Sunteți pe pagina 1din 2

CON EL CORAZÓN PARTIDO

¿Quién de nosotros no ha experimentado el dolor que provoca el fin de una relación amorosa? Como es posible que lo que en un principio era maravilloso, una vida de dos, sueños y tiempos compartidos, alegrías, aquella persona que creíamos perfecta, nuestro complemento, de repente ya no está. Ahora en su remplazo solo quedan un dolor y un vacio indescriptible, muchas preguntas sin respuestas ¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué a mí? ¿Qué fue lo que hice mal? ¿Cómo hacer que vuelva? Y como si fuera poco sentimientos y pensamientos van y vienen alimentando nuestra angustia y dolor, es como una montaña rusa donde fácilmente pasamos de la tristeza a la culpa, a la rabia, al rencor y a la esperanza de que esto solo sea un mal sueño. Todos nuestros hábitos se alteran, sentimos que ya no hay nada que nos interese, ni el estudio, ni el trabajo, ni amigos, ni familia, aunque estemos rodeados de personas nos invade una profunda soledad y una sensación de no hallarnos en ningún lugar; el sueño, la alimentación y el desempeño en general se ve afectado. Nada ni nadie nos puede ayudar. El despecho, la “tusa” o el duelo por ruptura afectiva es el proceso natural por el que tenemos que pasar para adaptarnos a vivir y a ser felices de nuevo sin la persona amada; sin embargo frente a una perdida queremos una inmediata recuperación, una pastilla, una fórmula mágica o un milagro. Pero la realidad es que se requiere de tiempo, cuidado y esfuerzo para que poco a poco logremos integrar esta experiencia a nuestra historia de vida, y podamos encontrar un significado y aprendizaje a esta relación. Un buen duelo nos fortalece como personas y nos da la posibilidad de recuperarnos y prepararnos para una nueva y sana relación. Este proceso es único y personal por lo que recuperarnos depende de nosotros mismos, del permiso que nos demos para identificar, sentir y aceptar las emociones; para expresar y compartir las vivencias de esta experiencia dolorosa; y para hacer los cambios necesarios que nos ayuden a retomar el control de nuestra vida. Sin desconocer lo particular del proceso existen algunas herramientas que nos pueden ayudar:

Debemos reconocer que todas las reacciones y emociones que acompañan la ruptura son normales y necesarias; por lo tanto tenemos que aceptarlas y permitirnos vivirlas. Fugas como el exceso de trabajo, viajes, involúcranos en relaciones prematuramente, el alcohol, las drogas solo retrasaran y obstaculizaran nuestro proceso de recuperación. Sin embargo el otro extremo también es peligroso, es decir quedarnos atrapados en el dolor,

manteniendo vivos los recuerdos, sobre idealizando a la persona amada y negándonos la realidad de la ruptura.

Dado que inicialmente necesitamos aceptar la realidad de la pérdida, es importante que por un tiempo cortemos todo contacto con nuestra ex pareja; de lo contrario alimentaríamos nuestra esperanza y nos podemos exponer a experiencias más dolorosas.

Aunque no tengamos el ánimo ni la motivación suficiente es necesario reorganizar nuestra rutina, de tal forma que nos permita adaptarnos a vivir lo mejor posible sin esta persona; esto implica hacer nuevas amistades, nuevos planes y proyectos, ocupar los espacios que antes eran compartidos con la pareja.

Pasado un tiempo y avanzado el proceso es natural que volvamos a sentir la capacidad y el deseo de amar nuevamente en una relación de pareja, por lo que sabremos que esta experiencia forma parte de nuestro pasado y la hemos integrado en nuestra vida, dándole un significado y encontrando un aprendizaje. Démonos permiso para iniciar una nueva relación a pesar de la incertidumbre propia de cualquier relación.

Aunque sabemos que el duelo es un proceso natural y por lo tanto contamos con los recursos para superarlos, en el caso en el que haya pasado mucho tiempo o la intensidad de las reacciones superen nuestras capacidades o limiten nuestro funcionamiento es necesario que busquemos ayuda profesional.

Liliana Guzmán y Héctor Buitrago

Si estas interesado en profundizar en este tema te invitamos a participar en el taller teórico práctico con el corazón partidoque realizaremos el próximo 17 de septiembre en la carrera 16 # 136-76 a partir de las 2:00 pm y hasta las 6:00 pm. Cupo limitado Inscripciones: 3202335427 6268411 fax: o info@tuconsejero.com Participación: $20.000. Consignar en cuenta de ahorros # 944-708972-73 Bacolombia a nombre de fundación centro de atención familiar integral, y enviar el recibo de la consignación al número de fax: 6266362/2580724