Sunteți pe pagina 1din 81

LAS DEFINICIONES ACERCA DE LA ADOLESCENCIA,

COMO ETAPA DE TRASFORMACIONES BIOLÓGICAS,


PSÍQUICAS Y SOCIALES
CAPITULO I
ASPECTOS METODOLÓGICOS DE LA INVESTIGACIÓN

1.1. JUSTIFICACION

La presente investigación se fundamenta primero: en que el planteamiento se


inserta dentro de una de los campos del Trabajo Social que tradicionalmente ha
constituido una de sus principales esferas de actuación.

Segundo, dentro de la problemática de niños/niñas el Trabajo Social enfrenta cada


vez más, nuevos desafíos de intervención, en tanto las situaciones que demandan
su atención se encuentran en permanente dinámica.

El velar por la integralidad de la satisfacción de las necesidades, constituye en el


presente una de sus preocupaciones, toda vez que ella se relaciona con la
promoción del bienestar de este grupo poblacional.

Desde esa perspectiva, esta investigación contribuirá al establecimiento de


estrategias de intervención en la problemática de niños/as y adolescentes en
situación de acogimiento institucional, a partir del conocimiento de las necesidades
que se satisfacen a través de los sistemas relacionales que las adolescentes
construyen en su vida cotidiana.

1.2. EL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

1.2.1. Planteamiento del Problema


Las definiciones acerca de la adolescencia, como etapa de trasformaciones
biológicas, psíquicas y sociales, están presentes en todas las elaboraciones que
tratan cuestiones relativas a los/las adolescentes; ellas reflejan los resultados de
los “dramáticos cambios” (PAPALIA; 1998; 283), de esa etapa del desarrollo
humano.

Como es posible discurrir, las consecuencias que se dejan sentir se producen en


la dinámica de la satisfacción de las necesidades, que en un sentido, se trata de la
vida misma de las personas, de las adolescentes.

En la presente investigación no se está hablando de adolescentes cuya vida


transcurre en una familia con todas las particularidades que presentan los hogares
tanto en su estructura como en su dinámica. Se considera que en esos casos,
también se presentan situaciones muchas veces conflictivas debido a las
condiciones que se generan en el proceso de desarrollo de los/las adolescentes.

En este estudio, los sujetos son adolescentes mujeres que se encuentran internas
en un hogar de acogimiento, que es como se llaman las instituciones que se
responsabilizan de niños/as y adolescentes que por diferentes motivos se
encuentran privados/as de desenvolverse al interior de un hogar, de una familia.

En la ciudad de La Paz, sede del Poder Ejecutivo, se encuentra la mayoría de los


centros de acogimiento, Concentra 13 centros, entre los que se encuentran
aquellos de administración directa por el Estado así como aquellos que son
administrados por instituciones privadas a través del sistema llamado de
administración delegada. Más de 900 niños/as y adolescentes se encuentran en
acogimiento institucional. (Vice Ministerio de Asuntos de Género y
Generacionales; 2000).

La satisfacción de necesidades de las adolescentes en acogimiento institucional,


preocupa tanto a los administradores como a los profesionales que desempeñan
funciones en estos centros y la conformación de un equipo multidiciplinario, es una
prueba de ello.

En el Centro “Niñas Obrajes” atendido por la Fundación “Arco Iris”, inquieta al


equipo técnico conformado por el/la trabajadora social, el/la psicólogo/a, el/la
pedagogo/a, no sólo las necesidades que tienen que ver con la subsistencia, sino
también las del afecto, la seguridad, la identidad, la libertad, el ocio, la
participación, cuyos satisfactores difieren a los de otras adolescentes que no se
encuentran en las condiciones de acogimiento.

Una de las técnicas que el equipo técnico mencionado ha utilizado, para


establecer requerimientos de su mundo subjetivo principalmente, es el de los
sistemas relacionales, que consiste en el establecimiento de unidades sistémicas
de relaciones que las adolescentes conforman en el centro de acogimiento.

Interesa al planteamiento de esta investigación, definir que tipo de necesidades


satisfacen las adolescentes a través de estos sistemas de relaciones, a fin de que
esa información oriente con mayor proximidad el trabajo de asistencia que se
desarrolla con las adolescentes en condición de acogimiento institucional.

1.2.2. Formulación del Problema

El problema de investigación plantea la siguiente interrogante:

¿Cuáles son las necesidades que las adolescentes, que se encuentran en el


Centro de Acogimiento “Niñas Obrajes”, satisfacen a través de los sistemas
relaciones que se construyen en su interacción diaria?

1.3. OBJETIVOS

1.3.1. Objetivo General


Incrementar el conocimiento acerca de las necesidades que las adolescentes del
Centro de Acogimiento “Arco Iris ” satisfacen a través del sistema de relaciones
que estructuran cotidianamente.

1.3.2. Objetivos Específicos

* Describir y analizar los sistemas relacionales que construyen las


adolescentes que se encuentran en el Centro de Acogimiento “Niñas
Obrajes”
* Establecer las particularidades de la satisfacción de necesidades de las
adolescentes a partir de la construcción de sistemas relaciónales.

1.4. HIPÓTESIS

1.4.1. Formulación de Hipótesis

Las adolescentes que se encuentran en acogimiento institucional en el Hogar


“Niñas Obrajes”, satisfacen determinadas necesidades a través de la
conformación de sistemas relacionados.

1.4.2. Variables de la Hipótesis

TÉCNICAS /
VARIABLE CONCEPTO INDICADOR
INSTRUMENTOS
Se define como al  Encuesta
conjunto de  Subsistencia  Entrevista de
carencias claramente  Afecto Profundidad
identificadas y de
Necesidades  Protección
validez universal,
que se  Identidad
inherentes a la
satisfacen  Libertad
naturaleza del
hombre y para cuya  Ocio
resolución éste tiene  Participación
potencialidades.
Sistemas Es una estructura  Número de sistemas  Mapas relacionales
relacionales donde sus relacionales conformados
componentes tienen  Número de sistemas
funciones específicas relacionales con
y diferentes formas permanente dinámica
 Atributos de adolescentes
en función de los cuales
se conforman los sistemas
relacionales
 Funciones de los sistemas
de expresar
relacionales admitidas por
sentimientos.
las adolescentes
 Funciones de los sistemas
relacionales no
conscientes para las
adolescentes.

1.5. ESTRATEGIA INVESTIGATIVA

1.5.1. Delimitación teórica y témporo espacial

a) Delimitación teórica

La investigación es de carácter descriptivo analítico y cuali-cuantitativo

Descriptivo, porque “trabaja sobre realidades de hechos y su característica


fundamental es la de presentar una interpretación correcta de los datos”.
(Tamayo;).

Por otra parte al describir fenómenos grupales se “miden o evalúan diversos


aspectos, dimensiones o componentes (Hernández y otros)

b) Delimitación temporal

La investigación se realizó en el año 2001

c) Delimitación espacial

El estudio fue desarrollado en el Centro de Acogimiento Niñas Obrajes de la


ciudad de La Paz.

1.5.2. Unidades de observación y análisis


1.5.3. Técnicas de investigación

CAPITULO II

MARCO TEORICO

Las categorías seleccionadas y que en este estudio intervienen para aproximarse


al objeto de investigación son principalmente:

 la adolescencia como una fase del desarrollo humano con sus principales
características y efectos, y la adolescencia en situaciones especiales como
aquella que se encuentran en entidades de acogimiento;

 las necesidades humanas y de la adolescencia en particular; y finalmente

 las teorías sociológicas acerca de paradigmas que explican las relaciones


que se establecen entre los seres humanos y los instrumentos que permiten
establecer la configuración de dichas relaciones, ya sea como estructuras
de poder, sentimentales, etc. que se dan en colectividades pequeñas.

2.1. LA ADOLESCENCIA

Se considera importante referirse a un concepto acerca de la adolescencia relativo


a su definición a través de la historia.
Al respecto, Giddens precisa que, a pesar de que las diversas transiciones por las
que atraviesan los individuos a lo largo de su vida parecen estar determinadas
biológicamente, por su complejidad dichas etapas son tanto de naturaleza
biológica como social. “Están influenciadas por las diferencias culturales, así como
por las circunstancias materiales en las que vive la gente en determinados tipos de
sociedades”…“La existencia de “adolescentes” es un concepto específico de las
sociedades modernas. Los cambios biológicos experimentados en la pubertad (en
el momento en el que una persona es capaz de tener una actividad sexual adulta y
de reproducirse) son universales. Pero en muchas culturas esto no produce el
mismo grado de confusión e incertidumbre que entre los jóvenes occidentales de
hoy” (Giddens; 1995: 115 - 116).

Papalia por su parte, afirma que la adolescencia, como “periodo de transición está
tan integrado en nuestra cultura que es difícil darse cuenta de que el concepto de
adolescencia como etapa de desarrollo es un fenómeno reciente”. Menciona
diferentes ritos de las sociedades tradicionales como la de los apaches que
“señalan la madurez sexual de una niña con un ritual de cuatro días cantando
desde la aurora hasta el anochecer. Los judíos tradicionalmente dan la bienvenida
a los muchachos de 13 años a la comunidad adulta con la celebración del bar
mitzvah; en el siglo veinte una celebración parecida, el bas o (bat) mitzva se ha
instituido para las niñas”...“En las sociedades industriales modernas, ningún ritual
señala el paso de la infancia a la vida adulta. En lugar de esto, nosotros
reconocemos entre la infancia y la vida adulta una etapa de desarrollo de
transición conocida como adolescencia. (1999: 342).

2.1.1 Diferentes enfoques sobre la adolescencia

Tomando como base diferentes perspectivas en el abordaje de la adolescencia,


citaremos los enfoques a los que hacen referencia Benítez, Mereles y Roa (1996),
quienes mencionan tres enfoques: el fisiológico, el cognitivo educativo, el
psicológico y el antropológico.
El enfoque fisiológico considera como el núcleo central la importancia de las
transformaciones en la adolescencia como resultado de las secreciones
hormonales que producen una reacción fisiológica en cadena y que se evidencian
en transformaciones corporales de origen biológico.

El enfoque educativo cognitivo, se refiere a las transformaciones de las estructuras


cognitivas, la aparición de nuevas formas de inteligencia y de aprendizaje
necesarias para que el adolescente pueda integrar las modificaciones corporales,
afectivas y relacionales que se operan en él y su alrededor.

El enfoque psicológico propone que la adolescencia es un periodo difícil y crítico, y


que el desarrollo de la personalidad sería su contenido fundamental. Algunas
características que marcan el paso de la infancia a la edad adulta podrían tener su
referencia en lo físico, mental, social y en el área valórica, mediatizando la
conducta, la afectividad y las relaciones. Los autores se refieren al hecho de que
en la mayoría de los casos, los adolescentes deben enfrentar el “paso” de una
etapa a otra en condiciones desventajosa, donde el comportamiento adulto estaría
teñido de expresiones infantiles.

El enfoque antropológico destaca el papel esencial del entorno en la evolución del


adolescente, el lugar que cada cultura reserva a los adolescentes, los
condicionamientos a los cuales están sujetos para responder a las expectativas
sociales, el espacio que cada subgrupo social le deja, así como a las relaciones
entre sus pares que están determinadas por valores y anti-valores que define un
tipo de conducta como parte del proceso de construcción de su identidad. Se
plantea así la adolescencia como período “privilegiado” de aprendizajes sociales y
culturales.

Para Papalia, en la adolescencia tiene lugar un “dramático desarrollo físico e


intelectual durante los años comprendidos de los 12 hasta alrededor de los 20; se
producen cambios en la apariencia como resultado de los acontecimientos
hormonales de la pubertad; en el pensamiento a medida que desarrollan la
habilidad de hacer abstracciones así como sus sentimientos. En la adolescencia
se produce la tarea más importante de la adolescencia: el logro de la identidad,
que incluye la identidad sexual; pues “incorporan su nueva apariencia, sus
desconocidas angustias y sus nuevas habilidades en busca de su sentido de
identidad”. Las relaciones con los padres y con los grupos de su edad se
constituyen en arena de prueba para las ideas de los adolescentes acerca de la
vida y de ellos mismos. (Ibid: 341)

Las modificaciones de tipo biológico se producen a través de un proceso


progresivo de maduración desde la pubescencia hasta la pubertad. Los cambios
biológicos que señalan el fin de la infancia son el rápido desarrollo fisiológico,
alteraciones en las proporciones del cuerpo, el cambio de voz en ambos sexos, el
desarrollo de los senos en las niñas, y el comienzo de la capacidad de eyacular
semen en los muchachos. Durante la pubescencia (dura más o menos dos años)
maduran las funciones reproductivas, se producen rápidos aumentos de talla y
peso, se agrandan los órganos sexuales primarios ovarios, (útero, vagina en
mujeres; y pene, testículos, escroto, vesículas seminales y glándula prostática en
varones) y aparecen las características sexuales secundarias. La pubescebncia
concluye en la pubertad, que remarca el momento en que una chica o chico
alcanzan total madurez sexual y están capacitados para reproducirse. (Ibid: 344).

El desarrollo intelectual alcanza en la adolescencia el más alto nivel, según


Piaget, el de las operaciones formales que se caracteriza por la habilidad de tener
un pensamiento abstracto. Para que se produzcan esa facultad en el desarrollo
cognoscitivo influyen cambios internos y externos en la vida del adolescente: las
estructuras de su cerebro han madurado y su ambiente social se ha ampliado
dándole más oportunidades para la experimentación. “Puesto que antes el
adolescente podía amar a su madre u odiar a un compañero, ahora puede amar la
libertad y odiar la explotación. El adolescente ha desarrollado un nuevo modo de
vida: lo posible y lo ideal cautivan tanto a la mente como a los sentimientos”.
(Gisnbur & Opper, 1979; citado por Papalia: 362).

La formación de la identidad se considera un elemento importante del desarrollo


de la adolescencia. Según Craig (1997: 438), al llegar a la adolescencia el
pensamiento formal operacional permite analizar las diferentes funciones que se
desprenden de ser hija, hermana mayor, amiga, estudiante, deportista, etc.,
descubriendo incoherencias y conflictos en algunas y reestructurarlas para formar
una identidad nueva. “A veces el proceso exige abandonar papeles viejos y
establecer nuevas relaciones con padres, hermanos y compañeros/as”.

Para formar esa identidad los/as adolescentes se sirven de grupos de referencia,


que pueden estar integrados por individuos cercanos a ellos/as o de grupos de
mayores con los que se comparte actitudes e ideales grupos religiosos, étnicos,
generacionales o de interés. Cada cual se compara con el grupo de referencia -
amplio o estrecho – y se encuentra con valores que acepta o rechaza. No siempre
se toman como patrón grupos o colectivos, en ocasiones sino de un asola
persona que se denomina otro significativo, que puede ser un amigo, un maestro
admirado, un hermano mayor o una estrella de cine o del deporte o cualquiera
cuyo criterio le sea valioso. Este proceso no es privativo de la adolescencia pero
es la etapa en la que cobra mayor importancia. Se encuentran rodeados de una
infinidad de grupos de referencia u otros significativos. Estos papeles deben ser
integrados en una identidad personal, y los contrapuestos han de ser reconciliados
o descartados. El proceso es más difícil si hay conflictos entre papeles
(pertenecer a un grupo o ser buen estudiante) o entre otros significativos (entre un
novio y una hermana mayor).

Craig cita el planteamiento de James Marcia (1980) cuatro diferentes modos o


estados de identidad: Exclusión, estado de aquellos que han hecho compromisos
sin pasar por un crisis de identidad; Difusión, estado de identidad de quienes no
han pasado por una crisis ni hecho compromisos; Moratoria, estado de los que se
hallan en medio de una crisis de identidad; Consecución de la identidad, estado de
quienes han pasado por una crisis de identidad y han hecho compromisos; Crisis
de identidad periodo de toma de decisiones sobre temas existenciales
importantes.

De acuerdo a investigaciones, el estado de identidad influye profundamente en las


expectativas sociales, la autoimagen y las reacciones al estrés del adolescente. “A
causa de sus decisiones no resueltas, la emoción dominante entre los jóvenes en
el estado de moratoria (los que se hallan en medio de una crisis de identidad) es la
ansiedad. Luchan con un mundo de valores y elecciones en conflicto, y de
continuo encaran cuestiones impredecibles y contradictorias. Con frecuencia estos
adolescentes están ligados a sus padres con lazos ambivalentes de amor y odio;
se fatigan por la libertad, más temen y resientes la desaprobación de sus
progenitores. Muchos universitarios se encuentran en este estado. Se trata de
gente que busca información activamente y toma decisiones” (Ibid: 440).

Los adolescentes en estado de exclusión sufren niveles mínimos de ansiedad;


ene general se desenvuelven en un patrón de continuidad y estabilidad, aunque
pueden experimentar incertidumbre en ciertas áreas de la vida.

El estado de difusión se observa más a menudo en adolescentes que han sufrido


los rechazos o la negligencia de padres desapegados o des-interesado. Pueden
convertirse en marginados de la sociedad y entregarse al alcoholo o las drogas
como forma de eludir las responsabilidades.
Los adolescentes que han llegado a la consecución de la identidad poseen los
sentimientos más balanceados hacia sus padres y familia. Este estado se
incrementa con la edad. El estado de identidad también puede variar de acuerdo
con el aspecto de la vida que se considere; el estudiante puede encontrarse en el
estado de exclusión con respecto a las preferencias sexuales, en el de moratoria a
propósito de las elecciones vocacionales y en el de difusión, tratándose de
ideología política. (Ibid: 440).
La comunicación intergeneracional y las relaciones con la familia, presentan
una dinámica con ciertas paradojas. Por una parte, los padres exitosos dan a sus
hijos raíces y un sentimiento de seguridad que provienen de un medio en el que
los niños se sienten amados y aceptados. Por la otra, los animan a que sean
independientes. “Si bien en la superficie raíces e independencia parece
contradecirse, son en realidad los dos lados de la moneda; sólo una persona
segura puede ser independiente” (Ibid: 441).

La forma en que los padres se relacionan con sus hijos afecta de modo radical el
cambio del adolescente a adulto. Sus interacciones deben considerarse en el
contexto de un sistema familiar dinámico, en el que los cambios en la conducta de
uno de sus miembros influyen en todos los demás. Como la adolescencia es un
tiempo de transformaciones grandes y a menudo drásticas, la familia como
sistema social también se modifica, lo mismo que la comunicación
intergeneracional. Estos cambios pueden particularmente difíciles en las familias
de un solo padres; sin embargo, en cualquier caso la meta de los padres es
ayudar al adolescente a salir de la última etapa de la niñez, listo para asumir las
responsabilidades de adulto.

Las amistades y las relaciones íntimas, las camarillas y bandas, cobran en la


adolescencia una importancia básica, pues en esta etapa los/as adolescentes
buscan apoyo de otros para enfrentar las transformaciones físicas, emocionales y
sociales de su edad, y es sencillo comprender que traten de encontrarla entre
quienes se encuentran en las mismas circunstancias.

Tanto la evidencia empírica como diversos estudios (Ibid: 144) dan cuenta de que
los adolescentes pasan más tiempo con sus amistades que con sus padres y su
familia (una quinta parte).
Las redes de compañeros son esenciales para el desarrollo de las habilidades
sociales de los/as muchachos/as. La igualdad recíproca que caracteriza sus
relaciones también ayuda a fomentar respuestas positivas a las diversas crisis que
estos jóvenes encaran. “Los adolescentes aprenden de sus amigos y coetáneos
las conductas que la sociedad recompensa y los papeles que mejor les van. La
competencia social es un elemento capital en su habilidad para establecer nuevas
amistades y mantener las viejas”.

El proceso que desarrollan para definir la conducta que adoptarán y que la


sociedad recompensa se basa en la capacidad para hacer comparaciones
sociales. “La comparación social es el recurso que todos empleamos para evaluar
nuestras habilidades personales, conductas, rasgos de personalidad, apariencia,
reacciones y sentido general del yo frente a las características de otros, tiene una
enorme importancia en la adolescencia, durante la cual se modifica”. En el
contexto de amistades exploran quienes son y que quieren ser.

Las expresiones de los/las adolescentes en sentido de que se sienten con toda


libertad para expresarse entre sus amistades y que ellas les comprenden, son
explicadas por los psicólogos en el hecho de que entre los 12 y los 17 años los
adolescentes desarrollan la capacidad de establecer amistades más cercanas e
íntimas. “Los jóvenes tienden a elegir a sus amigos basados en actividades
basados en actividades e intereses comunes, relación igualitaria, lealtad y
compromiso. De hecho la deslealtad es una de las principales razones que citan
para terminar un amistad”. (Ibid: 447). Los/as adolescentes consultan a sus
amistades más íntimas en aspectos como en que club inscribirse y son quién salir
de cita. No obstante recurren a los padres y/o la familia para asuntos como
educación, finanzas y planes vocacionales.

A medida que crece la intimidad con amistades del mismo sexo también aparecen
las relaciones con el sexo contrario, que en un principio tienen lugar entre grupos,
que es la instancia de aprendizaje para el relacionamiento con el sexo opuesto. El
comienzo de la adolescencia es una etapa para probar, imaginar y descubrir en
que consiste participar en grupos y parejas de educación mutua. “Les da a los
muchachos un periodo de prueba en el que pueden acopiar ideas y experiencias
para conformar sus actitudes básicas hacia los roles y la conducta sexual sin
sentir la presión de quedar demasiados comprometidos con alguien” (Ibid). El
relacionamiento con el sexo contrario se da con mayor anticipación en las mujeres
que en los hombres.

En esta etapa tienen lugar las citas que según Bruce Roscoe, citado por Craig
(Ibid: 449), tienen siete funciones:
 “Recreación: la oportunidad de divertirse con alguien del sexo opuesto
 Socialización: la oportunidad de que se conozcan miembros de los dos
sexos y adquieran técnicas de interacción adecuadas.
 Posición: la oportunidad de mejorar la posición en el grupo al ser visto
con alguien a quién se considera deseable.
 Elección de pareja: la oportunidad de tratar miembros del sexo opuesto
con el propósito de elegir marido o esposa.
 Sexo: la oportunidad de experimentar con la sexualidad o recibir
gratificación sexual.
 Compañía: la oportunidad de hallar un amigo del otro sexo con el cual
relacionarse y compartir actividades.
 Intimidad: la oportunidad de establecer una relación cercana y
significativa con un apersona del otro sexo”.

Se pueden diferenciar dos formas básicas de grupos de compañeros según su


tamaño: los más grandes de entre 15 y 30 miembros que se denominan bandas; y
los pequeños que pueden tener tan pocos como tres miembros que se denominan
camarillas.
Al comienzo de la adolescencia las camarillas tienden a ser sólo de hombres o de
mujeres; más tarde, también se forman con miembros de los dos sexos, cambio
que coincide con el inicio de las citas. Las pequeñas camarillas del mismo sexo se
funden o relacionan con otros grupos similares, se amplían para incluir a
miembros del sexo opuesto y al final resurgen como grupos que constan tanto de
hombres como de mujeres.

Los sentimientos

Los sentimientos son como un instrumento de que dispone el sujeto para la


relación (emocional, afectiva, además de la mera y fundamental relación cognitiva,
para la cual, la relación emocional es condición necesaria) con los objetos del
mundo exterior y consigo mismo, es decir, con los pensamientos, fantasías,
deseos, impulsos, etc. “Objetos”, unos y otros, en el amplio sentido del término
porque objeto es todo lo que podemos delimitar y juzgar; y el ser humano se
delimita a si mismo y se juzga en su totalidad o en parte. Los sentimientos mismos
se hacen objetos para el sujeto que los posee, y que puede “leerlos”, es decir,
describirlos, delimitarlos y juzgarlos también”. (Castilla del Pino; 2002: 14; Los
sentimientos sirven: 1) para la vinculación eficaz, “interesada”, con tales objetos,
para atarse a ellos mediante un lazo, precisamente afectivo; y 2) para la
organización jerarquizada de los valores, una organización singular, exclusiva de
cada sujeto, por tanto egocéntrica. Lo que confiere subjetividad al modo de
relación de cada persona con la realidad y con los objetos que la constituyen, así
como al valor que al objeto se le adjudica, es la singular relación afectiva para con
él. Sin la singularidad de los sentimientos de cada cual, con sólo el instrumento
cognitivo, la realidad entorno y la realidad entorno serían prácticamente análogas
en todos los seres humanos: se trataría de seres en última instancia a-sociales,
aunque con los mismos instrumentos censo perceptivos, representacionales y
mnémicos: prácticamente robots, ordenadores, máquinas de Turing”. (Ibid: 20)

Además de instrumentos del sujeto para la relación con los objetos del entorno y
consigo mismo, los sentimientos, se ha dicho en las formulaciones clásicas, son
estados del sujeto, porque lo cualifican y lo modifican en cierto sentido. Son
estados del “Yo”.
El sentimiento hacia el objeto se acompaña de otro sentimiento del sujeto hacia sí
mismo. Así cuando uno se siente despreciable por odiar a alguien y haberle
reportado algún mal, algo del sentimiento del odio hacia el objeto parece revertir
sobre uno mismo. Sentir ante un objeto implica que el sujeto, que antes no sentía
ni hacia el objeto ni ante sí, se sabe afectado por el sentimiento de ahora: en eso
consiste la modificación que define al objeto que experimenta un sentimiento
concreto. No hay pues, contradicción, en la consideración de esta función plural
del sentimiento, y puede decirse que los sentimientos son al mismo tiempo
provocaciones del objeto hacia el sujeto y estados del sujeto suscitados por ese
sentir concreto ante el objeto.

“Sentir es un proceso que tiene dos partes: la experiencia cognitivo emocional que
el objeto provoca, y los efectos que dicha experiencia desencadena en el
organismo incluido ese subsistema que es el sujeto. Los sentimientos, pues,
“afectan” no solo al sistema del sujeto sino a la totalidad del organismo, que
reacciona con una serie de síntomas. No hay sentimientos sin síntomas, pues la
anhomeostasis provocada debe dar señales al sistema para que elabore la
respuesta ad – hoc, esto es, de adaptación. El conjunto de síntomas constituye un
síndrome, que aúna la experiencia mental y la experiencia fisiológica del
sentimiento. Cuando el síndrome desborda los límites de las posibilidades
adaptativas del organismo surge la crisis, el estrés”. (Ibid: 23)

2.2. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

2.2.1. Teoría Sistémica

Luhmann afirma que la teoría de sistemas no constituye aún un conjunto


consolidado de conceptos básicos, axiomas y proposiciones derivadas, pero no
por ello imposibilita investigaciones científicas, suscita experiencias con problemas
y contribuye a fundamentarlas conceptualmente. Tampoco es posible contar con
un informe de resultados ciertos.

a) Pero en tanto que la teoría no puede prescindir absolutamente de un


análisis sistémico-teórico, éste no puede partir si no planteando un
concepto paradigmático de sistema/ entorno.

No hay forma de establecer la relación entre sistema y entorno sino a través


del concepto de diferencia. La diferencia tampoco es una orientación
casual, sino estructural del sistema; la diferencia también viene a ser el
límite entre el sistema y su entorno, sin que ello signifique una ruptura entre
el sistema y su entorno. Sin este concepto tampoco sería posible la
existencia de otros sistemas.

La premisa es que el objeto de la teoría es un sistema, pero no en el


sentido ontológico tradicional del ser en sí, sino como un sistema de
relaciones consigo mismo y con su entorno. En tal relación donde una de
las formas es la dependencia pero no en el sentido de dominio de uno
sobre el otro, sino entre sistemas, bajo relaciones cambiantes.

b) La diferencia entre sistema y entorno como una relación de todo y parte


da lugar a la diferenciación sistémica como repetición de la constitución de
sistemas en el interior de sistemas, una repetición de diferenciaciones
desde diferente perspectiva, sin que se pierda la posibilidad de ser
contemplada como unidad múltiple,”en cierto modo, la diferencia mantiene
unido lo diferente”.

La diferenciación sistémica como una construcción de su diferenciación


gana en sistematización, sea como serie o simple igualdad de sus
subsistemas o como diferencia de centro y periferie. Incluso la
diferenciación como jerarquía abre la posibilidad de los subsistemas lleguen
a diferenciar nuevos subsistemas. La jerarquización como diferenciación no
deja de ser una autosimplificación de un gran valor operativo, permitiendo la
observación.

c) El concepto de aceptación es otra forma de diferenciación entre sistema


y entorno que permite comprender la causalidad y la forma en que se
distribuye la causalidad entre sistema y entorno. El concepto de producción
permite destacar la importancia de la causalidad, en tanto, se requiere
causas seleccionadas para lograr determinados efectos. No tiene otra
explicación el proceso evolutivo si no es por el papel de la selección.

d) Otra diferencia constitutiva entre sistema y entorno es la diferencia de


unidad entre elemento y relación. Desde este punto de vista no se concibe
elementos sin conexión relacional, ni relaciones sin elementos; aquí la
relación de unidad entre sistema y entorno se sustituye por la unidad de
elemento y relación. A diferencia de la tradicional creencia la unidad de un
elemento carece de su cualidad óntica, es más bien una construcción de la
unidad a través del sistema. De este modo la unidad del elemento sufre un
proceso de “desontologización” y “funcionalización” del elemento.

2.2.2. Teorías sobre las Necesidades Humanas

Por el planeamiento de las necesidades se tomará en cuenta a tres autores


tomados de Zeballos y varios (2000: 26) que hacen referencia a la teoría de las
necesidades.

Héller y las necesidades insatisfechas. La teoría de las necesidades de Agnes


Héller, está estrechamente ligada a la evolución de su pensamiento; entre su
esfuerzo de enriquecer el concepto de necesidades planteado por Marx, el
abandono de la visión teológica de la historia y su planteamiento de las
necesidades insatisfechas.
Héller sostiene dos conceptos completamente diferentes sobre el tema; la primera
es marxista fundada en el paradigma social; la segunda caracterizada por la
ruptura con el marxismo en el marco posmodernista que Héller abraza sin
reticencias.

Para la segunda Héller, las necesidades radicales son ahora demandas que han
de ser reconocidas, demandas de valor cualitativo que apuntan a forma de vida
valiosa y no cuantificable cuya satisfacción depende más de un proyecto de vida
personal que de la articulación de un orden social determinado.

También,… para Héller la teoría de la Historia se centra en la insatisfacción y no


en las necesidades, en la motivación hacia la transformación social (tipifica a
nuestra sociedad como la sociedad insatisfecha los hombres y las mujeres en
nuestra condición de criatura sociopolíticas tendríamos necesidades)…el objeto de
las necesidades es diferente a cada persona.

Por tanto las necesidades tendrían doble sentido: deseo por un lado y carencia
como necesidades sociopolíticas de forma más específica escriben un tipo de
clase de necesidades que la sociedad atribuye o asigna a sus miembros.

“Este análisis considera tres momentos; las necesidades en cuanto a tales, el de


la relación subjetiva – psicológica con las necesidades y la relación social atribuida
con las necesidades”.

Las necesidades sociopolíticas también serian distribuidas socialmente lo mismo


que sus objetos de satisfacción, sin olvidar que la distribución por el mercado es la
más importante. Los grupos (clases, grupos, etnias, profesiones, corporaciones,
etc.) afirman tener como grupo ciertas necesidades y presiones para su
satisfacción. Por eso la presión se ejercería frente al estado, como la fuente última
de redistribución.
Es significativa la apreciación de Héller al señalar que las necesidades
sociopolíticas (carencias), también se podrían entender como permisos al igual
que los hechos. Lo cual supone que tales permisos tienen reconocimiento social.
En tanto no se haya satisfecho tal necesidad se puede reclamar como una
anomalía a subsanar. Por lo tanto la descripción aun gripo no modificaría en nada
que la necesidad sea personal, es decir hacer lo que esta permitido o no hacerlo
depende de la persona, de su autonomía y discreción.

Esta autonomía fundada en la libertad de la persona proclama por la sociedad


moderna, sériale derecho más preciado, desde lo que se considera como una
intolerancia que otros determinan en que ha de constituir la felicidad de uno.

El reconocimiento de las necesidades de la autonomía es crucial si es a partir de


ello de las necesidades se han de juzgar como reales y verdaderas en tanto la
promuevan o falsas e irreales las que la restituyan.

A la humanidad le correspondería necesidades abstractas y universales, por


cuanto el concepto de humanidad es abstracto.

Las dos necesidades abstractas atribuidas al universal llamado humanidad son la


vida y libertad. Estos valores considerados los más importantes de la sociedad
moderna están asignados a cada una de las personas de la especie humana
independientemente de las especificidades una cultura.

La Teoría de las Necesites fundamentales. Doyal y Gough, una teoría sobre


necesidades humanas deben inspirarse en el pensamiento liberal como en el
socialista.
Aquellos autores presentan las necesidades como un conjunto de “precondiciones
de la existencia humana” es decir, como prerrequisitos de una vida autónoma
dentro de sociedades que deberían tener objetos generales.

Sus postulados se fundamentan en el rechazo de las concepciones naturales


relativistas y culturales sobré necesidades.

Frente a estas posturas Doyal y Gough indican que las “necesidades humanas
son históricas, construidas socialmente y también unipersonales” definición que no
permiten el uso de las diferentes culturales como justificaciones de privación
objetiva que da lugar a diferencias entre pueblos pobres y ricos…Estos autores
afirman que las necesidades humanas tienen una aspecto “objeto” por cuanto su
especificidad teórica y empírica es independiente en la sociedad, las personas
tiene necesidades cuando carecen de los recursos necesarios para participar en la
economía.

Uno de los más importantes se identifica en la autonomía personal, “ser autónomo


consiste en poseer la capacidad de elegir opciones sobre lo que hay que hacer y
como llevarlo acabo”…y otro imprescindible se refiere a la salud física o a la
supervivencia que constituye una necesidad básica cuya satisfacción es prioritaria.

De esta manera, la supervivencia física y autonomía personal son condiciones


previas de toda acción individual en cualquier cultura, que constituye las
necesidades humanas más elementales que deben ser satisfechas para que la
gente participe de manera afectiva en su sociedad.

Iván Illich y el hombre necesitado. Este autor reflexiona sobre la categoría


indicando que las necesidades básicas son el legado más negativo que deja el
desarrollo moderno. Sería luego de la Segunda Guerra Mundial donde se produjo
el cambio del hombre común al hombre necesitado, donde el ser humano de
somete a la energía eléctrica…es decir esta sería una generación de hombres
necesitados (Illich: 1996: 159).

Según el autor, la condición humana ha llegado a ser definida por las necesidades
comunes de una u otra manera son imputados de unos a otros, dando lugar a
certezas sociales que resultan ser un hábito social adquirido en el s. XX.

Las necesidades en el desarrollo moderno habrían dejado de ser deseos y


carencias. Los deseos cambiarán su condición de tal maner5a que la esperanza
que se logre lo bueno hubiese sido reemplazado por la expectativa de tener la
posibilidad de convertirse en reclamos, de tal manera que “las necesidades
aparecen como al condición normal del homo miserabilis” (Ibíd.: 160) porque
paradójicamente, están lejos de estar al alcance de la mayoría de las personas.

El autor señala, refiriéndose a Mariame Gronmeyer, que las necesidades son una
manera de formular “hipótesis de escasez universal” (oboe: 170) de tal forma que
las potencialidades en una economía basada en carencias, llevaría
inevitablemente a paralizaciones sociales que ha sido cambiada por una economía
basa en las necesites que lo único que proporciona es legitimidad del control
social del hombre necesitado.

Al definir nuestra humanidad por necesidades comunes, se estaría reduciendo al


individuo a un nuevo perfil de sus necesidades, por lo cual, la gente aparecería
como unidades individuales con requerimiento de entrada, trasformado al homo
economicus en homo y systematicus; “las carencias son transformadas en
requerimientos sistemáticos que ubican al hombre común en un sistema inmune,
frágil y que solo funciona provisionalmente, siempre la borde de la catástrofe”
(Ibid: 171). La condición humana seguirá dejando de ser definida por lo que los
hombres son, enfrentan o timan sino por lo que les falta y necesitan.
Las Necesidades y el Desarrollo a Escala Humana. La teoría sobre Desarrollo a
Escala Humana elaborado por Max – Neef y otros presenta una filosofía del
desarrollo menos mecanicista y más humano pensando en las personas y no en
los objetos. De acuerdo con esta propuesta el mejor modelo de desarrollo debe
permitir elevar la calidad de vida de la persona, lo cual esta condicionando la
satisfacción adecuada a las necesidades humanas fundamentales (Neef: 1986 –
35) considera que el ser humano vive necesites múltiples y sistema donde se
interrelacionan e interactúan, complementándose, compensándose
simultáneamente.

Los autores proponen una definición de necesidades humanas como finitas poca
clasificables fundamentales, que son las mismas en todas las culturas. Y
consultando los periodos históricos cambiando a través del tiempo y de las
culturas la manera o los medios para la satisfacción de las mismas; las culturas
determinan los satisfactores.

Por otro lado cada necesidad puede satisfacerse en niveles diferentes y con
distintas intensidades en tres contextos: en relación consuno mismo, en relación
con el grupo social, en relación con el medio ambiente.

Otro de los aportes importantes que plantean manifiestan que las necesidades
revelan “el ser de las personas” porque se evidencian en ellas una doble
condición: como carencias y potencialidades, porque si solo se les considerara
como carencias se estaría restringiendo concepción en un ámbito puramente
fisiológico “pero en la medida que éstos componentes muestran y movilizan las
personas son también potencialidades, más aún pueden llegar a se recursos (Ibid:
34).

De esta manera, no se debe pensar que las necesidades se satisfacen o se


colman porque representan un momento dinámico, de tal manera que éstos se
viven y realizan de manera continúa y renovada.
A cerca de los satisfactores, esta teoría dice que no son solo los bienes
económicos disponibles sino todo aquello que “por representar formas de ser
tener, hacer, estar, contribuyen a la realización de las necesidades humanas”
(Ibid: 35) esto puede tener efectos distintos dependiendo de las culturas y de los
bienes que el medio los genera, de cómo los genera y organiza el consumo de los
mismos.

Por ello el satisfactor es el medio en que se expresaría una necesidad y los bienes
el medio por el cual el sujeto potencia los satisfactores para vivir sus necesidades.

La inclusión de los satisfactores en la comprensión de las necesidades, permite


que se reivindique lo supuesto trascendiendo las preferencias respecto de los
objetos y artefactos, tal como lo hace la economía tradicional.

2.2.3. Otras Teorías relativas al problema de investigación

Los sistemas relacionales en la Teoría de la Psicología Social de la Dinámica


de Grupos

Según Movim (1992: 96)

Los sistemas relacionales en la Teoría de la Psicología Social de la Dinámica


de Grupos.

Según Movin (1992: 96), entre los adolescentes se dan tendencias fuertes por una
parte se buscan las relaciones sociales y por otra se aíslan de ellas. Sus contactos
personales, son poco profundos, inestables y tienden a tener una diversidad de
amistades relacionándose a grupos diferentes: hay una red de experiencias
sociales. Cuando se producen conflictos con sus pares, tienden a aislarse,
rechazan a sus amigos y se preocupan exclusivamente de sus propios
sentimientos. Su comportamiento fluctúan entre la sociabilidad y el aislamiento: a
veces se preocupan sólo de sus pares, con quienes parecen tener confianza y
afecto exclusivo. Otras veces se retiran y aíslan, porque los otros les producen
inseguridad, específicamente cuando se sientes rechazados o se encuentra con
personas del otro sexo.

También se refiere a la frecuencia con que se establecen las relaciones de


amistad con el amigo o amiga “del alma”. Las amistades íntimas cumplen un papel
importante para el desarrollo personal y social de los adolescentes y la búsqueda
de amistad se da independientemente del interés por la gente del otro sexo. Esta
amistad, como un espejo, los refleja y afirma en el conocimiento de sí mismos y en
su proceso de independencia familiar. Les permite aprender junto a un compartir
sus vivencias, buscar comprensión y anticipar roles que tendrán que desempeñar
en el mundo tanto hombres o mujeres. Este proceso es fundamental para su
identificación con el propio sexo.

También buscan calmar su angustia cambiando informaciones, compartiendo


críticas al mundo de los adultos y el dolor que les producen las críticas de otros.
Además la amistad favorece a descubrir aspectos de sí mismos que de otra
manera les será más difícil conocer y vivenciar. Comparten sus fantasías
sexuales, sus temores, sus incertidumbres sobre su futuro, la vida y el mundo.
Con la amistad crecen y ejercitan su intimidad aproximadamente y separándose
de “otro” ajeno a la familia.

La sociometría y el sociograma.

La sociometría ha sido desarrollado principalmente por J. L. Moreno, (1966: 12);


quién establece una diferencia entre sociometría y movimiento sociométrico. “La
sociometría aparece entonces como la cristalización de más avanzada y más
ordenada de la tendencia a describir y a medir la dinámica de los grupos,
tendencia que ha sido la de las ciencias sociales en el curso de las dos últimas
décadas. Por el contrario, el movimiento sociométrico implica el influjo que, fuera
de sus límites estrictos, ejerció la sociometría en todas las ciencias humanas
particulares, como la antropología, la sociología, la psicología, la psiquiatría, etc.”.
Moreno aclara que cuando se refiere a movimiento sociométrico alude a; a) la
teoría de la espontaneidad y de la valoración de la espontaneidad, b) la teoría de
las relaciones interpersonales y la teoría de la acción; c) la revisión de la teoría
experimental en las ciencias sociales; d) la medida de las relaciones
interpersonales y la de los grupos; e) el estudio empírico y experimental de los
pequeños grupos; f) la creación de la microscopia social y de la microsociología; g)
la iniciación y el desarrollo de las investigaciones sobre la interacción social; h) la
aparición gradual de la sociología experimental; i) el enfoque experimental de los
roles sociales, conocido bajo los nombres de role playing, psicodrama y
sociograma; j) las investigaciones experimentales sobre la espontaneidad y la
creatividad.

Una de las piedras angulares de la sociometría es la doctrina de la espontaneidad


y de la creatividad. Ha introducido un método experimental aplicable a todas las
ciencias sociales: “se trata de la reforma sociométrica del método científico de las
ciencias sociales, gracias a la cual podrá paulatinamente edificarse una auténtica
ciencia de la sociedad. Confiere a sus sujetos un “estatus de investigador” y en
tanto es capaz de medir sus actividades. Trabaja sobre grupos constituidos o
grupos en formación y elabora técnicas utilizables en situaciones concretas” (Ibid:
15).

La sociometría tiene tres puntos de referencia: socius – el compañero metrum – la


medida, drama, la acción. De ahí resultaron tres campos de investigación:
investigaciones sobre los grupos, sobre la medición, sobre la acción. La
sociometría auténtica es siempre una ciencia de la acción. Las tres técnicas que
más han contribuido a instaurar la sociometría, a establecer sólidamente su
objetividad, completamente nueva, y su realismo social, son el psicodrama; el
sociograma, y el método de registro de sonido.
La sociometría tiene por objeto el estudio matemático de las propiedades
psicológicas de las poblaciones; a este efecto pone en acción una técnica
experimental fundada sobre métodos cuantitativos y expone los resultados
obtenidos mediante su aplicación.
La expresión “sociometría”, fue forjada sobre el modelo de algunos otros términos
científicos, comúnmente admitidos: biología, biometría; psicología, psicometría;
sociología, sociometría.

Los genogramas

“El genograma es un formato para dibujar un árbol familiar que registra


información sobre los miembros de una familia y sus relaciones durante por lo
menos tres generaciones”...“presentan la información en forma gráfica de manera
tal que proporciona un rápido gestalt de complejas normas familiares y una rica
fuente de hipótesis sobre como un problema clínico puede estar relacionado con el
contexto familiar y la evolución tanto del problema como del contexto a través del
tiempo” (Sluzki, Carlos: 1996: 17).

El autor del texto explica que no existe un acuerdo sobre la manera “correcta” de
realizar un genograma, los que la aplican no están seguros de la “información
específica que deben buscar, como registrarla y que quiere decir todo ello”. Pero a
los médicos clínicos les interesa porque son representaciones tangibles y gráficas
de una familia y permiten explorar la estructura familiar en forma clara, así como
observar y poner al día el cuadro familiar a medida que va surgiendo. Remarca la
utilidad de contar con una representación tangible y gráfica de una familia, en
términos de una lectura rápida e inmediata y la posibilidad de que la información
sobre la situación familiar no se extravíe de una historia clínica. Su estructura
comprende tres niveles: 1) trazado de la estructura; 2) registro de la información
sobre la familia y 3) delineado de las relaciones familiares.
La base de la construcción de los genogramas tiene un sustento interpretativo,
contenido que debe ser considerado de nuestro punto de vista.

CAPITULO III
CONTEXTO DE LA INVESTIGACIÒN

3.1. CONTEXTO ESPACIAL: LA CIUDAD DE LA PAZ*

3.1.1. Aspectos fisiográficos

La ciudad de La Paz, es la ciudad más importante del país por ser sede del
Gobierno Nacional.

Es también la ciudad más importante y de mayor densidad de población del


departamento y del Municipio del mismo nombre y se ubica a lo largo de una
cuenca excavada del altiplano.

La ciudad de La Paz comprende 21 distritos agrupados en 9 Macrodistritos:

o Cotahuma
o Max Paredes
o Periférica
o San Antonio
o Sur
*
Toda la información correspondiente a la ciudad de La Paz tiene como fuente el Gobierno Municipal de La
Paz; “Plan de Desarrollo Municipal; Julio de 2003
o Centro
o Mallasa
Existe contaminación de los ríos quebradas y áreas naturales por los desechos de
la urbe.

3.2. CONTEXTO INSTITUCIONAL

3.2.1. Antecedentes Históricos

En la década de los 80 y 90, el Padre José Neuenhofer de origen Alemán se


encontraba en el Perú, allí vio que la situación social de este país estaba
ensombrecida por los acontecimientos políticos; la guerrilla de Sendero Luminoso
mantenía una suerte de incertidumbre, no siendo posible una buena estadía de los
extranjeros en aquel país. El Obispado donde la situación sea menos riesgosa. El
sacerdote, empeñado en lograr su objetivo poner su vocación al servicio de los
pobres, llega a Bolivia el 10 de Enero de 1994 y se establece en la ciudad de La
Paz.

El Obispo Monseñor Luis Saenz le manifestó complacencia por su deseo de


trabajar en Bolivia y le comunicó que era posible que se haga cargo de una de las
cinco parroquias que necesitaban mejorar sus condiciones; constituyendo la
parroquia “Divino Maestro” en la zona de Alto Obrajes.

En ese mismo año, Monseñor Luis Saenz, amplió el trabajo del Padre Neuenhofer
a los niños de la calle; y en el mes de Mayo de 1994 se hizo cargo del Centro
Integrado Niñas Obrajes. “Allí nació el gran amor de mi vida” afirmó más tarde el
Padre José Neuenhofer, dando origen a la Fundación Arco Iris.

Con espíritu de solidaridad a lo humano y de apoyar las obras del Padre José en
Bolivia, personas de buena voluntad de Alemania, sobre todo particulares, han
permitido la realización y el progreso de la Fundación “Arco Iris” aportando en
principio el 100% de recursos. Con el tiempo esa cifra fue bajando hasta llegar a
un 90%, gracias a las acciones que emprende la institución buscando
financiamiento en el medio. El trabajo de captación económica, es permanente
reforzado a través de visitas que cada dos años realiza el Padre José a personas
e instituciones de Alemania. Los recursos obtenidos en ese país permitieron en
1997, la remodelación de las viejas instalaciones del Hogar, y la construcción de
un nuevo edificio con tres bloques. Uno correspondería al uso del Proyecto Niñas
de Obrajes con una capacidad de 120 personas, otro al CET – Casa de la
Estudiante Trabajadora para 40 personas y un tercero que corresponde a las
unidades productivas.

3.2.2. Filosofía, Misión y Objetivos de la Fundación Arco Iris.

Para la fundación Arco Iris. “El centro de atención es la persona, dotado de


inteligencia y capacitada para amar; es la dimensión trascendental de su
semejanza con Dios. El hombre se construye, se edifica en la inmensidad de la
relación humana. Dios hizo al hombre libre, su autodeterminación es la lucha por
alcanzar su felicidad”. (Ver Anexo Nº 4).

Misión.- “Acompañar y contribuir ala formación integral por medio de una


educación social, humanizante y personalizada de niños, niñas, adolescentes y
jóvenes en riesgo social; permitiendo una asimilación de valores en la que la
pluriculturalidad como la identidad a nuestros valores histórico sociales, permita
una proyección social en equidad y justicia social.

Visión.- “Sostenemos que nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes son


personas libres, con dignidad y participación, por ello nos proyectamos como
instrumento social de reivindicación y transformación social; donde el respeto, el
amor y la solidaridad al marginado, abandonado y huérfano es el proyecto de
amor que nuestro Señor Jesucristo nos encomienda”.
Objetivos.- Los siguientes son los objetivos que la institución se ha planteado en
esas gestiones.

Objetivo General

1994: Posibilitar una formación integral hacia las beneficiarias del Hogar niñas
Obrajes con valores humanos y cristianos, lo cual les permita una
reinserción familiar o estabilidad psicológica y social dentro de la
institución

1997: Desarrollar procesos psicosociales dirigidos a la prevención, asistencia,


capacitación, educación y orientación dirigida a la población beneficiaria
de los proyectos de la fundación “Arco Iris”

2001: Generar un proceso educativo de transformación social en niños, niñas,


adolescentes y jóvenes de los proyectos sociales, en pro de
autodeterminación social y personal, manifestada en un equilibrio psico
emocional sobre nuestra identidad pluricultural y los valores
trascendentales.

Objetivos Específicos

 Creación y ejecución de programas, proyectos y actividades de prevención,


promoción asistencia, mejoramiento, rehabilitación, capacitación, educación
y orientación en beneficio de sectores en riesgo social, de niños, niñas,
adolescente y jóvenes, abandonados, huérfanos y marginados de nuestra
sociedad.
 Desarrollar programas de formación y educación social que permita la
dignificación de la persona en su reracionamiento psico social y cultural.
 Brindar una orientación multidisciplinaria a los beneficiarios y la familia a fin
de consolidar el núcleo familiar.
 Defender los derechos y la dignidad de la persona en un plano de igualdad
y consideración social.
 Facilitar el crecimiento de la persona, con relación a su historia individual,
familiar y social, proyectándose de manera equitativa y digna.
 Promover y fortalecer procesos de educación formal y de capacitación en
pro de mejoramiento en su calidad de vida.
 Apoyar los procesos de incorporación laboral en pro de un crecimiento
personal y social.
 Promover la identidad cultural de los beneficiarios a través de una
convivencia cotidiana manifestada en la defensa y potencialidad de la
historia social y cultural de nuestro pueblo.
 Estimular y desarrollar habilidades manuales y artesanales a través de
diferentes técnicas de capacitación y mejoramiento social.
 Desarrollar procesos de mejoramiento bio psico social con relación a una
autodeterminación y participación social.
 Promover la participación de los beneficiarios, familias y la comunidad en la
búsqueda de alternativas que mejoren nuestra tarea de formación y
educación social
 Convivir de manera equitativa en nuestros proyectos a través del servicio y
la solidaridad con nuestros semejantes.
 Generar hábitos y destrezas en el reracionamiento social interno y externo.
 Fortalecer el desarrollo de la vida con vida espiritual, acrecentado sus
valores trascendentales y el compromiso con Dios y sus semejantes.
 Impulsar el desarrollo físico biológico a través de programas de recreación,
esparcimiento y deportes.
 Proporcionar atención a la salud bio física y mental a través de un control
médico, dental, psicológico. (Montecinos, F.; 2003)

3.2.3. Estructura Organizacional.


La Fundación Arco Iris, es parte de la Iglesia Católica su Presidente el Padre José
Neuenhofer depende directamente del Arzobispado de La Paz, por esa razón la
institución no se encuentra inscrita en los registros del Directorio de ONG’s en el
Viceministerio de Inversión Pública y Financiamiento Externo. Sin embargo, se
rige con la reglamentación de las ONG’s.

PRESIDENTE DE
LA FAI

DIRECTOR DIRECTOR
EJECURTIVO GENERAL

RESPONSABLE DE RESPONSABLE DE RESPONSABLE DE RESPONSABLE DE


MEDICINA TRABAJO SOCIAL PEDAGOGÍA PSICOLOGÍA

ENFERMERA TRABAJO SOCIAL TRABAJO SOCIAL PEDAGOGO PSICÓLOGO

EDUCADORAS PERSONAL DE PERSONAL


COCINA LIMPIIEZA

Para el año 1997, la estructura orgánica de la Fundación Arco Iris era como el
gráfico lo demuestra, la máxima autoridad estaba en la persona del Padre José
Neuenhofer, a cargo de las dos Direcciones estaban los Responsables de las
áreas, quienes a su vez contaban con Profesionales especializados, el Área Social
era la única que contaba con dos profesionales, pese a ello se requería de más
personal.

3.2.4. Los Proyectos de la Fundación Arco Iris.

 Niñas Obrajes: Centro de Arco Iris


 C. E. T.: Casa de la Estudiante Trabajadora
 C. A. T. E.: Casa del Adolescente Trabajador y Estudiante (Calama).
 Viviendas.
 Trabajo en las cárceles.
 Trabajo en las calles.
 Caja de Ahorro para los Niños de la Calle.
 Programa de Salud.
 Comedores para los Niños de la Calle.
 Escolarización.
 Talleres de aprendizaje y capacitación.
 Talleres de aprendizaje y capacitación técnica – artesanal.
 Clínica para los Niños de y en la Calle y centro de capacitación para
enfermeras.
 Albergue para los Niños de la calle.
 Guardería para los bebes e infantes de la calle.
CAPITULO IV
CARACTERÌSTICAS DE LAS ADOLESCENTES QUE
PARTICIPARON EN LA INVESTIGACIÓN

En este capítulo se describen las características de las adolescentes que


participaron en la investigación
4.1. Edad
Las adolescentes consideradas en el estudio, se encuentran entre los 14 y los 19
años, una de ellas cumplía en el momento de la investigación 20 años.

Cuadro Nº 1
Edades

Edad Nº Porcentaje
16 4 20
17 11 55
18 4 20
20 1 5
Total 20 100
FUENTE: ELABORACIÒN PROPIA. Encuestas y entrevistas 2002

Gráfico N º 1
Edad de las adolescentes
EDAD

20; 28% 16; 23%

17; 24%
18; 25%

1 2 3 4

Existen diferentes posiciones acerca de la edad que debe marcar la adolescencia


y diferenciarla de la niñez y la juventud. En este estudio se adopta la definición
asumida por el Ministerio de Salud y Previsión Social del país, que considera la
adolescencia entre los 10 a 19 años.

4.2. Grado de escolaridad

Cuadro Nº 2
NIVEL DE ESTUDIOS

GRADO Nº PORCENTAJE
PRIMARIA 5 25
SECUNDARIA 15 75
TOTAL 20 100
FUENTE: ELABORACIÒN PROPIA. Encuestas y entrevistas 2002

Como se puede apreciar el 25% alcanzaron sólo el nivel primario de instrucción


formal, no obstante que la mayor edad de las adolescentes es de 16 años. Esto se
debe a que algunas han prolongado su período de estudios por motivos que
tienen que ver con las circunstancias que tuvieron que atravesar,

4.3. Ocupación
Cuadro N º 3
Ocupación de las adolescentes

AREA DE TRABAJO Nº PORCENTAJE


Artesanías 5 25
Guardería o Niñera 3 15
Vendedora 3 15
Carpintería 1 5
Peluquería 1 5
No trabajan 4 20
Cocina 2 10
Floricultura 1 5
Total 20 100
FUENTE: ELABORACIÒN PROPIA. Encuestas y entrevistas 2002

Gráfico N º 2
Ocupación Laboral

OCUPACION

2; 10% 1; 5% 5; 25%

4; 20%
3; 15%
1; 5%
1; 5%
3; 15%

Artesanias Guardería o Niñera Vendedora


Carpintería Peluquería No trabajan
Cocina Foloriculturista

Las adolescentes además de estudiar, trabajan dentro y fuera de la institución.

4.4. Situación familiar

Cuadro Nº 3
¿Tiene Familia?

TIENEN FAMILIA Nº PORCENTAJE


SI 18 90
NO 2 10
TOTAL 20 100
FUENTE: ELABORACIÒN PROPIA . Encuestas y entrevistas 2002

Gráfico Nº 2
¿Familiares?
¿TIENES FAMILIA?

2; 10%

18; 90%

SI NO
4.5. ESTANCIA EN EL HOGAR

Cuadro Nº 3
“Permanencia en El Hogar”

AÑOS Nº PORCENTAJE
1 1 5
2 4 20
3 3 15
4 1 5
5 3 15
6 1 5
7 2 10
9 2 10
11 1 5
14 1 5
17 1 5
TOTAL 20 100
FUENTE: ELABORACIÒN PROPIA. Encuestas y entrevistas 2002

Gráfico Nº 3
Estancia en el hogar
TIEMPO

1; 1% 2; 3%
3; 4%
4; 5%
17; 21%
5; 6%

6; 8%
14; 18% 7; 9%

11; 14% 9; 11%

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
CAPITULO V
RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN

SISTEMA RELACIONAL DE LA ADOLESCENTE DEL


CENTRO DE ACOGIMIENTO “ARCO IRIS” y
SATISFACCIÓN DE NECESIDADES

En este capítulo se presentan los resultados de la investigación a partir de la


descripción y análisis de las relaciones que establecieron las adolescentes con su
entorno.

En este acápite se utilizará como recurso interpretativo, la teoría de sistemas


planteado por Luhmann, así como la teoría de Redes Sociales que María Elena
Burgos sintetiza y organiza.

Un segundo contenido de la construcción del objeto de investigación, comprende


una interpretación acerca de las necesidades que realizan las adolescentes a
partir de su sistema de relaciones, adscribiendo el análisis a la tipología de
necesidades de Max Neef que identifica las siguientes: Subsistencia, Afecto,
Protección, Identidad, Libertad, Ocio, Participación.

5.1. EL SISTEMA RELACIONAL DE LA ADOLESCENTE EN SITUACIÓN DE


ACOGIDA EN EL HOGAR “ARCO IRIS”

En esta investigación, y siguiendo a Luhman se considera un sistema relacional a


la adolescente y su entorno, diferenciando el sistema familiar, el sistema
institucional, el sistema de pares y el sistema escolar, como la constitución de sub
sistemas dentro de los sistemas.
Siempre desde la perspectiva de Luhmann, que sostiene que la relación entre
sistema y entorno se establece a partir del concepto de la diferencia, que
constituiría el límite entre el sistema y su entorno, en este análisis se considera
que la adolescente y su relacionamiento con la familia es diferente que el que
mantiene con sus pares y la estructura institucional y escolar, pero al mismo
tiempo existe una articulación con todos y cada uno de esos sistemas, en una
interdependencia entre todos.

Esa articulación constituirá para este razonamiento, la relación entre la


adolescente y su entorno y con cada uno de sus sistemas.

Así la adolescente y su entorno configuran una unidad múltiple relacional.

Para el análisis correspondiente, se identifican cuatro subsistemas que integran


las adolescentes: la institución o sea el Centro de Acogimiento “Arco Iris”, la
familia; los/as amigos/as y /o pares y los profesores y estudiantes de los
establecimientos a los las adolescentes concurren.

Siguiendo a Rodríguez (1955) citado por María Elena Burgos (2001; Página 50),
los elementos constitutivos de las redes son: los actores, los vínculos, la
centralidad y el tipo de relación, los cuales determinan la función que desempeña
una red para la adolescente. Esta distinción es la que interesa en el caso de esta
investigación.

En cada uno de los sub sistemas, que se considerará como sistema en el análisis
detallado, se identifican sus elementos constitutivos; el tipo de red en función de
las relaciones que se desarrollan; y el tipo de vínculos que las adolescentes
establecen con los integrantes de cada sistema relacional. Asimismo se identifican
las necesidades que satisface a través de la pertenencia a cada sistema relacional
o red de relaciones sociales.
5.1.1. La adolescente integrante de la red de relaciones en el sistema
institucional

Las adolescentes participantes en la investigación conforman una colectivo muy


particular, en tanto se encuentran en condición de acogimiento residencial por
diferentes motivos.

Existen diferentes modalidades de acogimiento para niños/as y adolescentes en


situación de desprotección familiar o de riesgo moral. Entre ellas se pueden citar el
acogimiento familiar, el acogimiento en familia extensa y la atención residencial.
El “Centro Arco Iris” se encuentra entre éstos últimos.

Diferentes situaciones y motivos han condicionado el acogimiento residencial.


Entre ellos se encuentran: la orfandad total y parcial, la ausencia de la madre y/o
del padre y el riesgo moral y material por encontrarse sin la protección de
progenitores; problemas de dependencia a psicotrópicos o prostitución del/la
progenitor/a o ambos; y en menor proporción, problemas de bajos ingresos
económicos y numerosa familia. La decisión del acogimiento no corresponde al
Centro de acogimiento, sino a otras instituciones de protección a la infancia y la
adolescencia como las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia, el Juzgado de
la Niñez y Adolescencia, Defensa de Niños Internacional (D:N:I.

Los actores de la red de relaciones de la adolescente en el sistema institucional


comprenden a: el equipo técnico (médico, trabajador/a social, psicólogo/a,
pedagogo/a) y el personal administrativo (administradora) y de servicios (portero/a,
cuidadoras; cocinera).

Los vínculos que se desarrollan entre la adolescente y estos actores, en general,


son de tipo formal; los/a funcionarios/as son considerados representantes de una
estructura con funciones de velar por el cumplimiento de normas y disposiciones y
en el caso del equipo, además, de prestar un determinado servicio según las
funciones de cada unidad o profesional.

La centralidad de la red, definida por el vínculo entre los miembros, es más de


naturaleza impersonal, en el sentido de que no compromete una gran “fuerza de
comunicación” entre las adolescentes y los/as funcionarios/as de la institución con
escasas excepciones. Las adolescentes que mencionan que entre los funcionarios
de la institución cuentan con personas que pueden considerar amigas/os o con
relaciones de afecto o confianza, expresan que se debe a alguna concesión para
con ellas, lo que le induce a pensar que es posible que pueda repetirse la acción.
La ecónoma, la educadora y la trabajadora social son las mencionadas, mientras
que para 7 de las 20 adolescentes la respuesta es “nadie”; Las 3 respuestas de
“todos”, no pudo ser explicada cuando se indagó porqué.

Las relaciones de que se establecen entre las adolescentes y los actores de


esta red, tiene características de relaciones de autoridad y poder; sentimentales,
de transacción; e instrumentales.

Obviamente se establecen relaciones de autoridad y poder, porque ellas están


predeterminadas y son independientes de sus actores.

“Aquí los superiores nos mandan, hacemos lo que ellos quieren,


como si fueran nuestros padres”.

“La trabajadora social ha hecho de que mi hermanita se quede aquí


conmigo, más bien que no nos han querido separar”

Lo que se puede remarcar en estas relaciones de poder que se establecen entre


las adolescentes y los actores institucionales, es que las funciones que
desarrollan los técnicos, por ejemplo, determinan otras, como las sentimentales,
de transacción e instrumentales.

“Los del personal a veces me tratan mal. Es porque no me


comprenden”

“Nadie del personal se acerca a mi; cada uno hace su trabajo y no se


preocupa de nosotros”

“Por culpa de la trabajadora social la han sacado de aquí a la Susy,


ella había informado que su mamá ya no estaba en el hospital, que
se había sanado; era buena conmigo”.

El conocimiento por parte de las adolescentes, de que la información de la


situación de cada una es objeto de análisis en las reuniones del equipo técnico,
ocasiona que ellas desarrollen relaciones sentimentales generalmente de
hostilidad y rechazo hacia el/la psicólogo y el/la trabajadora social
principalmente. Consideran que la información que maneja cada profesional no
debería ser socializada porque mucha de ella es otorgada en calidad de
confidencia. No se analiza que la situación de cada una tiene que ser tratada por
todo el equipo para tomar determinaciones que afectan su situación.

“El psicólogo nomás sabía del asunto de consumo de droga,


después ya todos ellos sabían, no debería contar eso”.

“Parece que todo se cuentan entre ellos”

Menos frecuentes son expresiones de relaciones sentimentales de cariño, y se


relacionan también con las funciones de los/as técnicos/as.

“Dice que la trabajadora social había informado para que me


internen aquí, estoy mejor que con mi familia, por eso me cae, la
quiero, le puedo agradecer”
“Mi educadora es muy buena conmigo, me trata bien”

“Somos muy amigas de la ecónoma, nos da ropa, nos invita cosas


de comer, nos da de todo, la queremos y nos quiere a todas”

“Todos son buenos, a veces no riñen pero creo que es por nuestro
bien”

Se podría afirmar entonces la red de relaciones que se establecen con el equipo


técnico – administrativo institucional en alguna medida están satisfaciendo la
necesidad de afecto

En el sistema relacional institucional de las adolescentes, se establecen también


redes de relaciones de transacción y de tipo instrumental. La institución les
provee de residencia con cierto confort, alimentación, vestimenta, educación,
(dentro de las limitaciones que el Estado confronta), atención social y psicológica,
es una forma, como dice la autora, de intercambiar control por medio de otorgar
bienes y servicios.

Existe un reconocimiento de la comodidad que la institución les brinda, y hasta un


cierto dejo de asombro cuando se refieren a la provisión de vivienda, alimentación,
vestido y estudios, lo que está permitiendo la satisfacción de la necesidad de
subsistencia.

“En el hogar todo tenemos, casa, comida, estudio, todo es bien.....el


hogar es bonito”.

“Aquí hay casa, comida, estudios; todo lo que tenemos me gusta”

“Todo tenemos aquí, lo que más me gusta es la comodidad que


tenemos”.
“Toda la casa es linda, tan elegante, limpia”.

Las relaciones de transacción o de intercambio, se manifiestan a través del


contacto mutuo para proporcionar información sobre empleo o estudios. La
trabajadora social, por ejemplo, interviene directamente en el procesamiento de
los contratos de trabajo de las adolescentes.

Asimismo se encuentran entre los objetos de este intercambio, las actividades


educativas, recreativas y extracurriculares que organiza el equipo técnico –
administrativo con niños/as y adolescentes de otros centros de acogimiento
similares, (paseos, excursiones, visitas a museos, asistencia a espectáculos,
fiestas, etc.). , son circunstancias en que se producen encuentros con
posibilidades también de establecer otro tipo de relaciones. Existen posibilidades
de satisfacer necesidades de protección y afecto, así como de ocio.

Con estos insumos, par la trabajadora social se presenta la posibilidad de


cualificar su función de gestión, pues los servicios sociales se diferencian de una
entidad que entrega servicios, éste tiene otras dimensiones que tiene que ver con
el desarrollo humano integral.

5.1.2. La adolescente y su sistema familiar

La particular condición familiar de estas adolescentes nos conduce a un análisis


del sistema familiar y las repercusiones en sus sistemas relacionales, lo que
impide una extrapolación a otras adolescentes insertas en su familia. En el mejor
de los casos podría considerarse como referencia de otras adolescentes en esa
particular situación.
Diferenciaremos entonces las adolescentes que tienen familia y se relacionan con
ella aunque sea en forma esporádica, de aquellas que no cuentan o no conocen
familiares.

a) Las adolescentes con familia

Puede paradójico hablar de red familiar tratándose de adolescentes que se


localizan en un centro de acogimiento, pero como se informaba en el acápite
respectivo, la institución presta atención a aquellos/as niños/as y adolescentes
que aún contando con familiares se encuentran en riesgo bio psico social.

Desde el punto de vista de los actores, la mayoría no tiene padres pero si


hermanos/as tanto dentro como fuera de la institución.

La información consigna un 80% de adolescentes que cuentan con familia de


diferente estructura. El 20% sin familia corresponde a adolescentes que en su
primera infancia ingresaron y fueron pasando a dos tipos de instituciones por
reglamentos de edad.

Un tercio de las adolescentes (7 de ellas) cuenta con el padre o sea el progenitor


varón., en la mayoría de los casos no mantiene comunicación alguna. Sólo en
uno de ellos existe una relación familiar pues la visita a ella y a otra hija que se
encuentra igualmente interna por orfandad de madre. Existe un vínculo afectivo
con el padre, sería el único caso en el que existe un sistema entre padre e hija, un
sistema relacional débil por la interacción poco frecuente que se produce entre
padre e hija.

El sistema relacional familiar más importante que muestra la investigación, es el


conformado con las hermanas mujeres acogidas en el mismo centro o en otros
similares (5 casos); y en segundo lugar con los hermanos varones que
permanecen en otras residencias de acogimiento.

La fuerza emotiva que las adolescentes imprimen cuando hacen alusión a sus
hermanas, expresa la intensidad de los sentimientos que dinamizan ese sistema
relacional y la naturaleza de los vínculos que las une. En esta red existe una
comunicación de naturaleza afectiva de emisión y recepción de una magnitud
importante para sus integrantes. Como afirma M. E. Burgos, existe una proximidad
de espacio – temporal.

El tipo de relación que se establece, comprende: relaciones de comunicación,


relaciones de solidaridad, relaciones sentimentales y relaciones de
parentesco.

La red de relaciones de parentesco y sentimentales, se amalgama con las


relaciones de comunicación y solidaridad. Estas adolescentes aman a sus
hermanas y se sienten amadas por ellas, pues en ningún caso se habla de
desencuentros entre ellas, se desarrollan sentimientos de amor filial,
seguridad, admiración, devoción, ternura, etc.

“Mi familia sería mi hermana, con ella nos queremos, hacemos


tareas, todo”

“Mi única familia en realidad es mi hermana mayor que ya se fue de


aquí, con ella tenía confianza, todo le contaba, nos ayudábamos,
todo; la extraño harto; es que nos hemos criado juntas por no tener a
nadie más”.

“Mi hermanita es toda mi familia que tengo, yo apoyo y ella me hace


caso”.
Las adolescentes que inicialmente se encontraban con el hermano varón en una
sola residencia de acogimiento, (3 casos), expresan que existía un sentimiento de
protección mutua frente a la institución a la que consideraban como una estructura
punitiva.

“Cuando estaba con mi hermanito en el Hogar Soria, nos


contábamos todo lo que nos reñían en el Hogar, ellos nos hablaban
sólo para exigirnos”

Sin embargo, también se desarrollan sentimientos de hostilidad y rencor

“Tenemos una abuela, pero es mala, no se hecha de menos, pero


una vez nos dijo que las dos nos parecíamos a mi mamá, ella ya no
está con nosotras, está finada”

“Mis únicos familiares son mis tíos y mi abuelo. No quiero que


vengan mis tíos, vienen de dos a tres años mas o menos. Porque me
pegaban tanto, los de la Defensoría me trajeron aquí. Prefiero
olvidarme de ellos. Me da rabia cuando los veo”

En ese sentido, de acuerdo a lo observado, las necesidades principales que se


satisfacen en el sistema relacional familiar de las adolescentes en situación de
acogimiento residencial son las de afecto y protección.

Por otra parte, la necesidad de identidad se ve fortalecida, en tanto las


adolescentes exteriorizan la pertenencia a una familia, una familia que en el
contexto en que se desenvuelve, exhibe mayores elementos integradores que la
de las demás.

“Todos nos conocen que somos hermanas, y a veces nos ayudan


para que estemos juntas”.
“Lo bueno es que puedo encontrarme con mi hermanito, saben que
somos familiares”

Los tratadistas han insistido suficientemente acerca de la significancia de la familia


en el proceso de socialización de niños y jóvenes y en la transmisión de normas,
valores e identidades, así como su papel en el ámbito del afecto y del cuidado.

Asimismo, quienes se han especializado en la investigación y la atención de


niños/as y adolescentes en situación de acogimiento residencial, reiteran la
necesidad de promover el mantenimiento de las relaciones más amplias posibles
con los familiares, con el propósito de incrementar los sentimientos de seguridad
y prepararlos/as para el establecimiento de relaciones en el futuro cuando deban
incorporarse a la sociedad en su sentido más amplio.

Este es un campo fértil para el accionar del trabajador social que se desempeña
en estos centros de acogimiento. El conocimiento adquirido de la constelación
familiar de cada uno/a de estos/as adolescentes le posibilita el plantear la
conservación y protección de los vínculos de aquellos/as con su familia, parientes
y amigos.

La construcción de mapas relacionales encuentra también su utilidad en la


intervención del Trabajo Social.

“Mi abuela dice que mi padre vive, pero yo no lo conozco, quisiera


conocerlo aunque no se acuerde de mí, pero quiero saber, no
pedirle nada pero siempre, quiero saber como es mi padre”
El estudio del sistema relacional de estas adolescentes y un plan preparado en
conjunto proporcionarán esos lazos con los familiares. La bibliografía registra
informes de países (sobre todo desarrollados) que fomentan la relación con los
familiares, procurando que éstos no se sientan más tolerados que bienvenidos. En
este caso es también una dedicación del/la trabajador/a social para desarrollar su
perfil de gestión para realizar planes de política institucional, favorecedoras de
este tipo de vinculaciones.

La construcción y el estudio de su sistema familiar contribuirán a que los


familiares, en contactos con la adolescente, no sea objeto de desilusiones por
promesas que hagan los familiares y que sean difíciles de cumplir.

b) Las adolescentes sin familia

Corresponden a aquellas que no tienen memoria de familiar alguno y de acuerdo a


sus testimonios, sólo recuerdan instituciones y en uno de los casos a una persona
particular.

“No tengo familia, no conozco a nadie de mi familia, nunca he tenido


familia: Yo vivía en el Hogar Mixto La Paz”

“Yo vivía con una señora, después me trajeron a este hogar, no


tengo familia, nunca les he conocido”

La Psicología ha demostrado con investigaciones que la falta de afecto en el


desarrollo infantil y adolescente, incide en el desarrollo de la inteligencia y en
actitudes de introversión e inseguridad.
Existen experiencias frente a estas situaciones, de la construcción de sistemas
relacionales familiares a partir de “padrinos”/ “madrinas” o de “tíos /tías”
cuidadosamente seleccionados/as que exprofesamente se identifican para que
visiten o inviten a las casas como una preparación para mantener relaciones
familiares. Estas referencias también advierten del riesgo de que estas relaciones
no sean todo lo gratificante que pueden esperar los/as adolescentes. Este es un
campo de acción del/la trabajador/a social como integrante de un equipo
multidisciplinario que permita desarrollar este tipo de intervenciones.

5.1.3. La adolescente en su sistema de pares

Los actores de este sistema comprenden a los/as adolescentes que se


encuentran en acogimiento en el Centro Arco Iris, así como las/las que se
encuentran en otras instituciones similares estatales.

Cada adolescente conforma una red con actores propios y con los cuales
establece determinadas relaciones.

Entre estos actores se establecen:

 Relaciones de comunicación, porque intercambian información entre


ellos, información sobre estados de ánimo, estados de salud, preferencias o
echazos.
 Relaciones de solidaridad que se caracterizan porque cada adolescente
tiene una red con cuyos actores se proporcionan afecto mutuo, confianza,
intercambian confidencias sobre estados afectivos (afinidad o rechazo), ya
sea hacia otros miembros de sus redes (familia, funcionarios institucionales,
pares, colegio); intercambian prendas u objetos de vestir, (aretes, anillos,
chompas, chalinas, cosméticos); útiles escolares; intercambian compañía,
también cooperación en deberes escolares y las tareas domésticas de
rutina.
 Relaciones sentimentales: intercambian afecto, admiración hacia
miembros de su red de pares, afecto u hostilidad hacia los miembros de la
red institucional.

Los vínculos que se establecen entre ellos son los más fuertes, en muchos
casos sustituyen a la familia. Las adolescentes que comparten el acogimiento
residencial, experimentan la más intensa interacción con sus pares, por razones
obvias de su condición existencial.

La sistematización de la información proporcionada por los mapas relacionales de


pares, permite establecer que, con excepción de un caso, todas consideran entre
una y tres adolescentes sus amigas. Las que mencionan dos y tres aclaran que
una de ellas es la de mayor confianza y con la que comparten sus inquietudes y
sus sentimientos.

Las amigas son las que comparten los juegos, las salidas, los paseos, las fiestas y
toda actividad que se realice ya sea en el colegio o dentro del centro de
acogimiento.

Con excepción de un caso, todas las que tienen a la hermana dentro de la


institución, las consideran su amiga más cercana y la depositaria de la mayor
confianza.

La psicología social explica que desde la infancia, los pares juegan un importante
rol dentro de la vida de las personas. Afirma que en la adolescencia la relación con
los pares adquiere mayor trascendencia, por ser la edad en que se presenta el
proceso de autoafirmación y de diferenciación y e independencia de los adultos.
Como manifiesta Craig (1997: 447), la adolescencia es la edad en que se
desarrolla la capacidad de establecer amistades más cercanas e íntimas,
encuentran en ellos/as el apoyo para enfrentar todas las perplejidades que surgen
de las transformaciones que experimentan en el plano físico, emocional y social.
ARACELI PILAR NELLY MARCELA

MARIA ANGEL
YOREL
CARMEN
KATERIN
VERONICA VIVIAN
MENRRY WENDY
CLAUDIA SHIRLEY

MARIELA MIGUEL

CARLOTA
FABIOLA JOSÉ

ANA MARUJA
REBECA
LAURA
DANIEL
MARÍA EST.
GLORIA
REINALDA ROBERTO

LOURDES EVA BOBO

SILVIA SARA JESUSA SANDRA KAREN


FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA EN BASE A REDES RELACIONALES
FUENTEELABORACIÓN PROPIA EN BASE
Los datos fácticos encontrados corroboran la afirmación de este autor en sentido
de que los/as adolescentes tienen dos, tres o más buenos amigos/as pero que
uno/a en especial es el/la mejor amigo/a.

“Las considero mis amigas a la Laura, Maruja, Mariela, Arancely,


Víctor, Omar, pero mi amiga, amiga, con la que tengo más confianza
es la Maruja”

“Tengo mis amigas en las cuales confío y quiero, son Wendy, Maruja
y Milan; pero con la que me relaciono más es con la Wendy”

“Me llevo bien con todas, con mi hermana y con mis amigas de
dormitorio, pero a las que les tengo más confianza es a la Rebeca y a
mi hermana”

Las necesidades que se satisfacen a través de la red de relaciones con los pares
son principalmente, las de afecto, protección, ocio, identidad.

La construcción de los sistemas relacionales contribuye a establecer situaciones


que podría identificarse como de soledad cuando se encuentra casos como uno
de los que se registró en esta investigación, cuando el sistema no consigna
ninguna amistad. No es posible establecer una relación de causa y efecto en
problemas donde interviene el ser humano como protagonista, sin embargo es
viable considerar las condiciones que rodean ciertas manifestaciones de la
actividad humana; en el caso de la adolescente sin amigas se trata de una
persona que no conoció familia alguna y que estuvo siempre bajo la tutela del
Estado. El mapa relacional construido nos alerta para investigar el sistema de
relaciones de adolescentes en esas condiciones con fines de intervención social.
El conocimiento acerca de la importancia que revisten los grupos pequeños de
adolescentes en una residencia de acogimiento, han sido objeto de intervención
por parte de administradores y técnicos, respetando esas afinidades para la
asignación de tareas, ubicación o actividades de entretenimiento.

Para un/a trabajador/a social puede constituir también un campo propicio para
abordar con las adolescentes la discusión de planes de vida, en función
considerando las posibilidades de inserción de estos sistemas relacionales en la
esfera productiva y familiar futura. Sobre todo considerando que al interior de
estas instituciones se desarrollan fuertes vínculos familiares entre hermanos/as, y
que estos sistemas pueden ser el germen de unidades con mayores
proyecciones.

5.1.4. La adolescente y su red de relaciones en el sistema escolar

Todas las adolescentes participantes de esta investigación, concurren a colegios


fuera de la residencia de acogimiento.

Los actores de este sistema relacional son los/as profesores/as y los/as


compañeros de curso; entre éstos últimos se cuentan las adolescentes del
mismo centro de acogimiento.

Una primera constatación en esta red de relaciones es que las adolescentes no


hacen mucha referencia a las relaciones con los/as profesores, a excepción de
una que menciona que una profesora la valora por su disciplina y por su
dedicación a los estudios. Pos consiguiente el vínculo que las une con estos
actores no tiene ninguna significación.
Los sistemas relacionales construidos a partir del ámbito escolar muestran que
aquellos están conformados básicamente por las adolescentes del centro de
acogimiento, a los que se añaden otras del colegio. En cinco de los casos
estudiados se establece que se añade a ese sistema relacional el enamorado o un
amigo más íntimo o cortejo como explican ellas.

Las relaciones que se establecen en el ámbito escolar con sus pares son: de
comunicación; de solidaridad, sentimentales y de transacción.

“En el colegio me siento bien, aunque me he aplazado un año; tengo


muchas amigas y allí también está mi cortejo”

“En el Colegio no tengo muchas amigas fuera de las del hogar, pero
amiguitos sí, uno íntimo se llama David”

“Mis principales amigas son dos chicas del hogar, pero tengo otras
dos con las que comparto todo, son buenas amigas”.

“Nos ayudamos a hacer las tareas, estudiamos juntas para los


exámenes”.

“Entre las del hogar nos ayudamos y cooperamos, somos muy


amigas”

“Siempre estamos participando juntas y nos apoyamos las del hogar”

“Nos prestamos las cosas que necesitamos en los estudios”

Las necesidades que las adolescentes satisfacen en el sistema de relaciones


escolar son principalmente las de afecto y protección

Por otra parte está la identidad, pues las que estudian fuera de la residencia de
acogimiento y concurren a los establecimientos de instrucción secundaria,
mencionan que en el colegio se cooperan y mantienen lazos de dependencia
emocional en el sentido de que cada una se siente responsable de las demás.

Además, el sistema relacional escolar permite la satisfacción de las necesidades


de entendimiento, ocio y la necesidad de participación.

Así, dos de las adolescentes refieren haber sido elegidas reinas del curso y
colegio, una de ellas funge como representante de su curso y otra fue nominada
para ser representante sin lograr la votación con la mayoría requerida. Participan
también de actividades deportivas y sociales.

“Varias veces he sido reina de mi curso”

“Me han elegido reina del colegio”

“Me gusta el colegio, participar en todo, soy representante de mi


curso”.

“Me gusta jugar fútbol”

“Soy del equipo de fútbol de mi curso”

“Me gustan las fiestas de mi colegio, yo voy a bailar”

El equipo técnico y principalmente el/la trabajadora social tienen la posibilidad de


encarar los diferentes aspectos que tienen que ver con la vida de las adolescentes
fuera de los límites físicos e institucionales del centro de acogimiento.
MAPAS RELACIONALES DE TRANSACCIÓN

ENTREVISTA: Nº 1
NOMBRE: Maruja
EDAD: 17 años
CURSO: 4º de Secundaria

FAMILIA AMIGOS

MARUJA

CARLOTA MARIELA

INSTITUCIÓN ESCUELA

ENTREVISTA: Nº 2
NOMBRE: Verónica
EDAD: 16 años
CURSO: 1º de Secundaria
FAMILIA AMIGOS
Maruja
Maria
Carmen
Araceli
Pilar
VERONICA

INSTITUCIÓN ESCUELA

ENTREVISTA: Nº 3
NOMBRE: Arancely
EDAD: 17 años
CURSO: 2º Medio

FAMILIA AMIGOS

ARANCELY

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

DAVID
ROBERTO

REYNALDA

BOBO

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS

YOREL WENDY

KATERIN

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

SARA MARUJA
JESUSA

EVA

GLORIA
LAURA

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS
Maruja
Eva

REBECA

Gloria
Laura
Eva

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS

LOURDES

SILVIA

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

HERMANA MARCELA

NELLY

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

MARUJA

MARIA ESTHER

LOURDES

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS
HERMANA MENRRY

MORIELA

CARMEN

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

YOREL

WENDY

MARIELA

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

CLAUDIA

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS
Carmen

MENRRY

Mariela
Wendy

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

Karen

SANDRA

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

MARUJA

ANA

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS
EVA

REBECA

GLORIA

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS

SANDRA

KAREN

INSTITUCIÓN ESCUELA

FAMILIA AMIGOS
LAURA
MARIELA
MARUJA

FABIOLA

INSTITUCIÓN ESCUELA
FAMILIA AMIGOS

MARIA ESTHER

LOURDES

INSTITUCIÓN ESCUELA

MAPAS RELACIONALES

ENTREVISTA: Nº 1
NOMBRE: Maruja
EDAD: 17 años
CURSO: 4º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 2
NOMBRE: Verónica
EDAD: 16 años
CURSO: 1º de Secundaria
ENTREVISTA: Nº 3
NOMBRE: Arancely
EDAD: 17 años
CURSO: 2º Medio

ENTREVISTA: Nº 4
NOMBRE: Reynalda
EDAD: 20 años
CURSO: 2º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 5
NOMBRE: Katerin
EDAD: 17 años
CURSO: 3º de Secundaria
ENTREVISTA: Nº 6
NOMBRE: Eva
EDAD: 17 años
CURSO: 5º de Primaria

ENTREVISTA: Nº 7
NOMBRE: Rebeca
EDAD: 17 años
CURSO: 3º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 8
NOMBRE: Silvia
EDAD: 18 años
CURSO: 4º Secundaria
ENTREVISTA: Nº 9
NOMBRE: Nelly
EDAD: 16 años
CURSO: 1º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 10
NOMBRE: Maria Ester
EDAD: 16 años
CURSO: 3º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 11
NOMBRE: Carmen
EDAD: 18 años
CURSO: 1º de Secundaria
ENTREVISTA: Nº 12
NOMBRE: Wendy
EDAD: 18 años
CURSO: 4º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 13
NOMBRE: Claudia
EDAD: 17 años
CURSO: 4º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 14
NOMBRE: Menrry
EDAD: 17 años
CURSO: 4º de Secundaria
ENTREVISTA: Nº 15
NOMBRE: Sandra
EDAD: 16 años
CURSO: 5º de Primaria

ENTREVISTA: Nº 16
NOMBRE: Ana
EDAD: 18 años
CURSO: 4º de Secundaria

ENTREVISTA: Nº 17
NOMBRE: Gloria
EDAD: 17 años
CURSO: 8º de Primaria
ENTREVISTA: Nº 18
NOMBRE: Karen
EDAD: 17 años
CURSO: 6º de Primaria

ENTREVISTA: Nº 19
NOMBRE: Fabiola
EDAD: 17 años
CURSO: 8º de Primaria

ENTREVISTA: Nº 20
NOMBRE: Lourdes
EDAD: 17
CURSO: 2º de Secundaria
CAPÍTULO VI

CONCLUSIONES y RECOMENDACIONES

6.1. CONCLUSIONES

La investigación “SISTEMAS RELACIONALES Y STISFACCIÓN DE


NECESIDADES DE ADOLESCENTES EN CENTROS DE ACOGIMIENTO”,
efectuada en el Centro Acogimiento “Arco Iris” de la ciudad de La Paz, aborda la
satisfacción de necesidades que experimentan las adolescentes a través de las
redes de relaciones que establecen con su entorno.

La red de relaciones que se establecen en cada uno de esos sistemas y el tipo de


esas relacionadas es realizada utilizando como apoyo interpretativo la teoría de
“Redes Sociales”, que la autora María Elena Burgos expone y sintetiza.

En este estudio se parte del supuesto que las adolescentes establecen redes
sociales con todos los actores que integran su vida conformando un sistema
relacional. Dicho sistema está integrado por cuatro subsistemas, que al ser
focalizados por la investigación, se constituyen en sistemas: el sistema
institucional, el sistema familiar, el sistema de pares y el sistema escolar.

Las conclusiones del estudio muestran que:

a) En el sistema institucional las adolescentes establecen relaciones


de autoridad y poder, transacción, sentimentales e instrumentales,
satisfaciendo fundamentalmente las necesidades de subsistencia,
ocio, entendimiento y protección. La red de relaciones que se
establecen con el equipo técnico – administrativo institucional en
alguna medida están satisfaciendo la necesidad de afecto.

b) En el sistema familiar las adolescentes con familia, considerados


principalmente a los/as hermanos/as que se encuentran tanto dentro
como fuera de la institución, establecen relaciones de comunicación,
relaciones de solidaridad, relaciones sentimentales y relaciones de
parentesco. La red de relaciones de parentesco y sentimentales, se
amalgama con las relaciones de comunicación y solidaridad.

Las necesidades principales que se satisfacen en el sistema


relacional familiar de las adolescentes en situación de acogimiento
residencial son las de afecto y protección. Por otra parte, la
necesidad de identidad se ve fortalecida, en tanto las adolescentes
exteriorizan la pertenencia a una familia, una familia que en el
contexto en que se desenvuelve, exhibe mayores elementos
integradores que la de las demás.

La situación que se debe considerar es la de las adolescentes que


carecen de familia; para ellas, el sistema de pares y el sistema
familiar son su referente más próximo para la satisfacción de
necesidades de afecto y protección.

c) En el sistema de pares, las adolescentes desarrollan intensas


redes principalmente sentimentales, de comunicación, de solidaridad
y de transacción. Las necesidades que se satisfacen a través de la
red de relaciones con los pares son principalmente, las de afecto,
protección, ocio, identidad.

d) En el sistema escolar, en general, las adolescentes no establecen


relaciones significativas con los /as maestros/as; pero si con sus
pares, pues aparecen no solo las relaciones de amistad sino también
las de enamoramiento. Así se puede afirmar que las relaciones que
se establecen en el ámbito escolar con sus pares son: de
comunicación; de solidaridad, sentimentales y de transacción.

Para el /la trabajadora social, la construcción de sistemas relacionales, en una


institución como la del estudio, tiene su aplicación para adoptar decisiones tanto
de tipo gerencial como asistencial y de promoción del bienestar de las
adolescentes.

Es una forma diferente de ver el mundo de relaciones de estas adolescentes, es el


mundo subjetivo que se esconde detrás de su permanencia, del cumplimiento de
normas, de su participación en actividades y de su relación formal visible
especialmente con todos los actores que representan la institución.

Por otra parte, no se debe perder de vista que las adolescentes tienen que
insertarse en la sociedad en un momento determinado, para ello puede ser de
utilidad estudiar su red de relaciones como un complemento al estudio de cada
situación y su diagnóstico correspondiente.

6.2. RECOMENDACIONES

La investigación permanente de nuevas metodologías de trabajo como la


presente, validarlas en la acción es la óptica que se debe imprimir a la práctica
cotidiana.

La Universidad y la Carrera de Trabajo Social es el ámbito propicio para


experimentar metodologías de trabajo conducentes a propiciar el bienestar de los
sujetos con los que nos relaciona la práctica profesional.
La construcción de mapas relacionales también podría constituirse en un método
de trabajo para el personal, a fin de reflexionar permanentemente acerca de las
redes de relaciones que integran como equipo institucional.
BIBLIOGRAFÍA

GOBIERNO MUNICIPAL “PLAN DE DESARROLLO


MUNICIPAL”; LA PAZ, BOLIVIA
DE LA PAZ
2003

GUIDENNS, ANTHONY “Sociología”; Alianza Editorial S.A.


1995 Madrid; Madrid España

MONTECINOS, Documentos de la Fundación Arco


FERNANDO; Iris
2003

PAPALIA “Desarrollo Humano”; McGraw –


1998 Hill;

SLUZKI, CARLOS E. “Genogramas en la Evaluación


1996. Familiar”; Editorial Gedisa;
Barcelona, Madrid
UNICEF “Menores En circunstancias
Especialmente Difíciles”; GENTE
NUEVA; Bogotá Colombia; 1992

VICE MINISTERIO DE “Documentos e Informes de


ASUNTOS DE GENERO Y Gestión”; La Paz, Bolivia; 2000.
GENERACIONALES;
2000

ZEBALLOS, Y; CAMPOS, Vivienda: Satisfactor social y


G.; MOLINA, M; 1999
Movilizador de Energías Humanas;
La Paz, Bolivia