Sunteți pe pagina 1din 12

ESCUELA NACIONAL SUPERIOR DE FOLKLORE JOSÉ MARÍA ARGUEDAS

DIRECCIÓN ACADÉMICA
PROGRAMA ACADÉMICO DE EDUCACIÓN ARTÍSTICA
DEPARTAMENTO ACADÉMICO DE DANZA

PANDILLA PUNEÑA
Prof. Juan C. Retamozo H.

I. Introducción

Por los años 1900 a 1905, específicamente en la ciudad de Puno, se guardaban


celosamente las costumbres sociales propias de las tradiciones coloniales y aristocráticas,
las que claramente marcaban clases sociales sea por el apellido o por la fortuna; los
bailes propios de este tipo de sociedad eran los legados por esa época colonial y entre
otras estaba la aristocrática cuadrilla de lanceros que se bailaban en parejas. Una de las
características peculiares de la ciudad de Puno, es la formación de un amplio segmento
de la sociedad surgido del mestizaje, que se ha dado en llamar la "cholada". La pandilla o
huayño pandillero es la expresión cabal de la cultura chola-urbana de la ciudad de Puno, y
su gestación se da desde fines del siglo XIX. Se trata de una danza juvenil muy elegante,
alegre y romántica a la vez, en que la cholada con la clase alta puneña se confunden (al
menos temporalmente) durante las fiestas de carnaval.

La Pandilla Puneña es una de las más emblemáticas manifestaciones del


departamento de Puno, por la riqueza de su mensaje, vestido tradicional y danza mestiza
que engarza el sentimiento de la idiosincrasia puneña, adquieren una vistosidad muy
llamativa que ha determinado a que algunos de sus cultores la llamen el “Ballet Puneño”.
Según Enrique Cuentas Ormachea es "La más alta expresión coreográfica del folklore
mestizo Peruano”. Son los carnavales, época principal, donde el huayno pandillero luce y
emerge como un espiral de serpentinas trasmitiendo mensajes de amor, belleza y
romance. Esta manifestación es una de las más tradicionales del departamento de Puno.

II. Antecedentes

Definitivamente es una danza que data de la época prehispánica, pues la Qachua


en sus inicios era canto y danza de alegría, dentro de las modalidades festivas con temas
inundados de sol, abrumadas de buena cosecha; era el regocijo hecho música, poesía y
danza denominado también “Taki” que constituía un todo. La Qachua Inca constituía uno
de los géneros de mayor difusión; se caracteriza por ser colectiva vinculada íntimamente
al trabajo agropecuario de las zonas rurales y se ejecuta en espacios abiertos después de
cumplir con las faenas agrarias y ganaderas; en su forma coreográfica resalta el corro,
rueda o rondas, donde todos se tomaban de las manos.

III. Origen de la danza

La Pandilla es un baile cholo mestizo, porque es producto de la inspiración


emocional indígena con influencias de lo español; aunque en su ritmo nativo se asemeja a
las figuras de la clásica cuadrilla española o francesa, su inspiración como ya acabamos
de mencionar está también sin duda en la Qachua Inca; significando que jóvenes y
mujeres solían danzar en las noches de luna durante la primavera alrededor de las
sementeras (tierra sembrada) en base a rondas y en la que se suceden un sinnúmero de
mudanzas y figuras cuya significación correlaciona con el mensaje de la danza.
En esta expresión de distintas clases sociales y géneros que se fusionan en los
carnavales, la cholita invitaba al “señorito” a danzar como su pareja; éste aceptaba, pero
algo avergonzado (por los rígidos convencionalismos de la época), se bajaba el ala del
sombrero hacia delante y se cubría parcialmente el rostro con serpentinas para evitar ser
reconocido. Al respecto, Emilio Glivel Peñaranda dice que en vez de serpentinas, se
usaba la manila, al iniciarse la reunión en el estrado acordado, las cholas que no tenían
compromiso, daban la manila que llevaban consigo al varón que era de su agrado, si a
éste le era simpática la chola, recibía la manila con gentil deleite, haciéndola su pareja. En
la mayoría de los casos, el compromiso estaba concertado con anticipación, recibiendo
los varones la manila de su pareja. Al aprestarse a danzar, con asentimiento general, los
varones para no ser reconocidos, cubrían su rostro con la manila, usándola como
bufanda; el sombrero lo agachaban hasta las cejas, de tal modo que sólo se les veían los
ojos. En estas maneras rivalizaban posturas, obrando cada cual de acuerdo al
entusiasmo, transigiendo en lo posible para acondicionarse a la coreografía, muchas
veces guiados por el enfoque supino de la chola. Dice que esta costumbre masculina de
cubrirse el rostro duró hasta la década de 1960.

Las parejas así conformadas emprendían la elegante danza de la pandilla, que era
como ya habíamos mencionado, el resultado de la fusión del huayño con la cuadrilla
española y/o el minué francés (sobre todo en el aspecto de las coreografías). Este es un
aspecto dancístico único en todo el Collao. A esto posteriormente se añadieron aires
costeños llevados por los intelectuales puneños en forma de marinera. Es así que si bien
la pandilla surge en el ámbito del estrato cholo (“la cholada”), luego fue adoptada por los
estratos sociales más altos, atribuyéndose algunos de éstos, su autoría o su
consolidación al aunarla con la marinera.

Muy aparte, y con respecto al origen de la Pandilla Puneña misma que conocemos
actualmente, sus inicios datan del año de 1900, donde vivía un caballero muy entusiasta
llamado Manuel Montesinos Aguirre, quien tenía una pequeña propiedad cerca al Cerrito
de Huajsapata a la que el mismo invitaba a sus amigos y demás familias para pasar
momentos alegres en dicha propiedad con motivos del carnaval y a la que asistían en
especial muchos varones para bailar con las jóvenes que trabajaban en tal finca, las
cuales estas mismas para llamar la atención se vestían elegantemente con el conocido
traje de la cholita puneña.

Posteriormente en el año de 1907, cuando Don Manuel Montesinos Aguirre, quien


era a su vez un caballero muy respetable y estimado por las gentes de todas las clases
sociales, simpatizante a la vez de la tauromaquia y la música pues estas eran su pasión,
llevo a la Pandilla Puneña del campo a la ciudad, vistiendo a las damas distinguidas y
aristocráticas de la sociedad puneña con bellos trajes de cholitas con faldellines de seda y
terciopelo, auténticos mantones de manila, mas sombreros borsalinos y por ende a los
varones los vistió de gala y de mozos para hacerlos parejas de algunas damas escogidos
por él mismo. Es de esta manera que Don Manuel Montesinos Aguirre llamado también
“Don Manongo” (apelativo de forma cariñosa y con respeto), presto su casona que
quedaba en la calle Ayacucho, y que durante los días de carnaval y en sus salones se
hacían los ensayos reuniendo en su casa y a su costa, a hombres y mujeres jóvenes
auspiciando su diversión y divirtiendo al pueblo, al compas de bellas melodías pandilleras.
Dícese que este buen hombre oficiaba de mecenas de conjuntos musicales que tocaban
preferentemente huayños pandilleros. Es de esta manera que las damas de la sociedad
de aquel entonces salieron a las calles a bailar por primera vez esta Pandilla Puneña.
Formo su “Estudiantina Montesinos” conjuntamente con caballeros distinguidos y cultores
natos de la música y el arte; el mismo corrió con los gastos de la estudiantina y en aquel
año se instituyo la responsabilidad del grupo pandillero mediante el sistema ya conocido
como alferazgo (cargo de alferado). Tiempos después, los músicos de dicha agrupación
formaron y encabezaron sus propios grupos pandilleros. Don Manongo, murió un martes
de carnaval en 1919, cuando estaba preparando a su agrupación pandillera, y para que
esta misma tenga la exhibición más bella y hermosa de la historia. Es así de como se
inicia desde entonces formalmente con su propia estructura.

Con respecto al característico cojeo de la Pandilla se maneja una historia como la


de Enrique Cuentas Ormachea en su libro “Elogio de la pandilla”. Quien nos dice que
Manuel Montesinos organizó las primeras comparsas pandilleras a su costo, en 1911 ya
se fijaron lugares de reunión y las estudiantinas fueron mejorando. De esta época ya data
la primera pandilla de Montesinos y poco después las organizadas por los hermanos
Cuentas (Marcelino y Alejandro) y Juan José Zea. En las comparsas pandilleras de
mediados de la década de 1910 que eran promovidas e innovadas por Montesinos y los
Cuentas, surge la figura del recordado Agustín Ávila el popular "cojito", quien dirigía a los
bailarines haciendo de su bastón un elemento expresivo más, contribuyendo con ello a
crear las diversas figuras coreográficas que caracterizan al binomio dancístico hasta hoy.

La pandilla o huayño pandillero a fines del siglo XIX, y a partir de la década 1940
llegó a extenderse por todo el departamento de Puno. Debemos señalar que desde el 4
de febrero de 1972, se instaura la Asociación Departamental de Pandillas Puneñas, la que
dentro de sus objetivos busca preservar a la Pandilla Puneña en toda su originalidad.

IV. Etimología

Huayno o Huayño derivase del vocablo quechua huayñanaccuni o huayñuni que


significa bailar de dos en dos pareados de las manos o el que saca a bailar a su pareja
tanto Él como Ella. Lo que nos da la idea de su evolución en la Pandilla o Huayno
Pandillero.

Pandilla o agrupación es una palabra que identifica a los jóvenes integrantes de un


barrio, estas se agrupan con fines de interpretar sus danzas y canciones principalmente
en los carnavales. Así mismo para el investigador Enrique Cuentas Ormachea la
denominación Huayno Pandillero, es cualquier reunión de gente especial en la que se
forma con el objeto de contar sus cuitas y divertirse en el campo.

V. Mensaje

La filosofía de la idiosincrasia del hombre puneño, exterioriza en el canto y la


danza, un romance de profundo sentimentalismo enraizado en su fortaleza espiritual con
el que trasmite amor puro y eterno hacia su pareja, para la consolidación del núcleo de
una verdadera sociedad.

Se caracteriza por ser una danza social y de enamoramiento ya que es


probablemente la expresión genuina de la idiosincrasia puneña, siendo preferida por la
juventud, y que esta encierra valores tales como la primavera, la fertilidad y el escarceo
amoroso. La Pandilla Puneña expresa en forma colectiva y mediante sus parejas
pandilleras elegancia, alegría, garbo.
VI. Contexto Cultural

Ubicación geográfica

El departamento de Puno, geográficamente se encuentra ubicado al sureste del


país, a orillas del Lago Titicaca (el lago más alto del mundo, su altitud llega a los 3,824
msnm.). De clima seco y frío, comparte el lago con el vecino país de Bolivia, y que
culturalmente ambos lados del lago descienden de la cultura quechua – aymara. Cuyas
islas integrantes como Amantani, Taquile y Uros, constituyen un emporio para el turismo
nacional y extranjero. Su actividad económica principal es la ganadería, constituyéndose
como el departamento más ganadero de la región; también le dedica gran importancia a la
agricultura, la pesca lacustre y fluvial, además de la artesanía. Es por todo esto, que la
riqueza cultural de Puno; ha merecido la denominación de Capital del Folklore Peruano.

La Pandilla Puneña fue declarada el 3 de marzo del año 2006 como Patrimonio
Cultural de la Región Puno. La Resolución tiene carácter Regional, por lo que se
proseguirán con trámites necesarios para que esta expresión sea declarada Patrimonio
Cultural de la Nación.

Área de difusión

La Pandilla Puneña, está difundida por todo el departamento, y en cada provincia


el Huayno Pandillero adopta un estilo y donaire de acuerdo a la idiosincrasia de cada
lugar; a veces más lento, en otra más romántico, sentimental, galante, etc. José Portugal
Catacora en su libro Danzas y bailes el Altiplano, explica que los barrios de Orqopata,
Mañazo, Azoguini y El Calvario, son los más tradicionales en la práctica de esta expresión
popular, y que los escenarios emblemáticos del domingo de carnaval son Huajsapata,
Pampa del Muelle, Yuraq Orqo y Arco Deustua.

La Pandilla se ejecuta en Pascua de Resurrección de Semana Santa, y en las


fiestas de la Virgen de la Candelaria, se baila durante la fiesta del carnaval que en Puno
tiene lugar, justo cuando la naturaleza se viste de sus mejores galas, cuando los
chacrales florecen, las pampas se tapizan de trébol, grama y pajonal y los cerros se
cubren de las más variadas plantas silvestres. Este ambiente iluminado por un sol
maravilloso y rutilante que irradia todos los días, transfiere a los bailarines alegría
profunda y desbordante que en muchos casos se alimenta con floraciones románticas que
engendran amores intensos.

En las últimas décadas la Pandilla Puneña ha ido perdiendo terreno por dos
factores principales: los cambios socio-económicos que han habido en el departamento y
el auge de los trajes de luces como la morenada, la diablada, y además de danzas
foráneas de reciente creación como la saya y los tobas. Sin embargo, podemos destacar
que la Asociación de Instituciones Pandilleras de la ciudad de Juliaca organiza cada año,
la edición del Concurso de Marinera y Pandilla Puneña. Este evento competitivo se
evidencia también en Azángaro, Ayaviri, Huancané y otras provincias. Asimismo ha
traspasado los límites del departamento de Puno como en Arequipa, Cuzco, Moquegua,
Tacna y Lima, este ultimo alcanzo un rotundo triunfo en el año de 1930 con la “Lira Puno”
y el “Conjunto Masías”, estas manifestaciones fueron principalmente interpretados por sus
residentes y quienes se encuentran prendados de esta música, canto, poesía y danza,
que por su variedad coreográfica se hace casi todo el tiempo.
VII. Descripción de la danza

Se caracteriza por reunir un género de canciones, música y danza con pasos y


figuras singulares, que cuando cantan en las calles, las parejas van enlazadas o cogidas
del brazo y ejecutando una evolución del huayno, que actualmente se le denomina
Pandilla. Su paso característico de “el cojeadito” está inspirado al “bastonero” Agustín
Ávila, quien se dice que adolecía de una deformación del pié derecho, es así que la danza
se interpreta cojeando sobre ese mismo pié, y que para dirigir la comparsa levantaba su
bastón para los cambios de figura. Con el tiempo y como recuerdo, quién dirige la
comparsa también toma el nombre de “bastonero” y que constituye la primera pareja.

Cabe destacar que esta manifestación nace en el campo y luego por su dinámica
evolutiva llega a los salones de la época colonial, fortaleciendo el mestizaje de entonces.
Desde mediados del siglo XX, el binomio marinera-pandilla ejerció una especie de
"reinado" entre las danzas puneñas, esto explica que no compita con otras danzas en
concursos públicos. Solamente concursan entre sí, principalmente en los Carnavales.

Esta expresión cultural de alegría colectiva, también muestra la innumerable


riqueza musical del huayño pandillero, esta muestra se inicia desde el Viernes de
Carnaval hasta el Domingo de tentación, con la exhibición de Pandillas en el tradicional
Cerrito de Huajsapata, para luego proseguir por las calles y plazas de la ciudad; de otro
lado. La jornada del día domingo se inicia con un paseo matinal, luego se comparte el
almuerzo y en las tardes las estudiantinas comienzan a afinar sus instrumentos para dar
inicio a la fiesta, al son del huayño pandillero. Más o menos a las 5 ó 6 pm, las comparsas
espontáneas enfilan a la ciudad dirigiéndose a la Plaza de Armas, el Parque Pino, y las
calles Lima y Arequipa, principalmente. Así hasta la medianoche, en que la amalgama de
clases sociales se vuelve a desintegrar a sus barrios y a sus clubes, para seguir bailando
hasta la madrugada. Estos mismos grupos asisten a la exhibición de pandillas en el
coliseo cerrado de la ciudad de Puno, la misma que es organizada por la Asociación
Departamental de Pandillas Puneñas, lugar donde los diversos grupos que cultivan la
pandilla demuestran su sutil desplazamiento y al mismo tiempo brindan un espectáculo
para el público asistente, que aun se manifiesta habiéndose descansado el sábado.

Nuevamente las agrupaciones de pandillas salen a recorrer Puno el domingo de


cierre de carnaval, formando un pasacalle desde el parque el Pino, por la calle Lima hasta
la plaza de armas, para luego pasar los mismos a los conocidos Club Kuntur y Unión,
donde aparte de ser un lugar de descanso, muchas agrupaciones confraternizan y
también exhiben en sus pistas lo mejor de su arte.

Portugal Catacora acota que la marinera-pandilla es más lenta en la zona aymara,


mientras en la zona quechua es más acelerada. Al expandirse a todo el departamento,
adquiere peculiaridades locales poco perceptibles para el foráneo, pero evidentes para el
conocedor, tanto en el aspecto dancístico, como en el ritmo musical y en los trajes.

Cabe recordar que con el fin de preservar la autenticidad de esta expresión


cultural, esta exhibición no se convierte en una rivalidad, sino en una competencia sana
con el fin de preservar la originalidad y la esencia de la Pandilla Puneña. Previo al
concurso, y hace ya 12 años, se lleva a cabo en la misma ciudad de Puno y en el último
día de marzo, el Concurso de la Elección de la “Cholita Pandillera” en el Teatro Municipal.
Es necesario puntualizar que el Huayno pandillero, en todo el departamento de
Puno es diferente, y en cada provincia varía de acuerdo a la idiosincrasia de cada lugar,
lento, fuerte, sentimental, etc. La pandilla está organizada en no menos de treinta parejas
comandada por la primera pareja formada por el "bastonero" y su acompañante, que
dirigen el baile y orientan los cambios coreográficos. Durante su ejecución de la danza
varias coreografías y mudanzas se dejan ver, siendo los principales elementos los
mantones y los pañuelos.

Esta danza sin duda, es una de las reinas que arrancan miradas y suspiros de los
participantes, en el campo, que es su principal escenario, asemeja a un jardín tropical; por
las calles de la ciudad parece una procesión de luces de bengala; y, en las plazas
adquiere la forma de un ramillete de flores en imponderable movimiento. La Pandilla es,
como dijo algún poeta, "un clavel arrancado de un jardín de Sevilla y trasplantado al
corazón americano".

VIII. Estructura coreográfica

Aparte de la característica fusión social y musical, La Pandilla Puneña lleva el sello


inconfundible de sus elaboradas coreografías con la elegancia que las caracterizan. Estas
dependen en buena medida de la capacidad de liderazgo del “Bastonero”. Es tradicional
que las comparsas representativas de los barrios, cada año en la época carnavalera,
agreguen nuevas figuras sumando el repertorio de las ya tradicionales.

La pandilla tiene la siguiente estructura coreográfica:

1. Paseo.
2. Pandilla o Huayno.
3. Remate.

Pero antes es menester que desde el inicio y para el cambio de las figuras
sucesivas, existen dos tipos de voces estentóreas y anunciadas únicamente por el
bastonero para los cambios y/o mudanzas como son:

a) Voz preventiva, que anuncia el nombre de la mudanza o figura por ejemplo: “Al
pasito” cuando se trata de la inversa o sentido contrario se anunciará “Con su
deshechita”. También se atribuyen diversas palabras preventivas como: “Cholitas
al centro, cholos afuera” “Esos mantoncitos” “Bien apretaditos” “Esa estrellita”, Etc.

b) Voz ejecutiva, que da el pase a la ejecución de la misma, como es: “Ahora” o


“Aura”.

Hay que aclarar que antes de dar inicio a las figuras y mudanzas de la Pandilla
(pero luego del “Paseo”), el “bastonero” da la voz ejecutiva, pues es el momento en que
marca el inicio de todo el esplendor de la danza. En un ensayo sobre la Pandilla Puneña
escrito en 1953, remarcaba la circunstancia de que el “bastonero” era el elemento clave
para el desenvolvimiento de las figuras en forma armónica y disciplinada, anotación que
sigue vigente, pues de otra manera no se podría alcanzar la admirable sincronización en
sus cambios y mudanzas. Además, el recuerdo de Agustín Ávila (el popular “cojito”)
denominado el “Guía” o “bastonero”. Ah hecho que durante el desarrollo de la danza,
también hay una figura en la que se menciona: "Con su cojeadita", y que recuerda
claramente el defecto de este personaje.
Dentro de la estructura coreográfica intervienen diversas figuras, se dice que
existen más de 80 figuras y que hoy constituyen la rica y variada coreografía de esta
danza, cuya descripción sobrepasaría los límites de este trabajo; Estas mudanzas y
movimientos característicos de la Pandilla se denominan de la siguiente manera:

1. PASEO: Los varones llevan del brazo derecho enlazando en el izquierdo de la


cholita, flameando los pañuelos al costado adelante y hacia atrás, sin dejar de mirar a
la pareja, aprestándose para iniciar la danza.

2. PANDILLA O HUAYNO: Secuencia de diversas figuras como por ejemplo:

 Vuelta a la derecha e izquierda: Ambos reclinados rotan a ese lado tomando el


pañuelo en esa dirección, como quien la guía a la cholita. Y para continuar al otro
lado se anunciará “Con su deshechita”.
 Ronda: Todos se tomarán de las manos formando la rueda en parejas mixtas
interdependientes y girarán en ambos sentidos.
 Adornando sus parejitas: Para tal efecto cada pareja se independizarán de la
ronda y seguirán esa misma trayectoria; a la voz preventiva indicará el bastonero
“con sus parejitas” el cholito tomará las manos derecha e izquierda
respectivamente por delante de la pareja; haciendo giros laterales, y a la voz
ejecutiva levantará ambos brazos por encima de las cabezas haciéndola girar en
torno a él para terminar a la posesión inicial; para la voz ejecutiva (deshechita), los
hará de la misma forma pero la rotación lo hará hacia la espalda de él.
 Íntimos: Formarán la misma ronda enlazados entre los codos cerrando las manos
hacia el diafragma.
 Acariciando su parejita: Los cholitos tomarán a la cholita los manos derecha e
izquierda, cuando se escuche la voz ejecutiva levantarán el brazo derecho sobre el
hombro de la cholita para contornearla y luego pasarla al lado izquierda y así
sucesivamente hasta el cambio.
 Rondas de cholitas y cholitos: Todos repetirán la ronda general tomándose de
las manos luego, las cholitas se soltarán y formarán una ronda en el centro, para
girar en ambos sentidos, y los cholitos formando la ronda externa también girarán
en sentidos contrarios.
 Rondas entrelazadas: La ronda de la cholitas avanzan hacia el centro levantando
los brazos juntos formando una pileta y luego retroceden levantando los brazos en
arco para enlazar por encima y abrazando a sus parejitas.
 Túnel o pasacalle: La parejas pueden estar en la misma forma (rueda) o se
podrán ubicar en columnas, de tal manera que la primera pareja después de dar
una vuelta entre sí, pasará por debajo de las parejas que estarán levantando los
brazos formando la callecita; hasta que pase toda la comparsa.
 Remolino de cholitas: Para ello las parejas se agruparán número de seis, los
cholitos abrazarán del hombro a las cholitas con la derecha y unirán sus manos
izquierdas al centro, formando una rueda, donde las cholitas girarán en forma
alterna dando una vuelta hacia la derecha (atrás) levantando el pañuelo, para
ocupar el lugar de la otra pareja posterior; a la voz de “ahora” Y así en forma
secuencial las seis parejas.
 Remolino de cholitos: Se sigue la misma que la anterior pero al revés las cholitas
al centro y los varones hacia fuera.
 Estrella de mantones: Todos forman un círculo con las damas en el centro, para
que ambas parejas sostengan dos mantones a la vez de manera triangular.
 Divorcio: Cada fila avanza en manera de trencito hacia lados contrarios hasta
encontrarse nuevamente en la parte inferior.
 Cadeneta: Todos cogidos de la mano al compas de la melodía para trasladarse de
un lugar a otro y en conjunto.
 Serpentina: Igual que en el anterior, todos cogidos de la mano pero el avance se
vuelve como hondas u olas y en diferentes direcciones.

3. REMATE: Momento más dinámico del Huayno que da anuncio del final de la Danza.

La pandilla a su vez, se ha caracterizado por contar con tres personajes:

1. El bastonero: Personaje principal que dirige la comparsa haciendo ejecutar las


figuras con dos voces: una preventiva y la otra ejecutiva; y que va delante o a un
costado del grupo, llevando un bastón como símbolo de autoridad.
2. Las cholitas: Quien representa al sector femenino de la ciudad de Puno.
3. Los cholitos: Parejas de las cholitas.

Entre las agrupaciones de Pandillas más populares y conocidas tenemos:

 Asociación Círculo Unión Puno, inicialmente Los Pampeños (1905) y como Circulo
de Unión Puno en 1932.
 Conjunto Pandillero Lira Puno (Fundada en el año de 1926) desde 1925 como
grupo musical y en 1926 como Grupo Pandillero.
 Centro Musical y de Danzas Theodoro Valcárcel, fundada el 8 de octubre de 1955.
 Centro de Arte Vernacular Los Íntimos de Puno, que ve flameando orgullosa su
bandera lila desde 1987.
 Agrupación Puno de Arte Folklore y Teatro Apafit, fundada el 31 de Diciembre de
1989.
 Pandilla María Auxiliadora de Puno, fundada el 31 de diciembre de 1989.
 Asociación de Arte Pandilla Sillustani, fundada en 1997.
 Centro de Expresión Artística Puno Mío, fundada el 25 de Enero del 2002.
 Pandilla Divino Maestro, fundada el 27 de setiembre del 2005. (Dicho sea de paso
que esta Pandilla está conformada por niños y niñas cuyas edades oscilan entre
los 4 y 12 años, y que a su corta edad, nada tiene que envidiar al ejecutar la
Marinera y Pandilla respecto de las Agrupaciones antes mencionadas.
 Institución Pandillera Titicaca, fundada en el 2006.
 Pandilla Brisas del Titicaca, fundada en el 2006.
 Pandilla de la Policía Nacional, fundada en el 2006.
 Institución Pandillera Qotamarca.
 Asociación Cultural Pucara, fundada en 2009.
 Institución Pandillera Salesiana.
 Conjunto Pandillero David Frisancho Pineda fundada en 2009.
 Institución Pandillera Pucará.
 Institución Pandillera Brisas del Lago
 Centro Cultural Huáscar, fundada en el 2010.
 Centro Cultural Artístico Luis Duncker Lavalle.
 Conjunto Virgen de Alta Gracia.
 Centro Cultural y Agrupación de Música y Danza Castor Vera Solano.
 Agrupación Cultural Rosendo Huirse.
 Conjunto Lira Juliaca.
 Agrupación Las Mercedes.
 Conjunto Mensajeros del Altiplano.
 Conjunto José Domingo Choquehuanca.

IX. Vestimenta

La vestimenta es una mezcla de elementos indígenas, europeos y asiático.


Aunque en el año de 1917 la organización de Pandillas perfecciono su estilo y difusión, la
vestimenta aun se seguía manifestándose con el común y de uso cotidiano, pero fue a
partir de 1919 que el traje evoluciona a la elegancia; y la algarabía de participar en la
pandilla puneña ahora depende mucho de los integrantes y de la estudiantina que los
acompañan. Los integrantes se caracterizan actualmente por vestir elegantemente como:

Cholitas:

 Sombrero de fieltro al que llaman tongo u hongo, elaborado en paño tipo borsalino
de copa baja, de color negro, castaño, marrón o plomo, adornado con un cintillo
alrededor de la parte inferior de la copa, con los terminales de pompones
colgantes o borla ladeada hacia la izquierda que simboliza la soltería. Se dice que
esta prenda fue traída por comerciantes ingleses a mediados del siglo XIX.

 Blusa de manga larga confeccionada de seda, lino, tafetán, sarga y hasta brocado,
los colores que predominan son de tono claro, generalmente blanco perla, verde
agua, lila, celeste, rosado o rosa te, de cuello redondo bordeado de encajes, la
pretina se proyecta en un faldellín con vuelo y delicadamente adornado con
encajes o blondas, al igual que las mangas, en los puños y a lo largo del pecho.
Todavía se pueden encontrar las blusas llamadas “de canastilla”, bordadas a
mano, con puños recogidos y cuello con blondas a los bordes.

 Mantón de Manila de colores pasteles (celeste, rosado, salmón, melón, verde


claro, etc.) a la usanza de las manilas filipinas y que protege del frio a la danzante,
confeccionada de seda o brocado, va bordado con una policromía exquisita, donde
generalmente son flores, acabados con macramé donde cuelgan de todo el borde
flecos de color contraste o relativo al de fondo, va sujetado con un prendedor de
oro o plata engarzado de pedrería; se cubren el pecho y espalda, dejando libre el
lado derecho a la altura del hombro para los movimientos del brazo y el manejo del
pañuelo. Últimamente se ven mantones íntimamente hechos a crochet.

 Pollera amplia pero relativamente corta (llega hasta las rodillas o ligeramente más
arriba). Confeccionada en finísimas telas como chifón de seda, felpa, gros o
astracán, terciopelo o pana labrada. Lleva tres pliegues en la mitad de su altura,
esta prenda vino del occidente vía España denominada “cuna de infante” o
“pollera” en alusión a la protección de la gallina a sus polluelos; donde el antiguo
peruano supo darle un estilo especial en cada lugar, es de vuelo amplio y recogido
en la pretina mostrando un artístico plisado o presillado el que le da forma
campana a la pollera. Una pollera antigua es la llamada “milrayas”, toda listada de
diferentes colores y de seda natural.
 Enaguas confeccionadas de color blanco de satén o acorde al color de la pollera,
en vuelo decreciente llamados “centros”, ricamente adornadas con delicados
encajes. No solo contribuyen a dar volumen a la pollera o faldón exterior, sino
también son señal de recato y pureza, al mismo tiempo que abrigan el cuerpo, en
número de tres a más que al ser almidonadas, éstas levantan la pollera dándole
forma cuya silueta semeja una campana.

 Botines de tacón o botas de media caña y taco aperillado numero 5 de cuero color
blanco perla, beige claro, manteca, oro o blanco puro, tipo media caña alta que
debe llegar al nacimiento de la pantorrilla, cubriendo parte de la pierna con medias
del tipo nylon color piel.

 Pañuelo blanco de seda o de raso.

Complementa el atuendo el cabello largo dispuesto en dos trenzas


espléndidamente adornadas con kupala, pichica o simpana (en quechua) y qanasiña o
qanachaña (en aymara), también un hermoso prendedor sujetando el mantón en el pecho
o el hombro de la danzante con un elegante aderezo de joyas como caravanas (aretes),
sortijas, collares, etc. y que antiguamente eran de oro, perlas y rubíes. La acompañante
del bastonero lleva este mismo atuendo.

Cholitos:

 Sombrero borsalino o de paño color negro, muy semejante al madrileño, luce un


cintillo alrededor de la copa en su parte interior, se colocan con el ala caída o
gacha, como quien protege su identidad.

 Mantón de Manila con las mismas características que el de las cholitas, a manera
de chal pero de dimensión menor, y va puesto alrededor del cuello tipo chalina.

 Camisa blanca de popelina.

 Terno pulcro de casimir o paño de color blanco u oscuro, con corbata (en la
actualidad se usa saco negro y pantalón blanco).

 Zapatos de piel de becerro color negro con pasador.

 Pañuelo color blanco.

La vestimenta del “Cholo” fue una adaptación del uniforme que usaban los socios
del Club de Regatas de Puno, cuando intervenían en tales competencias deportivas. El
Bastonero lleva el mismo atuendo de los Cholitos, quien porta además un bastón en la
mano derecha para dirigir los cambios y mudanzas. General y frecuentemente ambas
parejas llevan enrollada generosa serpentina alrededor del cuello.

El atuendo descrito y la importancia que se le atribuye con más fuerza a la Dama


se explican por el origen mismo de la Pandilla Puneña, y que en sus comienzos se
bailaba por “Cholitas” con varones en busca del amor furtivo, por lo que estos se
embozaban el rostro con el mantón que les daba su pareja.
X. Acompañamiento musical

La alegría y elegancia de la Pandilla Puneña, depende mucho del buen


acompañamiento y la calidad interpretativa de la estudiantina, por supuesto también de
una buena selección de huayños pandilleros. La estudiantina es el grupo que anima a las
pandillas con la música, y que se conforma primeramente con instrumentos de cuerda
como la guitarra, guitarrones, mandolinas y bandurrias que son la base principal de este
grupo musical, posteriormente se unen el charango o chillador, el contrabajo y los violines,
enriquecidos con el sonido característico de los acordeones, desde 1950, los instrumentos
viento como la trompeta con sordina, el saxofón y el trombón integran a estas
estudiantinas para darles mayor fuerza auditiva a la gran cantidad de parejas que danzan.
Recientemente se ha visto integrar en algunas estudiantinas los bajos electrónicos,
también se suele interpretar con un "Diasvan" (batería), Pampapiano, Clarinete, Quenas,
Pistones, Pinquillos y Zampoñas, aunque en 1920 ya habían sido desterrados estos
instrumentos de viento en las estudiantinas porque no daban una melodía adecuada.

El huayno Pandillero tiene un “Introito” y un final o remate que marcan el principio y


el final de la misma. Esta comienza con una parte de la estructura coreográfica ya descrita
anteriormente y denominada “el paseo” y que coincide con el “Introito”. Las diferentes
agrupaciones pandilleras tienen sus propias melodías que los identifican a los mismos y
que en algunos casos dichas melodías llegan a ser totalmente emblemáticas para sus
grupos. El conjunto a veces es acompañado por la voz de una dama o un varón que canta
los melodiosos huaynos puneños. Los huayños pandilleros ya eran famosos en los
carnavales antes de 1880. A inicios del Siglo XX surgen las Estudiantinas, que componían
e interpretaban marineras y huayños. Existe una a más estudiantinas en cada provincia, y
distrito, cada una de ellas cultiva su estilo, tanto los de la zona aymara como los de la
zona quechua. En su mayor apogeo, cada pequeña comunidad tenía estudiantinas o
centros musicales como en Juliaca, Azángaro, Ayaviri, Huancané, Moho e Ilave que
realzaron en su mejor expresión el huayño pandillero, siendo las que más han destacado:

 Lira Puno (de Pilar Díaz)


 Luis Dunker Lavalle.
 Theodoro Valcárcel.
 Conjunto Obrero Masías (de Víctor Masías).
 Los Íntimos de Puno.
 Centro Unión Puno.
 Centro Unión Juliaca.
 Centro Musical Puno.
 Estudiantina Puno.
 Conjunto Orquestal Puno
 Tuna Universitaria, entre otras.

En las primeras generaciones de maestros de la música están Rosendo Huirse,


Manuel Montesinos, Néstor Molina, Moisés Yuchund, Víctor Echave, Theodoro Valcárcel.
Posteriormente fueron relevados por maestros como Edgar Valcárcel, Castor Vera
Solano, Jorge Huirse, Virgilio Palacios, Carlos Rubina Burgos, Andrés Dávila, Mariano
Béjar, Alberto Rivarola, Zacarías Puntaca, Víctor Masías, Pompeyo Aragón, Felipe
Sánchez y otros exponentes, encumbrando al departamento de Puno como uno de los
mejores tributantes de música andina peruana en la segunda mitad del siglo XX.
Recordemos que Don Manuel Montesinos, músico nato, escribió música y letra
que incluía en el repertorio de la Pandilla Puneña, de esto se puede dar fe como al Dr.
Encinas que hace una reseña en sus libros acerca de la trayectoria de Don Manuel
Montesinos, además “Corpuno” (Colegio Odontológico del Perú Región Puno) hizo un
homenaje a varios artistas que cultivaron el arte y en ese entonces músicos compositores
declamadores. En un manuscrito publico música y letra de compositores de esa época,
incluyendo a Don Manuel Montesinos Aguirre. El centro musical y de danzas Theodoro
Valcárcel incluye también temas de música y letra de don Manuel Montesinos Aguirre.

XI. Bibliografía y web grafía sugerida.

BARRIONUEVO, Alfonsina “Los Dioses de la Lluvia” Editorial Universo.

CUENTAS ORMACHEA, Enrique A. “Presencia de Puno en la Cultura Popular”,


Empresa editora nueva facultad, 1995.

CUENTAS ORMACHEA, Enrique A. “La Pandilla Puneña” Lima, Edit. Asoc. Cult.
Brisas del Titicaca; 1997.

DIRECCION REGIONAL DE INDUSTRIA Y TURISMO – PUNO


“Guía turística del departamento de Puno”,
Consejo transitorio de administración regional
– Puno, Gerencia regional de promoción e
inversiones.

LIRA LOPEZ, Ivo Manuel / VALDERRAMA ZEA, Marco Antonio / VASQUEZ CUENTAS,
Guillermo “Virgen de la Candelaria,
Antología de ensayos sobre la festividad”,
Puneñidad Editores, 2002.

PATRON MANRIQUE, José “Trajes Típicos de Puno” - Edit. Asoc. Cult.


Brisas del Titicaca, 1999.

PANIAGUA LOZA, Félix “Glosas de Danzas del Altiplano Peruano”


Federación Folklórica Departamental de Puno.

PANIAGUA NUÑES, José “La Ternura del Creyente”, Editorial


Altiplano, 1996.

PORTUGAL CATACORA, José “Danzas y Bailes del Altiplano” Editorial


Universo 1981.

YUPANQUI AZA, Tomas Enrique “Religión y Fiesta de la Virgen de la


Candelaria”, Librería e impresiones San José.

ZAFERSON ARANZAENS, Olga “El Hilo Conductor” Tradición y Moda en el


Perú, Ediciones del Hipocampo, 2013

Separata de la Pandilla Puneña producido por el Profesor Julio Vallenas Fournier mas
notas y entrevistas personales.