Sunteți pe pagina 1din 8

Universidad abierta para adultos

(UAPA)

Nombres y apellidos

Donata del Carmen Acevedo

Matrícula

16-5477

Asignatura

Educación para la paz

Facilitador

Carmen Nazaret Rodríguez López

Fecha
Santiago 14/3/2020
Introducción

En esta unidad podemos ver que la educación para la Paz se ha ido


convirtiendo en uno de los nuevos retos de la educación. Aunque los ritmos de
su implantación e integración en los centros escolares puedan ser todavía muy
desiguales, es preciso extender la convicción de que la Educación para la Paz
es una necesidad, no un lujo superfluo o una moda coyuntural y que mejor que
haciendo este trabajo de sensibilización a través de personas que son a su vez
agentes sociales y que pueden transmitir estos valores al resto de la población.

Para entender estos termino de Educacion y Paz, al que suplantarse en el


proceso de enseñanza aprendizaje de la preparación profesional de hoy en
día, lo que significaría vivir tranquilo en armonía sin hacerle daño a nadie y
tener una vida sin sosiego.
I-Presente un informe con los siguientes tópicos:
a) Una definición propia de educación para la Paz

Cuando hablamos de Educacion para La Paz, nos referimos educar a la


Comunidad, nación, Pueblos etc., para poder alcanzar la tranquilidad en la
ciudadanía, inculcarles los valores pertinentes para desarrollar en ellos un
hábito de respeto a los demás y así llegara cumplir con la demanda de la
educacion y el seguimiento de la Paz y Amor al prójimo. La educación para la
paz no es una opción más sino una necesidad que toda institución educativa
debe asumir. Los principios para una convivencia pacífica entre pueblos y
grupos sociales se han convertido en un imperativo legal. Ahora se trata de
conseguir que el derecho formal de la paz se convierta en un derecho real.
Educar para la paz es una forma de educar en valores. La educación para la
paz lleva implícitos otros valores como: justicia, democracia, solidaridad,
tolerancia, convivencia, respeto, cooperación, autonomía, racionalidad, amor a
la verdad. La educación en valores es un factor importantísimo para conseguir
la calidad que propone nuestro sistema educativo.

b) Conceptualiza acerca del origen de la educación para la paz.

Los conceptos y prácticas actuales sobre Educación para la Paz son fruto de
una larga trayectoria.

A comienzos del siglo XX en el contexto de la Primera Guerra Mundial, el


movimiento de la Escuela Nueva subrayó la necesidad de trabajar para una
comprensión internacional que permitiera superar las tensiones y hostilidades
entre los estados. Al finalizar la contienda se produce un movimiento educativo
caracterizado por la idea de evitar la guerra, así como por su fuerte
componente internacionalista. Esta fase dura hasta los años treinta, cuando las
ideas totalitarias como el fascismo y el nazismo experimentan un importante
ascenso.

Después de la 2ª Guerra Mundial se quiso promover la comprensión


internacional a través de la formación en temas interculturales y cooperación
internacional. Ambas vías fueron impulsadas con la creación de las Naciones
Unidas y específicamente de la UNESCO con su Proyecto de Escuelas
Asociadas que incorporó la educación para los derechos humanos y para el
desarme.

En los años 60 surge la Investigación por la Paz como disciplina científica. En


1959 se constituye en Oslo el Instituto de Investigación Social y en 1964 el
IPRA (Asociación Internacional de Investigación por la Paz), que recoge las
ideas de Johan Galtung sobre violencia estructural y las propuestas de P.
Freire que ligan la educación con el desarrollo de los pueblos y la superación
de las desigualdades sociales.

El legado de la no violencia, a partir de las propuestas y prácticas tanto


sociales como pedagógicas de Gandhi, viene a enriquecer la Educación por la
Paz., basada en la firmeza en la verdad y acción no violenta, así como en el
desarrollo de la autonomía personal y la desobediencia a estructuras injustas.

En los años 70, en plena carrera armamentística, se puso especial énfasis en


aspectos relacionados con la industria de armas, la amenaza nuclear y la
bipolaridad del mundo, en dos bloques militares enfrentados.

Hacia finales de los años 80 la educación por la paz gira hacia enfoques
prácticos, y pone el acento en la convivencia dentro de la comunidad cercana
(el aula, la escuela, el barrio, etc.). Se pretende preparar para participar de
forma activa y responsable en la construcción de una cultura de paz actuando
desde la propia comunidad con programas de tratamiento no violento de
conflictos.
Los conceptos y prácticas actuales sobre Educación para la Paz son fruto de
una larga trayectoria.

A comienzos del siglo XX en el contexto de la Primera Guerra Mundial, el


movimiento de la Escuela Nueva subrayó la necesidad de trabajar para una
comprensión internacional que permitiera superar las tensiones y hostilidades
entre los estados. Al finalizar la contienda se produce un movimiento educativo
caracterizado por la idea de evitar la guerra, así como por su fuerte
componente internacionalista. Esta fase dura hasta los años treinta, cuando las
ideas totalitarias como el fascismo y el nazismo experimentan un importante
ascenso.

Después de la 2ª Guerra Mundial se quiso promover la comprensión


internacional a través de la formación en temas interculturales y cooperación
internacional. Ambas vías fueron impulsadas con la creación de las Naciones
Unidas y específicamente de la UNESCO con su Proyecto de Escuelas
Asociadas que incorporó la educación para los derechos humanos y para el
desarme.

En los años 60 surge la Investigación por la Paz como disciplina científica. En


1959 se constituye en Oslo el Instituto de Investigación Social y en 1964 el
IPRA (Asociación Internacional de Investigación por la Paz), que recoge las
ideas de Johan Galtung sobre violencia estructural y las propuestas de P.
Freire que ligan la educación con el desarrollo de los pueblos y la superación
de las desigualdades sociales.

El legado de la no violencia, a partir de las propuestas y prácticas tanto


sociales como pedagógicas de Gandhi, viene a enriquecer la Educación por la
Paz., basada en la firmeza en la verdad y acción no violenta, así como en el
desarrollo de la autonomía personal y la desobediencia a estructuras injustas.

En los años 70, en plena carrera armamentística, se puso especial énfasis en


aspectos relacionados con la industria de armas, la amenaza nuclear y la
bipolaridad del mundo, en dos bloques militares enfrentados.
Hacia finales de los años 80 la educación por la paz gira hacia enfoques
prácticos, y pone el acento en la convivencia dentro de la comunidad cercana
(el aula, la escuela, el barrio, etc.). Se pretende preparar para participar de
forma activa y responsable en la construcción de una cultura de paz actuando
desde la propia comunidad con programas de tratamiento no violento de
conflictos.

c) Describe las características que debe reunir el docente que educa para la


paz y redacta el perfil del educador para la Paz.

La formación del docente que eduque para la paz debe ser una persona que
promueva la paz y la estabilidad es aquel que es investigador y realiza labores
educativas que conlleven al desarrollo de un ámbito educativo. Este es
innovador en sus prácticas y siempre trata de que no existan conflicto utilizando
estrategias que promuevan la paz.

El maestro debe ser:

 Flexible
 Pasivo
 Observador
 Cooperativo
 Innovador
 Carismático

2) Redacta una propuesta de enseñanza a partir del nuevo modelo


curricular dominicano para trabajar contenidos relacionados con educación
para la Paz.  
En la Propuesta de Enseñanza que este desarrolla, es vincular los criterios de
formación a los ciudadanos y fomentar una educación continua para que los
alumnos y alumnas sean los poseedores de una educación desarrollada la cual
deberán poner en marcha en un futuro para lograr una mejor nación educada y
desarrollada.

Mi propuesta es que los padres puedan integrarse más a las escuelas de una
manera que puedan ver el proceso de desarrollo del niño para que ellos se
sientan con más apoyo y puedan desarrollar un mejor aprendizaje y que pueda
lograrse lo que propone el modelo curricular si los padres se integraran más al
desarrollo educativo los niños existiría un futuro mejor.

             
3) Reflexiona acerca de los diferentes momentos en los que la familia utiliza
modos violentos como: gritos, castigos y golpes y explica cómo afecta este
comportamiento en el hogar, escuela   y la comunidad.  
En muchos momentos somos objetos del estrés hablamos fuerte, damos pela,
castigamos. En muchas ocasiones sabemos que no estamos haciendo lo
correcto en otra no. Ahora bien, esto afecta en mucho a la familia, los niños son
los principales afectados, ocasionando poco rendimiento escolar, agresividad
total reflejándola con los compañeros y maestros. En la comunidad muchas
veces no respetan los vecinos dándole igual si dicen malas palabras o pelean
en la calle. En la casa en ocasiones no hay una confianza con los padres, no
se respetan los padres, hacen lo que quieran

Es muy importante que como padres podamos darles un buen ejemplo a


nuestros hijos y que ellos pueden ver que los problemas que se nos enfrentan
en la vida se pueden resolver a través del dialogo que todo no se resuelve a
golpes que la violencia empeora la situación, también como futuro docente
tenemos que medirnos al hablar, que nuestros alumnos que quizás vienen con
problemas familiar en sus hogares puedan encontrar un refugio en las
escuelas.
Conclusión

De este primer informe pude aprender, que esta materia busca que la familia, la
sociedad integré en estos los valores, la paz, armonía con los demás, el medio
ambiente y con uno mismo.

Un punto relevante para mí fue la explicación de su origen la cual explica que


hacia finales de los años 80 la educación por la paz gira hacia enfoques
prácticos, y pone el acento en la convivencia dentro de la comunidad cercana
(el aula, la escuela, el barrio, etc.). Se pretende preparar para participar de
forma activa y responsable en la construcción de una cultura de paz actuando
desde la propia comunidad con programas de tratamiento no violento de
conflictos.

En lo que pude observar un docente de educación para la paz debe de poseer


las características de formación inicial, actualización, superación, capacitación
y nivelación de docentes; formas que constituyen las bases para el diseño y
desarrollo de los procesos de formación del docente en función de mejorar la
calidad de su labor.
Los maltratos en los niños no es una forma de desarrollo si no una forma de
atraso en sus conocimientos y en su futuro, cuando hablamos de paz, nos
referimos a la conformidad de valores y respeto a los demás para poder
fomentar una comunidad tranquila y de desarrollo a un nivel avanzado.