Sunteți pe pagina 1din 15
INSTITUTO ARGENTINO DE RACIONALIZACIÓN DE MATERIALES

INSTITUTO ARGENTINO DE RACIONALIZACIÓN DE MATERIALES

TRADUCCIóN DE LA NORMA ISO 5667-11

WATER QUALITY. SAMPLING

PART 11: Guidance on sampling of groundwaters

First edition, 1993-03-15.

Qualité de l'eau-Echantillonnage

Partie 11: Guide général pour l'échantillonnage

des eaux souterraines.

Antecedentes para el estudio de la norma IRAM 29012-11

Calidad del agua

Muestreo-Parte 11: directivas

para el muestreo de aguas subterráneas

Este documento está en estudio por el Subcomité

de Calidad del Medio Ambiente, por lo cual

puede sufrir cambios. No se recomienda su uso

como punto de referencia

DOCUMENTO EN ESTUDIO

Junio de l995

TRADUCCION DE LA NORMA ISO 5667-11, WATER QUALITY-SAMPLING-PART 11:

Guidance on sampling of groundwaters. First edition, 1993-03-15.

Qualité

souterraines.

de

l'eau-Echantillonnage-Partie

11:

Guide

général

pour

l'échantillonnage

des

eaux

Antecedentes para el estudio de la norma IRAM 29012-11, Calidad del agua-Muestreo-Parte 11:

directivas para el muestreo de aguas subterráneas.

INTRODUCCION

Esta parte de la norma IRAM 29012 pertenece al grupo de normas que tratan sobre el muestreo de tipos específicos de agua. Se recomienda leerla conjuntamente con las partes 1, 2 y 3 de esta misma norma IRAM 29012, que consideran, respectivamente y de modo general, el diseño de programas de muestreo, las técnicas de muestreo, y la preservación y la manipulación de muestras. La terminología general usada está de acuerdo con las normas emitidas por el Comité Técnico 147, Calidad del agua, de la ISO, y más particularmente con la referida a muestreo según la norma IRAM 29002-2.

1 OBJETO

Esta parte de la norma IRAM 29012 establece las directivas para el diseño de programas de muestreo, las técnicas de muestreo, y la preservación y la manipulación de muestras de agua tomadas del subsuelo, para realizarles evaluaciones físicas, químicas y microbiológicas. No contempla el muestreo relacionado con el control operativo día por día de extracciones del subsuelo para fines de consumo humano u otras finalidades, pero tiene en cuenta la supervisión general de la calidad del subsuelo. Debido a la complejidad de los sistemas subterráneos, varias de las aplicaciones de muestreo específicas requerirán información especializada sobre hidrogeología, que no podrá ser detallada en esta parte de la citada norma IRAM 29012.

Un prerequisito esencial antes de señalar los principios por aplicar a un problema particular de muestreo, lo constituye la definición de las finalidades del muestreo del subsuelo. El objetivo general de los programas de muestreo comúnmente proyectados para las aguas subterráneas es inspeccionar la calidad de las fuentes del subsuelo, para detectar y evaluar su contaminación, y para ayudar a la gestión de los recursos de aguas subterráneas. Los principios establecidos en esta parte de la IRAM 29012 también pueden aplicarse a lograr los objetivos que se detallan a continuación:

a) determinar la conveniencia de las aguas subterráneas como fuente de agua potable, o de agua para la industria o la agricultura, y para monitorear su calidad durante su provisión;

b) identificar, en una etapa temprana, la contaminación de acuiferos originada por actividades de superficie o de sub- superficie potencialmente peligrosas (por ejemplo, la operación de sitios de disposición de residuos, desarrollos industriales, explotaciones mineras, prácticas agrícolas, cambios en el uso de la tierra);

c) monitorear y conocer el movimiento de contaminantes, para evaluar su impacto sobre la calidad de las aguas subterráneas, y calibrar y validar modelos convenientes de calidad de aguas subterráneas;

d)

desarrollar y conocer variaciones de la calidad de aguas subterráneas, incluyendo las originadas por acciones deliberadas (por ejemplo, variaciones en los regímenes de bombeo de aguas subterráneas, su recarga por efluentes, actividades de limpieza de superficies como consecuencia de sitios de disposición de residuos contaminados), para lograr una gestión óptima de los recursos;

e)

recoger datos para la aplicación legal del control de la contaminación.

2

NORMAS PARA CONSULTA

Las normas siguientes contienen disposiciones que, referidas a este texto, constituyen provisiones de esta parte de la norma IRAM 29012. Al momento de su publicación son válidas las ediciones que se indican. Todas las normas IRAM están sujetas a revisión, por lo cual se invita a las partes que acuerden sobre la base de esta parte de dicha norma, a que contemplen la posibilidad de aplicar las ediciones más recientes de las normas que se indican más abajo. Los Miembros de la ISO, como el IRAM, y de la IEC, mantienen registros de las normas internacionales vigentes.

IRAM 29012-1:1995, Calidad del agua-Muestreo-Parte 1: directivas para el diseño de programas de muestreo.

IRAM 29012-2:1995, Calidad del agua-Muestreo-Parte 2: directivas para las técnicas de muestreo.

IRAM 29012-3:1995, Calidad del agua-Muestreo-Parte 3: directivas para la preservación y manipulación de muestras.

IRAM 29002-2, Calidad del agua-Vocabulario-Parte 2.

3 DEFINICIONES

Para las finalidades de esta norma son aplicables las definiciones siguientes.

3.1 acuífero. Formación (lecho o estrato) de rocas permeables, arena o grava que puede producir cantidades

significativas de agua.

3.2 acuífero

compresión.

consolidado. Acuífero que comprende material compactado debido a cementación o

3.3 agua subterránea. Agua que está contenida en una formación subterránea, y que habitualmente puede

ser recuperada de ella o través de dicha formación.

3.4 fuente; perforación. Excavación realizada en el suelo para extraer agua o con finalidades de

observación. Una fuente es generalmente de mayor diámetro que una perforación, y cavada más que taladrada. Una perforación se usa a menudo con el solo objeto de monitorear, y puede ser entubada y tamizada a profundidades convenientes.

3.5 manantial. Agua subterránea que emerge naturalmente a través de la superficie de la tierra.

3.6 agua de poro. Agua que llena los poros o cavidades dentro de un cuerpo rocoso o del suelo.

3.7 entubamiento. Tubería sólida empleada como línea temporaria o permanente de una fuente o una perforación, para evitar el ingreso de material sólido del acuífero en la perforación, o para asegurar que el agua subterránea entra a esa perforación a profundidades específicas a través de un tamiz.

3.8

tamiz. Tipo de tubería, con aperturas, diseñada para permitir el flujo de agua en una fuente, y evitar la

entrada de material compactado del acuífero o de los filtros.

4 EQUIPAMIENTO DE MUESTREO

4.1 Materiales

En la parte 2 de esta norma IRAM 29012 se da información general respecto de la elección de materiales para el equipamiento de muestreo y envases. Para la mayoría de las situaciones de muestreo se recomiendan envases de polietileno, polipropileno, policarbonato y vidrio.

Si fuera probable que la calidad biológica del agua subterránea causara cambios en su composición físico- química, se la deberá colocar, tan rápidamente como sea posible, en envases de muestra opacos.

Cuando se muestree agua subterránea para determinar constituyentes orgánicos, se deberá minimizar su contaminación por otros materiales orgánicos usados en la construcción de la perforación, o que puedan estar presentes en el equipamiento de muestreo. Esto es especialmente importante cuando se tiene interés en constituyentes orgánicos que están en niveles traza. En este caso, es aconsejable emplear equipamiento especial construído con vidrio, acero inoxidable u otro material que no libere constituyentes orgánicos.

4.1.1 Materiales para la perforación

Para el monitoreo de tuberías y tamices de perforaciones es necesario contar con materiales que eviten cualquier modificación química de las muestras de agua subterránea. En las fuentes entubadas se recomiendan las juntas fibrosas, para que los adhesivos no introduzcan riesgos adicionales de modificar la muestra. Hay disponible una gran variedad de materiales para realizar una perforación. Por su bajo costo, su amplia disponibilidad y su fácil manipulación, para la mayoría de las finalidades de muestreo de aguas subterráneas se recomienda el uso de polipropileno y polietileno de alta densidad. No obstante, las aguas subterráneas que estén altamente contaminadas por solventes orgánicos sintéticos se atacarán y producirán el deterioro de tuberías y tamices de PVC. En tales circunstancias, acero inoxidable o politetrafluoroetileno son los materiales recomendados para realizar una perforación, en razón de su resistencia y caracter inerte.

4.2

Tipos de aparatos

4.2.1

Bombas

Hay una gran variedad de bombas, muchas de las cuales son portátiles, que son adecuadas para aplicaciones subterráneas. Difieren ampliamente en su diseño y capacidad de bombeo, y son convenientes para diferentes condiciones de perforación y muestreo a profundidad. Las bombas aspirantes instaladas en la superficie no pueden elevar el agua más que 8 m, por lo cual se recomienda el uso de bombas eléctricas sumerjibles para la mayoría de los muestreos de aguas subterráneas, aunque las bombas tipo ampolla también pueden ser de utilidad en ciertas aplicaciones, particularmente en situaciones en las que las muestras se deben tomar de perforaciones de pequeño diámetro (<32 mm), donde el empleo de bombas sumerjibles no es posible. Las bombas aspirantes no se deberán emplear en aquellas situaciones en las que se realiza el muestreo para examinar el contenido de gases disueltos de aguas subterráneas.

4.2.2

Equipamiento de muestreo a profundidad

El equipamiento de muestreo a profundidad (a menudo conocido como muestreadores "thief" o "grab") está constituído por dispositivos que pueden ser introducidos en un perforación para recoger una muestra a una profundidad específica. Los diseños difieren principalmente en su mecanismo de cierre. Los muestreadores de tubo abierto permiten el flujo de agua a través de ellos y se los puede sellar a una profundidad específica mediante un dispositivo mecánico o una cerradura operada eléctricamente. Para algunas finalidades específicas, tales como el muestreo de un acuífero contaminado por compuesto orgánico inmiscible, es preferible el empleo de un muestreador de profundidad sellado. El diseño elegido deberá ser tal que el agua no entre en contacto con el recipiente de muestra hasta que el dispositivo sea activado a la profundidad requerida. Donde otros métodos de muestreo sean impracticables, como en el caso de acuíferos muy profundos (por ejemplo, mayor de 100 m), se recomienda el uso de muestreo a profundidad. Las muestras de agua también pueden ser recogidas con un balde, o recipiente achicador, durante la perforación, de modo de obtener datos crudos sobre la variación de la calidad del agua subterránea con la profundidad. En otros casos, en los que no es posible el bombeo de una perforación, se puede introducir en ella un recipiente achicador, tal como una botella lastrada u otro recipiente abierto, que permitan extraer una muestra de agua. El empleo de un recipiente achicador sólo es recomendable para el muestreo de la capa superficial del acuífero, pero no lo es cuando haya disponibles otros métodos adecuados.

4.2.3 Dispositivos de muestreo "in situ"

Incluyen dispositivos tales como copas porosas y puntos piezométricos, que se instalan en forma permanente a una profundidad específica del acuífero del que se extraerán muestras discretas. Estos dispositivos de muestreo se instalan a menudo a distintas profundidades de una perforación. Las copas porosas cerámicas se pueden usar tanto en las zonas insaturadas como en las saturadas; para extraer el agua que entra en los poros se aplica succión en el tubo unido a la copa. Hay otros dispositivos que permiten que el agua entre a través de una malla de alambre a una cámara de muestras que es evacuada por presurización con aire comprimido. Los piezómetros (tubos de pequeño diámetro con tamices en un extremo y abiertos a la superficie) pueden proveer muestras de aguas subterráneas a partir bombas de pequeño diámetro, o por succión si el nivel del agua estuviera cerca del nivel del suelo.Se pueden sellar varios piezómetros a diferentes profundidades de una perforación (véase también 5.3.1.3).

4.2.4 Sistemas compactos

Los sistemas compactos proven un medio de extracción de agua de profundidades específicas dentro de una perforación. El sistema puede consistir de uno o más dispositivos sellados que pueden ser expandidos hidráulica o neumáticamente, una vez dentro de la perforación, para lograr el sellado. Cada muestra de agua se obtiene de la sección sellada por bombeo o por desplazamiento o por de gas. Hay disponible una gran variedad de sistemas, algunos para ser instalados en forma permanente, otros son portátiles. Estos sistemas no son adecuados para su empleo en perforaciones que tengan grava compactada (véase también 5.3.1.1).

4.2.5 Sistemas de muestreo de agua de poros

Para obtener información detallada acerca de la calidad de aguas subterráneas de diferentes profundidades, en zonas insaturadas o saturadas de un acuífero, las muestras de agua de poros se pueden extraer de muestras de rocas tomadas de la misma perforación realizada. El agua de poros se extrae por centrifugación o por compresión en una prensa de alta presión. Esta técnica de muestreo es cara y no recomendable para el momitoreo de rutina debido a que requiere repetidas perforaciones.

5 PROCEDIMIENTOS DE MUESTREO

5.1 Selección del punto de muestreo

5.1.1 Generalidades

Cuando se usen perforaciones existentes para obtener y ganar acceso a aguas subterráneas, es necesario determinar determinar detalles de construcción para definir de que estratos se está obteniendo la muestra. Cuando se estén realizando nuevas perforaciones específicamente para muestreo, tanto su diseño (por ejemplo, el área excavada y su magnitud) como el método de construcción deben ser escogidos, no solo para cumplir los requerimientos sino también para minimizar la contaminación o la alteración del acuífero. Se deberá evitar, dentro de lo posible, el uso de engrasantes, lubricantes, barros, aceites y bentonita durante la excavación, en particular cuando se considere muestreos para determinar compuestos orgánicos. Además, se tomarán precauciones para asegurar que las perforaciones completadas con grava compactada alrededor de tuberías y tamices sólidos en niveles específicos no estén expuestas a corto circuitos de agua de acuíferos de diferentes profundidades, a través de la grava compactada. Esto se puede lograr mediante el sellado de la grava compactada en las proximidades de los tamices. Se deberá poner atención en el diseño de las instalaciones de la perforación en la superficie del suelo, para impedir toda contaminación de la perforación por el agua de superficie.

5.1.2 Supervisión de la calidad de aguas subterráneas para agua potable

Cuando se monitoree la calidad de aguas subterráneas que sean fuente de agua potable, o cualquier otro uso, todas las perforaciones bombeadas, fuentes y manantiales deberán ser muestreadas para proteger el uso que se le dará a tales aguas. En el caso de que se las destine para ser usadas como agua potable, se deberán consultar los requerimientos nacionales para el muestreo de agua cruda si se desea tener más detalles informativos.

Cuando se seleccionen puntos de muestreo con fines de supervisión, se recomienda monitorear algunas perforaciones alejadas del punto de extracción, de modo de examinar el efecto de la extracción sobre las características dinámicas del acuífero (por ejemplo, el flujo de aguas subterráneas naturales, la variación del espesor de la zona saturada).

5.1.3 Otras finalidades de calidad de aguas subterráneas

Para otras finalidades, la selección de los puntos óptimos de muestreo será más difícil y estará directamente influída por el objeto del muestreo, además de las características particulares del acuífero que se está muestreando [por ejemplo, la naturaleza del flujo de agua subterránea (sea intergranular o de grietas), el gradiente hidráulico y la dirección del flujo]. El uso de fuentes o perforaciones existentes no deberá ser tenido en cuenta a menos que se demuestre que ellas son convenientes para el objeto del programa de muestreo. En muchos casos, las fuentes y perforaciones existentes pueden penetrar totalmente el acuífero y estar abiertas, o tabicadas, a lo largo de su profundidad, lo que hace difícil examinar la calidad a profundidades específicas.

No obstante, se puede dar algunas directivas generales cuando el objetivo es monitorear aguas subterráneas para determinar contaminación de fuentes difusas o puntuales.

5.1.3.1 Contaminación difusa de aguas subterráneas

Cuando se diseñen redes de monitoreo para identificar fuentes de difusión extensas de contaminación de acuíferos, se recomienda el empleo de puntos de muestreo existentes como perforaciones de gran capacidad de producción, dado que ellos pueden proveer muestras integradas de un gran volumen del acuífero.

Sin embargo, en algunos casos en que la contaminación es localizada, o de baja intensidad, el uso de este tipo de perforación puede diluir la contaminación a niveles más bajos que el límite de detección analítica; en estos casos, es recomendable el empleo de perforaciones de más pequeña capacidad de bombeo. La parte del acuífero que es más sensible a la contaminación es aquella próxima al límite entre las zonas saturada e insaturada. En consecuencia, al menos una de las perforaciones de muestreo deberá tener un tamiz cerca de la superficie de la zona saturada. Otras perforaciones proyectadas deberán ser completadas y provistas de tamices a diferentes profundidades del acuífero. El muestreo de perforaciones deberá cumplirse a lo largo del área de interés. Se recomienda que los sitios se seleccionen de modo que representen las distintas condiciones hidrogeológicas y de uso de tierras, y que las áreas consideradas sean particularmente vulnerables a la contaminación difusa.

5.1.3.2 Fuentes puntuales de contaminación de aguas subterráneas

Cuando se especifiquen puntos de muestreo para monitorear fuentes puntuales de contaminación, tal como un terreno de disposición de residuos, será necesario considerar la ubicación del sitio de contaminación en relación con la dirección del flujo de aguas subterráneas. Cuando sea factible, se recomienda la instalación de una perforación de muestreo para monitorear la calidad del agua subterránea directamente en la fuente de contaminación. Además, se deberá tamizar al menos una perforación de muestreo en un estrecho ámbito de profundidades inmediatamente debajo de la superficie del agua, de modo que los contaminantes que sean menos densos que el agua puedan ser más fácilmente detectados. Se deberán disponer puntos de muestreo a distancias progresivas del gradiente hidráulico de la fuente de contaminación, y se muestreará de un ámbito de profundidades. También se tendrá en consideración la ubicación de una o más perforaciones por encima del gradiente hidráulico de la fuente de contaminación, de modo que se pueda identificar toda el área de contaminación. Tales perforaciones también pueden servir para estudios de control de la calidad, para suministrar información sobre la extensión del potencial de contaminación por el procedimiento de muestreo, particularmente cuando interese el análisis de traza de materiales.

5.2 Frecuencia y tiempo de muestreo

Los resultados analíticos de un programa de muestreo deben proveer estimadores de la información requerida dentro de los errores tolerables definidos en los objetivos del programa de muestreo. Si esos objetivos no incluyen una definición de la magnitud del error tolerable, será imposible fundamentar estadísticamente un programa de muestreo. Para obtener detalles de la aplicación de técnicas estadísticas a la definición de la frecuencia de muestreo se recomienda consultar la norma IRAM 29012-1.

Para la supervisión de fuentes potables (o cualquier otro uso relacionado con actividades de monitoreo), la variación temporal de la calidad en un punto aislado es el factor más importante. Para la mayoría de los determinandos, una frecuencia mensual, o aún menor, será normalmente adecuada cuando el objeto del muestreo sea evaluar la conveniencia de un agua subterránea como fuente de agua de bebida. Se recomienda consultar la norma IRAM 29012-1 y los requerimientos reglamentarios nacionales si se desea tener una guía general sobre la evaluación de la frecuencia de muestreo. Se podría requerir que los muestreos fueran más frecuentes si se deseara minimizar cualesquiera riesgos para la salud pública en situaciones en las que las aguas subterráneas se pudieran usar como fuentes potables sin que se las desinfecte.

Para objetivos distintos de la supervisión de fuentes potables, se deberá escoger la frecuencia del muestreo de acuerdo con la variación de la calidad del agua subterránea bajo investigación, tanto temporal como espacialmente. Los cambios en la calidad de este tipo de agua son habitualmente mucho más graduales, en tiempo y espacio, que los de aguas superficiales. En algunos acuíferos hay factores que producen variaciones estacionales de la calidad.

En otros casos, particularmente cuando ocurre contaminación de estas aguas subterráneas, hay variaciones de corto plazo, que comprenden entre varias horas y aproximadamente dos días, en la composición de las muestras que se obtienen durante un ciclo de bombeo. Estas variaciones deberán ser determinadas antes de que se defina cualquier programa de largo plazo.

El monitoreo continuo de pH, temperatura y conductividad eléctrica puede suministrar medios útiles para identificar la necesidad de aumentar o disminuir la frecuencia de muestreo para determinandos que se deben caracterizar por muestreo. Si dicho monitoreo indica que la proporción de los cambios de la calidad está aumentando, se deberá aumentar la frecuencia de muestreo para aquellos determinandos de interés. Inversamente, si dicha proporción de cambios de la calidad está disminuyendo, o si no los hubiera, se podrá disminuir la frecuencia de muestreo.

En los casos en que haya habido un cambio considerable en la calidad de un determinando monitoreado continuamente, es aconsejable, como medida de precaución, extender el ámbito de determinandos que se deberá analizar rutinariamente.

El monitoreo continuo es también un medio útil para identificar el tiempo más apropiado para la observación de muestras bombeadas de perforaciones que se están usando para obtener muestras representativas del agua de un acuífero. Donde se registren variaciones significativas [por ejemplo, - + 10%, en términos de concentración (masa/unidad de volumen) dentro de una descarga bombeada], ellas probablemente indiquen condiciones locales transitorias dentro de la perforación durante las primeras etapas de bombeo, por lo cual no se deberán recoger muestras hasta que se haya alcanzado una situación de equilibrio. Si no se produjeran variaciones significativas de la calidad, el tiempo en que se deberá recoger las muestras, luego del comienzo del bombeo, deberá ser sólo el suficiente para permitir que sea purgada la perforación.

5.3 Elección del método de muestreo

5.3.1 Factores que afectan la representatividad del muestreo

Para lograr un muestreo representativo dentro de un acuífero, se necesita un método de muestreo que permita extraer muestras cuya composición refleje la verdadera composición espacial y temporal de las aguas subterráneas sometidas a estudio. Puesto que la mayoría de los puntos de muestreo en acuíferos son fuentes o perforaciones, ellas perturbarán el sistema natural de estas aguas, especialmente como consecuencia de gradientes químicos e hidráulicos verticales inducidos.

En algunas situaciones se puede acumular material mineral en las perforaciones por muestrear entre una y otra operaciones de muestreo. Por ello, el agua dentro de la columna de perforación no será representativa de la del agua del acuífero sometido a estudio. En consecuencia, las perforaciones por muestrear deben ser purgadas antes de su muestreo, bombeando un volumen de agua desechable equivalente al menos a 4 a 6 veces el volumen interno de la perforación realizada. En algunas situaciones puede ser necesario emplear dos velocidades de bombeo diferentes: para limpiar la perforación puede ser necesaria una alta velocidad de bombeo durante un período corto, seguida de una velocidad más baja diseñada para lograr la estabilización de la calidad antes del muestreo.

La estratificación vertical en aguas subterráneas puede ser natural o consecuencia de la contaminación. Por ejemplo, la contaminación difusa habitualmente concluye en una capa de agua subterránea más contaminada en el tope del acuífero saturado, mientras que los contaminantes más densos que el agua tienden a acumular encima una capa menos permeable en profundidad, o en la base del acuífero. Los métodos de muestreo, en consecuencia, deben permitir la detección de variaciones verticales y superficiales en la calidad del agua subterránea.

Los métodos de muestreo también deben reflejar las complejidades del flujo de agua subterránea en el cual se tomarán en cuenta el mecanismo de flujo del acuífero (si fuera de grieta o intergranular), la dirección del flujo y los gradientes hidráulicos en el acuífero, que pueden producir fuertes flujos naturales por arriba o por abajo de la columna de la perforación. Se emplean tradicionalmente dos métodos comunes de muestreo, especialmente muestreo por bombeo y muestreo en profundidad; ambos tienen sus ventajas y limitaciones, las que deben ser cuidadosamente consideradas cuando se determine el objeto de su uso.

5.3.1.1 Muestreo por bombeo

Las muestras por bombeo de perforaciones en producción empleadas como fuentes potables o de otro tipo pueden comprender una mezcla de agua que entra a la perforación desde diferentes profundidades. Este método de muestreo es, por lo tanto, sólo recomendable donde la calidad del agua subterránea es verticalmente uniforme, o donde todo lo que se requiere es una muestra vertical compuesta de composición promedio aproximada, como podría ser el caso cuando se extraen muestras de una perforación que será usada como fuente de agua potable. En estos casos, y según sea la construcción del manantial, la muestra de agua se extraerá tan cerca como sea posible de la salida de la perforación, de modo de evitar problemas de inestabilidad de dicha muestra (véase 5.4).

No se debe recoger muestras por bombeo de perforaciones en las que la bomba no haya operado durante el tiempo suficiente para eliminar el agua que permanece en la columna de la perforación, con lo cual se asegura la extracción de agua renovada directamente del acuífero. Se puede calcular aproximadamente el tiempo de bombeo a partir de las dimensiones de la perforación, la velocidad de bombeo y la conductividad hidráulica, pero se lo deberá confirmar más precisamente mediante el monitoreo de cualesquiera cambios en la concentración de oxígeno disuelto, el pH, la temperatura o la conductividad eléctrica del agua bombeada. En estos casos, no se deberá tomar muestras hasta que no se observen variaciones significativas [< + -10% en términos de calidad (masa/unidad de volumen), o + -0,2°C en términos de temperatura]. Sin embargo, se deberá apreciar que, además de determinaciones substitutas tales como temperatura o conductividad eléctrica, a menudo podrá ser necesario medir determinandos de interés, como por ejemplo material orgánico complejo en casos de contaminación de aguas subterráneas.

Los métodos más efectivos de extracción de muestras de un acuífero en el cual la calidad del agua varía con la profundidad, son aquellos que muestrean horizontes específicos del acuífero mediante el uso de perforaciones de observación realizadas especialmente, o, alternativamente, los que toman muestras de secciones selladas de cada perforación. En el primer caso, se puede emplear bombas portátiles si se desea obtener muestras de una serie de perforaciones relativamente próximas entre sí, completadas y tamizadas de modo que permitan extraer muestras de distintas profundidades del acuífero. En el segundo, las muestras se toman de una sección sellada de la perforación por medio de una bomba adecuada, de modo de obtener una muestra discreta de agua correspondiente a un ámbito específico de profundidades del acuífero (véase 4.2.4). Este método de muestreo es sólo recomendable para su uso en acuíferos consolidados; no es apropiado para emplearlo en perforaciones completadas con un tamiz y grava compactada.

5.3.1.2 Muestreo en profundidad

El muestreo en profundidad consiste en bajar un dispositivo (véase 4.2.2) en la perforación o fuente, permitiendo que se llene con agua a una profundidad conocida, recuperando luego la muestra mediante su transferencia a un recipiente apropiado, cuando sea necesario.

Este método de muestreo es habitualmente conveniente sólo para aplicarlo en perforaciones de observación que no estén siendo bombeadas, aunque se pueda extraer muestras de profundidad durante el bombeo de perforaciones si hubiera acceso libre una vez finalizado el bombeo, tal como una tubería instalada. Nunca se deberá recoger muestras de profundidad de la tubería de la perforación, puesto que el agua podría no ser originaria de la profundidad en la que se activó el dispositivo; además, en condiciones estáticas, podría ser alterada su calidad debido a actividades química o microbiológica.

Incluso dentro de las secciones abierta o tamizada de las perforaciones, el muestreo en profundidad puede ser sólo de valor limitado debido a que flujos naturales o inducidos en la perforación podrían dar origen a incertidumbres en las muestras extraídas. El muestreo en profundidad es conveniente sólo si se conocen los orígenes de las muestras (en términos de las profundidades de las que proviene el agua ingresada a la perforación). Ello se puede lograr mediante la determinación de las profundidades en que se origina el agua que fluye en la perforación, y los flujos dentro de la columna de la perforación, a partir de la interpretación de pendientes logarítmicas de temperatura, conductividad y flujo, bajo condiciones de bombeo y estáticas.

Cuando sea necesario purgar perforaciones (véase 5.3.1) de las que se van a extraer muestras de profundidad se recomienda que se lo haga suavemente antes de comenzar el muestreo. No se recomienda el uso de una bomba aspirante de aire para las operaciones de purgado, puesto que ello podría provocar cambios en el equilibrio químico del agua subterránea, debidos a la introducción de oxígeno disuelto.

5.3.1.3 Otros métodos de muestreo

En ocasiones en los que los métodos de muestreo anteriormente citados no puedan ser aplicados, o que se los considere inadecuados, se recomienda que las muestras de puntos discretos del acuífero se extraigan mediante alguno de los dispositivos de muestreo disponibles "in situ". Entre ellos se incluyen las copas porosas o las agujas piezométricas de las que se extrae el agua por succión o desplazamiento de gas. Varios son los instrumentos que pueden ser instalados en una perforación, y algunos de los dispositivos también son convenientes para su uso en la zona insaturada. Las muestras de profundidades particulares también pueden extraerse del agua de poros. Esto involucra la extracción del agua (habitualmente por centrifugación) de muestras de suelo o rocas obtenidas mediante un taladrado especial. Ello provee el más efectivo método para cuantificar variaciones verticales en la calidad, el que también es muy efectivo para el muestreo de la zona insaturada. Sin embargo, para monitoreos periodicos tiene la desventaja de que requiere taladrados repetidos, por lo cual es un método de muestreo caro. Tiene también la desventaja de que podría liberar agua que habitualmente no puede ser eliminada del acuífero en condiciones naturales; en consecuencia, esta técnica deberá ser aplicada sólo cuando se sigan las recomendaciones formuladas por especialistas en hidrogeología.

5.4 Transporte, estabilización y almacenamiento de muestras

Las muestras de aguas subterráneas a menudo se extraen en sitios distantes de las instalaciones de los laboratorios. La forma en que se las almacena y manipula antes de su análisis es, por ello, extremadamente importante si se desea que los resultados sean representativos de las condiciones imperantes en el momento del muestreo. Las directivas generales sobre estos aspectos se deben consultar en las normas IRAM 29012-2 y 29012-3, pero se tendrán también en cuenta las directivas específicas siguientes.

El problema más significativo en el muestreo de aguas submarinas es el de obtener una indicación exacta de la calidad del agua en el subsuelo.

Los inconvenientes surgen debido a los cambios físicos y químicos que ocurren cuando se extraen las muestras del acuífero. La mayoría de los métodos de muestreo de este tipo de agua resulta en que la muestra se ve sometida a cambios de temperatura y presión que pueden alterar variables tales como pH, conductividad eléctrica, potencial electroquímico, contenido de sulfuro y de gas disuelto (en particular oxígeno y dióxido de carbano). A su vez, tales cambios pueden alterar la especiación de algunos constituyentes. El contacto con la atmósfera puede provocar cambios similares y también resultar en oxidación, aumento de la actividad microbiológica, precipitación, volatilización y modificaciones en la apariencia (por ejemplo, color y turbidez). Cuando se muestrea agua subterránea, es importante que se realicen "in situ" tantas determinaciones como sea posible, o lo más pronto que se pueda luego de que se haya extraído la muestra. Ello es particularmente importante respecto de temperatura, pH, potencial electroquímico, conductividad eléctrica, alcalinidad y gases disueltos (especialmente oxígeno). En estos casos es preferible el empleo de una técnica de medición continua, realizada mediante sistemas de flujo a través de celdas que permiten evitar el contacto entre la muestra y la atmósfera.

La filtración "in situ" de muestras es recomendable para estabilizarlas, en particular cuando se esté estudiando la especiación. Hay disponible una amplia variedad de medios de filtración, entre los que se

incluyen filtros de membrana celulósica, de fibra de vidrio y de policarbonato. No hay ningún medio universalmente recomendado, si bien los filtros de fibra de vidrio tienen algunas ventajas sobre otros medios de similar diámetro de poro (por ejemplo, filtros de celulosa), dado que ellos se tapan menos frecuentemente

y proveen similar eficiencia de filtración en términos de capacidad de retención de partículas. El diámetro de

poro recomendado para finalidades generales de trabajo con aguas subterráneas es 0,4 um a 0,5 um, aunque otros diámetros de poro podrían ser preferibles, lo cual dependerá del objetivo particular del muestreo y del determinando de interés. Cualquiera sea el medio de filtración empleado, se recomienda que los resultados subsecuentes (luego de los análisis) se informen como especies "filtrables" (con la mención del diámetro de poro del filtro utilizado), en lugar de especies "disueltas". Es particularmente importante que la filtración "in situ" de aguas subterráneas anaeróbicas sea efectuada bajo condiciones anaeróbicas.

En todos los casos, se deberá asegurar que los recipientes que contienen las muestras sean entregados al laboratorio en rigurosas condiciones de hermeticidad, protegidos de los efectos de la luz y del exceso de

calor. Si así no se hiciera, la calidad de la muestra podría variar rápidamente debido al intercambio gaseoso,

a las reacciones químicas y al metabolismo de organismos. También se deberá asegurar que se estabilicen o

preserven todas aquellas muestras que no se puedan analizar durante el día. Para el almacenamiento a corto plazo, se recomienda la refrigeración a 4°C; para períodos largos, se aconseja el congelamiento a -20°C. Si se aplicara el congelamiento, se deberá asegurar que la muestra esté completamente derretida antes de su uso, puesto que que la congelación puede concentrar algunos componentes en el centro de la muestra, que es la parte de ella que solidifica en último término.

También se puede preservar las muestras por el agregado de reactivos químicos, pero en tal caso se deberá tener cuidado para asegurar que el método de preservación escogido no interfiera con los subsecuentes exámenes de laboratorio (véase la norma IRAM 29012-3).

6 PRECAUCIONES DE SEGURIDAD

Si bien las directivas generales en materia de seguridad se especifican en la norma IRAM 29012-1, se recomienda considerar los aspectos siguientes cuando se desee muestrear aguas subterráneas.

El área superficial alrededor de fuentes y perforaciones deberá ser siempre considerada con algunas precauciones, puesto que puede haber riesgos de que se colapse el terreno, especialmente en las cercanías de fuentes antiguas. Andamios y escaleras dentro de las excavaciones pueden ser inseguros, por lo cual siempre se deberá llevar un arnés de seguridad cuando se entre a las fuentes. Al menos dos personas deberán estar presentes durante cualquier operación de muestreo; una de ellas permanecerá en la superficie siempre en posición de requerir asistencia ante el caso de que se produzcan situaciones peligrosas, o por si hubiera riesgos para la que esté en el interior de la fuente realizando el muestreo.

Cuando el muestreo deba realizarse en sitios confinados (por ejemplo, dentro de una fuente, perforación, manantial o basamento), se controlará la atmósfera en cada ocasión, de modo de verificar deficiencias de oxígeno y la posible presencia de gases inflamables, sulfuro de hidrógeno o cualesquiera otros gases y vapores tóxicos. Podría incluso ser necesario realizar estos procedimientos en espacios abiertos cuando se esté investigando una severa contaminación de cualquier área de los alrededores de una perforación. Siempre que se emprendan operaciones de muestreo se deberá vestir adecuadas ropas de protección, y bajo ninguna circunstancia se continuará cualquier actividad rutinaria de muestreo si los controles de seguridad indicaran que hay potenciales condiciones de inseguridad. Si se tuviera que extraer muestras bajo este tipo de situaciones, se requerirá de de procedimientos especiales que deberán ser acordados con las autoridades legales, locales o nacionales, responsables de los temas de salud y seguridad (por ejemplo, durante el uso de aparatos de respiración, o cuando se muestreado en espacios confinados).

Cuando se trate de instalaciones de aguas subterráneas sujetas a fuerte contaminación, es importante examinar cuidadosamente toda información que se refiere a las fuentes de esa contaminación, de modo de definir la naturaleza de los controles de seguridad necesarios. En situaciones en las que se deba realizar investigaciones próximas a la fuente de contaminación, las operaciones se realizarán, dentro de lo posible, a barlovento (en sentido contrario al del viento); y estará estrictamente prohibido comer, beber y fumar dentro del área sometida a investigación. Es conveniente realizar controles médicos a los investigadores inmediatamente después de sus tareas operativas, y periodicamente a intervalos adecuados luego de ellas.

7 IDENTIFICACIÓN DE LA MUESTRA Y REGISTROS

Los recipientes que contienen las muestras serán rotulados con claridad y sin ambigüedades, de modo que los resultados de los análisis subsecuentes sean apropiadamente interpretados. Todos los detalles significativos del análisis de muestras se consignarán en una etiqueta adherida al recipiente, a los que se añadirá cualquier otra información de importancia registrada en un informe de muestreo. Cuando se necesiten muchos recipientes para un solo muestreo, habitualmente suele ser más conveniente identificar los recipientes mediante un simple y único número de referencia de muestra, y anotar todos los detalles significativos en un informe de muestreo. Etiquetas y formularios deben ser siempre completados en el momento en que se extraen las muestras.

Los detalles citados respecto de cualquier combinación de etiquetas e informes de muestreo dependerán de los objetivos de cada muestreo particular, pero deberán incluir toda la información necesaria que permita repetir el muestreo en las mismas condiciones. Algunos de los temas que podrían ser incluídos, son:

a) el nombre y la ubicación del punto de muestreo;

b) la fecha y la hora de extracción de muestras;

c) la naturaleza del acuífero y del estrato acuoso;

d) el tipo de punto de muestreo (por ejemplo, perforación, fuente o manantial);

e) cualquier información descriptiva importante (por ejemplo, dimensiones de la fuente);

f) estado del bombeo y profundidad de la bomba de succión y/o descarga;

g) nivel del agua dentro de la fuente o perforación;

h) método de extracción de muestras;

i) profundidad de muestreo;

j) apariencia de la muestra en el momento de su extracción (por ejemplo, color, limpidez y olor);

k) resultados de los análisis "in situ" (por ejemplo, pH, oxígeno disuelto);

l) detalles de cualesquiera técnicas de preservación de muestras empleadas;

m) detalles de cualquier tipo de filtración "in situ" utilizada (por ejemplo, diámetro de poro del filtro);

n) detalles de cualquier método de almacenamiento de muestras aplicado o requerido;

o) el nombre (o las iniciales) de quien extrajo las muestras;

El Anexo A suministra un ejemplo de un informe que podría ser aplicado en aquellas situaciones en las que se hubiera recogido todos estos detalles del muestreo.

ANEXO A

(normativo)

MUESTREO DE AGUAS SUBTERRÁNEAS

INFORME

Razones del muestreo:

Ubicación del punto de muestreo:

Naturaleza del punto de muestreo:

Naturaleza

del

acuífero:

Fecha:

 

día

mes

año

Nivel de agua:

 

Volumen:

Tiempo de muestreo:

comienzo

fin

Método de muestreo:

Estado de bombeo/profundidad de la estación de bombeo:

 

Nivel de agua en el acuífero:

Profundidad de muestreo:

Apariencia de la muestra:

Detalles de las técnicas de preservación empleadas:

 

Detalles del método de almacenamiento usado o requerido:

Nombre o iniciales de quien extrajo las muestras:

 

Otras observaciones:

 

Mediciones de campo

Temperatura

pH

Conductividad

Eh

Oxígeno disuelto