Sunteți pe pagina 1din 1

Ejercicio 1: El gato

¡Un ejercicio muy fácil y relajante! Tan solo tendrás que ponerte en posición de felino, con
las manos y las rodilla apoyadas en el suelo, y ​elevar despacio al máximo posible
tu espalda​ hasta que quede redonda, como si alguien estuviera atrayéndola hacia el
techo. Después, relaja bajando la encorbación lo más lentamente posible que puedas.

Ejercicio 2: Elevación cruzada

Se trata de un ejercicio con movimientos lentos. En posición de cuadrupedia, extenderemos


brazo y pierna contraria a la altura de la cadera, manteniendo la espalda recta.

Ejercicio 3: Elevación cruzada de lumbar en el suelo

Boca arriba, realizaremos el mismo movimiento que en el ejercicio anterior, pero al revés.
¡Importante! Según alertan las Gemelas Pin, hay que mantener el lumbar siempre pegado al
suelo.

Ejercicio 4: cuadrupedia

En posición de inicial con las rodillas apoyadas haciendo un ángulo de 90º y los brazos
extendidos a la altura de los hombros, realizaremos una ​rotación del tren superior
con un movimiento lento hacia un lado, tratando de mantener la cadera neutra mirando al
suelo.

Ejercicio 5: Deslizamiento de brazos

Para terminar la rutina toca este ​ejercicio más que relajante​. Tumbados en el suelo
con las rodillas flexionadas, deslizaremos con lentitud los brazos hacia la cabeza sin
levantar ninguna parte del cuerpo ni despegar el lumbar, y con los codos totalmente
pegados al suelo. Repetiremos el mismo movimiento en sentido contrario, tal y como se ve
en el vídeo.