Sunteți pe pagina 1din 76

INDICE.

Introducción/3

Generalidades de la ciencia Criminalística/4

- Carácter de ciencia de la Criminalística Cubana.

- Partes integrantes de la ciencia Criminalística.

- Teoría de la Identificación Criminalística.

- Evolución histórica de la Criminalística en el mundo y en Cuba.

- La Escuela Cubana de Criminalística.

Posibilidades de aplicación de la Técnica y la Táctica Criminalísticas en la investigación de los hechos delictivos/26

- Cuestiones que resuelven las diferentes especialidades de la Técnica Criminalística.

- Acciones de Instrucción reguladas por la Táctica Criminalística.

Bibliografía/75

2

Introducción.

La ciencia Criminalística constituye tema de estudio de numerosas personas vinculadas de diversas maneras al descubrimiento, investigación, esclarecimiento y prevención de los hechos delictivos, así como al enjuiciamiento y sanción de sus comisores.

Entre esas personas se encuentran las figuras jurídicas del Perito Criminalista, el Instructor, el Oficial Operativo, el Investigador, el Juez y el Fiscal. Además, en sus respectivos programas de preparación, reciben temas de Criminalística los funcionarios de la Aduana General de la República, los oficiales de Inmigración y Extranjería y otros miembros del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. En las Facultades de Derecho de las Universidades del país la Criminalística, aunque con muy pocas horas docentes, constituye una de las disciplinas en la formación de los juristas. La población cubana en general, mediante los medios de difusión masiva, recibe variadas informaciones que contribuyen a incrementar sus conocimientos policíacos y, en particular, su cultura criminalística.

Los contenidos de los temas criminalísticos que conforman los programas de estudio en los Laboratorios, Centros de Estudios Militares, Universidades y otras instalaciones de los Organismos de la Administración Central del Estado (OACE) se manifiestan tanto en la educación de pregrado como en la de posgrado y esta última en las dos vertientes de la educación posgraduada de la República de Cuba: la Superación Profesional (Curso, Entrenamiento y Diplomado) y la Formación Académica (Especialidad, Maestría y Doctorado).

La actividad docente constituye uno de los elementos distintivos de la Escuela Cubana de Criminalística y puede desarrollarse con suficiente calidad debido al gran caudal de conocimientos y experiencias, tanto teóricas como prácticas y científico- tecnológicas de sus profesionales, quienes constituyen decenas de Licenciados e Ingenieros en las diferentes ramas del saber, así como Doctores en Ciencias de Determinada Especialidad y Aspirantes a Doctores, que se encuentran en diferentes estadíos para alcanzar ese Grado Científico.

La preparación criminalística generalmente está dirigida a los elementos de la Técnica, de la Táctica y de la Metodología Criminalísticas, sin embargo, para conocer cabalmente sobre Dermatoscopía, Retrato Hablado, Documentología, Balística, Odorología y otras especialidades de la Técnica o sobre Inspección del Lugar del Suceso, Reconstrucción de los Hechos, Registro y otras Acciones de Instrucción reguladas por la Táctica, resulta necesario conocer también sobre la Historia de la Criminalística, tanto en Cuba como en el resto del mundo, así como de los valiosos aportes que proporcionaron a nuestra ciencia personalidades como el austríaco Hans Gross, el alemán Reiss, los franceses Bertillón y Locard, el italiano Lombroso, el ruso Potapov, el Argentino Vucetich y los cubanos Zambrana, Steegers, Amoedo, Ortiz y Castellanos.

3

Generalidades de la ciencia Criminalística.

æ Carácter de ciencia de la Criminalística Cubana.

La ciencia Criminalística contribuye al esclarecimiento de los delitos sin perder de vista que, ante todo, se deben observar las exigencias planteadas por la Ley de Procedimiento Penal.

Está comprobada la utilidad de las huellas y evidencias en los diferentes aspectos de la investigación criminal y todos los factores encargados del cumplimiento de la Ley recurren, cada vez más, a los resultados del Laboratorio de Criminalística para conseguir elementos difíciles de obtener por otros medios. A medida que progresa la investigación científico-criminalística, aumenta la importancia y el uso de las huellas, evidencias y muestras en la investigación de los hechos delictivos.

Prácticamente cualquier cosa puede convertirse en una evidencia. Puede ser tan insignificante como una partícula de polvo o tan grande como la caldera de un ingenio azucarero. Puede asumir la forma de un gas o de un líquido, o bien puede tratarse de un patrón muy simple o abarcar miles de páginas de documentos.

El principio básico para examinar las huellas y evidencias es bastante simple. Siempre que alguien abandona un lugar, se lleva algo consigo y a la vez deja algo suyo. Corresponde al perito criminalista examinar aquello que quedó en el lugar del suceso, formular una hipótesis acerca de su procedencia y a quién pudo pertenecer.

La Criminalística representa una herramienta indispensable que contribuye a establecer la objetividad necesaria en la ejecución de los dictámenes periciales, por lo que el auxilio prestado por las demás ciencias es completamente válido y proporciona un alto grado de cientificidad a la investigación de los delitos.

Como toda ciencia, la Criminalística no tuvo un punto de partida definido, en virtud de que las especialidades que concurren a su integración han acentuado su desarrollo y profundidad, tanto de manera técnica como práctica, implicando cambios que hasta hoy es difícil delimitar en su amplitud, dado el vertiginoso avance de la investigación científica.

De esta manera, todas las ramas del conocimiento que participan en el saber criminalístico (Biología, Química, Física, Medicina, Matemática, entre otras) han venido a enriquecer las opciones de estudio propio de la investigación de los delitos. Obviamente, la Criminalística en nuestros días es el resultado de la evolución tecnológica y de los nuevos descubrimientos de las ciencias naturales.

Como escribió el criminalista austríaco Dr. Hans Gross en su Manual del Juez de

“la Criminalística es un conjunto heterogéneo de conocimientos tomados ”

de otras ciencias y utilizables en la investigación de los delitos

Instrucción

4

La Criminalística, debido a que en su nacimiento careció de la delimitación de un campo propio de estudio, en más de una ocasión y por diferentes autores ha sido considerada como Técnica Policial, como Policía Científica, como una rama auxiliar del Derecho o como parte de la Criminología.

Para la Escuela Cubana de Criminalística ella es una ciencia jurídica independiente, de perfil jurídico penal, tal y como lo son el Derecho Penal, el Derecho Procesal Penal, la Criminología y la Victimología.

Consideramos que tiene un carácter de ciencia porque posee una Teoría General en la que se formulan su objeto, sus tareas, sus objetivos y el lugar que ocupa en el sistema de conocimientos; así como porque elabora sus propios medios y métodos técnicos y sus procedimientos tácticos, sobre la base de la adaptación en forma creadora de los logros de otras ciencias, entre ellas las naturales y las técnicas. Además, porque tiene una fundamentación filosófica, que en este caso es materialista, basada en los principios marxistas-leninistas.

Es jurídica porque, aunque emplea elementos de otras ciencias, como la Biología, la Química, la Física, la Matemática y otras, no puede incluirse dentro de ninguna de ellas, debido a que su objeto de estudio son los elementos materiales relacionados con los delitos y el descubrimiento, investigación y prevención de los mismos, dentro de lo preceptuado por la Ley de Procedimiento Penal.

Además, la Criminalística contribuye al cumplimiento de las exigencias planteadas por la ley penal, en cuanto al esclarecimiento rápido, multilateral y completo de los delitos que afectan tanto a nuestro país como a la comunidad internacional, con el fin de que todo autor de una acción delictiva reciba una justa sanción y que ningún inocente resulte sancionado. Igualmente dirige sus esfuerzos hacia la prevención de los delitos y la erradicación de las causas que los generan.

æ Partes integrantes de la ciencia Criminalística.

En el estado actual de su desarrollo, la Criminalística cubana está integrada por 4 partes: Teoría General y Técnica, Táctica y Metodología Criminalísticas.

La Teoría General es la parte en la que se formulan el objeto de la Criminalística, sus tareas y objetivos; así como la base teórica de la identificación criminalística.

La Técnica Criminalística es el sistema de medios y métodos que se emplean, tanto en la ejecución de diferentes acciones de instrucción como en la realización de peritajes criminalísticos, para el descubrimiento, fijación, ocupación e investigación de las huellas y evidencias, así como para la clasificación técnico-criminalística en la búsqueda e identificación de los objetos que tienen importancia para la investigación de los delitos.

5

La Técnica Criminalística en nuestro país la integran las siguientes especialidades:

01. Biología

02. Drogas y Toxicología

03. Químico-Físico

04. Trazología

05. Balística

06. Dermatoscopía

07. Identificación de las Personas por sus Rasgos Exteriores (IPRE)

08. Documentología

09. Fotografía y Vídeo

10. Averías, Explosiones e Incendios (AVEXI)

11. Aplicaciones Químicas Operativas (AQO)

12. Técnica Canina Criminalística

13. Odorología Criminalística

14. Lugar del Suceso

15. Informática Criminalística

La Táctica Criminalística se ocupa de la elaboración y desarrollo de los métodos de ejecución de las distintas acciones de instrucción, así como las normas tácticas para la utilización racional de los recursos científico-tecnológicos de la Técnica Criminalística.

Las acciones de instrucción que están reguladas por la Táctica Criminalística son las siguientes:

1. Inspección del lugar del suceso

2. Presentación para el reconocimiento

3. Reconstrucción de los hechos

4. Experimento de instrucción

5. Registro

6. Detención

7. Interrogatorio

8. Disposición del peritaje

La Metodología Criminalística (o Metodología de la investigación de los distintos tipos de delitos) es la que proporciona los métodos y recomendaciones, con basamento científico, para la organización y ejecución de la investigación de cada una de las tipicidades delictivas preceptuadas en el Código Penal.

Durante el proceso de investigación del delito se emplean medios y métodos técnicos y también procedimientos tácticos, lo que demuestra la estrecha relación existente entre las partes integrantes de la ciencia Criminalística.

6

æ Teoría de la Identificación Criminalística.

La identificación en la Criminalística se basa en los principios de la dialéctica materialista y, en primer lugar, en el principio de que todos los objetos y fenómenos del mundo material son individuales y esto significa que son iguales sólo a ellos mismos.

La identidad, es la igualdad de un objeto sólo consigo mismo en sus diferentes manifestaciones y estados, la falta de repetición y la diferencia respecto a cualquier otro, incluso de sus semejantes.

La identidad es reconocida en la dialéctica metafísica como algo inmutable, sin cambios, como ocurre en la esfera de las ciencias matemáticas y que se denomina igualdad formal.

Por el contrario, para nosotros, la identidad es algo en movimiento, ya que el estado de los fenómenos y objetos cambia continuamente como resultado de diferentes causas.

Las diferencias entre la identificación y el establecimiento de la pertenencia de grupo no están limitadas a las que emanan de las tareas y los resultados finales de ambos, sino también en el campo del valor documental de los diferentes factores que se establecen con su ayuda.

La identificación se basa en la identidad de un objeto consigo mismo y el establecimiento de la pertenencia de grupo se basa en la similitud de varios objetos por determinados síntomas.

El francés Alfonso Bertillón fue el primero en utilizar, a finales del siglo XIX, los principios de la identificación criminalística y establecer algunos de sus fundamentos teóricos. Estableció la reincidencia de los delincuentes sobre la base de la Antropometría, el Retrato Hablado y la Fotografía Signalética.

Posteriormente, en 1940, la teoría de la identificación criminalística recibió su desarrollo fundamental a partir de las formulaciones del soviético S. M. Potapov, las que podemos adecuar a las condiciones actuales en los enunciados siguientes:

1. - El objetivo básico de todos los métodos de la Criminalística es la obtención de la

identidad de los medios probatorios como resultado de la investigación.

2.

fenómenos.

- El método

de

la identificación es el medio exacto de conocer los objetos y

3. - La base del método de la identificación consiste en la posibilidad de separar

mentalmente las características de los objetos y estudiarlos como elementos

independientes.

7

Pueden ser objetos de identificación todos los materiales posibles, objetos y fenómenos, sus naturalezas y formas, cantidades y calidades, los coincidentes en el espacio o en el tiempo, la personalidad humana en su conjunto, las acciones externas del hombre y sus actos síquicos.

4. - En la práctica encontramos objetos de tres naturalezas diferentes:

- Objetos en los cuales la identidad o su ausencia se resuelven por el Investigador de manera inmediata.

- Objetos en los que la identidad se resuelve con la ayuda de los diferentes tipos de Registros.

- Objetos que requieren la realización del peritaje para establecer la identidad.

5. - Los principios de la identificación son:

- Distinción de los objetos que participan en el proceso de la identificación en identificados e identificantes.

- Realización de un análisis profundo y detallado de los objetos de la identificación.

- Investigación de cada característica de comparación en movimiento, estableciendo la dependencia del objeto con las condiciones concomitantes.

En la década de los setenta del siglo XX se produjo la segunda etapa del desarrollo de la Teoría de la Identificación Criminalística, a partir de numerosos enfoques y análisis de diferentes autores de la Escuela Eslava de Criminalística, los cuales podemos resumir en las siguientes precisiones:

A. - El término “identificación de grupo” es incorrecto, debido a que la Filosofía Marxista nos señala que un objeto sólo puede ser idéntico a él mismo. Por esta razón debemos plantear “establecimiento de la pertenencia de grupo”, el que de forma general constituye la etapa inicial de la identificación.

B. - En la ciencia, sin una clasificación científica de los objetos, sin la utilización de un

pensamiento correcto de análisis, síntesis, generalización y abstracción, sin el estudio

de los fenómenos en su interrelación general, no puede tener lugar ninguna

investigación.

C. - Las formas de identificación se clasifican en:

- Fijación material de los reflejos: identificación por las huellas de las manos, de los pies, de los medios de transporte, de los instrumentos de fractura y otros. En estos casos se produce el reflejo material de las propiedades de los objetos identificados y ese reflejo puede ser de inmediato sometido a la investigación.

8

- Fijación mental de los reflejos: la identificación se realiza por el reflejo del objeto identificado en la memoria del hombre y requiere de la reproducción de las muestras portadoras de ese reflejo.

D. - Los resultados de la identificación criminalística constituyen elementos probatorios

para el proceso judicial, lo que presupone exigencias particulares para la metodología de la investigación identificativa.

La identificación criminalística se realiza sobre la base de la observancia de los preceptos de las leyes procesales y sirve, en primer lugar, a los objetivos de la justicia, elemento este que la diferencia de la identificación en otras ciencias.

E. - En la Criminalística, distinto a otras ciencias, no sólo es importante el establecimiento de la identidad sino también de las diferencias.

F. – La identificación criminalística está presente tanto en la Técnica (realización de

los peritajes) como en la Táctica (ejecución de las acciones de instrucción, por ejemplo, la identificación de los reflejos en la mente durante la Presentación para el Reconocimiento).

El conjunto terminológico de la Teoría de la Identificación Criminalística surgió fundamentalmente en la primera etapa de su desarrollo. Desde entonces muchos términos han variado, adquiriendo un nuevo significado.

A continuación relacionamos algunos de los términos y los autores de la Escuela Eslava de Criminalística que los propusieron:

Identificación criminalística (S. M. Potapov).

Es el proceso de investigación cuyo resultado puede ser hecho conclusión sobre el establecimiento o negación de la identidad. La esencia de la identificación criminalística es una investigación comparativa, distinguiendo mentalmente en las características presentes en los casos a aquellos que, precisamente, determinan su identidad y las diferencias de todos los otros casos.

Objetos de la identificación criminalística (S. M. Potapov).

Se dividen en:

- Objetos identificados, que son los que reciben la acción del proceso de identificación

- Objetos identificantes, con ayuda de los cuales se resuelve la identificación y com- prenden los modelos de comparación, que son los que se obtienen o confeccionan especialmente para el proceso de identificación.

9

Características identificativas (B. M. Komarinets).

Características genéricas e individuales del objeto identificado que pueden encontrarse en el objeto identificante y por ello son utilizadas para la identificación.

Complejo de características identificativas (A. I. Vimberg).

Conjunto individualmente determinado de características estables e irrepetibles, por su correlación, ubicación, posición recíproca y otras propiedades en otros objetos.

Identificación genérica o de grupo (N. V. Tersiev).

Establecimiento del objeto como parte de un determinado mecanismo o como uno de los tipos de un determinado género.

Actualmente se emplea el término “establecimiento de la pertenencia de grupo” con ese mismo sentido.

Formas de la identificación (S. M. Potapov).

Formas de utilizar el método identificativo, las que denominó como sigue:

- Descriptiva: cuando se identifica con ayuda de un sistema de registro en forma de reconocimiento.

- Analítica: cuando se relaciona el objeto con algún tipo o género conocido.

- Experimental: cuando se realiza la identificación experimental del objeto por el reflejo de las características en las huellas.

- Hipotética: identificación individual de un factor indeterminado como resultado de la experiencia, con la ayuda de una hipótesis.

Diagnóstico Criminalístico (V. A. Snetkov).

Es el estudio de las leyes del discernimiento pericial criminalístico de diferentes objetos materiales y fenómenos, relacionados con el hecho delictivo investigado.

El perito criminalista, al realizar una investigación diagnóstica, se basa en sus conocimientos y en su experiencia personal, utiliza diferentes colecciones, catálogos, atlas, libros de texto, manuales y muestras patrones de contenido conocido.

10

æ Evolución histórica de la Criminalística en el mundo y en Cuba.

La investigación Criminalística surgió, se desarrolló y se desempeña en la actualidad como derivación muy estrecha de la evolución histórica de la policía a escala mundial.

La palabra policía procede de politeía, nombre griego dado a la colectividad de los ciudadanos, de sus derechos, su forma de vivir, su estado, su ciudad - de la polis.

Si se trasmitieran los derechos constitucionales de los griegos a los ciudadanos de hoy, cada uno sería propiamente un policía. Nuestras leyes incluyen aún alguna reminiscencia de este concepto. El artículo 116 de la Ley de Procedimiento Penal cubana señala:

“El que presencie la perpetración de un delito perseguible de oficio o de cualquier otra forma tenga la certeza de que se ha cometido, está obligado a ponerlo en conocimiento de un Tribunal, Fiscal, Instructor, Unidad de Policía o, en defecto de ésta, de la Unidad Militar más próxima del lugar en que se halle” y el artículo 242 expresa que “cualquier persona puede detener al que intente cometer un delito o al delincuente infraganti”.

El desarrollo de las leyes y la creación de sus protectores datan del mismo tiempo que la violación de las normas morales. El crimen es tan viejo como la humanidad y no hubo época en que ésta estuviera libre de delitos.

La primera colectividad humana no conocía todavía la policía porque no la necesitaba. El individuo sólo podía existir en colectividad ya que una despiadada naturaleza, los rigores del clima, las fieras en busca de presa destruían al individuo solitario, por eso se sometía a la ley de la familia. Los padres eran los guardianes del orden.

Lo que se conoce hoy como Policía Criminal surgió a mediados del siglo XVIII, cuando la delincuencia era una amenaza no sólo para el individuo, sino también para el Estado y a la que se le enfrentaba esta organización firmemente perfilada.

Un breve recorrido por diferentes países permite conocer cómo surgió la Policía en el mundo.

Inglaterra :

En Londres el poeta Henry Fielding, quien en 1748 fue nombrado Juez de Paz y, más tarde, Jefe de la Oficina de Policía, creó la primera Brigada de Agentes de Policía.

Como el deber principal de los miembros de la Brigada de Fielding era el servicio de patrulla para cazar los criminales, se les llamaba a estos policías Bow-Street- Runners (corredores de ‘’Bow-Street’’): ellos corrían detrás de los ladrones.

11

La Policía Inglesa, con el nombre de New Scotland-Yard, tuvo su cuartel principal en

1890.

Los primeros Laboratorios Científicos fueron afiliados al Departamento de Investigación Criminal (CID). El descubrimiento de la diferenciación de huellas de sangre significaba un progreso considerable.

En

1904

la Dactiloscopía

identificación de personas.

ocupó

el lugar del Sistema

de Bertillón para

la

La aparición de los primeros coches de turismo en las calles de Londres, condujo a

crear las primeras oficinas de Policía de Tráfico.

Alemania:

El Rey de Rusia, Federico el Grande, reconoció la necesidad de mejorar la aplicación

de la pena y el 11 de octubre de 1777 escribió a Voltaire: “mejor evitar e impedir los

crímenes, que castigarlos”. Sin embargo, el tiempo no estaba maduro todavía para reformas tan progresistas.

Un cambio fundamental se produjo con el Código Civil General para los estados

prusianos de 1794 que expresaba:

deber de la Policía prevenir el mantenimiento

de la tranquilidad pública, la seguridad y el orden y evitar el peligro que acecha al

público o a sus miembros individuales

es

En 1850 entró en vigor la nueva Ley Policíaca de Prusia, que fue adoptada por los otros estados alemanes. Esta ley preveía también la formación de tropas policíacas especializadas que ya no tendrían solamente funciones estatales policíacas, sino que deberían estar entregadas enteramente a la investigación criminalística.

En 1876 en Berlín se introduce el fichero policíaco para la identificación de criminales

y, veinte años después, se pone en práctica el Sistema Antropométrico de Bertillón.

A finales de la década de 1920-1930 nacen los primeros Laboratorios de

Criminalística en Alemania, los que se ocupaban de la investigación de huellas de instrumentos, de la comparación de escrituras, del examen de documentos y de la identificación de casquillos y proyectiles.

Austria :

En Viena, en 1754, empezaron sus servicios los primeros Comisarios de Policía y en

1776 se creó la Oficina Policíaca con amplias competencias. Diez años después se establecieron Direcciones Policíacas Regionales en las capitales de provincias

En 1852 se creó la Policía Civil y un año después la Policía Uniformada, ambas como

Órganos Ejecutivos de la policía de Viena.

12

En 1923 se celebró el Congreso Internacional de la Policía Criminal, en Viena, en el que se fundó la INTERPOL.

Suiza :

Las organizaciones policíacas de Suiza se desarrollaron según modelos alemanes y franceses. Una autoridad policíaca competente para toda Suiza fue creada por la Constitución Federal de 1848. En este mismo año se fundó la Abogacía Federal. En 1889 se formó la Oficina Central de la Policía Política.

En 1929, a la Abogacía Federal le fue asignado el servicio de Identificación y el Registro Penal Central, además de los archivos de huellas dactilares, la colección de impresiones de pulpejos y el material Antropométrico del Bertillonaje.

Francia :

En 1789, Bailly el Alcalde de París, se hizo cargo del poder policíaco. Desarrolló una oficina policíaca de la Comisión de la Beneficencia Pública y una Comisión General de Seguridad (precursora de la Sureté Nacionale).

En 1790 se formó la Gendarmería (“Gens d’ Armes”, gente armada). Realizaba el servicio de guardia, el servicio en las cárceles, el servicio judicial, la conducción de los detenidos y la protección de la Asamblea Nacional.

En 1779 entró en el Ministerio de la Policía Joseph Fouché, símbolo de los más despiadados métodos policíacos, quien dominaba diabólicamente todos los métodos de trabajo policíaco secreto y de espionaje. Nadie lo respetó, pero todos le temían.

En la historia de la Policía Francesa hubo un hombre que se inició como agente secreto de la Policía Criminal en 1809 y llegó a ser el jefe de la “Sureté” unos años después, su nombre era Eugéne Francois Vidocq. Tenía antecedentes penales, se había escapado repetidas veces de la prisión, conocía los bajos fondos con sus más ocultos escondites. Quiso salvar su piel, vendiendo la de los demás.

Vidocq fue uno de los primeros “policías preventivos del mundo”. A través de las informaciones que recibía de primera mano, muchos crímenes pudieron ser descubiertos durante su planificación.

Su campo de acción creció, se transformó de un pequeño espía policíaco a un agente de investigación criminal. En 1818 Vidocq tenía su propia oficina, con doce asistentes. De esta “Oficina Vidocq” se desarrolló la actual Policía Judicial.

De importancia para la historia contemporánea fue la instalación de una Escuela de Policía, en la cual Alfonso Bertillón desarrollaba su “Sistema para medir el cuerpo humano con el fin de la identificación de individuos”.

13

Aunque actualmente el Sistema Bertillón sólo es de interés histórico, a finales del siglo

XIX fue de considerable valor para la identificación de criminales.

En 1888 empezó su labor el primer Laboratorio Científico de Criminalística, en el Palacio de Justicia de París.

Estados Unidos de América:

La Policía Norteamericana debe su estructura a la vida colonizadora que se desarrollaba lentamente desde la costa oriental hacia el interior del país.

La lucha contra el crimen se basaba en elementos de orígenes romano, y anglosajón.

neerlandés

En el año 1736 ejemplo inglés.

la ciudad de Boston tenía ya una guardia policíaca formada según

El desarrollo de la Policía en este país se efectuó bajo circunstancias completamente diferentes a las de Europa. Con las crecientes masas de inmigrantes aumentó también el número de individuos indeseables y la criminalidad organizada.

En 1844 los ciudadanos de Nueva York organizaron una Policía Comunal, con servicios nocturno y diurno por turnos. Su sistema sirvió como base para la formación de la Policía en otras ciudades, hasta que en 1855 inició la uniformidad general de la Policía.

En 1909 la Policía comenzó su trabajo como “Buró de Investigación (BI)” y su campo de acción era muy limitado, hasta que en 1912 se amplió convirtiéndose en Federal (FBI) y enfrentando crímenes considerados “contra la Federación” y que, por tanto, fueron excluidos de la competencia policíaca local para depender del derecho federal.

Con el decursar de los años, además del FBI, otros órganos se ocupan de los

asuntos criminales, tales como: Agencia Central de Inteligencia, Servicio Secreto, Policía del Palacio Presidencial y Policías de la Tesorería, de Drogas y de la Aduana.

Después de abordada la evolución histórica de la Criminalística en el mundo, expondremos su surgimiento, desarrollo y estado actual en Cuba.

República de Cuba:

Los inicios de la Criminalística Cubana pueden ubicarse alrededor de la mitad del siglo XIX. Hay dos hechos importantes que permiten enmarcarlos en ese período:

La argumentación sobre la necesidad de crear la Documentología, como una disciplina independiente, dedicada a la investigación de los documentos relacionados con la comisión de hechos delictivos (falsificación de billetes del Banco Español de La Habana y sustracción y falsificación de documentos del Almacén General de Efectos

14

Timbrados), propuesta realizada por Don Ramón Zambrana y Valdés, quien fue el primer cubano nombrado para ocupar una plaza de profesor en la Cátedra de Medicina Legal y Toxicología de la Universidad de La Habana.

La organización del Archivo Fotográfico, en el que se registraban los retratos de los penados y reclusos sancionados por el Correccional de Vagos de la Plaza de La Habana. En esa época ya se utilizaba la impresión del dedo índice para la identificación que se hacía a los ciudadanos chinos que se contrataban para trabajar en nuestro país.

La tradición de la Criminalística Cubana en el siglo XIX se completa con el logro científico alcanzado por el matancero Dr. Oscar Amoedo Valdés quien, desempeñándose como profesor en la Facultad de Odontología de París, practicó por primera vez en la historia la identificación masiva de personas, que habían fallecido en un trágico accidente ocurrido el 4 de mayo de 1897 en el denominado Bazar de la Caridad, donde perecieron 126 personas debido a un incendio. La identificación de 30 de esas víctimas fue realizada por Amoedo sobre la base de la investigación del aparato dentario de los occisos. Al año siguiente escribió el libro “L’Art Dentaire en Medicine Legale” (El Arte Dental en Medicina Legal), que es considerada una obra clásica universal y, posteriormente, Amoedo fue calificado como el “Padre de la Estomatología Forense”, lo que naturalmente vincula a nuestro país al surgimiento de esta Especialidad.

Los antecedentes criminalísticos del siglo XX comienzan con la Orden Militar No. 159, del 17 de mayo de 1902, del Gobernador intervencionista Leonardo Wood, que establece la creación del Laboratorio de la Isla de Cuba, dependiente de la Secretaría de Gobernación y que tendría las Secciones de Bacteriología, Histología, Química Legal y Epizootia.

El médico y General del Ejército Libertador Dr. Hugo Roberts Fernández, Jefe de Sanidad Marítima, dictó la Circular No. 8 disponiendo que al atracar al puerto de La Habana barcos provenientes de Centro América, donde existía la fiebre amarilla, sólo podrían trabajar en su carga y descarga aquellos trabajadores inmunes a la enfermedad. Como entre ellos habían muchos analfabetos, los que no supieran firmar estamparían la impresión del dedo pulgar izquierdo en los documentos que los acreditaban como inmunes. Esta Circular fue aprobada por el Gobierno de la República el 22 de diciembre de 1902 y es considerada como el primer reconocimiento oficial que se hizo al valor identificativo de las impresiones dactilares.

La Fotografía se había implantado en el Presidio Departamental de la Isla de Cuba en 1894, época en la que el Dr. Federico Mora puso en práctica en el país el Sistema Antropométrico de Alfonso Bertillón, para lo cual se instaló un equipo en el local contiguo a la enfermería del Presidio, pero en realidad sólo se llegó a consignar la talla, el peso y el diámetro del cráneo, contribuyendo a significar las posibilidades de error que tenía el Bertillonaje. El Presidio Departamental de la Isla fue trasladado en 1903 hacia el Castillo del Príncipe, denominándose Presidio Nacional. Al año siguiente, el 21 de agosto de1904, fue nombrado como fotógrafo del Presidio Juan

15

Francisco Steegers Perera, quien realizó profundos estudios sobre la Dactiloscopía y, en particular, del Sistema de Clasificación de Edward Richard Henry, al cual le introdujo modificaciones, ideando su “Sistema Dactilofotográfico”, que consistió en una combinación de Fotografía y Dactiloscopía, empleando modelos de impresiones digitales confeccionados en papel transparente, los cuales eran utilizados como negativos para imprimir fotográficamente las impresiones. La Ficha o Tira Dactilofotográfica de Steegers fue utilizada ampliamente en nuestro país.

La Ley General de Presupuesto del período 1904-1905 propició que la Sección de Química Legal adoptara una nueva estructura, independizándose de las restantes secciones del Laboratorio de la Isla de Cuba. Esta Sección contó entonces con tres Departamentos:

- Dpto. de Toxicología para la investigación de venenos volátiles y otros.

- Dpto. de Toxicología para la investigación de alcaloides, glucósidos, manchas de sangre, semen, escrituras, disparos de armas de fuego, etc.

- Dpto. de Calor.

El 23 de noviembre de 1904 se emitió el primer informe pericial de Química Legal y el 10 de febrero de 1905 el primero de investigación de sangre.

En los primeros años del siglo XX se va gestando el nacimiento del Gabinete Nacional de Identificación. Sus antecedentes se localizan en la organización del Archivo Fotográfico de penados y reclusos (1865), así como en la creación del Registro General de Penados, mediante la Orden Militar No. 181 del año 1900.

El 28 de noviembre de 1907 Steegers emitió el primer informe técnico dactiloscópico, dirigido al Juez de Instrucción del Distrito del Centro de La Habana. Dos años más tarde se creó el Gabinete de Identificación de Criminales, en el que se empleó el Sistema Dactilofotográfico de Steegers.

El Presidente de la República José M. Gómez comisionó, el 2 de enero de 1911, al Dr. Fernando Ortiz Fernández para que rindiera un informe acerca de la organización científica del servicio de identificación de criminales.

Ortiz ya era un afamado intelectual, destacado criminólogo, eminente polígrafo y etnólogo, de vastos conocimientos y notable prestigio, tanto en las esferas científica y política como en la social. Hizo un enjuiciamiento crítico del establecimiento del Bertillonaje en los Presidios y resaltó la figura de Steegers, por haber ampliado el taller fotográfico del Presidio Nacional, convirtiéndolo en un verdadero Gabinete de Identificación Científica.

Después de haber sido aceptado el informe titulado “La identificación dactiloscópica”, presentado por Don Fernando Ortiz Fernández, quien es considerado el “Padre de la Criminalística Cubana”, debido a los esfuerzos que realizó por el establecimiento de

16

esta ciencia en nuestro país, se dictó el Decreto Presidencial No. 1173, del 20 de diciembre de 1911, mediante el cual se creó el Gabinete Nacional de Identificación (GNI), adscrito a la Secretaría de Gobernación. En la propia fecha Ortiz fue nombrado Inspector Técnico de Identificación, para implantar el sistema en todo el país.

El primer Director del GNI fue Juan Francisco Steegers Perera, creador de la “Tira Dactilofotográfica”, quien se desempeñó en el cargo durante una década, hasta que falleció a la edad de 65 años, habiendo dedicado gran parte de su vida al desarrollo de su profesión y por lo que ha sido reconocido como el “Pionero de la práctica dactiloscópica en Cuba”.

El segundo Director del GNI fue Israel Castellanos González, quien siendo aún estudiante de Medicina trabajaba como auxiliar de Steegers. Fue autor de una numerosa producción teórica que abarcó diversas esferas: antropológica, biológica, criminológica, médico-legal, dermatoscópica, policiológica y sicológica. Permaneció en ese cargo hasta 1959, cuando abandonó el país debido a que, como representante de la Escuela de Criminalística Anglosajona (Norteamericana), no pudo compartir los principios ideológicos de la Revolución triunfante.

El 24 de octubre de 1913, el Presidente Mario García Menocal, con arreglo a la Ley del Poder Ejecutivo y mediante el Decreto Presidencial No. 963, dispuso que la Sección de Química Legal pasara, en su calidad de auxiliar de los Tribunales, a formar parte de la Secretaría de Justicia, manteniendo la organización, el personal y los materiales que tenía en ese momento. De esta forma surgió el Laboratorio de Química Legal y fue designado como su Director el Dr. en Farmacia José A. Fernández Benítez.

El Gabinete de Identificación Militar se fundó el 15 de abril de 1924, destinado a la identificación dactiloscópica de los integrantes de los cuerpos armados de la República, siendo designado como su Director el dactiloscopista Rafael Lubián Arias.

El Reglamento del Gabinete Nacional de Identificación, establecido el 5 de agosto de 1927 por el Decreto Presidencial No. 1348, firmado por el Presidente Gerardo Machado, le concede a esta institución las funciones de Policía Técnica o Policiología, continuando en la Secretaría de Gobernación. La estructura adoptada tenía las siguientes secciones: Policiológica, Dactiloscópica, Biográfica, Inquisitiva, Fotográfica y de Correspondencia y Estadística.

El 3 de enero de 1928 fue creado el Laboratorio Central de Antropología Penitenciaria, adscrito a la Secretaría de Gobernación y se designó al Dr. Israel Castellanos González para que asumiera, además de su cargo de Director del GNI, la dirección de este Laboratorio. Las funciones de esta institución eran examinar, con los recursos de la Técnica Sicoantropológica, los reclusos a fin de clasificarlos para su tratamiento penitenciario.

17

Por Decreto Presidencial No. 2393, del 9 de noviembre de 1938, se adscribe al Gabinete Nacional de Identificación el Laboratorio de Química Legal, pasando a ser el GNI una dependencia del Ministerio de Justicia.

Cuatro años más tarde el GNI se convirtió en una dependencia de la Jefatura de la Policía y fue ubicado en la calle Saravia No. 105, en una instalación destinada a la sección de perseguidoras policiales.

Es importante destacar que, con independencia del desarrollo que tuvo el GNI, se crearon oficinas identificativas en diferentes organismos estatales, las que fueron las siguientes:

1914: Servicio de Identificación Dactiloscópica del Departamento de Inmigración. 1919: Oficina Dactiloscópica de la Policía Nacional. 1923: Oficina de Identificación Personal del Ejército. 1924: Oficina de Identificación Personal de la Marina de Guerra. 1925: Servicio Dactiloscópico de detenidos. 1929: Oficina de Identificación Dactiloscópica del Hospital de Dementes de Cuba (Mazorra). 1929: Oficina de Identificación del Reformatorio de Torrens. 1932: Oficina de Registro de Extranjeros del Ministerio de Estado. 1936: Registro de la Cartera Dactilar del Chofer. 1938: Oficina de Control Electoral. 1940: Oficina Dactiloscópica de la Policía Judicial. 1942: Oficina Dactiloscópica del Ministerio de Educación. 1948: Oficina Dactiloscópica del Ministerio de Obras Públicas. 1948: Departamento de Inspección General de Aeropuertos. 1948: Buró de Identificación de la Policía Secreta Nacional, en el que se crearon el Registro Monodactilar y el registro de Marcas de Tintorerías. 1950: Registro de Control del Puerto de La Habana.

Se desarrollaron oficinas dactiloscópicas en todos los vivaques, cárceles y prisiones del país que, aparte de las mencionadas anteriormente, nutrían con sus fichas al Gabinete Nacional de Identificación.

En la década de los cincuenta se organizó en el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) un Departamento Técnico, dotado de modernos equipos y estructurado con diferentes secciones criminalísticas. Este Departamento estaba ubicado en la Avenida 31 y Calle 114, Marianao, en las instalaciones que ocupa hoy el Policlínico del Hospital Militar “Dr. Carlos Juan Finlay Barrés”.

Después del triunfo de la Revolución el GNI (incluyendo el LQL) se mantiene adscrito a la Policía, pasando seguidamente al Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde (DIER).

En febrero de 1960 al Laboratorio de Química Legal se le cambia el nombre por el de División de Criminalística y se imparten los primeros cursos de Dactiloscopía. Al

18

crearse el Ministerio del Interior, el 6 de junio de 1961, el Gabinete Nacional de Identificación y la División de Criminalística se integran a él, manteniéndose en los locales del antiguo SIM: los Registros ocupaban la primera y segunda plantas, la DCRIM ocupaba la tercera.

El 10 de septiembre de 1963 el GNI y la DCRIM se separan, creándose el Departamento Nacional de Identificación (DNI) y el Laboratorio Central de Criminalística (LCC), respectivamente.

En 1964 el LCC, que permanecía adscrito al DNI, pasó a formar parte de la Dirección General Técnica (DGT), hasta el año 1972 que se convirtió en un Departamento Independiente, subordinado a la Jefatura del MININT.

La labor pericial del LCC tuvo un alcance nacional hasta el 19 de junio de 1971, que fue creado el primer Laboratorio Provincial de Criminalística en la ciudad de Santiago de Cuba. Posteriormente se fundaron los Laboratorios de las provincias Matanzas, Las Villas, Camagüey, Pinar del Río y La Habana, en ese orden. A partir de la nueva división político-administrativa, adoptada en nuestro país en el año 1976, se crearon Laboratorios de Criminalística en las nuevas ocho provincias y en el Municipio Especial Isla de la Juventud, lo que permitió extender las labores periciales criminalísticas a todo el país.

El Laboratorio Central de Criminalística, en el período 1989-1992, perteneció a la Dirección General de la Policía Nacional Revolucionaria, volviendo a ser un Departamento Independiente hasta noviembre de 1994, que se creó la Dirección de Criminalística, que incluyó a tres Departamentos: el LCC, el DNI y el Departamento Nacional de la Técnica Canina.

La Especialidad de Criminalística, a partir del mes de agosto de 1995, tomó medidas organizativas, dirigidas a elevar la efectividad de su trabajo en la capital, entre las que se encontraban las siguientes:

æ Integrar en un solo órgano al Laboratorio Central de Criminalística (LCC), al Laboratorio Provincial de Criminalística de Ciudad de La Habana (LPC-CH) y a la Sección de Criminalística de la D’PNR.

æ Crear la Guardia Operativa Central, como resultado de la fusión de las Guardias Operativas del LCC y el LPC-CH.

æ Perfeccionar y consolidar el trabajo criminalístico en los municipios y fortalecer el nivel profesional de las actividades de las Guardias Operativas Municipales.

La Dirección de Criminalística dejó de existir en agosto de 1997, convirtiéndose en la División de Criminalística (DCRIM), subordinada al Jefe de la DGPNR. El Departamento Nacional de Identificación pasó a formar parte de la Dirección de Identificación y Registro. El Departamento Nacional de la Técnica Canina se

19

subordinó, en un primer período, directamente al Jefe de la DGPNR y posteriormente a la Jefatura del MININT.

La División de Criminalística fue estructurada con el Departamento Pericial (LCC) y el Departamento Operativo, al cual se le subordinaron verticalmente las cinco Unidades Regionales de Criminalística (actuales Secciones Territoriales de Criminalística) de la capital del país.

En el ámbito nacional se crearon las Secciones Provinciales de Criminalística, que integran al Laboratorio Provincial de Criminalística y a las Unidades Territoriales, conformadas por peritos criminalistas y técnicos caninos, verticalizándose de esta forma la Especialidad en el nivel provincial.

La historia de la Criminalística Revolucionaria se ha enriquecido notablemente con las actividades operativas y de ejecución de peritajes relacionados con hechos delictivos, tanto comunes como contrarrevolucionarios; con accidentes del tránsito, ferroviarios, de aviación y marítimos; con averías, explosiones e incendios; con contaminaciones e intoxicaciones de diferentes naturalezas; así como con hechos de la zafra azucarera, los combustibles, los cítricos y los aeropuertos y con los relacionados con el tráfico, tenencia, consumo y recalo de Drogas.

De esta manera, los peritos criminalistas de todo el país han tenido una participación protagónica en la investigación, esclarecimiento y/o prevención de numerosos casos de gran importancia económica, política, social e histórica, algunos de los cuales han sido los siguientes:

æ Explosión del Barco “La Coubre”. æ Incendios de la Tienda “El Encanto” y de la instalación del periódico “El Mundo”. æ Desastre aéreo donde falleció Raúl Cepero Bonilla. æ Documentos relacionados con el espía “Francisco”. æ Incendio en el Buque “Jigüe”. æ Identificación de los mártires del Asalto al Cuartel Moncada. æ Plagas y enfermedades que han propiciado la mortandad de ganados vacuno y porcino, aves, peces y daños a los principales cultivos de nuestra agricultura, tales como la “Fiebre Porcina Africana”, el “Moho Azul” del tabaco, la “Roya” de la caña de azúcar y la “Thrips palmi”. æ Explosión en pleno vuelo de la nave aérea de Cubana de Aviación en las costas de Barbados e identificación de las víctimas cubanas y extranjeras. æ Identificación de los cubanos caídos en Granada. æ Incendios del teatro “Amadeo Roldán”, del cine “Infanta” y del restaurante “Moscú”. æ Incendios en las termoeléctricas de Regla, Mariel, Tallapiedra y Renté. æ Enfermedades humanas como el Dengue Hemorrágico y la Neuritis Epidémica. æ Propagandas manuscritas e impresas de carácter contrarrevolucionario. æ Falsificación de monedas de oro cubanas con elevado valor numismático. æ Falsificación de diferentes medios de pago: monedas y billetes nacionales y libremente convertibles y tarjetas de crédito. æ Revelación de textos debilitados en el Diario de Campaña de José Martí.

20

æ Identificación de escrituras, en diferentes momentos, que aparecían en documentos dubitados, escritos por José Martí, Vicente García y Ernesto Che Guevara. æ Explosiones en centros turísticos de la capital y el resto del país. æ Identificación de los restos óseos del Guerrillero Heroico y sus compañeros caídos en tierra boliviana.

Las Investigaciones Criminalísticas Técnicas Profilácticas, desarrolladas por los peritos criminalistas en todo el país, han permitido la prevención de hechos delictivos y catastróficos en diversos objetivos económicos, culturales, deportivos, políticos y sociales, escribiendo con sencillez y profesionalidad cada día importantes páginas de nuestra historia pericial.

Varias generaciones de criminalistas han dado sus aportes en los últimos 40 años. Ellos dieron las respuestas oportunas ante los hechos delictivos comunes y contrarrevolucionarios de los primeros años de la Revolución y, con su ejemplo y sus enseñanzas, los criminalistas cubanos de hoy, que no se caracterizan por la posesión del conocimiento o de la verdad irrefutable sino por la investigación desinteresada en favor del bienestar de la sociedad a la cual pertenecen, contribuyen con su modesto aporte de cientificidad policial, como paradigmas de consagración cotidiana, a la lucha por la tranquilidad ciudadana.

æ La Escuela Cubana de Criminalística.

En la etapa histórica contemporánea, al mismo tiempo que se han rescatado nuestras tradiciones criminalísticas, numerosos peritos han contribuido a la conformación de las bases teóricas y prácticas del sistema científico-criminalístico de la Escuela Cubana, a lo largo de muchos años de activa y creadora labor, tanto operativa como pericial, de nuestra Criminalística revolucionaria. Entre ellos se destacan el Tte. Crnel. Julio Lara Alonso (fallecido el 18 de agosto de 1986), quien fue Jefe de la especialidad de Averías, Explosiones e Incendios (AVEXI) y en su condición de perito criminalista dejó una brillante prueba de su sagacidad investigativa pericial en el libro “La verdad irrebatible sobre el crimen de Barbados”, donde quedó demostrado el horrendo sabotaje realizado a un avión de Cubana de Aviación, que cegó la vida de 73 personas inocentes; el Tte. Crnel. Lic. Marcelino Álvarez Argüelles, quien dedicó muchos años hasta su desaparición física, el 2 de febrero de 1992, al desarrollo de la especialidad de Dermatoscopía y a la redacción, con la colaboración de otros autores, del libro “Dermopapiloscopía” y el Tte. Crnel. Dr. Pedro Pérez García, paradigma de científico criminalista cubano quien, habiendo transitado por el sendero profesional de las diferentes categorías periciales, se desempeñó como Jefe del Laboratorio Central de Criminalística hasta su desaparición física, el 19 de diciembre del año 2000.

Muchos otros nombres pudiéramos mencionar de esta etapa actual, porque muchos son también los hombres y mujeres que a lo largo y ancho de nuestro país hacen cada día significativos aportes, tanto en el propio lugar del suceso durante la investigación, esclarecimiento y prevención de los hechos delictivos como en los laboratorios criminalísticos.

21

A partir de los planteamientos hechos en 1993 por el Promotor de la Escuela Cubana

de Criminalística, el Dr. Enrique Herrer González, podemos identificar los factores que permiten plantear la existencia de esta Escuela sobre las siguientes bases:

Desarrollo alcanzado a partir de la segunda mitad del siglo XIX que, universalmente, constituyó el período de despegue de las investigaciones criminalísticas.

Aportes dados a la Criminalística por personalidades extranjeras y nacionales, tales como el austríaco Hans Gross, los franceses Alfonso Bertillón y Edmond Locard, el alemán Rudolph Archibald Reiss, el inglés Edward Richard Henry, el inmigrante croata en Argentina Juan Vucetich Kavacevich y los cubanos Ramón Zambrana Valdés, Juan Francisco Steegers Perera, Oscar Amoedo Valdés, Fernando Ortiz Fernández, Israel Castellanos González, Julio Lara Alonso, Marcelino Álvarez Argüelles y Pedro Pérez García.

Fundamentación filosófica Marxista Leninista, basada en el materialismo dialéctico e histórico. Con cada descubrimiento científico, los principios del materialismo dialéctico se concretan, se desarrollan, asimilan los nuevos datos de la ciencia y de la experiencia histórica de la humanidad. El materialismo histórico proporciona las bases teóricas y metodológicas de las investigaciones sociológicas concretas y de todas las ciencias sociales.

La Escuela Cubana de Criminalística posee sus propios Principios que, como ideas rectoras y reglas fundamentales de conducta, caracterizan el quehacer cotidiano de los peritos criminalistas, en cualquier parte del país donde se desempeñen profesionalmente, siendo sus principios fundamentales los siguientes:

Humanismo.

Se manifiesta en el conjunto de ideas que expresan respeto hacia la dignidad humana, preocupación por el desarrollo multilateral del hombre y por crearle condiciones favorables de vida social, estableciendo relaciones auténticamente

humanas entre los peritos y quienes se relacionan con ellos, con la convicción de que

el hombre es amigo del hombre, es su compañero y hermano.

El principio humanista sirve de sustento a todo el trabajo pericial, donde se destaca la capacidad del perito criminalista para entender y transformar el mundo que le ha tocado vivir, a través de un comportamiento individual de mejoramiento profesional y humano, donde prima la Ética, la Funcionalidad y la Profesionalidad. Mientras mayores sean los niveles culturales y profesionales que posean los peritos criminalistas, mayores han de ser la sencillez y la naturalidad que los caractericen.

22

Internacionalismo.

Como principio ideológico de la solidaridad internacional de los trabajadores de todo el mundo, se ha manifestado en la ayuda a otros pueblos en el desarrollo de sus técnicas periciales criminalísticas y en la preparación de las fuerzas para desempeñar con eficiencia el enfrentamiento a los hechos delictivos.

El postulado martiano de “Patria es humanidad” significa el respeto a la cultura, el idioma, los derechos y las costumbres de otras naciones. La colaboración fraternal con criminalistas de otros países se ha caracterizado por el criterio de que el internacionalismo de los cubanos no significa dar lo que nos sobra, sino compartir lo poco que tenemos.

Ética profesional.

Es una prolongación de la Ética general vigente en la sociedad. Se corresponde con los principios, categorías, juicios y valoraciones morales que están presentes en el cumplimiento de las misiones periciales y en la conducta a observar en cualquier lugar donde se encuentre el perito criminalista, tanto en el lugar del suceso como en el laboratorio, en su actuar permanente, en las relaciones con sus compañeros, jefes, subordinados, alumnos y con los perjudicados de las acciones delictivas, a los cuales debe evitar victimizar y por tanto satisfacer sus expectativas del actuar de la Policía y en particular del desempeño del perito criminalista. Incluye, además, la adecuada preparación técnica especializada, el alto desarrollo político ideológico, la disciplina conciente, la rigurosa protección del secreto militar, el amor y la entrega desinteresada a la Especialidad Criminalística.

Educación Permanente.

Desde antes de nuestra era, el célebre filósofo griego Platón abogó por la educación a todo lo largo de la vida del hombre; en el siglo XVII el destacado pedagogo de Bohemia Juan A. Commenio señaló que “toda la vida es una escuela para los hombres, del nacimiento a la tumba” y en la actualidad existe un consenso sobre que el aprendizaje del hombre no termina en la escuela, sino que es un proceso que dura toda la vida.

El Principio de Educación Permanente significa que no hay una etapa para estudiar y otra para actuar, que aprender y actuar forman parte de un proceso que se inicia con el nacimiento y termina con la muerte del individuo.

El conocimiento desempeña un papel central en el paradigma productivo de la sociedad del tercer milenio, por lo que para la Criminalística Cubana la educación permanente quiere decir, no sólo poseer los conocimientos y las técnicas que nos permitan desempeñarnos eficientemente en nuestra labor cotidiana, sino estar capacitados para aprender y reaprender de manera constante, de acuerdo al vertiginoso desarrollo en las esferas educativa, cultural y científico-tecnológica.

23

Los antecedentes históricos y las labores periciales y docentes desarrolladas por los criminalistas cubanos desde 1963, permiten hablar con suficiente propiedad de la Escuela Cubana de Criminalística, cuyas fuentes se encuentran en el Derecho Español, en las Criminalísticas Anglosajona, Eslava y Germana y en los antecedentes jurídicos y criminalísticos cubanos.

El Derecho Hispano fue implantado en nuestro país desde 1492, cuando se produjo el

encuentro entre las dos culturas, debido a que los colonizadores junto con sus instituciones políticas, morales y religiosas trajeron su propio Derecho, el cual se puso de manifiesto en nuestros códigos y prácticas judiciales.

Uno de los aspectos prácticos en que se manifiesta esta influencia es en la disposición de actuaciones, mandamientos, autos y diligencias judiciales dictados por

el Derecho Procesal Penal y que en la Criminalística Cubana denominamos Acciones

de Instrucción, las que tienen su origen en las prácticas judiciales establecidas por la

legislación hispana.

La influencia Anglosajona (en nuestra opinión resultaría más especifico señalar la influencia Norteamericana) se produjo en el período de 1902 a 1959, cuando tuvimos una seudorrepública con la dominación neocolonial norteamericana. En esa etapa el asesoramiento y nuestro principal equipamiento provenían de los Estados Unidos de América, por lo que existía una subordinación de nuestros aparatos investigativos a los que realizaban tales acciones en ese país.

A partir de 1961, iniciamos un nuevo sistema de relaciones con la Unión Soviética,

RDA, Bulgaria y otros países del excampo socialista. De ellos recibimos una valiosa ayuda, tanto en la preparación de nuestros peritos como en el equipamiento de la red de laboratorios de criminalística en todo el país. Esta estrecha colaboración técnico- criminalística con las Escuelas Eslava y Germana influyó, en cierta medida, en algunos métodos y procedimientos de trabajo y en conceptos y terminologías que hoy existen en nuestras metodologías periciales, tanto para la labor operativa en el lugar del suceso como para la actividad investigativa en el laboratorio.

Los antecedentes jurídicos y criminalísticos cubanos como fuentes de la Escuela Cubana de Criminalística se enmarcan a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Una conclusión importante que puede ser sustentada al nombrar a la Escuela Cubana de Criminalística es el hecho de que, a pesar de los muchos años de influencias española, anglosajona, eslava y germana, no dejó de ser ella misma, con nuestras

costumbres y tradiciones autóctonas, teniendo la virtud de saber tomar de las demás

lo más positivo y útil para perfeccionar y desarrollar nuestra ciencia Criminalística y,

en la actualidad, con el bloqueo norteamericano tratando de asfixiar a nuestro país y con la desaparición del campo socialista europeo, la inteligencia y la voluntad de seguir adelante de los criminalistas cubanos han permitido la sustitución de importaciones en los principales renglones de la Técnica Criminalística y contamos para el trabajo diario en todo el país con productos nacionales: polvos reveladores,

24

brochas dactiloscópicas, lentes de clasificación, rodillos, cucharas de volteamiento para Necrodactilia, antisueros de especies, pinzas de Odorología y otros.

Algunos de los elementos distintivos de la Escuela Cubana de Criminalística son:

æ La diferenciación del Experimento de Instrucción y de la Reconstrucción de los Hechos como Acciones de Instrucción independientes.

æ La concepción acerca de que el perito que realiza el trabajo en el lugar del suceso puede continuar la investigación en el laboratorio.

æ La especialidad de Averías, Explosiones e Incendios (AVEXI) que constituye una integración de elementos de las Escuelas Eslava y Anglosajona, con las propias tradiciones y características cubanas.

æ La especialidad denominada Lugar del Suceso, destinada al enfrentamiento técnico criminalístico a los hechos delictivos. Nuestra Especialidad realizó un cambio de paradigma, dirigido a potenciar el trabajo en el lugar del suceso, con la elevación de los niveles cultural y profesional de los peritos, especialmente seleccionados y preparados para esta labor, organizados en las Guardias Operativas y en directa vinculación con los Laboratorios de Criminalística, para procesar todas las huellas y evidencias descubiertas durante la Inspección del Lugar del Suceso o la ejecución de otras Acciones de Instrucción reguladas por la Táctica Criminalística.

æ La especialidad de Botánica Criminalística. La formación de los botánicos criminalistas se inició a partir de 1996, con la participación de los peritos biólogos de los Laboratorios Provinciales de Criminalística, lo que ha dado muy buenos resultados en la práctica pericial cubana, teniendo en cuenta la integración profesional de un criminalista con conocimientos botánicos. En otros países, cuando se requiere investigar pericialmente una huella vegetal, se debe solicitar la colaboración de especialistas botánicos que pertenecen a otras instituciones.

æ La realización de los peritajes de Análisis de Contenido de los textos, en la especialidad de Documentología, que se han desarrollado de un modo particularmente cubano, integrando elementos de la Lingüística, la Psicología y la Gramática.

æ La ejecución de Investigaciones Criminalísticas Técnicas Profilácticas, en las que participa un grupo multidisciplinario de peritos y que como resultado del trabajo propone medidas concretas a las instituciones, con vistas a prevenir accidentes de todo tipo, así como la comisión de hechos delictivos.

æ La actividad docente que se realiza en los propios Laboratorios de Criminalística, con el claustro integrado por los peritos de mayor experiencia profesional, mediante la planificación, organización, ejecución, control y evaluación del proceso de formación y desarrollo de los recursos humanos, dirigido no sólo a las fuerzas

25

de la especialidad, sino también a otros profesionales que emplean los conocimientos de esta ciencia en sus actividades diarias, como son los Instructores Policiales y Judiciales, Oficiales Operativos, Jueces, Fiscales y Profesores de Criminalística.

La Escuela Cubana de Criminalística, como integrante de la gran patria latinoamericana, estudia a los autores de los países hermanos e incorpora a nuestra práctica pericial los logros alcanzados por ellos, tal y como hicimos a principios del siglo XX con los aportes dados a la Dactiloscopía por Juan Vucetich Kavacevich, representante argentino que tanta gloria dio a nuestra América Latina. Igual procedimiento realizamos con los aportes de los colegas del resto del mundo.

El establecimiento de la Escuela Cubana de Criminalística no es consecuencia de un nacionalismo estrecho, sino derivado de un pensamiento en la actual situación internacional, al vernos como nunca antes necesitados de emplear al máximo nuestros valores, de rescatar nuestras tradiciones y de crear las bases que garanticen el futuro y la estabilidad teórica de nuestro sistema científico criminalístico.

Posibilidades de aplicación de la Técnica y la Táctica Criminalísticas en la investigación de los hechos delictivos.

æ Cuestiones

que

Criminalística.

resuelven

las

diferentes

especialidades

de

la

Técnica

Durante el desarrollo del trabajo operativo en el lugar del suceso y en la investigación de los hechos delictivos, pueden encontrarse huellas de las manos, de los pies, de calzados, de medios de transporte, de instrumentos de fractura, de disparos de armas de fuego, así como cartuchos, casquillos y proyectiles, documentos de identificación, manuscritos y mecanografiados, firmas, fotografías, micropartículas, máculas de sangre, pelos, drogas y diferentes sustancias.

Mediante el estudio y análisis de las huellas y evidencias, los laboratorios criminalísticos pueden esclarecer las condiciones y mecanismos de surgimiento de estas, el carácter y determinadas circunstancias del hecho ocurrido, la obtención de datos e información para la búsqueda e identificación de la personalidad del delincuente y contribuir a la elaboración correcta y objetiva de versiones para la investigación y esclarecimiento del delito.

No basta que el autor confiese su culpabilidad ante los hechos, es imprescindible demostrarlo con todas las pruebas necesarias.

Los resultados que aportan los peritajes pueden constituir, junto con las diligencias operativas y las acciones de instrucción, las pruebas irrefutables que avalan legal y científicamente la participación de determinadas personas en la comisión de un delito, así como los medios empleados y las acciones realizadas con tal fin.

26

Los peritajes criminalísticos también desempeñan un importante papel en la prevención del delito en nuestra sociedad, al determinar las causas y condiciones que lo pueden provocar o favorecer, elaborando las recomendaciones oportunas para su eliminación.

A continuación

especialidades de la Técnica Criminalística:

expondremos

las

cuestiones

i Especialidad de Biología.

que

resuelven

las

diferentes

En

esta especialidad se investigan la sangre, el semen, la saliva, otras secreciones,

los

pelos, los tejidos, los restos óseos y otros elementos del organismo humano;

además se realizan peritajes de residuos de procedencia animal (pelos, carnes, etc.), de procedencia vegetal (restos vegetales, maderas, etc.) y de fibras textiles, mediante el empleo de técnicas de microscopía, incluida la electrónica de barrido (MEB).

Debido a la gran repercusión que tuvo en este campo la posibilidad de caracterizar la molécula de Ácido Desoxirribonucleico (ADN) y con ello brindar respuestas categóricas sobre la relación entre una huella biológica y un determinado individuo, la mayoría de los laboratorios de Biología Criminalística y/o Forenses del mundo han ido incorporando esta importantísima tecnología a su práctica pericial.

La introducción de esta tecnología de avanzada en el Laboratorio Central de

Criminalística desde 1998, ha constituido un paso de avance en la Criminalística Cubana. En el estudio de las huellas biológicas se analizan regiones de la molécula de ADN, que están formadas por secuencias de bases que se repiten en forma de tándem y que pueden ser detectadas mediante diversas técnicas de análisis, que han

ido evolucionando hasta incorporar la “Reacción en Cadena de la Polimerasa” (PCR).

Con el empleo de esta técnica ha sido posible esclarecer hechos importantes en los que están involucradas huellas de naturaleza biológica, tales como manchas de sangre, semen, saliva, tejidos y huesos, que han sido encontrados en el lugar del suceso o sobre las prendas de vestir u objetos ocupados a víctimas y sospechosos, principalmente en los delitos contra la vida y la integridad corporal y contra el normal desarrollo de las relaciones sexuales.

La Botánica Criminalística en nuestro país, desde hace más de 20 años, ha

contribuido al esclarecimiento de numerosos casos de diferentes tipicidades delictivas, tales como asesinato, violación, robo con fuerza, HSIGM, mortandad de animales y hechos de drogas. Elementos de origen vegetal (semillas, hojas, flores, madera y granos de polen) de diferentes dimensiones han constituido huellas con valor identificativo.

La labor no ha sido sólo investigar el esclarecimiento de los hechos, sino ha incidido también en el trabajo preventivo. El conocimiento y la divulgación de las plantas tóxicas han impedido la intoxicación o muerte, tanto de personas como de animales domésticos, de modo accidental o intencional por plantas venenosas.

27

Como resultado de los estudios realizados fue escrito el libro “Plantas Tóxicas”, en cuyo colectivo de autores hay dos criminalistas. Contiene el estudio de las 50 plantas tóxicas o venenosas más frecuentes en la flora cubana, ofreciendo las imágenes, los datos biológicos, sus principios tóxicos, mecanismos de toxicidad, síntomas y lesiones anatomopatológicas, que sirven de guía para peritajes o estudios botánicos afines.

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Biología:

Peritaje de sangre.-

1. Presencia o ausencia.

2. Especie (humana o animal) a través de investigaciones inmunológicas.

3. Agrupación sanguínea y otros marcadores genéticos (ADN).

4. Mecanismos de formación.

5. Sexo.

Observaciones:

É Las huellas y evidencias sólo pueden ser enviadas después de realizada la reacción de la bencidina. É Secar las prendas de vestir a temperatura ambiente y al aire libre. É La extracción de las máculas debe hacerse con hisopo, utilizando el raspado en casos extremos. É Extraer la sangre seca empleando gasa humedecida con solución de cloruro de sodio (sal común) o con agua destilada y esperar que seque, embalar y rotular.

Peritaje de semen.-

1. Presencia, especie, agrupación sanguínea y determinación de ADN.

2. Relación con sospechosos (de quién o de quiénes, a través de investigaciones inmunológicas).

Observaciones:

É Es fundamental el secado a temperatura ambiente de los elementos investigados. É En las ropas masculinas no se investiga la presencia de semen.

Peritaje de saliva.-

1. Presencia de saliva.

2. Agrupación sanguínea y determinación de ADN.

3. Sexo.

Observaciones:

É Levantar las máculas con gasa húmeda en solución salina. É Se deben secar a temperatura ambiente las evidencias y las muestras de saliva de los sospechosos. É Sin el envío de las muestras no se realiza el peritaje.

28

Otras secreciones.-

1. Secreción, presencia e investigaciones inmunológicas.

2. En el lugar del suceso se buscan máculas en el piso o sobre objetos o prendas.

Observación:

É Si es necesario secar las ropas, debe hacerse a temperatura ambiente.

Peritaje de pelos.-

1. Presencia.

2. Especie a la que pertenece.

3. Estudio inmunológico (agrupación y ADN en los arrancados).

4. Región.

5. Sexo.

6. Lesiones y composición química.

7. Estudio comparativo con el sospechoso.

Observaciones:

É Se debe limitar el número de sospechosos para hacer más efectivos los resultados. É No se realizan estudios comparativos de pelos animales.

Peritaje de microfibras.-

1. Tipo, color y clasificación.

2. Comparación elemental.

Peritaje de huellas vegetales.-

1. Presencia.

2. Identificación del fragmento vegetal.

3. Estudio comparativo con las muestras ocupadas.

4. Identificación de plantas que son narcóticas o tóxicas.

Observaciones:

É Ocupar las muestras vegetales que puedan tener relación con el hecho, si es posible ocupar hojas, flores y frutos de cada planta. É Conservar en refrigeración o en lugares secos, no embalar en nylon.

Peritajes de tejidos.-

1. Presencia.

2. Especie a la que pertenece.

3. Relación con elementos sospechosos.

29

Observaciones:

É Ocupar el soporte íntegro sobre el cual se halla el fragmento de tejido. É Levantar el material a investigar y embalarlo preferentemente en bolsas de nylon o envases de cristal, tapados y debidamente rotulados. É Conservar en frío si fuese necesario (por su facilidad de descomposición) hasta su envío al laboratorio, a donde se remite cuando hay elementos para comparar. É La muestra mínima para realizar la comparación de tejidos animales es de 100 gramos.

Peritaje de restos óseos.-

1. Especie a la que pertenece.

2. Sexo.

3. Raza.

4. Edad aproximada.

5. Grupo sanguíneo y determinación de ADN.

Observaciones:

É Fijar descriptiva y fotográficamente la osamenta como se halle. É Confeccionar croquis del levantamiento. É Embalar cuidadosamente y, si es posible, separar los fragmentos o huesos pequeños de los largos. É Para la investigación de restos óseos animales, los huesos fundamentales son los de la cabeza y las extremidades.

i Especialidad de Drogas y Toxicología.

La rápida diversificación del consumo de drogas a escala internacional y el control que sobre él se ejerce nos ha obligado, como miembro activo de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU, a tomar medidas rigurosas, emitir y establecer disposiciones y regulaciones legislativas, así como a crear nuevos métodos de trabajo en nuestros laboratorios, que nos permitan organizar y hacer cada vez más eficaz el enfrentamiento a la droga, por ser este mal una cuestión incompatible con nuestro sistema social.

La Toxicología como ciencia trata sobre los tóxicos, su forma y medios de actuar, los fenómenos de la intoxicación y especialmente la identificación y cuantificación analítica de este tipo de sustancia. Desde el punto de vista criminalístico la toxicología abarca: identificación de sustancias y su apreciación toxicológica en casos de suicidios o asesinatos, no sólo en material de autopsias y fluidos biológicos, sino en cualquier material que tenga relación con el hecho investigado. Además de la investigación de sustancias relacionadas con el uso o abuso de drogas.

30

En esta especialidad se investigan las evidencias relacionadas con las sustancias vinculadas al tráfico, tenencia y consumo de drogas, tanto en su estado natural y en fluidos biológicos como en otras matrices donde puedan existir residuos (trazas) de alguna sustancia sometida a control internacional o nacional, así como con los hechos de envenenamientos, de intoxicaciones, de sustancias tóxicas ambientales y de ingestión de bebidas alcohólicas.

Los hechos de drogas no constituyen un problema social en Cuba, sin embargo, debido a la posición geográfica de la Isla, se han producido recalos de drogas en nuestras costas y cayos, así como la captura de narcotraficantes con cargamentos de drogas dirigidos a otros países. Debido a la prioridad del enfrentamiento de este delito, se han diseñado diferentes procedimientos para la investigación, fijación, muestreo, análisis, dictamen pericial e incineración de las drogas.

El análisis de laboratorio incluye reacciones de coloración, Cromatografía de Capa Delgada en placas de silicagel, Cromatografía Gaseosa y Cromatografía Gaseosa Acoplada a Espectrometría de Masas (CGEM). Para la detección de drogas en especímenes biológicos se realizan la extracción y la purificación previas al análisis por CGEM.

El empleo de los métodos analíticos anteriormente señalados permite dar respuestas periciales de alto nivel científico, en correspondencia con las recomendaciones de los organismos internacionales. Además, la especialidad tiene establecido un programa interno de garantía de calidad y toma parte en el Programa Internacional de Control de Eficacia que estableció el PNUFID.

La prevención del uso indebido de las drogas se ha convertido en una prioridad en la lucha contra este flagelo y en tal sentido el Laboratorio Central de Criminalística cuenta en esta especialidad con los medios apropiados para la investigación de las diferentes drogas, siguiendo los “Métodos recomendados para los ensayos de las sustancias estupefacientes y psicotrópicas sujetas a fiscalización internacional plasmados en los Manuales para uso de los Laboratorios Nacionales de Estupefacientes”, establecidos por las Naciones Unidas. Estos ensayos pueden ser presuntivos (de orientación) y de confirmación, estos últimos requieren de técnicas analíticas que pueden ser selectivas, empleando sustancias de referencia, o estructurales. Entre las primeras se encuentran las técnicas cromatográficas, de capa fina, gaseosa y líquida y la espectrometría ultravioleta y entre las técnicas estructurales se cuenta con cromatografía gaseosa acoplada a un espectrómetro de masas y la espectroscopía infrarroja por transformada de Fourier (FTIR).

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Drogas y Toxicología:

Peritaje químico criminalístico de drogas.-

1. Si las muestras remitidas corresponden a algún tipo de droga.

2. Si en los objetos ocupados existen vestigios de drogas.

3. En algunos casos, la pureza de la droga.

31

En el caso específico de la cocaína se realiza la comparación entre muestras con el objetivo de definir una procedencia común.

Observaciones:

É Se necesitan muestras de orina, sangre, contenido gástrico, lavados bucales, uñas. É Se deben describir bien los antecedentes del caso, el tipo de droga que se sospecha, las horas transcurridas entre el consumo de la droga y la obtención de la orina u otra matriz biológica. É No se deben remitir menos de 10 ml de sangre, con anticoagulante. É Siempre se debe remitir orina en cantidad superior a los 10 ml.

Peritaje químico criminalístico toxicológico.

1. Presencia de sustancias tóxicas en las muestras recibidas.

2. En algunos casos la concentración del tóxico.

Observaciones:

É En los antecedentes se deben referir los síntomas manifestados por las víctimas y, en caso de fallecido, es imprescindible remitir el acta de la autopsia. É Reflejar el tiempo transcurrido entre la ingestión de la sustancia y la toma de la muestra. É En caso de haber estado hospitalizada la víctima, informar qué tratamiento recibió y con qué medicamentos. É Reflejar si la víctima tenía algún tratamiento con medicamentos antes de ocurrir el hecho y cuáles eran.

Peritaje químico criminalístico de alcohol en sangre.-

1. La presencia de alcohol etílico en la muestra remitida.

2. Concentración de alcohol en dicha muestra.

Observaciones:

É La muestra debe tener añadido anticoagulante y estar debidamente tapada. É Si se demora en llevar la muestra al laboratorio, ésta debe mantenerse en congelación hasta su traslado. É En la solicitud de peritaje deben reflejarse las horas de ocurrido el hecho y de la toma de la muestra, para conocer la concentración real de alcohol en sangre en el momento de ocurrir el hecho.

32

i Especialidad de Químico-Físico.

El hombre realiza toda su actividad cotidiana rodeado de numerosas sustancias y materiales, como son los suelos, los plásticos, las pinturas, los metales, los vidrios, los combustibles y otras. Esto hace que cuando una persona comete un delito, le resulta virtualmente imposible sustraerse del medio ambiente que lo rodea, por lo que se ve obligado siempre a intercambiar sustancias y materiales con el mismo, ya sea al dejar en el lugar del suceso materiales, como las fibras de sus ropas, o al llevarse sobre sí diferentes sustancias, como puede ser el suelo del lugar.

En esta especialidad se analizan las huellas y muestras de sustancias de carácter orgánico e inorgánico, entre las cuales se encuentran suelos, vidrios, metales, pinturas, combustibles y lubricantes, para lo cual se emplean las técnicas analíticas de Difracción de RX, Microscopía Electrónica de Barrido, Cromatografías Gaseosa y Líquida y otras.

La Espectrometría Infrarroja con Transformada de Fourier es uno de los medios más modernos con que se cuenta actualmente. Esta técnica es utilizada en la especialidad para la identificación y estudio de numerosas sustancias de interés pericial, como los polímeros que se utilizan como envoltorios de las drogas, particularmente en los recalos de dicho producto.

Frecuentemente, resulta necesario identificar sustancias desconocidas, las cuales pueden aparecer en el bolsillo de un sospechoso, en una taquilla, en la tapa de una cisterna, en el interior de una correspondencia, o en otros lugares muy disímiles, debido a que dichas sustancias pueden tener un marcado interés operativo, como ocurre con los venenos, los abrasivos, los materiales pirotécnicos y otras. El perito criminalista se ve obligado a discernir con rapidez entre varios miles de sustancias, para dar la respuesta necesaria a los órganos operativos o de Instrucción. Con tales fines brinda muy buenos resultados la técnica de Difracción de Rayos X, capaz de identificar de forma categórica más de 100,000 sustancias. Cuando esta técnica es combinada con las posibilidades del Sistema Automatizado de Identificación Criminalística de Sustancias (SAICSU), creado en esta especialidad, es posible brindarle al solicitante no sólo una respuesta sobre el tipo de sustancia que se analiza, sino además otros datos de interés, como son su potencial peligrosidad, fuentes de obtención y otros.

Debido a la variedad de las sustancias que se investigan, las que pueden ser sólidas, líquidas o gaseosas, orgánicas e inorgánicas, volátiles o refractarias, de solubilidad variable, etc., no es posible con un solo equipo investigarlas todas, ya que cada tipo de sustancia requiere una técnica específica y todas en su conjunto se complementan. Dentro de este conjunto desempeña un papel importante la Cromatografía Líquida de Alta Resolución, técnica que resulta particularmente ventajosa al perito en la investigación de los derivados del petróleo, así como las bebidas adulteradas, particularmente cuando estas contienen Metanol.

33

La técnica de Microscopía Electrónica de Barrido con Espectrómetro de Rayos X acoplado, tiene la característica de brindar simultáneamente la posibilidad de ampliar miles de veces la evidencia que se analiza (lo que muchas veces es indispensable debido a lo escaso del material disponible), fijarla fotográficamente y analizarla químicamente, todo lo cual se realiza sin dañar el material bajo investigación, lo que permite no solo su preservación, sino la realización de otros análisis posteriores.

La Microscopía Electrónica de Barrido se ha utilizado con muy buenos resultados en la investigación de los hechos de explosiones, donde ha permitido identificar restos microscópicos del artefacto, en la de falsificación de monedas, donde incluso ha permitido determinar el material utilizado en el molde empleado en la fabricación, en hechos de envenenamiento, permitiendo la identificación del tóxico y en asesinatos, para demostrar que la víctima estuvo en determinado lugar antes de que la mataran.

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Físico-Químico:

Peritaje químico-físico criminalístico comparativo de suelos.-

1. Si una mácula es de suelo.

2. El grado de similitud entre dos suelos.

3. En casos especiales, si dos suelos son del mismo lugar.

Observaciones:

É Ocupar la muestra de suelo a una profundidad no mayor de 2 cm. É Utilizar un instrumento duro y que no macule la muestra.

Peritaje químico- físico criminalístico de pinturas.-

1. Si una muestra es pintura y de qué tipo.

2. Si dos o más pinturas son similares.

3. Si dos o más pinturas provienen del mismo lugar.

4. En hurtos de vehículos, si hay partes de más de un vehículo en el investigado.

Observaciones:

É Deben ocuparse muestras de pintura, tanto del objeto maculado (bicicleta, pata de cabra u otro) como de la posible fuente (automóvil, ventana, etc.). É Si hay más de una capa de pintura, profundizar hasta llegar al material base sin raspar, sacando lascas completas, utilizando un instrumento duro y afilado (bisturí). É Tener en cuenta el posible cruce de pinturas, por lo que se debe ocupar tanto la pintura que dejó el objeto como muestra de lo que pudo llevarse. É Tomar dos o más muestras, de lugares próximos en cantidades suficientes.

34

Peritaje químico-físico criminalístico de borraduras químicas (lavaduras).-

- Si en el documento remitido se empleó algún reactivo químico para eliminar un texto.

Peritaje químico-físico criminalístico de vidrios.-

1. Si una sustancia es vidrio o si hay presencia de éste.

2. Si dos vidrios son similares.

3. En casos especiales, si dos vidrios provienen del mismo objeto.

Observaciones:

É Si es posible, se toma la totalidad del material (por ejemplo, en un farol roto, todos los restos en el lugar y todos los presentes en el auto). É Siempre que sea posible, se toman patrones comparativos (por ejemplo, si es un pan con vidrio, tomar patrones de objetos de vidrio rotos en la panadería). É Usar envases seguros (el vidrio rompe el papel y el nylon).

Peritaje químico-físico criminalístico de abrasivos.-

1. Si una sustancia es un abrasivo (Ejemplo, esmeril, carburo de silicio).

2. Si en un aceite hay presencia de abrasivos.

3. Si el abrasivo en un aceite es similar a otro ocupado de referencia.

Observaciones:

É Al ocupar el aceite de un motor, tomarlo del fondo del depósito, luego de 24 horas de parado el equipo. É Tomar una cantidad suficiente, al menos 1 litro. É Si se sospecha qué sustancia se utilizó, ocupar una muestra de referencia. É Si en los orificios de alimentación del aceite hay máculas de sustancias extrañas, ocuparlas, embalarlas y rotularlas.

Peritaje químico-físico criminalístico de identificación de sustancias.-

1. De qué sustancia se trata.

2. Qué usos se le da a la sustancia por el hombre.

3. Si es tóxica o explosiva.

Peritaje químico-físico criminalístico de lámparas de vehículos.-

1. Si el filamento de una lámpara se encontraba energizado en el momento de producirse la ruptura de ésta, generalmente en un accidente del tránsito.

35

2. En las lámparas de iluminación principal, si el filamento que se encontraba energizado era el de la luz corta o el de la luz larga.

3. En casos especiales, siempre que la lámpara esté dañada, determinar si el daño se originó a causa del accidente mientras estaba iluminando.

Observaciones:

É Si el bulbo de vidrio se ha roto, ocupar y remitir todos sus restos. É Ocupar la totalidad de los restos de lámpara que han quedado adheridos a la base del farol, sobre la defensa del vehículo y en el lugar del suceso. Es de gran importancia la ocupación de los restos del filamento. É Embalar las muestras con cuidado, debe tenerse en cuenta que las lámparas tienen partes muy delicadas como el bulbo y los filamentos, por lo que un embalaje inapropiado les puede causar daños que alteren el peritaje. É Las muestras deben ser rotuladas correctamente, especificando de qué material se trata, de qué lugar provienen y cualquier otro dato de interés.

Peritaje químico-físico criminalístico de metales y aleaciones.-

1. Si se trata de una sustancia metálica.

2. De qué metal se trata.

3. Si es un metal precioso.

4. En monedas, si son falsas.

5. En joyas, si presentan baños o si son macizas.

6. En casos comparativos, si limallas o máculas presentes en un lugar son similares al metal proveniente de un objeto dado.

Observaciones:

É Siempre que sea posible, remitir materiales comparativos, por ejemplo, monedas, sellos de calderas, cojinetes de rodamiento u otros. É Utilizar instrumentos que no alteren el material, si hay que raspar, un bisturí limpio, si son limallas, una brocha de pelo limpia. Evitar el uso de cinta adhesiva y de imanes, ya que limitan el trabajo posterior.

Peritaje químico-físico criminalístico de huellas de disparo en las manos.-

1. Si sobre las manos de una persona hay residuos de disparo de arma de fuego.

2. En casos especiales, obtener indicios respecto al tipo de cartucho empleado en el disparo.

Observaciones:

É Se deben ocupar las huellas en ambas manos, por separado. É Se utilizará cinta adhesiva de doble cubierta, conforme al método establecido.

36

É La ocupación de las muestras se debe realizar tan pronto como sea posible, con un máximo de 5 horas (en la medida que pasa el tiempo los residuos se desprenden de las manos).

Peritaje químico-físico criminalístico de huellas de disparo en armas de fuego.-

- Si el arma remitida presenta residuos del disparo.

Observación:

É Al ocupar el arma, se debe tapar la boca del canal del cañón.

Peritaje químico-físico criminalístico de huellas de disparo en prenda de vestir.-

1. Si los orificios presentes en la prenda fueron producidos por disparos con arma de fuego.

2. Constitución del proyectil que produjo los orificios.

3. Si los orificios son de entrada o salida.

4. Distancia aproximada a la que se produjeron los disparos.

Observaciones:

É Describir en detalles los antecedentes del caso, destacando si hay disparos de rebote, barreras intermedias, arma que participó en los hechos, lugar donde se encuentra lesionada la víctima, etc. É La ropa no debe ser lavada. É Separar las prendas y ponerlas a secar a temperatura ambiente, si están maculadas de sangre.

Peritaje químico-físico criminalístico de tóxicos metálicos.-

1. Si una sustancia es un tóxico metálico.

2. Si un alimento contiene tóxicos metálicos.

3. Si una persona o animal sufre de intoxicación metálica.

4. Si en los restos humanos o animales hay metales tóxicos.

Observaciones:

É Si es en alimentos, embalarlos adecuadamente y remitir muestras de referencia de otros similares que estén fuera de sospechas, así como muestras de los ingredientes utilizados en su confección. É Si se trata de personas o de animales, ocupar pelos, sangre, orina, heces fecales, etc. (la muestra más apropiada depende del tóxico, si es posible consultar un médico para tomarla).

37

É Si se trata de cadáveres, ocupar pelos, huesos, tejidos y vísceras (los lugares de mayor acumulación de los metales dependen del metal de que se trate, en general, el hígado, los riñones y los pelos permiten obtener buenos resultados).

Peritaje químico-físico criminalístico comparativo de tinta, papel y adhesivos.-

- Si las muestras investigadas son semejantes a los patrones.

Peritaje químico-físico criminalístico de sustancias inflamables o combustibles.-

- De qué sustancia se trata.

Observación:

É La muestra ocupada (líquida o en prendas de vestir, telas, guata, algodón o materiales semejantes) debe embalarse en nylon, si es tela o material semejante o cerrarse bien los frascos, si es líquida, para ser remitida para el laboratorio.

Peritaje químico-físico criminalístico de adulteración de bebidas alcohólicas.-

1. Si la(s) muestra(s) de bebida(s) está(n) adulterada(s).

2. Porcentaje de agua que presenta(n).

Observaciones:

É Se debe contar con un patrón del tipo de bebida que se investiga. É Deben remitirse, por lo menos, 100 ml de muestra.

Peritaje químico-físico criminalístico comparativo de polímeros.-

- Si las muestras de polímeros son semejantes entre sí.

Peritaje químico-físico criminalístico de revelación de signos borrados en superficies metálicas.-

1. Si el número presente en la superficie metálica ha sido alterado.

2. Conocer la numeración anterior o algunos de sus dígitos.

Observación:

É Sólo se trabaja con superficies metálicas (armas de fuego, motores, carrocerías de autos y toda superficie metálica que haya tenido troquelado un número o letra).

38

Peritaje químico-físico criminalístico de Aplicaciones Químicas Operativas.-

1. Si la muestra extraída u ocupada se encuentra maculada con sustancia pintante o fluorescente.

2. Si esta sustancia es semejante a la Aplicación Química Operativa presente en el lugar del suceso.

Observaciones:

É Sólo se trabaja con el patrón. É En caso de ser varias muestras, deben embalarse por separado.

Peritaje químico-físico criminalístico de sustancias explosivas.-

- Identificar el explosivo empleado.

Observaciones:

É Los

É Las muestras deben remitirse debidamente embaladas y rotuladas.

explosivos deben estar desactivados.

i Especialidad de Trazología.

Se ocupa del estudio de las huellas, con el fin de identificar a las personas y a los medios de los cuales estas se valen para la comisión de los hechos delictivos.

Etimológicamente, la palabra Trazología está compuesta por dos voces: trace, que significa huella, línea y logos, que significa estudio o tratado, por tanto, la palabra Trazología quiere decir estudio o tratado de las huellas.

Existen tres grupos de investigaciones, en las cuales están reunidas todas las materias a la que se dedica esta rama de la Técnica Criminalística.

Grupo I

----- huellas que identifican al hombre (huellas de los dientes).

Grupo II ------ huellas que identifican a los objetos y animales utilizados por el hombre (calzado, transporte, herramientas, fracturas y animales).

Grupo III ----- huellas que identifican los procedimientos utilizados por el hombre al accionar sobre diferentes objetos (cerraduras, selladuras, reconstrucción del objeto total por sus partes, mecanismos de producciones industriales y artesanales de objetos).

39

En Trazología las huellas, de acuerdo al mecanismo de formación, se clasifican en:

É Huellas

volumétricas.

É Huellas

lineales.

É Huellas superficiales (que pueden ser de recapación o de decapación).

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Trazología:

Peritaje criminalístico de las huellas de los dientes.-

1. Si la mordida investigada posee valor identificativo.

2. Si es una mordida humana o animal.

3. Si la mordida remitida posee alguna deformación estomatológica.

4. Si la pieza dental encontrada en el lugar del suceso es humana.

5. Qué ubicación le corresponde a la pieza investigada en la arcada dental.

6. Identificación de la persona.

Peritaje criminalístico de las huellas de calzado.-

1. Si poseen valor identificativo.

2. Marca, tipo, modelo y nacionalidad del calzado que las produjo.

3. Estatura aproximada de la persona (cuando se observa la huella completa).

4. Identificación del calzado productor de la huella investigada.

5. Dimensiones del calzado.

6. Si en el lugar del suceso participaron una o más personas.

7. Síntomas del modo de andar (cuando exista una senda de, al menos, 3 pasos consecutivos).

8. Si un calzado fue utilizado por una persona determinada (según el tiempo de uso del calzado).

Peritaje criminalístico de las huellas de transporte.-

1. Tipo, marca, modelo y nacionalidad del vehículo por las huellas encontradas en el lugar del suceso.

2. Tipo, marca y modelo del neumático productor de la huella.

3. Dirección y sentido hacia donde se dirigía el vehículo.

4. Velocidad aproximada, según las huellas del frenado.

5. Si las huellas encontradas poseen valor identificativo.

6. Identificación del neumático por las huellas encontradas.

7. Identificación del vehículo por huellas de otras partes del mismo.

40

Peritaje criminalístico de las huellas de instrumentos de fractura (herramientas).

1. Si las huellas poseen valor identificativo.

2. Tipo de instrumento o herramienta que produjo la huella.

3. Posición del individuo, según el lugar donde está la huella.

4. Identificación del instrumento productor.

Peritaje criminalístico de fractura.-

1. Tipo de fractura.

2. Si posee valor identificativo.

Peritaje criminalístico de las huellas de animales.-

1. Si la huella encontrada posee valor identificativo.

2. Especie animal a la que pertenece la huella.

3. Identificación de los cascos productores de la huella.

Peritaje criminalístico de las cerraduras.-

1. Estado técnico.

2. Si poseen huellas de objetos ajenos.

3. Si poseen síntomas de violencia.

4. Método empleado para la violación y posible instrumento utilizado.

5. Si sobre la superficie de la cerradura existen huellas de instrumentos u otras con valor identificativo.

6. Si existe la posibilidad de un autorrobo, de acuerdo al método empleado para la violación, las huellas de instrumentos y otras características.

Peritaje criminalístico de los sellos.-

1. Si el sellado posee síntomas de violencia.

2. Método de violación empleado.

3. Si el sellado posee síntomas de falsificación.

4. Identificación del sello.

Peritaje criminalístico de la reconstrucción de un objeto total por sus partes.-

1. Si los objetos encontrados en el lugar del suceso forman parte de un todo único.

2. Si los objetos encontrados en el lugar del suceso forman parte de un todo con el objeto sospechoso.

41

i Especialidad de Balística.

Es la rama de la Técnica Criminalística que tiene por objeto el estudio e investigación del arma de fuego, sus casquillos y proyectiles, así como los fenómenos que se producen al efectuarse el disparo y las huellas producidas por éste, con el fin de ayudar a esclarecer un hecho delictivo.

Se auxilia de los estudios de otras especialidades, tales como la Medicina Legal, en la parte que estudia las heridas producidas por los proyectiles disparados por armas de fuego; así mismo, dentro de las ciencias militares se aprovecha de los conocimientos que le brinda la Balística Exterior, que estudia la trayectoria de los proyectiles disparados, desde su salida por la boca del cañón del arma que los disparó, hasta el lugar de caída o tope y de la Balística Interior, que se ocupa del fenómeno que ocurre durante el disparo en el ánima del cañón y el carácter del aumento de velocidad que experimenta el proyectil dentro del cañón.

Igualmente utiliza los distintos medios de investigación como la Estereofotografía, la Espectroscopía, la Macro y Microscopía, la filmación con Rayos Infrarrojos y otros.

Cuando un arma de fuego es disparada, las huellas se pueden descubrir en el arma misma, en el proyectil y en el casquillo, a través de métodos ópticos.

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Balística:

Arma de fuego.-

1. Tipo, marca, modelo, destinación y calibre, así como procedencia.

2. Estado técnico.

3. Aptitud para el disparo.

4. Si ha estado involucrada en otros hechos delictivos.

Cartucho.-

1. Tipo, modelo y calibre de las armas que pueden utilizarlo.

2. Tipo, marca, modelo, destinación y procedencia del mismo.

3. Si muestra señales de haber sido recargado.

4. Estado técnico y aptitud para el disparo.

Casquillo.-

1. Tipo, marca, modelo y calibre del arma que lo percutió.

2. Si es de confección industrial o artesanal.

3. Tipo, modelo, destinación y procedencia del cartucho del cual formó parte.

4. Identificación del arma que lo percutió.

5. Si muestra señales de haber sido recargado.

42

Proyectil.-

1. Tipo, marca, modelo y calibre del arma que lo disparó.

2. Si es de confección industrial o artesanal.

3. Tipo, modelo, destinación y procedencia del cartucho del cual formó parte.

4. Identificación del arma que lo disparó.

Otras determinaciones.-

1. Sucesión de los disparos.

2. Dirección, sentido y distancia en los que se produjeron los disparos.

i Especialidad de Dermatoscopía.

La Dermatoscopía es la ciencia que se ocupa del estudio de la piel, encaminado a la identificación de las personas.

En el proceso de comisión de un delito, suelen aparecer huellas dérmicas producidas por los delincuentes con sus manos, pies, codos, rodillas, orejas y labios, las que pueden ser identificadas. De todas, las que con mayor frecuencia aparecen son las que dejan los dedos y la palma de las manos y la planta de los pies.

El Sistema Automatizado de Identificación de Huellas e Impresiones digitales (CUFIS) constituye una versión cubana de los sistemas AFIS (Automated Fingerprint Identification Sistems) utilizados por los países más desarrollados en la lucha contra el delito. La puesta en explotación del CUFIS se realizó en el año 1995; logrando esclarecer por esta vía, en los últimos siete años, una cantidad mayor de casos que la que, en su conjunto, esclarecieron todos los Sistemas Monodactilares que existieron en nuestro país con anterioridad. En la actualidad se desarrolla una nueva versión, el Sistema Cubano de Identificación Dactiloscópica (SCID), el cual logra un amplio rango de optimización, velocidad e introducción de huellas e impresiones en la base de datos; en esencia mejora considerablemente todo su funcionamiento interactivo con el operador.

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Dermatoscopía:

1. Identificación del autor de un delito por medio de:

Huellas digitales

(Dactiloscopía).

Huellas palmares

(Quiroscopía).

Huellas podorales (Podoscopía).

Huellas labiales

Estas huellas son comparadas con sus impresiones mediante cotejo directo.

(Queiloscopía).

2. Identificación del autor de un delito por medio de la búsqueda en el registro monodactilar.

43

3. Identificación del autor de un delito mediante la comparación de las impresiones que entran al registro con las huellas sin identificar de casos pendientes por esclarecer (digitales y palmares).

Determinaciones operativas en el lugar del suceso:

É Huellas digitales, palmares y podorales. É Huellas podorales: si una o más personas pudieron haber participado en la comisión del delito.

Necrodactilia.

La

identificarlos.

Necrodactilia

nos

permite

la

toma

de

impresiones

a

los

cadáveres

para

Las impresiones del cadáver desconocido se envían a los Registros de Personas con fichas dactiloscópicas para su búsqueda e identificación.

Observaciones:

É Los objetos ocupados, para revelar huellas papilares en el laboratorio, deben embalarse de forma tal que su superficie no esté en contacto con las paredes del embalaje. É Los documentos (papel, cartón o cartulina) pueden ser enviados en sobres de nylon o papel. É La manipulación de todo objeto (evidencia) que se ocupe para ser trabajado por esta especialidad, debe hacerse con guantes y, en ausencia de estos, hacerlo tratando de no dejar huellas.

i Especialidad de Identificación de Personas por sus Rasgos Exteriores (IPRE).

Esta especialidad se basa en las características antropológicas descritas por el italiano César Lombroso (1835-1909) después de examinar, centímetro a centímetro y con el mayor cuidado, las cabezas de 27 000 delincuentes y que publicó en el período de 1876 a 1887.

La primera fundamentación científica fue realizada por el francés Alfonso Bertillón (1853-1914) quien, además de haber ideado un método para clasificar a los delincuentes por sus medidas corporales (Antropometría), creó un procedimiento claro y preciso para describir a una persona, al que denominó Retrato Hablado.

Este sistema descriptivo fue perfeccionado, posteriormente, por el alemán Rudolph Archibald Reiss (1874-1928) y se ha mantenido hasta la actualidad, con diferentes

44

formas de empleo, desde la tradicional (manual), pasando por la tecnificada (Identikit y Fotorrobot) hasta la actual computarizada.

La especialidad se encuentra inmersa en la modernización de la técnica empleada, así como de las metodologías de trabajo. La técnica computarizada y los programas existentes en el mundo y que son empleados para fines similares, están siendo asimilados y a la vez adecuados, por peritos cubanos, para el tratamiento de las imágenes y con ello facilitar el reconocimiento de personas por sus rasgos exteriores.

Para solicitar un Retrato Hablado deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

É Verificar que la víctima o el testigo estén realmente en condiciones de realizarlo. É El testigo o la víctima pueden describir al comisor o comisores atendiendo a:

- Iluminación del lugar en el momento en que ocurrió el hecho. - Distancia a la que se encontraban de la persona. - Si recuerdan realmente los rasgos externos de la cara. É No se puede enviar a la víctima o testigo solo para realizar el Retrato Hablado. É A la hora de trasladar menores de edad, considerar la capacidad descriptiva del mismo, por ejemplo, inteligencia, edad y personalidad. Siempre tiene que venir acompañado de sus padres o de un representante legal. É En los casos donde haya existido violencia, se debe esperar un plazo no menor de tres horas para lograr que pase el shock nervioso.

Los peritajes que se realizan en la especialidad de IPRE son:

1. Reconstrucción Escultórico-Facial.

2. Superposición Cráneo-Fotográfica.

3. Comparación, Modificación y Reproducción Fotográficas.

i Especialidad de Documentología.

La Especialidad de Documentología desempeña las siguientes funciones:

- La investigación criminalística de los documentos:

Se estudian los documentos dubitados, estableciendo en unos la identificación de la persona por su escritura y firma y en otros la autenticidad del documento en sí, así como el método de impresión empleado. Para ello se cuenta con Metodologías de trabajo y con los Registros Criminalísticos que permiten el seguimiento operativo en el esclarecimiento del delito.

- El desarrollo de nuevas tecnologías de trabajo (investigaciones científicas):

Los últimos diez años han sido un reto para la especialidad, teniendo en cuenta la inclusión en nuestro país de nuevos medios de pago, el desarrollo tecnológico, así como el incremento del turismo y nuevas tipicidades delictivas. Esta situación ha

45

obligado a desarrollar investigaciones científicas y perfeccionar las técnicas y los métodos de trabajo pericial.

- Creación de pautas y normas para la prevención de los delitos:

Los criterios de los peritos de esta especialidad son tomados en cuenta para la confección de nuevos documentos de seguridad, tales como los de identidad, de pago y chapas de vehículos. De igual forma, sus opiniones desempeñan un papel importante en las Investigaciones Criminalísticas Técnicas Profilácticas.

En nuestros días no se requiere ser un especialista para la imitación con efectiva similitud de los más disímiles documentos, desde medios de pago hasta de envases de productos comerciales. Los progresos técnicos, realizados en el campo de la imprenta y de la reproducción, permiten que alguien sin una destreza particular, se convierta en un falsificador.

Las falsificaciones de documentos de identidad y medios de pago se vinculan a los delitos de más incidencia y de mayores daños sociales y económicos, tales como los delitos económicos, contra el patrimonio, contra la fe pública, contra la seguridad del estado, el narcotráfico, el terrorismo y el tráfico de personas.

Esta especialidad se vio precisada de metodologías de investigación de medios de pago, cuyo objetivo general sería dotar a la Documentología de las “herramientas” necesarias para la investigación de esos medios, con los objetivos específicos de lograr la disminución de la incidencia de falsificaciones de medios de pago en el flujo bancario nacional, agilizar y profesionalizar las investigaciones ante hechos de falsificaciones de la moneda nacional, libremente convertible y tarjetas de crédito, así como garantizar la información sobre los billetes y monedas de incidencia en el sistema bancario nacional (medidas de seguridad, características y sus falsificaciones).

Igualmente se requirió profundizar y adecuar las investigaciones de las mecanografías, por la inserción en nuestras pericias de nuevos tipos y sistemas de máquinas de escribir; las que por sus características diferían en las posibilidades investigativas de las mecánicas y eléctricas. El desarrollo alcanzado por las tecnologías de impresiones industriales y de equipos destinados a oficinas o reproducciones de pequeño volumen, obligó a estudios para su conocimiento y caracterización.

Similar situación ocurrió al incrementarse las solicitudes periciales relacionadas con la edición, revelación y almacenamiento de información en formato electrónico, que dictó nuevas normas de enfrentamiento y tratamiento del documento para su investigación, con vistas a la obtención de mejores resultados periciales.

46

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Documentología:

Texto manuscrito (en letras de molde y cursivas) y números.-

1. Si posee valor identificativo.

2. Cuántas personas confeccionaron el texto dubitado.

3. Persona específica (ejecutor) que confeccionó el texto investigado.

4. Si está realizado con la mano contraria.

Firmas.-

1. Si la firma investigada posee valor identificativo.

2. Identificación del autor de una o varias firmas investigadas.

3. Si la firma investigada se encuentra falsificada y el método utilizado.

Texto mecanografiado.-

1. Si posee valor identificativo.

2. Marca y país de fabricación de la máquina utilizada para su confección.

3. Identificación de la máquina específica.

4. Identificación del mecanógrafo (ejecutor).

5. Si se trata de un documento original o de una copia.

6. Orden en el que se obtuvieron las copias.

Texto impreso.-

1. Sistema de impresión.

2. Técnica de impresión.

3. Equipo impresor.

4. Calidad de la impresión.

Falsificaciones.-

1. Si existe falsificación.

2. Si la misma es intelectual o material (total o parcial).

3. Método utilizado.

Revelado de texto.-

1. Si existe texto.

2. Si tiene valor identificativo.

3. El contenido textual que se revela.

47

Observación:

É El texto puede ser revelado en documentos deteriorados (fragmentados, arrugados, quemados, manchados y debilitados), en papel carbón y en cinta de máquina de escribir.

Cuños y sus impresiones.-

1. Si la impresión posee valor identificativo.

2. Si la impresión investigada se encuentra parcial o totalmente falsificada.

3. Si la impresión investigada fue realizada con determinado cuño.

4. Si el cuño utilizado es de fabricación industrial o artesanal.

Análisis de Contenido.-

1. Si con el texto se puede realizar el análisis.

2. La personalidad del autor intelectual del texto investigado.

3. La edad y el nivel cultural.

4. El sexo y la profesión o el oficio.

5. Zona de vinculación con alguna región del país.

6. Si dos o más textos fueron ideados por una o más personas.

7. Si el texto investigado fue ideado por determinada persona.

Observaciones:

É Los textos investigados deben ser abundantes cualitativa y cuantitativamente. É Los modelos comparativos deben contener textos de carácter libre y de similar estructura a la de los investigados.

Análisis Grafológico.-

El análisis grafológico como actividad pericial es de reciente incorporación a la práctica pericial cubana, en la especialidad de Documentología.

En la escritura, pueden estudiarse las facultades intelectuales, el grado de voluntad, las condiciones morales, el temperamento y los diferentes estados psicofisiológicos.

Al igual que en la expresión oral, los cambios generales en la escritura, se corresponden perfectamente con el estado psíquico de la persona. Los gestos gráficos caracterizan la inteligencia y voluntad, por lo que las diferencias entre las escrituras reflejan las diferencias entre las personas.

El estudio de la grafía, mediante características o elementos de ella, permite caracterizar al ejecutor de un determinado texto, diagnosticando específicamente sobre su carácter, temperamento y tendencias psicológicas.

48

En la metodología de Análisis Grafológico se recogen los elementos necesarios para realizar un peritaje de caracterización, utilizando los principios de esta ciencia, siguiendo los pasos de la manera que facilitan y hacen más objetivo el peritaje.

De esa forma queda claro que la aplicación de dicho análisis resulta ser eficiente, fundamentalmente en tres vías:

Primera:

En la orientación de la investigación.

Segunda:

En la preparación para el interrogatorio.

Tercera:

Como dictamen pericial para presentar al Tribunal.

Los casos trabajados desde que se comenzó a aplicar la metodología en el año 2000 suman 146 y en delitos tales como asesinatos, corrupciones de menores y violaciones, fundamentalmente, han aportado a la Instrucción elementos que en unos casos han caracterizado fehacientemente al autor del hecho y en otros han servido para reducir el círculo de sospechosos de una manera eficiente.

En Europa y en América esta ciencia es utilizada en la selección de personas, con vistas a lograr determinadas plazas laborales.

Para la realización del peritaje se tienen en cuenta los siguientes elementos:

É Zonas

É Espacios

É Enlaces

É Partes de la letra

É Márgenes

Las zonas pueden ser:

Superior

Media

Inferior

É Espacios É Enlaces É Partes de la letra É Márgenes Las zonas pueden ser: Superior

49

Los espacios se ubican entre los renglones, entre las palabras y entre las letras. EE

Los espacios se ubican entre los renglones, entre las palabras y entre las letras.

entre los renglones, entre las palabras y entre las letras. EE i Especialidad de Fotografía y

EE

i Especialidad de Fotografía y Vídeo.

Esta especialidad se ocupa de las filmaciones criminalísticas de las huellas y evidencias, tanto en el lugar del suceso como las investigadas en los laboratorios, garantizando con ellas la necesaria ilustración de los dictámenes periciales mediante las correspondientes fototablas.

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Fotografía y Vídeo:

Autenticidad de una imagen fotográfica.-

1. Si se trata de un foto-montaje.

2. Si se han realizado otros tipos de trucajes.

¿Qué se necesita?

É La foto objeto de investigación. É Una descripción lo más detallada posible de las circunstancias relacionadas con la foto que se analiza.

Autenticidad de la marca de una cinta de vídeo.-

- Determinar si la cinta de vídeo analizada ha sido fabricada por la firma comercial que aparece en el casete.

¿Que se necesita?

É La cinta que se desea investigar. É Casetes originales de las firmas comerciales de interés.

50

Determinar si la filmación es un original o una reproducción.-

1. En el caso de películas, conocer si se trata de una grabación original, hecha en un estudio profesional, o es una reproducción burda con equipos comerciales.

2. En el caso de filmaciones con cámaras de vídeo conocer si es el casete original o una copia.

¿Qué se necesita?

É La cinta que se desea investigar. É Casetes originales de las firmas comerciales de interés.

Determinación de la cámara que filmó la película o el vídeo investigado.-

1. Determinar entre un grupo de cámaras con cuál se filmó la película, el rollo fotográfico o el vídeo investigado.

2. Determinar si una película, un rollo o un vídeo fue filmado con una cámara en particular.

¿Qué se necesita?

É La película, el rollo o el vídeo investigado. É La cámara ocupada con sus accesorios.

Determinar

investigadas.-

cuál material fotográfico fue empleado para obtener las fotos

- Determinar si las fotografías investigadas fueron realizadas con un papel fotográfico dado.

¿Qué se necesita?

É Las fotografías investigadas. É De ser posible el negativo fotográfico. É El papel fotográfico virgen del cual se sospecha.

Tener en cuenta que:

É Las cajas fotográficas no pueden ser abiertas.

Determinación de la sensibilidad de una película virgen.-

- Si una película dada puede ser empleada para determinado tipo de filmación fotográfica, mediante la determinación de su sensibilidad.

51

¿Qué se necesita?

É La película objeto de estudio.

Registro fotográfico con iluminación ultravioleta o infrarroja.-

1. Registrar texto no visible a simple vista mediante la utilización de esta técnica.

2. Mejorar la definición de marcas realizadas en tejido textil u otras superficies.

¿Qué se necesita?

É La muestra objeto de interés.

Tener en cuenta que:

É Los objetos textiles deben estar secos.

É Cada muestra se embala independientemente y bien rotulada.

Mejoramiento de imágenes.-

- Mejorar la calidad fotográfica para facilitar la búsqueda de objetos y/o personas.

¿Qué se necesita?

É Fotografía objeto de interés.

Tener en cuenta que:

É El mejoramiento puede realizarse de forma parcial a una zona de la foto para definir un detalle particular o de forma integral a toda la fotografía de acuerdo al interés operativo.

i Especialidad de Averías, Explosiones e Incendios (AVEXI).

Esta especialidad es un elemento distintivo de la Escuela Cubana de Criminalística, teniendo un amplio alcance en su objeto de investigación, en las exigencias sobre el dominio táctico-técnico criminalístico y especializado de diferentes ramas del saber que deben tener los peritos que la aplican y en la labor de prevención de los delitos que ejecuta.

52

Cuestiones que resuelven los peritajes de la especialidad de Averías, Explosiones e Incendios:

Peritaje técnico de incendios.-

1. Determinar las condiciones bajo las cuales surgió el incendio.

2. Determinar la zona o lugar de inicio del incendio.

3. Determinar las causas que provocaron el incendio.

4. Medidas profilácticas para evitar que se repitan.

Peritaje técnico de averías.-

1. Condiciones en las que surgió la avería.

2. Lugar donde comenzó la avería.

3. Causas que provocaron la avería.

4. Medidas profilácticas para evitar que se repita.

Peritaje técnico de explosiones.-

1. Determinación del tipo de explosión.

2. Lugar de inicio de la explosión.

3. Causas que produjeron la explosión.

4. Medidas profilácticas para evitar que sucedan nuevamente.

Peritajes técnico-mecánicos.-

1. Determinar las causas que produjeron el accidente.

2. Estado técnico de los sistemas de frenos.

3. Estado técnico del sistema de la dirección.

4. Estado técnico de la iluminación.

5. Estado general de un vehículo.

6. Estado técnico de los neumáticos.

7. Profilaxis para evitar accidentes.

Investigación Criminalística Técnica Profiláctica.-

1. Determinar las violaciones de normas de explotación, mantenimiento y mal estado de las instalaciones tecnológicas.

2. Investigaciones en instalaciones con vista a garantizar actividades o eventos de carácter nacional o extranjero.

3. Investigación técnica en equipos de procedencia nacional o extranjera.

4. Estudio de causas y condiciones para eliminar malversaciones, robos y otros.

53

Peritaje técnico de descarrilamientos.-

1. Condiciones en las cuales se produjo el accidente.

2. Lugar donde comenzó.

3. Causa que lo provocó.

4. Deficiencias detectadas en los controles organizativos y administrativos que favorecieron la ocurrencia del accidente.

5. Profilaxis para prevenir accidentes.

Investigación técnica de los accidentes de aviación.-

1. Condiciones bajo las cuales se produjo el accidente.

2. Determinación de las causas del accidente.

3. Profilaxis que se derive de la investigación.

Peritaje metalográfico.-

É Si la avería fue producida por defecto de fabricación o por un esfuerzo superior a la resistencia mecánica para la que fue diseñada la pieza o equipo. É Determinar dureza, composición química y características mecánicas de los metales.

¿Qué se necesita?

É La pieza averiada. É Una muestra de una pieza original. É Tecnología de fabricación de dicha pieza o equipo. É Características constructivas de la pieza o equipo.

La especialidad está conformada por peritos ingenieros y tecnólogos, que se encargan de la investigación pericial de diferentes hechos, tanto de averías industriales como de explosiones e incendios, además de los accidentes en ocasión del tránsito (automotor, ferroviario, marítimo y aéreo), determinando las causas y condiciones que motivaron la ocurrencia del hecho investigado.

i Especialidad de Aplicaciones Químicas Operativas (AQO).

Es una actividad operativa en la que se utilizan un conjunto de sustancias químicas y medios técnicos, los cuales con el uso de procedimientos criminalísticos permiten investigar mediante las aplicaciones en dispositivos, objetos u otros medios las actividades delictivas, de modo que se puede desenmascarar o detectar a los comisores de estas y en otros casos profilactar el delito.

54

Posibilidades que brinda la especialidad.

Esta especialidad brinda la posibilidad de frenar o neutralizar diferentes actividades delictivas conociendo el modo de operar de los delincuentes y el empleo de sustancias pintantes, luminiscentes, especiales y olorosas.

Pintantes.

Estas al entrar en contacto con el cuerpo o ropas del delincuente ofrecen una coloración característica de la sustancia usada, perceptible a simple vista.

Luminiscentes.

Son sustancias totalmente invisibles y las mismas se detectan con el empleo de técnicas especializadas.

Especiales.

Son las que se emplean en alimentos, combustibles, licores y otras que se revelan mediante otro reactivo químico específico.

Olorosas

Son las que nos permiten conocer el rastro, así como encontrar al objetivo y/o persona contaminada con dicha sustancia mediante el empleo de la Técnica Canina.

Aplicaciones a hechos concretos.

Son aquellas encaminadas al esclarecimiento de hechos concretos, tales como robos, hurtos, estafas, sobornos, etc. Estas se dirigen a un círculo de sospechosos reducido, determinado previamente de acuerdo a la situación operativa.

Aplicaciones profilácticas.

Son las encaminadas a la prevención o profilaxis de hechos en fábricas, industrias y objetivos de comercios y servicios, donde la actividad delictiva puede causar daños a la economía o por interés operativo del territorio.

¿Cómo se solicita?

É Mediante el modelo de solicitud de las aplicaciones señalando brevemente la finalidad del trabajo. É Las solicitudes podrán realizarse en las Secciones Territoriales de Criminalística o en el Laboratorio Central o Provincial, según sea el caso. É Si se necesita con urgencia la presencia del perito, se solicitará al laboratorio, especificando la premura.

55

i Especialidad de Técnica Canina Criminalística.

La especialidad cuenta con canes especialmente entrenados para la búsqueda de rastros de personas, drogas y otras sustancias.

Perros de rastros.

- Seguir rastros.

- Selección de personas y objetos.

- Registros de terrenos y locales.

Perros de drogas.

- Registro de locales, terrenos, vehículos, personas y otros.

Perros de explosivos.

- Registro de locales, terrenos, vehículos, personas y otros.

i Especialidad de Odorología Criminalística.

En esta especialidad se han desarrollado procedimientos técnicos que permiten la extracción de huellas olorosas y su posterior comparación con impresiones tomadas a sospechosos de actividades delictivas, con las que se ha creado un Banco de Olores, que se incrementa paulatinamente. ¿Qué resuelve este peritaje?

- La identificación de uno o más individuos por las huellas olorosas levantadas en el lugar del suceso.

¿Qué se necesita?

- Huellas olorosas levantadas en paños estériles y conservados en envases herméticos, ya sea mediante el método de la extracción o mediante la superposición del paño.

- Impresiones olorosas de los sospechosos, tomadas también con paños estériles y conservados en envases herméticos.

Las huellas de olores se toman cuando en el lugar del suceso existan objetos o lugares que hayan sido tocados o pisados por los autores y estos se encuentren debidamente preservados.

En el caso que se utilice la pistola de extracción de olores, es posible tomar las huellas olorosas en las superficies de los fluidos, o sea, líquidos que hayan sido tocados o pisados por los autores.

56

i Especialidad de Lugar del Suceso.

La especialidad se encarga del trabajo técnico-criminalístico operativo, realizando la inspección pericial de los hechos delictivos, para la búsqueda, revelación, fijación, ocupación e investigación preliminar de las huellas y evidencias. Para ello cuenta con peritos especialmente seleccionados y preparados para esa labor, conformando la Guardia Operativa Central de la División de Criminalística y las Guardias Operativas de las Secciones Territoriales de Criminalística de la capital y las de las provincias.

Las tareas fundamentales que realizan los integrantes y los participantes de la Guardia Operativa, entre los que se encuentran los peritos criminalistas, durante la inspección del lugar del suceso son las siguientes:

1.- Establecimiento de la ocurrencia de un hecho delictivo (Asesinato, Homicidio, Robo con Fuerza, Robo con Violencia, Hurto y Sacrificio Ilegal de Ganado Mayor, Violación, etc.).

2.- Fijación procesal del ambiente del lugar del suceso en Actas, Planos, Esquemas, Fotografías, Vídeo, etc.

3.- Estudio criminalístico del lugar del suceso (de antes, durante y después del hecho delictivo, además los mecanismos de su ocurrencia y del surgimiento de las huellas).

4.- Descubrimiento, fijación y ocupación de las huellas y evidencias.

5.- Adopción de medidas para la inmediata búsqueda y captura de los participantes en el hecho delictivo.

En resumen, resolver las siguientes interrogantes:

¿Qué?, ¿Dónde?, ¿Cuándo?, ¿Para qué?, ¿Con qué?, ¿Cómo? y ¿Quién?

Por tanto, es la acción más trascendental para peritos e instructores, pues la información que se recoja en el momento es fundamental para el futuro desarrollo de las investigaciones.

La rapidez en la ejecución de la inspección del lugar del suceso constituye un elemento fundamental para el posterior esclarecimiento del hecho delictivo. Su importancia fue destacada por uno de los precursores de la Criminalística mundial, el francés Edmond Locard, quien expresó: “En toda pesquisa criminal, el tiempo que pasa es la verdad que huye”.

57

i Especialidad de Informática Criminalística.

Esta es la especialidad de más reciente creación en la Criminalística cubana (2001).

Realiza el estudio criminalístico de las evidencias de carácter informático con el objetivo de aportar elementos para el esclarecimiento de los hechos delictivos.

Las evidencias informáticas son los productos de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (NTIC) capaces de producir o soportar datos que permitan contribuir a la demostración científica de la actividad delictiva que fue cometida.

Las evidencias informáticas se clasifican como receptoras y productoras de huellas.

Las evidencias receptoras de huellas son soportes no convencionales de información que almacenan o memorizan datos presuntamente probatorios, con independencia del procedimiento tecnológico empleado para grabarlos, por ejemplo, los siguientes:

É Procedimientos magnéticos: discos flexibles (extraíbles) y duros (fijos), tarjetas de crédito, débito y de acceso, tapebackup, iomega ZIP.

É Procedimientos ópticos: CD-R, CD-RW, DVD.

É Procedimientos

electrónicos: EPROM, EEPROM.

É Procedimientos Mecánicos: Tarjetas perforadas.

Las evidencias productoras de huellas son los ordenadores, medios electrónicos de comunicación, dispositivos y programas de cómputo que permitan en conjunto la visualización, modificación, copia, reproducción y transmisión de datos confidenciales almacenados. Participan como “instrumento idóneo” en la ejecución del delito o como bitácoras de información. Como ejemplos de estas evidencias son los siguientes:

É Ordenadores con los periféricos de entrada y salida indispensables.

É Ordenadores

con

dispositivos

y

reproducción de imágenes.

aplicaciones

para

la

adquisición,

copia

y

É Ordenadores con dispositivos para la transmisión y acceso remoto a datos (MODEM).

É Agendas electrónicas o diarios digitales.

É Dispositivos de copia de pistas de bandas magnéticas (Skimmer), sotfware para la lectura y descarga de pistas de tarjetas de banda magnética, programas malignos (caballos de troya, bombas lógicas y otros).

58

æ Acciones de Instrucción reguladas por la Táctica Criminalística.

El orden procesal penal en Cuba, antes de la promulgación de la actual Ley de Procedimiento Penal, estuvo regulado por la Ley de Enjuiciamiento Criminal, promulgada en 1882 (derogada en 1973) y la Ley 1251, vigente desde junio de 1973 hasta agosto de 1977. En todas estas leyes existió un tratamiento a la Criminalística manifestado en las regulaciones procesales establecidas para las diferentes acciones de instrucción, las que estuvieron condicionadas por las circunstancias históricas concretas que existían en el país y por el desarrollo alcanzado en la ciencia Criminalística.

La Ley Procesal de Cuba en Armas, puesta en vigor el 28 de julio de 1896, y que fue aplicada con carácter supletorio durante la actuación de los Tribunales Revolucionarios, en los artículos referidos a las diligencias de prueba, también recoge elementos de la Táctica Criminalística, tales como la Inspección Ocular del lugar en que se haya ejecutado el delito, la práctica del Informe Pericial, la conservación de los instrumentos y efectos del delito y el Interrogatorio a detenidos y procesados.

Debido al proceso de institucionalización ocurrido en nuestro país y a la nueva división político-administrativa adoptada, el 13 de agosto de 1977 entró en vigor la Ley N° 5, Ley de Procedimiento Penal, cuyo objetivo fundamental fue adecuar el orden procesal

a los nuevos cambios ocurridos en el país, lo que explica que la nueva Ley no

introdujo modificaciones sustanciales, desde el punto de vista técnico, en la preceptiva referida a las acciones de instrucción, con respecto a la Ley que le precedió.

Las acciones de instrucción son las medidas que se toman para la investigación de un hecho delictivo, observando las exigencias planteadas por las leyes procesales, así como las normas establecidas por la Táctica Criminalística.

En nuestra Ley de Procedimiento Penal las acciones de instrucción se encuentran agrupadas en el Título III “De la comprobación del delito y determinación de los partícipes”, correspondiente al Libro Segundo. Algunas de las acciones de instrucción no aparecen en la Leyes (ordinaria y militar) con la misma denominación que le da la Táctica Criminalística.

A continuación veremos aspectos relacionados con cada una de las acciones de

instrucción, cuyo desarrollo está regulado por la Táctica Criminalística:

59

i Inspección del lugar del suceso.

La Ley de Procedimiento Penal regula todo lo relacionado, desde el punto de vista procesal, con la Inspección del Lugar del Suceso en el Título III, del Libro Segundo, Capítulo I, en los artículos del 125 al 132, denominando al Capítulo como “De la inspección en el lugar de los hechos”.

Está antecedida de la preservación del lugar que comprende la no realización por ninguna persona de manipulaciones o actos que puedan variar las circunstancias del lugar o de los objetos que en él se hallen, hasta que no acudan las autoridades competentes, así como en los casos en los que el lugar del hecho pertenezca a entidades estatales donde éstas observancias correrán a cargo de quien tenga la custodia o responsabilidad de los mismos. Se concede carácter excepcional al incumplimiento de tales reglas cuando sea necesario prestar socorro a la víctima (párrafo segundo, artículo 125 de la Ley de Procedimiento Penal).

La Inspección del Lugar del Suceso es la primera y más importante de las acciones de instrucción, constituyendo el camino hacia la obtención de huellas y evidencias que hayan sido dejadas durante la perpetración del delito. Está dirigida al estudio del mecanismo del hecho y a la fijación del ambiente del lugar del suceso para el descubrimiento, conservación e investigación de las huellas de la actividad delictiva.

La Inspección puede realizarse, también, sobre las personas y las cosas; por lo que existen las inspecciones de cadáveres, de personas, de objetos, de documentos y de otra cosa que tenga interés para el caso y que permita establecer las circunstancias del hecho ocurrido. Además, se puede realizar la inspección de locales y terrenos, cuando no están directamente relacionados con el hecho en sí, pero resulta importante su inspección por la posibilidad de hallar elementos materiales útiles para la investigación.

En particular esta acción de instrucción se practica en los siguientes casos:

a) cuando se ha encontrado un cadáver con señales de muerte violenta;

b) cuando ocurre un atropellamiento de personas por vehículos;

c) accidentes como resultado de la inobservancia de las normas de protección del

trabajo y la técnica de seguridad;

d) Robo con violencia o intimidación en las personas y en vivienda habitada;

e) violación;

f) incendios;

g) destrucción o daños de la propiedad social y estatal;

h) robo mediante fractura y otro medio semejante;

i) otros casos en los que se han dejado vestigios materiales en el lugar.

60

Las etapas de la Inspección del Lugar del Suceso son: la Estática y la Dinámica.

La etapa Estática consiste en examinar y evaluar el lugar antes de penetrar en el mismo.

La etapa Dinámica es cuando se comienza a realizar el trabajo concreto sobre el lugar del suceso: filmaciones fotográficas, mediciones, búsqueda, revelación, fijación y extracción de huellas, ocupación y embalaje de huellas y evidencias.

Los métodos de la Inspección del Lugar del Suceso son:

a) Subjetivo: cuando la inspección se realiza siguiendo las huellas dejadas por el delincuente en una supuesta trayectoria seguida por éste en el lugar.

b) Objetivo: cuando se realiza la inspección de todo el lugar del suceso y sus alrededores, sin presuponer una trayectoria del delincuente. Este método ofrece mejores resultados porque permite realizar una inspección completa y cumple el principio de objetividad y plenitud de la inspección.

Los modos de la Inspección del Lugar del Suceso pueden ser Concéntrico y Excéntrico. Algunos autores consideran un tercer modo: Frontal.

El Concéntrico consiste en moverse desde la periferia hacia el centro del objeto sometido a inspección.

El “centro” es el punto donde se encuentran las huellas y evidencias. No necesariamente debe ser el centro geométrico del lugar. Este modo puede realizarse con movimientos en forma de espiral y también en forma lineal. Se aplica en espacios cerrados, definidos: locales, habitaciones, etc.

El Excéntrico consiste en moverse partiendo del centro hacia la periferia o límites de extensión del lugar inspeccionado. El movimiento puede ser en espiral y lineal. Se aplica en lugares abiertos, de límites amplios.

El modo Frontal se recomienda para lugares largos y rectangulares, como naves. También en lugares abiertos, como potreros. Con el objetivo de abarcar la mayor extensión de territorio, se utilizan fuerzas auxiliares para "peinar" el terreno. Los puntos de referencia pueden ser fijados con árboles, cañadas, ríos, cercados, etc.

En la práctica operativa de los peritos criminalistas cubanos también fue empleado este modo durante la inspección llevada a cabo en la costa de Barbados, con el objetivo de realizar la búsqueda de los restos de una aeronave que fue objeto de un horrendo sabotaje en pleno vuelo. La inspección fue realizada utilizando cuatro pequeños barcos camaroneros.

La fijación de los resultados de la inspección se realiza de forma descriptiva en el Acta de Inspección del Lugar del Suceso. Este documento es ejecutado por el Jefe del

61

grupo de la Guardia Operativa, tomando informaciones de sus propias gestiones y del resultado del trabajo de todos los participantes, quienes firman el documento.

El Acta de Inspección consta de tres partes, que son:

- Introductoria

- Descriptiva

- Conclusiva.

En la parte Introductoria se hacen constar las siguientes cuestiones:

- los participantes;

- el hecho investigado;

- el estado de la preservación del lugar;

- el tiempo transcurrido entre la ocurrencia del hecho, su denuncia y el momento en el que se practica la inspección;

- condiciones de iluminación y climatológicas existentes al realizar la inspección,

En la parte Descriptiva se exponen:

- las características del lugar;

- el ambiente interior existente;

- el mobiliario, las vías de acceso, estado de las cerraduras, etc.;

- denominación y ubicación exacta de huellas y evidencias.

En esta etapa del trabajo se confeccionan croquis, planos o esquemas, donde se indica gráficamente la presencia de cada elemento encontrado en el lugar.

En la parte Conclusiva del Acta se consignan:

- las filmaciones fotográficas o de vídeo realizadas;

- las huellas extraídas;

- los moldes confeccionados;

- las muestras obtenidas;

- los objetos ocupados;

- las acciones practicadas;

- las firmas de los participantes.

Con los elementos obtenidos durante la Inspección del Lugar del Suceso pueden elaborarse las versiones, las que posteriormente deben ser verificadas, constituyendo las mismas un elemento importante en el proceso investigativo.

Compartimos las opiniones expuestas por el Dr. Enrique Herrer González sobre las versiones, las que en síntesis expresan:

"Si nos atenemos exclusivamente a la significación textual del término, esto sería el modo de referir un hecho, pero una versión es algo más que ello, ya que no

62

solamente se elabora sobre la base de la declaración de un testigo, de la víctima o del sospechoso, sino que también es elaborada sobre la base de los elementos observados en el lugar del suceso por el instructor y el grupo de especialistas que le acompañan.

La elaboración de las versiones es un proceso vinculado a muchas Acciones de Instrucción, ya que las mismas surgen en el Interrogatorio, en la Inspección del Lugar del Suceso, en el Registro, etc. Las propias acciones de instrucción están dirigidas, en muchos casos, a la comprobación o verificación y aún más a la eliminación de determinadas versiones, como ocurre con la Disposición de peritajes, con los Experimentos de Instrucción y con las Reconstrucciones de los Hechos".

La Inspección del Lugar del Suceso es una investigación multilateral, que se logra no sólo mediante las sensaciones llegadas a través del sentido de la visión, sino también del olfato, la audición, el gusto y el tacto. Además, mediante la medición y la descripción.

De ser necesario, deben ser fijadas la temperatura existente en el lugar y la de los distintos objetos en particular, el olor (de existir humo o gas en el ambiente), la consistencia de los líquidos y los sonidos que se perciben (de ser característicos para el lugar inspeccionado, por ejemplo, el ruido producido por las máquinas en un taller, etc.).

La inspección del Lugar del Suceso es impostergable, debido a que su demora puede conducir a la pérdida de vestigios materiales del delito (por ejemplo, el ambiente puede parecer inalterable, sin embargo, las huellas de calzado pueden desaparecer bajo la acción de la lluvia, el sol o el viento; los objetos dejados por el delincuente pueden haber sido tomados por alguien o pueden haber sido destruidas las huellas, consciente o casualmente).

El cuerpo del delito (artículos 135 al 150 de la Ley de Procedimiento Penal) comprende las armas, instrumentos o efectos de cualquier clase que guarden relación con el delito y se hallen en el lugar donde éste se cometió, en sus inmediaciones, en poder del acusado o en otra parte. de ahí que puedan ser ocupadas durante la inspección del lugar o en la práctica de otras acciones de instrucción. Una vez ocupados por el agente actuante levantará acta de ello consignando características del objeto, en poder de quién o en qué lugar se ocupó, estado de conservación, debiendo tomarse las precauciones necesarias para su conservación y posterior identificación según su naturaleza. ejemplo: el dinero, las alhajas y las obras de arte serán remitidas al Banco. Las armas de fuego, después de peritadas, serán remitidas a la autoridad competente. Las drogas, sustancias sicotrópicas o de efectos similares serán incineradas. Todas ellas se rigen por disposiciones especiales que deben ser tenidas en cuenta. De ello siempre se dejará constancia mediante el acta correspondiente y, cuando sea posible, la ocupación se hará siempre en presencia de testigos que firmarán dicha acta.

63

Si el cuerpo del delito resultare ser el cuerpo humano, en caso de ser un cadáver por causa de muerte violenta o sospechosa, a consecuencia de un acto delictivo, después de su correspondiente descripción se deberá identificar por medio de testigos, en caso de no existir éstos se identificará por medios científicos técnicos (artículo 147 de la Ley de Procedimiento Penal). En caso de ser imposible su reconocimiento se recogerán las prendas de vestir con que se hubiere encontrado. Cuando se trate de envenenamiento, fracturas, heridas u otras lesiones será inspeccionado por el médico forense.

i Presentación para el reconocimiento.

Es la acción de instrucción mediante la cual se procede a mostrarle un objeto o persona a la víctima o al testigo, quien después de observar con detenimiento y comparar mentalmente con la imagen que conserva en su memoria de lo observado en el momento en que tuvo lugar el acontecimiento, manifiesta si tiene ante él al objeto o la persona anteriormente observados o no.

Además de personas y objetos, puede realizarse el reconocimiento de cadáveres, animales y lugares.

La Presentación para el reconocimiento desempeña un papel vital en la investigación de diferentes tipos de delitos, tales como la violación, el homicidio, el robo con fuerza, el robo con violencia o intimidación en las personas y en vivienda habitada.

Entre las normas procesales de la Presentación para el reconocimiento se encuentran las que exigen que esta acción de instrucción se efectúe en presencia de testigos de referencia y que de la actuación se levante el acta correspondiente.

La Presentación para el reconocimiento no aparece agrupada con esta denominación en un único Capítulo de la Ley de Procedimiento Penal, sino que se encuentra dispersa por el articulado de la misma. El Capítulo IV del Título III, nombrado “De la identidad del acusado y sus circunstancias personales”, se refiere en sus primeros cinco artículos al reconocimiento de personas, mientras que en el Capítulo III del propio Título, donde se trata el Cuerpo del Delito, se recoge en los artículos 139 y 140 el reconocimiento de cadáveres, apareciendo además en el 2do. párrafo del artículo 135 una medida de seguridad para lo que sería un futuro de reconocimiento de objetos, no estableciéndose en nuestra Ley el reconocimiento de animales y lugares.

La Ley Procesal Penal Militar, en su artículo 151, perteneciente al Capítulo VIII “Del examen de las personas y piezas de convicción” del Título II, sí recoge el reconocimiento de objetos, plasmando las normas procesales para el desarrollo del mismo.

Al planificar la presentación para el reconocimiento se debe prestar atención a lo siguiente:

64

a) El interrogatorio previo de la persona sujeto del reconocimiento.

Comparando las declaraciones prestadas por esta persona durante el interrogatorio y las manifestaciones que haga posteriormente durante el reconocimiento, el Instructor podrá concluir sobre la veracidad de los resultados que se obtengan en la acción de instrucción.

b) Selección de los objetos o personas entre los cuales se presentará el sujeto objeto

de reconocimiento.

La selección se realizará tomando en cuenta las señas dadas en el interrogatorio previo.

c) Selección de los participantes y distribución de las obligaciones entre los mismos.

Las personas que sean seleccionadas no deben tener relación alguna con el caso.

d) Comprobación de la disposición de los medios científico-técnicos.

Un perito criminalista puede colaborar en la selección de los medios científico-técnicos y en la fijación de los resultados de la acción de instrucción, mediante la fotografía u otro tipo de filmación.

e) Creación del ambiente que requiera la práctica de la acción de instrucción.

En el reconocimiento debe imperar un ambiente tal que el sujeto de la actuación pueda examinar atentamente todos los objetos o personas a él presentados y, en la medida de las posibilidades, en las mismas condiciones de iluminación bajo las cuales fue observado el objeto del reconocimiento anteriormente.

La Presentación para el reconocimiento debe ser repetida solamente en casos excepcionales, ya que de repetirse la actuación, prácticamente no resultará posible corregir los errores en los que se haya incurrido en una presentación inicial.

La Presentación para el reconocimiento se debe diferenciar del simple reconocimiento. La primera se lleva a cabo sólo en aquellos casos en que la persona manifiesta que recordó determinado objeto o persona que vio bajo determinadas condiciones, describe sus rasgos y lo puede reconocer. El reconocimiento simple no requiere del interrogado que describa previamente el objeto o persona presentado, porque el mismo no sabe de qué objeto o persona se trata. Por ejemplo, en aquellos casos en los que resulta necesario establecer a quién pertenece la gorra encontrada en el lugar del suceso, quién aparece en una determinada fotografía, etc. Estos objetos son mostrados a personas que se supone que puedan proporcionar ciertas informaciones sobre los mismos y, por tanto, reconocerlos. Las declaraciones de estas personas se fijan en el acta del interrogatorio previo.

65

i Reconstrucción de los hechos.

Es la acción de instrucción mediante la cual, ya sea realizada sobre la base de versiones o sobre la base de indicios materiales, se comprueban los distintos pasos que se llevaron a cabo en la comisión del delito, con el fin de comprobar los grados de participación y las posiciones de cada uno de los participantes (víctima, victimario, etc.) con vistas a apreciar el hecho en sí y su desenvolvimiento.

Esta acción de instrucción es considerada con diferentes denominaciones en la literatura criminalística y en las leyes procesales e, incluso, se niega su existencia o se confunde con el Experimento de Instrucción.

La Reconstrucción de los hechos es una acción de instrucción propia e independiente y con sus resultados es posible:

a) Establecer si corresponden los datos proporcionados por las declaraciones del interrogado con el ambiente objetivo y convencerse de esta forma de lo correcto y lo erróneo de los mismos.

b) Complementar y detallar las declaraciones del interrogado.

c) Encontrar nuevas huellas y evidencias.

d) Obtener una versión completa acerca de cómo ocurrió el hecho y en qué orden se produjeron las acciones.

La Ley de Procedimiento Penal la recoge en el Capítulo II del Título III y la define en su artículo 133 de la siguiente manera:

“Con el fin de comprobar y precisar el hecho que se investiga o aspectos importantes del mismo, el Instructor o el Fiscal pueden disponer su reconstrucción, que consiste en la reproducción de los actos ejecutados y sus circunstancias en la forma más fielmente posible“.

Las palabras subrayadas nos hacen suponer que en dicho artículo se unen en una única Acción de Instrucción dos que, por sus características y naturaleza, son totalmente diferentes: el Experimento de Instrucción y la Reconstrucción de los Hechos.

En el artículo 239 de la Ley Procesal Penal Militar, al definir el Experimento de Instrucción, se utilizan idénticos términos que en el artículo 133 de la Ley de Procedimiento Penal cuando define la Reconstrucción de los Hechos, lo que demuestra que también se tiende a igualar ambas acciones de instrucción, lo que constituye un error, pues existen diferencias bien definidas entre ellas.

66

i Experimento de Instrucción.

Consiste en la realización de experimentos especiales con el objetivo de comprobar las pruebas reunidas, obtener nuevas pruebas, comprobar y valorar las versiones sobre la existencia de hechos y fenómenos (audibilidad, visibilidad y posibilidad), que permitan desvirtuar la deposición de un testigo o destruir la coartada del acusado y establecer las causas y condiciones que contribuyeron a la perpetración del delito.

En el proceso de la investigación de un delito con frecuencia surge la necesidad de comprobar la posibilidad objetiva de existencia de una circunstancia o fenómeno en determinadas condiciones. Por ejemplo, si pudo el testigo o no encontrarse en determinado lugar, ver u oir lo ocurrido en el sitio donde se cometió el delito, si se pudo o no penetrar en el local donde fue cometido el robo y sustraer los objetos a través del boquete hecho en el techo, si se pudieron o no transportar los artículos consignados en la factura en un solo viaje de un vehículo de determinada marca, etc. El esclarecimiento de circunstancias de tales géneros permite comprobar las declaraciones de las víctimas, los testigos, los sospechosos y los acusados, así como las versiones del Instructor sobre las circunstancias del acontecimiento investigado.

Existen aspectos que no pueden en lo absoluto ser comprobados mediante el Experimento de Instrucción; por ejemplo, si pudo o no el perjudicado permanecer amarrado durante varios días, sin beber agua ni ingerir alimentos. No puede hacerse porque contraviene los principios humanos del proceso penal. Tal circunstancia debe esclarecerse con la ayuda de los Interrogatorios, de otras acciones de instrucción y de los peritajes médico-legales y criminalísticos.

Para obtener exitosos resultados con la ejecución del Experimento de Instrucción, debe realizarse la planificación del mismo, determinándose lo siguiente:

- los objetivos que se persiguen;

- la hora, el día y el lugar, así como las condiciones en que se va a efectuar;

- el contenido del experimento y el orden en que se realizará;

- personas que participarán y funciones de cada una;

- medios técnicos necesarios, así como métodos que se utilizarán para fijar procesalmente su ejecución y resultados.

Resulta conveniente fijar fotográficamente o con vídeo los aspectos más importantes del Experimento de Instrucción. Una serie de fotografías dará una noción visual y exacta sobre cómo el acusado, por ejemplo, superó un obstáculo, preparó un cliché falsificado de un cuño, ató sus propias manos atrás, etc. Asimismo pueden mostrarse los resultados del Experimento de Instrucción, por ejemplo, la visibilidad de determinada parte de un terreno desde un punto dado, la posibilidad de penetrar a través de un boquete en una pared y otros.

Teniendo en cuenta que existe confusión en cuanto a la Reconstrucción de los Hechos y al Experimento de Instrucción, consideramos necesario reiterar que ambas

67

son dos acciones de instrucción independientes y que tienen sus diferencias, tales como:

a) La Reconstrucción de los Hechos persigue como fin demostrar todas las acciones componentes del hecho, así como el orden de ocurrencia de las mismas y con el máximo posible de detalles.

El Experimento de Instrucción se emplea como medio de comprobar una parte, específica y determinada, del conjunto de acciones que constituyen el hecho.

b) La Reconstrucción de los Hechos puede efectuarse sobre la base de las declara- ciones de las víctimas, los testigos y los sospechosos o sobre la base de los indicios materiales encontrados en el lugar del suceso, sin que existan tales declaraciones.

El Experimento de Instrucción se practica básica y casi exclusivamente sobre la base de las declaraciones de las víctimas, los testigos y los sospechosos.

La realización de uno o varios Experimentos de Instrucción puede dar lugar, entonces, a la Reconstrucción de los Hechos y puede procederse a la tal Reconstrucción, aún cuando no hubiera podido efectuarse ningún Experimento de Instrucción.

i Registro.

Es la acción de instrucción que consiste en la inquisición coercitiva de locales, partes de un terreno y de ciudadanos, con el fin de descubrir y ocupar instrumentos y huellas del delito, artículos que hayan sido objeto de la acción delictiva, efectos adquiridos mediante la comisión de delitos, objetos y documentos que tengan importancia para el caso, así como encontrar a los transgresores de la Ley que evadan la acción de los Órganos de Instrucción o del Tribunal y los cadáveres de las personas que hayan desaparecido sin dejar rastros.

La Ley de Procedimiento Penal regula dos tipos de Registros:

É Título III, Capítulo IX, de los artículos 215 al 227, Registro en lugares públicos, en domicilio privado y en naves o aeronaves extranjeras.

É Título III, Capítulo X, de los artículos 228 al 240, Registro de Libros, Documentos y Correspondencia.

Antes de practicar un Registro deben tomarse determinadas medidas, tales como las siguientes:

- Incorporación de testigos de referencia.

- Organización de vigilancia para evitar que se oculte la persona que será objeto del

68

Registro y que se arrojen por las ventanas los objetos o documentos buscados.

- Reconocimiento general del lugar que será registrado.

- Selección del método que se empleará en la acción de instrucción.

El Instructor es el dirigente único de esta acción de instrucción, por lo que todas las personas que participen en el Registro deben cumplir las orientaciones dadas por esa figura jurídica.

El Instructor al dirigir el Registro piensa detenidamente el sistema de búsqueda que aplicará, distribuye las obligaciones entre los participantes, ejecuta personalmente la búsqueda y observa la conducta de las personas objeto del Registro.

Los Peritos Criminalistas que participan en el Registro, hacen uso racional y oportuno de los medios de la Técnica Criminalística que sean necesarios.

Durante la ejecución del Registro, además de los medios existentes en el maletín operativo (cámara fotográfica, instrumentos de medición, materiales para embalar, etc.), se emplean otros especiales, por ejemplo, medios portátiles para examinar objetos y documentos con rayos ultravioletas o infrarrojos. Las fuentes de irradiación ultravioleta permiten revelar los síntomas de la Lavadura de un documento, de la sustitución de fotos en un carné, hallar las huellas poco visibles de sangre, etc. El examen con rayos infrarrojos permite revelar textos tachados en documentos y el hollín de la pólvora en telas.

Además, se emplea el detector de metales para encontrar objetos de hierro, acero y otros metales y los aparatos portátiles de Rayos X para localizar escondrijos en las paredes u ocultos dentro de objetos de uso doméstico.

La fijación de los resultados del Registro no sólo debe realizarse en el acta correspondiente, sino que se deben fotografiar los objetos encontrados y los lugares donde fueron hallados, así como debe levantarse un plano del lugar donde se haya practicado el Registro y un esquema de los escondrijos.

i Detención.

Es la acción de instrucción mediante la cual se procede a privar de libertad, provisionalmente, a una persona a la que se le atribuye la perpetración de un delito.

Está regulada en los artículos del 241 al 243 de la Ley de Procedimiento Penal.

Además de observar las formalidades legales, al realizar esta acción de instrucción, debe tenerse presente la racionalidad en el momento del empleo de la fuerza si esta se hiciera indispensable, así como de los posibles daños físicos, tanto al individuo a

69

detener como a los familiares del mismo, evitando en todo momento la victimización de estas personas.

A diferencia del resto de las acciones de instrucción, esta no se realiza únicamente

por el Instructor. El artículo 242 de la Ley de Procedimiento Penal expresa: “Cualquier

persona puede detener (

indicio de culpabilidad del presunto acusado o reo, originan dudas respecto a su inocencia o intervención en el hecho objeto de procedimiento. El legislador, atendiendo a la gravedad y trascendencia que para una persona tiene la limitación de su libertad, ha investido esta acción de instrucción de las más amplias garantías.

estableciendo motivos que sin constituir un verdadero

)”,

La facultad para detener es para los particulares puramente potestativa, atendiendo al deber moral de todo ciudadano de contribuir a la realización de la justicia. A diferencia de esto, la autoridad o Agente de la Policía tiene la obligación de detener a cualquier persona, siempre que concurran las causas que se señalan en el artículo 243 de la Ley de Procedimiento Penal.

Los órganos del Estado, autorizados para la ejecución de esta acción de instrucción, deben efectuar una planificación de la misma, que consiste en estudiar de forma detallada todas las cuestiones, relacionadas con las personas que serán detenidas, con vista a evitar la comisión de errores, la utilización de la violencia o que este hecho tenga repercusiones innecesarias.

Los resultados de la Detención deben ser fijados en forma descriptiva en un informe que contenga los siguientes datos:

É Generales del caso:

- Dirección del lugar donde se realizó la acción de instrucción.

- Objetos, documentos, etc. que se le ocuparon al detenido.

- Reacción demostrada por la persona al ser detenida y de los familiares o personas presentes en el acto.

É Generales o justificación de las personas que se encontraban en el lugar a la hora de ser ejecutada la acción.

É Personal que realizó la acción y fecha y hora en que se ejecutó la misma.

La Detención pública se clasifica de la siguiente forma:

- detención en la vía pública;

- detención en lugares públicos;

- detención en domicilios y centros de trabajo;

- detención en vehículos;

- detención simultánea (comúnmente denominada “redada”).

70

i Interrogatorio.

Es la acción de instrucción mediante la cual se obtienen directamente del interrogado (víctima, testigo, sospechoso o acusado) las informaciones que tengan importancia para el caso, consignando las declaraciones en el Acta.

Nuestra Ley de Procedimiento Penal no utiliza el término “interrogatorio”, sino el de “declaración”, puesto que la misma constituye el resultado lógico de esta acción de instrucción.

El Capítulo V del Título III de la Ley de Procedimiento Penal está dedicado a la Declaración del Acusado, abarcando los artículos del 160 al 166. Por su parte, el Capítulo VI del propio Título se refiere a las Declaraciones de los Testigos. Su Sección Primera, que incluye los artículos del 167 al 187, regula las Disposiciones Generales, mientras que la Sección Segunda recoge las Disposiciones Especiales, del artículo 188 al 195.

Declaración del Acusado.

Es de gran importancia por ser una fuente básica de información que permite precisar y establecer ciertas circunstancias, pues el acusado conoce mejor que nadie de elementos de antes, durante y después del hecho. Sobre esto hay dos principios fundamentales que consagra la Ley de Procedimiento Penal: la presunción de

inocencia del acusado (artículo 1) “

Se presume inocente todo acusado mientras no

se dicte fallo condenatorio en su contra, debiendo ser probado todo delito con

independencia de los testimonios del acusado y sus familiares

”.

El acusado no está obligado a declarar en su contra, si decide declarar puede hacerlo cuando quiera y cuantas veces lo solicite, manifestando lo que desee en interés de su defensa. Si desconoce el idioma español o es sordomudo tiene derecho a un intérprete y al ser escrita debe ser leída por el actuante (artículos del 163 al 165 de la Ley de Procedimiento Penal).

Reglas de la Declaración del Testigo:

- Cada persona al declarar debe ser analizado por separado (artículo 178 LPP).

- Las primeras preguntas estarán dirigidas a conocer las condiciones personales del

testigo y luego sobre las circunstancias específicas del hecho (artículo 179 LPP).

- Es importante hacer los apercibimientos legales a los testigos, exponiéndoles el

texto del artículo que les corresponda y no sólo mencionando el número del

artículo de la Ley de Procedimiento Penal.

- No realizar tachaduras ni enmiendas en las declaraciones (artículo 187 LPP).

71

La planificación del Interrogatorio comprende:

- El estudio de los materiales del caso.

- El estudio de la personalidad del interrogado (conducta, temperamento, moral).

- Conocimiento de los detalles y peculiaridades del hecho.

- Redacción del plan del interrogatorio (preguntas, orden, material disponible a

exhibir).

- Creación de un ambiente normal (sin personas ajenas, sin elementos de

distracción de ningún tipo).

La fijación de los resultados del interrogatorio se realizará en el Acta, consignando las preguntas y respuestas con la mayor exactitud posible. El Acta será firmada por los participantes, después de haber sido leída y estar en total conformidad con lo expuesto, teniendo derecho a las modificaciones o rectificaciones correspondientes.

Nuestra Ley de Procedimiento Penal no establece particularidades procesales para el Interrogatorio de menores de edad, planteándose solamente en el artículo 179 que estos serán examinados por vía de exploración. Sin embargo, la Ley Procesal Penal Militar es más explícita en cuanto a esto, especificando en su artículo 187 que “para efectuar la exploración de un menor de 14 años de edad se requerirá a un familiar allegado o a su representante legal, para que la presencie y se citará a un maestro, un pedagogo o un psicólogo infantil para que oriente adecuadamente dicha exploración. No se harán al menor las advertencias a que se refiere el artículo 178”.

i Disposición de peritaje.

La Ley de Procedimiento Penal recoge esta acción de instrucción en los artículos del 200 al 214, del Capítulo VIII del Título III, denominado “Del Dictamen Pericial”.

El artículo 200 expresa que “puede disponerse el dictamen pericial cuando, para conocer o apreciar algún hecho de importancia en la causa, se requieran conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos”.

El peritaje es el proceso de la investigación de las circunstancias de un hecho delictivo por un perito, para cuyo esclarecimiento son necesarios conocimientos especiales. El estudio realizado y las conclusiones a que arriba esta figura jurídica, de acuerdo con los principios y reglas de su ciencia, se manifiestan en el informe pericial.

Los peritajes se clasifican atendiendo a varios fundamentos:

72

a) Por el principio de la obligatoriedad en: obligatorios y no obligatorios.

b) Por el carácter de los objetos investigados y, por tanto, de acuerdo a la especialidad de los peritos en: médico-legales, psiquiátricos, criminalísticos, mercantiles, de contabilidad, técnicos y otros (en dependencia de la rama del conocimiento a que se refiera).

c) Por su reiteración en: primarios, complementarios y reiterados.

d) En dependencia de si en el peritaje participan expertos de una o de varias ramas de la ciencia, la técnica, el arte o los oficios en: de comisión e integrales.

La Ley de Procedimiento Penal no agrupa en un único artículo las situaciones en que resulta obligatoria la realización de un examen pericial. Por el contrario, la Ley Procesal Penal Militar expresa en su artículo 197:

“El dictamen pericial es obligatorio para:

1.- Determinar las causas de la muerte o el carácter de las lesiones corporales;

2.- Determinar el estado psíquico del acusado en los casos en que existan dudas sobre su imputabilidad;

3.- Determinar el estado físico o psíquico del testigo o del perjudicado, en los casos en que existan dudas sobre su capacidad de percibir o interpretar correctamente las circunstancias que tienen importancia para el expediente y prestar declaracio- nes en forma veraz”.

Las personas iniciadoras del peritaje, para contribuir a la efectividad del mismo y a que las cuestiones planteadas al perito sean resueltas en un breve plazo, deben prestar especial atención a la preparación del peritaje, la que comprende:

- la selección de la institución pericial a la que se le encomendará la realización del

peritaje;

- recopilación de los materiales necesarios para la investigación;

- formulación de las interrogantes que deberán ser planteadas al perito.

Para lograr un rápido y completo descubrimiento de cualquier delito y establecer las personas culpables de su comisión mediante la investigación, resulta necesario conocer determinadas particularidades penales y criminalísticas de los diferentes tipos de delitos, principios metodológicos de su investigación y particularidades del empleo de las recomendaciones de la Técnica y la Táctica Criminalísticas en las condiciones específicas de la investigación de los delitos.

73

La Disposición de peritaje constituye una acción de instrucción y, por tanto, forma parte de la Táctica Criminalística. Sin embargo, la ejecución del peritaje se enmarca dentro de la Técnica Criminalística. Este hecho ejemplifica la notable interacción que, en la práctica, se manifiesta entre las partes funcionales de la ciencia Criminalística.

En el Título I del Libro Cuarto “Del Juicio Oral”, de la Ley de Procedimiento Penal, en su Capítulo IV, denominado “Del Informe Pericial”, de los artículos 332 al 337 se establecen las normas procesales para la participación del perito en el Acto del Juicio Oral.

El artículo 336 expresa: “El resultado de la prueba pericial queda sujeto a la

apreciación que en definitiva haga el Tribunal de acuerdo con criterio racional”, lo que nos indica que el Informe Pericial no constituye una prueba tasada y a pesar del valor probatorio que pueda tener el mismo, en el momento de dictar sentencia, la prueba pericial no escapa de lo establecido en el artículo 357 de la Ley de Procedimiento Penal: “El Tribunal, apreciando según su conciencia las pruebas practicadas en el juicio, las razones expuestas por la acusación y la defensa y lo manifestado por los

acusados, dictará sentencia (

)”

74

Bibliografía.

Arnau, Frank. Historia de la Policía. Ed. Luis de Caralt, Barcelona, 1966.

Brito Febles, Osvaldo; Emilio Amiéiro Rodríguez y Rafael Hernández de la Torre

Teoría General de la Criminalística, Facultad de Derecho, Universidad Camagüey,

1988.

Colectivo de autores. Antecedentes organizativos y científico-técnicos de la Criminalística, resultados, así como experiencia internacional. Tarea “Alejandro II”, Dirección de Criminalística, Ciudad de La Habana, 1996.

Colectivo de autores. Carta al Operativo. División de Criminalística, DGPNR, Ciudad de La Habana, 1998.

Colectivo de autores. Investigación Histórica por el XX aniversario del Laboratorio Central de Criminalística. Ciudad de La Habana, 1983.

Colectivo de autores. La Técnica Criminalística. División de Criminalística, Ciudad de La Habana, 2001.

Colectivo de autores. Orientaciones para la Inspección del Lugar del Suceso en cinco tipicidades delictivas. Boletín de Criminalística, Edición Especial, LCC, Ciudad de La Habana,

1989.

Fernández Pérez, Serafín; Raúl Amaro Potts y Manuel Regalado Salazar. Ley de Procedimiento Penal, Edición actualizada, anotada y concordada, Editorial SI-MAR S.A., Ciudad de La Habana, 1997.

Hernández de la Torre, Rafael. Apuntes sobre personalidades de la Ciencia Criminalística. II Simposio de la Técnica Criminalística, TecniCrim’94, Sancti Spíritus, 1994.

Hernández de la Torre, Rafael. Base Material de Estudio para la preparación en Criminalística de los Jefes Principales. Dirección de Criminalística, Ciudad de La Habana, 1995.

Hernández de la Torre, Rafael. Elementos distintivos de la Escuela Cubana de Criminalística, Conferencia Magistral, Congreso Internacional Ciencias Penales’ 2000, Ciudad de La Habana, 2000.

75

Hernández de la Torre, Rafael. Generalidades de la ciencia Criminalística. Base Material de Estudio del Diplomado en Criminalística impartido en el Laboratorio Central de Criminalística, Ciudad de La Habana, 2001.

Hernández de la Torre, Rafael. Historia de la Criminalística Cubana. LCC, Ciudad de La Habana, 2001.

Hernández de la Torre, Rafael. La ciencia Criminalística. Base Material de Estudio del Curso de Posgrado impartido en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León, 1988.

Hernández de la Torre, Rafael. La Criminalística Cubana. Conferencia Magistral, Congreso Internacional Ciencias Penales’ 2002, Ciudad de La Habana, 2002.

Hernández de la Torre, Rafael. La Escuela Cubana de Criminalística. Conferencia Magistral, V Simposio de la Técnica Criminalística, TecniCrim’ 2000, Ciudad de La Habana, 2000.

Herrer González, Enrique. Enfoque criminalístico de la Estomatología Forense. Publicaciones Peritec, S/L, 1994.

Herrer González, Enrique. Escuela Cubana de Criminalística, una realidad y una necesidad. Ed. Universidad de La Habana, Ciudad de La Habana, 1993.

Herrer González, Enrique. La identificación de las personas por su aparato dentario y las huellas producidas por éste. Tesis de Doctorado, LCC, Ciudad de La Habana, 1993.

Lara Alonso, Julio. La verdad irrebatible sobre el crimen de Barbados. Editora Política, Ciudad de La Habana, 1986.

Pico Abello, Ernesto. La Informática Criminalística en el esclarecimiento del delito. Respuesta pericial y proyección nacional de la especialidad. LCC, Ciudad de La Habana, 2002.

Thorwald, Jurgen. El siglo de la investigación criminal, Editora Revolucionaria, La Habana, 1966.

Tünnermann Bernheim, Carlos. La Educación Permanente y su impacto en la educación superior. Nuevos documentos sobre Educación Superior, UNESCO, 1995.

76