Sunteți pe pagina 1din 5

“LLENOS DE SU GLORIA.

1- Introducción:

• Ezequiel 43: 1- 12.


• El profeta Ezequiel, probablemente formó parte del primer grupo de
exiliados del pueblo de Judá al ser conquistado Jerusalén por el rey
Nabucodonosor en el año 597 a.c. El pueblo de Judá, como lo había
hecho anteriormente Israel, se había apartado de Dios y recibió el
castigo a su actitud.
• En medio del exilio, el sacerdote Ezequiel recibió el llamamiento del
Señor para ser profeta al pueblo.
• Su ministerio se puede dividir en 2 etapas, una previa a la destrucción
definitiva de Jerusalén que se produjo en el año 586 a.C. En la cuál
anunciaba dicha destrucción y una segunda parte en la cuál anuncia la
restauración de Jerusalén futura. Dicha restauración se produjo en
parte bajo el reinado de Ciro unos 50 años después pero el mensaje
del libro trasciende este significado llevándonos a la restauración
definitiva con la venida de Cristo.
• Como todo libro profético tiene un gran contenido de difícil
interpretación y el texto mismo que vamos a leer en esta mañana es
uno de ellos. Sobre este texto se ha polemizado porque es interpretado
por los judíos como que el sistema sacrificial del AT será restaurado
cuando vuelva el Mesías porque el relato de este capítulo da a
entender el tiempo de la venida del Señor.
• Nosotros en esta mañana vamos a reflexionar sobre algunos aspectos
que creo son bastante claros en este texto y nos deben hacer ir en esa
dirección a nosotros hoy.
• ¿Qué es la gloria de Dios? ¿Qué ocurre cuando se manifiesta la
gloria de Dios? ¿Qué puede hacer que se aparte o por el
contrario sea real en nuestras vidas?
• Al acercarnos a este texto tenemos que tener claro que muchas cosas
de lo expresado aquí ya no tienen validez, Dios no es alguien ajeno
que mora sólo en el templo sino que tras la muerte y resurrección de
Cristo habita en los corazones de aquellos que le hemos entregado
nuestra vida. Por lo tanto la gloria de Dios puede habitar, como lo
hacía en el templo, en nuestra vida y por extensión en la Iglesia
cuando nos reunimos para dar culto a Dios.
• Es muy importante que entendamos, como veremos un poco más
adelante, que el concepto de la gloria de Dios implica su carácter
sobrenatural. Su gloria nos muestra su superioridad sobre nosotros, su
poder y capacidad para obrar cosas increíbles. Pero lo realmente
importante para nosotros es que la gloria de Dios se puede y debe
manifestar entre nosotros de la misma forma espectacular en que lo
hace en el relato o visión del profeta Ezequiel.
• En esta mañana veremos que hay dos requisitos para que la gloria de
Dios se manifieste: santidad y obediencia.
• Por último veremos qué ocurre cuando se manifiesta la gloria de Dios:
salvación, sanidad y bendición (espiritual y material).
• Esta profecía del capítulo 43 es la inversa del capítulo 10, cuando
vemos como la gloria de Dios, debido a la actitud del pueblo, abandona
el templo que Dios había escogido como el lugar en que revelarse a los
hombres.
• Hemos hablado algo pero detallaremos más a que se refiere el término
que se emplea en el texto para describir la gloria de Dios, es kabod.
Significa: honor, respeto, gloria y es la palabra traducida al griego en la
LXX como doxá.

a) Fuego de Dios, presencia impresionante de Dios: Éxodo 24: 17.

b) Implica densidad, peso, que lo llena todo, consistencia: Éxodo 40:


34- 35.

c) Poder, riqueza, multiplicación: 2ª Crónicas 17: 5; 2º Crónicas 32: 27.

2- Desarrollo:

2.
1. Santidad.

• Leer Ezequiel 43: 8- 9.


• La gloria de Dios se había alejado del pueblo porque no habían
respetado la santidad de Dios.
• Desde el principio, Dios se revela al hombre(Levítico 11: 44) como
Santo que significa Perfecto por lo cuál hay que comprender que hay
una gran separación entre el hombre pecador y Dios y no vale
acercarse a Él de cualquier manera: 1ª Samuel 2: 2.
• El pueblo de Judá en su extremo, había profanado el lugar que Dios
había escogido como su templo y lo habían contaminado con cultos
idolátricos y también se cree que incluso colocando las tumbas reales
dentro del recinto sagrado.
• Santidad significa: separación para Dios, alejarse de la maldad, de lo
imperfecto y de lo impuro para así poder relacionarnos con Dios.
• El pueblo de Israel pecó por pensar que la santidad consistía en los
sacrificios, cuando lo que Dios buscaba eran corazones rectos que se
acercasen a Él. Nosotros también podemos caer en el error de
menospreciar la santidad porque Dios nos ha hecho santos gracias al
sacrificio de Cristo: Hebreos 9: 27- 28.
• Nuestra responsabilidad hoy en día es apartarnos del mal y
vivir consagrados a Dios: 1ª Pedro 1: 15- 16; Efesios 4: 22- 24.
• Para ello el ES es nuestra ayuda: 2º Corintios 3: 18.
2.
1. Obediencia.

• Ezequiel 43: 10- 11.


• Dios se ha revelado al hombre, desde el principio, con claridad
diciéndonos que espera de nosotros y como hemos de vivir.
• Al pueblo de Israel le dio los mandamientos: Éxodo 20: 1- 17.
• También le indicó lo que iba a suceder si eran obedientes (habitarían
en la tierra con abundancia) o si desobedecían (serían desterrados y
desposeídos de su heredad): Deuteronomio 28.
• Los vs. 10 y 11 de Ezequiel demuestran como Dios muestra
claramente al pueblo como debe ser servido y más allá de las
indicaciones precisas del templo, este texto implica la claridad con
la que Dios ha determinado lo que quiere de nosotros.
• Marcos 12: 28- 35. Los rabinos habían desarrollado hasta 613
mandamientos por eso este escriba le pregunta esto a Dios. Jesús lo
resume a la perfección: “ama a Dios y ama a tu prójimo.”
• Jesús ratificó la validez de los mandamientos de Éxodo: Mateo 19: 17-
19 (joven rico).
• Mateo 7: 16- 21. “Por sus frutos les conoceréis...” Implica una vida
dedica al servicio de Dios y a obedecer su Palabra con hechos y no con
palabras únicamente.
• Juan 14: 15: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.”
• Juan 14: 21: “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el
que me ama.”
• Si conocemos lo que Dios quiere del hombre y lo cumplimos podremos
ver su gloria entre nosotros.

2.
1. Manifestaciones de la gloria divina.

• Ezequiel 43: 1- 2.
• Hay un resultado que produce vidas transformadas cuando la gloria de
Dios se manifiesta.
• Salvación: Cuando la gloria de Dios se manifiesta, su presencia es
palpable se produce un resultado de salvación. Reconocimiento del
pecado y humillación ante la Majestad divina.
• 2ª Crónicas 7: 3. Al descender la presencia de Dios, el pueblo se
inclina, se humilla y le adora.
• Hechos 1 y 2: Al descender el ES con viento y fuego la presencia de
Dios se hace real provocando que algunos se quedasen atónitos y
perplejos (Hechos 2: 12) lo que provocó arrepentimiento y conversión
(Hechos 2: 41).
• Debemos desear esto para nuestra vida y para la iglesia, que
la gloria de Dios sea real en nuestro vivir diario y palpable en
nuestras reuniones para que las personas que no conocen a
Dios se queden atónitas ante su presencia y reconozcan su
pecado.
• Sanidad: Cuando la presencia de Dios se muestra en su gloria se
producen sanidades, milagros y restauración.
• Ezequiel 47: las aguas salutíferas. Después de la visión de la gloria de
Dios, se revela a Ezequiel como de ese templo sale un gran río, cuyas
aguas van a traer sanidad y restauración a lo que estaba muerto y se
sumerja en ellas.
• Hechos 2: 42- 44. El pueblo entero estaba sorprendido de las
maravillas que se realizaban por el poder de Dios.
• Hechos 5: 15. Bastaba con la sombra de Pedro para sanar a los
enfermos.
• Deseamos estas manifestaciones gloriosas de Dios en nuestro medio
para su honor y adoración.
• Bendición: Donde la gloria de Dios se manifiesta hay bendición
espiritual y material.
• El propio término que se emplea en el texto de Ezequiel para gloria
significa también: riqueza, revelación y fuerza sobrenatural.
• Es la palabra que empleó José para definir como Dios le había
prosperado en Egipto.
• Cuando el pueblo de Israel se mantuvo cerca de Dios recibió su
protección y prosperidad también material.
• Dios nos quiere bendecir también de esta forma.

2.

Conclusión:

• ¿Qué es la gloria de Dios? ¿Qué ocurre cuando se manifiesta la


gloria de Dios? ¿Qué puede hacer que se aparte o por el
contrario sea real en nuestras vidas? Nos preguntábamos al
principio de esta reflexión.
• La gloria de Dios es la manifestación poderosa de su presencia que
implica su deseo de relacionarse con el hombre y transformarnos a su
imagen.
• En su presencia se produce: salvación, sanidad y bendición. Queremos
eso para nuestra vida y para la vida de los que le rodean y aún de los
que le conocen.
• Esa gloria se puede alejar de nosotros por nuestra falta de santidad o
falta de obediencia, seamos santos para Dios y obedientes a su
palabra.
• Que la gloria de Dios llene este año nuestras vidas y sea palpable en
esta nuestra Iglesia para que haya resultado de vida y bendición
divina.
• Nosotros somos el templo actual de Dios donde ha de residir su gloria:
1ª Corintios 3: 15- 16.