Sunteți pe pagina 1din 88

UNIVERSIDAD DE TARAPACÁ

FACULTAD DE EDUCACIÓN Y HUMANIDADES


Departamento de Ciencias Históricas Y GeográficaS
Arica-Chile

REVISTA DIÁLOGO ANDINO

Representante Legal
Sr. SERGIO PULIDO ROCCATAGLIATA
Rector Universidad de Tarapacá

Editor Revista
Sr. ALFONSO DÍAZ AGUAD

COMITÉ EDITOR
Miembros Universidad de Tarapacá
Sr. Ángel Henríquez Aguilera (Ingeniero Comercial)
Sr. Alejandro Tapia Tosetti (Geógrafo)
Sr. Leonardo Figueroa Tagle (Laboratorista Químico)
Sr. Carlos Villarroel González (Ingeniero Electrónico)
Sr. Waldo Ríos Bordones (Profesor de Historia, Geografía y Educación Cívica)

Miembros externos
Sr. Juan Carlos Cóndor Ames (Universidad Nacional del Centro de Perú)
Sr. Mario Rivera Díaz (Universidad de California, Los Ángeles)
Sr. Mario Orellana Rodríguez (Universidad de Chile)
Sr. Tom Zuidema (USA)
Sr. Luis Millones Santa Gadea (Perú)
Sr. Osvaldo Silva Galdames (Universidad de Chile)
Sr. Sergio Villalobos R. (Universidad de Chile)

TRADUCCIÓN
Sr. Emilio Verdugo González

SECRETARIA
Sra. Mercedes Saravia Saravia

Lugar de Edición:
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas, Arica, Chile

Entidad Editora:
Universidad de Tarapacá

Impreso en diciembre de 2006


 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

REVISTA DIÁLOGO ANDINO

Diálogo Andino es una publicación periódica especializada, fruto de la labor editorial del Departamento de
Ciencias Históricas y Geográficas de la Universidad de Tarapacá. Desde el año de su primera edición, 1982, se
consagró a la temática etnohistórica y geocultural del área Centro Sur Andina, divulgando estudios realizados
por académicos de este Departamento, así como de investigadores nacionales y extranjeros. El año 2003, esta
revista se ha ampliado a temas de carácter regional, inéditos, fundamentalmente de la Zona Norte de Chile, en
áreas temáticas como la Historia Local, el Medio Ambiente y Riesgos Naturales. Esta publicación está dirigida
particularmente a los especialistas que estudian y trabajan en la temática del Centro Sur Andina, pero cualquier
persona interesada en esta temática, que no sea especialista, puede también acceder a estos conocimientos.

Los manuscritos son evaluados por el Comité Editor y posteriormente por Consultores externos ajenos al
Comité Editorial. Las fechas de recepción y aprobación se indican en la primera página impresa de los ma-
nuscritos publicados. Los autores, al preparar sus manuscritos, deben regirse a las normas editoriales de la
revista Diálogo Andino.

Su distribución se realiza a través de la Oficina de Publicaciones de la Universidad de Tarapacá, y median-


te canje con universidades e instituciones de investigación del continente americano y Europa, que editan
publicaciones de disciplinas similares. Desde el mes de mayo del año 2002, Diálogo Andino está indexado
en Hispanic American Periodicals Index (HAPI), Current Periodicals de la Royal Geographical Society, y
PERIOMIP Index (PERIOdiques MIdi-Pyrénées) y además, a partir del 2006, en LATINDEX (Sistema Regional
de información en línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Dialnet
de la Universidad de La Rioja, España.

Diálogo Andino is a specialized periodical, product of the editorial work of the Department of Historic
and Geographic Sciences at Universidad de Tarapacá. Since its first edition in 1982, this periodical has devoted
itself to ethno-historical and geo-cultural themes of the Central South Andean area, divulging studies carried
out, not only by professors of the Department of Historic and Geographic Sciences, School of Education and
Humanities at Universidad de Tarapacá, but also national and foreign researchers. Since 2003, this periodical
has extended into themes of a regional character, fundamentally, the North of Chile, in thematic areas such
as Environment and Natural Risks. This publication is essentially directed to those specialists who study and
work on themes related to the Andean Central-South area. However, any person who is interested in these
themes, can also access to these knowledges.

The manuscripts are evaluated by an Editorial Committee and then by External Consultants. Reception
and approval dates are stated on the first printed page of the published manuscript. The authors –while pre-
paring their manuscripts– have to follow the editorial norms of the Diálogo Andino magazine.

Its distribution is carried out through the Universidad de Tarapacá Publications Office, and also through
exchange with universities and American and European research institutions which edit publications of similar
disciplines. Since May 2002, Diálogo Andino has been indexed in the Hispanic American Periodicals Index
(HAPI), the Current Periodicals of the Royal Geographical Society, and the PERIOMIP Index (PERIOdique
Midi-Pyrénées). Since 2006, it has also been indexed in LATINDEX (Regional System of On-Line Information
for Scientific Magazines of Latin America, the Caribbean, Spain, and Portugal). Dialnet de la Universidad de
La Rioja, España.

Revista Diálogo Andino


Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Universidad de Tarapacá
18 de septiembre Nº 2222
Arica-Chile
rda@uta.cl
www.uta.cl/revistas/andino
DIÁLOGO ANDINO Nº 28, Arica y la guerra civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro
2006 
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. ISSN 0716-2278

SUMARIO

Presentación
Dr. Alfonso Díaz Aguad 7

La historia regional en perspectivas historiográficas.


Problemas temáticos y metodológicos
Dr. Eduardo Cavieres Figueroa 9

Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX


Dra. Teresa Cañedo-Argüelles 19

Una aproximación al conocimiento del “currículum oculto” en la


Educación Indoamericana
Mg. Emilio Fernández Canque 31

Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional de un conflicto


Lic. Elías Pizarro Pizarro 41

Representaciones iconográficas de los “orejones” en los textiles de


la cultura Arica (1000-1470)
Mg. Macarena Ruiz Balart 53

Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto (1880-1929)


Lic. Marbet Barrios Arenas 63

Normas de publicación 81

Instrucciones a los autores 83


Arica y la guerra civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 

PRESENTACIÓN

El Comité Editor de la Revista Diálogo Andino se complace en presentar el volumen N° 28, correspondiente
a diciembre de 2006, en el que se encuentran seis interesantes trabajos de destacados investigadores e
investigadoras de Universidades Chilenas y Extranjeras, los que se enmarcan principalmente dentro del
ámbito de la Historia Local y Antropología del extremo norte de Chile y sur del Perú, en una secuencia
temporal que se centra en períodos prehispánicos, coloniales y republicanos.

El Dr. Eduardo Cavieres Figueroa, Académico del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad
Católica de Valparaíso, nos presenta un interesante artículo referido al análisis de las principales pro-
blemáticas de la Historia aplicadas al estudio de la historia regional, y cómo ésta puede servir para
revitalizar el estudio de la historia, si antes se precisan y solucionan una serie de problemas temáticos
y metodológicos que el estudio de este ámbito de la historia contiene.

Oligarquías Multiétnicas en el Cercado Andino Siglos XVIII-XX es el trabajo que nos entrega la Dra.
Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid-España), donde se
estudia el proceso multisecular en la formación de las oligarquías rurales multiétnicas de Moquegua
a través de dos factores; el cacicazgo y la propiedad de la tierra, centrándose en la etapa virreinal y
en los comienzos de la República, tomando como marco de análisis cuatro antiguas doctrinas de las
provincias: Torata, Omate, Puquina e Ichuña.

El Académico del Departamento de Educación, Mg. Emilio Fernández Canque nos da a conocer un tra-
bajo en uno de los ámbitos en que se ha especializado, el estudio del currículum oculto en la educación
indoamericana, analizando lo acontecido en educación en esta parte del mundo durante los años 1850
a 1930 que lleva a destacar los aportes de los primeros educadores latinoamericanos, quienes hicieron
un valioso e inédito aporte hacia el desarrollo de nuestras formas culturales y nuestras primeras mani-
festaciones de un desarrollo con identidad.

Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento Regional de un Conflicto, es el trabajo que nos presenta
el Académico del Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas, Lic. Elías Pizarro Pizarro; este
artículo busca informar y contribuir con antecedentes regionales que nos permitan conocer el compor-
tamiento de la Guerra Civil de 1891 en lo que corresponde a la zona de Arica, la cual presentaba a la
vez rasgos particulares por ser un territorio que desde hace muy poco tiempo (1880) estaba incorporado
a la administración chilena como consecuencia de la Guerra del Pacífico.

La investigadora Mg. Macarena Ruiz Balart nos entrega los resultados de una investigación en la que
realiza una aproximación hacia el significado del “motivo antropomorfo de orejas exageradas”, presente
en chuspas, inkuñas y bolsas fajas de la cultura Arica, a través de su lenguaje plástico, hallazgos arqueo-
lógicos y analogías etnohistóricas, complementándolo con imágenes y figuras presentes en la región.
 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto (1880-1929) es el trabajo que nos presenta la inves-
tigadora Mg. Marbet Barrios Arenas en donde se analiza el papel del Estado Chileno en los territorios
recién conquistados, entregándose a la tarea colosal de formar ciudadanos en tiempos de conflicto, más
bien a una población conformada principalmente por peruanos, labor que se llevará a cabo a través de
tres ejes temáticos como lo son la educación, el rol sacerdotal y lo militar, donde de esta forma se irá
construyendo al ciudadano chileno, dejando atrás un inicial limbo ciudadano, en el cual se encontraban
los habitantes de aquellas zonas ocupadas.

Dr. ALFONSO DÍAZ AGUAD


Director
Revista Diálogo Andino
Arica, diciembre de 2006

Arica, diciembre de 2006


DIÁLOGO ANDINO Nº La 28, historia
2006 regional en perspectivas historiográficas… / Eduardo Cavieres Figueroa 
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 9-18 ISSN 0716-2278

LA HISTORIA REGIONAL EN PERSPECTIVAS


HISTORIOGRÁFICAS. PROBLEMAS TEMÁTICOS
Y METODOLÓGICOS

Regional History in Historiographic Perspectives:


Thematic and Methodological Problems

por:
Dr. Eduardo Cavieres Figueroa*
Profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales. Licenciado en Historia
Magíster en Historia. Doctor en Historia
Instituto de Historia
Facultad de Filosofía y Educación
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Paseo Valle Nº 396, Viña del Mar, Chile
E-mail: ecavieres@ucv.cl

RESUMEN
Se analizan las principales problemáticas de la historia aplicadas al estudio de la historia
regional, y cómo ésta puede servir para revitalizar el estudio de la historia, si antes se precisan
y solucionan una serie de problemas temáticos y metodológicos que el estudio de este ámbito
de la historia contiene.
Palabras clave: Historia regional, problemas metodológicos.

ABSTRACT
The present work analyzes the main historical problems applied to the study of regional history
and how it can be used to revitalize the study of history if a series of methodological and thematic
problems are previously solved.
Key words: Regional history, methodologic problems.

* Las ideas centrales de este artículo fueron presentadas como Conferencia de clausura del II Congreso latinoamericano de Historia
Regional. Luis Álvarez M., Facultad de Educación y Humanidades, Universidad de Tarapacá, Arica, noviembre del 2006.

Recibido el 15 de Octubre de 2006


Aprobado el 25 de Noviembre de 2006
10 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

INTRODUCCIÓN social, que llega, en casos que se van generalizando,


a no tener caras, que no tiene nombre, que carece
Problema básico para cualquier tipo de historia, de identidades singulares. Sus apelativos tienen
por ejemplo, para la historia regional, es el cómo que ver con un grupo específicamente determinado
insertamos el trabajo de investigación en cuestio- al cual se le atribuye la capacidad de construir la
namientos mayores relativos al cómo se piensa y historia por sí solo.
al cómo se desarrolla el trabajo historiográfico. La historia es mucho más de lo que hacen aisla-
Quizás, el punto de inicio para dilucidar este tipo damente unos u otros. Se trata de interrelaciones en
de situación tiene que ver con algo básico, pero que todas sus variedades: de explotación, de conflicto,
continuamente se olvida, y que se refiere simplemente de cooperación, de lealtades, de traiciones, etc. El
a lo que llamamos la construcción de la historia, problema es que difícilmente podemos construir
más precisamente, la construcción del conocimiento ideas dinámicas para representar esas relaciones y,
histórico. Cuando hablamos de ello, no sólo hablamos más difícil aún, poder comunicarlas por escrito. En
de cómo vamos construyendo dicho conocimiento, todo caso, hoy en día podemos recrear el pasado
sino que, igualmente, tenemos que pensar en el con muchas más posibilidades, por ejemplo, a tra-
cómo, en la realidad concreta, la propia historia se vés del crédito que se otorga a las imágenes y a la
va haciendo, se va realizando. Nos referimos, por creación de las mismas. En este sentido hay muchas
tanto, a una doble situación: por una parte, al cómo series de TV, algunas inglesas muy importantes
se va estructurando la historia propiamente tal; por y recordadas, en que se ha tratado de visualizar
otra, al cómo vamos escribiéndola. Además, en y ver la historia tal como ella va transcurriendo,
una especie de síntesis, a qué es lo que pensamos cotidianamente, al interior de grandes mansiones,
cuando hablamos de relato histórico. en las relaciones entre los componentes de una gran
familia, pero también en las de éstos con el personal
La Construcción de la Historia subalterno, cada uno de ellos fijando sus propias
jerarquías. A pesar de que se debe separar entre
Esto de la construcción de la historia es, a la lo que es una story y lo que es history, se trata de
vez, tan simple como tan complejo como el pensar
algo así como escenas de microhistoria a partir de
no sólo en términos del conocimiento, sino tam-
lo cual el televidente puede imaginar y explicarse
bién en el cómo se van dando las cosas. Es como
el funcionamiento del cuerpo social en conjunto.
dialogar sobre el viejo tema de que la historia se
Se observan las situaciones en términos de los que
va haciendo y se va construyendo a partir de los
están arriba y los que están abajo y cómo los de
grandes procesos, a partir de las grandes institucio-
arriba tienen unas connotaciones en su actuar y los
nes y, obviamente, a partir de las grandes figuras,
de abajo otras; pero ellos nunca están en posiciones
de los grandes hombres que participan decidiendo
absolutamente independientes o separados entre
la historia. Cuando la miramos así, y pensamos
sí; siempre hay formas de comunicaciones o inco-
que la historia se construye así, es evidente que
municaciones, igualmente de variadas tonalidades
tenemos que construir nuestro relato a partir de
esos mismos énfasis: en esos grandes procesos, en e intenciones, siempre en referencias a los otros.
esas instituciones, en esos grandes personajes. No Así se va estructurando la historia propiamente tal;
obstante, existen también otras miradas, algunas que
se mueven por el lado contrario, por consideraciones  Sobre los desarrollos de la historia social, conviene tener en
de que la historia se construye desde la base y que, cuenta a Eric Hobsbawm, De la historia social a la historia
por lo tanto, son todos los hombres, los humildes, de la sociedad, en Sobre la Historia, Crítica, Barcelona
1998, pp. 84-104.
los explotados, los que la configuran y los que la  Por ejemplo, la recordada serie inglesa Los de arriba y los
deciden. Ellos serían los personajes claves. Frente a de abajo, 5 temporadas, 63 episodios, emitida como Ups-
ello, no se trata de decir nada en contra o en favor, tairs, downstairs entre 1971 y 1975 por Granada Television
muy por el contrario, pero, en el fondo, lo que se Limited y que narra lo que sucede en la mansión londinense
propicia es focalizar las miradas en unos extremos de la familia Bellamy, desde principios del siglo XX hasta
la Gran Depresión del 29. Bastante similar, con otros con-
o en otros, es simplemente privilegiar uno u otro tenidos, la más reciente película dirigida por James Ivory
lado de la medalla: no nos gusta la historia de los y protagonizada por Anthony Hopkis y Emma Thompson,
grandes hombres, nos gusta esa otra historia, de base, Lo que queda del día, Columbia Pict., 1991.
La historia regional en perspectivas historiográficas… / Eduardo Cavieres Figueroa 11

así van surgiendo los diversos tipos de interrelacio- pública indígena, la cual prácticamente carece de
nes. Podemos decir que lo que vamos a conocer y tiempos propios durante los siglos XIX y XX, desde
a pensar como historia es precisamente la síntesis la llegada del Estado Nacional y de la República
de esas interrelaciones. liberal. Ellos liquidaron lo que quedaba acerca
Entiendo y apruebo la idea de que uno puede de las experiencias e ideas sobre esa República y
efectivamente mirar la historia según el lugar en que de cómo ella pudiera funcionar efectivamente en
se ubique. Ello siempre significa que lo hacemos en paralelo a la República de los españoles. Hubo un
términos parcializados, focalizando nuestra atención tiempo que fue favorable a la continuación de una
en algunos actores o en algunos problemas, pero ello tradición que se venía gestando desde los inicios
es una cuestión básicamente metodológica. Desde del período colonial, pero también muchos otros
el punto de vista de las realidades complejas, no po- momentos adversos. Si efectivamente se pudieron
dríamos aislar ni temas, ni problemas ni personajes. dar circunstancias para que las comunidades indí-
Lo que sucede en la historia sucede por relaciones genas accedieran a lo menos a una parte del nuevo
de conflicto o de consenso entre personajes y sec- poder en construcción, a una parte de las nuevas
tores sociales de diversas situaciones y categorías. instituciones republicanas en términos concretos,
De allí devienen los problemas y los acaeceres de hay que examinar también por qué cada una de esas
la historia. En términos amplios, así como no po- circunstancias fueron frustrándose y fueron fraca-
demos pensar la periferia sin un centro, es difícil sando. Esas circunstancias siempre están contenidas
pensar sistemas coloniales excluyendo de nuestro en cada uno de sus propios tiempos.
pensamiento a los Imperios. Del mismo modo, no Obviamente, los proyectos se dan en el tiem-
podemos hacer una historia de la pobreza o de los po, pero es el propio tiempo y las circunstancias
pobres sin tener en cuenta la historia de la riqueza o temporales que están allí presentes los que a veces
de los ricos; no podemos hacer una historia concreta permiten que las cosas vayan fluyendo, o que, por
de la clase obrera sin tener, a su vez, el referente de el contrario, las cosas se detengan. El problema, en
la clase empresarial con la cual tuvo que lidiar esa consecuencia, es tener en cuenta consideraciones
clase obrera en un momento determinado. Incluso, respecto a cuál es el tiempo adecuado y preciso para
desde un punto de vista de las realidades concretas decidir sobre lo que hay que hacer. Por cierto, hoy
y no sólo metodológicas, la historia de la mujer en día, un sector muy importante en Bolivia tiene
existe sólo en términos y en referencia a que existe angustias muy fuertes porque advierte que éste podría
una historia masculina y viceversa. Entonces, en ser el tiempo de la ya mencionada república indígena,
estos contextos, me parece que la construcción de la cual, pensándola en sus aspectos tradicionales y
la historia por lo menos contiene dos situaciones no en términos de los requerimientos y condiciones
que siguen siendo muy importantes en nuestra del presente, evidentemente provocaría una crisis
especialidad y en lo que hacemos. Ellas tienen que muy profunda, no necesariamente negativa, pero que
ver con el hecho de que ante cualquier situación que podría cambiar los órdenes del tiempo. El ejemplo
queramos efectivamente entender, la debemos insertar sólo es válido como una reflexión muy general para
en sus tiempos y espacios para hacer inteligible y dar una idea de cómo hacer inteligible los fenómenos
comprensible lo que está ocurriendo en un momento que estudiamos respecto al tiempo.
y en un lugar determinado y en un complejo set de Pero la historia, además, se da en el espacio y,
circunstancialidades. desde ese punto de vista, también hay relaciones
Cuando hablamos de que las cosas suceden en referentes a lo que sucede con la construcción de
el tiempo ya tenemos un problema. Fundamental. ellos. Me refiero más específicamente a lo con-
Esencial. Las cosas no se dan en abstracto, aún más, cerniente con la historia vista desde un punto de
siempre son complejas. Sólo un ejemplo: reflexio- extensión territorial y, particularmente, a lo que
nando sobre lo que está sucediendo actualmente en consideramos como historia regional. Así, cuando
Bolivia, no interesa sólo saber lo que sucede hoy relacionamos tiempo y espacio, la historia regional
en día, sino también descubrir las razones por las no es sólo un concepto, es más bien, y así debiera
cuales pasa lo que pasa hoy. Allí hay problemas entenderse, una realidad concreta, pero cambiante.
de tiempos y de conceptos que proceden desde la Una realidad que juega en la historia, que tiene
colonia y que tienen que ver con muchos rezagos influencia en la historia y que permite también
y proyectos nunca cumplidos. Por ejemplo, la Re- visualizarla a partir de ciertos caracteres determi-
12 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

nados que efectivamente le dan singularidades de y cotidiano, en donde se juega la sobrevivencia y


acuerdo a lo que allí sucede en la transformación en donde se dan las adecuaciones a las imposicio-
permanente, aunque a veces imperceptible, de un nes que se reciben desde el exterior. Frente a esa
mundo físico en un paisaje cultural. visión que se instala desde España sobre América,
Aquí también sucede lo que señalaba al co- se puede seguir igualmente el camino inverso y se
mienzo. Podemos mirar la historia desde arriba o puede visualizar de qué maneras, y cómo a partir de
la podemos mirar desde abajo, pero tenemos que la misma América Latina se va construyendo una
interrelacionarla. ¿Qué ha pasado con esto de la historia que es propia, pero que no necesariamente
construcción e integración de espacios? Si uno se trata de la historia que pensamos idealizada y
piensa en términos de la historia y de la sociedad generalizadamente, sino que corresponde a una
colonial, tenemos un tipo de visión y una perspec- realidad tan concreta como lo son todas las otras
tiva de análisis territorial de dicha sociedad que historias que conocemos a ese nivel.
corresponde a una interpretación de la historia América Latina es mucho más que un concepto,
que generalmente responde a la caracterización porque efectivamente lo que sucede acá y las formas
de un sistema global, de un sistema total: el Im- de construcción de la historia se constituyen a partir
perio. Hablamos de colonia porque ésta era un de espacios regionales, de paisajes productivos es-
solo espacio o conjunto de espacios a cuya cabeza pecíficos, obviamente de las características geomor-
estaba el Rey, el cual, para poder administrarlo, fológicas del territorio, de sus recursos naturales,
lo había dividido en unas ciertas jurisdicciones, etc. No ha sido lo mismo, todavía no lo es, el vivir
al mando de sus respectivos representantes, hasta en zonas andinas, que en valles, que en plantaciones
llegar prácticamente a la base social del sistema. tropicales o en todo aquello que significa pampas
Por lo tanto, y a consecuencia de ello, se tiene una cerealísticas, etc. Todo ello se va construyendo en
mirada de la sociedad colonial, de América Latina, una perfecta concatenación de una serie de situacio-
que se hace a partir del Rey de España y de las nes, en la cual, para no contradecirme con lo dicho
instituciones españolas, de las Leyes de Indias y anteriormente, no podemos prescindir también de
de todo aquello que significa la estructuración del las leyes españolas, de los españoles, de sus autori-
régimen colonial a partir del cómo se le pensaba, dades. Lo importante es descubrir el juego tensional,
del cómo se le visualizaba por los representantes siempre muy fuerte, entre un espíritu centralizador
de la monarquía o de otras instituciones hispanas, del sistema europeo y, por otra parte, una realidad
del tipo de funcionamiento de su economía, de su concreta, americana, descentralizadora del mismo
administración de justicia, etc. Desde esa pers- sistema. De alguna manera, es precisamente “una
pectiva, pensamos, por lo tanto, de que la historia historia de una América dinámica capaz de reac-
de América se fue haciendo únicamente al modo cionar creativamente ante los retos que le impone
de cómo la concibieron los españoles, de cómo la este mundo cada vez más integrado”.
controlaron y, en definitiva, de cómo la quisieron En los años 1960 y 1970, en medio de una gran
los españoles, en particular su Corona. discusión, mucho más ideológica que metodoló-
No obstante, en términos espaciales, también gica, que tenía que ver con el cómo caracterizar a
podemos mirar esta misma historia desde abajo, América Latina a partir de dos conceptos bastante
incluso desde la perspectiva de que es una historia cerrados como feudalismo europeo y capitalismo
que también se gesta y se construye desde acá y no como ampliación de la modernidad, se abrieron
solamente desde Madrid, por lo tanto, no exclusiva- desarrollos historiográficos propiamente tales para
mente desde las ideas de los intelectuales españoles, explicar la situación más allá del puro concepto
o desde los análisis de los expertos en derecho, sino o sólo desde los contenidos del concepto. Desde
que igualmente desde la acción de las gentes del un punto de vista metodológico surgió un grupo
común, de la población indígena, de la población de historiadores muy importantes que hoy día se
criolla. De cómo todos ellos, según y desde las recuerdan poco: Juan Carlos Garavaglia, Carlos
formas en que se van asentando, desde los modos
en que se van relacionando, desde el mestizaje que  Marcello Carmagnani, Alicia Hernández, Ruggiero Romano
va surgiendo, van conformando paisajes que tienen (Coordinadores), Para una historia de América. I. Las Es-
que ver con el escenario en donde esas relaciones se tructuras; Fidoicomiso Historia de las Américas, México
van produciendo, un escenario físico concreto, real 1999, p. 08.
La historia regional en perspectivas historiográficas… / Eduardo Cavieres Figueroa 13

Sempat Assadourian, Enrique Tandeter, Juan Carlos Paraguay, recreó el gran espacio de la yerba mate.
Chiaramonte, el mismo Marcello Carmagnani, que ¿Para qué y para quién producir yerba? Ya desde el
efectivamente pusieron la atención mucho más en siglo XVII se producía para poder hacerla circular
lo que sucedía al interior propiamente tal de los transformándola en centro, eje y medio principal
paisajes latinoamericanos que en los conceptos de articulación de diferentes paisajes y poblaciones
generales o universales de capitalismo y feudalismo. que, unidos, posibilitaron el funcionamiento de un
Lo que hicieron fue poner en situación destacada espacio regional mayor. Con el tiempo, además del
lo que llamamos durante mucho tiempo, a partir de espacio rioplatense, el mercado por excelencia del
una fundamentada forma de pensar, como historia producto fue el Perú, pero no sólo se trataba de
regional. Las grandes regiones coloniales no siempre una mercancía ya que, más allá de su dispersión
tenían que ver con la centralización u organización espacial, sorprende
del territorio desde el punto de vista de virreynato
o del corregimiento, es decir, de la organización “la capacidad de la yerba para interesar el tejido
política institucional, sino más fundamentalmente de la sociedad colonial. Una sociedad jerárquica,
con lo que en verdad estaba sucediendo en unas donde las manifestaciones exteriores de perte-
grandes extensiones que más o menos tenían unas nencia a un grupo étnico o social determinado
características comunes y que además, comenzaban suelen ser bastante rígidas (piénsese, si no, en
a vislumbrar ciertos grados de identificaciones la forma en que esto es vivido a través de la
comunes. La unicidad de lo que sucedía dentro de vestimenta o del ceremonial público), suele
esos espacios venía a conformar lo regional. aceptar a regañadientes un hábito de consumo
Evidentemente, no todo espacio es una región que abarque todas las categorías sociales y
en sí misma. Pero ya podemos distinguir una fi- grupos étnicos.
sonomía regional en tanto podemos distinguir un
espacio en donde se desarrolla un tipo de producción Por cierto, esto no tiene que ver con lo que
de acuerdo a los recursos naturales que existen y, pensaba el Rey de España, por lo menos no con
junto con ello, una determinada circulación de todo lo que pensaba el Rey de España. Más bien,
mercaderías. Más concretamente, en una región tiene que ver con las posibilidades concretas que
se dan unas formas de especialización productiva en estos territorios se estaban dando. Garavaglia
con unos ciertos modos de trabajo en común, estudió la circulación de la yerba mate desde las
todo lo cual está mediatizado por un conjunto de misiones, pasando por el SE argentino, llegando
expresiones particulares de relaciones políticas, a Potosí y desde allí, a través del intercambio con
sociales, de cómo se ejerce el poder interior, todo metálico, siguiendo al eje Lima-Callao para entonces
lo cual ha sido muy bien abordado a través de volver con mercaderías que venían desde Europa
historiografías particulares como la historia de la y hacer el recorrido a la inversa. Ése fue un gran
familia, pero fundamentalmente a través del estudio eje, con vida propia, con una caracterización, con
del cómo se van tejiendo y se van conformando las unos elementos que le dieron cohesión interna. La
llamadas articulaciones de espacios. Cada uno de base del eje fue la producción de la yerba, pero no
ellos, de localidades a regiones, se va conectando, menos importantes resultaron los diferentes tipos
complementando, articulando en sus funciones, de relaciones, sociales, crediticias, que se fueron
en sus necesidades, en sus proyecciones, en sus consolidando alrededor de su circulación y consu-
desarrollos, llegando incluso a formar verdaderas mo. A través de los movimientos del transporte,
macrorregiones. diferentes a los de otras regiones que se estaban
¿Bajo qué perspectivas los historiadores antes construyendo, se dieron unos ritmos temporales que
nombrados desarrollaron sus estudios sobre estos diferían, por ejemplo, con los de las zonas andinas
procesos? Lo hicieron especialmente a través del propiamente tales.
análisis de las vías de circulación, del movimiento de En el mismo tenor, conocidos son los estudios
los animales de carga, de las mercaderías transpor- de Sempat Assadourian, sin duda alguna el principal
tadas, de los hombres. Rápidamente, puedo señalar impulsor de estos análisis regionales. Entre esos
uno de los casos notables, Juan Carlos Garavaglia,
por ejemplo, estudiando la región conocida como  Juan Carlos Garavaglia, Mercado interno y economía
la de las misiones jesuitas cuya base sería el actual colonial, Enlace Grajalbo, México DF 1983, p. 40.
14 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

estudios podemos recordar aquéllos que tienen desde el punto de vista del Estado, a lo largo del
que ver con Córdoba y el tráfico de mulas, iniciado siglo XIX, lo que sería toda una gran región como lo
velozmente en la segunda década del siglo XVII, es el norte del país y el sur del Perú, tan importante
destinado originalmente a abastecer las necesida- y singular en sus períodos originales, quedó frag-
des de Potosí y extendido rápidamente hacia los mentada en tres estados nacionales, una verdadera
otros centros mineros altoperuanos, pero también región trinacional. No obstante, precisamente desde
creando otros circuitos de una economía regional el punto de vista de su conformación, orígenes y
con Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy; constitución, ella igualmente conserva elementos
con San Juan, La Rioja y Mendoza; con Catamarca; correspondientes a una verdadera historia regional
con Buenos Aires, el litoral y Paraguay; y con Chile de larga data. Los cambios que se producen con el
y otros circuitos marítimos del Océano Pacífico. Estado nacional alteran los contenidos del concepto,
Sobre el caso chileno, Carmagnani estudió de pero permiten la permanencia de otros elementos
qué forma, a fines del período colonial, lo que era de la identificación. Los Estados ahogan variadas
Chile de esa época, en realidad estaba conformado formas de descentralización que provocan los cre-
por tres regiones diferentes: norte chico (La Serena), cimientos de regiones con dinámicas particulares,
valle central (Santiago) y la Frontera (Concepción) especialmente cuando tienen sectores productivos
y cómo, en la medida que ellas fueron creciendo más o menos fuertes, pero no siempre pueden o
no lo hicieron sólo en términos de lo que acontecía desean aniquilar lo más propio de ellas.
al interior de ellas, sino también en relación a sus En lo general, detrás de todas las discusiones
regiones vecinas a través de desarrollos de com- de la primera mitad del siglo XIX entre protec-
plementariedad: todos sabemos que en el Norte cionistas y liberales, entre los que estaban en los
Chico, a comienzos del siglo XVIII, la actividad puertos, dirigiendo el comercio y las finanzas, y los
cerealística, que había sido muy importante después que estaban al interior del continente, produciendo
de 1680, comenzó a decaer, volcándose la región materias primas, cereales, ganadería, etc.; detrás de
hacia la minería. Entonces ella misma necesitó más las discusiones en torno a si se quería ser república
productos agrícolas sobre los cuales se especializaba unitaria o federal, el problema central que estaba
en forma mucho más profunda el valle central y, a presente era el problema de las regiones, porque
su vez, otros productos que se desarrollaban más al efectivamente ellas se habían consolidado bajo
sur. Por lo tanto, tenemos tres regiones que se van estructuras y condiciones muy diferentes y no sólo
asociando y complementando. Desde un punto de eran entidades económicas, sino también represen-
vista historiográfico y económico, lo que señalaba taban estructuras sociales, de poder, dominios de
Carmagnani y su hipótesis de trabajo fue que, final- caudillos, de líderes regionales que obviamente
mente, las tres regiones, sólo hacia 1830, entraron contradecían sus intereses con los de los Estados
a conformar un único espacio mayor, bajo ciertas nacionales que surgían.
formas de relaciones capitalistas y con el Estado ¿Qué debieron hacer dichos Estados nacionales?
sobre estas regiones. Todos lo sabemos. Se impusieron sobre la diversidad
Este punto es muy importante. El concepto de de las regiones y entonces el concepto de región dejó
historia regional que manejamos para los tiempos de ser lo que había venido siendo; ya no fueron más
coloniales deja de serlo y sus contenidos cambian en aquellos espacios en donde se producían situaciones
el siglo XIX con el surgimiento del Estado nacional independientes de otros, sino que pasaron a ser parte
y por una serie de razones anexas. Por ejemplo, de un todo mayor que ya no era el imperio, sino
cada uno de esos nuevos Estados nacionales. éstos

dividieron sus territorios en regiones, provincias,
Carlos Sempat Assadourian y Silvia Palomeque, Las
relaciones mercantiles de Córdoba, 1800-1830. Desarticu- departamentos, con diferentes tipos de conceptos
lación y desmonetización del mercado interno colonial en y contenidos que tenían, y en algunos casos aún
el nacimiento del espacio económico nacional. En María mantienen, un carácter y sentido muy determinado:
Alejandra Irigoin y Roberto Schmit (eds.), La desintegra- político, administrativo, económico, pero siempre
ción de la economía colonial, Biblos, Buenos Aires 2003,
en función del Estado común.
pp. 151-225.
 Marcello Carmagnani, Los mecanismos de la vida económica ¿Que sucedió con ello? Sucedió que la histo-
en una sociedad colonial, 1680-1830 [Paris 1973], edic. en riografía liberal, acorde con las necesidades del
español, DIBAM, Santiago 2000. nacionalismo en construcción, se desligó de mirar
La historia regional en perspectivas historiográficas… / Eduardo Cavieres Figueroa 15

y hacer la historia desde un punto de vista regional Las llamadas monografías regionales, fuera
tradicional y con ello fue la historia local el concepto de la acumulación de noticias, suelen tener
opuesto al de la historia del Estado, a la historia escaso valor por la falla (o falta) de supuestos
nacional. A lo largo del s. XX se escribió mucho metodológicos con que se construyen; en ella
sobre historias locales, que no se desmerecen, y que lo inmediato condiciona y opaca el análisis,
entregaron efectivamente muchos datos correspon- al dejar de constituir su objeto a partir de una
dientes a la historia de municipios, de ciudades; de definición teórica, y recibirlo ya constituido.
Arica a través de sus alcaldes, de Copiapó según Viciadas desde el inicio, los posibles estudios
su actividad minera, etc., pero que no resolvieron regionales se transforman en historias lugareñas,
el problema fundamental de establecer puntos de una suerte de microsituación autónoma donde
análisis desde donde se pudiera ubicar un centro apenas resulta visible la relación con otra mi-
determinado de mirada historiográfica que permi- crosituación semejante. Una revisión necesaria
tiera encontrar una cierta unicidad y singularidad de la falla tradicional tendrá que despojar a la
dentro del espacio o experiencia que se estaba o se región de su pretendida consistencia propia,
está estudiando. con lo cual, en vez de aislarla, la referiremos
Así, a la historia nacional se opuso la historia de una manera constante a su sistema o sub-
local no porque ella fuera algo sustantivo, sino como sistema, es decir, a las relaciones y efectos que
aquello residual. La gran historia seguía siendo la determinan la conformación y movimientos de
historia nacional o la del Estado nacional y, según ello, cada región.
todo lo existente dentro de éste comparece respecto a
los intereses del mismo. Podríamos hablar de cómo No obstante el impacto provocado por la
el Estado nacional es una composición consensua- entonces nueva historiografía y los reales aportes
da de sus diferentes regiones y cómo, siguiendo a que ella significó, se produjo un período de desco-
Anderson, podemos pensar que los elementos que nocimiento de la misma volviendo a reaparecer en
le componen y le dan consistencia permiten a gente los últimos diez o quince años, mucho más precisa
de Arica y Punta Arenas ser igualmente chilenos, en sus alcances a través de conceptos claves como
pero la gente de Arica y del Norte Grande, desde el desintegraciones y articulaciones de los espacios
punto de vista de lo cotidiano, tiene poco que ver con coloniales y la formación de los espacios nacionales.
la gente que vive en Punta Arenas. Es otra noción El concepto reaparece, pero ahora con otros conte-
de tiempo, de la vida, del cómo se enfrentan a la nidos y con otras perspectivas de análisis.
naturaleza, a los fenómenos climáticos, etc., y, sin
embargo, esas diferencias simplemente desaparecen La Historia Regional
en una historia nacional común y todos nos hacemos
cargo de una misma historia. ¿Qué es la historia regional hoy en día? La
En los años 1960 y 1970 es cuando los ya cita- historia regional no es historia local, ni desde sus
dos Garavaglia, Sempat, Carmagnani, reconsideran significados ni desde sus aproximaciones metodo-
los términos y las densidades del espacio regional. lógicas. Definitivamente, tampoco es microhistoria.
Sempat Assadourian diferenciaba entre lo particular Hay mucha confusión en los términos, y hay muchos
y las miradas hacia adentro y la importancia de que haciendo microhistoria la ubican en una base
observar las formas de relacionarse de las llamadas espacial a la cual llaman historia regional. La micro-
regiones con sus vecinas, situación fundamental historia no es sólo un espacio determinado, puede
para conocer de su funcionamiento. Al respecto, ser también análisis de biografía, de un fenómeno
señalaba que: particular, etc. Las aproximaciones al término del
italiano Giovanni Levi, reconocido como el padre de
la microhistoria, distan bastante de las desarrolladas
 Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones por el mexicano Luis González que escribió utili-
sobre el origen y la difusión del nacionalismo, FCE, México zando el concepto, pero en unas miradas demasiado
1993 [primera edición en inglés, 1983]. También los primeros
capítulos de Eduardo Cavieres, Chile-Perú, La historia y
la escuela. Conflictos nacionales, percepciones sociales;  Carlos Sempat Assadourian, El sistema de la economía
Inst. Chileno francés; P. Univ. Católica de Valparaíso y colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico,
Mineduc-Chile, Valparaíso 2.006. IEP, Lima 1982, pp. 136-137.
16 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

amplias, especialmente en términos de sus referentes lo puramente político-administrativo? ¿Cuáles son


temporales. Sería como escribir una historia de los criterios desde el Estado central? ¿De qué manera
Arica desde los tiempos prehispánicos, siguiendo lo político-cultural tiene mayor o menor peso que lo
con la llegada de los conquistadores, transitando político-administrativo? Al parecer, según las encuestas
por el período colonial, visualizando que pasó allí de opinión y según un tipo de plebiscito efectuado en
cuando en el s. XIX se revalorizó su territorio con noviembre del 2006 con un rotundo 92% en contra
el salitre y cómo el suceder se fue dinamizando de unirse a Valdivia, la gente de Osorno entiende
con nuevos personajes, conflictos, héroes, etc., lo el problema con mayores razones específicamente
cual no necesariamente sería historia regional, pero regionales que los hacedores de políticas públicas
tampoco microhistoria. Podemos pensar que ello desde Santiago. El problema central sigue siendo
no se escaparía mucho de lo que tradicionalmente el si son o no regiones en sí mismas. Del mismo
expresamos como historia local. modo, cuando elegimos un espacio determinado
Problema fundamental es que los historiado- para estudiar cuáles son los elementos centrales que
res buscamos y tenemos una natural inclinación, permiten decir que allí hay una historia más o menos
orientación a tratar de ser historiadores totales: si propia, conectada y al mismo tiempo diferenciada
estudiamos algo queremos hacerlo desde todos los de otros espacios con los cuales no necesariamente
puntos de vista y para hacerlo tenemos una especie conforman una sola unidad, nos enfrentamos a
de microscopio con unos lentes que van moviéndose búsquedas de criterios semejantes. En un artículo
para magnificar lo que estamos viendo o disminuir- de revista reciente, se dice:
lo, pero en esos casos no necesariamente estamos
viendo todo lo que allí está ocurriendo. Lo mismo A simple vista, ambas ciudades tienen harto en
pasa con la historia regional. No queremos hacer común. La lluvia eterna, los bucólicos paisajes,
historia local y por lo tanto magnificamos el espacio las vacas pastando, los numerosos alemanes que
y no necesariamente vemos todo lo que ocurre. Se las habitan, los cientos de carteles de cerveza
nos hacen difusas muchas relaciones allí existen- Kunstmann que adornan sus calles y los locales
tes. Pero queremos hacer historia total, queremos comerciales con apellidos tan poco criollos
observar la Audiencia de Charcas y estudiarla en como Schwalm, Junemann o Hoffmann. Pero
su total integridad, lo que es muy bueno hacerlo, a la hora de pensar en el futuro, los caminos se
pero también es necesario tener en cuenta el cómo bifurcan. El tema de la región ahora deberá ser
partir según lo que consideramos lo que es una zanjado en el Congreso y, aunque el plebiscito
razón de estudio. realizado no era vinculante, obviamente que
Por ello es importante caracterizar la naturaleza cualquier parlamentario lo pensará dos veces
de la historia regional. Hoy día, entre Arica-Iquique antes que echarse encima el 92 por ciento de
hay toda una controversia respecto a si estos dos una ciudad10.
espacios conforman o no una sola entidad y por lo
tanto conviene tomar en cuenta las consideraciones ¿No sería igualmente conveniente mirar hacia
esgrimidas al momento de fijar la actual primera el pasado? Por otra parte, los espacios regionales,
región y las razones que justifican su subdivisión además de conllevar la reiterada connotación referida
en dos regiones independientes. Por cierto, se trata a la existencia de elementos sociales, culturales,
fundamentalmente de opciones político-administra- políticos y económicos comunes, en general, son
tivas. Menos clara y más compleja es la situación espacios continuos, precisamente por el tipo de
planteada en la relación de Osorno con Valdivia y articulación con espacios externos. Para hablar de
Puerto Montt. En el caso de Osorno, ¿con quién región, o de macrorregión, no pueden haber espacios
configura una región en un sentido más amplio que intermedios en que las relaciones de sus hombres,
de su comercio, etc., se detengan para reaparecer
difusamente más allá. La región tiene una dimensión
 Luis González, Pueblo en vilo. Microhistoria de San José espacial determinada.
de Gracia, El Colegio de México, México DF 1968 (con
varias ediciones posteriores). Ver también, Otra invitación
a la microhistoria, Fondo 2000, Cultura para todos, FCE,
México DF 1997 (Reimpr. 2.003) en donde promueve más 10 Valdivia versus Osorno. Una cuestión de piel, Revista Cosas,
bien una discusión entre la microhistoria y lo local. diciembre 2.006, pp. 173.
La historia regional en perspectivas historiográficas… / Eduardo Cavieres Figueroa 17

Creo que es bueno recordar siempre la obra de reflexión de la historia que igualmente son valederas
Braudel sobre la Identidad de Francia, una excelente y útiles y que, dentro de ellas, la historia regional,
obra de historias regionales que se configuran en el nos puede permitir comprender en forma bastante
tiempo, pero a la vez se van integrando para formar real no sólo lo particular, sino también las propias
la Francia que conocemos11. Las regiones, por ca- historias nacionales.
racterísticas históricas, no son espacios detenidos en De hecho, siguiendo algunas de estas re-
el tiempo, están transformándose, no sólo desde lo flexiones, podríamos entender en mejor forma el
político, sino también en sus olores, sus colores, las comportamiento y funcionamiento de las macro-
vestimentas, los modos, las costumbres de su gente regiones que actualmente exceden los espacios de
Hoy en día, la historia social de la cultura le ha dado los estados nacionales sin afectar las solidaridades
nuevos enfoques a la historia regional, precisamente nacionales. Un conjunto de ellos, como lo son los
haciendo que uno de los elementos más importantes Estados andinos, recogen una parte importante de
de los contenidos que definen una región sean sus Chile y ella queda incorporada por identidad, por
componentes culturales. De allí viene el gran pro- actividad, por funcionamiento, por color, por tipos
blema de estudio que prácticamente ha posibilitado de trabajo. Esto tiene que ver con la posibilidad
una historiografía muy especial, que igualmente hay cierta de poder entender que América Latina va
que seguir precisándola, y que es la referida a la a poder comprenderse más efectivamente y como
compleja situación de las identidades. Desde allí, una realidad más concreta en la medida que se en-
también se pueden tener unos ciertos parámetros para tienda que es una América Latina conformada por
entender si se está haciendo historia local, regional una serie de regiones que, proyectándose desde las
o nacional. El problema de las identidades no son identidades nacionales, logra alcanzar una identidad
sólo los simbolismos o las formas de pensar más mayor constituyendo una sola gran región.
o menos comunes, sino también la relación de los En la medida que se siga hablando de micro-
individuos con su medio, ya que es a partir de ello regiones, de regiones, de macrorregiones, a veces
que se pueden observar el cómo devienen ciertas en términos intranacionales, otras en términos
diferenciaciones respecto a otros individuos que se internacionales, las necesidades de precisar los con-
están identificando a sus otros propios medios de ceptos van siendo mayores, pero en ello, como en la
manera también particular y diferente. mayoría de las cosas, la historia y la historiografía
requieren también de sus propias precisiones para
poder efectivamente tener una correspondencia más
CONCLUSIÓN clara con sus continuos y necesarios aportes.

Quiero terminar señalando que me parece


que podríamos estudiar en mejor forma y avanzar BIBLIOGRAFíA
más sólidamente si volviéramos a revisitar el pa-
sado, precisamente a través de los caminos de las Anderson, Benedict (1993). Comunidades imaginadas.
historias regionales y redescubrir así unas ciertas Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo,
FCE, México [primera edición en inglés, 1983].
identidades que no necesariamente se friccionan
con otras identidades cercanas, ni tampoco con Braudel, Fernand (1993). La Identidad de Francia,
las nacionales. Las guerras del pasado han sido Gedisa, Barcelona, especialmente Vol. I.
guerras de Estados nacionales, no de sociedades
regionales, por lo tanto, las identidades están en Garavaglia, Juan Carlos (1983). Mercado interno y eco-
el estudio de la región y no en lo que sólo piensa nomía colonial, Enlace Grajalbo, México DF, p. 40.
el Estado nacional, lo que no significa desconocer
sus contextos ni discutir legitimidades u otros Carmagnani, Marcello (2000). Los mecanismos de la
problemas. Por mi parte, en ningún caso estoy en vida económica en una sociedad colonial, 1680-1830
[Paris 1973], edición en español, DIBAM, Santiago.
contra de las historias nacionales, pero sólo ratifico
que también hay otros niveles de comprensión y de Carmagnani, Marcello; Hernández, Alicia y Romano,
Ruggiero (1999). Para una historia de América. I. Las
11 Fernand Braudel, La Identidad de Francia, Gedisa, Barcelona Estructuras; Fidoicomiso Historia de las Américas,
1993, especialmente Vol. I. México, p. 08.
18 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Cavieres, Eduardo (2006). Chile-Perú, La historia y la Sempat Assadourian, Carlos y Palomeque, Silvia
escuela. Conflictos nacionales, percepciones sociales; (2003). Las relaciones mercantiles de Córdoba, 1800-
Inst. Chileno francés; P. Univ. Católica de Valparaíso y 1830. Desarticulación y desmonetización del mercado
Mineduc-Chile, Valparaíso. interno colonial en el nacimiento del espacio económico
nacional. En María Alejandra Irigoin y Roberto Schmit
González, Luis (1968). Pueblo en vilo. Microhistoria de San (eds.), La desintegración de la economía colonial, Biblos,
José de Gracia, El Colegio de México, México DF. Buenos Aires, pp. 151-225.

Hobsbawm, Eric (1998). De la historia social a la Sempat Assadourian, Carlos (1982). El sistema de la
historia de la sociedad, en Sobre la Historia, Crítica, economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio
Barcelona, pp. 84-104. económico, IEP, Lima, pp. 136-137.

Hopkis, Anthony y Thompson, Emma (1991). Lo que Valdivia versus Osorno. Una cuestión de piel, Revista
queda del día, Columbia Pict. Cosas, diciembre 2006, pp. 173.
DIÁLOGO ANDINO Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega
Nº 28, 2006 19
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 19-30 ISSN 0716-2278

OLIGARQUÍAS MULTIÉTNICAS
EN EL CERCADO ANDINO. SIGLOS XVIII-XX

Multi-ethnic Oligarchies in the Andean


CERCADOS: XVIII-XX Centuries

por:
Dra. Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega
Licenciada en Historia de América. Doctora en Historia de América
Departamento de Historia II
Facultad de Filosofía y Letras
Universidad de Alcalá de Henares
C/ Antonio Sanfiz, 11, Madrid - España
E-mail: teresa.canedo@uah.es

RESUMEN
Se estudia el proceso multisecular en la formación de las oligarquías rurales multiétnicas de
Moquegua a través de dos factores: el cacicazgo y la propiedad de la tierra, centrándose en la
etapa virreinal y en los comienzos de la República, tomando como marco de análisis cuatro
antiguas doctrinas de la provincia: Torata, Omate, Puquina e Ichuña.
Palabras clave: Oligarquías multiétnicas, cercado andino.

ABSTRACT
In the present work, the multi-secular process in the formation of multi-ethnic rural oligarchies
of Moquegua is studied through two factors: chieftainship and land property centred on the
viceregal epoch, and, at he beginning of the republic, considering four ancient doctrines of the
province as a source of analysis: Torata, Omate, Puquina, and Ichuña.
Key words: Multi-ethnic oligarchies, surrounded Andean.

Recibido el 20 de Octubre de 2006


Aprobado el 02 de Diciembre de 2006
20 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

INTRODUCCIÓN un paisano de Carumas, hasta en el cementerio


tenían los cholos su propio lugar distante del que
Entonces se vivía más unidos. Cuando se hacía ocupaban las tumbas de los criollos.
la tinka, el señalo del ganado, las familias se reunían Dos son los factores que mejor reflejan este pro-
y preparaban chimbaugo, puchero y chicha. Con ceso multisecular en la formación de las oligarquías
eso se invitaba a los parientes, amigos y vecinos. rurales multiétnicas de Moquegua: el cacicazgo y
Todos estábamos recontra unidos. (Don Arturo la propiedad de la tierra. Para realizar su estudio
Oviedo, Omate, Julio de 1999). consideraremos la etapa virreinal y comienzos de la
Ahorita no hay más que desunión. Esto de la República y tomaremos como marco de análisis cuatro
democracia sólo trae la desunión. Carece de funda- antiguas doctrinas de la provincia, convertidas, tras
mento, de felicidad ni de unión con Dios… La gente la Independencia, en distritos rurales homónimos:
es ya muy egoísta. Antes estábamos muy unidos. Torata, Omate, Puquina e Ichuña.
Recontra unidos. Nos visitábamos entre vecinos,
sacábamos ofrendas a la calle por carnaval… se El cacicazgo
pagaba siempre la tierra antes de la siembra para
que produjera bien y para que no agarrara. Hacían El primer factor responsable en la formación
mote de maíz, gallina y papas, todo con chicha. de los cercados rurales está sin duda ligado al caci-
Así se trababan las amistades. (Don Fabio Tone, cazgo, institución que proporcionaría una poderosa
Puquina, Agosto de 1999). vía para la filtración de criollos en las comunidades
Don Arturo Oviedo y Don Fabio Tone pertenecen andinas y para la formación de las élites multiétnicas
a la última generación oligárquica de sendos distritos en el ámbito rural del sur del Perú. Sus principales
rurales –Omate y Puquina– en el Departamento de funciones consistían en apoyar al corregidor y al
Moquegua (Perú). Ambos son descendientes directos doctrinero en el ejercicio de sus funciones, tarea
de antiguas familias hegemónicas, el primero de que se recompensaba en forma de privilegios fis-
prominentes criollos, el Oviedo, y el segundo de cales, posesión de tierras y disfrute de servicios
uno de los cacicazgos indígenas más importantes personales, y también mediante el otorgamiento de
de la región, los Tone. Ellos mismos, Don Arturo símbolos emblemáticos de superioridad como era
y Don Fabio, alcanzaron a desempeñar cargos de el tratamiento de don o la administración selectiva
relevancia local en el ámbito de la política y de la de sufragios, exequias y sacramentos. Es así que
religión y con sus octogenarias memorias pueden los compromisos administrativos contraídos por
todavía reconstruir (y sublimar) lo que debió ser la los caciques exigieron a estas figuras un inevitable
vida de las familias prestigiosas que habitaban en pacto de lealtad con la Corona, complicidad que les
los cercados de los pueblos serranos. convirtió a veces en rivales de sus congéneres indios.
Los cercados vienen a ser los espacios céntricos Esta rivalidad se acrecentó debido a los subterfugios
que bordean la Plaza de Armas de los pueblos y que que ejercitaron para su medro personal mediante
se convirtieron en reductos de dominio criollo, en- el manejo (y malversación) de fondos tributarios y
tendiendo este término como la conjugación social
de blancos e indios que por su condición pudiente e  Me refiero a las reflexiones manuscritas del carumeño
influyente se erigieron en una solidaria oligarquía Santiago Rojas Gómez, tituladas: “La indianización y
multiétnica de reconocido prestigio. Allí, tal como mestizaje del valle y pueblo de Carumas”. Viven también
ambos informantes relatan, vivían re-contra-unidos en el recuerdo de casi toda la gente antigua que puebla estos
y ritualizaban la unión y el mantenimiento de sus distritos moqueguanos.
 Sólo los económicamente pudientes tenían posibilidad
privilegios políticos, económicos y sociales mediante
de acceder a la cruz alta en sus entierros y a obtener la
celebraciones y fiestas de connotaciones exclusivas. A sanción eclesiástica de sus matrimonios, símbolos ambos
buena distancia de ellos estaba la gente de la chacra, que actuaron como claros indicadores de estatus. Lo mismo
los cholitos, cuyas viviendas se dispersaban por los ocurría con la función del sufragio que cumplían los rituales
pequeños fundos periféricos, si es que los tenían, y de extremaunción y con las capellanías y misas postmortem
completaban su canasta haciendo peonadas para los para garantizar la salvación. T. Cañedo-Argüelles: “El poder
religioso como cauce y obstáculo en la transculturación andina:
pudientes como camayos, colonos o partidarios. La La integración alterada (Moquegua, siglos XVI-XVIII)”. En:
separación entre ambos grupos se extendía incluso América Latina Ayer y Hoy. Memoria, Creación e Historia,
a los espacios funerarios, ya que, como me relataba Universidad de Barcelona, pp. 179-192 (1994).
Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega 21

de “influencias” (y favoritismo clientelar). Como alcalde, Blas Chiri, hilacata10, Simón Mayco, al-
consecuencia de estas rivalidades, la fuerza coercitiva calde11 y Alonso Pacayqui, principal (1593)12; José
de los caciques se fue debilitando y ello provocó la Quispe, cacique13, Juan Chapi, principal14, Alonso
necesidad de “seleccionar” a estas autoridades por Sina, principal15, Martín Coahuila, principal16, Gre-
sus actitudes (de lealtad incondicional a la Corona) gorio Quispe, principal17 y Pascual Zuni, alcalde
y por su situación económica, condiciones ambas (1596)18; Lázaro Ramos Cayla, cacique (1778)19;
que no estaban necesariamente asociadas con la Manuel Zuni, alcalde (1789)20; Mariano Hurtado,
estirpe gobernante. cacique criollo (1791)21; Ignacio Ramos Cayla,
Es así que la herencia dejó de ser condición alcalde22 (1792)23; Pablo Cayla, alcalde (1800)24;
sine qua non para la sucesión de los cacicazgos. A Narciso Cayla, principal, 180125. PUQUINA: Ate,
veces el acceso a este cargo se hizo por vía electiva cacique26 y Caya, cacique (1540)27; Francisco
y el nombre de cacique podía entonces sustituirse
Tone, cacique (1574)28; Thomás Tone, cacique
por el de principal o cacique-gobernador. En
otras ocasiones el propio cargo desapareció para
ser reemplazado por el alcalde de naturales. Estos
cambios de nomenclatura pueden apreciarse en la
siguiente relación de autoridades indígenas que de Moquegua, por donación y gentileza de Alberto Farah
hemos extraído de la documentación consultada: Dawid.
 AGN, Títulos originales… doc. cit. Testamento de Don
Francisco Cayla. Omate, 20 de octubre de 1597, fol. 43.
TORATA: Tacasi, cacique, Pari, su acompañado 10 Ibídem. Probanza sobre posesión de las tierras de Camata
y Curata, cacique (1530); Carlos Layme, cacique, por don Francisco Cayla, Omate, 25 de septiembre de 1596,
(1543); Gaspar Cutipa, cacique (1559); Francisco fol. 50 v.
11 Ibídem. Toma de posesión de las tierras de Caupacha.
Chimo, cacique y Francisco Poma, su acompañado
Omate, 15 de marzo, 1593, fol. 9.
(1573); Francisco Layme, cacique y Pedro Conta 12 Ibídem.
su acompañado (1590). 13 Ibídem. Informe sobre la ocupación de las tierras de Mo-
romoro, Omate, 21 de abril, 1773, fol. 46.v.
TOMATE: Cayla, cacique y Capachica, cacique 14 Ibídem. Probanza sobre la posesión de las tierras de Camata.
(1540); Francisco Cayla, cacique, Juan Acabaña, Omate, 25 de septiembre, 1596, fol. 50 v.
15 Ibídem
16 Ibídem.
 T. Cañedo-Argüelles: “Cacicazgo y poder indígena en el 17 Ibídem. Informe sobre la ocupación de las tierras de Mo-
valle de Moquegua (Perú, siglos XVII y XVIII)”. En: Revista romoro, Omate, 21 de abril de 1773, fol. 46v.
del Archivo Arzobispal de Arequipa (Perú), nº 1, pp. 17-31 18 Ibídem, fol. 47.
(1994). 19 Ibídem. Reclamación de tierras, de Acaupacha y Coava-
 Este proceso se generalizó a fines del s. XVIII cuando el cha…, fol. 43.
intendente Álvarez y Jiménez dispuso que la elección de 20 Archivo Arzobispal de Arequipa (en adelante AAA), Omate,
los alcaldes debía recaer en personas capaces de expedir el Expedientes penales, Informe contra Francisco Maldonado,
gobierno económico de sus pueblos y ayllos. A. Álvarez y 23 de Enero, 1789, leg. 2.
Jiménez: Relaciones de la Visita realizada por el gobernador 21 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…,
e intendente Don Antonio Álvarez y Jiménez (1790-1793), pág. 250.
editada por Víctor Barriga en: Memorias parta la Historia 22 Archivo Departamental de Arequipa (en adelante ADA),
de Arequipa, Arequipa, 1941 (2 vols.), vol. II, pág. 204. Intendencia Administrativo, Expediente de composición de
 Todos los caciques de Torata se recogen en: T. Cañedo- tierras de Sahuaya, Omate, 16 de septiembre de 1792.
Argüelles: La Visita de Juan Gutiérrez Flores al Colesuyo y 23 AAA, Omate, Expedientes Administrativos, Informe del
Pleitos por los cacicazgos de Torata y Moquegua. Estudio Alcalde de Aguas Pascual Navarro, 18 de octubre de 1792,
analítico. Pontificia Universidad Católica del Perú, 2005. leg. 2.
 A. Malaga Medina: Reducciones toledanas en Arequipa 24 AAA, Omate, Expedientes matrimoniales, Denuncia del
(pueblos tradicionales), PUBLIUNSA, Arequipa, 1989, alcalde de naturales Pablo Cayla, 11 de enero de 1800,
pp. 114 y 165. leg. 1.
 Ibídem. 25 ADA, Intendencia Civil, Omate, Escritura de arrendamiento
 Archivo General de la Nación, Lima (en adelante AGN), de don Narciso Cayla, doc.cit . fols. 6-9.
Protocolos Notariales, Títulos originales de la hacienda de 26 A. Malaga Medina: Reducciones toledanas…, pág. 113
San Miguel de Moro Moro (Omate), Expediente N. 485, 27 Ibídem.
Lima, 1911. Auto de posesión de las tierras de Acapacha y 28 Archivo General de Indias (en adelante AGI), Audiencia
Coavacha, fol. 32, 28 de Septiembre de 1596. Una copia de de Lima, 203, Encomienda a Martín García de Loyola en
este expediente se encuentra en el Archivo Departamental 1573. A. N. 27.
22 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

(1718)29; Fernando Tone, cacique (1757)30; Melchor casi del todo la prepotencia de caciques indios que
Tone,cacique31 y Joseph Tone, alcalde hilacata32 dominaban sus pueblos, hoy regidos por alcaldes
(s.f.); Antonio Bernedo, alcalde criollo (1791)33; Juan españoles43.
Bautista Tone, cacique34 y Francisco Rojas, cacique
(1792)35; Manuel Lajo Olin, cacique gobernador La propiedad de la tierra
(1795)36; Felipe Chiri, principal (1796)37, Mariano
Torres Esquiagola, cacique (1802) 38. ICHUÑA: Juan Tras la muerte del emperador Huayna Capac
de Dios Bernedo, cacique criollo (1791)39; Diego y una vez que se organizara el virreinato peruano
Ramos, alcalde indio40, Pedro Cori, alguacil mayor dentro de los límites del Tawantinsuyo, una importante
(1817)41; y Mateo Cruz, regidor (1817)42. cuota de la autoridad del virrey fue transferida a los
conquistadores en forma de tierras y de encomiendas
La rebelión de Túpac Amaru de 1781 contribuyó de indios como recompensa por su contribución en
a acelerar este proceso electivo ya que puso bajo las campañas. El poder que estas figuras ejercieron
sospecha la lealtad de las autoridades indígenas sobre aquellos espacios y sobre la población indí-
–en cualquiera de sus modalidades– a la Corona. gena encomendada confirió cierta autonomía a las
A partir de entonces se recurrió a la designación regiones periféricas del virreinato, cuyo gobierno,
de caciques blancos para el gobierno de los indios ejercido a través de los cabildos urbanos, estuvo
(bajo el nombre de “cacique criollo” o de alcalde), bajo el control de estos encomenderos o de sus
abriéndose así un cauce sin precedentes para la inje- familias y de los miembros de la judicatura civil
rencia de los criollos en las corporaciones indígenas. y eclesiástica que ejercían su autoridad desde las
A fines del s. XVIII el ingreso de “blancos” en la audiencias y los obispados.
institución del cacicazgo indígena era ya un hecho Hacia 1540 los españoles fundaron la ciudad
generalizado. Así lo hizo notar el intendente Antonio de Moquegua, en el sur del virreinato. Aunque este
Álvarez y Jiménez cuando en 1791 constató que asiento asumió la capitalidad del antiguo Colesuyo
en las doctrinas de Moquegua se había extinguido (parte del cual era ahora el corregimiento y provincia
de Moquegua), los poblados indígenas inscritos en
este territorio gravitaron bajo la órbita de otras tres
29 ADA, Protocolos Notariales, Testamento de Tomás Tone, ciudades que compartían con Moquegua los diferentes
Puquina, 22 de abril de 1718, fol. 298.
30 ADA, Corregimientos, Causas Civiles y Penales, Litigio de
aspectos de su gobierno: Puno, Cuzco y Arequipa
tierras presentado por Francisco de Soto contra Francisco y en donde tenían su residencia los encomenderos
Coaguila, Puquina, 19 de agosto de 1757, exp. 291. de la región. Fueron los siguientes:
31 Ibídem.
32 Ibídem.
33
En TORATA: Hernando de Silva (1543), Lucas
A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…, vol. II,
pág. 250.
Martínez Vegazo (1543) y Juan de Castro (1559);
34 Ibídem. vol. II, pp. 68-69. en OMATE: Martín López de Carvajal y Miguel
35 Ibídem. Rodríguez de Cantalapiedra (Quinistacas) (1540),
36 Francisco Rosas fue nombrado por el intendente Álvarez Isabel Vaca de Castro y Francisco Hernández Tarifeño
y Jiménez el 13 de Julio de 1786 y Manuel Lajo Olim el 1 (1573), Gaspar López de Carvajal (1575), Alonso
de diciembre de 1779.
37 ADA, Intendencia, Causas Civiles, Litigio de tierras entre
de Cáceres (1593) y Joseph de Cáceres (1620); en
el principal Felipe Chiri y la cacica Doña Micaela Rojas, PUQUINA: Diego Peralta y José Francisco Fer-
Coalaque (Puquina), 15 de noviembre de 1787. nández de Córdoba (1674); en ICHUÑA no hubo
38 Ibídem. Litigio de tierras comunales de Yalaque entre el propiamente encomenderos sino mineros: Juan
indio Ignacio Aguiar y la familia Chiri, Yalaque (Puquina), Josef Sotomayor (1787), José Mariano Sotomayor
26 de agosto de 1802.
39 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…,
(1789), Ramón Sotomayor, Miguel Sánchez y José
pág. 243. Miguel Sotomayor (1791) y Ramón Sotomayor
40 AAA, Ichuña, Expedientes Penales, Presentación de tes- (1817)44.
timonios sobre prácticas de brujería atribuidas a Tomasa
Yngra por el Alcalde Ordinario Diego Ramos, el Alguacil
Mayor Pedro Cori y el Regidor Mateo Cruz, 13 de enero, 43 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…, vol. II,
1817, leg. 1 (Sección de documentos reservados). pág. 204.
41 Ibídem. 44 Entre 1540 y 1559 se repartieron en Moquegua 5.000
42 Ibídem. indios originarios procedentes de 147 pueblos. En la tasa
Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega 23

Algunos de estos encomenderos fijaron una se- Moquegua. Por otro lado, la mano de obra indígena
gunda residencia en los pueblos de sus encomiendas era indispensable para la explotación de los recursos
y propiedades, constituyendo el primer exponente agropecuarios, y aunque los procedimientos para su
para la formación de una oligarquía criolla en el captación y uso se regularon por medio de la enco-
interior de los reductos indígenas. Veamos cómo mienda y la mita, las relaciones laborales debieron
se desarrolló este proceso. regirse de facto mediante acuerdos verbales en los
La fundación de Moquegua trajo aparejado el que los caciques actuaban como representantes de
reparto de las tierras de sembradura que el virrey los indios e interlocutores ante los encomenderos,
marqués de Guadalcázar otorgó a los 80 primeros hacendados y mineros.
colonos que poblaron la ciudad y en las cuales se Por lo que respecta a los propietarios indígenas,
inició, desde 1580, el cultivo de la vid a gran es- fueron los caciques y las autoridades indígenas en
cala. Y es que las tierras de éste y del vecino valle general, quienes acapararon mayor cantidad de
de Torata gozaban de condiciones excepcionales, tierras valiéndose para ello de procedimientos muy
por su fertilidad y por su ubicación estratégica en parecidos a los que utilizaban los criollos con esos
el camino hacia el Altiplano. Los recursos que mismos propósitos. Así pues, a pesar de la separa-
sustentaban el poder económico de los españoles ción residencial que prescribían las leyes, indios y
pronto se trasladaron fuera del ambiente urbano, españoles convivían en el ámbito de las doctrinas
hacia el amplio hinterland que separaba la ciudad compartiendo (y disputándose) tanto los recursos
de los caseríos indígenas. Allí los encomenderos agrícolas como la mano de obra. Puede decirse
habían recibido tierras a título de repartimiento o que el acceso a las tierras en los distritos rurales
merced apropiándose de las parcelas más fértiles de favoreció a los miembros influyentes (y pudientes)
la serranía formando, en el interior de las doctrinas de la sociedad, independientemente de su condi-
indígenas, colonias agrícolas complementarias que ción étnica, siendo la condición socioeconómica
eran ahora controladas desde la ciudad. Otra vía de la que prescribió el estatus fiscal de los individuos
infiltración consistió en la ocupación (o usurpación), contribuyendo a desdibujar las diferencias etnocul-
práctica muy común que provocó el surgimiento turales entre españoles e indios. Esto puede verse
de no pocos conflictos entre españoles e indios. muy claramente en lugares como Omate donde la
Los alcaldes de españoles y los caciques indígenas permeabilidad social fue más fluida debido a la
actuaban en representación de cada grupo adoptan- mayor presencia de criollos y al peso que los caci-
do los segundos posturas que variaron de acuerdo cazgos mantuvieron como intermediarios entre la
a un juego de lealtades tan mudable como poco comunidad indígena y la administración virreinal.
definido45. En todo caso los criollos tenían siempre Allí fue llamativo el patrimonio que el cacique
la última palabra, puesto que en materia de justicia principal de Omate, Don Francisco Cayla, llegó a
el grado de apelación correspondía al corregidor de reunir. Sus solares, casas y chacras, con decenas de
miles de cepas de vid, llegaban hasta Arequipa.46
confeccionada en 1573 a instancias del virrey Francisco de Buena parte estas tierras (las de Vayalún, Cayanca,
Toledo, tan sólo se registraron en la provincia de Moquegua Eta, Carata, Cupilaqui y Sormevaya) las había
2.263 indios de aquellos 5.000 que se habían repartido obtenido por derecho de cacicazgo; Otras se las
entre 1540 y 1559. N. D. Cook: Tasa de la Visita General
de Francisco de Toledo (1571-1573), Universidad de San
había comprado a la comunidad (las de Caravaya y
Marcos, Lima, 1975. Toncoala); Unas terceras (las de Coavacha)47 se las
45 Cuando Narciso Cayla denunció a Ramón Velarde por

negarse éste a pagarle la renta de unas tierras que le tenía


arrendadas, el alcalde de españoles, José Ezaguirre, no sólo 46 AGN, Títulos originales…Testamento de don Francisco
le dio la razón a Velarde, sino que justificó la agresión a Cayla., Títulos originales… doc. cit., fols. 35-43.
la esposa del cacique con patadas, bofetadas y puñadas, 47 Las tierras de Caupacha y Coavacha habían pertenecido,

admitiendo que él mismo le había dado orden para ello. efectivamente, al Estado Inca en su calidad de tierras de
El cabildo de naturales cerró filas en defensa de Narciso mamaconas y del Sol, las mismas que pasaron a la comu-
Cayla presentando al alcalde de españoles una demanda nidad de Omate bajo la categoría de tierras comunales en
contra Velarde e instándole de inmediato a embargarle sus el momento de formarse dicha reducción. El pleito ganado
bienes para hacer frente a las deudas contraídas y para que por Inés Maldonado y Carvajal contra la comunidad de
fueran expulsados de sus tierras. ADA, Intendencia-Civil, Omate para apropiárselas fue contradicho por Don Fran-
Demanda de Narciso Cayla contra Ramón Velarde, Omate cisco Cayla argumentando ante el corregidor de Moquegua,
de 5 de junio, 1802, fols. 3-9. Diego Mazo de Alderete, que las dichas tierras son de la
24 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

compró a Doña Inés Maldonado, quien a su vez las tenía en el pago de Coalaque esgrimiendo que si
había obtenido de la comunidad de indios (contravi- el tenedor de una cosa inmoble que llaman bienes
niendo la ley, puesto que las tierras indígenas eran raíces está veinte años ausente, el que la ocupa por
bienes vinculados48). Pero en su negociación con diez años la gana por prescripción52. Los caciques
Doña Inés para recuperarlas, Don Francisco Cayla de esta doctrina consiguieron apropiarse asimismo
logró que pasaran finalmente a formar parte de su de algunas islas guaneras; Las conocidas con el
patrimonio privado previo pago de 2.200 pesos, lo nombre de Frayles, Empinadas, Perica y Blanca
que le dio derecho a disponer de ellas a su libre habían pasado a ser propiedad del cacique de ha-
voluntad como de cosa propia…49. Finalmente, las nansaya, Don Francisco Rojas, mientras que la de
tierras que tenía en Arequipa las había obtenido de Margarita le pertenecía al cacique de hurinsaya
Lucas Martínez Vegazo, García López de Carvajal Don Manuel Lajo Olim53.
y Núñez de Carvajal. Es decir, que la tradicional En Ichuña los españoles no recibieron enco-
tendencia de los encomenderos a acaparar tierras miendas sino minas de plata, oro y cobre, pero sus
indígenas en este caso se subvertía, siendo el caci- cargos de prácticos o peritos ligados a las conce-
que quien las adquiría de los encomenderos o de siones mineras les permitieron establecer con los
sus familias. indios unas relaciones de tutelaje, señorialismo y
Aunque de la privatización de tierras terminaron dependencia parecidas a las contenidas en aquella
beneficiándose todos los indios de las doctrinas50, institución54. Al contrario de los encomenderos
fueron sin duda los caciques quienes más propie- de toda esta región que residían en las ciudades
dades acapararon. Por ejemplo en Puquina, si el de Moquegua, Arequipa o Cuzco, los mineros de
promedio de tierras por usuario apenas llegaba al Ichuña tuvieron que vivir cerca de los yacimientos
medio topo la familia Tone (del cacicazgo principal) de manera permanente para vigilar y dirigir los
había superado en 1718 los 12 topos distribuidos trabajos de extracción y procesamiento del mineral.
entre los pagos de Embruna, La Calera, Cayman y Por entonces la población indígena vivía diseminada
Pocobaia . Sin contar con las 50 cabezas de ganado por los bofedales de ychu donde pastaban sus reba-
que tenían, los negocios de fletes y el comercio de ños de llamas y alpacas55. La posición hegemónica
pañete, vino y aceite con que trajinaban51. Consta de los Sotomayor estuvo ligada no sólo al control
también que la cacica Marcela Rojas se apropió de los recursos mineros y al poder político, sino
en 1787 de unas tierras que el indio Felipe Chiri también a su ascendencia religiosa como patronos
de la iglesia56. Los indios tenían su techo en las

comunidad de indios del dicho pueblo de Omate y siembran


en ellas desde cinco años a esta parte para pagar su tasa 52 ADA, Intendencia, Causas Civiles, Litigio de tierras entre
y sustento…y los indios no tienen otras tierras que tengan Felipe Chiri y la cacica Micaela Rojas (ésta esgrime los
agua. AGN, Títulos originales…Contradicción presentada términos de Ley 2º, Título 13, Libro 4° de la Recopilación de
por D. Francisco Cayla, en representación de la comunidad Castilla). Coalaque (Puquina), 15 de noviembre de 1787.
de indios de Omate, contra la posesión de las tierras de 53 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…, vol. II,
Caupacha y Coavacha por Doña Inés Maldonado, ante el pp. 68-69.
corregidor del Partido de Colesuyo, 16 de marzo de 1592, 54 Las minas fueron concedidas a Ramón y Miguel Sotomayor,
doc.cit., fols. 10 y sigtes. a Francisco Velazco, a Pedro González, a Susana Herrera,
48 T. Cañedo-Argüelles: “La desvinculación de bienes en las a Francisco Javier Arizmendi y a su esposa Manuela So-
comunidades indígenas del sur andino”. En: Actas del IX tomayor. Este matrimonio residía en Arequipa y tenía sus
Congreso Internacional de AHILA, The Institute of Latin minas arrendadas a José Cano y a Juan de Dios Bernedo,
American Studies, Liverpool (Inglaterra), vol. III, pp. 229- quien se casó con una hija del citado Pedro González. F. X.
239 (1998). Echeverría y Morales, Fco. Javier: Visita actuada por Frco.
49 AGN, Títulos originales… Venta a favor de Don Francisco Javier Echevarría y Morales a la provincia de Moquegua en
Cayla de las tierras de Caupacha y Coavacha, 27 de marzo 1804, edición de Víctor Barriga. Memorias para la Historia
de 1593, fol. 16 y sigtes. de Arequipa, Arequipa, 1952 (4 vols.), vol. IV, pág. 136.
50 En Puquina a fines del XVIII prácticamente todos los 55 Ibídem, vol. II, pág. 233.
indios del común figuraban bajo el estatus de labradores 56 Cuando el intendente don Antonio Alvarez y Jiménez
propietarios. AAA, Puquina, Expedientes administrativos, efectuó su visita a Ichuña, la mayordomía de la iglesia se
Relación de indios originarios y forasteros, octubre de 1792, encontraba a cargo de don José Miguel de Sotomayor y se
leg. 2. sostenía tan sólo con las limosnas que aportaba don José
51 ADA, Protocolos, Testamento de Thomás Tone. Puquina, Mariano Sotomayor, en: A. Álvarez y Jiménez: Relaciones
22 de abril de 1718, fol. 298. de la Visita… vol. II, pág. 222.
Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega 25

inmediaciones de las bocaminas donde trabajaban temple, a la abundancia de agua y a la fertilidad de


y allí mismo se les curaba de sus enfermedades sus tierras, propiciaron el arraigo de la población
cuando había medios para hacerlo57. blanca para la explotación agropecuaria. La mano
de obra indígena se captó por medio del peonaje
en Torata y de la encomienda en Omate. En Puqui-
Doctrina Indios Españoles Tierras de comunidad na, aunque existieron encomiendas, los recursos
Torata 2.251 777 058 agropecuarios no lograron fijar la residencia de
Omate 1.037 328 059 españoles más allá del siglo XVII. Y en cuanto a
Puquina 3.549 “algunos”60 66 topos61 los de Ichuña, una vez desaparecidos los minera-
Ichuña62 1.326 9 sin datos les que habían atraído su presencia y sin recursos
alternativos (agropecuarios) que explotar, optaron
finalmente por abandonar el distrito.
En realidad eran muy pocos los españoles que Tenemos pues que durante la época virreinal
residían en Ichuña y las condiciones de aislamiento la calidad de los recursos agropecuarios no sólo
propiciaron muy pronto su mezcla con la población favoreció la presencia de españoles en los padrones
nativa. De estas uniones interétnicas procederían los catastrales de tierras, sino que también atrajo a no
apellidos Venegas, Arce, Asencio, Santos, Ventura, pocos indios pertenecientes a los linajes hegemónicos
Flores, Ambrosio, Quispe, Suri y Mendoza, regis- o cacicazgos. El acceso a las tierras de unos y otros
trados durante la época colonial como indígenas se vio favorecido por el proceso privatizador que
pudientes63. arbitró la administración reformista en el s. XVIII y
La escasez de caudal minero de aquellos que afectó fundamentalmente a las tierras comunales
yacimientos y sobre todo la falta de medios para de las corporaciones indígenas65.
explotarlo, hicieron que estos hacendados, sin otros Los primeros decenios republicanos vinieron
recursos alternativos, abandonaran el distrito a a consumar el proceso de privatización y a dar
fines de la etapa virreinal. Fue entonces cuando el legitimidad jurídica a las propiedades disfrutadas
sector indígena, merced a su participación en las hasta entonces de facto por los indios en régimen
guerras de independencia, tendría la oportunidad familiar66. En esta etapa la consolidación de las
de tomar las riendas del poder y el control de los oligarquías rurales tuvieron como telón de fondo
recursos mineros. dos grandes conflictos: la Guerra de la Indepen-
dencia y la Guerra del Pacífico. Ambos episodios
Distribución demográfica y tierras comunales contribuyeron a dinamizar el trasvase de las tierras
en cuatro doctrinas de Moquegua para 179264 indígenas hacia los individuos o sectores que des-
Como puede verse en este cuadro, solamente tacaron en las contiendas activándose con ello la
las doctrinas de Torata y Omate, debido a su buen criollización de la sociedad y la mestización de las
oligarquías rurales. Se trataba de criollos urbanos
o de militares que se beneficiaron de los repartos
57 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita…, vol. II, y de la venta de tierras indígenas, y los cuales en-
pág. 240. grosarían el grupo hegemónico de los cercados de
58 A. Álvarez y Jiménez: Relaciones de la Visita… vol. II,

pág. 199.
los pueblos extendiendo su influencia a todos los
59 Ibídem,vol. II, pág. 256.
60 Ibídem, vol. II, pág. 272. 65 T. Cañedo-Argüelles: “La desvinculación de bienes…”.
61 Ibídem. 66 El 8 de abril de 1824 Bolívar ordenó la entrega de tierras que
62 Padrón de Ichuña para 1826. P. Macera: “Razón de indi- todavía permanecían en régimen comunal a sus usufructua-
viduos…”. rios, decreto que el presidente La Mar reafirmó en 1828. El
63 P. Macera: “Razón de individuos que de este curato de San pleno derecho para proceder a su libre disposición y venta
Ignacio de Ichuña pagan diezmos de papas, ganado vacuno lo adquirieron con la Ley del 30 de octubre de 1893. Estos
y llamas “, en: Geografía Colonial de Arequipa, Universidad intentos de equiparación ya habían sido probados en España
Mayor de San Marcos, Lima, 1989 y O. Maldonado Condori: con el triunfo del liberalismo constitucional de 1812 cuyos
Diagnóstico socioeconómico del distrito de Ichuña. 1998. principios doctrinales de igualdad, libertad y propiedad
Informe de prácticas preprofesionales presentado en la encontraron en las comunidades indígenas americanas un
Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, 1999. teórico escenario de aplicación. En 1854 se suprimieron
64 AAA, Padrones, 1792, Torata, leg. 4; Omate, Puquina e los otros dos signos más visibles de la diferencia política
Ichuña, leg. 2. y económica: el cacicazgo y el tributo.
26 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

ámbitos de la vida política, económica y social del daron en hacerse eco de todas estas medidas y el
entorno rural67. Algunos de sus apellidos pertenecían 13 de abril de 1815, el Coronel Ramón González
a familias moqueguanas ilustres como eran los Ma- de Bernedo remitía al general del Ejército realista,
zuelo, los Fernández Maldonado o los Barrios, en Don Juan Ramírez, un Decreto del Virrey del Perú
Torata68 o los Barrios, los Hurtado, los Nieto o los por el que se ordenaba asignar topos de tierras
Eyzaguirre, en Omate69. Se trataba, insistimos, de a los valientes y oficiales y demás individuos del
una sociedad no excluyente desde el punto de vista Ejército que ha pacificado esta provincia…y se
étnico, ya que en ella formaron filas también indios proceda al señalamiento de los topos de tierras
y mestizos, eso sí, adinerados y a veces ligados a que los interesados pidan en el distrito de esta
antiguos cacicazgos. Tales eran los Tone en Puquina provincia, la correspondiente noticia exacta que
o los Cayla, los Mamani, los Quispe, los Ticona, o deben comprender cuantas tierras disfrutan…
los Zuni, en Omate, a quienes veremos participar principalmente las de aquellos caciques que por
muy activamente, también ahora, en la compra de infidentes o adictos a la causa de la insurrección
terrenos comunitarios70. se hallen en el día sin propietarios72.
En 1814 se dio orden de divulgar en la doctrina
La guerra de la Independencia de Omate los decretos del texto constitucional en
los que se insistía en la necesidad de reducir los
En el contexto revolucionario de la Indepen- terrenos comunes a dominio particular… para el
dencia, las tierras indígenas fueron vistas por los fomento de la agricultura e industria… queriendo
miembros de la Junta de Cádiz como una forma de al mismo tiempo proporcionar con esta clase de
pagar los servicios patrióticos a la causa realista. tierras… un premio a los beneméritos defensores
Los Decretos de Cádiz habían ya dado facultades a de la Patria73. Así en 1830 fue ordenado, mediante
las Diputaciones Provinciales (Orden del Consejo Decreto Supremo, que los bienes comunales (en
de Regencia del 15 de Noviembre de 1812) para tierras o censos) fueran transferidos al Estado para
hacer uso de los bienes de comunidades de indios proceder a su venta, quedando el producto de las
para premiar a los beneméritos defensores de la transacciones en poder del erario nacional. En su
Patria (Art. 9º)71. Las autoridades locales no tar- artículo 2º se especificaba que la Junta Departamental
se encargará de venderlos con todas las formali-
67 La Guerra con Chile produjo efectos semejantes a los de la
dades… al mismo Señor Subprefecto… y que éste
guerra de la Independencia en lo que se refiere al traspaso propusiera los medios de suplir su falta y atender
de propiedades indígenas al estamento militar implicado en al objeto a que fueron destinados”74.
el conflicto. Es el caso del general Miranda que se apropió No tenemos constancia de la mencionada venta
en Puquina de 30 topos de tierra (10 Hectáreas), formando de tierras indígenas a los subprefectos. En cambio
con ellos una de las mayores haciendas del distrito. La
información de que disponemos proviene de los recuerdos
hemos comprobado que a partir de los primeros
que todavía la gente antigua de los pueblos guarda en sus días de enero de 1830, se dio inicio a una febril
memorias. Es el caso de Don Arturo Oviedo en Omate u actividad de compra-venta de estas tierras en las que
otros más jóvenes como Orlando Roldán en Puquina que se el Estado actuaba ya por medio de los subprefectos,
han interesado en rescatar historias, testimonios y papeles como vendedor de las mismas, lo que hace pensar
privados de sus antepasados.
68 Archivo Departamental de Moquegua (en adelante ADM).
que, más que expropiadas, las tierras indígenas
Protocolos Notariales. Notario Orestes Rivero, Escritura (supuestamente las de los infidentes) habían sido
de compra-venta de los Altos de Coscore en Pocata. confiscadas por el Estado. Es así como una parte
fols. 200-202. de las tierras de los distritos rurales de Moquegua
69 Ibídem. Notario José Santos Fdez. Dávila, Venta de terrenos
de la Caja de Comunidad de Omate hecha por el Subprefecto
de la provincia de Moquegua D. Tadeo Ordóñez en 1835 72 Ibídem.
fols. 182-262. 73 ADA, Decretos de las Cortes de Cádiz de 1812. Omate,
70 T. Cañedo-Argüelles: “Cacicazgo y poder en el valle de Intendencia-Administrativo, fols. 8-19, 26 de mayo de
Moquegua. Siglos XVII y XVIII”, en: Revista del Archivo 1814.
Arzobispal de Arequipa, Nº 1, 1994, pp. 17-31. 74 ADM, Venta de los terrenos de Gavalon y Sabaya ( valle de
71 Lilly Library Indiana University (en adelante LLIU), Latin Omate) de la Caja de Comunidad, hecha por el Sub Prefecto
American Mss. Peru Manuscripts Department. Decreto de la provincia de Moquegua D.Tadeo Ordóñez en nombre
enviado como circular a los Alcaldes Mayores y Caciques del Estado, a favor de Ancelma Atencio. Protocolos Nota-
de la provincia de Cuzco. riales, Notario José Santos Fdez. Dávila, fols. 184-262.
Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega 27

pasó a manos de militares durante el proceso in- maestro, desempeñó los cargos de gobernador y
dependentista. Juez de Paz durante veinte años consecutivos. Su
Por otro lado, estas medidas privatizadoras nieto, Eufrasio Maldonado, antiguo mayordomo en
convirtieron a los distritos rurales en atractivos focos la hacienda de Cute y su bisnieto Jesús Maldonado
de recepción de inmigrantes criollos procedentes (actual director de la emisora de radio), me hablaron
de la ciudad (Moquegua) que buscaron refugio en de él y coincidieron en que estos cargos le permi-
estos lugares más resguardados de la acción de las tieron a su ilustre antepasado acomodarse en todo
tropas y a quienes se les dio también facilidades y acaparar los 22.000 metros cuadrados de tierra de
para el acceso a la propiedad de tierras. No todos cultivo que la familia tiene en la actualidad.
los distritos se vieron igualmente afectados por Por el contrario, las antiguas familias criollas,
este suceso. en desacuerdo con la revolución, sufrirían tras la
Torata apenas recibió inmigrantes debido a su Independencia un considerable declive llegando
proximidad a la ciudad y a la falta de tierras dis- incluso a desaparecer del escenario. Para entonces
ponibles, puesto que desde un principio estuvieron los yacimientos mineros habían venido a su total
copadas por los criollos. decadencia porque los mineros no han conserva-
En Ichuña la emergencia de los indígenas en do la conducta de los primeros caballeros, así en
la esfera económica se había producido durante la pagar los jornales como en evitar los excesos a
época virreinal a través del desempeño de cargos de que arrastra la naturaleza corrompida75. Debido
mayordomos en las haciendas de minas. Esta activi- a la ubicación de las haciendas mineras y de los
dad les permitió establecer alianzas matrimoniales pastizales, estas nuevas familias de hacendados
con el sector minero al que se mantenían estrecha- mineros se diseminaron, como habían hecho los
mente vinculados y ejercer la autoridad merced a la españoles, por los anexos próximos al pueblo de
fuerza coercitiva que empleaban sobre el resto de Ichuña. Los nuevos propietarios eran sobre todo,
la población nativa. Las guerras de Independencia como he dicho, antiguos mayordomos mestizos que
contribuyeron a dinamizar el trasvase social, ya llegarían a constituirse en sector oligárquico merced
que las minas y el poder económico y político que a las posibilidades que tuvieron de acceder a los
conferían cambiaron entonces de propietarios. El cargos políticos desde que en 1836 se incorporara
comandante Córdova y el teniente Isidoro Guazárez el sistema electivo para el acceso a los puestos
instalaron allí un cuartel general bajo su mando y municipales.
entregaron, tanto las minas como los pastizales, Los distritos de Omate y Puquina fueron, en
a quienes apoyaron la causa independentista con este orden, los principales núcleos receptores del
ganado o dinero, desconociendo la antigua titula- éxodo urbano que tuvo lugar durante las guerras de
ridad de las haciendas. Los mayordomos tuvieron Independencia. Este conflicto abrió las puertas de
entonces en su mano la oportunidad de hacerse con Omate a familias moqueguanas como los Barrios,
las propiedades que regentaban. Así los terrenos de los Hurtado, los Nieto o los Eyzaguirre76. Los pro-
Yanahuara, del cerro Vila Vila, Cobre Joya, Niño cedimientos de privatización de tierras aumentaron
Ccollo y Otora fueron a parar a la familia de Pedro el cerco de este grupo con apellidos como Oviedo,
Cabana que había contribuido al Ejército con dos Atencio, Ayala, Baldarrago, Ramos y Rosales.
toros y cien pesos. Las familias que emergieron Los protocolos notariales de 1830 dan cuenta de
tras la Independencia fueron los Santos, los Pari y los 126 contratos que se firmaron en este distrito
los Maldonado (en Umalzo), los Flores y los Ro- respondiendo a los procedimientos privatizadores
que (en Crucero), los Ventura (en Maicunaca), los decretados por el gobierno postindependentista y
Bautista (en Antjahua), los Apasa (en Yanahuara), en los que puede verse que, junto a los criollos,
los Quispe (en lugares varios), los Cabana (en Oyo
Oyo), los Chambilla y los Parisaca (en Miraflores)
y los Casilla (en Sicuani y Umalzo). Estos indivi- 75 F. X. Echeverría y Morales: Visita actuada…, vol. IV,
duos respondían al perfil de los mistis y a poco que pág. 136.
76 ADM, Venta de terrenos de la Caja de Comunidad de Omate
supieran leer y escribir tuvieron la oportunidad de
hecha por el Subprefecto de la provincia de Moquegua
acceder a los cargos públicos tras la creación del D.Tadeo Ordóñez en 1835. Protocolos Notariales. Notario
distrito. Manuel Maldonado, que había adquirido José Santos Fdez. Dávila, fols. 182-262. Venta de tierras
en 1840 las minas de Umalzo y era de profesión a Anselma Atencio.
28 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

actuaban también indígenas pudientes77. Algunos todas ellas se habían repartido a los triunfadores de
eran descendientes de antiguos cacicazgos como los aquella contienda79.
Cayla, los Mamani, los Quispe, los Ticona, o los
Zuni . Es muy probable que su adhesión a la causa La Guerra contra Chile
de la Independencia les hubiera dado facilidades
en este sentido. También la Guerra contra Chile de 1879 tuvo
En Puquina la escasez de criollos durante la sus principales implicaciones sociales en Puquina.
etapa virreinal hizo que el grupo hegemónico del Este conflicto tuvo su origen en el interés que
cercado mantuviera en el s. XIX una considerable despertaron los depósitos de guano y salitre de
mayoría indígena. Las tierras disponibles de este Atacama, provincia boliviana sobre la que Chile
distrito fueron repartidas después de la Independencia, adquirió derechos de explotación en 1866. Ante
en tiempos de la Confederación Peru-Bolivia, entre la invasión chilena de nuevos espacios salitreros
quienes apoyaron la causa patriótica del Mariscal y la negativa a pagar los impuestos convenidos,
Nieto frente a las pretensiones de Andrés Santa Bolivia declaró la guerra a Chile después de que
Cruz. Como es sabido, en 1836, bajo la iniciativa Perú firmara, en 1873, un pacto de alianza con este
del presidente de Bolivia, Andrés Santa Cruz, se país. La población moqueguana se implicó en una
formó el Estado Sur Peruano del que Moquegua larga y cruenta guerra que estalló en 1879 y que
formó parte hasta su disolución en 183978. En 1843 dio a Chile la victoria con la anexión de Atacama,
Santa Cruz invadió por segunda vez Moquegua después de dejar el valle y las poblaciones próximas
en un nuevo e infructuoso intento de restaurar la a Moquegua completamente asoladas. Los distritos
Confederación surperuana. El General Mariscal rurales intervinieron activamente durante los cuatro
Nieto lideró la oposición venciéndole en la Pampa años que duró la contienda.
de San Antonio con el apoyo que le prestaron tanto Ya desde tiempo atrás venían concentrándose en
las milicias como los voluntarios moqueguanos. Puquina algunas milicias procedentes de distintos
Consta que también estos servicios patrióticos puntos del país. Entre los mandos estaba el coronel
fueron retribuidos mediante la entrega de tierras en Pedro Celestino Miranda, quien no tardó en hacerse
los distritos rurales del partido de Moquegua, pero con las riendas políticas de la región incitando a
sobre todo en el de Puquina donde, según un Oficio los pobladores de los distritos rurales a reclamar
remitido a la Prefectura de Arequipa en 1849 por la autonomía política de la región.
el Subprefecto de Moquegua Ezequiel Mendoza, Celestino Miranda plantó su cuartel general en
no había podido darse cumplimiento a la Orden Puquina donde ofreció su apoyo a los indígenas en
del Ministerio de Hacienda de hacer entrega de los litigios de tierras que tenían contra los criollos
tierras vacantes de Caja de Comunidad porque (principalmente contra Juan Francisco Barra). Tanto
no existía un solo topo de terreno de Caja, ya que él como algunos de sus secuaces vieron entonces
la oportunidad de apropiarse de las tierras que
todavía quedaban en régimen comunal haciendo
uso de la autoridad que impusieron por la fuerza y
77 Los términos de dichos contratos eran de este tenor: En de los recursos militares que tenían bajo su control.
virtud de este Decreto se procede a vender a Anselma
Atencio unas tierras situadas en el pago Gavalon de 4.130
Miranda llegó a formar entonces la mayor hacienda
varas cuadradas, y otro en el pago de Sabaya de 2.451 del distrito con una extensión de 30 topos. Su apoyo
varas cuadradas, pertenecientes a la Caja de comunidad, a los indios enfrentó a las autoridades locales pro-
por 131 pesos 3 reales, cantidad que tiene soltada en esta vocando la escisión del vecindario en dos bandos,
Subprefectura en dinero corriente… mediante lo cual des- uno de los cuales, liderado por Juan Ampuero y
crito, quito y aparto yo el Subprefecto del derecho, acción,
propiedad y señorío que el Estado tiene en los expresados
Diego Almansa, reconoció la autoridad de Miranda
terrenos de Caja de Comunidad, y los cedo, renuncio y como Jefe Militar de Puquina. El gobernador del
traspaso a la compradora para que como suyos propios distrito, Gregorio Ope, y el Juez de Paz, Ambrosio
disponga de ellos a su arbitrio y voluntad. Ibídem.
78 Este Estado estaba formado por los departamentos de

Arequipa, Ayacucho, Cuzco y Puno, junto con Bolivia. 79 Archivo Regional de Tacna (en adelante ART), Prefectura,
En 1836 Chile declaró la guerra a la Confederación y en Subprefectura de Moquegua, Oficio del Subprefecto de
Enero de 1839, tras la derrota de Santa Cruz en Yungay, se Moquegua don Ezequiel Mendoza, 5 de marzo de 1849,
deshizo. leg. 1, cuad. 1-42.
Oligarquías multiétnicas en el cercado andino. Siglos XVIII-XX / Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega 29

Yari, fueron destituidos de sus cargos después de A partir de 1836, una vez que el distrito se
que Miranda proclamara en la Plaza de Armas de incorporó el sistema electivo para el acceso a
Puquina su independencia de Moquegua y advirtiendo los cargos, emergieron en su escenario político
que serían confiscados los bienes de todos aquellos algunos apellidos indígenas como Cutipa, Yari y
que se negaran a acatar su autoridad. Ope, y junto a ellos otros de ascendencia criolla
En su proyecto independentista este general recién instalados como González, Reynoso, Sa-
trató infructuosamente de involucrar a los distritos lazar, Rodríguez, Arce y Begazo82. Sin embargo,
de Omate, Ichuña y Ubinas, pero la Subprefec- este grupo no parece que lograra consolidar un
tura de Moquegua tomó cartas en el asunto y patrimonio de tierras considerable, lo que pudo
el Subprefecto, Diego Bell, solicitó el envío de deberse a su participación en los motines acaeci-
una compañía bien equipada para reducirle. La dos en Puquina hacia 1866. Las autoridades más
geografía montañosa de Puquina y sus estrechas relevantes del distrito, tanto desde el punto de
quebradas, así como la escasez de armamento y vista económico como político, fueron los des-
demás elementos de guerra con que se contaba, cendientes de los antiguos cacicazgos. La familia
permitieron a Miranda afianzarse en el poder Tone, asociada al principal cacicazgo de la región
hasta que finalmente en 1866 huyó y el motín fue y propietaria de gran cantidad de tierras desde la
sofocado. Entre los cómplices del coronel Miran- etapa virreinal, acaparó los cargos de gobernador,
da, que se registraron al ingresar en la prisión de alcalde y juez de paz así como las mayordomías
Arequipa a resulta de dichos motines, figuraban de la iglesia. Y lo mismo ocurrió con los Oviedo,
Juan Ampuero, Diego Almanza, Melchor Carpio, conocida familia de ascendencia criolla, en Omate.
Calixto Guamachuco, Francisco Peraltilla, Mariano
Ale, Valentín Coahuila, Gregorio Roque, Matías
Miranda, Tiburcio Chire, Carlos Yari, Manuel CONCLUSIÓN
Quispe, Pascual Ramos, Agustín Yari, Pedro
Pascual Ale, Manuel Ampuero, Mariano Gómez, Don Fabio Tone y don Arturo Oviedo son ac-
Carlos Arce, Juan Gualberto Alarcón y Manuel tualmente miembros de sendas estirpes –indígena
Rodríguez80. Algunos de estos apellidos (Yari, una y criolla la otra– y como puede apreciarse en
Arce, Rodríguez) estaban asociados al desempeño el encabezamiento de este texto, coinciden en su
de cargos públicos y su implicación en el motín discurso sobre la evocación de un pasado compar-
bien pudo obstaculizar la formación de sus posibles tido (y glorioso) donde las familias hegemónicas
haciendas. Los Arce adquirieron una de 25 topos disfrutaban juntas de los ambientes festivos que se
pero ya tardíamente, se la compraron a la familia producían con motivo de las tinkas del ganado y
Álvarez y las herencias se ocuparon muy pronto demás rituales agropecuarios. La semántica expresiva
de disolverla81. coincide en los testimonios de ambos informantes
para describir la recontraunión que enlazaba a los
miembros de la oligarquía local por su vecindad,
80 ART, Prefectura,Comunicaciones recibidas en la Prefectura que era residencial, económica y social (aunque
de Arequipa desde la Sub-Prefectura de Moquegua sobre no étnica). Recontraunión que les permitía trabar
el motín del general Miranda en Puquina, 14 de marzo de
1866. leg. 8, cuad. 74 al 83.
estrechas relaciones de alianza para afianzarse en
81 Actualmente la familia Arce ha instalado una empresa de los puestos relevantes de la política, la religión y
transportes que hace el servicio entre Arequipa y la sierra y, la administración de sus distritos.
aunque todos sus miembros se han instalado en Arequipa,
mantienen en Puquina una segunda vivienda de dos plantas
edificada con material noble. Pintada de blanco con los
cercos de las ventanas y puertas en rojo oscuro recuerda
BIBLIOGRAFÍA
a una capilla. Y es que el día 14 de septiembre de 1996,
con motivo de la celebración del Señor de la Veracruz, don Álvarez y Jiménez, Antonio (1941). Relaciones de
Nicanor Arce Álvarez hizo donación de esa casa para uso de la Visita realizada por el gobernador e intendente Don
los peregrinos que visitaran Puquina en dicha fiesta. La casa Antonio Álvarez y Jiménez (1790-1793), editada por
quedó vinculada a la comunidad no pudiéndose vender, ni
alquilar ni heredarse, por todo lo cual don Nicanor recibió
el abrazo y aplauso efusivo de la colectividad, que aquella 82 ART, Prefectura, Subprefectura de Moquegua, legs. 1
noche bailó hasta la madrugada. (cuad. 1-42); 2 (cuad. 43-52); 5; 8 (cuad. 74-83).
30 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Víctor Barriga en: Memorias parta la Historia de Arequipa, Echevarría y Morales, Francisco Xavier (1952). Visita
Arequipa, (2 vols.). actuada por… a la provincia de Moquegua en 1804,
edición de Víctor Barriga: Memorias para la Historia de
Cañedo-Argüelles, Teresa (1994). “El poder religioso Arequipa, Arequipa, (4 vols.).
como cauce y obstáculo en la transculturación andina:
La integración alterada (Moquegua, siglos XVI-XVIII)”. Málaga Medina, Alejandro (1989). Reducciones toleda-
En: América Latina Ayer y Hoy. Memoria, Creación e nas en Arequipa (pueblos tradicionales), PUBLIUNSA,
Historia, Universidad de Barcelona, pp. 179-192. Arequipa.
Macera, Pablo (1989). “Razón de individuos que de este
Cañedo-Argüelles, Teresa (1994). “Cacicazgo y poder curato de San Ignacio de Ichuña pagan diezmos de papas,
indígena en el valle de Moquegua (Perú, siglos XVII y ganado vacuno y llamas”, en: Geografía Colonial de
XVIII)”. En: Revista del Archivo Arzobispal de Arequipa Arequipa, Universidad Mayor de San Marcos, Lima.
(Perú), nº 1, pp. 17-31.
Maldonado Condori, O. (1999). Diagnóstico socioeco-
Cañedo-Argüelles, Teresa (1998). “La desvinculación nómico del distrito de Ichuña. 1998. Informe de prácticas
de bienes en las comunidades indígenas del sur andino”. preprofesionales presentado en la Universidad Nacional
En: Actas del IX Congreso Internacional de AHILA, The de San Agustín de Arequipa.
Institute of Latin American Studies, Liverpool (Inglaterra),
vol. III, pp. 229-239.
Repositorios Consultados
Cañedo-Argüelles, Teresa (2003). Actores de la Periferia.
Historia y vida de una región surandina. Moquegua. Fondo edi- AAA: Archivo Arzobispal de Arequipa.
torial de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid). ADA: Archivo Departamental de Arequipa.
ADM: Archivo Departamental de Moquegua.
Cañedo-Argüelles, Teresa (2005). La Visita de Juan AGI: Archivo General de Indias.
Gutiérrez Flores al Colesuyo y Pleitos por los cacicaz- AGN: Archivo General de la Nación (Lima).
gos de Torata y Moquegua. Estudio analítico. Pontificia ART: Archivo Regional de Tacna.
Universidad Católica del Perú. LLIU: Lilly Library Indiana University.
DIÁLOGO ANDINO Una aproximación
Nº 28, 2006 al conocimiento del “currículum oculto”… / Emilio Fernández Canque 31
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 31-39 ISSN 0716-2278

UNA APROXIMACIÓN AL CONOCIMIENTO


DEL “CURRÍCULUM OCULTO”
EN LA EDUCACIÓN INDOAMERICANA

An Approximation to the Knowledge of the “Hidden


Curriculum” in the Indoamerican Education

por:
Mg. Emilio Fernández Canque
Profesor de Biología y Ciencias Naturales
Magíster en Educación
Dr.© en Psicología y Educación, Universidad Autónoma de Madrid (España)
Departamento de Educación
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá
Avda. 18 de Septiembre Nº 2222, Arica, Chile
E-mail: efernand@uta.cl

RESUMEN
La educación, tanto formal como informal, ha ido adquiriendo una importancia fundamental
para explicarse procesos de revitalización y/o debilitamiento de la cultura y de la proyección
social de los grupos humanos.
Ello ha determinado que la preocupación por las formas culturales originarias sea un campo
de estudio emergente y de gran importancia socioantropológica. En atención a ello es que el
presente artículo permite compartir un enfoque educativo de alta pertinencia educacional en el
norte de Chile y en la macrorregión sur andina referido.
Lo acontecido en la educación en esta parte del mundo durante los años 1850 a 1930 nos obliga
a evidenciar los aportes de los primeros educadores latinoamericanos, quienes hicieron un
valioso e inédito aporte hacia el desarrollo de nuestras formas culturales y nuestras primeras
manifestaciones de un “desarrollo con identidad”. El artículo incluye también los principios
educativos andinos que han sido estudiados por diversos autores como una forma de valorizar
los aportes de nuestras culturas milenarias y ancestrales.
Palabras clave: Educación indoamericana, principios educativos andinos, currículum
oculto.

Recibido el 24 de Septiembre de 2006


Aprobado el 03 de Noviembre de 2006
32 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

ABSTRACT
Education –formal or informal– has been acquiring a fundamental importance to explain
revitalizing and/or weakening processes of culture, and social progression of human groups.
This has determined that the preoccupation for original cultural forms turns to be an emerging
field of study having a great socio-anthropological importance. Taking this into account, the
present article allows us to share a focus of a high educational pertinence in the North of Chile,
and in the South Andean macro region.
What happened in education in this part of the world between 1850 and 1930 obliges us to give
evidence of the contribution of the first Latin American educators who made a valuable and
unprecedented contribution to the development of our cultural forms and first manifestations of
a “development with identity”. The article also includes Andean educational principles which
have been studied by many authors as a means of valuing the contributions of our millenary
and ancestral cultures.
Key words: Indoamericana education, Andean educational principles, hidden curriculum.

“Sube a nacer conmigo, hermano. que normalmente existe un proceso educativo que
Dame la mano desde la profunda zona se realiza de una manera estructurada y organizada
de tu dolor diseminado. –a la que algunos autores llaman escolarización–,
No volverás del fondo de las rocas. mientras que existe también una educación –mal
No volverás del tiempo subterráneo. llamada informal, implícita u oculta– que se adquiere
No volverán tus ojos taladrados. en el contacto con el medio, con los componentes
Mírame desde el fondo de la tierra, del grupo familiar y especialmente con la comu-
labrador, tejedor, pastor callado; nidad de origen.
Domador de guanacos tutelares;
Atendiendo a lo anterior, resulta particular-
albañil del andamio desafiado;
mente interesante preguntarse qué ocurrió en las
aguador de las lágrimas andinas;
diferentes etapas de nuestra existencia; en particular
joyero de los dedos machacados
agricultor temblando en la semilla; resulta valioso para este estudio centrarnos en
alfarero de tu greda derramado; el período 1850 hasta el año 1930, debido a que
traed a la copa de esta nueva vida en esta etapa, aparentemente, habrían ocurrido
vuestros viejos dolores enterrados”. hechos de gran trascendencia para la educación
(Neruda, Macchu Picchu, 1950, pp. 140-141). indoamericana.
Por tanto, es posible preguntarse: ¿Hubo
realmente una educación y, si ésta existió, qué
INTRODUCCIÓN características adquirió? ¿Qué relación existe
entre esta forma de educación indoamericana y
Los versos de Pablo, nuestro Nobel de literatura, la existencia de aquello que los autores llaman
resumen los aspectos centrales del presente artículo. “currículum oculto”? ¿Quiénes contribuyeron a
Diversos estudiosos afirman que la educación es un la génesis y desarrollo de la cultura y educación
proceso que acompaña al ser humano desde que en este continente, reconocido inicialmente como
nace y comienza a dar sus primeros pasos, hasta que “abyayala” o “tierra de indios”? ¿Cómo se con-
se desarrolla y adquiere conciencia de su entorno dujo la inevitable interacción entre los poseedores
y de sus potencialidades finalizando su existencia iniciales de la tierra y la llegada de otros habitantes
probablemente provisto de mucho conocimiento y al mismo “nicho ecológico”?
educación que se adquiere en su desarrollo vital.
Esta educación se define, en términos muy genera-
les, como “Currículum Teórico, formal u oficial y Ponencia: “Renovación de las prácticas de Planificación
currículum real, implícito u oculto”, atendiendo a Curricular”, Erazo Jiménez, María Soledad, pág. 251.
 Término referido de las culturas originarias de este continente
que significa “Tierra de indios o tierra indígena”. Actas de
 Revista Pensamiento Educativo, Pontificia U. Católica de Programa PROEIB - Andes - Universidad de San Simón,
Chile, PUC. Volumen 29, 2001. “Innovación Curricular”. Cochabamba, Bolivia.
Una aproximación al conocimiento del “currículum oculto”… / Emilio Fernández Canque 33

Desarrollo lenguaje, artesanía y en especial su cosmovisión


y racionalidad.
Probablemente contestar a todas las interro- En la abundante literatura existente podemos
gantes ya enunciadas sea motivo de un trabajo de encontrar numerosas alusiones a lo indígena y a lo
mayor extensión y profundidad, especialmente nativo, considerándose en la mayor parte de las afir-
considerando la importancia que están tomando maciones como parte de la “barbarie”, así como en
en nuestros procesos educativos latinoamericanos otras como parte de las “fuerzas vivas” que hay que
dos conceptos fundamentales: multiculturalidad incorporar al estado y al entorno social para expresar
e interculturalidad. En cuanto a la primera, se ha en mejor forma la naciente “democracia”.
afirmado que “la multiculturalidad a nivel latinoame- Lo que no se puede afirmar es que la presencia
ricano refleja una mayor posibilidad de compren- del indígena y sus formas de desarrollo cultural y
der la variedad de situaciones étnicas, nacionales, educativo sea un tema ficticio o inexistente. Quien
lingüísticas culturales del continente, que se dan se atreva a afirmar lo contrario se irá encontrando
hoy y que se irán desarrollando progresivamente” con “hallazgos arqueológicos y comunidades
Por otra parte, respecto a la interculturalidad, se activas” que lo desmentirán de inmediato. Sin
afirma que “hablar de educación intercultural en embargo, esta indoamérica ha sufrido constantes y
el mundo latinoamericano de lengua dominante variadas interacciones en los distintos aspectos de
española es habitual y se asocia a la relación entre su existencia que la han modificado sustancialmente
la sociedad global y sociedad indígena. Comprende transformándola en lo que hoy vemos.
aquellas culturas y lenguas que conforman, en el Resulta interesante, por decir lo menos, asumir
sentimiento e ideología de la población, parte de que existe un desconocimiento de los aportes tanto
los orígenes de la nación y del país (Culturas y educativos como culturales de los indígenas de
pueblos originarios)” . esta parte del continente. A lo anterior se agrega
Lo cierto es que cuando llegaron los “con- lo siguiente:
quistadores” encontraron evidencias culturales
y expresiones educativas que hasta la actualidad • ¿Cuál es el efecto de los procesos globalizadores
se mantienen. Con ello no nos estamos refiriendo sobre estas culturas originarias y milenarias?
únicamente a las mundialmente conocidas “momias • ¿Qué impacto tiene o ha tenido todo lo acon-
de la cultura chinchorro” (con una data estimada tecido sobre los procesos de identidad y de
en 7.000 a.C.) que son características de nuestra participación de los componentes de estos
región, sino a lo realizado por poblaciones origi- pueblos originarios?
narias posteriores y contemporáneas que basan su • ¿En momentos en que se habla de “la persona
existencia en la acción de producir la tierra logrando y su entorno” o de “contextualizar los apren-
aprovechar sabiamente los escasos y cada vez más dizajes” así como de rescatar y potenciar los
raquíticos hilos de agua que caracterizan el desierto “aprendizajes previos” de nuestros alumnos(as)
del norte de Chile, considerado por muchos como no será necesario hacer un esfuerzo para aproxi-
el más árido del mundo. A estas manifestaciones de marse a estas genuinas expresiones culturales
un dominio sobre los elementos naturales, a saber y educativas?
el agua, el sol, el viento y la tierra, considerados
claves en la cosmovisión andina, podemos agregar El documento referido los “Los temas pedagógi-
la existencia de otras manifestaciones que superan cos de José Carlos Mariátegui” (Puiggrós) afirma:
las “necesidades primarias”… nos referimos a “Este breve pasaje del Amauta por la contradicción
las formas de expresión de su música, leyendas, racionalismo occidental/racionalismo indígena
y popular latinoamericano resulta de gran valor
 Texto “Educación Multicultural:Nuevos sentidos de la para la pedagogía y pone en evidencia la ineficacia
Pedagogía” Carmen Montecinos y Guillermo Williamson
- IIDE - Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional
- U. de Talca - 1996, p. 97.  Decreto Nº 220 - Ministerio de Educación - Chile - Objetivos
 Texto: op. cit., p. 96. Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la
 Existen muchos trabajos relativos a las antiquísimas culturas Educación Media, p. 23.
del ámbito andino del entorno ariqueño, especialmente la  “Los temas pedagógicos de José Carlos Mariategui”, Pui-
cultura costera de Chinchorro. ggrós, Adriana, pp. 190-191.
34 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

del educacionismo civilizador. Fue positivo que, “Este lado oscuro está presente por ejemplo en
simultáneamente, Mariategui haya insistido en el uno de los primeros actos pedagógicos ejecuta-
carácter determinante de la problemática económi- dos por los conquistadores españoles en tierra
co-social en la situación indígena, la posibilidad de americana, el “Requerimiento o conminación a
combinar las contradicciones estructurales con las los indios” escrito en 1513 por el jurista Palacios
contradicciones ideológico-culturales, y las mutuas Rubio, que estuvo en vigencia hasta 154210. Este
limitaciones. Consideró que la transformación documento, redactado en respuesta a disputa so-
económica del indígena invalida todo mensaje bre la legitimidad de la guerra contra los indios,
que se detenga en el plano filosófico-moral”. Su establecía que el Papa, como representante de
problema –se agrega– “…tiene sus orígenes en el Dios en la Tierra, les había otorgado el continente
régimen de propiedad de la tierra. Cualquier intento americano a los españoles y a los portugueses.
de resolverlo con medidas de administración o El texto “suponía que los indios no habían sido
policía, con métodos de enseñanza o con obras de informados de tal hecho, lo cual se reparaba en
vialidad, constituye un trabajo superficial o adjetivo, ese acto, leyendo el Requerimiento en presencia
mientras subsista la feudalidad de los gamonales” de un oficial del rey, pero sin intérprete. Los
La contradicción antes indicada, aparentemente, indios que se dieran por enterados y aceptaran
aún subsiste en nuestro sistema educativo lati- la situación tras la lectura, se liberarían de ser
noamericano, de denunciarlo se han encargado esclavizados, pero a quienes no lo hicieran se
los últimos seis Congresos Latinoamericanos les prometían tremendas penas para ellos y sus
de Educación Intercultural Bilingüe realizados familias, además de la esclavitud”11. Para esta
en distintas capitales de nuestra Indoamérica (el autora se establecía que la relación pedagógica
autor del presente trabajo ha asistido y presentado entre españoles e indígenas sería de dominación,
ponencias en cuatro de ellos). y que la condición para conservar algunos de-
Otro aspecto de particular importancia lo refiere A. rechos elementales era aceptar absolutamente y
Puiggrós de la siguiente manera: “En el caso particular sin condiciones la cultura, la lengua y la razón
del Perú, la presencia del elemento colonizador en el dominantes. Es decir, se procedía a una inclusión
interior de la estructura social produce dos efectos. El
selectiva, basada en una aculturación brutal, y
primero de ellos es el condicionamiento de la labor
a la exclusión sistemática de otra parte de la
del educador por parte del gamonalismo, adverso a
población”.
la educación del indio; interesado más en mantener
su ignorancia y su alcoholismo. El segundo es la
incompatibilidad de la escuela moderna con una En Argentina los aportes de J. Manso en re-
estructura que es antagónica con la más elemental lación a la incorporación de los indios al proceso
concepción progresista o evolucionista de las cosas”. educativo también es interesante, especialmente
La literatura en esta emergente temática así como por el momento histórico en el que esta distinguida
las actas de estos Congresos Latinoamericanos maestra hace sus aportes. Su preocupación mayor
permiten afirmar que esta situación no es exclusiva se orientaba a la incorporación no sólo de la mujer
del Perú sino de la mayor parte de los países con y del pobre sino también de la población indígena,
clara presencia indígena. al respecto podemos citar: “Asimismo, desarrolló
La exclusión sistemática e intencionada de materiales didácticos y libros de lectura. Pero
que son objeto los indígenas de las alternativas fundamentalmente se opuso a la enseñanza secta-
de desarrollo y progreso constituyen un motivo ria, restringida y discriminatoria” (Exponía sobre
de análisis de diferentes autores, al respecto Inés esto –por ejemplo–. “También Juana Manso exige
Dússel afirma: educación para el indio, en un artículo llamado
Las misiones”)12.
 Congreso Latinoamericano de Educación Intercultural
Bilingüe (EIB), evento internacional que se realiza cada 10 Puiggrós, op. cit.
dos años en distintos países de América con presencia de 11 Puiggrós, op. cit., p. 16.
más de 18 países. 12 Documento: “Juana P. Manso (1819-1875): Trasgresión y
 Documento: “La producción de la exclusión en el aula en debates sobre la emancipación” Myriam Southwell. Cita
América Latina - Inés Dússel- X Jornadas Logse. Granada, al documento “las Misiones” (Álbum de señoritas, Nº 5,
España). 29 de enero de 1854, p. 38).
Una aproximación al conocimiento del “currículum oculto”… / Emilio Fernández Canque 35

Esta preocupación por la incorporación del indí- esfuerzo serio por dar un espacio educativo propio a la
gena ha tenido también su impacto en nuestro país, comunidad aymara. En el documento referido a José
en el extremo norte, específicamente en la Primera Luis Mariategui, recibido en el seminario, se indica
Región donde vive la mayor población aymara de lo siguiente: “En 1931 el socialista Elizardo Pérez,
nuestro país, especialmente en las provincias de ex inspector de escuelas, y el maestro rural indígena
Parinacota, Iquique y Arica. En atención a ello y Avelino Siñani iniciaron una experiencia de educación
considerando los elementos teóricos desarrollados popular que duró hasta 1940, en Bolivia”.
durante los últimos años es que abordaré la posible Esta experiencia vinculó ideas de Franz Tamayo
presencia de un currículum oculto en la educación con criterios que, aunque no existen pruebas feha-
indoamericana, referida a esta cultura panandina. cientes al respecto, parecen provenir del discurso
Resulta interesante comprobar la abierta dis- de Mariategui.
criminación que se observa hacia los indios a co- Warisata consistió en el desarrollo de un experi-
mienzos de 1900, particularmente en Bolivia donde mento autogestionario que articuló los principios de
se comprueba la paradoja de que ellos podrían no la educación socialista (escuela única, politécnica,
ser personas, atribuyendo para éstos los principios integral, cooperativa, mixta, gobierno colectivo,
de un “Darwinismo social”13. Al respecto, se cita: educación, producción) con los de organizaciones
“En este contexto, los debates suscitan reacciones colectiva y de educación del ayllu.
apasionadas en la prensa y su rumor se extiende Elizardo Pérez consideraba que la problemá-
incluso más allá de los Andes apuntando a probar tica del indio es socioeconómica y que las masas
que los indios de Mohoza (Poblado de Bolivia, cerca indígenas subsisten como expresión de la cultura de
de Cochabamba) pertenecen todavía al mundo del los oprimidos. Warisata era considerada por aquel
salvajismo y a extender esta conclusión al resto maestro como una experiencia cuyas posibilidades
de los indígenas bolivianos. Este hecho llega a la de triunfo definitivo dependían del desarrollo de un
exageración cuando, en el transcurso del proceso proceso de transformación profunda de la estructura
y ya en el año 1903, llega a Bolivia una primera social boliviana.
expedición francesa bajo la dirección de Crequi- Warisata15 tenía el sentido de educar al indio
Montfort y Senegal de la Grange destinada a estudiar para dar así comienzo a “una unidad pedagógica
las diferencias existentes entre los aymaras, quechuas nacional’’, basada en sus raíces agrarias, para crear
y mestizos gracias a mediciones craqueonométricas una misma filosofía y una misma técnica educa-
entonces en boga. Para sus mediciones utilizan a cional para el boliviano de los campos como para
los prisioneros de Mohoza, entre ellos a Lorenzo el de las ciudades.
Ramírez, su cacique principal. La misión da como La idea de Tamayo de alfabetización como
resultado: “Lorenzo Ramírez, cráneo asimétrico, superación de la instrucción pública es reemplazada
arcadas zigomáticas pronunciadas, orejas pequeñas, por Pérez por el proceso de educación y trabajo.
planas y sin bordes, ojos oscuros y vivos, barba rala, Confundiendo muchas veces positivismo con mar-
negra e hirsuta, maxilar inferior pronunciado…”. Tal xismo, sostiene la determinación social del proceso
descripción pretendía probar que en la raza aymara pedagógico e insiste en que la experiencia boliviana
sobrevivía la especie salvaje primitiva fecunda en servirá de ejemplo a Rusia y Alemania.
los criminales natos14. Incorpora los principios de la escuela activa ad-
Desde esa etapa inicial se puede comprobar, unas virtiendo la necesidad de no copiar “simiéscamente’’
tres décadas después, la presencia de los primeros a Montessori y Decroly. Aníbal Ponce es la fuente
educadores andinos. Es así como en los alrededores en la cual se apoya Pérez con mayor frecuencia
de La Paz surge la presencia de Warisata, la primera para dar cuenta de la presencia de determinaciones
escuela Ayllu o la primera Escuela Comunitaria que económicas y clasistas.
es citada en los anales internacionales como el primer Warisata llegó a ser cabeza de un núcleo escolar
campesino, con 33 escuelas filiales que intercam-
biaban productos, materiales y experiencias. Hacia
13 Texto: “Historia” Nº 23 - Universidad de San Andrés, Bo­ finales de la década de 1930 llegaron a existir
livia. Artículo de Pilar Mendieta Parada: “El Darwinismo
social y la exclusión política del indio a principios de siglo.
El proceso de Mohoza, 1899-1904”, p. 22. 15 Pérez, Elizardo, Warisata. La escuela ayllu. La Paz. Empresa
14 Demelas, 1981, p. 76. Gráfica E. Burillo. 1962, p. 105.
36 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

12 núcleos escolares en todo el país y Pérez fue Warisata llegó a autoabastecerse e influyó en
director de Educación Indígena. la organización económica de toda la zona defen-
Esto coincidió con el gobierno nacionalista del diendo las formas de organización económico-social
general Busch que promovió esta experiencia como del antiguo ayllu (colectivas) y adaptándolas a las
parte de su programa democrático de educación necesidades modernas.
que se concretó en la reforma constitucional de La coordinación del conjunto de las activi-
1938. La organización de los centros de educación dades estaba a cargo del Parlamento Ayllu, que
indígena que partió de Warisata, se basaba en la poco a poco vio restituidas sus antiguas funcio-
elección de autoridades escolares indígenas por nes gubernamentales, puesto que la población
medio del voto directo de la comunidad, las reso- recurría a él espontáneamente para todo tipo de
luciones se tomaban en la asamblea general y se problemas.
decidía por mayoría de votos todo lo relativo a la Warisata, instalada a más de 4.000 metros de
educación, la marcha de la producción, los proble- altura, en uno de los climas más inhóspitos de la
mas disciplinarios, las relaciones con el gobierno Tierra, fue perseguida por todos los gobiernos,
y con las comunidades vecinas, los problemas excepto el de Busch, en Bolivia, pero apoyada
con los gamonales, enemigos fundamentales de moral y económicamente por el presidente Cár-
la experiencia, etc. denas, de México. Moisés Sáenz visitó Warisata
Las leyes y reglamentos de Warisata habían sido y el Primer Congreso Indigenista Interamericano,
elaborados colectivamente y los planes de estudio realizado en Pátzcuaro, México, en 1940, adop-
y programas hechos por maestros e indígenas a tó oficialmente su modelo17 y su ponencia fue
partir del análisis del medio. El trabajo era el eje del presentada en el mencionado congreso. En la
proceso educativo. Cada uno lo hacía de acuerdo a misma oportunidad circuló un folleto, que atacaba
su capacidad y solamente trabajando se adquiría el la experiencia, con el título de “El estado de la
derecho a la participación completa. Los talleres educación indigenal”.
permitían desarrollar las producciones tradicio- Escapa a las posibilidades de este trabajo
nales indígenas y los insumos necesarios para el realizar una investigación profunda de la relación
autoabastecimiento de las escuelas. La educación entre Warisata, el mariateguismo, la obra de Carlos
debía seguir los lineamientos de la escuela única, Montenegro y su influencia en la educación indí-
cuya fuente reconoce Pérez en el sistema educativo gena latinoamericana en su conjunto. Pero hemos
cardenista mexicano. querido dejar testimonio de su existencia y de su
Warisata intentaba ser un sistema integral que importancia como prueba de la posibilidad de
tomaba al niño desde el kindergarten y lo conducía los discursos pedagógicos populares de expresar
hasta el politécnico, institución en la cual se preten- los elementos más antiguos de los grupos más
día reemplazar a las herrumbradas universidades. oprimidos, junto con las formas más democráticas
Pérez era profundamente antieducacionista. Decía: y modernas de educación. Es Warisata, además,
“No fui a Warisata para machacar el alfabeto…fui la forma como pensamos que el Mariategui de
a instalarles la escuela activa, plena de luz, de sol, 1926 hubiera proyectado en una experiencia su
de oxígeno y de viento, alternando las ocupaciones concepción educativa”.
propias del aula, con los talleres, campos de cultivo Considerando esos valiosos antecedentes y va-
y construcciones’’16. lorizando los principios educativos que son propios
Los horarios eran móviles, de acuerdo a un plan de la cultura aymara y también de otras culturas
quincenal que comprendía labores del aula, talleres andinas, algunos educadores nos hemos dedicado
y folclore (temática dedicada a la conservación en los últimos treinta años a crear alternativas curri-
de la cultura indígena). La ganadería, agricultura, culares para las culturas originarias de América, es
fabricación de tejas, aserradero, respondían a un así como en el año 1991 se inician en nuestra región
sistema cooperativo que permitía la posterior co- las primeras expresiones de educación intercultural
mercialización de los productos. con efectiva participación de la comunidad aymara.
Este es el caso del Instituto Agrícola “Kusayapu”

17 Velasco, Adolfo, La escuela indígena de Warisata, México,


16 Pérez, Elizardo, op. cit., p. 104. 1940.
Una aproximación al conocimiento del “currículum oculto”… / Emilio Fernández Canque 37

(en lengua Aymara “La buena cosecha”) que se Segundo Principio: Orden y armonía - “Taypi”.
ubica en el Pueblo de Pachica y que atiende a ado-
lescentes aymaras y de otras culturas “…es pionera Descripción: Se fundamenta en el sentido de perti-
en la incorporación de la Educación Intercultural nencia y funcionalidad que tiene cada elemento, así
Bilingüe en el norte chileno. De hecho, es la única como los animales y vegetales dentro del ecosistema
institución en nuestro país que tiene entre sus planes y del espacio comunitario al que pertenecen. Con
y programas la asignatura de Estudios Andinos y ellos se provoca una interacción dinámica que le da
de Lengua Aymara a nivel de enseñanza básica y sentido a cada “parte del todo”. La idea fundamental
enseñanza media”18. Este instituto junto al Jardín es que el hombre es parte de la naturaleza y del
Infantil Aymara “Ayrampito”19 de Arica constituyen ecosistema no su dueño ni su único beneficiario.
expresiones claras de que los principios educativos Una expresión de esta armonía fecunda lo consti-
aymaras pueden tener una expresión real en el tuye la “Pachamama” o “Madre tierra” que al ser
currículo escolar oficial. fecundada por el “Tata inti” o “Padre sol” origina
Los principios educativos aymaras, antes citados, la vida en todas sus expresiones.
han sido sistematizados y estudiados por diversos
autores20. Ellos son diversos, pero se pueden resumir Aplicación Pedagógica:
en los siguientes: • Reconocer que el alumno y alumna chica o
grande, anciana o joven son personas distintas,
Primer Principio: Dualidad de pares opuestos- pero son parte de la comunidad educativa.
Juego de parcialidades. • Lo anterior permite asumir que entre los pares
Descripción: Este valioso principio aymara se opuestos y como búsqueda de esa armonía
refiere a la percepción que se tiene de la realidad puede existir un aspecto intermedio así entre
inmediata, relacionándola con el plano de las cate- el frío y el calor existe el tibio, entre la noche
gorías contrapuestas, parcializadas y antagónicas, y el día existe el mediodía, entre el blanco y
las cuales se orientan a la complementariedad a el negro existe el plomo.
partir de sus legítimas diferencias. De aquí surge • Posibilitar la autoidentificación del niño o niña
la idea de la “unidad en la diversidad”. andina como parte de las diversas culturas, de
esta forma asumir la interculturalidad como
Aplicación Pedagógica: espacio de encuentro efectivo reconociendo
las diferencias.
• Posibilitar el reconocimiento de la identidad
sexual de cada alumno y alumna y valorizar Tercer Principio: Reciprocidad - Niveles de
la importancia de la complementariedad entre organización del trabajo. Redistribución (Ayni-
ambas identidades. mita-minka - Qamasa).
• Establecer diferencias entre los elementos
Descripción: Mediante este principio se asume que
opuestos: alto - bajo, noche - día, frío - calor.
el ser humano está dotado de diversas dimensiones,
• Reconocer que en el mundo andino existe la
tanto en el sentido espiritual como material y que
"sayaña", que es un espacio privado e íntimo
ello influye en su accionar en los otros ámbitos:
que se diferencia de la "aynoka", que se refiere
sociales, religiosos, económicos, culturales, etc.
al espacio comunitario más público y exterior.
Este valioso principio enseña el sentido del trabajo
Ambos pueden complementarse para el logro
en equipo o en comunidad en donde cada uno es
del equilibrio personal y comunitario.
responsable de una parte de la misión, pero todo
ello conduce mediante la organización natural al
18 Texto “Algunas orientaciones curriculares para la educación éxito que es, a la vez, un producto que se comparte
intercultural bilingüe en contextos andinos”. Fernández
y redistribuye.
Canque, Emilio. Ministerio de Educación. Programa de
Educación Intercultural Bilingüe. 2000, p. 21.
19 Ob. cit. Fernández Canque, Emilio. Aplicación Pedagógica:
20 Revista Pensamiento Educativo, Pontificia U. Católica de

Chile, PUC. Volumen 29, 2001. “Innovación Curricular”.


• Reconocer la importancia y el rol del alumno y
Yampara Simón, Fernández Canque Emilio, Cayo Gregorio, la alumna tanto en su curso, como en su familia
Chipana Cornelio y otros. 1992. y en la comunidad en general.
38 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

• Valorizar el descanso diario como una forma Aplicación Pedagógica:


de distribuir correctamente las horas del día y
disponerse para un nuevo esfuerzo diario. • Reconocer el liderazgo natural que se produce
• Diferenciar y valorizar adecuadamente las en el juego de las niñas y de los niños.
actividades físicas o motrices de las mentales y • Valorizar la importancia y reconocer las diferen-
espirituales reconociendo su importancia para cias naturales que se producen en la naturaleza
el desarrollo armónico de la personalidad del tanto en lo humano como en lo natural. Al
niño. respecto se puede citar al "Jañachu" que corres-
ponde al semental de camélidos que establece
Cuarto Principio: Pachakuti - Ciclicidad (Pacha un liderazgo natural frente a las hembras de su
Qamasa - Ajaya - Sarayaña). especie. De igual forma se puede reconocer la
preeminencia del Tata Wilca (Padre Sol) sobre
Descripción: Este principio se fundamenta en el los seres humanos y los otros componentes de
hecho de que la presencia de un estado anárquico la naturaleza.
o de desorden previo es importante para que se • Una consecuencia pedagógica muy valiosa se
genere posteriormente un estado de armonía, de refiere al respeto a los ancianos de la comunidad
no existir este desequilibrio necesario se tornaría por su sabiduría y por su aporte a la cultura y
difícil la obtención del estado de equilibrio. La como reservorios de las tradiciones y del ciclo
reestructuración del ecosistema y de la organiza- natural de vida.
ción comunitaria permite potenciar su desarrollo y
superar aquellos aspectos deficitarios optimizando Los niños que viven y estudian en los pobla-
su funcionamiento y proyección. Este proceso es dos precordilleranos y altiplánicos de la Primera
cíclico en el tiempo y en el espacio y se retroali- Región normalmente desarrollan su vida diaria,
menta a sí mismo buscando su equilibrio natural especialmente en comunidad, de acuerdo a estos
o su nueva era. principios. El sistema escolar ha ido asumiendo con
paulatina pero sostenida disposición favorable, el
Aplicación Pedagógica: respeto y la valorización de los saberes propios y
“situados contextualmente” de los niños y niñas,
• En la pareja humana cuando hay una relación
esto es perfectamente coincidente con los principios
afectiva se produce un desorden hormonal y
fundamentales de la Reforma Educativa Chilena
de otro tipo que sólo se restablece cuando se
que desde hace diez años se está aplicando a la
complementan ambos sexos en búsqueda de la
Educación General Básica.
madurez sexual o el equilibrio (armonía).
Con la instauración de una cultura republicana
• El ecosistema corresponde a una simbiosis ge-
se produjo un proceso de unificación forzada que
nerada entre los seres y especies interactuantes
no consideraba las expresiones educativas de los
en la naturaleza y aquellos elementos que la
pueblos originarios. Sin embargo, estos intentos
conforman.
informales o sistemáticos no lograron sofocar
• Reconocer que el movimiento de los astros
genera estaciones del tiempo y del espacio y plenamente a la cultura indígena subyacente, la
que todo ello sigue un orden cíclico. cual se transformó en una suerte de “currículum
oculto” que subsiste a veces en la clandestinidad
Quinto principio: Jerarquía - Autoridad - Jiliri de un mundo informal pero que aflora cuando se
Markachirinaka. le requiere.
El proceso de “chilenización” contenía, ob-
Descripción: El mundo aymara asume que todos los viamente, una imposición educativa excluyente.
elementos de la naturaleza se ordenan de manera Al respecto, Walter Quispe afirma: “La educación
jerárquica, lo que implica un respeto a los diversos entre 1879 y 1929 era, principalmente, encargada
roles y estados. Ello no significa necesariamente por el gobierno a las empresas salitreras. La alfabe-
sometimiento ni incondicionalidad, sino un orde- tización y castellanización de las zonas andinas fue
namiento natural para un mejor logro de los fines determinada, de forma intensiva, directamente por el
superiores. gobierno a partir de 1930 con el objeto de chilenizar
Una aproximación al conocimiento del “currículum oculto”… / Emilio Fernández Canque 39

a la población aymara. Durante este período fueron iniciar un proceso educativo que, sin despreciar los
creadas varias escuelas en las comunidades”21. valores de una educación externa, configure un cu-
Carabineros, a comienzos del siglo, se au- rrículum que integre y haga legítimos los elementos
toimpuso una finalidad educativa en el proceso culturales y socioeducativos de los pueblos originarios
de asimilación de estas comunidades andinas a la de América, para ello se requiere de la voluntad y
sociedad nacional: respeto recíproco de indígenas y no indígenas. Este
desafío se enfrenta con dos ventajas fundamentales:
“…Las comisarías rurales dependientes de esta por una parte se cuenta con la participación activa de
prefectura, por intermedio de los señores oficiales los mismos pueblos con todos sus elementos educa-
a sus órdenes, han dictado conferencias en los tivos espontáneos y, por otra, con los antecedentes
centros obreros de las oficinas salitreras, tratando de esfuerzos realizados en el pasado por algunos
de hacer entender el rol que corresponde a Cara- educadores. Se debe construir una auténtica educación
bineros en su misión fiscalizadora y procurando intercultural considerando los aportes pioneros de las
a la vez, un acercamiento con los elementos en experiencias de Warisata y Kusayapu.
referencia e inculcándoles el amor patrio y el
respeto hacia las autoridades y leyes.
BIBLIOGRAFÍA
Por otra parte, y en aquellos sectores del inte-
rior donde todos sus habitantes los constituyen Mineduc-Chile. Programa de Educación Intercultural
indios sin las más rudimentarias nociones de Bilingüe (2004). “Memorias de los Congresos
civilización, los carabineros, tanto por la palabra Latinoamericanos de Educación Intercultural Bilingüe”.
como por el ejemplo, están constantemente in- Edit. Salesianos.
troduciendo en dicha gente, hábitos de higiene
y de cultura en general…”22. Cañulef, Eliseo; Fernández, Emilio; Galdames,
Viviana; Hernández, Arturo; Quidel, José y Ticona,
Elías (2000). “Aspectos generales de la Educación
Intercultural Bilingüe (EIB) y sus fundamentos”.
CONCLUSIÓN Ediciones Mineduc-Chile. Programa de Educación
Intercultural Bilingüe.
No existen dudas acerca del propósito unificador
llevado a la práctica durante el proceso de chileni- Cañulef, Eliseo (1999). “Introducción a la Educación
zación. Sin embargo, éste no logró aniquilar formas Intercultural Bilingüe en Chile”. Instituto de Estudios
educativas preexistentes en las culturas indígenas, Indígenas. Universidad de La Frontera (UFRO), Temuco,
aunque tuvieran que mantenerse en una forma de Chile.
“currículum oculto”, que con muchas dificultades Fernández, Emilio (1997). “Propuesta de validación
lograran mantener tales culturas. El desafío para los curricular, capacitación docente y diseño metodológico del
educadores en una sociedad intercultural consiste Instituto Agrícola Kusayapu- Pachica- Huara”- Ediciones
precisamente en rescatar esos valiosos saberes para CONADI (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena).
transformarlos en aprendizajes previos que permitan Of. Arica.

21 Quispe Medina, Walter “Manual sinóptico de la cultura


aymara”. CONADI, Oficina Arica, 1999, p. 20.
22 Memoria de Oficinas Públicas, Carabineros de Chile,
Prefectura de Tarapacá No. 1, Memoria Anual, año 1936.
Citado por González Miranda, Sergio “Chilenizando a
Tunupa”. Colección Sociedad y Cultura, DIBAM, p. 59.
DIÁLOGO ANDINO Nº Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro
28, 2006 41
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 41-51 ISSN 0716-2278

ARICA Y LA GUERRA CIVIL DE 1891:


COMPORTAMIENTO REGIONAL DE UN CONFLICTO

Arica and the 1891 Civil War: Regional Behaviour of a Conflict

por
Lic. Elías Pizarro Pizarro
Profesor de Historia y Geografía. Licenciado en Ciencias Sociales
Dr.© en Educación, Universidad de la Plata (Argentina)
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá
Av. 18 de Septiembre Nº 2222, Arica, Chile
E-mail: epizarro@uta.cl

RESUMEN
El propósito de este artículo obedece a la necesidad de dar a conocer y contribuir con antecedentes
regionales que nos permitan saber el comportamiento de la Guerra Civil de 1891 en lo que
corresponde a la zona de Arica, la cual presentaba a la vez rasgos particulares por ser un territorio
que desde hace muy poco tiempo (1880) estaba incorporada a la administración chilena como
consecuencia de la Guerra del Pacífico.
Palabras clave: Guerra Civil de 1891, Balmaceda, Arica.

ABSTRACT
The purpose of this article arises from the need to contribute with some regional information
to understand the 1891 Civil War behaviour in the region of Arica which exhibited particular
features as a territory recently incorporated to the Chilean administration as a consequence
of the War of the Pacific.
Key words: Civil war of 1891, Balmaceda, Arica.

 A comienzos de los años 90 emprendimos un primer trabajo sobre la Guerra Civil de 1891: Elías Pizarro P. (1991). La revo-
lución de 1891: Antecedentes regionales de un conflicto. En: Revista Universitaria Límite. nº 2. Departamento de Filosofía
y Psicología. Universidad de Tarapacá. Arica. Para referirnos a dicho conflicto hablábamos de “revolución”. Mirado desde
hoy, utilizaremos el concepto de “guerra civil”, ya que como bien señala Alejandro San Francisco (2006: 89) el concepto es
“…más claro y de común aceptación, y… no presenta los problemas semánticos y teóricos que tiene la idea de “revolución”.
En: Historiografía y nuevas perspectivas de estudio sobre la Guerra Civil chilena de 1891. BICENTENARIO. Revista de
Historia de Chile y América, Vol. 5, nº 1. Centro de Estudios Bicentenario. Santiago.

Recibido el 08 de Agosto de 2006


Aprobado el 25 de Septiembre de 2006
42 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

INTRODUCCIóN Provincia de Tacna (que incluye el Departamento


de Arica) estarán involucradas directamente en el
El año 1891 Chile vivió una profunda crisis conflicto.
política que fue decisiva para su posterior vida
republicana, ya que inauguró en forma definitiva
un nuevo período tradicionalmente conocido en INICIO DE LA GUERRA CIVIL
nuestra historiografía política como República
Parlamentaria o Parlamentarismo. Al llegar el 1 de enero de 1891 el Presidente
Por las especiales características que tuvo dicha José Manuel Balmaceda se encontraba sin que
crisis, como por el protagonismo y trágico papel que el Congreso hubiese aprobado las leyes de pre-
cumplió en ella el Presidente José Manuel Balmaceda supuesto y las que fijaban las fuerzas de mar y
(1886-1891), su producción historiográfica ha sido tierra. “Días antes y, poco después de acordado
muy abundante, lo que evidencia una preferencia del definitivamente en los consejos de gobierno la
tema, al momento de emprenderse investigaciones, no convocación del Congreso, se tomó la reso-
ya sea por estudiosos nacionales como extranjeros. lución de decretar de hecho ambas leyes, en las
También es bien sabido que las visiones interpretativas mismas formas que las vigentes hasta el 31 de
del conflicto se dividen básicamente en una, que diciembre de 1891”.
privilegia las causas político-constitucionales del
conflicto y otra que descansa en los antecedentes Se acordó además:
económico-sociales de la crisis.
El presente artículo centra la investigación entre “…que el Presidente de la República dirigiera
los meses de enero y abril 1891, por ser en este un Manifiesto a la Nación, explicando las cau-
tiempo donde las provincias del norte y por ende la sas y antecedentes de esta medida tan anormal
como extraordinaria” (Bañados Espinosa, I,
 El centenario de la Guerra Civil de 1891, a comienzo de 1894: 693).
los años 90, generó interesantes publicaciones académi-
cas que dieron cuenta de este hito, como uno de los más En este extenso manifiesto se refería a que
importantes de la Historia Contemporánea de Chile (véase como:
por ejemplo, Luis Ortega (editor) (1993): La Guerra
Civil de 1891, Cien años hoy. Universidad de Santiago
de Chile. Talleres Gráficos de Editorial Universitaria “…el Congreso no había cumplido con su
S.A. Santiago. Un trabajo muy reciente e interesante deber constitucional de aprobar las leyes so-
sobre la historiografía de la guerra civil chilena de 1891 bre el presupuesto y las que fijan las Fuerzas
es de Alejandro San Francisco: Historiografía y nuevas Armadas en 1891, era el deber del Presidente
perspectivas de estudio sobre la guerra civil chilena de
1891. BICENTENARIO. Revista de Historia de Chile y
decretar que continuarían en vigencia las leyes
América, Vol. 5, nº 1 (2006: 85-125). Centro de Estudios de 1890” (Blakemore, 1974: 209).
Bicentenario. Santiago. Desde una perspectiva más local del
conflicto, se puede señalar el reciente artículo de Alfonso El día 5 de enero de 1891 se publicó en Santiago
Díaz A.: Documentos consulares para el estudio de la el decreto enunciado (Bañados Espinosa, II, 1894:
Guerra Civil de 1891: Una mirada del conflicto a través del
Viceconsulado de España en Iquique. En: Revista Diálogo
3-4). El día 6 de enero, Waldo Silva, Vicepresidente
Andino, nº 25. (2005: 43-52) Departamento de Ciencias del Senado y Ramón Barros Luco, Presidente de
Históricas y Geográficas. Universidad de Tarapacá. Arica. la Cámara de Diputados eran los firmantes de una
En la misma línea anterior fueron los aportes de Patricio nota enviada al Capitán de Navío Don Jorge Montt
Sanhueza V. (1989). Reclamaciones frente al tribunal Anglo- y a los jefes y oficiales de la Armada demandando
Chileno por daños causados a ciudadanos británicos durante
la Guerra Civil de 1891. Ponencia presentada en las VIII
de ellos su cooperación:
Jornadas de Historia de Chile. Universidad Metropolitana
de Ciencias de la Educación, Santiago; del mismo autor, La “…en la esfera de acción que le es propia,
Guerra Civil de 1891. Reclamaciones británicas en Valpa- al más pronto restablecimiento del régimen
raíso. Ponencia presentada en el IV Congreso de Historia constitucional” Ya que: “…por primera vez
Regional de Chile. Universidad de La Frontera. Temuco
1990. Consultar además un breve estudio de Juan Mondaca
en Chile, el Presidente de la República se ha
M. (1988) Revolución de 1891 en Rev. Camanchaca, nº 7, colocado fuera del régimen constitucional
Taller de estudios Regionales (TER) Iquique. (Bañados Espinosa, II, 1894: 10).
Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 43

El día 7 de enero: “…a pesar de las órdenes vimiento revolucionario. El día 9 se declaró a la
de Balmaceda, casi toda la flota chilena zarpó Escuadra fuera de la ley. El día 10 de enero el país
del puerto de Valparaíso con un contingente fue declarado en Estado de Asamblea, pero este
de soldados y muchos políticos destacados a decreto se publicó sólo el 7 de febrero (Encina,
bordo” (Blakemore, 1974: 209). XXXVII, 1984: 15-6).
Mientras se tomaba estas importantes decisio-
De esta manera se iniciaba “…Una de las nes en el gobierno, la Escuadra sublevada resolvió
guerras más extrañas de la historia moderna…”. ocupar las provincias del norte (Bañados Espinosa,
(Ibídem, 209-10). II, 1894: 118):
Con el propósito de controlar rápidamente la
situación que se presentaba, Balmaceda se vio en la “La situación topográfica de Chile, …dejaba
necesidad de asumir el ejercicio de todos los poderes entregado a la suerte de escasos defensores la
públicos del Estado y fechado en Santiago el 7 de Provincia de Tarapacá. Foco de la principal
enero de 1891, extendió el decreto respectivo para riqueza fiscal del país. Las guerras modernas
ello. Su parte central era la siguiente: como las revoluciones –continuaba diciendo– son
casi imposibles sin dinero. Es el nervio del
“Desde esta fecha asumo el ejercicio de todo ataque armado. A los revolucionarios no se les
el poder público necesario para la administra- ocultó esto, y desde la primera hora tomaron
ción y gobierno del Estado y el mantenimiento como objetivo de la campaña la posesión de
del orden interior; y en consecuencia quedan Tarapacá…”.
suspendidas por ahora las leyes que embaracen
En otra opinión, la medida de ocupar el norte
el uso de las facultades que fueran necesarias
se debía a que:
para mantener el orden y la tranquilidad interna
del Estado” (Bañados Espinosa, II, 1894: 23-4;
“aunque Coquimbo contaba con mayor pobla-
Encina XXXVII, 1984: 15).
ción y vida propia, las fuerzas gobiernistas del
centro podían llegar fácilmente a esta provincia
El mismo día fueron declarados traidores a la antes que los congresistas llegaran a formar un
patria el capitán Jorge Montt y su mayor de órdenes ejército. En cambio, Tarapacá y Antofagasta
Francisco Javier Molina. Se ordenó al Intendente no tenían otra vía de comunicación que el
de Valparaíso alejar de la costa todos los recursos mar, controlado por la Escuadra. Además, la
con que pudiera contar la Escuadra, carbón, ali- posesión de estas provincias entregaba a los
mentos, etc. Se dispuso, igualmente, la clausura opositores la cuantiosa renta que producía el
de las imprentas, se prohibieron las reuniones en salitre” (Encina, XXXVII, 1984: 23).
lugares públicos y privados, cesó la inviolabilidad
de domicilio, se decretó la prisión para todos los El día 8 de enero tomaban rumbo a Iquique
congresales y otros personajes partidarios del mo- el blindado Cochrane y la Magallanes llevando a
bordo a Don Ramón Barros Luco, Presidente de la
 Hernán Ramírez N. (1972: 219) en su conocida interpre- Cámara de Diputados.
tación histórica sobre la Guerra Civil de 1891 afirma que: “El 12 arribaron al punto señalado y casi a la
“los historiadores están de acuerdo en que la Guerra Civil vez declararon bloqueados el Cochrane a Iquique
de 1891 es el más grave trastorno institucional sufrido (desde el 20) y la Magallanes a Pisagua desde el
por la República en toda su historia”. (Balmaceda y la 25” (Bañados, II, 1894: 118).
contrarrevolución de 1891. 3ª Edición, Editorial Universi-
taria, Santiago.) En palabras de un autor contemporáneo
la crisis de 1891 y el consiguiente levantamiento contra la
administración del Presidente José M. Balmaceda era “…un EL CONFLICTO EN LA ZONA DE ARICA
hecho inédito en el país, por cuanto la revuelta contaba con
el patrocinio expreso y público de un poder del Estado, el Al revisar la documentación correspondiente,
Congreso Nacional (ver Alejandro San Francisco: Historio-
tanto de la Intendencia como de la Gobernación del
grafía y nuevas perspectivas de estudio sobre la guerra civil
chilena de 1891. BICENTENARIO. Revista de Historia de Departamento de Arica, se puede apreciar claramente
Chile y América, Vol. 5, nº 1 (2006: 89). Centro de Estudios un conocimiento de los hechos que están afectando
Bicentenario. Santiago. al país desde los primeros días de enero, de allí que
44 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

existe una manifiesta voluntad de colaborador con Lo transcribo a V. S. para que sirva comuni-
las autoridades centrales. carlo al administrador de la Aduana de este
Las primeras medidas son tomadas con el pro- puerto” (Archivo Histórico Vicente Dagnino
pósito de que una serie de materiales bélicos como O, Intendencia de Tacna, Vol. 174, f. 450) (En
cajones de pólvora, rifles, carabinas y municiones adelante Arch. H. V. D. O.).
no caigan en poder de las fuerzas congresistas, las
cuales comienzan tempranamente a acechar las Hay otros decretos que obedecen a objetivos
costas del norte. De allí que se hacía urgente tomar similares, es decir, la manera de internar materiales
medidas al respecto, como el siguiente decreto de guerra a los almacenes existentes en el puerto
enviado al gobernador del puerto de Arica Don de Arica.
Benjamín Arteaga A. por el señor Intendente de la Las autoridades locales siguieron procurando
Provincia, Guillermo Blest Gana: impedir cualquier tipo de abastecimiento a las fuer-
zas sublevadas desde el 7 de enero, las cuales había
Tacna, 12 de Enero de 1891. decidido ocupar las provincias del norte. Las órdenes
llegadas a la Intendencia y Gobernación sobre esta
Esta Intendencia ha declarado hoy lo materia son aclaratorias. El 16 de enero de 1891, el
siguiente: Gobernador de Arica expedía el siguiente decreto:
“nº 6, Vista la solicitud que procede i encon-
trándose en el puerto de Arica tres cajones “Visto el telegrama del Sr. Intendente de la
con armas i municiones llegado por el vapor provincia, decreto:
New Port de New York que no se han podido Prohíbase en absoluto desde la fecha de em-
despachar por carecer los consignatarios de barque para puertos del sur de verduras i de
la autorización suprema correspondiente i todo artículo alimenticio. Los contraventores a
siendo su permanencia allí un peligro en las esta disposición incurrirán en las penas a que
circunstancias actuales, decreto: hubiese lugar –anótese i comuníquese– Arteaga
La Aduana de Arica permitirá a los señores A. Alemparte” (Arch. H. D. V. O., Gobernación
Cavagnaro Ca. internar un cajón con 13 rifles de Arica, Vol. 83, f. 211).
Winchester i dos cajones con cartuchos, marca
ACC #1, 2, 3 llegados en dicho vapor. Los alrededores de la ciudad de Arica colaboraron
Anótese, comuníquese i recálquese la aproba- a las fuerzas gobiernistas existentes en la provincia
ción suprema. con algunos mulares y en menor proporción con
caballos que eran urgentemente necesarios para el
traslado de los pertrechos de guerra en esas difíciles
 La nómina oficial de los Intendentes de la provincia de
regiones. Un comunicado de la gobernación de
Tacna entre los años 1880 y 1926 puede encontrarse en M. Arica anunciaba sobre esto:
Aguayo, et al. (1987: 203 y ss), anexo nº 3: Arica entre los
años 1880 y 1940: Su proceso y marginalidad. Seminario Arica, Febrero 16 de 1891.
para optar al título de profesor de Historia y Geografía y
Licenciado en Ciencias Sociales. Departamento de Antro-
pología, Geografía e Historia. Universidad de Tarapacá.
“vista la orden del Sr. Intendente de la provincia
Arica. En Galdames, Ríos et al. (1981: 138 y ss.) anexo en el telegrama de hoi,
nº 2 se encuentra la nómina de los gobernadores civiles y Decreto:
militares de Arica entre 1880 y 1921: Historia de Arica. Nº 50.– El señor mayor del rejimiento Granaderos
Editorial Renacimiento. Santiago. Guillermo Blest Gana a caballo Don Eduardo A. Cox hará recoger
fue intendente de la provincia de Tacna desde el 12 de
noviembre de 1890 y el 2 de abril de 1891, sus datos bio-
todas las mulas i aparejos que se encuentren
gráficos pueden encontrarse en Figueroa II, 1928: 228-29: en el departamento todo lo que colocara en el
Diccionario histórico, biográfico y bibliográfico de Chile. lugar que encuentre por convenirte dado a los
Santiago. dueños en recibo por la cuenta del estado.
Benjamín Arteaga Alemparte fue gobernador de Arica desde Anótese y comuníquese al encargado de esta
el 12 de noviembre de 1888 con algunas interrupciones
hasta el 6 de abril de 1891. No hemos podido ubicar fuentes
disposición para su inmediato cumplimien-
bibliográficas que proporcionen antecedentes biográficos to. Arteaga Alemparte” (Arch. H.D.V.O.
de esta autoridad. Gobernación de Arica, Vol. 86).
Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 45

Esta comisión fue realizada con éxito por el regi- El día 16 de marzo vienen las censuras a la
miento Granaderos. El 19 de febrero se consiguieron prensa de Arica y Tacna referidas a las publica-
350 mulas en Poconchile. El día 20 se obtuvieron en ciones de los “hechos de armas” acaecidos en el
Lluta 220 animales, 6 días más tarde en Azapa y Alto estado especial en que se encontraba la provincia,
Ramírez se consiguieron 24 mulas y 7 caballos, el 7 “…sin el correspondiente permiso de la autoridad
de marzo en Camarones se adquirieron 140 mulas y respectiva” (Arch. H. V. D. O., Intendencia de
8 caballos (Aguirre Perry, 1892: 173). Tacna, Vol. 176).
Revisando las fuentes oficiales no deja de lla- Con el propósito de tomar las medidas opor-
mar la atención que son escasas las disposiciones tunas para la seguridad y tranquilidad pública, el
tendientes a establecer un control de la población gobernador de Arica reguló el expendio de bebidas
ante tan graves acontecimientos. Tanto Intendencia alcohólicas en la población. El 17 de marzo decre-
como Gobernación están desarrollando sus tareas tó el reembarco de una cantidad considerable de
normales de administración de la provincia, no aguardiente y alcohol traídos por el vapor inglés
dictando en el mes de enero ninguna orden o decreto Arauco al puerto:
tendiente a lograr el objetivo referido. Lo anterior
podría explicarse por el optimismo existente entre “…atendiendo al estado de conmoción política
las autoridades locales de que la situación sería por que hoi atraviesa este territorio y pudiendo
rápidamente controlada o porque no veían aún la llegar a producirse desordenes ocasionados por
necesidad de tomar otra decisión al respecto. el uso intemperante de alcoholes si ellos, o parte
Dicha situación cambia a contar del mes de fe- de ellos fuesen expendidos en el comercio de
brero cuando comienzan a dictarse rigurosas órdenes este puerto” (Arch. H. D. V. O., Gobernación
en la provincia. Con fecha 16 de febrero de 1891 de Arica, Vol. 83, f. 235).
el Intendente de Tacna comunicaba al Gobernador
del Departamento de Arica lo siguiente: Por lo mismo, el 19 de marzo se decretó lo
que sigue:
Tacna, 16 de febrero de 1891.
“Queda prohibido el expendio de esta fecha,
Con esta fecha he decretado lo que sigue: de toda clase de bebidas alcohólicas, ya sea
“Nº 39.– Teniendo presente el estado excepcional al por mayor o en detalle i queda encargado el
por que atraviesa la República, He acordado comandante de policía de seguridad de disponer
i decreto: que esta medida sea puesta en conocimiento
Toda persona que por cualquier motivo tenga de los dueños de pulperías, cafees, etc., etc.”
que salir por tierra al sur de esta provincia, (Arch. H. D. V. O, Gobernación de Arica,
deberá antes ausentarse estar premunido Vol. 83, f. 235).
de un pasaporte que será espedido por esta
Intendencia o por la Gobernación de Arica. Continuaba dicho documento estableciendo
El contraventor a esta situación será juzgado las multas respectivas, a los contraventores a esta
i sentenciado arreglo a la ordenanza milita. medida sin “…perjuicio de los apercibimientos a
Anótese, comuníquese i publíquese. que hubiese lugar atendido el estado de asamblea
Dios gue. a V. S. que hoi subsiste en este territorio”. (Ibídem).
G. Blest Gana. En otro ámbito las autoridades de la región
Firma. estuvieron conscientes de no perder y controlar
Al gobernador del Departamento de Arica” los diversos envíos de correspondencia desde y
(Arch. H. V. D. O, Intendencia de Tacna, hacia la provincia. A esto obedecería la orden
Vol. 176). dada por el Intendente al Gerente de la Compañía
de Telégrafos de Bolivia, el 12 de enero de 1891
en que se decía:
 Sobre esto véase F. A. Encina (1984: 16). Historia de Chile.
Tomo XXXVII. Editorial Ercilla. Santiago. Además Julio
Bañados Espinosa (1894: 229 y ss.). Balmaceda, su gobier-
“…que no se transmite telegrama alguno
no y la revolución de 1891. Tomo II. Librería de Garnier que no lleve el Vº Bº de esta intendencia, ni
Hermanos. Paris. tampoco se le entregue a los interesados los
46 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

que se reciban sea cual fuere su procedencia u Desde el mes de febrero comienza a notarse
orijen, sin haber sido presentado previamente una escasez de recursos financieros producto de
a esta oficina” (Arch. H. V. D. O., Intendencia la revolución, especialmente en el departamento
de Tacna, Vol. 174, f. 448). de Arica. Por ello, el 21 de febrero de 1891, el
Gobernador decretaba lo siguiente:
A lo mismo se debió el contrato por el cual
el Gobernador de Arica quedaba autorizado para Considerando:
otorgar a Don Braulio Quiroz el transporte de la
correspondencia desde este puerto al de Pisagua “…y 1º. Que la I. Municipalidad de este depto. ha
traer las que se le entregue en este último punto al prestado i continua prestando todo el apoyo
de Arica por la cantidad de $ 175”. En palabras de que ha estado a su alcance para ayudar al
Braulio Quiroz, el alto costo del transporte de la Spmo. Gobierno al mantenimiento del orden
correspondencia se debía a que: público contribuyendo con todo sus personales
i materiales al servicio de la tropa que existe
“La situación por que atraviesan estos territo- en este puerto i del ejército que ha marchado
rios a causa del bloqueo i del estado de sitio, a la provincia de Tarapacá.
hacen difícil i por consiguiente demasiado
caro el flete o precio de los animales y su 2º. Que ha facilitado todo el cuerpo de la policía
manutención, como así mismo el salario del de seguridad para hacer la guardia de la cárcel
peón o peones que se necesiten…” (Arch. duplicando de esta manera al servicio de la
H. V. D. O., Intendencia de Tacna, Vol. 176). guardia municipal.

Las últimas medidas tendientes a lograr un seguro 3º. Que por motivo de la revolución por que
recibimiento de la correspondencia, que llegaría a la atraviesan estos territorios han sido cercena-
oficina de Correos del puerto de Arica con destino das las entradas de dicha corporación, mui
a Tacna, hicieron que el jefe de dicha oficina Don especialmente la contribución del Mojonazgo
Enrique Herrera se trasladase a la cabecera de la que es la que da vida a la I. Municipalidad
provincia. Este decreto del 16 de marzo dictado por por ser su mejor entrada i teniendo compro-
el Gobernador de Arica era el propósito de: misos que llenar que han sido contraídos con
anterioridad i.
“…tomar las precauciones que la situación
aconseja por que esas correspondencias no ten- 4º. Estando consultando en la partida 34 ítem. 3
gan estravío…” (Arch. H.V.D.O., Gobernación del presupuesto jeneral de la republica de 1890
de Arica, Vol. 83, f. 233). vijente en el presente año por decreto Spmo.
de 5 de enero último.
Las decisiones tomadas por las autoridades de
la provincia aparecen como el reflejo de un compor- Decreto:
tamiento de apoyo a la causa gobiernista, tratando
de controlar con todos los medios disponibles la El tesorero fiscal entregara a la municipalidad
situación en los momentos en que la situación la suma de 500$ que consulta dicho presupuesto
bélica ya estaba en los alrededores. La fidelidad para pagar por el presente año el arriendo del
de las autoridades locales al gobierno central será cuartel de propiedad municipal, que ocupan las
firme hasta el último momento. fuerzas de línea de guarnición en esta plaza.

 El Mojonazgo era un impuesto que pagaban algunos


 Problemas serios con el envío de correspondencia hacia el artículos llegados al puerto de Arica. Este impuesto junto
sur se habían producido el 31 de diciembre anterior, con a otras contribuciones como sisa, mercado, peaje, sereno,
motivo de haber zarpado en esa dirección el vapor Pizarro, alumbrado público, etc. “…volvieron a ser cobrados esta
sin haber llevado la correspondencia existente en el puerto vez por Chile, desde el primero de noviembre de 1880”. Ver
de Arica. Consúltese Arch. H.V.D.O., Intendencia de Tacna, Galdames, et al. (1981: 117). Historia de Arica. Editorial
Vol. 174 y 178 f. 325. Renacimiento. Santiago.
Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 47

Lo que comunico a Ud. para su conocimiento a que los habitantes de ese pueblo, temerosos
y fines consiguientes = Dios gue. a US. B. de los azares de la guerra han emigrado en
Arteaga A. (Arch. H. V. D. O., Gobernación crecido número disminuyéndose así el consumo
de Arica, Vol. 83, f. 223-24). de artículos de primera necesidad.
Por la misma circunstancia se hace cada vez
Por otros dos decretos fechados el mismo día, el mas difícil la recaudación del impuesto de
tesoro fiscal entregaría a la municipalidad la suma alumbrado i sereno, pues los dueños i loca-
de 600 pesos por el arriendo de dos propiedades tarios predios urbanos se han ausentado, los
municipales que ocupaban la cárcel y la escuela de recaudadores no encuentran si no puertas
hombres del puerto (Ibídem, f. 224-26). cerradas i ninguna persona a quien notificar
El mismo Intendente en reiteradas oportunidades el cobro de las contribuciones aludidas.
del mes de marzo decreta poner a disposición del A lo espuesto debo agregar a U. S. que los ele-
tesorero fiscal de la ciudad de Arica importantes mentos q dispone la Municipalidad de Arica se
cantidades de pesos “…para tender los gastos encuentran hoi día al servicio de la guarnición
de carácter urgente del servicio público de este militar encargada de la defensa de esta plaza
departamento” (Arch. H. V. D. O., Intendencia de de suerte q la policía de seguridad poco nume-
Tacna, Vol. 175). rosa en su personal, esta cubriendo desde hace
El déficit fiscal del departamento era tal, que tiempo la guardia de cárcel a i desempeña cada
incluso el gobernador mismo solicita personalmente vez q es preciso los servicios q se le encargan
a la autoridad superior un anticipo a sus ingresos por la comandancia de armas aunque no sea
mensuales (Arch. H. V. D. O., Intendencia de Tacna, de lo propios q le corresponden” (Arch. H. V.
Vol. 175). D. O., Intendencia de Tacna, Vol. 175).
El documento más aclaratorio sobre el mal
estado de las finanzas en Arica fue enviado por el Estas detalladas consideraciones expuestas
Gobernador a la Intendencia a muy pocos días de por la autoridad de Arica más las cuentas del
que la fuerzas constitucionales ocuparan la ciudad. “Movimiento de la Tesorería Municipal de Arica”
Por medio del mismo, hemos podido acceder a la le permitieron solicitar a Blest Gana “en calidad
información sobre el estado de la población en Arica de auxilio extraordinario, o bien con cargo a las
hacia esa fecha. Dicho informe dice lo siguiente: mismas rentas de esta municipalidad “la suma de
“dos mil setecientos setenta y cinco pesos y siete
Arica, marzo 28 de 1891. centavos” (Arch. H.V.D.O., intendencia de Tacna,
Vol. 175). El 30 de marzo de 1891 el Intendente
“habiendo desaparecido casi totalmente las ordenaba otorgarle la cantidad mencionada “…en
rentas municipales de este departamento, lo calidad de préstamo… para atender a gastos urjentes
que es debido al estado revolucionario por del servicio publico” (Ibídem).
que atraviesa el país, los servicios locales que Junto con dar a conocer la imposibilidad del
deben satisfacerse con esas rentas de hoi se hace cobro de las contribuciones en el Departamento
imposible atenderlos por las circunstancias es indudable que al acercamiento de las tropas
enunciadas. congresistas hacia Arica, tenían a su población
Las entradas principales de este municipio en el más completo movimiento y preocupación,
provienen en su mayor parte de los impuestos produciéndose la emigración descrita tanto hacia
de mojonazgo, mercado i sisa. el interior, como a Tacna, incluso buscando las
El estado de bloqueo que mantiene en este puerto posibilidades del embarque en vapores y buques
la escuadra nacional sublevada contra el poder existentes en el puerto.
ejecutivo, ha impedido por completo el arribo Las campañas sobre Tacna y Arica no se dejó
de buques conductores de ciertos artículos de esperar. El día 2 de abril de 1891 partían de Iquique
consumo sujetos al impuesto de mojonazgo i el Cochrane, Abato, Magallanes, Aconcagua, Maipú
de los cuales emana dicha renta. y Cóndor conduciendo hacia dicho punto las tropas
Las contribuciones del mercado i sisa su pro- congresistas a las órdenes del coronel en Jefe del
ducido, apenas llega al cuarenta por ciento Ejército don Estalisnao del Canto (Rojas Arancibia,
de lo que es en épocas normales todo debido 1891: 147). Esta partida es narrada por Ricardo Cox
48 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Méndez en sus “Recuerdos de 1891” así: “la bahía “Don Jorge Montt intima la rendición de
del gran puerto salitrero y por el momento capital Arica y habiéndosele contestado que la plaza
de Chile constitucional, se veía lleno de buques de se defendería da orden para que el ejercito
guerra de transportes. constitucional desembarque por las caleta Vitor
Todo ello y demás algunas unidades pequeñas i Capilla para atacar a arica en la mañana
formando un largo convoy, al norte…” (1944: del 6” (Rojas Arancibia, 1891: 147)11.
142).
Esta campaña era urgente para Montt y Canto, Entre el 4 y 5 de abril llegaban a Arica las tropas
pues: “…resolvería q las renta fiscales de aquellas que componían la guarnición de Tacna y el estado
provincias no corrieran peligro alguno” (Rodríguez mayor para ocupar las posiciones del morro (Aguirre
Bravo, II, 1925: 182). Además de evitar todos los Perry, 1891: 175; Rojas Arancibia, 1891: 169).
posibles esfuerzos que pudiera recibir de la capital, El estado de la población el día 4 del
las vencidas tropas que se habían retirado de Pozo siguiente:
Almonte y avanzado hacia Arica (Ibídem).
El día 2 de abril es importante también, porque “…intertanto el pueblo de Arica12, se allá
asume como nuevo Intendente de la provincia de envuelto en la mas completa escitación; grupo
Tacna el Coronel de Ejército don Miguel Arrate de jente de un lado conversaciones acaloradas
Larraín quedando, en consecuencia, a sus órdenes por otro, disensiones e todas partes; lamentos y
todas las fuerzas que guarecían la provincia. Este exclamaciones en el sexo femenino; unos corren
decreto fue dado primero en Tacna y luego comu- en un sentido sin rumbo ni objeto determinado,
nicado al Gobernador de Arica, Benjamín Arteaga otros se dirigen a los vecinos a cambiar planes
Alemparte (Arch. H. V. D. O., Gobernación de de salvación; los más completa perplejidad se
Arica, Vol. 86)10. desesperaban considerando pérdidas todas sus
Desde ese instante la nueva autoridad se hizo propiedades i bienes adquiridos con tantos
cargo de todas las defensas de la provincia. El día sacrifico” (Aguirre Perry, 1891: 170).
3 se dirigió a Arica para recorrer el puerto, el morro
y otros lugares y se impuso del estado de todos los El día 5:
recursos de guerra con que en un momento dado
podría disponer si fuese necesario en la defensa de “durante todo el día, las familias que no pu-
esa plaza (Aguirre Perry, 1892: 165). Ese mismo dieron irse a Tacna se fueron a bordo del vapor
día llegaba la expedición constitucional a Arica Juanita i buques surtos en la bahía. Fue este
(Caviedes, 1892: 7) desde donde el 4 de abril: un continuo moviendo en mar i tierra que casi
quedaron enteramente despobladas todas las
casas. “(Ibídem, 171)13 la situación de dar no
combate a las fuerzas congresistas se definió
 La batalla de Pozo Almonte entre las tropas Balmacedistas rápidamente. Después de algunos preparativos
y Congresistas tuvo lugar el 7 de marzo de 1891. Para en el morro el coronel Arrate opto, junto a otros
Encina (1984: 39) fue de “…mayor importancia que la Jefes Superiores reunidos en Junta de Guerra
de Concón y la Placilla, en el desenlace de la revolución
…importó la pérdida de las provincias de Tacna, Arica,
no enfrentar enemigo, retirándose a Tacna el
Tarapacá, Antofagasta y Atacama, y colocó a Balmaceda día 6 de abril” (Aguirre Perry, 1891: 170).
en la imposibilidad de sofocar la revolución”. Historia de
Chile. Tomo XXXVII. Editorial Ercilla. Santiago. Detalles
de esta batalla entre otras fuentes pueden encontrarse en:
Díaz V. (1942); Rojas Arancibia (1892); Aguirre Perry, 11 Consultar el parte oficial del Coronel Arrate en autores
(1892) y Bañados Espinosa (II, 1894). citados en nota anterior.
 Datos biográficos de esta autoridad militar se encuentran en 12 Carecemos de datos sobre la cantidad de población en Arica

Figueroa, I, 1925: 601. Diccionario histórico, biográfico y hacia el año 1891. Según Vicente Dagnino O. (1921) de
bibliográfico de Chile. Tomo I. Santiago. acuerdo al Censo de 1895 la población del Departamento
10 Sobre este mismo nombramiento puede consultarse el Parte de Arica era de 7.641 habitantes, siendo la población urbana
Oficial del Coronel Arrate donde da cuenta de su retirada a un total de 3.027.
territorio peruano. Ver Aguirre Perry, 1892: 194 y ss.; Rojas 13 En sus “Recuerdos de 1891” Ricardo Cox Méndez (1944:

Arancibia (1892: 168 y ss.) También Rodríguez Bravo (II, 166 y ss.) describe a los habitantes de Arica en su mayoría
1925: 182). como mestizos o mulatos peruanos, cholos y cholas.
Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 49

Sobre esto Ricardo Cox Méndez (1944: 165) desembarcaban en el muelle, en medio de
escribía: grandes manifestaciones…” (Cox Méndez,
1944: 170).
“…supimos entonces que la plaza de Arica se
había rendido sin combate, que los disparos de Exactamente a 3 meses desde que el Congreso
la Escuadra, oídos durante la mañana había declaraba al Presidente José Manuel Balmaceda
sido dirigidos a los trenes que partían de Arica fuera del régimen constitucional, se producía el
a Tacna llevando la guarnición dictatorial”. triunfo de las fuerzas congresistas. Así, en la pro-
vincia de Tacna, el mismo día 6 de abril el Capitán
Otra junta celebrada en Tacna acordó retirarse de Fragata don Emilio Valverde decretaba por el
por Sama a Mollendo en donde las “…autoridades siguiente documento:
peruanas ordenaron la internación de las tropas chi-
lenas hacia Arequipa, ciudad donde permanecieron “Emilio Valverde, Gobernador y Comandante
hasta después de terminar la Guerra Civil” (Díaz Jeneral de Armas interino de este departamen-
V., 1942: 115)14. Acompañaban a las autoridades to, nombrado con fecha de hoi por el señor
y fuerzas militares gobiernistas que se internaron Comandante en Jefe de las escuadra y del
en territorio peruano, Don Guillermo Blest Gana, ejercito decreta:
Benjamín Arteaga Alemparte y otros empleados Publíquese por bando el nombramiento siguiente
civiles como Domingo Reyes Moreno. Esta retirada i demás disposiciones:
no estuvo ajena a las quejas de los vecinos de Tacna Arica, Abril 6 de 1891
y alrededores expuestas a las nuevas autoridades de He acordado y decreto:
la provincia, por la apropiación indebida de algunas Nómbrese Intendente de la Provincia de Tacna
mulas, por un grupo de oficiales balmacedistas a Don Ramón E. Vega = anótese i comuníquese
“…para servirse de ellas en su marcha” (Arch. H. = J. Montt = E. Valdes Vergara = secretario.
V. D. O., Intendencia de Tacna, Vol. 183, f. 1). Todo individuo que tenga en su poder un arma
La retirada y abandono de Arica y la provincia de guerra o munición deberá entregarla a
por las fuerzas leales al Presidente Balmaceda era esta Gobernación en el plazo de veinticuatro
explicada en el Parte Oficial del Coronel Gana horas acordándose una gratificación al que
como sigue: voluntariamente lo hiciere ante del plazo
fijado.
“1º.– Por orden expresa de S. E. el Presidente Nómbrese Comandante de Policía a Don.
de la República impartida por el cablegrama Miguel Carreño Gomes.
cifrado, el cual decía terminantemente que se Dado en esta Gobernación de Arica a seis de
había acordado la internación de los sobrevi- abril de 1891.
vientes de Pozo Almonte y de la guarnición de Emilio Valverde. Firma.
Tacna y Arica, a la República del Perú siempre
que no tuviéramos expectativas de triunfo sobre Este Gobernador interino fue confirmado en
las fuerzas enemigas” (Bañados Espinosa, II, su cargo por decreto dado en Tacna el 9 de abril de
1894: 160)15. 1891, por las autoridades de la Escuadra (Arch. H.
V. D. O., Intendencia de Tacna. Vol. 175).
El día 6 de abril de 1891 como las fuerzas cons- Después de la ocupación definitiva de las pro-
titucionales ocuparon la ciudad y el puerto, así: vincias de Tarapacá, Tacna y Antofagasta el:

“La Escuadra entraron a la bahía… como a “12 de abril de 1891 se reunieron en Iquique
las 12 de día. Poco después, don Jorge Montt, el capitán Jorge Montt, delegado del Congreso,
del estado mayor de Marina y Jefe del Ejército los presidentes de las cámaras, los diputados
presentes y los jefes de la Armada y del Ejército
14
después de una larga deliberación, acordaron
Sobre esta retirada en detalle puede consultarse el Parte
Oficial del Coronel Arrate, ya citado.
constituir una junta de gobierno compuesta por
15 Pueden consultarse también los antecedentes que entrega Jorge Montt, quien le precedía, Gualdo Silva
Rodríguez Bravo (II.1925: 184). y Ramón Barros Luco, la cual actuaría como
50 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Poder Ejecutivo en reemplazo del Presidente BIBLIOGRAFíA


de la República” (Encina, XXXVII, 1984.
47)16. Fuentes Impresas

Aguayo, Marco, et al. (1989). Arica entre los años 1880


CONCLUSIÓN y 1940: Su proceso y marginalidad. Seminario para optar
al título de profesor de Historia y Geografía y Licenciado
Las evidencias documentales, principalmente en Ciencias Sociales. Departamento de Antropología,
Geografía e Historia. Universidad de Tarapacá. Arica.
de carácter oficial, proporcionan antecedentes que
nos permiten sostener que el comportamiento de las Aguirre Perry, Artemio (1892). Impresiones de Cam-
autoridades locales gobiernistas en la zona de Arica paña. Guerra civil chilena. Imprenta Albión. Santiago.
frente a los acontecimientos en 1891 fue de estrecha
colaboración y fidelidad al gobierno que ellas repre- Bañados Espinosa, Julio (1894). Balmaceda, su go­
sentaban. Las autoridades locales proporcionaron bierno y la revolución de 1891. Tomos I-II. Librería de
la ayuda necesaria con los medios que tenían a su Garnier Hermanos. París.
disposición para evitar posibles aprovisionamientos
a la Escuadra sublevada, para ayudar a las tropas Blakemore, Harold (1966). La revolución chilena y su
balmacedistas, mantener el orden y tranquilidad de historiografía. En: Boletín de la Academia Chilena de la
la población, además de asegurar las comunicaciones Historia, nº 74, Santiago.
en aquellos difíciles momentos.
Blakemore, Harold (1974). Gobierno chileno y salitre
Los resultados favorables a las fuerzas gobier- inglés, 1886-1891: Balmaceda y North. Editorial. Andrés
nistas en la batalla de Pozo Almonte dieron paso Bello, Santiago.
a la campaña sobre Tacna y Arica, que culminó
con el abandono de dichos territorios por las auto- Caviedes, Eloi T. (1892). Las últimas operaciones
ridades balmacedistas, iniciándose así una nueva del Ejército constitucional. Imprenta del Universo de
ocupación y administración a partir de abril de Guillermo Helfmann. Valparaíso.
1891, siendo éste un período de espera de futuras
investigaciones. Cox Méndez, Ricardo (1944). Recuerdos de 1891.
Para finalizar, creo que asumimos en parte Imprenta Nascimento. Santiago.
una de las tareas dejadas por el profesor Harold
Dagnino O., Vicente (1921). El Departamento de
Blakemore (1966) a las futuras generaciones de
Tacna. s/e.
investigadores de la Guerra Civil de 1891, cuando
les sugería “...un estudio profundo sobre asuntos Díaz A., Alfonso (2005). Documentos consulares para
regionales que podría dar más luz sobre asuntos el estudio de la Guerra Civil de 1891: Una mirada del
extrarregionales”17. conflicto a través del Viceconsulado de España en Iquique.
En: Revista Diálogo Andino, nº 25. Departamento de
Ciencias Históricas y Geográficas. Universidad de
Tarapacá. Arica.

16 Igualmente ver Bañados Espinosa (II, 1894: 342 y ss).


Díaz V., Francisco J. (1942). La Guerra Civil de 1891.
17 Existen otras líneas de investigación también sugeridas por Relación histórico militar. La campaña del norte, Tomo
el fallecido historiador inglés. Ver sobre esto: La revolución I. Imprenta La Sud Americana. Santiago.
chilena de 1891 y su historiografía. Boletín de la Academia
Chilena de la Historia, nº 74, Santiago, 1966: 72-3. Con Encina, Francisco A. (1984). Historia de Chile. Tomo
fecha reciente Alejandro San Francisco (2006) propone XXXVII. Editorial Ercilla. Santiago.
como líneas de investigación atractivas: la cuestión del odio
político como factor clave de la crisis de 1891 y de la guerra Figueroa A., Virgilio (1925-1928). Diccionario histó-
misma y además la problemática de la intervención política rico, biográfico y bibliográfico de Chile. Tomos I y II.
de los militares durante el conflicto. Véase: Historiografía y
Santiago.
nuevas perspectivas de estudio sobre la guerra civil chilena
de 1891. En: BICENTENARIO. Revista de Historia de Chile
y América, vol. 5, nº 1. Centro de Estudios Bicentenario. Galdames, Luis, et al. (1981). Historia de Arica. Edito­
Santiago, 2006: 115 y ss. rial Renacimiento. Santiago.
Arica y la Guerra Civil de 1891: Comportamiento regional… / Elías Pizarro Pizarro 51

Mondaca A, Juan (1988). Revolución de 1981. En: Ortega, Luis (editor) (1993). La Guerra Civil de 1891,
Revista Camanchaca, nº 7, Taller de Estudios Regionales Cien años hoy. Universidad de Santiago de Chile. Talleres
(TER) Iquique. Gráficos de Editorial Universitaria S.A. Santiago.

Pizarro P., Elías (1991). La revolución de 1891:


Antecedentes regionales de un conflicto. En: Revista
Universitaria Límite. nº 2. Departamento de Filosofía y
Archivos
Psicología. Universidad de Tarapacá. Arica
Archivo Histórico “Vicente Dagnino O”. Departamento
de Ciencias Históricas y Geográficas. Universidad de
Ramírez N., Hernán (1972). Balmaceda y la contra-
Tarapacá. Arica.
rrevolución de 1981. 3º Edición, Editorial Universitaria,
Santiago.
Serie Gobernación de Arica
Rodríguez B., Joaquín (1925). Balmaceda y el conflic-
to entre el Congreso y el Ejecutivo. Tomo II, imprenta Decreto emitido por la Gobernación de Arica entre el 14
Cervantes. Santiago. de agosto de 1889 y el 2 de abril de 1891. Vol. 83.

Rojas A., Carlos (1892). Memorándum de la revolución Decretos diversos entre el 5 de enero de 1891 y el 22 de
de 1981. Datos para la Historia. Imprenta Cervantes, diciembre de 1893. Vol. 86.
Santiago.
Serie Intendencia de Tacna
Sanhueza V., Patricio (1989). Reclamaciones frente al
tribunal Anglo-Chileno por daños causados a ciudadanos Notas enviadas por la Intendencia de Tacna entre el 8 de
británicos durante la Guerra Civil de 1891. Ponencia presen- agosto de 1890 y el 31 de diciembre de 1891. Vol. 174.
tada en las VIII Jornadas de Historia de Chile. Universidad
Metropolitana de Ciencias de la Educación, Santiago. Solicitudes diversas y decretos emitidos entre le 21 de
febrero y el 31 de diciembre de 1891. Vol. 176.
Sanhueza V., Patricio (1990). La Guerra Civil de 1891.
Reclamaciones británicas en Valparaíso. Ponencia pre- Oficios remitidos a la Gobernación de Arica, entre el 25
sentada en el IV Congreso de Historia Regional de Chile. de julio y el 30 de diciembre 1891. Vol. 176.
Universidad de La Frontera. Temuco.
Notas emitidas a diversas reparticiones públicas
San Francisco, Alejandro (2006). Historiografía y nuevas entre el 25 de abril de 1889 y el 8 de agosto d 1892.
perspectivas de estudio sobre la guerra civil chilena de Vol. 178.
1891. En: BICENTENARIO. Revista de Historia de Chile
y América, Vol. 5, nº 1. Centro de Estudios Bicentenario. Decretos emitidos sobre diversas materias entre el 13 de
Santiago. enero de 1891 y el 11 de enero de 1893. Vol. 183.
DIÁLOGO ANDINO Nº 28, 2006 Representaciones iconográficas de los “orejones”… / Macarena Ruiz Balart 53
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 53-61 ISSN 0716-2278

REPRESENTACIONES ICONOGRÁFICAS
DE LOS “OREJONES” EN LOS TEXTILES
DE LA CULTURA ARICA (1000-1470)

Iconographic Representations of “Big-eared figures”


in the Arican Culture Textiles (1000-1470)

por:
Mg. Macarena Ruiz Balart
Profesora de Historia y Geografía
Licenciada en Educación
Magíster en Artes con mención en Historia y Teoría del Arte
Diseñadora Industrial
Unidad de Patrimonio
Municipalidad de Viña del Mar
Santa Elena Nº 445 (Concón), Viña del Mar, Chile
E-mail: macarenaruizb@yahoo.com.ar

RESUMEN
En el presente trabajo se realizará una aproximación hacia el significado del “motivo antropomorfo
de orejas exageradas”, presente en chuspas, inkuñas y bolsas fajas de la cultura Arica, a través
de su lenguaje plástico, hallazgos arqueológicos y analogías etnohistóricas.
Palabras clave: Cultura Arica, arte textil, iconografía.

ABSTRACT
The present work shows an approximation to the meaning of anthropomorphic motive of
“exaggerated ears” which can be seen in chuspas, inkuñas, and girdles of the Arica culture
through a plastic language, archaeological findings, and ethno-historical analogies.
Key words: Arica culture, textile art, iconography.

Recibido el 15 de Septiembre de 2006


Aprobado el 01 de Noviembre de 2006
54 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

INTRODUCCIÓN para cualquier prenda textil. Por otra parte, estos


textiles cumplieron el rol de ofrenda fúnebre y por
La cultura Arica estaba formada por grupos esto sus destinatarios coexistieron dentro del mundo
de señoríos o curacazgos que se constituían como de los vivos y de los muertos. Los integrantes de su
comunidades interdependientes política y socialmen- sociedad o destinatarios eran quienes transformaban
te, reflejándose su unión en la iconografía común, los significantes del mensaje en significados (deco-
imagen de una posible ideología compartida. dificar), sin alejarse de la estructura generada por el
Los Arica, al igual que muchas sociedades, han emisor, es decir el código, elemento fundamental
configurado “formas y mecanismos” de comunica- de la estructura comunicacional.
ción, los que cumplen la función de transmitir sus La muestra para este estudio corresponde a los
tradiciones y costumbres. En este sentido, el tejido textiles decorados que portan motivos antropomor-
prehispánico expresa valiosos rasgos de identidad y fos pertenecientes a la Colección Manuel Blanco
estatus, manifestando el valor simbólico que cumplen Encalada depositada en el Museo Nacional de
tanto ellos en sí como sus elementos formales. La Historia Natural de Santiago, además de material
cultura Arica careció de escritura; por eso, otras fotográfico y gráfico proporcionado por la arqueó-
formas de representación gráfica cobraron especial loga Helena Horta Tricallotis.
importancia para la transmisión y conservación de Dentro de estas piezas textiles se percibe un
determinados conjuntos de ideas. subconjunto que se caracteriza por poseer plasmado
De esta manera, su mensaje visual se erigía el “motivo antropomorfo de orejas exageradas”.
en la materia significante textil, invistiéndose de Con este término se designa a las representaciones
sentido, enviando una forma significante “cargada” que exhiben graficadas “aretes-orejeras-orejas” de
de significaciones. El emisor no podía producir manera exagerada, tomando esta denominación so-
cualquier mensaje significante, pues se encontra- lamente con un fin metódico práctico. La exhibición
ba limitado y retenido a condiciones que le eran de este motivo dentro de la composición textil es
impuestas por su cultura. En otros términos: cada el requerimiento básico para integrar el corpus en
mensaje era producto de una alienación para lograr estudio, valiéndose como su hilo conductor. Por
la comunicación, acatando a cierta “lógica” y a un medio de esta condición se establece una selección
determinado “diagrama estructural” que constituía y natural, pues este motivo se despliega exclusivamente
componía como un todo a sus partes integrantes. dentro del espacio textil de los siguientes textiles
Esta condición se ve reflejada en la persistencia funerarios: chuspas, inkuñas y bolsas fajas.
del estilo textil Arica y de sus elementos formales en El objetivo de este ensayo es realizar una
cuanto a extensión geográfica y lapso, con variacio- aproximación hacia el significado del “motivo
nes estéticas, recombinaciones e innovaciones, pero antropomorfo de orejas exageradas” plasmado
concordando con los lineamientos del tipo Arica, lo en los textiles de la cultura Arica a través de su
que demostraría una estabilidad y permanencia de lenguaje plástico, hallazgos arqueológicos y ana-
un sistema organizado de signos cuyo significado logías etnohistóricas. Para este fin se utilizará una
básico debía conservarse temporal y espacialmente. metodología iconográfica.
La convicción del desenvolvimiento de un sistema En los soportes textiles correspondientes a
de códigos dentro de la imagen visual de sus tex- este desarrollo cultural la participación del motivo
tiles, se encuentra evidenciada por: (a) existencia antropomorfo graficado con orejas exageradas
de repertorio de elementos formales, (b) reiteración (hipérbole visual) es una constante estable. Dentro
de estructuras, motivos, colores, ritmos, leyes de del 100% de los textiles decorados que presentan
simetría y otros elementos visuales y (c) redundancia motivos antropomorfos (correspondientes a un
en el ordenamiento de sus elementos constituyentes universo de 50 textiles), el 70% posee al “motivo
(sintaxis). antropomorfo de orejas exageradas” (35 piezas).
Así, los objetos desarrollados por la cultura Y de los 76 motivos antropomorfos presentes en
Arica comprenden conceptos y valores arraigados a la muestra, el 76% (53 piezas) presenta al “motivo
su pensamiento particular, que han sido codificados antropomorfo de orejas exageradas”.
por medio de los procesos de diseño y manufac- El fin de esta investigación es realizar una
tura. Color, textura y forma son los mecanismos aproximación hacia la forma en que en estas precisas
articulatorios que generan una capacidad expresiva condiciones históricas, las tendencias fundamentales
Representaciones iconográficas de los “orejones”… / Macarena Ruiz Balart 55

de la mente humana fueron expresadas por medio internas de las imágenes dentro de su estilo y la se-
de conceptos específicos (Panofsky 1955). Es de- gunda, en las evidencias arqueológicas y analogías
cir, como dentro de los Arica existió una posible etnohistóricas.
diferenciación social simbolizada por medio del En la primera etapa se acogió el principio de
ensanchamiento de los lóbulos de las orejas y los acuñar la mayor cantidad de tipos textiles que consten
adornos portados en ellas. del “motivo antropomorfo de orejas exageradas”
A nivel perceptual, las composiciones del “motivo (llámese repertorio del “motivo antropomorfo de
antropomorfo de orejas exageradas” denotan una hi- orejas exageradas” en soportes textiles), constituyendo
pérbole visual: resaltar las orejas. Para comprender el un corpus representativo de textiles contenedores
posible significado de esta característica se utilizan los de este ícono. Como este material figurativo pro-
estudios realizados por la arqueología y etnohistoria. veniente de contextos arqueológicos en donde no
Por esto se presume que los personajes plasmados en existen escritos que respalden la identificación de
los textiles representan a un grupo de personas que se las figuras, se necesitó establecer una descripción
diferenciaban socialmente del común de los indivi- visual detallada de los motivos.
duos de la cultura Arica, connotando una distinción La segunda etapa tuvo como objetivo lograr una
social existente dentro de su orden cultural. A ellos comprensión del tema representado, acercándonos a
se les ha designado como “los orejones de Arica” sus posibles significados convencionales. Para esto
(Allison et al. 1983), quienes estarían conformados se necesitó recurrir a un conjunto de informaciones
por un grupo de individuos que se destacan del resto comparables pero independientes de la iconografía.
de los integrantes de su comunidad, por portar aretes La idea era conectar los motivos artísticos con temas
u orejeras en los lóbulos de sus orejas. o conceptos por medio de su articulación con fuen-
Las informaciones etnohistóricas se refieren a tes arqueológicas y etnohistóricas. Es decir, pasar
datos recogidos durante los momentos de contacto más allá de lo que nos muestran las imágenes en sí
de los españoles con los Incas. Para este desarrollo mismas, investigando sus posibles sentidos.
cultural, el poseer horadadas las orejas y exhibir
objetos en ellas era un símbolo de poder. Además,
los hallazgos arqueológicos han demostrado que El plano de la expresión en el
un pequeño número de los Arica portaban aretes, “motivo antropomorfo de orejas
variando el objeto a lucir según la edad (Allison exageradas”
et al. 1983).
Estas imágenes no se explican en sí mismas pues La representación de figuras humanas estilizada
pierden su sentido, por eso deben ser ensambladas es un aspecto constante dentro de la iconografía
con evidencias arqueológicas y fuentes etnohistóri- panandina y, más allá de esto, acompaña al hombre
cas. Por esto, aunque las referencias etnohistóricas desde las primeras culturas a través de los diferen-
no son pruebas científicas definitivas, son válidas y tes desarrollos artísticos, aunque realizándose por
necesarias para emprender la misión de acercarnos operaciones disímiles. Al ser ésta una forma reco-
al posible significado simbólico. nocible, se está representando una actitud estética
en la que el modelo o ideal artístico se halla en el
entorno natural. Los colores, las formas y las tex-
Metodología turas pertenecen al mundo de la naturaleza y es la
experiencia humana de esa realidad la que permite
La investigación se fundamenta en las etapas abstraerla. Elabora, así, el creador, con estos nuevos
del método iconográfico planteado por Panofsky elementos, una nueva realidad cultural, distinta de
(1955) y González (1991), por medio del cual, el la naturaleza, pero basada en ella.
análisis de las variantes iconográficas junto con la Al decir que el ícono es antropomorfo se asevera
información arqueológica y etnohistórica posibilitan que la imagen visual consta de apariencia humana;
un acercamiento a los contenidos culturales propor- por esto, aunque la representación sea altamente
cionando información sobre su factible significado. abstracta, se confirma que el referente de dicho
Este método se cimienta en dos líneas de acción, ícono (apoyándonos en la definición de ícono de
intentando descubrir los puntos de conexión entre Peirce 1986) y la base para el nacimiento de dicha
una y otra: la primera, se sustenta en las relaciones imagen es la forma y los atributos humanos.
56 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

El “motivo antropomorfo de orejas exageradas” morfos de orejas exageradas” y la sobredimensión


se distingue como una unidad mínima de significa- visual de la entidad “orejas”, “aretes” u “orejeras”
ción, al no poder descomponerse en imágenes más en contraste al resto del cuerpo graficado. Pero
sencillas, debiendo constituir uno de los puntos de también a la imagen mental del referente “cuer-
partida de las construcciones morfosintácticas bási- po humano y sus proporciones”, pero también,
cas de su sistema sígnico. Además, si separamos la el referente del signo icónico “gancho o espiral
entidad oreja de la representación total, se extravía, junto a las mejillas del personaje” (figuras 1, 3 y
para nosotros, el sentido de la imagen. 4) que reseña al designatum “orejeras semejantes
La relación retórica del motivo antropomorfo a rollos o haces” registrado en los hallazgos de
se sustenta en el principio que toda representación cuerpos preservados. A nivel perceptual, el ícono
estilizada es retórica, ya que la estilización “es el antropomorfo orejón cumple las siguientes carac-
realce retórico de los umbrales de igualación” terísticas configuracionales: simetría especular
(Groupe µ 1993; 330). La estilización examina vertical-central, representación frontal y sentido
las propiedades globales que son formas, colores de unidad visual (unidad que presenta pese a las
y texturas, a las que se les provoca operaciones de variantes estilísticas formales).
supresión-adjunción. Toda estilización es una ope- Desde el criterio de los elementos básicos de
ración retórica sobre la imagen, donde el exceso es la comunicación visual, el contraste constante entre
lo retórico, por ser posible de detectar, reevaluar y las dimensiones de las “orejas-orejeras-aretes” y el
permitir un efecto de sentido. De esta forma, el ícono resto de la composición de la figura antropomorfa
“antropomorfo de orejas exageradas” se produce potencia la teoría que esta exageración gráfica
por la supresión sistemática de rasgos (sinécdoque) debe haber cumplido la finalidad de resaltar jerár-
a favor del engrosamiento o aumento de tamaño de quicamente las entidades “orejas-orejeras-aretes”.
las “orejas”, “aretes” u “orejeras”. Existe un engrandecimiento, un incremento, o en
La exageración de los rasgos “orejas”, “aretes” términos gestálticos un aguzamiento en contraste
u “orejeras” es un efecto hiperbólico que se puede al debilitamiento o mitigación de otros rasgos hu-
apreciar en las figuras 1, 2, 3 y 4. Con esta afirma- manos. Desde el prisma configuracional, para algo
ción no se está restringiendo la posibilidad de que aparente claramente grandeza, debe situarse junto
se encuentren presentes otros criterios hiperbólicos, a un objeto pequeño.
sino, nos remitimos solamente a estas operaciones Al hallarse conformadas estas imágenes en base a
semióticas debido a que es el tema en cuestión. un principio de unicidad (cuerpo humano completo y
Como se puede apreciar en estos ejemplos (fi- no sólo la representación de un fragmento de éste) se
guras 1, 2, 3 y 4), aunque el conjunto de “motivos acrecienta preceptualmente la intensidad proporcional
antropomorfos de orejas exageradas”, se aprecia de los opuestos: “orejas-orejeras-aretes” versus resto
constituido por íconos de muy variados estilos, del cuerpo, debido a su contraste dimensional, lo que, a
ellos se vinculan visualmente al poseer el “destaque nivel comunicacional, se configura como una fórmula
visual” de sus rasgos “orejas”, “aretes” u “orejeras”, significativa para la claridad de cualquier contenido
constituyendo una familia vinculada por el signifi- gráfico. Del mismo modo, la distorsión de la escala
cante y por ende, por su significado. entre el elemento formal “orejas-orejeras-aretes” y el
Así podemos percibir que el ethos de la estiliza- resto de la representación del antropomorfo produce
ción de esta familia de motivos es poseer un denomi- tensión visual al impresionar al ojo humano median-
nador común, disminuyendo el grado de libertad del te la manipulación forzada de las proporciones de
enunciado, siendo capaz de ser descrito por medio los objetos, contradiciendo las expectativas que la
de un número mínimo de ecuaciones y constantes, experiencia ha creado.
lo que estaría compuesto por la exageración de los Por otro lado, la característica visual de resaltar
rasgos “orejas”, “aretes” u “orejeras”. formalmente las representaciones de las “orejas-
De esto podemos deducir que como finalidad de orejeras-aretes” y su decoración no se ven afectadas
la estilización a nivel cultural se ven contemplados en relación al tamaño del motivo antropomorfo
dos factores: el requisito de memorizar un patrón plasmado en las diferentes piezas textiles. Tampoco
cultural y la aspiración de lograr una legibilidad se advierte perturbada por el nivel de figuración,
que excluya todo error y duda, lo que se percibe abstracción, complejidades de técnicas textiles,
materializado en la familia de los “motivos antropo- estilos del diseño, etc. Por lo tanto, a pesar de todas
Representaciones iconográficas de los “orejones”… / Macarena Ruiz Balart 57

estas variaciones configuracionales subyace una causa de la impresión que les causaron las enormes
relación hiperbólica. orejas, ampliadas por los grandes pendientes que
usaban (figuras 5 y 6). Para los Incas el horadarse los
lóbulos de las orejas y portar aretes decorativos era
El sentido de la hipérbole visual un símbolo de poder social, una forma de connotar
en el “motivo antropomorfo de su pertenencia a la nobleza y la investidura como
orejas exageradas” orejón se desarrollaba dentro de una ceremonia de
gran trascendencia cultural (Guaman Poma 1980).
Aunque el tema de los orejones de Arica es un Garcilaso de la Vega (1991; capítulo 22), se refiere
asunto poco explorado, existen tres investigaciones a la usanza de los Incas de utilizar las orejas ho-
trascedentes arqueológicas que lo han considerado radadas, resaltando el crecimiento que se llegaba
y que entregan datos e informaciones al respecto. a obtener de ellas por medio de los objetos que se
Allison et al. (1983) desarrollaron un estudio acerca introducían en los lóbulos.
del uso de aretes dentro del contexto ariqueño. De En los escritos de cronistas del primer período de
los 615 cuerpos estudiados, 430 no presentaban piel contacto, se puede inferir que una de las principales
en la cabeza y 21 individuos exhibían perforaciones. fiestas realizadas por los Incas era la denominada
Este pequeño grupo se encontraba constituido por Hatun Raymi, Capac Raymi o Guarachico, celebra-
individuos de sexo masculino y edades oscilantes ción en que se proclamaba a los nuevos orejones.
entre los 15 y los 40 años. Según los testimonios el lujo y la ostentación de
En el estudio realizado por Soto Heim (1987) estas fiestas era mayor que la parafernalia del Inti
se presenta información acerca de siete cráneos con Raymi (Murúa 1945, XXXVIII).
lóbulos perforados en una totalidad de 43 cuerpos. Juan de Betanzos, cronista que compuso su obra
En el estudio efectuado por Arriaza et al. (1986) de en la prematura fecha de 1551, explica que Inga
las 154 cabezas investigadas 115 se apreciaban en Yupangue o Pachacutec instituyó un calendario de
un estado preservativo favorable y de ellas el 26% doce meses con treinta días, señalando las fiestas
fueron consideradas como orejones. y sacrificios que se debían ejecutar en cada mes.
Se han observado dentro de las particularidades Betanzos relata que Pachacutec programó el año
de los orificios lobulares desde dimensiones minús- comenzando en el mes de pucoy quillaraimequis.
culas a unos de 2 cms de diámetro. Los adornos Dentro de este primer mes se estableció la fiesta
utilizados eran: piel de perro y de camélido con del Raymi, en la que se horadaban los lóbulos de
amarras de hilo; corontas de maíz embarriladas con los adolescentes nobles (Betanzos 1987, primera
lana y con un disco de plata en el extremo visible; parte, capítulo XV). Pedro Sarmiento de Gamboa,
motas de lana, algunas amarradas con hilo: pitas cronista del virrey D. Francisco de Toledo, quien
sueltas con o sin anudaciones, comúnmente de color recorrió el virreinato del Perú entre 1568 y 1579,
rojo (Arriaza et al. 1986). expone en sus escritos que dentro de las cuatro fiestas
De estas publicaciones se evidencia que el principales del año se encuentra la celebración de
porcentaje de orejones es una proporción pequeña Raymi o Capa Raymi denominada Guarachico, en
en comparación al universo de la muestra. Esto la que se investían como orejones a los adolescentes
reforzaría el planteamiento que sólo algunos indivi- nobles (1945, XXXI). Otro aporte lo hallamos en
duos podían portar estos símbolos diferenciadores. Fray Martín de Murúa, quien escribió que el ritual
Además se ha descubierto una posible relación entre máximo llevado a cabo por los Incas era el llamado
los orejones y los peinados de mayor acuciosidad, capacraymi que se efectuaba en el mes de diciem-
pudiendo cumplir ambas variables el rol de demar- bre, momento en que se ordenaban orejones a los
cadores sociales (Arriaza 1986). Desde el punto de adolescentes incas (Murúa 1945, XXXVIII).
vista arqueológico se les ha reconocido como jefes Horta (2005: 128) basándose en los escritos
étnicos u “orejones”, quienes serían poseedores de de Guaman Poma (1615), Pizarro (1571) y Cieza
algún atributo de poder reflejado al portar aretes u de León (1553), reconoce que “a la llegada de los
orejeras (Allison et al. 1983; Soto Heim 1987). españoles los “orejones” todavía ostentaban poder
A partir de los documentos etnohistóricos en su calidad de jefes locales y algunas crónicas los
se identifica que el calificativo de “orejones” fue mencionan como sinónimo de kurakas, usando el
otorgado a los nobles del incario por los españoles a término invariablemente en género masculino”.
58 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

CONCLUSIÓN diferente. En el mismo sitio funerario se han apreciado


tumbas con contenidos de heterogéneas característi-
Aunque los significantes se hallan en diferentes cas jerárquicas. Las variables que revelan esto son:
formatos, sus significados son análogos pues existe ofrenda (cantidad, atributos plásticos, etc.), ajuar
una congruencia vinculante entre las representacio- (cantidad, atributos plásticos, etc.), atributos del
nes visuales, escritas y evidenciales que consienten cuerpo preservado (presencia de aretes u orejeras)
la suposición que los rasgos “orejas”, “aretes” u y existencia de objetos importados. Además existen
“orejeras” presentes en chuspas, inkuñas y bolsas evidencias de una clara correspondencia entre las
fajas de la cultura Arica fueron símbolos de una tumbas en las que se han descubierto vestigios de
diferenciación social demarcada. uncus de alta calidad técnica-plástica y la presencia
La existencia de principios gráficos comunes de objetos que expresan prestigio o superioridad
dentro de los significantes visuales textiles, los (Horta 2005).
hallazgos de cuerpos preservados de la cultura Por último, sería interesante en el futuro
Arica con orejas horadadas y luciendo adornos y complementar y contrarrestar esta investigación
el reconocimiento en las lecturas de la época de extendiendo la muestra en estudio a otros soportes
contacto que expresan el simbolismo de estas per- artísticos que contengan el “motivo antropomorfo
foraciones y su decoración, potencian la tesis que de orejas exageradas” como es el arte rupestre y la
los “motivos antropomorfos de orejas exageradas” cerámica de la cultura Arica.
fueron el significante de los individuos orejones
que representaban a un grupo social sobresaliente
en algún aspecto. AGRADECIMIENTOS
Al analizar la imagen textil desde su esencia
semiótica visual se registra que los rasgos “orejas”, A Helena Horta por guiarme en el desenvolvi-
“aretes” u “orejeras” se caracterizan por la presen- miento de la magnífica cultura Arica, sin esperar
cia de: (a) hipérbole visual; (b) una sintaxis que se nada a cambio y siempre estar dispuesta a mostrarme
concibe a partir de la utilización de las variables todos sus conocimientos y a Don Oscar Espouys
contraste y tamaño con el fin de exagerar a estas por posibilitarme el estudio de la Colección Manuel
entidades compositivas y (c) la presencia de tensión Blanco Encalada.
visual hacia los rasgos en cuestión.
Los hallazgos arqueológicos han esbozado que
los cuerpos preservados orejones corresponden a NOTAS
individuos definidos en edad y sexo (Allison et al.
1983). Por otro lado, se han atestiguado relaciones 1) Esta autora ha desarrollado el tema de los diseños de tejidos
entre el número de muestras en estudio y número de de la cultura Arica, analizando su iconografía.
lóbulos perforados, entregándose como conclusión 2) Para la investigación se analizaron los “motivos antropo-
morfos de orejas exageradas” aislados sin considerarse su
que la presencia de orejones es escasa en compa- relación con su configuracional dentro del textil.
ración a las muestras totales en estudio (Allison et 3) El plano de la expresión es el conjunto de estímulos visuales
al. 1983, Arriaza 1986, Soto-Heim 1987). y el plano del contenido son los contenidos semánticos.
4) Los textos entre comillas son conceptos utilizados por Horta
Estas informaciones apoyadas con las fuentes
(2005; 129).
etnohistóricas permiten plantear la posibilidad de
que la tradición de horadarse los orejas precede
al incario, planteándose que análogamente su
BIBLIOGRAFÍA
significado puede haber sido similar al procurado
por los Incas. Allison, M., B. Arriaza, G. Focacci e I. Muñoz (1983).
No se está realizando una afirmación en cuanto Los orejones de Arica. Chungará 11: 167-172. Universidad
a una posible existencia jerárquica estructurada, de Tarapacá, Arica, Chile.
pues según otros datos de estudio, como son los
asentamientos, no se han localizado construcciones Arriaza, B., M. Allison, V. Standen, G. Focacci y J.
denotadoras de jerarquía ni tampoco objetos que Chacama (1985). Peinados precolombinos en momias
evidencien algún tipo de diferenciación social. Pero de Arica. Revista Chungará 16-17: 353-375. Universidad
en los enterratorios se ha observado una situación de Tarapacá, Arica, Chile.
Representaciones iconográficas de los “orejones”… / Macarena Ruiz Balart 59

Betanzos De, J. (1987). [1551] Primera parte. Capítulo Horta, H. (2005). Arte Textil Prehispánico. Colección
XV. Suma y narrativa de los incas. Ediciones Atlas, Estudios Regionales y Locales. Edit. Universidad
Madrid, España. Bolivariana. Santiago, Chile.

Garcilaso de La Vega, Inca (1991). [1609, 1617] Libro I, Murúa, Fray Martín (1945). [1590] Capítulo XXXVIII.
Capítulo 22. Los comentarios reales de los incas. Editorial Historia del origen y genealogía real de los Incas. Edición
Biblioteca de Autores Españoles. Madrid, España. de Constantino Bayle. Madrid, España.

González, A. (1991). Las placas metálicas en los Andes Peirce, Ch. S. (1986). La Ciencia de la Semiótica. Nueva
del Sur. Contribución al estudio de las religiones preco- Visión. Buenos Aires, Argentina.
lombinas. Verlagphilipp von Zabern, Mainz am Rhein,
Alemania. Sarmiento de Gamboa, P. (1942). Capítulo XXXI.
Historia de los Incas. EMECE Editores. Buenos Aires,
Guaman Poma de Ayala, F. (1980). [1615] El primer Argentina.
Nueva corónica y buen gobierno. Editorial Siglo Veintiuno.
D.F., México, Soto-heim, P. (1987). Evolución de deformaciones in-
tencionales, peinados, tocados y práticas funerarias en la
Hjelmslev, L. (1980). Prolegómenos a una teoría del prehistoria de Arica. Chungará 19: 129-213, Universidad
lenguaje. Editorial Gredos. Madrid, España. de Tarapacá, Arica, Chile.
60 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Figuras (dibujos desarrollados por la autora).

Figura 1. (Az-8 tumba 39/11. Chuspa 31125,


Colección Manuel Blanco Encalada).

Figura 2. (Plm-3 tumba 15. Chuspa 188.


Museo San Miguel de Azapa).

Figura 3. (Plm-4 sin referencia. Inkuña). Figura 4. (Sin referencia).


Representaciones iconográficas de los “orejones”… / Macarena Ruiz Balart 61

Figura 6. CONÇEJO REAL DESTOS REI-


NOS, CAPAC INGA TAVANTIN SVIO CAMA-
CHICOC APOCONA. Los señores Incas que
gobiernan el Tawantinsuyu (Guaman Poma
1980 [1615]; 366).
Figura 5. A TOPA AMARO LE CORTAN LA CAVESA
EN EL CVZCO. Le cortan la cabeza a Topa Amaro Ynca
por orden del virrey Toledo y los nobles incaicos expresan
su angustia por la muerte de su rey inocente (Guaman
Poma 1980 [1615]; 453).

Figura 7. ABRIL, CAMAI, INCA RAIMI Quilla [descanso,


festejo del Inka]. / Fiesta del Ynga /. / samay, Inka Raymi /.
(Guaman Poma 1980 [1615]; 242).
DIÁLOGO ANDINO Nº 28,Arica 2006 y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 63
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. Páginas 63-80 ISSN 0716-2278

ARICA Y TACNA:
CIUDADANíA EN TIEMPOS DE CONFLICTO (1880-1929)

Arica and Tacna:


Citizenship in Times of Conflict (1880-1929)

por:
Lic. Marbet Barrios Arenas
Profesora de Historia y Geografía
Licenciada en Educación
Mg.© en Historia con mención Económica-Social
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Genaro Gallo Nº 2558, Iquique, Chile
E-mail: marbetita@hotmail.com

RESUMEN

El ciudadano no nace, se hace, es el resultado de un proceso más bien cultural de la historia,


simplemente una invención de lo social. Es así como una vez ocupados los territorios de Arica y
Tacna, por las tropas vencedoras, el Estado chileno se dará a la tarea colosal de formar ciudadanos
en tiempos de conflicto, más bien a una población conformada principalmente por peruanos, labor
que se llevará a cabo a través de tres ejes temáticos como lo son la educación, el rol sacerdotal y
lo militar, donde de esta forma se irá construyendo al ciudadano chileno, dejando atrás un inicial
limbo ciudadano, en el cual se encontraban los habitantes de aquellas zonas ocupadas.
Palabras clave: Ciudadanía, Arica, Tacna, chilenización, disciplinamiento.

ABSTRACT

A citizen is not born. A citizen is made. He/she is the result of a cultural process of history. He/she
is simply an invention of the social establishment. Therefore, once the territories of Arica and
Tacna had been occupied by the vanquishing troops, the Chilean state started a colossal task
to form citizens in times of conflict, considering a population mainly made up of Peruvians,
by utilizing three thematic concepts: education, the sacerdotal role, and the military role in
which Chilean citizens would be formed, leaving an initial limbo behind in which inhabitants
of those regions had been found.
Key words: Arica, Tacna, chilenización, disciplinamiento, citizenship.

Recibido el 08 de Octubre de 2006


Aprobado el 28 de Noviembre de 2006
64 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

INTRODUCCIÓN diversas direcciones; pero vamos por parte; uno de


los autores interesantes que podemos encontrar es
a) ¿Qué es ciudadanía? Francisco Hipólito Uzal, que nos señala cuestiones
tremendamente precisas en su texto sobre el ejercicio
Tras la emancipación, los países de Chile y de la ciudadanía que significaría la militancia más
Perú, con una historia más bien común, han deseado activa en la convivencia social, siendo al mismo
terminar con los conflictos internos que poseían –en tiempo un derecho inalienable e irrenunciable deber;
ese entonces– para poder transformarse en sociedades y el ejercicio de ésta nos quiere decir que existe un
republicanas y modernas, y así preocuparse cada interés por la política y celo por las instituciones.
país de formar una nación con sentido de unidad, Uzal también se refiere a dos términos que muchas
con lo cual a su vez debían organizar sus propios veces producen confusión, aunque existe gran afi-
sistemas políticos. Sin duda la tarea era ardua, que nidad entre ambos, aún no están bien identificados
llevaría a educar a la sociedad. Sin embargo, este como tales, ellos son el término de nacionalidad y
ansiado sistema político resultó ser muy similar de ciudadanía; por ejemplo, el autor señala que la
a la monarquía, ya que el grado de participación nacionalidad quiere expresar un sentido de amplia
popular en decisiones políticas era escasa en virtud comunión espiritual en la sociedad, en tanto a la
a los requerimientos que se establecían para ejercer ciudadanía, en muchos casos, se le entrega una
la ciudadanía. Ciudadanía, la cual se trabajó sólo significación rigurosamente política, que es lo que
en algunos sectores de la sociedad. normalmente se hace.
Pero ¿qué es ciudadanía? ¿Qué es ser ciudadano? Y por último Fco. Hipólito Uzal nos recalca
La importancia de esta conceptualización radica en que hoy como ayer, el ejercicio de la ciudadanía
que es de relevancia dentro del presente escrito, es un insigne honor, y al mismo tiempo, un com-
por eso se buscará una definición operativa a la promiso contraído con el Estado, cosa que hoy en
problemática que se planteará más adelante. día no podría estar ciento por ciento de acuerdo,
Son diversos los autores que se han referido al si bien es un compromiso irrenunciable en nuestro
concepto de ciudadanía, así como Marshall dividió país, dudo profundamente que en el siglo XXI para
funcionalmente la ciudadanía en tres dimensiones, nuestra juventud sea un honor insigne, de hecho es
como también se hace relevante el conocer todo lo hoy por hoy un tema algo áspero que aún no posee
que nos manifiesta el compilado de Hilda Sabato, soluciones, y no por eso podemos pensar que aquellos
acerca de este término a veces muy discutido en sus jóvenes algo escurridizos de la práctica electoral
y de participación política no caben dentro de la
clasificación del ser ciudadano.
 Como se aprecia en Chile y Perú, como en otros países Por otro lado, la historiadora Sofía Correa Sutil
latinoamericanos nacidos de las guerras de emancipación
del Imperio Español, se propusieron un régimen republicano
posee otra perspectiva de lo que es la ciudadanía,
bajo la premisa del bienestar social y de la formación de realizándose una similar interrogante a la que hemos
ciudadanos. Véase C. Aljovín y E. Cavieres, Reflexiones planteamos en una inicial instancia, ¿De qué habla-
para un análisis histórico de Chile-Perú en el siglo XIX y
la Guerra del Pacífico. En E. Cavieres, comp. Chile-Perú,
mos al decir ciudadanía?, en la que primeramente
Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 12. realiza una especie de cronología en las distintas
 El sistema político implantado posee demasiados requeri- épocas que se ha utilizado el concepto, es decir,
mientos a la hora de hablar de participación, lo cual hace nos muestra que la noción de ciudadanía ha tenido
que la población se aleje de las urnas. Véase S. O’ Phelan y
C. Guerrero, De las reformas borbónicas a la formación del diversos contenidos en distintas épocas históricas,
Estado en Perú y Chile. En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, poniendo de ejemplo el período efervescente de la
Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 52. Independencia, en donde los criollos se trataban
 Marshall es quien distingue tres dimensiones del desarrollo
de la ciudadanía: civil, política y social. La primera de ellas
está compuesta por los derechos necesarios para la libertad
individual, personal, de pensamiento y religión, la segunda  Esta ciudadanía es un derecho y posee obligaciones que no
cuyo contenido es el derecho a participar en el ejercicio del son otra cosa que los deberes y derechos políticos que a su
poder político, tanto como autoridad, como elector, y la última vez regulan las relaciones entre los ciudadanos y el Estado.
de ellas abarca un amplio espectro de derechos, como el de En F. H. Uzal, Hombre, Cultura, Nación (B. Aires-1961),
seguridad, hasta el de vivir como ser civilizado y bajo los pp. 86-88.
estándares predominantes de la sociedad. En T.H. Marshall,  F. H. Uzal, Hombre, Cultura, Nación (B. Aires-1961),
Ciudadanía y Clase social (Madrid-1992), p. 23. p. 88.
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 65

entre sí de ciudadanos –sólo en género masculi- sino que es el resultado de un proceso más bien
no– refiriéndose a ese pequeño grupo de la élite cultural de la historia. En pocas palabras, sería
gobernante del país. algo ideado por cada sociedad, por cada nación. Por
En un segundo momento, Correa plantea que ello Xavier-Guerra nos señala que el ciudadano, la
el concepto se va ampliando y cambiando de con- nación y las elecciones hay que estudiarlos como lo
tenido, apuntando que se es ciudadano cuando se que son, simplemente una invención social10.
pertenece a la nación, cuando se tiene un sentido El ser ciudadano entonces no desfila solamente
de pertenencia, el que se activa no sólo por lo res- por ser partícipes en lo político, sino que sentirnos
trictivo a lo político –y en acuerdo con la autora– a parte de la nación a través de diferentes tópicos.
través de un conjunto de imágenes, simbolismos: Para concluir sería bueno tomar a un autor
como la bandera, la canción nacional, la cueca, las que encerrara todos los elementos ya mencionados
comidas típicas, los héroes y sus hazañas heroicas. en los diversos historiadores citados, si bien Uzal
Es por ello que a fines ya del siglo XIX y principio entrega en su escrito una opinión más bien política
del siglo XX el contenido de la ciudadanía no va a de la ciudadanía, Correa nos da la cronología del
estar dado por el hecho de ser sujeto político, pues término, abanderándose por lo que cree más ade-
a Sofía Correa no le parece adecuado entender el cuado coincidiendo con los posteriores historiadores
sufragio universal, masculino, alfabetizado como aludidos, llegando a Carvalho, quien concretamente
un instrumento de participación política popular. apunta a que la ciudadanía hay que estudiarla en sus
Y es en ello en la cual nos podemos apoyar para diferentes ámbitos, hasta F. Xavier-Guerra, con una
decir que la ciudadanía pasa más allá de ser algo frase de la que nos podemos tomar para plantear
netamente político. De esta misma manera José nuestra problemática de estudio, pero es una defi-
Murilo De Carvalho colabora a comprender el tér- nición rescatada desde la compilación de Eduardo
mino diciendo que el debate sobre la ciudadanía en Cavieres, Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920, en la
América Latina del siglo XIX se ha concentrado en cual se pueden visualizar estos elementos, la que
el tema de la naturaleza y expansión electoral –como nos dice así:
lo han manifestado Uzal y Correa–, pero a pesar de
la importancia de dicho tema se requiere ampliar el Se puede entender la ciudadanía como una
campo de estudio de manera que se abarque otras modalidad de relación entre los individuos y el
dimensiones de la ciudadanía y sobre todo otras Estado que los vincula a partir del imaginario
“tradiciones de construcción de la misma”. En de la coparticipación de la construcción de
definitiva buscar otras miradas que nos aportarían decisiones colectivas, que se expresan a su
datos o antecedentes de interés en la construcción vez bajo la modalidad de igualdad ante la ley,
del ser ciudadano. participación electoral y representación11.
Una de las definiciones que sin duda alguna es
la que considero más notable, que nos daría la pauta
para realizar un estudio de qué es ser ciudadano sin
 El proceso cultural al cual se refiere el autor puede ser
encerrarlo en la estigmatización del ser político,
está dada por el historiador F. Xavier-Guerra, que tanto personal como colectivo de una sociedad. Véase F.
Xavier-Guerra, El soberano y su reino. Reflexiones sobre
manifiesta que el ciudadano no nace, se hace, lo la génesis del ciudadano en América Latina. En H. Sabato,
cual no es algo natural o propio del ser humano, coor. Ciudadanía política y formación de las naciones.
Perspectivas históricas de América Latina (México, 1999),
p. 33.
 Este grupo de la élite, que sin duda alguna eran los que 10 F. Xavier-Guerra, El soberano y su reino. Reflexiones sobre

conducían los asuntos públicos del país y que iban creando la génesis del ciudadano en América Latina. En H. Sabato,
la República con sus decisiones. Véase S. Correa Sutil, ¿De coor. Ciudadanía política y formación de las naciones.
qué hablamos al decir ciudadanía? En Revista Talión (Sgto., Perspectivas históricas de América Latina (México, 1999),
2005) [en línea] www.talión.cl. p. 33.
 S. Correa Sutil, ¿De qué hablamos al decir ciudadanía? En 11 Representación que equivale a una cuestión de identidad, de

Revista Talión (Sgto., 2005) [en línea] www.talión.cl. sentirse parte de un todo a través de diferentes simbolismos,
 J. Murilo De Carvalho, Dimensiones de la ciudadanía en así como lo apreciamos a su vez en la autora Sofía Correa.
el Brasil del siglo XIX. En H. Sabato, coor. Ciudadanía Cita textual. Véase C. Aljovín y E. Araya, Prácticas políticas
política y formación de las naciones. Perspectivas históricas y formación de ciudadanía. En E. Cavieres, comp. Chile-
de América Latina (México, 1999), p. 321. Perú, Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 120.
66 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

b) planteamiento de objetivos propuestos por el Estado, ya que existía


la problemática urgencia en que un futuro plebiscito favoreciera a
nuestro país16.
“Arica y Tacna: ciudadanía en tiempos de Bajo este contexto la población de ese entonces
conflicto” (1880-1929). se podría decir que se encontraban en un limbo
ciudadano, ya que todo intento peruano, en el
Los territorios de Arica y Tacna fueron ocupados transcurso de los años que estos territorios eran de
tras la victoria que se obtuvo por parte de las tropas su soberanía, por hacer una nación cohesionada,
chilenas el 7 de junio de 1880. Desde ese mismo pierde o retrocede en sus intenciones ante el nuevo
momento se inicia, en las zonas nombradas, todo un soberano país. Si bien los años de estudio se apre-
proceso destinado a incorporar aquellas regiones a cian extensos, que van desde la ocupación chilena
los principios de modernidad imperantes en el Chile en Arica y Tacna hasta el término del conflicto
de la segunda mitad del siglo XIX12. Dichos prin- que se arrastraba desde la Guerra del Pacífico, nos
cipios se refieren a lo político, social y económico; entregan una visión más amplia de lo que se pre-
estos procesos fueron parte de los pilares básicos tende conocer y de esta manera tomándonos de las
que tipificaron la modernidad del estilo de conducta palabras de Xavier-Guerra, el ciudadano no nace,
que Chile plasmó en Arica y Tacna, lo que explica se hace, ¿ Cómo se hace ciudadanos chilenos en
el rápido asentamiento costero en el caso de Arica una realidad conflictiva?, o dicho de otra manera
y los motivos del porqué resultó fácil consolidar ¿cómo hacer ciudadanos chilenos a una población
en un plazo relativamente breve un asentamiento que originariamente era peruana? Sin duda una
en ambos lugares13. ardua tarea que emprendió el Gobierno de Chile
Para llegar a buenos términos en el conflicto que durante esos largos años, una misión casi titánica,
enfrentó a los países de Chile y Perú, se firma un pero que a toda costa se llevaría a cabo esperando un
Tratado de Paz y Amistad el 20 de octubre de 1883, resultado positivo en el plebiscito que ya sabemos
llamado el Tratado de Ancón, en él la República jamás se efectuó.
del Perú cede a perpetuidad e incondicionalmente
la Provincia de Tarapacá, pero no así las Provincias
de Arica y Tacna, las que continuarán poseídas por “Contexto local”
Chile durante diez años, al término de los cuales un
plebiscito decidirá el destino definitivo de ellas14, a) Un vistazo antes del conflicto
con esto por supuesto el interés del Gobierno de
Chile fue desde un comienzo el tratar por todos los Como ya se ha mencionado, Chile y Perú han
medios que el plebiscito le fuera favorable; de allí tenido una historia más con similitudes que con
que guiado por esta iniciativa se va a iniciar todo diferencias, a esto muchos autores se han dedicado
un plan tendiente a generar un ambiente de acer- a encontrar puntos de coincidencia en sus procesos
camiento entre las regiones y el Estado chileno15. históricos, viéndose ya desde la independencia de
En esta línea fueron enviados hacia las ciudades ambos países, ese querer con fervor de transformarse
de Arica y Tacna chilenos para cumplir con los en sociedades libres del yugo del antiguo régimen
colonial, para darle la bienvenida a nuevos siste-
12 L. Galdames, et al., Historia de Arica (Sgto., 1981), pp. 102- mas políticos como la República, que prometen a
103. los países en proceso de emancipación, un futuro
13 A. Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario.
próspero y autónomo. Bajo esos términos tanto la
En Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), p. 31. sociedad peruana como la chilena comienzan a pre-
14 C. Keller, El Departamento de Arica (Sgto., 1946), p. 52.
15 Fue durante el Gobierno de don J. M. Balmaceda, 1886-1891,

con gran énfasis estadista, el momento en que se consolida 16 A las regiones se mandaron unos grupos de ciudadanos
por lo tanto la idea de chilenizar ambos territorios (Arica y chilenos, los que tenían como primera preocupación es-
Tacna), como el también hacer ciudadanos a una población tablecer el orden en las ciudades, claro está que desde las
inicialmente peruana. Balmaceda habría dicho: “Iniciaré perspectivas de las directrices del Estado chileno, ya que
un plan de chilenización, llevando hombres e invirtiendo se hacía prioridad organizar provisionalmente los servicios
en obras de carácter social”. Véase A. Díaz y E. Pizarro, administrativos que se encontrarían acéfalos desde la ausencia
Tacna y Arica en tiempos del centenario. En Revista Diálogo del Gobierno peruano. En L. Galdames, et al., Historia de
Andino Nº 24 (Arica, 2004), pp. 31-33. Arica (Sgto., 1981), pp. 102-106.
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 67

ocuparse por construir naciones con gran cohesión en la inserción al mercado mundial que tendrán los
social, con sentido de unidad, es decir se comienza mencionados países20.
a ambicionar instaurar sus propios estados-nacio- Sobre el proceso de la construcción de iden-
nales. Todo lo anteriormente dicho lleva intrínseco tidades nacionales, existe una vasta literatura al
las ideas liberales que comienzan imbuirse en ese respecto, en donde mayoritariamente se enfatiza
momento en América Latina. el rol del Estado en la definición de estas iden-
Una vez llegada estas ideas, la sociedad y el tidades. En el caso de Chile parece evidente que
Estado se hacían cada vez más inseparables, lo cual la construcción de una identidad nacional en el
tiene que ver con los procesos de maduración del siglo XIX fue en gran medida producida y cons-
Estado-Nación, que debía entregar elementos de truida desde el Estado.
unidad a la sociedad como la propia historia, los Refiriéndonos a Perú, el pueblo peruano desde
símbolos, rituales e identificaciones17 con lo cual un principio se imaginó su país, el cual buscaron
la población adquiriría su propia identidad, la que representarlo a través de símbolos para legitimarse
permite homogeneizar a la sociedad, tomándose como República que eran y construir su propia
como una instancia de unificación de las diferencias identidad. Gracias a esto sería mucho más fácil
reales existentes, y aquella instancia estaría dada identificarlos dentro un escenario internacional
por el ser ciudadano18. como en uno de su propia región –Latinoamérica–.
Tanto el ciudadano, como la nación, entre Los autores Carlota Casalino –peruana– y Rafael
otros son invenciones sociales, así como lo señaló Sagredo –chileno– proponen que el desarrollo de
F. Xavier-Guerra en su texto, las que se deberán los elementos simbólicos del Perú estarían dados
reforzar más aún si éstas son nuevas tradiciones en tres períodos, el primero de ellos tiene que ver
en el caso de Perú y Chile, ya que a través de ello con la organización de la República, que sería la
se tiende a consolidar la idea de lo nacional. En representación inicial del recién formado Estado-
esto Hobsbawm alude a tres puntos importantes Nación, un segundo estaría entregado por la vuelta
para este reforzamiento de la ciudadanía que son a al pasado, por la añoranza de las raíces, esto tiene
través de la educación primaria, de las ceremonias que ver con el pasado Inca y un tercer momento
públicas y de los monumentos19, a fin de que sean correspondería al balance del Centenario y el impacto
elementos que permitan que los miembros de un de la Guerra del Pacífico que vendría a modificar el
grupo se reconozcan como parte de un todo con mapa y tocaría susceptibilidades fuertemente21.
una clara identidad. Uno de los tres importantes puntos mencionados
Todo esto es aquello que pretendieron hacer por Hobsbawm, es la educación y más aún el ligado
ambos países –Chile y Perú– proponiéndose un a la educación o pedagogía cívica. Nikita Harwich
régimen republicano, bajo la premisa del ciudadano sostiene que en el siglo XIX hubo dos espacios
y del bienestar social. Por ello decimos que existe donde se privilegió la pedagogía cívica; el primero
un contexto similar en el republicanismo vivido y de ellos era de tipo “Institucional”, es decir a través
de la enseñanza de la historia y de la educación
cívica en los establecimientos educacionales y una
17
segunda forma a través de las “ceremonias públicas
E. Hobsbawm, La invención de la tradición (Barcelona,
2002), pp. 273-280.
patrias”, pero, como es sabido, la educación llegaba
18 La identidad ha sido construida desde el Estado, que ha partir

de la Modernidad ha permitido esta homogeneización de


la sociedad en torno a un concepto clave para el presente 20 Si bien se habla de contextos similares, luego estos dos
estudio que es el ciudadano. Es decir, el ciudadano se plantea países tomarán caminos divergentes en diversos aspectos,
como unificador, a pesar de que existan multiplicidad de pero en donde se ve una clara separación de caminos será
identidades emergentes. Véase Mª. Yannuzzi, Identidad y a partir de 1930 que inician procesos con características
ciudadanía: los problemas en la construcción de una cultura diferentes. Véase S. O’ Phelan y C. Guerrero, De las refor-
común. En La trama de la comunicación Vol. 7 Universidad mas borbónicas a la formación del Estado en Perú y Chile.
Nacional de Rosario [en línea] www.puntoedu.edu.ar. En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920
19 E. Hobsbawm, La invención de la tradición. Véase C. Al- (Valparaíso, 2005), p. 52.
jovín y E. Cavieres, Reflexiones para un análisis histórico 21 C. Casalino y R. Sagredo, Representaciones y nociones

de Chile- Perú en el siglo XIX y la Guerra del Pacífico. de Perú y Chile en el siglo XIX. En E. Cavieres, comp.
En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920 Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005),
(Valparaíso, 2005), p. 19. pp. 59-60.
68 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

solamente a una minoría, entonces es a partir del expedito. Circunstancia distinta sería si el Perú se
segundo punto –ceremonias públicas de carácter encontrará unificado.
patriótico– el cual se utilizó como herramienta Sucede la Guerra del Pacífico, conflicto que
principal para ejercer la pedagogía cívica22. fue fruto de las dinámicas propias de la evolución
Sin duda alguna todos estos símbolos para característica de América Latina que experimen-
que puedan perdurar en el largo tiempo, y en ge- taba la consolidación del Estado y la formación
neraciones, necesariamente deben ser ratificados de la Nación, así como también –lo manifiesta
periódicamente23. Pero a pesar de aquellas prácti- C. Varas– se debió por motivaciones e intereses
cas y de querer lograr una identidad peruana, los fuertes en lo económico.
pensadores de la época manifiestan que el país no Algunas opiniones de connotados pensadores
había logrado consolidarse como nación y que se como Manuel González Prada sostuvieron que la
adolecía de profundas diferencias entre peruanos24. Guerra del Pacífico se perdió por ausencia de na-
Con respecto a esto Hobsbawm nos señala que es cionalismo, a su vez Fco. García Calderón opinaba
fundamental que exista un consenso mayoritario, que el patriotismo chileno era más fuerte que el
en cosas tan simples como ponerse de acuerdo en mostrado por los peruanos26. Opiniones demasia-
los símbolos patrios, que son aspectos relevantes, do simplistas para mi gusto, ya que a veces falta
pues en la invención de la tradición para que tengan mucho más que patriotismo para ganar una Guerra.
éxito y se afirme con el paso del tiempo debe tener Quien da más explicaciones al respecto sería Jorge
un carácter dual, que como también es sabido la Basadre al decir que Perú, debilitado por la Guerra
élite es quien propone y maneja estas situaciones y de emancipación, luego por las luchas internas que
por otro lado la población en su conjunto es quien consumieron los recursos y a esto sumarle que es un
acepta dicha tradición, que a su vez también impone país aquejado de problemas de definición nacional27,
tradición obligando muchas veces a la élite a incor- sería presa fácil para el gigante de Chile, ya que en
porarlas25. Sin embargo, nada de esto sucedía en ese entonces Perú presentaría características más
Perú, no había consenso, y no se pudo resolver las bien negativas teniendo un Estado inauténtico, frágil
diferencias entre la élite y el pueblo. Entre estos dos y encontrándose en un abismo social.
actores sociales no existió ni consenso ni aceptación
de propuestas unificadoras de la nación, a diferencia
de Chile que sí logró ese consenso. “Arica y Tacna en tiempos de
conflicto”
b) Sucede la Guerra del Pacífico
a) Tierras áridas…
Bajo este contexto sucede la Guerra del Pacífico, en espeso manto colonial.
por ello Chile podrá entrar con sus simbolismos
y con ese querer hacer ciudadanía, situación que Chile, al quedar en posesión de los territorios
se hizo fácil, encontrando un camino mucho más en disputa, se encontró con un paisaje totalmente
desolador. El Tratado de Ancón de 1883 entregaría
estas regiones peruanas a las manos de Chile en-
22 En el compilado de Eduardo Cavieres es donde se presentan
vueltas aún como en un sudario, en espeso manto
diversos autores refiriéndose al cómo se hace ciudadanía colonial28, donde Lima parecía estar demasiado
en general, como el autor Nikita Harwich, pero son los
historiadores Casalino y Sagredo que lo van a aplicar al caso
peruano en el siglo XIX. Véase C. Casalino y R. Sagredo, 26 C. Casalino y R. Sagredo, Representaciones y nociones de
Representaciones y nociones de Perú y Chile en el siglo XIX. Perú y Chile en el siglo XIX. En E. Cavieres, comp. Chile-
En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920 Perú, Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 76.
(Valparaíso, 2005), pp. 70-72. 27 Jorge Basadre, Chile, Perú y Bolivia independientes. Véase
23 E. Hobsbawm, La invención de la tradición (Barcelona, C. Aljovín y E. Cavieres, Reflexiones para un análisis histó-
2002), pp. 273-378. rico de Chile- Perú en el siglo XIX y la Guerra del Pacífico.
24 C. Casalino y R. Sagredo, Representaciones y nociones de En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, Perú-Chile:1820-1920
Perú y Chile en el siglo XIX. En E. Cavieres, comp. Chile- (Valparaíso, 2005), p. 15.
Perú, Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 76. 28 La descripción que entrega C. Varas de aquellas Provincias
25 E. Hobsbawm, La invención de la tradición (Barcelona, es que son ciudades y campos áridos, donde aún no había
2002), pp. 273-378. llegado esa sangre chilena, que los empujaría e incorpora-
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 69

lejos del puerto de Arica y de la humilde Tacna, dadas31. Y el porqué menciono que esta entrada fue
ciudad en que apenas llegaba de vez en cuando el supuestamente pacífica, es porque existen denuncias
latido nacional peruano. varias por parte de peruanos y bolivianos de distintos
Los autores Carlos Varas –quien más a fondo atropellos y abusos reiterados por parte del nuevo
se refiere al abandono de las Provincias por parte Estado soberano, que obviamente no se encuentran
del Perú– con Tacna y Arica bajo la soberanía denunciados en los relatos de historiadores chile-
chilena, Luis Galdames R. con Historia de Arica, nos, sino que la mayoría de ellos son puestos en el
entre otros, nos recalcan una y otra vez que una de tapete por historiadores peruanos, sin duda con un
las mejores cosas que le pudo pasar a estas regiones cierto sesgo nacionalista32, pero desde el punto de
era el haber quedado en manos de Chile, afirmando vista chileno se puede leer de la siguiente forma
Varas, por ejemplo, que estas tierras para el Perú el cómo fue para esas regiones que llegará Chile
no eran más que tierras muertas en donde estaba a su rescate:
todo quieto y estancado, así como también la vida
y el progreso29. “(...) colgaban en el abismo de la ignorancia,
Sin duda alguna lo que pretende Chile es que por ello no respondieron al llamado central
los territorios en cuestión pasen definitivamente con que el Perú invocó el patriotismo de los
a sus manos mediante una chilenización basada peruanos para acudir en ayuda de él (...) Y
esencialmente en la mayor obra de progreso que acaso comprenderán por qué, hoy por hoy,
se pudiese hacer dentro de ello. En esto se puede los hijos de aquel suelo, que en un tiempo
apreciar que por parte del Perú existía muy poca fue una mera expresión geográfica peruana,
voluntad para solucionar el litigio30, a diferencia quieran ser chilenos, definitivamente chilenos,
de Chile que sí buscó de una u otra forma llegar a hijos legítimos del país que arrebatándolos de
término definitivo de las negociaciones infructuosas la miseria y el abandono les dio su puesto al
que se llevaron por muchos años. sol, les enriqueció su territorio y les proclamó
A pesar que Tacna peruana tenía importancia ciudadanos del mundo civilizado en vez de
considerable dentro del país, ya que se conocía humildes y desencantados parias de una tierra
como la tercera ciudad de importancia dentro de una de olvido, de atraso y de indiferencia (...)”33.
jerarquía en donde Lima estaría primera y Arequipa
en segundo lugar, se les consideraba en conjunto b) Manifestaciones del Gobierno de
con Arica, como unos verdaderos villorrios, casi Chile en Arica y Tacna
reducciones de indios en los que se vivía tan ale-
jado de la patria que sus habitantes tenían un lazo Tras el triunfo de las armas del Ejército, Chile
espiritual casi insignificante con ella, así como se realiza varias acciones al respecto conforme a lo
dijo, los latidos de la vida central de Perú apenas estipulado en el Tratado de Ancón34. Si bien Chile
llegaban a estos sectores, e incluso económicamente comienza a ejercer dominio de las provincias a
hablando eran pocos los recursos y presupuestos
que se mandaban hacia aquellas zonas. Tal era la
31 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto.,
forma cómo el poder central del Perú velaba por
1922), pp. 15-19.
la civilización de Arica y Tacna, lo que explicaría 32 De ello nos habla el historiador peruano Félix Calderón,
el porqué Chile pudo entrar –supuestamente– de diciéndonos que fue un verdadero trauma para la gente
forma pacífica a las regiones tan tristemente olvi- vivida en estos territorios en conjunto con la población de la
Provincia de Tarapacá. Para más detalles véase F. Calderón,
La otra historia (Lima, 2000), p. 35.
33 Aquí el autor, en la cita mencionada, se refiere a Chile como

ría a su nacionalidad. En C. Varas, Tacna y Arica bajo la el salvador de aquellas incivilizadas provincias que obtienen
soberanía chilena (Sgto., 1922), p. 5. el rescate de esa ignorancia abrumadora. Cierto es que en la
29 Varas se refiere a Perú como una nación dormida, teniendo región se carecía de escuelas y de instrucción en general, lo
siglos de indiferencia y pereza, y es por ello que se necesi- cual dejaría desprovisto de conocimientos básicos a estos
taba de un empuje civilizador, el cual vendría de la mano departamentos. Véase cita en C. Varas, Tacna y Arica bajo
de Chile. En C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía la soberanía chilena (Sgto., 1922), pp. 19-21.
chilena (Sgto., 1922), pp. 5-6. 34 Artículo 111 del Tratado de Ancón de 1883 manifiesta
30 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto., que: “Los territorios de Tacna y Arica continuará poseído
1922), p. 7. por Chile y sujeto a la legislación y autoridades chilenas
70 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

contar del día 26 de mayo de 1880, es el día 31 de deraba Perú –Provincia de Arica y Tacna–, ahora
octubre de 1884 cuando las autoridades chilenas solamente será la Provincia de Tacna, teniendo
aplicaron a Arica y Tacna las disposiciones corres- como capital la ciudad del mismo nombre, que se
pondiente a su legislación35. La ley se ejerce sin encontraría dividida en dos Departamentos, el de
estado de excepción, no se hace allí nada que no Arica y el de Tacna. Aquella Provincia de Tacna
se pueda hacer con igual derecho que en el resto sería dotada por las autoridades chilenas por una
del territorio nacional, es decir a los habitantes de serie de funcionarios públicos que llevaron a cabo
Arica y Tacna se les implantó el acervo de leyes la importante labor que implicó la nueva adminis-
por las que se rige la República de Chile y en forma tración que se ponía en marcha. Dándose toda esta
que todos los habitantes disfruten de las mismas situación con el fin que el plebiscito acordado en
garantías, derechos y prerrogativas que esas leyes el Tratado mencionado fuera a favor de Chile, en
otorgan a los ciudadanos chilenos, pero importante donde estas acciones consisten principalmente en
es señalar que sólo existe una limitación que se la ejecución metódica y paulatina de las diversas
hace al disfrute de los derechos constitucionales y medidas gubernamentales dictadas para conseguir
es la de no otorgar derechos electorales a aquellos ese fin, y qué mejor manera de conseguirlo a través
habitantes36. de hacer ciudadanos sólidos, con la convicción
Otra mirada del autor Renato Aguirre, refirién- de que Chile haría bien su trabajo de entregarles
dose a lo mismo, apunta a que si bien al implantarse estabilidad, progreso moral y material.
las leyes de la nueva administración se les otorgó la La actividad chilena la emprendió con todo,
nacionalidad chilena sin mayor trámite, a muchos comenzando desde la depuración higiénica de las
habitantes en su mayoría indígenas nacidos después ciudades, para acabar con las epidemias, hasta
de 1880 las obligaciones para ellos eran penosas37. instaurar un régimen legal que estableciera los
Pero de una u otra manera, Chile entra con todo a derechos civiles de cada ciudadano38, que ya se
los territorios. había mencionado anteriormente. Es decir, la
Chile primero que todo va a considerar, según chilenización pasa por diferentes tópicos y es así
el sistema geográfico del país, la existencia de como se manifiesta:
una sola Provincia, en vez de dos como las consi-
“(...) estos territorios, que en un principio de
durante el término de diez años”. En C. Ríos, Chile y Perú.
la ocupación chilena eran páramos incultos, y
Los pactos de 1929 (Sgto., 1959), p. 11. cuyas poblaciones carecían hasta de los más
35 La ley promulgada con fecha 31 de octubre de 1884 da las indispensables servicios municipales, al amparo
atribuciones para aplicar la legislación chilena a las zonas de nuestra soberanía se han transformado en
en cuestión. La ley aparece en el Nº 2261 del Diario Oficial ciudades higiénicas (...) en campos de actividad
de la República. Véase A. Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica
en tiempos del centenario. En Revista Diálogo Andino Nº 24
y de progreso, no sólo por el impulso y acción
(Arica, 2004), p. 32. del gobierno, sino también por el concurso y
36 Todo esto significa que no podrán ir a las urnas, no podrán esfuerzo de sus habitantes chilenos es lo que
elegir a los representantes de su actual país, ya que se hoy es (...)”39.
está en proceso de chilenización, el de disciplinar a una
sociedad que tenía incorporado otros simbolismos, otra
ciudadanía. En consecuencia, esto no significa que dejarán
Muchos historiadores han opinado sobre si
de ser ciudadanos chilenos, ya que hemos recalcado que el existían las razones para que Chile hubiese salido
ser ciudadano no sólo se encuentra sujeto a la participación airoso del plebiscito que se debería llevar a cabo,
electoral, sino rigurosamente enmarcado en lo político. pero al fin de cuentas son bastante las visiones.
Véase sobre leyes promulgadas y organización política y Una de ellas apunta netamente a una cuestión de
administrativa de las provincias de Tacna y Arica en A. Díaz
y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario. En
números, de porcentajes, ya que aún después de
Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), pp. 32-33. y treinta años del Tratado de Ancón, el censo daba
C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto., cifras que peruanos y bolivianos todavía seguían
1922), pp. 74-83.
37 Esto se refiere a que a pesar que Chile se comprometió a

respetar los títulos de dominio peruano, en la práctica esto 38 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto.,
no se habría cumplido según los mismos lugareños. Véase 1922), p. 83.
R. Aguirre, La chilenización de Arica. En Desentrañando 39 Véase cita textual en C. Varas, Tacna y Arica bajo la sobe-

la historia de Arica [en línea] www.infoarica.cl. ranía chilena (Sgto., 1922), p. 236.
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 71

siendo mayoría en la Provincia de Tacna, es decir, Pero si bien la educación fue una de las tantas
en ambos Departamentos40, y para solucionar formas de hacer ciudadanos, existen otros actores
aquello, se comenzaron a tomar medidas estatales involucrados en el cómo se hizo ciudadanos a
como el facilitar el arraigo de familias nacionales y los habitantes de esta zona, lo cual se verá en el
extranjeras en la zona; formar núcleos de población siguiente punto.
de habitantes chilenos en lugares en que predomi-
naban los elementos peruanos, así como ofrecer
a los empleados públicos buenas remuneraciones “Haciendo Ciudadanos”
para tener un personal idóneo y serio que prestigie
la administración chilena y tomaran partido por la a) Disciplinamiento en las ciudades
causa41. de Arica y Tacna
Todo esto ya se pueden ver como manifesta-
ciones del querer formar a la población como parte Una de las primeras cosas a la que nos referimos
de la ciudadanía chilena y qué mejor manera que y que es de importancia dentro del disciplinamiento
insertando gente de sus filas en los sectores aún con es la educación, pero así como también todo lo que
manifestaciones peruanas, supeditando y relegando vio la población que se hacía por ellos y para ello
la idolatría hacia líderes peruanos y sus símbolos, es lo que hará que día a día crezcan sentimientos,
reemplazándolos con la instalación de estructuras que pueden ser de apoyo a la gestión chilena, al
políticas, sociales y económicas algo ajenas para querer implantar ese patriotismo que brotaría por
la población natural42. las venas o bien sentimientos de malestar, de tris-
Como se dijo anteriormente existen tópicos de teza al querer alejarlos de una patria ya lejana. Para
importancia dentro de todo este proceso, uno de ellos explicar a grandes rasgos esta situación, se hace
que tomará ribetes insospechados será la educación, interesante mencionar el sentir de Jorge Basadre
ya que este tema para los peruanos no era algo que en su libro Infancia en Tacna al referirse a Tacna
preocupara mayormente y es de esta forma como bajo la ocupación chilena:
el historiador Alfredo Wormald lo señala:
“Un importante elemento de mi primera for-
“En Arica, la enseñanza no era una cosa que mación intelectual proviene de los días de mi
preocupara ni a los encargados de propor- niñez en Tacna (…) Es el sentimiento de la
cionarla ni a los que debían recibirla, razón patria invisible, el concepto del Perú como un
por la cual las tres escuelas que enseñaban a símbolo”45.
leer y escribir en la ciudad en 1871 pasaban
prácticamente vacías, sólo con un total de Situación que se podría reafirmar con el sen-
47 alumnos (...), por ello es claro que si algo timiento que tienen otros peruanos y peruanas,
abunda entonces eran los analfabetos”43. diciéndonos que nadie ha podido sacudirlos de ese
trauma de lesa nación que significó el dolor, la hu-
Situación preocupante si recordamos que para millación que por años padecieron los peruanos de
poder participar en el plebiscito que llevaría a de- Tacna, Arica y de Tarapacá, quienes –según visión
cidir el destino de la Provincia, se debía saber leer de historiadores peruanos– estuvieron condenados
y escribir, entre otros requisitos44. a la resistencia heroica y pasiva a fin de sobrevivir
y no ser expulsados, donde lo más fuerte de este
disciplinamiento estaría dado por el tener que vi-
40 R. Aguirre, La chilenización de Arica. En Desentrañando vir su peruanidad en lo íntimo de su ser, sin estar
la historia de Arica [en línea] www.infoarica.cl.
41 A. Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario.

En Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), p. 34. 1959), pp. 12-35 que son, a parecer personal, completos sobre
42 J. Vásquez, Arica puerto del tiempo (Arica-2002). el tema del plebiscito, haciendo un seguimiento de todos los
43 A. Wormald, El mestizo en el Departamento de Arica (Sgto., cambios en las condiciones de los supuestos consultados.
1966), p. 193. 45 Citado por Miguel Gutiérrez en Jorge Basadre El ensa-
44 Para mayores antecedentes sobre el plebiscito que se debería yista. Véase C. Aljovín y E. Cavieres, Reflexiones para
llevar a cabo y sobre sus condiciones véase C. Varas, Tacna y un análisis histórico de Chile- Perú en el siglo XIX y la
Arica bajo la soberanía chilena (Sgto., 1922), pp. 194-203. o Guerra del Pacífico. En E. Cavieres, comp. Chile-Perú,
el texto de C. Ríos, Chile y Perú. Los pactos de 1929 (Sgto., Perú-Chile:1820-1920 (Valparaíso, 2005), p. 15.
72 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

siempre seguros que Lima vendría a su rescate. manente por parte del Estado, más aún si ésta se
Muchas veces, como se dijo en un anterior capítulo, necesita con mayor urgencia producto del momento
se denunció que se hacía imposible para los peruanos en que Chile se encontraba, el de querer poseer para
vivir en libertad de pensamiento y acción, siendo siempre los territorios de Arica y Tacna, y es por
intimidados constantemente, teniendo que luchar esto que “No es el número de los hombres el que
con el temor de ser expulsados46. constituye el poder de la nación, sino sus fuerzas
Todo lo anteriormente apuntado es de vital bien arraigadas que da grandeza y felicidad a los
relevancia dentro de un escrito en donde no sólo se Estados, y éstas provienen de la solidez y profun-
han utilizado visiones nacionalistas del conflicto, didad de sus entendimientos”47.
sino también es bueno aportar con otras miradas, Con esto claramente se quiere expresar lo
e incluso situaciones que los mismos historiadores trascendental que debe ser la educación para la
chilenos no desmienten y que reconocen que Chile nación de todo pueblo, y así es como Chile al tomar
efectivamente dentro de su afán de hacer ciudada- posesión de Arica y Tacna se encontró con dos o no
nos, el de chilenizar, se pasó a llevar mucho más más de tres escuelas públicas que funcionaban en
que los sentimientos patrióticos de los peruanos condiciones deplorables. En un comienzo, en con-
e incluso siendo expulsados de un espacio que junto con crear los servicios aduaneros y policiales
habían hecho suyo por años, por generaciones que que respondían al sentido de la ocupación, se pone
hoy debían abandonar, sintiéndose ellos a su vez especial atención a la instrucción y a la beneficencia
en el ya llamado limbo ciudadano, ya que al aban- pública que a juzgar por las apariencias, Perú había
donar los territorios en conflicto muchos fueron a abandonado48.
parar al puerto del Callao –Perú–, en donde eran El primer paso era por supuesto mejorar la
discriminados por sus mismos hermanos peruanos, educación y abrir escuelas, medida la cual tenía
por venir desde estas regiones que en el entonces como fin disciplinar a los nuevos integrantes del
pertenecían a Chile. país y lograr un buen resultado en el plebiscito que
Triste se hace el reconocer estos hechos, pero se esperaba, pero en esos años –a comienzos del
dentro de ello Chile realizó obras de gran envergadura, siglo XX– la comunidad ni siquiera concurría a las
que trajeron consigo aires de progreso y bienestar, aulas, por ende se debía saber que ésta sería una
que traerán de la mano ciertos beneficios para la tarea compleja49. Chile durante los años 1907 y 1908
población, algo descuidada hasta ese momento en instala dos escuelas superiores, una elemental urbana
que llega el Estado chileno poniendo orden. y ocho rurales, todas en perfecto funcionamiento con
A este disciplinamiento de los habitantes de las capacidad para unos 950 alumnos, y para preparar
ciudades de Arica y Tacna, propongo la existencia buenos comerciantes e industriales, el Presidente
de tres ejes relevantes que harán ciudadanía en tiem- Don Pedro Montt dispuso que se abriera en Arica
pos de conflicto, es decir que a través de aquellos en 1909 un Instituto Comercial con una matrícula
ejes se formará al ciudadano chileno. El primero de 180 alumnos y de 22 internos, que sería dirigi-
de ellos es la educación en sus diversos aspectos, do por Abraham Vera, en donde se enseñarían las
luego la destacable labor de lo militar y por último materias de Inglés, Higiene y Educación Cívica,
el rol sacerdotal dentro del hacer ciudadanía que va entre otras50. Pero no sólo el Estado se encontraba
de la mano netamente con la educación, pero que preocupado por la educación de los Departamentos,
merece una explicación aparte. sino que también surge el interés de los privados,
de connotados ciudadanos con alma caritativa,
1. Educación que comienzan a abrir escuelas para adultos con
la ayuda del Estado para promover la educación y
Como es sabido la educación en toda sociedad
cobra tal importancia, que produce un interés per- 47 Diario La Aurora de Chile, 1812 [en línea] www.aurorade-
chile.cl.
48 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto.,
46 Producto de todo esto, se pudo decir que no existía el clima 1922), p. 74.
preciso para llevar a cabo el plebiscito, por el hecho de que 49 A. Wormald, Historias olvidadas del Norte Grande (Sgto.,

peruanos eran interceptados una y otra vez; en el fondo la 1972), p. 209.


atmósfera no era la más adecuada para un plebiscito libre. 50 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto.,

En F. Calderón, La otra historia (Lima, 200), p. 35. 1922), pp. 101-102.


Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 73

dar la posibilidad a los estratos inferiores de poder Otros actores desplazados por parte del Estado
lograr una mínima instrucción en la que se traspa- chileno fueron los profesores peruanos, quienes fueron
sarían valores significativos de la época como los expulsados de ambas ciudades, clausurándose las
valores cívicos y patrios. Por supuesto la razón de escuelas peruanas que aún permanecían en Arica y
aquello –según Galdames– es el querer consolidar Tacna. En definitiva, la educación se caracterizó en la
una cultura chilena en la zona, producto del futuro zona por entregar una clara orientación nacionalista
más bien incierto de la Provincia de Tacna51. que busca lograr internalizar valores deseados por las
Pese a todo lo bueno que trae consigo la ins- autoridades chilenas; es así como se ordena en 1914
trucción de la población, Renato Aguirre y Sergio que se le diera mayor importancia a la enseñanza de
González –investigadores de la zona norte del país–, la historia y de la geografía de Chile, procurando
con posturas similares, nos hablan del sufrimiento desarrollar en los niños el conocimiento y amor
de la gente indígena y a lo que se enfrentaron a la patria. En esto último un rol de relevancia lo
al producirse cambios como el de nacionalidad tuvieron los maestros llegados desde el centro del
coercitiva, y que eran vistos y descritos por los país para hacerse cargo de las escuelas primarias
chilenos recién llegados nada más y nada menos y establecimientos educacionales impulsado por
que como“…pobre gente cuyo intelecto se eleva el Estado chileno.
apenas sobre el de las alpacas”52. En el Diario El Ferrocarril de la ciudad de
Arica se puede observar el cómo la finalidad de la
Fueron ello quienes experimentarán los gran-
ordenanza de 1914 se da a conocer a la población
des cambios, ya que al comenzar a funcionar las
de la siguiente manera:
escuelas primarias chilenas, el centralismo propio
chileno va a imponer desafortunadamente reglas que “Se concedió importancia a la geografía e his-
desconocían la identidad regional de una población toria patria cuyo aniversario se recordaba con
conformada principalmente por negros, indios y bendiciones, teniendo en vista fines superiores
mestizos de indios y de negros53. Un ejemplo del de civismo y chilenización”55.
desconocimiento de la zona se refleja en los planes
de estudio escolar, los cuales eran idénticos a los De esta manera se siguió construyendo esta-
del resto del país. Esto hará que la población andina blecimientos como el Liceo de Hombres en Arica
especialmente se vea obligada a redefinirse, ya que que funcionaba en un buen edificio, con amplios
entre 1880 a 1930 tendrán acceso a las escuelas espacios en donde se podía estar cómodamente,
públicas que desplazarán abruptamente el modelo mientras en Tacna la instrucción pública había
de las antiguas escuelas parroquiales que venían alcanzado un vasto desarrollo. En ambos territo-
impartiendo su instrucción desde la Colonia, que rios, Chile hizo prodigiosos esfuerzos por poner a
no es menos54. toda la población de la Provincia en condiciones
de presentarse al mundo como gente preparada,
51 Así el cómo se quiere consolidar la cultura chilena, también culta y digna de ser disputada por dos países. Por
se está haciendo ciudadanos a esta población natural- eso el Estado de Chile invirtió ampliamente en el
mente conformada por una diversidad étnica asombrosa. querer chilenizar, un ejemplo de ello es que en el
En L. Galdames, et al., Historia de Arica (Sgto., 1981), año 1921 se solicitó al Parlamento fuertes sumas
p. 122-124. de dinero cuya inversión se haría con un meditado
52 R. Aguirre, La chilenización de Arica. En Desentrañando
plan de trabajo y de adelantamiento local y pro-
la historia de Arica [en línea] www.infoarica.cl.
53 El desarrollo demográfico de los Departamentos fue irregular. vincial, que se supone que de aquel presupuesto
En el caso del Dpto. de Arica hubo períodos de afluencia una gran cantidad iría directamente a la educación,
de gente, en un ir y venir, otros momentos de emigración situación que fue aprobado por la totalidad de los
por falta de trabajo simplemente, pero esta situación viene parlamentarios56.
a variar según se hable de la costa o de los valles. Para
adentrarse más en estos datos de conformación demográfica
véase A. Wormald, El mestizo en el Departamento de Arica situaciones específicas suceden tanto en esta provincia como
(Sgto., 1966), pp. 153-176. en la Provincia de Tacna. Más especificaciones del tema
54 Es importante considerar a los habitantes de las zonas an- véase en S. González, Chilenizando a Tunupa. La escuela
dinas, ya que de la misma forma que el costero vivirán los pública en el Tarapacá andino (Sgto., 202), pp. 26-40.
cambios del pertenecer a una nueva patria, si bien el autor 55 Diario El Ferrocarril de Arica, 11 de abril de 1914.

trabaja para el caso de la Provincia de Tarapacá, en algunos 56 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto.,

puntos se refiere a la zona andina en su conjunto, en donde 1922), p. 227.


74 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Interesante se hace comentar una especie de “La Sociedad de Instrucción Popular realizó
carteles colgados y pegados por las calles de la una reunión a las 5 PM en el club La Unión
ciudad de Tacna que se hacían visibles por el gran para abrir una biblioteca y gestionar mejor
tamaño de éstos, que iban dirigidos a los padres de la idea; quedaron acordados algunos temas y
familia diciendo que: “la ley le dice: le castigará elementos con los cuales se contaría para su
a usted si no cumple con el deber de educar a su formación”60.
hijo o apadrinado”57.
Como ya se había comentado, muchos son los Así como escuelas y bibliotecas, esta sociedad
privados que se preocuparon a través de la benefi- no paraba en su afán chilenizador, ya que este
cencia de la labor educativa de la población y ello grupo de personas –con el apoyo del Estado– se
se ve reflejado en la creación de la Sociedad de propuso llevar a cabo conferencias públicas, las
Instrucción Popular en Arica58, que va a aportar de que se realizaron finalmente poniendo énfasis en la
sobremanera en el fin último de hacer ciudadanos a importancia de asistir a las aulas, de esta forma se
la población de las ciudades de Arica y Tacna. trataba de difundir la cultura y de llevar las letras
La Sociedad de Instrucción Popular tiene sus y el conocimiento hacia el pueblo aún resistente
inicios alrededor de 1914, fundada por distinguidos –en muchos casos– al educarse. Las conferencias y
personajes de la sociedad local, y a la cabeza de disertaciones de carácter públicas trataron variados
ésta se encontraban hombres con importantes car- temas como las efemérides patrias, el ahorro, la
gos en la administración chilena en la zona. Según temperancia, las enfermedades de trascendencia
el propósito de aquella sociedad no era con fines social como el paludismo, entre otros. Por aquello
sectarios o utilitarios, ni políticos o religiosos, sino pienso que no en vano se procuraron estas acciones
sólo con el fin absoluto y único de coayudar en la sabiendo que a través de la educación se podría
obra de redención social, en instruir a la población, llegar a formar verdaderos ciudadanos chilenos y
pero esta labor no sólo se quedará en abrir escuelas así obtener una victoria en la decisión final sobre
como se ha visto, sino que también vendrían otro la Provincia de Tacna, ya que nadie quería correr
tipo de aportes educativos. el riesgo de que aquellas ciudades volvieran a las
Al poco tiempo esta acción tuvo el respaldo manos del Estado peruano.
y aprobación absoluta del Gobierno chileno, re- Otra forma de educar a la población y de que
conociéndole la personalidad jurídica por decreto ellos tuviesen conciencia de que ahora pertenecen
supremo Nº 799, el 13 de abril de 191559. a la nación chilena fue a través del primer Atlas
Pronto la sociedad abrió diversas escuelas de geografía descriptiva de la República de Chile,
como la Escuela nocturna para obreros, la Escuela realizado en 1890 por Enrique Espinoza, en el que
nocturna para hombres Diego Barros Arana, Escuela se comienzan a advertir los cambios experimen-
nocturna para mujeres Victorino Lastarria, Escuela tados por la nación. En aquel momento no existía
de proletarios Pedro Bannen. A su vez otras con- ninguna obra que describiera en conjunto y en
tribuciones para la educación fue la de inaugurar detalles el país, y es en el texto de Espinoza donde
una importante biblioteca que llevó por nombre se muestran tanto los aspectos físicos y políticos,
“Biblioteca popular”, y quedó plasmado de esta mostrándonos también las esferas de desarrollo y
manera a través del diario: la vida de la nación, con gran acaparamiento de
los datos de cada provincia, de cada departamento,
ciudad o aldea. En consecuencia viene siendo la
57 Siendo ésta una forma de intimidar a los encargados de síntesis geográfica de Chile más completa publicada
mandar a sus hijos a las escuelas totalmente equipadas y hasta entonces61, mencionado por primera vez las
habilitadas para recibir a los pupilos con profesores nor-
malistas diplomados por el Estado. Con la ley se castigará
si no se cumple con aquella ordenanza. En C. Varas, Tacna 60 Diario El Ferrocarril de Arica, 26 de abril de 1916.
y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto., 1922), p. 277. 61 Espinoza divide el territorio nacional en cuatro franjas en
58 La mayoría de los antecedentes e historia de la Sociedad donde la primera franja estaba compuesta por las Provincias
de Instrucción popular han sido obtenidos a través de la de Tacna, Tarapacá, Antofagasta y la parte norte de Atacama.
revisión de prensa, en este caso del Diario El Ferrocarril, y Como sabemos a finales del siglo XIX Chile se mostraba
uno que otro dato de L. Galdames, et al., Historia de Arica un país dinámico cuyo territorio había sufrido cambios de
(Stgo., 1981). expansión hacia el norte tras la Guerra del Pacífico, de lo
59 Diario El Ferrocarril de Arica, 08 de junio de 1915. cual se crean las nuevas unidades político-administrativas
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 75

Provincias de Tacna, Tarapacá y Antofagasta con escribir dicho seminario, por encontrarnos alejados
sus características. de las fuentes que ahora se poseen).
En todo el proceso de hacer ciudadanos en Lo primero es que una vez obtenido los territo-
tiempos de conflicto, el diario, es decir la prensa rios y para resguardar la soberanía –discutida por
local cumplirá un rol fundamental. En la Provincia el Estado peruano– se instaló una gran cantidad
de Tacna existen dos diarios de importancia como el de regimientos y va a ser el servicio militar un
diario El Ferrocarril, en Arica y el diario El Pacífico, gestor principal de la chilenidad en el indígena
en Tacna. El primero de ellos –según Varas– es el de Arica y Tacna, ya que realizando el servicio, a
más leído, con una circulación considerable, nacido estos jóvenes no se les entregaban conocimientos
con una orientación nacionalista, propiciando los más allá de los habituales en lo armamentístico,
valores patrios lo cual se hace notar simplemente sino que se fortalecían los valores patrios, se les
a partir del nombre que poseía, El Ferrocarril62. enseñaba a amar a la patria desencadenando mu-
Aportando y haciéndose indispensable para dar chas veces conflictos ideológicos que terminaban
a conocer a la población la disponibilidad de por apaciguarse, tal vez por miedos propios de ser
instrucción que existe, la existencia de biblioteca, expulsados, o porque realmente se sentían llamados
etc, así como también para avisar a los trabajado- por la nueva patria que entregaba civilización ,
res que deben asistir a clases, es decir la prensa modernización y progreso64.
publicita y destaca diariamente en sus páginas la Otras manifestaciones de ello y de hacer pre-
importancia de la educación. Referente al diario sencia en las zonas de estudio, son a través de la
El Pacífico, éste defiende los intereses chilenos constitución de organizaciones como la “Sociedad
en el territorio disputado –Tacna–, y en aquél han Gran Unión Marítima Patriótica de Arica (1910) y
colaborado plumas tan famosas como la de Don la Liga Patriótica (1911), también en la ciudad de
Máximo Lira63. Arica, las cuales buscaban cooperar a la acción de
las autoridades, propendiendo por todos los medios
2. Lo militar a su alcance a hacer aún más efectiva la influencia
y predominio del elemento chileno65. Estas cofra-
De este punto se tiene mínima información, días de carácter nacionalista, casi extremo, exigían
y para extenderse más se tendría que contar con implantar la Ley de Conscripción Militar en Tacna
fuentes documentales que hablen directamente del y Arica –que se mencionó anteriormente–, además
tema, por ahora sólo se puede reconstruir parte de la de la puesta en vigencia de la Ley Electoral para
importancia de este punto para formar ciudadanos tener la representación popular en el Parlamento y
a través de datos sueltos, pero que nos entregarán en las Municipalidades66.
y nos permitirán dar una visión del porqué se hace Dentro de ambas sociedades urbanas se co-
relevante lo militar dentro del proceso. (Se refiere mentaba que:
a datos sueltos y mínima información a la hora de
“La presencia de militares le da mucha vida a
la localidad, que están muy bien ordenados por
sus jefes (...) y es en fiestas, bailes en donde la
como Tacna y Tarapacá. Véase C. Casalino y R. Sagredo,
Representaciones y nociones de Perú y Chile en el siglo
oficialidad del Ejército desempeña un lúcido
XIX. En E. Cavieres, comp. Chile-Perú, Perú-Chile: 1820- papel y honra por su alta cultura no sólo al
1920 (Valparaíso, 2005), pp. 91-92. ejército sino a la nación misma”67.
62 El nombre del diario en cuestión hace restricta alusión

al Ferrocarril Arica-La Paz, el cual fue construido en


virtud del tratado de paz, amistad y comercio, suscrito
en 1904 entre los gobiernos de Chile y Bolivia. Se 64 R. Aguirre, La chilenización de Arica. En Desentrañando
inaugura el 13 de mayo de 1913, reafirmando así que la historia de Arica [en línea] www.infoarica.cl
Chile se encontraba haciendo presencia en la ciudad de 65 Diario El Pacífico, 22 de marzo de 1910 En A. Díaz y

Arica a través de la obra construida, siendo parte de la E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario. En
gestión modernizadora del Estado chileno en la zona. Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), p. 35.
En A. Wormald, El mestizo en el departamento de Arica 66 Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario.

(Stgo., 1988), pp. 137-138. En Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), p. 35.


63 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Sgto., 67 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo.,

1922), p. 282. 1922), p. 280.


76 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

3. Rol sacerdotal Servicio Militar. Pero no sólo para ello están los
sacerdotes, sino que se utilizarán abusivamente con
El período de celebración del Centenario va a fines políticos, ya que además de estas razones pa-
traer problemas en el rol que poseían los sacerdotes trióticas y humanitarias, existen otras especiales para
dentro de la zona. Estos personajes se podrían clasi- que cumplan con su deber de optar por Chile como
ficar dentro del proceso educativo de la población, soberanos absolutos de la Provincia de Tacna71.
ya que desde tiempos de la Colonia venían siendo Y como ha sido la tónica del escrito se ven las
los educadores, así como dice Sergio González, la situaciones tanto positivas como las negativas y
escuela pública vino a desplazar a la escuela pa- una de ellas apunta directamente al fervor popular
rroquial, pero no olvidando que los sacerdotes eran de los habitantes de la región, ya que incluso la
de nacionalidad peruana, es decir hasta una última vicaría suspendió las actividades que tengan que
instancia trataron de seguir con sus valores patrios, ver con la fiesta de la Virgen de las Peñas por ser la
que para Chile era algo horroroso y tomado como patrona del ejército peruano, y a la que se debería
parte de una peruanización, ya que aquellos hombres venerar es a la Virgen del Carmen que es la patrona
de Dios hasta 1910 en los pueblos del interior de del Ejército nacional.
Arica aún seguían predicando los intereses peruanos,
por ello obviamente fueron hostilizados por el poder 4. Otros
civil chileno y expulsados por decreto.
En aquel decreto se expulsa a los curas pe- Otras situaciones que se encuentran intrínseca-
ruanos que residían en Arica y Tacna y que se mente en el disciplinamiento de los ciudadanos pasan
encontraban a cargo de la administración de los por las diversas obras de progreso que se hicieron
servicios religiosos de la población, por el hecho en las zonas disputadas. Todo esto la población lo
de que se les acusa de difundir desde el púlpito pudo palpar y de allí viene un impacto tanto visual
un sentimiento antipatriótico o antichileno en las como inconsciente de querer pertenecer a un país
zonas ocupadas68 y por burlar las leyes chilenas y que se encuentra en una línea de trabajo de avances
constituir un elemento de discordia69. de todo tipo.
Esta expulsión llevó a que las relaciones entre De ello se rescatan obras públicas de diversa
Chile y Perú se agravaran aún más, rompiendo envergadura, incluyendo higiene y defensa, destacan-
nuevamente las relaciones diplomáticas. do la construcción del Ferrocarril de Arica-La Paz,
Del problema se refiere la posición peruana trabajo considerado de gran progreso hecho por la
diciendo a través del periódico El Comercio de Lima, administración chilena en Arica y Tacna, siendo una
que el retiro de la Legación en Chile no sorprende a obra de inmenso aliento financiada por el Gobierno
nadie, ya que este país siempre ha obrado de mala de Chile, cediendo una parte considerable del tramo
fe, aparentando cordialidad inexistente, continuando a Bolivia, producto del tratado de amistad que se
con el desarrollo de un plan de opresión hacia las firmó en 1904, que pone fin a una vieja rencilla que
ciudades cautivas70. había llevado a la Guerra a ambos países72.
Desde ese entonces, desde aquella expulsión También se hace presente la construcción de
fue creada la Vicaría castrense en 1911, en donde importantes edificios y la iniciativa particular en
los capellanes militares chilenos se encargarán de las industrias. Sólo por nombrar algunas obras
la misión cristiana de estas latitudes, que también que se hicieron se puede mencionar la Cárcel, la
van a contribuir en ser gestores de la conscripción instalación de luz eléctrica en 1912, la refinaría
militar obligatoria, teniendo un abierto menosprecio de azúcar, el Regimiento Rancagua en 1924, que
por los indígenas, pero que es precisamente a ellos perdura en excelentes condiciones hasta el día de
a quienes va a ir dirigido el mensaje de realizar el hoy, la construcción del gran Hotel Pacífico en 1924,
el Teatro Municipal, el Cuerpo de Bomberos, entre
muchas otras obras que sin duda van a bombardear
68 A. Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del centenario.
En Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), p. 34.
69 A. Wormald, Frontera Norte (Stgo., 1963), p. 52. 71 R. Aguirre, La chilenización de Arica. En Desentrañando
70 70 A. Díaz y E. Pizarro, Tacna y Arica en tiempos del cen- la historia de Arica [en línea] www.infoarica.cl
tenario. En Revista Diálogo Andino Nº 24 (Arica, 2004), 72 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo.,

p. 35. 1922), pp. 130-132.


Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 77

las ciudades de Arica y Tacna. Todas realizadas bajo el ser ciudadano, el patriotismo ya incorporado en
el amparo de las seguridades que ofrecen las leyes los habitantes de la Provincia.
liberales que rigen en el país en ese entonces, con El Ministro de Relaciones Exteriores don Ernesto
un gran esfuerzo civilizador73. Barros Jarpa, motivado totalmente por el deseo de
De esta manera y a través de la educación, de conocer de cerca las regiones en litigio, se dirigió
lo militar y del rol sacerdotal se puede decir que al norte el día 2 de febrero de 1922. En efecto, fue
Chile tomó el control de la Provincia en conflicto, invitado por delegaciones de chilenos respetables
chilenizando y haciendo ciudadanos. y representativos del sentir público. Arribó a Arica
el día 10 de febrero en la mañana, y es a través del
b) Resultados del disciplinamiento diario El Ferrocarril que se entrega una idea del
cómo fue recibido el canciller por estos habitantes
Cuando se habla de resultados, se quiere de- ya chilenizados74.
cir el cómo se puede observar que esta población La recepción al Ministro hecha por el pueblo
nativamente peruana se ha convertido en una de Arica ha sido entusiasta, ya que desde tempra-
población perteneciente a la nación chilena, si no se puede ver en todas las casas del puerto el
en realidad se hizo la tarea de hacer ciudadanos pabellón nacional luciendo, lo que fue visto por
en tiempos de conflicto. Si bien las dos caras o el Sr. Barros Jarpa teniendo con esto la magnífica
visiones de un mismo momento que comienza en impresión de contemplar el inmenso número de
1880 con la ocupación y finaliza en 1929 una vez banderas que le indicaban cómo ha ido creciendo
solucionado el problema del plebiscito, a través el elemento chileno:
de la llamada repartija, que quiere decir que Tacna
queda para Perú y Arica para Chile, nos muestran “ (...) esas hermosas banderas indicaban al
el abanderamiento y nacionalismo de los mismos Ministro que el patriotismo se mantiene en este
historiadores que se han referido al tema. Lo más pueblo siempre inalterable y con fe profunda
cercano a lo objetivo que se puede observar es el en el porvenir de esta provincia (...)”75.
trabajo realizado por historiadores chilenos en
conjunto con historiadores peruanos, cosa normal Al arribar a puerto, la batería del morro disparó
si cada uno trata de conciliarse con la historia del las salvas de ordenanza y un inmenso bullicio de
otro, pero a pesar de ello Chile hizo sus mayores sirenas, pitos y campanas apagaban las aclama-
esfuerzos para que todo lo propuesto saliera de la ciones de la multitud. En el trayecto del muelle al
mejor manera posible, sin dejar atrás que para ello club La Unión fue impresionante la explosión de
se atropelló a mucha gente en desacuerdo con su sentimiento popular, en donde distinguidas damas
gestión por ser en casos inadecuada para la región. arrojaban flores al señor Ministro y los vivas y
Pero para este punto se encontró un relato que dará exclamaciones no cesaban un instante.
el apoyo para saber de qué manera o en qué medida Barros Jarpa agradeció la bienvenida en términos
se logró el hacer ciudadanos, cosa que tal vez se tan elocuentes que arrancaron frenéticas ovaciones
hubiese visto más latente en el caso que el plebiscito para el joven canciller y dijo sentirse gozoso, después
se hubiese realizado, pero como no se cuenta con de recorrer gran parte de la zona norte del país,
ello, se toma el siguiente relato por parte de Don tierra en la cual pudo comprobar personalmente
Carlos Varas que al ser de la época en que se está que después de 40 años, el patriotismo y el empuje
viviendo los acontecimientos, le da un matiz y una chileno había cambiado la fisonomía de su suelo,
autoridad tal vez mayor por estar empapado de lo afianzando la soberanía de Chile76. A consecuencia
que va sucediendo en aquel entonces. de esto el Ministro señaló que los habitantes de
A continuación a mi parecer es a través de la
visita del Canciller Don Barros Jarpa a las ciudades 74 Para ver más información sobre la opinión pública y senti-
del norte, en donde se alcanza a denotar los nuevos mientos de la visita del Canciller, véase Diario El Ferrocarril
aires del logro de una chilenización y a su vez con de Arica, Febrero de 1922.
75 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo.,
aquella visita se reforzarán mas aún el nacionalismo,
1922), pp. 307-308.
76 El canciller ese día tuvo un día muy agitado visitando casi
73 C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo., en totalidad las obras que Chile había realizado en Arica y a
1922), p. 237. propósito de esto fueron las palabras que arrojó el canciller.
78 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

las zonas en disputa tenían todo el derecho a pedir La visita realizada por supuesto contó con la ida
al gobierno que estos territorios continuarán para a la ciudad de Tacna en donde el pueblo vitoreaba
siempre chilenos. a su paso al canciller de la misma forma que en las
Durante la visita, el canciller se paseó por otras ciudades ya visitadas, convenciéndolo cada
distintas instalaciones realizadas por el Estado vez más que aquellas tierras eran chilenas y querían
chileno, y en cada parada existían locales adorna- seguir siéndolo definitivamente.
dos con guirnaldas y banderas que presentaban un En consecuencia se ha querido mostrar a tra-
bonito golpe a la vista. Según las opiniones de la vés de la ilustre visita del Ministro de Relaciones
época se dice que no es exagerado presentar que Internacionales que los habitantes de estas regiones
esta algarabía, entusiasmo de la visita ha supera- se encontraban incorporados ya al sentir chileno,
do a cualquier otra manifestación realizada en la si bien puede que sea una muestra solamente de la
ciudad de Arica, por el hecho que la celebración parte agradable de ello, también no se debe obviar
predominaba en todo el número de concurrentes a que existía gente aún que en la intimidad de sus
las distintas ceremonias. En estas últimas se dijeron hogares recordaba a su amada patria, Perú, pero a
sentidos y emocionales discursos con un claro y esas alturas, a 40 años de la estadía de Chile en Arica
pronunciado patriotismo77. y Tacna, ya existen nuevas generaciones nacidas y
El gobernador finaliza con palabras marcadas criadas bajo el estandarte incólume chileno y que ya
por la emoción de sentir que realizaron de la mejor tendrían totalmente incorporado el sentir patriótico
manera posible la chilenización de estas tierras, chileno es sus corazones. Pero en definitiva lo que
de ver que la gente en las calles se sentían con el se quería conocer a través de la investigación es el
pecho inflado de pertenecer y sentirse ciudadanos cómo se hizo ciudadanos a los habitantes de Arica
del país que les había devuelto la paz y entregado y Tacna, independiente de que aquello haya tenido
el progreso. efecto o no, los resultados están a la vista.

“Señor Ministro, pocas veces ha ofrecido la


historia de Chile momentos más interesantes CONCLUSIÓN
que el presente (...) a mi parecer me toca el
alto honor de ofreceros en esta manifestación Al hablar de conclusión me pareciese muy ca-
la gratitud y la adhesión del pueblo de Arica tegórico dar una respuesta única a la problemática,
(...) He dicho”78. y por supuesto cada lector de los antecedentes dará
sus propias perspectivas del tema, pero en este caso
la potestad del escrito la maneja el autor.
Véase en C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena El historiador Xavier-Guerra, el cual se tomó para
(Stgo., 1922), p 308.
77 Un ejemplo es el discurso del señor Gobernador Emiliano plantear la problemática, nos dice que el ciudadano
Bustos diciendo que la presencia del canciller es necesaria se hace y no nace, lo que se concibe claro al ver que
para que pudiese sentir las vibraciones del patriotismo que la ciudadanía en estos territorios se hizo a pulso por
abraza nuestras alma y la estadía de Chile en estas zonas se parte del Estado chileno, no sólo invirtiendo gran-
hace como exigencia ineludible del progreso humano, sin que des cantidades de dinero en obras varias, sino que
vallas puedan detener. Se está aquí porque el trabajo vence
a la inacción, porque los pueblos necesitan paz que sólo
inculcando en el sentir de la población el grabado
pueden ofrecer las instituciones sólidamente organizadas del nombre de Chile en sus corazones.
(...) y esto, sólo nosotros lo podemos ofrecer (...) Chile ha La ciudadanía más allá de lo político nos
traído la modesta esfera de acción, ha traído aquí a sus muestra pertenencia, y es el Estado soberano –en
hijos, guiados por esa misma fuerza incontenible a arrancar este caso chileno– el que entrega a esta población
a este rincón el cáncer de las revoluciones intestinas (...)
ha venido a construir, a establecer industrias, a fundar
nativa un sentir determinado a través de leyes, de un
escuelas, bibliotecas y a difundir el cristianismo entre ordenamiento, de la educación en todos sus ámbitos,
las tribus idólatras que aún pueblan las altas sierras. En va entregando lo que es la ciudadanía. Ahora bien,
C. Varas, Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo., si nos tomamos de la tesis de Marshall al señalar
1922), pp. 309-312. tres elementos de la ciudadanía, podríamos decir
78 Palabras del discurso final en la visita del Ministro Barros

Jarpa a la ciudad de Arica. Véase cita textual en C. Varas,


que en estas zonas se puede ver marcado durante el
Tacna y Arica bajo la soberanía chilena (Stgo., 1922), tiempo de conflicto un tipo de ciudadanía, ya que si
p. 312. analizados el elemento civil que entrega libertades
Arica y Tacna: Ciudadanía en tiempos de conflicto… / Marbet Barrios Arenas 79

individuales, de expresión y de pensamiento de todo la palabra, pasando desde el simple hecho de


tipo hasta religioso, no es precisamente el que se abrir establecimientos educacionales hasta el
aprecia, por el hecho que existieron seguimientos a rol educativo-nacionalista de los diarios de los
los que no estaban de acuerdo con la chilenización, departamentos, así como también la importancia
situación denunciada por los historiadores perua- de que los jóvenes de la Provincia realizaran el
nos, que como dato entregan una cifra de 5.000 Servicio Militar obligatorio, entregándoles allí
expulsados y perseguidos en las regiones del norte una instrucción acabada sobre sentirse activos
por la conformación de organizaciones especiales representantes del país, siendo uno de los puntos
para ello, sin poder expresar el sentimiento ni el más utilitarios para Chile, y por último el rol sa-
pensamiento peruano. cerdotal dentro del hacer ciudadanos, si bien los
El elemento político tampoco se puede ver expulsados sacerdotes peruanos hacían lo suyo,
rotundamente, porque este elemento entrega el ser rápidamente se creó la Vicaría castrense que tuvo un
partícipe como elector de sus miembros, y como papel educativo a través de la liturgia que no sólo
es ya conocido, si bien se aplicaron todas las leyes se utilizó por los curas peruanos, sino que una vez
sin excepción, los habitantes de la Provincia no llegados sacerdotes chilenos ocuparon la misma
podían participar electoralmente hablando, pero sí táctica del púlpito para chilenizar a los feligreses,
en un supuesto plebiscito que posee otras formas especialmente a la población de las zonas interiores
de llevarse a cabo y otras normativas, pero el de ir que les era mucho más difícil darse cuenta de los
a las urnas a elegir sus representantes aún estaba cambios sucedidos en su territorio.
negado, por lo cual se lidió y se solicitó una y otra En así como Chile hizo ciudadanos, es así como
vez, pero es el elemento social el que se puede palpar se maniobró estos tres puntos mencionados y otros
más visiblemente, ya que éste abarca los derechos tantos que pueden surgir del mismo lector.
de tener seguridad, de sentirse resguardado, y de Chile cumplió al fin cabalmente la tarea que
compartir plenamente la herencia social viviendo quedó dada como herencia de la Guerra del Pacífico,
una vida civilizada conforme a los estándares pre- entregadas estas Provincias como en un sudario
dominantes que Chile aplicó, y es justamente lo que de espeso manto colonial , las convirtió en dignas
el país vencedor vino a hacer en las regiones, el de provincias de ser disputadas, no sin antes hacer
entregar seguridad, entregar paz social, el de sentirse la compleja labor de hacer ciudadanos chilenos
salvadores de las aguas turbias y despreocupadas en tiempos de conflictos, dejando atrás el inicial
que entregaba el Perú. limbo ciudadano.
Chile, obteniendo la ventaja bélica, inició una
política de desarrollo de ambos departamentos,
mientras se relegaba todo lo que tuviera que ver con BIBLIOGRAFÍA
el acervo peruano, reemplazándolo por la instalación
de connacionales, y de un plan apuntado a dejar en Calderón, Félix (2000). El Tratado de 1929. La otra
la población el sabor de que Chile sí los tomaría en historia. Ed. Fondo Editorial del Congreso del Perú.
Lima, Perú.
cuenta, y que merecía obtener estos territorios producto
de los esfuerzos económicos, políticos y sociales que Cavieres, Eduardo, et al. (comp) (2005). Chile-Perú, Perú-
se llevaron a cabo durante estos años. Chile: La formación del estado, la economía y la sociedad.
Considerablemente tiene sus ventajas estar Ed. Universidad de Valparaíso. Valparaíso, Chile.
al amparo de la soberanía chilena y es eso lo
que evidentemente se deseaba traspasar, y que Díaz A, Alfonso, et al. (2004). Tacna y Arica en tiempos
se puede estimar desde un primer momento al del centenario (1910). En Revista Diálogo Andino Nº 24
manifestarse el Gobierno de Chile en las ciudades Departamento de Ciencias históricas y Geográficas.
de Arica y Tacna con toda su savia civilizadora y Universidad de Tarapacá. Arica, Chile.
modernizadora en aquellas tierras descritas como
Galdames R, Luís Alberto, et al. (1981). Historia de
muertas y abandonadas, pero es través de los tres Arica. Editorial Renacimiento. Santiago, Chile.
puntos que se consideran principales dentro del
querer hacer ciudadanos chilenos en tiempos de González, Sergio (2002). Chilenizando a Tunupa. La
conflicto que denotarán la gran labor del Estado, escuela pública en el Tarapacá Andino 1880-1990.
como lo son la educación en el gran sentido de Ediciones Dibam. Santiago, Chile.
80 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Hobsbawm, Eric, et al. (eds.). (2002). La Invención de Vera, Abraham (1924). Labor educacional chilena en Arica.
la tradición. Editorial Crítica. Barcelona, España. Soc. Imprenta y citografía Universo.Santiago, Chile.

Keller, Carlos (1946). El Departamento de Arica. Imprenta Wormald, Alfredo (1963). Frontera Norte. Editorial
Zig-Zag. Santiago, Chile. del Pacífico. Santiago, Chile. (1966) El mestizo en el
Departamento de Arica. Universidad del Norte Arica.
Marshall, T.H, et al. (1992). Ciudadanía y Clase social. Ediciones Ráfaga. Santiago, Chile. (1972) Historias
Editorial Losada. Madrid, España. olvidadas del Norte Grande. Universidad del Norte Arica.
Editorial Universidad Católica. Santiago, Chile.
Ríos Gallardo, Conrado (1914). Arica en el presente y
el porvenir. Imprenta La Ilustración. Santiago, Chile. Fuente:
Sabato, Hilda (coor) (1999). Ciudadanía política y Diario El Ferrocarril - Arica 1914-1922.
formación de las naciones. Perspectivas históricas de
América Latina. Ed. Fondo de Cultura Económica, Sitios Web:
I edición. Colegio de México, México.
– www.infoarica.cl: Aguirre, Renato. Historia de Arica
Uzal, Fco Hipólito (1961). Hombre, cultura y nación. - Chilenización de Arica.
Editorial Losada. Buenos Aries, Argentina. – www.talion.cl: Correa, Sofía. ¿De qué hablamos al
decir ciudadanía?
Varas, Carlos (1922). Tacna y Arica bajo la soberanía – www.puntoedu.edu.ar: María Yannuzi. Identidad y
chilena. Ed. Imprenta Nación. Santiago, Chile. Ciudadanía.
– www.auroradechile.cl: Diario La Aurora de Chile.
Vásquez, Juan (2002). Arica, puerto del tiempo. Oñate – www.muniarica.cl/siglo20: Anexos foto-gráficos.
Impresores. Arica, Chile. – www.upt.edu.pe/tacna/ciudad_heroica
DIÁLOGO ANDINO Nº 28, 2006
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. ISSN 0716-2278

Normas de publicación

1. La Revista Diálogo Andino, del Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas de la


Universidad de Tarapacá, es una publicación periódica semestral, especializada, destinada
a divulgar estudios del área andina sudamericana y región Norte de Chile, que realicen
académicos de la Universidad de Tarapacá u otros investigadores ajenos a ella, que cumplan
con lo normado en el presente reglamento.

2. Diálogo Andino está consagrado en particular a la problemática geocultural del área centro-
sur andina y del Norte de Chile, pudiéndose aceptar trabajos de otras temáticas y regiones,
que destaquen por su aporte metodológico. Por ello, el Comité Editor podrá incluir en la
Revista trabajos que se exceptúen del requisito exigido en el punto anterior.

3. La edición de Diálogo Andino es responsabilidad del Comité Editor que es presidido por
el Director de la Revista.

4. La revisión de los artículos recibidos será realizada por consultores especializados, de


reconocida trayectoria en sus respectivas disciplinas, quienes velarán por el cumplimiento
de las normas de publicación.

5. Los autores, cuyos trabajos sean aceptados por el Comité Editor y aparezcan publicados
en Diálogo Andino, recibirán gratuitamente 3 separatas o ejemplares de la Revista.

6. Las colaboraciones que se reciban no serán devueltas a sus autores.

7. Los autores serán siempre únicos y exclusivos responsables de las opiniones o resultados
expresados en sus artículos.

8. Podrán reproducirse parcial o totalmente artículos, notas, ilustraciones y otras informa-


ciones aparecidas en Diálogo Andino, siempre que se las cite como fuente.
82 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006
DIÁLOGO ANDINO Nº 28, 2006
Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Facultad de Educación y Humanidades
Universidad de Tarapacá, Arica-Chile. ISSN 0716-2278

INSTRUCCIONES A LOS AUTORES

Los autores deberán enviar original en papel, así como disquete compatible con texto en formato
Microsoft Word 2000 o anteriores.

Idioma: español, pudiéndose aceptar artículos en otro idioma, si el caso lo amerita.

Nombre de autores: apellidos y nombres sin abreviaciones

Dirección: dirección profesional (organización, centro de investigación, universidad, etc.), teléfono,


fax, e-mail.

Resumen: en español e inglés. Este tendrá una extensión no más de 10 líneas.

Estructura: preferentemente deberá respetar el siguiente orden: introducción, objetivos, metodología,


resultados, conclusiones y bibliografía.

Referencias bibliográficas: Se presentará según los modelos siguientes:

Informe:
Agee, J. K. y S. G. Pickford (1985). Analysis of the urban grouth of Chicago. Final report. Chicago,
INTE.

Tesis o Tesina:
Salazar, I. (1995). Estimación de niveles máximos de inundación de la cuenca de Azapa. Memoria de
licenciatura. Departamento de Antropología, Geografía e Historia. Universidad de Tarapacá.

Libro:
Barredo, J. I. (1996). Sistemas de Información Geográfica y Evaluación Multicriterio en la ordenación
del territorio. Madrid, RA-MA.

Artículo de revista:
Foschi, P. (1994). A geometric approach to a mixed pixel problem: detecting subpixel woody vegetation.
Remote Sensing of Environment 50: 317-327.

Capítulo de libro:
Gilabert, M. A. (1991). Indices de Vegetación. La Teledetección en el seguimiento de los fenómenos natu-
rales. Recursos renovables: Agricultura. (S. Gandía y J. Meliá, Eds.). Valencia, Universitat de Valencia.
Departamento de Termodinàmica: 285-294.

Congreso:
Zavala, P. (1991). Cartografía de alcance de tsunami mediante SIG. V Encuentro Nacional de Percepción
Remota. Antofagasta: 15-22.
84 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006

Tablas: Al final del texto, en páginas separadas (una por tabla). Numeradas siguiendo el orden de apa-
rición en el texto y con título en la parte superior.

Gráficos e imágenes: Exclusivamente en blanco y negro. Se ruega no utilizar tipos de letra de tamaño
inferior a 10 puntos. Irán numeradas de igual forma que las tablas e incluirán el texto correspondiente
al pie de la figura. Se acompañará archivo digital en formato JPG, GIF o TIF.

Extensión: El texto tendrá una extensión mínima de 5 páginas y máxima de 20.

Tipo de letra: Preferentemente Times New Roman 11.

Los artículos deben estar a espacio simple y por una sola cara y ser enviados a la dirección de la revista:

Revista Diálogo Andino


Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas
Universidad de Tarapacá
18 de Septiembre Nº 2222
Arica-Chile

O bien a:

rda@uta.cl

Mayores antecedentes lo pueden encontrar en nuestra página web:

www.uta.cl/revistas/andino
ANDROS IMPRESORES
www.androsimpresores.cl.
86 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006
88 DIÁLOGO ANDINO (Chile) Nº 28, Diciembre, 2006