Sunteți pe pagina 1din 4

Por Roberta Vilela

PUBLICIDAD

El proceso ahorra tiempo frente al espejo, pero hay que tener mucho cuidado sobre
dónde hacerlo

Puntas florecidas, pelo reseco, cabello sin volumen, sin forma o indisciplinado, el hecho es que
no existe una mujer que alguna vez no haya estado insatisfecha con la apariencia de su
cabellera.

Uno de los motivos más frecuentes de las consultas en peluquerías en los últimos tiempos es el
alisado permanente. Se trata de un proceso que deja el cabello liso y con aspecto natural, sin
tener que pasar tiempo secando y estirando el pelo con secador y planchita.

El problema es que los ansiados cabellos lisos llevan a que las mujeres se sometan al
tratamiento químico, pero sin analizar con cuidado todos los pros y contras del proceso de
transformación de la melena.

1- ¿Realmente el alisado permanente ahorra tiempo frente al espejo?

El principal objetivo del tratamiento es alisar el cabello y reducir el volumen. Además, ofrece
una practicidad más duradera que otros tratamientos que tienen el mismo objetivo. El método
dura hasta cuatro meses, un tiempo durante el cual el cuidado del cabello no será tan exigente.
Con el alisado, las mujeres que antes debían dedicar mucho tiempo para arreglarse el cabello,
sólo necesitan de algunos minutos para estar impecablemente peinadas. Un poco de aire
caliente con el secador ya es suficiente para moldear el cabello tras el proceso. Eso sí, a partir
de los cuatro meses, las raíces crecen y el volumen comienza a incomodar nuevamente.

2- ¿El alisado sirve para cualquier tipo de cabello?


No. Es indicado para los más rizados y voluminosos, pero desaconsejable para los cabellos
afro, que tienen una textura más porosa. Lo que suele suceder es que el cabello crespo tiene
un número menor de cutículas (escamas) y el producto alisador se fija menos que en cabellos
menos duros. Cuando el procedimiento se hace en cabellos afro, los hilos de cabellos quedan
más gruesos. Además, el procedimiento está vetado para niños, por su fuerte contenido de
químicos; tanto el profesional como el adulto responsable que accede a exponer a un menor al
proceso le colocan en grave riesgo de salud.

3- ¿El pelo maltratado puede mejorar con el alisado permanente?

Lo ideal es hacer un análisis previo con un profesional especializado. Si el pelo está fragilizado
y quebradizo, es mejor recuperarlos antes que agredirlos nuevamente con más química. El
procedimiento más aconsejable es la hidratación. En ese caso, las cauterizaciones deben ser
evitadas también, porque la crema que usan es muy fuerte, especial para dejar las hebras del
cabello selladas y brillantes, pero no hidratadas.

4- ¿Quienes ya tienen tratamientos químicos en el cabello pueden hacerse el alisado


permanente?

Depende. En las melenas teñidas o con mechas, puede hacerse. Dependiendo del caso, la
tintura y el alisado pueden ser realizadas el mismo día, si su peluquero de confianza así lo
autoriza. Además de eso, las melenas que pasaron un procedimiento reciente de alisado deben
esperar al menos una semana hasta que el cabello esté preparado para un nuevo
procedimiento capilar.

5- ¿Los cabellos que no están teñidos reaccionan mejor ante el alisado?

Falso. El cabello "virgen" tiene fibras de queratina en perfecto estado, sin fisura ni aberturas.
Así el producto alisador tiene más dificultad de penetrar en las fibras capilares y hacer efecto.
Para alcanzar el resultado esperado, algunos profesionales realizan un procedimiento químico
previo como una tintura o un alisamiento leve, antes de hacer el alisamiento definitivo.

6- A pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias, muchos salones de belleza


siguen usando productos con formol. ¿Cuáles son los peligros de ese producto, y en
qué dosis está permitido?

El límite máximo permitido es de 0,2% de formol en la composición del producto alisador. De lo


contrario, el formol puede causar alergias, picazón en el cuero cabelludo, descamación en la
piel y problemas respiratorios. Además puede causar quebraduras en el pelo y hasta pérdida
del mismo. Usted notará cuando eso sucedió al ver hebras de pelo más cortas en torno a la
cabeza, que parecen nuevos cabellos naciendo; en realidad son hebras partidas por el efecto
del formol y el exceso de químicos en general.

7- ¿Cómo saber si el producto tiene más formol del permitido?


Por el olor: el aroma fuerte será la mejor medida de que hay demasiado formol en el producto
que le van a aplicar. Pida mirar el envase y los componentes del mismo, y si dice que incluye
"Formaldeído" o "Poliformol", o similares, el producto contiene esas sustancias. Ojo, que las
industrias químicas intentan ponerle nombres distintos para disfrazar el hecho de que el
producto contiene formol: verifique las etiquetas y que la cantidad de formol en la fórmula no
sobrepase el 0,2 por ciento.

8- ¿Existen sustitutos más "amigables" que el formol?

Existen dos. Uno es el Tioglicolato de Amonio y el otro la Etalonamina, una especie de pariente
del amoníaco, sólo que más potente. Ninguno de ellos perjudica el cabello tanto como el
formol. El cabello está regido por un PH, que cuando está ácido cierra las escamas de los hilos
del cabellos, y cuando está alcalino abre las escamas. En el procedimiento del alisado
progresivo, se utiliza un champú de limpieza profunda para abrir las escamas capilares, retirar
las sales minerales y dejar actuar al formol, quebrando las cadenas y fibras internas del cabello
y disminuyendo su volumen. A cambio, las sustancias sustitutas del formol no dañan el cabello
y no retiran moléculas de la médula de las hebras del pelo. Apenas generan una reacción
química que confunde las cadenas y fibras internas haciendo que éstas "pierdan" identidad y
así puedan ser moldeadas con el aspecto deseado.

9- Con el alisado el cabello sueñe quedar brillante y sedoso; ¿se debe al producto
utilizado?

No, en absoluto. El cabello estará alisado, no hidratado. Algunos alisantes vienen junto a una
crema reconstructora o hidratante, cuyo objetivo es sellar el proceso. Pero que el pelo tenga
brillo no quiere decir que esté hidratado.

10- ¿Quiénes tienen extensiones pueden hacerse el alisamiento permanente?

Para quienes tienen extensiones, el alisamiento permanente no es recomendable. La razón es


que las extensiones son muy delicadas e impiden halar el cabello para el secado, paso
indispensable en el proceso del alisado. Quienes quieren hacerse los dos procesos mejor que
se alisen primero y luego se coloquen las extensiones.

11- ¿Se puede alisar apenas una parte del cabello, como el flequillo?
Sí claro, pero con algunas precauciones. Hay que separar bien la parte del cabello que pasará
por el proceso. Pero no es recomendable aplicar el producto alisador en las puntas, porque
estas resecan demasiado el cabello.

12- Muchas veces el alisado deja el cabello con un aspecto muy planchado, antinatural.
¿Cómo puede evitarse ese efecto?

No hay forma de regular la intensidad del alisado permanente. Otro tipo de alisados -más leves-
pueden regularse, pero no el permanente. Quien se decide por éste debe saber que el "efecto
ultraliso" será el resultado seguro; quien quiere un liso natural, con volumen y puntas
modeladas, debe buscar otro sistema.

13- En el mercado se ven diversas opciones de alisadores: de flores, miel, chocolate,


leche…¿cuál es la diferencia entre ellos?
Ninguna, apenas el olor. En realidad el porcentaje de alisante también puede cambiar. Pero la
principal diferencia entre ellos es el olor; tome en cuenta que mientras más fuerte sea la
fragancia, será señal de que el producto también lo es.

14- ¿El producto debe probarse en una mecha antes de ser usado, o puede dispensarse
ese paso?

Sí, pero cada caso es particular. No todos los cabellos toleran el alisado permanente, por eso el
test previo es fundamental para verificar la resistencia del cabello al producto químico.

15- ¿Cuáles son los cuidados para que el alisado progresivo dure más?
Primero, recoger bien el cabello con horquillas o ganchitos después del proceso, porque el
cabello queda muy sensible. No puede torcerse el cabello, porque corre el riesgo de quedar
marcado. Dependiendo del fabricante, usted tendrá que esperar hasta tres días sin lavarse el
cabello después de la aplicación del producto. Además es importante realizar hidrataciones
posteriores para que el cabello se recupere del procedimiento. Lo importante es aceptar las
orientaciones del profesional de su confianza para evitar sorpresas desagradables.