Sunteți pe pagina 1din 3

MM.·.QQ .·.HH.·.

, queridos amigos de España y de Francia,

Hace 15 dias, el 26 de Febrero, algunos de nosotros estuvimos reunidos junto a Gerard Puntonet,
V.·.M .·. de la RL Toulouse (Or. de PechbonNieu), en el campo de concentración de Le Vernet y
en Prayols para honrar la memoria de los HH.·. españoles, de los guerrilleros, y de todos los que,
españoles, franceses, alemanes, polacos, combatientes de las brigadas internacionales en la
guerra civil española y otros, internados de más de 60 nacionalidades, siguieron luchando en
Francia contra la barbarie desencadenada.

Hoy, estamos reunidos en este atardecer para rendir un homenaje a nuestro H.·. Manuel Azaña,
segundo y último Presidente de la República Española (1936-1939) pasado al Oriente eterno el 3
de noviembre de 1940.

Como lo dijo el año pasado el Embajador de España: “Azaña sigue siendo, más que nunca, el
símbolo de la lucha democrática en España”. Es decir que este homenaje, quiere hacer justicia a
un hombre que, en palabras de Bartholomé BENNASSAR , “ quiso gobernar España con la razón,
y, él que admiraba a las instituciones francesas, soñaba con reformar su país según este modelo
de sociedad laica.” Esta sociedad laica exigía la separación de la Iglesia y del Estado, condición
para una democracia española duradera que debía estar acompañada por una elevación del nivel
cultural y por la erradicación del analfabetismo importante en aquellos años. Pero las
congregaciones religiosas no estaban dispuestas a abandonar su monopolio sobre la
enseñanza… Nos podemos preguntar si aun hoy la Iglesia en general y el Opus Dei en particular
están dispuestos a ceder su parcela de poder sobre la educación en España.… Como Presidente
del Consejo (1931-1935) llevó a cabo una política laica radical limitando el poder de la Iglesia,
emprendiendo grandes reformas agrarias, instaurando el sufragio universal para las mujeres y los
militares y la autonomía provincial. Con nuestro H.·. F. Rodolfo LLopis , Director General de la
enseñanza primaria, muy conocido también en nuestra Región y especialmente en Albi, acometió
una reforma de las escuelas normales, desarrolló las conocidas Misiones Pedagógicas que
acercaron la cultura a los pueblos y a las aldeas pero también puso en marcha numerosas
colonias de vacaciones etc...

Como Presidente de la República en 1936, Manuel AZAÑA siguió luchando por el progreso. El
artículo 1 de la Constitución establecía: “La República constituye un Estado integral, compatible
con la autonomía de los Municipios y las Regiones.” Es decir un Estado representando a la vez la
unidad y una autonomía para cada región conforme con su nivel cultural y su desarrollo.

Pero el ambiente reinante en aquella época y el levantamiento militar nacionalista de Julio de


1936 organizado por lo generales Emilio MOLA y Francisco FRANCO desembocaron en el golpe
de estado que marcó el inicio de la guerra civil.
Franco tenía el respaldo de lo alemanes que venían a probar su material, los demócratas optaron
por la no intervención por miedo al enfrentamiento con los estados fascistas y para intentar evitar
la guerra, lo que dejó la vía libre a los fascistas.
A pesar de todo Francia, Méjico y Rusia aportaron armas a la República. Pero no resultó
suficiente. Manuel AZAÑA se vio obligado a huir de España el 5 de Febrero de 1939 para unirse a
la diáspora republicana exiliada en Francia.

Azaña era, según lo describió Molina en una Tribuna del periódico El País en Enero de 2010:
“Como un ilusionista, sacaba tiempo para todo.” Profundamente republicano, también era masón.
Todavía hoy, la extrema derecha franquista, que sigue presente en España, le hace el honor de
despreciarle por haber sido un hombre de izquierdas y masón. Es a esta extrema derecha que
aplicaré, sin ninguna ambigüedad y a propósito, la frase de Berthold Brech:
« Aún está fecundo el vientre que engendró la bestia inmunda».

Siendo curioso por naturaleza, he buscando los posibles orígenes del apellido Azaña. Azaña
podría venir del árabe « assannya » que significa « un ser resplandeciente» y me viene a la
mente el poema de nuestro Hermano Antonio Machado que descansa en Collioure:

A un olmo seco, hendido por el rayo


y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas ojas verdes le han salido…
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Permitirme citar estas palabras de sabiduría y de futuro pronunciadas por Manuel AZAÑA en su
último discurso publico el 18 de Julio de 1938 en Barcelona: “Nunca ha sabido nadie ni ha podido
predecir nadie lo que se funda con una guerra; ¡nunca! Las guerras, y sobre todo las guerras
civiles… jamás en ninguna guerra se ha podido descubrir desde el primer día cuáles van a ser
sus profundas repercusiones en el orden social y en el orden político y en la vida moral de los
interesados en la guerra.” Pero ya hacía un llamamiento a la paz futura, a la reconstrucción de
España, que solo podía ser “una paz de hombres libres, una paz para hombres libres… Y
entonces se comprobará una vez más lo que nunca debió ser desconocido por los que lo
desconocieron: que todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo arroyo.”

La Historia le dio la razón, en la actualidad la lucha de pueblos por su libertad le da un carácter


universal a su mensaje.

Sí, Manuel Azaña es más que un símbolo, se convierte en un mito de la II República Española,
que ha llevado durante un tiempo desgraciadamente demasiado breve la esperanza de un pueblo,
que ha visto surgir a escritores de gran talento, pintores, escultores, músicos… maestros
prestigiosos en la Universidad y que ha lanzado una autentica política de enseñanza pública,
fundamento del verdadero crisol republicano que probablemente queda todavía por construir en
España a pesar de todos los esfuerzos y de los progresos actuales.
Es a éste hombre de progreso, a éste Hermano al que hoy rendimos homenaje.
Como lingüista, buscando la etimología de su nombre, con la ayuda de dos HH.·., he encontrado
dos posibles orígenes. He citado antes una primera opción: un origen árabe ("assannya" signica
"resplandor", un "lugar brillante y claro", « un ser resplandeciente»). Otro origen, lleno de
significado, podría estar en “las Hazañas de Hércules” – Hazañas con H. y no puedo dejar de
preguntarme sobre la homofonía entre el apellido Azaña y Hazañas con H, porque eran
verdaderas Hazañas de Hercúles las que emprendió Manuel Azaña. Sus actos, su deseo de
unidad y de progreso republicano, su voluntad de elevar el nivel de instrucción general para que
todos, hombres y mujeres, contribuyan al progreso siguen siendo una referencia, un ejemplo.

Montauban, 12 de Marzo de 2011

Armand BURLIN
Présidente del Congreso de la Logias del Sur y de España