Sunteți pe pagina 1din 6

TORNILLO DE BANCO

Historias del tornillo de banco

Se pierde en el origen de los tiempos quién tuvo la idea de sujetar objetos de manera firme,
para que no se moviesen al serrar, limar o taladrar. Desde luego, sorprende que después de
siglos, en la era de la informática, el tornillo de banco como herramienta meramente
mecánica conserva su gran valor y resulta imprescindible en todo taller aún repleto de
dispositivos electrónicos.
Un paso decisivo en el desarrollo de esta herramienta de sujeción hasta llegar a su diseño
perfeccionado actual fué la sustitución de la técnica de apriete mediante cuña y martillo por
la de rosca y palanca, inventada en la edad media. La desventaja de este sistema es que el
movimiento de la mordaza móvil respecto a la fija era radial, de manera que los objetos
amarrados se descentraban. Finalmente, la invención alrededor del año 1750 del tornillo de
banco paralelo, en el cual la mordaza móvil se colocaba en un tren de deslizamiento
horizontal, abrió el camino a un uso práctico óptimo.

En 1830, se fabricó en Inglaterra el primer tornillo de banco de hierro fundido. Como es


sabido, el hierro fundido permite fabricar objetos de cualquier forma. Sin embargo, este
procedimiento tiene el inconveniente que en el interior de la pieza fundida se pueden
producir poros, lo cual tiene como consecuencia una estructura quebradiza de una
resistencia insuficiente que puede llevar a la rotura en casos de cargas fuertes. Debido a
esto, hoy en dia toda pieza de seguridad, p. ej. en la fabricación de automóviles, y también
tornillos de banco irrompibles de alta calidad, se fabrican por el procedimiento de forja,
consiguiendo así una estructura homogenea del acero. Desde que existen martillos de caida
con grandes pesos de maza y se utilizan estampas con tolerancias de medida estrechas, se
ha solucionado el problema de conseguir piezas forjadas de dimensiones exactas.
El nacimiento del tornillo de banco HEUER

Cuando el inventor Josef Heuer, originario de Iserlohn, desarrolló en 1925 un nuevo diseño
de tornillo de banco forjado con la revolucionaria guia prismática doble, la empresa
Brockhaus en Plettenberg ya era una de las mayores forjas de Alemania. Con visión de
futuro, Brockhaus se dió cuenta de la importancia del invento y adquirió en 1927 la patente,
comenzando la fabricación de este tornillo. Aquello fué la hora del nacimiento del tornillo
de banco HEUER, hoy en dia conocido y probado en todo el mundo.

La crónica informaba que "en el mismo año y con gran esfuerzo, se pudo exponer el nuevo
tornillo de banco en la feria de otoño de Leipzig, obteniendo de inmediato pedidos dignos
de mención". No era de extrañar, puesto que el tornillo forjado HEUER-PRIMUS hacia
honor a su nombre como el mejor de su clase. Los técnicos de Brockhaus no se durmieron
en los laureles. Basándose en experiencias prácticas, diseñaron además del HEUER-
PRIMUS, cuya mordaza móvil se abría hacia atrás, un nuevo modelo que se abría hacia
adelante, es decir hacia el operario. Esto hacia posible la sujeción de objetos grandes en
sentido vertical, o sea delante del banco de trabajo. Adecuadamente, se denominó este
modelo HEUER FRONT. Hasta los años 30 del siglo pasado, se introdujeron otras mejoras
en el funcionamiento y se amplió la versatilidad del HEUER FRONT. En este contexto, la
aplicación de la rosca trapezoidal de dos pasos para un cierre fuerte, preciso y rápido y la
incorporación de las garras para tubos dieron al tornillo posibilidades de uso adicionales.
Los tornillos de banco especiales para tubos quedaron practicamente obsoletos.
El camino hacia la herramienta perfecta

Después de la segunda guerra mundial, Brockhaus HEUER reinició la producción con


renovada energía. En la fase de la reconstrucción de Alemania, los tornillos de banco tenian
más demanda que nunca. Con el marchamo de "Made in Germany" para productos técnicos
alemanes, se volvió a tener éxito en mercados de exportación en todo el mundo. A
propósito de lo de "Made in Germany": Desde hace más de 80 años, los tornillos de banco
HEUER se fabrican exclusiva y enteramente en Alemania. Métodos de fabricación
innovadores, especialmente en la tecnología de forja y soldadura, no dejaron descansar al
inventor Josef Heuer, hasta diseñar un nuevo modelo, para el cual obtuvo en 1948 otra
nueva patente de invención. El actual modelo de tornillo HEUER se basa en dicha patente.

Paralelamente a la mejora de los métodos de fabricación, los técnicos de Brockhaus seguían


trabajando en mejoras de diseño, fiel al principio de que pequeñas causas producen grandes
efectos. Mediante el uso de arandela de presión, muelle y arandela de seguridad se mejoró
el cojinete del husillo de manera que se eliminó el paso en vacío.

Actualmente, el tornillo de banco HEUER tiene una guia céntricamente ajustable, garras
para tubos incorporadas en serie, un cojinete de husillo encapsulado y una amplia
profundidad de amarre gracias a su diseño delgado.

Modos de fijación
Por su modo de fijación los tornillos de banco pueden ser fijos, giratorios o en multiángulo.
Fijos. Son aquellos en los que no se varían los ángulos de cierre de las mordazas.
Giratorios. Poseen un mecanismo en el cual el cuerpo del tornillo puede girar en sentido
horizontal con respecto a su mecanismo de anclaje.
Multiángulo. Poseen un mecanismo para fijarlo en diversos ángulos con respecto al eje
vertical.
Tipos de tornillo de banco
Por el uso a que están destinados los tornillos de banco pueden ser para uso mecánico, de
máquinas herramientas, de carpintero o de tenaza.
De uso mecánico. Son los tornillos de banco que se utilizan en todo tipo de trabajo
mecánico manual.
De máquinas herramientas. Variante de tornillo de banco que se utiliza para fijar en las
máquinas herramientas las piezas que han de ser maquinadas.
De carpintero. Tipo de tornillo de banco que emplean los carpinteros para fijar piezas de
madera durante el trabajo, cuyas muelas pueden ser de metal o de madera.
De tenaza. Son tornillos pequeños con dos muelas que tienen un punto de giro común en
forma de tijera o tenaza. Por lo regular no se fijan a un banco de trabajo, sino que son
usados manualmente.
Componentes

Principales componentes de un tornillo de banco:


Mordaza fija. Forma parte del cuerpo del tornillo de banco y no se desplaza durante el
proceso de fijación de la pieza. Posee un orificio roscado que sirve de tuerca por donde gira
el tornillo, y dos salientes paralelos (guía o corredera) que sirven de sostén y vía por donde
se desplaza la mordaza móvil.
Mordaza móvil. Pieza que se desliza horizontalmente accionada por el tornillo y sirve para
aplicar la fuerza que sostiene la pieza.
Segmentos de apoyo. Piezas de acero que se colocan en el borde de las muelas de las
mordazas, fijadas por tornillos, y que son las que oprimen las piezas. Sus características
fundamentales es que son reemplazables en el caso de que se dañen, lo cual sería un
problema en el caso de que las mordazas tocaran directamente las piezas. Cuando las piezas
a sujetar son delicadas o frágiles los segmentos de apoyo pueden ser de material más
blando como plomo, madera, cuero, plástico, etc.
Tornillo. Pieza, normalmente de roca cuadrada, que gira en la tuerca existente en la
mordaza fija, y en cuyo extremo anterior está la palanca y su extremo final tiene una forma
que le permite girar dentro de un orificio en la mordaza móvil reteniendo a esta sin
separarse.
Palanca. Pequeña barra de hierro que se coloca en el extremo anterior del tornillo y permite
hacer girar éste.
Fijación. Consiste en el medio para fijar el tornillo al banco de trabajo, y que puede ser un
tornillo auxiliar accionado por palanca o también disponer en su mordaza fija de orificios
para la sujeción con tornillos y tuercas.
Plato o mesa. Superficie horizontal plana que puede formar parte de la mordaza móvil o de
la mordaza fija y que sirve para martillar las piezas sobre ella.

Normas de uso:
 La apertura y cierre se realiza al roscar un tornillo, acoplado a la parte móvil, en una
tuerca alojada en el interior de la mandíbula fija. Las mandíbulas deben estar
siempre límpias, libres de limaduras o virutas.

Normas de seguridad:
 No dejar apretadas las mandíbulas después de terminar el trabajo ni golpear la pala
 Cuando el material que se pretende sujetar es blando, se colocan unos protectores en
las mandíbulas del tornillo de banco para evitar marcas o deterioros.
 Al sujetar piezas o materiales frágiles, no apretar demasiado el tornillo de banco, ya
que podrían deformarse o romperse.
 Al terminar el trabajo dejar el tornillo de banco cerrado, pero sin llegar a tocarse las
mandíbulas del mismo.
 Cuando se limpia soplando, no dirigir el aire hacia donde halla personas, ni respirar
el polvo resultante.
 Al usar el tornillo de banco indicar al profesor/a los desperfectos que observes en su
funcionamiento.
 No desenroscar nunca el tornillo hasta el final, ya que puede caerse y producir un
accidente.
 No abandonar el puesto de trabajo dejando el tornillo de banco abierto
excesivamente.
 El tornillo de banco, siempre, debe encontrarse sujeto firmemente a un banco o
mesa.
 Tras su utilización ordenar y limpiar el lugar, tirando los deshechos a la papelera.
 No utilizar el tornillo de banco sin antes haber comprobado su correcto estado.
 Al terminar devolver las herramientas que hallas utilizado a su sitio (armario).
 Situarse cerca del tornillo de banco sólo la persona que está utilizándolo.
 No dar golpes sobre las mandíbulas del tornillo de banco. Se deterioran.
 No distraer a la persona que está utilizando el tornillo de banco.
 Si no sabes usarlo, no lo toques ni lo uses, solicita información.
 Si hay charcos de líquido junto al tornillo de banco no lo uses.
 Sujetar firmemente la pieza que se va a mecanizar.