Sunteți pe pagina 1din 32

Estudiar y convivir

en el Instituto
Adaptado del Manual para la defensa del derecho a la integridad física y a la
dignidad personal del Departament de Socials de l'IES de Santa Coloma de
Farners.

CEFIRE DE VALENCIA
Abril 2005

Este cuadernillo ha sido elaborado por:


Javier Agustí Almela
Mª Eugenia Baquero Olmo
Arturo Morales Morales
Mª Isabel Villaescusa Alejo

Ilustraciones:
Miguel Ángel Alonso Tur

Maquetación:
Mª Isabel Villaescusa Alejo

Como parte de las actividades llevadas a cabo por los miembros del seminario
ESTRATEGIAS PARA FOMENTAR LA PARTICIPACIÓN DE LOS ALUMNOS EN LA
MEJORA DE LA CONVIVENCIA EN LOS CENTROS ESCOLARES del Cefire de
Valencia.

Coordinado por José Ignacio Madalena

Compuesto por:
JavierAgustí Almela • Mª EugeniaBaquero Olmos • Consuelo Bataller Sarriá •
Aguas-VivasCatalá Gonzálvez • Josep Cuenca Calabuig • Belén Franco Pelo •
José Ignacio Madalena Calvo • Arturo Morales Morales • Antonio Olivas
Nevado • Josefa Paredes Salado • Fina Párraga Hernández • Mª Isabel
Villaescusa Alejo • Amparo Zacarés Pamblanco.
Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

1. Tú y el Instituto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

2. Ser estudiantes y ser profesores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

2.1 Derechos y obligaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

2.2 Estudiando en Secundaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

3. La convivencia entre compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . 20


Por convención social y simplicidad en el lenguaje en el texto se
utiliza el género masculino para referirse tanto a mujeres como
a hombres.
Este cuadernillo esta hecho para ti, para ayudarte en la conviven-
cia en el instituto y conocerte un poco mejor.

Algunas de las cosas que vamos a tratar no tienen por qué


haberte ocurrido, pero seguro que conoces o te han contado de
alguien que sí. Por eso queremos tratar sobre ello.

Vamos a tratar sobre tus derechos como estudiante y como


persona.

Un buen punto de partida es la Declaración Universal de los


Derechos Humanos, aunque ahora solamente vamos a reflexio-
nar sobre nuestro entorno mas inmediato.

Vamos a hablar de dos derechos fundamentales:

I. Nadie te puede pegar o agredir con la intención de dañarte.


No te pueden impedir ir donde tu quieras y puedas ir, ni te
pueden forzar con amenazas o coacciones a hacer cosas que
tú no quieres hacer.

II. Nadie puede humillarte diciéndote cosas ofensivas, ponién-


dote un mote que tú no quieras o burlándose de ti con inten-
ción de ofenderte.

5
1
Tú y
el Instituto

Este es un centro de aprendizaje, sería ideal que aquí en el insti-


tuto las cosas marcharan bien para todos pero la realidad es que
hay personas que lo pasan mal. Tienen problemas con los apren-
dizajes, con los compañeros, consigo mismos o con su situación
familiar. Por eso es importante cambiar, en lo posible, estas
situaciones de malestar de algunos de nosotros.

La primera cosa, pues, que hemos de tener en cuenta es que


todos somos valiosos por el sólo hecho de ser personas.

7
Somos importantes independientemente
de lo que hayamos hecho o de lo que nos haya pasado.

A menudo nos encontramos bien con nosotros pero a veces te ves


feo o te sientes despreciado por tus compañeros. Apruebas y te
crees buen estudiante, pero también puede ser que suspendas
casi siempre y que te sientas poco valorado por compañeros o
profesores. Eres amable y cordial, pero puede ocurrir también que
seas poco educado e insolente en ciertas ocasiones. Seas como
seas y te sientas como te sientas nada puede cambiar un hecho:

Eres una persona única, valiosa y necesaria.


Tú lo sabes y debes ser consciente de ello,
aunque a veces lo olvides.

Si realmente no estás bien en el instituto deberás hacer algunos


cambios, cambios en la forma de estudiar, de relacionarte y tra-
tar a los demás… Pero tampoco debemos engañarnos. Algunos
cambios son difíciles y necesitan un esfuerzo constante y pacien-
te hasta conseguir lo que nos proponemos. Esforzarnos e insistir
en las cosas que queremos es importante.

Aquí tienes algunas ideas por si te pueden ayudar:

• No te conformes. Lucha contra todo lo que no te gusta.


• Aprende a confiar y a trabajar con la gente, con los compañe-
ros, con los profesores, con todas las personas del instituto.
• Sé optimista.
• Actívate, haz algo, prueba soluciones, toma iniciativas.

8
COSAS QUE ME GUSTARÍA CAMBIAR

Haz una lista de 3 cosas de ti que te gustaría cambiar.


1.-
2.-
3.-
Haz una lista de 3 cosas de ti que te gustaría mantener.
1.-
2.-
3.-
Haz una lista de 3 aspectos de tus relaciones personales,
familiares, etc. que te gustaría cambiar.
1.-
2.-
3.-
Haz una lista de 3 aspectos de tus relaciones personales,
familiares, etc. que te gustaría mantener.
1.-
2.-
3.-
Haz una lista de 3 aspectos de tu vida en el instituto y tus
estudios que te gustaría cambiar.
1.-
2.-
3.-
Haz una lista de 3 aspectos de tu vida en el instituto y tus
estudios que te gustaría mantener.
1.-
2.-
3.-

9
Ser estudiantes
2 y ser profesores

Sitúate, estás en un instituto de educación y esto significa… que


hay obligaciones para todos. Y esto, aunque no lo creas ¡es una
gran ventaja!

Seguro que no has pensado nunca en las ventajas de las obliga-


ciones y de los deberes que tenemos. Los vemos como limitacio-
nes, falta de libertad, un obstáculo frente a nuestros deseos… y
a pesar de todo, sin obligaciones, sin deberes, no tenemos dere-
chos, ni tampoco libertad, ni bienestar.

10
Piensa en ello un momento: ¿crees que el reglamento del fútbol
o de cualquier otro deporte quita libertad o placer al juego? Si te
fijas es al contrario. El juego es divertido y creativo si todos asu-
men las obligaciones del reglamento y la autoridad del árbitro.
Sino, sería el caos, la ley del más fuerte, precisamente lo opues-
to a la libertad y la tranquilidad.

Por esto no podéis dejar la responsabilidad de la convivencia y


el ambiente del centro únicamente en manos de los profesores.
Os pedimos compromiso y colaboración en este aprendizaje de
las obligaciones. Descubriréis, quizás sorprendidos, que del res-
peto a las obligaciones se derivan todos los derechos y todas las
ventajas de convivir juntos y bien.

El instituto es un lugar diseñado para ayudarte a aprender tanto


como puedas los valores humanos, los hábitos sociales y los
conocimientos culturales y científicos con la ayuda de los profe-
sores y los compañeros.

2.1 Derechos y deberes

En muchos aspectos obligaciones y deberes son iguales para


alumnos y profesores.

Hay una diferencia clara y precisa entre el colectivo de los alum-


nos y el de los profesores. Los profesores tienen unas obligacio-
nes y los alumnos otras. También los derechos son distintos,
aunque compartimos entre otros el derecho al respeto y a la dig-
nidad personal.

A continuación vamos a ver las cinco obligaciones que garanti-


zan nuestros derechos en el instituto.

11
Los profesores son responsables de la enseñanza y tiene la obli-
gación de proponer las tareas y los trabajos que se considera

1
que te ayudarán a aprender.

Los alumnos son responsables de los aprendizajes y tienen la


obligación de trabajar y de responsabilizarse respecto a las tare-
as que se les proponen.

ANÁLISIS DE CASOS

• Un alumno que falta frecuentemente a clase.

¿Está ejerciendo sus derechos?

¿Está ejerciendo sus responsabilidades?

Comentarlo en grupo y buscar más ejemplos.

• Un profesor que os pone tareas demasiado fáciles.

¿Está ejerciendo sus derechos?

¿Está ejerciendo sus responsabilidades?

Comentarlo en grupo y buscar más ejemplos.

12
El profesor debe hacer un seguimiento de tu comportamiento,
tus hábitos y tus decisiones y debe pedirte que cambies o corri-
jas aquello que no te ayuda a aprender. Esto implica hablar con-

2
tigo e intervenir en vuestras relaciones, juegos y conversaciones
siempre que esto mejore vuestra educación.

El alumno tiene la obligación de atender, responder y considerar


las observaciones que le hagan los profesores —cualquier profe-
sor, no sólo los que te dan clase— y demás personal del instituto.

¿QUÉ LE DIRÍAS TÚ?

A un compañero que…

…interrumpe continuamente las explicaciones de los profe-


sores. Le diría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
...................................................

…rompe materiales del aula.


Le diría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
...................................................

…ayuda a un compañero.
Le diría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
...................................................

…casi siempre suspende.


Le diría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
...................................................

13
Los profesores tienen la obligación de garantizar la seguridad y
la protección de los alumnos.

3
Los alumnos también tienen la obligación de procurar y garanti-
zar la seguridad de sus compañeros y profesores. Deben colabo-
rar informando, interviniendo y buscando junto con los profeso-
res lo mejor para una buena convivencia.

Los profesores deben velar para que las relaciones entre vos-
otros sean correctas y educadas y no solamente que lo sean sino

4
que además lo parezcan, ya que mostrar conductas respetuosas
es un primer paso para adquirirlas.

Los alumnos deben procurar la relación cordial y la buena convi-


vencia con todos, y si esta concordia no es espontánea, deben
esforzarse por usar las formas de relación socialmente correctas.

E j e m p l o: En nuestra cultura, hay unas palabras —“gracias”,


“por favor”, “lo siento”...— y unos gestos —sonreír, estrechar la
mano...— que la sociedad ha establecido como medida de con-
cordia y respeto. Son fórmulas que muestran que quien las usa
tiene un deseo de mantener una buena relación con los demás.

14
MEJORA DE LA CONVIVENCIA

Haz una lista de 3 cosas que puedas hacer tú para mejorar la


convivencia en el aula.
1.
2.
3.

Haz una lista de 3 cosas que puedan hacer tus compañeros


para mejorar la convivencia en el aula.
1.
2.
3.

Haz una lista de 3 cosas que puedan hacer los profesores


para mejorar la convivencia en el instituto.
1.
2.
3.

Haz una lista de 3 cosas que puedan hacer otras personas


que trabajan en el centro para mejorar la convivencia en el
instituto.
1.
2.
3.

15
Los profesores tienen la obligación de ordenar y mandar en cada
momento les acciones más convenientes para la educación de

5
los alumnos y no pueden inhibirse o hacer ver que no ven las
situaciones conflictivas.

Los alumnos tienen la obligación de obedecer a los profesores y


otras personas del centro siempre que lo ordenado se ajuste a
sus funciones.

Cuestionario de elaboración
de Normas de Convivencia para la Clase (individual)

Escribe 3 normas básicas de respecto hacia ti mismo y hacia


tus compañeros.
1.
2.
3.
Escribe 3 normas básicas de respeto hacia las personas que
trabajan en el instituto.
1.
2.
3.

Escribe 3 normas básicas para conservar las instalaciones y


materiales de la clase en buen estado.
1.
2.
3.

16
Ahora, en un pequeño grupo de 4 ó 6 personas, compara tus
respuestas con las de tus compañeros. Anotar las conclusio-
nes del grupo en el siguiente cuestionario:

Cuestionario de elaboración
de Normas de Convivencia para la Clase (en grupo)

Escribe 3 normas básicas de respecto hacia ti mismo y hacia


tus compañeros.
1.
2.
3.
Escribe 3 normas básicas de respeto hacia las personas que
trabajan en el instituto.
1.
2.
3.

Escribe 3 normas básicas para conservar las instalaciones y


materiales de la clase en buen estado.
1.
2.
3.

Por último, poner en común las respuestas de vuestro grupo


con las del resto de grupos de la clase.

17
2.2 Estudiando en Secundaria

Ya sabes que tu responsabilidad es trabajar y aprender tanto


como puedas. Piensa en si te interesa aprobar, porque puedes
hacerlo, lo importante es que cada uno aprenda tanto como le
sea posible.

¿Cómo demuestras tu interés?

¿Cómo pueden darse cuenta los profesores que tú tienes


interés por aprender y por aprobar?

1.

2.

3.

¿En qué crees que se fijan los profesores para evaluarte?

1.

2.

3.

¿En qué tres cosas podrías cambiar para mejorar?

1.

2.

3.

Puesta en común con tus compañeros y profesores.

18
Algunos de tus compañeros nos han comentado que les ha sido
útil lo siguiente:

• Di a tus profesores que quieres aprobar y pídeles que te pro-


pongan trabajos y ejercicios que puedas realizar.

• Si te exigen cosas que no sabes hacer, házselo saber al profe-


sor y explícate de forma educada. Pídele ayuda siempre que
lo necesites.

• Los profesores pueden ofrecerte alternativas de trabajo


adaptadas a tu situación y que, si las cumples, te permitirán
aprobar.

• Si hasta ahora no te ha ido bien, es posible que te hayan pues-


to una etiqueta, cambiarla te costará, pero tienes que comen-
zar por no aceptarla, demostrando tu interés y esfuerzo.

• Si te sancionan y lo consideras injusto, puedes hablar con tu


tutor, otro profesor de confianza o el jefe de estudios.

• Si eres de los que no quieren estudiar, tienes un problema.


Tendrías que preguntarte porqué te pasa eso, puedes comen-
tarlo en casa, con el orientador del instituto, con tu tutor… y
luego actuar conjuntamente con los profesores para solucio-
narlo.

19
3
La convivencia
entre compañeros

Cuando convivimos con otras personas, no sólo aquí en el insti-


tuto, sino también en casa o con vuestro grupo de amigos, es fre-
cuente que hayan momentos en los que surjan diferencias, ya sea
por el carácter de cada uno, porque se quieran cosas distintas,
porque no se comprenda la posición del otro, se tengan puntos
de vista u opiniones contrarias, etc. A veces, en estas situaciones,

20
se llega a un punto intermedio más o menos satisfactorio para las
dos partes; sin embargo, en otras ocasiones, una de las partes
asume una postura de poder, imponiéndose, y la otra parte se
somete. De esta situación es de la que nos vamos a ocupar.

Hablaremos de manera especial de las personas que reciben


abusos y son intimidadas aquí en el instituto. Todos conocéis a
alguna de ellas. Son personas que de forma repetida y durante
bastante tiempo son insultadas, despreciadas o ignoradas por
sus compañeros. Hablaremos de ellas pero también hablaremos
de sus agresores y de los motivos por los cuales abusan delibe-
radamente de sus compañeros. También hablaremos de los
espectadores de estas situaciones y de su silencio culpable o de
su sonrisa cómplice. A veces asistimos a escenas de abusos sin
actuar por impotencia o para no buscarnos problemas.

Ejemplos de abusos:

• Cuando un chico se mete con otro compañero insultándole,


poniéndole motes despectivos, burlándose de él, amenazán-
dole, tirándole sus cosas, pegándole o diciendo a los otros
que no se junten con él…
• Cuando en el patio de recreo, en los pasillos, en los servicios
y en la propia aula sucede, a veces, que unos compañeros se
burlan de su aspecto, se ríen de ellos, y luego dicen que ha
sido jugando o que el otro es un quejica, pero la verdad es
que eso molesta y más cuando se repite cada día…
• Cuando algunos chicos les dicen a los demás que no le hablen
a otro, para que no tenga amigos ni amigas, o le acusan de
algo siendo mentira…
• Cuando un chico abusa de su fuerza o se pone chulo, hacién-
dose el “guay”, porque otros chicos les ríen las gracias cuan-

21
do se hacen los graciosos, chulean, pegan o amenazan a otro
compañero que no es tan fuerte, o que le da vergüenza
enfrentarse con él y siempre se calla y aguanta…
• Cuando un grupo levanta rumores falsos sobre un compañe-
ro, simplemente porque no quiere salir con ellos o no están
dispuestos a hacer lo que ellos quieren ni aguantar sus
cosas…
• Cuando alguien no deja que disfrutemos de nuestros dere-
chos: no dejando a un compañero ir al lavabo o a un determi-
nado lugar del patio, cogerle cosas abusando de su debilidad,
pegarle o jugar de forma impertinente para provocarle…

PIENSA…

Si en el instituto has visto a alguna persona sufrir abusos


por parte de otras.
¿Qué ocurrió?
¿Cómo crees que se sentía?
¿Por qué crees que lo toleraba?
¿Cómo podría haberlo evitado?

Si en tu clase hay alguien que disfruta intimidando a los


demás.
¿Por qué crees que lo hizo?
¿Cómo crees que se sentía?

Si otras personas lo vieron y no hicieron nada


¿Cómo crees que se sentían?
¿Por qué crees que lo toleraban?
¿Cómo podrían haberlo evitado?

22
Los participantes en una situación de abuso

En estas situaciones con frecuencia existe una víctima que es


intimidada por un agresor o grupo de agresores que ejercen su
poder sobre ella. La víctima no suele contar a nadie lo que le
pasa, pero tampoco lo hacen otras personas que saben lo que
está ocurriendo, esta “ley del silencio” contribuye a que la situa-
ción se mantenga.

Aunque, como vemos, los protagonistas principales son el agre-


sor y su víctima, se trata de un fenómeno de grupo en el que
todas las personas conocedoras del abuso tienen un papel.

Roles en una situación aguda de maltrato.

agresor defensor

seguidores víctima
posible
partidarios defensor

espectadores supuestamente neutrales

El círculo del bullying (Olweus, 2001).

• El agresor o agresores: inician la agresión y toman parte activa.


• Los seguidores: no comienzan la agresión pero toman parte
activa.
• Los partidarios: no toman parte activa pero apoyan la agre-

23
sión mostrando cierto grado de apoyo abierto o bien mostran-
do su conformidad o que les gusta.
• Los espectadores: pretenden no tomar posición. Adoptan la
actitud de “lo que pasa no es asunto mío”, en un intento de
neutralidad.
• Los posibles defensores: no les gusta la agresión y piensan
que hay que ayudar a la víctima, pero no lo hacen o no saben
cómo hacerlo.
• Los defensores: no les gusta la agresión y ayudan a la víctima
o lo intentan.
• La víctima: sufre la agresión.

¿QUÉ PIENSA? ¿QUÉ HACE?

Agresor: Hola imbécil, ¿me has traído los dos euros del bocata?
Víctima: Si, pero hoy no te los daré.
Agresor: ¿Así que te pones chulo?
Víctima: Te digo que me dejes en paz.
Agresor (dándole un empujón): Dame los dos euros.
Víctima: toma y déjame en paz.
Este diálogo ocurre en el pasillo, el agresor está junto a su grupo,
cerca de la víctima está un amigo suyo y varios compañeros de
clase presencian la escena, como cada día.

En grupos de 7, repartir los papeles de los participantes en


esta situación, cada uno debe expresar un pensamiento y
una acción según el papel.

Puesta en común: comparar los pensamientos y acciones de


los distintos papeles en los distintos grupos.
Al margen de los papeles asignados comenta lo que tú
harías y lo que normalmente se hace.

24
¿QUIÉN ES QUIEN?

En mi clase hay un niño que es un raro, lleva una ropa muy horte-
ra, habla muy poco y en el patio juega con compañeros de otras
clases y más pequeños. Siempre lleva un bocadillo y una serville-
ta de papel.
En clase siempre había alguien que le escondía las cosas o le hací-
an bromas pesadas él casi nunca respondía y si lo hacía aún era
peor. Pero quién mas se pasaba eran tres compañeros y especial-
mente uno que la tomo con él además de burlarse, muy a menu-
do le pedía el bocadillo a veces se comía un trozo, otras se lo
machacaba y lo tiraba, siempre habían otros que se reían de la
situación, otros no decíamos nada aunque a mí me daba un poco
de pena. Un día, que volvía a repetirse el numerito del bocadillo
otro chico se hartó y dijo que no estaba bien eso que estaban
haciendo…

Identifica en el texto las 7 personas que juegan los distintos


papeles en la situación de abuso, señala qué frase te ha ayu-
dado a identificar a cada una. Puesta en común.

Sobre los que abusan de los compañeros

A veces ir con un grupo determinado puede traerte problemas,


para no quedar mal te ves obligado a hacer cosas que no que-
rrías hacer porque sabes que no están bien. Es muy posible que
pertenezcas a un grupo o pandilla que abusa de otras personas.
Los insultáis, amenazáis, jugáis con ellos el juego de la provoca-
ción buscando la pelea y el conflicto. Una vez habéis descubier-
to lo que molesta a personas en concreto lo volvéis a hacer.

25
Puede ser una chica a la que veis indefensa, o un chico con algún
defecto, o una persona recién llegada o de otra etnia, o un grupo
con otras costumbres y señas de identidad.

En realidad, la mayoría de conflictos en los que participáis no se


darían si estuvieras solo. Ya sabes que las personas de un grupo
de este tipo necesitan ir siempre en compañía. Sólo os atrevéis a
provocar cuando vais en grupo.

Pero no te confundas, estar en un grupo no significa que no pue-


das actuar libremente o que te limiten la libertad ni que te hagan
sentir mal. Recuerda que aunque estés en un grupo sigues sien-
do libre y responsable de tus actos. No te dejes manipular.

Si te consideras intimidado en el instituto...

Quizá tú eres una víctima de estas personas o grupos. Te insul-


tan continuamente, te amenazan, te maltratan física o psíquica-
mente... Sin embargo, NO DEBES CALLARTE.

Hasta ahora tu reacción a los abusos que recibes puede haber


sido la de aguantarlos, sufriendo solo, intentando que nadie se
entere, deseando que termine la jornada escolar para que te
dejen en paz, sintiendo miedo, rabia… pero con ello no has con-
seguido que la situación cambie, tienes un problema que dura ya
demasiado. Recuerda que tienes unos derechos y que los tienes
que defender, no es preciso que sea una acción heroica, simple-
mente decidida. Lo que tienes a continuación son alternativas
para enfrentarte a ese problema, estudia las que más te conven-
gan y las que te parezcan más eficaces. Tú puedes cambiar la
situación, da el primer paso y ACTÚA.

26
¿Qué puedes hacer para cambiar tu situación?

• Habla con tu tutor o con un profesor o profesora en quién con-


fíes y que sepas que te puede comprender y ayudar.

• Comunícalo a la jefatura de estudios o dirección.

• Coméntalo con tus amigos de confianza y pídeles que te ayu-


den a explicarlo, en tu nombre o de forma anónima.

• Díselo a otras personas que crees que pueden tener el mismo


problema y pensad juntos en cómo comunicarlo.

• Habla de ello con cualquier persona que creas que te puede


ayudar aunque sea de fuera del instituto.

• Saca el tema a la hora de tutoría o en la asamblea de clase.

• Escribe una carta y dásela a alguien que pueda actuar —pro-


fesor, compañero...—. Explica los abusos que sufres e identi-
fica a los agresores.

• Coméntalo en casa si crees que te pueden ayudar. Tu familia


vendrá o telefoneará al instituto y se pondrá en contacto con
tu tutor o algún responsable. Recuerda —y recuérdalo en casa
si es necesario— que no deben actuar ni hablar directamente
con los compañeros con los que tienes problemas. Se trata de
que la información llegue a los profesores para que puedan
actuar con eficacia.

Todos somos importantes independientemente de lo que haya-


mos hecho o de los que nos haya pasado. Eres una persona
única, valiosa y necesaria. Tú lo sabes y debes ser consciente de
ello, aunque a veces lo olvides.
27
Para los que pensáis que esto no os afecta

Por último, también puede suceder que vosotros —probable-


mente la mayoría— no pertenezcáis ni al grupo de los agresores
ni tampoco al grupo de las víctimas. Sois personas que no os
buscáis problemas pero que también os veis implicados en toda
esta historia. Conocéis las agresiones y las personas que las rea-
lizan y quizá hacéis ver que no lo veis. A vosotros os correspon-
de un papel importante y comprometido. A menudo sabéis que
alguien —tu hermano, tu amigo…— está siendo intimidado por
sus compañeros de clase, mucho antes de que lo sepan los pro-
pios profesores y padres de unos y otros. La persona que está
siendo intimidada os ha pedido que no digáis nada y que no
hagáis nada ¿qué podéis hacer? No hacer nada significa general-
mente que estos chicos o chicas que abusan de sus compañeros
continuarán haciéndolo, o que estos lo hagan en secreto, e inclu-
so elijan a otras víctimas cercanas a las víctimas —hermanos,
otros amigos...—. Parte de la diversión que estos chicos consi-
guen con estos comportamientos, es la reacción de susto o
miedo de otras personas presentes, hacia éstos como agresores.
Si no haces algo, los agresores pueden pensar que apruebas lo
que están haciendo.

Las ideas que os proponemos son:

• Si sois testigos directos de una agresión intervenir poniéndo-


os del lado de la víctima. Protegerle y ayudarle a resolver el
mal trago. Darle vuestro apoyo y acompañarle durante un
rato. Los mensajes que podéis transmitirle deben ayudarle a
entender que: “No tienes la culpa de que se metan contigo” ,
“Tú no tienes que hacer frente a esta situación sólo”.

28
• Hablar con las víctimas que conocéis para mostrarles vuestra
solidaridad y ofrecerles vuestra ayuda. Ayudarlas a que lo
comuniquen o actúen siguiendo alguna de las ideas del apar-
tado anterior. Ofreceros para acompañarlas y animarlas a
defender su derecho a la integridad física y dignidad personal.

• Intentar comprender a los agresores —comprender significa


entender, no aceptar lo que hacen—. Ellos están, a veces, tan
atrapados como las víctimas. No actuéis nunca contra las per-
sonas, sino contra los actos injustos que cometen. A menudo
hay entre ellos personas capaces de comprender una explica-
ción que puedes darles. No pierdas la confianza en la palabra.
Si podéis y lo veis posible hablar con los agresores.
Explícarles que no estáis de acuerdo con lo que hacen y pedir-
les que dejen la agresión. Estar atentos para percibir cualquier
cambio de actitud y animarlos. Si os rechazan u os dicen que
el asunto no va con vosotros, contestarles que se equivocan.
Aquello que hace sufrir a alguien, especialmente a los más
débiles es asunto de todos y por lo tanto también tuyo. Si
todos estamos bien nadie necesitará molestar a nadie.

• Si como resultado de intervenir en un acto de injusticia o de


hablar con algún agresor os encontráis en una situación vio-
lenta, procurar no caer en sus provocaciones. Una vez dicho lo
que tengáis que decir, alejaros y no les hagáis caso. Es bueno
saber estar por encima de la provocación, pero no es bueno
dejarse humillar. Un insulto o un desprecio se pueden olvidar
si son fruto de una tensión o un ataque momentáneo de mal
genio. Pero si es una acción provocadora y fría que busca
vuestra humillación, debéis contestar con la mayor firmeza y
tranquilidad que podáis. Podéis contestar: “Me estás ofendien-
do. No tienes derecho a maltratarme. Pienso quejarme.”

29
• ¡Recuerda siempre que tienes derecho a hacerlo! No creas
que denunciar la injusticia es una cobardía, sino más bien al
contrario: callar la injusticia es doblegarse y arrodillarse ante
los violentos.
• Si en un mal momento os veis agredidos físicamente, recor-
dar que debéis defenderos con toda la fuerza que tengáis o
que necesitéis. La fuerza es protectora y defensiva. Sirve para
detener, inmovilizar, o apartar la agresión. La violencia, en
cambio, es agresiva y persecutoria. Sirve para provocar, ata-
car y herir.
• Ser valientes, defender a los débiles y marginados aunque os
cueste. Vale la pena luchar por el valor de la dignidad y la jus-
ticia y también en este aspecto el instituto es un lugar de
aprendizaje.

ACTÚA ¿QUÉ PODEMOS HACER?

…Un día, que volvía a repetirse el numerito del bocadillo


otro chico se hartó y dijo que no estaba bien eso que esta-
ban haciendo…

Plantea tres finales distintos, en unas pocas líneas, para la


historia de la actividad anterior.

Puesta en común:

- ¿Cómo cree la mayoría que continúa la historia?


- ¿Qué final os parece el mejor?
- ¿Podemos hacer algo para que acabe bien para todos?

30
Si tienes algún problema tanto en el centro, como en casa o en
tu barrio, busca una persona de confianza, de tu grupo de ami-
gos, algún profesor o alguien de tu familia, cuéntaselo y pídeles
su ayuda.

También puedes llamar al teléfono del menor donde te atende-


rán especialistas que podrán ayudarte, en la Comunidad
Valenciana es el 900.10.00.33 —funciona las 24 horas del día—.

O visitar esta página web donde encontrarás ideas y también


puedes pedir ayuda:

http://www.cult.gva.es/orientados/

31