Sunteți pe pagina 1din 360

Este IJhro uonNliliiyc nuiLcriLil d e cHludio y/o Imbiijo.

Pertenece a;

noinicilio;

,.

,

,.„v

.

m;iil:

Te:

F^t Lid i o/trabajo:

 

nuiü;

Te;

iii ! caso de exLiaví o &e mcdútice su inmedLata devolucit'm.

Guiui

PENAL , PART E

Colección:

Autor; Torre s

¡le

Estudio

ESPECIA L

Neuqué n

Paia realizar comentarios o sugerencias enviar un e-mail a:

guia&ileestudio@eclitur¡íilesti](lio.coni.ar

TODOS LOS DERECHOS líESüRVADOS.-

Oii virtud de l derecho de propicdíid sobre suia obra, sólo su autor puede disponer d e ella, pulí i caria, enajetiaria, locarla, traducirla y rcprodLiciria en cualquier forma.

editor, parles de esta obra, aunque se

liaj'an anotado o copiado durante su exposición pública o privada. La prohibición aiciinKa a lodo medio de reproducción, ya sea sonoio, escrito o gráfico , maiual, mecánico, clectróriLco

iiifui iimlico, E incluioa mcdmi fotocopijdorcs o de grabación en Cü, distos, cintas o tdbcticí.

Siilvo aLitori/aciór oxpre.':;! del aiiler y del editor, se prohibe la locación, enirega en depó- sile u cualquier otro acto o contratación sobre csts obra, tjuc realizado en foiriia habiliial y onerosa, implique lesionar los derechos del autor o editor

b!l (]ue d e cualquie r manera y e n cualquier foinia , defraud e lo s derecho s d e piopicda d ititelectual que reconoce la l.ey II .723, será reprimido ton la pena de prisión qne establece el art. 172 del Códig o Penal, además del sccuesiro de la edicióri ¡lícita.

o

Nadie podrá publicar,

sin permiso Mpiís o del auior o

Torres Neuquíii ijuia de Estudio de Derecho Penal l'arte Espcctal, urátkos, legislación actua- lizada, preguntas, fallos - 4o ed. - Buenos Alies: Eidiloriul Estudio SA. , 2O07. 3fi8 p.; 23í 15 cm. (Guias de Estudio)

ISBN: 978-950-897-137-6

I. Derecho Penal 1. Titulo

CDD, 345.

© Ediloriai Estudio S.A.

Buenos Aires. Argentina.

4862-2014 y 4865-0537

Heclio el depósito de Le y 11.723.

Derechos reservados

Libro de edición argentina.

l*KOniCAMA DESARROLLAOO

DE IJA MATERIA

[pl^^

VK^ PENAL

PART E

^utor:

ESPECIA L

borres ^JVeuquén

Jncíuye

mocíificaciones

-Ley

¿5.

')jQ y Lcy

aí Código

26.

0S7-

(Penal

• ^i^^ic&ú- de c^éa c<^jiZt^ío-

• Ptce^íCíttd^ de <i6Ct(yc(^<tlccciUSH'

• Jltc^Uldcldit^ iiUU'<ií¿f(id<i'

- corregida,

Edición

ampíiada

y actuaíizaáa

-

ElDixoRiA r ESTUDIO

roDu s 1.0S

I>I:HK ( 1 I O S RKSKRVAUÜS. -

lin vil [mi diil Jurctlio dt propicJjd sobrt esta obra, sólu su autor puede disponer de ella, publicarla, enajenurla, locarla, traducirla y reproducirla en cualquier fíirma

Nadie podrá piibbcar, sin pcrmiío expreso del auluí o edilur, parles de esta obra,

uunque se hayan anotado o copiado durante su expcsición púWica o privada 1 J prohi-

biciiSn akaiiTii a todo medio de reproducción, jasca sonoro, escrito o grafito, manual, mecánico, ciceliúnico o informático, e incluso a medios fotocopíadores o de grabación en CD . discos, cintas o casettcs.

Salvo auioiUavíón txiJiesaiSel amor y &c\ cAr.or, scpiolnbeta locación, cmrcga en depósito o cualquier olio acto o Ciinlraiaciór sobre eíta obra tjue realizado en forma habitual y onerosa, implique lesionar los derechos del au'.or ti editor.

bl que de cualquier manera y en etialquior fomia, defraude los derechos de propio-

pena de ptisión que

dad itittlECiuül qu e rceonocc la Ley 11 723, sei í reprimido con la

eülabiccc e ) an, 172 del Códig o l'tnal , además del secuestro de la edición illeilu

©

Editoria l Estudio

S.X.

Frólogo

Esta Guía de Ediiorial Estudio fiic realizada en base al "Manualde Derecho Penal. Paríe fixpecíal. tie Tvires Neuquéit", con la aspiración de lograr un texto que permita al esmdian- te y al novel abogado -por medio del razonamicnio y ejem- plos prácticos- entrar rápidamente en el conocimiemo en par- ticular de los distmios delitos, conocer los problemas que se plaiileau lu n relación a ellos y las soluciones aportadas por la doctrina nacional y extranjera.

esta GUI A

con una lectiua didáctica y acnializada conforme a las iillimas

refomias penales,

Co n el ubjclu d e logia r esa aspiración, presento

LÁsandro torres O^vquín

CAI'ÍTIILO (

INTROnUCCIÓN A I,A PARTE EvSPlíCIAL DF X DERECHO

( ; I! N F.R A LIJ> A Dlí S . -

PENA L

Cnnrorme al ait. 75, h\c 12" de la Constitución Nacional, miestro ordenamiento

Jurídico Teiial se halla codificado. E l Código Pena] Argentino consta do 2 Libros:

1) Parle

Gener-al[sM

titulo es "Disposiciones Generales");

2) Parle

Eíipecial

(su título es "D e los delitos").

A l estudiar la Parle General, hemos visto los principios generales del Derecho Penal: estudiamos los elementos que se esigen para c]ue exista delito ( acción, tipici- dad, antijuridicidad y culpabilidad), y otras instituciones tales como la Icntatíva, la parlicípación, el concurso de delitos, la manera de ejercer las acciones, la reinciden- cia, la prescripción, ciertos beneticios especiales que se otorgan a los condenados, como la libertad y la condena condicional, el e

La Parte líspcciat ciel Código l'enal contiene la descripción de laí¡ distintas líguras delictivas. En otras palabras: la parre especial tipifica las conductas delictivas deficribien- dü que actos humanos conslitiiyen delito y tslahlecicndo la pena conespondicníe a ellos.

Es necesario desfacar que aí entrar en el estudio de (a Parle Especial, al referirnos a cada figura delictiva en particular, "o volveremos sobre los conccplos geuoiales ni sobre los elementos del delito (actióii, tlpicidad, antijnridicidad, culpabilidad); estu- diados en la Parte General de la materia. lis decir gnc al estudiar cada ligiira, daremos porüenlado , que lod o delito constituye una acción tipieatneiite antijnvidica y culpable. Por lanío, si determinado lieclio esta conicmpiadii y pcnadu en la Parte Especial del Código, como delito, resulto obvio que debe reunir aquellas condiciones.

Aai, por ejemplo, al describii el homicidio simple (Ari . 79), el Códig o dics^ "a l qtie matare a olio" , pero no expresa que el que mata debe ser un hombre, ni qu e la acción debe ser aulijuiídica, culpable, ctc. El C'ódigo omite todo esto porque expresarlo sería rediindanle, dado que en base a los principios de !a Parle Gcneraí, para que un hecho ounslituya delito, debe ser una acción típicamente ¡mlijnrídica y culpable.

l'cro una cosa sou los elcmenlos del dehio en general (tipicidad. anlijuridicidad, calpabdiríaci, ylc.); y otra sou los üíementüs cons'íiíuíivos de cadafigurtí^, «atos úlíi- mos sí serán objeto de nliesiro esiudio. La ia:íóii es la siguieiile:

d e un verbo

(cj.: matítr, apoderar, ñefi¡iüd3.i\ etc.), pero el verbo poc si solo ao es siiñcicnte y neccsiia ser complenieiitado por otros elementos que, unidos a él, van a permitir des- cribir acahadamciiLc la conducta delictiva. Así, por ejemplo en el hurto (Arl. 162) se iililiza e l verbo "apoderar", pero se agtcgan dalos o elcmenlos conip lo menta ríos, tales com o que e l apoderamiento sea "ilegilirno" , que recaiga sobre una "cosa mueble" , y que esa cosa sea tolal o pare i al mente "ajena".

Po r tanto , si bie n e l verb o e,s l o fundamenta l d e cad a figura , puede n existi r otro s elementos, y ellos pueden ser:

Todas las figuras delictivas describen conductas y para ello se valen

1) Elementos objedvos;

sijbjetjvos;

3) Elementos iiomiativos

2} Elementos

Kleniejiliis Objetivus ^ Son dalos o reierencías de carácter físico; inferencias aperso- nas, a modos de obrar, etc.; se tratH de nnoinues que pueden ser captadas fácilmente

por loa st•ll1nlll^. Asi . uiuisiiiuyL'ii vlciiiciilos iihjflivos lag [vfcrciicias u "uii daño cu el CUCipo n ki 'iiiliiii" (ail. Kl) : "una riña D agreíion" (arl. 95) ; "clientela" (arl. 159); ele .

lil cicmeiili) objcliv o es el que mas se présenla eii

las

figuras.

Ekiiieiilü.s Mibiufivus.- Son aquellos ekmeiitosque exigen que el sujeu» activo tenga

detcrminada.s caracterialicas, gerieraimente psíquicas. Fste eiemeiita jiibjelivo puede consistir en uigunas de las siguientes situaeiüucs.

a)

que el sujeto activo tenga delenijinado "piopósiio o finalidad'.

li)

que ul sujeto aclivo se encuentre bajo un dfWimitmdo iiU<ido de aniínü. Ej,: en el

art.

SI , Inc. 1°, el agente deb e haber actuado bajo im estado de "cmución vialciUa".

c)

que el sujeto íiciívuIijUj conocidu deíermiiiiii/iis circiuLsioticias. Ej.' e n el Art. 50,

inc. r , pata que llalla homicidio agravado pnr matar a iin .líoendiente, descendien- te o cónyuge, es necesario que el que mata "ve/ía i/ut: lu .\<iii".

á)

que

e1 suieto activ o tenga determuiadus delierct o esté en una xiluú'iíu'. dcierminn-

da. Ej.; en el pn;varicalo (art, 269) se requiere que el aulorsca un juez, un arbitro O uii amigable ctiniponedor; en la violación de secretos (ari 154) se requiere que el autor sea empleado de correos o teiégrafos,

Elemcntot ciünnatívos.- Son aquellos elementos que hacen rel'erencia a entes inmi-

ncQtcnienlc jinidicos,

elementos noniiaiiviw lo.'; que se refieren a "cosa mueble", "cosa ajena", "gravamen", "hipoteca", "propiedad", etc.; pues todos ellos solo pueden alcanzar un real significa- do mcdmiilc una delinieión jurídica.

pertenecen al mundo d d Derecho. ,soii

o

¡jca

a cosas que

IMPOKTANCl A l>F.I, ESTt'Di n D E

En derecho penal :io existe un campo indílinido de ilicifiides, ya que confomic al principi o Aq legnIiJad (arts IS y 19 , C. N.¡ , sólo puede ¡ser delito aquella conducta que csiédes„iiplucoiicieluiiieiiiepOT la ley. Y es jiisiaineiilceii la Parte Especial don- de se lleva a cab o la descripción de cada conducta delictiva Que una conduela sea delictiva o no, depende de qu e ella eiicuacLe cu la docitpció n hecha, por la ley.

D e lo dicho se de.sprende la impoilancia d e esludiar cada delito en particular, ya i¡utt pata poilcí alirmar que deimoinad a conducta cimslituye un deiito, es necesario conocer las eiiracU'rislicn.s de cada figura en parlicular.

LO S DELITO S ICN PARTlCtiLAIl. -

Hay hechos qtie "priuia f'acie" parecen delictivos; pero solo con el conocimiento de las dislinias figuras penales, se puede llegar a determinar si en verda d consliluyeii delito o no. y oii caso de scilu, de que delilo se tiaia

un luiiiihre Dcne acces o carnal con una menor, cene ! consentimiento de

ella. El estudio de las di.stintas figuras penales nos permitirá establecer que:

119, párrafo tercero);

Ejemplo

a) si la menor tenia menos de 13 años, hubo vio/ííóiwK(C.P

art.

b ) si lu meiioi Iciilj ciilic 13 y 16 ailos, hubo eifw/íTO (CP. , art 120);

Aparte de lo dicho, la importancia del estudio de la Parte Especial está dada por el hecho de que en ella van a lograr su real apltcaeióii los principios generales estudiados en la. Part e General ,

t'Riri'iRios SilíTFMÁTiros. Objetivida d .hirIdica y bien jurídicotutei.ado. -

Un código es un conjunto de normas y principios agrtipados sistemáncamenle, es decir, conforme a on siítema y a ;in método que facilita y orienta el conocimiento de los leyes. La ckceióii ile un sislíina, de un ciiieno oidenuilor de las noimas penales, es dc fundamental importancia en la redacción de iin Códig o Penal.

TOTOCOPIAK KSTE LIBRO ES DELirt t A LÜSIMUAtTORE S LES CORUF.iPOKDf N

lil L'iileiiosjslcniali/.ailDiulili/.aiio pin-nuca Ivo Códig o l'cno!, L-S un f Vi/criV; Ob/t'- fivii. y es el (KIIIZIKIO por los (.Üdfgüs l'ciTylcs ítioticmos CoiiiisR- t u ¿lyiopji los

por la ley petwl, y vulnerado por la

acción delictiva (lijeiiiplos de bien jurídico: la vida, la propiedad, !a libertad, etc.),

porque para a^srupar lot cclitos se funda en el

o sea, en el bien jtiiidico luEclado po¡ is ley penal, sin

aleudar a quien sea el titular de esos bienes jurídicos.

Conforme a este sistema, podemos observar que nuestro Código se divide, en la l'ane Especial, en XI I títulos, agrupando encada uno de ellos a IDS delito;; i¡ue atacan a un mem o bien jurídica: por ejemplo, delftns corilra el donar, delitos contra lalionei- lidad, delitos oouua la libciiad, delitos contra la propiedad, ctc,.

"iibjeío jurídico " ciel i.ielrio.

liislmiiis (Icliioí. stgún el llicn

Jiiriilirii

iiitcltuio

Duciiiios ijiic el cLÍleii o

cs Objetivo,

Esta división de los delitos según el bien jurídico protegido, es de gran importan- cia por las siguienles razones:

en^sperieí.

a) permite Llasillcar a los delitos en gwicTOs, y luego snfaclasifiearlos Ejemplos:

Ghiero: "deUios contra la Propiedad"; L'ipecii'i: liurtu, robo, estafas, etc.

Cu''tii-iír. "delito s r/ l.i lulcfirida d si;,Mial"; e.\pccie.s • abuso , viulacióii , estupro

b ) US de utilidad para mirrpiviar la ley penal, y a que leiuendo en cuenta el bien jutidico que ella quiere protcgoi, se podrá detenninar cual es su finalidad y ver- dadero sentido;

c ) según yolcí, liene la importancia de agrupar los hechos acñalondo el distir.io valor y jeiaiquía de cada bien "así. basta comparar las escalas penales que pro- tegen el bien jurídico de la vida, para admitir que, en la jerarquía de valores sociales iine el dereclio recoge y establece, ese bien (la vida) es supeiior a la plwpiedad" (Soler).

Este criterio objetivo de sisiematizaciiwi fue sostenido por Carrara y (.'armigiiani (li.scucia Clásica), y luego aceptado ¡loj la Tscucla Positivisla, la cual lo ita.íraidó a la s c Lid i f i ca e ione s penale s moderna s

Ante este cnterio objetivo de sislcntad/acion, algunos uutoies inlenlaiou sostenei

consutcnlcs en dividir los delitos tomando en consideración cl

siijelí) pasivo del mismo,

l^sia loiiiJciiLJa se inanirjcsla apanird c lWO , en las legisheiones tolalilaiiítas msa, ilalian.i y alemana. P.stas lejjislaciones consideraron centro del Itcieclio i'ciial, al Esia-

porconsidciailos valio-

do. I;l Deietb o Penal no protegía cienos bienes objetivamente,

so-s en si. sino en la medida en que el Jiaque a dichos bienes pudiera lesionar al Kslado.

Dentro de esios sisieiius subjetivos, un Código Penal ya no es estructurado er

base a una

delictivas se clasificaran sef;ún los diversos seetoi es o enfoques que comprenda el

jer,iic|uÍ7.ación do valoic s considerados obietivameiitc. sino que las figuras

CrítiTÍox Subjetivos,

Rstado com o sujeto; Kj.: delitos contra el listado, delitos conira cl Pueblo, delitos

contra

la Familia, o bien, delitos Eeonóraicos, deliins Sexuales, delitos Pnlilieos. etc

1.0

doctrin a naciona l rechaz a eslo s ctilcrio s subjetivos . Criticándolo s dic e Soler .

"Una forma superficial e ingenua ( y aca.io algo snob) de pensaniienlo ha dado curso a chisiricncinnes carentes también de sentido valorativo; delitos sexuales, dclilos eco- IIÓJILÍCDS, dchlo.s deportivos" ("liase s Ideológicas de la Refoniia Penal" ) l-i>ntán Ba- leíira considcia de escasa irasccudeicia los intentos de oiasiücaí las figuras según el criterio subjclivii,

raTOCOPIAR

ESTE LI0K O ES UKl.n 0 A U03 íNiTtAíTORE S LES cc>ni'rSPONMK -

(.'l.ASII K ACl^ N

V .IK.KAKUlilA l»H l.<)S IIIIÍNES JI!RÍl>W't)-I'K>AI

KS,-

Pailc HspecijI del Código se divide en XU Titules, y la denorainación de cada uno depende del bien jurídico luielado por la ley.

rrrui. o

i

DELITOS contr a LAS PERSONAS

 

iraiL O

n

DELITOS CONTRA ELIIONOR

TITULO

m

DELITOS

CONTRALAINTEÜRIDA D

SEXUAL

TITULO IV

DELITOS CONTRA FL ESTADO

CIVIL

ITIULO V

DLLITOS CONTRA LA LIBERTAD

imiL O VI

DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD

TITULO VII DELITOS

rmjL O Vlli

ITLULO IX

riTUL O X

CONTRA

1 A SEGlJIUnAD PUBLICA

PUBLICO

LA .SEGURIDAD D t LA NACIÓN

PODERE S PÚBLICO S Y

DELITOS CONTJÍA ÜOliDE N

DELITOS CONTRA

DELITO S CONTR A LO'i

KL ORDEN

CONSITIUCIONAL

irrUL O X I DELITt) S CONTIÍ A [,A ADMINI S IKAC;IÓN PUBLIC A

TITULO Xll

ni--LlTOS CONTR A LA

PUBLIC A

Observando los distintos bienes jurídicos que se tiende a pioiegcr cii cjdu liuilo,

veremos que se puede hacer una gran clasificación:

I ) por un lado, los llenes jitridicos pmtmiles

clhonor, la Lbettad, etc

a iiidividuah's,

como la propiedad,

como la segu-

ndad de la Nación , l;i sci^üiidad piibhca, ele

La jerarquía de los distintos bienes iiiridicos, esta dada por el orden de pielerencia

que el legislador asigna a uno u oiro grupo dc biaicíi. En otras palabras si el lej^islador

ha colocad o los bienes persmiiik-s antes qiic los bienes eslalnli-í. e-; p.'>r[iiic ha conside-

rado más valiosos SOLI.IIIIICIÍIC, de más jciaiqiiia. aquellos que eslo.s i'iltimos.

Sin duda que este phiiio de jerarqiii;\ dfpende de la tílosolla ii orienlación política

del Estado, A i i, lus fitiadus ¡theralc.-i, como cl.\rgentmo. respetuosos de los derechos

individuales, colocan en primer termino los "delitos contra la; personas", y en los

Úllimos títulos Tipif'ican los delitos que pueden cometerse contra c! E.stado o la comu-

nidad. Por el contrario, los E-iladox í"/ii/iliirUi.i colocaii en piiiiier plano a los delilos

eonita el Esiado

Aún dentro de un mismo '¿vnpo de bienes, es posible establecei jciarquias luaiindo-

se en el orden de preferencia y en la escala penal de cada uno. "As í -dice Soler-, hasta

COTiiparar, poi ejemplu, las eseaia.'i penales que piotegcii el bien jurídico dc Li vida,

para admilir qne, en lu jeraiquia de valores sociales que el Derecho recoge y establece,

ese bien (la vida ) es superior a la propiedad " (Soler, Tratado, IIT 3 y 4) .

1) por otro lado, lo.s hicnes jurídicos <lct Ksiaiio o dc Ai awiutudad,

Sin embarco algunos juristas fio pmlicipiíii de csla opinión. Asi, por ejemplo, Qó -

tíK'/ siisiieoe qtie el hecho de que im delito tenga prioridad en la t-nunieración üe la ley.

no peimite pensar que la ley le bnnde mayor protección que a los que aparecen tutela-

dos piisleriormenle. Para Gómez, intrínsecamente, laprolecoióu es igual para todos los

bienes jiiridicfls.

lOTOCllPlAK l'.STK IIHKO ES ItlLIT O * IIK l.-JFRACrOKFS 1 nSCOBRISPOMOEN

PÍNA l Oll l AUT IJ3 DEt.

CílOlfi O I'BHAI (lÜV ir7!ia . PHItPimAn í WLECrOAI J

Sl^•|^MAtt/•.A(•t('l^ tiri. Imito

NiK-blru Código Pena! -siguiendo cl criterio objetivo de

sislumiiii^:ieión - dividi ó las diversa s Tignras d e !a Parl e Lispecial e n A7/ Tinilos, (oiiiand o

Capitiilof.

en t((Cilla el bien jurídico idtelado. A su ve£, cada Tiíiilo ñie subdividido en

11°IIKI. C^oii:i)

Vr.HAi

-

litiilMV. ( iipiliilo.s: Kúbi

'['iliilos.- Rn cada Titulo, se reúnen los distintos delitos que atacan a un mismo bien jurídico "Cada titulo corresponde, en general, a la idea de reunir Indas las figuras que afecten a un delsimínado bien 'uridico" (Suler). Poi esia ia¿ón. es que las Rúbricas (denoiiniiaciuiit:s de cada Tiitilo, o en su caso, de cada Capim- lo), están; en general, teñalando d bien jurídico tiileladopor la ley y vulnerado por el (ieülo.

Capítulos.- Como sabemos, loslitulos se subdividen en Capítulos. Laiazóu de

esto es que, hay figtuas que presentan características comunes, lo cual permite, que dentro de cada fiíido se los agmpc en Capítulos, La subdivisión de losliiulo s en Capítulos tiene por objeto una mayor especifi- cación de! bien jurídico tulelado. dado qnr en la mayoría de los casos, el bien

jurídic o protegid o e n un Capíml u es una (ugnienia c lón del bien genéric o pioíe -

gidu t u el Título,

Por ÚJlimo, cabe preguntarse si las lúbricas de los distintos Títulos y Capíhdus tienen o no valor conio ley. A este inreTogantc, Soler responde que tiene valor coma ley. ya que "lorinaii parle del Código y como tales, sun también sancitniados'. C'onfor- nie a esto, las iiíbricas pueden ser aceptadas conm clenienlos iegitiiiios e importantes piv ü Iti iiiíerpreliu ton de lii /ce i'cro, no dehcnuis olvidaí quee l oidenamicnlo jiuídi- en es uno solo, poi lo cual, en la tarea de inteipretación, las rúbricas no se deben analinaren forma aislada, sino relacionadas con las otrasnomias del Código, especial- meníe con ¡j s que se rcíictcti al luisnic bien jurídico.

TEST de AUTOEUALUACIOH riel CAPITULO I.-

¿Pof que es imporlanle txinu'-er cada uno de los Qclilos?

De ejemplos de olementos objetivos, sib^üvos y normativos.

¿Cuándo un ciiterio sistematizador es Subjetivo y cuándo es Objetivo?

¿Cuál B3 el criterio sistomatizador de nuestrn Córiigo Penal?

¿Los bienes juiídicos tulelados tiareii todos la misma jerarquía?

RetaiBfde siele Tílulos de lo Parle Espec al del Cod.go

roTOCOrUREST E llWt O ESDEUTO

I AS pr.\\í M I

. ART \'l DEL CODIUO PENALILET 11.7MiirW)I'IEriADINTEt£CrUAl)

.^LCKl^^^i^ACIOKES IBS COmsraNDe N

Se vcTi liis |irinii|mii gtiionilrs ilet

(¡iceiOii, lipiüiiluil, aiitijiindicnlíKl y culpaliilidail}. y (liras Insliluciimes: Iciiliiliva, iiiiilicipn- ciiiii, eiiiwiii'Sd ili: delitos, reinciilciicia, prcscripciún, ele.

IJ. rcriül. los elcmcnlos cxíkíiIhs paro iilic ciislu cicliln

Pane

Espccinl

Se lipíficjii las coiHlt.i;Ua tlclitiiías dcsLnbieiido que aclos humanos constitjycn dehto y esla-

blccicixli) la peni wiTespoinlieiile a ellos, líis figuras delictivas ilescribotí ctnld.iclasyparaello

se valen de uii íerlm (ej

nccciiu ser cu [tiple mentad o por ulros ekmenlos que pueden se r

matar, apodera:', ole.), pero el verbo pnr si solo no es suficiente y

11 Elementes Obitilivos.- Son ikiios o ríferencias ¡¡e oitictcr Rsiro; rcrerciKias a pcisonas, B modos de obrar, ele. Ej: "j n diño en el cuerpo o laaúlud"(a]t. 89). "una rifa ü agies'^n" (an.

cic , H clciiienlii ubjctivu t.s e l quema s se presenta e n las ñguras.

95) ; "clieníeh " {nrt. ]59),

2 ) ElujiicalLis suhjellTOS.- Snn elementos que exigen nm el sujete artivo tenpa tletetminadas cnracieríslicas, gcneralmcnle psíquicas. F.j: que tenca cleteiminailo "pnrpóail/i it fíntilidnir'. que esté e r encciiii vitileniii. que sea ii i funeiunarlO públicci, ele. 3 ) EletTICnlos ntrinativo s - Si">n í'ierienTo s quu haeen rcfcreijci j a enlc s inmíncnlantiil c lultdj - COS. ly,' referencia a "cosa mueble", "coso ajena", "giavíimcn",'1 apolcca", "prupiedad", í K ,

Conforme al principio dc legalidad |ans.l8'19 CN) , sólo puede ser delito ac¡ueMa con-

ducta que esló descriplB concretamente po r l a ley . Oa e una conducta seaílelictiv s nnti ,

depende d e qu e olla encuadre en la descripción liecliti pnr lii ley. Ihiy liccbos que

"orima facie" parecen dulietivoi; pero solo eíirwciiíndo bien las diEliiilis figuras pena- les, se puede llegar a dclemiinar si on verdad hi^n <le1ito ü no. y en easj dc ^crlo. dc que

delito se (rata y qué pena lleva V.y si un hoinbií tiene accuso cornal non m a menor, con el tuiiicnliiii¡i:il- to de fila ¿hay violación o etlupro? El ctliidio dc las distintas n¡5nraí penales es lo i|ue nos permitirá

e?labk'cerIo-

Iiinj«rA.\aA

DEL ESrllDIO

DE LOS DELI'IOS ES FABTICULAK.

Csnwros

Sistemáticos.

I 'n códfg Q Ci un conjimlo de nc^mi:is y piini;¡pios n^cupados Aíj/eriióticiíiiu'fite, c i deeil, confonne a un ríisl^ia y :i un mélixlo que facilila y orieiira el eunociíiiienlo lie lili leyes. I";! onterio sisteniüUKadür dc nuestro LYjJíku fciiiií, es un Crllcrlo Objelivo, poiqiLe ¡iiiiu

ugrupür los tleliti>5 ^e tunda en el "nbjeio juridlc[>'^ del delito, O sea, en el bien jiiriüíeu tutelado (I s vida, e l liunor, la piojiied;id. la libenad, (t e ) per la le y pena), sin atender í quien sea e l litnbr d c esos '.lirnes jurídicos.

Ante este criterio objelivo de sistematizaciún, se oponen los Criterios Siib¡e(i\os. consisten les en dividir los delitos lomando en cunsideraeiOn el sujeto pasivo ilel mismo. La tice trina nacioníl rcchnüa estos criterios subjetivos.

CLASlK!^•A^•ió^

¥ .¡KnARQLltA

DE

JIRÍLUC O-tf.BALÜ

LOS inE.VES

[.3 Pane especial se íiivide en

XII

TitjloG,y la denominación

dc

CLida uno dcpcnile del líen

jurídic o tutelado poc le^.

TÍTULO 1 Tirul o 11

TÍTULO ¡11

llTUl.OIV

moLo v TTTl l| O VI

TtlULO Vil

Ttrui. o VIH

TÍTULO I\ nfl.nm t ONT(AI A-ÍH^LRIOAUIJELANAdOH

DELOOSrOHTHAI ASPR*SOíJ«S

DELO'OS CÜMTRA Cl. líONOR

DtLIilMLONlllAI.AlNrEGmoAtJSliXlJAI,

np.iTiaseoHTKAEi.iA-rADO civil,

ijni rros courRAi.Ai.iatLTrAD

DELIros iriNTKALAPliOfItOAJ>

oKLi 1 os eorj i ka l a sloi"hídau iujiilica

DEl.liaSCOMTBAtl.OIlDEI^PlIUl.lC'O

TTir IIOK

DEr.irOS CUNTÍA rcK fiioeíes ™I)ucos y

TTTl IT n ^1

Et Omii.NCONSrnilCiONAL riüLirOf eüNTCAl.AAlMMSTÍACIONI'ülll \í\

' lim o \\\

Uil.il os COMÍ RA t .A 11 l'i:nt KA

Lajertiit/ida de los dibtir.tos bicncí jurídicos, esta dada puT el oiden i!e picfeieneía dc tnii u otro grupo dc

bienes. Si el legislador colocó los bíciica peí sunales aniel que

más val ¡osos social mente, de más jeiaiqula, uqucllos que estos lil timos.

bienes cslátales, CS porque lia considerado

Títulos.- Ba cada l'i:uki,sereúrei. los distintos ile'ilo.s que alaean i un mismo bien jurídico Las denominaciones d e cada Titulo - o Ci' su caso, dc cada r.npiiuln- «ilal a e l bien jurídic o tuleladu por la le y y vulnerado por el delito.

C'apitulos.-l.os'títulos se subdívideil en Capítulos, en los cuates se agnipan ligiiarascun caiacterli- licas comunes. S e logra asi ui^a wtn.io/ esppriíimíión del bien jurídico tuiehdo. tlado quepor lo

prutcgido

RCneral, e l bíeii juridieo protegido en un Capitulo es una fraj^meiilación del bien gcnáiicu

en e l Título , 1 a división en Tihiío s y Csipiíubs conelituye una divisiúii de genero o especie s (mtlu 'titulo indica el genero, fin tanto qiLe, cada Capitu b inflicu la especie) .

üj; Ulalo IJ: "Delitos contra la Pmpiírfad"

Capítulos: liurto, robo, esta fas, etc.

CAPt'l'III.O II

DKLITO S CON MÍ A LAÍi

i'líUSONAS

M

lilul o I ' íl e )a I', lí^^coa l del Co l Pena l se denomina. ' Dditos

cütiira

¡as per-

siiiiits"

y consta de seis Capítulos;

 

CAP.I

Delito; contra la vida

CAP. n

Lesiones

 

CONTR A

 

LAS

PERSONAS

CAP,

III

H<iiulctdiu ((Jesiones en riña

 

C A P

IV

Duelo

CAP.

V

Ahuso de armas

CAP, VI

Abandono de persoiiiiv

 

La

le y protege a la peisona en su parte física y mental. poiqtic causai una enfemie-

dad mental c\s tan delieuioso com o ocasionar la amputación dc un miembro. La patit njora! de la persona -o ica aquella que se lesiona con una ofeDía, agravio o calutnnia- C3 niaicria de otro Título de! C'gdigo, el de los "Delitos eontuí el honor".

DF.LITOS CONTRA LA VIDA

I,a vid » tnimnna i-imio liien jurídico pcn»l

Rn los "Delitos contra la vida", el bien ,|ur id ico protegido es laNTDAHUMANA y

su piulectióli coinpicnde cl lapso que va dL-sde h eoncepción hasta la muertepcvcau- sas naliirales. Para proteger la vida humana, la ley crea dos tipos genéricos de delitos:

el aborto y el homicidio. La clave Je sepaiación entre uno y otro genero de delitos, es elnacímicnUí,

.Anlcs del nacimicnlo. h de.s^micción de la vida recibe el nombre de "aborto".

Dcíipiiés del nacimiento, la destrucción de la vida se llams "homicidio".

Las distinta.'i t'igiiras que se presentan en este ^.apíiulo, son formas o variaciones - atenuadas o agraviidas- del lioniicidioy del abono {Wyi: los liomieidios agravados del arl. SÜ; el homicidio culposo del art, 84; el aborto pretetnilciictonal del arl, 87; etc.). Solaraeme reviste caratlefespaiüeulaies cl delito dc "msligación o ayuda al ,10101^0" del ail. 83.

Todos los delitos de este Capitulo tienen como lesiiltadn "cl causar la muerte" de una persona, pero nótese com o lasgo difetciicíal que, en el homicidio y en la instiga- ción al suicidio la víctima es tin ser humano, un hombre, en tanto que, en el delito de aborto, la victima es un feto.

H OMICIDI O

S IMI'L K

<'oiii'(.'|)(<i. Klciiitntds.- l.a/ígií/íí básica dclhomicidiuesiacoiilüiiiiiUidaciiol jil, T ¡ di-[ ( i'nligü l'L'iial.

Art. 79.- "Se aplicaía reclusión o prisión de 8 a 25 años, al que malare a otro, siempre que en este Código no se flStabieciese otra pena".

tí gura se denomina "horiircidio

Min/'lc o ilohíu".

quiere el dolo, ck decir, la intención He malar en el autor.

En el delito de homicicio rcsulla piepoiideraiite señalar las características de la acción, del elemetilo jiibiclivo y de los siijcto.s -activo y pasivo- del dolitn.

le-

r i delito nonsi^tc eii matar

a iin ser hiiiniinj.

Esta

SJni))li:, porque

la figuta básica y doloso , poique la figura

La acción.- Consiste en "malar " a un lioiiibit, o sea, en inletruiiipir lu vida a un ser litiinano: el resiiltinln es la "muerte". ÍJniifomie a esto, podemos decirCjueel dolilo de homicidio es:

('

dado titie so eiinsuma con la niiierte, y esta se produco oii un solo

- instamánen-

instante;

.

- áe reaulliíilo "la muerte".

- Admit e la teiitaliv a y lúa distinta s Ibrma s d e parlicipaeión .

malvriai,

pues paru au eon.siiiiiaeión jcqtiicre un rcsulludo material:

("conitalón" ) o por Ofri/V/d/i (dlgniios

aiiioies, dicen que se piicili; fim.'inniar "ixir "('muísionpur

ucluuiido di reclame ule sobre la vicliiiia, o sea, provocan-

una

pufíalada; efectuando un diípaio; ele

Se consuma/Jiíí' í'Htf,\iíJ/(. cuando se íoijra la muerte de la víctima medíanle tina inaclividad, o sea, no haciendo lo cpie debía laccrse. Ej: la madre que dcliherailaiiieii- le dejadeamainaitiat a suhijo paia malario; la partera que para matar al tccicn nacido itoliga el cotdi'ni nriihitica!; el médico que para matar a su pacieiilc, luego de operarlo no le ciiia la s li^i Ida.s y lu dci-i dcsaii^iiir

d o la muerte dc una ttiüniíta directa. Son los

El homicidio puedo consumnrse por Aciiiht

Se coiisuiii.i poi Avüón

Oniixión").

caso s mas frecuentes. F.j: dand o

tioloxa. lil sujeto

aclivo debe habei acliiadi) 1.011 la itileiiciúii dc causal la tnucrte (animiLi nocaiidi o

aniiiiiis occidcnü) . [.aligui-a admile todas las fomiasdel tual, ele.

dolo : directo, indirecto, even-

Flement o Siliijolivo. - ]<.\ hnniii'idio sitnpje lait. 79} es una figura

Sujetos del lioniicíilío Niiiiplc- .- Sujeto .Activo: sol o piudo .serlo oí ".tci htimaiio", ya que es el úoico ser icalnicnle imputable. N o pueden sci su]ctos activos ios niiiettos, ni las personas de existencia ideal, t!i los animales, lista, desde ya qu e n o es una característica propia del homi - cidio simple, sirio de Uidui los delitos.

FI ^ujeio aeliv o siempre es

tmmcolos o ar.inioles para niatoi, pues en estos casu.>, diebüs objelüs son usados smiplemente como medios.

un .serbumano, aun CIKIIID O se valga dc máquinas ins

i ^Sujet o Pasivo: solo puede serlo el "ser humano". Co n respecto al sujeto pasivo se ' deben aclaiai tres oiintos:

;i)

la dcfomiidad;

b)

el momenlu del tiaeimicnto;

c] la viabilidad y la vitalidad.

ROTOCOPIA R ESVe UBII O

CS

DELIT O ^ LOS INFtíflCa sjM.S l.fcl CUNSELPUNOE N

t,AS l'ríNASDhL APT. ir; ril'l l-OMCO fílNAi. II>V 11 71) dr ¡'nOnmMJ IM ILtL'lUAL)

ii ) 1:11 (k-roriiildiiil, ' lil i Iti iinligüalail , dur muert e ul indiutru u o dcftM'me nouradeli - lii; iisí, pmejemiilo, mi üjccia, y ciilíotiia, los deformes eran lirados desde lo aUodc los ptilasciis.

i n niieslia Icgishcióii, es sujeto pasivo del liomicidio iodo "sei- huinaao" (cnícn-

eide que pre,seiite signos ca rae le ris ticos de

liinnaiiidad, sin distinción de cualidades o accidentes). Dc manera que cualquier hom- bre -por nioiislruoso o defcchioso que sea- puede ser víctima del homicidio, bastando que leiiga signos caractciisticos dc humaridad.

I») El momento del nacimieiito.- Hablamos dicho que la destrucción (te la vida, antes

del naciniicnto, es aborto, y después del nacir.iienlo, es honiicidio.

Dad o que las penas por estos delitos son distintas, es importante establecer desde qué momento hay iiaciinienfo.o dichode otra forma: ¿desde qué momento se puede ser sujeto pasivo del homicidio''

a) Para aleónos autores -lal como Beling- se puede sei siijtlo pasivo del homicidio

desde la expulsión del cuerpo, o sea, riesrie la completa separación del semí niaterao.

b) l'ata. Soler se puede sci sujeto pasivo de este delito aun anlcs dc la completa sepa-

ración dal seno matemn, pues sostiene que el nacimiento comienza a partir de Ins duloics de parto,

c) Oíros autores consideran que hay que disdnguii entre "paño natural" y "parto

provocado". - SI es pcirki /Kilural' c! ¡iacimiciilo coimciiza COÍI los pnuicHiv iloloics p^rto; - si es un pivio piovaciiiln (artificial.cesárea): como en el geneíalmetite no hay dolores, el nactmieiiiu licne lugar desde qu e comienza el proceso dc expulsión o eyhiiceión ilc la criatiiia

c) Viabilidad y vílali<lail.- I^luesnra ley penal, no requiero que el sujeto pasivo reúna

iliéiidii.se |i(irtal - con f art,

51 C.Civil- todo

condiciones de viabilidad o vitalidad (vialiilidad npiiuid para seyíiir viviendo: vitali- dad: vigor, capacidad lisica). Hay homicidio tanlo si se nut.t a uuscr fuerte como auno débil; o si se iiiala a un nuiribimdo, a ui' agonizante, puss cti todos los casos se trata de una vida liiliiiaiia. y esla t s lesguaidada pu: la ley por pn.-earia que sea.

.

Modos y iiiedio.s de ciccmión

jjcireial, i.,! iiiJiícreiile e! mudooc l medio por el eiinl ae haya causa-

do la iiuii'i ii\ pues toiliis son idóneos p.iia caraetciiAit el luiiiiieidio (f.j.: balazos, ex- plosivos, puñaladas, venenos, ctc

El mud e o el medi o empleado tiene importancia, euiiiidn hi ley los lia tenido en

SO

cuenta como •"circunsüuieiiis agravantes" paia calificar el homicidio, Hj: e n cl ait.

(in c S ) el homicidi o C'- :iiíiavnd o si se llev o a cab o ct/i) vt'ni'ni' o por un medio idóneo

l'acii la ley, en

pma

ircar

un pciii^ni

luiiiihi

(medios)

\ln olnis casos, el medio empleado e; un elemento que pennite atenuar el liomicí- dio. As í sucede con el homicidio (Heteriniencioiial deluit. 82.

Kl homicidio, como explicáramos anicríormcntc, puede llevarse a cabo por "ÍTC-

eíóii " it "por

Diniíimí"

F.ii cnanto a lo! medios, la doctrina distinfioe entre:

MEDIOS

FÍSICOS (o materiales)

^

directos

 

^

- ¡llditectos

MORALE S (n psíquicos)

TOTOCOJ'iAB

Li'ic 11,11 Ro

ES DEL IV O .1 LOS lN[|R^:.•rolles Lt s connrisroNDt N

l.AS l'KNKi IJtL ftl.L [/¿ DEL OIDIC O rcN.íl . a.í'.Y 11.'!) d, l'MlI'ELD.'lDINTELÜC LOiU.]

Mi-ill(i,i t'irilriM ( o lililíltIiiIcn): son uqiicllos 4110 Jili'iaii iIiilMü o i[nliici:liiinniu' solirt

la inii'íii'KlíKi lí.sica (lclavi[;tiiiiu

S'f»! imiirvi-iiix:

lome uii vaso en el cual hay

e l causar la iiuieilc pi>r medio d e uii animal, indicuile a uii cieg o i|uc

SViri

iliivclo.v. 111)bala/»,unapiiñaLula, d vi-ru'iiii,(-lc

veneno, etc

Medios morales (o psiquitoí) ; son aquellos que actúan sobre la psiquis

y qu e iiuede u llevarlo a la muerte , tal e s el caso del miedo , del terror, del espanto,

sorpresas, las malas noticias, ele, Ej: el individuo que para causar la muerte de un cardíaco, intención al tríente l e da nu gran susto o le comunica una mala noticia.

L o posibilidad dc malar por mcciios morales es di&cuLida. Alyuntíi Itjs admiten, olio.s lio ((iaty.ón- Jur.énez de Asúa , etc.). El príAlem a Ti nula m e 11 tal qne plantean los medios morales, es el de la pmeba: es muy difícil pn>har la relación de causa o erecto, dado que la causa, generalmente, nu apaiece como adecuada para proditcit la nwiertc.

Sin embargo, si cKÍste convicción d e que el sujeto actu ó tenía conocimiento de las cítcuiislaiieias (ej.: de que la vielinia era cardíaca) y de que ellas, unidas a la condición piiesla por él (ej: un susto, ima mala nolicia) ilevaríun a la muerte de la vícliiua, es obvi o que se deb e aceptar i.)oc eslá en picí.eiicia d c un liomieidio. En estos cn.ío?, el

conocí miento que

es causa, en realidad lo sea.

el sujeto í:clivi> tenia, hace que una condición que, aparentemente n o

de la victLma

las

L a concausa. En ci homicidio se requiere que exista relación ilecamtilidíulvalíccl

acto del siijetoactivo y el leíitllado, o sea, la niuerie, li n otras palabras, que el acto del sujeto activo íCíí la caii^a de la muerte de la víctima,

Peiü a veces las cusas se complican, pues jiinti) co n el acto del sujeto activo,

4:oiiciitven otros facióte-^, cireimsíniívi^s o eondii'ioiws cpie precipitan el resultado y que parecen coiiar la relación causal. Ts aquí cuando cslmiius aiile la concíiusii. o sea, anie factores o circunstancias que -sin pertenecer a la acción- contribuyen a producir la muerte. Estas circunstancias pueden se.-cocxisientes, concomitantes o po.sieiion;* a la acción del sujeto activo (e)s.; infección de lieridas. viclima liemoMlica, mala aten- ción médica, etc.)

En algunos Códigos exliaiijeros se disminuye la pena cuando existe concausa, En nuestro Códig o f'enal nn se lej^Lsla sobre elln y, en general, la doctrina y la juusprn- dencia le restan importancia.

Sumario.^ de .fiirispriidenela

- t i rapoiaahle

Je hoir.iciilio ct (f«t Iticri-a ofo

cu d cwlti. Iiei lila gue originó

iiiiit infer-

HÍII áeienninÓLiiose sil niiie'-le 14 ¡liiis dcipiics. uniiiiiii: lu vicliiiio Jiii-ie duihi di: ullii ai

el

hospiía!, a 111 pedido, oiilex

de lu ewyeiiieMe,

\ se sospeche

qtie eí iraíamicnln

luí siilii

iiuuleriiíi/fn dc-'piiiK': da aalir del lio^piud (L a I.cy , T , VIH .

7 14; T

IX ,

11^).

- Hny deluo de hümicidio. ¡1 In iiiuvric vi- pradu/n pía heiiioinrat coii.'erulivo <i iitia infec- ci'ir seiieralhailo dependn-ine di' la herida, iiúcestiriaiiiaiiír sépliía, rrcibiihi par la vic- lima (C.CC , Fallos, V-27S).

- líiitot de lesiones respoHtie por hoiniciáio x¡ el n*sidlado initerle e.y e^iiscriicu ta direc-

lii

de sil acción y no de accideiiies moU''iidcs por Cüxisas exirañas {Í'.X.'. C , haIlos. 1-4'J4).

La •abenatio icitis" (eno r en el ro Ijk) , es uno dc lo s casos de eiror accidental. Compiend c casos, en los cuales, a rai? de una desviació n en e ! curso causal de la acción, se piodiice un resultado que, si bien no es id6niico al querido, es Juridicameiite equivalente. Ejcii'plo: quiero matar a Petim, apunto y diaparo, pero por mi mala punte- ría o por otra causa, e l disparo se desvía y malo a José,

lin estos ca.sos de 'error en el golpe' , indudablcTHente el sujeto es culpable, pero, ¿qué se le iinpula?. Se dieron dos soluciones:

RJTOCOtHAR ESTr. LIBK O

lASPRNMOE L MIT. I' : UEL

ES DELIT O A I.OSirffRACTORES LES CORREffONDE N CÓDIGO l*HNíL(LEV 11723di l'ROflED.\DINTELECnjAl)

11) Si ' k iiii|iiiiii n iluKili-liiiis ; Ui 'icniulivu ' ile l delit o frocmado , y además , lel a itnpu - lu ((lino ciiljxisd fl ílclua pruducído,

li) Si' li- jinpiila,

el lioiiiieidiodi: José), ya i)ue ésie. si bien no es idéniico al delilo querido y fracasa-

do, jiiridieaineiUe escquivalenie: amboí son homicidioí dolosos, Esia solución pre- domina en docirina y jufispriulemna.

dircctameolL", c«iiii>di)luso,e l homioidi u producid o (e n el ejemplo ,

La misma solución se aplica en los casos de 'eiror personan', que son aquéllos ei( los cuales cl sujeto ae conüiiide acerca de ¡a identidad de la viclima. Ejemplo: dispa-

ro contra Luis y lo mato, creyendo que es Pedio, a quicu quena realmente niatar.

hay un solo

delito: homicidio doloso

A l igual que en la 'aberrado ictus', la solución correcta es considerar que

La pena y la part e final del art. 79.- La pena del homicidio simple es de 5 o 35 años

dc reclusión o priRÍón. La parte final del art. 7?

se estableciese oira pena". lisia frase tiene por objeto dar a entender que el arlieiilo se aplica, siempre y cuando, el hecho no encuadre en alguna de los tipos agravados o atenuados del homicidio,

cueste Códig o no

dice: "

siempreque

HoMKiDío s

ESPECIALES

HoMtnnr o CoNSTNrino.- So habla de 'homicidio voiueiiíiih' (u homicidio suicidio) cutíiido un a persona mala a aira, a pedido de esta líltima: O sea: cuando existe el coi > sentimiento dc la vjctiiTia para que se le dc nmcrtc. Gcuctnimentc, se tratii de casos en donde la viclima quiere suicidarse, pero como no se anima a matarse 'por iiianu pio- pia', pide a olio que la luaic

C odiy o i'cnal Argentino no iimreiiipki la ííguia del 'lifinuidiü cunwnlido', por

tanto, quien mate a otm, aunque lo haga a su ¡ledidoocnnsu coii,H;ntiniienlo, encuadra

su acción en el homicidio simple ilcl ail. 79. salvo ijue por las circunstancias del caso

pndier.i tur responder otra pena Como vemos, tiatándose de liuimtidio, el pedido o i.!iiibeulinüento de la lílclima, carece de relevaneia. (F.n otros delitos -tai como el de aborto- el conseiilimicnto es tenido en cuenta l-^pcciatmcnlc poi hi ley, conf. art. S5 me 3") Iñi nuesha legislaciun "no ]iLiede váhdatiKiiíc, consentirse la propia niueile". Áltennos jurisias han sustenido lo eonirario, argumentando que si no se pena el suicidio (muerte por mano propia) , tampoco debe pcnurso el hecho cuando hay volim- lad a ctutsenlimienlo de niiirii por m.ino ajena A eslo, se le ha contcsiaJu que. la impunidad del íuieidio no se del)c a que c! hombre tenga "un derecho a nnirn", sino a que habría ituposihlMdad de aplicar la pena a un nnicrto.

t i

HoMicniu) PIADOSO (n 'liomicidíu

-L l homicidio piado-

o euiauasia es aquél quí se reali/a por piedad, por compasión, por lástima o para

por piedad* o'eutanasia')

so

evitare) dolor o suírimieiiiu dc la víi;tima, /fuiiíi'rtí, significa 'b(ien,i iiiucrií" (del j;nego, tu bien, IJiaiiatos' muciic) , pero la doctrina (ambién atosmnibra u llamarla "muerte por piedad" o '•muerte dulce",

iLiempli'.v

- cl padre que envenena ai ^ijo, porque éslc está atacado de rabia y y,i nn hay posibi- lidad ele cura;

- cl hijo t|iie, arles de suicidarse por no conseguir un trabajo que le permita atender

a su nwdrc giavemenie enferma, lámala para evitar que ella sufrapoT.';u .«uicidioy el dcíampnm;

FOTOCOPIAR ESTT. LIBRO lis DELllO-fl L05 INPLTA(.TOBESLES CCUtRESPOUTirN

LASPEN.\S DlLfiKT. 171 VÜL LOOHH'l'£!>ÍH <L£Y1I'11.1: JROPIh.riAB iríTELECTlUI)

• cil iilguiins casos puctlc uxislir el eoiiscritiriiieiilo o pediilo ile hi vieiimii; asi, inin persona, a v¡x\v. dc tos tuerles dolores pi ovocados por el cáncer, piíie al medico ijiic

la riuiie, y ésle -por piedad- la complace; el paisano que 'despena' a su aniigo, el cual

clanm pnr la lenninacióii de sus male.s; etc.

Kwo:. iiliimo'; casos se asemejan al 'honúcidio coiiienlido' , pero la diíeiencia esti dada por el móvil piadoso, elemento i^uc siempre debe estai présenle cii los casos dc eulunasia. Dado qoe e n ios casos vistos el agente mata por piedad y que, e n rniiehos d e ellos,

lolijc t con el cousenümicnlo tic la vítijma, la ijucltnia s e pljiítcael siguiente proble-

ma: el

it corn o una figura atenuada?

homicidio eutanásicn. ¿debe ser considerado com o cualquier oir o hnmicidin

Sfliucióu cu imcatra Cádigo.- El Código Penal no contemplí cxprcsamciuc cUiomici-

liio 'eutaiiásico", ni lampoco-como ya vimos-el homicidio coiifientido;porlaiito. quien

(art. 79), sin perjuicio de que el hecho pueda en-

cuadrar cii aljjúu homicidio agravado ílij : si la victima íuese el cónyuge, un ascen-

diente u un descendiente, Iwbrá 'p.ivncitlio' cosil. al au. Sil iiic. I") .

Lo s jueces , para mitigar la pena , tendrían com o solución recurrir -si el caso concre-

a la aplicación

del ail. 34 inc, l"decliian(loa l autor iniínpulable. Pero, en cualquiera decsoscasai.s e

11 ataña d e ima Kolución ('orrada.

to lo permite- a la aplicación de l ait. 81 inc. I" ('eiuocióii violenta'! o

10 ejecute comete hoinicUlii

¡imple

Solución en el Derecho Comparado. - En los Códigos dc Alemania, de Italia y de

SuÍ7a se awni'ia coiishk-niblemenlc ki pena cuando se trata dc homicidio por piedad. También los de Itniyia y y Colombia porque esiahleceu com o sotucióti 'e í perdón

jiidiciaf

pain lo s casos dc linmicidio por piedad,

Casos sobre etilauaiiia

- En 1927, en Altaoaeal volcaron varios vagones dc un tren en el cual viaiahon varios

pa.sajcro.'i murieron y eliilono i|Ue a rai/ dc

que estaba semicoibonizado y mutilado pedia que se lo matara con un tiro de giacia.

U n oficial oi\ieHÓ que se le dieta mueiic.

cuidaba y alcudia co u csmem. A laí/

de que nula on clin dcíórniiiciones craneanas lu lleva al I lospitai de Niño.s, en elciial

trata d e LUÍ cas o d e encefaliti s fata l sin posibilida d d e cuia . E l de desespciaeión mata a la niña. Daüii ([ae iiiiestio Códig o no

contempla la eularasia, el coso encuadró como Homicidio por emoción viólenla.

le inforota n qu e se pdüie en un estado

- l-.n hombre

cadetes chilenos parn iiileí venir en una fiesta p;:itia. Mucho s otros quediiron ¡¡tavemoiile heridos;, lal e l ca.'^o ile un catlete

vivía con su pequeña hija, a la cual

- En Córdoba una niña fue mordida por un perro hidrófobo; e l traiamieuU) no dio resultado y la nida eomenvó a sufrir ataques dc rabia ante la deses)vmc ióii e impo- tencia dc la familia y del iDédieii. Este último puso fin al drama, aplicando una inyección mortal E la iijüa. N o se iiisiruyo pnKcso. (Cas o coraenlado por Ariosl o

Licuizi, "E l derecho de matar", Hs, As., \9iA).

HiiMiciDio EuGEiNRSito - Es el realizado con el fm de perfeccionar la raza humana.

Se da este homicidio cuando el autor mata a la victima porque tiene tallas íisicas o

psíquicas iiatisuiisibles Ejemplos: se maiaal a v¡k;liiiia

poiíiii e es un anciano, o tin lisiado , o un deforme , o un defieienl e menliil . eic .

Es importante diferenciar el homicidio 'eutaiiásico' del homicidio 'ei<genésíco'. En el 'eulunásÍco\ el autor está inspirado en un móvil generoso: mala |wr piedad, par.i evitar el dolor de \:\ víetinuí, y adettüs, generalmente va acompañado del conscn- tiiiiicnto de la victima jwiia tiuc se le de muerte.

poique es uonií'iü muy débil, o

KITOCDI'IAK l'.Sm LIURO US DIU.ITO. AU) S INIKACTOIILS l CS CORRESFC>^rDEH

UUPllN^ ' lili!. Met. >'JOiit.Cow<io»lotAi. (1VY it fj>ii.™>rivoíii)it^Fo:c'n)Ai)

r

(in

ct '('Hj.'Cíií'.vícíi' , |)(ir c l cmitruiio ,

In victim a

nn prWí i sri nitiscntinitciito ;

no

(.|iiicri;

Itmsos, idiotas, lisiadov n débiles poiqu e ellos sonunaoargii para cl lisiado o porque no perniilcii )oj>iar la ¡lurv/.a dc b ia¿a. Un iaantij^üedad, cl liomicidLO 'eugcuésico ' fne muy uliiizado: vahemos dicho que en Grecia y en Rom a a los defomies se les (.isba muerte. Y en loa tiempos modernos, üitK'i -basándose en cl mito de la superioridad déla raía ana- llevo 3 cabo el ejílenri- niii de indios con linos de depuraciónlacial. Esto consliTuyó 'genocidio ' y también un

uii imivilegoísta: i|uic[c clioiinur soies dufec-

m » i ii, y c l aiitoi está insimailo cii

elaio ejemplo de homicidios etigcnésicos coleclivos. Nuestro L'ócigo Penal no lonicinplii espedahiiciiii; cl homiciilio i'iigennico. poi

lanto, quedarí a encuadrad o en

el/iíwiiuH/(»Jíra/í/e (art. i9),

salvo qu e e u e l cas o concre-

to, el móvil

del autor permitiese encuadrar cl hecho en el art, 80 inc, 4 ("odio racial").

Ho,Micii>io DEfORi iK). - I-a práctica de

a los qu e iíitervienen, y en algunos casos hasta la muene. Así, po r ejemplo , en el boxe o son frecuentes las haeluias dc mandíbula a de costillas, la s hemoriagias internas, las

alieraciüiie s meiitalesyltasi a ludi o caso s d e miieii e iiisiaiíijoea , o a I DS poco s Jia.sde

pelea. Hii el fútbol y cl rugby, los jugadore s se ocasionan 1 taeturas y golpes, a veces de

gran gravedad, tales como los Kolpes en el bajo vientre o en.el hígado, susceptibles de prodiicij (icj huacioiics iiitc^itniales o peiiloiiitis

deporit-

(os deportes, generalmente ocasiona

lesiones

l.i

nad o qu e nuestro Código Henal hú eiiiileiii¡ila

especialmente las legones

vas. ni lampiic o cl homicidi o deportivo , cahe preguntarse: j.estos

hechos tousliluyc n n

no delilo?. y en caso afirniativo. ¿son ilolosos o culpi>sos?

Para responiler a esto,

priQicro hay que

establecer:

1) Si cl deporte y el match estaban .udorizados o no, por e l Estado.

2)fi i e l deportist a causant e d e l^rs reglamentos del juego.

lesione s O ile l homicidi o actu ó o 110 dentr o délo s

Solueinncs:

a) Si la icnnió n e^inlm aiilohziiila

v el jiigadot respetó lo s reglamcrtos de) jueg o

nn

tiay

delito . La s ta/.ones son las siguientes:

-

St s e trata dc un depone vinlenin (los qu e encierran peligro para los jugadoies; box, catch. etc.). los hechos quedarían justificados, porque el jugador obró m leíí'íii'no ep-iíieio dc iiii dereclw, justificante ésta que se cotupleniciUa co n e l e.insculimieiUo de la vieliiiin d e ialeiveuir en el juego , a pesar d e conocer los peligros que él encien;i,

- Si s e traía de un depi'fli' no vinlenir? (cj goll) , las lesiones o la muerte strí.Tii 'caso foitidto'. h ) Si la reunión nú estaba aaiorizada. o si estándolo cl jugador VKÍ/Ó los reglnmeitlos del¡iifi^ii: hay detifo, y e ¡ hecho podrá ser dolo.so. culposo 0 preteriiiitíicidiial, segi'ui las circunstancias del caso cuiiereto. .\si, po i ejemplo, si el jugador no observó los rejilamentos de juego , pued e ser qu e Jo luy a Jietli c po r »eg!i¿;cMci a u inipiiidcncia , e n cuy o c3,i;o bahrá lesiones 11 homicidio cidposiis; o que lo haya licclio con toda intención de dañar al adversarle, aprovechándose de la oportunidad que cl juego le brindaba, en cuyo caso habrá h'siijiics u homieuiw dolníi'^

En c! libro "Delitos cometidos en el ejercicio del deporte" de Luis Slsco, se espre-

sa qu e al

penal, eJ jue i deberá proceder de la srg(i¡en(e manera:

no estar contemplados expresanieutc lo s doHtos deportivos e n la legislación

rOTOCOPIA B ESI B

LIBKO ES DELITO, i I.OS INl BACTORES LES CfilUtníPOMOEN

1) csiüblccciü si d dcporlL' ¡k' qiii; se Iraüi está autorizado por el Rstado;

2) si, estando autoii^ado, ha sido adeiuás rcglaj)ieiiiado, y sí en el easo coocrelo se ha dado ciimphmieido a las exigencias de los reglamentos;

3 ) si los siijeLos

validez para el ejercicio del deporte;

4 ) si se han manejado sin dolo, culpa o preierintención.

(activo)-pasivo ) han prestado s j consentimiento en condicione s de

Si a estas eu:i:ro situaciones se puede dar respuesta afimiativa, el sujeto activo no pijdiú sei,- sancionado po i habci actuado de una maneta tal. que no se le podria exigir otra conducta. Si a las cuatro situaciones auiericres o a alguna de ellas hubiera de darse respuesta negiliva, entonces el licelw caería bajo la sanción penal toiiespondieiiie al dolo, a la culpa o a la pieierintencionalidad.

Sumario s dcturisprudenci a (-LJ .-Tema; lesione ! ii homicidios en los deportes.-

- Incurre en liom'culio culposo el csarinmla que causa la muerte a otro por iiii arlo ii>-pm- ifenlp. SI la rr.iierip 'lo era ivsiilunlo prerixihlc ¡le su conduela (Fallos, 288).

- No es im¡iuiahtí el ¡i'iiie.adio aicidcnlaí coníccutivo dc en match ilc hot, ,nií(inz(«í.) por lil MuHicip^ihdcid. si sil •Icíuri-allii fue iionnat y no apurece uuti íurpeza impuiabie a lituiv de dalo ni de culpa (Suprema Corle dc Tucumán, I5/3/5S).

- Ini uirió ivi li:.:iiiicidiii simple rii iiii panldti Je ru^hy en Santa leeljuf;ador que duuuile

el ilesarruliii del jiicge yniieiilrii\ dispiiuibn la pelota

alif'is y E'i fiiniia viólenla Un ¡iinuapli en la cabeza a un Jugador del equipa contrario laido en el\uchyquc n/) exiahn enpnsp^inn de ¡apelolii (Cániüra Primara en lo Cnininal Sala I dc la ciudad ilc PJiaiiá, 24/)0/S.l)

en una "montonera" aplicó desde

halda de 'hiiinicUlio iiuinUgico'. Cuando se produce la

se

habla dc 'lesiones quinirgicas' cuando ellas se originan com o consecuencia de una

intervención quirúrgica)

Esius iiitcivcivcioiics quir\\rg,ii,iiK .i v^ftts soii loyeíjícs o necesarias, porque se lle- van a cab o com o consecuenci a d e una enrerincda d y para salva r la vid a de l pacionle . {Lij.: trnqueotoinía para evitar la asfixia, ainputaciúii de un miembro para evitar la iiaiiyrciij; elc,¡, Ln oíros casos, .son no árcenles. Denliii de este giupo podemos distinguir las que son convenientes, porque beneljcían al paciente aunque no revisten urgencia (Ej.:

Ho>ii< loi o Qi'ini'uraco. - Se muerte del paciente n jai/ de

una imetveneióii qoiróigica . (Hn el mism o sentido,

eiruíjiu cgictica paia suprimir terribles queuiaduiaso grandci deformaciones, etc.}, de aquéllas cuya conveniencia par.i el paciente es dudosa (Ej.: castración de los óiganos sexuales para cambiar dc sc\o, cirugía cslélica para simple enlbellecimiento, etc.).

,,<. uál e s la situació n lega l de l médic o ante un resultad o neg.Tbv o d e I.i intervenció n quirúrgica (muerte o lesiones tales como la niuülaeiún de inicinbios, la pérdida de un

dado diversos

justificativos pura esos resultado.s negalivus. así. se lia dicho que el médico actúa sin dolo: que exisle el conseiiimiieiilo del paciente, q>ie exisie un csiadn ile necesidad; que hay legítimo ejercicio de un derecho c el cumplimienio dc un dcbei legal; etc.

órjíano o de un sentido, la desfigiiiación del rostro, etc.)'?. 1-a diíctrina

Coiisidetamo5 que U solución debe surgir de la siguiente (üsiincióir

a) Si la operación cin ui-geiiie.

h mnene o la lesión causada al paciente podrá ser

Juslíncadaporcl 'eslca/o da necesldud' áe salvarla vida del individuo. Además , com o

roXOCOPlAK

LASPhNÍSOf .LAu r 17' IIV.I

ESTE LIBRO ES DELITO. /. LOS INFP íCtGRE S LIS COBSRSnONOFN

tOOlClOPfN M Ill-.Y ll';ld;r'KOPIEDADthTÍLErm.'MJ

d

cjcajci o du lu iiKilieiiiii culi reglumcntado, el liechn pndrá justificarse porque cl

inéilico, al

«jcrcci' su profcsióu, l o liacc cumpli¡-m/o

un ikber

legal y

ejenicnilo li:f¡i-

ImiiimaUt-' un ¡kivcha (con f Soler, Fontán Balestra),

h)

S i la operación era no ni'genle,

el resulladu negativo se podrá

justificar por el

Icyjiiiiin cjcnicii) ilc un

mwnlo del paciente para llc\'ar a cabo [a opeíación.

Si bien la muerte o las lesiones qum'irgicas, por lo general, quedanjusiificadas, ES necesario aclarar que el medico será respoasibk cuando ellas se produzcan a raíz de

que él ha violado

con ignorancia, neglitcncin o imprudencia al ejercer sn profesión. En estos casos, los tribunales gcncrahiienle lian aplicado las penas previstas para e l homicidio culposo (att. 84) o las lesiones culposas (arl. 94).

Las disposiciones reglamentarias del ejercicio de la medicina establecen qne cuando deba efecoiarse una operación mutilaute, cl médico deberá solieitai' por escrito la autorii;aoión o consentimiento del enfermo, o en su defecto, del iamdiarmás allegado o del representante legal, pudiendo cu última instancia actuar bajo su exclusiva res- ponsabilidad i¡ la inter'/eneion debe ser iíiirícdiala para salvar la vida de ! pacienic La Ley de inisiilantex (Le y 24.193, de lí'JJi establece en su ,irt. 13: ''Los jefes y

subjefes de lo s equipos, como asimismo los profesionales a

3, deberán informar a cada pacieiilf y su grupo familini cu el orden y condiciones (¡iie

csiablece el artículo 21, d e manera suficiente, clara y adaptada a su itíve! culluial, sobre los riesgos dc la operación dc ablación c implante -aegt'in sea e l caso-, sus secue-

las llsicas y püiquieas, cieñas o posibles evolución previsible y las limiíaciones resul-

tantes, asi com o d c las posibilidades d c para cl receptor.

itcnxho. Pero en estos casos, e s fiíndamental e l consenii-

el reglamento o los deberes de su profesión, o cuando haya actuado

que se refieie e l articulo

mejoría que, verosímilmente puedan resultar

Lueijo de asegurarse de que el dador y cl receptor hayan comprendido el significa-

vohuilad de cada uno d e ellos la

decisión que corresponda ailoplai. De l cumplimiento de esie requisito, de la decisión del dador y de la de l receptor, así como de la opuiion médica .sobre los mtiicioiiadus rie.sgos, secuelas, evolución , liini tac iones y mejoría, lanto para e l dadoi cuin o para c l receptor, deberá quedar constancia documentada de acuerdo con la normativa a esta- bleceise rcglamcniaiianieulc.

do d e la I.^folmación snininistiada. dejarán a la libre

De ser incapaz cl rcceplni, o el dador en el cuso de trasplante de médula ósea, ¡a hifonnación prevista en esle ailículo deberá sei dada, además, a su represéntame le¡;al. En los üupiicslüs contemplados en el lítiiio V, el lapso entre la recejición de la infor.mación y la opeíación respectiva no podrá ser inferior a cuarcnia y ocho hnrís".

Sistemática

HtjMiciDio s

A GRAVADO S

d e las circunstancias d i aEi'avaciún

El arl. BO a través dc varms incisos contempla figura.s agiavadas de l homicidio. Art. 8 0 (Wodidcad o por (fiv 25.5G11.- "fi e impondrá reclusión perpetua o prisión parpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en cl art 52, al que niatato'

1) a su ascendionte, dfíscendienie o cónyuge, sabiendo que b sun; 2j co r etisai"iainienlo, alevosía, venene ü olro procediirwefiío insidioso; 3) jjof precio o promtisa remtineratona:

4] poi placer, codicia, odio racial o relicioso;

FOTOCUHAl l KSTE LIBR O ES DELITO . M.O S IVFRACTOft K LES CCIHRESPONDEN LAS l'EriA Í IJLl, AKT l' í Dt L COIlHiO ITN.'.L l[ M II 7; í J. PROPtFDW INTELECTU.UJ

5)

por un

modio ¡dinoo para crear un poligra común; y , y

6) co r el concurso piemedilado de 2 o más personas:

7) para proparar, facilitar, consumar u ocultar otro delilo o para asegurar sus resultados oprocurar la impunidad para sf o para otro o por no haber logrado el dn propuesto ai inlenlaroiro delito.

8) A un mtemtic d e las taerzas d e seguiíilad Dtblica, policiales o peniíenciaiias, por su tuncion, catgo o condición. (Incorporado por Ley 25601). Cuando en el caso clüi Inciso 1 de este arlícuio, ntediaren circiiiaíanclas exliaordina- rias de atenuación, el juez podrá aplicar pnsión o reciusión de 8 a 25 años.

9) AbuaaixJo de su funoión o cargo, cuando fceie m embro integrante d e las fuerzas de seguridad, policiales o dal servicio penitenciario. (Incorporado por Ley 25816).

'

'

'

^

"

Análisis de l art . 80.- E l lioniicidio se puedo agravar

culos de paiviih-íco entre ci homicida y la victima, por el madci d e ejecución, iJioi'ii del homicida, por eí ini'rlio eju/JÍiíoifo, po r el HI Í UK 'I' J de personas y por

nexión con nircí delito. Para facilitar el estudio de las dtstint.is causales d e ayravaciún, hemos preparado el siguiente grálico;

po r distintas causas: por Ion vín-

por el su eo -

GlIAt ICU: HOMIÍ.IDKt.'^ CALIHCAt)O S

POR

e l

VÍNCUL O

PKHSONAL

Puit

[;l imüuo ni-. ULLidor v

POR e l t«ávii,

Por e l meoki f.mpleado

P o r

P O R

Po r

EL

líC'MIÍllO O E PERSONA.S

sucoNExr(\ 4 TO N OTR O DW.IT O

LA CO>0U.'IÜ.N D£l.

SLJET O

parricidio (art. SO inc. 1")

cnsiinimiienio (arl. SO inc 2') alevosía (;irt. 80 iiie. 2")

precio n promcsti remuneratoria (arl, SO IÍIC. 2")

placer, codicia, odio lacial o icligiosn (an. íiñ ine. 4")

veneno (art, SC itic. 2°)

iiicdiii idórii;o para cieai un peligro común (.ul, HO inc 5")

(arl.

m inc. 6")

(arl.

80 inc. 7°)

peí iL'iicici a fuer/as dc .seguridad (ait. ?0 incs. S" y ')")

FOrOCOriliKESTE libr o

es delito . «LO S [WSACTOSES LeSCOHBtSPONDKM

1.-

I'nn VlNCn o l'KHM)NAI. (AHJ . 8 0 IM' , I").

-

l'AitiiK'iDKi.- I'l prillli'l cusiuli: liiiiiiLtKliii agravado os ul de 'parriciilin' y consiste en

malar a un asceiidienie, descendiente o al cónyttgc, sabiendo que lo sou (conociendo

esa calidad ile la victima) .

S I ¡a expresión 'parricidio ' provien e d e 'par ' |seinejaníe) , d c 'patea '

tpadreí o de "paiens' (patief.tc).Saa cual fuere el origen de la e^presiór:, lo concreto ís que en nuestra legislación, el parricidio consiste cni/i¡' iinienen detc-minadox parim-

lí's ofamiliares., conociendo esa calidad de la víelima. Para que se configure el paiijcidio son (leií-saiíos dos cleiiiciilos: ! ) olycíivo; 2) subjetivo.

.Se distol e

Elemento objetivo - Debe cxislir vínculo de parenieseo entre cl hoinicidn y la víctima:

ésla debe ser un a.scendicoie, un descendiente o el lU'inyuge.

Ascendiente s y dcsteniliciiles. - I.a le y no fija limites degiado ; el paienlesc. o pue - de ser legitim o o natural, man imonial o ex Irania trinionial. Si el homicidio es conira liemianos, suegros, nueras, yernos, líos, primos, padras- tros etc., hubiá sólo limiucidio simple, ya que h k y habla de asccndienies y desee n dientes, y ellos no lo son.

CónyuBCs.- Son cúiiyugcs aquéllos que han contraído matrimonio válidamente, para las leyes aigejiiiníiis'.pftvtMiio.iTO tlay hoiuicidio agravado si se lleva a cabo contra la concubina.

.-s Si el matrimonio es anukilile fiíncioiía la agravaiiLc. Poi el contrario, no funciona -.^n / '

los maliinionios nulos, salvo que se trate de nn niaiiimonio

Matrimonio/).i(/:/í(iif es aquél que se celebra con un impedimento legal, pero en el cual ambos cónyuges o ano de ellos, e s de buena le . es decir. i:v « que estíii casados. hstc matrimonio, a pe.sai de ser inválido, tiene paia el cónyuge Je buena te, "Iodo s los efectos del matriinonio válido" {arl. 222, ley 23.515).

iioniicidio

,'íi en el matriinoiiio putativo uno dc los cónyuges mata al utio, ,hay simple o parricidio',' Las opimonei son controvctlidas:

putativo.

Aij^unos sostienen la sij^niente opinión:

a) SI el lioiiiiciUa es el cónyuge dc huena fe en cl nuiírimonu:. hay parricidio, porque él creía que csiabii matando a su cónyuíjc:

b ) 3i el homicida os el de malo j<-: liay lionlicidio simple, porque él sabe que la víctima lio es su cónyuge; C|RI umboss(indebueiiiilL':elhiimicidiodeciialipiieradeellosporeloao, es parricidio.

quccii cl ca.soa) es homi-

Otro* -com o Foiiiiín lialeslia- sosücncn, porol einiinu io, cidio simple, y que en ti caso b) es parricidio.

Caso Je divorcio. Antes dc la ley 23.5)5 . en

disolvi.i cl vínculo matriinuiiial: poi lanío, se phnicaba cl ¡uteirogante: el lioraicidjo

entic cónyuges divorciados, ,,cra homicidio sniiplí:

Soler (111-17) sostenía que hay pariicidio, aunque los cónyuges estén divorciados. I'onián Dalcslra, en cambio, decia que no hay parricidio si cl divorcio ha sido declara- do por sentencia pasada en anloiidail de cosa jiiígada. Id parricidio. cuaiid<i se ejecuta contra el cónyuge también recibe la deuomiiiaeión de 'uxoricidio'. Con la sanción déla ley 2.'.515, la actual ley admite el divorcio vincular; es decir, que miu ve / dcclaia.io cl divoicioporsenienci a firme SÍ-J_'ÚII Nuñe?. no se aplica la agravan- te. Si el juici o está en trámite y uuo dc los cónyuges muta al otro, funciona d agravante,

aT^entina, cl divorcio no

la kgislació n

parricidio'.'

FOTOCOPlA R r.STF.LIBRO

ES DELlT Q A r.OS INritACTORES LLS CllKltESPONUliN

Klcnieutu siitijclivo, P ÍH J ÍJÍK se consiutiu el paLiitiiliii , Jiiema s del eleinem o objeli-

v o (iiiueile del pariente), es iieeesarioqueelhoinicida/í'/ig(Tco//')c/mit*Hi'oí/e/ oincuh di' piiivniesco; es decir, que sepa qu e está mafaiido a su ascendiente, descendieille o

eóiiyuge. Po r csia ra?,pn. el inc. 1° dice ".•íabienilo ¡lUS !o

fonform e a esto, no existe paincidio cuando el aiilor del hecho n o sabe qu e mata a su pariente (ejemplo. A dispjia coiUia B > l o mata, pero sin .saber que B es su padre).

Tampoco existe parricidio si se di.spara coiiti j un tercero y muere un pariente, o si se

dispara contni un panemc y se mata aun

la figura "queda climmaíia por cualquier clase de error de hecho o de derecho y aun-

que se trate dc ciror culpable" (Soler).

leiceio (J,A. 30-17; 76-544). Com o vemos,

svn".

Tentativa y participación. La figura del panicidio admite la tentativa y tambiiín ad- mite la copatticipación (ait. 4S t'P), siempre que el copartícipe tenga conocimiento del parentesco entre el autor y la v íclima.

, . PAUHicinio AaJTNL'^oo.-'I.a pena por el delito de parricidio es dc reclusión o prisión perpetua; sin cmbaif^o, luiesiru Código couicmpla tres casos de parricidio atenuado:

- Cireunstancins e\lraonliiiar¡a s de atenuación (pena, de 8 a 25 años)

Art, 80 (in fine): "Cuando en el caso del inc. 1' tle este artículo mediaren drounstancias oiítraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de £ a 25 años".

son aquellas que no alcanzan

a cslar comprendidas dentro dc la emoción violenta, líjemplos; el hecho dc que la victima fuese muy agresiva, o de que hubiese sometido a ríalos tratos al homicida, etc. De cualquier m;inci a, estas i ircunstancias quedan a consideración Je\jiie¿, de- biendo [eiieise en cuenta los arls. 40 y 41.

1 .as i íiciinaltmciiis

i"<liiionli>i<\riiis

Af (iieniiticii'ii

: - Parritidlu en estado de emoción violenta y iiarricidin preterinteiicíonal: si el

parrícidin coneitm ' con l.i emoció n violent a o co u la preleriiiteü'eioiíalidad, lii pena

es de rcckiiiú'i o;in.\!i''ii ¡h /H ii 25 años. Las hipótesis 23.077-en el art. 82.

Art. 82.- "Cuando

alguna d e las cifcuns tan cías

están previstas -coni'. Ley

tjncicaa o dol inc Tde l art. 80 concurriese

del iic . ^-del art. anleiior, la pena sera de lecluston opnsónd e 10 a 25 años"

Sumarios de Jorisprudcinia LJJ

- r V \iiimicUi:o culifitinio ¡Mr í¡ viiuiihi. ¡r i.< eion :U} fr"ri:-.\i¡¡ii i¡¡,e paro ücalkii ¡-I tkiiiiii

ik .su liijii, ¡e

(pie. n iii vez nliivó el pnrii r(iníii¡-n'\p¡niii'i-io epw /nn/li/ii el deceso. Queda oxehiidn e! hoin¿.-idtii ¡ircierinh-níiiinal, ya (¡lu- difieiiliar la rí'.ijiírac'ídtí de un bebe i/f í «leic.v líe vif/(i, loliilmeme ¡mposd'dihido ile defensa lapaiidii vi/ enhe^n, aparece como infieicnlL'-

iiipó Ul cahí'zíi rini una fruzíida. daiul<' i'imiU'nzn a un procedo de iisli.xia

nipnii- idi/ni-apura cansarla miicríe. (C.N. CR!M

.

.Sala Vil tausa, 10.901, 3l/7/,S'J).

2.-

P O R

t L

MOH O

t>E

EJECITIÓ N

(\UI .

80

I.NC.

2").-

a ) Ki, RNS,vSa*iiFrvTO.- Consi.sle en aumentar deliberada o inhumanatrtenle el dolor de

el hoTiiicitla, deíiberadamcnie, aumenta o

la victima. Ts o n nwd o d e maui )'oi el

prolonga el dolor dc la \ ictitiia; liay en el homicida una tendencia sádica lograr que la

víctima sufra atroz me tito.

ual,

lil solo hecho deciuc la victima sulra muchas hciidaso castigo no es suficiente para

qu e .se requiera , además , qu e e l homicid a bay a actuad o

conTgura r ensañainietilo , sin o

deliberiidaineníe,

o sea, con la intención de causar mayor sufrimiento.

roTOCOPlAREST E LIHK U

LAS rtNA S Eei . AKl . 1^3 DEL COOlC O PEN. U (LiTV H./H *

ES DELIT O i LOS INFRACIOEIE Í LES C0RRESPO>4rS N

PROPIEDAD INTELECrUAIi

Sumario i d e Jurliprudcnrl » t-L>

- Ft ensaiSamicnto no debe Inferirse úiiicamenie de la cantidad de heridas, sino del ¡iii- i'K-nlu deliberado, iahmaaiio e innecesario, del dolor del Ofendido (J.A., 36-835 y 388; LL.: , lúíSV'J).

-Pan

oonfígiiroii ensañiimieiilii li/sacloipnslcrio'-csalamuerie dfrlía. tal como eicereenanúen- lo del ¡'odñver para hacer de.wpareeei' ¡os rastros del delito (J, A.,.lú-635; J, A., S5-38Í), ni lampee'/ im realizado.'' cuando la victima ya un i'.'.tá en cnndicionen físicas de padecer.

i/iia liayuensañiiniieMo se requierequese aumente el dolor de la "Icliiiia, por lauto, no

h) I.A Al fvnsÍA. La ley iiu define a ¡a alevosía En general, Iiay alevosía cuando la) \ ictinia se encuentra en estado de indefensión o despKven'.da o , y ese estado es apro- vechado por el di'lincuenie para aduar ¡in riesgos. Por ello, se ha dicho la alevosía consiste en matar 'a traición', o 'sin riesgos', o 'sobre seguro', o 'co;i asiucia', o 'pro- curando o aptovecliandD el estado dc indefensión de la víctima', etc.

En ia

alevosía encontramos dos

aspecto.s: el «hjelivo , tiiic consiste en que la víclirna

se

encuentre desprevenida o indefensa; y cl subjetivo, consisten te en que el delincuen-

te

haya buscado o aprovechado esa oportunidad para actuar sin riesgos. Com o voiiui.s,

en el primer aspecto se toma en cuenta la situación de la victima, y en el segundo, la intención del delincuente.

1 a doctrina sostiene que la alevosía puede manifestarse en distintas formas, podien-

do bci innnd

mediante

actos sijnnlados, tacilii.indosc asi la ejecución del hecho. Esto es lo que se conoce

ojisica.

- Hay alevosía moral, cuaorio el delincuente oculuí

la iiiiención

crimii'uJ

como 'i\omicidiOproditorio'.

sea escon-

diendo sti persona (acecho ) o e,^coI>die¡ldo el arma. li,sto es l o qtie se denojiuiia

• Hay alevosía física, cuando el delincuente oculta

el aclo,

la abrasión,

'hoinicidin

insidioso'

Cn nuesijo derecho, cualquiera de estas dos formas constituye alevosía, siempre que se d é cl aspecto .suhieiivo dc que el delincuente haya buscado o aprovechado la situación paia actuar sin riesgos.

Suniaríos de Jurtspi udcmia LÍJ

 

-

liiiy alevoiiii i'i .le IIÍ'VÍI :I la vicliiiia encañada a mi lugar simbrio, elegido de atilemanu, umpai'ándosc en las soml-ras de lu nailn. para ron.tiiiniir cl priposiui deliheradn de darla muerte, cu siliinrii'm de veniaja. aprovechando ia eporiunidad de aeiiiar sin ;H;/Í - gfot, (Caso citado par Manigot; puede verse en La Ley 17/7/02).

-

¡\tistc nievasíri .ii .ie itiuhi al oniiiiile que estaba duruíleiiilo. eoloia'iduse n espalda.' del

 

misma

|L L. 1-15'; y 497),

 
 

-

Iji circunstancia de i/ue la viciiina liíiya sido uiueadu piii lu espalda no es sufícienle. por si .•ialii, parj inferir que nc tibri'i rrii iiie\oí¡a. agravante ¡lue debe excluirse si la ileilma no estalla ílesprvvenida ni la ocasión fue buscada coa el propósito de actuar sin riesgos (L.L. 3S-52S)-

3.-

Po r E L Móvil . {Aur .

80

iNt'h. 3" v

4° )

.a) J'oK ruFCioo

l'Kü.1J^SA míMiiNiCB.4roKiA (INC. 3). - L.siecasose configura cuando

una suma de dinero, o porque se le ha prometid o una

cl delincuente mala a cambi o dc

recompensa remuneratoria, Esla figura se denomina 'asesinato'.

FOTOCOPlA R ESTB LIBR O ES ¡MUJO. A LOS dí1"raCTOEUs LES íX«tiiESPONrjE M LAS PENAS DEL «* T 17Z DILCODIG O PENAL jie r U,' » JlP-BOrtEDArtlNTeiECTlJAl)

I'rcchi <• "'^LiÉlquj'fi v"\ui

iliiu.Mii L4ii]i|uiri Qt^u iit-¡\:ii <l« --iliii it \ \

l-OiP i|m' LAiitIjUiyj m-i^Aiptii'sU itprdclkblí EiL iljntn-" l'miiiEU' rnnuMrarDrii pitili^ "cuaJ^um híriEüi i» aprenabií í^uiiiinuciricjtir. •CillUlJ^iiiJvo, i ciüf purdc icriü uinii «| Jiiicto, cnmn UH JociiriiCiila, ^Omii iiiU

ciiik, Litinn l i proc^iü d í W íirp]» "

^ p ^ l {opNRiAp^B l flequ e rimiBrlhiiimt e Amboittfk »Bpi»ublt1

cuhDcilifiniin

CiJnhlHiifu It limirHLiiliflcjAirnrElLJillLk

fiiiHLieiulu |iaLii»,.iv coulifini'ii I?) duIriH', iln dei^llÉTj LÍ4l horiUcjdia w qu^ HLi -lE paifoí

^ufe\ ¡nix\otepi^ AILIUMI

h | POli n HI'rB. tanCLLlWH l «ACIAL UkU.IErH»*! IP"" -^t--

Por pdmr^-Seksiid? ! iDdiviilUu ^ IIUIB pala to^-ir uk? ^mfiú n agioliMd. un ViliniKii k k dc ua^fci m hp^Hra piUhl u UD iihJirihD 91c nuta |imi|iK k EIM

BM.MTI ;">tn>r ttiprim Viuj l

Mti^r ^uij^ii(niii|n c1 II^EEVI. IKI

para Hj^vELKLiiiif | j ügravnnlí i.'^l^ ^ n<i|U|fEtf

inLiniL'ai' icqui^ti] ^wm^iiil mcnli: qiK W plaior ijiH'intnna dd uidnir luiy.i líkbi ti

-Lüilp 'im^iiM»iifk|tfivclvtdJd bni1al',|iitriii.Si;linil(tíL]j

Por CDtllil' - iJiguiLVJi M^i^^Kin^iir» HU)

^CliDladi^r liidividini uur ilkíli jHiiuiu •^limcia dCiiritkTAld \ií

\I Iftjl AcidíiVÚ: 'ITIHIJCU '

un ^i^ii i ¡^feüiilL-B^D HJT

Í-B «I d I •('na V f i bib i'nii'rfivflir ik ÉtUb cvn n fin dr Afcpu Ip -ilmk i

inUi J u |»i>jni->a |BininB>i d CHHL el iiPPb.'^). UKu <k ovAi'r a y^Wa Aiid i jlUdr l íia dr IIKTL», inítilBC rncicín na di'Um ^k "HKIHT nipir/di (fnt bcíe)_p«ío unfiim^

rb . nn"iiia/"i •¡•iitiibií^

ÍILÍ4, Liruiib. liLhclii .nírjí l btníriviH r^ulk'Lu*k-vLmba y

iirqwH j c^k lu<JitlBLut»dMcM ^ gl jm k Ü ihlCK^

-Clllitilíhi i

' a |

' al qiií nula a iHiopsr" no LtuicrqLic rítfiuli; ma dntda

H^liifi^uif fi>i<1rlEE-[(ún/u]idJl1Jk-jii«lliOI1iKiüxi

Bitl ]-^ciCli[ ? i |Li r iiaU ii l g^Eírl D paf i HUE dtAl^iindE'cu du lj|i>ii,

inirpKi D opinniK^il

iii 'Mi i íLi lie[in¡Jt|<t]aipji|LJi:dnrKniii liHlariiliercnLJJ hc ''UHIUIIKH,

jHuntt' |i K j^ , pfprquí MJUI mi hoy pido LWI nivlli

rl 'lluacinAp'lituIspuB-pbirr,poiqueí.'^inH^ciiiipcndi^-qtcIppr

| ampecu dif v ümlundn i^ ^ IHI ^

hf odlB racii l D ITIIKIH^ S Í tonfumi

ta i'klimi [tanlH

pnWít f a UFU la^i

JrlilaCidiHlDr l drltfCUclHr nul a l

n:bpini

ÍI odñ.

- í l ifif maU A JB VHUna p n ?l so k hnhfh dc sei -wfio. DUAIUPI, Mnwillii ,

it H 4iUiivjinli l%k'll1|irc^j£TjijÍBtel|i|i;H'lí im-'.cillcll clrmHiLoíUlíjLiii.t m ilocll, •111* fn riH -M iJ^íi'j/fljíiííjíif i/i.-rBinnFnifli • ^i' f •.ii¡ti ¡li"//" r-jca/ s j l/IJforn l.iL liifiit t üu? ¡jilaimB •QdLL'aiiilD, ¿I bii^ii m mf iclle n tAp^f^Afncnrr t\ ¿ahln ^•UHhllDtnulaiuHiiEklCTiiHiuDdí unpupD naciHUlAL, 'nuco,raciald iclifiíUiat lo i:vin]Hi.i:Jc n i mi diBpoíiCriD. E n ki f ^UIrü n Jf MorJ ^ ik íaLri I' ' 5bT k Ik :

11 Tna-niiVJM I'i-irranWfiryiiitnihpu r •• Aknbb'Onmlli f

LiNv w

ifdLTDuEu. *:nPuli.cl m'l£<'l&synHM"l'fi|!W ?l I 1 ' ) I. Nucme pan k «Ihilri B

bCiHLVCIUlAiimi'dLHiilr rL[)J

6lTIIV¿bi4rLn[Jilu|Hjrtii Ley i4Ab~

E l Arl . i r iJ£ Ijl CDHi'BTmÚD di^V.

miKiH k pul poüciÚK CUJl>4iiii:rj dc Iv l

icioí nutu. iihuarfiq D LUiULD|i,rfiiSii, pcipHiDLluí i^il Ic iDiruLi^ii df dujmij, rcilnl k»

^ji^lliItlIilLilq, • un gnipii ii^ionaL, Mi^ik" 'u«al "religini^n,tofnu Inl 1) Miilmlli úi imcutblDS ürL 2) \.i-ii^\< iLiavc D Id inl£|^rii|Bd Ií&pi;ii u mcniíL d? liM niioiiibíDsdd gitipo 3t l^nclin^rnl o iiUrrcMQ' l de l 1L ofhLiL'kiíiln d r Liiilenci H iJIH^ fc^vnn di? hi ^ nru III ikkUiKiJ^i lliku . Inol u parcui

j

] in%l44>' (h>i hto/ A

nrti D dr i giup " ««ii t ^up a

VI An- III' uli n qiK. ••rKUlr dri «[bw,,!». IhAkh «laa caA|?^ . UuiKU -

I- iirli.llr^v <l( R^T'^bvidiLi T i.oniplPiL.-iJir1nt4l ^iHKH^n

h l d«'N('P dc ^'iHiCLJia n<i m ulennli^u pLthunKikV c-Jt li ^avitiM ciCDria^i ^U'llili>, lili'.- l I |t?[ii>:.iLl|ii rrAi.^ LikjiiiN<iniii4.|i.i iiIlK nniplLOE El gnKicidiúf» b LiUltun- 7a juIl'CIIVI ^"ifo II 4^ ynFws iSt- «1^ /ir^i-^iArví; CU fanlD qui: Id '^vuiiLi : '^K FUainuM vlgriijp ííhiIíehií .niiiquuM muieo Mmuti'aisriian'i por üHiLm hli nimio Ff 1i|:i£ili. I'l grx^cidiD, [L4ih» rrpic» E l'^eW th], eth ilit Ji^ltlo fonlni tu lkii»>iiin IJiml, itll AliUk ^«pliti^^cridul l^fm üc^iIl ijt n ijutf n LiinriD ¿rnncidiD muiili i <ÉiiiK>r< iViLIhiilEl r i hOioi;.4'.^•A4j>n4xMiirE'1.ii<i4rnn&l>>iJiV(Tu

UAr,!<IIIIIÜI JXH b If y J^Tjfi- lKIH^IB4L|b|(ll«HlBI|Kil}^ldO>t| l*iatlU H i«rlr*jhm»BllttfadL^lT-H,lFn.fMmil^»l mLrttitMtU lh-H|a»-ianf* |n'r-3.|||> r r ^lauWl•l, P triHi j , rk ) fon ínfnwitpkBl n fio* plau » parj un aIi^ji hi ' > <j^lE|iaf l<« rWi VrlUTfi íilirvul

•I- Hini Fl Mniiio^HP'ii'AUO (aki.KU irjfs. 2" i 5 ' í

VthKFftl.^JIC d0l1(l"'ÍI'^ 'zurita' I' lirilll llll'rU"L'll fflll U |£CD Olt^OH 4ll1¡inill. v^afH^|lipllllfl^•r, ijHle jiiBHÍM «iSilJo, ííqflíi/o a ^Uirii<i) (.^i/ei Jtti ^ar w ^/arTf

ttií'iíi"'P 1 ¡¡Titt'ucr'w iv'irt eS or ^lnhma.

I>?<1 BLBrii]^

BaLn bu:bad r nmUr nvJiaul^ vr^LiHi ito enLifii-aci huniJi^H

0IO J 'Utfiím - ltI JHiTiK>dii>^fa jgi^^'tilCT. i^l vl'iKIKi 'lebe iimuiusliii^ J .imii jr<tP-

Jjoia . A ik f II. medunl r « •lUmaü o un^v/M . di- unl v 1*1 que U i-imii u in i pinl a

|>naflUDAAVGDCDiiB'kteKTiaL'J*«'«iapiginM''ükbdrrlta 'diUc li nWrk; L u UHlBKib ilur dcbu mBimfennr • « pnihlH duQ pJiA líuu i U inivnc. » CQHUtlIkirai cnvcnciuEPicDiij, putH^ccctiiyOl kumdUs obU<^iniVdin(ll4Ue 4 vlclimu ikn »e (Ve cucnld.

C'orslituyen veneno, po r ejemplo : elcinnuro, el arsénico y liis su» lime ¡as conoai-

vas (AcílVjs); liiniliié)i es moy comíin cl empleo lie raticidas, plaüiiicidas y liarViilári- cos. lil 'viílnii mnliflo 'para algunos es veiietio; poro oíros disienten y sólo lo conside-

ran 'un

denlio del arL Sü inc. 2". Los medios para saminiatrar cl veneno pueden ser: iagestióji, inhalación, inyec- ción, unción (agua, ungüentos o polvos con arsénico pueden ser moitales si se pasan sobre heridas), etc. La w i para suministrar el veneno puede ser; oral, respiratoria, cpidcraiica. vaguial, ice lal (lavaiivus con líquidos envenenados; introducción -en el recto o en la vagina- de vidrio molido), etc.

procedimiento insidioso'. D e cualquier manera, el caso queda compreiididu

con que actúa la sustancia tóxica, se considera que es

indiferente que actiíe rápida o lentamente. El inc. 2'' dice " H otro proccdimienlo insidioso", y el uso de veneno es sólo un tipo de pmcedimiento insidioso: por lo tanto, cualquier otro medio o procedimiento que se emplee para matar, aunque no sea veneno, encuadra en la figura, si puede ser tenido como insidioso.

Con respecto a la velocidad

5.-

P O R

U N MEDI O luó[^'E o v\li\

CREA K U N PELIGR O COMÍI N (ART . 8 0

INC .

5* )

En esta iignia, podemos destacar dos aspectos, a) Objetivo, b ) Subjetivo.

idóneo

para crear un peligro común, listos delitos catastro ticos pueden ser cualquiera de los

previstos en el Tiailo VI I (Delitos conlm h Seguridad Pública): iiicendio, explosión, inundación, dcsmoronümiento, atentados contra medios de transporte, etc.

Pero la sola utilÍ7ación de estos medios no buüta para configurar esta agravante, pues el medio debe íc i empleado fu ciirwiisraftri'ds en que pueda pioducit un peligro común. Liemplo. ' si paia malar al capitán de una nave se provoc a el naufragi o dc la misma en un momento que cl capitán navega solo, la agravante no funciona; en cam- bio, tunciona la agravante si el buque va cargado de tripulantes o de pasajeros.

fl) Aspect o objetivo ; l a figura requier e qu e .se

inai e empleand o u n medi o

N o es preciso que el peligro común se produzca efectivamente: basta que el medio empleado - en las circunstancias en que se ernplea - sea idóneo, es decir, sea capaz dc crear el peligro común. Ejemplo: si para matara la viclirna, el homicida le prendió fuego al depaiiamenio de ésta, hay homicidio agravado, aun cii cl caso dc que el fuego no alcance a propagarse a los demás departamenws. El peligro comün, si bien no se concretó, existió, y.i que se pusieron en peligro los bienes y las vidas de losmoríidorcsdolosdcpiii1ameiil.os vecinos.

^, V

'

'

b ) Aspect o subjetivo. Rn la figura del art. 80 inc. 5", la intención o finalidad del delincuente debe ser 'malar'. Es preciso que el medi o catastrófico ''sea utilizado dolo- samente por el autor p:iia inatat". listo nos permite dist!o.g\urcita figuia dc lus dchios del Tímlo Vi l {Delitos conüa la Seguridad Pública):

yi¿''^"^En el art. 80 inc. 5°. la intención es matar, y para ello se utiliza un medio idóneo o } capaz de crear un peligro comtin.

la intención es crear un peligro cüinún,

r- En los delitos

coaira

la 'seguridadpública',

( y

no matar, aunque este resultado pueda producirse prelcrintenc ion al mente.

ti.-

,.

FO R

Inc,

EL

NUMER O D E PERSONA.S

(ART . 8 0

6" )

"Con el coacurso premeditado ííe2omá s personas'.

La .agravante se fuodíi eii la mayor indefensión de la víctima ante el numero de agiesores, bsia figura de hoimcidio agravado requiere que se den dos aspectos;

FOTOCOPIA R tST E LIBR O ES DELIT O .1 LOS (NPRACTORES L65 CORRESI'ONDEN LAS pr.N.lS DEL \Rr I?? DCL CÓDIGO TENALIlE Y 1 l.f2.'Je PliOCltO/n INTELh.CTLtAL]

ii)

As[]i'i'li> Olijullvo: e s iitiTSiino que cn c l hoclio inlcivcngiin, por lo [ncnoB 3)

^

peisouiis, y.i i|ui' \.\ iey .le u-('n:ie ,il i¡iu- miüi'vjruiíu ion iili-ii\ 2 (n nuisl ¡!fiw<¡nii.i. Se i tciiuiere la prcscncui acliva tic l<is ires cn el luoinciiUi coosuuialivo,

I ^/Vi 'eil o íuhjelji o si; rci|uiere cl coiicun-opreniedñiiilo. es decir, que los auto-

res se hayan puesiod c acuerdopre\'iaiuenic,ai,luar junios para inatai-. N o es necesario que hayan hecho mi plan de aeeión, ni que se hayan premeditado los medios; lo que debe ser prcutediiudo , es el heelw ¿fe aetuar en concurso.

tres o más individuos dieran

muerte a oiro. se lequiei e haya Irabido uii acuerdo para ejecutar el delito.

De manera lal que n o bastaría que, ocasionalmente,

7.- PO R S U CONEMÓ N

CUJN

O Í n o

otur o (.MÍT. fiO me .

7" )

con otro delito' -también denominado

"homicidio criminis causa"- está contemplado en el art. 80 inc. 7°, el cual establece:

'Para prepatat, facilitar, consumar u ocultar olro delito o para asegurar sus resultados o proijurar la impunidad pata si o para uiro o por no haber logrado el fin propuesto al intentar otio delilo".

Para que se dé esta figura, no basta con que el lioniicidio aparezca, objetivamente,

relacionado co n cl ,-)iro delito ; e s necesario qne esa conexió n sea subietiva, querida por el autor. Ejemplo. Si después de babei violado auna mujer, el delincuente la mala para evitar que ella lo denuncie, el hecho encuadra en la ligura del art. 80 inc, 7", pues lo hace 'para ocultar' el delito, cn cambio, si Ja muerte se hubiese pioducido como resol- tado de la violación, pero sin que el delincuente se lo hubiese piupuesio, estallamos

ante la

Oh o ejemplo seria el del homicidio conexo al lob o (latrocinio), en o l cual se mala

para preparar, facilitar, etc., u n robo , hipótesis que encuadra en el inciso que estudia-

E,stc homicidio agravado 'po r su conexión

figuia

de l art

124

mos

, íii , po r c l coiUrarin , la muert e ele l a victim a .?c hubies e producid o oca s joiialmenfe ,

sin

que exista aquella conexión subjetiva por parle del autot, encuadraría en el art. 165.

La docirina cnliende que dicha coneríión .subjetiva, apaiece cn dos aspectos:

I ) conexión ñnal;2) conexión causal

o uupulsiva.

1) Conexión fnutt Se da cuando el autor mata perúgiñenáo una finalidad; esa ñnali- elad consiste en prcparai, facilitar, consumar u ocultar otro dolite, o en asegurar los resultados del mismo, o en prociuar la impunidad para si o pata otro. Dc modo que el autor cómele el homicidio, para poder lograr esa finalidad propuesta.

Ejemplo^".

- para prepanir cl i oho a una empresa, el delincuente nía la al empleado que liene las llaves dc la caja fuerte y se apodera de las mismas;

- para facilitar cl secuestro de un individuo, el delincuente mata al chofer que guia el auto en que aquél viaja;

- para consumar un robo uochimo en un negocio, el delincuenie mata al sereno;

- para ocultar )a violación, el delincuente mato a la victima;

- para asegurar los resultado': del asalto a un Banco, el delincuente mala a! policía que lo persigue mientias se íscapa con el dinero;

para si el delincuente mata a! testigo que presenció lu

- para procurar la impunidad

comisión del delito;

- para procurar la impunidad para iiiro, el amigo de un procesado por estafa, niiifa al individuo que posee documentos que pueden scivir de pmeba contra su aioigo. En estas hipótesis, la doctrina emieude que no se requiero que el otro delito se

Goiisumc, m siquiera que hubiese tentativa; tampoco interesa que el delincuenie haya desistido del otro delito, ni qu e el mismo fuese imposible,

FOTOCOPlA R ESTE UBB O t S nELlT Q A LOS INFRACrOR C j l.f S CORRESPONOEN

LAS 1>BNSS DEL ART. 17S DI;L CODIO O PEI^AL {LEY \¡. m ái PROnEO.iDINTliLtCriUíUJ

La causa <lc esta agravante reaicíe en que c l delincuente se siiv e dc la vid a d c un semejante com o medio para lograr im fm que, por añadidura, es delictivo.

la qiic eontertipia e¡ párrafo tlnal del inciso: el

aii'or mata, a c:nisíi de rio haber logrado cl fin propuesto al inteniar oUo delilo. En cslos casos, el auloi iiJala como un iinpiilio. como niia reacción, ante el fracaso de no haher podido consumar el otro delito. Ejemplo; el que por despecho, por resctiti- mietilo, mata a la njujei que iiifructiiosaínente intentó violar,

A difeiejicia de los etilos de concxtón final, aqiil es preciso que liaya existido 'tcn- íídfvtr'dc l otr o delito . I^a expresió n 'intcuter ' deb e se r lomad a en e l sentid o técnic o d e ima verdadera tenlaliva L a causa del agravante en c.slos casos, reside eu ia reacción del autor, que maiciializa su despecho con la muerte dc la victima

2) Conexión

causal

o imptihiva.

tís

Tanto en los casos de conexión final como en los de conexión causal o impulsiva, el que aparece coiie:¡o al Itomicidio debe ser el otro delito-, no basta que sea cualquier hecho punible, com o poi ejemplo una infracción.

¿El otro delito debe ser doloso?:

a) Parte de l;i doctrina entiende cpie el otro delito debe scv do/oso, ya. que n o conci-

ben la lliíalidad úti piepatar, faciluai', ele., un deliloculposn. ni de uctviai por despeclio ante el fracaso de iin delito cidposo.

b) Otros autores cntieiideu que bien puede iccurnrse ai hnniieidio para ocultar un

delito culposo ú para asegurar lu impunidad de! autor Rjempln: maneja por la rula y alrnpcUa culposamente a i m peatón causándole lesiones {debió de lesiones culposas); y pata evitar que la víctima lo denuncie, la mata.

c) Otros juristas entienden que habria "concurso material', por eulciicler que Uiia

vez qtie e ! dciuicueiilc conielió el Iwmicidio, si además loba, es porque quiete lie

iinpor(anci;i práctica, porque la pena prevista

para el homicidio agravado es la prisión u reclusión perpetua.

Par a qu e sea n aplicable s la s hipótesi s de l inc . 1'', n<i s e requict e qu e clotr o delit o s e cómela (EJcniphr. simula para r.icililar nn robo, se aplica la agravante aunque el robo no se consume), lin lodo caso, si cl otro delito también se cometiere, la doctrina niayo- ritaría entiende que haUi ia concuL.io ideal,

cualquier modo , esta c-ueslión carece; de

8.-

FOi;

PERIKMKÍRR-I. A VÍniM .X- A

LA S FUERZA S D E SIÍOIJUIDAI ) (AKT .

80

INC .

8")

El inciso ii" ftie incorporado por la ley 25,601 (junio, 200Í1, Se requiero pata que funcione la agravante que la víctima scti nitembio dc las íue.i ¿iis de iea.ur¡did (policia- les, pcnitencjuiius), sea por su función, cargo o condición Es decir que si una persona mata a un policía sin saberlo {porque estaba vestido de civil), la agravante no funcioua- rin y seria un homicidio simple.

Bn este inciso eocu,idra: el ladri'.n que mata al policía que lo persigue, cl preso que mata al carceieto, la persona que por reiiciír a la poheia, mata al agente que está en la via pública de consigna; etc

9,- PO R FEíírENKCEK -E L vicninAnio - A I,AS MI;IÍZA S m SEGIÜÍIDA D

9 ) Abusand o d o su función o cargo , cuando fuere miembro integrante ds¡ las fuerzas d e seguridad, policiales o del servicio penjteixiario

Inciso incorporado por Le y 21^16 (diciembie 2t'03), a aii de numerosos casos de abuso policial. Se requiere que el autor sea miembro de las fuerzas de seguridad (po - liciales o penitenciarias) y que mediando abuso dc su función cause la muerte de al-

guien

Ej.: policía que obliga al detenido a litarse de noche .d Riacliueb.

roTQCOPL^ n ESri; LIBRO ES DELIT O í\L^slNr^AClORES LtS CORRESPONDEN

LAS ITfi.w r>Er. nrcr wi DE L CÓDIG O PE-J.^L JLEY i i ?;)dfrRni'ieo.'OiNTEi.iLCTT.'.i.)

i'ciiitlkliiil puní v i liiiiDlcldi o iitt>'iiviiilii - \in los uasos de l arl. 80, conuspuiKio aplicoi' pii.Md » i> rccUlKióu ¡KtjKlti'i, (iiitiiuiukí .ifdica í SL- l o dispuest o ¡wt vi atl . 52 , e s decir , l a leclusióii po r lienipn iiidiMenniíiado como accesorLu d e la ultima condena. En los casos cn que t i homicidio fuese el dc! arl. SO inc. 1" y además cnncunaese alguna de las orcuiislancias del arl. 81 inc. T (emoción violenta o pictci inlencionali- dad), la pena es d c reclusión o prisión de 10 a25 afios (conf. art S2, seí;únLey 2,V077).

HOMICIDI O

HOMICIDIO S

ATENi]Ano.s

KS ESTAOO D E EMOCIÓ N

VIOLEMA. -

Art.81 ; Inc, 1=) "S e impondrá rsclusión rfe 3 a Saños o prisión d e I a Sams :

a) al qiiü tnalare a olro, encontrancJose en un eslado de emoción violenta y que las cir-

cunstancias hicieren excusable".

En el homicidio emocional vemos 3 plemcntos

hihicos:

1} la acción "maiai a olro" (cleineuto destriplivo)

2)

"e l estado de emoción violenta'' (cLmenlo psicológieu)

3)

"que las circunstancias hicieren excusable" (elemento vainrallvol.

Poi lo lauto, para que se contlyurc el liuitiicidio emocional, uobasra 'matar a otro', sino que es necesario además, que el homicida se encuentre bajo un 'estado de emo- ción violeuta" y que 'las circunslanclas hicieren excusable' dicho eíílado emocional.

Cetijrniemos [iiiesíra I.ihiii cn e l aiiálisií de estos

elementos.

La acción. Emoción y circunstancias. Cuestión sobre los motivos éticos.-

L a acción; "matar a

cional es una "Jinwil lílctiiuida dvl /irruikidio", ya qu e si se dejare da lado <¡slado

emocional,

de éste. Pero Idjnbién liav upiniones docli marias sosteniendo que elhomicidi o emocio -

nal e s uti 'delit o atiióuonin' , po r reunirct i s i mism o lodo s Jos tlciücitio,' . par,^ serlo .

La atenuante sólo beneliciu al autor del hecho, es decir, al que ha matado en estado de emoción violenta excusable y no se eslicude a los paitícipes del homicidio que n o se encuentren en dicho estado enidciiinal

otro".- Gran partí de ladocirina sostiene que el homicidio emo-

se oslaría eti presencia de l 'homicidio simple' co n todas las caracteiisticas

Emoció n violenta.-

ción, y además, c|uc ella sea vinlenui.

• l, a eíiKitifm; es nn oslado cn cl cual la pcr.'.oiuhdad ante un esliniuin que mcidc en los scilliitiicnlos.

Tste estado emocional -que es u n estado psíquico- debe

nu\a /<v.v//v(ií;.v iiihilWorios. |ioi eso la ley, aparte dc la emoción, exige que .sea violenta.

ser en gtado tal que dismi-

cxpecimenta una leacción

L a figura e.tige que cl

autor haya actuado bajo un estado dc e/no-

~ Violenta : signil'ica qu e la

i^uioción sen inlenipe.sniosa. arrebatada; qu e efectiva-

meule produzca un verdadeio desoidcn eniociunal. Pero lo fundamental, es que la emoción sea (letal magnitud que haya hecho perder al sujeto su capacidad de reflexión, lie modo tiil, qu e exista i¡i:a)^i¡ii¡ di-iiiiinacióii de tii.i frciioí inhihiíario^. Y eslo, sólo la puede producir un estado emocional violento.

Desde ya . qu e cl estado d e emoción violenta iio debe üegrir a producir una tolal aheiueióii de Li eonoencia, pues en este supuesto estaiíanius aiile im caso d c mimpu- tabihdad (ail , 34 inc. 1").

Emoció n y pasión : Algunos aiiiores distinguen la emocióu de la pa.sión.

emoción como en la pasión existe un estimulo, pero inieníras en Ja primera produce un

Tanto en la

rOTOCOPlA K ESTE LIBli O ES DELIT C A LOS INFRACTORFS l.liS CORRÍ StONDF N

'aliock'.c s liecir , tien e enricte i «pejitino , en la scpiinili i lia y nnii HCiiuiclím Icnin , pni - longadü y cDii.suuitc sobre la personalidad, 1 In estado pasional, pur si solo, no atenúa el lionaicidio; pero esto no impide que se

unestadu pasional surja un estado cmoeional. L o futidamental para que

se coní'igiire la atenuante, es que el actor padezca una ti-amfomiacióu de su personali-

dad, que liber e sus [renos

El estado de emoción violenta debe existir en cl momento del homicidio. Pero, ¡cómo se sabe si esistió o no emoción violenta en cl momento del liomicidio? La docuina indica una sene de circunstancias que sirven de indicios para determinar si hubo o n o uri estado de emoció n violenta :

1)EI tiempo tviinsairriilfi entre el esliinulo y la rencción. Por lo general, cnsndo hay emoción violenta, la reacción se produce de inmediato después del eslimidoi no Uaiiscurre mucho tiempo entre el estímulo y la reacción. Esto es lo que ocurre en la mayoría de los casos. Pero, también hay casos de 'emoción violenta retardada'- en los cuales la emoción se produce mucho después del estimulo. Ej. nna persona es injuriada por otra, pero en el momento no comprende ci alcance dt lo que se le ha dicho, posleriormeiue recapa- cita, llega a comprender el alcance de las ofensas, enti'a en estado de emoción violenta y mata al ofensor. También hay casos de 'emoción violenta prolongada', en los que la emoción vio - lenta se produce de inme'dialo, pero se prolonga basta que el autor encuentra a la vícti- ma y la mata. Ej: una mujer abandona su casa y se va con un amante; despos o entra en estado de emoción violenta y la busca para matarla durante toda la noche, pero no la encuentra, A l dia siguiente l:i inujer vuelv e porque se había olvidad o alg o y c l esposo - cuyo estado emocional se había mantenido- !a mala. 'Vuciimán, en un caso muy similar, los hihunaleserlendipron que correspondía la atenuante.

admiía que dc

inlsibitorios.

2) El medio empleado. Por lo comiin, cuando hay emoción violenta, el lioinicida no realiza operaciones camplicada.s; lo normal os que actúe con torpeza, con brutali- dad, con improvisación, y en la mavoiia de los casos, se nota el uso de abundancia de medios para mai;u {Ej ' nialai aplicando 120 puñaladas)

i) El temperamento del siijeto.-Aifí muchos casos resuha útil para determinar si el

homicida pudo o no estar bajo un estado dc emoción violenta, pero desde ya, que por si sólo no posibilitará la aplicación de la atetiuante, pues esto llevarla a acorrlar nn privi- legio, por c|cmplo, a las pcisoius que ñicilittente entrañen cólera. La emoción violenta

puede preseniJis e

caso, del estimulo que pinvoca la emoción.

4 ) Conodniieiito previti o sospecha. En muchos fallos se consideró que si el homi- cida tenia cotiociniienlos previos o sospeeha.s de la siluación que acarreó el homicidio (Ej. que su espósalo cngafi.iha) uu existía emoción violenta, porque al estar advertido no se producía el 'shock' necesario para producir el e.ttado emocmnal violento. O sea, se requería soiprcsa. Así, en un fallo, se decidió que "no existe emoción violenta si el homicida mató a su esposa en la casa donde ésta vivía con su amante y tenia conoci- miento de ísa siaiación''. Sin embíugo. no es lógico aceptar esto en foniia estricta, pues puede llevar a situa- ciones injustas, ya que hay casos en donde apesar de tenerse sospechas se puede llegar a producir la emoción violenta. Ejemplo, un hombre lecibía anónimos de que su mujer lo engañaba, per o él n o daba crédito a esto, l! n día, una vo z desconocida l e avisa por teléfono el lugar y la hoia en que su espora se cncoiitiaría con el aruante; decide ir y coiiipiueba la leaüdad de lo qiie se le había informado. Piesa de la indignación mató a su esposa y al amante.

en cualquiera, sea tni hiperemoiiv o o no ; lodo dependerá, en cada

POTOCiOPlA R ESTE LIBR O ES DELITO . A LOS INTRACTORES LES CORRESPOMDE N

LAS rrNAS OfL Wtr, 1?3 DE L cónic o rCNAL (LE Y 11.7¡1 Í, PKOniKDACJ tKTELKCntlALi

(

li'ciiiifiliiiR-IUK cxcuKiibk's . (

111^11011 sobr e lo s mollvo s ¿IICON.-

\-.] ÜLCINCDLO VNLNNITIVD CONMISTO

i|iit.' "luNcirriiiistíinciii s lijdm'i i u^iciisiibK-" lu

nuiítii 'n i HDICIII U DfsJ c yii, ikjiiiuo s iiclurailo , qu e l o qu e LAS cucuiislaiieia s fvciisa n L's la ciudeiól i viólenl a y n o e l homicitlio , pue s ést e llev a peua .

ligura aloiiuaii(e luueione, el estado de emoció n violenta debe ser "ex -

I'ARA que LA

iiisable"' i'cro. ;,cu,irido loes? c ¿cuáles sontas ciicunslancias excusanlcí?

l:u algún momento se businvo qu e la cansa que provocaba e l hecho y el estado cinucioiial debía responderá moüvos éticos (mohvos capaces de moveí a u m concien- eia normal, po r ejemplo; e l honor herido d e im hombre honorable; afrentas u ofensas illjuslifieadas, ele )

Actualmente se entiende que lo qu e hace c.tctisable al estado eniucioual son las

ciicunsiaucias qo e lo rodeaion. L a detenninación y valoración de esas circunstancias debe quedar a 'cnleiio Judiciar; debe ser el jnc¿ quieu valore si cn cl caso concreto hubo o a<i emooióií viídtui.i einis.'dde V eií es!a valoración jurídica', cl roagisliado podrá lomar encuenla los dialiiitos factores que rodearon al hecho, como ser; la causa provocadora déla emoción; los motivos éticos o puramente humanos; el temperamen-

to de! hondcida; la calidad personal y cl ambiente del impulado (l o que

de bien puede ser una ofensa tremenda, puede no sed o para quteu n o

para un hombre levisca esa CALI-

dad; c n e l campo , e l recha.^ar una invitació n a beber pued e se r tur gran desprecio , e n tanto qu e no l o es en el ambiente de ciudad); el tiempo entre estímulo y reacción; c l conocimiento previo; etc. En sintesií, la valoración iuiídica de estas circtuistancias. en conjutuo, es LO que deiemiinaiá si cl estado emocional es excusable o no.

Penalidad. Coiitnrreiieia üc agravanies y atenuantes.-

Se fija para e l homicidi o emociona l una dobli: escalapcna b reclusió n Je 3 aóaño s

'emoción

viólenla con el parricidio'

(conf. ai t S2). Nritese, que queda sin contemplar la concurrencia de 'emoción viólenla con la pretcrintoicioiíalidad'.

y se l e fija una pena d e reclusión o prisión de 10 a 35 años

o prisión d e 1 a 3 años (conf. art. 81), S e contempla la concurrencia dc la

Sumarios d c Jurisprudencla LLJ.- Tema : homicidi o cmúcional.-

- "El l'echo de que el proeesado no sea de canstitueión enioliva o lupere/nolivo desearía el

eiluda einiitiüiial"

(Fahus, I - 507).

- "No existe emoción violenta si el sujein lia procedido en forma rejlexiva, razonada, y desde

luego, si l\ubopremedilaclún"

(J.A. 22-540; 26-I35B; L.L . fi-158).

iNKAtV 1 ICiniU .

(DEKOGAD O PO R LE Y 24.410|.-

Kii niitstra Icgisliitián la fiinira del iiifanUcidio fue eliminada y restablecida varias veces. En ta actaa-

lidads !bi ligui a n o tM'ii c cn e l C'.^Uigo Petin l y a qu e le y ? 4 J] 0

conlemplaüa El Jciogadc inc 2 (art. 81) Ji^cia' Inc. ;"| "Se impondrá rcclu.sión Viasla 3 años o prisiúti de 6 me.scs a 2 aíios a la madre que, para ociillar sa dcslionri, mcji^ire a su tiijo iliiriintt cl nncimiculo n rrieturas se cncailrare bajo la inñiieticia del esiado imeijieiiit y j los jjjdic?, licmiDno», nurido n !ini.>!^ que, piíia ociiliar JÜ díshoni-s jle ^ii tijja. Iiermaiia, espusa c rradre, coriicliesen cl niismu delim ca \^ i:¡r\;iijisLjin:(i3 iniliciidas cn ta tciií a) del inc, 1° lie Kilo artículo".

qu e l a

li a der&Eñdo e l iu c Z de l ar l H1

Las hipúiesis conleniptadaE en b nnrn-H derogada, actuslmciite podrían oslar cümprcndidas en cl art.

S2

i n ^ij [krt\:lij L'n cl arl.

int 1 a ) del Cñdit:» Pciiül

ATCI I-JNIACÍOFIEÍ LEScoRHtsPüNiíEw

LAS PENA Í ur L ART \n IJI.L CODIi^n l 'ENAL ILCY ll.?; ) ie l'r.Ol'^tUAO lyULLi-lvI LTAL)

rorocof LANEST E umo Í S uiuto

HoMinni O

l'KKTKRmXKNCIOMAL.-

Arta i (Según Ley 23.077):

Inc. 1-)"SG impondrá reclusión de3 a S años, Ü prisión de 1 a3años :

b} al qjB, con el propósito de causar un daño en cl cuerpo o en la salud, produjere la muerle de

alguna persona, cuando el medio empleado no debís razonablemente ocasionar la muerte", Prtterinlenciou.il, significa 'inás allá de la inlencióid. Por lo tanto, el hoinicidio preterínieiicional es aquél en cl cual la acoóii del sujelo produce un resollado qne va

mas allá de la intención delagcnic; cl agente quiso causar un daño en cl cueipo o en la

persona golpe a a otra con el pniín, con e !

salud, per o causó la muerte. Ejemplo : una solo propósito de lesiunaiia, pero la mata.

'delilo autóntinuy. A l res-

pecto, dice Solé) que h figtn r¡ del lioniicidio prctcrintencional "no debe ser interpreta-

da com o expresiva dc una

te tii de atetiuadón ni de homicidio. 1.0,1 hechos prelerintencionales constituyen, en

realidad, figuras especiales" (Soler, lomo III, pág. 70). Se diferencia Mhomicidio sim¡'lc o dolow, en que no se lia querido ni tepresenta- do la muerte; del homicidio cnlposo, en que existe dolo cu la conduela inicial del agenic (es decir, en las lesiones): y de las ¡esiinies. en que cl resuliado las ha excedido, es decir, se ha producido algo más que lesiones, se produjo la muerte.

figura atenuada de homicidio, porque no se traía propiamen-

bi lioinicidio

pn.-ietinienci«n3l aparece legislado corno

Elementos , En la figura del homicidio aspectos o elementos:

a) Aspect o suhjeth'o (se tiene en cuenta la in'.ención del agente): se requiere del autor

ptetciintencional hay (|ue tener en cuenta dos

lo siguiente:

un daña en el cuerpo o en la salud,

O sea , i"\UO luiy a i/o/u en la

culposo.

2 ) Que no haya actuatio c.nn intmciún

del homicidio. Si hubo dolo eu la mueitc, hay liomicidiu simple o doloso.

Com o vemos, desde el punto de vista subjetivo, hay un requisito positivo: dolo en

de nuititr, o sea, que quede excluido el dolo

1) Qac haya ucttiudo con cl ¡icopóxllü

lesiona.

dc anisar

S i 110 liub o dol o e n la s

Icíiiones , ha y homicidi o

 

Uts lesionay,

v ants negativo: fidfe dedfh

vn ¡11 muerte-

b)

Aspecto ohjotiio (se lienc en cuenta el medio empleado), y se requiere que cl medio

qu

e s e h a emplead o 110 debies e razon a bl e ment e ocasiona r l a muerte ,

Oiscusión solirc la miluralcí.a de este ileiilo - liad o que en este delito el aspecto subjetivo présenla muí forma muy particulai -poi no encuadrar cstrictamenie en la for- ma dolosa ni lampoco cu la culposa-, la docliina discute accica de la naturaleza jurí- dic a del mismo . A l respecto, ,sc han dad o tres opiniones :

un deliiii doloso . Esta posició n scsiitii c que el delit o preterintenciunal es una

fornid de delito tloloso, que abarca resiillados no queridos por el agente, el hecho enlm

en el campo del dolo desde cl momento que el sujeto realiüi el hecho doloso (lesiones),

y no es justo que salga de esa esfera del dolo a cairsa de un resultado más grave (la

muerte) que ha derivado del hecho intencional.

2 ) ¿ i im delilo niivto de dol o y eulpa Para esta posición, el delito preterintencio- nal es ;.na combinación de dolo y culpa, Jlav dolo e n el hcclio querido (lesiones) y culpa en el resultado no querido (homicidio).

un delito calificado po r el resultado. Esta posición mvo SU origen en la doctri-

el

na alemana, Sosueiie que el homicidio preteríntencional es un delilo cohficado

1 ¡ Cs

3) Es

por

FOTOCfl'lAI' , ISr t LIUHO liS iJtLl'fO . í LOS IMFRACTOKrS LEÍ CORHÜilTM^EK LAS PÜNfll .)hL ARL 172 IJtL cODIIJO PEN.U (LEV 11.723 de PROfnOíOItMTELEC 1 tJAL)

ivfu/liiil'i. \lít decir, un dclilu ilc Icfíiones, t[iK a raíl', del resultado [muortc) se ngrnvn, liando lii^aiu una nueva ricura i|iie. un \:\ docluLia alenuina se denomina 'lesiones set;iu- t(js de mvioile' y es equivuleuti; u la euiilcrnpladií eii niiesiro 'irt. SI, inc. /", Icfra h).

Ciiterio para apreciar la i ii^oinilnlidad del medio eoipleado.-

Llart . K1 , inc . 1", lelrab) , e>iigc qu e e l medi o emplead o no debies e razonablemem e ocasionar la muciic; o sea, que el medio no fuese idóneo para matar. Bste aspecto objetivo del delito es niuy iiiiportaule, porque pcinrite establecer si el

amo r obr ó co n intenció n d e

emplead o er a idóne o par a mala r

(ejemplo, un revólver), el indiMduo previo o debió prevci la muerte (dolo), y por lo Ijulo. hay homicidio simple y queda descartado el hümicidio preterintencional.

medio empleado, i.i¿onable-

iiieiUe era idóneo paia ciusat la iiiueitc!' Se debe tener cn cuenta la naiiindezí! del

medio emplead/) (o sea, Í U podei viiliicraule),

tales com o la forma en que se empleó, quien lo empleó y contra quién lo empleó.

y además rireiinstaiicias del caso,

matar . Así , .si e l medi o

Peío . i.quó se deb e ten ei en cueiitapaní cstablccei si el

Teniendo en cuenta la niiniiiiie7ii. o sea, el poder viilucrante del medio empleado, serian idóneos. uure\'ólYer, un cuchillo, y cngcneral, cualquier anua. I'orel coiitmrio, ?io serian idóneos: un^olpo de puño, un puntapié, un empujón, un golpe de bastón, etc.

Pero esto uo hasta, también ha y que lerer en cuenta otras cosas:

- t(/Hi " j c empleó: un cuchillo o nn revólver, cu priiicipio, son idóneos para malar; perodejarían deserto, sien vez de clavarlo o disparai lo, se lia golpeado a la victima con el mango tk-l cuchillo o la ciilala del revólver.

-quién h empleó: un golpe dc puño u un puntapié, en principio no son idóneos; pero In serían si cl que golpea es un boxeador profesional o un karaleka.

- innlrii quién se empleó: a veces im golpe de puno, puede ser idóneo pata matar si •se golpe a a u n endeble , a u n enfermo , a u n ancian o o a un a criatura .