Sunteți pe pagina 1din 4

1

Iván Rodrigo García Palacios

Carta eleusina No. 4

“Espíritu - es la vida que muerde en la propia carne ¡en su padecimiento


acrecienta su saber!” (Nietzsche).

Apreciado Lucilio, "te saludo"


Como me sucede siempre que concluyo la escritura de alguno de mis
divertimentos: al terminar la escritura de "Nietzsche: El enigma de
Ariadna", estoy pasmado, apenas siento y pienso en breves imágenes.
Así que para sentir con la frase de Nietzsche y mientras se me pasa esta
depresión posparto, me entretengo jugando a la gaya ciencia y escribo las
notas que ahora guardo aquí para recordarlas luego, pues sé que en ellas
están el germen y las semillas de mis próximos juegos de Lectura Lúdica.
***
La Naturaleza es la Ley.
***
Del punto de partida y de la meta, nada sé. Sólo el camino me
pertenece.
***
El universo se nos hace más viejo cada vez que descubrimos un nuevo
conocimiento.
***
Los cuerpos sienten. Todo lo demás, se piensa.
***
Definía Spinoza: mente y cuerpo son atributos paralelos,
manifestaciones de la misma sustancia (Ética, parte I), para luego
2
agregar:
"La mente humana es la idea del cuerpo humano".
(Spinoza, Ética, parte II).
Cuerpos que sienten, porque:
"Los sentimientos de dolor o placer, o de alguna cualidad
intermedia, son los cimientos de nuestra mente" (Antonio Damasio,
En busca de Spinoza. Neurobilogía de la emoción y los
sentimientos, Crítica, Drakontos, Barcelona, 2009, p. 9.).
***
El cuerpo es un compuesto organizado de materia y energía que procura
el mantenimiento de tal organización para sobrevivir con bienestar a
partir de las imágenes neurales y virtuales permanentes y continuas de su
estado de forma.
***
Para el cuerpo no existen adentro ni afuera, es la mente el mediador que
organiza al mundo.
***
La mente es la gestora y gestionadora del archivo dinámico y virtual de
las imágenes, neurales o virtuales, placenteras o dolorosas, del cuerpo, el
mundo y los otros, las que el cuerpo y el cerebro procesan para
informarse de sus estados y reaccionar a aquello que los afecta.
***
A la mente le repugna el desorden e inventa códigos para facilitar,
mantener, imaginar, pensar y proyectar el orden.
***
La imaginación es la trasformación de las imágenes neurales en
imágenes virtuales para su manejo, memorización y comunicación.
***
El pensamiento es la verbalización que producimos de las imágenes,
3
neurales o virtuales, placenteras o dolorosas, del cuerpo, del mundo y de
los otros para su manejo, memorización y comunicación.
***
Las palabras siempre mienten. Los cuerpos nunca mienten.
***
¿Qué debe hacer el filósofo cuando la ciencia disuelve la solidez de sus
certezas?
***
Las filosofías y las ciencias nacieron de la antigua Sabiduría griega. Al
principio como hermanas siamesas, luego, las ideologías las hicieron
enemigas irreconciliables... hasta el sol de hoy.
***
Filosofías y ciencias son la misma cosa: pensamientos.
Las artes son la expresión de las sensaciones de las imágenes de la vida.
***
Las ciencias son el estudio de lo que Es. Las filosofías son las propuestas
de lo que debe Ser. Las artes son las expresiones de la vida.
***
Todo lo que tiene limite es determinado. El límite del Homo-Humano
es la Naturaleza.
***
Cuando el Homo-Humano emergió del laboratorio de la Naturaleza, ese
compuesto organizado de materia y energía ya había acumulado más de
tres mil millones de años de experiencia evolutiva. ¡Una impresionante
sabiduría!
***
Esa Gran Sabiduría es la que da lugar a la Gran Inteligencia del Homo-
4
Humano y es de ella que emergen todas sus otras inteligencias:
- Inteligencia reactiva.
- Inteligencia genética.
- Inteligencia de los sentidos.
- Inteligencia de los instintos.
- Inteligencia de las emociones.
De las cuales, a su vez, se derivan las siguientes:
- Inteligencia de los apetitos y las motivaciones.
- Inteligencia de los deseos.
- Inteligencia de las pasiones o afectos (ver Spinoza, Ética, para los
afectos).
- Inteligencia de los sentimientos.
Pero y lo más asombroso, de todo ello emana aquello que eleva lo
humano por sobre la materia y la energía original:
- La carne que anhela: El Gran Anhelo: El Espíritu.
***
Es de ese cuerpo y de esa mente de los que los neurocientíficos Antonio
Damasio y Marco Iacoboni investigan los procesos que nos distinguen
como humanos y de los que emergen todas esas inteligencias que se
desarrollan en las culturas: las inteligencias múltiples que investigara
Howard Gardner.
En fin, asuntos temas y Lecturas Lúdicas que hacen arder mi carne
como estrellas en la bóveda de mi cráneo y que mantienen el furor de mi
viaje por las constelaciones de lo desconocido.
(Escribí para mí, para ti, para quien sea),
"Que sigas bien"
Iván Rodrigo García Palacios.