Sunteți pe pagina 1din 159

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA

Natalie Carley, M.Div.

Calle 27A #336 x 28A y 30


Col. Rosario de Chuburná
97206 Mérida, Yucatán
Casa (999) 981-0185
Cel. (999) 197-5727
Fax. (270) 964 6671 (Estados Unidos)
nataliecarley@yahoo.com

Miami International Seminary (MINTS)

2006
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA
CONTENIDO

PREFACIO 3
INTRODUCCIÓN 4
LECTURAS REQUERIDAS Y RECOMENDADAS POR TEMA 6
REGISTRO DEL CURSO 7
ANTROPOLOGÍA: INTRODUCCIÓN AL TEMA 8
LECCIÓN 1: EL ORIGEN DEL HOMBRE 10
LECCIÓN 2: LA IMAGEN DE DIOS (IMAGO DEI) EN EL HOMBRE, PARTE 1 28
LECCIÓN 3: LA IMAGEN DE DIOS (IMAGO DEI) EN EL HOMBRE, PARTE 2 51
LECCIÓN 4: LA NATURALEZA DUAL DEL HOMBRE 64
LECCIÓN 5: LA TRICOTOMÍA 80
LECCIÓN 6: LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD 92
LECCIÓN 7: EL PECADO 107
LECCIÓN 8: LA REDENCIÓN 125
CONCLUSIÓN 153
BIBLIOGRAFÍA 154
APÉNDICES 1, 2, 3 (cuadros) archivo “MINTS AntroApéndices”
APÉNDICE 4: Glosario de términos archivo “MINTS AntroApéndices”
APÉNDICE 5: Lecturas archivo “MINTS AntroApéndices”
Respuestas a las Preguntas de Repaso archivo archivo “MINTS AntroApéndices”

2
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

PREFACIO

Propongo reunir para el lector lo mejor de las obras de teólogos reformados acerca de la
doctrina del hombre y aplicar los conceptos a la vida cotidiana. No intento hacer una
obra completamente original. Hay muchas obras reformadas de alta calidad que no son
ampliamente conocidas ni accesibles en el mundo de hispanohablantes por diversas
causas—algunas no han sido publicadas todavía, otras no han sido publicadas en
español, y aún las que existen en español son escasas, costosas, o demasiado difíciles
de leer.
No propongo tratar el tema de la antropología teológica exhaustivamente, sino que he
escogido tratar los puntos que son más problemáticos según mi experiencia. A propósito
mi énfasis es correctivo: intento identificar errores comunes y corregirlos. Dado que soy
consejera, mi énfasis es a la vez práctico, quizá demasiado para un texto de teología
sistemática, pero no puedo escribir de otra manera. La teología se vive, o no es de valor.
La teología sistemática es un esfuerzo para describir la verdad de Dios y Sus obras
contenida en la Biblia, en una manera comprensible. La Biblia es inerrante, nuestras
descripciones no lo son. De todos modos, el estudio profundo de la Palabra de Dios le
honra y es parte de cómo crecemos en conocimiento de Él, y mientras se va
profundizando nuestro conocimiento de Dios en el Espíritu y en verdad, se va también
profundizando nuestro amor para con Él. Deseo honrar a mi Dios con mi mente y por eso
me atrevo (con temor y temblor) a incluir algunas de mis propias descripciones
teológicas en este libro. El lector notará que la mayoría de mis contribuciones aparecen
en cuadros. Presentar mis observaciones e interpretaciones en cuadros me estimula a
organizarlas y reflexionar más en ellas. Repito que solo son mis ideas, ofrecidas para su
consideración. Invito a los lectores a agregar a mis cuadros sus propias contribuciones, o
llenar los cuadros con datos o interpretaciones diferentes de las mías, o bien ingeniar
sus propios esquemas para organizar datos bíblicos, interpretaciones, y aplicaciones
bíblicas. De hecho, si lo hacen, me gustaría que compartieran sus trabajos conmigo,
para mi edificación.
Llevo siete años enseñando esta materia en el Seminario Teológico Presbiteriano San
Pablo en Mérida, Yucatán, México. Cada año lo refino. Dado que sigo aprendiendo
acerca de la teología y la andragogía, el curso tiene que seguir cambiando. Me interesa
recibir comentarios acerca de cuáles secciones son incomprensibles o inútiles y cuáles
son especialmente claras o útiles.
Que sigamos creciendo juntos en conocimiento de la Palabra de Dios siempre, para Su
gloria.

Natalie Carley
Mérida, Yucatán
Febrero 2006

3
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA: INTRODUCCIÓN

Propósito
El objetivo es que el alumno tenga un entendimiento bíblico de quién es el hombre.
Además, que sea capaz de identificar creencias falsas acerca de la naturaleza humana
cuando las encuentre, y que demuestre la habilidad de disputarlas. En fin, que el
entendimiento bíblico del hombre enriquezca tanto su vida personal como sus
predicaciones y enseñanzas para la alimentación sana de la iglesia.

Resumen
Se trata la naturaleza del hombre según las enseñanzas autoritativas contenidas en la Biblia. Se
compara la antropología bíblica con conceptos equivocados de la naturaleza humana, tanto los
conceptos clásicos como los contemporáneos. Los temas específicos incluyen: el origen del
hombre, la vicegerencia del hombre, la naturaleza del hombre, dicotomía y tricotomía, la imagen
de Dios, la Caída, el pecado, “libre albedrío,” y la redención (santificación, adopción y
glorificación).

Materiales
Requerido:
• Este manual del curso que es el libro de texto principal. El alumno tiene que
leerlo todo. Además hay un archivo para descargar que contiene extractos de
lecturas breves también requeridas.
• Machen, J. Gresham, La visión cristiana del hombre, Carlisle, PA: Estandarte de
la Verdad, 1969. Las páginas asignadas de este libro están en la lista en la
página 6. Pedidos de Estados Unidos: info@banneroftruth.org o desde El Reino
Unido: www.banneroftruth.org. También se puede descargar de
www.iglesiareformada.com pero tiene muchos errores, mayormente lo de tener la
palabra “time” en lugar de “tiene” y la paginación no será igual. Para aproximarla,
harías la primera página 7 el documento de 243 páginas en total, es decir que la
última página será 249.
• Pratt, Richard, Diseñados para Dignidad (no publicado en español). Se puede
descargar de http://thirdmill.org/spanish/tp.asp/category/tp.
• Un artículo para criticar por Sheetz, Pablo, “Filoprimatosis,” Apuntes Pastorales, Vol.
XIV, Número 3, Abril-Junio 1997. Se descarga en
www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=469. También asigno mi
crítica de este autor, la cual se encuentra en el archivo de artículos.
Recomendado:
• Calvino, Juan, La institución de la religión cristiana. Algunas partes de la obra
traducida al español se pueden descargar en
http://www.iglesiareformada.com/Calvino_Institucion.html. En inglés se puede
bajar de http://thirdmill.org/books/calvin.asp/category/bookssub6.
• Berkhof, Louis, Teología Sistemática, Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 1969.

4
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Objetivos
1. Comprensión de los distintivos de una antropología bíblica presentados en el
manual del curso en contraste con aspectos de antropología popular.
2. Habilidad de identificar y desmentir creencias falsas comunes de la cultura
popular.
3. Aplicación de una perspectiva bíblica del ser humano en el ministerio de predicar
y pastorear.

Requisitos del Curso:


1. El alumno leerá cada lección y las lecturas asignadas requeridas que
correspondan. Contestará las preguntas al fin de cada lección y se corregirá
usando las hojas de respuestas como un guía. Su trabajo será verificado y
registrado por su mentor. (30%)
2. El alumno leerá las páginas asignadas de los libros requeridos y en el archivo de
artículos y extractos para el curso que se descarga de la página web de MINTS.
El alumno entregará un ensayo de reflexión acerca de estas lecturas (3 páginas
mínimo). (30%)
3. El alumno recibirá crédito por su asistencia y participación en la clase. Alumnos
que no asisten a clase escribirán un ensayo de 10 páginas de un tema
relacionado con la antropología. (15% licenciatura, 10% maestría)
4. El alumno leerá 150 páginas adicionales (nivel licenciatura) o 350 páginas
adicionales (nivel maestría) y entregará un ensayo de reflexión acerca de sus
lecturas (3 páginas mínimo para nivel licenciatura, 5 páginas mínimo para nivel
maestría). Para las páginas adicionales, alumno puede escoger de las páginas
no asignadas de los libros de Machen y Pratt, las lecturas recomendadas, las de
la bibliografía, o otras lecturas del tema a que tenga acceso. Si lee lecturas no
incluidas en la bibliografía, tiene que incluir datos bibliográficos completos para
ellas. (25% licenciatura, 20% maestría)
5. El alumno de nivel maestría además buscará un artículo breve o extracto que
muestra antropología equivocada, para criticar; entregará un escaneo o un muy
breve resumen de ello y su propia crítica (1 o 2 páginas) específicamente de la
antropología del autor. (10%)

5
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA:
LECTURAS REQUERIDAS Y RECOMENDADAS POR TEMA

Las lecturas con asterisco (*) se encuentran en el Apéndice 5, en el archivo “MINTS AntroAp2”
que se descarga de la página web www.mints.org.

TEMA LECTURA
1. El origen del Hombre ‰ *Poythress, Vern, “La Cronología en Génesis 1”
‰ * Pearcey, Nancy, “Una discusión inteligente con el diseñador del
Diseño inteligente,” traducido de la revista World, 29 Julio, 2000, p.
69
2. El Hombre como Imagen ‰ Berkhof, Teología Sistemática, 213-217, 238-48
de Dios, parte 1 ‰ *Padilla, C. René, “La Imagen de Dios”
3. El Hombre como Imagen ‰ Pratt, Diseñados para Dignidad, Prefacio y Caps. 1, 2, y pp. 31-32,
de Dios, parte 2 64, 95-97
‰ Machen, 76-78, 145-152H
‰ *Green, D., “Que reinen: El reinado de Dios en Génesis 1-3”
‰ *McCartney, D. “Ecce homo: La venida del reino como la
restauración humana”
‰ *Extracto (traducido) de Hoekema, Anthony Created in God’s
Image, pp. 75-82
‰ *Artículo por Joling, Todd, “El trabajo: ¿maldición o vocación?”
4. La Naturaleza Dual del ‰ Berkhof 225-231
Hombre ‰ Institución…por Calvino Libro Uno: Caps. I , II, III, IV, V, y XV:1, 2,
4, (6), 7; Libro Dos: III: 1;
‰ Machen, Cap. 11, y páginas 10-11,137-52, y 180-85
5. La Tricotomía ‰ *Artículo por Smith, Winston, “¿Dicotomía o tricotomía?...”
‰ *Artículo “La Psicologización de la Iglesia” (extracto) por
MacDonald
6. La Caída ‰ Machen, Cap. 14 y páginas 174-179
‰ Berkhof, 313-14, 319, 325-337
‰ Pratt, Cap. 3 y p. 95-97
‰ Artículo para criticar por Sheetz, Pablo, “Filoprimatosis” Se
descarga en
http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=4
69
‰ *Crítica del artículo “Filoprimatosis,” por Carley, Natalie
7. El Pecado ‰ Machen Caps. 13 y 18
‰ Berkhof 250-59; 261-69, 287-96
‰ Calvino Libro Dos: III: 2, 3, 4, 5, 6, 7
8. La Redención ‰ Berkhof, 276 -79, 296-303, 638-45, 648-651, 813, 814, 824, 829
‰ Machen 19-29, 38-41, 98, 174-78, 184-85, Caps. 17 y 19, y pp.
237-49
‰ Calvino, Libro Dos: II:18-27
‰ Pratt, Cap. 10
‰ *Sproul. R.C., “Sed Santos”
‰ *Los beneficios de ser hijo (“Sonship”)
‰ *Serie de artículos de amor por Natalie Carley

6
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA: REGISTRO DEL CURSO

Total
Asistencia Clase Clase Clase Clase Clase Clase Clase Clase
1 2 3 4 5 6 7 8
(15%
licenciatura,
10%
maestría)
Preguntas y Lección Lección Lección Lección Lección Lección Lección Lección
1 2 3 4 5 6 7 8
respuestas
(30%)
Lecturas
requeridas
(30%)
Lecturas
adicionales
(25%
licenciatura,
20%
maestría)
Sólo
maestría:
Crítica de la
antropología
de un autor
(10%)

La información anterior es correcta, en cuanto yo sepa.

Nombre del alumno ____________________________________ fecha _____________

Nombre del mentor ____________________________________ fecha _____________

Nombre del supervisor __________________________________fecha _____________

Nombre del registrar ___________________________________ fecha _____________

7
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA: INTRODUCCIÓN AL TEMA


La Importancia de la Doctrina del Hombre

La Antropología, o la doctrina del hombre es un tema de la teología sistemática que


tradicionalmente se define como el estudio del hombre. Sin embargo, dado que Dios es
el Creador del hombre, y por ende, el experto en el ser humano, prefiero la definición de
un hermano sabio: “Teología es el estudio que el hombre hace de Dios. Antropología es
el análisis que Dios hace del hombre.” 1
Muchas personas piensan que la Biblia es un libro que trata acerca de Dios, y tienen
razón. Pero tales personas se sorprenderían al descubrir que la Escritura también es
autoridad para conocer al ser humano. Si tenemos a la Biblia como nuestra autoridad,
entonces es muy importante conocer qué dice la Escritura acerca de nosotros. Este
conocimiento se hace prioritario para nosotros debido a cuatro aspectos importantes:
1. El ineludible nexo del hombre con Dios. La antropología tiene que ser teológica
porque los humanos son creación de Dios y su identidad es imagen de Dios. Como
se mencionó anteriormente en la definición, el análisis que Dios hace del hombre es
el análisis autoritativo, el cual se encuentra en su Palabra. Es decir, la Biblia es
nuestra enseñanza autoritativa acerca de la antropología. Esto puede aparentar ser
obvio. Pero escucha a los hermanos a tu alrededor. Notarás que muchos siguen la
cultura mundana y hablan de los psicólogos como los “expertos” acerca del hombre.
1.1. La pregunta “¿Quién es el hombre?” no se puede contestar sin referencia a Dios
y la doctrina de la creación. Calvino es citado frecuentemente respecto a este
punto:
Toda nuestra sabiduría – si es que merece este nombre, si es verdadera y confiable –
comprende en el fondo dos cosas: el conocimiento de Dios y el de nosotros mismos.
Estos dos, sin embargo, están vinculados de múltiples maneras, y por eso no es tan
fácil constatar cuál es superior y origen del otro.
Primero, ningún hombre puede contemplarse a sí mismo sin contemplar a Dios con
todos sus sentidos, al Dios en "el que vivimos, y nos movemos, y somos” (Hechos
17,28)…. Incluso nuestra existencia como humanos consiste en tener nuestra esencia
en el Dios único…. ningún hombre puede hallarse a sí mismo sin antes haber
contemplado el rostro de Dios, y de esta contemplación pasa a mirarse a si mismo.
Porque una soberbia enorme nos es innata, siempre encontramos que somos muy
impecables, sabios y santos, a no ser que nos enfrentemos con pruebas palpables de
nuestra injusticia, maculación, estupidez e impureza, y nos convenzamos de esta
manera. Pero esto no sucederá mientras sólo nos miremos a nosotros mismos y no al
Señor, porque Él es el único parámetro que nos permite autojuzgarnos. 2 (énfasis
agregado)
1.2. Los inconversos pueden hacer observaciones detalladas del hombre pero no
pueden interpretarlas correctamente porque se necesitan la Biblia y la
iluminación del Espíritu Santo de ella, para ver las cosas como Dios las ve.
1
Heschel, Abraham, “God in Search of Men,” citado en el DVD Amazing Grace: The History and Theology of
Calvinism, The Apologetics Group, 2004.
2
Calvino, Juan, Instituciones, I, 1, 1 y 2 citado en http://www.reformiert-
online.net:8080/t/span/bildung/grundkurs/gesch/lek3/lek3.jsp.

8
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

1.3. Reflexionar acerca del hombre sin tomar en cuenta su semejanza a Dios y
relación con Él, no es pensar del hombre sino solamente una abstracción.
2. Creencias falsas en la cultura. Hoy los ataques contra la doctrina bíblica del hombre
son muchos, aunque sutiles. Vienen por medio de la cultura. Las creencias falsas se
meten aun en la mente cristiana y gradualmente corroen la buena doctrina,
resultando en que muchos tienen una doctrina confesada pero viven otra. Nosotros
líderes somos advertidos, “Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza. Persevera
en todo ello, porque así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen” (1 Ti 4:16).
3. El marco de referencia. Vemos al mundo desde el punto de partido de nuestra
experiencia personal. Nuestro entendimiento de nosotros mismos aun afecta cómo
entendemos la Biblia. Afecta como respondemos a las nuevas corrientes de la cultura
moderna.
4. La interdependencia del sistema doctrinal. Las doctrinas de nuestra fe reformada
están entretejidas. Lo que creemos acerca de una doctrina afecta o tiene
implicaciones para otras doctrinas. Lo que creemos acerca del hombre afecta lo que
creemos respecto a Cristo y Su obra. Por ejemplo, si no crees en la depravación
total, no apreciarás el sacrificio de Cristo por Su pueblo. Además de afectar nuestra
perspectiva de al salvación, nuestra antropología “afecta nuestros métodos de
evangelismo, [y] nuestra esperanza para el futuro. De hecho, afecta todo.” 3

3
Roberts, Linleigh J., Let Us Make Man, Carlisle, PA: Banner of Truth, 1988, p. 7.

9
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

ANTROPOLOGÍA LECCIÓN 1: EL ORIGEN DEL HOMBRE

1. Introducción
La Biblia tiene la perspectiva del hombre más alta y positiva, y también la perspectiva
más oscura y negativa. Y nos dice cómo hacer sentido de las dos. 4 Sabemos que la
humanidad es caída y que la segunda venida de Cristo traerá su restauración y
renovación. Cabe estudiar su digno origen para entender más plenamente qué es lo que
se restaura, es decir, para saber más plenamente quién es el hombre.

2. Repasamos las enseñanzas de Berkhof y otros teólogos clásicos acerca del


origen del hombre
2.1. Las Escrituras son la única infalible fuente y norma para nuestro conocimiento
de Dios y nosotros. Como dice Berkhof, leamos “las enseñanzas de la
experiencia humana a la luz de la Palabra de Dios.” 5 Muchos errores vienen de
no iniciar con la Escritura. Cuando empezamos con nuestras propias ideas
culturales, tendemos a imponerlas sobre el texto de la Biblia. Cometemos el
error de “descubrir”en la Biblia lo que queremos ver.
2.2. ¿Qué se puede decir en contra del concepto de que en Gn 1:1-23 y Gn 2:4-25
son contradictorios relatos de la creación? El primero es como una foto sacada
con el gran ángulo y el segundo es como una foto sacada con el “zoom.” No son
incongruentes.
2.2.1. El énfasis en Génesis 1 es orden y progresión en el proceso de crear. 6
Presenta la perspectiva amplia, un relato general de la creación de las
cosas vivas en una escala ascendente, de menor a mayor, cada una
reflejando la gloria del Creador, culminando en la raza humana (OF =
hombre), Su imagen que es la máxima expresión de Su gloria.
2.2.2. Génesis 2 presenta una perspectiva estrecha, enfocada en la formación del
hombre individual, del Adán histórico (OF = Adam/Adán) y Eva.
2.3. Varios detalles de la creación del hombre destacan como diferentes de los de la
creación de otros seres vivientes (Berkhof pp. 214-216):
2.3.1. La creación fue un acto “inmediato”= no usando medios, directo
Se describe a un Dios directamente involucrado en la creación del hombre en
una manera muy íntima: Lo formó “con sus manos”—se usaba este verbo para
la obra del alfarero (Gn 2:7). En contraste, para las demás criaturas “dijo Dios:
« ¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales

4
Keller, Tim, traducido del inglés (“The Bible has the highest, most positive view of man AND the darkest, most
negative view of man…and tells us how to make sense out of the two”) de su sermón “The Doctrine of Human
Nature” predicado en Redeemer Presbyterian Church, New York City, NY, 20 de junio, 2004.
5
Berkhof, Teología Sistemática, p. 213.
6
Murray, John, según los apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre” impartido en
Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

10
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

salvajes, y reptiles, según su especie!» ” 7 Así que se distingue la creación del


hombre.
Sin embargo, la creación del hombre fue tanto inmediata como mediata; fue
mediata en el sentido de que utilizó materia ya creada (el polvo).
2.3.2. El hombre es único, único llamado imagen de Dios, creado según un tipo
(o patrón) divino. Dijo Dios, “Hagamos el hombre a nuestra imagen” Estas
palabras deben asombrarnos, es la verdad más maravillosa que podamos
comprender.
Las otras criaturas fueron creados “según su género” (o especie -RV 8 ’95 y
NVI). Unos tratan de usar esta frase para mostrar que no hay evolución de
especies, pero el punto es otro: El hombre destaca por no tener modelo en
la creación, el modelo u original es Dios mismo.
Tres veces dice “creó” en Génesis 1:27:
Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y
mujer los creó.
Sabemos que cuando la Biblia repite algo tres veces es para subrayar su
importancia, así que Murray llama este texto “un resumen majestuoso.”
2.3.3. “Los dos elementos de la naturaleza humana se distinguen con toda
claridad” en su creación. 9 Dios sopló en la nariz y le dio un alma.
Murray y otros observan que esta descripción no indica un desarrollo del
ser humano en dos fases. Es decir, decir que Dios lo formó “del polvo” no
significa que el cuerpo humano evolucionó de los primates, y en cierto
punto después, Dios sopló en la nariz y le dio un alma. El texto no se
puede interpretar así porque al soplar en la nariz el hombre llegó a ser un
nephesh hay, que quiere decir “un ser viviente”—es decir, antes del soplo
no era un ser viviente.
2.3.4. “El hombre fue colocado desde el principio en una posición elevada” con
dominio sobre todas las otras criaturas (Gn 1:26).
2.3.5. La creación del hombre fue precedido por un “consejo divino,” evidente en
el verbo subjuntivo primer apersona plural traducido en español
“Hagamos.”
Agreguemos a la lista de Berkhof:
2.4. La creación de Eva también fue especial.
2.4.1. El teólogo Eichrodt dice que este relato da más valor al sexo femenino de
lo que era la norma en el mundo antiguo. La destaca como también
poseyendo la vida de un individuo, en contraste con la creencia común de
que era una posesión e instrumento de procreación y placer.

7
Textos bíblicos son de la Nueva Versión Internacional donde no se indica otra versión.
8
Reina-Valera.
9
Berkhof, Teología Sistemática, p. 215.

11
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

2.4.2. No vayamos más allá del texto en nuestra interpretación, interpretando


Génesis de una manera que corresponde más a nuestro siglo que al siglo
de Moisés. La tendencia al leer “no es bueno que el hombre esté solo” (Gn
2:18) es interpretarlo en términos interpersonales. Pensamos “Pobre Adán
estaba triste estando solo,” así interpretamos, “No es bueno que el hombre
sienta soledad” lo cual es un pensamiento antropocéntrico (centrado en el
hombre). Indicaría que Dios hizo a la mujer porque Adán se sintió solo.
Pero la experiencia emocional de soledad no es lo que se describe en el
hebreo sino el mero hecho de que se encontró solo, sin ninguna otra
persona. 10 Además, a Adán no le faltaba compañía, pues andaba en el
huerto conversando con Dios. Si vemos esta circunstancia desde una
perspectiva teológica, no nos es correcto decir que Adán estuviera
descontento, porque implicaríamos que la comunión plena e íntima con
Dios no era suficiente para Adán. ¿Queremos decir esto? Claro que no.
2.4.2.1. Ya que Adán tenía compañerismo e intimidad con Dios antes de la
creación de Eva, entonces, ¿Por qué es importante la creación de la
mujer? Si la soledad de Adán no es la razón, ¿por qué no era bueno
que el hombre estuviera sólo? ¿Qué es lo que no era “bueno”?
Génesis 2:20 dice “mas no se halló ayuda idónea para él” (énfasis
mío). De inmediato después de su creación, leemos que Dios les
mandó: “llenen la tierra y sométanla, dominen a los peces del mar”
(Gn 1:28). Si pensamos teocéntricamente en vez de
antropocéntricamente, es obvio que lo que no era “bueno” es que
…se habla de estar solo en una misión que no se puede cumplir sin una
familia que siga extendiéndose. …Gn 1:28, es un mandato corporativo.
Los bendice—a ellos—y les dice “Sean fructíferos (juntos),
multiplíquense (tengan una familia que siga extendiéndose), sometan la
tierra (siembran, cosechen…) y dominen sobre toda la tierra. Es una
misión que Dios les dio que no se puede cumplir solo. Se necesita una
esposa, una madre. Se necesitaban muchos colaboradores para que la
misión que Dios les dio de llenar la tierra se realizara. 11
2.4.2.2. Otra manera de pensarlo es recordar que Génesis 1 narra la creación
de todo y Génesis 2 describe específicamente (y en más detalle) la
creación de las primeras personas. Entonces, podemos decir que la
circunstancia de que Adán se encontró sólo no era una circunstancia
“buena” porque en este momento la creación de la humanidad no era
completa. Vimos que los mandatos fueron dados a los humanos,
plural—sólo con la creación de Eva se cumplió la creación de la
humanidad.
3. El hombre es ÚNICO entre las criaturas en otras maneras, no tan solamente en la
manera en que fue creado. En Génesis 1 – 9, el hombre se distingue porque....
10
El hebreo de los libros históricos es mayormente brusco. Los autores relatan los eventos en forma austera; no
exploran las emociones y sentimientos de los personajes.
11
Krispin, Bill, “Understanding God’s Heart for Mercy,” Discipleship Training Class, New Life Presbyterian Church,
Glenside, PA 25 de Julio, 2004.

12
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

3.1. Dios se comunica con el hombre.


3.2. Hay una relación ética-religiosa entre Dios y el hombre: Dios da mandamientos
que el hombre debe obedecer y tiene la capacidad de obedecer (de
multiplicarse y señorear).
3.3. Adán no encontró una criatura que correspondía a él (Gn 2:18, 20).
3.4. Adán nombró los animales, un acto que indicó su dominio sobre ellos (Gn 2:19,
20).
3.5. Los animales fueron usados para el bien del hombre (Gn 3:21).
3.6. Dios decretó la pena de muerte para asesinato (Gn 9:6).

4. Aplicaciones en la Vida Cotidiana


4.1. Los verdaderos expertos en el hombre deben ser los teólogos y pastores (no los
“psicólogos”). El hombre fue creado por Dios, para Dios, a la imagen de Dios.
“Si es que, como la Biblia dice, el dato más importante acerca del hombre es
que está inextricablemente relacionado con Dios, entonces tenemos que juzgar
deficiente cualquier antropología que niega esa relación.” 12 De hecho,
considerando el análisis astuto de Hoekema, “deficiente” es una palabra
demasiado suave. De las teorías que “consideran un aspecto del ser humano
como último, aparte de cualquier dependencia en Dios o responsabilidad hacia
Dios el Creador,” Hoekema dice que son antropologías “culpables de la idolatría:
de adorar a un aspecto de la creación en el lugar de Dios.” 13 El teólogo o pastor
que es experto en el estudio del Original (Dios) también debe ser el experto en
la copia, o sea, su imagen, el hombre.
4.2. En las escuelas públicas se enseña a nuestros niños que “El hombre es un
animal racional.” Ya vimos la unicidad del hombre en contraste con las otras
criaturas. Así que sabemos que el ser humano no es “un animal racional”
porque el ser humano no es un animal, punto. Es imagen de Dios—está en otra
categoría. A continuación vemos algunas consecuencias de la popularidad de
esta perspectiva, aun en la iglesia.
Leamos a continuación la primera parte del artículo de Elizabeth de Isaías,
Prisma, ene-feb 1999.

12
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 4 (traducción mía).
13
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 4 (traducción mía).

13
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4.2.1. ¿Cuál es su conclusión? Es decir, ¿Cómo contesta su propia pregunta?


Noten que su pregunta (el título) es un asunto de antropología/ doctrina del
hombre.
4.2.2. ¿Cómo llega a esta conclusión? Primero, dice “El matar a otros seres
humanos no es un instinto innato, insisten los expertos.” Nota que usa la
palabra “instintos” para hablar de humanos. Si instintos son hechos
automáticos que la voluntad no puede domar, entonces tendríamos que
decir que el ser humano no tiene “instintos” tales como los que tienen los
animales. 14 También nota que apela a lo que dicen “los expertos.”
Tenemos que identificar sus premisas o presuposiciones.

14
Los instintos son heredados, es decir que son producto del cuerpo. Pero el cuerpo humano no puede hacer nada por
sí mismo, sin el espíritu o aspecto inmaterial. “El cuerpo sin espíritu está muerto” (Stg 2:26). Plena discusión de
este tema se encuentra en la lección tres.

14
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4.2.2.1 ¿Quiénes son estos “expertos”? Según ella, psicólogos seculares. No


conocen a Dios, entonces, ¿cómo pueden ser expertos en la imagen
de Dios (el hombre)?
4.2.2.2. Examinamos las premisas de la autora. ¿Es correcta esta idea de que
el hombre no mata naturalmente a otros hombres?
Escribe la autora una observación: “Casi ninguna especie mata a
sus propios congéneres.” 15 Ella aplica esta declaración al hombre,
interpreta “el hombre no mata naturalmente a otros hombres.” Está
dando por sentado que se puede aprender algo de cómo debe ser la
conducta moral del hombre por medio de observar a los animales.
Algo que creemos sin cuestionarlo, sino que lo damos por sentado, es
una premisa o presuposición.
Pero esta premisa es realmente una creencia deducida de aun otra
creencia, o sea, una premisa más profunda: Hay estricta continuidad
entre el mundo animal y el hombre, es decir que son de la misma
clase, aunque el hombre se coloque en un polo:
Animales
Amebas Animales que Seres
sencillos aprenden humanos

Estoy mostrando las bases o premisas (o presuposiciones o creencias


tácitas o implícitas) no escritas, que uno tiene que creer para poder
decir las cosas que dice la autora. Cada declaración es como la punta
de un iceberg que se ve mientras hay muchas ideas, filosofías,
creencias etc. sobre las cuales se basa tal declaración. Como la base
del iceberg, no se ven estas creencias. Son tácitas o implícitas.
Inconscientemente, las damos por sentado y así, por definición, no las
sujetamos a análisis. Para pensar críticamente, necesitamos
descubrirlas y hacerlas explícitas. Se descubren o se deducen por
medio de examinar la declaración y preguntar “¿Qué tengo que
aceptar primero para poder creer esta declaración?” o “¿Cuál otra
proposición tiene que ser cierta para que esta declaración sea
verdadera?” Es necesario identificar estas creencias subyacentes, o
premisas, y evaluarlas. A veces una conclusión suena lógica a
primera vista. A veces suena así porque queremos que sea la
verdad—no somos intérpretes neutrales y la declaración puede apelar
a nuestros deseos pecaminosos. En deducir las premisas de una
declaración estamos haciendo lo que nos manda hacer 1Ts 5:21:
“sométanlo todo a prueba” para que podamos retener sólo lo bueno y
verdadero.

15
Puede ser que ni siquiera es correcta la observación, depende de cuánto es “casi ninguna” porque se conocen varias
criaturas que se comen los de su misma especie. Pero su argumento no se sostiene o se cae basada en la veracidad
de la observación sino que en su relevancia, o sea su aplicabilidad al hombre.

15
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Siguiendo con el análisis del razonamiento de la autora, las ideas


organizadas en sus relaciones lógicas se describen así:
ƒ El hombre no naturalmente mata a otros hombres porque
ƒ casi ninguna especie mata a sus propios congéneres y
ƒ Puedes aprender algo de cómo debe ser la conducta moral del
hombre por medio de observar a los animales porque
ƒ Hay estricta continuidad entre el mundo animal y el hombre;
están en un continuo.
A continuación dibujo la declaración explícita de la autora y las
premisas subyacentes como bases que la sostienen (léelo desde
abajo hacia arriba primero):

conclusión El hombre no
naturalmente mata a
otros hombres
Casi ninguna especie mata a
observación sus propios congéneres
Puedes aprender algo de cómo debe ser Creencia
la conducta moral del hombre por medio Deducida de la
de observar a los animales. premisa

Hay estricto continuidad entre el mundo animal y el hombre. Premisa o


Están en un continuo: Presuposición

4.2.2.3. Ya que las presuposiciones más básicas son expuestas, podemos


examinarlas. ¿Son verdaderas?
4.2.2.3.1. NO. No puedes entender la conducta humana por medio de
estudiar la conducta de animales. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón
teológica, según lo que vimos acerca del hombre? El hombre no
está en un continuo con los animales sino que el hombre es
ÚNICO, es imagen de Dios, en OTRA CATEGORÍA de los
animales. Puedes comparar las células y las proteínas de la
sangre, y el calcio de los huesos, etc. (y esto es bendición de
Dios, que nos ha hecho con cuerpos de las mismas sustancias
de los animales, esta continuidad nos permite comerlos, y hacer
estudios de medicinas usándolos como sujetos, etc.). Pero en
cualquier asunto que trata de la conducta, el hombre está en una

16
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

clase aparte-- en otra categoría-- y no debemos denigrarlo por


medio de compararlo con los animales.
4.2.2.3.2. Si la premisa es equivocada, la conclusión puede ser
equivocada. En este caso, es equivocada. Esta autora saca
unas conclusiones buenas y otras equivocadas. Tomemos
mucho cuidado y seamos conscientes acerca de CÓMO
razonamos. ¡Es difícil ser congruentes en todo!
4.2.2.3.3. Dense cuenta de que otras personas aducen estas mismas
premisas para apoyar una conducta pecaminosa. Por ej. dicen
que la homosexualidad es aceptable porque es “natural” porque
ocurre en otras especies, dicen. Si aceptamos su premisa nos
deja vulnerables de aceptar esta conclusión acerca de la
homosexualidad u otras conclusiones que se derivan de ella.
4.2.2.3.4. Ver similitud en la conducta del hombre y la conducta de
animales está de acuerdo con las teorías de la evolución del
hombre, porque como Berkhof señala, “Uno de los principios
directivos de la teoría es la estricta continuidad entre el mundo
animal y el hombre.” 16 A lo mejor si preguntaras a Elizabeth de
Isaías si ella cree en la evolución del hombre, te diría que no. Sin
embargo, su concepto del hombre está de acuerdo con lo de la
evolución.
5. Ayudas en entender el significado del relato de la creación del hombre y de su
papel en el mundo tomado por la cultura del Próximo Oriente Antiguo
5.1. El polvo del cual fue creado el hombre significa algo sin valor, vacío, y
despreciable. Unos relatos de la creación de otras religiones en la literatura del
Próximo Oriente Antiguo (más o menos contemporáneos con la Israelita)
proponían una sustancia especial como la materia de la cual el hombre fue
formado. Por ej. la sangre de un dios, o su cadáver. Así estos relatos exaltan al
hombre. Otros relatos de la creación dicen que el hombre fue creado de algo
como lo escupido de un dios, en esta manera denigrando al hombre. En
contraste a estos dos extremos, tenemos el relato bíblico que presenta al
hombre como hecho de un material humilde. 17
5.2. Doug Green describe aun otro matiz del simbolismo del polvo:
Quiero llamar tu atención al hecho de que Gn 2:7 no dice que el Señor formó a Adán
“de la tierra”," sino “del polvo de la tierra." La diferencia es pequeña—solo una
palabra – en el Hebreo – pero muy significante. …en el Antiguo Testamento la
imagen de ser sacado del polvo es “lenguaje de entronización” (1 Reyes 16:1-3 es el
mejor ejemplo, también ve 1S 2:6-8). Así que un israelita leyendo este texto
probablemente entendería la formación literal del hombre como a la vez el

16
Berkhof, Teología Sistemática, p. 216.
17
Pratt, Richard, Diseñados para Dignidad, descargable de http://thirdmill.org/spanish/.

17
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

levantamiento metafórico de un rey. En otras palabras, ¡la creación de Adán es


también su entronización como rey! 18
Todavía puede ser que el polvo representa humildad, para hacer resaltar que
“un nadie” es elevado a una posición alta. Regresaremos al papel de Adán
como rey sobre la creación en el siguiente tema.
5.3. En Gn 2:7 y 3:19 el texto Hebreo hace un juego de palabras entre los vocablos
adam (= hombre) y adamá (= suelo o tierra). Así se destaca la estrecha
vinculación que existe entre el hombre y la tierra. Esta metáfora se encuentra a
lo largo de las Escrituras (Is 45:9-11; Jer 18:6; Ro 9:21; 2Co 4:7).
5.4 Nota que si nos enfocamos en el debate de la evolución, 19 entonces estaremos
perdiendo este punto teológico del significado del polvo.
6. Las Ciencias y el Origen del Hombre
En hablar de origines, es apropiado responder a las teorías evolucionistas. Pero
algunos comentarios prelimares son necesarios. Esta sección no es exhaustiva sino
que intento limitarme a lo relevante a la doctrina del hombre. Además, considero que
la mayoría de las preguntas que puedan surgir propiamente se deben tratar en otras
materias, tales como la hermenéutica o interpretación bíblica y la doctrina de las
Escrituras. Esta última incluye la diferencia entre la revelación general y la revelación
especial, un tema nuevamente importante, evidenciado por la falta de entendimiento
de ello aun entre líderes reformados quienes escriben de estos temas. 20
6.1. Empiezo con la relación entre los estudios científicos al estudio de la Biblia.
6.1.1. La Biblia tiene el lugar preeminente en la interpretación. Es para nosotros
“lentes” a través de los cuales vemos correctamente todo lo demás. La
Biblia es inequívoca y autoritativa respecto a todos los asuntos que aborda.
6.1.2. Diferimos acerca de exactamente cuáles temas la Biblia aborde. Muchos
buscan en la Biblia respuestas a preguntas que la Biblia no propone
contestar. Escribe un autor, “los escritores de la Biblia abordan
abundantemente los asuntos reales de la ciencia y la historia.” 21 En
contraste a esta perspectiva, es mi opinión que la Biblia es radicalmente
cristocéntrica. Solo habla de los datos de la “ciencia” relevantes para
mostrarnos a Cristo y cómo amarle. No relata todo la historia del mundo
sino solo la del pueblo de Dios, la historia redentora.
Para encontrar respuestas, tenemos que hacer las preguntas que la Biblia
contesta. Entiendo el temor de muchos de mis hermanos, expresado así:

18
Green, Douglas, “Que reinen: El Reinado de Dios en Génesis 1-3,” apuntes no publicados del profesor, de su curso
OT131: Biblical Theology I, impartido en el Seminario Teológico de Westminster, 23 de septiembre, 2003.
19
enfatizando que la creación era instantáneamente, literalmente de polvo; o tomando la opinión opuesta de que la
formación del polvo es metáfora por decir que el hombre se evolucionó del polvo.
20
Robert L. Thomas también observa esta tendencia en su artículo, “General Revelation and Biblical Hermeneutics,”
The Master’s Seminary Journal, Vol. 9, No. 1 (Spring 1998) pp. 5-23.
21
Thompson, Bert, “La Teoría de la ‘Doble-Revelación’: un Examen y Refutación,” Montgomery Alabama:
Apologetics Press, 2005 (http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/412).

18
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

…El tomar la posición de que la Biblia no es fidedigna cuando habla de los


datos verificables de la ciencia y la historia casi causará inevitablemente que los
inquisidores sensatos rechacen sus enseñanzas acerca de creencias teológicas y
conducta correcta. Pero Jesús dijo, “Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis,
¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?” (Juan 3:12). 22
Sin embargo, creo que el problema más bien es que tienen expectativas
incorrectas del texto—y este error es lo que hace que la Biblia aparente no
ser “fidedigna.” 23 Este autor y otros evidencian su mala hermenéutica en
citar Juan 3:12 en este contexto. ¡Las “cosas terrenales” que Cristo enseñó
no eran “datos verificables de la ciencia y la historia”! Las “cosas
terrenales” que Cristo enseñó tenían que ver con la vida cotidiana en este
mundo, es decir en el mundo todavía bajo la maldición. Enseñó que las
cosas efímeras de este mundo apuntan hacia cosas eternas, por ejemplo
matrimonio terrenal apunta hacia la unión de Cristo con la iglesia, el templo
terrenal apuntaba hacia el cuerpo de Jesús, en Juan 9 la ceguera física es
metáfora por la ceguera espiritual, 24 y en este pasaje de Juan (capítulo 3)
el viento sopla dónde quiera como el Espíritu, etc. Enseñó cómo vivir en
este período de la historia redentora—un período cuando personas querrán
quitarnos la túnica, golpearnos en una mejilla, y maldecirnos—cómo
avanzar Su reino en esta tierra mientras aguardamos Su regreso y el cielo
nuevo y tierra nueva.
6.1.3. Cuando traten los mismos asuntos, deben estar de acuerdo la
interpretación de la creación (“ciencia”) y la interpretación de la Biblia. Pero
somos intérpretes falibles. Si no están de acuerdo, debemos regresar a
nuestros estudios, admitiendo que puede ser que la una o la otra
interpretación esté equivocada. Los cristianos critican mucho los estudios
científicos pero debemos ser humildes y reconocer que también somos
capaces de errar en nuestra interpretación de la Biblia.
6.1.4. Ha habido ocasiones en que la ciencia ha ayudado la interpretación de la
Escritura, y viceversa.
6.1.5. Se nota que la doctrina de la “revelación general” se trata de lo que la
creación revela acerca de Dios, específicamente. Algunos usan esta
doctrina equivocadamente para hablar de lo que Dios supuestamente
“revela” a través de estudios científicos acerca de cualquier cosa. 25 Pero
“general” no se refiere al contenido de la revelación sino a la audiencia, es

22
Thompson, Bert, La Teoría de la “Doble-Revelación”: un Examen y Refutación, Montgomery Alabama:
Apologetics Press, 2005 (http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/412).
23
Muchos autores equivocadamente esperan precisión del estilo moderno en los narrativos de la historia israelita, por
ejemplo, pero la manera antigua de escribir historia no se conformaba con los mismos estándares de hoy. Por
ejemplo, era costumbre hablar de cada rey como “el mejor rey de todos los tiempos.” Nosotros diríamos que sólo un
rey puede ser “el mejor” pero esto no era problemático para el autor bíblico.
24
Debo este punto a George Schwab, Profesor del Antiguo Testamento del Seminario Teológico de Erskine, Due
West, SC (EEUU).
25
Thomas, Robert L., “General Revelation and Biblical Hermeneutics,” The Master’s Seminary Journal, Vol. 9, No. 1
(Spring, 1998) 5-23.

19
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

revelación accesible a todos. Hablando de los seres humanos en Romanos


1:18, el apóstol continúa
Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos,
pues él mismo se lo ha revelado. Porque desde la creación del mundo las
cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina,
se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene
excusa. Ro 1:19, 20
Este concepto erróneo de la revelación general se manifiesta en la
justificación que leo con tanta frecuencia, “Toda verdad es verdad de Dios.”
Se aplican estas palabras a cualquier idea secular para conseguir su
aceptación inmediatamente como una nueva “verdad.” Presumen que el
observador humano es capaz de interpretar correctamente sus
observaciones, o sea, de discernir la verdad cuando la vea. Pero la Biblia
nos dice al revés, que los seres humanos “con su maldad obstruyen la
verdad” (Ro 1:18) y “Cambiaron la verdad de Dios por la mentira” (Ro
1:25). Por eso, especialmente cuando los hallazgos “científicos” tienen
implicaciones morales, debemos examinarlos con una actitud de sospecha
saludable. De hecho, la revelación especial (la Palabra de Dios, la vida de
Jesús) es necesaria para interpretar correctamente la revelación general y
rechazar interpretaciones falsas (tales como la vasta mayoría de las
filosofías “psicológicas”). Sin la revelación especial, el hombre 26 puede ver
la creación y entender que Dios existe y le debe adoración, pero no puede
saber Quién es este Dios ni su plan de salvación. Puede saber lo suficiente
para ser responsable por rechazar a Dios (confirmando su condenación)
pero no pueden saber lo suficiente para ser salvo o creer en el Dios trino o
conocer Su ley (es decir, cómo le manda vivir). La doctrina de la revelación
general no nos da razón para confiar en el consejo acerca de los
problemas de la vida de las personas inconversas, sino lo contrario.
Organicé estas creencias en un cuadro:

26
o podemos decir, el filósofo-psicólogo.

20
Revelación General de Dios Revelación Especial de Dios

“Interna”: el sentido de divinidad innato y la


conciencia Las Escrituras inspiradas (Biblia)
Medios
“Externa”: Las obras de creación y las de La persona de Jesucristo
providencia a lo largo de la historia 1
La existencia de Dios El plan de salvación
Contenido de lo
Su divinidad y gloria Las tres personas de la Divinidad
comunicado
Sus atributos eternos La ley de Dios
Recipientes (a
Aquellos que el Espíritu capacita para
quienes lo es Todos
recibirlo
comunicado)

Relación con otra Es necesaria para interpretar correctamente


Provee el contexto para la revelación especial
revelación la revelación general

Glorificar a Dios Glorificar a Dios


Resultado
Condenar a los incrédulos Redimir a los elegidos

6.2. Un error común en la interpretación bíblica es la de leer el texto antiguo como si


fuera un texto del siglo XXI, trayendo nuestras expectativas culturales al texto.
No protegemos la Biblia ni la hacemos más creíble a una gente moderna por medio
de demostrar que es consistente con la ciencia moderna.... Es un mal entendimiento
fundamental de Génesis la expectativa que conteste preguntas generadas por una
cosmovisión moderna, tales como se los días fueran literales o figurativos, o si los
días de la creación pueden acordarse con la ciencia moderna, o si el diluvio fue un
evento local o universal. La pregunta que Génesis está preparado a contestar es si
Yavé, el Dios de Israel, es digno de adoración. …Es enteramente incomprensible
pensar que hace miles de años Dios hubiera hablado en una manera que tendría
sentido sólo para los lectores occidentales miles de años después. Este pensamiento
aproxima a arrogancia moderna occidental. Al contrario, Génesis presenta su caso en
una manera tal que la gente antigua hubiera podido entender, de hecho en la única
manera que entenderían. 2
Explica el Dr. Enns que los Israelitas antiguas tenían la misma cosmovisión que
sus vecinos en Mesopotamia. El contexto inicial en lo cual los cuentos de
Génesis fueron entendidos “no fue uno moderno y científico sino uno anciano y
mítico.” 3 La audiencia de Moisés no hubiera hecho las mismas preguntas
técnicas acerca de la creación que nosotros hacemos. Hoy las personas tratan
de forzar interpretaciones de la Biblia. Hacen preguntas que la Biblia no

1
Demarest, B.A. “General Revelation,” en The Concise Evangelical Dictionary of Theology, ed. por Walter A.
Elwell, Grand rapids, MI: Baker Book House, 1991, p. 433.
2
Enns, Peter, Inspiration and Incarnation: Evangelicals and the Problem of the Old Testament, p. 55 (traducción
mía).
3
Enns, Peter, Inspiration and Incarnation: Evangelicals and the Problem of the Old Testament, p. 55 (traducción
mía).

21
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

pretende contestar en lugar de apreciar las respuestas que hay. En hacer las
preguntas equivocadas, pasamos por alto lo que Dios quiere enseñarnos. Para
lograr las respuestas correctas, tienes que hacer las preguntas correctas.
6.3. Preguntas de cronología están entre las más comunes.
6.3.1. Hodge menciona cómo se escriben las genealogías. Dice que uno es “hijo”
del otro pero puede significar solo “descendiente” (se usa para nietos, etc.,
por ejemplo en Gn 46:18). También “engendró” se usa no solo por el mero
padre sino también se usa para otro progenitor (Mt 1:8, 11). Los textos no
dan cada descendiente sino que marcan descendencia, trazan esta línea. 4
6.3.2. Hacemos preguntas de cronología precisa. Pero, según la interpretación de
Poythress, los datos bíblicos son insuficientes para construir una
cronología precisa para la creación. 5 Explica que los relatos de la creación
no hablan en una manera consistente respecto a la cronología (compara
Génesis 1 con Génesis 2:9) y no hubieran comunicado una cronología
específica a un Israelita de la audiencia original.
Hodge dice...
Las Escrituras no nos enseñan cuánto tiempo el hombre ha existido en la tierra.
Las genealogías fueron intentadas a comprobar que Cristo era el hijo de David
y simiente de Abraham, y no cuántos años hayan pasado entre la creación y el
adviento. 6
6.3.3. Existe un debate entre dos campos de creacionistas: los del creacionismo
reciente (o creacionistas de la tierra joven) versus el creacionismo
progresivo o creacionismo del día-era (o sea, aquellos que creen que la
tierra es antigua) 7 . Estas perspectivas y otras (y los puntos fuertes y
débiles de cada una) se describen en un artículo por Rich Milne y Dr. Ray
Bohlin. 8, 9 La Biblia no comprueba ni refuta que el mundo es “joven,” porque
no da una cronología precisa de los eventos pre-históricos, sino que la
interpretación que alguien hace del texto depende de su hermenéutica (y
sus prejuicios).
6.3.4. Si te adhieres a una cronología breve de la historia del mundo, tienes que
enfrentar el hecho de que sea la que sea la edad del mundo, Dios lo hizo
con la apariencia de gran antigüedad. Algunos dicen que si el mundo
realmente es joven, entonces hacerlo con la apariencia de edad de

4
Hodge, Charles, Teología Sistemática, Parte II, Cap. 1, p. 40.
5
Poythress, Vern S., “Timing in Genesis 1” (La Cronología en Génesis 1), Primavera de 1992 (no publicado).
6
Hodge, Charles, Systematic Theology, Parte II, Cap. 1, p. 41.
7
En ingles, “Young-earth creationists” versus “Old-earth creationists.”
8
Milne, Rich y Bohlin, Ray, trad. por Alejandro Field, “Puntos de vista cristianos sobre la ciencia y la historia de la
tierra,” Richardson, TX: Probe Ministries (Ministerios Probe) 2003, http://www.ministeriosprobe.org/docs/vista-
cristianos.html.
9
Reasons to Believe es una organización de creyentes del campo de creacionistas de la tierra antigua
http://www.reasons.org, utilizan observaciones de científicos para evangelizar. Creen que la Biblia es inerrante y
tratan mostrar que las conclusiones de las ciencias están de acuerdo con la Biblia. También usan el argumento de
“diseño inteligente”: Muestran los detalles finos del diseño de la creación para que el oyente concluya que tuvo que
haber habido un “Diseñador Inteligente.”

22
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

millones de años es engañoso o mentiroso. Personalmente, al escuchar


que las estrellas se formaron hace millones de años me retrata vividamente
la eternidad de Dios. ¿Puedes pensar en una manera mejor para
comunicar su “eterno poder” (Ro 1:20)? Al reconocer que las dos
perspectivas (tierra antigua y tierra joven) acarrean problemas de
interpretación, debemos humillarnos y dar pausa antes de entrar en
contiendas divisivas acerca de tales asuntos, y una vez más, debemos
considerar si estamos haciendo preguntas que la Biblia no contesta. 10
6.4 Hay pocos comentarios que se merecen acerca del tema de evolución.
6.4.1. Hay que distinguir entre la evolución del hombre, de especies de animales,
o del universo. Aunque estén relacionados, es posible que una persona
crea en la evolución de animales o la evolución de galaxias sin creer en la
evolución del hombre.
Por ejemplo, un artículo de National Geographic describe la evolución del
perro al lobo en los últimos 14,000 años. 11 Hermanos fervientemente en
contra la evolución negarían que esto ocurriera. Pero otro artículo reporta
que análisis genético de lobos en Latvia ha hallado que varios de estos
aparentan ser híbridos, resultado de haberse mezclado con perros. 12 El
cristiano del tipo mencionado miraría estos animales y diría que no existen,
porque insiste que especies no cambian. Pero otras personas observan
“Ha llegado a ser más difícil definir especies, por los nuevos
descubrimientos y los desacuerdos acerca de si un grupo de animales en
particular constituya una especie.” 13

10
“Algunos sugieren que tal vez Dios creó un universo con una edad aparente. Esto es posible, sin duda, pero ciertas
implicancias de esto nos ponen muy incómodos. Es ciertamente verdadero que toda forma de creación a partir de la
nada involucra alguna forma de edad aparente. Dios creó a Adán como un adulto que parecía haber estado vivo
durante varias décadas cuando solo tenía unos pocos segundos de existencia.
Los científicos han observado supernovas de galaxias que están a cientos de miles de años luz de distancia.
Sabemos que muchas de estas galaxias deben estar lejos porque, si estuvieran todas a una distancia de unos pocos
miles de años luz, entonces el cielo de la noche sería sumamente brillante. Estas galaxias distantes suelen ser
explicadas como que Dios creó la luz en tránsito para que pudiéramos verlas hoy. Esas observaciones de
explosiones de estrellas significan que nunca ocurrieron en un universo de edad aparente. Por lo tanto, estamos
viendo un suceso que nunca ocurrió. Esto es como tener una grabación en video del nacimiento de Adán. Las
supernovas que nunca ocurrieron, ¿lo convierten a Dios en engañoso?
Por lo tanto, creemos que debemos encarar esta cuestión con humildad y tolerancia hacia quienes tiene convicciones
diferentes. La verdad será conocida finalmente. Entretanto, busquémosla juntos sin mordernos los tobillos unos a
otros.” Milne, Rich y Bohlin, Ray, trad. por Alejandro Field, “Puntos de vista cristianos sobre la ciencia y la historia
de la tierra,” Richardson, TX: Probe Ministries (Ministerios Probe) 2003,
http://www.ministeriosprobe.org/docs/vista-cristianos.html.
11
Lange, Karen E., National Geographic, Vol. 201, No 1 January 2002
(http://magma.nationalgeographic.com/ngm/data/2002/01/01/html/ft_20020101.1.html).
12
New Scientist, May 4, 2002, p 27, citado en http://www.infopet.co.uk/pages/5034.html. Dice: “Genetic analysis
carried out on 31 wolves from Kemeri National Park, Latvia, has found that a minimum of 12 of them appear to be
hybrids, resulting from interbreeding with dogs.” Traducido: “Análisis genético llevado a cabo en 31 lobos del
parque nacional Kemeri, Latvia, ha hallado que por lo menos 12 de estos aparentan ser híbridos, resultando de
mezclarse con perros.”
13
Holmes, Bob and Hecht, Jeff, New Scientist No. 2422, November 22, 2003, p. 6. “It has become more difficult to
define species, with new discoveries, and disagreements as to whether a particular group of animals constitutes a
species,” citado en http://www.infopet.co.uk/pages/5034.html.

23
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

6.4.2. Entonces, que dejemos que debaten esos asuntos entre sí porque la Biblia
no enseña ni qué ocurre ni qué no puede ocurrir. El apoyo Escritural que
comúnmente se ofrece para la perspectiva que evolución de animales no
ocurría es que Génesis dice los otros seres vivientes se produjeron “según
su género” o “según su especie” (Gn 1:21, 24, 25). Pero “especie” es una
traducción moderna de una palabra escrita cuando no existía la definición
precisa de especie que significa la palabra en español actualmente. 14
Pudiera haber sido traducido “según su tipo.”
Por otro lado, considera los animales desde el punto de vista del israelita
antiguo. Al ver un lobo, y perros como pastor alemán, husky, y maltese,
¿cuáles animales agruparía como más probablemente del mismo tipo?
Creo que clasificaría el husky o el pastor alemán junto con el lobo, y
pondría el maltes en otra categoría, porque se parecen más externamente.
No clasificaron animales con la misma precisión con que se hace hoy.
Entonces, no es necesario que el cristiano oponga la tesis del artículo de
evolución de perros por razón de exégesis bíblica. De hecho la escuela de
interpretación de Génesis que se llama “creacionismo progresivo” y sus
adherentes “aceptan gran parte de lo que podría denominarse
microevolución, la adaptación dentro de una especie, y aun algunos
cambios mayores.” 15
6.4.3. Los puntos que Moisés estaba haciendo en el relato de Génesis son
teológicos más que “científicos.” Por ej. este parentesco que el hombre
tiene con la tierra que se ve en Gn 2:7; los que quieren creer en la
evolución del hombre encuentran apoyo para esto en las palabras “le formó
del polvo.” Pero en aducir este texto, están desviados. El texto está
haciendo el punto teológico que mencioné: el humilde origen del hombre,
de material insignificante y sin valor—o bien cómo Doug Green dice, es
“lenguaje de entronización”. Usarlo para apoyar la evolución además de no
ser buena exégesis bíblica, te lleva a discusiones inútiles que quizá ni
siquiera se puedan solucionar, y sólo dividen a la gente. Reconocer la
importancia teológica del polvo te lleva a glorificar a Dios por su gran plan y
nuestra parte en ella.
(Opino que la evolución del hombre no puede ser comprobada por los
científicos. Pero, tampoco puede ser refutada por medio de
investigaciones, porque es un argumento de silencio.)
6.4.4. La llamada evolución teísta “simplemente considera la evolución como el
método de trabajo de Dios.” 16 No es justo juzgar el carácter de hermanos
que creen esta teoría y acusarles de no creer la Biblia. La Biblia no enseña

14
Una definición de especie es un “Grupo de individuos, animales o vegetales con un aspecto parecido, un hábitat
particular, fecundos entre sí pero generalmente estériles con individuos de otras especies,” del Diccionario
Enciclopédico, Quinta edición (1999) México, D.F.: Larousse, p. 412.
15
Milne, Rich y Bohlin, Ray, trad. por Alejandro Field, “Puntos de vista cristianos sobre la ciencia y la historia de la
tierra,” Richardson, TX: Probe Ministries (Ministerios Probe) 2003, http://www.ministeriosprobe.org/docs/vista-
cristianos.html.
16
como citado por Berkhof, Teología Sistemática, p. 216.

24
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

esta perspectiva pero tampoco la desmiente. Lo importante es la unicidad


del hombre en contraste con los animales, y como veremos adelante, hay
muchos cristianos que dicen que no creen en la evolución, pero su
concepto funcional del hombre lo tiene en la misma categoría que los
animales. Si uno mantiene la unicidad del hombre, si cree que durante el
proceso de “evolución” los progenitores del cuerpo de Adán no eran
humanos, entonces creer en la evolución teísta no está necesariamente en
contra de una interpretación factible del texto. El problema no sería la
creencia en la evolución en sí, sino cuando esta creencia conlleva la falta
de creer en un Adán histórico. El destino de la raza dependía de la relación
del primer Adán con Dios tanto como el destino de los redimidos depende
de la relación del Segundo Adán con el Padre.
Los lectores originales no hubieran hecho preguntas de los detalles de
cómo el hombre fue formado porque ni siquiera tuvieron el entendimiento
para poder procesar una explicación “científica” de ello. Por ende, la Biblia
no propone contestar tales preguntas. Las preguntas que la Biblia contesta
son las preguntas teológicas, las importantes para nuestro conocimiento de
Dios y de nosotros como sus imágenes.
6.4.5. La hipótesis del marco estructural postula que Génesis 1 no tiene
estructura cronológica sino literaria. En lugar de enseñar detalles
“científicos” o una cronología exacta la estructura hace resaltar principios
teológicos acerca de la relación del hombre con Dios y el resto de la
creación. Dice que los seis días consisten en dos “páneles.” En los
primeros 3 días fueron creados los tres reinos mayores y en los días cuatro
a seis fueron creados los gobernantes o habitantes de cada dominio.
6.5. Muchos textos nos advierten de no entrar en discusiones inútiles y divisoras la
Biblia dice que evitemos tales:
No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que
terminan en pleitos. (2Ti 2:23)
Evita las necias controversias y genealogías, las discusiones y peleas sobre la ley,
porque carecen de provecho y de sentido. (Tit 3:9)
Si alguien enseña falsas doctrinas, apartándose de la sana enseñanza de nuestro
Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión, es un obstinado
que nada entiende. Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones
inútiles que generan envidias, discordias, insultos, suspicacias y altercados entre
personas de mente depravada, carentes de la verdad. (1Ti 6:3-5)
Conclusión
Hay grandeza y misterio en el origen del hombre. No podemos formar una imagen
mental que capte “el vacío,” y luego Dios creando de la nada el universo, en toda su
majestad, una expresión finita de la gloria del Infinito. Mucho menos alcanzamos a
retratar la formación del primer hombre “del polvo de la tierra;” los detalles de
mecanismos no se nos han contado. Dios no ha contestado nuestras preguntas sobre
fechas precisas u otros detalles de Sus métodos. No obstante, se nos ha revelado a Sí
mismo. Sabemos Quién es el Creador, quién es el hombre (portador de Su imagen, la

25
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

máxima expresión de Su gloria), y por qué nos creó (para glorificarle a través de dominar
la tierra de Su parte). Su revelación es teocéntrica: nos ha revelado lo que necesitamos
saber de nuestro origen para poder vivir rectamente en comunión con Él.
Resumen
1. La antropología tiene que ser teológica porque el hombre fue creado por Dios, para
Dios, y a la imagen de Dios.
2. La Biblia es la única infalible fuente y norma para nuestro conocimiento del hombre.
3. En varias maneras el hombre destaca como único en la creación. No es un animal.
Ningún otro ser creado es llamado “imagen de Dios.”
4. Podemos tener presuposiciones no examinadas que están en contra nuestra fe
profesada, pero que no obstante moldean nuestras actitudes y opiniones en la vida
diaria.
5. Podemos estar de acuerdo con otros hermanos en Cristo que La Biblia es inequívoca
y autoritativa respecto a todos los asuntos que aborda, aunque diferimos acerca de
exactamente cuáles son los temas que la Biblia aborde.
6. Hay un rico simbolismo detrás del “polvo” de que Dios hizo a Adán que compagina
con otros temas de la doctrina del hombre, y que es pasado por alto cuando
cuestiones de la evolución son le enfoque.
7. No debemos imponer expectativas modernas sobre el texto antiguo sino que
debemos hacer las preguntas que las Escrituras contesten, y aceptar que no nos da
ciertos datos precisos que quisiéramos, tales como una cronología para la existencia
del hombre y todas las cosas.
Preguntas de Repaso
1. Escribe las maneras en que la creación del hombre difiere de la creación de los otros
seres vivientes.
2. ¿Qué es lo que no era “bueno” acerca del hecho de que Adán se encontró sólo?
3. ¿Cuáles son otras maneras, aparte de la creación, en que el hombre se distingue de
las otras criaturas?
4. ¿Quiénes deben ser los expertos en el ser humano y por qué?
5. ¿Por qué es falsa la enseñanza “El hombre es un animal racional”?
6. ¿Cuáles son algunos posibles significados de la descripción que Dios formó al
hombre “del polvo de la tierra”?
7. ¿De qué se trata la revelación general? ¿A quiénes se revela?
8. ¿Cuáles descripciones aparentemente inconsistentes en Génesis 1 y 2 señala
Poythress que le lleva a concluir que los datos bíblicos son insuficientes para
construir una cronología precisa para la creación?
9. ¿Cuál es un problema que enfrentas si crees en una cronología breve de la historia
del mundo?
10. ¿Cuál es un peligro de creer en la evolución teísta?

26
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

27
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

LECCIÓN 2: LA IMAGEN DE DIOS (IMAGO DEI) EN EL HOMBRE, PARTE 1

1. Introducción
La característica más distintiva del entendimiento bíblico del hombre es la enseñanza
de que el hombre ha sido creado a la imagen de Dios. 17 Se reconoce que el hombre
fue creado a la imagen de Dios, pero se discute si el hombre aún se nombra “imagen
de Dios” ahora, después de la Caída. ¿Es el hombre caído todavía la imagen de
Dios? Presento argumentos de los textos más relevantes, mayormente de John
Murray.
1.1. Podría aparentar que la respuesta es “No,” leyendo ciertos textos bíblicos:
1.1.1. Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser
transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre
muchos hermanos. (Ro 8:29)
Implica que los seres humanos no reflejan la imagen de Cristo pero Dios va
a transformar a los creyentes a Su imagen.
1.1.2. Y así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también
la imagen del celestial. (1Co 15:49)
El uso de “llevaremos,” lo cual es un verbo en tiempo futuro, podría implicar
que actualmente no llevamos la imagen de Dios.
1.1.3. …ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han
puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen
de su Creador. (Col 3:9,10)
Si la naturaleza del creyente actualmente se está renovando a la imagen
de su Creador, se implica que no alcanzaba y todavía no ha alcanzado
esta imagen.
1.1.4. …debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los
deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje
de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y
santidad. (Ef 4:22-24)
Otra vez, se implica que solamente la nueva naturaleza (la de creyentes)
es creada a la imagen de Dios.
1.1.5. Conclusión basada en estos textos: si algo de la imagen de Dios está
siendo restaurada o renovada en creyentes, dice que algo fue perdido. Nos
toca precisar qué es este algo que se perdió.

1.2. Sin embargo, otros textos bíblicos indican que sí, en algún sentido el hombre sigue
siendo la imagen de Dios:
1.2.1. Si alguien derrama la sangre de un ser humano, otro ser humano derramará la
suya, porque el ser humano ha sido creado a imagen de Dios mismo. (Gn 9:6)

17
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 11 (traducción mía).

28
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

1.2.2. Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que
están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y
maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. (Stg 3:9)
En ambos textos, la razón dada por la gravedad de la ofensa de asesinar o
maldecir a alguien es que el ser humano es hecho a la imagen o
semejanza de Dios. Ataques contra la imagen de Dios son ataques contra
Dios mismo. Ambos textos hablan de hombres caídos en general, sin
distinguir entre creyentes e inconversos.
1.2.3. »No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en
el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo
de la tierra. (Éx 20:4)
Se puede deducir que una de las razones por la cual Dios prohibió que se
hicieran imágenes para usar en adorarle era que Dios ya había hecho una
imagen suya, el hombre.
1.2.4. Ésta es la lista de los descendientes de Adán. Cuando Dios creó al ser humano, lo
hizo a semejanza de Dios mismo. Los creó hombre y mujer, y los bendijo. El día
que fueron creados los llamó «seres humanos». Cuando Adán llegó a la edad de
ciento treinta años, tuvo un hijo a su imagen y semejanza, y lo llamó Set. (Gn 5:1-
3)
Por medio de repetir que Adán fue hecho a imagen y semejanza de Dios, y
luego especificar que Set fue a la imagen y semejanza de Adán, se da a
entender entonces que Set también fue a la imagen y semejanza de Dios.
1.2.5. El hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es imagen y gloria de Dios,
mientras que la mujer es gloria del hombre. (1Co 11:7)
Una vez más, el hombre después de la Caída es llamada imagen de Dios.
1.2.6. Conclusión de estos textos: Si en estos versículos el hombre todavía se
llama la imagen de Dios, esta imagen o semejanza debe consistir en más
que la justicia original (que fue perdida). De hecho, como dice el teólogo
Herman Bavinck, el hombre no solo “tiene” o “porta” la imagen de Dios sino
que el hombre es la imagen de Dios. No puede perder la imagen de Dios
sin dejar de ser hombre. 18
1.3 . Conclusión de esta discusión: La cuestión de si el imago dei (el término en latín)
fue perdido depende de como lo defines. Así que no se puede hablar de si el
hombre sigue siendo la imagen de Dios o no, sin definir en que consiste la
imagen, porque en un sentido sigue y en un sentido fue perdido.
1.3.1. Los luteranos dicen que la imagen consiste exclusivamente en la justicia
original, así que la toma por perdido completamente por el pecado.
1.3.2. Una perspectiva católica Romana dice que la imagen consiste en la
espiritualidad, libertad, e inmortalidad, las cuales no se distorsionaron en la

18
Citado en Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 66.

29
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Caída—no se perdió nada de su naturaleza creada, solo los dones


agregados posteriormente. 19
1.3.3. Los Reformados dicen que “si la imagen se hubiera perdido, el hombre
dejaría de ser hombre.” 20 El hombre sigue siendo la imagen de Dios
porque imagen de Dios es su identidad esencial creada.
1.3.4. Nos toca hablar de la imagen de Dios en más que un sentido del término.

2. El Doble Entendimiento del Imago Dei en la Doctrina Reformada:


2.1. Para enfrentar este debate, muchos teólogos reformados hablan de dos
aspectos de la imagen de Dios. En el sentido estrecho la imagen se perdió en la
Caída: el hombre perdió la fiel semejanza a Dios en carácter. Sin embargo, en
el sentido más amplio del término, la imagen no fue perdida sino corrompida,
distorsionada, manchada, pervertida. Abajo hay un primer intento de diagramar
los dos sentidos, usando la terminología de varios teólogos.

Hablamos del hombre Hablamos de lo perdido


siendo la imagen de de la imagen en este
Dios en este sentido amplio: sentido estrecho:

D capacidad moral (sus hechos D Conformidad o perfección


son evaluados moralmente) moral
D “estructura” o lo que es D “función” o desempeño, lo que
hace
D responsabilidad de obedecer a D habilidad de obedecer a Dios
Dios
D Todos los hombres son D Solo en los cristianos se
imágenes de Dios en este recupera la imagen de Dios en
sentido este sentido

2.2. Otra manera de explicar qué quiere decir “sentido amplio” y “sentido estricto” es
usar un diagrama. Muchas palabras tienen un sentido estricto y uno o más
sentidos amplios. Considera el ejemplo de la palabra “hijo”: el sentido estricto es
lo que un padre llama a su propio niño, el sentido amplio sería un término de
cariño usado generalmente para dirigirse a una persona menor de edad:

19
Esta posición es descrita en contraste con la perspectiva Reformada en Berkhof, Teología Sistemática, p. 245.
20
Berkhof, Teología Sistemática, pp. 243-244.

30
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

“hijo” (nombre de cariño para


alguien más joven que tú)

“hijo”
(tu propio
hijo)

2.3. Repito, la doctrina Reformada reconoce que no se puede hablar de si el hombre


sigue siendo la imagen de Dios o no, sin definir en que consiste la imagen,
porque en un sentido sigue y en un sentido fue perdido. Un resumen del
sentido perdido es la perfección moral que consiste en “ciencia, justicia, y
santidad de la verdad” (P.10 del Catecismo Menor de Westminster). Pero si
entendemos la definición de imago dei en el sentido amplio, la Caída no resulta
en la pérdida de la imagen sino en la distorsión de ella. Hoekema resume el
tema de esta manera:
Así, para ser fiel a la evidencia bíblica, nuestro entendimiento de la imagen de Dios
debe incluir estos dos sentidos: (1) La imagen de Dios como tal es un aspecto del
hombre que no se puede perder, es parte de su esencia, algo que el hombre no puede
perder sin dejar de ser hombre. (2) La imagen de Dios, sin embargo, debe también ser
entendido como aquel semejanza a Dios que fue pervertida cuando el hombre cayó en
pecado, y está siendo restaurado y renovado en el proceso de la santificación.”
Se debe subrayar que la restauración de la imagen de Dios perfecta se inicia en
una persona con su regeneración. Sólo en las personas regeneradas se
empiezan a quitar los efectos de la Caída y se empiezan a ver el carácter de la
imagen de Dios en el sentido estrecho, el sentido perdido.
2.4. Así que podemos decirlo que la doctrina Reformada se ubica entre dos
extremos:

Pelagiana: La imagen Reformada: Aunque la justicia Luterano: La imagen


consiste exclusivamente en original se perdió, El hombre consiste
la naturaleza racional, por sigue siendo la imagen de Dios exclusivamente en la
ende, no se perdió nada. en el sentido amplio porque es la perfección moral, por
esencia de su identidad. La ende, se perdió todo.
imagen es distorsionada pero
está siendo restaurada en los
creyentes.

2.5. Hay implicaciones del doble entendimiento de la imagen para la doctrina de la


Caída. El entendimiento de cómo empezó el hombre, de qué estatura alta tenía,
es necesario para entender “la distancia” que cayó, la magnitud de su Caída.
Mientras más alta sea la posición al inicio, peor es la Caída. Somos llamados a
reflejar la gloria del otro, del soberano del universo ¡qué privilegio! Y si fallamos,
cuánta vergüenza. Cuando uno peca, está dando un testimonio falso de su

31
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Creador. Piensa en cómo reaccionarías al leer en el periódico de un asesinato


por un miembro de una banda. Es común, esperado. Pero ¿si se lee que el hijo
del presidente asesinó a alguien? Nos parece más grave, llamaría más
atención. El hijo del presidente tiene una posición privilegiada y por ende se
espera más de él.
“Dios no dijo ‘Hagamos pecadores a nuestra imagen.’ No captamos la
tragedia del pecado a menos que entendemos el honor y gloria que fueron
perdidos. 21
3. La Doctrina Pelagiana, en contraste:
3.1. La imagen consiste en agencia moral, nada más. La excelencia moral o
conformidad moral es adquirida por elección voluntaria.
3.2. Pero los Reformados insisten que no hay “neutralidad moral.” “Moral” implica
obligación de conformarse a la voluntad de Dios.
3.3. En el sistema de Pelagio, Dios no nos juzga por nuestra naturaleza pecaminosa
sino solamente por nuestros hechos. Entonces, no podríamos ser juzgados por
el pecado de Adán, ¡pero tampoco podríamos ser juzgados como estando en
Cristo, con su justicia contada a nuestra cuenta! Estaríamos sin esperanza.
3.4. El Arminianismo clásico tomó una posición básicamente Pelagiana.
4. ¿En qué consiste el Imago Dei?
Mucho ha sido escrito acerca de qué quiere decir que el hombre fue creado a la
imagen y semejanza 22 de Dios. Mientras toda la creación refleja la gloria de Dios y
características suyas, Génesis 1:26-28 deja claro que el hombre está en una
categoría aparte entre todos los seres creados. Solo el hombre es—por definición—
Imago Dei o imagen de Dios. Sin embargo Génesis 1 no nos da una lista de
características de la imagen de Dios, se tienen que deducir estudiando la Biblia
entera. Ofrezco una lista de intentos a describirlas:
4.1. La naturaleza espiritual, es decir, inmaterial, es enfatizada especialmente por
teólogos quienes definen al hombre en contraste con los animales. Ejemplo es
Bavinck, cuya perspectiva se describe a continuación.
4.2. La naturaleza intelectual y racional: Muchos identifican la imagen de Dios como
las características del hombre que son distintas de las de los animales. El
hombre es consciente de sí mismo y tiene la capacidad para ciencia,
pensamiento, razonamiento (raciocinio), y acción. Dice Bavinck:
… la imagen de Dios se revela en las habilidades y los poderes con los cuales el
espíritu del hombre ha sido dotado… El hombre…se levanta del nivel de las
imágenes y entra el reino de los conceptos y las ideas. Por medio del pensamiento, lo
cual no se puede entender como un movimiento del cerebro sino que se tiene que
considerar una actividad espiritual, el hombre deduce lo general de lo particular, pasa
del nivel del visible a lo de lo invisible, forma ideas de lo verdadero, lo bueno y lo

21
Pratt, Richard, “Advancing the kingdom of God” Family Bible conference, Seven Rivers Presbyterian Church,
Crystal River, FL, July 10, 2005.
22
Imagen y semejanza se usan casi intercambiablemente en los textos relevantes de Génesis según Hoekema (Created
in God’s Image, p. 13).

32
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

hermoso… todas estas habilidades y actividades tienen su punto de partido y su


centro en la autoconciencia por la cual el hombre se conoce y por medio de la cual el
hombre lleva dentro de sí un sentido imborrable de su propia existencia y la
peculiaridad de su naturaleza racional y moral… todas estas habilidades y actividades
son características de la imagen de Dios. 23

Este es el punto citado más frecuentemente, pero hay peligro en enfatizar esto
porque los animales también tienen inteligencia, y porque puedes pasar por alto
otros factores, especialmente los datos bíblicos.
¿Qué quiere decir ser creado a la imagen de Dios? … Frecuentemente la respuesta se
reduce a lo que el teólogo cree es lo que separa a nosotros como seres humanos del
resto de la creación. Tal planteamiento a menudo resulta en un enfoque en la
racionalidad humana: es nuestro raciocinio que refleja a Dios. Pero ese enfoque es
peligroso en varios sentidos. Quizá el peor es la tendencia de promover la razón sobre
otros aspectos de la personalidad, tales como las emociones y la imaginación. Con
tal perspectiva, ponemos demasiada confianza en el raciocinio humano. 24
4.3. Lo que es restaurado por ser creado de nuevo—esto es lo que debió de haber
sido destruido por la Caída, y por ende es lo que pertenece a la imagen original.
Juan Calvino enfatizaba estas cualidades que el Catecismo Menor de
Westminster y otros también menciona: la justicia, la santidad y el conocimiento
verdadero. Esto es la imagen de Dios en el sentido estrecho, la que está siendo
restaurada progresivamente en Cristo según estos textos:
y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a
imagen de su Creador. Col 3:10
y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera
justicia y santidad. Ef 4:24
Se suele comentar acerca de conocimiento original del hombre. Linleigh Roberts
dice que “necesitamos conocimiento, no podemos vivir sin ello. Necesitamos no
tan solamente las piezas sino también un marco de referencia. En otras
palabras, necesitamos el contenido (piezas) y un contexto (marco de
referencia). Adán, tal y como Dios lo creó, tenía los dos.” 25 Bavinck dice “El
conocimiento original del primer hombre implica que Adán recibió un
conocimiento adecuado para su circunstancia y llamamiento y que su
conocimiento fue conocimiento puro… veía y apreciaba todo tal y como era
realmente. El fruto de tal conocimiento de la verdad fue la justicia y la
santidad.” 26 En contraste, El Catecismo de Heidelberg describe la relación en
manera inversa: “Dios creó al hombre bueno (a) haciéndolo a su imagen y
semejanza (b), es decir, en verdadera justicia y santidad, para que rectamente
conociera a Dios su Creador” (respuesta a pregunta 6).
4.4. El hombre entero (cuerpo y espíritu) refleja la imagen de Dios.

23
Bavinck, Herman, “The Origin, Essence, and Purpose of Man,” traducción mía.
24
Longman, Tremper, Immanuel in Our Place, pp. 4-5 (traducción mía).
25
Roberts, Linleigh, Let Us Make Man, p. 9.
26
Bavinck, Herman, “The Origin, Essence, and Purpose of Man,” traducción mía.

33
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4.4.1. Berkhof dice "el cuerpo también constituye una parte de la imagen porque
la Biblia dice que el hombre--no solamente el alma--fue creado a la imagen
de Dios." 27
4.4.2. Ferguson, Calvino, Murray, Strimple, Bavinck y Hoekema están de acuerdo
en que el hombre refleja la imagen de Dios en el cuerpo también.
(Irónicamente, Machen no está de acuerdo.)
4.4.3. Salmo 94:9 dice ¿Acaso no oirá el que nos puso las orejas? ¿Ni podrá ver
el que nos formó los ojos? y en contraste Sal 115:4-6 dice que los ídolos
tallados tienen bocas pero no hablan y ojos, pero no ven. Por ende…
4.5. Las capacidades humanas son reflejos de capacidades divinas (Richard Gaffin y
Vern Poythress). De acuerdo con el punto anterior, se incluyen capacidades
físicas tanto como las capacidades intelectuales, como vemos en Sal 94:9. Cito
a Poythress:
La habilidad única de los seres humanos a conocer a Dios, a responder activamente a
Él, usar lenguaje, pensar, ejercer dominio sobre la creación más baja—todas estas
cosas imitan el conocimiento, lenguaje, pensamiento, y dominio originales de Dios, y
contribuyen a la habilidad humana de representar la presencia de Dios en la tierra
activamente. 28
Otra manera de decirlo es que el hombre es “análogo” a Dios. 29 Nuestro
conocimiento es análogo a su conocimiento, nuestra capacidad de hablar es
análoga a su capacidad de hablar. Hablamos porque Él habla. De hecho, la
habilidad de comunicarse es un aspecto importante de nuestra identidad de ser
criaturas en pacto con Dios. Pero por la Caída esta capacidad está
distorsionada, como dice Santiago "la lengua es un fuego, un mundo de maldad"
(3:6)
En fin, es problemático tratar ubicar la imagen en solo una parte del hombre, en
lugar del hombre entero, cuerpo y espíritu.
4.6. La voluntad o libre albedrío es citado como un aspecto importante de la imagen
de Dios (pero hay que definir qué quiere decir). Se tratará en lecciones
posteriores.
4.7. La inmortalidad también es considerada por algunos como parte de lo que es
ser imagen de Dios. Dice Neal Hegeman, “El hombre fue creado a la imagen de
Dios y parte de esta imagen es la inmortalidad, es decir, tanto los justos como
los injustos vivirán para siempre.” 30 Sin embargo, junto con Machen 31 y otros,
no estoy convencido de que Adán haya sido creado con un cuerpo inmortal.
Apocalipsis dice que los dichosos que entran en la ciudad celestial son aquellos
que tienen el derecho al árbol de la vida (Apoc 21:14, 19), mientras que en
Génesis Dios dijo “No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto
del árbol de la vida, y lo coma y viva para siempre” (Gn 3:22). Varios teólogos
separan la cuestión del estado creado y la muerte, que es la paga del pecado y

27
Berkhof, Teología Sistemática, p. 241.
28
Poythress, Vern S., The Shadow of Christ in the Law of Moses, pp. 80-81 (traducción mía).
29
Van Til, Cornelius, Westminster Theological Seminary.
30
Comunicación personal, 9 marzo, 2006, usada con permiso.
31
pp. 155-156.

34
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

seguramente no hubiera ocurrido si Adán no hubiera pecado. Dicen que si Adán


no hubiera pecado, su cuerpo habría sido hecho inmortal de alguna manera.
Hodge escribe, “si el Apóstol, cuando dice que hemos llevado la imagen del
terrenal, se refiere a que nuestros cuerpos actuales son como el cuerpo de
Adán tal como fue originalmente constituido, entonces su cuerpo, no menos que
el nuestro, necesitaba ser transformado para quedara idóneo para la
inmortalidad.” 32 Bavinck dice que Adán “No poseía la vida eterna que no se
puede corromper y no se puede morir, pero en su lugar recibió una inmortalidad
preliminar cuya existencia y duración dependían del cumplimiento de una
condición.” 33 Quizá Harris es el más claro en su formulación de esta
perspectiva:
1 Timoteo 6:16 inequívocamente declara que sólo Dios tiene la inmortalidad…De la
historia en Génesis parece que el hombre no fue creado ni inmortal ni mortal (ve Gn
2:17; 3:22), pero con la posibilidad de llegar a ser el uno o el otro, depende de cómo
respondería a Dios. Fue creado para la inmortalidad en lugar de con la
inmortalidad… Dios es inherentemente inmortal, pero el hombre es derivadamente
inmortal, recibiendo la inmortalidad como un regalo divino por gracia (Ro 2:7). 34
Hegeman responde a estos argumentos, “Si el hombre fuera creado para la
inmortalidad y no con la inmortalidad, entonces es posible que algunas personas
sean mortales.” 35 Aunque no estoy de acuerdo de que la existencia de personas
mortales sea el resultado lógico de la posición descrita por Bavinck, Hodge y
Harris, sus explicaciones tampoco me satisfacen. Respecto a 1 Timoteo 6:16,
Dios es el único que tiene inmortalidad en sí, en la misma manera que es el
único que tiene existencia en sí. Pero esto no es decir que nada más exista, ni
que nada más tenga inmortalidad, porque Dios puede crear seres con estas
características.
No encuentro un argumento que explique el porqué si no fue creado inmortal—si
la inmortalidad se le otorgó después— por qué al reprobado también se le da la
inmortalidad, aunque en un cuerpo capacitado para sufrir eternamente. Ningún
autor que he leído habla de la inmortalidad del inconverso. En mi mente el
hecho de que el no creyente también es inmortal favorece la idea de que la
inmortalidad es parte de la imagen de Dios. Así que para mí es un asunto no
resuelto.
4.8. La imagen de Dios es corporativa—los creyentes corporativamente reflejan la
imagen de Dios, se expresa mejor por una comunidad.

4.8.1. El divino “nosotros”de Gn 1:26 es reflejado en “ellos” en Gn 1:27


4.8.2. Un individuo en la comunidad de creyentes, donde se comunica y ama y
ejerce sus dones refleja la gloria de Dios mejor de lo que lo puede hacer

32
Hodge, Charles, Teología Sistemática, Volumen Uno, Parte II Antropología, Terrassa, España, Clie, 1991, p. 500.
33
Bavinck, Herman, “The Origin, Essence, and Purpose of Man,” traducción mía.
34
Harris, M.J, “Immortality,” New Dictionary of Theology, editado por Ferguson, Wright y Packer, Downers Grove,
IL, Intervarsity Press, 1988, pp. 332-333, traducción mía.
35
Comunicación personal, 9 marzo, 2006, usada con permiso.

35
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

estando sólo. Porque piénsalo: ¿cómo obedecerías al segundo y gran


mandamiento si vivieras sólo?
4.8.3. El varón y la mujer glorifican a Dios mejor que el uno o la otra sólo, porque
por el diseño y designio de Dios los creó así, en dos géneros
complementarios. No pudiera uno sólo llevar a cabo el mandato de llenar la
tierra y sojuzgarla. Dio ciertas habilidades y puntos fuertes a cada uno,
entonces unidos funcionan mejor.
4.8.4. La iglesia, donde todos los dones son manifestados, refleja a Dios mejor
que lo que un solo individuo puede. Un individuo tiene sus dones, pero en
el cuerpo todos los dones son representados (1Co 12; Ef 4:11-13). Y son
interdependientes, la manera en que funcionan juntos en armonía refleja
las funciones complementarias en la Trinidad. Imagina cómo los diversos
instrumentos en una orquestra juntos producen música con una
profundidad y exquisitez que un solista no podría.
La imagen de Dios en su totalidad solo puede ser vista en la humanidad
como una comunidad entera. Herman Bavinck ha expresado este punto
efectivamente:
No el hombre individual, y ni siquiera el varón y la mujer juntos, sino que la
humanidad como una totalidad es la imagen de Dios en su pleno desarrollo. La
imagen de Dios es demasiada rica para ser representada completamente por un
solo ser humano, aunque sea bastante dotado. La imagen solo puede ser
expresada en su profundidad y riquezas en la humanidad entera con sus
millones de miembros. 36
Llegamos a lo que considero los puntos de mayor importancia en describir
en qué consiste la imagen de Dios. Desafortunadamente estos son
precisamente los puntos más pasados por alto en las enseñanzas más
comunes que reciben los hermanos a quienes he enseñado.
4.9. Una definición funcional de la imagen de Dios: VICEGERENCIA
Como mencioné anteriormente, dado que Génesis 1 no nos da una lista de las
maneras en que el hombre asemeja a Dios, se tienen que deducir por medio de
más estudio bíblico. Una investigación del contexto histórico y literario ha
arrojado más luz acerca de la idea de “imagen de Dios,” y enfatizando la función
de la imagen.
4.8.1. El contexto histórico, El Próximo Oriente Antiguo: La investigación del
significado que tenían las imágenes y el epíteto “imagen de Dios”
antiguamente en el Medio Oriente ha arrojado luz sobre lo que Génesis
1.26-28 enseña de la creación del hombre y de su papel en el mundo.
4.8.1.1. Primero, notamos que “según la «ideología real» difundida en el
mundo antiguo, especialmente en Egipto, el rey es la imagen de Dios
y como tal lo representa ante sus súbditos.” 37 Concurre Pratt: “a la
36
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 99.
37
Padilla, C. René, “La Relación Hombre-Mujer en la Biblia,” en Fundamentos bíblicos Teológicos de Matrimonio y
la Familia, ed. Jorge Maldonado, p. 48.

36
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

imagen y semejanza de Dios’’ era una frase común en aquel tiempo


pero se usaba exclusivamente para la realeza; el emperador era la
imagen quien debiera aprender la voluntad de Dios en el cielo y
traerla a la tierra. ¡Todos nosotros tenemos este papel!” 38 Es así
porque Adán fue creado como rey sobre la creación, bajo el Rey
Soberano. Subrayando su realeza, Lucas lo llama “hijo de Dios” (Lc
3:38). En la ideología real oriental sólo el rey se considera imagen de
Dios y así representa a Dios. 39 Pero ya vimos cómo la Biblia habla
de todas las personas como “imagen de Dios” (Gn 9:6; Stg 3:9).
4.8.1.2 Segundo, los reyes del Próximo Oriente Antiguo tenía la práctica de
erigir imágenes (estatuas) suyas en todos los territorios de su reino.
Mientras iba conquistando y tenía un imperio grande, el rey no podía
visitar a cada parte.
Longman explica:
Un mejor planteamiento [para definir “imagen de Dios”] es preguntar
cómo funcionaron las imágenes en el Antiguo Cercano Oriente.
Básicamente, las imágenes representaban sus objetos. El mejor ejemplo
viene de la cultura de la realeza. En la antigüedad, los reyes solían crear
imágenes de ellos mismos y colocarlas en todas partes de su reino para
recordar a la gente de su autoridad y presencia. Dios creó a los seres
humanos en tal manera que ellos en igual manera representaran la
presencia de Dios en la tierra. Los seres humanos reflejan la gloria de
Dios en una manera que ninguna parte de la creación hace. 40
La imagen trae gloria a la original. Mientras más imágenes haya, más
es la gloria que Dios recibe. También mientras estas imágenes se
encuentren en más áreas del mundo, también se aumenta más la
gloria que se da a Dios, el original. 41
4.8.2. El mandato cultural, multiplicación y dominio.
Dice el Dr. Richard Pratt que necesitamos cambiar cómo pensamos de
Dios a pensar en Él como Emperador. Cambiemos cómo pensamos en la
tierra el lugar donde Dios está estableciendo su emperio o reino.
Cambiemos como pensamos de nosotros mismos, no como insignificantes
sino como aquellos que llevarán a cabo el Reino de Dios. En nuestras
culturas cada quien busca lo suyo pero Dios nos diseñó con un propósito
más allá de nosotros mismos. Avanzando el Reino de Dios es la esencia
de quiénes somos como cristianos, no un apéndice. 42

38
Pratt, Richard, “Advancing the kingdom of God” Family Bible conference, Seven Rivers Presbyterian Church,
Crystal River, FL, July 10, 2005.
39
Padilla, C. René, “La Relación Hombre-Mujer en la Biblia,” en Fundamentos bíblicos Teológicos de Matrimonio y
la Familia, ed. Jorge Maldonado, p. 48.
40
Longman, Immanuel in Our Place, p. 4.
41
Pratt, Richard, en su presentación (no publicado) “Nuestra Posición en el Reino de Dios.”
42
Es una cita parcial del original: “Change the way we think about God to emperor. Change the way we think about
earth to place where He is establishing His kingdom. Change the way we think about ourselves: not insignificant
but those who will bring about the Kingdom of God. Our society is narcissistic. Advancing the kingdom is the

37
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las
tinieblas cubrían el abismo Gn 1:1, 2a
“Cuando Dios creó al mundo al principio no era un lugar bonito sino oscuro,
no habitable, caótico. La palabra traducida 'bueno' puede ser traducida
'placentero.' La finalidad es hacer la tierra un lugar hermoso donde Dios
moraría en todo Su esplendor y gloria. 43
Ahora, consideremos las órdenes dadas al hombre.
y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza.
Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo;
sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los
reptiles que se arrastran por el suelo.»
Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y
mujer los creó, y los bendijo con estas palabras:
«Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla;
dominen a los peces del mar y a las aves del cielo,
y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» (Gn 1:26-28)

4.8.2.1. Multiplicación: Dado que la imagen trae gloria a la original, mientras


más imágenes haya, en más áreas de su reino, se aumenta más la
gloria del rey. Dios mandó al hombre que el hombre se multiplicara
para que llenara la tierra con imágenes suyas, así multiplicando Su
gloria (Gn 1:28).
4.8.2.2. Dominio: El hombre fue creado para que tuviera dominio sobre la
tierra. Aun antes de darle al hombre los mandatos, Dios expresa este
propósito principal que Sus imágenes tendrán: «Hagamos al ser
humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio…” (Gn
1:26)
4.8.2.2.1. Los deberes encomendados a Adán y Eva son los de de realeza,
se usa lenguaje real (de realeza): sojuzgar... señorear...
nombrar... palabras que muestran la autoridad que Dios le dio.
Recordamos que según Doug Green, “la creación de Adán es
también su entronización como rey” 44 lo cual es explícito en
Salmo 8:4-8:
«¿Qué es el hombre, para que en él pienses?
¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta?»
Pues lo hiciste poco menos que un dios,
y lo coronaste de gloria y de honra:
lo entronizaste sobre la obra de tus manos,

essence of who we are as Christians (not an addendum).” Pratt, Richard, “Advancing the kingdom of God” Family
Bible conference, Seven Rivers Presbyterian Church, Crystal River, FL, July 10, 2005.
43
“The goal was to make world a lovely place where He would dwell in all His splendor & glory.” Pratt, Richard,
“Advancing the kingdom of God,” Family Bible conference, Seven Rivers Presbyterian Church, Crystal River, FL,
July 10, 2005.
44
Es cierto que Cristo, el hombre perfecto, es el cumplimiento pleno de este Salmo (Heb 2:5-9). Jesucristo es lo que
Adán debió haber sido, el Rey que lleva a cabo este dominio fielmente.

38
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

todo lo sometiste a su dominio;


todas las ovejas, todos los bueyes,
todos los animales del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
y todo lo que surca los senderos del mar.
Este dominio terrenal de parte de Dios fue encomendado primero
a Adán. Los deberes del rey-criatura conocidos como el
MANDATO CULTURAL— multiplicación y dominio— podrían ser
llamados el mandato real. Le complació a Dios crear el mundo e
instalar al hombre sobre ello como su rey visible.
4.8.2.2.2. El hombre es el vicegerente de Dios. Claro que el señorío
encomendado a Adán no fue absoluto—solo Dios es Soberano
absoluto—sino delegado y representativo. Un vicegerente es
alguien que gobierna en lugar del soberano, investido con la
autoridad del soberano ausente. El Hombre es la imagen de
Dios, lo representa y está investido de su autoridad. “La meta de
Yahvé para la humanidad y para su representante único (Adán)
es que fueran Sus vicegerentes, rigiendo al mundo de parte de
Él,” dice Green, y diagrama la relación así: 45

Dios
Ð
Humanidad/Adam
Ð
Creación

Varios autores han denominado esta posición del hombre


“vicegerente” (Green, 46 McCartney, 47 Hoekema 48 ), “viceregente”
(Pratt) o “virrey,” debajo de la soberanía absoluta de Dios.
Prefiero el primer término, “vicegerente,” y lo usaré desde ahora
y adelante. Quizás cuál término de estos usas dependerá de que
si quieres enfatizar el papel de regir/reinar (viceregente y virrey)
o el papel de gobernar/manejar (vicegerente), aunque
obviamente traslapan las funciones de los dos. A una audiencia
moderna “vicegerente” comunica más la idea de mayordomía
que es la función del hombre dada por Dios en el mandato de
cultivar la tierra. Nos puede parecer un trabajo servil pero Doug
Green ha descrito el concepto del “Rey-Jardinero.” Comentando

45
“Yahweh's goal for humanity and its single representative (Adam) is that they be his vicegerents, ruling the world
on his behalf.” Green, Doug, “Let Them Rule: The Kingdom of God in Génesis 1-3” (“Que reinen”: El Reinado de
Dios en Génesis 1-3) OT131: Biblical Theology I, Seminario Teológico de Westminster, September 23, 2003.
46
Green, Doug, Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.
47
McCartney, Dan, “Ecce Homo: La Venida del Reino como la Restauración de la Vicegerencia Humana,”
Westminster Theological Journal, Vol. 56.
48
Hoekema, Created in God’s Image, p. 79.

39
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

de Génesis 2:15 ("Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el


jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara”) escribe:
En otras palabras, Adán es identificado como un jardinero, alguien
que labra la tierra y cuida el jardín. (No pienses de un pequeño
jardín de verduras detrás de tu casa … Significa más bien algo como
un "huerto botánico" o "parque" – con una rica diversidad de plantas
exóticas y árboles. De hecho, la palabra Hebrea, usualmente
transliterada como "Edén," según la luz arrojada por varios
hallazgos arqueológicos del último siglo, se debe traducir “El
Huerto de Abundancia o Fecundidad.")
Aunque nos parezca sorprendente, a los lectores antiguos, el retrato
de Adán como jardinero les mandó una señal más que él estaba
siendo identificado como un rey….Por ejemplo, en Mesopotamia, el
título, "Jardinero" a menudo fue usado como un epíteto real. 49
Otros autores describen el papel del hombre en la misma manera
sin resumirlo en un término. Por ejemplo:
Así, pues, el significado esencial de la descripción del Hombre
como la Imago Dei es el carácter representativo que el Hombre tiene
respecto a Dios. …Al Hombre como su imagen—su representante—
le da la facultad de reproducirse y le encomienda la mayordomía del
mundo. La tarea humana fundamental es el gobierno de la realidad
creada, en representación de Dios y bajo su autoridad. Este es el
«mandato cultural», en cuyo cumplimiento el ser humano manifiesta
que en efecto es Imago Dei. 50
4.8.3. El contexto literario: La vocación, por decir, del hombre es el punto de
capítulos 1 y 2 de Génesis. Anteriormente sugerí que prestáramos atención
a las preguntas que la Biblia contesta en lugar de tratar forzar respuestas
de preguntas que no contesta. Uno de los esquemas interpretativos del
narrativo de la creación encaja muy bien con el énfasis en las funciones del
hombre de multiplicarse y dominar. La hipótesis del marco estructural 51
dice que Génesis 1 no tiene estructura cronológica sino literaria: Los seis
días consisten en dos “paneles.” En los primeros 3 días fueron creados los
tres reinos mayores y en los días cuatro a seis fueron creados los
gobernantes o habitantes de cada dominio.
4.9.3.1 Nota que esta idea presenta a Dios como si estuviera arreglando las
dos condiciones no deseables identificadas en Génesis 1:2:

49
Green, Doug, “Let Them Rule: The Kingdom of God in Génesis 1-3” (“Que reinen”: El Reinado de Dios en
Génesis 1-3) OT131: Biblical Theology I, Seminario Teológico de Westminster, September 23, 2003.
50
Padilla, C. René, “La Relación Hombre-Mujer en la Biblia,” en Fundamentos bíblicos Teológicos de Matrimonio y
la Familia, ed. Jorge Maldonado, p. 48.
51
“Literary framework hypothesis” originalmente de Arie Noordzij de la Universidad de Utrecht en su artículo,
"God's Word and the Witness of the Ages" (1924) ha sido avanzado por numerosos teólogos de muchas
denominaciones, quizás el de más renombre siendo Meredith G. Kline de Westminster Theological Seminary
http://spindleworks.com/library/walker/framework01.htm.

40
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

La tierra estaba desordenada y vacía (Gn 1:2 RV ’95 52 )


La tierra estaba8JQ
DY8JQ
V(tohu wabohu) =
inhabitable (tohu) e inhabitada (bohu)
En los primeros 3 días Dios impone orden sobre el caos, creando los
tres reinos; y en los últimos 3 días, elimina la vaciedad del mundo,
llenándolo con seres vivientes. Así que Dios trató con el hecho de que
el mundo era “tohu” (desolada, no habitable, caótica) por medio de
imponer orden sobre la creación y haciéndolo fructífero 53 —separando
la luz de la oscuridad, separando las aguas de arriba de las aguas de
abajo y separando la tierra seca de las mares—que resultó en una
tierra fértil en el tercer día, 54 es decir, una tierra sojuzgada. Hubo una
progresión de los actos de los días uno al tres.
Luego trató con el hecho de que la tierra era “bohu” (vacío): algunos
teólogos ven una progresión en los días 4, 5, 6, poblando los reinos
creados en días 1, 2, 3, respectivamente. Por ejemplo, dice en la
Biblia de Estudio, Dios Habla Hoy (pp. 23-24):
El relato bíblico distribuye las acciones creadoras de Dios en el marco de
una semana, con sus seis días de trabajo y el séptimo de descanso. En esos
seis días están repartidas ocho obras: Las cuatro primeras consisten en
separar y delimitar las zonas o regiones que configuran el mundo visible;
los cuatro restantes están destinadas a poblar esas regiones con seres
dotados de movimiento, de acuerdo al siguiente esquema:

DÍAS OBRAS DE DIOS DIAS


1 (v. 3) 1 luz- 5 sol-luna 4 (v.
tinieblas estrellas 14)
2 (v. 7) 2 cielo- 6 pájaros-peces 5 (v.
mares 21)
3 (v. 9) 3 tierra seca 7 animales 6 (v.24)
terrestres

(v. 4 vegetación 8 hombre-mujer (v 27)


11)
SÉPTIMO DÍA

4.9.3.2. Agregué al esquema del autor y puse juntas sus observaciones, las
mías y las de Richard Pratt en la siguiente tabla para mostrar la
relación entre la obra creativa de Dios y la obra administrativa del
hombre. Richard Pratt dice que las descripciones del cielo nuevo y
tierra nueva en Apocalipsis nos muestran que la finalidad de Dios es
52
“un caos total,” como dice la NVI, combina las dos palabras Hebreas en una sola idea.
53
Énfasis de Doug Green, Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.
Énfasis de Doug Green, Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

41
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

“Estado inicial”
Gn tohu (desolado, desordenado) bohu (vacío)
1:2 inhabitable inhabitado

La creación
P Reinos Habitantes-Gobernantes L
R L
E E
Gn El tiempo es puesto en orden: Gn Las luces que gobiernan el día y la N
P 1:3- día y noche creados 1:14- noche son creadas
A A
5 19 N
R
A Gn El espacio por arriba y por Gn Los habitantes del cielo y las aguas D
N 1:6- abajo es puesto en orden 1:20- son creados O
D 8 23
O Gn El espacio abajo, la tierra, es Gn Los habitantes de la tierra seca son
1:9- ordenada aun más y hecha 1:24 creados
13 fructífera

Mandato al hombre
Gn. “y sométanla; dominen a los peces Gn “Sean fructíferos y multiplíquense, llenen
1:28 del mar y a las aves del cielo y a 1:28 la tierra”
todos los reptiles que se arrastran
por el suelo”
Gn. “Dios el Señor tomó al hombre y
2:15 lo puso en el jardín del Edén para
que lo cultivara y lo cuidara”

hacer todo el mundo un lugar tan hermoso que va a querer venir acá y
morar con nosotros para siempre. En el principio Edén era la única
parte que era perfecta. El hombre era encomendado con el trabajo de
extender a este paraíso para que abarcara todo el mundo. 55 En mis
palabras, el trabajo del hombre es continuar la obra que Dios inició en
la creación:

Fíjense como los deberes del hombre—multiplicación y dominio—


corresponden a la labor de Dios mismo representada por las dos
columnas de la tabla. Dios ordenó e hizo fructífera la tierra, es decir, la
dominó; luego la pobló. Así que Dios da mandato al hombre a
continuar estas obras de (1) convertir la tierra no-habitable (tohu) en
una tierra ordenada y fructífera y (2) llenar la tierra vacía (bohu) con
imágenes de Dios. El hombre tiene el trabajo real de
sojuzgar/gobernar/ cultivar u ordenar la tierra, de parte de Dios como
Su vicegerente, y llenarla con imágenes de Dios. Es decir, por medio

55
Pratt, Richard, “Advancing the kingdom of God” Family Bible conference, Seven Rivers Presbyterian Church,
Crystal River, FL, July 10, 2005.

42
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

del hombre Dios continúa su trabajo de remediar la “condición


inicial” de la tierra denominada tohu y bohu. 56 Dr. Vern
Poythress escribe:
Los seres humanos como la corona de la creación encarnan el orden de
Dios en una manera muy especial. Claro que, como los animales, tienen
la capacidad de reproducir aun más orden según su especie. Pero
además son hechos “a la imagen de Dios” (Gn 1:26). En una manera
especial reproducen en la tierra el orden de Dios, su Diseñador. 57

Así que el trabajo del hombre es hacer toda la tierra fructífera como
Dios hizo Edén (énfasis de Green) y extender esta área fructífera a
toda la tierra (enseñanza de Pratt).
4.9.3.3. De hecho, nota que en el contexto estos mandamientos son
bendiciones:
y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense…
(Gn 1:28)
La primera manera en que Dios bendijo al hombre fue encomendarle
al seguimiento de Su obra en la tierra, de extender a Su imagen a
todo el mundo, y gobernar el mundo de Su parte. ¡Qué gran privilegio!
Empezábamos este tema con la pregunta de que si el hombre sigue
siendo imagen de Dios. Pues el hecho de que la responsabilidad a
cumplir con estos mandatos quedó vigente después de la Caída es
aun otra evidencia que el hombre sigue siendo la imagen de Dios: el
mandato a multiplicarse y señorear es repetido al siguiente
representante de la humanidad, Noé (Gn 9:1, 2), es decir, después de
la Caída. El plan de Dios es eterno, aun el pecado no lo puede
cambiar.
Multiplicación de su descendencia y dominio sobre una tierra fértil y
sus enemigos son las bendiciones primordiales a lo largo del AT.
Bavinck dice:
La Escritura menciona que esta creación del hombre a la imagen de Dios
tiene que expresarse particularmente en su dominio sobre todos los seres
vivientes y en sujeción a Él de toda la tierra. Porque el hombre es el hijo
o prole de Dios, él es rey de la tierra. Ser hijos de Dios y herederos de la

56
Es cierto que el orden de los imperativos mismos no es lo mismo que tohu y bohu, pero este orden no anula la
correspondencia. Pero estrictamente hablando, sí se menciona primero que el hombre “tenga dominio,” el aspecto
de su deber que es una continuación de la obra de Dios de días 1 a 3 (de ordenar la tierra y hacerla fructífera). Pero
en la lista de imperativos en v. 28 el orden es el revés. Hay varios razones por el orden reverso en los mandamientos
al hombre: Dios ordena a las aves y las criaturas del mar a multiplicarse (1:20) pero no a sojuzgar. Entonces el
primer mandato al hombre (multiplíquense) es una repetición de este mandato a las criaturas, pero luego el Señor
agrega el mandato a sojuzgar a esas criaturas y a todo la tierra (v. 26). Otra razón por el orden reverso de los dos
mandatos básicos es que el hombre tiene que multiplicarse primero para que pueda sojuzgar la tierra, reflejar a Dios
es una actividad corporativa.
57
Poythress, Vern S., The Shadow of Christ in the Law of Moses, p. 80 (traducción mía).

43
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

tierra son dos cosas ya estrechamente relacionadas la una a la otra, e


inseparablemente relacionadas la una a la otra, en la creación. 58
4.9.4. Unos teólogos insisten que la imagen de Dios se define por lo que es, y
esto es distinto de lo que hace la imagen de Dios. Sin embargo, hemos
visto que los datos bíblicos apuntan hacia una definición funcional. Para
ilustrar como la función puede definir a una persona, piensa en una escena
común: estás conociendo a nuevas personas en una fiesta. Un varón se
presenta a ti y te dice que es artista, pintor. Le dices que te fascinan las
pinturas y pides que te muestre algunas de sus obras. Te responde, “Es
que no he pintado ninguna todavía.” Ahora, ¿Vas a considerar a esta
persona un “pintor”? Claro que no, porque el sentido del término es alguien
que pinta. En la misma manera, una imagen de Dios es alguien que
muestra o refleja a Dios. 59 La definición es funcional. Hoekema explica:
La imagen de Dios en el hombre por ende debe ser vista como involucrando
tanto la estructura del hombre (sus dones, capacidades, y talentos) como y el
funcionamiento del hombre (sus acciones, sus relaciones con Dios y otros, y la
manera en que él utiliza sus dones). … Tenemos que ver ambos, pero
necesitamos ver la estructura del hombre como secundaria y el funcionamiento
como principal. Dios nos ha creado para que llevemos a cabo un deber, para
que cumplamos una misión, para que sigamos un llamamiento. Para hacernos
capaces de llevar a cabo esta función, nos ha dotado con muchos dones—dones
que reflejan algo de Su grandeza y gloria. Ver al hombre como imagen de Dios
es ver ambos tarea y dones. Pero la tarea es principal; los dones son
secundarios. Los dones son medios de cumplir la tarea. 60
Jorge Maldonado concurre:
el Hombre recibe de su Creador el mandato de “señorear” en el mundo creado.
El hombre es puesto como “soberano” del medio. Ningún otro ser creado
recibe tal mandato ni es puesto en tal categoría; solamente aquel que es
concebido “a imagen y semejanza” del Creador. Imago Dei y “soberanía” están
tan íntimamente ligados que no pueden entenderse en forma separada. De hecho
estamos inclinados a pensar que este es un factor determinante en el concepto
de la persona. A menos que el Hombre “señoree” sobre su entorno, no podrá ser
visto como tal. Si no lo hace, deja de ser “sujeto” y pasa a ser “objeto”, pues al
no señorear se confunde con la naturaleza como un elemento más de ella.61
En fin, incorporando esta definición funcional en el doble entendimiento de
la imagen de Dios, digamos que el llamado a reflejar el carácter de Dios y
llevar a cabo la vicegerencia de la tierra, llenándola y sojuzgándola, todavía

58
“Scripture expressly mentions that this creation of man in God's image must come to expression particularly in his
dominion over all living beings and in the subjection to Him of the whole earth. Because man is the child or
offspring of God, he is king of the earth. Being children of God and heirs of the world are two things already closely
related to each other, and inseparably related to each other, in the creation.” traducción mía de Bavinck, Herman,
“The Origin, Essence, and Purpose of Man,” citado en http://www.the-highway.com/origin_Bavinck.html.
59
El inglés tiene la ventaja de poder hacer del sustantivo un verbo correspondiente. Se dice “Man images God.”
60
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 73.
61
Fundamentos bíblicos teológicos de matrimonio y la familia, ed. Jorge Maldonado, p. 30.

44
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

está vigente, aunque la habilidad de hacerlo ha sido destruida por el


pecado.
4.10. El hombre tiene un “sentimiento de divinidad” innato según Juan Calvino.
Calvino dijo que cada ser humano tiene un conocimiento innato de Dios: sabe
que Él existe, que es su Creador y que le debe adoración. Este conocimiento es
impreso en su ser, no se puede borrar aunque el hombre intenta callarlo y
suprimirlo. Quizá una mejor traducción es “sentido de divinidad” o “percepción
de divinidad” o “conocimiento de divinidad.” En mi mente este concepto de
Calvino encaja con la identidad del hombre como imagen de Dios. Parece
congruente que la imagen de Dios tendría conocimiento innato del Original. Es
parte de la revelación general, el hombre recibe suficiente testimonio de Dios
para ser responsable cuando lo rechace. Romanos 1: 19, 20, 21, 28 lo dice
claramente 4 veces:
Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él
mismo se lo ha revelado. Porque desde la creación del mundo las cualidades
invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben
claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa. A pesar de
haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que
se extraviaron en sus inútiles razonamientos, y se les oscureció su insensato
corazón…Además, como estimaron que no valía la pena tomar en cuenta el
conocimiento de Dios…
4.11. Observaciones de Paul David Tripp, profesor y consejero bíblico 62
Dos de las características que nombra el Dr. Tripp dimanan de la identidad del
hombre como imago dei:
4.11.1. El hombre es receptor de la revelación de Dios. El hombre no es
independiente sino dependiente de Dios, es decir Dios tiene que decirle
cómo vivir. Tiene que poder recibir mandatos de Dios para poder
obedecerle.
4.11.2. El hombre es adorador. La motivación para que el hombre lleve a cabo los
mandatos de Dios es que ama a Dios. En hablar del “sentimiento de
divinidad” innato del hombre, 63 Calvino también llamó el fenómeno “semilla
de religión.” 64 Dijo que la presencia mundial de religiones es evidencia que
el hombre no ha podido suprimir por completo su conocimiento innato de
Dios. Calvino y Tripp dicen que el hombre es adorador, siempre adorará a
algo, o sea el Dios verdadero o sea otra cosa.
Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a los seres
creados antes que al Creador, quien es bendito por siempre. Amén. Ro 1:25
Hemos visto maneras en que comúnmente los teólogos y otros autores han intentado
entender y definir en qué consiste la imagen de Dios en el hombre. Sus ideas nos
estimulan a reflexionar acerca del tema. Sin embargo, hay aun otra perspectiva
62
Tripp, Paul, Instruments in the Redeemer's Hands: People in Need of Change Helping People in Need of Change.
63
Instituciones, Libro 1, Caps. III-V.
64
Instituciones, Libro 1, Cap. III.1, IV.1, V.1 y XV.6.

45
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

menos explorada que toma su punto de partida del Nuevo Testamento. Esta
perspectiva examinamos en la siguiente lección.

5. Aplicaciones
5.1. Estudio verdadero del hombre, la imagen de Dios, empieza con estudio del
Original, es decir, de Dios. Solo por medio de conocer al Original (Dios)
sabremos cómo debe ser el hombre quien fue diseñado para reflejar a Dios.
Solo en la Biblia descubrimos para qué existe el hombre, su diseño, cómo se
distorsionó, y cómo se restaura. Así que los verdaderos expertos en el tema del
hombre deben ser los teólogos, o sea los cristianos que profundizan su
conocimiento de las Escrituras. Y por siglos, esto era el consenso en el mundo
occidental. Sin embargo, en nuestra época los que son considerados “expertos”
en el ser humano son los psicólogos, psiquiatras, sociólogos, antropólogos, etc.
Llamaré este grupo “humanistas” porque sus ideologías empiezan con el ser
humano como primordial. Admitimos que tales personas pueden acumular
muchas observaciones útiles de los seres humanos pero dado que no conocen
al Original, nunca van a poder interpretar correctamente sus propias
observaciones. Además, sus errores no serán moralmente neutrales porque
ellos mismos son seres depravados, enemigos de Dios, y así propensos a hacer
interpretaciones prejuiciados que justifican su deseo de independizarse de Dios.
No van a ayudar a una persona a cumplir con su propósito de glorificar a Dios
con su vida porque ellos mismos niegan a Dios, están tratando de evitar rendirle
cuentas. Ni siquiera son capaces de hacer y reportar observaciones en una
manera neutral (sus prejuicios afectan aun cuáles datos deciden observar). Así
que el cristiano debe tomar mucha precaución en leer los escritos de estos
supuestos “expertos” y evaluar todo de acuerdo con una cosmovisión bíblica, y
en particular una antropología bíblica.
Puedo ofrecer dos ilustraciones de este punto. En un episodio de Star Trek
(Viaje a las Estrellas) una nave se estrelló en un planeta y hubo solo una
sobreviviente severamente herida. Las alienígenas de este planeta le hicieron
cirugías para salvarle la vida pero dado que nunca habían visto a un ser
humano antes, no sabían cómo componer su cuerpo destrozado—no tenían
modelo. Resultó que ella salió con vida, pero su cuerpo estaba torcido y no
funcionó del todo bien. Eso es lo que pasa cuando buscamos la “curación” de
alguien que no conoce a Dios ni el hombre perfecto, Jesucristo. Puede ayudar
en algo, pero sin tener el modelo correcto, van a errar en sus intentos para
corregir a la persona.
Otro ejemplo que les puede servir es una comparación académica. Además del
Cristianismo, hay otras religiones monoteístas. Creen en un solo Dios y algunos
además aun creen que la Biblia es un libro santo, o que es verdad. Tenemos
algo en común con ellos. Pero no creen que la Biblia sea la única fuente de
verdad acerca de Dios, así que no creen en el único Dios tal y como la Biblia
describe. Por esto, no los buscamos a ellos para aprender sobre Dios.
Aplicando el mismo razonamiento, no hay razón para buscar a humanistas para
aprender de ellos acerca de quién es el hombre.

46
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

5.2. Mantengámonos firmes en insistir en la responsabilidad humana frente a


potentes corrientes culturales que hacen del hombre “víctima” de sus genes, de
su pasado, de enfermedad, etc. Dado que el hombre fue creado para reflejar a
Dios, él vive para Dios, ante Dios, y el hombre siempre es responsable ante
Dios por sus hechos. El hecho de que el hombre es, por definición, un ser moral
tiene aplicaciones extensas. El hecho de ser portador de la imagen de Dios
conlleva la expectativa de que el hombre refleje cómo es Dios. Otra vez, se ve
una imagen para saber cómo es el original. El hombre nunca deja de ser imagen
de Dios, así que el hombre siempre representa a Dios en el mundo, si lo hace
fielmente o no. El hombre siempre es responsable delante de Dios. Es un ser
“moral” en este sentido: Cada hecho (o falta de hacer algo) es evaluado
moralmente delante de los ojos escudriñantes de Dios.
5.2.1. Ed Welch hace esta comparación: Sus mascotas, gatos, andan por el
vecindario y tienen relaciones sexuales con otros gatos. Cuando regresan
a casa, él no les reclama. No son moralmente evaluados. Pero el hombre
vive delante de Dios, bajo la ley de Dios, con la responsabilidad constante
de obedecerle. Su conducta siempre es moralmente evaluada.
5.2.2. Hay continuidad entre la fisiología humana y la de los animales. Puedes
comparar las células y las proteínas de la sangre, y el calcio de los huesos,
etc. y esto es bendición de Dios, que nos ha hecho con cuerpos de las
mismas sustancias de los animales, porque nos permite comerlos, y hacer
estudios de medicinas usándolos como sujetos, etc. Sin embargo, en
cualquier asunto que trata de la conducta, el hombre está en una categoría
aparte—por ser evaluado moralmente—y no debemos denigrarlo por medio
de compararlo con los animales.
5.2.3. Actualmente cuando alguien que padece de una enfermedad mental
comete un crimen, se pregunta si la persona estaba “lo suficientemente
sana” para ser responsable por sus hechos. Pero si entendemos que el
hombre nunca deja de ser imagen de Dios, entonces sabemos que nunca
deja de ser responsable ante Dios. Si dejara de ser responsable, sería
porque dejó de ser humano. Escucha las noticias de esos casos
sensacionalistas. Hace unos años en Texas una madre asesinó a sus hijos.
Algunos dijeron que era cruel mantenerle responsable porque padecía
depresión, estaba enferma mentalmente. Pero la verdad es el revés:
Considerarla no responsable sería deshumanizarla. Estaríamos diciendo
que ya no es un ser humano.
En la actualidad en el mundo occidental hay una fuerte tendencia a negar la
responsabilidad moral humana sobre la base de alguna clase de determinismo.
Dicha posibilidad no es aceptable en la Biblia. Hoy en día, el determinismo
toma una de las siguientes dos formas. Puede asumir la forma de un
determinismo físico y mecánico ("los seres humanos son el producto de sus
genes y de la química orgánica") o la forma de un determinismo psicológico
("los seres humanos son el producto del medio ambiente y de su historia
pasada"). En ambos casos, el individuo está libre de responsabilidad por sus
actos. Es así como hemos visto transcurrir un periodo en que a la conducta

47
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

criminal se concebía como una enfermedad, y al criminal se le consideraba más


una víctima del entorno que un victimario…
El punto de vista bíblico no podría ser más contrario a esto. Schaeffer señala
que "como Dios ha hecho al hombre a su imagen, el hombre no está preso en
las ruedas del determinismo. Por el contrario, el hombre es tan grande que
puede influenciar la historia para sí y para otros, para esta vida y para la vida
futura". 65 Hemos caído, pero aun en nuestro estado como caídos somos
responsables. Podemos hacer grandes cosas, o podemos hacer cosas terribles,
cosas por las que algún día deberemos rendir cuentas ante Dios. 66
5.2.4. Somos culpables de la idolatría que identificó Hoekema en la vida cotidiana
cuando hablamos de los problemas de una persona como si no tuviera
nada que ver con Dios. Se vio en una conversación que tuve con un pastor
reformado y maestro de escuela bíblica. Estaba yo aconsejando a una de
sus ovejas y él me preguntó cómo iba. Le respondí que tenía algunos
problemas espirituales pero estábamos trabajando en ellos. Pero insistió
“Claro, pero estoy hablando de problemas más profundos. ¿No has
encontrado alguno?” Este pastor creyó que hubo un aspecto de esta
persona que se podía considerar aparte de cualquier dependencia en Dios
o responsabilidad hacia Él. 67
5.3. La “multiplicación” que se espera del hombre es un deber espiritual, no se limita
a la reproducción humana. Es específicamente multiplicación de imágenes de
Dios. Si Adán hubiera sido confirmado en justicia, reproducirse hubiera sido
multiplicar imágenes de Dios perfectas. Pero actualmente los cristianos son las
únicas personas en quienes la imagen de Dios está siendo renovada. Por ende
evangelizar es nuestra manera principal de multiplicar imágenes de Dios.
Richard Pratt habla de este tema más ampliamente en capítulo dos de
Diseñados para Dignidad, lectura asignada en este curso.
5.4. No distingamos entre trabajo “secular” y trabajo “sagrado” o “para el Señor” en
las maneras que se ha hecho en el cristianismo actual. (No fue así a lo largo de
la historia de la iglesia, de hecho la “ética protestante del trabajo” fue una fuerza
importante en el progreso de la civilización en ciertos lugares.) Dado que
compartimos la responsabilidad de Adán de administrar la creación de parte de
Dios, debemos vernos como vicegerentes o mayordomos no tan solo de
nuestras posesiones, nuestros talentos e oportunidades, sino además de la
Tierra (o sea, cualquier parte o aspecto de la creación que nos toque).Toda
labor hecha con el deseo de obedecer a Dios y agradarle es algo que le glorifica
y es “para el Señor.”
Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor… Col 3:23
Ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria
de Dios. 1Co 10:31

65
Schaeffer, Francis, Death in the City, p. 80.
66
Boice, James M. Los fundamentos de la fe cristiana, p. 155.
67
Veremos adelante que la pregunta del pastor también mostraba una doctrina tripartita implícita, porque implica que
hay un tal “aspecto más profundo del ser humano” que no es del cuerpo ni del espíritu.

48
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Es precisamente en aquellos oficios a los cuales un Cristiano es llamado en su


posición mundana, es decir, padre, granjero, artífice, maestro, soldado, juez, madre,
criada, que él o ella cumple la vocación cristiana, y ejercita el amor al prójimo. Es
por medio de estos efectos que Dios realmente gobierna el mundo. Por ende, un
Cristiano tiene ambos un llamamiento a entrar en el reino de Dios, pero en el reino
del mundo: él los mantiene juntos en su distinción por medio de la oración. Y en eso
Dios ejercita su poder re-creativo en el mundo.” (New Dictionary of Theology, p.
711, traducción mía)
Conclusión
El ser humano fue creado la imagen visible del Dios Soberano invisible. Diferencias en el
entendimiento de la imagen de Dios en el hombre caído resultan de diversas
definiciones de la imagen. Sin embargo, “imagen de Dios” es la definición de quién es el
hombre; si dejara de ser imagen de Dios, dejaría de ser hombre. Nuestro concepto del
imago dei es enriquecido por medio de estudiar su trasfondo histórico y contexto literario.
Quizá la definición más útil de la Imago Dei es funcional: mostrando a Dios al mundo
(porque a Dios le interesa menos la capacidad y más como la utilizamos para
obedecer). 68 La doctrina de la imagen de Dios ha sido abusada para glorificar al hombre
en lugar de Dios. La verdad es que en lugar de aminorar la gravedad el pecado, la
identidad del hombre como imagen de Dios la aumenta.

Resumen
1. La identidad del hombre consiste en ser la imagen de Dios. Somos representantes de
Dios, es decir que damos testimonio de Él. O lo representamos fielmente o damos un
reflejo corrompido de Él.
2. Por ende, estudio verdadero del hombre empieza con estudio del Original. Para
conocer al hombre, para contestar la pregunta ¿Quién es el hombre? Hay que
estudiar a Dios.
3. La pregunta “¿En qué consiste la imagen de Dios en el hombre?” se contesta
principalmente con una descripción de lo que hace el hombre (una definición
funcional).
4. Las funciones asignadas a las imágenes de Dios (multiplicación y dominio) son de
esencialmente continuar la obra que Dios empezó, llenar la tierra y sojuzgarla. Se
conoce como el mandato cultural y sigue vigente.
5. El trabajo del hombre es una bendición. ¡Es un papel sumamente digno lo de
“completar” la obra de Dios!
6. El hombre es un ser MORAL: Cada cosa que el hombre hace es moral, es decir
moralmente evaluado por Dios. El hombre vive delante de Dios, responsable a El,
obligado a reflejarle y obedecerle en cada momento.
Preguntas de Repaso
1. ¿Por qué piensan algunos que la imagen de Dios en el hombre se perdió en la
Caída?

68
Davis, Clair, Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

49
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

2. ¿Cómo sabemos que la imagen de Dios en el hombre no se perdió por completo?


3. ¿Cuál es el doble entendimiento de la imagen de Dios característico de los
Reformados?
4. ¿Cuáles son algunas maneras en que se ha definido la imagen de Dios? ¿Por qué es
preferible una definición funcional de la imagen de Dios?
5. ¿Qué quiere decir que la imagen de Dios es corporativa?
6. ¿Qué quiere decir que el hombre es el vicegerente de Dios?
7. ¿Qué es el mandato cultural ? ¿Cómo se relaciona con las obras de Dios?
8. ¿Por qué decimos que estos mandatos de Dios son bendiciones?
9. ¿Por qué no debemos distinguir entre “trabajo mundano” y “trabajo sagrado”?
10. ¿Qué es el “sentimiento de divinidad” que Calvino identificó?

50
LECCIÓN 3: LA IMAGEN DE DIOS (IMAGO DEI) EN EL HOMBRE,
PARTE 2

1. Cristo, la Verdadera Imagen de Dios


1.1. Otro ángulo desde cual podemos estudiar la imagen de Dios es
considerar a Jesucristo porque a Él se le refiere específicamente como
“la imagen de Dios”:
El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es,
y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de
llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la
Majestad en las alturas. Heb 1:3
Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación Col 1:15
El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no
vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
2Co 4:4
Jesucristo es la imagen perfecta de Dios. Adán es llamado “hijo de
Dios” (Lc 3:38). Jesucristo es el Hijo divino de Dios.
Solamente por medio de Cristo podemos plenamente entender qué
es el hombre realmente, tal y cómo Dios lo creó. Sólo él refleja la
imagen de Dios en el sentido perdido.
1.1. Cristo cumplió en lo que Adán falló. El primer Adán falló en su deber de
representar a Dios, le desobedeció. Pero el Segundo Adán (1Co 15:45,
47) cumplió con su deber de la obediencia perfecta que se espera de la
imagen de Dios. Se cumple lo que el profeta Isaías dijo de Él: “la
soberanía reposará sobre sus hombros…se extenderán su soberanía y
su paz, y no tendrá fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su
reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora
y para siempre” (Is 9:6, 7). Al fin, a través de este “retoño” que brotará
del tronco de Isaí, “rebosará la tierra con el conocimiento del Señor
como rebosa el mar con las aguas” (Is 11:1, 9). Cristo obedeció y Su
obediencia mostró que Él es el verdadero hombre. El NT deja claro que
Salmo 8 apunta a Jesucristo, Él es su cumplimiento pleno: “’lo coronaste
de gloria y honra; ¡todo lo sometiste a su dominio!’ Si Dios puso bajo él
todas las cosas, entonces no hay nada que no le esté sujeto” (Heb 2:8,
también ve 1Co 15:27). El Padre sometió todo al Hijo. El hombre fue
creado para sojuzgar la tierra de parte de Dios, pero cayó en pecado, no
cumplió su propósito. Jesucristo sí lo cumplió, lo está cumpliendo, y
habrá un cumplimiento pleno cuando regrese. En Cristo lo cumpliremos
nosotros los creyentes:
Entonces vendrá el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego
de destruir todo dominio, autoridad y poder. Porque es necesario que
Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. El último
enemigo que será destruido es la muerte, pues Dios "ha sometido todo a su

51
dominio". Al decir que "todo" ha quedado sometido a su dominio, es claro
que no se incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo. Y cuando
todo le sea sometido, entonces el Hijo mismo se someterá a aquel que le
sometió todo, para que Dios sea todo en todos. 1Co 15: 25-28
La nueva humanidad, que consiste en los cristianos, está siendo
restaurado a esta posición de vicegerente que Dios intentó que ocupara,
a través de nuestra unión con Cristo. Cristo ya está sentado a Su
diestra, gobernando, y ¡nosotros reinaremos con Él! Esta verdad nos
debe hacer maravillar.
No hay mejor manera para ver la imagen de Dios que mirar a Jesucristo. Lo
que vemos y oímos de Cristo es lo que Dios intentó para el hombre.
Si es así, entonces la mejor manera de aprender qué es la imagen de Dios no
es contrastar al hombre con los animales, como se ha hecho a menudo, y
luego deducir que la imagen divina consiste en las cualidades, habilidades y
dones que el hombre tenga a diferencia de los animales. En lugar, debemos
aprender a conocer qué es la imagen de Dios por medio de mirar a
Jesucristo. Por ende, lo que debe ser el meollo de la imagen de Dios no son
características tales como la habilidad de razonar o la de tomar decisiones
(aunque sean habilidades importantes para la función correcta de la imagen
de Dios), sino lo que es central en la vida de Cristo: amor a Dios y amor al
hombre. 1
Nota que el mundo lo piensa el revés. Se dice “Errar es humano,” pero
esto sólo es verdad acerca del humano caído. No corresponde al diseño
original del hombre, no es la intención de Dios que el humano sea así.
Dios diseñó al hombre para reflejarle. Entonces, (paradójicamente
según nuestros criterios mundanos) mientras más el hombre se
parezca a Cristo, más humano será él. Más se está realizando su
verdadera identidad creada.
Aquella antropología errónea que ve al hombre como inherentemente
defectuoso está confundida. Hay una diferencia en ser finito, algo que
ciertamente describe al hombre, y ser desobediente, o pecaminoso. El
hombre fue creado finito, pero no pecaminoso. Llegó a ser pecaminoso
como resultado de su propia elección (la cual estudiaremos con más
detalle adelante). Fue creado para obedecer a Dios. Al desobedecerle,
podemos decir que el hombre no se realizó. No llegó a desarrollarse
para llegar a ser lo que es el verdadero ser humano.
No tan solamente nos equivocamos en la doctrina del hombre sino que
esta antropología errónea nos lleva a ideas equivocadas de Cristo. Por
ejemplo, podríamos minimizar la perfecta obediencia de Cristo,
pensando “Era fácil para Él a obedecer porque Él es divino.” Pero la
Segunda Persona de la Trinidad siempre había hecho la voluntad del
Padre. El significado de la encarnación es que Jesucristo tomó

1
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 22 (traducción mía).

52
naturaleza humana y obedeció como hombre. En obedecer
perfectamente, se realizó la verdadera identidad humana creada.
Entonces, en lugar de ser menos humano, Jesucristo es
efectivamente el ser humano más humano que haya existido. Dice
Paul Millar, “Mientras más miramos a Él, más claramente vemos qué
tan fracturados y quebrantados somos. Él es la humanidad tal y como
debiera ser.” 2
Así que, para entender en qué consiste la imagen de Dios, otro paso
lógico es estudiar la persona de Jesucristo, la perfecta imagen de Dios.
1.3. El hecho de que el Segundo Adán prevalecerá en el papel en que el
primer Adán falló está anticipado en las Escrituras. En la cultura
antigua de los israelitas el primogénito tenía mayores derechos y recibió
mayor bendición o herencia del padre. Dios mandó que los israelitas
siguieron esta práctica (Dt 21:17). Entonces, Dios mismo estableció
este trasfondo en lo cual excepciones a esta pauta iban a destacar.
Dios mismo hizo las excepciones a su regla. Repetidas veces,
inesperadamente, el primer hijo o líder no fue fiel, y Dios eligió otro que
llenara su lugar y este “segundo” cumpliera en lo que el primero falló.
Los ejemplos empiezan con los hijos de Adán y Eva: Abel, el segundo
hijo, fue el justo. Luego tenemos Ismael (ilegítimo) y Isaac (legítimo),
Esaú (rindió su primogenitura) y Jacob (consiguió la bendición de su
padre), Rubén (adulteró y perdió la bendición) y Judá (se ofreció para
salvar a Benjamín) o José (fue fiel), Manasés (primogénito) y Efraín
(segundo, pero elegido en lugar de su hermano mayor), el rey Saúl (el
primer rey) y el rey David (el segundo rey, con corazón como lo de
Dios).
1.4. Jesús se encarnó y así mostró la divinidad.
1.4.1. Jesús mostró la divinidad en Su carácter:
Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre.
Y ya desde este momento lo conocen y lo han visto…El que me ha
visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme: ‘Muéstranos al
Padre’? (Jn 14:7, 9b)
Recordamos las cualidades en que comúnmente se resumen el
carácter de Dios reflejado en Su imagen: conocimiento verdadero,
justicia, y santidad. Este mismo carácter es lo que debe haber en
todas las imágenes de Dios, y es lo que se está siendo restaurando
en nosotros que estamos unidos a Cristo.
Todos están de acuerdo que estas cualidades constituyen un
aspecto importante de qué es la imagen de Dios en el hombre.
Como dice Machen, “Las palabras ‘según Dios’ significan ‘con Dios

2
Miller, Paul, Love Walked Among Us: Learning to Love Like Jesús, p. 191 (traducción mía).

53
como modelo.’” 3 También se menciona el conocimiento o ciencia
del hombre porque Col 3:10 lo menciona específicamente con
referencia a la imagen restaurada.
El punto que quiero hacer es que una exposición de qué es la
imagen de Dios en el hombre no debe terminar con listar estas
cualidades explícitamente relacionado con la imagen en estos
versículos. Si Cristo es la verdadera imagen de Dios, podemos
aprender mucho más acerca de en qué consiste la imagen por
medio de seguir estudiando a Cristo y cómo Él reflejó al Padre.
1.4.2. Jesús reflejó al Padre con Sus palabras. En el mismo pasaje citado
arriba, después de decir que el que le ha visto ha visto al Padre,
Cristo continúa:
¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí?
Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino
que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. Jn 14:10
1.4.3. Por último, Jesús reflejó al Padre con Sus obras. Así que, para
saber en qué consiste la imagen de Dios, preguntamos, ¿Qué
hacía Cristo? ¿Qué fue el propósito de Cristo en su ministerio?
Cristo hizo todo que el Padre le mandó hacer. En resumen, Cristo
no buscó Su propia gloria sino que obedeció, para traer gloria al
Padre. Una imagen glorifica al original.
Pero no busco mi gloria…Si me glorifico a mi mismo, mi gloria nada
es… Jn 8:50
Y todo lo que pidieras en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea
glorificado en mi vida Jn 14:13
Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me
encomendaste. Jn 17:4
La justicia no es meramente la ausencia de hacer mal, sino
obedecer y hacer lo bueno. Glorificamos al Creador por medio de
obedecerle. La imagen es plenamente realizada por la obediencia.
1.5. Jesucristo mostró que el funcionamiento perfecto de la imagen se ve en
una “relación tripartita,” es decir, en dirigirse hacia Dios, hacia el
prójimo, y hacia la naturaleza, explica Hoekema:
Dado que esta relación tripartita es única al hombre, y dado que el hombre
refleja a Dios en cada una de estas relaciones, podemos concluir, como
concluimos cuando vimos a Cristo como la imagen verdadera de Dios, que
el funcionamiento correcto de la imagen de Dios debe de ser canalizado a
través de estas tres relaciones: a Dios, al prójimo y a la naturaleza. El
hombre ha sido dotado por Dios con las cualidades y dones que le capacitan
para funcionar en estas relaciones. La imagen de Dios se debe ver, no

3
Machen, J. Gresham, La visión cristiana del hombre, p. 151.

54
obstante, no tan solamente en estas capacidades …sino principalmente en la
manera en que el hombre funciona en estas relaciones. 4
1.6 Estudiar a Cristo me enseña que la imagen busca glorificar al Original
(Dios) y lo glorifica por medio de humildad, sumisión. Los teólogos
Berkouwer y Davis están de acuerdo que es precisamente en humillarse
(someterse) que la imagen es visible. Davis dijo que veamos a
Jesucristo mismo como la clave para entender la imagen de Dios. La Biblia
lo presenta como la “imagen de Dios”y Él mismo dijo “quien me ha visto,
ha visto al Padre.” Si quieres saber tu identidad como “imagen de Dios”…
Tú eres imagen de Dios aún después de la Caída, en cuanto estás unido a
Jesucristo, quien ahora es la verdadera imagen. Estamos tan acostumbrados
de ver la imagen de Dios en términos gloriosos. Siempre pensamos en
términos de gloria y razones por las cuales podemos estar orgullosos del
hecho de que somos a la imagen de Dios…tanto que nos dificulta ver y
tomar en serio a Cristo en su humillación, Cristo en su obediencia, como
maneras que muestran cómo Dios debe ser glorificado. Cristo depende del
Padre y en esta manera muestra al Padre mismo. Es cierto, Cristo ha sido
glorificado, levantado y en él último día Él será el centro de todo, la ultima
glorificación de Cristo, pero ¿por qué causa es glorificado? Por su
obediencia, por su humillación. 5
El texto más conocido que describe su humillación se encuentra en
Filipenses 2:
La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por
naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué
aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la
naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al
manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta
la muerte, ¡y muerte de cruz! Fil 2:5-8
1.7. La humillación de Cristo resalta en contraste a lo que hicieron Adán y
Eva. La serpiente tentó a Eva diciendo “llegarán a ser como Dios” (Gn
3:5) y ella respondió con deseo para esta “sabiduría divina” (v. 6). En
contraste con el Segundo Adán, los primeros seres humanos sí
estimaron ser igual a Dios como “cosa a que aferrarse”. En hacerlo,
empezaron su descenso al pecado. A propósito, Filipenses dice
específicamente que Jesús NO consideró el ser igual a Dios como algo
a qué aferrarse.
2. Aplicaciones
2.1. La base para la dignidad del hombre es su identidad como imagen de
Dios. Un ejemplo de un error secular es un artículo que salió en El

4
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, pp. 81-82. Esta sección muy iluminadora empieza con el
encabezado “Man in His Threefold Relationship,” pp. 75- 101.
5
Davis, Clair, curso “Doctrina del Hombre,” Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA, Oct. 2,
1996.

55
Diario Yucatán, Edición del viernes 1 de septiembre de 2000. También
nota que la persona que hace esta proclamación es un psicólogo, uno
de los supuestos “expertos” en el ser humano. Dijo: “Los seres humanos
valemos por el simple hecho de ser.” Es una declaración ridícula porque
si fuera verdad, todas las cosas que existen tendrían el mismo valor, el
hombre no valdría más que una piedra. No hablemos de nuestra
identidad sin punto de referencia en Dios.
Cuando hablamos del hombre con referencia a Dios, vemos que el
hombre fue creado a Su imagen. Adán es llamado “hijo de Dios” (Lc
3:38). Fue colocado en una posición alta y digna, cayó de esa estatura
en pecado, pero está siendo restaurado a esta posición de vicegerente
que Dios intentó que ocupara. ¿Cómo? El primer Adán no cumplió su
vicegerencia, pero el Segundo Adán sí. Cristo obedeció y el Padre
sometió todo a él. Ya está sentado a su diestra, gobernando, y ¡nosotros
reinaremos con Él! Esta verdad nos debe hacer maravillar. Es un gran
privilegio gobernar en su lugar como un rey pero también como un
siervo.
Solamente el cristiano tiene buen apoyo para la dignidad del hombre
¿Qué dignidad hay en ser producto del chance, o sea “lodo con
suerte”? 6

Sr. Humanista: Sr. Cristiano:


El hombre es el producto de El hombre es ÚNICO entre los seres
las fuerzas de la evolución, VERSUS vivientes. Es la corona y gloria, el clímax
vino del cieno primordial. de la creación, la imagen de Dios, el Rey
Es “lodo con suerte.” del Universo, y Su vicegerente.

Los humanistas son inconsistentes, como observa G.K. Chesterton:


El adherente de esta escuela primero asiste a una reunión política, donde él
se queja de que la gente indígena es tratada como si fueran bestias;
luego…asiste a una reunión científica , donde comprueba que son
prácticamente bestias. 7
porque si su perspectiva es verdad, el sistema del mundo es uno de la
“supervivencia de los más robustos”. En este esquema ¿Para qué debo
amar a mi prójimo, o a los destituidos? El filósofo Spencer, consistente
con esto, dice que los hospitales y programas para ayudar a los
necesitados están trabajando contra la naturaleza.
Pero si la doctrina bíblica es verdad, ¿cómo puedo atreverme hablar
palabras malas contra un hombre que es la imagen de Dios? (Stg 3:9)
La implicación es que maltratar al portador de la imagen de Dios es
6
Término de Pratt, p. 8.
7
Chesterton G.K., en “The Suicide of Thought,” Orthodoxy, 1908 (copia electrónica, 1999, descargable en
http://www.ewtn.com/library/theology/orthodox.htm

56
maltratar a Dios mismo. 8 Cuán triste es, entonces, que los humanistas a
veces son los que batallan más para los derechos de los necesitados.
Debemos dar gracias a Dios por su inconsistencia, pero a la vez
sentirnos vergüenza (y arrepentirnos cuando sea apropiado) por la
inconsistencia del cristiano. Debemos tratar al hombre con la dignidad
que merece la imagen de Dios.
El hecho de que el hombre es la imagen de Dios indica dignidad en
nuestra identidad, mientras saber que es sólo criatura, y caído, nos da
un sentido de humildad también apropiada.
2.2. Si Cristo buscaba la gloria del Padre y no su gloria propia, ¿Cuánto más
nosotros debemos buscar Su gloria? Como Richard Pratt dice: El
trabajo del hombre como imagen de Dios es el de “hacer Dios famoso”.
2.3. Jesús mostró quién es Dios en Su carácter. También estemos
conscientes de cómo podemos reflejar al carácter de Dios por medio de
reflejar sus atributos. El teólogo Clair Davis explica que Cristo nos
muestra cómo es Dios en sus atributos incomunicables a través de los
atributos comunicables. Por ejemplo nos muestra la “inmutabilidad” de
Dios a través de manifestar el atributo comunicable de la fidelidad. 9
¿Cómo se entiende inmutabilidad? Quiere decir que no cambia.
Jesucristo fue perfecto en su fidelidad. Alguien que es fiel día tras día
con su fidelidad da a entender algo de qué es la inmutabilidad. En la
misma manera, si yo siempre estoy fiel, estoy ayudando a otros a
entender la fidelidad o inmutabilidad de Dios.
También el hombre refleja los atributos comunicables de Dios. Por
ejemplo, cuando yo actúo justamente, estoy ayudando a otros a
entender que Dios es justo.
2.4 Las maneras de cómo manifestar la imagen de Dios nos son modelados
en los 3 oficios de Cristo.
La imagen de Dios tiene que ser restaurada en el hombre en todos los
sentidos. Dado que Él es Profeta, Rey y Sacerdote, nos hacen profetas,
reyes y sacerdotes ante Dios (Herman Bavinck). En su libro Our
Reasonable Faith, el Dr. Herman Bavinck dice que los tres oficios son
basados en el propósito de Dios para la raza humana: Como profeta,
Adán debiera proclamar las palabras de Dios, como rey, regir
justamente sobre todas las cosas, como sacerdote dedicarse a sí
mismo y los suyos a Dios como sacrificio grato. Después de la Caída
del hombre, Dios escogió un pueblo particular y les dio profetas, reyes,
y sacerdotes. Pero fracasaron; eran pecadores quienes apuntaron hacia
Cristo quien cumpliría sus oficios verdaderamente. Cristo vino para
“exhibir de nuevo la imagen verdadera del hombre y llevar su destino a
8
Varios autores mencionan este punto. Un ejemplo es Richard Pratt. Anthony Hoekema lo menciona en su
exposición de Génesis 9:6 en Created in God’s Image, p. 16.
9
Davis, Clair, curso “Doctrina del Hombre,” Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA, Oct. 2,
1996.

57
su cumplimiento pleno.” 10 “El primer Adán es tipo, heraldo y profecía
del último Adán, y el Último es la contraparte y cumplimiento del
primero.” 11 Consideremos estos tres oficios.
2.4.1. Profeta: tenía la responsabilidad dual de ser representante del
pueblo ante Dios y representante de Dios al pueblo. Nosotros
somos representantes de Dios al mundo: debemos reflejarle en
todo, específicamente en nuestras palabras (1P 4:11). Hablamos la
verdad en amor. Explicamos, exponemos quién es Dios. También
podemos ser representantes de otros ante Dios, orando por ellos,
confesando por ellos. Acerca de la función de representar a Dios
(“ser Dios”) para otros, dijo uno de mis pastores:
Dios mandó a Moisés a “ser Dios” a Faraón. Algunas traducciones de
la Biblia dicen “ser como Dios,” pero en el idioma original (Hebreo)
no está la palabra “como” sino que Dios dice que Moisés iba a “ser
Dios” a Faraón. ¿Cómo pudiera haber sabido Faraón qué es lo que
significaron todas esas plagas? No hubiera sabido qué es lo que se
esperaba de él. Así que Dios le dijo que Moisés iba a ser Dios a
Faraón. ¿Cómo? Dios dijo “Aquí es cómo vas a ser Dios a Faraón: le
vas a decir todo que Yo te digo.”
¿Cómo te está haciendo a ti como Dios a otra persona? ¿Temes
compartir las palabras de Dios a otra persona? ¿Temes hablarle a otra
persona de Cristo? Entiende que tu papel de ser Dios a otra persona es
muy importante a Dios. 12
2.4.2. Sacerdote: Intercedemos por los inconversos. Les mostramos con
nuestras vidas cómo adorar a Dios. Seamos auto-sacrificantes.
2.4.3. Rey: Como dice Hoekema “aprendemos de la vida de Cristo que
regir sobre la naturaleza es un aspecto esencial del funcionamiento
de la imagen de Dios—uno para lo cual debemos encontrar
nuestras propias maneras de implementar.” 13 Ya hemos visto que
como vicegerentes, gobernamos donde nos corresponda (en la
familia, en el trabajo, en la comunidad, en la iglesia, aún en el
gobierno secular) en humildad, compasión, servicio y misericordia.
Es proteger a las ovejas, NO es señorear como un déspota.
Nuestra autoridad es delegada. Rendimos cuentas al Soberano
verdadero.
Todos los trabajos necesarios para la función de una sociedad son
maneras de “sojuzgar” la tierra. Recordemos que el trabajo es una
bendición. 14 No digan, "Mi trabajo es espiritual porque soy pastor

10
Bavinck, Herman, Our Reasonable Faith, p. 334 (traducción mía).
11
Bavinck, Herman, Our Reasonable Faith, p. 334 (traducción mía).
12
Tate, David, sermon “The Plan of God (Ex. 6:26-7:7),” 22 Oct, 2000, New Life Glenside Presbyterian
Church.
13
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 75.
14
Lee el artículo por Rev. Todd Joling, “El trabajo: ¿maldición o vocación?” Boletín Siglo 21, CLIR, 2004.

58
pero el trabajo de mi hermano, que es contador, es mundano." Lo
que hace un trabajo mundano o "carnal" en el sentido Paulino es el
corazón de la persona que lo hace. Tú puedes llevar a cabo tu
ministerio en una manera mundana o carnal y el contador puede
hacer sus labores con diligencia buscando la excelencia, para la
gloria de Dios.
Podemos hacer una lluvia de ideas acerca de cómo se debe llevar
a cabo el mandato cultural de gobernar en la actualidad. 15 ¿Cómo
vamos a obedecer hoy los mandatos a sojuzgar, dominar (Gn
1:28), cultivar y cuidar (Gn 2:15) la tierra hoy? Traduzco una
respuesta de Hoekema:
El mandato a cultivar y cuidar el huerto de Edén implica que debemos
servir y preservar la tierra además de regir sobre ella.
Esta tercera relación en la cual el hombre ha sido colocado por Dios
quiere decir que el hombre, mientras su lugar está bajo Dios, está por
encima de la creación como su rey, él que admira su belleza, descubre
sus secretos, y explora sus recursos. Pero el hombre—es decir,
nosotros—tenemos que regir sobre la naturaleza en tal manera de ser a
la vez su siervo. Tenemos que preocuparnos por conservar recursos
naturales y hacer el mejor uso posible de ellos. Debemos preocuparnos
por prevenir la erosión de la tierra, la destrucción gratuita de los
bosques, el uso irresponsable de la energía, la contaminación de los
ríos y los lagos, y la contaminación del aire que respiramos. Debemos
proponer ser mayordomos de la tierra y todo que ella contiene, y
promover lo que preserve su utilidad y belleza, para la gloria de
Dios. 16
Nuestro amor a Dios y al prójimo, además, debe revelarse es nuestro
dominio sobre la creación y cuidado de ella…Cuando decimos que los
seres humanos han sido nombrados por Dios para regir sobre la tierra y
cuidarla, atribuimos al hombre una relación que no se encuentra en
ninguna otra criatura, ni siquiera los ángeles. 17
James Boice escribió de nuestra responsabilidad hacia la
naturaleza, “si la cultivamos y la desarrollamos, o si la utilizamos y
la destruimos, tiene una dimensión moral.” 18 Además del mandato
a cuidar la tierra, también la importancia a Dios se ve en cuanto los
israelitas no estaban dando a la tierra sus sábados, Dios les
reclamó y al exiliarlos, dio el descanso a fuerzas a la tierra:

15
Hay acuerdo entre los cristianos que ahora la tarea de multiplicar imágenes de Dios es más una tarea
espiritual que física. No tan solamente nos reproducimos a través de nuestros hijos físicos sino a través de
hijos espirituales, los que llevamos a conocer a Cristo y los que discipulamos.
16
Hoekema, Created in God’s Image, p. 80.
17
Hoekema, Created in God’s Image, p. 81.
18
Boice, James M., Los fundamentos de la fe cristiana, p. 155.

59
Entonces la tierra disfrutará de sus años sabáticos todo el tiempo que
permanezca desolada, mientras ustedes vivan en el país de sus
enemigos. Así la tierra descansará y disfrutará de sus sábados.
Mientras la tierra esté desolada, tendrá el descanso que no tuvo
durante los años sabáticos en que ustedes la habitaron. Lv 26:34, 35
Además, les ofrezco unas respuestas mías de cómo obedecer los
mandatos a sojuzgar, dominar, cuidar y cultivar la tierra hoy.
2.4.3.1. Entiendo las artes como una forma de traer orden y belleza a
la tierra. No es necesario limitar pinturas a figuras “religiosas”
sino que reflejan la realidad (por eso no me gustan las figuras
de animal con cara de hombre o las figuras de esqueletos,
típicas en América Latina, que burlan de la muerte).
2.4.3.2. Apruebo el uso de animales: (1) en estudios científicos que
beneficiarían al hombre (Gn 9), (2) el uso de piel para ropa
necesaria. Dios mismo dio a Adán y Eva esto.
2.4.3.3. Reciclo. Conservo energía y recursos naturales.
2.4.3.4. Dios nos dio la responsabilidad de sojuzgar la tierra, a
cuidarle de Su parte, hacerla algo que magnifique Su gloria.
Por eso, no ensucio su creación hermosa: No tiro basura. Y
no tan solamente no la tiro, sino que cuando puedo, la recojo.
Creo que es una manera práctica en que puedo demostrar a
quien pertenezco, y de quién pertenece esta tierra. ¿No tiras
basura en tu propia casa, verdad? Cuando tiran basura en la
tierra, están ensuciando el terreno de Dios, no siendo buenos
“jardineros.”
2.4.3.5. En cuidar la tierra, podemos participar en invertir los efectos
de la maldición sobre ella. El hombre fue mandado a
multiplicarse y dominar la tierra. Al pecar, la maldición cayó
específicamente sobre esas dos funciones. Multiplicarse iba a
ser difícil y labrar la tierra también. Así que las bendiciones
prometidas al pueblo de Dios por ser fiel iban a eliminar los
efectos de la maldición. Por ej. leemos,
»Si se conducen según mis estatutos, y obedecen fielmente mis
mandamientos, yo les enviaré lluvia a su tiempo, y la tierra y los
árboles del campo darán sus frutos; la trilla durará hasta la
vendimia, y la vendimia durará hasta la siembra. Comerán hasta
saciarse y vivirán seguros en su tierra. Lv 16:3-5
Muchas labores pueden ser vistas como nuestra participación
en la redención de la tierra. Unidos al Segundo Adán,
reinaremos con él (1Ti 2:12) pero en un sentido ya estamos
reinando con él (Ef 2:6), compartiendo su obra. La redención
incluye la redención de la tierra. Y en la misma manera que la
venida de Cristo empezó el proceso de redimirnos de los

60
efectos del pecado, Su venida también inició el proceso de
invertir los efectos de la maldición en la tierra. Los milagros de
sanar a los enfermos es el ejemplo más obvio. En una
manera parecida, un doctor que cura sus pacientes con
tratamientos también está contribuyendo a este proceso de
eliminar los efectos de la maldición. Inventar materiales
incombustibles es deshacer los efectos de la maldición.
Sembrar tu terreno, convirtiéndolo en un jardín fructífero es a
la vez una manera de sojuzgar la tierra y una manera de dar
marcha atrás a los efectos de la maldición. Traer orden y
belleza donde hubo enfermedad, descomposición, caos o
fealdad es deshacer los efectos de la maldición.
En el cuadro Apéndice 1: Expresiones del Imago Dei en los Oficios de
Cristo exploro más de cómo podemos reflejar a Dios en estos tres
papeles de profeta, sacerdote y rey, a nivel de criaturas. Para cada
oficio describo algo de qué sería reflejar la Imago Dei en nuestra
relación con Dios, en nuestra relación con el cuerpo de Cristo (otros
creyentes) y en nuestra relación con el resto del mundo
(principalmente con los inconversos). Mi propósito fue hacer un
ejercicio que nos lleve a vivir estas verdades, así que incluí
preguntas de auto-examinación en cada célula. En este cuadro no
caben detalles de nuestra relación con la baja creación, o sea
nuestra responsabilidad hacia ella, pero ya abundé de esto. 19 Yo
pudiera haber hecho el cuadro con la “relación tripartita” de que
Hoekema escribe: entre el hombre y Dios, entre el hombre y su
prójimo, entre el hombre y la naturaleza.
2.5. No abusemos de la doctrina de la Imago Dei para glorificar al hombre. El
hombre moderno es muy introspectivo y enaltecido acerca de su propio
“progreso” como raza. Habla de amarse, cuidarse a uno mismo, tomar
tiempo para sí mismo, etc., ideas ajenas a las Escrituras. Hoy día la
gente exalta a su propio “yo” y a veces los cristianos hacen lo mismo.
Aun peor, abusan de nuestra identidad como imágenes de Dios para
apoyar el orgullo humano. Pero recordemos que el propósito de una
imagen es ¿qué? Glorificar al original, no a sí mismo. Vemos una
imagen para ver cómo es el original. Por ejemplo muestras una foto de
tu hija para que el que la mira sepa cómo es tu hija, y claro, ¡para que
diga qué bonita es tu hija y (cuánto se parece a ti)! Es decir que usas la
foto—la imagen—para traer gloria a tu hija—la original. No enseñas la
foto para que admiren el papel fotográfico. En la misma manera,
nosotros imágenes no existimos para traer gloria a nosotros mismos
sino a Dios, el Original.
Hay que quitar la mirada de admiración de nosotros y ponerla en Dios.
Jactarse diciendo “¡cuán estupendo es el hombre porque es imagen de
19
No acomodé esta relación en una cuarta hilera de este cuadro porque sólo pude conceptualizar nuestra
responsabilidad hacia la creación cómo una expresión del oficio del rey, no del sacerdote ni de profeta.

61
Dios!” es una negación de la definición de una imagen, cuyo propósito
es glorificar su Hacedor, al Original. En lugar de jactarnos de nosotros
mismos, el punto es que al ver al hombre, se diga ¡Cuán Gran Dios
tenemos!”
Un error común en la iglesia es pensar “Soy tan especial que Cristo
murió por mí.” Pero esta idea no se deriva de la Biblia sino del reciente
movimiento de promover la autoestima. Es más correcto decir “Soy
especial porque Cristo murió por mí.” El gran precio que fue pagado por
nosotros nos da valor (1Co 6:20). Veamos los errores en la primera idea
que valíamos tanto que Cristo decidió morir por nosotros.
2.5.1. No es posible! Un ser creado no puede ser suficientemente valioso
para merecer la muerte del divino Hijo de Dios (es decir, obligar a
Dios a sacrificar a Su Hijo).
2.5.2. La verdad: Dios es amoroso, misericordioso, y bondadoso. Esto es
el punto de vista teocéntrico en lugar de antropocéntrico. La Biblia
no habla de cuan estupendo es el hombre (sino al revés, Dt 7:7; Is
48:8b,9; Ez 16), pero habla de cuánto nos Dios ama. En amar al
pueblo “más insignificante de todos” (Dt 7:7) resalta más lo
amoroso que es Dios, y este es el punto. John Piper pone al
descubierto esta manifestación del antropocentrismo:
En su lugar hemos transformado el amor de Dios en un endoso divino
de nuestro deleite en ser alabados.
Pruébate: ¿Te sientes más amado cuando Dios te hace sentir valorado
o cuando Él te hace disfrutar engrandecerle a Él? ¿Depende tu
felicidad en ver la cruz de Cristo como un testimonio a tu valor, o
como manera de disfrutar el valor de Dios para siempre? 20
He escuchado “Dios no murió por las ranas. Por ende, Él murió por
causa de nuestro valor como seres humanos.” Este pensamiento
invierte la gracia. Estamos en peor condición que las ranas. Ellas no
han pecado. No han rebelado y tratado a Dios con menosprecio como
si Él fuera de poca importancia en sus vidas. Dios no tuvo que morir
por las ranas. Ellas no son lo suficiente malas. Nosotros lo somos.
Nuestra deuda es tan grande que sólo un sacrificio divino la pudo
pagar.
Hay sólo una explicación por el sacrificio de Dios por nosotros. No la
somos. Es “las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7). Es completamente
gratis. No es una respuesta a nuestro valor. Es el rebosamiento de Su
infinito valor. De hecho, ese es lo que es el amor divino en fin: una
pasión para cautivar pecadores no dignos, a gran costo, con lo que nos
hará supremamente feliz para siempre: Su belleza infinita.21

20
Piper, John, “Judgment Calls,” World magazine on the web, 29 de Dic, 2001, Vol. 16, No. 50
(http://www.worldmag.com/world/issue/12-29-01/closing_1.asp).
21
Piper, John, The Passion of Jesus Christ (50 Reasons Why He Came to Die), Wheaton, IL: Good News
& Crossway, 2004, p. 29 (traducción mía).

62
2.5.3. Jactémonos solamente en Cristo. Eres una persona extraordinaria
porque estás unido a Cristo.

No razonemos así: Por esto, Cristo murió


(perspectiva antropocéntrica) “Yo valía mucho” por mí.

Razonamos así: “Cristo murió por mí, aun Tengo valor


(perspectiva teocéntrica) siendo ‘el peor de los (imputado)
pecadores’” (1Co. 6:20)

2.5.4. Ciertamente somos importantes para Dios. Pero hay otra manera
de entender nuestro significado. Lo ilustro con el mismo ejemplo de
la mayor gravedad de un crimen cometido por el hijo del rey o
presidente que el mismo crimen cometido por una persona
cualquiera. La vida del hijo real tiene “más peso,” por decir. Vinculo
esta observación con el uso de la palabra δωβκ (kabod) en el AT.
Significa “gloria” o “honor,” pero el adjetivo de la misma raíz
significa “pesado” y el verbo significa “ser pesado” o, en sus formas
pasivas y reflexivas, “ser honrado,” por ejemplo, el mandamiento
de “Honra a tu padre y a tu madre” en Éxodo 20:12. Cuando
honramos a alguien le tratamos como importante. Una persona
honrada es una persona que cuenta o importa. Como imágenes de
Dios, somos seres importantes. Pesamos. Nuestra vida cuenta.
Pero en la Caída, echábamos todo nuestro peso en el otro lado de
la balanza, en contra de Dios, en lugar de glorificarle.
Debemos estimarnos en una manera bíblica, según criterios
bíblicos, no por lo que otros nos dicen o cómo nos tratan, tampoco
por nuestra propia opinión.
2.5.5. Reconozcamos por qué hemos sido seducidos por filosofías
humanas a tergiversar la doctrina de la imagen de Dios: es que
somos muy dedicados a hallar algo bueno en nosotros, algo por lo
cual podemos tomar crédito. Es humillante necesitar que otra
persona muriera por ti. Queremos establecer nuestra propia
justicia aparte de la obra de Cristo.
Sino por Cristo, no somos capaces de agradecer a Dios. Por esto,
el llamamiento a obedecerle solamente tiene significado en el
contexto de su gracia. Lo que nos requiere, Él mismo nos da, y
esta gracia para poder obedecerle es el aspecto glorioso de la
imagen.
2.5.6. Además hay maneras en que los cristianos tergiversan la doctrina
para consentirse. Me acuerdo de un seminarista que salía de la
carretera libre, atravesando tierra no pavimentada para entra

63
ilícitamente en la carretera de cuota, después de la caseta de
cobro. Justificó su deshonestidad diciendo “¡Somos hijos de Dios!
¡Somos los herederos de la tierra!” Cuando piensas en el hecho de
que somos realeza, inmediatamente ¿te imaginas con más
privilegios, o con más responsabilidad? El retrato bíblico de un rey
justo es un siervo de sus súbditos.

Conclusión
La restauración de la imagen de Dios en el hombre a través de nuestra identidad
en Cristo es la base o sea “el indicativo” para todos los imperativos en las
Escrituras. Es reconocido que el acoplamiento “indicativo/imperativo” es un
fundamento básico en las cartas de Pablo. Te dicen quien eres; dado quien
eres, te dicen como debes vivir. Igual como Pablo hace, debemos mantener
estos dos juntos. No enseñamos “haz esto” sin también incluir quiénes somos
(la verdad que nos anima a vivir de acuerdo con nuestra identidad). Tampoco
enseñamos solamente quiénes somos, sin incluir las implicaciones de nuestra
identidad para cómo vivimos.
Resumen
2. Otra manera de contestar la pregunta ¿en qué consiste la imagen de Dios?
Es estudiar a Cristo, la imagen perfecta de Dios.
3. Cristo reflejó al Padre en Su carácter, Sus palabras, y Sus obras.
4. La imagen existe para glorificar al Original (Dios), no a sí mismo. Buscar
nuestra propia gloria sería una forma de auto-adoración, la cual es idolatría,
una perversión del propósito por lo cual fuimos diseñados.
5. Como Cristo, glorificamos a Dios por medio de la obediencia en humildad.
6. Cristo mostraba la imagen de Dios en llevar a acabo los tres oficios, Profeta,
Sacerdote y Rey, y nosotros cristianos reflejamos al Padre desempeñando
las mismas funciones, a nivel de criatura.
7. En sojuzgar la tierra también participamos en poner en reverso los efectos de
la Caída.
Preguntas de Repaso
1. ¿Por qué estudiar la vida de Cristo para saber más acerca de la imagen de
Dios en el hombre?
2. ¿Qué está mal con la antropología detrás de la excusa “Errar es humano”?
3. Explica la declaración, “Jesucristo es efectivamente el ser humano más
humano que haya existido.”
4. ¿En cuáles maneras reflejó Jesús a Dios?
5. ¿En cuáles tres relaciones reflejamos la imagen de Dios?
6. ¿Cómo podemos imitar a Cristo en desempeñar hoy los tres oficios: profeta,
sacerdote y rey?

64
7. ¿Qué tiene que ver la obediencia con reflejar la imagen de Dios?
8. Explica cómo su identidad como imagen de Dios es una mejor base para la
dignidad del hombre que la perspectiva humanista.
9. ¿Cómo podemos participar en “invertir los efectos de la maldición”?
10. ¿Por qué no es aconsejable enfatizar el valor del ser humano en explicar por
qué murió Cristo? (¿A qué error tiende a acarrear?)

65
LECCIÓN 4: LA NATURALEZA DUAL DEL HOMBRE

1. Introducción: Simplicidad es la regla.


Es relativamente fácil proponer la teoría que el hombre es tripartita—a primera
vista, combina bien con la personalidad trinitaria de Dios. Pero si tratas aplicar
este esquema en una manera consistente que encaje con cada ocurrencia
bíblica de las palabras para el hombre inmaterial (las que son traducidas alma,
espíritu, corazón, mente, y otras), pronto te enredas. Sus usos en la Biblia no
corresponden a este esquema.
Sugiero que empecemos de nuevo y regresemos a los datos sencillos que Dios
nos da acerca de cómo Él formó al hombre. ¿Han sabido del principio de
Ockham? Dice que si hay más que una solución factible a un problema, la más
sencilla es la que tiene más probabilidad de ser la correcta. No es que quiero
sujetar la Biblia a un estándar arbitrario humano, sino que quiero que prestemos
atención a lo que Dios dice mientras recordemos Su carácter. Dios no está
tratando tropezarnos. Dios es verdad—aclara las cosas con Su luz, no las
obscurece. Creo que en este caso, como es respecto a muchos temas bíblicos,
la verdad es sorprendentemente sencilla en sí—aceptarla y vivirla es lo que nos
cuesta.
Dios nos dice en Su Palabra lo que Él sabe que necesitamos saber para vivir en
una manera que le honre. Empezamos con el principio, la narrativa de la
creación.

2. La naturaleza del hombre es dual, material e inmaterial.


2.1 Los dos aspectos del hombre se ven claramente en su creación. Ya
estudiamos la narrativa de la creación en Génesis 1 que coloca al
hombre en su posición en la creación. Ahora pasamos al relato de
capítulo 2, lo cual enfoque en algunos detalles de la creación del
hombre.
Y Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de
vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente. Gn 2:7
Varios teólogos notan que se ve la creación de las dos naturalezas del
hombre: Dios formó al hombre del polvo de la tierra, es decir, formó su
cuerpo. Dios sopló en su nariz hálito de vida, es decir, le dio espíritu.
Con la adición del espíritu, el hombre se convirtió en un ser vivo. Por
ende, dijo John Murray, este versículo no apoya la evolución del hombre
como algunas han dicho. Decían que la formación del cuerpo humano
pudo haber tardado milenios si Dios lo formó por medio de los procesos
de la evolución. Cuando hubiera evolucionado el cuerpo, Dios le dotó
con espíritu. Pero en este texto vemos que antes de recibir el hálito de
vida el hombre no era un ser viviente. El espíritu vivifica.
2.2. La naturaleza dual se demuestra en pasajes que hablan del cuerpo y
espíritu para indicar a la persona entera:

66
…La mujer no casada… se preocupa de las cosas del Señor; se afana por
consagrarse al Señor tanto en cuerpo como en espíritu…1Co 7:34
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el
temor de Dios. 2Co 7:1 (RV 1995)
Volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue,
y el espíritu (ruach) volverá a Dios, que es quien lo dio. Ec 12:7
2.3. La naturaleza dual se demuestra en pasajes que describen el cuerpo
como una túnica o tabernáculo del cual el hombre inmaterial puede salir:
Pero si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé
entonces qué escoger: De ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo
deseo de partir y estar con Cristo Flm 1:23, 24 (RV 1995)
Por eso nos empeñamos en agradarle, ya sea que vivamos en nuestro
cuerpo o que lo hayamos dejado 2Co 5:9

3. El hombre es espíritu o alma. Dios es espíritu (Jn 4:24), es decir,


inmaterial. El hombre es espíritu o alma, esta es la manera preferida de
decirlo (no “El hombre tiene espíritu”). Se habla del aspecto del hombre que
en “alguna manera interactúa y habita en el cuerpo humano.” 22
3.1. Es importante entender que no hay una precisa correspondencia una a
una entre palabras cuando se traduce de un idioma a otro. La palabra
en el idioma traducido no tendrá precisamente el mismo campo
semántico que ninguna palabra en el segundo idioma. Tomemos
cuidado de no limitar nuestro concepto de algo al significado de la
palabra que es traducción. Consideramos las palabras de los idiomas
originales y sus campos semánticos.
3.2. Hay varios términos en el hebreo por el aspecto inmaterial del hombre.
Algunos términos, seguidos por sus traducciones más comunes son:
∃πν nefesh vida, alma, yo, persona, corazón, espíritu, cuerpo, criatura,
alguien...
ΞΥρ ruach espíritu, viento, aliento, mente, corazón,
βλ lev corazón, mente, juicio, entendimiento, yo...
ηψλΚ kilyah riñones, corazón, mente, ser interior, espíritu, entrañas y
más
3.3. Hay varios términos en el griego por el hombre o aspectos de él.
Algunos son:

22
Esta descripción es tomada de una página web no cristiano y muestra el pensamiento común entre
inconversos: la cuestión para ellos no es de cuántas partes consisten el hombre inmaterial sino ¿tenemos
un aspecto inmaterial que sigue después de la muerte, sí o no? Carroll, Robert Todd, “Espíritu o alma,”
The Skeptic's Dictionary (Diccionario del Escéptico, traducido por Gerardo Fernández, ©Copyright
1999, http://dicc.ciberesceptico.org/E/espiritus.htm.)

67
3.3.1. ψυχη Psuche es la es la palabra en griego que fue usada
más comúnmente para traducir la palabra ∃πν nefesh del AT, en la
LXX y en citas del AT en el NT. Es una palabra acerca de la cual
hay muchas equivocaciones en interpretación.
No temáis a los que matan al cuerpo pero el alma (psuche) no pueden
matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma (psuche) y
el cuerpo en el infierno. Mt 10:28
Cristo basa su exhortación en las propiedades distinguidas entre
las 2 partes o aspectos del ser humano. El alma aquí tiene un
sentido metafísico, no es vulnerable a ser asaltado y destruido
como el cuerpo.
vi debajo del altar las almas de los que habían muerto por causa... Ap
6:9
Concluimos de estos dos textos:
3.3.1.1. La Escritura habla de un ente distinto del cuerpo, que no
padece descomposición (continúa en existencia después de la
muerte física), es decir una parte inmaterial.
3.3.1.2. A veces, se refiere a esta parte con la palabra psuche
Pero ¿Es que psuche siempre refiere a la persona inmaterial?
No, se traduce en muchas maneras. De hecho se traduce
“vida” con más frecuencia que se traduce “alma.” Un
ejemplo de otra traducción:
Procuraron la muerte del niño Mt 2:20
ζητουντεs την ψυχη του παιδιον
(literalmente: “buscando la vida del niño”)
En este sentido de psuche , “la vida” o “la vida constituida en
el cuerpo”, se habla de ser “dado” o “puesto”
(τιθημι, παραδιδωμι, διδωμι). Por ej. en Mt 20:28 leemos
“para dar su vida [psuche] en rescate por muchos.” (Otros
ejemplos incluyen Mr 10:45; Jn 10:11, 15; Hch 15:26; 1Jn.
3:16). También se usa simplemente como sinónimo para “la
persona,” y así se puede hablar del psuche siendo matado,
destruido, perseguido (αποθνησκω, απολλυμι , ζητεω ), por
ejemplo “salvar una vida [psuche] o matar en Mr 3:4. (Otros
ejemplos incluyen Lc 6:9; Jn 12:24; Ro 11:3.)
La palabra griega psuche ocurre 102 veces en el Nuevo
Testamento. Según mis propios estudios de la Nueva Versión
Internacional, en estas 102 ocurrencias se traduce “vida” 49
veces y “alma” solo 17 veces. Trece ocurrencias no son
traducidas, 5 veces es traducida “persona,” 3 veces “ustedes,”
dos veces “ser,” dos veces “ánimo” y muchas otras

68
traducciones solo aparecen una vez cada una. Estas cifras
muestran que es importante entender que no hay una
correspondencia uno por uno entre el vocablo psuche y un
vocablo en español. No es correcto pensar “psuche = alma.”
Además, si tuviéramos que escoger una sola palabra en
español para sustituir psuche, “vida” sería más apropiada que
“alma” si el criterio es frecuencia del sentido entre las
ocurrencias.
Resulta que los ensayos y discusiones que se escriben del
“alma” suelen carecer de precisión académica. Mas bien
están manejando el concepto moderno del “alma,” a menudo
usando textos bíblicos en tal manera que igualan su concepto
de un “alma” con la palabra griega psuche, lo cual es erróneo.
3.3.2. πνευμα pneuma es la palabra griega que casi siempre se
traduce “espíritu,” con este vocablo sí hay una correspondencia
uno por uno entre el griego y el español.
Entonces Jesús volvió a gritar con fuerza, y entregó su espíritu. Mt
27:50
Así que en el mismo libro donde Cristo usa psuche para hablar del
aspecto inmaterial de la persona, aquí Él usa pneuma. Es otro
término para el hombre inmaterial.
En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su
propio espíritu que está en él? …1Co 2:11
Deducimos que el espíritu tiene conocimiento inteligente que es
inaccesible a ningún otro hombre.
3.3.3. καρδια kardía se traduce mayormente “corazón” (como lev en
hebreo) y después de psuche, es la segunda palabra más
malentendida del grupo.
Es bastante común escuchar alguien decir algo así: “Lo sé en mi
mente, pero no lo siento en el corazón.” Como si no fuera
suficientemente mala la situación, aun cristianos letrados que se
especializan en el hombre interior (y debieran saber mejor) caen en
este error. Por ejemplo, dice una consejera cristiana “Tu mente ya
lo sabe. Ahora deja que viva en tu corazón.” 23 No podríamos culpar
el uso de tales expresiones en la literatura poética porque tales
autores no pretenden enseñar acerca del hombre. Pero cuando
enseñamos acerca del hombre tales declaraciones significan
negligencia y no ayudan al lector a formar una antropología bíblica.
La Biblia no usa las palabras para el corazón para referirse solo ni
mayormente a los sentimientos, como esos autores lo hacen.

23
Vernick, Leslie, Cómo vivir…cuando todo se viene abajo (Miami: Editorial Unilit, 2003) la
contraportada.

69
Observamos la variedad de maneras en que los autores bíblicos
usan las palabras que se traducen “corazón”:
Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.
Pr 4:23
Se presenta el corazón como el centro espiritual de la persona.
Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y
que todo designio de los pensamientos de su corazón solo era de
continuo el mal Gn. 6:5 (RV 1995)
el corazón que maquina pensamientos inicuos,
los pies que corren presurosos al mal Pr 6:18 (RV 1995)
En estos dos textos vemos que el corazón piensa o maquina. La
Biblia no dicotomiza entre corazón y mente como muchos autores
modernos, sino que se atribuyen al corazón también las funciones
de pensar y razonar.

Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el


pensamiento de sus corazones. Lc 1:51 (RV 1995)
Vemos que el corazón piensa y puede ser soberbio.
porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se
confiesa para salvación. Ro 10:10 (RV 1995)
El corazón cree (o no cree) a Dios.
No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos
ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué
responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón.
2Co 5:12 (RV 1995)
“Apariencias” (el hombre exterior o material) es contrastado con el
corazón (el hombre interior o inmaterial).
3.3.4. Nota que los campos semánticos de pneuma, psuche, y kardía
traslapan. Todas se usan para referirse a la misma entidad, el
hombre inmaterial. A veces se usan intercambiablemente. Pero
aun cuando hay variaciones en sus usos, estas no significan que
las palabras signifiquen distintas partes de la persona. En la misma
manera que un varón puede llamar a su esposa “Mi vida,” “Ana” (o
lo que sea su nombre), “Anita,” “Querida,” “Corazón,” “mi mejor
amiga,” “mi pareja,” “mi amante,” “mi vieja” o “la madre de mis
hijos,” etc. y se entiende que no está hablando de 10 diferentes
mujeres sino solo una, es que se usan diferentes términos para el
hombre interior según la ocasión.
3.3.5. Debido a que muchos creen erróneamente que las palabras que se
traducen “alma” y las palabras que se traducen “espíritu” se
refieren a dos entes distintos, intentaré usar los términos “hombre
inmaterial” o “corazón” para hablar de este aspecto incorpóreo de
la persona.

70
3.4. ¿Cómo es hombre inmaterial?
3.4.1. El aspecto inmaterial vivifica al aspecto material (el cuerpo). Se
nota en cuanto un cuerpo sin naturaleza inmaterial está muerto:
Así, pues, como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe
sin obras está muerta. Stg. 2:26
Jesús...entregó el espíritu Mt 27:50 (cf. Jn 19:30)
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu Lc 23:46
Señor Jesús, recibe mi espíritu Hch 7:59
Vemos que aquello que está separado del cuerpo en la muerte se
llama pneuma, comúnmente. Pero acuérdense, como ya vimos,
que a veces se llama psuche (por ej. Ap 6:9).
3.4.2. Dado que el aspecto inmaterial es lo que dirige el cuerpo, podemos
decir que ejercita voluntad, decide obedecer o desobedecer.
3.4.3. El aspecto inmaterial continúa en existencia después de ser
separado del cuerpo en la muerte.
3.4.4 Es la fuente de conciencia e identidad personal: los espíritus sin
cuerpos todavía retienen identidad y están conscientes de lo que
les pasa:

Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar las


almas de los que habían sufrido el martirio por causa de la palabra de
Dios y por mantenerse fieles en su testimonio. Gritaban a gran voz:
"¿Hasta cuándo, Soberano Señor, santo y veraz, seguirás sin juzgar a
los habitantes de la tierra y sin vengar nuestra muerte?" Ap 6:9,10

3.4.5. El hombre inmaterial tiene comunión con el Señor (2Co 5:1-10; Fil
1:23)
3.4.6. Estoy convencida de que las actividades principales del hombre
inmaterial se puede resumir en dos:
Piensa, es decir, cree (ejercita fe) o duda, contempla, maquina,
etc. Y
Desea, es decir, quiere, anhela, codicia, etc.
Como veremos adelante en el estudio de la Caída, la serpiente
apeló tanto a lo que Eva creía como a lo que deseba. Algunos
textos bíblicos resumen la actividad del hombre interior en estas
categorías. Por ejemplo, Hebreos 4:12 refiere a “los pensamientos
y las intenciones del corazón.
Creo que cada emoción se puede describir como la expresión de
los deseos y creencias del corazón. Por ejemplo, cuando deseas
algo y lo obtienes, te sientes feliz. Si deseas algo y crees que lo

71
mereces, cuando no lo obtienes, te puedes sentir enojado. Si no
creías que lo merecieras, a lo mejor al no tenerlo te sientes triste.
Si deseas algo y crees que no lo vas a obtener, puedes sentir
ansiedad. Si deseas que no pase algo malo, pero crees que
probablemente va a pasar, puedes sentir temor.
3.4.7. Conclusiones del estudio del hombre inmaterial:
3.4.7.1. Hay este aspecto diferente del cuerpo, que sigue en
existencia consciente y retiene su identidad después de la
muerte, y sus atributos no se corrompen en la muerte.
3.4.7.2. No hay una correspondencia estricta entre las palabras que la
Biblia usa para describir la persona inmaterial y los términos
de nuestro idioma que les asignamos. Hay una variedad de
palabras se usa para indicar este aspecto inmaterial y hay
traslapamiento en sus campos semánticos.
3.4.7.3. En relatar las actividades del hombre inmaterial a veces el NT
usa psuche, otras veces pneuma, kardía, u otra palabra.
Refiere al cuadro de palabras bíblicas para el hombre interior
(Apéndice 2) para ver ejemplos del uso de cada una de estas
palabras igual como las palabras correspondientes en hebreo.
Se usan como el aspecto del hombre que adora a Dios o se
relaciona con Él; que siente emociones; que piensa, cree y
tiene conocimiento; es evaluado moralmente; y es usado junto
con cuerpo para describir a la persona entera.
4. El hombre es cuerpo (Esta sección es mayormente material de John
Murray, excepto donde se indique otra fuente.)
El teólogo Walter Eichrodt observa que en la ideología del Antiguo
Testamento, se desconoce una separación estricta entre el cuerpo y el
aspecto inmaterial. “El hombre no tiene un cuerpo y un espíritu sino que es
los dos a la vez.” 24
4.1. Cuando alguien muere, la Biblia no dice “su cuerpo murió” sino que se
refiere a la persona. ej.: de Jesús dice “fue sepultado” (1Co 15:4;
también Hch 5:9,10, Ro 6:4; Col 2:12). El ángel dijo a las mujeres
enfrente de su tumba, “Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor
“(Mt 28:6). No dice “el cuerpo que perteneció al Señor” o “el cuerpo
donde moraba el Señor.” Jesús preguntó acerca de Lázaro que había
muerto, “¿Dónde lo pusisteis?” Por esto, mejor decir “la persona en su
aspecto corpóreo” o “respecto a su cuerpo.”
4.2 ¿Cómo es el cuerpo?
4.2.1. El hombre material es sujeto a la descomposición y la muerte.
4.2.2. Es el equipo que lleva a cabo lo que el hombre inmaterial manda.
24
Eichrodt , Walter, Theology of the Old Testament, Vol. 2, trans. J. A. Baker, London: SCM Press, 1964,
p. 124.

72
4.2.3. El cuerpo puede ser:
• Fuerte y saludable
• Débil físicamente (griego: asthenia), enfermo, frágil (“vasos de
barro”), decaído y limitado;
• Físicamente dependiente en cuanto tiene deseos naturales
que desean ser satisfechos. 25
4.3. El cuerpo no es malo
4.3.1. Las Escrituras no enseñan que el hombre inmaterial fue hecho
primero y luego metido en un cuerpo sino que en Gn 2 el cuerpo
fue hecho primero (relato literario).
4.3.2. La idea que el cuerpo es como una cárcel donde está atrapado el
alma es una idea de origen pagana. Platón enseñó que el alma
está encarcelada en el cuerpo.
4.3.2.1. En todo la Biblia la descomposición del cuerpo y la separación
del cuerpo y el hombre inmaterial es descrita como mala, es la
paga del pecado (Ro 6:23). Es una perturbación de la
integridad que Dios estableció en la creación.
4.3.2.2. El cuerpo puede ser la avenida de tentación a pecar, pero
el pecado se engendra en el corazón del hombre, porque
el corazón dirige.
4.3.3. Tenemos que tener cuidado en la interpretación de textos en el NT
que usan la palabra “carne” porque la palabra griega sarx tiene un
sentido ético y escatológico en las epístolas de Pablo.
Frecuentemente no significa lo físico, como significa en la frase
“carne y hueso” sino que cuando esta contrastado con el espíritu,
significa la vieja naturaleza corrompida (Ro 7:18; 8:3, 6, 7, 8 etc.).
Algunas versiones modernas de la Biblia evitan tal confusión con
traducciones mas libres. Por ejemplo, comparamos Romanos 7:18
en la Reina-Valer 1960 y la Nueva Versión Internacional:
Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el
querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Ro 7:18 (RV 1960)
Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno
habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. Ro
7:18
En su reconocido libro El pensamiento de Pablo, Ridderbos
describe los significados de sarx (“carne”) en las epístolas Paulinas
y como enfatizan el contraste entre los dos “eones” de la historia
redentora. Explica:
Carne (cuerpo) y Espíritu no son contrapuestos como dos “partes” de la
existencia humana o de la de Cristo… “Carne” y “Espíritu”

25
Welch, Ed, Blame it on the Brain? p. 40.

73
representan más bien dos existencias, por un lado la del viejo eon que
la carne caracteriza y determina, por otro lado la de la nueva creación
que es por el Espíritu de Dios. De esta manera se debe interpretar
también la diferencia entre el primer Adán como “alma viviente”, es
decir, carne, y el segundo como Espíritu vivificante. La contraposición
tiene entonces un carácter histórico-redentor… (1Co 15:42, 43, 50; Fil.
3:21). 26
…característico de esta concepción del pecado como moda universal
de la existencia human es el llamativo uso de la calificación “carne”
(sarx) muy típico de Pablo. Para él, “carne” significa, por un lado, lo
que es humano en su debilidad, dependiente de Dios y perecedero; por
otro lado, es la descripción muy concreta y específica del hombre en su
pecado, quedando así expresada la coincidencia entre ser hombre y ser
pecador. 27
Es notable y muy característico de Pablo que ‘carne’ puede señalar al
hombre en su pecado y corrupción… En todas estas declaraciones [Ro
7:5,14; 8:6ss; Gá 5:19; 6:8; Ef 2:3] es evidente, a pesar de las
diferencias en su formulación, que carne y pecado se identifican: estar
"en la carne", "ser carnal", etc. significa pecar, estar bajo el dominio
del pecado. Uno de los datos más característicos e incisivos de la
antropología paulina es esta relación de identidad entre el pecado y la
carne. 28
4.4. Corolarios
4.4.1. Cualquiera filosofía que cree que el cuerpo es la fuente de maldad
es una filosofía controlada por la creencia que todo lo que es
material es malo inherentemente.
4.4.2. Según varios teólogos, el hombre no es mortal en su naturaleza.
La muerte no es debida a la naturaleza original, sino a lo que violó
esa naturaleza, el pecado (Lc 23:46; Jn 19:30; Hch. 7:59).
4.4.3. El cuerpo y el corazón no son antitéticos. En unidad y concordia
constituyen el “hombre,” la imagen de Dios.
4.4.4. Se nota que no hay una tercera parte del individuo que sea
independiente del cuerpo y el corazón. Lo que suelan llamar
“personalidad” es una combinación de características de la
interacción del cuerpo y el corazón en su unidad.
4.4.5. No es necesariamente verdad que el cuerpo fue dotado con todas
las cualidades con que hubiera sido dotado si Adán hubiera sido
confirmado en integridad y bendición. Cualidades adicionales
excelentes pudieron haber sido dados.

26
Ridderbos, Herman, El pensamiento de Pablo, Buenos Aires: Ediciones Certeza, 1979, pp. 77-78.
27
Ridderbos, p. 105.
28
Ridderbos, pp. 106-7.

74
4.5. Implicaciones importantes para otras doctrinas:
4.5.1. La doctrina del pecado: Aunque no es la fuente del pecado, el
cuerpo es el agente del pecado y sus miembros instrumentos de
iniquidad. Creemos en la depravación total del hombre y esta
depravación tiene que incluir el cuerpo porque el hombre es
corpóreo.
Ro 8:19-23 Toda la creación “fue sometida a la frustración” --“la
creación misma ha de ser liberada de la corrupción.” La corrupción
entró, es decir hay artritis, cáncer, ceguera, leucemia, glándulas
que no producen las hormonas correctas o en la cantidad correcta
o... si me tropiezo saliendo de aquí y se fractura mi pie, todo esto
es parte de la maldición.
Piénsalo entonces, qué tal si al tropezar digo una maldición... ¿Soy
responsable? ¿Y si tengo cáncer, y en mi dolor maltrato a las
enfermeras que me cuidan? ¿Y si nací ciega y así siento
resentimiento y rehúso creer que pueda haber un Dios bueno? ¿Y
si mis glándulas o cerebro produce hormonas o impulsos a deseos
homosexuales, y digo “Así nací, es natural para mi practicar la
homosexualidad”?
Aplicación importante: Los argumentos que se usan más para
apoyar la homosexualidad son argumentos que dicen que es
debido a los genes o el cerebro, algo en la naturaleza corpórea de
la persona. No es necesario que entremos en luchas para
contradecir tales hallazgos porque no cambian nada. No cambia la
responsabilidad moral ante Dios. 29 Explico a continuación.
Es imperativo ubicar la homosexualidad dentro del contexto de la
experiencia humana a la cual habla las Escrituras.
Primero, dado que el pecado no se origina en el cuerpo, el
cuerpo nunca puede causar que uno peque. Lo máximo que se
puede atribuir al cuerpo es que es fuente de tentación. Tenemos
una variedad de cuerpos que nos tientan en una variedad de
maneras. Algunos tienen más tentación que viene de su propio
cuerpo que otros.
En la misma manera que un varón con altos deseos sexuales es
responsable si cede a estos deseos y fornica, una persona con
impulsos homosexuales es culpable si cede a sus deseos
sexuales. Puedes argumentar que la homosexualidad es un caso
distinto porque el varón heterosexual tiene una manera legítima de
expresar sus deseos físicos (el matrimonio), pero estarías tomando
por sentado que todo deseo tiene que ser satisfecho. Esto no

29
Cuando hacen excepciones a mandatos bíblicos, están diciendo que esta circunstancia moderna está en
una categoría aparte en la que no se aplica la Biblia. Es una negación de la doctrina de la suficiencia de
las Escrituras.

75
puede ser cierto porque siendo seres caídos, nuestros deseos son
tan corrompidos como cualquier otro aspecto de nuestro ser.
(Veremos más de esto bajo el tema de la “depravación total.”)
El “modelo médico” sostiene que la homosexualidad es causada
por una estructura cerebral distorsionada, es decir que es
mayormente genética. 30 Pero aun si fuera así, tales impulsos
innatos homosexuales se podrían considerar en la misma
categoría de otros defectos físicos. Se cree que varones
genéticamente XYY tienden a ser más violentos que varones con
el complemento normal de cromosomas de género (XY).
Podríamos decir que estos varones tienen cuerpos más listos para
responder en enojo o descontroladamente. Pero todavía los
mantenemos responsables por su conducta. Puede ser más difícil
para ellos a ejercer dominio propio, pero de todos modos es lo que
se espera de ellos. En la misma manera que una persona XYY es
culpable ante Dios si no se refrena cuando esté alterado, una
persona con impulsos homosexuales es culpable si no se refrena
cuando es tentado a la homosexualidad.
Un defecto físico, como nacer ciego o sin brazos, es una fuerte
tentación a dudar del amor o bondad de Dios. Sin embargo, como
uno que nace ciego es responsable si responde al defecto de su
cuerpo creyendo que Dios no es bueno, una persona con deseos
homosexuales es culpable si responde al defecto de su cuerpo
cediendo a sus deseos sexuales perversos.
Además de defectos físicos, tenemos diversos gustos personales.
Estos pueden ser innatos o pueden ser adquiridos. De todos
modos somos responsables por cómo respondemos a nuestros
gustos. En la misma manera que una persona diabética que tiene
un gusto para comer dulces es culpable ante Dios si los come y
provoca un ataque insulina, una persona con impulsos
homosexuales es culpable si cede a su gusto para su mismo sexo.
En la misma manera que una mujer que de niña desarrolló un
gusto para prácticas sexuales no sanas cuando un pariente
abusaba de ella es responsable como adulta a no consentir este
gusto, otra persona es responsable a no ceder al gusto que
adquirió para su mismo sexo.
4.5.2. La doctrina de la encarnación: Porque el Señor tomó la naturaleza
humana en su persona, Jesucristo es material e inmaterial.
Juan indica la importancia del hecho que Jesús era cuerpo cuando
combatía el docetismo (1Jn 4:2-3) que venía de esa idea Platónica
de que lo material es inherentemente malvado. Nota cómo los
herejes empezaron con una idea humana (“lo material es malo”),
30
Un problema con sus conclusiones es que no todos los cerebros de homosexuales examinados en el
experimento tuvieron estas estructuras distintas.

76
una creencia previa. En lugar de ser desafiado a cuestionar su
creencia, la mantuvieron y tergiversaron la Palabra para que esta
“apoyara” su creencia previa. Creyendo que todo lo material es
malo de por sí, tuvieron que creer por ende que Jesús no era
corpóreo. Dijeron que Su cuerpo humano fue solo una ilusión a
través de la cual interactuó con la gente.
Juan afirma que la base de su fe era su experiencia de Jesucristo
físicamente: “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros
ojos...y palparon nuestros manos tocante el Verbo de vida” (1Jn
1:1).
4.5.3. La doctrina de la resurrección: Nuestros cuerpos resucitarán en
gloria. El Señor Jesucristo que está en el cielo ahora es el mismo
cuerpo que sufrió en la cruz, fue sepultado, levantado el tercer
día—pero ahora glorificado. Su resurrección provee el modelo para
la resurrección de los creyentes:
Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive
en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también
dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en
ustedes. Ro 8:11
Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su
cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas
las cosas. Fil 3:21.
4.5.3.1. Cristo comió cuando apareció a sus discípulos después de su
resurrección, lo cual indica que era corpóreo (Lc 24:41-43).
4.5.3.2. Procuró que el Tomás le tocara en sus heridas y supiera que
era el mismo cuerpo (Jn 20:24-29). Fue como decir “Sigo
siendo yo.”
Lo físico tiene lugar importante en la consumación, en llegar a
la gloria:
Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las
primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras
aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención
de nuestro cuerpo. Ro 8:23
Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como
su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí
mismo todas las cosas. Fil 3:21

5. Relación entre el hombre material y el hombre inmaterial


5.1. El hombre inmaterial es donde se originó el pecado (Murray, Machen,
Owen, Welch).
Nada de lo que viene de afuera puede contaminar a una persona. Más bien,
lo que sale de la persona es lo que la contamina….¿Tampoco ustedes

77
pueden entenderlo? --les dijo--. ¿No se dan cuenta de que nada de lo que
entra en una persona puede contaminarla? … Luego añadió: --Lo que sale
de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón
humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los
homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje,
la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males
vienen de adentro y contaminan a la persona. Mr 7:15, 18, 20-23
5.2. Lo inmaterial vivifica al cuerpo, como Santiago dio por sentado: “Así como
el cuerpo sin espíritu está muerto...” (Stg 2:26).
En la muerte están separados y esta condición es contra la naturaleza
creada, es un resultado del pecado, y es una existencia imperfecta e
incompleta.
5.3. El hombre inmaterial y el hombre material forman una unidad. En la
persona entera el corazón y el cuerpo no actúan en manera
independiente sino que son interdependientes. Dice J.K. Grider en el
Concise Evangelical Dictionary of Theology, “ la antropología del AT es
conciente de una totalidad. La persona humana no es un cuerpo más un
espíritu sino una unidad viva de poder vital, un organismo psicofísico.” 31
Por eso, llamamos al hombre una dualidad, en unidad esencial, y
evitamos el “dualismo” implicado por el término “dicotomía.” Este
término es algo perjudicial, es lo que usan los oponentes de esta
doctrina. No es el término preferido porque implica que el teólogo
dicotomiza entre el cuerpo y el espíritu, como si los dos aspectos
estuvieron en oposición el uno contra el otro.
Dice el teólogo Dr. Gundry acerca del hombre: “Hay una dualidad
ontológica, una pluralidad funcional, y una unidad sobre todo.”
5.4. El hombre inmaterial se expresa o se manifiesta en el hombre
material (físico). El cuerpo es el vehículo por medio de lo cual nos
relacionamos con el mundo material, es el mediador de las acciones
morales en lugar de ser el iniciador. El espíritu o corazón se expresa en
el cuerpo, o sea el cuerpo lleva a cabo la voluntad del espíritu o
corazón. Hace lo que el corazón le dice que haga.

31
Elwell, Walter (Ed.), Grand Rapids, MI: Baker Books, 1991, p. 218.

78
“¿Qué diremos de la conexión entre los hechos de la conciencia y los cambios físicos
que se producen en el cerebro? ¿Niega acaso que haya cierta conexión?
...Me atrevo decir que mi pensar y sentir siempre van acompañados de cierto cambio
físico en el cerebro...
¿Cómo explicarlo? El materialista explica esa conexión entre los procesos físicos
cerebrales y el pensar de la mente diciendo que sólo existen los procesos físicos…
¿Por qué no explicar la conexión entre procesos cerebrales y procesos mentales
diciendo que la mente [otra palabra para el hombre inmaterial] utiliza el cerebro
como instrumento?” Machen, p. 135
“Las operaciones del alma están relacionadas con el cuerpo, su instrumento en
la vida presente Berkhof” p. 231.

5.5. La unidad del cuerpo y el corazón indica que el hombre inmaterial


siempre será representado o expresado en la actividad del cerebro.
Esto no quiere decir que el cerebro causa a una persona escoger entre
el bien y el mal, sino que en el cerebro se expresan o manifiestan los
deseos del corazón/alma/espíritu/mente, o en otras palabras, el hombre
inmaterial.
5.6. La analogía con una computadora ilustra la relación: El espíritu o
corazón es el “software” y el cuerpo es el “hardware.” Lo inmaterial
dirige lo material.
5.7. Aplicaciones de la relación entre cuerpo y el corazón u hombre material
e inmaterial:
5.7.1. Imagina que te conectan a cierto aparato que detecta la actividad
eléctrica en tu cerebro la cual se ve en una pantalla. Si te piden
que pienses un pensamiento lascivo, y lo haces, se verá actividad
en cierta parte de tu cerebro. Ahora, ¿es decir que esa parte de tu
cerebro causó este pensamiento pecaminoso y por ende, no eres
responsable de ello?
5.7.2. La doctrina de la naturaleza humana es relevante a los problemas
comúnmente tratados por psiquiatras y “psicólogos.” Dr. Ed Welch
hace esto en su libro ¿Es el cerebro el culpable? (Blame it on the
Brain? ) Este libro entero consiste en aplicaciones de estas
doctrinas a los problemas interpersonales.
Hoy quieren culpar el cerebro por ciertos trastornos (por ej. el
alcoholismo, homosexualidad). Pretende encontrar un desbalance
químico o estructura cerebral alterada, y un gen defectuoso detrás
del uno o del otro, para explicar cada problema humano, incluso
las conductas que la Biblia llama pecado. Su lema parece ser
“detrás de cada pensamiento tergiversado o emoción desmedida
hay una molécula dañada” (que probablemente se puede corregir
con una pastilla). No debe ser difícil reconocer esta perspectiva
como materialismo, la creencia que toda conducta humana tiene

79
una causa física. Este “modelo médico” se ha metido en la iglesia,
y es materialismo funcional. El problema es que cuando dicen que
son determinados por la bioquímica o la estructura del cerebro,
también dicen que por ende las personas que los practican no son
responsables por lo que hicieron (o es decir “que no son pecados”).
Tal es su método [el “método científico”]. Lo extraño es que algunos
que, supongo, creen en la existencia del alma y de Dios parecen pensar
que se puede seguir con toda confianza dicho método. ¿Por qué no
aceptar los estudios psicológicos que no creen ni en el alma ni en Dios,
y luego emplearlos para propagar una filosofía y una teología del todo
diferente del escepticismo que ellos profesan? ¿Por qué el cristiano no
va a poder considerar las investigaciones de estos psicólogos como
adecuadas en su limitada esfera?
Esta forma de razonar es muy precaria. De hecho, no se puede separar
una esfera de conocimiento de otra en compartimientos como ése. No,
la idea que alguien tiene acerca del alma y de Dios afectará la
interpretación que le dé a los fenómenos de la conducta
humana… 32
5.7.3. El ministro cristiano debe distinguir entre comportamiento que
procede del hombre inmaterial o corazón y síntomas que se
originan en el cuerpo. Esto es esencialmente distinguir entre
pecado y enfermedad. El pecado se origina en el hombre
inmaterial, la enfermedad origina en el cuerpo.
¿Como distinguir? La Biblia no nos da un manual de enfermedades
pero no tiene que hacerlo porque SÍ nos enseña qué es pecado.
Cómo sabes si la persona es responsable es cuestión de ¿Cómo
sabes si algo es pecado?
Catecismo Menor P. 14 ¿Qué es pecado?
R. El pecado es la falta de conformidad con la ley de
Dios o la transgresión de ella. Ro 4:15; Stg. 2:10,
1Juan 3:4.
Entonces, alguien dice “No puedo dejar de tomar porque el
alcoholismo es una enfermedad” y otro dice “Mi niño desobedece
mucho más que otros niños porque tiene TDA” y una mujer fue
detenida por un policía y le da puntapié pero argumenta “Es que
tengo el síndrome pre-menstrual, no soy responsable por lo que
hice.”
La Biblia dice “no os embriaguéis” (Ef 5:18) así que el alcoholismo
es pecado, aunque incluye un cuerpo tan adaptado al licor que en
su ausencia, se enferma.

32
Machen, J. Gresham, La vision cristiana del hombre, pp. 137-138.

80
El caso del niño nos desafía a ser más prudentes y cautelosos en
nuestros juicios. Un niño puede no cumplir con mandatos de su
papá porque no entendió el mandato (si era complejo), porque no
lo escuchó, porque lo olvidó, o se distrajo. Y estos ejemplos no son
lo mismo que plena desobediencia, que es rebelión.
Podemos tener más compasión por la mujer por su sufrimiento (en
la misma manera que tendríamos más compasión para una
persona pobre cuando roba) sin embargo, su condición no quita su
responsabilidad de obedecer a Dios. Además lo mejor en ministrar
a ella es mantenerla responsable—el tratamiento más digno es
seguir tratándole como humano, como imagen de Dios,
responsable para glorificarle. Negar su responsabilidad es negar su
humanidad.
6. Perspectivas seculares: Variedades de monismo, la creencia que el ser
humano (o el universo) es de una solo “sustancia”
6.1. Idealismo: Cree que sólo existe lo inmaterial. Lo material es una ilusión.
Antropologías idealistas, como la del filósofo griego Platón, consideran
al ser humano esencialmente espíritu.
6.2. Materialismo: Cree que sólo existe lo material. Esta variedad de
monismo es mucho más popular actualmente.
Para el materialismo no sólo lo real es material, sino que la causa de todas
las cosas de la naturaleza y del "alma" humana se explican exclusivamente a
partir de la materia y los movimientos de esa materia en el espacio. El
término materialismo designa a toda aquella doctrina que trata de explicar el
mundo y la totalidad de lo real fundamentándose en la idea de materia.33
Según esta creencia, cuando una persona muere, ya estuvo, no hay un
aspecto inmaterial que sigue existiendo después de la muerte del
cuerpo. Dado que solo existe lo físico, toda conducta humana tiene una
causa física. Un ejemplo de la abierta expresión de esta creencia es lo
siguiente:
El trabajo hecho por filósofos y psicólogos basado en la asunción de una
entidad no física, que de alguna manera interactúa y habita en el cuerpo
humano, no [h]a favorecido el entendimiento de la forma en que trabaja la
mente humana. En cambio, ha fomentado la superstición e ignorancia
mientras impide el desarrollo de conocimiento real y útil acerca de la mente.
Es más prometedor el trabajo de aquellos que tratan a la conciencia en
términos de funciones cerebrales y tratan a las enfermedades "mentales"
como problemas físicos. Dos vastas industrias se han hecho posibles y
lucrativas gracias a esta creencia en una no entidad que necesita tratamiento

33
http://www.cibernous.com/glosario/alaz/materialismo.html.

81
de expertos en no entidades: el sacerdocio y la psicología. 34 (énfasis
agregado)
Muchas de las escuelas de psicología son materialistas explícitamente o
implícitamente. Psicologías conductistas como la de B.F. Skinner son
ejemplos de explícitos. Creen que la conducta del hombre, como la de
los animales, está determinada por su entorno. Pero notarás que hay
muchos más materialistas—aunque no sepan que lo son—aun en la
iglesia. Cuando excusamos conducta pecaminosa, culpando el cerebro,
estamos atribuyendo el pecado al hombre material…es decir, estamos
mostrando una antropología materialista.

Conclusión
El hombre fue creado un ser “psicofísico,” una unidad en dos naturalezas,
material e inmaterial. Las dos naturalezas funcionan en armonía, así que el
hombre es de naturaleza dual, en unidad esencial.

Resumen
1. Las dos naturalezas del hombre se ven claramente en la creación cuando
Dios formó su cuerpo del polvo de la tierra y le sopló "aliento de vida," es
decir, su aspecto inmaterial.
2. No hay una precisa correspondencia entre palabras de los idiomas originales
y las de nuestro idioma. Especialmente para hablar del hombre inmaterial,
hay varios términos en tanto el hebreo como el griego.

3. Las palabras más comunes para espíritu, alma y corazón se usan


intercambiablemente en muchas maneras, específicamente se usan como el
aspecto del hombre que se relaciona con Dios; que siente emociones; que
piensa, cree y tiene conocimiento; es evaluado moralmente; y es usado junto
con cuerpo para describir a la persona entera.
4. Aunque puede ser el vehículo de tentación, el cuerpo no es malo; el
pecado se engendra en el corazón del hombre. Por ende, no podemos
echar la culpa de nuestros pecados a un desbalance químico, los
nervios, los genes, etc.

Preguntas de Repaso
1. ¿En qué sentido debe ser sencilla la doctrina de la naturaleza humana?
2. ¿Dónde se encuentra la primera evidencia en la Biblia que el hombre es de
naturaleza dual?
3. ¿Cuáles son algunos términos bíblicos en hebreo para el aspecto inmaterial
del hombre? ¿Cuáles son algunos términos bíblicos en griego para el
aspecto inmaterial del hombre?

34
Carroll, Robert Todd, “Espíritu o alma,” The Skeptic's Dictionary (Diccionario del Escéptico, traducido
por Gerardo Fernández, ©Copyright 1999, http://dicc.ciberesceptico.org/E/espiritus.htm.

82
4. ¿Cuál es un error común que se hace respecto al significado de la palabra
psuche?
5. ¿Cuál es un error común que se hace respecto al significado de las palabras
lev (en hebreo) y kardía (en griego)?
6. ¿Cómo es el aspecto inmaterial del hombre?
7. ¿Cómo es el aspecto material del hombre?
8. ¿Cómo se relacionan el hombre inmaterial y el hombre material?
9. Escribe una implicación que la doctrina de la naturaleza dual del hombre
tiene para las siguientes doctrinas: la encarnación, el pecado, la
resurrección.
10. ¿Qué es “materialismo”? Da un ejemplo de materialismo en la iglesia hoy.

83
LECCIÓN 5: LA TRICOTOMÍA

1. Introducción
Los cristianos coincidimos en que el hombre consiste en un aspecto material y un
aspecto inmaterial, la pregunta es ¿Cómo es ese aspecto inmaterial? Diferimos en cómo
se contesta esta pregunta. Los llamados “dicotomistas” 1 creen básicamente lo que se
describió en el capítulo anterior, que el hombre consiste en sólo un aspecto inmaterial
que se llama por diversos nombres (espíritu, alma, corazón, y mente son los más
comunes). Los “tricotomistas” dividen el hombre inmaterial en dos, para un total de tres
“partes” del hombre: espíritu, alma, y cuerpo. Muchos creyentes quienes creen así dan
por sentado esta división, sin tener una antropología bien desarrollada—no saben que
son “tricotomistas” ni que existe otra perspectiva diferente. Lo dan por sentado.
Es técnicamente correcto decir que la mayoría de nosotros reformados creen en “la
dicotomía” cuando estamos hablando de la dicotomía en contraste con la tricotomía. Sin
embargo, como se mencionó anteriormente, es preferible decir que creemos en la
dualidad de la naturaleza humana.

2. ¿Cuál es la doctrina que se llama “tricotomía”? Entre cristianos quienes


conscientemente se adhieren a esta doctrina, sus creencias básicas incluyen:
2.1. El hombre consiste en tres partes: espíritu, alma, y cuerpo. El espíritu del
hombre procede directamente de Dios y en el reside la imagen de Dios. Es la
parte que puede tener comunión con Dios.
2.2. Después de la Caída el espíritu “se duerme,” está muerto, o está en un estado
latente o inactivo. Se nota que así tendríamos un espíritu no depravado sino
solamente dormido, es decir esta creencia choca con la doctrina de la
depravación total.
2.3. El “Alma” significaría la vida en su sentido más amplio, o según algunos,
personalidad etc. “Se mira generalmente como descriptiva de una entidad
relacionada con el cuerpo pero distinguible de él -- la parte espiritual de los
seres humanos que anima su existencia física y sobrevive la muerte. …A través
de la historia de la iglesia cristiana, no ha habido concepto metafísico
claramente definido y universal validado del alma.” 2
2.4. En la regeneración el espíritu es despertado o hecho vivo. En las palabras de un
autor, Dios manda al hombre “a cambiar de un ser humano Dicótomo a un ser
humano Tricótomo.” 3
2.5. No he visto un consenso en cómo los tricotomistas definen el “alma” sino que en
algunas maneras es algo menor que el espíritu. Al alma atribuyen la
personalidad y la voluntad por ejemplo. Verás más en las citas a continuación.
1
Recordamos que “dicotomista” es un término que se usan los oponentes de esta doctrina, no es el término preferido
porque implica que el teólogo dicotomiza entre el cuerpo y el espíritu, como si los dos aspectos estuvieron en
oposición.
2
Ranson, Charles W., http://mb-soft.com/believe/tso/soul.htm.
3
McLaughlin, Roberto R., Los Ministerios Bíblicos de El ÁRBOL DE LA VIDA, La doctrina de la actitud mental--
Parte 6, 8 de octubre de 2000, tomado de http://www.gbible.org/spanish/span100800.htm.

84
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

3. Presento ejemplos de la doctrina tricótoma en obras populares


3.1 Watchman Nee
Watchman Nee (1930-1972) era un predicador influyente cuyas ideas todavía
influyen la iglesia hoy. Su posición es un buen ejemplo de la tricotomía. Nee enseña
que "…el alma es la expresión de la personalidad. La Voluntad, intelecto y
emociones del hombre están ahí. 4 Y continúa, "Los elementos que nos hacen
humanos están en el alma. Intelecto, pensamiento, ideales, amor, emoción,
discernimiento, decisión, selección, etc. son experiencias del alma" 5
En cuanto al espíritu, Nee escribe, "…TODA comunicación de Dios con el hombre
ocurre allí. " y Nee enseña que le espíritu tiene tres funciones primarias: 'conciencia,
intuición y comunión" …" La Comunión es adoración a Dios. Los órganos del alma
son incompetentes para adorar a Dios. DIOS NO SE APPREHENDE POR
NUESTROS PENSAMIENTOS, sentimientos o intenciones porque El puede solo ser
conocido directamente por nuestros espíritus… 6
3.2. Nuevo Diccionario Ungers
La posición tricótoma también se ve en el Nuevo Diccionario Ungers (New
Unger's Bible Dictionary). Su definición de espíritu dice: “El término alma
especifica que en la parte inmaterial del hombre tiene que ver con vida, acción y
emoción. Espíritu se relaciona con la adoración y la comunión divina.” 7

4. La tricotomía tácita o inconsciente es un problema mayor.


Creo que una perspectiva tripartita de la persona es la doctrina funcional de quizá la
mayoría de los cristianos hoy, aun de algunos que profesarían creer en la perspectiva
dual del hombre. Se ve en su manera de hablar y razonar acerca de sí mismo y de
otras personas. En cualquier momento que alguien habla del ser humano como si
existiera un aspecto inmaterial que no se relaciona con Dios, está dividiendo el
hombre inmaterial y por eso refleja una perspectiva tripartita. Se habla así sin pensar
en las implicaciones de lo que dicen. No son creencias expresadas abiertamente en
la manera que las he detallado, así que no son sujetadas a examinación crítica.
5. La tricotomía resulta de una falta de entendimiento de las normas de los
idiomas.
Los idiomas contienen sinónimos y casi sinónimos. No es que cada palabra se refiere
a una sola cosa, sino que es común que hay más que una palabra por una cosa.
Determinas el significado de una palabra por el contexto. Por ejemplo, si lees el libro
clásico Los hermanos Karamazov pensando que cada nombre se refiere a una
persona diferente, estarías completamente confundido. Pero no es necesario saber el
idioma ruso para entender que algunos nombres son apodos o nombres de cariño, se

4
Zeolla, Gary, Darkness to Light Ministries, en su estudio respecto a este tema (http://www.dtl.org/dtl/treatise/soul-
spirit-1.htm), citando y comentando de la obra de Watchman Nee. The Spiritual Man, Vol. I, (New York: Christian
Fellowship Publishers, Inc., 1968), p. 28.
5
Nee, The Spiritual Man, p. 35.
6
Nee, The Spiritual Man, pp. 31, 32. Itálicas en original. Mayúsculas agregadas por Gary Zeolla.
7
Traducción mía de http://www.dtl.org/dtl/treatise/soul-spirit-1.htm, que cita New Unger's Bible Dictionary; Moody
Press of Chicago, Illinois. Copyright (C) 1988, PC Study Bible 2.0.

85
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

entiende leyendo en contexto, por ejemplo que “Dmitri” y “Mitya” son la misma
persona.
No sólo las palabras que se traducen alma y espíritu sino diversas palabras que se
usan por el hombre interior señalan las mismas actividades o cualidades de la
persona. O sea, se usan intercambiablemente. 8
Tenemos muchas maneras de escribir y de hablar que no tienen la intención de ser
literal ni usar palabras con significados mutuamente exclusivos. Por ejemplo, si oras
por una persona que sufrió un accidente y rompió su brazo, podrías decir “Dios, sana
su brazo, sana ese hueso fracturado, pedimos que lo sanes por completo.” Nadie te
reclamaría, “No tuviste que pedir que se sanara su hueso si ya pediste que se sanara
su brazo porque el hueso es parte del brazo.” Se permite este tipo de redundancia en
nuestra manera de hablar y en escribir informalmente. Es simplemente cómo nos
comunicamos.
6. Presento críticas de la tricotomía de unos teólogos reformados
6.1. El Dr. Luis Berkhof
"La Biblia señala a dos, y solamente dos elementos esenciales en la naturaleza del
hombre. Es decir, cuerpo y espíritu o alma. Esta presentación escritural también está
en armonía con la propia conciencia del hombre. En tanto que el hombre es
consciente del hecho de que está compuesto de un elemento material y de un
elemento espiritual, ninguno tiene conocimiento cabal de poseer un alma distinta del
espíritu." 9

6.2. El teólogo Dr. Charles Hodge:


"La doctrina de un triple elemento en la constitución del hombre es antiescritural por
lo siguiente: (1) se opone al relato de la creación del hombre tal como aparece en Gn.
2:7. Según este relato Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en él
aliento de vida, y él vino a ser alma viviente, esto es, un ser en quien hay un alma
viviente; (2) Esta doctrina (tricotomía) está opuesta al uso uniforme de la Escritura.
La Biblia no hace diferencia entre alma y espíritu. Las palabras nefesh (alma en
hebreo), psuché (alma en griego), ruah (espíritu en hebreo) y pneuma (espíritu en
griego) designan todas una y la misma cosa. Son constantemente intercambiables. La
una toma el lugar de la otra, y todo lo que se predique o se pueda predicar de la una,
se predica de la otra. El hebreo nefesh, y el griego psuché, (alma, tanto en griego
como en hebreo) significan aliento, vida, el principio de vida, aquello en lo que reside
la vida. Lo mismo sucede con ruah y pneuma; (espíritu, tanto en hebreo como en
griego) también estos significan aliento, vida, y principio viviente. (Teol. Sist.
Tomo.1, pág. 481). citado en http://www.hermanosunidosencristo.org/hombre_3.htm

6.3. El Dr. John Murray ofrece varios argumentos incisivos contra la tricotomía 10 :

8
En el apéndice incluyo un cuadro de ejemplos de cómo seis de las palabras en los idiomas originales se usan en las
mismas maneras.
9
Berkhof, Teología Sistemática, p. 227.
10
Murray, John, The Collected Writings of John Murray, Volume II, (Carlisle, PA: Banner of Truth, 1976) pp. 25s.
Esta sección de argumentos es tomado de Murray con excepciones notadas.

86
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

6.3.1 La persona integra o entera se describe a veces como soma y psuche y a


veces como soma o sarx y pneuma.
6.3.1.1. σωμα y ψυχη (soma y psuche): Mt 6:25, 10:28
No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma [psuche].
Teman más bien al que puede destruir alma [psuche] y cuerpo [soma] en el
infierno. Mt 10:28
6.3.1.2. σωμα y πνευμα (soma y pneuma): 1Co 7:34, 1Co 5:3, Stg 2:26
Así, pues, como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras
está muerta. Stg 2:26
Escribe el teólogo John Murray, respecto a Stg. 2:26:
Es relevante porque representa el espíritu como el principio o condición de la
vida en el cuerpo, una posición inválida si el espíritu está muerto o dormido en
el hombre inconverso. Según las premisas tricotomistas, un cuerpo sin espíritu
no está muerto, [porque hay tercera parte que se llama alma y] el alma contiene
todo lo necesario para la supervivencia del cuerpo como una persona viva. 11
6.3.1.3. σαρχ y πνευμα (sarx y pneuma):
Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que
contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de
nuestra santificación. 2Co 7:1
Estos textos seguramente son a propósito una descripción inclusiva de la
persona o, preferible, una especificación de los elementos de la persona
humana. De lo contrario, el propósito hubiera sido vencido. En el caso de Mt
10:28, la plenitud [o totalidad] de la destrucción es la lección principal. [Si
existiera un “alma” aparte, no tendrías que temer tanto porque aunque tu cuerpo
y espíritu sufrieran en el infierno, quedaría tu alma...]. y en 1Co 7:34 y 2Co 7:1
la totalidad de la santificación es conceptualizado. Pero en un caso el cuerpo y
el alma son tomados como una descripción suficiente, mientras en el otro caso,
es cuerpo y espíritu. 12
6.3.2. Agrego que también una de las palabras traducidas “corazón” aparece a
veces con una de las palabras que se traduce “carne” como una
descripción de la persona entera, indicando que hay varias palabras que se
usan para referirse al hombre inmaterial:
Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es
Dios para siempre. Sal 73:26
Basta ya de todas vuestras abominaciones, oh casa de Israel; de traer
extranjeros, incircuncisos de corazón e incircuncisos de carne, para estar en
mi santuario y para contaminar mi casa; Ez 44:6-7
Ningún hijo de extranjero, incircunciso de corazón e incircunciso de carne,
entrará en mi santuario Ez 44:9
11
Murray, John, Collected Writings, Vol. II, p. 25.
12
Murray, John, Collected Writings, Vol. II, p. 25.

87
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

6.3.3. Las palabras pneuma y psuche se usan intercambiablemente en otras


maneras.
6.3.3.1. En las Escrituras Hebreas se emplea paralelismo para enriquecer la
descripción. Es decir, se escribe la misma idea dos veces (“en
paralelo”) usando palabras sinónimas o casi sinónimas. Un ejemplo
obvio es Salmo 25:4:
Muéstrame, oh Jehová, tus caminos;
Enséñame tus sendas.
“Muéstrame” quiere decir lo mismo que “enséñame” y “caminos” se
refiere a lo mismo que “sendas.” Hay expresiones paralelas que usan
varias palabras para el hombre interior, como si fueron sinónimos:
Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón
y salva a los contritos de espíritu Sal 34:18;
En Salmo 34:18 las palabras paralelas son lev y ruach ( DN//J T),
dos de las palabras del AT para el hombre interior. En Lucas 1:46, 47
son usadas en paralelo psuche y pneuma:
Entonces Maria dijo: Engrandece mi alma (ψυχη) al Señor,
Y mi espíritu (πνευμα) se regocija en Dios mi Salvador
6.3.3.2. Algunas veces se describe la muerte como la salida o entrega del
alma (nefesh en Gn 35;18 y 1R 17:21; psuche en Hch 15:26) y otras
veces como entrega del espíritu (ruach en Sal. 31:5; pneuma en Lc
23;46 y Hch 7:59)
6.3.3.3. Tanto el alma (psuche) como el espíritu se usan para designar el
elemento inmaterial de personas que sigue existiendo después de la
muerte (1P 3:19; Heb 12:23; Ap 6:9; 20:4)
Se han acercado a Dios, el juez de todos; a los espíritus de los justos que
han llegado a la perfección Heb 12:23
vi debajo del altar las almas de los que habían sufrido el martirio por
causa de la palabra de Dios… Apoc 6:9
6.3.3.4. No he encontrado funciones distintas, que son mutuamente
exclusivas, del psuche y del espíritu. Al contrario, como muestro en el
cuadro de textos de palabras para el hombre interior (Apéndice 2), las
seis palabras para el hombre interior que estudié (ruach, pneuma,
nefesh, psuche, lev y kardia) que se traducen espíritu, alma, y
corazón se usan por muchas de las mismas funciones:
• Adora, se relaciona con Dios
• Expresa emoción negativa (angustiarse, entristecerse, etc.)
• Piensa, cree, o tiene conocimiento
• Es evaluado moralmente como recto, corrupto, contrito, etc.
• Es usado con el cuerpo para describir a la persona entera

88
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

6.3.4. Considerando el origen o el lugar de ejercicio espiritual, se observa que los


más altos actos de devoción son atribuidos tanto al “espíritu” como al
“alma.” 13 Recuerda que según la doctrina tricótoma clásica, el espíritu es la
parte “superior” o más noble del hombre. Veamos los datos bíblicos:
6.3.4.1. Sufrimiento, pésame o la tristeza/dolor en su extremo son atribuidos al
psuche (“alma”): “Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Mt 26:38;
Jn 12:27). Según el esquema tricotomista, se debiera de usar solo
pneuma para el dolor extremo. “No convendría con la distinción que
hace la tricotomía usar el término ‘alma’ en conexión con las
experiencias más importantes de nuestro Señor, mientras ‘espíritu’ se
usa en otras circunstancias.” 14
6.3.4.2. El gozo está expresado por el espíritu en 1Co 14:14-16; 2Co 7:13 y el
alma en Heb 6:18-19.
6.3.4.3. La devoción a cumplir los propósitos de Dios y de su reino—entrega o
compromiso—se expresa en términos del psuche (“alma”), y kardia
(corazón) tanto como el pneuma (espíritu):
Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma, Hch
4:32, RV 1960
haciendo de todo corazón [εκ ψυχη, psuche] la voluntad de Dios, Ef 6:6
siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes [psuche] por la
fe del evangelio Fil 1:27
6.3.4.4. “La conclusión es inevitable, el centro de devoción y el lugar de
ejercicios más característicos de la persona regenerada es tanto el
alma como el corazón y el espíritu.”15
6.3.5. Corrupción o depravación es atribuida al espíritu del hombre, en contraste
a la perspectiva tripartita que dice que el espíritu del inconverso es
meramente dormido o inactivo. En los siguientes textos se habla del
espíritu de hombres inconversos o gente en general como moralmente
corrupto no solo dormido:
ni cuyo espíritu fue fiel a Dios (RV 95) Sal 78:8
impaciente de espíritu (RV 95) Pr 14:29
altivez de espíritu (RV 95) Pr 16:18
los de espíritu extraviado (NVI) Is 29:24
6.3.6. El contraste entre psuchikos (“natural”) y pneumatikos (espiritual) es un
punto un poco más difícil de apreciar. A lo mejor “natural” es la mejor
traducción de psuchikos pero realmente ninguna palabra hispana es
adecuada para traducirla. Mantén en mente que es la forma adjetiva de la
palabra psuche.

13
Murray, p. 26.
14
Murray, p. 26.
15
Murray, p. 27.

89
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Según los tricotomistas en el hombre “psuchikos” su espíritu está muerto o


dormido, y el hombre espiritual (pneumatikos) tiene espíritu revivificado.
Las únicas ocurrencias de psuchikos en el NT son 1Co 2:14; 15:44, 16 46;
Stg 3:15; Jud 19, mientras pneumatikos ocurre con frecuencia. Por eso, la
estrategia razonable es estudiar pneumatikos primero.
6.3.6.1. Escribe Pablo a los Romanos, “Tengo muchos deseos de
verlos para impartirles algún don espiritual [pneumatikos]
que los fortalezca” (Ro 1:11). Según 1Co 12:1-12 los
dones espirituales son los que se derivan del Espíritu
Santo y se ejercitan en el Espíritu Santo (vv. 3, 4, 7, 8, 9,
11).
6.3.6.2. En Romanos 7:14 escribe de la ley “pneumatikos,” es decir
la ley de carácter y origen divino, del Espíritu Santo.
6.3.6.3. En 1Co 2:13 leemos “acomodando lo espiritual a lo
espiritual.” Aquí el sentido de “espiritual” es establecido
por la cláusula anterior: quiere decir “con las [palabras]
que enseña el Espíritu”
6.3.6.4. Ahora vemos el contraste entre psuchikos (“natural”) y
pneumatikos (espiritual) en 1Co 15:44-46:
se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual.
Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual.
Así está escrito: "El primer hombre, Adán, fue hecho un ser
viviente"; el último Adán, un Espíritu que da vida.
No vino primero lo espiritual sino lo natural, y después lo
espiritual.
Pablo está enfatizando que el cuerpo de la resurrección es
condicionado por el Espíritu Santo, no está diciendo que
se resucita un cuerpo fantasmal, o sea inmaterial.
6.3.6.5. Otros pasajes demuestran el sentido de “pneumatikos” (Ef
1:3; 5:19; Col 3:16; y 1P 2:5) por ejemplo:
Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones
espirituales. Ef 5:19
Estos textos no tendrían sentido si “espiritual” tuviera el
sentido tricótomo. ¿Cómo sería una canción que solo
involucrara tu “espíritu” pero no tu “alma”?
6.3.6.6. Murray concluye acerca de pneumatikos (“espiritual”):
6.3.6.6.1. Aplicado a cosas quiere decir derivado del Espíritu Santo

16
Nota que en primera de Corintios 15:44 psuchikos es traducida “animal” en Reina Valera 1960 y 1995, una
traducción que puede implicar “del tipo de los animales” a lectores no familiarizados con ese uso de la palabra en
español. La palabra “espíritu” en v. 45 debe ser Espíritu (el Espíritu Santo). La NVI tiene “natural” por psuchikos
en v. 44 y “Espíritu” en v. 45.

90
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

6.3.6.6.2. Acerca de personas quiere decir dirigido o gobernado por el


Espíritu Santo
6.3.6.6.3. Entonces el contraste entre psuchikos y
pneumatikos no se deriva de ningún contraste entre
“partes” del hombre, supuesta espíritu y alma, sino
que es el contraste entre el hombre psuchikos o sea,
el hombre como es en sí mismo, dirigido y gobernado
por su propia naturaleza (la cual es pecaminosa) y el
hombre pneumatikos quien es dirigido y controlado
por el Espíritu Santo, en quien el Espíritu Santo mora.
Parece como otro ejemplo del contraste enfatizado
por Pablo entre los dos eones (eras) refiriéndose a la
historia redentora. 17 El hombre psuchikos es el
hombre natural, es decir pecaminoso o “carnal.”
7. Para un entendimiento pleno del tema, hay que entender como interpretar
correctamente los dos pasajes que supuestamente apoyan más la tricotomía.
7.1. Heb 4:12
Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier
espada de dos filos. Penetra (merismos) hasta lo más profundo del alma y espíritu,
hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del
corazón. Heb 4:12 (NVI)
El pastor tiene que poder expresar la idea básica de este texto en sus
propias palabras.
7.1.1. La médula de los huesos (las “coyunturas y los tuétanos” en la Reina-
Valera 1960) son unas de las partes más ocultas del cuerpo. Como una
espada penetra al más profundo del cuerpo, la Palabra penetra al más
profundo del hombre interior, para ponerlo al descubierto. El texto pinta un
retrato con palabras para comunicar que ningún aspecto de nuestro ser es
impenetrable ante la Palabra de Dios. Leemos el contexto, el autor de
Hebreos continúa: “Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo
está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir
cuentas” (Heb 4:13).
7.1.2. El vocablo μερισμος (merismos): El sustantivo solamente aparece una vez
más en el NT, en Heb 2:4; allí se refiere las distribuciones o repartimientos
del Espíritu Santo:
testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos
milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad. Heb 2:4
(RV1960)
El verbo μεριζω (merizo) se ve 14 veces (Ro 12:3; 1Co 7:17; 2Co 10:13...)
y quiere decir distribuir, repartir, o impartir.

17
El contraste entre “carne” y “espíritu” descrito por Ridderbos en El pensamiento de Pablo.

91
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un
concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo
con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado. (Ro 12:3)
No quiere decir separar entre dos cosas o componentes, sino el dividir,
dañar, repartir una cosa. Intento ilustrarlo así:

No: Sí:

7.1.3. La explicación de Ed Welch da al blanco:


La Escritura no está preocupada en dar un tipo de "disección espiritual" de
quiénes somos--ese no es su énfasis. En Heb 4:12 parece no haber una división
entre el alma y el espíritu sino un traspasar por (o dentro) el alma y el espíritu.
En la misma manera se tratan los pensamientos y las intenciones. Está
duplicando términos por razón de énfasis poética. No tienes una espada que
separe los pensamientos por un lado y deja las intenciones al otro lado. Lo que
tienes es una espada que penetra a través de ellos o dentro de ellos, en lugar de
dividir entre ellos. Esta parece ser la metáfora de Heb 4:12. 18
7.1.4. Si los tricotomistas fueran consistentes en aplicar su propio método
hermenéutico (“cada palabra significa una parte distinta del hombre”),
encontrarían tres partes inmateriales en este texto, pneuma, psuche y
kardia (corazón). Con el cuerpo el total sería cuatro partes.

7.1.5. Los términos usados no son mutuamente exclusivos. Coyunturas incluyen


tuétanos. Intenciones son un tipo de pensamiento. Espíritu y alma tampoco
señalan cosas mutuamente exclusivas.

7.2. 1Tesalonicenses 5:23


Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser -
-espíritu, alma y cuerpo-- irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
7.2.1. La clave para entender este texto es no ser demasiado literal en la
interpretación, sino tomar en cuenta los estilos de escritura. Como ya se
mencionó, no hablamos con la intención de usar palabras con significados
mutuamente exclusivos.
7.2.2. ¿Cuál es el propósito de este texto? O ¿qué clase de escritura es?
(narración, poesía, historia, etc.). Es una doxología; es poesía, un estilo no
literal.
7.2.3. Estas tres palabras son una acumulación de términos para comunicar
totalidad, un estilo de escribir de los hebreos antiguos (un “Hebraicismo”).
7.2.4. Este mismo estilo se ve en textos como Dt 6:5 y Mr 12:30:
18
Clase de la Personalidad Humana, Seminario Teológico de Westminster, 21 febrero, 1995.

92
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Ama al Señor tu Dios


con todo tu corazón,
con toda tu alma,
con toda tu mente
y con todas tus fuerzas. (Mr 12:30)
En este texto Jesús está usando una acumulación de palabras por el
hombre para comunicar la totalidad de la persona, para enseñar que
amemos al Padre con todo nuestro ser.
¿Por qué no mencionan Marcos 12:30 los tricotomistas? Quizá porque otra
vez, aplicando sus principios de interpretación, tendríamos cuatro partes
inmateriales: alma, espíritu, corazón y mente, más el cuerpo, para un total
de cinco partes.
Ilustro este estilo una vez más con una variación de un ejemplo de la
lección anterior. Si dices apasionadamente a tu esposa, “¡Mi vida! ¡Mi
mejor amiga! ¡Corazón! ¡Querida!” se entiende que no estás hablando a
cuatro diferentes mujeres sino solo una, es que estás usando todos los
nombres de cariño que puedas para expresar que ella es todo para ti o
para expresar la intensidad de tus sentimientos. Estás hablando
“poéticamente,” no estás hablando con precisión técnica. En la misma
manera los autores bíblicos escribieron a veces usando varios términos e
incluso redundancia para expresar intensidad o totalidad.
8. Aplicaciones
8.1. Reconocer la tricotomía funcional: El teólogo cuyo pensamiento del hombre en
su diario vivir es congruente con sus doctrinas profesadas reformadas acerca
del hombre. Reconoce como el hombre busca echar la culpa por sus acciones
al otro. Además de echar la culpa al cerebro (el cuerpo), como vimos en la
lección anterior, también echan la culpa a una supuesta tercera parte de la
persona, aun se saberlo. Esta es la tricotomía funcional que se mencionó al
principio de la lección. Este pensamiento tripartito se manifiesta en el uso de
términos no bíblicos que no encajan bien en la categoría del hombre inmaterial
ni la del hombre material, tales como:
“Los temperamentos”
“Complejos,” por ej. “complejo de inferioridad”
“Autoestima”
“Neurótico”
“Necesidades” que no son ni necesidades físicas ni espirituales.
Estas etiquetas reflejan diagnósticos equivocados del problema de la persona.
Si la diagnosis es equivocada, el tratamiento estará equivocado.
8.2. Hemos visto que es un error pensar que hay “problemas más profundos” (a
veces llamados “problemas emocionales”), o sea aspectos de la persona que se
consideran aparte de cualquier dependencia en Dios o responsabilidad hacia Él.
Tratan estos problemas como ni físicos ni asuntos que tienen que ver con la
relación con Dios, es decir como si tuvieran que ver con otro aspecto de la

93
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

persona. Esta perspectiva es la tricotomía funcional que se mencionó al


principio de esta lección.
8.3. Si el hombre es material e inmaterial, los expertos acerca del hombre deben ser
los que cuidan al cuerpo (médicos) y los que cuidan al espíritu/alma (pastores
que conocen su Biblia). No queda otro terreno o jurisdicción. Apelar a
psicólogos y psicoterapeutas como si fueran las autoridades supremas acerca
de la conducta del hombre es actuar como si existiera una tercera parte de la
persona sobre la cual ellos tienen jurisdicción. Es otro ejemplo de tricotomía
funcional o implícita. Estas relaciones se ilustran en el siguiente cuadro:

“área” del “alma” Cuerpo


Espíritu
problema: (supuesta tercera parte) (por ej. cerebro)
“Experto”: Pastor “Psicólogo” Psiquiatra
Cuidado Terapia, Consejería
Tratamiento: medicamentos
pastoral secular

El cuadro muestra que a quién acudes con un problema muestra tu


antropología, porque depende de dónde crees que radica el problema. Buscar
ayuda del pastor muestra que identificas el problema como una lucha de fe.
Buscar ayuda de un médico muestra que estás atribuyendo el problema el
cuerpo. Buscar ayuda de un psicólogo muestra que estás atribuyendo el
problema a algo respecto a lo cual la Biblia no es relevante, a pesar de que
Pedro nos dice “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos
llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que
necesitamos para vivir como Dios manda” (2P1:3). Digo que es como si existiera
una supuesta tercera parte de la persona. Acudirse a un psicólogo muestra
tricotomía funcional.
Tenemos que tomar cuidado en cómo definimos el problema básico del hombre.
Cómo definimos el problema tiene implicaciones por el evangelio porque Cristo
vino para solucionar el problema básico del hombre. ¿Es el problema el hecho
de que una parte del hombre está dormida, o es el problema el hecho de que
todo el hombre es corrompido? ¿Es el problema básico “psicológico” en el
sentido que se usa comúnmente la palabra? Si lo es, Cristo no es la solución. Si
entiendes que “alma” se refiere a lo mismo que “espíritu” y “corazón,” es decir, al
aspecto inmaterial del hombre que es responsable ante Dios, entonces sí
podrías llamar el problema “psicológico” porque el hombre inmaterial está
muerto en su trasgresión y necesitado de un Salvador. Pero esto no es la
manera en que se usa el término.

Resumen
1. La perspectiva tripartita de la persona es bastante común entre los cristianos, aunque
no necesariamente se identifiquen así. Esto probablemente se debe más a la falta de

94
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

reflexión e investigación del asunto que de una decisión consciente tomada con base
de un estudio sistemático de las Escrituras.
2. Unos escritores cristianos populares han promovido la tricotomía como doctrina
explícita que dice que el hombre consiste en cuerpo, espíritu y alma. El espíritu es el
aspecto que comunica con Dios y está latente o muerto en los inconversos. El
concepto del alma es borroso.
3. La tricotomía funcional es un problema mayor porque tiene implicaciones por cómo
vemos el problema básico del hombre, y cuál es la solución. No queremos hablar
como si existiera una parte de la persona para la cual Dios es irrelevante.
4. La perspectiva tripartita resulta de pensar que las palabras bíblicas pneuma y psuche
se refieren a dos entidades distintas, una suposición innecesaria dado las normas de
los idiomas, y más importante, una conclusión que un estudio detallado de sus
ocurrencias en la Biblia no sostiene.
5. El pastor debe entender como interpretar correctamente los dos pasajes que
supuestamente apoyan más la tricotomía, Hebreos 4:12 y 1Tesalonicenses 5:23,
para poder responder a las preguntas de sus ovejas.

Conclusión
Los inconversos tienden a errar acerca de la naturaleza humana negando el espíritu del
hombre, efectivamente reduciendo al hombre a nada más que un animal racional. No lo
ven como alguien que vive delante de Dios. Por el otro lado, muchos cristianos yerran
por medio de crear una categoría de problemas humanos que no tienen que ver con
Dios. Los inconversos niegan que Dios exista, los cristianos tricótomos tratan a Dios
como irrelevante a cierto tipo de problemas humanos. Además, al hablar de estos
supuestos aspectos del ser humano como si fueran moralmente neutrales también
niegan la doctrina bíblica de la depravación total.

Preguntas de Repaso
1. ¿Qué quiere decir tricotomía?
2. ¿Qué es “tricotomía funcional”? Da un ejemplo.
3. ¿Por qué parece la “tricotomía funcional” un problema peor que la creencia en la
doctrina explícitamente tricótoma?
4. ¿Cómo es que los tricotomistas pasan por alto el uso común de palabras en el
idioma?
5. ¿En la Biblia se usa ruach y pneuma (que se traducen “espíritu”) en la manera que
los tricotomistas dicen? Da un ejemplo.
6. ¿Cómo se interpreta Hebreos 4:12?
7. ¿Cómo se interpreta 1Tesaloicenses 5:23?
8. ¿Cuál es una aplicación práctica de un entendimiento correcto de la naturaleza de la
persona?
9. ¿Por qué “dicotomía” no es el término preferido por la perspectiva de la naturaleza de
la persona presentada en capítulos dos y tres? ¿Cuál es un término más apropiado?
10. ¿Qué hay de malo en decir que alguien tiene un problema “psicológico”?

95
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

LECCIÓN 6: LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD

1. Introducción
Recordemos que el pecado estaba presente en el universo antes de la Caída de
Adán. Había un reino de pecado y del mal, y Satanás era su príncipe, lo que implican
frases tales como “príncipe de la tinieblas”, “el dios de este mundo” (2Co 4:4), “el
príncipe de este mundo” (Jn 12:31; 14:30), y “el espíritu que ahora actúa en los hijos
de desobediencia” (Ef 2:2). El misterio del pecado nace con la caída de Satanás y de
los ángeles. 19
Antes de explorar los detalles de la Caída en sí necesitamos entender bien de dónde
cayeron nuestros progenitores. Ya vimos algo de “la administración de Adán” cuando
estudiamos la Imago Dei, es decir, lo que Dios mandó que el hombre hiciera (el
mandato cultural, lo cual sigue vigente). Ahora veamos lo que Dios prohibió
específicamente a Adán y Eva.

2. La Humanidad Bajo Prueba 20


2.1. La prohibición y la provisión.
Sabemos que Adán fue creado a la imagen de Dios—un agente auto-
consciente, libre, responsable y religioso. Tal identidad implica una obligación
inherente de amar y servir a Dios de todo su ser. Dios no pudo no demandar
esto y el hombre no pudo no debérselo. Dios probó la fidelidad de Adán,
vedándole comer del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gn 2:17).
Inferimos que en este acto Dios también estableció una provisión—obediencia a
esta prohibición—por la cual Adán pudiera pasar del estado de contingencia a
un estado confirmado en santidad y bendición, es decir pasar de posse peccare
(puede pecar) a non posse peccare (no puede pecar, estos son términos del
latín que se usan para hablar del tema).
2.2. La protección/misericordia
Probablemente había un entendimiento que comer del “árbol de vida” era
también prohibido, o sea reservado para después de haber pasado la prueba.
(Apocalipsis 22:14 habla de los que tenían “derecho al árbol de vida”). Si
hubieran pasado la prueba, tendrían este derecho y comer de este fruto les
hubiera sido el sello de vida eterna. Habiendo caído el hombre, Dios dijo, “No
vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, y
lo coma y viva para siempre” (Gn 3:22). Para que no permaneciera en el estado
perdido para siempre, Dios protegió a Adán de siquiera acercarse al árbol de la
vida: “Luego de expulsarlo, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines,
y una espada ardiente que se movía por todos lados, para custodiar el camino
que lleva al árbol de la vida” (Gn 3:24). En este sentido su exilio de Edén fue un
acto de misericordia de Dios hacia Adán, para su propia protección.

19
Esto es como John Murray introdujo su curso de la doctrina del hombre en Westminster Theological Seminary,
Philadelphia, según apuntes tomados por Pbro. David Legters.
20
Las ideas y organización de esta sección son basados en los apuntes del curso de John Murray en Westminster
Theological Seminary, Philadelphia.

96
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

2.3. La relación del hombre con Dios.


Adán y Eva disfrutaron una estrecha relación con Dios, sin el impedimento del
pecado. Él “andaba” con ellos en el jardín (Gn 3:8). Adán es el primer de ser
llamado “hijo de Dios” (Lc 3:38). Sin embargo, la relación que tenían con Dios no
era tan alta como pudiera haber sido en dos sentidos:
2.3.1. Fue una situación condicional o contingente. Aunque era una relación de
justicia, siempre había la posibilidad de caerse.
2.3.2. Sin esta seguridad de la permanencia no podía haber plena comunión con
Dios. (Hay un tipo de confianza que tienes con alguien mientras la relación
está bajo prueba, y una mejor confianza cuando “has pasado la prueba,” y
ya no hay amenaza.)
2.4. El papel de Adán como cabeza federal.
Se podría ver la administración de Adán como algo abstracto, como una
construcción artificial que no tiene relevancia directa y práctica para nosotros.
¿Qué relevancia tiene para nosotros hoy? Mucho, y se aprecia si lo
comparamos con nuestras experiencias viviendo bajo las administraciones de
diversos presidentes de nuestros países. Sabemos qué es lo que pasa cuando
un presidente no administra bien. Todo el país sufre las consecuencias. Pues,
esto es precisamente lo que sucedió en el caso de nosotros y Adán. Nuestro
progenitor era como primer “presidente” de la raza humana—se llama “cabeza
federal” en el lenguaje de la teología. Ser cabeza federal es decir que Adán nos
representó. Cuando incurrió la ira de Dios, la incurrió de parte de todos. Su
historia es nuestra historia. Un período de obediencia cumplida por Adán
hubiera confirmado su justicia y procurado la vida eterna no tan solamente para
él sino para todos a quienes él representó. No cumplió con lo encargado a él. El
destino de toda la raza dependía en la conducta de Adán (Ro 5; 12-19; 1Co
15:22, 45, 46), y él lo llevó a la ruina. Nos dejó necesitados de un campeón—
otra analogía que describe su relación con la raza—cuya victoria sería la victoria
de todos los que representa.
3. La Tentación
3.1. Satanás tienta. 21
3.1.1. Fue por la incitación de Satanás que nuestros primeros padres cayeron. La
tentación fue la ocasión de la Caída de Adán, mas no fue la causa de ella.
Ninguna fuerza o influencia externa puede causar que cometa pecado un
ser racional.
3.1.2. La tentación es la solicitud al mal, es inducir a otra persona, para que caiga
en la trampa de su sugerencia. Vino de afuera, del tentador.
3.2. Dios prueba.
3.2.1. Dios prueba al hombre para que exprese carácter recto. En el acto de
obedecer, la rectitud es reforzada y fortalecida. Obediencia es rectitud
21
Sección 3.1 y 3.2 son mayormente tomadas de apuntes del curso de John Murray, Westminster Theological
Seminary, Philadelphia.

97
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

puesta en práctica. La prueba, Dios la instiga; la tentación, Satanás la


instiga.
3.2.2. Dios nunca tienta, ni puede ser tentado (Santiago 1:13); al contrario,
advirtió a Adán y a Eva a que no cayeran. La tentación es permitida por
Dios (decreto permisivo) pero no instigada por Dios. Dios no es el autor del
pecado. No podría ser, pues el pecado es la contradicción de lo que Dios
es, y Dios no puede negarse a Sí mismo. Sólo el hombre es el responsable
del pecado, porque sólo él fue quién cometió el pecado.
3.2.3. La prueba tiene un fin bueno; la tentación un fin malo. El propósito de la
prueba es reforzar y confirmar el buen carácter, traer bendición; el
propósito de la tentación es debilitar, degradar, traer miseria. Podemos
decir que en probar al hombre Dios provee el contexto que le estimula a
practicar el bien.
3.3. ¿Qué significa “tentación”? Sabemos que no es pecado ser tentado porque
Jesucristo fue tentado, pero sin pecar. ¿Qué quiere decir que “Jesús fue
tentado”?
3.3.1. La tentación tiene que ver con el deseo. Tiene que referirse a más que el mero
hecho de Satanás, porque si lo que Satanás le ofreció a Jesús no le atraía en
ninguna manera, ¿cómo podríamos decir que Jesús la resistió? No es obediencia
el no hacer algo que ni siquiera te gustaría hacer. Me pueden prohibir de comer
chicharrón, por ejemplo, y lo puedo obedecer fácilmente—porque no me gusta
chicharrón y no quiero jamás comerlo. Superficialmente puede aparentar que
estoy “obedeciendo” pero es más preciso decir que simplemente coincidieron mi
voluntad y la voluntad de quien me prohibió comerlo. Chicharrón no me tienta, es
decir no es tentación para mí. Para que sea tentación, la cosa tiene que ser
deseada por la persona tentada. Jesús tenía hambre después de 40 días en el
desierto—sin duda Él deseaba comer. Génesis dice que el fruto era deseable a
Eva por varias razones: por ser buen alimento, por ser atractivo en apariencia, y
“para alcanzar la sabiduría” (Gn 3:6). En el corazón de ambos había el deseo de
comer. Él deseaba comer pero no comió; resistió la tentación, su deseo de
obedecer al Padre dominó. Ella deseaba comer y sí comió; no resistió, su deseo
de comer dominó. Entonces “el fruto”—el hecho de comer o no comer—fue la
demostración visible que comprobó el estatus que tenía ese deseo de comer en el
corazón de cada uno.
Quizá podemos resumir y definir “tentar” como apelar a los deseos de
alguien para que cometa pecado para satisfacerlos.
3.3.2. ¿Cómo distinguir entre este deseo pecaminoso de comer de Eva, y el deseo de
comer de Cristo que no resultó ser pecado? Por sus frutos respectivos. El primer
pecado se llevó a cabo en un hecho. Podemos tener varios deseos a la vez. Pero
por lo que hacemos se ve cuál deseo es el más fuerte, cuál deseo realmente
gobierna nuestro corazón en el momento. El fruto visible (el hecho) es la
manifestación del deseo que ganó, la manifestación de la última lealtad de nuestro
corazón. Jesús en el desierto deseaba comer. Sin embargo, deseaba más
glorificar al Padre en obedecer. También Cristo no tenía ganas de morir. De
hecho, pidió al Padre que no muriera, si fuera posible. Pero su deseo de obedecer
a Dios fue más grande que su deseo de no sufrir. Lo que hacemos es la
evidencia de la lealtad verdadera de nuestro corazón. Este principio R.C. Sproul

98
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

también explica en el video, Una imagen destrozada. Dice que siempre hacemos
lo que más queremos hacer en un momento dado. Adán y Eva tuvieron la
capacidad de resistir (pues fueron creados a la imagen de Dios, en justicia para
poder obedecer). Sin embargo, no quisieron.
3.3.3. Claro, para ser tentada, la persona tiene que creer al tentador, o sea la tentación
tiene que ser creíble. Pero si es así, nos preguntaríamos ¿Cómo es, entonces,
que personas caen en trampas, por ejemplo para enriquecerse rápidamente, o
para bajar de peso en pocos días sin hacer dieta ni hacer ejercicio? Es porque
tendemos la tendencia de creer lo que queremos creer. Examinaremos más los
deseos y las creencias a continuación.

4. El Evento de la Caída
La apostasía de nuestros primeros padres quedó patente en que comieron del fruto
prohibido. El acto externo, como todos los actos patentes, fue determinado por una
predisposición interna. Tenemos que concluir que la inclinación y la predisposición de
Adán cambiaron. Cambió de ser una disposición interna hacia la obediencia a una
disposición interna hacia la desobediencia. Todo acto externo con matices de
carácter moral está ligado necesariamente con los deseos, (predisposiciones,
inclinaciones, propensiones, móviles, etc.) internos del corazón.
¿Cómo pudo un ser creado en perfecta santidad y justicia convertirse en pecador?
¿Cómo pudo hallar cabida o aceptación el pecado en un corazón creado en total
armonía con la perfección misma de Dios? Este es un problema totalmente insoluble.
En su sentido mas profundo lo que hicieron fue una irracionalidad. En el último
análisis, el pecado es la más fundamental irracionalidad que hay. 22 No lo podemos
explicar, sólo lo podemos describir:
4.1. Las creencias del corazón:
El alegato del tentador atacó la veracidad de Dios: “Entonces la serpiente dijo a
la mujer: No moriréis;” y a la vez insinuó que Dios estaba escatimando a Adán y
Eva respecto lo bueno: “sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán
abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Gn 3:4-5).
Sin embargo, “Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada,
incurrió en transgresión” (1Ti 2:14). Eva recibió con asentimiento este testimonio
del tentador. No creer las palabras de Dios, y en lugar creer las mentiras de
Satanás, esto fue un aspecto del primer pecado. ¿Por qué creyó a la serpiente,
una criatura, en lugar de su Hacedor y Señor? Creo que tiene que ver con el
otro aspecto interno del primer pecado:
4.2. Los deseos del corazón:
“La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen
aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y
comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió” (Gn 3:6) Las razones que
el texto nos da acerca de por qué Eva comió el fruto prohibido son que era
codiciable para comer, por su belleza, y para alcanzar la sabiduría, es decir que
el problema (el pecado) empezó con sus deseos. Deseó estas cosas más que

22
Murray lo llama “el problema psicogenético.” Esta introducción a la sección 4 es tomado de los apuntes de su curso.

99
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

deseó agradar a su Creador. Desear cualquier cosa más que Dios es idolatría.
Creo que esta idolatría se manifestó primero e influenció lo que Eva creyera.
Como mencioné, tendemos a creer lo que queremos creer.
Las Escrituras no especifican los deseos de Adán pero podemos deducir que
eran los mismos. 23 Aunque no fuera engañado Adán, de todos modos le
dominaron sus deseos pecaminosos. Ambicionaron “igualdad con Dios en sus
atributos inimitables [“incomunicables”], específicamente en conocimiento
infinito.” 24 En contraste, “Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no
consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse” (Fil 2:6).
4.3. El primer pecado
4.3.1. Se define en el hecho. Dice el Catecismo de Fisher, bajo Pregunta 15:
Q.3 ¿Eran culpables nuestros primeros padres antes de comer el fruto
prohibido?
Sí, eran culpables de hacer caso al diablo y creerlo, antes que comieran
Q.4 Entonces, ¿Por qué el comerlo se llama el primer pecado?
Porque era el primer pecado cumplido (Stg 1:15) y una violación explícita del
precepto positivo (Gn 3:11) [Énfasis mío] 25
4.3.2. Nota que este fue el primer pecado. No a este acto se refiere “el pecado
original.” Es un error común entre mis alumnos llamar el primer pecado “el
pecado original.” Esto no es cómo se usa el término en la teología
sistemática. El término “pecado original” se refiere a la corrupción moral de
la raza que es la secuela del hecho de comer el fruto prohibido, la cual
volveremos a estudiar en esta lección y la siguiente.
4.3.3. El Catecismo de Fisher también ofrece perspicacia en apreciar la tremenda
gravedad de la apostasía:
P. 17 ¿Cómo es que fueron culpables de rebelión en la comisión de este
pecado?

23
Esta conclusión es lógica especialmente si Adán estuviera también presente en el momento, como muchos teólogos
sugieren. Adán pudo haber tenido el motivo adicional de permanecer con Eva, aún en compartir las consecuencias
de la desobediencia a Dios.
24
“In aspiring to equality with God in his inimitable attributes, particularly in infinite knowledge” Catecismo de
Fisher, Pregunta 15, subpregunta 15, Respuesta: “In aspiring to equality with God in his inimitable attributes,
particularly in infinite knowledge,” tomado de http://www.reformed.org/documents/fisher/q0015.html.
25
Q. 3. Were not our first parents guilty of sin before eating of the forbidden fruit?
A. Yes; they were guilty in hearkening to the devil, and believing him, before they actually eat it.
Q. 4. Why then is their eating of it called their first sin?
A. Because it was the first sin finished, James 1:15, and an express violation of the positive precept, Gen. 3:11.
Q. 5. Where was this first sin committed?
A. In Paradise, where God had placed the man, and created the woman, Gen. 2:8, 22, and 3:6.
Q. 6. Was there any aggravation of this sin, arising from the place where it was committed?
A. Yes; for, in Paradise, our first parents had abundance of other fruit, and of every thing necessary and delightful:
and, that place being a type of heaven, should have even put them on their guard against this, and all other sins.
Tomado de http://www.reformed.org/documents/fisher/q0015.html

100
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Por medio de entrar en una confederación con Satanás contra Dios, y así
efectivamente escogiéndolo como su dios y soberano, en lugar del Dios
verdadero, quien los creó… 26 [Énfasis mío]
Hubo un movimiento consciente de alejamiento de Dios, de deslealtad, de
creer el ataque diabólico en vez de la veracidad de Dios. Eva no creyó la
promesa divina, y Adán y Eva codiciaron prerrogativas divinas. Este
movimiento de pensamiento y deseo quedó registrado y patente en el
comer del fruto prohibido. Esta desobediencia fue un insulto a la majestad
divina, un repudio de Su soberanía y autoridad; fue dudar de Su bondad y
Su amor, discutir Su sabiduría y contradecir Su veracidad. 27

5. Los Efectos de la Caída en el Hombre y en el Resto de la Creación


5.1. Compartimos la culpa de Adán, su pecado es imputado a todos
Es más fácil entender la imputación del pecado de Adán que aceptarla. Es difícil
aceptar que puedas ser responsable y sentenciado a la muerte por un hecho
que se hizo donde no estabas presente, ¡miles de años antes que naciste!
¿Cómo podemos ser culpables por el pecado de Adán? La doctrina de la
imputación del pecado de Adán, adoptada por los protestantes en general,
contesta esta pregunta. Por causa de la unión federal y natural entre Adán y su
posteridad, el pecado de Adán, aunque no fue un acto cometido precisamente
por ellos, es imputado a ellos.
5.1.1. La imputación es la base legal o judicial de la penalidad que cae sobre
ellos. “Imputar” quiere decir simplemente atribuir. En el sentido teológico y
judicial, imputar es atribuir algo a alguien, algo que merece premio o
castigo. Imputar es contar o asignar a la cuenta de alguien, que sea la cosa
asignada pecado o justicia, que sea un hecho personal o lo de otra
persona.
En lenguaje teológico, imputar el pecado es imputar la culpa del pecado. Y
en este sentido culpa no quiere decir la contaminación moral, sino la
obligación de satisfacer la justicia. Para mis alumnos es más fácil entender
qué significa la corrupción de Adán que la culpa de Adán que heredamos.
Todos saben que son culpables por sus propios pecados. Pero hay que dar
una definición de “culpable” que incluya la culpabilidad que compartimos
con Adán aunque ni siquiera hubiéramos nacido cuando cayó. Yo sugiero
que es más sencillo acordarse de que culpable = “castigable” (aunque
tengamos que acuñar una palabra).
5.1.2. El primer pecado de Adán se imputa a sus descendientes 28, 29

26
Q. 17. How were they guilty of rebellion in the commission of this sin?
A. By entering into a confederacy with Satan against God, and thus virtually choosing him for their god and
sovereign, instead of the true God, who made them, and all other creatures besides. Tomado de
http://www.reformed.org/documents/fisher/q0015.html
27
Esta conclusión es de John Murray.
28
Otra imputación es parte de la redención, que se estudiará en la última lección.
29
¡Nota que sólo Dios puede imputar en el sentido teológico! Es incorrecto decir por ejemplo, “Imputamos nuestros
pecados a Cristo” porque no somos el Juez, no tenemos derecho de hacer tal cosa.

101
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

5.1.2.1. Cuando se dice que el pecado de Adán se imputa a su posteridad,


no significa que ellos cometieran esa primera trasgresión. “Pero el
castigo que Dios impuso por ese pecado de Adán cayó sobre
ellos. Adán cometió esa primera trasgresión como representante
suyo. Tanto ellos como él llevaron el castigo.” 30 Fuimos probados
en Adán, y fallamos en Adán. Su pecado es nuestro, "como en
Adán todos mueren” (1Co 15:22). Sus consecuencias son
nuestras. Así que somos culpables ante Dios de nacimiento, antes
de personalmente cometer un pecado específico. El pecado de
Adán es la base judicial de la condenación de la raza,
precisamente como la justicia de Cristo es la base judicial de la
justificación de Su pueblo. 31
"Por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres. . .
por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pe-
cadores"—aquí tenemos, expresada, con una claridad difícil de
superar, la doctrina de la imputación del pecado de Adán a su
posteridad. Todo el género humano, que desciende de Adán por ge-
neración ordinaria, llevó el castigo que Dios impuso por la primera
trasgresión de Adán.… 32
5.1.2.2. Según S.M. Baugh, “Lo que hace que la imputación opere es el pacto,
pues el pacto es el instrumento forense por el cual Dios extiende
fielmente sus bendiciones a los herederos del pacto de gracia.”
Además explica, “Un pacto es principalmente un acuerdo legal entre
dos partes…Hay solamente dos maneras en las que un pacto puede
ser tratado por las partes: observación y violación. El mismo pacto
dicta bendiciones o maldiciones dependiendo de este resultado.” 33
Esto es El comúnmente llamado “Pacto de Obras":
5.1.2.2.1. Murray y otros oponen el término “Pacto de Obras” como
inadecuado para describir la prueba de Adán, porque dicen que
los elementos de la gracia en el pacto no se comunican por la
palabra “obras.” Se puede implicar que Adán hubiera “merecido”
la vida eterna por su obediencia. Enfatizan correctamente que su
obediencia no hubiera merecido la vida eterna. En todo caso
hubiera sido un regalo de la bondad de Dios. No existe ningún
sistema de méritos. Lo único que Adán pudiera haber reclamado
hubiera sido que Dios fuera fiel a Su promesa, es decir, que
actuara consistentemente con Su carácter santo.

30
Machen, p. 220.
31
Mayormente parafraseado y adaptado de Capítulo 8 secciones 8 y 9 de Hodge, Charles, Teología Sistemática,
Volumen Uno, Parte II Antropología, Terrassa, España, Clie, 1991.
32
Machen, pp. 220-221. Claro que “El alma que está espiritualmente muerta, el alma que está corrompida con esa
corrupción horrenda, ya no es pecadora sólo por la culpa imputada de la primera trasgresión de Adán. No, es
pecadora por derecho propio. No es culpable sólo por la culpa de Adán sino por la de su propio pecado. Merece
castigo eterno porque ella misma es ahora pecadora.”
33
Baugh, S. M., “La teología del pacto ilustrada: Romanos 5 y la representación federal de Adán y Cristo,” tomado de
http://www.visi.com/~contra_m/castellano/baugh/Pacto.html.

102
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

5.1.2.2.2. Otros teólogos reformados (por ej. los de la CFW, Berkhof,


Machen) no limitan la definición de “pacto” en la manera de
Murray, e incluyen la relación entre Dios y Adán en la lista de
“pactos” de Dios con el hombre. Dicen que los elementos de un
pacto estaban presentes 34 .También se usan “Alianza de Vida,” 35
“Pacto de la Creación”, “Pacto Edénico” y otros términos por
esta relación con Adán.
5.1.2.3. El incrédulo podría rechazar la idea de Caída de la raza en Adán,
porque no nos gusta recibir la culpa de otra persona. Pero si no
aceptamos el pecado de Adán atribuido a nosotros, para ser
consistentes, tampoco podríamos aceptar la justicia de Cristo
imputada a nosotros. Cuando el boxeador de nuestro país gana los
juegos olímpicos con gozo decimos “¡Ganamos!” Felizmente
aceptamos su victoria como nuestra. Aceptamos su representación
porque ganó. Es nuestro campeón—su victoria es la victoria de todos
quienes representa. Pero no nos gusta aceptar la representación
cuando nos trae vergüenza. Teológicamente hablando, no podemos
tener la primera sin la segunda, o sea la justicia de Cristo sin la culpa
de Adán. 36
5.1.3. Pablo Santamauro describe la correspondencia entre el papel de cabeza
federal de Adán y lo de Jesucristo:
Nuestra participación en la desobediencia de Adán y nuestra participación en la
obediencia de Cristo están interconectadas de tal forma que si alguien rechaza
la doctrina de la imputación del pecado de Adán—o sea, el fundamento de la
doctrina del pecado original—debe, por lógica deducción, rechazar también la
doctrina de la imputación de la justicia de Cristo—o sea, la base de la doctrina
de la justificación judicial….
Nuestra relación con Adán se describe en los mismos términos que se usan para
hablar de nuestra relación con Cristo. Por ejemplo, podemos estar en Adán de la
forma que podemos estar en Cristo. La unión con Adán y la unión con Cristo
son dos realidades que comparten significados mutuos. Todos los que están en
Adán, o sea, unidos con Adán, reciben ciertas cosas en virtud de esa unión, del
mismo modo que todos los que están en Cristo reciben cosas en virtud de esa
unión con Cristo. 37

34
por ej. Berkhof, Parte 2, Secc. IV.
35
Catecismo, Machen Cap. 13.
36
Como escribió el teólogo Baugh, “si nuestros pecados no fueron imputados a Cristo, tampoco puede su justicia
volverse nuestra (e.g., 1Cor 1:30; 2Co 5:21). Entonces seríamos todos cortados de Cristo y personalmente obligados
(como fue Adán), a guardar toda la santa ley de Dios nosotros mismos (otra vez Gál. 5:2-3).” Baugh, S. M., “La
teología del pacto ilustrada: Romanos 5 y la representación federal de Adán y Cristo,” tomado de
http://www.visi.com/~contra_m/castellano/baugh/Pacto.html
Nota del Editor: Algunos de los textos del Nuevo Testamento han sido traducidos del griego por el autor.
S. M. Baugh (Ph. D., Universidad de California, Irvine) es profesor asociado de Nuevo Testamento en el Seminario
Teológico Westminster en California.
37
Santomauro, Pablo. El pecado original, Portal Ekklesia Viva - Ir a los Recursos Cristianos Evangélicos Ekklesia
Viva, http://www.iglesiatriunfante.com/recursos/showthread/t-10539.html

103
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

La misma gente que resiste la imputación del pecado de Adán, dice


Santamauro “una vez que se les presiona, admite que Dios trató a Jesús
conforme a los pecados de ellos. Si Cristo “murió por nuestros pecados
conforme a las escrituras” (1Co 15:3), ¿cómo puede ser injusto que
muramos por el pecado de Adán?” 38
5.2. Heredamos la corrupción moral de Adán (el “pecado original”)
Podrías quemar tu brazo y quedar con una gran cicatriz o mancha en tu piel el
resto de tu vida pero cuando tengas hijos, ellos no tendrán esa mancha porque
no se hereda. Sin embargo, por disposición divina toda la descendencia natural
de Adán, 39 heredó su “mancha” o sea, corrupción moral. Este estado corrupto
es determinante para cómo se comporte el hombre. Actuamos
pecaminosamente porque expresamos la naturaleza pecaminosa que
heredamos de Adán. En la lección 7 veremos en más detalle esta depravación.
5.2.1. Resulta perturbación de la relación Dios-hombre, o muerte espiritual:
El hombre está en enemistad con Dios. Perdió su congruencia con la
voluntad de Dios, y quedó sin capacidad de restaurarla. El término “muerte
espiritual” señala básicamente lo mismo que el término “depravación total,”
solo el énfasis es diferente.
5.2.1.1. Cambió la actitud de Adán y Eva para con Dios: “entonces fueron
abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos;... y
el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios
entre los árboles del huerto...Tuve miedo, porque estaba desnudo; y
me escondí” (Gn 3:7-10).
El pasaje indica que la vergüenza de estar desnudos tuvo que ver con
su relación con Dios; buscaron esconderse de Él. El hombre fue
creado para estar en comunión con Dios, y ahora huye de su rostro,
huye de la comunión. Ahora hay temor / miedo de Dios, y la
vergüenza de aparecer en su presencia. “Dios es igual a luz, y en él
no hay tinieblas”...”Todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no
viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Juan 3:20).
5.2.1.2. Cambió la postura de Dios hacia el hombre. Antes sólo hubo el favor
divino, paz y armonía. Dios “andaba” en Edén, el hombre disfrutó la
convivencia estrecha con su Creador. Mas ahora, entra en la relación
divinidad/humanidad la ira, el reproche, la retribución, la maldición y la
condenación. 40
La santidad de Dios no convive con el pecado. Por ende los hombres
son exiliados de Su presencia, perdiendo la comunión íntima con Él.
Son expulsados de paraíso a la vez, del jardín fructífero. Murray y
otros llaman esta separación de Dios “Muerte judicial.” 41 Sin embargo,

38
Santomauro, Pablo. Citado arriba.
39
Jesús no está incluido porque su concepción fue sobrenatural, por el Espíritu Santo.
40
Murray, John, según los apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre” impartido en
Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.
41
Describe el estatus o posición del hombre con respecto a Dios (separado de Dios y bajo maldición).

104
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

como vimos, la expulsión de Adán y Eva de Edén también fue una


muestra de gracia, para que no comieran del árbol de la vida, para
que no fueran confirmados en perdición.
5.2.2. Resulta perturbación en las relaciones humanas
5.2.2.1. La naturaleza pecaminosa de los individuos perjudica las relaciones
humanas. El hombre ahora hace todo el catálogo de vicios: la
poligamia, la envidia, el homicidio, etc.
5.2.2.2. La misma relación de pareja quedó alterada. Dijo Dios “Y tu deseo
será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Gn 3:16). La
interpretación más factible que he visto de este texto explica que en
lugar de felizmente someterse a su marido, la mujer deseará
dominarlo 42 pero el esposo seguirá siendo cabeza de la familia. 43
5.2.3. Resulta perturbación en la relación entre el hombre y la tierra
Hoekema habla de “la imagen original,” “la imagen pervertida,” “la imagen
renovada,” y “la imagen perfeccionada.” De la imagen pervertida, dice
La perversión también ha ocurrido en la tercera relación, aquella el hombre y la
naturaleza. En lugar de regir la tierra en obediencia a Dios, el hombre ahora usa
la tierra y sus recursos para sus propios fines egoístas. Habiendo olvidado que
le fue dado domino sobre la tierra para glorificar a Dios y beneficiar a su
prójimo, el hombre ahora ejercita dominio en maneras pecaminosas. Explota
los recursos naturales sin tener en cuenta el futuro, desnudando bosques sin
reforestación, sembrando sin practicar la rotación de los cultivos, fallando en
tomar medidas para prevenir la erosión. Sus fábricas contaminan los ríos y los
lagos y sus chimeneas contaminan el aire—y parece que a nadie le importa. Su
descubrimiento de los secretos de la fisión nuclear, en lugar de beneficiar a la
humanidad, ha llegado a ser una amenaza escalofriante sobre nuestras cabezas.
Y en sus logros culturales—su literatura, su arte, su ciencia, su tecnología—la
meta del hombre es magnificarse a sí mismo en lugar de alabar a su Dios. 44
5.2.4. A mis alumnos frecuentemente les cuesta entender la diferencia entre
corrupción y culpa. Corrupción es una condición, se hereda como se
heredan color de los ojos o cabello. Culpa es una asignación, se hereda
como se hereda un apellido o un título de propiedad. Preparé un cuadro
para ayudarles a entender la corrupción y la culpa que viene de Adán. 45

42
El mismo verbo traducido “deseo” aquí es traducido “acecha” en Gn 4:7 cuando Dios advirtió a Caín que “el
pecado te acecha” pero le animó a “dominarlo.” La mujer deseará dominar a su marido como el pecado “quiso
dominar” a Caín.
43
Claro que hay teólogos que interpreta que el hombre y la mujer eran iguales en autoridad en la familia antes de la
Caída, que el papel del varón como cabeza es parte de la maldición. Pero me parece que las relaciones descritas en
1Co 11:3, 7-10 son del orden creado. Además creo que Dios diseñó la relación entre el marido y la esposa para
reflejar la relación entre Cristo y Su Novia, la iglesia (Ef 5:22-35).
44
Hoekema, p. 85.
45
Intenté colocar cláusulas de Ro 5:12-21 en el lado donde más corresponde cada una.

105
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

corrupción culpa
condición asignación
moral Legal
Condición inherente depravada Atribución (imputación) de
responsabilidad o condenación
Se hereda como color de cabello o ojos Se hereda como título real o propiedad
(puede ser dado a otro)
No la tenía Cristo La asumió Cristo
Se heredó de Adán a sus Se heredó de Adán a sus descendientes
descendientes porque él era su cabeza porque él era su cabeza federal
natural
Se expresa con referencia a la santidad Se expresa con referencia a la justicia
de Dios de Dios
La predisposición de hacer maldad La obligación a pagar o expiar por la
maldad hecho
La inclinación a incurrir un demérito Juicio sobre el demérito
Describe el corazón Es una consecuencia que le sucede
Se elimina por medio de la santificación Se elimina por medio de la justificación
Se transmite debido del diseño de la Se traspasa debido del designio de la
creación redención
Romanos 5: 12-21
Por medio de un solo hombre el pecado y por medio del pecado entró la
entró en el mundo Por tanto, como el muerte, 46 así la muerte pasó a todos los
pecado entró en el mundo por un hombres, (v. 12)
hombre,(v. 12)
y por el pecado la muerte por cuanto
todos pecaron. (v. 12)
Pues antes de la ley, había pecado en pero donde no hay ley, no se inculpa de
el mundo; (v. 13) pecado. (v. 13)
No obstante, reinó la muerte desde
Adán hasta Moisés, aun en los que no
pecaron a la manera de la transgresión
de Adán, (v. 14)
porque si por la transgresión de aquel
uno murieron los muchos, (v. 15)
ciertamente el juicio vino a causa de un
solo pecado para condenación, (v. 16)
Porque así como por la desobediencia Así que, como por la transgresión de
de un hombre los muchos fueron uno vino la condenación a todos los
constituidos pecadores, (v. 19) hombres, (v. 18)

46
Para los propósitos de esta comparación, tomaré “la muerte” en este pasaje como refiriéndose principalmente a la
separación de Dios que es el castigo del pecado.

106
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

5.3. Toda la creación experimenta la maldición, una perturbación cósmica. Aunque el


pecado es un evento del mundo del espíritu, es también una fuerza
perturbadora en el mundo físico. Recordamos que las funciones principales del
hombre son multiplicación y dominio (Richard Pratt, Diseñados para dignidad),
las cuales efectivamente continúan las obras de Dios en la Creación del mundo.
Las maldiciones dadas como consecuencia de la Caída hacen más difícil
específicamente el desempeño de estas dos funciones. Se pronuncian sobre la
mujer y sobre el hombre en ese orden, porque en ese orden pecaron 47 :
5.3.1. A la mujer le dice "multiplicaré tus dolores en el parto, y darás a luz a tus
hijos con dolor" (Gn 3:16) haciendo el trabajo de la multiplicación una labor
penosa.
5.3.2. Al hombre le dice "Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste
del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la
tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida… Te
ganarás el pan con el sudor de tu frente hasta que vuelvas a la misma
tierra " (Gn 3:17-19) haciendo el trabajo del dominio de la tierra una labor
penosa.
5.3.3. La muerte física es una desintegración de la persona, la separación de
parte material y parte inmaterial. Esta disyunción de su ser no es natural
sino es contra el diseño original, es una manifestación física de la
corrupción espiritual que ya había ocurrido. Aunque el espíritu sigue
existiendo no sigue en su ejercicio natural. Para el ser humano, su
existencia en forma incorpórea es una situación punitiva que expresa la
condenación, la maldición y el desagrado divino. 48 “Porque polvo eres, y al
polvo volverás” (Gn 3:19b).
Podrías subsumir muchos de los efectos de la Caída bajo la palabra
muerte porque lo principal de la muerte es la separación. Berkhof enlista 3
aspectos de la muerte, Murray ofrece una lista parecida. Aunque Adán y
Eva no murieron físicamente en el instante, ese mismo día experimentaron
“muerte espiritual” y “muerte judicial” ya mencionadas.
5.3.4. La tierra comparte la maldición por causa de la desobediencia de Adán. El
destino de la creación está ligado al destino de su rey:
Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí
comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa! Con penosos trabajos comerás de
ella todos los días de tu vida. La tierra producirá cardos y espinas... Te
ganarás el pan con el sudor de tu frente hasta que vuelvas a la misma tierra…”
(Gn 3:17-19)
El principio de la muerte, la corrupción orgánica, o sea la descomposición,
peste, plaga, enfermedad, etc. entró no sólo en el hombre sino que en el
resto de la creación también.

47
Observación de John Murray.
48
Mayormente de Murray, John, según los apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre”
impartido en Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

107
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque


fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad sino por
la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación
misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza... Sabemos que toda
la creación gime a una, como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino
también nosotros mismos…gemimos interiormente mientras aguardamos
nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo. (Ro
8:19-23)
5.4. Jay Adams diagrama la historia de la redención usando una palomita, la primera
línea de la palomita es una bajada que representa la Caída, así: 49

Los ángeles

El hombre en Adán (en la creación)


Posse peccare

El hombre en Adán (después de la Caída)


non posse non peccare

El hombre inconverso sólo puede pecar, o sea, no puede no pecar (non posse
non peccare). Agregaremos a este diagrama en las siguientes lecciones.
6. Aplicaciones
6.1 La solidaridad con Adán es el único factor o influencia determinante respecto a la
conducta humana. “Así como en Adán todos mueren” (1Co 15:22), físicamente y
espiritualmente. Nuestra naturaleza es determinada por la unión con Adán, no por
nuestro ambiente (que sea bueno o malo). Todos nacen pecadores, no tienen que
aprender ser pecadores, como dice el artículo que leímos en la primera lección.
6.2. Consideración de los papeles coordinados de los deseos y creencias del corazón de
Eva que resultaron en la Caída nos advierte a no limitar nuestro enfoque en
evangelización a la fe. Dice Santiago 2:19 que los demonios también creen, y tiemblan.
Debemos también presentar verdades bíblicas en tal manera que apelemos a sus
deseos, 50 siempre confiando que El Espíritu renovará ambos en la regeneración de los
salvos.
Conclusión
La doctrina de la Caída incluye e implica aspectos de misterio incomprensible para el
hombre. Pero es la única doctrina que mantiene las 2 verdades claves que explican
correctamente nuestra realidad existencial: la soberanía de Dios por una parte, y la
responsabilidad humana por la otra. La mente cristiana humilde se siente contenta y
49
Adams, Jay, A Theology of Christian Counseling: More than Redemption, Capítulo 12, pp. 174-183.
50
Deseos de acuerdo con la voluntad de Dios, por ejemplo, el deseo de que haya justicia en el mundo.

108
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

acepta que haya problemas o misterios no resueltos. Estos no pueden perturbar la calma
y tranquilidad de su mente, pues el fundamento de toda paz es, y siempre será, la
soberanía, la justicia y la bondad de Dios. Una verdadera actitud de piedad cristiana
admite, "No lo sé, pero sé que Dios sí lo sabe, y estoy contento dejando mi finitud en las
manos de Su infinitud". O sea, es la cima de la fe cristiana el tener que confiar en Dios.
Además, aunque decimos que Dios no es el autor del pecado, también decimos que la
Caída del hombre no fue sorpresa para Dios sino que fue contemplado dentro de Su
plan eterno. ¡Gracias a Dios que también vino un segundo representante cuya
obediencia pactal 51 ganó por nosotros aún más de lo que nuestro primero representante
perdió! “Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en
vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la
justicia.” (Ro 5:17, RV 1960). En la consumación la creación ha de ser liberada
completamente (de hecho, será hecha nueva), de modo que la esperanza de la
redención tiene implicaciones cósmicas también.
Resumen
1. La prueba de Adán y Eva fue la prueba de la raza humana. Al fin y al cabo, somos
culpables del pecado de Adán (se nos puede castigar por ello) porque así Dios lo
dispuso como nuestro representante o “cabeza federal.”
2. Satanás tienta, deseando que caigamos, pero Dios prueba, deseando que
ejercitemos los frutos del Espíritu y seamos perfeccionados.
3. Además, heredamos su corrupción moral o pecado original, todos nacemos
pecadores. El estado del hombre caído es un de no poder no pecar.
4. La Caída resultó en perturbación en la relación del hombre con Dios (exilio y
enemistad), con otros seres humanos (conflictos, avaricia, y otros pecados), y con la
creación (dificultad en llevar a cabo el mandato de llenar y sojuzgar la tierra).
5. Sobre Adán yacía no tan solamente el destino de la raza sino el de todo el universo.
La maldición por su pecado cayó sobre todo lo creado; entró muerte, peste y
sufrimiento de todo tipo.
Preguntas para repaso
1. ¿Qué es lo que Adán hubiera obtenido si hubiera pasado la prueba que Dios le puso,
de no comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y el mal?
2. ¿En qué sentido fue el exilio de Edén un acto de misericordia de parte de Dios hacia
Adán y Eva?
4. ¿Qué quiere decir que Adán es “cabeza federal” de la humanidad?
5. Distingue entre el papel de Satanás en la Caída del hombre y el papel de Dios.
6. En tus propias palabras, ¿en que consiste tentación?

51
Término de Baugh, S. M., “La teología del pacto ilustrada: Romanos 5 y la representación federal de Adán y
Cristo,” tomado de http://www.visi.com/~contra_m/castellano/baugh/Pacto.html.

109
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

7. ¿Cómo puede ser culpable un bebé si todavía no hay tenido oportunidad de pecar?
Santamauro dice, “la idea de que Dios nos trate en base a lo que alguien pudo haber
hecho, es absurda.” 52 ¿Cómo respondes a estos desafíos?
8. ¿Por qué algunos teólogos objetan al término “Pacto de Obras” por la prohibición que
Dios le puso a Adán?
9. Explica en tus propias palabras qué quiere decir que heredamos la corrupción de
Adán. Explica en tus propias palabras qué quiere decir que heredamos la culpa de
Adán.
10. Además de la corrupción y la culpa, ¿Cuáles son las otras consecuencias de la
Caída, que el hombre experimenta en su relación con Dios, en su relación con otros
humanos, y en su relación con la naturaleza?

52
Santomauro, Pablo. El pecado original, Portal Ekklesia Viva - Ir a los Recursos Cristianos Evangélicos Ekklesia
Viva, http://www.iglesiatriunfante.com/recursos/showthread/t-10539.html.

110
ANTROPOLOGÍA LECCIÓN 7: EL PECADO

Introducción
Es difícil hablar de la Caída y el pecado por separado, porque la Caída es precisamente
el hecho de caer en pecado. Así que habrá algo de repetición inevitable en esta lección.
Mi intención es profundizar nuestro entendimiento del pecado por medio de identificar y
desmentir específicamente las perspectivas que lo suavizan y excusan que se han
metido en la iglesia en el transcurso de los siglos.
1. Aclarando términos
1.1. Pecado original significa “la depravación de toda su naturaleza” (CM P. 18)
que originó con la Caída. Es el estado pecaminoso o el principio del pecado, por
ejemplo cuando Pablo habla del “pecado que habita en mí” (Ro 7:20).
Tienes que usar este término de acuerdo con su uso técnico en la teología. Se
refiere a la condición corrompida del hombre. NO significa el hecho de comer el
fruto prohibido (eso fue el primer pecado). Se llama “original” porque este estado
corrupto resultó del primer pecado de los primeros hombres. Dado que no hay
otra condición pecaminosa aparte del pecado original, o sea, no hay una
depravación que no viniera de Adán, podríamos preguntar por qué llamarlo
“original.” En un sentido es un término pleonástico. El término vino de teologías
como la Católica Romana que enseña que la contaminación de Adán es una
cosa—la cual el bautismo quita—y el pecado que caracteriza a una persona
después es otra.
1.2. “Pecado” en el sentido de un pecado específico o pecados específicos, que
son los hechos, palabras, actitudes, pensamientos, etc. El primer pecado
específico fue el de comer el fruto prohibido. El Catecismo Menor Pregunta 14
define pecado como “la falta de conformidad con la ley de Dios o la
transgresión de ella.” Incluye:
ƒ pecados de omisión, es decir no hacer lo que Dios manda
ƒ pecados de comisión, es decir hacer lo que Dios prohíbe
1.3. El pecado es la contradicción de lo que Dios es. Dios no puede menos que
desaprobar, condenar, y manifestar Su ira.
1.4. Es la contradicción de lo que Dios es, y es la contradicción de lo que es el
hombre como imagen de Dios. Observa Hoekema:
en lugar de usar su razón como un medio para alabar a Dios, el hombre caído la usa
como medio de alabarse a sí mismo o a los logros humanos. El sentido moral con lo
cual el hombre ha sido dotado ahora el o ella lo usa en una manera perversa,
llamando lo malo bueno y lo bueno, malo. El don del hablar se usa para maldecir a
Dios en lugar de para alabarle… En lugar de usar su capacidad de convivir para
enriquecer las vidas de otros, el hombre caído ahora usa sus dones para manipular a
otros como herramientas para lograr sus propósitos egoístas. Usa el don del hablar

111
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

para mentir en lugar de para decir la verdad, para lastimar a su prójimo en lugar de
ayudarle. 1
Vimos que el propósito de una imagen es traer gloria al original, esta es una
perspectiva teocéntrica. Ahora vemos que el pecado es radicalmente
antropocéntrico.
1.5. Nota que la Biblia no dice que el pecado se limita a hechos planeados y
ejecutados intencionalmente. La tendencia hoy es excusar un hecho como no
pecaminoso si la persona lo hizo “inconscientemente” o “sin querer hacerlo.”
Observa David Powlison, “La perspectiva típica del pecado es que consiste
únicamente en hechos exteriores que la persona escogió hacer
conscientemente, en una situación en la que pudo haber escogido la alternativa
justa.” 2 En el AT, hechos cometidos no a sabiendas eran pecados de todos
modos, aunque la consecuencia era menos severa. (“Pecado involuntario” se
trata más adelante.)
También nota que Dios en Su Palabra no hace excepciones a sus mandatos y
prohibiciones. Nunca dice que no sea responsable por sus hechos una persona
porque está mentalmente enferma o traumatizada o mal criada. De hecho, en
Jeremías leemos
Dijo Jehová: Porque dejaron mi ley, la cual di delante de ellos, y no obedecieron a
mi voz, ni caminaron conforme a ella; antes se fueron tras la imaginación de su
corazón, y en pos de los baales, según les enseñaron sus padres. Jer 9:13, 14.
La reacción del Señor no es “Pobre de ustedes, tuvieron malos padres,” sino
que a pesar de eso, los mantiene responsables por sus pecados.

2. La depravación total
2.1. “Depravación” es sinónimo con la corrupción que se describió en la lección
anterior. Sin embargo, cuando se habla de “depravación total” se está
enfatizando que todos somos corruptos en todo aspecto de nuestro ser.
Sin embargo, para dar una explicación completa del término, hay que mencionar
además lo que no significa. Aunque todas las personas están corruptas en todo
aspecto de su ser, ninguna persona cometerá todos los pecados posibles. Nadie
llevará a cabo todo lo malo que es capaz de hacer por naturaleza, debido a la
gracia común que restringe el mal. Van Til lo explica así:
La gracia común es, por ende, un favor a los pecadores por medio de lo cual son
impedidos de llevar a su plena expresión el principio del pecado dentro de ellos, y
son capacitados a mostrar alguna medida de respeto y aprecio involuntarios a la ley
de Dios que les habla a través de su propia constitución además que a través de los
hechos del mundo externo. 3
Algunos teólogos reformados resumen el debate acerca del alcance de la Caída
con la pregunta “¿Estamos espiritualmente heridos o espiritualmente muertos?”

1
Hoekema, Created In God’s Image, p. 84.
2
Powlison, David, Seeing with New Eyes, p. 193 (traducción mía).
3
Van Til, Cornelius, An Introduction to Systematic Theology, Phillipsburg, NJ: P & R, 1974, p. 262.

112
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Las Escrituras dejan claro que somos muertos en pecado, incapaces de hacer lo
bueno:
Así está escrito: "No hay un solo justo, ni siquiera uno;
no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios.
Todos se han extraviado; por igual se han corrompido. No hay nadie que haga lo
bueno, no hay ni siquiera uno. Ro 3:10-12
Murray dice que los reformadores enfatizaron la corrupción porque la doctrina
católica romana del pecado quedó muy corta de la definición exigida por la
evidencia bíblica. Explica:
Por causa del pecado, todas las funciones y todos los ejercicios del ser humano son
impuros. No se conforman a la voluntad divina. Por causa del pecado la raza
human ha quedado contaminada, sucia. “No hay quien haga lo bueno, no hay ni
siquiera uno” (Sal 14:3). En Romanos 3:9ss se descubre el veredicto de Dios: el
entendimiento del hombre está entenebrecido, su voluntad está esclavizada, su
conciencia pervertida, sus emociones depravadas, su corazón es corrupto, y su mente
está en enemistad contra Dios. 4
Nadie busca a Dios, sino que Dios regenera su corazón para que lo busque.
2.2. Entonces, ¿qué pasó al conocimiento innato de Dios: el “sentimiento de
divinidad” o “semilla de religión” que describió Calvino? La respuesta es los
horribles intercambios descritos en Romanos 1:18-32:
2.2.1. Los hombres “detienen la verdad en injusticia” (Ro 1:18, RV 1995) o “con
su maldad obstruyen la verdad” (Ro 1:18, NVI). El hombre no es neutral.
Aunque conozca a Dios en ciertas maneras, el hombre activamente
suprime este conocimiento de Dios. No tan solamente rechazan la verdad,
sino que, aun peor, intentan detener la verdad, callarla, ocultarla. La
cambia por otra cosa, y hace otros graves intercambios de lealtad.
2.2.2. Cambian la gloria de Dios por la gloria del hombre (v. 23), un cambio de
deseo que hemos visto.
2.2.3. Cambian la verdad de Dios por la mentira, un cambio de creencias (v. 25).
Repito que hombre tiene el testimonio de Dios en su propio espíritu pero
intenta callarlo. Como Eva, escoge cambiar la verdad por mentira.
2.2.4. Cambian la adoración al Creador por la adoración de la cosa creada,
también un cambio de deseo (v. 25).
Estos cambios son otra manera de describir la depravación total del
hombre. Nota que estos intercambios fundamentales, o sea esta condición
de pecado resulta en otros intercambios: La obediencia por varios malos
hechos, es decir, pecados específicos:
Además, como estimaron que no valía la pena tomar en cuenta el conocimiento
de Dios, él a su vez los entregó a la depravación mental, para que hicieran lo
que no debían hacer. Se han llenado de toda clase de maldad, perversidad,
4
Murray, John, según los apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre” impartido en
Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

113
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones,


engaño y malicia. Son chismosos, calumniadores, enemigos de Dios, insolentes,
soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres;
son insensatos, desleales, insensibles, despiadados. Ro 1:28-31
2.2.5. Al fin, el hombre se convirtió efectivamente en enemigo de Dios. De hecho,
Calvino dice que es precisamente su esfuerzo por negar a Dios que
muestra su conciencia de Dios.
2.3. Puedes determinar su tus alumnos entienden la depravación del hombre por
medio de escribir estas dos oraciones en una pizarra y preguntarles cuál es
correcta:
• Nosotros pecamos porque somos pecadores.
• Somos pecadores porque pecamos.
Obviamente la primera es correcta (la segunda expresa una perspectiva
pelagiana). Nacemos pecadores y por eso, pecamos. Los inconversos no
pueden no pecar.
2.4. Otras maneras de hablar de la depravación total
2.4.1. Inhabilidad
Claro que si nuestra corrupción no fuera total, existiría la posibilidad que
nos ayudáramos a salir de nuestro aprieto. 5 La doctrina de la inhabilidad es
realmente otra manera (redundante, in mi opinión) de hablar de la
depravación total, la cual surgió como respuesta a enseñanzas falsas de
que el hombre podría hacer algo para “prepararse” a ser regenerado.
Murray lo explica así: “El pecado original trata de nuestra depravación. La
inhabilidad trata con el hecho de que nuestra depravación es
humanamente irremediable” (p. 83). “Roger Smalling llama este punto la
“Incapacidad total humana,” es el punto señalado por la letra “I” del
acróstico “SÍ; JESÚS,” en su libro acerca de la doctrina reformada. 6
Textos bíblicos citados referente este tema incluyen:
¿Podrá cambiar el etíope su piel y el leopardo sus manchas? Así
también,¿podréis vosotros hacer el bien, estando habituados a hacer lo malo?
Jer. 13:23
Si tienen un buen árbol, su fruto es bueno; si tienen un mal árbol, su fruto es
malo. Al árbol se le reconoce por su fruto. Camada de víboras, ¿cómo pueden
ustedes que son malos decir algo bueno? De la abundancia del corazón habla
la boca. El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien,
pero el que es malo, de su maldad saca el mal. Mt 12:33-35 (Ve también Mt
7:17-18; Lc 6:43-45; Ro 6 esp. v. 6, 16, 20)
A.W. Tozer explica que la mente humana no puede saber la verdad por sí misma:

5
Roberts, Linleigh, Let Us Make Man, p. 44.
6
Smalling, Roger, Sí, Jesús.

114
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

El racionalismo teológico hubiera sido foráneo al apóstol Pablo. Pablo


no tenía fe en la habilidad del hombre de comprender la verdad sin la
iluminación directa del Espíritu Santo. El racionalismo es la creencia
de que la mente humana es la autoridad suprema en el juicio de la
verdad. En otras palabras, es la confianza en la habilidad de la mente
humana de hacer lo que la Biblia declara que nunca fue creada para
hacer, y por consiguiente, es completamente incapaz de hacer. El
racionalismo filosófico es suficientemente honesto para rechazar la
Biblia directamente. El racionalismo teológico la rechaza mientras
finge aceptarla, y en eso, se quita sus propios ojos. 7
El hombre es totalmente incapaz de discernir, amar o escoger las cosas
que agradan a Dios. Este estado de incapacidad muestra la necesidad de
la regeneración. La definición de la CFW Capítulo 9, Inciso C:
C. El hombre, por su caída a un estado de pecado, ha perdido absolutamente
toda capacidad para querer un bien espiritual que acompañe a la salvación; (1)
por tanto como hombre natural, que está enteramente opuesto a ese bien (2) y
muerto en el pecado, (3) no puede por su propia fuerza convertirse a sí mismo
o prepararse para la conversión. Ef 2:1, 5; Col 2:13
2.4.2. Los efectos Noéticos del Pecado
Esto no es un término común pero creo que es útil para teólogos que
hayan estudiado el griego para recordarnos del alcance de la depravación
del hombre. Nos estimula a especificar las maneras en que el hombre ha
cambiado la verdad por mentira, a considerar una implicación fácilmente
pasada por alto. El pecado ha corrompido todo el ser, inclusive nuestra
“mente,” es decir, la habilidad de razonar. El término noético es derivado
de νους (nous) que significa mente. La depravación corrompió incluso la
razón (raciocinio). No podemos pensar 100% lógicamente, porque el
razonamiento es corrompido por nuestros propios deseos. Es decir, no
razonamos en una manera neutral porque tendemos a creer lo que
queremos creer, o lo que nos convenga. Como vimos, los seres humanos
“con su maldad obstruyen la verdad” (Ro 1:18) y “Cambiaron la verdad de Dios
por la mentira” (Ro 1:25). Dice Roberts, “Tenemos prejuicios contra la verdad, y
tenemos el marco de referencia equivocado [nuestra propia opinión]…cuando se
contamina con la mentira de Satanás, el conocimiento es destructivo.” 8
Evidencias de los efectos noéticos del pecado incluyen estas:
2.4.2.1. La conciencia no queda inmune de los efectos del pecado.
“Conciencia” se refiere a la facultad de discernir entre lo bueno y lo
malo. Las personas caídas tienen conciencias caídas y por ende, no
pueden discernir fielmente entre el bien y el mal (1Co 4:3-4). Además,
por estar suprimiendo la verdad, esta habilidad de discernir progresa
de mal en peor—1Ti 4:2 llama a este deterioro la “cauterización de la

7
Tozer, A.W., The Divine Conquest, STL Books, 1979, pp. 80-81 (traducción y énfasis míos).
8
Roberts, Linleigh, Let Us Make Man, p. 44.

115
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

conciencia.” Esta es una categoría bíblica relevante para argumentar


contra el hecho de ver mucha violencia y otra suciedad en la TV.
2.4.2.2. Los estudios científicos y sus interpretaciones son influenciados por
los deseos de los investigadores y las presuposiciones o prejuicios
inconscientes de la cultura. 9 Así que aunque no lo llaman “efectos
noéticos del pecado,” el mundo sabe de esto. Es por esta razón que
los científicos intentan medir sus resultados “ciegamente” cuando sea
posible. Es decir que la persona que mide los resultados no sabe cual
tratamiento (si hubo) recibió el sujeto. Si estás buscando una cura
para una enfermedad, por ejemplo, estás predispuesto a ver
resultados de pruebas de la droga como positivos o más positivos de
lo que realmente son. Además, tenemos que recordar que al hombre
inconverso le conviene interpretar al ser humano en una manera que
le ayuda a evitar admitir su pecaminosidad y necesidad de Dios.
2.4.3. La naturaleza pecaminosa (el “pecado original”) es la única necesaria
y suficiente condición para que una persona peque. Por ende, es la
única necesaria y suficiente condición para que una persona cometa
cualquier pecado específico:
Que nadie, al ser tentado, diga: "Es Dios quien me tienta." Porque Dios no
puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. Todo lo contrario,
cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.
Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una
vez que ha sido consumado, da a luz la muerte. Mis queridos hermanos, no se
engañen. Stg 1:13-16
2.4.3.1. Si no hubiera maldad en el corazón, no habría malos deseos que
pudieran seducir. El Catecismo Menor Pregunta 17 y su respuesta
son “¿A qué estado redujo la caída al hombre? R. La caída redujo al
hombre a un estado de pecado y de miseria.” Presbítero Lango da la
explicación:
Por causa de aquel primer pecado, estamos todos absolutamente
incapacitados para hacer lo recto y en cambio perfectamente inclinados a
hacer lo malo y esta corrupción de nuestro ser entero con la cual venimos
al mundo, es la causa determinante de todos los demás pecados que
cometemos durante toda la vida, porque nuestro estado es un estado de
pecado. (Ro 2:23; Gá 5:19-21; Ef 4:17-19). El pecado radica en el
corazón. (Mt 15:19; Sal 51:5). 10
2.4.3.2. El Catecismo Menor Pregunta 18 y su respuesta son “¿En qué
consiste lo pecaminoso del estado en que cayó el hombre? R. Lo
pecaminoso del estado en que cayó el hombre consiste en la
culpabilidad del primer pecado de Adán, la falta de justicia original, y
la depravación de toda su naturaleza, llamada comúnmente pecado

9
Respecto a esta observación, frecuentemente se cita el libro The Structure of Scientific Revolutions (La estructura de
las revoluciones científicas), por el filósofo Thomas Kuhn.
10
Lango Umalla, Ezequiel, Catecismo menor explicado de Westminster, Explicación de P. 17, p. 45.

116
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

original, con todas las transgresiones actuales de ella dimanan.”


Presbítero Lango da la explicación:
Cada forma distinta de pecado tiene su origen en el profundo estado
pecaminoso de nuestra naturaleza. Las transgresiones actuales no son sino
las manifestaciones visibles o definidas del estado pecaminoso; esta es la
fuente y las diarias transgresiones son las corrientes brotadas de dicha
fuente de maldad. (Mr 7:21-23). 11
En el texto bíblico citado Jesús dice:
--¿Tampoco ustedes pueden entenderlo? --les dijo--. ¿No se dan cuenta
de que nada de lo que entra en una persona puede contaminarla?
…Luego añadió: --Lo que sale de la persona es lo que la contamina.
Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la
inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia,
la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia
y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la
persona. (Mr 7:18, 20-23)
Hoy las amenazas a esta doctrina son más fuertes, pero la definición bíblica
no cambia simplemente porque la cultura cambia. No cambia porque Dios no
cambia. Murray dice
Es la transgresión de la Ley Divina lo que hace que algo (pensamiento,
palabra, acto) sea pecado. Por ello, las normas por las que se juzga el
pecado son invariables. …Las circunstancias y condiciones pueden ser
agravantes o atenuantes de lo infame de nuestro pecado. Mas el criterio
de la Ley en sí es invariable. …La Ley Divina pues, es la reflexión del ser
y carácter de Dios. Y como el ser y carácter de Dios son inmutables, por
ello también, la ley que lo refleja tiene que ser invariable. 12
Este diagrama sencillo lo retrata:

El pecado, es decir, el estado


Pecados específicos
pecaminoso o “pecado
Por ej. “adicciones,” robo,
original” (la disposición a Se manifiesta en
mentira, odio, etc.
pecar, por causa de la
naturaleza caída)

2.4.3.3. Varias influencias pueden ser necesarias para ciertos pecados, pero
no son determinantes. Uno de mis profesores, Ed Welch, usó el
siguiente ejemplo para explicar los conceptos de “necesario” y
“determinante” o “suficiente.” Pides a tu hijo que lave tu auto. Para
que lo lave, ciertas cosas son necesarias, como jabón y agua, mínimo.
Pero la mera presencia del jabón y agua no asegura que tu auto sea
lavado. También tu hijo tiene que estar dispuesto hacerlo. El jabón y
11
Lango Umalla, Ezequiel, Catecismo menor explicado de Westminster, p. 47.
12
Murray, John, citado por David Legters en apuntes tomado en su curso “Doctrina del Hombre” impartido en
Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

117
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

el agua son necesarios pero no son suficientes para el lavamiento del


auto. Ahora pensando en el pecado, por ejemplo, para que un
muchacho robe, tiene que haber cosas que no son suyas a su
alcance. La presencia las cosas es una condición necesaria. Pero la
mera presencia de las cosas a su alcance no le obliga a robarlas. Él
tiene que decidir robar. La presencia de las pertenencias de otros y
que estén a su alance son condiciones necesarias pero no suficientes
o determinantes. No determinan que el muchacho las robe. Ya que
han entendido estos ejemplos, hay que aplicar este mismo
entendimiento a todos los factores a los cuales nuestra cultura tiende
a echar la culpa por el pecado humano. Estas circunstancias podrían
ser necesarias para ciertos pecados pero ninguna determina la
conducta. La conducta del ser humano nunca es determinada por
nada afuera de él. Las circunstancias solo influencian que el hombre
peque en ciertas maneras en lugar de otras maneras. Podemos
diagramar la influencia así:

Influencias individuales por ej. gustos,


preferencias, hormonas, defectos cerebrales,
genes Pecados
EL PECADO Influencias familiares por ej. vicios de otros, específicos
(la disposición Dado forma Por ej. ira,
abuso, “familia disfuncional,” falta de
a pecar, por Se “adicciones,”
y disciplina (Jer. 9:14; Pr. 22:6)
medio de la manifiesta robo, mentira,
oportunidad Influencias sociales (presiones del grupo,
en odio, chisme,
naturaleza por desempleo, los medios de comunicación)
caída) falta de perdón,
Eventos catastróficos: guerras, traumas, adulterio, etc.
enfermedades, desastres, etc.

Dado que esto es verdad, ¿qué es lo que NO es verdad?


2.4.3.1.1. No te causa a pecar NADA, ni tu padre alcohólico, ni tu madre
que te trató mal, ni padres que no te disciplinaron, ¡ni siquiera
padres que te enseñaron a pecar! Nota que el profeta Jeremías
pronuncia este juicio contra los israelitas específicamente por
seguir las enseñanzas de sus padres:
Siguieron la terquedad de su corazón; se fueron tras los baales,
como les habían enseñado sus antepasados.» Por eso, así dice el
Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: «A este pueblo le daré a
comer ajenjo y a beber agua envenenada.
Aunque el quinto mandamiento diga “honra a tu padre y a tu
madre,” sabemos que “¡Es necesario obedecer a Dios antes que

118
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

a los hombres!” (Hch 5:29). Los hijos no son exentos de culpa,


aunque los padres hicieron peor. 13
2.4.3.1.2. No te causa a pecar NADA, ni siquiera Satanás. Esto es una de
las enseñanzas del libro de Job. Si Satanás pudiera haber
causado que Job pecara, ¿no lo habría hecho? No lo hizo porque
no pudo. Sólo pudo tentarlo.
Hoy algunos cristianos “demonizan” el pecado, es decir que
atribuyen ciertos pecados (como alcoholismo o ira
descontrolada) a un demonio mientras la persona que lo comete
queda exenta de responsabilidad ante Dios. Fallan en no
distinguir entre mal moral y “mal situacional” (malas
circunstancias). 14 Que un demonio aflige a alguien es una mala
circunstancia que le podría pasar, que le puede tentar a pecar.
Pero, como Job, que fue afligido por Satanás mismo, la persona
siempre es responsable por como responde a sus aflicciones.
2.4.3.1.3. No te causa a pecar NADA, ni tus genes, ni tus hormonas, ni un
defecto cerebral, ni un “desbalance químico,” ni cualquier
enfermedad del cerebro, ni tus gustos. Culpar a estos factores
sería culpar el cuerpo y ya vimos que “el cuerpo sin espíritu está
muerto,” no puede iniciar acción. El pecado se origina en el
corazón (hombre inmaterial).
Me acuerdo de una conversación con un amigo, candidato para
doctorado en NT. Mencioné unas noticias horrendas de una
adolescente que había dado luz a un bebe en un inodoro público
y lo dejó allí para que muriera. Me preguntó “¿Y la examinaron
para ver por qué lo hizo? ¿Estuvo enferma mentalmente?” Esta
pregunta se hace mucho acerca del perpetrador cuando el
crimen es especialmente horrible, impensable. Pero reflexiona en
esto, detrás de la pregunta está la presuposición de que el
hombre es básicamente bueno—tendría que estar enferma
porque de lo contrario la muchacha no haría tal cosa. Pero
regresemos a nuestra doctrina: al final de cuentas, la respuesta a
la pregunta “¿Por qué lo hizo?” es que es pecadora. El pecado
(la naturaleza depravada) es la explicación suficiente para todos
los pecados específicos. ¿Cómo es que este hermano
reformado, quien profesa creer en la depravación total, no la cree
en la vida cotidiana? Obviamente esta tragedia se debe a la
influencia de las psicologías seculares que moldean el
pensamiento de los norteamericanos por medio de la cultura, y
que tristemente moldean el pensamiento más que la Biblia.

13
Dijo Jesús, "¡ay del que hace pecar a los demás!” (Mt 18:7) y “Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de
molino atada al cuello, que servir de tropiezo a uno solo de estos pequeños” (Lc 17:2).
14
Powlison, David, Power Encounters, Capítulo 5.

119
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

2.4.4. No hay un problema humano ‘más profundo’ que el pecado. El pecado es EL


problema de la humanidad igual como es EL problema de cada individuo. Sin el
pecado, ¡no habría ningún problema! Mostramos nuestra doctrina funcional
equivocada cuando el pecado nos sorprende, o buscamos una "causa más
profunda" que el pecado para explicar una conducta pecaminosa específica.
Culpar la enfermedad de alguien, como excusa por su pecado, es igual a decir
que esa persona pudo haber glorificado a Dios en sus circunstancias, si no tuviera
esa enfermedad. Y esto sería decir que la persona no es totalmente depravada.
La verdad es que él hubiera pecado de todos modos, solo quizá en una manera
diferente.
Recordamos la manera de describir el estado del hombre inconverso que vimos
en el capítulo de la Caída: el hombre no puede no pecar. Jamás hay razón para
buscar una “causa más profunda” para explicar por qué alguien comete tal
pecado. La explicación más profunda es que peca porque es pecador y es lo que
pecadores hacen. No son factores determinantes los genes, ni los traumas, ni la
socialización, ni los instintos, ni el aprendizaje, ni privaciones, ni victimización, etc.
Todas estas influencias son pruebas o tentaciones, no causas, estrictamente
hablando. No son determinantes. Sólo son las influencias externas que son el
contexto que revela el corazón. Proveen las oportunidades para cómo pecará una
persona.
Esta verdad es demasiada sencilla; sin embargo, nos cuesta aplicarla por causa
de ser tan secularizados en nuestro entendimiento.
2.4.5. Pecar es natural. Otra vez menciono la homosexualidad para hacer una
aplicación específica contemporánea. Refutemos el argumento que la
homosexualidad es “natural,” y por ende, no mala. Empecemos con definir
“natural.” En el sentido estricto, “natural” es tal y como Dios lo creó, se
refiere al estado original, antes de la Caída. En este sentido, la
homosexualidad no es natural. Pero también “natural” se refiere a lo que
uno hace por naturaleza. Bueno, sabemos que ahora toda la naturaleza es
corrompida, entonces ahora, pecar es “natural” en este sentido. Pecamos
por naturaleza. Los inconversos no pueden hacer otra cosa. Entonces decir
que un pecado es “natural” no lo excusa, porque todo pecado es natural en
este sentido. Pecan ¡porque es lo que hacen pecadores! Recordamos que
el hombre Caído no puede no pecar. Pecadores pecan tan naturalmente
como respiran. Las circunstancias meramente influencian en qué manera
pequen.
2.5. Antes de seguir, quiero responder a una duda que puede haber surgido. Muchos
pueden contar de gente inconversa de muy noble carácter, que se dedica a
hacer buenas obras. No parece totalmente depravada. ¿Cómo vemos las
buenas obras de los inconversos?
2.5.1. Las buenas obras pueden mostrar algo del conocimiento de lo bueno y lo
malo, es decir, la conciencia o el sentido de moralidad innato que es parte
de la imagen de Dios.
2.5.2. No son hechos para la gloria de Dios. Compara CFW Cap. 16 inciso B
(buenas obras de creyentes) con inciso G (“buenas obras” de los

120
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

inconversos). El segundo inciso explica porqué las “buenas obras” de


inconversos no son verdaderamente buenas:
B. Estas buenas obras [de creyentes], hechas en obediencia a los mandamientos
de Dios, son los frutos y evidencias de una fe viva y verdadera; y por ellas
manifiestan los creyentes su gratitud, fortalecen su seguridad, edifican a sus
hermanos, adoran la profesión del evangelio, tapan la boca de los adversarios, y
glorifican a Dios …
G. Las obras hechas por hombres no regenerados, aun cuando por su esencia
pueden ser cosas que Dios ordena y de utilidad tanto para ellos como para
otros, sin embargo, porque proceden de un corazón no purificado por la fe y no
son hechas en la manera correcta de acuerdo con la Palabra, ni para un fin
correcto (la gloria de Dios); por lo tanto son pecaminosas, y no pueden agradar
a Dios ni hacer a un hombre digno de recibir la gracia de parte de Dios. Y a
pesar de esto el descuido de las obras por parte de los no regenerados es más
pecaminoso y desagradable a Dios. Mat. 6:2, 5 16, 1Cor. 13:3 [énfasis
agregado]
2.5.3. El hombre inconverso solo puede pecar. Acuérdate del punto bajo de la
palomita (9): Non posse non peccare. No puede hacer nada que no sea
pecaminoso; porque todo lo que hace, lo hace sin estar consciente del Dios
verdadero. Si una buena obra no se hace para la gloria de Dios, glorificará
al hombre en alguna manera. Si los inconversos nos superan en hacer
buenas obras, ¡Puede ser motivo para avergonzarnos y arrepentirnos!
3. Rebeldía y esclavitud son descripciones bíblicas del pecado que ayudan
pastoralmente (Ed Welch). 15
Considera la manera en que la Biblia describe la experiencia del pecado. Se describe
tanto como rebeldía que como esclavitud. El primer pecado obviamente fue rebeldía.
De hecho, cuando pensamos de pecados específicos, más frecuentemente
pensamos de hechos abiertamente rebeldes (por ej. Sal 5:10; 78:40, 56; Jer 2: 29;
3:13; Ez 2:3; 21:24). Pero la Biblia también describe el pecado como esclavitud,
Romanos capítulos 6 y 7 siendo quizá los pasajes más conocidos que contienen
estas descripciones. Dios advirtió a Caín “Pero si haces lo malo, el pecado te acecha,
como una fiera lista para atraparte” (Gn 4:7). Nota que se mantiene la
responsabilidad humana, Dios empezó “Pero si haces lo malo…” También Pedro
escribió
Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada
uno es esclavo de aquello que lo ha dominado. 2P 2:19
3.1 Estas descripciones son muy útiles pastoralmente. A veces tendrán que confrontar
a alguien con exhortación por su rebeldía, otras veces es mejor entender su
esclavitud y empezar a hablarles por medio de la Palabra con gentileza, para darle
esperanza de ser librado del pecado.

15
Dr. Ed Welch es psicólogo y profesor de consejería bíblica en Westminster Theological Seminary, Philadelphia,
PA. Además de en sus cursos, sus enseñanzas se encuentran en el libro Blame it on the Brain? y Addictions
(Phillipsburg: Presbyterian & Reformed).

121
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

3.2. La descripción del pecado como esclavitud nos ayuda a entender “adicciones” y
pecados parecidos. La persona adicta puede sentir como si estuviera fuera del
control, pero solo siente así. Los sentimientos no son la medida de la verdad. La
Biblia interpreta esta experiencia: siente así porque el pecado esclaviza. Pero
nosotros escogimos de quien o qué seremos esclavos. Los inconversos escogen
entre diferentes deseos pecaminosos, pero los cristianos escogen entre ser
esclavos a Cristo o al pecado:
¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son
esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la
muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia. Ro 6:16.
En el sentido amplio de la palabra, todos somos “adictos,” como dijo R.C. Sproul,
“Los que cayeron son adictos al pecado.”
3.3. Erramos cuando limitamos “pecado” a un hecho deliberado. Respecto a
conducta mejor descrita como esclavitud, cuando sentimos que está fuera de
nuestro control, tendemos a justificarla (“Es mi temperamento,” “No soy así
realmente”). Pero el pecado no tiene que ser voluntario para que sea pecado:
La gravedad de un crimen o pecado puede mitigarse si ha sido cometido en forma
involuntaria, pero no necesariamente lo justifica. Una persona totalmente
desagradecida, por ejemplo, puede ser desagradecida sin haber escogido serlo. De
hecho, quizá ni siquiera sepa que lo es. Quizá nunca se le ocurra que, respecto a Dios,
a los miembros de la familia y amigos, debería experimentar un cierto sentimiento de
bendición y de estar en deuda…. Su ingratitud está casi fuera de su control…y, por
esto, se puede decir que es involuntaria. Pero también es claramente pecaminosa.
Los pecados involuntarios son sumamente comunes. Por ejemplo, los tradicionales
siete pecados capitales (orgullo, envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria) suelen
ser involuntarios. Son deseos, creencias y actitudes sobre los que la persona puede
tener muy poco control, …En lo referente a los pecados capitales, una persona podría
no querer estos estados mentales (nadie desea ser envidioso), podría no escogerlos,
podría no querer ser así. De hecho, es precisamente lo contrario. Sin embargo, ahí
están. Y con razón los llamamos pecados, incluso cuando son involuntarios. 16
No tenemos que pensar o contemplar o planear para pecar, lo hacemos
automáticamente porque es nuestra naturaleza hacerlo. Génesis 6:5 dice, “Vio
Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio
de los pensamientos de su corazón solo era de continuo el mal” (RV 1995). Vale
la pena decirlo otra vez: los inconversos pecan tan naturalmente como respiran.

4. Las leyes humanas y la ley divina


Desobedecer una ordenanza humana es una trasgresión contra Dios por lo menos
cuando dos condiciones atañan: (1) la autoridad humana es una autoridad
reconocida en la Biblia (por ejemplo, los padres, los gobernadores), y (2) y cuando el
mandato no cause que la persona mandada peque. Por ejemplo Daniel generalmente
obedecía al rey de Babilonia porque sabía (aun sin tener el Nuevo Testamento) que
“Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios
16
Plantinga, Cornelius Jr., El Pecado: Sinopsis teológica y psicosocial, pp. 49-50.

122
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto,
todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido” (Ro
13:1-2a). Sin embargo, Daniel rehusó obedecer el mandato prohibiendo la adoración
a cualquier otro sino al rey (Dn 6:7-13) porque “¡Es necesario obedecer a Dios antes
que a los hombres!” (Hch 5:29). Casos como el último son las excepciones. Para la
mayoría de las ocasiones, la enseñanza bíblica es muy clara. La responsabilidad
ante las autoridades humanas se resume en el capítulo 13 de Romanos, que
continúa:
… No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y
castigar al malhechor. Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para
evitar el castigo sino también por razones de conciencia. Por eso mismo pagan ustedes
impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a
gobernar. Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los
impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto,
muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor. (Ro 13:4b-7)
5. El punto de vista "Pelagiano" con respecto al pecado:
Ya que se ha explicado en qué consiste el pecado, los errores de la perspectiva
Pelagiana deben ser obvios. Así que dedicaré un mínimo de espacio a mencionarlos,
sabiendo que los puntos que comprueban su falsedad se vieron arriba.
El ataque contra la doctrina del pecado original ha quedado vinculado al nombre de un
monje británico que vivió hacia finales del siglo cuarto y principios del quinto después de
Cristo. Su nombre fue Pelagio. De él ha recibido el nombre toda la familia de pelagianos.
Hay millones de ellos hoy día, y la mayoría de los mismos ni siquiera saben que Pelagio
existió….
Pelagio dijo que el hombre, lejos de nacer con una naturaleza corrompida, viene a la vida
tal como era Adán al comenzar la suya, perfectamente capaz de escoger entre el bien y el
mal. En realidad, decía, si el hombre no tuviera la capacidad para escoger entre el bien y
el mal, no se lo podría considerar responsable de sus actos. No es de nada que no pueda
evitar. Así que, si el hombre naciera—aunque no ha sido así, decía Pelagio—con una
naturaleza corrompida, esa corrupción no sería pecado. El pecado es algo propio de actos
personales; sólo se da cuando el hombre puede escoger entre el bien y el mal y cuando de
hecho escoge el mal.
Parece evidente que esa doctrina de Pelagio implica por lo menos dos cosas. En primer
lugar, implica una idea determinada de lo que es el pecado; y en segundo lugar, implica
una negación de cualquier efecto notable del pecado de Adán en su posteridad.
…Según el concepto pelagiano,… el pecado es algo propio de los actos personales; no es
algo como el estado permanente del alma. 17
Así que, la perspectiva Pelagiana es que el pecado consiste en las acciones
voluntarias y conscientes en donde uno pudo haber escogido la otra opción. A lo
mejor muchos cristianos piensan así. Esta definición funciona bien con relación a
algunos pecados, como por ejemplo, mentira, robo, asesinato. Pero resulta
inadecuada para definir la "esclavitud de la voluntad" y las actitudes de corazón que
se describen en textos como estos:

17
Machen, La visión cristiana del hombre, pp. 231-233.

123
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

¿Quién está consciente de sus propios errores? ¡Perdóname aquellos de los que no estoy
consciente! Salmo 19:12
Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y
de faltar a la verdad. Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal,
puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay
confusión y toda clase de acciones malvadas. Stg 3:14-16
En contraste, la depravación total incluye tanto el pecado “involuntario” como a la
obstinación ciega.
6. Implicaciones para otras doctrinas
6.1 Como vimos en la lección 2, a veces se abusa de la doctrina de la imagen de
Dios en el hombre para exaltar al hombre en lugar de Dios. También se
tergiversa para minimizar los efectos de la Caída, y aminorar la seriedad del
pecado. Sin embargo, la relación entre estas doctrinas es el revés. Dice
Hoekema:
Para ser un pecador uno tiene que ser un portador de la imagen de Dios—uno tiene
que poder razonar, ejercer voluntad y tomar decisiones; un perro, que no posee la
imagen de Dios, no puede pecar. El hombre peca con dones diseñados para reflejar a
Dios. De hecho, la gravedad del pecado del hombre consiste en el hecho de que el
hombre es siempre un portador de la imagen de Dios. 18
Lejos de amortiguar el pecado, es precisamente la identidad del hombre como
imagen de Dios lo que hace sus malos hechos verdaderamente repugnantes.
¡Qué horror! que la criatura encima de la creación, Su representante que debe
dar más gloria a Dios, ¡en lugar le traicione, busque su propia gloria y usurpe Su
autoridad!
6.2. La importancia de la doctrina del hombre, especialmente la depravación total,
para nuestro entendimiento de la salvación es señalada por el Dr. D. James
Kennedy:
Muchas personas piensan que les dificulta creer la doctrina de la elección o la
predestinación, pero…su problema realmente es con su doctrina del hombre. No
entienden o no creen en la Caída. Básicamente niegan que haya pecado original
porque una vez que admites que el hombre es caído, que nace en una condición
pecaminosa, y que su corazón, mente, y voluntad están en contra de Dios, entonces
verás que la elección es esencial si se va a salvar a alguno. 19
6.3. Nuestra perspectiva del pecado tiene implicaciones por lo menos en dos sentidos
para la doctrina de la propiciación por la sangre de Cristo.
6.3.1. Primero, el alcance del pecado requiere una solución con alcance
correspondiente. Solo la muerte del Hijo único de Dios pudo pagar por ello.
Considerando así la gravedad del carácter del pecado, luego la pregunta
no es tanto “¿cómo puede Dios, siendo lo bueno que es, enviar al infierno a

18
Hoekema, Created in God’s Image, p. 85.
19
Kennedy, D. James, Amazing Grace: The History and Theology of Calvinism, DVD producido por The Apologetics
Group, 2004.

124
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

los hombres?” sino que la pregunta es “¿cómo puede Dios, siendo lo santo
que es, salvar a algunos de los hombres del infierno? Nota que la primera
pregunta viene de una perspectiva antropocéntrica, la segunda es de una
perspectiva teocéntrica. 20
6.3.2. La segunda implicación de la doctrina del pecado es para la eficacia de la
sangre de Cristo. Si decimos que un cristiano puede ser esclavizado a cierto
pecado contra su voluntad, es decir, que no es responsable (porque lo
atribuimos a una “enfermedad” o a un demonio de pecado, o porque parte de
su cerebro fue dañado, etc.), implicamos que la sangre de Cristo no fue
suficiente para librar a la persona del poder de este pecado. Creemos que la
muerte de Cristo nos libró del castigo merecido por nuestros pecados,
dándonos entrada al cielo. Además creemos que Su muerte nos libró del
poder del pecado, haciéndonos capaz de obedecer a Dios. Decir que un
cristiano no es responsable por cierto pecado porque está esclavizado contra
su voluntad, es negar que la muerte de Cristo rompiera el poder del pecado.
6.4. La doctrina de las Escrituras es amenazada cuando hacemos excepciones a lo
que dicen respecto a conducta no aceptable ante Dios (pecados). Si una mujer
deja a su esposo y decimos “No está mal, porque él no la ama,” esencialmente
estamos diciendo que podemos nosotros podemos arbitrar y agregar otras
circunstancias bajo las cuales el divorcio se permite, además de las que la Biblia
dice. 21 En tal caso nosotros somos las autoridades, no la Biblia. Tenemos que
saber que todo en la vida está bajo la autoridad de la Escritura. Vemos todo por
medio de “lentes Bíblicos.”
6.5. Jaime Mirón elabora acerca de las repercusiones de una doctrina del pecado
deficiente:
…Consideremos…el término bíblico "pecado". "¿Para qué entrar en explicaciones
enredadas?" objetó un joven. "¿No es suficiente saber que el pecado es malo y
punto?" La explicación de la palabra pecado no es complicada, sin embargo la
definición que se le da influye en lo que uno creerá acerca de la muerte de Jesús.
Si uno estimara que el pecado es nada más que una imperfección o un defecto,
como suelen decir algunos, el propósito de la obra de Cristo sería perfeccionar al ser
humano, quien, en este caso, sería esencialmente bueno.
Si uno creyera que el pecado es cometer errores, como pretenden muchos, la muerte
de Cristo tendría como propósito erradicar los errores de la vida y así la persona llega
a ser impecable.
Si viéramos dolor, angustia e infelicidad como las únicas consecuencias del pecado,
--como pareciera que profesan muchos creyentes modernos--, la obra de Jesús sería,
entonces, para hacerme feliz.
Si evaluáramos que el pecado primordialmente me priva de mis deseos, como
parece ser la ideología de muchas personas, entonces la obra de Cristo sería para
hacerme prosperar.

20
Murray, John, según los apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre” impartido en
Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.
21
Jesús permitió divorcio por causa de adulterio (Mt 19:9) y Pablo dijo “si el cónyuge no creyente decide separarse,
no se lo impidan” (1Co 7:15).

125
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Si el impacto del pecado se viera mayormente en el daño que hace a las relaciones
interpersonales, como interpretan algunas iglesias, entonces la obra de Cristo sería
nada más para sanar matrimonios y promover relaciones integrales.
Si definiera el pecado como cualquier cosa que perjudica mi autoestima, como leí
en un libro, entonces la obra de Cristo tendría como fin hacerme sentir mejor acerca
de mí mismo.
Sin embargo, si creo que el pecado es "errar al blanco" (el blanco entendido como
la absoluta justicia de Dios) que me hizo espiritualmente muerto, que soy objeto de la
ira de Dios y, que estoy destinado a una eternidad de tormento, que me hizo incapaz
de ayudarme a mí mismo, entonces veré la obra de Jesús a través de ojos diferentes.
Admitiré que necesito un Salvador para darme un nuevo corazón; necesito una
persona perfecta que no conoció pecado y que se hizo pecado por mí para que yo
fuera hecho justicia de Dios en Él. 22
7. Aplicaciones
7.1 Hay que renovar nuestras mentes frente el desafío de vivir en una cultura que
minimiza el pecado. Dice R.C. Sproul:
Toleramos el mal. Hemos tenido que aprender a tolerar el mal para vivir con nosotros
mismos y con los demás...pero tenemos a un Dios que es tan santo que podía dar la
espalda y no ver una persona por su pecaminosidad. ¿Han escuchado este
comentario?: “Errar es humano...y perdonar es divino.” Lo hemos oído tantas veces
que pensamos es perfectamente bien porque errar es de humanos, ¿qué más podría
hacer un humano? Richard Nixon dijo a la nación de EEUU, “Yo cometí un error.”
No dijo “Engañé.” Hizo algo que todos hacemos: Cuando pecamos, queremos
describir nuestra pecaminosidad como un “error” como si esto suavizara o mitigara
nuestra culpabilidad, como si nuestros errores fueran parte de la humanidad…
Decir “Errar es humano” es decir que está bien. “Todos tienen derecho a un error”
¿Han escuchado a esto? ¿De donde viene este “derecho”? ¿Ha dicho esto Dios? No.
Estamos tan acostumbrados a nuestra Caída a nuestra corrupción que...aunque
sentimos una protesta contra conducta criminal, los pecados diarios no nos molestan,
que Dios no sea el centro de nuestra adoración no nos molesta...porque “errar es
humano.”
Puede ser que alguien reconoce que no es perfecto y aun considera su pecado como
algo superficial. No tiene un entendimiento del grado de su separación de Dios.
Todas las personas admitirán que no son perfectas, pero no dirán que son
pecadores. 23
Estoy convencida de que la antropología funcional no tan solamente de los
paganos sino también de muchos creyentes es que “somos básicamente
buenas gentes quienes, de vez en cuando, hacen malas cosas.” Una de las
maneras en que esta antropología se ve es en el uso de términos moralmente
neutrales como los que Mirón y Sproul identifica. 24 Roberts observa un resultado
de esta creencia equivocada:

22
Mirón, Jaime, “La importancia de la terminología bíblica,” comunicación personal.
23
Sproul, R.C., video: Una Imagen Destrozada (FLET, 2000).
24
Te desafío a esforzarte en estar alerta a detectar estas actitudes erróneas en tu manera de pensar acerca de ti mismo.

126
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Los filósofos y los educadores (quienes, en una manera general, tratan de la mente),
los ministros (quienes supuestamente tratan de la moralidad), y los psiquiatras y
psicólogos (quienes supuestamente son los expertos en la conducta del hombre) a
menudo son respetados y honrados en nuestra sociedad pero, en lugar de corregir al
hombre, frecuentemente intentan ajustar y ‘corregir’ el manual de la Fabrica.
Tenemos el manual de la Fábrica, o sea de nuestro Hacedor; en ello aprendemos
como debiera ser un ser humano normal. En ello aprendemos cuáles correcciones y
ajustes se tienen que hacer en nosotros para que correspondamos a las
especificaciones del Hacedor. Pero en lugar de enfrentar el problema, ¡intentamos
corregir el manual! 25
7.2 Hay que tomar en serio el pecado de creyentes
A veces, junto con el mundo, minimizamos el pecado. Francisco Lacueva dice
que “podemos asegurar, sin temor de equivocarnos, que el pecado personal
reviste más gravedad en un cristiano” 26 por varias razones: hemos recibido la
gracia y la iluminación divina que nos muestra cómo andar en la luz, somos
partícipes de la naturaleza divina (2P 1:4), y somos miembros de Cristo y el
templo del Espíritu Santo. 27 Explica Lacueva, “Cuando un lugar sagrado se
profana, se comete un gran sacrilegio. De manera semejante, el pecado del
cristiano es un infame desdoro para el Señor, un contra-testimonio, y una
profanación del templo vivo de Dios.” 28
Conclusión
Empecé este curso diciendo que las amenazas contra la doctrina del hombre son
muchas hoy. Entre las más fuertes amenazas son las que diluyen la naturaleza y la
definición del pecado. 29 La doctrina del pecado, específicamente la depravación total
del hombre, es la base lógica sobre la cual dependen todas las demás las doctrinas
de la gracia. Si el hombre no fuera depravado y así completamente incapaz de
contribuir ni un ápice a su propia salvación, no habría necesidad de la regeneración
por la gracia.
Resumen
1. El término “pecado” se usa por la condición pecaminosa innata (depravación) y
también por un hecho pecaminoso específico.
2. La depravación total o la inhabilidad del hombre de querer acercarse a Dios hace
necesaria la regeneración del Espíritu Santo.
3. Aunque el ser humano conozca a Dios en ciertas maneras, no tan solamente rechaza
la verdad sino que activamente detienen y suprimen la verdad, cambiándola por la
mentira.

25
Roberts, Linleigh, Let Us Make Man, p. 43-44.
26
Lacueva, Fancisco, Curso de formación teológica evangélica, Vol. III, El hombre: Su grandeza y su miseria,
Terrassa, España: Clie, 1976, p. 196.
27
Lacueva, Fancisco, El hombre: Su grandeza y su miseria, pp. 196-197.
28
Lacueva, Fancisco, El hombre: Su grandeza y su miseria, p. 197.
29
Murray notó que tales influencias eran muchas en su tiempo, creo que es aun más cierto hoy.

127
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4. Aunque ninguna persona cometerá todos los pecados que pudiera, está corrompido
todo el ser, inclusive la “mente,” es decir, la habilidad de razonar. Se pueden llamar
los efectos noéticos del pecado.
5. La naturaleza pecaminosa (el “pecado original”) es la única necesaria y suficiente
condición para que una persona peque.
6. No hay un problema humano ‘más profundo’ que el pecado. El pecado es el
problema de la humanidad igual como es el problema de cada individuo. Pecadores
pecan naturalmente.
7. Entender que el pecado no se limita a hechos concientes sino que es tanto esclavitud
como rebeldía nos ayuda a tener compasión en pastorear personas esclavizadas.
Preguntas para repaso
1. Algunos creyentes buscan un demonio o espíritu maligno detrás de cada pecado. Por
ejemplo, una pareja cuando discuten, ¡empiezan a tratar de echar fuera demonios de
enojo, el uno del otro! ¿Qué dices acerca de esta perspectiva?
2. ¿Es pecado un mal hecho que alguien hace luego de sufrir...
¿lobotomía? ¿la influencia de una droga? ¿abuso?
¿Alzheimers? ¿Esquizofrenia?

3. ¿Qué quiere decir “pecado original”?


4. ¿Cuáles son los efectos noéticos del pecado?
5. ¿Por qué no debemos decir cosas como “Cometí un error” en lugar de “Pequé,” o “No habló
claramente” en lugar de “Mintió”?
6. ¿Cuáles son las dos categorías básicas de pecados, es decir maneras de faltar en
conformidad con la ley de Dios?
7. En tus propias palabras, ¿Qué quiere decir la frase “La naturaleza pecaminosa es la única
necesaria y suficiente condición para que una persona peque.”
8. ¿Es una enfermedad la adicción? Explica.
9. ¿Cuando es la desobediencia de una ordenanza humana también una trasgresión de la Ley
Divina?
10. ¿En qué sentido es la homosexualidad “natural”? ¿Hace una diferencia en cómo vemos la
homosexualidad?

128
LECCIÓN 8: LA REDENCIÓN

1. Introducción
Si la humanidad perdió la semejanza en carácter a Dios, el propósito de la redención
es la restauración de la imagen de Dios en el hombre. Si el hombre perdió comunión
íntima con su Creador, esta se incluirá en la redención. Si se perdió la habilidad de
obedecer a Dios, la redención incluye la restauración de esta habilidad. Si los seres
humanos perdieron la posibilidad de fielmente llevar a cabo el mandato cultural, se
incluye en la redención la restauración de esta posibilidad. La humanidad debiera
hacer a Dios famoso. Se necesita una nueva humanidad para que se cumpla la
profecía de Isaías: “la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas
cubren el mar” (Is 11:9).
2. Israel: el primer candidato para la nueva humanidad
En la lección 2 vimos que la multiplicación de su descendencia y el dominio sobre la
tierra son a la vez las maneras en que la humanidad debiera hacer a Dios famoso y
las bendiciones primordiales. Son las bendiciones que Dios prometió a Abraham (Gn
22:17, 18); en otras palabras, Dios prometió que Abraham iba a poder cumplir con los
propósitos para los cuales fue creado. La familia de Rebeca deseaba las bendiciones
para ella cuando se despidieron (Gn 24:60 1). Al despedirse de Jacob, Isaac lo
bendijo con el deseo de que se hiciera fecundo y que saliera de él muchas naciones,
y poseyera la tierra prometida (Gn 28:3-4). En fin, los israelitas entendieron que el
“realizarse” en esta vida consistía en multiplicarse y dominar la tierra.
N.T. Wright escribe que esta “teología Adánica” desarrolla el lugar de Israel en los
propósitos de Dios como la designada verdadera humanidad. 2 Abraham sería el
medio por el cual Dios deshace el pecado de Adán. 3
Los propósitos de Dios para la raza humana en general han recaído en, y serán cumplidos
en, Israel en particular. Israel es, o llegará a ser, la verdadera humanidad de Dios. Lo que
Dios intentó para Adán será dado a la semilla de Abraham. 4
Así que, en momentos claves—el llamamiento de Abraham, su circuncisión, el ofertorio de
Isaac, las transiciones de Abraham a Isaac y de Isaac a Jacob, y en la estancia en Egipto—
el narrativo sutilmente presenta el punto de que Abraham y su familia heredarán, en cierta
medida, el rol de Adán y Eva. Las diferencias, sin embargo, no son insignificantes. Con la
excepción de [Gn] 35:11… [y] 48:3, el mandato “Sean fructíferos” se ha convertido en una
promesa (Yo les haré fructíferos…)… Y, más importante, la posesión de la tierra de
Canaan, y supremacía sobre enemigos ha tomado el lugar del dominio sobre la naturaleza

1
Y bendijeron a Rebeca con estas palabras: «Hermana nuestra: ¡que seas madre de millares! ¡Que dominen tus
descendientes las ciudades de sus enemigos!»
2
Wright, N.T., The Climax of the Covenant: Christ and the Law in Pauline Theology, Minneapolis: Fortress Press,
1993, p.21.
3
Wright, p. 21.
4
Wright, pp. 20-21.

129
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

dado en [Gn] 1:28. Podríamos resumir este aspecto de Génesis diciendo: los hijos de
Abraham son la verdadera humanidad de Dios, y su patria es el nuevo Edén. 5
En las páginas 21-23 Wright nota la recurrencia del mandato cultural mayormente en
forma de una promesa en Gn 12:2s; 17:2, 6, 8; 9:1, 7; 16:10; 22:16s; 26:3s, 24; 28:3;
35:11; 47:27; 48:3; Jer 3:16; 23:3; Ez 36:11; y Zac 10:8.
El punto subyacente, vez tras vez, es que Israel, la familia de Abraham, es la verdadera
humanidad de Dios. Su tierra es la tierra de Dios. Sus enemigos son los enemigos de Dios,
y serán sujetados a ella en la misma manera que las bestias fueron sujetadas a Adán…
Todo este complejo de temas es el enfoque en el tiempo de crisis entre el exilio y el inicio
de la época Cristiana… [En Daniel 7:23s] el remanente justo se ve como el verdadero
Adán, con soberanía sobre ‘las bestias’ que están oprimiendo al pueblo de Dios…La
inclusión de características ‘Adánicas’… es una declaración fuerte de teología nacionalista.
El Dios del mundo es el Dios de Israel; y su pueblo justo pronto asumirá su lugar debido,
rigiendo sobre las naciones como el vice-gerente de Dios. 6
Podemos modificar el diagrama de Doug Green (de lección 2 y su artículo, “Que
reinen”) para reflejar esta ideología:
Dios
Ð
Humanidad/Israel
Ð
Creación

Acortando un cuento largo (el AT), Israel tampoco cumplió con los mandatos de Dios.
Por su desobediencia, repetidamente fue castigada con muerte. 1Corintios 10:5 por
ejemplo dice que “la mayoría de ellos no agradaron a Dios, y sus cuerpos quedaron
tendidos en el desierto.” Su apostasía se notó específicamente en la decadencia de
sus reyes. Después del período de la monarquía, podemos decir que el decaimiento
fue constante, y ocurrió un proceso de “remanentización,” es decir que los
verdaderos creyentes (en lugar de multiplicarse) eran menos y menos, hasta que
sólo quedó un remanente de una sola persona: Jesucristo, el único verdadero
israelita, el único verdadero hombre en el sentido que se ha descrito en este ensayo.
Como dice Wright, “Sencillamente, el rol tradicionalmente asignado a Israel había
recaído en Jesucristo. Ahora Pablo consideraba a Él, no a Israel, la humanidad
nueva de Dios.” 7 Una vez más, podemos modificar el diagrama anterior:
Dios
Ð
Humanidad/Jesucristo
Ð
Creación

5
Wright, pp. 22-23. En páginas 21-23 él nota la recurrencia del mandato cultural mayormente en forma de una
promesa en Gn 12:2s; 17:2, 6, 8; 9:1, 7; 16:10; 22:16s; 26:3s, 24; 28:3; 35:11; 47:27; 48:3; Jer 3:16; 23:3; Ez 36:11;
y Zac 10:8.
6
Wright, pp. 23-24.
7
Wright, p. 26.

130
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Jesucristo es el primogénito entre muchos hermanos (Ro 8:29), es decir, la nueva


humanidad en la cual la imagen de Dios está siendo renovada. También podemos
diagramar esta remanentización, y la multiplicación de creyentes a través de la
predicación del evangelio y conversiones:

Creciendo por LA
ISRAEL apostatando proclamación IGLESIA
del evangelio

El verdadero
Israelita,
El verdadero
hombre,
la verdadera
imagen de Dios

Jesucristo es el progenitor de la nueva humanidad, el retoño que es el cumplimiento


de la profecía mencionada al principio de esta sección:
Del tronco de Isaí brotará un retoño; un vástago nacerá de sus raíces. El Espíritu del
Señor reposará sobre él…rebosará la tierra con el conocimiento del Señor como rebosa el
mar con las aguas. En aquel día se alzará la raíz de Isaí como estandarte de los pueblos;
hacia él correrán las naciones, y glorioso será el lugar donde repose. En aquel día el
Señor volverá a extender su mano para recuperar al remanente de su pueblo. Is. 11:1, 2,
9-11
3. Lo que la Redención atañe
Roberts describe lo que el hombre necesita en la redención con lo que él llama “las
tres ‘Rs’ de la redención” 8 que describo así:
3.1. Revelación y transformación racional. La revelación nos da la información que
necesitamos para tener una perspectiva correcta de Dios, nosotros, las demás
personas, nuestro mundo, y todo el universo. Como vimos, Adán cambió la
verdad de Dios en mentira y desde entonces la mente humana ha estado en
contra a Dios. Se necesita una transformación interna, como nos dice en Efesios
4:23 23, “ser renovados en la actitud de su mente,” y otros textos que ya hemos
visto (Ro 12:2; 2Co 10:5; Fil 2:5). La mente del creyente es transformada a
través de la revelación.

8
Roberts, Linleigh, Let Us Make Man, Capítulo 6.

131
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

3.2. Reconciliación y transformación moral, es decir, estar reconciliados al Señor y


experimentar un cambio en nuestros deseos, para que deseemos agradar a
Dios y avanzar su reino.
3.3 Restauración y transformación de la voluntad para que pueda agradar a Dios. Al
pensar en la función de la voluntad, no la veo como algo distinto de los deseos y
la mente o el conocimiento. Ejercitar la voluntad es más bien una manera de
poner en práctica los deseos y creencias, es tomar la decisión de procurar lo
que uno desea. No obstante, quiero incluir un esquema de Roberts 9:

El hombre, El hombre Facultad El hombre Lo que Lo que es el Lo que el Lo que Dios


imagen de es un como él… Adán hizo hombre por hombre hizo
Dios tiene causa del necesita
pecado
conocimiento ser racional mente piensa cambio la oscurecido en revelación Envió a Sus
verdad de su mente profetas para
Dios en entendimiento, renovada traer la
mentira ignorante verdad
justicia y ser moral deseos es (carácter) Intentó ninguno justo, Reconciliación Envió a Sus
Santidad establecer su ni aun uno deseos sacerdotes
propia renovados para traer
“justicia” sacrificio
(Cristo es
ambos
sacerdote y
el sacrificio)
dominio ser con voluntad actúa Usó la bajo el Voluntad Envió Sus
propósito (conducta) creación dominio del renovada reyes para
para sus pecado traer libertad
propios
propósitos
en lugar de
ejercer
dominio de
acuerdo con
el Señor 10

Creo que la última hilera carece de congruencia lógica a primera vista. Se


necesitaría más desarrollo de los conceptos. Incluyo este esquema para
estimular reflexión acerca del tema. No incluí más columnas porque los el resto
de la lección abarca los temas de la última columna, y vimos a Jesucristo como
el verdadero profeta, sacerdote y rey en lección 2.
4. La redención, o sea la restauración de la imagen de Dios en el hombre se
procura a través de unión con Cristo
Sabiendo que Dios es soberano, podemos decir que siempre fue Su plan que el
hombre le glorificara por medio de llevar a cabo lo que Dios le encomendó y amar a
su Padre en una relación que fuera lo más estrecha posible. No obstante, vemos que

9
Roberts organiza observaciones e interpretaciones de la historia redentora en una serie de pequeños cuadros
estimulantes. Reuní el contenido de varios en solo una (pp. 24, 34, 60, 70, 75, 78, y 87).
10
Esta descripción es mío. El inglés original no se traduce bien.

132
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

la manera de llegar a esta finalidad no fue a través del primer Adán sino del
Segundo.
4.1 La solidaridad con una cabeza federal es el principio operante. Como vimos, la
solidaridad con Adán es la razón porque somos ambos corruptos y culpables
por su primer pecado. Su pecado es nuestro. La única manera de redimir al
hombre de esta herencia es por medio de otra solidaridad, pero en justicia,
justificación y vida. “Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo
todos volverán a vivir” 1Co 15:22. Esta unión o solidaridad se representa en el
cono a la mano derecha de la figura anterior. Cristo quitó la amenaza de muerte
eterna: “él también compartió esa naturaleza humana para anular, mediante la
muerte, al que tiene el dominio de la muerte” (Heb 2:14). La obediencia de
Cristo como segunda cabeza representativa de la nueva creación satisfizo
completamente aquella obediencia total que Adán falló en dar.
4.1.1. Si no entendemos la solidaridad con Adán, no podríamos entender
correctamente la solidaridad o unión de Cristo con los redimidos. La
solidaridad con Cristo o unión de Cristo es la base para la redención. La
solidaridad con Adán es la misma clase que la solidaridad con Cristo, el
Segundo Adán. El plan de redención es erigido sobre el principio de
identificación representativa. “Pues si por la trasgresión de un solo hombre
reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y
el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre,
Jesucristo” (Ro 5:17).
La unión de los creyentes con una segunda y victoriosa cabeza federal, se
describe casi como una “recreación” en Juan 20:21-22 en cuanto nos
recuerda de Génesis 2:7: “Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a
ustedes. Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo: --Reciban el Espíritu
Santo.” Los creyentes son la nueva humanidad, o sea la humanidad tal y
como Dios la diseñó se está realizando en los creyentes que están siendo
conformados a la imagen de Cristo.
Un autor describe la realización de nuestra salvación a través de unión con
Cristo así:
El paralelo entre Adán como primer hombre y Cristo como último Adán
muestra que la realización de la salvación en Cristo está basada en el mismo
principio operativo que aquel por medio del cual nos convertimos en pecadores
y herederos de la muerte. La historia de la humanidad queda finalmente
resumida bajo dos complejos: pecado-condenación-muerte y justicia-
justificación-vida. El primero surge de nuestra unión con Adán; el segundo
proviene de nuestra unión con Cristo. Estas son las dos órbitas en las que
vivimos y nos movemos. El gobierno de los hombres por parte de Dios se lleva
a cabo en función de estas relaciones. Si no entendemos nuestra relación con
Adán no podemos comprender correctamente a Cristo. Todos los que mueren,
mueren en Adán; todos los que adquieren vida, la reciben de Cristo. 11

11
Amen-Amen, 2004, http://www.amen-amen.net/estudiosbiblicos/pecado.htm.

133
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4.1.2. Esta identificación representativa es la base para los tres grandes actos de
imputación en la historia redentora, señaladas por Machen. 12 Ya
estudiamos la primera imputación bajo el tema de la Caída: El primer
pecado de Adán se imputa a sus descendientes. La erradicación del
pecado incluye otros dos grandes actos de imputación:
ƒ Los pecados de los que son salvos se imputan a Cristo.
ƒ La justicia de Cristo se imputa a los que son salvos.
¡Nota que sólo Dios puede imputar en el sentido teológico! Es incorrecto
decir por ejemplo, “Imputamos nuestros pecados a Cristo” porque no
somos el Juez, no tenemos derecho de hacer tal cosa.
La naturaleza de la imputación en cada uno de los 3 es lo mismo, así que un
caso ilustra los otros. Cuando se dice que nuestros pecados fueron imputados a
Cristo, no quiere decir que Él mismo cometió nuestros pecados. Solo quiere
decir que Él tomó nuestro lugar en el sistema divino legal. Cristo asumió la
carga de responder a las exigencias de la justicia por los pecados de los
creyentes, en las palabras del Apóstol, “al hacerse maldición por nosotros” (Gá
3:13).
En la misma manera, cuando se dice que la justicia de Cristo se imputa a los
creyentes, no quiere decir que ellos mismos obraron esa justicia, que fueran los
agentes de Cristo en obedecer toda la Ley de Dios, ni que tienen el carácter
moral de Cristo. Solo significa que la justicia de Cristo, habiendo sido realizada
para el beneficio de Su pueblo por Él como su representante, es asignada a la
cuenta de ellos, para que Dios sea justo en justificar los no inherentemente
justos.
Cuando Dios pronuncia que los injustos ya son “justos”, no está declarando que
son lo que no son. Simplemente está diciendo que su deuda fue pagada por
otro. 13
4.2. Unión con Cristo también es la base que el hombre venza el pecado. Podemos
decir no al pecado porque Cristo lo hizo y nosotros estamos en Él, como afirma
el apóstol Pablo, “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo
vive en mí (Gá 2:20).
4.2.1. La muerte de Jesucristo nos libró de la pena del pecado. En lo que se llama
“obediencia pasiva” al Padre, se sometió a la muerte. Fue la propiciación o
expiación (pago) por nuestros pecados, liberándonos de la culpa del
pecado y específicamente del castigo de la muerte eterna. La Escritura dice
que estamos en unión con Él en Su muerte, la cual es otra manera de
hablar de compartir los beneficios de Su muerte:
En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también
estaremos unidos con él en su resurrección Ro 6:5

12
Machen, J. Gresham, La visión cristiana del hombre, Cap. 18.
13
Mayormente parafraseado y adaptado de Capítulo 8 secciones 8 y 9 de Hodge, Charles, Teología Sistemática,
Volumen Uno, Parte II Antropología, Terrassa, España, Clie, 1991.

134
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

4.2.2. Unión con Cristo en Su muerte nos libra del poder del pecado.
Compartimos los beneficios de Su “obediencia activa,” es decir, como Él
hizo todo lo que el Padre le mandaba, en Él nosotros también podemos
obedecerle. Romanos 6:1-14 es un pasaje importante para entender este
tema:
Hemos muerto al pecado (v. 2)
nuestro viejo hombre fue crucificado con él (v. 6)
a fin de que no sirvamos más al pecado (vv. 6, 11, 12, 13, 14)
4.3. Podrías decir que nuestra adopción como hijos de Dios es la manifestación de
nuestra unión con Cristo. Somos adoptados “en Cristo.” En la adopción “somos
recibidos en el número, y tenemos derecho; a todos los privilegios de los hijos
de Dios” 14 es decir, todos los privilegios del Hijo con quien somos uno:
Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con
Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su
gloria. Ro 8:17
4.3.1. La adopción, como la justificación, se concierne un cambio en el estatus
del pecador:
Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho
de ser hijos de Dios. Jn 1:12
Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos
y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados como
hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad,
para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado. Ef 1:4-6
Los que no eran hijos de Dios ya son hechos hijos, los que no eran de la
familia de Dios, ya son miembros de Su familia. Esta realidad desmiente la
idea popular de que toda la humanidad son hijos de Dios. 15 Todos son
creación de Dios, pero sólo los que Dios predestinó a ser adoptados en
Cristo son propiamente llamados “hijos de Dios.”
4.3.2. Antiguamente la adopción tuvo un significado a lo mejor ausente hoy. La
adopción no solamente ayudó a la persona adoptada sino que también
beneficiaba a la persona que adoptó. Si un varón no tenía hijos, la
adopción le proveyó alguien para llevar el nombre de la familia. Aseguró
que hubiera descendencia del linaje del nombre. Como hijos adoptados por
Dios, tenemos la oportunidad de llevar Su Nombre, y así traerle gloria y
honor a través de nuestras palabras, nuestros hechos, y nuestro estilo de
vida, es decir “hacerle famoso” como dice Richard Pratt.
5. Más que redención

14
El Catecismo Menor de Westminster, Pregunta 34.
15
Bordwine, Jim, “The Reformed View of the Bible: Sermon Six Ordo Salutis, Part 3,” 17 de Abril, 2005, tomado de
http://www.solochristo.org/index.php?content=ssermons/_Reformed_Distinctives/0006_Reformed_Distinctives_-
_Ordo_Salutis_Part_3.php.

135
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Volvamos al diagrama de Adams de la palomita que representa la historia redentora.


Recordamos que “Dios preparó bendiciones eternas por medio de Su Hijo ‘desde la
fundación del mundo’ (Mat. 25:34). Claro, entonces, la salvación no es una idea
posterior; no fue un intento como último recurso de Dios para tratar de reparar un
mundo que se había tornado mal” 16 sino que es la manera en que Dios logra su
finalidad de tener una creación llena de imágenes suyas quienes la gobiernan de Su
parte, reflejando su carácter perfectamente.
Sabemos que Adán podía pecar o podía no pecar (posse peccare o posse non
peccare). El hombre caído solo puede pecar (non posse non peccare). En el hombre
redimido el poder esclavizante del pecado ha sido roto, así para él es posible resistir
el pecado. Por la gracia está restaurado a una condición de poder pecar o poder no
pecar (representado por la línea punteada), pero no tan solamente esto. Adams llama
el estado del cristiano “más que redención” porque una simple redención hubiera sido
restauración a la misma posición donde estuvo antes de caer.

Los ángeles

El hombre en Adán (en la creación)


Posse peccare Posse peccare
Posse non peccare Posse non peccare

El hombre en Adán (después de la Caída)


non posse non peccare

Sin embargo, no usamos un diagrama así sino uno en la forma de una palomita,
¡desbalanceada por causa de la gracia sobreabundante de Dios! Hoekema concurre:
“la meta de la redención es la de levantar al hombre a un nivel más alto que donde
estuvo antes de la Caída—un nivel en lo cual el pecado o la incredulidad será
imposible.” 17 Reproduzco el diagrama de Adams de la palomita que refleja esta idea,
agregando los términos latinos para la relación del creyente con el pecado en cada
punto:

16
Adams, Jay, A Theology of Christian Counseling: More than Redemption, Capítulo 12, pp. 174-183.
17
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, p. 26 (traducción mía).

136
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

El hombre en Cristo
(después de la redención)
GRACIA Posse non peccare
Los ángeles (y posse peccare)

El hombre en Adán (en la creación)


Posse non peccare
Posse peccare

El hombre en Adán (después de la Caída)


non posse non peccare

Aunque los cristianos todavía pueden pecar, escogí enfatizar su poder sobre el
pecado en esta versión del diagrama. En el poder del Espíritu, somos más capaces
de obedecer a Dios que Adán. Estamos en una trayectoria de santificación progresiva
que se completa en la consumación.
Explica Adams:
El propósito de esta gracia es elevar al hombre más allá de su estado original.
El consejero Cristiano no cree, estrictamente hablando, en mera restauración o redención
(de lo que fue perdido); bíblicamente, cree en más que la redención. Como base para
desarrollar su perspectiva, mira un versículo como Ro 8:20b:
Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia
En ese versículo Pablo deja claro que lo que Jesús consiguió para su pueblo (por medio de
tanto su obediencia activa como la pasiva) fue más de lo que perdieron en el pecado de
Adán y la Caída de la raza humana. El pecado y sus efectos son grandes (miseria, muerte,
etc.,)… [pero] la gracia “sobreabundó.” La gracia (y sus efectos) es mayor que el pecado y
sus efectos. Por consiguiente, lo que Jesucristo logró para su pueblo en la salvación no es
meramente lo que Satanás quitó de Adán. Por medio de su muerte y resurrección Cristo
trajo eso—y mucho más. …en Cristo, la humanidad ha sido levantada (Él tenía un cuerpo
humano y naturaleza humana) más allá de los principados y potestades (los más altos de
los ángeles) a los lugares celestiales para sentarse a la diestra de Dios. ¡Un ser humano
(Cristo es esto, tanto como divino) ahora se sienta en el cielo! Y, según Colosenses 3 y Ap
2 y 3, esto es lo que cada creyente puede tener algún día en el cielo y en parte ahora
misma. Esta súper-redención se indica claramente en el…diagrama. 18
6. Santificación: creciendo hacia la imagen de Cristo
La santificación es la renovación o restauración de la imagen de Dios en el hombre.
“Lo que pasa en este proceso redentor es que el hombre quien estuvo usando sus

18
Adams, Jay, A Theology of Christian Counseling: More than Redemption, pp. 181-3.

137
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

poderes reflejos de Dios en maneras equivocadas de nuevo es capacitado para usar


estos poderes en maneras correctas. 19
6.1. La santificación es progresiva. En un sentido la santificación es la actualización
de nuestra unión con Cristo. Recordemos que el creyente puede crecer en
santidad porque no está bajo el poder del pecado.
Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja
naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va
renovando en conocimiento a imagen de su Creador. Col 3:9, 10
6.2. Hay que aclarar términos porque hay por lo menos dos significados de la
palabra “santo” en la Biblia.
Primero, santo significa la cualidad de carácter de ser puro moralmente.
Santidad es el atributo de Dios que se retrata en la visión de Isaías 6. Su
santidad provocó en el profeta el reconocimiento de su propia inmundicia (el
opuesto de santidad). Nosotros los creyentes somos llamados santos porque
somos justificados por fe, estamos siendo hechos más y más santos en la
actualidad, y la finalidad de este proceso es cierta: en la consumación seremos
santos por completo en carácter.
El otro significado de santo es separado o distinto, específicamente apartado
por Dios y para Dios. Consagrado es un sinónimo de este sentido de santo.
Nosotros creyentes somos llamados santos porque somos apartados por Dios y
somos apartados para Dios.
Los dos significados de santo están relacionados: Dios nos aparta para Él, para
que seamos Su novia pura, sin mancha del pecado.
6.3. La santificación ocurre a través del sufrimiento.
La santificación es un arduo proceso que dura toda la vida, algo que no nos
gusta, así que buscamos “atajos” en el camino a la santificación completa.
Noté que varias veces en el libro de los Hechos la magia es condenada. ¿Por qué?
Tengo una teoría acerca de por qué. ¿Qué es la magia? Es como un atajo de lo que es
ser humano, un intento a llegar a Dios sin sufrimiento, sin pasar por el proceso
humano de aprendizaje. Pero tal es la dignidad que Dios da al hombre… que Dios no
hace atajos cuando nos da nuevos corazones. No viola a nuestras personalidades. Yo
llevo a cabo mi salvación, con temor y temblor, por el poder del Espíritu, claro. Pero
realmente yo lo hago. La humanidad que Dios planeó está completamente
involucrada en su propia santificación. 20
El sufrimiento es una de las herramientas principales que el Espíritu utiliza para
santificarnos.
Antes de sufrir anduve descarriado, pero ahora obedezco tu palabra. Me hizo bien
haber sido afligido, porque así llegué a conocer tus decretos. Sal 119:67, 71
6.3.1. De hecho, Pedro dice que somos llamados a sufrir:

19
Hoekema, Created in God’s Image, p. 86.
20
Seu, Andreé, Discipleship Training Course, New Life Presbyterian Church, Glenside, PA, Nov. 23, 2004.

138
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los
maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece
elogio delante de Dios. Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por
ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos. 1P 2:20-21
6.3.2. Hebreos 2:10, 11 y 5: 8,9 nos dicen que Cristo fue perfeccionado a través
del sufrimiento:
En efecto, a fin de llevar a muchos hijos a la gloria, convenía que Dios, para
quien y por medio de quien todo existe, perfeccionara mediante el sufrimiento
al autor de la salvación de ellos. Tanto el que santifica como los que son
santificados tienen un mismo origen Heb 2:10, 11
Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y consumada
su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le
obedecen Heb 5: 8, 9
Si Jesucristo, siendo sin pecado, tuviera que padecer para ser
perfeccionado, ¿cuánto más necesitamos nosotros sufrir para ser
perfeccionados? El Varón de Dolores tiene compasión de nosotros en
nuestro sufrimiento, nos fortalece para aguantarlo y ser moldeados más a
Su imagen por ello. El sufrimiento es parte de la vida en este mundo caído,
pero Cristo redime nuestra experiencia de dolor. En fin, el sufrimiento es
de esperar, pero la presencia de Cristo, Su ejemplo, y su finalidad nos
anima a perseverar:
Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos
desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. Pues los
sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria
eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. 2Co 4:17
6.4 Podemos usar un diagrama parecido a lo de Adams para conceptualizar la
encarnación de Jesucristo como retrazando la historia del hombre mientras lo
redime y lo lleva a gloria. Dios nos explica la superioridad de Cristo en
comparación con los ángeles en Hebreos 1:4-14, así dejando claro Su posición
real antes de describir la condición humana que asumió.

139
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

La Segunda Persona
de la Trinidad Jesucristo, glorificado
Dios lo ha hecho mucho más Por eso, Dios le dio el más
importante que los ángeles porque alto honor y el nombre que
su nombre es más importante que está por sobre todos los
el de ellos. Heb 1:4 nombres Fil 2:9

Los ángeles
Así que era conveniente
Jesucristo, Dios-Hombre perfeccionar a Jesús por medio
Durante breve tiempo lo del sufrimiento, porque él es quien
hiciste un poco menos que los los lleva a la salvación. Heb 2:10b
ángeles Heb 2:7

El pecado de Adán le es imputado


Al que no conoció pecado, lo hizo pecado… 1Co 5:21

6.5. Otra razón por la cual el creyente puede crecer en santidad es porque el Espíritu
Santo mora en él, y el Espíritu Santo lo santifica. Es en el poder del Cristo
resucitado, mediante el Espíritu Santo que mora en nosotros, que progresamos
en nuestra batalla con el pecado. Es Su poder, una manifestación de Su gracia,
no nuestro esfuerzo, que nos santifica.
Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la
gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la
acción del Señor, que es el Espíritu. 2Co 3:18
mediante la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser
redimidos por su sangre: Que abunden en ustedes la gracia y la paz. 1P 1:2
6.6. Nosotros participamos en nuestra santificación. Si bien todas las cosas
dependen de Dios quien es soberano sobre todo, y Él mismo, en la Persona del
Espíritu Santo nos santifica, esto no quiere decir que no tengamos parte en este
proceso. Nuestras buenas obras son de Dios, en el sentido de que no podemos
tomar ningún crédito por ellas sino que Él recibe toda la gloria. Pero somos
nosotros quienes las llevamos a cabo:
Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las
cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. Ef 2:10
Nuestra participación incluye:
6.6.1. Creer. Como dice Les Thompson, “¿Cómo hacemos estas verdades reales
en nuestras vidas? ¡Creyéndolas! ¡por la fe!” Como dice Pablo en Ro 6:11:
“ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo
Jesús.”
6.6.2. Colaborar (obedecer).

140
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Nota la responsabilidad que le cae al cristiano y lo que Dios le manda:


Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni
obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su cuerpo al
pecado como instrumentos de injusticia Ro 6:12, 13
Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él
es puro 1Jn 3:3
Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo
que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la
obra de nuestra santificación 2Co 7:1
Nuestra tendencia es querer que se nos diga siempre que la verdad es una
cosa o es otra, por ejemplo, que el Espíritu Santo obra la santificación o
que tú obras para ser más santificado. Pero en muchos casos la Biblia
descaradamente enseña las dos perspectivas. Por ejemplo, nos dice
Así que, mis queridos hermanos…lleven a cabo su salvación con temor y
temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer
para que se cumpla su buena voluntad Fil 2:12-13
Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las
cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica Ef
2:10
Quizá una manera de conceptualizar nuestra colaboración con el Espíritu
Santo en nuestra santificación es decir que el Espíritu es el poder detrás de
nuestra santificación, el cual obra visiblemente a través de nuestra
obediencia. Dios nos manda a obedecerle. Los verdaderos hijos de Dios le
aman y por esto, quieren obedecerle. Jesucristo dijo “Si ustedes me aman,
obedecerán mis mandamientos” (Jn 14:15) y “Ustedes son mis amigos si
hacen lo que yo les mando” (Jn 15:14). Es decir, la obediencia es la
evidencia de nuestra unión con Cristo, de que lo amamos y Su Espíritu
mora en nosotros.
6.7. La santificación se obra en comunidad
En algunas sociedades occidentales tenemos la tendencia a ser individualistas.
Muchos piensan que la fe es un asunto privado, algo solamente entre el
individuo y Dios, un tema intocable en conversación. La perspectiva bíblica es
todo lo contrario. Ya vimos que el reflejar la imagen de Dios es algo que se hace
mejor en comunidad de lo que una sola persona pueda. Relacionado con esta
verdad es la de que necesitamos el uno al otro mutuamente para crecer a ser
más como Cristo, como individuos. Necesitamos la exhortación de otros quienes
ven claramente el pecado nuestro al cual estamos ciegos:
Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e
incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. Más bien, mientras dure ese "hoy",
anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el
engaño del pecado. Heb 3:12, 13

141
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Hermanos míos, si alguno de ustedes se extravía de la verdad, y otro lo hace volver a


ella, recuerden que quien hace volver a un pecador de su extravío, lo salvará de la
muerte y cubrirá muchísimos pecados. Stg 5:19, 20
Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben
restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede
ser tentado. Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de
Cristo. Gá 6:1-2
Además de la exhortación, necesitamos la edificación de la instrucción y
servicio:
Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a
otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de
servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. Ef 4:11, 12
A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los
demás. …Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo
cuerpo --ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres--, y a todos se nos dio a beber
de un mismo Espíritu. Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro sino de
muchos. …El ojo no puede decirle a la mano: "No te necesito." Ni puede la cabeza
decirles a los pies: "No los necesito."…Así Dios ha dispuesto los miembros de
nuestro cuerpo, dando mayor honra a los que menos tenían, a fin de que no haya
división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por igual unos por otros.
1Co 12:7, 13, 14, 21, 24-25 (pero ve todo el pasaje 12:7-27)
La vida en comunidad tiene el efecto de refinarnos, “limarnos,” y pulirnos como
piedras en el suelo de un arroyo que son golpeadas por años una contra otra y
al fin llegan a estar lisas. Los roces interpersonales, la necesidad de negarse a
uno mismo, y las otras exigencias de vida comunitaria sirven para que cada uno
pierda sus filas cortantes y luzca su belleza, es decir, su semejanza a Cristo. “La
restauración de la imagen de Dios en el hombre ocurre en la iglesia.” 21
7. Aplicaciones
7.1. La doctrina de la unión con Cristo nos da seguridad en nuestra posición con
Dios. Nos da ánimo en nuestra lucha con el pecado porque nos recuerda que el
pecado ya no tiene poder sobre nosotros.
7.2. La doctrina de la santificación progresiva también nos anima en nuestra lucha
con el pecado porque podemos confiar que el Espíritu está obrando en nosotros
y “el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día
de Cristo Jesús” (Fil 1:6). La muerte de Jesucristo nos libró del poder del
pecado. Esta verdad es importante para nuestra vida diaria. Hasta que Cristo
regrese, el pecado seguirá presente en el mundo, y Satanás mismo sigue sus
obras oscuras. Pero son enemigos vencidos. Estas verdades nos pueden dar la
misma confianza respecto a Su obra en las personas a quienes ministramos:
No importa cuál sea el problema, no importa cuán grande es el pecado que ha
abundado, la perspectiva del consejero Cristiano es moldeada por la mucho-más

21
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, (Grand Rapids: Eerdmans, 1986) p. 89 (traducción mía).

142
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

abundante naturaleza de la gracia de Jesucristo en la redención. ¡Qué diferencia hace


esto en la consejería! ¡Gracias a Dios por esta implicación de la gracia multifacético
de su salvación! 22
7.3 Debemos cambiar nuestra manera de hablar, usando términos activos y verbos
en la primera persona que enfaticen nuestra responsabilidad como imágenes de
Dios, y nuestro poder de cumplirla por causa de nuestra unión con Cristo. Entre
los creyentes se escucha con frecuencia algo como: “Tienes que dejar que
Jesús tome el control de tu vida.” Aunque no está del todo mal, tampoco lo veo
útil. Vimos que la imagen de Dios se observa plenamente en nuestra
obediencia. Mostrar a Dios al mundo es activo. Después de haber realizado una
búsqueda en las Biblias estándares 23 no encontré esas frases como: “dejar que
Jesús…” o “deja que Dios…” Si lo consideras, te darás cuenta de que “Deja que
Jesús tome control” no es un mandato que tenga mucho sentido. "¿Cómo sabes
cuándo estás dejando que él te controle y cuando no? Esta meta errónea
genera maneras erróneas de medir su cumplimiento. Muchas veces lo miden
por los resultados. Si las cosas no salen como nosotros quisimos, te dicen “Es
que no dejaste que Cristo tomara el control, lo hiciste en tus propias fuerzas”
(otra frase que no se encuentra en la Biblia). Esta evaluación hace que el pobre
creyente se sienta culpable, pero con una culpa que es a veces falsa. La Biblia
nunca nos dice que no nos esforcemos; de hecho, la salvación es la obra del
Espíritu Santo junto con nuestra labor. Pablo nos manda, “lleven a cabo su
salvación con temor y temblor” (Fil 2:12) y “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis
los deseos de la carne” (Gá 5:16, RV 1995). La obediencia que Dios nos manda
se describe mayormente en términos activos. Otros ejemplos incluyen, “pelees
la buena batalla” (1Ti 1:18) y “imiten a Dios, como hijos muy amados” (Ef 5:1).
Las nuevas traducciones de la Biblia han ido progresivamente modificando la
traducción de los verbos imperativos en los mandamientos de Dios poniéndolos
en formas cada vez más pasivas, a lo mejor de acuerdo con una cultura
cristiana cada vez más pasiva acerca de su rol en su propia santificación.
Considera estas traducciones de parte de Romanos 12:2:
sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento RV 1960
sino sean transformados mediante la renovación de su mente. NVI (1979)
Mejor dejen que Dios cambie su vida con una nueva manera de pensar. La Palabra
de Dios para Todos (2005)
Es cierto que la forma “vosotros” no se usa en todo el mundo hispanohablante,
pero comunica mejor la fuerza del griego original, lo cual es un verbo imperativo
en segunda persona plural.
7.4 Vale la pena notar la primera frase de 1Co 12:7, “A cada uno se le da una
manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás.” Hay un dicho
común entre líderes de la iglesia: “20% de la gente hace 80% del trabajo en la
iglesia.” Este texto no dice que una manifestación del Espíritu solo se da a 20%

22
Adams, Jay, A Theology of Christian Counseling: More than Redemption, p. 183.
23
Se notará a continuación una excepción en una Biblia no estándar.

143
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

de los miembros, sino a todos. Así que debe animarnos a valorar y buscar la
participación de todos, para la santificación de todos.
7.5. Libre Albedrío/ Voluntad libre/ Agencia Libre
La regeneración del hombre conlleva un cambio con respecto a lo que se llama
“libre albedrío.” Para evitar términos anticuados algunos usan “voluntad libre” o
“agencia libre.” Aunque el término “libre albedrío” se maneja mucho en la
teología, he visto inconsistencias en cómo se usa. Algunos definen “albedrío”
simplemente como “libertad de actuar,” 24 y el diccionario Enciclopédico Larousse
dice que “libre albedrío” es sinónimo por “albedrío,” así que el dicho “libre
albedrío” puede ser redundante. Enfatizo la importancia de saber los conceptos,
independiente de los términos, especialmente cuando no hay consistencia en el
uso de ellos. Preguntas acerca del estado del “albedrío” del hombre no se
pueden contestar sin entender cómo se está usando el término. Por ejemplo, si
se usa para significar la libertad de elegir entre lo bueno y lo malo, es
obviamente una facultad que el hombre caído ya no tiene (solo puede escoger lo
malo). Si se usa para significar “la libertad de actuar como se nos antoja” 25
entonces es algo que todos los hombres tienen actualmente. Toma un minuto
para pensar en cómo lo está usando el autor de la siguiente cita:
Muchos otros grupos como los Católicos Romanos, Ortodoxos Griegos, y muchos
Bautistas y Metodistas, creen que los hombres depravados tienen libre albedrío y
cooperan con Dios en la Salvación. 26
Obviamente este autor está usando “libre albedrío” para referir a la habilidad de
elegir entre el bien y el mal. Autores reformados contrasten esta idea de libre
albedrío con “la esclavitud de la voluntad” que es un aspecto de la depravación
total. Esta definición es relevante a argumentos entre Arminianismo y
Calvinismo. Pero tales discusiones no son nuestro enfoque ahora. Quiero más
bien prepararles a enfrentar preguntas y argumentos de la gente común, como
los de la película “21 gramos,” aquí descrita por su autor:
[La película 21 gramos es]…una cinta que abre demasiados frentes temáticos (… la
posibilidad de la redención, las relaciones entre la providencia divina y la libertad
humana) que según declaraciones del director mexicano nacen de la siguiente
proposición: "Si Dios sabe hasta el último pelo que se mueve en nuestra cabeza, ¿qué
libre albedrío tenemos? Es lo que exploro en mis dos películas, porque es un tema
muy atormentador para mi". Verdaderamente la pregunta nos la hemos hecho todos,
pero la respuesta existe y desde hace mucho: si se admite que el tiempo está asociado
a la materia y que Dios es espíritu y trasciende la materia, en Dios todo se conjuga en
presente, no rigen para Él las categorías temporales de pasado y futuro. En segundo
término, que Dios lo sepa todo, no significa que Dios lo quiera todo. Precisamente
porque el ser humano tiene libre albedrío (la capacidad de determinar su

24
Por ej. http://www.definicion.org/albedrio
25
Glosario de CvdB., http://www.geocities.com/CapeCanaveral/Hangar/4434/albedrio.html
26
Sandlin, Andrew, “Exposición de la Fe Reformada,” www.vidaeterna.org/pdg/estudios/fe_reformada.htm.

144
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

comportamiento y juzgarlo), es responsable de sus actos, de los buenos y de los


malos. [énfasis mío]
La definición que este autor ofrece para “libre albedrío” concuerda con el otro
sentido, la libertad de hacer lo que se le antoje (aunque parece pensar que el
hombre es capaz de escoger lo bueno). El énfasis de esta definición—libertad
de hacer lo que se le antoje—es que nada ni nadie más (ni siquiera Dios) se le
impone sobre el hombre para forzarle o compelerle a actuar. Si no tuviéramos
este tipo de libertad, dicen, seríamos autómatas o robots. Así que deseo que
ustedes puedan contestar tales desafíos. Es más fácil dejar el término técnico a
un lado y sólo reflexionar en estas preguntas:
7.5.1. ¿En qué sentido es el hombre caído (aún inconverso) libre?
Respuesta: El hombre elige lo que desea, nada ni nadie le obliga actuar.
Es libre de hacer LO QUE QUIERA.
Es libre en el sentido que nada externo a él le impide de escoger lo bueno.
Es libre de elegir según su propia naturaleza, es decir, elige lo que quiera.
Dado que es depravado, el hombre caído sólo va a querer elegir lo malo.
No desea lo bueno, así que no lo escogerá. (El pecado es esclavitud.) Solo
elige pecar, el estado que se representa en el punto de la palomita que
hemos usado: non posse non peccare (no puede no pecar).
Uno de mis alumnos lo expresó en una manera sumamente clara y a la vez
escalofriante: “El inconverso tiene la libertad de escoger con cuáles
pecados se condena.” 28
7.5.2. ¿En qué sentido no está libre el hombre (inconverso)?
Si definimos “libertad verdadera” como la habilidad de elegir lo bueno,
según la definición de la Confesión de Fe de Westminster, Capítulo 9,
Inciso E, esta es una libertad que no tiene el inconverso.
Dado que ahora esta naturaleza está corrompida, y que él no puede
cambiar su propia naturaleza (inhabilidad), por eso simplemente no va a
querer lo bueno. Nunca será el caso: “Quiero hacer lo bueno, pero no
puedo.” Si ves que alguien sinceramente quiere hacer lo bueno ante el Dios
verdadero, concluye que esto es una evidencia de la obra del Espíritu
Santo en esa persona.
Machen contrasta la perspectiva reformada con la perspectiva pelagiana:
sostienen los pelagianos…que el hombre es perfectamente capaz de escoger en
todo momento entre el bien y el mal.
Según la noción agustiniana del pecado, por el contrario, las decisiones
personales equivocadas sí proceden del estado permanente de la persona que las
toma. La voluntad no es en modo alguno libre en el sentido de que pueda

27
Fijo, Alberto, crítica Fila Siete, tomado de http://www.filasiete.com/21gramos.htm.
28
Víctor Manuel Ruiz Rangel, 2002.

145
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

escoger lo que quiera sea cual fuere la naturaleza de la persona que toma la
decisión. 29 (Machen, p. 238)
Acuérdate que las doctrinas son entretejidas, lo que crees de una tiene
implicaciones para lo que crees de otra. Se nota que una doctrina
equivocada acerca de “libre albedrío” implica doctrina errónea del pecado:
…Según el concepto pelagiano,… el pecado es algo propio de los actos
personales; no es algo como el estado permanente del alma. La voluntad, según
Pelagio, tiene poder para decidir en todo momento, y el mal uso de ese poder
de autodeterminación es lo que se llama pecado.
También respecto a la doctrina de la libertad surgen preguntas acerca de la
responsabilidad del hombre, o sea culpabilidad. Machen nota que nuestra
perspectiva difiere de otras en sostener:
que el hombre es ciertamente responsable de las decisiones equivocadas, las
cuales proceden de su naturaleza mala, y es también moralmente responsable
de la naturaleza mala de la cual proceden dichas decisiones. El agustinianismo
difiere, en otras palabras, tanto del pelagianismo como de la psicología
moderna en cuanto sostiene que el hombre es responsable de lo que no puede
evitar. Si es malo, si posee una naturaleza mala, es responsable por esa
naturaleza mala sea como fuere que haya llegado a ser malo. 30
¿Por qué es responsable por tener una naturaleza mala? Una vez más, por
estar en Adán, comparte su culpa.
El pastor Tim Keller cuenta una ilustración que escuchó del teólogo R.C.
Sproul acerca de la esclavitud de la voluntad y la libertad del creyente. Este
cuento sirve como transición al siguiente punto porque ilustra los dos. Es
como si vieras a algunas personas marchando a zancadas hacia el fuego
del infierno y les adviertes del peligro pero no te creen. Responden “¡No
hay peligro! No nos dirigimos hacia ningún lugar de tormento sino que
¡vamos a Miami, de vacaciones! Lo estamos aproximando, ya empiezo a
sentir el calor desde aquí...” Vociferas advertencias desesperadas pero
piensan que estás loco…hasta que el Espíritu les regenera y les abre los
ojos. De repente ven claramente el fuego adelante. Se detienen, dan la
vuelta y retroceden porque han sido librados de la ceguera del pecado y
ahora son libres para escoger alejarse de la perdición. La gracia no quita
libertad sino que la restaura.
7.5.3. ¿En qué sentido está libre el creyente?
El creyente está libre del poder del pecado, entonces puede escoger
obedecer a Dios. En un sentido, está de nuevo en la posición de Adán,
posse peccare y posse non pecare (puede pecar o no pecar). Pero como
vimos, a diferencia de Adán, tiene al Espíritu Santo morando en él y el
Espíritu le transforma y le capacita para hacer buenas obras.
7.5.4. Libertad Verdadera
29
Machen, J. Gresham, La vision cristiana del hombre, p. 238.
30
Machen, J. Gresham, La vision cristiana del hombre, p. 238.

146
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Dice la Confesión de Fe de Westminster, Capítulo 9:


V. La voluntad del hombre es hecha perfecta e inmutablemente libre para hacer
tan solo lo que es bueno, únicamente en el estado de la gloria. (1)
1. Efesios 4:13; Judas 24; Hebreos 12:23; 1 Juan 3:2.
Podríamos llamar esta libertad completa del pecado “libertad verdadera.”
Esta libertad ataña al estado final, de lo cual hablaremos en la siguiente y
última sección.
7.6. Viviendo en como hijos de Dios, disfrutando Su gracia.
Todo lo arriba debe animarnos mucho en nuestra batalla con el pecado y darnos
gozo en nuestra relación con Dios nuestro Padre. Sin embargo, muchos
creyentes parecen no tener una experiencia vibrante de la gracia en sus vidas.
Por esta razón incluyo lecturas de unos grupos que han surgido para tratar con
este problema, los cuales enfatizan la gracia y la experiencia de ser hijos
(“sonship” en inglés).
8. El “estado intermedio”
El “estado intermedio” se refiere al período entre la muerte física y la resurrección de
los muertos. Pocos textos bíblicos hablan de este período porque no es el énfasis de
las Escrituras. Aunque sea contado en forma de una parábola, podemos deducir
algunas cosas de las condiciones del rico y Lázaro después de morir descrito por
Jesús (Lc 16:19-31). Muestra que tanto el creyente como el inconverso empiezan a
experimentar lo que experimentará en el estado final. Muestra que personas
incorpóreas están conscientes y tienen memoria de su pasado. También el abismo
impasible muestra que es una condición irreversible, lo cual invalida orar por los
muertos. (También ve sección 6.3.2 abajo acerca de este punto.)
El Apéndice 3 es un cuadro en que organicé un resumen de los datos que tenemos
acerca de la escatología individual.
8.1. Vimos que la muerte física es la horrible ruptura innatural del ser del hombre, la
cual entró en el mundo a causa del pecado. Es el “último enemigo que será
destruido” (1Co 15:26). Para el creyente la muerte no es una amenaza. Como
dice Les Thompson, porque hay una vida eterna y mejor que nos espera
después de la muerte, su “aguijón” es quitado y “se torna en victoria y en
bendita esperanza”. 31 “El morir es ganancia” (Fil 1:21).
Los creyentes empiezan a experimentar algunas de las bendiciones del estado
final inmediatamente después de morir:
8.1.1. Jesús dijo al criminal creyente crucificado junto con él, “Te aseguro que hoy
estarás conmigo en el paraíso.” Nos indica que al morir, el creyente se
encuentra de inmediato en la presencia de su Señor, “que es muchísimo
mejor” (Fil 1:23) que la vida terrenal (ve también 2Co 5:8).
8.1.2. Dios no puede tolerar el pecado, así aquellos creyentes muertos que ya
están en Su presencia serán completamente santificados. Son llamados
“los justos hechos perfectos” (Heb 12:23), indicando que ya son hechos
31
Thompson, Les, La persona que soy, p. 259.

147
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

perfectos respecto a la santidad, es decir ya no pueden pecar. Podemos


agregar al diagrama de la palomita de Adams esta condición final de
santidad perfeccionada, la cual se experimentan tanto en el estado
“intermedio” como en el final. Así retratamos la historia completa del
hombre:

El hombre en Cristo
Glorificado en la consumación
No puede pecar

El hombre en Cristo
Puede no pecar
Los ángeles Puede pecar
El hombre en Adán
(en la creación)
Puede no pecar
Puede pecar

El hombre en Adán (después de la Caída)


No puede no pecar

8.1.3. Sin el impedimento del pecado, conoceremos a Dios más íntimamente, las
Escrituras usan la metáfora “cara a cara”:
Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces
veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces
conoceré tal y como soy conocido. 1Co 13:12
lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en la frente. Ap 22:4
8.1.4. No obstante, a esta bendita existencia le falta algo, pues tienen una
existencia consciente y de plena comunión con Cristo, pero es incorpórea.
La redención completa incluye la redención de todo el hombre, es decir,
espíritu y cuerpo.
8.2. Los inconversos
8.2.1. En el cuento del rico y Lázaro, el rico está sufriendo. Es un retrato del
estado intermedio porque la familia del rico sigue viviendo en la tierra.

148
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

8.2.2. Aunque su tormenta empieza al morir, es solo el inicio de su sufrimiento


eterno.
8.3. ¿Hay un "Purgatorio”? La Biblia deja claro que no hay tal cosa:
8.3.1. La base del juicio serán las obras de la persona mientras vivía, no será
juzgado según lo que otros hayan hecho, intercedido o pagado por él.
“Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo,
para que cada uno reciba lo que corresponda, según lo bueno o malo que
haya hecho mientras vivió en el cuerpo” (2Co 5:10).
8.3.2. Un juicio se llevará a cabo después de la muerte de la persona: “está
establecido que los seres humanos mueren una sola vez, y después venga
el juicio” (Heb 9:27). Se implica que el juicio sigue inmediatamente después
de la muerte, o por lo menos, el efecto es así. Es decir, no hay otros
eventos que podrían determinar el futuro eterno de la persona que ocurran
después de su muerte y antes de su juicio. El juicio emitido no puede ser
cambiado. Otra vez, no vale orar por los muertos.
8.3.3. En el cuento del rico y Lázaro, aunque la descripción sea metafórica, la
verdad presentada es clara acerca del estado de los que mueren
incrédulos (Lc 16:26): “hay un gran abismo entre nosotros [Abraham y
Lázaro] y ustedes, de modo que los que quieren pasar de aquí para allá no
pueden, ni tampoco pueden los de allá para acá.”

9. La resurrección
9.1. Los creyentes
9.1.1. La resurrección de Jesucristo es la garantía de nuestra resurrección:
En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también
estaremos unidos con él en su resurrección. Ro 6:5
Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias
de los que murieron. De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre,
también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues así
como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir. 1Co
15:20-22
¿Hay algún significado al hecho de que el Señor Jesús se llama el último
Adán [αδαμ], pero el segundo hombre [ανθρωπος] (1Co 15:47)?
Él es el último Adán, porque jamás habrá otro hombre quien encabeza una
nueva raza entera como Adán y Cristo han hecho. Pero puesto que el Señor
Jesús es la cabeza de una nueva raza de hombres todos quienes tendrán cuerpos
nuevos glorificados tal como Él tiene actualmente, Él es solamente el segundo
hombre. Habrá más como Él. …

149
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

El Señor recibió un cuerpo glorificado cuando resucitó. Y todos que están en Él


recibirán cuerpos glorificados cuando Él regrese a la tierra. Habrá tercer
hombre, cuarto hombre, etc. 32
Claramente Jesús es el segundo y último Adán pero es solo el segundo
hombre, el primero entre muchos hermanos (Ro 8:29).
Pues sabemos que el que resucitó al Señor Jesús de entre los muertos, nos
resucitará también a nosotros con Jesús. 2Co 4:14
9.1.2. En algún sentido la resurrección es el cumplimiento de nuestra adopción
como hijos de Dios:
también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos
interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la
redención de nuestro cuerpo. Ro 8:23
9.1.3. En la resurrección final los creyentes recibirán nuevos cuerpos, sus
“moradas celestiales” (2Co 5:2). El nuevo “cuerpo espiritual” es un cuerpo
siempre material. Vimos anteriormente que el adjetivo traducido “espiritual”
refiere a algo hecho por o dirigido por el Espíritu Santo. La resurrección es
la resurrección del cuerpo, un cuerpo físico. Así que es un cuerpo
espiritual no en el sentido que no sea físico. No es una especie de
fantasma, no es “un espíritu,” sino que es resucitado por el Espíritu. Es
renovado, glorificado y hecho apto para el cielo por el Espíritu Santo.
Tal vez alguien pregunte: "¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de
cuerpo vendrán?"…Así sucederá también con la resurrección de los muertos.
Lo que se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; lo que se siembra
en oprobio, resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad, resucita en
poder; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Si hay un
cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual. 1Co 15:35, 42-44
9.1.4. Hay continuidad y discontinuidad con el primer cuerpo. Hay continuidad en
cuanto seguirás siendo “tú.” Me ayuda el considerar la analogía con la
restauración de un auto antiguo. Se puede restaurar un Ford “Modelo T”
para que se vea nueva y funciona perfecta. Aunque tenga nuevas
refacciones y pintura, siempre será un “Modelo T”, no un Nissan, ni un
Dodge, etc. Retendremos nuestra identidad. O como dice Dr. Vern
Poythress en su curso de Apocalipsis, 33 tú serás salvado, no un sustituto.
Hay discontinuidad con el primer cuerpo en cuanto el nuevo no padece
descomposición ni enfermedad. “Pues sonará la trompeta y los muertos
resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados”
(1Co 15:52). El modelo para el hombre resucitado es nuestro Señor
Jesucristo resucitado:
Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo
glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas. Fil
3:21
32
“The Two Men,” sección en http://www.mysteryofgod.net/html/two_men.html.
33
En Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.

150
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Aparte de saber que el cuerpo resucitado será inmortal, glorioso, y material,


también sabemos que comeremos: Cristo comió cuando apareció a sus
discípulos después de su resurrección (Lc 24:41-43).
9.2. Los inconversos también resucitarán y tendrán un tipo de cuerpo diferente.
Así como los cuerpos de los creyentes son transformados para estar en y disfrutar la
presencia de Dios…así mismo los cuerpos de los inconversos serán transformados
para recibir el castigo eterno sin morir como los primeros. 34
10. El Juicio Final
10.1. Los creyentes también comparecerán ante el gran trono blanco para ser
juzgados públicamente (Ro 14:10, Ap 20:12) pero sus pecados serán revelados
como pecados perdonados. 35 Los santos recibirán absolución pública a base de
la justicia de Cristo.
Recompensas (premios) serán dadas a los santos según sus obras:
Cada uno cosechará lo que siembra Gá 6:7.
su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al descubierto. El
fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada uno. Si lo
que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa, pero si su obra es
consumida por las llamas, él sufrirá pérdida. Será salvo, pero como quien pasa por
el fuego. 1Co 3:13-15.
10.2. Los inconversos
Aunque el destino de todos los inconversos es la tormenta del infierno, habrá
grados de castigos—su castigo es determinado en parte según “la luz” del
evangelio que tenía cada uno.
Les aseguro que en el día del juicio el castigo para Sodoma y Gomorra será más
tolerable que para ese pueblo. Mt 10:15
¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merece el que ha pisoteado al Hijo de
Dios, que ha profanado la sangre del pacto por la cual había sido santificado, y que
ha insultado al Espíritu de la gracia? Heb 10:29
Pero te digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para Sodoma que
para ti." Mt 11:24
11. El estado final
11.1. Inconversos
Solo podemos saber que sufrirán eternamente, separados de Dios y los santos.
11.2. Creyentes
11.2.1. La restauración de a la imagen de Dios en nosotros será completa.
Seremos como Cristo, como Dios propuso: a los que Dios conoció de

34
Ruiz Rangel, Víctor Manuel, Tesis de Antropología Teológica entregado al Seminario Presbiteriano San Pablo,
2004.
35
Hoekema, Anthony, La Biblia y el futuro, p. 291.

151
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de


su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos (Ro 8:29).
todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo,
que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como
él es. 1Jn 3:2
Y así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos
también la imagen del celestial. 1Co 15:49.
Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada
celestial, porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos.
Realmente, vivimos en esta tienda de campaña, suspirando y agobiados, pues
no deseamos ser desvestidos sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido
por la vida. Es Dios quien nos ha hecho para este fin y nos ha dado su
Espíritu como garantía de sus promesas. 2Co 5:2-5
11.2.2. Así la multiplicación de imágenes de Dios tendrá su cumplimiento a través
de los que están en Cristo. Como profetizó Isaías, “El Justo, mi servidor,
hará una multitud de justos” (Is 53:11, La Biblia Latinoamérica).
11.2.3. En algún sentido que no podemos comprender ahora, seremos
“participantes de la naturaleza divina” como dice 2 Pedro 1:4.
11.2.4. También en un sentido que no podemos comprender todavía, seremos
“casados” con Cristo. Sabemos que el matrimonio no es primordial sino
“una copia, a nivel criatura” o un reflejo de la relación entre Cristo y la
iglesia:
Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los
dos llegarán a ser un solo cuerpo."Esto es un misterio profundo; yo me refiero
a Cristo y a la iglesia. Ef 5:31-32
El matrimonio prefigura al matrimonio celestial, y “cuando venga lo
perfecto, entonces lo que es en parte se acabará” (1Co 13:10). No habrá
matrimonios entre humanos en la consumación:
En la resurrección, las personas no se casarán ni serán dadas en casamiento,
sino que serán como los ángeles que están en el cielo. Mateo 22:30
Recordemos, sin embargo, que esta existencia es “paraíso” así que no
extrañaremos el matrimonio, porque será reemplazado con algo mejor, con
el matrimonio celestial a lo cual el matrimonio terrenal apuntaba, una unión
que se describe como las bodas del Cordero (Ap 19:7-8).
11.2.5. Nuestra existencia será activa, no será una de estar flotando en nubes,
haciendo nada. La falta de reflexionar en los pasajes bíblicos que
describen la eternidad y una antropología deficiente resultan en que los
cristianos a veces no se entusiasman mucho acerca de estar gozando de
la vida eterna con Cristo. Nota lo que Lucas 19:11-18 dice acerca de qué
es lo que estaremos haciendo en la eternidad y compáralo con las
funciones de la imagen de Dios que estudiamos al principio del curso:

152
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

pasó a contarles una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y la gente


pensaba que el reino de Dios iba a manifestarse en cualquier momento. Así
que les dijo: "Un hombre de la nobleza se fue a un país lejano para ser
coronado rey y luego regresar. Llamó a diez de sus siervos y entregó a cada
cual una buena cantidad de dinero. Les instruyó: 'Hagan negocio con este
dinero hasta que yo vuelva…. Cuando regresó a su país, mandó llamar a los
siervos a quienes había entregado el dinero, para enterarse de lo que habían
ganado. Se presentó el primero y dijo: 'Señor, su dinero ha producido diez
veces más. ¡Hiciste bien, siervo bueno! --le respondió el rey--. Puesto que has
sido fiel en tan poca cosa, te doy el gobierno de diez ciudades. Se presentó el
segundo y dijo: 'Señor, su dinero ha producido cinco veces más.' El rey le
respondió: Á ti te pongo sobre cinco ciudades.' Lc 19:11-19
El hombre fue mandado a sojuzgar o gobernar sobre la creación de parte
de Dios. Realizaremos esta función de gobernar plenamente en el cielo.
Nota que el premio al obrero fiel no es un descanso del tipo que es hacer
nada sino que es… ¡aun más responsabilidad! Un gobierno sobre
ciudades. Aunque no sabemos si el gobierno de ciudades tiene un
significado figurativo, que es un gobierno que llevaremos a cabo es claro.
Concuerda con los otros textos que dicen que reinaremos con Cristo:
Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él, también viviremos con
él; si resistimos, también reinaremos con él. 2Ti 2:11, 12
Y entonaban este nuevo cántico: "Digno eres de recibir el rollo escrito y de
romper sus sellos, porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para
Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación. De ellos hiciste un reino; los
hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra. Ap
5:9, 10
Así los propósitos de Dios se realizarán. Su reino abarcará todo el
universo. La nueva creación será gobernada por sus criaturas, imágenes
suyas. Ya perfeccionadas, reinarán en justicia, reflejando el carácter del
Rey. Este punto acerca del estado final del hombre “cierra el círculo” de
este retrato del hombre que hemos estado construyendo.
11.2.6. La hermosura de nuestro glorioso destino debe ser una verdad
extremadamente animadora y motivadora. Los Testigos de Jehová
anhelan la vida eterna que piensan les espera y evangelizan hablando
entusiasmadamente del bello nuevo mundo que los creyentes heredarán.
Pero entre evangélicos temo que es pasado por alto con demasiada
frecuencia. Siguiendo mi práctica de corregir errores entonces, voy a
concluir con una amplia descripción de quiénes seremos en la
consumación, desde la perspectiva de un consejero bíblico que lidia con
toda la gama de la mugrosa pecaminosidad humana. Estando en la
trinchera de la batalla espiritual que caracteriza este mundo, esta es la
visión que necesitamos, una visión de la imagen de Dios plenamente
realizada en nosotros. Dado que es absolutamente cierto que así
seremos, podemos decir que es quiénes somos, es nuestra identidad
verdadera.

153
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Quiero hablar de nuestro destino, hacia donde vamos. Imagínense lo que estará
en el fin del proceso de cambio (la santificación). Una cosa es que en el fin tú
serás, yo seré y la persona a tu lado será, plenamente y completamente sanos
para siempre. La resurrección quiere decir, sano, fuerte, sin discapacidades, no
amenazas, no temor de Alzheimers, ni temor de cáncer, sin la experiencia de
dolor, ni sufrimiento ni lagrimas, nada de esas cosas que conocemos como la
pérdida de toda buena cosa en este mundo… Esas cosas ya no hay. No hay
muerte.
Y el destino para aquellas que creen en la resurrección de los muertos es que
esas cosas ya no existen: no hay muerte, no hay sufrimiento, no hay pérdidas,
no más lágrimas, no más pesar, dolor, esto es parte de a donde vamos. O
piensen en esto, hay un día que viene cuando tú y yo y la persona a tu lado
seremos personas sin temor, seremos personas completamente libres de
ansiedad, no más preocupación, no más situaciones sociales incómodas en que
no sabes que decir, ¡imagínense eso! no más interacciones difíciles a las cuales
no quieres entrar porque sabes lo que va a pasar o por el otro lado porque no
sabes lo que va a pasar, pero en cualquier caso, no más de eso.
Lo que queda en el día final, es gente que ama, gente que es honesta, gente que
es franca, gente que es constructiva. Y todo el resto, todo el caos, todo lo malo,
toda la basura, todo lo destructivo, todo el engaño, toda la manipulación ya no
existe. No hay más razón para la ansiedad social, ya no hay más intimidación
por la presencia de ninguna otra persona… No más considerándote superior a
ninguna otra persona, no más intimidando, no más manipulando, no más siendo
manipulado, no más preocupación por las calificaciones de la escuela, por tu
dinero o tu salud, o tu cónyuge, o tu falta de cónyuge o tus hijos o falta de ellos.
No más preocupándote—ya se acabó. Es un reino de gozo, un reino de
confianza, un reino de esperanza realizada, radiante, resplandeciente,
confiando, no más dardos de ansiedad, no más cosas que taladren en la mente,
no más. Así es el destino nuestro… tiene estas cualidades, de las cuales vale la
pena hablar. Consideren este destino a donde vamos.
Nunca te compararás con otra persona, imagínense eso, no te compararás
desfavorablemente, sintiendo celos o desesperación o ansiedad o inferioridad.
Tampoco te compararás favorablemente, mirándoles con desdén,
menospreciándolos pensando que son idiotas, pensando que lo que tú tienes te
hace superior. No más preguntándote quién es quien, pues todos estaremos al
mismo nivel, ante aquél que no hace acepción de personas, y toda nuestra
conciencia vivirá en esta realidad, sin jugar esos juegos... O piensa en esto, que
tú y yo y la persona a tu lado y las personas con quienes vives serán
verdaderamente buenos. … seremos las otras cosas que la Biblia describe: el
amor que es paciente, y el amor es bondadoso y puedes resumir estas dos cosas
diciendo que el amor …es comprometido al bien a largo plazo, paciente,
aguantador, capaz de ver a las personas en su mejor aspecto, está
comprometido al bien para hacer lo bueno. Celoso para hacer lo bueno,
bondad constructiva es el fundamento de su intención en todo lo que hace en
todas su relaciones con otras personas. Imagínate verdaderamente cumpliendo
Efe 4:28 “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea
buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (RV

154
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

1995). Nada más sino palabras que comunican gracia. Bondad, verdadera,
consideración de los intereses de los demás, esto serás. Seremos esto
corporativamente en el último día. No habrá más de esas manchas,
manipulaciones, codicia, avaricia, todas esas cosas que manchan y tergiversan
las relaciones.
O piénsalo desde otro ángulo, en aquel día serás verdaderamente feliz, serás
radiante, con gozo, cantaremos de gozo sobreabundante, darás adoración y
honor a nuestro Rey para siempre, y lo queremos decir con todo nuestro ser,
tendremos una felicidad que es una fuente rebosando, explayando gozo para
siempre. O piensa en esto: nunca te sentirás solo, nunca sentirás
incomprendido. Ahora la condición humana incluye aislamiento que aun todas
las buenas relaciones nunca superan… Hay un aislamiento fundamental que
cada ser humano experimenta y obviamente es exacerbado por sus propios
pecados y los de los demás; pero habrá un día en que eres conocido
completamente y conocerás a otros completamente. Conocerás al Señor y
conocerás a los demás en una comunidad genuina, en que eres realmente
entendido y amado y donde amas. Esto es el destino.
O piensa en esto, en el día último serás hermoso, imagínate eso. ¿Quién lo
hubiera pensado? … Participarás en la gloria y la belleza del Dios todo
poderoso, como dijo C. S. Lewis: cada ser humano sería o tan horrible que no
aguantarías verla [al inconverso en el infierno] o tan hermoso que caerías a sus
pies a adorarle. Veremos la cara de Cristo, esto es lo que nos espera. Ahora la
manera que lo veamos es oscura, Pablo utilizó esa metáfora: “como cuando
vemos nuestra imagen reflejada en un espejo a oscuras.” 36 En ese tiempo no
tenían espejos plateados, sino que eran de latón, imagínate ver así, se ve
borrosa la imagen, oscura, distorsionada y así es nuestra perspectiva de Dios
ahora, no está enfocada. Pero un día lo veremos cara a cara y cuando lo
veamos seremos como Él. La lucha ya se acabó, la carretera ya terminó y
veremos Su cara.
¿Qué tan lejos estamos de este punto ahora? En un sentido es un peregrinaje
largo. Pero en otro sentido estás ahí en un abrir y cerrar de ojos. La cortina se
abre y estás con el Señor para siempre y eres hecho nuevo, en gloria. 37

Conclusión
La redención no está completa hasta la consumación, cuando Cristo regresa, porque es
cuando no podremos pecar y nuestros cuerpos serán restaurados, transformados y
glorificados como lo de Cristo cuando resucitó. La vida eterna será una de pleno gozo
que no alcanzamos apreciar. Sin embargo, intentar visualizarla nos ayuda a recordar que
este mundo no es nuestro hogar permanente y anhelar la vida eterna con Cristo en la
consumación.

Resumen

36
La Biblia en lenguaje sencillo.
37
Powlison, David, compartido en su curso “La dinámica del cambio bíblico” en el Seminario Teológico de
Westminster, Philadelphia, PA, 2000.

155
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

1. La plena restauración de la imagen de Dios en el hombre, nuestra redención de la


muerte y nuestra adopción como hijos se basan en y se efectúan a través de la unión
con Jesucristo, el segundo “cabeza federal” y el único perfecto ser humano.
2. Realmente lo que experimentamos es más que una simple redención porque al fin
llegaremos a un estado más alto de lo de donde cayó Adán
3. La glorificación en la consumación es el destino para que fue creado al hombre: los
seres humanos no podrán pecar, así se realizará el fin de glorificar a Dios y gozarse
de Él para siempre.
4. Los creyentes son santos en el sentido de ser apartados para Dios mientras están
siendo hechos santos en el sentido del carácter moral, lo cual esta siendo
transformado para ser mas como Cristo a lo largo de la vida.
5. La santificación es un proceso progresivo obrado par y en el poder del Espíritu Santo
pero su realizaci6n es a través de los esfuerzos del individuo, o sea los dos
cooperan.
6. Todas las personas (inclusive las inconversas) siempre son libres para elegir lo que
quieran, pero porque son depravados, sin Cristo solo van a querer elegir lo malo.
7. Empezamos a experimentar el gozo de la eternidad en el estado intermedio (después
de morir), pero no es completo hasta la resurrección del cuerpo, un cuerpo glorificado
y siempre físico en que reinaremos sobre un mundo renovado.

Preguntas de Repaso
1. ¿Qué dices acerca de la práctica Católica de orar por los muertos?
2. ¿Existen “fantasmas” (apariciones de personas difuntas)? ¿Por qué sí o por qué no?
3. Hay personas que lanzan la crítica “Si Dios controla todo y predestina todo, entonces
no somos libres, somos meramente robots.” ¿Cómo responderías?

4. ¿Cuáles son los tres grandes actos de imputación en la historia redentora?

5. ¿Por qué podemos decir que la salvación es “más que una simple redención”?

6. ¿Cuáles son los dos significados de la palabra “santo” en la Biblia mencionados en


esta lección? ¿Somos nosotros los creyentes “santos” en ambos sentidos? Explica.

7. ¿De quién es la obra de la santificación? Explica.

8. ¿Qué es el “estado intermedio”? ¿Qué es lo que falta a las personas en este estado?

9. ¿Cómo será el “cuerpo espiritual” de los creyentes en la consumación?

10. ¿Comparecerán también los creyentes ante el gran trono blanco para ser juzgados
públicamente?

156
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

CONCLUSIÓN

Hemos considerado “el análisis que Dios hace del hombre” en comparación con
perspectivas humanistas del ser humano y equivocaciones comunes entre cristianos.
Hemos visto la razón lo que el autor Francisco Lacueva llama en su título “la grandeza y
la miseria” del hombre, 38 o lo que yo llamo sencillamente las buenas noticias y las malas
noticias. La erosión de la doctrina del hombre actualmente es desconcertante: la doctrina
de la imagen de Dios en el hombre se usa para exaltar al hombre, para exentarse de
trabajo o apropiarse de más privilegios terrenales en lugar de más trabajo y más
responsabilidad, para minimizar el pecado en lugar de hacerlo aún más grave. Sin
embargo las buenas noticias predominan porque el Espíritu Santo está activo en
nosotros para realizar nuestra identidad como hijos-imágenes de Dios, en Cristo Jesús.
Somos representantes del Dios Rey del Universo, encargados con el glorioso trabajo de
hacerle famoso por medio de reflejarle, multiplicar imágenes verdaderas de Él y sojuzgar
el mundo de Su parte. Nuestro trabajo, o sea nuestra participación en la extensión del
Reino de Dios, no es una carga sino un medio de bendición para nosotros y el mundo
entero.

38
Lacueva, Fancisco, Curso de formación teológica evangélica, Vol. III, El hombre: Su grandeza y su miseria,
Terrassa, España: Clie, 1976.

157
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

BIBLIOGRAFÍA

Adams, Jay, A Theology of Christian Counseling: More than Redemption, Grand Rapids:
Zondervan, 1986.
Bavinck, Herman, Our Reasonable Faith, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1956.
Berkhof, Louis, Teología Sistemática, Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 1969.
Berkouwer, G.C. Man: The Image of God, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1962.
Boice, James M. Los fundamentos de la fe cristiana, Miami, FL: Editorial Unilit, 1996.
Calvino, Juan, Instituciones citado en http://www.reformiert-
online.net:8080/t/span/bildung/grundkurs/gesch/lek3/lek3.jsp.
Enns, Peter, Inspiration and Incarnation: Evangelicals and the Problem of the Old
Testament, Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2005.
Fundamentos Bíblicos Teológicos de Matrimonio y la Familia, ed. por Jorge Maldonado,
Buenos Aires: Nueva Creación, 1995.
Heschel, Abraham, “God in Search of Men,” citado en el DVD Amazing Grace: The
History and Theology of Calvinism, The Apologetics Group, 2004.
Hodge, Charles, Teología Sistemática, Parte II, Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans,
1993.
Hoekema, Anthony, Created in God’s Image, Grand Rapids: Eerdmans, 1986.
Hoekema, Anthony, La Biblia y el futuro, Kalamazoo, MI: Subcomisión Literatura
Cristiana, 1984
Joling, Todd, “El trabajo: ¿maldición o vocación?” Reforma Siglo 21, Vol. 5, No. 1,
Marzo, 2003, Guadalupe, Costa Rica: CLIR, pp. 46-55.
Lango Umalla, Ezequiel, Catecismo menor explicado de Westminster, México D.F.,
México: Publicaciones El Faro, 1998.
Keller, Tim, sermón “The Doctrine of Human Nature” predicado en Redeemer
Presbyterian Church, New York City, NY, 20 de junio, 2004.
Lacueva, Francisco, El hombre: su grandeza y su miseria, Terrassa, España: Clie, 1993.
Longman, Tremper, Immanuel in Our Place, Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 2001.
Machen, J. Gresham, La visión cristiana del hombre, Carlisle, PA: Estandarte de la
Verdad, 1969.
Maldonado, Jorge (Ed.), Fundamentos bíblicos teológicos de matrimonio y la familia,
Buenos Aires: Nueva Creación, 1995.
McCartney, Dan, “Ecce Homo: La Venida del Reino como la Restauración de la
Vicegerencia Humana,” Westminster Theological Journal, Vol. 56,1994, pp. 1-21.
Miller, Paul, Love Walked Among Us: Learning to Love Like Jesus, Colorado Springs,
CO: NavPress, 2001.

158
Antropología Teológica Natalie Carley, 2006

Milne, Rich y Bohlin, Ray, trad. por Alejandro Field, “Puntos de vista cristianos sobre la
ciencia y la historia de la tierra,” Richardson, TX: Probe Ministries Ministerios
Probe 2003, http://www.ministeriosprobe.org/docs/vista-cristianos.html.
Murray, John, apuntes de David Legters tomado de su curso “Doctrina del Hombre”
impartido en Westminster Theological Seminary, Philadelphia, PA.
Plantinga, Cornelius Jr., El Pecado: Sinopsis teológica y psicosocial, Grand Rapids, MI:
Libros Desafío, 2001.
Powlison, David, Power Encounters, Grand Rapids, MI: Baker Books, 1995.
Powlison, David, Seeing with New Eyes, Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 2003.
Poythress, Vern S., The Shadow of Christ in the Law of Moses, Phillipsburg, NJ: P & R
Publishing, 1991.
Pratt, Richard, Diseñados para Dignidad, descargable de http://thirdmill.org/spanish/.
Ridderbos, H., El pensamiento de Pablo, Kalamazoo, MI: Libros Desafío, 2000.
Roberts, Linleigh J., Let Us Make Man, Carlisle, PA: Banner of Truth, 1988.
Schaeffer, Francis, Death in the City, Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press, 1969.
Smalling, Roger, Sí, Jesús, Bogota Colombia: Editorial Buena Semilla, 1994.
Thompson, Les, La persona que soy, Miami, FL, LOGOI/FLET, 1991.
Thomas, Robert L., “General Revelation and Biblical Hermeneutics,” The Master’s
Seminary Journal, Vol. 9, No. 1, Spring 1998, pp. 5-23.
Thompson, Bert, "La Teoría de la 'Doble-Revelación': un Examen y Refutación,"
Montgomery Alabama: Apologetics Press, 2005
http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/412.
Tripp, Paul, Instruments in the Redeemer's Hands: People in Need of Change Helping
People in Need of Change, Phillipsburg: Presbyterian & Reformed, 2002.
Welch, Ed, Blame it on the Brain? Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 1998.
Welch, Ed, Cuando la gente es grande y Dios es pequeño, Phillipsburg, NJ: Presbyterian
& Reformed, 1997.

159