Sunteți pe pagina 1din 5

 

E.M: Alejandra Goró. 


Clase: 4°B. 
Maestras: Daniela De Quadros, Paola Gómez. 
Actividad n°3:”Las macrorreglas” 

★ Área del conocimiento de lenguas. 

★ Campo disciplinar: ​Escritura. 

★ Contenido: ​El resumen. las reglas de supresión, generalización y construcción. 

★ Objetivo: ​Generar un aoportunidad para abordar las principales macrorreglas. 

★ Recursos: ​Papelógrafo, pizarrón, material impreso (texto con consignas). 

★ Estrategias: ​Trabajo colectivo.  

Dinámica de la actividad: 

★ Retomar lo trabajado anteriormente:​ ¿Qué es lo primero qué tengo que hacer para realizar un resumen? 
¿Cómo extraigo las ideas principales? ¿Qué tipo de palabras puedo usar para unir frases? ¿Cuáles 
conocen? 
★ Entregar texto explicativo, “Las hormigas” - Ver anexos. 
★ Leer el texto y cuestionar: ​¿Qué tipo de texto es? ¿Por qué? ¿De qué trata el texto?  
★ Entregar material impreso con consignas- Ver anexos. 
★ Explicar la consigna. 
★ Socializar: ​¿Cuáles son las ideas principales de cada párrafo? ¿Qué información eliminaron? ¿Por qué? 
¿Saben cómo se llama la regla que permite eliminar información? ¿Cuál frase escogieron como más 

 
 
 
general? ¿Por qué? ¿Cómo se llama la regla que permite extraer la información más general? ¿Qué 
conectores utilizaron para construir el resumen? ¿Cómo se llamará la regla que permite reescribir y 
relacionar el texto empleando conectores? 
★ Explicar y analizar las macrorreglas en forma colectiva- Ver anexos.  
★ Registrarlas en el cuaderno. 
★ Institucionalizar oralmente las tres macrorreglas: supresión, generalización y construcción, y su 
importancia para realizar un resumen. 

 

 
 

Anexos: 
Las hormigas 

Existen hormigas gigantes de más de tres centímetros de largo y hormigas pigmeas poco superiores al 
milímetro. En todo caso, cualquiera que sea su tamaño, el cuidado que dedican a su prole resulta 
conmovedor. El amor paterno y dedicación al trabajo son acaso los únicos motivos sentimentales que unen 
con simpatía al hombre con las hormigas, y que explican que les haya dedicado las patéticas páginas que 
todos conocen y que hablan de solicitud, de atenciones, y de heroísmo.  

Las larvas, en verdad, privadas como están de patas, no pueden moverse en busca de alimento y es 
preciso que las nutridoras provean a su sustento, formado por un líquido regurgitado por ellas mismas. 

También, el segundo período, el de ninfa, no le concede muchas ventajas al individuo. Es también el período 
en que sufre una caza encarnizada por el hombre, como saben todos aquellos que, teniendo que alimentar 
un pajarito enjaulado, salen en busca de “huevos de hormiga”. El término (muy impropio por lo que 
respecta a su sustancia, pero expresivo por lo que toca a la forma) indica en efecto las ninfas encerradas 
en su envoltura blanca. 

De esos “huevos” salen, en el momento oportuno, los insectos perfectos: machos y hembras provistos de 
alas, u obreras carentes de ellas. Estas a su vez se diferencian en simples obreras y soldados, y su futuro 
está señalado, trabajarán y basta. Las hembras aladas, después del vuelo nupcial con los machos, 
pondrán sus huevos, cada uno en un lugar de la tierra fijado por el viento y el destino. Y esta puesta de 
huevos, precedida de la caída de las alas, será el comienzo de un nuevo hormiguero. 

A propósito del hormiguero nunca terminaríamos de decir cosas interesantes, porque en asuntos de 
arquitectura natural las hormigas tienen pocos rivales. Quizás la estética no sea siempre su primera 
preocupación, pero la funcionalidad de su nido es insuperable. 

El almacén de víveres (sólo presente en algunos hormigueros, porque contrariamente a lo que se cree, no 
todos los hormigas son previsoras y almacenadoras de granos de trigo), lo mismo que las estancias para 

 

 
 
las larvas y las ninfas, están dispuestos según normas de rigurosa lógica. Han de garantizar de hecho no 
sólo la conservación de la comida sino también la estancia de los que han de nacer, en la temperatura 
justa y con el grado de humedad exacto. 

Consigna: 

1) Extraer las ideas principales. 


2) Escoger las frases más generales: - “Las hormigas alimentan a las larvas con un líquido 
que producen”. - “Las hormigas cuidan de su prole”.  

- “Las hormigas son buenos arquitectos”. 

- “Las hormigas hacen nidos confortables”. 

- “Las hormigas pigmeas miden un milímetro más o menos” 

- “Existen hormigas de muchos tamaños”. 

- “Las ninfas corren muchos peligros”. 

- “ El hombre coge ninfas para alimentar a los pájaros”. 

3) Encontrar información irrelevante, en cada párrafo, como palabras repetidas, ejemplos 


y aclaraciones, y subrayar la misma con color azul. 
4) Utiliza conectores para construir un resumen, como: porque, por esto, por tanto, 
entonces, finalmente, en primer lugar, luego, etc. 

las macrorreglas: 

La supresión: ​Consiste en eliminar palabras e incluso enunciados que no son esenciales. 


Para hacer la supresión antes debes identificar las ideas principales. Se puede suprimir: 
aclaraciones, información repetida, ejemplos, y comentarios. 

La Generalización:​Es una regla que permite ampliar y entender mejor un tema. Cuando se 
han enumerado casos o ejemplos es conveniente generalizar las ideas. 

 

 
 

La Construcción: ​Después de trabajar con un texto resumido, hay que reescribirlo o 


construirlo. Entonces es fundamental usar los conectores adecuados y algunas palabras 
específicas para relacionar la información.