Sunteți pe pagina 1din 67

1

EJERCICIOS ESPIRITUALES de SAN IGNACIO


Gustavo Baena S.J.

1. Disposición para comenzar los EE.

EE, experiencia de oración. Como es un taller de oración por esta razón es


importantes las instrucciones: en ellas se pretende detectar el paso de Dios por nuestra vida, de
allí la importancia de cómo los hacemos (gran ánimo y liberalidad). La importancia de la
Eucaristía es capital, en ella podremos compartir las experiencias de fe, (no debe ser para
homilías o reflexiones). Es el espacio para poner en común nuestra experiencia de Dios, es allí
donde la palabra de Dios profetiza, es voz de Dios. La función del director es acompañar al
ejercitante en lo que va haciendo.

2. ¿Qué son los EE de San Ignacio?

Pretendemos hacer los EE a partir del mismo texto de San Ignacio, que como bien
sabemos parte de la Sagrada Escritura, allí se nos propone el proceso sobre el actuar de Dios
ocupado de crearnos continuamente como seres humanos. SI en los EE capta la actuación de
Dios en él y así nacieron sus EE. Vamos a tenerle mucha confianza al texto de San Ignacio,
inclusive todas las notas que pone (es toda una pedagogía del actuar de Dios en nosotros), que
tienen su razón de ser ahí y en actitudes y sentidos muy precisos. Debemos pues tomar el texto
de los EE como una experiencia de fe.

En Autobiografía n.99, Nadal afirma que los EE no fueron escritos de una vez. Narra
como muchas cosas que a Ignacio le habían servido en el peregrinaje hacia el Señor, las
escribía de tal manera que tamién fueran útiles para los otros las ponía por escrito, como p.e. lo
referente a los examenes particulares y las reglas del discernimiento. Tener presente que los EE
fueron escritos por un místico. No son pues un texto para un principiante ni tampoco son de
gran calidad para los muy avanzados en la vida espiritual.

3.¿Qué busco en los EE?

Los EE se proponen "buscar y hallar la voluntad Divina" (EE, 1). Buscan «enmendar la
propia vida», procurando «salir del propio amor e interese» (EE 189). Se trata de quitar las
afecciones desordenadas y ordenar de la vida (que-hacer de los Ejercicios) para buscar y hallar
la voluntad de Dios (segundo trabajo). Se trata de buscar qué quiere Dios conmigo, averiguar
esto. Es tomar conciencia de un desorden. En los EE no son actitudes pasivas, esperar algo,
sino que se trata de hacer una oración agresiva que trata de buscar con dinamismo algo y esto
requiere una enorme disciplina.

4. Algunas disposiciones.

Si se pretende poner a funcionar la totalidad de nuestro ser, es preciso que tengamos


verdadero interés, Los EE no son una oración pasiva ni voluntarista. Para ello es recomendable:
2
4.1. Distensionarse: descansar, jugar, comer bien, etc. Los Ejercicios no son para solucionar
problemas, por eso hay que poner entre paréntesis nuestro problemas y entrar mansa-
mente. Los Ejercicios son para hacernos capaces de responder sin afanes y con
realismo, «una hora más -de oración- que menos" (EE 12).

4.2 EE 5. La quinta anotación para entrar en los EE nos invita a que los hagamos con todo
nuestro ser, no a medias. No mirar las cosas como inconscientemente, provisional
condicional. Todo es definitivo. Estos Ejercicios no son provisionales, son
fundamentales, son la última palabra. Hacer de estos Ejercicios los mejores de la vida,
superar los anteriores.

4.3 El secreto de la eficacia de los Ejercicios está en la fidelidad, que es lo que quiere Dios.
Tomarlos desde el punto de vista de salvación mía y de los demás, es decir que los míos
sean más efectivos y más transformadores.

5. ¿Cómo lograr estas exigencias?

Rodeando la oración de las condiciones que la hagan lo mejor posible, es decir que sea
un encuentro con la Divinidad, un encuentro de inmediatez (EE 15), esto implica seis actitudes a
saber:

5.1 El Silencio. Disciplina en el oído para estar atento en lo que Dios me va diciendo. Ese
silencio implica, no salirme de los Ejercicios (EE 78-81). Evitar cosas exteriores que nos
limiten: periódicos, revistas, noticias, televisión, otras lecturas espirituales, etc.

5.2. El deseo mismo de Dios, es decir desear estar con El, encuentro con Dios mismo, con
su inmediatez para sentirlo. Las mociones son los efectos de la inmediatez de Dios en
mí, mirar a Dios con verdadera apetencia, sentir gusto de estar con El.

5.3. Disponernos. El valor, la fortaleza de la persona está en Dios, la oración puede ser
rechazable porque nos incómoda. No se trata de racionalizar porque Dios nos la tumba,
lo mismo nuestras defensas o ver como somos. Nos puede asustar encontrarnos con
Dios porque Dios nos exige deshacernos de algo que nos agrada. Se trata de dejar
cosas que tenemos muy agarradas, dejar apegos para hacer cambios verdaderos. Hay
que jugársela toda por Dios para ver lo que Dios quiere de mí.

5.4. «Salvar la posición del prójimo»: EE, 2o. Presupuesto. Para que funcionen los Ejercicios
uno no debe tener problemas con personas, ni rencores. Hay que quitarse esta piedrita
en el zapato, es decir estar mal con otros, entrar sin problemas. Entrar perdonando todo
lo imaginable.

5.5. Se trata de transformar a otros. El que no transforme a otros es el tibio. Son buenas las
personas pero no cambian a nadie, una persona tibia ocupa un espacio innecesario, es
decir tener seguridad de que le está yendo bien, pero no tiene eficacia transformadora
sobre los otros, sino funcionamos transformando a otros entonces somos obstáculo, es
decir tibios. Somos presencia de Dios actuando en el otro, de lo contrario para qué me
metí en la vida religiosa? Interrogarme si vine a ocupar un espacio simplemente (tibieza)
o más bien a transformarme para transformar a otros. (Cfr. Apoc. 3:15: «Ojalá fueras frío
o caliente...»
3

6.Para la oración de mañana.

Para evitar improvisar, es importante un examen muy preciso de los últimos Ejercicios
Espirituales que hicimos. Examinar cosa por cosa. ¿Entramos intensamente en los EE? ¿Nos
dejamos llevar de una inercia? ¿Comenzamos a medias? Examinar la oración de los últimos
Ejercicios: ¿Anoté en mis apuntes espirituales? ¿Estuve dinamico? ¿Al terminarlos me
transformé? ¿Hubo algo muy puntual? ¿Sirvió para algo? ¿Mi vida continuó lo mismo? ¿He
podido hacer el bien en que creo? (San Pablo). «El pecado es el bien que quiero pero no lo
hago». Examinar si ha habido vaivenes de las oraciones en los Ejercicios? Oré tiempos precisos
e hice siempre el examen de la oración?

«Lectio divina»: Sugerencia para orar: Lc. 11,9:13. Lc afirma que el Espíritu Santo se
concede a quien se lo pide. Pedir el Espíritu Santo. Abrirme a la acción del Espíritu, quitar
obstáculos para que el Espíritu obre en mí. Dejar en libertad al Espíritu.

D1. PRINCIPIO Y FUNDAMENTO.

1.1. Puntos para las oraciones de la mañana.

El PF es un presupuesto. No ocupa ningún día de 1S. Pretende que articulemos nuestra


propia experiencia de Dios. SI lo expresa con su fórmula. El PF es una fórmula muy simple
configurada por 5 elementos.

1. ¿Para qué es el hombre? ¿Para qué son los seres humanos? R/.:para alabar, hacer
reverencia y servir. Las unas conducen a las otras. Si el ser humano alaba y hace
reverencia, se dispone a servir y al servir se salva. «Soy para amar». «El que no vive
para servir no sirve para vivir»

2. El resto de cosas son para que el hombre se sirva de ellas para ese mismo fin.

3. ¿Las cosas me sirven para el fin o yo dependo de ellos? El problema son las
cosas:depende de ellos? o sirvo con ellos?.

4. La actitud fundamental frente a todas las cosas: Hacernos libres («indiferentes» no es un


abstracto, es una actitud activa que en los EE se nos propone no apegarse a las cosas,
es una actitud eminentemente activa que más se destaca en Ejercicios.

5. Un Principio: «solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce al fin».


Impulsados por la voluntad del Espíritu, hay que mover toda la imaginación del ser.
Deseando para abrirse al Espíritu. Este texto fue escrito con muchos retoques (desde
París 1535 e Italia en 1539). Es una fórmula abstracta, y tan precisa, casi se diría está
presentado en formas literarias estereotipadas, unos se las atribuyen a Pedro Lombardo,
otros a Erasmo, otros a la Teología de la época, etc. Pero ésta es terminología
Ignaciana, no es copia de nadie. Es una profesión de fe. Examinemos este último punto.

5.1. ¿Qué es una profesión de fe?


4

Es una expresión literaria en la cual se expresa una larga experiencia de Dios. Es decir
que esta fórmula es hecha con mucha precisión por San Ignacio, con mucho cálculo de sus
términos para expresar su inmediatez con Dios, o su contacto con Dios o su experiencia de Dios
desde Loyola. Es decir, expresa el sentir a Dios San Ignacio, y sentirlo en él mismo, él deduce y
lo expresa en una fórmula: qué es el hombre, genéricamente hablando, para qué existe, y cuál
es su relacioanalidad con todas las cosas que nos rodean.

Por qué se llama Principio y Fundamento? San Ignacio era supremamente celoso de
que se explicase el fundamento, aunque las personas sean rudas, a cualquier tipo de Ejercicios
de cualquier cantidad de tiempo, siempre él desea que se explique este Fundamento.

Este Fundamento, o Principio y Fundamento, es un paradigma crítico para medir todas


las experiencias de Dios de los Ejercicios. Ese es un punto de referencia o marco teórico para
toda la actividad de experiencia de Dios, de consolaciones, de desolaciones y de muchas otras
cosas que ocurren a lo largo de los mismos Ejercicios, para tener así un criterio y medida, más
aún para medir qué no es la voluntad de Dios y qué es el pecado. Se debe observar cómo San
Ignacio funciona con la palabra "orden" y "desorden" y juega tanto con esto que se vuelve uno
de los ejes de la experiencia: Los afectos desordenados, el ordenar la vida.

¿Cuál es el orden que señala el Principio y Fundamento? Uno sabe qué es un desorden
si conoce bien el orden, si no divaga, calcula o echa tiros al aire. Se pretende que esta
formulación nos sirva para empezar nuestra propia experiencia de Dios. Es procutar descubrirse
bien, un Principio y Fundamento que sea el de cada uno, en el cual seguramente se
sorprenderán que coincide con el de San Ignacio, es decir que el mismo Principio y Fundamento
de San Ignacio sirve para expresar nuestra propia experiencia.

5.2. Proceso del examen de conciencia.

¿Cómo hacerlo? Es decir, cómo hacer que esta fórmula sea significante para mí?, es
decir que la experiencia de Dios mía la exprese tal como yo la he sentido, tal como yo he
experimentado la realidad de Dios presente en mi vida. También para abundancia de todo, así
procede la totalidad de la Biblia, toda la Biblia es eso, es una toma de conciencia de la
experiencia de Dios en la historia. La Biblia es una profesión de Fe con expresiones
literarias.Esto quiere decir que uno no puede leer la Biblia si no tiene experiencia de Dios.

Es Conveniente hacer anotaciones espirituales en un cuaderno, no propiamente un


diario. Aunque en su Diario Espiritual San Ignacio anotaba diariamente qué sentía en la oración,
poniendo más énfasis a aquellas cosas que me ha dicho Dios y han provocado una moción
profunda. Si tuviéramos la disposición de hacer un diario, podríamos leerlo para observar cómo
Dios nos conduce a trvés de las mociones, y allí veríamos cómo determinadas cosas se repiten
varias veces, sea para hacer algo, para evitar algo, etc.

Importante retomar los elementos más constantes, los que se reiteran. Puede hacerse la
oración sobre esos puntos, para volver a tomar conciencia y quizás más en serio qué es lo que
Dios me está pidiendo hace rato y a grandes gritos, y hacer de cada uno de esos elementos
toda una oración volviéndola una petición y buscando intensamente durante la oración, qué es
lo que Dios me está diciendo y qué es lo que quiere, porque una llamada puede ser muy
abstracta, por ejemplo «responsabilidad» y me pongo a elucubrar sobre eso. No se trata de eso
5
tan abstracto. Es aterrizar y ser responsable en algo concreto.

Lo que dice San Ignacio: buscar y hallar en concreto qué es lo que Dios quiere. Tomar
conciencia de la experiencia de Dios que ya hemos tenido. Dios nos ha tocado para cosas muy
concretas y en circunstancias muy concretas, persistentes. El diario es la mejor manera de
ordenar la vida interior. Una persona que está anotando todos los días en dos líneas lo que le
dice su Examen de la Oración, al hacerlo se ordena automáticamente la vida interior de la
persona, porque al escribir se toma conciencia de las cosas detrás de ellas. Cuando escribo, lo
que Dios me está diciendo al oído y lo veo escrito, estoy tomando conciencia como por tres
veces, y eso es lo que va entrenando el ser, y lo va saturando y lo va volviendo tal como la toma
de conciencia, por eso el poder de la toma de conciencia, eso es lo que constituye el ser
humano.

Qué debiéramos hacer si no tenemos un diario, si no hemos hecho ese ejercicio ni una
vez en esta forma, se recomienda coger mi vida y hacer una lista en cualquier orden, de los
toques de Dios en mi vida, en donde puedo decir aquí no hay la menor duda, esto me lo dijo
Dios. No se trata de cosas trascendentales (p.e. entrar a la Compañía de Jesús), puede que sí,
pero se trata más bien de cosas muy menuditas íntimas que sí incluyen en la vida de uno, y eso
me golpea y me golpea.

Si ya se ha hecho este Ejercicio en alguna ocasión, se vuelve a hacer pero a partir del
otro, para ver qué ha pasado en mi interior. Los Ejercicios no son pues para empezar desde
cero, cada persona empieza los Ejercicios donde va, entonces hay muchas personas que dicen
que generalmente los religiosos están en segunda semana, los místicos están en la tercera
semana, pero las semanas son estados y avances de la persona.

Muchas veces se hacen Ejercicios sin haber pasado por la primera semana, porque no
se ha tomado conciencia del pecado. Se trata de una experiencia que lo sacuda a uno. Puede
ser que hagamos las cuatro semanas de los EE y no pasamos de la mitad de la primera
semana, aunque hemos estado cronológicamete en todas las cuatro semanas, sin embargo aún
no hemos tomado conciencis del pecado y sentirlo. Muchas hacemos Ejercicios sin haber
pasado siquiera por la primera semana, es decir se hace un Examen de Conciencia y sin haber
afrontado el pecado. No se trata de una numeral, se trata es de experiencia, de cosas que
verdaderamente lo sacudan a uno desde dentro.

Sugerencias para la oración: tomar primera hora de reflexión a partir de los EE


anteriores: 1. Luces especiales 2. Llamadas, movimientos a cambiar o evitar algo. 3. Hacer algo.
4. Deseos persistentes o recurrentes, incomodidades (desolaciones), estorba el proceso interno.
5. Vida Comunitaria: no esperar que se arreglen los otros, el problema es de uno. Sentarse en
un buen lugar delante de Dios, para ver cómo se ha movido usted, y en la medida en que vayan
apareciendo cosas, las voy copiando, voy haciendo una lista. A la siguiente hora leo la lista, y
me detengo después de unas dos lecturas de la lista, y me quedo por la que creo que puede
ser más central para mí, y hago mi oración sobre eso, es decir como si esto fuera un signo del
tiempo que yo lo quiero interpretar desde mi experiencia de Dios mismo, qué es lo que Dios me
quiere decir con esto, y hacer qué y cómo y cuándo deseo. Se trata de 3 ó 4 cosas más
significantes. Lo importante es ver una lógica en todo, esa lógica se llama la voluntad de Dios
sobre mí. Hacer una imagen de la voluntad de Dios sobre mí. Esa figura es mi Principio y
Fundamento. El me está tocando por todos lados. Dios me está insistiendo en algo, es una
figura y ese es mi Principio y Fundamento.
6

1a: Intrucción: ¿Qué es la oración?

La Oración. La oración depende fundamentalmente del buen manejo que nosotros


hagamos de la ella, ya sea contemplación o meditación. Los EE fundamentalmente son oración
varios días, por eso se llaman así, es ejercitándose uno en la oración donde uno alcanza todo lo
que se propone o busca en los Ejercicios. Ser dóciles a la experiencia de Dios. Hay que
contemplar como San Ignacio y para eso ser dóciles.

La oración tiene un sentido muy preciso desde el punto de vista de la revelación. Las
escuelas de espiritualidad coinciden en su base: agustiniana, benedictina, carmelitana,
franciscana, jesuítica. Talvez leyendo las cartas de San Pablo, vemos cómo él ahonda mucho
en la oración, sobre todo en la oración de Acción de Gracias, quizás sin percatarnos de qué es
lo que Pablo llama orar? y todavía nos inquietamos más: cuando Jesús oraba qué era lo qué
hacía? Siempre la oración en el Cristianismo primitivo fue el Padre Nuestro: es una misma
petición ampliada en otras seis. La oración es ante todo petición, es decir, que seamos
poseídos por Dios, vénganos en tu Reino, es la soberanía de Dios, se va desdoblando en seis.

San Ignacio no hizo otra cosa que implementar la oración típica de Pablo. Pablo pone la
oración en un texto Romanos 8, 26-27 («El espíritu ruega por nosotros»). Allí aparece una cosa
muy clara, qué es orar? Orar es orar una petición. No sabemos pedir. La petición es gratuita
dada, es del Espíritu.No se debe pedir sino lo que sugiere el Espíritu, la aspiración del espíritu.
La oración es para buscar y hallar la voluntad de Dios según San Ignacio, a partir de una
petición. En síntesis Pablo está diciendo que es el espíritu el que pide, lo que tengo que hacer
es tomar conciencia de lo que el espíritu me diga o de lo que el espíritu me es fiel o aquello a lo
que Dios nos mueve a vivir. San Pablo dice«el espíritu mismo intercede por nosotros con
gemidos inefables». Gritando, el espíritu grita y grita, por años y no hago caso. Eso es lo que
quiere decir San Pablo, orar lo que el espíritu me está gritando, lo que el Espíritu me sugiere.

San Ignacio pone el modelo de la oración y explica cada uno de los elementos que la
integran. Qué es lo que busca San Ignacio con todo eso? Busca disponer la persona a que se
deje mover, y una vez que se deja mover invita de nuevo al Ejercitante a que esa moción que
tiene la aterrice hasta el punto en el cual llegue a encontrar en concreto qué era lo que Dios
quería. Y todas las oraciones de San Ignacio son iguales en ese sentido en las cuatro semanas.
(EE 46: modelo de la Lógica interna, que es el primer Ejercicio de la primera semana: «Que
todas mis intenciones, acciones y operaciones sean puramente ordenadas al servicio» de Dios).

Dejémonos llevar por San Ignacio. Los Ejercicios de San Ignacio no son temáticas de
oración que pueden ser múltiples. Los EE de San Ignacio son un dinamismo interno que percibo
en sus anotaciones, en sus reglas de discernimiento, en las adiciones, todo ese complejo de
cosas constituyen fundamentalmente los Ejercicios de San Ignacio. SI es muy perspicaz en la
manera como dispone la oración, de modo que va llevando a la persona, la va conduciendo,
hasta las mociones. La persona que no tenga mociones no hace los EE.

Recorramos los EE 46 donde se propone el modelo de oración de San Ignacio.


Recorramos los elementos, para ver la lógica, la «episteme», la trascendencia que tiene para
hacer teología real.
7

Proceso de la Oración ignaciana.

1. La oración preparatoria, EE 46.

En EE 49 SI escribe que todas las contemplaciones y meditaciones, están precedidas


por la oración preparatoria que es fundamental para pedir «gracia a Dios», ahí está el núcleo de
lo que se quiere decir, que la oración es una gratuidad, es decir, pedirle a Dios para que todas
mis intenciones, mis acciones, mis operaciones sean puramente ordenadas. Es el Principio y
Fundamento funcionando, ordéname Señor en esta oración de acuerdo al Principio y
Fundamento.

2. Los preámbulos.

En la Primera Semana sólo hay dos preámbulos: La Historia y la Composición.

3.Qué es la historia?

La historia es como quien dice, un acontecer que me impacta, es decir que me afecta, y
por eso vemos que la segunda anotación afirma que el que da los Ejercicios exponga de una
manera muy simple pero clara esa historia, y luego agrega San Ignacio que el Ejercitante con su
raciocinio y el movimiento de su voluntad sacudido por el espíritu funcione al unísono hasta
sentir esa historia, de esto se trata en el primer preámbulo, y sentirla es que esa historia, en
algún momento me llegue a afectar.

4. Qué es la composición?

La c. la ponen siempre como lugar, porque se trata de una historia, y se trata de que yo
me implique en esa historia, no verla como en tercera persona, sino estar yo implicado. La
composición es para implicarme en ella. San Ignacio enfatiza allí que yo la sienta, que sienta lo
que es la materia de la contemplación, la materia es la confianza en el Señor. Ese mismo
espíritu que me afecta, me toca. La materia de la oración debe ser concisa, precisa, manejable.
Identificarme no con los usuarios, sino con el Señor. Que el texto me afecte, desde ese afecto
hago la oración, la contemplación.

5. Tercer preámbulo:

Pedir lo que quiero, según la materia, tener la confianza, es decir que yo tenga la
audacia de apoyarme sólo en El. Este es el eje de la oración. Si no saco una cosa muy precisa,
muy concisa, muy determinada, no puedo volverla una petición porque no se puede hacer una
petición con todo lo imaginable, sino de una forma precisa. La petición es pedir lo que quiero, lo
que me sugirió el espíritu al leer la historia o al considerarme yo para implicarme en esa historia,
y yo esa petición la vuelvo ya oración. San Ignacio desata una búsqueda, es decir qué es lo que
Dios nos quiere decir, y por eso San Ignacio arma unos puntos.
8

6. Los puntos

Son la manera como San Ignacio invita al Ejercitante a la búsqueda de la voluntad de


Dios en esa precisa materia, con esa precisa petición. Y lo invita, le pone ayudas, ejemplos,
parábolas, reflexiones, donde lo va invitando a buscar la voluntad de Dios. La confianza es ser
fiel a Dios. Orar es aterrizar una petición hasta querer qué es lo que Dios quiere en concreto, y
en concreto es un comportamiento concreto, por eso la oración es transformante.

7. Los Coloquios.

Se presentan según el conocimiento interno que San Ignacio iba conquistando, son una
petición que se hace de aquello a lo cual llegó la oración. La finalidad efectiva de eso es volver
a tomar conciencia de aquello a lo cual me llevó la oración, a lo cual vuelvo a tomar conciencia
de ellas y las vuelvo a pedir ya por medio de la Virgen María o le pido al Padre por medio del
Hijo, o le pido al Padre o a las tres Divinas Personas.

8. Examen de la oración.

Es muy exigido por San Ignacio, inclusive con posiciones diferentes del cuerpo. Que el
Ejercitante maneje su cuerpo. Ponerle mucha atención a la Oración Preparatoria, nunca variable
para San Ignacio, porque esa es la que nos sitúa en el Principio y Fundamento.

8.1. La petición es el EJE de la oración,

Porque se trata de orar esa petición.Si Dios me está sugiriendo que tenga confianza, voy
a buscar qué es lo que Dios me está sugiriendo y uno lo va aterrizando para lo cual se necesita
creatividad. San Pablo dice que el Espíritu Santo es tan activo, que por una parte sugiere y por
otra parte lo mueve a que tome conciencia de la sugerencia, y por otra parte lo mueve a actuar.

En la Carta a los Romanos 16, 19: Estatutos para obrar el bien e ingeniar para obrar el
mal. Tener astucia para obrar el bien como en el mundo tienen astucia para obrar el mal.

8.2. El examen de la Oración EE 77, EE 5.

Después de acabado el Ejercicio por espacio de un cuarto de hora, miraré cómo me ha


ido en la contemplación o meditación, y si me fue mal, miraré la causa de donde procede, y así
mirar arrepentirme para enmendarme adelante, y si bien, dando gracias a Dios Nuestro Señor y
haré otra vez de la misma manera.

¿Cómo hacer metódicamente este Examen?

Se vé que San Ignacio está pensando en esto muy en serio, y no es echar sólo una mirada. El
eje es la petición, entonces se debe poner atención en esa petición. La hice? La manejé como
tal? Casi siempre la falla está ahí, en que la petición no la concretó, entonces estoy al aire,
divagué. Encontré la voluntad de Dios según subiecta materia? Talvez la materia de la oración
9
no me afectó, no me movió, no sentí el espíritu, eso quiere decir que la materia no fue bien
manejada. Entonces lo que hay que hacer es ver cómo estoy manejando el texto, la historia,
etc. Talvez San Ignacio no tenía la Biblia porque la imprenta apenas salía como innovación, por
eso maneja la historia, no manejaba bien los textos. La materia de la oración debe ser precisa,
muy determinada, la sugiere el espíritu santo y la concientiza en la petición.

8.3. ¿Significado de la expresión «le fue bien»?

Pues se tiene muy concreto un hallazgo de la voluntad de Dios, buscar la voluntad de


Dios a partir de una historia. Hallé la voluntad de Dios? Cada uno de los Ejercicios de San
Ignacio son para buscar y hallar la voluntad de Dios a partir de una historia, que es la que hace
que me mueva a que haga una petición por un impacto o un deseo profundo y hallar la
voluntad.

8.4. Escribir.

En la oración el hallazgo de la voluntad de Dios, qué es lo que en concreto debo hacer, y


es esto lo que se escribe en el diario de una persona ordenada. Para eso son los coloquios,
para que escriba lo que yo debo hacer.

Fil. 2, 12-13: Es Dios quien logra el desear y el hacer. La Oración es disponerse en


manos de Dios o guiado por Dios para desear y hacer la voluntad de Dios según subiecta
materia. Muy importante copiar lo que Dios me va diciendo en cada uno de los Ejercicios. Si me
falló no tengo nada que escribir, debo hacer una repetición hasta que satisfaga.

Para qué se escribe una o dos líneas la voluntad de Dios? A lo que uno llega en un
Ejercicio es una cosa muy concreta, generalmente cuando se llega a esto va acompañada de
una consolación, es casi inevitable, es la conmoción de todo el ser ante un toque inmediato de
Dios que lo sacude a uno.

Escribir sirve para que: 1. Al hacer el Examen General. 2. Al terminar los Ejercicios, me
voy a encontrar prácticamente con todo el recorrido, al final de los Ejercicios, propiamente la
contemplación para Alcanzar Amor está formulada en los esos principios, pero el contenido es
todo lo que Dios hizo en mi fe ante los Ejercicios. Tengo que devolverme otra vez sobre los
exámenes de mi oración, para saber en concreto qué fue lo que me dijo en concreto. 3. Para
conversar con el Director de los Ejercicios. Sí está orando o no? Anotación 6. El Examen de la
Oración no es un control, es una nueva toma de conciencia con mucha precisión para ver qué
fue lo que pasó en la oración en esa búsqueda en que yo estoy.

«EL PRINCIPIO Y FUNDAMENTO DE MI VIDA»

Se trata de encontrar qué hay detrás de la fórmula del Principio y Fundamento en


nosotros mismos. Es decir, si nosotros leyendo esa fórmula de Principio y Fundamento estamos
encontrando realmente la realidad de Dios que nos ha tocado, es decir, si esa fórmula expresa
la manera como Dios nos ha estado tocando desde hace rato. Entonces recurrir a los toques de
10
Dios, a ver en qué vamos. El Principio y Fundamento en el fondo, es llegar a tener uno una
figura lo más clara posible de lo que Dios quiere conmigo, a partir de lo que ha hecho conmigo,
es decir, qué es lo que Dios quiere de mí desde que me está creando, y eso yo debo sentirlo.

Precisamente no sólo en cada momento, sino hoy otra vez cuando tomo conciencia de
todo eso. Es decir que la toma de conciencia de hoy es una experiencia de Dios inmediata en
mí mismo, porque Dios está funcionando con así.

El no se ha retirado de allí está haciendo eso mismo, lo que pasa es que muchas veces
uno no ve. ¿Qué hay detrás de esta historia del amor de Dios en mi vida? Detrás de lo que
nosotros llamamos el plan de Dios en la Revelación.

Generalmente lo que uno se imagina que el plan de Dios es un PROPOSITO que Dios
tiene para mañana y lo tiene guardado y tengo que buscarlo por todas partes, lo que es una
falsedad, no tiene sentido. ¿De qué se trata en el plan de Dios cuando se trata de la misma
Revelación? El Plan de Dios en la Biblia es a partir de experiencias, no hay ningún texto en la
Biblia que no sea una expresión de largas experiencias. El caso más sonado de la acción de
Dios en el futuro es el de los Profetas, todo el mundo tiene la idea de que los profetas son para
predecir el futuro, y eso no es verdad, no es cierto; lo que hacen los Profetas es interpretar o la
historia anterior o lo que se está viviendo, ambas cosas como signos de tiempo. Al interpretar,
ellos están entendiendo cómo Dios viene funcionando por su pueblo. ¿Qué sentido tiene y para
qué? Para tener seguridad del futuro y para eso lee uno la Biblia.

Cfr. Rom 15:4, [«Todo lo que antes se dijo en las Escrituras, se escribió para nuestra
instrucción, para que con constancia y con el consuelo que de ellas recibimos, tengamos
esperanza»]. Todo cuanto fue escrito en el pasado se escribió para enseñanza nuestra, para
que con la paciencia y consuelo que nos dan las Escrituras, mantengamos la esperanza, o sea
cuando nosotros sabemos cómo obró Dios de ayer hasta hoy, es el único fundamento que yo
tengo para esperar el futuro, o sea el Plan de Dios es para atrás.

El Plan de Dios no es una cosa que El tiene para mañana, el futuro, sino el Plan de Dios
es una toma de conciencia de este comportamiento de Dios aquí. Este comportamiento de Dios
es el que le da seguridad a éste para proyectar el futuro. Lo único que a uno le da seguridad
para seguir con Dios es tener una conciencia clara de que Dios ha estado conmigo desde
siempre.

Cfr. Ex 3,13:17, en donde Moisés le pregunta a Yahvé, que al sacar a los Israelitas de
Egipto, ¿qué les dice? ¿quién lo mandó? y Él responde una enigmática frase: «Yo soy el que
soy», el Dios que siempre ha estado con ellos es el que los manda a salir de allá, del que
siempre han servido, al que siempre le han rendido culto, aquel en quien siempre han confiado,
no se ha muerto y saben dónde vive. Eso es lo que nosotros hacemos con el Principio y
Fundamento. Dios no es teórico, es práctico, crea a los seres prácticamente, es «haciendo»
donde El se deja sentir. Los consejos de Dios solamente dependen de los seres humanos en la
medida en que los van sintiendo.

San Ignacio, Pablo, Agustín ponen que Dios crea al ser humano aconteciendo en él,
sucediendo en el hombre. Ese suceder en el hombre es tanto más efectivo por parte de Dios,
cuando el ser humano se vaya abriendo o se vaya disponiendo mansamente a esa acción de
Dios. Eso quiere decir que aquí hay una concepción de Dios particular, que Dios crea al hombre
habitando en él, aconteciendo en él, pero ni siquiera es porque está allí sino que está ejerciendo
11
lo que Dios es, es decir, un Dios viviendo a la manera de Dios con entera libertad, pudiendo vivir
a la manera de Dios y el hombre abriéndose, hace del hombre un ser ideal como El lo quiere.

Hacer este intento de encontrar lo que Dios quiere de mí, es propiamente un encuentro
de inmediatez con Dios mismo, con el Dios real, es decir, un sentirlo lo más inmediatamente
posible, o sea una experiencia nítida de Dios mismo. Y esto es lo capital en el Principio y
Fundamento, eso quiere decir que los Ejercicios parten desde la Primera Semana de una
experiencia de inmediatez con Dios, y es algo a lo que debemos llegar con este intento de
hacer o de descubrir cómo Dios se comporta, es decir qué lógica que tiene Dios, cómo y con
qué figura va apareciendo Dios en mí? o lo voy sintiendo en la medida en que voy contando los
diversos toques que he tenido de El, o por llamadas, o por movimientos especiales, o por
deseos, o por impulsos especiales, o porque me dice que le ponga cuidado a algo, que no haga
esto, etc., que es el conjunto, que en el caso de cada uno ya tendrá eso precisiones y que hoy
los estoy sintiendo en conjunto, y por lo tanto una experiencia de Dios muy masiva, que me
debe decir, al final de este día, sobre todo en el día de mañana, que ya tengo una claridad de
para dónde va Dios conmigo, hacia dónde me está impulsando, es decir qué seguridad yo tengo
en El a partir de lo que estoy sintiendo.

Debemos continuar en nuestra lista, cuando se haga este Ejercicio la lista puede ser de
muchos ítems, qué es lo que se hace aquí en Ejercicios? se eligen los más determinantes y
sobre cada uno se haga una hora de oración o el rato de oración que tenemos (por lo menos 45
minutos).

Dejar en nuestro escrito los otros ítems y nos pudieran servir de Ejercicios muchísimo,
porque seguimos puliendo todavía más nuestro punto de referencia o el modo de proceder de
Dios con nosotros, es decir, sería elemento de oración para muchos días. Si antes de hacer
oración, leemos los ítems, seguramente voy a ser atraído por lo que Dios cree qué es lo
fundamental, no solamente es lo que Dios vé sino lo que nosotros creemos que Dios nos
impulsa a eso.

1d. Instrucción: El Examen General.

San Ignacio diseñó desde Manresa tres tipos de oración: contemplación o meditación,
Examen Particular, Examen General. Esos son los tres Ejercicios que son propiamente los
Ejercicios Espirituales.

En la Primera Semana justamente es donde aparecen en buen volumen. Es en los


Ejercicios en donde estos tres tipos de oración tienen su gran función, y es aquí en donde hay
que ponernos a cumplir la función que ellos tienen.

Parecería al principio, una confusión muy grande, que después pasó a la Iglesia y
después al Derecho Canónico anterior, el Examen General que estaba inclusive en las
completas, y esto fue asumido precisamente de San Ignacio.

1. Examen General EE 32:

«Examen General de Conciencia para limpiarse y para mejor confesarse. El examen se


12
redujo a como hacer una lista de pecados.

San Pablo tuvo una extraordinaria intuición, que aparece igualmente en EE, 32.
«Propongo tres pensamientos en mí», único que habla casi en estos términos es San Pablo
Rom. 7:14-23 a saber: 1. Uno propio mío, el cual sale de mi mera libertad y querer. 2. Otros dos
que vienen de fuera, que vienen del Buen Espíritu. 3. Y otro que viene de fuera, del mal. Son
tres tendencias que se mueven al interior del ser humano, por una parte la libertad, el pecado y
la acción del Espíritu. San Pablo en vez de situar la libertad propone al hombre nuevo,
auténtico.

La clave y el motivo y motor de la Espiritualidad Ignaciana la da el Examen General. De


cualquier cosa podría eximirse un Jesuita menos del Examen General. Examen General hace
del Jesuita un habitual discernidor del espíritu, lo habitúa a ser una persona de discernimiento
en el día mismo, todo el día. El discernimiento es ser capaz de distinguir en todo lo que uno
hace, por qué motivación profunda se mueve. El Examen General es para domesticar, habituar
la sensatez de discernimiento en una persona en una forma continua, es decir para hacer del
Jesuita un contemplativo continuamente.

Es decir quien conscientemente está acertando hacer lo que se debía hacer, es decir un
individuo que conscientemente no da pasos fallidos o de doble intención o ambiguos, por eso el
Examen General es el que crea esta personalidad del contemplativo. Contemplativo es un
hombre unido radicalmente con Dios supremamente radical, lo que la Novena parte de las
constituciones piden para el P. General, que sea un hombre muy unido con Dios y muy familiar
en la oración y sus Operaciones: Examen General, Examen Particular y Contemplaciones.

2. ¿En qué consiste el Examen General?

Es una oración bastante breve, generalmente dura un cuarto de hora o veinte minutos y
se hace todos los días al terminar el día. Fundamentalmente es una toma de conciencia de
las llamadas o mociones interiores, de la acción de Dios en mí, a la vez, de las respuestas
que en ese mismo día uno le he dado a esas mismas llamadas. Es una toma de conciencia de
llamadas interiores y la respuesta a esas llamadas.

3. ¿Cómo hacer este examen en los Ejercicios?


(que es donde funcionamos)

Cfr. EE 43. De Manresa: La Contemplación del Reino. Las Reglas de discernimiento de


la Primera Semana, el Examen General y el Particular.

1. Dar gracias a Dios por todo lo recibido. Tomar conciencia del don recibido, no para
guardarlo, por el contrario, lo recibido es cosa que debe seguir entregándose, es decir es
una responsabilidad sobre lo recibido.

2. Pedir gracia para conocer. Para percibir a Dios actuando en mí. Caer en la cuenta de
que está en una intimidad con Dios o que tiene una inmediatez con El.

3. Demandar cuenta al alma. Es tomar conciencia de lo que ha pasado en el día con


relación a mociones o llamadas interiores y sus respuestas. En los Ejercicios Espirituales
esto es capital, y es muy sencillo de hacer, vuelve uno sobre sus exámenes de oración y
13
basta volverlos a leer pausadamente, siempre con ese mismo sentido de San Ignacio,
deteniéndome un poquito en donde más me afecta, y si hay algo que más me ha
afectado me quedo un poco más, y si encuentro algo que más me afectase éste debía
ser el tema de la siguiente repetición o de la oración.

4. Pedir gracia a Dios para que me corrija. Que me corrija de qué? Porque si en tantas
mociones que yo he sentido en el día yo no respondí o me pongo negligente, que me
corrija. El Examen General de hoy tiene importancia porque se trata de ir entendiendo
con más claridad qué es lo que Dios quiere conmigo a partir de lo que siento de El
mismo en mí, es decir a partir de la experiencia misma de Dios, de lo que siento, qué es
lo que quiere de mí hasta este momento, o sea que esa figura esté cada vez más clara,
y por eso al hacer este Examen yo sienta un afecto por aclarar más esa imagen que
Dios quiere o está queriendo de mí.

2. HISTORIA DE LA MISERICORDIA DE DIOS


EN MI VIDA

1. Consideración sobre el pecado.

San Ignacio es muy celoso de hacer sentir al Ejercitante el Principio y Fundamento, esto
quiere decir que es muy clave el Principio y Fundamento para situarse en la Primera Semana
que es en la consideración del pecado.San Ignacio lo que busca es que uno mire el pecado ya
desde una experiencia de Dios.

Qué busca San Ignacio con la consideración del pecado? Busca propiamente una
experiencia de él tan fina como la experiencia misma de Dios que hay detrás del Principio y
Fundamento. Y precisamente es el Principio y Fundamento la medida para ver la magnitud de
mi pecado.

Pero más en concreto qué busca? San Ignacio no busca propiamente que el ejercitante
haga un conteo minucioso de los pecados, de eso no se trata. Sólo se trata de tomar posición
ante el pecado y eso no se adquiere sino experimentándolo, sintiéndolo. Si nos fijamos en que
el eje de la oración ignaciana es la petición, nos damos cuenta que SI busca con el segundo
preámbulo en el primer ejercicio sobre el pecado. Lo que se pide es vergüenza y confusión. Se
trata de situarse uno frente a él. En el segundo preámbulo del siguiente Ejercicio (EE, 55): Pedir
lo que quiero, será aquí «pedir crecido e intenso dolor y lágrimas por mis pecados».

En el Coloquio del tercer Ejercicio, habla del conocimiento interno o directamente sentir
el desorden de mis operaciones. Buscamos al pecado. Toda la obra evangelizadora es
combatir el pecado. La finalidad de la venida de Cristo al mundo y su obra evangelizadora es
liberar al hombre del pecado, un lenguaje que haga creíble la acción salvadora. La finalidad de
todas las obras apostólicas que nosotros hacemos, es disponer a las personas para que se
abran a Dios y la divinidad las limpie.

Toda acción de misericordia de Dios era el lenguaje con el cual Jesús disponía a las
personas a la apertura a Dios mismo. Quiten al hombre el pecado y queda muy cerca de Jesús.
Lo que busca San Ignacio con esto es que uno sienta el pecado y vea su magnitud y la
14
experimente, para que experimentando eso, nosotros espontáneamente lo rechacemos. El
Principio Fundamental que propone Ignacio es que hasta uno no sentir las cosas no se mueve.
Si uno no tiene una experiencia del desarreglo interno con todas sus consecuencias, uno no
llega a ese status de pecado.

Anotación 3. «Como en todos los EE siguientes, usamos de los actos del entendimiento
discurriendo y de los actos de la voluntad afectando, advertimos que en los actos de la voluntad
cuando hablamos vocalmente o mentalmente con Dios Nuestro Señor o con sus Angeles, se
requiere de nuestra parte mayor reverencia que cuando usamos el entendimiento entendiendo».
O sea que para San Ignacio El raciocinio es secundario. Sólo sirve en la medida en que altere
el afecto de la voluntad, porque allí está implicado el Espíritu Santo. Ese es el que mueve a
querer.

2. Proceso de la consideración sobre el pecado.

¿Qué hacer en este par de ratos de oración que vamos a hacer en esta mañana? Si
cogemos el Primer Ejercicio de la Primera Semana EE, 45 y siguientes, veremos cómo procede
él. Tiene gran importancia leerla y tomarla en serio. ¿Cuál es la historia que San Ignacio utiliza?
Es enormemente sugestiva, parecería que es Pablo de Tarso.

Veamos la historia: Para explicarlo sería «ver con la vista imaginativa y considerar mi
ánima ser encarcelada en este cuerpo corruptible y todo el compósito, es decir alma y cuerpo en
este valle como desterrado entre brutos animales». Acá en Colombia no hay que hacer muchos
esfuerzos para uno situarse. A nosotros nos está reventando el pecado por todas partes, es que
ya uno creía que no había más fondo y parece que hay.

Situémonos en donde estamos viviendo, la brutalidad, la violencia el irrespeto a la


persona, todo lo imaginable, hágase de cuenta como que estamos entre brutos animales. Pero
lo grave es que aquí nosotros de pronto no somos los santos, de pronto sí estamos colaborando
con todo esto, como dice esa frase de cajón que todo mundo dice «ahí ponemos siempre
nuestro granito de arena».

Todos ponemos nuestro granito de arena en este mar de corrupciones, nosotros no


estamos con las manos limpias, nosotros estamos implicados y queramos o no con muchas
cosas que quizás pueden tener graves consecuencias, no solamente para nosotros sino para
los demás con lo que estamos haciendo. Yo creo que uno muchas veces como que se aísla del
conjunto cuando mira sus propias irresponsabilidades, y uno sencillamente lo que está haciendo
con sus irresponsabilidades es colaborar con todo esto. Nosotros luchando contra eso, estamos
colaborando, poniendo nuestro granito de arena que siempre es pesadito.

Algunas personas cuando se confiesan lo hacen sin el menor sentido del pecado. Para
recuperarlo les he invitado a recordar los ideales ideales que tenían hace 10 a más años. Todos
estos ideales son nobles. Pero a la pregunta si los han logrado cumplir respondieron que nó.
Todos estaban frustrados? Les dolía este hecho. Esto es significativo. Ver cómo los ideales
nobles de una persona son las tendencias divinas y llamadas de Dios esaban sin cumplir. Ver
cómo le duele a la gente frustrarse, cuando la persona experimenta el pecado, el pecado es
frustrar el propósito de Dios en una persona. Y cuando se siente en carne propia esta
frustración, duele, eso sí que duele. Qué pesar tenerme que contentar con ser simplemente lo
que soy, por no haber oído una voz de cuando yo era niño de haberme esforzado por estudiar y
15
haber aprendido una profesión un poquito más social.

La mejor manera de considerar realmente el pecado es cuando uno mira el Principio y


Fundamento de lo que hay detrás, para dónde iba Dios conmigo, toda la lucha de Dios conmigo,
todas las voces de Dios conmigo llamándome a hacer algo y yo de para atrás, poniéndole un
montón de trabas insignificantes, y todo esto va estorbando el propósito de Dios con nosotros.

Sería bueno que tomáramos nuevamente el Principio y Fundamento en dos líneas, una
el mal que yo he hecho y que no fui capaz de controlar, o como dice San Pablo también, el bien
que Dios quería que yo hiciera y no lo hice. Es mucho más grave esto que lo anterior, EL BIEN
QUE ESTABA EN MIS MANOS HACER o que Dios me lo pedía, tantos impulsos, tantas
llamadas, tantas mociones internas que campanean en el interior mío y no les presté atención.

Ayuda también, y esa es la metodología que tiene San Ignacio en el primer Ejercicio, es
a ver si uno se sitúa en un cuerpo corruptible y que se le desbarata, expresión sutil en San
Ignacio y típica de San Pablo. Nosotros no le tenemos mucho miedo a la corruptibilidad pero
nos podemos deshacer, somos muy frágiles, es decir, nosotros nos estamos suicidando en
un montón de cosas opacas y sin darnos cuenta, K. Rahner, definía el pecado como el «no
dejar que Dios sea Dios », no dejar que Dios acontezca, y sea creador. Vamos experimentando
qué es lo que uno siente de Dios. De Dios no tenemos sino una sola captación, lo que sentimos
de El cuando nos está creando, y ese conjunto de cosas, de mociones, de llamadas en el
interior nuestro es la figura del llamado Principio y Fundamento.

¿Por qué resultamos haciendo un mal que no queríamos? ¿Por qué no resultaron mis
ideales? ¿Por qué no resultamos haciendo el bien que Dios quería que hiciéramos?

Ayuda mucho precisamente los puntos de San Ignacio respecto a este primer Ejercicio
de la primera semana, los puntos son ayudas que pone San Ignacio en esa búsqueda de la
voluntad de Dios.

1. El Pecado de los Angeles. Lamentaron tanto haber manejado tan mal su libertad, por
haber elegido la propia destrucción de uno mismo, la frustración de mi propio yo.

2. El pecado de Adán y Eva. Esta historia es una ayuda. Lo que él quiere es que el
Ejercitante lea esta historia para que vea un detalle, todos los efectos que tienen
nuestros pecados, el pecado de Adán y Eva, se tiraron la humanidad. Vayamos a
nosotros mismos y fijémonos en los disparates que hacemos, a quiénes perjudicamos,
las personas, esas faltas de responsabilidad nuestras a quiénes perjudican, cuánto mal
le habremos hecho a la gente, es incalculable. Hay muchos momentos con una
frustración muy grande, pero se diría que eso se había podido hacer de otra manera, por
qué lo hice así. No se puede desbaratar personas toda la vida, hay que tener cuidado
con nuestras faltas que son muy perjudiciales para las personas, los daños que
hacemos, y por eso uno cuando ya se sitúa frente a lo que hace, a los daños que hacen
sufrir, qué hice? Se siente frustración.

3. El pecado del condenado. Talvez lo que a la gente le horroriza es la candelada, pero ese
no es el problema. Observemos que un muchacho pierde un año y es capaz de
suicidarse, imaginémonos que uno pierda la venida al mundo, no vino a nada, se frustró.
Por eso la mejor manera de San Ignacio que es muy práctico, hace que el Ejercitante se
sitúe en el otro lado para que vea lo que es, los daños que son para nosotros, la
16
frustración nuestra, la de otros, la irresponsabilidad, el no ser útiles, en fin, miles de
cosas que se siguen día a día, y no creamos que tenemos las manos limpias, estamos
en un mundo de brutos animales verdaderamente y nosotros somos parte de ellos y
nosotros tenemos las mismas cosas por dentro talvez más sutiles, talvez más
inteligentes, talvez más hacerle creer al otro que no lo estamos perjudicando.

3. Sugerencias para la oración:

A partir de nuestro Principio y Fundamento, ver el mal que hemos hecho y comprender,
qué he hecho y que no pudimos controlar, y el bien que Dios quería, que es lo más grave, por
qué no lo estamos haciendo? por qué esos ideales tan grandes de antes están ya frustrados,
qué pasó? Y nosotros a veces con esa racionalidad que tenemos, justificando cuanto disparate
hay para acabar de completar. Vamos verdaderamente a buscar lo que San Ignacio quería, lo
que él quería es que veamos la magnitud de lo que estamos haciendo, es decir que nos
sintamos realmente confusos en nuestro interior y que le pidamos muy intensamente al Señor
tener una experiencia interna de lo que es uno equivocarse en lo que Dios quería de nosotros.

D2 Instrucción : El EXAMEN DE CONCIENCIA

Los EE de San Ignacio son unas operaciones o cosas que se actúan o realizan desde
dentro de la persona. Vemos en la oración preparatoria poner diferentes cosas intenciones,
acciones y operaciones. Las intenciones son acciones correlato del vivir, las acciones son cosas
externas, y las operaciones son cosas más bien del interno del hombre. Las tres operaciones
fundamentales, que son las que determinan los Ejercicios son: Oración, Contemplación.
Examen General. Examen Particular. Estas tres operaciones son las tres grandes ruedas sobre
las cuales caminan los Ejercicios Espirituales y que debe tener mucha claridad el Ejercitante
para que las pueda poner en ejecución.

1. ¿Qué es el examen particular?

Es un control consciente y analítico de la fidelidad en los otros Ejercicios, es decir que


garantiza la eficacia de los mismos, por esto es tan importante este Examen Particular en
nosotros. ¿Qué hace el examen particular en nosotros? Controla, pero no policialmente, sino
analíticamente, es decir, pretende abrir y ver cuáles son sus componentes y sus funciones, es
decir, controla y analiza la vida de oración del Ejercitante, controla la contemplación, la
meditación, las disposiciones de la persona en los Ejercicios, el Examen General, todo lo
controla.

El Examen Particular tiene como intención, que el ejercitante, por medio del análisis,
garantice que sí está haciendo los Ejercicios. Como aparece en los EE de San Ignacio. Muy
amplia y con varias aplicaciones, esto ha causado un poquito de confusión, a tal punto que se
recomiende el Examen Particular para todo menos para los Ejercicios, pero tampoco está
resultando. Tal como está en los Ejercicios, se presenta como un ejercicio de singular
importancia, en el caso del mismo San Ignacio. Es talvez es la pieza que más utilizó durante su
vida Manresa. ¿Por qué? Tenemos que referirnos a ¿quién es San Ignacio antes de
convertirse? un cualquiera con muchos defectos, con mujeres y con milicia, y con ese carácter
tan espantoso. En menos de un año ya Ignacio es San Ignacio. Era muy enfermo porque fue
17
duro consigo mismo, qué penitencia tan horrible.

Ignacio cuando entra a Manresa, lo que quiere es ser un ser humano de dominio de sí
mismo, quería superar a todos los Santos, ser como Santo Domingo, ser como San Francisco,
etc., casi que se muere de hambre, es decir, una tendencia desesperada de San Ignacio por un
dominio de sí mismo por encima de cualquier cosa, y uno de los instrumentos que él encuentra
para eso, es el Examen Particular, y en Manresa lo emplea para lo que después la Compañía lo
dejó para toda la vida, es para corregir algún defecto que sea muy rebelde.

Los griegos mismos hablan mucho de virtudes, Aristóteles, Platón y muchos más; qué
entienden ellos por virtudes? una práctica disciplinada de una persona hasta lograr algo
(Estoicos), lo que llamaban ellos la perfección. Pero eso no es lo cristiano, tampoco para San
Ignacio, no se trata de consumir un ser humano a pedacitos. El Examen Particular es para uno
volverse cada vez más consciente de determinada cosa en la cual es muy recurrente su falla. Y
en ese caso, el Examen Particular sería más bien del Examen General o de la persona que lo
acompaña a uno en su vida espiritual.

Cuando uno ve un algo en ese Examen General, eso es lo que se lleva al Examen
Particular. Qué efecto tiene en la espiritualidad? Hacerlo cada vez más consciente, pero quien
acaba un defecto en la espiritualidad real es el Espíritu.

¿Por qué aparece el Examen Particular en los Ejercicios de San Ignacio en esta forma?
Vemos que el Examen Particular y Cotidiano, que contiene así tres tiempos y dos veces el
examinarse diariamente. Aquí se ve la tendencia de San Ignacio al dominio de sí mismo.

1o. tiempo. (En la mañana). Disponer el alma, para que el alma bregue a no dejarse arrastrar
por eso.

2o. t. (Después de comer).Ver cómo le había ido en ese propósito que hizo por la
mañana.

3o. t. (Después de cenar). Ver qué le pasó, no solamente después del medio día, sino
por todo el fin del día, y para un defecto particular, alguna cosa particular, algún
pecado especial, etc. Así lo utilizó San Ignacio.Esa es la manera como debemos
utilizar el Ejercicio?

Ignacio dejó el texto como estaba en Manresa con los tres tiempos (Manresa 8 meses) y
lo recomendaba para los Ejercicios de la siguiente forma. En la Anotación 6a. Es «si el Director
de Ejercicios nota que el Ejercitante no tiene mociones interiores», es decir no se ha sacudido
por nada, no está haciendo las oraciones, las contemplaciones. Entonces S. Ignacio
recomienda: mucho se debe interrogar acerca de los Ejercicios, así mismo de las adiciones, si
con diligencia las hace viviendo particularmente de cada una de éstas.

Cuando no funcionaron en la primera semana los Ejercicios, ¿ué hacer? Entonces en el


número 73, que trata de las adiciones y dice: «las adiciones son para mejor hacer los
Ejercicios», pero aquí no se trata de cosas globales, los Ejercicios son unas operaciones, y esas
operaciones se deben hacer. Expresamente al final de esas adiciones EE, 90: la 4a. nota: «El
Examen Particular se haga para quitar defectos y negligencias sobre los ejercicios y adiciones, y
así es la segunda, tercera y cuarta semana», o sea que San Ignacio recomienda para todas las
semanas, que se haga el Examen Particular sobre las Adiciones.
18

Hacer Examen Particular sobre las Adiciones. ¿Cuáles son esas Adiciones?
Este es un Ejercicio muy sencillo, y lo hace uno en un cuarto de hora y hasta menos, si uno lo
hace de una manera ordenada es una delicia hacerlo.

Recomendaciones.

1. Tomarle el pulso a lo que uno está haciendo. Es sencillamente una evaluación de lo que
está haciendo. Evaluamos lo que pasa en lo que hacemos: la cocina, lo que pasa en la
portería, las clases, etc., todo es evaluaciones. ¿Cómo es posible que no hagamos una
evaluación de nosotros mismos para ver cómo estamos orando?

2. Seguir fielmente las Adiciones. Entrar en EE no es fácil, hay que ser muy humilde o no
funcionan los EE.

ADICIONES:

De hecho el Examen Particular lo debemos hacer antes del almuerzo.

1. Acostado. Pensar en un segundo a qué hora me voy a levantar y a qué, a contemplar


qué, de tal manera que mi pensamiento se centre en unos segundos en la materia que
piensa hacer en la oración del día siguiente, una materia que uno ya la tiene lista porque
hizo el Examen General.

2. Al despertar. Qué es lo que voy a contemplar hoy. Con el baño se vuelve uno el ser más
lúcido, y !qué bueno aprovechar ese momento en los Ejercicios también cuando se está
arreglando, qué es lo que voy a hacer ahora!

3. Un paso antes de lograr en donde quiero contemplar. Qué hacer? Es decir antes de
ponerme en la oración, en la contemplación, un paso antes: Alzar mi entendimiento y
hacer una reverencia. Verdaderamente uno se pone en contacto con la Divinidad misma,
y hacer una reverencia es una orden al cuerpo para que se deje dominar por uno, es
decir es manejar el cuerpo.

4. Lugar donde uno está orando y la posición que tiene orando. San Ignacio nos dice al
respecto: si estás en un lugar donde estás sentado y en una posición que te sirve, no
cambies. Esto es importante, porque uno al cambiar de posición y de lugar se le va la
honda y no sencillamente se distrae, es que se le baja la intensidad, y San Ignacio lo
que quiere es que cuando estemos a gusto en la cosa y estemos metidos en la cosa, no
paremos allí, que sigamos hasta satisfacer.

5. El Ejercicio de una hora y además un cuarto de hora de Examen. Puede ser que si lo
tomamos de 60 minutos no sea suficiente. Por eso es bueno tener ya este segundo día
un reglamento ya muy claro de cuál es el tiempo que le dedico a las dos oraciones de la
mañana después del desayuno, cuál es el tiempo que le dedico a las dos de la tarde,
qué voy a hacer por la noche o qué voy a hacer por la mañana, tener eso ya muy
determinado.

6. No salirse de los Ejercicios con operaciones externas. Por ejemplo no leer el periódico, o
muchas cosas que se vean externas que creamos que nos sacan de los Ejercicios. O no
19
salirse por cosas internas, es decir: no salirse por operaciones externas o por cosas
internas. Puede haber una persona que esté todos los días en todo el día sentado sin
mover sus pies y sus manos, y está en otro mundo. ¿Cómo se hace esto? Sencillamente
uno se pone en una actitud orante y empezar con algo que lo introduzca a uno en el
ejercicio. Se recomienda para cualquier cosa la oración preparatoria de San Ignacio para
todo. Empieza uno con esa oración, copia uno en papelitos y termina uno repasando a
ver si eso le está funcionando o no. Esto da confusiones. ¿Qué hacer? ¿Me falta
disciplina? ¿Me falta buena voluntad? ¿Qué va a pasar, que si uno está para esto, uno
se dispone a esto y veremos que al día siguiente y casi todos los años uno sigue, y
puede que al tercer día ya queden algunos más rebeldes y debemos bregar a hacerlo, y
así resultamos nosotros en los Ejercicios y seguir y seguir todos los días así para
sostener el mismo ritmo.

Por eso San Ignacio nos pone con tanto énfasis, veamos el título que élle pone a las
adiciones: ADICIONES PARA MEJOR HACER LOS EJERCICIOS, es decir no para
hacerlos porque si no uno resulta fuera de los Ejercicios, de tal manera que leamos el
papelito con toda humildad y con toda sencillez, y lo que puede pasar es que nosotros
resultemos en lo concreto y haciendo lo que Dios quería con más facilidad de lo que uno
cree. Con razón decía Jesús que prácticamente de la única persona o ser humano que
Jesús dice verdaderamente abierto al Reino de Dios es el niño. Eso es muy trascen-
dental, si uno no se vuelve como un niño, el Reino de Dios se le escapa. Cuando se
percibe esto vemos que tan penetrante es San Ignacio, debemos ponerle mucha
atención a lo pequeño. Si nosotros hacemos los Ejercicios cambiamos de horizonte en la
vida, y le ponemos cuidado a lo que había que hacer cotidiano.

2. CONOCIMIENTO INTERNO DEL MAL


QUE HABITA EN MI

Tomar posición frente al pecado, y por lo tanto todo lo que San Ignacio busca es un
CONOCIMIENTO INTERNO DEL PECADO o lo que es lo mismo experiencia del mismo,
sentirlo, para que sintiéndolo nosotros nos movamos a rechazarlo. En este Segundo Ejercicio,
San Ignacio puede que tenga ya un matiz un poco más avanzado que lo anterior, y es no
solamente situarnos frente al pecado para sentirlo y sentirlo verdaderamente por los efectos que
tiene en nosotros y en los demás y confundirnos de que hay el peligro tan grave para el ser
humano o la POSIBILIDAD DE FRUSTRACION de los seres humanos.

En esta segunda meditación del pecado, Se va un poco más allá por varios indicios que
tiene el texto Ignaciano, y es que no solamente es rechazarlo si no cómo combatirlo, esto está
muy marcado en el Coloquio de esta meditación de S. Ignacio, sobre todo en el Coloquio No.
63.

Ahora, si se trata de combatirlo, nada raro que se nos venga este problema, que
resultamos como don Quijote, combatiendo molinos de viento, es decir, si uno no sabe muy a
fondo cuál es el fondo del pecado o qué es su naturaleza profunda, uno resulta dando golpes
en el aire si es que le dan deseos de algo, es decir de la manera como uno conciba el pecado
de esa misma manera es atacado el pecado.
20
1. La naturaleza misma del pecado,

No es por demostrar esta gran verdad, pero San Pablo y San Ignacio coinciden
enormemente y por lo tanto el mismo Jesús, es decir hay tres posiciones muy semejantes frente
al pecado: Jesús, San Pablo y San Ignacio, se colocan estas tres no solamente para que
tengamos confianza en el mismo San Ignacio sino para que tengamos confianza por dónde es
la lucha y dónde hay que poner el dedo, no sea que resultemos dando golpes en el aire sin dar
en el clavo.

Entrando directamente, talvez San Pablo los reúne a todos tres, refiriéndonos al Rom
7:14ss. Ahí San Pablo dice que el pecado es un misterio y como tal no se entiende. Cuando
San Pablo afirma esto no es un principiante. La última carta de Pablo es la de los Romanos, en
donde habla de su propia experiencia ya en la última etapa de su vida, y dice:«hago el mal que
no quiero», y prácticamente como si fuera un escolástico dice «luego el pecado habita en mí».

Mas adelante dice:«y el bien que quiero tampoco lo hago» y vuelve a concluir «luego el
pecado habita en mí», «¿quién me librará de esto?». Pablo está diciendo en el fondo que el
pecado es incontrolable, inclusive lo llama un poder que habita en el interior del hombre, es
decir, un poder que es como un ingrediente de lo que el hombre es.

Pablo conoce muy bien el AT y aquí no está haciendo ninguna referencia a la consideración de
los pecados en el Antiguo Testamento, pero estas son abrumadoras. En el AT se utiliza tal vez
100 términos para referirse al pecado, pero Pablo nunca se refiere al plural pecados, no habla
del pecado en término técnico, es decir a Pablo no le preocupan los hechos pecaminosos, ni a
Jesucristo tampoco, ni a San Ignacio.

La actitud de Jesús frente a los pecadores, es decir, los pecados de los pecadores no le
interesan, ni siquiera los tiene en cuenta. Pablo dice que tampoco tiene en cuenta los pecados
de los hombres, lo que le interesa es el hombre pecador, el hombre desintegrado, este es el
que le preocupa. Y San Ignacio no habla de pecados sino en la primera semana, y sabemos
que en la primera semana los Ejercicios son para hacer una buena confesión, la lucha de él es
que el Ejercitante descubra el desorden interno, el pecado, el desorden, es decir, todos los EE
son para hacer tomar conciencia del desorden y es la penetración de Dios en la persona la que
sí lo va a eliminar, es lo propio de Pablo y de Jesús.

Pecado para Pablo es un poder que habita, que anida al interior del hombre, que lo
impulsa a poseer y a retener todo cuanto encuentra a su paso empezando por su propio yo,
retiene su propio yo, por encima de todo y algo más, cuando ese poder encuentra resistencia,
desata violencia o presión y asesinato de su propio hermano. Ese es el propio pecado. Ese es
el horror del ser humano, que se cuece en su propio interior este desorden tan espantoso. En
otras palabras, qué es el pecado? una codicia generalizada de cuanta cosa hay o una
búsqueda de intereses y la racionalidad la cualifica. Lutero decía que el diablo es la racionalidad
que lo legitima. Cómo manejar esto, es incontrolable, pues somos así.

2. Qué hacer con eso?

Pablo en Rom. 7:24 escribe: «pobre de mí, quién me librará de este cuerpo que me lleva
a la muerte?», e inmediatamente en Rom 8: propone todo la reflexión realizada en Jesucristo
para eliminar el pecado, o sea que éste es el fondo de lo que es el cristianismo como tendencia
21
de edificar el verdadero ser humano.

Cfr. Rom. 8: «Mas vosotros no estáis en la carne», es decir está refiriéndose al pecado.
Cuando él nos dice tú estás en la carne, estamos inundados por él y aquí dice, que no estás
inundado en la carne sino en el espíritu, otra inundación, ya que el Espíritu de Dios habita en
nosotros. El que no quiere el Espíritu de Cristo no le pertenece, no está poseído por el espíritu y
el que no está poseído por el espíritu no le pertenece a Jesucristo, es decir, no le pertenece a
Jesucristo, mas si Cristo está en vosotros aunque el cuerpo haya muerto ya a causa del pecado
el espíritu es vida a causa de la justicia, y si el espíritu de aquel que resucitó a Jesucristo de
entre los muertos habita en vosotros, aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará
también vida a nuestros cuerpos mortales por el espíritu que habita en nosotros». (Rom 8,5,12).

Para ver el sistema en forma sencilla, a ver qué es lo que nosotros tenemos que hacer:
Ser humano: (Espíritu-pecado): Pablo se está afirmando que en el ser humano habitan dos
poderes: uno el pecado y otro el espíritu, y sabemos que el espíritu es la misma Trinidad
habitante del hombre. Sencillamente Pablo dice ¿cómo me libero de esto? y no hay ninguna
otra posibilidad sino dejar que éste nos invada, o sea, la invasión del espíritu que acaba con el
poder del pecado; no solamente lo controla, lo subyuga, domina el pecado.

Esto dura tanto cuanto dure la vida de uno, por eso si uno no se hace a la acción del
espíritu durante toda su vida con una gran vigilancia interior, en cualquier momento el pecado
empieza a molestar y sobresalir y hace lo contrario, cómo es una persona así? uno los ve por la
calle, gente dominada por el poder y les parece maravilloso y se ven normales, o dominados por
la codicia del dinero o dominados por el sexo o dominados por cualquier cosa cada cual tiene su
propia especialidad, es decir el pecado sale por algún lado por el sexo, por el poder, etc. y hay
gente en este mundo que coleccionan tapas, novillos, casas, etc. Lo grave de todo esto es que
se deja esclavizar por cualquier cosa, entonces de qué se trata sin una espiritualidad fina no
seremos capaces de dominar el pecado.

El cristianismo busca edificar seres humanos como Dios quería. El anuncio más grande
del evangelio son las personas que lo transparenten, es decir que si la palabra no es viva, no es
creíble, ¿quién los va a creer? Jesús habla por los mismos lados, si vemos Mc 7:14 ó Mt 15:10-
20, ¿qué dice ahí Jesús? está diciendo de una manera casi pedestre desde su simplicidad, el
real Jesús era lo más modesto del mundo inclusive para hablar.

Dios es como los cominos de una señora que hace empanadas, le echa comino a las
empanadas y quedan las empanadas sabiendo a comino.Es decir, es un Señor que domina
tanto lo que es la divinidad, que la puede empezar en lo pedestre.El centro del anuncio de
Jesús, lo fundamental, dice: le quitó peso a medio libro el Exodo, a casi las 2/3 partes del libro
del Levítico, acabó con todos los sistemas de impureza ilegal y con todos los sistemas de
purificación con una sola afirmación: «No es lo que entra de fuera en el hombre lo que lo
contamina, es lo que sale del hombre lo que lo contamina, porque dentro del corazón salen los
pecados, las malas intenciones, las fornicaciones, los adulterios», etc. son siete. Jesús dice
modestamente que eso no se endereza sino por saturación de Dios por Reino de Dios,
saturémonos de Dios. Es ser limpio con naturalidad, espontaneidad, ser saturado de divinidad,
hacer cosas limpias, rectas.

En EE. 32.se lee: «supongo tres pensamientos en mí»: Uno propio mío el cual sale de
mi mera libertad y que, los otros dos que vienen de fuera, en el centro del ser humano hay un
ser humano auténtico que es la libertad, pero esa libertad tiene que habérsele preelegido,
22
porque hay dos poderes en el mundo: Uno que viene del buen espíritu: el pecado,

Otro que viene del mal espíritu: ¿Qué hay que hacer? Acabar con el pecado no es obra
nuestra, dominar el pecado no es obra nuestra.Toda la actividad para eliminar el pecado es
gratuita, es por la acción de Dios aconteciendo. El en nosotros, es decir, solamente
aconteciendo la Divinidad en la persona, la persona se transforma, que es la manera como Dios
salva a la humanidad, o la libera del pecado. Hay que disponerse frente a la gratuidad.

Cómo se dispone uno frente a la gratuidad? No justificando el pecado, sus tendencias.


Es decir, tomemos conciencia de ellas y pongámoslas encima de la mesa. Al ponerlas encima
de la mesa y no las justificamos, la acción de Dios nos las va barriendo tanto cual nos vayamos
disponiendo. San Ignacio a fin de Manresa en el Cardoner ya es Santo, un año antes o menos
ya es un gran pecador. San Ignacio se abrió decididamente a la gratuidad. Comprendió que
Dios lo guiaba y se dejó guiar por el confesor, de lo contrario se habría muerto, no hubiera
resistido tanta penitencia, y dejó de pensar en ser como santo Domingo, etc.

Ejemplo: Nos regalan 1.000.000 de dólares, y llevamos un costal, pero como que no
creemos y el donante (Dios) nos pide que abramos el costal. Esa es la gratuidad. La gratuidad
es hacer que nos abramos, que no nos cerremos para dejarnos llenar de Dios. No cerrar el
costal, sino abrirlo. Todo el sistema de la espiritualidad es convencer un ser humano de la
gratuidad.

Recomendación: Tomar conciencia del pecado, no hacer recuento de los pecados


pasados, sentir el pecado desde dentro, no tapar cosas. No hacer un examen de los pecados
de la vida pasada, sino hacer un examen de nuestras tendencias de hoy que van aforando,
ese pecado se especializa, así como hay personas que tienen diferentes cargos, así va saliendo
el pecado en diferentes formas.

Si tomamos un día normal de la actualidad, de trabajo con un criterio Fil. 2:3-4. Cfr.
Traducción de la Biblia de Jerusalen, juzguemos si tenemos desorden o no, como queramos,
pero tomando mucha conciencia: «No hagamos nada por rivalidad, ni por vanagloria, sino con
humildad considerando cada cual a los demás como Superiores a sí mismo». Aquí se trata de
que las personas son superiores y tiene autoridad sobre nosotros y nosotros tenemos
transparencia, cualquier ser por malo que sea algo tendrá que nos diga algo, que nos cuestione.

No buscar imagen por todas partes o autoestima, sino con humildad, buscando cada
cual no su propio interés sino el de los demás. Humildad es todo lo que uno tiene sirviendo boca
abajo.

Si uno critica al otro se le vuelve un lío el interior, queda uno todo vuelto pedazos por
dentro, y uno cree que criticando a la Iglesia es algo bien, y es todo lo contrario, se está
desbaratando. Por eso San Ignacio pone las reglas sentir con la Iglesia.

Cuando tomamos conciencia de esas cosas y las ponemos encima de la mesa y no las
justificamos, nos las barre el Espíritu Santo. Por eso es tan consolador tomar conciencia de las
equivocaciones de uno, de sus pecados, de sus tendencias, es decir de las motivaciones
profundas poco nobles que uno tiene al obrar.

Cfr. EE 55-61 [«Traer las tres potencias y el pecado de Adán y Eva» (EE55), es un buen
este Ejercicio. Tenemos dos posibilidades, o coger un examen de un día que es muy
23
provechoso con el criterio de los Filipenses, o tomar muy en serio el segundo Ejercicio 55-61.

Recomendación para esta noche: un prolongado Coloquio con el Señor siguiendo el


Coloquio EE, 63, [«interno conocimiento de mis pecados». «Para que sienta el desorden de mis
operaciones...». Hacer la oración después del Examen General sobre el con un Coloquio a
nuestra Señora para que me alcance la gracia de su Hijo Señor.

EE, 53: imaginando a Cristo Nuestro Señor delante y puesto en cruz, hacer un coloquio,
cómo de creador Él vino a hacerse hombre y de vida eterna a muerte temporal, y así morir por
mis pecados, otro tanto mirando a mí mismo lo que he hecho por Cristo, lo que hago por Cristo,
lo que debo hacer por Cristo. Sin una experiencia del pecado uno no puede morir. Un Cristo que
muere por los pecado y me invita a mí a que muera también como él. A Jesús no le interesan
los pecados, es decir, si uno no siente el pecado uno no luchará contra él ni en sí mismo ni en
los demás, y esa era la finalidad del cristianismo, acabar con eso.

3. MI PARABOLA DEL LLAMAMIENTO AL RENIO.

Con el Coloquio sobre los pecados, San Ignacio se siente perdonado y liberado. Con
esto decimos que solamente cuando uno tiene experiencia de ser liberado, cuando durante
tiempos tenemos vicios o defectos y de pronto precisamente por efecto de nuestra vida interior,
de nuestra inundación de Dios en nosotros, por la posesión del Espíritu, nos vamos dando
cuenta de que ya no tenemos ese vicio, de que ya no tenemos ese defecto. Esa es la
experiencia más clara del pecado, uno no lo experimenta cuando está metido en él, pero
cuando uno se siente liberado, es decir cuando el espíritu o Dios mismo nos han poseído,
entonces así sí que sabemos qué cosa es el pecado.

La experiencia de pecado es la experiencia se supera con la posesión de Dios en


nosotros. El amor de Dios hace saltar fuertemente el impulso al llamamiento y vemos esa
coherencia que hay entre el coloquio en donde San Ignacio perdonado y liberado se hace esa
pregunta que nosotros nos hacemos tantas veces ¿qué es lo que yo he hecho por Cristo, qué
es lo que estoy haciendo, qué haré?y eso no brota sino de la experiencia y de la liberación del
pecado, solamente cuando uno se siente libre de él es cuando uno se apasiona y ese
apasionamiento es la experiencia del llamado, se apasiona por liberar a otros, y a eso
precisamente el llamamiento del Rey Eternal, que es lo que vamos a contemplar el día de hoy.

Como observamos, San Ignacio en la Primera Semana, primero que todo maneja es la
meditación, es decir el raciocinio y por eso es un poco pesada la Primera Semana. De ahora en
adelante por principio, todos los Ejercicios son de contemplación, con una o dos excepciones
las dos banderas y los dos binarios que son meditaciónes, pero todo lo demás es
contemplación, que ya es una cosa menos elaborada por nosotros mismos y más gratuita por
parte de Dios mismo.

Primero aparece la contemplación del Rey eternal y luego presente la contemplación de


la Encarnación. Esta contemplación, fijándonos en la nota EE 99: Este Ejercicio se hará dos
veces al día, es a saber a la mañana levantándose y a una hora antes de comer o de cenar.

1. ¿Qué es esta contemplación?


24

Es una reformulación del Principio y Fundamento, es decir, aquí ya no es una fórmula


abstracta para expresar una experiencia, aquí es ya la vida de Jesús. A qué obedece esto? San
Ignacio cuando escribe esta contemplación ya ha experimentado largamente esto, y la
contemplación tal como está escrita, obedece a la experiencia de fe que San Ignacio tiene del
Crucificado, y por eso él ve en varias ocasiones particularmente en esta, en la Navidad y la
Pasión, toda la vida de Jesús comprometida en la Pasión. Aquí no se trata de un momento
particular de Jesús, sino como dice que el llamamiento del Rey temporal ayuda a contemplar la
vida del Rey Eternal; más aún propiamente esta contemplación son los Ejercicios, de esta
contemplación son 2a. 3a. y 4a. juntas, es como si dijéramos, es un Sumario de lo que son los
EE en la 2a. Semana. Las otras dos no son otra cosa que una ampliación o desdoblamiento de
esta misma contemplación.

El Principio y Fundamento es el punto de referencia de todo lo que San Ignacio sugiere


contemplándolas en todo el resto de los EE, es decir es un marco teórico o como el criterio para
todo.

2. Parábola de un Rey. (Cómo procede S. Ignacio?)

Esto es una parábola con grandes tendencias a alegoría.

2.1. El primer punto trata de un Rey a quien todos los cristianos reverencian, un buen Rey,
una buena persona con mucho poder entre los cristianos y que tiene unas buenas
intenciones. Muchos ven en esta imagen o a Carlos V o algún cruzado famoso.

2.2. El segundo punto es un llamamiento de ese mismo Rey, un llamamiento a conquistar


toda la tierra, a fin de volverlos a todos cristianos; esa es la figura, que invita a todos a
trabajar con él, a compartir la vida con él y luego también a compartir las victorias.

2.3. El tercer punto es para insistir qué tan vituperable sería y tan perverso caballero sería el
que no aceptase ese llamamiento de este Rey, es decir qué tan degenerado sería el que
no aceptase eso. Uno cree que coinciden todos los puntos, pero vamos a ver y en todo
el mundo no coincide, casi que nadie.

Rey Eternal. Supongamos que eso coincide. El llamamiento: Coincide con el terrenal.
Respuesta: Es un llamamiento a quienes tienen juicio y razón ofrecen a venir con El y trabajar
con El, para que siguiéndole en la pena, sigan también en la gloria. Si tienen juicio y razón
ofrecen toda la persona, ofrecen trabajo, más aún harán oblación de mayor estima y mayor
momento.

Mas los que más se querrán afectar y señalar en todo el servicio de su Reino Eterno y
Señor Universal, no solamente ofrecerán sus personas al trabajo, más aún, haciendo contra su
propia sensualidad y contra su amor carnal y mundano, harán oblación de mayor estima y
mayor momento.

EL MAGIS Ignaciano es arropar todo el mundo con nuestras obras apostólicas, puede
que sí, pero aquí el Más es el más vaciado. El Magis es el Minus. Y la razón es muy clara, San
Ignacio está entendiendo muy bien qué significa el Reino de Dios que Jesús anunciaba hace
mucho, como nadie.
25

2. Qué estamos entendiendo por Reino de Dios?

Una serie de conferencias que dictó Harnar en Berlín en 1901 en el libro «La esencia del
cristianismo», dice: «Si usted quiere saber qué es el Reino de Dios que anuncia Jesús, tiene
que meditar las parábolas». Un racionalista como Harnar que diga meditar, en vez de decir
analizar, estudiar, hacer grandes juicios, no, es meditar, y casi a renglón seguido Harnar pone
que el Reino de Dios es la soberanía de Dios en la persona.

¿Qué era lo que Jesús anunciaba? Jesús anunció lo que El experimentaba, el dominio
total en El de la Divinidad, la plenitud de la Divinidad, eso es lo que El anuncia, lo que El
experimenta. ¿Para qué lo anuncia? Lo anuncia para hacer tomar conciencia al ser humano de
lo que El mismo siente, que nosotros también experimentemos con eso, y por eso veremos que
las palabras son unas comparaciones por medio de las cuales Jesús lo que hace es hacer
tomar conciencia de Dios como vivo en las personas, viviente, encarnado, porque al hacer
tomar conciencia de eso las personas se abren a la Divinidad y la toman en serio, en su vida.

¿Qué efecto tiene el Reino de Dios en una persona? En la medida en que el Reino de
Dios o el Evangelio, que ya es la acción del Resucitado, avanza la posesión del Reino de Dios,
según dice Jesús, o del Espíritu del Resucitado de toda la afinidad, mientras más avanza la
posesión de la Divinidad en una persona más la va vaciando. Y eso es lo que San Ignacio está
sintiendo aquí, ésta es la experiencia de San Ignacio, la experiencia del Resucitado o del
Espíritu del Resucitado es la identidad con el Resucitado.

Por eso en 2 Cor. 4:7, «llevamos por todas partes el morir de Jesús», el vaciamiento,
para que se revele la vida de Jesús, esa es la vida bautismal, y eso es lo que está diciendo San
Ignacio aquí. Cuál es la vida de Jesús? La vida de Jesús es un hombre vaciado de sí mismo,
precisamente por el dominio en El de la Divinidad, y eso es lo que está diciendo San Ignacio,
miren a esto somos llamados. Observemos, para qué sirve la analogía que pone San Ignacio,
no le coincide sino en el Llamamiento, es decir, lo que San Ignacio está subrayando es el
Llamamiento, por eso vemos por qué razón él pone cuál es la finalidad de esta contemplación,
expresada en la petición, «pedir lo que quiero que no sea sordo a su llamamiento».

Como que dijéramos, si milagrosamente estábamos pasando un río bien grande con un
montón de personas y milagrosamente llegamos flotando al otro lado, qué haríamos? No nos
parece que lo obvio es ayudarle a los que vienen atrás a que se salvan? Eso es lo que está
diciendo San Ignacio, si yo fui liberado miren que mis hermanos se están naufragando, a
entregarme del todo a ellos, cómo se entrega uno a liberar al otro? Liberadamente o si no
escandalizamos. Miremos, si nosotros no somos así, cómo le vamos a decir a la gente que
acuda a esto. Miremos, la única posibilidad de dominar el pecado es dejarse poseer por el Dios:
el Reino de Dios.

Si eso nos funciona, lo espontáneo es que nosotros nos sintamos responsables de los
que aún no son liberados, nos compromete. Sería muy canalla un individuo que se salvara y
saliera corriendo, en vez de devolverse a salvar a los que quedan atrás, por sentido común, es
decir, sería muy canalla que yo sea liberado y me voy escurriendo la ropa y me voy y que se
lleve el diablo todos los que quedaron atrás. Es decir eso no es noble, es innoble.

Si nosotros no experimentamos la libertad ante el pecado, esto es postizo. A veces


hemos reflexionado postizamente, es decir, sin lógica, si yo no tengo experiencia de la libertad
26
interior que me da la posesión del Espíritu en mí, yo no tengo derecho a hablar de eso, y mucho
menos lo estoy transparentando, porque no existe. Por eso fijémonos, lo grande de Jesús, lo
grande de los grandes, de un San Francisco de Asís o de un San Ignacio de Loyola, es
transparentar el Crucificado, en otras palabras, es darse sin condiciones.

3. Sugerencias para la contemplación.

El texto es soberano, ese texto no es sino leerlo con sentido de fe y desde nuestra
libertad, o si no esto no significa nada, es decir, que es muy fácil que este texto prenda de
pronto en una persona medio romántica, es decir, leen el texto románticamente y resulta que en
vez de ir para arriba, va para abajo. Si nosotros no intentamos salvar a los demás siendo ya
nosotros liberados, estamos en contravía. El que más está vaciado de sí mismo es el que salva,
no el que más haga. Es el tercer grado de humildad.

Dice en Heb. 5:7-9 texto que corresponde a una profesión de fe de las primitivas de la
Iglesia que hace San Marcos, en donde leemos: «El cual habiendo ofrecido en los días de su
vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la
muerte», Jesús pidiéndole al Padre que lo salve de la muerte, y no se trata de la muerte
biológica, de cuál muerte se trata? del pecado. Jesús pidiéndole al Padre que lo libre del
pecado, que lo salve. Y dice que «fue escuchado y salvado, y siendo hijo, aún siendo hijo, con
lo que padeció experimentó la obediencia», y la obediencia es una incondicional obediencia
inclusive hasta la Cruz. Y por haber hecho eso, llega a la perfección, eso quiere decir que la
perfección es la obediencia hasta el final, la fidelidad hasta el final, y por haber hecho eso es la
causa de salvación universal, por la fidelidad. A qué estamos siendo llamados y en qué
condiciones!

Esta contemplación no es para el romanticismo, es para tomarla en serio, nosotros


hemos sido llamados, y si estamos aquí es porque Dios nos sigue llamando. Tomar esta
consideración en serio. Dios nos sigue llamando,hemos perdido el amor primero. Apoc 2:1-4. Si
comparamos cuando nosotros sentimos llamamiento, era a eso, a renunciar.

Fijémonos cómo San Ignacio insiste mucho en esto, ésta es su afirmación: Más todavía,
es lo máximo que hacemos, es haciendo contra su propia sensualidad, contra su amor carnal y
mundano, esto pide una renuncia de lo que se llama mortificación de verdad, y mortificando es
muriendo, y muriendo a muchas cosas, es decir hay que renunciar, y no ambigüedades, porque
si no eso no es una renuncia. La ambigüedad es parecida a un avión que vuela casi a ras de
tierra, sabemos lo que le pasa? se estrella. Un avión volando así en un descuido se estrella, si
uno vuela así no le rinde y además cuesta mucho, dicen que gasta más gasolina a ras de tierra,
es decir se desgasta más biológicamente una persona mediocre que una persona radical,
porque la ambigüedad es tremendamente chocante con la misma persona, cuando se libera el
individuo se libera, por eso le dan ganas apasionadamente de hacerse reventar por salvar al
otro, que es lo que está diciendo San Ignacio cuando una vez dice esto, como quien dice, miren
para amarrar las cosas y mantenerlas donde estoy y no echar para atrás, dice:

«Señor Eterno de todas las cosas (impresionante comprensión), como que dice San
Ignacio, amarro esto de tal manera que no echo para atrás».

4. Lectio divina: La cosecha es mucha, Mt 9:35-38.


27

Comenzar por Mt 9:35-38, que prácticamente es la historia que San Ignacio sugiere, si
nos fijamos, en cuál es la historia que va a contemplar San Ignacio, es una ayuda. La finalidad
de una parábola es cómo le hacemos entender a una persona lo que estamos sintiendo. Una
comparación, es lo que hace San Ignacio, él está sintiendo grandemente un llamamiento a todo
esto. La parábola es una comparación para que pueda transmitir el llamamiento.

Miremos entonces la historia, el primer preámbulo EE, 91 «es composición viendo el


lugar será aquí ver con la vista imaginativa sinagogas, villas y castillos por donde Cristo Nuestro
Señor predicaba», por eso lo más cercano a esto es Mt 9:35-38. Primero contemplar este texto,
leerlo varias veces, dejarnos afectar por lo que nos afecte, y verdaderamente regodearse viendo
a Jesús y dejándose afectar por El.

5. Invitación a trabajar con Jesús.

Como recomendación para el Segundo Ejercicio EE 91-98. Sobre todo atendiendo a la


última parte que es la del avance: nos invita a trabajar a estar con El, nos invita a entregar la
persona, no solamente es darle el trabajo, la persona, y aquí no es solamente tal persona, una
persona vaciada de sí misma. Este es el origen del Magis Ignaciano.

D3. Instrucción: meditación, contemplación, oración.

En la Segunda Semana y de allí para adelante ya los Ejercicios de Oración no son con el
modo de orar meditando, sino con el modo de orar de contemplación. Trataremos de identificar
con la mayor precisión posible propiamente qué es una meditación y propiamente qué es una
contemplación.

1.¿Qué es la meditación para San Ignacio?

La meditación, si pudimos leer el texto de San Ignacio en la Primera Semana, allí él lo


describe. Cfr. EE 50 y 51. Los puntos de esa meditación. EE 50:«El primer punto será traer a la
memoria sobre el pecado que fue de los ángeles». En primer lugar es un Ejercicio de la
memoria, es decir la potencia que San Ignacio llama memoria es un reconstructor del pasado,
de modo que tenemos que ponernos en esa tarea de reconstruir qué fue lo que pasó. Una vez
que San Ignacio trae en la memoria, empieza a utilizar el entendimiento o el raciocinio, y
empieza a considerar en este caso la no lógica o estruendosa desproporción de lo que hicieron
los ángeles caídos.

O sea todo el raciocinio empieza con su maquinaria a ver esa desproporción y a sacar
cada vez más conclusiones, es decir casi lo que nosotros llamamos en lógica filosófica un
proceso de raciocinio. Una vez que tenemos ya los elementos manejados por el raciocinio, toda
esa operación de la memoria y de la voluntad impulsan a la voluntad a desear algo, y termina
así el trozo: «y así consecuente discurrir más en particular con el entendimiento y consecuenter
moviendo más a los afectos con la voluntad».

Eso es lo que él busca con toda la meditación, por eso la meditación no es la oración, la
meditación es un instrumento que lleva hasta afectarse uno por algo, una vez que uno tiene ese
28
afecto entonces ya va encontrando más adelante lo que quiere, es decir lo que Dios quiere.
Todo ese método con las tres potencias es una búsqueda de la voluntad de Dios que debe
terminar en algo que ya deseo y quiero hacer.

EE 51 es muy parecido con el caso de Adán y Eva, y lo mismo otra vez con el caso del
pecador que se condena o que se frustra.

De tal manera que la meditación es un Ejercicio de las tres potencias de la memoria, el


entendimiento y la voluntad, en una búsqueda por encontrar un afecto, que a lo mejor puede ser
ya una moción del espíritu, puede ser que ese afecto está ya muy tocado por la acción del
espíritu que nos impulsa a desear alguna cosa.

2. ¿Qué es la contemplación?

Si leemos el EE 2, «La persona que da a otro modo y orden para meditar o contemplar»,
aquí se utiliza meditar y contemplar porque no se destruyen sino que se pueden ayudar, pero si
uno va a diferenciarlos, cuál es lo uno y cuál es lo otro sí tienen diferencia y bastante grande,
veamos: «para meditar o contemplar el que da los Ejercicios debe narrar fielmente la historia de
la contemplación o meditación, discurriendo solamente por los puntos con breve o sumaria
declaración», hasta allí llega la función del que da los puntos de los Ejercicios. Hay que ser
conscientes de utilizar la palabra puntos, en qué están los puntos del que da los Ejercicios y en
qué están los puntos de la oración cuando la persona que ora hace los puntos, son dos cosas
muy diferentes.

Observemos que en el pecado se habla de Adán y Eva, de los Angeles y del que se va
para el infierno, son tres historias y ninguna de las tres son la historia que debe decir el
predicador, el predicador lo que debe decir es que vean cómo es la historia. Una vez que
termina la función del predicador, queda dar el fundamento de esa historia, es decir una cosa
clara, previa, y dice:«porque la persona que contempla, tomando el fundamento verdadero de la
historia que da el Ejercitador discurriendo o raciocinando por sí mismo y hallando alguna cosa
que haga un poco más de aclarar o sentir la historia, quien por la raciocinación propia quien sea
en cuanto el entendimiento es dilucidado por la virtud divina».

En la meditación generalmente, las potencias se utilizan por sí mismas: la memoria, el


raciocinio y la voluntad. Es decir, por lo que ellas mismas dan por sí mismas, sin otro auxilio más
que la razón, ni otro auxilio más que la memoria biológica que nosotros tenemos, ni más que
otra cosa que la voluntad, queriendo las cosas que nos presenta la razón o rechazándolas.

En cambio, San Ignacio distingue que hay otra manera, y «quien con la raciocinación
propia, quien sea en cuanto el entendimiento es ilustrado por la virtud divina», eso quiere decir
que en la contemplación no hay todo ese jaleo de la memoria, del entendimiento y la voluntad
por sí mismas, sino que la contemplación todo hecho se economiza, porque la historia lleva por
sí mismo a entender y a mover divinamente la persona.

Es decir, es una ilustración gratuita, la contemplación uno lee la historia o la oye, y al oír
o leer la historia uno se siente divinamente afectado sin todos los procedimientos de raciocinio
para llegar a eso; entonces en la meditación no se da un querer ilustrado, un querer divino sí,
pero primero tiene que moverse en la memoria, el entendimiento y la voluntad hasta que por fin
nos abramos a lo divino y lo divino se mueve, o sea, la meditación es un instrumento que lleva a
29
abrirse a un deseo divino, a una experiencia divina, o a una moción divina, que es el término de
San Ignacio.

Total, la meditación y la contemplación están en función de propiciar la moción divina, se


ve que la oración va sobre la moción divina. En la contemplación no hay ni la operación de la
memoria, ni del entendimiento, ni el movimiento de la voluntad en cuanto sometida al
entendimiento, sino que la voluntad se mueve directamente sola oyendo la historia, y el objeto
ya de la oración se vuelve esa moción; por eso no confundir un modo de oración con la oración
misma.

3. Qué es la Oración?

La oración es encontrarse el Orante con Dios mismo a la mayor inmediatez posible, para
percibir de El lo que El quiere. Es decir, la voluntad de Dios se percibe tanto más diáfana cuanto
más inmediatamente está la Divinidad dejándose sentir en el orante, que es lo que sugiere la
Anotación 15, en donde dice cuando se trata de un Ejercitante que quiere conocer la voluntad
de Dios, entonces San Ignacio le dice al Ejercitador:«que el mismo creador y Señor se
comunique a la ánima devota, abrazándola en su amor y alabanza, disponiéndola para la vía
que mejor podrá servirle adelante, de manera que el que da no se decante ni se incline a la una
parte o a la otra, mas estando en medio como un péndulo deje de inmediate obrar al Creador
con la criatura y a la criatura con el Creador y Señor».

De modo que la voluntad de Dios solamente (esto es muy trascendental), se percibe en


la inmediatez. El modo de hacer la oración intenta llevar a la persona disponerla para la
comunión inmediata con Dios. En esto San Ignacio es genial, va llevando a la persona en busca
de la voluntad verdadera hasta que se encuentra «inmediate» con Dios.

El Director se pone a decirle al Ejercitante, la voluntad de Dios es esto o es eso, hay que
dejarlo, eso solamente se lo va a decir única y exclusivamente Dios.

La ORACION, «es una toma de conciencia a nivel profundo de una moción divina». Una
moción que se mueve a hacer algo, no a mirar el horizonte, sino mover a proceder en concreto
de una determinada manera, eso es a lo que lleva la vida interior: a cosas menuditas, y esas
cosas menuditas van armando todo lo que es la persona y para dónde va la persona, porque la
persona se va componiendo de esos pequeños detalles, mejor, la operación de la persona se
mueve por pequeños detalles. Por eso vemos al P. De Guilbert que es uno de los grandes
tratadistas de la teoría de la contemplación, dice: «la Contemplación es un modo más flexible,
más dulce, más fácil de adaptarse a las diferencias de temperamento de las almas», pero eso
pide mucha limpieza interior, porque la inmediatez con Dios está condicionada a nuestra
limpieza interior, no es que cualquier persona tiene una contemplación tan fácil, es de su
limpieza, si somos personas limpias lo percibimos muy fácil, si somos personas con muchas
trabas interiores no vamos a percibirlo, nos vamos a engañar. Por eso veamos una frase del
Evangelio que es supremamente impenetrante: «Sólo los limpios perciben a Dios», o sea,
cuanto más limpio es uno, es más diáfana la presencia de Dios.

La contemplación exige menos esfuerzo de raciocinio del manejo de las tres potencias,
es decir, exige moverse menos discurriendo para llegar a algo que mueva, en tanto que la
contemplación llega de inmediato gratuitamente.
30
Muchos de los Ejercicios que hacemos no son enteramente Ignacianos, para San
Ignacio es de trascendental importancia los días, es decir, la coordinación de los cinco Ejercicios
del día, eso no son cinco contemplaciones, están todas pegadas, y es muy lejano el espíritu de
San Ignacio que la persona haciendo meditaciones o cinco contemplaciones en el día, pueden
ser diez o veinte las que quiera, y no lleva lo que a lo que quiere San Ignacio. Esto es muy
importante tenerlo en cuenta, porque eso indica, cuál es la intencionalidad de San Ignacio, qué
es lo que busca, o qué es lo que quiere que el Ejercitante busque.

El modelo de un día de la contemplación, es el primer día de la segunda semana,


modelo no es la de contemplación del Reino como metodológico, el modelo de la contemplación
del Reino de Dios es un modelo particular, por ser tan excepcional, y por contener en sí
prácticamente todo lo que se va a hacer en Ejercicios.

El modelo es el primer día que sigue a esta contemplación, que lo encontramos en los
Ejercicios en el primer día, observemos que prácticamente el primer día no es la contemplación
del Reino, el primer día, dicho por el mismo San Ignacio, es la Contemplación de la Encarnación
y del Nacimiento, dice así: «Primer día y primera Contemplación es la de la Encarnación y
contiene en sí la oración preparatoria y tres preámbulos y tres puntos y un coloquio», y ese es el
modelo para todas las tres semanas.Pero, cómo es?

El día primero es: Un primer Ejercicio la Encarnación. Un segundo Ejercicio el Nacimiento. Así
proceden la segunda, tercera y cuarta semana. Un día tiene dos Ejercicios siempre, el tercer
Ejercicio para San Ignacio es una repetición, el cuarto Ejercicio es otra repetición y el quinto
Ejercicio es una prueba de sentidos.

Qué es una repetición?

No es coger esto y volverlo a hacer, EE 118: La tercera contemplación es repetición del


primero y segundo Ejercicio: «después de la oración preparatoria y de los tres preámbulos, se
hará la repetición del primero y segundo Ejercicio, cómo? Notando siempre algunas partes más
principales, donde haya sentido la persona algún conocimiento y consolación o desolación y
haciendo así mismo un coloquio y un paternoster»; esto quiere decir, que de esta repetición en
lo que se va a hacer énfasis es en los elementos, que tanto en el primero como en el segundo
Ejercicios fueron particularmente afectantes inclusive con una consolación o desolación, muy
señalado. Cómo sabe uno eso? Eso implica los exámenes. Si no hicimos los exámenes de la
oración, no resulta eso. Los exámenes son justamente no sólo para saber si nos fue mal, sino
para saber si nos fue bien. Quiere esto decir que la petición llegó hasta voluntad de Dios
concreta, es decir que la búsqueda se realizó, que la petición llegó hasta voluntad de Dios
concreta; es decir que aquí llegamos a cosas muy concretas, y es muy seguro cuando uno llega
a cosas concretas tener consolación, o no llegar a cosas muy concretas y trabarse y llegar
entonces a una desolación, y después veremos que una desolación no es ponerse uno triste, la
desolación es el pecado, pues uno puede salir feliz pero en desolación.

La repetición es volver a recoger aquello en lo cual que sentí muy afectado, y eso
responde a lo que San Ignacio dice, que cuando uno está en algo verdaderamente,
pacíficamente debe seguir hasta que satisfaga, generalmente una consolación pide todavía
más hasta que satisfaga más, es decir cuando Dios lo toca a uno por ahí, ponerle mucha
atención a eso, porque es una cosa muy particular, quedarse más ahí y ponerla en la repetición.
31
La cuarta contemplación dice, «repetición de la primera y segunda de la misma manera
que se hizo en la sobredicha repetición», esto se refiere que otra vez al hacer el examen de
esa, pues me voy a sentir otra vez afectado, y es en la misma línea de esto, y lo vuelvo a tomar
en la atención de acá. Todavía más, veamos lo que hace San Ignacio, para ver la lógica de todo
esto, y qué es lo que busca San Ignacio.

La última, la quinta, después de la oración preparatorio y los tres preámbulos aprovecha


pasarle los cinco sentidos de la imaginación por la primera y segunda contemplación, de la
manera siguiente: primero ver, oír, etc., pasar por los cinco sentidos. ¿Qué es lo que se busca?
Que la persona vuelva a precisar todo como si lo estuviera viendo, sintiendo con los cinco
sentidos, para ver con más certeza a qué está señalando la voluntad de Dios en mí.

Un día de los Ejercicios es una búsqueda de la voluntad de Dios, decantando cada vez
más con mayor precisión de una sola cosa, es decir San Ignacio no es para abarcar muchas
cosas, sino para ahondar y ahondar hasta que toque el fondo; esto debe terminar
evidentemente si nosotros hacemos eso, sencillamente en una transformación de la persona,
cómo? ordenando los detallitos que tiene desordenados.

Un desorden está en los efectos, en sus relaciones. Es decir, todas las cosas están pero
ninguna está donde deben estar, y el desorden interno de uno talvez no es tanto, todo está bien
puestecito pero tiene algunos desarreglitos en el afecto, en la manera como vive, como trabaja,
como hace las cosas, ahí está el desorden, que eso es lo que busca San Ignacio ordenar la
persona en sus comportamientos concretos, en su relación con su prójimo, su manera como
vive, como hace las cosas, en su responsabilidad, en su misión.

Cuál es la materia de la Contemplación? Esto es bien importante, y aquí es donde uno


se traba, es decir, persona que no maneje la materia de la Contemplación no puede hacer
Ejercicios.

Antes de seguir, démonos cuenta que propiamente lo que se busca es ahondar, lástima
que en unos Ejercicios como los que tenemos, no se pueda hacer la prueba de los sentidos que
es muy importante, es verdaderamente acercarse uno a la realidad con todo lo que quiere, eso
es lo que quiere decir, acercarse a la realidad con todo lo que tiene, hasta que la percibe, hasta
que perciba adentro eso, es como si uno estuviera creando y estuviera tan presente en esa
realidad, que esa realidad me hable por sí misma.

Examen de la oración.

Es muy interesante ver cuál es el examen de una oración cuando uno termina la de los
sentidos, queda uno tan saturado tanto de lo que tiene que hacer, no se trata de hacer un
examen ni de analizar un contexto, todo es de afectos, todo es de mociones y mociones, hasta
que va quedando sólo una la precisa, justo la que mueve.

Entonces, cómo buscar esa materia, la materia de la oración. Es el escollo de todo el


mundo, por principio o regla general, se encuentra siempre en todos los Ejercicios que uno ve,
se encuentra siempre que el problema está en la materia de la oración. La materia de la oración
para San Ignacio la Segunda, Tercera y Cuarta Semana, uno se imaginaría que es el texto de
los Evangelios, y sí, pero él arma esas historias de tal manera que sean más digeribles para
encontrar fruto. Por eso es tan necesario, con muchísima frecuencia, si uno no utiliza bien el
32
Evangelio o el Nuevo Testamento, mejor ir a los Misterios de la Vida de Cristo que están al final
de los Ejercicios.

Los Ejercicios Espirituales no son temática, son un sistema para facilitarle a una
persona cómo encuentra sin rodeos la voluntad de Dios, al grano. Esto es admirable.

¿Cómo utilizar los textos?

Se puede coger el texto y fijarnos en San Ignacio, así es más manejable el texto de los
Evangelios viendo la distribución que hace San Ignacio que coger el texto sin San Ignacio.
Sobre todo en los relatos de la Pasión, allí San Ignacio es enteramente preciso, y tiene una
intencionalidad muy directa, muy expresa. ¿Cómo hacer? ¿De lo que se trata en la materia es
una materia que sea muy precisa, la materia nace o sale de la historia de Cristo, es decir,
leemos una historia que nos ponga San Ignacio un punto, dos puntos, lo que sea, hacemos
contemplación sobre todo eso? No. Lo que vamos es a situarnos en una historia que tiene un
elemento, dos elementos, etc., lo que buscamos en esa historia es qué nos afecta en esa
historia; ese afectar la historia es el contenido de la materia, o sea la materia precisa, concisa,
es lo que nos impactó.

Nosotros estamos leyendo un documento, digamos las Constituciones, es uno de los


grandes baches de la Compañía de Jesús que los Jesuitas no contemplan las Constituciones.
Uno de los grandes baches de la Iglesia Universal es que no medita ni reflexiona el Concilio
Vaticano II. Por favor lleven a la oración las Constituciones para saber dónde estamos parados,
qué es lo que somos. Debiera ser parte regular de la vida de uno en un año dedicarle un tiempo
a la Fórmula del Instituto, esto es una cosa de necesidad. Llevar a la vida interior la fórmula del
Instituto. Qué será lo que nos diferencia a nosotros? uno cree que es un montón de armarios,
no; lo que nos diferencia es la espiritualidad nuestra, la Carta Magna nuestra, el Espíritu nuestro
figura nuestra ¿cuál es? La del Instituto. ¿Qué es el Instituto? es el punto de partida, es decir
llevar a estados concretos, por eso uno está leyendo cualquier texto hasta que saca algo que lo
impacte, y a uno lo que lo impacta es un detalle, y ese es el objeto de materia, el contenido de
la materia de la oración.

¿Qué quiere decir que una cosa lo afecte a uno? Eso quiere decir que es la Mano de
Dios que sale para decirnos lo estoy llamando ahí, si le está afectando eso es por algo
necesariamente, saca la mano y le dice venga, eso es una llamada, si se convierte en una
llamada, lo obvio es que uno empieza ahí en una búsqueda en donde entra mucho de
raciocinio, a ver si es cierto, es decir una creatividad de búsqueda de aterrizar ese
comportamiento que Dios me está pidiendo, y uno empieza a tomar conciencia que debe
cambiarde cosas, y si después le agrego el Coloquio se me afirma más eso, y si después veo el
Examen y lo copio se me afirma más eso.

¿En qué consiste la libertad del ser humano como lo explica Pablo? En saberpor dónde
abro el espacio a la acción del Espíritu, por qué? Porque el espíritu es contenido del mismo
hombre en su base. El espíritu no es un advenedizo en la constitución del hombre, por eso la
definición de hombre no se puede hacer con cualquier cosa, ni con filosofía, el hombre es tal
como Dios lo revela. La contemplación es una gratuidad con impacto que uno siente
espontáneo, es llevar eso hasta que aterricemos a formas concretas de proceder.
33

EE d3b. Instrucción: los coloquios.

1. Qué es un Coloquio

San Ignacio nunca los reemplaza por nada, es decir, no hay ningún Ejercicio sin
Coloquio, talvez uno los mire como un elemento secundario, pero viendo bien todo lo que es
esto, digamos todo lo que buscan los Ejercicios digamos no a nivel global, sino digamos parte
por parte o sea Ejercicio, por Ejercicio uno ve que tiene más trascendencia de lo que uno se
imagina.

Propiamente qué es un Coloquio? En EE 54: «El Coloquio se hace propiamente


hablando, así como un amigo habla a otro, o un siervo a su Señor, cuándo pidiendo alguna
gracia, cuándo culpándose por algún mal hecho, cuándo comunicando sus cosas y queriendo
consejo de ellos y decir un Padre Nuestro».

¿A quién se dirigen esos Coloquios? Veamos cómo los va describiendo, inclusive la gran
libertad que tiene San Ignacio para variarlos muchas veces, a veces el Coloquio es con
determinada persona porque la contemplación o la meditación anterior ha sido esa, o el
contenido mismo del Coloquio como tal también pide una sola persona que es lo que ocurre en
el EE 53.

EE 53 del Coloquio es con el Crucificado, en el cual San Ignacio dice «qué he hecho por
Cristo, qué estoy haciendo, qué haré por Cristo». Y esta expresión vuelve a repetirse otras dos
veces en los Ejercicios, por eso en la Cuarta Semana aparece como un punto de ese mismo
punto. Pero en otras ocasiones aparece, en EE 109 ya en la Segunda Semana, y
concretamente en el modelo de guía que es el modelo digamos de la Encarnación y el
Nacimiento, a las tres Divinas Personas o el Verbo Divino o a la Madre.

En EE 147 es más diciente, es de mucha importancia, las Dos Banderas. Veamos el


Coloquio cómo es: «Un Coloquio a Nuestra Señora (y aquí ya con funciones de las personas),
para que te alcance gracia de su Hijo y Señor, y dice lo que es, un segundo Coloquio pedir otro
tanto al Hijo para que me alcance del Padre y un Coloquio al Padre para que El me lo conceda.

Viendo uno la función del Espíritu Santo, no se le hace una petición, porque lo propio del
Espíritu Santo es el hacer todo lo que estamos haciendo en los Ejercicios, el mover todo lo que
estamos haciendo en los Ejercicios, parecería redundante, pero si uno lo quisiera agregar, uno
más bien debiera decir un Coloquio al Espíritu Santo diciéndole, por ejemplo: «Espíritu Santo
qué bueno que yo me dispusiese», o sea es invocar al Espíritu Santo para que yo escuche.

Qué importancia tienen los Coloquios?

Talvez , sin entrar en muchos detalles, porque los fundamentos de esto son bastante
grandes en la Revelación principalmente en el Nuevo Testamento, es lo que aparece en Mc
11:24 [«todo lo que Uds. pidan en ración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán»], clave
para entender esto. Es decir, si uno mira por un lado a Mc 11:24 y por otro lado mira a Rom
8:26-27 [«El Espíritu mismo ruega por nosotros a Dios»], uno vería la razón de ser de los
Coloquios, el fundamento de los Coloquios.
34
Mc 11:24 dice: «cuando pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo
obtendréis». De qué se trata, por otra parte, para ver que tan literal es eso, por lo menos diez o
quince veces aparece esa misma afirmación en diferentes formas, en el sólo Evangelio de San
Juan por ejemplo como seis u ocho veces,pídanle a Dios. ¿Qué significa eso? Será que uno le
dice en la oración a Dios, bueno le voy a pedir un Cadillac o un Mercedes, entonces eso quiere
decir que cuando yo lo estoy pidiendo ya está en el garaje, porque eso es lo que la gente
entiende. Eso sería ridículo. ¿De qué se trata? Uno tiene que ser un poco sensato, uno no
puede pedir sino lo que el que da las cosas puede dar, y Dios no da sino lo que conviene.

Por eso decía San Pablo que nosotros no sabemos pedir. De lo que se trata es de pedir
lo que Dios quiere. Qué es lo que Dios quiere? Lo que el Espíritu Santo nos sugiere. Entonces
qué pasa con eso, que cuando uno pide lo que el Espíritu Santo sugiere es porque eso ya lo
está haciendo el Espíritu, y eso que estamos pidiendo es lo que se deja sentir como grito del
Espíritu y por eso lo pedimos, es porque ya está empujando la cosa misma, o el acontecer de
Dios en ese sentido.

En dónde están situados los Coloquios?

Los Coloquios están situados al final de la oración, cuando ya hemos estado en la


búsqueda de la voluntad de Dios y al final de la oración ya creemos, en una buena oración
creemos que la hemos encontrado la hemos hallado, y si no la hemos hallado el Coloquio será
para decirle al Señor que todavía no sé, que me lo diga, es para pedir lo que El quiere o para
pedir consejo a ver si obtenemos lo que El quiere, dice EE 54.

Qué es el Coloquio?

El Coloquio es una nueva toma de conciencia de lo que es la voluntad de Dios a la cual


hemos llegado en el cuerpo de la oración, si esa es la voluntad de Dios, eso quiere decir que
eso ya está marchando; el problema no es que ya esté marchando, el problema es la voluntad
de Dios es siempre gratuita y la toma de conciencia es para disponerse uno todavía más a la
oferta gratuita de lo que Dios quiere que hagamos. Eso quiere decir dentro de la lógica o la
manera de proceder de San Ignacio, toda la importancia que tiene la toma de Conciencia,
vemos en un mismo día que se está tomando conciencia casi de las mismas cosas, todo el día
y en todas las oraciones y exámenes, porque en la medida que tomamos conciencia de lo que
hay que hacer, como que nos volvemos más abiertos, más disponibles a esa acción de Dios
que es una acción de Dios, que lo único que espera es que la dejen trabajar, Dios lo único que
pide es déjenme trabajar, dejen que yo hago, dejen que yo acontezca, de tal manera que lo que
uno hace es disponerse, volverse abierto, más poroso para que Dios nos penetre, y nos obture
como ya hemos dicho varias veces.

Hay muchas personas para quienes la contemplación Ignaciana o la meditación


Ignaciana el Coloquio ocupa una gran parte de la oración, inclusive tiempo, se les va mucho
tiempo en conversar y es la parte de la oración más sabrosa, porque mucha gente dice es
conversar con Dios, pero conversar qué, ese es el problema, cuando ya uno ve toda la
estructura de San Ignacio ya uno tiene de qué hablar con Dios, ya uno le va a pedir lo que viene
tratando lo que viene manejando con una búsqueda intensa, entonces uno le conversa con
muchísima confianza de eso que está tocando ya con los dedos, y por eso uno debería elegir
ese Coloquio con las tres Divinas Personas y con la Virgen María.
35

Precisamente a propósito de los Coloquios es donde más aparece el sentido Mariológico


que San Ignacio tenía, de eso hay estudios hechos acerca de cuál es la situación de la Virgen
María dentro de la Espiritualidad Ignaciana, y todo está sacado de la manera como San Ignacio
recurre a la Virgen María, es decir, la Virgen María aparece actuando con las tres Divinas
Personas en lo que yo quiero, o sea la Virgen María me está tocando desde dentro en eso de
transformarme en el acontecer divino, o sea parte del acontecer de Dios en mi transformando es
la fuerza salvadora de la Virgen María que es la auténtica Espiritualidad Mariana y el sentido
profundo de lo que es el valor de la Virgen María en el orden salvífico.

Entonces, se recomienda ver los Coloquios y veremos qué tan sabrosa se vuelve esa
oración, se vuelve agradable. Para muchas personas la oración cotidiana permanente es una
oración en ese sentido de diálogo con las tres Divinas Personas, es la mejor Espiritualidad que
se imaginan.

2. Puntos: Llamamiento a hacer la comunidad (Rey Eternal).

El llamamiento del Rey Eternal a hacer Comunidad. Lo más definitivo de los retiros es
esta tarde. Generalmente a mediados de los retiros es cuando se aclaran las cosas, uno cree
muchas veces cuando empieza el Retiro, que el Retiro hace de eso una cosa muy trascendente
y resulta que el deseo que tiene es una cosa muy pequeña o aparecer muy grande y depender
de un movimiento de una pieza muy pequeña. Por eso se debe mucha atención a
esto:propiamente qué es lo concreto del llamamiento del Rey Eternal o del Señor, qué es lo
concreto. Fijémonos que propiamente el llamamiento es como lo vimos esta mañana, es el
llamamiento de uno mismo, a trabajar, a dar la persona, es decir, ser tenido por tonto y loco,
queriendo y deseando esto.

Diremos nosotros, pero es que entonces ¿no es la prepotencia de los seres humanos la
que arrasa el mundo? Eso es lo que estamos creyendo. Es la pequeñez de Dios mismo la que
lleva del universo. Esto parece contradictorio pero es muy pensado. Es la pequeñez o humildad
de Dios la que arrastra el mundo sin dejarse sentir, es lástima que los seres humanos no se
arriesguen a pensar eso. Cuando vemos a San Pablo hablando de eso, en en 2 Cor. 12
[«cuando más débil me siento es cuando más fuerte soyu»] un hombre tan grande como San
Pablo, que dice que el poder está en la debilidad del hombre.

¿De qué se trata en este rato de oración?: El llamamiento no es propiamente a que nos
vaciemos, eso es lo que habría que hacer, pero ¿cómo uno se vacía de sí mismo? vaciándose
uno mismo no es tirar todas las cosas que tengo y dejarlas a un lado, eso es irresponsabilidad,
ponerle la cabeza a un camión tampoco, volverse uno tonto y aporrear a un policía para que lo
golpee a uno tampoco.Esto es ridículo.

Lo concreto del llamamiento del Rey al final es llamamiento a Ser Comunidad, eso es lo
concreto. Y miremos que no es un invento, en el primer esquema, en el esquema más antiguo
de misión que tenemos en la Iglesia está en Mc 3:13, es muy conocido ese esquema, es decir
ya en la época de revelación de Mc 60 ó 70 años, ya había misión en la Iglesia, y miremos que
ellos lo ponen en labios de Jesús Mc 3:13: «Subió al monte, llamó a los que El quiso, vinieron
donde El, instituyó los 12 para que estuvieran con El y luego para enviarlos», ese es el Espíritu
y ya habla de la institución de los 12.
36
Pero ya aparece como esquema las misiones de la Comunidad, eso quiere decir que hay
que estar en Comunidad para ser enviado, fijémonos que fueron llamados a comunidad, en
otras palabras, cuando el llamamiento se institucionalizó, quiere decir que se institucionalizó en
Comunidad y a configurar para hacer el envío efectivo a las misiones. Eso ocurrió en la Iglesia
primitiva y eso le ocurrió a San Ignacio.

3. Para qué es la comunidad en San Ignacio?

Para la misión, y hay que estar con El para la misión, es decir, al que se envía se envía
es un ser enteramente identificado por el Señor, y esto no se hace sino comunitariamente, por
muchísimas razones. Un ser humano auténtico no se hace sino en comunidad, y enviar un tipo
que no es auténtico a misión no solamente es un disparate sino que es un peligro muy grande,
enviar un individuo así desintegra una comunidad como la bomba atómica que desintegra todo
lo que encuentra, por eso hay que estar muy íntegros para ser enviados.

Dios no acontece si no hay Comunidad. Lo que hay que tener muy claro es qué es
Comunidad. Nosotros no podemos definir Comunidad sino a partir de un hecho. Comunidad si
suponemos que somos personas que estamos en una fe revelada y como tal entendida por la
comunidad cristiana como revelada, no hay más comunidad que la que Dios hace con nosotros.

Una verdad de gran envergadura: Dios al crear el hombre, al liberar el hombre del
pecado, o al santificar el hombre o al llamarlo a la filiación divina, todo esto es igual: creación,
filiación divina, salvación, liberación, eso sucede porque Dios hace comunidad con el hombre.La
manera de proceder de Dios creando el hombre, es haciendo comunidad con ellos.

Que nuestra comunidad es hecha a imagen de la vida trinitaria, no es bueno, porque


parecería que de pronto no se está entendiendo qué es la Trinidad. Y eso sí es fatal, Padre, Hijo
y Espíritu Santo, se oye por todas partes que lo esencial de la vida comunitaria es la relación de
estas tres partes, veamos que si esto fuera así sería la comunidad más fatal encerrada en sí
misma, no sería trascendente, trascendente no es que esté por encima de todo, trascendente
es que sale de sí, o sea trascendente no es para arriba, es para abaja, trascendente es salirse.

En otras palabras, Dios hace comunidad con el hombre dándose a El, habitando en El,
siguiendo en El, para que tenga vida divina y pueda ser Hijo de Dios porque no hay otra vía, es
que no hay otra vía para lograr la filiación divina, sino que Dios se tome el trabajo de habitar en
nosotros, hacer comunidad con nosotros para tener identidad de vida con Dios y ser realmente
hijos de Dios, eso quiere decir qué es comunidad.

COMUNIDAD es el poder de Dios que habita el interior de la persona y saca la persona


de sí misma, venciendo todos los egoísmos o búsquedas de sí, para darse incondicionalmente
al servicio del que más te necesita.

El problema es cómo darse, porque el darse no es sencillamente cualquier cosa.


Miremos este dato, toda la Teología de San Pablo, toda la posible dentro de lo que hay en San
Pablo es tan dispersa, nosotros bregamos es a ver cómo es la lógica de esto. Toda la Teología
de San Pablo no tiene sino una sola finalidad, fundamentar los comportamientos comunitarios
de los cristianos. Es como decir que toda nuestra Teología es única y exclusivamente para
fundamentar los comportamientos comunitarios, comportamientos de las personas.
37
Pablo motivó la vida comunitaria, es decir comportamientos, los motivó con todas las
profesiones que encontró en la comunidad. Es decir, en una palabra, todo en San Pablo es en
función de la AGAPE, todo, y la ágape es la calidad discreta de San Ignacio, cuando uno se fija
en la ágape paulina inmediatamente uno cae en cuenta de la caridad discreta de San Ignacio.
Observemos cómo anda por todas partes de las Constituciones la caridad discreta de San
Ignacio, es decir el fundamento de la comunidad es la caridad, la norma punto de partida de las
Constituciones, como quien dice las Constituciones son un despliegue de la norma de la
caridad.

Eso quiere decir que uno no hace comunidad sino viviendo la caridad discreta, es decir
caridad discernida. Pablo tiene todo un mecanismo para discernir la caridad, la gnosis de Pablo,
el conocimiento interno, es decir no se trata de hacer todo lo imaginable, sino lo que nos diga el
Espíritu con respecto a la caridad, no es echar cosas para arriba y para abajo, sino discernir la
caridad.

1 Cor 13, 4-7. [«Tener amor...»]. Todo el valor de los Ejercicios está en la contemplación
de ese texto, inclusive se hace de la manera más serena y más calmada. Leerlo una vez,
detenerse a ver que nos afectó, qué nos llamó más la atención, volver a leer a ver si coincide, y
si no coincide tercera lectura, a ver cuál de los dos nos sirve más y nos quedamos un ratico en
la oración todo el que se pueda hasta que satisfaga, un ítem de esos puede ser para una
oración de 10 minutos, para una oración de 20 minutos, para una oración de 2 ó 3 horas si se
quiere, hasta que uno llega a ver cuál es el comportamiento completo que Dios nos está
pidiendo.

Qué quiere decir que la CARIDAD ES PACIENTE? qué es la PACIENCIA? La PACIEN-


CIA es acoger la adversidad, sin que la adversidad me golpee, es decir, no me quite la paz
interior, es decir que los golpes que me vienen, que generalmente son de la vida comunitaria
por miles de razones, que esos golpes no me hagan perder la paz.

La caridad es paciente, es decir, qué hacer para que la adversidad no me desbarate? Es


decir no pierda la paz o no pierda mi fervor interior, a ver si en una búsqueda intensa por ver a
qué recurrir y cómo, somos capaces de volvernos así.

«Es servicial», la caridad no es envidiosa, es decorosa, no buscas interés, no se irrita, no


toma en cuenta el mal. No toma en cuenta el mal, es un principio real de la radicalidad
enseñada por Jesús, que prácticamente está en Mt 5:39-42: nunca devolver mal con mal, ni
vengarse, es decir, eso completa mucho la paciencia, que esos son los hombres grandes del
mundo, un hombre grande del mundo es al que le llega de todo lo imaginable y como que se
hace a una coraza tal que no pierde su paz, y no devolver mal con mal quiere decir que si lo
golpean él no dispara.

Mt 5:39-42 [«No resistas al que te haga algún mal; al contrario...»]. Este texto se llama el
corazón de la radicalidad cristiana, es decir, cuando el individuo es capaz cuando más
perseguido es más salvador, esa es la paciencia. Si uno no se hace a ello la vida comunitaria es
un arreglo, un arreglo de reconocimiento, eso no es cristiano. Qué es arreglo de
reconocimiento? uno ahí sigue y por debajo y por debajo y se está desintegrando y aguanta.
«No se alegra de la injusticia», eso es lo más común de los hombres, cuando critica por ahí a
una persona que no choca nos baila el corazón de alegría, eso, alegrarse uno porque están
criticando aunque no me gusta, y depronto uno colabora. «No se alegra con la verdad»,
miremos esto, todo lo escucha, todo lo cree, todo lo supone, por eso esto es para muchas
38
horas, tengamos la plena certeza de que esto es lo concreto del cristiano, lo demás es pura
especulación, lo concreto del ser cristiano: es la vida comunitaria, lo concreto dela vida
sacramental es la vida comunitaria, lo concreto del bautismo, de la confirmación, lo concreto de
creer en Dios, lo concreto de salvar, lo concreto de lo que nosotros queramos es eso tener una
vida verdaderamente comunitaria.

D4a «CONTEMPLACION
DEL MISTERIO DE LA ENCARNACION»

San Ignacio pone como primera contemplación del primer día de la Segunda Semana la
contemplación del misterio de La Encarnación. De inmediato se toma La Encarnación como la
manera como Dios quiere salvar el ser humano, o como Dios quiere liberar el ser humano del
pecado, de tal manera que es con esa finalidad todo. Qué quiere decir eso? Para que
contemplando el misterio de La Encarnación o el propósito de Dios con el misterio de La
Encarnación Ignacio contempla esto con una finalidad, y es lo que él busca el conocimiento
interno del Verbo Encarnado para que con ese conocimiento interno yo le ame y le siga, que es
lo que dice la petición de esa contemplación.

1. ¿Qué es la Encarnación?

Es la manera como Dios salva, o es el acontecer salvador de hecho. Muchas veces uno
como que trata de imaginarse sólo el pasaje de la Anunciación que es lo que considera San
Ignacio precisamente, pero en ese pasaje lo que talvez está tratando es como dónde empieza
la Encarnación, y la Encarnación es todo el acontecer salvador de Dios en Jesucristo, es decir
toda la vida de Jesucristo, y por eso la contemplación del misterio de la Encarnación es toda la
vida de Jesús, desde el primer instante hasta la cruz y así lo entienden las fórmulas del Nuevo
Testamento, dos fórmulas muy fundamentales, una que recoge Pablo en la Carta a los
Filipenses y otra que recoge muy tardíamente por cierto la Carta a los Hebreos.

Ahora, yendo todavía más a determinar esto para ver qué es lo que queremos en este
día, es decir qué es lo que debemos pedir en el día de hoy, conocimiento interno de este
misterio para que con ese conocimiento interno más amemos y sigamos al Señor, es decir, si
por conocimiento interno vamos a entender ante todo la experiencia de este misterio, eso quiere
decir que en la medida en que tengamos experiencia de este misterio nosotros amamos y
seguimos al Señor.

¿Cómo presenta la fórmula a los Filipenses la Encarnación? Lo presenta precisamente


en una pequeña historia de Jesús, que no es sencillamente una historia como nosotros solemos
conocer historia una historia de hechos fenoménicos de las personas ordenados en un orden
cronológico, si no la vida de Jesús vista desde la experiencia de la fe de la primera comunidad
cristiana.

¿Cómo entendió la primera comunidad cristiana la vida y la muerte del Señor? Como
acontecer visto desde la fe, es decir experimentado con ellos. Es una fórmula muy precisa, dice
la Carta a los Fil 2: 6-11: «El cual siendo de condición divina no retuvo codiciosamente su
identidad» como Dios. Qué quiere decir eso? quiere decir que si no la retuvo la dio dándose, por
39
eso varios textos del Nuevo Testamento dicen «en El preside la plenitud de la Divinidad y de
esa plenitud todos hemos recibido, cómo? dándose El, o sea uno da Divinidad dándose; y sigue
el texto, y se vació de sí mismo «Kenosis», este término «de sí mismo» es muy paulino, es decir
se vació de todo pecado.

Fijémonos en la otra fórmula de Hebreos, y vemos que dice que ya Dios lo liberó de todo
pecado, es decir de sí mismo. ¿Qué más pasó? Y después dice se humilló. ¿Cómo se humilló?
Obedeciendo, y por eso la cruz es chiquitica, es en Obedeciendo, la cruz es una circunstancia,
claro que si Cristo hubiera muerto por ahí en una cama ya no era el Salvador, vive y es Jesus
OBEDECIENDO, y ese es el tema central de la totalidad del Nuevo Testamento, la conducta del
ser humano es una Obediencia incondicional, absolutamente incondicional, es decir la magnitud
de Jesucristo está en la obediencia incondicional, por eso dice Hebreos: Por obedecer, por eso
es la perfección, y por eso es causa de nuestra salvación. Por no retener, por vaciarse, Kenosis,
por humillarse obedeciendo, por eso es el Salvador, por eso es el Señor o el Salvador, por eso.

Los grandes autores, no solamente católicos sino también del protestantismo dicen: éste
es el acontecimiento salvador, es decir, en esta forma acontece Dios en la humanidad de Jesús
con características de salvación, es decir con capacidad salvadora. Se encarna el Hijo se une a
eso familiar y acontece esto, o sea esa es la manera como acontece el Hijo de Dios en la
humanidad de Jesús, y eso es la Encarnación, qué hizo esa humanidad infinitamente abierta a
la Divinidad, es la manera como Dios salva humanidad: dándose, vaciándose de sí mismo,
humillándose obedeciendo (Kenosis).

Con razón, ésta era la manera como los cristianos confesaban su fe, y es una de las
más primitivas confesiones que la recoge San Pablo en la Carta a los Filipenses y la carta a los
Filipenses puede ser una de las primeras Cartas, talvez la carta donde Pablo dice quién es él
mismo, en ninguna otra carta aparece Pablo de cuerpo entero con los Filipenses, y aparece él
mismo en esta figura, veremos que Pablo es eso mismo, la conversión de Pablo está
verdaderamente configurada en esta Carta, Fil 3, él mismo está confesando su fe, es decir, se
ve que confesar la fe es decir lo que ya está sucediendo, se ve que los primeros cristianos
entendían que en ellos acontecía Jesucristo de esta manera.

GS 22 número tan excepcional, afirma el gran redescubrimiento del misterio de la


Encarnación: El misterio de la Encarnación revela el misterio del hombre, la palabra misterio en
Teología es una palabra exclusiva para hablar de lo divino nada más, el misterio del hombre
quiere decir la implicación de la Divinidad en el hombre, es la definición de hombre verdadero.
Concepto hombre implica Divinidad.

Segunda afirmación, en el Misterio de la Encarnación, el hombre le dice al hombre lo que


el hombre es y le revela su destino, y por si acaso uno tuviese alguna sospecha de algo, dice
unas dos líneas más abajo, el Hijo de Dios se ha unido (y ponen cierto modo en razón del
pecado) a todo hombre y no es accidental la unión.

2. Cómo vivir o cómo estamos viviendo este Misterio de La Encarnación?

Estos son los votos: los votos son sencillamente los signos claros de la Encarnación. No
son unos adornos, formalidad, o algo para esconder, los votos son sencillamente la
Encarnación, es decir, revelar la Encarnación en nuestras propias personas. Miremos como se
pronuncia el mismo Concilio. y puede ser útil esta formulación para que captemos mejor de qué
40
se trata: PC 1 «En la Constitución que lleva nombre Lumen Gentium ha mostrado previamente
el Sacrosanto Concilio, que la aspiración a la caridad perfecta por medio de los conceptos
evangélicos trae su origen en la doctrina y ejemplos del Divino Maestro y aparece como signo
clarísimo del Reino de Dios». Eso es lo que se llama una cosa bien copiada, una cosa bien
hecha. Qué numeral tan excepcional.

El origen de los votos cuál es? Jesús con su doctrina ingenua, cuál era la doctrina de
Jesús? era hacer tomar conciencia de lo que El mismo era. Es decir, hacerle tomar conciencia a
la gente de que en la gente hay un Dios vivo, para que ese hombre tomando conciencia de Dios
vivo lo tome en serio, lo sienta y lo tome en serio, esa es la doctrina de Cristo.Esa es la
Encarnación.

¿Cuál es la finalidad de los votos?

La caridad perfecta. La aspiración a la caridad perfecta por medio de ellos. Los votos son
unos medios, del Evangelio: pobreza, castidad, obediencia. ¿Qué función tienen los votos?
Función práctica, ser signos o anuncio del Reino de Dios o del Evangelio, es el anuncio del
Evangelio.

Los votos, según Fil. 2: 6-11 y Heb. 5:7-9, no son los hechos puntuales que uno hace al
final del Noviciado, ni tampoco son unos centros puntuales al fin digamos ya cuando la
Compañía ya lo acepta a uno, NO.

Los votos son el acontecer de Dios en nosotros mismos y al acontecer nos vuelve
pobres, castos y obedientes. Por eso veamos una característica de los votos, los votos son
procesos, y son procesos que no tienen límites: Desgraciadamente, y es muy general en los
religiosos, medirlos con límites, qué puedo hacer y hasta dónde va mi obediencia, mi castidad,
mi pobreza? Eso es lo que se llama la ruina, los votos no son hechos puntuales, son procesos
sin límites.

La pobreza es abrumadora, el novicio ya no tiene sino su cama sin colcha, sino con su
cobij, debajo de la cama no hay nada, dos o tres libritos no más y la ropa es muy poquitica. A
nosotros qué es lo que nos está pasando?

Se hacen los votos y la persona empieza a recoger lo que dejó, a recoger a grandes
intensidades, es decir es una involución gigantesca, en todos los religiosos. Hay veces que
significamos el signo de la pobreza por ahí poniéndonos una camisa rota, pero vaya a ver otras
cosas! Vaya qué pobreza! nosotros que decíamos que disque nosotros deberíamos
identificarnos con los pobres (con la gente de clase media baja). Pero ¿a qué médicos vamos?,
¿A qué clínicas? ¿Qué odonotólogos? Es un proceso al revés de un proceso de
desprendimiento. Uno debiera ser cada vez más casto, cada vez más pobre, cada vez más
obediente, y nos vuelvemos cada vez más anárquicos; cada vez más lleno de cosas; cada vez
más lleno de apegos; cada vez más bien casado con cuanta cosa hay, y sobre todo, lo que más
nos arruina, una espantosa racionalidad justificando todo.

Qué vamos a hacer? nosotros que éramos testimonio del Evangelio andando y con
grande intensidad el Padre Baena sigue creyendo que los votos son la única palabra
evangelizadora que los religiosos están diciendo, veamos las monjitas donde van, por qué son
creíbles en general, veamos en las parroquias, van a sacar el párroco y ya ni la gente ni
protesta que el cura se les vaya, tiene plata, tiene amistades, miren por donde anda y por allá
41
con quién sale con unos enredos, nadie ya protesta porque se vaya el párroco, pero ay si sacan
una monjita, eso si no, por fin.

El sentido de nuestro desprendimiento nos exige infinito cuidado, esto es lo concreto del
orden salvífico, nosotros somos Palabra viviente, el día que seamos la transparencia del
Crucificado, o si no dejemos de contar.

Otro elemento muy importante, ¿cómo es posible vivir eso? Para San Pablo los carismas
tienen su sentido en función de la caridad, todos los carismas, y algo más, y en este caso aquí
los votos son carismas, es decir, son dones, eso quiere decir que uno no se hace pobre por sí
mismo, lo que uno ve en los noviciados es que en general esto es un poquito artificial y
romántico. Es tan artificial que veamos la involución de inmediato, la pobreza la acomodan, la
castidad, !Santo Dios! La reducimos a que uno no se casa con nadie y se casan con cuanta
cosa hay y multitud de personas. La obediencia la discutimos, entonces en qué quedamos? Es
decir no tenemos piso, entonces por qué esto no funciona? Veámoslo honestamente. ¿Existiría
algún religioso que le pida al Señor el voto de la obediencia en plenitud?

¿Por qué esto no se vive? Porque hay una represión, o es que lo viven olímpicamente la
pobreza, o la castidad, es decir tratan de justificar cuanta cosa hay, y la obediencia ni se diga,
es decir, todo es una componenda racional, o lo que es peor, es una regresión. La componenda
es deshonesta y la regresión es inhumana. Hay que entender que éstos son dones de Dios y
solamente El los puede realizar en los seres humanos, es una obra exclusiva de la Divinidad,
por eso una persona no muy abierta con una espiritualidad muy organizada, no es capaz de
vivir con honestidad los votos.

Mt 19 dice: la palabra Eunuco no gusta mucho, se prefiere decir Célibe, no los que son
célibes porque los operaron, otros que son célibes son porque nacieron operados, y otros que
son CELIBES por el Reino de Dios. Talvez esto está siendo mal entendido, la traducción puede
ser esa, pero ese POR es finalidad o causa, puede ser por el Reino de Dios, es decir yo cumplo
esto en función del Reino de Dios, no, esa es la causa.

Qué es el Reino de Dios? Es la invasión de Dios en nosotros mismos, y por eso somos
célibes, por eso somos obedientes, por eso somos pobres, es decir, si Dios acontece en
nosotros, El nos hace pobres, nos hace obedientes, nos hace castos, como ocurre en la
humanidad de Jesús, eso fue lo que ocurrió en El, el acontecer de la Divinidad en la humanidad
de Jesús volvió a Jesús como es, entonces el Concilio nos está diciendo:vea, esto es lo que
usted es, pongámosle cuidado.

Entonces, qué quiere decir eso? Que nosotros sólo seremos semejantes a Jesús en la
medida en que se haga cada vez más poseídos por la Divinidad, en donde el Hijo de Dios unido
a nosotros tan sustancialmente como en Jesús, tome cuerpo por su espíritu que es el que nos
conduce a El, vivo y resucitado. Veamos otro, por allá en el Evangelio de Mateo, pobres de
espíritu, pero, ¿por qué traducirían así? otros traducen «pobres por la acción del espíritu»,
bienaventurados los pobres por la acción del espíritu», eso es otra cosa.

En Fil., Pablo cuenta que estaba preso, él lo dice aquí en la carta, y está pues un
hombre con unas alas de esas y metido en una jaula, no puede evangelizar, el hombre
apasionado por la evangelización pero no lo puede hacer, allá en esas penurias le mandan su
regalito, los Filipenses le mandan un regalito, y dice: «Me alegré mucho en el Señor de que ya
al fin hayan florecido los tan buenos sentimientos para conmigo, ya los tenías, pero sólo que
42
faltaba ocasión de manifestarlo». Es decir, le gustó que le hubieran mandado su regalito. Y
sigue: No lo hago movido por la necesidad, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo,
es la auténtica interpretación de lo que es la pobreza. Por eso seremos pobres pero no pobres,
y gente que es rica que el problema no es que sea rica, sino que están subidos sobre el montón
de cosas que tienen a ver qué sigue, asomados todavía, tienen unas mil maneras de cosas, y
todavía se suben encima de lo que tienen a ver qué pueden agarrarse más, y esto nos pasa a
nosotros, nosotros no estamos contentos con lo que tenemos; basta ver, no por herir, pero es
que somos así, nos dan un almuerzo, hay un acto de pobreza por todas partes, y vamos a
almorzar y empezamos a protestar que esto no tiene sal, comino, etc. Nosotros no estamos
contentos con lo que tenemos, si tenemos unos zapatos viejos no estamos contentos con esos,
es ya desde que uno compró unos ya está mirando cuándo va a comprar los otros; ese estilito
es lo que hace verdaderamente el espíritu de la pobreza, contentarme con lo que tengo,
inclusive, y veamos lo que dice más abajo Pablo: sé andar escaso y sobrado, estoy avezado a
todo y en todo: a la saciedad y al hambre, a la abundancia y a la privación; este es el objetivo,
estar contento con lo poco que se tienen. Sin montarse por encima de lo que se tiene para ver
qué sigue.

Entre otras cosas, use lo que tiene, porque hay gente que disque para aparentar
pobreza guarda lo que tiene, es decir lo guarda, por allá había una casa de religiosas desde esa
época en donde todo mundo estaba destrozado hace como diez o quince años, es una casa de
religiosas muy conocida por cierto, que tenía en la salita de recibo una estera, y abajo
pudriéndose unos tapices persas excepcionales, eso es pura apariencia, se estaban pudriendo
abajo, gástenlas.

El problema no son las cosas, el problema es qué tanto uno depende de las cosas, eso
es todo un lío, es decir, ¿qué son los votos? un signo de libertad, un signo que somos librados,
es decir que verdaderamente no dependemos de las cosas, miremos: las cosas son para
usarlas, y eso nos dice San Ignacio en el Principio y Fundamento, eso es para usarlo, no para
nuestra experiencia ni para depender de ellos, eso es para usar, mal haría Dios que cree el
mundo para el ser humano y el ser humano se pone a coger un arma y le corta a Dios la mano,
es como raro, así parecería que son los votos NO. San Pablo señala como uno de sus grandes
princpios en Cor 6,12 ss., hablando de la castidad esencialmente, de la fornicación y lo
contrario, allá dice Pablo: Todo está a mi alcance, pero no todo puedo agarrar, no me dejaré
dominar por nada; ese es el principio «no me dejaré dominar por nada», cuando uno no se deja
dominar por nada es porque puede prescindir de eso, no se deja dominar de eso.

Lectio Divina, EE 101-109, 262, Lc 1:36-38: «Soy la esclava del Señor».

Se propone para estas mañanas, y si nos queda faltando, pues seguir en las tardes,
hasta que satisfaga. O si tenemos un rato, tomamos el EE 101-109 de San Ignacio, y mirar el
262. Es como San Ignacio ya pone la historia en tres puntos, y esto es igual más o menos a Lc
1:36-38.

Nos haría mucho bien si tomamos los votos como procesos, es decir, el ideal nuestro
sería que todos los días fuéramos un poquitico más pobres, un poquitico más obedientes, un
poquitico más castos, todos los días, talvez en el noviciado se nos fue la mano.Entonces
largamos todo sin ser capaces todavía verdaderamente de vivir como algo incorporal en el ser,
como algo que es del ser. Nosotros veríamos que uno cuando ya se pone a decir esto, es qué
tengo que tachar mañana, ¿y pasado mañana qué? algo así, nosotros talvez hemos visto
terneros y vacas, se meten por debajo de la alambrada y dejaban pelitos pegados de la
43
alambrada, que cada día dejemos un pelito por ahí, no que recojamos nada, dejemos cualquier
cosa, cuando uno está en esa actitud de ir abandonando cosas pequeñas en cada una de estas
acciones, miremos que los votos no son tres cosas, están centrados en la liberación del ser, otra
cosa es que le ponen tres capítulos que pueden ser muy claves, pero son todos las
liberaciones.

«Los votos, atándonos, nos hacen libres: Libres por el ovoto de pobreza para compartir
la vida de los pobres y para usar cualesquiera recursos que podamos tener, no para
nuestra propia seguridad y confort, sino para el servicio ajeno.
«Libres, por el voto de castidad, para ser hmbres de los demás, en amistad y comunión
con todos, pero especilmente cnaquellos que comparten nuestra misión de servicio.
«Libres, por el voto de obediencia, para responder a la llamada de Cristo conocida a
través de aquel que el Espíritu ha colocado al frente de la Iglesia, y para seguir la
dirección de nuestros Superiores» quienes tienen toda autoridad sobre nosotros «ad
edifictionem», (quienes comprenden su autoridad como servicio). [CG D2 n.20].

Es decir, los votos nos señalan liberación. Buscan liberarnos de cosas, y sobre todo
liberarnos de nuestro propio yo dominado, nuestro juicio.

En la carta de San Ignacio a los Padres y hermanos de Portugal, 1553: San Ignacio
señala la tracendencia del sentido de la obediencia a partir de tres escalones en la obediencia.
Hacer las cosas (ejecución), Hacer lo que me mandaron, (despojarnos de nuestra voluntad) y el
entendimiento (despojo en el Espíritu).
Esta última consiste en «hacer la subordinación perfecta, para preservarse de las
ilusiones del amor propio, para que quede tranquilo el que obedese para conservar la unión. En
ella se inmola lo que es más excelente y completo, el holocausto, implica una admirable victoria
que se consique sólo por la humildad y mansedumbre» (BAC, 19963, 806ss).

Para uno vivir la obediencia, y, todos los votos, se necesita una como característica la
humildad. San León Magno a quien cita SI: «No se sirve con forzada servidumbre cuando se
ama y quiere lo que se manda». No hay asperezas para el manso ni problemas para el mismo,
el humilde no tiene problemas. Nos creamos infinitos problemas por no ser humildes, por
demasiado amor propio, por defensa de su propio juicio, por imponer lo que uno quiere o lo que
uno piensa, etc. y San Ignacio dice que la verdadera obediencia ni siquiera es hacer las cosas,
ni siquiera es hacer lo que mandaron, sino poner en segundo plano mi propio juicio, que
seamos felices, es decir que nos quitemos los verdaderos problemas de la vida, y veremos que
uno logra ser verdaderamente auténtico.

«Para terminar... quiero pedir por el amor de Cristo Nuestro Señor... quien nos precedió en
ejemplo de obediencia, que se esfuercen en conseguirla con gloriosa victoria sobre vosotros
mismos, es decir obedecer de voluntad y de juicio; para que así el conocimiento del verdadero
amor de Dios nuestro Señor les guie enteramente y rija vuestros espíritus en esta
peregrinahción hasta conducilos... a su eterna bienaventuranza» (oc 816).

d4b Instrucción: «El conocimiento interno»

Hay un elemento dentro de los Ejercicios, que sencillamente aparecen por todas partes,
44
es una pieza de los Ejercicios, es lo que vemos ya generalizado en la segunda, tercera y cuarta
semana, y es la petición de mandar lo que quiere, será que es «el demandar conocimiento
interno del Señor que por mí se ha hecho hombre para que más le ame y le sirva». Esta petición
es la misma durante toda la Segunda Semana, y con unas variantes de acuerdo a subiecta
materia en la tercera y la Cuarta Semana, Qué es el conocimiento interno, y no solamente qué
es sino qué papel juega o qué lugar ocupa dentro de los EE.

Eso será muy importante o será secundario? Y miremos, en otra ocasión decía, el eje
que atraviesa los EE de largo a largo desde el principio hasta el final, semana por semana,
Ejercicio por Ejercicio, es decir no hay cosas que no estén tocadas en todos los EE, en todas
las partes, en todo Ejercicio individual separado, que no esté dado por la petición, por la razón
que decíamos antes, no solamente de San Ignacio sino de San Pablo: Es que orar, es orar una
PETICION.

Que cuando uno ya ve en San Pablo qué es orar una petición, es una petición que es un
llamado del Espíritu y del cual uno toma conciencia por la acción del mismo Espíritu, según San
Pablo, es el Espíritu el que sugiere qué pedimos y es el mismo espíritu el que nos hace
conscientes de eso que queremos ser, las dos cosas movernos y a la vez hacernos
conscientes.

De modo que en los EE la PETICION, es el motivo que lidera todos los EE, y es la
que dirige y orienta cada uno de los EE, cada una de las meditaciones o las contemplaciones.
Veamos cómo se mueve esto al interior, es decir, la petición, miremos el segundo preámbulo,
ahora ese conocimiento interno es de qué género, eso qué es? y el conocimiento interno es
masivamente por donde lo cojamos, una experiencia, es decir, hay implicada siempre una
experiencia.

El dolor del pecado es sentir que eso me repugna, y que uno no lo quiere volver a hacer.
Lo que pasa es que a uno le repugna tanto el mal cuanto más finura interior tiene, eso sí es otra
cosa. Entonces uno no le puede pedir a un Ejercitante que le duela eso así como a San Ignacio,
eso no es posible, a no ser que uno diga que es del mismo calibre de experiencia mística que
tiene San Ignacio, pero por lo menos que uno tenga ya una porcioncita de experiencia de Dios
como para distinguir que no debía ser eso, eso ya es bastante.

Veamos en el segundo preámbulo EE 55, vuelve a repetir, es decir qué quiere decir
demandar vergüenza, es decir pedir, sentir, entonces uno se las arregla por sí mismo NO, eso
hay que pedirlo, es pedir-sentir, San Ignacio está pensando que si no siente eso cuanto más
sienta más favorece, sentir el pecado depende de la experiencia de Dios que tengamos, luego
esto es un don de Dios. Aquí es crecido e intenso dolor y lágrimas por mis pecados; tiene uno
que ser un convertido como San Ignacio para que le dé eso por la mismísima razón, pero al fin y
al cabo lo que San Ignacio está pidiendo a gritos es sentir, experimentar.

En el Coloquio EE 63, dice: Pedid a Nuestro Señor varias cosas, la primera para que yo
sienta interno conocimiento de mis pecados, en la segunda pide sentir el desorden, que yo lo
sienta, en la tercera parte de ese mismo Coloquio pedir conocimiento del mundo, y aquí la
palabra mundo está entendida casi como San Pablo, ese mundo en cuanto contrario al modo
de proceder de Dios, y por eso para San Pablo el mundo en este caso es el pecado.

En EE 65, dice: Pedid intenso sentimiento de pena que producen mis pecados, pedir
una experiencia. En esta Segunda Semana se pide conocimiento interno. Será que ésta es la
45
misma experiencia? Experiencia del Señor, del Verbo Encarnado? ¿Es lo mismo?

Ignacio hubiera podido tener la libertad para expresar la experiencia mística que él tenía
tendríamos una teología extraordinaria, pero, sometido a todos los Tribunales para la defensa
de la fe, San Ignacio se sintió supremamente tenso para poder expresar su experiencia interior,
pero a pesar de todo quedó todavía mucho.

En el EE 109, dice: Pide a las Tres Divinas Personas, «pidiendo según que en sí sintiere,
es decir sentir en mí, en mí sintiere, y él dice, y suele agregar de aquí para adelante a este
sentir como una finalidad para poder seguir e imitar al Señor o para, amar y seguir.

En EE 130, cuando hace un cambio allí en la segunda adición por razones obvias de la
Segunda Semana, dice: «Deseando más conocer al Verbo Eterno Encarnal para más le seguir
y servir», aquí ya es mucho más dicho, aquí ya está situado San Ignacio en donde estábamos
comentado acerca de cómo se vive el Verbo Encarnado, es decir, aquí es conocer al Verbo
Encarnado, y no se trata de que va a tener una clase de teología sobre la razón teológica o el
problema metafísica sobre la Encarnación NO, eso no es. Aquí conocer el Verbo Encarnado es
sentir el Verbo Encarnado, sentirlo.

En el preámbulo de las Dos Banderas, EE 139, ¿qué es lo que pide allí? Un


conocimiento de la vida verdadera, es decir, sentir cómo es la vida verdadera, experimentar eso.

En EE 193 de la Tercera Semana, aquí es, «será pedir dolor, sentimiento y confusión
que por mis pecados va el Señor a la Pasión». No será a sentir la Pasión.

En EE 203 también de la Tercera Semana, en el Segundo Ejercicio de la Pasión, dice:


Sentir dolor con Cristo doloroso, quebranto con Cristo quebrantado.En otras palabras,
compasión por la Pasión de Cristo, y aquí compasión es ya no seguimiento de Cristo
Crucificado, sino identificarse con Cristo Crucificado, padecer parejo con El.

En EE 221, hablando ya de la Petición, eje de la Cuarta Semana es: «Me alegrar y gozar
intensamente de la tanta gloria y gozo de Cristo Nuestro Señor». También se trata de lo mismo,
no es andar detrás del Resucitado, es colocarme al lado del Resucitado gozando parejo con El,
y con las razones por las cuales debió haberse gozado el Resucitado, que había que penetrarla.
Es decir, San Ignacio se está metiendo dentro del Resucitado para ver qué es lo que siente, y
no es que se vaya pues a corrugar, sino que lo está sintiendo en él mismo como San Pablo.

En el preámbulo de la Contemplación para Alcanzar Amor, EE 233, dice: «Pedir


conocimiento interno de tanto bien recibido», es decir de tanta transformación interior, que es lo
que llama San Ignacio bien, del bien recibido dentro de mí. Entonces:

1. ¿Qué es el conocimiento interno?


[Es una captación de la voluntad de Dios por medio de las mociones]

Más aún, veamos un indicativo, La Anotación 6, en ella el Director de Ejercicios pregunta


al Ejercitante: ¿Cómo le ha ido? para que él le diga si tiene mociones o no, y eso quiere decir
que si no tiene mociones por los consejos que le da en esa misma Anotación, quiere decir:
¿cuánto hace que usted está en Ejercicios? diga tres días, y usted no ha entrado, usted no está
en Ejercicios.
46

Eso quiere decir que los Ejercicios son para tener mociones, si no hay mociones no hay
Ejercicios. Eso quiere decir que los Ejercicios sobre todo se refiere a las contemplaciones y a las
meditaciones sobre todo, porque el Examen General es para tomar conciencia de mociones,
eso quiere decir que la contemplación Ignaciana es exclusivamente para tener mociones.
Ahora, qué se sigue de todo esto atando todas estas constataciones a lo largo de los EE, San
Ignacio busca es una experiencia, y esas experiencias es lo mismo que mociones, o sea sentir
mociones, por lo tanto en la oración se trata de promoverlas o provocarlas o de abrirse a ellas,
una oración que no se habla o que no provoque mociones pues no es oración.

Entonces articulando todo esto, a ver qué nos da: Qué son los Ejercicios Espirituales?
Los EE buscan contemplando abrir espacios o disponer al Ejercitante en una búsqueda
ordenada para que el Espíritu Santo encuentre libertad y para mover al Ejercitante afectándolo o
moviéndole la voluntad que es lo mismo. Esto es una definición de los Ejercicios, ¿qué son? Es
buscar contemplando la voluntad de Dios. ¿Cómo se busca? ¿qué busca? Esa búsqueda será
abriendo un espacio para que el Espíritu Santo se deje sentir, y una vez que se deje sentir pues
me doy cuenta qué es lo que quiere.

2. Medios para el conocimiento interno.

Pero, ¿cómo producir una moción, de dónde sale, sale de una historia, cómo sale de esa
historia? esa historia te mueve, al sentir esa historia sientes que te llama algo dentro de esa
historia, algún elemento, qué haces con ese elemento? lo elaboras hasta que descubras qué es
lo Dios quiere al decirte esas llamadas, puede ser todavía muy vaga, durante todo el proceso de
qué se trata? por medio del raciocinio más que todo por la contemplación gratuita, el Ejercitando
va dándose cuenta que eso va aterrizando a voluntad de Dios en comportamientos concretos,
no es una voluntad global, la voluntad global es que seamos hijos de Dios, la voluntad global es
que seamos algo, pero ¿cómo? cómo es la voluntad de Dios concreta, paso a paso y concreta
hasta que uno llegue a eso, eso es lo que hace la oración Ignaciana, esas cosas sencillas,
entonces lo que hace el Ejercitando es elaborarlas hasta que llega a una toma de conciencia de
qué es lo que Dios quiere, y una vez que tiene esa toma de conciencia le dice uno a la
Santísima Virgen, por qué su Hijo me dá esto? Y se honra a la Virgen con el Ave María, y le
pide interceda por nosotros ante el Verbo, para que Dios me conceda lo que le pido. Y luego
ante Dios Padre para que nos regale el don de su espíritu. San Ignacio no anora al Espíritu
Santo porque es quien obra y concede sus dones para LA COMUNIDAD.

Toda la acción de Dios muchas veces es la Comunidad, todo el darse al Padre y al Hijo
es en la Comunidad, entonces por qué no decirle uno a la comunidad Gracias Comunidad
porque te me estás dando a mí.

Me he querido fijarse en las personas que configuran la comunidad, estas personas, se


están entregando a lo mejor me están salvando. Esto nos ayuda a ver las cosas de otra
manera, ya no me fastidian.

Miremos, todo ser humano en la Comunidad está haciendo algo por mí. Y eso es muy
importante, tanto que yo en mis Coloquios pongo siempre también la Comunidad.

Es decir que este recorrido es para dectectar qué hizo la contemplación, para hacernos
caer cada vez en la cuenta de manera muy simple, y sencilla qué es lo que yo tengo que hacer:
47
tomar una actitud, servirle a una persona, no maltratar a otra.

Qué es la toma de Conciencia?

La toma de conciencia es un conocimiento cualificado, es decir no hay un conocimiento


más fino en las teorías del conocimiento, así tomemos cualquier teoría, una cosa es tanto más
verdad cuanto más resista la realidad. Esa es la prueba de la verdad. Aquí hay muchas cosas
que nosotros pensamos, pero si las ponemos ante la realidad se vuelven pedazos. Pues bien,
ésta es precisamente la Epistemología que maneja Schillebeekx, qué es lo que hay debajo
como presupuesto filosófico de este Teólogo, o sea, es una filosofía teológica, completamente
teológica, en donde la toma de conciencia es el encuentro más directo con la realidad, cuál es la
realidad aquí? la experiencia.

Cuál es el conocimiento?: YO. Es decir, entre mi experiencia del conocimiento no hay


sino una pequeña nube, pero todavía la hay ese es el lío, cuanto más cercano sea el
conocimiento con lo conocido, es tanto más cercano el conocimiento. Cuál es la sombra posible
allí? que yo sea sucio, eso es, eso es lo que estorba de inmediatez de Dios en mi conciencia,
que haya en mi conocimiento suciedad, y qué es suciedad? pues unas subyacentes búsquedas
de intereses que no son ajenas al conocimiento, que la gente cree que el conocimiento es muy
limpio, el conocimiento puede estar cerca de cualquier filósofo.

Por eso vemos la trascendencia de la Anotación N.15, en donde San Ignacio lo que
hace es poner que el Ejercitador ponga al Ejercitante lo más inmediatamente en inmediatez con
Dios, cómo? diciéndole todo lo posible para que logre descubrir sus afectos desordenados que
son los que estorban la inmediatez, el desorden interno.

Vemos para la lógica de San Ignacio, los EE son para quitar los afectos desordenados y
así encontrar, buscar y hallar la voluntad de Dios, es la expresión más fina que nosotros nos
podamos imaginar; quitar los afectos desordenados para mejor buscar y hallar la voluntad de
Dios, eso es finísimo, quitemos los afectos desordenados y en una toma de conciencia con Dios
mismo tendremos la verdad, una verdad que es absolutamente impensable con cualquier otra
epistemología, todas las demás epistemologías son por mediaciones, miremos por ejemplo la
epistemología científica es por mediación, todas, menos el criador y la criatura sin que se
interponga el desorden, ese es el caso de Nuestro Señor Jesucristo, por eso vemos ese
modesto personaje, por qué nos dijo cómo es Dios y cómo funciona, eso fue lo que él dijo. Qué
tan rico que un teólogo llegara a percibir a Dios como percibe Jesús a su Papá, limpiemos
nosotros la clase de afectos desordenados y veremos cómo la teología es mucho más nítida,
claro.

Una búsqueda de la voluntad de Dios en la oración y hallazgo. Ahora, San Ignacio, como
es tan desconfiado, todavía en esas tomas de conciencia de la experiencia de Dios y a pesar de
advertir que cuidado con el desorden, todavía San Ignacio tiene mecanismos para discernir eso,
es decir, para fijarse si esa toma de conciencia es tan fiel de lo que está sintiendo de Dios, si es
tan fiel o no, y utiliza todos los criterios del discernimiento que fundamentalmente son dos y que
están implicados en las Dos Banderas y en los Tres Binarios, son los mecanismos para discernir
eso.

Conocimiento interno: captación de la voluntad de Dios en las mociones.


48

El conocimiento interno es, en síntesis, captar una experiencia por toma de conciencia
con la mayor fidelidad posible, ese es el conocimiento interno de Jesús, es decir, que yo perciba
al Señor vivo en mí, o perciba la acción de su espíritu, que al fin y al cabo eso es lo que uno
percibe, tan finamente que no se equivoque. Ahora, toda experiencia de Dios sin excepción es
para decirnos, cuando Dios se hace sentir en nosotros, siempre sin excepción es para decirnos
lo que El quiere, eso no tiene excepciones nunca.

Esa experiencia de Cristo en nosotros por la acción de su Espíritu en cuanto voluntad de


Dios sobre nosotros, es lo que se llama el Conocimiento Interno, y por lo tanto, el tal
Conocimiento Interno es sencillamente el propósito fundamental de los EE, por eso lo vemos
nosotros por todas partes, entonces es la captación de la voluntad de Dios o la inmediatez a
partir de mociones, de lo que Dios quiere de mí, y eso es tanto más nítido cuanto más limpio
sea yo, es decir cuanto menos desorden tenga, por eso vemos la trascendencia de la petición
en San Ignacio, es que no se mueve una sola de las oraciones de San Ignacio sin petición, es
decir, una oración que no sea para concretar una petición es un jaleo desordenado, eso no lleva
a nada. Más bien sintámoslo a ver qué nos está diciendo con ese toquecito, para qué era.

San Pabro emplea el término gnosos para refierirse a la acción del Espíritu Santo en la
persona, buscadno dos finalidades: mover y hacer que el creyente tome conciencia de qué le
está diciendo el espíritu. 1 Cor 2-10: «Porque a nosotros no nos lo reveló Dios por medio del
espíritu, y el espíritu todo lo sondea hasta las profundidades de Dios, en efecto, qué hombre
conoce lo íntimo del hombre, el espíritu de Dios no lo conoce sino el espíritu de Dios, y el
espíritu del hombre no lo conoce sino el espíritu del hombre».

Estamos al lado de los dos espíritus, que es lo que dice la carta a los Romanos: «En
efecto, del mismo modo nadie conoce lo íntimo de Dios sino el espíritu de Dios, y nosotros no
hemos recibido el espíritu del mundo sino el espíritu que viene de Dios para conocer las gracias
que Dios nos ha otorgado», es decir, si nosotros queremos saber qué ha hecho Dios en
nosotros o a qué nos está moviendo, qué es lo que él nos da, cuál es el poder de Dios que está
en nosotros, eso no lo conocemos sino por la acción del espíritu, y miremos esta frase:
«nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el espíritu que viene de Dios, para
conocer las gracias que Dios nos ha otorgado y de las cuales también hablamos, no con
palabras aprendidas de sabiduría humana sino aprendidas del espíritu, expresando realidades
espirituales en términos espirituales».

¿Cómo veo el sentido de este texto para nuestra predicación o anuncio? ¿Qué es lo que
nosotros estamos anunciando, San Pablo está diciendo que solamente debiéramos hablar de
aquello que estamos sintiendo y que nos hace tomar conciencia después. «El hombre
naturalmente no capta las cosas del espíritu de Dios, son necedad para él, y no las puede
conocer, pues sólo espiritualmente pueden ser juzgadas, en cambio el hombre de espíritu lo
juzga todo», es decir lo pesa todo, lo ve todo, es capaz de medirlo «y a él nadie puede medirlo
porque quién conoció la mente del Señor para instruirnos? pero, nosotros tenemos la mente de
Cristo», y la mente aquí es la razón, o sea que para Pablo el espíritu y la razón son iguales. Por
eso miremos, a qué distancia cuando se habla de racionalidades, la razón según Pablo es el
espíritu, eso quiere decir que para Pablo el yo real del hombre es el espíritu, el yo auténtico, así
que cuando uno peca ese yo no es el que está funcionando.

Parece que no hay duda que el texto de Mateo 11, 25-26 es la típica oración de Jesús:
«Padre te doy gracias porque revelaste estas cosas a los pequeños», y más abajo dice: nadie
49
conoce al Padre sino el Hijo,y aquí se trata es de experiencia, «ni nadie conoce al Hijo sino el
Padre, y al Padre no lo conoce el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo dé a revelar». Esta es la
típica oración de San Ignacio, pedirle a Dios que me diga cuál es la voluntad de Dios, qué es lo
que Dios quiere, y eso no se vé sino en la inmediatez, ese es el conocimiento del Señor.
50
d4b: «CONTEMPLADICON DEL NACIMIENTO DE JESUS».

El Segundo Ejercicio de este primer día, de la segunda semana de los EE, es el


nacimiento, cualquier cosa que se diga aquí sobra, porque el mismo texto de los EE es
extraordinario, antes dicen algunos, que es la contemplación más bella de todas las que tiene
San Ignacio, con muchos detalles que tiene ese texto, y hay algunas razones para esperar de
esto, San Ignacio se vé que era muy devoto del Nacimiento de Jesús. Una de las razones por
las cuales San Ignacio retrasó la primera Misa después de su Ordenación, fue precisamente
para tener la oportunidad de celebrarla en Belén, si es que podían ir a Tierra Santa, como no
pudieron de hecho San Ignacio celebró la Misa en la Capilla del Nacimiento de Santa María La
Mayor, de hecho eso indica mucho.Por otra parte, hay muchos elementos en esta
contemplación que nos pueden afinar mucho por debajo en lo que estábamos haciendo esta
mañana al respecto de los votos, particularmente la pobreza y la obediencia.

Algunas, no sencillamente por distraernos, sino para situarnos, a fin de que la


Contemplación sea lo más vivida posible.A uno le parece que el Nacimiento de Jesús sea no
vulgarizado, pero sí a pesar de ser una fiesta tan querida por nosotros, sin embargo se ha
folclorizado, se llenó de una cantidad de elementos y se alejó tremendamente de la realidad
divina,talvez no hay ningún momento de la vida de Jesús, por lo menos que conozcamos, en
donde aparezca más la pobreza.Miremos la razón de ser, por qué:veamos unas pequeñas
informaciones para mirar las personas, porque San Ignacio lo que hace en esta Contemplación
es mirar los lugares, ver las personas, los lugares, las circunstancias, cómo están las cosas, por
qué San Ignacio hace eso?Para hacer que lo contemplado sea tan vivo, tan impactante, que
eso nos mueva precisamente a afectos, es decir ser impulsado por el Espíritu para que ese
impulso nos afecte, nos impulse o nos diga qué es lo que quiere.

Por eso veamos estos datos:quiénes son San José y la Virgen María?algunas personas
gozan hablando de la casita de Nazareth, pero eso no es pensable, porque alguna persona que
tenga algún conocimiento serio de cómo son las cosas, los orientales no viven en casitas de a
una parejita, eso no es pensable, ellos viven en montón. Lo que hay en Nazareth es una
agrupación de parientes que debió haber emigrado del sur, porque son de Judá, de eso no hay
la menor duda, tanto por el lado de San José como por el lado de la Virgen son de Judá, la
familia de José es de Belén y la familia de María es de los alrededores de Jerusalén, si es que
realmente tenemos como histórico el parentesco que tienen con Juan Bautista que son de las
montañas de Judá de modo que son unos parientes que pudieron haberse instalado no
propiamente en Belén, el clan, o sea la emigración no fue a Belén, fue a Cépolis, la salida de
Cépolis hacia Nazareth es todavía más reducida, ese plan o ese grupo de gente del sur que va
al norte se disgrega un poquitico y se van en busca seguramente de trabajo agrícola,
necesariamente agrícola. Algo más, ese territorio es un regalo que el emperador le hizo a la
familia de Herodes el Grande, o sea toda la Galilea era un regalo que habían hecho los
Romanos a Herodes el Grande, por un servicio que él prestó allá, y fue que Herodes el Grande
aplastó la conspiración, la revuelta, de los Celotas en el Reino del Norte unos cuatro o cinco
años antes del Nacimiento de Jesús.

Eso quiere decir que es un feudo de la familia real o sea de los Herodes, miremos otro
detalle, eso quiere decir que Nazareth no es una ciudad, en el momento en que Jesús nace no
es ciudad, y lo configura el mismo texto, veamos la narración de San Ignacio o el texto de San
Lucas, dice:“Sucedió por aquellos días, salió un edicto de César Augusto ordenando que se
empadronase todo el mundo, de este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador
Cirio Cirilo, iban todos a empadronarse cada uno a su ciudad”, se ve que Nazareth no es
51
ciudad, y el hecho es que no existe no solamente en el texto sino que no existe en las listas de
imperio romano por esta época, Nazareth no existe, Nazareth viene a tener importancia ya con
el caso de Jesús.

Qué es Nazareth entonces?Nazareth es un grupito familiar que viven juntos, alrededor


de un aljibe de agua, tan insignificante que ni siquiera los Romanos lo tenían en cuenta en las
listas para cobrar impuestos y entonces por eso recurren, es una de las razones que hay para
ver por qué tienen que ir hasta Jerusalén. Teniendo en cuenta las costumbres judías, los
adultos judíos que vivían en Palestina tendrían que ir tres veces al año al Templo a
peregrinación, eso quiere decir (fijémonos la distancia más o menos 150 kms. desde Belén o
desde Jerusalén a Nazareth, o sea cada vez son 300, debieron haber incluido tres veces y uno
más si es que uno tiene presente como histórico, y por qué no, que la Virgen haya ido a ver a
Santa Isabel en las montañas de Judá que también estaba embarazada, y fue a verla inclusive
que el texto dice que esperó el caso como dicen las señoras, es decir, que esperó hasta el
nacimiento y se estuvo tres meses ahí, y volvió.Multipliquemos 300 por 4 y veremos todo el
montón de kilómetros que es eso, 1.200 kms., y casi todo ese tiempo estuvo embarazada, una
muchachitade primer parto, muy jovencita es la costumbre de los judíos, casarse muy temprano
es normal, 1.200 kms., pongámosle 1.000 kms. a pie, sin burrito, fijémonos San Ignacio cómo
pone el burrito, ella sentada en un burrito quién sabe en la historia del cartujano, pone el burrito
y además una ancila y un buey y toda esa trayectoria, así lo pone el texto de la contemplación,
en cambio el texto de los misterios de la vida de Cristo es mucho más parco, podemos
compararlo, y por otra parte si lo comparamos con el Evangelio nosotros veremos cómo San
Ignacio y dislocamos cosas para los fines que él busca en los EE, las disloca como hace en la
historia de la Pasión, y eso es lo que hay que hacer.San Ignacio no está aquí, haciendo
exégesis, está es buscando cosas que articulen los afectos del Ejercitante, es para eso, es para
mover al Ejercitante, no es para enseñarle cosas, desde la persona de Jesús.

El Nacimiento de Jesús mismo pues es en cualquier parte, donde ese niño empezó a
salirse, casi que en la calle, por eso yo digo el Nacimiento de Jesús es trágico,eso es
trágico.Veamos otras cosas, ni José ni María buscaron eso, no lo buscaron, se los impusieron,
tenían que ir, obediencia, y obediencia es lo concreto, obediencia son situaciones, obediencia
son circunstancias, obediencias es el medio, obediencia es el ambiente, les toca, ni un milagrito,
ni los ángeles llevan a la Virgen, ni Jesús nace pues así como tan facilito, ni le traen comida del
cielo; es decir, cuando Dios acontece en este mundo de una manera tan diáfana, lo hace en
una oscuridad y en un anonimato, lo que está ocurriendo en el mundo la aparición de
Jesucristo, y escasamente una o dos personas se están dando cuenta de que está naciendo
ese muchachito, nadie, ni el dolor se les calma, ni el sufrimiento, ni el cansancio, nada, todo eso
es normal, como todo el mundo.

Veamos otro detallito para ayudarnos, en el relato de los Pastores, que se recomienda
para una segunda oración, qué es lo esencial del relato de los Pastores?Todo el relato de los
Pastores es justo sobre el verso 10, todo está alrededor de eso, en la mentalidad de San Lucas,
es decir en el modo de proceder de Jesús de San Lucas, sobresale el aspecto: Jesús en
función de la misericordia, del pobre, sobresale eso, a pesar de que la terminología no es muy
abundante sin embargo los relatos son muy sesgados en ese sentido. Lo central de ese relato
es el verso 10, es decir, como quien dice la tesis del mismo Evangelio y lo ponen en labios de
un ángel que dice:“No temáis, pues os anuncio una gran alegría que lo será para todo el
pueblo”, la gente. Qué quiere decir eso?Está con todos los elementos de una gran revelación,
es decir todo es en moción de una Revelación, cuál es la revelación?Una revelación de algo
raro, qué es lo raro?por fin apareció quién se preocupe por todos, por fin alguien que le duelan
52
los pobres.

Eso era lugar común en el Antiguo Testamento la preocupación por los marginados, si
nos fijamos en el Deuteronomio es todavía tanto como en el Nuevo Testamento la
preocupación, inclusive toda la reforma la gran obra jurídica de Deuteronomios es en función de
los marginados, sin embargo todo eso se quedó en el aire, eso no se cumplió.Cuando Lucas
escribe ese Evangelio vé ya la vida de Jesús, una vida de Jesús enteramente preocupada por la
miseria humana, inclusive esa fue una de las grandes dificultades de Jesús en Ludaismo, el
contacto con la miseria humana y fue problema entre los Judíos, es decir, Jesús era visto como
cualquier impuro precisamente por eso, por sus contactos con prostitutas, con pecadores, con
pecadores públicos, con lisiados, con enfermos, tocando muertos, etc., todo.Entonces Lucas lo
que está viendo en este niño, desde el principio es !por fin apareció quien sintiera dolor
verdaderamente por el ser humano!, que le doliera las angustias del prójimo.Lo que más llama
la atención de todo esto es la obediencia del acontecer del Nacimiento del Hijo de Dios, es una
obediencia a unas circunstancias todas adversas, es decir al dolor, al sufrimiento, a las cosas
raras, casi a lo imposible, casi nadie nace como Jesús estando con los ricos.

Es decir una obediencia a una situación de vida, sin milagros, y uno se dice por qué será
que lo divino es tan humilde?todo lo divino es humilde, eso qué querrá decir? Es decir el Dios
real, el real no se deja sentir, casi como que no existiera, es decir todo se le debe a El y no
aparece, no se mueve, no da señales de divinidad como esperaría cualquier filósofo, NO, las
señales que da de la Divinidad es despojo, vaciamiento de sí mismo, el dolor por el dolor
humano, la miseria, la angustia, qué Dios tan raro; por eso el peligro que uno tiene es de pronto
colocarse en contravía, situarse en contravía, lo obvio sería que nosotros fuéramos una
transparencia de ello, y observemos los que sí lo transparentaron, quién se imaginó, que según
el mismo protestantismo el grande el grueso, la reforma más grande que ha tenido la Iglesia no
ha sido la de Lutero, para los grandes protestantes fue San Francisco de Asís, en un libro de
Ivens Congar “Falsas y verdaderas reformas en la Iglesia”.

Los hombres más grandes, los que más significación han tenido en la humanidad, han
sido los humildes, es decir, Dios no se deja sentir sino por ese lado, por qué? porque Dios
mismo es humilde, si lo transparentan los humildes quiere decir que es humilde, es decir, una
nota que nosotros no manejamos mucho de la Divinidad la pequeñez, la humildad. Fijémonos
cuando Jesús va a hablar de Dios mismo con qué lo compara? con cosas pequeñas, Jesús no
dice el Reino de Dios se parece a la piedra del Peñol. Total, debemos afectarnos mucho por los
lados de pobreza, por los lados de obediencia y por los lados de humildad y algo más, fijémonos
que es la única oportunidad que uno tiene de tomar en serio la Navidad, porque si lo esperamos
para el Diciembre 24 ó 25 nos fregamos, allí ya no hay nada que hacer.

Anexo:

PUNTOS DE REFERENCIA PARA ENTENDER EL PECADO

Pecado: Es haber acogido un camino de maldad como


intención permanente.
Pecar en hebreo se dice errar el camino. El justo peca
53
cada día. Convertirse es recoger el camino. El pecado es
algo que está historizado, pero que sobretodo se asienta
en nuestro corazón. Luchar contra él es una batalla
histórico estructural.
El pecado se nos revela por parte de Dios. Es preciso
discernir su malicia.
Forma parte como un lastre de la voluntad que la hace
más débil. Esto permite facilitar la acción del
Espíritu.
Semana esencialmente cristocéntrica. El pecado es
ocasión para intimar más con el Señor.
Se trata de reconstruir una relación de cariño en la
experiencia de sentirse pecador perdonado. El perdón
tiene como horizonte la tarea.

De la MANERA COMO SE ENTIENDE EL PECADO lo puede UBICAR


con los CRITERIOS indispensables para DISCERNIRLO. De la
misma manera como se entiende y lo discierne toma
CONCIENCIA DE ESTAR EN EL. De esta manera desata
MECANISMOS PARA COMBARITLO. De la misma manera como se
entiende: entiende la manera a su vez COMO DIOS LO
ELIMINA de nuestro interior. Es eliminado única y
exclusivamente por la acción de Dios. Nuestros intentos
es más bien represión que pueden multiplicar su
intensidad.

COMO SE ENTIENDE EL PECADO cuando se entiende el


principio y fundamento. Cómo entendió Jesús el pecado.
Cómo lo entendió San Pablo. Se pasa por alto cómo se
entendió en el AT, porque casi siempre nuestro concepto
es veterotestamentario, y también porque este no llegó a
fondo, es corta con relación a la onticidad del pecado
como lo entienden Jesús y Pablo, o en el PF de San
Ignacio.

PECADO EN EL PRINCIPIO Y FUNDAMENTO: El PF propone un


orden de cosas, eco legítimo de lo que es la revelación.
Especialmente del NT si se le agrega a este texto del PF
la CpA. El pecado es un DESORDEN. Cuál es el orden de
cosas implicado en el PF? Una concepción muy clara de
54
creaturalidad, ser creado. El hombre no puede salirse de
esta situación que es su modo de ser, esto es lo que él
es, ser creaturalidad.

Esta creaturalidad está a su vez en FUNCION DE CREACION:


el hombre es instrumento de creación. D. crea para
seguir creando con él, para dar gloria a Dios. El pecado
del hombre o el desorden está en que NO ES DOCIL A LA
ACCION CREADORA DE DIOS. El hombre pone barreras a la
acción creadora de Dios con él. SI llama a estas
barreras los AFECTOS DESORDENADOS.

Cuanto más convertido es un hombre tiene mayor


CAPTACION, claridad, de la percepción de la realidad de
Dios actuando. Del estado de conversión depende la
nitidez en la percepción de la acción de Dios actuante.
Qué es para SI es pecar: Distingue entre pecado y
pecado. Cualquier afecto desordenado es un desorden. Y
SI pretende localizar en los EE. En unos ejercicios se
toma conciencia de los más mínimos e inconscientes
desordenes de nuestra interioridad. Y esto solo aparece
en la contemplación. Los ejercicios son para eso.

JESUS ENTIENDE EL PECADO: En la Biblia nunca define el


pecado, este sólo aparece cuando se lo experimenta y
vive. No hay pues descripciones del pecado en la Biblia,
sin embargo toda la actividad de JESUS COMBATE EL PECADO
CON BASE EN EL REINO DE DIOS. Cfr. Mt. 15:10-20. Existen
autores como Bultmann que no subraya tanto la
trascendencia al aspecto histórico de Jesús, Y sin
embargo afirma que este texto es realmente histórico.
Este es un escándalo demasiado grande para la mentalidad
judía.

«Luego llamó a la gente y les dijo: no es lo que entra en la boca lo que contamina al
hombre, sino LO QUE SALE DE LA BOCA, eso es lo que contamina el hombre».
Afirmación que deroga muchas partes del AT. Eliminó el valor de mucha parte del
Lev. Ex. Det. Crón. Esd. Neh. Echó todo lo que puede ser impureza legal. Los
discípulos le dicen tú escandalizaste a los fariseos. No es pecado ninguna
contaminación exterior de impureza. «Explícanos la parábola... Si un ciego guía a
55
otro ciego... otros piensas que es lo que sigue del excusado...: «No comprendéis que
todo lo que sale del vientre...» «En cambio lo que sale de la boca viene del corazón»

Pecado es una TORCEDURA INTERIOR... «porque del corazón


del hombre salen...» Mt (12 cosas...). del interior del
corazón torcido del hombre: salen: asesinatos, malas
intenciones, robos, adulterios, fornicaciones,
injusticias injurias...

PECADOS y PECADO. El pecado es total. Los pecados son


propiamente síntomas del pecado. TRASCENDENCIA: nos
quedamos en los síntomas: y los combatimos: eliminando
uno y otro y la estructura se sigue reproduciendo. Si
eliminamos los pecados la fábrica sigue produciendo.
Hemos atajado el pecado reprimiendo: pero el pecado se
vuelve a reproducir.

Enderezamos los pecados y no el corazón. La obra redentora de J. quiere enderezar


el corazón. «Perdón de los pecados...» significaría borrar los pecados, pero el
pecador queda tal cual. La fuerza de la redención llega al corazón por la Fuerza de
JXTO resucitado, o por Reino de Dios. Jesús endereza al hombre desde el interior.
Pecado es una torcedura interior que produce toda clase de desmanes. Cada uno es
especializado en un mal. El pecado original es el pecado total. El pecado se reprime
y no se elimina.

EL PECADO EN SAN PABLO ES LA CODICIA GENERALIZADA: de la


que hay que tomar conciencia del pecado no simplemente
de los síntomas. Es preciso examinar cuál es el pecado:
cada uno se especializa en codicia: mujeres, puestos,
dineros... Por ellos nos damos cuenta qué pasa dentro.
Hacer mecánica que conduce a toma de conciencia y mirar
cómo Dios mismo pretende arreglar al otro. Hemos puesto
poca atención a la manera cómo Dios lo quiere arreglar
pensando que nuestra manera de entender las cosas son
mejores. Esto es audaz en Jesús, le debió haber costado
la cabeza. «Nosotros en el judaísmos estamos entendiendo
las cosas al revés». Lo que daña al hombre viene desde
dentro.

Romanos 7:14. «No independiente de los 3 cap.


56
anteriores: «sabemos en efecto que la ley es espiritual,
mas yo soy de carne, vendido al poder del pecado,
realmente mi proceder no lo comprendo... en realidad ya
no soy yo quien obra sino el pecado que está en mí
«Oikei» habitar, empleado con personas, habitación del
espíritu Santo en el hombre. El pecado es una persona,
como un habitante. «Pues bien sé yo que nada bueno
habita en mí, es decir en mi carne (totalidad del ser
carnal). Quiero el bien, lo tengo a mi alcance, mas no
lo realizo... hago el mal que no quiero, no soy yo
quien obra sino el pecado que habita en mí».

Pablo habla del PECADO EN SINGULAR. La justificación Rom


3:21-25: funciona ante el Pecado: Cf. pecados en plural:
«A quienes ... mostrar su justicia, habiendo pasado por
alto los pecados cometidos anteriormente, la función de
la redención no es perdonar los "pecados en plural".
Pecados: terminología paulina, carne, concupiscencia,
pasiones, sabiduría de la carne, obras del cuerpo,
envidias y discordias, preocupación por cosas del mundo,
hombre natural, vana gloria, todo reducido a CODICIA.
Pecado codicia generalizada.

ANTROPOLOGÍA PAULINA. Pablo entiende al hombre así:


habitante rojo, y existe igualmente otro habitante. El
hombre es un ser en conflicto, en discordia, dos
habitantes. Uno desata todos los mecanismos a su
disposición para agarrar todo lo que puede, una vez que
los agarra hace una barrera para que nadie llegue ahí.
Pecado es Codicia, que pone todo en función de agarrar
todo lo que pueda PULPO. Cuando no agarra por la
resistencia, emplea la violencia. Matar, estropear. Este
es el hombre mundano, biológico.

El h. blanco, F. de Dios que lo lanza, saca hacia


afuera, saca de sí mismo, que trascienda hacia el otro.
Según Pablo es el otro y el otro es lo que determina su
propio ser. Cfr. Emanuel Lévinas: la razón de ser de un
hombre es el otro. No somos hombres mientras no
trascendamos hacia el otro. Si el hombre no se
57
trasciende se destruye. Se frustra. Pecado original para
Pb. codicia generalizada especializada en cada uno de
nosotros. Es al interior del hombre donde está el
mecanismos. Redención, la línea blanca elimina la roja.
Salir hacia afuera, que es lo divino del hombre, como
Dios que sale hacia afuera a crear, de Dios no sabemos
sino lo que experimentamos: su salida a darse. Si en el
hombre existe la F. divina es un ser que se da, no uno
que se retiene para encerrarse en sí mismo. El criterio
para juzgar el pecado en Pb es la CODICIA, búsqueda de
intereses.

San Ignacio. No corrige los afectos, los ordena. Saber


con quién estamos peleando. Eliminar qué es robar, con
las manos amarradas sigue siendo ladrón. Asesino puede
estar encarcelado, esto no arregla. Sigue siéndolo
dentro.

PROPUESTA DE TX: Meditar sobre el pecado ambos textos.

1.Recoger imágenes reales de este mundo de destrucción,


injusticia, muerte, opuesta al RD que es capacidad de
solidaridad y misericordia: Sabiduría 11:21-26. Mat.
5,48.
2.Cómo se encuentran huellas del primer pecado en la
sociedad que construimos Gen 3-5.
3.La humanidad se desinteresa del hermano hasta llegar a
matarlo Gén 4,1-16. La racionalización (para encubrir
la falta desatención al necesitado), la envidia son
así el motor de la historia.
4.Se rompe el proyecto de Dios transgrediendo la
alianza, Ez 16,46-58. Olvidando y conculcando los
derechos del pobre Am 2,7.
5.Apartarse del plan de Dios trae más desórdenes y
maldades. Bar 15,2-10.
6.Sin embargo Dios desea generar siempre una tierra
nueva y perdona, Is 65,17,24; 66, 7-14.
7.Himno de la Caridad 1 Cor 13: 4-7: Aplicando el texto
a la persona de Jesús Principio Hermenéutico elemental
58
para leer el NT: Nada hay escrito en él que no se
refiera a la persona de Jesús, como lo entienden los
diversos autores. Este Himno de la Caridad, es una
fórmula recogida por San Pablo: es toda una
composición ya fabricada por la misma comunidad. La
manera como entendían la caridad. CARIDAD ES
MISERICORDIA. Caridad humilde, que no da desde arriba,
se agacha a entregar lo que tiene. El retrato más
nítido del NT sobre Jesús es este. Jesús es: paciente,
servicial, no se engríe, no busca su interés, no se
irrita, no toma en cuenta el mal, no se alegra con la
justicia... todo lo escucha, todo lo cree, todo la
espera, todo lo aguanta...» Este es el Jesús de
nuestra identidad. Apropiarse del crucificado, cómo
estamos distantes de cada una de estas afirmaciones.
Confrontarse con cada una de estas afirmaciones
descubriendo cuán distantes estamos.

SEGUNDO DIA PUNTOS DE LA TARDE

1. EE n.7: Ad. 5.: cómo me fue: + - : por qué + dar


gracias, por qué - corregir. Examen exige cambio de
lugar.

2. Contemplación potencia interior: meditación:


discurrir mental.

3. Discernimiento: qué se mira: las adiciones sobre la


oración. Criterio: peticiones de la oración: demandar lo
que quiero. Examen dinamizador de la oración: Atrás y
adelante. Petición (r): Hria, Texto, (no se dá en 1S).
situado composición del textos preciso, Adelante:
nadando cada vez más en los puntos. Replegándose sobre
la petición eje. Hasta quedar saturado. Como sucedió
Dios en mí mismo. Acontecer: sentido: qué mociones: de
acuerdo a las anotaciones. -m:-EE. m: llamadas
imperceptibles de Dios en la oración. Sólo se dan en la
oración. Exactamente: totalidad de la oración. EE:
generalización de todo lo positivo de la vida. Cómo
59
hacerse contemplativo en la vida. Oración + Examen: E de
transformación, mejora la vida de oración.

1. Consideración sobre el examen general.

1. Importancia grande del examen general en la


Espiritualidad Ignaciana. importancia de SI a este
ejercicio y en la vida de todo jesuita. Como también de
la teología que propicia este examen. Para qué es el
examen general? Es el ejercicio que más nos puede
capacitar: para «buscar y hallar a Dios en todas las
cosas» es estar vigilante en forma continua y habitual.
Habitual vigilante en el buscar y hallar a Dios en todas
las cosas. Este ejercicio nos hace contemplativos en la
acción. Y en consecuencia CAPACES DE VIVIR EL
DISCERNIMIENTO. Discernimiento no es un especie de
metodología para encontrar la voluntad de Dios. El
discernimiento no es un número aparte de la
contemplación. No oramos y luego discernimos, sino que
EL DISCERNIMIENTO ES PARTE DE LA MISMA ORACION Y DE LA
MISMA CONTEMPLACION. Se discierne contemplando y no que
contemplamos y luego discierne. Contemplativo, ser capaz
espontáneamente de discernir. A esto lleva el examen
general.

EL EJERCICIO DEL EXAMEN GENERAL no es el examen que


aparece en los devocionarios ni un recordar los pecados.
San Ignacio le da mucha importancia: «de cualquier cosa
podemos prescindir menos del examen...». SI sugiere el
siguiente esquema:

«1. DAR GRACIAS: por todas las acciones graciosas que


Dios hace a través del día. Volver a tener en cuenta
toda la actividad que Dios hace y no hayamos percibido.
No es implemente dar gracias por lo que me dio, sino
tomar conciencia de gratuidad es una moción que me mueve
a ser grato: a dar gratuitamente lo que gratuitamente me
han dado. Cuando tomo conciencia de la gratuidad me
comporto con humildad de lo que recibo gratuitamente,
60
opuesto a atraparlas y retener. Lo contrario a de lo
gratuito. No atrapar lo recibido, darlo, entregarlo, me
dieron para darlo, para servir, soy don de Dios y tengo
que servir.

2. PEDIR GRACIA PARA CONOCER. Lugar común en SI.


Convencimiento de la incapacidad frente a todo lo que se
trate de cambiar el ser, eliminar el mal, hacer el bien.
Sin el poder de Dios no somos capaces.

3. DEMANDAR CUENTA AL ALMA DE AQUELLO QUE SE QUIERE


CORREGIR. [Aquí está clave de complicaciones o
simplificaciones para entender el examen]. Es LECTURA EN
LA FE DE LO QUE HA PASADO EN MI INTERIOR en el día, si
esto se hace en los últimos momentos del día. Lectura en
la fe de lo que acontece en mi interior, es tomar
conciencia del ACTUAR DE DIOS en el día, aún de mis
pecados, porque el tomar cuenta al alma aún de los
pecados es una obra exclusiva de Dios. Por acción de
Dios y con criterios divinos. Discernir estas menudas
cosas y pequeñeces que justificamos durante largo
tiempo, y luego de una sacudida grande, descubrimos que
lo que patrocinábamos con nuestros razonamientos eran
obstáculos y afectos desordenados que estorbaban el
obrar de Dios en nuestra interioridad. Tomar conciencia
del paso de Dios por todo mi ser. Tomar conciencia
supone que se ha dado una experiencia. Pero algunas no
alcanzan a sentirse, [cfr. ejemplo del bus. Somos
tocados por muchas personas, no se toma conciencia de
nadie. Pero de repente se toma conciencia de uno
especial que lo toca...]

Debiésemos tener por principio una experiencia continua,


por la inmediatez de Dios, sólo tomamos las más
emergentes, el examen de conciencia: se toman los
toquecitos de Dios que son emergentes, llamadas,
mociones que Dios hace durante el día, viento sintiendo,
considerando, leyendo etc. Estas mociones son momentos
emergentes de la operación de Dios creándome, este es el
objetivo del examen de conciencia. Allí no solamente hay
61
aprobación de lo que estamos haciendo sino también de lo
que estamos haciendo mal y debemos evitar. En dónde me
equivoqué, en dónde perjudiqué a alguien. Este es el
objetivo del discernimiento.

2. EXAMEN GENERAL.

Si no se sigue el esquema: se acaba. Se erosiona. Qué


importancia tiene el examen dentro de los EE: 1. El
lugar en donde aparece es justamente en los EE como una
de las diferentes operaciones espirituales para
conseguir la finalidad de los EE. Dentro de los mismos
el examen tiene gran finalidad porque:

1. No es un control (ni el examen general ni el


particular). Es un espacio donde el ejercitante percibe
las mociones interiores, este examen está relacionado.
Hay relación profunda entre los dos. Para el examen
general debe tenerse escrito el examen de todo el día.
Si no es privado se puede hacer en común o con el
director espiritual. Este es lo que se debe hacer: a
cuatro ojos.

Qué busca SI con esto: muestra que lo que se pretende es


hacer que el ejercitante se sature de DISCERNIR A BASE
DE MOCIONES INTERIORES, tenidas a cada instante. Porque
EE: convergencia de meditaciones y contemplaciones para
mirar las mociones internas, base de su propio
discernimiento, objetivo de los EE, en donde el examen
debe hacerse más detenido y un tanto más largo. [Parece
que SI lo hacía cada hora].

PUNTOS SOBRE LOS PECADOS: recuperar la vivencia del pecado. Su contexto


EE56.

Objetivo: conocimiento interno de la malicia del pecado


para quitarlo.
62
1. Relectura de la historia de mi pecado: historia del
mal en mi vida. Mirando la jerarquización de mi
“pecado madre” y mis pecados: sus raíces: agresividad,
hedonismo, temor. Encuadre: familiar (mis padres, mi
familia), social (pecado de mis coetáneos), político
(mi omisión), histórico Salvífico (mi pecado original
originante) en el horizonte del Juicio de las
Naciones: Mat 25, 31).
2. Tal vez perdería intensidad, ir hacia atrás, mejor IR
VERTICALMENTE en la última etapa que estamos viviendo.
En los últimos días de nuestra vida y con minuciosidad
descubramos los AFECTOS DESORDENADOS que estamos
cometiendo ahora. Podemos conocer con mucho fruto todo
lo de la vida pasada. Dios nos lo ha perdonado por
enésima vez. Podríamos pasar por alto los pecados que
estamos cometiendo ahora, cuáles son los estorbos que
desordenan el propósito, la misión que Dios tiene
conmigo.
3. Sin embargo, el esquema de SI de los pecados es muy
importante. Fijarse en los Coloquios y los preámbulos
y el coloquio que es de gran importancia. Lo que SI
busca con estos ejercicios sobre el pecado y los
pecados. No se trata de caer en la cuenta de todo lo
que hemos hecho de mal anteriormente, sino que, al
tomar conciencia de los pecados por la gracia de Dios
nos pongamos frente a ellos y así pedirle a Dios que
SINTAMOS VERGUENZA al pecado. Esta es la petición eje.
Que la gracia de Dios suscite sentimientos de
vergüenza y rechazo al pecado. Hay que luchar contra
él pecado, aborreciéndolo. Se trata de descubrir los
que realmente es el pecado. SI busca encontrar unas
armas contra el pecado: para que sintamos que la cosa
es vergonzosa. El pecado como horror. De lo contrario
lo minimizamos.

PROPUESTA: redimensionar la malicia de mi pecado: 58.


Conocimiento interno de mi pecado para aborrecerlo.

1.Descubrir los menudos afectos desordenados que pululan


63
en nuestro interior que los justificamos, no por mala
voluntad sino por perspicacia. Los tenemos por buenos,
los vemos buenos sin perspicacia divina, por capacidad
divina de parte nuestra para distinguir esto, no hemos
visto que allí había un gran estorbo. Podría ser
conducente de tomar un día ordinario de trabajo
normal.
2. Fil. 2, 3-4. Tomarlo desde que me levanto hasta que me
acuesto aún las más menudas e ingenuas, con un
criterio «Paulino»: qué capacidad o posibilidad de
torcedura interna o falsa motivación existe en todo lo
que hacemos. Es más fácil percibirnos a partir de
estas cosas menudas. Comer, organizarnos ... percibir
que allí hay una cosa noble. Al recorrer cosa por cosa
tener presente Fil 2:3-4: «Test demoledor» (4
elementos): «Examen con Fil. : «Nada hagáis por
rivalidad... ni por vana gloria... sino con humildad
[humildad: gigante con todas las cualidades acostado
boca abajo, no negar nada sino darlo humildemente, no
tirarlo por encima. No servir desde arriba para no
aplastar a los demás: Siendo el Señor ejerció su
señorío con humildad], y que cada uno considere a los
demás como mejores que él mismo. Ninguno busque
únicamente su propio bien [interés], sino también el
de los otros [seguimiento del crucificado]». Una buena
manera de discernir en los pecados que estamos
cometiendo hoy. Tomar conciencia. No es trabajo
nuestro eliminar nuestro pecado. Esta es la obra del
Espíritu Santo, pero él elimina tanto cuando nosotros
reconozcamos como equivocado. Así queda bajo la fuerza
del espíritu Santo para ser eliminado. Para purificar
nuestro Ser.
3.Recuperar lo aparentemente inofensivo y ubicarlo en la
dimensión del poder. (Pilatos peca por cobardía y
omisión Jn 19,14-16; Saulo colabora con los asesinos
de Esteban Hech 7,58-8,1. Hasta dónde me puede llevar
mi propio pecado.
4.TOMAR SALMO 51, Salmo fuera de serie para los
estudiosos. Afirmación por afirmación. Tiene mucha
riqueza de elementos. Es un salmo precisamente de
64
reconocimiento del pecado y de la acción de Dios
perdonador y misericordioso.
5.La mujer adúltera. Salmo 38. Resaltar simbolismo del
agua viva Jn 7,37, Za 14,8; Ez. 47,1-12, Jer 17, 13.
Los nombres de quienes se alejen de Jesús quedan
escritos en el polvo (Jer 17,13). La pecadora queda
con Jesús y su nombre queda inscrito en el libro de la
vida Dan 12, 1.

4. Pecado Social. Consecuencias del pecado.

4.1. Luego de la dimensión histórica, personal, el pecado engendra muerte. Traer a


la memoria injusticia opresión, refugiados, pueblos hambrientos, torturas, etc.
Mirar la conexión con el pecado.
4.2. Textos: Amós 8. Romanos 1,18-2,12. Retomar mis pecados y proyectar mis
malas tendencias en el futuro. Dónde me llevaría la inercia, la cerrazón. El
pecado que más altera la vida de Dios en el que se hace contra el indefenso
Am 2,6-8. El que no defiende al hermano mata a Jesús como Pilatos 1 Cor
6,1-11. Todo el que persigue al hermano, persigue a Jesús, Hecho 9,1-15.
4.3. Mi juicio personal: poner delante de mí a todos aquellos a quienes he hecho
mal: que me juzguen. También mirar a quienes no he hecho el bien.
Representarme el mal que ha dejado mi pecado. Lo irremediable, la fama, los
hábitos, las heridas provocadas.
4.4. Aunque la conciencia me condene Dios es más grande que nuestra conciencia
1 Jn 3,20. Jesús intercede por nosotros 1 Jn 2, Jn 8,1-11. Experimentar que
Jesús me perdona desde la misma cruz Lc 23,34. Darse el perdón uno al otro
1 Jn 3.
4.5. El pecador perdonado: sentir los ojos de Jesús que me convierte Mt 26,69-75.
Ruptura de una alianza, de una amistad, de una relación personal que está en
juego. Esto implica no querer morir con El. Pedro está cerca de Jesús, pero es
preciso apertura y docilidad. Pedro recibe el perdón gracias a la mirada de
Jesús Lc 22, 61. Signo externo: lágrimas. Conmoción interna y profunda de
pecador perdonado. Recabo mi propia experiencia de perdón en mi vida.
4.6. La recuperación del pecador. Jn 21,15-17. Pregunta de Jesús sobre el cariño
hace un test a nuestro amor. Sentir su confianza y cómo el perdón se hace
tarea. Allí donde Pedro ha pecado le comunica su fuerza (donde abundó el
pecado sobreabunda la gracia Rom 5,20). Donde soy débil soy fuerte 2Cor
12,10). Fuerza que se comunica para el beneficio de los débiles: “apacienta
mis ovejas” (sólo quien ama puede ser pastor de sus hermanos). En las obras
se debe mostrar el amor (1Cor 13).
65
4.7. La fuerza infinita del perdón: Lc 15,11-31.
4.8. Lucas 19,2-10: Zaqueo.
4.9. En la Eucaristía: darse el perdón a uno mismo en el momento del acto
penitencial. Desde nuestra propia debilidad donde el señor nos restablece con
su fuerza.

PUNTOS CORTOS EN LA NOCHE.

Ejercicio que resumen de la primera semana, parece que


es muy importante n.64: «Dije resumiendo porque el
entendimiento sin divagar discurra por las cosas
contempladas en los EE pasados y haciendo los mismos
tres coloquios». Se refiere a la finalidad de la primera
semana del Segundo preámbulo o en el Coloquio. Demandar
lo que quiero. Coloquios: SI pide a la Virgen a su Hijo
y al Padre, pide las finalidades del EE o de cada una de
las Semanas. Allí va encerrado el hilo ordenador de los
EE. SI pide en los Coloquios o en el 2o. preámbulo pide
afecto a tal cosa. AFECTOS. Porque está convencido que
lo único que mueve el ser humano son los afectos, no las
ideas. No es cuestión de sentimientos románticos, sino
de afectos fuertes capaces de mover nuestra inmovilidad.

Cf. Coloquio del n.53: «Imaginando a JCNS puesto en cruz


considerando como de creador ha venido a hacerse hombre,
de muerte eterna a muerte terrenal y así morir por mis
pecados... otro tanto lo que he hecho... hago... y
haré... y luego discurrir por la mente»: San Ignacio
busca un tercero o cuarto sentimiento más: cf.
sentimientos de antes: Preámbulo n.48 1S: «Aquí será
demandar vergüenza y confusión de mí mismo ante el
pecado...» n.63: «1er Coloquio: Par que sienta del
desorden de mis operaciones y aborreciendo me enmiende y
me ordene» [pedir horror al desorden de mis
operaciones]. Ahora se busca una adhesión al
crucificado.

San Ignacio quiere nobleza: un noble jugando sucio


suscita vergüenza.
66

2o. afecto es de HORROR al desorden. Consecuencia qué es


aborrecer el mal. Cuando me equivoco tomo conciencia y
me siento perdonado. Cuando SI empieza los EE ya se
siente perdonado. Cuando medita el perdón hace ya rato
se siente perdonado por la crucifixión y la muerte de
Jesús. Une el haber sido personado por el crucificado,
con quien fue noble y que Jesucristo muere para
perdonarme, acordándose de mí.

«Coloquio como de criador ha venido a ser hombre y de muerte eterna a muerte


temporal y esto por mis pecados... otro tanto qué he hecho que hago y debo hacer
por Cristo»... REFLEXIONAR. Situarse frente a la cruz,
MISERICORDIOSAMENTE PERDONADOS habiendo tomado conciencia de lo
que es el desorden, desorden que hemos hecho nosotros mismos, Jugando sucio
aunque de corazón noble y por esto nos duele tanto. Así preguntarle al Señor qué he
hecho yo por ti. HACER UNA ORA DE COLOQUIO.

¿QUE ES UN COLOQUIO? (EE 54).

Un coloquio se hace propiamente hablando así como un


amigo habla a otro, o un siervo a su Señor, cuando
pidiendo alguna gracia cuándo culpándose por algún mal
hecho, cuando queriendo consejo en ellas.» Coloquio no
es de ajetreo mental, sino de profunda humildad y
sencillez en donde no hacemos más que pedir.

Pidiendo de rodillas, sintiéndome culpable, innoble,


avergonzado, y comunicándole al Señor qué es lo que
tengo que hacer por ti, si odio el mal y aborrezco mi
vergüenza etc. La oración más común de SI es propiamente
la oración coloquial. Nos complicamos para orar. Mucha
teología. Complejidad de los intrínsecos...
«petulancias...». Conocer que la típica oración de Jesús
era una oración coloquial. De niño a su papá y la
conservó hasta el final de la vida. Cf. oración de Jesús
en Getsemaní.

Toda su oración de la totalidad de su vida es infantil,


de niño, siempre oró como niño frente a su papá le llama
67
así no Padre. Irreverencia para la mentalidad rabínica
que nunca ni siquiera tres siglos antes de Jesús, no
existe una sola vez ni siquiera por casualidad existe
que un judío le diga a Dios Abba. Jesús con su
simplicidad y sencillez.

La oración mientras más sencilla, más transformante.


Oración reflejo de lo que uno es realmente, pobre
criatura, necesitada, esta es la que hacen los santos,
transforma al orante y transforma a los demás. Nunca en
la Biblia no presenta una oración que no sea coloquio.
Todos los salmos en su totalidad, todos coloquiales.
Nosotros: discursos teológicos o... enseñándole a los
niños a orar como adultos... cuando Jesús lo hacía... No
deberíamos orar como oran los niños.