Sunteți pe pagina 1din 190

Instituto I.E.S.

N° 9 Juana Azurduy

“SEGURIDAD
I”
Institución: Instituto I.E.S. N° 9 “Juana Azurduy”

Profesores: Díaz Cajal, Rubén C.

Romero Valdez, Lucas Nahuel R.

Curso: 1er año

Año: 2018

1
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

FUNDAMENTACIÓN

La carrera que estudia las condiciones de trabajo, los lugares de trabajo, con la premisa puesta en el
cuidado de las personas evitando que se accidenten o contraigan enfermedades, hizo explosión en la
industria, en la década del 80. Se crearon departamentos dedicados a mejorar e implementar
sistemas de control, actualizando las leyes y sacando resoluciones nacionales y provinciales con el
objetivo de proteger a las Personas y el Medio Ambiente.

La carrera de Técnico Superior en Seguridad e Higiene en el Trabajo está destinada a satisfacer el


mercado en este rubro, incluye varias asignaturas donde los conceptos que se aprenderán servirán
al alumno a tener los conocimientos básicos para mejorar las instalaciones y capacitar a los
trabajadores en el cuidado de su integridad física tanto en el trabajo como en su vida privada.

EXPECTATIVAS DE LOGRO

Objetivos

Lograr que el alumno sepa cómo actuar y relacionarse con empresarios y trabajadores, en un tema
importante como la organización interna de la seguridad en un establecimiento, ya que su forma de
proceder dependerá la buena gestión. Se espera de los alumnos que cada uno aporte sus
conocimientos y experiencias por sobre todas las cosas, como en esta carrera, la vida del ser
humano está de por medio, aspiro a que hagan las cosas bien, evitando gastos innecesarios y
modifiquen aquello que creen puede hacerse, simplemente con voluntad y empuje.

2
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ORGANIZACIÓN INTERNA

UNIDAD 1

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES

Seguridad

Hace mucho tiempo que los accidentes han dejado de ser aceptados por patronos y obreros como
consecuencia inevitable del trabajo, como una contribución necesaria al progreso industrial, y la seguridad
en el trabajo se ha hecho indiscutible e indispensable. Las legislaciones de todos los países dictan normas e
imponen reglamentos para evitar los riesgos y mejorar las condiciones en que se han de desenvolverse las
actividades laborales.

Fueron muchas las dificultades a vencer por la seguridad en el trabajo, tanto por parte de las
Empresas como por parte de los obreros. En primer lugar, la Empresa no valoro ciertamente las
consecuencias del accidente, y en segundo lugar, el obrero desprecio las normas preventivas por un exceso
de familiaridad con el trabajo que realizaba. En unos cosos, por considerar que la prevención le hacia
parecer ante sus compañeros como cobarde. Unos y otros, Empresas y obreros, han ido ahondando en lo
que verdaderamente es la seguridad en el trabajo, y se ha llegado a hacerla imprescindible para la buena
marcha de la organización industrial con el mejor y mas humano aprovechamiento de la mano de obra y
mayor garantía para el bienestar obrero.

La seguridad en el trabajo encierra múltiples valores sociales, puesto que el trabajador elimina con
la observación de las normas preventivas, la consecuencia de riesgo que antes solo preveía un seguro en el
que, desde luego, no estaban compensadas las posibilidades laborales del obrero, al que un accidente
podría cercenar todas las satisfacciones a que su esfuerzo en el trabajo le daba derecho.

Esta perfectamente claro que la seguridad, tanto para la Empresa como para en trabajador, ofrece
características tanto sociales como económicas, pues sabido es que el accidente lleva consigo una larga
consecuencia de entorpecimiento, dificultades y perdidas económicas que no interesan ni social ni
económicamente a nadie.

Son todas estas razones mas que suficientes para establecer el interés que existe actualmente
entre los empresarios y los trabajadores por la seguridad en el trabajo, interés que se halla apoyado por
distintos Organismos oficiales y privados creados ante esta necesidad de hacer afectivo la seguridad en los
ambientes laborales argentinos.

Son también ahora frecuentes los congresos, las reuniones, las sesiones de estudio en los que se
pone de manifiesto un afán de intensificar los conocimientos sobre estos problemas, establecer un
contacto directo con los mismos, imponer un riguroso estudio de la experiencia y una aplicación eficaz de
los medios preventivos. Esta inquietud alcanza en la actualidad a ingenieros, médicos, economistas,

3
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

técnicos, sociólogos, supervisores y obreros. Va de la Dirección al último de los productores, y de estos al


más encumbrado miembro de las actividades empresariales.

No hay duda que en todo este interés por la acción preventiva, el hombre es fundamental, porque
incuestionablemente es el elemento esencial del resultado practico de cualquier esfuerzo industrial y, por
tanto, se debe recurrir a todo para evitar el accidente, creado frente a las circunstancias que lo hacen
posible los factores ambientales que lo eviten.

Para ello se necesita forjar la opinión que justifique la prevención y, por desgracia en muchos casos,
respecto al grado de cultura, hace falta que la opinión que se pretende crear tenga la suficiente influencia
para que el sujeto encuentre razonable evitar el accidente. Es preciso conseguir que nada impida al
hombre, en cualquiera de sus actividades, defenderse del accidente.

No hay duda que la seguridad en el trabajo es un problema educativo. Es necesario educar en la


seguridad para que se responda con fidelidad a la prevención.

Historia de la seguridad industrial

Desde los albores de la historia el hombre, se ha distinguido por su industria. Las viviendas de los
hombres cavernarios, las pirámides, la antigua tapicería china y las antigüedades similares, atestiguan la
historia del hombre desde hace varios milenios. Por el hecho de que su deseo de conservación y su temor a
lesionarse no eran entonces menos intensos de lo que lo son en la actualidad. La prevención de accidentes
se practicaba indudablemente en cierto grado, aun en las civilizaciones más remotas.

Tales esfuerzos, es muy probable que fueran casi por completo de carácter personal y defensiva. La
seguridad industrial, hasta tiempos mas o menos recientes fue principalmente un asunto de esfuerzo
individual más que una forma de procedimiento organizado. La verdadera necesidad de seguridad
organizada, no provino sino hasta el advenimiento de lo que se llama “la edad de la maquina” y el
movimiento de seguridad, como existe hoy, es estrictamente una innovación moderna.

Desde el punto de vista social, Gran Bretaña ha sido el país mas destacado, por haberle dado al
mundo el arte de autogobierno. Inglaterra fue también la cuna de la industria mecanizada. Antes de 1.500,
dicho país era totalmente agrícola, con un conglomerado de pequeñas colonias de sustento propio,
llamadas “feudos”. Los lores, nobles y caballeros de armadura, estaban en el apogeo de su gloria. Este fue
el periodo de la historia inglesa “en el que la caballería estaban en la flor de sus días”.

Desde 1.500 hasta las postrimerías del siglo XVIII, los británicos progresaron firmemente en lo que
respecta a sus industrias manuales. Los artesanos dedicados a trabajar la madera, el metal y
particularmente la industria textil, llegaron al pináculo de su destreza.

Surgió entonces la fuerza de vapor. Se dice frecuentemente que James Watt invento el motor de
vapor. En realidad, transforma una embarazosa monstruosidad en un dispositivo de trabajo en el que podía
confiarse para obtener fuerza. Su primer motor eficiente funcionaba ya en realidad desde 1.776
desarrollando 14 carreras por minuto, cuando las colonias americanas lograron su independencia. También
fue significativa la invención de la desmotadora de algodón de Eli Whitney, en 1.793.

4
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Los primeros anos del silo XIX presenciaron el triunfo rápido de la mecanización de la industria.
Simultáneamente con el aumento del uso de la fuerza de vapor, declino la labor manual. Esto no llego, sin
embargo, sin la lucha consiguiente, pues en tanto que el sistema mecánico de fabricación textil se
desenvolvía, surgieron muchos motines entre los hilanderos manuales y los operarios de las fabricas. Los
obreros manuales, muchos de los cuales impusieron toda su fuerza para impedir el funcionamiento de la
fabrica, destruyeron inclusive algunas de las maquinas. Pero la mercancía resultaba menos costosa al ser
producida a maquina y, finalmente, el obrero manual suspendió su lucha inútil y ocupo su lugar en la
hiladora y el telar mecánico.

El nacimiento de la fuerza industrial y el de la seguridad industrial no fue simultáneo. La


introducción de operarios ingleses en la industria mecanizada vino acompañada de condiciones de trabajo
y de vida tan detestables que resultan difíciles de relatar. El envilecimiento y la degradación social
invadieron rápidamente los centros industriales. La población de Manchester aumento a 200.000
habitantes. No había ningún sistema de distribución de agua y los obreros tenían que ir en su busca a
grandes distancias y esperar en fila con sus cubetas, después de su tarea diaria. También eran comunes la
idiotez y las deformidades corporales. El registro de las defunciones se triplico.

Condiciones primitivas

Estas eran las condiciones sociales. Las condiciones de la fábrica eras peores. Las fábricas eran poco
más que chozas. Prácticamente no existían condiciones convenientes de alumbrado, ventilación y sanidad
en aquellas estructuras de bajos techos y estrechas naves. No se pensaba en salones de descanso. Dos
terceras partes de los obreros eran mujeres y niños, cuyo tiempo de trabajo era de 12 a 14 horas al día. Las
protecciones de las maquinas se desconocían. Las muertes por accidentes profesionales y mutilaciones,
eran frecuentes.

En 1.833 se hicieron algunas inspecciones gubernamentales a las fábricas en Inglaterra; pero no fue
sino hasta cerca de 1.850 cuando comenzaron a verificarse las mejoras verdaderas, como resultado de las
recomendaciones hechas entonces. Estos esfuerzos fueron los primeros intentos del gobierno para mejorar
la seguridad industrial. Al transcurrir el tiempo, la legislación acorto las horas de trabajo, estableció un
mínimo de edad para los niños trabajadores e hizo algunas mejoras en las condiciones sanitarias y de
seguridad, tales como el suministro de protecciones para los engranajes y transmisiones. Estos comienzos
de mejoramiento en las condiciones industriales estaban muy lejos de la prevención organizada de
accidentes, tal como actualmente se conoce.

Aunque fueron comunes los accidentes fatales y de incapacitación durante los tempranos días de la
industria en Inglaterra, como lo han sido todos los países durante periodos similares, los danos eran rara
vez pagados por los patronos. Fueron tardíos los legisladores en dictar leyes para el mayor bienestar
común, pues las doctrinas de “negligencias del prójimo sirviente” y “negligencia contribuyente”. Estaban
fuertemente infiltradas en todo el mundo. No hace mucho tiempo que algunos patronos de los Estados
Unidos de Norteamérica se sentían relevados de sus obligaciones para con los trabajadores dando un
empleo de barrendero o centinela a un hombre que había perdido un ojo, o pagando los gastos funerarios
de un trabajador muerto por una maquina. Bajo las leyes que entonces existían ni siquiera estaban
obligados, generalmente, ha hacer esto.

5
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Los primeros industriales no deben ser juzgados demasiado severamente por su actitud hacia los
accidentes de sus trabajadores. Muchos beneficios, como son: el transporte perfeccionado, mejor
alumbrado, calefacción y plomería, se estaba realizando a través del tremendo adelanto industrial y era una
creencia firmemente arraigada entre los trabajadores , así como entre la administración, que era necesaria
cierta cantidad de sufrimiento humano y perdidas de vida, para que el adelanto continuase. Se aceptaban
los accidentes como parte inherente a la industria. Los patrones desconocían aun las perdidas económicas
que acompañan a los accidentes y los trabajadores también. Aunque estos frecuentemente resentían las
condiciones de trabajo que tenían que afrontar, no estaban, en muchos casos, particularmente interesados
en la seguridad.

Lowell, Mass, fue de las primeras ciudades industriales en los Estados Unidos de Norteamérica, que
elaboro telo de algodón desde el ano 1.822. Los trabajadores eran principalmente mujeres y niños
procedentes de las granjas cercanas, muchos de los cuales tenían edades que variaban entre los seis y diez
anos, que trabajaban desde las cinco de la mañana hasta las siete de la noche. Nadie sabrá jamas cuantos
dedos y manos de muchachas se perdieron a causa de las maquinarias sin protecciones. No transcurrió
mucho tiempo, no obstante, sin que los telares de algodón de Massachusetts, en creciente número,
comenzasen a necesitar mas gente. Por fortuna para los patronos, el hambre ocasionada por la perdida de
las cosechas de papa, en aquella época, en Irlanda, aumento grandemente la emigración de ese país y
mucho de aquellos irlandeses se establecieron en Boston y sus cercanías. Volvió a abundar el material
humano en los talleres; pero con el advenimiento de la ayuda de los inmigrantes, aumento el numero de
los accidentes. Uno de los resultados fue la legislatura de Massachusetts, en 1.867, promulgara una ley
prescribiendo el nombramiento de inspectores de fábricas. Dos anos mas tarde se estableció la primera
Oficina de Estadísticas de Trabajo en los Estados Unidos de Norteamérica. Simultáneamente en Alemania,
se tomaron providencias para que todos los patrones suministrasen los medios necesarios para proteger la
vida y la salud de los trabajadores. Por fin iba enterándose la industria de que la conservación del elemento
humano era importante. Algunos anos mas tarde, habiéndose descubierto en Massachusetts que las
múltiples horas de actividad producen fatiga y que la fatiga causa accidentes, se promulgo la primera ley
obligatoria de 10 horas máximas de trabajo al día, para las mujeres. En 1.874, Francia aprobó una ley
estableciendo un servicio especial de inspección para los talleres y en 1.877, Massachusetts ordeno el uso
de resguardos para las maquinarias de funcionamiento peligroso.

Legislación

La acción legislativa, atacando las causas físicas y mecánicas de los accidentes, tales como los
peligros que constituyen partes especificas de maquinaria y condiciones inseguras de construcción o
funcionamiento, ha tenido comparativamente poco efecto debido a la impopularidad de tales leyes y la
dificultad que hay para hacerlas cumplir. Sin embargo, las leyes que gravan a los patrones, aumentándoles
los costos de los accidentes , han tenido efectos de mayor alcance obligándolos a buscar y corregir las
condiciones que originan los accidentes.

El primer intento pera modificar la ley común de la responsabilidad de los patrones, por medio de
un estatuto, se hizo en 1.880 en Inglaterra, cuando el Parlamento promulgo el Acta de Responsabilidad de
los Patrones, permitiendo que los representantes personales de un trabajador fallecido, cobrasen los danos
por muerte causada por negligencia. Este hecho modifico, pero no elimino la defensa mutua de la
servidumbre.

6
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En Alemania, en 1.885, Bismark preparo y decreto la primera ley obligatoria de compensación para
los trabajadores. Únicamente cubría el caso de enfermedades. Este fue el primer país en abandonar el
seguro de los patrones a favor de la compensación de los trabajadores.

En 1.897 se promulgo en Gran Bretaña un decreto de compensación a los trabajadores. Esta fue la
primera ley de esta clase que se daba en un país de habla inglesa. Francia e Italia decretaron leyes similares
en 1.898 y Rusia en 1.903. La primera ley de compensación de los Estados Unidos de Norteamérica se
expidió en Maryland en 1.902, pero restringía tanto en su aplicación y era tan insuficiente en sus beneficios,
que tubo muy poco efecto practico.

La legislación de compensación de trabajadores difiere de la responsabilidad de los patrones en que


exige al patrón remunerar a los trabajadores lesionados, ya sea que se demuestre o no que hubiese habido
negligencia por parte de ellos. Las demandas de compensación han aumentado grandemente , tanto en el
numero como en importancia. Los costos de accidentes industriales fueron mucho mayores. Por una parte,
con la ley de responsabilidad de los patrones, los propietarios de la fabricas hacían la investigación de los
accidentes para determinar las faltas de los trabajadores, en tanto que con la ley de compensación, las
citadas faltas dejaban de ser un factor importante, encauzándose entonces la intención de los patrones
hacia la causa y la prevención.

Principios básicos de prevención de accidentes

Un accidente evitable, es uno de los cinco factores que forman la secuencia que produce una
lesión.

La lesión invariablemente, es causada por un accidente, y el accidente, a su vez, es el resultado del


factor inmediato que lo precede.

En la prevención de accidentes, el “Centro del Blanco” esta en la mitad de la secuencia, es decir, en


el acto personal inseguro o en su riesgo mecánico o físico.

La serie de los diferentes factores que producen un accidente, pueden ordenarse cronológicamente
como sigue:

7
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Si esta serie se interrumpe por la sola eliminación de uno de los factores que la construyen, no es
posible que ocurra la lesión.

1) Por el contacto de la persona con un objeto, una sustancia o con otra persona.

2) por exposición del individuo a los riesgos que entrañen objetos, sustancias u otras personas o
condiciones.

3) Por el incremento de una persona.

El factor psicológico

8
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Varios especialistas en la materia se han ocupado del análisis de los accidentes de trabajo, siendo el
mas nombrado el estudio de Frois, que destaca los porcentajes siguientes: 25% de los accidentes de trabajo
son debidos a causas fortuitas, 32% ocurren en razón de una protección insuficiente del trabajador
(material en mal estado, ausencia de aparatos de protección, falta de consignas, etc...), 43% son imputables
a una deficiente adaptación del obrero a su trabajo.

Llevando mas a fondo el análisis de esta ultima categoría en lo que concierne a los accidentes
mortales, al mismo autor, encuentra: 23% sobreviven a los obreros no calificados técnicamente, y donde la
muerte fue ocasionada por falsas maniobras, 35% a los obreros que fisiológicamente no debían ocupar esos
lugares de trabajo (vértigos, cardiacos, sordera, vista defectuosa), y 42% a los obreros que adolecen de
cierta ineptitud psíquica.

Desde los estudios de Frois, se han realizado otros estudios generales con resultados muy
interesantes.

Firmas importantes han publicado sus propias estadísticas que subdividen generalmente los
accidentes en dos grandes rubricas, imputando los mismos al factor técnico y al factor humano.

Un análisis mas profundo ha demostrado que la gran mayoría de estos últimos accidentes deben
ser tenidos en cuenta, no por el estado fisiológico o patológico del trabajador, sino más bien por su
comportamiento psicológico.

Las estadísticas y su evolución contienen una indicación discreta: si se requiere llegar a una
disminución importante en el numero de accidentes, es necesario determinar la causa que engendra la
mayoría de los mismos y donde la importancia relativa no hace mas que creer en el comportamiento
psicológico de los trabajadores.

Influencia indirecta del factor psicológico

Es bien cierto que el estado fisiológico y psicológico del trabajador están en complete
interdependencia uno de otro, lo que prueba la influencia del elemento psicológico en las causas de orden
fisiológico.

Sin embargo, no es sobre esta conexión intima del espíritu y del cuerpo que queremos expresarnos
aquí. Hay que probar que, asimismo, las causas fisiológicas pueden tener en su base un elemento
psicológico que las determina. Podrán citarse varios ejemplos:

Hace muchos anos, un joven ayudante de albañil sufrió una caída mortal después de solo algunas
semanas de trabajo. La encuesta revelo que la víctima había pasado atrás por un examen de orientación
profesional donde el medico estableció que el sujeto sufría alteraciones en el equilibrio. Por lo tanto, el
accidente debe imputarse a una causa fisiológica.

Pero, ¿esto es exacto? ¿No hay que imputar mas bien ese accidente al estado de espíritu del joven
y de sus parientes que decidieron no hacer caso a las advertencias del medico?

9
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

¿Esta muerte, no ha sido debida, mas bien a la deplorable mentalidad, a la psicología de los
interesados, que ha esa deficiencia fisiológica que, sin embargo, hubiera permitido a la víctima ejercer un
gran numero de oficios, sin el menor riesgo de accidente?

Otro ejemplo: un día, el engranaje de una maquina, toma a un engrasador, y este pierde la vida.
Una encuesta establece que la víctima sufría, desde hacia varios meses de una hipertensión manifiesta, y
que ella, había sido indicada al jefe de la empresa.

Hipertensión: Causa fisiológica, dirá alguno.

Si, pero a pesar de ello, ¿no hay que recalcar la negligencia imperdonable al dejar al obrero en esta
tarea peligrosa para el, y llegar a la conclusión de que se trata de una causa psicológica?

¿La influencia del factor psicológico se hace valer igualmente, y con una razón mas poderosa, en lo
que concierne a los accidentes debidos al factor técnico?

Tomemos por ejemplo todos los accidentes ocasionados por el pésimo estado del material, como
las correas que no están protegidas, las escalas defectuosas, los conductos eléctricos que no están
adecuados, etc. No habrá que atribuirles en muchos casos a la negligencia, la incomprensión, etc?

Y se puede aun hablar de causa técnica, cuando un obrero se accidenta porque no ha usado los
medios de protección individual puestos a su disposición, o que quita deliberadamente de su maquina los
dispositivos de protección de que esta provista.

Por lo tanto lo que interesa es hacer aplicar las reglas y sus disposiciones, y ello no es propio del
dominio psicológico.

Como crear un espíritu de seguridad

Nos hemos dado cuenta de la influencia del factor psicológico y hemos visto en que medida, puede
ser causa de accidente.

Se trata de mostrar ahora, como la acción de este elemento puede invertirse para llegar a ser el
alma, de toda acción de seguridad.

Esta acción invertida es el espíritu de seguridad. ¿Como llegar a lograr ese espíritu?

Comencemos por decir, que una doctrina debe basarse sobre hechos cierto y principios
irrefutables.

Ante todo hay que establecer todo el mal que causa el accidente de trabajo, tanta el que solo
implica unos días de incapacidad, como aquel que provoca una invalidez permanente o aun, llega a
ocasionar muerte.

Hay que subrayar las consecuencias funestas de esos accidentes, tanto para la víctima y su familia,
como para la empresa y la sociedad, y así se llegara a establecer que los accidentes constituyan un
verdadero flagelo social. Esta es la primera etapa.

La segunda etapa a franquear será la consecuencia lógica del principio precedente.

10
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Puesto que el accidente tiene consecuencias funestas tanto para el obrero como para el patrón,
para el individuo como para la colectividad, hay que tratar de combatirlo de común acuerdo.

Acá, uso se ata a un prejuicio sólidamente enraizado en la cabeza de muchas personas, que el
accidente no constituye mas que una fatalidad que no puede combatirse. Hay que tratar de probar, con la
ayuda de cifras, los hechos acaecidos en la lucha contra los accidentes. Así, dos hechos pueden citarse por
la experiencia adquirida. El primero: Que los cuidados apropiados, suministrados por el personal
competente, para cualquier herida, aun la mas benigna, pueden evitar considerablemente la sucesión de
accidentes. En segundo hecho: Que el numero de accidentes puede ser reducido en algunos anos de lucha,
a la mitad, y a menudo, también a un tercio. El resultado a esperar en el curso de la segunda etapa, es
convencer a cada uno de que en su trabajo, en su oficio, puede ocurrir accidentes, pero que los mismos
pueden combatiese eficazmente.

La tercera etapa es la de convencer a todo miembro del personal, tanto el obrero como el director,
el ingeniero como el supervisor, de que cada uno de ellos pueden y deben contribuir a la seguridad, y que
tienen un rol que cumplir, que será de acuerdo con su función , pero siempre afectivo.

Por lo tanto, se trata aquí, ante todo, de educar a todos los interesados. Por lo tanto , los métodos
didácticos deben tener en cuenta. necesariamente del nivel intelectual de las personas a educar, de su
mentalidad particular, del ambiente en el cual se desenvuelven, etc.

Es así, que tal medio de propaganda, coronado de éxito en una determinada empresa, fracasara en
otra, y es debido a la distinta mentalidad que prima en cada una de ellas. En la misma empresa, los medios
de persuasión, deben adaptarse de acuerdo a los sectores, y aun, conforme a las personas.

Por lo tanto, no existen métodos standarizados, de recetas para todos. Al contrario cuando mas
métodos de acción específicamente apropiados para cada medio de trabajo se utilicen, mas eficaz será su
acción.

Todo esto no excluye, evidentemente, que se puedan utilizar los métodos que otros han utilizado
con éxito. Pero. es preferible estudiar cada accidente en si. Un accidente que pasa inadvertido puede llevar
en si los gérmenes de uno nuevo. Psicológicamente, el accidente considerado como un hecho diario,
normal, desarrolla un estado de resignación, de apatía, que es generador de nuevos accidentes.

Por ello, hay que insistir continuamente a los jefes de empresas, a los jefes de seguridad, de no
dejar pasar sin investigar un accidente de cualquier importancia que sea. Muchos han ocupado ya de ello, y
para llamar la atención de los obreros han recurrido a muchos medios, por ejemplo: colocando la lampara
de accidente, en la entrada de la fabrica, que permanece encendida durante las 24 horas, cada vez que se
produce un accidente.

Causa de los accidentes

Hay mucha confusión en el uso de la palabra “causa” , aplicada a los accidentes. Para el
“revisionista”, para el empleado seguro, la causa de un accidente consiste en los defectos, en los actos, o
en la falta de acción, que deben corregirse, para evitar que el accidente se repita. Términos tales como:
empleos de materiales, caídas, quemaduras, etc., usados generalmente para designar causas de accidente,

11
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

en realidad no son causas, son fuentes de accidentes y lesiones. El manejo de materiales es actividad de la
que resultan muchas lesiones, pero la causa de cada una de esas lesiones es una situación peligrosa o
riesgosa, o algo que alguna persona hace, o deja de hacer, en relación con la actividad de que se trate, o, en
casi todos los casos una combinación de esos factores. Las caídas producen lesiones, pero lo que al
revisionista le interesa saber es en que situación, que acto o que omisión han provocado la caída. Las caídas
son lesiones, pero no causas.

Definición de accidente

La palabra accidente se define como “cualquier acontecimiento inesperado o imprevisto que


interrumpe o interfiere el proceso ordenado de la actividad de que se trate” . De acuerdo con esa
definición, el accidente no implica necesariamente alguna lesión. De hecho la mayoría de los accidentes no
producen lesiones, por lo que de ellos no se lleva constancia, excepto en las hojas de costos, ya sea que se
pueda medir, o no, la cantidad del aumento de esos costos. También es manifiesto que, si podemos lograr
que cualquier trabajo bien planeado, o cualquier otra actividad, se desarrolle exactamente como se ha
concebido, eliminaremos todos los accidentes y, por lo tanto, todas las lesiones.

Relación de las fuentes de accidente

Para el empleado seguro, las estadísticas disponibles distan mucho de ser satisfactorias, ya que, en
lo pasado, los informes escritos se preparaban especialmente desde el punto de vista de la indemnización.
Sin embargo, las autoridades empiezan a comprender ahora el gran valor que tienen los informes
preparados y presentados desde el punto de vista del previsionista, ya que el resultado que debe esperarse
es el de las estadísticas mas útiles.

Acción insegura y condición insegura

El análisis y clasificación de las causas de los accidentes, da al profesional de seguridad datos que
pueden aprovechar para localizar y corregir las causas de accidentes. Cada punto esencial de información
acerca del accidente se clasifica como factor de accidente. Estos se agrupan dentro de clasificaciones
principales:

- El agente (es decir, el objeto sustancial defectuoso que se encuentre mas estrechamente relacionado con
la lesión).

- La parte del agente.

- La condición mecánica o material de inseguridad.

- El tipo de accidente.

- El acto inseguro.

- El factor personal de inseguridad.

12
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El “agente”

El “agente” es el objeto o sustancia mas estrechamente relacionado con la lesión, y que en general,
podía haber sido protegido o corregido en forma satisfactoria. Los agentes, con algunos ejemplos, se
mencionan a continuación:

Máquinas (torno, punzadora, sierra, taladro, pulidora, estampadora).

Generadores de movimiento y bombas (motor, bomba, compresor, ventilador y soplador).

Elevadores (de pasajeros o de carga, eléctricos, de vapor, hidráulicas, manuales).

Aparatos de izar (grúa, malacate, draga).

Transportes (de banda, de rodillo, de cadena, y de otros tipos).

Calderas y recipientes.

Calderas y recipientes sujetos a presión (calderas, sobrecalentador, condensador, digestor, tubería de alta
presión).

Vehículos (de motor, de tracción animal, ferrocarril, barcos, aviones).

Animales (domésticos, insectos, serpientes, salvajes, peses).

Aparatos de transmisión de fuerza mecánicas (flecha, principal, flecha complementaria, cojinetes, poleas).

Aparatos eléctricos (motor, generador, conductor, conductor, reóstato, lampara).

Herramientas manuales ( hacha, cortador, cincel, barra, lima, mazo, navaja).

Sustancias químicas (explosivos, vapores, emanaciones, sustancias corrosivas, hierbas venenosas).

Sustancias muy inflamables y calientes (laca, película, petróleo, vapor).

Polvos (explosivos, orgánicos, inorgánicos).

Radiaciones y sustancias radioactivas (radium, rayos ultravioletas, rayos X).

Superficies de trabajo, no clasificada en otras partes ( piso, rampa, camino, estantes, escaleras).

Agentes diversos (escalera de mano, abertura en el piso, ventana, tanque, bote, caja).

La “parte del agente”

La “parte del agente” es aquella que se encuentra mas estrechamente relacionada con la lesión, y
que, por general, podía haber sido debidamente protegida o evitada. Por supuesto, es casi interminable la

13
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

lista de partes del agente. En una maquina tan simple como el taladro, se consideran como partes del
agente: el mandril, la bronca, el árbol, la polea, los engranajes, etc.

La “condición mecánica o física insegura”

La “condición mecánica o física insegura” es aquella que figura en el agente de que se trate, y que
bien pudo haber sido protegida o evitada. Estas condiciones generalmente se agrupan como siguen:

Agentes protegidos en forma deficiente ( no protegidos o protegidos inadecuadamente).

Agentes defectuosos (ásperos, resbaladizos, agudos, de materiales de baja calidad).

Arreglos o procedimientos peligrosos en el agente especifico, sobre el o su alrededor (almacenamiento


inseguro, congestionamiento, sobrecarga).

Iluminación inadecuada (luz insuficiente, destellos).

Ventilación inadecuada (renovación insuficiente del aire, aire impuro).

Ropa o vestimenta insegura (falta de guantes, delantales, zapatos y respiradores o defectos en ellos; ropa
suelta).

El “tipo de accidente”

El “tipo de accidente” es la forma como se establece el contacto entre la persona lesionada y el


objeto, sustancia, exposición y el movimiento de la persona lesionada, que da por resultado la lesión. Los
tipos de accidentes se clasifican de la siguiente manera:

Colisión (se refiere, generalmente a los contactos con objetos agudos o ásperos, que dan por resultados
cortaduras, desgarramientos, piquetes, etc., por golpear ciertos objetos, arrodillarse en ellos o resbalar
sobre ellos).

Construcción ( objetos que caen, vuelan, se deslizan o se mueven).

Prensado, dentro de, sobre o entre uno o varios objetos.

Caída en un mismo nivel.

Caída de un nivel a otro.

Resbalar (no caer) o hacer esfuerzo excesivo (que trae, como consecuencia, dislocamiento, hernia, etc.).

Exponerse a temperaturas extremas (lo que da por resultado quemaduras, escaldaduras, congelamiento,
agotamiento por el calor, insolación, congeladura, etc.).

Inhalación, absorción, ingestión (asfixia, envenenamiento, sumersión, etc., pero excluyendo el contacto con
temperaturas extremas)

14
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Contacto con la corriente eléctrica (que puede tener como resultado, la electrocución, el choque, etc.).

El “acto inseguro”

El “acto inseguro” o riesgoso es la violación de un procedimiento comúnmente aceptado como


seguro, lo que provoca determinado tipo de accidentes.

Como ejemplos de actos inseguros tenemos:

Realizar una operación sin estar autorizado para ello; no obtener la autorización necesaria o no advertir
que se va a realizar esa operación.

Realizar una operación o trabajar a velocidades inseguras (como demasiada lentitud, demasiada rapidez o
lanzando los materiales que se están manejando).

Haciendo que no funcionen los dispositivos de seguridad (retirándolos, ajustándolos mal,


desconectándolos).

Empleo de equipo inseguro, empleo de las manos en ves del equipo en forma peligrosa (cargar, colocar,
mezclar, o combinar en forma insegura).

Adoptar una posición o una postura insegura (permanecer de pie o trabajar debajo de un peso en
suspención, levantar objetos pesados, con la espalda inclinada).

Trabajar sobre equipo en movimiento o sobre equipo peligroso (limpiarlo, ajustarlo, aceitarlo).

Distraer, molestar, insultar, sorprender (reñir).

No usar prendas seguras o dispositivos para la protección personal.

El “factor personal inseguro”

El “factor personal inseguro” es la característica mental o física que permite o de ocasión a


determinado acto riesgoso. He aquí algunos ejemplos de factores personales de seguridad:

Actitud impropia (hacer caso omiso de las instrucciones, no comprender las instrucciones, nerviosidad,
excitabilidad).

Falta de conocimiento o de habilidad (no estar enterado de las practicas de seguridad, no tener
experiencia, etc.).

Defectos físicos (defectos de la vista o de oído, fatiga, intoxicación, hernia, debilidad cardiaca).

Aplicación de las factores de accidentes

15
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El siguiente ejemplo, tomado de la practica americana recomendada en la Recopilación de causas


de accidentes industriales, indica como se aplican los factores de accidentes enumerados anteriormente:

Resbalo de una escalera de mano, provocando la caída al suelo del pintor, quien se fracturo una
pierna. Las zapatas de seguridad de la escalera estaban lisas por el uso. El pintor empleo la escalera de
mano haciendo caso omiso de la advertencia de que no lo hiciera.

Los factores de accidente que intervienen en este caso, son los siguientes:

Agente....................................... Escalera de mano ................... Diversos ............................

Parte del agente........................ Ninguna .................................. Ninguna ............................

Condición mecánica .................. Gastada .................................. Defectuosa .......................

o material inseguro

Clase de accidente .................... Caída a un nivel Caída a un nivel

diferente ................................ diferente...........................

Acto inseguro ............................ Empleo de equipo Empleo de equipo

Defectuoso ............................. defectuoso .......................

Factor personal ......................... desobediencia de las Actitud impropia

de inseguridad .......................... instrucciones ..........................

Inmediata causa de los accidentes

De los seis factores principales de accidentes, tres son los de mayor importancia en la
determinación de la causa del accidente. En casi todos los casos intervienen estos tres factores. Ellos son:
(1) La condición mecánica o física insegura, (2) el acto insegura, y (3) el factor personal inseguro. Varios de
esos factores invariablemente intervienen en las lesiones accidentales. Ocurren en un orden determinado,
y así producen el resultado final. Heinrich compara a estos factores con varias fichas de domino colocadas
de canto, una detrás de otra.

La ficha de domino que se encuentra en el extremo final presenta la lesión. Antes de la lesión
ocurre algo, esto es, la caída de una persona o de un objeto, o el contacto can una maquina, etc. Antes de
que ocurra aquello que produce la lesión interviene, en todos los casos, ya sea el acto inseguro o riesgoso
de la persona ( como emplear una lima sin mango, llevar ropa suelta cerca de una maquina, etc.), o una
condición física o mecánica de inseguridad ( maquinaria sin protectores o resguardos, clavos que
sobresalen, herramienta descompuesta, etc.), o ambas cosas. En el fondo de todo esto se encuentra las
razones del acto inseguro o de la condición peligrosa. Así tenemos nuestra hilera de fichas de domino que
culmina en una lesión. La idea fundamental en la prevención de accidentes es descubrir los factores
causales —la ficha de domino clave— y eliminarla, con lo que se rompe la secuencia o cadena, y se evita la
lesión.

16
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El 15:85 falsedad del porcentaje

Son muchos los estudios que se han realizado para determinar la proporción de los accidentes
atribuibles a los riesgos materiales, en comparación con los atribuidos a actos inseguros (conducta
errónea). La relación que generalmente se cita es la de 15% contra 85%.. En realidad, esas relaciones tienen
muy poco significado o valor en la labor de prevención de accidentes. En primer lugar, esos estudios, al
pretender en cada caso determinar únicamente la causa principal de la lesión, dejan pasar inadvertido el
hacha de que casi todas las lesiones son el resultado de una combinación de peligrosos materiales y de
conducta errónea, y de que, generalmente, es posible corregir ambas situaciones. Además, la reducción (o
eliminación, cuando es posible) del peligro material, reduce la probabilidad de que la conducta errónea
culmine en una lesión. Por ultimo, estas proporciones, resultados que abarcan todo un estado o un gran
número de asegurados, incluso ambos extremos y todas las graduaciones entre ellos, tienen muy poco
valor practico cuando se emplean en un solo establecimiento industrial. El análisis de la constancias que se
llevan en una fabrica acerca de accidentes indica que, aunque ciertos principios fundamentales son de
aplicación general, la “línea de fuego” de la batalla para evitar accidentes la determinan, en gran parte, las
condiciones que prevalecen en la planta industrial especifica o en su funcionamiento.

Por otra parte, la presentación autorizada de semejantes proporciones es perjudicial, pues pone de
relieve, indebidamente, la “falta de cuidado” y relega a segundo termino la importancia de corregir las
condiciones peligrosas. El “empleador no informado aun del sentido de la seguridad”, que acepta la
relación de 15:85 (o cualquiera otra semejante) razona, como es natural, poco mas o menos en la forma
siguiente: “ Tratare primero de corregir el 85% y, cuando halla dominado la situación, me ocupare del
restante 15 por ciento. ¿Para que gastar tanto dinero en eliminar las causas de solo el 15 por ciento de los
accidentes?

Lo que se ha descubierto a través de investigaciones cuidadosas y pormenorizadas de las causas de


los accidentes, contradice la teoría de las proporciones. Los resultados de esas investigaciones revelan que,
excepto en unas cuantas empresas en que se ha llegado prácticamente al máximo en la eliminación de
riesgos, la gran mayoría de las lesiones sufridas en accidentes son el resultado de factores múltiples, tanto
de riesgo como de conducta. En forma semejante, un solo acto inseguro o riesgoso rara vez es el único
factor de conducta que interviene en un accidente. Examinando con cuidado el problema, se comprende
que existen dos factores fundamentales en cada caso de lesiones sufridas en un accidente: debe haber
cierto grado de riesgo como de conducta errónea, generalmente por parte de la víctima del accidente. Si
pudiera eliminarse el factor riesgo, no habría lesión. Si la conducta fuese perfecta, tampoco habría lesión.
Sin embargo, ya que ninguno de estos factores puede eliminarse por completo, la máxima eliminación de
lesiones puede lograrse solamente si se reduce al mínimo el factor de riesgo, y, al mismo tiempo, se
perfecciona y conserva en vigor un método de conducta tan exento de errores como sea posible.

Accidente y resultado del accidente

Otro factor —con frecuencia muy importante en la interpretación de las pruebas obtenidas de las
estadísticas— es el hecho de que, en casi todos los casos, la conducta errónea salta a la vista, debido a las
lesiones que provoca. En cambio, el defecto mecánico rara vez en manifiesto; de hecho, a menos que se
haga un cuidadoso estudio acerca de los elementos de seguridad que intervienen, el riesgo corregible
pasara generalmente inadvertido. Un ejemplo de esto lo proporciona la experiencia de un empleador

17
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

importante, cuya porción de accidente ha ido mejorando constantemente en el curso de los anos, y que
actualmente esta considerado como uno de los que mejor practica la seguridad en la industria. En una gran
batería de pequeñas troqueladas, la practica normal consistía en suministrar los medios de alimentar las
maquinas en forma que el operador no tuviera necesidad de llegar hasta la zona de peligro, pero no se
había instalado un sistema protector tan completo que hiciera que hiciera que el obrero llegara a la zona
mencionada. Un ingeniero de seguridad, consultado por el patrón para que aconsejara acerca de
perfeccionamiento del sistema de seguridad, de por si tan bueno, descubrió, al estudiar las constancias
acerca de accidentes ocurridos en esas troqueladoras. Sus investigaciones pusieron de manifiesto que la
instalación de protectores en torno de los martinetes ( lo que constaba solo unos cuantos pesos por
maquina) habría evitado las amputaciones, no obstante la conducta equivocada del obrero. Si esto ocurre
en una empresa cuya seguridad es mejor que la ordinaria, es evidente que también debe ocurrir en
aquellos establecimientos en que los patronos no se preocupan a ese grado por la seguridad. La mayor
parte de los informes acerca de lesiones que se presentan a las autoridades encargadas de determinar la
indemnización no se basa en una investigación adecuada de las causas; las descripciones que se hacen, rara
vez son exactas y fieles.; por lo general, esos informes los preparan, como trabajo rutinario, empleados de
oficinas a quienes no preocupa la seguridad. El resultado es un gran factor de incertidumbre en los datos de
esos informes, ya que, como se dijo antes, la investigación superficial de los accidentes frecuentemente
pasa por alto los riesgos corregibles, por lo que los análisis que parten de los informes preparados con el
propósito de determinar la indemnización señalan una proporción muy baja, atribuible a causas mecánicas.

Costo de los accidentes

Entre los costos que debemos tener presente en relación con la prevención de los accidentes esta
el que implica la labor de complicación de las estadísticas. Este costo es relativamente pequeño, pero pone
de relieve el interés de una empresa en la seguridad.

Objetivo de la determinación de los costos

El costo de los accidentes aumenta evidentemente los costos de cualquier actividad productora.
Una empresa debe obtener ganancias para continuar operando y mediante una evaluación adecuada de los
costos de los accidentes la gerencia puede darse cuenta que, más que un gasto, desde el punto de vista
financiero, un problema de seguridad adecuada y eficiente afecta favorablemente a los beneficios y en
realidad es una inversión porque economiza dinero redituando utilidades. El dinero empleado es devuelto
varias veces en forma de menores gastos por las lesiones y menores costos indirectos a consecuencias del
menor numero de accidentes. La mayor parte de las empresas grandes reconocen este hecho y gastan
sumas importantes, incluyendo los sueldos de seguridad a tiempo completo, para mantener programas de
seguridad vigorosos. Las plantas mas pequeñas harían bien en determinar cual es el costo real de sus
accidentes.

Tipos de costos de accidentes

Los accidentes ocasionan dos tipos de costos: directos e indirectos.

18
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Costos directos.- Estos incluyen las primas de los seguros contra accidentes, o en su defecto los gastos
médicos, compensaciones económicas, y en algunos casos prótesis, traslados y rehabilitación para los
trabajadores lesionados en el curso de su empleo y pueden medirse con relativa facilidad.

Costos indirectos.- Representan en promedio una proporción igual o mayor del costo total de los
accidentes que los costos directos. Algunos de los ítems que deberían incluirse en los costos indirectos son:

- Producción y utilidades perdidas debido a la ausencia de accidentado si no es posible reemplazarlo.

- Tiempo y producción perdidas por otros obreros que detienen su trabajo, sea por curiosidad o por prestar
ayuda.

- Menor rendimiento temporal del lesionado, una vez que regresa al trabajo.

- Tiempo invertido por los supervisores o jefes mientras ayudan al lesionado, investigan el accidente,
preparan informes y ordenan las reparaciones, limpieza y restauración de los procesos de producción.

- Gastos extras por trabajos de sobretiempo debido a retrasos en la producción ocasionados por el
accidente.

- Costo del tiempo dedicado a primeros auxilios y otros costos médicos no asegurados.

- Costo de los danos a los materiales, equipos, maquinarias o instalaciones.

- Costo del entrenamiento de un nuevo trabajador.

- Menor producción debido a menor rendimiento del nuevo trabajador.

- Perdidas debido a entregas retardadas.

- Costos varios no habituales.

Diversos estudios indican que la relación entre los costos indirectos y los directos va desde 1 a 1
hasta una relación tan alta como 20 a 1. Algunos tratadistas recomendamos una relación promedio de 4 a
1, que durante bastante tiempo ha sido aceptada como valida.

Un procedimiento general para calcular los costos indirectos es determinar un promedio


aproximado de tales costos a base del estudio particular de cada caso considerando los dos factores
básicos: perdida o danos de tipo material y perdida de producción ocasionada por la perdida de tiempo útil
de diversas personas que en forma directa o indirecta se han visto envueltas en el hecho.

19
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Los costos de los accidentes proporcionan un amplio intensivo para el interés continuado de la
gerencia en un programa de seguridad. Los accidentes cuestan dinero: prevenirlos economizan dinero y la
economía obtenida al reducir las tasas de lesiones sobrepasa el costo de lo gastado en obtener esta
reducción.

El dinero es una medida común para la evaluación y medición del rendimiento. Los programas de
seguridad —incluyendo la recolección de estadísticas— cuestan dinero. Sin recursos financieros es
imposible tener un programa de seguridad afectivo, por lo que el dinero y la seguridad debe ser
mencionados conjuntamente cada vez que se presente una oportunidad de obtener mayores y mejores
programas de seguridad. Aunque muchas empresas han apoyado programas de seguridad sobre bases
humanitarias, inevitablemente su apoyo y entusiasmo aumentan cuando se les demuestran que ello
produjo mas ganancias.

Analicemos el costo del cliente:

Por ejemplo, supongamos que un operario especializado ingresa a prestar servicios en una planta
fabril. Próximo a los diez días de labor este se accidenta al caerse de una escalera manual, sobre la que se
encontraba operándose, produciéndose una factura de fémur en una de las piernas, siendo este accidente
catalogado como grave y con una incapacidad transitoria de 60 días incluida la rehabilitación.

El costo del accidente será pues:

a) Jornales caídos

8 hs. x 60 días = 480 horas

Hora básica $ 2,5 x 1,4 + 3,5 relación costo directo-indirecto

20
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

35.000 x 480 = $ 1.680.-

b) Atención medica hospitalaria: Tomamos como premisa lo siguiente

10 % de los gastos de jornales es decir $ 168

Costo directo 1.680 + 168 = $ 1.848

Costo Indirecto = 1.848 x 4 = $ 7.392

Finalmente el costo del accidente será

Costo directo $ 1.848.-

Costo Indirecto $ 7.392.-

--------------------

$ 9.240.-

En el ejemplo estimativo, vemos la importancia del costo indirecto en un accidente de trabajo.

No Obstante haberes comprobados estadísticamente la bondad de este método para el calculo de


los costos indirectos de un accidente, en la actualidad esta encontrando amplia difusión en el sistema de las
planillas adoptando entre otros por el famoso National Safety Council, que a pesar de ser mas complejo en
su calculo, ofrece mayor exactitud y elimina algunas reservas con que se tomaba el de Heinrich.

Estas reservas podrían sintetizarse en: Las relaciones de costo, aun comprobadas estadísticamente
no era psicológicamente convincentes, porque los casos eran particularmente estudiados en una óptica de
difícil aplicación de otros países fuera de los EE.UU. y además no consideraba los accidentes potenciales.

Según una primera traducción presentada por Ricardo Ricardi, los costos indirectos de un
accidente pueden ser calculados mediante el uso de formularios.

Motivos por los que se hace seguridad

Sin duda alguna es una buena intervención tanto del punto de vista económico como moral. esto
párese a primera vista una formalidad, pero analizando los costos explicitados anteriormente vemos que es
cierto.

Deducimos entonces que económicamente, el accidente es una carga gravosa para una empresa o
individuo y no beneficia a nadie, pues existen perdidas económicas y morales. Desde el punto de vista
moral, esto es tan obvio que no necesitamos comentarios, pero sin embargo como lo que tiene que realizar
un supervisor o encargado de seguridad es la motivación de su personal, es necesario recalcar el dolor, el
sufrimiento no solo del accidentado, sino el de sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Entonces vemos que no es una mera formalidad el desarrollo de la seguridad e higiene industrial,
sino una necesidad racional de quien genera moverse en este mundo tecnológico en el que vivimos.

21
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Debemos indudablemente vencer todo un esquema do figura que largos anos de practicas
erróneas del tema se han fijado en los directivos de empresas y publico en general.

Aspecto que comprende

Considerando que el ser humano desarrolla sus actividades en distintos lugares, el problema de la
seguridad se hace presente en cada uno de ellos con igual intensidad, siendo la vía publica, el trabajo, las
diversiones y el hogar los aspectos mas importantes de su aplicación.

En cada uno de esos lugares, es donde la seguridad debe hacerse presente y se debe aplicar la
técnica previsionista.

Lo cierto es que los accidentes se producen y la necesidad de resolver su eliminación, es cuestión


que adquiere hondo significado humano, económico y social.

La seguridad depende del funcionamiento adecuado de varios elementos. Estos elementos los
podemos clasificar en dos grandes categorías: equipos y personas. De estos, por supuesto, las personas
constituyen el grupo mas interesante. Son a ellas las que debemos tratar de mantener dentro de los
márgenes de seguridad.

El por que de la seguridad

En la industria debe valerse de todos los medios a su alcance para colocarse en una situación que le
permita entrar en un mercado de precios competitivos, con la mayor garantía para sus productos, y así
vemos que se hacen grandes esfuerzos para mejorar factores empresarios que se suponen, influyen un
adelanto en ese sentido.

Estos factores se pueden dividir en dos grupos que son: Maquina - técnica que es el factor donde
agruparíamos todos aquellos procedimientos y proceso que se desarrollan en la industria y donde también
incluiríamos la especialización y capacitación.

El segundo factor es el personal, el que hará uso de esta técnica y manejara esa maquinaria, pero
“de nada valdría el orgullo de poseer maquinarias mas modernas y las técnicas mas perfeccionada, si no se
cuida al hombre, si no se cultiva su personalidad que es un valor absoluto”.

La preocupación que anima a algunas empresas en materia de seguridad e higiene industrial, se ve


reflejada en su programa de seguridad e higiene y, en el grado de participación en de cada uno de los
grandes grupos que componen la misma. Es decir Gerencia, supervisión, Personal. Debemos tener
conciencia del relativo valor de aplicación que tendrán las normas de seguridad e higiene que rijan para
cada uno de los trabajos, sino existe el convencimiento de que la seguridad es tan importante como
cualquier otra función de planta. Es decir que la seguridad debe considerarse operativa fundamental, pues
el máximo resultado tanto una buena performance de producción, calidad, como en la moral del personal
se obtiene solamente cuando se ha enseñado a trabajar sin riesgo.

22
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En el desarrollo de las áreas, juegan constantemente factores distintos, tales como lugares donde
se realizan, urgencia, prioridad, seguridad, etc. Es notorio además y por lo tanto ampliamente conocido por
la supervisión, que las campañas de seguridad no siempre han dado el resultado esperado. También es
considerada la tendencia de la curva de accidente cuando estas compañías tienen plena vigencia.
Advertimos entonces que el problema de seguridad e higiene industrial requiere una constante y afanosa
dedicación, por parte de la supervisión, y el constante apoyo de gerencia.

Debemos considerar a la seguridad e higiene industrial con la misma preocupación con que se
consideran los problemas de producción y calidad.

Pensar con seguridad en todos los trabajos, aun en aquellos que por rutinarios o simples dejan de
interesar al supervisor. Solo con una supervisión con conciencia a sus supervisados, lograremos buenos
resultados. Para ello, volvemos a repetir, es imprescindible e impostergable que toda la supervisión
dedique a la seguridad e higiene industrial los mismos esfuerzos con que da impulso a cualquiera de sus
otras tareas diarias que en ningún momento deben quedar desencadenadas del factor de seguridad.

Seguridad no es un área mas para las cargadas a espaldas del supervisor, sino una forma distinta de
ver y pensar.

Conclusiones

Podemos decir que la seguridad en el trabajo no es una imposición de ni un gesto innecesario sino
una inversión.

Lo fundamental de la seguridad operativa es la concientización de los distintos niveles de industria


(niveles superiores, medios e inferiores) de los riesgos existentes.

Logrando una buena operatividad se obtiene una mayor eficiencia en la producción a nivel
operario, por trabajar estos con mayor bienestar al diminuir los riesgos, y por parte de la construcción se
obtiene mayor productividad con menores costos económicas por accidentes o sea una mayor rentabilidad.

El individuo y el accidente

La conducta humana

La palabra conducta se deriva de conducir y es aplicada a la condición humana, significa modo de


conducirse, de responder a una situación.

El hombre actúa en la vida, respondiendo de acuerdo a algunas situaciones que se le presentan,


motivado por fuerzas interiores que lo impulsan a actuar y a comportarse de forma determinada.

Estas fuerzas internas no son mas que estímulos que actuando sobre el sujeto le obliga a dar una
respuesta.

Esquemáticamente se puede expresar de la manera siguiente:

23
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ESTÍMULOS.............................SUJETO.....................................RESPUESTA

De lo expresado en la ecuación lo importante es el sujeto por lo tanto es el elemento esencial que


nos interesa. Notamos la diferencia con una maquina: se aprieta un botón (que seria el estimulo) y se pone
en marcha ( respuesta), sin importar la forma ni el modo en que se aprieta el botón (diversidad de
estímulos) porque siempre da la misma respuesta.

Generalmente el sujeto no actúa nunca bajo la acción de un solo estimulo, sino que por el contrario
se encuentra acosado constantemente por una diversidad de estímulos, que seleccionados, integrados e
interpretados por el, dan lugar a una respuesta determinada, como termino de la conducta.

La selección, integración y la interpretación de todos estos estímulos se fraguan dentro del


individuo en lo que denomina carácter que es en definitiva el que elabora distintas respuestas.

De aquí pues, que toda accidente causa sea un fallo humano, vendrá condicionado por esta gran
variedad de estímulos.

La actitud ante el trabajo

La actitud varia ante un trabajo que gusta o que no gusta, ante el prestigio del puesto a los demás,
si es impuesto o elegido libremente. Cuando el trabajo lleva en si un determinado riesgo, el individuo
intenta realizarlo a sabiendas de que va a vencer el riesgo y entonces lo vense una vez,... y poco a poco a la
vista del éxito se familiariza y olvida del riesgo, entonces proviene el accidente.

Según expertos psicológicos, los accidentes se producen mas por falta de adaptación del hombre, a
las circunstancias o al ambiente que lo rodea, que por falta de capacidad en el trabajo.

Las condiciones del empleo

Puede un empleo estar muy bien remunerado y ser de muy poca responsabilidad, pero no tener la
categoría suficiente del individuo que lo desarrolla, por ejemplo el caso de un profesional que realiza tareas
no acorde a su profesión.

El salario, pluses e incentivos

Pueden considerarse agrupadas como estímulos que actúan sobre el sujeto según las modalidades
que presentan.

La jornada

Los dinámicos y activos a primera hora de jornada se accidentan con mas frecuencia disminuyendo
los mismos a medida que avanza la jornada, volviendo a aumentar al final de esta. Los lentos inician la

24
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

jornada casi con la misma frecuencia que los anteriores por falta de adaptación y disminuye hacia el final de
la jornada.

Los turnos

Condicionan los accidentes de distintas maneras si estos son diurnos o nocturnos, no obstante se
estima que los accidentes nocturnos son menos que los que ocurren durante el día.

La antigüedad

La antigüedad que interesa no es la edad cronológica del individuo sino el periodo que lleva dentro de la
empresa. Se ha observado que en los de resiente ingreso, la accidentabilidad aumenta a medida que pasa
el tiempo.

Aptitud fisiológica para el puesto de trabajo

Desde los tiempos de Taylor se sabe que “la condición para obtener un buen rendimiento en el
trabajo, es utilizar de la mejor manera posible la capacidad del operario”.

Ello nos lleva de la mano al estudio de las aptitudes, y siñendonos concretamente al tema que nos ocupa, al
conocimiento de aptitud fisiológica para el puesto de trabajo, con exclusión de las aptitudes psicológicas y
del estudio del puesto de trabajo en si mismo.

El medico a tratar de conocer la aptitud fisiológica de un operario para el puesto de trabajo, no


actúa, como es habitual en el sentando un diagnostico y tratamiento, sino mas bien dictando un pronostico,
es decir, partiendo del estado actual del sujeto en cuestión tratar de prescindir lo que el porvenir denegara
o confirmara.

Los elementos de juicio en que se ha de basar el medico industrial, es el estudio de la aptitud


fisiológicas para el puesto de trabajo, vienen determinados de por los datos obtenidos en el
reconocimiento de ingreso, preselección, y reconocimientos posteriores. Merced a ellos, pueden obtenerse
a una serie de datos, anatómicos unos, funcionales otros, que sumados y valorados, se esta en condiciones
de conocer la aptitud fisiológica del trabajador, o lo que expresado en otros términos se denomina “ perfil
biotipológico de aptitud”.

Si a lo expresado sumamos las características fisiológicas a reunir por los sujetos a ocupar puestos
de trabajo, el especialista en selección estará en condiciones de poder indicar o predecir que sujetos son los
mas adecuados y quienes no lo serán.

Fatiga industrial

25
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Generalmente se habrá observado que cuando un individuo abandona un trabajo para incorporarse
a otro su rendimiento es el mismo, baja considerablemente, consecuencia lógica del cambio de ambiente,
de los nuevos métodos de trabajo, de los nuevos amigos, etc., es decir hay una adaptación del individuo.
Este periodo de desadaptación mas o menos largo, debe ser reducido por la supervisión no solo las
cualidades técnico - teóricas del sujeto sino las técnico - practicas.

Además para la adaptación del individuo al trabajo hay que estudiar:

1.- Factores personales (relación con la supervisión, compañeros, etc.).

2.- Factores materiales (local, equipo, herramientas, etc.).

3.- El psiquismo del individuo.

Toda falta de adaptación de los individuos aparte de las causas directas que la provocan hay
indirectamente un factor esencial que interviene en la gran mayoría de los casos, este factor es la fatiga.

La fatiga según estudios realizados, “es un estado orgánico consecutivo de una serie de esfuerzos
de los que no se ha recuperado el organismo”. En todo estado de fatiga interviene cuatro elementos:

a)- Existe un empobrecimiento de oxigeno en el organismo.

b)- Disminuye el rendimiento en el trabajo.

c)- Se pierde la felicidad en el trabajo.

d)- Se pierde la alegría.

La fatiga esta influenciada por una multitud de factores entre los que podemos considerar:

1)- Constitución del hombre.

2)- Edad.

3)- Independientemente de las drogas sustancias tales como: vitamina c, cafeína, alcohol y cocaína en
pequeñas dosis, etc.

4)- La monotonía en el trabajo.

5)- El estado de animo.

6)- La nutrición.

7)- El ambiente.

8)- El entrenamiento.

9)- El reposo.

La fatiga se puede dividir en física o industrial e intelectual. De momento solo nos interesa la fatiga
física, la cual presenta las siguientes clases:

26
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1)- Aguda, que es consecuencia de un esfuerzo interno y breve en el tiempo.

2)- Crónica. Cuando es larga en el tiempo.

3)- Local. Cuando afecta solamente a un músculo.

4)- General. Cuando afecta a la mayoría.

5)- Activa la consecuencia de un esfuerzo directo.

6)- Pasiva, la consecuencia de una emoción.

El conocimiento de estas ideas elementales, da lugar a que el supervisor descubra entre sus
operarios a alguno que se encuentre en una situación de esta clase y podrá tomar las medidas necesarias
para remediar y evitar con ello la prevención del accidente.

“Fenómenos psico-neuróticos:

Referente a este tema mencionaremos un trabajo del profesor Ricardo Ricardi.

Las investigaciones efectuadas sobre distintos grupos laborales desde el punto de vista sociológico,
nos revelan el hecho de que una gran parte de los trabajadores sufren fenómenos psíquicos-neuróticos.
Estadísticas inglesas, demostraron que el 30% de los empleados, no tienen suficiente grado de personalidad
y muestran una falta de equilibrio emotivo tal que pueden ser considerados peligrosos a los efectos de un
trabajo seguro. Todo individuo, considerado normal, tiene aveces disturbios emotivos, de duración
limitada, motivados por diversas circunstancias, mientras que otros presentan desequilibrios neuróticos
emotivos, debido a una perfecta exposición de su personalidad.

En este ultimo grupo, presenta el sociólogo mayor interés, porque es un fenómeno repetitivo,
distinguiendo en estos individuos, la falta de adaptabilidad o la aceptación de los problemas que le
competen.

El origen de algunos de estos desequilibrios, esta en los problemas familiares, en el ambiente social
o bien en el trabajo mismo y en forma de diversas dificultades de situaciones imprevistas que poco a poco
desembocan en dificultades económicas, domesticas, conyugales, de empleo, o de naturaleza física.

Cuando durante la ejecución de un trabajo, el trabajador esta preocupado por su “problema” es


evidente que esta mas fácilmente expuesto a los accidentes y por otra parte, es cierto que el trabajador
lleva consigo, al trabajo, su problema interno y esto le distrae.

En general, estos trabajadores predispuestas a estos fáciles desequilibrio son los mismos que son
menos diligentes, los mas inquietos y los mas descontentos, tienen siempre mil motivos de queja y ellos
indudablemente, contribuyen a crear un estado emotivo semejante en los demás. Es evidente que este
estado de tensión psíquica juega un papel dominante en su conducta y produce una mayor predisposición a
los accidentes.

Tanto es o será válido, si consideramos la lista de los 6 principios básicos indicados por en doctor
Moorad:

27
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1)- Para poder desarrollar un trabajo, en régimen de seguridad y eficiencia, el trabajador debe estar en un
estado de pleno control de si mismo.

2)- Debe estar en condiciones de coordinar su actuación mental con las ocupaciones mecánicas que su
trabajo requiere.

3)- Debe poner la máxima atención en los detalles del trabajo.

4)- Debe poder concentrarse en su proceso mental.

5)- Debe estar preparado para resolver las situaciones improvistas normales que pueden presentarse en la
ejecución de su trabajo.

6)- Debe estar dotado de percepción y reflejos rápidos en caso de peligro.

Si cualquiera de estas funciones faltasen, estará en peligro potencial de ser víctima de un accidente,
si en su lugar se presentan dos o mas inconvenientes indicados, el accidente será la consecuencia lógica.

Por otra parte, los estados emotivos, bien sea que se presenten bajo el aspecto positivo (
injustificada alegría, confianza en si mismo, audacia o egoísmo), o bien bajo el aspecto negativo (miedo,
tensión, agitación, tristeza, contratiempo, sospecha), alteran siempre el estado normal, que es el previsto
para un determinado trabajo. Por consiguiente, en esencia, examinada esta predisposición a los accidentes
bajo este aspecto, se acaba comprobado que, siendo múltiples las causas que pueden influir en un
individuo para predisponerlo a los accidentes y que puesto que muchos de los elementos que
intervienen son remediables, un conocimiento idóneo de las causas y del modo de remediarlas puede ser el
elemento que ayude y hasta haga desaparecer la misma predisposición.

Pero es claro, sin embargo, que un problema de esta naturaleza no puede ser afrontado sobre
bases empíricas, es necesario que sea considerado sobre bases científicas y metodológicas y que el hombre
se habitúe a afrontar cada causa, una a una, eliminándolas hasta de su origen.

Un método que haga surgir al aspecto psicológico del “problema contra los accidentes” estará por
consiguiente, basado no solo en aspectos técnicos del problema, sino sobre todo, en la técnica metodología
consiguiente, derivada de una razón lógica mental.

La seguridad y el factor humano

¿La seguridad en el trabajo y la prevención de accidentes, juegan un papel decisivo en el campo de


las relaciones humanas?

A nuestro juicio, la respuesta es, sin duda alguna, afirmativa tanto mas si se considera que las
relaciones humanas son “ concepto de una consulta mixta” entre la “dirección de empresas” y la
“maestranza”.

Las investigaciones de la O.I.T., han hecho resaltar el hecho que entre los factores que tienen una
constante influencia en las relaciones humanas, esta la prevención de accidentes.

28
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El problema que existe siempre, no ha estado, a nuestro juicio mas que únicamente señalado bajo
este aspecto de rango de las relaciones humanas de un elemento que contribuye, junto con otros, a formar
un cuadro completo de factores que tienen un peso decisivo en las relaciones humanas, se puede
considerar en su significado mas técnicos, como “un conjunto de técnicas”, dispuestas metodologicamente
para auscultar el estado de descontento, bien sea individual o de grupo y para aplicar los resultados
mediante aplicaciones concretas, no podrá dejar de tenerse en cuenta la influencia que ejerce, en el campo
de las relaciones humanas, un problema tal como el de la seguridad en el trabajo y la prevención de
accidente.

En resumen: considerando el problema de evitar accidente como un “ medio o parte de las


Relaciones humanas”, surgen las siguientes preguntas:

a)- ¿Que intervención debe tener la dirección para eliminar tal estado de insatisfacción?

b)- El problema de los accidentes el tal que pueda constituir por su naturaleza, un estado de insatisfacción
individual o de grupo?

c)- Podemos verificar, concretamente, los resultados derivados de la aplicación de una metodología
concretamente adecuada?

Pasemos analizar y responder a todas las cuestiones que han surgido de semejante iniciación:

a)- “Si el problema de los accidentes como tal, constituye por su naturaleza, un estado de insatisfacción
individual o de grupo”.

Si; ciertamente. Sin embargo ¿Como es que la parte mas interesada del problema, que son los
trabajadores, no han exigido el cumplimiento de su realización?. La explicación hay que buscarla en dos
actitudes especifica del trabajador:

1)- El trabajador se siente todavía objeto y no suficientemente “sujeto” de la acción preventiva contra los
accidentes.

2)- El problema preventivo, el trabajador lo transfiere únicamente al empresario:

Ahora bien, sobre la “sensación” del trabajador, de sentirse coma actor pasivo de la acción contra
los accidentes, pueden haber influido factores de diversos ordenes: Político, económico, social.

Esta sensación podrá modificarse solamente cuando se lleva al trabajador a considerar este
problema “como su problema” no aplazable ni delegable a otros.

Sobre la “convicción” de transferir la responsabilidad, exclusivamente al empresario, puede haber


influido teorías prematuras, como la de la propiedad hoy en día evolucionada.

Esta “convicción discrepa de la realidad, realidad que nos muestra como hoy en día existen mayores
cambios y modifica iones que en otro tiempo.

29
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

De esta discrepancia sobre “opinión” y “realidad” se deriva el estado de insatisfacción del


trabajador. Este participa hoy en el proceso productivo como “especializado” y consecuentemente ha
perdido el sentido de su función e individualidad.

Esta merma en su personalidad que se realiza con crudeza en la fase mas altamente industrializada
de su capacidad de trabajo, irritándolo todavía mas por considerar que no esta en juego su “capacidad
productiva” sino su “posibilidad físico productiva”, de la cual recaba el rédito de su trabajador, que le es
indispensable para mantener su “ciudadanía industrial”.

b)- Si la Dirección puede disponer intervenciones, apropiadas para eliminar a ese estado de insatisfacción.

A nuestro juicio, la respuesta es plenamente afirmativa y no vamos a tratar de las muchas


experiencias intentadas.

Mas continuamente, con el tema de las relaciones humanas, ¿en que plano efectuaremos las
intervenciones?

Por la naturaleza del problema es obvio que su solución esta en el plano de la “técnica de consulta”
e “integración” conjuntamente de los trabajadores en la vida administrativa.

Las técnicas de consulta e integración son respectivamente “el medio y resultado” de esta acción.
Poca importancia tiene al final de nuestro análisis, establecer a quien corresponde la iniciativa. En efecto ya
surge el problema por iniciativa de la dirección o bien lo sea por presión de la base presenta aspectos
indudablemente positivos y de alto valor por los siguientes motivos:

1)- Es un problema realmente sentido, y por colectivo que pueda parecer es siempre un problema
profundamente individual que considera al trabajador en el mas amplio termino ( comprende dirección-
jefes y maestranza).

2)- Por su misma finalidad, salvaguardar el patrimonio fijo del; trabajador, su único medio de subsistencia,
no puede constituir asunto que dan el prestigio, la disciplina y la jerarquía de la empresa.

3)- Si es posible verificar, concretamente los resultados derivados de la aplicación de una metodología
correctamente adecuada.

Para responder afirmativamente a este ultimo problema, recordemos que una metodología
correctamente adecuada lo es no solamente en la “ejecución”, sino también en la “finalidad”.

¿Que deseamos, en realidad, realizar mediante la aplicación de una metodología correctamente


preordenada?

Deseamos eliminar estados de insatisfacción, por lo tanto, no la eliminación del problema de los
accidentes. El problema de los accidentes depende de las relaciones humanas, como lo hemos descripto
anteriormente.

Quien piensa que una correcta metodología, puede eliminar, por arte de magia, el suceso
desgraciado, no seria iluso pero estaría en lo mejor de los casos, en las mismas condiciones que aquel, que
fuese a pedir un boleto de ferrocarril a una farmacia.

30
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Las relaciones humanas, evidentemente, solo puede dar aquello que tiene, por este motivo, una
metodología correcta no podrá eliminar los accidentes, sin embargo, podrá ser de manera que las
relaciones industriales en relación con el problema preventivo, llegue a ser motivo de una verdadera, leal y
afectiva colaboración.

Los resultados concretos de una metódica aplicación de la “técnica de consulta”, podrá también
indirectamente, contribuir a disminuir el numero de accidentes y el índice de gravedad en estos casos en un
determinado sector productivo, pero hay algo ciertamente realizable “el modo de comportarse” de las
partes deberá manifestarse por un mutuo respeto y una mayor estimulación de los respectivos grados de
responsabilidad.

Por lo cual, en la hipótesis mas feliz, las técnicas de “consulta” y de “integración” permite que
llegue el momento en que podamos elogiar en una empresa a aquellos que se han distinguido por su
diligencia o por su “inventiva” contra los accidentes, y que esta alegría sea compartida por todos los
departamentos de aquel complejo industrial, con lo que habremos conseguido un elemento de leal y
afectiva solidaridad.

Los resultados así hallados, validos, tanto en un momento de alegría como en uno de dolor,
señalaran que aquella sensación, aquel estado de insatisfacción, aquella idea de “ no sentirse afectado por
nada” se habrá convertido ahora en una “convicción” de ser “parte” de un todo, no de ser solamente un
“numero en el libro de salarios”, sino de ser un “hombre” cuya aportación activa al proceso de producción,
es apreciada, valorada y considerada.

La técnica metodologicamente aplicada también al “campo de las relaciones humanas” (como


hemos querido denominar al problema de la seguridad y de la prevención de accidentes, habrá no
solamente eliminado los estados de insatisfacción, sino que habrá contribuido positivamente a crear en el
trabajador, bien sea individualmente o en grupo, el sentido de la “dependencia” y el sentido de “arraigo”,
tendrá al fin, otra respuesta valida al “porque de su función en la vida”.

Se habrá podido observar a través de todo lo expresado, que los accidentes en general pueden ser
originados por diferentes causas, que las mismas no están plenamente definidas y finalmente que existe un
alto grado de vinculación entre ellas, es por ello que hablaremos de CAUSAS y no de CAUSA de los
accidentes, debiendo entonces fijarnos en orden de prioridad para el tratamiento y eliminación de las
mismas.

Veamos un caso típico de accidente:

Un hombre sufre una caída al bajar de una escalera portátil, porque a ella le faltaba un peldaño, de
la investigación surge que:

1)- Había en el taller una escalera a la cual le faltaba un peldaño.

2)- Un trabajador tomo esa escalera y la utilizo para una pequeña reparación.

3)- Terminada esta, bajo la escalera olvidando que le faltaba un peldaño, produciendo la caída del
trabajador, quien se lesiono.

31
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Cada uno de estos tres factores ya constituían un riesgo de por si, pero el accidente solo ocurrió
cuando todos ellos concurrieron.

Si pudiera eliminarse una de estas circunstancias, el accidente no podría acaecer. Al decidir que
factor debiera considerarse como la causa del accidente, es indispensable elegir aquel cuya repetición
realmente pueda impedirse; solo así la prevención de accidentes podrá lograr resultados practicas.

Consideremos primero el tercer factor ( distracción del trabajador) Será muy difícil, si no imposible
que el trabajador piense en todo momento en su trabajo, y que no permita nunca que su atención se
distraiga ni por un instante.

Por lo tanto, este factor no debiera ser considerado como la causa del accidente.

El segundo factor ( empleo de una escalera defectuosa) Acaso podrían subsanarse prohibiendo la
utilización de escaleras en mal estado, sin embargo, esas ordenes no serán del todo eficaces, porque no
siempre podrá impedirse que un trabajador que necesita una escalera por un momento, tome la primera
que vea, en vez de perder el tiempo buscando una en buen estado.

Resta considerar el factor mencionado en primer termino ( presencia en el taller de una escalera en
mal estado).

Esto habría podido evitarse fácilmente, si la dirección de la empresa hubiese ordenado el envío
inmediato de toda escalera defectuosa al taller de reparaciones y si hubiese velado por el cumplimiento de
sus ordenes.

Por lo tanto, Este es el punto en que la concatenación de circunstancias podrían haber sido mas
fácilmente interrumpidas y este es el factor que debiera ser considerado como causa primaria del
accidente.

32
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD 2

ORGANIZACIÓN DE LA SEGURIDAD

En un concepto amplio se puede considerar como organización de la seguridad el arreglo definido,


concebido y ordenado con el propósito de atraer y conservar el esfuerzo coordinado de todo el personal de
una establecimiento en la labor de evitar accidentes.

Otras opiniones limitan el termino a Comisión de Seguridad, las cuales en la practica no son tan
imprevisibles dado que establecimientos en que la seguridad es optima, puede no existir estas comisiones,
debido que a través del esfuerzo del personal que integra la planta y concientizando a los obreros para
despertar su interés, se logra una concreta seguridad.

Las normas de seguridad deben estar integradas a todo proceso de diseño, elaboración y
distribución de elementos; el programa no es un diagrama que se imponga en la empresa, pero debe
formar parte integrante de la misma.

Es importante al proyectar la construcción o ampliación de una fabrica, tomar en cuenta factores


que influyen tanto en la seguridad como en la producción, entre los que podemos citar emplazamientos e
instalación para la manipulación de equipo y materiales; pisos, iluminación, calefacción, ventilación,
ascensores, calderas, instalaciones eléctricas, servicios de conservación y reparación, y servicio contra
incendio.

Es indispensable que los proyectistas cuenten con un ingeniero de seguridad desde el inicio del
proyecto de construcción, ampliación o modificación de una planta, dado que es mas sencillo modificar los
planos y no dicha planta una vez construida, en función de las necesidades de seguridad y que desde el
punto de vista financiero, este ultimo este ultimo aspecto es mas poderoso.

Al ponerse en marcha una fabrica, la organización debe seguir ocupando un papel preponderante
para alcanzar el mayor grado de seguridad y eficacia en la producción; interviene disponiendo para cada
una de las actividades, decidiendo métodos de trabajo, introduciendo reforma de estructura, adquirir
equipo, etc. diagnostico y el control de las condiciones de trabajo y de los actos de los trabajadores.

Se podría clasificar la organización de la seguridad en tres clases o tipos. según el siguiente detalle:

Tipo a)- Aquellas en que la labor de seguridad se lleva a cabo por medio de la organización en línea, siendo
el jefe de cada una de las distintas áreas quien asume la responsabilidad por el trabajo de seguridad.

Tipo b)- Aquellas en que la labor de seguridad la desarrolla un Director de seguridad, responsable
únicamente ante uno de los principales Jefes; por lo que el encargado de cada sector sin preocuparse de las

33
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

normas que debe hacer cumplir, delega la responsabilidad en un director de Seguridad, quien es el
ayudante del gerente general.

Tipo c)- Aquellas en que la labor de seguridad la desempeñan principalmente las Comisiones de Seguridad
establecidas con ese propósito, y se constituyen para fomentar la aplicación de medidas mediante la
colaboración entre empleadores y trabajadores.

Elementos básicos de un plan de organización de seguridad

Los principios o elementos a tener en cuenta en la organización de la seguridad, son los mismos
para la pequeña, mediana o gran empresa, y podemos citar los siguientes:

- Diagnostico: Conclusión a la que se arriba luego de realizar las evaluaciones y estudios correspondientes
al área que se trata

- Políticas: Prevenir accidentes y concretizar a toda la cadena de mandos y operarios, desde el gerente
hasta el obrero.

- Organización estructural: Asociación humana para el logro de un propósito común.

- Personal: Que sea idóneo y calificado para cada una de las tareas a desarrollar.

- Planes: Planeamiento por sectores.

- Sistemas: Normas en el manejo de maquinas y procedimientos en higiene y seguridad para realizar ciertos
trabajos.

- Disciplina y moral: concierne a los trabajadores.

Proyectos para la pequeña, mediana y gran empresa

En todo programa de seguridad, la responsabilidad recae sobre la máxima autoridad de la empresa,


dicho programa debe contar con iniciativa y entusiasmo de los jefes, tomando las medidas que sean
necesarias para que la fabrica y su equipo brinden la correspondiente seguridad; esta debe aplicarse en
todos los aspectos de los planes que se determinen para las compras, la vigilancia y las llaveros de la
fabrica.

Una vez asumida la responsabilidad por parte de la gerencia, puede determinarse el tipo de
organización que mejor se adapte a la política y a las operaciones del establecimiento.

Tiene suma importancia para lograr un rendimiento eficaz del programa trazado, el interés y
responsabilidad que asuman los jefes de las distintas áreas en su cometido.

Seguidamente desarrollaremos los tipos de organización en que podemos clasificar la seguridad y


que se utiliza frecuentemente en la pequeña, mediana y gran empresa:

34
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Tipo A: Si no se dispone en la empresa de personal permanente de seguridad, dicha función recae sobre los
jefes encargados de la producción, quienes resolverán los problemas que se presenten.

En consecuencia la máxima autoridad debe prestar mas atención en lo concerniente a seguridad


que si contara con un profesional en esa materia, por lo que muchas empresas incluyen en su personal un
especialista que trabaja como ayudante técnico del gerente, el que con el tiempo podrá asumir mayores
responsabilidades hasta llegar a conformar la Dirección de Seguridad de dicha empresa.

La parte negativa de este tipo de organización que emplea generalmente en la pequeña empresa,
consiste en que los encargados de llevar a la practica el programa de seguridad, ocupados con los
problemas de producción no adquieren los conocimiento necesarios para desarrollase plenamente dentro
de las normas establecidas, dado que tienen mas incidencia la cantidad de producción que el hecho del
peligro al cual puede estar expuesto un operario en la línea de producción.

Tipo B: Es el tipo mas empleado dentro de las grandes empresas y su eficacia depende de disponer de un
Director de Seguridad, y que los jefes principales de las distintas áreas se interioricen e interesen en la
seguridad para alcanzar el funcionamiento optimo del establecimiento, pudiendo delegar
responsabilidades en el Director de Seguridad que debe ser enérgico y competente.

Por lo tanto el Director de Seguridad debe:

a) Considerar la ayuda que puede prestar a cada miembro del personal directivo o cualquier otro miembro
de la organización.

b) Tratar de determinar el punto de vista de todos los jefes, para que su ayuda sea bien definida.

c) Estar seguro de los hechos y tener mucho cuidado antes de llegar a ninguna conclusión.

d) Mantener informado al Gerente.

Tipo C: En establecimientos en que por su tamaño no justifica el empleo de un Director de seguridad, o en


los casos en que la Gerencia cree conveniente que el trabajo sea desarrollado por algunos miembros del
personal, se crean las comisiones de Seguridad, que se utilizan preferentemente en la mediana empresa.

Este tipo de organización funciona mejor cuando el gerente de la empresa es el precedente de la


comisión y hace uso de la misma para:

a) Fortalecer criterios.

b) Tener también informados a algunos miembros del personal.

c) Lograr que los miembros de la comisión se interesen en la seguridad, y colaboren con el.

Este tipo de organización es semejante a la del tipo a (organización en línea)

En algunos casos el establecimiento cuenta con una magnifica comisión, pero su desempeño es
ineficiente y no desarrolla buena condiciones de seguridad en la planta; en estos casos por lo general, dicha
comisión se constituye apresuradamente y se supone que el gerente considera como medio de deslindar
responsabilidad o la hace por ofrecimiento de algún “vendedor de Seguridad”, quien explica con claridad
los lineamientos fundamentales para obtener resultados satisfactorios.

35
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Podemos decir que estas comisiones se pueden calcificar en tres niveles o categorías
perfectamente determinadas por la jerarquía de sus componentes dentro de la empresa.

Jerarquizada

Comisión de seguridad Media

Obreros

Para construir las respectivas Comisiones acordadas se deben atender ciertos requisitos:

a) Debe estar formadas por personas autorizadas en la rama de la actividad a que se dedique.

b) Entre los miembros de la comisión debe encontrarse el máximo de métodos, practicas y condiciones que
se usen en la planta.

c) Debe estar constituida por la menor cantidad de miembros que lo permitan los requerimientos citados
en los puntos anteriores. Cuanto mas grande es la comisión, mas se discute y menos se acuerda.

Al formarse una comisión deben hacerse constar por escrito las normas de política y
procedimientos, debiendo incluir:

a) Campo de actividad de la comisión.

b) Grado de autoridad de la comisión.

c) Procedimiento que debe seguir respecto a:

1) Fecha, hora y lugar de las juntas.

2) Frecuencia de las juntas.

3) Orden del día.

4) Constancia que deben llevarse.

5) obligatoriedad de asistir a las juntas.

36
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

SEGURIDAD E HIGIENE EN EL TRABAJO M.P.O.

METODOLOGÍA DE PROCEDIMIENTO OPERATIVO

Los avances tecnológicos y científicos, en todas las áreas de la actividad humana, que trajeran
aparejado un considerable aumento de riesgos en la operatividad productiva y creadora, pone al mundo en
una verdadera encrucijada de carácter social, al demostrar que el costo de tales beneficios no se justifica,
en la medida que se deteriore la salud y la vida del hombre, como precio por su obtención.

Y el propio hombre, que logró salir airoso de casi todas las pruebas a que fue sometido, a través de
los siglos, llegando a convertirse en el indiscutido rey de la creación. Que neutralizó fuerzas naturales,
dominó al animal y en base a descubrimientos e inventos, pudo lograr el fundamental avance civilizador del
que hoy se enorgullece, se debate en los umbrales del desafío permanente. Lograr un mundo feliz, sin
conflictos, un mundo más humano para los seres humanos, donde la técnica y la ciencia, la economía y la
política, se subordinen al beneficio social, como única forma de justificar su existencia.

Dentro del gran contexto que incluye todo tipo de actividad que el hombre desarrolla, cobra
singular importancia el hecho del trabajo, por el cual, se manifiesta la evolución de la especie y se canaliza
el enriquecimiento de cultura. El trabajo, físico ó psíquico, ó ambos a la vez, en una constante
demostración de avance, donde la inventiva, juega una carrera contra el tiempo, en la búsqueda de
soluciones, a los requerimientos de las comunidades. Y es en la organización laboral, produciendo bienes ó
prestando servicios, que el hombre encuentra el cauce del aporte constructivo y concreta su actividad
productiva y creadora.

El hombre y el trabajo, unidos en un binomio no posible de superar, que cada día exige mayores
sacrificios, para poder adecuar su inalterable esencia, a un tecnicismo que siendo producto del hombre, no
incluyó de manera decidida, al hombre como principio y fin de toda realización.

Y es por ello, que asistimos asombrados, al fenómeno de comprobar, que en la medida que la
humanidad avanza apoyándose en los adelantos científicos y tecnológicos, se aleja inconscientemente de
su razón de ser, corriéndose el riesgo de dar el gran salto al vacío, donde estén quizás justificados el qué, el
cómo y el cuándo, pero no tan claramente definidos, el para qué y el para quién.

Y en el mundo entero y a pesar de muchos inconvenientes, se sigue trabajando en pos de una


objetivo, que se presenta como un ideal: Preservar vidas y bienes en función productiva, en todo momento,
a todo nivel y en cualquier lugar de desempeño.

La Seguridad, Higiene y Medicina del Trabajo, constituyen sin lugar a dudas, uno de los mejores
caminos hacia la escena. Que teniendo como objetivo la preservación de los altos valores humanos, tiende
a la dignificación del esfuerzo y a la prevención de todo aquello que atenta contra la integridad del hombre
y la Comunidad.

Y hoy que se cuenta con muchas armas para enfrentar al enemigo común, el accidente ó la
enfermedad, notamos que sin organización, dada en un campo de integración libre de intereses, será difícil

37
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

y lenta la tarea. Que si no disponemos de elementos aglutinantes, que permitan la acción mancomunada
de todos los sectores, el hecho pareciera presentarse como protagónico para algunos, haciendo jugar a
otros el rol de espectadores dispersando esfuerzos y creando situaciones de conflicto, cuando no existe
nada menos conflictivo y que configure mayor motivo de conciliación, que el trabajar unidos para el logro
en que todos, sin excepción, estamos empeñados: la preservación de vidas y bienes en el trabajo.

Conociendo las ventajas de tales disciplinas y en la búsqueda de una organizada metodología, que
permita una mejor administración de acciones correctivas, preventivas y de control, surgen algunos
factores que es preciso adecuar a la nueva modalidad.

El M.P.O., Metodología de Procedimiento Operativo, se presenta como un método de trabajo a ser


aplicado en la organización productiva. Dicho método que configura un elemento básico de organización
interna, tiende a la uniformidad de criterios para la Administración de la Seguridad e Higiene, coincidente
con la legislación vigente y permite la participación activa de los distintos niveles en el área laboral, fijando
de manera precisa los siguientes puntos principales:

1°) La fijación de una política Empresaria en la materia.

2°) La unificación de fundamentos y objetivos.

3°) La fijación definitiva de prioridades.

4°) La metodología para la neutralización y/o eliminación de causas desencadenantes.

5°) La determinación de responsabilidades en los distintos niveles de actividad.

6°) Los más convenientes sistemas de control.

1°) Política empresaria

a) La política empresaria en la materia, se basará en la legislación vigente y los convenios de partes, como
así también en los objetivos particulares, que no se contrapongan con las normas citadas y que sean
contribuyentes a una mejor aplicabilidad y cumplimiento de las mismas.

b) Dicha Política, debe ser conocida por todos los niveles de la Empresa, quienes tendrán la obligación de
observar su cumplimiento, a la vez que responder a la Dirección por fallas imputables.

c) La Política Empresaria en materia Seguridad e Higiene y Medicina del trabajo, será aplicada por medio de
la Metodología de Procedimiento Operativo que incluye cuatro aspectos principales a saber. Fijación de
Fundamentos y objetivos, Determinación de Prioridades, Metodología operativa y Responsabilidades, que
cubren los distintos niveles de la organización.

Fundamentos y objetivos:

La prevención de accidentes y enfermedades del trabajo, es un hecho de implicancias


socioeconómicas y esto debe transmitirse por igual a todos lo niveles de la organización laboral y sobre
todo empleando un mismo lenguaje, solo diferenciado en aspectos terminológicos, pero nunca enfatizando

38
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ni dando preferencia a uno u otro enfoque, a los efectos de que se comprenda, que hay que hacer
seguridad, para preservar vidas y bienes, dado que una cosa sin la otra no podrá ser totalmente deseable.
Una fuente de trabajo debe ser cuidada y mantenida y la salud y la vida del hombre en el trabajo, debe ser
un objetivo prioritario en todo tipo de organización laboral.

Es importante recordar que el enfatizar sobre un aspecto determinado, manteniendo el equivocado


concepto de resguardar intereses no unificados, termina por crear indiferencia hacia alguno de los
objetivos desvirtuando el fundamento básico socioeconómico que se trasunta en beneficio común.

Se deberá tender entonces a producir la mayor cantidad posible, en el menor tiempo posible, con el
menor esfuerzo posible, con la máxima calidad exigible y con la absoluta Seguridad necesaria, como
verdadero camino, para alcanzar la tan ansiada productividad, puesta al servicio comunitario.

Prioridades:

Corresponderá fijar las prioridades para la ejecución del plan de manera que el accionar correctivo
y preventivo no se contraponga con la prioridad de producción o de calidad.

Este tema, tan polémico, es superado en el M.P.O. al determinar que la prioridad de dichos
aspectos se unifica en un solo concepto, quedando como prioridad UNO la obtención de producción con
calidad y seguridad, no admitiéndose que puedan ser prioridades separadas. Esto se basa en que dar mayor
importancia a cualquiera de los aspectos, subordinando a los otros, producirá perjuicios de carácter social o
económico según el caso, cuando no ambos perjuicios a la vez. Una fuente laboral, en la búsqueda de
productividad, no puede separar como se hace en muchos casos, la cantidad con calidad, (hecho
económico-productivo) de la preservación de vida y de bienes (hecho económico-social).

Metodología:

La metodología de aplicación se presenta dividida en sus tres áreas. Analítica, correctiva y


preventiva. En un enfoque poco profundo del problema, parecería que tales procedimientos ya son
utilizados, pero cabe destacar que en la nueva metodología, la faz correctiva, no se refiere a la tarea
permanente de corregir riesgos, sino que, indica un nuevo sistema, que responde a las siguientes
características: “Analizar para corregir y prevenir” a los efectos de no agregar nuevas situaciones o
condiciones de riesgo”.

Responsabilidades:

Se refiere a las responsabilidades en los distintos niveles, incluyendo las correspondientes a la


Dirección y Gerencias, los comités y servicios, los niveles de línea, especialmente jefatura y Supervisión y el
nivel operativo, con lo cual el sistema gana en participación, eliminando el posible estado de
“Espectadores” y “Protagonistas” y haciendo efectivo el método de control.

39
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

2) neutralización y o eliminación de causas:

La metodología de aplicación, se basa en la neutralización y/o eliminación de causas


desencadenantes de accidentes y enfermedades del trabajo. Partiendo del concepto de que todo accidente
es causal, sin dejar de considerar que existen factores no del todo ponderables convergentes a un hecho,
especialmente referidos a acciones inseguras. Se puntualizan entonces las tres acciones del método,
asignando a cada área las funciones básicas que incluyen los aspectos analíticos, correctivos y preventivos.

Acción analítica:

Consiste en efectuar un relevamiento de condiciones inseguras que abarque los siguientes ítems.

a) Caracterización edilicias, orden, señalización e identificación por código de colores.

b) Instalaciones eléctricas.

c) Motores, transmisiones, máquinas y herramientas.

d) Aparatos sometidos a presión.

e) Trabajos con riesgos especiales.

f) Movimiento y depósito de materiales.

g) Prevención y protección contra incendios.

h) Iluminación y color.

i) Ruidos y vibraciones.

j) Condiciones higrotérmicas.

k) Contaminación ambiental.

l) Radiaciones.

m) Selección y capacitación del personal.

n) Otros.

Dicho relevamiento, con los datos que se registren para cada caso en particular será considerado
como “Situación básica o congelada” a la fecha de su realización, dando también lugar a la elaboración de
normas de procedimiento y al asesoramiento técnico-médico que sirva como base para la faz correctiva.

Acción correctiva:

El relevamiento efectuado en el punto anterior, dará lugar a fijar la acción correctiva, que
responderá, prioritariamente, a los casos de riesgos reales o de carácter urgente y dará lugar a la

40
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

elaboración de un plan de correcciones, que se constituirá en el plan de trabajo, con responsabilidad de


ejecución, según lo que se determina en el aspecto de responsabilidades.

Acción preventiva:

Dicho accionar tiende a evitar que se agreguen situaciones de riesgo a las ya registradas como
“Situación básica o congelada”, por medio del control médico o técnico según corresponda y de la
participación de los sectores de Seguridad e Higiene y de Medicina del Trabajo, en los estudios, proyectos,
compras en general y en todo lo referido a la capacitación del personal y control del cumplimiento de
normas.

Resumen:

Puede resumirse la metodología para la neutralización y /o eliminación de causas en el siguiente orden.

a) Efectuar un análisis de situación y relevamiento de todos los aspectos relacionados con la Seguridad e
Higiene, elaborando las normas de procedimiento y aportando para cada caso el asesoramiento técnico
médico correspondiente, a lo que se denominará “Situación básica o congelada” a la fecha que se
determine.

b) Elaborar el plan de correcciones, neutralizando o eliminando causas emergentes de condiciones


inseguras, métodos de trabajo y saneamiento ambiental, fijando las prioridades de acuerdo a tipo de
riesgo, exigencias legales y disponibilidades de la empresa.

c) Participar y controlar de manera efectiva todos aquellos aspectos que den como resultado, no agregar
ningún riesgo o condición insegura, a la “Situación básica o congelada”. Todo hecho previsible, que por
cualquier causa, se agregue a la “Situación Básica o congelada” estará indicando fallas en la acción
Preventiva y determinando la responsabilidad del nivel actuante que lo haya provocado, por medio del
propio método de autocontrol del sistema.

3) Responsabilidades:

Considerando que la responsabilidad de la aplicación del programa de Seguridad e Higiene y


Medicina del Trabajo no puede ser asumida solamente por los servicios específicos en la materia dejando a
los distintos niveles de la empresa una exigencia de apoyo, pero no una exigencia de partición directa, el
M.P.O. incluye el sentido de responsabilidades compartidas.

Si bien los servicios de Seguridad Higiene y Medicina del Trabajo, asumen la absoluta
responsabilidad en lo que se refiere a su actuación profesional, comparten lo referido a la aplicabilidad, de
manera tal que se incluyan todos los niveles de la organización, y dado que cada sector tendrá a su cargo
aspectos que cubran la totalidad del plan, tales designaciones se constituyen en factores de control.

41
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Quedan definidas entonces la participación y obligaciones de cada nivel y en la aprobación para la


implantación del sistema, las mismas deben ser claramente conocidas y aceptadas por las respectivas
áreas.

4) Evaluación del sistema:

Se efectuará por la relación directa del incremento o disminución de la “Situación básica o


congelada” y no por los índices de frecuencia y gravedad, que no son de por si, factores de evaluación, sino
elementos de carácter analítico, para el proceder correctivo y preventivo y que solo reflejan hechos
producidos y sus consecuencias, pero no indican realmente el grado activo de prevención de accidentes y
enfermedades de la organización, (Situación por demás notable en lo referido a la gravedad), pudiéndose
utilizar dichos datos estadísticos como evaluación complementaria, pero tomando como valedero análisis
de resultados, la relación entre lo que debería hacerse y lo que se hizo (acción correctiva) y en especial lo
que por fallas imputables se agregó como nueva condición riesgosa a la “Situación básica o congelada”.

42
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

43
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

44
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

OBJETIVO: RIESGO CERO

1. OBJETIVO RIESGO CERO, ES UN SISTEMA I.A.S. PARA LA PREVENCIÓN


DE ACCIDENTES, BASADO EN EL PRINCIPIO DE LA NEUTRALIZACIÓN Y/O
ELIMINACIÓN DE CAUSAS, PARA EVITAR LOS ACCIDENTES Y POR
CONSIGUIENTE SUS EFECTOS.

2. SU PROYECTO GLOBAL INTEGRA 4 ETAPAS:

*RESOLUTIVA:

INCLUYE LOS PASOS PARA LA DERTERMINACIÓN DE LA POLÍTICA


EMPRESARIA DE SEGURIDAD EN PRODUCTIVIDAD.

*DE PLANIFICACIÓN:

INCLUYE LOS PROCEDIMIENTOS PARA ADOPCIÓN DE UNA METODOLOGÍA


Y LA ELABORACIÓN DE UN PLAN MAESTRO.

*EDUCATIVA:

INCLUYE LAS INSTRUCCIONES ESPECÍFICAS PARA LA FORMACIÓN EN


M.O.P.

*EJECUTIVA:

INCLUYE LAS ACTIVIDADES PARA LA ACCIÓN EN M.O.P.

3. LA FILOSOFÍA DE BASE DEL OBJETIVO RIESGO CERO SUPONE LA


DETERMINACIÓN DE UNA POLÍTICA DE SEGURIDAD POR PARTE DE LA
EMPRESA, QUE BASADA EN LA LEGISLACIÓN VIGENTE Y RESPETANDO LOS
CONVENIOS DE PARTES, INCLUYA AL RIESGO CERO COMO OBJETIVO
PARTICULAR DE LA ORGANIZACIÓN.
45
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

4. UNA POLÍTICA CON FUNDAMENTOS SOCIALES Y ECONÓMICOS, QUE


UNIFIQUE EN UNA SOLA PRIORIDAD A LA CANTIDAD, LA CALIDAD Y LA
SEGURIDAD DE PRODUCCIÓN Y QUE ADOPTE LA MODALIDAD DE
RESPONSABILIDADES COMPARTIDAS.

5. FUNDAMENTOS Y OBJETIVOS SOCIALES Y ECONÓMICOS PARA EL


LOGRO DE UNA UNIDAD DE CRITERIO, PRIORIDADES DEL PROCESO
PRODUCTIVO A LA CANTIDAD, CALIDAD Y SEGURIDAD EN UNA SOLA
PRIORIDAD UNIFICADA Y RESPONSABILIDADES DEL NIVEL SUPERIOR,
INTERMEDIO, OPERATIVO Y ESPECIALISTAS, PARA EJECUTAR CON
RESPONSABILIDADES COMPARTIDAS.

6. EL OBJETIVO RIESGO CERO INCLUYE EN SU METODOLOGÍA LOS


PROCEDIMIENTOS ANALÍTICO, CORRECTIVO, PREVENTIVO Y EVALUATIVO.

7. EL PROCEDIMIENTO ANALÍTICO TIENE COMO FINALIDAD LA


DETECCIÓN Y EVALUACIÓN DE RIESGOS, SU ANÁLISIS Y SU CLASIFICACIÓN
EN CONDICIONES INSEGURAS, FACTORES PERSONALES INSEGUROS Y
ACTOS INSEGUROS, CUYA TOTALIDAD DEBIDAMENTE REGISTRADA
CONFORMARÁ LA DENOMINADA SITUACIÓN BÁSICA O CONGELADA.

8. EL PROCEDIMIENTO CORRECTIVO TIENE COMO FINALIDAD LA


NEUTRALIZACIÓN DE RIESGOS Y BASÁNDOSE EN LA SITUACIÓN BÁSICA O
CONGELADA, CONFORMARÁ UN PROGRAMA CORRECTIVO DE
CONDICIONES INSEGURAS, FACTORES PERSONALES INSEGUROS Y ACTOS
INSEGUROS, TENIENDO SU PROPIO SISTEMA DE CONTROL DE AVANCE.
46
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

9. EL PROCEDIMIENTO PREVENTIVO TIENE COMO FINALIDAD EVITAR


NUEVOS RIESGOS Y MANTENER EL ESTADO LOGRADO DE CONDICIONES
SEGURAS, FACTORES PERSONALES SEGUROS Y ACTOS SEGUROS, POR
MEDIO DE SU PROGRAMA PREVENTIVO QUE INCLUYE SU SISTEMA DE
CONTROL.

10. EL PROCEDIMIENTO EVALUATIVO TIENE COMO FINALIDAD LA


EVALUACIÓN DEL PLAN MAESTRO, QUE SE INTEGRA CON LA TOTALIDAD
DE LOS PROCEDIMIENTOS. DICHA EVALUACIÓN CONFORMA UN
PROGRAMA DE CONTROLES PERIÓDICOS SOBRE EL PROGRAMA
CORRECTIVO, EL PROGRAMA PREVENTIVO Y LA RESPUESTA AL M.P.O. Y
EL GRADO DE PARTICIPACIÓN DE LOS DISTINTOS NIVELES DE LA
ORGANIZACIÓN.

11. PARA LA APLICABILIDAD, EL SISTEMA DETERMINA LA ELABORACIÓN


DE UN PLAN MAESTRO QUE PARTIENDO DE LA SITUACIÓN BÁSICA O
CONGELADA, INCLUYE EL PROGRAMA CORRECTIVO, EL PROGRAMA
PREVENTIVO, EL PROGRAMA DE CONTROLES PERIÓDICOS Y LAS
RESPONSABILIDADES DE EJECUCIÓN DE PERSONAS Y DE ÁREAS.

12. LA APROBACIÓN DEL PLAN MAESTRO DEBE REALIZARLA LA ALTA


DIRECCIÓN, QUIEN TAMBIÉN, DEBERÁ IMPLANTAR Y RESPALDAR LA
POLÍTICA EMPRESARIA, OTORGAR EL APOYO ECONÓMICO-FINANCIERO Y
LAS AUTORIZACIONES DE COMPRAS Y DE APLICABILIDAD DE LOS
PROGRAMAS, EFECTUANDO ADEMÁS, EL CONTROL Y EVALUACIÓN
GENERAL DEL SISTEMA.

47
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

13. LA FORMULACIÓN DE LA POLÍTICA EMPRESARIA DE SEGURIDAD EN


PRODUCTIVIDAD (P.E.S.E.P.) SE CONCRETARÁ POR MEDIO DE UNA
FORMACIÓN EN M.P.O., A LOS DISTINTOS NIVELES, COMO PASO PREVIO
A LA ACCIÓN.

14. LA FORMACIÓN EN M.P.O. TENDRÁ COMO FINALIDAD CAPACITAR A


LOS DISTINTOS NIVELES PARA LA APLICACIÓN DEL PLAN MAESTRO,
DANDO INSTRUCCIONES DE CARÁCTER GLOBAL Y ESPECÍFICAS PARA
CADA NIVEL, A EFECTOS DE FACILITAR LA POSTERIOR ACCIÓN.

15. LA ACCIÓN EN M.P.O. SE MATERIALIZA POR MEDIO DEL DESARROLLO


DEL PLAN MAESTRO, PERMITIENDO LAS SIGUIENTES CONCRECIONES:

*APLICACIÓN DEL PROGRAMA CORRECTIVO PARA EL LOGRO DEL


OBJETIVO RIESGO CERO.

*APLICACIÓN DEL PROGRAMA PREVENTIVO PARA EL MANTENIMIENTO


DEL OBJETIVO RIESGO CERO.

*APLICACIÓN DEL PROGRAMA EVALUATIVO PARA EL CONTROL Y


EVALUACIÓN DE RESULTADOS.

48
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

49
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

50
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

51
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

52
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

53
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

54
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N° 3

PROGRAMAS DE SEGURIDAD

Técnicas de conducción a través del comité o del profesional de seguridad

Está visto que la labor de formular y llevar acabo un programa eficaz de prevención de accidentes
en una empresa, comprende una infinidad de actividades y funciones que no pueden ser realizadas por una
sola persona, sino que debe estar ligado a una colaboración mutua de ayuda y responsabilidad.

El personal de seguridad debe obtener informes de los pasados accidentes y preveer las
condiciones para que esto no vuelva a ocurrir.

Para poder formar un comité de seguridad el personal encargado de esto, debe buscar consejos de
otros expertos y el hacer oficial la asignación de ciertos deberes a aquellas personas que de otra forma
podrían no cumplir con ellos.

Otros propósitos del personal de seguridad son el de respetar y mantener el interés de los
capataces, supervisores, encargados, etc.

Mantener y despertar el interés de los obreros, haciendo que la seguridad sea parte de cada
movimiento que el individuo realice dentro de la empresa, como así también mantener el interés de la
dirección y los empleados.

El papel de los ingenieros de seguridad:

El ingeniero de seguridad (o el inspector u otros funcionarios de seguridad en las fábricas que


asuman funciones similares) es el asesor general en materia de seguridad en el trabajo. En razón de que
actúa exclusivamente a título de asesor técnico, el éxito de su misión dependerá en gran medida de su
carácter personal, si bien precisará del apoyo que le preste la dirección de la empresa.

Dicho experto discute los problemas de seguridad con el superior de la fábrica, formulándole las
recomendaciones oportunas y dejando que la autoridad correspondiente asuma la responsabilidad y la
decisión de aplicarlas o no.

Las obligaciones de todo ingeniero de seguridad se reducen en suma a suprimir toda clase de
peligros, y generalmente cabe citar entre tales deberes los siguientes:

a) Formulación y control de la ejecución de la política general.

b) Informar y asesorar a la dirección de la empresa acerca de todas las cuestiones relativas a la seguridad.

c) Asesoramiento técnico al personal supervisor.

d) Investigación de las causas de los accidentes.

55
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

e) Mantenimiento de registros y estadísticas de los accidentes.

f) Supervisión de la formación en problemas de seguridad.

g) Examen de las instalaciones, equipos, operaciones y métodos de trabajo de la fábrica.

h) Formar parte del comité de seguridad en caso de que exista uno.

i) Elaboración de instrucciones, guías y otros materiales relativos a la seguridad.

j) Dirigir labores en materia de seguridad, tales como cursos exposiciones y organización de la


correspondiente propaganda.

k) Inspección del equipo y actos de protección contra incendios.

l) En general toda clase de labores tendientes a la adopción de medidas de seguridad y a la observación de


las mismas

Las cuestiones acerca de las cuales ha de informar y asesorar a la dirección de la empresa,


comprenden:

1) Planificación de la construcción de nuevos edificios o modificación de los existentes.

2) Adquisición de nuevas máquinas y otros equipos industriales.

3) Condición en que se encuentra el equipo existente,

4) Adopción de medidas para verificar, conservar y reparar el equipo.

5) Dispositivo de seguridad en todo género.

6) Equipo personal de protección.

7) Protección contra incendios.

El ingeniero de seguridad goza de atribuciones especiales cuando se realizan trabajos que exigen la
observancia de precauciones extraordinarias como por ej.: la soldadura de tanques que contienen líquidos
muy inflamables. en tales casos el ingeniero no actúa como un asesor técnico, puesto que no se deben
comenzar este tipo de trabajos sin autorización previa, dicho permiso deberá ser por escrito, señalándose
las precauciones que deben tomarse, debiendo ejercer un estricto control durante la ejecución de los
trabajos.

Cuando en el curso de una inspección en fábrica, el ingeniero de seguridad descubre un peligro


inminente y grave, goza generalmente de la autoridad necesaria para ordenar la detención del trabajo,
hasta que se tomen las precauciones necesarias.

Papel del supervisor de seguridad

56
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Debemos destacar que todo individuo exige un trato especial en todas partes, especialmente en el
trabajo y que si el supervisor sabe dárselo obtendrá del obrero óptimos resultados.

Teniendo en cuenta las características propias de cada individuo, el supervisor logrará que vean en
él una guía, un amigo.

El supervisor de seguridad debe estimular las ansias de progreso en el trabajador, conociendo sus
cualidades, problemas, lo que le permitirá realizar una eficaz tarea preventiva.

Análisis de tarea

Cada operación, labor o acto, ya sea de producción o de mantenimiento, exige un conjunto de


cualidades en los obreros que intervienen en ella, instrucción, aptitud, destreza, etc.; comprende una serie
de métodos de calidad y buen uso de los materiales, condiciones del ambiente, etc.; que en su totalidad
constituye el ámbito industrial.

El supervisor debe examinar discriminadamente el proceso de fabricación o de conservación, para


analizar cada una de las tareas que lo componen; de este modo se establecerá el orden de las operaciones,
se especificará el uso más correcto de los equipos e instruirá al personal.

Analizar las tareas significa entonces, conocer a fondo cada uno de los movimientos y condiciones
de trabajo con vistas a mejorar la producción y la seguridad.

Desde el punto de vista de la seguridad, ¿cuáles son los objetivos del análisis de tareas?.

El conocimiento de cada uno de los actos realizados concederá la facilidad de descubrir los riesgos
que existen por efecto de las características de cada máquina, herramientas inadecuadas, en malas
condiciones, como consecuencia de sistemas de trabajo que implican situaciones riesgosas o mal
planeadas.

En todos los casos, el análisis de tareas tiene un propósito que es: la investigación de riesgos.

57
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N° 4

ADMINISTRACIÓN DEL PROGRAMA DE SEGURIDAD


Administración del Programa de Seguridad:

Administración: conjunto de empleados de un ramo particular de la empresa.

La administración de un programa de seguridad depende de los siguientes factores: - Tamaño de la


empresa.

- Naturaleza de las operaciones (índice de accidente, peligros, etc.)

- Interés de la dirección por el programa de seguridad

Siempre el responsable de seguridad debe depender de un directivo, o sea, el jefe de seguridad


puede depender de un Gerente de Relaciones Industriales o de un Gerente de Personal, etc.

Generalmente se sugiere que en las empresas que cuentan con 500 ó más operarios, con un índice
moderado o alto de accidentes ponga el programa de seguridad en manos de un profesional de seguridad
con jornada completa.

En las empresas que cuentan con 500 ó menos operarios y con un índice de accidente bajo, pueden
poner el programa de seguridad en manos de un directivo (gerente de personal), siempre y cuando este
posea los conocimientos de procedimientos y normas de seguridad.

Pero sucede que en las pequeñas empresas con 100 ó 200 operarios donde se realizan trabajos
complejos que pueden producir un alto índice de accidentes es necesario poner el programa de seguridad
en manos de un profesional con jornada completa.

Esto se debe a que: - El Ministerio de Trabajo exige que se cumplan y mantengan normas de seguridad.

- Para administrar un programa de seguridad en forma efectiva la persona responsable debe estar
adiestrada y tener experiencia en el campo de la seguridad.

Es necesario elegir el programa de seguridad adecuado, aplicable a cada empresa, además ésta
debe contar con personal idóneo, para poderlo llevar a cabo y establecer el presupuesto basado en cálculos
de las necesidades de la seguridad.

A continuación se enumeran algunas de las actividades que realiza el profesional de seguridad:

1- Formular, administrar y ejecutar los cambios necesarios en el programa de seguridad.

2- Elevar diariamente, semanalmente o mensualmente, informes referentes a situaciones en materia de


seguridad al jefe responsable.

3- Actuar en calidad de asesor en lo relativo a seguridad con el resto del personal de la empresa.

58
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

4- Mantener el registro de accidentes, elaborando los informes necesarios e investigando los mismos por
medio del personal a su cargo, obteniendo datos que permitan aplicar medidas correctivas a fin de eliminar
las causas.

5- Cooperar o supervisar junto con el supervisor en el adiestramiento del personal.

6- Coordinar los trabajos de seguridad con los departamentos Médicos, incluyendo el seleccionar y ubicar
correctamente a los trabajadores.

Control presupuestario:

Los planes de promoción de seguridad quedarán afectados como todos los bienes de una empresa
a consideración presupuestario.

Conservación de bienes: su finalidad es la de preservar los activos humanos y físicos, que producen
beneficios a la empresa. Con respecto al presupuesto de seguridad siempre la respuesta de los directivos es
“NO nos podemos dar el lujo de hacerlo”, ni aun la más amplia póliza de seguro ofrece compensar todos los
siniestros resultante de un accidente. El seguro no cubre las pérdidas y falta de producción, pedidos que no
se despachan, etc.

A comienzos del año 50 cuando una de las mayores Sociedades Anónimas en Estados Unidos perdió
una planta de un producto acabado los gastos cubiertos por el seguro eran de 50 millones de dólares, el
lucro cesante imputable a la interrupción de la producción fue cifrada en 100 millones de dólares
aproximadamente. Por otro lado aquella persona que ve su fábrica en ruinas y la reconstruye, pero todo
puede volver a suceder. Las compañías conscientes de los costos que le coaccionan los accidentes
consideran a la seguridad como un requisito previo y no un beneficio suplementario.

Un departamento de seguridad debe elaborar un programa de 5 puntos, a saber

1). Identificar el peligro: Para prever pérdidas en accidentes, es necesario identificar los riesgos y
determinar el área donde pueden producirse pérdidas, se estudian procesos y revisan diseños en la puesta
en marcha de la planta.

2). Protección contra el peligro: Los peligros que no se puedan eliminar por problemas presupuestarios se
atenuarán tratando de hacer protecciones, carteles, demarcaciones, etc.

3). Eliminar el peligro: Aquí entra en juego el control presupuestario, ya que quedan dos caminos: si el
presupuesto es grande, no hay problemas para aplicar el programa.

- Si el presupuesto es chico, es necesario elegir los factores de peligro más graves y tratar de eliminarlos.

4) Máxima pérdida a producirse: Aquí se calcula las pérdidas totales que puede tener una empresa.

5). Retención de pérdidas: sobre la base de cálculos anteriores se estudia la manera de cubrirse por medio
de seguros de las pérdidas totales.

Costos directos: médicos, hospitales, rehabilitación, seguros, indemnizaciones.

Costos indirectos: pérdida de tiempo del accidentado, pérdida de tiempo de otros trabajadores, pérdida de
tiempo de los jefes, entrenamiento de un nuevo operario, daño de equipos y herramientas, pérdida de

59
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

tiempo de servicio de equipo dañado, pérdida de producción por el resto del día, pérdida de salarios (horas
extras), pérdidas debidas a entregas retrasada.

Técnicas de conducción y comparación de metas y resultados:

Todos los programas empresariales de gran envergadura y trascendencia se originan desde el nivel
más alto; la dirección debe reconocer antes las siguientes pautas:

1- Que no quiere accidentes ni enfermedades laborales.

2- No quiere pérdidas injustificadas.

3- Que no haya, en su organización, causas de errores: ni operativas, ni directivas y de relaciones humanas.

4- Hacer de la empresa una gran organización.

5- Reconocimiento al trabajador a medida de los logros que se vayan obteniendo.

Todo esto nos trae aparejado beneficios ya que es una inversión. Luego de reconocer estas pautas,
la dirección se comunica con el departamento de Gerencia de Relaciones Industriales para que se encargue
de buscar al hombre para tal fin. Este debe tener:

- Conocimientos profundos de la seguridad industrial.

- Capacidad para transmitir ideas claras del programa a todos los niveles.

- Poseer imaginación e iniciativa.

- Que sea flexible como para tener la habilidad de adaptar dicho plan.

- Conocimiento de toda la fábrica en todos los aspectos: físicos, operativo, mecánico, y lo que es
fundamental, la gente,

Posteriormente se le da el cargo de Administrador de Seguridad industrial y a partir de este


momento tiene autoridad como para discutir y decidir cambios en la política estructural.

En una segunda etapa se discutirán los cambios a realizar para que el programa de seguridad se
pueda desarrollar con éxito, cambiando las cosas negativas por positivas. Es de importancia destacar el
sistema de premios por perfección, pero para esto hay que preparar primeramente al personal.

Una vez puesto en marcha el programa de seguridad es de suma importancia que se detallen los
resultados obtenidos, destacando según los casos:

a) Metas obtenidas en seguridad.

b) Metas de perfección.

c) Metas de calidad.

d) Metas de producción.

60
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

e) Metas de ventas.

f) Metas de asistencia.

Cualquiera sea el momento que atraviesa el país o una empresa, es necesario o de todo punto de
vista, hacer las cosas bien, del mejor modo, porque como hemos visto de ello depende el bienestar de
todos.

Empresarios y obreros han estado viviendo una rivalidad negativa que en muchos casos han
terminado con la ruptura de ambas partes.

Un programa con los principios de seguridad integral, no hace más que detener esos errores y
hacer acelerar el tiempo en que ya no existe esa lucha sucia y negativa que no ha beneficiado a nadie.

El equilibrio de poder en un marco razonable, se fundamenta en la naturaleza positiva de las cosas,


de las buenas y verdaderas relaciones humanas y de las personas, tal como sugiere el programa de
seguridad integral y da a las relaciones patronales-obreras, el sentido exacto de justicia y respeto mutuo
por la superación y el perfeccionamiento del ser humano.

El resultado de todo ello, tal como puede verificar en los programas enunciados y hasta ahora,
practicados aisladamente, son evidentes y tangibles.

Se observa en unos y en otros:

1- Mayor producción.

2- Mejor calidad.

3- Menores costos.

4- Mejores relaciones humanas.

5- Eficiente servicio a la comunidad.

6- Disminución notable de accidentes, enfermedades y errores.

7- Aumento de calidad humana.

Análisis estadístico-encuesta y reestructuración

La estadística no solo debe escoger las causas originarias de los accidentes y enfermedades
profesionales, sino además, prevenir o reducir futuros accidentes.

El sistema estadístico será eficaz, en la medida en que permita la investigación de las causas reales
que motivaron el accidente o la enfermedad profesional.

El 16 de enero de 1.940 el Ministerio de Trabajo, en el Preámbulo de la Orden dictó normas para la


confección de estadísticas de accidentes.

61
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En 1.941 la American standards Association de E.E.U.U. manifestó que las críticas que efectuaban
los técnicos de seguridad con referencia a las estadísticas de accidentes, no logran responder esta
pregunta; ¿Cuál es el defecto que ha podido corregirse?. Finalmente, expertos de la O.I.T. concluyeron que
para poder realizar una labor efectiva en seguridad e higiene las estadísticas no solo deben averiguar las
causas de accidente sino también el por qué de éste, permitiendo estas corregir el fallo mecánico,
ambiental o humano.

La ordenación estadística tiene como finalidad fundamental, clasificar los accidentes en las distintas
industrias y sus causas, las medidas de frecuencias y gravedad, localización de lesiones, etc., sirviendo éstas
para la información. Los inconvenientes surgidos de las estadísticas en general pueden superarse
adaptándolas a las necesidades de cada industria, para seleccionar los datos y poder determinar: ¿Cuál es
el defecto que debe corregirse?.

Selección de factores:

Es de gran importancia considerar los factores que determinen los Comité de Seguridad, técnicos,
expertos o encargados vinculados directamente al accidente.

Se destacan cuatro factores para llevar a cabo un programa eficaz de prevención de accidentes y
enfermedades profesionales:

1- Estudio de todos los ambientes de trabajos para descubrir, eliminar o detectar peligros físicos o
ambientales.

2- Estudio de métodos y procedimientos operativos.

3- Educación y disciplina en el personal.

4- Análisis de las causas, investigación completa, factores contribuyentes.

Exhibir gran variedad de técnicas para la averiguación de un accidente, depende ello hacia donde
apunte su investigador. Los procedimientos más frecuentes que se utilizan son los de acto y condición
insegura.

Otras técnicas son: defectos del hombre, de la máquina, del medio y de la gerencia, etc. El análisis
de los accidentes se efectúa en grupos, ubicándolo en distintas categorías, denominándose a esta tarea
“Método estadístico de Análisis”. Otra técnica es el sistema de seguridad, teniendo en cuenta la
interrelación existente entre los distintos hechos que podrían contribuir a que ocurra un accidente.

La investigación del accidente de acuerdo a su magnitud puede efectuarla el Supervisor, el


profesional de seguridad, la comisión de seguridad de los trabajadores ó el representante de la compañía
de seguro.

El Supervisor: Deberá hacer un informe inmediato del accidente y podrá, quizás, saber más que otra
persona. Él tiene en cuenta además las medidas que se tomen para evitar accidentes similares.

62
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El Profesional de Seguridad: Verificaría lo manifestado en el informe del supervisor e investigaría los


accidentes más importantes, preparando un informe por escrito para el ejecutivo que corresponda ó para
el comité de seguridad.

Comité Investigador Especial: En algunas compañías se forma para investigar e informar todos los
accidentes graves. Esta función se cumple allí donde un acto inseguro fue un factor contribuyente al
accidente.

Comité de Seguridad General: El la pequeña y mediana empresa las actividades de seguridad están a cargo
de este comité. Si existiera un accidente grave y una investigación especial, el presidente de este comité,
pude convocar a una reunión extraordinaria.

Realización del análisis:

La forma más eficaz de reducir accidentes es concentrarse sólo en una fase del problema.

Los informes pueden agruparse por ocupación de la persona lesionada, cada conjunto de informes
puede entonces, revisarse a fin de determinar la clase el origen y el agente de los accidentes que existen
entre las diferentes ocupaciones y las formas en que los accidentes ocurren.

Los índices de frecuencia de lesiones computados por departamentos pueden revelar que las
lesiones ocurren en alto grado en algunos Dptos. con respecto a otros. Si es tal caso, deberían analizarse lo
dptos. de alto índice para encontrar las fuentes de los accidentes y sus causas. Este método permitirá
concentrar el esfuerzo en los lugares en que los accidentes ocurren.

Si los índices de frecuencia de lesiones revela un alto grado le ocurrencia general en toda la planta,
los informes de accidentes pueden agruparse según el agente de accidentes, el origen de la lesión, la clase
de accidente el acto inseguro o la condición peligrosa.

Casos de Accidentes a Investigar:

Un accidente que causa una muerte o una lesión grave debiera lógicamente ser totalmente
investigado. El accidente que pudiera haber causado la muerte o una lesión grave, por ejemplo la rotura del
gancho de una grúa o de un cable de andamio, o la explosión de un tanque, es igualmente importante
desde el punto de vista de seguridad y también debería investigarse.

Cualquiera epidemia de lesiones leves demanda estudio. Una partícula de esmeril en el ojo o un
rasguño causado al manejar una lámina metálica, puede ser un caso muy sensible: la causa inmediata es
obvia y la pérdida de tiempo puede no exceder de unos cuantos minutos.

Sin embargo, si estos casos ocurren con frecuencia en la planta o en cualquier dpto. debiera
hacerse una investigación para determinar las causas.

63
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

64
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

65
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N° 5

COMITÉ DE SEGURIDAD

Comité de Seguridad e Higiene

El comité de seguridad e higiene, debe estar formado por representantes de la empresa y de los
empleados. Los representantes de la gerencia generalmente son los capataces o supervisores, nombrados
por la gerencia en vista de sus intereses o conocimientos en asuntos relativos a la prevención de
accidentes. Los representantes de los obreros pueden ser seleccionados por el sindicato o por los mismos
empleados. La nómina de socios del comité debe ser rotativa con objeto de darle oportunidad al mayor
número de personas de que se beneficien, por la experiencia de haber servido en el comité.

El presidente permanente del comité es, generalmente, un alto funcionario de la empresa, el


superintendente o gerente de fábrica, y es nombrado por la gerencia de la compañía. En algunos casos, el
comité nombra a su propio presidente. Es importante que el presidente tenga un interés activo en asuntos
de higiene y seguridad y el tiempo necesario para dedicarse al asunto. El secretario, por lo general, es
electo por el comité, aunque en los casos en que se ocupa un jefe de Seguridad de tiempo completo o de
tiempo parcial, éste puede ser nombrado por la gerencia como secretario.

Las responsabilidades y limitaciones del comité deben fijarse con toda claridad, y establecerse las
reglas para guiar sus actividades. Debe puntualizarse con toda claridad la forma en que deben ser
presentadas las sugerencias a la gerencia, y luego, apegarse a ellas con todo rigor.

Programa de actividad

Para lograr su propósito, el comité debe tener un programa de actividad continua. Si el programa
de seguridad es administrado por un jefe, éste debe buscar el consejo del comité para los proyectos a
seguir y solicitar su ayuda para llevarlos a cabo. Pero el comité mismo debe tomar la iniciativa en decidir
que el camino a seguir, basado éste en las necesidades reales de la planta. Algunas de las actividades a
cumplir pueden ser las siguientes:

1- Inspección de todos los lugares de trabajo de la planta para descubrir y eliminar todos los riesgos físicos.
Debe establecerse un calendario de inspección, para que toda la planta sea inspeccionada a intervalos
regulares.

2- Patrocinar juntas, concursos y otras actividades con el objeto de crear y mantener el interés de los
empleados.

3- Investigar nuevos procesos de trabajo o implantarlos para que involucren el uso de materiales nuevos,
para ver si las medidas de precaución son adecuadas.

4- Promover cursos de adiestramiento de primeros auxilios para los empleados.

5- Colaborar en la elaboración de un “manual de seguridad”, con las reglas de seguridad.

66
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

6- Aconsejar sobre la necesidad del uso del equipo de protección personal, en ciertos trabajo o áreas.

7- Revisar las sugerencias hechas por los empleados al comité, sobre asuntos relativos a la seguridad.

Algunos comités de higiene y seguridad operan sobre la base de calendarios mensuales de


actividades. En los casos que se siga este procedimiento, se elaboran esos calendarios para todos los meses
del año y el programa se basa en los mismos.

Ningún comité, por bien intencionado que esté, podrá tener éxito sin el apoyo de la gerencia. Toda
recomendación hecha por el comité, no importa lo trivial que pueda parecer, debe ser considerada. Si la
recomendación tiene mérito, debe ser adoptada y notificarse al comité. Si tiene mérito, pero por alguna
razón no puede adoptarse de momento, también debe ser notificado el comité al respecto y hacer planes
para una futura acción sobre el particular. Si la sugerencia no tiene mérito o no es práctica, se le debe dar al
comité la razón por la cual no es aceptable.

El comité debe llevar una tabulación de sus sugerencias, y proseguir cada una de ellas ante la
gerencia, hasta que se les dé un acuerdo definitivo; el comité de seguridad debe, también, ser celoso en la
consideración y disposición que da a las sugerencias hechas por los empleados.

Los miembros del comité de seguridad e higiene tienen la obligación fundamental de fomentar la
cooperación de todos los trabajadores en los esfuerzos que se desplieguen para mejorar las normas de
seguridad, debiendo garantizarse asimismo el cumplimiento de las reglas de higiene y seguridad, y combatir
la indiferencia y la resistencia pasiva de las personas interesadas. El desagrado de que hacen muestra
algunas personas para aceptar órdenes puede evitarse si las mismas son explicadas por compañeros de
trabajo que no ejercen autoridad alguna, pero que son respetados o estimulados personalmente.

Los miembros del comité deben tratar de cambiar la actitud de algunos trabajadores que creen
valerse exclusivamente por sí mismos, para lo cual habrá que persuadirles de que no tiene sentido alguno
arriesgarse innecesariamente. Dichos miembros del comité lograrán resultados más positivos cuando
mayor sea el número de trabajadores a quienes se permita participar en la formulación de las
reglamentaciones de higiene y seguridad. La cooperación que preste el comité alcanza toda su significación
cuando procede a informar a los trabajadores acerca de las reglamentaciones, instrucciones y otras
medidas de higiene y seguridad, tarea que ofrece mayores dificultades de lo que aparentemente pudiera
parecer. En efecto, no basta con proporcionar a los trabajadores un manual de reglas de higiene y
seguridad, pues su contenido debe explicárseles, todas las veces que sea necesario, para asegurarse de que
lo han aprendido.

Por otra parte, los miembros del comité de seguridad e higiene se encuentran en una situación
favorable para informar a la dirección de la empresa acerca del valor práctico de las medidas adoptadas y
de las mejoras introducidas en las mismas susceptibles de hacerlas más eficaces.

En algunas empresas, el presidente del comité de seguridad e higiene está facultado para invitar a
todo trabajador que haya sufrido un accidente a explicar cómo le ha ocurrido el mismo, de forma que
pueda indicársele si ha sido debido en parte a un error o a una falta cometida por él. La recomendación o
contradicción de un procedimiento de esta índole dependerá íntegramente de las cualidades personales
del citado presidente, puesto que si éste trata tales casos con tacto se obtendrá la ventaja de que las
censuras de que sea objeto la conducta del trabajador no provendrán del capataz —que es la persona que

67
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ha de velar por su seguridad y es además su superior directo—, sino de una persona más imparcial
dedicada exclusivamente a la prevención de accidentes.

Por último, todo miembro de un comité de seguridad e higiene ha de tener siempre presente que
una de sus obligaciones principales es la de dar cuenta inmediatamente al jefe de seguridad acerca de
cualquier situación peligrosa que pueda existir, sin esperar a una próxima reunión del comité.

Actividad del comité

1- La labor de formular y llevar a cabo un programa eficaz de prevención de accidentes en una


instalación industrial determinada, comprende tal variedad de actividades y funciones que no puede ser
realizada completamente por un solo hombre. Sin duda alguna hay que nombrar un director de seguridad
en todo establecimiento industrial, no importa el tamaño de éste, pero el éxito que obtenga dependerá de
su habilidad para conseguir de los demás miembros de la organización, que acepten su parte de la
responsabilidad, no solamente por los accidentes ya ocurridos, sino en llevar el peso de los trabajos que
deben hacerse para evitar los accidentes en el futuro.

2- Gran parte del tiempo del profesional de seguridad se emplea en adquirir informes de los
accidentes ocurridos y sobre los que puedan ocurrir. Dos de las razones principales para organizar un
comité de Seguridad en muchas plantas son: a) el dar al Profesional de Seguridad oportunidad para
conseguir los consejos de los expertos de otras compañías, y b) el hacer oficial la asignación de ciertos
deberes a aquellas personas que de otra forma podrían no cumplir con ellos.

3- Otros propósitos generales de los Comités de Seguridad son:

a) Despertar y mantener el interés de los superintendentes, supervisores, etc., y borrar la idea de que la
Seguridad es un asunto que atañe exclusivamente al Departamento de Seguridad;

b) Despertar y mantener el interés de los obreros y convencerlos de que son ellos, en gran parte, los
responsables de los accidentes y que es necesario su cooperación para prevenirlos;

c) Hacer de las actividades de seguridad una parte integrante de todo el sistema y métodos establecidos,
convirtiéndolas en una verdadera obligación;

Seguridad no es igual en todas las industrias. Cualquier sistema de comité debe encargarse de estas
tres funciones, ya que cada una de ellas es muy importante.

4- El tamaño de la planta es lo que generalmente determina cuáles son los comités que deben
organizarse para funcionar en la misma, pudiendo organizarse de acuerdo con la siguiente clasificación.

a) Planta pequeña con menos de 150 empleados;

b)Planta mediana con personal de 150 a 500;

c)Planta grande con 500 o más empleados;

d)Empresas que operan en dos o más plantas.

68
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Planta pequeña

5- En una planta pequeña, un solo comité puede abarcar todas las funciones y actividades antes
bosquejadas. En las plantas o talleres que empleen menos de 150 hombres, el comité debe estar integrado
por los siguientes miembros:

Administrador.

Superintendente.

Ingeniero de la planta.

Uno o más supervisores.

Uno o más obreros.

Jefe de Seguridad.

Agente de compras.

Médico de la compañía.

6- El comité puede incluir, aunque no necesariamente, todos esos hombres, pero en ningún caso
debe constar de menos de tres miembros. El Presidente del Comité ha de ser el miembro que ocupe la
posición de mayor autoridad en la planta y el jefe de Seguridad debe ser a la vez secretario y consejero.
Todos los miembros excepto el Presidente han de intercambiar a menudo sus puestos.

7- Los deberes de tal comité cubrirán naturalmente todo el campo de la Prevención de Accidentes.
Manejará todos los asuntos legislativos y ejecutivos de acuerdo con los párrafos del 5 al 8 incluyendo
generalmente la protección de incendios y la sanidad. Además debe:

a) Revisar y aprobar los informes semanales de las inspecciones hechas por el jefe de Seguridad;

b) Estudiar toda recomendación para determinar su posible adopción;

c)Indicar y familiarizar a los miembros del comité con las causas de todo accidente, con el propósito
de proyectar las medidas preventivas;

d) Ver que cada nuevo operario sea instruido debidamente por alguien en los riesgos propios de su
trabajo, y que los operarios de los diferentes departamentos se eduquen en las prácticas de seguridad por
medio de carteles, reglas impresas o instrucciones orales, tarjetas de seguridad, etc.;

e) Reunirse por lo menos una vez al mes y enviar una copia de las actas hechas por el Secretario
(jefe de Seguridad) al jefe de Operaciones u otra autoridad designada para su revisión. Se debe invitar al
administrador para que asista a las reuniones siempre que sea posible. Su presencia indicará su apoyo a
esta labor.

Planta mediana

69
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

8- La organización de comités en una planta mediana ( 150 a 500 empleados) debe ser como en la
de una planta pequeña (párrafos 12 al 14), añadiéndoles opcionalmente un comité sencillo compuesto de
tres o más obreros. A esto se le puede llamar el “Comité de Seguridad de Obreros”. El comité señalado en
los párrafos 12 al 14 puede llamarse “Comité de Seguridad de la Planta”.

9- Comité de Seguridad de Obreros: En algunas campañas el Comité de Seguridad de la Planta lo


selecciona un capataz para que actúe en el de obreros, y casi automáticamente se convierte en el director
del Comité. Casi siempre actúa por un término de 6 meses o por un tiempo predeterminado, al cabo de los
cuales se nombra otro capataz para ocupar su lugar. En esta forma todos los capataces se turnan,
haciéndoles adquirir esta valiosa práctica. En muchas plantas el capataz que dirige al Comité de Seguridad
de la planta es a la vez miembro del Comité de Seguridad de la Planta.

10- Un Comité de Seguridad de Obreros consiste generalmente de tres o más miembros. El término
de servicio es de 3 a 6 meses, dependiendo del tamaño de la planta, y de su plan de organización la
sustitución de los miembros que se hace de uno en uno. Esto en si constituye una forma de educación que
da a conocer a los obreros los esfuerzos de la Dirección en pro de la prevención de accidente y, además, les
hace ver que todos los empleados pueden formar parte de la organización de Seguridad. Una vez que el
hombre haya formado parte activa del Comité de Seguridad, se le considera un delegado, bien esté o no en
activo, debido a la forma rotativa de pertenecer al comité. Algunas veces, la intención es que cada hombre
integre, de vez en cuando, el comité.

11- Debido a que tal Comité lleva a efecto su propósito en gran parte mediante una educación
personal de sus miembros que se compenetran con la Seguridad por sus investigaciones de accidentes y sus
discusiones sobre la Prevención de Accidentes, es muy común cambiar todos o varios de los miembros del
Comité, a intervalos regulares. Esto da al Comité entrante cierto deseo de mejorar lo hecho por el anterior.

12- No está aún determinado el número exacto de personas que pueden rendir mejores resultados
trabajando juntas. Probablemente no hay un número que sirva de norma; prácticamente, por supuesto, el
Comité de Seguridad dependerá en parte de la organización de la planta dando representación a los
gremios. Bajo el punto de vista del buen proceder de un comité, lo importante es tener suficientes
miembros que garanticen variedad de ideas y opiniones, y a su vez un número lo suficientemente pequeño,
que permita a cada uno expresarlas en una reunión relativamente breve.

13- Mucho se ha discutido en cuanto a la elección o selección de los miembros. La elección debe
tener la ventaja de ser libre, y ayudará a convencer a los obreros de que la Dirección es sincera en su deseo
de que ellos tomen parte en el programa de seguridad. Pero la elección, especialmente al principio, es un
método poco satisfactorio.

Es probable que se elijan hombres que no tengan los méritos necesarios para armonizar en un
Comité de Obreros. Ello es especialmente cierto hasta tanto la planta se haya educado y compenetrado con
la labor de un Comité de Seguridad. Si la dirección reconoce las cualidades que son necesarias, el
nombramiento es el método más satisfactorio. Donde la elección ha tenido éxito, ha sido introducida
después de una experiencia satisfactoria con comités nombrados; combinando las ventajas de una elección
de los obreros y de una selección prudente.

14- Los deberes de un Comité de Seguridad de Obreros son:

70
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a)Hacer inspecciones mensuales de las condiciones y prácticas peligrosas e informar sus resultados al jefe
de Seguridad, quien entonces lo remitirá al Comité de Seguridad de la Planta;

b) Instruir y prevenir a sus compañeros sobre toda práctica que sea peligrosa;

c) Investigar todos los accidentes serios y los “que casi llegaron a ocurrir”, remitiendo informes y
recomendaciones,

d) Ayudar a mejorar el espíritu de cooperación entre la Dirección y los empleados;

e) Interpretar y enseñar las Reglas de Seguridad.

15- En adición a los deberes rutinarios, los miembros de este comité, al hacer las inspecciones,
deben escoger hombres y hacerles, al azar, preguntas relativas a las Reglas de Seguridad en sus propios
trabajos. Estos datos deben incluirse en el informe del Comité, y si son desfavorables, deberá dársele al
hombre, mediante su capataz, la instrucción necesaria.

16- El propósito de ese comité es, en parte, el de rendir un informe de peligros al capataz y al jefe
de Seguridad y recomendar remedios para los mismos, pero el valor principal de estas actividades descansa
en el efecto educativo sobre los miembros del comité y como consecuencia, sobre todo el resto de los
operarios. Estudiando directamente los accidentes y sus causas; se convencerán los del comité de que los
obreros mismos juegan un papel importante en el origen y prevención de los accidentes. Désele a los
obreros una parte activa en el trabajo de seguridad, cierta responsabilidad y algún crédito y se obtendrá su
interés. Esta ha sido la experiencia de todos los países y que se ha constatado en los comités organizados
por el Instituto Argentino de Seguridad.

17- Es indispensable que cada capataz sea un creyente de la idea de los comités y que
constantemente anime a los obreros en su trabajo. Es el capataz —considerado como supervisor de la
industria— sobre quien descansa el éxito del trabajo de los comités. A menos que él no esté convencido de
la importancia de la Prevención de Accidentes, no se puede esperar que los miembros de este comité sean
obreros de “seguridad” que aporten el interés y la cooperación deseadas.

18- El jefe de Seguridad debe asistir a todas las reuniones del Comité de Seguridad. Debe tener
cuidado de no intentar dominar esas reuniones ni de limitar la iniciativa de los miembros, pero si dirigir con
tacto sus actividades, para llevarlos a resultados máximos.

Plantas grandes

19- Las plantas grandes (500 obreros o más) deben tener un Comité Central de Seguridad propio (
párrafos 16-20). Muchas compañías organizan un Comité de Seguridad de Obreros en cada departamento y
limitan sus actividades a sus respectivas secciones. Se aconseja que, de cuando en cuando, estos comités
hagan inspecciones fuera de sus respectivos departamentos. En esta forma se da el caso de encontrar
condiciones peligrosas que no han notado aquellos que las ven continuamente y que por lo tanto no
aprecian sus peligros.

Compañías grandes que operan en dos o más plantas.

71
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

20- Las compañías que operan en dos o más plantas deben organizar comités de seguridad en cada
planta de acuerdo con el número de obreros empleados, como se explica en los párrafos anteriores.
Además de éstos, se puede organizar un Comité llamado “Comité Central”. Bajo esta amplia organización el
Comité de Seguridad de cada planta hará lo mismo que si existiere una sola planta, excepto que los
informes se remitirán al Comité Central. En adición a esto, ellos ejecutarán las órdenes emitidas por el
comité Central de Seguridad.

21- Los miembros del Comité Central de Seguridad deben ser escogidos por su autoridad y
conocimientos, y éste estará integrado en gran parte de miembros ejecutivos tales como los
administradores de plantas, incluyendo el superintendente de fabricación, el ingeniero jefe, el jefe del
Departamento de Empleos, los superintendentes, el médico de la planta y, por supuesto, los jefes de
Seguridad. El Presidente del Comité debe serlo el administrador general o el vicepresidente a cargo de la
fabricación. La única justificación para cambios periódicos en el personal de tal comité es que, tales
cambios, dan a cada ejecutivo una oportunidad de tomar una parte activa en el programa de prevención de
accidentes.

Manteniendo el interés

22- Hay muchas maneras de mantener el interés entre los miembros del Comité de Seguridad. En
primer lugar, debe buscarse a aquellos que demuestren mayor entusiasmo en tales labores. Aun entonces,
para mantener ese interés, es necesario un constante esfuerzo de parte del Presidente, del jefe de
Seguridad y del Comité Central del Comité se les asignarán otras obligaciones además del mero informe de
las prácticas y condiciones peligrosas. Debe dársele una parte más activa en el trabajo, haciéndoles sentir
que el éxito del comité depende del apoyo individual de sus miembros, siendo el propósito máximo
levantar el interés de los operarios, a tal extremo que consideren que el trabajo de seguridad es tan
importante como el suyo propio.

23- Entre los medios para despertar y mantener el entusiasmo entre los miembros del Comité,
ninguno es más efectivo que el de proporcionarles informaciones de aspectos educacionales, tales como
datos exteriores, frecuencia de ciertas clases de accidentes, e informes comparativos con otros meses del
año, con otros años, y con otras organizaciones.

25- Los boletines mensuales recibidos de los miembros de Comités de Seguridad; los informes de
ciertas clases de accidentes, dignos de atención debido a su frecuencia; sus causas y métodos para
evitarlos, así como artículos tomados de otras revistas y publicaciones que despierten el interés, pueden
usarse también con grandes ventajas y provechos.

26- El conocimiento de cada trabajo es la base sólida para un éxito completo. El valor de la
educación de los empleados en cuanto a Prevención de Accidentes consiste en la constante observación y
búsqueda por éstos de las formas en que el obrero se lesiona, llegando así a la conclusión de que esto
ocurre más por falta de cuidado que por causas mecánicas.

27- Hay muchas otras formas de mantener el interés entre los miembros del Comité, tales como
carteles bien preparados y la manera atractiva en que se colocan en las pizarras de avisos; reuniones de
seguridad, la rápida y acertada discusión de las sugerencias recibidas, cambio de miembros, tarjetas de

72
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

asociados, emblemas y botones de seguridad, y premios para actos realizados con el programa de
seguridad.

28- Es indispensable que el comité tenga un guía, alguien que le dé vida, que le haga rendir
provechosos frutos. Este problema no se resuelve con sólo buscar un buen jefe de Seguridad; más
importante aún es que éste sea un buen “líder” entre los hombres. Deberá tener la confianza en los demás
miembros; estar enteramente familiarizado con el programa de seguridad; ser entusiasta en ello; poseer
una personalidad atrayente; ser comprendido por los demás, y deberá saber dirigir una discusión sin querer
dominarla; estar, por último, familiarizado con el proceder y actuación del Comité.

29- Las reuniones del Comité deben celebrarse durante las horas de trabajo y bajo condiciones
favorables. Oscuridad, poca ventilación y cuartos calurosos, son condiciones que deben evitarse. La claridad
y los salones ventilados dan “vida” a las reuniones durante su desarrollo.

30- Deberes de los miembros del Comité de Seguridad: El primero y más necesario de los deberes
de cada miembro, es el de dar instrucciones de seguridad a los nuevos operarios. Debe conocer las reglas
generales de seguridad de su departamento. Debe hacer advertencias acerca de las maquinarias
desprovistas de resguardos, así como de las prácticas peligrosas.

31- Uno de los métodos primordiales usados al comienzo de la labor de seguridad para despertar
interés, reflexión y cooperación entre los obreros hacia la seguridad, es el de las sugerencias. Los hombres
que trabajan con maquinarias conocen mejor que nadie su funcionamiento y condiciones y a veces son más
aptos que los propios inspectores de muchos comités para sugerir las mejoras prácticas en resguardos y
sobre prácticas de seguridad. Y esto asimismo reza con la mayoría de los otros operarios de la planta: Sólo
se requiere un poco de estímulo para obtener de ellos sugerencias útiles, cuya adopción evitará que
sucedan muchos accidentes.

32- La Prevención de Accidentes está íntimamente relacionada con la eficiencia y no es de


extrañarse que muchas recomendaciones no sólo sean útiles en la prevención de Accidentes, sino también
en reducir el costo de producción, perfeccionando los métodos y condiciones, mejorando la salud, y
aumentando el bienestar de los obreros.

Un miembro del Comité de Seguridad, debe hacer y estimular a otros a que hagan sugerencias que:

a) Logren disminuir los peligros de accidentes a ellos y a sus compañeros;

b) Eliminar los riesgos de incendios o aumentar la efectividad de los métodos y equipos de extinción de
incendio existentes;

c) Mejorar las condiciones sanitarias de los talleres.

33- Al hacer las inspecciones, un miembro del Comité debe estar a la expectativa de todas las
prácticas peligrosas ejecutadas por los operarios. Cuando se encuentre algo peligroso lo informará
inmediatamente al capataz para su evitación.

Reconocimiento por parte de la empresa

73
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

34- Es importante el que la empresa demuestre de una u otra forma su aprecio de los servicios
rendidos por los miembros de los Comités de Seguridad. El método utilizado para llevar esto a cabo no
necesita ser engorroso ni costoso. Las siguientes sugerencias merecen consideración:

a) Carta de reconocimiento firmada por el gerente general, encargado de la fábrica o un director de la


compañía;

b) Certificado de servicio al que se le pueda poner un marco para colocarlo en la casa del operario;

c) Tarjeta o insignia de asociado;

d) Alguna demostración de reconocimiento en una de las reuniones de seguridad;

e) Una comida especial para los miembros del Comité de Seguridad.

El llevar a cabo una o varias de las sugerencias arriba indicadas, representa una manera definitiva
de animar a los miembros de un Comité de Seguridad. Deben emplearse también otros métodos para
convencer a estos hombres —y a través de éstos a todos los demás empleados— de que la empresa está
verdaderamente interesada en ello, de que los directores están más que dispuestos a cumplir su cometido
y de que la cooperación del trabajador es esencial para lograr el éxito.

74
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N°6

NORMAS Y REGLAMENTOS DE SEGURIDAD

NORMAS DE SEGURIDAD

Valor de las normas

Para asegurar un grado razonable de uniformidad en cualquier tipo de actividad es necesario del
desarrollo y la aceptación general de normas. Todas las ramas de la ciencia o la ingeniería, todas las
profesiones, todas las industrias, deben tener sus propias normas. Al establecerse cualquier nuevo campo
de actividad es preciso fijar normas que sirvan de base al progreso sucesivo. Esta labor preliminar forma
parte del desarrollo de otras normas nuevas.

La seguridad industrial sigue una actividad nueva, que crece incesantemente. Las normas presentes
se han desarrollado por dos medios distintos, lo cual ha tenido consecuencias importantes. Esas normas se
dividen en dos grupos:

1) Normas voluntarias, aplicadas sin coacción. Los diversos intereses, grupos e individuos dedicados a la
labor de evitar accidentes han perfeccionado normas que representan la buena práctica. Como su objetivo
es la prevención de accidentes, esas normas representan la realización de la experiencia y se aceptan y
observan como resultado su valor práctico como ayuda en la labor preventiva.

2) Normas obligatorias. Los gobiernos Federal y de los Estados han promulgado leyes o reglamentos que
tienen la fuerza y el efecto de una ley, con el propósito de asegurar la corrección de riesgos concretos y de
establecer ciertos requisitos que son indispensables para la seguridad.

Desde los comienzos del movimiento en favor de la seguridad se comprendió la necesidad de


establecer normas. Hubo un período de experimentos empíricos y de intercambio de ideas y de
experiencias. No tardaron en surgir normas, muchas de las cuales quedaron incorporadas en reglamentos
de tipo general. Las primeras se referían a la protección de la maquinaria movida por mecanismos de
transmisión, a las máquinas más comunes de punto de operación y a las barandas, escaleras, etc.

Normas voluntarias

Las necesidades de la producción, durante la Primera Guerra Mundial, dieron gran impulso al
desarrollo de normas industriales formales, tanto de adopción voluntaria, por parte de la industria, como
de adopción obligatoria, impuesta por los gobiernos estatales. La multiplicidad de normas empleadas por
fabricantes competidores representaba un grave obstáculo en la tarea de producir grandes cantidades de
artículos indispensables.

Falta de cumplimiento de normas- acción disciplinaria

75
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Partiendo del convencimiento de que ningún ser humano, desea ser protagonista de un accidente
que dañe de alguna manera su integridad física, debemos enfocar las faltas de cumplimiento a las normas
impartidas, bajo otros aspectos mucho más profundos que los considerados desde el punto de vista
disciplinario.

Debe entenderse la prevención de accidentes (por medio del cumplimiento de las normas
impartidas) como consecuencia de un proceso con miras a lograr “Conciencia” de tal realidad, en base a
sistema de educación en los distintos niveles de actuación personal dentro de la estructura orgánica de la
Empresa. Por lo tanto, consideramos negativa la acción disciplinaria, salvo en aquellos casos en que
agotados todos los recursos de orientación y capacitación, se deba llegar, para eliminar males mayores, a la
separación del causante. Pero antes de esto, se hace indispensable el análisis de las causas que motivan el
incumplimiento.

La idea de Seguridad excede a los campos que delimitan el Accidente, el Siniestro, los Riesgos en sí
mismos y la Higiene tal como comúnmente se los enfoca, si aplicamos a los conceptos criterios filosóficos,
psicológicos y sociológicos.

En efecto, la Antropología Filosófica nos sitúa en una muy avanzada discriminación de la


peculiaridad del ser humano, así como permite comprender el trabajo como creador de la cultura. La
Sociología nos permite ver estructuralmente las formas organizativas socializadas y socializantes, de
manera que cada institución pueda ser vista y estudiada como un todo coherente e individualizable. La
Psicología Profunda y Social nos da acceso a la interacción que permite la fluencia de vivir y en él, del
quehacer; o bien que detiene, traba y hasta destruye la posibilidad actuante positiva.

Dos son las instituciones que atraen en nuestra inquietud al respecto de la Seguridad: La Empresa
productora de bienes y promotora de Cultura, y la Familia núcleo o múltiple de toda formación social. En
ambos se participa de la policausalidad de cada suceso y son infinitas las condiciones dadas; así es como de
ellas devienen situaciones que determinan tipos de conducta. Pero no olvidemos que en ello tiene
primordialmente que ver el factor humano.

Estando el acondicionamiento primigenio a cargo de la familia, es allí en donde veríamos más


claramente lo adecuado a los fines de una buena personalización para una correcta socialización.

Pero transcurriendo durante un tercio o más de la vida útil de un ser humano en el campo laboral,
debemos también poner especial atención a la manera de incluir al trabajador para disminuir la
policausalidad incidente y negativa.

En tal sentido se olvida que de todos los seres vivos el hombre es el más desvalido al nacer, pues su
saber es muy limitado y sus relaciones de comunicación y dirección, escasas. A ello acompañan sin duda
extraordinarias posibilidades de rápido aprendizaje durante los primeros años y una penetración peculiar
para interpretar signos y símbolos y adecuarse a situaciones sorpresivas y variadas. Sin embargo, su
desarrollo o personalización no se efectúa correlativamente a la edad cronológica o al desenvolvimiento
intelectual correspondiente.

Familia comunicación y posibilidades de educación conjuntas, y luego trabajo, son los que ofrecen o
retacean posibilidades de desarrollo para transformar en seguridad la inseguridad básica.

76
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El estado natural del ser naciente en su invalidez, es el miedo; si éste mantiene su latencia en virtud
de un clima familiar (laboral o comunitario) inseguro, indefectiblemente se producen reacciones
irresponsables y descuidadas y, opuestamente, la omnipotencia del temerario imprudente, así como
también la obsesión del cuidado con su angustiante tensión.

En la familia la seguridad del vínculo y en las relaciones, el orden medido, la organización, la


enseñanza normal y provisoria, la certeza, sobre todo, del afecto y en el buen trato, crean el clima propicio
para un buen desenvolvimiento de la personalidad y el correspondiente crecimiento emocional.

En el caso contrario se elaboran defensas mecánicas que se expresan por conductas repetitivas.
Son reacciones inconscientes que nada tienen que ver con un natural y positivo correlato con los sucesos,
los objetos y las personas.

Lo normal es adquirir técnicas para el manejo de las múltiples dimensiones de la realidad, pero esas
técnicas tienen que cimentarse con actos conscientemente eslabonados que otorguen seguridad para ser
aceptados e incorporados instrumentalmente.

La inmadurez emocional es un problema denunciado en nuestra época mediante comprobadas


estadísticas. En nuestro caso podemos ofrecer el testimonio de numerosas pruebas de Selección de
Personal y Orientación Profesional, de las cuales deviene 90% de inmadurez de distinto grado corroborados
por las observaciones de otras instituciones. Por otra parte el problema se enfatiza en las grandes ciudades.
Ya enfocando el terreno laboral, podemos pues deducir que el 90% de los trabajadores padecen tal estado
en diversas medidas pues se ve exacerbado o no, según los acontecimientos de la vida particular y las
fijaciones que durante ella hayan podido suscitarse por pérdidas o ataques sensibles.

El hombre lleva al trabajo un temperamento básico del que, en contacto con su ambiente,
sobreviene una personalidad más o menos armónica y totalmente desarrollada o no, y un carácter
evidenciado en la conducta, consecuente al conjunto.

Teniendo en cuenta lo expresado y las estadísticas de accidentes y siniestros, aun en excelentes


condiciones de adiestramiento, capacitación y organización de la Seguridad, se hace evidente que conviene
investigar a los actores para ver hasta qué punto el coeficiente de inseguridad particular presenta
inconvenientes de adecuación a situaciones de emergencia, para atender a ello y mejorarlo.

Señalaremos aquí algunas modalidades de cuidado:

- El temperamento impulsivo.

- Una emotividad muy vulnerable en la adultez.

- Persona que actúa no de acuerdo a su edad cronológica, sino como correspondiendo a una edad menor.

- Un carácter variable en las reacciones, no templado, es decir, sin una tónica que haga previsibles
conductas adecuadas a distintas situaciones y a la vez típicas.

- Personalidad sugestionable, de fácil contagio efectivo, sin mayor discriminación valorativa.

Lo contrario, temperamento reposado, flemático, secundario; emotividad normal con una escala de
valores creando una estructura sentimental bien equilibrada; actuación acorde con la edad, la situación y el

77
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

consenso social; acatamiento din sumisión; carácter seguro que permite confiabilidad; capacidad valorativa
clara para estimar y rechazar con flexibilidad óptima para poder corregirse y progresar.

En tal sentido debemos señalar cuidadosa, aunque brevemente que siendo el trabajo, casi en
general, una situación acondicionante de tipo grupal e institucional, conviene saber qué dicen al respecto
Psicólogos sociales y Sociólogos.

Los primeros señalarán dentro de la dinámica grupal los miedos básicos al ataque y la pérdida, que
se excitan ante la operación de cambios, ante el incumplimiento de promesas, la circulación de rumores, las
comunicaciones interceptadas, distorsionadas, engañosas, dadas con diversas cargas afectivas, retaceadas,
diferidas.

Llegando esta instancia al campo de la conciencia social, se advertiría de inmediato la Inseguridad y


por lo tanto incertidumbre que cualquiera de estas circunstancias traen siempre aparejadas.

Dentro del punto de vista Sociológico se podría enfrentar a la organización y estructura institucional
y a la directa relación de hombre y tarea. En tal caso surge de inmediato lo tenso de la prisa, los niveles,
roles y funciones no debidamente estipulados y ejercidos, e incidencias infinitas para crear un clima de
desacuerdo altamente tenso. Por fin en ambos campos, el Psicosocial y el Sociológico, interesan las
relaciones en las cuales se hallan todos los elementos compensatorios de la satisfacción si existe estabilidad
en el empleo, pagos en fecha y economía sana, prestigio de la empresa; trato formal debido, mayor que el
que compete a relaciones informales; progreso de la empresa; transformado en bienestar general;
promociones estudiadas y debidas; evaluación del personal y conocimiento de sus condiciones, por ende,
para ser aprovechadas y estimuladas y, por fin, certeza ética en el cumplimiento de compromisos.

SEGURIDAD, SATISFACCIÓN Y ACUERDO no cumplidos, se convierte inevitablemente en Inseguridad,


Insatisfacción y Desacuerdo. El resultado de estos opuestos sería: Miedo- Frustración- Tensiones. Fácil es
comprender que en cualquiera de los tres casos las defensas del sujeto bajan para enfrentar la emergencia
de un peligro, un accidente o un siniestro.

Toda inestabilidad acentuada en el clima personal y empresario constituye una situación de


inseguridad altamente peligrosa.

Unificación de normas

Al evaluar la contribución que prestan a la seguridad en el trabajo las asociaciones privada debe
tenerse en cuenta, el papel que desempeñan las asociaciones de normas, y aunque estas no se dedican
exclusivamente al fomento de dicha seguridad, contribuyen en forma fundamental al desarrollo de la
misma.

Las asociaciones de normas se dedicaron en sus comienzos principalmente a reducir la innecesaria


e inconveniente variedad de piezas técnicas de tipo corriente, tales como los remaches, pasadores y
tuercas, si bien sus diversas actividades se ampliaron pronto a otros sectores, pudiéndose,
consecuentemente, aplicar la unificación de normas a los pliegos de condiciones materiales de
construcción, a la verificaciones experimental de materiales a los cálculos en la construcción de máquinas,
etc.

78
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En la actualidad son numerosos los tipos de normas publicadas que atañen directamente a la
seguridad en el trabajo, algunas de las cuales se denominan efectivamente normas de seguridad, puesto
que se refieren exclusivamente a la misma, mientras que otras, son normas técnicas, códigos de normas,
etc.; que tratan en cierta medida de la seguridad o influyen indirectamente en la misma.

A continuación se citan algunos ejemplos de los diversos materiales y equipos industriales a los que
se aplican normas nacionales de seguridad.

- Equipo industrial: escaleras, muelas abrasivas, tubos de prisión, calderas y ascensores.

- Equipos de protección individual: gafas protectoras, máscaras respiratorias, guantes, gorros, calzado de
protección y mandriles.

- Colores, signos, señales y símbolos: identificación de los sistemas de canalización, identificación de los
cilindros de gas, olores de seguridad, dispositivos de señales para las prensas e imprentas, etc.

- Normas de seguridad: precauciones que han de observarse en las canteras, en la utilización industrial de
rayos X, en la lucha contra incendios y en la instalación y conservación de equipo electrónico
antideflagrante e intrínsecamente exento de riesgos.

- Registros de accidentes: registro y evaluación de los accidentes de trabajo observados y compilación de


los índices de dichos accidentes.

La unificación de normas es de gran eficacia debido, especialmente, a que es el resultado de los


esfuerzos coordinados de todas las partes interesadas, esto es, los fabricantes, los usuarios, el personal
científico, etc. En razón de que las normas de seguridad son aprobadas por todas las personas interesadas,
han sido incorporadas, en algunas ocasiones a reglamentaciones oficiales.

Una de las grandes ventajas que presenta la unificación de normas consiste en la protección que esto
representa para los fabricantes de productos estandarizados oficialmente contra posibles quejas que los
usuarios o de los servicios de inspección; además, de esta forma los usuarios saben exactamente que clase
de material adquieren, y pueden así, evitar ulteriores cambios o ajustes onerosos del equipo industrial.

La unificación de normas puede constituir un medio importante para asegurarse, que únicamente
se envían a los países técnicamente subdesarrollados aparatos y máquinas garantizados desde el punto de
vista de seguridad. En algunos países se fabrican dos tipos de máquinas: unas provistas de buenos
dispositivos de protección, y otras, sin protección alguna, para los demás países. Esta práctica debe
abandonarse en absoluto, aunque, desgraciadamente, continuará ejerciéndose hasta que se establezcan
normas de seguridad aplicables en todo el mundo.

Reglamento

Es un conjunto de normas coercitivas, sobre las condiciones de trabajo, el diseño, la construcción, la


inspección y el funcionamiento de los equipos industriales, además, establecen las obligaciones de los
empleados y de los empleadores.

79
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Decretos y reglamentaciones vigentes sobre seguridad en el trabajo

En el año 1.929 la Conferencia Internacional del Trabajo realiza una recomendación sobre la
prevención de los accidentes de trabajo en donde se expresan ampliamente los principios que deben regir
las labores en materia de Higiene y Seguridad Industrial por parte de los gobiernos, autoridades públicas,
asociaciones industriales, asociaciones de seguros, etc.

En la misma se deja sentado que para que todo sistema sea eficaz debe tener una base legislativa.
Así es que cada país se ajusta a sus necesidades.

De allí que haya muchos tipos de legislaciones y reglamentos que existen sobre seguridad en el
trabajo a nivel mundial. Así por ejemplo en los países de regímenes políticos parlamentarios se establece
una clara diferencia entre la ley y la reglamentación.

La ley: la promulga el parlamento (en nuestro país se discute y aprueba en la cámara de Diputados
y de allí pasa al Senado para ser revisada, luego ya con las enmiendas echas o no se promulga como ley).

La reglamentación: en cambio es dictada por el Poder Ejecutivo (ejemplo Ministerio de Trabajo)


esta a su vez puede ser enviada al parlamento para su aprobación antes de entrar en vigencia para darle
carácter de ley (lo que se conoce como proyecto de ley enviado al parlamento). En caso de que no prospere
su aprobación el Poder Ejecutivo puede ponerlo en vigencia mediante un Decreto que tiene fuerza de Ley
pero que no contó con la aprobación del Parlamento.

En el año 1.972 durante el gobierno del Gral. Lanusse se envía al Poder Ejecutivo un proyecto de
Ley sobre Higiene y Seguridad en el Trabajo lo que hoy conocemos como Ley 19.587 / 72, en dicho proyecto
se definen, el ámbito de aplicación de la ley y las personas obligadas., luego se postulan las normas,
técnicas y por último cabe destacar que en el art. 11 se fija que el PEN dictará los reglamentos necesarios
para la aplicación de la Ley. El Gral. Lanusse finalmente aprueba la Ley.

En el año 1.973 se eleva al presidente en ejercicio un reglamento a la Ley de Higiene y Seguridad


19.587 que se aprobó bajo el número 4.160 / 73.

Luego en el año 1.979 durante el Gobierno del Gral. Videla se deroga el Decreto 4.160 / 73 y se
aprueba el Decreto 351 / 79 que aun se encuentra en vigencia. Se basaron para realizar esta modificación
en la experiencia acumulada y se demostró la necesidad, de carácter imperativo, de actualizar los métodos
y normas técnicas además de unificar ciertos criterios.

Para realizar esta reglamentación se reunió a pedido del Ministerio de Trabajo una Comisión de
Revisión integrada por representantes de 13 organismos oficiales y 10 particulares, luego se aprueba lo que
hoy se conoce como decreto 351 / 79.

También existen otras Leyes que tienen injerencia en la Seguridad e Higiene en el Trabajo y en lo
referente a las relaciones entre Empleado y Empleador, por ejemplo La Ley de Trabajo 20.744, la Ley de
Accidentes y Enfermedades Profesionales. Además todas las reglamentaciones que puede emitir el PEN a
través del Ministerio de Trabajo como el Dec. 692 / 92, sobre reglamentación nacional del Tránsito en
donde se hace hincapié en las condiciones de Trabajo y la Higiene y Seguridad de los conductores de
transportes públicos. También pueden encontrarse reglamentaciones a nivel municipal y también Edictos
policiales.

80
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

DICTÁRONSE NORMAS A QUE SE AJUSTARÁN LAS CONDICIONES DE HIGIENE Y


SEGURIDAD EN EL TRABAJO EN EL PAÍS.

------------------------------------------------------------------------------------------
El Poder Ejecutivo Nacional mediante la Ley N°

19.587 estableció las normas a las que


deberán ajustarse las condiciones de higiene y

seguridad en el trabajo en todo el país.

El mensaje correspondiente de la Ley está

suscripto por el Ministerio de Trabajo, señor

Rubens G. San Sebastián.

------------------------------------------------------------------------------------------

TEXTO DEL MENSAJE

------------------------------------------------------------------------------
BUENOS AIRES, 21 de Abril de 1.972

EXCELENTÍSIMO SEÑOR PRESIDENTE DE LA NACIÓN

Tengo el honor de dirigirme al Primer Magistrado elevando a su consideración un proyecto de ley


por el que se regulan las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo, en todo el territorio de la
República.

Es un axioma insustituible dentro de la filosofía del trabajo que la protección de la vida, de la salud
y de la integridad sicofísica de los trabajadores se presenta como una exigencia social y como un imperioso
deber de la comunidad industrial moderna.

A alcanzar este objetivo, de claro sentido humano y de interés socio-económico, está dirigido el
presente proyecto considerándose al hombre, desde este especial ángulo de observación, como el capital
supremo que es perentorio cuidar y preservar entre los riesgos que inevitablemente la tecnología moderna
lleva aparejados.

Esencialmente la materia legislada está definida por la preocupación de proteger y preservar la


integridad de los trabajadores y la función educativa que cumple por sus efectos una norma jurídica; se
acentúa por previsiones destinadas a ejercer una efectiva docencia de la prevención en el orden de la
higiene y seguridad, pretendiendo que nazca en los sectores interesados una clara conciencia de que el
medio más eficaz, sino el único, de disminuir los accidentes y enfermedades del trabajo es neutralizar o
aislar los riesgos y sus factores más determinantes. También ha de apreciarse que en sus proyecciones
prácticas la actitud que se quiere estimular hará sentir su influencia en la elevación de los niveles de
productividad con la consiguiente economía en los costos y cargas laborales.

81
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Recoge así el proyecto un hecho social que hasta el presente ha carecido de tipificación jurídica, por
lo menos bajo la forma de un sistema orgánico y coherente con ámbito nacional de aplicación. Y es en este
sentido que el ordenamiento propuesto se postula como un nuevo capítulo del derecho del trabajo.

Desde el punto de vista programático el proyecto tiene el contenido, y lo es por definición, de una
ley básica de higiene y seguridad en el trabajo. Se propician normas fundamentales, de concepción clara y
precisa, con suficiente amplitud para abarcar todos los aspectos representativos del sistema a instaurar y
en el que puedan tener ágil procesamiento los logros de la ciencia y de la técnica, en el sentido de la
prevención de los riesgos y la adecuada protección del hombre de trabajo. Con ello la ley ganará en
comprensión y su grado de adaptabilidad no será menor frente a las particulares características del ancho
campo de actividades que constituye su objeto, y a las variaciones impuestas por el progreso de la
tecnología moderna.

El camino elegido aspira a ser el más apto para lograr que los establecimientos y explotaciones
comprendidos en el texto, vayan gradual y progresivamente ajustándose a sus exigencias. Se ha pensado
que la adopción de un sistema reglamentario desde sus orígenes conduciría a resultados no deseados: de
un lado, la imposición de cambios en instalaciones y la adopción de nuevas técnicas con el agregado de
inversiones que ello supone, y del otro, el desmedro jurídico y afectación del principio de autoridad que se
generaría de darse forma positiva a un complejo de normas que resultase de tal modo inaplicable. De ahí
que una de las razones que más decisivamente han influido para articular el proyecto con la fisonomía de
una ley básica, es la carencia de una realidad en todos los casos instrumentada para la recepción de un
sistema reglamentarista, y con experiencia y mentalización suficientes para observar pacíficamente una
legislación de tal tipo.

Así fijada la dimensión del sistema y luego de reseñado sus caracteres, el proyecto define el ámbito
de aplicación de la ley y las personas obligadas. De inmediato se postulan las normas técnicas y las medidas
que han de satisfacer sus objetivos precisándose los principios y métodos de ejecución que se consideran
como básicos. En lo que atañe a la materia de las reglamentaciones el texto señala los tópicos que ellas
habrán de contemplar primordialmente, subrayándose las formas graduales y relativas de su
institucionalización. En su estructura obligacional el texto se detiene en la enunciación de las medidas y
disposiciones que deberán observar las partes del contrato de trabajo en orden a la consecución de los
objetivos de prevención y protección que se persiguen.

En sustancia, el proyecto nuclea y sistematiza un complejo de principios básicos y de normas


obligacionales inherentes a la ejecución y condiciones del contrato de trabajo, por lo que al establecerse
que la ley se aplicará en todo el territorio de la República, la Nación pone en ejercicio sus poderes de
legislación en materia que le ha sido expresamente delegada (artículo 67 inciso 11 de la Constitución
Nacional).

Corresponderá expresar finalmente que el instituto propiciado reconoce precedentes, por su


finalidad y objeto, en la legislación de naciones industrialmente avanzadas, y en lo que atañe al ámbito de
aplicación su tratamiento coincide con la experiencia de países de la más pura tradición federalista. Ha sido
en especial señera la preocupación de la Organización Internacional del Trabajo, y su Recomendación N° 97
sobre la protección de la salud de los trabajadores, la 112 sobre los servicios de medicina del trabajo así
como el informe de la Quinta Reunión del Comité Mixto O.I.T. - O.M.S., constituyen límpida expresión de su
trayectoria en la universalización de principios y orientaciones inspirados en el ideal de protección y
preservación del valor humano y en el logro del bienestar físico y mental de los trabajadores.

82
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Dios guarde a Vuestra Excelencia

RUBENS G. SAN SEBASTIÁN

Ministro de Trabajo

TEXTO DE LEY
--------------------------------------------------------------------
Buenos Aires, 21 de Abril de 1.972

En uso de las atribuciones conferidas por el artículo 5° del Estatuto de la Revolución Argentina, EL
PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA SANCIONA Y PROMULGA CON FUERZA DE LEY:

Artículo 1°: Las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo se ajustarán, en todo el territorio de la
República, a las normas de la presente ley y de las reglamentaciones que en su consecuencia se dicten.

Sus disposiciones se aplicarán a todos los establecimientos y explotaciones, persigan o no fines de


lucro, cualesquiera sean la naturaliza económica de las actividades, el medio donde ellas se ejecuten, el
carácter de los centros y puestos de trabajo y la índole de las maquinarias, elementos, dispositivos o
procedimientos que se utilicen o adopten.

Artículo 2°: A los efectos de la presente ley los términos “establecimiento”, “explotación”, “centro de
trabajo” o “puesto de trabajo” designan todo lugar destinado a la realización o donde se realicen tareas de
cualquier índole o naturaleza con la presencia permanente, circunstancial, transitoria o eventual de
personas físicas y a los depósitos y dependencias anexas de todo tipo en que las mismas deban permanecer
o a los que asistan o concurran por el hecho o en ocasión del trabajo o con el consentimiento expreso o
tácito del principal. El término empleado designa a la persona, física o jurídica, privada o pública, que utiliza
la actividad de una o más personas en virtud de un contrato o relación de trabajo.

Artículo 3°: Cuando la prestación de trabajo se ejecute por terceros, en establecimientos, centros o puestos
de trabajo del dador principal o con maquinarias, elementos o dispositivos por el suministrados, éste será
solidariamente responsable del cumplimiento de las disposiciones de esta ley.

Artículo 4°: La higiene y seguridad en el trabajo, comprenderá las normas técnicas y medidas sanitarias,
precautorias, de tutela o de cualquier otra índole que tengan por objeto:

a) proteger la vida, preservar y mantener la integridad psicofísica de los trabajadores;

b) prevenir, reducir, eliminar o aislar los riesgos de los distintos centros o puestos de trabajo;

c) estimular y desarrollar una actitud positiva respecto de la prevención de los accidentes o enfermedades
que puedan derivarse de la actividad laboral.

Artículo 5°: A los fines de la aplicación de esta ley considerase como básicos los siguientes principios y
métodos de ejecución:

83
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) creación de servicios de higiene y seguridad en el trabajo, y de medicina del trabajo de carácter


preventivo y asistencial;

b) institucionalización gradual de un sistema de reglamentaciones, generales o particulares, atendiendo a


condiciones ambientales o factores ecológicos y a la incidencia de las áreas o factores de riesgo;

c) sectorialización de los reglamentos en función de ramas de actividad, especialidades profesionales y


dimensión de las empresas;

d) distinción a todos los efectos de esta ley entre actividades normales, penosas, riesgosas o determinantes
de vejez o agotamiento prematuros y/o las desarrolladas en lugares o ambientes insalubres;

e) normalización de los términos utilizados en higiene y seguridad, estableciéndose definiciones concretas y


uniformes para la clasificación de los accidentes, lesiones y enfermedades del trabajo;

f) investigación de los factores determinantes de los accidentes y enfermedades, del trabajo, especialmente
de los físicos, fisiológicos y psicológicos;

g) realización y centralización de estadísticas normalizadas sobre accidentes y enfermedades del trabajo


como antecedentes para el estudio de las causas determinantes y los modos de prevención;

h) estudio y adopción de medidas para proteger la salud y la vida del trabajador en el ámbito de sus
ocupaciones, especialmente en lo que atañe a los servicios prestados en tareas penosas, riesgosas o
determinantes de vejez o agotamiento prematuros y/o las desarrolladas en lugares o ambientes insalubres;

i) aplicación de técnicas de corrección de los ambientes de trabajo en los casos en que los niveles de los
elementos agresores, nocivos para la salud, sean permanentes durante la jornada de labor;

j) fijación de principios orientadores en materia de selección e ingreso de personal en función de los riesgos
a que den lugar las respectivas tareas, operaciones y manualidades profesionales;

k) determinación de condiciones mínimas de higiene y seguridad para autorizar el funcionamiento de las


empresas o establecimiento;

l) adopción y aplicación, por intermedio de la autoridad competente, de los medios científicos y técnicos
adecuados y actualizados que hagan a los objetivos de esta ley;

m) participación en todos los programas de higiene y seguridad de las instituciones especializadas, públicas
y privadas, y de las asociaciones profesionales de empleadores, y de trabajadores con personería gremial;

n) observancia de las recomendaciones internacionales en cuanto se adapten a las características propias


del país y ratificación, en las condiciones previstas precedentemente, de los convenios internacionales en la
materia;

ñ) difusión y publicidad de las recomendaciones y técnicas de prevención que resulten universalmente


aconsejables o adecuadas;

o) realización de exámenes médicos pre-ocupacionales y periódicos, de acuerdo a las normas que se


establezcan en las respectivas reglamentaciones.

84
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Artículo 6°: Las reglamentaciones de las condiciones de higiene de los ambientes de trabajo deberán
considerar primordialmente:

a) características de diseño de plantas industriales, establecimientos, locales, centros y puestos de trabajo,


maquinarias, equipos y procedimientos seguidos en el trabajo;

b) factores físicos: cubaje, ventilación, temperatura, carga térmica, presión, humedad, iluminación, ruidos,
vibraciones y radiaciones ionizantes;

c) contaminación ambiental; agentes físicos y/o químicos y biológicos;

d) efluentes industriales.

Artículo 7°: Las reglamentaciones de las condiciones de seguridad en el trabajo deberán considerar
primordialmente:

a) instalaciones artefactos y accesorios; útiles y herramientas: ubicación y conservación;

b) protección de máquinas, instalaciones y artefactos,

c) instalaciones eléctricas;

d) equipos de protección individual de los trabajadores;

e) prevención de accidentes de trabajo y enfermedades del trabajo;

f) identificación y rotulado de sustancias nocivas y señalamientos de lugares peligrosos y singularmente


peligrosos;

g) prevención y protección contra incendios y cualquier clase de siniestros.

Artículo 8°: Todo empleador debe adoptar y poner en práctica las medidas adecuadas de higiene y
seguridad para proteger la vida y la integridad de los trabajadores, especialmente en lo relativo:

a) a la construcción, adaptación, instalación y equipamiento de los edificios y lugares de trabajo en


condiciones ambientales y sanitarias adecuadas;

b) a la colocación y mantenimiento de resguardos y protectores de maquinarias y de todo género de


instalaciones, con los dispositivos de higiene y seguridad que la mejor técnica aconseje;

c) al suministro y mantenimiento de los equipos de protección personal;

d) a las operaciones y procesos de trabajo.

Artículo 9°: Sin prejuicio de lo que determinen especialmente los reglamentos, son también obligaciones
del empleador;

a) disponer el examen pre-ocupacional y revisación médica periódica del personal, registrando sus
resultados en el respectivo legajo de salud;

b) mantener en buen estado de conservación, utilización y funcionamiento, las maquinarias, instalaciones y


útiles de trabajo;

85
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

d) mantener en buen estado de conservación, uso y funcionamiento las instalaciones eléctricas, sanitarias y
servicios de agua potable;

e) evitar la acumulación de desechos y residuos que constituyan un riesgo para la salud, efectuando la
limpieza y desinfecciones periódicas pertinentes;

f) eliminar, aislar o reducir los ruidos y/o vibraciones perjudiciales para la salud de los trabajadores;

g) instalar los equipos necesarios para afrontar los riesgos en caso de incendio o cualquier siniestro;

h) depositar con el resguardo consiguiente y en condiciones de seguridad las sustancias peligrosas;

i) disponer de medios adecuados para la inmediata prestación de primeros auxilios;

j) colocar y mantener en lugares visibles avisos o carteles que indiquen medidas de higiene y seguridad o
adviertan peligrosidad de las máquinas e instalaciones;

k) promover la capacitación del personal en materia de higiene y seguridad en el trabajo, particularmente


en lo relativo a la prevención de los riesgos específicos de las tareas asignadas;

l) denunciar accidentes y enfermedades del trabajo.

Artículo 10°: Sin perjuicio de lo que determinan especialmente los reglamentos, el trabajador está obligado
a:

a) cumplir con las normas de higiene y seguridad y con las recomendaciones que se le formulen referentes
a las obligaciones de uso, conservación y cuidado del equipo de protección personal y de los propios de las
maquinarias, operaciones y procesos de trabajo;

b) someterse a los exámenes médicos preventivos o periódicos y cumplir con las prescripciones e
indicaciones que a tal efecto se le formulen;

c) cuidar los avisos y carteles que indiquen medidas de higiene y seguridad y observar sus prescripciones;

d) colaborar en la organización de programas de formación y educación en materia de higiene y seguridad y


asistir a los cursos que se dictaren durante las horas de labor.

Artículo 11°: EL PODER EJECUTIVO NACIONAL dictará los reglamentos necesarios para la aplicación de esta
ley y establecerá las condiciones y recaudos según los cuales la autoridad nacional de aplicación podrá
adoptar las calificaciones que correspondan, con respecto a las actividades comprendidas en la presente,
en relación con las normas que rigen la duración de la jornada de trabajo. Hasta tanto continuarán rigiendo
las normas reglamentarias vigentes en la materia.

Artículo 12°: Las infracciones a las disposiciones de la presente ley y sus reglamentaciones serán
sancionadas por la autoridad nacional o provincial que corresponda, según la ley 18.608, de conformidad
con el régimen establecido por la ley 18.694.

Artículo 13°: Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese.

LEY N° 19.587

86
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

DECRETO N° 351/79 REGLAMENTARIO DE LA LEY NACIONAL N° 19.587


CAPÍTULO 4
SERVICIO DE HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO

TEXTO LEGAL

Artículo 34°- El servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo tiene como misión fundamental,
determinar, promover y mantener adecuadas condiciones ambientales en los lugares de
trabajo y el más alto nivel de seguridad.

Artículo 35°- Los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo deberán estar dirigidos por
graduados universitarios, a saber:

1- Graduados universitarios con cursos de posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo, de


no menos de 500 horas de duración y desarrollados en universidades estatales o privadas.

2- Ingenieros con cursos de posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo, de no menos de


400 horas de duración y desarrollados en universidades estatales o privadas.

3- Graduados universitarios, especializados en Higiene y Seguridad en el Trabajo a juicio de la


autoridad competente y que a la fecha de aplicación del presente decreto, estuvieran a cargo o
realicen en forma directa o personal actividades en Higiene y Seguridad en el Trabajo.

4- Aquellos graduados universitarios que a la fecha del presente decreto, estuvieran prestando
servicios considerados como de la Ley N° 19.587 y su reglamentación y que a juicio de la
autoridad competente no estén especializados, tendrán un único plazo de 180 días para su
inscripción con carácter provisorio, en el Registro Nacional de Profesionales de la Ley N°
19.587, pudiendo desempeñarse durante un lapso de dos años, período en el cual deberán
realizar los estudios que figuran en el presente artículo.

La autoridad competente, en casos debidamente fundamentados, podrá ampliar el


lapso expresado.

Artículo 36°- Los graduados universitarios que dirijan los servicios de Higiene y Seguridad en el
Trabajo, serán responsables de las obligaciones fijadas por ley y su reglamentación, no
excluyendo tal responsabilidad la que corresponda legalmente, a las personas físicas o ideales
propietarias del establecimiento, o que lo administran o exploten.

Artículo 37°- El Ministerio de Trabajo, por intermedio de la Dirección Nacional de Higiene y


Seguridad en el Trabajo, organizará y mantendrá actualizado un Registro Nacional de
Graduados Universitarios, incluidos en el Art. 35° y técnicas en Higiene y Seguridad en el
Trabajo. Sin este requisito, no podrán ejercer su profesión en actividades relacionadas con la
presente reglamentación.

Artículo 38°- Se define como:

1- Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo interno: El integrado en la estructura del


establecimiento, ubicado dentro del mismo, dirigido por los graduados universitarios incluidos

87
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

en el artículo 35, con capacidad operativa suficiente en personal, instalaciones y medios para
atender las misiones y funciones que la presente reglamentación le asigna. Este servicio podrá
extender su área de responsabilidad a todos los centros de trabajo dependientes de un mismo
establecimiento.

2- Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo Externo: El que asume la responsabilidad


establecida por la Ley N° 19.587 y su Reglamentación para prestar servicios a establecimientos,
con capacidad operativa suficiente en personal, instalaciones y medios.

Artículos 39°- Los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo interno deberán cumplir con
los siguientes requisitos mínimos:

1- Personal: Los graduados universitarios, enumerados en el artículo 35° y los técnicos en


Higiene y Seguridad en el Trabajo deberán cumplir sin excepciones con el artículo 37° y
además establecer los objetivos y elaborar los programas de Higiene y Seguridad en el Trabajo
a cumplirse en coordinación con los servicios de Medicina del Trabajo en el área de su
competencia, adaptados a la magnitud del establecimiento, riesgos emergentes y
características propias de éste, evaluando posteriormente su resultado.

Confeccionar y mantener actualizado un legajo técnico en Higiene y Seguridad en el


Trabajo, el que deberá ser rubricado por el responsable del servicio, exhibido ante la autoridad
competente, a su requerimiento y estará conformado como mínimo por:

1.1. Planos generales de la Planta en escala 1: 100, con indicación de todas las instalaciones
industriales y rutas procesales, diagrama del proceso.

1.2. Planos de las áreas de la Planta, que presenten o puedan presentar riesgos en materia de
Higiene y Seguridad en el Trabajo y memoria tecnológica de las medidas de control de riesgo.

1.3. Planos generales y de detalle de los servicios de prevención y lucha contra incendio del
establecimiento, así como también de todo dispositivo o sistema de seguridad existente para
tal fin.

1.4. Planos generales de los circuitos y medios de egreso (ruta de egreso en la emergencia).

2- Mantener a los efectos del mejor cumplimiento de sus obligaciones específicas,


coordinación de actuación con todas las áreas del establecimiento.

3- Controlar el cumplimiento de las normas de Higiene y Seguridad en el Trabajo, en


coordinación con el Servicio de Medicina del Trabajo, adoptando las medidas preventivas
adecuadas a cada tipo de industria o actividad, especialmente referidos a : condiciones
ambientales, equipos, instalaciones, máquinas, herramientas y elementos de trabajo,
prevención y protección contra incendio.

4- Especificar las características y controlar las condiciones de uso y conservación de los


elementos de protección personal, de almacenamiento y transporte de material, de
producción, transformación, distribución y uso de energía y todo aquello relacionado con
estudios y proyectos sobre instalaciones, modificaciones y ampliaciones en el área de su
competencia.

88
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

5- Redactar textos para el etiquetado de sustancias nocivas.

6- Elaborar reglamentaciones, normas y procedimientos para el desarrollo del trabajo sin


riesgos para la salud del trabajador.

7- Llevar estadísticas relacionadas con sus tareas, en coordinación con el Servicio de Medicina
del Trabajo.

8- Registrar en libro foliado rubricado por la autoridad competente, todas las evaluaciones de
los contaminantes ambientales existentes, efectuándolas con la frecuencia que las
características de cada industria exija, especificando investigación realizada, método utilizado,
resultado, fecha y aclaración del graduado universitario especializado actuante, consignando
su número de matrícula profesional y firma.

9- Equipamiento. Los establecimientos deberán proporcionar a los Servicios de Higiene y


Seguridad en el Trabajo, todos los elementos necesarios y además las facilidades de
comunicaciones que éstos necesiten para el desempeño de sus tareas.

10- Afectación de horas profesionales. Como mínimo deberá cumplirse con las siguientes
tablas correspondientes a horas/mes en función del número de trabajadores y de los riesgos
inherentes al proceso tecnológico de cada industria: a tal efecto se dividen las mismas en tres
grupos según los correspondientes capítulos.

89
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

90
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

11- Personal auxiliar: los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo deberán contar como
mínimo con un técnico en Higiene y Seguridad en el Trabajo con diploma o título habilitante
reconocido por la autoridad competente de acuerdo a la siguiente tabla:

NÚMERO DE TRABAJADORES NÚMERO DE TÉCNICOS

150-450 1

451-900 2

A partir del 901 y por cada 900 trabajadores se agregará un técnico más. El cómputo se
realizará por cada turno en el establecimiento.

Los valores indicados en la tabla precedente se considerarán mínimos, pudiendo


incrementarse en base a razones de riesgos a juicio de la autoridad competente. Dicho
personal será colaborador del responsable del servicio y tendrá las siguientes misiones y
funciones básicas:

91
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

11.1- Colaborar con el responsable de servicio.

11.2- Asistir al responsable del servicio en sus tareas habituales.

11.3- Actuar en tareas de educación en materia de Higiene y Seguridad en el Trabajo.

11.4- Realizar tareas de archivo y mantenimiento de la documentación.

Artículo 40- Los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo Externo tendrán las mismas
misiones y funciones que los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo Interno y
cumplimentarán los siguientes requisitos mínimos:

1- Deberán estar inscriptos en el Registro habilitado para tal fin, en el Ministerio de Trabajo.

2- Deberán contar con personal en la misma cantidad mínima que se establece para los
servicios internos.

3- Sus dependencias e instalaciones cumplirán con las condiciones mínimas exigidas para los
servicios internos.

Artículo 41°- Los establecimientos deberán prestar su colaboración a fin de que los inspectores
de la autoridad competente puedan cumplir su misión sin dificultad.

* Ver resolución N° 1.006/79 al final del informe complementario.

INTERPRETACIÓN
SERVICIO DE HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO

Art. 34°- La misión fundamental de los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo, está
dirigida a destacar, evaluar, neutralizar y/o eliminar todo tipo de riesgo, que interfiera, con el
mantenimiento de adecuadas condiciones de Higiene y Seguridad en todo ambiente o lugar de
Trabajo.

Art. 35°- Se establece que los Servicios serán dirigidos por Graduados Universitarios. Se aclara
de acuerdo a la resolución N° 1.006 de la fecha 31/ 10/79, publicada en el Boletín Oficial N°
24.287 de la fecha 7/11/79 que al término Graduado Universitario, utilizado en los incisos 1, 3
y 4 del Art. 35, Anexo l del Decreto 351/79, se refiere exclusivamente a Médicos, Ingenieros y
Químico.

Podrán dirigir los Servicios los Graduados Universitarios que cumplan con lo siguiente:

1- Médicos y Químicos con cursos de Posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo de no


menos de 400 horas de duración, desarrollados en Universidades estatales o privadas.

2- Ingenieros con cursos de Posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo de no menos de 500


horas de duración, desarrollados en Universidades estatales o privadas.

3- La autoridad competente podrá habilitar a su juicio, a Graduados Universitarios en


Medicina, Ingeniería o Química, que a la fecha del presente decreto, estuvieran a cargo o

92
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

realicen en forma directa o personal, actividades de Higiene y Seguridad en el Trabajo,


eximiéndolos del requerimiento de realizar los cursos especificados en los incisos 1 y 2 del
presente artículo.

4- Debido el vencimiento del plazo concedido por la Ley, a partir del 22/5/81, los Graduados
Universitarios en Medicina, Ingeniería o Química, que no hayan completado los cursos
establecidos, en los incisos 1 y 2 del presente artículo, no podrán desempeñarse como
responsables en los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo, salvo las ampliaciones de
plazo otorgados por la Autoridad Competente.

Art. 36°- La responsabilidad por el cumplimiento de lo prescripto por la Ley, recae en el


Graduado Universitario a cargo del Servicio, pero no excluye la misma a propietarios o
Directivos que administren o exploten el establecimiento.

Art. 37°- Todo Graduado Universitario incluido en el Art. 35, deberá estar inscripto en el
Registro de Profesionales y Técnicos en Seguridad e Higiene, organizado para tal fin, en el
Ministerio de Trabajo por la Dirección Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo. Sin éste
requisito no podrán ejercer su profesión en actividades relacionadas con la presente
reglamentación.

Art. 38°- Se entiende como Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo interno, aquel que
desarrolla su actividad dentro del establecimiento, con personal y recursos propios de la
Empresa. Este Servicio podrá extender su responsabilidad a los centros dependientes de un
mismo establecimiento.

Se entiende como Servicio de Higiene y Seguridad en el trabajo externo, aquel


(Empresa o profesional) contratado para atender las necesidades del establecimiento y que
asume la responsabilidad establecida por la Ley N° 19.587 y su reglamentación, contando para
tales casos con la suficiente y necesaria capacidad operativa.

Art. 39- Establece los requisitos mínimos a cumplir por el Servicio de Higiene y Seguridad en el
Trabajo.

Art. 40- Detalla los requisitos mínimos y condiciones especiales a cumplir por los Servicios
Externos.

Art. 41- Con el propósito de facilitar la labor de los inspectores de la autoridad competente, la
Ley establece que los establecimientos deben prestar su colaboración al respecto.

INFORME COMPLEMENTARIO
SERVICIO DE HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO

El Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo tiene como objetivo fundamenta ,


detectar, evaluar, neutralizar y/o corregir todo tipo de riesgos y mantener óptimas condiciones
ambientales en los lugares de trabajo. Para cumplir con esta responsabilidad el profesional a

93
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

cargo del Servicio, dispondrá capítulo, de la información técnica necesaria para poder aplicar la
Ley en forma sistemática.

Con relación al funcionamiento y responsabilidades vinculadas con el Servicio, creemos


conveniente aclarar los siguientes puntos:

ASIGNACIÓN DE HORAS/MES PROFESIONALES


La ley en función al número de trabajadores y de los riesgos inherentes al proceso
tecnológico de cada establecimiento, determina tres categorías (A, B y C) asignando
determinados capítulos de la Ley a cada categoría y las horas profesionales que el responsable
del Servicio deberá cumplir por mes como mínimo.

A continuación se amplía gráficamente el concepto:

Se debe aclarar que la Ley para determinar las Horas/mes profesionales, tomó en
cuenta solamente al personal ocupado en procesos productivos (Art. 9°), y no menciona como
proceder con los establecimientos considerados en actividades no productivas (Art. 10°).

Sugerimos para poder determinar las horas/mes profesionales para establecimientos


no considerados de producción (sin perjuicio de la consulta correspondiente a la autoridad de
aplicación, duplicar la cantidad de personal determinada en las respectivas tablas.

94
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

95
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

CONFECCIÓN LEGAJO TÉCNICO

Instrucciones Generales a tener en cuenta para confeccionar y mantener actualizado el Legajo


Técnico en Higiene y Seguridad en el Trabajo, establecido por el artículo 39, punto 1, anexo 1.

a) Carátula:

b) Interior: Se deberá indicar en planos


correspondientes lo siguiente:

1- Ubicación en planta y en forma esquemática


de maquinarias y equipos.

2- Instalaciones complementarias (gas, vapor,


aire comprimido y otras) con excepción de
incendios.

3- Luminarias.

4- Rutas procesales y diagrama del proceso.

5- Áreas y locales que, a juicio del jefe del


servicio, presenten o puedan presentar riesgos
en materia de Higiene y Seguridad en el trabajo
(según modelo de planilla que figura al final de estas instrucciones).

6- Servicio de prevención y lucha contra incendios del establecimiento, como sí también de todo
dispositivo o sistema de seguridad existente para tal fin.

7- Circuitos y medios de egreso en la emergencia.

Memoria tecnológica de las medidas de control de riesgos, la cual estará integrada por:

1. Proceso de trabajo.

2. Materias primas utilizadas.

3. Productos obtenidos.

4. Efluentes industriales y su destino final.

5. Condiciones de seguridad existentes y medidas de


control.

6. Número de trabajadores femeninos y masculinos.

7. Horario de trabajo.

8. Apellido y nombre del Jefe de Servicio de Medicina


del Trabajo.

96
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

9. Apellido y nombre del Jefe del Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo.

Actualización: Los planos y la memoria tecnológica en todas sus partes, deberán estar actualizados
permanentemente, debiendo figurar en hoja que se adjuntará al legajo en cuestión la firma del Jefe
del Servicio por lo menos una vez por mes.

Material para planos: Los planos deberán realizarse en papel vegetal o en tela. Los mismos
deberán estar firmados por el Jefe del Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo, así como por el
propietario o representante de la empresa en cuestión, correspondiendo igual criterio para con las
ampliaciones.

OBSERVACIÓN: Aquellos casos en que se trate de establecimientos de dimensiones considerables,


los cuales llevados a la escala indicada en el artículo 39, inc. 1.1. resulten, del traslado a los planos
medidas fuera de lo práctico, se aceptará lo siguiente:

I) Planos generales de planta en libre escala; en los cuales se referenciarán, los planos sectoriales
indicados en el apartado.

II). Planos sectoriales de locales y áreas de trabajo en escala 1:100 referidos al plano
indicado precedentemente.

97
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Todo establecimiento deberá disponer de un libro común de actas, de aproximadamente 34 x


22 cm., con un mínimo de 200 folios, que deberá estar rubricado por la Autoridad
Competente.

Este libro estará destinado para registrar todas las evaluaciones de contaminantes
ambientales existentes, de acuerdo a lo especificado en el art. 39 punto 8, de este Decreto.

El procedimiento para solicitar la correspondiente rubricación del libro es el siguiente:

a) Preparar nota con membrete del Establecimiento, solicitando la rubricación del libro.

b) Presentar nota y libro en el Ministerio de Trabajo de la Nación; Dirección Nacional y


Seguridad en el Trabajo de Capital Federal. Los Establecimientos del Interior, pueden realizar el
trámite en cualquier Delegación Regional del Ministerio de Trabajo.

98
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD 7

PAPEL DEL SUPERVISOR DE SEGURIDAD

Papel del supervisor de seguridad

Debemos destacar que cada individuo exige un trato especial en todas partes,
especialmente en el trabajo y que si el supervisor sabe dárselo obtendrá del obrero óptimos
resultados.

Teniendo presente las características propias de cada sujeto y las fluctuaciones


eventuales de su comportamiento, el supervisor logrará con alguna facilidad despertar
sentimientos efectivos, haciendo que hallen en él una guía, un supervisor que los interpreta,
un amigo.

Podríamos decir que el supervisor debe encontrar el “lado flaco” del obrero,
estimulando sus ansias de progreso, calmando al exaltado, elevando al disminuido, etc.

Esta es una de las responsabilidades del supervisor, directamente relacionada con la


seguridad. El conocimiento de los obreros a sus órdenes, de sus cualidades, de sus defectos, de
sus inquietudes, de sus problemas personales, de los altibajos de su carácter, le permitirá
realizar una seria y eficaz labor de prevención.

Con tal fin, es útil dedicar todos los días, algunos minutos a conversar con los obreros,
dándole la impresión de que se trata de una charla personal intranscendente y no una tarea de
rutina, para descubrir sus inquietudes y sus problemas, para formarse un claro concepto del
mismo y darle oportunos consejos.

Análisis de la tarea

A los efectos de una buena técnica prevencionista, es fundamental que el supervisor posea la
capacidad suficiente de saber interpretar e impartir los conocimientos adquiridos sobre
seguridad, así como también el dominio de las tareas que efectúan los obreros, por cuanto,
ese conocimiento permite realizar el análisis de las distintas operaciones que se realiza, para
efectuar un determinado trabajo.

¿Qué se entiende por análisis de las tareas?. Aclaramos que cada operación, labor o
acto, ya sea de producción o de mantenimiento, exige un conjunto de cualidades en los
obreros que intervienen en ella, instrucción, aptitud, destreza, etc., y comprende una serie de
métodos de trabajo, características de las máquinas y herramientas, calidad y buen uso de los
materiales, condiciones del ambiente, etc., que en su totalidad constituyen el ambiente
industrial.

El supervisor debe examinar discriminadamente el proceso de fabricación o de


conservación que se desarrolla bajo su dirección, para analizar cada una de las tareas que lo

99
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

componen. De este modo se establecerá el orden de las operaciones, se especificará el uso


más correcto de los equipos e instruirá al personal.

Analizar la tarea significa entonces, conocer a fondo cada uno de los movimientos y
condiciones de trabajo indispensables para que el proceso industrial se realice con vistas a
mejor producción y mayor seguridad, propósitos éstos que sintetizan el éxito de la supervisión
y que no son, en absoluto excluyentes, como lo haría pensar el concepto erróneo y muy
generalizado, de que la seguridad es un obstáculo en el incremento de la producción.

Desde el punto de vista de la seguridad, ¿cuáles son los objetivos del análisis de las tareas?.

El conocimiento perfecto de todos y cada uno de los actos realizados, concederá la


facilidad de descubrir los riesgos materiales que existen por el efecto de las características
propias de las máquinas; por el empleo de herramientas inadecuadas o en las condiciones; o
como consecuencia de sistemas de trabajo que incluyen operaciones riesgosas o mal
planeadas, manipuleo incorrecto de materiales, etc.

La determinación de las aptitudes de los obreros, el proyecto de resguardos para el


hombre y la máquina y la fijación de normas de seguridad, están estrechamente condicionadas
a los resultados del análisis de las tareas. Incluso depende de él, el programa especial de
enseñanza y adiestramiento de la seguridad para los propios supervisores.

En todos los casos, el análisis de la tarea tiene un propósito: investigar riesgos.

Con el estudio minucioso y detenido de las tareas, se podrá clasificarlas en dos grandes
grupos que, en líneas generales, responden a la división en trabajos de producción y trabajos
de mantenimiento.

Por un lado se distinguirán las tareas continuas o de repetición, que planeadas


conscientemente y puestas en ejecución con todas las normas de seguridad, únicamente
necesitan el contralor en el sentido de vigilar el cumplimiento de esos principios, usos de
resguardos, de elemento de protección individual, etc. y observar las consecuencias de la
rutina del trabajo, para evitar la monotonía y falta de interés, que con tanta frecuencia lleva al
accidente.

En los trabajos correspondientes a las tareas continuas, se dispondrán medidas de


seguridad de este tipo, por ejemplo:

a) Posición cómoda del operario;

b) Resguardo en las partes móviles;

c) Dispositivos protectores en los puntos de operación;

d) Elementos de protección personal y ropa adecuada;

e) Materiales al alcance del obrero;

f) Recipiente para residuos, colocado en lugar conveniente;

100
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

g) Iluminación adecuada;

h) Control de marcha protegido contra interferencias extrañas;

i) Instalación eléctrica adecuada y puesta a tierra de las máquinas, etc.

Los trabajos discontinuos requieren mayor preocupación, especialmente en lo que se


refiere a la educación preventiva del obrero que la efectúa, ya que en ellos, dada su propia
variedad, se presentan a menudo situaciones imprevistas que exigen del individuo una
conducta segura para prever y salvar los riesgos.

La casi totalidad de las tareas de conservación se realizan con posibilidades de


interferencia con operaciones próximas y con inminente riesgo de caídas, resbalones, golpes,
quemaduras, etc., además de los peligros que derivan del traslado de materiales, del cambio
de piezas de máquinas, del uso de herramientas de mano, etc.

La falta de análisis de las tareas, ya sean éstas continuas o discontinuas, trae aparejada
invariablemente un aumento de los riesgos que, si bien pueden permanecer desapercibidos,
basta que ocurra el accidente para ponerse en evidencia. De todos modos, los peligros están
latentes y es necesario que el supervisor los conozca, los prevea y los elimine o neutralice con
una permanente política de control y de educación para la seguridad.

Puntos básicos en la investigación de accidentes

Para que un programa de Seguridad tenga éxito es necesario que incluya la eliminación
de los riesgos físicos, la eliminación de las prácticas de trabajo inseguras, el adiestramiento
necesario para minimizar los factores humanos que ocasionan los accidentes y la investigación
concienzuda de los accidentes.

La investigación de los accidentes debe incluir no solamente los que resultan en


lesiones, sino también los que pudieran haberlas producido, como por ejemplo, un gancho de
grúa partido o la explosión de un tanque que por su naturaleza normalmente serían la causa
de lesiones graves. También debe comprender el examen cuidadoso de las epidemias de
lesiones leves para determinar qué es lo que las producen.

Fines de la investigación

La investigación de los accidentes es de gran importancia. Es la base de gran parte del


trabajo de prevención de accidentes y puede significar el éxito o fracaso de un programa de
seguridad.

El objetivo primordial de la investigación de accidentes es hacer resaltar las causas


para que puedan evitarse repeticiones similares, por lo general, implantando una o más de las
medidas siguientes: 1) mejoras mecánicas; 2) mejoramiento de la supervisión; 3)
adiestramiento del personal.

101
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Otros fines de la investigación de accidentes son: crear un registro para referencia en


el futuro; proveer información para diseminarla entre otros grupos de trabajo; dirigir la
atención hacia la seguridad en general; estimular la presentación de sugerencias de mejoras;
satisfacer a las agencias locales, estatales y federales; y localizar las secciones donde pudiera
necesitarse mantenimiento preventivo.

Principios fundamentales

Existen dos principios cardinales en la investigación de accidentes que deben tener


presente los que se dediquen a este trabajo.

El primero, es que el 95% de los accidentes abarcan tanto actos inseguros como
condiciones inseguras. El investigador debe buscar las causas, tanto las condiciones de peligro
como las fallas humanas, pero en todos los casos, debe investigar primero las condiciones.
Esto es cierto hasta en situaciones en las cuales es bien evidente que un acto inseguro fue la
causa del accidente.

El segundo, es que el investigador debe creer y tiene que convencer a los trabajadores
también, de que el propósito de la investigación es aclarar los hechos, no buscar faltas. Este es
el trabajo más difícil y crucial del investigador. Si los trabajadores creen que el trabajador está
buscando a quien echarle la culpa, podrían encubrir informaciones para protegerse ellos
mismos o a sus compañeros, obstaculizando así la investigación.

Personalidades a investigar

Los investigadores de accidentes se tropiezan con individuos de diversas


personalidades en condiciones difíciles. El accidente es siempre un momento difícil para todos
los que tengan que ver con el mismo y los trabajadores reaccionan de distinta manera a la
presión creada por dicha situación. Algunos se ponen nerviosos, se vuelven tímidos,
aprehensivos y prefieren no decir nada. Otros se vuelven hostiles negándose a cooperar por
considerar que los investigadores son “unos entrometidos”. Y por último, otros, no importa lo
implicados que estén, insistirán en que son inocentes y que otro tuvo la culpa o el equipo
funcionó mal.

Le corresponde al investigador remover estas barreras. Y lo hará mejor valiéndose de


la empatía. Esta palabra significa la habilidad de ponerse en el lugar de otro, reaccionar en una
experiencia de la misma manera que otra persona. Demostrando simpatía cuando entrevista a
los trabajadores, figurativamente —colocándose en los zapatos de cada uno— podrá entender
mejor lo que le dicen.

El trabajador a su vez estará más convencido de las intenciones del investigador —


obtener información y aclarar los hechos, no buscar al culpable.

En general, los trabajadores son comprensivos y tratan de ayudar cuando están


convencidos de que lo que ellos digan evitará que otro sufra un accidente parecido.

102
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Un buen plan que puede seguir el investigador es el siguiente:

1. Investigar todos los accidentes que producen lesiones tan pronto como lo permitan las
circunstancias. Muchas empresas requieren que se hagan dentro de las 24 horas.

2. Demorar la entrevista con el lesionado hasta que haya recibido el tratamiento médico
inicial, no importa lo leve que sea la lesión. el investigador debe preocuparse más del bienestar
del trabajador que en descubrir los hechos.

Hasta cuando el trabajador este dispuesto a hablar, debe insistirse en que primero
reciba atención médica. Si después del tratamiento se sintiera molesto o con dolores, debe
sugerirse que el interrogatorio se posponga hasta que se haya calmado. El trabajador
lesionado es generalmente la fuente principal de información acerca del accidente y la
exactitud y extensión de los datos que obtenga el investigador dependerá grandemente de
cómo dirija la entrevista.

3. El investigador nunca debe usar sarcasmos, ni mostrarse agresivo, ni culpar a nadie. Si lo


hiciera, el trabajador se callaría y le iría a la contra. Algunos trabajadores son muy susceptibles,
pero hablándoles con tacto puede lograrse que admitan su responsabilidad. el hecho es que
saben que han obrado mal y no quieren que nadie se los recuerde. De todos modos, nada
ganaría el investigador criticando o ridiculizando a los que interroga.

Por otra parte, el investigador debe demostrar empatía, que se interesa en el


trabajador, mostrándose amistoso y pidiéndole sugerencias. y el investigador debe compartir
sus ideas con el trabajador.

Si el lesionado no puede ser entrevistado, el investigador debe hablarle a los testigos.


Debe evitar por todos los medios que ellos se consideren delatores. Habría que repetirles que
el propósito de la investigación es descubrir los hechos para evitar una repetición del
accidente.

El investigador debe evitar hacer preguntas que sugieran la respuesta, tales como
“¿por qué estaba el individuo bromeando o payaseando?” —aunque fuera muy cierto que lo
estaba haciendo. No debe poner palabras en la boca del testigo.

Actitud en el accidente

El investigador debe ser tan empático con los testigos como él es con el accidentado.
Debe demostrarlo con sus palabras, su actitud y sus acciones que él se da cuenta de su
posición y los respeta.

Debe alentar a otros a que sugieran ideas de prevención. El médico y la enfermera a


veces proveen sugerencias muy valiosas.

Simulación del accidente

103
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Quizás sea difícil comprender los hechos que precedieron el accidente. Una simulación
de la forma en que se produjeron los hechos puede permitirle al investigador ver la relación
entre la acción del trabajador y el ambiente. Al mismo tiempo, se localizan mejor las medidas
correctivas necesarias. La simulación del acto puede incorporarse a un ejercicio de
adiestramiento.

Debe hacerse la simulación cuando: 1) el investigador no comprenda; 2) el investigador


no esté seguro de cómo prevenir una repetición; 3) otros puedan beneficiarse con la misma.

Sin embargo, muchos accidentes se producen durante la simulación. Nunca le pida al


trabajador que repita un procedimiento peligroso o uno que se haya comprendido.

Al hacer la representación, haga que el trabajador demuestre y diga cuáles fueron sus
acciones. Haga que proceda lentamente. Si está perturbado o se niega a hacer la
representación, no insista. Espere a que se haya calmado y esté dispuesto a repetir los pasos
conducentes al accidente.

El objeto de la representación del accidente y de las entrevistas con el lesionado y los


testigos en obtener información.

Datos a obtener

Tener un plan definido o un bosquejo de la información que debe obtenerse.

Los datos que obviamente se anotarán, serán el nombre de la persona, su ocupación y


la fecha, el día y la hora del accidente. Debe anotarse también el departamento del lesionado y
el lugar exacto del accidente.

La misma ocupación puede comprender distintas actividades. Hay que averiguar cuál
era el trabajo en particular y la fase del mismo, lo que el trabajador estaba haciendo cuando
ocurrió el accidente.

¿Quién debe hacer la investigación?

Siempre que sea posible, el supervisor debe hacer la Investigación él mismo. El


supervisor generalmente está muy familiarizado con los trabajadores relacionados con el
accidente y conoce bien la tarea que se hacía en el momento del accidente y las condiciones
del ambiente. Cuando él dirige personalmente la investigación, estará en mejores condiciones
de tomar medidas correctivas después. Después de todo, éste es realmente el propósito de la
Investigación del accidente.

Algunas empresas dejan todas las investigaciones primarias de los accidentes al


supervisor a cargo. En estas empresas, la investigación de accidentes se considera una parte
natural del trabajo del supervisor.

104
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En los casos más graves, un jefe de seguridad debe verificar los resultados de la
investigación hecha por el supervisor, haciendo por su cuenta las investigaciones que
considere pertinentes para estar seguro. En muchos casos, el jefe de seguridad prepara
también un informe distinto.

Las investigaciones de accidentes mortales son las más completas y extensas y


generalmente las hacen comisiones especiales o un grupo de la gerencia. Las compañías de
seguros y dependencias oficiales a veces llevan a cabo su propia investigación o forman parte
de la comisión nombrada por la gerencia.

Síntesis

En resumen, al hacer la investigación de un accidente, es conveniente recordar lo siguiente:

* Ir al lugar del accidente prontamente.

* Cerciorarse de que el lesionado es atendido antes que nada.

* Demostrar empatía en las entrevistas con los testigos y el lesionado.

* Alentar a los entrevistados para que hagan sugerencias.

* Ser objetivo —para saber exactamente lo que pasó.

* Dar a conocer los hechos para que todos aprovechen la información.

* Ver que se cumplan las recomendaciones del informe.

EL OBRERO NUEVO:

La Ley Número 19.587, Decreto 351 en título, VII, Cap. 20- “SELECCIÓN DE PERSONAL”
y en su Cap. 21 -”CAPACITACIÓN”, toma los recaudos necesarios para toda persona que
ingresa a un establecimiento.

Los art. 204 al 214, cumple en tales aspectos y obliga a las distintas empresas a velar
por la integridad del personal que trabaja en ella.

En la selección de personal la Ley solicita lo siguiente:

1) La selección e ingreso del personal deberá efectuarse por intermedio de los Servicios de
Medicina, Higiene y Seguridad. Art. 204 de la Ley.

2) El servicio de Medicina del trabajo extenderá antes del ingreso, el certificado de aptitud. Art.
205 de la Ley.

3) Se hará un nuevo examen médico al trabajador para verificar si posee o no las aptitudes
requeridas para una nueva tarea. Art. 206 de la Ley

105
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

4) El trabajador estará obligado a someterse a los exámenes pre-ocupacionales y periódicos


que disponga el Servicio Médico de la empresa. Art. 207 de la Ley.

El empleo de un Psicólogo en la selección de personal permite contar con una gran


gama de test que le permite descubrir en la persona entrevistada sus rasgos más
sobresalientes, y tomar a la persona que mejor se adapte a la tarea a realizar y a su ambiente.

En la capacitación la Ley exige lo siguiente:

1) Capacitación del personal en todos los establecimientos, en materia de Higiene y Seguridad,


en prevención de enfermedades y accidentes de trabajo. Art. 208 de la Ley.

2) La capacitación deberá efectuarse por medios de conferencias, cursos, medios


audiovisuales, avisos y carteles, que indiquen medidas de Seguridad. Art. 209 de la Ley.

3) Todos los sectores recibirán capacitación en materia de Seguridad y Medicina Laboral. Art.
210 de la Ley.

4)Todo establecimiento planificará en forma anual programas de capacitación. Art. 211 de la


Ley.

5) Los planes de capacitación serán programados por los servicios de Medicina, Higiene y
Seguridad en el trabajo. Art. 212 de la Ley.

6) Se le entregará al personal medidas preventivas por escrito, para evitar accidentes. Art. 213
de la Ley.

7) La autoridad nacional realizará campañas educativas e informativas, con el fin de disminuir


accidentes de trabajo. Art. 214 de la Ley.

La educación del nuevo trabajador consiste en crear en él la conciencia del peligro,


iniciarlo en el respeto a las reglas de la disciplina y hacerle adquirir el espíritu de seguridad.

Corresponde al técnico de Seguridad, al médico y a los niveles de conducción el


instruirle sobre los peligros a los que está expuesto, y recomendarle que debe concurrir al
departamento médico para tratar la más pequeña herida.

106
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N°8
ENTRENAMIENTO DEL PERSONAL DE SEGURIDAD

ENTRENAMIENTO DE LOS OPERARIOS Y DEL PERSONAL DE


SEGURIDAD

Diferencia entre enseñanza y adiestramiento

En la forma como se emplean generalmente, los términos enseñanza y adiestramiento


tienen el mismo significado. El diccionario nos indica que tal interpretación es incorrecta. La
enseñanza es, primordialmente, la ampliación de los conocimientos y de la comprensión. La
enseñanza formal es un sistema de cursos organizados con el propósito de educar a través de
una instrucción sistemática. El adiestramiento se refiere especialmente al desarrollo de la
destreza o habilidad en el desempeño de determinada labor.

En la línea de fuego de la lucha para evitar accidentes, esta distinción resulta


importante porque, a menos que los encargados del fomento de hábitos seguros de trabajo
entiendan lo que puede lograrse por medio de la enseñanza un adiestramiento, conozcan lo
métodos eficaces en uno y otro campo, los resultados que obtendrán seguramente serían
mediocres.

Se subraya el hecho de que el problema principal consiste en lograr que los


trabajadores apliquen la forma correcta de hacer las cosas con seguridad. Es relativamente
sencillo enseñarles cuál es esa forma correcta, pero, en cambio, resulta muy difícil lograr que la
apliquen invariablemente a sus actividades laborales. Como dijo el granjero al rehusar comprar
un libro acerca de métodos mejores de cultivar la tierra: “¿Para qué lo compro?. Ahora no
cultivo la tierra tan bien como podría hacerlo si me propusiera”.

Caso todas las víctimas de accidentes podrían haberlos evitado si en todo momento
hubiesen obrado de acuerdo con el sentido común. Aparentemente ésta es una censura a los
trabajadores. En realidad, no lo es. Se trata simplemente del reconocimiento de una
característica sobresaliente de la naturaleza humana. Se aplica a todas las personas en todas
las actividades de la vida —a los hombres de ciencia, a los ingenieros, a los agricultores, a los
mecánicos. Tiene especial aplicación en el caso de accidentes de tránsito. Si todo el mundo
manejara “tan bien como podría hacerlo si se lo propusiera” serían muy pocos los “choques”
de automóviles, ya que el constante uso del sentido común entre los conductores eliminaría
casi todos los riesgos.

Ya se trate de un juego de fútbol, de levantar un edificio o de las operaciones de una


fábrica, es muy difícil lograr un alto nivel constante de funcionamiento de todos los miembros
de la organización. Los programas de seguridad para que sean eficaces, necesitan estar
concebidos y desarrollados teniendo presente este hecho. Deben conseguir un propósito
triple: estimular el interés en la seguridad, impartir conocimientos acerca de la forma correcta
de hacer las cosas y desarrollar la aptitud de trabajar con seguridad.

107
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Las siguientes definiciones se incluyen aquí con el objeto de que sirvan de guía al ingeniero de
seguridad o al inspector de fábricas cuya labor incluye el fomento de la conducta segura.

Definiciones de enseñanza y adiestramiento

La enseñanza de seguridad es el proceso de ampliar y aumentar los conocimientos


acerca de la seguridad, con el objeto de desarrollar la conciencia vivida de la importancia que
tiene la eliminación de accidentes y una actitud vigilante y alerta que permite reconocer y
corregir condiciones y prácticas que pueden ocasionar lesiones.

El adiestramiento en la seguridad es el proceso de desarrollar la aptitud en el empleo


de métodos seguros de trabajo y en la aplicación de prácticas seguras durante el desempeño
de las labores.

Aunque básicamente exactas, estas definiciones están un tanto simplificadas. Mucha


gente aplica alguna idea aislada o alguna verdad que haya aprendido de una práctica, de un
cartel o de un libro, en sus actividades cotidianas. Tiende hacer uso de ideas que puede
simplificar su trabajo en alguna forma o proporcionar alguna ventaja inmediata. No obstante,
son pocas las personas que aplican sistemáticamente sus conocimientos nuevos para mejorar
su trabajo. Prácticamente, todo lo que puede lograr un programa educativo en un planta
industrial es, que los trabajadores se muestren más dispuestos a recibir capacitación en
prácticas de seguridad. A menos que las actividades educativas estén acompañadas de
entrenamiento sistemático en la ejecución del trabajo, se progresará lentamente en el
desarrollo de una conducta segura de parte de los trabajadores. La práctica, bajo vigilancia
competente, constituye la mejor forma de aprender los métodos más eficientes de trabajo.

La enseñanza como instrumento de seguridad

Son contado los que, por propia iniciativa, se educan por medio de estudio sistemático.
La mayoría de la gente necesita cursos de instrucción organizado: educación formal. Aun esto
tiene muy poco valor, a menos que el estudiante haga un esfuerzo. La mente perezosa, acepta
bien pocas ideas y tiende a desechar rápidamente las que ya ha aceptado.

En cambio, el que busca conocimientos, absorbe con rapidez nuevos hechos y nuevas
ideas y tiende a retenerlo. Por lo tanto, si han de incluirse cursos de seguridad en el programa
de la planta, debe crearse antes una demanda de ellos pues de otra manera fracasarán o
tendrá muy poco valor.

Debe enfatizarse la expresión “ curso organizado de instrucción” . Es preciso establecer


la instrucción y el estudio sistemático, lo cual, por supuesto, significa lecciones definidas y
tareas correspondientes a cada lección. Los exámenes son indispensables, tanto desde el
punto de vista del maestro como del alumno. Sin exámenes, aquel no puede saber si sus
enseñanzas son eficaces, ni puede determinar cuales son sus estudiantes que no aprenden. Los

108
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

exámenes tiene gran valor para el estudiante porque lo inducen a retener, cuando menos, los
hechos e ideas claves del curso.

Los cursos de seguridad que llenan los requisitos mencionados en el párrafo anterior,
necesitan los servicios de ingenieros de seguridad competentes, quien debe encargarse de
prepararlos, así como los servicios de maestros profesionales. Es muy difícil que simples
voluntarios dirijan apropiadamente esos cursos. Por lo tanto, estos se limitan prácticamente a
un pequeño número de escuelas de ingeniería que han establecido departamentos de
seguridad, como parte de sus cursos para graduados.

No es lo anterior a manera de crítica de las conferencias y cursos de seguridad


organizados y llevados a cabo por voluntarios. esos esfuerzos son muy útiles en el fomento
general de la seguridad, y en extender la comprensión del tema, mas tiene menos valor que los
cursos organizados formalmente. Varios departamentos de los Estados, como así como
algunas comisiones industriales, consejo de seguridad y otros grupos similares, patrocinan e
imparten estos cursos. Deben considerárseles como complemento de los cursos organizados,
pero nunca sustitutos, a menos que sea imposible obtener los fondos necesarios para el
establecimiento de los cursos formales, y no queda otra alternativa que simples conferencias,
o ninguna forma de instrucción. Esto no quiere decir que sean inútiles los cursos simplificados.
todo lo contrario. Sin embargo, deben fomentarse sobre la base de su valor general educativo
y como medios de despertar el interés, pero sin esperar que ellos contribuyan notablemente al
mejoramiento de la conducta de los trabajadores en materias de seguridad. Pueden resultar
muy útiles los cursos que se den a los supervisores y que se refieren a su trabajo en esa
capacidad. Esto hace surgir un punto en el que conviene hacer hincapié: la amplitud y el
contenido de los cursos educativos debe incluir los problemas de aquellos que los reciben.

Adiestramiento de seguridad

El adiestramiento de seguridad puede describirse como una extensión del programa


educativo, aplicada a determinadas ocupaciones, procesos laborales o actividades. Se han
puesto en práctica diversos métodos de adiestramiento, muchos de los cuales han tenido éxito
en la reducción del número de accidentes. En general, la medida de su éxito parece estar en
proporción con el grado de aplicación del principio de que la destreza se obtiene a través de la
práctica. Un sistema de adiestramiento que ha tenido mucho éxito y que se perfeccionó
durante la guerra incluye los siguientes elementos:

1) Se desarrolla y se describe con sencillez, pero con todos los detalles necesarios, el
método seguro de realizar cada operación o cada serie de operaciones que intervienen
en determinada labor.
2) Se señalan y se describen con toda claridad los riesgos diversos, así como la relación
que existen entre ellos y los pasos necesarios para ejecutar el trabajo, de acuerdo con
el método seguro.

3) El adiestramiento es sistemático y cuidadoso. Como lo expresó un profesor,


empleando frases sencillas, el método consiste en lo siguiente:

109
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) Dígale al alumno lo que debe hacer.

b) Indíquele cómo debe hacerlo.

c) Ordénele que lo haga

d) Corríjale hasta que lo haga bien

e) Vigílelo para cerciorarse de que continúa haciéndolo bien.

4) Las razones por la que se exige el uso de protección personal, tal como gafas,
zapatos de seguridad y guantes, se explica con toda clase de detalles, así como la forma
correcta de emplear ese equipo.

5) En forma parecida se explica y se enseña el uso correcto de determinadas


protecciones necesarios para hacer mas segura la labor de los trabajadores. Por ejemplo, se
adiestra a los obreros a comprender el uso correcto de las protecciones instaladas en el lugar
de trabajo, frente a las máquinas, los guantes de acero en las operaciones de cortar carne, las
guardas especiales para las hachas, los guantes de hule, otros medios de aislamiento en la
labor de los electricistas, las pantallas y protecciones que detienen las astillas o pequeños
pedazos de material, gafas, protectores para la cara, etc.

El análisis de seguridad de las labores proporcionará la información fundamental


necesaria para el adiestramiento. este análisis perfecciona el método seguro, pone de relieve
los puntos riesgosos o peligrosos, indica las precauciones que deben tomarse y señala la
protección concreta que exige cada operación. También ayuda a colocar a los nuevos obreros
en trabajos que puedan desempeñar al determinar las limitaciones materiales de ciertas
labores y las aptitudes que el aspirantes debe tener en grado superior. Teóricamente, el
análisis debería aplicarse a los factores psicológicos, pero en la práctica, la valorización exacta
de estos factores es tan difícil, tan costosa y tan lenta que no es conveniente como
procedimiento general. El criterio de supervisores competentes, guiados por la experiencia,
basta para descubrir a casi todos los trabajadores que presenten deficiencias psicológicas
durante el período de adiestramiento.

La capacitación aumenta la eficacia del trabajador, después que la educación le ha


indicado la forma de hacer bien las cosas. Como en todas las artes, el adiestramiento de
seguridad debe impartirse a través de la instrucción, demostración y repetición, bajo la
vigilancia de personas competentes. Por fortuna, casi todos los obreros, están dispuestos a
aceptar la idea de la seguridad y a trabajar sin asumir riesgos innecesarios y sin que sea preciso
vigilarlos muy de cerca. Una de las tareas mas importantes y sin que sea preciso vigilar, a la
que se enfrentan los gerentes que se preocupan por la seguridad, es descubrir a los
trabajadores que no responden lo suficiente al programa de educación y adiestramiento,
determinar la causa de ello y ayudarlos a vencer las dificultades que tengan, o bien, asignarles
alguna labor de muy poco peligro. Aquí interviene el difícil problema de corregir los hábitos de
inseguridad, así como la propensión a los accidentes. No se recomienda el despido de los
obreros como medio de lograr que se cumplan con los requisitos del programa de seguridad. El

110
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

despido no sólo pone de manifiesto el fracaso del programa, sino que fomenta la tendencia a
ocultar las prácticas deficientes.

Importancia de la costumbre en la seguridad

La costumbre desempeña un papel importante como causa de accidentes. Los


encargados de la seguridad deben tener presente el hecho de que prácticamente ningún
trabajador de edad mediana recibió instrucción acerca de la seguridad cuando era joven y
aprendía su oficio. Aún hoy, 40 años después de haber surgido el movimiento organizado en
favor de la seguridad, la atención que se concede a los procedimientos de adiestramiento en
materia de seguridad es inadecuada, por lo general. Ciertamente, hace falta más atención y
cuidado en lo que respecta a las prácticas de seguridad en adiestramiento vocacional.

Es en extremo difícil cambiar las costumbres muy arraigadas. La forma ineficaz y hasta
difícil de hacer las cosas se convierte en forma fácil cuando la costumbre está establecida.
Cualquier cambio resulta difícil y exige un esfuerzo especial. A través de la repetición continua,
la nueva forma se vuelve fácil, pero, a menos que se borre por completo la antigua forma de
hacer las cosas, los reflejos probablemente obliguen al obrero a volver a la vieja costumbre en
momentos de presión. La mejor manera de eliminar los hábitos perjudiciales consiste en
convencer a quien los tiene de que le conviene modificarlos, para que así pueda esforzarse por
eliminarlos. Muy rara vez se modifican las costumbres “por órdenes del jefe”. El despido de un
obrero a causa de sus malos hábitos de trabajo, casi nunca lo induce a corregirlos. Aquél
simplemente lleva sus malos hábitos a algún otro establecimiento en el que obtenga trabajo.
En esa forma, los trabajadores inseguros tienden a ir de un empleo a otro.

Importancia de un programa bien planeado

En resumen, el programa de educación y adiestramiento de seguridad debe trazarse


con cuidado y desarrollarse en forma sistemática. Los autores del programa deben primero
valorizar el funcionamiento de seguridad del establecimiento y la conducta de los trabajadores
en lo que toca a la seguridad. Después, deben acordar el grado de importancia que conviene
dar a los procedimientos encaminados a despertar el interés, el ensanchamiento de los
conocimientos acerca de seguridad y el adiestramiento en prácticas seguras. Abundan
ejemplos, en la historia del movimiento en favor de la seguridad, de programas educativos
cuyos resultados fueron muy poco satisfactorios. El análisis cuidadoso de esos programas
indicó que no se habían trazado con conocimiento profundo de los recursos eficaces para
influir en la conducta humana. Por otra parte, los programas bien trazados, dirigidos en forma
competente y a base de conocimientos de los factores que intervienen en el caso, casi siempre
dan buenos resultados. La prueba de ello la encontramos en numerosas empresas dedicadas a
industrias peligrosas que conservan constantemente índices de frecuencia inferiores a 5.

Propaganda de la Seguridad

111
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

La propaganda de la seguridad obedece a una acción enteramente psicológica y que,


como tal, debe aprovechar todos los recursos que esta rama de la ciencia le puede ofrecer a
través de la acción diaria del hombre que trabaja. De ahí, pues, que la acción de la propaganda
asuma caracteres complejos y exija a sus realizadores extremos recursos técnicos y
psicológicos para penetrar en la mente del individuo y sea retenida de tal modo que quede
vinculada a su vida subconsciente para que no lo abandone con facilidad.

La propaganda en Seguridad ofrece un campo de extraordinaria variedad siendo difícil


poder determinar una norma precisa para su aplicación, pues ésta varía y debe ser adaptada
de acuerdo a las condiciones ambientales de la fábrica en lo referente a su población obrera y
las características especiales de cada núcleo a quien se dirige.

La vida psíquica del hombre se compone, en primer lugar, de impresiones y


sensaciones, que el mundo exterior provoca en todo momento. De este modo la atención es
continuamente solicitada o sustraída por éste o por éste o por aquel fenómeno, o por varias
cosas a la vez.

Tomando este hecho como base de referencia, debemos tener presente que los
mensajes de propaganda deben ofrecer argumentos orales, escritos o gráficos de
extraordinaria fuerza de penetración y de retención, para neutralizar lo que podríamos calificar
de falta de atención, olvido, indiferencia, etc. Toda propaganda de la seguridad, debe
planearse con miras a su continuidad y de acuerdo a una perfecta armonización entre sus
distintos mensajes, teniendo en cuenta que deberá fundamentarse en pruebas, testimonios o
hechos.

Además, debe ser renovada constantemente utilizando diferentes recursos con lo cual
se evitará que la persistencia del mismo argumento pueda agotar, la atención del obrero y
pierda su interés debido, precisamente al hecho de habérselo repetido con idénticas
expresiones, u ofrecido con las mismas escenas o ejemplos.

Entre los estímulos que provocan reacciones más vivas y durables, se encuentra el color. Ya se
ha establecido su enorme influencia. Hay colores que estimulan y otros que deprimen. Por lo
general, los colores vivos, entre ellos el verde, azul, y rojo y sus diversos matices son los
colores de la salud, el equilibrio y la exaltación.

La técnica de su aplicación consistiría en la instalación de todos los medios de


propaganda en lugares adecuados y estratégicos que estén alertando en todo momento la
atención del obrero o recordando con sus mensajes la necesidad de preservar su integridad
física.

Los medios gráficos son por excelencia los más aceptables, pues producen una
reacción de orden psíquico, y como su nombre lo indica, consisten en grabados, dibujos,
signos, relieves, acompañados o no de algunas palabras adecuadas, o simplemente de frases
cortas, precisas, expresivas y claras que, movilizando rápidamente la sensibilidad, obligan a
precaverse, orientarse, conocer, distinguir, comprender, hacer o dejar de hacer, aceptar o
rechazar una cosa determinada.

112
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Los gráficos pueden tener dos sentidos, positivos o negativos, según se propongan
advertir al obrero la necesidad de estar atento y ser prudente, o mostrarle las posibles
consecuencias de un accidente.

Estos últimos no sólo carecen de eficacia, sino que incluso pueden determinar el
accidente que se trata de evitar, dada la acción deprimente que el gráfico ha de ejercer sobre
su organismo, y no debe olvidarse que la depresión actúa como fuerza coercitiva de la
voluntad.

Los carteles llamados positivos son los que indican la forma racional y lógica de realizar
un trabajo, de las precauciones que deben tomarse, llamamiento al instituto de conservación,
al compañerismo, —al espíritu familiar—. La lucha contra los accidentes es una obra larga que
necesita observación fría y severa, utilizándose los medios adecuados en cada ocasión, sin
forjarse la idea de que la fijación de unos carteles o una serie de recomendaciones los harán
desaparecer como por encanto: no es indispensable para ello voluntad, habilidad, constancia y
preparación técnica, recordando siempre que los accidentes dan un porcentaje más elevado
entre los obreros jóvenes que entre los de cierta edad, de modo que es necesario ocupar más
tiempo en la enseñanza para aquéllos.

No puede exigirse a un operario que realice su tarea, en una manera determinada, si


primero no se le ha enseñado cuál es tal manera. La instrucción debe ser clara, concisa,
sencilla, con el fin de evitar malos entendidos.

Debe darse el cómo y el porqué de las cosas para llegar más pronto al entendimiento
del operario. Debe darse el cómo y el porqué de las cosas para llegar más pronto al
entendimiento del operario. Debe destacarse siempre la importancia del problema.

Los medios educativos que tienen a su alcance un programa de Seguridad son diversos
y pueden usar los más adecuados dentro de la técnica pedagógica y de la propaganda.

Los conocimientos que se imparten sobre la prevención del accidente, no deben ser
teóricos sino eminentemente prácticos.

Los medios educativos pueden ser clasificados como:

1) Medios activos o dinámicos;

2) Medios pasivos o estáticos.

Serán medios activos o dinámicos aquellos que por su forma de difusión comienzan
moviendo a la acción, despertando el interés inmediato o de la curiosidad del personal a quien
va dirigido. Ejemplo: La conferencia, el debate. el film comentado, los recursos de ideas,
sugestiones, slogans.

Eminentemente activa es la enseñanza en grupos; el curso o cursillo sobre temas


específicos y propios de cada industrial, grabaciones que se propalan dentro del sistema de
comunicaciones o de música en la fábrica.

113
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Los medios pasivos o estáticos, agrupan todo el material gráfico o escrito en sus
diversas formas. Carteles, afiches, folletos, tarjetas, hojas de seguridad, revistas, boletines y
otro tipo de publicaciones.

Todo este material obra en todos los casos, en forma puramente pasiva y sólo por
presencia, quedando a voluntad del personal el asimilarlo o rechazarlo.

Analizaremos ahora cada uno de los medios que pueden ser aplicados para la
enseñanza.

MEDIOS ACTIVOS

Conferencias: Breves en su duración, preferentemente realizadas dentro de las horas de


trabajo. Los temas, cuidadosamente seleccionados, serán progresivos, partiendo de los más
sencillos a los más complejos. Citar casos y ejemplos reales de los sucesos ocurridos en el
mismo establecimiento.

Debates: Cuando el número de asistentes y el lugar de reunión lo permitan, podrán hacerse a


continuación de una conferencia. No obstante no es conveniente poner en práctica los debates
o discusiones hasta tanto no se haya progresado convenientemente en la formación de una
“conciencia de seguridad”.

Película: Si son parlantes serán en castellano, en caso de venir grabadas en idiomas extranjeros
o ser películas mudas, será conveniente explicarlas a medida que se pase el film. Como medio
educativo es de alto valor ya que una película cuenta con un poder de atracción entre el
personal obrero y, sobre todo, que permite la enseñanza de grupos numerosos a la vez.

Grabaciones: En aquellos establecimientos donde se cuenta con instalaciones de equipos


sonoros o donde sea posible instalarlos, se transmitirán breves consejos y recomendaciones
durante las horas de trabajo, pudiendo intercalarse entre las grabaciones musicales.

Cursos: De todos los medios educativos, es éste el que ofrece mayores y mejores posibilidades
educativas. Estos deben ser sencillos y mostrar gráficamente todo el desarrollo del tima que se
trata. Además, al finalizar cada etapa, se entregará a cada participante un resumen de lo
explicado, para que le sirva de recordatorio.

MEDIOS PASIVOS

Afiches y carteles: Distribución y colorido armonioso. Temas de carácter pasivo y optimista,


mostrando lo que debe hacerse y desechando los argumentos impresionistas. Es fundamental
colocarlos en lugares estratégicos y con buena iluminación. La renovación debe ser frecuente.

Folletos: Dedicados a indicar una norma preventiva, reseñar una divulgación de orden sanitario
o profiláctico, etc.

114
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Tarjetas: Dentro de las características de esta publicación puede, en su breve espacio, darse a
publicidad reglas de seguridad sobre un tópico definido.

Opúsculos: Propio para temas extensos donde se podrá ilustrar al personal, en especial a la
supervisión, con abundancia de detalles.

Hojas: Ajustado a los límites de una hoja, puede aconsejarse eficientemente temas o ideas que
circunscriban una recomendación o advertencia.

Revistas: Dentro ya de las posibilidades de editar una publicación, los enfoques son distintos y
más amplía la concepción de la enseñanza. pueden tratarse tomas específicas con profusión de
grabados y compendiar enseñanzas de orden técnico en extenso.

Boletines: Para aquellos asuntos de orden local o seccional, es de gran utilidad. Sobre todo
para dar a conocer una noticia rápida y de ágil divulgación.

La propaganda, en síntesis, puede cumplir en todo momento una función educativa


integral, inculcando la acción del bienestar y señalando los beneficios que se pueden disfrutar
cuando es desterrado el accidente. El sentimiento, como medio de persuasión, para ser uno de
los principales motivos que primarán en cualquiera de los vehículos que se deseen usar para
propagar las enseñanzas de la prevención de accidentes.

Concursos:

Los concursos son un valioso medio para despertar y mantener el interés del programa
preventivo. Las competencias tienden a aumentar preventivo. Las competencias tienden a
aumentar aún más el número de propagandistas de Seguridad en la fábrica.

La competencia entre los departamentos da a la prevención de accidentes el interés de


un juego al mismo tiempo, y brinda a los obreros una idea permanente de competencia,
creándose verdadera lucha en procura del premio.

La gama de concursos es variadísima y va desde los concursos puramente


interseccionales, en una misma planta; concursos entre distintas plantas de una misma firma o
también interfábricas de una misma zona industrial.

La gama de concursos es variadísima y va desde los concursos puramente


interseccionales, en una misma planta; concursos entre distintas plantas de una misma firma o
también interfábricas de una misma zona industrial.

Los tipos más conocidos de concursos, son los siguientes:

a)Concursos en que se premia a la sección, departamento, etc., que ha trabajado o reunido un


mayor número de horas-hombre sin accidentes;

b) Concursos sobre la base de reducción de índice de frecuencia y gravedad;

c) Competencias sobre trabajos en Seguridad, ya sea el mayor número de sugestiones, ideas o


normas preventivas elaboradas por la sección, o por el obrero,

115
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

d) Competencias sobre trabajos literarios con temas preferentemente preventivos, en base de


composiciones, frases, máximas, “slogans”;

e)Concurso sobre el orden y la limpieza de las secciones;

f) Concursos sobre el mayor número de riesgos denunciados y la prontitud de su corrección.

Los concursos deben planearse en base a las condiciones temperamentales de la


población obrera, teniendo en cuenta las posibilidades de la aceptación del mismo y su interés
en las condiciones que se establezcan para la competencia.

Desde todo punto de vista, cualquiera sea el tipo de concurso deberán recordarse
condiciones mínimas de organización para evitar el desprestigio o la falta de voluntad del
obrero para competir.

De ahí entonces, que además de seleccionar la naturaleza del concurso deberán darse
por escrito y con amplia difusión, las bases o condiciones lo más claramente que sea posible,
para evitar falsas interpretaciones y que a la finalización de la competencia podría producir la
anulación del concursante. Esto representaría la desmoralización del trabajador además de la
falta de confianza en el programa preventivo.

Los premios son otro de los puntos fundamentales para el concurso. La naturaleza de
ellos y la facilidad para lograrlos serán los mejores alicientes para que todo el mundo
intervenga. Si el premio es mediocre o está muy alejado no tendrá la fuerza atractiva necesaria
para influir en el ánimo de los obreros a la competición.

Las condiciones del concurso deben ser simples y sin torcidas intenciones de
dificultades para hacerlo difícil, debe recordarse que la competencia no es para buscar un líder
o campeón, sino fomentar un plan educativo a través de un medio atractivo y lleno de
posibilidades emotivas.

Los resultados deben ser anunciados con un marco especial y destacado por las
autoridades del programa preventivo. Rodear el final del concurso con una celebración que
resalte en todos sus aspectos la virtud de la Seguridad.

Enseñanza y adiestramiento en Seguridad para supervisores

La tarea inmediata de evitar los accidentes y controlarlos peligros que el trabajo pueda
suponer para la salud recae sobre el supervisor, no porque se le haya asignado
arbitrariamente, sino porque la seguridad y el control de la producción son funciones
supervisoras estrechamente relacionadas.

Responsabilidad del Supervisor

Tanto si la empresa cuenta con un programa de seguridad como si no, el supervisor


tiene éstas responsabilidad principales:

116
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1) Establecer métodos de trabajo

2) Instruir en el trabajo

3) Asignar tareas a los trabajadores y supervisarlas

4) Mantener el equipo y el lugar de trabajo

Si analizamos cada una de las responsabilidades señaladas, vemos con claridad que en
todas ellas el supervisor debe tener en cuenta distintos aspectos de la seguridad. El 1ro. Tiene
que efectuar el análisis de la tarea y que la misma se realice en forma segura, ya que no es raro
que se modifique el método de trabajo luego que se producen accidentes. En el punto 2 los
supervisores deben detallar claramente la forma en que debe realizar la tarea , demostrando
conocimientos y pericia. En el punto 3 debe saber a quien le da la tarea y si esta en condiciones
de realizarla en forma segura y en el punto 4 es indispensable que el lugar de trabajo reúna las
condiciones mínimas de seguridad y haya orden y limpieza.

Por lo mencionado vemos que el supervisor es la persona clave en la prevención de


accidentes y por lo tanto debemos fijar los objetivos para el adiestramiento adecuado con los
tipo de actividad de que se trate y podemos sintetizarlos en los siguientes:

a) Interesar a los supervisores en el programa de seguridad

b) Dejar en claro que el supervisor es el responsable en la prevención de accidentes.

c) Facilitarles la información sobre las causas de accidentes.

d) Ayudarles a conseguir nuevos conocimientos y asesorarlos en seguridad , desarrollando


soluciones basadas en la experiencia.

Curso básico para supervisores

Los conocimientos y la filosofía de la prevención no solo se limita al sentido común,


como dicen algunos sino que además y fundamentalmente se trata de un bloque especializado
de información acumulado a través de muchos años de experiencia . Es tarea del profesional
de seguridad ayudar al supervisor a obtener toda la información disponible para que sus
esfuerzos en pos de la obtención de metas en seguridad sea posible.

En general un curso par supervisores debe contemplar las siguientes pautas:

El director del curso debe procurarse y emplear los medios más adecuados a sus necesidades
no solo en cuanto al temario, sino también en cuanto a los medios a tomar cuenta como ser
catálogos, películas, literatura especializadas, trabajo de congresos de la especialidad, etc.

Los temas más importantes son:

117
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El supervisor y la seguridad - La seguridad y la producción van de la mano. Los accidentes


afectan la buena moral y las relaciones de los trabajadores con las empresas.

Relaciones humanas - Necesidades básicas del trabajador. El supervisor como dirigente.

Mantenimiento del interés en seguridad - Comité de seguridad, mantenimiento de las buenas


relaciones con el personal.

Instrucción en seguridad - Importancia de la instrucción en el trabajo

Higiene Industrial - Peligros ambientales - enfermedades laborales .

Equipo de protección personal - Usos y tipos

Orden y limpieza

Manipulación y almacenaje de materiales

Resguardo para maquinas y mecanismos

Herramientas eléctricas - usos y mantenimiento.

Protección contra incendio - determinación de los peligros - uso de

elementos contra incendios.

Técnicas y Conducción del programa de entrenamiento

Aprender: adquirir conocimiento por medio del estudio o la experiencia o ambos a la vez.

Enseñar: dar instrucción para obrar en casos similares.

Entrenamiento: Una vez concluida la parte del aprendizaje, debemos poner en práctica los
conocimientos adquiridos.

Objetivo fijado: la seguridad.

Por lo tanto debemos organizar las estrategias para el logro de tal fin. Según el criterio
de los sociólogos, sicólogos y educadores, las técnicas de participación son útiles para el
entrenamiento y la motivación. Se descuenta desde ya que el programa debe contar con el
apoyo y respaldo de la dirección de la empresa.

No es suficiente tener escrita la política de seguridad de la empresa, sino que es


necesario disponer de procedimientos para que tengan la información todos los trabajadores.
Se puede recurrir a carteleras, afiches, etc. , aún cuando la política sea bien conocida puede
ser poco efectiva si no se demuestra un interés continuo y activo por parte de los integrantes
de la empresa.

118
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Estadísticamente las empresas con menor índice de accidentes son aquellas en donde
la participación a todos los niveles del programa de seguridad es más evidente.

El adiestramiento básico en los programas de seguridad se dirige a impartir


conocimientos y crear una actitud favorable.

Para ser capaces de realizar un buen trabajo en seguridad los supervisores también
necesitan adiestrarse en técnicas de conducción.

Las técnicas deben ser planificadas y organizadas cuidadosamente, conviene que el


número de cursantes sea reducida para permitir la libre comunicación.

Se deben utilizar todos los medios visuales que ayuden a reforzar el interés y el
carácter educativo de los cursos.

El siguiente cuadro muestra una planificación tipo de un programa de entrenamiento


en seguridad.

119
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

120
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Evaluación del programa de entrenamiento


Una vez que se trazan los planes para preparar, desarrollar y ejecutar el programa de
entrenamiento, existe un elemento muy importante a considerar: la evaluación, que es parte
importante en cualquier programa educativo y constituyen métodos sistemáticos para
determinar los puntos fuertes y débiles del programa.

Con la recopilación de los planificadores, participantes y otras fuentes obtenemos


datos útiles que analizados con metas preestablecidas da la información necesaria para
determinar el valor del programa y sus fundamentos básicos de evaluación.

Métodos de evaluación y documentación del programa


El objetivo consiste en efectuar apreciaciones con respecto al nivel de entendimiento,
integridad y exactitud de la información presentada. Antes del entrenamiento otras personas
de la organización que se encuentran familiarizadas con los objetivos deben examinar los
planes, los cuales basados en su conocimiento y experiencia, pueden identificar algunos
problemas que dificulten su implementación.

La segunda revisión de materias puede ser efectuada por los trabajadores que están
recibiendo el entrenamiento. Un método común para esto es la entrega de un formulario a
cada participante donde volcarán dudas y preguntas respecto al entrenamiento recibido.
Debiendo entregarse los mismos en forma anónima para no falsear los datos o se sientan
impulsados a responder positivamente, a pesar de las influencias externas, como la falta de
entusiasmo en el programa, que influyen en las respuestas, es importante dar al trabajador la
oportunidad de comenzar sobre el valor del programa.

La segunda clase de evaluación es la revisión de datos o documentación. El uso


planificado de estos datos determina cuanta información se necesitará registrar. Según sea
necesario puede hacerse la clasificación por Departamento, tarea, especialidad, etc. Llevar una
lista de presentes, ausentes y nuevos participantes contribuirá a detectar el grado de interés y
motivación del personal para con el adiestramiento.

La tercera etapa de la evaluación debe ser la cualitativa. La misma se basa en la


impresión del evaluador y en las percepciones y observaciones del grupo. Debe darse la
oportunidad al grupo, trabajadores, a instructores de dar su impresión cualitativa del
programa educativo. Al comparar esta información las del cuestionario y las registradas en las
revisiones, se tendrá un panorama completo de la que se ha logrado con el programa
implementado.

Evaluación sobre los cambios de comportamiento del trabajador


Las clases de evaluaciones mencionadas en los párrafos anteriores, constituyen
métodos de plazos cortos para examinar el éxito o fracaso de un programa.

121
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

La meta de un programa educativo para la salud debe influir en el comportamiento de


los trabajadores a largo plazo, por lo tanto es importante crear técnicas de evaluación que
permitan lograr esas metas.

Uno de los métodos más comunes es controlar y observar el nivel de cumplimiento de


los trabajadores. Esto puede realizarse por medio de planillas de verificación preparadas por
personal idóneo.

Otro método de evaluación puede hacerse por medio de pruebas de habilidad. Esto se
realiza mediante un formulario pre-prueba y post-prueba, la primera es para medir una línea
básica de compresión del comportamiento requerido y la segunda es para saber si hubo un
aumento de comprensión en su comportamiento anterior, una vez finalizado el
entrenamiento.

Dicha evaluación tiene algunos problemas y el más importantes es que mide el nivel de
comprensión de un problema pero no el grado de desempeño.

Otra técnica frecuente de evaluación se vale en medios indirectos o discretos, para el


cambio de comportamiento y cumplimiento de pautas correctas en el uso de los elementos de
protección personal, por ejemplo si aumenta el gasto de protectores auditivos descartables es
señal de que se está cumpliendo con las metas fijadas. O análisis médicos que permitan
verificar si bajo el porcentaje de personal con plomo en sangre, o disminución de alergias
producidas por el mal manejo de elementos irritantes, etc. Todo ello muestra en forma
indirecta si hubo un cambio de comportamiento de los trabajadores luego de la aplicación de
planes de enseñanza y adiestramiento en seguridad.

A modo de conclusión final, podemos decir que el énfasis que se ponga en los
programas tendientes a mejorar la seguridad y la salud deben ir en constante aumento por lo
tanto los mismos deben ser continuos, caso contrario se producirá un retroceso en las mejoras
obtenidas durante la aplicación de los programas señalados. Por lo tanto el programa debe ser
bien planeado, documentado y evaluado en forma permanente solo así se tendrá efectos
altamente positivos en el comportamiento básico.

122
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

UNIDAD N°9

EL PROFESIONAL DE SEGURIDAD

Cualidades mínimas del profesional de seguridad

No existe —a mi juicio— una respuesta única a este tema. Lo que puede ser un mínimo
de cualidades para alguien, podría ser sustituido por una para otro o dejaría insatisfecho a un
tercero.

Es por esto, que he optado por hacer mi propia interpretación y, con esto intentar
proporcionar elementos de juicio para que cada uno de las cursantes se vaya formando su
propia semblanza del profesional de seguridad.

Para lograr este objetivo, trataremos en forma muy simple de destacar aspectos que
hacen a la actividad de un técnico de seguridad industrial.

Hay —nuestro juicio— tres tareas fundamentales que requieren algunas breves
consideraciones analíticas:

1- Prevenir accidentes.

2- Investigar accidentes.

3- Estudiar estadísticas.

Veamos cada una de ellas:

- Prevenir accidentes

Quienes asumimos la responsabilidad de una tarea como ésta, debemos en principio


tener un claro criterio sobre lo que son acciones y condiciones inseguras. También un buen
conocimiento sobre las normas de seguridad que se pueden aplicar.

Otro aspecto indispensable es capacidad de observación. La observación es una


actividad que requiere intenso entrenamiento. Muchos miran pero no ven. Se puede pasar
innumerables veces por un lugar y no percibir una falla que puede constituirse en un factor de
accidente.

Debemos recordar, que la prevención más deseable parte de detectar causas


potenciales de accidentes antes de que estos ocurran. Por lo tanto la observación debe ser
sistemática, minuciosa y metódica.

La detección de posibles causas de accidentes permitirá conformar experiencias que


enriquecerán la formación profesional y extraer enseñanzas que posteriormente se volcarán
en normas de seguridad.

123
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

- Investigar accidentes

La investigación siempre es un desafío intelectual y moral. Se investiga para construir


un conocimiento que no se tiene. Pero este conocimiento debe ser establecido
fehacientemente, es decir con pruebas.

Esto impone una gran racionalidad, un conocimiento de las técnicas investigativas,


imaginación realista capaz de formular las hipótesis orientadores de la investigación, tenaz,
perseverancia para vencer esto, asumir experiencias ajenas como propias.

- Estudiar estadísticas

Realizar estudios estadísticos impone conocer las metodologías pertinentes, así como
las modalidades particulares de los hechos considerados que permitirán establecer las
variables a considerar. La necesidad de reunir ciertos datos puede hacer necesario organizar
encuestas, que presupone un conocimiento técnico indispensable para su preparación y
aplicación.

La interpretación de las estadísticas es una actividad donde la racionalidad, la


objetividad deben ayudar a conformar experiencias y visualizar enseñanzas.

En las tres actividades enunciadas, se extraen enseñanzas, con las cuales el profesional
de seguridad debe:

1- Volcarlas en el seno del Comité de Seguridad e Higiene. En el mismo, discutirlas,


enriquecerlas y posibilitar la redacción de normas de seguridad adecuadamente redactadas.

2- Si no hay Comité de Seguridad e Higiene, se consultará con otros niveles de la empresa, se


enriquecerá para finalmente redactar las normas de seguridad a proponer.

3- En ambos casos, se culmina el Programa de Seguridad, que impondrá nuevas actividades


como:

a- La supervisión de la ejecución del programa. Con esto nuevamente la adecuada observación


no solo orientada a detectar incumplimientos sino más que todo a establecer las
rectificaciones necesarias.

b)La educación del personal de la empresa, que tiene en el profesional de seguridad a un


protagonista principal. Y decimos educación y no capacitación para enfatizar que lo primero es
abarcante a lo segundo. La capacitación informa, la educación convence. Para educar se debe:

1)Capacitar (instruir, informar)

2)Supervisar sobre lo enseñado

3)Actuar sobre la mente de los integrantes de la empresa.

124
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En esta actividad, es indudable que es necesario contar con una adecuada capacitación
didáctica y de conocimientos sobre el empleo de los medios de comunicación social.

Cualidades emergentes de ese estudio

Sensibilidad humana

Esta cualidad constituye a nuestro juicio, el motor generador e incentivo permanente


de la actividad del profesional de seguridad.

Si en vez de esto, fuera el afán de lucro, el éxito económico lo llevaría a destruir la importancia
en lo que es su razón de ser: la seguridad física —y muchas veces espiritual— de seres
humanos.

Esto seria para el, instrumental. Si la motivación es la de alcanzar un cierto “status“ de


podar en la empresa, la sofisticación de la seguridad iniciará en incomprensible normas que
harán normal la violación a las mismas. Es cierto también que esta cualidad será fuente de
amarguras, de frustraciones al percibir los numerosos proyectos que quedan en el camino.
Pero a la vez, será un desafío constante para intensificar su capacitación profesional tendiente
a buscar fórmulas que permitan alcanzar soluciones buscadas.

Humildad y firmeza

El profesional se seguridad es un educador. Y no se educa con soberbia. Además la


responsabilidad de integrar cuerpos colegiados le impone no subestimar a sus “co equiper“. Es
la humildad que nace en el conocimiento no se es dueño de la verdad. Todos los días se avanza
en la búsqueda de una mejor verdad. Pero también es necesario la firmeza que impone
defender nuestra verdad, aún imperfecta, mientras buscamos una mejor.

Perseverancia

La tenacidad que impide declinar ante las frustraciones. El constante esfuerzo que
asegura el logro de los objetivos a pesar de las dificultades. Es la conciencia que todo el día que
pasa sin accidentes nos libera de la responsabilidad de asegurar que mañana también
transcurra sin problemas. Es la que permite alcanzar el conocimiento probado que propone
todo trabajo investigativo. Es en definitiva, el perfeccionar día a día, nuestra capacitación
profesional.

Metodología profesional

125
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El profesional no es aquel que guarda en su memoria datos. Es el hombre capaz de


diseñar creativamente la respuesta que en realidad está necesitando. Más, es un activo
participe en la construcción del futuro. Los datos evolucionan, se hacen viejos y van yendo con
el pasar del tiempo al cuarto de “trastos viejos“. El profesional va remozándolos, incluso va
generando nuevos datos que se insertan y darán forma al por venir. Para esto se necesita
dominar las metodología que permitan encarar problemas, siempre únicos y brindar gracias a
su adiestramiento, a su ingenio, las soluciones que cualquier otro, aún con todos los datos no
podría obtener.

Didáctico

Todo educador, debe saber ser maestro. Y esto impone un dominio de las técnicas
pedagógicas.

Racionalista

La esencia de la profesionalidad se encuentra en la racionalidad. El estudio de los


problemas específicos impone la aplicación de metodologías objetivas. Y esto es imposible si
no prevalecen las condiciones lógicas sobre las afectivas.

Imaginador realista

Un investigador avanza a partir de un dato conocido hacia lo desconocido. Esto impone


una imaginación capaz de formular hipótesis capaces de orientar metódicamente la
investigación. Pero además, hemos dicho que el profesional de seguridad es un creativo, capaz
de diseñar un sistema de seguridad para la realidad en la cual se inserta.

Por todo esto, señalamos “un imaginador realista”, para contraponerlo al “delirante“ o al
“fantasioso”.

Observador

No se puede prevenir, ni investigar sise mira sin ver. E l observador es quién al pasar
nota el problema potencial, el que percibe el detalle que puede ser la explicación del caso.

Capacidad de diálogo

Es consecuencia de casi todas las cualidades anteriores. Sensibilidad humana que


impone respetar a los integrantes de la empresa, humildad para no subestimar, firmeza para
defender sus ideas, perseverancia para alcanzar fórmulas mejores, metodología profesional
para convertirse en el hombre de consulta, didáctico para hacerse comprender, racionalista

126
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

para abundar en argumentos necesarios, imaginador realista para conducir un debate,


observador para evaluar los resultados colectivos antes de que se manifieste, sea en el comité
o en las múltiple conversaciones con el personal de la empresa —sea en forma individual o
colectiva— esta cualidad será de aplicación.

Su aplicación constante desarrollará seguramente la habilidad para saber escuchar.

Campo de aplicación del profesional de seguridad

El campo de acción que dispone o puede disponer un profesional de seguridad, abarca en


cierta forma todas las áreas y trabajos, cualesquiera sean estas, que desarrolle la empresa
donde asesora o supervisa.

Dentro de una empresa, el profesional de seguridad puede realizar algunas actividades


como las siguientes:

1.- Prevención de accidentes: conjuntamente con la correspondiente comisión, en caso de que


esté constituida.

2.- Participar con la dirección en el estudio de los costos de producción, en función de


asesoramiento.

3.- Cooperar con el área de medicina del trabajo en el cuidado de la salud.

4.- Elaborar temas relacionados con la seguridad para exponerlos ante el comité de seguridad (
de existir), o la dirección o sectores de la empresa.

5.- Capacitar al personal de la empresa en los temas específicos, como ser: prevención de
accidentes, lucha contra incendios, primeros auxilios, etc.

6.- Anuláis, redacción y aplicación de normas de seguridad dentro de la empresa.

7.- Elaborar estadísticas de accidentes, para llevar un mejor control de las mismas, como así
también tratar de disminuirlas.

8.- Intercambio de experiencias con otras empresas y profesionales de seguridad a fin de


actualizar y mejorar las condiciones de seguridad en su área.

En términos generales, el campo de acción que puede encontrar un profesional de


seguridad se extiende a todo aquello que tenga algo que ver con la prevención de accidentes,
disminución de riesgos, participación en la formación del trabajador y asegurar el cuidado de la
salud de éste, sin descuidar el sector donde se realiza sus tareas y las herramientas y máquinas
que emplee.

Por otro lado, el profesional de seguridad puede asesorar o supervisar a otras


empresas y en formar parte de varios comités; ya sea cumpliendo un papel activo o
simplemente como asesor.

Profesiograma

127
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Cuando una empresa requiere la cobertura de un puesto de trabajo determinado,


deberá analizar la tarea a cubrir con el fin de determinar las condiciones mínimas que el nuevo
trabajador deberá cumplimentar.

Una vez realizado dicho estudio, se le debe dar intervención directa al área de
medicina laboral para que complete el análisis y se obtenga finalmente el conjunto de los
requerimientos básicos que deberá cumplir el postulante al puesto que se desea cubrir, sin
peligros para la salud del nuevo trabajador ni posibles riesgos para sus futuros compañeros.

Para la realización de todo el estudio se requiere la utilización de planillas especiales


llamadas profesiograma o diagrama de profesión, donde se volcarán los resultados de los
estudios que se realizarán sobre el postulante al puesto (Ficha de aptitudes del trabajador),
Que será comparado con la ficha que confeccionó la empresa sobre las características o el tipo
de trabajo o puesto a ocupar (Ficha de requerimiento del puesto).

Las aptitudes mínimas, se registran en la mencionada ficha de requerimiento del


puesto que, normalmente contiene:

- Edad mínima

- Vista

- Audición

- Desplazamientos

- Robustez

- Resistencia al esfuerzo

- Aptitudes manuales

- Equilibrio general

Tolerancia a:

- vibraciones

- Tóxicas

- Intemperie

- Irritantes

Las exigencias se enumeran del 1 al 5 , según el siguiente criterio:

1 --- Muy bueno ; 2 -- Bueno ; 3 -- Regular ; 4-- Mediocre; 5 -- Malo o nulo

En cuanto la ficha de aptitudes, que se refiere al postulante, se confeccionará en


transparente y contendrá:

- Datos personales

128
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

- Talla, peso, tórax

- Datos formulados en la ficha de requerimientos

- Datos especiales

Finalidades del profesiograma

La confección del profesiograma es importante para la evaluación del futuro


trabajador, permitiendo conocer si sus condiciones personales en función de la clase de tarea
a desarrollar, el medio ambiente, las condiciones especiales ( de luz, ruidos, vibraciones,
presencia de vapores en el aire, etc.,) no plantean riesgos potenciales para su salud, o pueda
exponer a peligros a otros trabajadores del sector.

En otro orden, cuando un trabajador debe ocupar un determinado puesto de trabajo expuesto
a riesgos especiales ( lugares donde se manipulen sustancias químicas, tóxicas, materiales
considerados peligrosos o nocivos , como el plomo, fósforo, sulfuro, etc. o donde se empleen
radiaciones ionizantes) el médico del trabajo ordenará una serie de estudios acordes a las
tareas a desarrollar (audiometrías, detección de afecciones hepáticas, alergias, etc.).

Análisis de tareas

Se llama Análisis de tarea o también, según otros autores Análisis de trabajo , al


proceso por el cual se tratan de identificar los peligros potenciales de accidentes, asociados
con la etapa de un trabajador especifico y se facilitan soluciones tendientes a eliminar tales
peligros. Una vez que los peligros han sido identificados, se pueden desarrollar controles
apropiados e implementarlos en forma efectiva.

Todos los supervisores deben estar familiarizados con este método de análisis de
trabajo. Las razones primordiales para llevar a cabo este análisis son:

a) Asegurarse que todos los peligros, que han sido encontrado por el trabajador o el
supervisor, son reconocidos por ambos.

b) Asegurarse que se toman todas las medidas preventivas para realizar un trabajo especifico.

c) Asegurarse que las prácticas seguras para prevenir accidentes, son entendidas y cumplidas.

La responsabilidad de seleccionar el trabajo que debe realizarse recae sobre los


supervisores encargados de cada departamento. La selección y el orden en que se deban
realizarse el análisis, tendrá gran influencia en los beneficiarios.

El análisis de tareas puede ser útil en muchas formas, como se detalla a continuación

1.- La manera en que se realiza un trabajo puede ser mas efectiva si se eliminan o reducen los
pasos peligrosos.

129
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

2.- El análisis de tareas puede servir la los supervisores como guía de entrenamiento para
explicar a los nuevos trabajadores cómo y porque debe realizarse la tarea y las razones por las
cuales se han establecido los requisitos de prevención de accidentes.

3.- En base a la información resultante de un análisis de tareas, además se puede evaluar,


seleccionar y determinar donde y como colocar a los futuros trabajadores, de acuerdo con las
características y necesidades del lugar de trabajo.

4.- El análisis de tareas, a su vez, puede utilizarse cuando se hagan inspecciones de planta para
determinar si las condiciones físicas del lugar requieren o no procedimientos específicos y si
estos pueden, en realidad, ser cumplidos.

5.- El supervisor puede utilizar el análisis de tareas para investigaciones de accidentes que han
incurridos, y tratar de determinar a través del mismo las causas básicas del accidente

Aquellos trabajos de mayor peligro deben tener prioridad a la hora de establecer un


análisis de tareas. Después, se puede establecer otros para trabajos que tengan peligros de
menor gravedad.

Pasos a seguir

Existen cuatro pasos básicos para realizarlos

a) Selección del trabajo a analizar

b) División del trabajo en forma sucesivos

c) Identificación de peligros y accidentes potenciales

d) Forma de eliminar los peligros

a) Selección del trabajo a realizar

Las personas que no están familiarizadas con el análisis de tareas, generalmente


preguntan, que quiere usted decir con la expresión “ un trabajo”. Quién debe seleccionar los
trabajos y cuáles son los factores que determinan los trabajos que se deben analizar primero.

La palabra “trabajo “ incluye muchos aspectos. Por ejemplo, el trabajo de una persona
puede consistir en ser plomero, maquinista o chofer. La palabra “ trabajo” también puede
significar un simple movimiento como cerrar una válvula, etc. Los trabajos a los que se hace
referencia y que están relacionados con el análisis de tareas, son aquellos que un supervisor
puede asignar a un trabajador para que lo ejecute. No son tan amplios para que abarquen un
área de trabajo extenso, ni tan detallados como para que carezca de sentido desde el punto de
vista del análisis . Un profesional en planificación del trabajo, describe el trabajo del siguiente
modo:

130
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Un trabajo es una secuencia de actividad que cuando se ordena convenientemente y


metódicamente cumple un fin u objetivo” .

De este modo podrá observarse que los trabajos a los que se puede aplicar el análisis de
tareas, son aquellos que un supervisor asigna a un trabajador y que son parte de un trabajo
mas completo y extenso.

Primeramente hay que decidir cuáles son los trabajos que deben ser analizados
primero. Indudablemente que los trabajos no deben elegirse al azar, pues de esa manera no se
obtendrían beneficios del análisis de tareas. Debido que el objetivo de la prevención de
accidentes es evitar la repetición de prácticas de trabajo inseguras y además eliminar los
peligros, aquellos trabajos con los peores antecedentes de accidentes y los que tenga mas
elementos de peligro, deben seleccionarse primero. El supervisor de departamento y el
coordinador de prevención de accidentes deben trabajar juntos para seleccionar los trabajos
para un análisis de tareas y establecer el orden en que van a ser analizados . Los factores por
los que se deben guiar son :

- Frecuencia de los accidentes en un trabajo particular.

- Número de lesiones incapacitantes.

- Accidentes potenciales en trabajos sin antecedentes de accidentes

- Nuevos trabajos y trabajos en que se hallan realizados cambios en los equipos o en


los métodos.

b) División del trabajo en pasos sucesivos

Hay 2 métodos para descomponer el trabajo y ambos tienen partidarios acérrimos.


Cada uno de ellos es provechoso y da buenos resultados cuando se realiza en la forma
apropiada. Algunos consideran que es el supervisor de primera línea quien debe realizar la
composición de trabajo y después someterlo al visto bueno del coordinador de prevención de
accidente. Otros consideran preferible que el supervisor de primera línea seleccione a un
hombre confiable en cuanto a capacidad, experiencia y espíritu de cooperación, el cual debe
realizar el trabajo de modo que el supervisor pueda registrar cada paso y obtener en esa forma
la descomposición del trabajo. Independientemente del cuál sea el método utilizado, es
necesario tener cuidado para que cada paso no sea ni demasiado general ni demasiado
limitado, de otro modo la identificación de los peligros no sería realista ni representativa.

c) Identificación de los peligros y accidentes potenciales

Cada paso que se ha identificado en la descomposición del trabajo debe ser


cuidadosamente analizado para determinar peligros y accidentes potenciales, tanto los debido
al ambiente como los debido al procedimiento del trabajo. Deben responderse las conocidas
preguntas sobre prevención de accidentes:

131
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

- Es posible que se produzcan lesiones por golpearse contra un objeto?

- Puede el trabajador resbalar o tropezar?

- Puede caer a mismo nivel o a otro diferente?

- Puede alguien atrapado entre, dentro o sobre objetos?

- Hay peligro de gases tóxicos, niebla, vapores, humo, etc.?

- Hay posibilidad de lesiones debido a empujones, tirones o caídas de objetos?

d) Forma de eliminar los peligros

Cada uno de los pasos que se han seguido hasta ahora en el análisis del trabajo ha
tenido como objetivo la identificación de los peligros en cada paso del trabajo. Cuando estos
peligros y los accidentes potenciales asociados a cada paso han sido identificados y se han
comprendido sus causas, es posible desarrollar métodos para eliminar y suprimir los
accidentes potenciales.

Hay cuatro métodos:

- Encontrar una nueva forma de realizar el trabajo

- Modificar las condiciones físicas que coaccionan los peligros.

- Analizar los procedimientos de trabajo cuando el cambio de las condiciones físicas no


elimine todos los peligros.

- Tratar de reducir la necesidad de hacer un trabajo o al menos la frecuencia con que


debe ser ejecutado.

Para encontrar una forma totalmente nueva de realizar un trabajo es necesario determinar
cual es el fin del mismo y luego analizar las diversas formas de alcanzar ese fin para determinar
cual es la mas segura; si no es posible determinar o hallar una nueva forma de trabajo mas
segura, se debe analizar el efecto que produciría cada peligro en el hecho de cambiar las
condiciones físicas, tales como un cambio en las herramientas, materiales, etc. En este caso es
necesario también analizar el efecto que produciría los cambios sobre la producción.

Si no se encuentra un nuevo método de hacer el trabajo y los cambios en las


condiciones físicas no son posibles , entonces es necesario analizar cuidadosamente los
procedimientos del trabajo. Las instrucciones generales que pueden darse tales como “estar
alerta”, “tener precaución”, y “tener cuidado” no sirven para nada. Una buena instrucción
indica con toda precisión lo que hay que hacer y como debe hacerse. Tales Procedimientos
deben ser cuidadosamente analizados y comprobados y las pruebas deben dirigirse tanto a
evitar los accidentes como a las consecuencia de los objetivos

132
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Como recurso final, cuando las tres primeras soluciones no son posibles o solamente
se pueden aplicar hasta un cierto punto, debe considerarse la posibilidad de reducir la
frecuencia con que se realiza el trabajo.

Beneficios de la utilización del análisis de tareas

Los beneficios directos que se obtienen con la aplicación del análisis de tareas son:

- Procedimientos seguros de trabajo

- Condiciones seguras de trabajo

- Investigación mas efectiva de los accidentes

- Mejor supervisión

Cuando se aplica el análisis de tareas en determinada actividad, debe explicarse su


contenido a los trabajadores y si fuera necesario, completar su adiestramiento individual. Éste
es el único modo de obtener resultados positivos del esfuerzo empleado en el análisis de
tareas, él una vez completo debe ser revisado conjuntamente con los trabajadores para que
éstos conozcan como deben realizar el trabajo en forma mas segura.

Los trabajadores nuevos se deben adiestrar en los pasos básicos . Aprenderán a


identificar los peligros asociados con cada uno de ellos y tomar las medidas necesarias. No
existe mejor guía para este entrenamiento que un análisis de tareas bien preparado. De hecho,
hay muy poca diferencia entre un análisis de tareas bien preparado y un plan efectivo para el
entrenamiento para instruir en el trabajo.

Cuando se lo aplica a cualquier trabajo, éste resulta de inapreciable valor para


observar silos trabajadores cumplen con los procedimientos de seguridad establecidos, o
cuando se produce un accidente para iniciar la investigación, particularmente si el accidente es
el resultado de la inobservancia de los procedimientos establecidos en él. Del resultado y el
estudio del análisis de tareas, con frecuencia se obtienen nuevas ideas para el mejoramiento
de la productividad.

Participación del profesional de seguridad en las instituciones de prevención de accidentes

En la industria moderna, por su amplio desarrollo e importancia se fue haciendo


necesario la formación de grupos de análisis de los accidentes que se producían en las
industria, éstos grupos se reunían en forma periódica con el objeto de analizar las causas de
los accidentes y tomar los recaudos necesarios para que no se repitan.

Estos grupos llamados Comités ( en otros países) Comité de prevención de accidentes,


están formados, entre otros por un profesional de seguridad, representantes de la dirección de
la empresa o directivos de ella y personal del área laboral.

133
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El Rol del supervisor o profesional de seguridad dentro de dichas comisiones, es de


asesorar a las mismas sobre los métodos mas eficaces de prevención , analizar causas de los
accidentes y sugerir métodos mas eficaces y seguros de trabajo.

Por su parte, el funcionamiento de los comités de prevención de accidentes , puede


dividirse en dos partes:

a) El contenido en general o los temas a tratar

b) El procedimiento, o sea la forma en que se habrá de proceder , para lograr buenos


resultados.

a) Temas que debe tratar el profesional de seguridad junto con la comisión de prevención

A continuación se dan algunos de los temas típicos que debe analizar el profesional de
seguridad, dentro del comité

Organización y planeamiento por parte de la gerencia

1.1.- Participación activa de la gerencia

1.2.- Actitud

1.3.- Comunicación

1.4.- Políticas

1.5.- Equipos de protección personal ( guantes , gafas, etc.)

1.6.- Nivel de actividad del programa de prevención de accidentes

1.7.- Selección de equipos de protección personal

1.8.- Selección y coordinación entre el personal de la empresa

1.9.- Participación activa

Control de seguridad

2.1.- Detectar y corregir las condiciones inseguras

2.2.- Procesos de alto riesgo

2.3.- supervisión

2.4.- Archivo de los asuntos tratados por la comisión o comité

134
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

2.5.- Riesgos externos o indirectos de perdidas

2.6.- Entrenamiento

2.7.- Uso de equipos de protección personal

2.8.- Contratista

Selección y entrenamiento de los trabajadores

3.1.- Educación adecuada

3.2.- asignación del trabajo que mejor se adapte al hombre

3.3.- Moral

3.4.- Entrenamiento en prevención de accidentes al nuevo trabajador

3.5.- Exámenes físicos

3.6.- Enseñanza para casos de emergencia

3.7.- Entrenamiento de seguridad en el trabajo

Mantenimiento

4.1.- Equipos mecánicos

4.2.- Orden y limpieza

4.3.- procedimiento para el mantenimiento preventivo

4.4.- Máquinas

4.5.- Herramientas

4.6.- Resguardos

4.7.- Vehículos

4.8.- Sistemas de seguridad

Historial de los accidentas


5.1.- Frecuencia y gravedad de los accidentes : Pasado

Presente

135
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Proyecciones futuras

5.2.- Tendencia. Uso efectivo de la información

5.3.- Investigación efectiva de los accidentes

5.4.- Lecciones que se aprendieron de los accidentes graves

En el desarrollo de algunos de estos temas es que algunas veces los comités fracasan,
debido a la forma en que se presentan los temas, y es así como se vuelven ineficaces. Para
evitar este riesgo, es necesario reconocer, tal vez, los cuatro puntos básicos que deberán
tenerse en cuenta:

1.- Metas

2.- Roles o Funciones

3.- Procedimientos

4.- Relaciones personales o humanas

Si se manejan bien las tres primeras, lo mas probable es que la cuarta no presentara
problemas de ninguna índole

Metas

Si las metas del profesional de seguridad, en un comité, son claras y se entienden bien
, los integrantes no tendrán problemas, ni conflictos con los objetivos. Estos deberán ser
claros, pues así van a derivar en funciones bien definidas. Algunas de las funciones típicas de la
comisión son:

Actuar como una caja de resonancia para los problemas de prevención de accidentes
en la empresa.

Buscar soluciones a los problemas de prevención que surgen por el conocimiento


propio, a través de las inspecciones o por reconocimiento de otras personas

Analizar la investigación de los accidentes realizados por los supervisores

Recomendar procedimientos y entrenamientos de prevención de accidentes

Desarrollar actividades para asegurarse los planes se cumplen.

Funciones o roles

Si las funcionase fijan de una forma definida, la transmisión y la ejecución de las


decisiones serán claras y se entenderán mas fácilmente. Entre las principales funciones de una
comisión están:

136
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) Convocar a reuniones

b) Preparar una agenda

c) Dar a publicidad los principales puntos tratados

Procedimientos

Para que la tarea de la comisión sea lo mas fácil posible, es necesario establecer
lineamientos por anticipado. El tomar decisiones oportunas, por ejemplo, si habrá de usarse el
teléfono o una carta circular, o un boletín, para comunicar las decisiones al personal. El empleo
de técnicas para la toma de decisiones ahorra tiempo y ayudara para el plan de acción se
efectúe mas rápido. También ahorra mucho tiempo de reunión, el efectuar acuerdos por
anticipado sobre la agenda a tratar, quien dirigirá la reunión, frecuencia con que se realizarán,
como la forma de votación.

Relaciones personales

Muchos problemas de relaciones personales que se suscitan en los comités, obedece a


una mala interpretación de los objetivos. A veces las malas interpretaciones pueden
solucionarse exigiendo que se vuelvan a formular los tres objetivos básicos. Las malas
interpretaciones, a veces, también se pueden solucionar mediante un dialogo constructivo con
los integrantes de la comisión.

Algunas técnicas para la toma de decisiones

La siguiente es una lista de algunas técnicas a seguir por el profesional de seguridad


para la toma de decisiones en las reuniones de los comités de seguridad o prevención de
accidentes.

a) Es necesario llegar a un acuerdo sobre los temas a tratar, antes de ponerlos en la


agenda.
b) Concluir completamente un tema antes de pasar al siguiente
c) El uso de un archivo es útil para encontrar hechos y hacer una lista de parámetros que
ayuden a lograr mejores decisiones.
d) Aclarar que los problemas conciernen al grupo y no a una persona en particular
e) Tratar de dar mas poder de votación al grupo que esta mas afectado
f) Preferiblemente efectuar enunciaciones en vez de formular interrogantes
g) Pedir a un participante, en caso que no se entienda lo que se ha expresado, que lo
explique con otras palabras para que no queden dudas.
h) Debe darse, a cada participarte, tiempo suficiente para que dé su opinión sobre el
tema
i) Cuando el tema que se trata es dinero, confeccionar una lista de todas las opciones sin
efectuar una evaluación del costo. Decidir, posteriormente todas las opciones que
están en la lista.

137
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

j) lograr que se cumplan las normas y que los participantes de las reuniones efectúen
afirmaciones en vez de formular preguntas, pero cada vez que se formule una
pregunta, debe tratarse de encontrar una respuesta.
k) Si se deben tomar decisiones en el momento, utilizar gráficos.
Todo profesional de seguridad junto con la comisión de prevención de accidentes,
realmente interesados en los mejores logros, deben dedicar sus primeras reuniones en decidir
y poner en práctica todo lo que se analizó con anterioridad, de esta forma, las reuniones que
se efectúen posteriormente, podrán desenvolverse sin problemas y emplearan el tiempo con
eficacia y eficiencia...

138
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ANEXO

Ley Nº 24.557/95

Sancionada el 13 de setiembre de 1995


Promulgada el 3 de octubre de 1995
Publicada en el B. 0. del 4 de octubre de 1995

CAPITULO I
OBJETIVOS Y AMBITO DE APLICACION DE LA LEY

ARTICULO 1).— Normativa aplicable y objetivos de la Ley sobre Riesgos del Trabajo (LRT).
1. La Prevención de los riesgos y la reparación de los daños derivados del trabajo se regirán por
esta LRT y sus normas reglamentarias.
2. Son objetivos de la Ley sobre Riesgos del Trabajo (LRT):
a) Reducir la siniestralidad laboral a través de la prevención de los riesgos derivados del
trabajo;
b) Reparar los daños derivados de accidentes de trabajo y de enfermedades profesionales,
incluyendo la rehabilitación del trabajador damnificado;
c) Promover la recalificación y la recolocación de los trabajadores damnificados;
d) Promover la negociación colectiva laboral para la mejora de las medidas de prevención y de
las prestaciones reparadoras.
ARTICULO 2).— Ambito de aplicación.
1. Están obligatoriamente incluidos en el ámbito de la LRT:
a) Los funcionarios y empleados del sector público nacional, de las provincias y sus municipios
y de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires;
b) Los trabajadores en relación de dependencia del sector privado;
c) Las personas obligadas a prestar un servicio de carga pública.
2. El Poder Ejecutivo nacional podrá incluir en el ámbito de la LRT a:
a) Los trabajadores domésticos;
b) Los trabajadores autónomos;
c) Los trabajadores vinculados por relaciones no laborales; y
d) Los bomberos voluntarios.
ARTICULO 3).— Seguro obligatorio y autoseguro.
1. Esta LRT rige para todos aquellos que contraten a trabajadores incluidos en su ámbito de
aplicación.

139
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

2. Los empleadores podrán autoasegurar los riesgos del trabajo definidos en esta ley;
siempre y cuando acrediten con la periodicidad que fije la reglamentación:
a) Solvencia económico-financiera para afrontar las prestaciones de esta ley; y
b) Garanticen los servicios necesarios para otorgar las prestaciones de asistencia médica y las
demás previstas en el artículo 20 de la presente ley.
3. Quienes no acrediten ambos extremos deberán asegurarse obligatoriamente en una
“Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART)” de su libre elección.
4. El Estado nacional, las provincias y sus municipios y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos
Aires podrán igualmente autoasegurarse.

CAPITULO II
DE LA PREVENCION DE LOS RIESGOS DEL TRABAJO

ARTICULO 4).— Obligaciones de las partes.


1. Los empleadores y los trabajadores comprendidos en el ámbito de la LRT, así como las ART
están obligados a adoptar las medidas legalmente previstas para prevenir eficazmente los
riesgos del trabajo. A tal fin y sin perjuicio de otras actuaciones establecidas legalmente, dichas
partes deberán asumir compromisos concretos de cumplir con las normas sobre higiene y
seguridad en el trabajo. Estos compromisos podrán adaptarse en forma unilateral, formar
parte de la negociación colectiva, o incluirse dentro del contrato entre la ART y el empleador.
2. Los contratos entre la ART y los empleadores incorporarán un Plan de Mejoramiento de las
condiciones de higiene y seguridad, que indicará las medidas y modificaciones que los
empleadores deban adoptar en cada uno de sus establecimientos para adecuarlos a la
normativa vigente, fijándose en veinticuatro (24) meses el plazo máximo para su ejecución.
El Poder Ejecutivo nacional regulará las pautas y contenidos del Plan de Mejoramiento, así
como el régimen de sanciones.
3. Mientras el empleador se encuentre ejecutando el Plan de Mejoramiento, no podrá ser
sancionado por incumplimiento de las normas de higiene y seguridad en el trabajo.
4. La ART controlará la ejecución del Plan de Mejoramiento, y está obligada a denunciar los
incumplimientos a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT).
5. Las discrepancias acerca de la ejecución del Plan de Mejoramiento serán resueltas por la
SRT.
ARTICULO 5).— Recargo por incumplimientos.
1. Si el accidente de trabajo o la enfermedad profesional se hubiere producido como
consecuencia de incumplimientos por parte del empleador de la normativa de higiene y
seguridad en el trabajo, éste deberá pagar al Fondo de Garantía, instituido por el artículo 33 de
la presente ley, una suma de dinero cuya cuantía se graduará en función de la gravedad del
incumplimiento y cuyo tope máximo será de treinta mil pesos ($ 30.000).

140
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

La SRT es el órgano encargado de constatar y determinar la gravedad de los incumplimientos,


fijar el monto del recargo y gestionar el pago de la cantidad resultante.

CAPITULO III
CONTINGENCIAS Y SITUACIONES CUBIERTAS
ARTICULO 6).— Contingencias.
Se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el
hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de
trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto
por causas ajenas al trabajo. El trabajador podrá declarar por escrito ante el empleador, y éste
dentro de las setenta y dos (72) horas ante el asegurador, que itínere se modifica por razones
de estudio, concurrencia a otro empleo o atención de familiar directo enfermo y no
conviviente, debiendo presentar el pertinente certificado a requerimiento del empleador
dentro de los tres (3) días hábiles de requerido.
2. Se consideran enfermedades profesionales aquellas que se encuentran incluidas en el
listado de enfermedades profesionales que elaborará y revisará el Poder Ejecutivo
anualmente, conforme al procedimiento del artículo 40 apartado 3 de esta ley. El listado
identificará agente de riesgo, cuadros clínicos y actividades, en capacidad de determinar por sí
la enfermedad profesional.
Las enfermedades no incluidas en el listado como sus consecuencias en ningún caso serán
consideradas resarcibles.
3. Están excluidos de esta ley:
a) Los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales causados por dolo del
trabajador o por fuerza mayor extraña al trabajo;
b) Las incapacidades del trabajador preexistentes a la iniciación de la relación laboral y
acreditadas en el examen preocupacional efectuado según las pautas establecidas por la
autoridad de aplicación.

ARTICULO 7).— Incapacidad Laboral Temporaria.


1. Existe situación de Incapacidad Laboral Temporaria (ILT) cuando el daño sufrido por
el trabajador le impida temporariamente la realización de sus tareas habituales.
2. La situación de Incapacidad Laboral Temporaria (ILT) cesa por:
a) Alta médica;
b) Declaración de Incapacidad Laboral Permanente (ILP);
c) transcurso de un año desde la primera manifestación invalidante;
d) Muerte del damnificado.

ARTICULO 8).— Incapacidad Laboral Permanente.

141
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1. Existe situación de Incapacidad Laboral Permanente (ILP) cuando el daño sufrido por el
trabajador le ocasione una disminución permanente de su capacidad laborativa.
2. La Incapacidad Laboral Permanente (ILP) será total, cuando la disminución de la capacidad
laborativa permanente fuere igual o superior al 66%, y parcial, cuando fuere inferior a este
porcentaje.
3. El grado de incapacidad laboral permanente, será determinado por las comisiones médicas
dé esta ley, en base a la tabla de evaluación de las incapacidades laborales, que elabora el
Poder Ejecutivo nacional y, ponderará entre otros factores, la edad del trabajador, el tipo de
actividad y las posibilidades de reubicación laboral.
4. El Poder Ejecutivo nacional garantizará, en los supuestos que correspondiese, la aplicación
de criterios homogéneos en la evaluación de las incapacidades dentro del Sistema Integrado
de Jubilaciones y Pensiones (SIJP) y de la LRT.

ARTICULO 9).—. Carácter provisorio y definitivo de la ILP.

1. La situación de Incapacidad Laboral Permanente (ILP) que diese derecho al damnificado a


percibir una prestación de pago mensual, tendrá carácter provisorio durante los 36 meses
siguientes a su declaración.
Este plazo podrá ser extendido por las comisiones médicas, por un máximo de 24 meses más,
cuando no exista certeza acerca del carácter definitivo del porcentaje de disminución de la
capacidad laborativa. En los casos de Incapacidad Laboral Permanente parcial el plazo de
provisionalidad podrá ser reducido si existiera certeza acerca del carácter definitivo del
porcentaje de disminución de la capacidad laborativa.
Vencidos los plazos anteriores, la Incapacidad Laboral Permanente tendrá carácter definitivo.
2. La situación de Incapacidad Laboral Permanente (ILP) que diese derecho al damnificado a
percibir una suma de pago único tendrá carácter definitivo a la fecha del cese del período de
incapacidad temporaria.

ARTICULO 10).— Gran invalidez.


Existe situación de gran invalidez cuando el trabajador en situación de Incapacidad Laboral
Permanente total necesite la asistencia continua de otra persona para realizar los actos
elementales de su vida.

CAPITULO IV
PRESTACIONES DINERARIAS
ARTICULO 11).— Régimen legal de las prestaciones dinerarias.

142
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1. Las prestaciones dinerarias de esta ley gozan de las franquicias y privilegios de los
créditos por alimentos. Son, además, irrenunciables y no pueden ser cedidas ni
enajenadas.
2. Las prestaciones dinerarias por Incapacidad Laboral Temporaria (ILT) o permanente
provisoria se ajustarán en función de la variación del AMPO definido en la ley 24.241,
de acuerdo a la norma reglamentaria.
El Poder Ejecutivo nacional se encuentra facultado a mejorar las prestaciones dinerarias
establecidas en la presente ley cuando las condiciones económicas financieras
generales del sistema así lo permitan.

ARTICULO 12).— Ingreso base.


1. A los efectos de determinar la cuantía de las prestaciones dinerarias se considera ingreso
base la cantidad que resulte de dividir la suma total de las remuneraciones sujetas a cotización
correspondientes a los doce meses anteriores a la primera manifestación invalidante o al
tiempo de prestación de servicio si fuera menor a un año, por el número de días corridos
comprendidos en el período considerado.
2. El valor mensual del ingreso base resulta de multiplicar la cantidad obtenida según el
apartado anterior por 30,4.

ARTICULO 13).— Prestaciones por Incapacidad Laboral Temporaria.


1. A partir de la primera manifestación invalidante y mientras dure el período de Incapacidad
Laboral Temporaria (ILT), el damnificado percibirá una prestación de pago mensual, de cuantía
igual al valor mensual del ingreso base.
La prestación dineraria correspondiente a los primeros diez días estará a cargo del empleador.
Las prestaciones dinerarias siguientes estarán a cargo de la ART la que, en todo caso, asumirá
las prestaciones en especie.
El pago de la prestación dineraria deberá efectuarse en el plazo y en la forma establecida en la
ley 20.744 (t.o. 1976) para el pago de las remuneraciones a los trabajadores.
2. El responsable del pago de la prestación dineraria retendrá los aportes y efectuará las
contribuciones correspondientes al sistema de seguridad social, abonando asimismo las
asignaciones familiares.
3. Durante el período de Incapacidad Laboral Temporaria, originada en accidentes de trabajo o
en enfermedades profesionales, el trabajador no devengará remuneraciones de su empleador,
sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del apartado 1 del presente artículo.

ARTICULO 14).— Prestaciones por Incapacidad Permanente Parcial. (IPP)


1. Mientras dure la situación de provisionalidad de la Incapacidad Laboral Permanente Parcial
(IPP), el damnificado percibirá una prestación de pago mensual cuya cuantía será igual al 70%
del valor mensual del ingreso base multiplicado por el porcentaje de incapacidad, además de
las asignaciones familiares correspondientes.

143
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

2. Declarado el carácter definitivo de la Incapacidad Laboral Permanente Parcial (IPP), el


damnificado percibirá las siguientes prestaciones:
a) Cuando el porcentaje de incapacidad sea igual o inferior al 20%, una indemnización de pago
único, cuya cuantía será igual a 43 veces el valor mensual del ingreso base, multiplicado por el
porcentaje de incapacidad y por un coeficiente que resultará de dividir el número 65 por la
edad del damnificado a la fecha de la primera manifestación invalidante.
Esta suma en ningún caso será superior a la cantidad que resulte de multiplicar $55.000 por el
porcentaje de incapacidad.
b) Cuando el porcentaje de incapacidad sea superior al 20% e inferior al 66%, una
Renta Periódica —contratada en los términos de esta ley—, cuya cuantía será igual al
70% del valor mensual del ingreso base multiplicado por el porcentaje de incapacidad.
Esta prestación está sujeta a las retenciones por aportes provisionales y del sistema
nacional del seguro de salud.

ARTICULO 15).— Prestaciones por Incapacidad Permanente Total (IPT).


1. Mientras dure la situación de provisionalidad de la Incapacidad Laboral Permanente Total
(IPT) el damnificado percibirá una prestación de pago mensual equivalente al 70% del valor
mensual de ingreso base. Percibirá, además, —las asignaciones familiares correspondientes.
Durante este período, el damnificado no tendrá derecho a las prestaciones del sistema
provisional.
2. Declarado el carácter definitivo de la Incapacidad Laboral Permanente Total (IPT), el
damnificado recibirá las prestaciones que por retiro definitivo por invalidez establezca el
régimen provisional al que estuviera afiliado.
El damnificado percibirá, asimismo, en las condiciones que establezca la reglamentación, una
prestación de pago mensual complementaria a la correspondiente al régimen provisional. Su
monto se determinará actualmente en función del capital integrado por la ART. Este capital
equivaldrá a 43 veces el valor mensual del ingreso base, multiplicado por un coeficiente que
resultará de dividir el número 65 por la edad del damnificado a la fecha de la primera
manifestación invalidante y no podrá ser superior a los $65.000.
3. Cuando la Incapacidad Permanente Total no deviniere en definitiva, la ART, se hará cargo del
capital de recomposición correspondiente, definido en la ley 24.241 (artículo 94) o, en su
caso— abonará una suma equivalente al régimen provisional a que estuviese afiliado el
damnificado.

ARTICULO 16).— Retorno al trabajo por parte del damnificado.


1. La percepción de prestaciones dinerarias por Incapacidad Laboral Permanente es
compatible con el desempeño de actividades remuneradas.
2. El Poder Ejecutivo nacional podrá reducir los aportes y contribuciones al Sistema de
Seguridad Social, correspondientes a supuestos de retorno al trabajo de trabajadores con
Incapacidad Laboral Permanente.

144
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 17).— Gran invalidez.


1. El damnificado declarado gran inválido percibirá las prestaciones correspondientes a
los distintos supuestos de Incapacidad Laboral Permanente Total (IPT).
2. Adicionalmente, la ART abonará al damnificado una prestación de pago mensual
equivalente a tres veces el valor del AMPO definido por la ley 24.241 (artículo 21), que se
extinguirá. a la muerte del damnificado.

ARTICULO 18).— Muerte del damnificado.


1. Los derechohabientes accederán a la pensión por fallecimiento prevista en el
régimen provisional al que estuviera afiliado el damnificado y a la prestación de pago mensual
complementaria prevista en el artículo 15 apartado 2.
2. Se consideran derechohabientes a los efectos de esta ley a las personas enumeradas
en el artículo 53 de la ley 24.241, quienes concurrirán en el orden de prelación y condiciones
allí señaladas.

ARTICULO 19).— Contratación de la renta periódica.


1. A los efectos de esta ley se considera renta periódica la prestación dineraria, de
pago mensual contratada entre el beneficiario y una ART o una compañía de seguros de retiro,
quienes a partir de la celebración del contrato respectivo, serán las únicas responsables de su
pago. El derecho a la renta periódica comienza en la fecha de la declaración del carácter
definitivo de la incapacidad permanente parcial y se extingue con la muerte del beneficiario o
en la fecha en que se encuentre en condiciones de acceder a la jubilación por cualquier causa,
En el caso de empresas que no se afilien a una ART, dicha prestación deberá ser
contratada con una entidad de seguro de retiro a elección: del beneficiario. Esta, a partir de la
celebración del contrato respectivo, será la única responsable de su pago.
2. El Poder Ejecutivo nacional fijará la forma y la cuantía de la garantía del pago de la
renta periódica en caso de quiebra o liquidación por insolvencia de las compañías de seguro de
retiro.

CAPITULO V

PRESTACIONES EN ESPECIE

ARTICULO 20).—
1. Las ART otorgarán a los trabajadores que sufran algunas de las contingencias
previstas en esta ley las siguientes prestaciones en especie:

145
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) Asistencia médica y farmacéuticas;


b) Prótesis y ortopedia;
c) Rehabilitación;
d) Recalificación profesional; y
e) Servicio funerario.
2. Las ART podrán suspender las prestaciones dinerarias en caso de negativa injustificada del
damnificado, determinada por las comisiones médicas, a percibir las prestaciones en especie
de los incisos a), c) y d).
3. Las prestaciones a que se hace referencia en el apartado 1, incisos a), b) y c) del presente
artículo, se otorgarán a los damnificados hasta su curación completa o mientras subsistan los
síntomas incapacitantes, de acuerdo a cómo lo determine la reglamentación.

CAPITULO VI
DETERMINACION Y REVISION DE LAS INCAPACIDADES
ARTICULO 21).— Comisiones médicas.
1. Las comisiones médicas y la Comisión Central creadas por la ley 24.241(artículo 51), serán
las encargadas de determinar:
a) La naturaleza laboral del accidente o profesional de la enfermedad;
b) El carácter y grado de la incapacidad;
c) El contenido y alcances de las prestaciones en especie.
2. Estas comisiones podrán, asimismo, revisar el tipo, carácter y grado de la incapacidad, y —
en las materias de su competencia— resolver cualquier discrepancia que pudiera surgir entre
la ART y el damnificado o sus derechohabientes.
3. La reglamentación establecerá los procedimientos a observar por y ante las comisiones
médicas, así como el régimen arancelario de las mismas.
4. En todos los casos el procedimiento será gratuito para el damnificado, incluyendo traslados
y estudios complementarios.
ARTICULO 22).— Revisión de la incapacidad.
Hasta la declaración del carácter definitivo de la incapacidad y a solicitud del obligado al pago
de las prestaciones o del damnificado, las comisiones médicas efectuarán nuevos exámenes
para revisar el carácter y grado de incapacidad anteriormente reconocidos.

CAPITULO Vll
REGIMEN FINANCIERO
ARTICULO 23).— Cotización.

146
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1. Las prestaciones previstas en esta Ley a cargo de las ART, se financiarán con una cuota
mensual a cargo del empleador,
2. Para la determinación de la base imponible se aplicarán las reglas de la ley 24.241 (artículo
9), incluyéndose todas las prestaciones que tengan carácter remuneratorio a los fines del SIJR
3. La cuota debe ser declarada y abonada conjuntamente con los aportes y contribuciones que
integran la CUSS. Su fiscalización, verificación y ejecución estará a cargo de la ART.

ARTICULO 24).— Régimen de alícuotas.


1. La Superintendencia de Seguros de la Nación en forma conjunta con la Superintendencia de
Riesgos del Trabajo establecerán los indicadores que las ART habrán de tener en cuenta para
diseñar el régimen de alícuotas. Estos indicadores reflejarán la siniestralidad presunta, la
siniestralidad efectiva, y la permanencia del empleador en una misma ART.
2. Cada ART deberá fijar su régimen de alícuotas en función del cual será determinable, para
cualquier establecimiento, el valor de la cuota mensual.
3. El régimen de alícuotas deberá ser aprobado por la Superintendencia de Seguros de la
Nación.
4. Dentro del régimen de alícuotas, la cuota del artículo anterior será fijada por
establecimiento.

ARTICULO 25).— Tratamiento impositivo.


1. Las cuotas del artículo 23 constituyen gasto deducible a los efectos del impuesto a las
ganancias.
2. Los contratos de afiliación a una ART están exentos de todo impuesto o tributo nacional.
3. El contrato de renta periódica goza de las mismas exenciones impositivas que el contrato de
renta vitalicia provisional.
4. Invitase a las provincias a adoptar idénticas exenciones que las previstas en el apartado
anterior.
S. Las reservas obligatorias de la ART están exentas de impuestos.

CAPITULO Vlll
GESTION DE LAS PRESTACIONES
ARTICULO 26).— Aseguradoras de Riesgo del Trabajo.
1. Con la salvedad de los supuestos del régimen del autoseguro, la gestión de las prestaciones
y demás acciones previstas en la LRT estará a cargo de entidades de derecho privado,
previamente autorizadas por la SRT, y por la Superintendencia de Seguros de la Nación,
denominadas “Aseguradoras de Riesgos del Trabajo” (ART), que reúnan los requisitos de

147
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

solvencia financiera, capacidad de gestión, y demás recaudos previstos en esta Ley, en la Ley
20.091, y en sus reglamentos.
2. La autorización conferida a una ART será revocada:
a) Por las causas y procedimientos previstos en esta ley, en la ley 20.091, y en sus respectivos
reglamentos;
b) Por omisión de otorgamiento íntegro y oportuno de las prestaciones de esta LRT;
c) Cuando se verifiquen deficiencias graves en el cumplimiento de su objeto, que no sean
subsanadas en los plazos que establezca la reglamentación.
Las ART tendrán como único objeto el otorgamiento de las prestaciones que establece esta ley,
en el ámbito que —de conformidad con la reglamentación— ellas mismas determinen.
Las ART podrán, además contratar con sus afiliados:
a) El otorgamiento de las prestaciones dinerarias previstas en la legislación laboral para los
casos de accidentes y enfermedades inculpables; y,
b) La cobertura de las exigencias financieras derivadas de los juicios por accidentes y
enfermedades de trabajo con fundamento en leyes anteriores.
Para estas dos operatorias la ART fijará libremente la prima, y llevará una gestión económica y
financiera separada de la que corresponda al funcionamiento de la LRT.
Ambas operatorias estarán sometidas a la normativa general en materia de seguros.
5. El capital mínimo necesario para la constitución de una ART será de tres millones de pesos ($
3.000.000) que deberá integrarse al momento de la constitución. El Poder Ejecutivo nacional
podrá modificar el capital mínimo exigido, y establecer un mecanismo de movilidad del capital
en función de los riesgos asumidos.
6. Los bienes destinados a respaldar las reservas de la ART no podrán ser afectados a
obligaciones distintas a las derivadas de esta ley, ni aún en caso de liquidación de la entidad.
En este último caso, los bienes serán transferidos al Fondo de Reserva de la LRT.
7. Las ART deberán disponer, con carácter de servicio propio o contratado, de la
infraestructura necesaria para proveer adecuadamente las prestaciones en especie previstas
en esta ley. La contratación de estas prestaciones podrá realizarse con las obras sociales.

ARTICULO 27).— Afiliación.


1. Los empleadores no incluidos en el régimen de autoseguro deberán afiliarse
obligatoriamente a la ART que libremente elijan, y declarar las altas y bajas que se produzcan
en su plantel de trabajadores.
2. La ART no podrá rechazar la afiliación de ningún empleador incluido en su ámbito de
actuación.
3. La afiliación se celebrará en un contrato cuya forma, contenido, y plazo de vigencia
determinará la SRT.

148
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

4. La renovación del contrato será automática, aplicándose el Régimen de Alícuotas vigente a


la fecha de la renovación.
S. La rescisión del contrato de afiliación estará supeditada a la firma de un nuevo contrato por
parte del empleador con otra ART o a su incorporación en el régimen de autoseguro.

ARTICULO 28).— Responsabilidad por omisiones.


1. Si el empleador no incluido en el régimen de autoseguro omitiera afiliarse a una ART,
responderá directamente ante los beneficiarios por las prestaciones previstas en esta ley.
2. Si el empleador omitiera declarar su obligación de pago o la contratación de un trabajador,
la ART otorgará las prestaciones, y podrá repetir del empleador el costo de éstas.
3. En el caso de los apartados anteriores el empleador deberá depositar las cuotas omitidas en
la cuenta del Fondo de Garantía de la LRT.
4. Si el empleador omitiera —total o parcialmente— el pago de las cuotas a su cargo, la ART
otorgará las prestaciones, y podrá ejecutar contra el empleador las cotizaciones adeudadas.

ARTICULO 29).— Insuficiencia patrimonial


Declarada judicialmente la insuficiencia patrimonial del empleador no asegurado, o en su caso
autoasegurado, para asumir las obligaciones a su cargo, las prestaciones serán financiadas por
la SRT con cargo al Fondo de Garantía de la LRT.
La insuficiencia patrimonial del empleador será probada a través del procedimiento
sumarísimo previsto para las acciones meramente declarativas conforme se encuentre
regulado en las distintas jurisdicciones donde la misma debe acreditarse.

ARTICULO 30).— Autoseguro.


Quienes hubiesen optado por el régimen de autoseguro deberán cumplir con las obligaciones
que esta ley pone a cargo del empleador y a cargo de las ART, con la excepción de la afiliación,
el aporte al Fondo de Reserva de la LRT y toda otra obligación incompatible con dicho régimen.

CAPITULO IX
DERECHOS, DEBERES Y PROHIBICIONES
ARTICULO 31).— Derechos, deberes y prohibiciones
1. Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo:
a) Denunciarán ante la SRT los incumplimientos de sus afiliados de las normas de higiene y
seguridad en el trabajo, incluido el Plan de Mejoramiento;
b) Tendrán acceso a la información necesaria para cumplir con las prestaciones de la LRT;
c) Promoverán la prevención, informando a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo acerca
de los planes y programas exigidos a las empresas;

149
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

d) Mantendrán un registro de siniestralidad por establecimiento;


e) Informarán a los interesados acerca de la composición de la entidad, de sus balances, de su
régimen de alícuotas, y demás elementos que determine la reglamentación.
No podrán fijar cuotas en violación a las normas de la LRT, ni destinar recursos a objetos
distintos de los previstos por esta ley;
g) No podrán realizar exámenes psicofísicos a los trabajadores, con carácter previo a la
celebración de un contrato de afiliación.
2. Los empleadores:
a) Recibirán información de la ART respecto del régimen de alícuotas y de las prestaciones, así
como asesoramiento en materia de prevención de riesgos;
b) Notificarán a los trabajadores acerca de la identidad de la ART a la que se encuentren
afiliados;
c) Denunciarán a la ART y a la SRT los accidentes y enfermedades profesionales que se
produzcan en sus establecimientos;
d) Cumplirán con las normas de higiene y seguridad, incluido el Plan de Mejoramiento;
e) Mantendrán un registro de siniestralidad por establecimiento.
3. Los trabajadores:
a) Recibirán de su empleador información y capacitación en materia de prevención de riesgos
del trabajo, debiendo participar en las acciones preventivas;
b) Cumplirán con las normas de higiene y seguridad, incluido el Plan de Mejoramiento, así
como con las medidas de recalificación profesional;
c) Informarán al empleador los hechos que conozcan relacionados con los riesgos del trabajo;
d) Se someterán a los exámenes médicos y a los tratamientos de rehabilitación;
e) Denunciarán ante el empleador los accidentes y enfermedades profesionales que sufran.

ARTICULO 32).— Sanciones.


1. El incumplimiento por parte de los empleadores autoasegurados, de las ART y de las
compañías de seguros de retiro de las obligaciones a su cargo, será sancionado con una multa
de 20 a 2.000 AMPOS (Aporte Medio Previsional Obligatorio), si no resultara un delito más
severamente penado.
2. El incumplimiento de los empleadores autoasegurados, de las ART y de las compañías de
seguros de retiro, de las prestaciones establecidas en el artículo 20, apartado 1 inciso a),
(Asistencia médica y farmacéutica), será reprimido con la pena prevista en el artículo 106 del
Código Penal.
3. Si el incumplimiento consistiera en la omisión de abonar las cuotas o de declarar su pago, el
empleador será sancionado con prisión de seis meses a cuatro años.

150
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

4. El incumplimiento del empleador autoasegurado, de las ART y de las compañías de seguros


de retiro de las prestaciones dinerarias a su cargo, o de los aportes a los fondos creados por
esta ley será sancionado con prisión de dos a seis años.
5. Cuando se trate de personas jurídicas la pena de prisión se aplicará a los directores,
gerentes, síndicos, miembros del consejo de vigilancia, administradores, mandatarios o
representantes que hubiesen intervenido en el hecho punible.
6. Los delitos tipificados en los apartados 3 y 4 del presente artículo se configurarán cuando el
obligado no diese cumplimiento a los deberes aludidos dentro de los quince días corridos de
intimado a ello en su domicilio legal.
7. Será competente para entender en los delitos previstos en los apartados 3 y 4 del presente
artículo la justicia federal.

CAPITULO X

FONDO DE GARANTÍA DE LA LRT


ARTICULO 33).— Creación y recursos.
1. Créase el Fondo de Garantía de la LRT con cuyos recursos se abonarán las prestaciones en
caso de insuficiencia patrimonial del empleador, judicialmente declarada.
2. Para que opere la garantía del apartado anterior, los beneficiarios o la ART en su caso,
deberán realizar las gestiones indispensables para ejecutar la sentencia y solicitar la
declaración de insuficiencia patrimonial en los plazos que fije la reglamentación.
3. El Fondo de Garantía de la LRT será administrado por la SRT y contará con los siguientes
recursos:
a) Los previstos en esta ley, incluido el importe de las multas por incumplimiento de las
normas sobre daños del trabajó y de las normas de higiene y seguridad;
b) Una contribución a cargo de los empleadores privados autoasegurados, a fijar por el Poder
Ejecutivo nacional, no inferior al aporte equivalente al previsto en el artículo 34.2;
c) Las cantidades recuperadas por la SRT de los empleadores en situación de insuficiencia
patrimonial;
d) Las rentas producidas por los recursos del Fondo de Garantía de la LRT, y las sumas que le
transfiera la SRT;
e) Donaciones y legados.
4. Los excedentes del fondo, así como también las donaciones y legados al mismo, tendrán
como destino único apoyar las investigaciones, actividades de capacitación, publicaciones y
campañas publicitarias que tengan como fin disminuir los impactos desfavorables en la salud
de los trabajadores. Estos fondos serán administrados y utilizados en las condiciones que
prevea la reglamentación.

CAPITULO XI
FONDO DE RESERVA DE LA LRT

151
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 34).— Creación y recursos.


1. Crease el Fondo de Reserva de la LRT con cuyos recursos se abonarán o contratarán las
prestaciones a cargo de la ART que estas dejarán de abonar como consecuencia de su
liquidación.
2. Este fondo será administrado por la Superintendencia de Seguros de la Nación, y se formará
con los recursos previstos en esta ley, y con un aporte a cargo de las ART cuyo monto será
anualmente fijado por el Poder Ejecutivo nacional.

CAPITULO XII
ENTES DE REGULACION Y SUPERVISION DE LA LRT
ARTICULO 35).— Creación.
Créase la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), como entidad autárquico en
jurisdicción del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación. La SRT absorberá las
funciones y atribuciones que actualmente desempeña la Dirección Nacional de Salud y
Seguridad en el trabajo.

ARTICULO 36).— Funciones.


1. La SRT tendrá las funciones que esta ley le asigna y, en especial, las siguientes:
a) Controlar el cumplimiento de las normas de higiene y seguridad en el trabajo pudiendo
dictar las disposiciones complementarias que resulten de delegaciones de esta ley o de los
Decretos reglamentarios;
b) Supervisar y fiscalizar el funcionamiento de las ART,
c) Imponer las sanciones previstas en esta ley;
d) Requerir la información necesaria para el cumplimiento de sus competencias, pudiendo
peticionar órdenes de allanamiento y el auxilio de la fuerza pública;
e) Dictar su reglamento interno, administrar su patrimonio, gestionar el Fondo de Garantía,
determinar su estructura organizativa y su régimen interno de gestión de recursos humanos;
f) Mantener el Registro Nacional de Incapacidades Laborales en el cual se registrarán los datos
identificatorios del damnificado y su empresa, época del infortunio, prestaciones abonadas,
incapacidades reclamadas, y además, deberá elaborar los índices de siniestralidad;
g) Supervisar y fiscalizar a las empresas autoaseguradas y el cumplimiento de las normas de
higiene y seguridad del trabajo en ellas.
2. La Superintendencia de Seguros de la Nación tendrá las funciones que le confieren esta ley,
la ley 20.091, y sus reglamentos.
ARTICULO 37).— Financiamiento.

152
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1. Los gastos de funcionamiento de ¡os entes de supervisión se atenderán con la tasa prevista
en la ley 20.091 (artículo 81), aplicada sobre las cuotas mensuales que el empleador paga a las
ART.
2. Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a reasignar las partidas presupuestarias
correspondientes con el fin de proveer a la SRT del equipamiento y presupuesto necesario
para el presente ejercicio.

ARTICULO38).— Autoridades y régimen del personal.


1. Un superintendente, designado por el Poder Ejecutivo nacional previo proceso de selección,
será la máxima autoridad de la SRT.
2. La remuneración del superintendente y de los funcionarios superiores del organismo serán
fijadas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.
3. Las relaciones de¡ personal con la SRT se regirán por la legislación laboral.

CAPITULO XIII
RESPONSABILIDAD CIVIL DEL EMPLEADOR
ARTICULO 39).— Responsabilidad Civil.
1 — Las prestaciones de esta ley eximen a los empleadores de toda responsabilidad civil, rente
a sus trabajadores y a los derechohabientes de éstos, con la sola excepción de la derivada del
artículo 1072 del Código Civil.
2. En este caso,—el damnificado o sus derechohabientes podrá reclamar la reparación de los
daños y perjuicios, de acuerdo a las normas del Código Civil.
3. Sin perjuicio de la acción civil del párrafo anterior el damnificado tendrá derecho a las
prestaciones de esta ley a cargo de las ART o de los autoasegurados.
4. Si alguna de las contingencias previstas en el artículo 6) de esta ley hubieran sido causadas
por un tercero, el damnificado o sus derechohabientes podrán reclamar del responsable la
reparación de los daños y perjuicios que pudieran corresponderle de acuerdo con las normas
del Código Civil, de las que se deducirá el valor de las prestaciones que haya percibido o deba
recibir de la ART o del empleador autoasegurado.
S. En los supuestos de los apartados anteriores, la ART o el empleador autoasegurado, según
corresponda, están obligados a otorgar al damnificado o a sus derechohabientes la totalidad
de las prestaciones prescriptas en esta ley, pero podrán repetir del responsable del daño
causado el valor de las que hubieran abonado, otorgado o contratado.

CAPITULO XIV
ORGANO TRIPARTITO DE PARTICIPACION
ARTICULO 40).— Comité Consultivo Permanente.

153
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1. Créase el Comité Consultivo Permanente de la LRT, integrado por cuatro representantes del
Gobierno, cuatro representantes de la CGT, cuatro representantes de las organizaciones de
empleadores, dos de los cuales serán designados por el sector de la pequeña y mediana
empresa, y presidido por el Ministro de Trabajo y Seguridad Social de la Nación. El Comité
aprobará por consenso su reglamento interno, y podrá proponer modificaciones a la
normativa sobre riesgos del trabajo y al régimen e higiene y seguridad en el trabajo.
2. Este Comité tendrá funciones consultivas en las siguientes materias:
a) Reglamentación de esta ley;
b) Listado de enfermedades profesionales;
c) Tablas de evaluación de incapacidad laborales;
d) Determinación del alcance de las prestaciones en especie;
e) Acciones de prevención de los riesgos del trabajo;
f) Indicadores determinantes de la solvencia económica financiera de las empresas que
pretendan autoasegurarse;
g) Definición del cronograma de etapas de las prestaciones dinerarias;
h) Determinación de las pautas y contenidos del Plan de Mejoramiento.
3. En las materias indicadas, la autoridad de aplicación deberá consultar al comité con carácter
previo a la adopción de las medidas correspondientes.
Los dictámenes del comité en relación con los incisos b), c), d) y f) del punto anterior, tendrán
carácter vinculante.
En caso de no alcanzar unanimidad, la materia en consulta será sometida al arbitraje del
Presidente del Comité Consultivo Permanente de la LRT previsto en el inciso 1, quien laudará
entre las propuestas elevadas por los sectores representados.
El listado de enfermedades profesionales deberá confeccionarse teniendo en cuenta la causa
directa de la enfermedad con las tareas cumplidas por el trabajador y por las condiciones
medio ambientales de trabajo.

CAPITULO XV
NORMAS GENERALES Y COMPLEMENTARIAS
ARTICULO 41).— Normas aplicables.
1. En las materias no reguladas expresamente por esta ley, y en cuanto resulte compatible con
la misma, será de aplicación supletorio la ley 20.091.
2. No es aplicable al régimen de esta ley, el artículo 188 de la ley 24.241.

ARTICULO 42).— Negociación colectiva.


La negociación colectiva laboral podrá:

154
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) Crear Aseguradoras de Riesgos del Trabajo sin fines de lucro, preservando el principio de
libre afiliación de los empleadores comprendidos en el ámbito del Convenio Colectivo de
Trabajo;
b) Definir medidas de prevención de los riesgos derivados del trabajo y de mejoramiento de las
condiciones de trabajo;

ARTICULO 43).— Denuncia.


1. El derecho a recibir las prestaciones de esta ley comienza a partir de la denuncia de los
hechos causantes de daños derivados del trabajo.
2. La reglamentación determinará los requisitos de esta denuncia.

ARTICULO 44).— Prescripción.


1. Las acciones derivadas de esta ley prescriben a los dos años a contar de la fecha en que las
prestación debió ser abonada o prestada y, en todo caso, a los dos años desde el cese de la
relación laboral.
2. Prescriben a los 10 (diez) años de contar desde la fecha en que debió efectuarse el pago, las
acciones de los entes gestores y de los de la regulación y supervisión de esta ley, para reclamar
el pago de sus acreencias.

ARTICULO 45).— Situaciones especiales.


Encomiéndase al Poder Ejecutivo de la Nación el dictado de normas complementarias
en materia de:
a) Pluriempleo;
b) Relaciones laborales de duración determinada y a tiempo parcial;
c) Sucesión de siniestros; y
d) Trabajador jubilado o con jubilación postergada.
Esta facultad está restringida al dictado de normas complementarias que hagan a la aplicación
y cumplimiento de la presente ley.

ARTICULO 46).— Competencia judicial.


1. Las resoluciones de las comisiones médicas provisionales serán recurribles y se sustanciarán
ante el juez federal con competencia en cada provincia ante el cual en su caso se formulará la
correspondiente expresión de agravios, o ante la Comisión Médica Central a Opción de cada
trabajador. La Comisión Médica Central sustanciará los recursos por el procedimiento que
establezca la reglamentación. Las resoluciones que dicte el juez federal con competencia en
cada provincia y las que dicte la Comisión Médica 1 Central serán recurribles ante la Cámara
Federal de la Seguridad Social. Todas, las medidas de prueba, producidas en cualquier

155
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

instancia, tramitarán en la jurisdicción y competencia donde tenga domicilio el trabajador y


serán gratuitas para éste.
2. Para la acción derivada del artículo 1072 del Código Civil en la Capital Federal será
competente la justicia civil.
lnvítase a las provincias para que determinen la competencia en esta materia según el criterio
establecido precedentemente.
3. El cobro de cuotas, recargos e intereses adeudados a las ART así como las multas,
contribuciones a cargo de los empleadores privados autoasegurados y aportes de las ART, se
harán efectivos por la vía del apremio regulado en los códigos procesales civiles y comerciales
de cada jurisdicción, sirviendo de suficiente título ejecutivo el certificado de deuda expedido
por la ART o por la SRT.
En la Capital Federal se podrá optar por la justicia nacional con competencia en lo laboral o por
los juzgados con competencia en lo civil o comercial. En las provincias serán los tribunales con
competencias civil o comercial.

ARTICULO 47).— Concurrencia.


1. Las prestaciones serán abonadas, otorgadas o contratadas a favor del damnificado o sus
derechohabientes, según el caso, por la ART a la que se hayan efectuado o debido efectuarse
las cotizaciones a la fecha de la primera manifestación invalidante. Cuando la contingencia se
hubiera originado en un proceso desarrollado a través del tiempo v en circunstancias tales que
se demostrara que hubo cotización o hubiera debido haber cotización a diferentes ART, la ART
obligada al pago según el párrafo anterior podrá repetir de las restantes los costos de las
prestaciones abonadas u otorgadas a los pagos efectuados, en la proporción en la que cada
una de ellas sea responsable conforme al tiempo e intensidad de exposición al riesgo.
Las discrepancias que se originen en torno al origen de la contingencia y las que pudieran
plantearse en la aplicación de los párrafos anteriores, deberán ser sometidas a la SRT.
2. Cuando la primera manifestación invalidante se produzca en circunstancias en que no exista
ni deba existir cotización a una ART las prestaciones serán otorgadas, abonadas, o
ºContratadas por la última ART a la que se hayan efectuado o debido efectuarse las
cotizaciones y en su caso serán de aplicación las regias del apartado anterior.

ARTICULO 48).— Fondos de garantía y de reserva.


1. Los fondos de garantía y de reserva se financiarán exclusivamente con los recursos
previstos por la presente ley. Dichos recursos son inembargables frente a beneficiarios y
terceros.
2. Dichos fondos no formarán parte del presupuesto general de la administración nacional.

ARTICULO 49).— Disposiciones adicionales y finales.


DISPOSICIONES ADICIONALES

156
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

PRIMERA: Modificación de la ley 20.744.


Sustitúyese el artículo 75 de la ley 20.744 por el siguiente texto:
1. El empleador está obligado a observar las normas legales sobre higiene y seguridad en el
trabajo, y hacer observar las pausas y limitaciones a la duración del trabajo establecidas en el
ordenamiento legal.
2. Los daños que sufra el trabajador como consecuencia del incumplimiento de las
obligaciones del apartado anterior, se regirán por las normas que regulan la reparación de los
daños provocados por accidentes en el trabajo y enfermedades profesionales, dando lugar
únicamente a las prestaciones en ellas establecidas.
SEGUNDA: Modificaciones a la ley 24.241.
Sustitúyese el artículo 177 de la ley 24.241 por el siguiente texto:
El seguro del artículo anterior sólo podrá ser celebrado por las entidades aseguradoras que
limiten en forma exclusiva su objeto a esta cobertura y a las prestaciones de pago periódico
previstas en la Ley de Riesgos del Trabajo. Tales entidades podrán operar en otros seguros de
personas, que resulten complementarios de las coberturas de seguros de retiro, deberán estar
autorizadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación, su razón social deberá contener
la expresión “seguros y de retiros”.
TERCERA: Modificaciones a la ley 24.028.
Reemplázase el primer párrafo del artículo 15 de la ley 24.028 por el siguiente:
El trabajador que sufra un daño psicofísico por el hecho o en ocasión del trabajo durante el
tiempo que estuviese a disposición del empleador, deberá —previo al inicio de cualquier
acción judicial— denunciarlo, a fin de iniciar el procedimiento administrativo obligatorio de
conciliación, ante la autoridad administrativa del trabajo. Los jueces no darán traslado de las
demandas que no acrediten el cumplimiento de esta obligación.
CUARTA: Compañías de seguros.
1. Las aseguradoras que a la fecha de promulgación de esta ley se encuentren operando en la
rama de accidentes de trabajo podrán:
a) Gestionar las prestaciones y demás acciones previstas en la LRT, siendo sujeto,
exclusivamente en lo referente a los riesgos del trabajo, de idénticos derechos y obligaciones
que las ART, a excepción de la posibilidad de contratar con un beneficiario una renta periódica,
de la obligación de tener objeto único y las exigencias de capitales mínimos. En este último
caso, serán de aplicación las normas que rigen la actividad aseguradora general. Recibirán igual
tratamiento impositivo que las ART.
Los bienes que respalden las reservas derivadas de esta operatoria estarán sujetos al régimen
de esta LRT, deberán ser registrados y expresados separadamente de los correspondientes al
resto de sus actividades, y no podrán ser afectados al respaldo de otros compromisos.
En caso de liquidación, estos bienes serán transferidos al Fondo de Reserva de la LRT y no
podrán ser afectados por créditos o acciones originados en otras operatorias.

157
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

b) Convenir con una ART la transferencia de la totalidad de los siniestros pendientes como
consecuencia de esa operatoria, a la fecha que determine la Superintendencia de Seguros de la
Nación debiendo, en tal caso, ceder igualmente los activos que respalden la totalidad de
dichos pasivos.
QUINTA: Contingencias anteriores.
1. Las contingencias que sean puestas en conocimiento del empleador con
posterioridad a la entrada en vigencia de esta ley darán derecho únicamente a las
prestaciones de la LRT, aún cuando la contingencia fuera anterior, y siempre que no
hubiere prescripto el derecho conforme a las normas de esta ley.
2. En este supuesto el otorgamiento de las prestaciones estará a cargo de la ART a la
que el empleador se encuentre afiliado, a menos que hubiere optado por el régimen de
autoseguro o que la relación laboral con el damnificado se hubiere extinguido con
anterioridad. a la afiliación del empleador a la ART.
DISPOSICIONES FINALES
PRIMERA: Esta LRT entrará en vigencia una vez que el Comité Consultivo Permanente
apruebe por consenso el listado de enfermedades profesionales y las tablas de evaluación de
incapacidades. Tal aprobación deberá producirse dentro de los 180 días desde la
promulgación de esta ley.
Hasta tanto el Comité Consultivo Permanente se expida, el Poder Ejecutivo nacional se
encuentra facultado por única vez y con carácter provisorio a dictar una lista de enfermedades
y la tabla de incapacidades.
SEGUNDA:
1. El régimen de prestaciones dinerarias previsto por esta ley entrará en vigencia en forma
progresiva. Para ello se definirá un cronograma integrado Por varias etapas previendo alcanzar
el régimen definitivo dentro de los tres años siguientes a partir de la vigencia de esta ley.
2. El paso de una etapa a la siguiente estará condicionado a que la cuota promedio a cargo de
los empleadores asegurados permanezca por debajo del 3% de la nómina salarial. En caso que
este supuesto no se verifique se suspenderá transitoriamente la aplicación del cronograma
hasta tanto exista evidencia que el tránsito entre una etapa a otra no implique superar dicha
meta de costo.
3. Durante la primera etapa, el régimen de prestaciones dinerarias correspondiente a la
incapacidad permanente parcial será el siguiente:
Para el caso en que el porcentaje de incapacidad permanente fuera igual o superior al 50% e
inferior al 66% y mientras dure la situación de provisionalidad, el damnificado percibirá una
prestación de pago mensual cuya cuantía será igual al porcentaje de incapacidad multiplicado
por el 55% del valor mensual del ingreso base, con más las asignaciones familiares
correspondientes. Una vez finalizada la etapa de provisionalidad se abonará una rente
periódica cuyo monto será igual al porcentaje de incapacidad multiplicado por el 55% del valor
mensual del ingreso base, con más las asignaciones familiares correspondientes. En ningún
caso el valor actual esperado de la renta periódica en esta primera etapa podrá ser superior
$55.000. Este límite se elevará automáticamente a $110.000, cuando el Comité Consultivo
Permanente resuelva el paso de la primera etapa a la siguiente.

158
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

En el caso de que el porcentaje de incapacidad sea inferior al 50% se abonará una


indemnización de pago único cuya cuantía será igual a 43 veces el valor mensual del ingreso
base multiplicado por el porcentaje de incapacidad y por el coeficiente que resultará de dividir
el número 65 por la edad del damnificado a la fecha de la primera manifestación invalidante.
Esa suma en ningún caso será superior a la cantidad que resulte de multiplicar 55.000 por el
porcentaje de incapacidad.
TERCERA:
1. La LRT no será de aplicación a las acciones judiciales iniciadas con anterioridad a su vigencia
salvo lo dispuesto en el apartado siguiente.
2. Las disposiciones adicionales primera y tercera entrarán en vigencia en la fecha de
promulgación de la presente ley.
3. A partir de la vigencia de la presente ley, deróganse la ley 24.028, sus normas
complementarias y reglamentarias y toda otra norma que se oponga a la presente.

ARTICULO 50).— Sustitúyese el artículo 51 de la ley 24.241 por el siguiente:


ARTICULO 51: Las comisiones médicas y la Comisión Médica Central estarán integradas por
cinco (5) médicos que serán designados: (3) por la Superintendencia de Administradoras de
Fondos de Jubilaciones y Pensiones y (2) por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, los
que serán seleccionados por concurso público de oposición y antecedentes. Contarán con la
colaboración de personal profesional, técnico y administrativo. Los gastos que demande el
funcionamiento de las comisiones serán financiados por las Administradoras de Fondos de
Jubilaciones y Pensiones y las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, en el porcentaje que fije la
reglamentación.
Como mínimo funcionara una comisión médica en cada provincia y otra en la ciudad de
Buenos Aires.

ARTICULO 51).— Comuníquese al Poder Ejecutivo.- ALBERTO R. PIERRI.- CARLOS E RUCKAUF.-


Esther H. Pereyra Arandía de Pérez Pardo.- Edgardo Piuzzi.
DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS TRECE
DIAS DEL MES DE SETIEMBRE DEL AÑO MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y CINCO.

DECRETO 535/95

BS. AS. 3/10/95


POR TANTO:

159
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Ténganse por Ley de la Nación Nº 24.557 cúmplase, comuníquese, publíquese, dese a la


Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.- RUCKAUF.- Eduardo Bauzá.- José A. Caro
Fígueroa.

El Seguro de Riesgos del Trabajo en Chile


En Chile el sistema de seguros laborales comenzó a regir el 1º de mayo de 1968, Durante tres

décadas la, legislación sufrió cambios menores para adecuarlos a los avances y desarrollo de

los demás sistemas de seguridad social.

PRINCIPALES DIFERENCIAS
ARGENTINA CHILE
Entes Administrativos Solo privados, con o sin Organismo estatal
fines de lucro Mutualidades de empleadores
Autoseguro Autoseguro, para empresas con
más de 2000 trabajadores
Beneficios Asesoría en prevención de riesgos
(Igual en ambos países) Atención médica integral y gratuita
Compensaciones dinerarias de corto y largo plazo
Cobertura Accidente de trabajo, in itinere
(Igual en ambos países) Enfermedad profesional
Precio Libre determinado por la ART Técnico, determinado por la
reglamentación en función del
riesgo teórico y efectivo
Vigencia de Contrato Anual Indefinido, se renuncia con un
mes de aviso
Tipo de Cobro Nominado Innominado
Pago de las Prestaciones A partir del día 11 A partir del primer día
Dinerarias
Prestadores Médicos De terceros o propia Debe ser propia o común con
otras mutualidades
Recaudación de Cuotas Vía D.G.I. Directamente o vía convenios
con Bancos
Evaluación de Comisión medica oficial Comisión medica de la mutual
Incapacidades

160
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Ley sobre Riesgos del Trabajo


DECRETO Nº 170/96

REGLAMENTACION DE LA LEY 24.557


PUBLICADO EN EL BOLETIN OFICIAL EL 26/2/96
Buenos Aires, 21/2196
VISTO los artículos 4, 24 y 31 de la Ley Nº 24.557 y
CONSIDERANDO:
Que unos de los objetivos principales de la citada Ley es la prevención de los riesgos del
Trabajo.
Que el artículo 41, punto 2, segundo párrafo de la Ley sobre Riesgos del Trabajo establece que
el Poder Ejecutivo regulará las pautas y contenido del Plan de Mejoramiento de las condiciones
de higiene y seguridad en el trabajo. Que a los fines de establecer pautas para el desarrollo de
los Planes de Mejoramiento resulta conveniente clasificar a los empleadores afiliados por el
grado de cumplimiento de la normativa sobre higiene y seguridad.
Que el método diseñado establece CUATRO (4) niveles de cumplimiento de dichas normas, Dos
(2) de los cuales tienden a lograr el objetivo esencial de la Ley, que no es otro que el pleno
cumplimiento de la normativa sobre higiene y seguridad en el trabajo en un plazo de Dos (2)
años, permitiendo a los empleadores adecuar paulatinamente sus instalaciones, sistemas y
procesos de producción, a las prescripciones legales vigentes.
Que también resulta necesario fijar los criterios con que se evaluará el cumplimiento del citado
Plan de Mejoramiento y establecer métodos de solución de conflictos acordes a la relación que
une a las partes, sin perjuicio de la f unción que se reserva a la Superintendencia de Riesgos del
Trabajo como árbitro final de cualquier posible controversia.
Que es necesario precisar el modo de composición de la alícuota, contemplando los costos de
las prestaciones en especie y las prestaciones económicas.
Que por último se impone precisar al alcance de los derechos, deberes y prohibiciones de las
aseguradoras, de los empleadores asegurados y autoasegurados y de los trabajadores en
general.
Que el presente se dicta en uso de las facultades conferidas por artículo 99, inciso 2, de la
Constitución Nacional.
Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA
DECRETA:
TITULO I
Artículo 1º — ESTRUCTURA DEL PLAN DE MEJORAMIENTO. (Reglamentario del artículo 4º,
punto 2 de la Ley NIº 24.557). Los Planes de Mejoramiento de las condiciones de higiene y
seguridad en el trabajo deberán confeccionarse siguiendo las siguientes pausas y contenidos:

161
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) El Plan se desarrollará en diferentes niveles. Cada uno comprenderá un conjunto de


etapas a cumplir.
b) Cada etapa contendrá, a su vez, un conjunto de elementos que el empleador debe
desarrollar, con el objeto de mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo.

Artículo 2º — NIVELES DE CUMPLIMIENTO DE NORMAS DE PREVENClC5N. (Reglamentario del


artículo 49, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — Los niveles serán CUATRO (4) y determinarán el
grado de cumplimiento de la normativa de higiene y seguridad:
a) PRIMER NIVEL
La calificación en el primer nivel implica el no cumplimiento de las obligaciones que, conforme
lo disponga la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, se consideren básicas en materia de
higiene y seguridad. Los elementos a desarrollar en las etapas correspondientes a este nivel
tenderán al cumplimiento de dichas obligaciones básicas en un período máximo de DOCE (1 2)
meses, contados desde que fue acordado el primer plan de Mejoramiento.
b) SEGUNDO NIVEL
La calificación en el segundo nivel implica el cumplimiento de las obligaciones que se
consideren básicas en materia de higiene y seguridad.
Los elementos a desarrollar en las etapas correspondientes a este nivel tenderán al
cumplimiento de todas las obligaciones legales en un período máximo de VEINTICUATRO (24)
meses, contados desde que fue acordado el primer Plan de Mejoramiento.
c) TERCER NIVEL
La calificación en el tercer nivel implica el cumplimiento de todas las obligaciones legales en
materia de higiene y seguridad.
d) CUARTO NIVEL
La calificación en este nivel implica alcanzar niveles de prevención y de condiciones y medio
ambiente de trabajo superiores a las obligaciones legales en materia de higiene y seguridad.
Cada empleador evaluará, con la aseguradora que contrate, el nivel de cumplimiento de la
legislación vigente en que se encuentra y el que prevé alcanzar desde la firma del contrato.
Como mínimo los planes de mejoramiento deben prever alcanzar la calificación en el tercer
nivel dentro del plazo previsto en el artículo 9º del presente Decreto.

Artículo 3º — (Reglamentario del artículo 42, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — Los empleadores
que hayan calificado en el tercer nivel, podrán:
a) Permanecer en el tercer nivel de cumplimiento, para lo cual deberán desarrollar actividades
permanentes de prevención de riesgos y mantenimiento de las condiciones y medio ambiente
de trabajo alcanzadas.
b) Acordar con la aseguradora planes alternativos para el desarrollo de nuevos elementos que
permitan calificar en el cuarto nivel.

162
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

La determinación de los elementos a desarrollar en los planes alternativos se efectuará en


función de la categoría de riesgo de la actividad del empleador y del número de trabajadores.
La Superintendencia de Riesgos del Trabajo determinará las categorías de riesgo de las
distintas actividades, los planes alternativos y los elementos a desarrollar en cada uno de ellos.
Los plazos de ejecución de los planes alternativos serán acordados entre el empleador y la
aseguradora a la que se encuentre afiliado.

Artículo 4º — (Reglamentario del artículo 4º, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — El desarrollo de


todos los elementos de un nivel antes del plazo acordado con la aseguradora dará derecho al
empleador a calificar en el nivel de cumplimiento superior.
No se podrá calificar para un nivel superior si existen obligaciones pendientes del nivel en que
se encuentra calificado.

Artículo 5º — (Reglamentario del artículo 49 punto 2 de la Ley Nº 24.557) — El Plan de


Mejoramiento se elaborará a partir de la evaluación del grado de cumplimiento de la
normativa de higiene y seguridad en el trabajo del establecimiento o empresa, efectuada en
forma conjunta por el empleador y la aseguradora.
La evaluación se realizará en un formulario establecido por la Superintendencia de Riesgos del
Trabajo.
La aseguradora podrá requerir al empleador que realice la evaluación e instruirlo en la
metodología a ser empleada para cumplir este requisito.
La aseguradora podrá verificar en cualquier momento la declaración del empleador y, en su
caso, notificar a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo a fin de que proceda a aplicar las
sanciones que pudieren corresponder.
Efectuada la evaluación, las partes elaborarán el Plan de Mejoramiento y determinarán los
elementos a desarrollar en forma prioritaria, teniendo en cuenta el diagnóstico realizado y los
lineamientos establecidos para cada nivel por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
El plan se redactará en lenguaje claro, procurando evitar el uso de conceptos equívocos de
modo que el empleador pueda comprender con claridad sus compromisos e identificar los
aspectos que debe mejorar para adecuarse a la legislación vigente.

Artículo 6º— (Reglamentario del artículo 49, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — El Plan de
Mejoramiento debe incluir requisitos mínimo a desarrollar por los empleadores, conforme lo
disponga la Superintendencia de Riesgos del Trabajo para cada sector de cada actividad.

Artículo 7º — (Reglamentario del artículo 42, punto 2 de la Ley NL24.557) — El Plan de


Mejoramiento será redactado teniendo en cuenta las pautas y contenidos establecidos en el
presente decreto y con las formalidades y demás requisitos que disponga la Superintendencia
de Riesgos del Trabajo.

163
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Artículo 8º — (Reglamentario del artículo 4º, punto 2 de la Ley Nº 24.557— Quedan excluidos
del Plan de Mejoramiento, pero sujetos al cumplimiento de las disposiciones legales vigentes
en materia de higiene y seguridad en el trabajo, los siguientes supuestos:
a) Los empleadores autoasegurados.
b) Los empleadores no asegurados.
c) Aquellos empleadores o actividades que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo resuelva
excluir mediante resolución fundada en el riesgo propio de la actividad o en el incumplimiento
grave y reiterado de planes de mejoramiento o compromisos asumidos. Los empleadores que
desarrollen sus tareas en forma estacional o por períodos interiores a un año y los
empleadores de la construcción sólo podrán acceder a Planes de Mejoramiento cuanto reúnan
los requisitos y condiciones que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Artículo 9º — (Reglamentario del artículo 4º punto 2 de la Ley Nº 24.557) — El Plan de


Mejoramiento deberá ser acordado entre la aseguradora y el empleador dentro del plazo de
TRES (3) meses de firmado el contrato de afiliación o de LOS SEIS (6) meses de vigencia del
sistema de reparaciones de la Ley sobre Riesgos del Trabajo, el que fuere mayor.
Las obligaciones correspondientes al segundo nivel deben completarse dentro de ¡OS
VEINTICUATRO (24) meses siguientes, computados desde la firma del contrato de afiliación o
de la entrada en vigencia de la Ley sobre Riesgos del Trabajo. El empleador que decidiera
cambiar de aseguradora, estará obligado a cumplir dichas obligaciones. En ese caso, el plazo se
contará desde que fuera acordado el primer Plan de Mejoramiento.

Artículo 10º — (Reglamentario del artículo 42, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — La nueva
aseguradora con la que contrate el empleador deberá verificar el adecuado cumplimiento de
los anteriores Planes de Mejoramiento.
Vencido el plazo máximo para dar cumplimiento al Plan de Mejoramiento, el empleador será
sancionado conforme la normativa de higiene y seguridad en el trabajo.

Artículo 11º— (Reglamentario del artículo 4º, punto 3 de la Ley NIº 24.557) — Mientras el
empleador se encuentre ejecutando el Plan de Mejoramiento no podrá ser sancionado por
incumplimiento de las normas de higiene y seguridad en el trabajo.
En todo momento la Superintendencia de Riesgos del Trabajo podrá requerir al empleador y a
la aseguradora, mediante resolución fundada, la adopción de medidas urgentes para prevenir
riesgos graves e inminentes para la salud de los trabajadores.

Artículo 12º — (Reglamentario del artículo 4º, punto 3 de la Ley NQ 24.557) — La disposición
del artículo 4º, punto 3 de la Ley sobre Riesgos del Trabajo no será de aplicación respecto de
las obligaciones y elementos contemplados en el Plan de Mejoramiento que no fuera
cumplidos dentro del plazo estipulado.

164
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, y la aseguradora, en su caso, evaluarán el


cumplimiento de las obligaciones con criterio de razonabilidad.
Se entenderá por criterio de razonabilidad, tener en cuenta el normal desgaste de máquinas,
herramientas, elementos de protección, las circunstancias eventuales o de fuerza mayor que
pudieren justificar momentáneamente un incumplimiento, y las medidas que el empleador
hubiera adoptado para subsanar dichos inconvenientes. La Superintendencia de Riesgos del
Trabajo podrá establecer reglas de tolerancia de cumplimiento obligatorio para quienes
evalúen el cumplimiento de las obligaciones legales.

Artículo 13º — (Reglamentario del artículo 4º, punto 5 de la Ley Nº 24.557) — El contrato de
afiliación podrá incluir fórmulas de arbitraje u otros mecanismos para la resolución de los
conflictos que surjan de la elaboración o ejecución del Plan de Mejoramiento, sin perjuicio de
la función que le compete a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo como árbitro final de
cualquier posible controversia.

Artículo 14º — (Reglamentario del artículo 49, punto 5 de la Ley Nº 24.557) — La


Superintendencia de Riesgos del Trabajo resolverá las controversias que le sean sometidas:
respecto del contenido y la ejecución del Plan de Mejoramiento y de las excepciones previstas
en el artículo 8” del presente Decreto conforme al procedimiento que establezca.

TITULO II
Artículo 15º — (Reglamentario del artículo 24 de la Ley Nº 24.557) — La aseguradora
establecerá libremente, y conforme a los indicadores que fijen la Superintendencia de Seguras
de la Nación y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, un régimen de alícuotas por
adhesión aplicable a todos los empleadores que pretendan afiliarse.
Cada alícuota estará compuesta por un porcentaje sobre la base imponible más una suma fija
por cada trabajador, expresada en pesos.
Las bonificaciones por permanencia que establezca la aseguradora integrarán el régimen de
alícuotas por adhesión.
Las aseguradoras podrán solicitara la Superintendencia de Seguros de la Nación el cambio de
su régimen de alícuotas en cualquier momento.
Aprobado el nuevo régimen de alícuotas, el empleador afiliado podrá, automáticamente,
adherir a éste si le resultare más favorable o, por el período de un año, mantener el
incorporado a su contrato.
El plazo mencionado en el apartado anterior se computará desde la fecha de afiliación a la
aseguradora o desde la fecha de la incorporación de la alícuota vigente en el contrato y hasta
la renovación del mismo.

165
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

TITULO III

Artículo 16º — (Reglamentario del artículo 31, punto 1, inciso a) de la Ley Nº 24.557) —
Cuando el empleador afiliado no cumpla en tiempo y forma con las obligaciones establecidas
en el artículo 92 del presente Decreto la aseguradora notificará a la Superintendencia de
Riesgos del Trabajo, dentro de los TREINTA (30) días corridos de verificado el hecho. La misma
obligación tendrá la aseguradora cuando, una vez cumplido el Plan de Mejoramiento, el
empleador no cumpliera con las obligaciones legales en materia de higiene y seguridad.

Artículo 17º — (Reglamentario del artículo 31, punto 1, inciso a) de la Ley Nº 24.557) — La
Superintendencia de Riesgos del Trabajo establecerá los procedimientos de denuncia e
información que la Ley sobre Riesgos del Trabajo impone a las aseguradoras en el inciso que se
reglamenta.

Artículo 18º — (Reglamentario del artículo 31, punto inciso c) de la Ley Nº 24.557) — Las
aseguradoras deberán brindar asesoramiento y ofrecer asistencia técnica a los empleadores
afiliados, en las siguientes materias:
a) Determinación de la existencia de riesgos y sus potenciales efectos sobre la salud de los
trabajadores en el o los establecimientos del ámbito del contrato.
b) Normativa vigente en materia de higiene y seguridad en el trabajo.
c) Selección de elementos de protección personal.
d) Suministro de información relacionada a la seguridad en el empleo de productos químicos y
biológicos.

Artículo 19º— Las aseguradoras deberán realizar actividades permanentes de prevención de


riesgos y Control de las condiciones y medio ambiente de trabajo. A tal fin deberán:
a) Vigilar la marcha del Plan de Mejoramiento en los lugares de trabajo, dejando constancia de
sus visitas y de las observaciones efectuadas en el formulario que, a tal fin, disponga la
Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
b) Verificar el mantenimiento de los niveles de cumplimiento alcanzados con el Plan de
Mejoramiento.
c) Brindar capacitación a los trabajadores en técnicas de prevención de riesgos.
d) Promover la integración de comisiones paritarias de riesgos del trabajo y colaborar en su
capacitación.
e) Informar al empleador y a los trabajadores sobre el sistema de prevención establecido en la
Ley sobre Riesgos del Trabajo y el presente Decreto, en particular sobre los derechos y deberes
de cada una de las partes.

166
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

f) Instruir, a los trabajadores designados por el empleador, en los sistemas de evaluación a


aplicar para verificar el cumplimiento del Plan de Mejoramiento.
g) Colaborar en las investigaciones y acciones de promoción de la prevención que desarrolle la
Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
h) Cumplir toda obligación que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
La Superintendencia de Riesgos del Trabajo determinará la frecuencia y condiciones para la
realización de las actividades de prevención y control, teniendo en cuenta las necesidades de
cada una de las ramas de cada actividad.

Artículo 20º — Para cumplir con las obligaciones establecidas precedentemente las
aseguradoras deberán contar con personal especializado en higiene y seguridad o medicina del
trabajo de modo que asegure la atención en materia de prevención de riesgos de sus afiliados.

Artículo 21º — La capacitación brindada por la aseguradora deberá realizarse en el domicilio


del empleador o del establecimiento en su caso, salvo acuerdo en contrario. Las fechas y
horarios de capacitación serán acordados con el empleador.
Los trabajadores estarán obligados a concurrir a los cursos de capacitación que se dicten
dentro de su horario de trabajo, y a firmar las constancias correspondientes.

Artículo 22º — Las aseguradoras y su personal que tengan acceso al conocimiento de procesos
y equipos existentes en los establecimientos sometidos a su vigilancia estarán obligados a
guardar secreto acerca de los mismos.

Artículo 23º — Las aseguradoras participarán en las comisiones del Instituto Racionalizador
Argentino de Materiales que traten temas de higiene y seguridad en el trabajo.

Artículo 24— (Reglamentario del artículo 31, punto 1, inciso e) de la Ley Nº 24.557) — Las
aseguradoras deberán informar a los interesados la red de establecimientos para la atención
médica y hospitalaria, así como los cambios en las materias consideradas en el inciso que se
reglamenta de la Ley sobre Riesgos del Trabajo y el presente artículo, que se encuentren
previstos o sometidos a consideración de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Artículo 25º — (Reglamentario del artículo 31, punto 1, inciso g) de la Ley Nº 24.557) — La
prohibición de realizar exámenes psicofísicos a los trabajadores con carácter previo a la
contratación implica también la prohibición de exigir la previa exhibición de los exámenes
preexistentes. Sin perjuicio de ello, las aseguradoras podrán requerir información acerca del
grado de cumplimiento de esta obligación legal.

167
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Artículo 26º — Las aseguradoras serán auditadas técnicamente por la Superintendencia de


Riesgos del Trabajo, respecto de las obligaciones que les impone la Ley sobre Riesgos del
Trabajo y el presente Decreto.

Artículo 27º — Los exámenes médicos previstos en el artículo 23 del Decreto 351179 serán
realizados por la aseguradora con la que contrate el empleador. Dichos exámenes serán sin
cargo para el empleador, a excepción de los exámenes preocupacionales de trabajadores que
no se incorporen a la empresa, o que habiéndose incorporado permanezcan bajo la
dependencia del empleador por un período inferior a TRES (3) meses.

Artículo 28º — (Reglamentario del artículo 31, punto 2 de la Ley Nº 24.557) — Los
empleadores estarán obligados a:
a) Permitir el ingreso a su establecimiento, dentro de los horarios de trabajo y sin necesidad de
previa notificación, del personal destacado por las aseguradoras, cuando concurra en
cumplimiento de las funciones previstas en la Ley sobre Riesgos del Trabajo y en el contrato de
afiliación suscrípto.
b) Suministrar a las aseguradoras la información necesaria para evaluar, desarrollar y controlar
el Plan de Mejoramiento.
c) Cumplir el programa de capacitación acordado con la aseguradora.
d) Poner en conocimiento de los trabajadores el Plan de Mejoramiento.
e) Brindar adecuada capacitación a los trabajadores respecto de los riesgos inherentes a sus
puestos de trabajo.
f) Cumplir con los planes acordados con las aseguradoras y con las actividades programadas
para prevenir los riesgos del trabajo.
g) Proveer a la aseguradora toda la información que requiera a los fines de la determinación de
un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional.
h) Cumplir toda otra obligación que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Artículo 29º — En caso de omisión o incumplimiento de la aseguradora de las obligaciones


previstas en la Ley sobre Riesgos del Trabajo, el empleador deberá intimara fehacientemente
dentro de los TREWA (30) días corridos de haberse producido el hecho. Transcurrido dicho
plazo sin que se hubiera regularizado la situación el empleador deberá notificar el hecho a la
Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Artículo 30º — (Reglamentario del artículo 31, punto 3 de la Ley N” 24.557) — Los
trabajadores tendrán las siguientes obligaciones:
a) Cumplir con las normas de prevención establecidas legalmente y en los planes y programas
de prevención.

168
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

b) Asistir a los cursos de capacitación que se dicten durante las horas de trabajo.
c) Utilizar los equipos de protección personal o colectiva y observar las medidas de protección
impartidas en los cursos de capacitación.
d) Utilizar o manipular en forma correcta y segura las sustancias, máquinas, herramientas,
dispositivos y cualquier otro medio con que desarrollen su actividad laboral.
e) Observar las indicaciones de los carteles y avisos que indiquen medidas de protección y
colaborar con el empleador en el cuidado de los mismos.
f) Colaborar en la organización de programas de formación y educación en materia de salud y
seguridad.
g) Informar al empleador de todo hecho o circunstancia riesgosa inherente a sus puestos de
trabajo y al establecimiento en general.

Artículo 31º — Los trabajadores o sus representantes podrán denunciar ante la aseguradora, si
correspondiera, o ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo los incumplimientos al Plan
de Mejoramiento en los que incurra el empleador y las violaciones a las normas de higiene y
seguridad en el trabajo que se produzcan en el establecimiento.
Esta facultad no podrá ser ejercida mientras el empleador afiliado a una aseguradora se
encuentre cumpliendo las disposiciones relacionadas con el Plan de Mejoramiento, con
excepción de las denuncias relativas a la existencia de riesgos graves e inminentes.

Artículo 32º — Las obligaciones establecidas en el artículo 31 puntos 2 y 3 de la Ley sobre


Riesgos del Trabajo y en el presente título serán de aplicación a los empleadores
autoasegurados y a los trabajadores de su dependencia en lo que resulte pertinente.
Los empleadores autoasegurados en particular deberán:
a) Cumplir con las normas de higiene y seguridad en el trabajo.
b) Confeccionar el registro de siniestralidad por establecimiento.
c) Notificara la Superintendencia de Riesgos del Trabajo los accidentes y enfermedades
profesionales que se produzcan en el establecimiento.
d) Cumplir toda otra obligación que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Artículo 33 º — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y


archivase. — MENEM.— Eduardo Bauzá — José A. Caro Figueroa — Rodolfo C. Barra.

DECRETO 1338/96
SERVICIOS DE MEDICINA Y DE HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO
(Modificatoria del Decreto Nº 351/79)

169
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

El Decreto Nº 1338 de fecha 25-11-96, publicado en el Boletín Oficial Nº 28.352 del día jueves
28 de noviembre de 1996, deroga solamente los Títulos Il y VIII del Anexo 1 del Decreto 3511 79
y los reemplaza por el siguiente texto, quedando el resto del Decreto 3511 79, en plena
vigencia.

HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO


Servicios de Medicina y de Higiene y Seguridad en el Trabajo. Trabajadores equivalentes.
Deróganse los Títulos II y VIII del Anexo I del Decreto N” 351/79.
Bs. As., 25 de Noviembre de 1996

VISTO las Leyes Nº 24.5 57 y Nº 19.5 87, el Decreto Nº 351 de fecha 5 de febrero de 1979, y

CONSIDERANDO:
Que la Ley Nº 24.557 impone a las Aseguradoras autorizadas para operar en el marco de la LEY
SOBRE RIESGOS DEL TRABAJO, obligaciones que podrían resultar concurrentes con las de los
Servicios de Medicina y de Higiene y Seguridad en el Trabajo, que, los establecimientos se
encontraban obligados a mantener conforme disposiciones del Decreto Nº 351/79.
Que a los fines de evitar una superposición de funciones entre dichos servicios y aquellos que
ha de brindar la Aseguradora dentro del nuevo marco de la LEY SOBRE RIESGOS DEL TRABAJO,
resulta indispensable modificar algunos aspectos de las normas de Higiene y Seguridad hasta
hoy vigentes.
Que para ello es menester derogar el Título II, Capítulos 2, 3 y 4 del Anexo 1 del Decreto Nº
351/79, reemplazándose sus disposiciones por las que se aprueban en el presente Decreto.
Que es necesario rediseñar las funciones y estructura de los Servicios de Medicina y de Higiene
y Seguridad en el Trabajo para adecuarlos a las características del nuevo sistema.
Que es conveniente eliminar el requisito de dependencia jerárquica que debían mantener con
la conducción del establecimiento los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo de
establecimientos de más de CIENTO CINCUENTA (150) trabajadores, dentro del esquema del
citado Decreto Nº 351/79.
Que se establece la posibilidad de que los servicios se brinden en forma interna o
externa para cualquier categoría o tamaño de establecimiento.
Que es procedente redefinir la cantidad de horas-profesional dedicado a estos servicios
necesarias por trabajador según las características del establecimiento, y las tareas de los
trabajadores, desarrollando el concepto de “trabajador equivalente”.
Que es conducente establecer que la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO sea la
entidad responsable de determinar cuáles serán los exámenes médicos que deberán efectuar
los empleadores o las Aseguradoras, de acuerdo a lo establecido por el Decreto Nº 170/96.
Que resulta conveniente mantener el registro habilitante para los profesionales que
desempeñen tareas en los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo, el que deberá

170
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

llevarse y mantenerse actualizado de acuerdo a como lo determine la SUPERINTENDENCIA DE


RIESGOS DEL TRABAJO.
Que se ha considerado pertinente exceptuar a determinadas actividades debidamente
caracterizadas de la obligación de asignación de profesionales y técnicos en higiene y
seguridad.
Que el Artículo 31º de la Ley Nº 24.557 establece un sistema de registro estadístico de
accidentes y enfermedades del trabajo a cargo de los empleadores y de las Aseguradoras, y el
Artículo 36 de la misma norma impone a la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO la
obligación de mantener el Registro Nacional de Incapacidades Laborales.
Que por lo expuesto se impone la derogación del Título VIII del Anexo 1 del Decreto Nº 351/79,
referido a la obligación de presentación del Informe Anual Estadístico sobre Siniestralidad.
Que el presente se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por el Artículo 99º, inciso 2,
de la CONSTITUCION NACIONAL.

Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1º. Derógase el Título II del Anexo 1 del Decreto No 351/79.

Artículo 2º. Derógase el Título VIII del Anexo 1 del Decreto Nº 351/79.

Artículo 3º. Servicios de Medicina y de Higiene y Seguridad en el Trabajo. A los efectos del
cumplimiento del Artículo 5º, apartado a) de la Ley Nº 19.587, los establecimientos deberán
contar, con carácter interno o externo según la voluntad del empleador, con Servicios de
Medicina del Trabajo y de Higiene y Seguridad en el Trabajo, los que tendrán como objetivo
fundamental prevenir, en sus respectivas áreas, todo daño que pudiera causarse a la vida y a la
salud de los trabajadores por las condiciones de su trabajo, creando las condición para que la
salud y la seguridad sean una responsabilidad del conjunto de la organización. Dichos servicios
estarán bajo la responsabilidad de graduados universitarios, de acuerdo al detalle que se fija
en los Artículos 6º y 11º del presente.

Artículo 4º. Trabajadores equivalentes. A los fines de la aplicación del presente se define como
cantidad de trabajadores equivalentes a la cantidad que resulte de sumar el número de
trabajadores dedicados a las tareas de producción más el CINCUENTA POR CIENTO (50 %) del
número de trabajadores asignados a tareas administrativas.

171
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Artículo 5º. Servicio de Medicina del Trabajo. El Servicio de Medicina del Trabajo tiene como
misión fundamental promover y mantener el más alto nivel de salud de los trabajadores,
debiendo ejecutar, entre otras, acciones de educación sanitaria, socorro, vacunación y
estudios de ausentismo por morbilidad. Su función es esencialmente de carácter preventivo,
sin perjuicio de la prestación de la asistencia inicial de las enfermedades presentadas durante
el trabajo y de las emergencias médicas ocurridas en el establecimiento, hasta tanto se
encuentre en condiciones de hacerse cargo el servicio médico que corresponda.

Artículo 6º. Los Servicios de Medicina del Trabajo deberán estar dirigidos por graduados
universitarios especializados en Medicina del Trabajo con título de Médico del Trabajo.

Artículo 7º. Los empleadores deberán disponer de la siguiente asignación de horas-médico


semanales en el establecimiento, en función del número de trabajadores equivalentes:

CANTIDAD TRABAJADORES
HORAS-MEDICO
EQUIVALENTES
SEMANALES
151 — 300 5
301 — 500 10
501 — 700 15
701 — 1000 20
1001 — 1500 25

A partir de MIL QUINIENTOS UN (1501) trabajadores equivalentes se deberá agregar, a las


VEINTICINCO (15) horas previstas en el cuadro anterior, UNA (1) hora-médico semanal por
cada ClEN (100) trabajadores. Para los establecimientos de menos de CIENTO CINCUENTA Y UN
(151) trabajadores equivalentes, la asignación de horas-médico semanas en planta es
voluntaria, excepto que por 1 tipo de riesgo, la autoridad competente disponga lo contrario.

Artículo 8º. Además de lo establecido en el Artículo precedente, los empleadores deberán


prever la asignación de personal auxiliar de estos Servicios de Medicina del Trabajo,
consistente en un enfermero/a con título habilitante reconocido por la autoridad competente
cuando existan en planta más de DOSCIENTOS (200) trabajadores dedicados a tareas
productivas o más de CUATROCIENTOS (400) trabajadores equivalentes por cada turno de
trabajo. Este enfermero/a tendrá como función la prevención y protección de la salud de los
trabajadores, colaborando con los médicos.

Artículo 9º. La SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO determinará los exámenes


médicos que deberán realizar las Aseguradoras o los empleadores en su caso, estipulando

172
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

además, en función del riesgo a que se encuentre expuesto el trabajador al desarrollar su


actividad, las características específicas y frecuencia de dichos exámenes.

Artículo 10º. Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo. El Servicio de Higiene y Seguridad


en el Trabajo tiene como misión fundamental implementar la política fijada por el
establecimiento en la materia, tendiente a determinar, promover y mantener adecuadas
condiciones ambientales en los lugares de trabajo. Asimismo deberá registrar las acciones
ejecutadas, tendientes a cumplir con dichas políticas.

Artículo 11º. Los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo deberán estar dirigidos por
graduados universitarios, a saber:
a) Ingenieros Laborales.
b) Licenciados en Higiene y Seguridad en el Trabajo.
c) Ingenieros y Químicos con curso de posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo de no
menos de CUATROCIENTAS (400) horas de duración, desarrollados en universidades estatales
o privadas.
d) Técnicos en Higiene y Seguridad, reconocidos por la Resolución M.T. y S.S. Nº 313 de fecha
26 de abril de 1983.
e) Todo profesional que a la fecha de vigencia del presente Decreto se encuentre
habilitado por la autoridad competente para ejercer dicha función.
En todos los casos, quienes desempeñen tareas en el ámbito de los Servicios de Higiene y
Seguridad en el Trabajo deberán encontrarse inscriptos en el Registro habilitado a tal fin por la
SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO.
Artículo 12º. Los empleadores deberán disponer de la siguiente asignación de horas-
profesional mensuales en el establecimiento en función del número de trabajadores
equivalentes y de los riesgos de la actividad, definida según la obligación de
cumplimiento de los distintos Capítulos del Anexo I del Decreto Nº 351/79.

CATEGORIA
CANTIDAD A B C
TRABAJADORES (CAP. 5,6, 11, 12,14,18 (CAP. 5, 6, (CAP. 5 AL 21)
EQUIVALENTES AL 21) 7, 11 AL 21)
1 — 15 2 4
16 — 30 4 8
31 — 60 8 16
61 — 100 1 16 28
101 — 150 2 22 44
151 — 250 4 30 60
251 — 350 8 45 78
351 — 500 12 60 96
501 — 650 16 75 114
651 — 850 20 90 132
851 — 1100 24 105 150

173
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

1101 — 1400 28 120 168


1401 — 1900 32 135 186
1901 — 3000 26 150 204
Más de 3000 40 170 220

Artículo 13º. Además de la obligación dispuesta en el Artículo precedente los empleadores


deberán prever la asignación como auxiliares de los Servicios de Higiene y Seguridad en el
Trabajo de técnicos en higiene y seguridad con título habilitante reconocido por la autoridad
competente, de acuerdo a la siguiente tabla:

CANTIDAD TRABAJADORES NUMERO DE TECNICOS


EQUIVALENTES
150 — 450 1
451 — 900 2

A partir de NOVECIENTOS UN (90l) trabajadores equivalentes se deberá agregar, al número de


técnicos establecidos en el cuadro anterior UN (1) técnico más por cada QUINIENTOS (500)
trabajadores equivalentes.
Artículo 14º. Quedan exceptuadas de la obligación de tener asignación de profesionales y
técnicos en Higiene y seguridad las siguientes entidades:
a) Los establecimientos dedicados a la agricultura, caza, silvicultura y pesca, que tengan hasta
QUINCE (15) trabajadores permanentes.
b) Las explotaciones agrícolas por temporada.
c) Los establecimientos dedicados exclusivamente a tareas administrativas de hasta
DOSCIENTOS (200) trabajadores.
d) Los establecimientos donde se desarrollen tareas comerciales o de servicios de hasta CIEN
(100) trabajadores, siempre que no se manipulen, almacenen o fraccionen productos tóxicos,
inflamables, radioactivos y peligrosos para el trabajador.
e) Los servicios médicos sin internación.
f) Los establecimientos educativos que no tengan talleres.
g) Los talleres de reparación de automotores que empleen hasta CINCO (5) trabajadores
equivalentes.
h) Los lugares de esparcimiento público que no cuenten con áreas destinadas al
mantenimiento, de menos de TRES (3) trabajadores.
En los establecimientos donde el empleador esté exceptuado de disponer de los Servicios de
Medicina y Seguridad en el Trabajo, la Aseguradora deberá prestar el asesoramiento necesario
a fin de promover el cumplimiento de la legislación vigente por parte del empleador.
Artículo 15º. Las Aseguradoras deberán informar a la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL
TRABAJO la historia siniestras del trabajador, que se confeccionará según el modelo que
establezca dicha Superintendencia.

174
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Articulo 16º. En aquellos supuestos en que cualquier disposición legal haga referencia al
Artículo 23º del Anexo I del Decreto Nº 351/79, se entenderá que se hace referencia al Artículo
9º del presente Decreto.
Artículo 17º. Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial,
archívese. MENEM. Jorge A. Rodríguez. José A. Caro Figueroa. Alberto J. Mazza.
(*) Ver modificatoria del art. 11 en el art. 24º del Decreto Nº 491/97.

DECRETO Nº 491/97

Incorporación de Trabajadores Domésticos, de los vinculados por relaciones no laborales y


Autónomos, al sistema creado por la Ley 24.557

Boletín Oficial Nº 28.661 4/6/97


BUENOS AIRES, 29 DE MAYO DE 1997

VISTO las Leyes Nros. 19.587, 22.250, 24.013, 24.241, 24,465, 24.557 y 24.714, los Decretos
Nros. 1342 de fecha 17 de septiembre de 1981; 340 de fecha 24 de febrero de 1992; 334 de
fecha 1ºde abril de 1996; 717 de fecha 28 de junio de 1996 y 1.338 de fecha 25 de noviembre
de 1996, y
CONSIDERANDO:
Que entre las facultad otorgadas al PODER EJECUTIVO NACIONAL, por la Ley Nº 24.557, se
encuentra la de incluir dentro de su ámbito de aplicación a los trabajadores domésticos.
Que los mismos se han visto postergados en su inclusión en aquellas normas especiales que, a
lo largo de los años, han permitido a los trabajadores en general acceder a una reparación de
los daños derivados del trabajo.
Que la creación del sistema de la Ley Nº 24.557 sobre Riesgos del Trabajo permite, mediante
una adecuada cotización y la adecuación parcial de sus normas, incluir a estos trabajadores
dentro de la protección que el sistema brinda.
Que razones de justicia social hacen imprescindible equiparar a estos trabajadores con todos
aquellos que prestan servicios en relación de dependencia, brindándoles la protección especial
que la Ley establece.
Que, en tal sentido, resulta conveniente la incorporación obligatoria de los trabajadores
domésticos, que prestan servicios en relación de dependencia, dentro del ámbito de aplicación
de la Ley Nº 24.557.
Que la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO (S.R.T.) deberá dictar la normativa
necesaria para adecuar el sistema creado por la Ley Nº 24.557 a las características propias de
la actividad que se incorpora.

175
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Que el artículo 2º, apartado 2, inciso b) de la Ley Nº 24.557 faculta al PODER EJECUTIVO
NACIONAL a incluir en su ámbito de aplicación a los trabajadores autónomos.
Que dicha incorporación, atento a la naturaleza de la actividad autónoma, se ha previsto como
progresiva para las distintas modalidades.
Que corresponde facultar a la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO a dictar la
normativa necesaria para adecuar el sistema de la Ley Nº 24.557 a las actividades que
desempeñen los trabajadores autónomos.
Que la Ley Nº 24.557 faculta al PODER EJECUTIVO NACIONAL a incluir dentro de su ámbito a
los trabajadores vinculados por relaciones no laborales.
Que la inclusión prevista se encuentra fundamentada en los principios de universalidad de¡
sistema protectorio previsto en la LEY SOBRE RIESGOS DEL TRABAJO pero sin afectar el
carácter no laboral de dichas vinculaciones.
Que en tal carácter resulta conveniente incluir a las personas que realizan actividades en virtud
de diversas normas que establecen figuras atípicas de relaciones no laborales tales como los
pasantes regulados en el Decreto NIº 340/92, los aprendices conforme al régimen de la Ley Nº
24.465, los que desempeñan actividades en virtud del cumplimiento de una beca; y quienes
prestan servicios y se capacitan en los programas especiales creados por la Ley Nº 24.013.
Que las características de todas estas actividades, en la medida que corresponda por el
carácter no laboral de las prestaciones de servicios o actividades, hacen necesario poner en
cabeza del empresario o dador de tareas las obligaciones que la Ley Nº 24.557 impone a los
empleadores.
Que en el caso de los aprendices, así como en otros programas que comprenden relaciones no
laborales, se encuentran vigentes normas que imponen obligaciones de aseguramiento por
riesgos del trabajo que, en virtud de la incorporación al ámbito de aplicación de la Ley Nº
24.557, corresponde considerarlas acabadamente cumplidas.
Que la inexistencia de contraprestación en alguno de los casos previstos en los párrafos
precedentes hace necesaria la adecuación del esquema de financiamiento del sistema fijando
una pauta mínima de cotización.
Que las modificaciones que efectúen los trabajadores en su trayecto habitual entre el domicilio
y el lugar de trabajo, y viceversa, sólo pueden gozar de los beneficios previstos en la Ley Nº
24.557 siempre que comuniquen al empleador el nuevo itinerario. En tal sentido, dada la
posibilidad de que se vea involucrada más de una Aseguradora o empleador autoasegurado,
resulta razonable establecer a quienes debe efectuarse dicha comunicación.
Que resulta pertinente aclarar que el carácter de no conviviente, al que refiere el artículo 69
de la Ley Nº 24.557, abarca a quienes, aun siendo convivientes del trabajador,
circunstancialmente se encuentren fuera de su domicilio y fijar el grado de parentesco para ser
considerado familiar directo que justifique la aplicación del, citado artículo.
Que la intervención de más de una Aseguradora o empleador auto asegurado en la atención
del accidente “in itinere”, y la urgencia de una adecuada prestación al damnificado, imponen la
necesidad de dirimir quién deberá otorgar, como regla general, las prestaciones y aclarar otros
efectos de la aplicación de la norma.

176
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Que debe considerarse la existencia de manifestaciones invalidantes en períodos discontinuos,


pero de un mismo origen, a los efectos del cómputo de los términos previstos en el artículo
13º de la Ley Nº 24.557.
Que resulta necesario brindar claridad al sistema, evitando confusiones en la liquidación de las
prestaciones dinerarias. En tal sentido, resulta necesario aclarar que las prestaciones
correspondientes al estado de provisionalidad de la incapacidad permanente parcial se
encuentran sujetas a retenciones por aportes previsionales y al sistema nacional del seguro de
salud, permitiendo que tal período sea considerado como tiempo de servicios con aportes y
acceso a las prestaciones del SISTEMA NACIONAL DEL SEGURO DE SALUD.
Que la disposición establecida en el artículo 15º, apartado 1 de la Ley Nº 24.557 no debe
afectar los derechos adquiridos por el trabajador jubilado —la prestación jubilatoria ordinaria
o su equivalente según el régimen provisional al que el damnificado estuviera afiliado—
cuando éste vuelve a la actividad o cuando voluntariamente hubiera postergado su jubilación.
Que la práctica generalizada que se ha implementado en el desarrollo de las relaciones entre
los actores del sistema de la Ley Nº 24.557, evidencia la necesidad de adaptación de los
mecanismos legales a la realidad, en función de un mejor rendimiento de las acciones y en
beneficio de los eventuales damnificados.
Que en materia de prestaciones dinerarias de la Ley Nº 24.557 son los empleadores quienes
tienen el conocimiento acabado de los elementos de cálculo necesarios para la liquidación de
las mismas con la brevedad que el sistema requiere.
Que en tal sentido resulta conveniente que las Aseguradoras puedan convenir con los
empleadores que sean estos últimos quienes abonen, por cuenta y orden de la Aseguradora
correspondiente, las prestaciones dinerarias a los eventuales damnificados mientras se
mantenga vigente la relación laboral.
Que asimismo, en materia de asignaciones familiares, son los empleadores quienes tienen la
posibilidad directa de verificar los presupuestos necesarios para el otorgamiento del beneficio,
por lo cual resulta conveniente que sean estos quienes, en la medida en que se mantenga
vigente la relación laboral, realicen el efectivo pago de las asignaciones familiares.
Que por otro lado, conviene aclarar que por aplicación de la Ley Nº 24.714 del Régimen de
Asignaciones Familiares, el responsable del pago de las prestaciones dinerarias deberá
contribuir, en los términos de la citada Ley, para el financiamiento de tales asignaciones.
Que la realidad de implementación del sistema de la Ley Nº 24.557 demuestra que la gran
mayoría de los empleadores han adoptado por la afiliación en una Aseguradora, en lugar del
sistema de autoseguro.
Que este hecho, sumado a la obligación de las Aseguradoras de denunciar los accidentes y
enfermedades profesionales a la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO, podría
generar una innecesaria duplicidad de la información de los accidentes y enfermedades
profesionales prevista en el artículo 31º de la Ley Nº 24.557.
Que en tal sentido, cabe considerar cumplida la obligación resultante del inciso c) del apartado
2, del artículo 312 de la citada Ley, en lo referente a las denuncias a la S.R.T., en la medida en
que los empleadores brinden la información a las Aseguradoras.

177
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Que el artículo 33º, apartado 1 de la Ley Nº24.557, dispuso la creación de un Fondo de


Garantía destinado a solventar las prestaciones, que la misma prevé, en caso de insuficiencia
patrimonial del empleador.
Que la administración del Fondo de Garantía se encuentra a cargo de la SUPERINTENDENCIA
DE RIESGOS DEL TRABAJO tal como lo dispone el apartado 3 del artículo citado.
Que resulta necesario reglamentar las posibilidades de inversión y administración del Fondo en
cuestión a los efectos de mantenerlo incólume.
Que también corresponde reglamentar la forma en que se determinarán los excedentes del
Fondo de Garantía, así como la forma de aplicarlos a los destinos indicados por la Ley.
Que el deber que imponen las normas laborales al principal, constituyéndolo en deudor
solidario del contratista o cesionario respecto de las obligaciones de éste para con sus
trabajadores impide su consideración como tercero, más aún cuando la solidaridad impuesta
en la Ley Nº 19.587 permite al trabajador dependiente del contratista o cesionario exigir
también el cumplimiento de un deber propiamente contractual como es el deber de seguridad.
Que en este sentidos es necesario encuadrar las relaciones entre las empresas comitentes con
sus contratistas o cesionarios respecto de la responsabilidad derivada de la aplicación de la LEY
SOBRE RIESGOS DEL TRABAJO, asegurando el control del cumplimiento de las obligaciones de
los empleadores por sus contratantes.
Que de conformidad al artículo 45º de la Ley Nº 24.557, es facultad del PODER EJECUTIVO
NACIONAL el dictado de las normas complementarias en materia de pluriempleo y sucesión de
siniestros.
Que en materia de pluriempleo, deben considerarse aquellas situaciones en las que el
trabajador desempeña actividades simultáneamente para más de un empleador,
comprendiendo en tal caso la posibilidad de que los diversos empleadores puedan poseer
distintas Aseguradoras. En tal caso debe determinarse cuál será la Aseguradora encargada de
otorgar las prestaciones una vez ocurrida la contingencia.
Que en el caso de sucesión de siniestros cabe considerar aquellas situaciones en las que el
trabajador padece sucesivas contingencias que le van generando diferentes grados de
incapacidad, teniendo en cuenta que dichas situaciones pueden ocurrir bajo la relación de
dependencia de distintos empleadores.
Que se han analizado los distintos casos posibles de sucesión de siniestros, en los cuales el
damnificado puede verse en situaciones que, por incremento del porcentaje de su
incapacidad, le generen derecho a distintos tipos de prestaciones.
Que a fin de garantizar el otorgamiento íntegro y oportuno de las prestaciones en especie, se
considera apropiado adoptar el criterio de que la Aseguradora responsable de la última
contingencia sea la que otorgue las prestaciones en forma íntegra, salvo opción en contrario
por parte del trabajador.
Que lo previsto en el apartado 5 del artículo 5º del Decreto Nº 334/96 ha traído aparejado
algunas complicaciones operativas en el funcionamiento del sistema por lo cual se prevé el
reemplazo de tales incisos.

178
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Que se ha considerado pertinente modificar el segundo párrafo del artículo 6º del Decreto Nº
334/96 a efectos que la SECRETARÍA DE SEGURIDAD SOCIAL dicte la normativa necesaria a fin
de efectuar una adecuada transferencia de los fondos para el pago de la prestación adicional.
Que conforme al artículo 2º de la Ley Nº 24.557 comprende todo trabajo en relación de
dependencia, función, empleo o carga pública aun cuando el trabajador preste servicios
fuera del Territorio Nacional, por lo cual se deben regular el alcance de las prestaciones
que las Aseguradoras deberán brindar en estos supuestos.
Que razones de índole administrativa tendientes a optimizar la recaudación de las cotizaciones
con destino a las Aseguradoras, aconsejan centralizar en la DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA
(D.G.I.) la cobranza espontánea de mismas, aun cuando se trate de empleadores que no se
encuentren obligados con el SISTEMA UNICO DE SEGURIDAD SOCIAL (S.U.S.S.).
Que las provincias incorporadas al SISTEMA INTEGRADO DE JUBILACIONES Y PENSIONES
(S.I.J.P.) han convenido, en los instrumentos de adhesión a dicho sistema, métodos específicos
de retención en la coparticipación federal, razón por la cual la D.G.I. ha implementado
procedimientos de cobranza específicos que deben adecuarse a los fines de la Ley Nº 24.557.
Que aun cuando la retención aludida en el considerando anterior resulta ajena a las
cotizaciones destinadas a las Aseguradoras, corresponde ratificar respecto de estas últimas la
competencia de la D.G.I., resultando las provincias y sus organismos descentralizados y
municipios obligados directos tanto en la declaración cuanto en el ingreso de las mismas.
Que el mecanismo implementado por el Decreto N 2 334/96, al remitir el cálculo de la cuota
de afiliación a la nómina salarial del mes anterior, genera situaciones disvaliosas que deben
corregirse con el objeto de brindar mayor precisión operativo al sistema.
Que ello se observa al analizar las situaciones en que el empleador inicia su actividad
careciendo de la mencionada nómina u otras situaciones que imposibilitan el cálculo de la
cuota en función de la nómina salarial del mes anterior.
Que por ello es procedente establecer que en ciertos casos específicos no se utilice la nómina
salarial del mes anterior, sino la prevista para el mes en curso.
Que la implementación del sistema de la Ley Nº 24.557 ha generado la necesidad de rever la
forma de cálculo del valor de las cuotas omitidas, conforme lo dispuesto en su artículo 282
apartado 3, pues la determinación en base a la máxima cotización de mercado para su
categoría de riesgo ha generado situaciones disvaliosas.
Que, en tal sentido, a los fines del considerando precedente se considera apropiado tomar
como valor de referencia el CIENTO CINCUENTA POR CIENTO (150%) del valor de la cuota que
el empleador acuerde con la correspondiente Aseguradora y facultar a la SUPERINTENDENCIA
DE RIESGOS DEL TRABAJO a determinar dicho valor en caso de autoseguro.
Que a los efectos de corregir los efectos producidos por la norma que se reemplaza
corresponde aplicar la nueva forma de cálculo a todas las determinaciones de cuotas omitidas
no efectuadas, ni abonadas.
Que la normativa establecida en el segundo y tercer párrafo del apartado 1 del artículo 19º del
Decreto Nº 334/96 fue prevista en un marco de relativa incertidumbre y falta de indicadores
acerca de la provisión y demanda de utilización de los recursos del Fondo de Garantía; y con el
objetivo de incentivar la registración de las relaciones laborales.

179
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Que por ello, evaluando la experiencia acumulada desde el inicio del sistema, así como el
ineficaz cumplimiento del objetivo propuesto, se considera oportuno modificar el artículo 19º
del Decreto Nº 334/96.
Que las diversas circunstancias que se presentan al momento de tomar conocimiento de una
denuncia hace necesaria la adecuación del supuesto en el cual la Aseguradora se ve
imposibilitada de aceptar o rechazar la pretensión del trabajador por carecer de la información
necesaria para efectuar una inmediata y correcta evaluación de los hechos.
Que a tal efecto es oportuno prever un supuesto de suspensión del término fijado por el
Decreto Nº 717/96 para la tácita aceptación o el rechazo de la pretensión.
Que asimismo, a fin de garantizar la atención oportuna del damnificado aun en caso de que en
un primer momento existan circunstancias objetivas que impidan conocer la pertinencia del
reclamo, y reconociendo que las prestaciones pueden otorgarse en virtud de un acto
humanitario por parte de las Aseguradoras, es necesario aclarar que la sola atención de las
necesidades del damnificado no implica la aceptación de la pretensión del trabajador o sus
derechohabientes.
Que a los efectos de adecuar a la realidad del mercado laboral la nómina de títulos
universitarios que habilitan para la dirección de los Servicios de Higiene y Seguridad en
el Trabajo previstos en el Decreto Nº 1.338/96, resulta necesario ampliar el listado
previsto en el artículo 11º del citado Decreto. En tal sentido se deben considerar
habilitantes aquellos títulos que el MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACION haya
reconocido como tales en materia de Higiene y Seguridad en el Trabajo, así como
aquellos títulos universitarios que habilitan en materia de Higiene y Seguridad en
determinadas áreas profesionales particulares.
Que el desempeño de las Aseguradoras en el cumplimiento de sus obligaciones establecidas
legalmente, hace necesario que sus Areas de Prevención estén integradas por profesionales y
técnicos especializados en la materia.
Que la prestación brindada por las Aseguradoras comprende la asistencia en materia de
prevención de los riesgos del trabajo, por lo que resulta razonable que los empleadores
puedan cumplir con la obligación de contar con un Servicio de Higiene y Seguridad en el
Trabajo mediante la contratación de asistencia de la Aseguradora a la cual se encuentran
afiliados.
Que a los efectos de posibilitar una mayor amplitud de desarrollo de los Servicios de Higiene y
Seguridad en el Trabajo, y en concordancia con las políticas de desregulación llevadas adelante
por el PODER EJECUTIVO NACIONAL, se considera pertinente dejar sin efecto la registración de
profesionales y técnicos en la materia.
Que la Ley Nº 24.557 tiene establecido el pago de una prestación dineraria por incapacidad
laboral temporaria, a cargo del empleador durante los primeros DIEZ (10) días, y a cargo de la
Aseguradora durante el período siguiente.
Que la implementación de tal prestación dineraria ha generado disparidad de criterios
respecto a la integración del aporte obligatorio del empleador al Fondo de Desempleo
establecido en la Ley Nº 22.250, durante los períodos en que el trabajador percibe la misma.
Que en función de lo expuesto resulta necesario aclarar la obligación del empleador respecto a
la integración del Fondo de Desempleo durante el período que el trabajador se encuentra

180
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

percibiendo la prestación dineraria resultante de la aplicación del artículo 13º y concordantes


de la Ley Nº 24.557.
Que el presente se dicta en uso de las facultades conferidas por el artículo 99º inciso 2 de la
Constitución Nacional.

Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

DECRETA:
ARTICULO 1º. (Reglamentario del artículo 2º, apartado 2, inciso a)
Incorpórase en forma obligatoria a los trabajadores domésticos, que prestan servicios en
relación de dependencia, dentro del ámbito de aplicación de la Ley Nº 24.557 sobre Riesgos
del Trabajo.
Dicha obligación no entrará en vigencia hasta tanto la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL
TRABAJO dicte la normativa necesaria para adecuar el sistema establecido en la Ley citada a las
características de la actividad que se incorpora.

ARTICULO 2º. (Reglamentario del artículo 22, apartado 2, inciso b)


Incorporase a los trabajadores autónomos al sistema creado por la Ley Nº 24.557 sobre
Riesgos del Trabajo.
a) La afiliación de los trabajadores autónomos al sistema en cuestión será progresiva y acorde
a las distintas características y modalidades de cada actividad.
b) La SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO se encuentra facultada para dictar la
normativa necesaria para adecuar el sistema establecido en la Ley citada a cada actividad
autónoma y resolver las condiciones y la fecha de incorporación efectiva de los autónomos al
sistema.

ARTICULO 3º. (Reglamentario del artículo 22, apartado 2, inciso c)


Incorporase en forma obligatoria en el ámbito de aplicación de la Ley Nº 24.557 sobre Riesgos
del Trabajo, como trabajadores vinculados por relaciones no laborales, a aquellos que
desempeñen las siguientes actividades:
I. Las reguladas por el Sistema de Pasantías aprobado por el Decreto Nº 340/92 y por el
Contrato de Aprendizaje establecido en la Ley Nº 24.465 y sus normas reglamentarias.
II. Las prestaciones no laborales desarrolladas en cumplimiento de programas especiales de
capacitación y/o empleo creados conforme lo dispuesto por la Ley Nº 24.013 y sus normas
reglamentarias.
III. Las realizadas en virtud del cumplimiento de una Beca.

181
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

a) En los casos indicados en el presente, las obligaciones que la Ley Nº 24.557 impone al
empleador, en la medida que sean compatibles con la naturaleza no laboral de la vinculación,
serán responsabilidad del empresario o dador de tareas.
b) Mediante la inclusión de los trabajadores vinculados por relaciones no laborales que
dispone el presente, se considerará cumplida la obligación derivada del artículo 4º inciso 7 de
la Ley Nº 24.465 y su Decreto reglamentario, así como las demás obligaciones de
aseguramiento que se exigen en los programas especiales de capacitación y/o empleo, y en los
sistemas de pasantías.
c) En todos los casos previstos en este artículo el monto sobre el cual se efectuará la cotización
será la compensación percibido. A los fines de esta ley, el monto sobre el cual se efectúe la
cotización no podrá ser inferior al equivalente a TRES (3) AMPOS.

ARTICULO 4º. (Reglamentario del artículo 62 apartado l)


a) Las modificaciones del trayecto entre el lugar de trabajo y el domicilio del trabajador,
comprendidas en el artículo que se reglamenta, estarán sujetas a las siguientes disposiciones:
I. La declaración de modificación de itinerario por concurrencia a otro empleo deberá
efectuarse, de manera previa al cambio, en todos y cada uno de los empleos del trabajador.

II. Se entenderá que un familiar es no conviviente cuando aun siéndolo regularmente se


encuentre en un lugar distinto del domicilio habitual por causa debidamente justificada.
III. Se considera familiar directo a aquellos parientes por consanguinidad y afinidad hasta el
segundo grado.
b) En los supuestos de contingencias ocurridas en el itinerario entre dos empleos, en principio
las prestaciones serán abonadas, otorgadas o contratadas a favor del damnificado o sus
derechohabientes, según el caso, por la Aseguradora responsable de la cobertura de las
contingencias originadas en el lugar de trabajo hacia el cual se estuviera dirigiendo el
trabajador al momento de la ocurrencia del siniestro.
c) La obligada al pago podrá repetir de la otra Aseguradora los costos de las prestaciones
abonadas, otorgadas o contratadas, en la proporción que a cada una le corresponda.
d) En todos los supuestos del apartado artículo que se reglamenta, se considerará accidente
“in itinere” sólo cuando el accidente se hubiera producido en el trayecto directo e inmediato
entre el trabajo y el domicilio del trabajador, el lugar de estudio, el otro empleo, o donde se
encuentre el familiar.

ARTICULO 5º. (Reglamentario del artículo 7º , apartado 2, inciso c)


Cuando la incapacidad laboral temperarla, originada por un mismo accidente de trabajo o
enfermedad profesional, se manifieste en períodos discontinuos, dichos períodos se sumarán
desde la primera manifestación invalidante a los efectos del cómputo de los DIEZ (10) días de
prestación dineraria a cargo del empleador que establece el Artículo 13º de la Ley Nº 24.557.

182
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 6º. (Reglamentario del artículo 14º, apartado 1)


a) Aclárase que las prestaciones dinerarias que se abonen mientras dure la provisionalidad de
la incapacidad permanente parcial, se encuentran sujetas a las retenciones por aportes
provisionales y del SISTEMA NACIONAL DEL SEGURO DE SALUD.
b) Los aportes mencionados darán derecho al damnificado a que ese período sea considerado
como tiempo de servicios con aportes y al acceso a las prestaciones previstas en el SISTEMA
NACIONAL DEL SEGURO DE SALUD.

ARTICULO 7º. (Reglamentario del artículo 15º, apartado 1)


Agrégase como segundo párrafo del apartado 2 del artículo 5º del Decreto Nº 334/96 el
siguiente:
“La incompatibilidad establecida en el segundo párrafo del apartado 1 del artículo 15º se
refiere exclusivamente a las prestaciones previsionales de retiro por invalidez, no siendo de
aplicación en los supuestos del artículo 45º, inciso d), de la Ley Nº 24.557.”

ARTICULO 8º. (Reglamentario del artículo 26º, apartado 1)


1. Establécese que mientras se encuentre vigente la relación laboral de los beneficiarios, las
Aseguradoras podrán convenir con sus empleadores afiliados que éstos efectúen el pago de las
prestaciones dinerarias, como asimismo, la declaración y pago de los aportes y contribuciones
a la seguridad social por cuenta y orden de aquéllas.
2. En todos los casos, mientras se encuentre vigente la relación laboral de los
beneficiarios, los empleadores serán los encargados de abonar las asignaciones
familiares por cuenta, y orden del responsable del pago de las prestaciones dinerarias.
3. Los empleadores deberán abonar las asignaciones familiares y, en su caso las prestaciones,
conforme dispone la legislación vigente y declarar dichos pagos juntamente con los de haberes
de su personal.
4. En todos los casos de prestaciones dinerarias que deban abonarse con más las asignaciones
familiares, el responsable de la prestación deberá abonar la contribución estipulada en el
artículo 5º, inciso a), apartado 2 de la Ley Nº 24.714.
5. El responsable de la prestación reembolsará al empleador, en el término de CINCO
(5) días de abonada la asignación, el valor correspondiente a la contribución en
cuestión.

ARTICULO 9º. (Reglamentario del artículo 31º, apartado 2, inciso c)


La obligación resultante del inciso c) del apartado 2, del artículo 31º de la Ley Nº 24.557, en lo
referente a denunciar los accidentes y enfermedades profesionales a la SUPERINTENDENCIA
DE RIESGOS DEL TRABAJO, se considerará cumplida mediante la denuncia de los mismos, en
tiempo y forma, a la Aseguradora a la cual el empleador se encuentre afiliado.

183
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 10º. (Reglamentario del artículo 33º, apartado 3)


a) La administración del Fondo de Garantía y sus excedentes será gestionada por la SUPERI
NTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO, para lo cual podrá invertir los mismos en depósitos a
plazo en bancos habilitados a recibir inversiones de las Administradoras de Fondos de
Jubilaciones y Pensiones, y en títulos públicos nacionales.
b) El Fondo de Garantía se determinará por períodos anuales que comenzarán el día 1º de julio
de cada año y finalizarán el día 30 de junio del año siguiente.
c) A los efectos de la determinación del Fondo de Garantía, la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS
DEL TRABAJO podrá:
l. Fijarlo en base a experiencias previas de ejecución del mismo y/o mediante la contratación
de estudios a entidades especializadas de reconocida trayectoria.
II. Fijarlo mediante el resultado de un proceso de licitación entre las Aseguradoras habilitadas,
en el cual la adjudicada se obligue a brindar las prestaciones durante e período determinado.
d) Al 30 de junio de cada año se determinarán los excedentes del Fondo de Garantía como
diferencia entre el total de fondos acumulados a esa fecha y el monto determinado conforme
a lo estipulado en el apartado c) precedente.
e) La SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO podrá otorgar las prestaciones por sí
misma o licitar su ejecución entre las Aseguradoras.
f) Dentro de los TREINTA (30) días de finalizado cada ejercicio, la SUPERINTENDENCIA DE
RIESGOS DEL TRABAJO publicará un estado de resultados de la aplicación del fondo.

ARTICULO 11º. (Reglamentario del artículo 33º, apartado 4)


a) Los excedentes que se determinen al finalizar cada período, así como los recursos
provenientes de donaciones y legados, deberán destinarse a financiar las siguientes
actividades:
l. Desarrollo de campañas publicitarias en medios masivos de comunicación, pudiendo
solventar publicaciones y otros modos de comunicación sobre los beneficios de la prevención
de accidentes de trabajo.
II. Desarrollo de actividades de capacitación, general y particular, sobre la temática de los
riesgos y prevención de los accidentes de trabajo.
III. Financiación de actividades y proyectos de investigación sobre riesgos derivados del
trabajo y su prevención, desarrollo de sistemas de información sobre las contingencias
producidas, fortalecimiento institucional de los organismos de control y supervisión del
sistema.
b) La ejecución de las actividades financiadas por los excedentes del Fondo de Garantía podrá
efectuarse en forma directa o mediante convenios que la SRT realice con instituciones
especializadas, nacionales o internacionales, públicas o privadas, especializadas en la materia y
con reconocida trayectoria.

184
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

c) Los excedentes no utilizados en el curso de un ejercicio podrán ser ejecutados en ejercicios


posteriores.

ARTICULO 12º. (Reglamentario del artículo 39º, apartados 4 y 5, de la Ley Nº 24.557):


Quienes cedan total o parcialmente a otros el establecimiento o explotación habilitado a su
nombre, o contraten o subcontraten, cualquiera sea el acto que le dé origen, actividades o
servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento,
dentro o fuera de su ámbito, deberán exigir a sus contratistas o subcontratistas el adecuado
cumplimiento del pago de las alícuotas a la Aseguradora correspondiente, o bien constancia
indubitable de la resolución que los habilita para autoasegurarse. En todos los casos serán
solidariamente responsables de la obligación de pago de las alícuotas a la Aseguradora,
pudiendo incluso retener de los pagos que deban hacerles por sus servicios las alícuotas
adeudadas de plazo vencido, depositándolas en la forma y condiciones que establezca la
SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO.
No se considerará tercero a los fines de las acciones previstas en los apartados 4 y 5 del
artículo que se reglamenta, al empresario principal que ceda total o parcialmente, o que
contrate o subcontrate, trabajos o servicios dentro o fuera del establecimiento habilitado a su
nombre.
La afiliación del contratista, subcontratista o cesionario a una Aseguradora autorizada a
funcionar, o su habilitación para acceder al régimen de autoseguro, exime al empresario
principal, contratante o cedente de toda responsabilidad por riesgos del trabajo frente al
personal ocupado por aquellos y a sus derechohabientes, con la sola excepción del supuesto
de dolo previsto en el artículo 1072 del Código Civil.
Idénticos principios regirán en los supuestos de ocupación de personal a través de empresas
de servicios eventuales habilitadas por la autoridad competente.
ARTICULO 13º. (Reglamentario del artículo 45º, inciso a):
En caso de producirse alguna de las contingencias previstas en la Ley Nº 24.557 en situación de
pluriempleo deberá ajustarse a lo siguiente:
a) Las prestaciones serán abonadas, otorgadas o contratadas por la Aseguradora del
empleador cuya actividad implique la presencia del agente de riesgo para el cual hubiera
estado trabajando al momento de producirse la contingencia.
b) Cuando por las circunstancias del accidente de trabajo o de la enfermedad profesional el
hecho fuera atribuible a más de un empleo, las prestaciones serán abonadas, otorgadas o
contratadas a favor del damnificado o sus derechohabientes, según el caso, por la Aseguradora
del empleador respecto al cual el damnificado haya devengado mayor remuneración sujeta a
cotización en el mes anterior a la primera manifestación invalidante.
c) La cuantía de las prestaciones dinerarias se determinará en relación a los ingresos base del
trabajador en las actividades que impliquen la presencia del agente de riesgo, o respecto de
los empleos para los cuales se hubiera encontrado trabajando en el momento de producirse el
accidente.

185
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

d) La obligada al pago podrá repetir de las restantes Aseguradoras los costos de las
prestaciones abonadas u otorgadas en la proporción en que cada una de ella sea responsable.

ARTICULO 14º. (Reglamentario del artículo 45º, inciso c)


a) En caso de sucesión de siniestros la Aseguradora responsable de la cobertura de la última
contingencia deberá abonar las prestaciones dinerarias correspondientes a la incapacidad
incrementar, salvo que se diera alguno de los supuestos que a continuación se detallan:
1. El trabajador se hubiera encontrado en situación de incapacidad de carácter definitivo y que
además, por la incapacidad integral correspondiera una prestación dineraria cuya modalidad
de pago difiera de la prestación dineraria correspondiente a la incapacidad previa a la
producción de la última contingencia en cuyo caso la Aseguradora abonará, otorgará o
contratará a su exclusivo cargo la prestación dineraria conforme la incapacidad integral del
damnificado o,
2. Que el trabajador se hubiera encontrado en situación de incapacidad provisoria, en cuyo
caso se evaluará la incapacidad integral y las Aseguradoras concurrirán proporcionalmente de
acuerdo a su responsabilidad.
b) Se entenderá por incapacidad incremental a la diferencia que surja entre el porcentaje de
incapacidad integral y el de la incapacidad previa a la producción de la última contingencia.
El porcentaje de incapacidad integral surgirá de sumar las incapacidades resultantes de cada
contingencia aplicando el criterio de capacidad restante, excepto que en la Tabla de Evaluación
de Incapacidades Laborales el porcentaje previsto para la pérdida derivada de todas las
contingencias fuera mayor, en cuyo caso se lo tomará como el porcentaje de incapacidad
integral.
c) Respecto de las prestaciones en especie, el otorgamiento de las mismas estará a cargo del
responsable en la última contingencia, salvo opción del trabajador en contrario respecto de la
atención de las incapacidades derivadas de contingencias anteriores.
d) Sin perjuicio de lo expuesto, a los fines del cómputo de la siniestralidad efectiva del
empleador de la última contingencia, se procederá a imputarle exclusivamente la incapacidad
incrementar.

ARTICULO 15º. Sustitúyese el apartado 5 del artículo 52 del Decreto Nº 334196 por el
siguiente texto:
“La prestación de pago mensual complementaria a que se refiere el apartado 2 del artículo que
se reglamenta adoptará diferentes modalidades según cual sea el régimen previsional al que
se encuentre afiliado el damnificado y la modalidad de retiro definitivo por invalidez.”
a) En los casos de afiliados al Régimen de Capitalización del SISTEMA INTEGRADO DE
JUBILACIONES Y PENSIONES (SIJP), la Aseguradora o el empleador autoasegurado, integrará el
capital al saldo de la cuenta de capitalización individual a que hace referencia el artículo 91º de
la Ley Nº 24.241. El beneficiario dispondrá de los montos de ambos capitales a efectos de
seleccionar la modalidad de cobro de las prestaciones.

186
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Si la modalidad elegida fuera Renta Vitalicia Previsional, la Administradora deberá transferir a


la Compañía de Seguros de Retiro el saldo de la cuenta de capitalización individual,
discriminando el mismo según provenga del S.I.J.P., o de la Ley Nº 24.557. La Compañía de
Seguros de Retiro deberá emitir una póliza en función del saldo acumulado a que hace
referencia el artículo 91º de la Ley Nº 24.241 y otra en base al saldo generado por el capital
integrado la Aseguradora o el empleador autoasegurado. La SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS
DE LA NACIÓN determinará las bases técnicas a aplicar para la determinación de la prestación
dineraria mensual.
Si la modalidad elegida fuera Retiro Programado, la Administradora determinará la prestación
provisional en función del saldo acumulado a que hace referencia el artículo 91º de la Ley Nº
24.241 y la prestación complementaria prevista en el artículo que se reglamenta en base al
saldo generado por el capital integrado por la Aseguradora o el empleador autoasegurado. La
SUPERINTENDENCIA DE ADMINISTRADORAS DE JUBILACIONES Y PENSIONES determinará las
bases técnicas a aplicar para la determinación de la prestación dineraria mensual.
El derecho a disponer libremente del saldo excedente a que aluden los artículos 101º y 102º
de la Ley Nº 24.241, sólo será aplicable respecto del saldo de la cuenta de capitalización
individual al que hace referencia el artículo 91º de la misma Ley, sin computar el capital
integrado por la Aseguradora o el empleador autoasegurado.
b) Ambas prestaciones se liquidarán simultáneamente y se abonarán mediante un único recibo
de haberes.
c) En los demás supuestos, la Aseguradora, o el empleador autoasegurado, integrará el capital
en una Compañía de Seguros de Retiro a elección del beneficiario, a los fines de la contratación
de una renta vitalicia. La SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS DE LA NACION podrá establecer
frecuencias de pagos diferentes de la mensual, a los efectos de reducir la incidencia de los
costos administrativos sobre el monto de la prestación.
ARTICULO 16º. Reemplázase el segundo párrafo del artículo 6º del Decreto Nº 334796 por el
siguiente texto:
“Declarado el carácter definitivo de la incapacidad, la prestación adicional será abonada
en forma coordinada con el haber de las prestaciones dinerarias establecidas en el
artículo 15ºde la Ley Nº 24.557 que se reglamenta. La SECRETARIA DE SEGURIDAD
SOCIAL del MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL dispondrá el
mecanismo de transferencia de los fondos desde la Aseguradora de Riesgos del
Trabajo o empleador autosegurado hacia las distintas entidades responsables del
pago.”
ARTICULO 17º. Incorpórase a continuación del primer párrafo del artículo 11º del
Decreto Nº 334/ 96, el siguiente párrafo:
“No obstante ello, las Aseguradoras deberán disponer los medios necesarios para el
otorgamiento de prestaciones de urgencia fuera de la REPUBLICA ARGENTINA, cuando el
accidente o enfermedad profesional ocurra fuera del país, en la medida en que el dependiente
se encuentre realizando tareas o servicios en virtud de un contrato de trabajo celebrado, o
relación laboral iniciada en la República, o de un traslado o comisión dispuestos por el
empleador, y siempre que dichas personas tuvieran domicilio real en el país al tiempo de
celebrarse el contrato, iniciarse la relación laboral o disponerse el traslado o comisión. El
empleador deberá comunicar a su Aseguradora la salida del país de sus dependientes.”

187
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 18º. Sustitúyese el artículo 9º del Decreto Nº 334/96 por el siguiente: “Artículo 9º.
(Reglamentario del artículo 232).
1. La cuota a que hace referencia el apartado 1 del artículo que se reglamenta será declarada e
ingresada durante el mes en que se brinden las prestaciones, con las mismas modalidades,
plazos y condiciones establecidos para el pago de los aportes y contribuciones con destino a la
Seguridad Social, en función de la nómina salarial del mes anterior. La D.G.I. establecerá los
mecanismos para la distribución de los fondos a las respectivas Aseguradoras.
Lo dispuesto en el párrafo precedente será de aplicación respecto de los empleadores no
obligados con el SISTEMA UNICO DE SEGURIDAD SOCIAL (S.U.S.S.). A tal efecto la DIRECCION
GENERAL IMPOSITIVA (D.G.I.) queda facultada para dictar las normas operativas que resulten
necesarias.
2. En los casos de inicio de actividad, o cuando por otras razones no exista nómina salarial en el
mes anterior al pago de la cuota, la cuota de afiliación se calculará en función de la nómina
salarial prevista para el mes en curso. En el supuesto previsto para el inicio de actividad, la
cuota será ingresada en forma directa a la Aseguradora correspondiente.
3. En los supuestos de organismos descentralizados o municipios correspondientes a
provincias incorporadas al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones, la DIRECCIÓN
GENERAL IMPOSITIVA percibirá la cuota aludida en el párrafo primero, declarada e ingresada
por los precisados contribuyentes, según el procedimiento y la modalidad que a tal efecto se
establezca. No serán de aplicación, para las cotizaciones previstas en esta Ley, las reducciones
en las contribuciones patronales.”

ARTICULO 19º. Sustitúyese el apartado 1 del artículo 17º del Decreto NL334/96 por el
siguiente:
“1, Las que hubiera debido pagar el empleador a una Aseguradora desde que estuviera
obligado a afiliarse. El valor de la cuota omitida, por el empleador que se encuentre fuera del
régimen de autoseguro, será equivalente al CIENTO CINCUENTA POR CIENTO (150%) del valor
de la cuota que acuerde con la correspondiente Aseguradora en el momento de su afiliación.
Por otro lado, en el caso que el empleador se autoasegure, el valor de la cuota omitida será el
que determine la SUPERINTENDENCºIA DE RIESGOS DEL TRABAJO en base a una categoría
equivalente de riesgo.”
ARTICULO 20º. La nueva forma de determinación del valor de la cuota omitida, conforme
dispone el apartado 1 del artículo 17º del Decreto Nº 334/96, sustituido por el presente
Decreto, será de aplicación a todas las cuotas omitidas no abonadas hasta la fecha de
publicación del presente decreto.

ARTICULO 21º. Deróganse el segundo y tercer párrafo del apartado 1 del artículo 19º del
Decreto Nº 334/96.

188
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

ARTICULO 22º. Sustitúyese el segundo párrafo del artículo 6º del Decreto Nº 717/96, por el
siguiente:
“El silencio de la Aseguradora se entenderá como aceptación de la pretensión transcurridos
DIEZ (10) días de recibida la denuncia. Dicho plazo se suspenderá en el supuesto del artículo
10º, apartado 1 inciso d) del presente Decreto y cuando existan circunstancias objetivas que
imposibiliten el conocimiento acabado de la pretensión. En este último caso, la suspensión no
podrá superar el término de VEINTE (20) días corridos y la Aseguradora deberá otorgar todas
las prestaciones asta tanto defina el rechazo de la recensión. La Aseguradora deberá notificar
fehacientemente la suspensión al trabajador y al empleador dentro del término de los DIEZ
(10) días de recibida la denuncia.”

ARTICULO 23º. Agrégase como quinto párrafo del artículo 61º del Decreto NIº 717/96, el
siguiente:
“El otorgamiento de las prestaciones previo al cumplimiento de los términos de aceptación o
rechazo de la pretensión nunca se entenderá como aceptación de la misma.”

ARTICULO 24º. Sustitúyese el artículo 11º del Decreto Nº 1.338/96 por el siguiente:
“ARTICULO 11º.
a) Los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo y las áreas de prevención de las
Aseguradoras de Riesgos del Trabajo deberán estar dirigidos por:
l. Graduados universitarios en carreras de grado, en institución universitaria, que posean
títulos con reconocimiento oficial y validez nacional otorgados por el MINISTERIO DE CULTURA
Y EDUCACIÓN, con competencia reconocida en Higiene y Seguridad en el Trabajo
II. Profesionales que a la fecha de vigencia del presente Decreto se encuentren inscriptos en el
Registro Nacional de Graduados Universitarios en Higiene y Seguridad, y habilitados, por
autoridad competente, para ejercer dicha función.
III. Técnicos en Higiene y Seguridad en el Trabajo, reconocidos por la Resolución M.T.S.S. Nº
313 de fecha 26 de abril de 1983.
IV. Profesionales que, hasta la fecha de vigencia de la presente norma, hayan iniciado y se
encuentren realizando un curso de posgrado en Higiene y Seguridad en el Trabajo de no
menos de CUATROCIENTAS (400) horas de duración, desarrollado en universidades estatales o
privadas, con reconocimiento del MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACION; una vez egresados
de dicho curso.
V. Graduados en carreras de posgrado con reconocimiento oficial otorgado en las condiciones
previstas en la Resolución Nº 1670 del 17 de diciembre de 1996, del MINISTERIO DE CULTURA
Y EDUCACION, o con acreditación de la COMISION NACIONAL DE EVALUACION Y
ACREDITACION UNIVERSITARIA (CONEAU), con orientación especial en Higiene y Seguridad en
el Trabajo.
b) Las Areas de Prevención de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo deberán estar
integradas por los graduados mencionados en los incisos del punto precedente, Técnicos

189
Instituto I.E.S. N° 9 Juana Azurduy

Superiores en Higiene y Seguridad, Técnicos en Higiene y Seguridad, y los profesionales


idóneos que, formando parte del plantel estable de las Aseguradoras, hayan sido debidamente
capacitados para ejercer tales funciones. En este último caso, el Director del Area de
Prevención será responsable del accionar profesional de los mismos.
c) Los empleadores que deban contar con Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo
podrán desarrollarlo por su cuenta, por servicios de terceros o cumplir con tal obligación
contratando este servicio con su Aseguradora. En este caso, la Aseguradora asumirá las
obligaciones y responsabilidades correspondientes al Servicio en cuestión.
d) La SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO se encuentra facultada para denunciar,
previo sumario, los incumplimientos de los Graduados o Técnicos, ante los colegios
profesionales correspondientes y los tribunales administrativos o judiciales competentes”.

ARTICULO 25º. Aclárase que a los efectos del artículo 159 de la Ley Nº 22.250, el aporte
obligatorio al Fondo de Desempleo, durante la incapacidad laboral temporaria establecida en
la Ley Nº 24.557, deberá efectuarlo el empleador sobre un valor equivalente al de las
prestaciones dinerarias establecidas, para dicho período, en la misma Ley.

ARTICULO 26º. Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y
archívese. MENEM — Jorge A. Rodríguez — José A. Caro Figueroa.

190