Sunteți pe pagina 1din 283

Original: inglés

IPCS

Módulo de capacitación No. 1

SEGURIDAD QUÍMICA

PRINCIPIOS BÁSICOS DE TOXICOLOGÍA APLICADA

La naturaleza de los peligros químicos

Segunda edición (revisada), 1997

Este documento no está dirigido al público en general

y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se

reserva todos los derechos correspondientes. No puede ser resumido, citado, reproducido ni traducido, en forma parcial o en su totalidad, sin el permiso previo de la OMS. No se puede almacenar parte de este documento en un sistema de recuperación ni transmitirla en alguna forma o por algún medio –

electrónico, mecánico u otro– sin el permiso previo de

la OMS.

Las opiniones expresadas en los documentos por autores cuyos nombres se especifican son responsabilidad exclusiva de ellos.

Producido con el auspicio conjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Salud, dentro del marco del Inter-Organization Programme for the Sound Management of Chemicals.

1

El Programa Internacional de Seguridad Química (IPCS, por su sigla en inglés), establecido en 1980, es una iniciativa conjunta del Programa de las Naciones

Unidas

Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los objetivos generales del IPCS son los siguientes: establecer la base científica para evaluar el riesgo derivado de la exposición a sustancias químicas para la salud humana y el ambiente, mediante procesos de revisión ejecutados por expertos internacionales, como un requisito para fomentar la seguridad química, y proporcionar ayuda técnica a fin de fortalecer las capacidades nacionales para la adecuada gestión racional de los productos químicos.

para

el Medio Ambiente (PNUMA), la

El Inter-Organization Programme for the Sound Management of Chemicals (IOMC) fue establecido en

1995

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (organizaciones participantes) a partir de las recomendaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992 para fortalecer la cooperación y la coordinación en el campo de la seguridad química. La finalidad del IOMC es promover la coordinación de las políticas y las actividades de las organizaciones participantes, de forma conjunta o por separado, para lograr la gestión adecuada de las sustancias químicas en relación con la salud de los seres humanos y el ambiente.

por

el

PNUMA,

la

OIT,

la

FAO,

la

OMS,

la

3

Módulo de capacitación del IPCS No. 1

Seguridad química

Principios básicos de toxicología aplicada:

La naturaleza de los peligros químicos

Segunda edición (revisada), 1997

La segunda edición (revisada) es una versión actualizada y ampliada de la primera (1992). En particular, se han ampliado las secciones que tratan sobre la toxicología ambiental y ahora forman la parte B del módulo. El material introductorio, la salud humana y la toxicología constituyen la parte A.

Traducción al español realizada por el Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS/OPS).

La versión técnica de la traducción al español fue realizada por:

Dr. Diego González Machín, Asesor en Toxicología, CEPIS/OPS Dra. Ana Franca Abbinate, Servicio de Información de Medicamentos y Tóxicos (SIMET), Venezuela Dra. Marisel García, Instituto de Higiene, Epidemiología y Microbiología (INHEM), Cuba

5

ÍNDICE

 

Página

NOTAS PARA LOS ESTUDIANTES

11

PARTE A: MATERIAL INTRODUCTORIO, SALUD HUMANA Y TOXICOLOGÍA

15

1.1 FORMAS FÍSICAS DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS

17

1.2 EFECTOS DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS EN LA SALUD

24

 

1.2.1

Terminología descriptiva usada en las etiquetas y otras fuentes de información

24

1.2.2

Toxicología

39

1.2.2.1

¿Qué es la toxicología?

39

1.2.2.2

Exposición a sustancias potencialmente tóxicas y sus efectos adversos

46

1.2.2.3

Relación entre dosis-respuesta y concentración-respuesta

55

1.2.2.4

Biotransformación humana de los productos químicos y mecanismos de acción

67

1.2.2.5

Establecimiento de normas

83

1.2.3

Identificación de los riesgos químicos

91

PARTE B: TOXICOLOGÍA AMBIENTAL Y ECOTOXICOLOGÍA

97

1.3

TOXICOLOGÍA AMBIENTAL Y ECOTOXICOLOGÍA

99

1.3.1

Efectos ambientales de los productos químicos

99

1.3.1.1

Vías de exposición

101

1.3.1.2

Vías de exposición para otros organismos del ambiente

102

1.3.2

Efectos a través del aire, el agua y el suelo

111

1.3.2.1

El aire, incluidas las condiciones climáticas

111

1.3.2.2

El agua

112

1.3.2.3

Tierra

114

1.3.3

Monitoreo químico y biológico

122

1.3.3.1

Monitoreo químico

122

1.3.3.2

Monitoreo biológico

123

1.3.3.3

Monitoreo genérico

124

1.3.4

Peligros y riesgos ambientales

132

1.3.5

Evaluación ambiental

141

1.3.5.1

Evaluación de exposiciones ambientales (EEA)

141

1.3.5.2

Concentraciones ambientales pronosticadas (PEC:

 

Predicted Environmental Concentrations)

142

 

1.3.5.3

Concentración pronosticada sin efecto (PNEC:

 

Predicted No Effect Concentration)

144

 

1.3.5.4

Consentimiento previo informado (PIC : Prior Informed Consent)

152

7

1.3.6

Desechos

155

 

1.3.6.1

Esquemas de clasificación, el Convenio de Basilea

155

1.3.6.2

Problemas ambientales

155

1.3.6.3

Problemas sociales asociados con los desechos

155

1.3.6.4

Tecnologías de tratamiento/disposición de desechos

156

1.3.7

Otros factores

163

1.3.7.1

Eutroficación

163

1.3.7.2

Relación cuantitativa estructura-actividad (QSAR:

 

Quantitative Structure Activity Relationships)

163

 

1.3.7.3

Evaluación de datos

164

1.3.8

Sustancias clasificadas como peligrosas para el ambiente

168

1.3.8.1

Ambiente acuático

169

1.3.8.2

Capa de ozono

171

1.3.8.3

Ambiente no acuático

171

1.3.8.4

Frases de seguridad

172

1.3.9

Control integral de la contaminación (CIC)

175

1.3.9.1

Mejor opción ambiental práctica (MOAP)

175

1.3.9.2

Mejores técnicas disponibles sin costos excesivos (MTDSCE)

175

1.3.9.3

Aplicaciones de PEC

176

1.3.9.4

Consideraciones para la selección de las mejores técnicas disponibles (MTD)

176

1.3.10

Otros efectos

183

1.3.10.1

Efectos crónicos

183

1.3.10.2

Evaluación del impacto ambiental (EIA)

183

1.4

RECUPERACIÓN DE DATOS

186

ANEXO 1 (1.4)

Libros seleccionados sobre toxicología (incluida la ecotoxicología, y seguridad química

197

ANEXO 2 (1.4)

Revistas y publicaciones periódicas relacionadas con la toxicología y la ecotoxicología ambiental

215

ANEXO 3 (1.4)

Bases y bancos de datos sobre toxicología

223

APÉNDICE 1

Ejemplos de aplicación de datos a la evaluación de peligros y riesgos

227

APÉNDICE 2

Algunos términos usados en toxicología y seguridad química

247

8

INTRODUCCIÓN

La "seguridad química" se logra al emprender todas las actividades que involucran productos químicos de tal manera que se garantice la seguridad de la salud humana y el ambiente. Abarca todos los productos químicos, naturales y hechos por el hombre, y la amplia gama de situaciones de exposición, desde la presencia natural de productos químicos en el ambiente hasta su extracción o síntesis, producción industrial, transporte, uso y disposición.

La seguridad química tiene muchos componentes científicos y técnicos. Entre éstos se encuentran la toxicología, la ecotoxicología y el proceso de evaluación de riesgos químicos, que requiere un conocimiento detallado de la exposición y de los efectos biológicos. Los países necesitan personas con conocimientos y habilidades relevantes en diversos niveles. Los organismos gubernamentales y las industrias necesitan no sólo toxicólogos y ecotoxicólogos profesionales sino también personal experimentado que comprenda la base científica de la seguridad química y su implementación. Por ejemplo, el personal involucrado con la evaluación de riesgos químicos para la salud humana y el ambiente, con el establecimiento y monitoreo de los reglamentos, con la salud pública u ocupacional y con la protección ambiental es crucial para la seguridad química. A fin de ayudar a los países a organizar y llevar a cabo actividades de capacitación, el IPCS ha desarrollado este módulo, que proporciona información sobre componentes claves de la seguridad química. Se ha elegido el enfoque modular por ser flexible y apropiado para estudiantes con antecedentes educacionales y culturales distintos. Se puede usar el módulo para la educación a distancia, el desarrollo de cursos o como lectura posterior a éstos y se lo puede adaptar a las necesidades locales. Se incluyen autoevaluaciones a fin de reforzar el aprendizaje e indicar al alumno las áreas que necesitan mayor atención.

Este módulo cubre aspectos básicos de química, efectos de los productos químicos en la salud y toxicología ambiental, y está concebido como un libro elemental para quienes necesitan contar una base en estos temas.

El módulo fue preparado y publicado en 1992 por el Dr. J.H. Duffus, del Edinburg Centre for Toxicology, Heriot-Watt University, Edimburgo, Escocia. En enero de 1995, el Dr. Duffus revisó y actualizó los componentes sobre toxicología y salud humana.

9

En 1994, el Sr. M.L. Richardson, de The Birch Assessment Services for Information on Chemicals (BASIC), Rickmansworth, Inglaterra, redactó nuevamente la sección 1.3 sobre toxicología y ecotoxicología ambiental, y en 1996, la revisó para la segunda edición (revisada).

En la Unidad Central del IPCS (por su sigla en inglés), el Dr. E. Smith se encargó del desarrollo técnico del módulo y el Dr. P.G. Jenkins asesoró los aspectos editoriales y de publicación.

10

NOTAS PARA LOS ESTUDIANTES

GUÍA PARA USAR ESTE MÓDULO

Este módulo ha sido diseñado para que pueda usarse como un material de estudio independiente o como parte de un curso organizado.

Con este módulo, se podrán adquirir los conocimientos fundamentales para garantizar la seguridad química.

Sólo será posible adquirir una competencia total si se aplica estos conocimientos a problemas reales bajo la supervisión de alguien que cuente con una considerable experiencia.

Para estudiar en forma independiente se requiere una adecuada organización:

1. Encuentre un lugar donde pueda trabajar sin interrupciones.

2. Fíjese un cronograma con metas para completar cada sección o cada unidad de estudio definida.

3. Asegúrese de dedicar un tiempo diario a estudiar, y así trabajar en forma sostenida con cada módulo.

4. Si decide estudiar varias horas por día, tome descansos de 5-10 minutos cada media hora aproximadamente. Esto lo ayudará a concentrarse y a recordar más.

Revise el índice y el esquema del módulo. Preste especial atención a la sección 2 "Algunos términos usados en toxicología y seguridad química". Ésta es una guía para el lenguaje de la toxicología y la seguridad química. En ella se definen muchos términos que podrían ser nuevos para usted. También se explican con mayor precisión otros que le serán familiares. Se debe prestar especial atención a las explicaciones de "riesgo" y "peligro", y a términos afines como "evaluación de riesgos", "determinación de riesgos", "riesgo absoluto" y "riesgo relativo". Se podrán evitar confusiones si estos términos se usan en el sentido señalado en esta sección.

También deberá prestarse atención a los términos relacionados con la ecotoxicología.

Considérese el módulo como una base sobre la cual se va a construir. Redacte sus propias anotaciones donde sea conveniente en el texto y hágalo suyo.

Añada información relativa a los intereses que adquiera a partir de otras fuentes, tales como: televisión, radio, periódicos, conferencias, libros de texto, investigación bibliográfica y conversaciones.

11

Escriba en la página de resúmenes sus comentarios sobre los puntos que le interesen especialmente.

Resalte los puntos que considere particularmente importantes.

Marque los puntos que no comprenda o con los que no concuerde. Refiérase a ellos cuando tenga la oportunidad de conversar con un tutor, un compañero o un experto en el área. No dude en hacer preguntas sobre cualquier aspecto de la seguridad química que le resulte confuso. Los tutores consideran que las preguntas son un signo de interés e inquietud genuinos acerca de la seguridad química.

12

AUTOEVALUACIÓN

**********************************************

El texto señalado con asteriscos ha sido diseñado para ayudarlo a evaluar sus propios avances.

Se le formularán preguntas o se le pedirá que realice actividades relacionadas con el contenido de la sección respectiva del módulo.

Abórdelas sin dirigirse al texto. Si tiene dificultades, remítase al texto y consulte con su tutor.

No dude en consultar con su tutor acerca de cualquier problema. Él estará allí para ayudarlo.

**********************************************

Revise bien el objetivo que se señala al comienzo de cada sección del módulo y el resumen al final.

El objetivo explica lo que usted deberá hacer si ha estudiado el módulo correctamente y el resumen repite los puntos principales abordados en el módulo.

Verá que puede usar el objetivo y el resumen para verificar si ha comprendido cada sección del módulo y para guiarse en un repaso si se está preparando para una evaluación. Si agrega puntos al resumen inmediatamente después de haber leído y comprendido la sección, esto lo ayudará a memorizarlos y recordarlos posteriormente.

13

PARTE A: MATERIAL INTRODUCTORIO, SALUD HUMANA Y TOXICOLOGÍA

DR. J. DUFFUS Director, The Edinburgh Centre for Toxicology Heriot-Watt University, Riccarton, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

15

1.1

FORMAS FÍSICAS DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS

OBJETIVO

Deberá estar al tanto de las diferentes formas físicas en que pueden existir los productos químicos y de la importancia de estas formas para la exposición y los efectos de dichos productos.

Deberá estar enterado del movimiento constante de los productos químicos entre las formas físicas y de la influencia que esto puede tener en los patrones de exposición.

PRINCIPALES FORMAS FÍSICAS

1. Sólida

Un pedazo grande de material sólido podrá causarle daño físico si le cae encima, pero por lo general no le supondrá riesgo de intoxicación ya que ésta depende de la captación del organismo.

La manipulación de sólidos puede producir una dermatitis por contacto y la absorción suficiente de moléculas puede tener otros efectos adversos.

La molienda, abrasión o desintegración de un gran trozo de material puede generar polvos. Por polvo se entiende un grupo de partículas sólidas transportadas por el aire que varían de 0,1 a 25 micrones de diámetro.

Los polvos con un diámetro aerodinámico efectivo de 0,5 a 10 micrones (fracción respirable) pueden persistir en los alvéolos y bronquiolos respiratorios una vez que se han depositado allí.

La retención máxima de polvos dependerá de la forma aerodinámica pero, al parecer, sobre todo en aquellas partículas cuyo diámetro aerodinámico efectivo es entre 1 y 2 micrones.

Nota 1. Por diámetro aerodinámico efectivo se entiende el diámetro en los micrones de una partícula esférica de densidad unitaria que cae a igual velocidad que la partícula bajo consideración.

Los polvos con un diámetro mayor a 10 micrones no penetran hasta los pulmones o se alojan más arriba, en los bronquiolos y bronquios, donde los cilios pueden hacerlos regresar al esófago.

Los polvos son excretados del esófago a través de los intestinos de la manera normal; es posible que las partículas que ingresan así a los intestinos causen intoxicación al igual que si hubiesen sido ingeridas en los alimentos.

17

Nota 2. Los polvos con diámetro aerodinámico efectivo de 10 micrones o menos se pueden denominar polvos PM10. Existe evidencia de una clara vinculación entre la inhalación de polvos PM10 (independientemente de su composición química precisa) y el desarrollo de enfermedades respiratorias.

Gran parte del polvo que se inhale entrará en los intestinos; este polvo puede afectarlos directamente mediante reacción química, o indirectamente, por estar contaminado con microorganismos. Los elementos constitutivos del polvo pueden ser absorbidos de los intestinos y causar efectos sistémicos.

La irritación física por partículas o fibras de polvo puede causar efectos adversos severos en la salud (véase la Nota 2), pero la mayoría de estos efectos dependerá de los sólidos en disolución.

Se deberá prestar especial consideración a las fibras de asbesto que pueden alojarse en el pulmón y causar fibrosis y cáncer, aunque se trata de sólidos insolubles y, por consiguiente, no constituyen sustancias tóxicas clásicas; también se deberá prestar atención a las fibras minerales hechas por el hombre.

2. Líquida

Los líquidos, al igual que los sólidos, pueden causar tanto daño físico como intoxicación. La fluidez da movilidad a los líquidos, lo cual conduce a problemas de contención. La contención de los líquidos se dificulta más por su capacidad de convertirse en aerosoles y vapores.

Los líquidos pueden disolver otras sustancias y esto puede tener un gran efecto en el daño que pueden ocasionar a los organismos vivos.

3. Gas

Los gases también pueden causar tanto daño físico como químico; por ejemplo, un gas inerte podría ser letal simplemente por desplazamiento del aire.

Por lo general, los productos químicos en su fase gaseosa son, en su mayoría, más peligrosos desde el punto de vista de la toxicidad aguda, ya que los pulmones han evolucionado para facilitar el ingreso de oxígeno y fácilmente absorben la mayoría de los gases.

Además, los gases absorbidos pasan directamente a la circulación sanguínea general, a diferencia de las sustancias absorbidas por el intestino, que suelen ser transformadas por el hígado antes de pasar a la circulación general bajo la forma de derivados.

En el pulmón también puede ocurrir cierta transformación en derivados y, como sucede con las transformaciones en el hígado, los derivados producidos

18

pueden resultar más tóxicos o menos tóxicos. La evaluación de estas transformaciones debe hacerse caso por caso.

4. Vapor

Los vapores son la forma gaseosa de las sustancias que normalmente se encuentran en forma sólida o líquida a la temperatura y presión existentes.

Los vapores están en equilibrio con los sólidos o líquidos de los cuales se originan. El equilibrio varía con los cambios de temperatura y presión.

La vaporización aumenta al elevarse la temperatura o disminuir la presión. Las sustancias con alta presión de vapor y los líquidos con puntos bajos de ebullición se evaporan (volatilizan) con facilidad.

FORMAS FÍSICAS MENORES

Aerosoles

Un aerosol es una suspensión de gotas o partículas sólidas en un gas que varían entre 0,001 y, aproximadamente, 100 micrones de diámetro aerodinámico efectivo: las concentraciones masivas pueden variar entre 10 -9 y 10 g por metro cúbico de gas.

Generalmente, en un aerosol las partículas son lo suficientemente pequeñas como para permanecer suspendidas el tiempo suficiente y así dispersarse ampliamente.

Entre los aerosoles, cabe hacer una distinción entre polvos, humos, humos negros, nieblas y neblinas.

Polvos

Los polvos generalmente se forman mediante procesos de desintegración como los usados en la minería y el tratamiento de minerales; por ejemplo, es el caso de los polvos de sílice y asbesto.

La naturaleza de cualquier polvo dependerá en gran medida del proceso que lo produjo. Por lo tanto, la alteración del proceso podrá alterar, para bien o para mal, el peligro que representa la sustancia para la salud de los trabajadores y las demás personas expuestas. Por ejemplo, la reducción de la fracción PM10 en el aire (véase la Nota 2) será obviamente beneficiosa aun cuando la carga total de polvo siga siendo la misma.

Humos

Los humos son partículas sólidas que se forman por condensación a partir de la fase gaseosa o de vapor.

19

Usualmente, los humos son el resultado de reacciones químicas tales como la oxidación, o de procesos de sublimación o destilación seguidos de condensación; son ejemplos los óxidos de hierro y cobre. Los humos pueden flocularse y unirse.

Las partículas de humo, por lo general, tienen menos de 1 micrón de diámetro

y pueden ser aspiradas hasta los alvéolos pero generalmente se expiran de

nuevo, con lo cual pueden ser menos peligrosas que las partículas mayores en la fracción PM10.

Humos negros

Los humos negros son el resultado de la combustión de fósiles, materiales asfálticos y madera. Constan de hollín, gotas y, como ocurre con la madera y el carbón, de una fracción de ceniza.

Debido a que los humos negros contienen hidrocarburos aromáticos

policíclicos, los cuales han sido identificados como carcinógenos, la exposición

a dichos humos se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer pulmonar, por lo que deben mantenerse al mínimo.

Nieblas, neblinas y vapor

Las nieblas, las neblinas y el vapor constan de gotas en suspensión formadas por la condensación de un gas o vapor, o por la dispersión del líquido al salpicar o formar espuma, o por la atomización deliberada. Son ejemplos las neblinas oleosas de las operaciones de corte y molienda, y las producidas por el rociado de plaguicidas.

Las nieblas y las neblinas pueden disolver gases y partículas contenidas en el aire, así como transportar microorganismos dañinos en suspensión.

Advertencia

Las sustancias pueden cambiar de una forma física a otra de acuerdo con las condiciones ambientales, especialmente la temperatura y la presión.

La luz causada por los procesos fotoquímicos también puede originar grandes cambios en la estructura química de los sistemas expuestos; lo mismo ocurre con la radiación ultravioleta y los rayos X.

Los campos electromagnéticos y electrostáticos pueden afectar la distribución de partículas y, en consecuencia, tanto las exposiciones como los procesos químicos relacionados.

Por lo tanto, antes de realizar cualquier caracterización de peligros o evaluación de riesgos es necesario conocer las condiciones ambientales.

20

La mayoría de muestras ambientales contendrán productos químicos en una variedad de estados, que determinarán las condiciones de exposición para la población u otros organismos en riesgo.

El radón es un gas radiactivo que se produce naturalmente y puede complicar la interpretación de los datos epidemiológicos relacionados con la aparición de tipos de cáncer que pueden deberse a productos químicos mutagénicos.

21

RESUMEN

Las sustancias pueden existir bajo diversas formas físicas. Estas formas determinan la disponibilidad de cada sustancia para los organismos vivos y, en consecuencia, para la población en riesgo.

Las formas físicas también determinarán la probabilidad de que las sustancias se dispersen desde el sitio donde se produjeron y la ruta de dispersión.

La forma física de una sustancia depende del tratamiento que reciba y de las condiciones ambientales.

22

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

********************************************************************************

Sin remitirse al texto anterior, enumere las formas físicas bajo las cuales pueden presentarse las sustancias.

Realice un diagrama que muestre cómo se relacionan las formas físicas y cómo pueden las sustancias cambiar de una forma a otra.

Compruebe si sus respuestas son correctas cotejándolas con el texto.

Consulte con su tutor si es necesario.

********************************************************************************

23

1.2

EFECTOS DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS EN LA SALUD

1.2.1 - TERMINOLOGÍA DESCRIPTIVA USADA EN LAS ETIQUETAS Y OTRAS FUENTES DE INFORMACIÓN

OBJETIVO

Es necesario que esté al tanto de la importancia que tienen para la salud los términos descriptivos usados en las etiquetas, en la literatura general y en las fuentes de información que estén a su alcance.

Sustancia tóxica (sustancia dañina) Es una sustancia que puede ocasionar daño a los microorganismos vivos como resultado de interacciones fisicoquímicas.

La toxicidad se define como:

1. La capacidad de causar daño a un organismo vivo. Se define en función de

la cantidad de productos químicos que han sido administrados o absorbidos, la vía de exposición (inhalación, ingestión, aplicación tópica, inyección) y su distribución en el tiempo (dosis única o repetidas), el tipo y la severidad de la lesión, el tiempo requerido para producirla, la naturaleza del organismo u organismos afectados y otras condiciones relevantes.

2. Los efectos adversos de un producto químico en un organismo vivo,

definidos con referencia a la cantidad en que dicho producto fue administrado o absorbido, la manera en la cual se administró (inhalación, ingestión, aplicación tópica, inyección) y su distribución en el tiempo (dosis única o repetidas), el tipo y la severidad de la lesión, el tiempo requerido para producirla, la naturaleza del organismo u organismos afectados y otras condiciones relevantes.

3. La medida de incompatibilidad de una sustancia con la vida: esta cantidad

puede expresarse a través del valor absoluto de la dosis letal media (DL 50 ) o el de la concentración letal media (CL 50 ). (Más adelante se tratará sobre la dosis

letal media y la concentración letal media).

Por lo general el grado de toxicidad producido por la exposición a una sustancia determinada es directamente proporcional a la concentración y al tiempo de exposición; una excepción posible a esta regla general es la inmunotoxicidad reflejada en hipersensibilidad y en otras reacciones alérgicas. La relación entre la gravedad del efecto, la concentración de la exposición y el tiempo de exposición dependerá de la edad y estado de salud de la persona u organismo en riesgo.

El embrión y el feto en la matriz pueden ser particularmente sensibles, por lo que las madres gestantes deben evitar rigurosamente la exposición a sustancias potencialmente tóxicas.

24

Sustancias corrosivas

Sustancia química que causa la destrucción de la superficie en contacto; en toxicología, esto normalmente significa que se ha producido la destrucción visible de la piel, del recubrimiento de las vías respiratorias o del tracto gastrointestinal.

Sustancias irritantes

Sustancia que puede producir inflamación de la piel y las mucosas luego del contacto inmediato o prolongado.

La solubilidad es importante para determinar el sitio donde se produce la acción irritante en los tractos respiratorio y gastrointestinal.

Las sustancias altamente solubles, como el amoníaco y el formaldehído, pueden afectar rápidamente el tracto respiratorio superior y/o el tracto gastrointestinal.

Las sustancias de baja solubilidad, como el fosgeno y el dióxido de nitrógeno, pueden afectar a los bronquios antes de que se produzca la irritación de las vías respiratorias superiores.

Las sustancias con valores pH extremos siempre actuarán como irritantes.

Sustancias asfixiantes

Sustancias que pueden privar a un organismo vivo, sus tejidos y células de oxígeno o de su capacidad para usarlo.

Un gas inerte como el helio puede diluir el oxígeno disponible por debajo del nivel requerido para mantener la vida: el bióxido de carbono puede tener el mismo efecto. Esto ha causado la muerte de trabajadores en cámaras de fermentación.

Un gas reactivo como el hidrógeno puede reaccionar con el oxígeno y hacerlo inutilizable, pero el principal peligro es el de una explosión.

Algunas sustancias, como el monóxido de carbono, pueden inhibir el transporte de oxígeno en los organismos vivos, y privar así de oxígeno a los tejidos; otras, como el cianuro de hidrógeno, inhiben la utilización de oxígeno: ambos tipos de sustancias son asfixiantes.

Sustancias anestésicas primarias

Son sustancias como el éter, que deprime la actividad del sistema nervioso central.

25

Venenos sistémicos

Son sustancias que afectan los órganos o tejidos corporales. Por ejemplo:

El tetracloruro de carbono afecta al hígado (hepatotoxicidad). El cloruro mercúrico afecta al riñón (nefrotoxicidad). El disulfuro de carbono afecta al sistema nervioso (neurotoxicidad). El benceno afecta a las células de la médula ósea y, en consecuencia, a la formación de leucocitos (toxicidad hemopoyética o hematotoxicidad).

Agentes perjudiciales para los pulmones

Son sustancias que dañan los pulmones, incluidas aquellas que no producen ninguna reacción irritante inmediata, como los polvos de asbesto, que causan fibrosis.

Los polvos de este grupo pueden tornarse más peligrosos si se contaminan con alergenos bacterianos, alergenos causados por hongos, micotoxinas o polen.

La contaminación de polvos con esporas provenientes de hongos puede conducir a la invasión de hongos en pulmones lesionados, lo cual es muy difícil de tratar; por ejemplo, la enfermedad denominada “pulmón de granjero”.

Agentes genotóxicos

Son sustancias que pueden dañar el material genético de un organismo; dichas sustancias pueden ser mutagénicas (véase más adelante), pero no necesariamente.

Sustancias mutágenas

Son sustancias que pueden causar mutaciones. Una mutación es cualquier cambio hereditario relativamente estable en el material genético, ADN.

Muchas sustancias mutagénicas también pueden causar cáncer (es decir, son carcinógenas).

Sustancias carcinógenas

Son sustancias que pueden causar cáncer. El cáncer es la enfermedad que resulta del desarrollo de un tumor maligno y su propagación agresiva en los tejidos circundantes.

Un tumor (neoplasma) es el crecimiento de tejido en forma de masa anormal en el organismo. Un tumor benigno es localizado y no llega a diseminarse ni a producir cáncer. Un tumor maligno está compuesto de células que se fragmentan y diseminan en todo el organismo, lo que produce cáncer. Este proceso se llama propagación agresiva o metástasis.

26

Agentes embriotóxicos

Son sustancias con potencial para inducir efectos adversos en la progenie durante la primera etapa del embarazo, entre la concepción y el estadio fetal.

Sustancias teratógenas

Son sustancias que, en dosis que no tienen efecto sobre la madre, pueden causar defectos de nacimiento no hereditarios. Estos defectos pueden conducir al aborto espontáneo. Después del nacimiento, estas consecuencias pueden denominarse "defectos congénitos".

FRASES DE RIESGO Y SEGURIDAD

En los cuadros 1.2.1.1 y 1.2.1.2. se presenta una serie de frases ampliamente utilizadas sobre riesgo y seguridad.

Las frases suelen aparecer en etiquetas, en las Hojas de Datos sobre Seguridad y en las Fichas Internacionales de Seguridad Química, por ejemplo, bajo la forma de números precedidos de las letras R para riesgo y S para seguridad.

Cuadro 1.2.1.1

Frases de riesgo utilizadas en la clasificación, envasado, etiquetado y provisión de información sobre sustancias peligrosas.

R1

Explosiva al secarse.

R2

Riesgo de explosión por choque eléctrico, fricción, fuego u otras fuentes de ignición.

R3

Riesgo extremo de explosión por choque eléctrico, fricción, fuego u otras fuentes de ignición.

R4

Forma compuestos metálicos explosivos muy sensibles.

R5

El calentamiento de esta sustancia puede causar explosión.

R6

Explosiva con o sin contacto con el aire.

R7

Puede causar incendios.

R8

El contacto con material combus tible puede causar incendios.

R9

Explosiva al mezclarse con material combustible.

27

Cuadro 1.2.1.1 (continuación)

R10

Inflamable.

R11

Altamente inflamable.

R12

Extremadamente inflamable.

R13

Gas licuado extremadamente inflamable.

R14

Reacciona violentamente con el agua.

R15

En contacto con el agua, libera gases sumamente inflamables.

R16

Explosiva al mezclarse con sustancias oxidantes.

R17

Espontáneamente inflamable en el aire.

R18

En uso puede formar una mezcla de aire-vapor inflamable/explosiva.

R19

Puede formar peróxidos explosivos.

R20

Dañina al ser inhalada.

R21

Dañina al estar en contacto con la piel.

R22

Dañina al ser ingerida.

R23

Tóxica al ser inhalada.

R24

Tóxica al estar en contacto con la piel.

R25

Tóxica al ser ingerida.

R26

Muy tóxica al ser inhalada.

R27

Muy tóxica al estar en contacto con la piel.

R28

Muy tóxica al ser ingerida.

R29

Al entrar en contacto con el agua, libera gas tóxico.

R30

Puede volverse altamente inflamable al ser usada.

R31

Libera gas tóxico en contacto con ácidos.

R32

Libera gas muy tóxico en contacto con ácidos.

R33

Peligro de efectos acumulativos.

28

Cuadro 1.2.1.1 (continuación)

R34

Causa quemaduras.

R35

Causa quemaduras graves.

R36

Irritante ocular.

R37

Irritante para el sistema respiratorio.

R38

Irritante para la piel.

R39

Peligro de efectos irreversibles muy severos.

R40

Posible riesgo de efectos irreversibles.

R41

Riesgo de daño grave para los ojos.

R42

Puede causar sensibilización al ser inhalada.

R43

Puede causar sensibilización al entrar en contacto con la piel.

R44

Riesgo de explosión al calentarse en un ambiente cerrado.

R45

Puede causar cáncer.

R46

Puede causar daño genético hereditario.

R47

Puede causar defectos de nacimiento.

R48

Peligro de daño severo para la salud por exposición prolongada.

R49

Puede causar cáncer por inhalación.

R50

Muy tóxica para organismos acuáticos.

R51

Tóxica para organismos acuáticos.

R52

Peligrosa para organismos acuáticos.

R53

Puede tener efectos adversos de largo plazo en el ambiente acuático.

R54

Tóxica para la flora.

R55

Tóxica para la fauna.

R56

Tóxica para los organismos del suelo.

R57

Tóxica para las abejas.

29

Cuadro 1.2.1.1 (continuación)

R58

Puede causar efectos adversos de largo plazo en el ambiente.

R59

Peligrosa para la capa de ozo no.

R60

Puede alterar la fertilidad.

R61

Puede causar daño fetal.

R62

Posible riesgo de alteración de la fertilidad.

R63

Posible riesgo de daño fetal.

R64

Puede causar daño durante la lactancia.

Combinación de riesgos

R14/15

Reacciona violentamente en contacto con el agua: libera gases altamente inflamables.

R15/29

En contacto con el agua, libera gas tóxico, altamente inflamable.

R20/21

Dañina al ser inhalada y en contacto con la piel.

R20/21/22

Dañina por ingestión, inhalación y exposición dérmica.

R20/22

Dañina por ingestión e inhalación.

R21/22

Dañina por ingestión y en contacto con la piel.

R23/24

Tóxica por inhalación y en contacto con la piel.

R23/24/25

Tóxica por ingestión, inhalación y en contacto con la piel.

R23/25

Tóxica por ingestión e inhalación.

R24/25

Tóxica por ingestión y en contacto con la piel.

R26/27

Muy tóxica por inhalación y en contacto con la piel.

R26/27/28

Muy tóxica por ingestión, inhalación y en contacto con la piel.

R26/28:

Muy tóxica por ingestión e inhalación.

R27/28

Muy tóxica por ingestión y en contacto con la piel.

R36/37

Irritante para los ojos y el aparato respiratorio.

30

Cuadro 1.2.1.1 (continuación)

R36/37/38

Irritante para ojos, el sistema respiratorio y la piel.

R36/38

Irritante para los ojos y la piel.

R37/38

Irritante para el sistema respiratorio y la piel.

R42/43

Puede causar sensibilización por inhalación y contacto dérmico.

R48/20

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada.

R48/20/21

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación o contacto con la piel.

R48/20/21/22

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión, inhalación y contacto con la piel.

R48/20/22

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación e ingestión.

R48/21

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por contacto dérmico.

R48/21/22

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por contacto con la piel e ingestión.

R48/22

Dañina: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión.

R48/23

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación.

R48/23/24

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación y contacto dérmico.

R48/23/24/25

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión, inhalación y contacto dérmico.

R48/23/25

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación e ingestión.

R48/24

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por contacto dérmico.

31

Cuadro 1.2.1.1 (continuación)

R48/24/25

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión y contacto dérmico.

R48/25

Tóxica: peligro de daño severo para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión.

R50/53

Muy tóxica para organismos acuáticos; puede causar efectos adversos de largo plazo en el ambiente acuático.

R51/53

Tóxica para organismos acuáticos, puede causar efectos adversos de largo plazo en el ambiente acuático.

R52/53

Dañina para organismos acuáticos, puede causar efectos adversos de largo plazo en el ambiente acuático.

Nota Véase la sección 1.3 para mayor información sobre frases de riesgo ambiental.

Cuadro 1.2.1.2

Frases de seguridad utilizadas en la clasificación, envasado, etiquetado y provisión de información sobre sustancias peligrosas.

S1

Manténgase cerrado.

S2

Manténgase fuera del alcance de los niños.

S3

Manténgase en un lugar fresco.

S4

Manténgase alejado de las viviendas.

S5

Manténgase el contenido bajo especificado por el fabricante).

(líquido apropiado que debe ser

S6

Manténgase bajo fabricante).

(gas inerte que debe ser especificado por el

S7

Manténgase el envase herméticamente cerrado.

S8

Manténgase el envase seco.

S9

Manténgase el envase en un lugar bien ventilado.

S12

No mantener el envase sellado.

S13

Manténgase lejos de alimentos, bebidas y forraje.

32

Cuadro 1.2.1.2 (continuación)

S14

Manténgase lejos de

(materiales incompatibles que deben ser

indicados por el fabricante).

S15

Manténgase lejos del calor.

S16

Manténgase lejos de las fuentes de ignición; PROHIBIDO FUMAR.

S17

Manténgase lejos de material combustible.

S18

Manipule y abra el envase con cuidado.

S20

No comer ni beber mientras se use.

S21

No fumar mientras se use.

S22

No inhalar e l polvo.

S23

No inhalar el gas/los humos/el vapor/el rociado (los términos apropiados deben ser especificados por el fabricante).

S24

Evítese el contacto con la piel.

S25

Evítese el contacto con los ojos.

S26

En caso de haber contacto ocular, enjuáguese de inmediato con abundante agua y busque asistencia médica.

S27

Quítese de inmediato la ropa contaminada.

S28

Después del contacto con la piel, lavar de inmediato con abundante (debe ser especificado por el fabricante).

S29

No vaciar en los desagües.

S30

Nunca agregar agua a este producto.

S33

Tomar medidas preventivas contra descargas estáticas.

S34

Evítese golpes y fricciones.

S35

Este material y su envase deben desecharse de manera segura.

S36

Usar ropa protectora apropiada.

S37

Usar guantes apropiados.

33

Cuadro 1.2.1.2 (continuación)

S38

En caso de ventilación insuficiente, úsese el equipo de respiración apropiado.

S39

Úsese protección para los ojos/la cara.

S40

Para limpiar el piso y todos los objetos contaminados por este material

úsese

(debe ser especificado por el fabricante).

S41

En caso de incendios y/o explosiones, no inhalar los humos.

S42

Durante la fumigación/rociado, usar equipo de respiración apropiado (el término adecuado debe ser especificado por el fabricante).

S43

En caso de incendio, usar

(indíquese en el espacio el tipo de equipo

contra incendios. Si el agua aumenta el riesgo, señálese; "nunca usar

agua").

S44

En caso de sentirse indispuesto, busque inmediatamente asistencia médica (mostrar la etiqueta si es posible).

S45

En caso de accidente o indisposición, busque asistencia médica de inmediato (mostrar la etiqueta si es posible).

S46

En caso de ingestión, busque asistencia médica de inmediato y muestre el envase o la etiqueta.

S47

Manténgase a temperatura no mayor que por el fabricante).

°C (debe ser especificado

S48

Manténgase humedecido con el fabricante).

(material que debe ser especificado por

S49

Manténgase únicamente en el envase original.

S50

No mezclar con

(debe ser especificado por el fabricante).

S51

Úsese sólo en áreas bien ventiladas.

S52

No recomendable para ser usado en interiores o en áreas de grandes superficies.

S53

Evítese la exposición; obtener instrucciones especiales antes de su uso.

S54

Obtener la aprobación de las autoridades de control de la contaminación antes de descargar en plantas de tratamiento de aguas residuales.

34

Cuadro 1.2.1.2 (continuación)

S55

Tratar aplicando las mejores técnicas disponibles antes de descargar en desagües o ambientes acuáticos.

S56

No descargar en desagües o en el ambiente; disponer en un punto autorizado para recolección de residuos.

S57

Usar envases apropiados para evitar la contaminación ambiental.

S58

Desechar como residuo peligroso.

S59

Acuda al fabricante/proveedor para info rmación sobre la recuperación/reciclaje.

S60

Este material y/o su envase deben eliminarse como residuos peligrosos.

S61

Evítese descargar en el ambiente. Remítase a las instrucciones especiales/ hoja de datos de seguridad.

S62

Si se ingiere, no inducir el vómito: busque asistencia médica de inmediato y muestre el envase o la etiqueta.

Frases combinadas sobre precauciones de seguridad

S1/2

Manténgase cerrado y fuera del alcance de los niños.

S3/9

Manténgase en un lugar fresco, bien ventilado.

S3/7/9

Manténgase el envase herméticamente cerrado en un lugar fresco, bien ventilado.

S3/14

Manténgase en un lugar fresco lejos de

(materiales

incompatibles que deben ser indicados por el fabricante).

S3/9/14

Manténgase en un lugar fresco, bien ventilado lejos de (materiales incompatibles que deben ser indicados por el fabricante).

S3/9/49

Manténgase únicamente en el envase original y en un lugar fresco, bien ventilado.

S3/9/14/49

Manténgase únicamente en el envase original y en un lugar

fresco, bien ventilado, lejos de

(materiales incompatibles que

deben ser indicados por el fabricante).

S3/14

Manténgase en un lugar fresco, lejos de

(materiales

incompatibles que deben ser indicados por el fabricante).

35

Cuadro 1.2.1.2 (continuación)

S7/8

Manténgase el envase herméticamente cerrado y seco.

S7/9

Manténgase el envase herméticamente cerrado y en un lugar bien ventilado.

S7/47

Manténgase el envase herméticamente cerrado y a una

temperatura no mayor que fabricante).

°C (debe ser especificada por el

S20/21

No comer, beber ni fumar mientras se esté usando.

S24/25

Evítese el contacto con la piel y los ojos.

S29/56

No descargar en desagües; desechar este material y su envase en un punto de recolección para residuos peligrosos o especiales.

S36/37

Úsese ropa protectora y guantes apropiados

S36/37/39

Úsese ropa protectora apropiada, guantes y protección para los ojos/la cara.

S36/39

Úsese ropa protectora apropiada y protección para los ojos/la cara.

S37/39

Úsese guantes y protección apropiada para los ojos/la cara.

S47/49

Manténgase sólo en el envase original a una temperatura no

mayor que

°C (debe ser especificada por el fabricante).

36

RESUMEN

Los términos descriptivos que aparecen en las etiquetas y en otras fuentes de información tienen significados que deberán ser comprendidos por los usuarios de los productos químicos.

Deberá prestarse especial atención al significado de los términos descriptivos para la salud, a fin de adoptar las debidas precauciones para prevenir efectos adversos.

37

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

***********************************************************************************

Sin remitirse al texto precedente, enumere los términos definidos y trate de hacer sus propias definiciones.

Compare sus definiciones con las que han sido dadas.

Pregúntele a su tutor sobre cualquier aspecto de las definiciones dadas que no haya comprendido o que le gustaría conocer mejor.

***********************************************************************************

38

1.2

EFECTOS DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS EN LA SALUD

1.2.2 - TOXICOLOGÍA

OBJETIVO

Después de leer esta sección, usted deberá estar en capacidad de comprender la relación entre toxicidad y dosis o concentración de exposición de la sustancia que causa la respuesta tóxica.

Deberá estar en condiciones de comprender cómo las relaciones dosis o concentración/efecto y dosis o concentración/respuesta han formado la base para clasificar las sustancias potencialmente tóxicas.

Deberá comprender de qué manera las relaciones dosis o concentración/efecto y dosis o concentración/respuesta pueden usarse para establecer niveles permisibles de exposición con la aplicación de factores de incertidumbre (en la evaluación o la seguridad).

Deberá saber qué constituye un efecto adverso y conocer algunas de las consideraciones generales que se aplican al evaluarlos.

Deberá comprender los conceptos de caracterización de peligros y evaluación de riesgos aplicados a las sustancias potencialmente tóxicas.

Deberá comprender de qué manera responde el cuerpo humano a los productos químicos y cómo se usa este conocimiento para evaluar la toxicidad potencial.

1.2.2.1 - ¿Qué es la toxicología?

La toxicología es la ciencia fundamental que estudia los venenos.

En general, se considera como veneno a cualquier sustancia que pueda causar un daño grave o la muerte como resultado de una interacción fisicoquímica con un tejido vivo.

Sin embargo, todas las sustancias son venenos potenciales en la medida en que pueden causar lesión o muerte después de una exposición excesiva.

Por otro lado, todos los productos químicos pueden usarse con “seguridad” si la exposición de la población o los organismos sensibles se mantiene por debajo de los límites tolerables definidos; es decir, si dichos productos se manipulan con las debidas precauciones.

Si no fuera posible definir un límite tolerable, deberán usarse métodos de exposición cero.

39

La exposición dependerá de la cantidad (o concentración) del producto químico implicado y su tiempo de interacción con la población o los organismos en riesgo.

En el caso de productos químicos sumamente tóxicos, la exposición tolerable podrá ser cercana a cero.

Cuando se define qué constituye una exposición tolerable, el problema principal suele ser la determinación de qué constituye una lesión o efecto adverso.

Por efecto adverso se entiende el cambio anormal, indeseable o dañino, luego de haber sufrido exposición a una sustancia potencialmente tóxica.

El efecto adverso terminal es la muerte, pero hay efectos adversos menos graves como la alteración del apetito, la del peso corporal y de los órganos, los cambios patológicos visibles o, simplemente, la modificación de los niveles enzimáticos.

Un cambio estadísticamente significativo en el estado normal de la persona en riesgo no constituye necesariamente un efecto adverso. La importancia de la diferencia respecto de lo que se considera normal, la consistencia de la propiedad alterada y la relación de ésta con el bienestar general de la persona afectada son aspectos que deberán considerarse.

Un efecto puede considerarse perjudicial si causa daño funcional o anatómico, cambio irreversible en la homeostasis o mayor susceptibilidad ante otro tipo de estrés químico o biológico, incluidas las enfermedades infecciosas. El grado perjudicial del efecto puede estar influenciado por el estado de salud del organismo.

Los cambios reversibles también pueden ser dañinos pero a menudo son esencialmente leves. Un efecto no dañino por lo general se revierte cuando cesa la exposición al producto químico potencialmente tóxico.

Puede ocurrir que el organismo expuesto se adapte de tal manera que viva normalmente a pesar del efecto irreversible.

En las reacciones inmunes que conducen a la hipersensibilidad o a respuestas alérgicas, la primera exposición al agente puede no producir una respuesta adversa aunque sensibilice al organismo para que responda adversamente a exposiciones futuras.

La cantidad de exposición requerida para que un producto químico produzca una lesión varía ampliamente según el producto químico y la forma en que dicha exposición se produzca.

En el cuadro 1.2.2.1.1 se indica el grado de variación posible en los niveles de exposición nociva y se comparan los valores de DL 50 para varios productos

40

químicos potencialmente tóxicos. El valor de DL 50 se conoce de manera más descriptiva, como dosis letal media y su definición es la siguiente:

Dosis letal media (DL 50 ): Dosis única de una sustancia química, obtenida estadísticamente, que se espera que cause la muerte del 50% de una determinada población de organismos bajo un conjunto definido de condiciones experimentales. Cuando se citan valores de DL 50 para seres humanos, dichos valores han sido obtenidos por extrapolación a partir de estudios con mamíferos o de observaciones después de exposiciones accidentales o suicidas.

Cuadro 1.2.2.1.1

Valores aproximados de DL 50 aguda para algunas sustancias potencialmente peligrosas*

Sustancia

DL 50 para rata macho (mg/kg de peso corporal)

 

Administración oral

Etanol

7.000

Cloruro de sodio

3.000

Sulfato cúprico

1.500

DDT

100

Nicotina

60

Tetrodotoxina

0,02

Dioxina (TCDD)

0,02

* Valores obtenidos del Índice Merck, de las Hojas de Datos de Seguridad de Sigma-Aldrich (Biblioteca Sigma-Aldrich de Datos de Seguridad Química) y de Casarett and Doull's Toxicology (véase el anexo 1 (1.4)).

La DL 50

químicos, pero su valor para esta finalidad es limitado.

suele usarse para clasificar y comparar la toxicidad de los productos

Una clasificación que se usa comúnmente es la que aparece en el cuadro

1.2.2.1.2.

Esta clasificación es completamente arbitraria y no del todo satisfactoria. Por ejemplo, resulta difícil determinar por qué una sustancia con una DL 50 de 200 mg/kg de peso corporal debe considerarse sólo como nociva, mientras que otra con una DL 50 de 199 mg/kg de peso corporal se clasifica como tóxica, cuando la diferencia de valores no es estadísticamente significativa.

41

Cuadro 1.2.2.1.2

Ejemplo de clasificación de toxicidad basada en valores de DL 50 aguda (usada según las directivas de la Unión Europea para la clasificación, envasado y etiquetado de productos químicos)

Categoría

DL 50 para ratas por vía oral (mg/kg de peso corporal)

Muy tóxica

Menos de 25

Tóxica

De 25 a 200

Dañina

De 200 a 2.000

Al tomar decisiones relacionadas con la seguridad química, la toxicidad de una sustancia es menos importante que el riesgo asociado con su uso.

Riesgo: frecuencia (probabilidad) real o prevista de que un producto químico cause daño o efectos inadmisibles como resultado de la exposición de organismos sensibles o ecosistemas.

La evaluación del riesgo suele ser la evaluación de la probabilidad de exposición.

Por el contrario, seguridad es la certidumbre práctica de que no habrá lesión como resultado de la exposición a un peligro bajo determinadas condiciones; en otras palabras, es la mayor probabilidad de que no se produzca una lesión.

Certidumbre práctica: es el bajo riesgo o riesgo socialmente aceptable numéricamente especificado que se aplica en la toma de decisiones.

Al evaluar las condiciones de exposición permisibles para los productos químicos, se aplicarán los factores de incertidumbre.

Factor de incertidumbre: expresión matemática de incertidumbre que se usa para proteger a las poblaciones de los riesgos que no puedan evaluarse con alta precisión.

Por ejemplo, el informe de 1977 del Comité de Agua Potable Segura de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense propuso los siguientes lineamientos para seleccionar los factores de incertidumbre (evaluación o seguridad) que deberán usarse junto con los datos de nivel de efecto no observable (NOEL, por su sigla en inglés).

42

El NOEL deberá dividirse según los siguientes factores de incertidumbre:

1. Se deberá usar un factor de incertidumbre de 10 cuando se disponga de datos sobre los seres humanos a partir de la exposición crónica.

2. Se deberá usar un factor de incertidumbre de 100 cuando los datos sobre seres humanos no sean concluyentes; por ejemplo, cuando se limiten a historias de exposición aguda, o no existan, excepto cuando se disponga de datos confiables obtenidos con animales para una o más especies.

3. Se deberá usar un factor de incertidumbre de 1.000 cuando no existan datos suficientemente finos o de largo plazo obtenidos en seres humanos y cuando los datos basados en animales de laboratorio sean insuficientes. Este enfoque es subjetivo y está actualizándose continuamente. El control de seguridad por lo general incluye la evaluación del riesgo aceptable, ya que la eliminación del riesgo a menudo resulta imposible.

Riesgo "aceptable": probabilidad de sufrir enfermedad o lesión que será tolerada por un individuo, grupo o sociedad. La evaluación del riesgo dependerá de datos científicos, pero su grado de "aceptabilidad" estará determinado por factores sociales, económicos y políticos, así como por la percepción de los beneficios proporcionados por un producto o proceso químico.

43

RESUMEN

A

estas alturas, usted ya tendrá cierto conocimiento acerca de qué trata

la

toxicología.

El daño causado por un producto químico es directamente proporcional a

la cantidad de éste a la que alguien haya estado expuesto (dosis) y al

tiempo de exposición. También depende de la edad, el sexo y la situación general de salud de la persona en riesgo.

La gravedad de una reacción dañina depende de la concentración pero a menudo resulta difícil conocer la concentración efectiva en el sitio donde ocurrieron los hechos, y por ello la dosis se usa como un sustituto.

Evitar la exposición es la mejor manera de garantizar la seguridad, pero,

si ello no es posible, deberá establecerse un límite permisible para que la

exposición sea segura.

Algunos conceptos en relación con lo anterior han sido definidos y explicados.

Usted deberá estar en condiciones de saber y comprender las definiciones dadas ya que son fundamentales para el pensamiento toxicológico.

44

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

**************************************************************************

¿Qué información necesitaría usted para determinar la exposición de una población en riesgo a un producto químico potencialmente tóxico?

¿Qué es un efecto adverso? Mencione algunos ejemplos de efectos adversos que pueden usarse para detectar la presencia de toxicidad.

¿Qué es una dosis letal media y cómo se usa?

¿Qué se entiende por riesgo?

¿Qué se entiende por seguridad? ¿Cómo se aplican los factores de incertidumbre?

¿Qué se entiende por riesgo aceptable?

***************************************************************************

45

1.2.2 - TOXICOLOGÍA (continuación)

1.2.2.2 - Exposición a sustancias potencialmente tóxicas y sus efectos adversos

OBJETIVO

Deberá conocer las vías de exposición a los productos químicos potencialmente tóxicos y de qué manera los efectos resultantes pueden depender de ellas, del patrón de exposición y de las propiedades de los productos químicos.

Deberá tener conocimiento acerca de la alergia y sus posibles consecuencias.

Deberá conocer qué son las reacciones idiosincrásicas, los efectos retardados y los efectos irreversibles.

Deberá conocer las complejidades de las posibles interacciones entre los productos químicos y sus efectos.

Introducción

Puede haber lesión causada por productos químicos sólo si éstos llegan a tener contacto con partes sensibles de una persona u otro organismo vivo, con una concentración lo suficientemente alta y durante períodos bastante prolongados.

Por lo tanto, la lesión dependerá de las propiedades fisicoquímicas de las sustancias potencialmente tóxicas, la naturaleza exacta de las circunstancias de exposición y del estado de salud y desarrollo de la persona u organismo en riesgo.

Las principales vías de exposición son: a través de la piel (tópica), de los pulmones (inhalación) o del tracto gastrointestinal (ingestión).

En general, cuando la exposición a una determinada concentración de una sustancia ocurre durante un tiempo corto, es probable que la inhalación ocasione más daño que la ingestión, la cual, a su vez, será más dañina que la exposición tópica.

Absorción por la piel (dérmica o percutánea)

Muchas personas ignoran que los productos químicos pueden penetrar en una piel intacta y sana, y es por ello que este hecho merece ser subrayado. Entre los productos químicos que se absorben a través de la piel se encuentran la anilina, el cianuro de hidrógeno, algunas hormonas esteroideas, los compuestos de mercurio orgánico, el nitrobenceno, los compuestos organofosforados y el fenol.

46

Algunos productos químicos, tales como el fenol, pueden ser letales si se absorben durante un tiempo suficiente en un área bastante pequeña (apenas unos centímetros cuadrados) de la piel. Si se usa ropa protectora, deberá recordarse que la absorción de cualquier sustancia química que atraviese esta ropa será aún más rápida.

Inhalación

Los gases y los vapores se inhalan fácilmente, pero la inhalación de partículas dependerá de su tamaño y forma. Cuanto más pequeña sea la partícula, más rápido penetrará en las vías respiratorias.

Los polvos con un diámetro aerodinámico efectivo de 0,5 a 10 micrones (fracción respirable, fracción PM10) pueden permanecer en los alvéolos y los bronquiolos respiratorios después de depositarse allí.

La retención máxima depende de la forma aerodinámica de las partículas, pero, al parecer implica principalmente a aquellas cuyo diámetro aerodinámico efectivo está entre 1 y 2 micrómetros. Las partículas con diámetro aerodinámico efectivo menor a 1 micrómetros tenderán a ser expiradas y no permanecerán en los alvéolos ni ingresarán en los intestinos (véase más adelante).

Recuerde: por diámetro aerodinámico efectivo se entiende el diámetro en micrómetros de una partícula esférica con densidad unitaria que desciende a igual velocidad que la partícula considerada.

Los polvos de mayor diámetro no penetran en los pulmones ni se alojan en los bronquiolos y bronquios, donde los cilios (mecanismo de limpieza mucociliar) podrían hacerlos regresar a la faringe y de allí al esófago.

Del esófago, los polvos son excretados a través de los intestinos por la vía normal; es posible que las partículas que entran así a los intestinos causen intoxicación como si hubiesen sido ingeridas en los alimentos.

Una gran parte del polvo que se respira entra directamente en los intestinos y puede afectarlos directamente cuando reacciona químicamente con él, o indirectamente, a través de la contaminación con microorganismos. Como ya se mencionó, algunos elementos constitutivos del polvo pueden ser absorbidos por los intestinos y causar efectos sistémicos.

La irritación física causada por partículas o fibras de polvo puede tener efectos muy severos en la salud, pero la mayoría dependerá de los sólidos en disolución . Debe darse especial atención a las fibras de asbesto puesto que pueden alojarse en los pulmones y causar fibrosis y cáncer aun siendo insolubles, por lo que no se las considera sustancias tóxicas clásicas; también se deberá tener un cuidado similar con las fibras minerales hechas por el hombre.

47

Las partículas insolubles pueden ser ingeridas por los macrófagos en el pulmón que, normalmente, remueven las bacterias invasoras (fagocitosis). Si las células que realizan la fagocitosis se ven particularmente afectadas por la ingestión de partículas insolubles, su capacidad de protección contra microorganismos infecciosos puede reducirse y, en consecuencia, luego pueden aparecer enfermedades infecciosas.

Nota: la fagocitosis es el proceso mediante el cual ciertas células corporales, sobre todo los macrófagos y los neutrófilos, absorben y destruyen las partículas invasoras. La membrana celular del fagocito forma una invaginación para captar y absorber la partícula. Las enzimas hidrolíticas y oxidantes son liberadas alrededor de la partícula para causar su destrucción: estas enzimas pueden filtrarse del fagocito y dañar el tejido local. El daño tisular puede liberar sustancias biológicamente activas que produzcan mayores efectos adversos.

Algunas partículas insolubles, tales como el polvo de carbón y el polvo de sílice, causarán fácilmente la fibrosis del pulmón. Otras, como el asbesto, podrán causar o no fibrosis de acuerdo con las condiciones de exposición.

Recuérdese que el volumen de ventilación pulmonar (volumen de aire inhalado y exhalado con cada aspiración normal) aumenta con el esfuerzo físico; por lo tanto, la absorción de un producto químico como resultado de la inhalación está directamente relacionada con la tasa de trabajo físico. Esto explica por qué en ciertas ciudades se recomienda dejar de correr o practicar otros ejercicios activos durante períodos de severa contaminación atmosférica.

Ingestión

Las partículas transportadas por el aire inhaladas por la boca o despejadas por los cilios de los pulmones, son ingeridas. De otro modo, la ingestión de las sustancias potencialmente tóxicas en el ambiente de trabajo, doméstico o natural será probablemente accidental y, por precaución de sentido común, deberá ser minimizada.

La naturaleza de los procesos de absorción después de la ingestión se aborda en otro acápite.

Ya se ha señalado la importancia de la concentración y el tiempo de exposición.

Cabe recordar que la exposición podrá ser continua o repetida por intervalos durante un tiempo determinado; la gravedad de las consecuencias de los diferentes patrones de exposición a la misma cantidad de una sustancia potencialmente tóxica variarán considerablemente.

En la mayoría de los casos, las consecuencias de la exposición continua a una determinada concentración de un producto químico serán peores que las de exposiciones intermitentes a la misma concentración por intervalos separados por un tiempo suficiente que permita un grado de recuperación.

48

La exposición repetida o continua a cantidades muy pequeñas de productos químicos potencialmente tóxicos puede ser objeto de gran preocupación si el producto químico o sus efectos tienden a acumularse en la persona u organismo en riesgo.

Un producto químico puede acumularse si la absorción excede la excreción; esto podría suceder con las sustancias que combinan un grado bastante alto de liposolubilidad con estabilidad.

Efectos adversos

Los efectos adversos pueden ser locales o sistémicos. Los efectos locales ocurren en el lugar donde hubo exposición del organismo a la sustancia potencialmente tóxica. Las sustancias corrosivas siempre actúan localmente. Los irritantes pueden actuar así con frecuencia.

La mayoría de sustancias que no son altamente reactivas son absorbidas y distribuidas en el organismo afectado, causando una lesión sistémica en el órgano diana o tejido distinto del punto de absorción.

El órgano diana o blanco no es necesariamente el órgano de mayor acumulación.

El tejido adiposo (graso) acumula plaguicidas organoclorados en niveles muy altos pero, al parecer, éstos no llegan a dañarlo.

Algunas sustancias producen efectos tanto locales como sistémicos; por ejemplo, el tetraetilo de plomo daña la piel al hacer contacto y luego es absorbido y transportado al sistema nervioso central, donde causa un daño adicional.

Los efectos de un producto químico pueden acumularse aunque el producto en sí no llegue a hacerlo. Se ha comprobado que esto sucede con los efectos de plaguicidas organofosforados en el sistema nervioso.

Un efecto particularmente dañino que puede acumularse es la muerte de células nerviosas, ya que las células nerviosas no pueden reemplazarse, si bien es posible que las fibras nerviosas se regeneren.

Es evidente que los balances entre la absorción y la excreción de una sustancia potencialmente tóxica y entre la lesión producida y la reparación son factores clave para determinar si habrá alguna lesión después de la exposición.

Aun cuando no podamos abarcar aquí la totalidad de posibles efectos adversos, hay algunos aspectos que deben mencionarse.

La aparición de mutaciones, tumores y cáncer, al igual que los defectos en el desarrollo embrionario y fetal, se abordarán en la sección 1.2.1.

49

Los efectos adversos relacionados con las alergias son objeto de creciente preocupación.

La alergia (hipersensibilidad alérgica) es el nombre dado a los síntomas de enfermedades después de la exposición a una sustancia que se encontraba previamente en el ambiente (alergeno) y que de otro modo se clasificaría como inocua.

En esencia, la alergia es una reacción adversa por la alteración del sistema inmunológico.

El proceso que conduce a la respuesta patológica ante la exposición subsiguiente al alergeno se denomina sensibilización.

Las reacciones alérgicas pueden ser muy severas e incluso mortales.

Para que se produzca una reacción alérgica, la mayoría de productos químicos deberá actuar como haptenos, es decir, combinarse con proteínas para formar antígenos.

Los antígenos que ingresan en el cuerpo humano o son producidos dentro de éste, generan anticuerpos; usualmente, se requiere que pase cuando menos una semana antes de que puedan detectarse cantidades apreciables de anticuerpos y que la exposición posterior al alergeno llegue a producir síntomas de enfermedades.

La mayoría de síntomas comunes son afecciones de la piel tales como la dermatitis y urticaria, o problemas oculares como la conjuntivitis ; la peor de las posibilidades es la muerte como resultado del choque anafiláctico.

Con respecto a la seguridad de los individuos, es de suma importancia considerar la posibilidad de reacciones idiosincrásicas.

Se entiende por reacción idiosincrásica la respuesta exagerada de un individuo a un producto químico; por ejemplo, la sensibilidad extrema a dosis bajas en comparación con la respuesta de un miembro promedio de la población. También existe la posibilidad de que la respuesta a altas dosis sea anormalmente baja.

Un ejemplo de un grupo de personas con una idiosincrasia determinada es aquel que tiene una deficiencia de la enzima requerida para convertir la metahemoglobina (que no puede transportar oxígeno) en hemoglobina; este grupo es excepcionalmente sensible a productos químicos como los nitritos, que producen metahemoglobina.

Otro factor que deberá considerarse es si los efectos adversos producidos por un producto químico potencialmente tóxico tienen la probabilidad de ser inmediatos o retardados.

50

Los efectos inmediatos aparecen rápidamente después de la exposición a un producto químico, mientras que los efectos retardados se manifiestan sólo después de un lapso considerable.

Entre los efectos retardados de mayor gravedad están los casos de cáncer; la carcinogénesis puede tomar 20 años o más antes de que se vean tumoraciones en los seres humanos.

Quizás los efectos adversos más difíciles de detectar sean los que aparecen varios años después de ocurrida la exposición uterina; un ejemplo debidamente comprobado de este efecto es el cáncer vaginal que se produce en mujeres jóvenes cuyas madres estuvieron expuestas al dietilestilbestrol durante el embarazo.

Otro aspecto importante que deberá considerarse es si los efectos adversos son reversibles o irreversibles.

En el caso del hígado, que tiene una gran capacidad regenerativa, muchos efectos adversos son reversibles y puede ocurrir que la recuperación sea completa.

En el caso del sistema nervioso central, en el cual la regeneración de tejidos es severamente limitada, la mayor parte de efectos adversos que conducen a cambios morfológicos son irreversibles, por lo que la recuperación, en el mejor de los casos, es limitada.

Los efectos carcinogénicos y teratogénicos también son irreversibles, pero con un tratamiento apropiado se podrá reducir su gravedad.

Un problema importante al evaluar el efecto probable de la exposición a un producto químico es la consideración de las posibles interacciones.

La interacción más sencilla es un efecto aditivo; este efecto es el resultado de dos o más productos químicos que actúan juntos y representa la simple suma de sus efectos cuando actúan independientemente. En términos matemáticos:

1 + 1 = 2, 1 + 5 = 6, etc.

Los efectos de los plaguicidas organofosforados generalmente son aditivos.

Un efecto sinérgico (multiplicador) es más complejo: es el efecto de dos productos químicos que actúan juntos y que es mayor que la suma de sus efectos cuando actúan solos; es lo que podría llamarse sinergia . En términos matemáticos: 1 + 1 = 4, 1 + 5 = 10, etc.

Las fibras de asbesto y el humo de cigarrillos actúan en conjunto para aumentar el riesgo de cáncer del pulmón con un factor de cuarenta, nivel mucho mayor que el riesgo asociado con la exposición independiente a cualquiera de estos agentes.

51

Otra forma posible de interacción es la potenciación.

En la potenciación, una sustancia que por sus propias características no produce daño alguno hará que los efectos de otros productos químicos sean mucho peores. Esto podría considerarse como una forma de sinergia. En términos matemáticos: 0 + 1 = 5, 0 + 5 = 20, etc.

Por ejemplo, el isopropanol en concentraciones no dañinas para el hígado, incrementará (potenciará) el daño hepático causado por una determinada concentración de tetracloruro de carbono.

El fenómeno opuesto a la sinergia es el antagonismo: un efecto antagónico es el resultado de la acción de un producto químico que contrarresta el efecto adverso de otro; en otras palabras, es aquella situación donde la exposición a dos productos químicos juntos tendrá menor efecto que la suma sencilla de sus efectos por separado; se dirá entonces que tales productos químicos muestran antagonismo. En términos matemáticos: 1 + 1 = 0, 1 + 5 = 2, etc.

La tolerancia es la disminución de la sensibilidad a un producto químico luego de sufrir exposición a éste o a una sustancia estructuralmente afín.

Por ejemplo, el cadmio causa tolerancia a sí mismo en algunos tejidos al inducir la síntesis de la proteína con enlace metálico, la metalotioneína. Sin embargo, cabe destacar que la metalotioneína del cadmio se adhiere a los riñones y causa nefrotoxicidad.

Por resistencia se entiende la insensibilidad total a un producto químico. Generalmente, refleja la capacidad metabólica de desactivar y eliminar rápidamente el producto químico y sus metabolitos.

52

RESUMEN

Ahora ha aprendido cuáles son las vías de exposición humana a productos químicos potencialmente tóxicos y cómo los efectos dependen del patrón de exposición y de las propiedades de los productos químicos implicados.

También ha adquirido conocimientos relativos a la alergia (hipersensibilidad) y sus posibles reacciones.

Debería saber qué es una reacción idiosincrásica, qué es un efecto tóxico retardado y qué podría constituir un efecto irreversible.

Se han explicado qué son los daños locales y los sistémicos.

Se han dado definiciones y ejemplos sobre las posibles interacciones entre los productos químicos potencialmente tóxicos.

53

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

*****************************************************************************

¿Cuáles son las vías de exposición humana a los productos químicos potencialmente tóxicos?

Mencione cinco productos químicos que se absorben fácilmente a través de la piel.

¿Qué diámetro tienen las partículas que pueden permanecer en los alvéolos?

¿Qué se entiende por fagocitosis y por volumen de ventilación pulmonar y por qué estos conceptos son importantes en la toxicología humana?

¿Cómo se relacionan la inhalación y la ingestión?

¿Qué combinaciones de patrón de exposición y de propiedades químicas son las que tienen más probabilidades de ser dañinas?

¿Cuáles son los factores clave para determinar si habrá un daño luego de una exposición a un producto químico potencialmente tóxico?

¿Qué se entiende por hipersensibilidad (alergia)?

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la alergia?

Defina qué es una "reacción idiosincrásica" y dé un ejemplo.

Dé un ejemplo de un efecto tóxico retardado y mencione el producto químico potencialmente tóxico que lo causó.

Enumere tres efectos adversos que en esencia son irreversibles.

¿Qué es un daño sistémico y qué es un órgano diana?

¿Cuál es la importancia de la grasa corporal en relación con las sustancias potencialmente tóxicas?

¿Qué posibilidades de interacción tienen las sustancias potencialmente tóxicas para causar una lesión? Dé ejemplos.

*****************************************************************************

54

1.2.2 - TOXICOLOGÍA (continuación)

1.2.2.3 - Relación entre dosis-respuesta y concentración-respuesta

OBJETIVO

Deberá comprender el uso de las relaciones entre dosis/respuesta y concentración/respuesta para cuantificar la toxicidad (especialmente con respecto a la mortalidad) y las limitaciones de la DL 50 o la CL 50 como bases para la comparación de la toxicidad.

Deberá conocer la prueba de dosis fija como posible sustituto de la determinación convencional de DL 50 y CL 50 .

Deberá conocer las consideraciones fundamentales en la extrapolación de resultados cuantitativos obtenidos en animales de laboratorio para evaluar las relaciones correspondientes en los seres humanos.

Deberá estar familiarizado con los requisitos habituales de las pruebas que actualmente se aplican a los productos químicos nuevos.

Introducción

La relación clásica entre dosis-respuesta o concentración-respuesta aparece en la figura 1 (1.2.2.3); es una curva teórica, ya que en la práctica rara vez se observa una curva gaussiana.

Esta relación forma la base para determinar la CL 50 o la DL 50 .

La CL 50 y la DL 50 representan casos específicos de valores generalizados que se definen a continuación:

CL n : concentración letal de un tóxico a la que se expone n% de una población bajo prueba.

DL n : dosis letal de un tóxico que se suministra a n% de una población bajo prueba.

Concentración letal media (CL 50 ): es la exposición a concentraciones derivadas estadísticamente de una sustancia química que, se puede pronosticar, causará la muerte del 50% de una población determinada de organismos bajo un conjunto definido de condiciones experimentales.

Dosis letal media (DL 50 ): dosis única derivada estadísticamente de una sustancia química que, se puede pronosticar, causará la muerte del 50% de una determinada población de organismos bajo un conjunto definido de condiciones experimentales.

55

Figura 1 (1.2.2.3) Relación entre la dosis o concentración de una sustancia tóxica y la respuesta producida, en términos de mortalidad

Relación entre la dosis o concentración de una sustancia tóxica y la respuesta producida, en términos

56

Figura 2 (1.2.2.3) Comparación de las relaciones de dosis- respuesta de dos sustancias tóxicas como una muestra del potencial de error al usar valores de DL 50 para comparar grados de toxicidad

tóxicas como una muestra del potencial de error al usar valores de DL 5 0 para

57

Otro valor importante que puede derivarse de la relación mostrada es la dosis o concentración umbral es decir, la dosis o concentración mínima requerida para producir una respuesta detectable en la población bajo prueba.

El valor umbral nunca puede derivarse con absoluta certidumbre, por lo que, en cambio, se usa el nivel mínimo de efecto observable (LOEL, por su sigla en inglés) o nivel de efecto no observable (NOEL, por su sigla en inglés) al establecer las normas reglamentarias.

Ya se explicó el uso de la DL 50 en la clasificación de productos químicos potencialmente tóxicos; ahora se debe recalcar que esta clasificación constituye una guía aproximada del grado de toxicidad relativa.

La DL 50 no nos dice nada sobre la toxicidad subletal.

Cualquier clasificación basada en la DL 50 será estrictamente válida sólo para la población bajo prueba y la vía de exposición que sirvieron de base.

La DL 50 no nos informa sobre la forma de la curva de dosis-respuesta en que está basada.

Por lo tanto, dos productos químicos podrán ser en apariencia igualmente tóxicos por tener la misma DL 50 , pero uno podrá tener un umbral letal mucho más bajo y ocasionar la muerte de miembros de la población expuesta, mientras que el otro no tendrá efecto alguno.

Véase la figura 2 (1.2.2.3). Recuerde que éstas son las curvas teóricas; en la práctica, casi nunca se encuentran curvas gaussianas como éstas.

Es probable que la determinación y el uso de la DL 50 disminuyan en el futuro, a medida que vaya aplicándose más la prueba de dosis fija.

En la prueba de dosis fija, la sustancia de prueba es administrada a ratas u otras especies experimentales con un nivel determinado; este nivel se selecciona entre los niveles establecidos que sean compatibles con la clasificación reglamentaria o los sistemas de jerarquización.

Luego de la dosificación habrá un período de observación de 14 días. La dosis en la cual se detecten signos tóxicos se usará para jerarquizar o clasificar los materiales de la prueba.

Un estudio retrospectivo sobre valores de DL 50 reveló que entre 80% y 90% de aquellos compuestos que producían signos de toxicidad pero no la muerte con dosis de 5, 50 ó 500 mg/kg de peso corporal por vía oral, presentaba valores de DL 50 de más de 25, de 25 a 200, o de 200 a 2.000 mg/kg de peso corporal. La Unión Europea los clasifica como muy tóxicos, tóxicos y dañinos.

El nivel inicial de dosis de la prueba deberá seleccionarse con miras a identificar la toxicidad sin que haya mortalidad.

58

Por lo tanto, si al realizar pruebas con un grupo de cinco ratas machos y cinco hembras, con una dosis oral de 500 mg/kg de peso corporal, no aparece ningún signo claro de toxicidad, la sustancia no deberá clasificarse en ninguna de las categorías de toxicidad aplicadas.

Si se aprecia que hay toxicidad pero ausencia de mortalidad, la sustancia podrá clasificarse como "dañina".

De haber mortalidad, será necesario volver a efectuar una prueba con una dosis de 50 mg/kg de peso corporal.

Si no hubiera mortalidad con la dosis inferior pero se detectan signos de toxicidad, la sustancia deberá clasificarse como "tóxica".

Si hubiera mortalidad con una dosis inferior, será necesario volver a efectuar una prueba con 5 mg/kg de peso corporal; si se detectaran signos de toxicidad y/o hubiera mortalidad, la sustancia debería clasificarse como "muy tóxica".

Para una evaluación completa de los riesgos, también se requerirán pruebas con 2.000 mg/kg de peso corporal, si no se llegara a observar ningún signo de toxicidad con 500 mg/kg de peso corporal.

En pruebas con dosis fijas se requerirá un menor número de animales y, debido a que no hay mortalidad, también se reducirá en gran medida la posibilidad de que los animales sufran.

Las pruebas con dosis fijas también sirven para identificar sustancias con altos valores de DL 50 pero que todavía causan efectos tóxicos agudos con dosis o exposiciones relativamente bajas.

Al evaluar la importancia de la DL 50 u otros valores toxicológicos, se deberá prestar atención a las unidades que se usaron para expresar la dosificación.

Normalmente, la dosificación se expresa en mg/kg de peso corporal pero también puede expresarse como mg/cm 2 de área de superficie corporal. En varios casos se ha comprobado que esta expresión permite una extrapolación más exacta entre animales de diferentes tamaños y entre especies de prueba y seres humanos.

En el caso de biocidas, la toxicidad selectiva es la propiedad clave que permitirá su uso en el exterminio de plagas, con daño mínimo en otros organismos.

La toxicidad selectiva dependerá de las diferencias en cuanto a las características biológicas, que pueden ser cuantitativas o cualitativas.

En consecuencia, resulta crucial minimizar la cantidad de plaguicida que se use y concentrar su aplicación para evitar el daño en organismos que no sean los blancos.

59

Las pruebas de toxicidad tienen como finalidad principal establecer, mediante experimentos efectuados con animales de laboratorio, los efectos que pueden tener las sustancias químicas sobre los seres humanos expuestos a ellas.

Tomando como base el peso corporal, se asume que en la extrapolación de datos de toxicidad, los seres humanos son normalmente alrededor de diez veces más sensibles que los roedores.

Si se toma como base el área de superficie corporal, los seres humanos generalmente muestran igual sensibilidad que los mamíferos bajo prueba; es decir, responderán a la misma dosis aproximada por unidad de área de superficie corporal.

Si se tienen en cuenta estas relaciones, se puede calcular el grado de exposición a un producto químico que los seres humanos están en capacidad de tolerar.

En varios países, existe actualmente un conjunto definido de pruebas que deben llevarse a cabo con cada producto químico que va a ser usado o producido en cantidades considerables, generalmente por encima de 1 tonelada anual.

En el cuadro 1.2.2.3 se presenta un ejemplo de los requerimientos que plantean las pruebas aplicadas en varios países.

60

Cuadro 1.2.2.3

Ejemplo de requerimientos de información que existen en algunos países para la notificación y la evaluación del peligro de nuevos productos químicos

INFORMACIÓN BÁSICA

1.

IDENTIDAD DE LA SUSTANCIA

1.1

Nombre

1.1.1

Nombres en la nomenclatura IUPAC (por su sigla en inglés)

1.1.2

Otros nombres (nombre común, nombre comercial, abreviatura)

1.1.3

Número CAS (si tuviera)

 

1.2

Fórmula empírica y estructural

1.3

Composición de la sustancia

1.3.1

Grado de pureza (%)

 

1.3.2

Naturaleza de las impurezas, incluidos isómeros y subproductos

1.3.3

Porcentaje de impurezas principales (significativas)

1.3.4

En el caso de que la sustancia contenga un agente estabilizador, un

inhibidor u otros aditivos, especifique lo siguiente: naturaleza, orden de

magnitud:

ppm;

%

1.3.5

Datos espectrométricos (UV, IR, RMN)

1.4

Métodos de detección y determinación Dar una descripción detallada de los métodos usados o citar las referencias bibliográficas pertinentes.

2.

INFORMACIÓN SOBRE LA SUSTANCIA

2.1

Usos propuestos

 

2.1.1

Tipos de uso Describa: la función de la sustancia y los efectos deseados

2.1.2

Campos de aplicación con descomposición aproximada

(a)

sistema cerrado

 

- industrias

- agricultores y comerciantes especializados

- uso por el público general

 

(b)

sistema abierto

 

- industrias

- agricultores y comerciantes especializados

- uso por el público general

2.2

Producción calculada y/o importaciones para cada uno de los usos

o campos de aplicación previstos

2.2.1

Producción y/o importaciones globales según toneladas por año 1, 10, 50, 100, 500, 1.000 y 5.000

 

- primeros 12 meses

- posteriormente

2.2.2

Producción y/o importaciones, desglosadas de acuerdo con 2.1.1 y 2.1.2, expresadas en porcentajes

- primeros 12 meses

- posteriormente

61

2.3

Métodos y precauciones recomendadas en cuanto a:

2.3.1

Manipulación

2.3.2

Almacenamiento

 

2.3.3

Transporte

2.3.4

Incendio (naturaleza de gases de combustión o pirólisis, cuando los usos propuestos lo justifiquen)

2.3.5

Otros peligros, sobre todo la reacción química con el agua

2.4

Medidas de emergencia en caso de derrame accidental

2.5

Medidas de emergencia en caso de daño personal (por ejemplo, intoxicación)

3.

PROP IEDADES FISICOQUÍMICAS DE LA SUSTANCIA

3.1

Punto de fusión

3 2

Punto de ebullición

°C a

Pa

3.3

Densidad relativa

 

(D 4 20 )

3.4

Presión de vapor

 

Pa a

°C

Pa a

°C

3.5

Tensión superficial

 

N/m (

°C)

3.6

Solubilidad en el agua

 

mg/litro (

°C)

3.7

Solubilidad en las grasas

Disolvente – aceite (especificar)

mg/100g de disolvente (

°C)

3.8

Coeficiente de partición n-octanol/agua

 

3.9

Punto de inflamación °C de cápsula abierta y cápsula cerrada

3.10

Inflamabilidad

 

3.11

Propiedades explosivas

3.12

Autoinflamabilidad °C

3.13

Propiedades de oxidación

4.

ESTUDIOS TOXICOLÓGICOS

4.1

Toxicidad aguda

 

4.1.1

Administración por vía oral DL 50 mg/kg Efectos observados, inclusive en los órganos

4.1.2

Administración por inhalación CL 50 (ppm). Duración de la exposición en horas Efectos observados, inclusive en los órganos

4.1.3

Administración por vía cutánea (absorción percutánea) DL 50 mg/kg Efectos observados, inclusive en los órganos

62

4.1.4

Las sustancias que no sean gases deberán administrarse a través de dos vías; al menos una de ellas será la oral. La otra vía dependerá del

uso designado y de las propiedades físicas de la sustancia. Los gases y líquidos volátiles deberán administrarse por inhalación (con un período mínimo de administración de cuatro horas). En todos los casos, se deberá observar los animales durante al menos 14 días. Salvo que existan contraindicaciones, la rata es la especie preferida para experimentos orales y por inhalación. Los experimentos señalados en 4.1.1, 4.1.2 y 4.1.3 deberán realizarse en especies de ambos sexos.

4.1.5

Irritación de la piel

La

sustancia deberá aplicarse a la piel rasurada de un animal, de

preferencia un conejo albino. Duración de la exposición en horas

4.1.6

Irritación ocular. El conejo es el animal de preferencia Duración de la exposición en horas

4.1.7

Sensibilización de la piel. Se determinará mediante un método reconocido usando conejillo de Indias.

4.2

Toxicidad subaguda

4.2.1

Toxicidad subaguda (28 días)

Efectos observados en el animal y los órganos de acuerdo con las concentraciones usadas, incluyendo los estudios clínicos y de

laboratorio

Dosis en la que no se observa ningún efecto tóxico

4.2.2

Deberá elegirse un período de administración diaria (cinco a siete días por semana) durante al menos cuatro semanas.

La

vía de administración deberá ser la más apropiada teniendo en

cuenta el uso designado, la toxicidad aguda y las propiedades físicas y químicas de la sustancia. A menos que existan contraindicaciones, la rata es la especie preferida para realizar experimentos por vía oral y por inhalación.

4.3

Otros efectos

4.3.1

Mutagenicidad (incluida prueba de carcinogenicidad)

4.3.2

La sustancia deberá examinarse durante dos pruebas, una de las cuales deberá ser bacteriológica, con y sin activación metabólica y la otra, no bacteriológica.

5

ESTUDIOS ECOTOXICOLÓGICOS

5.1

Efectos en los organismos

5.1.1

Toxicidad aguda para peces

CL

50 (ppm)

Duración de la exposición Especies seleccionadas (una o más)

5.1.2

Toxicidad aguda para dafnia

CL

50 (ppm)

Duración de la exposición

5.2

Degradación, biótica y abiótica La DBO y la proporción de DBO/DQO deberán determinarse como un mínimo

63

6

POSIBILIDAD DE ELIMINAR EL RIESGO DE LA SUSTANCIA

6.1

Para la industria y el comercio especializado

6.1.1

Posibilidad de recuperación

6.1.2

Posibilidad de neutralización

6.1.3

Posibilidad de destrucción:

- descarga controlada

- incineración

- estación de purificación del agua

- otros

6.2

Para el público general

6.2.1

Posibilidad de recuperación

6.2.2

Posibilidad de neutralización

6.2.3

Posibilidad de destrucción:

- descarga controlada

- incineración

- estación de purificación del agua

- otros

64

RESUMEN

Ahora usted debería estar enterado de la relación clásica entre dosis/respuesta o concentración/respuesta y su uso como base para la clasificación de la toxicidad con propósitos reglamentarios.

También deberá haber comprendido las limitaciones principales de estos datos.

Se ha subrayado la importancia de las unidades que se usan para expresar la dosificación.

Se ha proporcionado un conjunto básico de datos como un ejemplo del tipo de información que actualmente exigen las autoridades normativas para evaluar los peligros químicos potenciales.

65

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

*****************************************************************************

¿Cuál es la relación clásica entre dosis/respuesta o concentración/respuesta y cuáles los valores derivados que podrían usarse con propósitos reglamentarios?

¿Qué restricciones presenta el uso de la DL 50 para clasificar la toxicidad de los productos químicos?

¿Qué unidades deberían usarse para expresar la dosificación con miras a que permita la extrapolación de animales de prueba a otros animales o seres humanos en riesgo?

¿Cuáles son los componentes principales de un conjunto típico de requerimientos de información para registrar un producto químico nuevo?

*****************************************************************************

66

1.2.2 - TOXICOLOGÍA (continuación)

1.2.2.4 - Biotransformación humana de los productos químicos y mecanismos de acción

OBJETIVOS

Deberá conocer lo que sucede con las sustancias potencialmente tóxicas una vez absorbidas y las diferencias en cuanto a su distribución en el cuerpo humano, así como los efectos que pueden resultar de las diferentes vías de absorción.

Deberá conocer las principales reacciones de biotransformación que ocurren normalmente como parte de los procesos esenciales de vida y que pueden afectar a los productos químicos absorbidos: debe comprender cómo éstos pueden contribuir a la destoxificación o formación de derivados con mayor toxicidad (biotoxificación).

Deberá saber por qué las sustancias solubles en grasas pueden causar problemas especiales y comprender la función que tienen la excreción biliar y la circulación enterohepática.

Conocerá el significado de las reacciones inmunes, la inmunotoxicidad y sus posibles consecuencias.

Estará en capacidad de distinguir entre la toxicocinética y la toxicodinámica. La mutagénesis y la carcinogénesis deberán considerarse como ejemplos de toxicodinámica.

Absorción de productos químicos

Si pasamos por alto la administración de medicamentos, existen varias vías por las cuales las personas pueden incorporar productos químicos extraños (xenobióticos).

Las vías principales son (1) a través de la piel o de las membranas mucosas como la conjuntiva, (2) a través de los pulmones (inhalación) y (3) a través del tracto gastrointestinal (ingestión).

En la figura 1 (1.2.2.4) se indica lo que sucede con los xenobióticos absorbidos por estas vías.

La severidad de los efectos producidos por una determinada dosis, cantidad o concentración de un producto químico o farmacéutico está relacionada con la vía de absorción, entre otras cosas (Nota para el estudiante: ¿podría enumerar otros factores pertinentes?).

En general, la absorción es sumamente rápida en los pulmones, menos rápida en el tracto gastrointestinal y menos rápida aún a través de la piel.

67

68

68

Los pulmones han evolucionado para favorecer el intercambio eficiente de gases y ofrecen poca resistencia a la captación de productos químicos en el estado de vapor.

Las partículas respirables pueden alojarse en los pulmones si son lo suficientemente pequeñas (menos de 7 micrómetros de diámetro) y/o su forma o composición química impiden que sean removidas por la acción normal de los cilios bronquiales.

Entre las enfermedades que la inhalación de partículas puede ocasionar están la silicosis, la asbestosis y la beriliosis, entre otras.

Algunas partículas respirables se disolverán fácilmente en los líquidos de las vías respiratorias y podrán afectar más la parte superior que los bronquiolos y los alvéolos.

El tracto gastrointestinal ha desarrollado la capacidad de absorber nutrientes de manera selectiva; los productos químicos potencialmente tóxicos similares desde el punto de vista químico a los nutrientes normales pueden ser absorbidos en primera instancia.

La piel se ha desarrollado a la manera de una cubierta protectora contra un ambiente hostil y es relativamente impermeable a muchos productos químicos.

Sin embargo, muchos de estos productos son absorbidos fácilmente a través de la piel, como ocurre con los fenoles y los plaguicidas organofosforados, que pueden ser letales.

Distribución y metabolismo de los productos químicos

Una vez absorbidos los productos químicos, a través de los pulmones, la piel y la boca, pueden ingresar de manera directa en el torrente sanguíneo general y extenderse rápidamente por todo el organismo sin sufrir modificaciones.

Los productos químicos absorbidos por el estómago o el intestino pasan a formar parte del sistema portal hepático y son transportados al hígado, donde pueden ser modificados por una serie de reacciones a las que suele denominarse biotransformación; véanse, al respecto, las figuras 1 (1.2.2.4), 2 (1.2.2.4) y 3 (1.2.2.4).

Las reacciones de biotransformación que ocurren en el hígado se denominan "destoxificación", pero este término lleva a confusión dado que aquellas pueden aumentar la toxicidad de varios productos químicos: la "biotoxificación", según se explica en las figuras 4 (1.2.2.4) y 5 (1.2.2.4).

Las figuras 2 (1.2.2.4) y 3 (1.2.2.4) muestran los posibles destinos de los productos químicos después de la absorción e indican cómo el destino de uno de ellos puede depender de sus propiedades fisicoquímicas.

69

Las reacciones de biotransformación se subdividen en reacciones de fase I y de fase II.

Las reacciones de fase I son catalizadas por la familia de enzimas citocromo P450 y por otras enzimas del retículo endoplasmático liso.

Las reacciones de fase I incluyen la oxidación, la reducción, la hidrólisis, la desalquilación, la desaminación, la deshalogenación, la formación de anillos y la rotura de anillos.

Las reacciones de fase II son reacciones de conjugación o unión covalente de los productos químicos absorbidos, o de aquellos provenientes de las reacciones de fase I, con compuestos tales como el glutatión, el ácido glucurónico o los aminoácidos.

Los conjugados que se producen son, generalmente, más solubles en agua que los productos químicos de los que se derivan, por lo cual son excretados con mayor facilidad.

Los productos químicos que experimentan reacciones en las fases I y II normalmente son aquellos que muestran solubilidad en grasas (lipofílicos).

Las sustancias solubles en grasas tienden a acumularse en el tejido corporal y la leche si no son convertidas en una forma excretable.

La excreción de los conjugados se produce principalmente en la bilis.

Algunos conjugados pueden descomponerse por la acción de bacterias en los intestinos; los componentes pueden ser nuevamente absorbidos y pasar por las reacciones de fase II. A este proceso se le llama circulación enterohepática.

La circulación enterohepática reduce la excreción de las sustancias implicadas

y debe ser tenida en cuenta al evaluar los efectos probables de cualquier sustancia potencialmente tóxica.

Como se muestra en la figura 2 (1.2.2.4), las sustancias solubles en agua (hidrosolubles) y las sustancias polares disociadas van directamente al torrente sanguíneo, desde donde pueden eliminarse en el aire expirado por los pulmones (si se vaporizan con facilidad), a través de los riñones en la orina producida después de la ultrafiltración y/o la secreción activa, o en otros líquidos segregados, tales como las lágrimas, la saliva, la leche, el sudor, etc.

Las sustancias altamente liposolubles y metabólicamente estables tienden a

acumularse en los tejidos grasos; véase la figura 3 (1.2.2.4). Si esta grasa llega

a movilizarse en condiciones de estrés, las sustancias pueden retornar a la

sangre y causar intoxicación aguda antes de experimentar las reacciones de fase I y fase II en el hígado y otros órganos.

70

En la sangre, las sustancias solubles en grasa se asocian de manera reversible con las células sanguíneas, la albúmina y las lipoproteínas.

Reacciones inmunológicas

Las moléculas libres pueden reaccionar con otros componentes corporales, alterar sus propiedades y, con ello, sus funciones biológicas; la alteración química de dichos componentes puede dar lugar a que el sistema inmunológico los considere como extraños, con resultados perjudiciales.

Pueden producirse anticuerpos que se unan a los componentes corporales anormalmente alterados, con lo cual habrá inflamación, deterioro de los tejidos y otros efectos dañinos.

Biotoxificación

La figura 5 (1.2.2.4) muestra algunos ejemplos de cómo la biotransformación puede conducir a incrementar la toxicidad.

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos se convierten en derivados arilantes que pueden reaccionar con el ADN y las proteínas, y causar mutaciones, cáncer, anormalidades embrionales (teratogénesis), sensibilización inmunológica y muerte celular.

Las arilaminas se convierten en hidroxilaminas de arilo que pueden tener reacciones de arilación y convertir la hemoglobina en metahemoglobina, un derivado que ya no es capaz de transportar oxígeno.

El nitrato en el régimen alimentario puede convertirse en nitrito por la acción de las bacterias que están en el intestino y, en presencia de sustancias que contienen grupos aminos, puede ser convertido después por las mismas bacterias en nitrosaminas.

El nitrito puede convertir la hemoglobina en metahemoglobina, reduciendo así la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Esta reacción ha provocado la muerte de bebés alimentados con leche en polvo disuelta en agua con un exceso de nitrato; la muerte se produce debido a que los tejidos son privados de oxígeno (síndrome del "bebé azul").

La contaminación con nitrato presente en el agua potable puede surgir debido a su uso excesivo como fertilizante por parte de los agricultores.

Un caso especial de biotoxificación es el proceso que se conoce como "síntesis letal"; véase la figura 6 (1.2.2.4). El ejemplo clásico es la conversión del ácido fluoroacético del raticida en ácido fluorocítrico que inhibe la aconitasa, una enzima clave en el ciclo del ácido cítrico, el sistema central de reacción en la oxidación biológica y la descarga de energía.

71

Toxicodinámica

Hemos presentado dos de las fases existentes en la producción de la toxicidad; a saber, la fase química (fase de exposición) y la fase toxicocinética; véase la figura 7 (1.2.2.4).

La fase final es la fase toxicodinámica, que comprende las reacciones que constituyen la causa inmediata de toxicidad.

La alquilación y arilación del ADN para causar mutaciones (a las que ya nos hemos referido) forman parte de la fase toxicodinámica; una posible consecuencia de estas reacciones es el desarrollo de tumores y cáncer, como se explica más adelante. Algunos aspectos de esto se resumen en la figura 8

(1.2.2.4).

Cualquier molécula que pueda actuar como agente de alquilación o arilación en su estado original o después de la biotransformación podrá atacar el ADN, y causar cambios en la estructura molecular y, en consecuencia, también mutaciones (mutagénesis).

Si estas mutaciones se producen en los gametos (huevos o esperma), serán hereditarias y pueden afectar a generaciones futuras.

Si las mutaciones se producen en otras células corporales, se las denominará mutaciones somáticas y pueden causar el desarrollo de tumores benignos o malignos.

Una célula mutada no necesariamente formará un tumor; si funcionan los mecanismos de reparación del ADN, como a menudo sucede, el ADN podrá ser eliminado y reemplazado, y la célula regresará a la normalidad.

Si no hubiera reparación del ADN, la célula iniciada podría convertirse en el foco de un tumor benigno o maligno.

Alternativamente, la célula con ADN dañado puede ser “iniciada” y funcionar normalmente mientras no se exponga a otro producto químico que se denomina “promotor”. El producto químico que da lugar a esta iniciación se conoce como “iniciador”.

Por iniciación se entiende el proceso estocástico que incluye una o varias alteraciones hereditarias en el ADN inducidas por factores diversos como los productos químicos mutagénicos, la radiación ionizante y los virus.

El promotor es una sustancia que por sí sola no conduce al desarrollo de tumores pero que, por su acción, permite una mutación potencialmente carcinogénica causada por un iniciador expresada en la proliferación local de células (promoción y progresión), lo cual da lugar a la formación de tumores. Uno o más de estos tumores podrían convertirse en malignos y conducir al cáncer.

72

La distinción entre promotores e iniciadores se ha vuelto algo confusa, ya que ambos parecen ser fundamentalmente genotóxicos.

El cáncer también podría ser el resultado de la exposición a sustancias que afectan el sistema inmunológico al impedir la eliminación de células potencialmente cancerosas antes de que se desarrollen tumores.

Una vez que se han desarrollado tumores, algunos podrían ser cancerosos (malignos) y diseminarse en todo el organismo, pero muchos permanecerán localizados (benignos) y podrán permanecer así, o serán removidos quirúrgicamente.

Los tumores malignos se caracterizan por su capacidad para invadir los tejidos adyacentes y hacer una metástasis (las células se desprenden del tumor original y se desplazan por el sistema linfático o la sangre e invaden otra parte del organismo donde se formarán crecimientos secundarios).

Inmunotoxicidad

Muchos efectos tóxicos son mediados por el sistema inmunológico, un sistema complejo con muchos componentes.

La depresión del sistema reducirá la resistencia a las enfermedades infecciosas

y facilitará el desarrollo de cáncer.

El reforzamiento del sistema también puede conducir a procesos patológicos; los más comunes entre éstos se enumeran al final de esta sección.

Sin embargo, cabe señalar que los agentes immunomodulatorios pueden estimular a algunos componentes del sistema inmunológico y, al mismo tiempo, deprimir a otros.

Si un producto químico o su derivado (como, por ejemplo un componente

corporal modificado) actúa como antígeno, el resultado será la hipersensibilidad

a éste y, tratándose de un componente corporal, podría comprometerse la

capacidad del sistema inmunológico para distinguir entre las moléculas propias

y las que no lo son; así, se causaría daño inmunológico a células y tejidos esenciales.

Entre estas consecuencias puede mencionarse: asma, rinitis, conjuntivitis, anemia hemolítica, miastenia gravis, glomerulonefritis, lupus eritematoso sistémico, dermatitis por contacto, e incluso infertilidad.

73

Figura 2 (1.2.2.4) Distribución y excreción de sustancias potencialmente tóxicas que son hidrofílicas o polares

Figura 2 (1.2.2.4) Distribución y excreción de sustancias potencialmente tóxicas que son hidrofílicas o polares 74

74

Figura 3 (1.2.2.4) Distribución y excreción de sustancias potencialmente tóxicas que son lipofílicas

Figura 3 (1.2.2.4) Distribución y excreción de sustancias potencialmente tóxicas que son lipofílicas 75

75

Figura 4 (1.2.2.4) Pasos principales en la biotransformación de sustancias potencialmente tóxicas que son agentes de arilación o alquilación o metales

en la biotransformación de sustancias potencialmente tóxicas que son agentes de arilación o alquilación o metales

76

Figura 5 (1.2.2.4) Ejemplos de reacciones de biotoxificación

Figura 5 (1.2.2.4) Ejemplos de reacciones de biotoxificación 77

77

Figura 6 (1.2.2.4) "Síntesis letal"

Figura 6 (1.2.2.4) "Síntesis letal" 78

78

Figura 7 (1.2.2.4) Fases en la producción de la toxicidad

Figura 7 (1.2.2.4) Fases en la producción de la toxicidad 79

79

Figura 8 (1.2.2.4) Pasos en el desarrollo de tumores

Figura 8 (1.2.2.4) Pasos en el desarrollo de tumores 80

80

RESUMEN

Usted debería estar ahora familiarizado con las principales vías de distribución de sustancias potencialmente tóxicas en el organismo, así como con las posibilidades de biotransformación relacionadas con ella.

Sabrá igualmente cuáles son las vías de excreción y por qué razones las sustancias solubles en grasas no pueden excretarse eficazmente, y permanecen en el organismo con consecuencias de largo plazo.

Ahora deberá reconocer el papel que puede desempeñar el sistema inmunológico en la producción de efectos dañinos.

Ya que se ha explicado la distinción entre toxicocinética y toxicodinámica, usted deberá estar al tanto de las ideas actuales sobre algunos aspectos de la toxicodinámica de la mutagénesis y de la carcinogénesis.

81

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

*****************************************************************************

Dibuje un diagrama que ilustre las principales rutas (incluidas las biotransformaciones) que pueden seguir los xenobióticos en el organismo entre la absorción y la excreción.

Mencione cuatro ejemplos de las posibilidades de biotoxificación.

¿En qué medida puede contribuir la biotoxificación a la mutagénesis y la carcinogénesis?

¿De qué modo pueden las reacciones químicas con componentes corporales conducir a reacciones inmunológicas adversas? Proporcione 10 ejemplos de efectos adversos en la salud que puedan tener una base inmunológica.

*****************************************************************************

82

1.2.2 - TOXICOLOGÍA (continuación)

1.2.2.5 - Establecimiento de normas

OBJETIVO

En esta sección del módulo usted deberá conocer los principios que subyacen

al establecimiento de niveles de exposición admisibles.

Esto incluye la aplicación de diversos modelos a la información disponible y un conocimiento del enfoque general del que parte cada uno de ellos.

Deberá aprender las definiciones de los principales tipos de reglamentos vigentes.

Introducción

Las pruebas de toxicidad proporcionan la base para caracterizar el peligro y evaluar el riesgo que afecta a determinadas poblaciones humanas.

A partir de las pruebas de toxicidad crónica, se podrá obtener un nivel mínimo

de efecto observable (LOEL) o un nivel de efecto no observable (NOEL) para las especies estudiadas. En el caso del NOEL, será necesario definir, describir e identificar claramente los efectos buscados y no observados.

Para calcular el nivel de exposición seguro para los seres humanos, deberá aplicarse un factor de incertidumbre (seguridad) al NOEL.

El propósito del factor de incertidumbre es proteger a la población más susceptible; por ello, deberá ser muy amplio, generalmente de 1.000 cuando exista poca información confiable sobre la toxicidad crónica. Cuando se adopten decisiones al respecto, se deberá establecer la confiabilidad de las fuentes de datos consideradas y estos datos deberán haberse obtenido luego de haber aplicado técnicas confiables de laboratorio o un sistema equivalente que garantice la calidad.

La planificación de la seguridad química requiere evaluar científicamente el riesgo, para luego hacer una evaluación pragmática del riesgo asociado con diversas posibilidades de exposición a sustancias potencialmente tóxicas; esto permitirá determinar las opciones de control. Véase la figura 1 (1.2.2.5).

Al evaluar los riesgos se suele determinar cuál será el nivel aceptable de éstos para decidir qué grado de exposición podría tolerarse en materia de control. Ésta es una decisión de índole social. Para algunos países, una fatalidad en un millón de personas en riesgo (1 en 10 ) se considera como un nivel aceptable para muchas situaciones peligrosas; pero, bajo determinadas circunstancias un riesgo mayor –como, por ejemplo, uno en cien mil (1 en 10 5 )– quizás sea considerado tolerable si el riesgo es balanceado por un beneficio muy importante.

6

83

Figura 1 (1.2.2.5) Puntos de una ruta de contaminantes en los que es posible establecer normas

Figura 1 (1.2.2.5) Puntos de una ruta de contaminantes en los que es posible establecer normas

84

Cabe recalcar que si la mortalidad en la población general aumenta debido a una causa específica, en una tasa tan pequeña, como ésta, sería prácticamente imposible detectar este incremento con las técnicas epidemiológicas actuales.

La aceptabilidad del riesgo está determinada por muchos factores, algunos de los cuales se enumeran a continuación:

1. Probables beneficios en la fabricación y uso del producto químico

Progreso económico en los procesos industriales y agrícolas

Generación de empleo

Mayor recaudación del gobierno

Mejores condiciones de salud

Mejor nivel de vida

2. Daño potencial proveniente de la fabricación y el uso del producto químico

Costo económico del daño ambiental y a la salud

Pérdida de empleo

Incremento de gastos gubernamentales para el control de la fabricación y el uso de productos químicos y para la atención de salud

Daño a la salud y a la calidad de vida

Uno de los problemas más importantes en la extrapolación de riesgos consiste en decidir qué enfoque se usará para extender la curva de dosis- respuesta a dosis altas con respuestas de alta frecuencia a dosis bajas con respuestas de baja frecuencia.

El objetivo de la extrapolación a dosis bajas y respuestas de baja frecuencia es asegurarse de que el riesgo no sea subestimado.

Los siguientes son los tipos principales de enfoques basados en modelos matemáticos que se han aplicado en la extrapolación:

1. Modelos de distribución: se asume que para cada miembro de una determinada población existe una dosis o exposición crítica por debajo de la cual no se observará ningún efecto adverso y que la dosis crítica variará entre individuos según la distribución de probabilidades que se elija, generalmente la gaussiana.

85

2.

Modelos mecanicistas: se asume que se conocen al detalle los procesos que conducen a la producción de los efectos adversos bajo consideración.

Nota: se prefiere el enfoque mecanicista para el caso de carcinógenos mutagénicos, ya que no suele aceptarse que exista una dosificación crítica para ellos; lamentablemente, el modelo mecanicista apropiado para la carcinogénesis también es incierto.

3. Modelos farmacocinéticos: se asume que los sucesos clave para que se produzcan efectos adversos son los relativos a la biotransformación y que la dosis o concentración efectiva es la de los metabolitos reactivos que se produzcan.

4. Modelos de tiempo para el caso de tumores; se basan en el tiempo que lleva observar tumores y la proporción de animales que los desarrollan en una población bajo prueba luego de sufrir exposición al carcinógeno potencial.

Nota: Si el tiempo que se calcula para la aparición de tumores después de ocurrida la exposición excede considerablemente la duración de vida normal de cualquier individuo en la población en riesgo, dicha exposición probablemente será segura en términos prácticos.

Los siguientes son algunos de los valores reglamentarios o de guía basados en evaluaciones de riesgo en las que se han usado los modelos descritos; su significado es estrictamente legal y pueden ser específicos para algún país.

Ingestión diaria admisible (IDA): estimado de la cantidad de una sustancia presente en los alimentos o el agua para beber, expresada sobre la base del peso corporal, que podría ingerirse diariamente durante toda la vida sin que exista un riesgo apreciable para la salud (persona promedio = 60 kg).

Estándar de calidad del aire: véase Estándar de calidad ambiental.

Estándar ambiental: véase Estándar de calidad ambiental.

Valor tope (CV, por su sigla en inglés): concentración máxima de una sustancia potencialmente tóxica presente en el aire y que nunca deberá excederse.

Límite de exposición tope recomendado (CREL, por su sigla en inglés):

véase Límite de exposición recomendado.

Límite de control (concepto usado en el Reino Unido): concentración de una sustancia potencialmente tóxica en el aire que se considera "razonablemente práctica" para el conjunto de las actividades laborales; y que normalmente, no debería ser excedida.

86

Estándar de emisión: límite cuantitativo para la emisión o descarga de una sustancia potencialmente tóxica desde una fuente. La forma más sencilla desde el punto de vista reglamentario es un estándar uniforme de emisión (UES: Uniform emission standard), en el cual se establece el mismo límite para todas las emisiones de un contaminante específico. Véase Valores límite.

Objetivo de calidad ambiental (EQO, por su sigla en inglés): calidad que deberá buscarse en un aspecto específico del ambiente; por ejemplo: "calidad del agua en un río de manera que la pesca allí realizada sirva de alimento a poblaciones sanas". A diferencia de un estándar de calidad ambiental, un EQO por lo general no se expresa en términos cuantitativos y no representa una exigencia legal.

Estándar de calidad ambiental (EQS, por su sigla en inglés): concentración máxima de una sustancia potencialmente tóxica que puede permitirse en una parte del ambiente, generalmente en el aire (estándar de calidad del aire:

AQS, por su sigla en inglés) o en el agua, durante un período determinado. Sinónimo: estándar ambiental. Véase Valores límite.

Concentración inmediatamente peligrosa para la vida o la salud (IDLH, por su sigla en inglés): según el U.S. National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH), es la concentración máxima de exposiciones de la que se podría escapar en 30 minutos sin síntomas de discapacidad u otros efectos irreversibles sobre la salud. Este valor deberá ser tomado en cuenta en la selección de respiradores artificiales.

Valor límite (LV): límite en o por debajo del cual los estados miembros de la Comunidad Europea deberán establecer sus estándares de calidad ambiental y de emisiones; estos límites son fijados por las directivas de la Comunidad.

Concentración máxima permisible (MAC, por su sigla en inglés):

concentración de exposiciones que no debe excederse en ninguna circunstancia.

Límite de exposición recomendado (REL, por su sigla en inglés): según la U.S. Occupational Safety and Health Administration (OSHA), salvo que se diga lo contrario, son las concentraciones promedio ponderadas en relación con el tiempo, considerando un día laboral de hasta 10 horas en una semana de trabajo de 40. El techo para un REL se representa con una "T" que precede el valor y, salvo que se señale otra cosa, no deberá excederse en ningún momento.

Límite recomendado: concentración máxima de una sustancia potencialmente tóxica que se sugiere como segura. A menudo, estos límites no tienen respaldo legal, y en este caso podría establecerse un control o nivel guía estatutario que no deba excederse bajo ninguna circunstancia. Véase Límite de control.

Factor de seguridad: véase Factor de incertidumbre.

87

Límite de exposición de corto plazo (STEL, por su sigla en inglés): según la U.S. Occupational Safety and Health Administration (OSHA), es la concentración promedio ponderada en el aire (véase más adelante) a la cual los trabajadores podrían estar expuestos durante períodos de hasta 15 minutos, con no más de 4 contactos diarios y con intervalos de 60 minutos entre ellos. Véase Promedio ponderado en relación con el tiempo.

Nivel sugerido sin respuesta adversa (SNARL, por su sigla en inglés):

dosis o concentración máxima que, sobre la base del conocimiento actual, probablemente sea tolerada por un organismo sin efecto adverso.

Nivel de seguridad temporal para la acción de referencia (TSRAL, por su sigla en inglés): nivel de exposición por inhalación seguro por un corto tiempo, pero que deberá reducirse cuanto antes o para el cual deberá emplearse la protección respiratoria apropiada.

Valor umbral límite (TLV, por su sigla en inglés): lineamientos definidos por la Conferencia Americana de Higienistas Gubernamentales para establecer la concentración de una sustancia potencialmente tóxica en el aire a la cual podrían exponerse los trabajadores sanos sin sufrir efectos adversos. Esta concentración se mide como una concentración promedio ponderada en relación con el tiempo (véase más adelante). Estos lineamientos se establecen sólo para ayudar a controlar los riesgos para la salud y no para ser usados específicamente como normas legales, si bien en algunos países podrían emplearse como tales.

Concentración promedio ponderada en relación con el tiempo (TWA, por

su sigla en inglés): concentración de una sustancia en el aire a la cual está expuesta una persona y resulta del promedio para un período determinado, generalmente de 8 horas. Por ejemplo, si una persona está expuesta a 0,1 mg

m -3 durante 6 horas y 0,2 mg m -3

(0,1x6 + 0,2x2)/8 = 0,125 mg m -3 .

durante 2 horas, la TWA para 8 horas sería

Factor de incertidumbre (FI): expresión matemática que representa la incertidumbre; se usa para proteger a las poblaciones de los peligros que no pueden ser evaluados con alta precisión.

88

RESUMEN

Usted ya deberá tener cierta noción sobre los diferentes tipos de valores reglamentarios usados en la legislación relacionada con la seguridad química, y sobre la forma como estos valores son establecidos, con referencia a la "seguridad" y el concepto legal de "riesgo aceptable".

También deberá conocer las clases de supuestos y modelos que se aplican para determinar valores reglamentarios y saber por qué a dichos valores en general debe aplicárseles un amplio margen de error (factor de incertidumbre).

89

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

*****************************************************************************

¿Qué es un LOEL y qué un NOEL? ¿Cómo puede obtenerse un nivel de exposición permisible a partir de un NOEL?

Señale los elementos esenciales de:

1. Un modelo de distribución.

2. Un modelo mecanicista.

3. Un modelo farmacocinético.

4. Un modelo de tiempo para el desarrollo de tumores.

Defina los siguientes términos:

Ingestión diaria admisible. Estándar ambiental. Valor tope. Límite de control. Estándar de emisión. Objetivo de calidad ambiental. Estándar de calidad ambiental. Concentración inmediatamente peligrosa para la vida o la salud. Valor límite. Concentración máxima permisible. Límite de exposición permisible. Límite de exposición recomendado. Límite recomendado. Factor de incertidumbre. Límite de exposición de corto plazo. Nivel sugerido sin respuesta adversa. Nivel de seguridad temporal para la acción de referencia. Valor umbral límite. Concentración promedio ponderada en relación con el tiempo.

*****************************************************************************

90

1.2.3 - IDENTIFICACIÓN DE LOS RIESGOS QUÍMICOS

OBJETIVO

Deberá estar en condiciones de proporcionar una lista de todos los productos químicos potencialmente peligrosos en su centro de trabajo o en su vivienda junto con las hojas de datos de seguridad pertinentes, como, por ejemplo, las Fichas Internacionales de Seguridad Química del IPCS.

También deberá estar en capacidad de aplicar las Hojas de Datos de Seguridad en las encuestas de evaluación de los peligros químicos potenciales y en la planificación de medidas preventivas y de emergencia.

Preparación de un inventario y de las hojas de datos de seguridad

Se deberá preparar una lista de todos los peligros químicos potenciales que requieren consideración.

Se deberá obtener información sobre todos los productos químicos incluidos en la lista y elaborar una hoja de datos de seguridad para cada uno de ellos, según el modelo proporcionado u otro similar. En general, los proveedores de estos productos químicos podrán brindar la información necesaria para llenar la hoja de datos.

Muchos productos químicos contienen mezclas y podría ser difícil determinar cuáles son sus componentes; sin embargo, es esencial que se insista en obtener esta información, ya que los componentes menores de una mezcla pueden tener efectos tóxicos graves en términos cuantitativos.

Cuando se conocen los componentes de una mezcla, la evaluación de su posible toxicidad resulta siempre difícil, aunque los componentes hayan sido evaluados por separado. Esto ocurre así porque es poco lo que sabemos sobre la manera en que la mayoría de los productos químicos interactúan en la generación de resultados perjudiciales.

La suposición más sencilla que debe adoptarse en ausencia de mayores evidencias es que los efectos de los productos químicos en una mezcla son acumulativos.

Recuerde que los componentes menores de una mezcla pueden ser extremadamente tóxicos; por ejemplo: el benceno en el xileno o la dioxina en el herbicida ácido 2,4,5-triclorofenoxiacético (2,4,5-T).

Recuérdese también que el componente principal de cualquier producto es el "vehículo" o portador; por ejemplo, un disolvente, en el cual se viabiliza un producto químico. Por lo tanto, los solventes como el tricloroetano podrían ser más problemáticos que las sustancias en las que ellos han sido usados para disolver.

91

Se está proporcionando por separado una lista de fuentes de información a las que deberá consultarse cuando no se disponga de datos provenientes de los proveedores químicos, así como para verificar la validez de los datos esenciales de cualquier fuente, ya que podría haber errores.

El estudio de las hojas de datos de seguridad permitirá evaluar tanto la naturaleza como los efectos probables de la exposición a sustancias potencialmente peligrosas.

La evaluación deberá centrarse en la toxicidad de la sustancia y su relación de

dosis/efecto, las vías probables de exposición – por ejemplo, a través de la piel

o

los pulmones–, la cantidad y concentración de la sustancia en la exposición y

el

tiempo probable de exposición. A partir de esta información, se podrán

deducir los efectos probables (o la ausencia de ellos).

Después de la evaluación, se dará énfasis a las técnicas requeridas para que la manipulación sea segura.

Se deberán considerar la posibilidad de que se produzcan accidentes y los métodos para prevenirlos.

Asimismo, se deberán establecer medidas de emergencia para aplicar de inmediato en caso de accidentes.

También será necesario cuidar la disposición segura de los residuos o darles otro destino, para lo cual deberán establecerse planes y procedimientos apropiados.

Deberá hacer su propia encuesta sobre los lugares donde se van a elaborar, usar o almacenar sustancias potencialmente tóxicas y de los lugares donde haya descarga de residuos potencialmente tóxicos

Encuesta de lugares asociados con la presencia de sustancias potencialmente tóxicas

Prepare una lista de verificación, una serie de preguntas cuya respuesta correcta sea "sí". Cuando se responda con un "no", se necesitará dar una explicación y probablemente emprender alguna acción para garantizar la seguridad.

A continuación se presentan ejemplos de las preguntas que podría contener la

lista de verificación.

92

Encuesta de lugares asociados con la presencia de sustancias potencialmente tóxicas 1

La siguiente es una lista de comprobación con una serie de preguntas para las cuales la respuesta correcta es "sí". Cualquier respuesta con un "no" requerirá una explicación y probablemente será necesario emprender alguna acción para garantizar la seguridad.

Ejemplos de preguntas específicas

Respuesta

¿Tienen los responsables una política de seguridad química?

¿Tienen los responsables un conocimiento adecuado de los peligros químicos?

¿Tienen quienes trabajan con sustancias potencialmente tóxicas un conocimiento adecuado de los peligros químicos?

¿Parecen estar bajo control los procesos en los que se utilizan productos químicos?

¿Son adecuados la ventilación y el control de la temperatura en las instalaciones donde se elaboran, usan o almacenan productos químicos potencialmente tóxicos?

¿Permiten los niveles de ruido y alumbrado el uso seguro de los productos químicos?

¿Existe un control regular de los peligros químicos potenciales y una revisión de las medidas de control en caso necesario?

¿Están correctamente etiquetadostodos los envases de productos químicos?

¿Están adecuadamente almacenados los productos químicos y se han previsto las mezclas potencialmente reactivas al almacenar las sustancias por separado?

¿Existe un plan de medidas de almacenamiento disponible de inmediato para dar servicios de emergencia en caso de accidentes?

NOTAS

93

Encuesta de lugares asociados con las sustancias potencialmente tóxicas 2

Ejemplos de preguntas específicas

Respuesta

¿Saben las personas que usan productos químicos qué productos están usando y qué precauciones deben tomar al respecto?

¿Se toman las precauciones apropiadas en la práctica?

¿Está disponible una documentación completa sobre los productos químicos en uso, sobre intermediarios potencialmente peligrosos y sobre productos residuales, su tratamiento y disposición?

¿Existen planes de emergencia efectivos que incluyan primeros auxilios, equipamiento necesario y procedimientos de emergencia que se practiquen y mantengan actualizados?

¿Han sido plenamente caracterizados los procesos que incluyen sustancias potencialmente tóxicas de preferencia en una hoja de flujo?

¿Existe un monitoreo regular para verificar la presencia de fugas en el equipo y prevenir la emisión de productos químicos y detenerla si acaso fuera necesario?

¿Existen avisos y etiquetas de advertencia de peligro en el equipo donde se necesitan?

¿Tienen conciencia el personal médico y los hospitales locales de las posibles causas de intoxicación y están preparados para enfrentarlas; por ejemplo, con antídotos apropiados u otro tratamiento?

NOTAS

94

RESUMEN

La identificación de peligros químicos es un proceso secuencial.

Es necesario elaborar una lista de todas las sustancias potencialmente tóxicas.

Deben llenarse hojas de datos de seguridad para todas las sustancias de la lista.

Se aplicará una encuesta en los lugares asociados con las sustancias potencialmente tóxicas y se evaluará la seguridad de la situación existente.

95

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

**************************************************************************

Sin remitirse al texto, dibuje una hoja de datos de seguridad modelo y describa brevemente cómo ésta le permitirá evaluar los riesgos potenciales, especialmente aquellos que resulten de la toxicidad.

También sin remitirse al texto, prepare una lista de verificación para realizar una encuesta en los lugares donde podrían encontrarse sustancias potencialmente tóxicas.

**************************************************************************

96

PARTE B: TOXICOLOGÍA AMBIENTAL Y ECOTOXICOLOGÍA SR. M. RICHARDSON BASIC 6 Birch Drive Rickmansworth Hertfordshire Reino Unido

97

1.3

TOXICOLOGÍA AMBIENTAL Y ECOTOXICOLOGÍA

1.3.1 - EFECTOS AMBIENTALES DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS

Para comprender los principios que involucra la evaluación de los efectos que los productos químicos tienen en el ambiente natural y los efectos consiguientes en los seres humanos, es necesario conocer el significado de un conjunto de términos, algunos de los cuales pueden resultar confusos.

Ecotoxicología: ciencia que estudia la producción de efectos dañinos por sustancias que ingresan en el ambiente natural, especialmente los efectos en poblaciones, comunidades y ecosistemas. Una parte esencial de la ecotoxicología consiste en evaluar el movimiento de sustancias potencialmente tóxicas a través del ambiente o las cadenas alimentarias.

Ecosistema: agrupación de organismos (microorganismos, plantas, animales) que interactúan, con y a través de sus ambientes físicos y químicos, para formar una entidad funcional.

Ambiente: conjunto de todas las condiciones e influencias externas a las que está sometido un sistema bajo estudio en un momento dado.

Química ambiental: parte de la química que trata acerca de las fuentes, el transporte, las reacciones, los efectos y el destino de los compuestos químicos en agua, aire, suelo y ambientes donde existe vida.

La toxicología ambiental sólo deberá aplicarse al estudio de los efectos directos de los productos químicos ambientales en los seres humanos, mientras que el término ecotoxicología deberá usarse sólo para el estudio de los efectos de los productos químicos en los ecosistemas y sus componentes no humanos. Sin embargo, en muchos casos esta distinción podría ser artificial. Los seres humanos no están aislados del ambiente natural; están ubicados en la parte superior de muchas cadenas alimentarias, por lo que actualmente son pocos los ecosistemas que no incluyan a la especie humana.

Si bien el énfasis principal de la toxicología preventiva está puesto en el área de la salud humana, cada vez es más evidente que la salud de los seres humanos está íntimamente relacionada con las condiciones del ambiente natural. Los productos químicos liberados en el ambiente lejos de las zonas habitadas por el hombre pueden convertirse en un riesgo para la salud humana a través de su acumulación en las cadenas alimentarias. Otros productos químicos pueden afectar el crecimiento de cultivos, o exterminar las reservas de peces y aves importantes para la economía. Cabe recordar que ni las nubes de gases tóxicos ni los contaminantes de las aguas de ríos u océanos reconocen los límites naturales. A menudo, los efectos adversos de los productos químicos en la fauna silvestre pueden ser una advertencia temprana sobre los peligros que se ciernen sobre los seres humanos. La desaparición de

99

especies que no son dianas, tales como abejas, aves y mariposas puede constituir la señal temprana de situaciones de deterioro.

Cuando se esté considerando la toxicología ambiental, debe tenerse en cuenta

la forma en que se presentan los efectos de los productos químicos peligrosos

en el ambiente; es decir, en el aire, el agua o el suelo. El monitoreo ambiental

y ecotoxicológico es un paso importante en la evaluación del riesgo que se atribuirá a los efectos ambientales.

La ecotoxicología, según la definición anterior, exigirá conocimientos de química, ecología y toxicología. La definición abarca tanto el concepto de distribución y destino de una sustancia en el ambiente como el de su exposición. La exposición deberá ser monitoreada o evaluada, tema que por su importancia será abordado posteriormente.

A diferencia de la toxicología humana, la ecotoxicología se interesa más por los

efectos en las poblaciones que en los individuos. La toxicología humana está

basada en la extrapolación de datos de muchas especies a una sola: el hombre, mientras que la ecotoxicología requiere la extrapolación de pocas especies a muchas, o de datos de campo limitados a ecosistemas completos.

El ambiente natural es de una sorprendente complejidad y el toxicólogo ambiental se enfrentará con el problema básico de que a menudo en un sitio específico no existe información real sobre lo que es normal, aceptable o tolerable. En consecuencia, será casi imposible predecir exactamente qué sucederá cuando un producto químico sea liberado en este ambiente.

Es importante tomar en cuenta todos los aspectos de la higiene y el saneamiento ambiental, pues ésto constituye la medida de control utilizada para mejorar las condiciones ambientales básicas que afectan a la salud humana; por ejemplo, el abastecimiento de agua potable, la disposición de desechos humanos y animales, la protección de alimentos de la contaminación biológica y las condiciones de vivienda, factores que están relacionados con la calidad del ambiente humano.

Es esencial recalcar que los efectos adversos en el ambiente natural conducen

a un costo elevado en el bienestar humano, como lo indican la menor

expectativa de vida, el mayor índice de mortalidad infantil y la mayor incidencia de enfermedades respiratorias, cáncer, defectos de nacimiento –especialmente malformaciones congénitas– y otras enfermedades. Éstos no son los únicos costos del deterioro ambiental en algunas áreas; sin un ordenamiento funcional de los recursos de agua, suelo y aire, también se verán obstaculizados la productividad industrial, la economía y el crecimiento.

Sólo con plena atención al ambiente, podrá un país gozar de una economía próspera. Un descenso en la producción agrícola y la silvicultura como secuela de una guerra debido a los daños en tierras y bosques, las deficiencias de rendimiento de cultivos causadas por la contaminación, el daño a edificios y a las instalaciones de agua por los combates, la corrosión de tuberías por agua

100

contaminada y otras causas son ejemplos que ilustran los costos del daño ambiental.

El crecimiento económico duradero deberá basarse en el manejo sustentable de los recursos naturales. Es esencial que en el mundo empresarial se reconozca que tanto el desarrollo como la producción sustentables son buenos para los negocios. Debe haber mayores esfuerzos para reducir y reciclar los desechos, controlar la contaminación y conservar todos los recursos, incluidos los energéticos, todo lo cual reducirá los costos de producción. En consecuencia, en una evaluación ambiental no sólo deberá prestarse atención a la toxicología de las sustancias que se emiten en cualquiera de los medios ambientales, o especies, sino también a un estudio de los posibles cambios en las diversas características socioeconómicas y biofísicas del ambiente que podrían ser resultado de una acción propuesta o inminente. Dichas actividades nunca deberán ser antagónicas.

Los seres humanos no están aislados del ambiente natural; son parte integrante de éste y lo han modificado mediante sus actividades.

Los productos químicos se desplazan por todo el ambiente hasta llegar directamente a las personas a través del agua, el aire, el polvo, etc., e indirectamente a través de los alimentos.

Como sabemos, la mayor parte del ambiente global que conocemos es resultado de la intervención del hombre y, en consecuencia, las actividades humanas –por ejemplo, en la agricultura– ejercen un efecto profundo en los procesos de transporte ambiental.

1.3.1.1- Vías de exposición

Cuando los contaminantes ingresan en el ambiente natural podemos estar expuestos a ellos a través de múltiples vías. El vínculo entre seres humanos, ambiente y exposición a sustancias químicas se produce a través de la inhalación, la ingestión y el contacto dérmico (véase la figura 1(1.3.1)).

1.3.1.1.1

- La vía de inhalación incluye:

Inhalación de polvo, que se origina del suelo contaminado

Inhalación de vapor emanado del suelo

Inhalación de aire, que contiene productos químicos evaporados del agua durante la lluvia.

1.3.1.1.2

- La vía de ingestión incluye:

Ingestión diaria de líquidos por los seres humanos

Ingestión directa del suelo, sobre todo por los niños

Absorción indirecta a través de cultivos alimenticios provenientes de un suelo contaminado

101

Absorción indirecta a través de la carne y derivados lácteos del

ganado bovino, porcino y aves de corral alimentados con productos cultivados en suelo contaminado Absorción indirecta a través de peces y mariscos, provenientes de aguas superficiales que reciben aguas subterráneas y escorrentías contaminadas (comprende todas las fuentes de contaminación terrestres).

1.3.1.1.3

- La vía dérmica incluye:

Niños que juegan con tierra contaminada

Excavaciones en tierra contaminada hechas por adultos

Absorción dérmica de contaminantes a través del abastecimiento doméstico de agua.

1.3.1.2 - Vías de exposición para otros organismos del ambiente

Aquí se incluye un gran número de especies para cada grupo de organismos según su hábitat; entre ellos, están los siguientes:

1.3.1.2.1 - Microorganismos

Incorporan los contaminantes del suelo (y agua) a través de procesos de absorción activos o pasivos de la membrana. El transporte a través de la membrana celular depende de su composición y de la naturaleza y estructura molecular del producto químico.

1.3.1.2.2 - Organismos del suelo

Los organismos del suelo pueden estar expuestos por inhalación del suelo, del aire y de partículas (ratas, ratones, topos, etc.), por contacto cutáneo con el suelo y el agua intersticial, y por contacto con el vapor (artrópodos, nemátodos) y/o por ingestión de partículas inorgánicas del suelo, del agua intersticial y biomasa orgánica (lombrices de tierra).

1.3.1.2.3 - Plantas

Las plantas pueden absorber contaminantes a través de sus partes subterráneas, por depósito foliar y por absorción directa a través de las hojas. Las raíces de las plantas que crecen en suelo contaminado, tendrán un alto potencial de absorción a través de la exposición directa. En los cultivos frondosos (como la lechuga) el transporte de productos químicos a las hojas durante la transpiración podría ser crítico. En el caso de compuestos que tienen una presión de vapor baja y muy baja solubilidad (como el DDT), la absorción a través de las hojas podría ser considerable. En las áreas donde la tierra está contaminada, la precipitación seca de polvo proveniente de dicha tierra con productos químicos persistentes en las hojas puede representar una ruta significativa de exposición para los cultivos. Esto puede ser particularmente importante en el caso de cultivos que han sido tratados con plaguicidas.

102

Figura 1(1.3.1) Vínculo entre los seres humanos, el ambiente y la exposición a sustancias químicas
Figura 1(1.3.1) Vínculo entre los seres humanos, el ambiente y la exposición a sustancias químicas

103

1.3.1.2.4

- Animales terrestres

Los animales terrestres pueden estar expuestos por inhalación de compuestos orgánicos volátiles y partículas de tierra contaminadas, por contacto cutáneo con tierra contaminada y/o por ingestión de tierra, agua y organismos contaminados. Las vías de exposición predominantes serán normalmente a través de la cadena alimentaria y similares a las de la exposición humana.

Todos los animales, especialmente los de orden superior, pueden estar expuestos indirectamente antes o después del nacimiento debido a la transferencia de contaminantes del tejido de la madre a la progenie (por ejemplo, en aves y reptiles por acumulación en los huevos, y en los mamíferos, a través de la placenta y la leche materna).

1.3.1.2.5 - Organismos acuáticos

Los organismos acuáticos pueden verse afectados porque los cuerpos de agua pueden recibir la descarga de corrientes subterráneas o superficiales contaminadas (por ejemplo, escorrentía).

Los organismos acuáticos pueden estar expuestos por absorción directa a través de las branquias (peces), de la piel (peces, mariscos, nemátodos, etc.) y/o por ingestión de materia suspendida, sedimento y biomasa contaminada (peces bénticos, artrópodos, moluscos y crustáceos, etc.).

Los productos químicos ligados fuertemente a las partículas pueden pasar a la cadena alimentaria principalmente a través de los organismos que habitan y se alimentan en el sedimento o por medio de organismos que se alimentan por filtración (por ejemplo, los mariscos). Quizá los compuestos orgánicos hidrófobos –es decir, los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP)– sea la vía de exposición predominante para los peces.

Cuando los contaminantes ingresan en el ambiente acuático, pueden estar ligados al sedimento; si éste no se cubre posteriormente con material limpio, aquéllos pueden ser movilizados por el metabolismo microbiano (por ejemplo, el metilmercurio a partir del mercurio), las modificaciones en el equilibrio biológico y los procesos redox, con lo cual constituirán una fuente de exposición de largo plazo para los microorganismos acuáticos. Incluso después de transcurrido un período considerable, estos contaminantes pueden ser liberados debido a un cambio de condiciones; por ejemplo de temperatura, o por la presencia de agentes quelantes, etc.

OBJETIVO

Deberá estar al tanto de la complejidad de las interacciones del ambiente y sus posibles efectos.

Asimismo, deberá identificar la información requerida para evaluar el posible daño al ambiente y la salud.

104

Finalmente, deberá reconocer las limitaciones de la información actualmente disponible.

Introducción

La mayor parte de la información toxicológica disponible se relaciona con los efectos directos que los productos químicos tienen en los seres humanos, los animales domésticos, los mamíferos de laboratorio, las bacterias o, más recientemente, los cultivos de células que se usan en las pruebas de toxicidad. Existe una gran escasez de información de este tipo sobre los animales salvajes, las plantas y los microorganismos.

Generalmente, las pruebas de ecotoxicidad suponen la administración de cada producto químico por separado a poblaciones de especies seleccionadas bajo condiciones de control.

La población sometida a ensayo generalmente es aislada de las interacciones con otros organismos y productos químicos, y suele ser genéticamente atípica; es seleccionada para facilitar el estudio de laboratorio.

Los ensayos realizados bajo las condiciones descritas, deberán brindar resultados que puedan repetirse, bajo las condiciones de prueba, lo cual significa que serán científicamente consistentes pero de poca relevancia para las condiciones naturales fuera del laboratorio.

105

EL AMBIENTE NATURAL

Existen más de 12 millones de productos químicos identificados, muchos de los cuales son sustancias que se presentan de manera natural en animales, plantas, bacterias, etc., o son generadas por ellos, o bien son usadas en la investigación y han sido sintetizadas en pequeñas cantidades. Es importante considerar los más de 100.000 productos químicos industriales usados por el hombre en la actualidad. La vida moderna sería inimaginable sin productos químicos. Son los elementos constitutivos de prácticamente todos los productos manufacturados: pinturas y plásticos, medicamentos, plaguicidas, detergentes y disolventes, entre muchos otros. Si bien los productos químicos resultan imprescindibles y mejoran los niveles de vida, pueden –y de hecho, así sucede– representar riesgos para la salud de los seres humanos y el ambiente. La mayoría de estos 100.000 productos se comercializan a escala mundial y muchos de ellos son producidos por un número reducido de empresas multinacionales.

Se recordará, por lo dicho en la sección anterior, que para indicar la seguridad de un producto químico, se requerirá contar con información específica sobre su toxicidad potencial tanto para los seres humanos como para el ambiente y el grado probable de exposición en cada caso.

Las principales etapas involucradas en la seguridad química son:

Recuperación de información

Evaluación del peligro

Evaluación de riesgos, incluidos los requisitos esenciales del

monitoreo Manejo de riesgos

Seguridad

Requisitos legales y regulatorios

En un ambiente natural están presentes muchos productos químicos, tanto naturales como generados por el hombre. Es de vital importancia considerar la concentración en la que el producto químico de interés está presente. Lamentablemente, en el ambiente natural nunca, o casi nunca, preocupa la presencia de una sola sustancia. Cada producto químico puede estar presente en el ambiente natural en un nivel que por sí solo no causaría daño alguno, posiblemente porque su concentración es demasiado baja como para representar un riesgo, y esto es válido para algunos de los productos químicos más tóxicos que se conocen. Sin embargo, al interactuar con otros productos químicos o durante los procesos bioquímicos –por ejemplo, durante el tratamiento de aguas residuales– pueden dar lugar a la formación de sustancias más tóxicas.

106

En términos generales, se puede considerar que el ambiente natural está compuesto de tres medios:

Aire

Agua

Suelo.

Considerando esto, será necesario recordar que el control de la emisión en cualquiera de estos medios puede producir un efecto en los otros dos o en uno solo de ellos, o quizás sobre algo más importante: el bienestar humano.

Como ejemplos de interacción de sustancias o de descomposición biológica (metabolismo) se pueden citar los siguientes:

El DDT, los PCB y los llamados “drines” (dieldrín, eldrín, isoeldrín,

etc.) son hidrocarburos clorados con una composición química y efectos biológicos similares. Estos efectos son mínimos tratándose de una sola de estas sustancias, pero pueden ocurrir graves consecuencias si se presentan mezcladas. El caso de una fábrica que descarga ditiocarbamato, el cual se ha

descompuesto rápidamente en el alcantarillado para formar disulfuro de carbono y ha reaccionado con una descarga de 1,2- diaminoetano procedente de una segunda fábrica para formar etilentioúrea (2-imidazolidinetiona), un genotóxico y teratógeno potencial, cuya importancia es quizá mayor si se considera el funcionamiento de la plantas de aguas residuales y, por ende, la calidad del agua corriente abajo, porque también es un potente inhibidor de la nitrificación. El naftaleno de los derrames de petróleo puede atravesar por una

serie de procesos de descomposición en las aguas residuales y formar ácido salicílico, que se degradará, a su vez, mediante las vías conocidas. En consecuencia, si se hallara ácido salicílico en un efluente o muestra de agua de río ello no necesariamente significará que han habido descargas procedentes de la industria farmacéutica, sino que será necesario considerar también el tratamiento de derrames de petróleo. Cabe recordar que si bien los productos químicos pueden –y en

verdad lo hacen- afectar a los organismos, éstos también son capaces de afectarlos. Un caso particularmente interesante es la transformación de 1,4-dibromobutano en tetrahidrotiofeno que ocurre en las plantas de tratamiento de aguas residuales. El azufre llega a introducirse a través de una reacción metabólica con glutatión. Tenemos el caso de la producción de neblumo fotoquímico. Bajo la influencia de la luz ultravioleta del sol, en presencia de oxígeno, los hidrocarburos y los óxidos de nitrógeno interactúan y forman nitratos de peroxiacilo, mucho más tóxicos que cualquiera de sus precursores.

107

NO 2

½O 2 + O 2

NO + Hidrocarburos + O 3 Nitratos de peroxiacilo + O 2

NO + ½O 2

O 3

Otras posibilidades de interacción son las que se explicaron en la sección 1.2.2.2, que se reconsiderarán aquí. Por ejemplo, los efectos de los productos químicos pueden ser aditivos si son suficientemente similares.

Los hidrocarburos clorados a los que nos hemos referido son ejemplos de efectos aditivos. Sin embargo, al considerar los posibles efectos de los productos químicos en el ambiente y los que pueden estar presentes en una mezcla de dos o posiblemente más compuestos, será necesario explicar la sinergia, la potenciación y el antagonismo.

Algunas veces dos sustancias pueden tener efectos que se refuercen mutuamente a tal grado que el efecto combinado sea más que aditivo: a esto se le llama sinergia . Por ejemplo, el radón –un gas radiactivo– puede causar cáncer del pulmón, riesgo que aumenta por el hábito de fumar tabaco.

El segundo tipo de refuerzo de la actividad es la potenciación, donde el efecto de un agente biológico, químico o físico es tal que no existe por sí mismo, pero produce un efecto adverso que aumentará la toxicidad de otras sustancias. En muchos casos, estos efectos pueden ser radicales: el butóxido de piperonilo, por ejemplo, se usa para incrementar la actividad de las formulaciones de los insecticidas.

También existen casos en los que las sustancias potencialmente tóxicas pueden contrarrestar mutuamente sus efectos: esto es lo que se conoce como antagonismo. Por ejemplo, el selenio reduce el efecto tóxico del mercurio. Otros antagonistas que han podido identificarse son la metionina y el cloruro de vinilo, el arsénico y el selenio, y el cinc y el cadmio.

108

RESUMEN

Usted debe tener ahora una idea preliminar acerca de los principios básicos de la ecotoxicología.

También estará al tanto de cuáles son las vías de exposición ambiental para el hombre y los organismos del ambiente.

Y conocerá las diversas etapas que comprende la seguridad química.

109

CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN

*********************************************************************

¿Cuáles son las diferencias entre toxicología, ecotoxicología y toxicología ambiental?

Describa la correlación entre el hombre, el ambiente natural y la exposición a sustancias químicas.

Indique las vías de exposición a sustancias químicas para:

(i)