Sunteți pe pagina 1din 4

TÉCNICAS DE ACCESO

Consideraciones generales:
Una vez establecida la necesidad del tratamiento endodóntico a partir de un diagnóst
ico clínico y radiográfico, realizada anestesia, eliminación de caries y aislamiento a
bsoluto, se procederá a realizar la apertura cameral.

INCISIVOS CENTRALES Y LATERALES SUPERIORES:


En toda pieza anterior la apertura se debe realizar por palatino o lingual , sig
uiendo el eje longitudinal del diente
La apertura se realiza a nivel del tercio medio, el limite incisal del acceso de
be estar a aproximadamente 3 mm del borde incisal
PROCEDIMIENTO
Se comienza el acceso en el centro de la cara palatina, por debajo del cíngulo con
una fresa redonda de tamaño similar al de la cámara.
La forma es oval o triangular, con base hacia incisal, y vértice cervical

La angulación de la fresa es de 45º con respecto al eje longitudinal del diente, o p


erpendicular a la cara palatina del diente hasta llegar a dentina. De esta maner
a se sigue profundizando hasta entrar en cámara pulpar, dando la sensación de pérdida
de resistencia al fresado o caída al vacío

Desde esa perforación que se realizó, se contornean las paredes para delimitar así el
techo de la cámara, facilitando su remoción total, cada vez se penetra mas al interi
or de la cámara, sin dejar de darle a la preparación la forma triangular

La apertura deberá ser una continuación del conducto radicular, luego con fresa de B
att o Endo Z o una troncocónica logrando un alisado de las paredes, para lograr un
acceso recto al ápice.
Se localiza y explora los conductos , se amplia la entrada a los conductos con l
imas de diferentes calibres siguiendo un orden adecuado (desde la mas pequeña)
Para localizar la entrada del conducto utilizamos el explorador endodóntico DG-16
o una lima tipo K del número 10, 15 o 20 dependiendo del grosor del conducto
Buscar conductos accesorios
Irrigar el conducto
Verificar la existencia de un fácil ingreso al conducto, de manera que el instrum
ento trabaje libremente en él, sin ser forzado o trabado.
Delimitación de la apertura cavitaria

Caninos Superiores:
Es el diente más largo de la boca y su forma es irregular. Para determinar el tamaño
de la apertura, nos valdremos de la radiografía preoperatoria, que nos dará informa
ción del tamaño mesio-distal de la cámara, presencia de calcificaciones, etc.
Comenzar con fresa o piedra redonda, de alta velocidad, por debajo del Cíngulo y
de forma oval en sentido vestíbulo - palatino , a 45º del eje longitudinal del dien
te, extendiéndose la preparación ligeramente hacia incisal.
Los demás pasos operatorios, coinciden con los de Incisivos superiores.

PREMOLARES SUPERIORES
La trepanación inicial se efectúa paralela al eje longitudinal del diente en el cent
ro preciso del surco central de los premolares superiores.
Se emplea la fresa redonda de longitud normal para abrir la cámara pulpar. Se sent
irá que la fresa "cae" cuando se llega a la cavidad pulpar. Si la cámara está calcific
ada no se siente la "caída".

Al retirar la fresa, el orificio se ensancha en sentido vestibulolingual hasta e


l doble de la anchura de la fresa para permitir la exploracion de los orificios
de los conductos.
Se utiliza un explorador endodóntico DG16 para localizar los orificios de los cond
uctos vestibular y lingual en el primer premolar o el conducto central del segun
do premolar
Limando desde el interior de la cámara pulpar hacia afuera, se utiliza la fresa re
donda a baja velocidad para extender la cavidad en sentido vestibulolingual medi
ante la eliminación del techo de la cámara pulpar.
La extensión vestíbulolingual y el terminado de la cavidad se concluyen con una fres
a de fisura o una fresa troncoconica
La preparación final proporcionará un acceso libre a los orificios del conducto. Las
paredes de la cavidad no impedirán el control completo de los instrumentos ensanc
hadores.
La calidad debe ser lo bastante extensa para permitir la entrada de los instrume
ntos y materiales de obturación que se requieren para ensanchar y obtura los condu
ctos. La exploración adicional es muy importante en este momento. Puede revelar el
orificio de un conducto adicional, un conducto secundario en el segundo premola
r o un tercer conducto en el primer premolar.
MOLARES SUPERIORES
A. El acceso se logra siempre a través de la superficie oclusal de todos los
dientes posteriores. La trepanación inicial se hace en el centro exacto de la fose
ta mesial con la fresa dirigida en sentido palatino.
B. Se emplea la fresa redonda de longitud normal para abrir la cámara pulpar.
La fresa deberá dirigirse hacia el orificio del conducto palatino o hacia el orif
icio del conducto mesiovestibular, donde es mayor el espacio en la cámara.
C. Se sentirá que la fresa "cae" cuando se llega a la cavidad pulpar. Si la cám
ara está calcificada no se siente la "caída". Trabajando desde el interior hacia afu
era, en sentido vestibular, la fresa eliminará sufiente techo de la cámara pulpar pa
ra la exploración.
D. Se utiliza un explorador endodóntico DG16 para localizar los orificios de
los conductos palatino, mesiovestibular y distovestibular. Se tendrá especial cuid
ado de explorar en busca de un segundo conducto en la raíz mesiovestibular
E. Limando desde el interior de la cámara pulpar hacia afuera, se utiliza la
fresa redonda a baja velocidad para eliminar el techo de la cámara pulpar. Las par
edes internas y el piso de la preparación no deberán cortarse a menos que resulte mu
y difícil encontrar los orificios
F. El terminado final y la conformación en embudo de las paredes de la cavida
d se realizan con una fresa de fisura o una troncoconica
G.
H. La preparación final proporcionará un acceso libre a los orificios del condu
cto. La facilidad de acceso se mejora "inclinando" toda la preparación hacia la pa
rte vestibular, ya que toda la instrumentación se hace desde esa superficie.
I. La forma del diseño extendida refleja la anatomía de la cámara pulpar; la base
está dirigida hacia la parte vestibular en tanto que el ápice lo está hacia la lingua
l y el orificio del conducto se sitúa en cada vértice del triángulo
J. Adviértase el orificio del cuarto conducto

Incisivos y Caninos Inferiores:


- Se comienza en el centro de la cara lingual, sobre el cíngulum, con alta velocid
ad y piedra redonda o troncocónica de forma oval, y tamaño acorde a la cámara.
La dirección es de 45º con respecto al eje longitudinal hasta llegar a la
dentina.
- Luego cambiamos la dirección de la fresa, paralela al eje longitudinal del dient
e hasta llegar a techo de cámara pulpar,
- Desde esa perforación que se realizó, se contornean las paredes para delimitar así e
l techo de la cámara, facilitando su remoción total. (D hasta I)
- Se debe ampliar en sentido vestíbulo-lingual, siempre que se sospeche de
la presencia de dos conductos.
- Los demás pasos operatorios, coinciden con los de Incivos superiores.
El acceso se realiza en el centro de la cara lingual con una fresa redonda del núm
ero 2 y dándole una forma triangular con base incisal y vértice en cervical (figuras
32 y 33). Se sigue penetrando siguiendo el eje longitudinal del diente hasta pe
netrar en cámara pulpar, momento en el cual utilizamos el explorador endodóntico par
a localizar el conducto. Una vez reali- zado este procedimiento, usamos una fres
a tron- cocónica fina para rectificar las paredes y hacer una extensión incisal.
Este diente por su morfología radicular (muy an- gosto en sentido mesiodistal, pue
de presentar dos conductos independientes: uno vestibular y otro lingual (figura
34).
Canino inferior
El acceso se hace en el centro de la cara lingual con una fresa redonda número 2 o
4 de forma triangular de base incisal y vértice cervical. También puede pre- sentar
dos conductos y hasta dos raíces aunque en porcentajes muy bajos (5%) (figura 35)
.
Primer y segundo premolar inferior
Se realiza el acceso en el centro de la cara oclusal con una fresa redonda del núm
ero 2 o 4 dándole una forma ovalada, alargada en sentido vestíbulo-lingual (figuras
36 y 37). Se hace la penetración siguiendo el
eje longitudinal del diente hasta caer en la cámara pulpar. Localizamos la entrada
del conducto y poste- riormente rectificamos las paredes de nuestro acceso util
izando una fresa troncocónica o una fresa endo-z.
Primer y segundo molar inferior
El acceso lo realizamos en la cara oclusal y dándole una forma triangular o cuadra
ngular con la base más amplia hsacia mesial. Se utiliza fresa redonda del nú- mero 2
, 4 o 6 dependiendo del tamaño de la cámara pulpar y se inicia la penetración orientan
do la fresa ligeramente hacia distal hasta caer en la cámara pulpar