Sunteți pe pagina 1din 9

6

OFFRATIV-A

romotoras coordinadoras

e los Centros Infantiles

del 13uen Vivir

,

111"MIES I

INSTITUTO DE LA NINEZ Y LA FAMILIA - IN FA

1. ¿Qué son los Centros Infantiles del Buen Vivir? Son unidades de atención integral, encargadas

1. ¿Qué son los Centros

Infantiles del Buen Vivir?

Son unidades de atención integral, encargadas de cumplir el objetivo general del Programa de Desa- rrollo Infantil del MIES-INFA.

Por medio de la gestión comunitaria y ante una ne- cesidad de las familias de una comunidad, se defi- ne un espacio físico adecuado para la atención de los niños y niñas de 3 a 59 meses de edad, cuyos padres y madres trabajan fuera de casa, no tienen un adulto que se responsabilice de su cuidado o el mismo no está en capacidad de protegerlo/a ade- cuadamente.

Los CIBV son comunitarios porque contemplan la participación activa de padres y madres de fami- lia, pensados como los primeros educadores/as responsables de sus hijos e hijas, así como la de dirigentes, líderes y demás miembros de la comuni- dad, a fin de lograr una mejor calidad de vida para los niños, niñas y sus familias.

2. ¿Cuál es su objetivo

general?

Promover el desarrollo integral de los niños y niñas menores de 5 años de edad que viven en el país, cuyas familias están ubicadas en condiciones de pobreza y extrema pobreza.

9

3. ¿Cuáles son sus

objetivos específicos?

• Lograr el máximo desarrollo posible de las po- tencialidades de las niñas y niños atendidos.

• Sensibilizar a las familias sobre su rol protagóni- co en el desarrollo infantil integral de sus hijos e hijas menores de 5 años.

• Promover procesos de participación, coordina- ción y gestión local para la concreción de los de- rechos de las niñas y niños.

4. ¿En qué principios se

fundamenta?

Los principios que en la modalidad se consideran son los siguientes:

4.1. El centro de todo el proceso educativo lo constituyen las niñas y los niños

Este principio considera al niño o niña como centro de todos los procesos. Esto significa que se debe tener en cuenta sus características, al igual que sus intereses y necesidades; es decir, que todo lo que usted planifique y ejecute con la familia y los niños, niñas y los actores locales, debe estar en función del niño y la niña.

Consideramos que los niños y niñas son sujetos activos de su desarrollo, usted debe generar

Consideramos que los niños y niñas son sujetos activos de su desarrollo, usted debe generar un proceso que promueva su participación, en lugar de esperar que ellos y ellas acepten pasivamente sus instrucciones.

4.2. El adulto es el orientador y guía del proceso

Este principio da al adulto un rol fundamental en el que es responsable de organizar, estructurar y orientar el proceso de desarrollo de los niños y ni- ñas; significa dar las posibilidades, los recursos para propiciar el desarrollo y estimular el crecimiento.

No se trata de que la promotora diga y haga, y el niño, niña y la familia oyen y reproducen, sino de un proceso orientado hacia la participación conjunta entre niño, niña, familia y promotora.

4.3. La integración de la actividad y la comunicación en el proceso educativo

La actividad y la comunicación entre adultos y niños y niñas genera el proceso de apropiación de la ex- periencia histórico-cultural, es decir, como el niño y la niña hacen suyo el conocimiento, los valores de la sociedad en que viven. Apropiarse de la cultura, presupone un proceso activo, constructivo, que tie- ne sus particularidades y sus resultados.

Apropiarse de la cultura, presupone un proceso activo, constructivo, que tie- ne sus particularidades y sus

10

4.4. La relación del niño y niña con el mundo circundante Este es un elemento

4.4. La relación del niño y niña con el mundo

circundante

Este es un elemento central en las etapas inicial

y preescolar, ya que es el período de la vida del

niño y la niña en la que aprende, se forma y de- sarrolla mediante las experiencias que vive, y las relaciones directas que establece con los objetos, personas, animales, actividades y eventos artísti-

cos, recreativos y culturales del medio que le rodea. El contacto con su medio, con su tiempo y con su espacio es un acercamiento a su realidad, siente

el deseo de comprenderla, hacerla suya, amarla y

apropiarse de ella; de esta manera se enriquece y se desarrolla.

4.5. La unidad entre los conocimientos y los

valores

En un proceso educativo, debe existir unidad entre

lo

instructivo y lo formativo; es decir, se debe formar

la

personalidad de los niños y niñas propiciando co-

nocimientos y a su vez fomentando valores y senti- mientos que incidan en su comportamiento.

4.6. La vinculación entre la modalidad y las

familias

La familia es uno de los pilares fundamentales en

el accionar de la modalidad, constituye un potencial

educativo para el desarrollo de sus hijas e hijos. La influencia educativa que el niño y la niña recibe del hogar y de la modalidad deben estar interrelacio- nadas, es por ello que las promotoras, los padres y

madres deben trabajar conjuntamente, planteándo- se tareas, metodologías y estrategias comunes que posibiliten la intervención adecuada en el desarrollo de sus hijos e hijas más pequeños

El proceso educativo que genera la modalidad CIBV debe ser consecuente con el que se imparte en el hogar, para no generar confusiones en los ni- ños y niñas.

4.7. La articulación de los diferentes componentes del proceso educativo

La articulación se da en distintas formas de rela- ción:

• Entre las distintas áreas del desarrollo para un mismo grupo de edad.

• En una misma área del desarrollo, en un grupo de edad determinado o para todos los grupos de edad

• Entre los distintos grupos de edad.

• Entre la culminación de la atención de desarrollo infantil integral y el inicio de la Educación Básica.

Estas relaciones deben ser tomadas en cuenta para todos los procesos: los contenidos de las di- ferentes actividades, los procedimientos y medios didácticos que se utilizan como parte del tratamien- to metodológico de acuerdo a las particularidades de las edades y etapas del desarrollo, así como la forma de valorar los resultados alcanzados.

11

4.8. La atención a las diferencias individuales Cada niño o niña tiene sus propias características,
4.8. La atención a las diferencias individuales Cada niño o niña tiene sus propias características,

4.8. La atención a las diferencias individuales

Cada niño o niña tiene sus propias características, necesidades e intereses; cada uno crece y se desa- rrolla a su propio ritmo; cada uno tiene sus propias costumbres y valores transmitidos por su familia y la comunidad. Cada uno es un sujeto único y sin- gular y es diferente al otro. Por lo tanto, en nuestro quehacer diario debemos respetar las diferencias individuales y realizar actividades que se adapten a estas particularidades.

4.9. La equidad

Reconocemos y aceptamos que todos los seres humanos nacemos iguales y, por lo tanto, ningún grupo o persona está por encima o es mejor que otro, así como tampoco puede ser excluida ni mal tratada por ser hombre o mujer; mestizo, afro des- cendiente o indígena; niño o adulto mayor; ecua- toriana o extranjera, con buena salud o con disca- pacidad. Por eso, en todas las actividades que se realizan en el CIBV tenemos siempre presente que:

12

• Las niñas y los niños tienen los mismos dere - chos por lo tanto

• Las niñas y los niños tienen los mismos dere- chos por lo tanto las niñas no son inferiores en relación a los niños. Ellas y ellos pueden aprender y hacer las mismas cosas, por lo que debemos facilitarles las oportunidades para que ambos disfruten y usen los mismos espacios, materiales y juegos. No fomentemos los jue- gos sexistas, es decir juegos solo para hombres como patear la pelota o subirse a un árbol, y juegos solo para mujeres como cocinar, coser, lavar y planchar. Enseñemos a los niños y a las niñas a compartir actividades y espacios desde pequeños sin excluir a nadie.

• Todos los niños y niñas de todas las etnias que habitan en el Ecuador tienen los mismos dere- chos y, por lo tanto, merecen ser valorados y no discriminados, contar con una atención de cali- dad y con respeto. Los niños y niñas que hablan otra lengua tiene el derecho a ser educados en su propia lengua.

• Las niñas y niños con o sin discapacidad, tienen derecho a una atención inclusiva de calidad que responda a sus necesidades particulares.

• Fomentar relaciones de respeto y equidad entre los grupos de diferentes generaciones, ya que cada uno es portador de vivencias que permiten general relaciones enriquecedoras y de transmi- sión de la experiencia de su cultura.

Educarse en la equidad significa educarse en el re- conocimiento, valoración y respeto de las distintas expresiones, que por ser distintas, enriquecen y es- timulan a los individuos, a las familias, a las comu- nidades, a los países, etc.

Un país tan diverso como el nuestro tiene en sus manos la riqueza, cuando asume la diversidad como un valor que integra.

No debemos perder de vista que lo que hace la unidad no es la semejanza sino el respeto a las di- ferencias. Por lo tanto, en nuestra vida debemos actuar solidariamente tomando en cuenta que nos asisten a todos los mismos derechos.

5. ¿Cómo está organizado un Centro Infantil del Buen Vivir?

En cuanto a su horario de atención, cada centro funciona cinco días a la semana, entre 6 a 8 ho- ras diarias dependiendo de las necesidades de la zona. La definición de qué días de la semana, de qué hora hasta qué hora atiende el centro la hace la coordinadora con las familias, en función de lo cual se coordinarán los procesos necesarios con las organizaciones ejecutoras.

13

La organización interna del Centro Infantil la reali- zará la coordinadora previo análisis de las

La organización interna del Centro Infantil la reali- zará la coordinadora previo análisis de las carac- terísticas y necesidades de los niños y niñas de los diferentes grupos de edad, además de la cantidad de niñas y niños inscritos en cada uno de ellos; para ello, debe apoyarse en el equipo de promotoras.

En un CIBV que considera las características del desarrollo infantil, debe atender de acuerdo a los siguientes grupos por edades:

GRUPO DE EDAD

3 a 12 meses

12

a 24 meses

24

a 36 meses

48

a 59 meses

Pueden existir casos en los que existe una cober- tura bastante grande en un grupo de edad, en este caso, ustedes pueden organizar dos grupos de la misma edad con dos promotoras, quienes pueden mantener procesos de interrelaciones de trabajo, si el espacio es grande se puede realizar un solo gru- po con las dos compañeras trabajando de manera coordinada

El espacio físico en el que funcione la unidad de atención debe contar con áreas internas y externas que permitan la actividad de los cinco grupos de

edad, con espacio suficiente en cada una de ellas, para el desarrollo de las actividades planificadas en la jornada diaria. En las instalaciones, en el equipa- miento y en el menaje, también hay que considerar las características del desarrollo en cada grupo de edad y sus necesidades.

6. ¿Cuáles son los requisitos para el ingreso de los niños y niñas al CIBV?

Una vez que la familia exprese la voluntad de que su niño/a quiera ser atendido, usted como coordi- nadora, deben desarrollar el siguiente proceso:

• Explique a la familia que para entrar a la aten- ción de la unidad requiere seguir un proceso que le permita conocer las necesidades de la edad de su hijo/a y como el centro trabajará en fun- ción de ellas con su participación permanente.

• Planifique conjuntamente con ella, reuniones de información, en las cuales pueda conversar so- bre:

- La jornada diaria y como desde su hogar puede aportar con ella.

- Corresponsabilidad de las familias en la atención de sus hijos e hijas.

14

- Proceso de adaptación, en la unidad y las acciones que en su hogar debe
- Proceso de adaptación, en la unidad y las acciones que en su hogar debe

- Proceso de adaptación, en la unidad y las acciones que en su hogar debe organizar para que ésta sea adecuada y oportuna.

• Una vez que la familia haya participado de este proceso de información y acuerdos, planifique con ella, el inicio del proceso de adaptación en la unidad de atención.

• En cuanto a los requisitos administrativos para el ingreso a la unidad, usted puede solicitarlos y recibirlos durante el tiempo que tome el proceso de capacitación.

15

Los requisitos que debe solicitar a las familias son los siguientes:

- Copia de la cédula de identidad del niño o niña.

- Copia de la partida de nacimiento o del documento de nacido vivo del niño o niña.

- Copia actualizada del carné de salud in- fantil.

- Número de la historia clínica única del niño o niña emitida por el Ministerio de Salud Pública- MSP.

- Copia de la cédula de ciudadanía del re- presentante de la niña o niño.

- Copia de la cédula de ciudadanía del re- presentante de la niña o niño.

- Acta de compromiso familias

- Expediente con datos básicos del niño, niña y adolescente

Los documentos recibidos, debe organizarlos en carpetas individuales y archivarlos en un lugar se- guro y de fácil acceso para su trabajo cotidiano.

• Una vez que la familia ha sido entrevistada e in- formada acerca del CIBV y haya entregado la documentación completa, se puede considerar que el niño, niña ya está en condiciones de in- gresar al servicio e iniciar el proceso de adap- tación. Con estos requisitos, usted puede en- tregar la información al técnico/a INFA para su registro en el sistema de información.

requisitos, usted puede en- tregar la información al técnico/a INFA para su registro en el sistema

16