Sunteți pe pagina 1din 3

LLAA BBLLAASSFFEEMMIIAA CCOONNTTRRAA EELL EESSPPIIRRIITTUU SSAANNTTOO

Gonzalo Apaza Chavez Un tema que en muchas ocasiones trae muchas preguntas y hasta condenación es este, la “blasfemia contra el Espíritu Santo”.

Por esta razón y con el fin de aclarar estos aspectos escudriñamos en esta ocasión la porción de la palabra que se refiere a este tema.

La palabra de Dios dice:

Mat 12:22 Entonces fue traído á él un endemoniado, ciego y mudo, y le sanó; de tal manera, que el ciego y mudo hablaba y veía. Mat 12:23 Y todas las gentes estaban atónitas, y decían:

¿Será éste aquel Hijo de David? Mat 12:24 Mas los Fariseos, oyéndolo, decían: Este no echa fuera los demonios, sino por Beelzebub, príncipe de los demonios. Mat 12:25 Y Jesús, como sabía los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es desolado; y toda ciudad ó casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Mat 12:26 Y si Satanás echa fuera á Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Mat 12:27 Y si yo por Beelzebub echo fuera los demonios, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. Mat 12:28 Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado á vosotros el reino de Dios. Mat 12:29 Porque, ¿cómo puede alguno entrar en la casa del valiente, y saquear sus alhajas, si primero no prendiere al valiente? y entonces saqueará su casa. Mat 12:30 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, derrama. Mat 12:31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado á los hombres: mas la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada á los hombres. Mat 12:32 Y cualquiera que hablare contra el Hijo del hombre, le será perdonado: mas cualquiera que hablare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo, ni en el venidero. Mat 12:33 O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, ó haced el árbol corrompido, y su fruto dañado; porque por el fruto es conocido el árbol. Mat 12:34 Generación de víboras, ¿cómo podéis hablar bien, siendo malos? porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mat 12:35 El hombre bueno del buen tesoro del corazón saca buenas cosas: y el hombre malo del mal tesoro saca malas cosas.

Mat 12:36 Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que

hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del

juicio;

Mat 12:37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Antes de entrar a la explicación mas profunda es necesario establecer los principios bíblicos que guiaran nuestro estudio, es decir son aspectos que no podemos pasar por alto al interpretar la escritura.

PRIMER ELEMENTO

Debemos establecer como un principio base que la salvación es eterna, es decir que una vez que somos salvos, lo somos para siempre.

Joh 10:28 Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.

Joh 10:29 Mi Padre que me las ha dado, es mayor que todos;

y nadie las puede arrebatar de las manos del Padre.

Enfatizamos este principio porque la mayoría de las personas preocupadas por el tema de la blasfemia contra el Espíritu Santo son gente salva, que cree en Dios y le sirve en su casa.

Es necesario entender que una persona que cree en el Señor Jesús no puede blasfemar contra el Espíritu Santo. El porque de esto lo detallaremos a lo largo de este estudio.

SEGUNDO ELEMENTO

Si bien no podemos hacer una escala de pecados de acuerdo a la importancia o “gravedad” de los hechos pecaminosos, si podemos afirmar cual es el pecado por el cual una persona puede condenarse eternamente.

Joh 16:7 Empero yo os digo la verdad, que os es necesario que yo vaya; porque si yo no fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si yo fuere, os le enviaré.

Joh 16:8 Y cuando él viniere, redargüirá al mundo de pecado,

y de justicia, y de juicio.

Joh 16:9 De pecado, por cuanto no creen en mí:

Gracias a la palabra de Dios nos damos cuenta que una persona no se condena al infierno por matar, mentir, robar, fornicar o cualquier otro de estos pecados, sino que una persona se condena por simplemente no creer en Jesucristo.

Por esta razón en el momento que uno cree ya es salvo y tiene vida eterna pero cuando no cree ya ha sido condenado.

Joh 3:18 El que cree en él no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Por lo tanto comprendemos que solo hay dos tipos de personas en la tierra, los que creen y los que no creen; los salvos y los no salvos.

VAMOS AL CONTEXTO

De acuerdo al contexto de los versos nos damos cuenta que Jesús habla de la blasfemia contra el Espíritu Santo a causa de que algunos fariseos decían que Jesús hecha fuera demonios por el poder de Belcebú, atribuyéndole el poder de hacer esto a Satanás y no al Espíritu santo.

Mat 12:24 Mas los Fariseos, oyéndolo, decían: Este no echa fuera los demonios, sino por Beelzebub, príncipe de los demonios.

Al comprender esto no debemos caer en la trampa de pensar que por simples palabras en contra del Espíritu Santo uno “pierde la salvación”.

Sabemos que uno es salvo por creer. La pregunta es: estos fariseos a los cuales se refiere Jesús ¿eran salvos? ¿Creían en Jesús?

La palabra de Dios nos dice que los fariseos llevaban una vida de religiosidad y legalismo, estaban muy inmersos en las leyes y su cumplimiento, pero en el momento que Dios se manifiesta en Jesucristo ellos se rehúsan a creer en el como el Mesías.

Notamos que algunos si creyeron en Jesús como el Mesías al reconocer que es el hijo de David.

Mat 12:23 Y todas las gentes estaban atónitas, y decían:

¿Será éste aquel Hijo de David?

Los fariseos no quisieron reconocer esto por lo que se opusieron totalmente hasta el punto de atribuir el poder de esos milagros a Satanás.

JESÚS DELIMITA LOS BANDOS

Jesús declara que no hay lugar neutral, si uno cree es salvo y esta del lado de Dios, si no cree esta del

otro

constituye en candidato para la ira de Dios.

lado

aunque

sea

de

forma

pasiva

se

Mat 12:30

El que no es conmigo, contra mí es; y el que

conmigo no recoge, derrama.

¿Por

qué

Jesús

delimita

los

bandos?

Por

la

declaración

de

los

fariseos,

por

la

cual

voluntariamente se ubicaron en contra de Dios.

VEAMOS EL CORAZÓN DE LOS FARISEOS

Jesús conocía el corazón de los fariseos por eso la Biblia claramente lo declara así.

Mat 12:25 Y Jesús, como sabía los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es desolado; y toda ciudad ó casa dividida contra sí misma, no permanecerá.

Al no saber nosotros lo que había en el corazón de los fariseos llegamos a la conclusión de que el veredicto de Dios es muy duro. Decimos que no es posible que Dios no perdone ese pecado y por ello se condene eternamente.

Debemos recordar que el único pecado por el cual uno se condena eternamente es el no creer en Jesucristo.

Con esta base al ver el corazón de los fariseos notamos que ellos tenían conocimiento de que otras personas también echaban fuera demonios y lo hacían por el poder de Dios.

Mat 12:27

Y si yo por Beelzebub echo fuera los demonios,

¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos

serán vuestros jueces.

Debemos recordar que en ese entonces había otras personas que hacían esto.

Mar 9:38 Juan le dijo: —Maestro, vimos a alguien que echaba fuera demonios en tu nombre, y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Mar 9:39 Pero Jesús dijo: —No se lo prohibáis, porque nadie que haga milagros en mi nombre podrá después hablar mal de mí.

Los fariseos aceptaban esto pues los que echaban fuera demonios no se consideraban a si mismos como el Mesías, pero en el caso de Jesús se encontraban con ese problema.

Los fariseos sabían que Jesús echaba fuera demonios por el poder de Dios pero por no querer aceptar su autoridad como Mesías iban en contra de su propia conciencia blasfemando.

La blasfemia no son solo palabras inconscientes, es el producto del corazón en una franca y clara oposición a Dios.

Al estar en esa oposición no acceden a la salvación o “perdón” no por que no pueden, sino porque no quieren.

Voluntariamente se opusieron a creer en Jesús como el salvador pese a saber que los milagros eran hechos por el poder de Dios.

LA EXPRESIÓN DEL CORAZÓN

Después de este breve análisis del corazón de los fariseos vemos el porque de esa “blasfemia” contra el Espíritu Santo y Jesús mismo lo declara.

Mat 12:34 Generación de víboras, ¿cómo podéis hablar bien, siendo malos? porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mat 12:35 El hombre bueno del buen tesoro del corazón saca buenas cosas: y el hombre malo del mal tesoro saca malas cosas. Mat 12:36 Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio; Mat 12:37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Es bueno notar que las palabras de los fariseos eran una consecuencia de lo que tenían en el corazón, y lo que tenían en el corazón era una imposibilidad de acceder a la salvación, por eso este pecado no tiene perdón.

CONCLUSIONES

11

El único pecado por el cual una persona puede condenarse a la muerte eterna es el no creer en Jesucristo.

22

Los fariseos que incurrieron en el pecado eran personas que no creían en el Señor Jesús por lo tanto no eran salvas.

33

La blasfemia contra el Espíritu Santo no tiene perdón porque básicamente es no creer en Jesucristo o no querer creer en el.

44

Jesús dijo que este pecado es imperdonable no porque Dios no quiera perdonar sino porque las personas que incurren en este pecado no quieren ser perdonadas.

55

Una persona que cree en el Señor Jesús no puede blasfemar contra el Espíritu Santo a la manera de este pasaje estudiado.

BIBLIOGRAFÍA

WENHAM, G. J. 2003, “Nuevo Comentario Bíblico Siglo XXI” Editorial Mundo Hispano

MATTHEW HENRY´S “Comentario de la Santa Biblia”

SCIO DE SAN MIGUEL “Comentario de los Evangelios”