Sunteți pe pagina 1din 3

LA PANTALLA AZUL

Tal vez el primero en hacer "trucos" con la imagen fotográfica haya sido G.A Smith,
que por los años 1896-1897, patentó la doble exposición con una cámara que él
mismo construyó. Este primer "truco fotográfico" que fue como se le llamó
inicialmente a los efectos especiales fotográficos, permitió que más adelante,
George Melliês, realizara fantasiosas películas como la antológica "Viaje a la Luna".
En esta época de inicio y desarrollo de la cinematografía, el interés y la curiosidad
por los aspectos técnicos marcaron la tendencia hacia la experimentación y
evolución de las posibilidades técnicas que, posteriormente, otros realizadores
utilizarían para darle a la cinematografía un lenguaje propio.

Tipos de efectos
Los efectos especiales se dividen en dos categorías básicas: los primeros, son de
carácter físico-mecánico, es decir, aquellos realizados frente a la cámara y que
combinan acciones mecánicas- físicas en la escenografía, y en creaciones
mecánicas-orgánicas que se mueven en el escenario. Tienen que ver con la
simulación de catástrofes, fenómenos sobrenaturales o seres del mundo animal o
extraterrestre, etc. Y los segundos, son efectos de carácter fotográfico y óptico que
se pueden llevar a cabo en cámara o posteriormente en la impresión, o copiado del
material negativo a positivo.

Desde el comienzo de la historia de la imagen, la combinación de estos dos


recursos hizo de la imagen un atractivo espectáculo. De igual forma, en la
actualidad, el desarrollo de la imagen electrónica permite realizar muchos de estos
efectos, tanto mecánicos como fotográficos y ópticos, por medio de programas
especializados de procesamiento de la imagen. Desde la Guerra de las Galaxias
(Stars War), pasando por Parque Jurásico, hasta las más recientes producciones
basadas en efectos especiales, no pareciera existir limitación técnica alguna para
dar rienda suelta a la imaginación visual.

Una de las principales técnicas permite combinar imágenes realizadas en diferentes


situaciones de tiempo y espacio en una sola, donde las dos interactúan como una
imagen real y única. Por ejemplo, una pareja de bañistas bajo la sombra de una
palmera, en una playa de fina arena con un mar azul de fondo en movimiento y la
luz del Caribe, puede realizarse con dos imágenes independientes que más
adelante se mezclaran para obtener la imagen anteriormente descrita. En un estudio
de la ciudad se hace la toma con los bañistas. Allí se ha hecho un piso con fina
arena blanca, el diseño de iluminación proyecta una sombra artificial producida por
una trama que semeje la rama de una palmera y atrás de ellos, un fondo azul bien
iluminado. Se graba o filma la acción de los bañistas sobre el fondo azul y,
posteriormente, esta imagen se combinará con una imagen fotográfica tomada en
una espectacular playa. Este proceso denominado en cinematografía como
travelling mate, o mascarilla en movimiento y que en video suele llamarse
chromakey, tuvo entre sus pioneros a C. Dodge Dunning y Roy J.Pomeroy.

Por el año de 1920, se patentó este proceso como el Dunning Travelling Mate,
conocido también bajo el nombre de Bi Pack Camera, que incluía un negativo virgen
con un positivo tinturado de naranja con la acción del fondo. Para este caso, la
acción en vivo era iluminada con luz naranja y filmada frente a un fondo blanco
iluminado con luz azul, esta luz azul, hacía que la acción del fondo en el master del
positivo se imprimiera en el negativo, mientras que la luz naranja reflejada por los
actores pasaba a través del master positivo y se imprimía en el negativo de manera
normal. De esta manera, los actores bloqueaban la luz azul con sus cuerpos y se
convertían en mascarillas vivas que se combinaban en el negativo con la acción de
fondo. Por otra parte, cuando se requería que la acción del primer plano interactuara
con la acción del fondo, se dibujaba cuadro a cuadro la acción que interactuaba con
la acción del plano frontal. Lógicamente este era un proceso lento, dispendioso y
costoso.

Con los años, el método de fondo azul o blue screen se ha perfeccionado con la
ayuda de nuevos y modernos sistemas para procesar la imagen electrónica como el
sistema de televisión digital, el sistema de alta definición HDTV y los procesos de
posproducción, los cuales han liberado la imaginación tanto en los comerciales
publicitarios como en la cinematografía y en la producción de video. En la última
producción de la saga de la Guerra de las Galaxias o en Gladiador, se ha utilizado
el instrumento de la pantalla o fondo azul. Antes, este proceso cinematográfico se
completaba en el laboratorio donde ópticamente se realizaba la sobreimposición de
las diferentes mascarillas, para luego, en la copia final, componer las dos imágenes.

Hoy la composición de las dos imágenes tanto frontal como la de los fondos, se
realiza mediante edición digital computarizada, donde no sólo se componen en una,
sino que se puede modificar cada cuadro, agregándole más elementos de
información como retoque del color, de la textura, la luz y la forma. Posteriormente,
estas imágenes son transferidas a negativo cinematográfico o si se quiere, a
formato electrónico digital o HD.

Exigencias de Luz
La iluminación del método blue screen, requiere de unas exigencias básicas con
respecto a la iluminación, al tono del color azul y a la distancia de los elementos o
personajes en el plano frontal. El fondo azul debe estar iluminado equitativamente,
evitando reflejos y brillos en el fondo; sí el piso está incluido en el encuadre, debe ir
en azul y estar iluminado con la intensidad del fondo. La luz debe ser blanca, pues
la luz tungsteno tiene más componentes cálidos y rebajaría el tono del azul. En
estos casos, lo ideal es la utilización de bancos de luz fluorescente blanca
conducidos por balastros electrónicos de alta frecuencia para evitar el flicker o
pestañeo, en caso de filmar a distintas velocidades en cámara o sí es en video, las
respectivas variaciones de obturación del shutter, cuando se buscan efectos
determinados.

También existe el sistema de la pantalla azul translúcida iluminada desde atrás,


pero solo funciona en el caso de que el actor no vaya a entrar al fondo. Este sistema
requiere de un material especial que se ilumina desde la parte posterior con bancos
de luces fluorescentes y tiene la ventaja de poder controlar mejor los reflejos que se
presentan fácilmente en el sistema de iluminación frontal. Con respecto a la
intensidad lumínica, para el fondo se recomienda que tenga un punto mayor que la
de los personajes en el plano frontal, aunque algunos fotógrafos prefieren que sea
un punto por debajo. También se recomienda como pequeño truco, el calentar un
poco la luz de efecto sobre los personajes en el plano frontal, para poder compensar
la contaminación de la luz azul reflejada proveniente del fondo y evitar o suavizar el
recorte o línea azul o negra que se presenta a lo largo de los bordes de los
elementos en primer plano. También se debe tener en cuenta el diseño de la luz de
la acción del fondo, al igual que su intensidad y atmósfera general, para continuarla
en el diseño de los elementos frontales de la composición y lograr una mejor
continuidad de la luz en la imagen compuesta.

En definitiva, la utilización del fondo azul, que, también puede ser verde, siendo más
común el primero por las facilidades que presenta el control del color en la
iluminación pues el manejo de las gelatinas o filtros con tonalidades verdes no es
muy común, se hace mucho énfasis en la uniformidad de la iluminación con luz
blanca en todos los puntos de la pantalla. Los tungstenos se pueden utilizar con
gelatinas CTB (Control temperature blue) para elevar la temperatura de color,
aunque esto conlleva la pérdida de intensidad de la fuente de luz. Las luces deben
ser preferiblemente abiertas controlando las luces parásitas que pueden invadir los
elementos del plano frontal.

Este sistema no parece presentar mayores complicaciones para su iluminación,


pero si exige mucha meticulosidad a la hora de seguir estrictamente las condiciones
para la iluminación del tono azul o verde, especialmente para mantener la
uniformidad en el fondo. El sistema de fondo azul ofrece grandes ventajas en la
realización y producción de la imagen como se buscaba desde sus inicios, para
facilitar y especializar la realización, y reducir los costos de producción. Con las
nuevas técnicas digitales, de HD y de sorprendentes sistemas de posproducción, se
puede satisfacer las exigencias del medio audiovisual en la actualidad.