Sunteți pe pagina 1din 15

¿los puentes diagonales al colegio provincial y de Hipércasas son

un bien público, de uso público o un bien privado?

Estos puentes fueron construidos por personas particulares para el uso de ellos
sin embargo , independientemente de que hayan sido puentes construidos por
personas particulares para su uso se convirtió en un bien de uso público porque
sus dueños o propietarios con el transcurso del tiempo fueron dejando que las
personas transitaran libremente por ese puente

Código Civil
Artículo 676. Obras de particulares

Los puentes y caminos construidos a expensas de personas particulares, en


tierras que les pertenecen, no son bienes de la Unión, aunque los dueños
permitan su uso y goce a todos los habitantes de un territorio. Lo mismo se
extiende a cualesquiera otras construcciones hechas a expensas de
particulares y en sus tierras, aun cuando su uso sea público, por permiso
del dueño
Dominio eminente

según los artículos 4° de la Carta Política y el artículo 674 del Código Civil. Y en
conformidad con este último artículo son bienes de la unión aquellos cuyo dominio
corresponde a la República. Si éstos están destinados al uso de todos los
habitantes como las calles, plazas, puentes y caminos se les llama bienes de la
unión de uso público o bienes públicos del territorio. Sobre ellos no ejerce el
Estado un derecho de propiedad privada sino uno de dominio eminente en el cual
se conjuga el derecho político del Estado con el derecho de todos a usarlo
"teniendo en cuenta que al señalarle la destinación el particular cuando trace las
calles, vías, plazas, zonas verdes, etc., automáticamente determina su
constitución como bienes de la unió

Dominio publico

Según la corte constitucional en sentencia c 183/03 estable un concepto de


dominio publico

el conjunto de bienes que la administración afecta al uso directo de la comunidad


o que lo utiliza para servir a la sociedad. En esta categoría se encuentran los
bienes fiscales, definidos en el artículo 674 del Código Civil como
bienes de la Unión aquéllos cuyo dominio pertenece a la República.

Si además su uso pertenece a todos los habitantes de un territorio, como el de


calles, plazas, puentes y caminos, se llaman bienes de la Unión de uso público o
bienes públicos del territorio.

Los bienes de la Unión cuyo uso no pertenece generalmente a los habitantes, se


llaman bienes de la Unión o bienes fiscales

https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2003/C-183-03.htm

Bienes ocultos

Según la LEY 27 DE 1935 que habla sobre bienes ocultos y por la cual se deroga
el artículo 28 y se modifican los 29 y 30 de la Ley 110 de 1912 (Código Fiscal)
establece que son bienes ocultos el articulo 1mero establece:
Son bienes ocultos de la nación, de los Departamentos y de los Municipios, y
pueden denunciarse como tales, aquellos que, además de estar simplemente
abandonados en su sentido material por la entidad dueña de ellos, estén en
condiciones tales, que su carácter de propiedad pública se haya hecho oscuro
hasta el punto de que para que entren de nuevo a formar parte efectiva del
patrimonio común de la Nación, de los Departamentos o de los Municipios,
respectivamente, haya necesidad de ejercer acciones en juicio.

Son bienes de propiedad de la nación que aparecen abandonados materialmente


o que su titulación es tan confusa que se hace imprescindible adelantar un
proceso para aclarar un proceso actual, Bien Oculto se refiere (porque aún existe
este concepto jurídico) al hecho de que un bien del Estado tiene calidad o estatus
jurídico oscuro o incierto (por ejemplo, que esté en manos de particulares o que se
evidencie abandono por parte del dueño).Los bienes ocultos de acuerdo con la ley
fiscal son los que además de estar simplemente abandonados en un sentido
material por la entidad dueña de ellos, están en condiciones de tales, que su
carácter de propiedad pública se haya hecho oscura hasta el punto que para que
entren de nuevo a formar parte efectiva del patrimonio común de la nación, los
departamentos o los de los municipios, respectivamente, haya necesidad de
ejercer acciones en juicio. Los bienes ocultos tiene dueño, hacen parte del
patrimonio de él, aun cuando este ignore que el bien sea de su propiedad, y que
se hallen abandonados en el sentido material, es decir que no estén ocupados
materialmente ni por el dueño ni por el representante de este, pero que en todo
caso hacen parte del patrimonio de alguna persona, que es su dueño, al paso que
los bienes vacantes, de acuerdo con el artículo 706 del código civil, son los i
inmuebles que se encuentran en la nación sin dueño aparente o conocido ,
condición esta que los distinguen de los bienes ocultos que si tiene dueño
aparente o conocido y para el los denuncia la persona que crea tener ese derecho
de acuerdo con el código fiscal.

DECRETO 553 DE 1925


Por el cual se reglamenta el procedimiento administrativo en el denuncio de bienes
ocultos del Estado y establece:

Toda persona que teniendo conocimiento de la existencia de un bien oculto del


Estado, quiera hacer su denuncio para obtener la participación que digna el artículo
29 del Código Fiscal, dirigirá un memorial en papel sellado al Ministerio de Hacienda
y Crédito Público, en que formule propuesta para celebrar contrato con el Gobierno
sobre denuncio de un bien oculto, sujetándose a las prescripciones de la ley y
condiciones que se determinan en los artículos siguientes, sin que ten obligación de
expresar en que consiste el bien que denuncia.
Y de igual forma Cuando el denunciante dé un bien oculto resida fuera de la
capital de la Republica, presentará el memorial de propuesta, ante la primera
autoridad política del lugar de su domicilio. En este caso, el denunciante debe
constituir apoderado para que lo represente ante el Ministerio, en todas las
diligencias relativas a la denuncia de acuerdo con lo que prescriben las leyes de
procedimiento civil.

https://www.coursehero.com/file/46804401/BIENES-OCULTOSdocx/

Bienes incultos

Bienes incultos son aquellos “bienes pertenecientes a los particulares con


capacidad de explotarlos, que no los explotan. También se les llama ‘bienes de
engorde’.” De esta definición se puede destacar que justifica el nombre de
“incultos” de estos bienes, ya que incultos significa etimológicamente “no-
cultivados”, carácter propio de aquello que no se explota. Es necesario aclarar que
en este caso “cultivar” no se refiere literal y estrictamente a las actividades
agrarias, sino más bien una amplia gama de actividades de explotación de la tierra
(puede ser ganadería y actividades pecuarias también, entre otras). Por otro lado,
destaca esta definición, una realidad que debe evitarse en Colombia acerca de la
distribución de la tierra: La multiplicación de los latifundios en manos de
particulares, que es un signo de mala distribución de la riqueza y mal
aprovechamiento del beneficio potencial del territorio.

Se clasifican en

BIENES NO EXPLOTABLES ECONOMICAMENTE

Aquellos que no están dentro de ese régimen de bines baldíos y que su


explotación no es obligatoria o no es permitida (como las zonas ecológicas que a
pesar de cumplir un fin de utilidad común no pueden ser explotadas en la forma en
que lo son los bienes baldíos

BIENES EXPLOTABLES ECONOMICAMENTE

Aquellos cuya explotación económica es permitida y deseada, es decir, aquellos


que se incluyen al régimen de los bienes baldíos.

la ley 200 de 1936 en su art 1 dice. Se presume que no son baldíos, sino de
propiedad privada, los fundos poseídos por particulares, entendiéndose que dicha
posesión consiste en la explotación económica del suelo por medio de hechos
positivos propios de dueño, como las plantaciones o sementeras, la ocupación con
ganados y otros de igual significación eco-nómica.

El cerramiento y la construcción de edificios no constituyen por sí solos, prueba de


explotación económica, pero si pueden considerarse como elementos
complementarios de ella.

La presunción que establece este artículo se extiende también a las porciones


incultas cuya existencia sea necesaria para la explotación económica del predio, o
como complemento para el mejor aprovechamiento de éste, aunque en los terrenos
de que se trata no haya continuidad, o para el ensanche de la misma explotación.
Tales porciones pueden ser, conjuntamente, de una extensión igual a la de la parte
explotada, y se reputan poseídas conforme a este artículo.

Esta ley no nos habla claramente sobre los bienes incultos, si no que esta ley vemos
en su artículo primero que se refiere aun termino llamado porciones incultas que se
refiere a aquellos fundos que no se explotan económicamente. Aun así, tratándose
de un objeto apropiable, con valor de utilidad y económico, no existe ningún
obstáculo para llamarlo “bien”, porque cumple con los requisitos para serlo. Así,
pues, “porciones incultas” es perfectamente sinónimo de “bienes incultos”.

http://www.uniderecho.com/leer_tarea_Derecho-Civil_11_1063.html

Bienes ejidos

Según la ley 41 de 1948 Por el cual se dictan algunas disposiciones sobre


terrenos ejidos y sobre Personeros Delegados estable que

los terrenos ejidos situados en cualquier municipio del país no están sujetos a la
prescripción, por tratarse de bienes municipales de uso público o común.
La administración de los terrenos ejidos tanto urbanos como rurales, corresponde
al concejo municipal del distrito de su ubicación.

Esta administración podrán ejercerla los concejos municipales por conducto de un


personero municipal delegado para ejidos y vivienda popular, funcionario que tendrá
las facultades de que más adelante se hablará

Los bienes ejidos se han identificado como porciones de terreno contiguos al área
urbana de los municipios, con cuyo producto se atendía la construcción de ciertas
obras públicas. Posteriormente, mediante la Ley 41 de 1948 se ordenó su
enajenación a favor de personas de escasos recursos para la construcción de
vivienda:

La calificación de bienes ejidos es proporcionada por el antecedente en la


tradición oral, o las cédulas reales, escrituras públicas, o sentencias judiciales que
los identifiquen como tales. También los determina el uso y goce que los
moradores de la ciudad ejercen sobre estos.

Mediante el artículo 169 del Decreto 1333 de 1986, Régimen Político Municipal, se
estableció que los terrenos ejidos situados en cualquier municipio del país no
están sujetos a la prescripción por tratar de bienes municipales de uso público o
común, lo que jurídicamente equivale a asignarles un tratamiento especial por
parte de los Consejos Municipales, a fin de lograr la enajenación a favor de
particulares para la construcción de vivienda.

Al recibir los bienes ejidales la calidad de bienes de uso público cuando ingresan
al patrimonio de los Bancos de Tierras o Inmobiliarios, deben destinarse
prioritariamente a la construcción de programas de viviendas de interés social,
directamente o invirtiendo en dichos programas los recursos obtenidos con ellos,
de conformidad con Io dispuesto en el numeral 5 0 del artículo 71 de la ley g a de
1989, en concordancia con lo dispuesto en el artículo 118 de la Ley 388 de 1997,

En concordancia con lo anterior tenemos lo dispuesto por el artículo 95 de la Ley


388 de 1997, que establece:

"Artículo 950.- Transferencia de inmuebles. Todas las asignaciones de


subsidio familiar de vivienda en terrenos y las cesiones de que trata el
artículo 58 de la Ley 9 de 1989, que realicen las entidades públicas se
efectuarán mediante resolución administrativa, la cual constituirá título de
dominio y una vez inscrita en la Oficina de Instrumentos Públicos será plena
prueba de la propiedad. En todo caso, los inmuebles cuya propiedad se
adquiera conforme a lo dispuesto por el artículo 58 de la Ley 9 de 1989,
tendrán las mismas limitaciones establecidas en la Ley 3 de 1991 para las
viviendas adquiridas o mejoradas con el subsidio familiar de vivienda.

Así las cosas, el titulo de transferencia de dominio de un bien Ejido es por


Resolución, Acto Administrativo que solo requiere ser inscrito en la Oficina de
Registro de Instrumentos Púbicos correspondiente y para tener la titularidad del
predio, y el cual no requiere ser protocolizado.

De conformidad con la ley, la adjudicación de bienes ejidales se realiza por parte


del Municipio mediante Resolución. En lo que corresponde a un contrato de
compraventa, se debe otorgar por escritura pública, con el lleno de los requisitos
establecidos en el Código Civil, Decreto Ley 960 de 1970 y demás normas
concordantes.

En tratándose de contrato de compraventa, es preciso señalar que los otorgantes


deben demostrar que están completamente a paz y salvo al momento del
otorgamiento del

https://www.supernotariado.gov.co/PortalSNR/ShowProperty?nodeId=%2FSNRContent%
2FNORMA10518%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased
Bienes baldíos

Según el art 675 de código civil colombianos los bines balidos son aquellos:

bienes de la Unión todas las tierras que estando situadas dentro de los límites
territoriales carecen de otro dueño.

Según la LEY 110 DE 1912

Por el cual se sustituyen el Código Fiscal y las leyes que lo adicionan y reforman

En su capítulo ii artículo 44 establece


Son baldíos, y en tal concepto pertenecen al Estado, los terrenos situados dentro
de los límites del territorio nacional que carecen de otro dueño, y los que,
habiendo sido adjudicados con ese carácter, deban volver al dominio del Estado,
de acuerdo con lo que dispone el artículo 56

Se reputan baldíos los:

a). Las costas desiertas del territorio de la República no pertenecientes a


particulares por título originario o traslaticio de dominio.

b). Las islas de uno y otro mar pertenecientes al Estado, que no están ocupadas por
poblaciones organizadas, o apropiadas por particulares, en virtud de título traslaticio
de dominio.

c). Las Islas de los ríos o lagos navegables por buques de más de cincuenta
toneladas; y

d). Las márgenes de los ríos navegables, salvo el derecho que tengan los
particulares por título traslaticio de dominio

estos son aplicables

a). Al pago de la deuda pública.

b). A concesiones a cultivadores.

c). Al fomento de obras públicas.

d). A la amortización de títulos de concesión de baldíos, expedidos válidamente, con


anterioridad a la vigencia de este Código.

e). Al servicio público nacional, departamental o municipal; y


f). A objetos especiales que determine la ley

tienen su reglamentación ley 200 de 1936

Establece la presunción de bienes baldíos, respecto de los predios rústicos no


poseídos por particulares con el fin de realizar explotación económica del suelo
por medio de hechos positivos propios de dueño, como las plantaciones o
sementeras, la ocupación con ganados y otros de igual significación económica.
Determina la forma de desvirtuar la presunción establecida, establece en favor de
la Nación la extinción del derecho de dominio o propiedad sobre los predios
rurales en los cuales se dejare de ejercer posesión en la forma anotada durante
diez años continuos, documentos para acreditar la propiedad, señala prohibiciones
a los propietarios particulares y cultivadores de baldíos de talar bosques,
establece la prescripción adquisitiva del dominio en favor de quien, creyendo de
buena fe que se trata de tierras baldías, posea en los términos de esta Ley,
durante cinco años continuos, terrenos de propiedad privada no explotados por su
dueño en la época de la ocupación ni comprendidos dentro de las reservas de la
explotación, excepciones a dicha prescripción, terrenos cultivables, dicta
disposiciones sobre los juicios de lanzamiento por ocupación de hecho en predios
rurales, así como en la tramitación de toda acción posesoria referente a predios de
la misma naturaleza. Crea los Jueces de Tierras, señala su competencia,
calidades para su designación, forma de elección y facultas para comisiona
Bienes vacantes y mostrencos

Según el Código Civil en el Artículo 706 establece que los Bienes vacantes y
mostrencos son aquellos

bienes inmuebles que se encuentran dentro del territorio respectivo a cargo de la


nación, sin dueño aparente o conocido, y mostrencos los bienes muebles que se
hallen en el mismo caso.

De acuerdo con el instituto colombiano de bienestar familiar en RESOLUCIÓN


682 DE 2018 Por medio de la cual se adopta el procedimiento que debe seguirse
en el trámite de las denuncias de bienes vacantes, mostrencos y vocaciones
hereditarias establece en su ART 3 una definición de bienes vacantes y
mostrencos

Vacantes: Bienes inmuebles ubicados en el territorio nacional sobre los cuales se


ejerció propiedad privada, pero se encuentran sin dueño aparente o conocido.
(Artículo 706 del Código Civil). En el trámite de las denuncias que interesan al ICBF
aplica para bienes vacantes urbanos y no aplica a los bienes baldíos ni a los
inmuebles vacantes rurales o aquellos que tienen destinación de vacantes para
otras entidades de acuerdo a la ley.

Mostrencos: Bienes muebles ubicados en el territorio nacional que se encuentran


abandonados material y jurídicamente sin que se conozca el dueño aparente o
conocido (Artículo 706 del Código Civil). Se entienden también incorporados como
mostrencos aquellos bienes crediticios o títulos valores de naturaleza negocial que
de acuerdo a la ley tienen dicha vocación.

En el capítulo III de las denuncias en su artículo 5 y6 de la presente resolución se


aclara como se debe llevar las denuncias y requisitos de estas

ART 5 denuncia. Toda persona que descubra la existencia de un bien vacante o


mostrenco, o de una vocación hereditaria, deberá presentar denuncia por escrito en
medio virtual a través del módulo Denuncia de Bienes del portal web del Instituto o
de manera presencial ante la Sede de la Dirección General y/o sus Direcciones
Regionales.

Art 6 de los requisitos

Las denuncias se presentarán en línea en el aplicativo que para ello disponga el


ICBF en su página web, o a través de radicación física, las cuales deberán hacerse
por escrito con la información general contemplada en la ley, incluyendo los datos
del denunciante como nombre, apellidos, documento de identificación, ciudad de
domicilio, dirección de residencia y de oficina (de ser el caso), así como teléfono de
contacto y dirección de correo electrónico cuando se cuente con ella.

En el escrito de denuncia se debe incluir la siguiente información:

(i) Si se realiza a nombre propio o de un interviniente interesado, y en el caso de


este último, deberá aportarse el correspondiente poder para ello.

(ii) La clase de denuncia y la descripción de los bienes que permitan su identificación


incluyendo los registros públicos de aquellos bienes sujetos al mismo. Cuando se
trate de una vocación hereditaria, deberán incluirse además los datos del causante
y la fecha de su fallecimiento.

(iii) La manifestación expresa del propósito de celebrar el respectivo contrato.

(iv) La afirmación de que el denunciante procede de buena fe. Esta afirmación se


entenderá bajo la gravedad de juramento que se considera prestado por la
presentación del escrito
Firma