Sunteți pe pagina 1din 9

"LOS CORISTAS"

de Christophe Barratier

SINOPSIS

En 1949, Clément Mathieu (Gérard Jugnot), un profesor de música


desempleado, es contratado como preceptor de un instituto
correccional de menores. A través de ineficaces y represivas
políticas, el director Rachin (François Berléand) intenta con
dificultad mantener disciplinados a estos alumnos difíciles. A
Mathieu lo sorprende la cruda realidad de la rutina del colegio, pero
comienza a operar un cambio en estos niños. Gracias al poder y la
magia de la música, el maestro logra que sus vidas cambien para
siempre...

El debut de Christophe Barratier como director narra la atemporal


historia de la infancia: toda la desesperación y el esfuerzo sincero,
los tiernos secretos y las cómicas payasadas de una colección de
mala fama de niños indisciplinados que luchan por salir adelante en
un mundo autoritario de reglas, transgresiones y castigos. Este
emotivo drama presenta a un conjunto de jóvenes notablemente
talentosos, respaldados detrás de cámara por un brillante coro de
niños dirigido por Bruno Coulais (Crimson Rivers, Himalaya,
Microcosmos).

LOS REALIZADORES

CHRISTOPHE BARRATIER

Director
Christophe Barratier es un guitarrista clásico graduado en la Ecole
Normale de Musique en París y ganador de varias competencias
internacionales.

En 1991 se unió a Galatée Films de Jacques Pierrin, donde se


desempeñó como productor asociado de Les Enfants de Lumière,
Microcosmos, Himalaya y Winged Migration.

En 2001 dirigió su primer filme, un cortometraje protagonizado por


Lambert Wilson y Carole Weiss basado en la nouvelle de
Maupassant Les Tombales. Fue transmitido por Canal+ y FR3 y
seleccionado para el Festival de Clermont-Ferrand.

LOS CORISTAS es el primer largometraje de Christophe


Barratier, producido por Galatée Films y co-escrito por Philippe
Lopes-Curval.

BRUNO COULAIS (Música)

Testimonio

Marzo de 2003. Junto con Christophe Barratier, recorrimos


Francia en busca de coros de niños para que cantaran la música del
filme. Aun con pocas esperanzas, Christophe también buscaba a un
joven cantante que pudiera interpretar en el filme el papel
protagónico de Pierre Morhange, para evitar doblar posteriormente
a un niño actor. Un día, en Lyons, cerca de la Catedral de Fourvière,
visitamos al grupo de Petir Chanteurs de la Escuela Saint-Marc.
Cuando íbamos subiendo las escalinata de la escuela media,
escuchamos el eco tenue de una melodía de Purcell, entonada por
una increíble voz de soprano. Pronto nos enteramos de que era un
niño de doce años con todo el encanto y la apariencia necesarios
para interpretar un papel protagónico. Su nombre era Jean-
Baptiste Maunier. Inmediatamente, Christophe realizó con él una
audición y decidió contratarlo. El coro era también excelente, de
modo que también fue el elegido. Las canciones que se escuchan en
el filme son supuestamente las composiciones del personaje
protagónico, Clément Mathieu, un buen músico pero no
precisamente de vanguardia en cuanto a las corrientes musicales...,
de modo que debí respetar el estilo tonal, pero evitando los clichés
que acompañaban a este repertorio. Con la ayuda de Nicolas Porte,
el director del coro, y gracias al talento de los niños, pudimos
realizar un buen trabajo antes del rodaje, buscando estilos y
colores, intentando, volviendo a empezar... Las canciones fueron
grabadas antes del rodaje, parcialmente grabadas después y,
finalmente, reforzadas con orquestación adicional. La música es el
tema del filme. El progreso del coro debía hacerse evidente a lo
largo del filme y había que componer una música que fuera simple,
modesta, que enfatizara más la emoción que las cuestiones
estilísticas.

FRANÇOIS CHAUVAUD (Foros)

Testimonio

Cuando por primera vez entré al lugar, me sobrecogió su historia,


así como las de los hombres y mujeres que allí habían vivido: una
carga de tiempo y de tiempos olvidados. El nacimiento de una nueva
historia.

Observé el juego de luces, el ambiente que cargaba la atmósfera.

Dar. Tomar. Tener certezas y luego olvidarlas.

Recrear la emoción primaria… Y luego empezar a trabajar, dejando


que la historia me llevara, me empapara. Vivirla y ser testigo de
ella.

Comenzó el momento de la transcripción.

Entonces llegaron los niños, los actores, y fue el turno de que ellos
tomaran posesión del foro, de verlos crear la emoción en ese lugar...

FRANÇOISE GUEGAN (Vestuario)

Testimonio
Mayo de 2003. Estábamos a punto de emprender una aventura con
sesenta y cinco actores aprendices de entre 8 y 13 años. Luego de
documentarnos en detalle acerca de la época, descubrimos que era
difícil conseguir alquilar los trajes de nuestra pequeña sociedad.
Pero con la ayuda de Costume et Costumes y de Eurocostumes,
logramos finalmente reunir un stock coherente.

Junio de 2003. Con mi equipo, salimos a conocer a los jóvenes


actores y a visitar por primera vez el Ravel Château, que sería
nuestro emplazamiento diario durante las próximas semanas.
Entonces comenzó la segunda parte de mi trabajo: enfatizar la
personalidad de cada niño a través del vestuario, recrear el uso y el
gastado del tiempo y de la historia.

Julio de 2003. Ya lo teníamos. Los vaqueros y las zapatillas estaban


guardados en los armarios. Al principio, los niños se sentían
intimidados, incómodos al tener que vestir esos trajes. Se hacían
burlas mutuamente. Luego de una visita al peluquero, ya estábamos
en 1949.

En medio de una terrible ola de calor y luego de varios días de


rodaje e improvisaciones, los niños vestían ropas de invierno. Al
atardecer, a la hora de desvestirlos, tenían los pies ampollados, las
suelas despegadas, agujeros en los pantalones y desgarros en la

Cada día, el talento de mi equipo era puesto a prueba. Los niños no


entendían por qué, durante una ola de calor, debían vestir ropa tan
pesada - se supone que las escenas transcurren en invierno. Dentro
de la tienda donde los preparábamos, reinaba una atmósfera vivaz.
Mi recuerdo de este rodaje, así como el de los niños que tan
rápidamente nos ganaron el corazón, permanecerá en mí durante
mucho tiempo...

CARLO VARINI (Director de Fotografía)

Testimonio

Para LOS CORISTAS, traté de lograr una imagen con iluminación


austera, donde los colores evocaran le época y el contexto. La luz
fría del invierno debía hacer que el establecimiento completo fuese
aún menos confortable. En la clase no había luces porque era de día.
En el comedor, solo las ventanas permitían que se filtrara un pálido
halo, lo cual nos obligaba a utilizar luz eléctrica. El calabozo era
negro por definición y el dormitorio tenía lámparas amarillas para
evitar los sueños... Afortunadamente, la primavera llegó, con sus
colores más cálidos, con música, vida y amor.

El rodaje fue una aventura muy especial, tanto para los actores
como para los niños, todos abarrotados y representando al
invierno durante una ola de calor.

El poder de la música
En 1949 Clément Mathieu es contratado como preceptor de un
reformatorio. Frente al método tremendamente represivo del director
del lugar, decide "rescatar" a los niños con la ayuda de su mejor
compañera: la música.

Sin duda este filme nos recordará a La sociedad de los poetas muertos. Un
profesor que, más con la persuasión que con la represión, influye de manera
definitiva en la vida de sus alumnos. Claro que con algunas diferencias. En Los
Coristas la trama se desarrolla en Francia, en un "orfanato - reformatorio" de la
posguerra y sus alumnos tienen entre 8 y 13 años.
Su director, Christophe Barratier, lo confirma: "Me
inspira la forma inglesa-americana de contar
historias, por ejemplo, La Sociedad de los
Poetas Muertos... Me siento muy tocado por la
forma en que pueden alternar la comedia con
cuestiones más conmovedoras" (Cineismo).

Todo comienza con un flashback: dos amigos de la


infancia se reencuentran después de años. Uno de
ellos le muestra al otro el diario escrito en 1949 por
un tal Mathieu, preceptor de la escuela a la que
iban cuando pequeños. Y es, justamente, la voz de
aquel preceptor el hilo conductor de la trama.

Nominada al Oscar como Mejor Película Extranjera


(premio que finalmente se llevó Mar Adentro) y por Mejor Canción Original, por
Look to your path (Vois sour Ton Chemin), el filme narra una atemporal historia
de la infancia.

Los Coristas está basada en un hecho real ocurrido inmediatamente después


de la II Guerra Mundial, en que un maestro se empeña en crear un coro en un
internado para niños abandonados o con problemas de conducta. Y debe lidiar
con 65 niños, de entre 8 y 13 años, entre la desesperación y el esfuerzo
sincero. Los tiernos secretos y las situaciones cómicas le suceden a este grupo
de niños con mala fama e indisciplinados, que luchan por salir adelante en un
mundo autoritario de reglas, transgresiones y castigos.

El desarrollo del filme es muy fluido, con convicción y muchísima emotividad; la


fotografía es buenísima y la banda sonora increíble. Eso sí: en las actuaciones
se lucen mucho más los niños que los adultos. Se equilibran momentos
dramáticos con situaciones de comedia, y los extremos en los que se mueve el
conflicto se llevan el mayor peso del filme.

Según los entendidos, esta película se aleja totalmente del tono pretencioso
que caracteriza a un buen número de producciones francesas, conservando así
la sencillez argumental, que se mezcla con una profunda descripción de los
personajes.

Escapando de la cruda realidad

El relato transcurre casi por completo en el interior de la escuela, excepto las


breves escenas en las que medio siglo después, dos de esos chicos del coro
leen las memorias del maestro.

Y a pesar de que no se traspasan las paredes del internado, el filme logra


ubicar con gran precisión el contexto social de la escasez y las penurias
económicas de la guerra (1949).

Clément Mathieu (Gérard Jugnot) es un profesor de música desempleado, que


ha sido contratado como preceptor vigilante en un instituto correccional de
menores, donde a través de ineficaces y represivas políticas, su director Rachin
(Francois Berléand) intenta con dificultad mantener disciplinados a estos
"alumnos problema".

A Mathieu lo sorprende la cruda realidad de la rutina del colegio, y los métodos


utilizados por el director en su intento de imponer disciplina, a su vez que esto
despierta en él mucho desconcierto y compasión por los chicos.

¿Qué ve cuando llega?... un niño esclavizado


limpiando el piso, al portero que se corta la cara con un
vidrio por una trampa que la ha hecho uno de los
alumnos, y al director imponiendo un castigo cruel a un
niño elegido al azar porque nadie ha confesado su
culpabilidad.

Ante la situación, comienza a planear un cambio para


"rescatar" a los niños, y descubre que la música atrae poderosamente el interés
de los alumnos, por lo cual se entrega a la tarea de familiarizarlos con el canto.

Logra formar con ellos un coro y, gracias al poder y la magia de la música, el


maestro consigue que sus vidas cambien para siempre. Descubre al talento en
bruto, también indisciplinado; al niño tímido del cual los compañeros se
aprovechan, y al portero bonachón que se une a la causa del protagonista.

En busca de la música

Bruno Coulais fue el encargado de toda la música de Los Coristas. Y, junto al


director Christhophe Barratier, recorrió Francia en busca de un coro de niños
que pudiera hacer la banda sonora de la película. Al llegar a Lyon, se
dirigidieron a la Catedral de Fourriere, para visitar a los pequeños cantores de
San Marcos. Fue entonces, cuando subían las escaleras, cuando escucharon
una voz sobrecogedora de un pequeño de 12 años: era Jean Baptiste Maunier,
quien finalmente estuvo a cargo del papel de Phillipe Morhange.

El coro de San Marcos fue el encargado de vocalizar todas las canciones que
acompañan de la banda de la película.

Análisis nº 1 De La Película Los Coristas


Analizada por: Daniel Quintero Rordríguez, Iván Sanz Giménez, Noelia Ferrer - 2005
Sinopsis: Los Coristas (Les Choristes) - Tomado de la sinopsis oficial-En 1949, Clément Mathieu (Gérard
Jugnot), profesor de música en paro, empieza a trabajar como vigilante en un internado de reeducación de
menores. Especialmente represivo, el sistema de educación del director Rachin (François Berléand) apenas
logra mantener la autoridad sobre los alumnos difíciles. El mismo Mathieu siente una íntima rebeldía ante
los métodos de Rachin y una mezcla de desconcierto y compasión por los chicos. En sus esfuerzos por
acercarse a ellos, descubre que la música atrae poderosamente el interés de los alumnos y se entrega a la
tarea de familiarizarlos con la magia del canto, al tiempo que va transformando sus vidas para siempre.

Análisis:
Los coristas es por demás una película ideal para ver el trabajo de equipo, pero esta es aun mejor analizarla
para ver el proceder de un buen líder, que se plantea los objetivos que tiene con su grupo, que los hace
darse cuenta hacia donde se dirigen como equipo y que sabe trabajar con los valores del grupo, y la
comunicación que tiene con ellos.
Esta película es un ejemplo de proceso de formación de equipos, como pasar de ser en principio un grupo
de compañeros del internado, al compromiso y pasión logradas en un equipo, que en este caso seria el
Coro.

La comunicación que tiene hacia ellos en un principio se torna un poco difícil por la falta de cohesión del
grupo y por la falta de valores de los integrantes, pero vemos como Mathiew, como característica propia del
líder, sabe entablar una comunicación con su grupo donde los hace sentir bien y que no todo lo que hacen
está mal, además de que los hace darse cuenta de sus capacidades como personas y sus capacidades que
aportan al grupo en lo que el autor De Vries llama interdependencia. También Dalmasso en su texto “Mi
equipo y Yo” menciona la necesidad de la dependencia de cada... falta mas conclusión

Analisis nº2 Pelicula Los Coristas

Los coristas cuyo título original en francés: es “Les Choristes” es una película francesa dirigida por

Christophe Barratier estrenada en 2004. La trama que se desarrolla en la película muestra las distintas

interacciones entre los adultos que trabajan en un internado de reeducación de menores y los jóvenes

(niños) que viven allí.

La historia comienza cuando el señor Pierre Morhange un director reconocido internacionalmente recibe

la noticia de la muerte de su madre y regresa a francia al funeral, luego de la ceremonia recibe la visita de

Pépinot un antiguo compañero de la correccional donde estudiaron juntos, este ha llevado un diario y

apenas comienzan a leerlo empiezan a recordar las vivencias en dicha escuela.

Este internado es dirigido por el señor Rachin quien es una persona autoritaria que utiliza el método de

acción-reacción, esto es para cada acción de desobediencia o travesura existe como reacción un severo

castigo, este método se aplica incluso para los empleados y demás docentes del internado, donde se

muestra claramente el tipo de liderazgo AUTORITARIO (ELIMINA EL TEMOR PROPORCIONANDO

UNA DIRECCION CLARA EN SITUACIONES CRITICAS) Esta historia cambia cuando al internado llega

el señor Mathieu quien es una persona resignada a abandonar su sueñode componer música pero que es

una persona optimista respecto a su nuevo trabajo, este es advertido sobre algunos de los estudiantes más

revoltosos, pero Mathieu se da cuenta desde el comienzo que no todos los estudiantes son malévolos y que

más bien los jóvenes actúan de manera incontrolable como reacción a los métodos aplicados por el director

autoritario.

El profesor Mathieu actúa de una manera totalmente diferente al director, estudia a cada uno de los

jóvenes y las causas por las cuales ellos actúan, no usa métodos represivos sino que les da participación a

todos y pronto se da cuenta que los jóvenes les gusta la música, razón por la cual conforma un coro donde

les enseña que cada uno es importante...falta…

Sinopsis WIKIPEDIA
El exitoso director de orquesta Pierre Morhange (Jacques Perrin) regresa a su casa
cuando su madre muere. Allí recuerda su infancia a través de las páginas de un diario
escrito por su antiguo profesor de música Clément Mathieu (Gérard Jugnot). A
finales de los años 40, el pequeño Pierre (Jean-Baptiste Maunier) es hijo único de
mal comportamiento de la mujer soltera Violette (Marie Bunel). Morhange asiste a un
internado lúgubre, Fondo del Estanque, de niños "difíciles", presidida por el estricto
director, el señor Rachin (François Berléand). Un nuevo profesor acude al internado,
Clément Mathieu, e ilumina el lugar y organiza un coro, lo que lleva al descubrimiento
de grandes talentos musicales como Pierre.
FILM
Titre Année Rôle
Les Choristes 2004 Pierre Mohrange (Jeune)
Clip "La Fête du cinéma" 2005 Claude François (Ironique)
Le Cri 2006 Robert (à 15 ans)
Le Grand Meaulnes 2006 François Seurel
Piccolo Saxo & Cie. 2006 Saxo (Voix)
Hellphone 2007 Sid
La Lettre 2007 Guy Môquet à 17 ans
L'Auberge Rouge 2007 Octave

DISCO
Titre Année Support Description
Les Choristes 2004 CD Bande Originale du film.
Les Petits Chanteurs de Saint Marc 2004 CD Récital (12/2004)
Avec la troupe des
Le Train des Enfoirés 2005 CD et DVD
Enfoirés
Les Choristes en Concert 2005 CD et DVD
Concerto Pour Deux Voix 2005 CD En duo avec Clémence
Avec la troupe des
Le Village des Enfoirés 2006 CD et DVD
Enfoirés
Avec la troupe des
La Caravane des Enfoirés 2007 CD et DVD
Enfoirés
Le Secret des Enfoirés 2008 CD et DVD Avec la troupe des Enfoiré