Sunteți pe pagina 1din 3

¿Qué es la infidelidad?

La infidelidad es la consecuencia del mal funcionamiento de una relación.


Es buscar a alguien totalmente diferente a tu pareja; una persona que te
comprenda, que te apoye, que te dé ese amor que has dejado de recibir,
que te ayude a olvidar los malos ratos, que reviva esa pasión que ya no
hay en la cama, y te devuelva las ganas y los motivos para seguir
disfrutando de una vida en compañía. En pocas palabras, es una traición a
la relación; al acuerdo establecido por la pareja: la monogamia.

Fanny Eisenberg, G (1993) quien hace su tesis doctoral sobre el tema de


la infidelidad dice:

“La infidelidad representa una violación o traición a una promesa o a un voto que
la pareja acordó en un convenio exclusivo entre dos, independientemente de sí
hubo o no, algún convenio formal ante la ley, además de que no se refiere
necesariamente al coito sexual con el tercero involucrado y que además es un
fenómeno multicausal que no sólo involucra factores sexuales, sino que también
biológicos y psicológicos.”

Como dice la autora, la infidelidad no sólo implica sexo, sino de igual


manera sentimientos y pensamientos que son parte importante en el
correcto funcionamiento de las relaciones, así que si alguno de esos
factores se ve dañado, los demás también lo resentirán ya que todos
forman un todo que deja de funcionar si alguno de sus componentes falla.

La infidelidad va de la mano con la mentira, en contra de la confianza y la


comunicación que sostienen a la relación. Si el simple hecho de decir una
pequeña mentira a la pareja como ocultar el lugar en donde estamos, lo
que hacemos o con quién, puede desatar una severa pelea, el mentir
involucrando algo grande como es el tener una relación con otra persona,
juntado pequeñas mentiras que al final forman una bola enorme de
engaños que tarde o temprano desatarán una avalancha de problemas.

Hay muchos mitos sobre el por qué de la infidelidad: La inmadurez de


alguno de los integrantes de la pareja, alguna fantasía sexual que no se
puede o quiere cumplir con la pareja, caer en la monotonía, falta de
comunicación, ganas de tener una aventura, estar ebrio, el haber elegido
a la pareja por razones materiales o de belleza que cuando se terminan
hacen que se pierda el encanto, desconfianza e inseguridad, o
simplemente por debilidad al sexo opuesto, por mencionar algunas.
Basándome en experiencias de gente conocida y algunas lecturas,
deduzco que la comunicación es la base de toda relación, e incluso no
sólo amorosa, sino también familiar, laboral, de amistad. Sería como tratar
de abrir empujando una puerta que dice jale; ya que jamás se podrá saber
que es lo que piensa o quiere el otro, no habrá un acuerdo que indique
cuál es el camino a seguir para llegar a un correcto complemento y
entendimiento.

Hay gente que dice que la infidelidad muchas veces puede ayudar a que la
relación se mejore y se reestructure, ya que se puede descubrir que la
persona que se tenia a lado de verdad vale mucho la pena y tiene todo
eso que alguna vez se anhelo en un compañero de vida. Ayuda a
encontrar en qué se falló y qué ocasionó el llegar al extremo de buscar la
compañía de alguien más; es ahí donde se empieza a trabajar en
reconquistar a la pareja, en arreglar lo que dañaba a la relación; se entra
en periodo de madurez y aprendizaje que a la larga puede llegar a
fortalecer mucho más el amor que hay entre ambas personas.

En contra al párrafo anterior, está que este engaño genera un conflicto en


la persona que es traicionada, es una experiencia dolorosa y hasta
humillante, que ataca la autoestima, hay impotencia y rencor hacia la
persona infiel. Se destruyen los valores en que se fundamentan una
relación de pareja, como son la comunicación, confianza, sinceridad y el
respeto.

El querer volver a intentar algo con la persona que te fue infiel resulta
muy complicado, debido a que se dañan e incluso destruyen por completo
todos esos pilares que sostenían la relación. Además de ser un proceso
muy doloroso ya que constantemente se recuerda lo sucedido y aparecen
preguntas que sólo frustran el intento, y se vive con el miedo de que
vuelva a suceder, por lo que la relación jamás vuelve a ser la misma.
Al final de cuentas, la infidelidad es una de las mentiras más grandes e
imperdonables en una relación. Un engaño que se alimenta de más
mentiras, y que lo único que traerá consigo es mucho dolor y problemas,
tanto en la relación como a nivel personal para ambas partes, en especial
a la víctima de este absurdo juego. Es simplemente arruinar
intencionalmente una historia.

Eisenberg Glantz, F. (l993). Actitud hacia la infidelidad a lo largo del Ciclo Vital de la
Pareja. Tesis Doctoral en Psicología. Universidad Iberoamericana.