Sunteți pe pagina 1din 9

Introducción

Desde tiempos remotos, el ser humano le ha consignado gran


importancia al establecimiento de lineamientos de convivencia que le
permitan llevar a cabo su proceso de socialización dentro de la mayor
armonía posible. Si bien, el individuo se asocia y fija metas en común para
cubrir sus necesidades, de igual forma, norma los procedimientos que se
establecen para el logro de éstas, con la finalidad de que se lleven a cabo
dentro de un clima de respeto que conduzca al beneficio de la sociedad.
Siendo el hombre un ser en constante evolución, es necesario revisar
la fundamentación sobre la cual se sustenta toda la normativa de carácter
social e individual que va a permitir confrontar nuestras percepciones
individuales y las de reconocidos teóricos en referencia a la terminología y
datos básicos de la ética como disciplina filosófica, con el propósito de lograr
comprender la importancia que para la sociedad a través del tiempo ha
tenido y seguirá teniendo la ética como disciplina formadora del carácter de
las futuras generaciones.
Terminología y Datos Básicos de la Ética como Disciplina Filosófica
Ética
Es un término de origen griego que significa estudio de las costumbres
o hábitos de los seres humanos. Así mismo es una rama de la filosofía que
se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el
buen vivir.
Albornoz, (1997, p. 13) establece que “La ética es la disciplina
filosófica que se propone el estudio de los actos morales; el análisis de la
conciencia moral, el origen y razón de la preceptiva, y los principios a priori
que fundamentan la conducta valorativa”.
En este orden de ideas Santana, (2000, p. 22) señala que “Se define
la ética como una disciplina de la filosofía que estudia el “debe ser” del
comportamiento humano. La ética se ocupa de normar lo que los individuos
deben hacer en su interacción social”.
La ética, pues, estudia la moral y determina cómo deben actuar los
miembros de una sociedad. Por lo tanto, se la define como la ciencia del
comportamiento moral.
En este sentido, la ética puede dividirse en diversas ramas, entre las
que se destacan la ética normativa (son las teorías que estudia la axiología
moral y la deontología, por ejemplo) y la ética aplicada (se refiere a una parte
específica de la realidad, como la bioética y la ética de las profesiones).
Moral
Son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser
humano en concordancia con la sociedad y consigo mismo. El término moral
también es sinónimo de ética, por lo que adquiere sentido como disciplina
filosófica.
Según Nuñoz, (1977, p. 45) “La moral apunta a los actos regulados
que realizan los hombres respecto a los otros y la sociedad en su conjunto.
Se refiere al deber ser del hombre, a la conducta buena o mala, en fin, a
nuestros actos y su valoración”.
Santana, (2000, p. 31) “La moral se refiere a la conducta humana; es
una forma específica de la convivencia social que deriva de principios,
normas y criterios valorativos que regulan la conducta del individuo como
integrante de una sociedad”.
Virtud
Según Abbagnano, (1997, p. 1190) “El término virtud, designa
cualquier capacidad o excelencia que pertenezca a cualquier cosa o ser”.
Según este autor, el termino virtud es usado para expresar una habilidad
sobresaliente de un individuo o de alguna cosa.
Albornoz, (1997, p. 45) define que “La virtud en general es una
excelencia o perfección cualquiera, radicada en cualquiera de sus atributos”.
Para Aristóteles, virtud es simplemente aquello que hace que cada
cosa sea lo que es, es decir, la excelencia misma de esa cosa, aquélla que la
hace apta para cumplir con su función natural.
Aptitud
Es el carácter o conjunto de condiciones que hacen a un hombre
especialmente idóneo para una función determinada.
Valores
Ramos (1978, p. 4) citando a Kluckhohn, expone: “Un valor es una
concepción explícita o implícita, que caracteriza un individuo o grupo, de lo
que es deseable (o preferible) y que influencia la selección de modos,
medios disponibles y metas de acciones”.
En este orden de ideas, Goldmanm, (citado en Vásquez, 1987, p. 14)
se inspira en Marx y Lukács, y sostiene que los valores, “están vinculados a
una sociedad determinada y es ella la que los ha hecho nacer”. El
mencionado autor hace referencia al hecho de que los valores se vinculan
íntimamente a la sociedad en la cual nacen; es decir, están altamente
relacionados con la cultura de cada pueblo.
Principio
Es aquello de lo que deriva lo demás y por lo que se da razón del ser,
la generación y el conocimiento.
Abbagnano, (1997, p. 48) define el término principio como “El punto de
partida y el fundamento de un proceso cualquiera”. Con esta definición,
Abbagnano concibe como principio, el origen y el basamento para el
desarrollo del razonamiento.
Covey, (2003, p. 22), establece que “Los principios son directrices
para la conducta humana que han demostrado tener un valor duradero,
permanente. Son fundamentales. Son esencialmente indiscutibles, porque
son evidentes por sí mismos. Para captar rápidamente su naturaleza
evidente basta con considerar el absurdo de tratar de vivir una vida efectiva
basada en sus opuestos.” Este autor expone, que los principios además de
fijar las directrices que debe seguir el individuo en su comportamiento, no
son sujeto de discusión y cualquier desempeño conductual que se aleje de
esos lineamientos, se considera inaceptable.
Axiología
Albornoz, (1997, p. 109) define que “la Axiología es la corriente
filosófica que centra su investigación en el estudio de los valores. Su nombre
se deriva de la palabra axio que significa valor”.
Es importante mencionar que su propósito o fin, es el de encontrar una
organización o una jerarquía universal y ampliamente verdadera para así
poder orientar al ser humano en la acción y jerarquización de sus
prioridades, o sea busca que el ser humano tome sus decisiones de la
manera correcta.
Voluntad
Abbagnano, (1997, p. 1195) considera que “El término ha tenido dos
significados fundamentales: 1) El principio racional de la acción; 2) El
principio de la acción en general”. Según este autor, la voluntad debe ser
enfocada desde dos puntos de vista; el primero, indica que es la fuente
primaria que nutre a la razón para dar cabida a la ejecución de acciones que
permitan lograr el o los objetivos planteados, es decir, está ligada al
razonamiento; mientras que el segundo indica, que en ocasiones no obedece
a la razón, sino que sencillamente se plantea como las acciones a ejecutar
para lograr algo, o sea, se enfoca en el actuar.
Batista (2004) expone que “la voluntad consiste en la facultad del ser
sensible de actuar conscientemente según un plan racional, es lo que
fundamenta al ser dotado de libertad.” Para este autor, la voluntad es la
potestad del hombre libre de ajustarse a planes racionales, que además
involucren la sensibilidad, para lograr abordar dicho plan.
De lo anteriormente señalado, puede decirse que, para lograr actuar
con voluntad es necesario que el individuo sea libre de cualquier tipo de
limitaciones que le impidan abrirse a las diversas posibilidades de vida.
Conciencia
Es la facultad humana para decidir acciones y hacerse responsable de
las consecuencias de acuerdo a la concepción del bien y del mal.
El papel regulador de la conciencia con respecto a la conducta de una
persona subraya el hecho de darse cuenta de lo hace o debe hacer, en
cuanto al bien y al mal.
Se puede decir que la conciencia actúa como ente regulador del
comportamiento del individuo dentro de los parámetros del bien y el mal, y
proviene de la valoración que respecto a sus propios actos realiza el ser
humano.
Deontología
Este término hace referencia a la rama de la ética cuyo objeto de
estudio son aquellos fundamentos del deber y las normas morales, se refiere
a un conjunto ordenado de deberes y obligaciones morales que tienen los
profesionales de una determinada materia. La deontología es conocida
también bajo el nombre de "teoría del deber" y, al lado de la axiología, es una
de las dos ramas principales de la ética normativa (la filosofía que indica qué
debería considerarse como bueno y qué es lo que debería calificarse como
malo).
Así mismo, un código deontológico es un conjunto de criterios,
apoyados en la deontología con normas y valores, que formulan y asumen
quienes llevan a cabo una actividad profesional; es decir es aquel conjunto
de reglas de una profesión para regular su práctica; contiene el conjunto de
normas que orientan la buena praxis profesional.
Esto quiere decir que cada profesión, oficio o ámbito determinado
puede tener su propia deontología que indica cuál es el deber de
cada persona.
Lo habitual es que ciertas profesiones cuenten con un código
deontológico, el cual tienen que respetar aquellos que ejercen un trabajo.
Derecho
Albornoz, (1997, p. 17) define el derecho como “un conjunto de
normas humanas, es decir, elaboradas por el hombre en una situación
histórica, apoyadas o impuestas por el poder público, normas con las cuales
se aspira a realizar unos valores”.
Según Abbagnano, (1997, p. 293) “el derecho se concreta en un
conjunto de reglas (que en este caso son leyes o normas), y tales reglas
tienen por objeto el comportamiento recíproco de los hombres entre sí”. Este
autor, enfatiza el hecho de que la normativa contenida en el derecho es
aplicable a todos y cada uno de los miembros de una comunidad.
Cabe resaltar que estos derechos suponen el reconocimiento de la
autonomía de los individuos para gobernar su vida y sus asuntos.
Capacidad
Es la calificación ética y jurídica del estado psicológico de un individuo
por el que se le reconoce apto, para tomar decisiones concretas sobre
aspectos básicos de su vida y poder ejercitar con ello los derechos
fundamentales que tiene reconocidos como persona.
La ética y su relación con la axiología y la moral
Se puede decir que etimológicamente estos términos se refieren,
respectivamente, al comportamiento o conducta del ser humano conectado a
las costumbres, a los hábitos, y al carácter de los individuos.
La axiología no sólo trata de los valores positivos, sino también de los
valores negativos, analizando los principios que permiten considerar que algo
es o no valioso, y considerando los fundamentos de tal juicio; la investigación
de una teoría de los valores ha encontrado una aplicación especial en la
ética, donde el concepto de valor posee una relevancia específica y es por
ello que la axiología y la ética están estrechamente relacionadas.
En este sentido, la ética pretende dar explicación de las normas
morales; su origen social e histórico, su validez y fundamentación dentro de
un sistema filosófico o religioso. Así pues, la ética será la teoría explicativa
de la moral y como no existe una moral universalmente aceptada, será la
ética quien compare y explique los diferentes factores sociales o religiosos
que dieron lugar a distintos sistemas morales.
Por está razón la ética también se relaciona con la moral, ya que la
ética comprende el estudio explicativo de las normas y la moral constituye las
normas que regulan el comportamiento; es decir, la ética necesita de la moral
para sacar sus conclusiones, para explicarla, para elaborar sus hipótesis y
teorías.
Conclusión
Se puede concluir que, la ética como disciplina filosófica, estudia las
costumbres y hábitos dando ciertos principios y va encaminada hacia la
realización del hombre como persona; además de ello, los principios éticos
apuntan hacia la solidaridad, equidad, imparcialidad, eficiencia y
responsabilidad, por lo que estos influyen en la vida social, económica y
profesional de cada individuo.
En este sentido, la moral deriva de la ética y varía de acuerdo a
factores externos. Así mismo, dentro del pensamiento filosófico existe un
punto central que es cómo queremos llegar a ser en el futuro, en un estado
mejor y para poder pasar de un estado actual a un mejor estado es necesario
que se comprenda primero que para hacer mejoras tenemos que fundarlas
en ciertos puntos claves, es decir los valores, que son aquellos
fundamentados de la acción que nos pueden llevar a un estado mejor el día
de mañana y esto se debe a que los valores dan sentido y coherencia a
nuestras acciones.
Cabe considerar que sólo hay una ética y desde luego, de esta ética
general, conformada por principios racionales de validez universal, pueden
derivarse normas especificas de conducta y conformarse así “éticas
especiales”; por ejemplo: la ética profesional, la ética médica, la ética social,
entre otras.
Referencias Bibliográficas

Abbagnano N. (1997). Diccionario de filosofía. Bogotá: Fondo de cultura


económica.
Albornoz, H. (1997). Ética para jóvenes. Valencia: Vadellhermanos.
Antolínez, R. y Gaona, P. (1994). Ética y educación. Bogotá: Mesa Redonda.
Covey, S. (2003). Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. México:
Paidós.
Hegel, G. (1985). Fenomenología del espíritu. Roce: México.
Nuñoz, J. (1977). Colección filosófica VIII. Caracas: Ediciones de la
biblioteca.
Santana, L. (2000). Ética y docencia: el compromiso de formar personas de
bien.

Vásquez, E. (1987). Libertad y enajenación. Caracas: Monte Ávila

Referencias Digitales

http://www.samfyc.es/pdf/GdTBio/201037.pdf

http://www.wikilearning.com/curso_gratis/etica_y_moral/28945-6

http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esoetica/quincena2/impres
os/quincena2.pdf