Sunteți pe pagina 1din 3

GESTION DE EQUIPOS REMOTOS

 Gestión de equipos remotos

Aprende a gestionar equipos profesionales formados por personas que


trabajan a distancia, o que están físicamente separados en diferentes
oficinas. En este curso descubrirás métodos para mejorar la cohesión,
generar confianza y buenas relaciones, establecer expectativas y acuerdos
de colaboración mutua, comunicarse de manera efectiva, superar posibles
conflictos, sacar el trabajo adelante y hacer que el equipo crezca y se
desarrolle de manera excelente. Echa además un vistazo a los cinco retos
principales de todo manager en remoto, así como alguna de las soluciones
más útiles para corregir el rumbo y devolver la excelencia a la gestión del
equipo.

 Aprende a comunicarte
Estos son algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu manera de
comunicarte:

-Mantente relajado: Estar en una situación de estrés provoca irritabilidad,


lo que es muy difícil de ocultar en una conversación. Por ello, es importante
realizar ejercicios de relajación antes de comunicarnos, especialmente si se
trata de un encuentro importante. Para conectar con otras personas antes
de tomar una decisión o dar una información importante es imprescindible
mantener la mente relajada.

-Presta atención: Prestar atención no es lo mismo que escuchar, y lo


debemos tener presente siempre que nos comuniquemos. Además de
escuchar lo que la otra parte de la conversación está exponiendo, es
imprescindible tener los cinco sentidos puestos en sus palabras para que no
se nos escape ningún detalle ni tengas que hacer repetir cosas ya dichas.

-Claridad: Hay que ser claro independientemente del registro en el que nos
movamos y el lenguaje que utilicemos. La claridad es una característica del
lenguaje que se puede trasladar a todos los tipos de conversaciones.
Independientemente de lo técnica o cotidiana que sea la conversación,
expresarte con claridad, directo a la idea que quieres exponer y sin dar
rodeos ayudará a que la otra parte de la conversación no se distraiga
durante tu intervención.
-Cuida la comunicación no verbal: Cuidado, que saber comunicarse no
es solo hablar, sino saber mantener la postura corporal y expresarnos a
través de nuestros gestos. Debes prestar atención a tu compañero de
conversación, pero sin mirar fijamente ya que podría resultar intimidante.

-Habla de manera pausada: Cuando de comunicarnos se trata, las prisas


no son buenas. Para exponer tus ideas sin dejarte nada en el tintero y que
todos te comprendan es importante que lo hagas de una manera pausada y
pensando lo que estás diciendo. Hablar despacio es más difícil de lo que
parece, sobre todo cuando no estamos en confianza, ya que al
encontrarnos nerviosos tendemos a hablar más deprisa.

-Intervenciones breves: Que tu intervención no sea demasiado extensa


ayudará a mantener la atención. Cuando un discurso o ponencia es
demasiado largo, especialmente si se trata de una conversación con
términos técnicos, es muy fácil que quienes te estén escuchando
desconecten de manera involuntaria.

-Sé concreto con la idea que quieras desarrollar: Relacionado con la


claridad está la concisión de ideas. Lo que en el día a día llamamos “ir al
grano”. Sí es importante que antes de transmitir tu idea pongas en contexto
o entres en materia si fuese necesario, pero eso no implica tener que
distraerte de lo que quieres transmitir con otros temas relacionados. 

-Pregunta lo que no entiendas: En ocasiones nos puede ocurrir que, a


pesar de haber prestado atención a lo que nos están transmitiendo, no
entendemos algún concepto o alguna idea. Es fundamental que antes de
dar tu opinión o seguir con la conversación preguntes lo que no entiendas
para evitar confusiones.

 Administrar las necesidades de tus empleados en


remoto

El puesto de trabajo actual debe ser un lugar de cada vez más alta


productividad, más adaptado a las necesidades de los profesionales, un
puesto de trabajo que va mucho más allá del teléfono y el desktop. Se trata
de un puesto de trabajo extendido, interconectado, y muy rico en tecnología.

Por lo anterior, actualmente existen herramientas que permiten gestionar de


forma permanente la productividad de los empleados y centralizar la
información, así como la trazabilidad de proyectos o actividades de equipos
de trabajos presenciales y remotos desde cualquier dispositivo que tenga
acceso a internet.

Compañías como Telefónica ofrecen herramientas como la ‘Solución de


puesto de trabajo’ que se encargan de cubrir las necesidades de
conectividad, tecnología y mantenimiento de las organizaciones. En otras
palabras, con este servicio las empresas pueden dotar a sus empleados de
las herramientas necesarias para su trabajo diario, garantizando la
seguridad y con gestión integral.

 Usar tu capacidad de intuición


El proceso cognitivo intuitivo se nutre de información a través del
inconsciente. La mente se abastece de toda la información que se acumula
en nuestro cerebro y de la que no somos conscientes. “Hay quien se atreve,
incluso, a cuantificarlo y, así, sostienen que mientras la mente consciente es
capaz de prestar atención a 9 trozos de información y 40 estímulos por
segundo, la inconsciente capta un millón de veces más información y recibe
hasta 40 millones de estímulos por segundo de forma simultánea”, explica
Isabel.

Contamos con datos almacenados de los que realmente no tenemos noticias


y que son muy útiles. “Se almacenan en un nivel neurológico por debajo de la
conciencia. Por eso, a veces tomamos decisiones que parece que van en
contra de toda lógica pero que resultan ser muy convenientes”, argumenta en
esta ocasión Patricia.

Para saber trabajar con la intuición es importante no confundirla con otro tipo
de impulsos como opiniones, deseos o reflexiones. “Debemos estar atentos a
las señales intuitivas repentinas como palabras, frases, imágenes,
sensaciones, emociones y procurar registrarlas en la conciencia antes de
que sucumban a la inevitable censura de la mente racional”, añade la coach.