Sunteți pe pagina 1din 27
27 319° TEORIA Jacques Derrida 8 Pasiones HE an ae ‘maginemos un investigidor. Bspecialista en el andlisis de stuales, se ocupa de esta obra, y nadie st- ‘bri jamis que la oftenda le estaba dedicada. En todo caso, la convierte en su objeto, ctee reconocer en cla el desarrollo siualizado de una ceremonia, hasta de una liturgia,y la transforma en un tems, un abt de andiss. El sito, por cierto, no define un campo. Hay ritos en todas partes, Sin tos no existe nila sociedad, ni la institucién, nila historia, No interesa quién puede especializarse en el anlsis de los stuales: ao se erat de una especialdad Bae investigador, digamos ese analista; puede ser también, por ejemplo, un socidlogo, un antropélogo, un histo- iador, un extco de arte o de literatura, puede ser inclusive un l6sof0, Usted o yo. En cierta medida, por expe- encia y mis 0 menos espontineamente, cada uno de nosotros puede representar el papel de analista o de enitico * Cierto “contexto” forma aqui el tema a el miclea de estas reflexiones. Por fo tanto, algunas indi- caciones contextuales son mis necesarias que munca para Ia lectura de una “Respuesta” cuya versin original (ligeramente modificada) fue raducida por Davié Wood y publicada en inglés en una obra titulada Derrida: A Critical Reader, David Wood (Ed, Basil Blackwell, Oxford, UK, Cambridge, USA., 1992. La obra com prendia doce ensayos, entre los cuales se encontraba éste, que debia, en principio, responder alos otras. Sin embargo, dentro de la tradicién anglosajona del “Reader”, este conjunto de Urabajos no se concebia tanto ‘como una introduccién 0 un comentario, y menos ain como un homenaje, sino a partir de las indicaciones el titulo, como el tugar de una discusién critica. Los participantes fueron Geoffrey Bennington, Robert Bernasconi, Michel Haar, Irene Harvey, Manfred Frank, John Llewelyn, Jean-Luc Nancy, Christopher Norris, Richard Ronty, John Sallis, David Wood. Esté 0 no equivocado, creo que hoy se justifica publicar simultdneamtente en Editions Galilée otros. dos ensayos, Sauf fe nom y Khora, A pesar de todo lo que los separa, parecen replicarse mutuamente y tal vez se esclarezcan en el interior de una sola y tinica configuracién. Tras Ja sintaxis mévil de tos titulos se podria leer: “ures ensayos sobre un nombre dado”, 0 si se prefiere, sobre lo que le puede suceder al nombre dado (anonimato, metonimia, palconimia, criptonimia, pseudonimia), esto es, al nombre recibido, y por lo tanto también, al nombre debido, sobre lo que se debe (dar 0 sacrificar) al nombre, al nombre del nombre, ya sea al sobrenombre como al nombre del deber (dar 0 recibir)[3.D.] SCHHHSSHSSHSOHHSSHSHSSHSHSHSHSSSHSHSHSHSHHOHSSSHHSSSHOCHOEOLE Derrida: Pasiones 2 de rituales, y nade se priva de ello totalmente. Por otea parte, para representar un papel en'esta obra, para rrr sentar wn papel en cualquier lugar, es necesado 4 la ver estar inscripto en la légica del rito, y precisamente para conducirse bien, pata evitar faltas y transgresiones, ser, hasta cierto punto, capar de anslizadlo. Es accesario Comprender sus siormase interpreta sus regas de funcionamiento Sin importar la distancia o las diferencias, entre el actor y el analist'las fronteras parecen inciertas Son siempre permesbles. Deben ser traspuestas para que haya anliss, pero también para que hays comports: siento apropiado y normalmente ctualizado, Peto un “lector extco” (otc! ad) con justa razén objetaria que todos los anliss no son equiva- lentes: gacaso no hay una diferencia esencial entre el andlsis de quien con el fin de participac comme i fou de un sito debe consecuentemente comprender sus nocmas, y aquel ot que no busca ajustarse alto, sino explicao, “objetvado”, dar cuenta de su principio y de su fin? ¢Y acaso no se trata, precisamente, de una diferencia crit ca? Porque si en deGinitiva el participante debe a terpretar, también debe mantener cera posicién critica, ¥ de manera “objetivante”. Inclusive si su acividad se encuentra muy menudo cercana del paivdad, cuando no de la pasén, procede segin actos citicot ycsiteiokgicos. Se requiere uns dicsiminaci vigilante de quien;con un titulo w oto, se conierte en actor del proceso situal(€ agente el beneficiaio, el sacerdote sacifcador el utero, y también e exclio, la wctima, el villano o el pharmakar, que puede sera oftenda mis- sma, porgue la ofrenda nunca es une snipe cot, kino un diseurso, al menos la posbidad de un discero, le sccién de una simboticidad). El partcipante debe elegt,dstingur,diferenciae, evaluat. Debe proceder segin Geto krinen. Tabi cl “espectador” (aqui el lector dentro o fuera del volumen) se encuentra en ba misma siruacin. En hugae de oponer el critica al no extco, en lugar de elegie 0 de decid entre exitco y no enitico, la cobjetividad y su contrario, sera necesario, por una parte, sealar las diferencias entre los exitcos, y por ota, situar alos no criicos en un lugar que'no sea ya oponible, ni tl ver exterior al extco. El exitco y eno extico no son, por cierto, idéaticos, pero en el Fondo, tl vez participen de lo mismo, 1 Por consiguiente, imaginemos la obra propuesta (ibrada, ofrecida, dads) a un lector-analiste, deseoso de objetivided. Este analista, no imports sies su destinador o su destinatasio, puede estar entre nosotros. Pode- ‘mos imaginar la situacién sin otorgatle 2 ese lector un crédito ilimitado, En todo caso, el analista (eiio esta palabra, por supuesto, pensando en el uso que de ella hizo Poet ) estaria seguro, tal vez por imprudencia, de encontrarse aqui ante el desarrollo codificado, previsible y prescsto de una ceremonia. Cormonia seca, sin dudes, Ja palabra més justa y més rica para’reunie todos Jos rasgos del acontecimiento. sCémo, entonces, podria yo, ‘cémo podrian ustedes, cémo podriamos nosotros, cémo podrian ellos no ser ceremoniosos? ¢Cual es realmente el sujeto de una ceremonia? Eintonces, en la descripcién y en andlisis del ritual, en su descifeamiento, o si ustedes quieren, en su lectura, inmediatamente surgitia una difcultad, una suerte de disfuncidn que otvos Wemarian crisis (traduscan: lun momento eit), ¥ que tl vez ya estaria afectando el desarrollo mismo del proceso simbélico,