Sunteți pe pagina 1din 8

UNIVERSIDAD PERUANA CAYETANO HEREDIA

FACULTAD DE ESTOMATOLOGIA

DIRECCIÓN DE ESPECIALIZACIÓN EN ESTOMATOLODIA

POST GRADO DE REHABILITACION ORAL

SEMINARIO: DIMENSIÓN VERTICAL

Diplomado: Dante ALCANTARA CHAVEZ

LIMA – PERÚ

2008
DIMENSIÓN VERTICAL

Se define dimensión vertical como la distancia entre dos puntos seleccionados,


uno sobre un elemento fijo y otro sobre un elemento móvil. Generalmente el
punto fijo se ubica en el maxilar a nivel nasal o sub-nasal y el punto móvil en la
mandíbula a nivel del mentón. La dimensión vertical de oclusión hace
referencia la posición vertical de la mandíbula con respecto al maxilar superior
cuando los dientes superiores e inferiores intercuspidan en la posición mas
cerrada.
Existen diferentes posiciones que puede adoptar la mandíbula en el plano
vertical. De éstas, las que tienen mayor importancia clínica son:
- Dimensión Vertical de Oclusión (DVO): que es la distancia medida entre
dos puntos cuando las piezas dentarias se encuentran en contacto, es
decir que no existe espacio de inclusión ( 0 mm).
- Dimensión Vertical Postural (DVP): también llamada de reposos clínico,
en ella la distancia de inclusión esta determinada cuando el paciente se
ubica en una posición fisiológica de descanso, los músculos en equilibrio
tónico, el individuo en posición erecta y de descanso.
- Dimensión Vertical de Reposo Neuromuscular:la mandíbula esta
separada del maxilar a una distancia interoclusal de 8 a 10 mm, en esta
posición se produce una menor actividad electromiográfica tónica.
- Dimensión Vertical Optima: es la altura del segmento inferior de la cara
cuando hay un espacio de 15 a 20 mm, aquí se produce la mayor fuerza
masticatoria.

Es importante recalcar que tradicionalmente se han usado y se usan diferentes


métodos para establecer la dimensión vertical adecuada pero hasta la fecha no
existe un método único capaz de responder con total exactitud.

Existen un sin número de alternativas escritas en la literatura (métodos


fonéticos, estéticos, antropométricos, cefalométricos, con instrumentos, etc...)
pero muchas de ellas han probado en el tiempo, según los nuevos estudios y
avances de carecer de veracidad y ser fácilmente alterables, por ello pueden
entorpecer nuestra rehabilitación.
Es importante que el clínico sepa que, basado en numerosos estudios, existe
un nivel o gama de alturas dentro de la cual los músculos pueden trabajar y
desarrollar todas sus funciones, estudios actuales revocaron antiguos mitos y
demostraron concluyentemente que incrementos de la altura facial inferior
necesarios para restaurar la oclusión perdida, pueden realizarse sin riesgo de
desencadenar problemas funcionales y/o asintomático en el sistema
estomatognático a condición de que la oclusión terapéutica genere estabilidad
bilateral.
Aunque la DVO tiene lugar cuando los dientes se encuentran completamente
articulados, estos no son los determinantes de la dimensión vertical. Su
posición se encuentra determinada por la dimensión vertical del espacio
existente entre el maxilar superior fijo y la mandíbula posicionada por los
músculos
Es importante comprender sobre la dimensión vertical que la mandíbula se
dirige repetidamente a la posición dictada por la contracción de los músculos
elevadores. Los dientes superiores en inferiores realizan su erupción dentro del
espacio que se juntan en la relación intermaxilar. Por lo tanto la longitud de los
músculos elevadores contraídos durante su ciclo de fuerza fija los limites ce
separación de los maxilares para que los dientes erupcionen.
El segundo aspecto importante de la dimensión vertical que debe ser
comprendido es que la posición vertical de cada diente es adaptable al espacio
existente y no a la inversa, y que la capacidad de los dientes para erupcionar o
intruirse se mantiene a lo largo de toda la vida. Existe una fuerza de erupción
permanente que hace que los dientes erupcionen hasta que se encuentren con
una fuerza opuesta de igual intensidad si la fuerza opuesta es superior a la de
la erupción , los dientes permanecerán intruidos hasta que la fuerza de
erupción consiga igualar la fuerza de resistencia contra ellos. Si la fuerza
opuesta es menor que la erupción los dientes continuaran erupcionando.
La fuerzas de resistencia constituyen el resultado de la presión ejercida por la
elevación de la mandíbula hacia el maxilar controlada por la musculatura. El
punto neutro en el que tiene lugar la erupción de los dientes es el punto óptimo
en el que se completa la contracción muscular en su ciclo repetitivo. Es posible
contraer mas los músculos por una demanda consciente, pero el patrón
habitual de cierre es extraordinariamente constante y constituye el factor que
controla la dimensión vertical. De hecho , la dimensión de esta relación
intermaxilar es tan constante que incluso un bruxismo severo, el apretamiento o
una parafunción abrasiva

MÉTODOS PARA DETERMINAR LA DIMENSIÓN


VERTICAL

1. METODO DE LAS PROPORCIONES FACIALES


2. METODO DE LAS FOTOGRAFIA ANTERIORES
3. METODO METRICO O DE WILLIS (1930)
Con base en pacientes dentados afirmo que las distancias del angulo
externo del ojo hasta las comisuras labiales eran iguales a la distancia
de la base de la nariz hasta el mentón. Idealizo un instrumento
denominado el compas de Willis.

4. METODO CRANEOMETRICO DE KNEBELMAN


Este método establece que la distancia desde la pared mesial
del canal auditivo externo a la esquina lateral de la órbita
(distancia ojo-oreja) está proporcionalmente relacionada con la
distancia entre el mentón (superficie inferior más anterior de la
mandíbula) y la espina nasal (distancia nariz-mentón). Un
craneometro inventado por Knebelman y modificado por Tsau-
Mau y col. puede ser usado para medir la distancia ojo-oreja,
registrar la medida y una vez ajustada ser usada en pacientes
desdentados completos para guiar el cierre de la mandíbula y
determinar la DVO cuando las relaciones maxilares son
registradas.
5. METODO DE TAMAKI
Consiste en:
- Se pide al paciente que se siente y relaje que junte los labios
suavemente.
- Se registra la distancia entre un punto en el mentón y un punto en la
nariz.
- A esa distancia se le resta el espacio interoclusal en promedio para
pacientes edentulos que es de 3 mm.
- Esa distancia será la DVO.
Posición postural de reposo menos espacio interoclusal
6. METODO DE LA DEGLUCIÓN O DE MONSON
Propuso la deglución para el establecimiento de las posiciones
mandibulares de oclusión. En la deglución la mandíbula sube para
ocupar una posición terminal habitual, esta posición esta retruida para la
posición fisiologíca de relación céntrica y dimensión vertical.
7. METODO FONETICO PARA LA MEDICION DE LA DIMENSION
VERTICAL.
Se pone énfasis en el hecho de que en los pacientes con dientes
naturales en oposición se debe mantener la vertical de su posición de
intercuspidación máxima. La técnica fonética se utiliza cuando no
existen dientes opuestos en contacto. Constituye el método ideal para
los casos de construcción de dentadura completa. pero tiene el mismo
valor cuando una arcada restaurada se encuentra opuesta a una
dentadura, cuando la vertical se ha alterado por la existencia de
restauraciones inapropiadas, o en cualquier relación en la que no se
establezcan contactos adecuados entre los dientes opuestos. Se da en
la siguiente secuencia
- Se coloca al paciente en posición vertical, con el plano oclusal paralelo
al suelo. Se le invita a que realice una oclusión firme (oclusión céntrica)
y se dibuja una línea sobre un diente inferoanterior en el nivel exacto de!
borde incisal superior. La línea se denomina línea de oclusión céntrica.
- Posteriormente el paciente debe decir sí, alargando el sonido de la s,
esto, es. ssssssí. Mientras el paciente está pronunciando el sonido de la
s, se dibuja otra línea sobre el mismo diente inferoanterior, en el borde
incisal superior. Dicha línea se denomina línea de habla más cerrada. El
espacio existente entre la linea inferior de oclusión céntrica y la linea
superior de habla más, cerrada se denomina espacio fonético menor
- Con el fin de analizar cuan repetible es el registrar debe invitarse al
paciente a que cuente de 60 a 66. Debe apreciarse cómo el borde incisal
superior se dirige hacia atrás, hacia la línea "de habla más cerrada” cada
vez que se pronuncia el sonido s. Si no se aprecia debe cambiarse la
línea para igualarla a la posición de la s cuando el paciente lee o habla.
- Si tal medición va a utilizarse como registro de preextracción. se registra
la diferencia entre la línea de habla más cerrada y la de oclusión
céntrica. El espacio fonético menor debe ser mantenido en la dentadura
acabada.
- Tras determinar el soporte adecuado del labio. la estética y la posición
del borde incisal, puede utilizarse el método fonético para establecer la
dimensión vertical. Dado que no se conoce la dimensión vertical de
oclusión, determinaremos la posición de habla más cerrada
primeramente y, con posterioridad, disminuiremos la vertical 1 mm.
desde ese punto. En el lugar de los dientes superiores puede utilizarse
un rodete de cera para controlar la estética.

Dimensión vertical: aspectos psicofisiológicos


La dimensión vertical de contacto de la dentición natural implica la altura del
tercio inferior de la cara y los dientes en la posición intercuspidea.
Como esta dimensión no puede medirse con precisión en el paciente edéntulo
(solo en relación con otras referencias variables como el espacio interdental y
perdida y desgaste de los dientes) se hace el diagnostico de “perdida de
dimensión vertical” sobre la base de juicio clínico necesidades (por lo general
estéticas) del paciente, longitud requerida de las coronas para retención,
implantes y espacio de dentadura parcial.
Numerosas dudas acompañan el diagnostico de perdida de dimensión vertical
de contacto y no pocas de ellas se relacionan con la incierta respuesta del
paciente a” levantar la mordida” demasiado (que puede ser muy poco en
algunos individuos). No obstante, desde el punto de la labilidad.de la longitud
muscular, parece que esta puede incrementarse en alguna medida en pocas
semanas. Cuando se contrastan los problemas que pueden surgir de “levantar
la mordida” de manera permanente con la virtual ausencia de cualquier
trastorno producto del uso prolongado de una guarda correctamente hecha, la
longitud muscular no parece causar problemas.
Aunque la longitud muscular al contacto de los dientes naturales determina la
longitud muscular de máxima fuerza al masticar, tales determinantes así como
la longitud muscular postural, son parámetros biológicos que no resultan útiles
para establecer la dimensión vertical de contacto aceptable. Sin embargo es
probable que los cambios en la dimensión vertical tengan un efecto sobre la
longitud y actividad muscular. No puede decirse arbitrariamente que lo que
parece pérdida de dimensión vertical sea la causa de una disfunción existente
(por ejemplo disfunción de ATM, cefalea, tinnitus), aun cuando el incremento de
la dimensión vertical mediante una guarda con plano de mordida oclusal en
ocasiones elimina o reduce los síntomas. La incertidumbre de un diagnostico
inicial de perdida de impedimentos verticales se excluye si se asume que
“levantar la mordida” fue la razón de la disminución de síntomas. Puede existir
alguna seguridad si el desuso de la guarda se relaciona con un regreso de los
síntomas.
La preocupación del clínico acerca de una diagnostico apropiado de “perdida
de vertical” se relaciona con los problemas que se desarrollan en forma
impredecible y frecuente al “levantar la mordida” por razones estéticas o para
ganar retención para restauraciones, y mucho menos con el intento de tratar
trastornos que se consideran debidos a factores distintos a la perdida de
dimensión vertical. Por tanto, el incremento de la dimensión vertical a menudo
se mantiene al mínimo.
Debe reconocerse que la dimensión vertical no es solo un asunto de milímetros
, sino que sin duda comprende consideraciones psicofisiológicas no descritas
en una prueba de “comodidad”, estética, fuerza de mordida o evidencia
electromiografica de actividad muscular. Mas bien todos estos parámetros, asi
como la adaptación, pueden estar incluidos en expresiones de cambio en la
dimensión vertical.
CAMBIOS EN LA DIMENSIÓN VERTICAL

No siempre es posible restablecer una oclusión extremadamente desgastada


sin un poco de aumento y algunas veces la elección puede estar entre
aumentar .la dimensión vertical o;' realizar extirpaciones pulpares múltiples y
endodoncias para dejar espacio suficiente a las restauraciones. En algunos
casos no se pueden satisfacer las necesidades estéticas del paciente sin
aumentar la longitud de la corona. y las elecciones consistir en procedimientos
quirúrgicos para conseguir el alargamiento de la corona o bien en el aumento
de la dimensión. vertical.