Sunteți pe pagina 1din 5

UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL BARRANQUILLA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD


PROGRAMA DE MEDICINA
PATOLOGÍA HEMATOLINFOIDE:
LEUCOPENIA Y PROLIFERACIONES REACTIVAS
IDENTIFICACIÓN
RESPONSABLE: ANDRES JULIAN SALCEDO SEMESTRE: V ASIGNATURA: PATOLOGÍA
FECHA: MARZO DE 2018 FUENTE:
GRUPO: B -Robbins., Cotran., Kumar, V., Abbas, A. and Aster, J. (2015). Patología estructural y funcional. Amsterdam: Elsevier.

Los componentes del sistema hematopoyético se han dividido en tejidos mieloides que comprenden la médula ósea
y las células que de ella derivan (es decir eritrocitos, plaquetas, granulocitos y monocitos), y tejidos linfoides, que
son el timo, los ganglios linfáticos y el bazo. Los trastornos neoplásicos de las células progenitoras mieloides
(leucemias mieloides) se originan en la médula ósea, pero afectan secundariamente al bazo y (en menos grado a
los ganglios linfáticos)

Los tumores de origen hematopoyético se asocian a menudo a mutaciones que bloquean la maduración de la célula
progenitora o que anulan su dependencia de los factores de crecimiento. El efecto neto de estas alteraciones es
una expansión clonal, no regulada de los elementos hematopoyéticos, que reemplazan los progenitores medulares
normales y se diseminan hacia otros tejidos hematopoyéticos. En algunos casos, esos tumores se originan desde
las CMH transformadas, que retienen la capacidad de diferenciarse, el origen es un progenitor más diferenciado
que ha adquirido una capacidad de autorreactivación alterada.

- Leucoeritoblastosis: Enfermedades que distorsionan la arquitectura medular, como los depósitos de


enfermedad cancerosa metastásica o granulomatosa, alteran la liberación de los precursores inmaduros
en sangre periférica.

En adultos normales, la relación entre los adipocitos y los elementos hematopoyéticos es de 1:1. En los estados
hipoplásicos, la proporción de adipocitos está muy aumentada; por el contrario, los adipocitos a menudo
desaparece cuando la médula está afectada por tumores hematopoyéticos y en enfermedades que se caracterizan
por hiperplasia compensada (p. ej. anemias hemolíticas) y en proliferaciones neoplásicas como las leucemias. Otros
trastornos (como los cánceres metastásicos y enfermedades granulomatosas) inducen fibrosis medular loca. Estas
lesiones se ven mejor en biopsia.

TRASTORNOS DE LEUCOCITOS
Se clasifican en dos categorías generales: los trastornos proliferativos, en los que se produce una expansión de los
leucocitos y las leucopenias que son la deficiencia de leucocitos. Las proliferaciones as su vez puede ser reactivas o
neoplásicas.

I. LEUCOPENIA
Por lo general se habla de una neutropenia, granulocitopenia; ya que la linfopenia es menos frecuente.
Las infecciones víricas agudas inducen la producción de IFN-1 que activan los linfocitos T y cambian la
expresión de varias proteínas de superficie, que regulan su migración. En sus cambios dan lugar al
secuestro de linfocitos T activados en los ganglios linfáticos y aumenta la adherencia a las células
endoteliales, procesos ambos que contribuyen a la linfopenia.

1. Neutropenia y agranulocitosis: Causada por granulocitopoyesis inadecuada o eficaz o aumento de


la destrucción o confinamiento de neutrófilos a la periferia.

1
Granulocitopoyesis inadecuada o ineficaz por:
 Anemia anaplásica: Que lleva a la supresión de células germinativas hematopoyéticas, se
acompaña entonces con anemia y trombocitopenia.
 Supresión de precursores granulocíticos comprometidos por la exposición a ciertos
fármacos.
 Enfermedades asociadas a hematopoyesis ineficaz, como las anemias megaloblásticas y los
síndromes mielodisplásicos, en los que los precursores defectuosos mueren en la médula.
 Alteraciones congénitas raras (como el Síndrome de Kostmann) en las cuales, los defectos
hereditarios de genes específicos alteran la diferenciación y granulocítica.

Destrucción o secuestro acelerado de neutrófilos por:


 Lesiones de mecanismo inmunitario de los neutrófilos, idiopáticas o Lupus.
 Esplenomegalia, produce confinamiento de neutrófilos y neutropenia discreta, en
ocasiones también anemia y a menudo trombocitopenia.
 Aumento de la utilización periférica (Infecciones micóticas o rickettsia)

La toxicosis medicamentosa, algunos fármacos como los alquilantes y los antimetabolitos para el
cáncer producen agranulocitosis predecibles y con respecto a la dosis como estos fármacos
provocan supresión generalizada de la hematopoyesis también se ve afectada la producción de
eritrocitos y plaquetas. También puede ser por una consecuencia indiosincrásica a aminopirina,
clorafenicol, sulfonamidas, clorpromacina, tiouracilos y fenilbutazona. La neutropenia inducida por
clorpromazina y otras fenotiacinas relacionadas en consecuencia de sus efecto toxico en los
precursores de granulocitos de la medula osea. Y la agranulocitosis que se produce por
sulfonamidas, parece ser consecuencia de la destrucción mediada por anticuerpos de los
neutrófilos maduros a través de mecanismos similares a las anemias hemolíticas medicamentosa
de mecanismo inmunitario. La leucemia LGL produce proliferaciones monoclonales de linfocitos
granulares grande que conllevan a una neutropenia marcada.

II. PROLIFERACIONES REACTIVAS DE LOS LEUCOCITOS Y LOS GANGLIOS LINFÁTICOS.


1. Leucocitosis
El recuento de leucocitos en sangre periférica depende de varios factores.
 Tamaño de reservas de precursores mieloides y linfoides y de sus depósitos celulares en la
médula ósea, timo, circulación y tejidos periféricos.
 La velocidad de liberación de las células desde sus depósitos de almacenamiento hasta la
circulación.
 La proporción de células que están adheridas a las paredes de los vasos sanguíneos en un
momento dado (la reserva marginal).
 La tasa de extravasación de células desde la sangre a los tejidos.

En general es consecuencias a procesos inflamatorios mediados por TNF-α, IL-1 generalmente que
estimulan la leucopoyesis. Algunas de un solo tipo de leucocito. Por ejemplo la IL-5 induce la
eosinopoyesis, mientras que el G-CSF la neutrofilopoyesis. En casos de sepsis o trastornos

2
inflamatorios graves (como la efermedad de Kawasaki), la leucocitosis
se acompaña de cambios morfológicos en los neutrófilos, como
granulaciones tóxicas, cuerpos de Döhle y vacuolas citplasmáticas los
gránulos tóxicos, que son más gruesos y más oscuros que los granulos
normales de los neutrófilos representan granulos azurófilos
(primarios) normales. Los cuerpos de Döhle son parches de RE
dilatado que parecen como <charcos> de citoplasma azul celeste.

En unas ocasiones, en particular infecciones graves, aparecen muchos granulocitos inmaduros en


sangre simulando una leucemia mieloide (reacción leucemoide).

2. Linfadenitis
La activación de las células inmunitarias residentes provoca cambios morfológicos en los ganglios
linfáticos. Pocos días después de la estimulación antigénica, los folículos primarios aumentan de
tamaño y se transforman en centros germinativos (folículos secundarios) de color pálido,
estructuras muy dinámicas en los que los linfocitos B adquieren la capacidad de elaborar
anticuerpos de alta afinidad frente a antígenos específicos. Las zonas paracorticales con linfocitos
T tambien pueden sufrir hiperplasia. El grado y el patrón de esos cambios morfológicos dependen
del estímulo provocador y de la intensidad de la respuesta.

Las infecciones y estímulos inflamatorios a menudo provocan reacciones inmunitarias regionales o


sistémicas dentro de los ganglios linfáticos. En su mayoría se producen patrones estereotipados de
reacciones en el ganglio linfático, que se denominan linfadenitis aguda y crónica inespecíficas.

1. Linfadenitis aguda inespecífica: La de la región cervical se debe principalmente al drenaje de


microbios o productos microbianos de infecciones de los dientes o amígdalas, mientras que
en las regiones axilares o inguinales se deben principalmente a reacciones en las extremidades.
En las mesentéricas tienen que ver mucho con la apendicitis aguda. Las infecciones víricas
sistémicas (en particular, en niños) y la bacteriemia producen linfadenopatia aguda
generalizada.

Los ganglios se muestran tumefactos, ingurgitados y de color gris rojo. Microscopicamente se


observan grandes centros germinales reactivos prominentes que contienen numerosas figuras
mitóticas. Los macrófagos contienen resto de partículas procedentes de las bacterias muertas
o las células necróticas. Cuando la causa se debe a microorganismos piógenos, los neutrófilos
son prominentes y los centros de folículos presentan necrosis y a veces todo el ganglio se
convierte en una bolsa de pus. Si la reacción es intensa los neutrófilos llegan a los senos
linfoides.

Los ganglios afectados por la linfadenitis aguda están aumentados de tamaño y dolorosos.
Cuando la formación absecesos es extensa, los ganglios son fluctuantes y la piel que las recubre
está enrojecida. En ocasiones las infecciones supurativas penetran en la capsula del ganglio y
llegan hasta la piel para permitir el drenaje de los senos.

3
2. Linfadenitis crónica inespecífica: Tipicamente, los ganglios linfáticos de las reacciones crónicas
son indoloros ya que el aumento del tamaño ganglionar se producen lentamente a lo largo del
tiempo y no hay inflamación aguda con daño tisular asociado. Es frecuente en los ganglios
inguinales y axilares que drenan áreas de organismo relativamente extensas y a menudo
resultan estimuladas por reacciones inmunitarias a lesiones banales o infecciones de las
extremidades.

La Helicobacter pylori y la artritis reumatoide (en la membrana sinovial) producen la aparición


linfoides secundarias. La “linfotoxina” colabora con la aparición de las placas de Peyer.

 Hiperplasia folicular: A estímulos que activan las respuestas inmunitarias humorales.


Se observan grandes centros germinales alargados rodeados de un collar de pequeños
linfocitos B vírgenes resistentes (la zona del manto) los centros germinales tienen dos
zonas:
 Zona oscura: Contienen linfocitos proliferativos (centroblastos).
 Zona clara: Tiene linfocitos B con perfiles rregulares o hendidas de nucleo
(centrocitos). Dispersa entre los centros germinales B se observan una red
poco notoria de células dendríticas foliculares presentadoras de antígeno y
macrófagos de cuerpo tingible que contiene núcleos de linfocitos B que
hicieron apoptosis por no producir un anticuerpo con elevada afinidad para el
antígeno.
Es muy común en artritis reumatoide, toxoplasmosis y VIH. Las características que
ofrecen la hiperplasia reactiva no neoplásica son:
o Conservación de la arquitectura del ganglio linfático.
o Variación del tamaño y forma de los folículos.
o Presencia de figuras mitóticas, macrófagos y zonas claras y oscuras
reconocibles.
 Hiperplasia paracortical: Estimulo que necesitan mediarse con linfocitos T, como
infecciones víricas agudas (p. ej. Mononucleosis infecciosa). Las regiones de linfocitos
T contienen inmunoblastos, que son células T muy grandes núcleos redondos
cromatina abierta, varios núcleos prominentes y cantidades moderadas de citoplasma
pálido. A veces borran los folículos de linfocitos B. Prolifera endotelio porque esté
presente una célula T.
 Histiocitosis sinusal: Incremento del número y tamaño de células contenidas en las
sinusoides linfáticas. Se observa con frecuencia en cáncer de mama.

3. Linfohistiocitosis hematofagocítica [Sindrome de activación de macrófagos]: Se caracteriza por


citopenias y signos y síntomas de inflamación sistémica relacionada a la activación de
macrófagos.

La LHH activa macrófagos y linfocitos T citotóxicos CD8 +. Las macrófagos activados fagocitan
progenitores de células sanguíneas en la médula y elementos formes en los tejidos periféricos,
mientras que el «caldo» de mediadores liberados por macrófagos y linfocitos suprime la
hematopoyesis y produce síntomas de inflamación sistémica. Estos efectos provocan

4
citopenias y síndrome de respuesta inflamatoria ístmica. El desencadenante más frecuente es
el virus de Epstein-Barr (VEB).

Los pacientes tienen enfermedad febril aguda asociada a esplenomegalia y hepatomegalia. En


la médula ósea se puede observar hematofagocitosis. Se observa, anemia, trombocitopenia y
concentraciones muy altas de ferritina plasmática y receptor de IL-2 solubles ambas indicativas
de inflamación grave. También puede haber CID, triglicéridos circulando.

El tratamiento consiste en fármacos inmunosupresores y quimioaterapa ‘suave’. Los pacientes


con mutaciones en la línea germinal causantes de LHH o aquellas con enfermedad
persistente/refractarias son candidatos al trasplante de células madre hematopoyéticas. La
mitad de pacientes sobrevivientes con tratamiento, sino el pronóstico es de 2 meses. Muchos
tendrán secuelas como lesión renal, (adultos) retraso mental y crecimiento (en niños).

III. PROLIFERACIONES NEOPLÁSICAS


Está en el otro compendio porque esa vaina es mucho.