Sunteți pe pagina 1din 6

Banco Central de Honduras BCH

Reseña Histórica del Banco Central de Honduras


Un Pilar de la Economía
El Banco Central de Honduras se creó el 3 de febrero de 1950, mediante Decreto
Legislativo No. 53, e inició operaciones el primero de julio de ese mismo año, bajo
la titularidad del Abogado Roberto Ramírez, en un acto de inauguración presidido
por el Doctor Juan Manuel Gálvez, presidente de la República.
Este esfuerzo del Gobierno representó un avance extraordinario sobre la situación
que imperaba en aquella época, en la que solamente existían dos bancos que
cubrían parcialmente las actividades financieras de Tegucigalpa, San Pedro Sula y
la Ceiba; además, si bien el Congreso Nacional ya había aprobado el Lempira
como moneda oficial, el Gobierno no había podido instituirlo como patrón
monetario, hasta la fundación del BCH.
Es así como la Ley de 1950 fue la base primordial para que el BCH se
constituyera en un pilar de la economía hondureña. Posteriormente, 46 años
después, el 17 de diciembre de 1996, el Congreso Nacional, mediante Decreto No.
228-96, aprobó un conjunto de reformas a dicha Ley con el fin de que la institución
armonizara su quehacer con las condiciones y exigencias actuales del mercado
financiero. Las últimas reformas a la Ley del BCH, están encaminadas a fortalecer
la autonomía e independencia de la máxima autoridad monetaria, para que pueda
cumplir el nuevo rol que la sociedad, por medio del Poder Legislativo, le ha dado.
Visión del Banco Central de Honduras
Ser reconocida como una institución líder que ejerce con autonomía y calidad
profesional sus funciones, contribuyendo a la estabilidad de precios, lo que
coadyuvará al crecimiento económico sostenido.
Misión del Banco Central de Honduras
En el Banco Central de Honduras somos responsables de velar por el
mantenimiento del valor interno y externo de la moneda nacional, el buen
funcionamiento del sistema de pagos y propiciar la estabilidad del sistema
financiero del país.
Valores
EL LIDERAZGO
Estar siempre a la vanguardia brindando un servicio de calidad, inspirando con su
desempeño a otros a dar lo mejor de sí, y de esta manera contribuir al desarrollo
integral de la Institución y del país.
LA ÉTICA
Actuar siempre de conformidad con la verdad y responsabilidad en el desempeño
de sus funciones, aplicando principios morales y buenas costumbres que reflejen
la integridad y que enaltezca el prestigio de la Institución.
PROFESIONALISMO
Capacidad para alcanzar con éxito todas las actividades que les sean
encomendadas, participando en forma decidida en todos aquellos procesos que
faciliten el logro de la Visión, Misión, Objetivos Estratégicos e Imagen Institucional.
COMPROMISO
Es el sentido de pertenencia, orgullo y lealtad a la Institución, apropiándose de sus
metas y valores, ejerciendo su labor con responsabilidad y excelencia.
SOLIDARIDAD
Disposición para apoyar a los demás promoviendo el bien común, respondiendo
con prontitud a sus necesidades en el ámbito laboral, social y de medio ambiente.
Funciones
 Formular y dirigir la Política Monetaria, Crediticia y Cambiaria del país y
emitir la normativa correspondiente.
 Emitir las monedas y billetes de curso legal en el territorio del país.
 Habilitar los agentes cambiarios que podrán negociar divisas en el territorio
nacional.
 Administrar las Reservas Monetarias Internacionales.
 Determinar el tipo de cambio de la divisa en función de la oferta y demanda.
 Realizar operaciones de crédito para atender insuficiencias de liquidez de
las Instituciones del Sistema Financiero Nacional.
 Realizar operaciones de Estabilización Monetaria.
 Ejercer las funciones de banquero, agente fiscal y consejero económico-
financiero del Estado.
 Elaborar y publicar las principales estadísticas macroeconómicas.
Servicios al Público
 Compra y Venta de Divisas a los Agentes Cambiarios a través de Subasta.
 Recepción, Revisión y Autorización de Declaraciones de Exportación.
 Custodia y Manejo de Valores y Documentos Depositados por las
Instituciones Gubernamentales.
 Valoración de Billetes Fraccionados o Deteriorados.
 Canje de Billetes y Monedas Metálicas.
 Atención de Depósitos y Retiros en Efectivo del Sistema Financiero y
demás Cuentahabientes del BCH.
 Venta de Monedas y Medallas Conmemorativas.
 Atender Consultas del Público Relacionadas con la Numismática.
 Centralización de las Rentas Fiscales Recaudadas en toda la República.
 Fabricación, Edición y Distribución de las Especies Fiscales y Judiciales del
Gobierno.
 Emisión de Cheques en Moneda Nacional a Solicitud de Cuentahabientes.
 Emisión de chequeras para Cuentahabientes del BCH.
 Certificación de cheques para Cuentahabientes del BCH.
 Transferencias Internacionales y Nacionales de Fondos.
 Compra-Venta de Valores Gubernamentales (Letras del BCH en Moneda
Nacional y Extranjera y Bonos del Gobierno), realizada a través de Subasta
Pública.
 Créditos de Última Instancia para atender Insuficiencias Temporales de
Liquidez.
 Atención de Solicitudes de Facilidades Permanentes de Inversión y Crédito
para Instituciones del Sistema Financiero.
 Operaciones de Reportos de Valores Gubernamentales con las
Instituciones del Sistema Financiero.
 Transferencia de Titularidad en el Registro de Valores Representados por
Anotación en Cuenta.
 Registro, Custodia y Liquidación de Valores Gubernamentales.
 Administración de Inversiones Obligatorias del Sistema Financiero.
Balanza de pagos
La balanza de pagos es un documento contable en el que se registran
operaciones comerciales, de servicios y de movimientos de capitales de un país
con el exterior.
La balanza de pagos es un indicador macroeconómico que proporciona
información sobre la situación económica del país de una manera general. Es
decir, permite conocer todos los ingresos que recibe un país procedente del resto
del mundo y los pagos que realiza tal país al resto del mundo debido a las
importaciones y exportaciones de bienes, servicios, capital o transferencias en un
período de tiempo.
Estructura de la balanza de pagos
Dentro de la balanza de pagos existen cuatro cuentas principales:
 Balanza por cuenta corriente: Esta balanza es la más importante ya es las
que más se utiliza para conocer el estado de la economía de un país. Aquí
se incluyen las importaciones y exportaciones de bienes y servicios,
además de las rentas y transferencias. A su vez, se subdivide en cuatro
sub-cuentas: balanza comercial, balanza de servicios, balanza de rentas y
balanza de transferencias.
 Balanza de cuenta de capital: Se registran el movimiento de capitales, por
ejemplo, las ayudas que llegan del extranjero o la compra y venta de bienes
que no son financieros.
 Balanza de cuenta financiera: Se recogen los préstamos que pide un país al
extranjero, las inversiones o depósitos que los países extranjeros efectúan
a un país.
 Cuenta de errores y omisiones: esta cuenta se incluye dada la dificultad de
calcular con extrema precisión el total de exportaciones e importaciones de
un país.
Cada una de estas balanzas dan un saldo independiente que puede ser positivo o
negativo:
 Superávit: en el caso de que el saldo de un tipo de balanza sea positivo
estaremos hablando de que la balanza está en superávit.
 Déficit: en el caso de que sea negativo.
Sin embargo, no se busca el equilibro de cada una de estas balanzas por sí solas,
sino el equilibrio global de la balanza de pagos. Por consiguiente, la balanza de
pagos siempre estará en equilibro, por ejemplo, un déficit en la balanza por cuenta
corriente será compensado con un superávit en la balanza por cuenta de capital.
Ya que, si un país tiene más compras que de ventas, el dinero lo debe obtener por
algún lado, bien por medio de inversiones o préstamos extranjeros.