más conn'.nientc.:. reahce una c1erta acc1on o produzca un determinado estado de cosas:
s Cfr. H. Reinchenbach, Elemenrs o/ Strr.hofit l.ogi,·. p. 327 .ss., Macmillan, Kew
York 1947. esto es lo que llamamos una orden. De esta manera el acto de ordenar
6 Reichenbach citado, pp. 336 ss, (en e! sentido de dar órdenes) da lugar a la existencia .de normas. En

156 157. ·.
CARLOS E. ALCHOUltR.ON Y EUOEN!O IJULYOIN
FlJNDAME.•li!O~ P_!tAOMATICO:<;: PARA_llSA J.O<;JCA DE NORMAS

nuestra terminologia, ordenar _una cierta:· .Ptoposici6:n de acción (por que" no es un c_onc~pto deóntico, según este argumento, pues no se
ejemplo, ordenar p)_ equivale a la prO~ulgación de la _norma '_'!p":. _..refie.re .~ una..obligac1on ~tablecida.por una norma, sino pOr upa re la
Una proposiciórt normativa describe el ·hechO. de _que ~na .c1~_rta . i técnica: Est~ .punto de·v1sta es tal ·vez menos Platisibie si Ja cóbdiciónge
acción (proposición de acción) és obligatoria ,(prohibidá, permitida) . ne~esa_ria nosolo:por_r~zones er_npfriéas {como en nuestro ejemplÓ), sitfi
conforme a las órdenes dictadas por una determinada autoridad. Esta __es l6g1camenre f!,ecesar1a.·Cons1dérese el càso de úri'ilidividu:O y·a ·'"· ·
propOsición normativa puede ser analiZada en tres.-é1emerttos:: · .sele ha o_rdenado Jugar.ajedrez y tanibién se le ha·orôehadô (quiz1t:~
(1) Una autoridad normativa, !lafuada x. : .: . . .. . :~~a ocas16n d1ferente)..~o_.fumar.1,Ttene f_ la obligaéión de jugai.àjedi~z
(2)' . E! conjunto· de: proposiciones ~e acción/1i,'_q••. ,ordenadas :por .~tn f~ma:? _P~_~ece·que:una respuesta afirmativa Sétia.mtú(êonforme-à
X.
. ,~~estras ~ntu1c:on~···.Serla.raro-decir: que y tié_ne Ia· obÍigación de júga'r.
(3) ta relación ·entre (!)· y (2), 'esto es/ la relaéióri de ordenar, . .a;edrez Y ta~b1é~·t1ene _Ia.obligación de no fumar y·qt.ie para ·satiSface·r
simbolizada por O. · ·
-~tas d?s obh~ac1ones .t1ene que (en·Un Sentido··tétriico de "'terier·que,i)
t::.i~.edrez s~n (~ma~,- pero q~e. n~ obs~ante n_o ~~~-~~-~~ _?bl~gación d~
De tal manera, una proposición n·orma~iva (dei tipo que estam9s.
considerando) tiene la· siguiente forma; Oxp, que _puede leerse: _La
proposición de acción p ha sido ordenada por :x,
o: p es obligatorio . ~obre. ·est·á. base. ~~d~~Ós ·.'formuÍ~r ·el _si8~~~t~· ··Principio. dk
conforme a las-órdenes de x 7• ·
Oblzgatoned'!d. Es obhgator10, conforme a Ias·órdenes·â((x, ·realizar
Si X ha- ordenado a un indívidtio ·.v qUe.haga ·una cierta cOsa,.por todas ~as 3:cciones que son lógicamente neCesària8 pafà Sátisfacér tÓdas
ejemp1o, p, entonces ·y tiene la obligaci6n d!! hacé:r la cosa Ordenada . =
1~ ob}i~ac1ones est~blecidas por.las órdenes de x( que son consecuen~
~,3-,·aconforme a las 6rdenes de x; si debe~o'no hacer lo Que x exige de él es
· :)~ logicas del:~onJunto de las_prop~siciones ~e ~cc~6n ~'rderiadas por''
otro cantar. No decímos que y tiene·Ia obligaci6n de hacer p simpliciter..
Quizás y deba omitir pen virtud de alguna otra norma que. es mucho : :, .. S~a A el conjunto de todas_.l\lS ·proposiciones de acclón ordenadas'
más importante para él que las órdenes ;de x; quizãs no !e importen para ·: ~;',{' entonces Cn(A) es el conJunto de todas las consecuenciás lógicas
nada las órdenes de x; sin embargo, sigtie siendo verdad que, conforme
a las órdenes de x, y tiene la obligación de hacer p.
Supoogamos ahora que· x ha ordenado a y cerrar Ia puerta;
en
(· -;:"-'. ~stamos ~ondicÍone~ d~ .indicar 1as'.~o~dici~nes de :Verdad J)ara"las ·
orac_1ones. deónt1cas de obligación: · · · · '
supongamos además que y está sentado en una siUa y .a menos que se
levante no puede cerrar la puerta. Es claro que para satisfacer la orden Oxp sii PE Cn(A)
de x (esto es, para cerrar la puerta), y debe también realizar la acción de :":.i

levan.tarse. En general, para satisface~ las 6rdenes de úna autorídad .51,Estafór~ula puede leerse: p es obligatorio conforme a las ordenes de .
normativa, toda acción que es una condición necesari~ para las acciones x .EY sólo s1, ~ p~rtenece a las-consecuencias dei conjunto ordenadO A.
ordenadas, también debe ser realizada. pues si se omitiera a1guna de
.nb_f~rma s1mzlar. podemos dar las condiciones de verdad para las
ellas, alguna de las acciones ordenadas no podría ser realizada y de e:§.t~ pro h1 1c1ones: . .
manera las órdenes no estarían satisfechas (obedecidas). De esta manera
podemos estipular que toda proposicíón de acción:que es una condici6n .• Ox-p_sii-peCn(A),
necesaria para lo que es obligatorio c'onforme a· lás órdenes de x es
también obligatoria. · · . ::to e_s; P- e§t~ prohibidô ·ConJorme a las órden~s de x si, y sólo si Ia .
Se pod.ría también -àdoptar el punto de vista de .que en nuestro .. gac16n (om,sión)_de p perten~ alas consecuencias de A. ' ·
ejemplo y sólo tiene la obligación de cerrar la puerta, ·pero no t.iene la /::· ~sto nos P~i:m1t~ 1ntroduc1r un concepto de permisíón ·que no
ohligación de levantarse, aunque sea verdad que tiene que levantarse si ,:-,: requ1~~, la ex~~tenc1a. de normas .permisivas. Lo vamos a Uamar
quiere cumplir con su obligación de cerrar la puerta. Pero este «tiene ..-.: Permrsron negallva (P-).

7
Este es: e! caso más sencillo; la situación más complicada en la quê hay una·piuralidad \~,. ~~f~i~;-~. ~:~:~:~. f~t~:~~;o~mén - ein Prüfstein fUr die Normeniogikll, en
de autoridades no será analizáda aqui. ·_Hurnb!ot, Berlin {984. · e ram (eds.J, Theorie der Normen, Duncker &

158
159
FUNDAMENTOS PRAGMAT!COS PARA UNP. LOOICA Dt; NORMAS

Las condiciones de verdad de una oración de Ia forma P-xp son: quiero que se haga, seria razonable dar Ia orden de cerrar la puerta
cuan?o quiero que ésta permanezca abierta._ De esta manera podemos
P··xp sii - pE Cn( A) definir el concepto de un legislador normal en términos de coincidencia
entre sus intenciones reales y su expresión verbal. :·
(p está negativamente permitido conforme a las órden~s de x si, Y_ sólo f:hora bie~ si orden? cerrar Ia puerta y dejarlii abieft~ ·tal orden
si, Ia negación de p no pertenece a las consecuenc1as del conjunto podna produc1r un cons1derable asornbro aún en una secretaria hostil.
Porque cualquier cosa que haga, siernpre obedecerá una de mis órdenes
ordenado A). . .. . y desobedecerá la otra. Ambas órdenes no pueden ser_ satisfechas o-or
'• Es importante sefialar que la noción de perm1s10;1 ~egat1va. es
relativa a las órdenes d,ictadas por x y no requrere de n1ngun perm1so razones lógicas, porque eJ conjunto A es ·proposicional mente incohere;te.
Como eI propósito de un legislador·normal es que todas sus órdenes
dado por x. b.. d sean. cumplidas y, por lo_ tanto, se haga todo Io que él ordena, su
Supongamos ahora que Ia autoridad x ordena p y tam 1en or ena
(quizás en otra ocasión) ~p. En tal caso tanto r.como -p pertenecen a .fin~hdad no_ puede ser satlsfecha si lo que él ordéna es p y ~ p. Si un
Cn(A), de modo que las pro posiciones normauv~s Ox.p Y Ox . . . . . P son legislador dtc~ara _en efecto las ór?enes !p·y !'-p, d!ríumos que su
ambas verdaderas. Diremos entonces que el sistema norn;at1v? __ cs ~ondu_c[a es 1rractonc1; en eJ 5-enudo de _.que· .tfaicíona _sus propias
nonnaÚ\'Gl/U'!lit' ill<vÍl('tf!tl!t·. !o tJt•~· n1,,~·-.!ra qut: ~a::; nürn:a.s ·P} · -p
1ntenc1ones.
sonde alguna manera i~co1'.1-patibles .. i.~.n qué consi,ste ei~ 11:,coherenc1a Resulta, pues, que ta incoherencía norrriatfYi/ ~;tá" basada
factores: · ·. ·
·en.
·
dos .
normativa y Ia pretendida 1ncompat1b1!tdad entre .p Y , _P· .
Es claro que no se trata aquí de !a noción "clásica" de 1ncoherenc1a; (I) La incoherencia proposicíonaI de! Corijlltii'o\J~ las PtOposi~·io~es
no podemos decir que tp y !-p son incoherentes porque no pu~den ser ordenadas, y .·.
verdaderas Ias dos, ya que las normas no son _ni verdaderas n1 falsas. (2) El anâiisis de las intenciones -.tlofffiáJe{:),' ·pr~pÓsi{~s· -_.(1~~
Tamp·oco seria satisfac~o!i-0 decír que :;on 1ncoherentes porque _el subyacen al acto de ordenar. · ·_ --. -
sistema Cn(A) es propos1c1onalme~te 1ncoh~rente: esta no es una razon La .dimensión pragmática de los pÍd,P:Ó~ÍtÓ~ :..dé. .ia . _au~Óridad·_',
suficiente para decir que es normativamente 1ncohere_nte. Como observa normativa asocia<fos al uso normal de làs órdéhes h8 de ser tomada en.
correctamente Weinberger, si en lugar de un con3unto ordenado A cuen~a; la incoherencia proposicional del conjunto' ordenado. no es
tuViésemos un conjunto permitido B, e! hecho de que t~nto p co_mo sufi~:ente. Es eI hecho d~ qu~ este con~unto ha sido ordenado lo que es
-p pertenezcan a B no seria considerado como incoherencra norm~uva, dec1s1vo para Ia caraqtenz~91ón_ de Ia 1ncohe:tericia normativa. En esto
porque Ias normas que permíten p y --p son pcrfectamente compa.t1b!es. estamos _plenamente de acuerdo con Weinberger, pero esto fue siempre
Por último, no podemos decir que !p y !-p son incoherente~ en el nuestr~ ~dea en CEN._ Sin emba_rgo, eI hecho de que .la lógica de Jas
sentido de que no pueden coexistir en un cuerpo de normas (la rdea de propos1c1ones ~ormat1va5 va mas a1Iá ?e la lógica_ .proposicional no
von Wright en Norma y Actión~), porque de hccho es perfectamente pru~ba, contr.an~mente a lo que cree We1nberger, que'l~s . normas tienen
posible que x dicte las dos órdenes ! p y ! -... p, por to tanto, p Y ~ P s:nt1do,,semantlc?·. ·No todo se~tido es ~entido :)emántico; .es Ia
pueden coexistir en A. _ . .
d1m~n~1~n pragmattca la que convterte a la 1ncoherencia normativa en
9
iPor qué decimos entonces que !p y !-p son inc~rnp~t1bles. La 1dea algo dist~nto de Ia mera contradicción proposicional. .· . . . .
es que estas dos normas son incohercntcs o co.ntradictonas_ porque son P..o~r~a resultar ~til a esta altura comparar )a Jógiéa ·:de .las.
incompatibles con las inlenciones de !a autondad normativ?. Cuando propos1c1ones normativas (LPN) con el IIamado Sistenia.Staildard de
alguien dieta una orden este ocurre non11,;1Jrnente porque qu1ere que la lógica deóntica (LDJ:
acción ordenada se realice o la cosa ordenada se haga. Por l? menos ~n Sistema Standard de LDLPN (lógica de proposiciones normativas)
situaciones normales sería extrafio que yo ordenara a mt sec~etana
cerrar la puerta si no quiero que !a pucrta e~té cerra~a. Solo e~ LDJ. Pp2-0-p LPNJ. P :cc xp k-Ox - p
situaciones muy poco comunes, por ejemp!o, si yo suptera que mi LD2.
LD3.
=
O(p&q) Op&Oq
O(pv-p)
=
LPN2. Ox(p&q) Oxp & Oxq
secretaria me odia y síempre hace lo opucsto a !o que ella cree que yo LPNJ. Ox(pv-:-p) .. , . < ...
LD4. -(Op&O-p) Df. (cohe'rencia norinativa):
9 Von Wright, Norrn and Action, Lon<lon 19(1~. r- !47 ss. Cohx(p) =-:-(Oxp & Ox -p) ·

160 l6l
C'ÀRLOS E. ALCHOURRON Y EUGE:.10 BULYGIN-
FU~DA~ENTOS PRAGMATICOS PARA UNA LOOJCA DE NORMAS

Hay dos diferencias básicas entre Ias dos lógic~: ..


( [) Las expresiones dé LPN son relativas a las ordenes d1ctadas por promulgadas y dejan de existir cuando son derogadas o anuladas en una
.ocasión posterior.. · .
una autoridad normativa dadá'(o, más:generali a los aetos normativos
!levados a cabo por ·.esa autoridad;_. púes, como ;eremos_ más· adel~nte, - La .derogación de una· norma imperativa implica la eliminación de su
dar órdenes no es · el único tipo de acto normativo que una autondad con~enido (esto es, de I_a_correspondiente proposición de acción) dei
puede realizar), · .. . . . · · , conJUnto de las propos1c10nes ·ordenadas Cn(A), Pero para eliminar
(2) En LPN no hay una ·1ey análoga a LD4. Esto es as, porque los ciertas propósi~One.s,~e acción, la au~_oridaô debe Primero identificar
sistemas normativos pueden sei incoherentes (sobre este punto hay un aquella~. propos1ciones que no deben pertenecrtJ:' al sistem~ esto es, que
acuerdo total con Weínberger). Pero ,es interesante observar .que la . no de!)en ser obligatorias. Esto se logra mediante.un acto normativo
definición de coherencia normativa tiene una ~str1:~ura sem4:Jante a especial; llamado acto de rechazo (simbolizado por "{'). AI rechazar
LD4: Ia semejanza éStructurar expl~ca tal vez las 1ntu1c10?~ .b~1cas que . ciertas proposiciones de acción, la autoridad normativa: declara su
voluntad de que esas proposiciones no deben. Ser mieinbros del conjuntO
;; subyacen a LD4. Pero mientras que LD4 excluye la pos1b1hd~~ de que
<;n(A). Esto significa que ellas tienen que ser eliminadas de ese conjunto
i se den Op y P-p (ambas no pueden ser. verdaderas), la defin:c1ón sól_o
SI P,ertenecen.a él,.y no ser incorporados a Cn(A) si no forman parte
determina las condiciones en las que eI sistema es coherente, stn excluir de el. · .
la posibilidad de sistemas- incoherentes.. . ·
Estb muestra que Ia interpretación usual 1;fe l~s expres1ones de LD Hay, pues? una diferencia básica entre rechazo y derogación: al
como proposíciones verdaderas o.f~tsas no es fa~t1ble, pues no da lugar rechazar ciertas prol?osi~ones la autoridad identifica qué es lo ha de ser
a: u.na lógica adecuada de propos1ciones normativas. deroga~o; la derogaciónmcluye la operación de eliminar Ias proposiciones
Por otro lado, exísten también algunas semejantás entreLD y ~PN: ·-·· d~ ~cc1ón que fue,:on- rec~azadas. En su artículo (W) Weinberger no
LPN I muestra que la permisión negativa ~e comporta. de la m1sma distingue con suficiente cuidado entre los dos Conceptos. Si 10 hubiera
manera que e! usual operador permisivo P. ~esulta, pu~s q_ue la · hecho, no habrla planteado la pregunta si tiene sentido que el rechazo de
permisión negativa puede ser. definida en. tér1:1mos de obhgac1ón Y un rechazo (W, p, 13), pues es claro .que sólo ·pueden ser rechazadas
viceversa. La ley de distribución LPN2• es tamb1én análoga. a LJ?2.. prop~si~iones, no los· acto! de rechazo. La _sigtlléµte afumaCión es
Weinberger objeta fuertemente LPN2; aunque acepta la :mPl(cac!ón .. tamb1én un sintoma.de la nusma enfermedad: «Dê acuerdo a Kelsen la
.de derecha a la izquierda (Oxp & Oxp- O(p & q)), rechaza.Ia 1mplicac1ón •· , .derogación es el efecto de una clase .especial de normas· el efecto de .:Ua.
de la- izquieda a Ia derecha: Ox(p&q)-Ox1;&0xq sobre l:' ~":º de ·· ·· horma derogatorl_a es la eliminacióii ãeunf} :ríórma que ~ra Ilorma váli~a;
i razones -puramente intuitivas. A pesar de considerar que. el P1:nc1p10 de del ~rden nor:nat1vo•. _La derOgacíón co·mo elimfuaCión no·produce, sino
J., Obligatoriedad {todas Ias acciones ,.que son consecuencia lógica d~ las supnme confltctos, m1entras que e] rechazó de p de Alchourrón-Bulygin
(ip) conduce a un confiicto,·si el sis.tema normativo en cuestión contiene:
' acciones obligatorias son también obligatorias) <~es un.paso necesano en
::.1 el camino hacia el análisis lógico» (W, p, IO), We1nbe.rger rechaza .LP_N2. P (!p)». \W, p. 15). ~t'!"'º! totalmente de acuerdo con Kelsen en que la'
...,Es claro que para él el Prinéipio de Qt>ligatoriedad ~a de ser res!nng~do, derogac1ón. como ehm1naetón no produce conflictos y esta opinión es .
pero é! no dice cómo ha de ser formulado y es Wemberger q':'1en t1e,ne . . perfect~ente comp~tible con la afirmación de q11e. e! ,rechazo puede
aqui la «carga·de·la -prueba». En todo caso, esta es una de las diferencias }{·. conduc1r a un confltcto. Es tan sólo· porque Wéiilberger.identifica el

~g:~I~êi
que quedan en pie. ·

3, DlNAMlCA NORMATIVA 11,1.·1,.:_~,I.t.!.i.


Hasta aquí sóto- hemos tomado en consideración .el acto de ·~· - __. habla. de «normas derogatorias», ·mientras que nOsotros analizainos la
promulgar (ordenar, en el sentido d.e d~r órden_es) que.da lugar a la ··_ d_erogacíón en. d_os elementos.: el acto de rechazo y la eliminación de
existencia de normas (órdenes o normas unperat1vas). P_ero I_a mayoría C(ertas propoS1ciones de acci6n. El acto de recbázo no da lugar a
de las 1;1.orm~ y, en todo Caso~ la mayoría de _las normas.1u.rfd1cas t1enen _: n~~na norma derogatoria; s6Jo identifica aquello que ha de ser
.· ehnunado.
una eXistencia temporalmente limitada: com1enzan a existir cuando son
Esto muestra de paso que las proposiciones que no pertenecen a

162
~ frp

FUNDAMENTOS PRAGMATlCOS PARA UNA LOGICA DE NORMAS

{~ '"' " ;'=::::::~;:;;~:;~':; : : : : ~:


·.J
ll
rechazo <<anticipado» puede pro. ~c1r impchazadas ai conjunto ordenado
la incorporació~ ~e las propos1c1o~es;:s más tarde por una autoridad
p esté prohibido y permitido) conforme a x.·es independiente de la
incoherencia: se trata de dos tipos de conflictos diferentes. Por otro
lado~ si aceptamos que ordenar p implica rechazar - p 1 entonces
incoherencia implica ambivalencia: -Coh x(p) "-'.' Amb x(p). En tal caso ·
Ja ley Op-Pp de! Sistema Standard seria válida en .la lógica de
(si tales propos1~one? son promu ga . proposiciones normativas (LPN) para la permísión positiva:
jerãrquicamen.t~ 1nfer101· . . , tre el conjunto de las proposiciones
En CEN h1c1mos la !Stlf~ºn en d m) y la familia de conjuntos de
·expres~t1;ente :ech~z.adas ~~e r:~~!:~d~s: «El rechazo de un conjunto de
propos~c~ones 1m_phc~;a~e ente rechaza todas las proposicion~s Xtodos
propos1c1ones B1mp ici ª.11: ·m lican alguna propos1c1on que
los conjuntos dt: pr~os1c11i~esDqu:ai1 m~nera resulta que lo rechaza~o Pero la posibilidad de sistemas normativarile~~;· i~~~h~;~~te;·-~~ci~ye
pertenece a B>L (CE ; p.t d -pr~posiciones, sino una familia, es dec1r. la validez de una ley análoga para Ia permisión negativa: la verd8.d de
no es tan sólo un c~n1un o e .. Oxp no garantiza la verdad de P-xp, porque p puede ser obligatorio y
un conjunto. de c?nJuntos. u a de las pro posiciones expresarnente prohibido al mismo tiempo.
Ahora b1en, st por lo menos ln unos mien1bros de A tienen que ser No es fácil decidir si la ley de que la orden de p irriplica el rechazo de

eliminados, es dec1r, re~ta os e .


J
rechazadas perten~ce a C~(A)d a Esta 5ubstracción puede hacerse de
lo rechazado es una familia y no
- p ha de ser aceptada o no. Intuitivamente una respuesta positiva
parece más apropiada: si una autori<lad ordena p,: quiere que p ._sea
distintas maneras, precis;mente fº~~u;ada indetermfnación lógica del míembro,.de A, pero entonces "no puede" querer al mismo.tiempo.qµe
u_n conjunto. Esto-~on 1 u::n~o ~a afirmación de \Veinberger de q_ue «el
s1stema remanente. o~ oB lyg!n conducc una teoria muy complrcada,
-p sêá miembro· de A, ya que esto conduciría .. a la incoherencia
normativa. Pero tenemos que enfatizar que este uno·puede" no significa
concepto de Alc?oui:r n- u_ l sistema como consecuencia de un
con Ia indeterm1nac16n l~g1ca tel_nd~terminación lógica del sistema es
l1. imposíbilidad lógica y ni siquiera imposibiüdad emplrica. Sólo significa
que una autoridad que quiere que tanto p cOmo--:-p.sean miembros del
'· rechazo}} es un t~nto enganosa. ~.1. de substracción y es totalmente ! conjunto ordenado A.se comporta enforma irracional.: ..
una consecuenc1a de la op~rac1on . . E. ás ue dudoso que esa
independiet;te de la cân~fpci~~d:x:e:e:~i~;das e: la ~oncepcí6n hilética. l La tesis de Weinberger de que la posibilidad de sistemas incoherentés
e incompletoo-··(<hace imposible la ip.terdefinibilidad ..[de permisíón y
consecuenc1a desagra a e P . . troduci.r un nuevo concepto de pfohibición] tanto en la perspectiva descriptiva, como en Ia prescriptiva»
La noción de rechazo º.º?.per:~\~1:: Mientras que la permisión
1
permisión, llam.ado per7?1~ on ~· ·t d' .· por Y la permisión positiva es
\ (W, p. 23) es correcta pero sólo en relación a la permisión positiva.. La
permísíón positiva es en efecto equivalente a la no prohibición sólo si el
negativa es relat1va a las or {nes lC t :Jo5
p~~ .Y. Las condiciones de i' sistema es completo y coherente. Pero la permisión negativa (como lo
relativa a los actos d_e.~ec az~\.r:a ;~.) pueden ser formuladas de la muestra LPNI) puede ser definida como ausencia-de prohibición. El
verdad para la pertn151 n ~~st rv ·, p·;,;. es verdadera (esta es, argumento de Weinberger de que «la permisión fuerte descriptiva no
siguiente manera: la prop~s1c16n n~r~:~1~fo si.~ p (esto es la negación \ está garantizada por Vp E Cn(a), pues el sistema puede ser incoherente>)
P es posítivamente permiti o por x Si,. . pli~itamente po~ x. Nuestra 1 (\Vt p. 23) está equivocado. Traducido a nuestra terminología actual esa
u omisíón de p) es rechazada ex~~esa ºoª:siciones rechazadas y las tesis significaria: la perrnisión positiva F+xp no está garantizada por
definición muestra .q:Ude entreda asla p~í~n1a relación que entre las \ - pi Cn(A). Sin embargo, el mero hecho de que hay una proposición
. ~
positivamente permiti as se
1
Proposiciones orden~~as Ypr?hi~lda:: ~. P
positivamente perm1t1do y v1ceversa. :;1 r - .
d to ces - p es
c;,r~ct,S~~·a::;te ;ermitido, ! ;
que no pertenece al sistema garantíza ya su coherencia, ya· que de un
sistema incoherente puede derivarse cualquier proposición: ..(Cfr. W, p.
22: «En general, se supone que cualquier oración normativa es deducible
entonces ~p es rechazado. . h d" _ (Este ! en un sistema incoherente ... 1)). En lo referente a la interdefinibilidad de
Cabe preguntar si la orden de _P ín1p\1ca e! rec. azo ,.. p.
los conceptos prescriptivos de pcrmisión y prohibición, ésta no se da si
problema no fue analizado en CE~_). . , - tal como fue las normas no pueden ser negadas, como ocurre en la concepción
Si no se acepta que ordenar p in1pl1ca rc,hazar P: d . et
..t t aceptado en CEN entonces la anibivalenc1a, es. ec1r, ' expresiva. Pero si se admite la negación de normàs,"éomo oéurre en el.
tac1 amen e . . • h d ( que es lo mismo. que
hecho de que p sea obllgatono y rec aza o o. 1o ..
165
164_
!
~AR.LOS E. ALCHOUR.RON y EUOENIO, BUl..YOIN
1 FUNDAMENTOS PRA0l\.1A TICOS PARA UNA LOGICA DE NORMAS

''
'l:i i
l
., . -... b . 'º entonces ambos·-conceptos resulta:n
articulo citado por Wem erger • . te definibilidad·no depênde de la simbolismo para las normas condicio:naieS. Pero esto no significa qµe.las
J·! interdefinibles. En to?o c~o, esat~'!,e~te Weinberger (W, p. 23).
coherencia, como_sugiere 1ncorrec . - ...
normas condicionales no puedan recibir un tratamiento adecuado
dentro <Íel rnarC-"b de Ia concepción expresíva. Un interesatlte .intento que
apunta 1en esta dire~ción fu.e nevado _a ,cabo. recientemente por von
. Wright ~. .•. . .

4. OBSERVACIONES Fl:'.'ALES . ~: ·.·- _ .ll) Hay do=Riores principales en la argumentación de Weinberger:


- . la concepción expresiva hay (lt' :E! ·ê!;ee erróneamente .que nuestra lógica de. proposiciones
. a) En CEN he~os sostemd_o q~! P,•:i
osiciones normativas. Esto . normativas est~ basada_excl~sivamente en las relaciones lógicas enire
proposiciones de acción y. no va más allá de los lúnites de la lógica
una sola lógica pos1ble: la ~~c~erge~ tifne razón' en seílalar que hay
parece ser una exagerac1ón. em lta En efecto• ·las leyes de LPN pr<;>posicia:nal. :Comó ya tuvimos .la oportunidad de sefialar, nuesi.ra
tambíén una .l6g1c~ de n?rmas fu·o~es lógicas·~ quasi-lógicas entre lógica "expresiva" está basada en dos elementos: las relaciones IógiCas
sugieren Ia ex1sten~1a de-c1e~J;i:~n de incoherencia sugiere que Ias entre las .proposiciones de acción y e! análisis de-los actos de ordenar y
normas. As!, por eJemplo,
normas !p y ! -p son de_ a guna
íª r:;2,
era incompatibles, pues dan-lugar
insinúa que la norma !(p&q)
rechazar. Este último elemento.e, de capital importancia.
(2} Weinberger no distingue claramente entre derogación.y .rechazo.
1 im lican conjuntamente !(p&q).
a la incoherencia dei SJstem"; Sus observaciones críticas.a Ja teoria del rechazo pierden su fuerza tan
implica lógicamente !p, y_que ·P Y -~md!d de-aceptarque !p implique pronto uno se da cu.enta que los dos conceptos son realmente distintos.
Hemos considerado tarnb1én l~ !?º"
d cimos el s!mbolo •p para una e) Hay.un problema importante que no tiene, hasta ahora, soiución
i - p. Si esto es ~ceptado (y " •~tro leu es.- !p implica •-p y *p implica en la. teoria de Weinberger: la fundamentación de la incoherencia
norma qu'; perm1t~é·p), eáli~~once;.: 1/pregunta crucial·es: ison estas normativa. La incoherencia normativa no. puede estar basada en la
*(pvq) senan tamb1 n v . as. . noción de verdad (noci6n "clásica" de contradicción), porque las
reg[as realmen\e regias. 16gi~as? !acione; entre normas no son lógicas. normas no son ni verdaderas trl falsas. La incoherencia· basada en.-la
En un sentido-!stncto as.re atibilidad de !p-y !-p. Estas dos imposibilidad- de coexistencia e,. también correctarnente rechazada por
Tomemos, como ·eJemplo, la in~omp Ws eri el sentido de·que no puedan .Weinberger, pues él comparte.nuestr'a opil'µón de que normas .contradie- -····
nor~a~ no son m~tu~ente e~~iu~:~ 'autoridad ·promulga est~s dos torias o incoherentes pueden coexistir· en un cúerpo de normas.
coex1st.J.r; pero, l.-que ocurre 'd d es irracional pues crea un sistema Finalmente, la incoherencia basada en el anáiísis de Ias intenciones de la
normas? Diríamos que esta auton a ue atafie~, a las .normas s6lo autoridad normativa y Ia interpretaci.ón de la lógica .de normas çomo
incoherente. Por lo. tanto, las .re~~o\mplio: esas reglas definen el .lógica de legislación racional, tal como ha sido desarrollada en las

concepto- de; leg1~~or .rac 1


lógica de legislac1on 1:a:1ona .
r~1s~
pueden llamars~ lógicas e~ un ~ena 16 ·ca de normas resulta: ser una·
1
Ió8~a de normás es, pof decirlo así, ·
siciones normativas. Es porque
publicaciones más recientes de von Wright y en CEN no !e parece
aceptab!e a Weinberger. De esta manera es él quien está obligado a
propol"cionar una justificación alt.ernatiya de. la nocíón de incoherencia
un reflejo de la log,ca de ~ropo el cual es verdad que Oxp Y nórmativa. ·
consideramos in.coherente un ststema,.eny 1~ p son incompatibles. Por
Ox ~ p,. qu: de~~~~:~~~!;:i:~:es ~ormativas Ia que suministra
cons1gwen e es :;,• . d · l':mas .
los fundamentos para ta lóg,ca I e r:.;ca de proposiciones normativas
Es ciertarnente verdad que ª ,,. . · Jeta su defecto
desarrollada en CEN Yen el prese:• tr:!ti~~::;~':,,~ ; la falta de
principal -corno lo sefiala corre am ..0

. • · • • · d. p Íssive
10 e E. Alchourrón~E.. Bulygm. «Permiss1on.an.. _crm -\- NorlllSJ~,
. ên W.'
· í<.rav.ietz.
· • d N in clt (N" 10 de este vo1umen,. .
et ai. (eds.), 1heorie . er or en, T.
i1 G H von Wngh.t, «Norms,
h
rut an
d Logicn, en G. H. von Wrigbt, Pracuca1
k 1983
Reason: lJÔ.209, CorneH University Press, Ithaca, New Yor • • 1:z Cfr. el artículo citado en Ia Nota 8.

166
.. -·.;- .. ··

8. NORMAS, PROPOSICIONES NORlV[ATIVAS


Y ENUNCIADOS JURIDICOS*
Eugenio Bulygirt ·.·

1. !NUWDUCCION

Dos importantes eventos caracterizan eI'desàrroUo de la fUOsória·: de{.


derecho en los últimos tiempos: primero, eI creciente interés de los
teóricos del derecho en la lógica deóntica y los consiguientes intentos de
aprovechar los adelantos a1canzados por '108"·-Jógicos-deóáticos para
clarificar el razonamiento jurídico y para el análisís de los conceptos
jurídicos; 1 segundo, el poderoso ataque lanzado por Ron:àld ·Dworkin
contra el positivismo jurídico, la tendencia dóminarite hasta entonces en
la filosofia del derecha. . .. . .. . . .
Ambos eventos son demasiado complicados· :pàta ··sêr-·tratadós
sumariamente en un breve articulo. Trataré, en ·cambio, de aisia·r un :
problema que siendo un tema central de la fiiosofíaji.lrídica ha.causadó
no pocas díficultades a los lógicos deónticos, y es relevante támbién ,para
!a teoría de Dworkín. EI problema que me propongo analizar en este
trabajo es Ia bien conocida ambigüedad_de las expresiones deónticas; a
díferencia de los imperativos que son normalmente·Usadof para dar
órdenes o establecer prohibiciones, las oraciones de6nticas, esto es,
oraciones en Ias que figuran términos deónticos corrio "debe'\ "puede",. :

~ Tituro original: rrNorms, normativc proposilions and leg2l stà!ementS)>; Pub"ffC'"aâd ,-.
en G. Fl9istad (ed.) Conten1porary phi!osophy. A nf!w suri·e_i', Vol. 3. pp. 12i·l52. Ve;sión
castel!ana dei autor. _.. . _. _... .. . . . . ... _...
I C'fr. Ross 1968. Capella !968, Tammelo 1969. "'l"Neinbérg"ér· !9_70. ··Bo.bbio !_9_70, .,
A!chourrón.·Bulygin l97f, Wagner·Haag 1970. Tammeio~Schreiner 1974. Cornídes 1974,
Mokre~Welnberger 1976, y Lindah! 1977. ·

169
t.;ORMA!"i. PROf'OSICIONES NORMATIVAS y E/'.USC!ADOS JliRIDICOS
EUOE:0.10 BULYOl:S-
importancia filosófica del hecho de
aunque alejadas del campo de la v d~e las nor~as Y !as valoraciones,
"obligatorio", "prohibido", ')iermitido", etc., son típicamente ambigüos: leyes lógicas. Esto muestra que la fi •
~ e:tán suJetas, !1n-eI_I1bargo, a las
í
'!
las mismos palabras como, por ejemplo, "es obligatorio cumplir las
promesasn o "prohibido fumar" pueden ser usadas para dictar una más amplio que Ia verdad». (von trfªh~ :9~f
por,~1_decir, un ámbito
prescripción (una ordeno una prohibición} y tarnbién para enunciar que Probablemente sería un error trat!r • p. vu).
proposiciones verdaderas o falsas tas normas como una clase de
hay una determinada- prohibición o que algo es obligatorio o está interpretar las expresiones deóntI!~ro esto no excl~fe Ja posibilidad de
permitido de acuerdo a una norma o un conjunto de normas dados. En normas, esto es como propos' . corno propos1ciones acerca de las
el primer caso, las oraciones deónticas expresan una norma; en el Wright parece indicar ue él 1c1ones no:111ativas. La observacíón de von
segundo, una proposición (descriptiva) acerca de las normas que Hamaré en aquella época .(proiablem':t: hab1a percatado de esta posfüilídad
proposición normativà. senalada más arriba) y aceptó comJ:que no adv1rt16 J~ ~mb1güed.ad
La inayoría de Jos:filósofos comparten la opinión de que las normas
debfa reconstruir las relaciones ló . go natural que la logtca deónttca
carecen- de valores de verdad: no son ni verdàderas ni falsas, pero

! ;-
pueden ser obedecidas o satísfechas. Por: otro lado, las proposiciones
normativas son claramente verd.ader_as o falsas, pero no siendo
necesíta, cíertamente unajustifi m ·tº
tesis de que la lógica tiene uri á :~cas entre nor_mas. Sin embargo, su
~ ampho que el de la verdad
tales como consecue~cia lógica ;c1h n, te~1endo en cuenta que nociones
prescripcíones no pueden ser obedecidas o desobedecidas. en términos de verdad. co erene1a son normalmente definidas
'' ' •• ~ iSon estas dos categorias mutuamente excluyentes? iPuede la misma
expresi6n tener ambas propiedades, esto es, ser prescriptya.y descriptiva Un análisis detallado dei r bl .
expresíones deónticas se encuei{fro ema de .1.a amb1güedad de las
a la vez? Como veremos, las respuestas a estas preguntas distan mucho
Weínberger 1958). Von Wright ha/ en von W'.1&!'t .1963 (ver también
de ser claras. •· · ·' enunciados normativos (normative e una clara d1st1nc1?~ entre normas y
,,·,. y enfatiza la ambtgUedad de las sta~ments) o p~opos1c1on7' normativas
.d puede ser usada para expresar orac1ones deónttcas: Ia m1sma oración
2. LA DISCUSION LOGICA esta ambigüedad dei Jenguaje ~~!
Y. otras. Per? en lu~ar de eliminar
en su lenguaje simbólico De e0 ta ano, von Wnght decide mantenerla
El renacínJiento de la lógica deóntica en· .la época modem~ y ·S~
lugar de dos pero s;cál \ mane~ const1;1ye un simbolismo en
estudio sistemático por los l6gicos--comienza. ccin Ja pub1icación dei- ya
clásico artículo de G. H. von Wright "Deontic Logic" (von Wright
interpretación' prescriptiva, e:u
~ ª!:lte dos ID;terpretacion.es: una
normas, y una interpretación d . 9 Ias expres1ones de6nt1cas son
1951 ). Este renacimiento tuvo lugar en un- mqmento cuando era op.inión
general que "las normas, siendo imper{:ltivos disfrazados, carecen de normativas. «U n sistema total:~f:~a, en l~lque expres~ proposi~iones
valores _de verdad.y, por.lo tanto, no háy relaciones lógicas.entre ellas una teoria de las expresiones int esarro ado ~e ~gica Deónttca es
(cfr. Dubislav 1937, J~rgensen 1937-38 y Ross.1941). Extrafiamente en leyes (principios, regias) que son erpre~~das descnpt1va~ente. Pero las
prop1edades lógicas de las no pec~ lares de esta lógica atafien a Ias
los ·primeros sistemas de lógica deóntica poço o nada· ~e dice acerca de
las propiedades lógicas de 1a:mas m1~~as, que Juego son refleJadas en
la cuestión cómo han de C.ntenderse Sús expresiones:.como normas o
como proposiciones n9rmativas. La mayoría de los. lógicos- que han cierto sentido Ia «base" de la Lgr?po~cion~ normativas. Así, pues, en
escrito sobre estos terrias en los afios cincuenta y al comienzo. de: los expresiones Ôy p interpretadasgica e.6 n~tca es una teoria lógica de las
PP·" t33-134). prescnpuvamente» (von Wright 1963,
sesenta no parecen percatarse del problema. En tét'minos generales la
idea parece haber sido elaborar una lógica dê. normas, pero las fórm~Ias 'EJ planteo dei problema es. mu .. 1
fueron tratadas a menudo como si expresaran proposiciones verdaderas solución dista mucho de ser satisfaci ? ar~ en .von Wright, pero su
o f~sas.· Esto es lo que ocurre en particular con el primer artículo de von qué manera están relacionadas 1 or1a.. n pnme~ lugar, no dice de
deóntica y, por lo tanto no ~t dos interpretac1ones de la lógica
Wn~t sobre este !•ma. Algunos anos después, en 1957, von Wright
escnbe en el prefacio a Logical Studies, una colección de artículos que proposiciones ha de reflej;,, lasr~u ~.,l;.':[º Pº: qué la lógica de las
incluye «Deonti.c Logic»: «Desde ef punto de vista·filos6fico encuentro- segundo lug,rr, si hay tal cosa co1:nopt . es lógicas .de las normas. En
este artículO muy· insatisfactorio. En primer-1ugar, porque trata las
normas como un tipo de proposiciones que pueden ser verdaderas o
falsas. Esto, creo, es un error. La lógica deóntica recibe parte de su
Sín embargo, la idea de von W~~~
de~c:e ~::~:;:?lo
ipor qué no elaborar directamenteº proy~e~ades lógicas de las normas,
menos una .

!70
w
íl
1··.····>./··· EUGENIO tllLH<t:\ NORMAS, PROPOS!ClONES l'IOR.MATJVAS Y ENVNClA.DOSJURlDiCOS

posibilidad teórica para la const~ccíón de dos !ógicas -un~ lógica de falta es mostrar ,que el concepto de validez es distinto del de verdad y es
normas y una lógica de propos1c1ones normauvas-·- resulto fecu~da. capaz de cumplir e! papel que se le asigna.
Esta idea fue desarrollada en Alchourrón 1969 y 1972, donde se trato de , .Pero si nos penemos de acuerdo -como l_o hace lá mayoría ae·tos
mostrar (i) que el primer sistema de lógica deóntica desarrollado por Iog1cos y filósofos que se ocupan de estos temas- de que· Ias normas·
von Wright es una reconstrucci6n ~:-istancíaln_ie~te correcta .d~ las car~cen de valores de verdad, Ia cuestión de·sabel' si.hây relaciones
propiedades lógicas de las normas, y (H) que la log1ca de propos1c1ones lógicas entre normas permanece ab~erta. Podl'íai d~spués de tódo, haber
normativas (esta es, de aserciones de que ciertos estados de c_osas son un gran~ de verdad en l~ observac1ón de von \Yright de que el âmbito
obligatorios,. prohibi?os. o ~ermitídos, co?form7. a un conJun_to de de l:t ló~ca es ';"ás "."'PhO que é! de la verdad.' Pero estó requiere una
normas dado, es dectr, un sistema norn1atn:o) d1f1ere de la l~g1ca de Justificac1ón mas cuidadosa. que _Ja ~era mención ·de ciertas analogías
normas en varios aspectos importantes: y (iií} que las dos lógicas ~on formales entre verdad y vahdez.. · .- . .• ,. ·
isomorfas en un caso muy especíal, a sabc_r, cuando el sistema normauvo En todo .caso,. hay much?s aut?res que rechazan "Ia idea de Una ib°iiêa.
en cuestión es completo y coherente, dos requisitos que no pueden da:se de normas. Un caso parad1gm8:t1co es el de Ma'.nfrl;!d Moritz (Moritz
por supuestos. Estas ideas fueron desarrolladas luego en Alchourron- 1969, 1972 y 19!3),. quien sostiene enfáticamente que la lógica deóntica
Bulygin, 1971. solo Pl:lede ser 1nt~fpretada c~mo lógica de proposiciones normativas.
La tesis de que hay relacione) lógica~ entre normas y, por Pero si las expres1ones deónt1cas son proposiciones normativas _·.-por -·
consiguiente, la lógica de normas es en aigún sentido más básic~ 9ue !a quê ha~ _de diferenciarse de un modo significativO· de todas las de~ás
lógica de proposicíones normativas cs contpanida por rnuchos f1losofos propos1c1one.s? Después de tod?,. los lógicos s-e interésari en la forma~ no
distinguidos (cfr. Weinberger 1977 y Ka!ínowski 1972), pero l~s ~n el conten1do de las propos1c1ones. Por lo·tantó, Ia·I6gica deóntica
opiniones difieren en 1o referente a b fundamentación de esa te~1s. 1nterp~etada de esta maner~ p~~ece _car~cer de todo intérés·espe"cífico: se. ··~·.
Algunos autores tienden a pensar que la intcrpretación de la lógica trata s1mp_Iet1;.ente de. la lóg~ca or.d1nana~licada ·à las normas ... Tal -es .
deóntica como lógica de normas no pr<:~cnta. dificu!lades, sea po~q~e la conclus1ó!1 que saca M~ntz y aun cuando lds lógicos deónticos suelén ·
creen que las normas son verdaderas o falsas (Kalinowski 1972 Y Rod1g no comp~1;la, no es fácil ver ~ómo escapar· a:esta""conclusión~
1972), sea porque sustituyen los valores de Yerdad por otro .par de El pnnc,pal argumen:º, côntra la posíbílidad de unà lógica ·de
valores como, por ejemplo, válido e inválido (Kalinowsk1 1~72, nor~as es é~te. El anáhsis lógico es la reconstrucéión:· ·de cierias.
Schreiber 1962 y Ross 1968). Ambas propuestas son problemá.t1cas r~lac1ones ~óg1cas o conceptuales que se dan entre propóSiciort1ts, ·esto' es,
desde el punto de vistaJilosófico. _c1er~as entidade~ abstract~, que son consideradas- comúnmehte ·como
La idea de que las normas son verdadcras o falsas se basa a men~do sentid~s .de orac1ones descr.1pt1vas (yerdaderas o fa_lsas). :si
ha de haber
en una analogía con la condición T de Tarski: Una norma N es una log1ca de normas, tlene que existir algún.. tipo de ·entidades ::
verdadera si y sólo si n (donde N es cl n11mbrc Jt la oración que ex.presa concept~ales, semejan_tes a ;as p~opcisiciones ó, dichCl·eii Oftás·J,alfibras, · .-: ·
la norma n). Por ejempto, la norma "\1atar eslá prohibído" es verdadera las or~c1?nes normat1yas t1en~ª-::que _tener un sentido -específiéaÍnente ··
si y sólo si matar está prohibido. presc~1p!1vo. Ahora, b1en, la d1fere~c1~ enti:e oraciorres ·prescriptivas y
A esta idea subyace la teoria d~ vcrdad como correspondencia; la des~r1pt1vas no parece estar en su sentido~ sino en-eI acto ilocucionarió
intención expresa de Tarski era rccQnstru!r c~a tcoría, cuyos orígenes se r~ahzado por el sujeto que usa Ia oración: Ia misÍna proposición, por
remontan, como es sabido, a Aristóteles. Ahora bien, ciertamente no eJempio) la que es expresada por la oración "Juati :saca el S.ombiéro"
basta seiíalar la analogia; lo que bacc falta e:_; mostrar qué tipos de puede ser usada en diferentes ocasiones para hacfir una asé.t.éi6n ("Jua~ _.
hechos hacen verdaderas a las normas. \"o pu.:-dcn ser hechos empíricos, saca el sombrero'/, para formular una pregunià c·1,Júàn saca. el · .:_:
por io tanto uno tiene que postular. probab!emente, la existencía de s?m?rero?) o par~ dictar una p:escripción. (Juan jsaci·éI s"ófnbrero!). ·EI · .·.. ·-·
algún tipo de hechos normativos. Esto l!e, ,1 a una ontología muy significado o sentido de la. ~rac16n es. el rn1s~o en ;odos ·estos ejemplos, ....
complicada. En todo caso, sin la claboración detaltada de una teoria perg,lo qu~ se hace al :m1t1r la orac16n es d.1fere!ite_: __PóI'"..~?nSiguiente,- ·
capaz de dar cuenta de los hechos específicamente normativos, ~a sólo en el n1vel pragmático del uso del IenguaJe p·odemôS distíi1gllir entre
pretensión de que las normas ticncn ,·a!orcs de verdad permanece s1n
apoyo. Todavía menos satisfactoria es ia sustitución de la verdad por la 1
_ Âqv!s<- propuso v~rias i~t~rpretacipnes de la lógica deóntica q·ue ·dan
validez'. No es cuestión de reemplazar un término por otro; lo que hace diversos sistemas de lógica ateonca (ver Aqvist !964).

172
173 .
EUGENJO BOL.YO!N.. NORMAS:.PROPOSJCJONES NÜRM~TIVAS y E!'l"UNcrADOS JORIDICO!-i

normas (prescripciones), ._aserciones .(enunciadOS),·_Preguntas ,(interro- d~óntica? i,Puede acaso ia· lógica de proposiciones normativa$ ser
gantes), cónjeturas;etc. (cfr. Lewis 1946, p. 49, Re1chen~ach 19.47, pp. 1
desarrollada ·como una ráma jnteresante de la lógica por sus pro pios
337 ss., y también von,Wright 1963, p. 94). No hay tal diferencia en e!· méritos? ·
nivel semântico. Por 19 tanto, las !).Ormas son. el resultado de un oterto
1 No trataré l!e darurta respuesta completa a esta diffcil pregunta; sólo
1
uso, a saber, eJ úso pr.escrip.tivo del lenguaje. ; . .· haré · algunas obseivaciones informales _para .indicar qué . tipo de
Es importante subrayar .que los diversos recursos lmgüfsucos ·Y ~o- · 1 respu~ta 91!'.Ji.ar~ce. ~.r, la m.ás apropiada. · .. · .
!i~~sticos q1:1e se. usan p"ara i;idicar .q:Ué $e ha~e. con. un.a ora~16n -·· Las.pfQ·pósicioneS··normativas se expresan por lo general mediante
"'·;ít~nàda (punto, signos de exclamac1ó? y de mterrogac1ón, c1erta 1 .. oraciones elípticas que enunclan que un estado-de cosas dado p .tiene un
modulaéión de la voz, gestos caracterlst1cos) no forman parte dei cierto·status normativo'{prohibido, pe~itido u ohligatorio), conforme
significado de las palabras usadas. Estos -recursos n:uestran 9ué hace d a un orden normativo no especificado. Esto significa que ese .orden
sujeto que usa ci~rtas.palabras, pero a1 hacerlo el S.~Jeto·no dice qué ~tá normativo contiene una norma que prohibe {permite u ordena) p. PerO
hacienâo. Por 1o tanto, esos recursos no contr1b.uyen al conten1do ;,qué· significa decir que una norma forma parte de ( o pertenece a) un
conceptual de las j,a!abras usadas.' . . . . conjunto de normas? Como hay diferentes clases de normas, hay
Si esto es as!, es claro que no.puede haber relaciones lóg1cas entre las también diferentes respuestas a este interrogante. Un caso especial, peró
normas. Si se q!,'iere hablar de ló~ica de n".rmas, hay que.ace~tar qu~ !";' muy interesante es el. de las normas jurídicas. Las normas jurídicas
normas son entidades abstractas, mdependtentes de todo uso·.Jtngü:fstico • · tienen existencia temporal: comienzan a existir en un cierto momento y
este es, que hay oraciones con un sentido prescriptivo·esp~í6:c~i-un,- dejan de·exi~t~r·en un momento posterior. La existenci~ tCmporal de Ias"
supuesto de fuerte sabor platónico, que resulta difícil de dtgenr para normas puede ·Ser "a.nalii:ada ..·en términos de pertenencia ·a un orden.
muchos filósofos dé teÍldencia.empirista. jurídico dado. Un orden jurídico es un ordé:n dinámico, es decir, una
De esta manera enfrentamos uÚ.dificil dilema: o bien rechazamos la secuencia temp·oraJ de Conjuntos cámbiantes de normas. A cada·
idea de una lógica de normas y sostenemos que la lógica deóntica sólo }) tf: momento temporal (en el cual a[guna norma es introducida en el orden;
puede ser concebida como. lógica de proposiciones normativas, o bien
tenemos que aceptar e! supuesto ontológico de n9:mas como_entidades
ahstractas, independientes de todo uso ~el lenguaJ•· En. el pnmer. caso,
tenemos que explicar los rasgos peculiares de la lóg1ca deónt1ca.(a
menos que aband.oriemos de! todo [a idea de la lógica deóntica como
una rama específica de lógica). En el segundo caso, tenemos que ofrecer
,ri~···.:i,
•:' 1it o eliminada de él) corresponde un cierto conjunto de normas. Una,
norma puede ser miembro de difei-entes conjuntos y, mientras .sea:,
miembro de algún conjunto, pertenece a {o exi~te en) ese orden. Las
nOrmas comienzan a existir a pàrtir de los actos de promulgación
realizados por las autoridades competentes (y también como resultado.
de ptácticas sociales firmemente establecidas, en cuyo caso es imposible ,
'

una justificación plauSible para ese supuesto, es~o ~' tenemos q.ue
elaborar una teoria de significado que comprenda significados prescnp-
tivos, es decir, norniàs como ent~dades abstractas. . .
!
,_.,.,.
fijar un momento exacto en que comienza su existencia) y dejan de
existir cuando son derogadas enforma expresa o tácita. La de.rogación
tácita tiene lugar cuando 1a· norma entia en conflícto con Otra norma,
Lateorfamás elaborada que elige el segundo cuemo dei dilema es la· tllás importante. Hay muchos criteriOs jerárquicos diferentes referentes·
de Castaiíeda 1975, cuyllSprac1iciones sonla contrapartjda «prescriptiva" a la importancia relativa de Ias normas; asf, pues, Ia norma N,~ puedé ser
de las proposiciones (para una crítica de la teoria de Castaíleda véase más importante que "Ia norma· N2. porque N 1; fue creada. por una.
Alchourrón 1981). Pero la máyoria de .los autores se. sienten más autoridad superior, o porque fue promulgada en una fecha posterior, o ·
inclinados a aç:eptar el ·primer cuemo.del dilema; aún von Wrígh_t 1980 porque establece una pena más benigna que N2, etc. ·
acepta que lá lógica deóntlca es, después de. todo,· una lógica de . La íntroducción de norm~ en e1 orden jurídico y su eiiminaCión se
proposiciones normativas. . .. hallan·gobernádas por ciertos critetios que ataiien a la racionalidad de ·
Pero entonces 6qué paga con los rasgos peculiares de la. lógica los actosde promulgación y derogación y que en úri.sentido amplio
pueden ·llamarse lógicos. Por corisiguiente,Ja .lógica de proposiciones
normativas· puede ser· considerada· como uil cálctilo de sistemas
; Cfr. Reichenbach 1947, pp. 337 ss., y Hare 1952, quien limita las relaciones lógicas
normativos g órdenes dinámicOs. ·COmo tal, séria a la· vez una rári1a
a los frásticos. · ..
4 Cfr. Alchourrón·Butygin 1989, donde se U$a el término ~dekton» para referir:se a autónoma de la lógica y un campo de gran interés práctico, al menos
normas en este sentido. para. los juristas.

174 175
EUGE1'!0 Sl.ll.YG!;.;
NORMAS. PRO?OSlClONES NORMATIVAS Y ENUNCIADOS JUR!DJCOS

El desarrollo de una lógica de sistemas dinámicos en el sentido obe~ecida o desobedecida. Hasta aquí parece que la distinción de Kelsen
esbozado· más arriba no ha sido completado hasta ahora~ pero algún refle3a exacta~ente la diferencia entre normas·y proposiciones normativas
trabajo anticipatorio se ha hecho.} . . pero desgrac1adamente esto es mera ilusión. Potque Kelsen ·insiste ·e;
La discusíón del problema de la amb1güedad de las expres1ones que Rechtssatz es un enunciado de deber (Sollsatz) y esto no es una·
deónticas ha llevado a una considcrable clarificación de este problema categoría meramente gramatical: se trata de. un enunciado ·de de"ber en
tan complicado. La mayoría de los lógicos acepta ahora la distinción cuanto a su sentido. Esta idea desempeiia un .papel importante eh la
entre normas y proposiciones normativas y reconocen su importancia teoría de Keise:1 porque Ia distinción entre ciencias normativas yfáctica.s·· ·
teórica. En particular, casi todos aceptan que las dos categorias son se apo~a prec1samen~e en este tema: las proposicioneS de la ·ciencia· _
mutuamente excluyentes (ninguna oración deóntíca puede expresar una